You are on page 1of 1

ARGENTINA

AMOR CIEGO: Los “pro-AFJP”, en una marcha

contra la jubilación estatal universal.

Apoyando al capital
Quiénes son los “autoconvocados” en defensa de las AFJP. Y cuáles son sus próximos planes.
Por JUAN MORRIS
nunca volvieron a repetir ese número. La idea de los “autoconvocados” es básicamente la misma: ven como una medida confiscatoria el hecho de que el Gobierno nacionalice los ahorros previsionales. Algunos vienen de militancias en la UCR, PRO, la Coalición Cívica e, incluso, el peronismo, otros militaron alguna vez cuando eran jóvenes y otros simplemente reaccionaron ante la medida. “Lo que nos unió fue el espanto, como decía Borges. Hay liberales, socialistas, socialdemócratas”, dice el economista Agustín Etchebarne, presidente de la ONG Foro Republicano. “Esta ley es un robo fenomenal de los ahorros, no sólo para la generación actual sino para la generación que va a tener que pagar nuestra jubilación. Esto era un proceso que venía saneándose, más o menos, después de catorce años de déficit fiscal empezaba a tener superávit; y ahora vienen a robar los nuevos aportes que se acumulaban”, asegura. En el Congreso, la ley 24.241 ya tiene media sanción de Diputados y, después de aprender la lección aquella madrugada fallida de las retencio-

T

odo empezó con un grupo de Facebook. Mientras en una carpa montada en la ANSES para contener toda la efervescencia oficialista, el director, Amado Boudou, y la presidente, Cristina Fernández de Kirchner, anunciaban la eliminación de las AFJP y la creación del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), nacionalizando así un activo de más de US$ 30.000 millones, en Internet un grupo de personas reaccionaba a la medida creando un grupo de Facebook. Ellos, tan coyunturalmente, lo llamaron: “Me opongo a que Cristina K se quede con mi jubilación”. Al segundo día tenían 2.000 miembros, al tercero 4.000 y hoy hay 13.065. Al mismo tiempo se fueron formando otros grupos con nombres como “No nos roben” y “Autoconvocados 24.241”, por el nombre de la ley, y empezaron a circular cadenas de mails convocando a protestas. “Estábamos muy atomizados. Entonces, decidimos concentrar la protesta y, como la primera que se iba a hacer era un martes, decidimos difundir todos la de ese día”, cuenta Marina Carbajal, consultora política y fundadora de uno de los grupos de Facebook. Esa primera convocatoria en el Congreso reunió (apenas) a unas 8.000 personas. “Canal 13 dijo 10.000, pero creo que exageró un poco”, confía Carbajal. Y

“No hay amor entre los Kirchner. Y eso causa políticas mentirosas”, asegura Benedetti.

nes, el oficialismo se aseguraba, para el jueves 20, 44 votos positivos en el Senado. “Nos unió el espanto, pero no sólo eso”, dice Ricardo Raúl Benedetti, un escritor de libros de autoayuda que además da charlas de motivación personal. “Compartimos la visión de una república federal, democrática y que respete los derechos”, asegura. Lejos de la efervescencia de las marchas contra las retenciones, las convocatorias pro-AFJP son más bien pobres: performances por la calle Florida, con unos pocos jóvenes disfrazados de Cristina y Néstor llevando en un corralito a los Senadores para votar, o abrazos algo famélicos al Congreso. Con De Angeli coqueteaban los legisladores opositores. A ellos no los reciben ni los senadores en duda. “Presentamos una carta para hablar en comisión, y no nos dejaron”, lamenta Carbajal, quien ni siquiera logró comunicarse con los directivos de las AFJP que son su desvelo. “Adoptaron una política de diálogo por otro lado”, intenta justificar. Todo parece anticipar que el esfuerzo podría quedar en la nada. Ellos, sin embargo, se tienen fe. “Más allá de lo que pase el jueves, estamos un poco más esperanzados con respecto a nuestro futuro. Estamos relacionándonos muy bien con un montón de organizaciones, con la del rabino (Sergio) Bergman, De Angeli, la Mesa de Enlace del campo...”, describe Benedetti. Y Carbajal avisa: “Estamos analizando hacer una presentación ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra algo que creemos absolutamente inconstitucional y viola los derechos de propiedad”. Dicen que desde que empezaron a organizarse recibieron amenazas en sus celulares y sus casillas de mails, tuvieron infiltrados en las reuniones y, por seguridad, ya no tienen fotos en sus páginas de Facebook. Aunque no son una organización con estructura formada y las convocatorias son un tanto caóticas, sienten que son la última barrera contra una medida que potencialmente repercute en 9 millones de personas. “No sabemos cuánta de esta gente está activa, pero además de la concentración en el Congreso, hubo acciones en Rosario y Córdoba”, asegura Maximiliano Bosqui, un consultor provisional que vio deshacerse su negocio. Benedetti, el escritor de autoayuda, ensaya una explicación curiosa: “Los Kirchner necesitan la confrontación. Les falta amor entre ellos. Es un amor mentiroso: no se encuentran a la noche, y esta frustración está traducida en políticas mentirosas para la gente”. ^
19 DE NOVIEMBRE, 2008
|

FOTO: NONOSROBEN.COM.AR

NEWSWEEK

23