You are on page 1of 16

Año I - nº 3

Streptococcus suis, Haemophilus parasuis y Actinobacillus suis

ASPECTOS CLAVES DE LAS INFECCIONES POR LOS " SUIS "; SU CONTROL Y TRATAMIENTO

�������������������������� �����������������������

���������
������������������������������

�������� ���� ������ ����������� ����������� ����� ������� ���� ��� ���������� ����������������� ������������ ��������� ������ ����� ��������� ������ ���������� ����� ����� ����� ������ ������� ������������ ������������ ��� ��� ������������������ ������� ������ ������ ��� ������� ������ ������� ������������ ��� ���������� ������ ����������� ���������� ������������ ��� ����������� �������� ���� ���� ���������� ������ ������ ����������� ���������������� � �� ���������� ���� ���� ������������� �������������� ����� ��� ������������ ��� ������������� ������������ ��������������� ���������� ����� ��������������� ������������������ ������������ ����������� ������������ ��������� �� �������������� ������ ������������ ��� ������������ ������������� �� �������������� ���������� ���� ������������ ����� �������������� ������ �������������������� ��� ������������ ��� ����� ��� ������������������ �� ���������� �� �� ������ ������������� � ����������������� ���������� �� ����� ��� ���������������� ���� ��������������� �� ��� ���������� ���� ��� ����� ������������� �� �� ��� ��� �������� ���� ����� ��� ��� ��� ������ ������������� ��� ������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������ ���������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������� ������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������� �������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������� �� ��������� �������� ������ ��� ����� �������� ��� ��� ����������� ��� ����������� ��� ��� ���������� �� ���� ��� ����� ���������������� � ������� ��� �������� ������ �� ���������� ��� ������ ����� ��� �������������� ��� ���������� �� ������������ ��������� �� ���� ��� � ���� ������� ������������� �������������� ����� ��� ���� ���

Presentación "Suis"

"Suis" un trío que hay que evitar
En la actualidad existen distintas enfermedades emergentes en las granjas de porcino con gran repercusión económica. Aunque parezca curioso afectan especialmente a explotaciones intensivas con un alto estatus sanitario, presumiblemente porque estos animales no han tenido oportunidad de desarrollar cierto grado de inmunidad. Entre los gérmenes implicados en estos procesos repasamos en este número tres patógenos que se aíslan habitualmente de las vías respiratorias altas de los cerdos como son Streptococcus suis, Haemophilus parasuis y Actinobacillus suis y cuya sintomatología clínica es similar en muchas ocasiones. Aunque tradicionalmente son enfermedades esporádicas características de animales jóvenes, en determinadas circunstancias pueden afectar a cerdos de cualquier edad y en cualquier fase de producción. Además su implicación en diferentes procesos respiratorios ha aumentado en los últimos años. En este trabajo se abordan los aspectos claves de las infecciones por los "Suis"; y las distintas actuaciones para su control y tratamiento.

3

Axón Comunicación
axoncomunicacion@axoncomunicacion.net

Edita:

Patrocina:

AXÓN

Comunicación

Septiembre 2005 - nº 3

Prevención de "Suis" enfermedades

Aspectos claves de las infecciones por los "Suis"; su control y tratamiento
Tratamos en este número tres enfermedades bacterianas que, en la actualidad,están que enmarcadas dentro de los principales procesos porcino patológicos que afectan al sector porcino, por su gran repercusión económica. Estas patologías están asociadas principalmente a explotaciones intensivas de porcino con un alto estatus sanitario. Los gérmenes implicados en estos procesos son Streptococcus suis, Haemophilus parasuis y Actinobacillus suis. Todos ellos se aíslan habitualmente de las vías respiratorias altas de los cerdos, pero únicamente Streptococcus suis es patógeno para el hombre, constituyendo una importante zoonosis relacionada generalmente con profesionales vinculados al sector (ganaderos, veterinarios, matarifes, etc). Las formas clínicas que las caracterizan son muertes súbitas en lechones lactantes, septicemias, meningitis, artritis y problemas respiratorios.
Septiembre 2005 - nº 3

4

Gestión de "Suis" medicamentos

STREPTOCOCCUS SUIS
Streptococcus suis es reconocido a través de todo el mundo como una de las principales causas de pérdidas significativas en la industria porcina. Coloniza de un modo natural las fosas nasales y otras mucosas y produce meningitis, neumonías o problemas articulares, fundamentalmente en individuos jóvenes en los que la protección conferida por la inmunidad maternal prácticamente ha desaparecido y todavía no han desarrollado una respuesta inmune.

5

Muchos cerdos son portadores asintomáticos y albergan S.suis en las amígdalas y cavidad nasal, aunque también ha podido aislarse de pulmones, vagina y prepucio. La transmisión de la infección normalmente ocurre por el movimiento de cerdos portadores asintomáticos. Las cerdas portadoras pueden infectar las parideras por vía respiratoria, oral y durante el parto, provocando la muerte de los recién nacidos o transmitiendo la enfermedad a las crías, que a su vez la trasmiten a otros lechones susceptibles tras el destete.

Streptococcus suis, Haemophilus parasuis y Actinobacillus suis se aíslan habitualmente de las vías respiratorias altas de los cerdos.
Septiembre 2005 - nº 3

Gestión de "Suis" medicamentos

Las cerdas portadoras de Streptococcus suis pueden infectar las parideras por vía respiratoria, oral y durante el parto.
Los lechones enferman desde el final de la primera semana de vida hasta después del destete. La enfermedad en lechones lactantes puede ser sobreaguda ocasionando muertes súbitas por la septicemia, sin que se manifiesten síntomas que llamen la atención, o evolucionar en forma aguda. Los síntomas más frecuentes son fiebre (40ºC a 42ºC), anorexia progresiva, depresión, enrojecimiento de la piel, pelo áspero y artritis. Las articulaciones presentan dolor, inflamación y temperatura elevada, los lechones cojean y al moverse exteriorizan dolores, en la fase final de la enfermedad ya no se incorporan y aparecen echados de lado. Los signos nerviosos relacionados con la meningitis afloran generalmente en lechones jóvenes; exhiben trastornos de equilibrio, temblores, incoordinación, convulsiones, etc. En los cerdos de engorde los estreptococos que se desplazan por el

6

Streptococcus suis constituye una importante zoonosis relacionada generalmente con profesionales vinculados al sector. Una vez que la bacteria entra en la circulación la meningitis es la manifestación clínica más común, seguida por septicemia y endocarditis. La enfermedad por Streptococcus suis en el hombre cursa con fiebre, mareos, dolor y rigidez de la nuca y pérdida de la conciencia; también se han descrito inflamación de las articulaciones y alteraciones gastrointestinales. Las secuelas más frecuentes son la disminución de la capacidad auditiva (hipoacusia) y deterioro en la coordinación en los movimientos musculares (ataxia). La transmisión al hombre se produce por contacto directo con los animales o sus canales a través de pequeñas heridas y abrasiones de las mucosas y la piel de manos y brazos, sin descartar el contagio mediante aerosoles a partir de material contaminado o de secreciones bronquiales de los animales enfermos. El uso de guantes y mascarillas, además de la protección de heridas con apósitos y lavado de manos frecuente, es un buen método de prevención.
Septiembre 2005 - nº 3

Gestión de "Suis" medicamentos flujo sanguíneo se fijan en las válvulas del corazón, inflamándolas. Este patógeno aparece asociado con problemas respiratorios que cursan con tos, estornudos e intensa dificultad respiratoria y con problemas reproductivos como repeticiones de celo, descargas vaginales mucopurulentas, abortos, etc.

7

La extensión de la enfermedad se ve propiciada por distintos factores de estrés que incluyen ventilación e higiene escasas, hacinamiento, cambios bruscos de temperatura, excesiva humedad relativa, mezcla de animales de distinta edad, etc. Esta bacteria puede sobrevivir largas temporadas en el ambiente y además un amplio número de mamíferos y aves pueden transmitirla, ambas circunstancias habrá que tenerlas en cuenta para el control de la enfermedad. Se ha detectado un incremento notable de la incidencia de las infecciones por S.suis como patógeno secundario en el Síndrome reproductor y respiratorio porcino, en el Síndrome del desmedro postdestete y en otros procesos respiratorios.

