You are on page 1of 12

1

Luis Fajardo Linares SPAN 853 Dr. Harriet Turner 13 de Marzo de 2012 Fígaro, Félix de Montemar y don Juan Tenorio. El presente estudio tiene por finalidad analizar la evolución de las figuras donjuanescas en “La nochebuena de 1836” de Mariano José de Larra, “El estudiante de Salamanca” de José de Espronceda y “Don Juan Tenorio” de José Zorrilla. Para cumplir con el objetivo de este trabajo, se consideran los temas esenciales vinculados con la estructura-escenario-personaje de cada una de las obras mencionadas, cuyos personajes principales son Fígaro, Félix de Montemar y don Juan Tenorio, los mismos que representan en mayor o, menor grado al calavera. Para Larra, el calavera de buen tono es “emblema de nuestra civilización del siglo XIX” (II, 238). Es decir, el calavera de buen tono es el personaje que más tarde se va a convertir en el característico donjuán, terror de padres y maridos de las bellas mujeres (nobles) a las cuales seducía, gozaba, olvidaba y por nuevas conquistas, desafiando a novios o rivales en amores sin preocuparse del qué dirán. Para poder seguir la evolución de la figura donjuanesca, es importante señalar algunas características suyas tomadas de “Los calaveras” (I y II) de Larra y que luego se van a observar en Fígaro (La nochebuena de 1836), don Félix de Montemar (El estudiante de Salamanca), y don Juan (Don Juan Tenorio). Por tanto, ser calavera de buen tono “es, pues, el adorno primero del siglo, el que anima un círculo, el Cupido de las damas, l’enfant gâté de la sociedad y de las hermosas” (240). De esta cita se puede inferir que el calavera ve el mundo desde su punto de vista y no le importa ganar, perder o deber dinero, sea cual sea la cantidad. Asimismo, corteja a una bella mujer hasta que consigue su propósito y luego la olvida, porque sus amoríos son

término que surge de una comedia de Tirso de Molina (“El burlador de Sevilla”.2 siempre pasajeros. 2. El primer personaje a analizar en el desarrollo de la figura literaria de don Juan es „Fígaro”. el calavera se ufana de sus hazañas amorosas porque sabe que las mujeres se pelean por él. Asimismo. por lo que los padres y los maridos lo consideran un terror para ellos. Delirio filosófico) de Mariano José de Larra. en cierta forma. También el DRAE nos da una idea sobre el donjuanismo: El donjuán proviene de don Juan Tenorio. m. 1630). protagonista principal de “La nochebuena de 1836” (Yo y mi criado. personaje de varias obras de ficción. personaje de varias obras de ficción. Es decir. no duda en dejarlo en ridículo o incluso. seducir y gozar los encantos de una mujer noble que se cruza en su camino sin tomar en cuenta la situación en que la mujer quede después de haber sido deshonrada. Seductor de mujeres. vinculado a la figura donjuanesca. Al menos. 1. Un don Juan también tiene como rasgo distintivo el no enamorarse de una mujer y tratarla como un objeto mono uso. Este protagonista –Don Juansólo se dedica a planear como engañar. Así como por donjuanismo refiere lo siguiente: Conjunto de caracteres y cualidades propias de don Juan Tenorio. A pesar de esto. es oportuno hacer una referencia sobre el donjuanismo. Además. En este artículo se observa que “Fígaro” posee ciertas peculiaridades de seductor de bellas mujeres y. m. de las cuales luego se burla y las abandona. le gustan los líos amorosos y las intrigas. debido a que sus hijas y mujeres son sus víctimas preferidas. ya que le place el peligro y sus consecuencias. matarlo si la situación lo requiere. si algún otro hombre se interpone en su camino. es el niño mimado no sólo por la sociedad sino también por las mujeres bonitas. suscitando un escándalo que contribuirá a darle fama y fortuna. agregándola sólo como una seducida más a su lista previa. Y. dondiego. . Con estas premisas se van a analizar se van a analizar cómo se va moldeando la figura donjuanesca en las tres obras mencionadas.

Las imágenes nos muestran un “Fígaro” que se auto compadece. y ese frac elegante y esa media de seda. la casa de Fígaro (por medio del diálogo) refleja la situación en que vive y nos muestra los conflictos internos y externos que experimenta. En este diálogo entre amo y criado se aprecia que todas las partes están unidas íntimamente. con un ejemplo de lo que a él le ocurre (el día 23 de diciembre de cada año). por eso su autocrítica reflexiva. De allí que su criado le diga que no debe culpar a otros de su propia desdicha: “No pareces criminal. […] pero a los que arrebatan el sosiego de una familia seduciendo a la mujer casada o a la hija honesta. Por unos minutos su casa es el escenario perfecto para confesarse (con su alter ego) vía una autocrítica. uno de ellos es destinado a la delincuencia . Los detalles de esta cita nos indican que “Fígaro” (Larra) centra su crítica en varios aspectos y. luego. Así. las funciones del espacio son vitales para la comprensión del análisis trazado.3 esto es lo que se visualiza en su artículo motivo de análisis. el mismo que nos servirá para señalar la evolución de este pintoresco personaje romántico con unos rasgos más definidos y diferenciables en El estudiante de Salamanca y Don Juan Tenorio. 275-6). La estructuración de “La nochebuena de 1836” responde a las expectativas del autor protagonista principal de la misma bajo el seudónimo de Fígaro. hace una crítica sobre este día. a través de un diálogo con su criado (su alter ego). en primer lugar Larra nos presenta un tema. aunque para poder explicar mejor esta situación es conveniente seguir el comportamiento de “Fígaro” en este artículo. Por ejemplo. que se confiesa a sí mismo (como ante un espejo) aceptando su culpa. […] a los que matan una existencia con una palabra dicha al oído […] Los entierran […] Tú acaso eres de esos criminales y hay un acusador dentro de ti. ya que. En este artículo es importante el desarrollo de la trama que se desenvuelve en la casa de éste. víspera de nochebuena. De esto se desprende que la estructura guarda relación con el desarrollo del famoso personaje donjuanesco. y ese chaleco de tisú de oro […] son tus armas” (II.

lamenta engañar al público por conseguir dinero fácil o. De igual manera. por el rencor de muchos! […] Despedazado siempre por la sed de gloria. por conseguir una fama contradictoria que no llega a satisfacer su orgullo. debido al desprecio que siente hacia quienes escribe. […] despreciarás acaso a aquellos para quienes escribes y reclamas” (II. a la opinión pública ni a las presiones políticas. tiene un acusador interno perenne: su conciencia. De igual manera. aun cuando adopta una posición combativa que llama a la polémica. se ve reflejado que Fígaro (Larra) reconoce en su criado la voz de su responsabilidad moral. Esta cita representa una notable confesión por parte de “Fígaro”. se puede inferir que “Fígaro” (Larra) es un don Juan en su etapa inicial. éste no se perdona lo vanidoso ni su conducta profesional y esa voz que lo acusa no se detiene: “Tú eres un literato y escritor ¡qué tormentos no te hace pasar tu amor propio. es muy sensible a la respuesta del público. De lo hasta aquí analizado. 276-7). ajado diariamente por la indiferencia de unos. sin esas connotaciones propias del típico conquistador y violador de mujeres bellas que luego abandona. Además. el “mueble cómodo” (la voz de su . Por otro lado. Esto no lo deja dormir por las noches ya que. por la envidia de otros. Larra tuvo fama de ser un dandy en sus modales y en el vestido y la mención a la inmoralidad que en él supone seducir a las esposas de otros hombres. indica la culpa personal de “Fígaro” (Larra) como bien se lo dice su criado. En lo emocional quiere escapar a las consecuencias de sus compromisos profesionales y.4 moral de los comportamientos sociales presentes en las clases medias y altas (y en él mismo). A esto también se suma la alusión final a la forma en que se viste y por la cual también se condena a sí mismo. que se preciaba de ser un periodista independiente que no le temía al poder del dinero. se aprecia que “Fígaro” se auto acusa de no ser coherente y porque este pasaje es una prueba de sus conflictos internos por ser periodista y que ahora no soporta más. Para eso está el testigo diario de su vida.

tétrico y todo sucede durante la noche. Por eso tiene una ilusión en el amor. la obra nos presenta las características de los personajes a través del lenguaje de los mismos. son un adelanto de que el . Es decir. cuya estructura narrativa nos va adentrando en la trama de la obra y. realzado por los juramentos que se visualizan en la primera escena y. en la que alrededor de una mesa se ubican seis jugadores que entablan un diálogo en cierta manera franco y realista. en la que la oscuridad juega un rol importante en el desarrollo de las acciones. Siguiendo con el análisis. sombrío. su criado es el filtro a través del cual accede a la verdad. Pero. protagonista de El estudiante de Salamanca (Espronceda). debiendo llamarte imprudente y necio a ti mismo” (II. irrespetuoso y de confrontación. aparte de los problemas nacionales de regeneración y la amistad y el avance y la convivencia civilizada. que no llega a los labios sino al través del cieno” (II. es el momento de trazar los rasgos de Félix de Montemar.5 conciencia. El ambiente que da inicio a la obra es tenebroso. su criado). Este espacio y ambiente tétricos. llamas ladrón al depositario. en las escenas siguientes la tensión aumenta. Es decir. y si mañana tu tesoro desaparece. y crees porque quieres. 273-4). útil como servidor que se para frente a él y le dice aquello que espera y teme oír: “Confías tu tesoro [tu corazón] a cualquiera por su linda cara. En estas palabras se advierte la insinuación demoniaca que “Fígaro” tiene por dentro en alusión a los riesgos propios de la pasión amorosa. insolente. La verdad es como el agua filtrada. el lenguaje de don Félix de Montemar nos señala que este es un personaje arrogante. Acciones en las que se va delineando la evolución de este donjuán irreverente que llega a desafiar a Dios y al diablo cuando sigue a la dama de blanco. El escenario y el espacio no pueden ser más elocuentes para que “Fígaro” se auto-examine sin recurrir a una máscara y enfrentar la verdad por boca de su criado: “La verdad me esperaba en él y era preciso oírla de sus labios impuros. sobre todo con don Diego de Pastrana. 278).

que no pensó que un día llegaría su fin (su condena). En esta obra se observan dos imágenes de Félix de Montemar. ya que su desesperación la condena y la paga con su muerte. Aquí el tema es el de las ilusiones perdidas. se convierte en “Segundo Lucifer”. En estas dos partes don Félix es un personaje activo. mientras que. La segunda parte nos muestra el tema de la separación de los amantes o. La otra imagen que nos presenta el poema. si al inicio Félix de Montemar es “Segundo don Juan Tenorio” conforme va evolucionando su figura. 250. como se vislumbra en los versos 140 al 179 de la primera parte y. se evidencia el sufrimiento de Elvira hasta su muerte./deshojadas y marchitas. es la del personaje que simboliza el titanismo y el satanismo y que se aprecia en los versos 1245 al 1260. Uno de los temas es el juego y sus riesgos. En la tercera parte. el otro es el duelo a muerte entre Don Diego. cosa que no se visualiza cuando se le describe en los versos ya indicados (100-139) de la primera parte. Dado que en la segunda parte don Félix es recordado. se registra la escena de los jugadores y con ellos don Félix. que le reprocha su mal proceder. donde se le ve como un calavera pendenciero. Pero es la rosa de donde proviene este. arriesgar y ganar. Esto nos dice que. una de ellas es la que se nos muestra en los versos 100 al 139. o sea. jactancioso y espadachín. en la segunda parte. 255-6).” (vv. sólo en la cuarta parte del poema obtiene su real dimensión simbólica como “satánica figura”.6 final será trágico para el protagonista principal. Don Félix demuestra que sabe jugar. representadas por las hojas deshojadas: “Esas hojas de esas flores […] tu ilusión y tu esperanza. mujeriego. por mejor decirlo. . el abandono de Elvira por parte de Félix de Montemar después de haber gozado de sus encantos. Elvira es el personaje activo. ya que la rosa cuenta con vida corta. mientras don Félix sólo es evocado por ella. El juego y las apuestas van y vienen.

(vv. en fin. En la segunda parte los hechos también transcurren en una sola noche. al morir”. El tema presente es el del castigo divino y también tiene que ver con el de la condena del infiel e irreverente. cuando las sombras de Don Gonzalo y Doña Inés le advierten de su muerte y. Pero también “aquella noche el diablo a Salamanca/había. cuando efectúan las apuestas. en el Convento. personaje principal de Don Juan Tenorio (Zorrilla). En este drama la ambientación y el espacio se conjugan para darle mayor realce al desarrollo de los acontecimientos. sin saber que era Elvira. La cuarta parte se abre con la muerte de don Diego a manos de don Félix. En la primera parte los sucesos están muy concentrados. donde don Juan después de hablar con las sombras. . fallece.7 hermano de Elvira y don Félix. En relación a don Juan Tenorio. es un drama que consta de dos partes. que en sus planes no toma en cuenta ni el pasado ni el futuro. Don Juan va a enamorar a Doña Inés. el fantasma de Elvira y don Félix. Él ni siquiera se inmuta frente a la imagen de Jesús. 937-8) Esto quiere decir. en casa de Don Juan. 1701-2) Otra característica de este calavera/donjuán es que sólo le interesa vivir intensamente el presente: “Goce yo el presente. Este donjuán quiere conquistar a cómo e lugar a la dama que sigue sin hacer caso de sus negativas y paga con su vida la osadía de querer ver el rostro de la misteriosa dama. pero después de cinco años y todo es más lento. Ambos se muestran activos. Así la obra transcurre en varios paisajes: en la Hostelería. porque todo transcurre en una sola noche. si quiere. porque deja este mundo para pasar al otro uniéndose en una boda fúnebre a Elvira. Ella es un ser fantasmal y él un brioso y solícito pretendiente de tan atractiva dama. disfrute yo ahora./y el diablo me lleve. luego entra en escena la calle del ataúd. por Montemar venido” (vv. en el cementerio.

apuesta (por amores) que va a tener como ganador a don Juan y que es visto como un héroe. lo cual demuestra que no tiene escrúpulos con tal de triunfar y gozar con sus fechorías. Es importante destacar la intervención de don Diego Tenorio y la de don Gonzalo Ulloa. donde la primera es de carácter humano. ya que ambos simbolizan la moral pública y ambos reaccionan para hacerle ver a don Juan que lo que va a hacer es reñido con la moral. Pero esto da lugar a que el lector comience a sentir antipatía por él. A esto se une . Además. Quizá lo rescatable en él sea su valor físico. que tiene las mismas características de don Juan Tenorio. como no le interesa el qué dirán. falso y tramposo. En el segundo acto nos damos cuenta que don Juan es un personaje que maneja la situación a su gusto por la gran habilidad que tiene y porque carece de escrúpulos. no están de acuerdo con las calaveradas de don Juan y de don Luis Mejía.8 En el drama se observa que don Juan Tenorio es un hombre egoísta. sus cualidades nos dan ya un ejemplo palpable de su personalidad: es un jugador nato que arriesga lo que sea y demuestra cuán orgulloso se siente por ello y. hacen que se deje de lado la moral. don Luis Mejía. Lo esencial en este drama es que está constituido por tres apuestas. Desde el inicio se aprecia que la acción está ligada a una apuesta entre don Juan Tenorio y don Luis Mejía. vanidoso. la energía con la que procede y su alegría. Una de las primeras acciones de don Juan es el momento en que se enfrenta a su alter ego y rival. esto acarrea un problema moral. en que la curiosidad y el placer del juego. inhumano. Lo esencial de esta acción es la indiferencia con la que reacciona don Juan cuando descubre que bajo el antifaz se esconde su padre. El héroe comienza a decaer por su mal comportamiento. el mismo que censura su actitud pero éste por nada se arrepiente. por lo tanto. carente de fe. la segunda es de índole demoníaca y la tercera es de naturaleza divina. mujeriego.

Luego. Pero. a pesar que es tan calavera como él. sucede que está vez don Juan se ha enamorado de verdad de doña Inés. don Juan. sin embargo. . y eso nos dice que hay franqueza en sus palabras y actitud. después de haberla raptado. lo que se traduce como algo que hace que don Juan reflexione y se arrepienta. este diálogo es una muestra de la posibilidad que le da Dios de salvarse. con lo cual lo redime. Ahora. el pleito que tiene con los convidados por un momento nos hace pensar que no ha cambiado y que va a ser condenado inevitablemente. en el instante en que don Juan parece que va a ir al infierno. porque éste apenas después de haber deshonrado a doña Ana pasa a declarar su predilección y amor por doña Inés. Así la simpatía por el héroe sigue decayendo. cuando deshonra a doña Ana se percibe algo que nos disgusta. el hecho de haber regresado a Sevilla nos indica que piensa en la muerte.9 la suerte de prisión a la que es sometido don Luis Mejía por orden suya. De este hecho es posible hacer una similitud con la actitud de don Luis y don Gonzalo que menosprecian a don Juan y también se burlan de él y eso mismo siente el lector. Su conversación con la estatua del Comendador ocurre por efecto de una merced divina porque don Juan ha tenido un arranque de fe (ha rezado) y si antes se burlaba de los muertos. algo inusual en un donjuán. En el tercer acto se contraponen la inocencia de doña Inés y la perfidia de don Juan. Esto nos indica que cuando don Juan está a punto de actuar como un malvado. Y./con tu salvación que ver? Aquí nos damos cuenta que hay una inversión de roles porque don Gonzalo es un ruin y don Juan es un pecador que trata de salvarse de la condenación eterna. el enamorarse de veras permite que comience su salvación. Pero nos damos cuenta que don Gonzalo aparece con la imagen de una persona injusta y que le dice a don Juan ¿Y qué tengo yo. a su regreso de Italia y conversación con el escultor. Asimismo. aparece doña Inés que en extremis salva a su amado. se visualiza que conserva su valentía. Esto se aprecia cuando la estatua le anuncia su muerte.

estos personajes simbolizan al dandi. Fígaro es abandonado por la mujer que ama (amor adúltero).10 Una de las primeras conclusiones del análisis de la figura donjuanesca es que Fígaro. Asimismo. Es decir. lo hace para lucirse ante la audiencia (o el lector) y que no tiene reparos de ninguna clase cuando se enfrenta a su oponente (o alter ego) a sabiendas que le puede costar la vida. XIX). El calavera Félix de Montemar con su irreverencia y actitud desafiante representa el nivel medio de la figura donjuanesca. jugador empedernido. En Don Juan Tenorio. pero hay una coincidencia en Fígaro y don . orgulloso. un campeón. Es. cada texto nos presenta un final diferente para estos personajes. falto de fe e intrépido. un hombre público que cuando juega. Félix de Montemar y don Juan Tenorio hicieron de las suyas con sus calaveradas y. Fígaro se enamora perdidamente y esto es un detalle que se contrapone a la de un verdadero donjuán a pesar de sus calaveradas. asimismo. Éste es más que nada un jugador y. por ejemplo. por ejemplo. Su criado (o la voz de su conciencia) le hace criticarse a sí mismo su actitud inmoral por su amor adúltero. que reñía por cualquier motivo. Por último. Así. Félix de Montemar muere condenado (boda fúnebre). que era un ser convencido de su superioridad. de su desprecio por los demás y que se vestía con mucha elegancia. por aquel entonces fue la época del dandismo por toda Europa (S. don Juan (ya muerto a manos de Centellas) se salva in extremis de la damnación eterna En lo sicológico. de los tres personajes. se aprecian detalles biográficos de los tres protagonistas. como tal. en los aspectos sicológicos presentes en estos protagonistas se ve una actitud acorde con los intereses de los calaveras. Es un hombre al que le gusta dar espectáculo a través de las apuestas que hace. en don Juan Tenorio se ven mejor delineados los rasgos del donjuán típico de la literatura española. En relación al final de “La nochebuena de 1836”. pero esos son los rasgos iniciales de la evolución de la figura donjuanesca. En El estudiante de Salamanca.

Ambiente de un bar. Madrid: Castalia. Madrid: Cátedra. En cambio. Zorrilla. como buen calavera muere por pretender seducir a una dama fantasmal. 3º. J.Ambiente rural. y Robert Marrast. 1978. Madrid: Espasa-Calpe.Ambiente fúnebre. Referencias bibliográficas Espronceda. 2º. El diablo mundo. Espronceda.Ambiente fúnebre. José de. and niano Pe a. Mariano J. El estudiante de Salamanca. 3º. and y P. Actos de la 2ª parte: 1º.Ambiente religioso. Lomba. 4ºAmbiente rural. t l de costumbres. José. Don Juan Tenorio. 2004.11 Juan porque ambos se enamoran. Actos de la 1ª parte: 1º. Larra. R.Ambiente rural. ESPACIO: . 2º. 1968. Félix de Montemar.

el hombre de talento y juicio. hoy despreciándola. mofa/de la mujer que corteja. deja/la que ayer se le rindió” ( ) y deja de lado todas las promesas u ofrecimientos hechos a la mujer de la cual a gozado sus encantos porque ha conseguido lo que se propuso y ya no tiene ningún mérito seguir con ella. Dígasenos ahora si el hombre de talento y juicio no es un necio a su lado” (II. Esto vendría a representar una fase intermedia de la figura donjuanesca después de las características iniciales que se observan en “Fígaro”.12 Sabe que. 240-2). dicen que la cura no ha alcanzado y que los médicos no la entendieron. semejante a la moneda. son sus despachos y su pasaporte. El hombre no calavera. el poeta va trazando sus rasgos esenciales que lo diferencian del común de los hombres y que es también considerado como un héroe de la sociedad en la que vive. por el contrario. un leño seco en la lumbre: una hermosa ligeramente comprometida. todas le obsequian. Pero la puñalada hipócrita alcanzó e hirió el corazón. Otra clara alusión a sus cualidades para enamorar a las mujeres es el momento en que aconseja a quienes están jugando con él. /irreligioso y valiente. /alma fiera e insolente. ¡Qué de tísicos han muerto asesinados por una infiel. por un ingrato. le pretenden. se enamora. y por consiguiente es víctima de las mujeres. /y. . sólo toma su valor de su curso y circulación. De estos versos es posible formarse una idea clara sobre este polémico personaje y decir que poco a poco. Una vez satisfecha la vanidad. la reanima con algún escándalo ligero. ¿qué podría hacer de ella? El estancarse sería perecer. se creería falta de recursos o de mérito su constancia. debido a la suerte que tiene con las mujeres: “Buena fama/lograréis entre las bellas./cuando descubran altivas/que vos las hacéis cautivas. /altanero y reñidor/ Siempre el insulto en los ojos. Conforme el poema va evolucionando. /nada teme y toda fía /de su espada y su valor”./para enseguida vendellas” Además no duda en burlarse de la mujer que enamora: “Corazón gastado. un escándalo es para la fama y la fortuna del calavera. las mujeres son las víctimas del calavera. personaje de “La nochebuena de 1836”. Una mujer arruinada por él es un mérito contraído para con las demás. se lo disputan. se va definiendo mejor la personalidad del protagonista de la misma. un marido batido en duelo. Cuando su boga decae. por un calumniador! Los entierran./en los labios la ironía. y por consiguiente no se adhiere a una mujer sino el tiempo necesario para que se sepa.