Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología

Centro de Estudiantes

de PSICO

Cuadernos a de Autor

Composición de la cátedra
Profesor Adjunto Regular a cargo: Marcelo Percia Profesor Consulto Invitado: Roberto Romero Adjuntos interinos: Ricardo Klein Cintia Rolón Docentes Jefes de Trabajos Prácticos: Irma B. Brardinelli Marisa Santa María Luz Barassi Susana Santos Julieta Greif Karina Bercovich Raquel Bozzolo Docentes Ayudantes de Trabajos Prácticos: Adriana E. Sonis María Gentile Mónica Dutari Georgina Milei Marina Faggian Cecilia N. Quillon Noemí Acursi Valeria R. Sabalette Adriana Besser Mónica Valeiro Ma. Agustina Denari Del Cerro V. Nicolás Koralsky Gisela Iannaci Gabriela V. Cardaci Adriana García Eduardo Cossi María Giovis Alfredo Olivera Gabriel Gendelman Verónica P. Scardamaglia

Facultad de Psicología Universidad de Buenos Aires

Cuadernos de Autor

Roland Barthes

Roland Barthes Diario de Duelo 26 de octubre de 1977 – 15 de septiembre de 1979. Cómo habría sufrido si me hubiese perdido”. el fascismo argentino. . 7 de junio de 1978. los encarcelamientos. Argentina. Y la imagino con horror entre las mujeres y madres de los desaparecidos que se manifiestan por aquí y por allá. las torturas políticas? Eso la habría herido.“Hablar de mamá: ¿y qué.

Puede ser alguien que ata. la verdad. pero decidimos decir de él lo que sus escritos nos han hecho pensar. por lo menos. puede pensarse con variados objetivos. la política. B. la literatura. producir sentido. lo que ha querido hacer. acerca de nuestro Intro . Derrida. darlo para consumir”. Puede ser una marca de propiedad intelectual. Una relación comercial que le ponga precio a la verde habilidad de la repetición. el amor. en la formación profesional? ¿Y por qué no? El posible planteo de la pregunta ya nos introduce en la discusión acerca del lugar de lo intelectual en la formación académica que. Blanchot. Un cuaderno de autor puede ser un manual académico que busque transmitir la verdad del autor. lo que ha querido pensar. capacitados en la administración de técnicas. sensaciones. el recto sentido. como espacio disciplinado de la repetición. como límite arrenglonado que deja en evidencia letras indisciplinadas. Barthes permite interrogarnos acerca de nuestra relación con los discursos. Consideramos (y ya lo han planteado muchos otros. Aquí intentamos transformar al cuaderno. Es decir. los discursos. Roland Barthes es el autor que nos convoca. Del mismo modo. en el diagnóstico de manual. Puede ser un bronce lejano al que hacerle eco. Lo que ha querido decir. ¿Por qué incluir a Roland Barthes como lectura en la Facultad de Psicología. Barthes ha trabajado sobre la ROLAND BARTHES (1915-1980) lengua. que sanciona pensamientos dispersos. hacia una dimensión evidentemente Cuadernos de Autor 5 profesionalista. lo que pensó. el de las subjetividades? ¿Cómo no incluirlo en una materia que intenta trabajar sobre la dimensión de lo grupal atravesada y constituida por lo social.Diccionario de centelleosVerónica P. como un juego de apuntes que producen series. lo histórico? Barthes nos invita a pensar la dimensión intelectual de nuestras prácticas. palabras. por la historia. entre otras cuestiones. que obliga a decir. la estética. un eterno propietario de su obra. ¿Cómo situar en nuestra formación en el campo de la psicología los escritos de Barthes? ¿Qué lugar podemos darle a quien se ha ocupado de pensar el trabajo del lenguaje. el deseo. Una formación que pareciera buscar cada vez menos la posibilidad de “romper filas” y provocar en los estudiantes el deseo de leer. ¿De qué se trata la intervención del psicóloga/o sino de la posibilidad de acompañar movimientos de producción de sentidos? Leemos en Lo neutro (1977-78): “el sentido se basa en el conflicto (la elección de un término contra otro) y todo conflicto es generador de sentido: elegir uno y rechazar otro es siempre sacrificar algo de sentido. han sabido narrar. en las últimas tres décadas. Foucault. . a quien ha cuestionado la interpretación como herramienta? En diálogo fluido con otros autores como Deleuze. una formación que apunta al perfil de psicólogas y psicólogos encorsetados en prácticas privadas. un autor puede ser el nombre al derecho privado de propiedad de ideas. El cuaderno como copia fiel de aquello que el maestro quiso transmitir. Buscamos abrir el espacio cuaderno y pensarlo de otro modo. Pensamos al cuaderno como un espacio para hacerle trampas al autor. Una guía explicativa que quiera reproducir lo que dijo. Scardamaglia ¿Cómo pensar un cuaderno de autor? Un cuaderno de autor puede ser muchas cosas. sin contemplar las heridas de un mundo que la literatura y la poesía. se ha ido desplazando en forma creciente y al ritmo del mercado. Puede escribirse desde muchos lugares. Buscamos usar el cuaderno como excusa para pensar. que hilvanan y entretejen ideas. el lenguaje. ¿Cómo no incluirlo entonces como un autor inevitable para pensar el campo de la psicología. en la repetición de fórmulas consagradas. podríamos repetir lo que wikipedia. las teorías sociales y la estética. entre ellos Barthes) que no es posible pensar la subjetividad ni el mundo actual sin tener en cuenta las problemáticas que han sido trabajadas por la filosofía y la política. Como texto lectura. lo político. como excusa para acercarnos a los conceptos. De él podríamos decir lo que sus biografías. la subjetividad. el poder.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Un tal R. Es por ello que intentamos escribir aquellos pensamientos que se diseminan al leer y usar al cuaderno como un espacio que expande nuestra libertad de pensamientos. Buscamos encontrarnos aquí en la posibilidad de garabatear pensamientos. lo que hizo.

BARTHES. Notas de cursos y seminarios en el College de France. 2004.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje lugar como autores. Es decir. Ciudad de Buenos Aires. Buenos Aires. Roland (1977-1978) Lo Neutro. Argentina. Más allá de la palabra y la escritura. Siglo XXI Editores. Cuadernos de Autor 6 Intro . Siglo XXI Editores. para mí: manera de buscar –libremente. BARTHES. Nos interpela (1977-78): “una reflexión sobre lo neutro. Roland (1970) Escribir la lectura. discutir las técnicas. fines del verano de 2010 Bibliografía BARTHES. En El susurro del lenguaje. Argentina. 7 de enero de 1977. 1987. discutir los grupos y permitir que lo intelectual horade nuestro trabajo. como intelectuales. Editorial Paidós. como lectores. discutir las teorías. Nos desafía a soportar el recorrido por lo neutro. Roland (1977) Lección inaugural de la cátedra de Semiología Literaria del Collage de France. 2008. En El placer del texto y Lección inaugural.mi propio estilo de presencia en las luchas de mi tiempo” De allí que pensamos en la necesidad de ubicar los compromisos intelectuales en el centro de las prácticas profesionales.

Pero el impulso más profundo de su temperamento no era combativo. Era tan poco cosmopolita como la mayoría de los intelectuales franceses (con excepción de su bienamado Gide). Era especialmente sensible a la fascinación ejercida por esa notación punzante: la fotografía. uno de los escritores más disciplinados y despiertos que he conocido. la cerrazón. En sus últimos libros el ensayo se hace pedazos y perfora la reticencia del ensayista frente al “yo”. El pensamiento tenía mayor velocidad. como Robbe-Grillet y Phillippe Sollers). lo que Barthes. el ritmo se aceleró y publicó un libro cada año o dos. oblitera toda presencia de una sustancia que los haga incompatibles. Después del comienzo tardío vinieron muchos libros. del serio juego del intelecto. Tenía siempre a mano una fina red de clasificaciones con la que pescar el fenómeno. lo que el marxismo hirió con el nombre de falsa conciencia y los sartreanos con la de mala fe. de acceder a demasiados requerimientos. Todo lo que escribió es interesante: vivaz. publicado hace pocos meses. sobre la fotografía.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Recordar a Barthes Susang Sontag Roland Barthes tenía sesenta y cuatro años cuando murió el 26 de marzo. ese amor profundo por las apariencias. tiñe su obra cuando empezó a desplegar toda la fuerza de su vocación de escritor. Como lector era meticuloso. No era cuestión de conocimiento (seguramente no sabía mucho sobre algunos de los temas sobre los que escribió) sino de sentido alerta. de fallar. que para él eran lo mismo. clasificadores obsesos de sus propias obsesiones. Todos sus escritos son polémicos. Fue un taxonomista del jubileo. su sistema de escándalo. Fourier. de minuciosa transcripción de lo que podría pensarse sobre lo que nadara en la corriente de su atención. pero fue un vanguardista como crítico. Por el contrario. La mayoría de sus libros son recopilaciones de ensayos (…) No produjo nada que pueda ser llamado juvenil. designaría como doxa (la opinión corriente). y lo lograba muchas veces. recientemente. Sade. pero no voraz. a la sombra de las cuestiones morales suscitadas por Sastre. En su juventud actuó corto tiempo en una compañía teatral provinciana de vanguardia. La escritura adoptó la libertad y los riesgos del libro de notas. que se suscitaban de inmediato ante la superficialidad. Se podía sentir que era capaz de generar ideas sobre cualquier cosa. un pequeño ensayo. Como todos los escritores se quejaba de trabajar demasiado. así que puede suponerse que si no escribió sobre algo es porque probablemente no lo leyó. con un manifiesto acerca de la lieteratura (El grado cero de la escritura) y con ingeniosos retratos de los ídolos de la tribu burguesa (los artículos reunidos luego en Mitologías). De allí ese libro escandaloso. pero fue. Pero. incluso poca literatura traducida. Y los borgeanos apéndices borgeanos a Sade. entre texto y referencias semiveladas en sus escritos autobiográficos. ya que tenía treinta y siete años cuando publicó su primer libro. Sus intervenciones iconoclastas. aceptaba tanto como podía. La interesó más alabar. muchos temas. colgado del cuello de su madre (le puso como epígrafe “Pidiendo cariño”). Y algo del teatro. Loyola que. Barthes a los diez años. Comenzó en los años de posguerra. Era celebratorio. Escribió sobre casi todo lo que había leído. muchas ideas. la tristeza discretamente registrada en Fragmentos de un discurso amoroso lo había guiado hacia Werther. Defendía lo que en una obra le estimulaba. se fueron apaciguando gradualmente. rápido. En S/Z reinventó la nouvelle de Balzac bajo la forma de una glosa textual tenazmente ingeniosa. yuxtaponiendo a los tres como campeones intrépidos de la fantasía. quería. pero su carrera era más joven que lo que su edad sugiere. Escribió sobre todo. (La seducción se fue convirtiendo cada vez más en su tema). dos. formalista – hacía literatura con el acto de hablar sobre ella. sitiado por los pedidos de artículos ocasionales. en la última década. De las que eligió para Barthes por Roland Barthes. la celebración de la ilusión en su último libro. la hipocresía. La única literatura extranjera que parece haberle llegado es la alemana: Bretch fue un poderoso entusiasmo juvenil. Es decir que fue juguetón e irresponsable. la pirotecnia paraficcional de los intercambios entre texto y fotografías. Tenía una relación amorosa con la realidad y con la escritura. Sentía las ideas dramáticamente: una idea competía siempre con otra. No conocía bien ningún idioma extranjero y había leído poca literatura extranjera. Loyola. Cuadernos de Autor 7 No fue un vanguardista en sus gustos (pese al tendencioso padrinazgo de algunos avatares de vanguardia literaria. en realidad. (…) Noticias de Autor . Se interesaba concientemente en lo perverso (sostenía el anticuado punto de vista de que era liberador). la voz exacta y exigente estuvo allí desde un comienzo. que se había graduado en letras clásicas. Si se lo colocaba frente a una caja de cigarros comenzaba a tener una. Arrojándose a la endogámica escena intelectual francesa. agudo. Le fascinaban las clasificaciones mentales. Fourier. quizá la más conmovedora muestra a un niño ya crecido. ser seducido por su tema. Tuvo tiempo para conceder muchas entrevistas elocuentes e intelectualmente inventivas. compartir sus pasiones. enfocoó sus armas contra el enemigo tradicional: lo que Flaubert llamaba “ideas recibidas” y que se conoce como “mentalidad burguesa”. denso.

Parecía no tener edad: la cronología de su vida estaba como sesgada. observó una vez en una conferencia en París. Como Proust. (…) Su disgusto temperamental por lo moralístico se hizo más evidente en los últimos años. fue un gran golpe. En el extranjero tuvo revelaciones sensuales (Marruecos. la semiología. Hoy le parece que escribe más abiertamente. también más productivo que nunca. cuando era joven. demasiado atraída por el riesgo. se dividen en dos grupos: los que subrayan sus libros y los que no. Esta aversión a marcar libros me parece conectada con el hecho de que dibujaba. el corpus de una obra. y no se escribe sobre un cuerpo amado. así que improvisaré una. El arte visual que lo atraía venía del lenguaje. He olvidado la teoría que inventó entonces acerca de esta preferencia. con un coraje trémulo. el esteta adquiere buena reputación. Asistió diligentemente a las siete sesiones diarias de una conferencia sobre su obra. Pero incluso llegó a cansarse de los sistemas. todo podía ser subyugado. sino una “verdadera” novela. Bretch. Era un cuerpo que sabía descansar. el año pasado. Publicó una nota bibliográfica sobre el libro que había escrito sobre sí mismo (Barthes sur Barthes sur Barthes). Si hubiera escrito una novela. profesoral. y de que el dibujo. Era típico de él que pensara encontrar una fuente de fuerza en esta pena devastadora. como una especie de oficio. Recordó que Proust sólo pudo comenzar A la recherche du temps perdu después de que su madre había muerto. y sin embargo se sentía siempre en peligro (como lo dice en Barthes par Roland Barthes) de “recesión hacia las cosas menores. La obra de Barthes es sobre una tristeza derrotada o negada. Anhelaba grandeza. explicaba) para poder ponerse a su propia sombra. donde se cruza el ensayo. dijo. Dijo que pertenecía al segundo grupo: nunca hizo una marca en un libro sobre el que pensara escribir. confesó en público. En privado habló de su deseo de bajar de la cima académica – era miembro del Collage de France desde 1977 – para consagrarse a esta novela y de su ansiedad (en realidad. Japón). así como por la de Wilde o Valéry. que encaraba seriamente. Algo en su temperamento recordaba a Henry James y la infatigable sutileza de su inteligencia. del escritor cuyos libros más fascinantes (Roland Barthes par Roland Barthes y Fragmentos de un discurso amoroso) son en sí mismos triunfos de la ficción moderna en la tradición inaugurada por los Cuadernos de Malte Laurids Brigde de Rilke. La dramaturgia de las ideas se rendía ante la dramaturgia del sentimiento. los colores. Así como muchas veces escribía sobre sí mismo en tercera persona. como observó de si mismo. Tenía una preocupación intensa. Y ya que todo era sistema. “bajo la égida de un gran sistema (Marx. Siempre trabajó. el Texto). aunque sus movimientos eran lentos y su traje. No la que hubiera podido esperarse del crítico que hizo posible que Robbe Grillet pareciera una figura central de la figura contemporánea. Barthes no se complacía en el clisé romántico de la oposición entre agudeza sensual y mental. Pero no parecía viejo. cuando con algunos amigos cercanos y aliados literarios todos maoístas en ese momento viajó a China: en las tres escuetas páginas que escribió a su regreso dijo que no le había impresionado el ímpetu moralizante y que lo había aburrido la asexualidad y la uniformidad cultural. los olores que le gustaban. lo que de algún modo era cierto. Era difícil decir su edad. y aludía al futuro como si fuera un hombre mucho más joven. No. Los lectores atentos. Se convirtió en pastor del rebaño que él mismo era. Decidió que todo podía tratarse como un sistema de discurso. nunca afectó serlo ni adoptó las informalidades contemporáneas. un conjunto de clasificaciones. Al defender los sentidos no traicionó al intelecto. no una novela moderna. Sastre. el sentimiento de la inseguridad: los reconoció con la consoladora implicación de que estaba al borde de una gran aventura. Después de varias décadas de cuidadosa adherencia a las debidas posiciones (de izquierda). así como sus dudas en sí mismo. Se convirtió en su propio Gran Escritor. su intención de escribir una novela. Por la obra de Barthes. Su mente era demasiado veloz. con menos protecciones…” Se purificó de los maestros y de las ideas de los maestros de los que había extraído sustento (“para hablar debe buscarse apoyo en otros textos”. en 1977: hacía comentarios. gradualmente y algo más tarde fue asumiendo los considerables privilegios sexuales Noticias de Autor . en 1974. el esteta salió de su encierro. Su ambición tenía algo del pathos de James. y era una variante de la escritura (…) Su preferencia recuerda esa metáfora muerta. Era muy trabajador y. sus intereses más profundos tendían hacia cosas casi inefables. La muerte de su madre. Había estado enfermo (tuberculosis) durante muchos años. se divertía. En Nueva Cork. solía hablar de sí mismo como si no tuviera edad. la imaginaría más como el James tardío que como Proust. cómo leía. y se tenía la impresión de que había llegado a su cuerpo relativamente tarde – como había sucedido con su intelecto y su productividad –. injustificable) sobre su seguridad material si abandonaba el profesorado. eso conocido que es cuando es sólo él”. al mismo tiempo. dos años antes. demasiado ambiciosa. Gran parte de sus últimos trabajos son una celebración de la inteligencia de los sentidos y de los textos de sensación. la ficción y la autobiografía en un cuaderno de notas lineal más que en una forma narrativa lineal. por recibir una ración constante de placer. En los últimos años pareció más ansioso y vulnerable. sino que transcribía los pasajes claves en fichas. Aunque pasaba mucho tiempo con gente joven. sibarita.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Nada escapaba a la atención de este ingenioso y devoto estudioso de sí: la comida. Cuadernos de Autor 8 Vagos tormentos. objetaba blandamente. es una especie de escritura.

