You are on page 1of 3

Entrevista con el sonidista Alejandro Seba

Alejandro Seba es un sonidista argentino, mantiene una constante actividad como docente en la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) y el Centro de Investigación Cinematográfica (CIC). Trabajó como editor de imagen desde el año 1992 y a partir de 1997 en sonido para medios audiovisuales. Es también el creador del sitio www.sonidoanda.com.ar. Actualmente cursa el Doctorado de Arte Contemporáneo em Latinoamérica, en la UNLP, en su tesis propone investigar sobre el diseño sonoro audiovisual vinculando la relaización com el arte y la técnica. Artesãos do Som: ¿Cómo surgió su interés de trabajar con sonido en el cine desde que se inició como un editor de imagen? ¿Cómo fue esa transición? Si es necesario, contar un poco acerca de su formación como profesional del cine. Alejandro Seba: Mi acercamiento a lo audiovisual se fue dando desde diferentes lugares. Desde muy pequeño fui un amante de la música. A los 11 años pasaba rato escuchando música frente a una radio y para esa época me habían regalado un grabador AcousTech, así que ya me armaba mis propios compilados. A los veintipico empecé a estudiar dibujo, luego fotografía y finalmente video. Me compré mi primer cámara SVhs Panasonic M-8000, con la que comencé a grabar eventos (cumpleaños, casamientos, etc). Ahí me fui comprando los equipos necesarios para editar en mi casa (Un mixer A V5, 2 editoras Panasonic FS200, etc). En determinado momento sentí que mi formación autodidacta necesitaba un encuadre académico. Entonces empecé a estudiar en la Universidad de Buenos Aires, la carrera Diseño de Imagen y Sonido. Quería ser montajista (editor de imagen). Los comentarios hablaban de que en la carrera había un excelente profesor de montaje, pero este se fue a cuba a filmar su película y los reemplazos que dejó eran un verdadero desastre. Yo

estaba de novio con una chica que cursaba, en el 3er año de la carrera, una materia llamada “Elaboración de Bandas Sonoras” con un profesor maravilloso, llamado Carmelo Saitta. Ahí descubrí que significaba la banda de sonido de una película y supe que quería dedicarme a hacer eso. Siempre me siguió gustando la edición de imagen pero unos años más tarde, tuve la suerte de ser convocado por Eduardo Vaisman (a quien había conocido como compañero en la cátedra “Elaboración de Bandas Sonoras”), para trabajar como editor de sonido, en un estudio de sonido llamado Audiocomplex. Allí aprendí a manejar ProTools en el año 1997, cuando existían muy pocos estudios equipados con esta herramienta. AS: Para usted, ¿Cuál es la relación entre la edición de imagen y el trabajo con el sonido en el cine? ¿Cómo las habilidades de su trabajo como editor de imagen complementa o la infuencia en su trabajo con el sonido y viceversa? Seba: El sonido de una película solo puede llegar a ser bueno si se pensó en una película con buen sonido. Es decir, si al escribir el guión no generamos espacio para el sonido, difícilmente pueda ser determinante para la historia. Las películas que más nos impactan desde lo sonoro, no lo hacen por que suene mejor, sino por que el sonido juega un papel narrativo muy preciso. En ese sentido, el diseño sonoro debe ser una tarea iniciada por el guionista, llevada adelante por el director y luego, apoyada y concretada por los editores de imagen y sonido. El montajista o editor de imagen será quien deje el espacio para que el sonido pueda ser actante y no un mero hecho técnico. Los buenos editores de imagen tienen que saber mucho de ritmo, de música, de relación entre el espacio off y el dentro de cuadro. En definitiva, tienen que saber de sonido. Así mismo un editor de sonido que no respete el ritmo impartido por el montaje, puede llegar a destruir la edición de una escena. Cuando la imagen llega al estudio de sonido, muchas cuestiones ya están resueltas. Sin embargo el editor de sonido debe velar para que el trabajo del editor junto al director, se potencien en vez de desdibujarlo.

AS: ¿Cuáles son las principales difcultades de trabajar con el sonido en el cine en la Argentina? Seba: Supongo que como en la mayoría de los países de Latinoamérica, el peor enemigo es el presupuesto. No todos los productores son conscientes de que es realmente lo que se debe gastar en sonido y terminan resignando ciertas tareas a la plata con la que cuentan.

En segundo lugar el desconocimiento por parte de algunos directores y productores sobre lo que realmente significa el sonido de una película. Hasta hace unos años se pensaba en el sonido como una cuestión técnica, para algunos “un mal necesario” Pero cuando un director comprueba la importancia del sonido en su historia (desde un lugar técnico, pero sobre todo narrativo) se hace más fácil proponer cosas por que el trabajo empieza a ser en conjunto. AS: El número de nuevos cursos y escuelas de cine están creciendo en todo el mundo. Usted, como docente, ¿ha notado la evolución en el estudio del sonido en las escuelas de cine y universidades en la Argentina? Seba: En Argentina hay una camada de docentes jóvenes, muchos de ellos provenientes de la industria y de las universidades, que tenemos en mente educar a los realizadores sobre que significa el sonido de un film. Algunos con métodos más vinculados a lo teórico, otros más cercanos a la realización constante, pero con las mismas ganas de que los alumnos piensen en el sonido como una herramienta potente dentro del audiovisual. Eso revierte la situación existente hace 20 años, en la cual los docentes no develaban sus ‘secretos’ como si eso les fuese a asegurar su puesto de trabajo. Los docentes de hoy entendemos que formando mejores profesionales, algo bueno nos volverá a la hora de trabajar junto a ellos. AS: Háblenos de Sonidoanda.com.ar. ¿Qué es? ¿Cómo, cuándo y por qué surgió? Presentarle a los brasileños. Seba: En el año 2002, me nombraron titular de la cátedra Sonido I, dentro de la carrera Diseño de Imagen y Sonido, en la UBA. Ni bien comencé me propuse abrir un canal de comunicación con los alumnos y que pudiese llevar información a los exalumnos. Empecé con un sitio gratuito llamado sonidouno em freeservers y un año más tarde decidimos pagar nuestro propio espacio. Se nos ocurrió ponerle Sonidoanda, por que en Argentina cuando se está por filmar una toma el director dice “Silencio va toma…” Luego pregunta “Sonido…?” y el sonidista empieza a grabar, entonces responde “Anda”. Luego el Asistente canta la toma y el director dice “Camara…?” entonces el camarógrafo empieza a grabar y responde “Anda”. El asistente marca con la claqueta (pizarra) y el director grita “Acción…!”. Nos parecía que es una palabra característica del rodaje que habla de la comunicación con el director y la predisposición del sonidista. Hoy en día es la página de la cátedra de la UBA y de otras universidades en donde doy clases, pero además hay material extra que nos parece interesante compartir. Siempre tuvimos la idea de expandirlo más allá de las clases, pero no siempre nos da el tiempo para dedicarle la atención que necesita. Actualmente se puede ver un video que conmemora los 10 años de la cátedra y hace un paseo por las diferentes páginas que tuvimos.