You are on page 1of 9

UNIVERSIDAD GALILEO

FACULTAD DE COMUNICACIÓN
HISTORIA DEL ARTE
LIC. FERNANDO ORELLANA

PERÍODO BARROCO

ALVAREZ SANTIZO, SERGIO RAÚL


CARNÉ No: 2007 2506
SECCIÓN “CC”

GUATEMALA, 20 DE NOVIEMBRE DE 2008


INTRODUCCIÓN

El arte barroco en sus más amplias manifestaciones artísticas es un fenómeno


complejo de índole social, político y religioso.

El barroco es la continuación al manierismo italiano que prevalece durante la


primera mitad del siglo XVI. Si el manierismo comienza a usar los cánones clásicos con
artificiosidad, el barroco que le sucede abandona la serenidad clásica para expresar un
mundo en movimiento y agitación de los sentidos. Por tanto, la tendencia del barroco
es a la exageración y la ostentación.
Origen del Arte Barroco

Causas Político religiosas

Se suele decir que el Arte Barroco es el arte de la


Contrarreforma. Para reaccionar contra la severidad e iconoclastia del
Protestantismo, la Iglesia Católica alentó la edificación de templos
con profusión de escultura.

También dirigió a los artistas a alejarse de los temas paganos


que tanta aceptación tuvieron durante el Renacimiento, así como
evitar los desnudos y las escenas escandalosas.

Tanto en las artes visuales como en la música, la influencia de


la Iglesia sobre los artistas iba dirigida a emocionar y enardecer la
devoción mediante estímulos psicológicos.

Estas normas aparentemente conservadoras y austeras


derivaron, sin embargo, en este arte suntuoso y recargado que
llamamos Barroco.

Causas sociales y psicológicas

El siglo XVII fue una época de guerra y violencia como en pocas fases de la
historia europea. La vida se veía frecuentemente atormentada en dolor y muerte. Por
eso también era más necesaria que nunca la exaltación de la vida agitada e intensa
para el hombre barroco.

En ese contexto, se experimentaba el empuje de amar las pasiones de la vida


así como el movimiento y el color, como si de una magna representación teatral se
tratase. De hecho, se ha indicado con acierto que en las artes plásticas, el barroco
intenta reproducir la agitación y vistosidad de la
representación teatral.

Al igual que una representación dramática se


apoya en un decorado vistoso y efímero, la
arquitectura barroca se subordina a la decoración, que
ha de ser espectacular.

Otra de las características del barroco que se


manifiesta en la arquitectura, escultura y la pintura es
el juego de las sombras. En la estética del barroco, son
muy importantes los contrastes claroscuristas
violentos. Esto es apreciable fácilmente en la pintura
(por ejemplo el tenebrismo) pero también en la
arquitectura, donde el arquitecto barroco juega con los
volúmenes de manera abrupta con numerosos
salientes para provocar acusados juegos de luces y
sombras, como se puede apreciar, por ejemplo, en la
Basílica del Pilar de Zaragoza.
Arquitectura Barroca en España

La arquitectura barroca es resumen y paradigma del espíritu de la "civilización


del barroco".

En ella se adoptan las líneas curvas


frente a las rectas por generar aquéllas
mayor dinamismo y expresividad.

Las fachadas adquieren la máxima


importancia pues en ella se suelen volcar los
mayores empeños decorativos mediante
numerosas cornisas y columnas griegas,
romanas y salomónicas. Por el predominio de los
elementos decorativos sobre los
constructivos, se puede afirmar que el estilo
barroco más que un estilo de arquitectura es
una forma de decoración arquitectural.

Las plantas de los templos también tienden a


alejarse de las formas clásicas basadas en la línea recta, el
cuadrado y la cruz y en muchas ocasiones se adoptan
plantas circulares, elípticas o mixtilíneas. Esta libertad en
las plantas arquitectónicas permite una mejor adaptación
al lugar en que se va a erigir el edificio.

Una de las preocupaciones del Barroco son los


grandes recintos públicos urbanos. Es frecuente que en las
ciudades más importantes se lleven a cabo plazas
mayores de enorme superficie y suntuosidad. En España
tenemos los ejemplos señeros de la Plaza Mayor de
Salamanca y de la de Madrid.

El Primer Barroco

La arquitectura barroca
se introduce en España a
finales del siglo XVI y se
desarrolla durante gran parte
del siglo XVII de manera más
contenida y austera que la
italiana, sobre todo por el éxito
de la arquitectura herreriana.
Se construyen edificios con materiales pobres y de aspecto sombrío. Los centros
principales en que se desarrolla el barroco son Madrid, Sevilla, Valencia, Toledo y
Valladolid.

En este período de comienzos del siglo XVII destaca Juan Gómez de Mora que
trabaja en la corte de los Austrias, que es el arquitecto de la Plaza Mayor,
Ayuntamiento, Monasterio de la Encarnación y la cárcel de la Corte de Madrid y el
Colegio de los Jesuitas en Salamanca.

Otros arquitectos de la época son Francisco de Mora, Juan de Nantes, Giovanni


Battista Crescenzi, Francisco Bautista, etc.

Segundo Periodo del Barroco o "Barroco Pleno”

A medida que avanza el siglo XVII se percibe un progresivo camino de


intensificación de la ornamentación recargada y la eliminación de elementos
herrerianos.

En Andalucía, ya hacia fines del siglo, el pintor y escultor, Alonso Cano, inició la
tendencia hacia un mayor esplendor ornamental siendo autor de la fachada de la
catedral de Granada.

Tal tendencia se aprecia en la Basílica del Pilar de Zaragoza, obra de Francisco


Sánchez, Francisco Herrera el Joven, Ventura Rodríguez y Domingo Yarza o en la torre
de la iglesia de Santa Catalina de Valencia construida por Juan Bautista Viñes.

Otros arquitectos del barroco pleno en España son:

• Francisco Hurtado Izquierdo, arquitecto de la Cartuja de Granada.


• Jiménez Donoso, autor de la Casa de la Panadería en la plaza Mayor de Madrid.
• José Peña de Toro, iniciador del aspecto barroco de la Catedral de Santiago de
Compostela.
• Domingo de Andrade, arquitecto de la torre del reloj en Compostela.
• Melchor Velasco de Agüero: arquitecto del Monasterio del Salvador de Celanova.
• Felipe Cerrojo, autor de la iglesia de la Pasión en Valladolid.

El Estilo Churrigueresco

Es la tendencia de la arquitectura barroca española (el "rococó español") a lo largo de


gran parte del siglo XVIII. Se basa en una decoración exultante y muy recargada en lo
muros exteriores.
El creador del estilo no son otros que José Benito de Churriguera y sus hermanos
Joaquín y Alberto.

José Benito de Churriguera es el arquitecto de San Cayetano, Santo Tomás, y la ciudad


de Nuevo Baztán.

Joaquín de Churriguera se encargó del Colegio de Calatrava de Salamanca, mientras


que Alberto de Churriguera lo hace de la Plaza Mayor de la misma ciudad.

Los sucesores de los Churriguera llevaron este estilo a extremos delirantes.

Los arquitectos más importantes del estilo churrigueresco son:


• Pedro de Ribera, Hospicio de Madrid.
• Narciso Tomé: Transparente de la catedral de Toledo.
• Leonardo de Figueroa: Hospital de los Venerables, Seminario de San Telmo.
• Fernando de Casas Novoa, Fachada del Obradoiro de la Catedral de Santiago de
Compostela.

El Estilo Borbónico

Aunque la arquitectura churrigueresca se


desarrolla durante la dinastía borbónica en
España, son precisamente estos monarcas de
origen francés quienes imponen en sus
construcciones reales un arte barroco
afrancesado, más apegado a lo clásico y alejado de
los excesos churriguerescos.

La arquitectura borbónica gusta de los


grandes espacios y edificios de ritmo ordenado y
equilibrado.

La Corte Borbónica construye tres grandes


palacios:

• La Granja de San Ildefonso, encargada a


Teodoro Ardemáns.
• El Palacio de Aranjuez, de Santiago Bonavía.
• El Palacio Real de Madrid, edificio de Filippo
Juvara y Giovanni Battista Sacchetti.

Por último citaremos a Ventura Rodríguez


(discípulo de los dos anteriores) arquitecto, entre
otros muchos proyectos, de la iglesia actual del
Monasterio de Santo Domingo de Silos y de la
fachada de la Catedral de Pamplona (VER IMAGEN
LATERAL), y Francesco Sabatini que diseñó la
famosa Puerta de Alcalá de Madrid.

Ambos arquitectos se consideran el final del barroco español y precursores del


Neoclasicismo por su eliminación de motivos decorativos.

Escultura Barroca

La escultura barroca española tiene una serie de características propias:

• Predominio de los temas religiosos (En España, como ocurrió durante el


Renacimiento, el arte barroco es básicamente religioso).
• Realismo. Para extremar el realismo de las figuras se recurre a postizos como el
empleo de pelo real, corona real, ojos y lágrimas de cristal, etc. Se llegaron a
crear imágenes de vestir, en las que se realizaban con minuciosidad cabeza,
manos y pies para vestirlas con ropa real).
• Empleo de la madera policromada como material preferido.
• El cliente más importante es la Iglesia y en segundo lugar la Corte.
• Las obras decoran retablos, sillerías de coro y los famosos pasos de Semana
Santa.
• Se produce la decadencia de la escultura funeraria.
• En el Barroco Español es necesario clasificar su arte en diferentes escuelas:

Pintura Barroca

El siglo de Oro de la pintura en España es el XVII y


corresponde el movimiento pleno de la pintura barroca. Se da la
circunstancia de que este momento dulce y prolífico de la pintura
coincide también con el de la literatura.

En la pintura barroca española hay una serie de elementos


comunes que son fruto del momento político y religioso que vive
España. Por un lado se percibe el pesimismo del decaimiento del
gran Imperio Español del siglo anterior. Por otro lado, España está a
la cabeza del movimiento de la Contrarreforma católica y la
sociedad vive en el rigor impuesto en muchas áreas de la vida cotidiana por la
Inquisición, por lo que van a predominar los temas religiosos, representados de manera
dramática, apoyados por el tenebrismo italiano implantado por Caravaggio, corriente
que al final terminaría por ser abandonada.

Los temas profanos y mitológicos, aunque existen, se dan mucho menos que los
religiosos (puesto que, además es la Iglesia el principal cliente) y cuando se pintan se
hacen sin sensualidad.

En la pintura barroca del siglo XVII existen tres escuelas a la que pertenecen la
mayoría de los grandes artistas de la época. A la Escuela Valenciana perteneces
artistas destacados como Ribalta y José de Ribera el Españoleto.

Por su parte, en la Escuela Andaluza se encuentran Murillo, Zurbarán y Valdés


Leal, entre otros.

A la Escuela Madrileña corresponde la figura principal de la pintura barroca que


no es otro que Diego Veláquez, además de otras figuras tan relevantes como Claudio
Coello y Carreño.
CONCLUSIONES

Siempre hemos sabido de el Barroco como el período de lasa ornamentaciones y


extravagancias que fueron aún más pronunciadas con el estilo Churrigueresco.

Fue tal vez la corriente más representativa del arte puesto a raíz de ella, nacieron
muchos nuevos estilos de arte, volviendo la línea del tiempo en dos partes que serían
Antes y Después del Barroco.

Se destacó principalmente en la arquitectura, debido a la gran cantidad de adornos y


detalles de cada una de sus construcciones, aunque también se caracterizó por la
belleza y exactitud de sus pinturas y la cualidad de trabajar con mármol a la hora de
esculpir.
BIBLIOGRAFÍA

• http://www.arteguias.com/pinturabarroca.htm
• es.wikipedia.org/wiki/Barroco
• www.euskalnet.net/tz/Barroco.htm