La enfermedad producida por Haemophilus parasuis es una afección asociada a situaciones de estrés, característica de animales jóvenes de entre dos semanas y cuatro meses de edad.
Septiembre 2005 - nº 3

"Suis" "Suis"

HAEMOPHILUS PARASUIS O ENFERMEDAD DE GLÄSSER
El cerdo es el único hospedador de esta bacteria, que presenta como hábitat habitual las fosas nasales y la tráquea, pero no las amígdalas. Cualquier tipo de daño a nivel de la mucosa nasal facilita extraordinariamente la infección por H. parasuis, que se trasmite por contacto directo o a través de la vía aerógena. La enfermedad de Glässer ha sido considerada, tradicionalmente, una enfermedad esporádica asociada a situaciones de estrés (destete, transporte, cambio de pienso, etc.), característica de animales jóvenes, de entre dos semanas y cuatro meses de edad, con especial incidencia alrededor de los dos meses de vida. En explotaciones con buenos status sanitarios puede ser causa de un proceso generalizado, con una elevada proporción de animales enfermos y numerosas bajas, capaz de afectar a cerdos de cualquier edad y en cualquier fase de producción. Durante los últimos años aparece como una de las bacterias secundarias más importantes asociadas a circulaciones del virus del Síndrome Reproductor y Respiratorio Porcino (PRRSV). El inicio de la enfermedad es súbito y ataca a varios lechones del grupo afectado, de dos a siete días después del estrés desencadenante. El cuadro clínico depende de la localización de las lesiones inflamatorias; artritis, septicemia, meningitis o enfermedad respiratoria. Habitualmente los lechones tienen fiebre, que llega hasta los 41ºC y dejan de comer. Las articulaciones

8

Los programas de prevención y control pueden estar basados en el uso de vacunas y antibióticos, no obstante es importante practicar normas de manejo orientadas a reducir o eliminar los agentes patógenos, controlar el flujo de animales y evitar la mezcla de animales en todas las fases de producción.
Septiembre 2005 - nº 3

"Suis" "Suis"

están inflamadas y dolorosas a la palpación y aparecen cojeras. Pueden apreciarse, igualmente, tos, dificultad respiratoria, pérdida de peso, manifestaciones nerviosas (espasmos musculares, temblores, e incoordinación) y cianosis (el abdomen y las extremidades están azuladas). Por último, puede sobrevenir la muerte del animal entre dos y cinco días tras el comienzo de la enfermedad. Las posibles secuelas de los procesos agudos son; aborto, cojeras crónicas y una menor tasa de engorde.

9

ACTINOBACILLUS SUIS
Actinobacillus suis se elimina principalmente por vía respiratoria, también por descargas vaginales y por lesiones cutáneas infectadas (abscesos). La infección se produce por inhalación de aerosoles, contacto con zonas de la piel con abrasiones o heridas y durante la gestación. Actinobacillus suis provoca septicemias y muertes súbitas en lechones lactantes y recién destetados, endocarditis y neumonía en animales de engorde y se le relaciona con necrosis en punta de orejas y cola secundarias a alteraciones cardiacas. Otras manifestaciones clínicas son la formación de abscesos subcutáneos e internos en animales adultos, artritis, meningitis y lesiones eritematosas en la piel, redondas y romboides, que recuerdan al mal rojo. El brote comienza muchas veces con la muerte súbita de lechones lactantes en una o varias camadas. Los signos clínicos incluyen fiebre (hasta 40ºC), problemas respiratorios, postración y temblores o pataleo de los miembros delanteros.
Septiembre 2005 - nº 3

Gestión de "Suis" medicamentos

10

DIAGNÓSTICO DE LOS “SUIS”
Aunque la historia clínica, la edad de los animales y los antecedentes pueden servir para orientarnos en el diagnóstico de estas enfermedades, la confirmación se realiza por medio del aislamiento de las bacterias en el laboratorio. En general es importante utilizar animales que lleven muertos pocas horas o preferiblemente vivos y sobre todo que no hayan sido tratados con antibióticos. Los mejores resultados se obtienen por cultivo bacteriano en muestras de pulmón, lavado traqueobronquial, hisopo nasal, encéfalo o hisopo tomado a través del canal medular y líquido articular. Los hisopos o escobillones son muy útiles en el diagnóstico, permiten la toma de muestras, su envío y la utilización directa para la siembra en los medios de cultivo. El tiempo transcurrido entre la toma de muestras y las inoculaciones en medios de cultivo, para el aislamiento, posee gran importancia. Si se prevé más allá de 24 horas de demora, es muy conveniente la utilización de hisopos con medio de transporte.
Septiembre 2005 - nº 3

Gestión de "Suis" medicamentos Solo el aislamiento proporciona seguridad en el diagnóstico, a lo que se suma el hecho de que un mismo animal puede estar infectado, simultáneamente, por varios serotipos diferentes, por lo que la recuperación a partir de distintos órganos adquiere una importancia particular. Debemos tener en cuenta que la presencia de portadores sanos complica el diagnóstico de la infección en granjas sin signos clínicos, porque el aislamiento de estas bacterias no es indicativo de la existencia de problemas.

11

TRATAMIENTO CONTROL Y PREVENCIÓN DE LOS “SUIS”
Cuando surge un brote de cualquiera de estas enfermedades se trata sobre todo de paliar los signos clínicos y disminuir la mortalidad. Debemos observar minuciosamente a los lechones por lo menos cuatro veces al día para descubrir los posibles animales enfermos. Una vez detectados debemos aislarlos y aplicar un tratamiento con antiinflamatorios y antibióticos inyectables; especialmente indicados son los β-lactámicos y sus derivados como las cefalosporinas (Ceftiofur) o penicilinas (ampicilina y amoxicilina). Para el tratamiento del grupo se puede administrar el antibiótico en el agua o el pienso. La aplicación de inyecciones preventivas de antibióticos de acción retardada, suministradas a las cerdas una semana antes de parir y a los lechones durante las dos primeras semanas de vida, han resultado útiles en explotaciones con muertes neonatales o meningitis al destete. En todos los casos de medicación con antibióticos hay que prestar especial atención al período de retirada de los mismos para evitar residuos en carne.
Septiembre 2005 - nº 3

Prevención de "Suis" enfermedades Como en cualquier enfermedad multifactorial es conveniente el establecimiento de medidas de vigilancia sobre distintos factores que pueden intervenir en la presentación y difusión de la enfermedad. Debemos mantener una higiene rigurosa (limpieza y desinfección de las salas de parto, recría y cebo antes de la siguiente repoblación), controlar que cada lechón reciba la máxima cantidad de calostro al nacer (los anticuerpos maternos son posiblemente el principal mecanismo de inmunidad protectora), evitar ambientes con bajas temperaturas y humedad, procurar una baja densidad de animales, impedir la mezcla de animales, etc. La introducción de nuevos lotes con diferentes estados de salud debe ir acompañada de periodos de aislamiento y aclimatación suficientemente largos para que se desarrolle inmunidad protectora, por vacunación o por exposición natural al agente. Los programas de control frente a roedores, aves y moscas pueden ayudar a evitar la exposición y difusión del Streptococcus suis. La vacunación es posible utilizando vacunas comerciales o autovacunas. Es importante recordar que las vacunas comerciales contra S.suis y H.parasuis protegen únicamente frente a determinados serotipos (numerosos microorganismos se clasifican en distintas variedades en función de sus antígenos; éstos son las partes de virus o bacterias que se usan en vacunas ya que pueden estimular que el organismo luche contra una enfermedad). Las autovacunas están elaboradas con las bacterias aisladas en cada explotación, por eso, en todos los casos, hay que hacer un diagnóstico previo. La vacunación de las madres no protege a los lechones de modo completo, pero si parece disminuir la mortalidad en las camadas. En la práctica es más frecuente la vacunación de los lechones a partir de las tres semanas de vida, revacunándolos dos semanas después. En el caso de H. parasuis, se ha reportado que tanto las vacunas comerciales como las autógenas pueden fallar en el control de enfermedad debido a la elección de la cepa errónea para la elaboración de la vacuna, a elegir un mal momento de vacunación o a la interferencia de la vacunación con los anticuerpos maternales. Frente a A.suis no existen a día de hoy vacunas comerciales.
12

Septiembre 2005 - nº 3

Consejos Pfizer

PROBLEMAS POR LOS “SUIS” EN PORCINO
Sin duda uno de los problemas que más preocupan a la producción porcina actual son los asociados a los microorganismos denominados como "suis" que involucran a las bacterias Streptoccoccus suis, Haemophillus parasuis y Actinobacillus suis. Los tres microorganismos pueden producir cuadros clínicos similares y en muchos casos se debe recurrir al diagnóstico laboratorial para identificar el/los agente/s presentes en las granjas. El cuadro clínico asociado a Streptoccoccus suis y H. parasuis se caracteriza por fiebre, síntomas nerviosos (incoordinación de movimientos, convulsiones), inflamación de articulaciones con cojera y neumonía. Las coinfecciones por ambos agentes son, por otra parte, posibles. Otras características comunes a los tres son el ser parte de la flora normal del tracto respiratorio superior del cerdo, y que pueden colonizar a los animales de forma temprana ya en la maternidad. Factores predisponentes son la presencia de estrés, la mezcla de animales de diferentes orígenes, un mal manejo (fluctuaciones de temperatura, masificación, mala ventilación, etc) y la presencia de infecciones concomitantes: La situación se complica cuando estas bacterias conviven con agentes víricos en la misma explotación. Especialmente dramáticas son las circulaciones del virus PRRS en las transiciones coincidentes con infecciones por Streptoccoccus suis y/o H.parasuis. Los animales se ven así desbordados por la circulación de un virus que produce un enorme desequilibrio del sistema inmune y que les impide, por ello, defenderse de la agresión microbiana. Con respecto al tratamiento de las infecciones por los "suis",
Septiembre 2005 - nº 3

13

Consejos Pfizer tradicionalmente se han realizado tratamientos inyectables, y prevenciones vía agua o pienso principalmente con antibióticos β-lactámicos. Los tratamientos inyectables son frecuentes y los únicos efectivos en animales con signos clínicos ya que, debido a su enfermedad, se niegan a comer o beber. Sin embargo, pueden resultar tediosos para los trabajadores de las explotaciones porque requieren realizar inyecciones múltiples. Los tratamientos en agua o pienso, que en muchos casos se administran por sistema en granjas con problemas, tampoco garantizan la no aparición de signos clínicos. Afortunadamente, los productores porcinos cuentan hoy en día con un nuevo antibiótico indicado para el tratamiento de las infecciones por S. suis y H. parasuis en predestete y transición; NAXCEL®. NAXCEL® es el nuevo antibiótico de Pfizer Salud Animal que está indicado para el tratamiento de la Enfermedad Respiratoria Porcina (ERP) asociada con Actinobacillus pleuropneumoniae, Haemophilus parasuis, y Streptococcus suis, así como para el tratamiento de las septicemia, poliartritis y poliserositis causada por S. suis. NAXCEL® combina la supremacía de un antibiótico de reconocido prestigio en nuestro país, el ceftiofur, con la aportación de una extraordinaria duración de actividad de modo que con una única dosis se obtienen hasta 7 días de eficacia clínica probada. Se consigue, con ello, facilitar el manejo de los animales, con la consiguiente disminución del estrés asociado y asegurándose el correcto y completo tratamiento de los mismos. La dosificación del producto es de 1 ml/20 Kg de P.V, centrándose su administración en los periodos de predestete, transición e inicio de cebo, debido a su periodo de retirada de 71 días. NAXCEL® se convertirá en el tratamiento de primera línea de los procesos asociados a los "suis" posibilitando el tratamiento completo de los animales enfermos, evitando las recidivas por realizar tratamientos cortos, y asegurando el uso juicioso de antibióticos.

14

Patrocinado por:
Septiembre 2005 - nº 3