You are on page 1of 2

TEXTO 2.

DESAMORTIZACIÓN DE MENDIZÁBAL

Atendiendo a la necesidad y conveniencia de disminuir la deuda
pública consolidada, y de entregar al interés individual la masa de
bienes raíces, que han venido a ser propiedad de la nación, a fin de
que la agricultura y el comercio saquen de ellos las ventajas que no
podrían con seguirse por entero en su actual estado, o que se
demorarían con notable detrimento de la riqueza nacional, otro tanto
tiempo como se tardara en proceder a su venta: teniendo presente la
ley de 16 de enero último y conformándome con lo propuesto por el
Consejo de Ministros, en nombre de mi excelsa hija la reina doña
Isabel II, he venido en decretar lo siguiente:

Artículo 1° Queden declarados en venta desde ahora todos los bienes
raíces de cualquier clase, que hubiesen pertenecido a las
comunidades y corporaciones religiosas extinguidas, y los demás que
hayan sido adjudicados a la nación por cualquier título o motivo, y
también todos los que en adelante lo fuesen desde el acto de su
adjudicación.

Artículo 2º Se exceptúan de esta medida general los edificios que el
gobierno destine para el servicio público o para conservar
monumentos de las artes, o para honrar la memoria de hazañas
nacionales. El mismo gobierno publicará la lista de los edificios que
con este objeto deben quedar excluidos de la venta pública. (Decreto
de 19 de febrero de 1836)

Localice y sitúe el texto, su naturaleza, fecha y comente las
ideas principales

El texto que nos ha tocado comentar es una fuente histórica primaria de
naturaleza jurídica. En él, Mª Cristina, regente durante la minoría de edad de su hija
Isabel, (1833-1840) explica los motivos de la acción desamortizadora, emprendida en
1836, aunque con precedentes, y decreta una serie de acciones, expuestas en dos
artículos.

En el preámbulo Mª Cristina defiende la desamortización como necesaria en
primer lugar por la necesidad de liquidez de un Estado liberal muy endeudado, que
además afrontaba una guerra civil (guerra carlista). En segundo lugar ensalza la
propiedad privada (interés individual), principio “sacrosanto” del liberalismo, como
mejor vía para propiciar el desarrollo económico de la nación.

En el art. 1º se declaran en venta los bienes del clero regular, que además de ser
desamortizados, fueron expropiados y vendidos en subasta pública al mejor postor. En
el art. 2º simplemente se contemplan las excepciones al art. 1º.
El texto es reflejo de las ideas desamortizadoras, propias del liberalismo radical
español, cuyo máximo representante sería Mendizábal, impulsor de la conocida como
eclesiástica, que junto con la de los bienes nobiliarios (desaparición del régimen
señorial y el mayorazgo) y los civiles (Madoz 1855) compusieron las acciones
legislativas emprendidas en el siglo XIX en España para instaurar un economía
capitalista.

Las consecuencias del proceso que estamos estudiando fueron de un intenso calado y
configurarán la realidad socioeconómica española aún más allá del siglo XIX. No se
trató de una reforma de la propiedad de la tierra con una finalidad social sino
económica, lo que explica muchas de sus consecuencias: consolidación del
latifundismo, aparición de una nueva burguesía terrateniente, acaparación de capital en
detrimento de la industria, jornalerización del campesinado...

Related Interests