¡Todo para última hora!

A veces las horas parecen tan cortas que no alcanzan para que los jóvenes hagan todo lo que deben y quieren hacer; pero con una buena organización ¡el tiempo alcanzará para todo! “¡Adri, ¿llevaste la tarea?!” Esta es la frase más pronunciada en la casa de María Isabel, una ejecutiva de cuentas de 35 años. Su hija Adriana tiene 13 años y una habilidad increíble para olvidar sus tareas y para hacerlas en último momento, lo que le ocasiona problemas escolares. “Varias veces en la semana tengo que llevarle al colegio las cosas que se le olvidan, o nos quedamos incluso hasta las 11:00 p.m. terminando una tarea que olvidó contarme que tenía y con la cual necesita ayuda”. Entonces la mamá al salir de su oficina debe correr a comprar los elementos para hacer la tarea que hace falta, luchar contra los trancones, tratar de tomar la vía más rápida, llegar a casa a trabajar en la tarea con su hija, acostarla tarde, con las implicaciones que esto tiene para la levantada temprano al colegio. María Isabel es madre soltera y debe multiplicarse para ayudar a su hija con las tareas. “Es muy difícil para mí estar pendiente de todo, así que procuro que sea lo más independiente posible, pero Adri no ha aprendido a planificar su tiempo y sufrimos por eso”. Ariel Méndez, coaching experto en Juventud, explica en uno de sus 7 hábitos para jóvenes exitosos que poner primero lo primero “ayuda a los jóvenes a priorizar y administrar su tiempo de manera que se enfocan en terminar las cosas más importantes en sus vidas. Poner primero lo primero significa también aprender a superar los miedos y ser fuertes en tiempos difíciles. Es vivir la vida según lo que más importa”. David, un ingeniero de sistemas de 40 años, explica que su hijo Jorge, de 15, pasa gran parte de la tarde en internet y que cumple con sus obligaciones a última hora. “Y eso significa que muchas veces hace las cosas mal o estresado y por eso no piensa bien. Ahora llega el turno de papá, que llama cada hora a su hijo para saber dónde está y si hizo las tareas. A él le toca reunirse con su hijo en casa para hacerle las preguntas pertinentes y corroborar que su hijo si hizo todo bien. La clave es la organización, dice la psicóloga Carolina Dulcey. “Es importante que los jóvenes vean que aunque parece estricto, tener un horario organizado para cada cosa hará que el tiempo alcance más y no tengan que estar corriendo para terminar sus tareas o se sientan frustrados porque no pueden hacer lo que quieren hacer”. Dulcey señala también que la disciplina para ajustarse a este horario es otro factor importante para evitar dejarlo todo para última hora. LA VOZ DEL EXPERTO Carolina dulcey Psicóloga “Dejar todo para último minuto no es sólo una cualidad de los jóvenes, sino una característica de nuestra cultura latina. Es una sensación que tienen las personas y que se siente de dos maneras: la primera, es vivir libre sin responsabilidades y sólo encargarse de ellas cuando ya es imposible evitarlas y dos, una falta de organización cerebral que a lo largo de los años puede ir agravándose o superándose. Lo primero que se debe hacer, sobre todo en el caso de los jóvenes, es ayudarlos ahora con los dispositivos tecnológicos: enviarles una alerta al Facebook, recomendarles utilizar la aplicación de calendario en su blackberry y en general, convertir los dispositivos electrónicos en aliados para enseñarles a organizar el tiempo. Sin embargo, algo clave para tener en cuenta es la disciplina. La falta de disciplina es otra característica que podría aplicarse a muchas personas en nuestra

3. de manera positiva. ordenadamente y con disciplina. de manera constante. Los métodos para alcanzarla son otros. Hay que dedicar todas las semanas un rato a elaborar el horario de la semana siguiente. obtendrán sus objetivos”. Tener una actitud de permanente evaluación con todo lo que se emprende. un entrenamiento diario. Es mejor empezar poquito a poco. otro por la noche. Su misión es la formación de buenos hábitos y reglas personales que permiten alcanzar el desarrollo máximo de las potencialidades humanas. ya en esta etapa. desarrollar la paciencia para alcanzar los deseos y las metas. PAULA CAMPOS Psicóloga Magíster en Problemáticas Sociales Infanto Juveniles “La disciplina es un ejercicio. la disciplina con la consecución de beneficios: si puedes cumplir adecuadamente con esto. pero sí en los adolescentes. algunas habrá exámenes. Es un entrenamiento mental que requiere de todo nuestro trabajo y compromiso. primero 20 minutos. ¿Cómo debe ser el horario? 1. 4. 5. independientemente de las horas en clase.sociedad y consiste en tomar un proyecto y abandonarlo o dejarlo a la mitad y solo retomarlo cuando no existe otra alternativa. Estos refuerzos negativos sólo sirven para mantener la visión errónea que la sociedad tiene respecto al valor disciplinar. . Si algún día no se cumple totalmente no pasa nada. El poder desarrollarlo en la adolescencia temprana permite llegar a la adultez de mejor manera. Hay que olvidarse de los saltos -un poco por la mañana. etc. 2. otras vacaciones. afrontando los cambios y los compromisos que el crecimiento conlleva. El horario debe ser semanal. pero sin prisa. aprender a revisar las cosas dos veces. Enseñar el verdadero valor del tiempo. entre los que se destaca la importancia de: El rol de los padres es ser guías para sus hijos”. al día siguiente 30 y así respectivamente. planeando las actividades con tiempo para evitar imprevistos y desarrollar las tareas prestando atención y concentración. Al menos 2 horas diarias. 3. 2. etc-. porque el aburrimiento llegará pronto. son algunos de los ejemplos para la ejercitación de la disciplina. porque resultará más difícil concentrarse. Sanciones y castigos físicos no son parte del entrenamiento de la disciplina. Pero tampoco es conveniente que se haga todo de un tirón. ya que todas las semanas no son iguales. La disciplina no es difícil de formar en los niños. no se puede empezar a estudiar una o dos horas seguidas. El horario debe ser real. Más adelante comprenderán que si trabajan duro. Es importante asociar. hacer las cosas sin pausa. no hay que poner cosas que no se pueden hacer. obtendrás un beneficio. Este ejercicio se debe realizar a diario. ¿Cuánto tiempo para estudiar? 1. lo que decanta en que las cosas terminen no saliendo bien. el tiempo se puede recuperar en otro momento. Tener claro que si no existe la costumbre de repasar. Se puede colgar en la pared o llevarlo en la agenda.

Podemos referirnos a la palabra organización como primera instancia a corregir este problema pero a veces los padres con tiempo exacto en sus trabajos no comprenden esta palabra porque sus días terminaran siendo rutinarios. . al fin y al cabo si hacemos algo es porque realmente queremos. si se prefiere el orden de menor a mayor interés o viceversa. por ejemplo si se escucha la palabra disciplina para los jóvenes abarca el simple hecho de “portarse bien” lo que se debe comprender es que rodea muchas cosas de la vida cotidiana . ambos en situaciones de trabajos y con hijos únicos. por lo tanto debemos recalcar este valor. Se necesita conocimiento previo por los padres con esta palabra para que de alguna manera infundan el verdadero significado y con este la práctica para sus hijos. usar todo tipo de herramientas para recordar lo que se debe hacer. pero sin prisa. por el contrario que nazca realizar y tener un cumplimiento debido con las diferentes actividades propuestas escolarmente y tener éxito y no dejarse vencer por la vulnerabilidad de las diferentes etapas por las que el ser humano atraviesa. hacer comprensión de este y desarrollar todo tipo de técnicas necesarias para que no exista la falta de voluntad para hacer las cosas. aunque muchas veces se luche con la libertad y las “ganas de no hacer nadad”. Como maestras a futuro sabemos que la responsabilidad es fundamental en un desarrollo completo. Desde pequeños es conveniente crear una rutina. y en la educación. Todo acerca del verdadero valor del tiempo. personales. aprender a revisar las cosas dos veces. Como padres y maestras a futuro enseñarle a nuestra sociedad que la tecnología puede ser usada como recompensa propia. continuando con el ejemplo ambos hijos se encuentran en edades complicadas para entender muchas cosas entre estas ponerle practica al significado de una palabra. dejar de hacer todo a última hora es un beneficio para un descanso que viene después. Se puede proponer un horario pero debe ser cumplido y no dejar todo en el intento por hacer las cosas sino terminar una cosa y pasar a la siguiente.Análisis del artículo: Lo primero que se puede pensar del artículo es porque ambos casos de ejemplos son de padres únicos. nos gusta o es conveniente para obtener resultados que veremos a futuro. hacer las cosas sin pausa. en el primer caso una mamá y en el segundo un papá. es el caso en que disciplina se une a tener un horario para responder a diversas responsabilidades sociales. algo frecuente como el ejercicio para que no traiga a futuro consecuencias llamadas errores. desarrollar la paciencia para alcanzar los deseos y las metas. enseñarles que se puede hacer de todo y quien realmente manda no es el reloj sino la rapidez y la fluidez con la que hagamos las cosas.