ESTUDIOS EPIGRÁFICOS

FRAGMENTO
DE

ÜNA EPISTOLA R O M A N A
POR

D. M A N U E L RODRIGUEZ D E BERLANGA

(Di l a «Reyista de Archivos, Bibliotecas y M á s e o s . » )

MADRID
fiST. TIP. D E L A VIUDA É HIJOS D E TELLO
IMPRESOR DE CAMARA DE S. M . 4

C . de S a n . F r a n o i s o o ,

1900

r

\

F R A G M E N T O DE U N A E P I S T O L A R O M A N A

E n el Boletín de l a R e a l Academia de l a H i s t o r i a , correspondiente a l mes de M a y o de i8gg ( i ) , a p a r e c e d fotograbado de una teja plana romana de 52 cent í m e t r o s de largo por 44 de ancho, encontrada en Villafranca de los B a r r o s , al Sur de M é r i d a , en la p r o v i n c i a de B a d a j o z , E n el anverso de dicha tegnla se conserva una breve leyenda, trazada, cuando a ú n no estaba a q u é l l a cocida, con el p u n z ó n mismo, stilns, con que se e s c r i b í a en las T a b l a s enceradas, c o m p o n i é n d o s e de doce l í n e a s horizontales, y tres verticales en el costado de l a derecha, c u y a esquina superior aparece p a r t i d a , aunque c o m p l e t a . Sobre el dicho fotograbado he c r e í d o poder fijar de l a manera siguiente el texto, cuyas palabras no aparecen separadas por puntos; salvas las ligeras variantes á que pudiera dar lugar una i n s p e c c i ó n detenida d e l original:

M A X I M ET

U S

N I G R I A N O PROV1DENTIA M1TTERES
O O.

HOC FVIT

ACTORIS UT P U E L L A M Q V E IAM FETO TULLERAT ILLAM AC TALE M A N C I P I O S P E R i R E T ET 10 -ISA LABORE UT D O M 1 N I C U S F U E R A T F E C Í T

u
w

Q V I T A M MA G NO

L A B O R I F A C T U S H O C M A X I M A ILLVM TROFIMIANI

FUTA E T CASTI - QUASI E X OMNI E S T -

z • o •

C L O S U S

(1)

T o m o X X X I V , pág. 417.

4 E l alfabeto de tan curioso epígrafe es de esta forma:

AAA>.8

b.C.Od.ECFÍ%ac,.b.lL

C^/AMnm.

en el cual se ven representados diez y nueve signos d e l abecedario a r c á i c o romano, porque la G no aparece hasta d e s p u é s del p e r í o d o decemviral, encont r á n d o s e sustituida por l a C en las Doce Tablas ( i ) , habiendo sido introducida, s e g ú n ya i n d i c ó el profesor M o m m s e n (2), en dicho alfabeto, donde hasta e n tonces h a b í a sido desconocida, hacia el 234 antes de J . C , por S p u r i o C a r v i l i o , c ó n s u l en d i c h a fecha (3). F a l t a , pues, en e l B a r r o lusitano solamente la K , porque la Z y l a Y son letras griegas, ú n i c a m e n t e usadas en palabras h e l é nicas romanizadas (4). Respecto á la figura gráfica que ostentan estos caracteres, desde luego se observa que, atendido su origen, pertenecen á tres p e r í o d o s distintos d e l desa r r o l l o de la escritura latina: s i é t e , C , F , G , O , Q , T , X , aparecen tan sólo bajo l a forma monumental a r c á i c a de fin de la R e p ú b l i c a , que viene s o s t e n i é n dose durante los primeros tiempos del Imperio (5); tres, h, l , s, de l a m a nera c u r s i v a , que comienza á introducirse en las l á p i d a s en la p r i m e r a m i t a d d e l siglo 11.0 de J . C . (6); siete, B , D , E , N , P , R , I, de ambos modos, y dos. A , M , b i e n formando á n g u l o s agudos con los extremos superiores de sus astas, como en las piedras augusteas, bien sobresaliendo las astas de l a d e recha pisando sobre las de la i z q u i e r d a , como en los bronces hispanos de

l o s F l a v i o s (7). E n cuanto á la U redonda y no angulosa por l a parte infer i o r , propia de l a escritura uncial de los M s s . latinos, y a ha e n s e ñ a d o el profe-

(1) Schoell, L e g i s Duodecim T a b u l a r u m reliquice, Tab, I, 6, pág. 118: R E M VB1 P A C V N T O R A T O , (2) H i s t . rom., l i b . II, cap. I X , vol. II, pág.311, y l i b , III, cap. X I V ; vol. I V , pág. 260. (3) C I L - I , pág. 522. (4) Donat, A r s g r a m m a t i c a , 1, 2, 3.—Ibidem 1, 2, 4: «Y et, Z remanent, quas litteras propter graeca nomina admiscimus.» Quint., Inst. Orat., I, 4, 9: «et nostrarum ultima X . » — P r o b . , Inst. g r a m m a t i cce, I, 1,2, 3. (5) E . S. E . L . , págs. LXXIX et sequentes. (6) E . S. E . L . , 1146 á 1152, págs. 410á 412. (7) E . S. E . L . , 806, 807, 808, 809, págs. 282, á 283.

5 sor H ü b n e r que se encuentra en los epígrafes descuidadamente escritos de fines del siglo i i . 0 a l n i . 0 ( i ) . E s s a b i d í s i m o que del silabario d e m ó t i c o (2) d e l E g i p t o tomaron los F e n i cios los signos de su alfabeto fonético (3), que extendieron d e s p u é s por todos los pueblos del M e d i t e r r á n e o (4). L o s griegos l o adoptaron desde luego, c o m o se convence por sus m á s antiguos monumentos escritos, encontrados en l a I s l a de T h e r a (5), que clasifica Kirchhoff como de l a O l i m p i a d a 40, e q u i v a lente á los a ñ o s 696 al 692 antes de J . C . (6); conjetura que no acepta L e n o r mant (7), quien supone que aproximativamente l a edad de las m á s antiguas inscripciones de Thera puede fijarse del i x . 0 a l v m . 0 siglo antes de J . C ; las de fecha intermedia, de l a mitad d e l v m . 0 á la m i t a d d e l vn.0, 5 las m á s mo^ dernas, de l a segunda m i t a d d e l v n . 0 P e r o de cualquier modo que ello sea, l o cierto es que la m ú l t i p l e d i v i s i ó n de la G r e c i a en tan numerosos y d i m i n u t o s Estados; que la soberbia de sus respectivos hombres p ú b l i c o s y la i n t o l e r a n cia de su e n g r e í d a democracia ó de su orgullosa p l u t o c r a c i a , h a c í a n que v i v i e ran en completa independencia, cuando no en manifiesta h o s t i l i d a d , p r o v o c ó el que en cada uno de ellos las vicisitudes del desarrollo gráfico no fuese siempre uniforme caminando en un perfecto paralelismo, y de a h í las diferencias que se observan en los distintos alfabetos s í n c r o n o s de las diversas r e giones de l a H e l a d a (8). A c e p t a n d o l a autorizada o p i n i ó n de M o m m s e n , el i m portado á l a Italia por los colonos de Chalcis, que se establecieron en Cumas, y el de los D o r i o s de S i c i l i a , se introdujeron en e l L a c i o , dando origen á las m á s arcaicas letras latinas (9), siendo los m á s viejos monumentos estritos con (1) E . S. E . L . , pag. LXYII. {2) R o u g é , M e m o i r e sur l'origine egyjptienne de Valfhabet phenicien, página 15. (3) R o u g é , Ibidem, Tabs. I, U , III. (4) Lenormant, E s s a i sur l a p r o p a g a t i o n de Valphabet phenicien.— Véanse las seis Tablas finales, que comprenden los diversos alfabetos nacidos del fenicio p r i mitivo ó arcáico. L a conjetura modernísima que lo hace derivar de los Hettitas es quimérica. (5) Roehl, I m á g e n e s . Inscriptionum grcecarum antiquissimarum, 1 á 19, páginas 1 á 3. (6) Siudien ¡¡ur Geschichte des Griechischen Alphabet, T a b . I, n ú m . v m . (7) Eludes sur Vorigine et l a fortnation de Valphabet grec. Revue archeologique, vols. X V Í y X V I I , 1S67 á 1868, pág. 277 del v o l . X V I de 1867. (8) Véanse los cuadros gráficos que los comprenden en las dos obras citadas de Kirchhoff y de Lenormant. (9) Mommsen, H i s t . rom., lib. I, caps. XIII-X1V, v o l . I, págs, 270 y 237, traducción Alexandre.

6 dichos caracteres y de fecha cierta, el A s libral, d e l Museo K i r k e r i a n o de R o ma, del 490 u . c. (264 antes de J . C ) , en cuyo reverso se lee R O M A N O M y el epitafio sepulcral de Lucio Scipión, hijo de Barbato, cónsul en 495, y censor en 496 U . c. (259 y 258 antes de J . C . ) (1). Comparado este texto, trazado en barro, con el de algunos epígrafes africanos del tercer siglo (2) encontrados donde estuvieron T h a m u g a d i y L a m b e sa, y en M a c t a r de l a bizacena (3), se observa entre ellos una pronunciada semejanza gráfica, como igualmente con el de muchas de las inscripciones parietinas pompeyanas (4), y t a m b i é n con el de dos de las tablas enceradas de T r a n s i l v a n i a , conservadas en el Museo de B u d a - P e s t h (5). E n c a m bio, no tienen n i l a m á s p e q u e ñ a s i m i l i t u d con los papiros de H e r c u l a n o (6); pero sí bastantes a n a l o g í a s con algunos fragmentos del T i t o L i v i o y del C i c e rón, conservados en M s s . de P a r í s , de V i e n a y de l a B a s í l i c a de San P e -

dro (7). D e las ligeras observaciones paleográficas que preceden, y muy especialmente de l a presencia en el texto de la U redonda, se desprende naturalmente que d e b i ó ser grabado hacia el tercer siglo de J . C . P o r lo d e m á s , el a m a nuense que l o t r a z ó con un p u n z ó n de metal, cuando a ú n no estaba cocida l a teja, era, á no dudarlo, un excelente pendolista, con pulso firme y gallarda forma de letra; pero a d o l e c í a del grave defecto de equivocarse á cada paso, á m i j u i c i o por r a z ó n d e l lenguaje poco culto, que como esclavo rural usase de ordinario, porque las m á s de las erratas acusan dicha rusticidad, ó bien p o r que el tal esclavo fuese de origen extranjero y a ú n no poseyera correctamente la lengua en que e s c r i b í a . P o d r á n parecer livianas en d e m a s í a semejantes conjeturas; pero no encuentro otra m á s al caso para justificar las siguientes i n c o rrecciones:

(1) C . I. L . I., 1 y 32.—Ritschl. P . L . M . E . , Tab. V y T a b . X X X V I I I , g, E n el mismo volumen I del Corpus y en el de los facsímiles Riischelianos, se encuentran muchos otros monumentos literarios antiquísimos numarios y epigráficos de R o ma y de la Italia, pero sin fecha cierta. (2) E S E L , pág. 410. (3^ E S E L , 1147, 1148, 1149, 1151, 1152. (4) C I L - I V , Atlas al final del volumen. (5) CIL-II1, n ú m e r o s v y v i , págs. 934 y 938. (6) Zctngeismester et Wattenbach. E x e m p l a C o d , l a t í n , litteris maiusculis scriptorum, n ú m s . 1 et2. (7) Chatelain, P a l e o g r a p h i e des classiques latins, pl, C X V I , p l . C X X , p l . XXVI.

7 L í n . 3.a L í a . 4.a L í n . 5.a L í n . 6.a L í n . 7.a L í n . 8.a L í n . 10. L í n . 11. L í n . 14. L í n . 15. Q V E I A M , por Q V a e I A M . F E T O , por F E T u m . AC TALE LABORE, por A d T A L E m LABOREm.

M A N C I P I O S D O M I N I C U S , por M A N C I P I u m D O M I N I C u m . Q V I T A M , por Q V o d T A M ( i ) . L A B O R I F A C T V S , por L A B O R A F A C T V w F U T A , por ¿ F V T V T A ? (3). (2).

i P S A I L L V M , por i P S A m I L L e (4). C I P O S , por ad C I P p O S (5). L A C I P I I , por L A C I P ^ Í (6).

T a l e s errores gramaticales no pueden ser atribuidos al que redactase l a carta original, que d e b i ó serlo e l d u e ñ o de l a finca, opulento romano, que no era

(1) E n el fotograbado parece distinguirse el ú l t i m o rasgo de la M. (2) Ablativo causal del hecho. {3) F U T A no aparece en n i n g ú n Lexicón clásico. (4) L a línea oncena comienza con un espacio en blanco, que debió ocupar, por lo menos, una letra; sigue luego un rasgo final de otra I, después aparece el signo anguloso de la S, que no puede confundirse con la G , tras de la cual se ve una A . L a palabra de cuatro letras terminando en S A parece que hubo de ser la forma femenina de singular I P S A , cuyo pronombre demostrativo, como que de suyo lo exige el contexto de la misma cláusula. Según el juicio formado por el d u e ñ o de la latifundia, M á x i m a fué la r e o , / e cit, y Trofimiano el co-reo, providentia actoris, del perjuicio causado á Máximo con la muerte de la sierva, y por m á s que, contra la antigua opinión de los P r o culeyanos, siga yo la más moderna de Gayo, estimando que del d a ñ o originado por un esclavo á su señor no nace acción alguna noxal que permaneciera latente hasta que a q u é l cambiaba de d u e ñ o —Gaius, iv, 78; —sin embargo, esto no obsta para que opine á la vez que el d u e ñ o perjudicado podía castigar al siervo que m e n o s c a b ó sus intereses, dentro de los límites razonables tolerados por los censores—Dion. H a l i c , A n t . , xx, m, pág. i56, ed. M a i . ; xx, x x m , pág. 740, ed. D i dot, — autorizados por los tribunos — Quint., D e c l a m , CCCLXXX —y permitidos por los Emperadores — i - v m , 2,—azotándolos moderadamente cuando delinquían—COÚÍ. lust., ix, 14—y privándolos del peculio por vía de indemnización — D i g . 15-1-4;—por ello leo este pasaje del modo indicado: castiga ipsam, ille quasi ex omni closus esto. Suponer que no hay pena corporal, sino ú n i c a m e n t e pecuniaria, aplicada por ser insolvente la reo á su contubernal, que no lo era, sería inventar una especie de acción noxal servil extraña y nunca registrada en los textos legales de la jurisprudencia clásica. (5) L a supresión de la preposición a d precediendo á cippos aparece repetidísima en el tan conocido I t i n e r a r i o de Antonino ab H i s p a l i C o r d u b a m , a C o r d u ba E m e r i t a m , Edit. Wes., 413, 415, ed Part. et P i n d . , págs. 196, 197 et passim. (6) Las dos II equivaliendo á E .

8 dable ignorase las reglas gramaticales m á s rudimentarias de su propio i d i o m a . P o r defecto del epígrafe m i s m o , ó q u i z á s tan sólo d e l fotograbado, aparecen perdidas algunas letras, fáciles de adivinar, que acaso se encuentren sobre e l original; pero c u y a falta en nada altera el sentido ni l a inteligencia del d o c u mento. D i c h a s faltas son: L í n . 10. Lín. ix. L í n . 12. L í n . 13. L í n . 14. L í n . 15. C A S T I , por C A S T I g a ( i ) . - I S A , por i P S A m . E S T - , por ESTo.

- I G E , por f I G E . M O N T - , por M O N T ¿ . I E S , por finaLlLS.

E n los ú l t i m o s renglones de tan breve leyenda aparecen dos siglas, l a p r i mera una L , que el profesor H ü b n e r ha interpretado, con r a z ó n , por L ( a t i fundií), y l a segunda una A , que leo A ( g r i municipalis), por las razones que e x p o n d r é m á s adelante. A s í restablecido este epígrafe, p o d r á fijarse su l e c ción de l a siguiente manera: Maximus Nigriano et hoc fuit providentia actoris, ut p u e l l a m , quat iam íetnin tullerat, mitteres i l l a m ad talewz labore;;/, ut mancipiwm d o m i n i c u w periret, quod tam magno labora factuw fuerat: et hoc M á x i m a fecit, T r o f i m i a n i futa; et castiga ipsam, Ule quasi ex o m n i closus esto. F i j e limites L(atifundii) a monte A n c e t i nd clppos finales A ( g r i m u nicipalis) L a c i p e r t í D o s soa t a m b i é n los nombres geográficos que se encuentran anotados en el fragmento precedente, figurando el primero bajo la forma de M O N T e A N C E T I . P e r o precisamente en este lugar de la copia muestra el fotograbado partida la teja, pasando la rotura por el asta de la i z q u i e r d a de la A , que d e s t r u y ó lo m i s m o que á la E , que d e b i ó precederla, sin que parezca que entre ambas l e tras haya habido espacio bastante para otra intermedia. E n n i n g ú n h i s t o r i a dor n i geógrafo antiguo que de las cosas de l a H i s p a n i a se han ocupado y que

(1) La línea décima termina así: C A S T I , apareciendo después en dirección ascendente un signo y parte de otro, pertenecientes al principio de la décimacuarta, que son una m y media o m i n ú s c u l a s . E n este lugar de la teja comenzó á faltar sitio para lo que a ú n quedaba por escribir, y por eso salieron muy apiñados y confusos los principios de los dos últimos renglones.

9 yo haya Jeído, recuerdo haber visto e l nombre de esta m o n t a ñ a , que queda, por lo tanto, para m í hasta hoy desconocido. E n cambio, no sucede lo mismo con la otra d e n o m i n a c i ó n topográfica de L A C I P e a , cuyo r a d i c a l aparece

i d é n t i c o a l de L A C I P O , situado en l a B é t i c a , citado por M e l a ( i ) , P l i n i o (2) y Ptolemeo (3) como ciudad t ú r d a l a entre S á l d u b a y B a r b é s u l a , c o n s e r v á n dose de ella monedas cuyos ejemplares son r a r í s i m o s (4). C o m o y a en otra o c a s i ó n he demostrado, p e r t e n e c i ó Lacipo á ese grupo de poblaciones de origen cananeo, como l a Olisipo antigua, h o y L i s b o a (5), d e l que t a m b i é n d e b i ó formar parte L A C I P e a , que pudo ser elevada á l a categoría de m u n i c i p i o en e l p e r í o d o romano; pero no transformada en colonia, por no citarla P i i n i o entre las cinco que enumera como existentes en su tiempo en la L u s i t a n i a (6). E l Itinerario de Antonino es el que da m á s informes de L a cipea, que señala como primera mansión d e l camino que i b a de E m é r i t a á C a sar Augusta, distante d i c h a m a n s i ó n de aquella colonia lusitana 20.000 pasos, que calculados cada uno de ellos á 1 m,478, formaran u n total de 29.580 metros, equivalentes á poco m á s de cinco leguas y cuarto (7). E l hallazgo en Villafranca de los Barros de esta teja escrita no parece que haya venido á resolver duda alguna geográfica, á no ser qne se concuerde con este lugar moderno l a L a t i f u n d i a , cuyas tierras lindaban c o n las de L a c i p e a , situada en l a v í a romana de M é r i d a á T o l e d o , á menos de 30 k i l ó m e t r o s de aquella c i u d a d . Pero como para m í han tenido siempre importancia m u y secundaria estos problemas de topografía clásica, expuestos á m i l errores, no p r o c e d e r é m á s adelante en e l camino de tales conjeturas. V o l v i e n d o al texto que acaba de restablecerse, desde luego se comprende sin esfuerzo alguno que semejante documento es l a c o p i a de un trozo de cierta carta dirigida por el d u e ñ o de u n a extensa hacienda de campo, que existía en las inmediaciones de M é r i d a , á su aperador, d á n d o l e algunas ó r d e n e s sobre el r é g i m e n interior de l a finca y la integridad de sus linderos. Que se trata de

(1) Mel., 2, 94. (2) P l i n . , H . N . , 3-15(3) Ptol., II, 4-9{4) Delgado, N . M . , Tab. X L I I I , 172. (5) Berl., H i s p . ante-romana, pág. 290. (6) P l i n . , 4-117.—Emérita, M e t e l l i m i m , F a x l u l i a , N o r b a Ccesarea, S c a l a bis.—Véase también Zumpt, Comment. epigraphicce, v o l . I: «De coloniis romanorum militaribus,» págs. 369 á 370. (7) I t i n . Ant.} ed. W . , págs. 438-4; ed. Part. et P i n d . , p á g . 209.—Véase Rav. 412-16, ed. P i n d . , et Parth. E p h e m . epig., v o l . VIII, n ú m . 23, p á g . 364.

10 una epístula privada, lo convence su comienzo, a d e m á s de todo el contenido, y que sólo se ha trasladado u n fragmento lo demuestra l a s u p r e s i ó n de las s i glas S P D , d e s p u é s de los dos nombres con que comienza y de la fórmula final vale, a d e m á s de l a o m i s i ó n del lugar de donde se e s c r i b í a , del d í a y el mes en que se redactaba e l documento, y del nombre de los e p ó n i m o s de aquel a ñ o . A l a vez, l a manera c o m o p r i n c i p i a l a leyenda d e s p u é s del nombre de la persona á quien v a d i r i g i d a , hace ver que el p á r r a f o i n i c i a l parece como dependiente de otro que le p r e c e d í a y del que caminaba como arrastrado. E l fragmento conservado comprende dos extremos distintos: uno encaminado á castigar dos esclavos delincuentes, y otro para proceder á fijar los linderos de aquella finca r u r a l , debiendo haber sido meramente expositivo de ambos p u n tos el p e r í o d o que falta para dar unidad a l pensamiento, acaso en ésta ó en otra forma a n á l o g a redactado: [S. P . D . Litferas tuas accepi, quibus nuntias de finibus ínter vicinos controversias mortemqne ¿ T i t i a ? serva.] B i e n comprendo que entre lo suplido y lo existente hay una gran discrepanc i a de estilo; pero es que no he sabido imitar el original; y por lo que hace al nombre de T i t i a que he d a d ó á l a esclava muerta, ha sido sólo por vía de ejemplo y por ser uno de los m á s corrientes en los formularios j u r í d i c o s ( i ) . S i se atiende á la contextura de este fragmento, se descubre que adolece de los v i c i o s de d i c c i ó n inherentes á l a manera familiar de hablar, cuyos resabios de rusticidad deben ser del copista, como del autor el p e q u e ñ o abuso que se nota del p o l i c i d e n t o n , que da á entender que el redactor fué dado á los desahogos oratorios, porque es propio de los que i m p r o v i s a n valerse de esos i n terminables enlaces de unas en otras frases, formando cierta especie de cadena, cuyos numerosos eslabones son p á r r a f o s incomensurables. E n cuanto al gusto literario de lo escrito, no desdice de la é p o c a en que v i v i e r o n S o l i n o , N o n i o Marcelo, Sparciano y a l g ú n otro historiador de los Augustos, h a c i é n d o se notar entre los d e m á s el giro, Ule quasi ex omni closus esto. P e r o en verdad que para hacerse cargo del sentido cabal de este nuevo d o cumento, no ha de ser fuera del caso el recordar que las luchas agrarias trajeron c o n m o v i d a á R o m a , desde que comienzan sus expansiones territoriales hasta que el militarismo la avasalla, sin que logre r e p r i m i r el desenfreno d e l patriciado la serie de leyes que se promulgan desde L i c i n i o Stolo hasta l a J u l i a

(ij

G a i , Inst., I, 150-152.

\
II

agraria del 59 (1). L a s grandes propiedades rurales que se van desarrollando a l calor de las nuevas instituciones imperiales, c o n c l u y e n por arruinar al p e q u e ñ o terrateniente, que en adelante t e n d r á que implorar l a caridad d e l soberano, l a amona y e l congiario, cuando l a suerte l o llame á recibir el trigo y el aceite de la munificencia d e l monarca. U n historiador y un poeta de los m á s graves, S a lustio (2) y H o r a c i o (3), se quejaban y a de l a manera despiadada con que los grandes s e ñ o r e s rurales trataban á sus convecinos pobres, l a n z á n d o l o s de sus p e q u e ñ a s posesiones, que usurpaban s i n reparo no bien se les antojaba e l hacerlo. C o n tan nefandos procedimientos no m a r a v i l l a leer en el Naturalista que la mitad del Africa estuviese d i v i d i d a en seis inmensas posesiones rurales a l mediar e l primer siglo, y que este ilustre marino anunciase y a por entonces, con l a mayor c o n v i c c i ó n , que las latiftindlas perderían desde luego l a I t a l i a y las provincias (4). P e r o causa asombro l a d e s c r i p c i ó n que jurisconsultos, h i s t o riadores, filósofos y novelistas romanos hacen de esas posesiones inmensas, donde en u n solo d í a setenta robustas esclavas daban á l u z otros tantos m u chachos, y donde se domaban á l a vez quinientos bueyes {5), donde h a b í a c o r tijos de pan llevar, olivares que daban copioso aceite, v i ñ e d o s que p r o d u c í a n mosto en abundancia, grandes dehesas en las que pastaban ganados de todas clases, m o n t a ñ a s que prestaban anchos cubiles al ciervo corredor y a l j a b a l í bravio, r í o s que alimentaban pesca abundante; raudales, en suma, de inagotables riquezas (6), que e l p r ó c e r romano derramaba s i n tino c o n e l lujo m á s desenfrenado. A u n q u e en e l festín de T r i m a l c h i o haya acentuado P e t r o n i o los m á s v i v o s rasgos de l a s á t i r a , en el fondo de su d e s c r i p c i ó n , tan llena de v i d a , late, á no dudarlo, el c o r a z ó n de aquella sociedad, enloquecida c o n t a m a ñ a s fortunas. D o l í a s e C o l u m e l a , e l poeta a g r ó n o m o gaditano d e l siglo i.0, porque los ricos labradores de su é p o c a n o viviesen en sus fincas de campo y l a c u l t i vasen por s í m i s m o , como l o h a b í a n hecho Cincinato, Fabricio y Dentato, que

(1) Rómische Feldmesser, ed Lachmann, I, pág. 263. (2) J u g u r t a , 41: cdnterea parentes aut parvi liberi militum ubi quisque potentiori confinis erat sedibus pelleretur.» (3) C a r m . , 11, 18, v 25 á 28 «pelletur paternos | in sinu ferens déos | et uxor et vir sordidosque natos.» (4) F l i n . , N - H . , 18-33: «Latifundia perdidere Italiain, iam vero et provincias. Sex domini semissem Africae possidebanl.» (5) Petron., S a t i r , , § 52 et seq. (6) D i g . , 33-7-12, et passim. S e n e c , E p i s t . a d L u c i l L X X X I X ; D e B e n e / . , V I I , 10.—Tacit., A n n . , 111, 53.

12 tantos d í a s de gloria h a b í a n dado á su patria ( i ) , s i n considerar que en los n u merosos a ñ o s hasta entonces transcurridos h a b í a n cambiado por completo las costumbres p ú b l i c a s y privadas d e l patriciado, y el modesto predio r ú s t i c o de C a t ó n (2), como el fundo de V a r r o n (3) se h a b í a transformado en las inmensas latifundios plinianas, que cultivaban con frecuencia, aunque sin residir en ellas, sus afortunados poseedores, por medio de numerosos esclavos, dirigidos por un conservns de entera confianza y aptitud sobrada para ello, que se d e c í a v i llicns (4). E n estas mismas extensas posesiones h a b í a tierras, las m á s e x c é n tricas y menos feraces, que á veces se daban en arriendo á colonos que pagaban anualmente por ellas determinado canon en especie ó en m e t á l i c o , s e g ú n se c o n v e n í a (5), que estaba encargado de recaudar otro conservus designado por e l m i s m o s e ñ o r de las tierras, y que r e c i b í a l a d e n o m i n a c i ó n de ador (6). C o m o nadie ignora, en aquellas remotas edades de R o m a l a fuente de l a esc l a v i t u d fué el b o t í n de guerra: los que en los campos de batalla tenían l a desgracia de caer prisioneros, á trueque de conservar l a v i d a , p e r d í a n su l i b e r t a d , siendo vendidos como esclavos (7) y considerados en derecho, no como personas, sino como una mera cosa, res mancipi (8), cuya a d q u i s i c i ó n originaria se h a b í a hecho c o n l a mano, mann capia (9). Careciendo de toda personalidad, j u r í d i c a m e n t e hablando, c a r e c í a n , como era consiguiente, d e l ins conmibii, a s í como de l a p a i r i a potestad. P e r o como no p o d í a convenir a l propietario de cualquier familia servil m á s ó menos numerosa, estuviese ó no destinada á l a labor, que no se aumentase, como se aumentaban en sus dehesas las cabezas d e l ganado lanar, impusieron l a u n i ó n sexual entre sus siervos, d á n d o l e e l nombre de contubernio (10); matrimonio servil que se d i s o l v í a de suyo por l a mera v o l u n t a d de cualquiera de los contrayentes, sin necesidad de la menor formalidad previa y s i n originar p e r t u r b a c i ó n de ninguna clase, porque como fi) C o l u m . , R - R . , praef. 13-14. (2) R - R . , I , i . (3) R - R . , 1-2. (4) D i g . , 33-7-ao.—Dí^V, I4-3-I6' (5) C o l u m . , R - R . , I, 6 . — D i g . , 33-7-27, § !• (6) D i g . , 23-j-20.—Dig., 14-3-16. (7) Theoph., Paraph., M U , § II á I V . (8) D i g . , 50-17-32: «Serví pro nullis h a b e n t u r . » ~ Z ) i ^ . , 50-17-209: «Servitutem mortalitati fere c o m p a r a m u s . » (9) Theoph., Paraph., hlll, % Ul. (10) Z)/^-., 33-7-12, § 3 3 : « C o n t u b e r n a l e s quoque servorum, i d est uxores.»— Dz'jO-., 40-4-59: «Eutychia serva actori i n contubernio tradita.»—Gat., R - R , , 143 ó 144: «Si eam tibi dederit dominus uxorem, ea esto contentus.»

13 en e l siglo m . 0 declararon D i o c l e c i a n o y M a x i m i a n o , los esclavos no p o d í a n ser considerados como adúlteros por haber violado el contubernio ( i ) . P o r l o d e m á s , el d i c h o contubernio no daba derecho alguno á los esclavos sobre sus hijos, que pasaban desde que n a c í a n a l d o m i n i o d e l d u e ñ o de la madre esclava, como siervos t a m b i é n , con el nombre de verna (2). E l s e ñ o r de esclavos t e n í a sobre ellos dos derechos ilimitados: el de v i d a y muerte, y e l de apropiarse cuanto con su trabajo a d q u i r í a n (3). E n e l y a citado festín de T r i malchio se refiere como cosa corriente que e l siervo M i t r í d a t e s había sido crucificado, de orden de su s e ñ o r , por haber hablado m a l del talento de u n sujeto hoy desconocido (4); pero tan b á r b a r a s costumbres fueron m o d i f i c á n d o s e c o n el andar de los tiempos, siendo H a d r i a n o el primero que p r o h i b i ó que los esclavos pudiesen ser condenados á muerte á no ser p o r u n magistrado r o m a no (5), y A n t o n i n o P í o r e p r i m i ó todo castigo cruel que se intentara a p l i c a r á u n siervo por su d u e ñ o (6), permitiendo Constantino u n a moderada a p l i c a c i ó n de azotes como pena c o r p o r a l , impuesta y ejecutada en e l mismo d o m i c i l i o d e l s e ñ o r (7). L a irresistible i n c l i n a c i ó n que s e n t í a n los antiguos jurisconsultos de R o m a por las ficciones j u r í d i c a s , provocaban á veces inexplicables a n o m a l í a s , que no comprendo c ó m o p o d í a n discutirlas seriamente para solucionarlas. P a u l o h a b í a dicho que l o s siervos en derecho c i v i l no eran nada, pro nnllis habentnr (S), y U l p i a n o , c o n cierta grandilocuencia, t e n í a sentado como m á x i m a indubi-

tada, que l a esclavitud era casi comparable con l a muerte (g); pero á pesar de todas estas afirmaciones tan rotundas. G a y o (10) y Teófilo (11) e n s e ñ a n que p o r m e dio de los esclavos p o d í a n sus d u e ñ o s adquirir derechos, tanto m á s cuanto que el siervo m i s m o t e n í a el de estipular por su s e ñ o r (12). Pero a ú n parece m á s e x t r a ñ o que una entidad que j u r í d i c a m e n t e considerada ofrecía e l c a (1) G o d . , l u s t . , 99-23: «Servi oh violatum contubernium adulterii acusari n o n possent.» (2) Theoph., P a r a p h . , I, III, 4, F e s t . v. Vernce. (3) G a l , /MSÍ., I, 52.—Theoph., P a r a p h . , 1, 8, § 1. (4) P a t r ó n . , S a t i r . , 53. (5) S p a r t . in H a d r i á n . , 18. (6) T h e o p h . , P a r a p h . , 1, 8, 2. (7) G o d . , l u s t . , I X , 14. (8) D i g . , 50, 17, 32. (9) D i g . , 50, 17, 209. (10) Gal, C o m . , III, 163 et seq. (11) Theoph., P a r a p h . , III, 28. (12) Inst., III, 17.—Gai, C o m . , III, 114-157.

14
r á c t e r de un mero mancipium ( i ) como el ganado, con el que se englobaba (2), tuviese derecho, no y a á que se le alimentara y vistiese convenientemente (3),

sino á ciertas p e q u e ñ a s utilidades que sacaba de u n corto capital, que sin ser de su propiedad, p o d í a aplicar á determinadas negociaciones con permiso de su d u e ñ o , constituyendo lo que se Mamó peculio (4), bajo cuya d e n o m i n a c i ó n entendieron los jurisconsultos, lo que el siervo tenía entregado por su señor para que lo utilizase con su permiso como cosa propia; pero completamente separado de los fondos de su citado dueño (5). E s t e peculio, creado por el señor expresamente para su siervo, p o d í a a q u é l aumentarlo, d i s m i n u i r l o y hasta q u i t á r s e l o del todo (6), sin atender á otro móvil que á su propia voluntad, en este punto ilimitada, dentro de l a ley m i s m a . P e r o separando ya la a t e n c i ó n del personal empleado en las labores a g r í c o las de las latifundias, no creo que sea ocioso recordar que tanto en estas grandes posesiones rurales como en las p e q u e ñ a s , en las que disfrutaban los p u e blos c o m o en las p o s e í d a s por particulares, se cuidaba ante todo de fijar los l i n d e r o s , de que hablan profusamente los antiguos g r o m á t i c o s , d á n d o l e s e l

nombre de límites (7) y d i s t i n g u i é n d o l o s de los termini, que eran los hitos que marcaban los dichos linderos (8) de las respectivas fincas. F r o n t i n o , siguiendo

(1) D i g ' i r» 5-4.—Florentinus: eMancipia vero dicta quod ab hostibus manu capiantur.» (2) G a i , C o m . , I, 120: «Animalia queque quae mancipi sunt, quo in numero habentur bobes, equi, m u l i , a s i n i . » — F r a g m . V a t i c , % 259, ed. Mommsen, página 347; aServos autem et pécora, quas eolio vel dorso d o m a r e n t u r . » (3) S e n e c , D e Benef., l l l , 21-2: «Est aliquid quod dominus prasstare servo debeat ut civaria et vestiarium.» (4) Dig.y 15, i , 5: «Peculium dictum est quasi pusilla pecunia sive patrimonium pusillum.» (5) D i g . , 15, 1, 5: Ulpianus, f Peculium autem Tubero quidem sic definit quod servus domini permissu separatim a rationibus dominicis h a b e t . » — D i g . , 15 i , 8: Paulus., «Non statim quod dominus voiuit ex re sua peculium esset, peculium fecit, sed si tradidit aut cum apud eum esset, pro tradito habuit.>> — D i ^ . , 15, 1, 39. (6) D i g . , 15, 1, 4: Pomponius, «Peculii est non i d , cuius servus seorsum a domino rationem habuerit, sed quod dominus ipse separaverit suam a servi rationem disernens; nam cum servi peculium totum adimere, vel augere, vel minuere dominus possit animadvertendum est non quid servus sed quid dominus constituendi servilis peculii gratia fuerit,»—.Dig-., (5, 1, 40: Modestiuns, «Peculium moritur cum ademptus sit.» —Z)z^., 15, 1, 47: Paulus, «Si servus deducto peculio venditus sit.»—Z)/^., 15, I, 53: Paulus, «Si Sticho peculium cum manumitteretur aderaptum non est.» (7) H i g i n . , D e limitibus, ed. Blume, Lachmann et Rudorff, p á g . n i , (8) H i g i n , , Ibidem, p á g . 109.

i5
á V a r r o n , hace derivar de los E t r u s c o s l a c o n s t i t u c i ó n de las lindes de los campos ( i ) , á cuyas formalidades dedica H y g i n i o un p e q u e ñ o tratado (2), hoy m u y conocido. P o r el que se denomina libro de Augusto César y de Nerón (3), * se ve c ó m o los T r i u m v i r o s , encargados de constituir una colonia, lo primero que cuidaban era de fijar los l í m i t e s d e l campo público, que h a b í a que asignar á los futuros moradores de la mencionada localidad (4). D e a n á l o g a manera d e b í a precederse t r a t á n d o s e de los linderos de las p e q u e ñ a s ó grandes pose-

siones de campo de los particulares, los cuales, una vez trazados, h a b í a que s e ñ a l a r l o s con piedras que se clavaban en tierra y marcaban la l í n e a divisoria de las lindes entre vecinos. E s t o s hitos l l a m á b a n s e termini, estaban consa-

grados á una d i v i n i d a d p e c u l i a r de los romanos, y se e s t a b l e c í a n por medio de solemnes ceremonias, que describen detalladamente O v i d i o en sus F a s tos (5) y S i c u l o F l a c o en su l i b r o sobre l a c o n d i c i ó n de los campos (6).

C u a n d o los a l e d a ñ o s de las fincas r ú s t i c a s eran sacados de su sitio por l a mala fe de a l g ü n convecino ó por accidente casual como e l a l u v i ó n , p r o c u r á base el restablecimiento de las piedras terminales previo e l nuevo s e ñ a l a miento de los antiguos linderos, l o cual se h a c í a por distintos procedimientos. E r a lo general que los convecinos, de c o m ú n acuerdo, restablecieran las lindes por medio de los agrimensores (7), ó si no p o d í a hacerse desde luego por diferencias entre los interesados, que acudiesen á l a autoridad del P r e s i dente de la p r o v i n c i a , que o í d o el parecer de dichos peritos de campo, y si era menester por medio de una detenida i n s p e c c i ó n oculat, restituyese á cada convecino lo que hubiere sido suyo (8). Casos h a b í a en las controversias agrarias entre poseedores particulares, ó bien entre é s t o s y los tenedores de terrenos d e l p r o c o m ú n de alguna localidad inmediata, m u n i c i p i o ó colonia, en los que se a c u d í a al nombramiento de á r b i t r o s , que, con presencia del oportuno informe pericial, terminaban e l conflicto con su sentencia (g), de cuyo laudo

(1) Front., D e limit.—Grommat., pág. 27. (2) H i g i n . , D e l i m i t . , p á g s . 166 á 2oS.—Grommat. (3) G r o m m a n t i c i , págs. 209 y siguientes. {4) Grommat., pág. 213, et passim. (3) Ovid., F a s t . , II, vv. 640 á 684. Horat., E p o d . , 2, 59. (6) Sicul. F l a c , D e condicionibus a g r o r u m . —Grommat., I, págs. 14 et seq. (7) D i g . , 10, 1, 8: Uipianus. «Ad o í ñ c i u m definibus cognoscentis pertinet mensores mittere et per eos dirimere ipsam finium quasstionem ut aequum est, si ita res exigit, oculisque suis sabiectis locis.» (8) D i g . , 10, r, 8: Uipianus, «Preeses provincias alieno eos abstinere et domino suum restituí terminosque per mensorem declaran iubet.» (9) D i g , , 4, 8, 44: Scaívola, «Inter Castellianum et Seium controversia de íini-

x6
autorizado y firme nos queda un modelo i n t e r e s a n t í s i m o en la conocida sentencia de los M i a u c i o s ( i ) . T a n sólo cuando la o b c e c a c i ó n , la terquedad ó l a • mala fe de alguno de los poseedores de predios colindantes, que se d e c í a n perjudicados, llegaba al ú l t i m o extremo de tirantez ó de intransigencia, se a c u d í a á los tribunales de justicia, usando el que se consideraba agraviado de l a a c c i ó n personal r e i v i n d i c a t o r i a , c o n o c i d a con el nombre de fininm regundot'wn (2). E l juez, ante el cual se substanciaba este litigio (3), no sólo estaba autorizado para d i r i m i r la controversia c i v i l , sino que á l a vez d e b í a entender de l a a c c i ó n c r i m i n a l á que hubiese dado o c a s i ó n el atropello que se hubiese cometido sacando de su sitio las piedras terminales que s e ñ a l a b a n las lindes vecinales (4). E n este p l e i t o , de l a r g u í s i m a t r a m i t a c i ó n y c o s t o s í s i m o por sus gastos, a d e m á s d e l parecer de los peritos a g r ó n o m o s , se a d u c í a n p r u e b á s testificales y documentadas (5). P o r ello, en r a z ó n de la brevedad y sencillez de los procedimientos, y el ser menos gravoso, d e b í a ser preferido el administrativo ante el Presidente de l a p r o v i n c i a , cuando no p o d í a dirimirse l a c u e s t i ó n por el mero arbitraje entre partes. Teniendo presentes los preliminares que dejo expuestos, no se hace muy d i fícil l a inteligencia de este nuevo texto epigráfico, aparecido en Villafranca de los B a r r o s . M A X I M V S : es el cognombre d e l poseedor de la Latifundio, lusitana, como se colige por los imperativos de que usa: C A S T I g a i P S A m , f í G E LIMI-

T E S , a l final de su 'epístola (6), porque sólo el d u e ñ o p o d í a castigar á sus esclavos y autorizar la fijación de los linderos de sus posesiones. D e b i ó ser ciudadano, tanto m á s cuanto que l a C o n s t i t u c i ó n de A n t o n i n o Caracala, d e l 212 a l 217 (7), d e c l a r ó tales á los que a ú n no lo eran (8); teniendo su residencia en R o m a ó en otro punto distante, donde acaso ejerciera cargo p ú b l i c o de i m bus orta est et arbiter electus est, ut arbitratu eius res terminetur. t — D i g . , 10, 1, 7: Modestino, D e modo a g r o r u m a r b i t r i dantur. (1) G I L , I, 199. (2) D i g . , 10, 1, t, Paulus. (3) D i g . 10, 1-2: Ulpianus, a l u d i d finium regundorum permitlitur ut, ubi non posset dirimere fines, ad iudicatione controversiam dirimat.» (4) D i g . , 10, 1,4, § 4: Paulus, «Si dicantur terrñini deiecti vel exarati, iudex, qui de crimine cognoscit etiam de finibus cognoscere possit.» (5) D i g . , 10, 1, n y 12. (6) Líneas 10 y 13. (7) Spanhem, Orbis romanus, Exer. II, cap. I V . (8) D i g , , I, 5-17: Ulpianus, «In orbe romano qui sunt, ex constitutione A n t o n i n i cives romani effecti sunt.»

i? portancia, y desde donde e s c r i b i ó el original de esta carta, de la que es c o p i a el extracto de l a teja descubierta: N I G R I A N O ; era el cognombre d e l V i l l i c u s , como se comprende por l a frase tan t í p i c a que aparece en seguida: V T P V E L L A M QV«¿ I A M F E T ? » » T U L L E R A T M I T T E R E S I L L A M A d T A L E Í » L A B O R E ^ ; porque como dice C a t ó n , era el V i l l i c u s el encargado de ordenar cuanto h a b í a que hacer en el fundo ( i ) . H e l e í d o en el fotograbado Q V E I A M F E T O T U L L E R A T , que he corregido fácilmente por Q V a e I A M F E T u m T U L L E R A T , apoyado en G a y o , que define este verbo diciendo que se aplica á l o que cada uno lleva en su cuerpo (2), por l o que estimo significa que ya había estado embarazada, ó mejor q u i z á s , que acababa de parir. L a frase A C T A L E L A B O R E es un error

manifiesto del c o p i s t a , tanto m á s cuanto que el verbo M I T T E R E , como de movimiento, reclama un acusativo precedido de la p r e p o s i c i ó n ad^y a s í lo usaron en el p e r í o d o c l á s i c o C i c e r ó n (3) y C é s a r (4), como poco m á s tarde L i v i o (5). H e l e í d o la frase inmediata U T M A N C I P I O S D O M I N I C U S P E R I R E T , y ante todo debo indicar que desconozco por completo la palabra mancipios, que supongo e s t a r á usada por mancipium, y que no he visto bajo esa forma en n i n guna otra parte. E n cambio, el adjetivo dominicus se encuentra usado por V a rron (6), como derivado de dominus, el d u e ñ o de los esclavos de una p o s e s i ó n de campo, y en tal concepto es necesario t a m b i é n corregir el pasaje, escribiendo en su lugar U T M A C I P L / w D O M I N I C U w P E R I R E T (7). E n este sentido se refiere ú n i c a m e n t e á la muchacha que h a b í a estado embarazada 5 que ^ p e r e c i ó , pero nunca a l feto de que estuvo en c i n t a , tanto m á s cuanto que é s t e , mientras p e r m a n e c i ó en el claustro-materno, no p o d í a decirse mancipium, n i j a m á s se ha llamado a s í lo que a ú n no era posible manu capere, n i que c o n s t i tuyera derecho alguno dominical ció y a fué verna. C o n t i n ú a el texto diciendo, Q V I T A M M A G N O L A B O R I F A C T V S F V E antes de nacer con v i d a , y d e s p u é s que n a -

(1) Cat., R - R . , C X L I I - C X L I I I : «Villici officia a^a omnia quas i n fundo fieri oportet.»—Véase D i g . , 14, 3, 16, y D i g . , 33, 7, 20. (2) D i g . , 5o, 16, 235: «Ferri proprie dicimus qua? quis suo corpore baiulat.» (3) P h i l i p . , I, 5: «Ad quos cum Ctesar nuncios misisset.j (4) B e l l , civil., 1, 27: «Legatos de deditione ad eum misserunt.» (5) L i v . , 37, 8, 3: «Itaque et Hannibalem iré Syriam miserat ad Phoenicum accersendas naves.» (6) R - R . , II, 10: tRationes dominicas pecuarias.» (7) C i c , P a r a d o x a , V , § i . o eos esse servos, ut mancipia, quae sunt dominorum facta nexu »

i8
R A T , refiriéndose a l accidente desgraciado de l a misma muchacha, debiendo haberse d i c h o en el original Q V o d T A M M A G N O LABORE FACTVm

F V E R A T , cuya muerte hahía sido causada por tan g r a n trabajo, i m p o s i b l e de soportar por una r e c i é n parida. N o me parece debe pensarse que M a x i m u s , por un afectado a r c a í s m o , e x t r a ñ o á su estilo y hasta su é p o c a , escribiera L A B O R I por L A B O R E . V i e n e luego otra frase, en que no hay error alguno s i n t á x i c o : E T H O C M A X I M A F E C I T T R O F I M I A N I F U T A , como leo claramente en el fotograbado. S i bien se nota el cognombre del v a r ó n escrito, no con P H , sino con F , lo que m á s llama l a a t e n c i ó n es l a palabra F U T A , nunca vista antes en ning ú n texto conocido, para e x p l i c a r la cual es necesario retroceder a l p r i n c i p i o , donde ha quedado s i n exponer l a forma P R O V I D E N T I A ACTORIS.

Se ha visto y a antes que en las latifundias, al lado del villicus, encargado de la d i r e c c i ó n técnica de las labores ( i ) , estaba otro conservas con l a d e n o m i n a c i ó n de actor, que era el que se ocupaba en l a a d m i n i s t r a c i ó n de l a finca (2): sus misiones eran, pues, diametralmente distintas, sin que el uno pudiera i n miscuirse en las del otro. P o r eso, y para evitar todo aparente choque de facultades, es necesario dar á l a palabra P R O V I D E N T I A la a c e p c i ó n que le atribuye el orador al escribir que se e n t e n d í a por providencia, cuando antes que sucediera algo se p r e v e í a lo que pudiera pasar (3), que es lo que al presente se dice previsión, ó si se quiere precaución. A s í r e s u l t a r á que por mero consej o del actor m a n d ó el villicus á la muchacha á u n trabajo grande para una recién parida, como sería el segar las mieses, y como aparece que la causante de todo fué l a mujer de Trofimiano, se deduce claramente que é s t e era el actor, quien para evitar las repetidas disensiones que entre M á x i m a y l a muchacha se originaban á diario, r o g ó a l aperador que enviase é s t a á las distantes h a zas de trigo para que al menos mientras durase l a siega se interrumpiesen las querellas. H e d i c h o que M á x i m a d e b i ó ser la mujer de Trojimiano, y en este concepto denominarse contubernalis actoris (4); pero en su lugar se le nombra F U T A , que parece ser equivalente á serva actori i n contubernio tradita, p a l a bra formada q u i z á s de l a t e r m i n a c i ó n femenina del p a r t i c i p i o sincopado de futuo, verbo de que tanto a b u s ó M a r c i a l .

(0 ü i g - , 33, 7, 20. (2) D i g , 33, 7, 2 o . - D i g . , 14, 3, 16. (3) C í e , D e inv., 2, 53: tProvidentia est, per quam futurum aliquid videtur antequan factum sit.» (4) D i g . , 33, 7, 12, S 2 , 1 - - D i g . , 40, 4, 59-

19 L a palabra futa, equivalente á contubermlis, como t é r m i n o ordinario y p r o v i n c i a l de l a L u s i t a n i a , pudo pasar al formarse el romance castellano á nuestro moderno i d i o m a , trocada no m á s l a / i n i c i a l en p, y en la a c e p c i ó n en que se ve usada por Cervantes en su i n m o r t a l Quijote ( i ) . C o m o acaba de observarse, en esta teja aparece el extracto de un proceso d o m é s t i c o , siendo el cuerpo del delito l a j o v e n esclava, muerta por exceso de trabajo, la reo Máxima, el co-reo Trofímiano, y por eso á l a d u p l i c i d a d de los delincuentes corresponden las dos penas que se s e ñ a l a n en l a e p í s t o l a , donde he l e í d o con m u c h a c l a r i d a d : ET CASTI- -ISA

I L L V M QVASI E X OMNI CLOSVS E S T que se restablece f á c i l m e n t e de esta manera: et c a s t i ^ ¿psaw, \\\e quasi ex o m n i closus esto, y se entiende sin dificultad que á M á x i m a se aplicase l a pena corporal de azotes 3 á Trofimiano l a pecuniaria de p r i v a r l e de todo el p e c u l i o , d e j á n d o l e ^ s ó l o el beneficio que de su manejo hubiese llegado á obtener, y por eso se usa de l a frase quasi ex omni. Respecto al verbo claudo, que parece usado metafóricamente, su p a r t i c i p i o C L O S V S por clausus recuerda, no s ó l o la forma tan repetida en la ley J u l i a m u n i c i p a l de P L O S T R V M por plaustrmn (2), sino t a m b i é n l a conocida a n é c d o t a de V e s p a s i a n o , referida p o r Suetonio (3), c u y o soberano l l a m ó por b r o m a Flanrum al consular F l o r o en un momento de buen humor i m p e r i a l . D e lo que se deja expuesto se desprende que este curioso fragmento epistolar da á conocer los rasgos m á s salientes de un drama de amor y celos que tuvo lugar en el siglo m . 0 de nuestra E r a en cierta antigua p o s e s i ó n de campo de la L u s i t a n i a , inmediata á E m é r i t a , de l a que distaba menos de tres leguas al M e d i o d í a . E r a administrador de l a finca u n tal Trofimiano, el cual hubo de prendarse de las nacientes gracias de una j o v e n esclava, cuyo nombre no d a á conocer el texto, y que formaba parte de l a numerosa familia s e r v i l adscrita á l a finca.

(1) Parte l , cap. X V I , ««El ventero aplícala á Maritornes.» E l futuo latino tiene el mismo significado que el cpuiéuto griego, en cuyo idioma existe t a m b i é n el sustantivo <poixair, significando prostituta, del verbo ccorcáio, vagabundear. 2) C . I. L . 1., 206, v. 57 et passim. (3) Suet,, In Vesp., 22. '

20 D e b i ó seducirla, desliz que no era castigado entre esclavos, y menos si t r a í a como natural consecuencia alguna prole que viniese á aumentar el c o n tingente s e r v i l . Celosa M á x i m a de l a seducida j o v e n , tales e s c á n d a l o s p r o m o v e r í a de continuo que el mismo T r o f i m i a n o p i d i ó al aperador que separase á la muchacha por a l g ú n tiempo de M á x i m a , e n v i á n d o l a á l a m á s distante de las dehesas, donde p o r lo abrumador del trabajo enfermó l a infortunada, que acababa de p a r i r , muriendo de resultas de e l l o . N i g r i a n o , e l bueno del v i l l i cns, que con su condescendencia h a b í a c o n t r i b u i d o á resultado tan triste, p a r t i c i p ó lo ocurrido a l d u e ñ o , M á x i m o , sin ocultarle lo m á s m í n i m o , quien h e cho cargo de lo sucedido, o r d e n ó a l tal vilico que castigase á l a contubernal de T r o f i m i a n o y á éste le retirase el p e c u l i o de que disfrutaba, casi exhausto de recursos. T a m b i é n por entonces h a b í a n s e suscitado, estando en v í a s determinar, a l gunas controversias entre ciertos convecinos de la mencionada finca de c a m po, y aprovechando la o c a s i ó n de tenerle que noticiar l a muerte de la esclava, le h i z o las oportunas indicaciones de lo que o c u r r í a respecto de algunos l i n d e res, que por causas que ahora no se conocen h a b í a n dado o c a s i ó n á disgustos, ultimados al parecer con nuevas limitaciones hechas por l a autoridad ó por los peritos competentes, á p r o p ó s i t o de lo cual encarga el d u e ñ o M á x i m o á su esclavo N i g r i a n o lo siguiente, que leo en el fotograbado sin gran dificultad: -IGE LIMITES L A CIPOS MONT-ANCETI dejándolo

lES A LACIPII,

y que restablezco en esta forma: / i g e limites l(atifundii) a monte A n c e t i [ad] c i p / o s [fina]les A ( g r i municipalis) L a b i p e a ^ L a r e s t i t u c i ó n de l a / i n i c i a l se impone por sí m i s m a , como l a lectura h ü b neriana de l a sigla L por L(atifundii). E l significado del verbo figere parece indicar que no se trataba y a de trazar los linderos de l a finca por medio de los agrimensores, sino que estando aquellos convenidos entre los poseedores de los predios colindantes, lo que restaba era sólo e l clavar, figere, las piedras terminales en los lugares correspondientes. R e s t i t u y o luego A M O N T f [ad]

C I P p O S , fijando los dos extremos de los linderos, el de partida en ablativo^ precedido de l a p r e p o s i c i ó n A , y el de llegada en acusativo con ad, sin que tenga necesidad de recordar las reglas gramaticales en que me apoyo. Y a he d i cho antes que ignoro c u á l pudiera haber sido esa m o n t a ñ a , cuyo nombre en

11

ablativo leo A N C E T I ; y por lo que hace á L A C I P I I , terminando en dos 11, equivalentes á E , no creo que se n e c e s i t a r á justificar que sea la forma r ú s t i c a de L A C I P E por L A C I P E A E , a n á l o g a á la de Q V E por Q V A E . que y a antes se ha registrado, no pudiendo dar de dicha p o b l a c i ó n antigua otras noticias que las que presenta el profesor H ü b n e r en la Ephemeris epigraphica ( i ) . Respecto d e l calificativo de esos cippos de que h a b l a l a teja lusitana, del cual ú n i c a mente veo conservados los signos I E S , sólo d i r é que, s e g ú n los C r o m á -

ticos, los hitos terminales eran á veces en l a é p o c a romana áe piedra, de form a redonda algunos y otros cuadrados, d e n o m i n á n d o s e finales (2), d á n d o s e el caso de que las sepulturas mismas sirviesen de hitos y se llamasen t a m b i é n finales (3), como igualmente los sepulcra finalia (4). M e parece, pues, que est a r á justificado el restituir el pasaje a l u d i d o en l a forma y a s e ñ a l a d a : [ad] c i p pos [fina] les. P e r o semejantes palabras, cippos finales, no p o d í a n i r seguidas en el texto del genitivo posesivo d e l nombre de una p o b l a c i ó n , porque los verdaderos l í mites de las ciudades, oppida, eran las m u r a l l a s , alrededor de las cuales se e x t e n d í a su c a m p o c o l o n i a l ó m u n i c i p a l (5), s e g ú n l a c a t e g o r í a administrativa de que disfrutaban. P o r ello l a letra aislada A hay que considerarla como l a sigla de A ( g r i m u n i c i p a l i s ) , c o n lo c u a l queda el sentido de la frase perfecto sin la menor v i o l e n c i a . T r e s son, pues, las ó r d e n e s que el ciudadano romano M a x i m u s transmite en el siglo m.0 á N i g r i a n o , su esclavo. 1. a 2. a 3. a CASTI^ ¿PSAm Maximam. ESTo.

I L L Í Trofimianus Q V A S I E X O M N I C L O S V S / I G E LIMITES L(atifundii).

E l V i l i c o , d e s p u é s de c u m p l i r lo dispuesto por su amo, qua dominus pracepit (6), o r d e n ó que en l a alfarería de l a m i s m a latifundia se hiciese una gran teja, en l a que, antes que fuese c o c i d a , m a n d ó á un conservo, excelente pendolista, que escribiera c o n un p u n z ó n de metal, stilus, sobre el barro a ú n fresco,
V *

(1) V o l . V U I , págs. 364 y 365. (2) G r o m . , ed. Blume, L a c h m a n n et Rudorff, p á g . 249: «Nomina lapidum finalium;» pág. 250: «terminus rotundas; terminus quadrifinium.» (3) Ibidem, págs. 303, 341, 405. (4) Ibidem, p á g . 361. (5) Front., D e controv. a g r o r u m , II, p á g . 35.—Grommat.: «Ubi n u l l u s ager est tributarius, sed aut colonicus aut municipalis, aut ali cuius castelli, aut conciliabul i , aut saltus privati.»—Véase también la p á g . 36. (6) Cat., R - R . , C X L I I .

22 este extracto de l a carta de M á x i m o , suprimiendo el p á r r a f o i n i c i a l , en el que acusaba el recibo de su ú l t i m a a l dicho N i g r i a n o . E n esta copia se nota, sobre todo, lo tosco que d e b i ó ser el amanuense en su manera de hablar, t e n i e n do un verdadero horror á las terminaciones en M , que de continuo modificaba á su capricho, escribiendo F E T O , T A L E , L A B O R E , M A N C I P I O S , F A C T V S , llevado de su m i s m a r u s t i c i d a d . L u e g o que la teja estuvo c o c i d a , d e b i ó el vilicns cuidar de que fuese puesta y bien asegurada por los a l b a ñ i l e s de l a finca en la parte exterior de a l g ú n muro del departamento donde se alojaban los esclavos, y allí, colocada en ú ú o desde donde fácilmente pudiese ser bien leída, como dicen los bronces j u r í d i c o s , q u e d ó expuesta en lugar oportuno para que sin cesar recordase á l a familia s e r v i l c ó m o el s e ñ o r castigaba los desmanes de los que se extralimitaban, y de q u é manera cuidaba de l a integridad del territorio de su extensa finca.

E n verdad que el nuevo texto nada e n s e ñ a , n i sobre l a e c o n o m í a rural, n i sobre el derecho c i v i l n i penal del p e r í o d o romano, en que florecieron muchos de los jurisconsultos del Digesto, como tampoco en punto á g r a m á t i c a , porque los defectos de rusticidad que se dejan indicados proceden de l a falta de e d u c a c i ó n literaria d e l amanuense, que desfiguró el estilo del o r i g i n a l , en el que, como ya he d i c h o , á juzgar por el p e q u e ñ o abuso que se nota del p o l i c i d e n t o n , parece que M a x i m u s hubiese sido dado á la oratoria, porque es peculiar de los improvisadores el usar de esos p e r í o d o s interminables. C o m o particularidades g r á f i c a s , peculiares del redactor y no d e l copista, aparecen en p r i m e r lugar las siglas i n s ó l i t a s L y A , m u y comprensibles e n tonces para el villicus á quien l a carta i b a d i r i g i d a , en punto á e s t i l í s t i c a la frase Q V A S I E X O M N I C L O S V S E S T O , y por lo que respecta á l a l e x i cografía, l a palabra nunca antes c o n o c i d a de F U T A por conhibernalis. L a t r a d u c c i ó n de tan curioso documento pudiera intentarse de esta manera:

« M á x i m o á N i g r i n o [desea mucha salud. Recibí tu caria en l a que me hablas de »las controversias con los vecinos por las lindes y de la muerte de l a sierva ¿Ticia?] »y esto ha sucedido porque mandaste por consejo del administrador á aque»lla muchacha, que acababa de estar embarazada, á u n trabajo tal que p e r e c i ó »la esclava; l o cual h a b í a acontecido por l o fuerte de l a faena. L a causante de «ello fué M á x i m a , l a contubernal de T r o f i m i a n o . C a s t i g a á ésta y que él sea « p r i v a d o de casi todo. «Fija los linderos de l a latifundia desde el monte A n c e t i hasta los cipos «finales del campo m u n i c i p a l de L a c i p e a . [Adiós ]»

23
C o m p r e n d o perfectamente que tanto este breve e p í g r a f e como el comentario que le he dedicado para exponerlo, h a b r á n de ser considerados como meras futilezas de añejas e n s e ñ a n z a s e s t é r i l e s , por aquellos d é nuestros s a p i e n t í s i m o s conscriptos c o n t e m p o r á n e o s que hacen estribar todo e l progreso moderno en ignorar por completo cuanto transcienda á humanidades, con tal de saber p e r fectamente de m e m o r i a l a receta para hacer l a cerveza ( i ) . A tan insignes varones sería inútil recordar, porque no se d i g n a r í a n comprenderla, aquella c o nocida frase de A p e l e s , transformada en proverbio por los romanos (2): Sutor, ne supra crepidam. M , R . DE BERLANGA. A l h a u r í n el Grande 16 de Julio de 1! Desde que c o m e n c é este trabajo formé el propósito de no publicarlo hasta que se imprimiese el que sobre el mismo epígrafe se había anunciado que preparaba el profesor H ü b n e r . Guando me he visto favorecido con u n ejemplar de esta m o n o grafía latina extractada de la Revue des Eludes anciennes, que se publica en B u r deos, no he dudado ya de entregar á la imprenta mis cuartillas, si bien reclamando antes la mayor indulgencia de parte de mi buen amigo. (1) (2) D i a r i o de las Sesiones de 24 de Junio de 1899. P l i n . , H . N . , 35, 85.

131

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful