Ciudadanos: Corte Marcial en Funciones de Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal Militar del Área Metropolitana de Caracas

. Su Despacho.Quienes suscriben, Gonzalo Himiob Santomé y Milena Liani Rigall, venezolanos, mayores de edad, legalmente hábiles, titulares de la Cédula de Identidad números: V-9.879.727 y V15.761-743, Abogados en ejercicio, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los números: 48.459 y 98.469, residenciados a los efectos de ley en la Av. Las Acacias; Torre La Previsora; Piso 14, oficina Sur-Este, Plaza Venezuela, de esta ciudad de Caracas; actuando en nuestro carácter de abogados defensores del ciudadano FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, quien es venezolano, mayor de edad, legalmente hábil, de este domicilio, militar con el grado de General de Brigada del Ejército Venezolano, y titular de la Cédula de Identidad V-4.439.409, condenado en la presente causa por la supuesta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional previsto y sancionado en el Artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar; de conformidad con lo pautado en los artículos 26, 44, 49, ordinal 1°, y 257 de la Constitución y los artículos 1°, 8°, 10, 12, 19, 124, 125; 451. 452, ordinales 1º, 2º y 4º, y 453 del Código Orgánico Procesal Penal; aplicables en este caso por mandato expreso de los Artículos 20 y 592 del Código Orgánico de Justicia Militar, estando, de conformidad con lo pautado en el Art. 453 del Código Orgánico Procesal Penal en tiempo hábil (dentro de los diez días de audiencia siguientes a la publicación de la sentencia) procedemos en este acto a presentar formal RECURSO DE APELACIÓN contra la SENTENCIA CONDENATORIA dictada por el Tribunal Militar Primero de Juicio del Área Metropolitana de Caracas en fecha 11 de Octubre de 2004, publicada íntegramente en fecha Ocho (08) de Noviembre del año en curso, en los términos siguientes: CAPÍTULO I Hechos que motivan la presente apelación En fecha cinco (05) de Octubre de 2004 tuvo inicio el Juicio Oral y Público al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ por la presunta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional, previsto y sancionado en el Artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar, culminado el mismo en fecha once (11) de Octubre del presente año mediante sentencia condenatoria, reservándose el Tribunal Militar Primero de Juicio un lapso de diez (10) días de audiencia para consignar el fundamento de la misma. En fecha ocho (08) de Noviembre de 2004 el Tribunal Militar Primero de Juicio de este circuito judicial penal, publicó el texto íntegro de la sentencia, y con ello, los fundamentos de la condenatoria al acusado.

1

Contra esa sentencia condenatoria, procedemos en este acto a ejercer RECURSO DE APELACIÓN con fundamento en los motivos de impugnación de sentencias contenidos en los ordinales 1, 2º y 4º del Artículo 452 del COPP, concretamente por los siguientes supuestos: violación de las normas relativas a la publicidad (ordinal 1º, artículo 452, COPP), falta manifiesta en la motivación de la sentencia (ordinal 2º, artículo 452, COPP), contradicción manifiesta en la motivación de la sentencia (ordinal 2º, artículo 452, COPP), ilogicidad manifiesta en la motivación de la sentencia (ordinal 2º, artículo 452, COPP); porque la sentencia se funda en prueba obtenida ilegalmente (ordinal 2º, artículo 452, COPP); y por violación de la ley por inobservancia y errónea aplicación de una norma jurídica (ordinal 4º, artículo 452, COPP). Sobre cada uno de los motivos citados ut supra, pasaremos seguidamente y de manera separada, a fundamentar el presente recurso de apelación y proponiendo la solución que se pretende, ello en cumplimiento de lo dispuesto en el Artículo 453, primer párrafo, del COPP. CAPÍTULO II Violación de las normas relativas a la Publicidad (Ordinal 1º, artículo 452, COPP) En fecha 05 de Octubre de 2004, cuanto tuvo lugar la apertura del Juicio Oral en el presente caso, el Tribunal Militar Primero de Juicio de este Circuito Judicial Penal, anunció que el debate se celebraría a puerta cerrada, esto es, de manera no pública, lo que en efecto ocurrió, invocando el Tribunal a tal efecto la norma contenida en el artículo 333, en sus ordinales 1º y 2º del COPP. Dicho artículo 333 del COPP, en sus ordinales 1º y 2º, normativa en la que se funda el Juez de Instancia, dispone cuanto sigue: Artículo 333. Publicidad. El debate será público, pero el tribunal podrá resolver que se efectúe, total o parcialmente a puertas cerradas, cuando: 1. Afecte el pudor o la vida privada de alguna de las partes o de alguna persona citada para participar en él; 2. Perturbe gravemente la seguridad del Estado o las buenas costumbres; Omissis… (Énfasis añadido) Las causales invocadas por el Juzgador de Instancia (transcritas ut-supra y referidas a la afectación al pudor, vida privada y seguridad del Estado) NO se encontraban dadas en la presente causa, la cual versa sobre la determinación de la comisión por parte del General de

2

Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, del delito de Injuria, previsto y sancionado en el Artículo 505 del COJM, contra la Fuerza Armada Nacional o alguna de sus unidades. Por lo tanto, no queda más que aseverar con absoluto apego a la verdad, que no hay (y nunca ha habido) justificación alguna para privar al acusado de una de las garantías procesales penales más importantes incorporadas al proceso penal venezolano con el advenimiento del sistema acusatorio en nuestro país: la publicidad de los juicios penales. Y ello quedará plenamente demostrado en el presente capítulo, en el cual se analizará el objeto del proceso, a los fines de evidenciar la inocuidad de su debate público para producir afecciones a los intereses taxativamente tutelados por el Código Orgánico Procesal Penal (Artículo 333), haciéndose especial mención a las causas alegadas por el Tribunal A quo al momento de emitir la inconstitucional e ilegal decisión de efectuar el debate oral a puertas cerradas. Así mismo, se hará referencia a la seria de normas de nuestro ordenamiento jurídico que ordenan la publicidad del Juicio Penal, y que, por cuya inobservancia, se han visto vulneradas en la presente causa. Por lo anterior, apelamos formalmente de la sentencia condenatoria dictada en la presente causa, en base al ordinal 1º del Artículo 452 del COPP, por violación del régimen de publicidad, en virtud de la celebración del juicio a puertas cerradas fuera de los casos autorizados por la ley procesal penal aplicable. 2.1.-Inexistencia de los supuestos legales en la presente causa para la procedencia de la derogatoria del Principio de Publicidad. El Tribunal Militar Primero de Juicio derogó el Principio de Publicidad, en el Juicio celebrado en la causa que por el delito de injuria se le sigue al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. El Tribunal de Instancia en la sentencia impugnada, en el aparte denominado “TERCERO: PUNTO PREVIO 3”, señala como fundamento de la derogatoria del Principio de Publicidad en el presente caso, lo siguiente: “… actualmente cursa por ante los órganos de la jurisdicción ordinaria, investigación penal en relación a los hechos ocurridos en Fuerte Mara, sin que hasta la presente fecha exista un acto conclusivo al respecto, donde los testigos, expertos, informes y otras pruebas, indicarían mención sobre el caso antes citado, lo cual puede afectar la vida privada o el pudor de alguna de las personas a participar, e inclusive, a personas no involucradas en el presente caso, e igualmente se tratarían de ciertos

3

aspectos referentes a la Fuerza Armada Nacional, siendo éste uno de los órganos de seguridad del Estado, tal y como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su Título VII Seguridad de la Nación Capítulo III Fuerza armada Nacional, así también se afectaría la revelación indebida de asuntos oficiales y particulares con referencia al caso “Fuerte Mara”, donde no existe un acto conclusivo del Ministerio Público ni de los órganos jurisdiccionales.” Vista la írrita fundamentación consignada por el Juzgador de la Causa, procedemos a desvirtuar cada uno de los motivos de hecho y de derecho que, a juicio del Tribunal de Primera Instancia, le facultaban para inaplicar en el presente caso uno de los principios fundamentales del sistema acusatorio penal. La tramitación de un juicio contra nuestro representado por el delito de Injuria u Ofensa a la FAN, de la manera en que fuera planteado por la Representación Fiscal Militar en la oportunidad legal correspondiente (en la interposición del escrito acusatorio), no afectaba ni afecta de ninguna manera el pudor o vida privada del imputado o de alguna de las personas que participaron en el debate (testigos y expertos) en los días 05, 06. 07, 08 y 11 de Octubre del presente año, ni de ninguna otra persona o a la propia Institución Armada; y ello se observa y se evidencia de la imposibilidad del Tribunal de Juicio de señalar a qué aspectos del pudor y de la vida privada, a su juicio, pudieran verse afectados, y las personas que eventualmente podían verse perjudicadas en dichos aspectos. Tampoco los hechos objeto del debate perturban o perturbaban gravemente la seguridad del Estado, en virtud de que no se trataba de un delito Contra la Seguridad e Independencia de la Nación, sino un delito que supuestamente atentó contra la reputación y el honor de una Institución del Estado; y los hechos objeto de juicio en nada guardan relación asuntos de seguridad del Estado. En efecto, el Fiscal Militar, tal como se observa de la acusación interpuesta contra nuestro defendido, imputó a nuestro mandante la autoría en la promoción y difusión de la denominada “Tesis del Lanzallamas” en el caso de “Fuerte Mara”, en virtud de que le atribuye a nuestro defendido haber afirmado que el incendio que tuvo lugar en dicho Fuerte se produjo por el uso de un mecanismo denominado lanzallamas. Esta imputación se evidencia claramente del siguiente extracto del escrito acusatorio: “En fecha 15 de Abril de 2004, siendo aproximadamente las 05:50 el ciudadano GENERAL DE BRIGADA (EJ) FRANCISCO VICENTE USON RAMÍREZ, asistió como invitado especial, junto con la licenciada PATRICIA POLEO, al programa televisivo titulado “La Entrevista”, el cual es transmitido por el Canal 10 (Televen) y moderado por la periodista MARTA COLOMINA”.

4

También destaca el escrito acusatorio, en relación a las supuestas afirmaciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, lo siguiente: “…manifestando en esa oportunidad la ciudadana PATRICIA POLEO, que los soldados habían sido quemados por un lanzallamas, a lo que respondió afirmativamente el GENERAL DEL EJERCITO EN SITUACIÓN DE RETIRO FRANCISCO VICENTE USON RAMÍREZ, igualmente indicó que el lanzallamas se creó en la segunda guerra mundial y que era utilizado en la campaña del pacífico, también aseveró que este equipo utiliza una mezcla de gasolina con NAPALM para su funcionamiento y además que debió estar guardado en un depósito y para sacarlos se requiere de un procedimiento especial, aduciendo que hubo premeditación por el tipo de quemaduras frontales que presentaron los soldados…”. (Destacados nuestros). De los medios probatorios promovidos por el Ministerio Público Militar también se observa claramente que el thema decidendum se circunscribe al supuesto hecho de haber afirmado el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ la Tesis del Lanzallamas ya que, tal como se observa del Capítulo V “MEDIOS DE PRUEBA” del escrito acusatorio fiscal, de las pruebas a que se contraen los puntos 1.g al 1.k, ambos inclusive, en el cual indica el Fiscal que el objeto fue demostrar “la mentira ya que no fueron quemados con un lanzallamas”, así mismo, de los testimonios de los expertos tuvieron por objeto tratar de demostrar que el incendio de “Fuerte Mara” no se utilizaron sustancias inflamables, y por ende no pudo utilizarse, para provocarlo, ningún lanzallamas, incluso trató de demostrar en juicio (lo cual no logró) que los lanzallamas adscritos al Batalló 105 de Ingenieros “Carlos Soublette” no estaban operativos. De lo anterior se colige que el thema decidendum de la presente causa se circunscribe a la determinación, en el marco de un análisis jurídico de la comprobación de los elementos del tipo imputado, de lo siguiente: i) si el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ afirmó en el programa televisivo titulado “La Entrevista” transmitido por Televen, que los soldados del 105 Batallón de Ingenieros “Carlos Soublette” acantonado en el Fuerte Mara del estado Zulia, habían sido quemados con un lanzallamas; ii) y si tal afirmación produjo, en definitiva y de manera indubitada, un daño al honor o reputación de la Fuerza Armada Nacional o alguno de sus componentes; y, por último iii) que tal situación (la del supuesto daño) haya sido prevista y deseada por nuestro defendido (animus injuriandi). Ninguno de los elementos anteriormente descritos, que han debido ser el marco dentro del cual debía de guiarse el Ministerio Público Militar para comprobar, como era su deseo, la comisión por parte del acusado del Delito de Injuria contra la Fuerza Armada Nacional, se

5

refieren a materia alguna que atente contra el pudor o la vida privada de persona alguna, así como tampoco trata de temas de seguridad del Estado. De manera alguna la ventilación pública del delito Injuria contra la Fuerza Armada Nacional, en los términos antes expuestos, circunscritos a los hechos señalados por el propio Representante Fiscal, tiene la entidad para afectar i) el pudor ; ii) la vida privada de alguna
1

persona (en especial de los participantes en el Juicio Oral), iii) las buenas costumbres o iv) la seguridad del Estado. Ello lo afirmamos en base a las siguientes consideraciones: 2.2.-La no afectación al pudor o vida privada de las personas. Inexistencia de la causal contenida en el ordinal 1º del Artículo 333 del COPP. El delito de Injuria no trata de un hecho punible contra las buenas costumbres, la familia o vida privada de las personas, ni muchos menos Contra la Seguridad del Estado, sino que por el contrario, trata de un delito contra la reputación (honor objetivo) de la Institución Castrense, dado que el interés jurídicamente tutelado por la norma contenida en el Artículo 505 del COJM, no es otro que el de la reputación de la FAN y o la de alguna de sus unidades; y así lo corrobora no sólo por el propio texto de la disposición legal contentiva del tipo delictivo imputado (Artículo 505 del COJM), sino también su ubicación (en virtud de la sistematización de las normas penales) dentro del COJM, ya que dicho delito se encuentra previsto en la Sección IV denominada “De los Ultrajes al Centinela, a la Bandera y Fuerzas Armadas”, referido claramente a la protección del honor y reputación (honor objetivo) como bien jurídicamente tutelado. De tal manera que, siendo que el interés jurídicamente tutelado por el Artículo 505 del COJM es el honor y reputación de la FAN, no entiende esta representación cómo pudo afirmar el Juzgador de Primera Instancia que con el debate público sobre dicho delito de Ultraje a la FAN podía afectarse el pudor o la vida privada de persona alguna. Por la naturaleza misma del delito imputado, ello era absolutamente imposible que ocurriera. Por otra parte, la denominada “Tesis del Lanzallamas”, cuya autoría y difusión fue atribuida indebidamente a nuestro defendido, no es más que una de las tantas versiones (hechas públicas) de lo sucedido en el “Fuerte Mara”, las cuales, esto es, tanto las versiones como el mismo incendio acaecido en dicho Fuerte, fueron tratados y reseñados por los diversos medios de comunicación social del país. E incluso, la publicidad de los mismos arrastró al
1

modestia, recato, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española, Vigésima Segunda Edición, 2001.

6

“…los testigos. cuya descripción típica no exige que lo supuestamente afirmado fuese falso o verdadero. que los hechos objeto de la imputación trataban de hechos públicos comunicacionales. dejar establecido lo que ocurrió en “Fuerte Mara”. según el A quo. el cual no es el Tribunal de la recurrida. En primer lugar esta representación rechaza categóricamente el que en el marco de la presente causa se pudiera ventilar judicialmente el incendio ocurrido recientemente en “Fuerte Mara”. y la periodista Patricia Poleo. Igualmente señaló el Tribunal de Primera Instancia que “… actualmente cursa por ante los órganos de la jurisdicción ordinaria. esta circunstancia podría “…afectar la vida privada o el pudor de alguna de las personas a participar. porque la presente causa no trataba de la determinación de cómo y por qué sucedió dicho incendio. en el supuesto negado de que esa Corte Marcial sí considere pertinente para la presente causa. e inclusive. era y es absolutamente ilegal. entre otras personas que han comentado los diversos escenarios e hipótesis sobre el hecho. y en consecuencia es manifiestamente impertinente tratar de establecer en el presente caso la verdad jurídica de lo ocurrido en el incendio de “Fuerte Mara” porque. en la determinación del delito imputado. por cuanto el Juzgador de Instancia estaría aceptando y permitiendo la incorporación en el Juicio de hechos y pruebas manifiestamente impertinentes al thema decidendum de la presente causa. La presente causa trata de la determinación de la supuesta comisión del delito de Ultraje a la Fuerza Amada Nacional. en base al hecho de que se puede hacer referencia a los hechos de “Fuerte Mara”. lo correcto 7 . a personas no involucradas en el presente caso…”. Incluso. entonces. insistimos. expertos. indicarían mención sobre el caso antes citado…”. investigación penal en relación a los hechos ocurridos en Fuerte Mara. De tal manera que fundar la derogatoria del Principio de Publicidad en la presente causa.” la cual no ha culminado y siendo que en la presente causa. entre otras razones. cuando lo cierto es que público comunicacional únicamente puede ser considerado el incendio en el Batallón 105 de Ingenieros “Carlos Soublette” y las versiones que sobre sus posibles causas fueron dadas por el Presidente de la República. ello no incide. de la determinación de la comisión o no de los delitos de homicidio y lesiones o de la identidad de los responsables de los mismos. informes y otras pruebas. al menos en estricto y correcto derecho.. ya que ello es objeto de una investigación distinta a esta causa que se encuentra bajo la instrucción del órgano competente..Ministerio Público Militar a señalar falsamente.

sin que haya mediado de su parte una completa y debida investigación. dicho sea de paso. proceder a juzgar al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. de impugnar tal decisión. en ejercicio del derecho a la defensa. se sirva declarar la Nulidad Absoluta de la sentencia condenatoria dictada 8 . SOLUCION QUE SE PRETENDE: En virtud de lo anteriormente expuesto. de ninguna forma podría sostenerse que dichos hechos tienen la aptitud suficiente para comprometer o afectar el pudor y la vida privada de alguna persona. en base a la verdad jurídica establecida por los organismos competentes. para luego. como se demostró en el debate.hubiese sido esperar las resultas de la investigación sobre el dicho incendio que aún está en curso. Pero ello no ocurrió así. En otras palabras. hechos distintos a los que exige el tipo. en virtud de que desconoce a qué se refiere el A quo cuando afirma la supuesta afectación de la vida privada y pudor de las personas. solicitamos a esa Corte Marcial. en base a lo cual trata de legitimar la celebración a puertas cerradas del Juicio celebrado a nuestro defendido. según los conocimientos científicos de uno de los Expertos. y aún en el caso de que esa Corte Marcial considerase que los hechos de “Fuerte Mara” fueron correctamente ventilados en el presente Juicio. aún está en curso y en el que cabe analizar cualquier hipótesis. Y así reconoce el Juzgador al abstenerse de motivar la declaratoria de celebración del juicio a puertas cerradas. debió ser ocasionado de forma intencional. evidencia claramente el abuso de poder en que incurre el Juzgador de Instancia al tratar de establecer en un Juicio abierto por el delito de Ultraje a la FAN. el Juzgador de Instancia se excedió en la determinación de los hechos. Esto lo observamos de los siguientes extractos (folios 36 y 39) de la sentencia condenatoria: “…queda demostrado que el incendió ocurrió en la Sala Disciplinaria del 105 Batallón de Ingenieros Carlos Soublette. a manera de influir indebidamente. no fue producido por napal (sic). con las manifestaciones sobre su parecer en relación a los hechos de “Fuerte Mara”. en un proceso diferente que. y desde la parte interna de la Sala…”. de tal manera que se encuentra imposibilidad esta representación. en evidente y grosero abuso de poder y actuando fuera del marco de su competencia. sino que el Tribunal de la Causa. “…demuestra que los lesionados por quemaduras. Lo anterior. dejó establecido en la recurrida lo que a su juicio ocurrió en “Fuerte Mara”. En último lugar. por lo que el acusado de autos afirmó que las lesiones fueron producto de un lanzallamas…”. concretamente los hechos de “Fuerte Mara”.

2. y motivada en fecha 08 de Noviembre del mismo año. como lo es la Fuerza Armada Nacional o alguna de sus unidades. como por ejemplo el delito de conspiración. El hecho de que sea un órgano de seguridad del Estado. Esta gravedad tampoco fue evidenciada ni fundamentada por el Juzgador de Instancia. En efecto. o por el contrario. Inexistencia en la presente causa de la causal contenida en el ordinal 2º del Artículo 333 del COPP.en fecha 11 de Octubre de 2004. Incluso. la supuesta afectación a la seguridad del Estado. para privar a nuestro mandante del derecho a que su juicio. lo que determina que la decisión 9 . circunstancias éstas totalmente distintas. mal pudo el Juzgador fundar en esa sola circunstancia su consideración de que en el presente caso se perturbaba gravemente la seguridad del Estado. en base al único hecho cierto de que en la presente causa se encuentra involucrado un órgano de seguridad del Estado como lo es la Fuerza Armada Nacional. que el hecho no se relacione con ningún órgano del Estado pero perturbe su seguridad. del mes de Octubre del año en curso. sin embargo. en virtud de haberse violado el Principio de Publicidad en la presente causa. demostrado como ha quedado que no necesariamente existe perturbación a la seguridad del Estado por el simple el hecho de que esté involucrado un órgano de seguridad. De allí que. ambos inclusive. puede darse el caso de que uno de los sujetos involucrados sea un órgano de seguridad del Estado y.-De la no perturbación grave en la seguridad del Estado. el supuesto sujeto pasivo del delito imputado a nuestro mandante. como por ejemplo los casos de corrupción de funcionarios policiales. El caso a que se refiere el ordinal 2º del Artículo 333 del COPP claramente se encuentra circunscrito a que se “…Perturbe gravemente la seguridad del Estado o las buenas costumbres…”. a casos verdaderamente excepcionales. no es razón para considerar que el caso perturba gravemente a la seguridad del Estado. Asimismo fundamentó erróneamente el Juzgador de Instancia. de la norma antes transcrita se observa que no basta cualquier perturbación. al haberse celebrado el presente juicio a puertas cerradas fuera de las causas taxativamente señaladas por la Ley. así como del Debate Oral celebrado entre los días 05 al 11. en todas sus partes. no se encuentre afectada bajo ningún aspecto la seguridad del Estado. lo que evidencia la intención del legislador de restringir la celebración de juicios a puertas cerradas. y NO a que el afectado por el delito sea un órgano de seguridad del Estado. se celebre públicamente. sino que ésta deba ser grave. entonces.3.

carece de la entidad necesaria para afectar. En tal sentido. específicamente. fueron emitidas en el programa televisivo “La Entrevista”. per se. consideramos oportuno señalar que el caso de “Fuerte Mara” no afectó la seguridad del Estado. Pese a que no versa la presente causa sobre los hechos de “Fuerte Mara”. transmitido por Televén. la de la publicidad de los juicios. perturbar o comprometer la seguridad de Estado alguno. Más allá. En el presente caso encontramos que no puede afirmarse perturbación alguna a la seguridad del Estado.uno y otro caso. muy diferente. por el hecho de que se ha pretendido vincular –indebida e ilegalmente. Una cosa es la divulgación de información sensible o confidencial y otra. si al momento de ser producidas no afectaron los intereses antes señalados. mucho menos una eventual “perturbación grave”. y valorada por el tribunal como personal y subjetiva. tal como la seguridad del Estado. el incendio de “Fuerte Mara” fue ventilado por la opinión pública. por cuanto se condenó al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ por la emisión de una opinión. por demás técnica. las declaraciones a que se circunscribe el presente del juicio. siendo que a decir del propio Ministerio Público Militar y del Tribunal de Juicio los hechos objeto del juicio afectaron la reputación de la FAN. su comprobación y calificación jurídica en un juicio mucho menos tenían la entidad de mermarlos. es la expresión de opiniones. sino que afectó la vida e integridad física de varias personas.de haber llevado a cabo el juicio a puertas cerradas casi en su totalidad es más que una cuestión de derecho cabalmente fundamentada una irracional vía de hecho que ha conculcado gravemente uno de los derechos esenciales de nuestro representado: el de ser juzgado en cumplimiento de las previsiones básicas que informan los debates en el modelo predominantemente acusatorio. sino sobre las declaraciones que señala el Ministerio Público como emanadas del acusado. ya que ésta sólo podría verse afectada por actos cometidos sobre los objetivos considerados por el Estado como fundamentales y de seguridad. Sobre esto cabe hacer las siguientes puntualizaciones: La emisión de opiniones. Incluso. e incluso fue objeto de disertaciones y opiniones a cargo del propio Presidente de la República (tal 10 . mal podría señalar la afección de otros intereses distintos. en relación a la tesis hecha pública por la periodista Patricia Poleo vinculada al caso de “Fuerte Mara”. lo cual es un hecho público comunicacional. de tal manera que. señalando a lo largo de su sentencia al honor como único interés supuestamente afectado por el acusado.

por demás. atribuida erróneamente y en contradicción con los elementos de convicción que obran a los autos. y comentada ampliamente en diversos medios por personalidades públicas (incluido el propio Diputado Juan Barreto). emitiendo públicamente su “versión de los hechos” (que. fuera publicada en la prensa nacional (concretamente en el diario “Nuevo País” en fecha 15 de abril de 2004) por la periodista Patricia Poleo. y sin embargo dos de las víctimas de los sucesos fallecieron por heridas graves). siendo que la denominada tesis del lanzallamas. estuvo equivocado en sus afirmaciones sobre la gravedad de los hechos. puede constituir un delito que atente contra la seguridad del Estado. el pudor o vida privada de alguna persona. De tal manera que ha quedado demostrada la inexistencia en la presente causa. a la larga. no podría la ventilación pública del mismo. Tenemos entonces 11 . sin que ello haya sido objeto de restricciones o de acciones por parte de las autoridades competentes por comprometer la seguridad del Estado. menos aún por el simple hecho de ser la Fuerza Armada Nacional el supuesto sujeto pasivo del tipo delictivo imputado. especialmente algunos de los soldados afectados por el incendio y el Vicealmirante RAMÓN MANIGLIA FERREIRA. los cuales además recogieron las diversas incidencias ocurridas en el caso.como lo manifestaron los testigos promovidos por el propio Ministerio Público Militar. de alguna afectación grave a la seguridad del Estado. considerar que el delito de marras (Injuria contra la FAN) configurado por la supuesta afirmación por parte del acusado de la “Tesis del Lanzallamas”. Además. volcó a la palestra pública (a través de su programa dominical “Aló Presidente”) sus hipótesis sobre el caso de “Fuerte Mara”. y en tal sentido. como lo reconoció expresamente) pero nada más allá de eso. sin restricciones de ningún tipo por parte de autoridad alguna. por la Representación Fiscal y por el propio Tribunal de Instancia (en varias oportunidades en su sentencia) a nuestro mandante. que afirmar eso “…sería mentir…”) y que lo único que le había llamado la atención es que en esa entrevista se contradecía lo que había sido dicho en un programa “Aló Presidente” por el propio Presidente de la República (que también. más aún cuando el tema objeto del juicio se había hecho público. quien se entiende es el primer garante y protector de la seguridad de la República. como en efecto hizo el Juzgador. De tal manera. resultó ser falsa. por cuanto había dicho que no habían heridos graves. afectar tales intereses. que el propio Comandante en Jefe de la Fuerza Armada de Venezuela. mal podría. tal como ha quedado hartamente explicado y demostrado. que se limitó a destacar que no sabría decir si se había causado un daño o no (textualmente. recibiendo ello la cobertura y reseña (sin restricción alguna) por parte de diversos medios de comunicación social nacionales. entonces.

negará o modificará la oferta de reparación presentada por el imputado. con tal decisión. El juicio oral tendrá lugar en forma pública. el juez 12 . en cuyo caso la decisión será dictada en un plazo no mayor de veinticuatro horas. se han visto vulneradas. salvo que el imputado estuviere privado de su libertad. o a más tardar. sobre los cuales fundó el Tribunal de Juicio su decisión de derogar el Principio de Publicidad. por inobservancia. consecuentemente. A los efectos del otorgamiento o no de la medida. invocada por el Juzgador A quo. la violación del Principio de Publicidad por no encontrarse presentes en este caso las circunstancias a que se contraen los ordinales 1º y 2º del artículo 333 del COPP y. oral y público. consagrados en la Constitución de la República. ordene la nueva realización de un juicio cumpliéndose con los requisitos correspondientes y respetándose el principio de publicidad. ante un juez o tribunal imparcial. queda sin asidero legal la decisión de reserva del Juicio Oral. Juicio previo y debido proceso. Y más allá. en la misma audiencia. convenios y acuerdos internacionales suscritos por la República. las cuales son: Artículo 1º. Juicio previo y debido proceso. el juez oirá al fiscal.-Normas relativas al Principio de Publicidad violadas en el Juicio Oral seguido contra el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. al imputado y a la víctima. Siendo inexistentes en el presente caso las causales contenidas en los ordinales 1º y 2º del Artículo 333 del COPP. haya participado o no en el proceso. conforme a criterios de razonabilidad. En caso de existir oposición de la víctima y del Ministerio Público. los tratados. Publicidad. 2. Procedimiento. Nadie podrá ser condenado sin un juicio previo. Artículo 43.que se ha derogado el Principio de Publicidad de manera arbitraria y sin que se encuentre comprendido el presente caso en la segunda causal. dentro de los tres días siguientes. Artículo 15. Así esperamos sea de su debida consideración. las leyes. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Por todo lo antes expuesto solicitamos a esa Corte Marcial se sirva declarar en la oportunidad correspondiente. La resolución fijará las condiciones bajo las cuales se suspende el proceso. las normas relativas al principio de Publicidad contenidas en nuestro Código Orgánico Procesal Penal. conforme a las disposiciones de este Código y con salvaguarda de todos los derechos y garantías del debido proceso. lo cual se traduce en la violación flagrante del Principio de Publicidad que informa al Proceso Penal Acusatorio instaurado en nuestro país a partir de la promulgación del Código Orgánico Procesal Penal. y resolverá. realizado sin dilaciones indebidas. y aprobará.4.

