¿Estamos  locos?  
Leo   con   asombro   y   preocupación   el   comunicado   emitido   la   semana   pasada   por   la   CEAPA   en   el   que   se   “denuncia”   la   sobrecarga   de   deberes   escolares   en   casa   y   se   afirma   que   están   estudiando   la   posibilidad   de   seguir   el   ejemplo   de   Francia   y   promover   una   convocatoria   de   “huelga   de   deberes   escolares   en   casa”.   Personalmente   no   acabo   de   entender  ni  el  fondo  ni  mucho  menos  la  forma  de  plantear  este  tema  por  parte  de  esta   confederación  de  madres  y  padres.  En  mi  opinión,  no  es  el  camino  a  seguir  si  lo  que   andamos  buscando  es  un  mayor  entendimiento  entre  la  familia  y  la  escuela.  Este  tipo   de  comunicados  e  informaciones  sesgadas  no  hacen  sino  intoxicar  el  mundo  educativo   creando   tensiones   y   enfrentamientos   inútiles   entre   quienes   debiéramos   estar   más   unidos  que  nunca:  padres  y  docentes.  Es  momento  de  unir  y  no  de  enfrentar.   Me   gustaría   analizar   y   valorar   con   detenimiento   el   contenido   del   comunicado.   Para   empezar,   el   título   del   mismo   ya   es   bastante   significativo:   “Ceapa   denuncia   la   sobrecarga   de   deberes   escolares   en   casa”.   Y   digo   que   es   significativo   porque   me   parece   peligrosísimo   generalizar   en   este   tema.   ¿   A   caso   todos   los   docentes   sobrecargan   de   deberes   a   sus   alumnos?   Evidentemente,   no.   Además   hay   que   destacar   que   no   existe   un   criterio   que   mida   cuándo   se   trata   de   una   sobrecarga   y   cuándo   no.   Mal  empezamos…   En   el   primer   punto   del   comunicado   se   argumenta   que   los   deberes   representan,   en   gran   medida,   un   fracaso   del   sistema   educativo.   Afirmando   esto   estamos   perdiendo   de   vista   que   todos   formamos   parte   de   este   sistema   que   está   fracasando   y   en   mayor   o   menor   medida   todos   tenemos   nuestro   grado   de   responsabilidad   en   lo   que   está   sucediendo.   No   veo   ni   un   atisbo   de   autocrítica   en   todo   el   comunicado   para   el   que   todos   los   errores   son   ajenos   a   las   familias.   Además,   critica   duramente   la   enseñanza   actual  destacando  que  es  poco   motivadora   y  práctica,  alejada  de  la  cultura  audiovisual,   añadiendo  también  que  sigue  fundamentándose  en  el  libro  de  texto  y  el  aprendizaje   memorístico.  Me  gustaría  subrayar  aquí  lo  que  destacó  J.A.  Marina  recientemente  en   una   conferencia:   “las   nuevas   tecnologías   son   una   posibilidad   enorme   y   también   un   peligro   porque   se   generaliza   la   idea   de   que   no   hay   que   aprender   y   memorizar   nada   porque   todo   puede   dárnoslo   la   tecnología.   En   realidad   nos   interesa   gente   que   entre   en   internet    y  sepa  mucho”  porque  como  él  mismo  suele  afirmar  “un  burro  conectado  a   internet   no   deja   de   ser   un   burro”.   La   influencia   de   las   nuevas   tecnologías   está   provocando  en  muchos  casos  que  las  nuevas  generaciones  que  llegan  a  la  universidad   tengan  muchas  veces  dificultades  a  la  hora  de  leer  textos  mínimos.  Preocupante.      Considero,  además,  que  también  es  bastante  atrevido  generalizar  en  este  aspecto  ya   que  en  la  actualidad  hay  miles  de  docentes  trabajando  y  llevando  adelante  infinidad  de   proyectos  innovadores  apoyados  en  la  tecnología  audiovisual.  En  cuanto  al  tema  de  la   motivación   quizás   cabría   recordar   que,   como   también   afirma   J.A.   Marina,   “es   evidente   que   conviene   motivar   al   niño   o   al   adulto   para   que   tenga   ganas   de   hacer   algo,   pero   también  hay  que  enseñarle  que   hay   cosas   que   se   tienen   que   hacer   sin   ganas,  sin  estar   motivados”.   Vamos,   más   claro   agua.   Porque   ,   y   esto   es   muy   importante,   “hemos   de   tener   cuidado   para   que   aprender   sea   una   buena   experiencia   para   los   niños.   La   tendencia  es  que  hemos  cambiado  el  deseo  de  los  niños  de  aprender  por  el  deseo  de  los  

  estudiantes   de   sacar   buenas   notas”.   Esto   sí   es   un   auténtico   fracaso   del   sistema   y   tendremos  que  trabajar  por  cambiarlo.   Sigo  leyendo  asombrado  el  comunicado  y  me  detengo  donde  se  afirma  haciendo  uso   de  un  doble  lenguaje  que  el  sistema  educativo  “echando  balones  fuera”  encarga  más   deberes.   ¿Como   que   el   sistema?   Hablemos   claro,   los   que   encargan   más   deberes   son   los   profesores.   Quizás   los   que   están   echando   balones   fuera   son   ellos   con   este   comunicado   intentando   eludir   sus   responsabilidades   atreviéndose   argumentar   que   los   deberes:   -­‐ -­‐ -­‐ Crean  tensiones  entre  padres  e  hijos.   Constituyen  un  problema  para  muchos  progenitores.   Deberían  hacerse  sin  la  ayuda  de  un  adulto.  

También   se   afirma   sin   ningún   reparo   que   cuantas   más   familias   sientan   la   necesidad   de   recurrir  a  las  clases  de  profesores  particulares  para  completar  la  educación  de  sus  hijos,   más  estará  fracasando  el  sistema  educativo  reglado  en  el  objetivo  de  educar  a  toda  la   población   escolar   y   garantizar   la   igualdad   de   oportunidades.   No   creo   que   el   fracaso   educativo   de   nuestro   país   se   mida   por   la   cantidad   de   alumnos   que   van   a   clases   de   repaso.   Cabría   recordar   que   los   centros   educativos   invierten   una   gran   cantidad   de   tiempo  y  recursos  para  atender  y  reforzar  a  aquellos  alumnos  con  mayores  dificultades   para   conseguir   justamente   eso,   garantizar   la   igualdad   de   oportunidades.   Afirmar   lo   contrario  me  parece  impropio  e  indecente.   Ante   problemas   tan   complejos   es   peligrosísimo   ofrecer   soluciones   simples   y   en   este   caso  se  está  haciendo.  No  podemos  afirmar  que  los  deberes  generan  desigualdades  y   conflicto   y   que   la   solución   que   aportemos   sea   “hacemos   huelga   de   deberes   y   tan   contentos”.  ¿De  verdad  solucionamos  así  el  problema?,  ¿de  verdad  estamos  pensando   en   los   niños   y   alumnos   con   esta   iniciativa?   Cuando   se   afirma   que   los   deberes   constituyen  un  problema  para  muchos  progenitores  que  salen  tarde  de  trabajar  hemos   de  tener  en  cuenta  que  el  problema  no  son  los  deberes  y  quizás  deberíamos  apuntar   hacia   otro   lugar:   hemos   de   luchar   por   una   conciliación   familiar-­‐laboral   real   que   se   ajuste   a   las   necesidades   actuales   pero   esto   no   se   soluciona   con   una   “huelga   de   deberes”.   Sería   conveniente   recordar   que   en   la   actualidad   y   también   por   falta   de   tiempo   hay   muchos   padres   que   sobrecargan   a   sus   hijos   con   tareas   y   actividades   extraescolares   dejándoles   casi   sin   tiempo   para   jugar.   Recomiendo   la   lectura   del   interesante   libro   “Bajo   presión”   de   Carl   Honoré   donde   trata   este   tema   de   manera   magistral.   Honoré   afirma   que   “los   adultos   estamos   secuestrando   la   niñez   de   forma   nunca   vista   en   la   historia”   añadiendo   que   “los   niños   no   están   con   los   padres.   Los   padres  despreciamos  lo  pequeño,  lo  simple,  lo  barato  y  los  niños  lo  que  más  necesitan   es  nuestra  presencia,  atención,  que  estemos”.   Recientemente  se  ha  publicado  un  estudio  del  Instituto  de  Educación  del  Reino  Unido   y   las   universidades   de   Oxford   y   Birkbeck   llevado   a   cabo   entre   3.000   niños   británicos   durante   quince   años   que   demuestra   que   el   número   de   horas   que   se   emplean   en   los   deberes   está   directamente   relacionado   con   el   resultado   académico.   Cabe   recordar   que   en   el   Reino   Unido   existen   unas   “pautas   de   deberes”   recomendadas   para   cada   tramo   de   edad.   Esta   interesante   investigación   ha   realizado   un   seguimiento   del   papel   de   los  

  progenitores   en   el   trabajo   diario   de   sus   hijos   y   la   relación   que   existe   entre   su   preocupación  por  la  educación  y  la  de  sus  hijos.   En  una  entrevista  reciente  a  Reijo  Laukkanen,  ex  consejero  de  la  Junta  de  Educación  de   Finlandia   afirma   algo   en   lo   que   estoy   muy   de   acuerdo   :“es   importante   que   haya   deberes   pero   no   demasiados.   El   trabajo   en   casa   es   importante   porque   se   adquiere   hábito  y  aprende  a  trabajar  solo,  aunque  la  mayoría  del  trabajo  debería  hacerse  en  el   colegio”.  Por  supuesto  que  deberes  sí  ya  que  ayudan  a  valorar  el  esfuerzo,  el  sentido   del  deber,  trabajar  la  paciencia,  la  constancia,  etc.  Lo  importante  es  que  erijamos  un   criterio  que  establezca  la  cantidad  de  deberes  para  casa  y  los  que  se  deben  hacer  en  el   cole.   Pero   el   problema   no   se   soluciona   eliminándolos   ya   que   nos   generaría   otros   problemas  mucho  mayores.  Como  muy  bien  destaca  la  extraordinaria  filósofa  Victoria   Camps  “no  se  aprende  a  ser  libre  sin  esfuerzo  y  sin  rutinas”.   Me  gustaría  añadir  que  en  las  alternativas  que  se  proponen  en  el  comunicado  no  veo   ninguna   que   implique   y   responsabilice   directamente   a   las   familias:   todas   tienen   que   ver  con  la  administración  y  el  profesorado.  Todas  ellas  con  una  clara  intención  política.   Como  muy  bien  afirma  la  profesora  Inger  Enkvist  “la  nefasta  alianza  entre  pedagogía  y   política   impide   trazar   políticas   educativas   realistas   que   partan   de   datos   que   la   experiencia   nos   aporta,   para   enquistarse   en   la   defensa   de   posiciones   ideológicas   que   siempre   dañan   la   educación”.   Tenemos   que   hablar   de   la   educación   y   tratarla   como   merece   dejando   a   un   lado   nuestras   filias   y   nuestras   fobias:   una   educación   en   mayúsculas.   Por   eso   estoy   convencido   que   hoy   es   más   necesaria   que   nunca   una   alianza  entre  la  familia  y  la  escuela.  Es  el  camino  a  seguir.  Vamos  a  trabajar  todos  por   reducir   los   datos   del   fracaso   escolar   en   nuestro   país   porque   es   momento   de   dejar   atrás  las  quejas  y  pasar  a  la  acción.     Personalmente  incluiría  otras  propuestas  en  el  comunicado  que  aporten  soluciones  y   nos  ayuden  a  progresar.  Tenemos  que  empezar  todos  a  formar  parte  de  la  solución  y   no  del  problema.  Estas  son  algunas  de  mis  humildes  propuestas:   -­‐ -­‐ -­‐ -­‐ Establecer  pautas  y  criterios  recomendados  para  cada  tramo  de  edad  con  una   coordinación  entre  la  escuela  y  las  familias.   Flexibilizar  los  horarios  de  entradas  y  salidas  de  los  niños  y  niñas.   Posibilidad   de   continuar   unas   horas   por   la   tarde   en   el   espacio   escolar   para   practicar  actividades  complementarias:  deportes,  idiomas,  música,  etc.   Plantear  nuevos  horarios  para  los  padres  que  faciliten  al  máximo  la  conciliación   laboral  y  familiar.  

Desde   la   Alianza   Educativa   estamos   trabajando   para   poder   ofrecer   otras   propuestas   que  ayuden  a  solucionar  estos  problemas.   No  es  tan  complicado,  simplemente  tenemos  que  poner  todos  de  nuestra  parte  para   empezar   a   lograr   cambios.   Para   ello   necesitamos   urgentemente   un   compromiso   educativo   de   la   sociedad.   Solo  así  daremos  solución  a  todos  aquellos  problemas   educativos  que  se  nos  planteen.  ¿Nos  ayudas  a  conseguirlo?  

Óscar  González,  profesor  de  educación  primaria,  escritor  y  conferenciante  
www.ogonzalez.es  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful