DISQUISITIONES ARITHMETICAE

CARL F. GAUSS

PRESENTACION.

En 1985 naci´ la idea, y tendr´ que pasar una d´cada hasta que ´sta se llevara o ıa e e a feliz t´rmino. Al igual que habr´ sucedido en tantas ocasiones en la comunidad e a matem´tica hispanoparlante, nos parec´ imperdonable que, ya casi dentro del siglo a ıa XXI, no existiera una versi´n castellana de las Disquisitiones Arithmeticae del gran o Gauss. Iniciamos la tarea de realizar esta traducci´n y si bien no sab´ o ıamos cu´nto a tiempo nos iba a tomar su finalizaci´n, sab´ o ıamos que tendr´ ıamos la mirada puesta sobre nosotros desde que sali´ en Historia Mathematica aquella peque˜a notita “A o n Spanish Edition of Disquisitiones Arithmeticae” en 1987. Tampoco era ajena la interrogaci´n permanente de V´ o ıctor Albis, que en cada congreso internacional en el que nos junt´bamos me espetaba su “¿c´mo va la traducci´n?”. a o o El proyecto naci´ en la Escuela de Matem´tica de la Universidad de Costa o a Rica y cont´ con el apoyo durante varios a˜os de la Vicerrector´ de Investigaci´n de o n ıa o esta instituci´n. En el desarrollo de este proyecto participaron muchas personas: el o profesor Mark Villarino (en un primer momento), los profesores Michael Josephy y Angel Ruiz (durante todo el tiempo) y el profesor Hugo Barrantes (posteriormente). El entonces estudiante de posgrado Alan Dixon ayud´ en el uso de TEX para darle su o formato. En diferentes formas de respaldo a la elaboraci´n participaron los entonces o asistentes Adri´n Gonz´lez, Luis Gustavo Hern´ndez, Jes´s Peraza y Martin du Saire. a a a u Y en la mecanograf´ nos ayudaron Gast´n Guerra, Milton Madriz y Juli´n Trejos. ıa o a Aunque un primer borrador de la obra completa se termin´ de hacer en o 1988, no fue sino hasta 1990 que completamos una versi´n definitiva. Y pasar´ o ıa a´n m´s tiempo hasta que se emprendieran las acciones para buscar su publicaci´n: u a o burocracias usuales en el medio y hasta licencias sab´ticas inaplazables conspiraron a para atrasar la salida a la luz p´blica. u La idea de hacer esta traducci´n no era por supuesto original. Conocemos de o otros intentos serios fuera de Costa Rica por hacerla y sabemos tambi´n que algunos e

vi

PRESENTACION.

avanzaron parcialmente en la tarea y otros, simplemente, no lograron pasar de las intenciones. Aunque haya sido la obra que abri´ la teor´ moderna de n´meros y que o ıa u ha sido considerada, con toda justicia, una de las joyas de la producci´n matem´tica o a de todos los tiempos, emprender y completar su traducci´n no era un objetivo tan o f´cil de asumir: aparte de la traducci´n propiamente conceptual, la tarea significaba, a o inevitablemente, innumerables horas dedicadas a la minuciosa labor de cuidar estilo, simbolog´ usada, representaci´n gr´fica, y, adem´s, realizar interminables revisiones ıa o a a para minimizar los errores. La materializaci´n de la idea era lo verdaderamente dif´cil. o ı Era de entrada un gran reto a la constancia y perseverancia personales. En la realizaci´n efectiva de este proyecto en Costa Rica confluyeron varios o factores. El apoyo institucional fue importante. Este se dio a pesar de que, en un principio, se dudaba de la conveniencia (“no era de matem´ticas” ni era un proyecto a t´ ıpico de investigaci´n) o de la factibilidad de un proyecto de este tipo que se deb´ o ıa realizar en un plazo de tiempo relativamente largo. Los directores de la Escuela de Matem´tica durante estos a˜os en algunos casos apenas toleraron nuestro proyecto a n (porque, tal vez, no les quedaba m´s remedio), aunque en otros s´ lo apoyaron sin a ı reservas. En la Vicerrector´ de Investigaci´n sucedi´ un tanto parecido, aunque el ıa o o apoyo dado globalmente fue siempre, sin duda, mucho mayor. Aparte de este apoyo administrativo, fue muy importante tambi´n la existencia durante los a˜os ochenta de e n un ambiente acad´mico propicio para el desarrollo de este tipo de iniciativas. En 1983 e se hab´ fundado la Asociaci´n Costarricense de Historia y Filosof´ de la Ciencia ıa o ıa que ha buscado desde su nacimiento fomentar proyectos de investigaci´n, publicaci´n o o y de reuni´n acad´micas en torno a la historia de las ciencias y de las matem´ticas o e a en particular. (No sobra indicar que el profesor Michael Josephy ha sido siempre un asociado y colaborador importante de estas iniciativas, que el profesor Hugo Barrantes ha sido durante a˜os el Tesorero de esta Asociaci´n y quien escribe esta presentaci´n n o o ha permanecido como su Presidente desde su fundaci´n). Cabe mencionar, adem´s, o a que la acci´n durante estos a˜os de la Sociedad Latinoamericana de Historia de las o n Ciencias y la Tecnolog´ ha permitido importantes intercambios en la comunidad ıa acad´mica latinoamericana preocupada por estos temas, lo que tambi´n ha nutrido e e nuestros esfuerzos. Pero lo que m´s influencia tuvo fue la persistencia y permanencia a de este grupo de matem´ticos dispuestos a no cejar en el empe˜o de obtener la a n primera versi´n castellana de las Disquisitiones, a pesar de que, como siempre sucede o en proyectos de esta dimensi´n y sobre todo en nuestros pa´ o ıses, muchos obst´culos a humanos y administrativos se sumaron a las dificultades propiamente intelectuales de la tarea.

PRESENTACION.

vii

El proyecto ayud´ a fortalecer los trabajos en la historia y la filosof´ de las o ıa matem´ticas en la Universidad de Costa Rica, los que, recientemente, han encona trado un lugar institucional especial con la creaci´n en 1990 del Programa de Ino vestigaciones Meta-Matem´ticas (estudios multidisciplinarios sobre las matem´ticas a a y su ense˜anza). Varias investigaciones, publicaciones y participaciones en congren sos acad´micos dentro y fuera de Costa Rica fueron nutridas con el trabajo de la e traducci´n. o Ya en lo que se refiere a la traducci´n propiamente, tratamos de hacerla lo m´s o a fiel posible al lat´ original. Pero consultamos las versiones francesa (trad. A. C. M. ın Poullet-Delisle, 1807) y alemana (trad. H. Maser, 1889) y sobre todo la versi´n o inglesa de A. A. Clarke (tanto la edici´n de 1966, como la de 1986 revisada por W. C. o Waterhouse). Debe destacarse que en nuestra revisi´n de la segunda edici´n inglesa o o encontramos una colecci´n de erratas que le se˜alamos directamente a Waterhouse. o n Como es l´gico suponer, en el desarrollo de nuestra tarea surgieron dificultades o filol´gicas. En cuanto a la sem´ntica, tratamos de hacer una traducci´n apropiada o a o palabra por palabra, aprovechando que usualmente la palabra latina corresponde a una unica palabra castellana, solo en unos casos era necesario modificarla (por ´ ejemplo, el lat´ “complexus” se traduce como “conjunto” y no como “complejo” ın aunque el ingl´s dice “complex”). En cuanto a la sintaxis, la situaci´n era m´s e o a problem´tica: a pesar de la similitud de la estructura latina con la castellana fue a necesario reordenar muchas veces las frases para obtener la expresi´n m´s adecuada o a en espa˜ol. Oraciones muy largas en el original latino las tuvimos que dividir. De n la misma manera, expresiones latinas muy compactas (como el ablativo absoluto) fueron expandidas. En general, las cl´usulas pasivas se tradujeron con la construcci´n a o espa˜ola reflexiva (por ejemplo: “se puede hacer”) y evitamos el uso de la primera n persona “podemos hacer”. Como nuestro prop´sito fue hacer una traducci´n lo m´s fiel posible al lat´ o o a ın, debemos agradecer much´ ısimo el haber podido contar con la existencia del sistema TEX (versi´n Macintosh) para el levantamiento del texto y la confecci´n de las artes o o ımbolos matem´ticos, a finales. Con TEX pudimos tratar efectivamente la multitud de s´ la notaci´n complicada y la enorme cantidad de ecuaciones, buscando siempre una o representaci´n gr´fica muy parecida a la del original de 1801. o a Nos pareci´ importante incluir en esta versi´n de las Disquisitiones una o o introducci´n que permitiera colocar este libro y la obra de Gauss en un contexto o apropiado. De igual manera, para beneficio de los lectores, introducimos una lista en lenguaje moderno de los contenidos de cada art´ ıculo de las secciones de la obra.

viii

PRESENTACION.

Para terminar esta presentaci´n, y en nombre del equipo que realiz´ esta o o primera versi´n castellana de las Disquisitiones Artihmeticae, deseo expresar nuestro o agradecimiento a varias personas e instituciones. A la Escuela de Matem´tica y a a la Vicerrector´ de Investigaci´n de la Universidad de Costa Rica. A los colegas, ıa o asistentes y amigos que mencionamos hace unos cuantos p´rrafos y que contribuyeron a al ´xito de nuestro proyecto. Y, muy especialmente, a la Academia Colombiana de e Ciencias Exactas, F´sicas y Naturales que gentilmente decidi´ publicar este trabajo ı o y, en particular, a nuestro buen amigo y colega V´ctor Albis por su aliento y apoyo ı constantes. Angel Ruiz Z´niga u˜ Presidente Asociaci´n Costarricense de Historia y Filosof´ de la Ciencia o ıa Ciudad Universitaria “Rodrigo Facio” San Jos´, Costa Rica e 28 de mayo de 1995.

INTRODUCCION.

Las ideas que desarroll´ Gauss en las Disquisitiones Arithmeticae1 han sido de o extraordinaria importancia en la Teor´ de N´meros de los siglos XIX y XX. Gauss ıa u realiz´ una magn´ o ıfica s´ ıntesis de los resultados del pasado en la teor´ de n´meros, ıa u y obtuvo una colecci´n brillante de nuevos resultados, proposiciones y m´todos que o e han servido desde entonces como escuela para una gran cantidad de los matem´ticos a 2 Se dice, por ejemplo, que el gran Dirichlet siempre ten´ una ıa m´s importantes. a copia de las Disquisitiones Arithmeticae en su escritorio, y que estudiaba el libro religiosamente.3 Junto con Arqu´ ımedes y Newton, Gauss se considera el matem´tico m´s a a grande de todos los tiempos. Y las Disquisitiones Arithmeticae, una de las joyas del pensamiento humano.4 La vida intelectual de Gauss se desarroll´ en un “nuevo” contexto hist´rico; se o o trataba de toda una nueva sociedad que emerg´ de las entra˜as de la sociedad feudal. ıa n Aunque Gauss vivi´ parte de su vida en el feudalismo y el absolutismo germanos, o
Gauss escribi´ en lat´ las obras que consider´ m´s trascendentales; el lat´ de las o ın o a ın Disquisitiones Arithmeticae fue revisado por el fil´logo Meyerhoff; v´ase Merzbach, U. C. “An Early o e Version of Gauss’s Disquisitiones Arithmeticae”, en Mathematical Perspectives, Academic Press, 1981. Muchos afirman que con este libro se inicia realmente la Teor´ de N´meros; v´ase Struik, ıa u e D. J. A Concise History of Mathematics, New York: Dover Publications, 1967; p. 141. (La primera edici´n es de 1948). Otros estiman que fue Fermat quien cre´ la Teor´ de N´meros como una o o ıa u ciencia sistem´tica, pero Gauss inici´ una nueva fase; cfr. Ore, Oystein: Number Theory and its a o History; New York: Dover Publications, 1948; p. 209.
3 4 2 1

Cfr. B¨hler, W. K. Gauss: A Biographical Study, New York: Springer-Verlag, 1981; p. 36. u

Las Disquisitiones Arithmeticae de Gauss han sido traducidas a varios idiomas: la traducci´n o francesa se titul´ Recherches Arithm´tiques y fue traducida por A. C. M. Poullet-Delisle en 1807; la o e versi´n alemana Untersuchungen uber h¨here Arithmetik traducida por H. Maser en 1889; la rusa es o ¨ o de 1959 editada por I. M. Vinogradov, Trudy po Teorii Cisel ; y la inglesa traducida por A. A. Clarke apareci´ en 1966, y tiene una versi´n de 1986 revisada por W. C. Waterhouse. o o

x

INTRODUCCION.

no puede negarse que la atm´sfera de la nueva sociedad afectaba la cultura en su o conjunto y, en particular, la producci´n cient´ o ıfica. Esta nueva realidad, que supuso diferentes cosas en la vida de Gauss, y a pesar de que ´ste nunca sali´ de su pa´ e o ıs, le gener´ interesantes posibilidades para su trabajo y un contacto especial con otros o investigadores de las matem´ticas. Gauss fue un matem´tico cuyas contribuciones a a m´s que codificar los resultados del pasado abrieron surcos hacia una nueva ´poca. a e Fue un cient´ ıfico moderno en un sentido profundo; su trabajo debe estudiarse por las generaciones de j´venes como un mecanismo de est´ o ımulo para la creaci´n intelectual o de todos los tiempos. Vivi´ en una ´poca de cambios hist´ricos importantes: cuando Gauss ten´ o e o ıa 12 a˜os empezaba la Revoluci´n Francesa, y con ella un cortejo de acciones pol´ n o ıticas y militares en el suelo europeo, cuya influencia llega hasta nuestros d´ ıas. Naci´ Johann Friedrich Carl Gauss el 30 de abril de 1777 en la ciudad de o Braunschweig (Brunswick). Ninguno de sus padres pose´ una gran cultura y, a lo sumo, sab´ leer y ıa ıan 5 Su familia paterna era de origen campesino. escribir. El talento de Gauss ven´ de su lado materno. Su madre sostuvo una lucha ıa constante frente a su esposo para que Carl Friedrich pudiera estudiar; tuvo ´xito e 6 afortunadamente. Un primer est´ ımulo lo recibi´ de parte de Friedrich Benz, el hermano de su o o madre y un hombre altamente inteligente que muri´ prematuramente.7 Gauss adopt´ o como su segundo nombre el de su t´ en reconocimiento a ese primer apoyo familiar. ıo La circunstancia familiar negativa no fue decisiva porque Gauss pudo estudiar la primaria y la secundaria en condiciones relativamente buenas. Como resultaba com´n en ciudades m´s o menos importantes de la Alemania de la ´poca, Gauss u a e pudo asistir a la escuela. Su primer maestro fue un tal B¨ttner; el maestro B¨ttner– u u 8 –era un bruto al mando de una escuela que esencialmente era una seg´n E. T. Bell u reliquia de la Edad Media.9 Sabemos que posteriormente B¨ttner ayud´ a Gauss, u o pero todo pareciera indicar que lo decisivo fue el apoyo del asistente de B¨ttner, u
5 6

Aunque en el caso de su madre, al parecer no pod´ escribir. ıa

Cfr. Bell, E. T. : Men of Mathematics, New York: Simon and Schuster, 1965 (la primera versi´n es de 1937); p. 219. o
7 8 9

Idem. Cfr. Bell. Op. cit. p. 221.

El criterio de Bell difiere del de B¨hler, quien tiende a valorar m´s el est´ u a ımulo de B¨ttner u para Gauss.

INTRODUCCION.

xi

e o Bartels.10 Johann Martin Bartels (1769—1836), quien tambi´n ejerci´ cierta influencia en Lobachevsky, hizo conocer las haza˜as de precocidad de Gauss, que llegaron a los n 11 o´ ıdos del Duque de Braunschweig. Fue en 1791 que Gauss fue presentado al Duque de Brunswick-Wolfenbuttel, quien impresionado por los talentos del joven le concedi´ un estipendio de diez o talentos al a˜o. Cabe decir, que esto no era algo inusual en lugares en Alemania. n Ingres´ Gauss al Collegium Carolinum, una academia reci´n creada, con una o e orientaci´n especial hacia la ciencia; se trataba de una instituci´n p´blica de muy o o u buena calidad dirigida hacia el personal militar y administrativo del pa´ Un tipo de ıs. instituci´n necesariamente elitista, dentro de un r´gimen esencialmente absolutista, o e pero que sirvi´ para formar a buena parte de los escritores y cient´ o ıficos de la Alemania 12 de la ´poca. e Tal vez resulte interesante comentar que estas academias p´blicas orientadas a u la t´cnica y a la ciencia encontraban su lugar en el contexto hist´rico que vivieron los e o pa´ protestantes; en su lucha contra la Iglesia Cat´lica, los pr´ ıses o ıncipes, acompa˜ados n de la Reforma luterana, se dieron a la importante tarea de asegurarse una nueva intelligentzia, fuera del control de la Iglesia y capaz de administrar la sociedad de acuerdo a la nueva realidad social y pol´ ıtica. Eso explica–en parte–la existencia de instituciones educativas secundarias y universitarias con una vocaci´n hasta cierto o punto fundadas y dirigidas por los gobiernos absolutistas de los principados; as´ como ı la vocaci´n laica y progresiva de las mismas. La educaci´n y la formaci´n de los o o o cuadros intelectuales fue un componente vital del especial desarrollo de las naciones protestantes en la Europa de la ´poca. e En su ingreso, de nuevo Gauss tuvo ayuda: esta vez de parte de Hofrath (consejero) von Zimmermann, quien fuera profesor del Carolinum. De 1792 a 1795 pas´ Gauss en el Carolinum, siendo este el centro de su vida. o Aprovech´ la existencia de una excelente biblioteca; lo que le permiti´ estar o o al d´ en la literatura esencial sobre matem´ticas. ıa a Gauss tuvo un inter´s muy especial por las lenguas y por los estudios cl´sicos e a de literatura; de tal manera que cuando a sus 18 a˜os deja el Colegio Carolinum n a´n no se hab´ decidido acerca de su carrera: filolog´ o matem´ticas. El asunto lo u ıa ıa a
10 11

Ibid, p. 223.

Puede consultarse el libro de Edna Kramer: The Nature and Growth of Modern Mathematics, Princeton: Princeton University Press, 1981; p. 474. (La primera edici´n es de o Hawthorn Books, 1970).
12

Cfr. B¨hler, Op. cit. p. 8. u

xii

INTRODUCCION.

decidi´ la construcci´n del famoso 17-gono el 30 de marzo de 1796: su satisfacci´n o o o 13 ante el descubrimiento lo convenci´ de estudiar matem´ticas. o a Su presencia en la Universidad de G¨ttingen fue decisiva para su formaci´n o o intelectual. En esto Gauss no pudo hacer una mejor selecci´n: G¨ttingen pose´ una o o ıa de las mejores bibliotecas de Alemania y, adem´s, hab´ tenido una reforma decisiva a ıa que orient´ la universidad hacia la ciencia; m´s a´n, su administraci´n se encontraba o a u o menos influida por la Iglesia y por el gobierno. De esta forma, Gauss complet´ o su formaci´n en instituciones que le dieron de lo mejor que se pod´ conseguir en o ıa Europa en cuanto a instrucci´n, autonom´ para el estudio y, adem´s, el apoyo de o ıa a varias personas para dedicarse a cultivar plena y exclusivamente su esp´ritu cient´ ı ıfico. En esto Gauss tuvo una suerte excepcional. De su experiencia en G¨ttingen tal vez debamos subrayar que tuvo pocos o amigos, entre ellos Bolyai, con quien sostuvo correspondencia toda su vida. Se dedic´ enteramente a sus estudios, y lo hizo solo. Este es un dato interesante. o Tuvo una intensa experiencia intelectual, solo y sin interrupciones, durante estos tres a˜os; gener´ durante los mismos buena parte de sus principales ideas cient´ n o ıficas, que elaborar´ con toda minuciosidad durante el resto de su vida. Es decir, en estos ıa a˜os formul´ informal e intuitivamente muchas de sus hip´tesis, sus ideas. No es que n o o luego no aparecieran otras ideas o que desechara muchas de las que en estos a˜os n formul´, pero que en un tiempo corto gener´ muchas ideas seminales es un hecho o o 14 Debe recordarse que algo muy similar ocurri´ con Newton. o sumamente interesante. En la construcci´n del conocimiento, la manera en que se producen o generan las o ideas es muy variada; a veces se realiza en momentos cortos de gran intensidad que se repiten pocas veces; a veces, en un proceso lento de maduraci´n sistem´tica coronada o a con s´ ıntesis de creatividad; todo depende de las personas, de su contexto existencial, de su capacidad, etc. Pero un hecho muy importante debe se˜ alarse aqu´ y es la n ı presencia de la intuici´n y la opini´n, la presencia de lo informal, de las hip´tesis o o o que nacen de una percepci´n intelectual especial, aunque no trascendental o m´ o ıstica
13 14

Cfr. Bell, Op. cit. pp. 227—228.

El mismo Bell se˜ala: “Para los grandes matem´ticos la madurez temprana y una n a productividad sostenida no son excepci´n sino la regla. Puede que sea cierto que las ideas m´s o a originales se tienen en la juventud; pero cuesta tiempo elaborarlas. Gauss emple´ cincuenta a˜os o n en desarrollar las inspiraciones que tuvo (esta es sustancialmente su propia descripci´n) antes de o que cumpliera veinti´n a˜os; e incluso con medio siglo de continuo laborar solo consigui´ madurar u n o una peque˜a parte de sus ideas”. V´ase Bell: Historia de las Matem´ticas, M´xico: Fondo de n e a e Cultura Econ´mica, 1985; p. 254. (La primera edici´n es de 1940 con el t´ o o ıtulo The Development of Mathematics, New York, McGraw Hill Book Co.).

INTRODUCCION.

xiii

sino aut´nticamente humana. Este componente es esencial en la creaci´n intelectual e o y en la matem´tica en particular. Despu´s vendr´ la b´squeda de los m´todos, las a e a u e escaleras anal´ ıticas, las condiciones formales y las demostraciones precisas, pero esta fase de delinear, de sugerir, de vislumbrar, es esencial en la creaci´n; y, muchas o veces, se busca ocultarla por diversas razones, a veces por prejuicio ideol´gico o por o ignorancia. En el caso de Gauss encontramos con precisi´n un momento de tres a˜os o n en los que su intuici´n y creatividad encontraron, como decimos los matem´ticos, un o a punto de acumulaci´n. o El principal resultado de G¨ttingen fue, sin duda, las Disquisitiones Aritho meticae. La teor´ de n´meros constitu´ seg´n Gauss, la reina de las matem´ticas, ıa u ıa, u a a la que a su vez consideraba la reina de las ciencias. Y esta no es una mera frase ret´rica sin trascendencia sino que revelaba una concepci´n sobre la ciencia y las o o matem´ticas; Gauss utilizar´ muchos de los recursos, mecanismos y modelos de la a ıa teor´ de n´meros en los otros trabajos cient´ ıa u ıficos que realizar´ ıa. Gauss recibi´ su doctorado de la Universidad de Helmstedt en 1798. Su tesis o fue publicada en 1799 con el t´ ıtulo: Demostratio nova theorematis omnem functionem algebraicam rationalem integram unius variabilis in factores reales primi vel secundi gradus resolvi posse (Nuevas demostraciones del teorema que toda funci´n entera o racional algebraica en una variable puede ser resuelta en factores reales de primero o a segundo grado)15 ; esto ser´ conocido como el “teorema fundamental del algebra”. Aunque este resultado ya era conocido16 , incluso con el nombre de Teorema de d’Alembert, Gauss prob´ que todas las demostraciones anteriores, incluyendo las o de d’Alembert (1746), de Euler (1749), de Foncenet (1759) y de Lagrange (1772), o ıa eran inadecuadas.17 En su demostraci´n Gauss transfer´ sin probarlo la continuidad geom´trica a las cantidades aritm´ticas, pero afirmaba que lo pod´ demostrar.18 e e ıa
Cfr. Gauss, C. F., Werke, ed. K¨nigliche Gesellschaft f¨r Wissenschften, G¨ttingen, 12 o u o vols., Leipzig y Berl´ 1863—1950.; III, pp. 3—56. ın, La primera referencia se encuentra en el trabajo de Albert Girard, editor de los trabajos de Stevin (Invention nouvelle en alg`bre, 1629). Cons´ltese el libro de Dirk Struik: A Concise History e u of Mathematics, New York: Dover Publications, 1967; p. 141. (La primera edici´n es de 1948). o Puede consultarse el excelente libro de Carl Boyer: A History of Mathematics, Princeton: Princeton University Press, 1985; p. 548. (La primera edici´n es de John Wiley & Sons, Inc., en o 1968). Pueden consultarse las l´ ıneas fundamentales de este trabajo de Gauss en el libro de Dirk Struik: A Source Book of Mathematics 1200—1800, Princeton: Princeton University Press, 1986; pp. 115—123. (La primera edici´n es de 1969 por Harvard University Press). o
18 17 16 15

Podemos ıa u decir que los principales trabajos en la teor´ de n´meros anteriores a Gauss fueron ıa u realizados esencialmente por Fermat. buscando una o demostraci´n ´ o ıntegramente algebraica. 49—66.417 · 641. 21 22 Cfr. 2. que es el llamado “teorema menor” de o Fermat. Arkhimedes 29 (1977). Boyer.20 Empecemos con Fermat. tal vez resulte interesante recapitular algunos elementos de la teor´ de n´meros previa a Gauss. p2 .19 Se piensa en nuestros d´ que este teorema est´ basado en consideraciones ıas a topol´gicas. Hay dos conjeturas de Fermat que tuvieron cada una n un destino distinto: a) que los n´meros de la forma 22 +1 eran aparentemente siempre u primos. Euler demostr´ en 1732 que 22 +1 = 4. . o Antes de entrar en las ideas mismas de Gauss. en 1816 public´ dos pruebas nuevas. cit. . p. 549. (1− ) con p1 . En 1797—98 public´ su libro a o ıa u o Essai sur la th´orie des nombres en dos vol´menes. . En la misma direcci´n Euler demostr´ un resultado m´s general usando la o o a llamada “funci´n de Euler”. p. La prueba dada por Gauss se basaba en consideraciones de tipo geom´trico. Ibid.297 = 6. Op. 500. Boyer. que constituye el primer tratado e u dedicado exclusivamente a esta tem´tica. 499. .xiv INTRODUCCION. no. y otra en 1850. La prueba de Euler apareci´ en el o o Commentarii de San Petersburgo en 1736. .700. e sin embargo. Euler y Legendre. Op. p. pr factores primos distintos de m p1 p2 pr Euler prob´ que aϕ(m) − 1 es divisible por m si a es primo relativo a m. 21 u Con relaci´n a la segunda conjetura. entonces ap − 1 es 5 divisible por p. Se puede probar que o ϕ(m) = m(1− 1 1 1 )(1− ) . fue Euler el primero en publicar una prueba (aunque Leibniz hab´ dejado ıa una demostraci´n en un manuscrito anterior). pp. y b) que si p es primo y a es un entero no divisible por p.22 o Legendre fue un gran matem´tico franc´s que hizo aportes a varias partes a e de las matem´ticas y no s´lo a la teor´ de n´meros.294. o Esta conjetura de Fermat parece no ser cierta para ning´n primo mayor que n = 4. a Legendre redescubri´ el teorema de la reciprocidad cuadr´tica que hab´ sido o a ıa puesto en t´rminos menos modernos por Euler (aunque su demostraci´n no estuviera e o 19 20 Cfr. cit. Sobre la teor´ de n´meros en los siglos XVII y XVIII se puede ver el trabajo del finland´s ıa u e Raimo Lehti “Gauss’s Disquisitiones Arithmeticae”.967. .

p. p. cit. o todo parece indicar que fue de otra manera. cit. 1990. xv completa). (La primera edici´n es de 1972). 32. Seg´n Bell. 229. aunque ha sido muy extendida la versi´n e de que las Disquisitiones Arithmeticae fueron rechazadas por la Academia Francesa de Ciencias y que ese fue el motivo de que el mismo Gauss asumiera su publicaci´n. ıan ıa Las Disquisitiones Arithmeticae fueron publicadas en Leipzig en el verano de 1801. la versi´n “rom´ntica” es de u o a W. cit. e u Ibid. Op. 236. p. Pero el tratamiento que realiz´ Gauss fue diferente: aparte de sus propios aportes originales. obligando a o Gauss a publicarlo ´l mismo.27 Sin embargo. casi tres a˜os despu´s que Gauss hab´ regresado a Brunswick despu´s de su n e ıa e 24 Se sabe que las primeras cuatro secciones fueron escritas en estancia en G¨ttingen. Op. 08366) conforme n crece indefinidamente. muchos de los resultados contenidos en o las Disquisitiones Arithmeticae fueron obtenidos por ilustres matem´ticos anteriores a a Gauss.INTRODUCCION. Academic Press. 1981. pp. p. el resultado de Fermat que todo primo de la forma 4n + 1 es la suma de dos cuadrados de manera unica. adopt´ m´todos o o e 23 generales que permit´ englobar la mayor´ de los resultados. estudios muy serios a en 1935 demuestran que las Disquisitiones Arithmeticae nunca fueron sometidas a la Academia Francesa de Ciencias y mucho menos rechazadas. Se describe las diferencias entre las versiones preliminares y las finales. V´ase el formidable libro de Morris Kline: Mathematical Thought. o 28 Cfr. 167—177. no fue sino hasta 1896 que se demostr´ este resultado: π(n) → n/ ln n (en el sentido o que su raz´n tiende a 1). y el levantado de texto se inici´ o o en el taller de Kircher). a Existen dos manuscritos de una versi´n preliminar de las Disquisitiones Arithmeticae. como Fermat. 813. From Ancient to Modern e Times. Bell. Boyer. 18. p. Cfr. 25 26 27 24 23 V´ase B¨hler. Legendre y otros. un primer borrador de la Secci´n Quinta se complet´ en o o el verano de 1796. Otro asunto interesante de su trabajo fue que conjetur´ en la misma obra o mencionada que π(n) tiende a n/(ln n − 1. Ball en su famoso libro de historia de las matem´ticas.28 Por ejemplo. New York: Oxford University Press. Op. W. v´ase “An early version of Gauss’s Disquisitiones Arithmeticae”. y fue completada a trav´s de diferentes revisiones en el primer e 26 semestre de 1800. . Merzbach. o n borrador en 1796 y escritas en forma definitiva para finales de 179725 (en este a˜o Gauss envi´ una copia al consejero Zimmermann. Morris Kline se˜ala que las Disquisitiones Arithmeticae fueron enviadas n primeramente a la Academia Francesa en 1800 y el libro fue rechazado. e Mathematical Perspectives. o descubiertos por U. Como afirma Bell. R. New York. Lagrange. en las Disquisitiones Arithmeticae se desprende de la teor´ de las ´ ıa formas binarias cuadr´ticas que Gauss desarrolla. Euler.

las primeras tres secciones son una recopilaci´n o introductoria de los principales resultados de la teor´ de n´meros en la ´poca. o o a Las Secciones II y III contienen interesantes resultados como la prueba de la unicidad de la factorizaci´n de enteros en primos y las definiciones de m´ximo com´n o a u divisor. es decir. e Dickson33 se˜ala correctamente que las binarias as´ puestas son un caso n ı particular de la f´rmula o (∗ ) ax2 + 2bxy + cy 2 = m que despu´s tendr´ mucha utilidad en el trabajo de Dedekind. o V´ase B¨hler. y de m´ ınimo com´n m´ltiplo. Washington D. u e a . Como es bien conocido. Dickson: History e a of the Theory of Numbers. y las c´bicas. a ı a La primera secci´n simplemente define la noci´n de congruencia entre dos o o enteros racionales m´dulo p.31 La Secci´n V investiga la teor´ de las formas binarias cuadr´ticas. editada por Richard Guy (Providence. p un primo que no divide a. Tomo III. es decir o ıa a 2 + 2bxy + cy 2 donde a. El objetivo del tipo f (x. V y VI son el coraz´n del trabajo. Este ha sido uno de los grandes temas de la teor´ de n´meros despu´s de Gauss. 1984). las cuadr´ticas a a ternarias. cit. la investigaci´n de los residuos de una potencia u u o de un n´mero dado m´dulo un primo.30 o a Aunque ese teorema hab´ sido formulado por Euler. lo cual es esencialmente un resultado aritm´tico. 1919—1923.I. (La primera edici´n es del Carnegie o Institution. partiendo del teorema “peque˜o” de u o n p−1 ≡ 1 (mod. contiene 94 del per´ ıodo 1973—1983. 1951. la Secci´n VII se refiere a un o o tema que aunque est´ ligado en s´ mismo constituye una tem´tica aparte. Sobre las formas cuadr´ticas binarias. b y c son enteros dados.29 ıa u e Las Secciones IV. R. R. y la continuaci´n o del mismo libro.: AMS.). editado por William LeVeque (Providence. 1974) menciona 81 referencias entre 1940 y 1972. Op. Gauss realiz´ 8 diferentes pruebas de este teorema en su vida. Sobre ıa u e residuos de potencias y reciprocidad.xvi INTRODUCCION. v´ase las p´ginas 92—258 de esta obra de Dickson. p).C. as´ como discutido por Legendre. el libro Reviews in Number Theory. I. Chelsea. 31 32 33 De hecho. y) = ax central en el estudio de estas formas es el de conocer la manera en que un n´mero u 2 + 2bxy + cy 2 y las ternarias dado m puede ser representado por las binarias ax ax2 + 2bxy + cy 2 + 2dxz + 2eyz + f z 2 32 . Fermat: a El tema central de la Secci´n IV es la ley de la reciprocidad cuadr´tica. e u V´ase el extraordinario libro del matem´tico norteamericano Leonard E.: AMS. 2. que establece una e ıa correspondencia entre clases de formas como en (*) y ciertos conjuntos de n´meros u 29 30 Por lo menos de los resultados disponibles en esas condiciones. s´lo tiene 5 p´ginas. 25. p. ıa ı Gauss es quien realiza una prueba completa y correcta del teorema. p.

puede verse un relativamente o a reciente trabajo sobre esto realizado por el famoso matem´tico Tom Apostol: “The resultant of the a cyclotomic polynomials Fm (ax ) and Fn (bx )”. 42 43 44 V´ase Bell. 64 (1976—1977). Op. referida a la ecuaci´n o ciclotom´ ıa p − 1 = 0 con p un n´mero impar. lo que extendi´ mucho el libro. no se puede afirmar tajantemente que Gauss se dedicara exclusivamente a la matem´tica “pura” durante los a˜os de G¨ttingen. 236. no. e ´ o 38 Gauss incluy´ su descubrimiento del o pol´ ıgono regular de n lados con regla y comp´s. Nieuw Tijdschr. 234. a n o Tal vez resulte interesante se˜alar que Gauss ten´ prevista la inclusi´n de n ıa o una octava secci´n en las Disquisitiones Arithmeticae. Se puede consultar una introducci´n sencilla a la construcci´n de pol´ o o ıgonos regulares en el libro de Ore: Number Theory and its History. p. a 39 . Se afirma tambi´n que durante el per´ e ıodo de 1798 y 1800 Gauss introdujo m´s material a en el libro debido a los atrasos en el trabajo editorial. 346—358. 44 bajar los costos de publicaci´n. p. sobre la construcci´n del 17-gono regular se puede ver o en: Ritseme. pp. “Gauss and the cyclotomic equation”. 41 a a Las Disquisitiones Arithmeticae representa tambi´n un adi´s a las matem´e o a 42 Aunque. Math. 29 (1975). 35 36 37 34 V´ase Bell. realidad. para resolver para x e y. 188—196. pp.. cit. o Para un estudio hist´rico detallado de las ecuaciones de segundo grado hasta 1920. 552. N. o . lo que hace Gauss aqu´ es o e o ı presentar una colecci´n de aplicaciones de los conceptos que desarrolla en la secci´n o o 2 + ny 2 = A con A. Op. en particular o la Secci´n quinta. es decir de la teor´ de la divisi´n del c´ ıa o ırculo. e Un reciente art´ ıculo. v´ase o e el libro de Dickson. pero ´sta fue eliminada para o e 43. 40 41 Cfr. cit. Op. es decir estableciendo a o 17-gono cu´ndo el n-gono se puede construir y cu´ndo no. m anterior. En esta parte se integra una problem´tica que u a x involucra geometr´ aritm´tica y algebra de una manera especial: la construcci´n del ıa. Op. poco conocido. la ecuaci´n mx o 35 y n enteros. a e n e El tema de los polinomios ciclot´micos partir´ de este estudio. cit. Comp. cit. 38 39 V´ase Bell. e Estos c´lculos de Gauss anticiparon los m´todos generales de Galois treinta a˜os despu´s. p. 401—428.40. 4. pp. Wisk. cit. p. xvii algebraicos determinados por una ra´ de aξ 2 + bξ + c = 0 . Op. e Idem. 236. 37 . en ticas puras como campo exclusivo en la actividad cient´ ıfica de Gauss.INTRODUCCION. por ejemplo. 1—6. uno de los temas centrales es el de la o 36. pero adem´s resolvi´ el problema de manera general. 34 ız La Secci´n VI es un ap´ndice de la secci´n anterior. pp. La Secci´n VII tuvo una gran influencia. Boyer.

a ≡ b (mod. en efecto. Aunque Gauss reconoce ı a 45 46 Cons´ltese B¨hler. dando o a aqu´ su primera prueba de la ley de reciprocidad cuadr´tica. p. de importancia en posteriores desarrollos de la teor´ de n´meros. sin embargo. Se trata de expresiones de la forma W = n−1 X ν=0 e 2πi 2 n ν . Para demostrarlo debe recurrir al estudio de las congruencias del tipo xn ≡ a (mod. la teor´ de residuos ıa bicuadr´ticos y c´bicos. e as´ como de los art´ ı ıculos sobre teor´ de n´meros que escribi´ despu´s de las ıa u o e Disquisitiones Arithmeticae. p) o b es un residuo de a m´dulo p.46 o Con Morris Kline. Parece ser que Gauss ten´ la intenci´n de escribir una continuaci´n de ıa o o 45 . Gauss introdujo la notaci´n moderna en la primera secci´n o o de las Disquisitiones Arithmeticae: a es congruente a b m´dulo p . ıa La noci´n de congruencia aparece antes de Gauss con Euler. Algunos de los temas habr´ sido: el de las sumas. m) . Legendre y o Lagrange. brinda una demostraci´n del teorema “peque˜o” de o n Fermat. Op. y pruebas adicionales de la ley de la reciprocidad cuadr´tica. que las tres principales ideas de las Disquisitiones Arithmeticae y de los trabajos de la teor´ de n´meros que realiz´ ıa u o Gauss son: la teor´ de las congruencias. podemos decir. Los otros ıa u resultados de Gauss sobre residuos bicuadr´ticos aparecieron en los art´ a ıculos “Theoria residuorum biquadraticorum I & II”. p. 31. En particular. donde a y m son primos relativos. u u Ibid. 29. publicados por la Sociedad Real de G¨ttingen. cit. . que ıan aparece en el apartado 356 de las Disquisitiones Arithmeticae. cuyo contenido podr´ intuirse a partir de un ıa las Disquisitiones Arithmeticae manuscrito encontrado despu´s de la muerte de Gauss: “Analysis Residuorum”. a u a El asunto de las sumas fue desarrollado por Gauss en el art´ ıculo “Summatio quarundam serierum singularium” de 1808. y viceversa. Es en la Secci´n IV donde trata el asunto de los residuos cuadr´ticos.xviii INTRODUCCION. la introducci´n de los n´meros algebraicos ıa o u y la teor´ de las formas. o En la Secci´n III de las Disquisitiones Arithmeticae Gauss analiza los residuos o de potencias.

54 V´ase Kline. cit.(Trondheim) 39 (1966). “Biquadratic a e reciprocity laws”.47 Gauss realiz´ en su vida 8 demostraciones48 . 374—376. 815. 50 V´ase Kline. 54 Lo que Gauss prob´ fue que se comportaban m´s o menos como Euler y Lagrange. p. Skolem no cedi´ a la o o tentaci´n de dar una prueba de esta ley. no estamos V´ase Kline. cit. H. v´ase: Brown. xix que Euler hab´ estudiado el asunto en su Opuscula Analytica de 1783. 59. Op. 52 V´ase Kline Op. 816. pp. p. Math. Chowla en su art´ ıculo “The law of quadratic reciprocity”. con a. o a los enteros racionales ordinarios. cit. a a pp. v´ase “A proof of the quadratic law of reciprocity with o e proofs of two so-called ‘Erg¨nzunss¨tze’ ”. pp. Forh. p.INTRODUCCION. e 51 Sobre algunos aspectos de la reciprocidad bicuadr´tica. e 48 47 . 779—780. sino los que hoy llamamos “enteros complejos gaussianos” (es decir. 49 Una prueba muy elegante y corta fue hecha por el matem´tico D. Ezra. 40. Math. 817. 563—565. p. 103—106. que no son los enteros “corrientes” los que le sirven para este asunto. y que Legendre ıa lo hab´ hecho en su trabajo de 1785. usando una idea que luego Cauchy o usar´ para definir los n´meros complejos en Exercises d’ analyse et de physique ıa u math´matique. 84 ff. Norske Vid. Math. 1847. e Para una versi´n simple de la primera prueba de Gauss de esta ley puede consultarse el o art´ ıculo de L. en el Norske Vid. 45 (1969). 815. cit. Soc. Lehmer en el art´ a ıculo “A low energy proof of the reciprocity law”. Tidskr. Gauss afirma que eran trabajos incompletos y ıa menos simples que el que presenta en las Disquisitiones Arithmeticae. Amer. de la forma a + bi. e e e pp. 18—24. cit. pp. Gauss estudi´ la congruencia de polinomios. e 53 Cfr. Proc. Amer. Op. 4. Selsk. Amer. pp. p. que se cumpl´ la descomposici´n ıa o unica en factores primos para cada entero (asumiendo por supuesto que las cuatro ´ unidades complejas no son diferentes factores: i. En particular. Proc. Soc. Esto hac´a referencia a lo que se desarrollar´ como “n´meros ı ıa u 53 Seg´n Kline los enteros complejos ya hab´ u ıan sido introducidos por algebraicos”. Pierre: e “Une demostration g´ometrique de la loi de r´ciprocit´ quadratique”. 22 (1974). Japan Acad.: si a = bc = (ib)(−ic). pp. Carlitz “A note on Gauss’ first proof of the quadratic reciprocity theorem”.50 e Las leyes de reciprocidad bicuadr´tica51 y c´bica fueron trabajadas por Gauss a u entre 1808 y 1817. Selsk. Bell. y el teorema de los residuos bicuadr´ticos fue dado en art´ a ıculos 52 Sin embargo. y m´s de cincuenta se han o a 49 realizado posteriormente. b enteros racionales). 11 (1960). Hasta el famoso l´gico Th. se˜ ala Bell que es en 1825 que Gauss encuentra n de 1828 y 1832. en Proc. Una prueba geom´trica en Kaplan. Forh (Trondheim) 34 (1961). Una prueba algebraica se puede ver en S. Op. V´ase la de Cla¨s Allander en “Gauss’s Law of reciprocity–a transparent proof” en e e Nordisk Mat. (1957). 252—253. 23—25. Op. 37 (1973).e. Monthly 64.

e a M´xico: Fondo de Cultura Econ´mica. Gauss “despej´ el misterio a o que todav´ rodeaba a los n´ meros complejos a trav´s de su representaci´n por puntos en el ıa u e o plano”: Struik. Dotados los nuevos n´meros de las definiciones naturales de suma y producto. 238. e inici´ la segunda fase en la o o o historia de los enteros algebraicos. . abord´ el asunto utilizando o una maquinaria te´rica que abri´ caminos interesantes. en la formulaci´n de Kummer. pp. A Concise . . adelant´ndose seis a˜os a Hamilton (este hecho se descubre e u a n en la correspondencia de Gauss con Bolyai en 1837). 189. los n´meros de la forma o u f (α) = a0 + a1 α + . V´ase Bell: Historia de las matem´ticas. T. p. aunque Eisenstein public´ cinco pruebas de la ley o o o desde 1844. en una serie de conferencias en o a K¨nigsberg en 1836—1837. en 1831. . p. La teor´ de los enteros complejos abri´ el camino para el desarrollo de una ıa o tem´tica apasionante en las matem´ticas del siglo XIX: los n´ meros algebraicos. Cons´ltese tambi´n el art´ u e ıculo de E. pero no tuvo ´xito.55 La ley de la reciprocidad cuadr´tica para a 56 enteros complejos fue establecida por Gauss en 1828. 142. McGraw Hill Book Co.). Fue Lam´ en 1839 quien lo logr´ hacer para el caso m = 7. e incluso hizo de esta o o ´ 55 56 Idem.. su origen. que ni puede probarse ni refutarse. Nat Math. Op. y m´s bien fue Jacobi. y Dirichlet para el e o caso m = 14. Pero debe subrayarse–a´ n m´s–que fue Gauss mismo quien dio un tratamiento algebraico y no u a geom´trico a los n´meros complejos. 58 59 57 Ibid. p. + ap−2 αp−2 donde α es una p-´sima ra´ imaginaria. Kummer. decir que la teor´ evolucion´ en cuatro momentos: el primero. (La primera edici´n es de 1940 con el t´ e o o ıtulo The Development of Mathematics. Se pasa de los n´meros enteros complejos a los u algebraicos. Otro disc´ ıpulo de Gauss (y de Dirichlet). 18 (1944).. En el tratado de Gauss sobre residuos bicuadr´ticos. Bell “Gauss and the Early Development of Algebraic Numbers”. Mag. quien la estableci´. e mucho con el ultimo teorema de Fermat. 188. u Kummer asumi´ la factorizaci´n primaria como unica. 1985. . Cfr. cit. Bell. a a u aunque el mismo Gauss no percibi´ la riqueza que este campo supondr´ 57 Podemos o ıa. . 219. como muchas otras. p. . se da con ıa o o el famoso teorema de Fermat acerca de xm + y m = z m . Gauss intent´ resolver la 58 Gauss no quiso involucrarse conjetura para el caso m = 7. hablando de descomposiciones diferentes). Gauss no public´ este resultado. New York. 818. Kummer llam´ a estos n´meros enteros e ız o u complejos .xx INTRODUCCION. en parte por considerarlo una proposici´n ´ o 59 aislada.

pero ahora en el campo de los n´meros algebraicos. xxi formulaci´n un requerimiento para la resoluci´n de la conjetura de Fermat. cit. y u o prob´ que los enteros algebraicos formaban precisamente un anillo. La teor´ de los ideales constituye entonces una generalizaci´n de los n´meros enteros ıa o u 62 ordinarios. ız con los ai enteros racionales negativos o positivos. o u Otro disc´ ıpulo de Gauss. formul´ una definici´n m´s amplia de los n´meros o o a u algebraicos: sea r una ra´ de la ecuaci´n ız o a0 xn + a1 xn−1 + . 820. Dedekind introdujo el concepto de campo num´rico y mostr´ que claramente e o los n´meros algebraicos forman un campo. se llama a r un n´mero algebraico de o u grado n. disc´ n a ıpulo de Kummer. Ibid. p.61 o El asunto de la factorizaci´n unica se volvi´ el mecanismo te´rico para la o ´ o o definici´n de nuevos n´meros y entidades. Dedekind. o . en un trabajo de 1887. Kummer busc´ reconstruir una o e o forma de factorizaci´n unica a trav´s de unos n´meros que llam´ “ideales”. e Idem. introdujo entonces la noci´n de anillo. demostr´ que la teor´ de los n´meros algebraicos es independiente de la teor´ de o ıa u ıa 63 los n´meros reales. y y z son primos al exponente n. Dirichlet se˜al´ que eso no era cierto. logrando o ´ e u o la conjetura de Fermat para una serie de n´meros primos: para todos los menores u que 100 salvo el 37. Op. o definiendo una nueva y decisiva etapa. p. y tal que r no es ra´ de ninguna ecuaci´n del mismo tipo y de grado menor a n.) Sin embargo. e n o Kummer reconoci´ el error muy poco tiempo despu´s. para los que demostr´ la conjetura en un art´ o ıculo de 60 Posteriormente. + an−1 x + an = 0 . en 1871. Hilbert en 1897 condens´ todos estos resultados y los solidific´ en su “Die Theorie der o o algebraischen Zahlk¨rper”. En lugar de trabajar con las ra´ ıces de la unidad. 824. e 1857. avanz´ extraordinariamente el campo. Dedekind. r se llama un entero algebraico de grado n. A˜os m´s tarde. Para esto s´lo o ´ u o le faltaba un nuevo concepto que era precisamente el de ideal. Si el coeficiente a0 es 1. perfeccionando el m´todo de Kummer. (Cauchy o o y Lam´ pensaron como Kummer. u 60 61 62 63 V´ase Kline. extendi´ el resultado para todo n hasta 256 si x. en el sentido moderno. 59 y el 67. Kronecker. Mirimanoff en 1905. Con las nuevas o definiciones de n´meros ya pod´ Dedekind buscar una soluci´n al asunto de la u ıa o factorizaci´n unica. . .INTRODUCCION.

que las formas (con un discriminante igual D) se pueden agrupar en clases. encontr´ todas las representaciones de un o n´mero M por una forma F . 828. en 1830. p2 q3 − q2 p3 . Y = q1 xx0 + q2 xy 0 + q3 x0 y + q4 yy 0 . u Gauss prob´ que si f y g pertenecen a la misma clase y f 0 y g 0 pertenecen a o la misma clase. cit. que dadas tres formas F . 826—829. Lagrange descubri´ que exist´ formas equivalentes o ıan para expresar un entero. Y. p2 q4 − q2 p4 y p3 q4 − q3 p4 no poseen un divisor com´n. entonces F es equivalente a F2 . pp. Aunque Euler hab´ ıa ıa obtenido algunos resultados. e n 66 Por ejemplo. 1—6. es lo que se manifiesta cuando Gauss prueba que todo n´mero de la forma u 4n + 1 puede ser representado como la suma de cuadrados en una unica manera. escrito por Ludwig Seeber. ´ u Op.64 Gauss prob´ varios teoremas o sobre la equivalencia de las formas. Cons´ltese Kline. Gauss dio una representaci´n geom´trica de o e Un interesante estudio hist´rico sobre la g´nesis de la teor´ de las formas cuadr´ticas. a Uno de los resultados importantes concierne a las formas compuestas: Sea F = AX 2 + 2BXY + CY 2 una forma que se puede transformar en el producto de dos otras formas f = ax2 + 2bxy + cy 2 y f 0 = a0 x02 + 2b0 x0 y 0 + c0 y 02 por la sustituci´n o X = p1 xx0 + p2 xy 0 + p3 x0 y + p4 yy 0 . p1 q3 − q1 p3 . no. pp. siempre que x. cit. Si adem´s los n´meros a u p1 q2 − q1 p2 . F1 y F2 . p. Op. p1 q4 − q1 p4 . La teor´ de las formas fue importante en el siglo XIX. entonces: si F es equivalente a F1 y F1 es equivalente a F2 . Gauss prob´. Entre ellos. este es el tema central n o de la Secci´n V de las Disquisitiones Arithmeticae. Demostr´ c´mo encontrar todas las transformaciones de F en F1 si F y F1 o o son equivalentes. entonces la forma compuesta de f y f 0 pertenece a la misma clase como la forma compuesta de g y g 0 . Bol Mat. 64 . y sean primos relativos. 10 (1976). especialmente. as´ o e ıa a ı como una breve rese˜a sobre los desarrollos posteriores iniciados por Gauss en las Disquisitiones n Arithmeticae.65 El trabajo de Gauss con las formas pretend´ dotarle de medios para encontrar ıa resultados sobre los n´meros enteros. etc. es el de V´ ıctor Albis: “Fermat and his problems III”. F se llama una compuesta de las formas f y f 0 . en la rese˜a de un libro llamado G¨ttingische Gelehrte ´ n o Anzeigen.xxii INTRODUCCION.66 o e Por ultimo. Como ya lo hemos se˜alado antes. u o adem´s. ıa u 65 V´ase esta rese˜a en Kline. los mecanismos algebraicos y abstractos le u interesaban en funci´n de los resultados concretos en la aritm´tica. entonces F se dice transformable en f f 0 . 86—95. esta es la tercera parte de tres art´ ıculos sobre la historia de la teor´ de n´meros.

Su aproximaci´n es aqu´ diferente de la de Monge. Cauchy publicaba a r´pidamente una vez que hubiera obtenido un resultado. y as´ indefinidamente. public´ un tratado con el que se inici´ la geometr´ o o ıa 70 . e Ibid. 564. Sin embargo.INTRODUCCION. y. e Por otra parte. Kline. Cauchy ten´ una vocaci´n pedag´gica y le gustaba ense˜ar. pues conecta consideraciones pr´cticas o ı a con an´lisis te´rico m´s sutil. estableci´ o diferencial: Disquisitiones generales circa superficies curvas 67 68 69 70 Cfr. Boyer sugiere que esta a fue tal vez la raz´n por la que en la historia se atribuye m´s la introducci´n del rigor o a o a Cauchy que a Gauss. de forma igual que Gauss. fue Cauchy quien dio la ıa u primera prueba general al teorema de Fermat que establece que todo entero positivo es la suma de a lo sumo tres n´meros triangulares o cuatro cuadrados o cinco n´meros u u pentagonales o seis exagonales. o a n relaci´n muy cordial. Op. 142. comenzando as´ la llamada teor´ geom´trica de ı ıa e 67 n´meros. en 1827. A manera de ejemplo: la integraci´n del siglo XVIII era tratada como la inversa o de la derivaci´n. o Resulta aqu´ interesante comparar la personalidad de Gauss con otro gran ı matem´tico del siglo XIX: Cauchy. V´ase Boyer. en 1824. e ıa e Los trabajos de Cauchy resultaron muy fruct´ ıferos para las matem´ticas del a siglo XIX y. . Gauss no ten´ mucho inter´s en la docencia. p. v´ase Struik. o Aunque Gauss no prest´ mucho inter´s a la geometr´ lo que hizo fue o e ıa. 567. o Cauchy contribuy´ a casi todos los temas de la matem´tica como Gauss.. Como se˜ala Boyer. que nos e ı permiten una mejor comprensi´n del trabajo de Gauss. p. A concise. mientras que en la aproximaci´n de Cauchy se planteaba como el o o l´ ımite de una suma: esta aproximaci´n producir´ mayor riqueza en la evoluci´n o ıa o 68 posterior de la integraci´n. o a aunque no tanto en la teor´ de n´meros. de esta ı n forma se daba un cl´ ımax al estudio de los n´meros figurados que hab´ comenzado u ıa 69 Entre Gauss y Cauchy no existi´ una o con los pitag´ricos hace m´s de 2000 a˜os. . u ıa Vamos ahora a completar nuestra introducci´n mencionando algunos aspectos o de la obra no aritm´tica de Gauss as´ como otros de naturaleza personal. xxiii sus formas y de las clases de formas. ıa o o n publicaba continuamente en el Journal de la Ecole Polytechnique as´ como en las ı Comptes Rendus de la Acad´mie. p. a o a e . cit. . Op. A diferencia de Gauss. a pesar de la extraordinaria precisi´n l´gica de los trabajos o o de ´ste. cit. genial: por una parte. 829. p. que luego ser´ desarrollada por Minkowski. Cauchy pose´ una percepci´n moderna de ıa o ellas.

a En 1812 Gauss public´ un trabajo sobre las series hipergeom´tricas. De una manera general.76 S´lo a partir de 1820 Gauss se dedic´ a la investigaci´n en Geodesia. Kramer. estableo e ciendo las restricciones para definir la convergencia de las mismas. Posteriores observaciones sobre los planetas Ceres. Un resumen formidable de la producci´n matem´tica de Gauss se puede ver en la o a conferencia del famoso matem´tico franc´s del grupo Bourbaki. Ibid. Vesta.73 No o e obstante. A˜os despu´s. la base o o o aplicada de lo que ser´ la geometr´ diferencial. 242. Op. que se public´ a e e o como “L’oeuvre math´matique de C. 250—251. Juno. La obra matem´tica y cient´ a ıfica de Gauss resulta impresionante. dice Bell que–en esencia–ning´n descubrimiento matem´tico se encuentra u a 74 en Theoria motus. Pallas. v´ase o ıa e A concise. Op. V´ase Bell. 252. p. con su trabajo se pudieron tratar muchas de las ecuaciones a diferenciales de la f´ ısica del siglo pasado. Par´ Universit´ de Par´ 1962.72 Despu´s e de escribir las Disquisitiones Arithmeticae se dedic´ al c´lculo astron´mico. sus conclusiones sobre el postulado de las paralelas. de nuevo. p. cit. En 1811 Gauss escrib´ a Bessel un resultado extraordinario en el campo de ıa los n´meros complejos: para que la integral de l´ u ınea de una funci´n compleja sea o cero es suficiente que la funci´n sea anal´ o ıtica en todo punto de la curva y dentro de la curva. e Ibid..xxiv INTRODUCCION. p. 73 74 75 76 72 71 Cfr. como tantos otros resultados. . ıa ıa Struik afirma que Gauss estaba en posesi´n de la geometr´ no-euclidiana desde 1816. pp.. Jean Dieudonn´. etc. daba tratamiento a las principales series que aparec´ en la f´ ıan ısica matem´tica de su tiempo. F. . Cauchy lo redescubrir´ y junto con otros resultados empujar´a hacia n e ıa ı 75 adelante el an´lisis complejo del siglo XIX. p. Este resultado no fue publicado por Gauss. Esto se codific´ en su libro Theoria motus corporum o coelestium in sectionibus conicis solem ambientium de 1809. cit. confirmaron la precisi´n de los m´todos de Gauss. Gauss”. Gauss o a o cre´ el m´todo y el procedimiento para calcular ´rbitas celestes con base en o e o ciertos datos observacionales.. Aqu´ trat´ las llamadas ı o “perturbaciones” y brind´ las t´cnicas que dirigir´ la astronom´ computacional o e ıan ıa hasta un tiempo muy reciente. . 475. 143. e ıs: e ıs. Si hubiera desarrollado y publicado estas ideas habr´ obtenido el cr´dito como el padre de la geometr´ no ıa e ıa 71 euclidiana. .

. Luego. u El teorema de los n´meros primos fue demostrado en 1896 por el matem´tico franc´s u a e Jacques Hadamard (1865—1963) y el belga Charles J. a a ambos disc´ ıpulos de Riemann y Christoffel. quienes fueron inspirados por el trabajo geom´trico de Gauss. u Struik. pp. 81 que hab´ obtenido a la edad de 14 a˜os. 4.77 ıa o ıa Edna Kramer afirma que la contribuci´n de Einstein a la f´ o ısica moderna fue posible s´lo gracias a algunos de los grandes avances matem´ticos que hizo Gauss. resultado al que Legendre se acerc´ mucho. no. A concise. cit. H. puede verse el art´ u ıculo relativamente reciente de L. e . 473. p. no sabemos o si Gauss pose´ una prueba cuando escribi´ el resultado en una tabla de logaritmos ıa o 80. 503—504.79 e Es interesante se˜alar tambi´n que Gauss hab´ anticipado el teorema que el n e ıa n´mero de primos menores que un entero determinado n. a e 82 Es este diario la principal fuente documental el ultimo del 9 de julio de 1814. 82 81 V´ase Boyer. Algunas e modificaciones y simplificaciones de la prueba del famoso teorema fueron dadas por German Landau (1877—1938) y otros. o e Op. cit. ıa n La obra de Gauss y la evoluci´n de su trabajo se pueden recapitular a partir de o un peque˜o diario intelectual que se mantuvo escondido en los papeles de la familia n hasta 1898. Monthly 80 (1973). 547. consta de 19 p´ginas y en ´l aparecen 146 enunciados de resultados. Otros aspectos de la contribuci´n de Gauss a la teor´ anal´ o ıa ıtica de n´meros u se estudia en un art´ ıculo poco conocido de E. Sobre la historia del teorema del n´mero primo. en 1932 Norbert Wiener dedujo una prueba m´s simple a partir de a algunos de sus descubrimientos que G. “Gauss and analytic number theory”. cuando n u tiende a infinito. J. e Cons´ltese Bell. xxv Despu´s Gauss hizo descubrimientos en la teor´ electromagn´tica y en la e ıa e teor´ de la atracci´n newtoniana. cit. la geometr´ diferencial desarrollada sustancialmente despu´s de Gauss ıa e por Riemann fue esencial para la formulaci´n de la teor´ de la relatividad. 143. creando la llamada teor´ del potencial. p. . pp. ´ para demostrar la preeminencia de Gauss en el descubrimiento de tantos resultados Este es el significado de su obra Allgemeine Lehrs¨tze. Wisk. Goldstein “A history of the prime number theorem”. . Pero o ıa adem´s: se puede afirmar una conexi´n te´rica interesante entre Gauss y Einstein: a o o la idea de la relatividad nace en Einstein despu´s de dos a˜os de trabajar con e n el c´lculo tensorial realizado por dos matem´ticos italianos.INTRODUCCION.78 o a En efecto. Op. cit. p. Hardy llam´ los “teoremas Tauberianos”. tiende a n/ ln n. sin embargo. p. acerca de la teor´ de fuerzas que a ıa act´an inversamente proporcionales al cuadrado de la distancia. en Nieuw Tijdschr. Amer. pp. desarrollada en 1839 y 1840. Cfr. 256. 64 (1976—1977). 599—615. 78 79 80 77 V´ase Kramer. Math. Van der Blij. V´ase Kramer. Op. Op. de la Vall´e Poussin (1866—1962). Ricci y Levi-Civita. 184—187.

matem´ticos que no fueron publicados. p. y luego da cuenta de los problemas paro ıas ticulares. Gauss nunca tuvo mucho inter´s en la e trasmisi´n del conocimiento y la ense˜anza. T. 86 est´ conectado con el nombre de Gauss”. las matem´ticas de nuestro siglo ha producido en cuanto a ideas cient´ a ıficas originales. pareciera que la clave o se encuentra en el lema fundamental de Gauss: “Pauca sed matura” (pocos pero maduros). p. a ¿Por qu´ no publicaba Gauss como otros cient´ e ıficos y se guardaba para s´ tantos y formidables resultados matem´ticos? Si se elimina la interpretaci´n ı a o del rechazo de la academia francesa con las Disquisitiones Arithmeticae que se ha dicho dot´ a Gauss de un celo extralimitado para publicar. E. 411. Por ejemplo. p. M´xico: Fondo de Cultura Econ´mica. Gauss reconstruye y sistematiza los resultados disponibles. su investigaci´n era una experiencia o n o individual que le proporcionaba satisfacci´n a s´ mismo y nada m´s. y a principios del siglo pasado ya conoc´ las funciones doblemente peri´dicas o ıa o generales. Historia de las n e matem´ticas. 1985. Si Gauss o ı a hubiera tenido otro tipo de actitud es probable que las matem´ticas del siglo XIX a hubieran avanzado de una forma diferente.xxvi INTRODUCCION. o 84 85 83 Ibid. Se En 1901 este diario fue publicado por Felix Klein en un libro que celebraba el sesquicentenario de la Sociedad Cient´ ıfica de G¨ttingen. ampliando considerablemente los alcances de la producci´n ıa o matem´tica. permitiendo que otros excelentes cerebros de la ´poca no tuvieran que dedicar tantos esfuerzos y tiempo a resultados que ya e Gauss hab´ obtenido.83 a Cuando se estudia la historia de las matem´ticas del siglo XIX sucede un a asunto curioso: siempre que se analiza un descubrimiento debe cotejarse con el diario o los papeles no publicados de Gauss para establecer si Gauss no lo hab´ ıa 84. 554. v´ase Bell. E. Smith: History of Mathematics. (La primera edici´n es de 1940 a e o o con el t´ ıtulo The Development of Mathematics. a La coherencia y la unidad intelectual presentes en las Disquisitiones Arithmeticae nos brindan un tema para hacer una reflexi´n sobre el m´todo en la construcci´n o e o matem´tica. uno de los resultados m´s importantes que encontr´ Gauss y que no fue a o publicado es el de las funciones el´ ıpticas: al parecer Gauss conoc´ en 1797 la doble periodicidad de ıa la funci´n lemniscata. elabora una a colecci´n de mecanismos y teor´ generales. La obsesi´n por la perfecci´n as´ como un excesivo ensimismamiento o o ı pueden dar cuenta de este asunto: de hecho. llegando a incluir en su trabajo su resultado famoso del 17-gono regular. Citado en el libro de D. New York: Dover Publications. 504. New York. o 86 .). McGraw Hill Book Co. (La primera edici´n es de 1923). con lo que se adelantaba a Abel en casi 25 a˜os. 1951. 85 Kronecker dec´ en el siglo pasado: “casi todo lo que ıa encontrado primeramente.

en nuestra ıa opini´n. Gauss abord´ los problemas individuales y construy´ a partir de ellos el o o o marco te´rico que los englobaba y reduc´a a lo particular precisamente. 241. La matem´tica cuenta como una de sus caracter´ a ısticas m´s especiales con a esa doble naturaleza de abstracci´n y empirismo-intuicionismo. sin un marco que les brindara coherencia. Op. en ocasiones el a dominio de una de esas dimensiones ha sido determinante para hacer progresar las matem´ticas en su conjunto. es decir. para descubrir ıas o nuevos secretos. cit. o no se hubiese dedicado al pensamiento abstracto m´s tiempo y menos a este tipo de a c´mputos que aunque con mayor dificultad otras personas podr´ haber realizado. en sus m´ltiples dimensiones. Durante los siglos XVII y XVIII la teor´ de n´meros sumaba una colecci´n de ıa u o resultados particulares y disconexos. La relaci´n con la f´ o ısica jug´ un papel singular con Newton y las o matem´ticas del siglo XVIII. ıa u e Cfr. p. xxvii trata de una exposici´n intelectualmente seria y profunda. existe un o flujo creador y edificante entre las matem´ticas m´s intuitivas f´ a a ısicamente (para no decir el t´rmino muy manido de “aplicadas”) y las puras. En la historia de las e matem´ticas a veces han dominado unas dimensiones.INTRODUCCION. pero esta l´gica no deber´ confundirse con la “l´gica” heur´ o ıa o ıstica e intuitiva de la construcci´n intelectual que le permiti´ llegar a esos resultados generales y que o o siempre est´ presente en la construcci´n matem´tica y cient´ a o a ıfica en general. a ıa ıa Durante casi 20 a˜os Gauss dedic´ la mayor´ de su tiempo a c´lculos n o ıa a 89 Tal vez se pueda lamentar que su cerebro extraordinariamente dotado astron´micos. . a veces otras. con su tratamiento abstracto y puro matem´tica moderna que dominar´ el siglo XIX y penetrar´ en el siglo XX. cit. para solidificar su fisonom´ a ıa cognitiva e intelectual. la exposici´n o ı o en las Disquisitiones Arithmeticae sigue una l´ ınea de lo abstracto y general a lo particular. Pero tambi´n la creaci´n de la Teor´ de N´meros a e o ıa u 88 . para ampliar sus horizontes. Idem.90 o ıan 87 88 89 90 V´ase Bell. Aunque siempre conviene enfatizar la importancia de la relaci´n entre o matem´ticas y la realidad f´ a ısica. tambi´n tiene u e trascendencia entender el papel de los aspectos m´s abstractos y “puros” de esta a ciencia. p. y no algebraico. e Aunque en la teor´ de n´meros el tratamiento fue aritm´tico. Gauss transform´ esa situaci´n convirtiendo la teor´ de n´meros en una ciencia matem´tica o o ıa u a 87 plena. aunque tal vez deba meno cionarse que la emersi´n de los problemas a los que se enfrent´ y resolvi´ con tanta o o o destreza y generalidad los hab´ estudiado de manera particular. Bell. para abrir nuevas v´ en la creaci´n mental. Op. es decir. 236. contribuy´ a abrir camino a la o por Gauss.

Incluso. el magnet´metro.. para trasmitir se˜ales ´ n 91 luminosas. ıa detenimiento el acontecer europeo a trav´s de los peri´dicos y libros.. Ibid.93 Pero con el tiempo fue o a o reconstruyendo su vida. el infortunio lo rode´: muri´ o a o o su benefactor. m´s que eso. muri´ su primera esposa. inter´s en el conocimiento de la pol´ e ıtica internacional. distorsionando su realidad. cre´ varios o aparatos utiles en el curso de sus investigaciones: el heliotripo. A veces la visi´n del matem´tico “purista” de o a nuestra ´poca juzga con su actitud reduccionista la construcci´n matem´tica del e o a pasado. el Duque de Brunswick. pp. Alemania se encontraba hundida bajo la bota napole´nica y. pero tambi´n debe decirse que su involucramiento en la astronom´ e ıa y el c´lculo como una de sus dimensiones le permiti´ a Gauss una posici´n de a o o reconocimiento cient´ ıfico e intelectual internacional que le daba medios para vivir e investigar. atendida hasta o no e el final por Gauss. por otra parte. ı o una persona conservadora que nunca sali´ de su pa´ aunque segu´ con cierto o ıs. el dominio de lenguas extranjeras. as´ como. adem´s. p. su interrelaci´n con dimensiones m´s emp´ ı o a ıricas de la ciencia le daba elementos te´ricos para estimular su creaci´n matem´tica y o o a cient´ ıfica de una manera integral.92 Gauss era. 240—241. o a vale la pena mencionar los pasatiempos que ten´ la literatura europea y cl´sica ıa: a antigua. Gauss estaba dotado de una genialidad matem´tica combinada con una a extraordinaria habilidad para la experimentaci´n emp´ o ırica. Ibid. la esencia de este revolucionario proceso fue la ruptura con la matem´tica “sensible” e intuitiva. y el famoso tel´grafo el´ctrico (en 1833). estableciendo sus rutinas y sus prop´sitos intelectuales de o una manera arm´nica. En realidad. ıa Las matem´ticas del siglo XIX sufrieron una gran transformaci´n como a o producto de varios resultados te´ricos: entre ellos las geometr´as no-euclidianas y o ı los cuaterniones. si se quiere. Es cierto.xxviii INTRODUCCION.. quien tal vez agradec´ con su actitud la lucha que su madre dio ıa para sacarle del medio social y cultural del que su padre no quer´ que saliera. le molestaba e o cualquier cosa que pudiera obstaculizar o interrumpir su trabajo. 256. p. 255. y que Kant–por ejemplo–condens´ en su filosof´ asumi´ndola como o ıa e 91 92 93 Ibid. su madre lo acompa˜´ hasta la muerte de ´sta. . que constitu´ su ıa principal fuente de satisfacci´n. as´ como la incursi´n en las nuevas ciencias. euclidiana y f´ a ısica que ten´ lugar hasta ıa entonces. o e e Para dar una visi´n m´s completa de Gauss desde un punto de vista humano. En la d´cada de sus treinta a˜os Gauss no tuvo o e n muchas fuentes de satisfacci´n vital y.

esta o a perspectiva y su gran talento matem´tico creaban las condiciones para hacer la nueva a matem´tica con mayor propiedad que muchos otros: Gauss sab´ hacia d´nde apuntar a ıa o y dirigir sus esfuerzos. Bernard Cohen: Revolution in Science. sin duda. p. pp. aunque sufriera un o o “distanciamiento” de lo real intuitivo. n a Aunque su preocupaci´n por el rigor desde un principio fue decisiva para o cristalizar su visi´n intelectual de las matem´ticas. se puede considerar a Gauss el primer matem´tico del siglo XIX que establece a una clara distinci´n entre aritm´tica y geometr´ haciendo de la primera verdades l´gicas y de la o e ıa. V´ase esta opini´n en el libro de Le´n Brunschvicg: Les Etapes a e o o de la philosophie math´matique. Sobre los componentes de la pr´ctica cient´ a ıfica necesarios para la interpretaci´n hist´rica. en e o la Revue du Mois). Para una interesante discusi´n sobre la existencia de revoluciones en las matem´ticas o a puede consultarse el libro de I.96 ıa Esto hizo de Gauss el due˜o de la perspectiva intelectual e hist´rica m´s n o a avanzada en los matem´ticos de su tiempo. El trabajo de Gauss representaba una nueva a actitud que reformaba la pr´ctica matem´tica en dimensiones muy importantes. Memorias del a Tercer Congreso Nacional de Matem´ticas. 1985. o segunda verdades fundamentadas en la experiencia. a a que recolocaba los resultados obtenidos en una nueva direcci´n. San Jos´: 1990. y contribuye con ello a una separaci´n entre las o matem´ticas puras y las aplicadas. no ha sido le´ apropiadamente por muchos a a a ıda de los matem´ticos y fil´sofos de nuestros d´ a o ıas. m´s bien. Esto se rompi´ con una nueva matem´tica que fundamentaba o o a su validez en el discurso l´gico.: Harvard University Press.INTRODUCCION. transformando o cualitativamente lo que exist´ antes y permitiendo nuevos derroteros. tambi´n particip´ su madurez o a e o para captar lo extra˜o y lo nuevo.A. Se debe enfatizar el car´cter revolucionario95 de la perspectiva de Gauss en a su trabajo matem´tico. o o puede consultarse el art´ ıculo de Angel Ruiz Z´niga: “Problemas de m´todo en la historia de la u˜ e ciencia” en el libro editado por el mismo autor: Las Matem´ticas en Costa Rica. (La primera versi´n es de 1912. La distinci´n que hace Gauss (que puede verse en una carta a Bessel del 9 de o abril de 1830) no disminuye la extraordinaria unidad de dimensiones emp´ ıricas y te´ricas presente o en la pr´ctica matem´tica de Gauss y que. 497. xxix premisa ontol´gica. Gauss lleg´ a resultados que defin´ a o ıan un nuevo camino y una nueva estructuraci´n de las matem´ticas. E. 505—507. Aqu´ nace la matem´tica moderna: con sus ı a 94 virtudes y sus vicios. era m´s que eso. n La “ruptura” con las matem´ticas post-newtonianas del siglo XVIII no fue a asumida por otros grandes matem´ticos como Laplace o Legendre en el mismo a 94 Incluso. a e 96 95 . no se trataba de la ampliaci´n de resultados de una manera a o lineal y acumulativa. Cambridge. 1981. Paris: Blanchard. No es extra˜o que encontrara tantos resultados en tantos n campos antecediendo durante muchos a˜os al resto de los matem´ticos.U. combinando rigor y abstracci´n.

o a 99 Sobre una nueva visi´n de la naturaleza de las matem´ticas constructivista y empiricista. encontraba motivaci´n en ellos. Gauss fue a el primer matem´tico de las nuevas matem´ticas que nacen el siglo pasado. siglo XIX.xxx INTRODUCCION. En este sentido. sino m´s bien en la visi´n y la actitud que este ten´ a o ıa frente a las matem´ticas. Gauss podr´ considerarse menos moderno a ıa 98 Podr´ ıamos decir que Gauss se quedaba en un que Galois. . o a e 98 Esta es la opini´n de Bell en su libro Historia de las Matem´ticas. muchos siguieron siendo matem´ticos “del siglo XVIII”97 . Hamilton o Grassmann. tal vez podamos reevaluar intelectualmente aquel t´rmino a e “medio” de Gauss. En nuestro tiempo. a pesar del sentido de apuntalamiento de lo general y abstracto que Gauss imprimi´ a sus trabajos. San Jos´: Editorial u˜ a ıa. 1990. Sin a a embargo. aunque no tuvo realmente ´xito. nunca dej´ de tener una visi´n de las matem´ticas asida a o o o a la realidad y al mundo. e Universidad de Costa Rica. extraer un nuevo sentido en la naturaleza de las matem´ticas99 y a vislumbrar mejor las matem´ticas del futuro. despu´s de tantos a˜os recorridos ´ n e n de la matem´tica moderna. a 97 Tal vez pueda se˜alarse a Lagrange como un precursor de la nueva visi´n de las matem´ticas n o a en su consideraci´n abstracta y general de la mec´nica. t´rmino medio entre la matem´tica emp´ e a ırica del siglo XVIII y la matem´tica “libre y a pura” de los ultimos 150 a˜os. o a que afirma una relaci´n ´ o ıntima de las matem´ticas con el mundo f´ a ısico y social puede consultarse el libro de Angel Ruiz Z´niga: Matem´ticas y Filosof´ Estudios Logicistas. para Gauss las matem´ticas nac´ de problemas espec´ a ıan ıficos que pod´ ser tratados de manera general. Su ıan o trabajo en varias partes de la f´ ısica-matem´tica no puede verse simplemente como a una necesidad pecuniaria.

o 11. es decir. Para ayudar al lector. Productos de n´meros congruentes. Criterio necesario para resolver polinomios racionales. o o 3. u 10. Congruencias seg´n m´dulos compuestos. e SECCION PRIMERA. GENERAL. se usan t´rminos e introducidos despu´s del tiempo de Gauss. En la siguiente tabla los traductores indicamos los contenidos de cada art´ ıculo de las Disquisitiones Arithmeticae. notaci´n para congruencias. Residuos m´ ınimos. o o 4. m´dulo y residuo. 12. Polinomios de n´meros congruentes. Per´ ıodo de un polinomio m´dulo m. transitividad de congruencias. u 9. nos permitimos utilizar lenguaje moderno. ıa e . Sumas de n´meros congruentes. 5.CONTENIDOS POR ARTICULO. u o 6. Clases m´dulo m. o o 2. M´ltiplos de n´meros congruentes. Definici´n de congruente. Las clases m´dulo m forman una partici´n de los enteros. u 7. u u 8. Aplicaciones de la teor´ a las reglas de aritm´tica elemental. DE LA CONGRUENCIA DE LOS NUMEROS EN Art´ ıculo 1.

24. a o Inversi´n de M¨bius de la funci´n de Euler. 42. 18. e o Cocientes m´dulo c. 22. Sistemas de congruencias lineales. e Divisi´n de una congruencia por un factor relativamente primo al m´dulo. Una congruencia de grado m tiene a lo sumo m ra´ ıces. e F´rmula para τ (A). Caso de §32 cuando los m´dulos son primos entre s´ o ı. o M´todo de Euler y Lagrange usando fracciones continuas. 40. SOBRE LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER Lema para §14. El lema de Gauss para un producto de polinomios con coeficientes racionales. 44. o o o El m´ximo com´n divisor como combinaci´n lineal. 29. u u Proposiciones elementales acerca de enteros relativamente primos. 31. 17. 38. GRADO 13. a u o Divisibilidad de un coeficiente multinomial por un primo. 43. C´lculo de la funci´n ϕ(A) de Euler. 41. Ejemplo num´rico del Teorema chino del residuo. e o Otro algoritmo si los m´dulos son relativamente primos. 33. o Teorema fundamental de aritm´tica. 23. Comentarios sobre el teorema de §43. La soluci´n de una congruencia consiste de varias clases de congruencia. 35. o u C´lculo del m´ximo com´n divisor y m´ a a u ınimo com´n m´ltiplo. e Reducci´n del caso de un m´dulo compuesto. 19. o Congruencias trascendentales y algebraicas. 30. a genera los enteros m´dulo m aditivamente. CONTENIDOS POR ARTICULO. o e Factores de una n-´sima potencia. 25. o Teorema chino del residuo.xxxii SECCION SEGUNDA. Posibilidad de que una congruencia sea superflua o inconsistente. 16. el n´mero de factores de un entero compuesto A. o Solubilidad de una congruencia lineal m´dulo m. 32. 39. 26. Si p|ab entonces p|a o p|b. o Algoritmo para resolver una congruencia lineal m´dulo un primo. o o Si a y m son relativamente primos. 27. Extensi´n de §14 a productos de varios factores. 15. 21. o o Otro m´todo para el caso de un m´dulo compuesto. Factorizaci´n primaria de una n-´sima potencia. 34. 37. 28. 14. 20. 36. .

d.CONTENIDOS POR ARTICULO. ıces 57. Si p es primo. Cambio de ra´ primitiva como base. Escogencia conveniente de la ra´ primitiva como base. ıces 74. Generalizaci´n del Teorema de Wilson a bases compuestas. 60. ız o 75. C´lculo de potencias m´dulo p. ¿cu´l es el n´mero ψ(d) de elementos de U (p) de orden d? a u 53. a ıces o 61. 46. del ´ ındice y p − 1. Producto de los elementos de un subgrupo c´ ıclico de U(p). a a ıces 69. 55. Ra´ cuadradas de la unidad. xxxiii SECCION TERCERA. 50. Si |a| = t y a 49. Invariancia del m. 45. 77. a ıces 64. p). SOBRE RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. Indice de un producto y de una potencia. 71. En efecto ψ(d) = ϕ(d). n 51. El peque˜o teorema de Fermat: ap−1 ≡ 1 (mod. a e ıces 66. En el grupo multiplicativo U (p) de enteros relativamente primos al m´dulo p. a ∈ U(p) y |a| = t. o todo elemento es de orden finito menor que p. Subgrupo generado por un elemento a ∈ U(p). Elecci´n de la base para que un entero tenga un ´ o ındice determinado. Si d|p. 72. ¿Cu´ndo existen n-´simas ra´ de A m´dulo p? a e ıces o 67. C´lculo del orden t de A m´dulo p. ¿Cu´ndo es −1 un residuo cuadr´tico? a a 65. p. 54. a o k ≡ 1 (mod. ı ız o 58. C´lculo directo de ra´ de la unidad m´dulo p: primera reducci´n. e e 52. El ´ndice de un elemento b respecto a una ra´ primitiva a m´dulo p. 48. a ıces o o 62. 47. Segunda prueba del Teorema de Wilson. c. El Teorema de Wilson: (p − 1)! ≡ −1 (mod. o . entonces t|p − 1. 78. a o 68. Algoritmo para encontrar ra´ primitivas. entonces t|k. Existencia de ra´ primitivas m´dulo p. una segunda prueba de esto. C´lculo directo de ra´ de la unidad: segunda reducci´n. un primo que no divide a a. La p-´sima potencia de una suma es la suma de las p-´simas potencias mod. ıces o 63. Historia de pruebas anteriores de la existencia de ra´ primitivas. ız 73. 59. C´lculo de las dem´s ra´ a partir de una. ıces o 56. 76. C´lculo de n-´simas ra´ cuando n|p − 1. Ejemplo de encontrar una ra´ primitiva m´dulo 73. C´lculo de ra´ m´dulo p. La prueba de que ψ(d) = ϕ(d) o ψ(d) = 0. Indice de un cociente. p). p). ız 70.

111. es un residuo de p sii es un residuo de pn . AB es un residuo sii A y B son ambos residuos o ambos no residuos. CONTENIDOS POR ARTICULO. ıces Caso de m´dulos compuestos. 109. a Problema fundamental: dado a. 93. o N´mero de residuos cuadr´ticos m´dulo p primo. C´lculos con ra´ primitivas m´dulo pn . 107. 98.xxxiv 79. M´ximo orden en U(2 a C´lculos con ´ a ındices m´dulo 2n . 92. Residuos cuadr´ticos m´dulo 2 a √ o N´mero de ra´ √A si A es un residuo m´dulo pn . 84. 86. N´mero de residuos cuadr´ticos m´dulo pn . o . o C´lculos m´dulo un entero compuesto. SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO SECCION CUARTA. 80. Criterio de Euler para residuos cuadr´ticos. Prueba de §85: tercera parte. 106. 99. GRADO. Prueba de §85: segunda parte. u a o Si a no es divisible por p. 90. 91. encontrar todo p del cual a es un residuo. −1 es un residuo de p primo sii p = 4n + 1. ¿Cuando un producto de varios factores es un residuo?. o Orden de a ∈ U(m) divide a ϕ(M). N´mero m´ximo posible de residuos cuadr´ticos m´dulo m. 102. a ıces o n ). Suma de los elementos de un subgrupo c´ ıclico de U (p). 95. 94. a o Trabajos de Euler sobre estos temas. u ıces o o N´mero de ra´ u ıces A si A es un residuo m´dulo m cualquiera. 100. a ıces e o N´mero exacto de ra´ t-´simas de 1 m´dulo pn . 88. Otra prueba de §108. 97. 85. ejemplos con p ≤ 17. 104. No hay m´s que t ra´ t-´simas de 1 m´dulo pn . 101. u ıces e o Prueba de §85: primera parte. u a o Segunda prueba de §96. Producto de todas las ra´ primitivas. 103. 81. 87. ¿Cuando un entero divisible por p es un residuo m´dulo pn ? o n. 105. o Caracterizaci´n de los enteros para los cuales −1 es un residuo. 110. 83. 89. uso de tablas. Referencia al trabajo de Euler. 96. 82. relaci´n al Teorema de Wilson. ıces Suma de todas las ra´ primitivas. u a a o Definici´n de residuo y no residuo. 108.

141. e . C. 127. notaci´n. Prueba de L. 132. C. 126. Resumen del m´todo para determinar si Q es un residuo de P . 133. 143. 134. 123. R. Tercer lema para probar el caso p ≡ 1 (mod. C. Ley de Reciprocidad Cuadr´tica (L. a ≡ 1. a ≡ 3. Primer lema para probar el caso p ≡ 1 (mod. historia. C. p ≡ 3. a ≡ 1. Prueba de L. 144. 130. 131. R. o Todo p ≡ 1 (mod. ±pNa. 8). 113. ejemplo. 125. a ≡ p ≡ 1 (mod. R. pRb. pNb. C. 128. u Reciprocidad cuadr´tica generalizada a enteros compuestos. Prueba de L. C. 121. R. prueba u si p ≡ 5 (mod.: caso 2. 20). a ≡ 3.: caso 4. 114. a Prueba de §133. 137.CONTENIDOS POR ARTICULO. pRb. 8). 5). 12). p ≡ 3. R. R. 4). 139. 8) de §125.: caso 5.: caso 3. Ley de Reciprocidad Cuadr´tica para a = ±5. Segundo lema para probar el caso p ≡ 1 (mod. Prueba de L. 8) de §125. 120. 119. C. 136. Prueba de L. R. 140. p ≡ 1.: caso 1. C. R. a o Prueba de L. ±pNa. 145. 12). xxxv 112. 115. 142. Estudio de §107 cuando a = ±2 y p ≡ 1 (mod. a ≡ p ≡ 3. R. Estudio de §107 cuando a = ±5 y p 6≡ 1 ni 9 (mod. 8).: caso 6. Prueba de L. Otra prueba de §114. Otra prueba de §114. pNb. C. R. divisi´n en casos. ±pRa. 4) es un no residuo de alg´n primo q < p. Estudio de §107 cuando a = ±2 y p ≡ 7 (mod. Estudio de §107 cuando a = ±2 y p ≡ 3 o 5 (mod. Prueba de L. o Estudio de §107 cuando a = ±3 y p ≡ 5 u 11 (mod. Prueba de §125. Estudio de §107 cuando a = ±3 y p ≡ 1 (mod. o Estudio de §107 cuando a = ±5 y p ≡ 2 o 3 (mod. 146. o o Prueba de L. Caracterizaci´n de los enteros para los cuales ±3 es un residuo. C. u a Enunciado de la Ley de Reciprocidad Cuadr´tica.: caso 8. 117. 8) de §125. 116.): hip´tesis inductiva. 122. a ≡ p ≡ 1. Caracterizaci´n de los enteros para los cuales ±2 es un residuo. 138.: caso 7. a Discusi´n de §107 cuando a = ±7. suponiendo §131. 8). a o Consecuencias de §131 con n´meros compuestos. 124. Estudio de §107 cuando a = ±3 y p ≡ 7 (mod. historia. a ≡ p ≡ 3. 129. p ≡ 1. Evidencia n´merica para la Ley de Reciprocidad Cuadr´tica. ±pRa. 135.: comienzo de la inducci´n. 12). 118.

161. formas equivalentes. Prueba de §147 cuando A ≡ 1 (mod. 171. 153. 156. 165. Formas con determinante negativo: reducci´n a forma reducida. CONTENIDOS POR ARTICULO. Divisores comunes de los coeficientes de formas. 162. o u Determinantes de formas equivalentes. 170. 150. 4).xxxvi 147. Encontrar todas las transformaciones de una forma a otra que la contiene. Condiciones para que dos formas reducidas de determinante −D sean equivalentes. o un u o La ra´ cuadrada D del determinante es una clase m´dulo M. Resoluci´n de congruencias ax o SECCION QUINTA. 151. 148. Prueba de §147 cuando A ≡ 2 o 3 (mod. ejemplo. 164. SOBRE LAS FORMAS Y LAS ECUACIONES INDETERMINADAS DE SEGUNDO GRADO. 152. Formas ambiguas. 167. Aplicaci´n de la teor´ de transformaciones a la de representaciones. 160. Transformaciones lineales de formas. Representaci´n de n´meros por formas transformadas. Corolario de §147 con B compuesto. 168. o a o Representaci´n de√ n´mero M. 149. El n´mero de formas reducidas de determinante −D. 154. problemas a ver. 172. formas opuestas. √ ız Representaciones que corresponden a valores iguales u opuestos de D. o ıa Caso de §168 con una forma ambigua. 173. . 157. transformaciones propias e impropias. Formas de los divisores de x2 − A: enunciado. Historia de la Ley de Reciprocidad Cuadr´tica. Condici´n necesaria y suficiente para que una forma implique a otra propia o e impropiamente. Definici´n de formas cuadr´ticas. a 2 + bx + c ≡ 0. el determinante. 175. o Condiciones para que dos formas reducidas de determinante −D sean propiamente equivalentes. 169. 155. u Clases de formas de determinante −D. 158. 166. 159. 4). 163. o Formas contiguas. Ejemplo de §164. Toda representaci´n de un entero M conduce a una forma propiamente equivalente o con primer coeficiente M. Transitividad de implicaci´n de formas. Equivalencia propia e impropia. existencia de una forma ambigua en una clase. 174. notaci´n.

200. Lema para §191. Tabla de clases de formas de determinante −D. o Soluci´n general de la ecuaci´n de Pell. 202. o . a Algoritmo para encontrar todas las representaciones de M por una forma de determinante −D. 198. Encontrar una transformaci´n entre formas equivalentes con determinante h2 . Formas reducidas con determinante h2 . Otra prueba del Teorema de §165. 188. 203. 190. a o C´lculo de todas las transformaciones entre formas equivalentes. C´lculo de una transformaci´n propia entre formas propiamente equivalentes. formas asociadas. o Soluci´n fundamental de la ecuaci´n de Pell. 205. 2. 186. 201. Algoritmo que determina si formas del mismo determinante son equivalentes. √ Aproximaci´n racional a D. 185. Aplicaci´n a la representaci´n de M como x2 + ny 2 . β. 184. 179. Algoritmos para encontrar todas las formas reducidas de determinante D. 178. 183. Observaciones sobre §203. D ≤ 12. Per´ ıodo de una forma F . Transformaciones propias entre formas contiguas. Propiedades de per´ ıodos. 196. 195. Caso de §180 con coeficientes no relativamente primos. 204. o o Aplicaci´n de fracciones continuadas a §198. 181. o Algoritmo para encontrar todas las transformaciones entre formas equivalentes. ejemplo de per´ o ıodo de una forma reducida. Toda clase contiene una sola forma reducida. o √ Convergentes de la fracci´n continuada de D. o o Historia de la ecuaci´n de Pell. 208. δ. Signos y otras propiedades de las formas en un per´ ıodo. 192. Algoritmo para encontrar todas las representaciones de un entero por una forma dada. 207. 187. Sustituci´n α. o Propiedades de formas reducidas con determinante positivo no cuadrado. 177. xxxvii 176. 180. γ.CONTENIDOS POR ARTICULO. n = 1. 191. 197. 206. 182. 3. 199. Relevancia de la ecuaci´n de Pell al estudio de formas. o o Formas con determinante positivo no cuadrado: reducci´n a forma reducida. o o Comentarios sobre la soluci´n de la ecuaci´n de Pell. 193. 189. o Formas reducidas propiamente equivalentes est´n en el mismo per´ a ıodo. Algoritmo para encontrar una transformaci´n propia entre formas o propiamente equivalentes. 194.

o . 223. 238. 234. divisi´n de clases en ´rdenes. 217. o o o Caracteres de una forma primitiva. 233. o a Divisi´n de las formas de determinante D en clases. 235. 215. Encontrar las dem´s transformaciones de §208. 226. o Caso de §216 con determinante cuadrado y M = 0. ejemplos. 241. 227. 212. N´mero de clases de formas de determinante h2 . Una forma primitiva representa s´lo residuos o s´lo no residuos m´dulo p. o o a o Continuaci´n de §216. Construcci´n de una forma compuesta. Caso general de §216 con determinante cero. o ´ e Ejemplos con clases positivas y negativas. e Notas hist´ricas acerca de formas cuadr´ticas. Divisi´n de ordenes en g´neros. Forma compuesta. Resoluci´n de la ecuaci´n cuadr´tica general de dos inc´gnitas. 236. 237. 242. u Algoritmo de §205 para el caso de formas de determinante h2 . 225. o o Uso de clases propiamente primitivas. Ejemplo del m´todo de §217. o Usos de las clases. 218.xxxviii 209. 213. 228. 229. Ra´ cuadrada de una forma. Lema para §239 y §240. 221. Encontrar todas las transformaciones correspondientes a §213. 224. clases ambiguas. h. 222. 211. 0). 214. 230. 240. Equivalencia de las compuestas de formas equivalentes. o Asociatividad generalizada de composici´n. 219. Asociatividad de composici´n. clases opuestas. Formas de determinante igual a cero. n´meros caracter´ ız u ısticos de una forma. Formas primitivas. a Criterio para equivalencia impropia de formas reducidas (a. Caso especial de §216 con determinante cero. 216. 232. 239. forma principal. CONTENIDOS POR ARTICULO. o Forma compuesta de formas transformadas. Criterio para que una forma de determinante D implique una de determinante De2 . seis propiedades. Una forma primitiva representa un n´mero infinito de enteros no divisibles u por p. Clases positivas y negativas. 231. 210. o Propiedades de la composici´n de formas. 220. Forma compuesta de formas equivalentes.

271. 255. negativas e indefinidas. e Otra prueba de la L. 270. 257. 245. e e M´todo para descomponer un primo como suma de dos cuadrados. Clases de formas tienen la estructura de un grupo. 260. u Conteo del n´mero de clases ambiguas propiamente primitivas. 252. 247. e o Segunda reducci´n de formas ternarias. 269. n . 275. 254. 250. o El n´mero de clases de formas ternarias de determinante D es finito. u N´mero de clases propiamente primitivas k con k2 = K. 256. o e Producto de g´neros est´ bien definido para formas primitivas. o Introducci´n al estudio de formas ternarias. 258. adjunta y determinante. o u ´ N´mero de formas ambiguas primitivas (A. 261. C) y (A. 244. o Ejemplos num´ricos de la reducci´n de formas ternarias. 266. u Ejemplos de formas ternarias reducidas de determinante peque˜o. e Una digresi´n conteniendo un estudio de formas ternarias. Representaci´n de un producto por una forma compuesta. Comparaci´n del n´mero de clases primitivas de ordenes distintos. 264. o Ejemplos de la composici´n de transformaciones de formas ternarias. para ciertos residuos. Los caracteres que corresponden a g´neros.CONTENIDOS POR ARTICULO. 268. u e Discusi´n del n´mero de clases en ordenes distintos. a Una forma primitiva que transforma formas del mismo orden. u La mitad de los caracteres no pertenece a un g´nero propiamente primitivo. xxxix 243. 263. o Forma m´s simple de un orden. R. 277. 259. C. o Transformaci´n de formas ternarias. o Composici´n de ordenes. e a Composici´n de clases. o Formas ternarias equivalentes. 276. o u ´ Composici´n de la forma m´s simple de un orden con una primitiva. Existe el mismo n´mero de clases en cada g´nero del mismo orden. C). e Caracteres para g´neros negativos y g´neros impropiamente primitivos. 274. o Formas ternarias: notaci´n. 248. 0. o ´ Composici´n de g´neros. 272. formas positivas. Clases de formas ternarias. u Conteo del n´mero de clases ambiguas impropiamente primitivas. e a Producto de g´neros est´ bien definido en general. 253. Transitividad de equivalencia. 262. 267. 249. 265. 251. 273. 246. Reducci´n de formas ternarias. A/2. o a Clases propiamente primitivas que representan un entero cuadrado.

u 304. Comportamiento asint´tico del n´mero de clases: determinante negativo. 278. 289. 307. Todo entero positivo es la suma de tres n´meros triangulares. Representaciones impropias de una forma binaria por una forma ternaria. Exactamente la mitad de los caracteres corresponden a g´neros e propiamente primitivos. 279. u 293. 284. Problemas para considerarse acerca de formas ternarias. 297. e . 285. u 306. Algoritmo para calcular g´neros y clases. e 296. o 295. u 305. Representaci´n de cero por formas ternarias. Representaciones impropias por una forma ternaria. N´mero de representaciones por x2 + y 2 + z 2 . M´todo alternativo para §294. Trabajo de Legendre acerca de §294. 280. Algoritmo para encontrar las representaciones propias de un entero por una forma ternaria. Algunas aplicaciones a la teor´a de las formas binarias. o o a o 301. Lema para §280. Las clases forman un grupo. Caso general de §294. Observaciones acerca de la representaci´n de una forma binaria o por una forma ternaria. u 294. Incompletitud del argumento de Legendre en §296. N´mero de clases: determinante negativo. 292. Toda forma del g´nero principal es el cuadrado de alguna forma. o 300. 282. 283. 298. ejemplos. Equivalencia de formas ternarias. 281. Tablas acerca de §302. 299. 290. Soluci´n racional de una ecuaci´n cuadr´tica con dos inc´gnitas. Estudio de §289 para formas binarias de determinante −1 o −2. Existencia de formas primitivas negativas de determinante −M y n´mero u caracter´ ıstico −1. Toda clase es de orden que divide al n´mero de clases. Condici´n necesaria y suficiente para resolver ax2 + by 2 + cz 2 = 0. o u e 302. Representaciones de formas binarias por x2 + y 2 + z 2 . ı 286. Comportamiento asint´tico del n´mero de g´neros. 288.xl CONTENIDOS POR ARTICULO. Las representaciones de un entero positivo por x2 + y 2 + z 2 . conjetura sobre el n´mero de clase. 291. e 287. Algoritmo para encontrar todas las representaciones de una forma binaria por una forma ternaria. o u 303.

Reducci´n al caso de la divisi´n del c´ o o ırculo en p (primo) partes. 316. Otro m´todo para resolver mx e Uso de n´meros excluyentes en §323. 309. e o a T´cnicas para la aplicaci´n de §330. o ıodo de a/pμ . e o N´meros excluyentes que conviene escoger en el m´todo de exclusi´n. e e M´todos de factorizaci´n de enteros: observaciones elementales. 327. 333. APLICACIONES VARIAS DE LAS INVESTIGACIONES PRECEDENTES. o M´todos para resolver una congruencia x2 ≡ A (mod. e o Aplicaciones de §333. Introducci´n a la ciclotom´ generalizaciones futuras posibles. o ıa. xli SECCION SEXTA. 326. 313. 314. e o Tres m´todos para encontrar los residuos cuadr´ticos de M. 320. o o Descomposici´n de una fracci´n con denominador abc · · · . 338. u e o Atajos que se pueden usar en el m´todo de exclusi´n. o o Descomposici´n de una fracci´n con denominador ab. a Per´ ıodo de una fracci´n a/pμ . 332. e o 2 + ny 2 = A. m). 321. 315. Otro m´todo para resolver x e Ejemplos num´ricos del m´todo de §327. 329. e a √ Segundo m´todo de factorizaci´n: valor de −D (mod. e M´todo de exclusi´n para la congruencia x2 ≡ A (mod. 324. 325. 318. 311. o o Unicidad de la descomposici´n de §310. 330.CONTENIDOS POR ARTICULO. ECUACIONES QUE DEFINEN SECCIONES DE SECCION SETIMA. a 2 ≡ A (mod. 310. 336. UN CIRCULO. e Observaciones para acortar el c´lculo en §323. M´todo de c´lculo de expansiones decimales en general. 312. 337. Las ra´ de x ıces La f´rmula de Newton para la suma de las λ-´simas potencias de las ra´ o e ıces. 334. 319. e o Primer m´todo de factorizaci´n: residuos cuadr´ticos de M. 331. 323. 335. M). o C´lculo del numerador a partir de la mantisa y del denominador. . 317. o Mantisa decimal de una fracci´n. m). n − 1 son exp(2πk/n) = cos(2πk/n) + i sen(2πk/n). u Un ejemplo del m´todo de §323 y §324. C´lculo del per´ a ıodo de b/pμ a partir del per´ Comentarios sobre las tablas de los per´ ıodos de fracciones. 328. 322. M) cuando A < 0. 308. Introducci´n y resumen de la secci´n. e a Mantisa de una fracci´n en el caso general.

ıces o Clases laterales de Ω forman una partici´n. 359. a C´lculo completo de §352 cuando n = 17. ı o C´lculo completo de §352 cuando n = 19. u C´lculo de sumas gaussianas. o 4 Distribuci´n de las ra´ Ω en tres per´ o ıces ıodos. 343. C´lculo de polinomio m´ a ınimo de un per´ ıodo. e Coeficientes de un polinomio son funciones sim´tricas de las ra´ e ıces. 366. 361. 364. La estructura c´ ıclica de las ra´ Ω de un polinomio ciclot´mico X. 348. automorfimos de una extensi´n. 350. a C´lculo de las otras funciones trigonom´tricas de ω. 349. ejemplo n = 19. 360. 340. 363. a Uso de n´meros complejos en §352. 358. o a Generalizaci´n de §347 con subper´ o ıodos. o ıces Observaciones sobre §363. 341. etc.xlii 339. ıces o Sustituci´n de ra´ de un polinomio ciclot´mico en un polinomio. o Productos de per´ ıodos en Ω. 352. 351. Algoritmo para encontrar las ra´ces de un polinomio ciclot´mico. 354. o o Subgrupos y clases laterales de las ra´ de un polinomio ciclot´mico. o ıces o Irreducibilidad de polinomios ciclot´micos sobre los racionales. 362. Conjetura de la imposibilidad de resolver polinomios de grado ≥ 5 por radicales. o Se construye un p-gono sii p es un primo de Fermat. 346. Grado de subextensiones del campo ciclot´mico. ejemplos. 342. Uso de resolventes de Lagrange para resolver el polinomio ciclot´mico. 356. a El polinomio ciclot´mico se descompone como 1 (y 2 ∓ pz 2 ). 357. 345. 355. o C´lculo de sen ω y cos ω donde ω = 2πk/n. CONTENIDOS POR ARTICULO. o Factorizaci´n del polinomio ciclot´mico depende de p − 1. o Sustituci´n de un per´ o ıodo en un polinomio sim´trico. a e Factorizaci´n del polinomio con ra´ sen kω. 353. 365. Aplicaci´n del Teorema de Newton al c´lculo de los coeficientes. Caracterizaci´n de los n para los cuales el n-gono es construible. o . 347. 344.

Si no fuera por VUESTROS beneficios incesantes en apoyo de mis estudios. no habr´ estado en capacidad de ıa dedicarme completamente a mi apasionado amor. a Ha sido exclusivamente VUESTRA generosidad la que me ha permitido liberarme de otras preocupaciones.AL SERENISIMO ˜ PRINCIPE Y SENOR CARLOS GUILLERMO FERNANDO DUQUE DE BRUNSWICK Y LUNEBURG SERENISIMO PRINCIPE Considero como mi mayor fortuna que VOS me permit´is adornar este trabajo a con VUESTRO honorabil´simo nombre. Cuando al fin estuve preparado para presentar mi trabajo al mundo. fue exclusivamente VUESTRA munificencia la que removi´ o todos los obst´culos que retardaron continuamente su publicaci´n. Estoy obligado por un sagrado deber a ı ofrec´roslo a VOS. dedicarme muchos a˜os a la contemplaci´n y estudio n o fruct´ ıferos. Si no fuera por vuestro favor. Porque no s´lo me siento dif´ o ıcilmente a la altura de este oficio. Tanta ha sido a o VUESTRA generosidad hacia m´ y mis esfuerzos que m´s bien puedo admirarla ı a con esp´ ıritu agradecid´ ısimo y admiraci´n silenciosa que celebrarla con los encomios o justamente merecidos. no habr´ ıa realizado mi primer acercamiento a las ciencias. el estudio de las matem´ticas. sino tambi´n todos conocen VUESTRA extraordinaria liberalidad hacia todo e . y finalmente darme la oportunidad de anotar en este volumen algunos de los resultados de mis investigaciones. Seren´ e ısimo Pr´ ıncipe.

si VOS juzg´is merecedor del extraordinario favor que siempre me hab´is a e prodigado.2 aqu´l que se dedica a las disciplinas superiores. a SERENISIMO PRINCIPE Brunswick. Seren´ o a ısimo Pr´ ıncipe. me congratular´ de que mi trabajo no haya sido en vano y de que haya e sido favorecido con un honor que aprecio por encima de todos los dem´s. presento este libro como un testimonio de mi profundo respeto hacia VOS y de mi dedicaci´n a la m´s noble de las ciencias. Todos saben que VOS nunca hab´is e e excluido de VUESTRO patrocinio a aquellas ciencias que com´nmente son vistas u como demasiado rec´nditas y demasiado alejadas de la vida ordinaria. VOS MISMO o en VUESTRA suprema sabidur´ est´is bien enterado del ´ ıa a ıntimo y necesario lazo que une a todas las ciencias entre s´ y con cualquier cosa que ata˜e a la prosperidad de la ı n sociedad humana. en el mes de julio de 1801 De Vuestra Alteza. el m´s dedicado servidor a C. Por ende. GAUSS .F.

o e A menudo incluye algunos temas que realmente no pertenecen a la Aritm´tica (como e la teor´ de logaritmos) y otros que no son propios de los enteros sino comunes a ıa todas las cantidades. as´ los enteros (y las fracciones en tanto que est´n determinadas por ı a enteros) constituyen el objeto propio de la ARITMETICA. por o ejemplo. Las investigaciones contenidas en este volumen pertenecen a la parte de la Matem´tica que trata de los n´meros enteros. relacionada con ella en t´rminos generales como e se relaciona el arte de reducir y resolver ecuaciones (Algebra) con el An´lisis general. lo que com´nmente es llamado Aritm´tica..PREFACIO. a Tal como incluimos bajo el t´ ıtulo An´lisis todas las discusiones que involucran a cantidades. y es la unica que tratamos en este volumen. ´ Incluidos bajo el t´ ıtulo Aritm´tica Superior est´n aquellos t´picos que Euclides e a o trat´ en Libros VII y siguientes de los Elementos con la elegancia y el rigor habitual o entre los antiguos. Se ve como resultado que se debe dividir la Aritm´tica en dos e partes: la Aritm´tica Elemental y la Aritm´tica Superior. y a veces de las fracciones pero nunca a u de los irracionales. dedicada totalmente a problemas indeterminados contiene muchos resultados que provocan una apreciaci´n m´s all´ de lo ordinario por la ingeniosidad o a a y habilidad del autor. pero est´n limitados a los rudimentos de la ciencia. La c´lebre a e obra de Diofanto. y dado que las cuestiones son muy especializadas y rara vez conducen .e. El an´lisis llamado indeterminado o Diof´ntico que muestra la a a forma de seleccionar de entre las infinitas soluciones de un problema indeterminado aqu´llas que son enteras o al menos racionales (usualmente con la condici´n adicional e o que deben ser positivas) no es la disciplina a la cual nos referimos. La segunda incluye todas e e las investigaciones generales acerca de las propiedades especiales de los enteros. y llevar a cabo operaciones aritm´ticas). sino m´s bien a a una parte verdaderamente especial. demandan una cierta destreza y una manipulaci´n h´bil m´s que principios o a a profundos. escasamente se extiende m´s all´ del arte de u e a a enumerar y calcular (i. Sin o embargo. por una representaci´n decimal. a causa de las dificultades que enfrent´ y los sutiles artificios o que us´. especialmente si consideramos las pocas herramientas que pudo usar. expresar los n´meros mediante s´ u ımbolos id´neos. Sin embargo.

no estaba al tanto de los modernos descubrimientos en el campo y no ten´ los medios para descubrirlos. Despu´s a e comenc´ a considerar la publicaci´n de los frutos de mis investigaciones y me dej´ e o e persuadir de no omitir ninguno de los primeros resultados. No haremos e aqu´ un recuento de los descubrimientos individuales de estos ge´metras puesto que ı o se pueden encontrar en el Prefacio del Ap´ndice que Lagrange agreg´ al Algebra de e o Euler y en el reciente volumen de Legendre (que citaremos luego). EULER. con el fin de entender los principios de los e e que depend´ y para obtener una prueba rigurosa. dispersos ıa u o como estaban dentro de los Comentarios de las Academias eruditas. y caminando sobre sus pasos intent´ extender la Aritm´tica m´s all´. As´ mientras un resultado ı. Tambi´n citaremos e muchos de ellos en el lugar apropiado dentro de estas Disquisiciones. Cuando tuve ´xito en esto. fue el teorema del art´ ıculo 108). En efecto. conduc´ a otro. hab´ completado la mayor parte de lo que se presenta en las cuatro ıa ıa primeras secciones de esta obra antes que entrara en contacto con trabajos similares de otros ge´metras.4 PREFACIO. L. Para que nadie se sorprenda porque comienzo ıas casi desde el principio y trato nuevamente muchos resultados que ya han sido estudiados activamente por otros. cuya publicaci´n promet´ hace cinco a˜os. P. L. LEGENDRE (y otros pocos) abrieron la entrada al santuario de esta ciencia divina y revelaron abundantes riquezas dentro de ´l. DE FERMAT. A. se ve que el libro de Diofanto marca una ´poca en a e la historia de las Matem´ticas. ıa ocupado en otro trabajo. tanto las iniciadas por e aquellos d´ como las posteriores. porque en ese momento no hab´ ning´n libro que pusiera juntos los trabajos de otros ge´metras. El prop´sito de este volumen. puesto que lo consider´ bell´ e ısimo en s´ mismo y en vista de que sospech´ su conexi´n con resultados a´n m´s profundos. a principios de 1795. Por otra parte. VI y VII. m´s debido a que presenta los primeros trazos del a a arte caracter´ ıstico del Algebra que a causa de que haya enriquecido la Aritm´tica e Superior con nuevos descubrimientos. Pero esto s´lo me estimul´ un o o mayor inter´s. ı e o u a concentr´ en ´l todos mis esfuerzos. ıa e me atrajeron tanto estos asuntos que no pude dejarlos. a conclusiones m´s generales. la mayor´ fueron tratados por nuevos m´todos ıa e y los ultimos resultados estaban tan ligados con los viejos que no pod´ explicarse ´ ıan sin repetir desde el inicio. Se debe mucho m´s a los autores modernos. muchos de los resultados eran nuevos. M. debo explicar que cuando primero me encamin´ a e este tipo de investigaciones. LAGRANGE. a de los cuales aquellos pocos hombres de gloria inmortal. o o ı n es divulgar mis investigaciones en la Aritm´tica Superior. e e e a a logrando resultados que est´n incorporados en las secciones V. reconoc´ que la mayor parte de mis meditaciones hab´ ı ıan sido agotadas en materias ya bien desarrolladas. Una vez que estuve en capacidad de estudiar los escritos de o estos hombres de genio. me encontr´ con un extraordinario resultado aritm´tico (si e e no me equivoco. .

han sido desarrollados en mayor grado y han conducido a resultados m´s generales que parecen dignos de publicaci´n (v´ase la Nota Adicional a o e en art´ ıculo 306). pero los principios o ı e involucrados dependen exclusivamente de la Aritm´tica Superior. tratada en la Secci´n VII. Sin embargo. que llenar´ ıan f´cilmente un libro del tama˜o de ´ste. ya que el libro se hizo mucho m´s extenso de lo que yo a esperaba. a La publicaci´n de mi trabajo se vio estorbada por muchos obst´culos a lo largo o a de un per´ ıodo de cuatro a˜os. sino tambi´n acomet´ nuevas investigaciones. Los ge´metras e o pueden sorprenderse de este hecho en s´ tanto como espero que estar´n complacidos ı. Esto fue necesario por brevedad.PREFACIO. donde ´l reune y sistematiza no solamente todo lo que hab´ n e ıa sido descubierto hasta esa fecha sino tambi´n muchos nuevos resultados propios. se publicar´n en la primera oportunidad. porque un tratamiento ı o m´s detallado parec´ menos necesario (e. muchos asuntos que asum´ s´lo a la ligera. e a me sent´ obligado a agregar Notas Adicionales en algunos pasajes y conf´ que este ı ıo comprensivo e ilustre hombre no se ofender´. los contenidos de los art´ a ıa ıculos 37. No me ıa corresponde a m´ juzgar el trabajo mismo. 82 y siguientes. . una a consideraci´n que hubo que tener en cuenta tanto como fuera posible. o La teor´ de la divisi´n de un c´ ıa o ırculo o de pol´ ıgonos regulares. a n e a En varias cuestiones dif´ ıciles he usado pruebas sint´ticas y he suprimido e el an´lisis que conduce a los resultados. ya sea suministrando e soluciones que ellos buscaban o abriendo el camino para nuevas investigaciones. debido al tama˜o de la Secci´n V. en particular. Mi mayor esperanza es que ´l complazca ı e a aqu´llos que se interesan en el desarrollo de las ciencias. Durante este tiempo no s´lo continu´ investigaciones n o e que ya hab´ emprendido y aplazado para una fecha posterior de modo que el ıa libro no fuera demasiado extenso. y otros).. a con los nuevos resultados que se derivan de este tratamiento. “Essai d’une th´orie des nombres” (Paris.g. Todas estas cosas. no pude referirme a ´l en secciones an´logas de mi libro. omit´ toda la Secci´n ocho (a´n cuando en ocasiones e ı o u me refiero a ella en el presente trabajo. iba a contener un tratamiento general de las congruencias algebraicas de rango arbitrario). Finalmente. Ya e que ese libro lleg´ a mis manos despu´s de que gran parte de mi trabajo estaba o e levantado. en s´ misma no pertenece a la Aritm´tica. De e ı modo semejante. 5 En el ´ ınterin apareci´ un trabajo sobresaliente de un hombre a quien la o Aritm´tica Superior ya debe mucho. e e a˜o VI) de Legendre. Estas son las cosas acerca de las cuales quer´ prevenir al lector. acort´ mucho de lo que primeramente n o e intent´ hacer y.

Todos los residuos de un n´mero dado. Secci´n Primera o DE LA CONGRUENCIA DE LOS NUMEROS EN GENERAL N´meros congruentes. a saber: sin ning´n signo. son llamados u o u uno residuo del otro y. Tales nociones valen para todos los enteros. o u Las proposiciones m´s f´ciles. −9 y +16 son congruentes seg´n el m´dulo 5. o u . tanto positivos como negativos*). todo n´mero puede considerarse congruente u u consigo mismo. en el primer caso. el u o n´mero a se llama m´dulo. se dice que b y c u u son congruentes seg´n el m´dulo a. u o 2. u o −7 es un residuo de +15 seg´n el m´dulo 11. se dice que son incongruentes. en el segundo caso. si no lo son. Por ejemplo. y no para las fracciones. no residuos. seg´n cualquier m´dulo. *) El m´dulo debe ser siempre tomado con el valor absoluto. pueden a a a demostrarse aqu´ sin dificultad alguna. donde k es un n´mero entero indeterminado. Si un n´mero a divide la diferencia de los n´meros b y c. u o 1. seg´n el m´dulo m est´n u u o a comprendidos en la f´rmula a + km. y quienquiera podr´ comprobar su veracidad ı a con igual facilidad. m´dulos.DISQUISITIONES ARITHMETICAE. residuos y no residuos. pero no es un residuo seg´n el m´dulo u o u o 3. a. Ambos n´meros b y c. a las cuales haremos referencia m´s adelante. Dado que cada n´mero divide a cero.

. . us´ el mismo s´ o o ımbolo para la igualdad y la congruencia. ser´ el n´mero buscado. e o e −7 ≡ 15 (mod. +5 es residuo m´ ınimo positivo de s´ mismo. . un residuo m´ u o ınimo positivo que es un residuo absolutamente m´ ınimo. . lo que nosotros dudamos en imitar para que no se originara ninguna ambig¨edad. Es evidente que todos a a u a−A a+1−A a+2−A a los cocientes m . uno ser´ < m . De donde es evidente que cada n´mero tiene un a residuo no mayor que la mitad del m´dulo. que estar´ entre a y a + m. a + 1. 3. −2 es el residuo m´ ı u o ınimo negativo. en su tratado. si a−A es una fracci´n. seg´n el m´dulo 5. −2.8 LA CONGRUENCIA DE LOS NUMEROS Se˜alar´ la congruencia de los n´meros mediante este s´ n e u ımbolo ‘≡’ y. de otro modo. 5). cada n´mero tendr´ un residuo. entonces a ≡ A. cada a 2 m u uno ser´ = 2 sin considerar signos. por ejemplo. a no ser que 0 sea un residuo. a + m − 1. por lo que solo uno de ellos puede ser entero. siempre se presentan en pares: uno positivo y el otro negativo. etc. sea k el pr´ximo m m mayor entero positivo (y si es negativo. a + 2. ı 4. *) Adoptamos este s´ ımbolo por la gran analog´ que se encuentra entre la igualdad y la ıa congruencia. est´n ubicados entre k − 1 y k + 1. m . absolutamente m´ ınimo. . −1. . . tanto en la sucesi´n 0. uno y s´lo uno de estos enteros ser´ congruente a A seg´n el o a u m´dulo m. 2. As´ pues. −3 es el residuo m´ ınimo negativo. . y dado otro entero A. o o o Si a−A es un entero. cuando sea necesario. Si son diferentes en magnitud. Es evidente ı que. el pr´ximo menor. el ilustre Legendre. y a la vez. . 1. −(m − 1) a los que llamamos residuos m´nimos. Por la misma raz´n. seg´n el m´dulo 7. m−1. Teorema. Residuos m´nimos. u a o como en 0. y m . sin considerar el signo). 11)*). al que se llamar´ residuo absolutamente o a m´nimo. u . ı. pondr´ el m´dulo entre par´ntesis. o A + km. Dados m n´meros enteros sucesivos u a. ı Por ejemplo: −13 tiene. −16 ≡ 9 (mod.

. en lo siguiente: o e Los n´meros congruentes poseen los mismos residuos m´nimos. y otros n´meros a. etc. entonces. u u respectivamente congruentes a aquellos. 7. Si se tienen los n´meros A. u o Si varios n´meros son congruentes a un mismo n´mero seg´n un mismo u u u m´dulo. los n´meros u ı u no congruentes poseen diferentes residuos m´ ınimos.. 5. entonces A − B ≡ a − b. C. Establecidos estos conceptos. que son u u respectivamente congruentes a ellos seg´n un m´dulo cualquiera.EN GENERAL. ser´n congruentes entre s´ (seg´n el mismo m´dulo). entonces. por la misma raz´n. a Si A ≡ a. reflexionemos sobre las propiedades de los n´meros congruentes que son inmediatamente obvias. pues AB ≡ Ab ≡ ab. b. se tiene AB ≡ ab. A + B + C + etc. C. ≡ a + b + c + etc. esto es si A ≡ a. u Los n´meros congruentes. tambi´n.. b. es decir.. c. −k ser´ positivo.. tambi´n ser´n conu u o e a gruentes seg´n cualquier factor de este m´dulo. c. ≡ abc etc. 9 Proposiciones elementales sobre congruencias. los productos de cada uno de ellos ser´n congruentes. y otros n´meros a. ABC ≡ abc. etc. 6). ı u . A ≡ a. B. a Si A ≡ a. entonces. 8. e Del art´ ıculo anterior. 6. B. entonces este es un caso particular del art´ u ıculo anterior (art. Si k es negativo. B ≡ b. B ≡ b. entonces AB ≡ ab. de tal modo que kA ≡ ka. y a = b = c etc. Si se tienen los n´meros A. etc. etc. B ≡ b. de donde −kA ≡ −ka. y. Si A ≡ a. u o B ≡ b. Si k es un n´mero positivo. seg´n un m´dulo compuesto. suponiendo que A = B = C etc.. o a ı u o Esta identidad de m´dulos se debe sobreentender. tambi´n kA ≡ ka. etc. ABC etc. etc. o as´ para cualquier n´mero de factores.

Por ejemplo. los valores de X producen estos residuos m´ ınimos positivos: 1. B. b. C. y si se u reducen los valores de la funci´n X a los residuos m´ o ınimos. entonces para x = 0. B. entonces Ak ≡ ak . etc. Si se sustituye x por todos los n´meros enteros. D. 9. donde A. 3. ≡ Ag a + Bg b + Cg c + etc. 3. 4.10 LA CONGRUENCIA DE LOS NUMEROS Si todos los n´meros A. y donde a. de la forma o Axa + Bxb + Cxc + etc. Sean f y g valores congruentes de x. el mismo per´ ıodo aparece con los t´rminos en el e orden inverso. c. etc. 10. donde los primeros cinco n´meros 1. consecutivamente. etc. por el art´ ıculo anterior. etc. Luego. se suponen iguales. E. Entonces. 4. 1. De donde. 1. resulta evidente que no pueden tener lugar otros t´rminos e en cualquier sucesi´n. Entonces. . Af a + Bf b + Cf c + etc.. si la sucesi´n se contin´a en el sentido contrario. 4. entonces ´stos formar´n e a una sucesi´n en la que despu´s de un intervalo de m t´rminos (tomando a m como el o e e m´dulo) los mismos t´rminos se repetir´n de nuevo. c. y del mismo modo Bf b ≡ Bgb . Q. 4. Entonces. seg´n cualquier m´dulo entero. f a ≡ g a y Af a ≡ Aga . etc. son u enteros no negativos.. si se dan valores congruentes a la indeterminada x. etc. 4. si se dan valores negativos a x. los valores correspondientes de la funci´n X ser´n u o o a congruentes. la serie estar´ formada o e a a por un per´ ıodo de m t´rminos repetido infinitamente. F´cilmente se infiere c´mo puede ser extendido el teorema a las funciones de a o varias indeterminadas. 2. excepto aqu´llos que constituyen este per´ o e ıodo. sea X = x3 −8x+6 e y m = 5. y tambi´n los u e correspondientes a. u 3 se repiten indefinidamente y. se tiene este teorema: Si A ≡ a y k es un entero positivo. Sea X una funci´n algebraica de la indeterminada x. b. 3. esto o u es. son n´meros enteros cualesquiera. C. etc. 3.

esta suma y el n´mero dado presentan los mismos residuos m´ u ınimos. B. As´ es evidente que. y un n´ mero de la forma a + 10b + 100c + etc.g.EN GENERAL. seg´ n 10 u a u el m´dulo 11. e. ni ≡ 2 (mod. Aunque este criterio se nos present´ espont´neamente. Por lo tanto. Desde luego. Muchas cosas que suelen ense˜arse en aritm´tica dependen de los teoremas n e expuestos en esta secci´n. ıgitos de un n´mero expresado en u decimales se suman uno a uno sin tener en cuenta el lugar que ocupan. X no puede ser ni ≡ 0. 11 u otro. De donde. M´s generalmente. + N donde A. multiplicaci´n o elevaci´n a potencia. entonces dar´. 5). tampoco con racionales. se deducen todas las reglas similares. Puesto que seg´n el m´dulo 11. y u x3 − 8x + 4 = 0 no pueden resolverse con n´meros enteros. ser´ tratado m´s o o a a a ampliamente en la Secci´n VIII.. o e u se derivan otros ya sea por suma. el mismo residuo m´nimo que a − b + c etc. si aquel es divisible entre 9 y viceversa. son enteros y n es un entero positivo (en realidad todas las ecuaciones algebraicas pueden reducirse a esta forma). C. 100 ≡ 1 ser´. De este mismo principio. se o o . Seg´n el m´dulo 9 todas las potencias del n´mero u u o u 10 son congruentes con la unidad: por eso. 11 11. si los d´ ı. Algunas aplicaciones. la ecuaci´n X = 0 no tiene o ninguna ra´ racional. De lo anterior se puede inferir el principio de las reglas dadas para la verificaci´n de las operaciones aritm´ticas. en este ejemplo. A partir de este ejemplo se puede formar alguna o idea sobre la utilidad de estas investigaciones.. etc. en general 102k ≡ 1. de tal modo que ´ste ultimo e ´ puede dividirse entre 9. es evidente que. u o a 2k+1 ≡ 10 ≡ −1. como se sabe. 12. dar´. Lo mismo es cierto para el divisor 3. y. seg´n el m´dulo 9. el mismo residuo m´ a u o ınimo que a + b + c + etc.. si la congruencia X ≡ 0 no puede satisfacerse para ning´n ız u m´dulo. se deduce que las ecuaciones x3 − 8x + 6 = 0. si de los n´meros dados. si un n´mero dado tiene la forma u a + 10b + 100c + etc. ni mucho menos = 0 ni = 2. de donde de inmediato o ı se deriva la regla conocida. de la forma o xn + Axn−1 + Bxn−2 + etc. resta. las reglas para averiguar la divisibilidad de un o n´mero dado por 9. cuando X es una funci´n de la a o inc´gnita x.

seg´n ´stos. ıa . porque si no sucediera as´ se concluir´ que se ha cometido un error en el c´lculo. seg´n un m´dulo u u o arbitrario (por lo general se usan 9 u 11.12 LA CONGRUENCIA DE LOS NUMEROS sustituyen los residuos m´ ınimos en lugar de los n´meros dados. u e los resultados deben ser congruentes con los que se derivaron de otros dados. ser´ innecesario detenerse en ellos. ı. puesto que estos resultados son bastante conocidos y semejantes con los anteriores. Por esto. porque como lo presentamos en nuestro sistema decimal. ıa a Pero. los residuos pueden hallarse con facilidad).

d. como p es primo. Teorema.. tendremos n´meros b. m´s peque˜os que un u a n n´mero primo dado. aunque resulta menor que el menor u b de tales n´meros. p). Sea p − mb = b u positivo y < b. as´ b0 ser´ un n´ mero ı a u dos m´ltiplos sucesivos de b. Si se niega el teorema. u u Sea p primo. factores. Q. mb y (m + 1)b. Si ni a ni b pueden dividirse por un n´mero primo p. no puede dividirse por este n´mero primo. etc. tambi´n tenemos e 0 ≡ 0. ac ≡ 0. no puede dividirse por b pero est´ comprendido entre a 0 . entonces ab = a < p (por hip´tesis) y por lo tanto no es divisible por o p. tal que ning´n n´mero menor que b tenga esta propiedad. todos < p. y restando ´ste de ap ≡ 0 resulta a(p − mb) = ab e 0 tiene que ser uno de los n´meros b. u 14. etc.. u 13. c. Demostraci´n. Ahora. ad ≡ 0. c. A. p). (mod. Ahora. d. . o u tales que ab ≡ 0. 7).. E. Sea b el menor de todos estos. etc. y a positivo < p: entonces no puede encontrarse ning´n n´mero u u positivo b menor que p tal que ab ≡ 0 (mod. El producto de dos n´meros positivos. esto es: mab ≡ 0 (por art. tampoco el producto ab u puede dividirse por p. p). como suponemos que ab ≡ 0 (mod. b. etc. Es evidente que b > 1: u u pues si b = 1.Secci´n Segunda o SOBRE LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO Teoremas preparatorios sobre los n´meros primos.

14 LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO. puesto que si no. Euclides ya hab´ demostrado este teorema en sus Elementos (libro VII. Al disminuir en n el n´mero de factores p en cada sistema. p). resulta de consideraciones elementales. c. Que cualquier n´mero compuesto pueda resolverse en factores o u primos. no podr´ dividir a A (art´ ıa ıculo anterior). entonces αβ ≡ 0. denotan n´meros primos diferentes. No obstante dese´bamos no omitirlo puesto que muchos autores modernos han a usado razonamientos inciertos en vez de demostraciones. etc. d. ´ Demostraci´n.. Pero esto contradice el teorema anterior. y tal que m > n. pero est´ supuesto t´citamente. ab no puede dividirse por p. ıa 32). 15. ninguno de los a primos a. es resoluble en factores primos de otra u manera. Ahora. pueden ser diferentes solamente si un primo aparece m´s veces en una resoluci´n que a o en la otra. puesto que ab ≡ αβ. y n veces en o la otra. c. donde a. etc. Sean α y β los menores residuos positivos de los n´meros a y b. seg´n el m´dulo p. u . puede estar ausente del segundo sistema de primos.. b. 16. y a a en general sin demostraci´n. ni tampoco abcd. puede dividirse por un n´mero u u primo p. c. tampoco puede dividirse por p el producto abcd etc. etc. Primero. As´ estas dos resoluciones en factores ı. b. que es = aα bβ cγ etc. respectivau mente. b. tampoco abc. o Supongamos que alg´n n´mero compuesto A. No. b. etc. mediante este uso muy sencillo. u u c. es claro que no puede aparecer en este segundo sistema de factores ning´n otro primo mas que a. Seg´n el art´ u ıculo anterior. el cual est´ compuesto de estos primos. Cualquier n´mero compuesto puede resolverse en factores primos u de una manera unica. Si ninguno de los n´meros a. Teorema. si ab ≡ 0 u o o (mod. o bien han despreciado el teorema completamente. Sea p un tal primo que aparece m veces en una resoluci´n. podemos con a m´s facilidad comprender la naturaleza del m´todo que se usar´ m´s adelante para a e a a resolver problemas mucho m´s dif´ a ıciles. que no puede hacerse de muchas maneras diferentes. Adem´s. Ninguno de ellos es cero (por hip´tesis). De forma semejante. por lo tanto. puesto que ning´ n otro primo puede dividir u u a A. etc.

TEOREMAS SOBRE LOS NUMEROS PRIMOS.

15

quedar´n m − n factores p en un sistema mientras que no quedar´ ninguno en el otro. a a A Esto es, tenemos dos resoluciones en factores del n´mero pn . El que una de ellas no u contenga al factor p mientras que la otra lo contenga m − n veces contradice lo que acabamos de demostrar.

17. Si un n´mero compuesto A es el producto de B, C, D, etc., entonces entre u los factores primos de B, C, D, etc., no puede aparecer ninguno que no sea factor de A. Adem´s cada uno de estos factores debe aparecer en la resoluci´n de A tantas a o veces como aparece en B, C, D, etc., en total. Por lo tanto tenemos un criterio para determinar si un n´mero B divide a un n´mero A o no. B dividir´ a A siempre que u u a contenga s´lo factores primos de A mismo, y siempre que no los contenga m´s veces o a que A. Si alguna condici´n no se cumple, B no divide a A. o Es f´cil ver por el c´lculo de las combinaciones que si, como arriba, a, b, c, a a a etc., son n´meros primos diferentes y si A = aα bβ cγ etc., entonces A tendr´ u (α + 1)(β + 1)(γ + 1) divisores diferentes, incluyendo a 1 y a A mismo. etc.

18. etc., K = kκ lλ mμ etc., y si los primos a, b, c, etc., Por lo tanto si A = k, l, m, etc., son todos diferentes, entonces es claro que A y K no tienen un factor com´n aparte de 1, o sea: son primos relativos. u Dados varios n´meros A, B, C, etc., el m´ximo com´n divisor se determina de u a u la manera siguiente. Sup´ngase que todos los n´meros est´n resueltos en sus factores o u a primos, y de estos ultimos se extraen aqu´llos que sean comunes a A, B, C, etc., (si ´ e no hay ninguno, no habr´ un divisor com´n de todos ellos). Luego, se nota el n´mero a u u de veces que aparece cada factor primo en A, en B, en C, etc., o sea se nota cu´l a exponente tiene cada uno de ellos en A, en B, en C, etc. Finalmente asignamos a cada factor el m´s peque˜o de los exponentes que tenga en A, en B, en C, etc. Al a n formar el producto de estos obtendremos el com´n divisor buscado. u Cuando deseamos el m´nimo com´n m´ltiplo, seguimos el siguiente procedı u u imiento: se reunen todos los n´meros primos que dividen a alguno de los n´meros A, u u aα bβ cγ

16

LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO.

B, C, etc., y se asigna a cada uno el mayor exponente que tiene en A, B, C, etc. Al formar el producto de ´stos, tendremos el m´ltiplo que buscamos. e u Ejemplo. Sea A = 504 = 23 32 7, B = 2880 = 26 32 5, C = 864 = 25 33 . Para el m´ximo com´n divisor tenemos los factores primos 2 y 3 con los exponentes 3 y 2 a u u u respectivamente; esto ser´ 23 32 = 72, y el menor n´mero divisible por ellos en com´n a 6 35 5 · 7 = 60480. ser´ 2 a Omitimos las demostraciones debido a su facilidad. Adem´s, sabemos por a consideraciones elementales c´mo resolver estos problemas cuando la resoluci´n de o o los n´meros A, B, C, etc., no viene dada. u

19. Si los n´meros a, b, c, etc., son todos primos relativos a k, tambi´n su producto u e ser´ primo relativo a k. a Como ninguno de los n´meros a, b, c, etc., tiene un factor primo com´n con k, u u y como el producto abc etc., no tiene factores primos diferentes de los factores primos de uno de los n´meros a, b, c, etc., el producto abc etc., tampoco tendr´ ning´n factor u a u primo com´n con k. Por lo tanto se sigue del art´ u ıculo anterior que k y abc etc. son primos relativos. Si los n´meros a, b, c, etc., son primos entre s´, y si cada uno de ellos divide u ı a alg´n k, entonces su producto divide a k. u Esto se sigue f´cilmente de los art´ a ıculos 17 y 18. Sea p un divisor primo del producto abc etc. que lo contiene π veces. Es claro que alguno de los n´meros a, b, u c, etc., tiene que contener este mismo divisor π veces. Luego tambi´n k, al cual este e n´mero divide, contiene π veces a p. De manera semejante sucede con los restantes u divisores del producto abc etc. As´ si dos n´meros m y n son congruentes seg´n varios m´dulos a, b, c, etc., ı, u u o que son primos entre s´ entonces ser´n congruentes seg´n el producto de ellos. ı, a u Como m−n es divisible por cada uno de los n´meros a, b, c, etc., ser´ divisible u a por su producto tambi´n. e Finalmente, si a es primo a b y ak es divisible por b, entonces k tambi´n es e divisible por b. Porque ak es divisible por ambos a y b, es divisible por ab tambi´n; e ak k es decir ab = b es un entero.

TEOREMAS SOBRE LOS NUMEROS PRIMOS.

17

20. etc., donde a, b, c, etc., son n´meros primos distintos, u Cuando A = n , todos los exponentes α, β, γ, etc., ser´n divisibles es alguna potencia, digamos k a por n. Puesto que el n´mero k no involucra factores primos diferentes de a, b, c, etc., u a sup´ngase que k contiene el factor a, α0 veces. kn , o A, contendr´ este factor nα0 o 0 = α y α es un n´ mero entero. De igual manera se demuestra veces. Por lo tanto nα u n β que n , etc., son n´meros enteros. u aα bβ cγ

21. Cuando a, b, c, etc., son primos entre s´ y el producto abc etc. es alguna ı n , entonces cada uno de los n´meros a, b, c, etc., ser´ una potencia, por ejemplo k u a potencia semejante. Sea a = lλ mμ pπ etc. con l, m, p, etc., n´meros primos diferentes. Por u hip´tesis, ninguno de ellos es factor de los n´meros b, c, etc. As´ el producto abc o u ı, etc. contendr´ λ veces el factor l, μ veces el factor m, etc. As´ que (por el art´ a ı ıculo anterior) λ, μ, π, etc., son divisibles por n y resulta que √ μ π λ n a = ln mn pn etc.

es un entero. De manera semejante para los restantes b, c, etc. Estos teoremas sobre los n´meros primos ten´ que presentarse primero; u ıan ahora nos dedicaremos a las proposiciones propias de nuestros fines.

22. Si los n´meros a y b son divisibles por otro n´mero k, y si son congruentes u u a b seg´n un m´dulo m que es primo a k, entonces k y k ser´n congruentes seg´n el u o a u mismo m´dulo. o Es claro que a − b es divisible por k y adem´s por m (por hip´tesis); as´ que a o ı a−b a b (art. 19) k es divisible por m, o sea, k ≡ k (mod. m). Manteniendo iguales las otras cosas, si m y k tienen un m´ximo com´n divisor a u a b m k m e, entonces k ≡ k (mod. e ), puesto que e y e son primos entre s´ Pero a − b es ı. a−b k m divisible por k y por m, as´ que e es divisible por e y por e , entonces es divisible ı km a−b a b por e2 ; esto es k es divisible por m , lo cual implica que k ≡ k (mod. m ). e e

18

LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO.

23. Si a es primo a m, y e y f , no son congruentes seg´n el m´dulo m, entonces u o ae y af , tampoco ser´n congruentes seg´n el m´dulo m. a u o Esto es simplemente el rec´ ıproco del teorema anterior. Despu´s de esto, es evidente que si se multiplica a por todos los n´meros e u enteros de 0 hasta m − 1, y se reduce cada producto a su menor resto seg´n el u m´dulo m, entonces todos ser´n diferentes. Como hay m de estos restos, ninguno de o a los cuales es > m, se encuentran entre ellos todos los n´meros de 0 hasta m − 1. u 24. La expresi´n ax + b, donde a y b son n´meros dados y x denota un n´mero o u u indeterminado o variable, puede hacerse congruente seg´n el m´dulo m a cualquier u o n´mero, siempre que m sea primo a a. u Sea c el n´mero al cual se har´ congruente, y sea e el menor resto positivo de u a c − b seg´n el m´dulo m. Por el art´ u o ıculo anterior necesariamente se da un valor de x a < m tal que el menor resto del producto ax seg´n el m´dulo m ser´ e. Si este valor u o es v, av ≡ e ≡ c − b; por lo tanto av + b ≡ c (mod. m). Q. E. F. 25. Llamamos congruencia a cualquier expresi´n que contiene dos cantidades o congruentes como en una ecuaci´n. Si involucra una inc´gnita, se dice que se resuelve o o cuando se encuentra un valor (ra´z ) que satisface la congruencia. As´ es claro lo ı ı que significan una congruencia resoluble y congruencia no resoluble. Obviamente se pueden usar aqu´ las distinciones parecidas a las usadas al hablar de las ecuaciones. ı Ejemplos de congruencias trascendentales se dar´n m´s adelante. Las congruencias a a algebraicas se distribuyen seg´n la mayor potencia de la inc´gnita en congruencias u o de primero, de segundo, y de m´s altos grados. De manera semejante se pueden a proponer varias congruencias involucrando varias inc´gnitas, y podemos hablar de su o eliminaci´n. o

La resoluci´n de las congruencias del primer grado. o 26. La congruencia del primer grado ax + b ≡ c, seg´n el art´ u ıculo 24, siempre es

LA RESOLUCION DE LAS CONGRUENCIAS.

19

resoluble cuando el m´dulo es primo relativo a a. Ahora, si v es un valor conveniente o de x, o sea, es una ra´ de la congruencia, resulta claro que todo n´mero congruente a ız u v seg´n el m´dulo involucrado tambi´n es ra´ (art. 9). Con igual facilidad se ve que u o e ız todas las ra´ tienen que ser congruentes a v. De hecho si t es otra ra´ entonces ıces ız, av + b ≡ at + b, entonces av ≡ at, v ≡ t (art. 22). Se concluye que la congruencia x ≡ v (mod. m) representa la soluci´n completa de la congruencia. o Como todos los valores de x que son valores de la congruencia son congruentes entre s´ y como as´ los n´meros congruentes pueden considerarse equivalentes, ı, ı u se puede considerar tales soluciones como una sola. Por lo cual, como nuestra congruencia ax + b ≡ c no admite otras soluciones, diremos que tiene una, y unicamente una soluci´n, o bien que tiene una, y unicamente una ra´ As´ por ´ o ´ ız. ı, ejemplo, la congruencia 6x + 5 ≡ 13 (mod. 11) no admite m´s ra´ a ıces que las que son ≡ 5 (mod. 11). Esto no es cierto en las congruencias de otros grados ni en las congruencias del primer grado en las cuales se multiplica la inc´gnita por un n´mero o u que no es primo relativo al m´dulo. o

27. o Quedan por a˜adir algunos detalles sobre el c´lculo de la soluci´n de alguna n a congruencia. Primero notamos que una congruencia de la forma ax + t ≡ u, donde suponemos que el m´dulo es primo a a, depende de ax ≡ ±1. Porque si x ≡ r o satisface esta ultima, x ≡ ±(u − t)r satisfar´ la pen´ltima. Pero la congruencia ´ a u ax ≡ ±1, cuyo m´dulo se denota por b, es equivalente a la ecuaci´n indeterminada o o ax = by ± 1. Como hoy en d´ es conocida la resoluci´n de ella, basta presentar el ıa o algoritmo para su c´lculo. a Si las cantidades A, B, C, D, E, etc., dependen de α, β, γ, δ, etc., de tal manera que A = α, B = βA + 1, C = γB + A, D = δC + B, E = D + C, etc.

por brevedad las escribimos as´ ı: A = [α], B = [α, β], C = [α, β, γ], D = [α, β, γ, δ], etc.*)

*) Esta relaci´n puede considerarse con m´s generalidad, como lo haremos en otra ocasi´n. o a o Aqu´ solamente a˜adiremos dos proposiciones que ser´n utiles para nuestras investigaciones, a saber: ı n a ´ 1o . [α, β, γ, . . . , λ, μ] · [β, γ, . . . , λ] − [α, β, γ, . . . , λ] · [β, γ, . . . , λ, μ] = ±1

20

LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO.

Ahora consideramos la ecuaci´n indeterminada ax = by+1, donde a y b, son positivos. o Podemos suponer sin p´rdida de generalidad que a no es < b. Ahora, mediante el e algoritmo conocido para calcular el m´ximo com´n divisor de dos n´meros, formamos a u u a trav´s de la divisi´n ordinaria las ecuaciones e o a = αb + c, b = βc + d, c = γd + e, etc.,

as´ que α, β, γ, etc., c, d, e, etc., son enteros siempre positivos, y b, c, d, e, decrecen ı hasta que encontramos m = μn + 1, algo que eventualmente debe ocurrir. As´ resulta ı a = [n, μ, . . . , γ, β, α], Si tomamos x = [μ, . . . , γ, β], b = [n, μ, . . . , γ, β]. y = [μ, . . . , γ, β, α]

tendremos ax = by + 1 cuando el n´mero de t´rminos α, β, γ, . . . μ, es par, o bien u e ax = by − 1 cuando es impar. 28. El ilustre Euler fue el primero en dar la resoluci´n general para las ecuaciones o indeterminadas de este tipo (Comment. Petrop. T. VII. p. 46). El m´todo que e ´l us´ consist´ en sustituir x e y por otras inc´gnitas, y hoy es bien conocido. El e o ıa o ilustre Lagrange trat´ el problema de una manera un tanto diferente. Como ´l mismo o e observ´, es claro a partir de la teor´ de las fracciones continuas que si la fracci´n a o ıa o b se convierte en la fracci´n continua o 1 α+ β+ 1 1 γ + etc. + 1 μ+ 1 n

donde se toma el signo superior cuando el n´mero de t´rminos α, β, γ, . . . λ, μ es par, y el inferior u e cuando es impar. 2o . El orden de los n´meros α, β, γ, etc. puede invertirse: [α, β, γ, . . . , λ, μ] = [μ, λ, . . . , γ, β, α]. u Omitimos las demostraciones sencillas.

LA RESOLUCION DE LAS CONGRUENCIAS.

21

1 o y y si de la ultima parte se borra n y se reconvierte en una fracci´n x , entonces ´ ax = by ± 1, siempre que a sea primo a b. Adem´s, se obtiene el mismo algoritmo de a los dos m´todos. Las investigaciones del ilustre Lagrange aparecen en Hist. de l’Ac. e de Berlin, 1767, p. 173, y con otros en los ap´ndices de la versi´n francesa del Algebra e o de Euler.

29. La congruencia ax + t ≡ u, cuyo m´dulo no es primo a a, se reduce f´cilmente o a al caso anterior. Sea m el m´dulo y sea δ el m´ximo com´n divisor de a y m. Es claro o a u que cualquier valor de x que satisface la congruencia seg´n el m´dulo m tambi´n la u o e satisface seg´n el m´dulo δ (art. 5). Pero ax ≡ 0 (mod. δ) puesto que δ divide a a. u o Por tanto la congruencia no tiene soluci´n a menos que t ≡ u (mod. δ), esto es t − u o es divisible por δ. Ahora, sean a = δe, m = δf , t−u = δk; e ser´ primo a f . Entonces ex+k ≡ 0 a (mod. f ) ser´ equivalente a la congruencia propuesta ax + t ≡ u; esto es, cualquier a valor de x que cumple la una tambi´n satisfar´ la otra y viceversa. Porque claramente e a ex + k es divisible por f cuando δex + δk es divisible por δf , y viceversa. Pero vimos antes c´mo resolver la congruencia ex + k ≡ 0 (mod. f ); as´ es claro que si v es uno o ı de los valores de x, x ≡ v (mod. f ) nos da la soluci´n completa de la congruencia o propuesta.

30. Cuando el m´dulo es compuesto, a veces es ventajoso usar el siguiente m´todo. o e Sea el m´dulo = mn, y la congruencia propuesta ax ≡ b. Primero, se resuelve o la congruencia seg´n el m´dulo m, y se supone que resulta x ≡ v (mod. m ) donde u o δ δ es el m´ximo com´n divisor de los n´meros m y a. Es claro que cualquier valor a u u de x que satisface la congruencia ax ≡ b seg´n el m´dulo mn tambi´n la satisface u o e m 0 0 es alg´ n n´ mero u u seg´n el m´dulo m, y ser´ expresable en la forma v + δ x donde x u o a indeterminado. El rec´ ıproco, sin embargo, no es cierto puesto que no todos los u o n´meros de la forma v+ m x0 satisfacen la congruencia seg´n el m´dulo mn. La manera u δ 0 tal que v + m x0 es una ra´ de la congruencia ax ≡ b (mod. mn) ız de determinar x δ puede deducirse de la soluci´n de la congruencia am x0 + av ≡ b (mod. mn) o o δ o de la congruencia equivalente a x0 ≡ b−av (mod. n). Por tanto la resoluci´n de δ m cualquier congruencia seg´n el m´dulo mn puede reducirse a la resoluci´n de dos u o o

22

LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO.

congruencias seg´n los m´dulos m y n. Y es evidente que si n es otra vez el producto u o de dos factores, la resoluci´n de la congruencia, relativa al m´dulo n depende de o o la resoluci´n de las congruencias cuyos m´dulos son estos factores. En general la o o resoluci´n de una congruencia seg´n el m´dulo compuesto depende de la resoluci´n de o u o o otras congruencias cuyos m´dulos son factores del m´dulo compuesto. Estos factores o o pueden tomarse como n´meros primos si esto es conveniente. u Ejemplo. Si se propone la congruencia 19x ≡ 1 (mod. 140), se resuelve primero seg´n el m´dulo 2, y resulta x ≡ 1 (mod. 2). Sea x = 1+2x0 ; se convierte en u o 0 ≡ −18 (mod. 140), o lo que es equivalente, 19x0 ≡ −9 (mod. 70). Si se resuelve 38x esta otra vez seg´n el m´dulo 2, resulta x0 ≡ 1 (mod. 2), y al colocar x0 = 1 + 2x00 u o 00 ≡ −28 (mod. 70) o 19x00 ≡ −14 (mod. 35). Seg´ n el m´dulo se convierte en 38x u o 00 ≡ 4 (mod. 5), y sustituyendo x00 = 4 + 5x000 se convierte en 5 nos da la soluci´n x o 000 ≡ −90 (mod. 35) o 19x000 ≡ −18 (mod. 7). De esto resulta x000 ≡ 2 (mod. 7), 95x y al colocar x000 = 2 + 7x0000 resulta x = 59 + 140x0000 ; por lo tanto x ≡ 59 (mod. 140) es la soluci´n completa de la congruencia propuesta. o

31. b De la misma manera que se expresa la ra´ de la ecuaci´n ax = b por a , ız o b designamos por a la ra´ de la congruencia ax ≡ b, y adjuntamos el m´dulo de ız o 19 la congruencia para distinguirla. As´ por ejemplo, 17 (mod. 12) significa cualquier ı b n´mero que es ≡ 11 (mod. 12)*). Es claro de esto en general que a (mod. c) no u significa nada real (o si se quiere, es imaginario) cuando a y c tienen un com´n u b divisor que no divide a b. Aparte de este caso excepcional, la expresi´n a (mod. c) o siempre tendr´ valores reales, de hecho, un n´mero infinito de ellos. Todos ellos ser´n a u a c a u congruentes seg´n c cuando a es primo a c, o primo a δ cuando δ es el m´ximo com´n u divisor de c y a. Estas expresiones tienen un algoritmo muy parecido al empleado para las fracciones ordinarias. Indicamos unas propiedades que pueden deducirse f´cilmente a de la discusi´n anterior. o 1. Si seg´n el m´dulo c, a ≡ α, b ≡ β, entonces las expresiones a (mod. c) y u o b (mod. c) son equivalentes. 2. aδ (mod. cδ) y a (mod. c) son equivalentes. bδ b 3. ak (mod. c) y a (mod. c) son equivalentes cuando k es primo a c. bk b
*) Por analog´ esto puede expresarse como ıa
11 1

α β

(mod. 12).

LA RESOLUCION DE LAS CONGRUENCIAS.

23

Podr´ ıamos citar muchas otras proposiciones parecidas, pero, como no presentan ninguna dificultad ni son necesarias para lo siguiente, procedemos a otros temas.

La b´squeda de un n´mero congruente a un n´mero dado seg´n un m´dulo dado. u u u u o 32. Se puede f´cilmente, por medio de lo que precede, hallar todos los n´meros a u que tienen residuos dados, seg´n cualquier m´dulo, esto nos servir´ mucho en lo que u o a sigue. Sean, en primer lugar, A y B, dos m´dulos seg´n los cuales el n´mero buscado o u u z tiene que ser congruente a los n´meros a y b. Todos los valores de z est´n u a necesariamente contenidos en la f´rmula Ax + a, donde x es indeterminado, pero o tal que Ax + a ≡ b (mod. B). De manera que si δ es el m´ximo com´n divisor de A a u y de B, la resoluci´n completa de esta congruencia tomar´ la forma x ≡ v (mod. B ), o a δ kB o sea, lo que es igual, x = v + δ , siendo k un n´mero entero indeterminado. Por u lo tanto, la f´rmula Av + a + kAB contiene todos los valores de z, lo que se reduce a o δ o u u z ≡ Av + a (mod. AB ). Si hay un tercer m´dulo C seg´n el cual el n´mero buscado δ tiene que ser congruente a c, se sigue el mismo procedimiento, seg´n el cual se debe u reunir las dos primeras condiciones en una sola. As´ sea el m´ximo com´n divisor de ı, a u AB AB a los n´meros δ y C, entonces se obtendr´ la congruencia δ x+Av+a ≡ c (mod. C), u que ser´ resuelta por una congruencia de la forma x ≡ w (mod. C ) y la propuesta a ser´ resuelta completamente por la congruencia z ≡ ABw + Av + a (mod. ABC ). a δ δ Se procede de la misma manera sea cual sea el n´mero de m´dulos. Es conveniente u o u observar que AB y ABC son los menores n´meros divisibles a la vez por A y B, o por δ δ A, B y C y se puede concluir f´cilmente que sea cual sea la cantidad de m´dulos A, a o B, C, etc., si se representa por M el menor n´mero divisible por cada uno de ellos, u se tendr´ la resoluci´n completa al tomar z ≡ r (mod. M). Pero cuando alguna de a o las congruencias auxiliares es irresoluble, concluimos que el problema involucra una imposibilidad. Pero obviamente esto no puede ocurrir cuando todos los n´meros A, u B, C, etc., son primos entre s´. ı Ejemplo. Sean los n´meros A, B, C, a, b, c, iguales a 504, 35, 16, 17, -4, 33. u Aqu´ las dos condiciones z ≡ 17 (mod. 504) y z ≡ −4 (mod. 35) son equivalentes a ı la unica condici´n z ≡ 521 (mod. 2520). Al adjuntar la condici´n z ≡ 33 (mod. 16), ´ o o nos dar´ finalmente z ≡ 3041 (mod. 5040). a

24

LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO.

33. Si todos los n´meros A, B, C, etc., son primos entre s´ es claro que el u ı, producto de ellos es igual a su m´ ınimo com´n m´ltiplo. En tal caso, todas las u u congruencias z ≡ a (mod. A), z ≡ b (mod. B), etc., son equivalentes a la unica ´ congruencia z ≡ r (mod. R), donde R denota el producto de los n´meros A, B, C, u etc. Resulta en seguida que la sola condici´n z ≡ r (mod. R), puede descomponerse o en varias; de hecho, si R se resuelve en factores A, B, C, etc., que son primos entre s´ entonces las condiciones z ≡ r (mod. A), z ≡ r (mod. B), z ≡ r (mod. C) etc., ı, agotan la condici´n original. Esta observaci´n nos abre no solamente un m´todo o o e de descubrimiento de la imposibilidad cuando existe, sino tambi´n un m´todo m´s e e a c´modo y m´s elegante para calcular las ra´ o a ıces.

34. Sean, como arriba, z ≡ a (mod. A), z ≡ b (mod. B), z ≡ c (mod. C). Se resuelven todos los m´dulos en factores que son primos entre s´ A en A0 , A00 , A000 , o ı: 0 , B 00 , B 000 , etc., y de tal manera que los n´meros A0 , A00 , etc., B 0 , B 00 , etc., etc., B en B u etc., o bien son primos o bien son potencias de primos. Si cualquiera de los n´meros u A, B, C, etc., ya es primo o la potencia de un primo, no hay que resolverlo en factores. Entonces, de lo anterior es claro que en vez de las condiciones propuestas podemos poner las siguientes: z ≡ a (mod. A0 ), z ≡ a (mod. A00 ), z ≡ a (mod. A000 ), etc., u z ≡ b (mod. B 0 ), z ≡ b (mod. B 00 ), etc., etc. Ahora, si no todos los n´meros A, B, C, son primos entre s´ (por ejemplo si A no es primo a B), es obvio que no pueden ı ser diferentes todos los factores primos de A y B. Tiene que ser uno u otro de ellos entre los factores A0 , A00 , A000 , etc., que tiene entre los factores B 0 , B 00 , B 000 , etc., uno que es igual, o bien un m´ltiplo, o bien un divisor propio. Primero, sup´ngase que u o 0 = B 0 . Entonces las condiciones z ≡ a (mod. A0 ), z ≡ b (mod. B 0 ), tienen que A ı ser id´nticas; a ≡ b (mod. A0 o B 0 ), y as´ se puede ignorar una. Sin embargo, si e no se da que a ≡ b (mod. A), el problema es imposible de resolver. Si, en segundo u o ıda lugar, B 0 es m´ltiplo de A0 , la condici´n z ≡ a (mod. A0 ) tiene que ser inclu´ en la 0 ); o sea la congruencia z ≡ b (mod. A0 ) que se deduce de la condici´n z ≡ b (mod. B o posterior tiene que ser id´ntica a la primera. De esto se sigue que la condici´n z ≡ a e o (mod. A) puede rechazarse a menos que sea inconsistente con alguna otra condici´n o (en cuyo caso el problema es imposible). Cuando todas las condiciones superfluas han sido rechazadas, todos los m´dulos que queden de los factores A0 , A00 , A000 , etc., o 0 , B 00 , B 000 , etc., etc. ser´n primos entre s´ Entonces podemos estar seguros de la a ı. B

16) y la a o segunda es id´ntica a z ≡ −4 (mod. ≡ −4 (mod. etc. muchas o ı veces es mejor usar el siguiente m´todo. C) y ≡ 0 (mod. 16). 35) y z ≡ 33 (mod. A00 ). Si. Entonces si se . ≡ 33 (mod.LA RESOLUCION DE LAS CONGRUENCIAS. en nuestro ejemplo. y u u o congruente a 0 seg´n el producto de los m´dulos restantes. D. A00 . Pero no es nuestro a a prop´sito tratar estos detalles ni otros artificios pr´cticos que pueden aprenderse m´s o a a f´cilmente por pr´ctica que por preceptos. 7).g. A) multiplicado por o BCD etc. z ≡ 17 (mod. 7) (mod. etc. e Se determina un n´mero congruente a la unidad seg´n el m´dulo A. ≡ 17 (mod. A0 ). Permanecen: e ¯ ¯ 17 ¯ ¯ ¯ −4 ¯ ¯ ¯ −4 ¯ ¯ ¯ 33 (mod. 5040) ı: z≡ Es cierto que a veces es m´s conveniente reunir las congruencias que se derivan a de una misma condici´n separadamente de las condiciones restantes.. z ≡ 17 (mod. Ejemplo. 9) (mod. e. ABD etc. 504). (mod. Cuando todos los m´dulos A. 32). etc. ≡ 17 (mod. 7).).).. B) y ≡ 0 e (mod. ACD etc. Adem´s resulta que no es indiferente para a abreviar los c´lculos cu´les condiciones superfluas se rechazan. o sea. 7). 16). como arriba (art. puesto que es o f´cil hacerlo. 5). γ ≡ 1 (mod. 7). 35. se reemplazan las restantes por z ≡ a seg´n el m´dulo que 0 . 25 posibilidad del problema y proceder como antes. ≡ −4 (mod. 32). ser´ un valor u o a 1 (preferiblemente el menor) de la expresi´n BCD etc. 16) y as´ z ≡ 3041 (mod. sea β ≡ 1 (mod. entonces estas condiciones pueden reducirse a las siguientes: z ≡ 17 (mod. B. De manera semejante. 8). a u o z ≡ a (mod. 35). etc. las condiciones z ≡ −4 (mod. 5) (mod. z ≡ −4 (mod. pueden omitirse puesto que la primera est´ contenida en la condici´n z ≡ 33 (mod. cuando se eliminan unas de las condiciones z ≡ a (mod. (v´ase art. es el producto de todos los m´dulos que se quedan del conjunto A o As´ que. a a 36. 9). C. A000 .. son primos entre s´. 5). z ≡ −4 (mod. De estas condiciones z ≡ 17 (mod. 7) ı se reemplazan por z ≡ −4 (mod. 8).

z. o .. o 532 (mod. b. b el n´mero dorado.) Es obvio que αa ≡ a (mod. vemos que se debe tener tantas congruencias como inc´gnitas por determinar. β. B. Una demostraci´n semejante vale ı o para los otros m´dulos. D. o o y dejar una exposici´n completa para otra ocasi´n. A). Si expusi´ramos el asunto o e con todo rigor.. etc.. (mod. 15). A). Esta soluci´n es preferible a la primera cuando tenemos que o o resolver m´s problemas del mismo tipo para los cuales los m´dulos A. o 37. lo que parezca merecer atenci´n. son u todos ≡ 0 (mod. as´ que z ≡ a (mod. Congruencias lineales con varias inc´gnitas. B = 19. γ. donde a es la indicci´n. C = 28. m) (A) (A0 ) (A00 ) a00 x + b00 y + c00 z + · · · ≡ f 00 etc. y. C. etc.. Se o procede a las congruencias que contienen varias inc´gnitas. esta secci´n nunca terminar´ Por tanto. etc. as´ que el n´mero que deseamos es el menor residuo ı u del n´mero 6916a + 4200b + 4845c. c. a o mantienen sus valores. etc. entonces. B. Esto basta para las congruencias del primer grado con una inc´gnita. restringir nuestra investigaci´n a unas observaciones. c el u o u ciclo solar. respectivamente.26 LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO. etc. desea un n´mero z que seg´n los m´dulos A. se propone tratar solamente o ıa. sea congruente a a. a0 x + b0 y + c0 z + · · · ≡ f 0 de las cuales hay tantas como inc´gnitas x. De o manera que β es 4200 y γ es 4845. Esto ı ocurre en el problema de la cronolog´a donde se intenta determinar el a˜o juliano ı n dados su n´mero dorado y su ciclo solar. ABCD etc. γc. luego α = 6916. 15) es 13. C. Aqu´ A = 15. u u o d. etc. o o 1) Al igual que en las ecuaciones. podemos colocar: z ≡ αa + βb + γc + δd etc. puesto que as´ α. las congruencias ax + by + cz + · · · ≡ f (mod. as´ que el u ı ı 1 1 valor de la expresi´n 19·28 (mod. o 2) Se proponen. A) y que todos los restantes n´meros βb. tienen valores constantes.

.LA RESOLUCION DE LAS CONGRUENCIAS. ξ 00 . etc. se determinan los n´meros ξ.)z ≡ f ζ + f 0 ζ 0 + f 00 ζ 00 + etc. etc. ν 00 . etc. (bν). aζ + a ζ + a00 ζ 00 + etc.)x ≡ f ξ + f 0 ξ 0 + f 00 ξ 00 + etc. De modo semejante ν. ıa 0 . cuando todos los coeficientes (aξ). A00 . son primos a m. ν 0 . etc. el m´dulo de las congruencias.. etc. y luego se suman. lo cual es siempre u u posible por la teor´ de las ecuaciones lineales.. = 0 cξ + c0 ξ 0 + c00 ξ 00 + etc. Primero.. (cζ + c0 ζ 0 + c00 ζ 00 + etc. 0 0 (bν + b0 ν 0 + b00 ν 00 + etc.. = 0 bζ + b0 ζ 0 + b00 ζ 00 + etc. etc. 4) Ahora se distinguen varios casos. tales que u bξ + b0 ξ 0 + b00 ξ 00 + etc. ξ 0 .. tales que ζ aν + a0 ν 0 + a00 ν 00 + etc. ξ 0 . X (cζ)z ≡ X (f ζ). = 0 etc. 3) Es claro que si se multiplican las congruencias A. 27 Ahora. resultar´n las siguientes a congruencias: (aξ + a0 ξ 0 + a00 ξ 00 + etc. X (bν)y ≡ X (fν). ν 0 . etc. luego por ν.)y ≡ f ν + f 0 ν 0 + f 00 ν 00 + etc. y tales que todos los n´meros sean enteros sin com´n divisor.. etc. etc. ξ 00 . etc. A0 . ν 00 . = 0 etc. etc. por ξ.. = 0 cν + c0 ν 0 + c00 ν 00 + etc. etc. las cuales escribimos por brevedad de la manera siguiente: X (aξ)x ≡ X (fξ). ellas se resuelven seg´n los preceptos ya tratados. y se o u P P . = 0 etc. ζ 00 . ζ.

2x + 3y + 2z ≡ 7. ζ 00 ser´n respectivamente iguales a 1. 8) de x (o sea. −13. A partir de esto se crean cuatro valores de x. Ahora. ξ 00 . 4x + y + 5z ≡ 7. 8). . 5x + y + 3z ≡ 6 (mod. respectivamente. como la soluci´n completa de o este problema no es necesaria para lo que sigue. al combinarlos con todos los de y y z etc. ν 0 . β. p + m . o . digamos ≡ 11. etc. etc. digamos ≡ 0.. 11. 1.. respectivamente. Sean las congruencias propuestas: 3x + 5y + z ≡ 4. (cζ).. ν. cuando no todos los coeficientes (aξ). no congruentes seg´n m). z ≡ 7 ı (mod. 8. pero la hemos suprimido aqu´ Nada m´s resulta o o ı. (fζ). 22. ξ 0 . a α m y ≡ q (mod. digamos p. es claro que las congruencias en (3) se resolver´n completamente por congruencias de la forma x ≡ p (mod. ξ 0 = 1. o si se quiere hay α valores diferentes γ a Entonces. −2. no desarrollaremos el argumento m´s a sino que ilustraremos la idea por medio de un ejemplo. sino unicamente aqu´llas cuya interrelaci´n puede mostrarse por una o ´ e o varias de las congruencias condicionales.. cuando se cumplan estas condiciones. sean α. 1. 3. Es evidente que todas las soluciones de las congruencias propuestas (si hay) se encuentran entre ´stas. ζ. 28z ≡ 96. p + (α−1)m . luego −15x ≡ −26 luego x ≡ 6 (mod. ν 00 . digamos ≡ 2. 9 (mod. que satisfacen las congruencias. A´n es posible o u que no haya ninguna soluci´n. m). 7y ≡ 5. P P 5) Segundo. y cuatro valores de z.28 LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO. y. (bν). etc. −1. m ). 15z ≡ 1.. etc. ξ 00 = −14.. y as´ que y ≡ 4. ξ. ζ 0 . −1. a de nuestro an´lisis que las congruencias propuestas no pueden resolverse por otros valores de las a inc´gnitas x. y de esto 4x ≡ −4.g. si se proponen las congruencias x + 3y + z ≡ 1. m ). 6. 2x + 2y + z ≡ 3 (mod. 5.*) E. etc.. γ. De igual manera se encuentra que 15y ≡ −4.. δ ). Sin embargo. 12). Pero e esta soluci´n no puede invertirse puesto que en general no todas las combinaciones o de todos los valores de x. u Sin embargo. para saber cu´les a *) Esta conclusi´n requiere demostraci´n. son primos al m´dulo. 12) se encuentra que ξ = 9. (f ν). satisfacen el problema. 8). No hemos mostrado que estos valores de hecho la satisfacen. y ≡ q o (mod. los m´ximos comunes divisores del m´dulo m con o a o P P P (aξ). 1. Es claro que el problema es imposible P P P a menos que ellos dividan los n´meros (f ξ). m). z ≡ r (mod. un valor de y. etc. etc. Un paralelismo ocurre en el tratamiento de las ecuaciones lineales. β valores u α α diferentes de y. . etc. (bν). encuentra la soluci´n completa por congruencias de la forma x ≡ p (mod.

