Dotación Convertible

:
Cambio estructural de financiamiento para devolverle el rendimiento a la Universidad de Puerto Rico Esta propuesta busca el atender de manera expedita y amplia los asuntos medulares que envuelven la coyuntura actual donde se entiende la necesidad de una Reforma Universitaria que fomente mejor calidad, más accesibilidad, mayor estabilidad fiscal y el mejoramiento y desarrollo de la calidad de vida del pueblo puertorriqueño. En la manera mas sencilla de síntesis, la dotación convertible ofrece una matrícula gratuita a aquellos estudiantes puertorriqueños que trabajarán y aportarán a Puerto Rico, en vez de abandonarlo.

Entendidos amplios sobre las universidades estatales Cualquier universidad pública representa una inversión por parte del Estado que la crea y la financia. El Estado espera recibir de su inversión un aumento en la preparación, y por ende la capacidad productiva, de los egresados de la universidad, que finalmente serán los contribuyentes del Estado y los recursos humanos de sus empresas, su gobierno y sus entidades sin fines de lucro. Además, espera que la universidad preserve y produzca conocimientos filosóficos, científicos y tecnológicos que aporten al desarrollo socioeconómico de la civilización del Estado. Como cualquier inversión, en la medida en que el Estado más invierte, más rendimiento espera. Para propósitos de la producción de conocimiento, la inversión se mide en salarios de investigadores, descargas de profesores para investigación y los costos asociados a la investigación en materiales, equipo y planta física. El rendimiento se mide en patentes ypublicaciones. Para propósitos de la preparación de los recursos humanos del Estado, la inversión es la diferencia entre el costo de educar a los estudiantes pagado por el Estado (salarios de profesores, materiales, equipo, planta física, costos administrativos indispensables a la docencia) y el precio que el estudiante paga por estudiar (la matrícula). El rendimiento se mide en el empresarismo, la capacidad organizativa, las contribuciones sociales y creativas, la innovación y la capacidad de generar ingresos de los egresados, que de esa forma contribuyen al Estado que financió su educación. Precisamente por eso es que el Estado es selectivo al admitirestudiantes, porque quiere que su inversión rinda frutos. El problema particular de la Universidad de Puerto Rico Como parte del sistema educativo de los Estados Unidos, la Universidad de Puerto Rico es acreditada por las agencias acreditadoras que ejercen esa función en los Estados Unidos. Por eso, los grados que otorga la UPR son tan válidos en Puerto Rico como en cualquier otro Estado. La movilidad social entre Puerto Rico y el resto de los estados y la disponibilidad de mejores salarios en el resto de los estados, implican que un gran número de los egresados de la UPR, se mudan y trabajan allá. De esa forma el subsidio de su educación en la UPR deja de ser una inversión para Puerto Rico y, como bien ha dicho el gobernador Luis Fortuño, se convierte en puramente un costo. Peor aún, en la medida en la que los mejores egresados

de la UPR son los que se mudan, no solo se convierte su educación en un costo, sino que el rendimiento promedio de los que se quedan es menor al rendimiento esperado de los que se admiten. De hecho, el valor económico anual de la productividad perdida por Puerto Rico a causa de la fuga de talento de los egresados de la UPR es probablemente mayor a los ingresos por concepto de pago de matrícula que recibe la UPR. ¿Por qué no tienen el mismo problema los 50 estados y DC? Aunque existe la movilidad plena entre todos los estados, el problema que enfrenta particularmente Puerto Rico con los egresados de la UPR no se da palpablemente en los 50 estados por tres razones:1. La diferencia entre los salarios, particularmente al nivel de entrada, entre un estado y otro es mucho menor a la diferencia entre los estados en general y Puerto Rico. (Una razón para esto es que los salarios de entrada en los estados reconocen que los empleados recién graduados tienen que repagar préstamos estudiantiles de mayor cuantía.)2. La movilidad real en los estados es en ambas direcciones, de salida y de entrada al estado, y por ende, gran parte se cancela, en Puerto Rico la movilidad real es casi totalmente de salida. El impacto en las finanzas estatales es menor porque el precio de la matrícula es mayor. Entonces, para resolver el problema la respuesta debería basarse en eliminar o reducir el impacto de las tres diferencias entre Puerto Rico y el resto de los estados. Tomémoslas una a una. Nivel de salarios - El nivel de los salarios, particularmente en la empresa privada, no está en ni en manos de la Universidad ni del gobierno de Puerto Rico, por lo que esa diferencia no puede ser parte de la solución. Movilidad - Una limitación general de la movilidad de Puerto Rico hacia los demás estados sería incompatible con la ciudadanía americana y la unión permanente. Además, sería discriminatorio con los puertorriqueños que no son egresados de la UPR, o que, siendo egresados, le han servido bien a Puerto Rico. Por otro lado, fomentar la movilidad desde los Estados Unidos hacia Puerto Rico para disminuir la cantidad neta de la fuga de talento sería un esfuerzo de dudosa capacidad de éxito con unos costos asociados enormes que Puerto Rico no puede financiar. Precio mayor de matrícula - La posibilidad teórica de un aumento en el precio neto de matrícula (mediante la eliminación de las exenciones a los estudiantes que reciben beca federal) fue precisamente lo que provocó el último conflicto entre los estudiantes y la administración universitaria. Además, aumentar el precio de la matrícula equivale a disminuir la inversión de Puerto Rico en un renglón en el que nunca se debe disminuir la inversión. Ese precisamente es uno de los principios en que se basa la fórmula presupuestaria de la UPR, garantizar la estabilidad de la inversión y su extracción del proceso político regular. De

hecho, los aumentos del pasado, por todas las administraciones y por mejor justificados que estuvieran, solo han traído conflictos que esta generación y este gobierno se deben dar a la tarea de resolver de una vez y por todas.

¿Qué debe hacer Puerto Rico para garantizar su inversión? Si, por las razones expuestas arriba, las tres diferencias no son independientemente modificables, entonces, ¿qué debe hacer Puerto Rico para crear una solución permanente, fiscalmente responsable, y que a la misma vez garantice la inversión del estado en la educación de los estudiantes? La respuesta estriba en un sistema que: • Sea compatible con cualquier estatus político. • No compita con la Beca Pell. • Reduzca el gasto en exenciones de la Universidad. • Incentive a los egresados de la UPR a quedarse trabajando en Puerto Rico. • Obligue a los que decidan irse a devolver el dinero que Puerto Rico invirtió en su educación. • No comprometa o sobrecargue la capacidad crediticia de los que se queden. Para poder proceder con el nuevo sistema, es indispensable conocer el total de la inversión que el estado hace en la educación de los estudiantes de la UPR. Esa inversión es igual al costo real de los créditos y es por lo menos 10 veces mayor al precio subsidiado de los créditos • Que los estudiantes pagan actualmente. Bajo el nuevo sistema, el precio estipulado de los créditos deberá ser igual al costo real, en otras palabras, el precio no será subsidiado. Obviamente este precio no puede ser el que los estudiantes paguen al momento de matricularse, pero sí tiene que ser el que se comprometen a repagar si, al terminar todos sus estudios universitarios, deciden radicarse fuera de Puerto Rico. La manera tradicional de lograr que los estudiantes paguen luego de graduarse es un préstamo estudiantil. Sin embargo, en este caso un préstamo no cumple los requisitos porque tiene la desventaja de que compromete la capacidad crediticia del estudiante egresado, incluyendo la del que se queda en Puerto Rico que no debería tener que repagar nada. Entonces, para atender todos los requisitos, necesitamos crear una figura financiera especial a la que denominamos.

Dotación convertible: Esta figura tendrá las siguientes características: 1. Todo estudiante residente de Puerto Rico que sea aceptado y se matricule en la Universidad de Puerto Rico podrá hacer el pago de su matrícula aceptando de parte del Gobierno de Puerto Rico o de la Universidad de Puerto Rico (según se determine por Ley, en adelante el ‘proveedor’) una Dotación convertible con un valor igual al costo de la matrícula. 2. Para acogerse a la Dotación Convertible, el estudiante deberá tener la capacidad legal de contratar o se requerirá la firma de su padre, madre o tutor. 3. Una vez aceptada la dotación, la misma se tratará legalmente como un donativo o regalo no cualificable como ingreso para propósitos contributivos y no reportable a las agencias de crédito, mientras el estudiante se mantenga residiendo en Puerto Rico (estudiando o trabajando) o estudiando o trabajando para el Gobierno de Puerto Rico fuera de Puerto Rico. 4. Todo estudiante que cualifique para recibir la Beca Pell y se acoja al método de pago de la Dotación Convertible, recibirá el monto total de la beca como sobrante.

*Según el inciso ‘d’ (página 4) que determina el ‘Método y condiciones para fijar los cargos de matrícula’ de la Certificación #60 (2006-2007) de la Junta de Síndicos de la UPR, el cargo de matrícula que pagan los estudiantes bajo la fórmula actual no excede el “10% del costo total del crédito, considerando únicamente las partidas de costo correspondientes a instrucción, apoyo académico y asuntos estudiantiles.”

-GM, DJCM, LAF, CEF…

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful