3ER AÑO 

SOBRE CERRO BLANCO

ISTITUTO  SECUNDARIO   REPÚBLICA DE ITALIA 

CERRO BLANCO – Sierras Grandes, Córdoba 
Cerro Blanco cuenta con una superficie de 400 Has. plenas de cerros, pampas, quebradas, arroyos y el  imponente Río Yuspe que conforma el límite de la propiedad con sus quebradas, cuevas, ollas, cascadas y  playones de arena. La característica más sobresaliente del lugar son las formaciones de granito más  antiguas (12 a 15 millones de años), su desnudez y sus formas estrafalarias y prehistóricas, le dan un toque  único y especial a este paisaje.  Tal vez para los más entendidos, Cerro Blanco, deba su fama a su riqueza mineral, donde se da la mayor  concentración de yacimientos de cuarzo, mica, y feldespato. Dentro de los límites de la Estancia se  encuentra el yacimiento “El Criollo”, que fuera propiedad de Don Próspero Molina, y hoy abandonada su  explotación.  La Estancia Cerro Blanco se encuentra a 10 km de la localidad de Tanti, sobre la Ruta 28 en el Km 765 (más  conocida como ex Ruta 20 o el Camino Viejo a Mina Clavero), se accede fácilmente llegando primero a  Tanti y de allí hasta donde termina la carpeta asfáltica y comienza el camino de ripio, continuando hasta la  tranquera del establecimiento por exactamente 9 km. 800 mtrs.   Por las particularidades del relieve en esta salida se integran contenidos como la cabullería (manejo de  cuerdas, nudos y amarres), la caminata (de media dificultad) y el uso de la brújula (rumbo y contrarumbo) y  orientación a partir de indicadores naturales.  Este tipo de actividades tiene entre sus objetivos posibilitar a los alumnos contactarse con el medio natural  de un modo diferente en una experiencia compartida con sus pares, e idealmente sus docentes.   Hablar de un espacio y tiempo compartido supone por parte de todos asumir el compromiso de pensar en  “nosotros” y esforzarse permanentemente colaborando para mantener un clima de armonía,  cumplimiento de acuerdos y respetos. 

Historia   
ANTECEDENTES HISTORICOS DEL PARAJE CERRO BLANCO:   Rescatamos algo de la historia del lugar a través de testimonios recogidos en un suplemento del “Club  Argentino del Reino Mineral” que data de marzo de 1996. Este material fue entregado por la hija de  Salustiano García Martínez y Doña Celia Manzanelli, Antonia García Manzanelli a los actuales  administradores, cuyo texto transcribimos:  "Desde Calamuchita hasta Capilla del Monte y Salsipuedes hasta Mina Clavero, se destaca gran cantidad de  minas y canteras, pero existe un lugar muy particular, cerca de la pintoresca Villa de Tanti, es el Cerro  Blanco, escribe el Dr. En Geología Néstor Hillar Puxeddu, en dos artículos para dicha revista, y cuenta esta  historia.....  “Las primeras noticias sobre el Cerro Blanco de la “La Hoyada”, pegmatitas ubicadas al oeste de Tanti,  Dpto. de Punilla, Córdoba, las tenemos por la descripción que hace el Dr. Alfredo Stelzner, el primer  Geólogo ‐de origen alemán‐ que vino a nuestro país, traído por el Sr. Presidente Don D. F. Sarmiento a  principios de la década de 1870.  Alfredo Stelzner fue un brillante discípulo de von Cotta, en la Escuela de Minas de Preiberg, Alemania.  Llego a la ciudad de Córdoba en 1871. Entre sus primeras exploraciones recorrió nuestras sierras de  Córdoba.  Alfredo Stelzner publica en 1873 en una revista austriaca observaciones sobre los minerales y sus criaderos  encontrados en sus trabajos. En ellos figuran las primeras descripciones de pegmatitas y el hallazgo de  berilo, apatita y triplita en el Cerro Blanco de “La Hoyada”, al Oeste de Tanti.  Stelzner regreso a Alemania para hacerse cargo de la cátedra que dejara su maestro von Cotta. Para 

reemplazarlo llego a nuestro país el Dr. Luis Brackebusch, infatigable Geólogo que realizo el primer Mapa  Geológico de la Rca. Argentina. Junto a Brackebusch vinieron los hermanos During, etc.  Posteriormente llego el Dr. Guillermo Bodenbender, que sucede a los anteriores en las investigaciones  Geológicas de nuestra patria. Este honorable y meritorio Geólogo trabaja en Córdoba y luego enseña  durante más de cincuenta años.  Estos Geólogos alemanes siguieron el trabajo comenzado por Stelzner y visitaron y escribieron sobre el  Cerro Blanco de Tanti.  Sus trabajos fueron publicados principalmente en la Academia Nacional de Ciencias de Córdoba, Rca.  Argentina. Esta entidad publico en 1966 muchos de esos primitivos trabajos (escritos originalmente en  alemán) traducidos al castellano en el Tomo 45 Entregas ¼, del año 1966 en homenaje al 150 aniversario  de nuestra independencia.  Vaya pues de entrada un recuerdo elogioso a esos verdaderos titanes e ilustres Geólogos alemanes que  exploraron nuestra tierra Argentina, dando nacimiento al desarrollo de las Ciencias Naturales y sobre todo  las Geológicas en nuestra querida patria.  A fines del siglo pasado comienza una creciente inmigración de extranjeros a la Republica Argentina:  españoles, italianos, franceses, árabes, etc., y comienza el país a sufrir una expansión industrial, primero  incipiente pero luego vigorosa.  Las industrias fundadas requerían materias primas del país, sobre todo después de la Primera Guerra  Mundial, diversificándose las industrias de transformación.  También comienza a conocerse que en nuestras serranías se producía Mica, la cual se exportaba al  exterior.    En abril de 1937 el señor Prospero Molina, natural de Bialet Masse, denuncia la mina “EL CRIOLLO”, DE  TRES (3) pertenencias, sobre los afloramientos de las pegmatitas de Cerro Blanco al Oeste de Tanti.  El expedientes que consta en la Dirección de Geología y Minería, Pcia. Córdoba lleva el nombre de Mina “El  Criollo” – Padrón 3 – Registro 753 – Exped.771/1937.  Revisando dicho expediente se leen actuaciones del eminente patriota Geólogo argentino Dr. Luciano R.  Catalano quien publica en 1940 un libro (Edit. “El Ateneo”) titulado “Los radioelementos y la construcción  atómico corpuscular de la materia y energía – Los Yacimientos Argentinos de Radio, Uranio, Vanadio,  Niobio y Tatalio “donde describe por primera vez el hallazgo de minerales radioactivos en pegmatita de  Córdoba y San Luis. También allí describe el yacimiento de Cerro Blanco de Tanti, con descripción de sus  asociaciones minerales y el hallazgo de radioactividad. Utiliza para ello el mismo método de impresión  fotográfica que usara el descubridor de la radioactividad, el francés Henry Beckerel. Este método se  denomina Roengenografia autónoma.  En el libro de Catalano se publican unas fotografías de las primeras labores del Cerro Blanco, y entre los  presentes en ellas se hallan Don Prospero Molina, J. Yorio, etc.  Es en la década de 1940, cuando el autor de este artículo era joven, a raíz de pasar su tiempo de  vacaciones en Villa Carlos Paz toma contacto con el dueño de mina “El Criollo” y conoce entre 1947/1950  las tareas de apertura de algunos de los cuerpos pegmatiticos de Cerro Blanco.  Al principio de los ’50 el suscripto comienza sus estudios de Ingeniería Química Industrial en Santa Fe,  tomando contacto con excelentes profesores y maestros como fueron innumerables Ingenieros Químicos –  Profesores de aquella ilustre Facultad y también con los Doctores Don Erwin Kilt y Dr. Gustavo Fester.  Las colecciones que yo realizaba durante el verano en Cerro Blanco comenzaron a despertar el interés del  Dr. E. Kilt, el cual me admitió en el laboratorio de su Cátedra – con carácter “ad honorem”‐ y comienza con  maestría a enseñarme el camino de la Geoquímica y de los análisis químicos minerales.  Producto de estos trabajos en los cuales figuro como “colaborador” se publica en 1957, en la Revista de la  Facultad de Ingeniería Química el trabajo “Los fosfatos de la pegmatitas del Cerro Blanco, cerca de Tanti,  Córdoba y su contenido en Uranio” (Por E.Kilt con la colaboración de A. Tosí y N.A. Hillar – Rev. De la  Facultad de Ing. Química‐ T. XXIII, pag.77, Santa Fe 1957)  Acá en este trabajo se condensa mas de cuatro años de análisis químicos cuantitativos minerales. Es poco  conocido por hallarse en la Revista de la Facultad de Ingeniería Química de Santa Fe, poco divulgada. 

Posteriormente otros colegas dedican su atención a otros minerales de Cerro Blanco, entre ellos.  Schalamuk, L. Aristarain, C. Gordillo et al, etc.  También quieren señalar el trabajo de Doctorado del señor Santos C. Arias, oriundo de Cosquin, sobre el  Distrito berilifero del Cerro Blanco – Tesis Doctoral inédita – Universidad Nacional de Córdoba (año 1961).    Merece especial atención el trabajo realizado mediante berilometria con detector neutrónico denominado  Berilometro, publicado por M. J. Gallagher y A. Jutoran, en las Actas del Primer Simposio Nacional de  Geología Económica – Tomo 1 – San Juan, 1971: “Geología de las pegmatitas “El Criollo” y “El Gaucho”  Dpto. Punilla – Córdoba”.  Estos profesionales midieron el Berilio potencial mediante ese avanzado instrumento dando una ley  promedio de 0.31 % de Be, equivalente a una ley de 0.25 % de Berilo para toda la pegmatita de mina “El  Criollo”.  Finalmente queda decir dos líneas sobre los MINEROS y concesionarios que trabajaron y trabajan  actualmente este deposito mineral.  Respecto al señor Prospero Molina podemos decir que era un minero de autentica raigambre criolla (de allí  el nombre de su mina). Era un hombre de mediana estatura, muy formal, de contextura fornida, muy  trabajador y honesto.  Habría nacido por allá 1882, según lo menciono uno de sus hijos, pero en aquellos tiempos se lo anotaba  en el R. Civil cuando ya el niño había crecido. Vivió toda una vida de trabajo y llego hasta los 102 años de  edad.  Cuando trababa confianza, era un verdadero amigo. Su vida la llevaba estoicamente, y era parco al hablar.  – Vaya un recuerdo afectuoso para este explorador y minero autentico de nuestro Cerro Blanco.  A principios de la década de 1950 llega de España el señor Salustiano García Martínez, de profesión minero  y estibador. “Tano como lo llamábamos sus amigos nació en Santamarina de Ríos vecina a Torres del  Bierzo, en la provincia de león, en 1916. De pequeño trabajo y aprendió el oficio en las minas de Carbón de  Torres de Bierzo. Soporto la Guerra Civil Española como un valiente. Luego emigro a esta, su nueva patria.  Recomendado entro a trabajar con Don Prospero Molina y en Cerro Blanco conoció a quien seria su esposa  Doña Celia Manzanelli. Tuvieron solo una hija: Antonia García Manzanelli.  Salustiano García – “Tano”‐ falleció el 18 de marzo del corriente año, 1996. Los que supimos contar con su  amistad lo recordaremos siempre por su espíritu jovial, alegre, y sobre todo por su capacidad de trabajo en  el minado.  Quede en este escrito también el recuerdo inolvidable de este amigo, que siempre atendía a los que  visitaban Tanti, con su experiencia en la mineria y en los minerales, obsequioso y atento.  También trabajaron Cerro blanco Don Fernando Pastor y Don Antonio Bernardi, MINEROS de reconocida  fama en nuestro medio y muy apreciados por sus amigos.  En la actualidad el concesionario es el señor D. Aziar, con domicilio en Villa Carlos Paz.  Con este comentario sintético hemos tratado de señalar a esos pioneros de la Minería, que hicieron tanto  por nuestra patria, y que se los deja olvidados pues fueron sencillos pero serviciales. Guarde nuestra  memoria un recuerdo agradecido a ellos, su sacrificio y sus afanes y tareas.    También un recuerdo generoso a aquellos científicos como Alfredo Stelzner, Catalano, E. Kilt y tantos otros  que nos hicieron conocer el reino mineral que guardan estos yacimientos minerales de nuestra provincia  de Córdoba.  Trasmitido verbalmente por el señor Prospero Molina a quien suscribe este informe, diremos que su  abuelo (nacido probablemente en el siglo XVIII, de idéntico nombre y apellido: Don Prospero Molina, era  quien transportaba con una serie de carretas, las mercaderías desde Córdoba hasta Cosquin y el Valle de  Punilla.  En recuerdo del mismo los folkloristas colocaron su nombre a la “Plaza Prospero Molina” – sede del más  importante evento de música folklórica de Argentina y de Sud América. “El festival de Cosquin”.”  En 1996, los actuales propietarios, comenzaron la restauración de la casa original construída en adobe con 

tirantería de tabaquillos y techos de caña, barro y chapa, que data de 1915. En esta casa pernoctó, entre  otros, Don Próspero Molina. Además se reciclaron: La casa principal (de 1950), el viejo galpón de forrajes  que hoy es el estar y comedor de la estancia y la casa del puestero. A estas construcciones se agregaron  dos cabañas de troncos para alojar huépedes y se reacondicionó todo el parque, la huerta y la granja que  fueran forestados originalmente por el Dr. Sacco, oriundo de la ciudad de Córdoba, con robles, varios tipos  de coníferas (pino elliotis, hodara, saligna, cipreses. etc.), mimbres, eucaliptos, sauces, e innumerables  frutales: nogales, ciruelos, manzanos, perales, castaños, almendros, higueras, etc. También se han abierto  varios senderos, algunos de ellos señalizados para descubrir los hermosos paisajes contenidos en sus casi  400 Hectáreas. Todo ello, para poder ofrecerlo como propuesta de Turismo rural, con el objetivo central de  conservar el carácter agreste del lugar, con el menor impacto ambiental posible.  Desde 1999, Estancia Cerro Blanco se encuentra adherida a RATUR (Red Argentina de Turismo  Rural), entidad dependiente de la SRA (Sociedad Rural Argentina).    Más info del lugar: WWW.REFUGIOCERROBLANCO.COM.AR 

SOBRE EL CÓNDOR 
Conocer y Disfrutar el Cóndor 
© El cóndor andino, el ave voladora más grande del mundo y emblema de la   Cordillera de los Andes y sierras vecinas, se encuentra amenazado.  

En el mes de agosto comenzamos a desarrollar el proyecto  “Conservar y disfrutar el cóndor” en el Refugio Cerro Blanco  en la provincia de Córdoba. Este proyecto, presentado por la  Fundación Vida Silvestre Argentina, fue uno de los ganadores  del certamen “Amigos por el Mundo” organizado por Disney  Latino.    El cóndor andino, el ave voladora más grande del mundo y  emblema de la Cordillera de los Andes y sierras vecinas, se  encuentra amenazado. Sus poblaciones estarían en  decrecimiento en toda la región.     En la provincia de Córdoba ha sido parte de la identidad de los pueblos originarios ‐Comechingones– como así lo  demuestra su silueta en vuelo en pinturas rupestres. A su vez, es uno de los principales atractivos turísticos de las  Sierras Cordobesas por ser un ave emblemática y con un vuelo majestuoso.     El cóndor juega un rol importante a nivel ambiental, ya que consume restos de animales muertos contribuyendo a la  circulación de la materia dentro de los ecosistemas. Esta especie se encuentra en la categoría vulnerable en la  Argentina, según la Resolución 348/210 de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.    Desde el 2004, y a partir del interés de sus propietarios, se creó el Refugio de Vida Silvestre Cerro Blanco (vecino a la  localidad de Tanti, Córdoba). En sus 400 hectáreas esta reserva natural privada protege una población de cóndores y  fomenta su valoración a través de la educación ambiental y el turismo.    En el mes de octubre de 2008 se registró en el Refugio de Vida Silvestre Cerro Blanco la presencia de un nido de  cóndores, gracias al trabajo del guardaparque Joaquín Piedrabuena y de la bióloga Carolina Gargiulo del Centro de  Zoología Aplicada. Este descubrimiento fue el primer registro concreto de nidos de cóndor en la provincia de  Córdoba. A partir de la confirmación de la presencia del nido se empezaron a realizar tareas de monitoreo del  comportamiento de estas aves durante la etapa de nidificación y cría del pichón para ampliar el conocimiento del 

cóndor en estado silvestre.     A través de un programa de educación ambiental con docentes y alumnos de escuelas vecinas al Refugio de Vida  Silvestre Cerro Blanco y de un uso turístico responsable, el proyecto “Conservar y disfrutar el cóndor” fomenta la  valoración del cóndor y el involucramiento en la conservación de su ambiente natural.     Por otra parte, se planificará un monitoreo de la población de cóndores y el seguimiento de sus nidos por parte de  investigadores, se realizarán actividades de restauración del hábitat, y se delinearán las principales actividades para  garantizar un manejo efectivo de la reserva a mediano plazo.    Por haber ganado el concurso Amigos por el Mundo de Disney Latino, el Proyecto “Conservar y disfrutar el cóndor”,  cuenta con la posibilidad de ampliar los objetivos de los propietarios del Refugio Cerro Blanco: que niños y docentes  de escuelas vecinas, así como los adultos de la zona, puedan participar de actividades de educación ambiental para  conocer más sobre el cóndor y la importancia de proteger su hogar.       
© El proyecto “Conservar y disfrutar el cóndor” fomenta la valoración  del cóndor y el involucramiento en la conservación de su ambiente  natural  

           

Cartilla Educativa ‐ Proyecto "Conocer y disfrutar al cóndor" 
Publicado: 17 October 2011   WWW.VIDASILVESTRE.ORG.AR  Les acercamos esta cartilla educativa que pretende brindar información sobre el cóndor andino, de forma  que la misma pueda ser utilizada como insumo de diversas acciones o proyectos en el ámbito escolar.    Hay muchas formas de vincular la temática del cóndor andino a la currícula escolar y puede ser muy interesante  trabajarla de manera transversal y sumarla a los contenidos que se trabajan con los  alumnos.    Esperamos que les sea de utilidad y se apropien de los contenidos, puedan transformarlos, adaptarlos y utilizarlos  como una herramienta para la práctica cotidiana. Si es así, tendremos más chances de seguir disfrutando al cóndor y  el resto de las especies nativas de las sierras.    La presente cartilla educativa es realizada en el marco del Proyecto: "Conocer y disfrutar al cóndor",  que busca  contribuir a conservar el cóndor andino y su ambiente natural, se está llevando a cabo de la mano de la Fundación  Vida Silvestre Argentina, en el Refugio de Vida Silvestre Cerro Blanco y sus alrededores (provincia de Córdoba).  Cuenta con el asesoramiento del Centro de Zoología Aplicada de la Universidad Nacional de Córdoba y el auspicio de  Amigos por el Mundo de Disney.