Las normas a las cuales nos referimos.deberá negar la petición. Artículo 466. Si el Tribunal Supremo de Justicia considera que el recurso es admisible. el Tribunal Supremo de Justicia convocará a una audiencia oral y pública dentro de los treinta días siguientes para que el imputado dé respuesta a la querella. Procedimiento. Se admitirán réplica y contraréplica. luego de admitida la acusación presentada por el Ministerio Público y hasta antes de acordarse la apertura del juicio oral y público. Estipulaciones. una vez presentada la acusación y antes de la apertura del debate. … Omissis… (Énfasis añadido) De las normas de nuestro Código Orgánico Procesal Penal antes transcritas. convocará a una audiencia oral y pública que deberá realizarse dentro de un plazo no menor de quince días ni mayor de treinta. se colige que la Publicidad del Debate es la regla en el proceso penal venezolano. las siguientes: Declaración Universal de los Derechos del Hombre. El imputado tendrá la última palabra. Concluido el debate el Tribunal Supremo de Justicia declarará. especialmente. en el término de cinco días siguientes. por expresa disposición del artículo 22 constitucional. Declaración Americana sobre los Derechos del Hombre. Abierta la audiencia. Artículo 6. La suspensión del proceso podrá solicitarse. cuya excepción viene determinada por causas taxativamente descritas por el legislador cuya comprobación y veracidad es indispensable a los fines de no vulnerar una de las garantías más importantes del sistema acusatorio venezolano: la publicidad del Juicio Penal. Recibida la querella. el defensor expondrá los alegatos correspondientes. Igualmente. en caso de procedimiento abreviado. siendo que dichas disposiciones. Si todas las partes estuvieren de acuerdo en alguno de los hechos que se pretenden demostrar con la realización de determinada prueba. se entienden incorporadas a nuestro ordenamiento jurídico. Artículo 200. Artículo 11. Seguidamente. o. inciso 1º. Artículo 10. Audiencia oral. si hay o no mérito para el enjuiciamiento. 13 . con la finalidad de evitar su presentación en el debate del juicio oral y público. y cuya violación denunciamos en este estado son. el Fiscal General de la República explanará la querella. en cualquier momento. Esta decisión no tendrá apelación y se ordenará la apertura del juicio oral y público. la garantía de la publicidad de los juicios penales se encuentra recogida en numerosos instrumentos internaciones suscritos y ratificados por la República. …Omissis… Artículo 379. podrán realizar estipulaciones respecto a esa prueba. siendo de obligatorio acatamiento por parte de los Poderes Públicos del país.

ha sido analizada y resaltada por numerosos doctrinarios nacionales como internacionales. Así solicitamos sea de su debida consideración.de la publicidad en el juicio penal. proponemos como solución para la presente denuncia. en cumplimiento de la formalidad exigida por la norma contenida en el primer párrafo del Artículo 453 del COPP.La relevancia en el proceso penal de la publicidad del juicio. decisiones más racionales y justas.- 14 . así como de las disposiciones contenidas en instrumentos internacionales que fueron debidamente citadas ut supra. 15 y 333 del código adjetivo penal. y se que refieren al principio –y garantía. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Ahora bien. y en cumplimiento de todas las garantías que dimanan del debido proceso. así como la NULIDAD ABSOLUTA de la sentencia condenatoria recaía en contra de nuestro defendido. del Principio de Publicidad del Juicio Oral y Público. de conformidad con el ordinal 1º del Artículo 452 del COPP. procedemos en este acto a apelar de la Sentencia Condenatoria de fecha 11 de Octubre del 2004. denunciamos formalmente en los términos antes expuestos la violación de los artículos 1º. se sirva esa Corte Marcial decretar la NULIDAD ABSOLUTA del Juicio Oral y Público celebrado en la presente causa en violación del Principio de Publicidad contenido en los artículo 1º. la cual tuvo lugar finalizado el Debate Oral en el que vulneró –en perjuicio del acusado. En consecuencia. asegurándose que la aplicación de dicho principio garantiza un proceso más justo e imparcial. así como tampoco perturba gravemente la seguridad del estado. Vista la violación de las referidas normas. la responsabilidad penal del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ en relación a la supuesta comisión del delito de injuria a la FAN. por violación de las normas relativas a la publicidad del juicio. siendo inexistentes en la presente causa alguna de las circunstancias o casos a que se refiere el artículo 333 del COPP. solicitamos respetuosamente a esa Corte Marcial se sirva ordenar la realización de una nueva Audiencia Oral y Pública a los fines de determinar. y únicos bajo cuya verificación procedería la inaplicación de esta garantía procesal. previsto y sancionado en el Artículo 505 del COJM. en esta nueva oportunidad. que se traducen en la inobservancia ilegítima por parte del Tribunal de Instancia.el debido proceso por subversión del orden público procesal. 15 y 333 todos del COPP. las cuales fueron señaladas y transcritas ut supra. de lo cual ha quedado plenamente evidenciado que la presente causa no afecta el pudor o la vida privada de alguna de las partes o personas que intervienen en él. Por todo lo anteriormente expresado. publicada su texto íntegro el 08 de Noviembre del mismo año.

ya que se requiere. lo cual puede afectar la vida privada o el pudor de alguna de las personas a participar.CAPÍTULO III Falta manifiesta en la motivación de la sentencia (Ordinal 2º. artículo 452. lo que evidencia la manifiesta inmotivación de la decisión del Tribunal de la causa de celebrar a puertas cerradas el Juicio en contra del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. siendo éste uno de los órganos de seguridad del Estado. ya que no basta con invocar la norma legal (en cuyo supuesto se 15 . no preguntamos.-Falta manifiesta en la motivación de la decisión de derogatoria en la presente causa del Principio de Publicidad. donde los testigos. donde no existe un acto conclusivo del Ministerio Público ni de los órganos jurisdiccionales. de aspectos relativos a la FAN. COPP) 3. El Tribunal Militar Primero de Juicio. en cumplimiento del deber de motivación de las decisiones judiciales. que comprometieran la seguridad del Estado? No encontramos en el texto de la recurrida respuestas a las anteriores interrogantes. lo siguiente: “… actualmente cursa por ante los órganos de la jurisdicción ordinaria. investigación penal en relación a los hechos ocurridos en Fuerte Mara. por último ¿cuáles aspectos de la FAN se trataron. tal y como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su Título VII Seguridad de la Nación Capítulo III Fuerza armada Nacional. y ¿a cuáles personas se le afectaría la vida privada?. en todo caso ¿qué aspectos de la vida privada se verían afectado? Y. señala respecto de la derogatoria del Principio de Publicidad en el presente caso. Sin embargo. y que se tratarían. ¿a cuáles persones se le afectaría el pudor?.” De lo transcrito se observa que el Tribunal A quo señala de manera genérica y sin motivación alguna la afectación de la vida privada o el pudor de alguna persona. en el aparte denominado “TERCERO: PUNTO PREVIO 3” de la sentencia recurrida. en el presente caso se vería afectado ¿la vida privada o el pudor?. la expresión clara y concreta de las cuáles hechos o circunstancias podrían vulnerar a cuáles personas y en qué aspecto. en el debate oral. así también se afectaría la revelación indebida de asuntos oficiales y particulares con referencia al caso “Fuerte Mara”. informes y otras pruebas. No basta para fundamentar la decisión que se recurre la simple mención de que se podría afectar la vida privada o el pudor de alguna de las personas que intervengan en el juicio. a personas no involucradas en el presente caso. expertos. indicarían mención sobre el caso antes citado.1. sin que hasta la presente fecha exista un acto conclusivo al respecto. e inclusive. e igualmente se tratarían de ciertos aspectos referentes a la Fuerza Armada Nacional.

sino aplicarla al caso concreto. del mes de Octubre del año en curso y. De allí que. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. como solución que se pretende para el presente caso. esto es. indican no sólo una manifiesta inmotivación de la sentencia recurrida en lo que a este aspecto se refiere. en virtud de que el Tribunal A quo en el análisis de las pruebas: i) NO señala el hecho que quedó demostrado. de conformidad con el artículo 457 ejusdem. y sobre los cuales pasa a calificar jurídicamente. califica como falsas las afirmaciones del acusado. en general. ya que se refiere. a las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la fundamentación de la decisión de celebrar el Juicio del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ a puertas cerradas. tal como quedará demostrado en el presente capítulo. a los hechos que son objeto del presente juicio. sin indicar cuales son. sin explicar por que a su juicio se encuentran dadas en el presente caso las circunstancias a que se refieren los ordinales 1º y 2º del COPP. en varias oportunidades. en consecuencia. la falta de expresión de las personas y de los derechos de éstas que podían verse afectados. 16 . de conformidad con el ordinal 2º del artículo 452 del COPP. la falta manifiesta en la motivación de la sentencia condenatoria motivada en fecha 08 de Noviembre de 2004. Denunciamos en este acto.-Falta manifiesta en la motivación de la sentencia en lo relativo a los elementos de convicción.3. ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. lo cual no se hizo. existiendo una absoluto silencio en cuanto los hechos concretos que el Tribunal estima probados con cada una de las pruebas. sin indicar a cuáles declaraciones se refiere ni el tenor exacto de las mismas. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. tal como fuera denunciado en el capítulo anterior. ambos inclusive. pudor y seguridad del Estado). se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. solicitamos a esa Corte.2. sino también. Incluso.indica afectación a la vida privada. Así esperamos sea de su debida consideración. la inexistencia en el presente caso de las circunstancias señaladas en lo ordinales 1º y 2º del Artículo 333 del COPP.

” (Énfasis añadido) (Sentencia de fecha 19 de Enero de 2000 Ponente Jorge L. sino que estima demostrados unos. NO indica en ningún momento cuál regla de la lógica. Bayrum Briceño Márquez. ha manifestado de manera categórica la procedencia de la denuncia por falta de motivación de la sentencia. máxima de experiencia o conocimiento científico aplica en el análisis de cada prueba a los fines de llegar a la conclusión que consigna en la sentencia. que indican que los hechos ocurrieron el día 20 de abril de 1995. Rosell. iii) iv) NO analiza todas las pruebas en su conjunto. adoleciendo por ende la sentencia recurrida de falta de motivación. Isauro Antonio Contreras Quintero. Seguidamente se trascriben parcialmente las decisiones que se refieren a lo comentado: “De la lectura del fallo impugnado se evidencia que es cierta la imputación que hace el recurrente. José Gregorio Castillo. sino por grupo de pruebas. La Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia. cuando el Juzgador no efectúa un análisis comparativo y concatenado de todos los medios de prueba. José Jacobo Sánchez Vivas. sin indicar el motivo. Juan Javier Pérez Quintero. Faruck Vargas Polanco. o cuando habiéndose efectuado. que vieron cuando el ciudadano Rodolfo Pico llegó al lugar de los hechos y llamó a Ciro Contreras 17 . Luis Arévalo Contreras Quintero. y calla respecto de los demás hechos. Juan Javier Pérez Quintero y Walter Luis Ardila Oyola. se limitó a examinar parcialmente los elementos probatorios dejando de compararlos con las demás pruebas de autos a las cuales se refiere el recurrente. que todos ellos se encontraban cenando. En efecto. la decisión recurrida. limitándose a señalar que analiza las pruebas de acuerdo a la sana crítica. en particular. Delvis Jesús Contreras. la cual se acompaña a la presente debidamente marcada “A”. en el local Rey Burger entre las 11:00 y 12:00 de la noche. Caso David Daniel Rouzzi Barrobes. el mismo trata de un análisis parcial. pues efectivamente el juzgador a quo dejó de analizar y comparar con las demás pruebas existentes en autos las declaraciones de los ciudadanos DENIS NAVAS NAVAS y DAVID ROUZZI lo que trajo como consecuencia que el sentenciador de la recurrida no estableciera correctamente los hechos.ii) NO valora todos los hechos que el mismo sentenciador señala que arrojaron las pruebas. El sentenciador omite el análisis y comparación de las declaraciones de Reinaldo Noel Hernández García.) “Se evidencia que la razón asiste al formalizante cuando le atribuye a la recurrida falta de motivación. sobre aquellos que favorecen al acusado y reafirman la defensa hecha valer en el juicio.

Ahora bien. corresponden a las actas del expediente y ponen de relieve la falta de análisis comparativo que se denuncia. Como reiteradamente lo ha dicho esta Sala.parándose éste de la mesa y dirigiéndose hacia él.” (Énfasis añadido) (Sentencia de Fecha 20 de Enero de 2000. a 18 . Por cuanto la declaratoria anterior produce la nulidad del fallo. Estas pruebas cuyo contenido ha puesto de relieve el defensor del imputado. porque sólo de esta manera pueden quedar consignadas las razones de hecho y de derecho en las cuales debe fundarse la convicción del juez. corresponde a la Corte de Apelaciones la corrección del vicio que motivó la casación del fallo. cuando la presente norma no está vigente encuentra su similitud con la establecida en el ordinal 3º del artículo 365 del Código Orgánico Procesal Penal. que el ciudadano Rodolfo Pico hizo uso de su arma y que Ciro Contreras sacó primero la suya disparándola en contra de Rodolfo Pico. que aún. Por lo tanto. en las que hacen referencia que le quitaron el arma de la mano a Rodolfo Pico el cual se encontraba inconsciente y tirado en el piso. esto es lo que constituye la motivación del fallo. existe la imposibilidad de conocer si el Juzgador ha tomado a su antojo las pruebas que conducen al propósito contenido en el dispositivo del fallo. o si por el contrario. la cual se acompaña al presente escrito debidamente marcado “B”) “El sentenciador de la recurrida condenó al procesado Sergio Alberto Chourio Vásquez por el delito de homicidio calificado y. como en efecto se declara. que empezaron a discutir y que la discusión duró de 2 a 3 minutos. la comparación de ellas entre sí y el establecimiento de los hechos que de las mismas se derivan. cuando expresa que la sentencia contendrá la determinación precisa y circunstanciada de los hechos que el Tribunal estime acreditados. que en este caso fue el quebrantamiento del artículo 42 del Código de Enjuiciamiento Criminal derogado por no haberse expresado las razones de hecho y de derecho en las que debió fundarse. o sea. que lo llevaron al Hospital entregándole dicha arma al funcionario policial del Hospital. con prescindencia de aquellas que contradicen ese propósito. ha impartido justicia con sujeción a la ley. Jorge L. razón por la cual esta Sala considera procedente declarar con lugar el presente recurso de casación de forma. observa la Sala. Ponente Dr. caso Ciro Antonio Contreras Quintero. El artículo 42 del Código de Enjuiciamiento Criminal derogado disponía que en la segunda parte de la sentencia. el análisis de las pruebas constantes en autos. al haber sólo un examen parcial de los elementos constantes en autos. Igualmente omite parte de las declaraciones de los testigos presenciales ciudadanos Reinaldo Noel Hernández García y José Gregorio Castillo. que con motivo de la vigencia del Código Orgánico Procesal Penal. Rosell. la Sala se abstiene de entrar a conocer las restantes denuncias de forma y de fondo presentadas por el recurrente. se expresarán las razones de hecho y de derecho en que haya de fundarse aquella. según el resultado que suministre el proceso y las disposiciones legales sustantivas y procesales aplicables.

compararla con las demás existentes en autos y por último. se limitó a señalar las pruebas constantes en autos sin hacer el debido análisis y comparación de las mismas. lo cual trajo como consecuencia una incorrecta determinación de los hechos dados por probados y sólo indicó como hecho constitutivo de la responsabilidad penal del encausado lo que sigue: “…En síntesis. Quendry Osneider Espinola. Ha expresado con reiteración esta Sala que la sentencia penal no debe consistir en una simple enumeración. respectivamente. los fundamentos de hecho y de Derecho en los que se funda aquella sentencia. Wilmer Enrique Bermúdez Quintero. sino que es necesario que contenga el análisis y comparación de las pruebas para exponer después. previstos en los artículos 407 y 418 del Código Penal. el acta de enterramiento y las declaraciones de Jhonny Jesús Raaz Adrián. caso Jackeline Marisol Arguinzones González. obran certeramente para inculpar como autor de esos hechos al encausado EFRAÍN JOSÉ ROMERO GAMBOA. esta Sala considera que la simple mención de los medios probatorios y/o. resumen y transcripción del material probatorio existente. Alberto José Tovar Palencia. Por lo tanto es necesario discriminar el contenido de cada prueba.” (Énfasis Añadido) (Sentencia de fecha 02 de Febrero de 2000 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia. para comprobar el cuerpo del delito de Homicidio Intencional Simple y Lesiones Personales Leves. la transcripción de los mismos. establecer los hechos derivados de ellas. Caso Sergio Alberto Chourio Vásquez. Rafael Pérez Perdomo. Alejandro Angulo Fontiveros. y mucho menos su perpetración en su forma calificada Tales efectos vician al fallo de inmotivación. Ahora bien. no alcanza a satisfacer los extremos típicos del delito materia del proceso. por el cual deberá responder penalmente”. esos elementos probatorios concordados entre sí. sobre la base de una sana crítica y de manera concisa. según a la sana crítica.” (Énfasis Añadido) (Sentencia de fecha 02 de Febrero de 2000 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia. Magistrado Ponente Dr.tales fines. para luego concluir diciendo que las referidas pruebas dan por demostrado la materialidad del delito de homicidio calificado. Ahora bien: el Sentenciador “a-quo” no estableció de modo adecuado las razones de hecho ni de derecho de su determinación 19 . sin la comparación y el análisis por parte de la recurrida. el acta de defunción. Magistrado Ponente Dr. se limitó a resumir y a valorar las siguientes pruebas: la transcripción de novedades. analizarla. las actas policiales. la cual se acompaña a la presente debidamente marcada “C”) “De manera reiterada ha señalado esta Sala que motivar una sentencia es explicar la razón jurídica en virtud de la que se adopta determinada resolución. así como la culpabilidad del ciudadano EFRAÍN JOSÉ ROMERO GAMBOA. la cual se acompaña a la presente debidamente marcada “D”) “La recurrida.

pero el único comentario que hizo de tal testimonio. así lo ha expresado el Tribunal Supremo de Justicia en las sentencias que seguidamente se citan: “Del examen de la presente denuncia y del contenido de la sentencia recurrida. el análisis parcial del testimonio de un testigo. conforme a lo pautado en el artículo 145. pero esa revisión no la observé bien. los revisaron. de la Ley Orgánica Sobre Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas. e hizo tal señalamiento de la manera siguiente: “Las razones anteriormente expuestas permiten estimar la declaración rendida por JOSÉ HUMBERTO GARCÍA RICO como idónea.judicial. Hubo inmotivación porque en la parte que la recurrida tituló "CULPABILIDAD". esto es. caso Efraín José Romero Gamboa. analizar parte del dicho del mismo. me revisaron también a mí y no me encontraron nada y a los dos señores que estaban junto a Eduardo.". acarrea igualmente la nulidad del fallo por inmotivación. para comprobar la culpabilidad de los procesados MARTÍNEZ DÍAZ HENRY RAMÓN. CARLOS EDUARDO SÁNCHEZ GONZÁLEZ y EDUARDO JOSÉ LÓPEZ OLIVO sobre la base de la declaración rendida por el ciudadano José Humberto García Rico. CARLOS EDUARDO SÁNCHEZ GONZÁLEZ Y LÓPEZ OLIVO EDUARDO JOSÉ. es que el testigo presenció “todo” el procedimiento practicado por los funcionarios del Cuerpo Técnico de Policía Judicial en que a los indiciados de autos les incautaron substancias 20 . en la comisión del delito que anteriormente se dio por comprobado. en la recurrida. Es evidente que la declaración del ciudadano José Humberto García Rico es una prueba relevante del proceso puesto que es el único testigo presencial. Magistrado Ponente Dr. y se ha indicado en jurisprudencia reiterada que el solo dicho de los funcionarios policiales no es suficiente para inculpar a los procesados. el juzgador señaló como comprobada la culpabilidad de los procesados HENRY RAMÓN MARTÍNEZ DÍAZ.. citó el testimonio ya señalado. ya que de la misma se evidencia que dicho testigo presenció el procedimiento practicado por funcionarios adscritos al Cuerpo Técnico de Policía Judicial.. la cual se acompaña a la presente debidamente marcada “E”) Igualmente. ni precisó por ende las razones constitutivas de la culpabilidad del acusado en los delitos de Homicidio Intencional Simple y Lesiones Personales Leves. El juzgador.. quien expresó en su declaración: ".” (Subrayados añadidos) (Sentencia de fecha 26 de Enero de 2000 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia. se evidencia que la razón asiste a la recurrente cuando denuncia que el sentenciador incurrió en inmotivación al realizar un análisis parcial de la declaración del testigo José Humberto García Rico. pues sólo constituye un indicio de culpabilidad. numeral 2º.. Alejandro Angulo Fontiveros. en el cual a los procesados de autos les incautaron sustancias estupefacientes y psicotrópicas que distribuían a los adictos del sector”.

tampoco expresó por qué esta afirmación incide como elemento probatorio determinante de la culpabilidad de los enjuiciados. ni las razones por las cuales consideró demostrada la responsabilidad de éstos. lo cual evidencia el análisis parcial que la recurrida hizo de la declaración mencionada . no constituye en forma alguna motivar o fundamentar una decisión. la cual se acompaña debidamente marcada “F”) En el sentido antes apuntado también se ha pronunciado esa misma Corte Marcial de República señalando al respecto lo que seguidamente se cita: “Este Tribunal Colegiado. caso Henry Ramón Martínez Díaz. La afirmación sostenida por el tribunal a quo en cuanto a la absolutoria. sino que adolece de los requisitos consagrados en el artículo antes referido. ordinal 2º. por parte de los elementos de prueba existentes en el proceso. el fallo carece de la determinación precisa y circunstanciada de los hechos. por lo que la recurrida no estableció cabalmente los hechos que demuestran la participación de los procesados en la comisión del delito de distribución de substancias estupefacientes y psicotrópicas. entre los cuales destaca con mayor importancia. considera procedente señalar que es deber del Juez motivar la sentencia y ello deriva no solamente de las exigencias legales contenidas en el artículo 364. del COPP. Ponencia del Magistrado Dr. sino también del cumplimiento de los principios y derechos fundamentales. expediente No.estupefacientes y psicotrópicas que distribuían a los adictos del sector.” (Sentencia de fecha 15 de Julio de 2004 de la Corte Marcial. numerales 3 y 4 del Código Orgánico Procesal Penal. y en muchos casos siquiera estableció los hechos que dio por demostrado con la prueba en concreto y su relación con el Delito imputado.” (Énfasis añadido) (Sentencia de fecha 19 de Enero de 2000 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia. Alejandro Angulo Fontiveros. e incluso dejó de señalar el valor a tribuido a determinadas pruebas. Ello lo hacemos en los términos siguientes: 21 . la garantía de la defensa. que el tribunal estima acreditados y la sentencia se convierte en una narración de hechos aislados y desprovistos de confirmación. sin tomar en cuenta que en su declaración el testigo señaló que no observó bien el decomiso de la droga efectuado a dos de los indiciados. dado que el Tribunal Militar de Juicio analizó parcialmente y de manera indebida los elementos de convicción incorporados en la celebración del Juicio Oral. toda vez que el juez está limitado por los términos de la relación fáctica y jurídica establecida en el juicio oral. de conformidad con el artículo 452. 04-250) En virtud de lo anterior. Cuando el sentenciador no analiza comparativamente las pruebas y no establece lo hechos en los que fundamenta sus conclusiones. denunciamos la falta en la motivación de la sentencia recurrida.

de acuerdo a la libre convicción. existe la imposibilidad de conocer si el Juzgador ha tomado a su antojo las pruebas que conducen al propósito contenido en el dispositivo del fallo. Subinspector (DIM) Wiston Barrios Morillo y Agente (DIM) Ruber Paredes Briceño. en general. que lo beneficiaran en algún sentido. pese a considerar “vinculantes” las declaraciones de los referidos funcionarios de la DIM. Esto evidencia un análisis parcial. según la sana crítica. lo que significa que tiene carácter vinculante. en tal sentido este Tribunal se aparta. con prescindencia de aquellas que contradicen ese propósito. tenía elementos que exculpaban al acusado o. De tal manera que existe un absoluto silencio (que se traduce en inmotivación) en cuanto a la consideración de si la prueba. de las testimoniales de los mencionados funcionarios. ya que se limita a 22 . de fecha 20 de Enero de 2000). de lo que se evidencia la grosera arbitrariedad del Juzgador.” (Subrayado añadido) De lo anterior se observa que el Tribunal. y con respecto a la responsabilidad del Acusado de autos. por cuanto se demuestra que en las Unidades acantonadas en Fuerte Mara. Subinspector (DIM) Wiston Barrios Morillo y Agente (DIM) Ruber Paredes Briceño. tal como señalara la Sala de Casación Penal: “…al haber sólo un examen parcial de los elementos constantes en autos. observando las reglas de la lógica. los mismos no demuestran nada en su contra. los conocimientos científicos y las máximas de experiencia. ha impartido justicia con sujeción a la ley…”.3. por la sola razón de favorecer la inocencia de nuestro mandante. quien únicamente valora las pruebas que a su entender inculpan al acusado. en parte. desechando y omitiendo las que lo exculpan. en la sentencia recurrida no se recoge concatenación de ningún tipo de esa prueba con los demás elementos de convicción incorporados a los autos. existían 10 Lanzallamas.3. Aunado a ello. el Tribunal Militar Primero de Juicio señaló: “…por lo que conforme a lo dispuesto en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal. (Caso Ciro Antonio Contreras.se apartó de la libre convicción (no entendiendo esta representación las implicaciones de ello). o si por el contrario. análisis que ha debido efectuar a los fines de cumplir con el mandato legal de motivación de las sentencias. por parte del Tribunal. aún cuando –según expresó. ya que.-Falta Manifiesta en la Motivación en lo que respecta al Testimonio de los ciudadanos Comisario (DIM) Antonio Enrique Rivero Reyes. señala categóricamente que las mismas no demuestran nada en contra del acusado. ante su incapacidad de inculpar. En relación a las declaraciones rendidas en juicio por los ciudadanos Comisario (DIM) Antonio Enrique Rivero Reyes.

la sentencia apelada omite concatenar las testimoniales de los ciudadanos Comisario (DIM) Antonio Enrique Rivero Reyes. tales como las testimoniales de las ciudadanas Patricia Poleo. hubiera sido radicalmente distinta la conclusión a la que llegó el Juzgador. por falta de motivación en lo que respecta a la valoración y análisis de las pruebas testimoniales de los ciudadanos Comisario (DIM) Antonio Enrique Rivero Reyes. De tal manera. tal como lo evidencia la Experticia de Reconocimiento Legal y Mecánica de Funcionamiento de los Lanzallamas efectuada por la delegación del Estado Zulia del Cuerpo de Investigaciones Científicas.señalar de manera contradictora que la prueba es “vinculante” pero que “no demuestra la culpabilidad del acusado”. En el presente caso. Pieza 4) las informaciones técnicas emitidas por el acusado son perfectamente plausibles. ya que si el Batallón 105 de Ingenieros “Carlos Soublette” estaba dotado de lanzallamas. Marta Colomina. Ante la falta de concatenación antes denunciada. lo cual se corrobora con la Hoja de Dotación del Servicio de Armamento del Ejército de fecha 07 de Diciembre de 1988 (Folio 75. Penales y Criminalísticas de fecha 18 de Septiembre de 2004 (Folio 133. se limitó a examinar parcialmente los elementos probatorios dejando de compararlos con las demás pruebas de autos…”. si éste hubiere tomado de las testimoniales de los funcionarios de la DIM. nada expresa respecto del análisis que debió efectuar para llegar a tal conclusión. los elementos que favorecían al acusado y los hubiese concatenado con las demás pruebas evacuadas en el Debate Oral de la presente causa. así como entre otras. de manera que se encuentra igualmente viciada la sentencia recurrida. y que tal información fue apegada a la verdad de los hechos. en consecuencia. si bien la sentencia condenatoria señala que las testimoniales antes citadas nada aportan para la demostración de la culpabilidad del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. Subinspector (DIM) Wiston Barrios Morillo y Agente (DIM) Ruber Paredes Briceño. cuando emitió una opinión técnica sobre dichos dispositivos. Aunado a lo anterior tenemos que. al igual que al que refiere la decisión antes citada. en base a lo cual se otorgó la razón al recurrente declarando. con las demás pruebas a los autos. para concluir que en efecto el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ emitió declaraciones en virtud del conocimiento técnico que disponía acerca del dispositivo en comento. la nulidad del fallo recurrido. de la cuales se evidencia que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ no mintió al afirmar que en la Fuerza Armada Nacional sí existían lanzallamas en “Fuerte Mara”. de la Pieza 1 del expediente). junto con otros elementos que serán analizados en los apartes siguientes. 23 . y la mayoría de estos (siete de diez) se encuentran a la presente fecha operativos. ha señalado el Máximo Tribunal en la sentencia antes citada que “…la decisión recurrida.

así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. es imposible conocer el motivo que llevó al Tribunal de Juicio a considerar que las pruebas antes referidas no inculpaban al acusado. aseveró el Juzgador a quo lo siguiente: “…queda demostrado que el incendio ocurrió en la sala Disciplinaria del 105 Batallón de Ingenieros Carlos Soublette. como solución que se pretende para el presente caso.3.Subinspector (DIM) Wiston Barrios Morillo y Agente (DIM) Ruber Paredes Briceño. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas. ya había sido realizado antes del Programa “La Entrevista” del canal de Televén de fecha 16 de Abril de 2004…”. lo cual vulnera el derecho a la defensa del acusado. Madriz B. Esta circunstancia configura y da lugar a la presente denuncia de falta de motivación de la sentencia. del mes de Octubre del año en curso y. a la defensa y debido proceso. Respecto de la antes citada conclusión. ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. debió ser ocasionado en forma intencional y desde la parte interna de la Sala. Así esperamos sea de su debida consideración. nos acogemos al dictamen y sus exposiciones. por lo que efectivamente.4.-Falta Manifiesta en la Motivación en lo que respecta al Testimonio del Capitán (B) Gilfredo Espinoza y del Capitán (B) Ángel E. en virtud de que tal inmotivación vicia de nulidad a la sentencia recurrida y al debate oral que le precedió por mandato expreso de nuestra norma adjetiva. Respecto de los testimonios de los ciudadanos Capitales Gilfredo Espinoza y Ángel E. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. solicitamos a esa Corte Marcial. en base a lo expuesto por los Expertos y las Experticias antes señaladas. ambos inclusive. de conformidad con el artículo 457 ejusdem. por cuanto. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. en consecuencia. y donde se desprende que en tales dictámenes. cabe hacer las siguientes consideraciones: 24 . además de no señalar nada respecto de si las pruebas mencionadas aportaban o no elementos a favor del acusado. así mismo por cuanto la recurrida vulneró los derechos constitucionales del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ a la tutela judicial efectiva (en lo referente a contar con una sentencia debidamente motivada y fundada en derecho). y qué regla de la lógica. ante la imposibilidad de conocer cómo valoró el Tribunal los elementos de convicción que se incorporaron al proceso. uno de ellos. así como existían sustancias que no dejan residuos. Madriz B. conocimiento científico o máxima de experiencia les aplicó para llegar a la antedicha conclusión.

quien manifestó: “…que si suscribi´´o dicha acta”.04. de fecha: 31. MADRIZ B. el Tribunal da por probado que los sucesos de “Fuerte Mara” fueron producto del factor humano que operó intencionalmente desde la parte interna de la Sala Disciplinaria. sino una Inspección Ocular.m. En el texto del Acta de la Inspección Ocular efectuada a la Sala Disciplinaria del Batallón 105 de Ingenieros “Carlos Soublette” en fecha 01 de Abril de 2004. en efecto. se dio inicio a la referida Inspección ocular. quien al ser interrogado por el Fiscal Militar. manifestó: “…que si practicó inspecciones oculares en la sala disciplinaria del 105 Batallón de Ingenieros Carlos Soublette. en compañía de funcionarios del DIM (Dirección de Inteligencia Militar) encabezado por el Agente Investigador ciudadano: Robert Paredes. pudiéndose observar: (…)” (Énfasis Añadido) Así mismo.. Igualmente informó que: “…comisionó al Capitán (B) Wilfredo Espinoza para que hiciera la señalada inspección”. (…)” …Omissis… “Capitán (B) ANGEL E.. Madriz B. el cual consta al folio 73 de la segunda pieza del presente expediente. contenida en la sentencia (folio 36). donde solicita la intervención de un funcionario experto para realizar exhaustiva inspección ocular en la Sala Disciplinaria del Batallón 105 de Ingenieros Carlos Soublette (…) A las 02:30 p.: 099. lo cual es un hecho impertinente para la presente causa. se observa que los referidos testigos manifiestan haber efectuado no una Experticia (como falsamente indica el Tribunal de Juicio). la trascripción reza así: “Capitán (B) GILFREDO ESPINOZA. se lee de manera clara y expresa la denominación que le otorgan los funcionarios a la diligencia probatoria efectuada: “En atención a su solicitud Nro.El Juzgador erróneamente califica de “Experticia” a la diligencia probatoria efectuada por funcionarios adscritos al Instituto Autónomo Cuerpo de Bomberos del Municipio Maracaibo. por dos razones fundamentales: 25 .” Por otra parte. del día Miércoles: 31-03-04. con los testimonios de dichos expertos. y de cuyo contenido se desprende que se trata de una Inspección Ocular.03. de la trascripción parcial de la declaración rendida por los Capitales Gilfredo Espinoza y Ángel E.

ofensa o menosprecio a la Institución Armada o a sus unidades. no pueden estar dirigidas al acusado. sino que tales declaraciones estuvieron a cargo de persona distinta. Únicamente se refiere la norma antes transcrita que las afirmaciones o expresiones sean suficientes a la injuria. incurre el Juez a quo.autor de la referida hipótesis de los hechos ocurridos en “Fuerte Mara” a fines del mes de marzo del año en curso. cuya tramitación. con el hecho típico que la Representación del Ministerio Público (en el marco de la legalidad) ha debido probar. 26 . ofensa o menosprecio a la Fuerza Armada Nacional. esto es. tal y como ella misma y la periodista Marta Colomina lo afirmaron durante el debate. a la Jurisdicción Penal Ordinaria circunscrita a otro Circuito Judicial Penal (distinto del Área Metropolitana de Caracas). perteneciente. la cualidad de verdaderas o falsas de las afirmaciones. al establecer por probado un hecho cuyo conocimiento no se encuentra atribuida por ley a su autoridad.a) Los sucesos de “Fuerte Mara” están siendo objeto de investigación por parte de los órganos competentes. de tal manera que. el cual es la injuria. Más aún cuando las consecuencias de la determinación de la falsedad de la Tesis del Lanzallamas en el caso del incendio del “Fuerte Mara”. a decir del Tribunal de la Causa. No contempla el tipo penal trascrito para la configuración del delito. es el haber supuestamente emitido declaraciones que según el criterio de la Fiscalía Militar injuriaran. como elemento del mismo. arroja los medios probatorios en comento. sino de otro distinto. tal como consta de las actas del expediente y de varias de las aseveraciones del Tribunal de Juicio. El hecho punible atribuido al General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USÓN RAMÍREZ. a saber: de la periodista Patricia Poleo. en manifiesta incompetencia. el cual se tramita (aún en Fase Preliminar) ante un Despacho Fiscal distinto del asignado para el presente caso. no se encuentra actualmente concluida. como consecuencia del abuso de poder en el que incurre. b) El hecho que. ofendieran o menospreciaran a la Fuerza Armada Nacional o alguna de sus unidades. y no otro. sino que se encuentra en la etapa preliminar de la investigación. ya que. el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ no es –en definitiva y de acuerdo a lo demostrado en juicio. por demás. no es objeto del presente proceso penal militar al cual se ha visto sometido nuestro defendido. la cual será objeto de una denuncia separada que se efectuará en su oportunidad correspondiente. no guarda relación alguna con los hechos objeto del juicio. vale destacar. esto es.

qué relación guarda el hecho que da por demostrado con la declaraciones de esos expertos. esto es. y no que el incendio se produjo “…desde el interior…” de la Sala Disciplinaria. señala que el incendio de “Fuerte Mara” no fue accidental. lo cual imposibilita a esta defensa y al acusado conocer la vinculación que con tal prueba efectúa el Juzgador con los hechos imputados por el Ministerio Público Militar. no indica la pertinencia (por demás inexistente) de las testimoniales de los expertos Wilfredo Espinoza y Ángel E. la cual riela a los folios 72 y 73 de la pieza 2 del presente expediente. como ha debido decir) a lo expuesto por los expertos. no motiva su decisión de “acogerse” (y no valorar. lo que de manera errónea hace ver el Juzgador A quo.Aunado a lo anterior. en cuya parte in fine que trata de la presunta causa del incendio (por cuanto lo que allí se establece es un presunción. la única que existía a la fecha de la referida entrevista televisiva. ni su relación con el tipo delictivo imputado. señalamos lo siguiente: a) Desconocemos las consecuencias legales de otorga el Juzgador al hecho de que una de las Inspecciones haya sido efectuada con anterioridad al Programa “La Entrevista”. al no señalarse de manera clara y motivada cuáles de los elementos del tipo penal da por demostrado el Juzgador con las antedichas testimoniales. ya que el Tribunal omite cualquier motivación al respecto. con el hecho objeto del Juicio adelantado en contra del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. Ello evidencia claramente la inmotivación en la valoración de estas pruebas. con la consecuente imposibilidad de conocer las razones por las cuales el Tribunal en Funciones de Juicio se “acogió” a lo arrojado por dicha prueba. Esto se comprueba de la simple lectura del Acta de la Inspección Ocular antes referida. b) La Inspección Ocular realizada en fecha 31 de Marzo del año 2004.. Madriz B. quedando tal decisión manifiestamente inmotivada. y que en éste intervino el factor humano. Por otra parte. y la consecuencia legal (dañosa o no) que pretende hacerse valer respecto del acusado. nos acogemos al dictamen y sus exposiciones…”. por lo que efectivamente. Igualmente respecto de la afirmación de que una de la experticia “…ya había sido realizado antes del Programa “La Entrevista” del canal de Televén de fecha 16 de Abril de 2004…”. ya que se limita a indicar que: “…en base a lo expuesto por los Expertos y las Experticias antes señaladas. que por 27 . sino más bien intencional. no expresa el Tribunal de Instancia.

que se efectuó dicha diligencia probatoria. la llama abierta proveniente de un yesquero o fósforo encendido. en virtud del sitio en que ocurrieron los hechos. En conclusión. y fue en el marco de la investigación penal adelantada por Fiscales del Ministerio Público del Estado Zulia. desconociéndose aún. no había tenido la posibilidad el acusado de conocer la existencia. De tal manera que para la fecha del programa de Televén denominado “La Entrevista” cualquier hipótesis acerca de los sucesos del “Fuerte Mara” no podía ser descartada y. Por las razones anteriores. por cuanto los señalamientos que efectúan los funcionarios de bomberos son a título presuntivo pudiendo ser cualquier otro. como por ejemplo. contenido y tenor exactos de la Inspección 28 . pese a todas las consideraciones anteriores. ya que. como esta misma Corte Marcial.”. están reservadas para los terceros.demás es juris tantum). pero no descarta la utilización de cualquier otra fuente que genere llama abierta. es considerado grave). se requiere obtener el aporte informativo de los soldados lesionados. como era de la tesis de la periodista Patricia Poleo. todo hace indicar la presunción de un hecho punible que involucra de manera activa la participación del factor humano. podría tener la condición de militar). donde posiblemente fue utilizado como fuente calórica para dar inicio a la ignición. y iii) señala que posiblemente dio inicio al incendio una llama abierta. la tantas veces mencionada “Tesis del Lanzallamas” (hecha pública. Por último. la intencionalidad o los móviles que incitaron a cometer la acción. las investigaciones penales y las diligencias que allí se practiquen no son públicas.. más allá. como ella misma lo reconoció. a fin de recabar detalles determinantes que conlleven al esclarecimiento definitivo de lo que realmente sucedió. esto es. como bien sabe tanto ese Juzgador. para poder establecer la responsabilidad del hecho. en una causa distinta a ésta. un dispositivo que fuese como un lanzallamas. se indica lo siguiente: “…Con relación a la causa del incendio. esto es. fue producto del actuar de una persona humana (la cual muy probablemente. probablemente de un yesquero o fósforo.. por la periodista Patricia Poleo). ya que: i) presume la comisión de un hecho punible (hecho que de por sí. no se contradice en lo absoluto con lo señalado por los bomberos que efectuaron la inspección ocular sobre el sitio de los sucesos veinticuatro (24) horas después de acaecidos éstos. ii) participó el factor humano. consideramos que dicho incendio presente todas las características propias de haber sido tramado de manera intencional. y ante el ilegal e inconstitucional silencio del Juez. no entiende esta representación qué relación o implicación puede haber entre la fecha de la inspección ocular antes comentada con el programa “La Entrevista” en el que participó el acusado.

cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. de conformidad con el artículo 457 ejusdem. conforme al artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal. así como su combustión y temperatura alcanzaba de 3. lo cual. señala el A quo. como solución que se pretende para el presente caso. del hecho de que una de las Inspecciones Oculares practicadas a la Sala Disciplinaria del 105 Batallón de Ingenieros “Carlos Soublette” (concretamente la efectuada el día 31/03/04) se realizara “con anterioridad” a la entrevista de fecha 16 de Abril de 2004. valorándolas aislada y parcialmente. en consecuencia. el Tribunal de la Causa no concatenó dichas pruebas con los demás elementos que obran a los autos. que efectivamente demuestra que las expresiones realizadas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USÓN RAMÍREZ. del mes de Octubre del año en curso y.-Falta de Motivación en lo que respecta al Testimonio Experto de los Mayores (EJ) José Luis Villegas González y Jairo Luis Castillo Oquendo. de la lectura de la sentencia apelada. lo siguiente: “…De acuerdo al método de la sala crítica. los conocimientos científicos y las máximas de experiencia.5. solicitamos a esa Corte. en cuanto a la valoración de las mismas. las anteriores deposiciones de la convicción.000 centígrados…” 29 . ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. ambos inclusive. observando las reglas de la lógica. resulta imposible conocer las implicaciones o consecuencias para la declaratoria de culpabilidad del acusado. Así esperamos sea de su debida consideración. Luego de resumir las declaraciones de los Expertos Mayores (EJ) José Luis Villegas González y Jairo Luis Castillo Oquendo.3.Ocular antes comentada. en consecuencia. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. Por último. para el momento de sus declaraciones. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. sobre la integración y el material que utilizaba el Lanzallamas.000 a 4. de acuerdo al criterio jurisprudencial transcrito ut supra (Sentencias de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia de fechas 19 y 20 de enero de 2000) constituye una falta en la motivación que da lugar a la NULIDAD ABSOLUTA de la sentencia.

volvemos a transcribir. que con motivo de la vigencia del Código Orgánico Procesal Penal. así como su combustión y temperatura alcanzaba de 3. tal como se lee. Ahora bien. tal como es del criterio del Máximo Tribunal. el análisis de las pruebas constantes en autos. ya que. Es absolutamente ininteligible la idea que en dichas líneas pretende expresar el Juzgador. por demás). porque sólo de esta manera pueden quedar consignadas las razones de hecho y de derecho en las cuales debe fundarse la convicción del juez. cuando tenemos que de los videos consignados por la Fiscalía Militar. en virtud de lo siguiente: en la recurrida no se señala a cuáles de las declaraciones del acusado (que son varias. el cual ha reiterado al respecto lo que seguidamente se transcribe: Como reiteradamente lo ha dicho esta Sala. o sea. al haber sólo un examen parcial de los elementos constantes en autos.999 centígrados”. ya que de manera genérica expresa “demuestra que las expresiones realizadas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USÓN RAMÍREZ…”. o si por el contrario. En definitiva no señala qué hecho imputado al acusado se encuentra demostrado las referidas testimoniales. esto es. corresponde a la Corte de Apelaciones la corrección del vicio que motivó la casación del fallo. lo cual vicia de nulidad a la sentencia recurrida de inmotivación. las de los ciudadanos militares José Luis Villegas González y Jairo Luis Castillo Oquendo en relación al dispositivo denominado lanzallamas y al químico denominado napalm y su temperatura de combustión.000 a 4. por cuanto. el acusado efectúa numerosas declaraciones acerca de diversas materias y temas? La imposibilidad de responder a este cuestionamiento. que en este caso fue el quebrantamiento del artículo 42 del Código de Enjuiciamiento Criminal derogado por no haberse expresado las razones de hecho y de derecho en las que debió 30 . observa la Sala. con prescindencia de aquellas que contradicen ese propósito. la comparación de ellas entre sí y el establecimiento de los hechos que de las mismas se derivan. Por lo tanto. existe la imposibilidad de conocer si el Juzgador ha tomado a su antojo las pruebas que conducen al propósito contenido en el dispositivo del fallo. esto es lo que constituye la motivación del fallo. “se demuestra que las expresiones” del acusado “sobre la integración y el material que utilizaba el Lanzallamas. la idea está inconclusa. indica que “las anteriores deposiciones”. ha impartido justicia con sujeción a la ley. ¿A cuáles expresiones se refiere el Juzgador. demuestra la inmotivación en la que incurre el Juzgador en la oportunidad en la que supuestamente analiza los elementos de convicción antes referidos. se está refiriendo.En primer lugar destaca que en dicho párrafo el Juzgador NO señala el hecho que da por probado.

ya que del análisis completo de dichas testimoniales y comparativo entre los distintos medios de convicción de desprende que. se le señalan a nuestro defendido. tal como fuera afirmado por el acusado en la opinión de índole técnica rendida en el programa “La Entrevista” de fecha 16 de Abril de 2004. 5 del expediente). sí utiliza un compuesto químico denominado NAPALM. nada analiza sobre las mismas: no indica si a su juicio son verdaderas o falsas. el equipo de ingeniería militar denominado Lanzallamas. como en efecto se declara. que para “sacar un armamento del parque debe mediar una orden del Comandante. corroboran que el lanzallamas fue desarrollado en la Segunda Guerra Mundial (deposición de Jairo Luis Castillo Oquendo contenida en el folio 37 de la pieza No. De haberlo hecho. la conclusión lógica hubiese sido distinta a la recogida en la recurrida. que aún. Por cuanto la declaratoria anterior produce la nulidad del fallo. que basta para que se declare procedente la presente denuncia de falta en la motivación de la sentencia. no efectúa un análisis completo de las pruebas testimoniales de los expertos José Luis Villegas González y Jairo Luis Castillo Oquendo.” (Énfasis añadido) (Sentencia de Fecha 20 de Enero de 2000. o la calificación que las mismas merecen a su criterio.fundarse. Rosell. Por otra parte. tenemos que. caso Ciro Antonio Contreras Quintero. ni su apreciación por parte del Juzgador de Primera Instancia a la luz de los elementos de convicción a que se contrae. 5 del expediente. así mismo. la Sala se abstiene de entrar a conocer las restantes denuncias de forma y de fondo presentadas por el recurrente. el parquero debe 31 . Jorge L. cuando expresa que la sentencia contendrá la determinación precisa y circunstanciada de los hechos que el Tribunal estime acreditados. razón por la cual esta Sala considera procedente declarar con lugar el presente recurso de casación de forma. Anexo“B”) En segundo lugar. aún cuando se refiere la sentencia de manera genérica a las expresiones del acusado (sin indicar cuáles son). cuando la presente norma no está vigente encuentra su similitud con la establecida en el ordinal 3º del artículo 365 del Código Orgánico Procesal Penal. Ponente Dr. De tal forma que desconoce esta representación qué hechos relacionados con el delito imputado. sin perjuicio de la ya manifiesta inmotivación en la que incurre la recurrida en el indispensable (a los efectos del ejercicio del derecho a la defensa) señalamiento concreto de las declaraciones a que se refiere. lo cual fue corroborado por los mencionados expertos y de ello quedó constancia en la sentencia apelada (deposición José Luis Villegas González y Jairo Luis Castillo Oquendo contenida en el folio 37 de la pieza No. ni las compara o relaciona con las demás evidencias.

Por esto el sistema que acoge en realidad el Código Orgánico Procesal Penal. es el de la libre convicción razonada. con base en los elementos probatorios que se obtengan en el proceso. es decir debe utilizarse el método de la sana crítica para llegar a una conclusión razonada. en una manifiesta inmotivación. en virtud de lo cual se requiere de un procedimiento especial para su retiro del sitio de almacenamiento. conocimientos científicos o máximas de experiencia emplea para el supuesto análisis de dichas pruebas.anotar…” esto es. Sin embargo. los conocimientos científicos y las máximas de experiencias". sin indicar a cuáles reglas de la lógica. 32 . lo declarado por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ fue una información técnicamente correcta. y por último se dejó constancia que a juicio del experto Jairo Luis Castillo Oquendo otro funcionario de su nivel podía emitir una opinión técnica sobre el uso del equipo de lanzallamas. debe basarse en "las reglas de la lógica. se limita a señalar que “…De acuerdo al método de la sana crítica. esto es. El artículo 22 aludido es muy claro en este aspecto al precisar que la libre convicción. previsto en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal no exime al juzgador de explicar las razones o motivos que lo llevan a condenar o a absolver. para el retiro de este tipo de equipos re requiere de un procedimiento (deposición José Luis Villegas González contenida en el folio 37 de la pieza No. por último. y mucho menos las concatena con las demás pruebas a los autos. observando las reglas de la lógica. Por último lugar. que sí queda demostrado lo afirmado por la defensa en el sentido de que el acusado dio una opinión técnica en el referido programa transmitido por el canal Televén referente al funcionamiento de los lanzallamas. esta no es la conclusión a la que llega el Tribunal. debido que. 5 del expediente). De tal manera que haciendo coincidido la declaración del acusado con las testimoniales rendidas por los expertos en la materia (promovidos por la propia Representación Fiscal). y siendo que el acusado en tanto General de la República y experto en Ingeniería Militar tiene plena capacidad y conocimientos para referirse al equipo de lanzallamas como experto técnico. y que es absolutamente cierto que éstos dispositivos utilizan una mezcla de gasolina con napalm. no señala siquiera el valor que le atribuye a las testimoniales de los expertos José Luis Villegas González y Jairo Luis Castillo Oquendo. encontramos que. como otra manifestación más de la inmotivación en la que incurre el Tribunal Militar Primero de Juicio en la sentencia apelada. que dichos equipos se encuentran custodiados. para reiterar su posición en relación a que el sistema de la libre convicción. quedó demostrado en Juicio que. que fueron desarrollados a partir de la Segunda Guerra Mundial y. los conocimientos científicos y las máximas de experiencia…” valora las antedichas pruebas. La Sala de Casación Penal del Máximo Tribunal de la República ha reiterado hasta la saciedad. lo siguiente: “…La Sala considera oportuno el presente asunto. efectivamente.

como autoridad. lo consagrado en el Código Orgánico Procesal Penal es el sistema de la libre convicción razonada. mediante una explicación que debe constar en la propia sentencia. aplicando por tanto el método de la sana crítica que implica observar las reglas de la lógica. del mes de Octubre del año en curso y. aprobada por todos los miembros de la Sala de Casación Penal) SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas.… Omissis… El segundo punto que debe aclararse es que al haberse consagrado en el Código Orgánico Procesal Penal el sistema de la libre convicción. pero debe explicar las razones que lo llevan a tomar la decisión. Diferente es el método de la íntima convicción. 33 . no significa que el juez o tribunal cumpla con su deber con una simple coletilla de: “…luego de un minucioso estudio de las actas se llega al convencimiento pleno. Ponencia del Magistrado Jorge Rosell Sehnen. esta Sala reitera que el vicio de inmotivación conlleva la violación del derecho que tiene todo imputado a conocer por qué se le condena o absuelve. haciendo uso de los principios de la libre convicción y de las reglas de la lógica…” de que al procesado es culpable. a hacerlo de manera racional. solicitamos a esa Corte. en el cual éste se limita a expresar en su veredicto la culpabilidad o inculpabilidad del procesado. el tribunal técnico no ejerce una soberanía directa. los conocimientos científicos y las máximas de experiencias.3. sin exigírsele explicar las razones por las cuales llegaron a tal conclusión.-Falta manifiesta en la motivación en la valoración de las testimoniales de los doctores Carlos Nieto Sánchez y Randolfo Fernández Peñuela. por lo que con base en lo ya indicado. escribe el autor de la cita anterior. (Sentencia N° 904 de fecha 29 de Junio de 2000 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Jusiticia. Raúl Eugenio. en consecuencia. como solución que se pretende para el presente caso.6. ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. Sistemas Penales y Derechos Humanos en América Latina. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. ambos inclusive. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. propio de los jurados. la Sala considera que lo procedente es declarar con lugar el presente recurso de casación. Al contrario. equivalente a una forma plebiscitaria en lo legislativo”. Pág. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. a fin de que su desempeño en tal función pueda ser controlada. sino delegada o representación republicana y por tal razón está obligada. El juez tiene libertad para apreciar las pruebas. 162). de conformidad con el artículo 457 ejusdem. Ahora bien. Así esperamos sea de su debida consideración. (Zaffaroni. Como ya se explicó. como en efecto se declara. Esto es lógico porque el jurado representa al pueblo por tanto “…sería un sistema de juicio directo del pueblo.

sino además ajenas al thema decidendum de la presente causa. pretende. según los conocimientos científicos de uno de los Expertos. por lo que el acusado de autos. y no a la Jurisdicción Penal Militar. de la afirmación (ilegal) de que las lesiones producidas por los soldados antes mencionados no fueron producto del napalm.” En primer lugar es preciso destacar que de la trascripción anterior se evidencia que el Tribunal A quo extrae de las pruebas testimoniales de los expertos Carlos Nieto Sánchez y Randolfo Fernández Peñuela que las lesiones que sufrieron los soldados que se encontraban cumpliendo sanción disciplinaria en la Sala Disciplinaria del Batallón 105 de Ingenieros acantonado en “Fuerte Mara”. atendieron como pacientes algunos lesionados por quemaduras. se puede concluir que dichos expertos de la medicina. Donde al examinar y comparar con las declaraciones en calidad de testigos presenciales de los hechos ocurridos en Fuerte Mara. esto es. trasladar las consecuencias de tal ilegal actuar a nuestro defendido. ¿Acaso este hecho. incorporando y dando por demostrados ilegalmente hechos impertinentes a este Juicio. lo cual. en cuanto a la valoración de las mismas. y estando laborando en el Servicio de Cirugía del Hospital Militar. el Doctor RANDOLFO FERNANDEZ PEÑUELA. observando las reglas de la lógica. la causa del incendio y de las lesiones sufridas por dichos soldados. y donde uno de los expertos. Fuerte Mara. En efecto. le sigue la expresión “…por lo que el 34 . en base al sistema de la convicción. demuestra que los lesionados por quemaduras.Luego de reseñar alguna de las declaraciones de los doctores Carlos Nieto Sánchez y Randolfo Fernández Peñuela. expresó “que no ha tratado ningún paciente por quemaduras producidas por napal (sic)”. los conocimientos científicos y las máximas de experiencia. quienes rindieron declaración en calidad de Expertos. no fue producido por napal (sic). señala. se afirma lo expuesto por los Expertos. donde conforme al método de la sana crítica. provenientes de una Unidad Militar de Maracaibo. ajenas no sólo al ámbito de su competencia (por cuanto los sucesos de “Fuerte Mara” corresponden al conocimiento de la Jurisdicción Penal Ordinaria. Aunado a ese hecho grave de abuso de poder y manifiesta incompetencia en la que incurre el Tribunal de Instancia al dar por falsos hechos no sometidos a su conocimiento sino a un órgano distinto. a la que pertenece el A quo). Estado Zulia. lo siguiente: “Con respecto a los ciudadanos Doctores CARLOS NIETO SANCHEZ y RANDOLFO FERNANDEZ PEÑUELA. no es objeto de investigación distinta por parte de Fiscales del Ministerio Público con competencia en el Estado Zulia? Por ello se hace evidente que el Tribunal Militar Primero de Juicio se adentró en consideraciones que no le corresponden. no fueron producto de la sustancia química denominada napalm. afirmó que las lesiones fueron producto de un Lanzallamas. además.

¿Qué relación pretende darle el Tribunal de Juicio dicha afirmación con el delito imputado al acusado? Del texto de la recurrida no se desprende en lo absoluto qué elemento del tipo penal de Injuria a la Fuerza Armada Nacional se dio por probado con dicha prueba. Alejandro Angulo Fontiveros. en manifiesto abuso de poder y fuera del ámbito de su competencia. Ponencia del Magistrado Dr. o qué relación tiene la causa de las lesiones con el delito de marras. que a su juicio la causa de las lesiones de los soldados no fue el napalm y por el otro. lo que imposibilita a esta representación controlar la logicidad del análisis probatorio. el que ese Tribunal –insistimos. Tal como se ha expresado al inicio del presente capítulo. lo que da origen a la Nulidad del fallo.. El Tribunal no relaciona ambas premisas y ni siquiera concluye nada de sus aseveraciones. del testimonio del experto Francesco Pellegrino y del propio video consignado tanto por la Fiscalía Militar como por la defensa. En segundo lugar..”. afirmó que las lesiones fueron producto de un Lanzallamas. 35 . por un lado. y que consecuencias pueden derivarse de ello. Ello se desprende claramente de los testimonios de las periodistas Marta Colomina y Patricia Poleo. tal como lo ha sentado el Máximo Tribunal de la República (Sentencia de fecha 19 de Enero de 2000 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia. caso Henry Ramón Martínez Díaz. no manifiesta qué consecuencias concretas se derivan de ello para el presente caso. También se evidencia de las declaraciones de algunos de los testigos promovidos por la propia Fiscalía Militar. que reconocen que la hipótesis fue traída al programa por la periodista Patricia Poleo. A esto caben las siguientes consideraciones: En primer lugar es falso que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ haya afirmado que las lesiones sufridas por los soldados en el Caso de Fuerte Mara fueron producto de un lanzallamas.haya dado por probado que las lesiones no fueron producidas por napalm. la falta de expresión de cómo incide el elemento probatorio bajo estudio en la culpabilidad del acusado constituye el vicio de inmotivación del fallo. la recurrida incurre en el vicio de falta en la motivación por cuanto se limita a señalar.acusado de autos. que el acusado afirmó que se utilizó en el incidente un lanzallamas. lo cual trae como consecuencia el no establecimiento cabal de los hechos del proceso. Anexo “F”). y en concreto para la determinación de la culpabilidad del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ de la supuesta comisión del delito de injuria contra la FAN. Por tal motivo.

el cual. citada ya en las páginas anteriores y cuyo contenido damos pro reproducido en esta oportunidad.000 a 4. Teniente (GN) AUGUSTO MARIJUAN FERNANDEZ y Teniente (GN) YOELIS DEL CARMEN GALVIS MENDEZ. Respecto de la prueba testimonial de los expertos Teniente (GN) Augusto Marijuan Fernández y Teniente (GN) Yoelis del Carmen Galvis Méndez.7.3. Así esperamos sea de su debida consideración. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. señala el Tribunal Militar Primero de Juicio cuanto sigue: “…Analizadas las declaraciones de los Expertos. encontramos que el Tribunal de Juicio. sin indicar a cuáles reglas de la lógica. en consecuencia. solicitamos a esa Corte. y de igual manera que en las pruebas antes analizadas.Por último lugar. observando las reglas de la lógica. y donde al examinarse y comparar con las otras pruebas. donde explican lo referente a la sustancia química napal (sic). ambos inclusive. para el presente caso. como solución que se pretende para el presente caso. Ponencia del Magistrado Jorge Rosell Sehnen. se llega a la convicción. la temperatura de la llama alcanza aproximadamente de 3. 36 . conocimientos científicos o máximas de experiencia emplea para el supuesto análisis de dichas pruebas.000 grados centígrados. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. lo que es una manifestación patente de la inmotivación en la que incurre el Tribunal Militar Primero de Juicio en la sentencia apelada. no tiene ningún carácter vinculante con respecto a la responsabilidad y culpabilidad del acusado de autos…”. ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. se limitó a transcribir la coletilla de: “…conforme al método de la sana crítica. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas. de conformidad con el artículo 457 ejusdem. al combustionar. del mes de Octubre del año en curso y. los conocimientos científicos y las máximas de experiencia”. Sobre este punto traemos a colación el criterio contenido en la sentencia N° 904 de fecha 29 de Junio de 2000 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia.-Falta manifiesta en la motivación en la valoración de las testimoniales de los expertos Teniente (GN) Augusto Marijuan Fernández y Teniente (GN) Yoelis del Carmen Galvis Méndez. sobre el origen y uso de dicho compuesto.

que lo beneficiaran en algún sentido. las descarta. la sentencia apelada omite concatenar las testimoniales de los ciudadanos expertos Teniente (GN) Augusto Marijuan Fernández y Teniente (GN) Yoelis del Carmen Galvis Méndez con las demás pruebas a los autos. en base a lo cual se otorgó la razón al recurrente declarando. ante su inaptitud para demostrar la culpabilidad. tantas veces citadas: “…al haber sólo un examen parcial de los elementos constantes en autos. por cuanto valora las pruebas en lo que lo perjudiquen. ya que. En el presente caso. y cuando ello no ocurre. y como vicio en el que incurre la sentencia recurrida a lo largo del aparte relativo a las pruebas. existe la imposibilidad de conocer si el Juzgador ha tomado a su antojo las pruebas que conducen al propósito contenido en el dispositivo del fallo. la nulidad del fallo recurrido.. de las testimoniales de los mencionados ciudadanos. en general. ya que se limita a señalar que con dichos testimonios no se demuestra la culpabilidad del acusado. Aunado a ello. “…con respecto a la responsabilidad y culpabilidad del acusado de autos…”. en la decisión. De tal manera que existe un absoluto silencio (que se traduce nuevamente en inmotivación) en cuanto a la consideración de si la prueba. lo que pone en evidencia una vez más la grosera arbitrariedad del Juzgador A quo. por parte del Tribunal de Juicio. Ante la falta de concatenación antes denunciada. tales como las testimoniales de las ciudadanas Patricia Poleo y Marta Colomina.”. no se efectuó concatenación de ningún tipo de esa prueba con los demás elementos de convicción incorporados a los autos. Esto evidencia un análisis parcial. así como las testimoniales de los expertos José Luis Villegas González y Jairo Luis Castillo Oquendo. De esta forma desecha y omite todo elemento que exculpe o favorezca al acusado (violando además el in dubio pro reo) por la sola razón de favorecer la inocencia de nuestro defendido. tenía elementos que exculpaban al acusado o. de la cuales se evidencia que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ no mintió al 37 . se limitó a examinar parcialmente los elementos probatorios dejando de compararlos con las demás pruebas de autos…”. en consecuencia. análisis que ha debido efectuar a los fines de cumplir con el mandato legal de motivación de las sentencias. (Caso Ciro Antonio Contreras. de fecha 20 de Enero de 2000). tal como señalara la Sala de Casación Penal.. con prescindencia de aquellas que contradicen ese propósito.De lo anterior se observa que el Tribunal de Juicio. entre otras. ha señalado el Máximo Tribunal en la sentencia antes citada que “…la decisión recurrida. no consideró vinculantes las declaraciones de los expertos Teniente (GN) Augusto Marijuan Fernández y Teniente (GN) Yoelis del Carmen Galvis Méndez. ha impartido justicia con sujeción a la ley. o si por el contrario.

mal podría decirse que nuestro representado no declaró como experto en el programa “La Entrevista” cuando expuso la historia y el funcionamiento del lanzallamas. y examinado y analizado a la luz de lo arrojado por las otras pruebas que de manera conteste favorecen al acusado. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. por falta de motivación en lo que respecta a la valoración y análisis de las pruebas testimoniales de los ciudadanos expertos Teniente (GN) Augusto Marijuan Fernández y Teniente (GN) Yoelis del Carmen Galvis Méndez por cuanto. así lo afirmaron. además de no señalar nada al respecto de si las pruebas mencionadas aportaban o no elementos a favor del acusado. Así esperamos sea de su debida consideración. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. conocimiento científico o máxima de experiencia les aplicó para llegar a la antedicha conclusión. en consecuencia. De tal manera que hubiera sido distinta la conclusión a la que llegó el Juzgador. ante la imposibilidad de conocer cómo valoró el Tribunal los elementos de convicción que se incorporaron al proceso. y qué regla de la lógica. si bien la sentencia condenatoria señala que las testimoniales antes citadas nada aportan para la demostración de la culpabilidad del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ.- 38 .afirmar que el equipo de ingeniería militar denominado lanzallamas sí utiliza un compuesto químico denominado napalm. nada expresa respecto del análisis que debió efectuar para llegar a tal conclusión. si éste hubiere tomado de las testimoniales de los referidos expertos de manera íntegra. como solución que se pretende para el presente caso. es imposible conocer el motivo que llevó al Tribunal de Juicio a considerar que las pruebas antes referidas no inculpaban al acusado. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. ambos inclusive. ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. Aunado a lo anterior tenemos que. de tal manera que si expertos como los que depusieron en juicio. en todas sus manifestaciones. lo cual vulnera el derecho a la defensa del acusado. del mes de Octubre del año en curso y. de conformidad con el artículo 457 ejusdem. de manera que se encuentra igualmente viciada la sentencia recurrida. Esta circunstancia configura y da lugar a la presente denuncia de falta de motivación de la sentencia. y que tal información técnica fue apegada a la verdad de los hechos. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas. solicitamos a esa Corte.

fueron más allá del punto técnico.-Falta manifiesta en la motivación en relación con la valoración de la testimonial del experto Francisco Antonio Pellegrino. en la sentencia citada en apartes anteriores. observando las reglas de la lógica. así mismo. lo consagrado en el Código 39 . que las expresiones manifestadas por el General USON. rabia. lo que evidencia la manifiesta inmotivación en la que incurre el Tribunal Militar Primero de Juicio en la sentencia apelada. que al ser analizada para apreciarse conforme a lo establecido en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal. a los fines de evidenciar la falta de motivación en el análisis probatorio. se limitó a transcribir la coletilla que refiere que valora la prueba “…según la sana crítica.” Respecto de valoración efectuada por el Tribunal Militar de Juicio de la prueba testimonial del ciudadano Francesco Pellegrino. lo siguiente: “… no significa que el juez o tribunal cumpla con su deber con una simple coletilla de: “…luego de un minucioso estudio de las actas se llega al convencimiento pleno. el ciudadano licenciado Francisco Antonio Pellegrino. luego de indicar sucintamente el tenor de sus declaraciones. A este respecto ha señalado la Sala de Casación Penal del Máximo Tribunal de la República. donde el experto indicó que de acuerdo a su impresión el General de Brigada (EJ) USON RAMIREZ FRANCISCO. en este sentido esta prueba. Respecto del testimonio del experto comunicacional promovido por la defensa. observando las reglas de la lógica. Licenciado FRANCISCO ANTONIO PELLEGRINO.3. según la sana crítica. Como ya se explicó. dejando claro a través de uso de la palabra premeditación.8. conocimiento del Comando. el Tribunal de Juicio. conocimientos científicos o máximas de experiencia emplea para el supuesto análisis. describe el artefacto del lanzallamas. haciendo uso de los principios de la libre convicción y de las reglas de la lógica…” de que al procesado es culpable. y sobre este mismo punto. donde el uso del mismo requiere una premeditación. porque para usar el Lanzallamas hay un procedimiento. señaló: “…Con relación a la testifical del Experto. los conocimientos científicos y las máximas de experiencia. los conocimientos científicos y las máximas de experiencia…” sin indicar a cuáles reglas de la lógica. lo que sería gravísimo de ser cierto y agregó que el General de Brigada opinó más allá del elemento técnico. denunciamos en este estado el vicio de inmotivación de la recurrida. Nuevamente encontramos que el Tribunal de Juicio. comparar con otro caso e indicar que éste es más grave que el caso de Sicat. por lo que se observa la intencionalidad de causar un descrédito en contra de la reputación de la Fuerza Armada Nacional. se efectúan una serie de observaciones a lo afirmado en el transcrito párrafo por el Tribunal A quo. el cual podría verse como algo primitivo. que este caso había premeditación.

de controlar la legalidad. También ha debido indicar qué. ni el tenor exacto de las mismas. más aún cuando el Juzgador ha debido circunscribirse (Art. basta la denuncia efectuada en el sentido de que el Juzgador se limitó a agregar la coletilla relativa a la sana crítica. COPP) a los hechos que alegó la Fiscalía en la oportunidad legal correspondiente (acusación) y no a otros. y que “evidentemente” las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ fueron de índole técnica. aprobada por todos los miembros de la Sala de Casación Penal) En virtud del criterio jurisprudencia del máximo Tribunal de la República. se ha estimado el Tribunal que fue más allá del elemento técnico. que las expresiones manifestadas por el General USON. Ponencia del Magistrado Jorge Rosell Sehnen. aplicando por tanto el método de la sana crítica que implica observar las reglas de la lógica. de allí la imposibilidad por parte de esta Representación y de esa Corte Marcial en funciones de Corte de Apelaciones. lo cual es indispensable a los fines de corroborar lo dicho tanto por el experto como por el Tribunal. para que se declare la nulidad de la sentencia recurrida. Así esperamos sea de su debida consideración.Orgánico Procesal Penal es el sistema de la libre convicción razonada. Pero tal precisión y claridad no se dio en el presente caso. fueron más allá del punto técnico”. De tal manera que ha debido precisar el Juzgador de Primera Instancia por qué considera a las declaraciones del acusado fueron “…más allá del elemento técnico…” si la propia prueba a la que se refiere también indica que el acusado fue presentado como experto profesional y analista político. racionalidad y logicidad del análisis probatorio efectuado por el A quo 40 . ya que de la propia síntesis efectúa de la deposición del testigo se observa que éste afirmó que las declaraciones del acusado fueron “evidentemente” técnicas. sin hacer mención específica a los elementos empleados de éste método de análisis probatorio en la prueba testimonial del ciudadano Francesco Pellegrino. El juez tiene libertad para apreciar las pruebas. antes referida. a los fines del ejercicio del derecho a la defensa del acusado y de su derecho a conocer por cuáles hechos concretos. Ha debido el Tribunal A quo. sin embargo no indica a cuáles declaraciones de acusado se refiere. dentro de lo que se expresó “…más allá del punto técnico…” es lo que consideró injurioso y por qué así lo consideró. los conocimientos científicos y las máximas de experiencias. en este caso por cuáles de sus declaraciones. señala el Tribunal que “se puede valorar esta prueba.” (Sentencia N° 904 de fecha 29 de Junio de 2000 de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia. Ha debido de precisar. 363. Por otra parte. pero debe explicar las razones que lo llevan a tomar la decisión. señalar a cuáles declaraciones se refirió el testigo experto.

frases u expresiones que desde el punto de vista sean ofensivas a las Fuerzas Armadas” vi) El General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ “es presentado en el video como alguien experto en este tipo de materia que indica cuando se utilizó por primera vez y los elementos que utiliza. a saber: i) El General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ “describe a su entender el lanzallamas”. y que son los reseñados por el propio Tribunal de Instancia (Folio 40 de la pieza 5 del expediente). omitiendo el Juzgador el análisis de los hechos que él mismo reseñó en la sentencia recurrida. quedando la decisión recurrida manifiestamente inmotivada. pero nada expresa acerca de otros hechos que se han quedado demostrados con la testimonial de marras. sin expresar las razones por las cuales no las valoró. Así encontramos que el Tribunal de Juicio deriva de la testimonial del experto Francesco Pelegrino el supuesto hecho de que el acusado opinó más allá del elemento técnico.Por otra parte. que a eso se refería”. lo que estaba vinculado a “de ser cierto” la utilización del artefacto”. ii) El General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ no fue “el propulsor de la tesis del uso de un lanzallamas”. iii) El General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ emplea la palabra premeditación de forma condicional. por haberse analizado las pruebas de manera asilada y parcialmente. así como con otras testimoniales. 41 . no existe motivación alguna por parte del Tribunal de la recurrida para omitir o rechazar una parte del testimonio del experto y darle carácter vinculante a otra. iv) El General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ “utilizó mucho gravísimo. Sobre ninguno de estos hechos que afirma el Testigo Experto Francesco Pelegrino se pronunció el Tribunal A quo. ya que “sería gravísimo en caso de ser cierto”. lo que evidencia la intención del Juzgador de utilizar las pruebas de manera arbitraria a los fines de fundar a toda costa la condena al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. v) El General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ “no utilizó gestos.

Así esperamos sea de su debida consideración. ambos inclusive. General de División (GN) Jesús Ramón Villegas Solarte. de conformidad con el artículo 457 ejusdem. con excepción del General de División (EJ) CARLOS AUGUSTO BRICEÑO MÁRQUEZ … (omissis)… los mismos manifiestan en forma general que las expresiones dadas por el General USÓN RAMÍREZ en el Programa “La Entrevista” del día 16 de Abril del 2004. General de División (EJ) Carlos Augusto Briceño Márquez y General de División (AV) Roger Cordero Lara. e inclusive se indicó que los Oficiales del Batallón Soublette se sintieron dolidos con tales opiniones. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año.-Falta manifiesta en la motivación en la valoración de las testimoniales de los ciudadanos Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira. lo que evidencia la manifiesta inmotivación en la que incurre el Tribunal Militar Primero de Juicio en la sentencia apelada. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004.. Respecto de las testimoniales de los ciudadanos Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira. General de División (EJ) Wilfredo Ramón Silva. General de División (EJ) WILFREDO RAMÓN SILVA. y General de División (AV) ROGER CORDERO LARA …(omissis)… se puede indicar que. A este respecto reiteramos el criterio sostenido por la Sala de Casación Penal del Máximo Tribunal de la República. ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. además de lo anterior.9. (Destacados nuestros) Igualmente. en la tantas veces mencionada 42 . General de División (GN) JESÚS RAMÓN VILLEGAS SOLARTE.3.SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas. en consecuencia. por cuanto se afirmó la palabra premeditación. General de División (EJ) Carlos Augusto Briceño Márquez y General de División (AV) Roger Cordero Lara. General de División (GN) Jesús Ramón Villegas Solarte. conocimientos científicos o máximas de experiencia emplea para el supuesto análisis. el Tribunal A quo expresó: “…Con respecto a las declaraciones testificales de los ciudadanos Vicealmirante (ARBV) RAMON ORLANDO MANIGLIA FERREIRA. solicitamos a esa Corte. General de División (EJ) CARLOS AUGUSTO BRICEÑO MÁRQUEZ. causaron un malestar dentro del personal militar …(omissis)… y que tales expresiones afectaron el honor de la Fuerza Armada Nacional. los conocimientos científicos y las máximas de experiencia”. General de División (EJ) Wilfredo Ramón Silva.”. sin indicar a cuáles reglas de la lógica. observando las reglas de la lógica. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. destacamos que nuevamente se limita el Tribunal A quo a transcribir la coletilla que reza “según la sana crítica. como solución que se pretende para el presente caso. del mes de Octubre del año en curso y..

y transmitido en esa misma fecha por el Canal 10 Televén. De esta trascripción se deriva que el Tribunal halló demostrado el delito con estas testimoniales porque a su decir demuestran que el acusado indicó que hubo premeditación en el incendio de “Fuerte Mara”. Además. dijo expresiones que causaron un daño en la reputación de la Fuerza Armada Nacional y en una de sus Instituciones. a cuyos efectos promovemos a los fines de que sea evacuada en la audiencia a que se contra el Artículo 456 del COPP. sino parcialmente. lo que evidencia la falta de contundencia de su testimonio. indicando que el hecho había sido premeditado…”. de otros elementos de convicción cursante a los autos.sentencia No. Ponencia del Magistrado Jorge Rosell Sehnen. ningún otro hizo mención a este aspecto. En segundo lugar el tribunal efectuó un análisis parcial de las testimoniales ya que. concluyendo de manera general que “… este Tribunal Militar Primero de Juicio. lo que hizo que la conclusión a la 43 . promovida por esta defensa. en concreto de la testimonial del experto Francesco Pellegrino. Esto es que. lo que a su criterio ofende a la Fuerza Armada Nacional. 904 de fecha 29 de Junio de 2000. ya que es pertinente y necesaria a los fines de demostrar la manifiesta inmotivación de la recurrida al no analizar las pruebas en su conjunto. no existe motivación alguna por parte del Tribunal de la recurrida para omitir o rechazar una parte del testimonio y otorgarle carácter vinculante a otra. se tendría (condicionalmente) que concluir que hubo premeditación. Por otra parte. A lo anterior es preciso efectuar las siguientes consideraciones: En primer lugar el único testigo que afirmó haber escuchado la palabra premeditación en boca del acusado fue el General de División (AV) Roger Cordero Lara. de tal manera que es erróneo atribuir a los demás testigos una afirmación de hecho no emanada de ellos. Y ello se encuentra corroborada por el video contentivo del Programa Televisivo “La Entrevista” de fecha 16 de Abril de 2004. en caso de ser cierta la hipótesis del Lanzallamas. se evidencia que la palabra “premeditación” manifestada por nuestro defendido estuvo vinculada al testimonio que había recibido un tercero (Patricia Poleo) y al que este testimonio (modo condicional) fuera cierto. que efectivamente el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USON RAMIREZ. al momento de intervenir en el Programa “La Entrevista” el día 116 (sic) de Abril de 2004. es importante recalcar que según manifestó el testigo lo único que recuerda de las declaraciones del acusado en el Programa “La Entrevista” es la palabra “premeditación” ni siquiera recuerda el contexto en el cual se pronunció. llega a la conclusión por lo expuesto por los testigos.

por el siguiente: i) De la Inspección Ocular sobre el sito del incendio efectuada en fecha 31 Marzo de 2004 (Folio 72. esto es. para poder establecer la responsabilidad del hecho. Esto es. y en todo caso ello no tiene la aptitud para injuriar o menospreciar a la Fuerza Armada Nacional. En conclusión. se requiere obtener el aporte informativo de los soldados lesionados. y que tiene todas las características de haber sido en ocasionado de forma premeditada. Si el Tribunal hubiese considerado injuriosa a la Fuerza Armada Nacional la sola indicación de que el incendio de “Fuerte Mara” tiene todas las características de haber sido premeditada. la llama abierta proveniente de un yesquero o fósforo encendido. un experto que inspeccionó el propio lugar del incendio concluyó que hubo premeditación en el mismo. sea radicalmente distinta a la que indican las pruebas que fueron incorporadas al proceso. entonces hubiera ordenado la 44 .que llegó el Tribunal de Juicio. desconociéndose aún. a fin de recabar detalles determinantes que conlleven al esclarecimiento definitivo de lo que realmente sucedió. pieza 2. y manifestó que el incendio no fue accidental. Madriz afirman que el incendio fue intencional. la intencionalidad o los móviles que incitaron a cometer la acción. donde posiblemente fue utilizado como fuente calórica para dar inicio a la ignición. consideramos que dicho incendio presente todas las características propias de haber sido tramado de manera intencional. cuando expresan: “Con relación a la causa del incendio. todo hace indicar la presunción de un hecho punible que involucra de manera activa la participación del factor humano. del expediente) se observa que los funcionaros del Cuerpo de Bomberos del Municipio Maracaibo los ciudadanos Capitán (B) Gilfredo Espinoza y Capitán (B) Ángel E. ii) El Capitán (B) Gilfredo Espinoza declaró en calidad de experto ante el Tribunal Militar Primero de Juicio. si los propios funcionarios investigadores concluyen de la misma manera.” (Subrayado añadido). lo cual demuestra que cuando el acusado manifestó que de ser cierta la tesis del Lanzallamas esto evidenciaría que hubo premeditación. Igualmente queda demostrada la manifiesta inmotivación por falta de análisis concatenado de los elementos de pruebas. premeditado. lo hizo de manera técnica y en calidad de experto.

Soldado (EJ) Mauricio José Pulgar Parra y Soldado (EJ) Abraham de Jesús Mena. sin expresas las razones por las cuales no las valoró. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. Así esperamos sea de su debida consideración. se pronunció el Tribunal A quo. como solución que se pretende para el presente caso. promovemos como prueba de la presente denuncia el medio de reproducción a que se refiere el artículo 334 del COPP. lo siguiente: De las testimoniales de los individuos de tropa Distinguido Distinguido (EJ) ANGEL ENRIQUE MEDINA. Soldado (EJ) Eusebio Alejandro Reyes Galue. A los fines de demostrar lo anterior. ambos inclusive. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. señala en cuanto a su valoración y en cuanto a los hechos que de ellas se deriva. omitiendo el Juzgador el análisis de los hechos que él mismo reseñó en la sentencia recurrida. por haberse analizado las pruebas de manera asilada y parcialmente. de conformidad con el artículo 457 ejusdem. Soldado (EJ) 45 . solicitamos a esa Corte. En la sentencia recurrida. tal como preceptúa el Artículo 345 del COPP. por haber cometido en Audiencia el delito tipificado en el Artículo 505 del COJM. lo cual concuerda con el análisis técnico efectuado sobre el caso por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. quedando la decisión recurrida manifiestamente inmotivada. Soldado (EJ) Cesar Augusto Cambas Tatis. SOLUCIÓN QUE PRETENDE: En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas. por cuanto es pertinente y necesaria para demostrar que el ciudadano Capitán (B) Gilfredo Espinoza afirmó que en el incendio de Fuerte Mara hubo premeditación. ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente.-Falta manifiesta en la motivación en la valoración de las testimoniales de los individuos de tropa Distinguido (EJ) Angel Enrique Medina. por cuanto afirmó que hubo premeditación en el incendio de “Fuerte Mara”. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. del mes de Octubre del año en curso y. en consecuencia.3.detención del Capitán Gilfredo Espinoza. Sobre ninguno de estos hechos que quedaron demostrados con las pruebas antes citadas.10. luego de efectuado una síntesis de las declaraciones rendidas por los soldados que fueron víctimas del incendio ocurrido en Fuerte Mara en marzo del año en curso.

(sic) por lo que las mismas injurian a las (sic) Fuerza Armada Nacional. el Tribunal pretende dar por cierta (invadiendo indebidamente las competencias de la jurisdicción penal ordinaria que está a cargo de ese caso.CESAR AUGUSTO CAMBAS TATIS. por haber afirmado un hecho falso. no era la realidad. convicción esta de acuerdo a sus deposiciones. al establecer por probado un hecho cuyo conocimiento no se encuentra atribuida por ley a su autoridad. esto es.” En primer lugar. en manifiesta incompetencia. eran contrarios a lo manifestado por el General USON RAMIREZ. cuál es la injuria. con el hecho típico que la Representación del Ministerio Público (en el marco de la legalidad) ha debido probar. Soldado (EJ) MAURICIO JOSE PULGAR PARRA y Soldado (EJ) ABRAHAM DE JESÚS MENA. como las experticias del Cuerpo de Bomberos de Maracaibo. son contrarias con las declaraciones de estos soldados. con respecto a los hechos ocurridos en Fuerte Mara referente al incendio. no son objeto del presente proceso penal militar al cual se ha visto sometido nuestro defendido. se puede concluir que los testigos presenciales. por lo que en base a ello. el cual se tramita (aún en Fase Preliminar) ante un Despacho Fiscal distinto del asignado para el presente caso. quienes manifiestan en sus declaraciones que las afirmaciones realizadas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USON RAMIREZ. ofensa o 46 . no se encuentra actualmente concluida. por dos razones fundamentales: i) Los sucesos de “Fuerte Mara” están siendo objeto de investigación por parte de los órganos competentes. vale destacar. esta convicción se realiza a través del artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal. incurre el Juez a quo. cuya tramitación. de tal manera que. esto es. y sobrepasando el thema decidendum de este proceso) una de las versiones sobre la causa del incendio en Fuerte Mara. sino de otro distinto. Soldado (EJ) EUSEBIO ALEJANDRO REYES GALUE. quedando evidenciado que de acuerdo al versión (sic) de los testigos presenciales de los hechos de Fuerte Mara. por demás a la Jurisdicción Penal Ordinaria circunscrita en otro Circuito Judicial Penal (distinto del Área Metropolitana de Caracas). la cual será objeto de una denuncia separada que se efectuará en su oportunidad correspondiente. como consecuencia del abuso de poder en el que incurre. quienes se encontraban en el sitio del suceso. así como las lesiones producidas. ii) La causa del incendio de “Fuerte Mara” no guarda relación alguna con los hechos objeto del juicio. perteneciente. lo cual es un hecho impertinente para la presente causa. donde queda demostrado que las afirmaciones hechas por el parte del General de Brigada (EJ) USON RAMIREZ. con los testimonios de dichos soldados. en la que únicamente uno de los soldados heridos ha testificado en la causa. aunado a otras pruebas. sino que se encuentra en la etapa preliminar de la investigación.

como una de las versiones de la causa de los sucesos de “Fuerte Mara”. ofendieran o menospreciaran a la Fuerza Armada Nacional o alguna de sus unidades. 47 . valorándolas aislada y parcialmente. Por último. el Tribunal de Juicio concluye que son falsas las declaraciones emitidas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. determinado como ha sido en el Juicio que la denominada “Tesis del Lanzallamas” no fue de la autoría de nuestro representado. y no otro. no pueden estar dirigidas al acusado. con los testimonios antes referidos. ya que de haberlo hecho habría concluido de manera muy distinta. a saber: que las declaraciones de los testigos y las todas declaraciones del acusado. la falsedad de la utilización de un lanzallamas. El hecho punible atribuido al General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USÓN RAMÍREZ. la emisión de declaraciones falsas. En segundo lugar. no puede ser esto atribuido a nuestro representado. como elemento del mismo. sino que tales declaraciones estuvieron a cargo de persona distinta. el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ no es –en definitiva y de acuerdo a lo demostrado en juicio. Únicamente se refiere la norma antes transcrita a la injuria. entonces. es el haber supuestamente emitido declaraciones que según el criterio de la Fiscalía Militar injuriaran. lo cual es una omisión que vicia a la sentencia de inmotivación por que le impide al acusado conocer por cuales hechos concretos ha sido condenado. ya que la Representación Fiscal Militar atribuye a nuestro representado no una sino varias afirmaciones.menosprecio a la Fuerza Armada Nacional. a saber: la periodista Patricia Poleo. ya que. y que éste no corroboró. sin indicar cuáles exactamente son esas declaraciones. el Tribunal de la Causa no concatenó dichas pruebas con los demás elementos que obran a los autos. No contempla el tipo penal trascrito para la configuración del delito. tal como consta de las actas del expediente y de varias de las aseveraciones del Tribunal de Juicio. Más aún cuando las consecuencias de la determinación de la falsedad de la Tesis del Lanzallamas en el caso del incendio del Fuerte Mara. ofensa o menosprecio a la Institución Armada o a sus unidades. muy especialmente por el hecho cierto y demostrado en Juicio que el General de Brigada FRANCISCO USÓN RAMÍREZ nunca afirmó o negó versión alguna de los hechos. ya que se limitó a efectuar opiniones técnicas acerca de la tesis hecha pública por la periodista Patricia Poleo. no se contradicen. Por otra parte.autor de la referida hipótesis de los hechos ocurridos en Fuerte Mara a fines del mes de marzo del año en curso. y decimos todas por cuanto el Tribunal no especificó a cuáles en concreto se refería.

de acuerdo al criterio jurisprudencial transcrito ut supra (Sentencias de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia de fechas 19 y 20 de enero de 2000) la circunstancia antes descrita constituye una falta en la motivación la sentencia que da lugar a la NULIDAD ABSOLUTA de ésta y a LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. ni qué elemento del mismo estimó probado: a) Hoja de Dotación del Servicio de Armamento del Ejercito de fecha 7DIC88: respecto de esta prueba señala el Tribunal que “existe plena convicción de la dotación de los Lanzallamas” al 105 Batallón de Ingenieros “Carlos Soublette”. ya que éste indicó que la fecha del programa en el que participó como invitado experto 48 . de conformidad con el artículo 457 ejusdem. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004.-Falta manifiesta en la motivación en la valoración de las pruebas documentales.3. Del aparte relativo a las “Pruebas Documentales y Periciales de las Partes” se observa que el Tribunal Militar Primero de Juicio omite señalar en las pruebas que seguidamente se señalan. esto es. como solución que se pretende para el presente caso. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. del mes de Octubre del año en curso y. En virtud de la inmotivación en la que incurre la recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas. su relación con el tipo delictivo imputado. en consecuencia. en particular con el video consignado por el Ministerio Público Militar contentivo de la reproducción parcial y cortada del programa televisivo “La Entrevista” de fecha 16 de Abril de 2004. ambos inclusive. Con esta prueba estima demostrado en Juicio la existencia de Lanzallamas en dicha unidad. no indica si dicha circunstancia lo inculpa o lo exculpa. ello de conformidad con el Artículo 22 del COPP. Así esperamos sea de su debida consideración.11. pero no indica que relación tiene ese hecho con el objeto del juicio penal. Tampoco expresa que consecuencias acarrea la fijación de ese hecho a la situación jurídica del acusado. solicitamos a esa Corte. de cuya concatenación se observa que es falso el dicho del funcionario contenido en la referida acta.SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: De tal manera que. ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. En segundo lugar. no relaciona dicha prueba con las demás obrantes a los autos.

es imposible conocer la valoración dada por el Tribunal A quo a dicho medio probatorio. entre ellos. 49 . y demostrada como ha sido su falsedad. de tal manera que ante su incongruencia con las otras pruebas de autos. Calla el Tribunal cualquier consideración al respecto. es absolutamente inconducente para dar por demostradas las afirmaciones de hechos contenidas en la acusación fiscal. afirma que el General de Brigada (EJ) USON RAMIREZ. lo que vicia de inmotivación la sentencia condenatoria dictada en el presente caso. opinó sobre otros tópicos en la mencionada fecha. y concretamente los elementos del tipo que de éstas se desprende. ha debido de desestimarla por falsa. o si por el contrario. y mucho menos señala si aportan algún elemento bien a la culpabilidad o bien a la inocencia del acusado. es el día 15 de Abril de 2004. tratando ciertos temas. sin indicar absolutamente nada acerca del valor probatorio que el Tribunal le otorga a la misma. ya que se limita a reseñar parcialmente su contenido. y del propio dicho del Fiscal en el Juicio. Queda evidenciada así la falta de análisis de esta prueba efectuada por el Tribunal de la recurrida. ni qué hechos fueron incorporados al proceso con los mismos.” De la anterior trascripción de la sentencia recurrida se evidencia la inmotivación manifiesta de la decisión en cuanto a la valoración del Acta policial antes identificada. lo cual es incorrecto ya que la entrevista televisiva se llevó a cabo el día siguiente. En virtud de lo anterior. ciertos aspectos del caso de “Fuerte Mara”. PATRICIA POLEO y FRANCISCO USON RAMIREZ. donde intervinieron los ciudadanos MARTA COLOMINA. b) Acta Policial No. los cuales para el presente caso y al ser examinados y comparado con otras pruebas. DGSIM-005-046-04. con relación a la Fuerza Armada Nacional. colocando en estado de indefensión al acusado por cuanto se le ha cercenado su derecho a conocer cuáles pruebas fueron valorados en su contra y cuales a su favor. lo que es lo mismo decir. se realizó el Programa “La Entrevista”. lo demuestra la falta de motivación en el estudio y valoración del Acta Policial antes identificada. se puede indicar que la misma afirma que el día 10 de Mayo del 2004.el acusado. ni la relación que guarda con el thema decidendum de la presente causa. de fecha 10 de Mayo de 2004: De dicho medio de prueba extrae el Juzgador a-quo lo siguiente: “… Con respecto a la anterior Acta Policial. que el acusado y la defensa no conocen todos los elementos que llevaron al juzgador a pronunciar en la presente causa sentencia condenatoria. Canal Televén.

en definitiva. y se acordó realizar una sola lectura del mismo. ya que si bien señaló el hecho que 50 . y determinar. Es evidente la inmotivación manifiesta en la que incurre la recurrida al no contener análisis de ningún tipo respecto del acta policial antes identificada. el Tribunal Militar Primero de Juicio señaló cuanto sigue: “Al analizar este documento. Es evidente la violación del derecho a la defensa del ciudadano General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. 153/2004 emanada de CONATEL del video contentivo del Programa “La Entrevista” transmitido por el Canal 10 Televén: Respecto de este medio probatorio. este documento fue promovido por ambas partes en su oportunidad legal. al afirmar llanamente la existencia de lanzallamas en el Batallón 105 de Ingenieros “Carlos Soublette”.” De la lectura de lo anterior se desprende que el Tribunal de la recurrida nunca señaló la pertinencia del referido medio probatorio. DGSIM-011 de fecha 29 de Junio de 2003 De esa inspección. el contenido de cada prueba. ya que omite cualquier análisis de la prueba en comento. donde se atribuye el Video Nº AYR-153-2004.c) Certificación No. así como tampoco le dio valor probatorio alguno. de tal manera que se desconoce la incidencia de dicha prueba en el juicio de culpabilidad efectuado por el Juzgador a-quo al acusado. concatenarlas entre sí. donde se atribuye el Video Nº AYR-1532004. donde se declara haber efectuado tal chequeo. examinándolo y comparándolo con las otras pruebas. sin indicar nada más al respecto. colige el Juzgador que “existían diez (10) Lanzallamas” en el Batallón 105 de Ingenieros “Carlos Soublette” acantonado en el Fuerte Mara del Estado Zulia. más aún indispensable a los fines de que la sentencia que debidamente motivada. señalar el valor probatorio de cada una de ellas. conforme al artículo 1359 ordinal 1º del Código Civil por tener facultad para ello. se puede evidenciar que tal certificación corresponde efectivamente (sic) 10 de Mayo del 2004. sin que consignar en el texto un análisis de su valoración. No basta con reseñar o transcribir en el texto de la sentencia. sino que es preciso. ni si alguno o algunos de los hechos concretos imputados al acusado por la Fiscalía Militar que quedaron demostrados con la misma. o la incidencia que la comprobación de dicho hecho pueda tener sobre el dispositivo del fallo. que hecho quedo demostrado con la mismas y consecuencias se puede derivar de su establecimiento. d) Inspección inserta en el Acta Policial No. por parte del Tribunal de la recurrida. de acuerdo el (sic) método de la sana crítica.

acantonado en Fuerte Mara.” Se evidencia de la anterior trascripción que el Juzgador A quo se limita a señalar el contenido de la Experticia y el hecho que quedó demostrado con la misma. Estado Zulia. sí lo fueron. Y por último no concluye nada en el sentido de si ese elemento de convicción sirve para inculpar o para exculpar al acusado. sin embargo. 457. como se refleja al examinar y comparar con lo indicado por los funcionarios de la Dirección General de Inteligencia Militar. y del Acta Policial. y tomando en cuenta la manifiesta inmotivación de la sentencia recurrida en la valoración de las pruebas. las máximas de experiencias o los conocimientos científicos empleados para el supuesto estudio cada prueba. de conformidad con lo pautado en el Primer Párrafo del Art. lo procedente en este caso. antes expuesta. en funciones de Corte de Apelaciones declare la NULIDAD ABSOLUTA de la sentencia condenatoria que se recurre 51 . ii) qué hechos quedaron demostrados con cada una de las pruebas incorporadas al proceso. e) Experticia de Reconocimiento Legal y Mecánica de Funcionamiento de fecha 28 de Septiembre de 2004. así como iv) las reglas de la lógica. remitida por la delegación del Estado Zulia del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas: De esta experticia antes expuesta señala el Tribunal de la recurrida lo que seguidamente se cita: “En relación a esta Experticia. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Visto lo anterior. tampoco manifiesta si con tal hecho quedó demostrada alguna afirmación de hecho de alguna de las partes. se puede indicar. omite nuevamente cualquier referencia en cuanto a la valoración de la misma. iii) por qué no estableció como ciertos hechos arrojados por las pruebas. Así esperamos sea de su debida consideración. así como cualquier expresión acerca de la relación que guarda el hecho de existir los siete lanzallamas operativos en Batallón 105 de Ingenieros “Carlos Soublette” con el delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional. no expresa si es pertinente o no con los hechos objeto de la imputación fiscal. que de dichos equipos solamente se encuentra operativos siete Lanzallamas y tres están inoperativos. que efectivamente tiene la Unidad. es que esta Honorable Corte Marcial. que declararon como Expertos. conforme al artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal. ni el valor que ésta merece en la presente causa.la misma aporta. que de (sic) Lanzallamas. mientras que otras que derivaban de las mismas. que el 105 Batallón del Ingenieros de Combate “Carlos Soublette”. en el sentido de que se ha condenado a una persona sin expresar suficientemente: i) cuáles pruebas obraron a su favor y cuáles en contra.

vicia a la sentencia recurrida de nulidad absoluta. la afirmación que efectúa el Juzgador de instancia en el último capítulo del texto contentivo de la fundamentación de la condenatoria decretada en contra del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. el cual motivó insuficientemente tal decisión mediante la publicación de la fundamentación de la sentencia condenatoria. Falso supuesto de Derecho. tales como. así como el juicio celebrado en este caso.- CAPÍTULO IV Contradicción manifiesta en la motivación de la sentencia (Ordinal 2º. el mismo Juzgador cataloga al delito de Injuria.1. y ORDENE LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. Dicho pedimento fue negado en fecha 11 de Octubre de 2004 por el Tribunal Primero Militar de Juicio. en fecha 08 de Noviembre de 2004. lo cual a la luz de la norma contenida en el Artículo 191 ejusdem. en virtud de que dimanan de éstos también el derecho a que su proceso finalice mediante sentencia debidamente fundada en derecho. Así esperamos sea de su debida consideración. que el delito por el cual se le condenó al acusado. atenta contra la seguridad de la Nación…” (Subrayado añadido). el derecho a la defensa y al debido proceso de nuestro defendido. De lo transcrito se observa que el Juzgador A quo consideró. como un delito contra el honor y reputación. en virtud de la existencia de las condiciones necesarias y requeridas por la Ley. en el sentido de indicar que el delito tipificado y sancionado en el Artículo 505 del COJM (Injuria contra la FAN o sus unidades) 52 . ello en virtud de que la inmotivación aquí denunciada viola los derechos constitucionales del acusado. 4. De tal manera que. En el desarrollo del Debate Oral y Público la defensa solicitó formalmente. siendo que a lo largo del texto de la sentencia. la aplicación de la pena mínima establecida en el Artículo 505 del COJM. era un hecho punible contra la seguridad de la Nación. en el aparte titulado “DE LAS PENAS A IMPONER”. artículo 452.-Contradicción manifiesta en la motivación de la sentencia condenatoria en relación a la negativa de aplicación al acusado de la pena mínima de tres (03) años de prisión. COPP).en apelación mediante este escrito recursivo. para el caso de que resultare condenado el acusado (como en efecto ocurrió). en virtud de que el delito cometido por el Acusado. señalando que “…la aplicación de la pena mínima es improcedente y por ende se mantiene la privación de la libertad.

por la supuesta comisión del delito de Injuria contra la Fuerza Armada Nacional. sino también el vicio de contradicción en la motivación (insuficiente por demás) de la sentencia. y con ello evidenciar de manera fehaciente el vicio de contradicción que en esta oportunidad se denuncia. al honor y reputación de la Fuerza Armada Nacional. de la institución Castrense. A lo largo la fundamentación de la sentencia condenatoria. efectivamente. con las pruebas testificales. la cual consideró que. a lo previamente establecido y dado por probado en el Juicio Oral y Público. incurre la recurrida en el vicio de contradicción. dado que concluye de manera contraria a lo señalado a lo largo de su texto. que no fue otro que el hecho del supuesto daño ocasionado. A los efectos de demostrar esta aseveración. señala que el sujeto pasivo de este delito es la FAN y sus componentes. pieza 5 del expediente) (Subrayado añadido) …Omissis… De lo expuesto en precedencia. por las razones que seguidamente se exponen.trata de un delito “Contra la Seguridad de la Nación”. como un hecho punible que atenta contra el honor y reputación de la Fuerza Armada Nacional y sus componentes. dictada por el Tribunal Militar Primero de Juicio en fecha 08 de Noviembre de 2004. por el acusado. que el delito consagrado en el Artículo 505 tantas vences mencionado. Esto es. al concluir (en las últimas líneas de la parte motiva de la decisión) en el sentido contrario a lo indicado a lo largo del texto de la recurrida. En efecto. en contra del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. tales declaraciones constituían una injuria grave a la Fuerza Armada Nacional. (…) (Folio 5. De tal manera que. que el delito de marras está dirigido a enervar la “Seguridad de la Nación”. se transcriben a continuación las diversas menciones efectuadas al respecto por el Juez A quo: “…iniciándose la (sic) investigaciones correspondientes por parte de la fiscalía Militar de esta Jurisdicción. no solamente configura el vicio de ilogicidad de la sentencia por falso supuesto de derecho. el Tribunal Militar Primero de Juicio señala y destaca en la parte motiva de su sentencia. documentales y periciales presentadas pro la representación del Ministerio Público Militar para 53 . atenta contra el honor y reputación (y no seguridad) de la Fuerza Armada Nacional y sus componentes (y no la Nación). se refiere el Juzgador de Instancia al delito de Injuria previsto en el Artículo 505 del COJM. y que el bien jurídico tutelado por la referida norma penal es el honor (tanto en su aspecto subjetivo como objetivo). este Tribunal de juicio aprecia que quedó acreditado.

usados alternativamente en el artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. así como de lo visto y oído en la Audiencia Oral. son personales y por ende. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) …Omissis… Generalidades: Esta disposición se refiere a hechos que tutelan al bien jurídico del honor de las representaciones consagradas. (…) (Folio 12. por lo que las mismas injurian a las (Sic) Fuerza Armada Nacional. debemos destacar que de lo expuesto.. pieza 5 del expediente) (Subrayado añadido) … Omissis … … por lo que se observa la intencionalidad de causar un descrédito en contra de la reputación de la Fuerza Armada Nacional… (Folio 41. en los hechos señalados por el Ministerio Público Militar 8…) indicó expresiones injuriosas y ofensivas que dañaron la imagen de la Fuerza Armada Nacional… (Folio 66. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) …Omissis… …se puede concluir que tales afirmaciones son contrarias a los hechos indicadas (Sic) por los testigos presenciales.considerar demostrada la comisión del delito de Injuria Contra la Fuerza Armada Nacional. en virtud de que as expresiones realizadas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USÓN RAMÍREZ. ofensa o menosprecio. pieza 5 del expediente) (Énfasis Añadido) . así como el respeto debido a la Fuerza armada Nacional y sus Unidades. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) … Omissis … …podemos afirmar que las declaraciones de dichos Oficiales Generales. por haber afirmado un hecho falso. llegamos al convencimiento que estamos en presencia del delito de Injuria. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) … Por lo que las presentes declaraciones confirman un hecho cierto que las mismas opiniones dadas por el Acusado de autos. (Folio 69.. 54 .. (Folio 48. La acción de este delito está indicada en los verbos injuria.Omissis. (Folio 50. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) … Omissis… En se Sentido. es responsable por haber causado un dado (sic) en la reputación de la Fuerza Armada Nacional. demuestran que se causó un daño en cuanto a la reputación del honor de la Fuerza Armada Nacional y del 105 Batalló de Ingenieros de Combate “Carlos Soublette” (…) dijo expresiones que causaron un daño en la reputación de la Fuerza Armada y en una de sus Instituciones al momento de injuriarla… (Folio 45 y 46.

que el delito de marras atenta contra la seguridad de la Nación. lo que configura el vicio de incongruencia y contradicción de la sentencia. en consecuencia y de conformidad con el primer párrafo del artículo 457 del COPP. (…) Y con respecto al sujeto pasivo.un supuesto daño al honor de la FAN. Igualmente la antes citada motivación es absolutamente incongruente con los hechos que el Tribunal estimó probados y con el derecho que estimó aplicable en el presente caso. señale que no procede la aplicación de la pena mínima porque el delito cometido atenta contra “la seguridad de la Nación”. por ser tal conclusión manifiestamente incongruente con lo expresado por el propio Juzgador en lo largo del texto de la sentencia recurrida. incluyendo la misma Fuerza Armada Nacional o Institución de ésta.- CAPÍTULO V Ilogicidad manifiesta en la motivación de la sentencia (Ordinal 2º. como persona jurídica. (Énfasis Añadido) De lo anterior se concluye con claridad que el sentenciador condena a nuestro defendido por un delito que él mismo calificó como contrario al honor de la FAN y de sus componentes. COPP) 55 . Así esperamos sea formalmente declarado por esa Corte Marcial. siendo totalmente absurdo que habiéndose comprobado –a su juicio.Por las razones de hecho y de derecho.Sujetos delictuales: (…)En cuanto a los sujetos pasivos. atribuye al acusado un delito cuyo sujeto pasivo y bien afectado son otros a los establecidos en el Juicio Oral y Público y en la propia decisión. por ser un delito que atenta contra la honorabilidad de las personas es dos aspectos: subjetivo y objetivo. solicitamos a esa Corte Marcial. es evidente que es la Fuerza Armada Nacional. ordinal 2º del COPP. pieza 5 del expediente). Así esperamos sea de la debida consideración por parte de esa Corte Marcial. ACUERDE la celebración de un nuevo juicio oral y público ante un Tribunal distinto al que dictó la sentencia que por el presente escrito se impugna. solicitamos a esa Corte Marcial. (Folio 70. de conformidad con lo dispuesto en el artículo 452. en función de Corte de Apelaciones. se sirva ANULAR la sentencia apelada y. para luego señalar falsamente (falso supuesto de derecho). artículo 452. se sirva declarar CON LUGAR la presente denuncia de contradicción de la sentencia condenatoria emanada del Tribunal Militar Primero de Juicio de este Circuito Judicial Penal en fecha 08 de Noviembre del año en curso. todos los miembros de la Fuerza Armada Nacional y de sus Instituciones. pueden serlo. esto es. y el 105 Batallón de Ingenieros de Combate “Carlos Soublette”. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: De conformidad con el primer párrafo del artículo 453 ejusdem.

Tal como ha sido afirmado en el Capítulo II del presente escrito recursivo. ordinal 2º del COPP. que corresponde al término medio de la pena de tres (03) a ocho (08) años de prisión establecida en el artículo 505 del COJM. error en la interpretación del derecho) por cuanto al delito de marras le atribuye cualidades o características que no tiene. La referida aplicación del término medio derivó de la desestimación de la solicitud fiscal de aplicación de los ordinales 8º y 16º del artículo 492 del COJM. En efecto. el hecho de marras trata de un delito contra el buen orden de la Fuerza Armada Nacional. en virtud de su extemporaneidad. por cuanto a su decir. el Tribunal de Juicio Militar dispuso expresamente que “…la aplicación de la pena Mínima es improcedente y por ende se mantiene la privación de la libertad. la sentencia recurrida se encuentra viciada de de falso supuesto de derecho (esto es. En efecto. atenta contra la seguridad de la Nación…” Recurrimos.5. y de la desestimación de la solicitud formulada por la defensa de la aplicación de la pena mínima de tres años (3) al acusado. y no contra la seguridad de la Nación. el delito supuestamente perpetrado por el acusado atenta “Contra la Seguridad de la Nación”. Falso supuesto de Derecho.-Ilogicidad manifiesta en la motivación de la sentencia condenatoria en relación a la negativa de aplicación al acusado de la pena mínima de tres (03) años de prisión.1. En el aparte titulado “DE LAS PENAS A IMPONER” el Tribunal a quo dispuso que la pena a ser aplicada al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ es de cinco (05) años y seis (06) meses de prisión. previsto y sancionado en el COJM. de conformidad con el artículo 452. por absoluta ilogicidad en la motivación de la desestimación de la aplicación de la pena mínima correspondiente al delito de Injuria. cuyo interés jurídicamente tutelado no es otro que el honor y la 56 . como en efecto hacemos en este acto. en virtud de que el delito cometido por el Acusado. al calificarlo como delito que atenta “Contra la Seguridad de la Nación” cuando lo cierto es que esos delitos están previstos como tales en cuerpos normativos diferentes del que fue invocado para este caso concreto por el Ministerio Público Militar. ya que debió ser solicitada con una ampliación de la acusación. de la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. motivada en fecha 08 de Noviembre del mismo año.

.reputación de la FAN y de sus unidades. ofensa o menosprecio. por ser un delito que atenta contra la honorabilidad de las personas es dos aspectos: subjetivo y objetivo. efectivamente. que a los efectos de una mejor ilustración a esa Corte Marcial. Lo anterior se desprende de lo expresado por el Juzgador en el aparte relativo a las “Generalidades” (Folio 69. La acción de este delito está indicada en los verbos injuria. pieza 5 del expediente). tal como se evidencia de las siguientes expresiones que se pasan nuevamente a transcribir: … iniciándose la (sic) investigaciones correspondientes por parte de la fiscalía Militar de esta Jurisdicción. como persona jurídica. incluyendo la misma Fuerza Armada Nacional o Institución de ésta. y el 105 Batallón de Ingenieros de Combate “Carlos Soublette”. pieza 5). (Énfasis Añadido) De lo anteriormente trascrito se desprende que la recurrida refiere a la FAN y sus componentes como sujetos pasivos del delito de marras. En efecto. el mismo juzgador expresamente reconoce que el sujeto pasivo del delito imputado al acusado es la Fuerza Armada Nacional (y no la Nación). todos los miembros de la Fuerza Armada Nacional y de sus Instituciones. (Énfasis Añadido) .Omissis. la cual consideró que.. Sujetos delictuales: (…)En cuanto a los sujetos pasivos.. y que el interés jurídicamente tutelado por la norma invocada (Artículo 505. usados alternativamente en el artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. como erróneamente señala en la sentencia condenatoria (folio 72. pueden serlo. es evidente que es la Fuerza Armada Nacional. y al honor de la Institución Castrense como único y exclusivo interés supuestamente infligido por el acusado. pieza 5 del expediente) y al referido a los “Sujetos delictuales” (Folio 70. cuyo bien jurídico tutelado no es otro que el honor de la FAN y sus unidades. (…) Y con respecto al sujeto pasivo. COJM) es la honorabilidad y reputación (y no la seguridad de la Nación). 57 . Igualmente no cabe duda alguna que el delito a que se refiere el presente proceso penal es el de Injuria a la Fuerza Armada Nacional. así como el respeto debido a la Fuerza armada Nacional y sus Unidades. se pasan nuevamente a transcribir: Generalidades: Esta disposición se refiere a hechos que tutelan al bien jurídico del honor de las representaciones consagradas. y no de la Nación.

pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) … Omissis… En se Sentido. debemos destacar que de lo expuesto. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) … Por lo que las presentes declaraciones confirman un hecho cierto que las mismas opiniones dadas por el Acusado de autos. en los hechos señalados por el Ministerio Público Militar 8…) indicó expresiones injuriosas y ofensivas que dañaron la imagen de la Fuerza Armada Nacional… (Folio 66. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) …Omissis… …se puede concluir que tales afirmaciones son contrarias a los hechos indicadas (Sic) por los testigos presenciales. documentales y periciales presentadas pro la representación del Ministerio Público Militar para considerar demostrada la comisión del delito de Injuria Contra la Fuerza Armada Nacional. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) …Omissis… 58 . pieza 5 del expediente) (Subrayado añadido) … Omissis … … por lo que se observa la intencionalidad de causar un descrédito en contra de la reputación de la Fuerza Armada Nacional… (Folio 41. (…) (Folio 12. por lo que las mismas injurian a las (Sic) Fuerza Armada Nacional. es responsable por haber causado un dado (sic) en la reputación de la Fuerza Armada Nacional. (…) (Folio 5. demuestran que se causó un daño en cuanto a la reputación del honor de la Fuerza Armada Nacional y del 105 Batalló de Ingenieros de Combate “Carlos Soublette” (…) dijo expresiones que causaron un daño en la reputación de la Fuerza Armada y en una de sus Instituciones al momento de injuriarla… (Folio 45 y 46. (Folio 48. pieza 5 del expediente) (Énfasis añadido) … Omissis … …podemos afirmar que las declaraciones de dichos Oficiales Generales.tales declaraciones constituían una injuria grave a la Fuerza Armada Nacional. este Tribunal de juicio aprecia que quedó acreditado. con las pruebas testificales. por haber afirmado un hecho falso. en virtud de que as expresiones realizadas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USÓN RAMÍREZ. así como de lo visto y oído en la Audiencia Oral. (Folio 50. pieza 5 del expediente) (Subrayado añadido) …Omissis… De lo expuesto en precedencia. son personales y por ende. llegamos al convencimiento que estamos en presencia del delito de Injuria.

De lo anterior se colige que. en el que se designa al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ como Ministro de Finanzas de la República Bolivariana de Venezuela. un hecho que ha sido calificado por el legislador. por cuanto señala como atentatorio de la seguridad de la Nación. y se hacen valer plenamente en este acto. concretamente en el Título I de este cuerpo normativo. que se hace valer de pleno derecho por estar amparada por el principio general Iura Novit Curia y por el principio de Publicidad Normativa recogido en la Ley Orgánica de la Administración Pública. los medios probatorios (amparados por el principio de publicidad normativa y por el iura novit curia) que seguidamente se señalan: i) Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº: 37. e incluso por el mismo Juzgador en la sentencia condenatoria. Por otro lado. han sido previamente promovidas. En dicho Título no encontramos la tipificación del Delito de Injuria a la FAN. es menester destacar que en el presente caso. A los efectos de evidenciar lo anterior y desvirtuar de mejor manera la incorrección en la determinación de la pena que indebidamente pesa sobre nuestro defendido. 59 . de fecha 26/02/02. a los únicos fines de desestimar arbitrariamente y sin justificación legal alguna. lo cual vicia a la recurrida de falso supuesto de derecho.690. De hecho. había ocupado (por designación directa del propio Presidente de la República) importantísimas funciones públicas. el cual es tipificado en el COMJ. las circunstancias que dan lugar a la disminución de la pena a su límite mínimo (TRES (03) AÑOS DE PRISIÓN) están perfectamente configuradas. de las declaraciones de todos los oficiales activos promovidos por la defensa se desprende que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ es una persona proba y honesta. que nunca había sido sindicada por la comisión de ningún delito y que. denominado “DE LOS DELITOS CONTRA LA INDEPENDENCIA Y LA SEGURIDAD DE LA NACIÓN”. la solicitud formulada por la defensa de aplicación de la pena mínima de tres (03) años. como un delito contra el honor y reputación de la FAN.392. la doctrina nacional e internacional. señala falsamente que el delito de marras atenta contra la seguridad de la Nación. incluso. en la que consta el Decreto Presidencial 1. los delitos que atentan contra la seguridad de la Nación se encuentran tipificados y sancionados en el Código Penal Venezolano. Además.

con su designación previa y posterior para el desempeño de otras Altas Funciones Públicas). Demuestran que el acusado tiene intereses incontestables en el país y. del Decreto Presidencial Nº: 1.731. mediante el cual se le designó como “Gobernador” ante el Banco Interamericano de Desarrollo.052. mediante el cual se le designó como “Jefe de la Oficina Central de Presupuesto”.733. la cual se hace valer de pleno derecho y como actos normativos por estar amparados por el principio general Iura Novit Curia y por el principio de Publicidad Normativa recogido en la Ley Orgánica de la Administración Pública. De tal manera que ha quedado demostrado que el acusado es una persona comprometida profundamente con el país y su suerte.063 de fecha 25/10/00 contentiva del nombramiento del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ contentiva del Decreto Presidencial Nº: 1. 60 .ii) Gaceta Oficial Nº: 37. la cual se hace valer de pleno derecho por estar amparados por el principio general Iura Novit Curia y por el principio de Publicidad Normativa recogido en la Ley Orgánica de la Administración Pública. Las precitadas emisiones de la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela (el máximo órgano de difusión de la República) demuestran contundentemente (tal y como lo requirió expresamente la Corte Marcial en su momento) la honradez excelente conducta continua de nuestro defendido. mediante el cual se le designó como “Gobernador Alterno” ante el Banco Mundial.732. y más allá. que así fue estimado en su momento. incluso. por el Propio Presidente de la República Hugo Chávez Frías (que le honró en su momento con su designación como Ministro de Finanzas. el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ ha desempeñado altos destinos públicos y ha merecido la más absoluta confianza de las más altas esferas del Gobierno Nacional. y del Decreto Presidencial Nº: 1. tal y como consta de las Gacetas Oficiales que se promueven de pleno derecho por estar amparadas por el principio general Iura Novit Curia y por el principio de Publicidad Normativa recogido en la Ley Orgánica de la Administración Pública. mediante el cual se le designó como “Gobernador Alterno” ante el Fondo Monetario Internacional. iii) Gaceta Oficial Nº: 37. lo que es más importante.414 de fecha 02/04/02 contentiva del nombramiento del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ contentiva del Decreto Presidencial Nº: 1. Además de ser un General del Ejército de la República de Venezuela de intachable trayectoria.

ordinal 2º del COPP. ACUERDE la rebaja de la pena establecida de cinco (5) años y seis (06) meses a la pena mínima de (03) tres años de prisión. De esta forma.EL COJM (Art. Esta conducta anterior irreprochable no sólo se desprende de la impecable hoja de servicios del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. se sirva declarar CON LUGAR la presente denuncia de ilogicidad de la sentencia condenatoria emanada del Tribunal Militar Primero de Juicio de este Circuito Judicial Penal en fecha 08 de Noviembre del año en curso. indebidamente. 37 del Código Penal. de conformidad con lo dispuesto en el artículo 452. además.5. 399. en función de Corte de Apelaciones. sino del hecho cierto de que ha ocupado con distinción y decoro altas funciones públicas por designación del propio Presidente de la República. 5º) permite al Juez (y esto se hizo valer en los actos conclusivos) valorar como circunstancia atenuante el hecho de haber tenido el culpado una “…conducta anterior irreprochable…”. aplicar la pena en su término medio sobre la base incierta e incorrecta. ha debido ser el término mínimo de tres (03) años de prisión. no sólo es ilógica y contradictoria la desestimación del argumento de la defensa según el cual la pena. 399. en concordancia con lo pautado en los ordinales 5º y 11º del Art. en virtud de lo cual no se requiere del análisis de las pruebas ni la realización de un nuevo juicio para comprobar los hechos. se sirva ANULAR la desestimación de la aplicación de la pena mínima al acusado. de las cuales se deriva que el delito de marras no es atentatorio “Contra la Seguridad de la Nación”. Así esperamos sea de la debida consideración por parte de esa Corte Marcial. sino además. y en consecuencia.2. es manifiestamente contrario a derecho el haber obviado y omitido cualquier consideración atenuante en la determinación de la pena. solicitamos a esa Corte Marcial. De conformidad con el primer párrafo del artículo 453 ejusdem. 61 . de que el delito imputado es un delito “Contra la Seguridad de la Nación”. Ord. solicitamos a esa Corte Marcial. en todo caso. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Por las razones de hecho y de derecho antes expuestas. de conformidad con el primer párrafo del artículo 457 del COPP y según lo pautado en el Art. Ord.Ilogicidad manifiesta en la motivación de la sentencia condenatoria en relación la valoración de las testimoniales de los miembros de la Fuerza Armada Nacional.. lo que condujo al Tribunal A quo a. 11º) al Juez valorar cualquier otra circunstancia de igual entidad para atenuar debidamente la pena a imponer. a imponer. por tratarse el presente asunto de un punto de mero derecho. 399 del Código Orgánico de Justicia Militar. Y también permite el COJM (Art.

Teniente de Navío Remo Sandy Greci Perozo y Capitán de Corbeta José Rodríguez Velásquez señalando al respecto cuanto sigue: “…En este sentido se debe examinar y comparar con otras declaraciones testificales que indican que observaron y escucharon las declaraciones del General USON RAMÍREZ. estas no ofendían. General de División (EJ) Wilfredo Ramón Silva. y en base al sistema de la libre convicción. En concreto denunciamos en este estado la ilogicidad en el análisis de las pruebas testimoniales de los oficiales de la Fuerza Amada Nacional de las testimoniales de los miembros de la Fuerza Armada Nacional. Capitán de Corbeta José Rodríguez Vázques. 62 . y procede a compararlo. el juzgador dice hacer uso del “…sistema de la libre convicción. con los testimonios rendidos por los ciudadanos Capitán de Navío Pedro Miguel González Caro. como sistema de valoración de las pruebas podemos afirmar que las declaraciones de dichos Oficiales Generales. y que tales expresiones afectaron el honor de la Fuerza Armada Nacional. por cuanto se afirmó la palabra ‘premeditación’. para analizar el testimonio de los antes dichos ciudadanos. ya que no efectuó un análisis lógico de los elementos de convicción incorporados a los autos en el curso del debate probatorio. injuriaban o menospreciaban a la Fuerza Armada Nacional o alguna de sus instituciones. de conformidad con el ordinal 2º del Artículo 452 del COPP a denunciar el vicio de ilogicidad de la motivación de la sentencia recurrida en cuanto a la valoración de las pruebas. causaron un malestar dentro del personal militar. y para su opinión. el Juzgador en su sentencia simula hacer un análisis de las declaraciones rendidas por los ciudadanos Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira. General de División (EJ) Carlos Augusto Briceño Márquez y General de División (AV) Roger Cordero Lara y pretende derivar de ellas que: “… las expresiones dadas por el General USON RAMÍREZ en el Programa “La Entrevista” del día 16 de abril del 2004.” Para sustentar la anterior conclusión. emitiendo una sentencia condenatoria sin haber elementos suficientes en autos que probaran la comisión de delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional por parte del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. como sistema de valoración de las pruebas…”. e inclusive se indicó que los oficiales del Batallón Soublette. en base a las siguientes consideraciones: como bien se puede evidenciar de la recurrida. de manera implícita. debido a los comentarios y opiniones que tales hechos no eran cónsonos con la disciplina en las Unidades Militares. pero para este Tribunal Militar Primero de Juicio. Mayor (EJ) José López Hernández.Procedemos en este acto. General de División (GN) Jesús Ramón Villegas Solarte. se sintieron dolidos con tales opiniones.

que efectivamente el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USON RAMIREZ. llega a la conclusión por lo expuesto por los testigos. tal y como lo ordena el Art. a las máximas de experiencia. testimonios éstos claramente contradictorios con los rendidos por otros cinco (5) ciudadanos también miembros de las Fuerzas Armadas.” La anterior trascripción evidencia claramente cómo a través del uso de una cláusula de estilo representada en la frase “libre convicción”. indicando que el hecho había sido premeditado. dijo expresiones que causaron un daño en la reputación de la Fuerza Armada y en una de sus Instituciones al momento de injuriarla. a los conocimientos científicos y a las de la sana crítica. por parte de las declaraciones del acusado de autos. por cuanto los declarantes tenían para el momento de los hechos el mando de un alto porcentaje del personal militar y civil. haciendo uso de una supuesta “libre convicción” (que debe estar ceñida a las reglas de la lógica. 63 . por lo que eran un gran centro de recepción de las opiniones y manifestaciones en cuanto a lo manifestado por el General USON RAMIREZ. 22 del COPP) el Juzgado de la recurrida da por sentado que los testimonios de cinco (5) ciudadanos miembros de las Fuerzas Armadas. al efectuar opiniones más allá del punto técnico. El Tribunal de la recurrida se limita a señalar que del dicho de esos ciudadanos se evidenció lo siguiente: a) Las opiniones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ hechas públicas en el programa La Entrevista (sin especificar cuáles). el Juzgador esconde una grosera arbitrariedad en el análisis de los elementos probatorios cursantes en autos. causaron un malestar dentro del personal militar por no ser cónsonos con la disciplina militar. que manifiesta que no existió injuria a la Fuerza Armada Nacional. pues el Juzgado A quo omite cualquier mención al respecto. Por lo que para este Tribunal Militar Primero de Juicio. No comprende esta representación cuáles son los supuestos y de qué manera se han cumplido. En efecto. son suficientes para demostrar que se configuran los supuestos (¿todos?) del artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. por ser comandantes de componente y de Grandes Unidades.demuestran que se causó un daño en cuanto a la reputación del honor de la Fuerza Armada Nacional y del 105 Batallón de Ingenieros de Combate “Carlos Soublette” por parte del General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USON RAMIREZ. estamos en presencia de los supuestos del artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. al contrario del otro personal. al momento de intervenir en el Programa “La Entrevista” el día 116 (sic) de abril del 2004.

”. el Tribunal Militar Primero de Juicio procede a señalar en la recurrida que los testigos promovidos por la Fiscalía Militar. que dichos ciudadanos efectivamente hayan recibido siquiera la más mínima muestra de afección u ofensa por parte de las tropas u oficiales. menciona al ser preguntado por la representación Fiscal. al ser ciudadanos que al momento de los hechos ostentaban cargos de comandantes de componente y de grandes unidades. que haya sido transmitido por una gran cantidad de personas y que con ello dichos funcionarios se hayan constituido en un “gran” centro de recepción de las opiniones y manifestaciones referentes a las opiniones expresadas por el acusado en el programa “La Entrevista” y que motivan las presentes actuaciones. sus declaraciones pueden tocar “la moral de la gente”. “…eran un gran centro de recepción de las opiniones y manifestaciones en cuanto a lo manifestado por el General USON RAMIREZ…. Una vez más.b) Que dichas opiniones afectaron el honor de la Fuerza Armada Nacional. salvo por las propias referencias de los propios testigos (lo que los convierte en testigos referenciales) no se evidencia de ninguna parte del expediente. En efecto. conforme al cual. por cuanto se usó la palabra “premeditación” en la entrevista. haciendo gala de grosera arbitrariedad. si bien el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ esta retirado. dicho ciudadano señaló que “…no podía determinar el daño exacto en la tropa…” pues eso 64 . se sintieron “dolidos” con esas opiniones. sin embargo. a su criterio. No obstante la anterior apreciación. el Juez al momento de dictar sentencia procede a dar por sentado lo que debe ser probado. esto lo da por sentado el Tribunal de Primera Instancia. que vio al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ en “La Entrevista” hablando acerca de los lanzallamas y que. Incurre claramente el Juzgador en el vicio de la lógica denominado “petición de principio”. de la lectura de las declaraciones de los citados ciudadanos lo que se puede apreciar claramente es lo siguiente: El Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira. c) Que los Oficiales del Batallón Carlos Soublette. ni de ningún personal militar y. por el solo hecho de ser General. No consta en autos que efectivamente haya habido algún tipo de “malestar”. “dolor” o “daño al honor y a la reputación”. esas declaraciones “afectaron la normalidad de las unidades” pues. Al contrario. al ser interrogado de manera directa acerca de si las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ causaron un daño o un impacto en la tropa.

pero que él opina (opinión personal) que las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ hacen que se creen dudas de lo ocurrido en “Fuerte Mara”.” Posteriormente. ni de ningún otro. por cuanto de su testimonio únicamente deriva lo siguiente. el antedicho ciudadano afirmó que nuestro mandante jamás señaló que se hubiera utilizado un lanzallamas en los sucesos de Fuerte Mara. eso sería emitir un juicio de valor. y se limita a decir que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ contradijo al Presidente. pero que sin embargo con la declaración de nuestro mandante se había puesto “…en entredicho lo afirmado por el Presidente el domingo anterior en su programa Aló Presidente…. al ser repreguntado por esta representación.implicaría “…emitir un juicio de valor…”. De la declaración del Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira no puede derivarse la comisión del delito de Injuria contra la Fuerza Armada Nacional. esto es valoraciones personales (y no hechos concretos) acerca de las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. además de que tener opinión distinta a la del Presidente de la República no constituye delito alguno. ii) Que las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ “afectaron la normalidad en la (sic) Unidades…”. relacionadas con los sucesos de “Fuerte Mara” y expresamente señala que no puede afirmar si hubo un daño o no y la entidad de tal daño. De igual forma habla de una afectación en las unidades pero no dice cuál afectación ni cómo ha ocurrido. según consta de la propia trascripción que efectúa la recurrida: i) Que las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ contradice lo expuesto por el ciudadano presidente de la República en su programa dominical “Aló Presidente”. y que eso “…sería mentir…”. sobre la tropa. las simples perturbaciones de la normalidad no constituye elemento del tipo imputado al acusado. que eso sería mentir”. siendo que lo afirmado por éste último resulto no ser cierto. como tampoco de ningún otro delito. 65 . iii) Que a pesar de que las declaraciones “tocan la moral de la gente… que él no podía determinar el daño exacto a la tropa. Este testigo únicamente da su apreciación personal.

que “los Oficiales del Batallón Soublette. en consecuencia no aportó nada respecto del daño a la Fuerza Armada Nacional. se sintieron dolitos con tales opiniones. Por otra parte. ya que eso sería “mentir”. no afirmó nunca que hubo menoscabo a la reputación de la FAN. así como en el acta de audiencia. respondiendo a la representación Fiscal. menciona que era Comandante General de la Guardia Nacional para el momento de “La Entrevista” y que en ella él observó que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ señaló que los hechos de “Fuerte Mara” habían sido premeditados y que los soldados habían sido puestos en fila habiéndose utilizado 66 . ii) Que haya establecido. iii) Y mucho menos puede afirmar que se contradice con las declaraciones de los oficiales promovidos por la defensa. dicho oficial de la Armada. Pieza 5) ya que éste testigo nada pudo afirmar del daño al honor o reputación de la institución. ya que ante la imposibilidad de determinar si hubo daño. las conclusiones siguientes: i) Que las expresiones del acusado “afectaron el honor de la Fuerza Armada Nacional” (Folio 45. que eso sería mentir…”. el testigo General de División (GN) Jesús Ramón Villegas Solarte. por cuanto se afirmó la palabra premeditación”. así como tampoco manifestó haber escuchado del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ la palabra “premeditación”. Mayor (EJ) José López Hernández. por cuanto de la síntesis contenida en la recurrida. por el rango que detenta sus declaraciones “…adquieren un carácter muy importante…” (y esa es su opinión personal) pero que determinar el daño a la Institución castrense “…sería emitir un juicio de valor. no mencionó nada en absoluto al Batallón 105 de Ingenieros “Carlos Soublette”. a partir del testimonio en comento. lo que fue confirmado con las deposiciones de los oficiales Capitán de Navío Pedro Miguel González Caro.Podemos concluir que es de la opinión personal del Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira que si bien el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ tiene plena libertad de dar opiniones como experto. Capitán de Corbeta José Rodríguez Vázques y Teniente de Navío Remo Sandy Greci Perozo. Por las razones anteriores es absurdo e ilógico que el Tribunal haya derivado de las deposiciones antes citadas.

y hacemos valer el mérito probatorio que de la misma deriva. pero no dice cuándo. esto es. sin indicar el tenor exacto de dichos comentarios y opiniones ni las fuentes de las mismas. ¿qué trajo como consecuencia dicho comentario?. ya que este testimonio lo único afirma es que hubo comentarios no cónsonos con la disciplina militar. quienes manifestaban dichas opiniones. Luego de observar nuevamente el video de la citada entrevista. como experto. a los fines de ser valorado. el testigo señaló que la moderadora del programa y la periodista Patricia Poleo fueron quienes comienzan a hablar de la tesis del lanzallamas. Por último es importante destacar que a juicio de este testigo hubo ofensa a la institución castrense por cuanto luego del programa “…comenzaron los comentarios y opiniones que no eran cónsonos con la disciplina en las Unidades Militares…”.un lanzallamas contra ellos. lo cual es falso. haya concluido el Tribunal que “… que los Oficiales del Batallón Soublette. Todo ello quedó registrado en el Acta de Audiencia respectiva la cual cursa a los autos. Observamos entonces que este testigo únicamente menciona que a raíz del programa comenzaron comentarios discordantes con la disciplina militar. En todo caso. ni siquiera lo mencionó en su declaraciones. En virtud de lo anterior. debe dar razón de su dicho. ¿el hecho de que haya salido a la luz pública una de la tesis de lo ocurrido en “Fuerte Mara”. tampoco señala de qué manera se ha afectado el honor o la reputación de la Fuerza Armada. al momento de dar respuesta a las repreguntas efectuadas por esta representación de la defensa señaló que una vez se inició el programa las periodistas comenzaron a hablar acerca del lanzallamas y es entonces que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ explica. se sintieron dolidos con tales opiniones”. lo cual estuvo a cargo de personas distintas a la del acusado y momentos 67 . sino que debió de expresar el porqué llega a esa conclusión. ya que el mencionado testigo nada dijo respecto de dicho Batallón. ni cuáles. y que después del programa comenzaron comentarios y opiniones que no eran cónsonos con la disciplina militar. resulta totalmente ilógico que de la deposición del General de División (GN) Jesús Ramón Villegas Solarte. afectándose entonces el honor de la Fuerza Armada Nacional Por otra parte. Todo testigo. De tal manera que es ilógico que el Tribunal Militar Primero de Juicio concluya que hubo una ofensa a la FAN en base a este testimonio. la utilización de dicha arma. de tal manera que no basta con decir que a si juicio (nuevamente se refiere a consideraciones netamente personales) se ofendió en honor de la FAN. concretamente la denominada “Tesis del Lanzallamas”.

el sentir y las opiniones de personas distintas.anteriores a la entrevista rendida por éste en fecha 16 de Abril de 2004? o por el contrario ¿la simple presencia del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ en dicho programa?. Asimismo. sobre los hechos que conoce de manera personal y directa. 68 . señaló que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ “asintió” a lo dicho por la nombrada periodista cuando ésta habla sobre la alineación de los soldados y el uso del lanzallamas. se limita a decir que el comandante del Batallón Carlos Soublette se le había acercado y le había señalado ciertos problemas con la tropa. el ciudadano General de División Wilfredo Ramón Silva. y no declara. Agregó además que él nunca había visto un lanzallamas y que los del Batallón Carlos Soublette estaban inoperativos. Ello no queda claro de la deposición del testigo. en el sentido que a los soldados los alinearon y utilizaron el lanzallamas. la ilogicidad en la valoración de esta prueba de cuyos datos inciertos y valoraciones personales. luego de ver el video del 16 de abril de 2004. y por lo tanto. lo cual trae como consecuencia la oscuridad de su testimonio. y que luego de verlo tomó las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ con “inmenso dolor” porque el era su compañero de promoción y porque los oficiales del Batallón Carlos Soublette se sintieron dolidos con ellas. por cuanto no recoge sino lo observado por otros. y que ello causó un problema dentro de la unidad. Este testigo. dando respuesta a las preguntas efectuadas por la Fiscalía señala que inicialmente no había visto el Programa pero que lo vio después. que no fueron a declarar en juicio y que no corroboraron su versión. el Comandante del Batallón Carlos Soublette quien “…le había manifestado…” (nótese el carácter nuevamente referencial del testimonio) su preocupación por el sentimiento del personal subalterno al respecto de las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. pretende el Tribunal de Juicio derivar hechos concretos en contra del acusado. De igual forma señala que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ habló sobre un lanzallamas y ratificó lo dicho por la periodista Patricia Poleo. como es deber de los testigos. aparte de dar sólo su apreciación personal acerca de las declaraciones de nuestro representado. valoraciones éstas que a juicio del Tribunal de la recurrida debe ser desechados por ser “meramente personales”. de lo cual se evidencia que dicho testigo es meramente referencial. A las repreguntas formuladas por esta representación señaló que se había acercado a él.

y en calidad de tal explicó lo referente al lanzallamas. lo que estaba vinculado a “de ser cierto” la utilización del artefacto”. Al respecto es preciso indicar que. frases u expresiones que desde el punto de vista sean ofensivas a las Fuerzas Armadas”. que “utilizó mucho gravísimo. esta prueba comparada con el video del Programa “La Entrevista” de fecha 16 de Abril de 2004. además. de la profesora Marta Colomina y la periodista Patricia Poleo. por el dicho del testigo experto Francisco Pellegrino. Lo cual no fue valorado por el Tribunal Militar Primero de Juicio. el ciudadano General de División (EJ) Carlos Augusto Briceño Márquez dando respuesta a las preguntas formuladas por el Ministerio Público expresó que hasta hace poco era Comandante de la Once Brigada de Infantería y que por medio de Internet observó la declaración del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ atinente a que los lesionados de “Fuerte Mara” fueron tales en virtud del uso de un lanzallamas. esto es. sino de un tercero) y que ello ocasionó un problema en la unidad. y que “no utilizó gestos. Por último concuerda la testimonial del ciudadano Wilfredo Ramón Silva con las demás pruebas a los autos que indican que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ es presentado en el video como alguien experto. de tal manera que evidencia el recuerdo débil que el testigo tiene el referido programa televisivo. y que le causaron “…extrañeza…” (no ofensa ni injuria) tales declaraciones pues le parecía imposible que algún oficial le diera un trato semejante a los soldados. ya que “sería gravísimo en caso de ser cierto”. de qué manera se ha agraviado a la Fuerza Armada Nacional ni cuál afección a la reputación de la Fuerza Armada Nacional se desprende supuestamente de las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. que esto le causó alarma y extrañeza dentro de la tropa pues era un General quien decía eso. y en consecuencia lo poco fiable de su deposición al respecto. y más allá que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ emplea la palabra premeditación de forma condicional. no dice en ningún momento cuáles problemas y de qué tenor se le presentaron. Por otra parte. en primer lugar. quien manifestó que era evidente que la referida Tesis surgió de las periodistas. así como con las deposiciones contestes de las únicas testigos presenciales de los hechos imputados. Y esto se encuentra corroborado. En segundo término. 69 .Asimismo señala el testigo que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ “asintió” frente a un comentario de Patricia Poleo (reconociendo que la versión del lanzallamas no había nacido del acusado. arroja el hecho cierto de que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ nunca afirmó o avaló la Tesis del Lanzallamas. y que el acusado nunca las afirmó.

qué tipo de manifestaciones había recibido de los integrantes de su componente. Por último. Ante la repregunta de sí podían algunas personas dentro de la Fuerza Armada pensar distinto a él en lo que respecta al impacto de las declaraciones del General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez. procedió a señalar que él sólo ha recibido esas apreciaciones y mal podía hablar por terceros y luego expresó que él habla como Comandante de Componente. cuando se le solicitó al testigo que dijera de manera concreta. que dichas declaraciones le parecieron bastante temerarias porque en el espíritu de la organización militar no está el hacer esas declaraciones. Asimismo señaló que él como representante de su Componente. Respecto de este testigo es importante señalar que el mismo tuvo conocimiento de las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ a través de internet. nuevamente. ya no de la boca del acusado a través de la transmisión televisiva que del Programa “La Entrevista” efectuó el Canal 10 Televén. y tampoco tiene o tenía conocimiento directo de los hechos. lo cual no hizo el Tribunal de Juicio. Por tal razón no puede ni podía afirmar ciertamente el tenor de lo declarado por el acusado. más sin embargo tampoco señala de qué manera se causo la extrañeza. el ciudadano General de División Roger Cordero Lara expuso ante el interrogatorio de la Fiscalía que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ emitió unas declaraciones en un programa televisivo. sino de lo que reseñó un tercero. de lo que se desprende que obtuvo información de esas declaraciones. las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ constituyeron una ofensa al componente que dirige. En tal razón debió ser desechada dicha testimonial. en la página web de “El Nacional”. es completamente referencial. que “…en forma general…”. ni cómo se afectó el honor y la reputación de la Fuerza Armada. Ante las repreguntas de esta representación. conforme a lo cual recoge las inquietudes del personal y. éste no respondió y comenzó a divagar. manifestó la existencia de premeditación con respecto a la muerte de unos soldados en “Fuerte Mara” y señaló además que los soldados fueron organizados para provocarles la muerte con un lanzallamas. según las cuales. considera que fue una gran ofensa y que muchos integrantes de su Componente le hicieron llegar diferentes manifestaciones. Tampoco trae testigos que corroboren su dicho que. De la declaración antes citada se evidencia con suma claridad que el testigo no es veraz al señalar que ha recibido diferentes manifestaciones de los integrantes de su componente referidas a las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ.Este ciudadano menciona que en la tropa causaron extrañeza y alarma las declaraciones del acusado. según dijo. 70 . ni la alarma.

De las anteriores declaraciones es que el Juzgado A quo concluye inmediatamente que ha existido una injuria. es que ellos de manera individual dicen: i) El Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira: haber sentido “extrañeza” por las declaraciones del acusado. Nada más absurdo y alejado de toda lógica. al momento de preguntársele si existía la posibilidad de que otros integrantes pensaran distinto a él procedió a señalar que no puede hablar por terceros y que él como Comandante de Componente habla por todos los integrantes de su componente de manera general y no de manera individual. menosprecio u ofensa. iii) General de División (EJ) Wilfredo Ramón Silva: señaló que el Comandante del Batallón Soublette se le había acercado y le había señalado ciertos problemas con la tropa. lo único que se puede demostrar con los testimonios de los ciudadanos antes mencionados. en efecto. conforme al artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. que no la FAN) se sintió ofendido por las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. ii) El General de División Roger Cordero Lara: manifestó sentirse “dolido” por las declaraciones del acusado. Y de manera referencia exponen que: i) El Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira: señaló que las declaraciones del acusado afectaron el normal desenvolvimiento de las unidades. tampoco dice cuáles. cómo. (no se sabe cuál o cuáles de ellas) contra la Fuerza Armada Nacional.como constitutivas de una gran ofensa para su componente. ii) El General de División (GN) Jesús Ramón Villegas Solarte: señaló que luego de la transmisión del programa “…comenzaron los comentarios y opiniones que no eran cónsonos con la disciplina militar…”. cuando afirma que “…estamos en presencia de los supuestos del artículo 505 del Código Orgánico de Justicia Militar…”. Como bien ha quedado evidenciado. ni cuándo las recibió y muy al contrario. al preguntársele qué tipo de manifestaciones ha recibido de parte de los integrantes de su componente no respondió. Lo único que se puede desprender de la declaración de dicho testigo es que él (y sólo él. sin indicar de manera expresa si los integrantes de dicho Batallón se 71 .

lo siguiente: “(…) en base al sistema de la libre convicción. No existe prueba alguna en el expediente de las establecidas por el Juez como una gran cantidad de opiniones y manifestaciones. Teniente de Navío Remo Sandy Greci Perozo quienes.sintieron ofendidos. Asimismo el ciudadano José Rodríguez Velásquez señaló que ha escuchado al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ en la radio y que nunca se ha sentido ofendido por alguna declaración de dicho General. por considerarse que es una opinión personal y donde en oposición a las otras no tenía Comando General sobre un gran número de personas. que se ha ofendido a la Fuerza Armada Nacional y que la mayoría de sus integrantes se sienten o se sintieron igualmente ofendidos. o no presencial.” 72 . ni a cuáles inquietudes se refiere). por lo cual se desechan sus declaraciones. En este caso. quedó plenamente probada la buena conducta previa del acusado. se indica que la misma no tiene carácter vinculante con la presente causa. de los hechos. sino la suya propia. en su mayoría referenciales. Capitán de Corbeta José Rodríguez Vásquez. lo que evidencia que trata el presente de un testigo referencial. No se puede pretender dar por probados con dichos testimonios. de dolor o de ofensa de parte de los miembros de la Fuerza Armada a sus respectivos superiores. El Juzgado de Juicio en su decisión se limita a señalar. aún cuando indica que “…mal podría yo hablar individualmente por terceros…”. de tal manera que además. no corroborados por éstas. frente a estos últimos testimonios promovidos por esta representación. Mayor (EJ) José López Hernández. no dando la opinión de otros. de la revisión de las trascripciones de la sentencia recurrida se evidencian las declaraciones de los ciudadanos Capitán de Navío Pedro Miguel González Caro. iv) El General de División Roger Cordero Lara: señaló que el personal de su componente le hizo llegar sus inquietudes (las cuales no precisa de qué se trata. sino que el Comandante manifestó preocupación por el “sentimiento del personal”. al contrario de lo señalado por los testigos antes analizados expresan claramente que no consideran que las opiniones expresadas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ en el programa “La Entrevista” constituyan o hayan constituido ofensa o injuria alguna y que de ninguna manera se sintieron o se han sentido ofendidos por tal declaración. Por el contrario. vemos como se recogen sentimientos y dichos de otras personas. y no puede atestiguar en calidad personal ningún daño u ofensa.

Es absurdo tal argumento utilizado para desechar de plano unos testimonios que claramente demuestran que esos integrantes de la Fuerza Armada Nacional. por la otra. de manera que no fue posible demostrar que se produjo ninguna afectación a la honorabilidad de la FAN o a la de cualquiera de sus unidades. injuriados. solicitamos a esa Corte Marcial. que los ciudadanos Capitán de Navío Pedro Miguel González Caro. ofendidos. Éste desecha las testimoniales de los testigos promovidos por esta representación señalando que no tienen “…carácter vinculante…”. No entiende esta representación cómo una presunta “libre convicción” en la valoración de las pruebas. con las declaraciones de nuestro representado y. Capitán de Corbeta José Rodríguez Vázques. hubiera claramente concluido que. Mayor (EJ) José López Hernández. los ciudadanos General de División Wilfredo Ramón Silva y el General de División (AV) Roger Cordero Lara. por una parte. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Por las razones de hecho y de derecho antes expuestas. el argumento insinuado por el Tribunal A quo en el párrafo transcrito. solicitamos a esa Corte Marcial. por el hecho de ser los testigos de menor rango que los promovidos por la Fiscalía. de las cuales se deriva que el delito de marras no es atentatorio “Contra la Seguridad de la Nación”. se sirva declarar CON LUGAR la presente denuncia de ilogicidad de la sentencia condenatoria emanada del Tribunal Militar Primero de Juicio de este Circuito Judicial Penal en fecha 08 de Noviembre del año en curso. ordinal 2º del COPP. menospreciados. pero sólo individual y personalmente. también miembros e integrantes de la Fuerza Armada Nacional jamás se han sentido ofendidos o menospreciados con las declaraciones del General Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. dando por sentado que cada uno de los testigos promovidos por la fiscalía habían sido grandes centros “de recepción de opiniones y manifestaciones en cuanto a lo manifestado por el General USÓN RAMÍREZ”. De conformidad con el primer párrafo del artículo 453 ejusdem. miembros de la Fuerza Armada Nacional se habían sentido ofendidos. de conformidad con lo dispuesto en el artículo 452. y consecuentemente que había habido una inmensa manifestación del personal de tropa y de los oficiales por haberse sentido ofendidos con las declaraciones del acusado.Resulta imperdonable para esta representación. Teniente de Navío Remo Sandy Greci Perozo. puede transformar al Juez en un personaje arbitrario y creador de hechos. calumniados o dolidos por las declaraciones rendidas por nuestro representado en La Entrevista en fecha 16 de abril de 2004. jamás se han sentido. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria y ordene celebrar un nuevo 73 . en función de Corte de Apelaciones. De no haber incurrido el Juez en el vicio lógico de “petición de principio” señalado en párrafos anteriores.

debido a que efectivamente el Acusado de autos. son personales y por ende. dando a entender que comenzó su exposición como técnico. por lo que en base al sistema de convicción. Luego de efectuar un resumen de las declaraciones rendidas en el debate oral por las ciudadanas Marta Colomina y Patricia Poleo. manifestando que los mismos ocurrieron por la manipulación de un Lanzallamas.” Al respecto caben las siguientes consideraciones: 74 . y que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. En este sentido al examinar tales testificales y al compararlas con las otras declaraciones y en especial con los videos del Programa “La Entrevista”. sería gravísimo. ya que el parte del General USON solo dice con voz débil al final de su deposición sobre el tema del Lanzallamas “de ser cierto. nunca se refirió en presente o afirmativo. hace una afirmación e indica que debe existir premeditación . Por lo que las presentes declaraciones confirman un hecho cierto que las mismas opiniones dadas por el Acusado de autos. y la primera persona que habla del tipo de ubicación de las lesiones. e inclusive. las mismas exponen que los temas tratados en día 16 de Abril de 2004m fueron varios. la cual extendió más a su criterio personal. Así esperamos sea de la debida consideración por parte de esa Corte Marcial. fue muy discreto en sus declaraciones y usaba mucho el condicional “si fuera cierto”.. se aprecian estas declaraciones conforme el artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal.juicio ante un Tribunal Competente. donde se expuso la teoría del Lanzallamas. donde esas opiniones personales. entendiéndose que tales expresiones. Canal Televén del día 16 de Abril del 2004. queda la convicción que tales declaraciones deben tomarse en cuanta parcialmente. e inclusive afirmó que los habían colocado en formación. se transforman en opiniones. y que esto era un hecho muy grave. dieron origen que la reputación del 105 Batallón de Ingenieros de Combate “Carlos Soublette” y la Fuerza Armada Nacional. indica que es peor que el caso Sicar. comienza por una breve explicación del Lanzallamas. ya que el mismo indicó que existió premeditación para tales hechos. entre ellos los quemados del Fuerte Mara.5. señaló el Juzgador A quo cuanto sigue: “Con referencia a las declaraciones de las Licenciadas MARTA COLOMINA y PATRICIA POLEO.Ilogicidad manifiesta en la motivación de la sentencia condenatoria en relación la valoración de las testimoniales de Marta Colomina y Patricia Poleo. Esto se contradice con la exposición del vides. el día 16 de Abril del 2004. de acuerdo al General USON RAMIREZ. es responsable por haber causado un dado en la reputación de la Fuerza Armada Nacional. efectuó opiniones personales y técnicas sobre los hechos ocurridos en Fuerte Mara. tomándose solamente en cuenta que el dicho General de Brigada.. se afectan.

a petición de la periodista Patricia Poleo. Capitán de Navío Pedro Miguel González Caro. Por lo que resulta totalmente ilógico afirmar que “las presentes declaraciones confirman un hecho cierto que las mismas opiniones dadas por el Acusado de autos.” En segundo término. Mayor (EJ) José López Hernádez. en función de Corte de Apelaciones. que el siempre se expresó de manera condicional. y ello se evidencia de las declaraciones de los demás testigos. al afirmar que en el video sí escudaron que el acusado manifestó que sería muy grave “ de ser cierto”. de conformidad con lo dispuesto en el artículo 452. es responsable por haber causado un dado (sic) en la Reputación de la Fuerza Armada Nacional. y ello se evidencia del hecho cierto de que afirmó “de ser cierto” sería muy grave. y ello pretende hacerlo afirmando que lo dice “con voz débil”.En primer lugar. lo cual es manifestado por las testigos y es reconocido por el propio Tribunal de Instancia. sino que como técnico experto en armamento expuso. manifiestan las testigos que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ nunca avaló o afirmó la veracidad de la “Tesis del Lanzallamas”. ni que hubo premeditación. Pretende el Juzgador. del resumen que de sus declaraciones efectúa el Tribunal A quo en el texto de la sentencia recurrida. se desprende claramente que ambas testigos son contestes en afirmar que el acusado participó en dicho programa como experto. entre otros. el experto Francisco Pellegrino. restarle el valor capital que tiene tal expresión para el presente caso. en una muestra más de su arbitrariedad. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Por las razones de hecho y de derecho antes expuestas. en ningún momento de sus deposiciones las testigos presenciales de los hechos Marta Colomina y Patricia Poleo afirman que el General de Brigada (EJ) emitió una opinión personal sobre los hechos de Fuerte Mara. por el contrario. ya que demuestra que el acusado no avaló o afirmó versión alguna de los hechos. se sirva declarar CON LUGAR la presente denuncia de ilogicidad de la sentencia condenatoria emanada del Tribunal Militar Primero de Juicio de este Circuito Judicial Penal en fecha 08 de Noviembre del año en curso. y como tal emitió declaraciones. solicitamos a esa Corte Marcial. a saber: Vicealmirante (ARBV) Ramón Orlando Maniglia Ferreira. de las cuales se deriva que el delito de marras no es atentatorio “Contra la Seguridad de la Nación”. acerca del dispositivo denominado Lanzallamas. Tal afirmación del Tribunal de Juicio es absolutamente falsa. tomando tal hipótesis como hipotética. que manifiestan que el acusado no afirma ninguna tesis en el Programa “La Entrevista” sino que utiliza el condicional y que su deposición estuvo referida a elementos técnico. ordinal 2º 75 . son personales y por ende.

Editorial Tecnos. 76 . Así esperamos sea de la debida consideración por parte de esa Corte Marcial.” 2.. estrictas y claras. En este sentido. El principio de la legalidad como máxima garantía del ciudadano frente al poder público puede ser entendido desde dos diversos. en el momento de condenar al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. única y exclusivamente i) cuando la conducta desplegada por ésta puede ser tenida como un delito de acuerdo a nuestra legislación vigente y. pero convergentes.. 1. penas y medidas de seguridad. en general. y los procedimientos dirigidos a la concreción y verificación judicial de los mismos. Madrid-España. Introducción de Enrique Tierno Galván y traducción de Mercedes Blázquez y Pedro de Vega”. ii) cuando en el curso del debate se demuestran.998. COPP).. (1..735) nos decía que “. puntos de vista: i) como limitación y sujeción republicana del actuar del poder público a lo dispuesto en la constitución y las leyes (principio de la legalidad común a toda la administración pública) y ii) como límite concreto al denominado ius puniendi (potestad de castigo) exigencia de que los delitos. precisas.del COPP. cabe denunciar que.La ley. El Tribunal Militar de Primera Instancia. entre otros vicios graves. Pág 10 de la cuarta edición castellana. CRBV). la sentencia condenatoria dictada inobservó las previsiones constitucionales y legales a las que están sometidos los Jueces como operadores de Justicia que les facultan condenar a una persona. a la pena de cinco (05) años y seis (06) meses de prisión por la supuesta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional inobservó las previsiones de normas jurídicas fundamentales y de obligatorio cumplimiento en nuestro modelo de Estado Social y Democrático de Derecho y de Justicia (Art.- CAPÍTULO VI Violación de la ley por inobservancia de normas jurídicas (ordinal 4º. es la razón humana en cuanto gobierna a todos los pueblos de la tierra. de la obra original “De l’Esprit des Lois” publicada en francés en 1. no sean fijados sino por leyes. 2º. se sirva ANULAR la sentencia condenatoria y ordene celebrar un nuevo juicio ante un Tribunal Competente. 2 Montesquieu. formalmente emanadas del órgano legislativo y al alcance de los ciudadanos a los que están destinadas.735. a cargo del actor (en este caso el Ministerio Público Militar) todos y cada uno de los elementos del tipo específico del cual se pretende hacer derivar la condena penal. las leyes políticas y civiles de cada nación no deben ser más que los casos particulares a los que se aplica la razón humana. De conformidad con el primer párrafo del artículo 453 ejusdem. artículo 452. solicitamos a esa Corte Marcial. “Del espíritu de las leyes”. Montesquieu.

. Cit.La libertad del ciudadano depende principalmente de que las leyes criminales sean buenas.A. Tomo I. cit. H. Pág. para todas las personas. Zaffaroni. A partir de la Revolución Francesa. Pág. Pág. 177 y siguientes. H.”) Tomo II.. con la limitación de la misión del Estado a la protección jurídica y con el requisito de la seguridad y certeza jurídicas en favor de la cada vez más influyente burguesía. “Derecho Penal”. S. atribuida a Feuerbach. pág.. Fernández Carrasquilla. 77 .” decía también Montesquieu 3. “..215) 4. (“Derecho Penal. 39 de la Magna Charta Libertatum de Juan Sin Tierra (1.. 75. Barcelona-España. ni pena. 129. 75. Especialmente.. S. Mir Puig. que no hayan sido establecidos por ley previa. 5 Vid.801): "nulla poena sine lege.Sus raíces se enlazan con la idea de una razón vinculante para todas las personas que se expresa decididamente en la ley y que excluye la arbitrariedad del Estado como "perturbación irracional".-Punto previo. en la Declaración de Filadelfia (1. 139. Ob.. Incluso. Es este el sentido de la formulación original latina.R. J.. (1.. H.. naturales e inquebrantables. de la Primera edición (1. Cuarta Edición 1.1.. Cit.. para limitar aún más la intervención del Estado se señala que a esta formulación se le agrega el rasgo esencial de la 3 Montesquieu. 6 Jescheck. Buenos Aires-Argentina. llegándose a establecer que no existe delito..Pasemos seguidamente a elaborar. Volumen I. Pág. Ob. Cit.. Pág.996. La legalidad como límite al ejercicio de la potestad punitiva. 4 Se presentan dudas sobre si la formulación contenida en dicho cuerpo normativo contiene verdaderamente una garantía judicial material o más bien una de tipo procesal.. 6... S.".774) y en las constituciones norteamericanas que le siguieron a partir de 1. 6 La doctrina es virtualmente conteste al señalar que poco a poco se le ha ido dando al citado postulado una formulación más acabada y completa que la elaboración latina propuesta por Feuerbach. H. con el postulado de la existencia de derechos a la libertad. Parte General”. Ob. A. “Tratado de Derecho Penal. Sobre estos aspectos ver Jescheck. Ob. 177.. Barcelona-España.987) de Ediar. A.776.. escrita y estricta. Mir Puig. ni pena. PPU. según la cual no existe crimen. S.. Pág. y con vistas a los antecedentes de este principio que pueden observarse en el Art. nulla poena sine crimine. que no hayan sido establecidos por la ley.. 5 El fundamento histórico de este principio deriva de las teorías del contrato social de la ilustración: ". nullum crimen sine poena legali". y Muñoz Conde. como punto previo. E. F.801).A. (1.978) de su obra "Lehrbuch des Strafrechts" a cargo de Mir Puig. También Mir Puig. 18. Primera Edición (1981) de la Traducción al castellano de la Tercera Edición (1. S. sobre la absoluta vigencia del principio de la legalidad como límite al ejercicio de la potestad punitiva en nuestro país. Bosch Casa Editorial S. “Tratado de Derecho Penal”. se concibe al principio de la legalidad como garantía en favor de los ciudadanos.

Ver también a Eser. scripta. Primera edición (2. J. (1.. Se propone ahora. abiertos o “en blanco en sentido amplio”). y Burkhardt. (1. negativas) una necesaria “vocación de permanencia” llamada a evitar. 19) basándose en las ideas de Roxin. L. con mayor amplitud. también se ha propuesto que el principio de la legalidad abarque el establecimiento de todos los procedimientos de corte sancionatorio. 18. C.. más que la eternidad e inmutabilidad de las leyes (imposibles y en todo caso. Aunque con un poco menos de intensidad. Reimpresión de la Segunda Edición. Pág. “Derecho Penal”. de manera que según una ley previa. 1. y perpetua. 11. (1.. 8 Utiliza esta formulación.984). (Ob. nulla poena. Editorial Colex. instando con ello. de la otra. Hassemer. (“Derecho Penal. nulla mensura sine lege praevia. tan negativos a la seguridad jurídica como finalidad del Estado social y democrático de derecho. pero no por ello con menos corrección. la siguiente formulación del principio de la legalidad: "nullum crimen. en “Constitución. pese a los equívocos que puedan derivarse del uso del término.. el constante cambio de las “reglas de juego”. de la primera edición en castellano.981). A. interpretación jurídica y principios penales”.. Santa Fe de Bogotá-Colombia. de una parte.996). estricta y formal. Cit. Editorial Temis. Rosales. Ediciones de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Central de Venezuela. en consecuencia. publicada y puesta al alcance de sus destinatarios. Muñoz Conde. B. de los límites entre lo prohibido y lo permitido. Ediciones Jurídicas Gustavo Ibáñez. 8 También se requiere (en razón del debido acatamiento al principio de la publicidad normativa –Art.. CaracasVenezuela. 55.989. (1. (1. Madrid-España. C. la superabundancia de leyes y. Págs. también esté el justiciable en capacidad de conocer a plenitud cuáles serán las pautas y procedimientos a que será cometido y de qué forma le serán respetados. sino también las penas y las denominadas “medidas de seguridad”. 10/12/48) 7 10 y la Declaración Americana Fernández Carrasquilla. Tomo II. se acepta que dicho principio no debe solamente abarcar los supuestos de hecho objeto de la norma. F.000).A. (1.. Bustos Ramírez. pág.ley “cierta” o determinada (proscripción de los tipos penales indeterminados. W. sus derechos.. E. J. en el contexto de dichos procedimientos.. 10 Art. 87. 9 Gómez Pavajeau. Naciones Unidas. es decir. Primera Edición (1. Bogotá-Colombia.). stricta et certa". tales como la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH. 1995. 9 En nuestro país el principio de la legalidad como limitación al ejercicio de la función punitiva encuentra marco legal en instrumentos internacionales de aplicación directa e inmediata en nuestro margen por disposición del Art. “Constitución. 13. pág. "Derecho Penal Fundamental".. numeral 2: “Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos según el derecho nacional o 78 . entre otros... J.984). 51 y ss. en tanto que las mismas también suponen un menoscabo a los derechos del individuo que se produce sobre supuestos diferentes (los de la “peligrosidad” del sujeto) a los que fundamentan la imposición de una pena (la comisión de un delito).996) “Constitución. 22 de la CRBV.975) y Jiménez de Asúa. pág. Cit. Derechos Fundamentales y Dogmática Penal”. 7 Por otro lado.964). LOAP-) que la ley sea promulgata. Principios y Garantías Penales”. También Fernández Carrasquilla.Ob.

ni con penas que ella no hubiere establecido previamente. 13 Art. entre otros aspectos: . Tampoco se puede imponer una pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito.”. y el pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (PIDCP. tales como la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH.2º-La eliminación de excepciones al principio de no retroactividad de la ley. Por último. Nadie podrá ser sometido a detención o a prisión arbitrarias.: 31. 1º. 15 “QUINTA. el delincuente se beneficiará de ello”. Ord. 49 de la CRBV Código Penal 16 14 y tangencialmente en la Disposición Transitoria Quinta (Ord. 23 de la CRBV. 5. 1º: “Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho nacional o internacional. con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable. 2. “Art. Ord.de los Derechos y Deberes del Hombre (DADDH.Las leyes penales tienen efecto retroactivo en cuanto favorezcan al reo. del 30/06/64.. (Omissis).O. Si con posterioridad a la comisión del delito la ley dispone la imposición de una pena más leve.”. en la sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella”. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de comisión del delito”. en consecuencia: .” (Omissis). entre otras cosas que toda persona tiene derecho a ser juzgada “. 1948) 11.494 Ext.. 16 “Art.: 915 Ext. 1 y 2 del (CP. del Art. 12 Art... Art.O. También por estar consagrado en Tratados Internacionales suscritos y ratificados por nuestro país. G. se recoge dicho principio en los Arts.146 del 28/01/78) 13. En el término no mayor de un año a partir de la entrada en vigencia de esta Constitución. salvo por las causas fijadas por la ley y con arreglo al procedimiento establecido en ésta”. faltas o infracciones en leyes preexistentes”.por tribunales anteriormente establecidos por leyes preexistentes. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable al momento de comisión del delito.. el delincuente se beneficiará de ello”. Ord. salvo por las causas y en las condiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los Estados Partes o las leyes dictadas conforme a ellas”. 25.. que tienen jerarquía internacional y prevalecen en el orden interno tal y como lo dispone el Art. la Asamblea Nacional dictará una reforma del Código Orgánico Tributario que establezca. Ord.. en incluso en legislaciones especiales como en la Ley Orgánica de Protección del Niño internacional...-nadie podrá ser castigado por un hecho que no estuviere expresamente previsto como punible por la ley. reformado el 20/10/00 según G. 8. 9. por un juez o tribunal competente. principio de legalidad y de retroactividad: “Nadie puede ser condenado por acciones u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho aplicable.O. 2º. Nadie podrá ser privado de su libertad. 1º: “Todo individuo tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales. 7. 15. establecido con anterioridad por la ley. 26 se establece. G.. Si con posterioridad a la comisión de un delito la ley dispone la imposición de una pena más leve. independiente e imparcial. 79 .6º.O.Ninguna persona podrá ser sancionada por actos u omisiones que no fueren previstos como delitos.. aunque al publicarse hubiere ya sentencia firme y el reo estuviere cumpliendo la condena”. Pacto de San José de Costa Rica. Y.. Y en el segundo párrafo del Art.. garantías judiciales: “Toda persona tiene derecho a ser oída. Art.). derecho a la libertad personal: “Nadie puede ser privado de su libertad física. La CRBV recoge el principio en el ordinal 6º. 9. 2º) de la misma Carta Magna 15. G. el Art. 49. 11 Art. 14 “Art. de manera más precisa.: 2.256 del 14/06/77) 12. encabezado: “Nadie puede ser privado de su libertad sino en los casos y según las formas establecidas por leyes preexistentes”. 1.El debido proceso se aplicará a todas las actuaciones judiciales y administrativas y.

529 17) y en la Ley Orgánica de la Administración Pública LOAP. y perpetua o permanente.266 del 02/10/98.”). Nuestra Carta Magna define (Art.”. a las leyes..acto sancionado por la Asamblea Nacional como cuerpo legislador. Nº: 37. como delito o falta”.”.O. al tiempo de su ocurrencia. según lo disponen los Arts.. en garantía y protección de las libertades públicas que consagra el régimen democrático a los particulares”. como ya indicamos. a su “vocación de permanencia” para evitar 17 “Art. en interpretaciones judiciales. proscribiendo las interpretaciones analógicas desfavorables y la aplicación irracional de criterios interpretativos (o “desinterpretativos” 19 ) que de alguna manera comprometan la seguridad necesaria a la percepción del objeto de la prohibición o de los supuestos en los que opera la punición.. escrita. 529. G. es decir. que no en “decretos leyes”. Además. 4 y 8 18). del 17/10/01. y la consagra como el “. Ob. 215 y 349 (segundo párrafo) 20.. entre otros requisitos que apuntalan la función garantista del principio de la legalidad así entendido.O.. de la LOAP... (Omissis). Nº 5. Ord. Arts..no podrán regular las materias objeto de reserva legal. de la CRBV) y puesta al alcance de sus destinatarios. Págs. ni infringir normas de dicho rango. Ningún adolescente puede ser procesado ni sancionado por un acto u omisión que. distribución y ejercicio de sus competencias se sujeta a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. de manera que su aplicación retroactiva quede limitada a aquellos casos en que resulte más favorable. de suerte que queden proscritas las agravaciones o fundamentos de una pena o medida de seguridad sobre lo que disponga el derecho consuetudinario o las interpretaciones inmediatistas o ad hoc de los operadores de justicia. (“Principios. dictados formal y previamente conforme a la ley. 18 Especialmente. El contenido material de la función garantizadora de la legalidad penal se concreta sobre las previsiones de que la ley penal sea previa a la ocurrencia de los hechos que pretende regular. no podrán tipificar delitos. faltas o infracciones que no hayan sido previstos como tales en leyes preexistentes. 49.y el Adolescente (LOPNA. Dispone además (Art. 13 de la LOAP) publicada en el correspondiente órgano difusor oficial (en nuestro país en la “Gaceta Oficial”. 202 CRBV) claramente lo que es la ley.. faltas o infracciones administrativas. sin perjuicio de su función de desarrollo o colaboración con respecto a la ley. de manera expresa e inequívoca. cierta. 80 .. 19 Propios de la “incultura de la interpretación”. Fernández Carrasquilla. Esto lo refuerza la LOAP (Ley Orgánica de la Administración Pública) en su artículo 87 cuando dispone expresamente que los reglamentos “. G. en respeto al principio de la publicidad normativa (Art. 6º) que nadie puede ser sancionado por delitos. J. estricta. También. es menester que la ley haya sido promulgada. 124 y ss. Art. respetando el denominado “mandato de determinación” y. o en otros órdenes reguladores de rango sub-legal.. y a los actos administrativos de carácter normativo. por el cual la asignación. el Art.305. establecer penas o sanciones.. cit. no esté previamente definido en la ley penal.-Legalidad y Lesividad. 4º. lo que atañe. dispone: “La Administración Pública se organiza y actúa de conformidad con el principio de la legalidad.

De una parte. (Primera Edición. entonces. ésta se publicará en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela o en la Gaceta de la Asamblea Nacional Constituyente”. Introducción a la Teoría del Delito en el Estado Social y Democrático del Derecho”. in dubio pro reo etc. es menester destacar lo incontrovertible: en nuestro país rige. el principio de la legalidad.. referida a que no existe delito sin ley formalmente promulgada. según la cual sólo el proceso penal (acompañado de las debidas garantías procesales –juez natural. 21 Fernández Carrasquilla. En términos generales podemos decir emanan del principio de la legalidad. sólo puede condenarse a las personas cuando se demuestran en juicio todos y cada uno de los elementos típicos de la figura delictiva cuya atribución se pretende contra un acusado. una iv) garantía penitenciaria o de ejecución. el General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez. establecer la culpabilidad.-) es la vía para que el derecho penal material llegue y se instrumente bien y eficazmente en la realidad de la vida social. que lo establezca.. 215. por último. además. la ley y a las normas que regulen este aspecto de la intervención del sistema penal. prueba legal. en nuestro caso.. Del mandato de certeza o de determinación que surge de la plena adopción en nuestro país del principio de la legalidad como límite al ejercicio del poder punitivo. deriva que sólo la 20 “Art.998) Grupo Editorial Leyer. 349. según la cual no puede hacerse valer contra ninguna persona una pena criminal (o una medida de seguridad) que no haya sido establecida por la ley dictada en las dichas condiciones. en “Principios y Normas Rectoras del Derecho Penal. diversas garantías jurídico-penales. 147 y ss. ii) una garantía penal. e imponer las sanciones legales a que haya lugar y. Como conclusión de este punto previo. J. como mecanismo de control estricto a la actividad punitiva de los jueces. puede decirse que la mayor parte de la doctrina 21 hace partir del principio de la legalidad una i) garantía criminal.la superabundancia de leyes (que en muchos casos. Bogotá-Colombia Págs. a cargo de los órganos del poder público con la debida atribución constitucional. pueden resultar contradictorias) y alteraciones perniciosas de los límites entre lo prohibido y lo permitido. Añade a éstas la garantía procesal. que ordena que la ejecución y aplicación de una pena o de una medida de seguridad deben sujetarse a la Constitución. según el cual no se puede condenar a nadie por un comportamiento que no sea considerado delito conforme a la ley y. las cuales pueden ser sistematizadas de manera diferente. 81 .-(omissis) A efectos de la promulgación de la nueva Constitución. derecho a la defensa. que determina que sólo una sentencia judicial (emanada de un Juez con competencia legal y constitucionalmente atribuida para ello) puede dar por probada (sobre bases muy precisas a las que se accede en uso de reglas legalmente establecidas) la existencia de un delito. tal y como tiende a suceder con frecuencia en nuestro país. “Art. iii) una garantía jurisdiccional.La ley quedará promulgada al publicarse con el correspondiente “Cúmplase” en la Gaceta Oficial de la República”. debido proceso. 1.

57. prevista y sancionada en el Art. De acuerdo a la Carta Magna de la República Bolivariana de Venezuela. 57 de la CRBV. previsto y sancionado en el Art. incluso cuando adopte la forma de una descripción típica contenida en una ley penal. cuando no están presentes los elementos típicos propios de la descripción punible) no es posible otorgar a un comportamiento o a una conducta la calificación de “conducta” o “comportamiento” criminal: no hay tipicidad (y consecuentemente. y es hasta inconstitucional. considerar que la expresión de una opinión (sobre todo si se trata de opiniones esencialmente técnicas) es. y la inobservancia del las normas que consagran al Principio de la Legalidad como límite al ejercicio de la actividad punitiva. 505 del COJM. tenido por injusto o como punible. si nuestra Constitución protege el ejercicio de nuestro derecho fundamental a la libre expresión del pensamiento y de las propias ideas. los defectos que vician de manera evidente a la sentencia condenatoria dictada contra el General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez por la supuesta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional. 6. 49 numeral 6º. CRBV) se promueven y se protegen. de manera completa e insustituible. 57 y 2º. CRBV). o puede ser considerada. con miras a la garantía del pluralismo político (Arts. Son precisamente la violación de estas garantías. pueda determinar la materia punible.2. es un principio de derecho esencial a los modelos de Estado democráticos y de derecho el denominado “Principio de Unidad del Injusto”. 505 del COJM. el pluralismo político y la libre expresión del pensamiento y de las propias opiniones (Art. entre otros valores. La garantía de taxatividad. Por su parte. en nuestro modelo de Estado (social y democrático de derecho y de justicia. CRBV) como expresión del ejercicio democrático. Inexistencia de hecho punible que fundamente la condena. Art. y Art.ley. delito. 1º del Código Penal.-Violación de la ley por inobservancia de los preceptos (principio de la legalidad) contenidos en los Arts. no es posible. lo que es tenido por justo y válido por nuestra Carta Magna) no puede ser. 82 . Art. nos impone que “por fuera” de la ley penal (esto es. Según este principio (de obligatoria consideración en el proceder judicial) lo que esencialmente es justo (esto es. De esta manera. 2º. 384 del COJM y Art. también derivada del principio de la legalidad. no puede haber condena) cuando en el debate no se demuestran (como ocurrió en el caso de marras) todos y cada uno de los elementos típicos propios de la figura de la Injuria a la Fuerza Armada Nacional. a la vez.

especialmente las que le imponen condenar a una persona sólo y exclusivamente cuándo se demuestre que ha cometido un hecho punible y no cuando. y de manera contradictoria. por otra parte. 66) es cuánto sigue: “…En este sentido. con base en unas providencias de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (sentencias 1. debemos destacar que de lo expuesto. estas expresiones de 83 . es que consideremos expresar opiniones con las que no se comulga o que no se comparten es delito. Así lo hizo indebidamente el Tribunal A quo. de alguna manera que no precisa.013 del 12/06/04 y 1. La sentencia. en desacuerdo con las dichas opiniones y otra. como lo destaca la sentencia condenatoria que mediante el presente recurso se impugna. entre ellos. “abusó” del ejercicio de su derecho (que. del reconocimiento que en la misma sentencia se hace (que fue incluso aceptado por varios de los testigos promovidos por la Fiscalía. por ejemplo. Así. el propio Vicealmirante Ramón Orlando Maniglia Ferreira) de que las personas tienen pleno derecho a expresar sus opiniones y pensamientos. pero ello no desdice.942 del 15/07/03) da por sentado (sin motivarlo de manera alguna. 57. en lo absoluto. por las razones que sea. lo único que se evidencia es que una persona (el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ) en una entrevista televisiva se limitó a hacer algunas consideraciones. en virtud de que las expresiones realizadas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USÓN RAMÍREZ. en los hechos señalados por el Ministerio Público Militar en el programa “La Entrevista” por el Canal de Televisión “Televén”. y sin vincular tal aserción en ninguna de las pruebas evaluadas por el Juzgador. como ocurrió en el caso que nos ocupa. Lo único que indica la sentencia recurrida sobre este particular (f. así como de lo visto y oído en la Audiencia Oral. opinión más allá del elemento técnico. habían sido premeditados. llegamos al convencimiento de que estamos en presencia del delito de Injuria. condicionales además. el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ) no nos gusten. le reconoce) a la libre expresión del pensamiento y de las propias opiniones (Art. una cosa es que las opiniones que emiten otras personas (como. lo cual también constituye un vicio del fallo apelado) que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. o que estemos. CRBV). sobre diversos temas en libre y sano ejercicio democrático de su derecho a la libre expresión del pensamiento y de las propias opiniones. inobservando las previsiones legales y constitucionales antes trascritas. que las personas son responsables por las opiniones que emitan en el contexto del ejercicio de su libre derecho a la expresión de las propias opiniones. muy distinta. indicó expresiones injuriosas y ofensivas que dañaron la imagen de la Fuerza Armada Nacional.Cierto es. por comparar e indicar que los hechos acaecidos en “Fuerte Mara”.

en su Art. La única indicación que hace el Juzgador de Instancia que pudiera dar lugar a la comprensión del “por qué” de su aseveración hecha en el fallo según la cual se habría “abusado” del ejercicio del derecho constitucional a la libre expresión del pensamiento y de las propias opiniones (Art. 41 del fallo) en relación a la declaración como experto del Sr. de que las opiniones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. y luego para demostrar un supuesto daño). en la expresión de sus propias opiniones y pensamientos. en un extracto previo de la sentencia impugnada (f. ha de ser negativa. La respuesta. y de manera contradictoria. limita la expresión del propio pensamiento a la manifestación de opiniones exclusivamente técnicas?. aún cuando se encuentran dentro de los derechos de la libre expresión del pensamiento. 57. según el fallo 84 . CRBV). que (sic) las expresiones manifestadas por el General USÓN.. en esta oportunidad. FRANCESCO PELLEGRINO). En efecto. de la argumentación del fallo recurrido cabe preguntarse. También. (núcleo. para de ello derivar (contra toda previsión lógica) que de ello “…se observa la intencionalidad de causar un descrédito en contra de la reputación de la Fuerza Armada Nacional…”. fueron “…más allá del elemento técnico. no el dolo específico necesario a la comisión del delito objeto de juicio (como indebidamente lo pretende al folio 41) sino el daño o la ofensa a la Fuerza Armada Nacional. al folio 66 de la motivación del fallo indica que la opinión emitida por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. 22 del COPP) que: “…se puede valorar esta prueba. es la que tiene que ver con la manifestación (tomada de manera descontextualizada del testimonio experto comunicacional del Sr.ideas y opiniones.”. fueron más allá del punto técnico…”. FRANCESCO PELLEGRINO destacó el Juzgador (violentando las previsiones de las reglas de la lógica que está obligado a observar por mandato del Art. Lo primero que cabe apuntar en relación al uso de la palabra “premeditación” a cargo del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. a los conocimiento exclusivamente técnicos que posean?. ¿es que acaso nuestra Carta Magna. de lo cual pretende hacer derivar el Tribunal A quo. también se asume la plena responsabilidad por todo lo expresado…”. evidentemente. ¿Los ciudadanos y ciudadanas venezolanos están limitados. había ido “…más allá del elemento técnico…”. reiterada en diversas partes del fallo impugnado. Además de las evidentes contradicciones (una afirmación sirve primero para demostrar el supuesto dolo.. 57.

De la reproducción de estos registros se evidenciará cuánto sigue: La periodista MARTA COLOMINA. se utilizó haciendo referencia expresa. dando cuenta de que no estaba dando por válido ni por falso el testimonio que había recibido un tercero sobre lo que eventualmente hubiera podido ocurrir en Fuerte Mara. ii) las reproducciones grabadas (los registros grabados conforme al Art. las palabras claras (no en “voz débil”. el uso claro y preciso de esta formulación condicional consta en los videos. y de conformidad con lo pautado en los Arts. y es corroborada (y esto según la redacción de la propia sentencia impugnada) no sólo por los testigos de la defensa (las periodistas MARTA COLOMINA y PATRICIA POLEO) sino por el testimonio del experto FRANCESCO PELLEGRINO y por algunos testigos promovidos por el propio Ministerio Público Militar. no a los hechos de Fuerte Mara. según la propia sentencia impugnada. promovemos para que sean evaluados en la audiencia respectiva por esta digna Corte Marcial en funciones de Corte de Apelaciones i) el video promovido por la Fiscalía Militar contentivo del extracto del programa “La Entrevista” conducido por la periodista Marta Colomina.impugnado. la dicha palabra. como indebidamente lo pretende la sentencia recurrida) y textuales del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ fueron que se trataría (nótese el uso del condicional) de algo muy grave “…si eso resultaba ser cierto…”.la que introdujo el tema del lanzallamas…”. es de destacar que. destacó en el debate oral que fue Patricia Poleo “…. de la supuesta ofensa a la Fuerza Armada Nacional) es que. “premeditación”. De hecho. 453 (tercer párrafo) y 455 (tercer párrafo) del COPP. en cuanto al testimonio (de terceros) que se comentó. por lo que solicitamos sean debidamente requeridos por esta Corte Marcial a los efectos de su reproducción en los términos antes solicitados. 334 del COPP en el debate oral) de los testimonios de las periodistas MARTA COLOMINA y PATRICIA POLEO. En segundo lugar. y los registros correspondientes obran en poder del Tribunal Militar Primero de Juicio. y el testimonio del experto FRANCESCO PELLEGRINO. El citado video. como se evidencia con meridiana claridad de los videos promovidos tanto por el Ministerio Público como por la defensa. que “… 85 . y en el que se hizo uso de la palabra “premeditación”. A estos efectos. y transmitido en fecha 16/04/04 por el Canal 10 “Televén” y. sino al “…testimonio que recibió Patricia…” esto es. a la versión que había recibido de los hechos Patricia Poleo.

el uso del tipo de arma (el lanzallamas) requiere de una preparación (una “premeditación”) “…lo que sería gravísimo “en caso de ser cierto”…”. que no recordaba que “…el General Usón hubiese avalado la hipótesis mencionada…”. La periodista PATRICIA POLEO. el condenado “…no objetivó mucho. de acuerdo a la interpretación más evidente que cabe hacer del sentido del uso de la formulación en lengua castellana) en relación a la supuesta “premeditación” también deriva de los testimonios de los propios testigos promovidos por la representación del Ministerio Público Militar en los términos descritos por el fallo impugnado. lo que estaba vinculado a “de ser cierto”…” y que como experto en comunicación. Así. según la propia sentencia impugnada. que indica la sentencia impugnada) del uso definitivo del término condicional (que nada aporta a la verdad o falsedad de la hipótesis. Ninguna de estas pruebas fue desvirtuada en el debate oral. el día anterior a la entrevista “…había publicado un artículo dónde habla del lanzallamas…”. Y. por lo que se hacen valer plenamente en esta instancia. sin embargo. frases o expresiones que desde el punto de vista sean ofensivas a las Fuerzas Armadas…”. según la narración que de su testimonio hace la propia sentencia impugnada. a completa veracidad (que no indicación con “voz débil”. el Vicealmirante RAMÓN ORLANDO MANIGLIA FERREIRA. que utilizó mucho gravísimo. dejó claro que “…en sus opiniones sobre la hipótesis del lanzallamas no utilizó gestos. destacó que ella. según la narración que de su testimonio hace la propia sentencia impugnada. También destacó este experto (lo cual es desechado sin ningún tipo de razonamiento o fundamento por el Tribunal A quo) que en relación al tema del lanzallamas. que “…el General Usón explicó técnicamente cómo funciona un lanzallamas y que en caso hipotético los pasos que se debían cumplir para usarlo…”. el Tribunal A quo sólo las estimó parcialmente (de manera absolutamente inmotivada) para suplir indebidamente las fallas probatorias en que incurrió el Ministerio Público Militar. en relación al uso de la expresión “premeditación” que en palabras del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ.en ningún momento el General Usón avaló ni planteó la tesis del lanzallamas…” y que “… el General en todo momento fue muy discreto en sus declaraciones y usaba mucho el condicional el potencial “si fuera cierto”…” y que nunca se refirió al hecho “…en presente o en afirmativo…”. Más allá. destacó que había creído escuchar 86 . El experto FRANCESCO PELLEGRINO destaca.

el hecho de algunas de las opiniones que sobre diversos temas expresara en ese programa “La Entrevista” de fecha 16 de Abril de 2. sino en algunos casos especulativas (sesgadas además por el uso inequívoco de la formulación condicional. El ejercicio democrático y respetuoso del pluralismo político (que es un valor esencial de nuestro modelo de Estado. eran “…parte de la conversación…” en la entrevista y que el acusado había expresado que la hipótesis sería 87 . De esta manera.que en las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ la palabra “pareciera” e. queda claro no sólo que no es cierto que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ afirmó. La respuesta nuevamente ha de ser negativa. no fueran exclusivamente técnicas. por lo menos si queremos ceñirnos a la idea de que nuestro modelo de Estado promueve y protege el pluralismo político y la libre expresión del propio pensamiento y de nuestras opiniones. incluso. como indebidamente lo asume el Tribunal de Primera Instancia. (inobservando los principios de la legalidad y de unidad del injusto) nuestra Carta Magna nuestro derecho a la expresión del pensamiento y de las propias opiniones a las simples opiniones técnicas. propuso o avaló la supuesta “premeditación”. 2º y 57 de nuestra Carta Magna. fomenta y permite la expresión de opiniones valorativas. destacó (y esto consta en las grabaciones respectivas. Así. por lo que no se explica esta defensa por qué esto fue obviado por el fallo impugnado) que había escuchado que en las declaraciones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ (condicional) muy grave “…si resultaba ser cierta…”. un delito?. a solicitud de la defensa se dejó constancia de que el citado testigo de la Fiscalía había indicado en su testimonio que el acusado había expresado que la hipótesis sería (condicional) muy grave “de ser cierta”.004. e incluso. especulativas. según lo dispone el Art. el General de División (GN) JESÚS RAMÓN VILLEGAS SOLARTE. 2º de la CRBV) y de la libertad de expresión. más allá. No limita. También. sin negar ni afirmar la veracidad del mismo. sino que se refirió con esa expresión a un testimonio que había recibido un tercero (Patricia Poleo) y que siempre se limitó a hacer conjeturas condicionales sobre dicho testimonio. en los términos descritos en los Arts. como lo ratificaron las pruebas que sobre estos particulares se promovieron y evacuaron) ¿debe abrir la puerta a la consideración (violatoria del principio de la legalidad) de que su conducta constituyo un “abuso” de su derecho a la libertad de expresión del pensamiento y.

Nº 11.la expresión de opiniones o valoraciones sobre hechos o hipótesis con los que algunos sectores sociales o factores políticos puedan estar en desacuerdo. pero son totalmente inapropiadas para encubrir denuncias de delitos dentro de las Fuerzas Armadas…”. Discutir públicamente sobre la posibilidad de validez de ciertas hipótesis que versan sobre hechos del conocimiento público no es delito. Emitir opiniones “más allá del punto técnico” no es abusar del derecho a opinar.217. al pretender una condena contra una persona sobre la base de la demostración de una conducta que no es delictiva sino constitucionalmente amparada: la expresión de análisis y propias opiniones sobre hechos e hipótesis relacionadas con el acontecer nacional. Por ello. con el propósito de mantener un nivel de disciplina apropiado al comando vertical necesario en un ambiente militar. conmocionó a la opinión pública nacional e internacional. Esto ha sido tenido así incluso por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que. ha violado la ley la sentencia impugnada. Además. ejercicio normal y permitido del derecho a la libre expresión del pensamiento y de las propias opiniones. no es cierto que el General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez haya abusado (como falsamente lo acredita la sentencia impugnada) de este derecho pues. informe Nº 20/99. además que“…el delito de ultraje a las Fuerzas Armadas o de insulto a un superior …(omissis)… son figuras penales apropiadas cuando se aplican a delitos para los cuales han sido creadas. no es cierto que se hubieran hecho afirmaciones (el supuesto carácter “premeditado” de los hechos de Fuerte Mara) no sujetas a la condicionalidad de su verificación posterior. como ha quedado confirmado. (Destacados nuestros). esto es. por el contrario. ni siquiera (y mucho menos) cuando en estas discusiones se adelantan opiniones personales que van “más allá del punto técnico”. ocurrido en el seno de la FAN. Es. en un caso similar (caso Rodolfo Robles Espinoza e Hijos. Perú) destacó que: “…si bien el ejercicio del derecho a la libertad de expresión puede estar sujeto a penalidades razonables posteriores de acuerdo con los términos de la Convención es más amplio cuando las expresiones formuladas por una persona se refieren a denuncias sobre violaciones a los derechos humanos…” y. No se ha “excedido” el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ en el ejercicio de su derecho constitucional a la libre expresión del pensamiento y de sus propias opiniones sobre un hecho que. Tal y como lo demuestran las pruebas de la defensa (desechadas “parcialmente”. el General de Brigada 88 . de manera sesgada y sin mayor argumento por el Juzgador de Instancia) e incluso algunas pruebas de la propia Fiscalía Militar.

y Art. y Art. Art. de conformidad con lo pautado en el Segundo Párrafo del Art. el Ministerio Público Militar) le incumbe la carga de la prueba 89 . 384.3. CRBV) sino internacional. COJM). Art. numeral 6º. una decisión propia revocando la sentencia condenatoria dictada y ABSOLVIENDO al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ de toda responsabilidad. 57. no la demostración de la comisión de un delito. CP. en la supuesta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional. 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. 384 y 396 del COJM y Arts. En respeto a la presunción de inocencia y al principio de culpabilidad. en el sentido de que se ha tomado como base para condenar al General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez. 49 numerales 2º y 6º. sobre la base de los hechos comprobados que constan en la propia sentencia apelada. ni la sostuvo ni la defendió. el ejercicio del derecho a la libre expresión del pensamiento y de las propias opiniones (Art. 1º.(EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. 49.-Violación de la ley por inobservancia de los preceptos contenidos en los Arts. numeral 6º. 505 del COJM. al momento de la entrevista. CRBV. concretamente. y se cuidó (en respeto a la seriedad que siempre le ha caracterizado en el manejo de sus relaciones con los medios) de utilizar y dejar claro el carácter condicional de sus impresiones que. principal o accesoria. en funciones de Corte de Apelaciones dicte. 49. y tomando en cuenta la evidente inobservancia del principio de la legalidad (Art. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Visto lo anterior. Falta de demostración de todos y cada uno de los elementos del tipo de “Injuria a la Fuerza Armadas Nacional” previsto y sancionado en el Art. Art.6. avaló o dio por válida ninguna hipótesis. al actor (en este caso. 57. Arts. no promovió. 57 de la CRBV. CP. de la etapa preliminar de la investigación. dicho sea de paso. Así esperamos sea de su debida consideración. lo procedente en este caso. 384 del COJM) como límite al ejercicio de la función punitiva. CRBV. sino una conducta que no sólo no es delito. 1º. Por ello ha inobservado el sentenciador de instancia las previsiones del principio de la legalidad que limitan la posibilidad de condena a la demostración fehaciente de la comisión de un delito (Art. 457. previsto y sancionado en el Art. al titular de la acción penal. en ese momento eran tan válidas como cualquier otra. es que esta Honorable Corte Marcial. 1º y 61 del Código Penal. porque lo cierto es que el caso de Fuerte Mara (como se demostró en el juicio y lo destaca la propia sentencia impugnada) no había trascendido. CRBV). sino que además constituye el ejercicio de un derecho protegido por nuestra Carta Magna. y no a la demostración de que la persona cuya condena se pretende ha desarrollado y ejercitado un derecho (el derecho a la libre expresión del pensamiento y de las propias opiniones) que es objeto de tutela no sólo nacional (Art.

aquello sobre lo que recae la acción. los siguientes: i) ii) iii) iv) v) El interés jurídicamente tutelado que se ha visto lesionado o puesto en peligro concreto. ante la ausencia de demostración de cualquiera de estos elementos típicos. y merced la obligatoriedad del principio de la legalidad y de culpabilidad en nuestro margen. Son elementos típicos de los delitos. vi) vii) viii) Por otro lado. inobservó las previsiones constitucionales y legales (relativas al principio de la legalidad y a la presunción de inocencia o principio de culpabilidad) que le obligan a proceder a la condena de una persona si y sólo si acredita en su motivación la existencia 90 . que a su vez pueden ser genéricos o calificados). La acción típica o el núcleo rector descriptiva de la conducta punible. culpa o preterintención) del autor con el hecho. la carga de la demostración del denominado tipo subjetivo o injusto subjetivo. de manera que el Tribunal A quo. que se refiere a las formas de vinculación subjetiva (dolo. el Ministerio Público Militar. Los sujetos (activos o pasivos. para aquellos casos en que es menester (que no para el caso de marras) la descripción de las denominadas “condiciones objetivas de punibilidad”. tampoco acreditó la sentencia impugnada la demostración de tales elementos.de todas y cada una de las circunstancias y elementos que dan lugar a la determinación de la existencia de un delito que es responsabilidad del acusado. En el caso de marras el Ministerio Público Militar no cumplió con su deber de demostrar. a título general. tiempo o lugar. que igualmente pueden hacer parte o no de la formulación típica). Las referencias de modo. la totalidad de los elementos típicos (objetivos y subjetivos) propios de la formulación objeto de la acusación) y. Los medios de comisión (o las herramientas o mecanismos de que se sirve el autor para perpetrar su delito. de manera que. Los elementos subjetivos del tipo (volitivos o cognitivos) Y. también tiene el actor. en nuestro caso. que puede aparecer o no descrito en la formulación típica). lo procedente es absolver al acusado. como será detallado más adelante. Para que proceda la condena de una persona a la que se le ha imputado la comisión de un delito. lo que es más grave. la Vindicta Pública ha de demostrar en el curso del debate todos y cada uno de los elementos del tipo objeto de la acusación. El objeto material (esto es. y desde la perspectiva del denominado tipo objetivo o injusto objetivo.

y también la de garantía. sin generar con ello extremo caos social. Bosch Casa Editorial. según la cual las leyes penales se estructuran y clasifican en atención a determinados bienes jurídicos. de antijuridicidad delincuente. "Fundamentos del Derecho Penal".995.. El Principio de Lesividad (también denominado principio de antijuridicidad material) insta al legislador. Parte General". El Estado debe tutelar.fehaciente de todos los supuestos (objetivos y subjetivos) que abren la puerta a la posibilidad de reproche penal. o que no pueden ser disminuidos o afectados. Segunda Edición. Bogotá-Colombia. Pág.”. Sobre esto hacemos las siguientes consideraciones: 6. F.. e incluso. 1.994. 23 Hassemer.1. que ". tiene el mérito de haber hecho “reaparecer a la víctima” ". para fundamentar una condena penal. a saber: la sistematizadora. En el caso de marras.. . en tanto que 22 se impone crear delitos y sancionar sólo en la medida y cuando ello sea imprescindible al mantenimiento de la convivencia social. Barcelona-España. a través del derecho penal. se afirma.tras siglos de haber permanecido oculta por los principios de reprochabilidad.. resulta incontestable que. la interpretativa. Primera Edición. 1.. Pág. La importancia de la noción de bien jurídico se expresa en las funciones que le son reconocidas por la generalidad de la doctrina.permite excluir del tipo penal las conductas que no lesionan o amenazan el interés jurídico tutelado por la ley. a sustentar su selección de bienes jurídicos objeto de tutela y sus fallos en criterios empíricos y objetivos (no con base en simples percepciones subjetivas y personales) sin los cuales la norma penal carece de sentido material y se convierte en un simple instrumento de “defensa” de supuestos deberes del individuo frente al Estado. 37.-Sobre la falta de demostración del supuesto daño al interés jurídicamente tutelado.. 34. "Derecho Penal. La noción del bien jurídico cumple además una función crítica. el interés jurídicamente tutelado no lo es “la seguridad de la nación” como de manera impropia lo sustenta en diversos apartes el 22 Velásquez Velásquez. 91 .3. valores particulares de los que no se puede prescindir. Editorial Temis. Trad.. W. que permite determinar si el carácter protectorio de bienes jurídicos ha fallado por exceso o por defecto. y al operador de justicia en general.” 23 y de referencia exclusiva a la conducta del De esta forma. de Francisco Múñoz Conde y Luis Arroyo Zapatero. lo primero que tiene que determinarse fehacientemente es si se ha lesionado o puesto en peligro concreto a un interés jurídicamente tutelado..

Capítulo IV. de manera ilógica. tal y como se desprende del propio Código Orgánico de Justicia Militar (Libro Segundo. que son los que permiten afirmar al Tribunal de Instancia que. En el caso que nos ocupa. Ejército y Guardia Nacional) así como las declaraciones de quienes ocupaban puestos de comando en el 105 Batallón de Ingenieros “Carlos Soublette” acantonado en el Fuerte Mara del Estado Zulia. sí se produjo una “ofensa” a la Fuerza Armada Nacional son referenciales y no fueron corroborados en juicio por los referentes. por demás) tiene o no la entidad suficiente para lesionar tal interés jurídicamente tutelado. decir que se había causado un daño “…sería mentir…”. en el momento en el que se produjo la entrevista. Pero eso no es lo más grave. supuestamente. se desempeñaban como comandantes generales de los diversos componentes de las FAN (Armada. ya que estas mismas personas reconocieron que no estaban en condiciones de “hablar por terceros” (lo que demuestra que sólo estaban expresando su opinión personal. Título III. Aviación. como lo destacó expresamente el General de División (AV) Roger Cordero Lara) y además que. 505) la honorabilidad (honor objetivo) de la Fuerza Armada Nacional o la de alguna de sus unidades. tal y como se desprende del propio fallo apelado y de los análisis que hace de las evidencias incorporadas al juicio. aún sin esta pericia. que. estas personas podían atestiguar sobre tal daño por el simple hecho de haber estado en posiciones de comando. las únicas manifestaciones que obran sobre la determinación de la supuesta lesión a la honorabilidad de la FAN o de alguna de sus unidades son las declaraciones (personales y subjetivas por demás) de personas que. el Tribunal de Primera Instancia estimó indebidamente que. indicaron que no habían 92 . tal y como se desprende de la misma redacción del fallo impugnado. sociología o antropología) necesarias para determinar si una determinada manifestación (no delictiva. Ninguno de los testimonios utilizados por el Tribunal A quo para fundamentar la supuesta lesión a la honorabilidad de la FAN o a la de cualquiera de sus unidades cuenta con la pericia técnica (en las áreas de comunicación social. Art. Aún así. psicología.fallo impugnado sino. siendo miembros activos de la FAN. todos los testimonios de los entonces comandantes de componentes. Se trata entonces de testimonios referenciales (que fueron desvirtuados en juicio por los testigos de la defensa. como lo señaló también expresamente el Vicealmirante Ramón Maniglia Ferreira.

21 de nuestra Carta Magna. pues (por simples razones de rango o de comando) dio mayor credibilidad a los testimonios de los Generales de los diversos componentes de la FAN y del Vicealmirante que depusieron a instancias del Ministerio Público Militar. en la valoración de las pruebas para aplicar la ley) no se autorizan bajo ningún 93 . Con ello. 22. como en el caso del Vicealmirante Ramón Maniglia Ferreira. También la condena también obvió. expresaron claramente que decir que se habría producido un daño a cualquier componente de la FAN “…sería mentir…”. y del Teniente de Navío (AR) Sandy Greci Perozo. inobservando las normas que consagran el Principio de Culpabilidad (Art. y el Art. el Principio de la Igualdad ante la Ley. 396 del COJM) y obviando la absoluta necesidad de demostrar todos los elementos de los tipos penales (actori incumbir onus probandi) entre los que se cuenta el perjuicio al interés jurídicamente tutelado. incluso. 2º. valores sin los cuales el mismo Estado no tiene sentido) el valor de la igualdad (Art. 49. del Mayor (EJ) José López Hernández. el fallo impugnado (tomando como base el rango de los testigos) también violentó las reglas básicas de valoración y la apreciación de las pruebas (Art. se aventuraron a destacar que no podían hablar sino por ellos mismos y que. además. en la aplicación de la ley (y. una condena sobre la incierta base de simples opiniones personales y referenciales (no corroboradas por los referentes) de testigos que. Si todos somos iguales ante la ley y ante los operadores de justicia (Art. COPP) y. que a las manifestaciones (que no fueron desvirtuadas en el debate) del Capitán de Navío (AR) Pedro Miguel González Caro. 12. 1º y 61 del CP. Art. Art. COPP) y si nuestro modelo de Estado promueve como uno de sus valores esenciales (esto es. 21. descuidando el hecho indiscutible de que el hecho de que se posea menor rango no descalifica para nada a la aptitud de un testigo para deponer sobre la verdad. por supuesto. CRBV) ¿por qué discriminar y desechar los testimonios de los testigos de la defensa sólo porque no tienen el mismo rango (puesto de comando) de los testigos promovidos por la Fiscalía Militar?. CRBV.sentido que las declaraciones del acusado comprometiesen para nada el honor (objetivo) de la FAN) que sólo acreditan sus impresiones personales y no corroboradas por los referentes. del Capitán de Corbeta (AR) José Rodríguez Velásquez. Se ha producido. que todos los oficiales activos promovidos y evacuados por la defensa destacaron que de las declaraciones del acusado no habían comprometido para nada la honorabilidad de la FAN o la de alguna de sus unidades. Según lo que ordena el Art. numeral 2º. CRBV.

con excepción del General de División (EJ) CARLOS AUGUSTO BRICEÑO MÁRQUEZ … (omissis)… los mismos manifiestan en forma general que las expresiones dadas por el General USÓN RAMÍREZ en el Programa “La Entrevista” del día 16 de Abril del 2004. tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento. que sin embargo expresamente reconocieron que también estaban hablando por ellos mismos y no por terceros) que sus manifestaciones eran “opiniones personales”. la condición social o aquellas que. causaron un malestar dentro del personal militar …(omissis)… y que tales expresiones afectaron el honor de la Fuerza Armada Nacional. General de División (EJ) CARLOS AUGUSTO BRICEÑO MÁRQUEZ. General de División (GN) JESÚS RAMÓN VILLEGAS SOLARTE. al comparar las declaraciones de estos testigos promovidos por la Fiscalía Militar con las de los oficiales activos promovidos por la defensa. el credo. el fallo impugnado menosprecia y discrimina los testimonios de oficiales activos promovidos por la defensa sobre la base de su rango menor. por considerar (lo que no hizo con respecto a los testimonios promovidos por la Fiscalía. sorpresivamente.. en lo que atiene a la supuesta demostración del daño a la honorabilidad de la FAN o de alguna de sus unidades. y en base al sistema de la libre convicción. lo que hace textualmente (a los folios 45 y 53) al expresar lo siguiente: “…Con respecto a las declaraciones testificales de los ciudadanos Vicealmirante (ARBV) RAMON ORLANDO MANIGLIA FERREIRA. demuestran que se causó un daño en cuanto a la reputación de la Fuerza Armada Nacional y del 105 Batallón de Ingenieros de Combate “Carlos Soublette” por parte del General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USÓN RAMÍREZ. se expresó (folio 45): “…En este sentido se debe examinar y comparar con otras declaraciones testificales que indican que observaron y escucharon las declaraciones del General USÓN RAMÍREZ.respecto discriminaciones fundadas en “…la raza. de los derechos y libertades de toda persona…”. por cuanto los declarantes tenían para el momento de los hechos el mando de un alto porcentaje de personal militar y civil. el sexo. e inclusive se indicó que los Oficiales del Batallón Soublette se sintieron dolidos con tales opiniones. Sin embargo.”. General de División (EJ) WILFREDO RAMÓN SILVA. y General de División (AV) ROGER CORDERO LARA …(omissis)… se puede indicar que. al efectuar opiniones más allá del punto técnico. goce o ejercicio en condiciones de igualdad. dando cuenta del trato desigual que se dio a los testimonios. (Destacados nuestros) En este mismo extracto.. por cuanto se afirmó la palabra premeditación. y para su opinión. por ser Comandantes de 94 . en general. por el hecho de no tener comando de tropas y. pero para este Tribunal Militar Primero de Juicio. estas no ofendían injuriaban o menospreciaban a la Fuerza Armada Nacional o alguna de sus instituciones. podemos afirmar que las declaraciones de dichos Oficiales Generales. como sistema de valoración de pruebas.

el denominado “in dubio pro reo”. (Destacados nuestros). en oposición con las otras. al contrario del otro personal. no dando la opinión de otros. 95 . que manifiesta que no existió injuria a la Fuerza Armada Nacional por parte de las declaraciones del Acusado de autos…”. se indica que la misma no tiene carácter vinculante con la presente causa. en este sentido. y en base al sistema de la libre convicción. y los otros manifiestan que sólo el General de Brigada (EJ) FRANCISCO VICENTE USON RAMIREZ dio su opinión sobre el funcionamiento del Lanzallamas y que en ningún momento observaron que tales opiniones ofendieran. y contra toda previsión de las reglas de la lógica (que hay que observar en la valoración de las pruebas pues así lo dispone en Art. por lo cual se desechan sus declaraciones…”. también destacan estas ilógicas e incoherentes apreciaciones del Tribunal de Primera Instancia un vicio muy grave: el de la violación de una de las más importantes y conocidas manifestaciones del Principio de Favorabilidad. por considerarse que es una opinión personal y donde. y Teniente de Navío REMO SANDY GRECI PEROZO. y ii) Cuándo el que da en juicio “…la opinión de otros…” es una persona que tiene “Comando General”. sino además un testimonio referencial. conforme al artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal. por lo que eran un gran centro de recepción de las opiniones y manifestaciones en cuanto a lo manifestado por el General USÓN RAMÍREZ.Componente y de grandes Unidades. del Mayor (EJ) JOSÉ LÓPEZ HERNÁNDEZ. En otras palabras. no tenía Comando General sobre un gran número de personal. sino la suya propia. el Tribunal de Primera Instancia acreditó que: i) Cuándo el que emite una opinión personal es una persona que tiene “Comando General” sobre un gran número de personas. examinada y comparada con las declaraciones del otro personal militar de testigos. injuriasen o menospreciasen a la Fuerza Armada Nacional o alguna de sus instituciones. 22 del COPP) y violando el Principio de la Igualdad ante la Ley y ante los operadores de justicia. donde solamente el Capitán de Corbeta José Rodríguez Velásquez indica que no vio el programa del día 16 de Abril del 2004. ciudadanos Capitán de Navío PEDRO MIGUEL GONZÁLEZ CARO. Por otro lado. esta opinión personal sí debe ser valorada como prueba. Al folio 53 el fallo impugnado expresa: “…Con relación a los testigos. su testimonio sí debe ser valorado como prueba aunque se reconozca expresamente que tal dicho no es sólo una opinión personal.

que destacó expresamente que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. al haber afirmado que los mismos “…no estaban operativos…”. por lo menos en lo que atañe a la demostración del supuesto “daño” a la reputación de la FAN o de cualquiera de sus unidades (no “instituciones” como incorrectamente destaca el fallo apelado). o la del propio General de División (EJ) WILFREDO RAMÓN SILVA. que destacó que lo que había ocurrido frente a las declaraciones del acusado fue (y esas fueron sus palabras textuales) “…un problemita…”. Comandante de la 1ra. no sólo le perjudica. ii) Favorables al acusado. 96 . se había referido a la hipótesis planteada por un tercero de manera condicional indicando claramente que había expresado con precisión y en alta voz que tal hipótesis sería muy grave en caso “… de ser cierto. para el momento del incidente en Fuerte Mara. como en el caso de marras. de cara a las restantes evidencias aportadas a los autos por el propio Ministerio Público. Tal es el caso de las testimoniales de General de División (EJ) WILFREDO RAMÓN SILVA. cuando existan (como existieron en el fallo apelado) dudas en cuanto a cuál de los elementos de prueba ha de prevalecer para fundar la convicción del sentenciador. que expresamente indicó que decir que se hubiera causado un daño a la FAN “…sería mentir…”. cuando de la experticia promovida por el propio Ministerio Público Militar. además.De acuerdo al Principio de Favorabilidad. y con respecto a algunas de sus afirmaciones. o como el caso del General de División (GN) JESÚS RAMÓN VILLEGAS SOLARTE. División del Ejército (de la que depende el 105 Batallón de Ingenieros “Carlos Soublette”) debió haber tenido conocimiento pleno de si los lanzallamas asignados a este cuerpo estaban operativos o no. mintiendo ante el Tribunal. pues demostraron ser en algunos de sus asertos manifiestamente falsas. en algunos casos. pues expresó claramente que él no podía hablar por los demás “…sino por él mismo…”.. quien por haber sido.. en lo que atañe a la materia probatoria. carentes de toda credibilidad. debe forzosamente respetarse la valoración que favorezca al acusado. También el General de División (AV) ROGER CORDERO LARA fue en sus manifestaciones favorable al argumento de que su testimonio es absolutamente referencias. sino que además parte de la base incierta de supuestos no demostrados en el curso del debate. como el caso evidente (que aparece de la propia redacción del fallo apelado) del Vicealmirante RAMÓN ORLANDO MANIGLIA.”. El fallo impugnado desecha y obvia sin ningún fundamento que los dichos de los testigos (Altos Oficiales) promovidos por la Vindicta Pública demostraron en el debate ser: i) Completa y absolutamente referenciales. iii) Y. y no aquella que.

por lo que carecen de toda fuerza probatoria. las declaraciones de los testigos (oficiales activos) promovidos por la defensa sobre el supuesto impacto de las declaraciones del General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez. entre otras irregularidades graves. A diferencia de los testimonios de oficiales promovidos por la Fiscalía Militar. más allá de su opinión personal (que no es una prueba) los testimonios que acreditaron en el debate fueron absolutamente referenciales y. por el contrario. violentando con ello no sólo las reglas básicas y mínimas de la lógica y de la valoración de las pruebas. por lo menos SIETE (07) están plenamente operativos. no fueron corroborados por los referentes. además. en la FAN o en cualquiera de sus unidades (daño al honor objetivo -reputación. tratando de suplir las deficiencias del Ministerio Publico Militar. sino sobre lo que ellos mismos. de manera personal y directa. y es por ello que el Tribunal de Primera Instancia. Vemos entonces como. no pudieron ser desvirtuados por el Ministerio Público Militar en el curso del debate. 21 de nuestra Carta Magna) e 97 .que fue debidamente reseñada en el fallo impugnado (folio 60) se desprende que de los DIEZ (10) lanzallamas asignados a ese Cuerpo de Ingeniería Militar. sino además el “in dubio pro reo” o manifestación probatoria del denominado Principio de Favorabilidad. Los testigos de la defensa. no depusieron sobre la referencia de otros. además. el Tribunal Militar Primero de Juicio desechó sin mayor fundamento todo aquello que en las testificales promovidas por la Fiscalía Militar beneficiaba o favorecía al acusado. sobre la base de un trato desigual (violatorio de lo dispuesto en el Art. Sus dichos. ante la duda que se plantea el sentenciador al haber confrontado las testimoniales de Altos Oficiales promovidas por el Ministerio Público Militar con las declaraciones de Oficiales Activos promovidas por la defensa.de la Fuerza Armada Nacional o de cualquiera de sus unidades) sí versaban sobre su propio y directo conocimiento de los hechos. Lo único que lógicamente puede derivarse del hecho de que los testigos (Altos Oficiales) promovidos por la Fiscalía Militar fueran en su momento Comandantes de Componentes y de Unidades es que. tal y como se ha dicho. los desechó indebidamente valorando (con respecto al supuesto daño al interés jurídicamente tutelado) de manera discriminatoria e ilógica los testimonios referenciales y opinativos de los testigos de la Fiscalía. percibieron de las declaraciones del acusado. y no sobre las impresiones que terceros les habían hecho saber sobre los hechos objeto de juicio.

y la inobservancia del Principio de Igualdad ante la Ley (Art. sobre la base de los hechos comprobados que constan en la propia sentencia apelada.-Sobre la indeterminación. Así esperamos sea de su debida consideración. aplicable expresamente en esta causa por mandato expreso del Código Orgánico de Justicia Militar. numeral 6º. 24 El que las pruebas deban valorarse con base a la sana crítica y de acuerdo al sistema de la libre apreciación no implica que en la valoración pueda hacerse cualquier cosa o violentar las previsiones de la lógica. del Principio de Lesividad o de antijuridicidad material. mientras que. 505 del Código Orgánico de Justicia Militar.6. COPP) los testimonios promovidos de la defensa fueron desechados en función de su rango (por no tener puestos de comando). 21. en la supuesta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional. 12. aunque éstos sí versaban sobre percepciones personales y directas sobre los hechos. CRBV). aunque versaban sobre impresiones personales y.ilógico de los testigos con base en el rango que detentan y sobre si éstos tenían posiciones de comando o no. 22. y tomando en cuenta la evidente violación a las reglas básicas de valoración de las pruebas y la manifiesta inobservancia del 24 Principio de la Legalidad como límite al ejercicio de la función punitiva (Art. una decisión propia revocando la sentencia condenatoria dictada y ABSOLVIENDO al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ de toda responsabilidad. 21. 457. 98 . Esto no es sólo una violación a los principios básicos de apreciación y valoración de las pruebas. 22. en el sentido de que se ha condenado a una persona aún cuando de la propia sentencia impugnada se desprende que las manifestaciones del General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez no pudieron lesionar ni dañaron desde ningún punto de vista al interés jurídicamente de la honorabilidad (honor objetivo) de la FAN o de cualquiera de sus unidades. es que esta Honorable Corte Marcial. de conformidad con lo pautado en el Segundo Párrafo del Art. COPP) y del in dubio pro reo.2. 49. COPP). 12 del COPP. 12. sino que constituye una evidente inobservancia al principio de igualdad ante la ley previsto en el Art. CRBV y Art. contradicciones y faltas en la demostración de la acción típica o núcleo rector. no corroboradas por los referentes. CRBV y Art. en la valoración de las pruebas. en funciones de Corte de Apelaciones dicte. previsto y sancionado en el Art. más allá. Así. lo procedente en este caso. referenciales. 21 de nuestra Carta Magna y en el Art.3. COPP) los testimonios promovidos por la Fiscalía Militar sí se dieron por válidos para demostrar el supuesto “daño a la honorabilidad” de la FAN. en una franca y abierta violación de la ley (Art. violando las previsiones de la lógica (Art. (Art. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Visto lo anterior. principal o accesoria.

También se desprende con claridad que el Tribunal de Primera Instancia no pudo subsanar las deficiencias del proceder del Ministerio Público Militar en lo que refiere a la determinación concreta de cuál de las acciones alternativas era la que supuestamente había desarrollado 99 . si en un proceso penal no logra demostrarse la existencia de la acción típica o núcleo rector de la conducta objeto de la imputación. que es de obligatorio acatamiento en los procesos penales. la denominada “Tesis del Lanzallamas” no estuvo a cargo. en todo caso a terceros. así como de rasgos del carácter o de modos de ser o de la personalidad. que se concreta en la violación de una de las derivaciones fundamentales del dicho Principio: el axioma “nullum crimen sine actione”. sino. CRBV) antes desarrollado. siempre se refirió a dicha hipótesis manejándola como el testimonio que había recibido un tercero (y así lo destaca cuando expresamente. quedó plenamente demostrado que la hipótesis del uso de un Lanzallamas en Fuerte Mara surgió de un tercero (la periodista PATRICIA POLEO) que se hizo directamente responsable de la afirmación y difusión de la citada tesis. tampoco puede darse por cometido ningún delito y. consecuentemente. Por el contrario. Esto quiere decir que en el caso de que los hechos supuestamente punibles no sean atribuibles al acusado. por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. De la sentencia impugnada se desprende con meridiana claridad que. ii) En el caso de que se trate de responsabilidades por hechos de terceros. lo procedente es la absolución del acusado por ausencia de acción. 49. ni fue promovida o avalada. en relación a la “premeditación” indica que se refiere a “…el testimonio que recibió Patricia…”) y siempre haciendo uso de la formulación condicional para no validarla o darla por cierta. incluso como lo ratifican todos los testigos (Altos Oficiales) promovidos y evacuados a instancias del Ministerio Público Militar. Algunas de las consecuencias más importantes de la asunción plena en nuestro marco Constitucional del Principio de la Legalidad y de su corolario “nullum crimen sine actione” se representan en la absoluta ausencia de posibilidad de castigo en los siguientes supuestos: i) En el caso de que se trate del castigo de simples procesos subjetivos o internos (responsabilidad por el acto). numeral 6º.También se verifica en el fallo impugnado otra grave inobservancia del Principio de la Legalidad (Art. no procede en ningún caso el reproche penal al acusado. Según este axioma. También quedó demostrado que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ.

49. en el sentido de que se ha condenado a una persona aún cuando de la propia sentencia impugnada se desprende que las supuestas manifestaciones ofensivas no son atribuibles ni estuvieron a cargo del General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez sino a cargo de un tercero que así lo aceptó 25 El que las pruebas deban valorarse con base a la sana crítica y de acuerdo al sistema de la libre apreciación no implica que en la valoración pueda hacerse cualquier cosa o violentar las previsiones de la lógica. los verbos o núcleos rectores posibles en el delito previsto en el Art.nuestro defendido. pese a que la defensa había argumentado que el Ministerio Público Militar no había destacado cuál de los tres (03) núcleos rectores alternativos del delito imputado (injuriar. frente a los jueces. tal y como lo había descrito la defensa. e indica cuáles son. En efecto. SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Visto lo anterior. (Art. en segundo lugar. y la manifestación de este principio (nullum crimen sine actione) que impide condenar a una persona por hechos que. en la sentencia (al folio 69) se menciona que. COPP). 505 del COJM son tres. y no lo hizo porque no podía hacerlo. La simple lectura del fallo impugnado demuestra la anterior afirmación. El Juzgado de Juicio no fundamentó (salvo una indicación genérica hecha en la dispositiva) cuál es la acción concreta que se atribuye al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. ofensa o menosprecio y. menospreciar) era el que supuestamente se habría concretado en la conducta de nuestro defendido. 100 . numeral 6º. se trata de un caso evidente de ausencia de acción. 49. numeral 6º. sino por un tercero que se atribuyó. porque en el debate el Ministerio Público Militar no pudo atribuir a nuestro representado ninguna injuria. En conclusión. CRBV). primero. ofender. la plena responsabilidad por las afirmaciones sobre esta “Tesis del lanzallamas”. ha inobservado de manera grosera el Principio de la Legalidad (Art. ya que los hechos objeto de juicio no pueden ser atribuidos al acusado sino a un tercero. son sólo atribuibles a un tercero. y tomando en cuenta la evidente violación a las reglas básicas de valoración de las pruebas y la manifiesta inobservancia del 25 Principio de la Legalidad (Art. porque en el debate (y por reconocimiento expreso de PATRICIA POLEO) se demostró (y así lo corroboraron incluso las pruebas aportadas por la Fiscalía Militar) que las distintas afirmaciones sobre la supuesta “Tesis del lanzallamas” no fueron promovidas por el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. pero luego no expresa ni precisa (más allá de algunas manifestaciones genéricas que nada aportan sobre el particular) cuál de esos tres verbos rectores es el que caracteriza la conducta concreta supuesta atribuible al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. independientemente de cualquier otra consideración. 22. CRBV). por lo que la condena al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ.

en el modelo de Estado Social y Democrático de derecho (Art. Más allá. como todos los demás hechos objetivos (el tipo 101 . lo que es lo mismo. es que esta Honorable Corte Marcial. La responsabilidad penal por el mero resultado. 396 del COJM. Art. Tal y como lo acredita virtualmente toda la doctrina moderna. CRBV). sin fundamento en la culpabilidad. previsto y sancionado en el Art. El dolo. en la supuesta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional. Art. Inobservancia del Principio de la Culpabilidad previsto en el Art. de conformidad con lo pautado en el Segundo Párrafo del Art. 2º. en funciones de Corte de Apelaciones dicte. sobre la base de los hechos comprobados que constan en la propia sentencia apelada. 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. sino como un simple objeto del poder punitivo del Estado.3. CRBV. la sentencia condenatoria debe contener siempre un aparte expreso que se refiera a la demostración del dolo o tipo subjetivo.expresamente en el debate. La responsabilidad penal colectiva o por hechos de terceros. La responsabilidad penal por error invencible. están prohibidas las penas sin culpabilidad y las sentencias condenatorias que se basen en: i) ii) iii) iv) v) La responsabilidad penal netamente objetiva. La responsabilidad por culpa o preterintención en los casos no expresamente previstos por la ley Al aplicar penas (como lo hizo indebidamente el fallo apelado) sin fundamento en la demostración del dolo o. lo procedente en este caso.-Sobre la falta de demostración del dolo del delito imputado. 8 del COPP y 61 del CP. como destaca la más calificada doctrina es un hecho subjetivo.6. numeral 2º. Así esperamos sea de su debida consideración. La culpabilidad (el dolo específico del delito que se imputa) debe ser demostrado por el titular de la acción (el Ministerio Público Militar) en el curso del debate. 457.3. 49. al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ no se le está tratando como un sujeto de derecho de un Estado Democrático. una decisión propia revocando la sentencia condenatoria dictada y ABSOLVIENDO al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ de toda responsabilidad. De esta suerte. la culpabilidad es el fundamento de la pena. pero es un hecho al fin que. principal o accesoria.

Una cosa es obrar voluntaria y conscientemente (atributo de casi cualquier conducta humana) y otra. 8. sólo es objeto de reproche penal si se demuestra la vinculación subjetiva entre el dicho resultado lesivo y el resultado o. en el programa “La Entrevista” en fecha 16 de Abril de 2004. 396 del COJM. per se. COPP) como la buena fe (que siempre excluye al dolo) se presumen. para que proceda la condena. y no sencillamente con conciencia y voluntad. Esto es así porque entre otras cosas. no necesariamente tiene que asumirse doloso. en consecuencia. En el caso que nos ocupa. El delito contenido en el Art. 49. que éste obró con animus injuriandi. La sentencia impugnada incurre en una grave inobservancia y violación del Principio de Culpabilidad. Aunque el dolo presume la conciencia y la voluntad éstas. responsabilidad simplemente objetiva. en los que el dolo cuya demostración se requiere. (Art. numeral 2º. CRBV y Art. CRBV. muy diferente es obrar con dolo. Aún dando por cierto el supuesto negado de que la intervención del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. 505 del COJM es doloso. para ser punibles. pues de lo contrario se estaría castigando a una persona por simple responsabilidad objetiva (no subjetiva) lo cual está prohibido en nuestro marco legal. no basta para sustentar la condena. por hechos de terceros o formas culposas o preterintencionales de comisión. Art. 8 del COPP y 61 del 102 . Es uno de los denominados tipos de desacato o de opinión. De otra forma. en nuestro marco Constitucional y legal tanto la inocencia (Art. aunque un comportamiento pueda reputarse como voluntario y conciente. aún si diéramos por cierto que se produjo un resultado lesivo (que no se dedujo sino de las opiniones personales y referenciales de los testigos producidos por el Ministerio Público Militar) aún habría que demostrar. que sus actos estuvieron inequívoca e intencionalmente dirigidos a la producción de un resultado lesivo. como lo destaca el fallo apelado violentando y desconociendo toda la moderna doctrina nacional e internacional sobre estos temas. Art.de las FAN o de cualquiera de sus unidades) esto. por dañino que sea. haya producido algún resultado lesivo (un supuesto daño a la reputación – honor objetivo. la producción de un resultado lesivo. En los tipos dolosos. si se demuestra que el agente ha obrado con dolo. 49. para condenar al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. El Principio de Culpabilidad obliga a los jueces a acreditar en sus fallos que el autor o el partícipe de un delito no sólo actuó consciente y voluntariamente sino además. deben estar orientadas a la comisión de un injusto. es el dolo específico y concreto de injuriar. lo que es lo mismo.objetivo) debe ser probado y acreditado por la sentencia condenatoria. No admite. ofender o menospreciar a las FAN o a cualquiera de sus unidades. numeral 2º.

CP) al condenar al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ; sin acreditar (como lo reconoce expresa y textualmente el fallo apelado) en su conducta el dolo de injuriar, ofender o menospreciar y, lo que es más grave, cuando de la relación de las pruebas que hace la misma sentencia apelada, y de las propias pruebas aportadas por el Ministerio Público Militar, se evidencia que el único ánimo o intención que se demostró en el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, al momento de intervenir en el programa de TV “La Entrevista” en fecha 16 de Abril de 2004, fue el de fungir como consultor o como experto que, de buena fe (sin dolo) actuó con lo que en doctrina se conoce como el “animus consulendi”. La sentencia apelada (folio 70) expresamente destaca que no se demostró el dolo (animus injuriandi) que se requiere para dar por evidenciado el tipo subjetivo del delito de “Ultraje a la Fuerza Armada Nacional” previsto y sancionado en el Art. 505 del COJM y además, que sólo “algunos penalistas” (folio 70) exigen que para la acreditación de este delito se requiere la demostración del animus injuriandi, cuando lo cierto es que la doctrina es conteste sobre este particular al destacar que si no se demuestra este de dolo (el animus injuriandi) no puede darse por cometido el delito. Así, violentando gravemente el Principio de Culpabilidad (Art. 49, numeral 2º, CRBV; Art. 396 del COJM, Art. 8 del COPP y 61 del CP), y desconociendo la estricta necesidad de la demostración del dolo (animus injuriandi) condenó al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, como supuesto autor de este delito cuando evidenció que sólo había sido demostrado un “dolo genérico” que, por demás, reduce sólo a la demostración del hecho de que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, estaba consciente (es decir, estaba despierto y en pleno uso de sus facultades mentales) cuando intervino en la entrevista del 16/04/04. El fallo impugnado reconoce la absoluta falta de demostración del dolo cuando expresa, con respecto al delito previsto en el Art. 505 del COJM, al folio 70, lo siguiente: “…este delito exige dolo genérico, o sea conciencia y voluntad de injuria, (sic) ofender o menospreciar a la Fuerza Armada Nacional o alguna de sus Instituciones. Algunos penalistas han opinado que se requiere un dolo específico, la finalidad de de injuriar, ofender o menospreciar el ANIMUS INJURIANDI dolo que debe ser probado…”. (Destacados nuestros). Previo a esto, la única indicación que hace el Juzgador de Instancia que pudiera dar lugar a la comprensión del “por qué” de su aseveración hecha en el fallo según la cual se habría “abusado” del ejercicio del derecho constitucional a la libre expresión del pensamiento y de

103

las propias opiniones (Art. 57, CRBV), es la que tiene que ver con la manifestación (tomada de manera descontextualizada del testimonio experto comunicacional del Sr. FRANCESCO PELLEGRINO), reiterada en diversas partes del fallo impugnado, de que las opiniones del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, fueron “…más allá del elemento técnico...”. Sobre esto se hacen valer las consideraciones ya detalladas en el aparte 7.2 de la presente apelación. No fundamento ni demostró el fallo apelado la existencia del dolo. Sólo se limitó (al folio 70) a afirmar que el dolo había existido, a despecho de que las pruebas promovidas, incluso a instancias del Ministerio Público Militar, demostraron que en todo momento la intervención del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, se había producido como consultor o como experto, esto es, con animus consulendi y no con animus injuriandi. Las declaraciones de MARTA COLOMINA, PATRICA POLEO y FRANCESCO PELLEGRINO, testigos presenciales y experto promovidos por la defensa destacan con claridad que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ, actuó en la dicha entrevista televisiva como experto en ingeniería militar. Pero, más allá, la propia redacción de la sentencia impugnada destaca claramente que ese también fue el entender de los testigos promovidos por la fiscalía. Así, por ejemplo: i) El Vicealmirante RAMÓN ORLANDO MANIGLIA FERREIRA, destacó en su declaración textualmente (folio 17 de la sentencia apelada): “…que entendía que el General Usón es retirado, y puede emitir opiniones como experto, como ingeniero…”. ii) El General de División (GN) JESÚS RAMÓN VILLEGAS SOLARTE, destacó en su declaración textualmente (folio 18 de la sentencia apelada) que: “… que el General Usón asistió al programa como experto en armas de ingeniería…”. iii) El experto Mayor (EJ) JAIRO LUIS CASTILLO OQUENDO, destacó en su declaración textualmente (folio 15 de la sentencia apelada) al ser interrogado por la defensa sobre si como experto consideraba que otro funcionario con su nivel podría emitir opinión técnica sobre el uso del equipo lanzallamas, respondió: “… si…”.

104

Vemos, en conclusión, como el Tribunal Militar Primero en Funciones de Juicio no sólo reconoció que no había acreditado en su sentencia el indispensable dolo (el animus injuriandi), sino lo que a su criterio resultó ser un “dolo genérico” que sólo se representó en haber intervenido de manera consciente y voluntaria, como experto en ingeniería militar (con animus consulendi) en un programa de televisión. También, y esto es muy grave, desconoció que la doctrina mayoritaria da como elemento básico del delito imputado el dolo (el animus injuriandi) y, lo que es más importante, que este dolo tiene que ser probado. El ánimo que DEBE acreditarse en la comisión de los tipos de injuria u ofensa (personal o corporativa) es el animus injuriandi, así lo destaca la más calificada doctrina nacional e internacional. Grisanti Aveledo, H. (1.989, p. 134 y p. 141) destaca: “Como afirman Carrara y Florian, hay ciertos animi que excluyen el dolo, y por tanto, la responsabilidad penal …(omissis)… tales animi son los siguientes: A) Animus iocandi (intención de jugar o gastar una broma). B) Animus corrigendi (intención de corregir). C) Animus narrandi (intención de narrar los sucesos que se produjeron en la vida de una persona o de un país). D) Animus defendendi (intención de defenderse). E) Animus consulendi (intención de aconsejar o de informar)…”. (Destacados nuestros) Por su parte, el Maestro José Rafael Mendoza Troconis (Octava Edición, Curso de Derecho Penal Venezolano, Tomos I y II, p. 496) expresa: “…algunos penalistas examinan diferentes especies de intención o ánimo que suprimen toda responsabilidad por falta del elemento subjetivo, i son: el animus jocandi, narrandi, deffendendi, corrigendi, retorquendi. Cuando se hace por broma un acto, que puede estimarse como difamación, se quita al hecho todo carácter ofensivo. Cuando se narran sucesos históricos o la vida de una persona que ha tenido cierta influencia en la vida pública, esta narración no debe tomarse como difamación. Cuando el acto depende de una defensa personal, entonces este ánimo es una causa de justificación …(omissis)… si es por consejo que se infiere la difamación, tampoco es punible…”. (Destacados nuestros). Muñoz Conde, F.; (Derecho Penal. Parte Especial. 1999, p. 272, 273 y 274) expresa, en cuanto al tipo subjetivo en los delitos de ofensa, lo siguiente: “…Es necesario que se tenga conciencia del carácter injurioso de la acción o expresión y voluntad, pese a ello de realizarla. Esta voluntad se puede entender como una intención específica de injuriar, el llamado “animus injuriandi”. No basta, pues, con que la expresión sea objetivamente injuriosa y el sujeto lo sepa, sino que se requiere un ánimo especial de

105

49. incluso con las pruebas de la propia Fiscalía. una decisión propia revocando la sentencia condenatoria dictada y ABSOLVIENDO al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ de toda responsabilidad. 22. En conclusión. principal o accesoria. (Art. se demostró. y tomando en cuenta la evidente violación a las reglas básicas de valoración de las pruebas y la manifiesta inobservancia del 26 Principio de Culpabilidad (el Art. sino de bromear. 8 del COPP y 61 del CP). lo que desvirtúa el carácter punible de sus manifestaciones pretendidamente injuriosas. que el General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez. criticar. de conformidad con lo pautado en el Segundo Párrafo del Art. lo único que pudo derivar del debate es la absoluta inexistencia del animo de injuriar.26 El que las pruebas deban valorarse con base a la sana crítica y de acuerdo al sistema de la libre apreciación no implica que en la valoración pueda hacerse cualquier cosa o violentar las previsiones de la lógica. por el contrario. Así esperamos sea de su debida consideración. Por el contrario. y que fueron considerados en el cuerpo del fallo apelado. acciones objetivamente injuriosas. debe tenerse en cuenta que en muchos de estos casos el elemento subjetivo de la causa de justificación (ánimo de ejercer el derecho a la información o a la crítica) excluye también el animus injuriandi…”. De allí que el Tribunal A quo. obró con animus consulendi o como experto. ineptitud profesional. narrar. ni siquiera fundamentase la existencia del dolo (animus injuriandi) sino que se limitó a afirmar (no a dar por demostrado) la supuesta existencia del dolo que. 106 . numeral 2º. en el sentido de que se ha condenado a una persona aún cuando de la propia sentencia impugnada se desprende que las manifestaciones del General de Brigada (EJ) Francisco Usón Ramírez no fueron emitidas con de manera dolosa o con animus injuriandi. 396 del COJM. COPP). SOLUCIÓN QUE SE PRETENDE: Visto lo anterior. en la supuesta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional. comportamientos incorrectos de personajes públicos. es que esta Honorable Corte Marcial. lo procedente en este caso. 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. previsto y sancionado en el Art. ofender o menospreciar. narrar. artistas. de información a la opinión pública de datos personales. CRBV. 457. Art. etc. sobre la base de los hechos comprobados que constan en la propia sentencia apelada. (Destacados nuestros). en última instancia. además de haber obrado en legítimo ejercicio de un derecho constitucional. siempre que ello esté dentro de los límites del ejercicio del derecho de expresión. no se deduce de los elementos de convicción que fueron objeto de consideración durante el debate. “…En algunos casos es posible que la acción típica quede justificada por el ejercicio de un derecho o el cumplimiento de un deber …(omissis)… Lo mismo sucede cuando se trata de defender intereses colectivos legítimos. no son delitos de injurias…”.injuriar …(omissis)… Así. Art. pero realizadas sin ánimo de injuriar. crítica e información o similares …(omissis)… De todos modos. etc.. en funciones de Corte de Apelaciones dicte..

mediante el cual se le designó como “Gobernador” ante el Banco 107 . 442 del Código Orgánico Procesal Penal y para el supuesto negado de que sean desestimadas todas nuestras denuncias anteriores. se hacen valer nuevamente en este momento. había ocupado (por designación directa del propio Presidente de la República) importantísimas funciones públicas. y del Decreto Presidencial Nº: 1.392.731. A los efectos de evidenciar lo anterior y desvirtuar de mejor manera la incorrección en la determinación de la pena que indebidamente pesa sobre nuestro defendido.690. los medios probatorios (amparados por el principio de publicidad normativa y por el iura novit curia) que seguidamente se señalan: i) Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº: 37.414 de fecha 02/04/02 contentiva del nombramiento del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ contentiva del Decreto Presidencial Nº: 1. reiteramos en este punto la indiscutible necesidad de.732. de fecha 26/02/02. debe ordenarse a cargo de esta Corte Marcial la disminución de la pena a su límite mínimo (TRES (03) AÑOS DE PRISIÓN) están perfectamente configuradas.CAPÍTULO VII Rebaja de la pena Invocamos en este acto la prohibición de reforma en perjuicio contenida en el Art. en el que se designa al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ como Ministro de Finanzas de la República Bolivariana de Venezuela. mediante el cual se le designó como “Gobernador Alterno” ante el Fondo Monetario Internacional. que nunca había sido sindicada por la comisión de ningún delito y que. mediante el cual se le designó como “Gobernador Alterno” ante el Banco Mundial.733. ii) Gaceta Oficial Nº: 37. que no fueron valoradas debidamente por el Tribunal A quo. incluso. en la que consta el Decreto Presidencial 1. del Decreto Presidencial Nº: 1. Reiteramos en este punto que de las declaraciones de todos los oficiales activos promovidos por la defensa se desprende que el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ es una persona proba y honesta. que se hace valer de pleno derecho por estar amparada por el principio general Iura Novit Curia y por el principio de Publicidad Normativa recogido en la Ley Orgánica de la Administración Pública. sobre la base de que las circunstancias atenuantes aquí desarrolladas.

el General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ ha desempeñado altos destinos públicos y ha merecido la más absoluta confianza de las más altas esferas del Gobierno Nacional. Ord. y más allá. De tal manera que ha quedado demostrado que el acusado es una persona comprometida profundamente con el país y su suerte. la cual se hace valer de pleno derecho por estar amparados por el principio general Iura Novit Curia y por el principio de Publicidad Normativa recogido en la Ley Orgánica de la Administración Pública. Demuestran que el acusado tiene intereses incontestables en el país y.Interamericano de Desarrollo. Esta conducta anterior irreprochable no sólo se desprende de la impecable hoja de servicios del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ. iii) Gaceta Oficial Nº: 37. por el Propio Presidente de la República Hugo Chávez Frías (que le honró en su momento con su designación como Ministro de Finanzas. lo que es más importante.063 de fecha 25/10/00 contentiva del nombramiento del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ contentiva del Decreto Presidencial Nº: 1. que así fue estimado en su momento. la cual se hace valer de pleno derecho y como actos normativos por estar amparados por el principio general Iura Novit Curia y por el principio de Publicidad Normativa recogido en la Ley Orgánica de la Administración Pública. incluso. 399. mediante el cual se le designó como “Jefe de la Oficina Central de Presupuesto”. 108 . 5º) permite al Juez (y esto se hizo valer en los actos conclusivos) valorar como circunstancia atenuante el hecho de haber tenido el culpado una “…conducta anterior irreprochable…”. Además de ser un General del Ejército de la República de Venezuela de intachable trayectoria. sino del hecho cierto de que ha ocupado con distinción y decoro altas funciones públicas por designación del propio Presidente de la República. Reiteramos que las precitadas emisiones de la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela (el máximo órgano de difusión de la República) demuestran contundentemente (tal y como lo requirió expresamente la Corte Marcial en su momento) la honradez excelente conducta continua de nuestro defendido.052. con su designación previa y posterior para el desempeño de otras Altas Funciones Públicas). tal y como consta de las Gacetas Oficiales que se promueven de pleno derecho por estar amparadas por el principio general Iura Novit Curia y por el principio de Publicidad Normativa recogido en la Ley Orgánica de la Administración Pública. EL COJM (Art.

en consecuencia. y en cumplimiento de todas las garantías que dimanan del debido proceso. 11º) al Juez valorar cualquier otra circunstancia de igual entidad para atenuar debidamente la pena a imponer. se sirva declarar CON LUGAR la presente solicitud de rebaja de la condena emanada del Tribunal Militar Primero de Juicio de este Circuito Judicial Penal en fecha 08 de Noviembre del año en curso. indebidamente. previsto y sancionado en el Artículo 505 del COJM. lo que condujo al Tribunal A quo a. Ord. en concordancia con lo pautado en los ordinales 5º y 11º del Art. de conformidad con el primer párrafo del artículo 457 del COPP y según lo pautado en el Art. de que el delito imputado es un delito “Contra la Seguridad de la Nación”. a imponer.11 contenidos en el Capítulo III de esta apelación y. sino además. por el Tribunal Primero de Juicio Militar del Área Metropolitana de Caracas.1 al 3. es manifiestamente contrario a derecho el haber obviado y omitido cualquier consideración atenuante en la determinación de la pena. De esta forma. en función de Corte de Apelaciones. solicitamos a esa Corte Marcial. PRIMERO: Declarar CON LUGAR las denuncias formuladas en los diversos apartes del Capítulo II de la Presente apelación y. 37 del Código Penal. motivada el día 08 de Noviembre de este año. se sirva ordenar la realización de una nueva Audiencia Oral y Pública a los fines de determinar. en función de Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas. aplicar la pena en su término medio sobre la base incierta e incorrecta. y en consecuencia. en esta nueva oportunidad. se sirva ANULAR 109 .Y también permite el COJM (Art. solicitamos muy respetuosamente a esa Corte Marcial. además. se sirva declarar TOTALMENTE CON LUGAR la apelación interpuesta contra la SENTENCIA CONDENATORIA de fecha 11 de Octubre del año en curso. ACUERDE la rebaja de la pena establecida de cinco (5) años y seis (06) meses a la pena mínima de (03) tres años de prisión. ha debido ser el término mínimo de tres (03) años de prisión. las denuncias formuladas en los apartes 3. no sólo es ilógica y contradictoria la desestimación del argumento de la defensa según el cual la pena. 399. y en consecuencia. en todo caso. y en consecuencia se sirva ADMITIR Y DECLARAR CON LUGAR la presente apelación. en consecuencia. Por las razones de hecho y de derecho antes expuestas. la responsabilidad penal del General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ en relación a la supuesta comisión del delito de injuria a la FAN. 399 del Código Orgánico de Justicia Militar. Así esperamos sea de la debida consideración por parte de esa Corte Marcial. SEGUNDO: Declarar CON LUGAR.CAPÍTULO VIII Petitorio Por todos los argumentos de hecho y derecho antes consignados.

sobre la base de los hechos comprobados que constan en la propia sentencia apelada. una decisión propia revocando la sentencia condenatoria dictada y ABSOLVIENDO al General de Brigada (EJ) FRANCISCO USÓN RAMÍREZ de toda responsabilidad. QUINTO: Declarar CON LUGAR. en la supuesta comisión del delito de Injuria a la Fuerza Armada Nacional. principal o accesoria.- 110 . ambos inclusive. cuya fundamentación fue consignada al expediente el día 08 de Noviembre del presente año. TERCERO: Declarar CON LUGAR.la sentencia condenatoria de fecha 11 de Octubre de 2004. y en el caso del numeral 5. en consecuencia. así como el Debate Oral llevado a cabo en los días del 05 al 11. de conformidad con el primer párrafo del artículo 457 del COPP y según lo pautado en el Art. CUARTO: Declarar CON LUGAR. la denuncia formulada en el aparte 4. ACUERDE la rebaja de la pena establecida de cinco (5) años y seis (06) meses a la pena mínima de (03) tres años de prisión. 505 del Código Orgánico de Justicia Militar. en consecuencia. Es Justicia que esperamos en la ciudad de Caracas.004). SEXTO: se sirva declarar CON LUGAR la solicitud contenida en el Capítulo VII de rebaja de la condena emanada del Tribunal Militar Primero de Juicio de este Circuito Judicial Penal en fecha 08 de Noviembre del año en curso. 399 del Código Orgánico de Justicia Militar. las denuncias formuladas en el Capítulo V de esta apelación y. en concordancia con lo pautado en los ordinales 5º y 11º del Art. y en consecuencia. se sirva ANULAR la sentencia apelada y. y ACORDAR la celebración de un nuevo juicio oral y público ante un Tribunal distinto al que dictó la sentencia que por el presente escrito se impugna. ACUERDE la rebaja de la pena establecida de cinco (5) años y seis (06) meses a la pena mínima de (03) tres años de prisión. a los Veintitrés (23) días del mes de Noviembre del año Dos Mil Cuatro (2. previsto y sancionado en el Art. las denuncias formuladas en el Capítulo VI de esta apelación y. del mes de Octubre del año en curso y ORDENAR LA CELEBRACIÓN DE UN NUEVO JUICIO ORAL ante un Tribunal competente. 37 del Código Penal. en consecuencia. se sirva DICTAR. en consecuencia y de conformidad con el primer párrafo del artículo 457 del COPP. ordenar en los casos que corresponda la celebración de un nuevo juicio. se sirva ANULAR la desestimación de la aplicación de la pena mínima al acusado.1 contenida en el Capítulo IV de esta apelación y.1.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful