You are on page 1of 3

Escrito al margen 

Jesús Alcaide  

 

Todo lo que somos hoy, nuestro modo de comprendernos a nosotros mismos como 
cuerpos libres y deseantes se pone en marcha con la imprenta, la Revolución 
industrial, el magnetismo y su transformación en electricidad, el transporte rápido, la 
comunicación a larga distancia, la organización de la ciudad moderna y su retícula 
racional, el desplazamiento de millones de cuerpos desde África hasta Europa y 
América como músculos y sexos pensantes utilizables para producir riqueza y placer, la 
comercialización con cuerpos blancos como prótesis de trabajo asalariado en el 
capitalismo industrial, la transformación de la superficie del planeta en una única e 
interminable vía férrea…  
 
Despair constitutes the only possible and necessary dynamic element under the 
present conditions.  
 
Las cosas empiezan donde no sabes y terminan donde sabes. Cuando sabes es cuando 
preguntas, ¿cómo empezó esto?.  
 
 
Pantalla en blanco, la hoja en blanco, la mente en blanco y sobre la mesa el lápiz 
partido en dos de Cioran mirándome desde la portada de Desgarradura. No escribimos 
porque tengamos algo que decir, sino porque tenemos ganas de decir algo . O como 
diría Godard, de comunicarnos con alguien. 
 
El porqué de la escritura, del lenguaje y de todo ese entramado de signos que nos 
hacen ser individuos de este mundo es algo sobre lo que es ya difícil aportar algo 
nuevo que aún no se haya dicho. Después de Derrida, sería mejor callarse.  
Yo no “empiezo” por “escribir”: yo no escribo. La vida hace texto a partir de mi cuerpo. 
Soy ya texto . Y más adelante decía Cixous, Al principio hay un fin. No temas: es tu 
muerte la que muere. Después: todos los principios. 
 
**** 
 
A la hora de plantearse la importancia que el lenguaje tiene en la configuración del 
entramado político, ético, estético, económico, geográfico y vital de este mundo post‐
globalizado, partimos del hecho de que venir al mundo es como decía Sloterdijk venir 
al lenguaje, y hacerlo a él es inscribirnos en un mapa de fronteras y diferencias.  
 
Vivo en una sociedad de emisores (siendo yo mismo uno de ellos): cada persona con 
quien me encuentro o me escribe, me dirige un libro, un texto, un balance, un 
prospecto, una protesta, una invitación a un espectáculo, una exposición, etc. El goce 
de escribir, de producir, apremia a todos; pero como el circuito es comercial, la 
producción libre sigue atascada, enloquecida y como desesperada; las más de las veces 
los textos van allí donde no se los reclama; encuentran para su desgracia, “conocidos”, 
no amigos, y mucho menos compañeros; lo cual hace que esta suerte de eyaculación 
colectiva de escritura, en la cual podría verse la escena utópica de una sociedad libre 
(donde el goce circularía sin pasar por el dinero), esté encaminada hoy hacia el 
apocalipsis ,  
 
Ése es pues el primero de nuestros problemas, un problema de traducción y de exceso. 
A pesar de que haya quien afirme que no hay traducción, no hace falta traducir porque 
existe un solo lenguaje secreto (biológico), del que los demás son sólo variantes. 
Imposible por lo tanto imaginar un diccionario que establezca las equivalencias entre 
palabras extranjeras, sólo existen los sentidos olvidados de una lengua personal, 
continuamos perdidos en la traducción (lost in translation) y en la traslación, en el 
intercambio y en los trasvases, en los flujos de información y en los canales de 
distribución de signos que constituyen nuestro mundo presente. 
 
Como decía Ballard, el único planeta verdaderamente extraño es la tierra y los 
comportamientos más difíciles de explicar los de la raza humana. Quizás para eso se 
inventó el lenguaje, pero también el silencio y los huecos vacíos que quedan entre los 
signos. 
 
Y es que si bien es cierto que sin esa estructura denominada lenguaje, estudiada desde 
Wittgenstein a Derrida, pasando por Foucault, la Escuela de Frankfurt, Barthes y 
Saussure, sería imposible comunicarnos, tambien es cierto que quien tiene un signo, 
tiene un arma, quien tiene la palabra posee la opción de apretar el gatillo, quien se 
sirve la imagen de accionar la mayor arma de destrucción masiva. Como decía 
Kovacsics, quien tenga algo que decir, ¡que dé un paso adelante y calle! . 
 
**** 
 
Ante este estado de las cosas, y las palabras, por invertir el sentido del famoso texto de 
Foucault, las manifestaciones artísticas contemporáneas siguen ejerciéndose como 
espacios de resistencia , territorios para la disidencia y la diferencia, el desorden y el 
colapso ante la velocidad de transferencia y transformación de las cosas. 
 
De la unión de la velocidad, la tecnología y la cultura visual hay quienes ven el 
engendro de una incipiente desalfabetización de los nuevos individuos que ante la 
imposibilidad de lectura e interpretación de los signos se quedan en la superficie de 
una limpia y reluciente pantalla total (Baudrillard) que seduce la mirada y obstaculiza 
el pensamiento de estos tiempos hipermodernos en los que ya no nos sirven las 
mismas estructuras de conocimiento y experimentación del pasado. 
 
La sociedad que se está organizando es una sociedad en la que ya no son 
estructurantes las fuerzas que se oponen a la modernidad democrática, liberal e 
individualista, en la que han caducado las grandes propuestas alternativas, en la que la 
modernización no tropieza ya con resistencias organizativas e ideológicas de fondo. Los 
elementos premodernos no se han desvanecido, sino que funcionan según una lógica 
moderna y desregularizada (…)El Estado retrocede, la religión y la familia se privatizan, 
la sociedad de mercado se impone: ya sólo quedan en la palestra el culto a la 
competencia económica y democrática, la ambición de la técnica, los derechos de los 
individuos. Lo que hay en circulación es una segunda modernidad, desreglamentada y 
globalizada, sin oposición, totalmente moderna, que se basa en lo esencial en tres 
componentes axiomáticos de la misma modernidad: el mercado, la eficacia técnica y el 
individuo. Teníamos una modernidad limitada y ha llegado el tiempo de la modernidad 
acabada.  
 
En este nuevo momento de una posmodernidad ya ni caliente ni fría, sino líquida 
(Bauman) y desbordada, los hombres viven la historia como nunca lo habían hecho 
antes(…)Hacemos historia por la mañana y la cambiamos después de comer, absortos 
ante la velocidad del flujo de imágenes y noticias que llegan a nuestras pantallas, 
terminales informáticos o dispositivos móviles. 
 
La imagen, como decía Barthes, es perentoria, tiene siempre la última palabra; ningún 
elemento puede contradecirla, arreglarla, sutilizarla . Pongámosle fin a este texto o 
simplemente un punto y aparte desesperado. I can´t explain and i won´t even try . Ni 
puedo explicarlo ni quiero intentarlo.