(“Ah Susan. afectuosamente. en la ansiedad. quería que se lo llevara a bares y discotecas. Julio de 1980. un gran reconciliador. Siempre encontraba la ventaja de la desventaja. Con su inmensa capacidad de autoreferencia. Aunque tocó muchos de los temas perennes de la crítica cultural. Pero muchas cosas lo reconciliaban con la modernidad. Ambos estaban identificados: la lectura como jouissance (la palabra francesa significa también el placer sexual). de la barbarie inevitable. Tenía poca inclinación por lo trágico. el duro filo de la ruidosa adultez sexual. no poseía en absoluto una mente catastrófica. que hoy se agudiza en su muerte prematura y mortificante. era alabar la vida. se enroló en la invención del sentido en la búsqueda de placer. Publicado en Revista Punto de Vista nº 9.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje a que un hombre de sus gustos y de su celebridad podía aspirar. Había algo infantil en él. Lo soy). su interés en uno tendía a ser el interés de uno en él. la voz suave y la hermosa piel. en su autoabsorción. la última vez que nos vimos. Le gustaba pasar el tiempo en los cafés. También esto le era característico. Cuadernos de Autor 9 Noticias de Autor . También algo menos inocente en un reclamo. en la mirada blanca y el cuerpo lleno. No es ni siquiera elegíaca. Lo era. resiliente: detestaba la violencia. del colapso de la civilización. Era un voluptuoso del intelecto. pero. Fragmentos de un discurso amoroso es un libro muy triste. dijo. Había algo de tristeza en todo su discurso sobre el placer. sentía nostalgia por el decorum y la cultura del viejo orden burgués. una forma de dicha. si se dejan de lado las transacciones sexuales. Algo infantil se afirmaba en su insistencia. A la antigua en muchos de sus gustos. siempre fiel”. expresar la gratitud de estar vivo. fueron las palabras con las que me recibió. un poco espiritual. Su obra no ofrece visiones del juicio final. con estudiantes. En el serio oficio del placer. el placer del texto. Era extremadamente cortés. de que la lectura es una forma de felicidad. Tenía ojos hermosos. compartida con Borges. corría siempre una corriente subterránea de patetismo. Buenos Aires. Pero había conocido el éxtasis y quería celebrarlo. en el juego espléndido de su inteligencia. Era un gran enamorado de la vida (y negaba la muerte): el fin de su novela nunca escrita. que siempre son ojos tristes.

a menos que podamos concebir que llegue un día en que sea posible – contradicción en los términos – una Ciencia de la Inagotabilidad. está ligada al sentido múltiple que la libera hasta el infinito y a la incertidumbre siempre renovada acerca del límite de la profundidad y la dispersión que ella ofrece al lector. ya no descifra. en definitiva. Para Barthes (1975). su indiferencia mecánica de cada vez: conciencia. `Estoy obligado a tolerar que el sol salga todos los días’. cambiante. sino al contrario.) ni de niveles de lectura (la lista de niveles de lectura posibles nunca concluye). “como un amplio espacio que se extendiera fuera de las leyes que proscriben la contradicción. legible (por ilegible que parezca).” Ese lector totalmente múltiple podría ser también el que convoca la experiencia de escritura en nuestra lengua de Julio Cortázar. del Desplazamiento infinito.” Barthes (1975) piensa ese lector como el individuo en su totalidad y al campo de la lectura como el de la absoluta subjetividad. le permite entrever la Paradoja del lector: admitiendo que leer es decodificar (letras. en la práctica de la lectura no puede haber pertinencia ni de objetos (se leen textos. irrespetuoso o atrevido. y sosteniéndose tan sólo gracias a una multiplicidad de lenguajes. se puede decidir que en el fondo de todo texto. sino que produce. perdido en su propio desconocimiento. imágenes. por legible que haya sido en su concepción. dejando rodar libremente la lectura. gestos. decidir que todo es. etc. para Barthes. a causa de una gran afluencia de ideas. no por ser delirante. el espanto de asomar a un nuevo día con su misma presentación. estructuras) percibe que. La lectura. rostros. el alba (…) Náusea. persiana. se deja atravesar por ellos infinita e incansablemente”. un cielo elástico. amontona lenguajes. una Semiología de la lectura. un sol que de pronto falta o se queda fijo o cambia de forma. Antes de volver a dormirme imaginé (vi) un universo plástico. sino que ‘sobre-codifica’. nunca exactamente allí donde la esperábamos”. ciudades. esa lectura in-pertinente. de excitaciones. abrir los ojos. requiere de la interferencia inoportuna para existir. hay. leyendo un libro. pero también en sentido inverso.El deseo de leer: Notas sobre la lectura en Roland Barthes . está atravesada de Deseo: “Es precisamente porque toda lectura está penetrada de Deseo (o de Asco) (…) por lo que tiene la oportunidad de realizarse donde menos la esperamos o. infinita). de las estructuras. ‘Es inhumano’. La in-pertinencia de la lectura barthesiana. Barthes (1975) escribe: “(…) se puede hacer retroceder hasta el infinito los límites de lo legible. escenas. sensación insoportable de coacción. queda todavía. se lo piensa también como inoportuno. sensación de luz. por derecho. retirando el freno del sentido. se interroga o se analiza un lenguaje. Barthes (1975) practica la in-pertinencia científica: “(…) no es razonable esperar una Ciencia de la lectura. sentidos. no hay límite que pueda cancelar la lectura. Barthes hace coincidir esa Paradoja del lector múltiple con la situación del individuo humano (tal como el psicoanálisis ha intentado comprenderlo): alguien privado de toda unidad. palabras. En Escribir la lectura (1970) preguntaba a sus lectores: “¿Nunca os ha sucedido. Salía de tan adentro de la noche que tuve como un vómito de mí mismo. y no por desinterés. ¿no os ha pasado nunca eso de leer levantando la cabeza?” En ese escrito Barthes plantea que la lectura es el texto que se escribe en nosotros cuando le- Cuadernos de Autor 10 Intertextos . de los puntos de vista. En Rayuela (1963) se lee: “Me desperté y vi la luz del amanecer en las mirillas de la persiana. Se dice de alguien que es impertinente cuando interviene haciendo o diciendo algo que no viene al caso. que os habéis ido parando continuamente a lo largo de la lectura. al menos. la pertinencia supone la elección de una perspectiva desde donde se observa.” Barthes (1975) imagina también un lector total (totalmente múltiple).Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje El deseo de leer: Notas sobre la lectura en Roland Barthes Gabriela Cardaci Estas notas para el Cuaderno de autor Roland Barthes encuentran una orientación en las preguntas que él mismo se ha formulado acerca de la práctica de la lectura. En Sobre la lectura (1975) se interroga: “¿Qué es leer? ¿Cómo leer? ¿Para qué leer?” Barthes piensa allí una lectura in-pertinente: si en el campo de la lingüística. no por inventar sentidos improbables. Desde su perspectiva. Imaginar ese lector que fuera múltiple. Es monstruoso. cuya auténtica lectura sería una lectura loca. acumulando decodificaciones (ya que la lectura es. de asociaciones? En una palabra. un resto de ilegibilidad”. el lector “finalmente ya no decodifica. algo que molesta. sino por preservar la multiplicidad simultánea de los sentidos. lleno de maravilloso azar.

1 Hay que aclarar: lo Neutro para Barthes (1977-1978) no remite a impresiones de neutralidad o de indiferencia. El placer se acerca al lector a través de la aventura de la escritura. de ‘trabajo’: el producto (consumido) se convierte en producción. formulada al margen de la institución y que no puede ser otra cosa que la exigencia de escritura. lo que se le exige al estudiante. de proyecciones. Para Barthes (1970) leer es abrir el texto. Desbaratar el paradigma es una actividad ardiente. sutilizar (en las dos acepciones de la palabra: refinar y hacer desaparecer una propiedad). sin embargo.” Barthes va a trabajar en su curso en el College de France (1977-1978). el trabajo es moroso. sino como trabajo del que. institucionalmente. El trabajo de Barthes (1977-1978) es producción de matices: “Describir. ese trabajo me lo tiene que ‘exigir’. fuertes. al estudiante (…) semejante “felicidad”: que se tenga necesidad de él. ya que ese sinsentido es inmediatamente recuperado por el sentido (como sentido del sinsentido) (…) pues. hay que hacer trampas. y así hasta el infinito. deshilar ¿qué? Los matices. de asegurarse una promoción en la carrera. “Lo Neutro – mi Neutro – puede remitir a estados intensos. el sinsentido (lo ‘ilegible’ en el sentido más corriente). de obtener un diploma. Barthes indica que dentro de cada figura no se trata ni de explicar ni de definir. para que ese otro texto tenga lugar. funcional. como ya he dicho. aún queda todo por hacer: “Lo que nos separa mejor del signo – al menos en este mundo ‘lleno’ – no es lo ‘contrario’ del signo. que los significados se enfrentan armados entre sí o que la lengua es simplemente fascista (1977).” En Digresiones (1971). al trabajador intelectual. candente. que hay que abolir el sentido hasta liberar su multiplicidad. otras significaciones que el texto nos sugiere). Para que ese deseo se insinúe en mi trabajo. en base a la simple aserción de su contrario. querría. deseamos ese ‘ámame’ que reside en toda escritura. nunca es su deseo: no se le pide que escriba. simular”. Y sugiere que. Si esta inserción no se cumple. Por supuesto (…) no es más que un pequeño fragmento de utopía. es más: deseamos el deseo que el autor ha tenido del lector mientras escribía. parodiar. Ahora bien. su energía digresiva. en nuestras instituciones. y esa aventura establece una relación de deseo entre el lector y el escritor: “No es en absoluto que queramos escribir forzosamente ‘como’ el autor cuya lectura nos complace. En efecto.El deseo de leer: Notas sobre la lectura en Roland Barthes . una serie inorganizada (inconclusa) de figuras de lo Neutro. inusitados. sino. literalmente. robar. hasta que cada lectura vale por la escritura que engendra. un fragmento no sobre lo Neutro. al joven investigador. de fantasmas. movido tan solo por la pura necesidad de aprobar un examen. es escribir su lectura. es decir. no de su competencia o su función futuras. sino en el cual hay Neutro. no una colectividad que piensa asegurarse de mi labor (de mi esfuerzo) y contabilizar la rentabilidad de las prestaciones que me consiente. sino de su pasión presente. concebido como todo aquello que desbarata el paradigma. Esos puntos de interferencia son los que señalan la fuerza explosiva del texto. pero aún más. donde podría situarse la condición de posibilidad de esa forma lúdica de trabajo productivo que Barthes (1975) insiste en señalar en el campo de la lectura: “Desde esta perspectiva. se le pide que hable (a lo largo de innumerables exposiciones) o que “rinda cuentas” (en vistas a unos controles regulares). y la cadena de los deseos comienza a desencadenarse. en deseo de producción. ‘los grandes conformismos están hechos de pequeñas subversiones’. Barthes sostiene que esta relación con la lengua es política. sino una asamblea viviente de lectores en la que se deja oír el deseo del Otro (y no el control de la Ley). en promesa. Juego – aclara – que no debe ser entendido como distracción.” Cuadernos de Autor Es en esa relación de deseo. lo que deseamos es tan sólo el deseo de escribir que el escritor ha tenido. En Los jóvenes investigadores (1972) Barthes piensa el problema del deseo en la vida universitaria: “El trabajo (de investigación) debe estar inserto en el deseo. otras imágenes. una vez afirmado que la lengua es infinita o que no hay límite que pueda cancelarla (1975). en nuestra sociedad. mirar las palabras-figura (empezando por lo Neutro) con una mirada oblicua que haga aparecer los matices (mercancía cada vez más preciosa. Desde su perspectiva. como campo polimorfo de esquives del conflicto. Cada figura es. Es en esta relación política con la lengua – pienso – donde conviene situar el trabajo de Barthes con lo Neutro (1977). No se puede atacar frontalmente al sentido. si estuviera en mi poder. la lectura resulta ser verdaderamente una producción: ya no de imágenes interiores.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje emos: texto que dispersa y disemina el sentido. sino solamente de describir de manera no exhaustiva. pues mucho nos tememos que la sociedad no esté dispuesta a conceder amplia. el no-signo. es reconocer que la única verdad de la lectura (ni objetiva ni subjetiva) es una verdad lúdica. verdadero lujo desplazado del lenguaje) (…) Compréndase bien: no es la búsqueda 11 Intertextos . es preciso percibir una tensión entre el camino obligado de seguir leyendo y la interferencia asociativa (otras ideas.” Barthes (1975) piensa el deseo y el placer como estados de proximidad entre la lectura y la escritura. en rigor. se ha evaporado todo esfuerzo. alienado. una vez que se ha dicho que la guerra tiene la misma estructura que el sentido. En este caso hemos querido que el trabajo de investigación sea ‘desde sus comienzos’ el objeto de una fuerte exigencia.

