Libro de colorear

El Vía Crucis
Ilustraciones: Mayza L. Torres Miranda

El Vía Crucis
“Camino al Calvario”
El Vía Crucis es una de las devociones más antiguas del cristianismo. Signi ca “Camino al Calvario” porque nos recuerda cada uno de los pasos que dio Jesús, desde que lo llevan preso, hasta que muere y resucita. Con la contemplación del Vía Crucis, acompañamos a Jesús en los momentos más difíciles de su vida terrenal. Esta historia no es la más bonita, pero es importante conocerla porque nos ayudará a ser más agradecidos. Jesús murió para salvarnos del pecado. Lo hizo porque nos ama de una manera muy especial. Pero, lo más importante es reconocer que después de su muerte, resucitó. Y ahora “JESUS ESTA VIVO”. Vívelo en tu corazón.

Ilustraciones hechas por: Mayza L. Torres Miranda Texto: Arelis Marrero González

© Copyrigth Todos los derechos reservados

Jesús es condenado a muerte

Amigo Jesús: quiero ser tu compañía en este caminar.

Jesús a cuesta camino del calvario

Tu ejemplo me inspira a aceptar mi cruz con amor.

Jesús cae por primera vez

Lo importante no es caer, sino levantarse.

Jesús encuentra a su madre

María, en tus amorosos brazos encuentro el consuelo que necesito.

El cirineo ayuda a Jesús a cargar la cruz

Jesús, yo también quiero ayudar a cargar tu cruz.

La Verónica enjuga el rostro de Jesús

Que tu rostro quede grabado para siempre en mi corazón.

Jesús cae por segunda vez

Ánimo mi amigo, aquí estoy contigo

Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén

Porque aunque nos duela, podemos dar ánimo a otros.

Jesús cae por tercera vez

Tú cargaste el peso de mis pecados. Mi corazón grita arrepentido: “Perdón, Señor, pequé”.

Jesús es despojado de sus vestiduras

Aunque se burlan de ti, tú les pagas con amor.

Jesús es crucificado

Tu sacrificio no fue en vano. Quiero ser mensajero de tu AMOR.

Jesús muere en la cruz

Gracias Jesús, por tu sacrificio en la cruz.

Jesús es bajado de la cruz

Jesús, te amo. Permíteme cargarte.

Jesús es sepultado

Esperamos con la certeza de tu resurrección.

El Señor resucitó, ¡ALELUYA!