” Susan Sontag (1980) recordaba a Barthes en el año de su muerte. “El sentido se basa en el conflicto (la elección de un término contra otro) y todo conflicto es generador de sentido: elegir uno y rechazar otro es siempre sacrificar algo al sentido. 2008. Capítulo 67. Roland (1970) Escribir la lectura. Notas de cursos y seminarios en el College de France. compartida con Borges. darlo para consumir. Siglo XXI Editores.El deseo de leer: Notas sobre la lectura en Roland Barthes . Siglo XXI Editores. Susan (1980) Recordar A Barthes En Revista Punto de Vista Nº 9 Cuadernos de Autor 12 Intertextos . 1987. SONTAG. Más allá de la palabra y la escritura. 1987. Editorial Paidós. diciendo que “algo infantil se afirmaba en su insistencia. Roland (1975). una forma de dicha. Buenos Aires. Roland (1977-1978) Lo Neutro. Más allá de la palabra y la escritura. Editorial Paidós. producir sentido.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje de una sofisticación intelectual. 7 de enero de 1977. Buenos Aires. Roland (1977) Lección inaugural de la cátedra de Semiología Literaria del College de France. Lo que busco en la preparación del curso es una introducción al vivir. Hay una maestra de matices. 1987. Sobre la lectura. Argentina. BARTHES. Argentina. En El susurro del lenguaje. 2004. En El susurro del lenguaje. 2004. Buenos Aires. BARTHES. En El susurro del lenguaje. En El susurro del lenguaje. Editorial Paidós Buenos Aires. Más allá de la palabra y la escritura. CORTÁZAR. la literatura: intentar vivir según los matices que me enseña la literatura. Editorial Paidós. 1987. publicado en Communications. Roland (1971) Digresiones. BARTHES.” Bibliografía BARTHES. Más allá de la palabra y la escritura. Julio (1963) Rayuela. Suma de Letras. de que la lectura es una forma de felicidad. una guía de vida (proyecto ético): quiero vivir según el matiz. BARTHES. BARTHES.” Buenos Aires. En El placer del texto y Lección inaugural. Roland (1972) Los jóvenes investigadores. Febrero 2010 1 Para Barthes (1977-1978). Buenos Aires.

está fuertemente relacionada con analizar y discutir las arrogancias de la ciencia. de Blanchot. nuevos pensamientos. las certezas del sentido común. la arrogancia1 es una de las 30 figuras que utiliza a lo largo del seminario sobre Lo neutro que tendrá lugar en el College de France en 1977 y 1978.Variaciones sobre la arrogancia . ¿Melodías?Pensamientos que se disparan desde las figuras que Roland Barthes utiliza para pensar. la calle. Nos desafía a interrogarnos sobre nuestro posicionamiento ético. en suma. Esto conlleva la búsqueda de eliminar cualquier intento totalizador en las relaciones entre teorías y prácticas. Esta proliferación de discursos y sus objetivaciones. el colectivo. se siguen configurando relaciones en las que las verdades arrogantes sojuzgan pensamientos GEORGES BATAILLE (1897-1962) Cuadernos de Autor 13 Intertextos . en nuestras acciones. “Las arrogancias de la ciencia” (Georges Bataille). económico e institucional de producción de Verdad.” Las arrogancias de la ciencia instalan en nuestros cuerpos. no es el error.. la ilusión... el barrio.) sino el régimen político. constituye una invitación para la toma de posición de profesionales e intelectuales. la escuela. han hecho proliferar diferentes objetivaciones. grupos de opresión o de presión. Julio Cortázar. de Deleuze. con todas aquellas ideas. En este caso. es la verdad misma. nosotros aceptamos el paseo y nos dejamos enredar en estas y otras redes. la facultad. mucho se ha pensado acerca de las posiciones dogmáticas.. la cola del supermercado. masivos o minúsculos.sino desligar el poder de la verdad de las formas de hegemonía (. “La garantía de una verdad dogmática”(Roland Barthes) Mucho se ha escrito en la historia de las ideas acerca del concepto de verdad. Esta ha sido una de las cuestiones que inquietaban la Francia de Barthes. Imágenes que irrumpen. Plantea Foucault (1977): “El problema político esencial para el intelectual (. del mismo modo que respetar. Podemos dar cuenta de ello a través de muchas situaciones de nuestras vidas. según Deleuze. Salvo el crepúsculo. “Por otro lado algo como lo que buscaba Clarice Lispector.) no es cambiar la conciencia de la gente (.. Foucault (1972) ha sido el primero en enseñárnoslo: “la indignidad de hablar por los otros”. que se autorizan para hacer escuchar el discurso de todo poder: el discurso de la arrogancia” De esta manera creemos que uno de los centros de la función de los intelectuales en estos tiempos. ya que la Verdad es ella misma poder. poesías que aparecen. jefes.. No quiero la terrible limitación del que vive tan sólo de aquello capaz de tener sentido. Del mismo modo. de Foucault. las verdades dogmáticas coMICHEL FOUCAULT (1926-1984) tidianas.” inquietos. nuevas lecturas. entre otros posibles. nuestras casas. Nos recuerda Barthes (1970): “por doquier y en todos los rincones. La cuestión política. En sus pensamientos queda planteado que los regímenes de verdad de cada época enraizados en campos de saber y relaciones de poder. Scardamaglia “¿En qué condiciones difíciles un discurso puede no ser arrogante?” Rolan Barthes Lo neutro. del banco. han erigido diversas verdades. estético y político. pero aún con todos esos pensamientos. el tren. como telarañas que nos capt ran y al mismo tiempo nos invitan a soltarnos. Y desde allí interpelar e interpelarnos. de Guattari. Voces que se sueltan.). Tomamos algunas ideas sobre lo que Barthes propone en la figura “La arrogancia” y a partir de ellas multiplicamos nuevas ideas. la conciencia alienada o la ideología.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Variaciones sobre la arrogancia Verónica P. en tanto dimensión ética los estilos de vida. Situaciones que toman como escenario lo cotidiano del trabajo. para de plegarse como profesor artista. Así como Barthes pasea lo neutro por una red de lecturas. aparatos. por doquier voces “autorizadas”. Yo no: quiero una verdad inventada. No se trata de liberar a la Verdad de todo sistema de poder -sería una quimera. en nuestras intervenciones aquello que.

el mensaje transmitido confirma que el paraíso se encuentra entre nosotros. Muchas de sus intervenciones toman al discurso publicitario como estilo propio de estos tiempos. ya concebidos. Del roce de los cuerpos a la pecera con conexión rápida. ellas nos hablan. Juventud Peronista o Jóvenes Pordioseros. sino que también se alimentó de la herida. de a dos. Dice Rolnik(2006). Relatan: “Intentando combatir la ideología de la seguridad. al mismo tiempo 14 Intertextos . De Sartre y Simone de Beavoir a doña Moria y no sé cuántos maridos. De la libertad está en las calles a la libertad del azúcar y las calorías. se señalaba el reciclado de genocidas en empresas de seguridad privada y la continuidad de los métodos represivos aplicados por la dictadura”. nos clasifican. repartimos volantes publicitarios donde se relacionaba el negocio de la seguridad con estadísticas sobre el desempleo.”.” En estos tiempos. Y un cartel: TRAE EL CUERPO QUE TENÉS Y LLEVATE EL QUE QUERÉS. La moral social viaja en publicidades. Desolados. de todo lo que estaba marcado por esa herida”. otorgándole a las mercancías el estatuto de realidad. la parodia. El peaje para el acceso será toda nuestra energía vital que se utilizará “para actualizar en nuestras existencias estos mundos virtuales de signos. Acompañaron la acción realizada ante cadenas de supermercados con stands con promotoras que repartían unos volantes. Y en una revista: ¡CAMBIA. Suely Rolnik. o no.Variaciones sobre la arrogancia Cuadernos de Autor . El cambio. que ya no hace falta morir y no haber pecado para acceder a él. plantea Rolnik (2006). trabajaron con una acción intervención que llamaron Segurí$imo. de a cien. ilusiones por venir. como se pueda. Viene pensando la época en la que vivimos. RENOVATE! ¡HACE REALIDAD TUS SUEÑOS! Un color nuevo en tu pared te lo garantiza. la libertad de experimentación y la flexibilidad subjetiva. EL SABOR DEL ENCUENTRO. el capital sustituyó a Dios en la función de garante de la promesa. psicoanalista brasileña. un afiche. esa es la cuestión.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje “El relevamiento de los discursos arrogantes sería infinito.. de revoluciones que no fueron. Porque también resistir. del discurso político al discurso publicitario”(1977-78) Del rosedal al Messenger . nos fragilizan. y la virtud que nos hace merecerlo pasó a ser el consumo: éste constituye el mito fundamental del capitalismo avanzado. ruinas. viene discutiendo los cruces entre arte y política. Nos ofrecen mundos VIP. “el neoliberalismo ha hecho una operación doblemente perversa porque no sólo ha cafishizado las fuerzas de creación.Pablo Scarfo (2005) Surfeamos entre escombros. Maquinaria socioeconómica que fabrica mundos de signos a través de la publicidad y de la cultura de masas. En la página de un diario: PENSA EN GRANDE Y la imagen de un auto que promete. Es así que desde las campañas ideadas por el marketing se produce una amplia galería de imágenes que se ofrecen a los consumidores para su identificación. En este sentido. Ellas pretenden configurarnos. pocos o muchos. Parecer o no parecer. no sólo puede quedar capturada toda nuestra energía vital sino que la fuerza de creación se ha transformado en fuerza de trabajo. la mutación. considera a las políticas actuales en términos de capitalismo cognitivo mercantil. Partido Comunista o Personal Computer. ¿Cómo atravesar esto que nos atraviesa? ¿Cómo trascender estas condiciones que nos constituyen? ¿Cómo desnaturalizar estas prácticas que nos subjetivan? ¿Cómo escapar a los discursos arrogantes propios de la biopolítica de estos tiempos? El GAC. a través del consumo de objetos y servicios que los mismos nos proponen. o no. Desde una pantalla. “En su versión terrestre. Este paraíso prometido rechaza la vida en su impulso de continua creación. Grupo de Arte Callejero. un banner. viene pensando espacios de fuga tanto para la arrogancia militante como para la artística. El 8 de noviembre de 2003. cuerpos deseados. y nos ofrece mundos cifrados.

Textos que recordamos. un grupo de mujeres bolivianas que “juntas. se han agregado a las vías de distribución y difusión académicotradicionales. que comentamos. “El machismo intelectual de occidente” (1977-78). Desde hace ya varios años.” A través de estas intervenciones no solo se desnaturaliza la lógica de mercado vehiculizada a través del discurso publicitario sino que también se la sitúa en sus puntos de continuidad con las prácticas sociales instituidas en tiempos de dictaduras. las amplias posibilidades que las nuevas tecnologías pueden ofrecernos. “Mujer que se organiza no plancha más camisas” Cuadernos de Autor 15 Intertextos . Se puede llamar ‘interesante’ a aquellos escritos que nos despiertan. Se nombran como agitadoras callejeras y desde hace más de 10 años logran utilizar la calle y la televisión como escenarios públicos en los que intervenir. que nos convocan. Han llevado adelante la realización de un programa de televisión en 4 emisiones llamado “Mamá no me lo dijo”. Estas derivas han producido un feliz encuentro con las Mujeres Creando. Los textos interesantes pueden llegar por diferentes vías. exagerando los modos habituales de representación hasta llegar a lo ridículo o agresivo. como herramienta simple y cotidiana que habilita el encuentro casual con alguna interpelación. que compartimos. Dicen el GAC (2009): “La idea era utilizar la sobreidentificación. Han sido convocadas por la academia del arte y sus muestras han circulado por museos europeos. Se desgarra y evidencia al mismo tiempo la ilusoria conexión capitalista entre seguridad y consumo. como fuerza poética desacartonada. que nos entusiasman. para llamar la atención sobre aquello que ha sido considerado lógico y normal. Textos que devoramos. Se burlan de las ofertas imperativas del vivir mejor.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje que se intervenían afiches publicitarios. habilitan la posibilidad de encontrar aquello que no se estaba buscando. Se ridiculiza la arrogancia inmediatista del llame ya. Utilizan los graffitis como modo de expresión. revueltas y amontonadas” producen intervenciones urbanas tomando como centro de sus críticas a la sociedad patriarcal en general y a la sociedad boliviana en particular. Los modos de circulación dispersiva que éstas nos proponen.Variaciones sobre la arrogancia .

sino que nos aventuramos en la idea de considerarla como un contrario posible a la crítica. No se trata sólo de artistas. Anota Barthes (197778). “el sentido (fruto. que Los Redondos han sabido hacernos cantar2. Son activistas de la imaginación. artistas desclasadas. entre otras cuestiones.Variaciones sobre la arrogancia . si bien en un sentido lo son. Inquietan. Utilizan la provocación como trampa. “Nunca olvides tu fragilidad” “No hay nada más parecido a un machista de derecha. Materializan y quiebran aquellos sentidos naturalizados.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje No se trata “simplemente” de feministas a ultranza. el uso de la interpretación como herramienta. llamado de la interpretación) siempre es un abuso de autoridad” . si bien discuten la arrogancia y se interrogan acerca de lo intelectual en esta época. militantes de la sensibilidad. Tampoco se sostienen en la arrogancia intelectual. Estas intervenciones nos invitan en sus acciones a tener en cuenta que “no hay otra salida a la arrogancia que la suspensión de la interpretación. del sentido” Ciudad de Buenos Aires. “Un baión para el ojo idiota”. Dispersan y multiplican otros sentidos posibles. 1988 Cuadernos de Autor 16 Intertextos . Es por ello que. 2 Todo preso es político. que un machista de izquierda” I Las acciones e intervenciones del GAC y de Mujeres Creando ponen en jaque. fines del verano de 2010 1 “Jamás corazón de piedra” No tomamos aquí arrogancia como contrario de humildad. invocando la vieja consigna del partido socialista español. si bien la creación es su herramienta. afirmamos: todo sentido es político.

(2005). (2005). MUJERES CREANDO. Buenos Aires: Tinta Limón. www.. FOUCAULT. La virgen de los deseos. La Piqueta.. GAC (2009) “GAC Pensamientos prácticas acciones” Ediciones tinta limón 2009. más Editorial: Mujeres Creando. .lavaca. . Notas de cursos y seminarios en el Collage de France. Mujeres grafiteando. Roland (1977-1978) Lo Neutro. Madrid 1993. Suely: (2006) Dictadura del paraíso. Ed. ROLNIK. MUJERES CREANDO y AAVV. Michel..: (1972) Los intelectuales y el poder en Microfísica del poder. Madrid 1993.Variaciones sobre la arrogancia .org “Nuestra venganza es ser felices” Cuadernos de Autor 17 Intertextos ..: (1977) Verdad y poder en Microfísica del poder. La Piqueta. Argentina. Michel. Siglo XXI Editores. Ed. 2004. FOUCAULT.Cuadernos de Autor Intro Bibliografía Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje BARTHES.

y ejecutados con cualquier instrumento o conjunto de instrumentos. Después de su Imaginary Landscape no. sienten la pieza como una burla. pasivo en su butaca. que podrían ser de cualquier duración.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje De la experiencia estética como experiencia de lo neutro V. A través del traspaso por esta experiencia Cage se encontró con dos sonidos. en la Universidad de Harvard. Este trabajo fue presentado en Woodstock e interpretado por David Tudor. Edificación cuya gran experimentación será la de John Cage abandonar el oído intelectivo y disciplinado para encontrarse (1912-1992) con un oído sensible. Cage halla una fascinación por encontrar qué hay más allá del silencio. El silencio es uno de los ejes fundamentales de la obra de John Cage. Tacet: apunta al músico a mantener el silencio y no ejecutar el instrumento. irritados. así como él lo había experimentado en la cámara anecoica unos años atrás. a finales de los ‘40. pasos de aquellos que. espera la convencional abundancia de sonido por parte de un piano de cola inmenso. 1 (1939). uno agudo y otro grave. no es lo mismo que hacer silencio para pensar. entre otros sonidos. Cage compone su primera obra silenciosa 4`33``. murmullos que colman la sala. un arquitecto de la música. El título de 4`33``había surgido al azar. rostros confundidos mirándose unos a otros a la espera de al menos una nota. La obra cuenta con tres movimientos. A través de esta obra Cage consigue el doble juego de enfrentar al espectador ante la propia 18 Intertextos .De la experiencia estética como experiencia de lo neutro . intentó descubrirlo en una sala anecoica diseñada para reducir la reflexión del sonido. Este experimento le permitió comprender que no existe posibilidad de silencio. Atravesado por el budismo Zen. luego de haber realizado sus investigaciones sobre el ruido. ¿Con qué se encuentra? Con una nada que permite la reflexión de lo que pasa en la sala: personas incómodas tosiendo. El espectador. Sólo intención de silencio. en 1952. La partitura muestra: Cuadernos de Autor Durante la presentación de 4’33’’ la composición de Cage intenta que el público se encuentre con el silencio. Nicolás Koralsky Lo Neutro en el silencio de la composición musical John Cage y sus 4’33’ Pensar el silencio. Sonido producto de su sistema nervioso y de la circulación de su sangre. Sus estructuras musicales se diferencian del resto justamente por la introducción del silencio como parte de una edificación sonora. primera obra de música electrónica.

la psicoanalista brasilera hace una pausa y recomienza cuestionando qué es eso que se quiebra en la relación con el espectador. A través de los roces. En el cierre del encuentro la artista desfetichiza el objeto creado ofreciéndoselo al receptor.De la experiencia estética como experiencia de lo neutro Prácticas en estética: lo neutro. denominados por ella como “Objetos Relacionales”. Se trata de objetos sin existencia posible. de sus circuitos comunes de uso. en “Memoria do Corpo”2 (1994). En profundo silencio. fragilidades La experiencia de Cage nos ubica en un silencio lleno de vida producto de lo que nos circunscribe y nos devuelve una mirada crítica acerca de lo disciplinado de la música. El juego artístico yace en aquellas percepciones que el sujeto fragilizado logra registrar a lo largo de su cuerpo. En su relato. los latidos de su corazón y el susurro de su sistema nervioso. Así como él encontró que el silencio es la vida. Los objetos que Clark frota en el cuerpo del espectador son formas cotidianas. en tanto codificados. sino que la propuesta se desarrolla en el atelier de la misma artista. Con estos objetos Lygia da comienzo a la sesión de su obra en la intimidad de su atelier. el protagonista-espectador es invitado a soplar. esto es. En esta obra la artista brasilera propone. el receptor es con19 Intertextos . sin una funcionalidad definida y sin un significado establecido. es por ello que nos lleva a hacer una pequeña cita obligada de la obra de Lygia Clark a través de las palabras de la psicoanalista Suely Rolnik1. Rolnik menciona que. en donde el espectador –en este caso es el curador Paulo Sergio Duarte. de forma análoga a la experiencia de Cage. explota –sin tener pleno conocimiento de qué es lo que estalla-. algunas ensambladas con otros objetos de uso corriente. que el sujeto recostado en una montaña de almohadas. Las diferentes sensaciones que emergen en el sujeto recostado serán descifradas al finalizar el encuentro. todo aquello que constituía la idea de arte se ve desterritorializado: tanto el espacio. y que permiten que la pieza – el ruido de la vida. reencontrarnos con nuestra capacidad de afectación.y se contacta con el espectador pasivo para dar lugar a la experimentación. La experiencia estética consiste en una serie de diversos objetos. consigue que la vida entre en la sala de conciertos. donde el sentido que tome contacto con el sujeto intervenido estribará en la relación que se tenga con el mismo. esos ruidos que Cage deja desnudos al no emitir ningún sonido. En este caso particular el objeto es una simple bolsa del plástico inflada. 4’33’’ que nunca se repetirán jamás.no sea cosificada. los cuatro componentes básicos de cualquier operación artística. se tornan cachivaches sin sentido. cada espectador ejecuta los 4’33’’. En uno de sus escritos: “¿El arte Cura?” (2001). separada de otros espacios de existencia que contaminen los sentidos-.se quita la ropa y se dispone frente a ella. la relación entre objeto y sujeto. El espacio no será el museo o la galería –vitrina de la estética ascética. Se configura un microclima de intimidad: artista-objeto-receptor.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje pasividad a la que se somete en su condición de público y. Clark se distancia de la figura fetiche del artista -sujeto a ser glorificado. deidificado. Los mismos son objetos creados con materiales ordinarios rescatados Cuadernos de Autor . El espectador es removido del lugar de admirador no comprometido. Rolnik analiza la obra preformativa de Lygia realizada entre 1979-1988: “la Estructuración del Self”. los objetos. La experiencia cobra intensidad cuando Clark toma uno por uno los objetos y los frota lentamente por la extensión del cuerpo expectante intervenido. Sin lugar a dudas. Estos personajes son desestructurados. las caricias y la frotación. pues al ser expuestos fuera del ritual. Una nueva bolsa de polietileno transparente reaparece en la escena. el hombre se cubre con una venda los ojos. para ser el receptor único del hecho artístico. los sujetos. removidos de los registros naturalizados. son los de la vida. al mismo tiempo. crear y sustituir el objeto deshecho. donde lleva a cabo su vida diaria y es allí donde se encuentra en relación directa con el receptor. qué le sucede al artista y en qué lugar queda el crítico.

para poder salvarme. siempre había dado un nombre a lo que estaba viviendo.De la experiencia estética como experiencia de lo neutro . El silencio que une una nota con otra. comienza un deslizamiento hacia un encuentro con lo más propio de sí: “Lo neutro era mi raíz más profunda y más viva (…) Hasta el momento en que vi la cucaracha. ella misma definía su estilo como un “no-estilo”. una escritora ucraniana naturalizada brasilera. ¿Carece de testigos? ¿Ser es no saber? Si la persona no mira y no ve. Un neutro que. Lo Neutro en la experiencia de la lectura de Clarice Lispector En “La pasión según GH” nos encontramos con una obra que no comienza ni termina: simplemente sigue. para Rolnik. intentado originar una conexión constante entre el artista y el sujeto intermediado por el objeto. reinventar la escena estética a través de los sentidos y volverse uno diferente de sí mismo. Desobstruye la dimensión estética de la subjetividad. A medida que la narradora se acerca a la cucaracha que encuentra en el cuarto. En otras palabras. Rompe con los recorridos estructurados. se vuelve incapturable: “Lo neutro era mi verdadero caldo de cultivo.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje vocado más allá de la percepción -vale aclarar que el artista se relaciona con una persona por vez. del olfato. Cuadernos de Autor 20 Clarice Lispector (1920-1977) Intertextos . conmovido. desfigurando los límites de lo que tiene apariencia de verdadero. ¿incluso así la verdad existe? La verdad que no se transmite ni quien ve. por la máscara humana”. unos quince años antes que Roland Barthes comenzará sus seminarios sobre “Lo Neutro” en el prestigioso Collège de France. La experiencia de Clark. una narradora que luego de varios años se adentra a una habitación que desconoce dentro de su propia casa. En otras palabras. Lo neutro lleva a GH a discutir con ella misma lo verosímil. La obra de Lygia devuelve la fragilidad al cuerpo erudito. El crítico es despojado de su ropa. a lo largo de sesiones regulares por un tiempo prolongado-. Publicada en 1968. quien va narrando un proceso de meditación acerca de la propia identidad. el hecho que une dos hechos. De difícil clasificación. a alejarse de ese mundo construido sobre la firme estructura de una Verdad. sentir que está entre sentir. por estar vivo. como si fueras parte de mi cuerpo”. en juego con la metáfora de dejar descubrir el cuerpo. del ojo. indagando los por qué de la existencia. desnudando la posible idea de una esencia escondida en el secreto: La verdad. Una mujer en su departamento tomando café. el libro presenta un solo personaje: GH. el espacio de un grano de arena y otro. (…) Lo neutro es inexplicable y está vivo. tu presencia viva como conjunto de fuerzas me afecta y pasas a ser una sensación en mi propia textura sensible. todo el tiempo. volviéndolo de esta forma un cuerpo vibrátil . había abandonado hacía mucho tiempo el ser por la persona. quitarse el bagaje teórico con el que fue disciplinado. permite una dimensión donde el otro existe como presencia viva y real del cuerpo. en Lygia Clark esta obra Clark entrega la autoría de la obra al espectador para que (1920-1988) deje de comportarse como tal. una cucaracha dentro de la habitación y una serie de planteos que bordean lo metafísico. son el contexto que elige la escritora para poner a trabajar entre tantas cosas su noción de lo neutro. Intentando conseguir un registro distinto del cuerpo con los estímulos. intentó aproximarse a lo neutro desde una de sus obras más aclamadas: La Pasión según GH. para que redescubra su propia poética y se convierta en protagonista de la experiencia estética. una empleada que unos días antes ha renunciado a su trabajo dejando su cuarto. desbaratando las fórmulas que moldean los modos de vivir. como intersticio de la materia. Para escapar a lo neutro. del tacto. La primera vez que Lispector hace uso del termino lo hace diciendo: “Lo neutro era esta vida que anteriormente yo llamaba la nada”. dice Rolnik (2006): “se pone en actividad esa capacidad otra de todos los órganos de sentido. Lispector pone en los pensamientos de GH lo neutro que va deformándose según corren las páginas gracias a la iluminación de la cucaracha. obligando a replantear todo. intenta compren- “La Pasión según GH” En 1964. permite captar las sensaciones provocadas por la extrañeza de los objetos. Lo neutro como intervalo de espacio. permeando el habla desde nuestro propio cuerpo. de la escucha. ¿Éste es el secreto de ser una persona? Lo neutro es tomado como elemento vital que une las cosas.

Suely (2006).De la experiencia estética como experiencia de lo neutro . Lispector considera “lo humano como una sensibilización”.” La protagonista–narradora reza a lo neutro más de una vez. Iba a alcanzar lo que había buscado toda la vida: aquello que es la identidad más última y que yo había denominado inexpresivo. socava toda idea de exactitud ante la vida. LISPECTOR. 2007. 2007. ciencias sociales y psicología – manteniendo una estrecha relación con Deleuze y Guattari. Éxtasis sin fin. Lo neutro soplaba. John. disuelve cualquier lógica presentando una lectura que solo sigue. Memoria do corpo. “Dictadura del paraíso”. una y otra vez la certeza de un lo neutro. (…) un placer que no sabe que es placer. (…) en lo neutro de amor hay una alegría continua. Lo neutro desde esta tensión. Clarice (1968). realizado en 1984 y dirigido por Mario Corneiro Cuadernos de Autor 21 Intertextos . desde esta imagen se representará con un éxtasis que no culmina. Editorial Colegio oficial de aparejadores y arquitectos de la región de Murcia. atravesado por la posibilidad que abre un error.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Bibliografía Lección Inaugural El susurro del lenguaje derme: tal como el protoplasma y el semen y la proteína son de un neutro vivo”. oponiéndolo tajantemente a la moral que se queda en sí. 2001. Amor neutro que no es un añadido y puede al mismo tiempo prescindir de lo bueno y de lo malo. John. (1961) “Silencio”. y la identidad más última de lo humano que se alcanzaría mediante el amor neutro en el encuentro con un placer que no sabe que es placer. Madrid. Presentado la transmutación de una narradora que ya no es más la persona alienada que tomaba café distraídamente en su piso custodiando la ciudad desde las alturas. Ed. se acompaña. 2006 Rolnik coordina el Núcleo de Estudios de la Subjetividad de la Universidad Católica de San Pablo. Sin buscar trascender sino hallando el verdadero estado de sacrificio en no hacerlo. Reportaje del Colectivo Situaciones. Lo neutro se soporta sobre la posibilidad de caminar en el sentido inverso. Dice GH: “Camino en dirección a la destrucción de lo que he construido. CAGE. cuyo centro es una belleza de superficialidad temerosa. Quaderns portàtils –Museo d’ Art Contemporani de Barcelona. Ciudad de Buenos Aires. ROLNIK Suely (2001). Tinta Limón. ROLNIK. Suelta y sujeta. Barcelona. materializada en el germen del amor neutro. “¿El Arte cura?”. Buenos Aires. Lo inexplicable de lo neutro. Entre 1970 y 1979 se exilió en Paris donde se diplomó en filosofía. un placer demasiado delicado para mi gruesa humanidad que siempre había estado hecha de conceptos toscos. Barcelona. Murcia. patente en un alegría continua: “Amor neutro. La pasión según GH El Aleph Editora. “Escritos al oído”. 2005. Marzo 2010 1 CAGE. parte humana más difícil. 2 Se refiere al documental Lygia Clark. una mezcla que provoca tal satisfacción que nos es muy complejo percibir por nuestra grotesca relación con el mundo. camino hacia la desperzonalización.” La novela. Árdora Ediciones. que nos aproxima a la verdad que tiene que estar exactamente en lo que jamás podré comprender.

Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Cuadernos de Autor Lo neutro .

Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Cuadernos de Autor Lección Inaugural .

agazapado en todo discurso que se sostenga así fuere a partir de un lugar fuera del poder. Siglo XXI. si se me permite interpretar a mi vez al Collége. La “inocencia” moderna habla del poder como si fuera uno: de un lado los que lo poseen. que se autorizan para hacer escuchar el discurso de todo poder: el discurso de la arrogancia. cuyos cursos seguí en este mismo salón cuando yo era adolescente. y por ende la culpabilidad del que lo recibe. más próximos todavía. Luego. no poseo sin embargo los títulos que conceden ordinariamente acceso a esta carrera. sino también en las modas. dado que he estado inclinado a desplazar su definición —apenas me parecía constituida—. en las enseñanzas—. los deportes. Pero ¿y si el poder fuera plural. del otro los que no lo tienen. pp. porque si el honor puede ser inmerecido. aparatos. no lo es menos que poseo escasos derechos para representarla. Adivinamos entonces que el poder está presente en los más finos mecanismos del intercambio social: no sólo en el Estado. y hasta en los accesos liberadores que tratan de impugnarlo: llamo discurso de poder a todo discurso que engendra la falta. el saber. Buenos Aires. no se trata de un combate fácil porque. 2003. ya que fue él quien ha tenido a bien presentar a la asamblea de profesores esta cátedra y su titular. el poder es. al que le debo haber descubierto. Cuadernos de Autor la solidaridad intelectual y la gratitud. por doquier voces “autorizadas”. Puesto que. Ya que. los juegos. pero nuestra verdadera guerra está en otra parte. prontamente va a revivir y a re24 Lección Inaugural . las opiniones corrientes. simétricamente. está contra los poderes. En efecto. los grupos. no es una actividad que se encuentre por derecho pura de todo poder: el poder (la libido dominandi) está allí.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Lección inaugural (pronunciada el 7 de enero de 1977) Roland Barthes En: El placer del texto y Lección inaugural de la cátedra de semiología literaria del Collège de France. Y si es cierto que he querido desde hace tiempo inscribir mi trabajo en el campo de la ciencia. literaria. reaparece allá. fuera de toda sanción institucional. y a apoyarme en las fuerzas excéntricas de la modernidad. más cerca de la revista Tel Quel que de las numerosas revistas que en el mundo atestiguan acerca del vigor de la investigación semiológica. enseñar. la parte intocada: el profesor no tiene aquí otra actividad que la de investigar y hablar —permítanme decirlo de buena gana: soñar en voz alta su investigación—. aquí es su sustracción. las informaciones. los espectáculos. y ahora creemos que es también un objeto ideológico. promover. más una alegría que un honor. jamás perece: hecha una revolución para destruirlo. aquí se tratará del poder. Sin duda. así como la fuerza de la escritura cuando el saber acepta comprometerse con ella. y no la de juzgar. 111 – 150 Debería sin duda interrogarme en principio acerca de las razones que han podido inclinar al Collége de France a recibir a un sujeto incierto. Es pues manifiestamente un sujeto impuro el que es acogido en una casa donde reinan la ciencia. El honor es generalmente un desecho del poder. masivos o minúsculos. y con respecto a mi ingreso en este lugar. el sitio soberano de la Historia entre las ciencias antropológicas. someterse a un saber dirigido. como los demonios? “Mi nombre es Legión”. podría decir: por doquier y en todos los rincones. indirecta mas obstinadamente. las clases. por cierto. Otra alegría me embarga hoy. más aún resulta necesario preguntarse en qué condiciones y según qué operaciones puede el discurso desprenderse de todo querer-asir. las relaciones familiares y privadas. Esta interrogante constituye para mí el proyecto profundo de la enseñanza que hoy se inaugura. más grave en tanto más responsable: la de ingresar en un lugar al que rigurosamente puede designarse como fuera del poder. intelectuales. más cerca de nosotros. perpetuo en el tiempo histórico: expulsado. la alegría nunca lo es. género ambiguo donde la escritura disputa con el análisis. en el orden de las instituciones. Jean Baruzi y Paul Valéry. es como una de las últimas astucias de la historia. diría que. pero que en suma es siempre uno. Alegría de reencontrar aquí el recuerdo a la presencia de autores queridos y que han enseñado o enseñan en el Collége de France: en primer lugar. extenuado aquí. lexicológica y sociológica. jefes. Privilegio enorme y casi injusto en el momento en que la enseñanza de las letras se halla desgarrada hasta la fatiga entre las presiones de la demanda tecnocrática y el deseo revolucionario de sus estudiantes. si mi carrera ha sido universitaria. habíamos creído que el poder era un objeto ejemplarmente político. ya sea por prudencia o por esa disposición que a menudo me impulsa a salir de un aprieto intelectual mediante una interrogación planteada según mi propio gusto. Maurice Merleau. Y en cuanto al presente. se me permitirá exceptuar de la discreción en que la amistad debe mantenerlos innombrados a Michel Foucault. Igualmente. que actuemos en toda ocasión contra el Poder. el rigor y la invención disciplinada. me desviaré por las razones que han conducido al Collége de France a recibirme —puesto que a mis ojos son inciertas— para referirme a las que constituyen para mí. Y cuanto más libre sea esta enseñanza. grupos de opresión o de presión. Y si es igualmente cierto que he ligado muy tempranamente mi investigación con el nacimiento y el desarrollo de la semiótica. Michelet. que se infiltra hasta allí donde no se lo percibe a primera vista — en las instituciones.Ponty y Émile Benveniste. me es preciso reconocer por cierto que no he producido sino ensayos. Algunos esperan de nosotros. en el cual cada atributo se halla de algún modo combatido por su contrario. elegir. a quien me vinculan el afecto. desde el origen de mi vida intelectual. hablar simplemente. plural en el espacio social. después.

es decir. Si se llama libertad no sólo a la capacidad de sustraerse al poder. En ella. si puedo así decirlo. Por otra parte. testaruda. lo que hago no es más que la consecuencia y la consecución de lo que soy. no es como se repite demasiado a menudo comunicar sino sujetar. Como Jakobson lo ha demostrado. a eso que Deleuze llama su manto reactivo. sino del trabajo de desplazamiento que ejerce sobre la lengua: desde este punto de vista. escritura o texto. gregario. formada — pensaba él— por la razón. esas dos rúbricas se reúnen en mi. descarriada: no por el mensaje del cual es instrumento. la posibilidad. pero esta responsabilidad no puede evaluarse en términos ideológicos. el lenguaje humano no tiene exterior: es un a puertas cerradas.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje brotar en el nuevo estado de cosas. así fuere en la más profunda intimidad del sujeto. estoy siempre obligado a elegir entre el masculino y el femenino. por mi parte yo la llamo: literatura. jamás será la lengua del absurdo. sino por el juego de las palabras cuyo teatro constituye. a esta esquiva y magnifica engañifa que permite escuchar a la lengua fuera del poder. al tejido de significantes que constituye la obra. Así. por su estructura misma. sino en obligar a decir. y tampoco será una lengua reaccionaria. la lengua es inmediatamente asertiva: la negación. y que toda clasificación es opresiva: ordo quiere decir a la vez repartición y conminación. se dibujan dos rúbricas: la autoridad de la aserción. requieren unos operadores particulares que son a su vez retomados en un juego de máscaras de lenguaje. no es ni reaccionaria ni progresista. Lo que aquí trato de señalar es una responsabilidad de la forma. hacerle trampas a la lengua. ni siquiera un sector de comercio o de enseñanza. que no somos ni caballeros de la fe ni superhombres. A partir del momento en que enuncio algo. como ejecución de todo lenguaje. vaciado de toda palabra incluso interior. o también por el amén nietzscheano. sólo nos resta. del compromiso político del escritor. El lenguaje es una legislación. eso con lo cual. No vemos el poder que hay en la lengua porque olvidamos que toda lengua es una clasificación. los signos de que está hecha la lengua sólo existen en la medida en que son reconocidos. ineludiblemente. Puedo entonces decir indiferentemente: literatura. soy simultáneamente amo y esclavo: no me conformo con repetir lo que se ha dicho. Lección Inaugural 25 . es decir. hacer trampas con la lengua. histórica. un idioma se define menos por lo que permite decir que por lo que obliga a decir. y que es dentro de la lengua donde la lengua debe ser combatida. Pero la lengua. sino también y sobre todo a la de no someter a nadie. ni inclusive del contenido doctrinario de su obra. implacable de la estructura. sobreimprimiendo a la voz consciente y razonable del sujeto la voz dominadora. Desgraciadamente. como en una súplica. según la describió Kierkegaard cuando definió el sacrificio de Abraham como un acto inaudito. En la lengua. Sólo se puede salir de él al precio de lo imposible: por la singularidad mística. la suspensión del juicio. de la misma manera. para ser más precisos. de la especie en tanto que ella habla. con una resonancia a veces terrible. la gregariedad de la repetición. no podía ser sino democrática. toda la lengua es una acción rectora generalizada. la moralidad del lenguaje. que después de todo no es más que un “señor” entre otros. Hablar. y me son prohibidos lo neutro o lo complejo. Renán era perspicaz. Las fuerzas de libertad que se hallan en la literatura no dependen de la persona civil. sino la grafía compleja de las marcas de una práctica. no estructural. Chateaubriand o Zola. puesto que el texto es el afloramiento mismo de la lengua. Por una parte. en la medida en que se repiten. la lengua implica una fatal relación de alienación. confirmo lo que repito. igualmente estoy obligado a marcar mi relación con el otro mediante el recurso ya sea al tú o al usted: se me niega la suspensión afectiva o social. en su espíritu. nunca puedo hablar más que recogiendo lo que se arrastra en la lengua. Citaré unas palabras de Renán: “El francés. algo diferente a lo que dice. ligado a la entera historia del hombre. es decir. la gregariedad. el signo es seguidista. servilismo y poder se confunden ineluctablemente. creía que la lengua francesa. es simplemente fascista. adivinaba que la lengua no se agota en el mensaje que engendra. A esta fullería saludable. su expresión obligada: la lengua. afirmo. señoras y señores —decía en una conferencia— . pues.” Y bien. obligaba a la expresión de una razón política que. Aquel objeto en el que se inscribe el poder desde toda la eternidad humana es el lenguaje o. dirigido contra la generalidad. En cada signo duerme este monstruo: un estereotipo. la duda. trato de doblegar su implacable poder de comprobación. a su manera. con alojarme confortablemente en la servidumbre de los signos: yo digo. y con más razón discurrir. y no solamente a su historia política. En nuestra lengua francesa (y se trata de ejemplos groseros) estoy obligado a ponerme primero como sujeto antes de enunciar la acción que no será sino mi atributo. entonces no puede haber libertad sino fuera del lenguaje. Pero a nosotros. Desde que es proferida. El error de Renán era histórico. lo que los Cuadernos de Autor lingüistas llaman la modalidad no es nunca más que el suplemento de la lengua. Veo entonces en ella esencialmente al texto. ya que el fascismo no consiste en impedir decir. No puedo imaginar una reacción seria que tenga por órgano al francés. que es como una sacudida jubilosa asestada al servilismo de la lengua. La razón de esta resistencia y de esta ubicuidad es que el poder es el parásito de un organismo transocial. la lengua ingresa al servicio de un poder. por ello las ciencias de la ideología siempre han gravitado tan escasamente sobre ella. en el esplendor de una revolución permanente del lenguaje. la lengua es su código. que puede sobrevivir a ese mensaje y hacer que en él se oiga. Céline es tan importante como Hugo. la práctica de escribir. Entiendo por literatura no un cuerpo o una serie de obras.

reconoce que el lenguaje es un inmenso halo de implicaciones. y es debido a que los hombres quieren sin cesar representarlo mediante palabras que existe una historia de la literatura. porque todas las ciencias están presentes en el monumento literario. explosiones. a su vez. simplemente. El paradigma que aquí propongo no sigue la división de las funciones. Por esto puede decirse que la literatura. Pero desde la perspectiva del lenguaje — que aquí es la nuestra—. el saber es un enunciado. no trata de poner de un lado a los sabios. Curnonski decía que en materia de cocina es preciso que “las cosas tengan el sabor de lo que son”. la literatura se afana por representar algo. sino solamente unos diferentes lugares de la palabra. Que lo real no sea representable —sino solamente demostrable— puede ser dicho de diversas maneras: ya sea que con Lacan se lo defina como lo imposible. posiblemente tan viejo como el lenguaje mismo. efectos. hace falta este ingrediente: la sal de las palabras. sabores. negar o por el contrario asumir lo que siempre es un delirio. imagine y trate de elaborar un lenguaje-límite que constituiría su grado cero. semejante a la piedra de Bolonia. técnico. pero ello no impide que Michelet haya fundado algo así como la etnología de Francia. Mímesis. la objetividad y la subjetividad. los ensayistas: sugiere por el contrario que la escritura se encuentra doquier las palabras tienen sabor (saber y sabor tienen en latín la misma etimología). Lo que conoce de los hombres es lo que podría llamarse la gran argamasa del lenguaje. a menudo muy locos. de las producciones de lenguaje. ¿Qué? Yo diría brutalmente: lo real. En el orden del saber. que fuera la historia de los expedientes verbales. y mediante este fulgor indirecto ilumina al nuevo día que llega. y es posible que esta oposición aparezca un día como un mito histórico. que irradia por la noche lo que ha almacenado durante el día. es la disciplina literaria la que debería ser salvada. contenciones. domeñar. geográfico. es dado como el producto de una ausencia del enunciador. y del otro a los escritores. o bien que.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje De estas fuerzas de la literatura quiero indicar tres. La literatura toma a su cargo muchos saberes. engrana el saber en la rueda de la reflexividad infinita: a través de la escritura. el saber que ella moviliza jamás es ni completo ni final. les otorga un lugar indirecto. para que las cosas se conviertan en lo que son. social (colonial). o mejor aún: que ella les sabe algo. asume la tarea de hacer escuchar a un sujeto a la vez insistente e irreparable. a saber. revueltas. Si por no sé qué exceso de socialismo o de barbarie todas nuestras disciplinas menos una debieran ser expulsadas de la enseñanza. la escritura convierte al saber en una fiesta. objeto ordinario de la lingüística. y en esto es verdaderamente enciclopédica. y que cada vez que un historiador desplace el saber histórico. lo que ella pone de relieve no es forzosamente lo real y la fantasía. ya sea que reproduzca la diversidad de sociolectos. Según el discurso de la ciencia —o según un cierto discurso de la ciencia—. que ellos trabajan y que los trabaja. Por un lado. su carencia (que no es su ausencia) apunta a lo real mismo del lenguaje. Sé por ejemplo que muchas de las proposiciones de Michelet son recusadas por la ciencia histórica. Cuadernos de Autor El enunciado. el que produce. Semiosis. utilizarlo—. en la escritura. incumplidos: la literatura trabaja en los intersticios de la ciencia. que les sabe mucho sobre los hombres. que ordenaré bajo tres conceptos griegos: Mathesis. lo Verdadero y lo Bello. para decirlo mejor. y este indirecto es precioso. a los investigadores. al exponer el lugar y la energía del sujeto. es absoluta y categóricamente realista: ella es la realidad o sea. maquinarias. y para corregir esta distancia es que nos interesa la literatura. lo que no puede alcanzarse y escapa al discurso. se verifique que no se puede hacer coincidir un orden pluridimensional (lo real) con un orden unidimensional (el lenguaje). por lo demás. la literatura no dice que sepa algo. la vida es sutil. En la medida en que pone en escena al lenguaje —en lugar de. y es este rechazo. cuyo desgarramiento experimenta. el resplandor mismo de lo real. lo que han sido. Podría imaginarse una historia de la literatura o. la literatura. encontremos en él simplemente una escritura. la inadecuación fundamental del lenguaje y de lo real. La segunda fuerza de la literatura es su fuerza de representación. permite designar unos saberes posibles —insospechados. nunca quiere someterse. Este gusto de las palabras es lo que torna profundo y fecundo al saber. cualesquiera fueren las escuelas en cuyo nombre se declare. resonancias. la literatura hace girar los saberes. Por otro lado. esta oposición es pertinente. es una enunciación. que la literatura es categóricamente 26 Lección Inaugural . botánico. es decir. el saber reflexiona sin cesar sobre el saber según un discurso que ya no es epistemológico sino dramático. vibraciones. sino que sabe de algo. vueltas. que los hombres han utilizado para reducir. en el sentido más lato del término y cualquiera que fuera su objeto. desconocido y sin embargo reconocido según una inquietante familiaridad: las palabras ya no son concebidas ilusoriamente como simples instrumentos. Lo real no es representable. La enunciación. Empero. Los hombres no se resignan a esa falta de paralelismo entre lo real y el lenguaje. en una agitación incesante. Desde la antigüedad hasta los intentos de la vanguardia. ella no fija ni fetichiza a ninguno. Decía hace un instante. Resulta de buen tono en la actualidad impugnar la oposición entre las ciencias y las letras en la medida en que unas relaciones cada vez más numerosas —ya sea de modelo o de método— vinculan a estas dos regiones y borran a menudo sus fronteras. sino lanzadas como proyecciones. En una novela como Robinson Crusoe existe un saber histórico. antropológico (Robinson pasa de la naturaleza a la cultura). siempre retrasada o adelantada con respecto a ella. o bien que a partir de esta diversidad. La ciencia es basta. Ahora bien: es precisamente a esta imposibilidad topológica a la que la literatura no quiere. en términos topológicos. a propósito del saber.

o bien en la forma presente de una moda que impone su imagen y le prescribe Cuadernos de Autor conformarse a lo que de él se espera. por el poder. que hable una u otra según las perversiones y no según la Ley. Obcecarse quiere decir en suma mantener hacia todo y contra todo la fuerza de una deriva y de una espera. no escribir la lengua de “todo el mundo”. reside en actuar los signos en vez de destruirlos. Pasolini fue así conducido a “abjurar” (la palabra es suya) de sus tres filmes de la Trilogía de la vida porque comprobó que el poder los utilizaba. Desplazarse puede significar entonces colocarse allí donde no se los espera o. o ambas a la vez. Puede decirse que la tercera fuerza de la literatura. no preserva del poder: la utopía de la lengua es recuperada como lengua de la utopía. De allí se deriva una cierta ética del lenguaje literario. Y entonces. cuando la literatura encontró con Mallarmé —al menos para nosotros. sino al considerar la apropiación de una y otra lengua a su materia: ambas lenguas —como para nosotros el francés clásico y el moderno. igualmente promovidas. en el juego. “Cambiar la lengua”. Es preciso comportarse como si esta riesgosa eventualidad no existiera… Pero pienso igualmente que después es menester percibir hasta qué punto se ha sido utilizado. las psicologías—. Y precisamente porque se obceca es que la escritura es arrastrada a desplazarse. en instituir. ambos han escrito. la que fuere. en el horizonte imposible de la anarquía del lenguaje —allí donde la lengua intenta escapar a su propio poder. es “an-arquista”—.” Obcecarse y desplazarse pertenecen en suma y simultáneamente a un método de juego. Esta función. los franceses— su figura exacta. expresión mallarmeana. en ningún caso. tengan varias lenguas. en el riesgo extraviado del nombre propio: uno mediante el recurso incesante a la seudonimia. Ninguna “historia de la literatura” (si es que aún deban escribirse) podría ser justa si se contentara como en el pasado con encadenar las escuelas sin marcar el corte que entonces pone al desnudo un nuevo profetismo: el de la escritura. soldados y militantes. es concomitante con “Cambiar el mundo”. en uno de los períodos más desolados de la desdicha capitalista. de los que lo siguieron y aún lo siguen. eventualmente. La utopía. su fuerza propiamente semiótica. La modernidad — nuestra modernidad. Dante discute muy seriamente para decidir en qué lengua escribirá el Convivio: ¿en latín o en toscano? No es en absoluto por razones políticas o polémicas por las que eligió la lengua vulgar. para manipularlo y tornarlo en un producto gregario. temer una anexión por parte del poder y de su cultura. Para designar lo imposible de la lengua he citado a dos autores: Kierkegaard y Nietzsche. actuar como si ella fuere incomparable e inmortal. que debe ser afirmada dado que está siendo impugnada. a su propio servilismo—. ya sea en la forma póstuma de una inscripción en la cultura oficial. Obcecarse significa afirmar lo Irreductible de la literatura: lo que en ella resiste y sobrevive a los discursos tipificados que la rodean —las filosofías. una verLección Inaugural 27 . Si yo fuese legislador —suposición aberrante para alguien que. etimológicamente hablando. el otro colocándose. el goce de tener a su disposición dos instancias de lenguaje. todavía y más radicalmente. proposición utópica puesto que ninguna sociedad está todavía dispuesta a aceptar que existan diversos deseos. dentro de un mismo idioma —el francés para nosotros—. lejos de imponer una unificación del francés. No resta otra salida para este autor que la de desplazarse u obcecarse. en el seno mismo de la lengua servil. sin represiones. que también es obstinadamente irrealista: cree sensato el deseo de lo imposible. en los límites del histrionismo. alentaría por el contrario el aprendizaje simultáneo de diversas lenguas francesas. no perverso. se encuentra algo que guarda relación con el teatro. posiblemente perversa y por ende dichosa. Sin embargo. Ya que fue en la segunda mitad del siglo XIX. expresión marxista: existe una escucha política de Mallarmé. en su provecho. Aquí nos reencontramos con la historia. Puesto que el poder se adueña del goce de escribir como se adueña de todo goce. Que una lengua. sea burguesa o popular. que es un género como cualquier otro. Pero es bueno que los hombres. tiene un nombre: es la función utópica. el francés escrito y el hablado— constituyen así una reserva en la cual se siente libre de abrevar según la verdad del deseo. del mismo modo que se apodera del producto genético del goce amoroso para producir. sino al sujeto de una práctica— debe tener la obcecación del vigía que se encuentra en el entrecruzamiento de todos los demás discursos. que entonces comienza— puede definirse por ese hecho nuevo: que en ella se conciban utopías de lenguaje. y diría ahora. que el sujeto por venir conozca sin remordimientos. en resumen. de funciones diferentes. las ciencias. Así no hay que sorprenderse si. en meterlos en una maquinaria de lenguaje cuyos muelles y seguros han saltado. no reprima a otra. ciertamente. Se le reprocha a menudo al escritor. en posición trivial con respecto a la pureza de las doctrinas (trivialis es el atributo etimológico de la prostituta que aguarda en la intersección de tres vías). Un escritor —y yo entiendo por tal no al soporte de una función ni al sirviente de un arte. pienso que es absolutamente necesario tener el coraje de abjurar. Puede decirse que ninguno de los escritores que emprendieron un combate sumamente solitario contra el poder de la lengua pudieron evitar ser recuperados por él. Esta libertad es un lujo que toda sociedad debería procurar a sus ciudadanos: que haya tantos lenguajes como deseos. sin contradecirme puesto que empleo aquí la palabra en su acepción familiar. si nuestra sinceridad o nuestra necesidad han sido sometidas o manipuladas. abjurar de lo que se ha escrito (pero no forzosamente de lo que se ha pensado) cuando el poder gregario lo utiliza y lo serviliza. hacia el fin de su vida de escritura —como lo ha mostrado Klossowski—. pero los dos lo hicieron en el reverso mismo de la identidad.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje realista en la medida en que sólo tiene a lo real como objeto de deseo. sin no obstante arrepentirse de haberlos escrito: “Pienso —dice en un texto póstumo— que antes de la acción no se debe nunca. al intelectual.

de todos los signos— ha surgido de la lingüística. La distinción entre lengua y discurso sólo aparece entonces como una operación transitoria. las protestas. los adelantos. el objeto de la lingüística no tiene límites: la lengua—según una intuición de Benveniste— es lo social mismo. y de tal suerte podía esperar que toda la comunicación humana cayera en mi red. La fragilidad de las ciencias llamadas humanas posiblemente se deba a que son ciencias de la imprevisión (de donde provienen los sinsabores y el malestar taxonómico de la economía). Ha llegado un tiempo en el que. las intimidaciones. la lingüística se desconstruye. asociaciones. Pero el ejemplo no es “la cosa misma”. Sé lo que me obliga a callar: en un sentido. No son solamente los fonemas. Creo efectivamente hoy que. mantenerse en los límites de la frase. La lengua trabajada por el poder: tal ha sido el objeto de esta primera semiología. Mediante esta oposición yo podía reducir el discurso. no escuché más que un solo sonido. el poder mismo —como categoría discursiva— se dividía. y cada grupo opositor se convertía a su tumo y a su manera en un grupo de presión y entonaba en su propio nombre el discurso mismo del poder. en la medida en que los aparatos de impugnación se multiplicaban. Me parece empero que la institución de una cátedra en el Collége de France intenta menos consagrar una disciplina que permitir la prosecución de cierto trabajo intelectual. para retornar a veces y sin preaviso del discurso a la lengua. y que Sartre. como en el juego de las manitas calientes. como mucho le debemos a la teología: porque el deseo es más fuerte que su interpretación.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje dadera heteronimia de las cosas. famélica o repleta. se llena de contenidos siempre más numerosos y progresivamente alejados de su campo original. A esta desconstrucción de la lingüística es a lo que yo denomino semiología. las muecas. Henos ahora ante la semiología. lo social. ya sea por un exceso de ascesis o de hambre. las músicas de las que está hecha la lengua activa. y la cosa del lenguaje no puede sostenerse. se halla atraída hacia un polo formal y. Al igual que el objeto de la economía se encuentra actualmente por doquier — en lo político. universidades y centros de estudio. son valores que suben y bajan en una bolsa. está — me parece— a punto de estallar. de opresiones. Cuadernos de Autor de constricciones. masivas y vagas en el nivel retórico. algo. discurso hoy exiguo y no obstante ciencia soberana en otro tiempo hasta el punto de que se la ubicaba afuera y por encima del Septennium1. 28 Lección Inaugural . en suma. pero conservó el mismo objeto. político —pues no tiene otro. como Wotan y Loge atrapaban a Alberich metamorfoseado en un pequeño sapo. tras un objeto que ella tomaba abusivamente limpio y puro. la semiología partió de un movimiento propiamente pasional: creía yo (hacia 1954) que una ciencia de los signos podía activar la crítica social. persisten uno bajo la otra. la corrupción inmediata del mensaje: nada menos que los deseos. Empero. con la pertinencia aquí escogida. por desgarramiento: por una parte. lo cultural—. el discurso refluye en la lengua. Primero es preciso volver a decir que las ciencias (por lo menos aquellas de las que algo he leído) no son eternas. miniaturizarlo en ejemplos de gramática. el desecho de la lingüística. los temores. se extendía como un agua que corre por doquier. un poco como la economía (y la comparación no puede ser insignificante). tomó otros colores. lengua y discurso son indivisibles porque se deslizan según el mismo eje de poder. La ciencia misma del deseo —el psicoanálisis— no puede dejar de morir un día. colmos de naturaleza. como si se tratara del mismo objeto. unos trabajos contemporáneos han modificado y modifican la imagen crítica del sujeto social y del sujeto parlante. lo cual altera inmediatamente la idea de ciencia. en lo que me concierne. Este desplazamiento se cumplió debido a que la sociedad intelectual cambió. de lo que se debe “abjurar”. y muy paradójicamente. de represiones. colmos de artificio que consume enseguida como unos sentidos innatos. así no fuere más que a través de la ruptura de mayo de 1968. el de la lengua y del discurso mezclados. sino que toda la capa del discurso se encuentra fijada por una red de reglas. Después la semiología se desplazó. por la otra. toda la semiología. las excusas. se trataba en suma de comprender (o de describir) cómo una sociedad produce estereotipos. Por la otra. o sea. las palabras y las articulaciones sintácticas los que se hallan sometidos a un régimen de libertad vigilada. sutiles y agudas en el nivel gramatical: la lengua afluye en el discurso. como alcanzado por una sordera progresiva. es decir. Entonces la lingüística me pareció estar trabajando tras un inmenso señuelo. limpiándose los dedos en la madeja del discurso como Trimalción en los cabellos de sus esclavos. Por sus conceptos operatorios. la semiología —que puede definirse canónicamente como lo ciencia de los signos. la bolsa de la historia: bastaría a este respecto con recordar la suerte bursátil de la teología. Sé lo que una definición semejante tiene de personal. en sus comienzos esta distinción de origen saussureano (bajo el tipo de la pareja Lengua/Habla) brindó grandes servicios y le dio a la semiología el aliento para comenzar. En síntesis. como la econometría. al seguir por esta pendiente. La semiología (mi semiología al menos) nació de una intolerancia ante esa mescolanza de mala fe y de buena conciencia que caracteriza a la moralidad general y que al atacarla Brecht llamó el Gran Uso. las agresiones. Por una parte. se formaliza cada vez más. La semiología seria desde entonces ese trabajo que recoge la impureza de la lengua. las ternuras. Ahora bien. ocurrió que. Pero la misma lingüística. Habrán podido percibir que a lo largo de mi presentación he pasado subrepticiamente de la lengua al discurso. en la medida en que no se los puede combinar de cualquier modo. la que se investiga y ya se impone como ciencia positiva de los signos y se desarrolla en revistas. aunque mucho le debamos. la aventura de cierto sujeto. Brecht y Saussure podían reunirse en ese proyecto.

tratándolo como un arma. y que es el mito de la creatividad pura: el signo debe ser pensado — o repensado— para ser decepcionado mejor. Entiendo por ello que no reposa sobre uno “semoifisis”. tomarse por el discurso universal que no es. lejos de los tópoi de la cultura politizada. “consolidarse”. De allí que la semiología no tiene la función de sustituir a ninguna disciplina: yo hubiese deseado que la semiología no tomara aquí el sitio de ninguna otra nvestigación. lo trata y si es necesario lo imita. el pato. la parte de la semiología que mejor se ha desarrollado. de moralidad. de la cultura. como si uno fuera la condición obligada de la otra.. cuando en realidad constituye su signo histórico y por ende recusable. Esta semiología negativa es una semiología activa: se despliega fuera de la muerte. que muestran a la vez sus manos y el conejo. lo mortifica. científicos. Cuadernos de Autor a la larga. transitoriamente. ser durante un tiempo su compañera de ruta. sino que por el contrario las ayudara a todas. a la crítica de textos. toda vinculación con la ciencia. en síntesis. atópico. ni que tampoco es una “semioclasia”. la semiología no es un casillero. fijos. La primera es que la semiología —aunque al principio todo la predisponía a ello. entonces lo que estoy condenado a asumir al hablar de signos con signos es el espectáculo mismo de esta rara coincidencia. no puedo estar al mismo tiempo fuera del lenguaje. especies. para continuar con el paradigma griego. es menester sugerirles que sólo por un abuso epistemológico. sin percibir lo que por eso mismo resultaba por lo demás aplastado. tratándolo como un blanco. que la presiona. Por su lado. a la etnología..Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje el discurso universal: una especie de excitación moral se apoderó de los cuerpos políticos e. en una naturalidad inerte del signo. Si la semiología de que hablo retornó entonces al Texto es porque. El signo —al menos el signo que él ve— 29 Lección Inaugural . es cautivada por él y lo recibe. de in-diferencia (separemos bien el prefijo del radical) que pesa sobre nuestro discurso colectivo. identificamos el metalenguaje y la ciencia. de la sexualidad— enunciarse según las especies de un discurso de poder: glorificándose por haber hecho aparecer lo que había sido aplastado. formas. esta armadura de generalidad. del arte. que es todo lo contrario de su hueco. acorporales. sino que se refiere solamente a una tipología): representa con los signos como con un señuelo consciente. rebrota más allá. puede brindar servicios a la historia. es decir. la escritura (ya que ella se opera a partir de signos ya hechos)—. insostenible: el tiempo desgasta mi poder de distancia. y le impiden dogmatizar. se lo hacía con un tono conminatorio. de este estrabismo extraño que me emparenta con los hacedores de sombras chinescas. incluso cuando se reivindicaba el goce. Así. El Texto contiene en sí la fuerza de huir infinitamente de la palabra gregaria (la que se agrega). la inmersión regular en la más compleja de las prácticas significantes —a saber. como el signo mismo lo es de todo discurso. si puede decirse. no porque niegue al signo sino porque niega que sea posible atribuirle caracteres positivos. ¿Qué relación? Una relación ancilar: puede ayudar a algunas ciencias. una semiotropía: vuelta hacia el signo. Si es cierto que el sujeto de la ciencia es aquel que no se deja ver. y que es en suma esta retención del espectáculo que llamamos “meta-lenguaje”. fines. una destrucción del signo. Sería más bien. el retorno incesante al texto. mejor aún.) La semiología tiene una relación con la ciencia. Y si algunos se aprovechan de esta condición para negarle a la semiología activa. La semiología aquí propuesta es entonces negativa o. La literatura y la semiología vienen así a conjugarse para corregirse mutuamente. —independientemente de la pesadez del término—. el Texto se le apareció como el índice mismo del despoder. Pretende más bien agitar lo real en ciertos lugares y momentos. proponerle un protocolo operativo a partir del cual cada ciencia debe especificar la diferencia de su corpus. la mirada semiótica colocada sobre el texto obliga a rechazar el mito al que ordinariamente se recurre para salvar la literatura de la palabra gregaria que la rodea. un relato). convierte a esta distancia en una esclerosis. a la exégesis. a la iconología (toda imagen es. el lobo cuya silueta simulan. que tuviera como asiento una especie de cátedra móvil. y dentro del lenguaje. cuya fascinación quiere hacer saborear y comprender. no permite aprehender directamente lo real imponiéndole una transparencia general que lo tornaría inteligible. obligan a la semiología a trabajar sobre diferencias. éste rebrota siempre lejos —y es este movimiento de espejismo lo que traté de describir y de justificar hace un momento al hablar de la literatura—. La semiología de la que hablo es simultáneamente negativa y activa. Así se ha visto a la mayoría de las liberaciones postuladas —las de la sociedad. Este apofatismo implica por lo menos dos consecuencias que se conectan directamente con la enseñanza de la semiología. hacia un sitio inclasificable. e incluso cuando ella persigue reconstituirse en él. que comienza precisamente a desmoronarse. (. en cierto modo. ahistóricos. en ese concierto de pequeñas dominaciones. ya que es lenguaje sobre los lenguajes— no puede ser ella misma un metalenguaje. Precisamente al reflexionar sobre el signo descubre que toda relación de exterioridad de un lenguaje a otro es. antiguo o moderno. Alguien que toda su vida se ha debatido para bien o para mal en esa diablura del lenguaje no puede menos de resultar fascinado por las formas de su vacío. a la que escribe. comodín del saber actual. apofática. Dicho con otras palabras. Por un lado. La semiología sería en suma un artista (esta palabra no es aquí ni gloriosa ni desdeñosa. levanta débil. pero no es una disciplina (ésta es la segunda consecuencia de su apofatismo). y dice que esos efectos de agitación de lo real son posibles sin casilleros: es incluso precisamente cuando la semiología quiere ser un casillero cuando no agita nada. leyes… ese mundo de casos idénticos’‘ del que habla Nietzsche. el análisis de los relatos. “esa constricción a formar conceptos. como un espectáculo imaginario.

la tuberculosis. la literatura se ha desacralizado. depositario sagrado de todos los valores superiores. Desearía pues que la palabra y la escucha que aquí se trazarán fueran semejantes a los vaivenes de un niño que juega en torno de su madre. tanto al escribir cuanto al enseñar. si se considera por un instante a la más segura de las ciencias humanas. Luego. ni impresionan más. que se aleja y luego retorna hacia ella para entregarle un guijarro. y el actual. en la excursión. mayo de 1968 puso de manifiesto la crisis de la enseñanza: los antiguos valores ya no se transmiten. Por ello es justo decir que también este método es una Ficción. los retratos. Percibí entonces con estupefacción (sólo las evidencias pueden dejarme estupefacto) que mi propio cuerpo era histórico. mi cuerpo es contemporáneo de Hans Castorp.) El método no puede referirse aquí más que al propio lenguaje en tanto lucha por desbaratar todo discurso consolidado. vencido por la quimioterapia. Por la lectura mantuve reunidos en mi conciencia tres momentos de esta enfermedad: el de la anécdota. ligado en él a la resurrección lírica de los cuerpos pasados. Ya que esta enseñanza tiene por objeto —como he tratado de sugerirlo— al discurso tomado en la fatalidad de su poder. el método no puede realmente referirse más que a los medios apropiados para desbaratar. es decir. ¿cómo no reconocer que mantiene una relación continua con el fantasma? Esto es lo que Michelet había comprendido: la Historia es a fin de cuentas la historia del lugar fantasmático por excelencia. En un sentido. El otro día releí la novela de Thomas Mann. ya no conserva en absoluto el mismo rostro que otrora. “sostener” un discurso sin imponerlo: ésa será la postura metódica. Ingresa en escena un nuevo tipo que ya no se sabe —¿o todavía no se sabe?— cómo llamar: ¿escritor?. Esto. el momento de mi propia enfermedad. igualmente alejados de mi propio presente. regulado por una especie de evidencia que le salta al rostro. Michelet pudo hacer de la Historia una inmensa antropología. Creo sinceramente que en el origen de una enseñanza como ésta es preciso aceptar desde siempre colocar un fantasma que puede variar año tras año.” Lo que quisiera yo poder renovar en cada uno de los años que me sea dado enseñar aquí es la manera de presentar el curso o el seminario. las estructuras que desempeñan simultáneamente una apariencia de verosimilitud y una incertidumbre de verdad... de que la operación fundamental de ese método de desprendimiento consiste en la fragmentación si se escribe y en la digresión si se expone o. de tal modo se desvía del sitio adonde se lo aguarda. el escritor ya no puede ostentarla. ¿intelectual?. La ciencia puede entonces nacer del fantasma. dibujando de tal suerte en torno de un centro apacible toda un área de juego dentro de la cual el guijarro. Sus objetos predilectos son los textos de lo Imaginario: los relatos. alrededor de 1942. Puesto que lo que puede resultar opresivo en una enCuadernos de Autor señanza no es finalmente el saber o la cultura que vehiculiza. como un disparador de lo Imaginario. que es el lugar del Padre. al que el profesor debe retornar anualmente en el momento de decidir acerca del sentido de su viaje. via di porre en lugar de via di levare. y por otro lado. de una enseñanza fantasmática? Sin embargo. ni circulan. momento histórico del goce mayor. desde la Liberación el mito del gran escritor francés. los idiolectos. La montaña mágica. momento de dulce apocalipsis. dicho o implícito. en pocas palabras. como con una ficción. el punto por debatir. partiendo de este fantasma. puesto que sólo el hijo tiene fantasmas. las imágenes. la historia. caduco: momento a la vez decadente y profético. que ocurre antes de la guerra de 1914.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje es siempre inmediato. así lo siento puede parecer provocativo: ¿cómo atreverse a hablar. en el marco de una institución todo lo libre que pueda ser. La mirada puede entonces posarse no sin perversidad sobre cosas antiguas y bellas cuyo significado es abstracto. la quaestio. una hebra de lana. el héroe de La mon30 Lección Inaugural . (. Este goce del signo imaginario es actualmente concebible debido a ciertas mutaciones recientes que afectan más a la cultura que a la sociedad misma: una situación nueva modifica el uso que podemos hacer de las fuerzas de la literatura que he mencionado. Llamaría gustosamente “semiología” al curso de operaciones a lo largo del cual es posible — o incluso descontado— jugar con el signo como con un velo pintado o. proposición ya adelantada por Mallarmé cuando pensaba en preparar una tesis de lingüística: ‘’Todo método es una ficción. ¿escribidor? De cualquier modo. El lenguaje se le apareció como el instrumento de la ficción: seguirá el método del lenguaje: el lenguaje reflexionándose. el cuerpo humano. sino las formas discursivas a través de las que se lo propone. desprenderse o por lo menos aligerar dicho poder. Por ello la semiología (¿debo precisar nuevamente que se trata de la semiología de quien aquí está hablando?) no es una hermenéutica: pinta en vez de excavar. Se trata de un fantasma. Por un lado y en principio. Este libro pone en escena una enfermedad que he conocido bien. Y cada vez me convenzo más. cuando dicho mal. La semiología literaria sería ese viaje que permite desembarcar en un paisaje libre por desheredamiento: ni ángeles ni dragones están allí para defenderla. la lana. las instituciones resultan impotentes para protegerla e imponerla como el modelo implícito de lo humano. las expresiones. las pasiones. importan finalmente menos que el don lleno de celo que ofrenda. Cuando el niño actúa así no hace más que desenvolver los vaivenes de un deseo que él presenta y representa sin fin. se agota y muere poco a poco con cada uno de los últimos sobrevivientes del período de entreguerras. Y no se trata ciertamente de que la literatura sea destruida. mejor aún. para decirlo con una palabra preciosamente ambigua. sólo el hijo está vivo. siempre muerto como se sabe. Pero la tuberculosis que yo viví es muy cercana a la tuberculosis de La montaña mágica: ambos momentos se confundían. sino que ya no está custodiada: es pues el momento de ir hacia ella. desaparecida la maestría literaria.

esta nueva hospitalidad. En síntesis. o sea los dos grupos integrados por las siete artes liberales a que se reducía la ciencia profana durante la Edad Media. periódicamente tengo que renacer. ya tenía veinte años en 1907. Hay una edad en la que se enseña lo que se sabe. hacerme más joven de lo que soy. en la encrucijada misma de su etimología: Sapientia: ningún poder. Entonces. como si conserváramos siempre la edad de los temores sociales con los que por el azar de la vida nos hemos topado. [E. un poco de prudente saber y el máximo posible de sabor. Quizás ahora arriba la edad de otra experiencia: la de desaprender. Intento pues dejarme llevar por la fuerza de toda vida viviente: el olvido. debo arrojarme en la ilusión de que soy contemporáneo de los jóvenes cuerpos presentes y no de mi propio cuerpo. de dejar trabajar a la recomposición imprevisible que el olvido impone a la sedimentación de los saberes. De mayor edad que él (se entiende que este paralelo es de afecto). que osaré tomar aquí sin complejos. Esta experiencia creo que tiene un nombre ilustre y pasado de moda. pero inmediatamente viene otra en la que se enseña lo que no se sabe: eso se llama investigar. pasado.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje taña mágica. de las creencias que uno ha atravesado. año en el que Hans penetró y se instaló en “el país de arriba”. A los cincuenta y un años Michelet comenzaba su vita nuova: nueva obra.] Cuadernos de Autor 31 Lección Inaugural . marcada hoy por este sitio nuevo. si quiero vivir debo olvidar que mi cuerpo es histórico. mi cuerpo es ciertamente más viejo que yo. nuevo amor. mi cuerpo. de las culturas. yo también ingreso en una vita nuova. que todavía no había nacido. 1 Suma de trivium y quadrivium.

Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Cuadernos de Autor El susurro del lenguaje .

b) interior. socialmente. los ataques contra el formalismo se hacen siempre en nombre del contenido. no disponemos del formalismo soberano. la vieja resulta sucesivamente adosada a «contextos» diferentes. no en provecho del «espíritu». sino que tan sólo hemos de mantener nuestras satisfacciones (la satisfacción. que sigue cantando su imaginario mientras el otro (el espectador) lo mira. de los Hermanos Marx. aparece otro. subjetivamente. 2. la obra se representa sobre el fondo «desnudo» del teatro: ni un decorado. que. rápidamente. es decir. No hemos de mantener distancias con respecto al formalismo. de la Detención. Ese galimatías está repleto de emblemas: la ausencia de fondo reemplazada por la rodante pluralidad de los decorados. sentimientos. sino el tiempo relativo.1 Hoy voy a proponer esta metáfora: el escenario del mundo (el mundo como escenario) está ocupado por una serie de «decorados» (textos): si levantamos uno. ya que a la vez remite a una fe y a un determinismo. es el recuerdo (el pasado. que pertenece al orden de la censura). pues su incansable tarea es hacerlo retroceder cada vez más (hasta que la noción de origen deje de ser pertinente). no ha dejado de hacer retroceder a la materia. disociándolo. parodiándose a sí misma. También en este punto hemos de rehacer incansablemente nuestras metáforas. hemos de emplear la mayor cantidad posible de metáforas. de Pirandello. la vieja hechicera del Trovero. le proporcionan unos fugitivos fondos). en la propia caja de la escena). en esta civilización endoxal que es la nuestra). los funcionalistas. además. opondremos dos teatros. Vacío La idea de descentramiento es en efecto mucho más importante que la de vacío. Formalismo No está tan claro que haya que liquidar inmediatamente la palabra formalismo. la precariedad de los puntos de referencia. lanza su canción. el retorno de lo nuevo (que es lo contrario de la repetición). el personaje (el individuo) se constituye poco Cuadernos de Autor a poco a partir de un plano «real» que se define por su carácter como: a) reducido. ya que la metáfora es una vía de acceso al significante. c) causal. tenemos una idea un tanto química del vacío. dilatorio. de los fondos. se trata el mismo problema (de manera burlesca. de los contenidos. de cosas. tan sólo las paredes. es más subversiva que la distancia. de las interioridades. por último. ya que sus enemigos son los nuestros. somos algo víctimas de la antigua física. el de las matemáticas. Toda una escena en que la pluralidad pone en ridículo al individuo. la codificación de los contextos (procedente del repertorio de la ópera) y su puesta en ridículo. los espontaneístas. los espiritualistas. a pesar de su modernidad (representación sin decorados. de las pinturas. heteróclitos. a falta de algoritmos. lo formalista no es la «forma». imperturbable. los causalistas. en nombre del significado. Para descondicionarnos de todas las filosofías (o teologías) del significado. de una compacidad indisociable. a saber: los cientifistas. sino solamente en no detenerse en el umbral del contenido (conservaremos la palabra provisionalmente). como si fueran lo mismo). que pertenece al orden del deseo. y. y así sucesivamente. desde Newton. neuróticamente.) Lo materialista no es la materia. a la «ilusión» de las lonas. el estereotipo (que florece en llamada cultura de masas. Para mayor refinamiento. en una enciclopedia científica (mi saber no llega mucho más lejos) he leído la explicación de una teoría física (la más reciente. desplazarlo de acuerdo con un juego de formas sucesivas. según creo) que me ha dado cierta idea de ese vacío en que 33 Disgresiones . los hombres de letras. ese teatro sigue siendo espiritualista: opone la «realidad» de las causas. El formalismo al que me estoy refiriendo no consiste en «olvidar». En el extremo opuesto. la ilusión del individuo.: la nada). El vacío es más bien lo nuevo. cuya permutación ella ignora por completo: cada frase cantada resulta un contrasentido. «reducir» el contenido («el hombre»). lo que nos horroriza de lo lleno no es solamente la imagen de una sustancia última. no-pertinentes (todas las obras del repertorio. y que cree hablar adosado a un mundo (a un decorado único). En Una noche en la Opera. etc. al señalar que el centro vacío de la ciudad estaba ocupado por el palacio del emperador). lo vacío no debe concebirse (figurarse) bajo la forma de una ausencia (de cuerpos. de los efectos. unos suben y otros bajan. y antes que nada (al menos para mí). de palabras. sino que. evidentemente: lo cual es un suplemento de verdad): al final (que es asombroso). en este caso. sino en provecho de lo aleatorio? (Recordemos a Verne cuando cita a Poe: «Un azar debe ser incesantemente la materia de un cálculo riguroso». el Padre). Recientemente. las poleas y las cuerdas de la tramoya. la polisemia delirante. almacenadas. En primer lugar. la retirada de los cierres de seguridad. En Seis personajes en busca de un autor. ¿Acaso no es eso mismo lo que le ocurre a la física. es decir. del tema. de espaldas a todo un tráfago de decorados. la metáfora es lo que puede alejar al significado.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Digresiones 1. «descuidar». de la Causa (palabra irónicamente ambigua. sobre todo si se consigue «desoriginarla». en nombre del Nombre. la idea de una forma mala: lo lleno. sino también. sino el retroceso. ya que nosotros. la repetición. hay una maquinaria y el individuo es una marioneta. es precisamente el contenido lo que interesa al formalismo. Esta última es ambigua: determinadas experiencias religiosas se las arreglan muy bien con un centro vacío (ya sugerí esta ambigüedad a propósito de Tokyo.

ya que el lenguaje continúa (la fórmula «todo está aún por hacer» remite al trabajo. Lo que nos separa mejor del signo —al menos en este mundo lleno— no es lo contrario del signo. a saber. además. a la propiedad del discurso) aún no se han dado juntas en ningún sitio. cito: «Las partículas que existen en un universo no habrían sido engendradas a partir de ciertas partículas más elementales que otras [queda así abolido el espectro ancestral de . y. Esto quizá no es muy sensible en un país tan «atiborrado» histórica y culturalmente como Francia: aquí la lengua no es un tema político. de una liberación del lenguaje (en relación a los significados. en el sentido más corriente). creo que esa teoría se elaborará poco a poco a partir de los balbuceos actuales de la semiología. pues las condiciones sociales. al por mayor (y con parsimonia). hay que hacer trampas. pues. la del lenguaje). simplicidad. como ya he dicho. y actualmente está en pleno proceso de redefinición (o al menos así lo deseo yo). copia. No se puede atacar frontalmente al sentido. sino que es el propio conjunto del lenguaje (como «jerarquía fluctuante» de códigos. plagio. su vastedad y su acuidad (respecto a su lengua. el indoeuropeo y las lenguas asiáticas. «los grandes conformismos están hechos de pequeñas subversiones». dista de ser inocente. yo no estoy muy seguro de que se esté bien preparado para resolverlo: hace falta una teoría política del lenguaje. es una . privándolos de referencia. apuntada aquí y allá durante el último siglo. idiomáticamente. en base a la simple aserción de su contrario.escritura. las relaciones con la lengua son candentes. En segundo lugar. De ahí la importancia actual de los conceptos teóricos (rectores) de paragrama. pero aún más. lógicas) lo que se enfrenta y se trabaja. A mi parecer (quizá no lo he repetido lo bastante) el valor del jaiku reside paradójicamente en que es legible. por ejemplo: ésta es una subversión muy débil y que. históricas.»2 Ese vacío del que hablamos sería. nueva etapa en que ya no es el sentido lo que se ofrece (liberalmente) plural en el interior de un único código (el del «escribir bien»). que se conoce como teoría del bootstrap (el bootstrap es la tirilla de la bota que sirve para sacársela e. en la medida en que la noción de superestructura no ha sido clarificada. se trata de la teoría de CHEW y MANDELSTRAM (1961). que por esta razón. parece ser que.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje pienso (cada vez creo más en el valor metafórico de la ciencia). Sea como fuere. la self-consisíance del mundo. Tengo que hacer dos observaciones restrictivas al respecto. no obstante. en los países árabes colonizados hasta hace poco. la relación con la lengua es política. parodiar. cuyo sentido histórico constituirá en parte). la lengua es un problema de Estado en el que se introduce todo lo político. la escritura clásica. los franceses están sencillamente adormilados. las lenguas. cloroformizados por siglos de autoridad clásica). evidentemente). el sin-sentido (lo ilegible. Dicho de otra manera. la grieta de la que hablo no es la de la historia de las religiones. gracias a una simple torsión. la ocasión de un proverbio: levantarse a sí mismo tirando de las propias botas). es precisamente la de las lenguas. pasa entre la India y la China. todo ello debe hacerse todavía Cuadernos de Autor bajo la apariencia de la comunicación. los atributos del «buen mensaje» (literario): claridad. es decir. y sea cual fuere. intertextualidad y falsa legibilidad. la religiosidad budista y el taoísmo o el zen (el zen aparentemente es búdico pero no corresponde a la parte del budismo. elegancia. 3. es inútil subvertir la lengua destruyendo la sintaxis. al llegar a este punto. ya que ese sinsentido es inmediatamente recuperado por el sentido (como sentido del sin-sentido). Lengua Dice usted que «la lengua no es una superestructura». el conjunto de las partículas se engendraría a sí mismo (self-consistance). actualmente prevalece en ciertos países aún agobiados por la antigua lengua colonial (el francés) la idea reaccionaria 34 Disgresiones . una metodología que permitiría sacar a la luz los procesos de apropiación de la lengua y estudiar la «propiedad» de los medios de enunciación. en suma. esta teoría (política) se encargará especialmente de decidir dónde se detiene la lengua y si es que se detiene en algún sitio. considerar la lengua. por ejemplo. delicadeza. En primer lunar. sino en afiligranarla: eso es lo que hizo. el no-signo. dentro de una totalidad estructural: existe una «estructura» del indoeuropeo (que se opone. todo está aún por hacer. de la determinación]. la siguiente: si concebimos una historia «monumental» es posible. a la de las (lenguas orientales) y que está relacionada con las instituciones de esa área de la civilización: todos sabemos que el corte básico . sutilizar (en las dos acepciones de la palabra: refinar y hacer desaparecer una propiedad). robar. toma la máscara de lo legible. un código métrico. Legible Una vez abolido el sentido. en rigor. sin embargo. incluso si la lengua no es una superestructura. tan sólo queda una leve nube de significante. la proposición no puede ser cierta. no obstante. bastaría con sacar a la luz el problema (por medio de cualquier forma de investigación: elaboración de una sociolingüística comprometida o simplemente número especial de una revista) para quedarse indudablemente estupefacto ante su evidencia. en otros países menos afianzados. Por otra parte. El jaiku ha conseguido evaporar el significado gracias a toda una técnica. ha empezado una nueva etapa.1a filiación. El trabajo de escritura en el que pensamos hoy no consiste ni en mejorar ni en destruir la comunicación. 4. algo así como El Capital de la ciencia lingüística (por mi parte. sino que representarían el balance de fuertes interacciones en un momento dado [el mundo: un sistema de diferencias siempre provisional]. ciertamente. simular.

Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje de que se puede separar la lengua de la «literatura». la literatura no es nunca otra cosa que la profundización. Se podría decir todo esto de otra manera: la prohibición sexual se levanta por completo. a la vez. sino separarla del sentido. desdeñosamente hacer el amor). la extensión de la lengua. en la materia. se la podría definir como un emborronamiento del sentido. hay que llegar a concebir (por esta palabra entiendo una operación más metafórica que analítica) de qué manera pueden enunciarse contradictoriamente la profundidad y la ligereza del significante (no hemos de olvidar que ligero puede ser una palabra nietzscheana). aquel en el que se debate el problema estructural del que al principio hablaba (hago todas estas afirmaciones en función de mi experiencia marroquí). niqueur/ñiqué. Significante Una idea muy importante y completamente desconocida. sino en una ciudad de doce millones de habitantes. es (para el «individuo») más arriesgado que afrontar la jungla. especialmente al significado. el poseedor/el poseído. fuera de los recintos turísticos. todavía por mucho tiempo. La alienación de la sexualidad está consustancialmente ligada a la alienación del sentido. se puede. cuyo correlato se pensó que era al comienzo de la semiología. tapeur/tapé * (estas palabras «pieds-noirs» son oportunas aquí: volvamos al valor ideológico de la lengua). no obstante. pues. con la respiración emotiva de esa lengua desconocida. La actual tarea es doble. el paradigma es el sentido. reproduce inmediatamente en su seno (por una especie de refuerzo defensivo. Fijémonos en los países árabes. mientras que esa verbalización se busca —confesión. pero esta transgresión sigue implacablemente sometida a un régimen del sentido estricto: la homosexualidad. o una nueva concepción del «tiempo» erótico. representación pornográfica— en las civilizaciones de la culpabilidad»). aislar la gramática (y enseñarla entonces canónicamente). parecer. si la enseñanza está bien realizada. Sexualidad brarla jamás: pero ése es otro problema. fuera incluso de una lengua hablada que desconozco. en esos países. Por una parte. de trance. Ahora bien. Pensar la sexualidad como un continente negro es seguirla sometiendo al sentido (blanco/negro). la confunda. Se transgreden tranquilamente ciertas reglas de la sexualidad «correcta» practicando con facilidad la homosexualidad (a condición de no nomCuadernos de Autor El significante: hemos de tomar la decisión de abusar. no se desarrolla de acuerdo con un plan de interioridad y de secreto. Sade lo vio bien claramente: las prácticas que enuncia están sometidas a una combinatoria rigurosa. Si yo tuviera que imaginar un nuevo Robinson. La razón es muy sencilla. sino en el del sentido. siguen estando marcadas por un elemento mítico netamente occidental: una especie de eretismo. práctica transgresiva. vivir durante un largo tiempo. cerrar. cuya habla y escritura no supiera descifrar: creo que ésa sería la forma moderna del mito. La «delicadeza» sexual se opone al carácter frustrado de esas prácticas. es decir. pero no el léxico. En Occidente la sexualidad. lo que podríamos llamar una sexualidad caliente. Vivir en un país cuya lengua se desconoce. sino en provecho de los códigos vacíos. a mi. connotativo. metaforizarlo. bloqueada en las civilizaciones de la vergüenza». en rigor. cuyas vías de enunciación son protocolos de «cortesía» o técnicas sensuales. de reflejo atemorizado) el paradigma más puro que imaginarse pueda. en Occidente (mayor motivo para interesarse en ello) es de la delicadeza del juego sexual. sólo con el susurro. ante los mismos problemas ideológicos que un francés frente a su propia lengua. pero hacer de la sexualidad un terreno de transgresión es seguir teniéndola presa en una oposición binaria (pro/contra). pero. bucear lejos del significado. un extranjero que aprenda el francés se encontrará en seguida. incluso de la transgresión como sentido. de la palabra (señalaremos de una vez por todas que no se trata de definirlo. y a ese título constituye por sí misma el más amplio de los campos ideológicos. no se puede detener la lengua. ya que hay que sobrepasar la lengua. es. el inmenso problema de la verbalización de la sexualidad. por otra parte. o al menos debería encontrarse. en el 35 Disgresiones . en un paradigma. sino de un entusiasmo (el dios lo anima. la lengua comienza antes de la lengua. lo cual exonera a la sexualidad de la mentira espontaneísta. y esto es todavía una sacralización del sexo. 6. ¿qué se puede hacer con ese dichoso significante que no sea sumergirse en él. es decir. eso es lo que he querido afirmar a propósito del Japón. en un sentido. no lo colocaría en una isla desierta. enseñar la una (como lengua extranjera) y rechazar la otra (reputada como «burguesa»). allá. lo vivifica). toda práctica que desborde la alternativa. no existe ningún umbral de la lengua. es la aventura más peligrosa (en el ingenuo sentido que la expresión pueda tener en las novelas juveniles). y aún menos el campo asociativo. oponerlo. de manera muy pobre. a la alienación por el sentido. pero del que pensamos hoy que es el adversario). el significante no es «profundo». se limita a prestarse a un lenguaje de la transgresión. mantenerse en sus márgenes suplementarios. no de un hedonismo. La lengua es infinita (sin fin) y hay que sacar las consecuencias de ello. por una parte. desgraciadamente. 5. que lo hace objeto. no en provecho de una mítica «libertad» (concepto que es bueno estrictamente para satisfacer a los tímidos fantasmas de la sociedad llamada de masas). al exaltar la comunicación que he practicado allá. no en el plano de la transgresión. el de lo activo/lo pasivo. en su infinitud sin profundidad. prohibida e ininteligible. o simplemente la retrase (lo que algunos llaman. Lo que es difícil no es liberar la sexualidad de acuerdo con un proyecto más o menos libertario. sino de usarlo.

es el único sitio en que actualmente puedo sostenerme. si no inoriginadas. se lo recibe de muy diversas maneras). ésta también es una palabra numen (una palabra capaz de armar un discurso). y quizá privarse (en beneficio del rigor y al menos para empezar) de la metonimia que otorga a todo trabajo la fianza del proletariado. en el juego. pues los signos y las armas son lo mismo. El imperialismo es lo lleno. trabajo en el gasto. un sitio al que hay que ir para ver qué pasa. «Les lois de la nature». lo que permite evidentemente hacer pasar el «trabajo» del significante al campo socialista (donde. de una manera elíptica. por otra parte. y. al menos invertidas: el amadou es una sustancia que se inflama con facilidad. más allá de una posición política preferencial). 1971. Armas Usted opone de una manera muy sorprendente los signos a las armas. con todo rigor (es decir. precisamente en lo que éste tiene de impensable. 1 Llamo metáfora inoriginada a una cadena de sustituciones en la cual nos abstenemos de localizar un término inicial. actualmente no estamos en la guerra del sentido (una guerra para abolir el sentido). o sea. ¿cómo extenderse sin hincharse ni ahuecarse?. La propia lengua a veces produce comparaciones. al espacio cósmico. en consecuencia. sin fima ninguna: un texto sin título. pero debería quizá pensarse en ello de manera más lenta. todo combate es semántico. contradictorios hasta el punto que de que a veces parecen reaccionarios). pero de acuerdo con un proceso aún sustitutivo. se entiende en la acepción que Julia Kristeva le ha dado. en un espacio en blanco en nuestra cultura. Conservo en francés estos términos. que el autor califica de «piedsnoirs». [T. el significado es el nervio de la guerra. más bien al cielo. todo sentido es guerrero. esta Cuadernos de Autor oposición que se queda coja con el recorte. provistos de todo tipo de armas posibles (militares. sino el de imperialismo/otra cosa: esta retirada de la marca en el momento en que el paradigma está a punto de concluir. hoy día no existe en el mundo ningún lugar institucional donde esté prohibido el significado (no se puede conseguir su disolución más que haciendo trampas a las instituciones. del intercambio. Promesses. sino en la guerra de los sentidos: los significados se enfrentan. del cálculo. Por otra parte. por supuesto.] * 36 Disgresiones . más paciente. De un cuestionario de Guy Scarpetta. creo que ésta es la dirección que hay que explorar. esta oquedad utópica (no me queda más remedio que decidirme a ello). más dialéctica. ya que los mares tienen un fondo. en un hueco. todavía tendríamos que prevenir ciertas connotaciones: eliminar por completo la idea del trabajo-esfuerzo. ¿a qué sustancia se podría comparar el significante? No al agua. inhabitables. toma su nombre (provenzal) del enamorado al que el amor inflama: aquí lo «sentimental» permite nombrar a lo «material». de hecho. dentro de lugares inestables. de trabajo pre-sentido: trabajo al margen del sentido. ocupados fugitivamente. 2 Encyclopédie Bordas. Todos ellos traducen la misma oposición activo/pasivo. ideológicas. en definitiva. mucho más que significado). neuróticas). En cuanto a mí. Esta importante cuestión del «trabajo» se sitúa. la guerra es la misma estructura del sentido. frente a él está lo demás. yo diría que ese blanco es exactamente el mismo que anula hasta hoy la relación entre Marx y Nietzsche: una de las relaciones más resistentes. esta misma exploración metafórica debería hacerse sobre la palabra trabajo (la cual. yo la analizo de la siguiente manera: asociada al problema del texto. económicas. fundador. y no puede hacer otra cosa. el suplemento o la desviación de lo neutro.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje texto? ¿Cómo puede uno hundirse en lo ligero?. ni siquiera a la del océano. el paradigma sobre el que intento regularme. es el verdadero correlato de significante. no es el de imperialismo/socialismo. Y ¿quién es el que va a ocuparse de ello? 7.

de Balzac. y me he dedicado a detenerme constantemente durante la lectura de ese texto. si ha sido así. lo obliga a captar un determinado sentido de la obra. en ese poema que estoy leyendo hay. y en ningún caso lo que el lector entiende. sino al contrario. a causa de una gran afluencia de ideas. leyendo un libro. tiene derechos sobre el lector. Sarrasine. cuáles han sido sus pulsiones. y este sentido. siempre pasan por la referencia a un modelo deductivo. o. Entonces. racional: como en el silogismo. capaz de descomponer el trote de un caballo. en ese relato. Así que he tomado un texto corto (cosa necesaria. o. 37 Escribir la lectura Cuadernos de Autor . irrespetuosa. disemina. «el Inagotable». ¿qué es S/Z? Un texto simplemente. Lo que he tratado de dibujar. el «contrasentido»): lo que se trata de establecer es siempre lo que el autor ha querido decir. Yo me he privado de ambos instrumentos: no he hablado ni de Balzac ni de su tiempo. de excitaciones. al que retorna para nutrirse. se trata de forzar al lector a un sentido o a una conclusión: la composición canaliza. un suplemento de sentido del que ni el diccionario ni la gramática . es justamente el espacio de este suplemento. por definición. una novela poco conocida (¿acaso no es Balzac. Esta lógica no es deductiva. otras significaciones. salvo en el caso de una vocación exegética?). al menos. para que mi lectura se convierta. el texto ese que escribimos en nuestra cabeza cada vez que la levantamos. la mayor parte de las teorías críticas tratan de explicar por qué el escritor ha escrito su obra. que convendría denominar con una sola palabra: un texto-lectura. Ese texto. y a la vez prendada de él. es el bueno. ni me he dedicado a la psicología de los personajes. de manera inmediata. el verdadero: de ahí procede una moral crítica del recto sentido (y de su correspondiente pecado. a su vez. el texto solo». de reclamar una teoría de la lectura. «El texto. pero el texto solo es algo que no existe: en esa novela. ¿no os ha pasado nunca eso de leer levantando la cabeza? Es sobre esa lectura. sino asociativa: asocia al texto material (a cada una de sus frases) otras ideas. Este exorbitante privilegio concedido al punto de partida de la obra (persona o Historia). sus límites. lo ha sido a partir de un punto inconsciente situado mucho más acá de «mí mismo»). vemos perfectamente que una determinada obligación de seguir un camino (el «suspenso») lucha sin tregua dentro de nosotros contra la fuerza explosiva del texto. la lectura (ese texto que escribirnos en nuestro propio interior cuando leemos) dispersa. la crítica funciona (no se trata de un reproche) o bien a base de microscopio (iluminando pacientemente el detalle filológico. esta censura ejercida sobre el punto al que va a parar y donde se dispersa (la lectura). Quiero decir que toda lectura deriva de formas transindividuales: las asociaciones engendradas por la literalidad del texto (por cierto. en objeto de una nueva lectura (la de los lectores de S/Z). aquel del que nunca lo ha leído uno todo. No es un lector lo que he reconstituido (ni vosotros ni yo).pueden dar cuenta. según creo. Para escribir esa lectura. heredadas de la retórica. porque interrumpe el texto. de Balzac. otras imágenes. en cierta manera. todavía nos apercibimos con dificultad de hasta qué punto la lógica de la lectura es diferente de las reglas de la composición. y nosotros. aún más. según se piensa.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje Escribir la lectura Roland barthes ¿Nunca os ha sucedido. por el contrario. interrogar a mi propia lectura ha sido una manera de intentar captar la forma de todas las lecturas (la forma: el único territorio de la ciencia). sistematizar todos esos momentos en que uno «levanta la cabeza». es decir. Tornando como referencia las primeras proezas de la cámara. Generalmente. la temática del texto ni la sociología de la anécdota. no es exactamente un análisis (yo no he intentado captar el secreto de este extraño texto) ni exactamente una imagen (creo que no me he proyectado en mi lectura. es poco conocido porque desde hace siglos nos hemos estado interesando desmesuradamente por el autor y nada en absoluto por el lector. Estas últimas. autobiográfico o psicológico de la obra). o bien a base de telescopio (escrutando el enorme espacio histórico que rodea al autor). determinan una economía muy particular (aunque anticuada ya): el autor está considerado como eterno propietario de su obra. de asociaciones? En una palabra. lo que he intentado es filmar la lectura de Sarrasine en cámara lenta: el resultado. me ha sido necesario. evidentemente. al escribir mi lectura de Sarrasine. los lectores. ¿dónde está esa literalidad?) nunca son. ante una historia (corno la del escultor Sarrasine). sus constricciones. naturalmente. dado el carácter minucioso de la empresa). A pesar de que algunos autores nos han advertido por sí mismos de que podemos leer su texto a nuestra guisa y de que en definitiva se desinteresan de nuestra opción (Valéry). su energía digresiva: con la lógica de la razón (que hace legible la historia) se entremezcla una lógica del símbolo. que os habéis ido parando continuamente a lo largo de la lectura. por más que uno se empeñe. o. sobre lo que intento escribir. En otras palabras. sino la lectura. y no por desinterés. nos dicen. como simples usufructuadores: esta economía implica evidentemente un tema de autoridad: el autor.

sino como trabajo. sin embargo. en este caso. describir la disposición topológica que proporciona a la lectura del texto clásico su trazado y su libertad. que lo único que hace es aplicarlas a su manera (que puede ser genial.Cuadernos de Autor Intro Noticias de Autor Roland Barthes Intertextos Lo Neutro Lección Inaugural El susurro del lenguaje anárquicas. por cierto. sólo es posible porque entre los elementos del texto hay una relación sujeta a reglas. y es por eso por lo que está vivo. determinadas listas de estereotipos. Cuadernos de Autor 38 Escribir la lectura . el juego no debe considerarse como distracción. ¿quién no comprende a Balzac?) bajo la forma de una de esas figurillas sutil y elegantemente articuladas que los pintores utilizan (o utilizaban) para aprender a hacer croquis de las diferentes posturas del cuerpo humano. al mismo tiempo. que es invención nuestra. como en Balzac). un trabajo del que. La más subjetiva de las lecturas que podamos imaginar nunca es otra cosa sino un juego realizado a partir de ciertas reglas. y de manera mucho más radical. Le Figaro littéraire. esas reglas que son visibles muy por delante de él. de todos esos lenguajes que lo atraviesan y que forman una especie de irisada profundidad en cada frase. en una palabra. exponer el sistema de su lectura. y además. antes que nada. siempre proceden (entresacadas y luego insertadas) de determinados códigos. no solamente es pedir que se lo interprete libremente y mostrar que es posible. de ese inmenso espacio cultural del que nuestra persona (lector o autor) no es más que un episodio. determinadas lenguas. Me imagino muy bien el relato legible (aquel que podemos leer sin declararlo «ilegible». pero esta postura. proceden de una lógica milenaria de la narración. se ha evaporado todo esfuerzo: leer es hacer trabajar a nuestro cuerpo (desde el psicoanálisis sabemos que ese cuerpo sobrepasa ampliamente a nuestra memoria y nuestra conciencia) siguiendo la llamada de los signos del texto. al leer imprimimos también una determinada postura al texto. una proporción: lo que yo he intentado es analizar esta proporción. ¿Y de dónde proceden estas reglas? No del autor. 1970. es decir. de una forma simbólica que nos constituye antes aún de nuestro nacimiento. sino tan sólo una verdad lúdica. es conducir al reconocimiento de que no hay verdad objetiva o subjetiva de la lectura. Abrir el texto.

de una evaluación permanente. para desbaratar la idea. el ídolo. el fetiche de la Determinación Única. finalidad ni generalidad. 7) para satisfacer amigos e irritar a enemigos. de una distribución combatiente.Roland Barthes Diez razones para escribir No siendo escribir una actividad normativa ni científica. realiza un trabajo cuyo origen es indiscernible. amado. confirmado. de la Causa (causalidad y «causa noble»). 10) finalmente. Solamente puedo enumerar las razones por las cuales creo que escribo: 1) por una necesidad de placer que. 6) para obedecer las órdenes terminantes de una tipología secreta. el individuo. la persona. y tal como resulta de la multiplicidad y la contradicción deliberadas de estas razones. guarda relación con el encanto erótico. no puedo decir por qué ni para qué se escribe. gratificado. discutido. Cuadernos de Autor . sin causalidad. 5) para cumplir cometidos ideológicos o contra-ideológicos. socavar y cambiar la subyugación de los sentidos. producir una diferencia. fuerzas nuevas. 4) para ser reconocido. satisfacer una actividad distintiva. y acreditar así el valor superior de una actividad pluralista. apoderarse de las cosas de una manera nueva. 2) porque la escritura descentra el habla. 3) para poner en práctica un «don». 8) para contribuir a agrietar el sistema simbólico de nuestra sociedad. como lo es el texto mismo. es decir. 9) para producir sentidos nuevos. como es sabido.