Hallar cu´ntos n´meros positivos hay menores que un n´mero a u u positivo dado A. 15 + 15t + 9u ≡ 0 (mod. ninguno de los n´meros divisibles por p ser´ primo a A. al sustituir este valor en las restantes congruencias. tambi´n las satisface. y. 4). 4). 12) 3. 8. adjuntamos unas cuantas proposiciones que dependen o de los mismos principios y que ser´n utiles frecuentemente en lo que sigue. 6. La primera claramente requiere que u ≡ t + 1 (mod. y a la vez primos a ´l. a ´ Varios Teoremas. de los pm − 1 u a a ı. pero los dem´s s´ Entonces. 5. que resultan al poner t ≡ 0. 0 y ≡ 11. Problema. 8. 10 + 2t + 2u ≡ 0. y f´cilmente se ven equivalentes a a 19 + 3t + u ≡ 0. Se concluye que los valores 2. est´n necesariamente combinados con los a valores de z ≡ 3. digamos = pm . . e Por brevedad simbolizamos el n´mero de enteros positivos que son primos a u A y menores que ´l por el prefijo ϕ. 3u. 12). y as´ en este caso resultar´ ı a ϕA = A − 1 II. 11 A estas investigaciones. las cuales completan la finalidad que hab´ ıamos propuesto para esta secci´n. 6. Esto convierte las congruencias en 57 + 9t + 3u ≡ 0. e I. Por lo tanto se busca a ϕA. respectivamente. 11. 3. 2. z. respectivamente. 11 e de x. 5. 30 + 6t + 6u ≡ 0. 11 (mod. 11. 1. Cuando A es la potencia de un primo. 9. 5 + 5t + 3u ≡ 0 (mod. se sustituyen en las congruencias propuestas para x. Cuando A es primo. es claro que todos los n´meros desde 1 hasta A − 1 u son primos a A. 11. 29 combinaciones de los valores de x pueden usarse con los valores de z. 9. 0. 38.VARIOS TEOREMAS. 2 + 3t. En total tenemos cuatro soluciones: x≡ z≡ 2.

etc. reducido a la forma aα bβ cγ etc. Es evidente que por la teor´ de las combinaciones esto ser´ ıa a y p. Sean m. de cada uno de los n´meros m. sean n. etc. N. etc. e u o u etc. etc. y sean ϕN.. e a N. etc. IV. p0 . E. Es evidente que todos los n´meros u u que son primos al producto A. etc. . p. etc. los n´meros de ellos. P . etc. esto es. Entonces se tendr´ u a ϕA = ϕaα · ϕbβ · ϕcγ etc. P . o ı ser´ a ϕA = ϕM · ϕN · ϕP etc. m0 . a b c . son n´meros primos diferentes. etc. etc. As´ ı p ϕpm = pm−1 (p − 1) III. Sea A resuelto a o en sus factores primos. As´ habr´ o a u ı a unicamente uno que es menor que A y congruente a los residuos dados seg´n M. tienen que rechazarse: p. donde a. Ahora es f´cil ver c´mo aplicar esto al caso considerado. etc. m0 . etc. De modo semejante a cualquiera de m. = aα−1 (a − 1)bβ−1 (b − 1)cγ−1 (c − 1) etc. p00 . con cada uno de los n. n00 .. y adem´s que todos los n´meros congruentes a a u 0 . P . Por lo tanto sobran u m − 1 − (pm−1 − 1) o sea pm−1 (p − 1) de ellos.. m u 0 . 19). etc. u Esto se demuestra como sigue. b. y que son congruentes seg´n el m´dulo N a los n´meros n. con m´s elegancia. tambi´n ser´n primos a los factores individuales M. 2p. n0 . n0 . m00 . . c. los n´meros primos a M y menores que M. Pero del u o u art´ ıculo 32 se sigue que todos los n´meros que tienen residuos dados seg´n cada uno u u de los m´dulos M.30 LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO. Q.. n00 . etc. p = ϕM · ϕN · ϕP etc.. etc. D.. Por lo tanto. ... 3p. m00 . y sea el n´mero de ellos = ϕM. P . m00 . ´ u P . u 00 . (pm−1 − 1)p. n´meros. los n´ meros primos a N y a P . n0 .. N. ϕP ... m para N. respectivamente y menores que u n ellos. ser´n congruentes seg´n su producto A. As´ el problema se reduce a ´ste: determinar cu´ntos n´meros hay ı e a u menores que A y tambi´n congruentes seg´n el m´dulo M a los n´meros m. ser´n primos a M y viceversa. el n´mero que buscamos es igual al n´mero de combinaciones u u 0 . N... De manera semejante. etc. que son primos entre s´. m00 . . a ϕA = A · a−1 b−1 c−1 · · etc. Los casos restantes se reducen f´cilmente a estos mediante la siguiente a proposici´n: Si A se resuelve en factores M. o. y viceversa (art.. p00 .

p. 37. entre estos n´meros. 7. entonces ϕA = 1 · 2 · 4 · 60 = 16. 43.VARIOS TEOREMAS. Se multiplican por A todos los n´meros que sean primos a a y no o a A u mayores que a. 74). . esto es. es evidente que todos u a aqu´llos engendrados por un mismo divisor de A ser´n diferentes. Si determinamos el significado del s´ ımbolo ϕ de tal manera que ϕA exprese el n´mero de enteros que son primos a A y no mayores que A. por a0 todos los n´meros primos a a0 y no mayores que a0 . Si A = 30. 59. tendremos el teorema siguiente: o Si a. y por dos u A A n´meros μ y ν que fueran primos respectivamente a M y N. Ahora. De hecho. si ( M )μ = ( N )ν. u a u A t a u δ ser´ el divisor de A que es primo a δ . . si dos e a n´meros diferentes fueran engendrados por dos divisores diferentes M y N. Como M es ıa o primo a μ . Ac. entonces ϕ1 + ϕ2 + ϕ3 + ϕ5 + ϕ6 + ϕ10 + ϕ15 + ϕ30 = 1 + 1 + 2 + 4 + 2 + 4 + 8 + 8 = 30 u Demostraci´n. u 53. Pero: u tendr´n ϕa + ϕa a 1) Todos estos n´meros ser´n diferentes. A. Los 2 3 5 n´meros que son primos a 60 son 1. . 11. 47. son todos los divisores de A (incluyendo a 1 y a A mismo). Sup´ngase que M > N (lo cual se puede). a0 . Petrop. Es evidente que este n´ mero se encuentra A entre los engendrados por el divisor δ . E. ninguno mayor que A mismo. 49. y sea δ el m´ximo com´n divisor de A y t. 31. 3. 39. No se cambia nada en ning´n otro caso. un u n´mero mayor divide a un n´mero menor. u resultar´ que μN = νM. etc. VIII. Tomando esta u definici´n. Sea t u u un n´mero cualquiera no mayor que A.. y se 0 + ϕa00 + etc. 17. a00 . VIII p. 31 Ejemplo. se tendr´ a ϕa + ϕa0 + ϕa00 + etc. 2. etc. La primera resoluci´n de este problema aparece en la memoria del ilustre Euler o titulada Theoremata arithmetica nova methodo demostrata (Comm. tiene que dividir a N. 17). y como divide al n´mero μN. 41. nov. 29. Sea A = 60 = 22 · 3 · 5. u u 2) Se incluyen todos los n´meros 1. es evidente que ya u no vale ϕ1 = 0 sino = 1. 23. A. 19. n´meros. La demostraci´n se repiti´ en otra disertaci´n titulada Speculationes o o o circa quasdam insignes propietates numerorum (Acta Petrop. 13. = A Ejemplo. Por lo tanto. . Q.

d. E. D. = μ. A. sea k De manera semejante se procede si todav´ hay m´s n´meros. D. la congruencia Ax ≡ λ (mod. pero no todos. As´ un n´mero grande divide a uno peque˜o ı u n Q. entre los que cualquier n´mero de u u ellos pueden ser iguales. Q. y sea su m´ximo o u a com´n divisor = λ. ıa a u Y si los n´meros A. 40. es decir. entonces kαA + kβB + γC = λ0 . no tienen divisor com´n. 18. B. Demostraci´n. Entonces se obtendr´ αA + βB = λ ı como deseamos. el n´mero de permutaciones de estos objetos u ser´ divisible por p. Si p es n´mero primo y se tienen p objetos. = 1 41. B y C. C. E. el cual ser´ tambi´n el m´ximo com´n divisor de los n´meros A. u a u el m´ximo ser´ mayor que λ0 . Si no fuera el m´ximo com´n divisor. 3) Resulta de esto que el n´mero de estos enteros ser´ A y por lo tanto u a ϕa + ϕa0 + ϕa00 + etc. y a a e a u λ 0 λ0 + δD = λ00 . Entonces tenemos kk 0 αA + kk 0 βB + k 0 γC + δD = λ00 . a λ0 mismo. B. a *) Obviamente λ0 divide a todos los n´meros A. a e a u u 0 . Ahora. Entonces. a u u Si hay un tercer n´mero C. claramente se u u tiene aA + bB + cC + etc. C. Si el m´ximo com´n divisor de los n´meros A. B) ser´ resoluble u a λ−Aα a (art.. Este resultado puede ser a´n m´s f´cilmente establecido del art. tal que u aA + bB + cC + etc. c. B y C*). 30).32 LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO. b. Sea la ra´z = α. Determ´ ınense n´meros k y γ tales que kλ + γC = λ u a u u Si hay un cuarto n´mero D. B. sea λ00 el m´ximo com´n divisor de los n´meros u 0 y D (es f´cil ver que ser´ tambi´n el m´ximo com´n divisor de A.. siempre a u u pueden determinarse n´meros a. tambi´n a ıa a e divide a kαA + kβB + γC. B y C. sea λ0 el m´ximo com´n divisor de los n´meros u λ y C. y se pone B = β. D. Consideramos primero dos de tales n´meros A y B. etc. = A. puesto que este m´ximo divisor divide a A. etc. etc. = μ. u a a . C y D).

cuarto. c iguales a C. el cual est´ compuesto de factores menores que a p. es evidente o a que se pueden encontrar p − 1 permutaciones que sean semejantes a ella avanzando el objeto del primer lugar al segundo. ´ . *) Si se conciben las permutaciones semejantes como escritas sobre una circunferencia. . entonces se tiene a + b + c + etc. o a Cuando en dos permutaciones de los mismos objetos el orden de ellas no difiere salvo que el primero en una ocupa una posici´n diferente en la otra mientras o que los restantes siguen el mismo orden. siguiendo la misma a ´ sucesi´n. . . pueden ser iguales a la unidad). etc. Es evidente que el n´mero de u todas las permutaciones no id´nticas es divisible por p puesto que este n´mero es p e u veces mayor que el n´mero de todas las permutaciones no semejantes. Ahora. las llamamos: permutaciones ´ e semejantes*). As´ en nuestro ejemplo. en el segundo orden. 19). puesto que el n´mero de permutaciones debe ser un entero. Cinco objetos A. . ocupar´n los lugares tercero. B ıa o iguales a B. de manera que. . Esperamos que la siguiente demostraci´n complacer´ al lector. A. Pero el numerador es divisible u por p. B pueden disponerse de diez maneras diferentes. c. mientras que el denominador. . etc. La demostraci´n de este teorema puede derivarse f´cilmente de la conocida o a teor´ de permutaciones. de modo que la ultima sea contigua a la primera. al tercero.. . b. a semejante puesto que los objetos que ocupan los lugares primero. . o Ahora. en la ultima. como cualquier permutaci´n est´ compuesta de p objetos. que dos permutaciones P Q . u Supongamos. segundo. seg´n u la primera. etc. etc.. pues. etc.VARIOS TEOREMAS. (cualesquiera de a. T V . Y ZP Q . 15). A. 33 Ejemplo. Y Z. no habr´ ninguna discrepancia puesto que ning´n ´ a u lugar puede llamarse primero o ultimo. B. = p y el n´mero de permutaciones ser´ u a 1 · 2 · 3···p 1 · 2 · 3 · · · a · 1 · 2 · · · b · 1 · 2 · · · c etc. las permutaciones ABAAB y ABABA ser´n ı. Sup´ngase que entre estos objetos hay a iguales a A. el primer objeto del primer orden sigue al ultimo de ´l. T. es claro que el numerador tiene que ser divisible por el denominador. no es divisible por p (art. As´ el n´mero de permutaciones ser´ divisible por ı u a p (art. V .

etc. o se resta de kn + m el m´ltiplo de p menor que kn + m y m´s pr´ximo en magnitud). B. es necesario concebir e la sucesi´n V . en general. el primer coeficiente. . . como el (3n + 1)-´simo. pues p es primo. sean id´nticas. si se determina k tal que kn ≡ 1 (mod. B. . etc.e.. una fracci´n. y no todos enteros. cuando kn + m supera a p mismo.. que es el primero en la primera. es f´cil ver en (P ) que siempre a habr´ un t´rmino. en la sucesi´n siguiente el (n + 1)-´simo t´rmino ser´ igual o e e a al primero. etc. . B.. o 42. o etc. + Z entonces no todos los coeficientes A. i. Se expresan todos las fracciones entre los coeficientes A. Demostraci´n. . todos los t´rminos son iguales.34 LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO. el (n + 1)-´simo e e en la siguiente. resulta en general que el m-´simo t´rmino es igual al (m + 1)-´simo. en su forma reducida. . a. T como repetida cont´ o ınuamente desde el comienzo. As´ u a o ı pues. y el (2n + 1)-´simo vuelve a ser igual e e al primero. c.. . el (kn + m)-´simo t´rmino e e e igual al m-´simo (donde. Entonces. y se elige libremente un primo p que divida uno o varios de los denominadores de estas fracciones. por lo menos uno a de los coeficientes fraccionales en (Q) tendr´ a p como factor de su denominador p 1 (por ejemplo. . lo cual siempre puede hacerse. o que e e e cada t´rmino es igual a su sucesor. Sea este t´rmino = Gxg . . el (n + 2)-´simo al segundo. cuyo denominador involucra potencias m´s altas a e o a de p que los denominadores de todos los coeficientes fraccionales que lo preceden y ninguna potencia menor que los denominadores de todos los coeficientes fraccionales subsiguientes. C. . donde se engendra una a partir de la otra avanzando sus t´rminos. Si los coeficientes A. . contrariamente e e a la hip´tesis. y sea la potencia de p en el denominador e . p). b. n de dos funciones de la forma xm + Axm−1 + Bxm−2 + Cxm−3 + · · · + N x + ax μ μ−1 (P ) (Q) + bx μ−2 + cx μ−3 + ··· + n son todos racionales. Supongamos que p divide al denominador de uno de los coeficientes en (P ). y . N. Ahora. b. o e e sea P = V .. . Z pueden ser enteros. Sea el t´rmino P . y si el producto de (P ) y (Q) = xm+μ + Axm+μ−1 + Bxm+μ−2 + etc. a. . Y ZP Q . Es claro que si se divide (Q) por p. etc. . p ). .

e. mientras que la suma de las restantes de la forma f 0 pt+τ −δ . y sea la e p potencia de p en el denominador de Γ.. La parte GΓ ser´ una fracci´n. el otro menos que τ a potencias de p. 00 Γxγ+2 . los G t´rminos que preceden a Γxγ .VARIOS TEOREMAS. E. Por lo tanto. f . f 0 est´n libres del factor p: por lo cual la suma de todos ser´ a a = ef 0 + e0 f pδ f f 0 pt+τ cuyo numerador no es divisible por p. As´ GΓ ser´ a ı a e e0 de la forma f pt+τ . + Mx + N ≡ 0 . 00 Gxg+2 . etc. una fracci´n cuyo denominador contiene t + τ − 1 potencias de p. el coeficiente del o g+γ en el producto de (P ) y (Q) ser´ a t´rmino x e = ef 0 + e0 f pδ . o el otro no tiene m´s que τ . etc. y el primero menos que t. D. y G0 xg−1 . Sea = Γxγ . Es evidente que t + τ ser´ = 2 por lo a g+γ en el producto de (P ) y (Q) tendr´ a menos. De tal manera el denominador no puede obtener potencias menores que t + τ por ninguna reducci´n. donde δ es positivo y e. Ahora se demostrar´ que el t´rmino x a e un coeficiente fraccional cuyo denominador involucrar´ t + τ − 1 potencias de p.. si son fracciones. las partes restantes. de manera semejante sean 0 Γxγ+1 . Γ00 xγ−2 . o 43. + 0 ΓG0 + 00 ΓG00 + etc.. y los t´rminos que lo siguen ser´n Γ0 xγ−1 . los t´rminos en (P ) que preceden a Gxg . y si se expresa en forma reducida. contendr´n a en sus denominadores menos potencias de p puesto que todos son productos de dos factores de los cuales uno no contiene m´s que t potencias de p. los que le siguen. 35 de G. Q. e Sean 00 xg−2 . a 0 Gxg+1 . = t. e e a (Q) e a etc. ff 0 pt+τ −1 i. = τ . Las congruencias del m-´simo grado e Axm + Bxm−1 + Cxm−2 + etc. Es claro que en el producto de (P ) y p el coeficiente del t´rmino xg+γ ser´ = GΓ + 0 GΓ0 + 00 GΓ00 + etc. Un t´rmino semejante puede encontrarse en (Q) . se involucrar´n t+τ a o a potencias de p en el denominador.

todas las congruencias semejantes de menor grado se encuentran en concordancia con nuestro teorema.e. son positivos y menores que p. A. etc. etc. e A0 y m−1 + B 0 y m−2 + etc.. p) que es de grado m − 1.. x ≡ γ. p) si se reemplaza y por uno de los m valores β − α. + M 0 ) ser´ a ≡ 0 (mod. ra´ a ıces. la congruencia A0 y m−1 + B 0 y m−2 + etc. Por eso la congruencia Axm + Bxm−1 + etc. x ≡ α. etc. o ≡ β − α. pero hemos supuesto que que A a ı nuestro teorema vale para toda congruencia de grado inferior a m. tendremos congruencias de grados diferentes m. As´ en todos estos casos. Ahora. + Mx + N ≡ 0 admite por lo menos m + 1 ra´ ıces. y si el menor grado es m. contrariamente a nuestro teorema (es evidente 0 ser´ = A y as´ no divisible por p. γ − α. + M 0 i. Q. E. Si se asume falso. tiene m ra´ ıces. con m´s de m. todos los cuales son > 0 y < p. γ. y suponemos (lo que es v´lido) que α. como se requiere). n. etc. es claro que m es = 2 o mayor. La congruencia se transforma en A0 y m + B 0 y m−1 + C 0 y m−2 + · · · + M 0 y + N 0 ≡ 0 Entonces es evidente que se satisface esta congruencia si se pone y ≡ 0. y el n´mero de ellas = m + 1. . 26). o sea. Todas estas ra´ ser´n diferentes. x ≡ β. (Vea art´ u ıculos 25 y 26).. Pero ıces a u 0 es divisible por p. 22) ser´ a ≡ 0 (mod.36 LAS CONGRUENCIAS DEL PRIMER GRADO.. + M 0 ≡ 0 (art. en la congruencia propuesta se sustituye x por y + α. o ≡ γ − α. n. cuyo m´dulo es el n´mero primo p que no divide a A. y que α es el menor de a todos. β. Como ya hemos demostrado esto para el primer grado (art. tambi´n ı. ı e o y(A0 y m−1 + B 0 y m−2 + etc. no pueden tener m´s que m ra´ces no congruentes a ı seg´n p. As´ que tambi´n la expresi´n como y ≡ 0 es ra´ N ız. etc. no pueden resolverse m´s que o u a de m maneras diferentes. etc..

por eso se reduce la congruencia a un grado inferior. de Paris 1785 p. y como la exposici´n completa no pertenece ı a o a este lugar. A pesar de que era un caso particular. Porque. pero este m´todo no puede generalizarse. p. los expertos que quieran compararlos llegar´n f´cilmente a ver que e a a todos est´n construidos sobre el mismo principio. e o n a Anteriormente ´l hab´ resuelto un caso a´n m´s limitado. XVIII. el a ıces m´todo que us´ este gran se˜or puede adaptarse f´cilmente a todas las congruencias.VARIOS TEOREMAS. no pararemos aqu´ para tratar los m´dulos compuestos por separado. el teorema no se restringe s´lo a este caso. nov. e Recherches d’Analyse ind´termin´e. Sin embargo. de Berlin. Comm. puede rechazarse sin riesgo. 192). para el cual el primer coeficiente ya no ser´ divisible por p. En la secci´n VIII demostraremos este e o teorema por un m´todo todav´ diferente. Ac. 6 . 466. ıa o Este teorema primero fue propuesto y demostrado por Lagrange (Mem. 1768 p. V e ıa u a p. a menos que todos los coeficientes sean divisibles por p. si el primer coeficiente a o o cualquiera de los otros. Petr. de l’Ac. Tambi´n se encuentra en la memoria de Legendre. de l’Acad. Petr. Ac. como el teorema a considerado aqu´ no es m´s que un lema. Hist. en cuyo ıa caso la congruencia ser´ una identidad y la inc´gnita completamente indeterminada. 93 demostr´ que la congruencia xn −1 ≡ 0 o no puede tener m´s que n ra´ diferentes. 37 44. es divisible por p. Comm. aunque a primera vista parecen diferentes e ıa estos m´todos. El gran e e Euler en Nov. ı o . Aunque hemos supuesto que el m´dulo p no divide al coeficiente del t´rmino o e m´s alto.

4. p).. 3. seg´ n el m´dulo 23. en otros. resultar´ am−n ≡ 1 (art. a e o no todos pueden tener diferentes residuos m´ ınimos. la quinta de ella. seg´n el m´dulo 7. cuyo exponente es t < p. resulta ser 2 u o 11 = 2048 ≡ 1. el primer t´rmino que es congruente o e 12 = 4096. 15625. Ejemplo. E. a3 . que es primo a a. 8. . etc. seg´n el m´dulo 13. e . e 2 . a m − n < p. es evidente que si se considerasen m´s que p−1 t´rminos de la progresi´n. a. a2 . . a m ≡ an y m > n. 2. a. . En toda progresi´n geom´trica 1. en unos casos la potencia congruente a la unidad resulta menor que p − 1. hay a u e p−1. seg´n el e a e m´dulo p. en u o a la unidad. p − 1. y por lo tanto es primo a o o cualquier potencia de a. a3 . Igualmente. Teorema. u esta progresi´n es 2 o es congruente a la unidad. 3125. congruente a la unidad. Pero. Pero..Secci´n Tercera o SOBRE RESIDUOS DE LAS POTENCIAS Los residuos de los t´rminos de una progresi´n geom´trica e o e que comienza desde la unidad constituyen una serie peri´dica. y > 0. o 45. Entonces. De ´stos. Por tanto. se encontrar´n al menos dos congruentes a un residuo m´ a ınimo. se da adem´s otro t´rmino at . Q. ap−1 . sino u e o a que cada uno ser´ congruente a uno de los n´meros 1. ning´n t´rmino de la progresi´n ser´ ≡ 0 (mod. . seg´n el m´dulo u o u o 11. donde a Sea pues. es necesario ascender hasta la (p − 1)-´sima potencia. D. entre los t´rminos 1. la sexta potencia del n´mero 5. y al dividir por an . etc. . . o Demostraci´n. En la progresi´n 2. aparte del o e u primer t´rmino. pues. 22). Puesto que el m´dulo p es primo a a.

i. Se tiene. hasta que se encuentre 2t cuyo residuo menor otra vez ser´ ≡ 1. puede aparecer en toda la progresi´n. ser´ m ≡ n (mod.e. ı o trataremos por aparte los m´dulos que son n´meros absolutamente primos y luego o u desarrollaremos una investigaci´n m´s general con esta base. ser´ 33 ≡ 1 (mod. entonces ser´ k ≡ 0 (mod. ser´ ar ≡ aρ (mod. y amt+n ≡ an . o mt ≡ 1. y ning´n otro residuo. ν ser´ diferentes. lo cual en nuestra notaci´n se presenta o En general. tal caso no ser´ tratado aqu´ los t t´rminos que constituyen un per´ a ı). no todas las potencias menores que at son incongruentes. tambi´n la proposici´n del art. 13).. y el per´ a ıodo de los residuos el t´rmino a e comenzar´ de nuevo. p). salvo u aqu´llos contenidos en este per´ e ıodo. o a a Si ak ≡ 1 (mod. 3). t). se tendr´ at+1 ≡ a. 45. as´ ı m´dulo t. o a . a o Entonces. sus residuos m´ o ınimos μ. t). por ejemplo. tan grandes como sean sus exponentes. se gana un m´todo para encontrar muy f´cilmente los e a residuos de potencias. a ıan μ ≡ aν . ser´ a a as´ ı: Si r ≡ ρ (mod. p).. k ser´ divisible por t. esto es.. como se puede ver con facilidad de la demostraci´n del art. Cuando se contin´a una progresi´n m´s all´ de un t´rmino que es congruente u o a a e a la unidad. i. que en cuanto finaliza se vuelve a repetir desde el comienzo. una vez que se encuentra una potencia congruente a la unidad. si m y n fueran incongruentes seg´n el a u μ ≡ am y aν ≡ an . o 1000 ≡ 3 (mod. a 47. Pero. etc. t = 3. se producen nuevamente los mismos residuos que se tienen al principio. 13). Cuando at es la menor potencia congruente a la unidad (excepto a0 = 1. se busca el residuo a resultante de la divisi´n de la potencia 31000 por 13. De este teorema. Ahora. t). 46 puede invertirse. contra pues a la hip´tesis. primos a a. a Es claro que si at ≡ 1. p). at+2 ≡ a2 . e ıodo de residuos ser´n todos diferentes. Hasta aqu´ hemos hablado de m´dulos cualesquiera. Pues. como 1000 ≡ 1 (mod. Si.MODULOS QUE SON NUMEROS PRIMOS. ser´ 3 a 48.e. un per´ a ıodo que comprende t residuos. pues. 39 46. si am ≡ an e o (mod.

α00 . o u Multipl´ ıquese β por todos los α. γ 0 . est´n contenidos en la o a sucesi´n de n´meros 1. Teorema. I. y si at es la menor u potencia de a congruente a la unidad. β 00 . α00 . α0 . etc. los residuos m´ todos α. α0 . los residuos menores originados de all´ cuyo n´mero ser´ t. . etc..E.a a 00 ≡ a2 . ı o β ser´ congruente con uno de ´stos α. a u Cons´ltese los ejemplos del art. Si la βa segunda fuera falsa.. Re´nanse los menores residuos positivos de todos estos t´rminos 1. α a m ≡ βan . etc. 3. Si p es un n´mero primo que no divide a a. cuyo n´mero o = t con (B) y se tiene ya 2t n´meros de 1. 3. Si la primera aserci´n fuera falsa. si dos t´rminos am y an e α m−n ≡ 1. Por tanto.A.. etc. T´mese un n´mero cualquiera β entre 1. pues. p − 1.40 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. p − 1 que. α0 . α0 .. ser´ γ ≡ βan−m . 2. o u Denotaremos el conjunto de todos α. sin embargo. etc. β 0 . Por tanto. βat ≡ at+n−m . . α ınimos de los productos y den´tese el conjunto de todos ellos con (C). no obstante que tuvieran el mismo residuo. o ≡ βat+n−m seg´n que m < n ´ > n. Q. β 00 . (C) comprende t n´meros o u de 1. α00 . i. Puesto que ya hemos demostrado que t es = p − 1 o < p − 1. y si (A) y (B) u ı comprenden todos estos n´meros. a2 . que son todos diferentes entre s´ y diferentes de los contenidos ı. en (A) y (B). Las primeras aserciones se demuestran de igual modo como en el II. Se consideran primero los m´dulos que son n´meros primos. As´ el teorema se ha demostrado. 3. . . cuando vale ıa e t−m . etc. se tiene p−1 = t. α00 . etc. . se tendr´a βam ≡ an . se tendr´ o ıa y adem´s diferentes de α. . 2.. p − 1. Por tanto. al multiplicar por a u lo cual es un absurdo. α0 . que se denotar´n por α. dividiendo por β. . falta o que. (al suponer m > n) ser´ a ıa m − n < t. con (A). sea γ uno de ellos. seg´n el m´dulo p. Sean β. m > n. am ≡ an . p − 1 que falte en (A) . y sean γ. o u 49. el exponente t ser´ = p − 1. u Demostraci´n. etc. se demuestre que t siempre es un factor de p − 1. γ 00 . β 0 . . etc. . Pero estos residuos ser´n diferentes entre s´ ı u a a ı 0 . . Se ha visto que todos son diferentes. e II. o por medio de at ≡ 1. α00 . 45. u o a o ser´ un factor de este n´mero. Por tanto. 2. α0 ≡ a. a. 3. todos los α. no se agotan pues t < p − 1. β ≡ an−m . u 2 III. u e t−1 . ıa ´ u la tercera como sigue: si fuera γam ≡ βan .e. (A) contiene t t´rminos. 2. β ≡ at+n−m . Den´tese el conjunto de todos los β. Si todav´ quedan algunos. etc. etc. Multipl´ ıa ıquense por ´l e 0 . α00 . de modo que sea α = 1.. . contra lo que hemos demostrado. Adem´s. cuando m < n. contra la hip´tesis. . . α00 . en el segundo caso. puesto que ninguna potencia inferior a at es congruente a la a unidad (por hip´tesis). y en cualquier caso γ ser´ congruente a un n´mero de (B) contra o ıa u .

106. Petr. Este teorema. 1750 o p. . . Si faltan todav´ otros. ciertamente Leibniz nunca public´ su hallazgo. tampoco ap−1 − 1 por tanto tambi´n 3 e ser´ divisible por p. ap−1 ≡ 1 ´ sea ap−1 − 1 siempre es divisible o t por p. y que ser´ un a a m´ltiplo de t: por eso t ser´ alg´n factor del n´mero p − 1. y en general ap − a. 1769. nov. Pero. 163). etc. cuando p es un primo que no divide a a. VII o o p. Esto basta para aclarar la idea del m´todo. T. Por tanto. T. aunque muy pronto llev´ a una variedad de cosas. IV. se tienen 3t n´meros de 1. VIII. Comm.MODULOS QUE SON NUMEROS PRIMOS. Porque se ve´ que o o ıa el desarrollo de una potencia binomia era bastante ajeno de la teor´ de los n´meros. 70. E. 109. Q. El gran Lambert a e present´ una demostraci´n parecida en Actis Erudit. que al fin se habr´n de agotar todos ellos. e a p − 3. en a lo siguiente. se permite a˜adir a n otra m´s. tambi´n 2p − 2 lo ser´ siempre. de Prusse. 3. 2. 106. puesto que el n´mero de enteros u u 1. es evidente. El gran Euler fue el primero que public´ o o una demostraci´n. 2. .. 530. que (a+1)p −ap −1 siempre ser´ divisible por p cuando ap −a es divisible por p. en la cual est´ contenida una demostraci´n de este teorema a o que concuerda con la primera de Euler. p. VI p. Vea Hist. D. . ıa ıa o Petr. el gran hombre todav´ no hab´ logrado su prop´sito. o e Opera Matem. p. Appel au public. de l’Ac.– En una controversia famosa entre Maupertuis y K¨nig. surgida sobre el o principio de la acci´n m´ o ınima. No queremos negar la veracidad de este testimonio. por su inventor. congruencia at ≡ 1 a la potencia p−1 . . Y si p no divide a a. T. Comm. p. y que est´ en armon´ con lo que expusimos en el art´ a ıa ıculo anterior. 50. . 3. K¨nig afirm´ o o o tener en su poder una carta de Leibniz. o o sin embargo afirm´ tener una en su poder. donde se deduce f´cilmente de la forma de los a el desarrollo de la potencia (a + 1) a coeficientes.*) Se basa ´sta en e p . (V´ase Fermat. . la cual se basa en principios semejantes a los de la primera del gran Euler. resulta al elevarse ambas partes de la ı. suele llamarse el teorema de Fermat. en su disertaci´n titulada Theorematum quorundam ad numeros o o primos spectantium demonstratio. Adem´s. Petrop. a *) En un comentario anterior. En este lugar. se nos ofrecer´n otras demostraciones. El inventor no present´ una demostraci´n. Ahora. 41 la hip´tesis. p − 1 y si no faltan m´s o u a p−1 ı a resulta t = 3 y as´ el teorema quedar´ demostrado. u a u u El teorema de Fermat. p − 1 es finito. ıa u el gran Euler busc´ otra demostraci´n que aparece en Comment. Toulouse 1679. p−1 As´ puesto que t es un entero. Acad. el cual ya sea por su elegancia o por su gran utilidad es digno de toda atenci´n. del mismo se habr´ de proceder a un cuarto ıa a conjunto (D) de n´meros. como 1p − 1 siempre es divisible por p.

y ser´ a (a + b + c + etc. De esto se sigue u a p . que no sean divisores del n´mero p − 1. y cuando se clasifican todos estos n´meros no divisibles por p. = 1 y el n´mero de ellas u p ≡ k. Es evidente que la p-´sima potencia del polinomio a + b + c + etc... c. cuando se trata la congruencia seg´n el m´dulo p. y χ a e denota en cu´ntas maneras p objetos pueden permutarse cuando α. u e u 52.e. γ. como en el art´ es = k. etc. etc. pues. i. no pueden u u ser los exponentes de las potencias menores congruentes a la unidad.E. γ. Q.) e por p. de ellas a son respectivamente iguales a a. u ı en el cual el n´mero de t´rminos es un divisor dado del n´mero p − 1. ¿cu´ntos de ellos se encuentran para cada uno de a los exponentes? Primero conviene observar que basta considerar todos los n´meros u positivos de 1 hasta p − 1.)p ≡ ap + bp + cp + etc. cp . b. si todos los objetos no son iguales. en el art´ ıculo 41.D Ahora si se ponen todas las cantidades a. La siguiente proposici´n. donde α + β + γ + etc. etc. β. es e ≡ ap + bp + cp + etc. excepto ap . Dado que otros n´meros. = p y los dem´s = 0. de la cual un caso especial es nuestro teorema. u o u Demostraci´n.. tendremos k ıculo anterior. tambi´n ser´ o e a util para otras investigaciones. bp . etc. = p. son divisibles que todos los t´rminos de (a + b + c + etc. ´ 51.42 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. antes. es evidente que los n´meros congruentes deben u . seg´n el m´dulo p siempre que p sea un n´mero primo. seg´n el exponente de su potencia u u menor congruente a la unidad. pueden omitirse u o todos ellos. se plantea el problema de si todos los divisores de p − 1 disfrutan de esta propiedad. etc. Cuantos n´meros corresponden a un per´odo. o e est´ compuesta de t´rminos de la forma χaα bβ cγ etc. β. b. por tanto. c. La p-´sima potencia del polinomio a + b + c + etc. mostramos que este n´mero siempre es divisible por p. Pero. u si no es que uno de los n´meros α.

. 10. y por tanto. agregamos un o a ejemplo. u 2 . ψ1 = 1. excepto los residuos e a ıces 2 . 3. ad . e . 39. no se presenta ning´ n otro entre los n´ meros u u m´ ınimos de los n´meros a. 14. Un poco de atenci´n ense˜a que tantos n´meros pertenecen a cualquier exponente o n u como tantos se dan no mayores que ´l y primos a ´l. con respecto a esto. . los n´meros 1. . un n´mero cualquiera debe referirse al mismo exponente al que su residuo menor se u refiere. ad . . . 6. ψ6 = 2.. a4 . . a u de 1 a p − 1 inclusive. ψ2 = 1. 53.e. 16. 13. 2. poseer´n tambi´n a e la primera propiedad (la d-´sima potencia de ellas es congruente a la unidad) y puesto e que esto puede expresarse diciendo que todos los residuos m´ ınimos de los n´meros a. . 9. a3 . y ψ18 = 6. 5. ψ9 = 6. e e usando la notaci´n del art. .MODULOS QUE SON NUMEROS PRIMOS. a3 . a3 . . 18 se distribuir´n entre los divisores u a del n´mero 18. 3. De donde. cuya d-´sima potencia es la menor congruente a la e unidad. 15 Por tanto. . cuya d-´sima u u e potencia es congruente a la unidad y todas sus potencias inferiores son incongruentes). cuya d-´sima potencia sea congruente a la unidad. 43 elevarse a una misma potencia para que sean congruentes a la unidad. Por consiguiente. en este caso. de este modo u 1 1 2 18 3 7. 12 9 4. 2. si d es uno de los divisores del n´mero p − 1 (entre los u u que tambi´n se incluyen 1 y p−1) por medio de ψd denotaremos el n´mero de enteros e u positivos menores que p mismo. . Si se tiene alg´n n´mero a perteneciente al exponente d (i. 3. o los menores restos de ellas. . o se han distribuido los n´meros 1. 17 18 2. es evidente que. . Para que esta investigaci´n pueda entenderse f´cilmente. ad (que son todos diferentes) son ra´ d ≡ 1 y como ıces de la congruencia x a ´sta no puede tener m´s que d ra´ diferentes. Ahora demostraremos que esta observaci´n o o es verdadera en general. Por brevedad. I. ψd = ϕd. . tenemos que dedicarnos a hallar c´mo. todas sus potencias a2 . . ψ3 = 2. Para p = 19. o que en este caso particular. p − 1 entre los factores individuales del u n´mero p − 1. 11 6 8.

. o siempre se presentan n´meros de los cuales ninguna potencia menor que la (p − 1)u ´sima es congruente a la unidad. u u u . . 3. etc. = p − 1 Pero. fuera menor que el t´rmino correspondiente de ϕd. d00 . y por eso no depende de la magnitud de p − 1. 31). el residuo m´ u u ınimo de ak no pertenecer´ d e al exponente d. entonces. por tanto. . u a e d0 . Por lo o u cual queda la duda de si es posible que ning´n n´mero pertenezca del todo a alg´n u u u exponente y la conclusi´n se limita a que ψd sea = 0 ´ = ϕd. se sigue que ψd es igual o menor que ϕd. p − 1 est´n distribuidos entre ´stos. Por consiguiente. Un caso particular del art´ ıculo anterior merece much´ ısima atenci´n. d que sean primos a d. es claro que el residuo m´ o ınimo de a a d. ϕd0 . pues. Cu´les son y cu´ntos son ellos. Pero. varios) de ψd. la suma de aqu´llos no podr´ ser igual a la suma de ´stos. los n´meros 1. y hay tantos de ellos entre 1 y p − 1 como n´meros e u . debe recordarse que esta conclusi´n est´ basada en o a la suposici´n de que ya se tiene un n´mero a perteneciente al exponente d. d) ≡ m a e (ver art. hemos demostrado que ϕd + ϕd0 + ϕd00 + etc. se u encontrar´ como sigue. o sea ≡ 0 (mod. ψd00 . . 40. resultar´ a ıa k pertenece al exponente la hip´tesis. Si k es un n´mero primo a d. todas las potencias de ak . a3 . pero no puede ser u e mayor. de modo semejante para ψd0 y ϕd0 . o o kd δ kδ 54. 55. 3. sea k (mod. ıa se re´nen tantos n´meros pertenecientes al exponente d como n´meros de 1. cuyos a u 1 exponentes son < d. pues. Ahora sean d. a2 . 2. si la e-´sima potencia de ak fuera congruente a kme ≡ 1. por lo tanto.44 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. Si k tiene alg´n divisor δ com´n con d. . De esto concluimos e ıa e ϕd que ψd siempre es igual a ϕd. d) y por ende a d ≡ 1). en el art. adem´s la δ -´sima potencia es congruente a la unidad (pues. a ser´ divisible por d. . Por eso. 2. ψd + ψd0 + ψd00 + etc.. si alg´n t´rmino (o 0 . ser´ akm ≡ a. = p − 1 y del art´ ıculo anterior. ad . etc. . etc. todos los divisores del n´mero p−1: como todos u II. ψd e 00 . es claro que todos los n´meros pertenecientes al exponente d se encuentran entre los u a a residuos m´ ınimos de los n´meros a. y de aqu´ ae ≡ 1. . no ser´n congruentes a la unidad. contrario a ı a la unidad y e < d. . a saber.

por tanto.e. C. E. c. C. Q. la demostraci´n es o p−1 p−1 e igual. etc. e Resu´lvase p − 1 en sus factores primos. (excepto A) elevados a la a -´sima potencia ser´n congruentes a la β . el producto ABC etc. etc. e igualmente n´ meros B. El producto de todos los n´meros A. . necesariamente a m´todo similar se demuestra que existen n´meros que pertenecen a los exponentes e u β . Entonces. C.g. p − 1 que no satisface la congruencia u u ≡ 1 (mod. etc. digo que si se pone = h la aα -´sima potencia de g. elevado a la a -´sima ı.. Por lo tanto. D. Pero. ser´ no congruente a la unidad. cuando los exponentes b a . B. todos estos n´meros no pueden u x p−1 e satisfacerla. se puede a˜adir aqu´ otra bastante diferente de la anterior. el las a exponente de la potencia menor de h congruente a la unidad. la a e e a p−1 e a la a -´sima potencia de g. cγ . e. b II. 48). es claro que cada uno de p−1 e a los B. Pero. etc. etc. etc. i. etc. con facilidad se ve que este coeficiente o es uno de los n´meros primos a. Esto lo demostramos as´ ı: I. aα−3 . o el exponente al cual pertenece h debe dividir al n´mero aα (art. As´ t dividir´ a a . es decir. p). pertenecientes respectivamente a exponente a u β . p − 1 se dividir´ por t (art´ a ıculo 48).. donde e a. (o el producto de sus u residuos m´ ınimos) pertenece al exponente p − 1. los exponentes b II. cγ . este α.MODULOS QUE SON NUMEROS PRIMOS. ya que una n ı diversidad de m´todos suele ayudar mucho a esclarecer asuntos bastante dudosos. Siempre puede encontrarse un n´mero A (o varios) pertenecientes al u α . 45 menores que p − 1 y primos a p − 1.. etc. etc. cγ . Con respecto a los otros. C. Puesto que la demostraci´n de este teorema o no es tan obvia como puede parecer a primera vista.e. Por unidad. Pero. b. Sea g alg´n n´mero de 1.. etc. a potencia ser´ congruente a la unidad (art´ a ıculo 46). y mucho menos α−2 . denotan n´meros primos diferentes. 3. o al menos es divisible por u uno de ellos (art´ ıculo 17).. complementaremos la u demostraci´n de este teorema por medio de lo siguiente: o I. a Con un de a. p−1 a t ser´ un entero mayor que la unidad. es evidente que la potencia aα -´sima de h ser´ congruente a la (p − 1)e a α−1 -´sima potencia de h ser´ congruente a ´sima de g.. a la unidad. sino a uno menor t . n´mero o su residuo m´ u ınimo pertenecer´ al exponente a a p−1 a Pues. Sin embargo. puesto que aα no es u divisible por ning´n otro n´mero m´s que por s´ mismo y por las potencias menores u u a ı α ser´ el exponente al cual pertenece h. c. y por la importancia del propio teorema. no pertenece al exponente p − 1. a los cuales pertenecen dividan a p−1 . Como es de grado < p − 1. de modo que p − 1 = aα bβ cγ etc. B. Si suponemos que el producto de todos los A. . b. potencias de h pueden ser congruentes a la unidad. por a. Entonces. . i. 2..

Uno: en su art. e 56. Pero. XVIII. p−1 a B p−1 a C p−1 a etc. D. E. ı ı 57. . aunque. u Finalmente.. 1769. al cual pertenece A. 15). El c´lebre Lambert en su disertaci´n citada arriba. a (art.e. hace menci´n a esta proposici´n. si a es una ra´ primitiva. hay que concluir que nuestra suposici´n no puede afirmarse. . . . en realidad. pertenece al exponente p − 1. ≡ A p−1 a ≡1 p−1 a De donde sigue que el exponente. 2. bases e ´ndices. debe dividir a p−1 aα+1 bβ cγ etc. cualquier n´mero no u divisible por p es congruente a alguna potencia de a.46 eso se tendr´ a A p−1 aα+1 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. pero no atestigua necesidad alguna de una o o demostraci´n. o o Ac. nov. Petrop. . i. Como el ilustre Euler.. i. Otro: dedujo la f´rmula de o su art´ ıculo 34 s´lo por inducci´n.e. ya que a e u el n´mero de ´stos es igual al n´mero de residuos m´ u e u ınimos. 31. La segunda demostraci´n parece algo m´s larga que la primera. a3 .. el o producto ABC etc. t´citamente o a supone que la congruencia xn ≡ 1 (traducidos sus argumentos usando nuestra notaci´n) en realidad tiene n ra´ o ıces diferentes. e o p. Q. llamaremos ra´ces primitivas a los n´meros perteneı u cientes al exponente p − 1. 85 y siguientes. 48). 1773. Comment. .e. Demonstrationes circa residua ex divisione potestatum per numeros primos resultantia p. 3. para que no supongamos como cierto ıa u lo que no es. i. Acta Erudit. Esta propiedad notable es de gran utilidad y puede simplificar bastante las operaciones aritm´ticas respecto a las e . o o Ra´ces primitivas. a f´cilmente que entre ´stos deben aparecer todos los n´meros 1. pero = no puede ser un n´mero entero (art. pero la primera o a resulta menos directa que ´sta. de donde se deduce a m´ ınimos de las potencias a. 127. es entero. Este teorema suministra un ejemplo notable sobre cu´nta circunspecci´n se a o requiere siempre en la teor´ de los n´meros. ap−1 ser´n todos diferentes. T. Por lo tanto. la demostraci´n o o o que el docto hombre present´ tiene dos defectos. V´ase en particular su art´ e ıculo 37 donde habl´ bastante sobre la necesidad de una demostraci´n. Nadie ha intentado una demostraci´n excepto Euler. p − 1. s´lo hab´ demostrado o ıa anteriormente que no puede tener m´s que n ra´ a ıces. los residuos ız 2 ..

De esto se percibe que si deseamos construir una tabla de la cual se puedan sacar los ´ ındices de todos los n´meros seg´n m´dulos diferentes. 7. 9. 9.RAICES PRIMITIVAS. al producto del ´ o ındice del n´mero dado por el exponente de la potencia. al mantener la base constante. 3. 5. 17. Los teoremas que tratan sobre los ´ ındices son completamente an´logos a los a que se refieren a los logaritmos. Es claro. Tab. 16. Por lo que. a u o cuando hay una discusi´n sobre los ´ o ındices. de modo que un ´ u a ındice que corresponda a un n´mero primo dado. u o ı El ´ndice de la potencia de un n´mero cualquiera es congruente. 12. que a cada n´mero corresponden a u varios ´ ındices. los cuales se deben considerar como m´dulos. 8. 6. seg´n el m´dulo p − 1. 16. 10. aqu´llos que son congruentes seg´n el e u m´dulo p − 1 se considerar´n equivalentes de la misma manera como los n´meros se o a u consideran equivalentes cuando son congruentes seg´n el m´dulo p. 2. pero todos ellos ser´n congruentes seg´n el m´dulo p − 1. p). A la par de o ´stos est´n los n´meros tomados como base. I. a la cual referiremos todos los n´meros no divisibles por p. y si ae ≡ b u (mod. 5. 3. 18. Luego siguen los ´ndices de los n´meros e a u ı u primos sucesivos que siempre est´n arreglados en peque˜os bloques de cinco. 13. INDICES. corresponder´n ız a n´meros u ´ ındices 1. 7. donde en la primera columna vertical se colocan los n´meros primos y las potencias de n´meros u u primos de 3 hasta 97. 8. 4. adem´s. u o Algoritmos de los ´ndices. 14. a la suma de los ´ndices de los factores individuales. 47 congruencias. 2. 12. seg´n un m´dulo dado. seg´n el ı u u m´dulo p − 1. u Hemos omitido las demostraciones por su facilidad. Arriba a n los n´meros primos est´n dispuestos en el mismo orden. 6. 15. 10. a . 13. pueda encontrarse u u o f´cilmente. ı 58. de ´sta se pueden u u o e omitir tanto todos los n´meros mayores al m´dulo como todos los compuestos. 0. Se ha u o agregado un ejemplo de este tipo de tabla al final de esta obra. 11. 4. llamaremos a e el ´ndice de b. Por ejemplo. 15. 1. 11. El ´ndice del producto compuesto de cualquier n´mero de factores es conı u gruente. 17. 14. casi de igual modo como la introducci´n de los logaritmos simplifica o las operaciones de la aritm´tica com´n. Elegiremos libremente alguna ra´ primitiva e u ız como base. si para el m´dulo 19 se toma ı o la ra´ primitiva 2 como base.

c ≡ Ind. 47). un valor cualquiera. Sea c. De una manera semejante a como hemos designado en el art. el ´ ı ındice del n´mero 60. p). p) se denotar´ cualquier ra´ B de la congruencia xn ≡ A √ n (mod. p). puesto que todas pueden reducirse a aqu´llas cuyo m´dulo a e o es un primo (art. 46) 29x + 7 ≡ 0 (mod. ser´ u a ≡ 2 Ind. Como A no puede n = A. la congruenca propuesta −7 (mod. As´ por ejemplo si p = 67. p) y por lo tanto y as´ ı Ind. tomado 12 como base. a (mod. (art. El ´ndice de un valor cualquiera de la expresi´n a (mod. 59. As´ x ≡ 3 (mod. Decimos que esta expresi´n A (mod. podr´ servir otra en su lugar. a − Ind. todas las congruencias de primer grado podr´n a resolverse muy f´cilmente. c ≡ Ind. No hemos ı. 31) es ı o b congruente. as´ al adjuntarse el m´dulo con ı o significar m´s que una ra´ de la ecuaci´n x a ız o √ n a ız el s´ ımbolo A (mod. 2 + Ind. si se tiene una tabla con el ´ ındice que corresponde a cualquier n´mero. 40 − Ind. 29 ≡ 15 − 43 ≡ 18 (mod. pero.g. adjuntado la segunda tabla.48 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. si es que a y b no son divisibles por p. a como mostraremos en la Secci´n VI. tenemos bc ≡ a (mod. 30). p) tiene tantos valores como o . o Sobre las ra´ de la congruencia xn ≡A. 47) ser´ a x≡ Pero. presentaremos las ra´ ı. ıces √ n de las congruencias puras de grados mayores con un s´ ımbolo. x ≡ Ind. 5 (mod. y otra de la cual pueda derivarse el n´mero u u o u que corresponda a un ´ ındice dado. 31 las ra´ ıces de las congruencias del primer grado. E. a cambio de esto. pues. seg´n el m´dulo p − 1. a la diferencia de los ´ u o ındices del numerador a y del denominador b. 3 + Ind. se encuentra el n´mero 3 cuyo ´ u ındice es 18. as´ en lo siguiente. 66) ≡ 58 + 9 + 39 ≡ 40. b + Ind. b Entonces. −7 − Ind. p − 1) Ind. 29 ≡ Ind.. 47) 29 De donde Ind. ıces 60. seg´n cualquier m´dulo primo.

no debemos olvidarnos de que ´ste es indirecto. p − 1). Por m´s f´cil que este m´todo sea. p − 1). los valores u o de Ind. tomando cualquier ra´ primitiva como base. seg´n las reglas de la secci´n anterior. Ind.. Aqu´ ı. Por lo tanto. Es ıces √ n a ´ claro. Ind. p. ser´ n Ind. INDICES. p − 1). x tendr´ u a com´ a n δ valores incongruentes seg´n el m´dulo p − 1. 10. B´squense los valores de la expresi´n 15 11 (mod. 19). x ≡ Ind. δ . n A no u o tendr´ ning´n valor real. tendr´ una sola ra´ es a ız. otros que requieren consideraciones m´s profundas a est´n reservados para la secci´n VIII. donde se buscan las ra´ de la congruencia x ıces por tanto. x ≡ 0 ız (mod. siempre que Ind. x. es decir. Iniciamos con el caso m´s sencillo. p). As´ debe u o resolverse la congruencia 15 Ind. p−1 . δ ) (ver art. x ≡ 0 o a p−1 u o a (mod. cuando est´n adjuntadas las tablas a a e a necesarias. p). √ Ahora. 49 ra´ ıces incongruentes m´d. 11 ≡ 6 (mod. 26). x. los valores correspondientes de x. seg´n el m´dulo p las expresiones A y B (mod.. A = 1. En este caso 1 (mod. pues. a De esta congruencia. p − 1). √ claro que si A y o es √ a n n a B son congruentes. deber´ ser congruente a alguno de estos n´meros u 0. sin embargo. √ n a ´ decir. o sea ≡ 1. Adem´s. se deducen. F´cilmente. x ≡ 0 (mod. x ≡ Ind. x ≡ 4. cuando n es primo a p − 1. A (mod. se percibe que x e a tiene tantos valores como ra´ de la congruencia n Ind. 61. 16 (mod. u o √ seg´n p. vale la e pena investigar cu´n poderosos son los m´todos directos. debe resultar n Ind. cuando los n´meros n y p − 1 tienen un m´ximo√ un divisor δ. δ 3(p − 1) . y A tantos valores incongrentes. A sea divisible por δ. donde a o a n ≡ 1 (mod. seg´n el m´dulo p − 1. Esta congruencia. la soluci´n completa de la congruencia n Ind. Al faltar esta condici´n. cuando n es primo a p − 1. (δ − 1)(p − 1) δ . a u √ ı.. si se pone n A ≡ x (mod. 18). δ 2(p − 1) . Sin embargo. 9 y 4. x ≡ 0 (mod. p − 1) ser´ Ind.e. que A tendr´ un unico valor. p) tendr´ un unico valor. y de ´stos. Ind. cuando los n´meros n y p − 1 tengan m´ximo com´n divisor u a u δ.RAICES PRIMITIVAS. A (mod. trataremos aqu´ lo que a e ı pueda resultar de lo anterior. Ejemplo. puesto que todos los que son congruentes seg´n el o u m´dulo p se consideran como equivalentes (art. x ≡ Ind. p) ser´n u o equivalentes. Los valores correspondientes de x son 6. 29): i. 18) y se encontrar´n tres a valores de Ind.

al que no vale la pena referirse aqu´ ı). ız ındice de +1. √ Hemos mostrado. como se puede ver. M´s adelante. p). 3. la congruencia x a mismas ra´ ıces que ´sta. cuando p = 3. pues 3 es el m´ximo divisor a √ com´n de los n´meros 15 y 18 y. donde n es un divisor del n´ mero p − 1. la expresi´n 1 (mod. .. en el art. ´stos ser´n valores de la expresi´n 3 1 u u e a o (mod. 63. a e o 2 Esto siempre sucede cuando el m´dulo es de esta clase. xn ≡ 1 (mod. 5. p − 1). Pues. p) tiene δ valores o diferentes. p − 1). i. p) tiene las equivale totalmente a 1 (mod. no puede tener m´s que dos o y +1 y −1 siempre son incongruentes a menos que el m´dulo sea = 2. De donde a u o √ δ e ındices se percibe que la expresi´n 1 tambi´n tiene δ valores diferentes. pues. 15 1 (mod. √ Ejemplo. p − 1 son ra´ ıces). Pero. en tal caso todos los n´meros 1. 60. As´ Ind. pero lo anterior no basta. . 19) tiene tres valores. 7. Ahora. o sea. demostramos m´s generalmente que la expresi´n n A siempre puede reducirse a o . Podemos aqu´ tratar un solo caso. p). donde n = 2. 23. a ´ 2 y +1 y −1 siempre deben tener diferentes ´ ındices (excepto el caso p = 2. 47. (−1) ser´ ≡ 0. 59. cuyos ´ o √ δ coinciden completamente con los anteriores. e. 2. 62. sin embargo. sigue √ que +1 y −1 ser´n tambi´n los valores de la expresi´n 2m 1 cuando m es primo a p−1 . 11. ser´ de grado e inferior. con tal que sea un n´mero o u absolutamente primo (a menos que p − 1 = 2m. si δ y n no son iguales. 0 siempre es el ´ ı. u a sino las de la forma x mostraremos que las congruencias de esta forma siempre pueden reducirse.. 83.g. o tendr´ δ valores incongruentes seg´n el m´dulo p − 1. no logramos resolver ninguna otra congruencia o n ≡ 1. Se adjuntar´ a p−1 aqu´ como corolario que el ´ ı ındice de −1 siempre es ≡ 2 (mod. 2 Ind. p − 1) cualquiera que sea la ra´ primitiva tomada como base. p) o √ n δ ≡ 1 (mod. por tanto. De donde. tambi´n en este a u o e caso.e. 107 etc. x tendr´ δ valores diferentes (incongruentes seg´n el m´dulo p). Es claro ı √ 2 a a que los valores de la expresi´n 1 ser´n +1 y −1. 7 y 11. por consiguiente.50 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. 19). Por medio de esta reducci´n. que la expresi´n n A (mod. o no tiene ninguno. La anterior. a la vez. u . (−1) ≡ 0 (mod. del mismo modo como mostramos que √ y A son equivalentes si A ≡ 1. en cuyo caso o √ 2 1 puede tener un solo valor. Por eso. o ≡ p−1 (mod. Estos son 1. si δ es el m´ximo com´n divisor de los n´meros n y a u u √ √ n δ A p − 1.

25. Por tanto. el asunto es claro. pues. e 64. puesto que aqu´lla ni tiene otros valores diferentes o √ n a la anterior. o o Comm. el m´ximo o a 3 com´n divisor de los n´meros 21 y 30 ser´ 3. 51 √ e a la otra δ B. INDICES. pero si al contrario. se puede encontrar un cuadrado a u modo que a2 +1 sea divisible por p. en Comm. Si se buscan los valores de la expresi´n 21 2 (mod. ser´ totalmente a un valor de At . n ≡ A. ser´ x a √ δ ≡ At y cualquier valor de n A ser´ tambi´n que tn ≡ δ (mod. No obstante. el ilustre Lagrange ıa ıa p−1 . la cual o n ser´ x a tn ≡ At . de si p es n´mero primo de la forma 4m + 1. y ´ste es un valor de la expresi´n 21 u u a e √ o √ 3 3 21 (mod. tomando cualquier ra´ primitiva como base. En una disertaci´n anterior. Por lo √ δ e equivalente a la expresi´n At . nov. de donde se concluye que 21 2 (mod. Pues. si n A u a (mod.RAICES PRIMITIVAS. XVIII. conviene investigar una regla o√ por medio de la cual pueda deducirse de inmediato si n A admite valores reales o no. se tiene 210 = 1024 ≡ 1 √ (mod. pero si no lo es. en el art. Luego. sea t un valor cualquiera de la expresi´n δ (mod. en caso contrario. ni tiene menos. Pero. Comm. es claro. todav´ no la hab´ perfeccionado. p − 1). 31). De modo √ semejante. ıculo anterior. no se puede encontrar tal cuadrado. pero xtn ≡ xδ . p) tiene valores reales. De esta forma fue demostrado por el ilustre Euler. 31. a la cual equivalga. El ya hab´ presentado otra n ıa demostraci´n mucho antes en 1760. por tanto. Para no intentar realizar en vano esta operaci´n. 31) tiene valores reales. al poner el ´ ındice de A = k. si 2 tiene valores reales. 10. resulta cierto que 2 −1 (mod. A δ ser´ congruente a la unidad. pero ninguno cuando p es de la forma 4m + 3. Si se tiene una tabla de ´ ındices. ahora. a o 19. nov. si es divisible por δ. IV. Pues. que son 2. el ´ ındice del n´mero A δ ser´ δ . Es posible que A no tenga ning´n valor real a´n u u √ δ t tenga valores reales. cuando A √ Ejemplo. p. no se tendr´n. As´ en el ejemplo del art´ a ı. V. que se tendr´n valores reales si el ´ a ındice de A. puesto que ı (−1)2m = 1 y (−1)2m+1 = −1. p. se encontrar´ en verdad que los valores de la expresi´n posterior. 60. denotado un valor cualquiera de ´stos por x. 5. nov. 30). cuando A tiene valores reales. esto puede hallarse sin a esa tabla. tambi´n satisfacen la anterior. Por lo cual. Acad. puesto tiene valores reales como se percibe en el art. ız es divisible por δ. Este elegante teorema se enuncia ordinariamente as´: 2 . 112 del a˜o 1773. ser´ k(p−1) divisible a δ √ p−1 k(p−1) por p−1 y vice-versa. Petrop. p − 1). p) siempre tiene dos valores reales cuando p es de la forma 4m + 1. 31). a ser´ incongruente. equivaldr´ a la expresi´n 2 o sea a o √ 3 8. x √ a e √ δ n tanto. p es de la forma 4m−1. p.

342. o o e ı p. de Berl´n. donde n es divisor del n´mero p − 1. Nouveaux M´m. o √ Primero. tantos ser´n diferentes como unidades tenga el o a exponente al cual r pertenece (art. por ser r n ≡ 1 y cualquiera de ellos ≡ zr z n ≡ A. r. en la siguiente secci´n. 23. 48). En la secci´n VIII explicaremos bastante cu´les m´todos existen para o a e encontrar aquellos valores que pertenecen al exponente n. los restantes pueden deducirse del siguiente o √ modo. el otro ser´ −z. z n r nk . zr. por lo tanto. p). zrn−1 . Segundo. cuya ayuda muchas veces puede encontrarse un valor de la expresi´n. p). p) e a otras. p). art. pero la expresi´n A no puede tener m´s que estos n valores. . la n-esima potencia de ella. As´ por o √ 2 a ejemplo. o rn ≡ 1 (mod. pero de ellos. p). . . digamos z. Est´ claro. consideraremos m´s precisamente tales expresiones n A a (mod. r es el valor que pertenece al exponente n. p). . y conocemos un valor de √ la expresi´n n A (mod. present´ una demostraci´n del teorema. . rn de este mismo r (donde en el lugar de la ultima puede sustituirse la unidad) involucrar´n todos los valores de la expresi´n ´ a o √ n 1 (mod. 1775. Finalmente. 65.52 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. que todos ´stos satisfacen la congruencia xn ≡ A: pongamos a e k . Entonces todos los valores de la expresi´n o z. tambi´n todas las potencias de este r ser´n valores ´ de esta expresi´n. r3 . Primero mostraremos qu´ relaci´n tienen los e o valores individuales de la expresi´n entre s´ luego indicaremos unos artificios. r n−1 (como mostramos arriba). estas potencias r. zr2 . Cuando A ≡ 1 y r es alguno de los n valores de la expresi´n n 1 o e a (mod. y hemos encontrado un criterio de si u √ admite o no valores reales. Si. r2 . . . a n a ı. Cuando A es incongruente a la unidad. . con o ı. donde n es divisor de p − 1. Sean los valores de la expresi´n n 1 o 1. √ Despu´s de que hemos hablado de reducir todas las expresiones n A (mod. de esto o √ se debe concluir que no se pueden encontrar todos los valores de la expresi´n n A si o √ no se conocen igualmente todos los valores de la expresi´n n 1. de l’Ac. o √ n A ser´n a . si un valor de una expresi´n A es z. pues. r2 . Presentaremos otra demostraci´n. . espec´ o o ıficamente dedicada a este argumento. ser´ congruente a √ Todos son diferentes como se deduce f´cilmente del a A.

cuando p−1 no es primo a n n. se ha encontrado lo buscado. si existe. kn ≡ 1. No obstante. Sin embargo. Por tanto. Lo segundo que nos hab´ ıamos propuesto mostrar era en cu´l caso un valor a √ de la expresi´n n A (mod. se encuentra un valor ıan o u . veamos c´mo o o podemos proceder si desconocemos este n´mero. tiene lugar. INDICES. Por eso. si se tiene un n´mero k. valor z. t). no s´lo o Ahora. donde q denota el u nq producto de todos los factores primos que hemos eliminado. pero si t y n a tienen un divisor com´n. p). pero si no es cierta. como conviene conocer a t para esta soluci´n. puesto que n es primo a p−1 ). o n ≡ A (mod. lo cual no es tan raro. Por eso. De esto se deduce que A ≡ Akn . seg´n el m´dulo t. 5). Todo este artificio a u o consiste en hallar un n´mero que pueda funcionar en vez de t. 46. p) puede encontrarse directamente (donde se supone que o n es un divisor de p − 1). 1 se requiere que n sea primo a t. t). si n es primo a n. Ak ser´ el valor buscado. 53 66. 67. 48). p−1 ) (lo que puede ser. entonces tendremos y p−1 ≡ 1 y ı. el valor k tambi´n e nq nq satisfar´ la congruencia. Ahora. o sea z ≡ A a por lo tanto. Sea tal a k y A ≡ z n (mod. si la condici´n o que logramos en el art´ ıculo anterior. si a´n siguiendo las reglas dadas. encontraremos un n´mero p−1 . u Pero esto equivaldr´ aqu´ a la condici´n siguiente.RAICES PRIMITIVAS. se eliminar´n todos los factores primos de n . el cual no conocemos. de modo que A ≡ Akn . cabe la condici´n del art´ o ıculo anterior. p) tiene valores reales. el cual u o e a u o p−1 divide a n (art. de tal modo e a n -´sima potencia resultar´ A n es divisible por t (art. si se resuelve la congruencia kn ≡ 1 e a nq (mod. denotando a t a ı o el exponente al cual pertenece A (art. ning´n valor z puede ser congruente a alguna potencia de u u A. sino claramente el valor de k que satisface a a u o esta congruencia seg´n este m´dulo tambi´n la satisfar´ seg´n el m´dulo t. y no ser´ superfluo detenernos en ello. p). lo cual se buscaba. que t sea primo a n. todas las conclusiones ser´ err´neas. Primero. si es que A (mod. u Aunque siempre conviene recordar: hemos supuesto que. Para que esta congruencia sea posible. primo a n. por lo cual elevando las partes de la ultima congruencia a la ´ y p−1 p−1 p−1 n ≡ 1. la congruencia del art´ p−1 podr´ resolverse seg´n el m´dulo n . p−1 ıculo anterior. como siempre lo hemos supuesto aqu´ Sea pues y una soluci´n cualquiera. t no s´lo ser´ o a primo a q sino tambi´n dividir´ a p−1 . 1 ≡ kn (mod. si p−1 p−1 a n no es primo a n. En este caso ser´ k ≡ n (mod. 48). Esto resulta cuando alg´n valor es congruente a alguna u potencia de A. que a la vez dividen a n. Sin embargo. se percibe f´cilmente que t u a √ n p−1 debe dividir a n .

Sustituyendo por a a A 1 el valor z. As´ √ ı. ning´n otro n´mero pertenece al exponente 2. y u que n u o cuando haya ocasi´n de desarrollar varias expresiones A seg´n un mismo m´dulo. si s´lo se conocen los valores de la expresi´n −1 (que son ±12). puede demostrarse f´cilmente. u ı. n = 3. pero que z q u a A ≡ A (mod. debe ser 3k ≡ 1 (mod. 29). si s´lo pueden determinarse valores de la expresi´n n zn o o (mod. ya sea cuando t es impar y d = 2 o cuando t es par. p−1 = 12. Aqu´ p − 1 = 36. para z. p). 3 y as´ q = 3. pero. en este caso tambi´n puede ser ventajoso haber realizado este trabajo e y vale la pena investigar c´mo este valor falso se relaciona con los verdaderos. El que zn no pueda pertenecer a un exponente menor que d. Pero la expresi´n n zn es m´s u a o a √ n A simple que A. kn − 1 es divisible por p−1 (art´ a ıculo nq p−1 p−1 q t t anterior). lo cual se obtiene poniendo ı k = 3.). p). Pues si v es alg´n valor de n zn : ser´ (vz)n ≡ A. excepto en un caso unico. As´ o ı. u u √ Ejemplos. 37). a ya que no se requiere para nuestros fines. puesto que zn (mod. as´ ı p−1 tq p−1 t t a e a nd ser´ divisible por d2 o bien nq por d . Si los ı . p) siempre pertenecer´ a un exponente menor que A. Pero. n no es supongamos que los n´meros k y z est´n bien determinados. elevada a la d-´sima potencia. cuya n-´sima potencia es incongruente a A. Ahora bien d es primo a d (hip. ¿de qu´ sirve que zn pertenezca a un exponente menor que A? Se e A presenta mayor cantidad de n´meros que pueden ser A√ los que pueden ser zn .) o sea nd por d . se halla realmente 63 ≡ 31 (mod. como se demostrar´ ahora. p) pertenecer´ al exponente d. no nos detendremos en esto. 37) ≡ 6. por ejemplo. cuando t divide a q. siempre ser´ posible determinar al menos un valor de la expresi´n 2 A a o √ 2 (mod. ´ A Pero. ser´ zn ≡ Akn−1 (mod. o tendremos la ventaja de derivar varios resultados de una misma fuente. Por lo tanto. obtendremos los valores de q q √ n A A A. de donde d = t. B´squese 3 31 (mod. multiplicando cada uno de estos valores por z. zn a u u (mod. n por t (ibid.54 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. p) con frecuencia pertenece a un exponente A menor que A. si d es el m´ximo com´n divisor de los n´meros t y q. Es decir. Excepto para −1. esto ser´ una muestra de que la e ıa condici´n no puede satisfacerse y que el m´todo no puede emplearse del todo. Del o o art´ ıculo anterior se conoce f´cilmente que un valor de esta expresi´n siempre puede a o determinarse directamente. Tambi´n kn − 1 ser´ divisible por d y (kn−1)d ≡ 1 (mod. p). Entonces. 4). De donde se deduce f´cilmente a (kn−1)d por t. 37). o e 68. p). Podemos estar A a seguros que zn (mod. ser´ congruente a la unidad. A A A e a que zn . Pero. Aqu´ z ≡ 313 (mod. Por lo tanto.

INDICES. o p−1 ı n = 18. Pues si para la base a el ´ ındice de b es ≡ β. ser´ n = 2. Volvemos ahora a las ra´ ıces que llamamos primitivas. 9). 37). se descubre que ν ≡ αμ. Por consiguiente. De esto se percibe. Entonces ser´ αβ ≡ 1 a β ≡ b. Hemos mostrado. z ≡ 35 ≡ 21 (mod. p − 1). 10 y o 26. 37) son 1. u ıces . conviene u e observar que no es de nuestro inter´s explicar los artificios particulares que se e presentan aqu´ ı. debe ser 2k ≡ 1 (mod. A la vez e a ıces e se conoce el n´mero de ra´ primitivas. de donde aαβ ≡ bα ≡ a (mod. As´ 34 (mod. Por lo tanto. cuyos ´ ız u ındices son primos a p−1. p − 1). Es evidente que los m´todos directos con frecuencia resultan bastante e largos. o 69. 3 a valores verdaderos ±6 · 21 ≡ ±15. 53. se producen los restantes ≡ 23 y 8. p) (por hip´tesis). de donde se obtendr´n los ı. al tomar una ra´ primitiva cualquiera como base. por eso μ ≡ βν (mod. 37) ≡ ±6. consideramos que debemos demostrarlo. el ´ u ındice del n´mero b ≡ β. bases congruentes producen los mismos sistemas. Por tanto. f´cilmente puede convertirse en otra. Tambi´n. 37).RAICES PRIMITIVAS. el ´ u ındice de b sin embargo ≡ ν (mod. Los valores de 1 (mod. Al multiplicarlos por 6. queda a nuestro u ıces e arbitrio saber cu´l ra´ primitiva escogeremos como base. 37) son conocidos. En general. pero 212 no es ≡ 3. y ninguno aparte de ´stos. cuando se toma b como base. √ a Sin embargo. donde la base a es b. aqu´ hay tantos como u ı el n´mero de ra´ primitivas. de donde resulta k ≡ 5 (mod. Mediante un razonamiento similar. o (mod. tambi´n los restantes valores o √ √ 3 3 de la expresi´n 6 pueden determinarse. Cuando se toma a a como base. sea m otro n´mero. p − 1). y de aqu´ q = 2. a ıtmico. por esto. p − 1). pero esto es cierto para casi todos los m´todos directos en la teor´ de los e ıa n´meros. si se ha construido una tabla de ´ ındices para la base a. tambi´n ser´n ra´ primitivas. Sean a y b dos ra´ ıces primitivas. Veamos las relaciones que los conectan. si se busca el valor de la expresi´n 2 3 (mod. sino √ ≡ 34. que todos los n´meros. La conexi´n entre los indices en sistemas diferentes. pero el u ındice del ´ ındice del n´mero m ≡ μ (mod. que pueden presentarse diferentes sistemas*). puesto que a por lo tanto αβ ≡ 1 (mod. tambi´n a ız e aqu´ como en el c´lculo logar´ ı. el ´ u n´mero a ≡ α. para la base b el ´ ındice de a ser´ a *) Difieren en esto: en los logaritmos el n´mero de sistemas es infinito. y 2 −1 (mod. 9). V´ase art. 55 Esto es casi todo lo que se puede decir acerca del desarrollo de tales expresiones. √ e valores de la expresi´n 3 1 (mod. p − 1). Obviamente. 37) ≡ −1.

e ıa e u contrariamente a la hip´tesis de que n es primo a t. Por brevedad. ser´ (art´ a ıculo anterior) n ≡ αm (mod. 1 ≡ β (mod. No obstante. Todos sus valores a ser´n primos a t. multiplicado por k. el 0 valor menor de la expresi´n k (mod. se u tendr´n todos los ´ a ındices para la base b. Adem´s se demuestra f´cilmente que la base siempre puede tomarse de modo a a que un n´mero que pertenece al exponente t tiene cualquier ´ u ındice dado cuyo m´ximo a p−1 com´n divisor con p − 1 es = t . a u resultar´ un m´ltiplo de p − 1 (excepto cero) (v´anse art´ a u e ıculos 48 y 58). Pero. Pues si el ´ ındice para una base cualquiera es k. A. si ız a d dn ε es el valor de la expresi´n dm (mod. donde t denota el exponente al cual pertenece el n´mero sobre cuyos ´ u ındices se trata. todas concuerdan en esto: todos tendr´n el mismo a m´ximo com´n divisor con p − 1. y por eso n a no dividir´ a μ. este divisor a u u tambi´n deber´ dividir a me. y si los m´ximos comunes divisores μ y ν con a p − 1 se suponen diferentes. p − 1). y el ´ ındice del n´mero propuesto ≡ dn. Aunque un n´mero dado puede tener varios ´ u ındices. tambi´n me es congruente a n seg´n t. de donde μ dividir´ a n. si alg´n valor e tuviera un divisor com´n con t. cuando todos los o . d ) o sea m (mod. a Se percibe tambi´n que este m´ximo com´n divisor de los ´ e a u ındices de un n´mero u p−1 dado y de p − 1 no depende de la base porque es igual a t . Entonces. y multiplicando todos los ´ ındices de la tabla por este n´mero. cuando se toma a b como base. designaremos ´ste por d. si el ´ u e ındice propuesto es ≡ dm. p − 1). 70. p − 1) admite valores primos a p − 1. Pues. pero por la base b es n. entonces m y n ser´n primos a p−1 . uno de ellos ser´ mayor. cuando se toma cualquier u ra´ primitiva como base. o sea. 71. p − 1) y a la vez es primo a p − 1. Pero. denotado el ´ a ındice de a por α. Esta expresi´n o o p−1 n n e equivaldr´ a: m (mod. o sea a t. Tomada ´sta como base. si por la base a. t ser´ el n´mero menor que.56 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. t) (v´ase art. 2). Por lo tanto. 31. por ejemplo μ > ν. ya que. aε ser´ una o a ra´ primitiva. se obtiene del art´ a u u ıculo 29 sin dificultad. p − 1) excepto cero. tomadas unas u otras ra´ ıces primitivas como base. Q. el ´ a u ındice del n´mero u dado es m. E. del modo siguiente se demuestra u (pues ser´ a a dn que la expresi´n dm (mod. el n´mero propuesto producir´ el ´ ız e u a ındice dm εdm ≡ adn ≡ n´mero propuesto). que esto es o igual al m´ximo com´n divisor de los n´meros k y p − 1. por tanto.

El ilustre Euler reconoce (Opuscula e Analytica.. puesto que t. tal como se esperaba. como aparece en el art´ ıa ıculo anterior: para establecer algo fijo. Sin embargo. Si se reune lo que hemos aprendido en el art´ ıculo 55. etc. que no dividen a t.. INDICES. tomamos el m´ ınimo. p. I. eligimos siempre como base ıces la menor.. Por esto. se deduce de la teor´ de las combinaciones que el n´mero de ıa u p−1 f −1 g−1 h−1 tales valores ser´ = t · f · g · h · etc. h. a sin dificultad alguna. de otra manera hemos determinado la base de modo que el ´ ındice del p−1 n´mero 10 sea el menor posible. Pero. 8·3 5. a u . pero para que no se extienda mucho a esta disgresi´n. i. Pero. g. Los m´todos para encontrar las ra´ e ıces primitivas se basan en su mayor´ ıa en el tanteo. Por eso tal n´mero no ser´ divisible por ning´n factor u a u primo de p − 1. etc. Sin embargo. h.e. aε tiene 72·2 . por lo tanto ser´ primo a p − 1.. En la tabla I. t) ser´n primos a p − 1. 57 divisores primos de p − 1 tambi´n dividen a t. etc. con lo que n ≡ 1. pero seg´n f . h. es congruente a n´meros cualesquiera primos a ´stos u u e respectivamente (art. como base. i. lo que ganamos con esto. Finalmente. son o n primos entre s´ puede hallarse un n´mero ε que es congruente a e seg´n el m´dulo ı. se tendr´ casi todo a diremos adelante sobre las soluciones de la congruencia x lo que puede lograrse con los m´todos directos. 152) que parece extremadamente dif´ encontrar estos n´meros. o o Bases adaptadas para usos especiales. 28. = t . g. M´todo para la determinaci´n de las ra´ces primitivas. 72.. puesto que aqu´ esto a ı todav´ puede permanecer un poco arbitrario. 40. 14. T. lo presentaremos en la Secci´n VI. y el n´mero de ellos = d. g. a veces ciertas bases pueden presentar algunas conveniencias especiales. Aunque generalmente sea muy arbitrario cu´l ra´ primitiva se tomar´ como a ız a base. f . As´ para p = 73. 32). puesto que no nos concierne. Entonces. 6 valores que son ı. de todas las ra´ primitivas. cuando p − 1 a u involucra otros divisores primos f . se toma cualquier valor de la expresi´n m (mod. t) ≡ e.RAICES PRIMITIVAS. y ıcil u se refiere a su naturaleza como uno de los misterios m´s grandes de los n´meros. siempre hemos tomado el n´mero 10 como la base cuando ´ste era ra´ u e ız primitiva.e. donde t denota el exponente al cual u perteneci´ 10. o o donde la misma tabla se aplicar´ para otros fines. 20. 5. 39. e o ı 73. donde t = 8 y d = 9. u u o t. hemos omitido la demostraci´n. todos los valores de la expresi´n m e o n (mod.

primo a p (siempre designamos el o u 1 m´dulo con esta letra) (casi siempre lleva a los c´lculos cortos si escogemos el menor o a posible. entonces a ız 3 de igual manera que antes se deber´ tomar otro n´mero que no aparece en el per´ a u ıodo de AB. 18 se deriva c´mo se puede hacer sin dificultad. Resu´lvase y en factores que son o e o bien n´meros primos diferentes. como los n´ meros que resultan de repeticiones u *) Se percibe con facilidad que no es necesario conocer estas potencias. la m -´sima potencia de a ser´ ≡ A. Si no es el caso. a a o . pueden determinarse bastante r´pidamente al intentarlo de la siguiente manera. y 2 de modo semejante se investigar´ su per´ a ıodo. II. puesto que el per´ ıa contiene todos los n´meros cuya t-´sima potencia es congruente a la unidad (art. a de modo que el producto AB pertenecer´ a mn. sino un a ız m´ltiplo de t. hemos logrado esto: que conocemos un n´mero perteneciente a un u u exponente mayor. 53). a . Ahora. puesto que el residuo m´ ınimo puede obtenerse f´cilmente de un residuo m´ a ınimo de la potencia anterior. Pero si u no es = p − 1. puesto que m y n son primos entre a s´ Esto podr´ demostrarse pr´cticamente del mismo modo como en el art. y B al exponente n. †) Del art. si t = p − 1.. o bien potencias de n´meros primos diferentes. ser´ una ra´ primitiva. Ahora. ni a un m´ltiplo de t. est´ pr´ximo. Al designar por u el exponente al cual pertenece b. n divide a u. a saber. Est´ claro que m divide a t. Un a conocedor sabr´ evitar operaciones prolijas por medio de varios artificios particulares: a pero esto se aprende mas r´pidamente con pr´ctica que con preceptos. 55.e.g. y el otro a u†). Esto. al exponente igual al m´ ınimo com´n m´ltiplo de los n´meros t y u. podemos encontrar un n´mero u que pertenece a un exponente mayor que u t. Sea m el producto de los asignados a t. e. se percibe f´cilmente que u ni puede ser igual a t. los residuos ınimo sea m´ ınimos de sus potencias. se le puede asignar arbitrariamente. i. b ser´ una ra´ primitiva. pero si u no es = p − 1. el n´mero 2). Pero. se toma otro n´mero b que no est´ en el per´ u a ıodo de a. y mn = y. As´ a ıgnense cada uno o a t o a u seg´n el cual ´l divida por ´l: cuando u e e alguno divide a ambos. ız o . o por medio de ´l (como antes) podr´ encontrarse un n´mero que pertenece a e a u un exponente mayor que y. ni a un factor de t. lo cual no puede ser. de a ıodo de a hecho en los dos casos ser´ bt ≡ 1. p). T´mese libremente un n´ mero a.. Cada uno de ellos u u dividir´ a t o a u (o a ambos). de modo que nuestro prop´sito. a a o . AB ser´ una ra´ primitiva. 46). el de los otros = n. Entonces. a es una ra´ primitiva. luego determ´ u ınese su per´ ıodo (art. o pertenecer´ a un exponente mayor a ız a que y. hasta encontrar la potencia at cuyo residuo m´ 1*). y el producto AB ser´ un n´mero perteneciente al a a u exponente y. encontrar el n´mero perteneciente o u al exponente m´ximo. Por tanto.58 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. la n -´sima potencia de b ser´ ≡ B (mod. t u e a e divide a t. ı. o bien. Es f´cil percibir que A pertenece al exponente m. as´ resu´lvase y en dos factores primos entre s´ m y n. no a a o u obstante. u e Ahora si u es = p − 1. Sea u u u ´ste = y. si y = p−1. de modo que uno e ı e ı. si t < p−1.

Seg´n el mismo m´dulo.9. As´ ı 9 u que al elevarse 2 a la potencia 9 . 3. el u cual se resuelve en los factores 9 y 4 seg´n los preceptos del art´ u ıculo anterior. Antes de dejar este argumento. Si finalmente se e a calcula el per´ ıodo de 54. cuyo producto 480 ≡ −1 (mod. Q. En cambio. se debe encontrar un n´mero que pertenezca al exponente mayor. los n´meros 9 y 12) es 36.e. i. 3.55. 5. u a ız Ejemplo. 0. u e 9.11. 7.3. Pru´bese con otro n´mero que no aparece en el per´ e u ıodo de 2. es claro que. 6. el m´ ız ınimo com´n m´ltiplo u u de los exponentes a los cuales pertenecen 2 y 3 (i... 2 no es una ra´ ız primitiva. 0.46.e. 4.27. que por tanto pertenecer´ al exponente 36. se descubrir´ que es una ra´ primitiva.1 etc. a las que por su simplicidad conviene prestarles atenci´n.8.2. por ejemplo.RAICES PRIMITIVAS.2. 8..70.72.9 etc. 13). y u u ≡ −1 cuando este exponente es par. 7. Por lo tanto. 3 tampoco es una ra´ primitiva. 9. cuyo ız u per´ ıodo es el siguiente: 1. Puesto que ya la potencia del exponente 9 es congruente a la unidad. Para el m´dulo 13 el per´ o ıodo del n´mero 5 consta de estos t´rminos u e 1. o El producto de todos los t´rminos del per´odo de un n´mero cualquiera es ≡ 1.4.16.12 etc. 8. 5. o finalmente.1.64.49. u una ra´ primitiva.37. 6. . Varios teoremas sobre los per´ ıodos y las ra´ces primitivas. Intentaremos primero con el n´mero 2. cuyo producto 27 ≡ 1 (mod.64.24. Estas reglas anteriores ser´n m´s claras mediante un ejemplo. 1 etc.4.10. Sea p = 73 a a para el cual se busca una ra´ primitiva. y se intenta con un n´mero no contenido en ´l.3.e. reteniendo el n´mero 2. 5. cuyo per´ ıodo es ´ste: e 1. e ı u cuando el n´mero de ellos o el exponente al cual pertenece el n´mero es impar. F. y 3 a la potencia 3: el producto de ´stos es 54. el per´ u o ıodo del n´mero 3 consta de los t´rminos 1.65. i. E. 59 de esta operaci´n pertenecen a exponentes continuamente crecientes.2. ız 74.8. 8. INDICES.32. por ejemplo 3. presentaremos algunas proposiciones. 12. ı 75.1. 13). u e el n´mero 5.

Pero ninguno pudo demostrarlo. con poner este producto ≡ xp−1 + Axp−2 + Bxp−3 + etc. por tanto. 62). en 2 el primer caso este producto ≡ 1 (mod. (art. el producto ser´ divisible por p. M´m. tercera edici´n. y ≡ p−1 cuando t es par. 76. ´ Q. Demostraci´n. de l’Ac. . (Meditt. u Entonces. 71). (x + p − 1). . a e esperamos no ser censurados si adjuntamos todav´ otra demostraci´n. · p − 1. 1771). Si ese n´mero en el teorema precedente es una ra´ primitiva. su per´ u ız ıodo comprender´ todos los n´meros 1. a Finalmente. p. e algebr. entonces ser´ ≡ 1 + N (mod. . etc. p). 329 que concuerda con la expuesta por nosotros.. a a Ahora. B. p). lo cual siempre puede ser si se determina debidamente la base (art. + t − 1) (t − 1)(p − 1) p−1 = t 2 i. o T. Berlin. analyt. Pero a nuestro juicio tales verdades u deb´ percibirse por medio de las nociones m´s que por las notaciones. p − 1) cuando t es impar. el ilustre Euler ha presentado una demostraci´n en Opusc. 3. D. excepto un caso. Este elegante teorema suele enunciarse as´ el producto de todos los ı: n´meros menores que un n´mero primo dado. . ≡ 0 (mod. . 2. p − 1.. p = 2.e. sumado a uno. E. el ıan a e ilustre Lagrange present´ una demostraci´n (Nouv. y el c´lebre Waring o e confes´ que la demostraci´n parec´ m´s dif´ porque ninguna notaci´n puede o o ıa a ıcil o confeccionarse para expresar un n´mero primo. + Mx + N los coeficientes A. en el ultimo ≡ −1 (mod. cuyo producto siempre ≡ −1 a u (pues p − 1 es siempre par. Despu´s. en el cual −1 y +1 son equivalentes). y adscrito a Wilson. es divisible por este u u primo. I. Fue publicado primero por el c´lebre Waring. el ´ ındice del producto de todos los t´rminos del per´ e ıodo ser´ a ≡ (1 + 2 + 3 + etc. ıa o . y p−1 el ´ o u ındice del t n´mero. M ser´n divisibles por p. 380). De hecho. y N ser´ = 1 · 2 · 3 · . Sea t el exponente al cual pertenece un n´mero. . para x = 1. p. . p). Pero si tan distinguidos matem´ticos no han considerado sin m´rito a este teorema para sus meditaciones. Se o o e basa en la consideraci´n de los coeficientes originados en el desarrollo del producto o (x + 1)(x + 2)(x + 3) . a a de donde necesariamente 1 + N podr´ dividirse por p..60 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS.

61 77. excepto que la congruencia x2 ≡ 1 puede tener m´s de dos ra´ a ıces. 1 + 5 + 12 + 8 = 26 ≡ 0 (mod. . . similarmente como en el art´ ıculo 75. . E. . Por brevedad no u adjuntamos la demostraci´n: observamos solamente que puede completarse de modo o semejante al del art´ ıculo anterior. y adem´s cuando A = 4. 11.. . y 1 · 2 · 3 . 6 con 11. por tanto no puede tener m´s que dos ra´ a ıces. u seg´n la secci´n anterior. . 3 · 9 ≡ 1 etc. que es de segundo asociados de s´ mismos ser´n ra´ ı a ıces de la congruencia x grado. como fue presentado por el c´lebre Wilson. 3. 78. 4 con 10. entonces 2 · 7 ≡ 1. 7. 15). i. .e. ser´ ≡ p − 1 o sea ≡ −1. El teorema de Wilson puede exponerse m´s generalmente as´ el producto a ı: de todos los n´meros. Por tanto 2 · 3 · 4 · . Puede demostrarse f´cilmente que de los n´meros a u 1. los unicos asociados de s´ mismos son 1 y p − 1: pues los n´meros ´ ı u 2 ≡ 1. se asocian los n´meros 2. 12 ≡ −1. Se debe tomar la unidad negativamente cuando A es de la forma pm . por tanto el producto de ellos ser´ ≡ 1. e a el producto de los n´meros 1. si se agrega lo que pronto expondremos sobre los m´dulos compuestos. . 11 ≡ 1. . el producto de dos n´meros a y b es congruente a la u o u unidad. . 3. a la vez menores que cualquier n´mero dado A y primos u u a ´l mismo. cualquier n´mero positivo menor que p tendr´ un unico u o u a ´ asociado positivo menor que p. u ı: 3 con 9. 13). para p = 13. a la unidad tomada positiva o e u o negativamente. . llamaremos a los n´meros a y b asociados. . Entonces. Excluidos ´stos de los n´meros restantes. 2. o 79. de donde el producto de a todos 1. ninguna otra m´s que 1 a y p − 1. Volvemos a la enumeraci´n de otras proposiciones (art. 14 es ≡ 1 (mod. . 8. Q. 4. 11 as´ 2 con 7. 5 con 8. Por ejemplo. p − 2 estar´n asociados e u a siempre en pares. . Cuando seg´n el m´dulo p. donde p denota un n´mero primo diferente de 2. es congruente. o La suma de todos los t´rminos del per´odo de un n´mero cualquiera es ≡ 0. 2. u a o bien 2pm . las cuales exigen ciertas consideraciones peculiares. 3. e ı u como en el ejemplo del art´ ıculo 75. p − 1. tal como lo hizo Euler. . para A = 15. p − 1. 4. a Por ejemplo.VARIOS TEOREMAS SOBRE PERIODOS Y RAICES PRIMITIVAS. 2. 3.. se toma positivamente en todos los casos restantes. 75). 13. Tambi´n la e demostraci´n puede derivarse de la consideraci´n de los ´ o o ındices. seg´n el m´dulo A. est´ contenido bajo el primer caso. D. 2. El teorema. .

tambi´n p − 1 − k ser´ primo a u e a a p − 1. 17. . las ra´ (mod. Si se toma una ra´ primitiva cualquiera como base. 11). en todos los casos restantes que p−1 no es primo a p − 1). 1o . si el n´mero de ellos es par. 11. 22). y t el exponente al cual pertenece. at − 1 ≡ 0: por tanto esta suma siempre ser´ ≡ 0 (art. este caso debe excluirse si deseamos llamar per´odo a un solo t´rmino. Para p = 31. La suma de todos los t´rminos del per´ e ıodo ser´: a ≡ 1 + a + a2 + a3 + etc. y por lo tanto la suma de los n´meros primos a p − 1 se compone de pares u cuya suma es divisible por p − 1 (aunque k nunca puede ser igual a p − 1 − k excepto en el caso p − 1 = 2. el cual excluimos. ıces primitivas son 3.. se toma el negativo. p) a−1 a Pero. La suma de todas las ra´ primitivas es o bien ≡ 0 (cuando p − 1 es divisible ıces por alg´n cuadrado). i. 13. de donde el producto ≡ 1 (mod. pues es claro. Demostraci´n. 24 cuya 3o . el ´ e u ındice del producto de todas las ra´ ıces primitivas. p − 1). Sea a el n´mero de cuyo per´ o u ıodo se trata. los ´ o ız ındices de todas las ra´ ıces primitivas ser´n n´meros primos a p − 1 y a la vez menores que a u ´l. 7. Para p = 11.) Ejemplo. ız Demostraci´n. En efecto se percibe f´cilmente que si k es un n´mero primo a p − 1. se tienen las ra´ ıces primitivas 2. o bien ≡ ±1 (mod. por lo tanto. cuya suma 23 ≡ +1 2o . o sea p = 3. excepto el caso unico p = 3. ıces primitivas son 2. p). a menos que por casualidad a − 1 sea divisible por p. El producto de todas las ra´ primitivas es ≡ 1.e. 2. 6.62 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. 7. ıces ´ pues en este se presenta una sola ra´ primitiva. pero si es u impar. 12. 22. + at−1 ≡ at − 1 (mod. cuya suma 26 ≡ 0 (mod. 6. ı e 80. se toma el signo positivo. 2 81. 31). 8. o sea a ≡ 1. 13). Para p = 13. 21. las ra´ suma 123 ≡ −1 (mod. Pero la suma de estos n´meros. p) (cuando p−1 es un producto de n´meros u u primos diferentes. es ≡ 0 (mod. 11.

b. etc. p − 1). no pueden determinarse de ninguna otra manera. multiplicada por la suma de todos los valores de B. . cada uno de los ıces a cuales es ≡ −1. . y de manera similar para los restantes a β. todos los exponentes α. 63 a Ahora digo que si el exponente α es = 1. A ser´: a ≡ (A + A0 + etc. el producto de todos los n´meros A. + Aa−1 *) Claramente determ´ ınense los n´meros a. B. etc. c.. y de hecho de manera unica*). Den´tense todos los valores de A.. ≡ 1 (mod. b. γ. etc. A”... 19). la verdad de nuestro teorema ser´ a manifiesta. de manera que a ≡ 1 (mod. .) etc. γ. B. como es conocido de la teor´ de combinaciones. γ. C. 55.). designan n´meros primos diferentes). u 1o . . de donde ser´ e a a + b + c + etc. Demostraci´n. Tambi´n e puede demostrarse f´cilmente que cualquier ra´ primitiva puede representarse por a ız tal tipo de producto. puesto que en estos productos conviene combinar todos los valores de A con todos los de B. B al exponente bβ . o (donde a. representar´n ra´ a ıces primitivas. p). etc. entonces la suma de todas las ra´ ıces primitivas A. b ≡ 1 (mod. luego A pertenecer´ al exponente a a aα . ser´ ≡ r (mod. b. si cualquier ra´ primitiva r se representa por ız el producto ABC etc. b c etc. etc. c. bβ . alguno de los u exponentes α. se tenga. ser´ ≡ −1 (mod.VARIOS TEOREMAS SOBRE PERIODOS Y RAICES PRIMITIVAS. B ≡ rb . B 0 . etc. los restantes n´meros que pertenecen a este exponente ser´n A2 . Pero cuando p − 1 no puede dividirse por ning´n e a u cuadrado. (art. . Aa−1 . la suma A + A0 + A” + etc. etc. seg´n que el n´mero de ´stos sea par o impar. etc. bβ ) y ≡ 0 (mod. etc. etc. y por eso ıces a tambi´n lo ser´ el producto mismo. etc. β. u a Finalmente se ve con facilidad que A. y A. ser´n = 1.. pero si α es > 1. II). etc. ´ De esto sigue que estos productos pueden tomarse en lugar de las ra´ ıces primitivas mismas. etc. Ahora. superar´ a la unidad. por ıa o 0 . . aα cγ etc. (v´ase art.. la suma de todos estos productos es un producto de la suma de todos los valores de A. etc. Pero u a 1 + A + A2 + A3 + . β. p). cualesquiera pertenecientes a los exponentes a entonces todos los productos ABC etc. como cantidad de n´meros a. Cuando α = 1 y A es un n´mero perteneciente al exponente a. respectivamente. B etc.)(B + B 0 + etc. De hecho.. cγ .. Por eso la suma u ser´ ≡ ±1. de donde alguno de los factores cuyo a producto es congruente a la suma de todas las ra´ primitivas ser´ ≡ 0. Pero. que si p − 1 es = aα bβ cγ etc. cuando p − 1 es divisible por alg´n cuadrado. B”. etc. c. esta suma ser´ ≡ 0. etc.) etc. C. Tan pronto como esto sea demostrado. etc. Arriba hemos demostrado (art. se tomar´ A ≡ ra . C. multiplicada por la suma de todos los valores de C.. 32).. A3 . Ello se demuestra como a u u e sigue.. de donde la suma de todas a las ra´ primitivas ser´ congruente al producto de tantos factores. aα ) y u β γ ≡ 0 (mod. C ≡ rc . B. B. son n´meros u u α .

si de A2 . A3 . a u i. Nos queda considerar el caso donde se toma o u un n´mero compuesto como m´dulo. cuando α > 1 y A es un n´mero perteneciente al exponente α . A2a . u por los n´meros a la vez menores que y primos a m. . (v´ase art. Q. Sobre los m´dulos que son potencias de n´meros primos. ı que expondremos brevemente cu´les casos son comunes al caso anterior y cuales son a propios. . 83. a u a 4 . Todo lo que hasta ahora hemos expuesto se ha basado en la suposici´n de o que el m´dulo es un n´mero primo. 79). o u 82. entonces el exponente t de la potencia menor de un n´mero u dado a primo a m que es congruente a la unidad seg´n el m´dulo m. 49 tiene que cambiarse como sigue: o Si f denota cu´ntos n´meros son primos a m y. ser´ superfluo y tedioso discutir todos los detalles aqu´ As´ ıa ı. si se sustituyen p por m.64 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. por lo cual A + A2 + A3 + . 53). Sin embargo. Pero la proposici´n del art. . . u . menores que m. Dejamos esta tarea al lector. + Aa α −1 − (1 + A + A2a + . se tendr´n los restantes n´ meros que pertenecen a este exponente.. y los n´meros 1. de donde ≡ 0 (art. A3a . es la suma de un per´ ıodo completo. D. Aaα −1 se suprimen Aa . . a la vez. ni es necesario buscar artificios sutiles para ´stas. 3. si f = ϕm (art. . . . + Aa−1 ≡ −1 u 2o . Pero como aqu´ ni se presentan propiedades u o ı tan elegantes como en el caso anterior. Las proposiciones de los art´ ıculos 45—48 ya fueron demostradas en general. .e. + Aa α −a ) i.. sino m´s bien casi todo puede extraerse por medio de una aplicaci´n de los e a o principios anteriores. . Entonces la suma de e A ellos ser´ a ≡ 1 + A + A2 + .e. u La demostraci´n de la proposici´n del art´ o o ıculo 49 tambi´n puede valer para e este caso. 38). 2. . y por eso ≡ 0. etc. ser´ = f . E. . p − 1 por f .. o u o a bien un factor de este n´mero. p − 1. congruente a la diferencia de dos per´ ıodos.

65 Adem´s las restantes demostraciones de las cuales hemos hablado all´ (art. C. la congruencia a u u t ≡ 1 (mod. seg´ n el m´dulo p. B. pn ) no puede si se demostrara antes que una congruencia de la forma x tener m´s que t ra´ diferentes.. 43. Luego (secci´n VIII) aprenderemos a encontrarla o m´s f´cilmente. ser´ f = pn−1 (p − 1) o (art. Nos proponemos demostrar este teorema: Si e es el m´ximo com´n divisor de los n´meros t y pn−1 (p−1). Entonces la congruencia x u o a ıces diferentes denotadas A. y cualquier ra´ de la misma congruencia seg´n el m´dulo ız u o n . como hemos dicho. u a Si el m´dulo m = pn . otras tantas a B etc. C. 50. ..demostraremos primero. de modo que divida al n´ mero Sea e = kp u t ≡ 1. si a este caso se aplican las investigaciones contenidas en los art´ ıculos 53 y 54. tendr´ k ra´ p − 1. Ahora. etc. consideraremos los m´dulos del g´nero anterior por separado. y por eso no debe aplicarse a este o u caso. a o ı a e t −1 ≡ 0 (mod. u u Por lo tanto. o e 84. a a 85. α + 3pn−ν . tambi´n o e α + pn−ν . se descubrir´ que todo lo que se demostr´ all´ valdr´ tambi´n en este caso. α + 2pn−ν . todas seg´n el m´dulo p. Por esto. . Con respecto a las proposiciones u de los art´ ıculos 52 y siguientes. No obstante demostraremos utilizando un m´todo especial. 38). pn ) tiene pν ra´ etc. Para un m´dulo primo dedujimos esta verdad de a ıces o las proposiciones m´s generales del art. . que esta proposici´n e o es verdadera en este caso particular. nace una gran diferencia entre los m´dulos que son o potencias de n´meros primos y los que pueden dividirse por muchos n´meros primos. Para llevar a cabo esta de todas las ra´ ıces ser´ kp a demostraci´n. que si α es una ra´ congruente a A seg´n el o ız u m´dulo p. hechos los cambios necesarios como prescribimos en el art´culo ı anterior. a ı x ν tal que k no involucre el factor p. u o u p t ≡ 1 (mod. B. a alguno de los n´ meros A.MODULOS QUE SON POTENCIAS DE NUMEROS PRIMOS. debe ser congruente. Ahora demostraremos que la congruencia x ıces congruentes a A. el n´mero u o u ν o sea e. las cuales valen en su mayor generalidad a solamente para m´dulos que son n´meros primos. donde p es un n´mero primo. pn ) tendr´ e ra´ces diferentes. 51) no a ı pueden aplicarse a este caso sin mucha ambig¨edad. seg´ n el m´dulo p. α + (pν − 1)pn−ν .

C. ´ La demostraci´n de este teorema puede hacerse mediante el desarrollo de la o potencia de un binomio. + y t−1 ) α + hpμ ≡ α (mod. Sin embargo. p2 ) se tendr´ a Pero (α + hpμ )t − αt = hpμ ((α + hpμ )t−1 + (α + hpμ )t−2 α + etc. de a a a donde se ve f´cilmente . i. segundo. ız u 86. Tercero. ser´n ra´ a ıces. etc. si se muestra que todos los t´rminos despu´s del segundo son e e μ+ν+1 . p2 ) o sea. ser´ de la forma tαt−1 + V p2 . pμ+ν+1 ) La ultima parte del teorema no tiene lugar cuando p = 2 y a la vez μ = 1. como en el art´ ıculo anterior. a y no m´s: lo mismo tendr´ que valer tambi´n para las ra´ que son congruentes a a a e ıces cada uno de los n´meros B. pμ+ν ). pero m´s all´ falso. pμ+2 ) y ≡ 0 (mod. mostraremos como se puede siempre u encontrar una ra´ congruente a A seg´n p. preferimos el siguiente m´todo. y por e a t−1 (mod. manteniendo a todav´ μ > 1. necesariamente se presentar´ alg´n l´ ıa a u ımite abajo del cual el teorema sea v´lido. puesto que xt − y t = (x − y)(xt−1 + xt−2 y + xt−3 y 2 + etc.. que los n´meros congruentes a A seg´n el m´dulo p diferentes u u o n−ν (donde h denota cualquier de los que est´n comprendidos en la forma α + hp e ıces entero) no pueden ser ra´ ıces. a Ahora. tendremos: pero no por p (α + hpμ )t − αt ≡ 0 (mod. etc. (α + hp u a αt−1 hpμ t + V hpμ+2 . que si t es divisible por pϕ−1 pero no divisible por pϕ . pμ+1 ) Por lo tanto el teorema est´ demostrado para este caso. puesto que la consideraci´n de los denominadores o divisibles por p de los coeficientes resulta un poco ambigua. ≡ αt−1 hpμ t (mod. De donde es claro que se tendr´n pν ra´ diferentes. a tanto la suma de todos ser´ ≡ tα a μ )t − αt ser´ de la forma donde V denota un n´mero cualquiera. Teorema. p2 ). Por eso. Sea ϕ el menor valor de ν para el cual es falso. t es un n´mero divisible por pν u ν+1 . + αt−1 ) por lo que cada t´rmino (α+hpμ )t−1 . e Si suponemos primero μ > 1 y ν = 1. si el teorema no fuera v´lido para otros valores de ν.66 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS.e. ser´ ≡ αt−1 (mod. (α+hpμ )t−2 α. el a . y ≡ αt−1 hpμ t (mod. Si.

p2 ) α2 (α + hp)t−3 ≡ αt−1 + αt−2 (t − 3)hp etc. se tendr´: a (αt + αt−1 hpμ t + upμ+ϕ )p ≡ αtp + αtp−1 hpμ+1 t + αtp−t upμ+ϕ+1 (mod. tambi´n para ν = ϕ e a e contra la hip´tesis. en los casos restantes ser´ (t−1)t αt−2 hp ≡ 0 (mod. Por lo tanto a ı. puesto que t es divisible por p. puede demostrarse sin usar el teorema binomial que (α + hp)t−1 ≡ αt−1 + αt−2 (t − 1)hp (mod.e. 67 teorema ser´ verdadero hasta aqu´ pero falso si se sustituye t por tp. Falta el caso donde μ = 1. pμ+ϕ+1 ) y por lo tanto tambi´n e (α + hpμ )tp ≡ αtp + αtp−1 hpμ tp (mod. p2 ).MODULOS QUE SON POTENCIAS DE NUMEROS PRIMOS. excepto en aqu´l donde p = 2. 87. pμ+ϕ ) o sea = αt + αt−1 hpμ t + upμ+ϕ donde u denota alg´n n´mero entero. p2 ) 2 α(α + hp)t−2 ≡ αt−1 + αt−2 (t − 2)hp Sin embargo. el teorema tambi´n es v´lido si se sustituye t por tp. Por medio de un m´todo enteramente similar al e que hemos aplicado en el art´ ıculo anterior. pμ+ϕ+1 ) i. De donde es claro que el teorema ser´ v´lido para todos los o a a valores de ν.e. Pero. tenemos (α + hpμ )t ≡ αt + αt−1 hpμ t (mod. a 2 . tambi´n (t−1)t ser´ divisible por e a 2 p en todos los casos... de donde su suma (puesto que el n´mero de t´rminos = t) ser´ u e a ≡ tαt−1 + (t − 1)t t−2 α hp (mod. i. sobre el cual ya hemos informado e en el art´ ıculo anterior. Pero ya que el teorema est´ demostrado para u u a ν = 1.

que nos hab´ ı. pero entonces (α + lpλ )t ser´ congruente a a t seg´ n el m´dulo pλ+ν . a A. pn ) que ız sea congruente a A. 0 es congruente. p u ız As´ sea α una ra´ de la congruencia xt ≡ 1 (mod. u De aqu´ se derivan directamente las proposiciones 1 y 2. seg´ n el m´dulo p. y si satisface la tambi´n a α. p2 ) como en el art´ e ıculo anterior. ıamos propuesto demostrar: a saber. entonces ser´ λ < n − ν. excepto en el unico caso p = 2. pμ+ν ) o y (α + hpμ )t no ≡ αt para cualquier m´dulo que sea una potencia de p mayor que μ+ν . p o . Es claro que esto ız u o es suficiente. b´squese una ra´ ı. pn−1 ) y t es divisible por (mod.68 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. o 2 y de este a todas las potencias siguientes. pn−1 ) Pero As´ por consiguiente. y que pν sea la potencia mayor de p que p divide al n´mero t. si alg´n n´mero α u u n−ν . si αt ≡ 1. n ). y luego u o segundo. pn ). pn−1 ). Por lo tanto. si h se determina de modo que 1 ≡ αt + αt−1 htpn−ν−1 ı. pero no seg´ n el m´dulo pn que es una potencia mayor. ser´ tambi´n (α + hpn−ν )t ≡ 1 (mod. por lo que α ız 88. El resto de la demostraci´n procede aqu´ del mismo modo. u o u o α 0 no es una ra´ de la congruencia xt ≡ 1. ız n . y por tanto tambi´n la suma ≡ tαt−1 (mod. seg´n el m´dulo p u o debe tener esta forma seg´n el art´ u ıculo anterior (consideraremos por separado el caso donde ν = n − 1 pues ν no puede ser mayor que n − 1). la cual o e de la misma congruencia. Suponemos α0 es = α + lpλ de modo que l no es congruencia x a divisible por p. o sea (puesto que por hip´tesis 1 ≡ αt (mod. o ı Por lo tanto. pn ). concluimos en general. Tercero. tendremos (α + hpn−ν−1 )t ≡ αt + αt−1 htpn−ν−1 (mod. Mostraremos aqu´ solamente c´mo puede hacerse esto si ya se ı o conoce una ra´ de esta misma congruencia seg´n el m´dulo pn−1 . se debe buscar alguna ra´ de la congruencia xt ≡ 1 (mod. siempre que h no sea divisible por p. pero no congruente a α seg´n el m´dulo p e u o t ≡ 1 (mod. pn ) (α + hpn−ν−1 )t ≡ 1 (mod. que ´ (α + hpμ )t ≡ αt (mod. ya que podemos ir del m´dulo p para el cual A es una ra´ al m´dulo o ız. P´ngase ´sta = α + hpn−ν−1 . a e primero.

Puesto que esto no ha presentado ninguna dificultad. i. como m´dulo. p). pn ) (mod. u o n . tambi´n vale para un m´dulo que es una potencia de un n´mero primo. puesto que fue exclu´ anteriormente. 86). seg´n ı. Todo lo derivado en el art´ ıculo 57 y siguientes con la ayuda del teorema que t ≡ 1 no puede tener m´s que t ra´ establece que la congruencia x a ıces diferentes. es ı u decir. o 90. Pues si t = pn−1 τ . p). tendremos At = (1 + hp)pn−1 ≡ 1 (mod.e. o Por ejemplo 38 = 6561 ≡ 1 (mod. o ıdo M´dulos que son potencias de 2. pueden derivarse de las ra´ ıces de la misma congruencia seg´n el m´dulo u o el m´dulo p o p. cualquier valor de A que satisface a la congruencia xt ≡ 1 seg´n el n . entonces aqu´ u ı tambi´n habr´ ra´ primitivas. por lo tanto αt−1 t es primo no puede dividirse por una potencia de p mayor que p pν a p. la potencia 2n−2 de cualquier n´mero impar es congruente a la u por ejemplo 2 unidad. 32). Si se les e o u llama ra´ces primitivas a los n´meros que pertenecen al exponente pn−1 (p − 1). De hecho. p − 1): de donde. tendremos la ra´ buscada. a o ıces n . t 69 −1 pν ) αn−1 + αt−1 h ptν es divisible por p. ser´ tambi´n Aτ ≡ 1 a e t ≡ τ (mod. puesto que A τ = 1 + hp. 89. en cuyos per´ ıodos aparecen todos los n´meros no divisibles por p. Pero si ν = n − 1. mayor que la segunda.MODULOS QUE SON POTENCIAS DE NUMEROS PRIMOS. cualquier n´mero impar o est´ comprendido en la forma 1 + 4h o u a bien en −1 + 4h: de donde la proposici´n sigue directamente (teorema art.. tambi´n puede aplicarse a este e su aplicaci´n a la resoluci´n de la congruencia x o o caso. Si se toma alguna potencia del n´mero 2. t es divisible por pn−1 o sea tambi´n por una potencia e u mayor de p. ser´ superfluo repetir ıa u todo aqu´ Adem´s hemos mostrado c´mo las ra´ de la congruencia xt ≡ 1. . 87). Que esto se puede ız p hacer es claro a partir de la secci´n anterior. ser´ a m´dulo p. Todo lo que antes presentamos sobre los ´ e a ıces ındices y t ≡ 1. puesto que hemos supuesto que aqu´ t o ı ν . Pero todav´ hay que agregar algo al caso donde una potencia del n´mero 2 es ıa u m´dulo. tambi´n satisfar´ a la misma seg´n el m´dulo p o e a u o t ≡ 1 (mod. Ahora sea A (art.

al n´mero 19. ser´ a forma ±1 + (2 n . se encuentra que una a ı ıa. 8n+7 positivamente. y los n´meros de las formas 8n+3. Es claro que un n´mero de la a u m+2 k) (la cual equivale a 4h ± 1) elevado a la potencia 2n−m−2 . Sin embargo. se debe interpretar nuestra Tabla I donde congruentes seg´n 2 u siempre tomamos el n´mero 5 como base para los m´dulos 16. como se deduce del art. esto es 5 o 8n+1. y la mayor potencia de 2 que divide a h es = m (que tambi´n puede ser e = 0. u seg´n el m´dulo 2 u o De modo similar puede demostrarse que el per´ ıodo de un n´mero de la forma 8k + 5 u consta de todos los n´meros de la forma 8k + 1 y 8k + 5. pero incongruente si es elevado a una congruente a la unidad seg´n el m´dulo 2 u o potencia inferior del n´mero 2. por lo tanto. Por lo tanto. o u n . u mientras que una potencia par siempre es de la forma 8k + 1. 86 con facilidad. u . no hay n´meros cuyos per´ o u ıodos comprenden todos los n´meros menores que el m´dulo y primos a ´l. Por ejemplo. 64). 8.. 2. seg´n el u u n .. Esto es. Si. entonces es f´cil juzgar a cu´l de ellos pertenece. le corresponde el ´ a ındice 7 7 ≡ −19 (mod. se toma u como base un n´mero de la forma 8k + 5. a alguna potencia de un n´mero cualquiera de la forma 8k + 3. Por tanto. Pero al tomar n´meros de las formas u para el m´dulo 64. u o e se percibe f´cilmente que aqu´ existe una analog´ De hecho. pertenecer´ a alguno de los n´ meros 1. Puesto que el exponente al cual pertenece cualquier n´mero impar. 4. Pero. a u m´dulo 2 o n−2 . evidentemente cada n´mero de la forma 8k + 1 u 8k + 3 es congruente. Se sigue de aqu´ que no se presentan ra´ces primitivas en el sentido aceptado ı ı antes por nosotros para esta expresi´n. ninguna potencia puede ser de la forma 8k + 5 u 8k + 7. se obtendr´n ´ u a ındices reales de todos los n´meros de la forma 8k +1 y 8k +5 tomados positivamente y de todos los de la forma u 8k + 3 y 8k + 7 tomados negativamente. 8n+5 negativamente. y como no se dan m´s que 2n−2 n´meros menores a u que el m´dulo. 32 y 64 (puesto que u o para el m´dulo 8 ninguna tabla es necesaria). que es de o u la forma 8n + 3. u a 91. cada uno de los cuales es o de e de la forma 8k + 3 consta de 2 la forma 8k +3 o de la forma 8k +1. De este modo. debe ser divisor de 2n−2 . el n´mero propuesto es u ser´ = 2 a ≡ ±1 y pertenecer´ o al exponente 1 o al exponente 2. Si el n´ mero propuesto a a u . y por lo tanto est´ tomado negativamente. u cualquier n´mero de la forma 8k + 3 o 8k + 5 pertenecer´ al exponente 2n−2 .70 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. Aqu´ se consideran equivalentes dos ´ ı ındices n−2 . cuando h es impar). entonces el exponente al cual pertenece el n´mero propuesto u n−m−2 si n > m + 2. si n = 0 o < m + 2. Puesto que el per´ ıodo de un n´mero u n−2 t´rminos diferentes.2 = 4h ± 1. potencia impar de un n´mero de la forma 8k + 3 siempre tiene la forma 8k + 3.

etc. cuando el m´dulo es el doble de o ı ´ o un n´mero primo. Aa ). u u u etc. B b ). Los expertos pueden encontrar este algoritmo con facilidad. excepto en un unico caso. ser´ z α ≡ 1 (mod. o 92. γ. puesto que. u M´dulos compuestos de varios primos. reservamos a este trabajo para otra ocasi´n cuando quiz´s intentemos profundizar la teor´ de las o a ıa cantidades imaginarias. excepto el caso donde m es el doble de un n´mero primo o de una e u potencia de un n´mero primo. puesto que despu´s ense˜aremos en detalle a reducir cualquier congruencia. o el doble de una potencia de un primo es totalmente u . de donde tambi´n seg´ n m. es menor que su producto (puesto que los n´meros α.. si deseamos exponer esto con todo rigor. ning´n per´ ı. El caso donde el m´dulo es el u u o doble de un n´mero primo. Solamente a observamos que la bell´ ısima propiedad que vale para los otros m´dulos. m = 1001 la potencia 60 de cualquier n´mero primo a m es congruente a la unidad.. γ. casi todo lo que pertenece a u o los residuos de las potencias puede deducirse de la teor´ general de las congruencias. C.. 10 y 12. u u ıodo puede comprender tantos t´rminos como n´meros menores y primos al m´dulo. nadie ha reducido a nociones claras. γ. no pueden ser u primos entre s´ sino que tienen el divisor com´n 2). Pero. B. la cual. Seg´n un m´dulo compuesto de varios primos. Pero. y si adem´s se denota A a es un n´mero primo a m. donde A. aqu´ no vale. no nos detendremos m´s en esto. Con la introducci´n de esto. etc. y luego z diferentes. para u e ı. nos llevar´ mucho tiempo. etc. el m´ u ınimo com´n m´ltiplo de los n´meros α. etc. de la misma manera como quienes no saben nada sobre las investigaciones modernas sobre logaritmos imaginarios a´n usan logaritmos. Por tanto. de las cuales el m´dulo u o o es o primo o una potencia de un primo. u a si μ es el m´ ınimo com´n m´ltiplo de los n´meros α. Por tanto. etc. 71 ciertos ´ ındices tendr´n que considerarse imaginarios. u pues 60 es el m´ ınimo com´n m´ltiplo de 6. As´ por ejemplo. β. a congruencias. los menos h´biles. que es igual al producto e u todos los m´dulos A o de aqu´llos. etc. B b−1 (B −1) por β. ser´ z μ ≡ 1 seg´n u u u a u a . puesto que e u o el n´mero de ´stos es igual al producto de α. De hecho si el m´dulo u u o a B b C c etc. el a o c´lculo de ´ a ındices puede reducirse a un algoritmo bastante simple. sin a embargo.. etc. β.MODULOS COMPUESTOS DE VARIOS PRIMOS. z β ≡ 1 (mod. denotan n´ meros primos u m se reduce a la forma A a−1 (A−1) por α. a saber o que siempre existen n´meros cuyo per´ u ıodo comprende todos los n´meros primos al u m´dulo. γ. ıa Pero. a nuestro juicio. o de una potencia de un n´mero primo. β. e n seg´n un m´dulo compuesto de varios primos. pueden usar esta tabla si han comprendido los principios presentados arriba. β. B b .

85 y siguientes. Ya se ha hecho menci´n de los escritos donde otros ge´metras han hablado del o o argumento tratado en esta secci´n. 49 y siguientes. e . a Theoremata circa residua ex divisione potestatum relicta. por su perspicacia distinguen a este hombre de los dem´s.72 RESIDUOS DE LAS POTENCIAS. disertaciones 5 y 8. Para los que desean otros detalles m´s amplios. a 93. VII p. 1. Comm. ibid.. Tambi´n puede agregarse Opusculorum analyt. XVIII p. an´logo al caso donde es primo o una potencia de un primo. Demostrationes circa residua ex divisione potestatum per numeros primos resultantia. Petr. nov.. o a mencionamos en particular los siguientes comentarios del ilustre Euler que.

Seg´n el m´dulo 13. Q. 9. 4. o u cualquier n´mero que pueda ser congruente a alg´n cuadrado. 12. 2 2 Ejemplo. etc. (m − 2)2 ≡ 22 . los residuos m´ ınimos de los cuadrados ( 2 m − 1) 2 2 1 2 . m − 1. . 10 se encuentran u o u como los residuos m´ ınimos de los cuadrados de 0. Pero se nota f´cilmente 2 es ≡ 1. . de los n´meros u o u 1 0. . D. mas que aqu´llos que sean u e 1 2 cuando m es par. 1. De aqu´ tambi´n. De donde es evidente que 2 2 2 2 2 2 otros n´meros no pueden ser congruentes a un cuadrado. .Secci´n Cuarta o SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO Residuos y no residuos cuadr´ticos. en u 2 2 ınimos diferentes. a 94. (m − 3)2 ≡ 32 . cuando ı e que (m − 1) 1 2 y ( 1 m + 1)2 . ( 1 m − 2)2 m es par. ser´n congruentes. . E. 4. 1. . ( 1 m − 3 )2 y ( 1 m + 3 )2 . 9 . 4. 9 . Teorema. 1. tambi´n ser´ u u e a congruente a alg´n cuadrado cuya ra´ sea < m. y cuando congruentes a alguno de los cuadrados 0. en el el primer caso se presentar´n a lo sumo 1 m + 1 residuos m´ a 2 segundo caso a lo sumo 1 m + 1 . 1. a 2 Demostraci´n. etc. . ( 1 m − 1 )2 . 4. 2. los n´meros 0. . Puesto que los cuadrados de n´meros congruentes son congruentes. Por consiguiente. cualquier n´mero que sea congruente a alg´n cuadrado necesariamente u u es congruente a alguno de los n´meros 0. despu´s de esto e . ser´n los mismos: cuando m es impar. los cuadrados ( 1 m − 1 )2 y y ( 2 m + 2) a 2 2 a ( 1 m + 1 )2 . (m−1)2 . m´s de 2 m + 1 no pueden ser congruentes a un cuadrado si m a 1 es par. 2. 3. . . 6. 1. 9 . 3 . . ni m´s de 2 m + 1 pueden serlo cuando m es impar. etc. . Al tomar un n´mero cualquiera m como m´dulo. . . 1. ( 2 m) m es impar. 3. Por lo tanto. basta considerar u ız a los residuos m´ ınimos de los cuadrados 0. .

cuando no se origina ambig¨edad alguna a e u simplemente residuos y no residuos. o u 96. Es claro que basta poner en clases a los n´meros u 0. Por lo tanto. 12. u o u 3. Pero los n´meros 2. . si alg´n n´mero no es u u congruente a ninguno de estos residuos m´ ınimos. o sea. De esto resulta que para cualquier m´dulo. propiamente lo usamos con un sentido diferente al que hemos uasado hasta ahora. todos los n´meros pueden separarse o u en dos clases. u Seg´n el m´dulo 15 se encuentran los residuos 0. no es congruente a ninguno de 2. 8. puesto que todos los n´meros congruentes deber´n pertenecer a u a una misma clase. 4.. i. 6. la otra contiene los que no pueden serlo. se a a a 1 presentar´n 2 (p − 1) residuos y otros tantos no residuos. 5. 4. a *) En este caso. Llamaremos a los u primeros residuos cuadr´ticos del n´mero que tomamos como m´dulo*). 5. 1. Iniciaremos esta investigaci´n con los m´dulos primos. Al tomar un n´mero primo p como m´dulo. 1. 8. 10.74 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. salvo si se trata de residuos m´ o u ınimos donde no pueda haber duda alguna. puesto que son 0. En efecto. los restantes ser´n no residuos. 6. Hay que excluir el n´mero u primo 2: se considerar´n solamente los n´meros primos impares. . 9. para no tener ninguna ambig¨edad. u 1 1 pueden ser congruentes a un cuadrado es menor que 2 m + 2 . 4. no pueden ser congruentes a ning´ n cuadrado seg´n el m´dulo 15. . a u Cuando el m´dulo es un n´mero primo. p − 1 ser´n residuos cuadr´ticos. . 10. despu´s u o e de esto aparecen en el orden inverso. . 13. y los que son congruentes a u alguno de ´stos. 1. una de las cuales contiene los n´meros que pueden ser congruentes u a alg´n cuadrado. 7. entonces no puede ser congruente a ning´n cuadrado. aparecen en el orden inverso 10. m − 1. el n´mero de residuos que ı. 2. e u u o 95. 11. 2. 11.e. 14. por brevedad. . 3 etc. Entonces desde ahora en adelante no usaremos la u expresi´n residuo para denotar un n´mero congruente. y los a u o segundos no residuos cuadr´ticos. . 6. 3. la mitad de los n´meros 1. en esta secci´n decimos siempre que r es un residuo cuadr´tico de o a m mismo. Pero. 12. m). lo cual deber´ por o o a consiguiente entenderse aunque no se exprese verbalmente. 7. o tambi´n. 9. Aqu´ por lo tanto. conviene decir: r es un residuo del cuadrado a2 seg´n el m´dulo m cuando r ≡ a2 u o (mod. 1. el n´mero o u u de residuos menores que el m´dulo es igual al n´mero de no residuos menores.

u o . 5. . 2. Pero cada factor r − r a la suposici´n no puede valer (art. . 17. Puesto que p − 1 es un n´mero par. los restantes u n´meros ser´n no residuos y el n´mero de ellos = 1 (p − 1). e o 97. y entonces se presentar´n tantos residuos a como no residuos. 4. . 4. 1. As´ se tienen 1 (p − 1) residuos cuadr´ticos o ı. 15. 3 . . 9. explicaremos esta relaci´n. y el resto de los n´meros menores que el m´dulo son no residuos. . 75 De hecho. . se demuestra f´cilmente que todos los cuadrados 1. Puesto que mucho de lo que expondremos en esta secci´n tambi´n podr´ o e a derivarse de los principios de las secciones anteriores. u a u 2 Puesto que cero siempre es un residuo. 1. . . . . 8. 1. 2. 4. u ıa r0 distintos y no mayores que 1 (p − 1). . lo mismo que a los n´meros divisibles por el m´dulo. mientras que los que no pueden de ning´ n modo ser congruentes a un u cuadrado. 9. 10. . lo excluimos de nuestras investigaciones. y como no es in´til estudiar a u fondo la misma verdad por medio de m´todos diferentes. En efecto. . 4. 16 etc. . . tantos ´ u ındices 1 a ser´n pares como impares. por tanto positivo y divisible por p. se producen 2 (p + 1) de ellos. . . unicamente dificultar´ la simetr´ del teorema. . y este n´mero no puede exceder el n´mero de todos los residuos. . 3. 4. . Por consiguiente. poniendo r > r0 . 7. . Ejemplo. 2 contenidos entre los n´meros 1. . . . . 4. 13). . a saber 2 (p − 1). . . e o Se comprende f´cilmente que todos los n´meros congruentes a un cuadrado tienen a u ´ ındices pares. 3. los tienen impares. los residuos son o 3. 9. . .MODULOS QUE SON NUMEROS PRIMOS. 11. Para el m´dulo. . 1. . . si pudiera ser r2 ≡ (r0 )2 (mod. . . . . 5. p − 1. 13. 13. . resultar´ (r − r0 )(r + r0 ) 2 0 y r + r 0 es menor que p. Puesto que este caso es u o claro por s´ mismo. no puede haber m´s de u a 1 u ellos puesto que al agregar el residuo 0. . p) y los n´meros r. . de hecho. 1. . 12. 2. Por las mismas ı ´ ıa ıa razones tambi´n hemos excluido el m´dulo 2. 1. 9. 1 (p − 1)2 a 4 son incongruentes.

es un residuo. . i. pero B es un no residuo. al contrario. Entonces. Q. el producto de dos no residuos es un residuo. ser´ un no residuo a cuando uno de los n´meros a o b sea un residuo y el otro un no residuo. AB ser´ un no residuo. Entre los n´meros 1. as´ tendr´ o un residuo. ahora el producto AB no puede ser congruente a ninguno ı de ellos. p) ≡ b. E. o Otra demostraci´n. . D. finalmente. 2. .e.e. Demostraci´n. Teorema. el producto no ser´ congruente a ninguno de los a productos que ya se tienen. sea A ≡ a a u i. ı. por ejemplo ≡ a2 . por lo tanto si fuera un residuo. Si fuera un residuo. 96. entre los cuales todav´ no est´ el residuo 0. Sean A y B no residuos. el producto de un residuo con un no residuo es un no residuo. el a producto mismo un no residuo. multipl´ ser´n residuos cuadr´ticos. de donde el producto mismo ser´ un residuo. y sea el valor de la a o k 2 B ≡ a2 b2 . I. II. y los ´ ındices de los no residuos impares. Ahora. De hecho. Todos los productos = 2 (p − 1)). p − 1 (el n´mero de ellos o u u 1 ıquense por A todos los que sean residuos. 3 . de donde B ≡ b2 . u 98. si fuera un no residuo. 2. se tendr´ 1 (p + 1) ıan 2 residuos incongruentes. El producto AB ser´ congruente al cuadrado del n´ mero ab. . contrariamente ıa a al art. y ciertamente todos ser´n incongruentes. Cuando A es un residuo. puesto que los ´ o ındices de los residuos siempre son pares.. B ≡ b2 . . por lo tanto. Se tendr´n 1 (p − 1) no residuos a 2 incongruentes entre s´ (II). si se a a a multiplica el no residuo B por A. Por el contrario. p) ser´ un residuo cuando los n´meros o a y b sean a la vez residuos o a la vez no residuos. 96. p − 1. el ´ ındice del producto de dos residuos o de dos no residuos ser´ par. Cualquier m´todo de demostraci´n tambi´n puede aplicarse para estos e o e a a u teoremas: el valor de la expresi´n b (mod. a a el ´ ındice del producto de un residuo y un no residuo ser´ impar y. La cuesti´n de si un n´mero compuesto es un residuo o un no residuo o u de un n´mero primo dado depende de la naturaleza de los factores. se tendr´ ıan 1 (p + 1) no residuos 2 incongruentes entre s´ contra el art. El producto de dos residuos cuadr´ticos de un n´mero primo p es a u un residuo. Por lo tanto el producto etc.76 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. Sean A y B los residuos resultantes de los cuadrados a2 y b2 o o 2 . Entre los n´meros 1. . u multipl´ ıquense por A todos los que sean residuos. III. B es ı ıamos a expresi´n a (mod. . contrariamente a la hip´tesis. p´ngase AB ≡ k2 .. 3 . Tambi´n u e pueden obtenerse al aplicar los teoremas precedentes. Estos teoremas pueden ser derivados m´s f´cilmente de los principios de la a a secci´n anterior.

– De esto se sigue. Cuando uno de ´stos es un residuo de alg´n m´dulo. u Por lo tanto. ambos por p. se e u o coloca un gui´n en el espacio correspondiente a los dos. el producto de factores cualesquiera es un residuo ya sea cuando todos los factores son residuos o cuando todos son no residuos y el n´mero de ellos u es par. Si los cuadrados de dos n´meros a y b no a u divisibles por p y menores que la mitad del m´dulo fueran congruentes. En la orilla se han colocado los m´dulos*). hemos incluido solamente los n´meros primos en la tabla II.. o sea u producen residuos cuadr´ticos diferentes. As´ puede decidirse f´cilmente si un n´mero a ı a u compuesto es residuo o no. pero cuando el n´mero primo o u es un no residuo del m´dulo. ser´ congruente a alg´n cuadrado cuya ra´ no a u ız supera la mitad del m´dulo. debemos agregar algo acerca de los m´dulos no primos. o 100. o Sobre los m´dulos que son numeros compuestos. el n´mero de cada o a a u 1 n−1 . con los n´meros o o u primos consecutivos arriba. de donde tambi´n e ıan e a y b. contrariamente a la hip´tesis. Pero esto no puede suceder a menos que. u o 2 *) Pronto mostraremos c´mo podemos tratar con los m´dulos compuestos tambi´n.e.. v´ase art. o bien uno de los n´meros a − b. finalmente. Pero esto tampoco puede suceder. 77 99. o bien uno por pm y el otro por p pn−m .MODULOS QUE SON NUMEROS COMPUESTOS. puesto que los dos son < pn . En general. lo que no puede ser. 2 (p − 1)p falta demostrar que los cuadrados de todos estos n´meros son incongruentes. En efecto. el producto ser´ un no residuo. es claro que la suma y diferencia de 2a y 2b tambi´n ser´ divisibles por p. i. Ahora se nota f´cilmente que se presentan o e a 1 n−1 n´meros menores que la mitad del m´dulo y no divisibles por p. tendr´ o iamos a2 − b2 o sea (a − b)(a + b) divisible por pn (suponemos que a > b). o o e . Esta es la u organizaci´n de la tabla. a + b sea divisible por u n . Pero cuando el n´mero de los no residuos que quedan entre los factores es u impar. 94. el espacio correspondiente queda en blanco. si de alg´n modo se conoce cada uno de sus factores. o u Si se toma como m´dulo alguna potencia pn del n´mero primo p (donde o suponemos que p no es 2) la mitad de todos los n´meros no divisibles por p y menores u que el m´dulo ser´n residuos. Antes de proceder a temas m´s dif´ a ıciles. que entre los o n´meros no divisibles por p y menores que el m´dulo se presentan 1 (p−1)pn residuos. la otra mitad ser´ no residuos. si r es un residuo. i. As´ u o ı.e. uno = 2 (p − 1)p De hecho.

pν ). dado un cuadrado congruente a A seg´n el m´dulo p. pν ). de donde todos los n´ meros divisibles por p pero no por p2 ser´n divisibles por p u a n . 2apμ Por lo tanto. u 102. se deduce u o 2 . pν ).E. puesto que 2μ > ν. i. podemos distinguir los siguientes casos: .– Este teorema tambi´n puede derivarse de las consideraciones de los ´ e ındices tal como en el art. 101. etc. si se tiene el cuadrado congruente a este residuo el m´dulo p o seg´n el m´dulo p. de all´ a p8 etc. son no residuos. pero si es un no residuo de p.e. m´s de 1 pn−1 (p − 1). encontramos que es congruente al cuadrado 92 seg´n 25. Pero. pν−μ ). En general. es claro que sus cuadrados ser´n u a 2 . tambi´n ser´ un u e a n . P´ngase la ra´ del p o o ız μ . congruente a 162 o seg´n 125. puede verse con a m´s residuos de p que de p a 2 facilidad que el n´mero de residuos del n´mero p entre esos n´meros es precisamente u u u 1 n−1 = 2 p (p − 1). a un residuo dado. u o En efecto. entre los n´meros menores que pn y a la vez no divisibles por p. si se propone un n´ mero pk A.78 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. donde A no es divisible u no residuos de p por p. Cualquier n´mero no divisible por p. habr´ u ıa n . y debe ser a cuadrado deseado = ±a+xp 2 ≡ ±2axpμ + x2 p2μ ≡ A (mod. que es un residuo de p. Q. Si A − a2 = pμ d. Propuesto el residuo 6 que es congruente al cuadrado 1 seg´n el u u m´dulo 5.D. x ser´ un valor de la expresi´n ± 2a (mod. si se tiene un cuadrado a2 que es congruente al residuo dado A u o seg´n el m´dulo pμ . Si la primera parte fuera ´ o falsa. p ı 2 Ejemplo. los restantes. A − a2 ≡ ±2axpμ a d (mod. Es igualmente f´cil encontrar expl´ a ıcitamente un cuadrado congruente. 97. seg´n u n . de aqu´ podemos ascender a de all´ un cuadrado congruente a A seg´n el m´dulo p ı u o ı 4 . o sea. tambi´n ser´ un no residuo de pn . Se ve f´cilmente que debe tener esta forma. Con respecto a los n´meros divisibles por p. se puede encontrar un cuadrado congruente a A seg´n el m´dulo u o ν (donde se supone ν > μ e = ´ < 2μ) de la siguiente manera. que son la misma cantidad.. que a o es equivalente a ± A−a (mod. residuo de p e a La ultima parte de esta proposici´n es muy clara.

2n−1 ) de u u manera que α no supere la mitad del m´dulo (art. p Pero. hay que decir algo sobre ´l. 79 1) Cuando k = ´ > n. o 3) Cuando k < n y par. pk A no puede ser un residuo de pn . pn ). o . un residuo. Cuando e el n´mero 2 es el m´dulo. De hecho. o pn . Entonces. Puesto que hemos excluido el caso p = 2. (mod. pk A ser´ un no residuo. cuando A es un no residuo de p. tendremos pk A ≡ 0 (mod. 103. Sea pues a2 cualquier a alg´n cuadrado cuya ra´ es un n´mero impar y < 2 u ız u cuadrado al cual el n´mero es congruente y sea el n´mero a ≡ ±α (mod. cuando A u de es un residuo de p. Entonces tendremos a2 ≡ α2 . El cociente ser´ un a a n−k . el otro ser´ de la forma 2 a 2) Cualquier n´mero impar que es un residuo cuadr´tico de 2n . contrariamente a la hip´tesis. Suponiendo que A ≡ a2 a e n−k ). o sea. a De hecho. De hecho. Entonces pk A ser´ un residuo o un no residuo a seg´n que A sea un residuo o un no residuo de p. 2n ).. si pk A ≡ a2 (mod. A es divisible por p. los cuadrados u de dichos n´meros ser´n congruentes seg´n el m´dulo 2n . Pero cuando 4 es el m´dulo. todos los u o n´meros impares de la forma 8k + 1 ser´n residuos. 8k + 5. i. ellos = a. u o bien de la forma 4k − 1. La ultima parte de esta proposici´n a ´ o es clara porque el cuadrado de cualquier n´mero impar. si tuvieramos pk A = p2χ+1 A ≡ s2 (mod. si se pone uno de u a u o n−1 h ± a. obtendremos que Apk ≡ a2 pk (mod. ser´ congruente u a a n−2 .. pero los restantes que son de las u a formas 8k + 3.e. e ´ ıa p 2 ser´ divisible por p2χ+2 y as´ tambi´n (puesto que en realidad 2χ + 2 no a ı e tambi´n s e k A i. p2χ+1 A. a a Finalmente. pn ) y que a2 pk es un cuadrado. La primera parte la demostramos a a continuaci´n: o 1) Si la suma o diferencia de dos n´meros es divisible por 2n−1 . cuando 8 o una potencia mayor del n´mero 2 es el m´dulo. mientras que todos los de la forma 4k + 3 ser´n no residuos. ser´ de la forma 8k + 1. s2 ser´ divisible por ıa 2χ+1 y ´ste unicamente podr´ ser el caso si s fuera divisible por pχ+1 . Pues.e. 4).MODULOS QUE SON NUMEROS COMPUESTOS. de donde tambi´n seg´ n el m´dulo e u o cuadrado congruente a A seg´n el m´dulo p u o p. pn ). sea bien de la forma 4k + 1. necesariamente a2 ser´ divisible por pk . ser´ tambi´n un residuo de pn−k . cualquier n´mero ser´ un residuo y ninguno ser´ un u o u a a no residuo. pn ). todos los n´meros impares de la forma o u 4k + 1 ser´n residuos. o 2) Cuando k < n e impar. cuyo cuadrado es ≡ a2 (mod. contrariamente a la es mayor que n) p hip´tesis. y 8k + 7 ser´n no residuos.

sea p2μ la potencia m´s alta de p a que divide a A. Si A no es divisible por p. (r − s)(r + s) ser´ divisible por 2n (suponiendo que fueran congruentes seg´n 2 u ıa r > s). al multiplicar a pn . u ı I. Si A es un residuo de se deriva con facilidad de lo anterior lo siguiente acerca del n´mero de valores diferentes (i. 102 vale para los n´meros pares. Q. De hecho. que que admiten una expresi´n como V = A (mod. n > 2. o cuando p = 2. incluimos aqu´ el caso n = 1). al poner uno de ellos ≡ v. 88. a A = ap √ y los cocientes que resultan de la divisi´n ser´n valores de la expresi´n V 0 = a o a o (mod. el otro ser´ ≡ −v. de los incongruentes seg´n el m´dulo) u u o √ n ). n = 2. en efecto. *) Porque el n´ mero de enteros impares menores que 2n−2 es 2n−3 . como antes. – Finalmente. Entonces. por brevedad. todos estos n´meros deben ser residuos. puede emplearse un m´todo como en el art. v´ase tambi´n seg´n el m´dulo 2 u o e e e art. p o el n´mero p es primo y. α ser´n impares y α < 2 a 3) Los cuadrados de todos los n´meros impares menores que 2n−2 ser´n u a n .e. a saber. D.E. lo mismo que hemos expuesto en general en el art.. (de hecho. cuatro valores para p = 2. n = 1. o u Q. y el n´mero propuesto ser´ tambi´n ≡ α2 . por lo tanto si uno es divisible s´lo por 2. a ´ saber V = 1.80 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. el otro deber´ ser divisible o a n−1 para que el producto sea divisible por 2n . a II. no pueden ser divisibles a u a la vez por 4. es claro que este exponente deber´ ser par) y tendremos a 2μ . E. los restantes ser´n ≡ −v. dos valores cuando p es impar. pero no por pn .. Para encontrar un cuadrado congruente a un n´mero dado de la forma 8k + 1 u n . Sin embargo. 2n−1 + v. 101. Si A es divisible por p. de donde producir´n todos los valores diferentes de V . (Suponemos. u .A. pn−2μ ). como existen precisamente 2n−3 n´meros a u de la forma 8k + 1 menores que el m´dulo. puesto que cada uno es por 2 < 2n−2 . u 104. Pero entonces es claro que tanto a como u a e n−2 . si r y s son dos n´ meros tales. 4) Si finalmente se reducen estos cuadrados a sus residuos m´nimos positivos. es claro que todos los valores de V ser´n divisibles por pμ . ı n−3 residuos cuadr´ticos diferentes menores que el m´dulo*) y cada se obtendr´n 2 a a o uno ser´ de la forma 8k + 1. cuyos cuadrados u incongruentes seg´n 2 u n . al a poner uno de ellos ≡ v. 2n−1 − v. Pero se ve f´cilmente que los n´meros r − s y r + s. V tiene un valor unico para p = 2.

b. de donde n ciertamente a u ser´ un no residuo de m. C. Es claro aqu´ que si n es un residuo de m. o a u Sea m = abc . . m) o de N es conocido. (p u 105. c. respectivamente. respectivamente (art. c. B. c. Por lo tanto se o representar´n por a vpμ . tambi´n u ı e ser´ n un residuo de cada uno de los n´meros a. de un valor de N. al colocar n = 2m ´ = 2m − 1. Puesto que seg´n el art´ u ıculo anterior. valores de V III. . denotan n´meros primos diferentes o potencias u de n´meros primos diferentes. a. o 4pμ . es decir n (mod. Por consiguiente todos los valores diferentes ser´n 0. . a n−m − 1)pm y el n´ mero de ellos es pn−m . B.. m). Y vice-versa: si n es un residuo de cada uno de a. resulta un valor de N. de modo que el n´ mero de ellos ser´ pμ . y con cualquier valor de C etc. C. que todos los n´meros divisibles por p u u y no hay otros. residuo del producto m. c. pueden a obtenerse todos los restantes. 2pm . con cualquier valor o √ de B. . Adem´s. . El n´mero de todos los u diferentes valores de N ser´ igual al producto de los n´meros de valores de A. a). o de la expresi´n n o (mod. al suponer que n ≡ A c. b. b. se tendr´ n ≡ N 2 seg´n u o a todos estos m´dulos y tambi´n seg´n su producto m.. es claro que si a √ ae un valor de la expresi´n n (mod. b. si se deriva un n´mero N congruente a A. 81 todos los valores de la expresi´n V 0 situados entre 0 y pn−μ por pμ . que ense˜amos a determinar en el art´ n ıculo anterior. etc. si es un no residuo de alguno de los n´meros a. a u etc. etc. Si A es divisible por pn . c. b. mod. etc. . pueden deducirse todos los restantes valores de estas cantidades.. a o m son valores de V seg´n sea par o impar. sigue f´cilmente que. vpμ + 2pn−μ . . u u etc. Pues. seg´ n que el n´ mero de u a u u V 0 (por el caso I) sea 1. etc. a la vez ser´ ´ste un valor o de A. vpμ + pn−μ . 32). C 2 . etc. pm . se ve f´cilmente. a u etc. seg´n el m´dulo a. Se nota f´cilmente c´mo de o e u a o √ una combinaci´n de cualquier valor de A. 2pμ . – Adem´s. b. . . vpμ + (pμ − 1)pn−μ donde el valor indeterminado v representa todos los valores diferentes de la expresi´n o 0 . tambi´n ser´ un e a 2 . 2 o 4. es claro. B 2 . Falta el caso donde el m´dulo m est´ compuesto de varios n´meros primos. B. C. etc. diferentes combinaciones del producto dan diferentes valores de a N y todas las combinaciones dan todos los valores de N. donde a. etc.MODULOS QUE SON NUMEROS COMPUESTOS.

13). es muy f´cil caracterizar todos los n´meros que son residuos o a u o no residuos. deben determinarse los u cuadrados cuyas ra´ no superan la mitad de m. V´ase art´ e ıculos 57 y 62. Ejemplo. 2m) seg´n u m ser´ ≡ +1. 13). Pero. 9). el ´ ındice del n´mero Am ser´ ma.. Cualquier n´mero A no divisible por un n´mero primo 2m + 1 es un residuo u u m ≡ +1 o ≡ −1 (mod. u 107.e. el cual en la pr´ctica casi o a nunca tiene utilidad. 271. y el n´mero 46 es un u u residuo de cada uno y por tanto tambi´n residuo de 315. puesto que 46 ≡ 1. 89. 7). Antes de llevar a cabo esta investigaci´n o presentaremos un criterio derivado de la secci´n anterior. 296. Por lo tanto debemos dirigir todos nuestros estudios a investigar criterios verdaderos para este caso. 44. a u a Investigaciones sobre los n´meros primos u cuyos residuos o no residuos sean n´meros dados. ≡ 1 y ≡ 16 (mod. puesto que 26 ≡ −1 (mod. pero 2 es un no residuo de 13. 2m + 1). 29. o no residuo de este n´mero primo seg´n A u u Sea pues a el ´ ındice del n´mero A para el m´dulo 2m + 1 en un sistema u o cualquiera. Los divisores primos del n´mero 315 son 3. ≡ 4 y ≡ 25 (mod. Ejemplo.82 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. e impar cuando es un no a a u residuo. 226. a ser´ par cuando A es un residuo de 2m + 1. 2m + 1). e a y ≡ 64 (mod. 289. u u 106. se encuentran las ra´ de los cuadrados a los que 46 es congruente seg´n el m´dulo 315. 5. Adem´s. Tan pronto como los n´meros por examinarse sean moderadamente grandes. todos los casos restantes u pueden reducirse a esto. pero en el a sea par o impar. 5). ≡ 0 o ≡ m (mod. i. u este criterio ser´ completamente in´til a causa de la inmensidad del c´lculo. que son los ıces u o n´meros 19. del cual se desea saber si 46 es residuo o no o residuo. Dado un m´dulo. De lo anterior se concluye: si s´lo se puede decidir si un n´mero primo dado o u es un residuo o un no residuo de un n´mero primo dado. o tambi´n n´meros congruentes a ıces e u . 3 es un residuo de 13 ya que 36 ≡ 1 (mod. Es claro: si se coloca este n´mero = m. pero que por su simplicidad y generalidad debe mencionarse. Sea el m´dulo 315. De aqu´ finalmente en el primer caso A ı a siguiente ≡ −1 (mod. u Criterio general sobre si un n´mero dado es un residuo de un n´mero primo dado. y 7.

11. mostraremos otra soluci´n. pero impar si p es a de la forma 4n + 3. 31. 5. se llaman residuos asociados a dos n´meros cuyo producto ≡ 1 (mod. i. 73. pero para un n´mero de la forma 4n + 3 se tiene (−1)2n+1 ≡ −1. 108. por la letra C. tambi´n 1 (mod. de las cuales cada una contenga dos residuos asociados. propuesto alg´n n´mero. 13. por la elegancia y utilidad del teorema. comenzando con los casos m´s sencillos. 67. – Pero la situaci´n u a o inversa. etc. 83 estos cuadrados seg´n m (en la pr´ctica se presentan m´todos m´s f´ciles). 4. 53. u 89. respectivamente. u 23. Este problema. 23.RESIDUO −1. si no se presenta ning´n residuo que no est´ u e asociado a s´ mismo. −1 es un residuo cuadr´tico de todos los n´meros primos de la a u forma 4n + 1. 11. es claro. Por semejanza con el art. al contrario. Puesto e r que un mismo residuo no puede tener m´s asociados entre los residuos C. Puesto que el n´mero de estos residuos u p−1 a siempre ser´ = 2 . pero es un no residuo de todos los n´meros primos de la forma 4n + 3. 97. 7. 6. 47. p) ser´ un residuo. 34. Ya hemos mencionado este teorema en el art´ ıculo 64. si cada clase contuviera dos residuos diferentes. 27. es un obst´culo mucho m´s grande. y todos u e u a los n´meros no congruentes a ninguno de ellos ser´n no residuos. de cuya a a soluci´n depende lo que hemos propuesto en el art´ o ıculo precedente. Sin embargo. u tiene (−1) Esta demostraci´n concuerda con la del art´ o ıculo mencionado. excluyendo el residuo 0. de los cuales aqu´l sea u u u e un residuo o no residuo. Ahora. 61.. 79. es un no residuo de los n´meros 3. el n´mero ı u de todos los residuos ser´ el doble del n´mero de todas las clases. es evidente a que todos los residuos C pueden distribuirse en clases. Denotamos al conjunto de todos los residuos del n´mero primo p. p). Teorema. si se presenta ıa u . originado de los cuadrados de los n´meros 2. 83. para un n´mero primo de la forma 4n + 1 se a u 2n ≡ 1.e. −1 es un residuo de los n´meros 5. Entonces. 12. 71. Pero. o 109. u a De hecho. 59. 43. asignar todos los n´meros. La demostraci´n se o obtiene f´cilmente del art. a Residuo −1. 19. ser´ estudiado a a fondo en lo siguiente. 77 donde se hablaba sobre n´meros en u general. es claro que ser´ par si p es de la forma 4n + 1. 41. es claro que si r es un residuo. Pues. etc. u Ejemplo. u 22. 106. 29. etc. 37. 9. u a e a a todos los n´meros congruentes a alguno de ´stos seg´n m ser´n residuos de m. menores que u p. 17.

3. 135). Por a lo que el n´mero de residuos ser´ par cuando p es de la forma 4n + 1. tambi´n ı. que puedan estar asociados consigo mismos (v´ase e art. 77). es f´cil derivar una regla general: −1 es un residuo a a de todos los n´meros no divisibles ni por 4 ni por ning´n n´mero primo de la forma u u u 4n + 3. Es claro que entre los n´meros o ia u p−1 a 1. en un caso ser´ a = 1. a ser´ impar. . . p − 1 habr´ 2 residuos cuadr´ticos de p y otros tantos no residuos. . salvo 1 y p − 1.e. p. Lo contrario vale para los n´meros u primos de la forma 4n + 3. la demostraci´n podr´ simplificarse mucho.. i. 2. de donde −1 es un residuo en el primer caso y en el segundo caso ser´ un no residuo. En el primer caso. contienen el mismo residuo dos veces. todos los no residuos de tal n´mero se mantendr´n a u a como no residuos. Pues. e Adem´s de lo que precede. y si se pone el ´ n´mero de estas clases = a. e *) Por eso. Pero este producto siempre ≡ −1 (mod. y el n´mero de las restantes = b. 3 . quien tambi´n encontr´ e o e o por primera vez el m´todo anterior (v´ase Opuscula Analytica. 2. cuyos residuos. 77). algunos residuos que son sus propios asociados. De aqu´ concluimos que el producto de todos los n´meros ı u 1. 98). no hay n´meros u a u menores que p. aunque se cambie el signo*). p − 1 ser´ un residuo en el primer caso. debe ser un no residuo. 103 y 105. cuando hablamos de cualquier n´ mero. 1 est´ entre los residuos. si se quiere. Pero si suponemos este o teorema. El es un no residuo de todos los restantes. . Pero. lo cual es imposible. pero en el segundo caso. entonces el n´mero de u u u todos los residuos C ser´ = a + 2b. a 110. sea un residuo o no residuo de un n´mero u u de la forma 4n + 1. . . o. Tambi´n esta demostraci´n se debe al ilustre Euler. 99). impar. cuando se cambia de signo. algunas clases que contienen un residuo unico. se convierten en no residuos y viceversa (v´ase art. . un no residuo en el otro caso a (art.84 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. Cuando p es de la forma 4n + 3. p). podremos ignorar completamente el signo o bien emplear el signo doble ±. se ver´ que ella est´ basada en principios semejantes a los de nuestra a a segunda demostraci´n del teorema de Wilson (art. a 111. T. y en el otro = 2. cuando u a p es de la forma 4n + 3. V´anse art. u u e −r ser´ un residuo de este primo. por lo tanto p − 1 (´ −1 que a o vale lo mismo) debe ser un residuo. . De donde.1. cuando p es de la forma 4n + 1. As´ si r es un residuo de alg´n n´mero primo de la forma 4n + 1. Con e e facilidad. a ser´ a a un n´mero par.

u Veamos si de esta inducci´n puede hacerse una certidumbre. 17. encontramos los siguientes o teoremas: I. 47. Por lo tanto. 104 y 105). Pues. es decir tu = a2 − 2. 113. Tanto +2 como −2 ser´n no residuos de todos los n´meros primos de la a u forma 8n + 5. Si de la tabla II recogemos todo n´mero primo del cual +2 es un residuo. Si se pone 2 ≡ a2 (mod. II. Sin embargo. 31. sea a2 = 2 + tu. de los cuales uno es par y el otro impar. Mediante una inducci´n semejante a la de la tabla II se encuentran que −2 o . u tendremos: 7. Por la misma raz´n. si nuestra ´ u inducci´n es cierta en general. u).RESIDUOS +2 Y −2. o Notamos primero que todo n´mero compuesto de la forma 8n + 3 u 8n + 5 u necesariamente involucra un factor primo de una de las dos formas 8n + 3 u 8n + 5.e. v´anse art. 112. i. es claro que n´meros primos de la forma 8n + 1 u 8n + 7 pueden formar u unicamente n´meros que son de la forma 8n + 1 u 8n + 7. no existe ning´n n´mero de esta u u forma menor que 100 del cual +2 es un residuo. (puesto que a tendr´ al menos dos valores a a positivos menores que t cuya suma = t. +2 ser´ un no residuo y −2 un residuo de todos los n´meros primos de la a u forma 8n + 3. Pero con facilidad se percibe que u < t. Pero. Es f´cil observar que entre estos a n´meros ninguno es de la forma 8n + 3 ni 8n + 5. Llegamos a los residuos +2 y −2. no se presentar´ ning´n n´mero de la forma 8n + 3 o a u u u 8n + 5 cuyo residuo sea +2. y as´ u ser´ de la forma a ı a 8n + 3 u 8n + 5 seg´n sea t de la segunda forma o de la primera forma. As´ pues t ser´ o de ı a la forma 8n + 3 o de la forma 8n + 5. pero un no residuo de a todos los n´meros semejantes menores que t. 111. ciertamente. tu por lo tanto de la forma 8n − 1. sea el menor de todos ellos = t. de donde t no es el n´mero u menor en nuestra inducci´n. de la u 2 = 2 + tu se sigue tambi´n que 2 ≡ a2 (mod. 2 tambi´n ser´ un e e a ecuaci´n a o residuo de u.. siempre a u podr´ tomarse como impar y a la vez < t. t). 79. 71. As´ se sigue claramente o o ı que lo que hab´ ıamos encontrado por inducci´n para el caso general es verdadero. a2 e o ser´ de la forma 8n + 1. 41. 23. 85 Residuos +2 y −2. contrariamente a la hip´tesis. +2 ser´ un residuo de t. 73. 97. 89. Pero. si se encuentran tales n´meros m´s all´ de este l´ u a a ımite. o Al combinar esto con la proposici´n del art.

−2 es un no residuo y +2 es un residuo de todos los n´meros primos de u la forma 8n + 7. 114. 8n + 1). 62). pero puesto que a2n es un cuadrado no divisible por el m´dulo. Puesto que ning´no de ellos es de la forma 8n + 5 u 8n + 7. 11. es un residuo de los siguientes n´ meros primos: 3. contradiciendo la hip´tesis de nuestra inducci´n.86 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. Falta el caso en que el n´mero primo es de la forma 8n + 1. en ambas demostraciones habr´ a ıamos podido tomar a como un n´mero u par. investigaremos u entonces si es que esta inducci´n puede tener la fuerza de un teorema general. 59. Adem´s. Tal congruencia puede tambi´n expresarse en la forma e 2n + 1)2 ≡ 2a2n (mod. 43. Pero esto no se u puede resolver por el m´todo anterior y exige artificios muy particulares. de tal manera que. i. 73. 17.e. es claro tambi´n que tanto +2 como −2 ser´n o e a residuos (art. u Al combinarse esto con la proposici´n del art. 97*). a u 2 + 2 = tu y a < t podr´ derivarse f´cilmente tambi´n que u ser´ menor a a e a Pero de a que t. 83. e o Sea a cualquier ra´ primitiva para el m´dulo 8n + 1. Tanto −2 como +2 son no residuos de todos los n´meros primos 8n + 5. habr´ ıamos tenido que distinguir el caso donde a fuera de la forma 4n + 2 del caso en donde a fuera de la forma 4n. 19. 111. Finalmente.. ı II. 41. *) Esto es considerando a −2 como producto de +2 y −1. Por lo que −2 o o necesariamente es un no residuo de todos los n´ meros de las formas 8n + 5 y 8n + 7. u 89. e . −2 no puede ser un residuo de ning´n o u n´mero de la forma 8n + 5 u 8n + 7. Se o demuestra de modo semejante al art´ ıculo anterior que todo n´mero compuesto de la u forma 8n + 5 u 8n + 7 involucra un factor primo de la forma 8n + 5 u 8n + 7. t no ser´ el menor n´mero de los a a u que −2 es residuo. Pero si tales n´meros existen. u tal como vimos en el art´culo anterior. Si como antes se toma a impar y menor que ellos = t y tendremos −2 = a t. De donde se (a sigue que tanto 2a2n como −2a2n son residuos de 8n + 1. o bien por (a2n − 1)2 ≡ −2a2n . Pero entonces. 111. si nuestra generalizaci´n es cierta. por lo que a4n ≡ −1 ız (mod. sea el menor de u u 2 − tu. V´ase art. u ser´ de la forma 8n + 5 u 8n + 7 seg´n que t sea de la forma 8n + 7 u 8n + 5. El desarrollo procede tal como antes sin dificultad alguna. 67. 98). 8n + 1) (art. se obtienen estos teoremas: o I. −2 ser´ un residuo de u.

. 3. D. 109) del teorema o o del art. mientras que los restantes 3m no podr´n ser congruentes. tanto en el a primer caso como en el segundo. o u +f z. Por . ser´ a (g ± h)2 = g 2 + h2 ± 2gh ≡ g 2 + h2 ± 2 ı (ya que gh ≡ 1). Ahora. De esto: todos los residuos bicuadr´ticos podr´n distribuirse en clases de modo semejante a como los distribuimos en el art. tendr´ m´s de cuatro ra´ ıa a ıces. a Esto se deriva f´cilmente de los principios de la secci´n anterior. . es claro que el bicuadrado de un n´mero cualquiera ı. −f z (se percibe con facilidad que dos cualesquiera de ellos son incongruentes) son congruentes entre s´ Adem´s. No ser´ in´til agregar ahora otra demostraci´n de este teorema. 2. . 2. mientras u a u e que los restantes no podr´n ser congruentes a ning´n bicuadrado. La parte restante de la demostraci´n procede exactamente de la misma manera que all´ o ı. 8n + 1). los bicuadrados de los cuatro n´meros +z.RESIDUOS +2 Y −2. Adem´s.e. a a u De hecho.e. 87 115. 108 con la primera (art. 3. En efecto. Esta guarda a u o una relaci´n con la anterior como la segunda demostraci´n (art. 109. 8n + 1). sea g4 ≡ −1 y h un valor de la expresi´n tanto. contrariamente al art. Los peritos notar´n f´cilmente que las dos a a demostraciones no son tan diferentes como quiz´s aparentan al principio. Seg´n un m´dulo primo de la forma 8n + 1. Pero g4 ≡ −1 as´ que −h2 ≡ g 4 h2 ≡ g 2 de donde g2 + h2 ≡ 0 y 2 ≡ ±2. . −1 podr´ ser congruente a u o a un bicuadrado (−1 ser´ un residuo bicuadr´tico de este n´mero primo). E. Sea as´ f a ı cualquiera no divisible por el m´dulo.. se muestra f´cilmente que. o III. la cual es de cuarto grado. par. aparecer´n m n´meros que pueden ser congruentes a un a u bicuadrado. i. pero tambi´n a o e sin ´stos la demostraci´n es f´cil. −z. 4m dan lugar a m bicuadrados no congruentes y que u entre estos mismos n´meros se encontrar´n m n´meros congruentes a ´stos. a (g ± h) 1 g (mod. Q. . Entre los n´meros 1. a u que no es congruente a ninguno de estos cuatro no puede ser congruente a los bicuadrados de ellos (en efecto. I. tanto +2 como −2 son residuos cuadr´ticos de 8n + 1. tambi´n ser´ un residuo el valor de la expresi´n a e a o 1 a a r (mod. Es claro que si z es un n´ mero u −1 siempre es un residuo cuadr´tico. el n´mero de residuos bicuadr´ticos menores que 8n+1 (excluyendo u a a cero) ser´ = 2n. i. hemos demostrado que para tal m´dulo e o a o 2 ≡ −1. 108). a u II. . si r es un a a a residuo bicuadr´tico de 8n + 1. 4m menores que un m´dulo primo cualquieu o ra de la forma 4m + 1. . 43). la congruencia x4 ≡ z 4 . De esto se deduce f´cilmente a que todos los n´meros 1.

ni por u ning´n primo de la forma 8n+5 u 8n+7. A.. tendremos u < t y −3 ser´ un residuo de u. Mathem. M´m. de los cuales −3 es un residuo. ser´ tu de la forma 36n + 3. Por lo tanto a e es claro que −3 no puede ser un residuo de ning´n n´mero de la forma 6n + 5. a Q. Residuos +3 y −3. si a se de nuestra tabla. entre los cuales no se encuentra ninguno de la forma 6n + 5. sea el menor de todos = t y sea −3 = a toma par y menor que t. nunca la present´. 116. 259). puesto que hemos supuesto que t es el menor de los n´meros contrariamente u a nuestra inducci´n. 79. 31. o o Analyt. u 7. A. o a 1 1 a a as´ que 3 tu ser´ de la forma 12n + 1. u El sagaz Fermat tambi´n conoci´ estos teoremas tan elegantes (Op.. 168). I. 73. Si tales n´meros existen fuera de los l´ u u ımites 2 − tu. Luego. 13. Primero. De la tabla II encontramos que −3 es un residuo de estos n´meros primos: 3. Por lo tanto. u −2 es un residuo de cualquier n´mero que no puede dividirse ni por 4. 97.. (T. p. pero es ı 1 1 claro que −3 ser´ tambi´n un residuo de 3 u aunque 3 u < t. E. 43. pero fue el ilustre Lagrange qui´n logr´ la primera o e o demostraci´n rigurosa. 37. 61. 1775. 67. es claro que cualquier n´mero compuesto de la forma 6n + 5 involucra necesariamente u alg´n factor primo de la misma forma. por lo que 3 u ser´ de la forma 6n + 5. pero es un no residuo de los restantes (por ejemplo. pero de todos los restantes es un no residuo. u u Ya que cualquier n´mero de la forma 6n + 5 est´ contenido necesariamente u a entre aqu´llos de la forma 12n + 5 o 12n + 11 y puesto que la primera es de la forma e . 19. e o p. hasta el punto en que no exista u ning´n n´mero primo de la forma 6n + 5 cuyo residuo sea −3.. tampoco existir´ un u u a n´mero compuesto con esta propiedad. de l’Ac. (Nouv. p. 351). Por lo tanto. tu ser´ de la forma 6n + 1. 117. Pero cuando a es de la forma 6n. Iniciamos con el segundo de ellos. el ilustre o o o Euler la busc´ siempre en vano. E.88 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. 349. Pero cuando a a es de la forma 6n ± 2. de Berlin. de todos los n´meros de la forma 8n + 3 y 8n + 5 tanto primos como compuestos). de donde u es de la forma 6n + 5. Demostramos de la manera siguiente que tampoco afuera de los l´ ımites de la tabla existen primos de esta forma. La siguiente regla general se deduce f´cilmente de lo anterior: +2 es un residuo a de cualquier n´mero que no puede dividirse ni por 4 ni por ning´n n´mero primo de u u u la forma 8n + 3 u 8n + 5. Aunque afirm´ tener una demostraci´n. Pasamos a los residuos +3 y −3. Q. El ilustre o e Euler parece no haberla visto cuando escribi´ su disertaci´n conservada en su Opusc.

ya que 1 pertenece al exponente 1. 111 tenemos los siguentes teoremas: I. −3 es un no residuo y +3 es un residuo de cualquier n´mero primo de la u forma 12n + 11.e. D. p) o sea −3 es un residuo de p. 13. Mediante este m´todo. 54. p). 83. a 2 ≡ −3 (mod. y de all´ tambi´n 4a2 + 4a + 4.. Por una inducci´n se o deduce f´cilmente que +3 y −3 son residuos de todos los n´meros primos de esta a u forma. Q. Tanto +3 como −3 son no residuos de cualquier n´mero primo de la forma u 12n + 5 (tal como ya encontramos en el art´ ıculo anterior). 97.RESIDUOS +3 Y −3. 73. Sin embargo u a demostraremos m´s generalmente que −3 es un residuo de cualquier n´mero primo a u de la forma 3n + 1. Puede comprobarse exactamente como en los art´ ıculos 112. Pero. ya que 3 es divisor de p − 1). 61. por lo que exigen artificios particulares. 71. pero a2 + a + 1 lo ser´. u 11. Combinando estos resultados con los del art. 113 y 117 que no existe ning´n n´mero de las formas 12n + 5 ni 12n + 7 cuyo residuo sea +3. +3 es un no residuo y −3 es un residuo de cualquier n´mero primo de la u forma 12n + 7. por lo a ı e que a − 1 no ser´ divisible por p. i. pertenece u o al exponente 3 (los cuales existen por el art. ninguno es de la forma 12n + 5 o 12n + 7. entre ellos. se tienen los siguientes teoremas: I. Los n´meros que encontramos en la tabla II y que tienen residuo +3 son: 3. 59. 89 4n + 1 y la segunda de la forma 4n + 3. 119. es claro que debe demostrarse solamente que −3 es un residuo de tales n´meros. 23. Pero a es claro que a no puede ser ≡ 1 (mod. 47. 111). E. Tanto −3 como +3 son no residuos de cualquier n´mero primo de la forma u 12n + 5. para el m´dulo p. Sea p un primo de este tipo y a un n´mero que. a3 − 1 o sea (a2 + a + 1)(a − 1) ser´ divisible por p. Por eso a ser´ a3 ≡ 1 (mod..e. por u u lo que suprimimos este desarrollo. p). 118. ser´ (2a + 1) a . no se puede descubrir nada con respecto a los n´meros e u de la forma 12n + 1. II. 37. II. i. ya que necesariamente +3 ser´ un residuo (art.

u ni por 9. es evidente que esta demostraci´n (que es independiente de las a o precedentes) tambi´n comprende n´meros primos de la forma 12n + 7.e. V´ase tambi´n el comentario del ilustre a e e Lagrange en Nouv. 352. de l’ Ac. Comm. I. Adem´s. nov. T. y es un no residuo de u todos los restantes. 857. M´m. Por inducci´n se descubre que +5 no es un residuo de ning´n n´mero impar o u u de la forma 5n + 2 o 5n + 3. i. i. pero por brevedad no nos detenemos en estos detalles.. De lo precedente se obtienen f´cilmente los siguientes teoremas (ver art. 120. y es un no residuo de todos u u los restantes. T. Esto resulta m´s admirable puesto a que las demostraciones de las proposiciones pertenecientes a los residuos +2 y −2 est´n basadas en artificios bastante parecidos. −3 es un residuo de todos los n´meros que no pueden dividirse ni por 8. a 103 y 105). +3 es un residuo de todos los n´meros que no pueden dividirse ni por 4. Sea el n´mero menor que o u constituya una excepci´n de esta regla = t. de ning´n n´mero impar que sea no residuo de 5. 105 y siguientes. de todos los que son residuos de 3. Petr.e. p... ´ste por lo tanto es un no residuo del o e . II. u u Se demuestra que esta regla no tiene excepci´n alguna. Se tiene aqu´ este caso particular: ı −3 es un residuo de todos los n´meros primos de la forma 3n + 1. p. Pero el ilustre Euler fue el primero en dar demostraciones. II. o excluido 2. de Berlin. 102. ni por ning´n primo de la forma 12n + 5 o 12n + 7. u ni por 9. 1775. o lo que u es lo mismo. p. Se ve f´cilmente que todos a los casos restantes se siguen naturalmente de ´ste. de todos los primos de la forma u 3n + 2. e Residuos +5 y −5. de todos los primos que son no residuos de 3. Conviene observar que se podr´ usar el m´todo de los art´ ia e ıculos 109 y 115. VIII. Opera de ıa Wallis.90 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. Pero es un no residuo de todos los n´meros primos de la forma 6n + 5. a los que e u ya nos referimos en un art´ ıculo anterior. e Fermat ya conoc´ las proposiciones sobre los residuos +3 y −3. 121. ni por ning´n n´mero primo de la forma 6n + 5.

Ahora bien.e. e a o en una de estas otras 20n +1. 11. est´ contenido en u a alguna de las formas 20n + 1. 120 sobre el residuo −3. aparte de 2 y 5 (cuyos residuos son ±5). Ahora es claro que este teorema es suficiente para juzgar si +5 (y tambi´n −5 si se considera como producto de +5 y −1) es un e residuo o un no residuo de cualquier n´mero dado. de todos los n´meros a u primos de la forma 20n + 13 o 20n + 17. contrariamente u a la hip´tesis. tampoco lo ser´ u. a por lo que. 19. excepto a los que son de la forma 20n + 1 o de la forma 20n + 9. pero no residuo de todos los de la forma 20n+13 o 20n+17. puesto que t es un no residuo de 5. 9. es claro que se puede juzgar ahora a todos. Tanto +5 como −5 ser´n no residuos de todos los n´meros primos que a u simult´neamente son no residuos de 5 y de la forma 4n + 1. Si por otro lado a es divisible por 5. Entonces u ser´ impar y menor que t. existe un no a residuo impar del n´mero 5 cuyo residuo es +5. como ya lo hemos demostrado antes. Pero es claro que tu es un residuo de 5. 13. 5).e. 3. e . pero +5 ser´ un residuo de u. 123. Se nota u u f´cilmente de aqu´ que +5 es un residuo de todos los n´meros primos de la forma a ı 20n+11 o 20n+19. Ahora si a a a no es divisible por 5. 19. pero es un no residuo de todos los n´meros impares que son no residuos de u 5. o a 122. tv ser´ un residuo del n´mero 5. u se tendr´ una ley elegante. i.e. Puesto que cada n´mero primo. i. de las cuales la tercera y la cuarta ya se han tratado). Por inducci´n se descubre f´cilmente que +5 y −5 son residuos de todos los o a n´meros primos de la forma 20n+1 o 20n+9. Sea a2 = 5 + tu tal que a sea par y menor que u t. En lo restante a u la demostraci´n procede de manera an´loga al caso anterior. Pero +5 ser´ un no residuo y −5 un residuo a de todos los n´meros primos de la forma 20n + 3 o 20n + 7. 7. pero 5 es un residuo de t. Finalmente se observa la analog´ u ıa de este teorema con aqu´l que presentamos en el art.. +5 es un residuo de todos los n´meros primos que sean a u residuos de 5 (pues ´stos est´n contenidos en una u otra de las formas 5n +1 o 5n +4. si esto es cierto en general.. i.. pero menor que t. 17. 20n + 13. se pone a = 5b y u = 5v de o donde tv ≡ −1 ≡ 4 (mod.RESIDUOS +5 Y −5. 11. tampoco lo ser´ u. 20n + 17 y 20n + 19. u Puede demostrarse de modo parecido que −5 es un no residuo de todos los n´meros primos de las formas 20n + 11. 91 n´mero 5. 9.

La expresi´n o (x + √ √ e b) − (x − b)e √ b (la cual denotamos por B). Por lo tanto a 4 + a3 + a2 + a + 1) = (2a2 + a + 2)2 − 5a2 ser´ ≡ 0. 1. b (se observa con facilidad que el desarrollo de ´sta carece de irracionales) siempre e ser´ divisible por p. i. En efecto. de donde tambi´n lo ser´ 5. . Pero no puede ser a ≡ 1. 5n + 1). 5a2 ser´ un a a tambi´n 4(a e 2 es un residuo no divisible residuo de 5n + 1. p). II.e. que sustituidos en B. Cuando se presenta o o a un n´mero primo de la forma 20n + 1. hacen B divisible por p. De hecho. Pero ya que b es un no residuo de p. p). o 5n + 1. no tendr´ irracionales.92 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. Pero el caso donde se presenta un n´mero primo de la forma 5n + 4 exige u artificios m´s sutiles. y la congruencia C ≡ 0 (mod. ser´ p−1 p siempre es ≡ x (secci´n anterior). p − 1 ser´n ra´ de ella. por sea (a − 1)(a eso tampoco a − 1 ≡ 0. . el cual evidentemente existe por la secci´n anterior. y se tendr´ a o a 4 + a3 + a2 + a + 1) ≡ 0 (mod. D. sea a un n´mero cualquiera perteneciente al exponente 5 para el m´dulo u o 5 ≡ 1. Ahora. . t´mese a e como un u a ıces o divisor de p + 1. ya que a e a por 5n + 1 (pues a no es divisible por 5n + 1 porque a5 ≡ 1). a u es claro de la inspecci´n de los coeficientes que se obtienen del desarrollo de A.. o m´s generalmente de la forma 5n + 1. Puesto que las proposiciones que necesitamos aqu´ se tratar´n a ı a con m´s generalidad en lo que sigue. si se desarrolla. Pero la verificaci´n de esta inducci´n no es tan f´cil. el valor u a de la expresi´n o √ √ (x + b)p+1 − (x − b)p+1 √ (A) . a ı I. . pero x A ≡ 0. si A ≡ BC. y resulta de los primeros elementos del an´lisis que A es a a divisible (algebraicamente) por B. la indeterminada a x tendr´ exponente e − 1. aqu´ lo tocamos brevemente. . p) la indeterminada x tiene exponente p y todos los n´meros 0. de donde o b 2 ≡ −1 (mod. Si p es un n´mero primo y b un no residuo cuadr´tico dado de p. u a este asunto puede resolverse de un modo similar al de los art´ ıculos 114 y 119. (art. De hecho. que o todos los t´rminos desde el segundo al pen´ ltimo (inclusive) son divisibles por p y e u p−1 a que A ≡ 2(p + 1)(xp + xb 2 ) (mod. Q. Ahora digo que existen e − 1 valores de x. E. E. En la congruencia A ≡ 0 (mod. Q. D. necesariamente ser´ a4 + a3 + a2 + a + 1 ≡ 0. 2. cualquiera que sea el n´mero que se tome para x. p) tendr´ no m´s que p − e + 1 ra´ a a ıces. 106). . x tendr´ exponente a p − e + 1 en C.

u Pero nadie ha demostrado esto rigurosamente hasta ahora. Pero esa expresi´n es o = 10a4 + 20a2 b + 2b2 = 2((b + 5a2 )2 − 20a4 ) Por lo tanto. los u ı casos restantes no pueden tratarse con este m´todo. 2. e = 5. D. p. 93 De donde resulta evidente que todos los e − 1 n´meros restantes entre 0. 352 y siguientes. 1775. Q. u . u Y por inducci´n se puede concluir: o −7 es un residuo de cualquier n´mero primo que sea residuo de 7. . se comprueba f´cilmente a p. y el n´mero a se determina tal que u (a + √ √ 5 b) − (a − b)5 √ b es divisible por p. Por un m´todo similar se demuestra: e −7 es un no residuo de cualquier n´mero que sea no residuo de 7. pero ya que 4a que a no puede dividirse por p).. S´lo podemos resolver un caso e o de modo similar a los art´ ıculos 119 y 123. 3. p − 1.e. Ahora sup´ngase que p es de la forma 5n + 4. i. ser´n ra´ de la congruencia B ≡ 0. en efecto. ya que. Notamos que las demostraciones para ambos casos se deben al ilustre Lagrange. 1. tambi´n (b + 5a2 )2 − 20a4 ser´ divisible por p. b es un no residuo o de p. E. y a pertenece al exponente 7 para el m´dulo p. Pero con esto se logra poco. tambi´n 5 ser´ un residuo de p. . e a El teorema enunciado en el comienzo de este art´ ıculo resulta verdadero. e Sobre ±7. se observa f´cilmente o a que: 4(a7 − 1) = (2a3 + a2 − a − 2)2 + 7(a2 + a)2 a−1 . M´m. La demostraci´n o es f´cil para los residuos de 7 cuya forma es 4n − 1. a ıces III. de l’Ac. A saber: si p es un n´mero primo de la u forma 7n + 1. por el m´todo conocido a e del art´ ıculo precedente puede mostrarse que +7 siempre es un no residuo de tales n´meros primos y as´ −7 es un residuo. 124. de Berlin.RESIDUOS +7 Y −7. 20a4 es un residuo de e a 4 es un residuo no divisible por p (de hecho.

e. excepto los cuadrados o e u tomados positivamente.94 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. 352 de su obra). aunque a o o primera vista parezca tan obvio como para que algunos ni siquiera hayan reconocido la necesidad de una demostraci´n. El ilustre Lagrange no desarroll´ su an´lisis m´s all´ del caso p = 7 o a a a (vea p. o o 125. cuando se presenta un n´mero primo p de la forma 4n + 1 (> 17. e e a *) Es claro que +1 debe ser excluido. Por eso si 4a2 − p es un n´ mero primo.– Pero los n´meros primos de la a u forma 7n + 2 o 7n + 4 no se prestan a ninguno de los m´todos tratados hasta ahora. De donde tambi´n a a es evidente que −7 ser´ un residuo de p. en la Secci´n VII. Los casos restantes se dar´n a a m´s adelante. Preparaci´n para la investigaci´n general. p). Es ´ste: Cualquier n´mero. . necesariamente alg´n factor de 4a e u como +p tambi´n debe ser un residuo de ´l. ni a ni a + 1 e ser´n divisibles por p. Q. e Iniciamos con un teorema cuya demostraci´n por mucho tiempo nos eludi´. sea 2a el primer n´mero par mayor u √ 2 siempre ser´ < 2p o sea 4a2 − p < p. de donde −7(a2 + a)2 ser´ un residuo de p. u aunque −13N3 y −17N5) tomado negativamente. 4a2 − p)). Pero (a2 + a)2 . Puesto que los m´todos precedentes no son suficientes para asegurar las e demostraciones generales. ni ≡ −1 (mod. Demostremos por tanto que cualquier n´mero primo de la forma 4n+1 a u tomado positiva o negativamente*) es un no residuo de algunos n´meros primos. (si es > 5) de algunos primos que son menores que s´ mismo.. es divisible por p. entonces se ve f´cilmente que 4a 2 − p es de la forma 4n + 3 mientras que +p es un residuo cuadr´tico de 4a2 − p (ya a 4a 2 (mod. libres ı de fracciones. ı Primero. Aqu´ X e Y denotan funciones racionales de x. y. puesto que se supone que a pertenece al exponente 7. −p ser´ un no residuo. es un residuo de p y no divisible por p.– Posteriormente. como a un cuadrado. a residuo de ´l. ense˜aremos m´s generalmente o n a 4(xp −1) 2 ∓ pY 2 (donde hay que la expresi´n x−1 siempre puede reducirse a la forma X o que tomar el signo superior cuando p es n´mero primo de la forma 4n + 1 y el inferior u cuando es de la forma 4n + 3).D. si no. es un no residuo de algunos n´meros primos. e Esta demostraci´n tambi´n fue encontrada primeramente por el ilustre Lagrange en o e la misma obra. D. Pero ya que u usamos este teorema solamente como una ayuda para demostrar otros. E.E. no puede ser ni ≡ 0. Pero a a que p. i. es momento para exponer otro m´todo libre de este defecto. ni tampoco lo ser´ el cuadrado (a + 1)2 a2 . u de hecho. Q. −p ser´ un no que p ≡ 4a u a 2 − p ser´ de la forma 4n + 3. no explicamos m´s que aquellos casos que necesitaremos para este fin.

D. pues de lo contrario el n´mero u primo p tambi´n ser´ divisible por q. no podemos excluir la demostraci´n rigurosa aunque sea algo prolija. . Como esta verdad es de gran importancia. 3. C 0 . 1. . 3. tambi´n 2a e 126. 9. u u e habr´ por lo menos tantos t´rminos de la primera serie divisibles por p. etc. 1 t´rminos en (I) y 2. si tomamos sucesivamente los n´meros 2. u u 9. C. B. sea a cualquier n´mero positivo < 1 p. 1 t´rminos en (II) que son. cuando p divide alg´n t´rmino de la segunda serie (o varios). . De hecho a2 es un residuo de q no divisible por q. Sea el producto de todos los t´rminos (I) = Q. 5. as´ que 8n + 5 ≡ 2a2 (mod. Entonces. Comencemos como sigue: o Lema: Si se tienen dos series de n´meros. Que cualquier n´mero primo de la forma 8n+1 tomado positivamente siempre u es un no residuo de alg´n n´mero primo menor que ´l.A. 95 Para un n´mero primo tomado positivamente distinguimos dos casos. puesto que el producto de cualquier cantidad de n´meros de la u forma 8n + 1 y 8n + 7 no puede tener ni la forma 8n + 3 ni 8n + 5. e e divisibles por dichos n´meros y el producto de todos los t´rminos (I) = 9720 es u e divisible por el producto de todos los t´rminos (II). Es evidente que cualquier n´ mero primo u todos los t´rminos de la serie (II) = Q e 0 tambi´n ser´ divisor de Q. (II) (no interesa si el n´mero de t´rminos en un caso es el mismo que en el otro o no) u e confeccionadas de manera que. Pero 2 ser´ un no residuo de q (art. as´ ı 2 *) y 8n + 5. 112). e ıa . Sea este producto a ı = q. (II) de los n´meros 3. u A. u Ejemplo. u u 2 a u u Entonces 8n + 5 − 2a2 ser´ un n´mero positivo de la forma 8n + 5 u 8n + 3 (seg´n que a sea par o impar) y por lo tanto necesariamente divisible por alg´n primo de la u forma 8n + 3 u 8n + 5. 2. 18. (I). 3240. si p denota un n´mero primo cualquiera o la potencia u de un n´mero primo. a e afirmo que el producto de todos los n´meros (I) ser´ divisible por el producto de todos u a los n´meros (II). 98. . B 0 . respectivamente. Primero u q sea p un n´mero primo de la forma 8n + 5. 1. 6. encontramos que hay u 2. . Ahora mostraremos que cualquier e a que es divisor de Q *) Art. no puede demostrarse por u u e artificios tan obvios. 5. 45.E.PREPARACION PARA LA INVESTIGACION GENERAL. etc. q). . E. A0 . e Demostraci´n. Conste (I) de los n´meros 12. 4. Entonces. 4. Q. 3. y el producto de o e 0 . 1. Q.

E.96 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. en ambas u n e a u progresiones habr´ h t´rminos que ser´n divisibles por h.. y se ve f´cilmente que p tiene exponente a + b + c + etc.n siempre es un n´mero entero. 3. y finalmente m un n´mero arbitrario: entonces u u yo afirmo que en la progresi´n o a. a + 2. . Sea tal divisor p y supongamos que en la serie (I) hay a t´rminos divisibles por p. de manera que f sea < h. 3. 4. 2. . a + 2. a a e Como corolario de esto se sigue una proposici´n conocida de la teor´ de los o ıa n´meros figurados. etc. . este lema puede expresarse en forma m´s general: a En la progresi´n a. que u a(a + 1)(a + 2) · · · (a + n − 1) 1 · 2 · 3 · . nadie lo ha demostrado u directamente. b t´rminos e e 2 . p´ngase n = eh + f . 1 1 1 (a − 1). Finalmente. En la primera serie e t´rminos o e ser´n divisibles por h. 2(a − 16). Teorema. n no puede haber m´s t´rminos o a e divisibles por cualquier n´mero h. y a a mayor que b etc. a + 1. e 128. (a − 9). u e En efecto se nota sin dificultad que si n es un m´ltiplo de h. 2(a − m2 ) o (a − m2 ) 2 2 2 . b0 . . si n no es m´ltiplo de a h. . a en Q 127. 2. (por hip´tesis). . c0 . . c t´rminos divisibles por p3 . factor primo de Q0 tiene un grado en Q al menos tan alto como lo tiene en Q0 . .– Puesto que ning´n n´mero primo puede tener mayor exponente u u 0 que en Q. . b0 no es en Q. D. Lema: En la progresi´n 1. Pero si no nos equivocamos. a + 1. . por lo que a0 + b0 + c0 + etc. a 0 + b0 + c0 + etc. y en la segunda lo ser´n e o e + 1 t´rminos. . en Q0 .. Las letras a0 . denotan e divisibles por p lo similar de la serie (II). . ciertamente no ser´ o > a + b + c + etc. Q ser´ divisible por Q0 (art. 2(a − 4). u o que contiene el mismo n´mero de t´rminos. . . a + n − 1. . a + n − 1 existen por lo menos tantos o t´rminos congruentes seg´n el m´dulo h a un n´mero dado cualquiera r como e u o u t´rminos divisibles por h haya en 1. a saber. Q. que en la progresi´n a. p cualquier u n´mero primo a a cuyo residuo es +a. Sea a un n´mero cualquiera de la forma 8n + 1. etc. Pero ciertamente a0 no es mayor que a. n. 17).

si b es impar. u o u a 2 (mod. . por (II) la segunda. en la progresi´n −m. Sea p un n´mero impar.e. 3. el cual ser´ divisible por p. Entonces. seg´n el m´dulo p. de donde b2 − r2 o es divisible por 2p. como en (III) sean congruentes a e r seg´n el m´dulo p. p). Entonces se observa f´cilmente a III. existen por lo menos tantos t´rminos divisibles por p u e como existan en la progresi´n: o 1. Pero sobre este caso ya hemos hablado por separado. si por un lado b es par. . −(m − 1). De esto finalmente se concluye que a tantos t´rminos en la serie (I) son divisibles por p. . +m (la que tiene el mismo n´mero de t´rminos que (II) y que denotamos u e por (III)) por lo menos tantos t´rminos ser´n congruentes a r. el t´rmino de la serie a e a−b 2 ) ser´ divisible por p. Cuando p = 2. Pero esto es posible unicamente cuando p = 2. 2. i. si +b a u e 2 ≡ r 2 (mod. de donde el t´rmino 1 (a − b2 ) ser´ e a o −b ≡ r (mod. Pero a a cada uno de ellos corresponder´ alg´n t´rmino divisible por p en (I). 2f ser´ divisible por p. que por hip´tesis es un residuo de p. y a ≡ r u o −(m−2). Por otro lado. Por lo tanto. p). . o el cu´druplo u u a 2 (mod. En efecto. e a a u e II. . si fuera r ≡ −f ≡ +f (mod.PREPARACION PARA LA INVESTIGACION GENERAL. u forma 8n + 1 y b por lo que la diferencia ser´ de la forma 8n).. si ±b es un t´rmino de la serie (III) congruente a r seg´n el m´dulo p. habr´ igual n´mero tambi´n en (II). o e m t´rminos ser´n divisibles. 2 . 2p). p)). o a e en la serie (III) habr´ por lo menos tantos t´rminos congruentes a r. Sea p de la forma 8n y a ≡ r que a. de un n´mero impar. el t´rmino 1 (a − b2 ) a e (I). a †) De hecho. como a e u en la (II) sean divisibles por p. e u o 2 ser´ divisible por p. por hip´tesis a es de la o 2 . 97 seg´n que m sea par o impar. uno de los cuales es divisible por p (hip´tesis) y el otro por 2 (puesto que tanto b como r son impares). Cada uno de ellos tendr´ un valor correspondiente en la serie (I). b2 − r2 = (b − r)(b + r) estar´ compuesto de dos factores. seg´n p. y todos ellos ser´n de magnitudes diferentes. p). i. Entre ellos no pueden haber dos iguales en magnitud que difieran en signo*). tambi´n ıa e 2a (puesto que f 2 ≡ a (mod. . pero p es divisible a lo sumo por 4 (de hecho. pues por hip´tesis ´ o a es primo a p. ser´ tambi´n un residuo de 2p. Entonces. es de la misma forma. por lo tanto. 2p) †). Por a a supuesto. 2m + 1 Denotamos por (I) la primera progresi´n. e a u o como t´rminos en (II) sean divisibles por p (art´ e ıculo precedente). en (I) todos los t´rminos aparte del primero. o Demostraci´n.. 2(a − b 2 a ser´ divisible por p: pues es evidente que a−b ser´ entero par. por ser el cuadrado de un n´ mero impar.e. ser´ b a 2 *) En efecto. igual n´mero o m´s de los que son divisibles por p en (II). I. o el doble de un n´mero impar. dado que a − b2 es a p divisible por 8.

Pero el producto de e a todos los t´rminos de (II) tambi´n puede presentarse as´ e e ı: (m + 1) · ((m + 1)2 − 1) · ((m + 1)2 − 4) · · · · ((m + 1)2 − m2 ) Por lo tanto 1 a−1 a−4 a − m2 · · · ··· m + 1 (m + 1)2 − 1 (m + 1)2 − 4 (m + 1)2 − m2 ser´ un n´mero entero. Pero esto o es e 2 ) o bien la mitad de este producto (seg´n que m sea u = a(a − 1)(a − 4) · · · (a − m 2 ) puede dividirse por par o impar). . necesariamente u √ habr´ alg´n n´mero primo menor que 2 a + 1 del cual a sea un no residuo. E. puesto que todos estos t´rminos son e e primos a a. E. divisible por p. 105). aunque sea un producto de fracciones menores que la unidad: a u √ √ puesto que en efecto a necesariamente debe ser irracional. Y a o por lo tanto (m + 1)2 > a. 129. De esto finalmente se concluye que nuestra suposici´n no puede tener lugar. a u u √ Demostraci´n. Sea a un residuo de todos los primos menores que 2 a + 1. Por lo que el producto a(a − 1)(a − 4) · · · (a − m el producto de todos los t´rminos en (II).98 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. o Entonces. . omitido el factor a. Si a es un n´mero primo de la forma 8n + 1. 2. puesto que ciertamente a > 9. 2m + 1 (art. 3. Q. 2(a − 4). ser´ m + 1 > a. y. Teorema. D. De esto se sigue que el producto de todos los t´rminos en (I) es divisible e por el producto de todos los t´rminos en (II) (art. tambi´n lo ser´ su producto. √ Ahora. Por lo tanto existir´ alg´n primo < a del cual a es un no residuo. tendremos 2 a + 1 < a. Sea m el mayor entero menor que a. se observar´ con facilidad que a tambi´n ser´ un residuo de todos los a e a √ e n´meros compuestos menores que 2 a + 1 (refi´rase a las reglas por las cuales u aprendimos a deducir si un n´mero dado es un residuo de un n´mero compuesto u u √ o no: art. precedente) (II) a. . . Entonces en la serie 1 1 1 (I) (a − 1). . Por lo que en (I) ser´n divisibles por p por lo menos tantos t´rminos a e como en (II). Q. (a − 9). 126). a u . 4. 2(a − m2 ) o (a − m2 ) 2 2 2 √ a e ser´n divisibles por alg´n n´mero menor que 2 a + 1 tantos o m´s t´rminos como a u u en ´sta: e 1. D. .

+13. Esta inducci´n puede llevarse a cabo f´cilmente con o a ayuda de la tabla II. A00 . B . Ya que casi todo lo que puede decirse sobre los residuos cuadr´ticos se apoya a en este teorema.. −23. −11. la denominaci´n teorema fundamental que usaremos en lo que sigue o no ser´ inconveniente. etc. tomado positivo o negativamente. para ver cuando uno es un residuo o un no residuo u del otro. notar´ que de estos n´meros primos o a u aqu´llos con signo positivo son los de la forma 4n + 1. +53. con un poco de atenci´n. o u +29. +p ser´ un residuo o no residuo u a de cualquier n´mero primo que. Se encuentra por inducci´n que los n´meros −7. etc. es un no residuo de alg´n n´mero u u primo menor que ´l mismo. pasamos entonces a una comparaci´n m´s exacta y m´s e o a a general de los n´meros primos. etc. +37. −p tendr´ la misma u a propiedad. etc. tomado positivamente. Despu´s de haber demostrado rigurosamente que cada n´mero primo de la e u forma 4n + 1. b0 . es un residuo o no residuo u del mismo p. −47. o y se deducen algunas conclusiones de ´l. 131. Pero. y los de signo negativo son los e de la forma 4n + 3. −31. si se supone verdadero. resultan residuos o no residuos u de estos primos respectivamente. A0 . antes de entrar en este trabajo. Con todo rigor. ser´ necesario extraer todo lo que a sigue de este teorema. Quienquiera. Demostraremos en seguida que lo que descubrimos por inducci´n tiene lugar o en general. etc. +17. e 130. 99 Por inducci´n se apoya un teorema general (fundamental). hemos demostrado arriba que −3 y +5 son residuos o no residuos de todos los n´meros primos que son residuos o no residuos respectivamente u de 3 y 5. los n´meros cualesquiera de u cualesquiera de la forma 4n + 1. a Para poder presentar nuestro razonamiento lo m´s brevemente posible. por b. los n´ meros primos de la forma 4n + 1. los n´ meros u u b 0 . u denotaremos por a. −59. Enunciamos el teorema mismo as´ ı: Si p es un n´mero primo de la forma 4n + 1. −43. los n´meros primos de la forma 4n + 3. por B. Si p es un n´mero primo de la forma 4n + 3. −19.POR INDUCCION SE APOYA UN TEOREMA GENERAL. son residuos o no residuos de todos los n´meros primos. a 00 . a00 . a 0 . +41. B 00 . los cuales tomados positivamente. por A.

. +aNb −aRb +bRb0 +b0 Nb 0 . . . . −aNb 4. al unir el teorema fundamental con los teoremas del art. .. . . . Por ejemplo. ½ ± ARa +ARb ± bRA . . . 12. . −BNb ± aRA. ±2N5 indicar´ que +5 es un residuo de 11. pero sus u a u demostraciones son menos obvias. −aNb ½ ± bNa . . mientras que la letra N tendr´ el significado a contrario. Ahora. . . . . 7. . . . . ser´ a 2. . .. pero +2 a y −2 son no residuos de 5. ± a0 Ra +aN b . 13. 14. . . . Finalmente la letra R puesta entre dos cantidades indicar´ que la a primera es un residuo de la siguiente.. a a Si 1. . . . . .100 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. . ( ( ½ ± aRa0 . ± bNa −aRb ½ +aRb ± bRa . . . ... −bNb −b0 Rb ) ( ) ( ¾ +bNb0 +b0 Rb 0 . . . . . ± a0 Na ¾ +aRb . +BN b ½ +BRb − bRB .. . . ½ ± aNa0 . 8. . . .. En esta tabla est´n contenidos todos los casos que pueden ocurrir al comparar a dos n´meros primos: lo que sigue corresponder´ a n´meros cualesquiera. 6. . .. la forma 4n + 3. ser´ a − aRB.. 11. . . . . . . −ANb + aRB. 5. . −b0 Nb −bRb 132. +5R11. . . Si 9.. ± BRa . . 10. . ½ ± BNa −BRb + bRB . 111 f´cilmente se deducir´n las siguientes proposiciones. ± bRa 3. . . . .

e. b. 00 . sin embargo. Pero como el n´ mero de estos ultimos es par. el n´mero de tales factores (entre los cuales varios pueden ser u iguales) siempre ser´ un n´mero par. lo a e mismo que −A. El n´mero de factores de la forma 4n + 1 permanece indeterminado. etc. a000 . etc. el producto de u ´ b todos. de donde por las proposiciones 1 y 3 del art´ ıculo precedente a cada uno de estos factores ser´n residuos de a. etc. e b Ahora.. Conc´ ıbase a P resuelto en sus factores primos sin consideraci´n de su signo. e a 000 . y as´ tambi´n lo ser´ −A. a ı e a 133. primos entre s´ provistos de signos cualesquiera. ı. o cuatro.). y se o denotar´ por p el n´mero de estos factores para los cuales Q sea un no residuo. o uno. y cada uno de b. o u u dos. a00 . o tres. donde el n´mero de factores b. Se presentar´ esta relaci´n en la siguiente a a o tabla. Los n´meros p y q ser´n al mismo tiempo pares o al mismo tiempo impares. etc. a00 .. cada uno de a0 . etc. b0 . b0 . etc. De modo semejante. del cual Q es un no residuo.. b. aparece varias veces entre los u u factores de P . u La Proposici´n 9 se demuestra de la siguiente forma. ser´ un residuo de a. tambi´n deber´n ser contados varias veces. 0 . En efecto. 101 Puesto que los mismos principios conducen a las demostraciones de todas estas proposiciones.e. b0 . b. b00 . a00 . Si a u alg´n n´mero primo. a00 . Sea A el producto de o u los factores primos a0 . un no residuo. b0 . cualquier n´mero de la forma a u u 4n + 3 tendr´ un n´mero impar de factores de la forma 4n + 3 (i. sea e a q el n´mero de factores primos de Q de los cuales P es un no residuo. etc.. Iniciamos ahora una investigaci´n m´s general. es par (puede tambi´n que no haya ninguno. Por otro lado. etc. si a es un residuo de A.. lo que se reduce a lo mismo). b00 . ser´ un residuo de a... no ser´ necesario desarrollarlas todas: la demostraci´n de la a o proposici´n 9 que adjuntamos puede servir como ejemplo. Entonces los u n´mero p y q tendr´n cierta relaci´n dependiente de la naturaleza de los n´meros P u a o u y Q.. tambi´n ser´ un residuo de todos los factores a0 . o a u cinco etc. si −a es un residuo de A y por lo tanto de los factores a a0 . si uno de los n´meros p o q es par o impar la forma de los n´meros u u P y Q mostrar´ si el otro es par o impar. i. Ante todo se notar´ que o a cada n´mero de la forma 4n + 1 puede tener o ning´n factor de la forma 4n + 3. por lo tanto tambi´n el producto A. etc.. esto es A.POR INDUCCION SE APOYA UN TEOREMA GENERAL. Consideraremos dos n´meros o a u impares cualesquiera P y Q. etc. u a .

Dados los n´meros −55 y +1197. u entonces 1197 es un no residuo de un solo factor primo de 55. − A. Q ser´ un no residuo de P . estas proposiciones se convierten en las u que hemos tratado en el art. a saber. + A. Por otra parte. de los n´meros 3. 3. −b ser´ un no residuo o residuo de a. ıa *) Sea l = 1 si ambos P . 6. + A. si no.e. De hecho. Por lo tanto. i. y el otro impar. y sea m = 1 si ambos P y Q son negativos. a De aqu´ tambi´n pueden derivarse sin dificultad las proposiciones del art´ ı e ıculo precedente. Q ≡ 3 (mod. ciertamente Q ser´ un no residuo de P . que representan el cuarto caso. u Si P y Q denotan n´meros primos. pero cuando p es impar. + A. escribe a y b en lugar de A y B. Ejemplo. aqu´ p y q no pueden ser mayores que ı 1. 4). +A0 −A0 +B −B −A0 −B 0 En el caso contrario. del n´mero u 5. 131. As´ la relaci´n depende de l + m. mientras que −55 es un no residuo de tres factores primos de 1197. 131. 8. 9. necesariamente ser´ = 0. lo que coincide con 3 y 4 del art. − A. + A. uno de los n´meros p o q ser´ par. ı o . por lo que cuando p se toma par. pronto ser´ evidente que esta representaci´n general es m´s a o a que una observaci´n est´ril. − B.. 4. 5. en efecto. As´ si se a ı. − A. + B. si p es impar.102 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. cuando los n´meros P y Q tienen las formas: u 1. y vice-versa. Q ser´ un residuo a a de P . +B −B +B 0 −B 0 *) + B. 2. sea l = 0. cuando los u a n´meros P y Q tienen las formas: u 7. 3 y 19. y m = 0 en el caso contrario. a Por lo general es evidente que Q no puede ser un no residuo de P a no ser que p = 0. 10. puesto que la demostraci´n completa del teorema o e o fundamental apenas podr´ completarse sin ella. se sigue de 8 que si −a es un residuo o no residuo de b.

Como antes. 103 134. m0 a u 0 . etc. ı As´ pues se tienen las proposiciones 1. m00 . Se combinan cada uno de los a factores de P con cada uno de los de Q y se denotar´ como antes por s el n´mero a u de combinaciones en que cada factor de Q es un no residuo del factor de P . 133. o no obstante. Q. m00 el de los no residuos de f 00 . sean f . Sin embargo. pero impar cuando p sea impar. Consideraremos primero el caso donde uno de los n´meros P es positivo. Finalmente de lo que hemos demostrado se sigue a e que p ≡ s (mod. son impares. pero el otro. 2). y as´ p ≡ q (mod. se considera el signo de Q. a II. etc. de donde s = t. y de modo semejante por t el n´mero de combinaciones en que cada factor de P es un no u residuo del factor de Q. u u respectivamente. pero requieren de una nueva consideraci´n. 2). Se sigue del teorema fundamental que estas combinaciones ser´n id´nticas. Se resuelven P y Q en sus factores primos. Esto vale generalmente para cualquier forma en que Q sea resuelto en factores. etc. pero a los factores individuales de Q el signo positivo o el negativo seg´n sean de la forma a o b. ı Las restantes proposiciones pueden derivarse directamente por m´todos e similares. 3. sea m el n´mero que son no residuos de f . los factores primos de P . Entonces se ver´ el de los no residuos de f a f´cilmente que a s = m + m0 + m00 + etc. se derivan m´s o a f´cilmente de lo anterior por los m´todos siguientes. a e III. Ahora nos dirigimos a deducir estas proposiciones. 4 y 6 del art. I. es o bien de la forma +A o bien u de la forma −B. primos entre u s´ p y q el n´mero de factores primos de P y Q de los que Q y P son no residuos ı. Finalmente sea p0 el n´mero de factores primos de P de los cuales . es evidente que Q ser´ de la forma +A o −B. Pasemos a los casos particulares. entonces p y s ser´n al mismo tiempo a 0 . De donde es a u evidente que s ser´ par cuando p sea par. q ≡ t (mod. y que p expresa cu´ntos n´meros entre m. f factores en los que est´ resuelto Q. como se u requiere. Se combina cada uno de aquellos factores con cada uno de ´stos. y entre los pares o impares. donde se les da un signo positivo a cada uno de los factores de P . 2). f 00 . t´mese P resuelto en sus factores primos sin tomar en o consideraci´n los signos y Q resuelto en factores de cualquier modo pero donde. Si s denota el n´mero de todas las combinaciones en las cuales e u el factor de Q es un no residuo del factor de P . De nuevo P y Q denotan n´meros impares cualesquiera. De hecho.POR INDUCCION SE APOYA UN TEOREMA GENERAL. Entonces. m0 .

tambi´n la proposici´n 5 est´ demostrada. tendremos p ı e o a De la misma manera se deriva la proposici´n 7 de la 3. por lo que tambi´n p0 ≡ q (mod. Enunciamos antes de ella la siguiente aclaraci´n. la proposici´n 8 o de o o la 4 o de la 7. ser´n n´meros pares: e a u 0 = p + χ − ω ≡ p (mod. As´ pues. si u u vale para dos n´meros primos cualesquiera de los cuales ninguno supera a M. se por lo que p descubre por un razonamiento similar que los n´meros p y p0 ser´n incongruentes. de los cuales Q es un residuo. Por el m´todo de esta misma deducci´n es evidente e o que estas proposiciones valdr´n para n´meros P y Q si el teorema fundamental vale a u para todos los factores primos de estos n´meros comparados entre s´ y a´n si no u ı. χ + ω y tambi´n χ − ω. de los cuales Q es un no residuo. 1) Factores de la forma a. Las proposiciones del art´ ıculo 133 no se han demostrado por medio del art´ ıculo precedente. p0 = χ + ψ. Ahora se distribuyen todos los factores primos de P en cuatro clases. sino que se mostr´ que la validez de ellas depende de la validez del teorema o fundamental que hemos supuesto. la 9 de la 6. Pero cuando P es de la forma ±B. la 10 de la 6. o 135. ser´ o a 0 ≡ p p ≡ q (mod. Sea ψ el n´mero u de ellos. 2). o Diremos que el teorema fundamental es verdadero hasta alg´n n´mero M. 4) Factores de la forma b. 2) de la proposici´n 2 la que ya hemos demostrado. 2) Factores de la forma b. u . a Cuando P es de la forma ±A. de los cuales Q es un residuo. pero o e p0 ≡ p (mod. −Q es un no residuo (cuando Q es negativo es evidente que −Q indicar´ un n´mero a u positivo). De esto si p o 0 ≡ q. Primero. Entonces se ve f´cilmente que p = ψ + ω. Demostraci´n rigurosa del teorema fundamental.– De modo semejante si P es de la forma −A. u a seg´n mod. de los cuales Q es un no residuo. 2). Apliquemos esto a cada uno de los casos. Lo cual concuerda con la proposici´n 2. Q de la forma +A. sean tanto P como Q de la forma +A. 2). Por lo tanto ahora avanzamos hacia la demostraci´n del a o teorema fundamental. u IV. 2.104 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. 2). entonces de la proposici´n 1 tendremos p ≡ q (mod. u fuera v´lido en general. Sea ω el n´mero u de ellos. Sea χ el n´mero de u ellos. 3) Factores de la forma a.

Cuando tanto T + 1 como p son de la forma 4n + 1. a Suponemos que esta inducci´n est´ hecha. a saber. e u de los cuales el mayor es T + 1 y que comparados entre s´ contradicen el teorema ı fundamental. siendo e u ambos menores que T + 1. y dij´ramos que otros pares cualesquiera de n´meros primos. a a e 136. de tal manera se determina un l´ u n ımite hasta el cual sea v´lido. De tal manera bastar´ confirmarlo hasta al n´mero 5. De donde se sigue que las proposiciones de los art´ ıculos 131. el teorema fundamental puede ser falso de dos maneras. existir´ alg´n a u l´ ımite T hasta el cual valdr´. el teorema fundamental ser´ falso si tuvieramos ıa o bien ±pR(T + 1) y +(T + 1)Np (o −(T + 1)Rp) . Esto es lo mismo que si dij´ramos que existen dos n´ meros primos. Los casos siguientes o deber´n distinguirse seg´n las formas diferentes que pueden tener. el teorema fundamental ser´ falso si al mismo tiempo tuvieramos ıa o bien +pR(T + 1) y −(T + 1)Np (o lo que es lo mismo −pN(T + 1) y +(T + 1)Rp) o bien +pN(T + 1) y −(T + 1)Rp (o sea −pR(T + 1) y +(T + 1)Np) Cuando T + 1 es de la forma 4n + 1. 132. Denotemos este n´mero u ıa u primo por p. o Ahora. cumplen con este teorema. pero ıa u esto se logra con la simple observaci´n de que +5N3. si el teorema fundamental no es verdadero en general. si al mismo tiempo fuera o bien ±pR(T + 1) y ±(T + 1)Np o bien a la vez ±pN(T + 1) y ±(T + 1)Rp Cuando tanto T + 1 como p son de la forma 4n + 3. tanto T + 1 como a u el n´mero primo menor que T +1 que contradir´ el teorema. ±3N5. de manera que ya no valga m´s para el pr´ximo n´mero a a o u mayor T + 1. Se nota f´cilmente u e a que si el teorema fundamental es v´lido hasta alg´n t´rmino. 133 tambi´n deber´n ser v´lidas hasta T . 105 De modo semejante debe entenderse si decimos que los teoremas de los art´ ıculos 131. 132 y 133 son verdaderos hasta alg´n t´rmino. e a a Pero mostraremos ahora que esta suposici´n no puede subsistir. estas proposiciones a u e tendr´n que ser v´lidas hasta el mismo t´rmino. Por inducci´n puede confirmarse f´cilmente que el teorema fundamental vale o a para n´meros peque˜os. y p es de la forma 4n + 3.TEOREMA FUNDAMENTAL. es completamente indiferente hasta donde o a la hayamos realizado.

e e a 138. y primo a g 2 y p. Cuando T + 1 es de la forma 4n + 1 (= a).e. I.106 o bien SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. Primer caso. i. ı 137. Adem´s tendremos a 2 ≡ p (mod. y no divisible por p. el teorema fundamental ser´ falso si tuvieramos ıa o bien o bien +pR(T + 1) (o −pN(T + 1)) y ±(T + 1)Np +pN(T + 1) (o −pR(T + 1)) y ±(T + 1)Rp Si se puede demostrar que ninguno de estos ocho casos puede tener lugar. ±pN(T + 1) y −(T + 1)Np (o +(T + 1)Rp) Cuando T + 1 es de la forma 4n + 3 y p de la forma 4n + 1. Esto era el primer caso arriba. p). . p de la forma 4n + 3. II. porque −ah ≡ 1 (mod. donde e es par y < a. Ahora pasamos a este asunto. f ). f < a. pRf de donde por la proposici´n 11 del art. donde e es par y < a (esto siempre es posible). art. por a e lo tanto ±aRp. por lo tanto tambi´n ser´ ∓aRp. Sea +p ≡ e2 (mod. estas proposiciones valdr´n). Y e o tendremos pg tambi´n −ahRp. Ahora deben distinguirse dos casos. Adem´s. no convendr´ mantener el mismo orden que hemos usado a aqu´ para enumerarlos. si ±pRa. < a. a). a a pg 2 Rh pues tambi´n pRh. Segundo caso. y para ellos. Cuando e es divisible por p. Entonces. Cuando T + 1 es de la forma 4n + 1 (= a). h ser´ de la forma 4n + 3 (B). se pone e2 = p + af y f ser´ positivo de a la forma 4n + 3 (o sea de la forma B). Este caso fue el quinto arriba. 132 ±fRp (en o e efecto p. puesto que algunos de estos casos son dependientes de otros. no puede ser ni +(T + 1)Np ni −(T + 1)Rp. pero. 132) ±hRp. entonces no puede ser que ±aNp. y p es de la misma forma. Sea como antes e2 = p + fa.. y de esto (proposici´n 11. se pone e = gp y as´ e2 = p + aph o sea ı 2 = 1 + ah. y ±pR(T + 1). ser´ ıa cierto al mismo tiempo que la validez del teorema fundamental no est´ acotada por a ning´n l´ u ımite. Pero tambi´n af Rp. Cuando e no es divisible por p.

Adem´s a a de esto f ser´ positivo de la forma 4n + 1 (o sea A). art. para el inferior de la forma 4n + 1. entonces no puede ser que ±aRp. i. Sea ese n´mero primo = a0 y de la forma 4n + 1. (Segundo caso arriba). De la ecuaci´n g2 p = a0 ± ah. Tomemos alg´n n´mero primo menor que a. Entonces tendremos h < a. Sea por lo tanto e2 ≡ a0 p (mod. del cual +a sea un no residuo. ±a Entonces deber´n distinguirse cuatro casos. primo a a0 y a p y a para el signo superior. existe. a0 p] ser´ ı a cuales x es un no residuo. y] el n´mero de factores primos del n´mero y de los u u 0 pRf y as´ [a0 p. Cuando e no es divisible por p. g y p. p de la misma forma y ±pNa. hemos demostrado arriba. o bien = 2. 132) −hRp. Entonces ser´ f < a.TEOREMA FUNDAMENTAL. 132) +fRp. de donde tendremos o e +aRp. f ] = 0. Entonces tendremos u 0 Na (art. 131) ya que ±a0 pRa. as´ que +pRh. tampoco f ser´ divisible por p. o −aNp. a 1) Cuando e no es divisible ni por p ni por a0 . de donde +aRp y −aNp. Pero puesto u ±f Na que ±afRp. Pero g a ı o −haRp. de donde 0 . o bien = 0. Pero lo a u o primero es imposible ya que ±af es un residuo de a0 y ±aNa0 (hip´tesis). Entonces h ser´ positivo de la forma 4n + 3 (B). para el signo superior de la forma 4n + 3. De esto [f. Adem´s +g 2 pRh.. sea e = pg y f = ph. Conviene considerar aqu´ dos casos por ı separado. Q. tendremos ±aNp. si se la multiplica por p y a0 . As´ que tendremos ı = 1 + ha. pero +pRf . < a. 107 I. pues no se u u ha demostrado que existan tales n´meros primos de ambas formas. Cuando e es divisible por p. puede deducirse o . Cuando T + 1 es de la forma 4n + 1 (= a). g2 p 139. el signo determinado tal que h sea positivo. D. Por brevedad denotaremos por [x. E. primo a a0 . u I. 133). de la forma 4n + 3. sea e = gp y g2 p = a0 ± ah. Por u lo que f ser´ o bien un residuo de ambos n´meros a0 y p o bien de ninguno. II. 2) Cuando e es divisible por p pero no por a0 . ponemos e2 = a0 p ± af tomado el signo de tal manera que f sea positivo. a) y e par. por lo tanto a (proposici´n 10 del art. seg´n que este n´mero primo sea de la forma 4n + 1 o 4n + 3. y < a. Entonces ser´ a a un n´mero par (las proposiciones 1 y 3 del art. Tercer caso.e. pero para el inferior de la forma 4n + 1. Pero tambi´n +faRp. y primo a p y a 2 . De esto f tiene que ser un no residuo de ambos n´meros a0 y p. de esto (proposici´n 13. u u el cual.

por lo cual ser´ hNp. . 133) [h. y por tanto tambi´n por 0 p (hemos supuesto que los n´ meros a0 y p son diferentes. . se sigue igualmente como all´ Esto es. Q. (γ) Sigue de (α) que [pa0 . . al mismo ı. . Para este caso la demostraci´n procede de un modo semejante al precedente y no es necesario detenerse en ´sta. (α) ±ahRa0 . Ya que hNp. . . h ser´ un no residuo o de ambos p y a0 . Q. Cuando ese n´mero primo es de la forma 4n + 3. . . Sea e = ga0 p y a o 2 a0 p = 1 ± ah. y para el inferior de la forma 4n + 1. aNp estar´ contenido en la hip´tesis aNa0 ).108 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. . (γ) De (α). . aNp. E. . Pero se observa f´cilmente que a de esta ecuaci´n pueden deducirse las siguientes: o a0 pRh . por lo que (proposiciones 1 y 3. . por tiempo se tiene o bien hRp. Pero en el primer caso. . y as´ tambi´n por a (γ). hRa o a ı e (β) ser´ aRa0 . . . (β) aa0 hRp . o de ninguno. o bien hNp. y ya que por hip´tesis ±aNa0 . i. para el signo superior de g la forma 4n + 3. . 0 . por el o a 0 . II. a sigue de (β) que ±apNa0 . notamos que despu´s de haber llegado e 2 = bp ± af (denotando a b como aquel n´ mero primo) ser´ util si se u a´ a la ecuaci´n e o consideran por separado ambos signos. que coincide con (α) en 2).e. pa0 ] es par. En el primer caso. . puesto que u el producto a en el caso contrario. o 3) Cuando e es divisible por a0 pero no por p. hNa0 . tendremos ±a 0 .. . art. . . puesto que son menores que teorema fundamental que vale para los n´meros p y a u 0 Rp. ±aNp. (β) ±ahRp . (α) ±ahpRa0 . . h] = 0. y finalmente de esto segundo caso. Entonces tendremos h < a. . ±a0 Np. . de esto ±pNa0 . . . . E. sigue de (β) que ±apRa y de hRp se tiene de (γ) que ±aNp. e e 4) Cuando e es divisible tanto por a0 como por p. contrariamente a la hip´tesis. ser´ ±pRa0 . . primo a a0 y p. . De esto. la demostraci´n es u o tan similar a la precedente que no es importante adjuntarla. D. . Para quienes desean desarrollarla (lo que recomendamos bastante). sin dificultad alguna que pa0 Rh . . . En el T + 1. D. entonces por (γ).

y f ser´ positivo. Cuando T + 1 es de la forma 4n + 3 (= b). D.) e Omitimos la demostraci´n. (El sexto caso arriba). 132). art. Quinto caso. p de la misma e forma. E. Adem´s tendremos pRf . Cuarto caso. de +bf Rp tendremos o +bRp. o 143. de esto (proposici´n 10. b). h). Sea −p ≡ e2 (mod. sea e = pg y g2 p = 1 + bh. D. ı II. y de −bhRp se sigue que −bRp o sea +bNp. por lo que tendremos bf = e2 + p < b2 − b i. art. p de la forma 4n + 1. De esto y de +bf Rp tenemos −bRp y as´ +bNp. De esto es +hRp (proposici´n 10. no puede ser ±bNp. p < b − 1. Cuando T +1 es de la forma 4n+1 (= a). y +pRb o −pNb. S´ptimo caso. P´ngase e2 = p+bf y f ser´ positivo. b). Cuando e no es divisible por p. o −bNp. Cuando e no es divisible por p.TEOREMA FUNDAMENTAL. (El s´ptimo caso arriba. no ser´ ni +bRp ni −bNp. a 2 (mod. Q. de la forma 4n + 1. p de la misma forma. . y pRb. art. y +pNb o −pRb. Entonces tendremos h de la forma 4n + 1 y primo a p. primo a p y menor que b (ya que ciertamente e no es mayor que a b − 1. 132) +f Rp. 142. Cuando T + 1 es de la forma 4n + 3 (= b). y e par y < b. −f Rp. puesto que es e o completamente similar a la demostraci´n del tercer caso. de la o a forma 4n + 3. a Tambi´n por brevedad omitimos la demostraci´n de este caso. ni −bRp. Adem´s tendremos −pRf . 109 140. o 141. por tanto pRh. 132. Cuando e es divisible por p. Sexto caso. p ≡ g 2 p2 (mod. Sea −p = e2 − bf .. < b y primo a p. (Tercer caso arriba). y e par y < b. no pueden ser +bNp. p de la forma 4n+3.e. (Cuarto caso arriba). o Q. E. y ±pNa. que es totalmente semejante a la precedente. por tanto por la proposici´n a o 13. no podr´n ser ni +aRp ni −aNp. a I. f < b − 1). Cuando T + 1 es de la forma 4n + 3 (= b). Sea p ≡ e I.

los teoremas pertenecientes a los residuos +2 y −2 entonces deber´ a ıan suponerse. II. Sea e2 = 2p + aq. D. pero como nuestra demostraci´n est´ completa sin usar estos teoremas. a). Sea este n´mero = p. art. as´ que el teorema ı vale para todos los primos menores que a.110 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. e a o 145. ı a de la forma 8n + 7 o de la forma 8n + 3 (seg´n que p sea de la forma 4n + 1 o u 4n + 3). y que este teorema e solamente ha sido establecido por inducci´n. 132) +hRp. u u a 2 ≡ 2p (mod. o a obtenemos de esto un m´todo nuevo para demostrarlos. e n ya que es m´s directo que los m´todos que utilizamos arriba para demostrar que ±2 a e es un residuo de cualquier n´mero primo de la forma 8n + 1. Adem´s. De bhRp sigue que +bRp o −bNp. Todos los factores primos de q se distribuir´n en a . (El ultimo caso arriba). Conviene observar tambi´n que pudimos usar un valor impar. y g 2 p = −1 + bh. Octavo caso.– Por eso. pero entonces e hubi´ramos tenido que introducir para esto m´s distinciones. primo a p y < b. Cuando e no es divisible por p. del cual a es un no residuo (del articulo 129 se deduce con facilidad que tal n´mero existe). 114. Entonces ser´ a h positivo. y no divisible por p. Supondremos que los u casos restantes (que abarcan los n´meros primos de las formas 8n + 3. Cuando T +1 es de la forma 4n+3 (= b). Cuando e es divisible por p. ±2pRa. sea e = pg. 8n + 7) u ya han sido demostrados mediante los m´todos tratados arriba. as´ que q ser´ positivo. p de la forma 4n+1. por el teorema fundamental resultar´ pNa. Este no se debe desde˜ar. No obstante. a I. y +pNb o −pRb. de manera que e sea impar y < a. Si ±2 no es un residuo de todos los n´meros primos de la forma 8n+1. E. no puede ser ±bRp. o 144. o M´todo an´logo para la demostraci´n del teorema del art. sea e Entonces deber´n distinguirse dos casos. Adem´s tendremos −pRh. p´ngase u o el menor primo de esta forma del cual ±2 es un no residuo = a. ´ La demostraci´n es como en el caso precedente. de donde a (proposici´n 14. se toma alg´n n´mero primo u u 1 < 2 a. Q. En la demostraci´n precedente siempre tomamos para e un valor par (art. 137— o 144). Quienes se deleitan con e a estas investigaciones las encontrar´n utiles si ponen esfuerzo en el desarrollo de estos a ´ casos. de la forma 4n + 3. llevaremos esta inducci´n o o a un nivel de certidumbre mediante las siguientes reflexiones. De esto. Entonces. 8n + 5. < a.

Pero f + g no puede ser impar. denotan n´meros o u primos diferentes positivos (puesto que se toma el valor absoluto de P ). consideraremos primero el caso donde p es de la forma 4n + 1 y q de la forma 8n + 7. h por a separado. h de la forma 8n + 7. siempre puede determinarse si un n´mero dado cualquiera es un residuo u o un no residuo de un n´mero primo dado. etc. Por brevedad. Resoluci´n. b. ı ı de donde finalmente se sigue que qRp y aRp. tendremos F GRp. Sea E el producto de los factores de la primera clase y los productos de los factores de la segunda. a as´ que ERp y −pRF . o 146. y en consecuencia F Rp. Por brevedad la omitimos. sean como sean e. Hecho esto. Adem´s 2 ser´ un a a no residuo de cualquier factor de la forma 8n + 3 u 8n + 5. G. finalmente g + h es par y as´ GHRp. Pero ser´ util presentar de una manera u a´ clara lo que hemos dicho arriba para que se tenga reunido todo lo necesario para la resoluci´n. Propuestos dos n´meros cualesquiera P y Q. f de la forma 8n + 3. H*). contrariamente a la hip´tesis. f . EF GHRp. ıa . I. o Problema. o o sea qRp. contrariamente a la hip´tesis.TEOREMA FUNDAMENTAL. y e este factor ser´ un no residuo de p. descubrir si uno u de ellos Q es un residuo o no residuo del otro P . Por el teorema fundamental y las proposiciones pertenecientes a los residuos −1 y ±2. g. de donde se concluye f´cilmente que F G ser´ un a a a residuo de p si f + g es par. no residuo si f + g es impar. de hecho. Sea P = aα bβ cγ etc. la demostraci´n puede prepararse de modo o semejante y puede ser desarrollada sin dificultad por los expertos (para quienes se escribi´ este art´ o ıculo). y cuarta clases respectivamente F . Entonces se ve f´cilmente que 2RE y a 2RH. tercera. puede demostrarse de modo semejante que ser´ pRE. deber´ escribirse 1 en vez del producto de ellos. c. g e de la forma 8n + 5. Cuando e es divisible por p. donde a. de donde pRE y pRH y de esto finalmente ERp y HRp. y finalmente aqRp implica aRp. enumerando todos los casos se nota f´cilmente que EF GH o sea q a ser´ de la forma 8n + 3 u 8n + 5 si f + g es impar. o cuando p es de la forma 4n + 3. a saber: sean e aqu´llos de la forma 8n + 1. y por eso tambi´n p. 111 cuatro clases. Por lo tanto. Segundo. contrariamente a la hip´tesis. La resoluci´n del problema general. en este art´ ıculo hablaremos simplemente de una relaci´n de dos n´meros x e y si el o u *) Si no hubiera factores de una clase. o II.

Entonces Q tendr´ con aα la u u a misma relaci´n que tiene con a. Si se cumple esta condici´n tendremos QRaα . . Q debe ser de la forma 8n + 1. la relaci´n de Q y P depende o α . As´ este caso se reduce al caso: ı tiene Q 2. Cuando Q es divisible por a. 101). o depende de u la relaci´n de p con ciertos n´meros primos menores que p. p00 . sustit´yase en lugar de Q el menor u residuo positivo de ´l seg´n el m´dulo a*). Finalmente. 131). Ahora se ve f´cilmente que continuando con esta a los restantes factores p *) Residuo en el sentido del art. p00 . adjuntando el factor −1 cuando Q es negativo. Entonces resulta que p. p0 .) deben o distinguirse dos casos. Entonces si e = α o e > α tendremos QRaα . La relaci´n de los restantes o con a depende de las relaciones de a con ellos (teorema fundamental y proposiciones del art. dos o cuatro o seis de ellos o en general 2k resultan iguales. Si entre los factores p. Cuando Q no es divisible por a. que eran respectivamente mayores) que la relaci´n de a con p o puede determinarse mediante los art´ o ıculos 108—114 (si en efecto el menor residuo de a (mod. a 0 . p la relaci´n de Q con a depende de las relaciones de cada uno de p.112 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO.. Q y bβ etc. p00 . o e IV. de las relaciones de Q y a II. resultar´ QRa. Q tendr´ con aα la misma relaci´n que 0 con aα−e . pero si a son 2m + 1 factores. Para saber la relaci´n de Q y aα (y de los restantes Q y bβ etc. 112. o el n´mero tomado en su lugar. 105). se requiere que Q sea de la forma 4n + 1. 4. y se encontrar´ (tratando los n´meros a y p del a u mismo modo como antes se trataron Q y a. 114. 2m son no residuos de a. Ahora resu´lvase Q. pero si e < α e impar a o tendremos QNaα : finalmente si e < α y par. tendremos QNa. si entre aquellos factores. p00 se encuentran −1 y 2. Cuando Q > a. etc. Sea p uno de ellos. 113. o e III. ellos pueden p con seguridad eliminarse. con a. pero cuando α = 2. la relaci´n de ´stos con a puede encontrarse en los art´ ıculos 108. etc. P´ngase Q = Q0 ae de manera que Q0 no sea o divisible por a. Por tanto. 1. Aqu´ de nuevo distinguimos dos casos. ı (A) Cuando a = 2. primero x es un residuo o no residuo de y. etc. En general conviene tomar el menor residuo absoluto. p) no tiene ning´n factor primo impar). Invest´ ıguese la relaci´n de un n´mero cualquiera Q con un n´mero primo o u u (impar) a de la manera siguiente. p00 . p0 . en sus factores primos e u 0 . Entonces siempre tendremos QRaα cuando α = 1. (V´ase art. o A saber. Este tendr´ la misma relaci´n con Q que e u o a o tiene a. etc. o (B) Cuando a es alg´n otro n´mero primo. (art. Se nota f´cilmente que si entre los factores p. Lo mismo vale para o u 0 . cuando α = 3 o > 3.

Ak + n0 . o negativo de u la forma 4n − 1. 113 operaci´n finalmente se llega a n´meros cuyas relaciones pueden determinarse por las o u proposiciones de los art. etc. Por lo tanto queda examinar la relaci´n de +453 con 103. Ak + r00 . y formas de los no Llamamos formas de los divisores de x divisores a las segundas. o a u sea todos los que pueden ser divisores de los n´meros de la forma x2 −A (denotando x2 u como un cuadrado indeterminado)*). Tenemos o u 1236 = 4 · 3 · 103. ser´ un no divisor. 103)) o a a con 103. De esto se sigue que +453R103. Dado un n´mero cualquiera A. Den´tense todos los residuos de A menores que A o de A ser´n no divisores de x a 0 . puesto que −20 = −1 · 2 · 2 · 5. Ak + r0 . Con un ejemplo ser´ m´s claro. u 147. pero cualquier primo contenido en alguna de las formas a a u Ak + n. y finalmente de esto +453R1236. simplemente llamaremos a estos n´meros los divisores de x2 − A. es claro u cuales son los no divisores. 108). 2 − A a las primeras. sea A o un n´mero primo positivo de la forma 4n + 1. u a 2 si B es un n´mero compuesto impar y ARB. seg´n el teorema fundamental. pueden presentarse ciertas f´rmulas bajo las u o cuales estar´n contenidos todos los n´meros primos a A de los cuales el residuo es A.DIVISORES DE X 2 − A. +453R3 por II. . +453R4 por II. r 00 . 108—114. tomados positivamente.2(A). etc. Entonces (excluyendo cero) por r. k es un n´mero entero indeterminado. Se quiere la relaci´n del n´mero +453 con 1236. puesto que los restantes f´cilmente pueden a reducirse a este caso. a a Ejemplo. 1236) Sobre las formas lineales que contienen todos los n´meros primos u de los cuales un n´mero dado cualquiera es un residuo o no residuo. Primero. todos los que.1. r cualquier n´mero primo contenido en alguna de las formas Ak + r. u etc. Ella ser´ la misma que tendr´ +41 (≡ 453 (mod. son residuos de A. ser´ divisor de x2 − A. que son no residuos u u 2 − A. ser´n divisores de x a n´meros primos (excepto el n´mero 2 que siempre es divisor). todos los no residuos por n. todos los n´meros primos u u 2 − A. todos los factores primos de B estar´n u a contenidos en alguna de las primeras formas y por tanto lo estar´ B mismo. Pero por brevedad examinaremos unicamente ´ los divisores que son impares y primos a A. Pero −20R41. Por lo a *) De este modo. n0 . etc. n00 . Y es cierto que 453 ≡ 2972 (mod. El n´mero de cada una de las dos ser´ 1 (A − 1). la misma que +103 con 41 (teorema fundamental) o sea de −20 con 41.. Entonces. −1R41 (art. y +5R41 porque 41 ≡ 1 y es un residuo de 5 (teorema fundamental). Ahora.

u 2 A0 . 1) cuando A es de la forma +(4n + 1) o −(4n − 1).. Distinguiremos tres casos. a Sean a. etc. ser´ divisor o no divisor de x2 − A seg´n que u a est´ contenido en alguna de las primeras formas o de las segundas respectivamente). y a los de la forma 4n − 1. y e a si A = a de modo semejante los no divisores. que sean primos a A. etc. 3. Resu´lvase A en e sus factores primos y as´ ıgnese a los que son de la forma 4n+1 el signo positivo. todos los n´meros que son no residuos u o de ninguno de los n´meros a. Ak + n u n´mero primo cualquiera. ser´n formas de los no divisores de x2 − A (i. e Ejemplo. Por lo tanto. 2) cuando A es de la forma −(4n + 1) o +(4n − 1). Distrib´yanse todos los n´meros menores que A y u u primos a A en dos clases: en la primera clase. Pero se observa f´cilmente que conviene u a considerar los valores de A que no sean divisibles por ning´n cuadrado. 9 como las e 2 + 11. b.114 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. y las formas Ak + r. 4. aparte de 2. −11 ser´ un no residuo de todos los n´meros impares a u que est´n contenidos en algunas de las segundas formas. d. a donde A denota un n´mero cualquiera. B mismo se encontrar´ en u a alguna forma de los divisores. pero ser´ un residuo de todos a a los primos pertenecientes a algunas de las primeras formas. Se u u 0 . Si el n´mero de ellos es par. el signo negativo (de donde el producto de todos ellos ser´ = A). etc. que cualquier n´mero impar contenido en una forma de los no divisores. o de cuatro. los que son no residuos de uno de los u n´meros a. Primer caso. o generalmente de un n´mero impar de ellos. todos los divisores*) de x2 − A tambi´n ser´n divisores de x2 − A0 . r a 0 . habr´ entre los factores primos de B algunos no divisores. En efecto. 99. si B es divisor de la forma x a un no divisor compuesto impar de la forma x2 − A. . 10. si p es un n´mero primo positivo y un residuo o no residuo de uno de u *) A saber. ser´ un no u a 2 − A. 5. b.. etc. ser´n formas de los divisores de x2 − A. Entonces ´ denotar´n los primeros por r. 7. c. en la segunda clase. 3) cuando A es par o sea de la forma ±(4n + 2). mientras que las formas de los no divisores ser´n a formas de los divisores de x 11k+2.. 148. etc. n00 . Para A = −11 se encuentran ´stas : 11k + 1. Ak + r 00 . d. un a las formas Ak + n. 6. c.. o en general de u un n´mero par de ellos. 8. o de dos. r 00 . etc. c. V´ase art. cuando A es de la forma +(4n + 1) o −(4n − 1). estos factores. o de tres etc. los ultimos por n. Se presentar´n formas semejantes para divisores y no divisores de x2 − A. n0 . Ak + r a 0 . e En efecto. Pero este teorema no puede invertirse puesto que.. etc. b.e.

67. sumando el primer t´rmino y el segundo. 23. 83.. este mismo n´mero ser´ un residuo o un no residuo de p u u a (teorema fundamental).. 115 los n´meros a. b. 101. etc. 82. r0 . etc. c. 37. 104 (que son no residuos de los n´meros 3 y 7). etc. 73. de donde. 32. el tercero y el cuarto etc. 17. 58. 86. Sea A = +105 = (−3)(+5)(−7). si p est´ a a contenido en alguna de las primeras formas. m ser´ impar y ANp. n00 . u t = 2−l (a − 1)(b − 1)(c − 1) etc. (En efecto. 97. r 00 . . 47. 2. 31. pero la brevedad no permite explicar esta demostraci´n ampliamente). 71.DIVISORES DE X 2 − A. e Por tanto se presentar´n tantas formas divisores de x2 − A como se presentan formas a 1 no divisores. u etc. ´ a Ejemplo. etc. 92 (que son no residuos de los n´ meros 3 y 5). De hecho. 16. 19. 1 + (l − 1) + *) Desechado el factor t. otros tantos ser´n no residuos de p. m ser´ par y ARp. Los primeros seis son no residuos de 3. hay m de los u cuales p es un no residuo. b. n00 . 68. 29. 1·2 que son no residuos de u dos. Entonces los n´meros r. La o l−1 . u 89. etc. 94. y se deben continuar ambas series hasta que se paren. b. el cuarto y el quinto etc. 4. 38. n0 . se presentar´n t a t·l(l−1) n´meros que son residuos de todos los a.. 8. etc. Por lo tanto.. etc. 22. 13. 0 . 53. c.. ser´: u a = t(l + l(l − 1)(l − 2) l(l − 1) · · · (l − 4) + + · · ·) 1·2·3 1 · 2···5 donde l denota el n´mero de enteros a. 5 y 7). 26. los seis posteriores no residuos de 5. 61. etc. la primera proviene de ´sta e suma*) de cada una de las series es = 2 (l − 1)(l − 2) + ··· 1·2 sumando el segundo y tercer t´rmino. c. 76. ser´n ´stos: 11. Los n´meros n. a saber 2 (a − 1)(b − 1)(c − 1) etc. 46. r00 . ser´n ´stos: 1. 43. 74. 88. c. ser´: a que el n´mero de enteros r. r u = t(1 + l(l − 1) l(l − 1)(l − 2)(l − 3) + + · · ·) 1·2 1·2·3·4 el n´mero de enteros n. 79 (que son no residuos de ninguno de los n´meros a e u 3. 62. 52. pero si lo est´ en a a alguna de las ultimas. 64. 59. b. la segunda se deriva e de esta misma. si entre los n´meros a. luego siguen los no residuos de 7 y finalmente los que son no residuos de todos los tres a la vez. u u 44. 34. n0 . 41. 103 (que u a e son no residuos de los n´meros 5 y 7). Se deduce f´cilmente de la teor´ de combinaciones y de los art´ a ıa ıculos 32 y 96.

±2Q ser´ un residuo de todos los n´meros primos contenidos en a u por n. 4Ak + r0 . 8Qk + r a los primos en alguna de las formas 8Qk + n. u etc. 19. 4Ak + n y primos al mismo. puede 2 − A como demostrarse f´cilmente que aqu´ tambi´n hay tantas formas divisores de x a ı e no divisores. en dos clases: en la primera. los que est´n contenidos en alguna a 2 − Q y a la vez en alguna de las formas 8n + 1 y 8n + 7 forma de los divisores de x para el signo superior. etc. r 00 . n00 . pero un no residuo de todos alguna de las formas 8Qk + r. 33. 13. los de la segunda n. r u 0 . Sean los miembros de la primera a 0 . u pero un no residuo de todos los primos contenidos en alguna de las formas 40k + 7. De esto. 9. etc. etc. 37. se distribuyen todos los n´meros menores que 4A y primos al mismo en dos clases: en la primera. o de ´stas 8n + 5 e y 8n + 7 para el inferior. denotados a 0 . y un no residuo de todos los n´meros primos contenidos en alguna de las formas u 0 . etc. 23. De este modo se encuentra que +10 es un residuo de todos los n´meros primos contenidos en alguna de las formas 40k + 1. junto con los que est´n contenidos en alguna forma de los no divisores de x2 −Q y al mismo tiempo a en alguna de estas formas 8n + 3 y 8n + 5 para el signo superior. junto a con los que est´n en alguna forma de los no divisores de x2 − Q y al mismo tiempo a de la forma 4n + 3. n 0 . 4Ak + r00 . 27. las formas de los divisores y u a de los no divisores de x2 − A se derivan f´cilmente. en la segunda. etc. De hecho A siempre puede ponerse = (−1)Q. Adem´s. Sea en general A = αQ de manera que tambi´n α = −1 o α = ±2. 29.. Podemos contemplar a la vez el segundo y tercer caso. y los n´meros de la segunda clase u los n´meros de la primera clase por r. 11. etc. etc. o −(4n − 1). Entonces A ser´ un e a residuo de todos los n´meros de los cuales ambos α y Q son residuos. pero ser´ un no residuo de todos los n´meros de los cuales unicamente uno a u ´ u otro de los n´meros α y Q es un no residuo. en la segunda clase.. o de las formas 8n + 1 y 8n + 3 para el inferior. r 00 . 3. los que u est´n en alguna forma de los divisores de x2 − Q y a la vez de la forma 4n + 1. todos los dem´s. 31. Entonces. o = (+2)Q.. los cuales consideramos en el art´ ıculo precedente. n0 . 39. 8Qk + n0 . n00 . Ejemplo. Si α = −1. 8Qk + r 00 .116 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. A ser´ un residuo de todos los a clase r. todos los dem´s. . 21. 149. 8Qk + n00 . donde Q designa un n´mero de la u forma +(4n + 1). Si α = ±2. 17. o ambos no u residuos. o = (−2)Q. r n´meros primos contenidos en alguna de las formas 4Ak + r.. distrib´yanse todos los n´meros menores que 8Q u u 4Ak + n.

Act. que ha sido considerado como uno de los m´s a elegantes de este g´nero.. sin embargo. que est´ contenido en alguna forma de los no e u a divisores. pero si el n´ mero a u de x 2 − A es de factores primos de B contenidos en alguna forma de los no divisores de x impar. ya que otras a u a proposiciones fundamentadas en ´l. En efecto en ıdo ıa o o la p. y s´lo di´ un poco de validez a lo que hab´ o o o ıa descubierto por inducci´n. 47 y siguientes.. Esto tiene que sorprendernos a´n m´s. no ha sido presentado hasta ahora en la forma tan simple e como est´ enunciado arriba. Sab´ que existen ciertas formas ıa en las cuales est´n contenidos todos los divisores primos de los n´meros de la forma a u 2 − A. n00 . r0 . 151. 117 150. etc. Pero todos sus esfuerzos para hallar e una demostraci´n fueron en vano. de las cuales. etc. En una memoria titulada Novae demostrationes circa o divisores numerorum formae xx + nyy. ser´ un no divisor. n0 . B estar´ contenido en alguna forma divisor de x2 − A. Sobre los trabajos de otros acerca de estas investigaciones. B tambi´n estar´ contenido en una forma de los no divisores. De esto. tal ´ u que 2m de sus factores primos est´n contenidos en alguna forma de los no divisores e 2 − A. El teorema fundamental. n. pero se cometi´ un error. I. r00 . etc. Omitimos la e a demostraci´n que no es dif´ o ıcil. sigue que no s´lo cada n´mero primo sino o u tambi´n todo n´mero impar primo a A. primo a A. 4Ak + n0 . de donde no era dif´ derivar cuales deben ser. . e y todos los no divisores primos en alguna de ´stas 4Ak + n. que fue presentada en la academia de San Petersburgo el 20 de noviembre de 1775. Estas formas tienen muchas propiedades bastante notables. ya eran conocidas por el ilustre Euler. 65 est´ supuesto t´citamente que existen tales formas de los divisores y de los a a no divisores*). pues necesariamente alg´n factor primo de tal n´mero a u u debe ser un no divisor. de esta academia p. parece haber cre´ que hab´ logrado sus prop´sitos. Nov. y otras formas en las cuales est´n comprendidos todos los no divisores a x primos de los mismos n´meros. existen n´ meros r. de las cuales hubiera podido deducirse f´cilmente e a el teorema. pero el m´todo que ıcil e *) A saber. de tal manera que unas excluyan las otras y hab´ u ıa descubierto un m´todo para hallar estas formas. (donde k es un n´mero e u indeterminado). y que fue conservada despu´s de la muerte e de este hombre ilustre en T. etc. indicamos unicamente una. Si B es un n´mero compuesto. todos diferentes y < 4A tales que u todos los divisores primos de x2 − A est´n contenidos en alguna de las formas 4Ak + r. 4Ak + r0 .DIVISORES DE X 2 − A.

c. T. puesto que es muy ingeniosa. Hist. ´l us´ para comprobar esta proposici´n no parece id´neo.de l’Ac.). XIII) y en varias disertaciones en Comm. 133. Pero o la demostraci´n de este teorema tambi´n eludi´ sus esfuerzos*). (Additamentum ad Diss. sobre la cual. y el otro −1. al designar p y q dos n´meros primos e u q−1 p−1 u positivos. Adem´s m´s abajo presentaremos otras dos demostraciones del a a *) Como ´l mismo confiesa. Esta proposici´n est´ contenida entre las proposiciones del art´ o a ıculo 131 y sigue tambi´n de las proposiciones 1. Sin embargo. I. y que nuestra demostraci´n tendr´ e o o a que ser la primera. p. g. Por tal raz´n ser´ ıa. El gran Legendre tambi´n intent´ una e o demostraci´n. ıa a la verdad de esta proposici´n saldr´ con espontaneidad de lo que ense˜aremos en la o a n siguiente secci´n. que hemos citado en varias ocasiones. puede verse en muchos otros lugares. p. Petrop. se deriva que la relaci´n (en el significado del art. la opuesta cuando tanto p como q sean de la forma 4n + 3. un residuo m´ ınimo ser´ +1. (donde f . parece que el m´todo que sigui´ no se puede llevar a su fin. seg´n u nuestro juicio. no pueden demostrarse sin el teorema fundamental mismo.” Con e o cu´nto ardor este hombre inmortal buscaba la demostraci´n de este teorema y de otros que son a o solamente casos especiales del teorema fundamental. l. y otras. De esta proposici´n. y. el gran Lagrange trabaj´ activamente en el mismo e o argumento en el distinguido tratado Recherches d’analyse ind´termin´e.. x. z indeterminados) ´l descubri´ por inducci´n e o o que si la ecuaci´n era resoluble para alg´n valor de h = s. 465 y los siguientes. tambi´n era resoluble o u e para todo valor primo congruente a s seg´n el m´dulo 4fg. 516. Opuscula Analytica. ya que en ella se suponen muchas cosas sin o demostraci´n (como ´l mismo confiesa p. lo cual no es raro ya o e o que a nuestro juicio se deb´ proceder a partir del teorema fundamental. . 146) de p a q y de q a p es la misma o cuando o p o q sea de la forma 4n + 1. Opusc. I. p. VIII) y II. alternativamente el e teorema fundamental puede derivarse de ella. Pero cuando tanto p como q sean de la forma 4n + 3. e. seg´n el art´ a u ıculo 106. o Despu´s de Euler. En efecto. donde lleg´ al teorema que si se observa es o id´ntico al teorema fundamental. o e e algunas de las cuales hasta ahora no han sido demostradas por nadie.g. acad.118 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. De criteriis e o o o aequationis fxx + gyy = hzz utrumque resolutionem admittat necne.. Adem´s. de lo que. 1785. 520: Nous avons suppos´ seulement etc. hablaremos ampliamente o en la siguiente secci´n. la u o o suposici´n sobre la cual hemos hablado puede demostrarse sin mucha dificultad. Anal. h son dados. 3 y 9 del art. e e des Sc. En otra obra. o a considerado excelent´ ısimo el que tenga el ´xito de encontrar la demostraci´n de este teorema. (Diss. 216: “Una demostraci´n de este muy elegante teorema e o se desea todav´ aunque se ha investigado en vano durante mucho tiempo. los residuos absolutamente m´ ınimos de las potencias p 2 y q 2 seg´n los m´dulos q y p respectivamente ser´n ambos +1 o ambos −1 cuando p o q sea de o a la forma 4n + 1.

r0 . etc. m) y hemos ense˜ado a determinar si es resoluble o no.CONGRUENCIAS NO PURAS. y por tanto son n o memorables no tanto por su utilidad en la pr´ctica sino por su propia belleza. equivaldr´ a la congruencia u o a 4a2 x2 + 4abx + 4ac ≡ 0 (mod. Si designamos ´stos por r. Sobre las congruencias no puras del segundo grado. 152. La investigaci´n de las ra´ces n o ı mismas se reduce por el art´ ıculo 105 al caso donde m o es primo o la potencia de un primo. lo que presentamos en el art´ ıculo 61 y siguientes junto con lo que ense˜aremos en las Secciones V y VIII. ´stos son infinitamente m´s prolijos donde son e e a aplicables que los indirectos que ense˜aremos en la Secci´n VI.. Adem´s. 119 importante teorema. observamos que la o a soluci´n puede acortarse bastante mediante varios artificios. 101 se reduce al caso donde m es primo. comprende todo lo que puede hacerse por n m´todos directos. Pero esta u e a segunda puede ponerse de la forma (2ax + b)2 ≡ b2 − 4ac (mod.. 4am) i. pero el segundo por art. todas las soluciones de la congruencia e propuesta podr´n deducirse de las soluciones de las congruencias a 2ax ≡ r − b. Las a congruencias no puras del segundo grado f´cilmente pueden reducirse a las puras.e. 4am) de donde todos los valores de 2ax + b menores que 4am pueden encontrarse si es que existen. Hasta este momento hemos tratado la congruencia pura x2 ≡ A (mod. 4am) las cuales aprendimos a encontrar en la Secci´n II. Sin embargo. r00 . cualquier n´mero que satisfaga una de ellas tambi´n satisfar´ la otra. por ejemplo. (mod. 2ax ≡ r0 − b. diferentes de la anterior y diferentes entre s´ ı. Para este caso. a Dada la congruencia ax2 + bx + c ≡ 0 para resolverse seg´n el m´dulo m. en lugar de o la congruencia propuesta puede encontrarse otra a0 x2 + 2b0 x + c0 ≡ 0 . etc.

120 SOBRE LAS CONGRUENCIAS DE SEGUNDO GRADO. pero puede referirse a la ultima secci´n. ´ o . que le sea equivalente. la brevedad no permite aqu´ ı explicarlo. y en la cual a0 divida a m.

y. muchos aspectos de la naturaleza a de las formas. primero. se nos presentaron tantos detalles o nuevos que juzgamos valioso el trabajo de retomar completamente todo el argumento. finalmente. trataremos principalmente las funciones de dos indetermio nadas x e y de esta forma: ax2 + 2bxy + cy 2 donde a. o mediante una cuidadosa investigaci´n de las formas.Secci´n Quinta o SOBRE LAS FORMAS Y LAS ECUACIONES INDETERMINADAS DE SEGUNDO GRADO. como la construcci´n de demostraciones. Este problema ciertamente ya fue resuelto por el ilustre Lagrange con toda generalidad. fueron encontrados tanto o por este gran ge´metra como por el ilustre Euler y antes por Fermat. o o o o 153. porque el m´todo para tratar esto es. Adem´s. e propio a nosotros. donde estas inc´gnitas pueden asumir o o tanto valores enteros como racionales. en su mayor parte. segundo. Nos parece que no hay duda a o alguna de que muchos excelentes resultados de este g´nero todav´ est´n ocultos a e ıa a . b y c son enteros dados. Prop´sito de la investigaci´n: definici´n y notaci´n de las formas. En esta investigaci´n se basa la resoluci´n del famoso o o problema de encontrar todas las soluciones de cualquier ecuaci´n indeterminada del o segundo grado involucrando dos inc´gnitas. En esta secci´n. Llamaremos a estas funciones formas de segundo grado o simplemente formas. porque nuestros nuevos hallazgos ciertamente no podr´n comprenderse sin una exposici´n de los otros. porque hemos conocido los descubrimientos difundidos en varios lugares por aquellos hombres. Sin embargo.

Adem´s. a Representaci´n de los n´meros. Adem´s.e. el producto del duplicado del n´mero b por esta u indeterminada y otra indeterminada. c) y (c. a) denotan lo a mismo. ı Demostraci´n. quienes se interesan en esta materia. m´s o a adelante se pondr´ en claro lo que ganamos con esto. Si el n´mero M puede representarse por la forma (a. Entonces por o u multiplicaci´n puede demostrarse f´cilmente: o a (am2 + 2bmn + cn2 )(aν 2 − 2bμν + cμ2 ) = (μ(mb + nc) − ν(ma + nb))2 − (b2 − ac)(mμ + nν)2 o sea M(aν 2 − 2bμν + cμ2 ) = (μ(mb + nc) − ν(ma + nb))2 − (b2 − ac). Diremos que un n´mero dado se representa por una forma dada si se puede u dar valores enteros a las indeterminadas de la forma de modo que sea igual al n´mero u dado. si tambi´n prestamos o e e atenci´n al orden. o am2 + 2bmn + cn2 = M y t´mense los n´meros μ y ν de modo que sea μm + νn = 1 (art. o u 154. 0. Por esto las distinguiremos con cuidado en lo que sigue. i. difieren. E.. . son primos a a u entre s´. Sean m y n los valores de las indeterminadas. b. sin embargo. b. aunque las formas (a. Tendremos el siguiente: Teorema. esta expresi´n denotar´ de manera indefinida una suma de tres partes: el producto del n´mero dado a por un u cuadrado indeterminado cualquiera. el determinante. c) de u manera que los valores de las indeterminadas. c) o a a la forma ax2 + 2bxy + cy 2 . b.122 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. b. (1. denotaremos por (a. y el producto del n´mero c por el cuadrado u de esta segunda indeterminada. 2) expresa la suma de un cuadrado y el duplicado de un cuadrado..g. Por lo tanto. siempre presentaremos la historia de a las proposiciones importantes en el lugar apropiado. si s´lo se consideran sus t´rminos. entonces b2 − ac ser´ un residuo cuadr´tico del n´mero M. Cuando no nos conciernen las indeterminadas x e y. por los que esto se produce. 40).

REPRESENTACION DE LOS NUMEROS. ı a o Veremos qu´ relaci´n tienen entre s´ Sea no s´lo μm + νn = 1 sino tambi´n e o ı. si v es un valor o cualquiera de esta f´rmula. a a 2 − ac. 123 Por lo tanto ser´ a b2 − ac ≡ (μ(mb + nc) − ν(ma + nb))2 (mod.. v0 ≡ v (mod. tal como lo ense˜aremos en lo siguiente. restando ser´ ν a v0 − v = (μ0 ν − μν 0 )(am2 + 2bmn + cn2 ) = (μ0 ν − μν 0 )M o sea. y restando o 0 − μ = n(μ0 ν − μν 0 ). de cualquier modo que se determinen μ y ν. Por lo tanto. la f´rmula μ(mb + nc) − ν(ma√ nb) no puede presentar valores diferentes (i. μ0 (mb + nc) − ν 0 (ma + nb) = v 0 . b2 − ac ser´ un residuo cuadr´tico de M. b. √ Los valores de la expresi´n b2 − ac (mod.. M). la otra μ0 m+ν 0 n = 1 por μ. o u 155. c). b. M) Pero es claro que los n´meros μ y ν pueden determinarse de infinitas maneras u de modo que μm + νn = 1. diremos que la representaci´n del n´mero M por la forma o o u . As´ ı μ(mb + nc) − ν(ma + nb) ser´ un valor de la expresi´n a o q b2 − ac (mod. y al mismo tiempo multiplicando aqu´lla por ν 0 y ´sta e e ser´ μ a 0 − ν = m(μν 0 − μ0 ν). o e 0 m + ν 0 n = 1 y p´ngase o μ μ(mb + nc) − ν(ma + nb) = v. M) i. el determinante de esta n forma. Multiplicando la ecuaci´n μm+νn = 1 por μ0 . de cuya ´ Llamaremos al n´mero b u ındole dependen las propiedades de la forma (a. o + ı no congruentes) de la expresi´n b2 − ac (mod. As´ pues. y as´ producir´n unos y otros valores de esta expresi´n. De esto inmediatamente resulta por ν. c). M) o a los cuales pertenece la representaci´n del n´mero M por la forma (a. M).e.e.

se puede tomar en lugar de los n´meros μ y ν que dan u fuera v y v 0 y ν 0 que dan v 0 . En efecto. μ √ pertenecen a un mismo valor de la expresi´n b2 − ac (mod. M) entonces la congruencia siempre permanecer´ v´lida. Es claro que si μ(mb + nc) − ν(ma + nb) ≡ μ0 (m0 b + n0 c) − ν 0 (m0 a + n0 b) (mod. Tambi´n se usar´n todas estas denominaciones cuando se tratan de varias b e a representaciones de un mismo n´mero por formas diferentes. M). c) en las cuales las indeterminadas tienen valores primos entre s´ ellas ı. M) o a valores pueden pertenecer o al mismo valor de la expresi´n b o diferentes. b. a n(v0 − v) . Adem´s puede mostrarse f´cilmente que. √ 2 − ac (mod. que es = (μm + νn)(v 0 − v) = v 0 − v o sea aquel valor en la cantidad (μ ser´ = v0 . En tal caso decimos que ambas representaciones apropiados para μ y ν. cualesquiera que sean los valores a a 0 y ν 0 . μ0 y ν 0 . M). pero que tienen el mismo u determinante. no valdr´ para ninguno. M ν0 = ν − m(v0 − v) M 156. si alg´n valor de esta f´rmula a a u o 0 ≡ v (mod. y diremos que las representaciones pertenecer´n a valores diferentes. μ0 m0 + ν 0 n0 = 1 2 2 . pertenece al valor v de la expresi´n b2 − ac o (mod.124 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Si se tienen dos representaciones de un mismo n´mero M por una misma u forma (a. pero si la o a congruencia no vale para algunos valores de μ y ν. Sea M = am2 + 2bmn + cn2 = am0 + 2bm0 n0 + cn0 y μm + νn = 1. Pero si a μ(mb + nc) − ν(ma + nb) ≡ −(μ0 (m0 b + n0 c) − ν 0 (m0 a + n0 b)) se dice que las representaciones pertenecen a valores opuestos de la expresi´n o √ 2 − ac. M). si se hace v los otros μ μ0 = μ + ser´ a μ0 m + ν 0 n = μm + νn = 1 y el valor de la f´rmula producido por μ0 y ν 0 exceder´ el valor producido por μ y ν o a 0 ν − μν 0 )M. √ ax2 + 2bxy + cy 2 donde x = m e y = n.

ellas perturban unicamente la elegancia de los teoremas ya que exigen un tratamiento particular. y = γx0 + δy 0 de modo que α. cuyas indeterminadas son x0 e y 0 por las sustituciones F x = αx0 + βy 0 . a o ν = −1. 57) a la cual pertenece la representaci´n o o = 2(13 · 7 − 25 · 8) + (13 · 3 + 25 · 7) = −4 De modo semejante se descubrir´ que la segunda representaci´n. pertenece al valor +4. observamos que las formas de determinante = 0 est´n a excluidas totalmente de las investigaciones siguientes. puede ponerse μ = 2. o 157. diremos que la primera implica la segunda o que la segunda est´ contenida en la primera. γ. 0 . 3 · 52 + 14 · 5 · 9 − 8 · 92 Para la primera. cuyas indeterminadas son x e y. la transformaci´n propia e impropia. Por esta forma se tendr´n estas representaciones del n´mero 57: a u 3 · 132 + 14 · 13 · 25 − 8 · 252 . δ sean enteros.TRANSFORMACIONES. puede transmutarse en otra. al hacer μ = 2. ν = −1 de donde resulta el valor de la √ expresi´n 73 (mod. Por lo cual las dos representaciones pertenecen a valores opuestos. 7. Sea F la forma a ax2 + 2bxy + cy 2 . 125 Ejemplo. ´ Una forma que implica otra o contenida en ella. β. De hecho. Si la forma F . Sea propuesta la forma (3. −8) cuyo determinante es = 73. Antes de proseguir. F 0 la forma 2 2 a0 x0 + 2b0 x0 y 0 + cy 0 y se tendr´n las tres ecuaciones siguientes a a0 = aα2 + 2bαγ + cγ 2 b0 = aαβ + b(αδ + βγ) + cγδ c0 = aβ 2 + 2bβδ + cδ 2 .

si tanto F 0 est´ contenida en F o 0 . Consideremos que F se transforma en F 0 poniendo x = αx0 + βy 0 . resultar´ a b0 − a0 c0 = (b2 − ac)(αδ − βγ)2 De donde se deduce que el determinante de la forma F 0 es divisible por el determinante de la forma F y el cociente de ellos es un cuadrado. αδ − βγ = 1. entonces F estar´ contenida en F a u e contenida en F propia o impropiamente. si es ı o ser´ (αδ − βγ) a impropia. As´ si las formas F y F 0 son equivalentes. Diremos que la forma F en la forma F propiamente o impropiamente si F puede transmutarse en la forma F 0 por una transformaci´n propia o impropia. o . αδ − βγ = −1. Si varias transformaciones son al mismo tiempo propias. 158. (αδ − βγ) para la equivalencia de formas. la primera por la tercera. y = γx0 + δy 0 *) Es claro por el an´lisis anterior que esta proposici´n tambi´n es v´lida para formas cuyo a o e a determinante es = 0. En este caso diremos que las formas son equivalentes. Adem´s. as´ que si la transformaci´n es propia. una propia y una impropia se llaman desemejantes. Por esto. las llamaremos semejantes. si αδ − βγ es un n´ mero o u x = αx 0 est´ contenida a positivo. o al mismo tiempo impropias. Multiplicando la segunda ecuaci´n por s´ misma. y 0 = −γx + αy. la igualdad de los determinantes es una condici´n o necesaria. 2 La equivalencia propia e impropia. seg´n que F 0 est´ en F . impropia si αδ − βγ es negativo. Por lo tanto es claro que estos determinantes tendr´n el mismo signo.. a Si los determinantes de las formas F y F 0 son iguales y si F 0 est´ contenida 0 . y F 0 se transformar´ en F poniendo a x0 = δx − βy.126 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. los determinantes de las formas ser´n iguales*) y como F est´ contenida en F a a 2 = 1. restando o ı y removiendo las partes canceladas. y = γx0 + δy 0 una transformaci´n propia. o ı 2 = 1.– Llamaremos a la sustituci´n e o e o 0 + βy 0 . i. si la forma F 0 puede transmutarse a a a por una sustituci´n similar en la forma F . aunque aqu´lla no se deduzca s´lo de ´sta. propia o impropiamente.e. sin embargo. Pero no se debe extender la ecuaci´n (αδ − βγ)2 = 1 a este caso.

. −4. Propuestas dos formas cualesquiera que tienen el mismo determinante. e a o a seg´n que la primera sea propia o impropia. o sea x = (αδ − βγ)x. por esta sustituci´n resulta lo mismo de F 0 que de F al poner o x = α(δx − βy) + β(−γx + αy). y ´sta implica la forma F 00 . forma F implicar´ la forma F a .– En lo restante. si alternativamente est´n contenidas a impropiamente. 0 + 2y 0 . e e Si la forma F implica la forma F 0 . Por lo que las formas (2. Tambi´n est´ claro que la segunda transformaci´n ser´ propia o impropia. 3) mediante la sustituci´n x o y (−13. se debe hallar todas las transformaciones de la una en la otra. u a a Si tanto F 0 est´ contenida propiamente en F como F lo est´ en F 0 . y luego consideraremos u cada g´nero por separado. si lo son propia o impropiamente o ambas (puesto que esto tambi´n puede suceder). La forma 2x2 −8xy +3y 2 se cambia. de nuevo. F (art´ anterior). y = (αδ − βγ)y ıculo De esto queda manifiesto que F se hace (αδ − βγ)2 F . las llamaremos formas propiamente equivalentes. primero trataremos lo com´n a los dos. se debe investigar si son equivalentes o no. II. las llamaremos impropiamente equivalentes. tanto las propias como las impropias.TRANSFORMACIONES. −6. e y = γ(δx − βy) + δ(−γx + αy) Formas opuestas. e se debe investigar por lo menos si la una implica la otra. y ´sta se transforma en la primera e y = 3x 0 = 2x − y. y 0 = −3x + 2y. Pero. ya que las formas de determinante negativo requieren otros m´todos diferentes que las formas de e determinante positivo. i. se ver´ a pronto el uso de estas distinciones. 127 En efecto. propia o impropiamente o ambas. Cuando tienen determinantes diferentes. −2) son propiamente equivalentes. o Ejemplo.e. se debe determinar si un n´mero dado puede u representarse por ella y determinar todas las representaciones. por la sustituci´n x = 2x0 +y 0 . Los problemas que ahora trataremos son ´stos : e I. Dada una forma cualquiera. tambi´n la 00 . Finalmente. en la forma −13x0 2 − 12x0 y 0 − 2y 0 2 . 159.

x00 e y 00 . respectivamente x e y. F 00 . o x = (αα0 + βγ 0 )x00 + (αβ 0 + βδ 0 )y 00 . y transf´rmese F en F 0 al poner x = αx0 + βy 0 . la primera implicar´ la ultima a ´ propiamente si el n´mero de formas que implican impropiamente a su sucesor es u par. As´ F implicar´ F 00 . e impropiamente si son equivalencias de modos diferentes. y as´ F implica a F 00 . y F 0 en F 00 al poner x0 = α0 x00 + β 0 y 00 . a y ser´ negativo si uno de estos n´meros es positivo y el otro negativo. tanto como a las ultimas implican a las primeras. Por lo tanto. F 00 . F 000 . etc. Pero se ´ y = (γα0 + δγ 0 )x00 + (γβ 0 + δδ 0 )y 00 y = γ(α0 x00 + β 0 y 00 ) + δ(γ 0 x00 + δ 0 y 00 ) . x0 e o y 0 . F 0 . e impropiamente si este n´mero es impar. u Si la forma F es equivalente a la forma F 0 y la forma F 0 es equivalente a a la forma F 00 . De esto resulta que si se tienen las formas cualesquiera F . entonces aqu´llas implicar´n ´stas. ı a Porque (αα0 + βγ 0 )(γβ 0 + δδ 0 ) − (αβ 0 + βδ 0 )(γα0 + δγ 0 ) = (αδ − βγ)(α0 δ 0 − β 0 γ 0 ) ser´ positivo si tanto αδ − βγ como α0 δ 0 − β 0 γ 0 son positivos o ambos son negativos.128 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. y 0 = γ 0 x00 + δ 0 y 00 y = γx0 + δy 0 Es claro que F ser´ transmutada en F 00 al poner a x = α(α0 x00 + β 0 y 00 ) + β(γ 0 x00 + δ 0 y 00 ). e implicar´ la forma F a impropiamente si es de modos diferentes. F y F 00 ser´n equivalentes.. De hecho. la forma F a u 00 propiamente si F implica F 0 y F 0 a F 00 del mismo modo. F 0 . entonces la forma F ser´ equivalente a la forma F 00 propiamente si 0 del mismo modo como la forma F 0 equivale a la la forma F equivale a la forma F forma F 00 . Sean las indeterminadas de las formas F . cada una de las cuales implica la siguiente. ya que las formas F y F 0 son respectivamente equivalentes a las e a e ı formas F 0 y F 00 .

7). 2) es contigua a la parte ultima de la forma ı. c0 ) son propiamente equivalentes si a = a0 . c0 ) tienen el mismo determinante. 3. b0 . b. −1. En efecto la forma 2 + 2bxy + cy 2 se transforma en su contigua por la sustituci´n x = −y 0 . (c. Por lo tanto. 3). c) equivale propiamente a la forma (c. b0 . b. estas definiciones y conclusiones no valen si c = a0 = 0. Pero este caso no puede ocurrir aqu´ m´s que en formas cuyo determinante es un ı a cuadrado. con las dos primeras impropiamente. x=0·x De esto queda claro que cualquier forma equivalente a la forma (a. −b. llamaremos a estas formas contiguas. c). c) y (a. con la ultima propiamente. seg´n que la a 0 . c). Las formas (a. Llamaremos a (a. ´ (3. a). c) y (a0 . y si adem´s a Si las formas (a. e impropiamente equivalentes en el segundo. ´ 2 + 2bxy + cy 2 se transforma en ax0 2 − 2bx0 y 0 + cy 0 2 . −b. 1. c). b. b. b. En efecto. a). As´ por ejemplo. 129 u sigue de lo anterior que F implicar´ F 00 propiamente o impropiamente. Al mismo tiempo. b ≡ b0 (mod. al colocar x = Ya que ax 0 + 0 · y 0 . c). c) propiamente o estar´ contenida propiamente en a una de las dos. y en la forma cx0 2 − 2bx0 y 0 + ay 0 2 por la transformaci´n propia o y = x 0 − y 0 . o x 2 2 pero se transforma en cx0 +2bx0 y 0 +ay 0 por la transformaci´n impropia x = 0·x0 +y 0 . o sea b + b0 ≡ 0 (mod. Formas contiguas. y F 0 y F 00 sea del mismo modo o de modo diferente. −b. b. 4. c) o est´ contenida en ella misma. la forma (a.TRANSFORMACIONES. ella implicar´ a a la forma (a. Las formas (a. −b. c) y (a c = a0 y b ≡ −b0 (mod. F y F 00 ser´n propiamente equivalentes en el primer caso. o 0 + 0 · y 0 . −b. De la equivalencia de F y F a a misma manera F 00 implicar´ F . b. −b. la forma (7. 160. diremos que la o a primera es contigua a la parte primera de la segunda. y = 0 · x0 − y 0 . 3) a ambas partes de su opuesta (3. c). a) . Por otra parte. (c. donde por hip´tesis b+b a o c es un entero. b. o ax 0 + b+b0 y 0 (la cual es propia porque 0 · ( b+b0 ) − (1 · −1) = 1). c) o la forma (a. Formas contiguas siempre son propiamente equivalentes. la segunda a la parte ultima ´ de la primera. a) son equivalentes a la forma (a. y = x0 + 0 · y 0 . esta transformaci´n es impropia pues (1)(−1) − (0)(0) = −1. Cuando es necesaria una determinaci´n m´s exacta. como se demuestra y=x c c 0 2 o f´cilmente con la ayuda de la ecuaci´n b2 − ac = b0 − cc0 . c) equivaldr´ propiamente o a ella misma o a la forma (a. la forma (3. b. 0 . a si tal forma implica la forma (a. c) formas opuestas.

c a u u 0 . Si adem´s la forma a divide al m´ximo com´n divisor de los n´meros a a u u 0 . f y si se da alguna transformaci´n de la primera en la segunda: de ´sta se deducen o e todas las transformaciones restantes semejantes a esta misma. c0 un divisor com´n. b y c tambi´n dividir´ a los n´meros a u e a u 0 . b (2b). como ´ste a aqu´l. u Si la forma (a. 161. tampoco tendr´ a u a El nexo de todas las transformaciones semejantes de una forma dada en otra forma. puesto que tanto aqu´l debe dividir a ´ste. si las formas son equivalentes. Si la forma AX 2 + 2BXY + CY 2 . F implica la forma ax2 + 2bxy + cy 2 . 162. e e e e n´meros a u Por eso. b (2b). si el m´ximo u a 0 . b (2b). . si en este caso a.e. (art´ ıculo anterior). b. . 2b y c dividir´ a a u a o De hecho.. c0 . b. b0 (2b0 ).130 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. . .. . b0 y c0 y cada divisor com´n de u n´meros a. c0 ) implica la forma (a. pero esta ultima ser´ contigua a la parte primera de la forma ´ a 0 . b0 (2b0 ). c no tienen un divisor com´n.) de la segunda ecuaci´n se usa 2aαβ + 2b (αδ + βγ) + 2cγδ = 2b o De esto se deduce que el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. c ser´ igual al m´ximo com´n divisor de los u u a a u 0 . b0 . (a Divisores comunes de los coeficientes de las formas. cualquier divisor com´n de los 0 . b0 (2b0 ). el m´ximo (a a com´n divisor de los n´meros a. c0 ). b0 . los n´meros a. 2b0 y c0 . i. c0 . Problema. b0 . 0 + δy 0 se transforma en la forma a0 x0 2 + 2b0 x0 y 0 + c0 y 0 2 . c). c0 ). en lugar o o 0 . u com´n divisor = 1. se tendr´n estas a y = γx ecuaciones: aα2 + 2bαγ + cγ 2 = a0 aαβ + b (αδ + βγ) + cγδ = b0 aβ 2 + 2bβδ + cδ 2 = c0 de donde se sigue la proposici´n (para la segunda parte de la proposici´n. c) implica la forma (a0 . i.e. si la forma ax2 + 2bxy + cy 2 mediante la sustituci´n x = αx0 + βy 0 .

de (3) · (4). Se tendr´n as´ las o siguientes seis ecuaciones: Aα2 + 2Bαγ + Cγ 2 = a Aα + 2Bα0 γ 0 + Cγ = a Aαβ + B(αδ + βγ) + Cγδ = b Aα β + B(α δ + β γ ) + Cγ δ = b Aβ + 2Bβδ + Cδ = c Aβ + 2Bβ 0 δ 0 + Cδ = c Si por brevedad denotamos los n´meros u Aαα0 + B(αγ 0 + γα0 ) + Cγγ 0 A(αβ 0 + βα0 ) + B(αδ 0 + βγ 0 + γβ 0 + δα0 ) + C(γδ 0 + δγ 0 ) Aββ 0 + B(βδ0 + δβ 0 ) + Cδδ 0 por a0 . la (11) de (3) · (6) + (4) · (5). sin n´mero. Dados los determinantes de las formas F y f 2 = D y d y αδ − βγ = e. La (8) viene de (1) · (4) + (2) · (3). sumando 2Dee0 = 2d = 2b2 − 2ac 4b0 − D(αδ 0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 )2 = 4b2 a0 c0 − D(αδ0 − γβ 0 )(βγ 0 − δα0 ) = b2 2 (9) *) Estas ecuaciones se originan as´ la (7) viene de (1)·(2) (i. 131 Soluci´n. si la parte primera de la primera se multiplica por la parte primera o de la segunda. la siguiente. de las ecuaciones precedentes deduciremos otras nuevas*) a0 − D(αγ 0 − γα0 )2 = a2 0 0 0 0 2 02 02 2 2 0 0 0 0 0 0 0 0 02 02 (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) 2a b − D(αγ − γα )(αδ + βγ − γβ − δα ) = 2ab 02 0 0 0 0 4b − D((αδ 0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 )2 + 2ee0 ) = 2b2 + 2ac de donde resulta.. Pero debemos dejar o los c´lculos a los lectores. o mejor.TRANSFORMACIONES. Y = γx + δy. Siempre usaremos una notaci´n semejante en lo siguiente. 2b0 . 157) d = De2 = De0 . tendremos (art. Y = γ 0 x + δ 0 y. e de donde investigaremos lo siguiente. la siguiente.e. a . α0 δ 0 − β 0 γ 0 = e0 . y la parte ultima de la primera por la parte ultima de la segunda. e = e0 . si la ecuaci´n (1) se multiplica ı: o por la ecuaci´n (2). y luego se ponen ´ ´ iguales los productos). c0 . o o Supongamos primero que la otra semejante a ´sta es X = α0 x + β 0 y. y a ı puesto que por hip´tesis e y e0 tienen los mismos signos. la cual no est´ numerada de a (1) · (6) + (2) · (5) + (3) · (4) + (3) · (4). u la (12) de (5) · (6). Sea la transformaci´n dada X = αx + βy.

C determinados de tal manera que u Aa + 2Bb + Cc = m (art. de donde. es decir t = T . (12) respectivamente 2 .132 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. por tanto T = m. B. etc. c0 = c. 2BC. la (4) por γα0 − αγ 0 y sumamos los productos. B2 . 40). γ. por o o 0 = α. β 0 = β. de donde resultar´ a αγ (e + e0 )a0 = (αδ 0 − βγ 0 − γβ 0 + δα0 )a (15) (13) (14) . ser´ a0 = a. b0 = b. la (2) por αδ 0 − γβ 0 . Para este fin. β 0 . (9). resultar´ a a T 2 − DU 2 = m2 As´ llegamos a esta conclusi´n elegante: de dos transformaciones semejantes ı o cualesquiera de la forma F en f se deduce la resoluci´n de la ecuaci´n indeterminada o o 2 − Du2 = m2 en enteros. y luego investiguemos c´mo puede deducirse la otra o o 0 .. γ 0 . β. C2 y s´mense los productos. primero consideremos conocidas una transformaci´n y una soluci´n o o de la ecuaci´n indeterminada. (11). y los n´meros A. que es una soluci´n obvia por s´ misma. δ 0 dependen de α. 2AB. a raz´n de que α o U = 0. (8). o ı Ahora. Ahora si por brevedad por A u ponemos Aa0 + 2Bb0 + Cc0 = T A(αγ 0 − γα0 ) + B(αδ 0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 ) + C(βδ0 − δβ 0 ) = U donde claramente T y U ser´n enteros. 2b. U . una transformaci´n tal considerada dos veces debe producir una soluci´n. restando D(αδ − βγ)(α0 δ 0 − β 0 γ 0 ) = b2 − ac se tiene 2b0 c0 − D(αδ 0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 )(βδ 0 − δβ 0 ) = 2bc c − D(βδ 0 − δβ 0 )2 = c2 02 a0 c0 − D(αγ 0 − γα0 )(βδ 0 − δβ 0 ) = ac (10) (11) (12) Ahora supongamos que el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. Adem´s como en nuestros a t razonamientos no hemos supuesto que las transformaciones son diferentes. 2AC. δ. u = U. Entonces. c es a u u m. (10). transformaci´n y c´mo α o o multiplicamos primero la ecuaci´n (1) por δα0 − βγ 0 . la (3) por o 0 − γα0 . T . Multipl´ ıquense las ecuaciones (7).

(16). de (δβ 0 − βδ 0 )((1) − (2)) + (αδ0 − βγ 0 − γβ 0 + δα0 )((3) + (4)) + (αγ 0 − γα0 )((5) − (6)) se tiene 2(e + e0 )b0 = 2(αδ 0 − βγ 0 − γβ 0 + δα0 )b (16) a Finalmente. C y sumando los productos): (αγ 0 − γα0 )Um2 = maU 2 (αδ 0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 )Um2 = 2mbU 2 (βδ 0 − δβ 0 )Um2 = mcU 2 . (17) se obtiene ma0 = T a. (16). – Combinando a esta ecuaci´n con (15). la segunda. 2mb0 = 2T b. la segunda y la cuarta. c0 en las ecuaciones (7)—(12) y escribiendo e m2 + DU 2 en lugar de T 2 despu´s de las alteraciones necesarias se transforman en ´stas: e (αγ 0 − γα0 )2 m2 = a2 U 2 (αγ 0 − γα0 )(αδ0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 )m2 = 2abU 2 (αδ 0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 )2 m2 = 4b2 U 2 (αγ 0 − γα0 )(βδ 0 − δβ 0 )m2 = acU 2 (βδ 0 − δβ 0 )2 m2 = c2 U 2 (17) (αδ 0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 )(βδ 0 − δβ 0 )m2 = 2bcU 2 De esto con la ayuda de la ecuaci´n (14) y de Aa + 2Bb + Cc = m. 2b0 . se deduce o f´cilmente (multiplicando la primera. la quinta y la sexta respectivamente por A.TRANSFORMACIONES. o Sustituyendo estos valores de a0 . 133 De modo semejante. la cuarta. de (δβ 0 − βδ 0 )((3) − (4)) + (αδ 0 − γβ 0 )(5) + (δα0 − βγ 0 )(6) resultar´ (e + e0 )c0 = (αδ 0 − βγ 0 − γβ 0 + δα0 )c Sustituyendo estos valores ((15). la tercera y a la quinta. B. (17)) en la (13) se obtiene (e + e0 )T = (αδ 0 − βγ 0 − γβ 0 + δα0 )(Aa + 2Bb + Cc) o 2eT = (αδ 0 − βγ 0 − γβ 0 + δα0 )m (18) de donde T puede deducirse con m´s facilidad que de la (13). mc0 = T c.

y de esto. (5) se obtiene o α0 m = αT − (αB + γC)U β 0 m = βT − (βB + δC)U γ 0 m = γT + (αA + γB)U δ 0 m = δT + (βA + δB)U†) *) Esto no se permitir´ si U = 0: pero entonces la verdad de las ecuaciones (19). (21) ıa se obtendr´ inmediatamente de la primera. C (porque o puede ser de infinitas maneras diferentes). la tercera. – De u a modo semejante se concluye que no importa c´mo se determinen A.134 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. c sus valores de (1). a Ahora si la ecuaci´n (18) se multiplica por α. b. la (19) por 2β. de δ(18) + δ(20) − 2γ(21) resulta 2δeT + 2(δb − γc)U = 2(αδ − βγ)δ 0 m = 2eδ 0 m Si en estas f´rmulas se sustituyen para a. De modo semejante de β(18) + β(20) − 2α(21) 2βeT + 2(βb − αc)U = 2(αδ − βγ)β 0 m = 2eβ 0 m Adem´s de γ(18) + 2δ(19) − γ(20) es a 2γeT + 2(δa − γb)U = 2(αδ − βγ)γ 0 m = 2eγ 0 m Finalmente. B. o la suma da 2aeT + 2(βa − αb)U = 2(αδ − βγ)α0 m = 2eα0 m. y la sexta de las anteriores. (3). dividiendo por mU *) aU = (αγ 0 − γα0 )m cU = (βδ − δβ )m 0 0 (19) (20) (21) 2bU = (αδ 0 + βγ 0 − γβ 0 − δα0 )m de tales ecuaciones puede deducirse alg´n U con m´s facilidad que de la (14). la (20) por −α. (20). ıa . tanto T como U tomar´n el mismo valor.

puede ocurrir que la f´rmula (I) para algunos valores de t y u produzca sustituciones que impliquen o fracciones: ´stas deben rechazarse. Por brevedad.TRANSFORMACIONES. Todas las restantes ser´n transformaciones e a adecuadas y no existir´n otras. o 1. (3). Sin embargo. Cada trasformaci´n deducida de la f´rmula ser´ semejante a la propuesta o o a porque 1 1 1 1 (αt−(αB +γC)u)· (δt+(βA+δB)u)− (βt−(βB +δC)u)· (γt+(αA+γB)u) m m m m 1 = 2 (αδ − βγ)(t2 − Du2 ) = αδ − βγ m 3. De esto no hemos podido concluir que todos los valores de t y u que satisfacen aquella ecuaci´n proporcionar´n transformaciones adecuadas al sustituirlos o a en la f´rmula (I). Si las formas F y f tienen determinantes diferentes. Si las formas F y f tienen el mismo determinante. la f´rmula (I) no presentar´ ninguna transformaci´n que implique o a o †) De esto se deduce f´cilmente a AeU = (δγ 0 − γδ 0 )m 2BeU = (αδ 0 − δα0 + γβ 0 − βγ 0 )m CeU = (βα0 − αβ 0 )m . 135 Del an´lisis anterior se deduce que no existe ninguna transformaci´n semejante a o de la forma F en la f que no est´ contenida en la f´rmula e o X= 1 1 (αt − (αB + γC)u)x + (βt − (βB + δC)u)y m m 1 1 Y = (γt + (αA + γB)u)x + (δt + (βA + δB)u)y m m (I) donde t y u denotan n´meros enteros indeterminados que satisfacen la ecuaci´n u o t2 − Du2 = m2 . Por medio de las ecuaciones (1). (5) y t2 −Du2 = m2 . 2. y por tanto son equivalentes. suprimimos o un c´lculo m´s prolijo que dif´ a a ıcil. a 4. puede confirmarse f´cilmente que la forma F siempre puede transformarse en la forma f por una a sustituci´n proveniente de valores cualesquiera de t y u.

a e o Ejemplo. Observamos que el n´mero de soluciones es siempre u finito cuando D es negativo o un cuadrado positivo. y por eso 2t por m. 0. entonces este caso es imposible. pero es infinito cuando D es positivo y no un cuadrado. resulta en este caso que m ser´ un com´n a u 2 −Du2 = m2 . Cuando se presenta este caso. u = 0. 1. y por lo por lo que t a e 2 por m2 . La tercera y sexta resoluci´n dan sustituciones en fracciones. . y cuando D no es = d (ver arriba 3). −3. tambi´n su e 1 2 − B 2 u2 ). De lo anterior se concluye que. fracciones. −2 respectivamente. −2. m Bu. y ambos son pares o ambos impares (ya 4 que la diferencia entre ellos. Esto a o lo demostramos como sigue: Del teorema del art´ ıculo anterior. De esto se deduce sin dificultad que los cuatro coeficientes en la (I) a son siempre enteros. Ya que t u 2 − B 2 u2 ser´ divisible por m2 : de esto tambi´n 4t2 − 4B 2 u2 . Desde luego. es par). C) en a t (a. c) semejantes a la transformaci´n dada. De los o restantes resultan cuatro sustituciones: ¯ ¯ 2x0 + 7y 0 ¯ ¯ ¯ −2x0 − 7y 0 ¯ ¯ ¯ −2x0 − 9y 0 ¯ ¯ 2x0 + 9y 0 ¯ ¯ x0 + 5y 0 ¯ ¯ ¯ −x0 − 5y 0 ¯ ¯ ¯ x0 + 3y 0 ¯ ¯ −x0 − 3y 0 x= y= de las cuales la primera es la propuesta. se derivar´n todas las transformaciones de la forma (A. E. La forma x2 + 2y 2 se transforma por la sustituci´n propia x = 0 + 7y 0 . el cual producto ser´ impar. ense˜aremos a encontrar o n estas soluciones en lo siguiente. Ella se satisface de seis maneras diferentes ecuaci´n por resolverse es: t o poniendo t = 3. m = 3. 2 2 1 1 y por tanto m (t+Bu) y m (t−Bu) son siempre pares. b. si se tienen todas las soluciones de la ecuaci´n o 2 − D 2 u2 = m2 . de donde en este caso dar´ la soluci´n completa del problema. 24. Q. es necesariamente par. 1. y por lo tanto la ı 2 + 2u2 = 9. D. 2. expondremos m´s adelante otro m´todo libre de este problema. divisor de los n´meros A. Si ambos fueran impares. de donde m (t+Bu) y m (t−Bu) ser´n enteros. −1. Pero para este caso. 2B y C. B. por lo que deben rechazarse. se debe investigar cuidadosamente la manera en que se puedan conocer a priori los valores de t y u que producen sustituciones libres de fracciones. 2. es t2 − B 2 u2 = m2 −ACu2 . pero ya que el cu´druplo del n´mero m2 (t ıa a u hemos mostrado como entero. −1. 99): se desean todas las transformaciones 2x propias de la primera en la segunda. De tanto (porque 2B es divisible por m) tambi´n 4t e 2 2 a esto m (t + Bu) y m (t − Bu) ser´n enteros. Aqu´ D = −2.136 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. y = x0 + 5y 0 en la forma (6.

Ya hemos dicho que puede ser que alguna forma F implique otra tanto propia como impropiamente. no importa la forma en que se suponga que G implica F 0 . Es evidente que esta proposici´n tambi´n puede invertirse: o e Teorema sobre el caso en que una forma est´ contenida a en otra al mismo tiempo propia e impropiamente. b. se e ve que tales formas son impropiamente equivalentes a s´ mismas. en efecto. en los dos casos tanto propia como impropiamente (art. En efecto. 159). Llamaremos ambiguas a tales formas (a. por lo que (a. b. Si la forma Ax2 + 2Bxy + Cy 2 implica la forma A0 x0 + 2B 0 x0 y 0 + C 0 y 0 2 2 (F ) (F 0 ) tanto propia como impropiamente. 163. Es claro que esto ocurre si entre las formas F y F 0 pudiera interponerse otra. c) en las cuales 2b es divisible por a. De hecho. a) ser´ contigua (art. Del mismo modo. En el caso obvio donde el t´rmino medio de la forma es = 0. F implicar´ a a G impropia o propiamente respectivamente y. . c) en la cual 2b es divisible por a est´ provista de a esta propiedad. b. 137 Formas ambiguas. b. As´ tendremos este teorema: ı La forma F implicar´ la forma F 0 tanto propia como impropiamente.FORMAS AMBIGUAS. F siempre debe implicar F 0 tanto propia como impropiamente. la forma (c. por tanto. 164. G. 159 e es impropiamente equivalente a la forma (a. c). G implique F 0 . Sin embargo. a ı En general cada forma (a. tal ı forma ser´ opuesta a s´ misma (art. Si. Teorema. b. a) por art. (c. si puede a encontrarse una forma ambigua contenida en F que implica a F 0 . 160) a la primera a parte de ´sta y propiamente equivalente a ella. de modo que F implique G. b. se supone que F implica G propia o impropiamente: como G implica a G impropiamente. y la forma G sea impropiamente equivalente consigo misma. entonces puede encontrarse una forma ambigua contenida en F y que implica a F 0 . c) equivaldr´ a s´ a ı misma impropiamente. 159) y por lo tanto impropiamente equivalente.

e..138 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. o bien 2) para x y para y α(δ 0 x00 − β 0 y 00 ) + β(−γ 0 x00 + α0 y 00 ) (αδ0 − βγ 0 )x00 + (βα0 − αβ 0 )y 00 γ(δ 0 x00 − β 0 y 00 ) + δ(−γ 0 x00 + α0 y 00 ) (γδ 0 − δγ 0 )x00 + (δα0 − γβ 0 )y 00 α0 (δ 0 x00 − β 0 y 00 ) + β 0 (−γ 0 x00 + α0 y 00 ) i. e0 y 00 As´ pues.e. y = e0 y 00 . b. y para y i. e = −e0 o e + e0 = 0. como por ´sta diferente a ella e x = α0 x0 + β 0 y 0 . y = γ 0 x0 + δ 0 y 0 Entonces. denotados los n´meros αδ 0 − βγ 0 .e. b. δα0 − γβ 0 por a. ya que por la B hip´tesis e y e0 tienen signos opuestos. βα0 − αβ 0 . e0 x00 γ 0 (δ 0 x00 − β 0 y 00 ) + δ 0 (−γ 0 x00 + α0 y 00 ) i. y = cx00 + dy 00 . x = e0 x00 . −γ 0 x00 + α0 y 00 se producir´ la misma forma a como cuando en la F se escribe o bien 1) para x i.. y. d. Supongamos que la forma F se transforma en la forma F 0 tanto por la sustituci´n o y = γx0 + δy 0 x = αx0 + βy 0 . de donde obtendremos las siguientes tres ecuaciones: Aa2 + 2Bac + Cc2 = Ae0 Aab + B(ad + bc) + Ccd = Be Ab + 2Bbd + Cd = Ce Pero de los mismos valores de a. denotados los n´meros αδ − βγ y α0 δ0 − β 0 γ 0 por e y e0 se tendr´ u a 0 2 − A0 C 0 = e2 (B 2 − AC) = e0 2 (B 2 − AC). y para y 0 . d se encuentra: ad − bc = ee0 = −e2 = −e0 De aqu´ y de d(1) − c(2) ı (Aa + Bc)(ad − bc) = (Ad − Bc)e0 2 2 2 2 2 (1) (2) (3) (4) 02 02 . c. ı u c. Es claro que si en F 0 o para x0 se sustituye δ 0 x00 − β 0 y 00 . γδ0 − δγ 0 . la forma F se transformar´ en la misma forma por las dos sustituciones a x = ax00 + by 00 .e. de esto e2 = e0 2 .

resulta (α + α0 )(δ + δ 0 ) = (β + β 0 )(γ + γ 0 ) o (α + α0 ) : (γ + γ 0 ) = (β + β 0 ) : (δ + δ 0 ). β + β 0 . el determinante de la forma F 0 ser´ = 0. o αδ − βγ + α0 δ 0 − β 0 γ 0 = 0. y por ende o ıa el m´todo no aplicable.e. Adem´s sea r el ı. De a(2) − b(1) tenemos de donde (Ba + Cc)(ad − bc) = (Ba − Ab)e0 Ab − 2Ba − Cc = 0.e. o a a = −d. de modo que m y n sean primos entre s´ y se toman μ. 139 y por tanto A(a + d) = 0 Adem´s. e = e0 . B. porque e = −e0 . Sea la raz´n*) m : n igual a esta raz´n con n´meros m´ o o u ınimos. 2 2 2 (5) αδ 0 − βγ 0 − γβ 0 + δα0 = 0 . Tales formas las hemos excluido por ıa completo. De las ecuaciones e + e0 = 0. δ + δ 0 fueran = 0. Pero con cuidado se puede mostrar que esto no puede darse con nuestras e suposiciones. a *) Si todos α + α0 . de (a + d)(2) − b(1) − c(3) se tiene a (Ab + B(a + d) + Cc)(ad − bc) = (−Ab + B(a + d) − Cc)e0 y por lo tanto B(a + d) = 0 Finalmente de a(3) − b(2) obtenemos (Bb + Cd)(ad − bc) = (−Bb + Ca)e0 y por lo tanto C(a + d) = 0 Por esto. e = e0 = 0. ser´ necesario que a + d = 0. ν de manera que μm + νn = 1. C pueden ser = 0. la raz´n ser´ indeterminada. pues ser´ αδ − βγ = α0 δ 0 − β 0 γ 0 i. γ + γ 0 . como no todos A.FORMAS AMBIGUAS. i. Tambi´n ıa e 2 B 0 − A0 C 0 . a + d = 0.

b. c. a u u 2 . b. c. mostraremos o M(bμ2 − 2aμν − cν 2 ) = 2Nr a de donde. Determinado esto as´ si se supone que la e a ı. puesto que m(γ + γ 0 ) = n(α + α0 ). entonces 1 (bμ2 − 2aμν − cν 2 ) ser´ un entero.140 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. y r por lo tanto 2N un m´ltiplo de M. m(δ + δ 0 ) = n(β + β 0 ) ser´ m(2e + 2a) = −2nb o (7) 2b = (α + α0 )(β − β 0 ) − (α − α0 )(β + β 0 ) me + ma + nb = 0 Del mismo modo encontramos que 2e − 2a = e − e0 − a + d = (α + α0 )(δ − δ 0 ) − (β + β 0 )(γ − γ 0 ) 2c = (γ − γ 0 )(δ + δ 0 ) − (γ + γ 0 )(δ − δ 0 ) y de esto n(2e − 2a) = −2mc o ne − na + mc = 0 Ahora si se suma m2 (bμ2 − 2aμν − cν 2 ) a (1−mμ−nν)(mν(e−a)+(mμ+1)b)+(me+ma+nb)(mμν +ν)+(ne−na+mc)mν 2 (8) . m´ximo com´n divisor de los n´meros a. Nr = (Amν − B(mμ − nν) − Cnμ)e (6) Adem´s se confirma mediante c´lculos f´ciles que a a a 2e + 2a = e − e0 + a − d = (α − α0 )(δ + δ 0 ) − (β − β 0 )(γ + γ 0 ) a De esto. cuyo cuadrado divida a2 + bc. oe forma F se transforma por la sustituci´n o x = mt + en la forma Mt2 + 2Ntu + P u2 νe u. ya que r divide a a. De hecho tenemos: u M = Am2 + 2Bmn + Cn2 . o bc − ad. por lo que r tambi´n dividir´ a e. r y = nt − μe u r (G). e a a Demostraci´n. ´sta ser´ ambigua e implicar´ la forma F 0 . Para que sea evidente que la forma G es ambigua. I.

E. resulta 2mνe + b. que r (nα − mγ) y r (nβ − mδ) son enteros. me + ma + nb = 0. Para demostrar que la forma G implica la forma F 0 . r y = nt − μe u r . ne − na + mc = 0 al desarrollar los productos y remover las partes canceladas. Por lo cual ser´ a (9) m2 (bμ2 − 2aμν − cν 2 ) = 2mνe + b Del mismo modo sumando a mn(bμ2 − 2aμν − cν 2 ) lo siguiente: (1−mμ−nν)((nν −mμ)e−(1+mμ+nν)a)−(me+ma+nb)mμ2 +(ne−na+mc)nν 2 se encuentra mn(bμ2 − 2aμν − cν 2 ) = (nν − mμ)e − a Finalmente sumando a n2 (bμ2 − 2aμν − cν 2 ) lo siguiente: (mμ + nν − 1)(nμ(e + a) + (nν + 1)c) − (me + ma + nb)nμ2 − (ne − na + mc)(nμν + μ) obtenemos n2 (bμ2 − 2aμν − cν 2 ) = −2nμe − c Ahora se deduce de la (9). D. M(bμ2 − 2aμν − cν 2 ) = 2Nr. Q. que G se transforma en F 0 al poner t = (μα + νγ)x0 + (μβ + νδ)y 0 . r r u = (nα − mγ)x0 + (nβ − mδ)y 0 e e (S) (11) (10) = 2e(Amν + B(nν − mμ) − Cnμ) + Ab − 2Ba − Cc segundo. demostraremos primero. 141 que evidentemente = 0 pues 1 − μm − νn = 0. II. la (10) y la (11) que (Am2 + 2Bmn + Cn2 )(bμ2 − 2aμν − cν 2 ) o por la (6). Puesto que F se transforma en G al ponerse x = mt + νe u.FORMAS AMBIGUAS. e e 1.

de esto. nα0 e + nαa + nγb = 0. γ 0 e − γa + αc = 0. nβ (nβ − mδ)a = (mδ − nβ 0 )e Adem´s βnb = −βm(e + a). usando la (7).e. y. γmb = −m(α0 e + αa) y por lo tanto a (nα − mγ)b = (α0 − α)me (13) (12) Finalmente..e. la forma G se transformar´ por la sustituci´n (S) en la misma forma en que se a o transforma F al ponerse x = m((μα + νγ)x0 + (μβ + νδ)y 0 ) + ν((nα − mγ)x0 + (nβ − mδ)y 0 ) = α(mμ + nν)x0 + β(mμ + nν)y 0 o = αx0 + βy 0 y = n((μα + νγ)x0 + (μβ + νδ)y 0 ) − μ((nα − mγ)x0 + (nβ − mδ)y 0 ) = γ(nν + mμ)x0 + δ(nν + mμ)y 0 o = γx0 + δy 0 i. δmb = −m(β 0 e + βa) y por tanto a (nβ − mδ)b = (β 0 − β)me (16) (15) Finalmente δ 0 e − δa + βc = 0. de esto multiplicando por n y sustituyendo para na su valor de (8) obtenemos (nα − mγ)c = (γ − γ 0 )ne (14) De modo semejante se saca β 0 e + δb − βd = 0 ´ sea nβ 0 e + nδb + nβa = 0. por la (7). nα0 e + nαa = mγe + mγa o (nα − mγ)a = (mγ − nα0 )e Adem´s. y i. F o 2. por lo o 0 e + nβa = mδe + mδa o tanto. αnb = −αm(e + a).. de esto multiplicando por n y sustituyendo na por suvalor de la (8): (17) (nβ − mδ)c = (δ − δ 0 )ne . por lo tanto G se transformar´ en o a 0 por la sustituci´n (S). b y d se encuentra α0 e + γb − αd = 0. ya que d = −a.142 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. o. De los valores de e. Mediante esta sustituci´n F se transforma en F 0 .

C de modo que Aa + Bb + Cc = r Hecho esto. ν = −1. y = 15x0 − 18y 0 y = −x0 − 2y 0 . la (14). en este caso el teorema se enuncia as´ ı: 0 son equivalentes tanto propia como impropiamente. tanto propiamente. podr´ encona Si F y F trarse una forma ambigua equivalente a las dos. 14. D. n = −1. como impropiamente. c son −237. Q. Si las formas F y F 0 son equivalentes. ı o . b. a Lo anterior es suficiente acerca de la transformaci´n de las formas en general. B. o as´ que pasaremos a la consideraci´n de las representaciones. con poner x = −74x0 + 89y 0 . Por lo a e la misma forma F tanto. De esto la transformaci´n (S) ser´ x = 5t − u. la (13). n´meros a. Sin embargo. Adem´s en este caso e = ±1. pueden a u u encontrarse enteros A. entonces la forma G contenida en la forma F tambi´n estar´ contenida en F 0 . α + α0 . 100. r (nβ − mδ) son enteros. La forma 3x2 +14xy −4y 2 se transforma en −12x0 −18x0 y 0 +39y 0 .GENERALIDADES SOBRE LAS REPRESENTACIONES DE LOS NUMEROS. como el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. −1170. 48. con poner x = 4x0 + 11y 0 . −4) se transforma en la forma ambigua t2 − 16tu + 3u2 . y = −t. de la (12). γ + γ 0 . δ + δ 0 son −70. μ = 0. ser´ = 1. u a u finalmente e = 3. b. y ı. ser´ equivalente a ella y por tanto tambi´n a la forma F . e e 165. de los cuales el m´ximo com´n divisor = 3 = r. Ejemplo. β + β 0 . 2 2 Aqu´ por lo tanto. puesto que tambi´n implica e a e 0 . c es r. y por a lo tanto r que divide a e. As´ pongamos m = 5. 143 Ahora. Por ella la o a forma (3. 7. Los ı. la (16) y la (17) se obtiene r A(mγ − nα0 ) + B(α0 − α)m + C(γ − γ 0 )n = (nα − mγ) e r 0 0 0 A(mδ − nβ ) + B(β − β)m + C(δ − δ )n = (nβ − mδ) e y por lo tanto r (nα − mγ). −70 : 14 = 100 : −20 = 5 : −1. E. −20. la (15).

si tanto F implica F 0 como F 0 implica F i.144 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. cuando m y n son primos e a entre s´ tambi´n αm + βn y γm + δn lo ser´n. el m´ximo com´n divisor de los n´meros αm + βn y γm + δn dividir´ a ∆.g. tendremos (δμ − γν)(αm + βn) − (βμ − αν)(γm + δn) = (αδ − βγ)(μm + νn) = ±∆ De esto. e a por F Sean x e y. pues. Entonces. Finalmente. si fuera a tanto αm + βn = αm0 + βn0 como γm + δn = γm0 + δn0 ser´ o bien αδ − βγ = 0. seguir´n varias representaciones de M por F . Por lo tanto. y por lo tanto tambi´n el determinante de la forma F = 0 ıa e 0 . e u Entonces. observamos que en este caso el m´ximo com´n divisor de los a u n´meros m y n es igual al m´ximo com´n divisor de los n´meros αm + βn y γm + δn. a u u a y tambi´n ∆ lo dividir´ a ´l. Generalidades sobre las representaciones de los n´meros u por las formas y su nexo con las transformaciones. n = n0 . u Si la forma F implica la forma F 0 .. evidentemente. De hecho. Al hacer x0 = m e y 0 = n. la u 0 por la sustituci´n o forma F se transforma en F x = αx0 + βy 0 . x0 e y 0 las indeterminadas de las formas F y F 0 respectivamente. ı. Si M puede representarse de varias maneras por la forma F 0 . y supongamos que se representa al n´mero M por F 0 . y el n´mero M puede representarse por una de las dos. e a . evidentemente dividir´ a αm + βn y γm + δn. poniendo x0 = m0 e y 0 = n0 . De esto resulta que M puede (contrariamente a la hip´tesis). y tomemos los n´meros μ y ν de modo que resulte μm + νn = ∆. si se pone x = αm + βn. e. necesariamente aqu´l ser´ = ∆. tambi´n puede u e representarse por la otra. y = γm + δn y = γx0 + δy 0 F se transforma en M. Por ende. e a e a Por lo que. u a u u Sea aqu´l = ∆. cualquier n´mero que puede representarse 0 tambi´n podr´ ser representado por F . de tantas maneras diferentes para la una como para la otra.e. si F y F 0 son equivalentes. 166. o bien m = m o representarse al menos de tantas maneras diferentes por F como por F 0 .

Si las formas ax2 + 2bxy + cy 2 a x + 2b x y + c y 0 02 0 0 0 0 02 (F ) (F 0 ) son equivalentes. n0 se sustituyen los valores de ellos. (cf. Entonces tendremos a √ y V y V 0 ser´n valores de la expresi´n D (mod. M) a los cuales pertenecen la a o primera y la segunda representaciones. Se determinar´n los n´meros μ y ν de manera que resulte μm+νn = o a u 1 y p´ngase o −βμ + αν δμ − γν = μ0 . M) o a o a valores opuestos seg´n que la transformaci´n de la forma F 0 en F sea propia o u o impropia. pero en V para a. m0 .√entonces ambas e representaciones pertenecer´n o al mismo valor de la expresi´n D (mod. por lo a u 0 haciendo tanto. y = n. escribiendo x = m. = ν0 αδ − βγ αδ − βγ μ0 m0 + ν 0 n0 = 1. Si en V 0 para μ0 . y. Demostraci´n. para c. Teorema. por F x0 = αm + βn = m0 .GENERALIDADES SOBRE LAS REPRESENTACIONES DE LOS NUMEROS. μ0 (b0 m0 + c0 n0 ) − ν 0 (a0 m0 + b0 n0 ) = V 0 (los cuales ser´n enteros pues αδ − βγ = ±1). a0 α2 + 2b0 αγ + c0 γ 2 a0 αβ + b0 (αδ + βγ) + c0 γδ a0 β 2 + 2b0 βδ + c0 δ 2 . y 0 = γx + δy y si adem´s el n´mero M se representa por F . para b. y la ultima se transforma en la ´ primera al poner x0 = αx + βy. y 0 = γm + δn = n0 de modo que m sea primo a n y por tanto tambi´n m0 a n0 . 145 167. final del art´ ıculo anterior) Adem´s sea a μ(bm + cn) − ν(am + bn) = V. ν 0 . el determinante de ellas = D.

02 Por lo que la forma en la cual se transforma (a. y si el valor de la expresi´n D ı o (mod. la forma (a.e. tampoco existir´ ninguna otra perteneciente a este a valor y equivalente a ´l. Q. μ(mb + nc) − ν(ma + nb) = N .. si se pone a = (M 0 . c) por medio de valores primos √ entre s´ de las indeterminadas pertenecientes ı a valores diferentes de la expresi´n D (mod. M ) ser´n propiamente equivalentes. Si de esta manera se tienen varias representaciones del n´mero M por la forma u (a. μ(bm + cn) − ν(am + bn) = N. Tal forma. pueden encontrarse n´meros enteros u μ y ν de modo que mμ + nν = 1. c) o N 2 −D a y (M. Teorema. E. Es claro que. Usando esto. e 168.146 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. es N. b. N 0 . seg´n que la transformaci´n de F u o o impropia. E. entonces las formas (a. c) por esta transformaci´n ser´ o a N 2 −D (M. se encontrar´ por c´lculo que V = V 0 (αδ − βγ). la cual claramente es propia. i. Q. entonces las representaciones o 0 . D. D. o en una forma equivalente.. b. N. u cy asignando los valores m y n primos entre s´ a x e y. b0 . c) se transforma mediante la sustituci´n x = mx0 − νy 0 o 0 + μy 0 . Si el n´mero M se representa por la forma ax2 + 2bxy + √ 2 . M) o a los valores opuestos. c0 ) pertenecer´n a los mismos valores respectivos. M). = D. en una forma cuyo determinante e y = nx es = D(mμ + nν)2 . N M−D ). ser´. de las ecuaciones a mμ + nν = 1. Adem´s. a a u +1 Por esto tendremos o bien V = V 0 o V = −V 0 seg´n que αδ − βγ =√ o = −1. b. 0 M 0 = am2 + 2bmn + cn2 = M. N 0 = −mνa + (mμ − nν)b + nμc = N. por el art´ o ıculo 155. N. M). Demostraci´n. b. al cual pertenece esta representaci´n. M ). las representaciones pertenecer´n al mismo valor de la expresi´n D a o 0 en F sea propia (mod. a correspondientes por la forma (a Si no existe representaci´n alguna del n´mero M por ninguna forma perteneciente a o u un cierto valor del determinante.e. i.

M y = n0 x0 + n0 N + m0 a + n0 b 0 y. N. pues el t´rmino a o e N 2 −D ser´ indeterminado*).e. significar´ que N 2 − D es un o m´ltiplo de M . o sea N ≡ D (mod. N. a ıdo . ı √ o a el valor de la expresi´n D (mod. se deriva una o representaci´n del n´mero M por la forma (F ) perteneciente al valor N. n´meros enteros. M Viceversa. M) (donde siempre suponemos que los o valores de x e y son primos entre s´ tambi´n se deducir´n varias transformaciones ı). b. .. M ) . b. De varias transformaciones propias y diferentes resulta el mismo n´mero de representaciones diversas pertenecientes a N†). si deseamos extender la terminolog´ a este caso. Si (F ) o u se transforma en (G). hay que notar que esta proposici´n no vale si M = 0. De esto u *) De hecho. Pero ya hemos exclu´ a M = 0. u †) Si se supone que la misma representaci´n proviene de dos transformaciones propias o diferentes. de cada transformaci´n propia de la forma (F ) en (G). a M 169. (G). 2) x = mx0 − ν 0 y 0 . ser´ o μ(bm + cn) − ν(am + bn). entonces M se representa por (F ) al poner x = m e y = n. a u Adem´s. podemos decir que si N es ıa √ 2 a el valor de la expresi´n D (mod. M ). y = nx0 + μy 0 . (F ) tambi´n se transforma o en (G) por la sustituci´n o x = m0 x0 + m0 N − m0 b − n0 c 0 y. y puesto que aqu´ mμ + nν = 1. por lo tanto. 147 se deduce μ= nN + ma + nb nN + ma + nb . . M ). c) . M). De hecho. ν = ν 0 . Si se tienen varias representaciones del n´mero M por (a. al cual pertenece la representaci´n. y = nx0 + μ0 y 0 Sin embargo. ellas tendr´n que ser: a 1) x = mx0 − νy 0 . c) pertenecientes u √ al mismo valor N de la expresi´n D (mod. (F ) en (M. al poner x = mx0 − νy 0 e y = nx0 + μy 0 . . e a N 2 −D propias de la forma (a. . y por lo tanto = 0.GENERALIDADES SOBRE LAS REPRESENTACIONES DE LOS NUMEROS. de las dos ecuaciones mμ + nν = mμ0 + nν 0 . si tal e representaci´n proviene de los valores x = m0 e y = n0 . = 2 + 2bmn + cn2 am M ν= mb + nc − mN M las cuales ser´n. i. μ(mb + nc) − ν(ma + nb) = μ0 (mb + nc) − ν 0 (ma + nb) se deduce f´cilmente que o bien M = 0 o bien μ = μ0 .

cuyo determinante nega- . a0 ). Dada una forma cualquiera (a. 2b. Problema. N M ). y t y u representan a u u 2 − Du2 = m2 . b. c. n cuyo determinante es negativo deben ser tratadas de modo totalmente diferente que las formas de determinante positivo. −N. Si la forma (a. M). N. la cuesti´n de investigar las representaciones o de un n´mero dado por una forma dada (en la cual se dan valores primos entre s´ a u ı las indeterminadas) se reduce a la cuesti´n de investigar todas las transformaciones o propias de esta forma en la forma equivalente dada. resultar´n de ´stas todas las representaciones de M por (F ) a e pertenecientes al valor N. N M ) y (M. todos los n´meros que satisfacen la ecuaci´n t u o x= 170. por lo tanto consideraremos ahora las dos por separado. tanto propia como impropiamente. ı. se concluye f´cilmente que. si se tienen varias representaciones del n´mero M por la u √ misma forma (F ) pertenecientes a valores opuestos N y −N de la expresi´n D o (mod. Y rec´ ıprocamente. o propiamente −D −D a equivalente a las formas (M. N. c) es equivalente a alguna forma ambigua y por lo tanto equiv2 −D alente a la forma (M. a Estas generalidades sobre las representaciones son suficientes por ahora. N M ). 171. las formas ı. Hablaremos m´s adelante sobre las representaciones en las cuales las indeterminadas a tienen valores no primos entre s´ En lo que ata˜e a las otras propiedades. As´ comenzamos con las m´s f´ciles. De donde. se colige con facilidad que si la representaci´n de alg´n n´mero M por la forma (F ) perteneciente o u u al valor N es ´sta x = α e y = γ. Ahora. b. a a 2 2 Sobre las formas de un determinante negativo.148 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. la f´rmula general que comprende todas las e o representaciones del mismo n´mero por la forma (F ) perteneciente al valor N ser´: u a γt + (αa + γb)u αt − (αb + γc)u . y= m m donde m es el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. la forma (F ) ser´ equivalente a la forma (G) tanto propia como impropia amente y podr´ encontrarse una forma ambigua a la cual sea equivalente (F ). se tendr´n las representaciones del n´mero M por la forma (F ) perteneciente tanto al valor N como al valor u −N . si se tuvieran todas las transformaciones propias de la a forma (F ) en la (G). aplicando a ´sta lo que aprendimos en el art´ e ıculo 162.

a00 . resulta de entero. por lo cual esto no puede ocurrir en ıa este caso. 5). el cual ser´ un u u o a 0 2 ≡ b2 . Sea b0 el menor ıa 02 +D residuo absoluto del n´mero −b seg´n el m´dulo a0 *). 1. (5. seg´ n el m´dulo II. seg´n el m´dulo a00 . 7) La ultima es la buscada. 1. (a0 . se encuentran las equivalentes (20.DETERMINANTES NEGATIVOS. (a00 . y a000 = b a+D . por lo cual la ultima ser´ propiamente ´ a equivalente a la primera (art´ ıculos 159 y 160). y sea a0000 = b000 +D . (25. Esta operaci´n continuar´. y a00 = b a0 . a0 ). −9. tampoco ser´ a (m) a(m) > D + b(m) b(m) y como b(m) no es > 1 a(m) . b00 . el cual no es menor que su antecedente a e (m) . 2. para la forma (121. Por la misma raz´n no pueden existir signos opuestos de los t´rminos de ambos lados a o e y a0 para la forma de un determinante negativo. (4. Esto debe ocurrir finalmente. a un t´rmino a(m+1) . se debe encontrar una forma (A. a *) Conviene observar que. Entonces la forma (a u las condiciones. 155).. 7). hasta llegar en la progresi´n a o a o a000 0 . (m) es el residuo menor absoluto de −b(m−1) . 217. donde D es un n´mero positivo. En la progresi´n de formas (a. a(m+1) ) satisfar´ todas a n´meros enteros decrecientes. 5). Demostraci´n. (155. 20) cuyo ´ determinante = −19. ya que b 00 2 u o nuevo que b00 es el menor residuo absoluto de −b0 . −1. 49. si el primer o el ultimo t´rmino a ´ a0 de alguna forma dada ´ e o (a. 0 . Como b u o (m) . 217. (7. 149 tivo = −D. ya que se tendr´ una progresi´n infinita de ıa o a (m) . Si a00 < a0 . a0 ). I. Ya que a(m) a(m+1) = D + b(m) b(m) y a(m+1) no es < a(m) . 00 000 < a00 sea de nuevo b000 el menor residuo absoluto de −b00 seg´n el m´dulo u o Si de nuevo a 2 000 .. −2. 5): por lo que (4. a000 . 12. ni mayor que e 3 C. −62. o o cada una es contigua a su antecedente. 4). en la cual A no es mayor que 4 D. de lo contrario no ser´ necesario buscar otra forma. ni menor que 2B. tampoco ser´ > D + 1 a(m) a(m) a a 2 q 4 y 3 a(m) a(m) no ser´ > D y finalmente a(m) no > a 4 4 3 D. 4). (5. b0 2 + D ≡ b2 + D ≡ aa0 ≡ 0 (mod. 25). a a 2 III. Dada la forma (304. Resoluci´n. 155) cuyo determinante = −31. Del mismo modo. Ejemplo. b. a000 ) etc. Suponemos que en la forma dada no valen a la vez las tres o condiciones. se encuentra la progresi´n de las formas: o (304. su determinante ser´ un cuadrado positivo. b. a ) fuera = 0. b0 . B. a0000 etc. no ser´ mayor que 1 a(m) (art. C) u q propiamente equivalente a ´sta. a00 ). 5) ser´ la forma buscada. b(m) .

150 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. B. En este caso. c) y (a0 . ıan e o 0 = ± 1 a. b. Problema. de donde resultar´ c0 = b a0 = b +D = c. C) cuyo determinante es q negativo y en las cuales A ni es mayor que 4 D. c). tampoco 4 0 es > D. la ecuaci´n b0 − b = ±βa o 2 2 2 no puede darse. En ambos casos. y por lo tanto no menor que a0 . c). Pero. Encontrar las condiciones bajo las cuales dos formas reducidas no id´nticas (a. De esto. Entonces se tendr´n las siguientes ecuaciones x = αx a aα2 + 2bαγ + cγ 2 = a0 aαβ + b(αδ + βγ) + cγδ = b0 αδ − βγ = 1 (1) (2) (3) a De la (1) resulta aa0 = (aα + bγ)2 + Dγ 2 . ıan II. b. o = ±1. es evidente que ıa estas formas ser´ ambiguas ya que 2b = ±a. puedan ser e propiamente equivalentes. ni mayor que C. −D. b0 . ni menor que 2B. de la (1) resulta aα2 + c − a0 = ±2bα. de a que aα donde necesariamente α = 0. por lo cual mucho menos puede ser Dγ 2 (= aa0 − (aα + bγ)2 ) mayor que aa 3 4 D. que a0 no es > a. se deduce de la (3) que o bien son α = 1. tambi´n ser´n positivos ac y a0 c0 . de esto aα2 + c − a0 . Pero. a no ser que sea 02 2 +D o bien b = b0 . (a0 . a 3 I. c. Pero c no es menor o que a. por tanto. por lo cual aa0 ser´ positivo. tambi´n ser´ c0 = c y la forma (a0 . por lo tanto todos a.e. la forma opuesta a (a.. lo cual es posible. b. por lo que las ıa a formas (a. ´ = ±1. b0 . Por lo que. Si γ = ±1. y de la (2) que b0 − b = ±βa. Si γ = 0. 3 Por lo que para cada forma de un determinante negativo podremos encontrar una forma reducida propiamente equivalente a ella. o α = −1. δ = 1. tampoco α ser´ menor que α2 . ´ sea 2bα no es menor 2 . ni a ni a0 es > a a 3 D y. −b. ac = D + b e a q 4 0 . resulta de la (1) que a0 = a. y como 2 . Llamaremos formas reducidas a tales formas (A. o . y que la forma o 2 2 o ax2 + 2bxy + cy 2 se transforma en a0 x0 + 2b0 x0 y 0 + c0 y 0 por la sustituci´n propia 0 + βy 0 . δ = −1. Resoluci´n. Por consiguiente. c). γ ser´ o = 0. i. y = γx0 + δy 0 . c0 ) con el mismo determinante. c0 ) ser´ id´nticas (contrariamente a la hip´tesis). c0 tendr´n el mismo signo. a0 c0 = D + b0 2 . como 2b no es mayor que a. Al mismo tiempo. b0 . c0 ) e ıa o bien b = −b 2 ser´ (a. b no es > 1 a ni b0 > 1 a0 y tampoco > 1 a. 172. Supongamos.

c) y a equivalentes. o 0 . puesto que αδ − βγ = 1. c) y (a0 . pero puesto que D + b2 = ac = a2 es D+(a−b) = 2a − 2b. c) y (a0 . ahora puede deducirse f´cilmente que cuando dos formas reducia 0 . adem´s ambiguas. en tal caso las formas (a. y al mismo tiempo o bien a ambiguas o bien a = c = a0 = c0 . c0 ) no pueden ser propiamente equivalentes. a a la forma (2a − 2b. c0 ) ser´ opuestas. En das (a. b. o a e Por lo tanto de la (2) resulta que b0 = a(αβ + γδ) + b(αδ + βγ) o. si las formas son formas (a. de donde necesariamente ±2b = a = c. c) tambi´n equivaldr´ a su e a opuesta propiamente. ya que a = ±2b. En estos casos. b. c) y (a efecto ser´n impropiamente equivalentes si (a. a − b. Por lo tanto como ni 2) Si α = ±1. b. de donde las formas (a. pudo verse f´cilmente que las 0 . c0 ) son id´nticas (contrariamente a la hip´tesis). c0 ). 0 . la forma ( a 2 por ende ser´ equivalente. b0 . b. Si a = c. b0 . a a ni menor que a0 . c0 ) son no opuestas pueden ser impropiamente equivalentes. c) y (a impropiamente opuestas y. a) es ambigua. ıan De todo esto se concluye que las formas (a. b0 . 2b ni es > a. resulta de la (1) que ±2b = a + c − a ıa a ni c < a0 . ser´ necesariamente a0 = a = c. De modo semejante a como se βγ = −1 de donde de la (2) b + b dedujo de la (I) tendremos: ıan e o bien b = b0 . las cuales no son a id´nticas. b. son propiamente equivalentes. y viceversa. b0 − b = a(αβ + γδ) + 2bβγ = a(αβ + γδ ± βγ) por lo cual necesariamente como antes e o bien b = b0 . b. b. o ıan o bien b = −b0 . b0 .DETERMINANTES NEGATIVOS. (a0 . y puesto que a ni es mayor que c. ni > c. a no ser que fueran opuestas. c). por tanto. en este o bien b = −b caso las formas ser´ ambiguas. aquellas formas son opuestas. y de la ecuaci´n ±2b = a + c − a0 ser´ tambi´n = a0 . tambi´n tendr´n que ser propiamente a e a D+(a−b)2 . b0 . c) y (a0 . tampoco ser´ 2b < a ni < c. y. Adem´s de la (3) tenemos que 0 = ±δc = ±δa. c0 ) son propiamente equivalentes. Pero. b. de la (1) tenemos a0 = c. −b0 . 151 1) Si α = 0. Igualmente. A la vez. De hecho. a) ser´ contigua a la forma (a. por lo cual (a. en tal caso las formas ser´ id´nticas (contrariamente a la hip´tesis). a − b. Es evidente que la condici´n e o .

a 174. 9) y (9. 73. y como ella es al mismo tiempo ambigua. B´squense dos formas reducidas f y f 0 propiamente equivalentes o u 0 respectivamente. Si las formas f y f 0 son propiamente o a las formas F y F e impropiamente equivalentes. 35. e e las formas dadas ser´n equivalentes propia e impropiamente a la forma opuesta. A las formas (23. Problema. 2. iguales. 9). o equivalentes de ambos modos. 1. 63) y u a (15. con el mismo determinante negativo. pero si f y f Del art´ ıculo anterior pueden presentarse cuatro casos: e ıan 1) Si f y f 0 no son ni id´nticas ni opuestas. Estas mismas n o u . tampoco lo son F y F 0 . F y F 0 ser´ tanto propia como impropiamente e equivalentes. 63) y (15. Para las formas (41. 27) ser´n equivalentes tanto propia como a impropiamente. 18. El n´mero de formas reducidas que tienen un determinante dado −D siempre u es finito y relativamente peque˜o en relaci´n con el n´mero D. tampoco F y F 0 ser´ equivalentes de ning´n modo. 38. se encuentran las formas reducidas no equivalentes (1. bajo la cual aqu´llas sean impropiamente equivalentes es que sean id´nticas adem´s e e a de ser ambiguas o que a = c. Resoluci´n. 173. 78) y (53. las formas (23. y puesto que ´stas son opuestas y sus t´rminos extremos iguales. 1. 3). 0. 27) equivale la misma forma reducida (2. primero. Dadas dos formas F y F 0 . 102) equivalen las formas reducidas (9. o ıan tienen sus t´rminos extremos iguales. o id´nticas u opuestas y.152 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 5) y (2. F y F o 0 son opuestas. se debe investigar si son equivalentes. segundo. por lo que las formas originales de ning´n modo ser´n equivalentes. 20. lo son. 20. A las formas (37. 30) y (7. F y F o Ejemplo. 3). Las formas reducidas que no son ni id´nticas ni opuestas e tampoco pueden ser propia ni impropiamente equivalentes. entonces F y F 0 tambi´n 0 no son equivalentes de ninguna manera. e e 3) Si f y f 0 son id´nticas. iguales. 53. 47) cuyo determinante = −5. u e 2) Si f y f 0 son. o ambiguas. pero ni son ambiguas ni tienen t´rminos extremos 0 s´lo ser´ ıan propiamente equivalentes. pero ni son ambiguas ni tienen t´rminos extremos e 4) Si f y f 0 s´lo ser´ ıan impropiamente equivalentes. 38. −2.

−11). Para b = 0. ´stas deber´n rechazarse. 11). para cada uno de los valores determinados de a y b se pone c = D+b . de los cuales −D sea un residuo cuadr´tico. son 1. (−2. −85). Aqu´ el l´ ı ımite de los valores de a es 340 . 5 y 10. 0. ±1. T´mense para a todos los n´meros positivos y negativos no o u q e 4 a mayores que 3 D. 5. (−10. (10. c) donde deben determinarse todos los valores de a. 2. Sea D = 85. −85). el cual est´ a Con el otro m´todo. (−1. (−2. ±5. ya que 89 no puede resolverse en dos factores de los cuales sean ambos < 4. 17). q −17). 0. 85). Finalmente para b = ±5 resultan (10. 0. resu´lvase b2 + D de todas las maneras como pueda hacerse en dos factores menores que 2b (tambi´n debe tomarse e en cuenta la diversidad de los signos). −1. 0. De aqu´ se tienen doce formas: a ı (1. Si resultan de este modo unas formas en las a cuales c < a. (5. Para b = ±2 no existe ninguna. −11). las formas . Los n´meros entre 1 y 10 (inclusive). (10. Como a no es > 3 D. no mayores o 1 que 2 a. Para cada b. 153 formas pueden encontrarse mediante dos m´todos. (5. 11) y (−10. que est´ a 3 entre 10 y 11. −1. Finalmente es claro que no puede existir a ninguna forma reducida que no se encuentre por ambos m´todos. (−10. a). −5. 1. 0. pero las restantes son claramente reducidas. e o q u q 1 4 1 e no mayores que 2 3 D o sea 3 D. 0. resultan las formas (1. Si se rechaza una u otra de dos formas no id´nticas pero propiamente e equivalentes entre todas las formas reducidas de un determinante dado. e Ejemplo. −43). y para cada a se hace √ b sucesivamente igual a todos los valores de la expresi´n −D (mod. c. 43) y (−2. Cuando los q factores son diferentes. T´mense para b todos los n´meros positivos y negativos. 11). ımite de los valores de b. todas las formas originadas de esta manera ser´n claramente reducidas. q 2 para b = ±1 resultan (2. 0. (2. 5. −43). tomados tanto positiva como negativamente. Lo mismo vale para ±3 y ±4. −43). ±5. (−5. 43). 43). b. 1. e a Segundo m´todo. −85). se tiene 85 para el l´ e 3 situado entre 5 y 6.DETERMINANTES NEGATIVOS. (−5. −17). −11). −5. (−1. (2. Primer m´todo. 0. b. p´ngase el o 4 menor factor = a y el otro = c. 175. ±1. Denotaremos las formas reducidas e indefinidas del determinante −D por (a. 17). de los cuales −85 es residuo u cuadr´tico.

percibe f´cilmente que. (−5. 176. −85). Por lo que. se ponen en la misma clase todas las formas propiamente equivalentes a una forma reducida. listamos unicamente la mitad. permanecen las formas ı (1. De esto a a es claro que las formas cuyos t´rminos extremos son positivos est´n completamente e a separadas de aqu´llas cuyos t´rminos extremos son negativos. las que tienen sus t´rminos extremos positivos. b. 1. Por la misma raz´n se o el mismo signo (porque ac = b 0 . b. de esto o 0 = (aα + bβ)2 + Dγ 2 y por tanto ciertamente es no negativo. c) en negativo = −D. −17). es claro que las formas colocadas en la misma clase ser´n propiamente a equivalentes. −11). De hecho. 1. b0 . Puesto que ni a ni a0 aa puede ser = 0. 0. las formas del mismo determinante pueden distribuirse en tantas clases como formas permanezcan. si las formas (a. (−2. entonces a y c tendr´n 2 +D. Mostramos antes o ı n o a que si el determinante de la forma (a. 5. y = γx0 + δy 0 . c0 tendr´n el mismo signo. Pero m´s adelante desarrollaremos con mucho detalle este argumento concerniente a a la clasificaci´n de las formas. y las formas de diferentes clases no pueden ser propiamente equivalentes. o a la segunda etc. 11) (−10. As´ para D = 85.154 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. c) y (a a 0 . a saber. (−1. todas las formas del determinante −85 podr´n distribuirse en ocho a clases seg´n sean propiamente equivalentes o a la primera forma. 5. y por lo tanto es positivo). aa0 ser´ positivo y por eso los signos de a y a0 ser´n los mismos. (5. seg´n ı u las cuales todas las restantes del mismo determinante pueden separarse en clases. c0 ) son equivalentes. restantes estar´n provistas de esta propiedad notable: que cualquier forma del mismo a determinante ser´ propiamente equivalente a una y s´lo una de ellas (al contrario ıa o otras ser´ propiamente equivalentes entre s´ De donde. 0. 0. ´ . Tenemos aqu´ una tabla de formas para ciertos determinantes negativos. Aqu´ a˜adimos una sola observaci´n. puesto que e las restantes son iguales en n´mero y provienen de ellas al asignar signos opuestos a u los t´rminos extremos. 85). Lo mismo vale para las formas rechazadas o retenidas de las e reducidas. 43). (2. 17). todos los a. u Desde luego. resulta claro que todas ıan ı). a a por la sustituci´n x = αx0 + βy 0 . 0. −43). si la primera se transforma en la segunda a c. (10. a saber. ser´ aα2 + 2bαγ + cγ 2 = a0 . Seg´n la observaci´n del art´ u o ıculo anterior. S´lo basta considerar e e o estas formas reducidas.

a0000 ) = F 000 etc. 0. 4). 3). 0. a00 ) = F 0 . (2. 1. (3. 9). (2. 4). (a0 . 0. (3. etc. 1. 5). 0. (4. 0. (2. 10). 0. o 000 . 2). a0 ) = F . b0 . Se tiene una serie de formas de las cuales cada una es contigua a la parte posterior de la precedente y se desea una transformaci´n propia de la o primera en cualquier forma de la serie. 6). b0 +b00 . 1). Cada forma del determinante −2 cuyos t´rminos son positivos es e 2 +2y 2 . 155 aqu´llas cuyos t´rminos extremos son positivos. a Es evidente que cada forma del determinante −1 es propiamente equivalente a la forma x2 + y 2 si sus t´rminos extremos son positivos. etc. y. x0 . 6). b. Sean x. 7 (1. 2). (3. 0. 2x2 + 2xy + 6y 2 . y 0 . 4). y 00 etc. extremos son positivos es equivalente a una de ´stas x e 2 + 2xy + 4y 2 . (2. 11 (1. 0.. 4). b00 . 1. 3). 10 (1. 0. F 0 . 0.DETERMINANTES NEGATIVOS. (2. 1. F 00 h . 11). h000 etc. 12). 2 (1. (2. 8 (1. 3x 177. dado que ense˜aremos luego un m´todo ıa n e mucho m´s adecuado para construirla. 1. 4). 0. Ser´ superfluo continuar esta tabla. e e D 1 (1. 3). 0. 0. 4). 0. (2. 1. (a00 . Se denotan b+b0 . 2). (a a0 a00 a000 00 . (2. 5). Sean las formas (a. 3x2 − 2xy + 4y 2 . Cada forma del determinante −11 cuyos t´rminos e equivalente a la forma x 2 + 11y 2 . 6). pero equivalente a −x2 − y 2 e si son negativos. 0. 9 (1. 3 (1. 3). (3. 4 (1. las indeterminadas de las formas F . −1. 3). 1. a000 ) = F 00 . 0. 7). b000 . respectivamente por h0 . 5). 0. 5 (1. (3. 0. 4). 8). Soluci´n.. Problema. (2. 2. b00 +b000 etc. (2. 0. x00 . 6 (1. 12 (1.

etc. F 00 . al cual tambi´n puede reducirse*). = 0. ± hn ] donde los signos ambiguos puestos deben ser −−. a000 . a00 . 159 que o todas estas transformaciones son propias. Se supone que F se transmuta en F 0 poniendo x = α0 x0 + β 0 y 0 . Este algoritmo bien simple y preparado para los c´lculos es an´logo al a a algoritmo expuesto en el art´ ıculo 27. 159): a α0 = 0 α00 = β 0 α000 = β 00 α0000 = β 000 o sea α0 = 0 α00 = β 0 α000 = β 00 α0000 = β 000 β 00 = h00 β 0 β 0000 = h0000 β 000 − β 00 β 000 = h000 β 00 − β 0 β 0 = −1 γ0 = 1 γ 00 = δ 0 γ 000 = δ 00 γ 0000 = δ 000 etc.. 27 a o β n = ±[−h00 . en la notaci´n del art. −+. puesto que F se transforma en F 0 poniendo x = −y 0 . . y = γ 000 x000 + δ 000 y 000 β 0000 = h0000 β 000 − α000 β 000 = h000 β 00 − α00 δ0000 = h0000 δ 000 − γ 000 δ0000 = h0000 δ 000 − δ 00 Puede deducirse sin dificultad tanto de su formaci´n como del art. 160) f´cilmente se encuentra el algoritmo siguiente (art. e a esta soluci´n no est´ restringida a las formas de un determinante negativo.156 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. . etc. . etc.. x = α00 x00 + β 00 y 00 . δ 0 = h0 δ 000 = h000 δ 00 − γ 00 δ 00 = h00 δ 0 − γ 0 y = γ 0 x0 + δ 0 y 0 y = γ 00 x00 + δ 00 y 00 F 000 . −h0000 . . x = α000 x000 + β 000 y 000 . (art. . . y = x0 + h0 y 0 F 0 en F 00 poniendo x0 = −y 00 . ++ conforme a que n sea de la forma . si no a o a todos los casos donde ninguno de los n´meros a0 . y 00 = x000 + h000 y 000 etc. h000 . y 0 = x00 + h00 y 00 F 00 en F 000 poniendo x00 = −y 000 . Adem´s. Entonces. . . . +−. u *) Ser´. δ 0 = h0 δ 000 = h000 δ 00 − δ 0 δ 00 = h00 δ 0 − 1 β 00 = h00 β 0 − α0 β 0 = −1 γ0 = 1 γ 00 = δ 0 γ 000 = δ 00 γ 0000 = δ 000 etc.

Am+1 ) y (an . B 0 . −bn−1 . B 0 . . an+1 ) no son id´nticas. . (an . ambiguas. an o sea Am ). Am+1 ). . b00 . A000 ) del art´ ıculo 171 se ha encontrado la progresi´n de formas (A o m . sino m = Am+1 = an = an+1 . B m . . . por el art´ a ıculo anterior podr´ a encontrarse una transformaci´n propia de la primera F en la segunda f . . 1. . A0 ). (A0 . an+1 ). B. resulta B m−1 −bn−1 ≡ bn −B m y. h000 . B m . B m−1 ≡ . an−1 ) ser´n a a la vez. A0 ). A0 ). a00 ) y (a00 . B m−1 . b0 . u e o contiguas (donde A m .A −B m (mod. (Am . (Am−1 . cada forma ser´ contigua a la precedente. A0 . an−2 ). b. a la vez. bn−1 ). an−1 ). A00 . (a0 . Si las formas (Am . y δ n = ±[h0 . 1. (A0 . bn . −bn−2 . a0 ) (an−1 . Supongamos que la forma F es (A. 2. B m . an+1 ) son id´nticas. estar´n provistas de la misma propiedad.. an−1 . 2. B 00 . entonces. por tanto ≡ 0. . encontrar alguna transformaci´n propia de la una en la otra. an−1 ). Dadas dos formas propiamente equivalentes a F y f del mismo determinante negativo. (an . hasta la forma reducida (A es (a. Por lo que. la progresi´n de las opuestas y. Am ) y (an . −b. −bn−2 . . y ≡ 2bn e y por tanto ≡ 0. Puesto que Am = an . −−. hasta la forma reducida (a e I. o e Soluci´n. . an−2 ). en las progresiones de las formas (A. y de manera semejante B m−1 . B. B m−1 . o e II. b. se encontrar´ a una transformaci´n propia de la primera forma F en la segunda f . entonces. Am+1 ). −bn−1 . A00 ). B. (a. Am+1 ). a). −bn−1 . 157 178. B 0 . an+1 ) o son id´nticas u opuestas y. Si las formas (Am . Problema. bn . si las formas (Am . a0 ) y que por el mismo m´todo se encuentra la serie (a0 . m−1 . ± hn ] donde los signos ambiguos deben ser +−. a000 ) e n . B m . . a). (a. Am ). . b. A00 ) y (A00 . −h00 . . la brevedad no permite exponerlo a ı con amplitud. De donde. si son opuestas y ambiguas. o 4k + 0. . las formas (A m−1 denota el pen´ ltimo t´rmino de la progresi´n A. seg´n n sea de la forma 4k + 0. . ++. Entonces pueden tener lugar dos casos. −b. A o formas (A. u Pero dado que esto puede confirmarse f´cilmente por s´ mismo.. 3. . 3. bn−1 ≡ −bn (mod. Am+1 ) y (an .DETERMINANTES NEGATIVOS. (an . por el art´ −(b a ıculo anterior. B m . bn . Am ). y que por el m´todo o 0 . a0 ) (an−1 . bn . De manera similar supongamos que f etc. y B m − bn−1 = a n + bn−1 ) ser´ divisible por an . A00 ). −+. Puesto que Am+1 = an . y de esto. (a0 .

(2. −7. hallar una transformaci´n impropia o 2 + 2btu + a0 u2 . todas las propias de una propia y o todas las impropias de una impropia. (63. sin embargo. (15. las formas F y f son equivalentes tanto propia como impropiamente. 4D = 4AC − 4B 2 . h000000 = 0 De esto se deduce que la transformaci´n de la forma 23x2 + 76xy + 63y 2 en o 2 + 40tu + 27u2 es ´sta: x = −13t − 18u. y el m´ximo com´n divisor de los n´meros A. e ıa t 2 . 5.158 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. por lo cual Se tiene. si a m m2 m2 . 27). entonces podr´ encontrarse tanto una transformaci´n propia como a o una impropia. Es claro que no pueden darse u o otras m´s que aqu´llas semejantes a ´sta. B´squese una transformaci´n propia de la forma F en x = αp + βq y y = γp + δq. 2B. h00000 = −1. Para las formas (23. por lo tanto. 3). o solamente propiamente o solamente impropiamente. 2). De hecho. por el art´culo precedente ı b´squese alguna transformaci´n de la forma F en f . 27) se tiene la progresi´n o (23. en el primer caso. i. y en el segundo. (3. 25. C = m. encontradas ´stas. Si las formas F y f son equivalentes de una sola manera. por lo que esta transformaci´n ser´ impropia. Entonces es claro del art´ a u u ıculo 162 que. h0000 = −3. el problema se habr´ resuelto. Soluci´n. 27) por lo cual h0 = 1.e. 15). y = 8t + 11u. Si las formas F y f son equivalentes. se deduce sin dificultad la soluci´n del problema: Si las o o formas F y f son impropiamente equivalentes. b´squense dos transformaciones: la u una propia y la otra impropia. Sea la forma F = (A. 10). entonces la forma de la forma F en f . 1. e 15t De esta soluci´n. B 2 − AC = −D. (27. y = γt − δu. −20. 38. (10. B. 38. Si. 20. C). todas las transformaciones de la forma F en f pueden deducirse de una transformaci´n. 179. h00 = 3. hallar todas las transformaciones de la forma F en f . sea f = at a u opuesta ap2 − 2bpq + a0 q2 ser´ propiamente equivalente a la forma F . 20. por otro lado las formas F y f son a e e equivalentes tanto propia como impropiamente. h000 = 2. 63). entonces o es claro que F se transforma en f dadas x = αt − βu. si se tuvieran todas las soluciones de la ecuaci´n o 2 + Du2 = m2 . Ejemplo. Ahora. Por lo tanto.. o a Si. 63) y (15. D = AC − B 4D = 4( AC ) − ( 2B )2 ser´ un entero. Problema.

y otra x = −αx0 − βy 0 . si F y f son equivalentes de una sola manera y si tenemos alguna transformaci´n o x = αx0 + βy 0 . y = −γ 0 x0 − δ 0 y 0 . y si se tiene alguna transformaci´n propia o x = αx0 + βy 0 . y = γ 0 x0 + δ 0 y 0 entonces no se presentar´ otra transformaci´n propia salvo aqu´llas (poniendo t = m) a o e y ´stas e x = −αx0 − βy 0 . si F y f son equivalentes de dos maneras. o sea. u = m. y = γx0 + δy 0 . 1. la ecuaci´n t2 + Du2 = m2 admitir´ cuatro o a soluciones: t.DETERMINANTES NEGATIVOS. De esto. ser´ D > m2 . si F y f son a equivalentes de una sola manera. −m. y = −γx0 − δy 0 . 0. −1. y x = −α0 x0 − β 0 y 0 . y = γ 0 x0 + δ0 y 0 . y=± x ± y x=∓ m m m m Por otro lado. Si por el otro lado F y f son equivalentes tanto propia como impropiamente. y = γx0 + δy 0 4D 2) Si m2 = 4. y una impropia x = α0 x0 + β 0 y 0 . 0. De esto. ella tambi´n o e . 0. entonces no puede darse alguna transformaci´n m´s o a que x = αx0 + βy 0 . u deber´ ser = 0. 159 4D a a 1) m2 > 4. o sea D = m2 . la cual resulta poniendo t = m (art´ ıculo 162). y = −γx0 − δy 0 (poniendo t = −m) y de modo semejante ninguna impropia salvo x = α0 x0 + β 0 y 0 . y por tanto t no puede tener otros valores m´s que +m y −m. resultar´n cuatro ecuaciones: a y = γx0 + δy 0 x = ±αx0 ± βy 0 . y = ±γx0 ± δy 0 αB + γC 0 βB + δC 0 αA + γB 0 βA + δB 0 x ∓ y. si adem´s de a esta transformaci´n dada se tiene otra no semejante a esta misma. de donde en t2 + Du2 = m2 . 0.

m . −1). Por lo que. y = ±γx0 ± δy 0 αB + γC 0 βB + δC 0 1 1 )x ± ( β − )y x = ±( α − 2 m 2 m αA + γB 0 βA + δB 0 1 1 )x ± ( δ + )y y = ±( γ + 2 m 2 m 1 1 αB + γC 0 βB + δC 0 x = ±( α + )x ± ( β + )y 2 m 2 m 1 1 αA + γB 0 βA + δB 0 y = ±( γ − )x ± ( δ − )y 2 m 2 m y seis semejantes a la segunda. 2 −1 m. u = m. m ) en (±1. se percibe que. ±2). C) en una ambigua (±m. equivalente a una ambigua. y por tanto esta forma es equivalente (art. Sin embargo. 0. δ0. mediante la misma A B C a transformaci´n por la cual se transforma ( m . B. a saber. 2 1 m. e 0. m tambi´n dividir´ a A B C B. 0. y = γx0 + δy 0 x = αx0 + βy 0 x = α0 x0 + β 0 y 0 y = γ 0 x0 + δ 0 y 0 se tendr´n doce transformaciones. o sea 4D = 3m2 . se transformar´ o la forma (A. m . B. ±3). la forma (A. El determinante de la forma ( m . ±1. consideremos lo siguiente. en este caso puede demostrarse que F y f siempre son a e a equivalentes de dos maneras. 2 −1 m. m ) ser´ = −1. 1) o a (−1. proporcionar´ cuatro no semejantes a ella de tal manera que se tengan ocho a transformaciones. β. 0. γ. equivaldr´ tanto propia como impropiamente a cualquier a forma a la cual sea equivalente. 2B . si se tienen dos transformaciones no semejantes de la forma F en f. 1 m. δ por α0 . ±m). Adem´s. 1. 0. De donde se sabe que la forma (A. γ 0. 0. seis semejantes a la primera a x = ±αx0 ± βy 0 . El determinante de la forma ( 2A . o a la forma (±2. que se originan de ´stas al sustituir α. 4D a 3) Si m2 = 3. 176) o a la forma (±1. Como D = m2 = AC − B 2 . β Para demostrar que en este caso F y f siempre son equivalentes de ambas a maneras. C).160 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. −1. 1. 2C ) ser´ m m m −4D = m2 = −3. B. 0. entonces m ser´ par y el total de soluciones 2 + Du2 = m2 ser´ seis: a de la ecuaci´n t o t. 2 Por consiguiente. −1. C) es equivalente . por lo que ser´ equivalente a a a la forma (1. ±1). 0. −m.

como D no puede ser ni = 0 ni negativo.. −N 00 etc. Pero como esto es imposible. 0. y = γx0 + δy 0 y x = α. Si al contrario existen. . en la cual x e y tengan forma ax valores primos entre s´. ser´ ( 2B )2 = 4 AC − 2. Hallar todas las representaciones del n´mero dado M por la u 2 + 2bxy + cy 2 . N 00 . 2 consideraremos cada uno separadamente. este caso no puede darse aqu´ u ı. 1 m. 4). 4D 2B 2 AC ıa 5) Suponiendo que m2 = 1. C) necesariamente equivaldr´ a la segunda. M). √ b´squense todos los valores diferentes (i. 4D ıa m 4) Si se supone m2 = 2. 161 o a la forma (± 1 m. ≡ 2 (mod. no pueden darse otros casos a diferentes m´s que los enumerados. −N. Por el art´ o ıculo 154. ±m)*). 2 Si las formas F . a 180. Puesto que cualquier representaci´n debe pertenecer a alguno de estos valores.DETERMINANTES NEGATIVOS. etc. N 0 . se pueden determinar todos los N. 4). como ning´n cuadrado puede ser ≡ 2 (mod. de ambas maneras equivalente a una de ellas. As´ primero a ı. por tanto. sean estos valores N. del determinante negativo −D. F . 4). (M. y. m2 Pero. −N 0 . Adem´s. notamos que M no puede representarse tal como se necesita. pero a esto no es necesario aqu´ ı. ± 3 m) o a la forma (±m. a menos que −D sea residuo cuadr´tico de M. las cuales son ambas 2 2 2 ambiguas. B. 2 D + N 2 02 y M . y.e. C = m. a o u Sea el m´ximo com´n divisor de los n´meros A. por tanto. D+N ) no son propiamente equivalentes. no puede M existir ninguna representaci´n de M perteneciente al valor N (art´ o ıculo 168). ı Soluci´n. de tal manera que no sean a o > 1 M. este caso tampoco puede ocurrir aqu´ ı. ser´ ( m ) = 4 m2 − 1 ≡ −1 (mod. 2B. incongruentes) de la expresi´n −D u o (mod. Para simplificar los c´lculos. y = γ ser´ una representaci´n del n´mero M por F perteneciente al valor N. N 0 . . N. Problema. buscaremos una transformaci´n propia de la forma F en o Mx0 + 2Nx0 y 0 + la cual sea x = αx0 + βy 0 . entonces distinguiremos a u u tres casos (art´ ıculo anterior): *) Puede demostrarse que la forma (A.

−N 0 etc. 4D 1) Si m2 > 4 no se dar´n representaciones pertenecientes a N salvo estas dos a x = α. Se buscan primero todas las representaciones del n´mero e M por la forma (A. ser´ ı. ν 2 . Por lo tanto. o sea. 3) Si 4D m2 y = ±γ. y = γ y x = −α. no se u u dar´n tales representaciones de M. en la cual x e y tienen valores primos entre s´ Si M no u es divisible por ning´n cuadrado (salvo 1). por ejemplo. en las cuales los valores de x e y son primos entre s´ producir´n todas las representaciones de M en las que el m´ximo com´n divisor ı. e y f son primos a u a entre s´ Entonces tendremos que M = μ2 (Ae2 + 2Bef + Cf 2 ) y. y = −γ (art´ ıculos 169 y 179). C). suministrar´n todas las representaciones de M en a las cuales el m´ximo com´n divisor de los n´meros x e y es μ. 181. si se multiplican por μ. n´mero μ2 por la forma F . B. x=∓ αB + γC . a u sean ´stas μ2 . y = f ser´ una representaci´n del divisible por μ o a o M ı. m y=± αA + γB m = 3 se tendr´n seis representaciones a x = ±α y = ±γ x = ±( 1 α − 2 x = ±( 1 α + 2 αB+γC m ) αB+γC m ) y = ±( 1 γ − 2 y = ±( 1 γ + 2 αA+γB m ) αA+γB m ) De la misma manera se deben buscar las representaciones pertenecientes a los valores −N . si es un n´mero primo. N 0 .162 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. es claro que por las reglas precedentes pueden encontrarse todas las representaciones de un n´mero dado por una forma dada de un determinante u negativo. La investigaci´n de las representaciones del n´mero M por la forma F . 4D a 2) Si m2 = 4 se tendr´n cuatro representaciones x = ±α. a u u M todas las representaciones de ν 2 . Sin embargo. a a u de los valores x e y es ν etc. la sustituci´n x = e. 2 . π 2 etc. De modo semejante. . μ2 valores. Sin embargo. en las cuales x e y tienen valores primos entre s´ Tales ı. Suponga que se hace tal representaci´n al poner x = μe e y = μf de o manera que μ sea el m´ximo com´n divisor de μe y μf . si M involucra divisores cuadrados. a considerado. en la o u cual x e y tienen valores no primos entre s´ puede reducirse f´cilmente al caso ya ı. por lo tanto.

Puesto que la forma (1. 0. *) Es claro que este caso est´ contenido en (2) del art´ a ıculo 180. entonces es a u evidente que un n´mero primo no puede descomponerse en dos cuadrados no primos u entre s´ As´ tendremos el teorema: ı.DETERMINANTES NEGATIVOS. poniendo 0 − βy 0 .g. ı Cualquier n´mero primo de la forma 4n + 1 puede descomponerse como suma u de dos cuadrados. Puesto que −1 es un residuo ı cuadr´tico de cualquier n´mero primo de la forma 4n + 1 (art. x = ∓γ. y de una sola manera. −N. si no existen otros valores de la expresi´n −1 (mod. salvo o N y −N. Sea M un n´mero tal. x = ±γ. pero todas ´stas representan s´lo una descomposici´n del n´mero M en dos cuadrae o o u 2 + γ 2 . M ). la otra mitad a −N. 0 + βy 0 . 163 Aplicaciones especiales a la descomposici´n de los n´meros en dos cuadrados. si s´lo consideramos a los cuadrados mismos. −N 0 . ıces √ Por tanto. −N. lo cual e. x = ±α. 1) es ambigua. tales n´meros tomados a e u positivamente s´ pueden serlo. de modo que u u x sea primo a y (o sea descompuesto en dos cuadrados primos entre s´ a no ser ı) que −1 sea un residuo cuadr´tico de ´l. entonces. 182. por lo que est´n provistos a de una belleza casi cl´sica. y = ∓γ. 5 = 1 + 4. De esto se derivan cuatro representaciones de M x = αx pertenecientes a −N. a I. y = ±α. 0. pero no al orden de o dos. y = −γx0 + δy 0 . 37 = 1 + 36. resulta cuando M es un n´mero primo. y las representaciones del n´mero M por la forma x2 + y 2 pertenecientes a u N estas cuatro*): x = ±α. 17 = 1 + 16. 29 = 4 + 25. existen ocho ı representaciones de M. y = γx0 + δy 0 una transformaci´n propia de la segunda en la o Sea x = αy primera. M). 13 = 4 + 9. y = ±α. . o u en un cuadrado simple y uno doble. As´ pues. M) ´stos: N. NM ) ser´ propiamente equivalente a la forma (1. y todos los valores de la ı u √ 0 . M = α las ra´ ni a sus signos. −N 00 etc. la mitad de los cuales pertenece a N. Ning´n n´mero puede representarse por la forma x2 + y 2 . Sin embargo. 108). 1 = 0 + 1. N. por el e expresi´n −1 (mod. N o 2 +1 a art´ ıculo 176 la forma (M. en un cuadrado simple y uno triple . de hecho ser´ propiamente equivaa N 2 +1 e a e lente a la forma (M. Pasamos a ciertos casos especiales tanto por su elegancia notable como por el incesante trabajo empleado en ellos por el ilustre Euler. y = ±γ. M podr´ resolverse u a en dos cuadrados primos entre s´ de una sola manera.. 1). N 00 . y por ende aqu´lla se transmutar´ en ´sta.

Petr. como para otros casos particulares. Vea art´ ıa ıculo 105. II. Ning´n n´mero del cual −2 es un no residuo podr´ representarse por la u u a 2 + 2y 2 . Los que son versados en el c´lculo de combinaciones podr´n a a llevar a cabo la demostraci´n de este teorema (en el que. S´lo ı. . γ. 3. β. SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. pero todos los restantes s´ podr´n. e. a o u y = γx0 + δy 0 .. ı a forma x √ Sea −2 un residuo del n´mero M. M). etc. 1754 y 1755. y x = α. pero 1 (α + 1)(β + 1)(γ + 1) etc. u u o N 2 +2 a Entonces. 97 = 16 + 81 etc. 53 = 4 + 49. 3) pero entonces o a´n no hab´ encontrado una soluci´n completa. haciendo μ = 0 cuando M es impar. y N alg´n valor de la expresi´n −2 (mod. entonces M de ninguna manera podr´ a resolverse en dos cuadrados si S no es un cuadrado. En el cuarto volumen existe una disertaci´n perteneciente al mismo argumento (p. y = γ ser´ una representaci´n del n´mero M perteneciente a *) Si el n´mero M = 2μ Saα bβ cγ . . b. V. se presentar´n a 1 u 2 (α + 1)(β + 1)(γ + 1) etc. γ. 221 = 25 + 196 = 100 + 121. β. y u S = 1. p.164 41 = 16 + 25. c sean n´ meros primos diferentes u u de la forma 4n + 1 y si S es el producto de todos los factores primos de M de la forma 4n + 3 (a tal forma cualquier n´mero positivo puede reducirse. Comm. etc. . es impar. pertenecientes a ´stos. si alg´n n´mero de la forma 4n + 1 puede resolverse en dos u u cuadrados o bien en varias maneras.g. 176 las formas (1. M ) ser´n propiamente equivalentes. 0. v´ase especialmente art´ u ıa o e ıculo 27. Las restantes representaciones. nov. entonces no ser´ a primo. o bien de ninguna manera. descomposiciones de M cuando alguno de los n´ meros α. pero fue demostrado primero por el ilustre Euler. 73 = 9 + 64. si la expresi´n −1 (mod. 89 = 25 + 64. + 1 cuando todos α. de tal modo que x sea primo a y. si alg´n n´mero que involucra factores de la forma 4n + 3 no puede u u liberarse de ´stos por ninguna divisi´n por un cuadrado (esto suceder´ si uno o varios e o a de tales factores tienen un exponente impar). en las cuales x e y tienen valores no primos entre s´ pueden encontrarse con facilidad por nuestro m´todo general. de manera que a. por art. adem´s de o N y −N. cuando M no involucra factores de la forma 4n + 3). no o podemos detenernos) sin dificultad a partir de nuestra teor´ general. √ a Al contrario. La primera se transforma en la segunda poniendo x = αx0 + βy 0 . M) tiene otros valores. 2) y (M. 61 = 25 + 36. pero si S es un cuadrado. son pares (puesto que se 2 2 examinan solamente los cuadrados). entonces dicho n´mero tampoco puede u resolverse de manera alguna en dos cuadrados*). Este teorema elegant´ ısimo ya fue conocido por Fermat. se presentar´n todav´ otras representaciones de M. en este caso M podr´ resolverse de varias maneras en dos cuadrados. e o observamos que. a ıa e As´ pues. Por lo tanto. N. ı a 65 = 1 + 64 = 16 + 49.

73 = 25 + 48 37 = 25 + 12. Adem´s de ´sta. etc. Fermat tambi´n conoc´ este teorema. 119). Sin embargo estas cuatro representaciones presentan unicamente una descomposici´n de M en un cuadrado y el doble de un cuadrado. 59 = 9 + 50. 83 = 81 + 2. con la ayuda de las proposiciones a del art´ ıculo 116. al final. M). tendremos x = −α e y = −γ. de l’Ac. 67 = 49 + 18. Petr. 185. cada n´mero del cual e u −3 es un residuo cuadr´tico. 13 = 1 + 12. o Comm. 165 N. nov. 19 = 16 + 3. Pero nunca encontr´ una demostraci´n completa del o o teorema.. 17 = 9 + 8. De esto. 31 = 4 + 27. 11 = 9 + 2. Comp´rese tambi´n la disertaci´n en el Tomo VIII (para los a˜os 1760 y a e o n 1761) Supplementum quorundam theorematum arithmeticorum. Specimen de usu observationum in mathesi pura. ´ o √ y si m´s all´ de N y −N no se dan otros valores de la expresi´n −2 (mod. ıa con relaci´n al mismo argumento. y no existen otras pertenecientes a e a N (art´ ıculo 180). 73 = 1 + 72. u y ya que unicamente n´meros pares pueden representarse por la forma 2x2 +2xy+2y 2 . III. 105. 97 = 25 + 72 19 = 1 + 18. p. como varios semejantes. etc. p. 7 = 4 + 3. 67 = 64 + 3. 323.DETERMINANTES NEGATIVOS. se deduce f´cilmente este teorema: a Cualquier n´mero primo de la forma 8n + 1 u 8n + 3 puede descomponerse en u un cuadrado y un cuadrado duplicado de una sola manera.. o 1 = 1 + 0. Comm. nov. ´ u Tal como arriba se tiene este teorema: Cualquier n´mero primo de la forma 3n + 1 puede descomponerse como suma u de un cuadrado y un cuadrado triplicado y s´lo de una manera. se percibe que las representaciones x = ±α. VI. pero el ilustre e ıa Lagrange dio la primera demostraci´n. 89 = 81 + 8. VIII. 43 = 16 + 27. 41 = 9 + 32. p. y = ∓γ pertenecen al valor −N. Se demuestra por un m´todo semejante que. de Berl´ 1775. Por lo tanto. 2x puesto que −3 es un residuo de todos los n´meros primos de la forma 3n+1 (art. 3 = 1 + 2. 1 = 1 + 0. 43 = 25 + 18. Nouv. Ya el ilustre Euler hab´ llevado a cabo mucho e ın. . De modo semejante. o e M´m. Petr. 61 = 49 + 12. puede representarse o por la forma x2 + 3y 2 o por a 2 + 2xy + 2y 2 . de manera que el valor de x sea primo al valor de y. a a o tampoco existir´n otras descomposiciones. El ilustre Euler present´ la primera demostraci´n de este teorema en el o o comentario citado. Suite des recherches d’Arithm´tique.

B. e progresi´n a o Esto finalmente debe suceder. o 20n+3. Si de nuevo a000 < a00 . que ser´ un entero ya que a razonamiento como el del art. 20n + 7 por la segunda. si es positivo o −A. Adem´s. De modo semejante podremos adelantar y mostrar que todo n´mero primo de u la forma 20n+1. sea otra vez b000 ≡ −b00 (mod. Entonces. Se continuar´ este procedimiento para formar la a 0 . el primer t´rmino o e 0 ≡ −b (mod.166 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. nota de pie). a00 . de lo contrario no ser´ necesario buscar otra forma. Suponemos que en la forma propuesta las dos condiciones a´n o u no tienen lugar. estar´ situada entre D + B y D − B. 20n+7 por la forma x2 +5y 2 . o 20n+7. excluiremos primero las formas de un determinante cuadrado y luego las consideraremos por separado. 20n +9 por la forma 2x la forma 20n+3. lo cual es posible por un −D = a00 . a Resoluci´n. a0000 etc. si A es √ √ negativo. 3. Dado que la naturaleza de ellas es completamente diferente cuando el determinante es un cuadrado que cuando no es un cuadrado. bm = B y de n´meros enteros continuamente decrecientes. se debe encontrar √ forma (A. en la cual B sea positivo y < D y donde A. B. y adem´s los dobles de los primos a 2 +2xy +3y 2 y los dobles de los primos de de la forma 20n +1. a0 ). Problema. pues de lo contrario se tendr´ una progresi´n infinita a o m = A. Sobre las formas de un determinante positivo no cuadrado. b. cuyo determinante positivo y no cuadrado es = D. Ahora. se tomar´ b00 ≡ −b0 b a √ √ 00 ) y situado entre 00 (seg´ n a00 sea positivo o negativo) y (mod. a0 ). la forma (A. si a00 < a0 . a a . a000 . a D y D∓a u b00 −D a00 2 02 = a000 . dadas a u m+1 = C. hasta un t´rmino am+1 no menor que el precedente am . Sea b √ √ modo que est´ situado entre los l´ e ımites D y D ∓ a0 (tomando el signo superior cuando a0 es positivo. los n´meros u primos de la forma 20n + 3. ıa a observamos que en una forma de un determinante no cuadrado. a a Pasamos ahora a las formas de un determinante positivo. el inferior cuando es negativo). C) satisfar´ todas las condiciones. 183. a000 ) y situado entre √ √ 000 2 −D D y D ∓ a000 y b a000 = a0000 . a0 ) de el ultimo no puede ser = 0 (art´ ´ ıculo 171. Pero esta proposici´n y otras infinitas o particulares podr´n derivarse de las precedentes y de lo que se discuta m´s adelante. o 20n+9 (de los cuales −5 es un residuo) puede u representarse por una de las dos formas x2 +5y 2 . Dada cualquier forma (a. 2x2 +2xy+3y 2 . C) propiamente equivalente una a ella. Sea b a0 0 2 − D ≡ b2 − D ≡ aa0 ≡ 0 (mod. y los n´meros primos de la forma 20n + 1 y 20n + 9 pueden representarse por la primera forma.

el cual pondremos = r. a este problema. 97. tomado positivamente. Pero aqu´ el asunto es muy diferente. As´ pues las formas reducidas ı de un determinante positivo no cuadrado difieren de las formas reducidas de un determinante negativo. a000 ) etc. y de esto (puesto a √ √ que A no es > C) A < D. I. De esto. Pero. Pero debido a la gran analog´ entre ´stas y aqu´llas. y puede ı suceder que muchas formas reducidas sean equivalentes entre s´ Antes de dedicarnos ı. la ultima (A. B. no ıa e e quisimos introducir diferentes denominaciones.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. C) ser´ ´ a (a 0 ). −3. 97. estos p y q ser´n positivos. −97. 20). b00 . La ultima es la buscada. 184. ya que por hip´tesis A no es mayor que C. C) de un determinante positivo no cuadrado D. De esto. ±A estar´ situado entre D + B y D − B. por lo que D + A2 − B 2 ser´ f´cilmente que q a a 2 − AC un n´mero positivo. o o 00 . propiamente equivalente a la primera (a. 2 = D + AC < D y por tanto B < D. es claro que esto no puede suceder a menos que o AC sea negativo. a0 ). est´ situado entre a √ √ √ D + B y D − B. D. 172) se reconocer´ sin dificultad la equivalencia de dos formas cuaıa lesquiera de determinante positivo. Puesto que en la progresi´n de formas (a. √ √ ∓A IV. Q. b. 4). en las cuales A. 140). puesto que D = B u a u resulta r = A2 − AC y por tanto A2 − AC ser´ un n´mero positivo. Si se pudiera reconocer la equivalencia de dos formas reducidas de determinante positivo con la misma facilidad que en el caso de aqu´llas de determinante e negativo (art. b. B. (67. Se confirma 2 + 2pq + 2p D = D + A2 − B 2 . y por lo tanto los √ signos de A y C deben ser opuestos. el inferior cuando A es negativo). a √ √ II. −37. E. B III. ser´ necesario inquirir m´s detalladamente en la naturaleza de las a a . tendremos AC < D. es claro que. y dado que D −B ∓A = a o √ −q. De esto. a Ejemplo. ´ Llamaremos formas reducidas a tales formas (A. B − (√ D ∓ A) = q. y por tanto tambi´n e lo ser´ B. 167 Demostraci´n. a00 ). siendo B positivo y < D. Puesto que B est´ situado entre D y D ∓ A (tomando siempre el a signo superior cuando A es positivo. el cual est´ situado entre los l´ a a ımites D y D ∓ A. 67). es negativo. Por lo que. Adem´s. Propuesta la forma (67. √ √ a si se pone D − B = p. con m´s raz´n D +B√ es positivo. (a0 . −1) y (−1. se encontrar´ aqu´ la progresi´n de las formas (67. cualquiera es contigua a la precedente. ya que −AC = D − B 2 . D ∓ √ ser´√ A a positivo. (140. a ı o (20. 140) cuyo determinante es = 29. 5. b0 .

c) es contigua por una u otra parte a una reducida y no a varias. a y c tendr´n signos opuestos. c) es una forma reducida. b0 ≡ −b (mod. a) tambi´n ser´ una forma reducida. √ √ Sea a0 = c. c) por su ultima parte. e 02 −D a ´ c0 = b a0 . p. a o √ √ 5) El n´mero b estar´ situado entre D y D ∓ a (tomando el signo superior u a √ cuando a es positivo. √ D−b=r entonces por (2) arriba y la definici´n de forma reducida. entre D − b y D + b. e a √ √ 4) Tanto a como c ser´n < 2 D. es evidente que si existe alguna forma reducida contigua a la forma (a. abstra´ del signo. √ ±a0 − ( D − b) = q. entonces c. a0 ) tal que est´ situado entre D y D ∓ a0 *). siempre vale el superior cuando a0 es positivo. el inferior cuando es negativo). y la forma (a0 . y as´ con a ı √ m´s raz´n < 2 D. b0 . entre D +b u a √ 2 ıdo a y D − b. . En efecto. ser´ ac = b a √ a que b < D. Puesto que −c = D−b . y por lo tanto. lo cual siempre est´ a supuesto). c0 ). Puesto que ±a cae entre D +b √ √ √ y √ − b. i. el inferior cuando a0 es negativo.e. sin embargo D ser´ √ estar´√ a situado entre D y D ∓ a. Del mismo b − D es negativo. o sea b − ( D ∓ a)√ a positivo. debido a que b√ u modo se demuestra que b cae entre D y D ∓ c (seg´n c sea positivo o negativo). b. puesto puesto el determinante de la forma = D. o a Adem´s. b. formas reducidas (de un determinante positivo no cuadrado. b0 . q y r ser´n positivos. b. tal como a. entonces ±a − ( D − b). c0 ) estar´ contigua a la forma (a. 1) Si (a. Ya que a 2 − D.168 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.. estar´ situado a √ √ D−b2 D−b2 entre √D+b y √D−b . A la vez. b. √ 2) El n´mero c tomado positivamente estar´ situado. p´ngase a o √ √ b0 − ( D ∓ a0 ) = q0 . ´ demostramos que ´sta se ha reducido as´ e ı: A) Si se pone √ D + b ∓ a0 = p. ser´ negativo. 3) De esto es evidente que (c. ambos son < D + b. 6) Cada forma reducida (a. ella misma no puede ser diferente a (a0 . c) por la ultima parte. D − b0 = r0 *) Donde los signos son ambiguos. Sin embargo. b.

tenemos a a r + q 0 ± ma0 = 2b0 ± a0 . y por lo √ a a tanto positivo. Por esto. a). Esto es tan obvio que no es necesario explicarlo. b0 . b0 . b0 . 0 c) con √ √ 0 2 0 b situado entre D y D ± 0 c.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. Del mismo modo se demuestra que si tenemos 0 c = a. puesto que b0 est´ situado entre D y D ∓ a0 . 169 √ √ a a y q0 y r0 ser´n positivos. a) por la parte ultima. 0 c). −a) y (−0 c. 11. entonces la forma (0 a. c) por la a parte ultima. 5). a0 ) ser´ contigua por la parte primera a la forma reducida ´ 0 a. √ a Puesto que ±a0 − ( D − b0 ) = q0 . 3. 0 b. −c0 ) ser´n reducidas. Finalmente. b. y la segunda contigua a formas (− a la primera. Si la forma ( reducida (0 c. −0 c). y por eso tambi´n lo es m. 0 b. la forma (c0 . la tercera a la segunda por la parte ultima. a a sea b + b0 = ±ma0 entonces m ser´ un entero. Y puesto que b0 + r0 = b a 0 < D. o sea 2b0 = r + q0 ± (m − 1)a0 √ D. 0 b. 0 c) es contigua por la parte primera a la reducida (a. otra forma reducida no podr´ estar provista de esta a primera parte. (−c. . c0 ) ser´ una forma reducida. b0 . 0 b. −14) cuyo determinante es = 191. esta forma tambi´n es contigua a la forma (a. 0 b. 0 b. Es claro que ser´ p + q 0 = b + b0 . y si 0 a = b 0−D . b0 . y salvo ( propiedad. de donde 2b0 y √0 ser´n necesariamente positivos. (−a0 . 7) Si la forma reducida (a0 . 9. 13) es contigua por la parte ultima a la ´ reducida (5. Evidentemente. −0 a). b. c) por la e 0 a. De modo semejante. b. y por la parte primera es contigua a (−22. esto vale para las tres formas (−c0 . tendremos b B) Adem´s tenemos a r ± ma0 = √ D + b0 . (a0 . ±a0 estar´ situado entre D + b0 y D − b0 . de donde resulta que e tanto b + b m − 1 no ser´ negativo. b. y por 0 . −a0 ). (−a. la (c. o sea r ± (m − 1)a0 = √ D + b0 ∓ a0 √ √ por lo cual D + b0 ∓ a0 ser´ positivo. 0 b ≡ −b (mod. b. c). c0 ) es contigua a la forma reducida (a. 0 a) ser´ contigua a la reducida (c. −c). Tambi´n las a ´ e 0 a. Ejemplo. b. Adem´s. o sea la primera a la segunda ´ y la segunda a la tercera por la parte primera. 0 c) ser´ a c reducida. La forma reducida (−14. o sea ±ma0 es positivo. b.

(9. 3. Se toma para a todos los n´meros (tanto positiva como e u √ a negativamente) menores que 2 D. 7. 4. Primer m´todo. (5. . −9). y para √ cada a en particular se pone b igual a todos los valores positivos de la expresi´n D o √ √ (mod. (3. −15). etc. ya que uno u otro factor debe ponerse a tanto = a. (−2. 9. ∓6). y tantas otras resultan de ´stas. Denotaremos. (9. −5). 7. 3. (10. Pero rechazadas estas seis: (±13. (±6. est´n situados entre D+b y D−b e y ponemos el uno = a. Sea D = 79. 15. 185. −7). 4. (7. si se cambian los signos de los t´rminos extremos. los o valores 2 y 6. b. −5) (14. 3. El n´mero de todas las formas reducidas de un determinante dado D siempre u es finito. (±14. 7. 3. 5. (6. −6). 7. 8. −9). por lo cual este valor es omitido. o 5. 4. −3). ∓5) y (±15. e e por ejemplo (−1. el otro = c. Ejemplo. −2). 5. Se toma para b todos los n´meros positivos menores que e u √ 2 − D en dos factores de todas las D. (13. −3). 3. √ algunas formas provienen de este modo. −6). −78 no puede resolverse en dos factores que sin considerar el signo est´n e √ √ situados entre 79 + 1 y 79 − 1. −10). −15). 15). deben rechazarse.170 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. −10). 2. c) todas las formas reducidas de un determinante D de manera que determinemos todos los valores de a. c. 7. a Por el segundo m´todo. y para cada b en particular se resuelve b √ √ maneras posibles. (±9. de los cuales D es un residuo cuadr´tico. −5). 2. −1). (15. ∓7). tendremos las mismas formas en el orden siguiente*): e (±7. Pero para cada valor determinado de a y b 2 Si en particular se pone c = b −D . −7). en las a √ cuales ±a est´ situado afuera de D + b y D − b. las restantes treinta y dos comprender´n todas las reducidas. de tal suerte que todas son treinta y ocho. 7. −5). por (a. a Segundo m´todo. 4. (6. a) situados entre D y D ∓ a. (15. 8. 3. 8. ∓10). desechado el signo. (±10. 8. ∓7). ellas mismas pueden encontrarse de dos maneras. de modo indefinido. 5. 14. Evidentemente cada una de las resoluciones en factores en particular suministrar´ dos formas. ∓9). b. 7. −6). 8. 10. 3. ∓9). (5. ∓5). 1. entonces tendremos veintid´s valores de a: ∓1. y. mas. 15). (15. (±7. (2. por la misma raz´n. 6. 13. los cuales. 1. (7. 7. (3. (10.. De donde se encuentran diecinueve formas: (1. como = c. *) Para b = 1. 2.

(±10. entonces la reducida F 00 ser´ contigua a ´sta por la parte ´ a e 000 contigua a F 00 por la parte ultima etc. F n−1 son diferentes de la forma F . si se prosigue suficientemente. y toda la del per´ ıodo. 00 F. F progresi´n infinita F . ∓15). Sea F una forma reducida del determinante D y la forma F 0 contigua a ella misma por la parte ultima.. . ∓3). en la progresi´n yF a e o 0 . F 00 etc. 8. 7. 7. −1. 00 . F 00 etc. contiguas a la misma forma id´nticas. F 00 etc. todas las ´ ultima. del mismo modo tendremos de nuevo las formas F . todas las formas en la progresi´n o 0 . (±5. F 000 . 186. F 000 etc. ∓6). 5. y en general a la forma F . ındices 0. 0 F . F 00 . y por lo tanto la progresi´n por el lado izquierdo tambi´n estar´ compuesta del per´ e a ıodo de la forma F repetida infinitas veces. con anteponer o a la forma F la reducida 0 F . ∓6). la cual es contigua a ella por la primera parte etc. estar´n completamente determinadas. (±3. necesariamente vuelve a aparecer la F. F 0 . (±5. 7. 00 F. . y ser´n propiamente a a formas F equivalentes tanto entre s´ como a la forma F . 00 F con F n−2 etc. . la cual es contigua a F por la parte primera. (±9. 1. ∓5). F 00 etc. se les atribuyen los ´ m el ´ ındice m. (±2. F 0 . entonces F e a reducida por la parte primera. F 0 . Supongamos que F m y F m+n son a infinita F . Delante de ´sta pondremos la reducida 00 F . no podr´n ser diferentes. la reducida F ´ 0 . ∓2). (±15. F 00 etc. F 0 . −2.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. . ∓5). ∓1) (±1. 8. F 00 etc.. F F 00 . ∓15). . F 0 . . 7. 171 (±6. De este modo. Entonces. Llamaremos al conjunto de estas formas el per´odo de ı la forma F . e De esta manera se tiene una progresi´n de formas infinita por ambos lados: o . etc. ∓3). (±15. Si a las formas F . 8. F. y finalmente F y F n . y por lo tanto id´nticas. De la misma manera F m−2 e m+n−2 ser´n id´nticas. 2. etc. 8. se percibe que todas las formas F . . 7. tambi´n puede prolongarse al rev´s. . F n−1 son diferentes. Si suponemos que F n es la primera id´ntica a F . (±3. . . F m−1 y F m+n−1 ser´n reducidas. ∓10). estar´ constituida por este per´ o a ıodo de la forma F repetido infinitas veces. e e La progresi´n F . etc. o sea todas F 0 . a la forma m F el ´ ındice etc. F e primera forma F . si la progresi´n se prolonga m´s all´ de la ultima forma o a a ´ 0 . F 00 . 0 F. 7.000 F. a e o Se ve que 0 F ser´ id´ntica con F n−1 . Puesto que el n´mero de todas las ı u formas reducidas de determinante dado es finito. Por lo tanto.

−9). se presentan as´ (a. a 3) El algoritmo mediante el cual se encuentran los n´meros b0 . −5). 000 F etc. . . entonces formas cualesquiera de la serie ser´n id´nticas o diferentes. F 00 etc. (−10. b000 etc. el signo opuesto si m es impar. seg´n los a e u ´ndices de ellas mismas sean congruentes o incongruentes seg´n el m´dulo n. b00 etc. 00 b etc. u 0 . y todos los b.00 b. Puesto que F e ser´ necesariamente par. . n F si m es par.000 b. (−a0 . . 7.. Pues el primer t´rmino de la e m de este per´ ıodo tendr´ el mismo signo que el primer t´rmino a de la forma a e forma F n y F son id´nticas. el signo superior o el inferior debe tomarse. −0 a). . a = a00 2 √ D − b000 000 00 000 000 0000 b ≡ −b (mod. a000 etc. a00 . proposici´n 1). En lugar de las f´rmulas en la tercera columna.00 a) a ıculo 184. ı u o Ejemplo. 4. (6. −10). . 6). e ´ ı 187. 0 b. . u 000 etc. a ) entre los l´ ımites D y D ∓ a0 . b00 . todos los a. a00 ). a = a000 etc. b0 . −m. 2 donde en la segunda columna.. o a . a). cuyo determinante es = 79. 7. . 3). (00 a. tendr´n el mismo signo (art´ 0 . (−9. (−000 a. −a0 ). D ∓ a . 0 0 00 √ √ b ≡ −b (mod. Para la forma (3. . D ∓ a . a ) . a0 . . sean positivos o negativos. de nuevo tenemos (3. b o a 2) De esto es evidente que el n´mero n (el n´mero de formas de las cuales est´ u u a compuesto el per´ ıodo de la forma F ) siempre es par. (7. 0 F .0 b.172 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. a ) . (a00 .. seg´n a. −a000 ) etc. 8. b00 . . 7). (−0 a. F 0 . 8. se encuentra este per´ ıodo: (3. (−5. −5). . a00 . por la proposici´n 6 del art´ a o ıculo 184. 8. . 000 a etc. 5. . ser´n positivos. . b. Tenemos aqu´ algunas observaciones generales sobre estos per´ ı ıodos ı: 1) Si las formas F . a00 etc. . . . es ´ste: e D − b0 a = a0 2 √ D − b00 00 0 00 00 000 b ≡ −b (mod. −5). 00 a. Despu´s de la ultima. 3. As´ pues n = 6. 00 F . y 0 a.

. (7. . (15. Por ejemplo. −a la proposici´n 7 del art´ o ıculo 184 que si el per´ ıodo de la forma reducida F es F .DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. 3). (1. V. 10). 7. tiene 4) Una forma cualquiera F m . (3. 4. 9). (−15. (9. a). (−1. −10). 7. 7. todas las formas reducidas del determinante 79 se distribuyen en seis per´ ıodos: I. 5. Entonces. 6) Llamaremos formas asociadas a las que constan de los mismos t´rminos. 5. F m+1 . Entonces. F 0 . (−7. (−a0 . T´mese libremente alguna de estas formas F o 0 . 8. 7). 4. 4. 8. 5) Es claro que todas las formas reducidas de un mismo determinante D pueden distribuirse en per´ ıodos. Podemos continuar en a u esta manera hasta agotar todas las formas reducidas. es claro que P y Q no podr´n a tener ninguna forma com´n. 6). el cual no tendr´ una forma en com´n con P y tampoco con Q. . y sea Q el per´ e ıodo de ella. (3. 8. (10. 7. 5). H. sea G alguna no contenida en ´l. (−2. (−3. (−15. (−6. (6. F se comprenden todas las formas reducidas del determinante D. 8. F . (−3. 3. contenida en el per´ m . (10. de otra manera G tendr´ que estar contenida tambi´n u ıa e en P y los per´ ıodos coincidir´n totalmente. 7. −9). este per´ ıodo ser´ F a m−1 .. −10). alguna de las faltantes. 5. −6). cuando D es un a o n´mero grande: u b + b0 (b − b0 ) + a a00 = a0 b0 + b00 0 a000 = (b − b00 ) + a0 a00 b00 + b000 00 a0000 = (b − b000 ) + a00 a000 etc. como (a. b. en el cual aparecen las mismas formas y en el mismo orden que en el . (9. 7. 8. (7. . 7. IV. 8. 7. 1). ıodo de la forma F . −15). 5). 7. . Si no y b´squese su per´ u ıodo F . las cuales llegan a ser m´s c´modas. III. se percibe de pero puestos en orden inverso. 8. −5). e 0 ). R. A saber. 7). 3). 3. (−5. (−7. 7. el cual denotaremos por P . 8. −7). F 00 . 4. 7. F n−1 . 6). 5. (−6. (−9. (−5. −2). Si P y Q a´n no agotan todas las formas a u reducidas. (6. (5. II. . −6). −9). −3). −1). Este discrepa de aqu´l unicamente respecto del inicio y del e ´ fin. el mismo per´ ıodo que F .. (2. −3). 15). VI. 2). . suministrar´ un tercer per´ a ıodo. −5). (5. 15). 7. (15. F 0 . 9).F per´ ıodo de la forma F . 3. −7). (−9. b. 173 pueden darse las siguientes. F n−1 . −15). (−10. (−10. 3. 10).

las formas F o n denota lo mismo que 2n aqu´ As´ en I. de esto F 2m+2 y F 2n−1 . f n−2 . Supongamos que el per´ ıodo de la forma F consta de 2n formas. donde el m´dulo 2n. las formas ambiguas son (1. (−2. F 00 . f n−1 son ıodo asociadas a las formas F n−1 . entonces el per´ 0 . f a como el per´ ıodo de la forma F . en II son (−1. ı (2. en el cual aparece una forma ambigua. . 2n son id´nticas. . ıodos III y VI. o sea que el per´ ıodo de la forma F sea asociado a s´ mismo. En efecto. F n−1 . . am+1 ). 7) Pero puede ser que la forma f aparezca en el per´ ıodo de su asociado F . Del mismo modo y de esto 2b a F 2m+1 y F 2n ser´n asociadas. finalmente m+n y F m+n+1 . el per´ ıodo de la forma F concuerde con el per´ ıodo de la forma f . Dado que m + 1 y m + n + 1 son incongruentes seg´n u m+1 y F m+n+1 no ser´n id´nticas (art´ a e ıculo 186. . am+1 ). 8) Viceversa. . . −15).e. adem´s de F 00 y F 2m−1 etc. como en nuestro ejemplo de los per´ ıodos I y II y. Es a ı F claro que no puede ser que s´lo una forma ambigua est´ contenida en alg´n per´odo. f 00 . y sea 2m + 1 el ´ e ındice de la forma f en el per´ ıodo o sea F y F 2m+1 y F son asociadas. o sea la forma F m+1 es ambigua. compuesta de 2n formas. i. Cada vez que esto suceda se encontrar´n dos formas ambiguas ı a en este per´ ıodo. a e m−1 y F m son asociadas. respectivamente. F n−2 . Llamaremos per´odos asociados a aqu´llos de las ı e formas asociadas. puesto que los primeros t´rminos de las formas a e F y f tienen signos opuestos (v´ase la observaci´n 2 arriba). f 00 . y si la forma f es asociada a F y las formas f 0 . .174 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. y por lo tanto constar´ de tantas formas a de la forma f ser´ f . como se prueba con facilidad a F por razonamiento semejante. F a a m = (am . 8. y por tanto F m y F m+1 .. o e u ı 9) Tampoco puede haber m´s de dos en un mismo per´ a ıodo. por tanto. 7. es asociado a s´ mismo. a la vez la ı forma ser´ contigua a su asociada (que tambi´n es reducida) por la parte primera. F 2m+3 y F 2n−2 etc. 7. se ve que. son asociados los per´ ı. . . e o . f n−1 . Entonces todo el per´ ıodo ser´ asociado a s´ mismo. o sea F 0 y F 2m ser´n asociadas. IV y V. pertenecientes a los ´ ındices λ. bm+1 . Entonces tendremos Sea F o a bm +bm+1 ≡ 0 (mod. de la definici´n de las formas asociadas ser´ bm = bm+1 m+1 ≡ 0 (mod.. bm . F m+1 = (−am+1 . am+2 ). μ y ν. si F m es una forma reducida ambigua. . −15). F 00 . −am+1 ). Supongamos que en el per´ ıodo de la forma F .. . F 0 . As´ en nuestro ejemplo. F μ y F ν . μ y ν sean n´meros diferentes situados entre los l´ u ımites 0 y 2n − 1 *) Aqu´ el ´ ı ındice necesariamente ser´ impar. ı). 15). respectivamente de tal ambiguas F manera que λ. 15). se presentan tres formas λ . Entonces es claro que tambi´n e de la forma F *). cada per´ ıodo. de las cuales la segunda ser´ ambigua. f n−2 . 8. .

A. y finalmente F y F 2λ−1 . E. Entonces las formas F λ−1 y F λ ser´n asociadas. a e asociadas. Q. la pregunta que surge es cu´les formas de diferentes per´ a ıodos pueden ser tambi´n e equivalentes... β 00 . diremos simplemente que (L. por lo cual F 2λ−1 . f 00 = (a00 . a).. F y F 2μ−1 ser´n yF a 2ν−1 . y por a u o eso tambi´n λ ≡ μ ≡ ν (mod. Y = γx + δy. 175 a (inclusive). P´ngase o b+b0 −a0 0 b+b a = h0 . n).00 b. Como en el art´ ıculo 186. α000 . u . . −a0 ) . o a evitaremos la prolijidad tanto como sea posible y usaremos el siguiente m´todo m´s e a 2 + 2MXY + NY 2 es transformada en la forma corto de escribir. =0 h. puesto que claramente no pueden caer e entre los l´ ımites 0 y 2n − 1 tres n´meros diferentes congruentes. . etc. . b0 +b00 a00 00 b+0 b −0 a = h00 . Sea (a. 00 f 0f = (00 a. formamos una serie de formas reducidas infinita en ambas direcciones 00 f . b0 . m. y al mismo tiempo F λ−2 λ+1 etc. u u o 188. b. f .0 b. n) por la sustituci´n α. . seg´n el m´dulo 2n.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. De esta o manera no ser´ necesario denotar por caracteres propios las inc´gnitas de cada una a o de las formas que est´n siendo tratadas. −a000 ) etc. seg´n el m´dulo n. γ. f 0 = (−a0 . . = (−0 a. 0 f . b00 +b000 −a000 000 b+00 b 00 a = h000 =00 h etc. debemos decir algo acerca de la transformaci´n de las formas reducidas. F 2μ−1 y F 2ν−1 ser´n id´nticas. Entonces es claro que si (como en art´ ıculo 177) los n´meros α0 . M. adem´s de F y F a y los ´ ındices 2λ − 1. f una forma reducida dada con determinante D. . y sea . Si la forma LX o lx2 + 2mxy + ny 2 por la sustituci´n X = αx + βy. b00 . Pero antes de mostrar que esto es imposible. β 0 . f 00 . o Puesto que la transformaci´n de formas frecuentemente ser´ tratada abajo. a00 ). f 0 . δ.. Por el mismo razonamiento. = h. 2ν − 1 ser´n congruentes. etc. −0 a) etc. α00 . N) es transformada en (l. Es obvio que la primera inc´gnita deber´ a o a distinguirse bien de la segunda en cualquier forma. β. Puesto que todas las formas del mismo per´ ıodo son propiamente equivalentes. 2μ − 1.

β 0 . u 000 α. . . . 1. . . . . etc.176 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. γ 000 . . 00 α. −1. . −1. h o Puesto que 0 f por la sustituci´n propia h. 00 γ. de la misma forma como en el art´ ıculo 177. 000 δ . δ 00 α000 . . 158). son formados seg´n el siguiente algoritmo u α0 = 0 α00 = β 0 α000 = β 00 α0000 = β 000 β 0 = −1 γ0 = 1 γ 00 = δ 0 γ 000 = δ 00 γ 0000 = δ 000 δ0 = h0 δ00 = h00 δ 0 − 1 δ000 = h000 δ 00 − δ 0 β 00 = h00 β 0 β 000 = h000 β 00 − β 0 etc. 000 β. y todas estas transformaciones ser´n propias. f ser´ transformada en a o 0 f ser´ transformada en 00 f por la sustituci´n propia 0 h. . 00 f en 000 f por la sustituci´n propia 00 h. . δ 000 = h = 0 h0 α − 1 = = 00 h00 α − 0 α 0β 00 β 000 β 0000 β = 1 = 0α = 00 α = 000 α 0γ 00 γ 000 γ 0000 γ = −1 0δ 00 δ 000 δ 0000 δ = 0 = 0γ = 00 γ = 000 γ = 0 h0 γ = 00 h00 γ − 0 γ = 000 h000 γ 000 h000 α − 00 α etc. 1. etc. β 000 . 0 β. etc. a 0 f se transforma en f por la sustituci´n propia 0. δ 0 α00 . 00 δ 000 α. −1. . γ 0 . γ 00 . . De esto.. . . son formados seg´n el siguiente algoritmo u 0α 00 α 000 α 0000 α α0 . 1. . 000 β. etc. etc. 00 β. 0. β 0000 = h0000 β 000 − β 00 δ0000 = h0000 δ 000 − δ 00 f ser´ transformada a en f 0 en f 00 en f 000 por la sustituci´n o . . 0 γ.. 0 β. 0 etc. − 00 γ entonces f ser´ transformada a en 0 f en 00 f en 000 f por la sustituci´n o . . . . etc. −1. . o ıculo 159. β 000 . a o razonamiento similar. . 000 γ... etc. 00 β. 0 δ 00 α. . que si los n´meros 0 α. β 00 . . 1. 0 α. por el art´ concluimos. 0. .. Por (art.

δ. estos n´meros tendr´n la misma u a 0 . ser´ a δ m−1 + δ m+1 = hm+1 δm y generalmente δ m = γ m+1 . δ 00 tiene con f 00 relaci´n con la forma f que α o 0 α. 0 α + α0 = hα. La ley para la serie continua . . 0 α. 0 β = α. α + α00 = h0 α0 . 177 y todas estas transformaciones ser´n propias. 00 α. γ 0 . 0 γ. α00 . γ 00 . . . Es decir. . . α0 + α000 = h00 α00 etc. α. 00 α. . por la sustituci´n α. β. ser´ continua. . Entonces las series infinitas α a claramente puestas juntas por la inserci´n del t´rmino α de modo que puedan ser o e concebidas como una serie infinita continua en ambas direcciones de acuerdo a la ley o de progresi´n . β 00 . δ 0 . 0 α. . δ la forma f ser´ etc. γ = 0. 00 β. γ 00 . γ. δ 00 . . o a 0 . β = α0 .. . . α000 . . . 0 δ con 0 f etc. α00 . . .. La ley de progresi´n es la siguiente o 000 α + 0 α = 00 h00 α. . β 0 . δ = 1. 000 α etc. β = 0. α000 . γ 0 . δ 0 tienen con f 0 . 000 α. 00 δ. . β 0 . α00 . o en general (si suponemos que un ´ ındice negativo indica la misma cosa escrito a la derecha que un ´ ındice positivo escrito en la izquierda) αm−1 + αm+1 = hm αm De una manera similar la serie . y su ley es a β m−1 + β m+1 = hm+1 β m Esta serie es id´ntica a la precedente si cada t´rmino es movido hacia arriba un lugar e e 00 β = 0 α. . . γ. 00 γ. 0 β. . 0 γ. etc. . ser´ a γ m−1 + γ m+1 = hm γ m y la ley para .DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. 0 β. α0 . β 00 . β. etc. ser´n transformada en f . a Si se pone α = 1. 0 δ. . . . . . 00 α + α = 0 h0 α.

−7. +45. 5. 4. 3. −27. +5. 00 a.. +5. o a 1) Todos los n´meros a.. −5) la cual se transformar´ a en la forma 0000000 f 000000 f 00000 f 0000 f 000 f 00 f 0f (−10. a0 . 3) f 000000 (3. −2. −152 189. 3 (mod. etc. h00 es positivo etc. son a a negativos hm o m h ser´ negativo para m par. 00 h. α000 . 7. − seg´ n sea m ≡ 0. +143 . 7) (7. −152. etc. +5. . −8. +5. a0 . Sea f la forma (3. 5. . si todos los a. −5) (−10. 7. 8. −8 +2 +1 −1 0 +1 −3 −7 −3 (−9. . −2. −8. Si a es u tal que α . −9) (−9. etc. ser´n positivos. −5) f 0000000 (−5. 2. −11. b u h00 . α000 = h00 α00 negativo y > α00 (o = α00 si h00 = 1). 0. −10) f f0 f 00 f 000 f 0000 +10 +10. h0 . vamos a tener α00 = −1 negativo. alternar´n los signos. 0. −6. 7. +143.. Es entonces f´cil de concluir que la serie α0 . 00 b. h. 1. en la serie . α00 negativo). son positivos. 4). 8. −152. 2) Si a es positivo y entonces h0 es negativo. 7) (7. 7. negativo cuando m sea impar. crecer´ sin cota y que siempre habr´ dos signos positivos y dos negativos a a α m tiene el signo +. . +17. +3.. +1. a00 . −3.. +1. b00 . −1. −5) (−5. 6) (6. hm o m h a ser´ positivo cuando m sea par. 0. . etc. a0 . +. 0 b. 3) (−5. etc. −152. 7. 00 . tendr´n el mismo signo. 0 a. Lo siguiente debe ser notado con relaci´n a este algoritmo. −1. +483 −45. todos u 0 . 7. +1. 8. 8. etc. α0000 = h000 α000 −α00 es positivo y > α000 (porque h000 α000 positivo. −. Ejemplo. +27. −1. −3. positivo para m impar. −27 f 00000 (−10.. etc.. −9) +45. esto es. +2. −10) (3. −6. 4. +1. +3. α00000 = h0000 α0000 −α000 positivo a y > α0000 (porque h0000 α0000 es positivo) etc. 6) (6. +17 +17. −8. −11. 6) −45. +27 o (3. 3) por la sustituci´n −805. 0 h.178 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. pero si a. 3. a los n´meros b. +17. etc.

∓+±− +∓−± con el signo superior usado cuando a es positivo.. . m−1 k]. k m ] = ±[k. = ±[k.. . α0 . 2. crezca cont´nuamente. de modo que la serie α0 . δ 00 . k00 . etc. k 0000 .. ± h = k. etc. . tal que todos los n´meros k0 . de ∓ − ± +. . .. . el inferior cuando a es negativo. β 00 . 0 γ. ±h00 = k00 . −. etc. las siguientes. 1. etc. 00 β. α000 . . α00 .. . etc. 0 k. +.. . k 000 . 0 k. 179 negativo. . el signo u etc. sean positivos: u αm = ±[k00 . A trav´s a e de estas f´rmulas. k 000 . k 000 . 00 δ. 00 k. etc. k m ] mα mγ γ m = ±[k0 . = ±[ 0 k. 0 k. k m−1 ]. y seg´n sea m ≡ 0. β m = ±[k00 . seg´n sea m ≡ 0. ∓h000 = k 000 etc. etc. + ∓ − ± de m α. . 4) 3) De esta forma encontramos que las cuatro progresiones α0 . ± + ∓ −. 0 β. etc. γ 00 . el c´mputo o o a o involucrado puede hacerse muy r´pidamente. . por el otro lado m α y m γ o m β y m δ tendr´n el mismo signo cuando a es negativo. de β m . . signos opuestos cuando a es a α a negativo. 4) Usando la notaci´n del art´ o ıculo 27 podemos mostrar el tama˜o de los n m etc. . ± − ∓ + + ± − ∓. . . . por un razonamiento parecido encontramos α00 negativo. de δ m . de αm . α0000 positivo > α000 . 3 (mod. γ. que son id´nticas a ellas: β. T´ngase en cuenta esta propiedad: si designamos cualquier ´ e ındice positivo por m. etc. . δ 0 .. 0 α. ∓0 h = 0 k. 2. k 0000 . = ±[ 0 k. k 000 . δ. . α. opuesto cuando a es positivo. . . ..DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. ±00 h = 00 k etc. m y γ m tendr´n el mismo signo cuando a es positivo. etc.. .. 00 α. . k m−1 ]. . β. de γ m . . α000 positivo y > o ´ = α00 . de m δ. −. . y similarmente para β m y δ m . α00 . k 00 . a . k. . poniendo n´meros α u ∓h0 = k0 .. 00 k. 00 k. . cuya demostraci´n omitiremos por ser muy f´cil. . α00000 negativo > α0000 . . . 00 k. m γ. mβ δ m = ±[k0 . ı e a u α000 . + ± − ∓... ınuamente y entonces todas γ 0 . k 00 . 3 (mod. m−1 k]. 1. 4). . y el signo del t´rmino αm ser´ +. β e 0 δ. γ. . 00 γ. m−2 k] m−2 k] mδ Los signos deber´n ser determinados por lo que acabamos de decir arriba. etc. 0 δ. de m β. crecen cont´ 0 .

i. cuando ambos tienen el ı a mismo signo o uno tiene el mismo signo. o l´ ımite y el otro.. δ en la forma reducida (A. o a y tampoco μn 0 y > n.e. B. m0 . n0 de a tal forma que ninguno de los ultimos tres sea = 0.. i. n. las fracciones no pueden tener signos contrarios. Demostraci´n. γ. si cada l´mite es finito). Teorema.e. −a0 ) con determinante D es transformada por la sustituci´n α. Si la forma reducida (a. 191. Manifiestamente μnn0 estar´ entre νmn0 y νnm0 . y entonces la o a diferencia entre este n´mero y cada l´ u ımite ser´ menor que la diferencia entre un a 0 − νnm0 > μnn0 − νmn0 y > μnn0 − νnm0 . β. El signo superior debe ser usado cuando ning´n 0 (o a). tenemos νmn ν > n0 (μn − νm) y > n(μn0 − νm0 ). Tenemos las ecuaciones o aα2 + 2bαγ − a0 γ 2 = A [1] [2] aβ 2 + 2bβδ − a0 δ 2 = −A0 *) No puede haber otros casos ya que. el otro = 0). a . entonces el denominador ν ser´ mayor entre los l´ ımites n y n0 y si mn a 0. El signo superior debe ser usado cuando ninguno de ı estos l´mites tiene un signo contrario al de a (o m´s claro. Lema: Designemos enteros cualesquiera por las letras m. que n y n Demostraci´n. puesto que μn − νm no es = 0 (puesto que de otra manera tendr´amos μ = m contrariamente a la hip´tesis) ı o ν n 0 − νm0 = 0 (por una raz´n similar). αδ − βγ = ±1. Entonces se sigue que. Tampoco cero puede estar entre ellas. Segundo. pero cada uno ser´ al menos = 1. El signo inferior debe ser √ γ D+b estar´ entre α y a usado cuando ninguno tiene el mismo signo de a. E. el signo inferior cuando ninguno l´mite tiene un signo contrario al signo de a ı tiene el mismo signo de a0 *).e. ± a0 δ u β (siempre y cuando ni α ni β = 0). Afirmo que si μ est´ estrictamente ´ ν m m0 0 −nm0 = ∓1. μ. y entonces los dos l´ ımites no pueden tener signos opuestos ni ser simult´neamente cero..e. ± a estar´ entre α y β (siempre y cuando ni γ ni δ = 0. i.180 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. −A0 ) con el mismo o √ D−b determinante: Primero. si mn0 − nm0 = ±1 ning´n u m m0 entero puede estar entre las fracciones n y n0 . ν. b. seg´ n el art´ u ıculo anterior. por lo tanto ν > n Es por lo tanto claro que ν no puede ser = 1. Q. a γ δ i. 190.. D.

β son respectivamente = 0. Es claro inmediatamente que con [3] y [4] el signo de arriba debe ser usado cuando ni α ni β tengan un signo contrario al de a. Ahora. δ = 0. Por lo tanto la segunda parte del teorema queda ıa a0 est´ entre a y y para el ultimo caso que ´ est´ entre y a es decir. Ahora. aα γ y aβ δ mismo signo. porque si el signo inferior fuera γ δ usado. ninguna de estas cantidades tiene el . Entonces suceder´ en este caso ıa β ser´ √ γ − D+b δ estar´ entre α y β . porque si tomamos el signo superior. entre α y β . [4]. si hubiera sido igualmente f´cil mostrar que en ´ a [3] y [4] los signos inferiores deber´ ser tomados cuando ninguna de las cantidades ıan β γ α δ γ y δ tiene el mismo signo de a.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. De la misma manera vemos que en [5] y [6] los signos inferiores deben tomarse γ δ cuando ni α ni β tenga el mismo signo de a0 o a. √ − D−b a a0 δ ıan necesariamente cantidades positivas. Vamos a decidir esto de la siguiente manera. entonces se seguir´ para el primer caso que ıa √ α γ β δ D+b a0 γ α δ β. puesto que A y A0 tienen el ıan aA γ2 y q D− aA0 δ2 y as´ en este caso ı √ D−b a caer´ a y que mostrada para el ultimo caso. Cuando. la primera parte del teorema quedar´ demostrada para el ultimo caso y la segunda parte para el primer ıa ´ caso. Pero todav´ queda la duda acerca de cu´les signos deben darse a las cantidades ıa a en radicales. γ. entonces α y β tendr´n los u γ δ γ δ mismos signos que α y β . 181 De esto deducimos α = γ ± D+ q r aA γ2 0 −b a [3] [4] [5] [6] ± D − aA − b β δ2 = δ a q 0 ± D− aA +b γ α2 = α a0 r 0 0 ± D + aβA + b 2 δ = β a0 Las ecuaciones [3]. [6] deben descartarse si γ. δ. por lo tanto. e a Cuando ninguno de los n´meros α. a0 γ α r √ D cae entre D + ser´ cantidades negativas. [5]. Entonces la primera parte del teorema ha sido demostrada para el caso γ δ anterior. α. Pero aunque esto no es dif´ no se puede hacer sin algunas ambig¨edades y ıcil. y los signos superiores en [5] y [6] cuando ni α ni β tienen signo opuesto. β. u preferimos entonces el siguiente m´todo.

entonces ni δ γ α ni δ β tendr´n un signo opuesto al de a0 . q aA 0 = −a0 . que α y β no tienen signos opuestos al de a0 y que (1) γ = 0: de la ecuaci´n αδ − βγ = ±1 obtenemos α = ±1. o ±1. . √ a0 A 0 = a. De esto es claro que en [4] se ıa toma necesariamente el signo inferior porque. E. a y A tendr´n el mismo signo y ı a D + α2 > D > b. Pero todos estos casos son imposibles. Obtenemos entonces β > > 1. √a D−b = √ D+b a0 Queda entonces por mostrar que la primera parte del teorema tambi´n se e aplica al segundo caso si ninguno de los n´meros α y β = 0. donde ni γ ni δ = 0 la segunda parte del teorema a demuestra el segundo caso. pues β = ±1. Para la segunda parte. Tenemos entonces δ > a por la definici´n de una forma reducida). Q. entonces. Por lo tanto en [6] se tiene a 2 que tomar el signo superior porque si tomamos el signo de abajo. as´ a0 . la primera a γ δ parte del teorema cubre el segundo caso (pues la condici´n que ni γ ni δ = 0 ha o sido considerada en el mismo teorema). que α y β no o γ δ tienen el mismo signo que a y que (1) α = 0. δ = 0 y ni α ni β tiene el signo opuesto a a o a0 . de la ecuaci´n αδ − βγ = ±1 o e tenemos β = ±1. y entonces α γ y β δ tendr´ el mismo signo de a estar´n entre α y β . y por eso D−b est´ u a γ δ a0 entre α γ y β . Entonces. α tendr´ el mismo signo de a. porque δ = ±1 y β no es = 0. E. Por De [2] −A lo tanto claramente en [3] tenemos que tomar el signo inferior porque si tomamos el √ D−b signo superior. ıamos β = ±1. √ γ − D+b δ est´ entre α y β . si fuera δ = q de αδ − βγ = ±1 tendr´ 0. A. Q. Q. A. Obtenemos entonces α > − a ıa > 1. y que la segunda u parte se aplica al primer caso si γ o δ = 0. γ γ Q. A. δ = ±1. √ D+b a0 δ β tendr´ un signo ıa δ opuesto al de a0 . o (2) Sea β = 0. pues. y a γ δ estar´ entre α y β . por la ecuaci´n αδ − βγ = ±1 tenemos α = √ δ = ±1. ninguna de las cantidades a a0 √ 0 D−b a y −√a = − a (puesto que aa0 = D − b2 ) D+b mismo signo que a0 o a. . A. E. por lo tanto A y a0 y entonces tambi´n q √ aA0 a a y A0 tendr´n signos opuestos y D − δ2 > D > b. Por lo tanto. . Por lo tanto γ = ±1 y as´ de [2] −A ı D − α2 > D > b. β tendr´ δ√ √ β − D−b > 1 (puesto que a < D + b el mismo signo que a. para la primera parte del teorema que ni γ ni δ = 0. Finalmente (2). De una forma similar cuando ninguno de los √ n´meros α. por la misma raz´n de antes. y δ no es = 0. Por lo tanto para el caso en que ni α ni β = 0. Sup´ngase. Y de [1] A = −a0 . E. β. γ α > √ D+b a0 > 1. γ. Y el teorema est´ demostrado en a . toda su generalidad. si tomamos el signo superior. γ = ±1. Entonces por [1] A = a y a0 y A0 o r √ 0 0 tendr´n el mismo signo y entonces D + aβA > D > b. si suponemos que o γ δ ni α ni β = 0.182 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. y se debe tomar el signo superior en [5].

. la diferencia entre ± a y α γ δ γ √ β ± D−b α y γ o entre esa cantidad y δ no puede haber a 192. o entre γ 0 y γ 00 . (puesto que es f´cil de ver por el art´ a ıculo 189. . . estar´ fuera de L y a α0000 α000 γ 0000 . De la misma √ D+b δ manera. y etc.. 00 α . L. . la diferencia entre la cantidad ± a y la fracci´n α o β ser´ menor que o γ a 1 o αβ . 00000 . < por una raz´n an´loga la diferencia entre o a α000 γ 000 y L ser´ < a 1 γ 00 γ 000 1 γ 0 γ 00 . γ 00 . etc. etc. puesto que 0 . α00 γ 00 y α00 γ 00 . α 00 γ 00 α . entre α00 y a δ γ β 00 δ00 . γ0 α000 . γ 000 α00000 . 000 000 entre α000 y β000 .. entonces. La diferencia entre α0 γ0 α00 γ 00 α0 γ0 y L ser´ menor que la diferencia entre a α00 γ 00 i. . y todas las a α00 γ 00 . α00 γ 00 α000 γ 000 . etc. 0γ 0α . tendr´ el mismo a signo que a. que designaremos por L a a0 0 00 γ . . estar´n en un lado de L. Entonces estas cantidades est´n en el siguiente orden: a α0 . γ 0000 α0 γ0 . las fracciones . γ 000000 α0000 .3. la diferencia entre las fracciones y el l´ γ ımite puede hacerse menor que cualquier cantidad dada. estar´ entre γ 0 y β0 . estar´n en el siguiente orden: . Con la aplicaci´n del teorema precedente al algoritmo del art´ o ıculo 188 se sigue √ 0 00 D−b α0 que la cantidad a . hacia el γ δ final. Por lo tanto. 00000 γ . por el razonamiento de arriba. as´ se debe dar un ı. la cual designaremos con L. entonces. γ γ γ Por el art´ ıculo 189. 183 Puesto que la diferencia entre 1 o β ser´ < γδ . Por γ lo tanto todas las fracciones fracciones fuera de y α00000 γ 00000 . y por una raz´n an´loga o a fuera de L etc. √ 000 α0 α00 α00 signo positivo a la cantidad radical D). . 0000 γ 0000 α . entre a δ fracciones cuyo denominador no sea mayor que γ o δ (lema precedente). etc.e. √ α 1 D−b y β es = γδ . puesto que γ 0 < γ 000 . etc. . estos n´ meros y la cantidad u √ − D+b 0 . Pero. γ 000 crecen indefinidamente. γ 00000 . . 0 α . γ 000 α0 γ0 estar´ a y L. que ninguno de estos l´ ımites tiene un signo opuesto al de a. α 000 γ 000 α . . entre γ 00 y α000 . γ 00000 α000000 .DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. γ 000 . se aproximar´n continuamente al l´ a ımite L y. ninguna de las cantidades α . L0 . etc. α000000 γ 000000 α0 α000 α00000 γ 0 . α0000 γ 0000 . en el otro lado. y ninguna fracci´n puede estar entre esa cantidad y alguna de estas fracciones a no ser que el denominador sea mayor que α y β.

B =b −a0 . B. y las fracciones aproximantes son 0 . etc. 1776388. puesto que b+b0 = h0 . D = 0. por [2]. 2960662. 0 α. B. +D = δ m ). − 1 . y las 3 3 5 8 45 fracciones aproximantes son 0 . Puesto que la primera de ´stas es reducida. . − 11 . −A0 ) es contigua por la parte ultima a la forma (a. C. cada una de ellas estar´ contenida en el per´odo de la otra. 152 . Teorema. − 152 . I.. −D. α. En cualquier caso F ser´ a δ m. C. 17 . como hicimos en el e art´ ıculo 188. 1776397. a0 o A). Por lo tanto. b. de esto. Entonces por 0 = A. a u e 0 . y entonces de [2] b + b0 = −a0 C D = ±a0 D. +B ser´ = β m . Si las formas reducidas f y F son propiamente equivalentes. u ı 1o Si A = 0 resulta por [4] B C = −1. 1 . . γ α y L0 ser´ menor que a 0 γ γ . respectivamente. −b ± a0 D = B o B ≡ −b (mod. En 1 3 7 483 483 √ 0 = − 79+8 = −0. −a0 ) y F = (A.184 La diferencia entre 00 α0 α SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. a ser´ igual a alg´n t´rmino α a u e m (donde m puede designar tambi´n un ´ e ındice negativo). +C = γ m . B. 143 . 2 . ser´n = β m . y 143 = 0. 10 . 27 . Por lo tanto e a e 0 . −A0 ) y el determinante de estas formas D. γ m . 0 α . id´ntico a f e Demostraci´n. D. B. se deduce [1]. b. se aproximar´n continuamente a L0 a y la diferencia puede hacerse menor que cualquier cantidad dada. por lo tanto. − 17 . etc. y as´ B = ±1. √ En el ejemplo del art´ ıculo 188 tenemos L = 79−8 = 0. C = ∓1. entonces o bien +A ser´ igual a alg´n t´rmino de la serie . o bien −A α a m y −B. De hecho 143 = 0. Si se o o busca el per´ ıodo de la forma f y se calcula la serie infinita de dos sentidos de las formas reducidas y las transformaciones de la forma f en ´stas.00 α. −a0 ). −C. . . α00 . la diferencia entre 0α 0 γ y L0 menor que 193. ser´ necesariamente id´ntica a f 0 . el mismo ejemplo L 5 1 2 3 8 27 − 1 . a ı Sea f = (a. las fracciones α . 5 6 805 805 1 0 αα 1 . y transf´rmese la primera en la segunda por la sustituci´n propia A. (y si lo ponemos = αm . − 143 . etc. − 45 . 2960648. −a ´ que la forma (A. . Tenemos las cuatro ecuaciones o aA2 + 2bA C − a0 C2 = A 2 0 2 [1] [2] 0 aA B + b(A D + B C) − a0 C D = B AD − BC = 1 aB + 2bB D − a D = −A [3] [4] Consideremos primero el caso donde uno de los n´meros A. etc.

D = ±1. necesariamente a se tendr´ que B = b y B = 0. las cantidades C . B tendr´n el mismo signo y resultar´n dos a a 0. etc. . α0000 . Por lo tanto. ±D = 1. ±D respectivamente = h. 3o Si C = 0 tenemos de [4] A = ±1. casos seg´n este signo sea el mismo o el opuesto al signo de a y a u II. γ. ∓C. 4o Si D = 0. Q. Pero. ±C. fuera = αm γm entonces α0 γ0 α00 γ 00 α000 γ 000 B D ser´ = ıa αm+1 . Con facilidad. (a las que por brevedad denotaremos por (1). (3). . h0 . segundo que N estar´ entre (1) y o ıa (2) y el denominador de la fracci´n N ser´ mayor que el denominador de la fracci´n o ıa o (2). 0. C. puesto que por hip´tesis A y B (para los cuales escribimos M y N) tienen el mismo o C D signo.) y L sigue este orden (I): (1). . +1. D = ±1. S´lo queda el caso donde ninguno de los n´meros A. Pero. la otra a la izquierda. de donde resultar´ ıa ıa primero que (2) est´ entre M y N. la cantidad D−b (la cual C D a designaremos por L) estar´ entre estas fracciones (art. a necesariamente. γ 0 . . D . La primera de estas cantidades es = 0 (puesto que α0 = 0). A . (5). D = 0. 184. e ±C. A. de [3] a = −A0 . (4). o = α0 . C = ∓1. 0 = 0 α. puesto que 0 b+b = h y parte a la forma f y as´ id´ntica a la forma ı e a 0 b tenemos ±A = h. de [2] b∓a0 C = B. (2). −1. y B a la siguiente. 0. (3). (2). a o b ≡ √ (mod. Si A y B tienen el mismo signo que a. ∓D son respectivamente = 0. γ m+1 En el art´ ıculo precedente mostramos que . de [3] a0 = A0 . etc. puesto que L est´ entre ellas. ∓B. 190). Entonces la forma F ser´ contigua por la primera a 0 f . Ahora demostraremos a 00 000 0000 que A es igual a una de las fracciones α00 . las cantidades . As´ ser´ entre D y D ∓ a u ı. pues de otra manera N estar´ entre (1) y L. De esto se colige que ∓A. 0 γ. como f y F son formas reducidas.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. a). etc. . β. a). 0 β. 1 = α. de hecho. . δ 0 . −1.5). As´ este caso no difiere del precedente. Entonces las formas f y F son id´nticas y ±A. tenemos de [4] B = ±1. esto es. De aqu´ se colige ±A. 191). L. si C γ γ γ D A C √ 2o Si B = 0 tenemos de [4] A = ±1. el resto tiene el mismo signo de L o a. ±B. 0 δ. ambas b y B estar´n B √ 0 (seg´ n a0 sea positivo o negativo. a0 ). Por el lema o u A B C D del art´ ıculo 190. es claro que estas cantidades est´n a la derecha de (1) (o si se prefiere en el a mismo lado que L) y. E. tenemos que D = ∓h0 . de [2] ±aA − b = B o B ≡ −b (mod. puede mostrarse que M no puede estar a la derecha de (2). de [1] a = √ de [2] ±aB+b = B o √ b ≡ B (mod. ±B. α000 . una est´ a la derecha a a de L. . Dado que tanto b como B est´n entre D y D∓a. por el art. . 185 A. δ respectivamente. b = B y C = 0. a ı. B. β 0 . ı B= 1. y el denominador de la fracci´n (2) ser´ mayor a o ıa que el denominador de la fracci´n N (art. (6).

N = (m + 1). las fracciones (1). A. estar´ o a a necesariamente entre (1) y (3).e. 190). (m + 1). y por raz´n similar β m ser´ a o a m m . o entre (4) y (6). a ıamos γ D>γ m B αm+1 Tenemos. A. E. si a M est´ a la derecha de L. (5). es obvio a que las cantidades M. Ahora. (m + 1). de donde γ m+1 > C. puesto que la forma menos que B = β f se transforma por la sustituci´n propia αm . u opuesto a ´l. L. γ m . estar´ necesariamente entre (2) y (4). (3). Veamos lo que sucede. etc. Q. necesariamente. Q. o a a entre (6) y (8). δ m en la forma f m . e e . Supongamos que M no es igual a ninguna de las fracciones (2). es decir D = γ m+1 = βm . Entonces. es decir entre (m + 2) y (m + 1). bm . N = (m + 1). Entonces. etc. y por tanto C > γ m+1 (art. pueden aproximarse m´s a L que a cualquier cantidad dada diferente a L). la ecuaci´n [6] por AD − BC y al o restar obtenemos por un c´lculo f´cil que: a a B − bm = (Cαm − Aγ m )(aBβ m + b(Dβ m + Bδm ) − a0 Dδm ) + (Bδ m − Dβ m )(aAαm + b(Cαm + Aγ m ) − a0 Cγ m ) [9] *) No importa que el orden en (II) sea el mismo que en (I). tendremos las ecuaciones (±a aαm β m + b(αm δ m + β m γ m ) − a0 γ m δ m = bm aβ 2m aα2m + 2bαm γ m − a0 γ 2m = ±am + 2bβ δ − a δ m m m m 0 2m [5] [6] [7] [8] α δ −β γ m m = ∓a =1 m+1 De aqu´ resulta (de las ecuaciones [7] y [3]): ∓am+1 = −A0 . (m). B ser´ primo con D. tendr´ m+2 > D. Pero si a N estuviera a la izquierda de (m + 1). δ Puesto que AD − BC = 1. que es o m . e a a y M estar´ entre (m) y (m + 1). o entre (5) y (7). etc. pero si a tambi´n est´ a la derecha de (m+1). M. (m+1) estar´ entre M y N. Ahora N estar´ a la derecha de L. y entonces ciertamente no igual a M. (m + 2). D = −δ m . L est´n en el siguiente orden a (II) *) : (m). (3). β m . se ve que la ecuaci´n B = β no puede ser consistente a o D primo con δ δm m . y puesto que (m + 2) est´ entre M y N. Si la fracci´n M est´ a la izquierda de L. Adicionalmente. o entre (3) y (5). (m + 2). ∓am+1 ). tendr´ ıamos m+2 . (porque L es irracional. (4). Ahora. etc. Supongamos entonces que M est´ entre (m) y (m + 2). por lo tanto .186 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. que en (I) e (m) est´ a la izquierda de L o a la derecha de ´l. al ı o multiplicar la ecuaci´n [2] por αm δ m − β m γ m . E. i. D = δ m o B = −β m .

00 δ 00 β . .DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. C A m δ mβ = mγ mα . . cuando +A = α −A = αm . m γ. D. resulta de [1] y [5] A = ±am y de [9] B − bm = ±(Bδ m − Dβ m )A o B ≡ bm (mod. tendremos claramente A = αm . puesto a que B es primo con D y β m con δ m . −C = m γ. . Entonces las formas F y f m ser´n id´nticas. . . deber´ caer entre dos de ellas a como se deduce arriba. por lo tanto. . . . δ m = D o β m = −B. En cualquier caso. (I) ser´ a D B δ m+2 β . . ∓m−1 a) . −C = γ m debe ponerse −B = β m . . n − D+b C D estar´ entre A y B . A). . m . . si suponemos desde el principio que M = (m). . Pero puesto que por la sustituci´n propia m α. . 187 o puesto que β m = B. . E. . D = δ m o −B = β m . . . . y entonces Bδ m = Dβ m . . +D = δ m . C = γ m o −A = αm . . . mostramos que C = A y no es igual a ninguna de estas De donde. . Pero. . y por el otro lado. La fracci´n B ser´ igual a una de las a o D a La cantidad a0 fracciones 0δ mδ mβ 0β B − bm = ±(Cαm − Aγ m )(aB2 + 2bBD − a0 D2 ) = ∓(Cαm − Aγ m )A0 . . M = (m). que de hecho es igual a alguna de ellas. δm = −D √ Entonces B ≡ bm (mod. . .e. . ı C γ De esta forma. . . dedujimos de la suposici´n que M no es igual a o ninguna de las cantidades (2). . i. m δ se transforma f en la forma o m f = (±m a. .. . . . entonces. y as´ Cαm − Aγ m = 0 o A = αm . y de [7] −A0 = ∓am+1 .. −C = γ m . +C = γ m debe ponerse +B = β m . m β. A0 ). . (II) Se demuestra (I) como sigue: si suponemos que fracciones. . m b. o bien A = m α. . . Con −D = δ a e m δ m − β m γ m no es dif´ ıcil mostrar que. C = m γ o bien −A = m α. . De esto concluimos de la misma forma como arriba que B = bm . 000 δ 000 β . etc. . o III. . m+2 y si se pone ´sta = e . etc. de la misma manera m+1 δ m+1 β = mγ mα y. (4). cuando la ayuda de la ecuaci´n AD − BC = α o m . . es opuesto al de a. . Q. (3). −D = δ m . ser´ entonces B = β m . la demostraci´n es C tan similar a la√precedente que es suficiente a˜adir solamente los puntos principales. . Si el signo de las cantidades A etc. y puesto que tanto B como bm est´n entre D y a √ m D ∓ A0 tendremos B = bm .

De esto a m δ D concluimos que m β = B . y si la forma G es la asociada de la forma F . es claro que si las formas reducidas F y f son impropiamente equivalentes. podemos derivar tres ecuaciones. Ahora. De la misma forma y usando las mismas ecuaciones. 195. Entonces. −D = m δ son id´nticas. Y si las formas F y f son equivalentes tanto propiamente como impropiamente. que era la segunda afirmaci´n (II). Puesto que las formas que arriba hemos llamado asociadas (art. Q. 187. m δ D Sup´ngase que m β = B . ya garantizado. e 194. Por lo tanto. m A = m α. o γ C podemos mostrar que m α = A . determinar cu´ndo son o no equivalentes. D = mδ −B = m β. entonces las formas f y G ser´n propiamente equivalentes y la forma G estar´ a a contenida en el per´ ıodo de la forma f .6) son siempre impropiamente equivalentes (art. o bien −A = m α.188 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. D. De ´stas y de las ecuaciones [1]. [2]. C = m γ. y entonces estos t´rminos del medio ser´n iguales. se confirma perfectamente el a teorema del art´ ıculo 165.7). Problema. Dadas dos formas cualesquiera Φ y ϕ del mismo determinante. [4] y la e m αm δ − m β m γ = 1 deducimos de la misma manera que arriba que el primer ecuaci´n o e t´rmino A de la forma F es igual al primer t´rmino de la forma m f y que el t´rmino e e del medio de la anterior es congruente (seg´n el m´dulo A) al t´rmino del medio del u o e ultimo. E. 187. La veracidad de la afirmaci´n (I) es derivada suponiendo o que esto es falso. y las formas F y mf B = m β. Puesto que ambas formas son reducidas. a . este per´ ıodo ser´ un asociado de ´l mismo y a e contendr´ dos formas ambiguas (art. 159). que podemos encontrar una forma ambigua equivalente a las formas F y f . es claro que ambas F y G deber´n ser encontradas a en el per´ ıodo de la forma f . −C = m γ. con la o m αm δ − m β m γ = 1 deducimos que o bien ayuda de las ecuaciones AD − BC = 1. [3]. el t´rmino del medio de cada una ´ e √ √ e a est´ entre D y D ∓ A.

g. F de P . y las formas a contenidas en clases diferentes no pueden ser propiamente equivalentes. etc. −6). Q. si ambas aparecen.. seg´n que ´stos sean s´lo propiamente u e o equivalentes o s´lo impropiamente equivalentes o ambas o ninguna. 65) y (42. 5). entonces ning´n par de las formas F . Si la forma F aparece en este per´ ıodo aunque no la forma de su asociada. H de R. Ahora. entonces las o formas dadas ser´n s´lo propiamente equivalentes. o ambas o a o o ninguna. Pero no nos detendremos aqu´ en este tema que ser´ tratado en detalle m´s adelante. . 7. 4.. . y si se selecciona una forma de cada per´ ıodo al azar. ϕv . Problema. ϕ0 . G de Q. podr´n ser propiamente equivalentes. entonces tendr´ lugar el primer caso. Dadas dos formas propiamente equivalentes Φ y ϕ: encontrar una transformaci´n propia de una en la otra. si ninguna aparece. o Soluci´n. Se calcula el per´ ıodo de una de las formas reducidas. −7). 59. 183). −3). o s´lo impropiamente. (−3. −3) no aparece aqu´ sino s´lo su asociada (−3. e. 8.. . 187. −3) y e (5. 8. todas las formas de este determinante pueden ser e distribuidas en tantas clases como per´ ıodos tenga. 10). . El per´ ıodo de la primera de ´stas es : (10.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. Puesto que la forma (5. Φn y ϕ. . etc. 5). etc. 8. Φ00 . aqu´llas que son e propiamente equivalentes a G en la segunda clase. 5. Si todas las formas reducidas de un determinante dado son distribuidas de la misma forma que arriba (art. se da el cuarto caso. ocurre el segundo caso. ϕ00 . (9. Por el m´todo del art´ o e ıculo 183 podr´n encontrarse dos series de a formas Φ. G. el per´ ıodo de la forma f . 7. 92. B´squense dos formas reducidas F y f propiamente equivalentes o u a las formas dadas Φ y ϕ (art. H. si la asociada aparece aqu´ pero a ı F no. concluimos que las formas dadas son s´lo impropiamente o o equivalentes. −3). 7. Entonces. ı a a 196. 81) con determinante 79. etc. e ı (−6. Φ0 . De esta manera. 3. por otro lado. Para ´stas tenemos las formas reducidas propiamente equivalentes (10. R. se da el tercer caso. todas las formas contenidas en la misma clase ser´n propiamente equivalentes. (5. Sean las formas dadas (129. (−7. Y u a cualquier otra forma del mismo determinante ser´ propiamente equivalente a una a y solo una de ´stas. 8. 9).5) en per´ ıodos P . . esto es: poniendo las formas que son propiamente equivalentes a la forma F en la primera clase. 189 Soluci´n. Ejemplo.

Ψ0 . Ψ. y se designar´n las formas a que son opuestas a las asociadas de las formas Φ. i o g 0 o i00 ). una propia y la otra impropia. e . Ψ00 . f. g00 ). Φn por Ψ. es f´cil ver que ϕ se transformar´ impropiamente en Φ o a a por la sustituci´n α. Ψn respectivamente*) Entonces en la sucesi´n o ϕ. h0 .e.190 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. . . Φ0 . f 00 . f m−1 . puesto que supusimos que Φ y ϕ eran propiamente ϕ a ıodo de la forma ϕv . Ψn−1 . y (g ´ es manifiesto que la forma (i00 . ϕ00 . Ψn−2 . . f m−1 .. h. de la forma f Si las formas Φ y ϕ son impropiamente equivalentes. i00 ) La forma (g0 . . . . h00 . y por el art´ a ´ ıculo 177 podemos obtener una transformaci´n propia de la primera ϕ en la ultima Φ. . β. f 00 . . fm o Φn = (g 0 . i. encontrar la transformaci´n o propia de la forma ϕ en la forma opuesta a Φ. por lo tanto. h. entonces. h0 . . . γ. i0 ). Lo mismo vale para los otros miembros de la serie. parte de la forma (g. ϕ0 . δ. Φ00 . Esto es o ´ f´cil de ver para los otros t´rminos de la sucesi´n. −δ. . . −h00 . . o De aqu´ es claro que si las formas Φ y ϕ son propia e impropiamente ı equivalentes. . h00 . −β. . f 0 . i. i) a ´ 00 . f 0 . De esto. . Sea equivalentes.e. para los t´rminos f m−1 y Ψn−1 lo a e o e probamos como sigue: sea f m−1 = (g. i). la forma Ψn−1 es contigua por la ultima m−1 . Y. la forma ϕ equivaldr´ a propiamente a la forma opuesta a Φ. . . . i = g 0 = i00 y −h ≡ h0 ≡ −h00 (mod. h. Φn−1 = (g00 . i00 ). Φn tal que en este per´ ıodo el ´ ındice de la forma Φn sea m. Podemos. Φn estar´ necesariamente contenida en el per´ ϕv = f y sea su per´ ıodo hasta la forma Φn : f. γ. i). i0 ) ser´ contigua por la ultima parte de cada una de las formas (g. si suponemos que esto puede darse por la sustituci´n α. *) Ψ se deriva de Φ intercambiando el primer y el ultimo t´rminos y asignando el signo ´ e opuesto al t´rmino del medio. tales que cada forma equivalga propiamente a su predecesora y las ultimas Φn y ´ v sean formas reducidas. podemos encontrar dos transformaciones. Φ cada forma ser´ contigua a la precedente por la ultima parte..

(10. 65) en la forma (42. (42. b. a o 197. P ) cuyo determinante indeterminada t es D y si m es el m´ximo com´n divisor de M. (65. −27. 56. de esto podr´n deducirse todas las transformaciones similares de la forma ϕ en Φ. 2N y P . 59. 191 Ejemplo.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. Se deber´ primero encontrar una transformaci´n a o propia de la forma (129. 81). . donde D indica el determinante de las formas Φ y indeterminada t ϕ. . 8. 81). 2b. puesto que obviamente cualquier valor de t o u que satisfaga la ecuaci´n tambi´n la satisfar´ si cambiamos el signo. por lo tanto se e transformar´ en (42. 65) en o la forma (42. . 162). Se busca una transformaci´n impropia de la forma (129. N. 22. (5. f con detero minante D. c (art. De hecho. c) . si solamente podemos determinar todas las soluciones de la ecuaci´n o 2 − Du2 = m2 . Encontrar los n´meros menores t y u que satisfacen la ecuaci´n u o 2 − Du2 = m2 si se da alguna forma (M. o (81. 73. Para este fin. la cual por el art´ ıculo 161 est´ dotada con esta propiedad. Reteniendo la notaci´n que hemos usado en el art´ o ıculo . a Pero para nuestro presente prop´sito. (−3. 65). y ahora consideraremos un valor positivo. Tomemos a voluntad la forma reducida (a. 92. a0 sea m. 81) por la transformaci´n impropia −47. 2b. ϕ en una forma o a equivalente Φ. −3). −59. cualquier forma reducida que satisface esta o condici´n puede ser usada. Si tenemos una transformaci´n de una forma (a. el cual supondremos consiste de n formas. 73. 92. m es el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. Solucionamos a u u este problema arriba para un valor negativo de D. 81). 59. a u Soluci´n. −59. −59. De esta se deduce la transformaci´n propia −47. N. 42). b. 81). cualquier soluci´n por valores positivos proporcionar´ o a cuatro soluciones efectivas. 65) se transforma en (42. 92. P ). . calculamos la sucesi´n de formas (129. 87. ser´ suficiente asignar valores o e a a positivos a t y a u. encontraremos primero los valores m´nimos de t y u (excepto aqu´llos obvios donde t = m y u = 0) y entonces ı e de ´stos veremos c´mo derivar los otros. a trav´s de la cual (129. ya que observamos en el art´ ıculo anterior que las dos formas son impropiamente equivalentes. e o 198. 81). o −87. −56. 5). 59. 10). Para resolver este asunto. −a0 ) . Calculemos el per´ o ıodo de la forma f . en la cual el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. Pero. 92. Problema. 7. Es a u u claro de ah´ que ´sa existe porque puede encontrarse una forma reducida equivalente ı e a la forma (M.

Puesto que u < U. f valores menores de t y u (excepto los valores m y 0) ser´n T y U. Tenemos a o u a o n = −a(αn − δ n ). αn .δ n . α0000 . u = a (ecuaci´n 19). bn . 0. 8. 162). γ 0 . ıculo 193 tendr´ el mismo signo que a o a a C en el art´ m 1 1 au. γ n . Q.b. α0 .. pueden desarrollarse f´rmulas a´n m´s c´modas. m (t + bu) ser´n iguales a β μ . f se e por la sustituci´n propia α o n tambi´n por la sustituci´n propia 1. y αn = −8. etc. puesto que claramente ıa γ n no podr´ ser = 0). a. y en el ultimo caso ser´n a ´ a m iguales a las mismas cantidades pero con cambio de signo.192 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. f 00 .. II resulta que o m (t−bu) m (t−bu). que satisfacen la ecuaci´n t2 −79u2 = 1. Sup´ngase en efecto que hay valores menores de t y u. u o 199. e. δ μ respectivamente.γ.β. −an+1 ) porque n es par y f ser´ transformada en esta forma a a n . Pero.−a0 .B. E. Ahora. γ μ . 188.b. a. etc. C. que es f´cil de deducir del art´culo 162.0. y cambiando los s´ o ımbolos usados all´ por los que ı *) Las cantidades que en el art´ ıculo 162 eran α. y puesto que la sucesi´n γ. hasta f n−1 se suponen diferentes. 0. Entonces por el art´ ıculo 162 la forma f se transformar´ en una forma que es id´ntica a ella misma por la transformaci´n propia a e o 1 1 0 1 1 1 ıculo 193. n o u < γ am y > 0. a. puesto que todas las a e forma correspondiente f 0 . a saber t = 1 (αn + δ n )m (ecuaci´n o soluci´n integral de la ecuaci´n t o o 2 γnm 18.β n . 1. Si D = 79 y m = 1 podemos usar la forma (3. γ n = −27. m (t+bu). etc.. i. δ n = −152 (art.1. art. As´ la a ı μ ser´ id´ntica a la forma f . c. De estas dos transe o transformar´ en f a n . por el art´ formaciones similares de la forma f en f ıculo 162 podr´ deducirse una a 2 − Du2 = m2 . es continuamente creciente. a Ejemplo. γ 00 . m a u. −5) para la cual n = 6. que son los valores menores de los n´meros t y u. [20] por a. A. 0. por el art´ 1 u o bien − m (t − bu) debe ser igual a uno de los n´meros α00 . μ estar´ necesariamente entre 0 y n exclusivamente. α000 . δ 0 . ı . multiplicando la 2bγ a ı ecuaci´n [19] por 2b. obtenemos γ μ < γ n y > 0. β 0 . llamados t y u. puesto que f y f n son id´nticas. y en el primer caso 1 a0 u.*) T´mense estos valores positivamente si no lo o o son ya y des´ ıgnense por T y U . m au. 1. De esto concluimos que los formas f . Estos valores T y U ser´n los valores menores de t y a u excepto t = m y u = 0 (ellos deben ser diferentes de estos.γ n . b. los o cuales son positivos y u no es = 0. γ 0 . A. Entonces T = 80 y U = 9. En la pr´ctica. δ n .e.δ. por ejemplo μ (puesto que t2 = Du2 + m2 = b2 u2 + aa0 u2 + m2 tenemos t2 > b2 u2 y por a α o lo tanto t − bu es positivo.−a0 . 188). aqu´ son 1. f n ser´ (+an . de aqui la fracci´n t−bu que corresponde a la fracci´n o au A 0 ). β n .

a n y b β n tienen el mismo signo. k00000 . 7] 3 1 U = [2. a b n β ). k . del art´ a a u ıculo 189. 2. b ±T = m(δ n − γ n ). . de modo que en la primera f´rmula deba tomarse para T la diferencia δ o a absoluta. β 00 . De esto encontramos n = 6. puede usarse la forma (2. k . . k n ] 0 a y de la segunda f´rmula resulta: o T = m[k 00 .3 podemos f´cilmente deducir que. 2] + [2. 2] = 2888 − 1365 = 1523 de la primera f´rmula. 3 y Existen otros artificios mediante los cuales puede simplificarse el c´lculo. . 7. lo mismo resulta de la segunda f´rmula o o 7 T = 2[2. M´s a´n. Para D = 61. α a0 n y b γ n . 2. y en la segunda la suma absoluta sin que sea necesario prestar atenci´n o al signo. . 2. k 00 . k0000 . . . k000 . . β n . 2. . e Ejemplo. 7. pero a la brevedad no nos permite tratarlos en detalle aqu´ ı. . −6). k000000 respectivamente = 2. δ 000 . ser´ suficiente. k . k 000 . 7] − 7[2. k0 . . . k . k . . . 7. δ00 . k . k n ] − mb 0 00 000 [k . . k00 . . 0 a U= m 0 00 000 [k . 2. 2. 2. k 000 . . 2. a0 ±U = 2b n aγ γ nm a β nm a0 Por un m´todo similar obtendremos los valores siguientes e ±T = m(αn + ±U = Estos dos conjuntos de f´rmulas son muy convenientes porque γ n = δ n−1 y o n = β n−1 . . Entonces T = 2[2. 2. de modo que si usamos el segundo conjunto. 2. .. m = 2. 2. . . 7. 7. k n−1 ]. 7] = 195. 2. . 7. y si usamos el primer conjunto. Esto es tambi´n cierto para e puesto que n es par. k n ]. Usando los s´ ımbolos del art´ ıculo 189. 7. . a0 ] para el valor de T . k n−1 ] + U= b donde podemos tambi´n escribir m[k00 . 7. 2. 2. k 000 . 2] = [2. .4 obtenemos de la primera f´rmula lo o siguiente: T = m[k0 . a mb 00 000 [k . la sucesi´n δ 0 . es suficiente calcular la α sucesi´n β 0 . k n . k n−1 ] a m 00 000 [k . . o o etc. 2. . 7. β 000 . .DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. 193 y entonces estamos usando aqu´ De esto obtenemos αn + δ n = 2δ n − ı.

. en las restantes las letras escritas arriba siempre designan el ´ndice. respectivamente. Para obtener todos los valores de t y u de los valores menores. en efecto. para e = 1 ser´ t a 000 y u000 . i. etc.e. De la misma forma es f´cil confirmar que en general a te+1 + te−1 = 2T e t.. presentaremos la ecuaci´n T 2 − DU 2 = m2 de la siguiente forma o ( U√ U√ T T + D)( − D) = 1 m m m m De esto tenemos tambi´n que e ( U√ e T U√ e T D) ( − D) = 1 + m m m m [1] donde e puede ser cualquier n´mero. si para e se toman todos los a para e = 3 ser´n t a enteros no negativos. ı . i. estas expresiones producir´n todos los valores positivos de t y u. m ue+1 + ue−1 = 2T e u m *) Solamente en estas cuatro expresiones y en la ecuaci´n [1] e denota el exponente de la o potencia. es decir. para e = 2 ser´n t00 y u00 . (II) todos estos valores son enteros. valores de t y u. 0 y todos los enteros positivos de 1 a ∞. para e = 0 ser´n t0 y u0 (estos valores a 0 y u0 (estos valores son T y U ).194 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Ahora por brevedad designaremos los valores u de las cantidades m T U√ e m T U√ e ( + D) + ( − D) 2 m m 2 m m m T U√ e U√ e m T √ ( + D) − √ ( − D) *) 2 D m m 2 D m m en general por te y ue . e o e y ue por sus valores y usamos la ecuaci´n [1] es f´cil o a I.e. Si sustituimos t encontrar que √ √ (te + ue D)(te − ue D) = m2 . 200. Adem´s mostraremos que. t2e − Du2e = m2 II. a son m y 0). (III) no existen valores positivos de t y u que no est´n contenidos en estas f´rmulas. i. (I) todos los valores de estas a expresiones son.e.

a u u n + Nun ser´n divisibles por m y por lo tanto tambi´n a e 2N. observamos tal que U > u o que 1o La ecuaci´n t2 − Du2 = m2 se satisface si se ponen o t= 1 (Ttn − DUun ). u0 . etc. u0 . y son entonces enteros. u00 . 2N. N. u0 . u0 = 0. u0 . llamados T y U. u000 . m u00 = 2T 0 u etc. t0 . etc. u III. m u= 1 (Utn − Tun ) m Esto puede confirmarse sin dificultad por sustituci´n. t000 . todos t a e a u 0 . Para mostrar lo absurdo de esta suposici´n. etc. etc. no contenidos en la serie t0 . 195 Entonces. u0 . es decir m t00 = 2T 0 t − t0 . P son divisibles por m.. todos los n´ meros u puesto que t 00 . etc. t00 . P . Y a a m 0 = m. t000 . P ) con determio nante D en la cual M. u0 = U . que por brevedad escribimos τ y ν. Supongamos que existen otros valores positivos de t y u. As´ mostraremos que estos o ı valores. tendremos T 2 = (N 2 − MP )U 2 + m2 y manifiestamente 4T 2 ser´ divisible por m2 . u00 .. etc. U estar´ necesariamente entre dos t´rminos vecinos un y un+1 a e n y U < un+1 . t0 = T . Por esto ν ser´ un entero y tambi´n lo ser´ a e a U(t 2 = Dν 2 + m2 . etc. es claro que las dos sucesiones t0 . etc. Si (M. Entonces 2T ser´ un entero positivo. crece de 0 a infinito. τ porque τ 2o Claramente ν no puede ser = 0.. ser´n positivos y continuamente crecientes al infinito. Puesto que la serie u0 .. a los n´meros t u lo mismo es cierto para los n´meros u0 . u0 . u00 . ambos T + NU y t n + Nun ) − un (T + NU) o Utn − Tun . u000 . P ) es una forma con determinante D y m es el m´ximo com´n divisor de los n´meros M. u00 . m Ahora. M´s a´ n. t00 . u000 .. puesto que por hip´tesis tenemos una forma (M. son recurrentes y que los factores correspondientes para cada una son 2T y −1. m t000 = 2T 00 t − t0 etc. puesto que de esto resultar´ que ıa U2 t2n = T2 u2n o U2 (Du2n + m2 ) = u2n (DU2 + m2 ) . t0 . t0 . etc. t00 . puesto que T 2 > m2 .DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. ser´n tambi´n enteros. t000 . N. son siempre enteros.

t0 = 1523. t u0 = 0. resultar´ trasponiendo U + a 2n un+1 + uU . Por lo tanto la suposici´n es inconsistente y las ´ o 0 . exhibir´n todos los valores posibles de t y u. Du2n+2 + m2 . u00 = 1523u0 − u0 = 296985.. nos da o T tn+1 (Utn − Tun )(tn + un ) > (un+1 tn − tn+1 un )(tn + un n+1 ) U u Si se multiplican y en lugar de T2 . el valor menor de u es U. t2n . Puesto que excepto para el valor o 0. Para D = 61 y m = 2 encontramos que los valores positivos menores de t y u. a la par de la conclusi´n en 3o . etc. u00 . a sucesiones t Ejemplo. ν ciertamente no ser´ menor que U . etc. t2n+2 se sustituyen sus valores DU2 + m2 . u000 = 1523u00 − u0 = 452307960. u0 . t00 = 1523t0 − t0 = 2319527. t00 . u0 = 195. t0 . u2n un+1 > Q. E. resultar´ que 1 1 2 (U − u2n ) > n+1 (u2n+2 − u2n ) U u De esto. etc. porque la primera parte de la primera cantidad es menor que la primera parte de la segunda cantidad y la segunda parte de la primera es menor que la segunda parte de la ultima.196 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. tn+1 . u0 . a Du2n + m2 . ı a o Ahora. as´ pues todos los valores positivos ser´n expresados ı a por la f´rmula o 1523 195 √ e 1523 195 √ e + − 61) + ( 61) t=( 2 2 2 2 1523 195 √ e 1 1523 195 √ e + − u = √ (( 61) − ( 61) ) 2 2 2 2 61 Adem´s se encuentra que a 0 = 2. t000 = 1523t00 − t0 = 3532638098.. o U2 = u2n en contra de la hip´tesis de que U > un . son 1523 y 195. A. un+1 Esto. . un+1 es f´cil confirmar que a 3 mU = un+1 tn − tn+1 un Y as´ Utn − Tun ciertamente no ser´ menor que un+1 tn − tn+1 un . a o De los valores de tn . un . . etc. de la ecuaci´n T2 − DU2 = m2 tenemos o 4 T = U y similarmente tn+1 = un+1 De esto es f´cil de ver que a T U s D+ m2 U2 m2 u2n+2 s D+ > tn+1 . puesto que cada cantidad es positiva.

A˜adimos las siguientes observaciones acerca del problema tratado en los n art´ ıculos precedentes. es decir. g y 2n tendr´ un m´ximo com´n divisor menor que g. es decir. n gD ser´ g. Por lo tanto. Pues. o ≡ 3 (mod. si D0 es de la forma 4k + 1.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. Sea e D = n2 D0 de modo que D0 est´ enteramente libre de factores cuadrados. Esto puede 2 como el cuadrado mayor que divide D y. n0 2 D0 ser´ divisible por g 0 2 . si g es un a −n2 D0 divisor de n se tendr´ una forma (g. si D no tiene un obtenerse poniendo n factor cuadrado. cualquier valor de m dividir´ n. es decir. 1) Puesto que hemos mostrado c´mo resolver la ecuaci´n t2 − Du2 = m2 o o para todos los casos cuando m es el m´ximo com´n divisor de los tres n´meros M. poniendo n = 1. a u u 2 − MP = D. es decir. el m´ximo com´n divisor de los n´meros M. si g es un divisor de 2n. porque todo cuadrado debe ser congruente a ıa a cero o a la unidad seg´n el m´dulo 4. Pero 4n g2 2 2 0 4n2 D0 g2 = 4n2 ser´ ≡ 1 (mod. manifiestamente com´n divisor de los n´meros M. P y a u u 2 − MP = D. 0.E. En efecto. 2N. y as´ g es un entero. suponemos que g es un valor de m. g un divisor de n. es decir. 4). y que N u u 2 D0 ser´ divisible por g 2 . g cuyo determinante es D y en la cual el m´ximo com´n divisor de los n´meros g. es util especificar todos los n´ meros que pueden 2N. por el otro lado. P . 0. Q. el m´ximo a 2 − MP = D. tal que N ´ u ser esos divisores. Si.A. g ) cuyo determinante es = D. Sup´ngase ıan a u o 0 . g dividir´ 2n y 2n ser´ un entero. el cuadrado ≡ 2. n. a u u 2 0 0 2 n2 (D0 −1) −1) ser´ obviamente g (puesto que es claro que n (D2−1) = 4n · (D 4 a es un g g g2 entero). Se sigue que 2n es divisible por g. si g no a 4D o 4n dividiera a 2n. En efecto. cualquier divisor de 2n ser´ un valor de a 2 0 m y viceversa. 4). inversamente. y 2n = δn 0 2 y g 0 2 ser´ 0 ser´ divisible por g 0 2 . P . la hip´tesis seg´n la cual D o u a Segundo. si D0 es de la forma 4k + 2 o 4k + 3. cualquier divisor de n ser´ un a valor de m e. que fuera = δ. 4). 197 201. Ahora. el cociente 2n ser´ necesariamente u o g n par. que la ecuaci´n o 2 = 1 es resoluble de la manera precedente para cualquier valor no cuadrado − Du . ı t2 Entonces es claro que 1 es siempre un valor de m. 2N. y a g2 2 4D 4N 2 = g2 − 4MP ≡ 4N g2 g2 g2 entonces 4n2 D0 g2 ser´ ıa (mod. de la misma forma que arriba. a a que N g Si este cociente es impar. Entonces: Primero. si suponemos que a u u a g es un valor de m. 4) y entonces ser´ ≡ 2 o ≡ 3 (mod. todos los valores de m para un valor dado de D. tendremos la forma (g. n (1−D ) ). Claramente a el m´ximo com´n divisor de los n´meros g. g = δg 0 . 2n. As´ n0 y g 0 al a ı. en contra de ıan primos relativos y D ıa igual que n 0 est´ libre de factores cuadrados.

i. por ejemplo si t o mismo tiempo los valores siguientes son congruentes a los segundos valores. es una serie recurrente. r) Esto puede deducirse facilmente porque cada serie t0 . Entonces a cual m es 1 o 2.. Entonces. etc. En cualquier caso. u0 . los valores menores de t y u en la ecuaci´n t o t = mP y u = Q. Entonces se sigue que en general th+ρ ≡ th . t00 . u0 . t0 . sin o 2 embargo. etc. 2 − D q 2 = 1 son si suponemos que los valores menores de p y q en la ecuaci´n p o m2 2 − Du2 = m2 ser´n a p = P y q = Q. etc.e. por este m´todo podr´n deducirse todos los e a valores del anterior de todos los valores del ultimo.198 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. uρ ≡ u0 o ≡ 0 (mod. t0 . al menos dividir´ a 2n y ser´ ciertamente a a 2 ser´ un entero. 2 ser´ un valor de m s´lo si D es de la forma 4k o 4k + 1. u0 . la soluci´n de la ıa u o o 2 − Du2 = m2 puede reducirse a la soluci´n de una ecuaci´n similar en la o o ecuaci´n t o 2 D0 . los valores menores de t o a y u en la ecuaci´n t2 − Du2 = m2 ser´n t = m P y u = Q. tρ+1 ≡ t0 . uρ+2 ≡ u00 . en la ecuaci´n t2 − Du2 = m2 (como en el art´ o que cualesquiera valores en la serie son congruentes a los primeros valores seg´n un u ρ ≡ t0 (o ≡ m). m2 dividir´ a D. si m divide a n. etc. podr´n deducirse no s´lo los valores menores de t y u por el conocimiento a o de los valores menores de p y q. Si resulta t y u. As´ poniendo D = n ı. tρ+3 ≡ t000 . uρ+1 ≡ u0 (mod. t00 . m tρ+2 = 2T ρ+1 t − tρ m . Pero si m no divide a n. u00 . si se encuentra que los valores menores de a par. positivo de D. sino que. y si al m´dulo dado r. se tendr´ tambi´n que a e tρ+2 ≡ t00 . a todos los valores positivos de ıculo precedente). r). u0 . uh+ρ ≡ uh (mod. uρ+3 ≡ u000 . r) 2T 0 t − t0 .. u00 . a o 2) Si m es mayor que 2 pero es todav´ un n´mero id´neo. y 4D/m 4D p y q en la ecuaci´n p2 − m2 q 2 = 4 son p = P y q = Q. esto es as´ puesto que ı t00 = ser´ a t00 ≡ tρ−2 y similarmente para el resto. ´ 3) Designemos por t0 .

En efecto. Pero. etc.. uρ ≡ u0 . u0 . entonces tμ ≡ tν . si u a μ ≡ ν (mod. y si o se supone que los valores positivos menores de p y q (excepto m y 0) son P y Q. a o 2λ = 2 tλ uλ . Pues por los o criterios dados en 1) es claro que la ecuaci´n p2 − r2 Dq2 = m2 es resoluble. se ve que entre u0 y uλ no existir´ a u a 0 seg´ n el m´dulo r. u0 .DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. tλ+1 ≡ t0 . a u m 4t2λ = 4Du2λ + 4m2 es entonces divisible por m2 . uμ ≡ uν (mod. uρ+1 ≡ u0 Para mostrar esto. observamos: Primero. M´s a´n u ı. e incluso. siempre puede encontrarse un ´ ındice ρ (para cualquier m´dulo o dado r) para el cual sean tρ ≡ t0 . de la ecuaci´n [1] y las o e y ue del art´ ıculo precedente se deduce f´rmulas generales para t o t2λ = y entonces t2λ − t0 2Du2λ = r mr Esta cantidad ser´ un entero porque por hip´tesis r divide a uλ y m2 divide a 4D y. manifiestamente t = P y u = rQ estar´ entre los valores de t y u. m´s generalmente. ρ). M´s a´n. 199 donde h es cualquier n´mero. Por lo tanto P y a rQ estar´n contenidos en las sucesiones t0 . r). si las otras tres condiciones se cumplen. entonces se debe poner ρ = λ. r) 4) Podemos siempre satisfacer las condiciones requeridas por la observaci´n o precedente. que la tercera condici´n siempre puede satisfacerse. 2tλ ser´ divisible por m y entonces u2λ por r o a u2λ ≡ u0 (mod. si una u otra de estas condiciones no se cumple. tλ ≡ t0 . y puesto que as´ m divide a 2D. r) 1 2λ 1 (t + Du2λ ) = (m2 + 2Du2λ ) m m . u o ning´n t´rmino que sea congruente a u u e Segundo. y si P = tλ y rQ = uλ a tendremos uλ ≡ 0 ≡ u0 (mod. etc. t0 . es decir. tρ+1 ≡ t0 . si uλ+1 ≡ u0 . esto es.. podemos con certeza poner ρ = 2λ.

28 *). An. y report´ ´ste en el cap´ o oe ıtulo 98 de su Algebra. E . 310. p. Opusc. En el tercer lugar se encuentra t2λ+1 = t0 + y puesto que. afirma que Pell fue el descubridor. Comm. p. 418 y siguientes. se tendr´ a t2λ+1 ≡ t0 (mod. No lo reconocimos as´ en aquel momento. ´ a 202. 175. El extremadamente agudo ge´metra Fermat o ´ o propuso el problema a los analistas ingleses. Todas estas soluciones coinciden esencialmente con lo que obtenemos si en el art´ ıculo 198 usamos la forma reducida con a = 1. que trat´ de ´l en o e Comm. Ozanam afirma que fue Fermat. La utilidad de las ultimas dos observaciones aparecer´ en lo siguiente. pero nadie antes de Lagrange mostr´ que la operaci´n necesariamente termina. r). es decir que el o o *) En este comentario el algoritmo que consideramos en el art´ ıculo 27 se presenta con una notaci´n similar. Un caso particular del problema de resolver la ecuaci´n t2 −Du2 = 1 ya ha sido o tratado por ge´metras del ultimo siglo. Q. 2. D. y por esa raz´n se llama el problema o de Pell por algunos autores. nov. XI. I. 226. VI p.200 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. por una raz´n similar. r) Finalmente se encuentra que u2λ+1 = u0 + 2tλ+1 uλ m y puesto que 2tλ+1 es divisible por m y uλ por r. p. o ı . Algebra P. p. Opera T. II. y Wallis atribuy´ el descubrimiento de o la soluci´n a Brounker. tenemos que u2λ+1 ≡ u0 (mod. Petr. y Euler. o 2Duλ mr 2Du2λ+1 m es un entero.

92.. −a 203. y t y u representan n´meros u u 2 − Du2 = m2 . 427—28. 4. . p. II . Si o a e δ. . c (como siempre fue el caso arriba). de Berlin. exhibir todas las transformaciones de una en la otra. y α la forma ϕ es (a. 1 m 1 m 1 m 1 m (αt − (αb + γc)u) . o ´ I . Si las formas Φ y ϕ son equivalentes. γ. su determinante es = D. 59. y es claro que todas las otras son o similares a ´sta. pueden encontrarse z enteros a y z tal que a sea menor que p y que la diferencia sea menor que un n´ mero asignado.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. dada una cantidad p. (α0 t − (α0 b + γ 0 c)u) . l´ ınea 4. Cons´ltese M´langes de la Soc. b. β 0 . β. c). 2b. y entonces es variable. u Esto es cierto cuando la diferencia asignada es una cantidad dada pero no cuando. entonces en el primer caso indeterminados que satisfacen la ecuaci´n t o todas las transformaciones de la forma ϕ en Φ estar´n contenidas en la primera de a las f´rmulas. depende de a y z. 81). γ. en la p. . 0 . o ya sea s´lo propiamente o s´lo impropiamente). Encontramos. propuso para este objetivo no tiene peso. 1 m 1 m 1 m 1 m (βt − (βb + δc)u) (δt + (βa + δb)u) (β 0 t − (β 0 b + δ 0 c)u) (δ 0 t + (β 0 a + δ 0 b)u) Ejemplo. y la otra impropia) α.e. u e p. y cualquier otra transformaci´n ser´ similar a una de ´stas. de Turin. o a Tambi´n hay una investigaci´n de esta cuesti´n en el ap´ndice del Algebra de Euler. (γ 0 t + (α0 a + γ 0 b)u) . . . (γt + (αa + γb)u) . El paralogismo consiste en que. 428. . 237. como sucede en el presente caso. 65) en la forma (42. y en el ultimo caso en la I o en la II. en el art´ ıculo 195. Soluci´n. δ de la forma ϕ en Φ. m es el m´ximo com´n divisor de a u los n´meros a. b. 201 problema es realmente resoluble*). Adem´s nuestro m´todo (partiendo de a e principios totalmente diferentes y no estando restringidos al caso de m = 1) nos da muchas formas de obtener una soluci´n porque en el art´ o ıculo 198 podemos empezar 0 ). Problema. 19. δ 0 . el presupone que.T. de l’Ac. pp. . Pero cuando ϕ y Φ son equivalentes propia e impropiamente se e buscan dos transformaciones dis´ ımiles (i. Cuando estas formas son equivalentes de una sola manera (i. una propia. γ 0 . que ´stas son s´lo impropiamente e o *) Lo que Wallis. e o o e que hemos frecuentemente recomendado. 1767. por el art´ o o ıculo 196 se busca una transformaci´n α.e. Se desean todas las transformaciones de la forma (129. y para una presentaci´n m´s elegante Hist. β.. de cualquier forma reducida (a.

m´s all´ de las cuales las transformaci´nes lleguen a a a o las series t ser cont´ ınuamente menos simples. −56. equivalentes y. De esta forma obtenemos o a la transformaci´n 29. por brevedad suspendimos esta investigaci´n porque muy frecuentemente mediante los m´todos o e prescritos por nosotros surge la transformaci´n m´s simple. −60 y la f´rmula general 29t − 263u.. o usando los valores ±t . etc.202 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. d´ndole a t y u los valores e o a 0 .. entonces. y ´stos u o est´n expresados por la f´rmula a o √ √ 1 ±t = ((80 + 9 79)e + (80 − 9 79)e ) 2 √ √ 1 ±u = √ ((80 + 9 79)e − (80 − 9 79)e ) 2 79 donde e representa a todos los enteros no negativos. puesto que no importa desde cu´l transformaci´n empecemos. podr´ ´ ıamos encontrar una norma fija y asignar l´mites en ı 0 . 73. no obstante. 204. ±u0 . Cuando. o o −37t + 337u. ±u00 . e. podr´ probarse si la transformaci´n obtenida es m´s o a o a simple o no que aqu´lla de la que la f´rmula fue deducida. 59. Es claro que una f´rmula general que represente a todas las transformaciones o ser´ m´s simple si la transformaci´n inicial de la cual se deduce la f´rmula es m´s ıa a o o a simple. muy a o frecuentemente la f´rmula general puede simplificarse si desde la primera f´rmula o o encontrada deducimos una transformaci´n menos compleja dando valores espec´ o ıficos a t y u. Entonces no habr´ necesidad de buscar m´s y ıa a bastar´ confinar nuestra b´squeda dentro de estos l´ ıa u ımites. etc. Por lo tanto todas las transformaciones de la forma ´ (129. resulta una transformaci´n que es m´s simple que la que encontramos. por medio de los preceptos precedentes la f´rmula general es encontrada. t00 . ya sea inmediatamente o a 0 y ±u0 para t y u. 81) ser´n expresadas por la f´rmula a o −(47t + 421u). y en este caso podr´ derivarse una f´rmula m´s a o a espec´ ıficos ±t simple de esa transformaci´n. u00 . 47t − 424u. Entonces. u = −9. y usando esto para producir otra f´rmula. 87. en la f´rmula o o encontrada en el art´ ıculo precedente. Ahora. Si fuera util. 87t + 780u e donde t y u son todos los n´meros que satisfacen la ecuaci´n t2 − 79u2 = 1. 73t + 653u. ±t00 . −60t + 543u. −(56t + 503u). −37. 65) en (42. u0 .. Pero qu´ constituye simpleza es todav´ un principio o e ıa arbitrario. 47. en el art´ ıculo siguiente. al poner t = 80. que la transformaci´n impropia de la primera o en la ultima es −47. 92.g.

−N 00 . c) en (M.DETERMINANTES POSITIVOS NO CUADRADOS. γ. Problema. M) son N. entonces. Cuando encontramos. Pero. δ de la primera en la segunda. M ) sean propiamente equivalentes. podemos derivar todas las representaciones del n´mero 585 por . u representan a u u en general a todos los n´meros que satisfacen la ecuaci´n t2 − Du2 = m2 . β. N o u ninguno sea > 1 M). entonces cualquier representaci´n del n´mero M por la forma 2 dada pertenecer´ a uno de estos valores. y si todos los valores de la expresi´n a o √ 0 . seg´n el art´ a a´ u ıculo N 2 −D precedente. Entonces tendremos una representaci´n o del n´mero M por la forma (a. Primero observamos que la investigaci´n de representaciones por o o valores de x e y que no son primos relativos se puede reducir al caso (art. Antes de todo. Ejemplo. 203 205. −N. No habr´ e a ninguna representaci´n que pertenezca al valor de N a no ser que las formas (a. Ahora. 9. 181) de formas con determinante negativo donde se buscaron las representaciones por valores relativamente primos de las inc´gnitas. b. etc. γ. M ) y o a deducir la f´rmula de ´sta. todas las o 2 2 representaciones del n´mero 585 . Encontrar todas las representaciones de un n´mero dado M por u 2 + 2bxy + cy 2 cuyo determinante no cuadrado positivo es = D. u o manifiestamente esta f´rmula general ser´ m´s simple si la transformaci´n α. Exactamente de la misma manera podemos producir o e f´rmulas generales para representaciones pertenecientes a los valores restantes −N. Entonces ser´ util encontrar. Se buscan todas las representaciones del n´mero 585 por la f´rmula u o En relaci´n con las representaciones por valores de x e y que no o son primos relativos. c) perteneciente al valor N. es inmediatamente evidente que no puede haber otros de este tipo excepto aqu´llos en los cuales el m´ximo com´n divisor de x e y sea 3. c) y o N 2 −D o (M. 42x2 + 62xy + 21y 2 . b. se debe buscar estos valores y a despu´s investigar las representaciones que pertenecen a cada uno de ellos. si lo son. N 00 . 2b. para representar M por valores primos relativos de x e y se requiere que D sea un residuo cuadr´tico de M. N. β. la transformaci´n m´s simple de la forma (a. −N 0 etc. (si efectivamente existe alguno). c y t. o N 0 . se busca una transformaci´n propia α. poniendo x = α e y = γ. i. −N 0 . m m donde m es el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. una f´rmula dada ax o Soluci´n. b. 65 por la forma 42x0 + 62x0 y 0 + 21y 0 con x0 e u 9 u y 0 primos relativos. porque e a u 585 es divisible s´lo por un cuadrado. N.e. (podemos escogerlos tal que D (mod. δ o a a o de la que fue deducida es m´s simple. u y todas las representaciones pertenecientes a este valor estar´n expresadas por la a f´rmula o 1 1 y = (γt + (αa + γb)u) x = (αt − (αb + γc)u). No hay necesidad de repetir aqu´ o ı el argumento.

o y = −87 perteneciente a +157. no u a existe una representaci´n del n´mero 65 perteneciente a los valores +27 y −27. Nos vamos a apresurar inmediatamente a considerar formas con determinante cuadrado positivo. la forma 42x2 + 62xy + 21y 2 no siendo x e y primos relativos. poniendo x = 3x0 e √ o y = 3y 0 . De manera similar encontramos que la o f´rmula general para todas las representaciones del n´mero 65 pertenecientes al valor o u 0 = 22t − 199u. o ±103 y ±248. pero la representaci´n x = 3. Los valores de la expresi´n 79 (mod. ±248. y = −3t + 159u. y 0 = −t+53u y de esto todas las representaciones de 585 por la f´rmula x o por la f´rmula x = 6t − 123u. Similarmente encontramos la representaci´n x = 83. Se encuentra que la representaci´n del n´mero 65 perteneciente al valor −12 es x0 = 2 e y 0 = −1. ´ . y 0 = −23t + 211u. t Por brevedad no nos detendremos en aplicaciones especiales del an´lisis a precedente sobre formas con determinante no cuadrado positivo. y = −69t + 633u. y = 1 pertenece al valor −157.204 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 65) son ±12 y ±27. y = −87t + 789u. Cualquiera podr´ a tener su propia lucha con ´stas imitando el m´todo de los art´ e e ıculos 176 y 182. y la f´rmula en la que todas las respresentaciones o similares est´n contenidas es x = 83t − 746u. Tenemos entonces a cuatro f´rmulas generales en las que est´n contenidas todas las representaciones del o a 2 + 62xy + 21y 2 : n´mero 585 por la forma 42x u x = 83t − 746u x = 3t − 114u x = 66t − 597u x = 6t − 123u y= y = −69t + 633u t + 157u y = −3t + 159u y = −87t + 789u donde t y u representan en general todos los enteros que satisfacen la ecuaci´n o 2 − 79u2 = 1. y podemos o deducir la f´rmula general para todas las representaciones pertenecientes a este valor: o x = 3t − 114u. y = t + 157u. Pero. 585). y la f´rmula para todas las representaciones o 12 es x del n´mero 585 derivadas de esto ser´ x = 66t − 597u. o ±103. los cuales son ±77. Por lo o u tanto todas las representaciones de 65 pertenecientes a este valor estar´n expresadas a 0 = 2t−41u. No existe ninguna representaci´n perteneciente a los valores ±77. ±157. que es el unico caso que falta. √ primero calcular los valores de la expresi´n 79 (mod. Para o u encontrar representaciones del n´mero 585 por valores x e y primos entre s´ debemos u i.

−9. δ. −7. h. 0) ser´ transformada por a sea A − a la sustituci´n 1. 205 Soluci´n. γ = 2. b0 . Entonces se a ser´ transformada en (a a tendr´ a b0 = aαβ + b(αδ + βγ) + cγδ = h(αδ − βγ) = h = (h − b)αδ + b(αδ + βγ) − (h + b)βγ Formas de determinante cuadrado. b. y la forma dada se transforma en ella por la sustituci´n propia 3. c0 ). c0 ). y A est´ entre los l´ a ımites 0 y 2h − 1. 0) que ser´ propiamente equivalente a las o a 0 . δ. a ımites 0 y 2h − 1. b0 . en la que A est´ entre los l´mites 0 y 2h − 1 inclusive. a o β. Problema. b0 . la forma (a. lo cual puede hacerse. 0. donde h es la ra´z positiva. en las que C = 0. 0) por la sustituci´n α+βk. b. Considere la forma (27. γ = −9. B. B sea = h.DETERMINANTE CUADRADO. 1 en la forma (A. γ. α = −1. b. la forma (a0 . 3. que deben distinguirse de las formas reducidas que tienen un determinante negativo o no cuadrado positivo. I. las llamaremos formas reducidas. Pero si a0 est´ fuera de los l´ o a ımites y m´ ınimo de a0 relativo al m´dulo 2h que manifiestamente estar´ entre esos l´ 0 = 2hk. 0. c) o 0 . 3. Puesto que h2 = b2 − ac. B.15. 1.8) cuyo determinante es = 9. C) que sea propiamente equivalente ı a ella. h. 4. i. Por otra parte es claro a formas (a que la forma (a. Por lo tanto. β. c0 ) satisfar´ todas las a condiciones. b0 . la cual ser´ propiamente equivalente. encontrar una forma (A. o A tales formas (A. e ı c0 = aβ 2 + 2bβδ + cδ 2 = (h − b)βδ + 2bβδ − (h + b)βδ = 0 M´s a´n. que va a la forma (5. (a0 . Aqu´ ı h = 3 y 4 : −9 es la raz´n con los t´rminos menores que es igual a las razones o e −12 : 27 = 8 : −18. y determ´ o ınense α y γ tal que αδ − βγ = 1. Ejemplo. . sea A el residuo positivo II. Entonces la forma (a0 . γ + δk. c) y satisfar´ todas las condiciones. b0 . c) con el determinante cuadrado h2 . C = 0. 0). Dada la forma (a. c0 ) se convierte en (−1. o Sea β : δ igual a esta raz´n de modo que β sea primo a δ. si a0 est´ entre los l´ a u a ımites 0 y 2h − 1. con β = 4. 206. h. c) ser´ transformada en la forma (A. b. B = h. 0) por la sustituci´n 1.e. 1. tenemos (h − b) : a = c : −(h + b). Esta es entonces la forma buscada. la forma o (a0 . C). c0 ) y (a. Por la sustituci´n α. k.

tenemos o −h(αδ − βγ)β = βh o. Sea Φ una forma reducida propiamente equivalente a la forma o F . investigar si son impropiamente II. γ. Sea G la forma opuesta a una de las formas dadas. δ y tendr´ o ıamos las cuatro ecuaciones: aα2 + 2hαγ = a0 aαβ + h(αδ + βγ) = h aβ 2 + 2hβδ = 0 αδ − βγ = 1 [1] [2] [3] [4] Multiplicando la segunda ecuaci´n por β. e. y esta ecuaci´n no puede ser consistente a menos que γ = 0 (porque tanto a como a0 por o hip´tesis est´n entre 0 y 2h − 1). h. Demostraci´n. Dadas las mismas formas. la forma F . Por el o a e art´ ıculo 206 buscaremos una transformaci´n propia α. F y F equivalentes o no. o a 0 . pueden ser resueltos con muy poco esfuerzo. de otra manera no lo ser´n. −βh = βh. no lo ser´n. a a 0 . Entonces de [1]. de donde necesariamente β es = 0. Dadas dos formas propiamente equivalentes F y F 0 con detero minante h2 . por lo cual. las formas dadas ser´n equivalentes. la primera se transformar´a en o ı la segunda por una sustituci´n propia α. Dos formas reducidas (a. e Teorema. Si son id´nticas. Soluci´n. e a o (a Entonces los siguientes problemas.206 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 0). lo que est´ en contra de la hip´tesis . de [4]. 0) no id´nticas no pueden ser propiamente equivalentes. I. a menos que a = a0 o que las formas (a. a ± 2γh = a0 . h. Problema. la tercera por α y restando. β. de otra manera. que ofrec´ una mayor dificultad para los ıan determinantes no cuadrados. h. de la forma F en Φ o . i. Si fueran propiamente equivalentes. γ. 0) sean id´nticas. 0) y (a0 . usando [4]. h.e. αδ = 1 y α = ±1. F y F 0 ser´n propiamente equivalentes. β.g. Busquemos dos formas reducidas que sean e propiamente equivalentes a las formas F y F 0 respectivamente. encontrar una transformaci´n propia de una en la otra. δ. que por hip´tesis ser´ tambi´n propiamente equivalente a la forma F 0 . Dadas dos formas F y F 0 con el mismo determinante cuadrado investigar si son propiamente equivalentes o no. a Si G es propiamente equivalente a la forma F 0 . 207. a 208.

−γ 0 . h. γ 0 . δα0 − γβ 0 Ser´ util desarrollar otra f´rmula para la transformaci´n de la forma F en F 0 a´ o o para la cual no sea necesario conocer la forma reducida Φ. que llamaremos g. α0 y entonces F en F 0 o transformada en F por la sustituci´n propia o αδ 0 − βγ 0 . Entonces Φ ser´ o 0 por la transformaci´n propia δ 0 . Tenemos. Φ = (A.DETERMINANTE CUADRADO. 207 a y una transformaci´n propia α0 . es f´cil ver que β = a ser´ un entero. 0) Puesto que β : γ es la raz´n con n´meros menores igual a las razones h − b : a o u h−b a o c : −(h + b). c0 ). poniendo h − b0 a0 = 0 = f 0. −β 0 . δ 0 de la forma F 0 en Φ. β 0 . F 0 = (a0 . β0 δ tenemos c0 −h − b0 = = g0 β0 δ0 . βα0 − αβ 0 . Supongamos que la forma F = (a. y que a δ c −h−b ser´ tambi´n un entero. γδ 0 − δγ 0 . b0 . c). γ= 2h 2h De exactamente la misma forma. b. que llamaremos f . sin embargo: a e β = δ A = aα2 + 2bαγ + cγ 2 y por lo tanto βA = aα2 β + 2bαβγ + cβγ 2 o (sustituyendo aβ por δ(h − b) y c por βg) βA = α2 δh + b(2βγ − αδ)α + β 2 γ 2 g o sea (puesto que b = −h − δg) βA = 2α(αδ − βγ)h + (αδ − βγ)2 g = 2αh + g Similarmente δA = aα2 δ + 2bαγδ + cγ 2 δ = α2 δ 2 f + b(2αδ − βγ)γ − βγ 2 h Por lo tanto = (αδ − βγ)2 f + 2γ(αδ − βγ)h = 2γh + f α= δA − f βA − g .

δ la transformaci´n propia de la forma G en F 0 . Pero esta ecuaci´n puede resolverse o en s´lo dos maneras. 0) son impropiamente a u equivalentes. donde m es el m´ximo com´ n divisor de los n´ meros a. h. −γ. Por lo tanto. poniendo ya sea t = m. a o Finalmente. . si las formas dadas son propia e impropiamente equivalentes. manifiestamente o α. β. β. 2 2 2 210. Entonces. Ahora s´lo resta mostrar c´mo deducimos de una transformaci´n todas o o o las otras transformaciones similares. o En efecto.. b. u = 0. α0 = β 0 A − g0 . no habr´ otra transformaci´n similar a o a o en la forma F ´sta excepto −α. resultar´ aa0 ≡ m2 (mod. Teorema. habr´ s´lo dos transformaciones. e 209. si dos formas son s´lo propiamente e o o s´lo impropiamente equivalentes. una propia y la otra impropia. U = 0. Por lo tanto. γ. γ. dos propias y dos impropias. habra cuatro.208 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 2h 2h 2h 2h en donde A ha desaparecido completamente. esto es. u = 0. pero si son o a o propiamente e impropiamente equivalentes. Pero claramente el n´mero 4 no m m2 puede ser la diferencia de dos enteros cuadrados. h. Si dos formas reducidas (a. γ 0 son sustituidos en la f´rmula que acabamos de dar para la 0 . a u u indeterminada t 2b. . β. 2h γ0 = δ0A − f 0 2h o Si los valores α. u = U.e. o t = −m. δ. −γ. en contra de la hip´tesis. γ. −δ ser´ la transformaci´n impropia de al forma F en F 0 . i. a saber. a no ser que el menor cuadrado sea 0. Si se dan formas impropiamente equivalentes F y F 0 y se busca una transformaci´n impropia de una en la otra. 2mh). Esto depende de la soluci´n de la ecuaci´n o o 2 −h2 u2 = m2 . (a0 . si la forma F se transforma o 0 por la sustituci´n α. donde m es el m´ximo com´n divisor a . α0 . puesto que m m2 m2 a u y tanto 4T2 como 4h U ser´n enteros cuadrados. ciertamente obtendremos 4T 2 = 4h2 U 2 + 4 Entonces. −δ. donde U no es = 0. c y (a. sea G la forma opuesta a la forma F y sea o α. o 2 divide a 4h2 . obtenemos transformaci´n de la forma F en F o βf 0 − δ 0 g β 0 g − βg0 δf 0 − δ0 f β 0 f − δg 0 . 0). −β. c) es una de las formas equivalentes. este m´todo nos puede dar dos transformaciones. supongamos que existe otra soluci´n t = T .

. 209 ı de los n´meros a. h. 2h o a0 . que la forma (a. 2mh). γ. las formas (a. 2mh). h. 0) m´ximo com´n divisor m y aa a u ser´n impropiamente equivalentes. aa0 −m2 ser´n enteros. de los n´meros a y 2h. aα(aα + 2hγ) = aa0 o o (aα + 2hγ)2 − aa0 = 2hγ(aα + 2hγ) (aα + 2hγ)2 ≡ aa0 (mod. (a0 . m . h.DETERMINANTE CUADRADO. entonces a . Es f´cil confirmar aa a a m m m 2mh 0 . sin embargo manifiestamente m tambi´n a u e divide a aα + 2hγ. a Demostraci´n. Por lo tanto las dos formas o ser´n impropiamente equivalentes. e que es el m´ximo com´n divisor de a y 2h. Esto es. Q. 0) ser´ transformada en la forma (a a o m y que esta transformaci´n es impropia. a0 y 2h tienen el mismo m´ximo com´n divisor m y adem´s 0 ≡ m2 (mod. . h. 0) en la forma (a0 . h. a De esto puede juzgarse inmediatamente si alguna forma reducida dada (a. a0 . 2mh). S. 2h . deberemos tener a u −2h aa0 −m2 a m . I. 2mh) Q. E. δ tal que tengamos cuatro ecuaciones o aα2 + 2hαγ = a0 aαβ + h(αδ + βγ) = h aβ + 2hβδ = 0 αδ − βγ = −1 2 [1] [2] [3] [4] Si multiplicamos [4] por h y restamos de [2]. 2h. y rec´procamente si a. de donde tambi´n a m. 2h o a0 . 0) por la sustituci´n −a0 . 2mh . P. 0). se sigue que (aα + 2hγ)β = 2h [5] Similarmente de γδ[2] − γ 2 [3] − (a + aβγ + hγδ)[4]. . tenemos −aαγ = a + 2hγδ o − (aα + 2hγ)δ = a [6] y finalmente de a[1] . si m es el m´ximo com´n divisor ı a u 2 ≡ m2 (mod. 2h tienen el mismo u 0 ≡ m2 (mod. lo cual escribimos como [2] − h[4]. 2h(aα + 2hγ)) [7] Ahora de [5] y [6] se sigue que aα + 2hγ divide a 2h y a a. Si a y 2h. por lo tanto necesariamente aα + 2hγ ser´ = +m o = −m. sigue inmediatamente de [7] que m a u a II. β. 0) por la o o sustituci´n impropia α. al borrar los t´rminos que se e cancelan. h. Y se a 2 ≡ aa0 (mod. Transf´rmese la forma (a. h. 0) es impropiamente equivalente a s´ misma. E.

d00 . 5. n 205) para formas con determinantes negativos y positivos no cuadrados. 0). 175. 5. y (9.210 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 211. 5. d0 . h. Entonces es evidente que cualquier representaci´n del n´mero M por la o u forma dada debe proveer una resoluci´n del n´mero M en dos factores. 5. 0). 0). Por otro lado. 0). por lo o u tanto. 212. 5. 5. Ser´ ıa superfluo repetirla aqu´ puesto que no ofrece dificultad alguna. Si. (5. 0) que es impropiamente equivalente a (6. (8. Todas las formas reducidas de un determinante dado h2 son obtenidas si en la forma indefinida (A. todos los divisores del n´mero M son d. etc. y cada uno tomado dos veces. (2. es claro que todas las representaciones del n´mero M ser´n obtenidas si se pone sucesivamente u a . Entonces todas las formas con determinante 25 ser´n distribuidas en diez clases. 0) que es ı impropiamente equivalente a (7. no ı. Claramente todas las formas del determinante h este n´mero de clases y tendr´n las mismas propiedades mencionadas arriba (art. 180. y (4. Problema. 181. a cada uno de los cuales es impropiamente equivalente a s´ misma. (incluyendo tambi´n a 1 y u e M. 5. o sea positivamente y negativamente). (3. 5. una forma dada ax La soluci´n de este problema puede buscarse a partir de los principios del o art´ ıculo 168 exactamente de la misma manera que ense˜amos arriba (art. 5. (1. 0). 5. a Las formas reducidas ser´n: (0.. estar´ fuera de lugar deducir la soluci´n de otro principio que es propio para el caso a o presente. 0). Como en los art´ ıculos 206 y 208: h − b : a = c : −(h + b) = β : δ h−b a c −h − b = = f. u a 195) para las clases de formas con determinantes negativos y positivos no cuadrados. 0). 0) se sustituye A por todos los 2h n´meros de 0 hasta 2h − 1 u 2 pueden ser distribuidas en inclusive. 0). a que podr´n distinguirse por las formas reducidas contenidas en cada una de ellas. Encontrar todas las representaciones de un n´mero dado M por u 2 + 2bxy + cy 2 con determinante h2 . = =g β δ β δ y se muestra sin dificultad que la forma dada es un producto de los factores δx − βγ y f x − gy.

3. Todas o las soluciones de la primera ecuaci´n est´n contenidas en la f´rmula x = βz. pero preferimos usar un m´todo an´logo e a a aqu´l presentado arriba para formas con determinante no cuadrado. que no pueden ser o equivalentes porque tienen determinantes no iguales. encontrar las transformaciones de la una en la otra. Solo resta. 12. 211 que M d M δx − βy = d0 . pero del u divisor +2 se obtienen los valores x = 2. est´ contenida en la otra o no. Este m´todo no se puede usar si M = 0. o a o donde z es cualquier entero (mientras β y δ sean primos relativos. No existen. De la misma 10 manera obtenemos valores in´tiles de los divisores −1. por lo tanto. ±6. y = δz. por consiguiente. Pero. manifiestamente. y = m . y = 0. y a la representaci´n de n´meros o u dados por formas dadas ha sido explicado satisfactoriamente. 4. Por lo dem´s. u 3x2 + 4xy − 7y 2 . En este caso. Entonces estas dos f´rmulas generales incluyen en este caso a todas las representaciones del n´mero M. x = −2. d Los valores de x e y se derivar´n de aqu´ y aquellas representaciones que producen a ı. otras representaciones excepto estas dos. mostrar c´mo juzgar si una de dos formas dadas. a y. como supusimos). de las a dos primeras ecuaciones resulta δx − βy = d. fx − gy = 0 etc.FORMAS CONTENIDAS EN OTRAS. en este caso. a u u todas las soluciones de la segunda ecuaci´n estar´n representadas por la f´rmula o a o gz hz o x = m . fx − gy = βM − gd2 x= (βf − δg)d e δM − fd2 y= (βf − δg)d Estos valores ser´n siempre determinados porque βf − δg = 2h y entonces el a denominador con certeza no ser´ = 0. Todos los divisores del n´mero 12 son ±1. . lo que debe ser rechazado porque son fracciones. 2. e Ejemplo. ±3. En la discusi´n precedente todo lo concerniente a la equivalencia. ±4. 6. Poniendo x − y = 1 y 3x + 7y = 12 obtenemos u 9 x = 19 e y = 10 . y = 0 y del divisor −2. si ponemos m como el m´ximo com´n divisor de los n´meros f y g. valores fraccionales de x e y deber´n ser descontadas. al descubrio miento de todas las transformaciones de formas. manifiestamente. Buscaremos todas las representaciones del n´mero 12 por la forma u Esto es resuelto en los factores x − y y 3x + 7y. ±12. similarmente. todos e los valores de x e y deben satisfacer ya sea la ecuaci´n δx−βy = 0 o f x−gy = 0. por el mismo principio podr´ a a ıamos haber resuelto los otros problemas respecto a la resolubilidad de cualquier forma con un determinante cuadrado en dos factores.

etc. lo que ser´. manifiestamente. f ser´ transformada por la transformaci´n propia a o 0 . y finalmente sea k el residuo positivo o m´ ınimo del n´mero αg + βh seg´n el m´dulo m. m por (m. (m0 . a m+m Si. . o por (m. 0. deba ser equivalente necesariamente a una de ´stas. 0. 1. y que e = mn = m0 n0 = m00 n00 etc. etc. n00 en (m00 . 65. ser´ propiamente equivalente a la forma F y ser´ a a . Este es el problema que por lo tanto deber´ resolverse: juzgar cu´ndo a a una forma dada f con determinante D implica a una forma dada F con determinante u De2 donde se supone que e es un n´mero positivo mayor que 1. Designaremos por Ω el conjunto de todas las formas (m. (5. n. 7) y e = 5. a u u e a δ (que no pueden ser 0 al mismo tiempo) y sea n = m. (m. 19). 5. o n. . de cada una ser´ = De a (m.. un entero.g. Ω incluir´ las siguientes formas (1. (50. 1). por m0 . la forma f es (2. 0. 0. la o forma f no s´lo implica a la forma F sino que es equivalente a ella. 0). o E si la forma f implica a F pero no es equivalente a ´sta. Por consiguiente. . a e I. 1) la forma en la cual f es transformada por la sustituci´n propia m. 7). 0). 1) etc. (50. ser´ necesariamente propiamente equivalente a una de las a formas Ω. 0. 3). (m00 . m0 − 1). (50. 1. 45. 0). n0 en (m0 . 35). T´mense g y h tal que γg + δh = n. por m00 ... 213. 55). k) la forma en la que f es cambiada por la sustituci´n o propia m. Sea n el m´ximo com´n divisor de los n´meros γ. Para resolver esto. 1). 0) la forma en la cual f es transformada por la sustituci´n propia m. escogidas tal o u que si F est´ contenida en f . m − 1). y en general por (m. 35. 0. Por brevedad. . y si son expandidas ser´n (2. a (50. mostremos c´mo asignar un n´mero finito de formas contenidas en f . tendremos αδ − βγ = e. . 25. 0. 0. β. n0 en (m0 . 1). . de ellas y es facil ver que todas ser´n diferentes la una de la otra.. a (5. Formas contenidas en otras a las cuales no son equivalentes.212 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. afirmo que si la forma F con determinante De2 est´ propiamente contenida en la forma f . (5. (50. β. γ. el cociente D es un entero e mayor que 1. 0). a II. δ. δ. 2). y que si αδ − βγ = ±1. Similarmente. n. 175). (m. (5. entonces E = (αδ − βγ)2 D. 79). 0). que est´ u u o a manifiestamente entre las formas Ω. 0. (5. 25. En los art´ ıculos 157 y 158 arriba mostramos que. k. etc. Todas estas formas estar´n contenidas propiamente en f y el determinante a 2 . k). Supongamos que la forma f es transformada en F por la sustituci´n propia o α. si la forma f con determinante D implica a la forma F con determinante E y es transformada en ella por la sustituci´n α. Supongamos que todos los divisores positivos de un n´mero e (incluyendo 1 u 0 . 0) m etc. 4). 55. (m0 . γ. e. Ahora. indicaremos y e) son m. 0). Habr´ a 0 + m00 + etc. Entonces la forma (m. m00 etc. 2). (m0 .

As´ (m. n δ n Primeramente. s´lo necesitamos investigar a o cu´ndo la forma opuesta a F est´ contenida en f (art. etc. i.. en segundo lugar. es claro que estos cuatro n´meros son enteros. por consiguiente.). a o pero en total las proporcionar´n todas (i. δ n n Pero γg + δh = n.FORMAS CONTENIDAS EN OTRAS. k) se transforma por esta sustituci´n es la misma en la que f *) se o transforma por la sustituci´n o γ γ αg + βh − k + h) + k . γ.e. Φ propiamente equivalente. Dadas dos formas. D. e o *) En efecto se transforma en (m. Q. Si queremos encontrar cu´ndo f implica impropiamente a F . a a 214. hablamos de s´lo una de ellas.. 159). en tercer lugar. δ. n m δ αg + βh − k · − g. n. Φ00 . etc. Φ m´todo es el mismo para todas las formas Φ. donde la primera implica propiamente a la segunda: encontrar todas las De transformaciones propias de la forma f en F . ´sta es e la sustituci´n o 1 1 (αγg + αδh). K.e. . Φ0 . es u f´cil confirmar que la sustituci´n es propia. k) y F ser´n propiamente equivalentes. Problema. etc. ı a De esto. 213 transformada en ella por la sustituci´n propia o γ αg + βh − k · + h. K) por la sustituci´n m. δ o puesto que mn = e = αδ − βγ y entonces βγ + mn = αδ. β. no habr´ ninguna transformaci´n propia a a o 0 . es claro que la forma a o en la cual (m. n m γ . αδ − mn = βγ. Designando por Ω el mismo conjunto de formas como en el art´ o ıculo 0 . (βγg + βδh). 0. Soluci´n. Cada una de estas formas proporcionar´ transformaciones a propias de la forma f en F y cada una de ellas dar´ una transformaci´n diferente. as´ que ´sta es la sustituci´n α. extraiga de este conjunto todas las formas Φ. Vea art´ o ıculo 159. por hip´tesis ´sta ı e o o e transforma f en F . podemos siempre juzgar cu´ndo una forma dada a f con determinante D implica propiamente a la forma F con determinante De2 . f con determinante D y F con determinante 2 . γ. E. m( · n m n δ αg + βh − k kδ m( · − g) + . Puesto que el de la forma f en F que no surja de una de las formas Φ. a las cuales F es precedente. n m n γ.

se obtiene la transformaci´n α. Para mostrar que esta soluci´n es completa en todo aspecto. k determinados tal como lo fueron all´. β. todo esto fue o demostrado en el art´ ıculo precedente. de la transformaci´n propia a o 0 = (M 0 . δ cualquier transformaci´n propia de la forma f o en F y como en el art´ ıculo anterior. ninguna de ellas se obtiene dos veces. β. Nd y de esta a o manera cualquier transformaci´n propia de la forma Φ en F dar´ una transformaci´n o a o 0 . esto es. K). h. n m γ . c. Habr´ estas ecuaciones: a Φ α = Ma + Kc = M 0 a0 + K 0 c0 β = Mb + Kd = M b + K d γ = Nc = N c 0 0 0 0 0 0 [1] [2] [3] [4] [5] δ = Nd = N 0 d0 ad − bc = a0 d0 − b0 c0 = 1 . Nc. etc. Entonces claramente f se transformar´ en Φ por la substituci´n propia Ma + Kc. Φ a γ αg + βh − k · + h. δ. Es f´cil ver que ı a 0 . β. Φ00 . d de la forma Φ en F como o 0 . etc. Mb + Kd. c. 0. y sean los n´meros m. d0 de la forma Φ0 en F . en F no pueden producir transformaciones diferentes de la misma forma Φ o Φ la misma transformaci´n de f en F . Que todas las transformaciones obtenidas de esta manera son diferentes entre s´. γ. K 0 ) y e = MN = M 0 N 0 . b. parte II. k) estar´ entre las formas Φ. por a e la regla que acabamos de dar. se muestra de la siguiente manera que formas o o diferentes. g. Adem´s des´ o a ıgnense todas las transformaciones propias de la forma Φ en F en general por a. no pueden producir la misma transformaci´n. y Entonces la forma (m. K. Sean Φ = (M. Supongamos que Φ es (M. Sea α. por ejemplo Φ y Φ0 . se tratan del mismo modo. b. se mostrar´ o a I. γ. propia de la forma f en F . n δ n ser´ una de las transformaciones propias de esta forma en F . c0 . N. b0 . n m δ αg + βh − k · − g. K) y e = MN de manera que f se transforme en Φ por la sustituci´n propia M. Que todas las transformaciones propias posibles de la forma f en F se obtienen de este modo. Supongamos que la transformaci´n propia α. δ de la forma f en F se o obtiene tanto de la transformaci´n propia a. u u ı 0 . Las otras formas Φ y cada transformaci´n propia de una de ´stas en F dar´ lugar a una transformaci´n o e a o propia de la forma f en F . d. etc. a partir de ´sta.214 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. γ. sea n el m´ximo com´n divisor de los a u n´meros γ y δ. II.

0. −1) estar´n contenidas en la f´rmula general a o 65t − 1100u. En a el art´ ıculo precedente dimos el conjunto de las formas Ω para este caso. dado que ambos N y N 0 se suponen positivos. o (50. se pueden hallar por nuestra teor´ arriba dentro de la ıa f´rmula general o 16t − 275u. t − 15u. Adem´s. y si D es positivo no cuadrado. i. −1). 5. −1). se encuentra que tanto (5. −15t + 275u. contrariamente a la hip´tesis. de a[2] − b[1]. de manera an´loga. 4) son propiamente equivalentes a a la forma (275.e. A saber. u Finalmente. este m´todo nos dar´ e a todas las transformaciones propias de la forma f en F . todas las transformaciones impropias de la forma f en F ser´n representadas por α. 0. −β. −4t + 65u. Despu´s de e unos c´lculos. γ. 215 De a[4]−b[3] y usando ecuaci´n [5] se sigue que N = N 0 (ad0 −bc0 ). δ designan en general todas las a e transformaciones propias de la forma f en la forma opuesta a la forma F . . o yΦ Es claro que si D es negativo o un cuadrado positivo. β. −1).. −t + 16u. 1). Por lo tanto las formas Φ ambos K y K 0 se encuentran entre los l´ 0 no son diferentes. tenemos necesariamente N N = N 0 y M = M 0 y as´ de [3] y [4]. lo que no puede ser cierto a menos que K = K 0 . 0. 5. si α. γ.FORMAS CONTENIDAS EN OTRAS. si la forma F est´ impropiamente contenida en la forma f . la cual est´ contenida en ella tanto propia como impropiamente. y de este modo N 0 o divide a N. M). a todas las transformaciones impropias de la primera en la ultima pueden encontrarse ´ f´cilmente por el m´todo dado. 0. 19) en (275. c = c0 y d = d0 . Se desean todas las transformaciones de la forma (2. de a0 [4] − b0 [3] resulta N 0 = N(a0 d − b0 c) y N divide a a 0 . 35. 7) en (275. 1) como (5. −15t + 275u. por lo tanto todas las transformaciones propias de la o forma (2. porque ı ımites 0 y M − 1. pueden darse ciertas f´rmulas generales que contendr´n todas las transformaciones o a propias (su n´mero es infinito). 7) en (275. t − 15u donde t y u son representaciones indeterminadas de todos los enteros que satisfacen la ecuaci´n t2 − 275u2 = 1. Todas las transformaci´nes propias de la forma (5. ı a K = M 0 (ab0 − ba0 ) + K 0 (ad0 − bc0 ) = M(ab0 − ba0 ) + K 0 de aqu´ K ≡ K 0 (mod. de donde. Ejemplo. a −δ.

−1) est´n contenidas en las dos f´rmulas a o siguientes: (I) . 79) en (275. a (50. 0. 10t + 275u. 0. 7) en (275. D0 es un m´ltiplo de D. est´n contenidas en la f´rmula general a o 14t + 275u. todas las transformaciones propias se incluyen en la f´rmula a o 10t + 55u. . donde F tiene determinante 0. i. estas dos f´rmulas incluyen todas las transformaciones propias que o buscamos*). 5. juzgar si f implica a F o no. y. 0. ahora agreguemos algo acerca de estas formas para que nuestra teor´ sea completa en todos los sentidos. t + 14u. −15t − 275u. De la misma manera se encuentra que todas las transformaciones impropias de la forma (2. 65. todas las transformaciones propias de la forma (5. −1) estar´n ı a contenidas en 10t + 275u. t + 15u Formas con determinante 0. y (II) . −1). . 65t − 1100u. 4t − 65u. . 5. 215. Hasta ahora hemos excluido de todas las investigaciones las formas con determinante 0. 4). −t − 3u donde t y u son todos los enteros que satisfacen la ecuaci´n t2 − 11u2 = 1. t + 2u. −15t − 275u. . t + 10u. es inmediatamente claro que una forma cuyo determinante es igual u a cero no puede implicar a otra forma a menos que su determinante tambi´n sea e igual a cero. 7) en (275. si ıa o una forma con determinante D implica a una forma con determinante D0 .. De manera an´loga.e. o . As´ solamente dos problemas quedan por resolver. *) M´s concisamente. −15t + 275u. Dado que se mostr´ en general que. −15t − 275u. −t − 15u y as´ todas las transformaciones propias de la forma (2. −t − 15u Por lo tanto. −15t − 55u. −t + 15u −t − 10u. a saber: (1) dadas ı dos formas f y F .216 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

Q. F est´ contenida en f . y as´ cada uno de ellos ser´ tambi´n un cuadrado (art. . encontrar todas las representaciones de un n´mero dado por una forma dada con determinante 0.. 217 en ese caso. P. ı a e a m b2 m2 c = g 2 y m = h2 con g y h tambi´n primos relativos. exhibir todas las transformaciones involucradas. si M es un entero cuadrado. sea m el m´ximo com´n divisor de a y c con a u el mismo signo que ellos (es f´cil ver que ellos no pueden poseer signos opuestos). a a c a a entonces m y m ser´n enteros primos relativos no negativos. m es igual a M o al menos divide a M. 21). El u primer problema requiere de un m´todo cuando el determinante de la forma f es e tambi´n 0. tenemos a i. a y. Ahora explicamos todo esto. ±eH = βg + δh Por lo tanto si G y H se determinan de modo que GG + HH = 1 obtenemos ±e = G(αg + γh) + H(βg + δh). ±eG = αg + γh. As´ es claro que y m(gx ± hy)2 ser´ a = ax2 + 2bxy + cy 2 Sean ahora f y F dos formas dadas. (2). Pues. F = M(GX + HY )2 donde g y h. m2 i. un cuadrado. y su producto ser´ igual a b2 . y por ende un entero. cada una con determinante 0 y con f = m(gx + hy)2 . otro cuando no es 0. e(GX + HY ) = ± ((αg + γh)X + (βg + δh)Y ) . Antes de todo observamos que cualquier forma ax2 + 2bxy + cy 2 cuyo determinante es b2 − ac = 0 puede ser expresada como m(gx + hy)2 donde g y h son primos relativos y m un entero. e I. Igual´ndole a e2 .FORMAS CON DETERMINANTE 0. por la substituci´n o x = αX + βY.e. G y H son primos relativos. y tenemos g 2 h2 = e Sean b ı gh = ± m .e. Pues si se m asume que f se transforma en F . rec´ ıprocamente. resultar´ a y = γX + δY M (GX + HY )2 = ((αg + γh)X + (βg + δh)Y )2 m M m y se sigue f´cilmente que a es un cuadrado. E. y el cociente es un cuadrado. Afirmo ahora que si la forma f implica a la forma F .

Si. o Entonces entre los valores de x e y estar´n tambi´n ´stos: a e e x = αG + βH. Propuestas las dos formas f = ax2 + 2bxy + cy 2 cuyo determinante no es igual a 0. Hν. a condici´n que z y z 0 asuman todos los valores enteros.. E. y F = M(GX + HY )2 cuyo determinante es igual a 0 (aqu´ como ı antes G y H son primos entre si). Hξ. δ cualquier transformaci´n de la forma f en F y sea como antes GG + HH = 1. si en este caso todas las representaciones del n´mero a u M por la forma f pueden ser exhibidas en t´rminos generales por x = ξ e y = ν. se supone que M es un entero cuadrado igual a e2 . se muestra esto del siguiente modo. γ = ±eGh − gz δ = ±eHh − gz 0 donde z y z 0 pueden tomar valores enteros cualesquiera. S. ı a Q. H de modo que GG + HH = 1. γ. segundo. a 3o En este caso la substituci´n Gξ. Sea α. i. el n´mero u M puede representarse por la forma f . β. Hξ. F estar´ contenida en f .218 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. o II. As´ F estar´ contenida en f .e. rec´ ıprocamente. si M puede representarse por f . todas las transformaciones de la forma f en F . γ. Gν. β. 0 β = ±eHg + hz . por la substituci´n Gξ. β. β. βg + δh = ±eH Pues si se encuentran enteros g y h de modo que gg + hh = 1. Entonces si hacemos x = αG + βH. γ. Esto es. Hξ. Gν. Mostramos todo esto de la siguiente manera. Gν. podemos satisfacer estas ecuaciones poniendo: α = ±eGg + hz. la forma f m implicar´ a la forma F . δ y t´mense n´meros G. los enteros α. tercero. δ pueden determinarse de modo a que αg + γh = ±eG. e todas las transformaciones de la forma f en F pueden exhibirse por Gξ. Al mismo tiempo no es dif´ ver que estas f´rmulas dan todos los valores ıcil o que α. Hν presentar´ todas las o a transformaciones de la forma f en F si se supone que ξ y ν recorren todos los valores de x e y que hacen f = M. y = γG + δH . el valor de la forma f se har´ M y as´ M es representable por la forma a ı f. δ pueden asumir. Hν la forma f se transformar´ en F . γ. afirmo primero que si f implica a F . o 2o Si se supone que aξ 2 + 2bξν + cν 2 = M. o o 1o Suponga que f se transforma en F por la substituci´n α. u y = γG + δH.

i. o α + H(βG − αH). δ + H(γH − γG). γ + H(δG − γH). H(αG + βH). Al mismo tiempo estas f´rmulas dar´n todos o a los valores enteros de x e y si z representa en general a cualquier entero. la primera ecuaci´n o se satisfar´ poniendo x = ge + hz. y = he − gz. Soluci´n general de toda ecuaci´n indeterminada de segundo grado o o con dos inc´gnitas por numeros enteros. As´ se tendr´n todas las representaciones si se encuentran todas las ı a soluciones enteras de las ecuaciones lineales gx+hy = e y gx+hy = −e. proseguimos. Sea esta forma m(gx+hy)2 . β. βG − αH = 0 c(βγ − αδ)2 = M(βG − αH)2 Por consiguiente la substituci´n en cuesti´n se reduce a α. Queda por mostrar c´mo podemos exhibir todas las representaciones de o un n´mero dado por una forma dada con determinante 0. igual a 0. u y es claro inmediatamente que el n´mero debe ser divisible por m y que su cociente es u un cuadrado. Es claro que ´stas son resolubles (si verdaderamente g y h son primos relativos como se supone). y la f´rmula que o o o estamos considerando produce todas las transformaciones de la forma f en F . G(γG + δH).. y as´ tambi´n αδ − βγ = 0). . Si por lo tanto representamos al n´mero dado por me2 . 219 de los cuales se obtiene la substituci´n o G(αG + βH). o Habiendo concluido exitosamente estas investigaciones. los valores de u 2 = me2 ser´n aquellos valores para los cuales gx + hy sea a x e y que hacen m(gx + hy) igual a +e o a −e. III. ı e δG − γH = 0.SOLUCION DE ECUACIONES INDETERMINADAS. γ. e Esto es. si g y h son determinados de modo que gg + hh = 1. a y = −he − gz con z cualquier entero. Pero ya que a(αX + βY )2 + 2b(αX + βY )(γX + δY ) + c(γX + δY )2 = M(GX + HY )2 resultar´ a a(αδ − βγ)2 = M(δG − γH)2 β + G(αH − βG). H(γG + δH) y as´ (ya que el determinante de la forma f multiplicado por (αδ − βγ)2 es igual al ı determinante de la forma F .e. δ. la segunda tomando x = −ge + hz.

b.. Ahora resulta la ecuaci´n a o ap2 + 2bpq + cq 2 + f (b2 − ac)2 + (b2 − ac)(ae2 − 2bde + cd2 ) = 0 o si por brevedad escribimos f (b2 − ac)2 + (b2 − ac)(ae2 − 2bde + cd2 ) = −M se da ap2 + 2bpq + cq2 = M Mostramos en la secci´n precedente c´mo encontrar todas las soluciones de esta o o ecuaci´n. 216. cuarto o quinto coeficiente no fuera o par. c. todas las soluciones que deseamos ı permanecer´n. En lugar de las inc´gnitas x e y introducimos otras o o p = (b2 − ac)x + be − cd y q = (b2 − ac)y + bd − ae que siempre ser´n enteros cuando x e y son enteros. b2 − ac y= q + ae − bd b2 − ac es f´cil ver que todos estos valores satisfacen la ecuaci´n dada y que no existen a o valores enteros de x e y que no se incluyen. a Con respecto a estas soluciones se observa lo siguiente.220 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. i. b. etc. Soluci´n.e. Encontrar todas las soluciones enteras para la ecuaci´n geno eral *) indeterminada de segundo grado con dos inc´gnitas o ax2 + 2bxy + cy 2 + 2dx + 2ey + f = 0 (donde a. *) Si se propusiera una ecuaci´n en la cual el segundo. son cualesquiera enteros dados). todas las representaciones del n´mero M por la forma (a. Problema. Si por lo tanto eliminamos las fracciones entre todos los valores de x e y as´ obtenidos. . su multiplicaci´n por 2 producir´ la forma que suponemos aqu´ o ıa ı. c). Ahora o u si para cada valor de p y q determinamos los valores correspondientes de x e y con la ayuda de las ecuaciones x= p + cd − be .

c) o si no se obtienen valores enteros de x e y de ninguna representaci´n. debe determinarse c´mo distinguir en general una de o la otra. b. 221 1o Si M no puede representarse por la forma (a. 4o Cuando b2 − ac = 0. por lo tanto para este caso necesitaremos recurrir a un o m´todo especial. o a 3o Cuando b2 − ac es positivo no cuadrado. el n´mero de u representaciones del n´mero M ser´ finito y as´ tambi´n el n´mero de soluciones de u a ı e u la ecuaci´n dada (si es que existe alguna) ser´ finito. B. para cada una de estas formas podemos substituir otras cuatro: . c) si es que puede representarse de alguna manera. la ecuaci´n no puede resolverse o o por enteros del todo. los valores de x e y no pueden determinarse del todo por las f´rmulas precedentes. c). Pero dado que es imposible encontrar todas estas representaciones individualmente y examinar si ellas dan valores enteros o fraccionarios de x e y. Y cuando algunas representaciones dan valores enteros de x e y y otras dan fracciones. m q= 1 (Ct + Du) m donde A. i. b. D son enteros dados. es necesario establecer una regla bajo la cual podamos tener certeza de cuando ninguna representaci´n en absoluto produce valores enteros o de x e y (puesto que no importa cu´ntas representaciones se intenten. el n´mero b2 − ac.e. sin una regla a tal nunca estaremos seguros). u 2o Cuando el determinante de la forma (a. o cuadrado con M igual a 0. b. m es el m´ximo com´n divisor de los n´meros a u u a. el n´mero M podr´ representarse en infinitamente distintas maneras por la forma u a (a. finalmente t y u son en general todos los enteros que satisfacen la ecuaci´n o 2 − (b2 − ac)u2 = m2 .SOLUCION DE ECUACIONES INDETERMINADAS. C. Como todos los valores de t y u pueden tomarse tanto positiva t como negativamente. u Para el caso donde b2 − ac es un n´mero positivo no cuadrado. es negativo o un cuadrado positivo y al mismo tiempo M no es igual a 0. e 217. mostramos arriba que todas las representaciones del n´mero M por la forma ap2 + 2bpq + cq 2 u (si es que existe alguna) pueden exhibirse por una o por varias f´rmulas como la o siguiente: p= 1 (At + Bu). 2b y c.

xh+kρ o y h+kρ ser´ tambi´n una fracci´n. ıcil h+ρ e y h+ρ . tρ+2 ≡ t00 etc. si x Se concluye que si uno revisa los valores de x e y correspondientes a los ´ ındices 0. m(b2 − ac) y= Ct + Du + mae − mbd m(b2 − ac) Demostramos antes que todos los valores (positivos) de t forman una serie recurrente t0 . etc. Tomaremos para este m´dulo el n´mero m(b2 − ac) y por brevedad designaremos por o u 0 e y 0 los valores de x e y que se obtienen haciendo t = t0 . m q= 1 (Ct + Du) m [1] los valores de x e y ser´n ´stos: a e x= At + Bu + mcd − mbe . uρ+1 ≡ u0 . u00 . q = (Ct − Du) m m 1 1 p = (−At + Bu). o a e o rec´ ıprocamente. De la f´rmula o p= p= 1 (At + Bu). t00 . en general. t0 . u = u0 . etc. xh+kρ e y h+kρ tambi´n ser´n enteros. etc.222 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. que los valores correspondientes de u tambi´n forman e a u una serie recurrente u0 . 1 1 (At + Bu). 2.. tρ+1 ≡ t0 . y t y u o u ya no son todos los n´meros que satisfacen la ecuaci´n t2 − (b2 − ac)a2 = m2 u o sino solamente los valores positivos. etc. 1. q = (−Ct + Du) m m 1 1 q = − (Ct + Du) p = − (At + Bu). Entonces no es dif´ notar que si xh e y h son enteros y ρ apropiadamente escogido. . q = (Ct + Du) m m 1 1 p = (At − Bu). u0 . y similarmente. y debe investigarse cu´les valores de t y u dan valores a enteros de x e y. y que adem´s puede asignarse un n´mero ρ tal que seg´n cualquier m´dulo dado tengamos u o tρ ≡ t0 . uρ ≡ u0 . ρ − 1 y encuentra que no hay uno de ellos para el cual tanto x como y sea . . y e a x h o y h es una fracci´n. m m de modo que el n´mero de f´rmulas es ahora cuatro veces lo que era antes. de la misma x a manera x0 e y 0 designar´n los valores que se obtienen haciendo t = t0 y u = u0 . xh+2ρ e y h+2ρ y. Por lo tanto cada una de estas formas ser´ a considerada separadamente. ..

a o donde z indica de modo indefinido a cualquier entero. 212). para los cuales x e y poseen valores enteros. Todos los valores enteros de x e y que surgen de la primera f´rmula estar´n contenidos en la f´rmula [1]: o a o b2 x= Az + cd − be .SOLUCION DE ECUACIONES INDETERMINADAS. Sin embargo. todos los valores de p y q est´n incluidos en dos f´rmulas de la forma p = Az. entonces la ecuaci´n propuesta no puede ser resuelta o por enteros. B0 son enteros dados. dado que exactamente el mismo m´todo puede usarse o e para la otra. ı o Pero si existen algunos ´ ındices. b2 − ac A0 z + cd − be .. A. μ00 + kρ. y el primero y el segundo no han de poseer un divisor com´n. q = Bz o p = A0 z. 218. y as´ de la f´rmula [1] no se pueden deducir valores enteros de x e y. etc. B. etc. μ + kρ. en cada f´rmula. μ0 . entonces no existen en absoluto ´ ındices. digamos μ. Cuando − ac es un cuadrado y M es igual a cero. De esto se obtiene (ax + by)(b2 − ac) = z + a(cd − be) + b(ae − bd) . Pero cuando ´sta puede ser resuelta. ni tampoco el tercero u y el cuarto (art. μ00 . Como A y B son primos relativos. q = B0 z. aquellos valores b o de z que hacen a ambos x e y enteros. donde k es cualquier entero positivo incluyendo al cero. es necesario separar de los otros. 223 entero. es suficiente considerar la primera f´rmula solamente. entonces todos los valores de x e y que pueden obtenerse a partir de la f´rmula [1] ser´n aqu´llos cuyos ´ o a e ındices est´n contenidos en una de las f´rmulas e o 0 + kρ. se pueden determinar dos n´meros a y b u tales que aA + bB = 1. para los cuales ambos x e y posean valores enteros. A0 . μ Las otras f´rmulas que contienen los valores de p y q pueden tratarse o exactamente de la misma manera. Si se diera el caso que de ninguna de ´stas se e obtienen valores enteros de x e y. b2 − ac y= Bz + ae − bd b2 − ac B0 z + ae − bd b2 − ac y todos los otros que surjan de la segunda f´rmula estar´n contenidos en [2]: o a x= y= Pero dado que cada f´rmula puede producir valores fraccionarios (a menos que o 2 − ac = 1). todas las soluciones enteras se e pueden mostrar por medio de las reglas precedentes..

De esto es inmediatamente claro que todos los valores de z que producen valores enteros de x e y deben ser congruentes al n´mero a(be − cd) + b(bd − ae) seg´n el u u 2 −ac. por lo tanto. todos los valores congruentes con z seg´n el m´dulo 2αe − 2βd producir´n de la u o a . 219. Adem´s o a es claro que si cualquier valor de z da valores enteros tanto para x como para y. la ecuaci´n se convertir´ en: o a b2 mz 2 + 2dx + 2ey + f = 0 De esto y del hecho que z = αx + βy deducimos que x= βmz 2 + 2ez + βf . − ac = 0. o deben estar contenidos en la f´rmula (b2 −ac)z 0 +a(be−cd)+b(bd−ae) o m´dulo b o 0 designa cualquier entero. los valores de x e y obtenidos a medida que z toma cualquier valor en estas f´rmulas. satisfar´n la ecuaci´n dada. 215). β son enteros (art. puede escogerse s´lo valores enteros para z. Entonces en lugar de la f´rmula [1] obtenemos donde z o f´cilmente la siguiente: a x = Az 0 + b A(bd − ae) − B(be − cd) b2 − ac A(bd − ae) − B(be − cd) y = Bz 0 − a b2 − ac Queda de manifiesto que ´sta da valores enteros para x e y ambos para todos e 0 o para ninguno. Lo primero ser´ cierto cuando A(bd − ae) y los valores de z a 2 − ac.224 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 2αe − 2βd y= αmz 2 + 2dz + αf 2βd − 2αe Ahora es claro que si no fuera αe = βd (consideraremos este caso por separado de inmediato). Podemos tratar la f´rmula [2] exactamente de la misma manera y o separar las soluciones enteras (si existe alguna) del resto. α. Si se pone αx + βy = z. el ultimo cuando ellos no B(be − cd) sean congruentes seg´n el m´dulo b u o ´ sean congruentes. s´lo queda por demostrar o a o o c´mo determinar los valores de z que dar´n valores enteros de x e y. la forma ax2 + 2bxy + cy 2 puede expresarse como Cuando m(αx + βy)2 donde m. o a Dado que αx + βy = z.

ζ 00 .. etc. y si para ninguno de estos valores se hacen x e y enteros. 220. ζ 0 .e. 19). etc. se o encuentran todas las soluciones poniendo z = (2αe−2βd)ν +ζ. Estas condiciones son o suficientes para resolver todas las ecuaciones (porque nosotros asumimos que α y β son primos entre s´ y puede encontrarse todas las soluciones usando reglas bien ı) conocidas. mαx + mβy + h − k = 0 i. con ν tomando todos los valores enteros. se deriva la ecuaci´n p o .. Por esto si se substituyen en z todos los enteros de 0 a 2αe − 2βd − 1 (cuando αe − βd es positivo) o inclusive a 2βd − 2αe − 1 (cuando αe − βd es negativo). que llamamos h. y la ecuaci´n dada ser´ equivalente a las siguientes o a dos: mαx + mβy + h + k = 0. Pero si x e y poseen valores enteros para alguno de a e esos valores de z. y la ecuaci´n dada u a o no podr´ resolverse por enteros. cualquier soluci´n de la ecuaci´n dada satisfar´ una u otra de estas ecuaciones y o o a viceversa.I. donde αe = βd. Ilustramos con un ejemplo el caso del art´ ıculo 217 (pues ´ste es el m´s dif´ e a ıcil).SOLUCION DE ECUACIONES INDETERMINADAS. y. (ellos tambi´n pueden hallarse resolviendo la congruencia de segundo grado de acuerdo con los principios de la secci´n IV). Obviamente la primera ecuaci´n no puede resolverse por enteros a menos o que h + k sea divisible por m. Sea h2 − mf = k2 . Por la introducci´n de otros o o Sea x 2 + 8py + q 2 = −540. entonces ning´n valor de z producir´ valores enteros para x e y.. Entonces. 221. 225 misma manera valores enteros. 2 + 8xy + y 2 + 2x − 4y + 1 = 0 la ecuaci´n dada. digamos ζ. la segunda ecuaci´n no admitir´ o a soluci´n por enteros a no ser que h − k sea divisible por m. la ı a ecuaci´n dada tomar´ esta forma: o a (mαx + mβy + h)2 − h2 + mf = 0 y claramente ´sta no puede resolverse racionalmente. z = (2αe−2βd)ν +ζ 0 . Supongamos que α y β son primos entre s´ lo cual es posible por ı. as´ α = β ser´ un entero (art. a menos que h2 − mf sea un e cuadrado. d e el art´ ıculo 215. indeterminados p = 15x − 9 y q = 15y + 6. similarmente. Es conveniente indagar un m´todo especial para el caso que hemos exclu´ e ıdo.

12 respectivamente. descubrimos que para producir enteros debemos usar en la primera y segunda f´rmulas valores de t y u que vienen o de tomar n par . 5 1 x = (−2t + 3).. q = −24t − 90u q = 24t − 90u q = 24t + 90u q = −24t + 90u donde t y u denotan todos los enteros positivos que satisfacen la ecuaci´n t2 − 15u2 = o 1. 5 1 x = (−2t + 3). .e. y ellos se expresan por la f´rmula: o ´ √ √ 1³ (4 + 15)n + (4 − 15)n 2 ´ √ √ 1 ³ u= √ (4 + 15)n − (4 − 15)n 2 15 t= donde n designa a todos los enteros positivos (incluido el cero).226 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Todas las soluciones por enteros de esta ecuaci´n se encuentran por consiguiente o contenidas en las siguientes cuatro f´rmulas: o p = 6t. observamos que la soluci´n del problema en los art´ o ıculos precedentes puede a menudo acortarse por varios artificios especialmente ideados para excluir soluciones in´tiles. i. Las soluciones m´s simples a son: x = 1. −1. pero debemos omitir esta discusi´n a u o fin de no prolongar nuestra discusi´n m´s all´ de los l´ o a a ımites. en la tercera y cuarta de tomar n impar. 5 1 x = (2t + 3). Por otra parte. Por esto todos los valores de x e y estar´n contenidos en estas f´rmulas a o 1 x = (2t + 3). 5 1 y = − (8t + 30u + 2) 5 1 y = − (8t − 30u + 2) 5 1 y = (8t − 30u − 2) 5 1 y = (8t + 30u − 2) 5 Si aplicamos correctamente lo que hemos dicho arriba. p = −6t. p = −6t. −1 e y = −2. 0. fracciones. p = 6t.

El campo ı dejado para investigaci´n posterior parece muy vasto. adem´s. a Lo que ha sido dicho hasta aqu´ acerca de las formas de segundo grado debe ı ser considerado solamente como los primeros principios de esta teor´a. que para un determinante dado. VI. de l’Ac. a Lagrange fue el primero en resolver completamente el famoso problema del art´ ıculo 216 y siguientes. p. Tambi´n existe una soluci´n (pero menos completa) en el suplemento al e o Algebra de Euler. ya que arriba hemos mencionado lo m´s digno de notar. T. p. y en lo que sigue notaremos o cualquier cosa que parezca especialmente digna de atenci´n. 263 y 1775. muchas a o o propiedades elegantes de esta clasificaci´n.. por esto. 18 de los Commentarii corresponde al a˜o 1773 y fue publicado en 1774). cuyas demostraciones presentaremos m´s o a abajo. nuestra soluci´n (al igual que todas las cosas discutidas en esta secci´n) es a o o construida sobre principios totalmente diferentes. Hist. han tratado en relaci´n con o este tema pertenece solamente a casos especiales. ı o pero este es un instrumento muy efectivo para investigaciones m´s sutiles.. p. Petr. Fermat. de Berlin. puede encontrarse un n´mero finito de e o u formas tales que cada forma de ese determinante sea equivalente a una de ´stas. 185 y siguientes. sus m´todos pueden dar todas las soluciones e ıa a e en solamente unos cuantos casos (v´ase Lagrange Hist.. Ya que el ultimo de estos tres comentarios es de fecha m´s reciente que la ´ a soluci´n de Lagrange. donde e ´l mostr´. de Berlin. esperando una a a . en gran parte por inducci´n. p. 323 y siguientes. que trata el problema con toda generalidad y no deja nada o que desear en este aspecto. El ilustre Lagrange o emprendi´ investigaciones generales concernientes a la equivalencia de las formas en o Nouv. y sin duda muchos m´s permanecer´n ocultos. T. de l’Ac. 175. 1773. ı M´s tarde el distinguido Legendre descubri´. pero ´l siempre restringi´ su investigaci´n a derivar otras soluciones de e o o una que ´l asum´ ya conocida. Dado que mucho de lo que hemos explicado tambi´n ha sido tratado por otros e ge´metras. 227 Anotaciones Hist´ricas. 3. entre otros. 165 y 1768 p. T. no podemos pasar sobre sus trabajos en silencio. Comm. el cual hemos nombrado regularmente. no lo discutiremos separadamente. 181 y siguientes. Por lo dem´s. Lo que Diofanto. parece que Euler no sab´ entonces de esa soluci´n (el ıa o n Vol.ANOTACIONES HISTORICAS. 237). 1767. Hasta aqu´ nadie ha usado la distinci´n entre equivalencia propia e impropia. El mismo Euler atac´ este o problema en Comm. M´m. 1767. e y as´ que todas las formas de un determinante dado pueden distribuirse en clases. p. Nov.. 18. Pero esta l´ o ınea del argumento es tan f´rtil que deberemos pasar sobre muchos otros resultados que e hemos descubierto. IX. e p. p. de l’Ac. o 222. Ibid. etc. de Berlin.

de ´stas. cuando dos formas en la misma clase son formas reducidas (ellas ser´n opuestas. conviene notar que formas con determinante a o 0 est´n excluidas de los l´ a ımites de nuestra investigaci´n. Cuando el determinante D es positivo no cuadrado. c0 > c. finalmente. a menos que espec´ o ıficamente mencionemos lo contrario. se toma aqu´lla cuyo t´rmino medio a e e sea positivo. −153) como la forma m´s a simple. Sin embargo. Finalmente. escogemos (17. tal que cada forma de determinante D sea propiamente equivalente a una.. 187). b. c0 ) se dice menos simple que (a. una segunda clase de formas que son propiamente equivalentes a la forma F 0 . F 00 . Distribuci´n de formas de un determinante dado en clases. b0 . B. Ya hemos mostrado (arts. La a a simplicidad de una forma (a. y s´lo una. −N) y (A parezca ser la m´s simple. se toman las formas reducidas en cada clase como las formas representantes. II. F 0 . De por s´ es enteramente arbitrario cu´l forma es tomada de una clase ı a dada. de las A A0 0 . b. −45) o (5. m´s amplia investigaci´n. sean D−M = N. As´ todas las formas con determinante D (su n´mero es o e ı u infinito) pueden clasificarse seg´n estas formas para componer una primera clase del u conjunto de todas las formas propiamente equivalentes a la forma F . 0. Pero esto no nos concede una determinaci´n completa porque estar´ b o ıa ligeramente indefinido si e. etc. M 0 . 211) que. b. y ´sta ser´ considerada como la forma representante de toda e a la clase. la forma cuyo t´rmino medio es igual a a e 2 02 .g. C) y (A0 . c. dado cualquier entero D (positivo o negativo) se puede asignar un n´mero finito de formas F . y as´ la forma (a u ı 0 > b. Una forma puede seleccionarse de cada una de las clases de formas con determinante dado D. t´mese como forma representante aqu´lla que o e formas (A. Existir´n o bien dos formas ambiguas a o ninguna (art. y sean M y M 0 los residuos m´ ınimos de los n´meros B y B 0 seg´n los m´dulos A y u u o 0 respectivamente (que se pueden tomar positivamente a menos que sean iguales A a cero). Habiendo hecho esto. 0. muy a menudo ser´ ventajoso observar las siguientes normas. C 0 ) las formas ambiguas. M. n´meros a. ıa I. B 0 . 195. o 223. c) si a0 > a. etc. con u determinante D. D−M = N 0 . pero se debe preferir siempre la que parezca ser m´s simple que las dem´s. Para juzgar esto. c) ciertamente debe ser juzgada por el tama˜o de los n 0 . 175. se calcula el per´ ıodo de toda forma reducida contenida en la clase. art. 1) En el primer caso sean (A. −N 0 ). 172). Cuando el determinante D es negativo.228 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

118). -235). (2. (13. Pero si A > k. del cual se escoje la forma (7. (−17. 5. 0. aqu´lla con el e n e signo positivo ser´ la preferida. 1. Si ocurren dos formas en el mismo e per´ ıodo. se busca una forma reducida (A. Dos formas con el mismo determinante a ser´n propiamente equivalentes si ellas pertenecen a la misma clase. 235). III. y de las a formas resultantes esc´jase como la forma representante aqu´lla que posea el menor o e t´rmino medio. se elige la forma cuyo primer t´rmino sea menor. k. −1. 0). −7). 7). 26). e se deber´ tomar la de signo positivo. −118). si A < k o = k. −26). 0. 59). y haciendo N = D−M ). Sea (A. a 2) Cuando no hay formas ambiguas en todo el per´ ıodo. (8. −1. 17). −N) a partir de ´sta (esto es. 16. (4. 0. −43). 26). (13. 4. 5. 12. (5. (−23. 1. para D = 305 uno de los per´ ı. e a Ejemplo.DISTRIBUCION DE FORMAS EN CLASES. sin importar el signo. 12. 26). pero menor que k. tr´tense todas estas formas de la manera que ya hemos delineado. (3. −5. (−3. El primer t´rmino ser´ negativo. 16. e As´ e. (7. (−8. 13. C) la forma escogida y como en el a caso anterior deducimos otra forma (A. Mediante esta clasificaci´n. etc. 13. y cuando los e primeros t´rminos sean iguales en tama˜o pero con signos opuestos. 0. cuando el t´rmino medio es cero o es distinto de cero en ambas.g. 0. (3. B. una con signo positivo y la otra con el mismo t´rmino con signo negativo. 20) y otras ocho que son diferentes de las anteriores solamente en que poseen t´rminos exteriores con signos e opuestos: (-1. 59). ´sta o e es tomada como forma representante. k. y entonces se deduce la forma representante (7. (−2. 224. −23). 23). (10. a (4. 2. −79). 79). −7). 229 cero es la preferida.. e a Si sucediera que el mismo menor primer t´rmino A fuera com´n a varias formas e u del per´ ıodo. 0) en la clase bajo consideraci´n y. (−7. 1. 1. −1. (−1. (−3. M. Las formas con determinante 79 caen en seis clases con los siguientes representantes: (1. Cuando el determinante es un cuadrado positivo igual a k 2 . 47). o A ´sta ser´ la forma representante. 20). 11. ıodos es: (17. 1. De esta manera todas las formas del determinante -235 se distribuir´n en dieciseis clases con los siguientes representantes: (1. t´mese en su lugar la forma o (A − 2k. 8). −8). (23. cualquier n´mero a u . e la forma que posee el menor primer t´rmino se prefiere sobre la otra. formas que son propiamente equivalentes pueden o separarse completamente de todas las dem´s. −17). 11. tomando M e 2 como el menor residuo absoluto de B relativo al m´dulo A. −26).

235). si alguna ı forma y su opuesta est´n contenidas en la misma clase. 0. 167. una forma ambigua se ı encuentra en cualquier clase que es opuesta a s´ misma (art. M) (v´anse arts. las reglas dadas arriba para la elecci´n o de formas representantes est´n fundadas de modo que clases opuestas siempre dan a origen a formas representantes opuestas. y si un n´mero dado es representado por una de las formas. 47). cualquier n´mero M que pueda representarse u por una. sean impropiamente equivalentes. si el n´mero e u M puede ser representado por una de ´stas de tal manera que los valores de los e indeterminados sean primos entre s´ podemos estar seguros inmediatamente que no ı. 1. y si a e un n´mero cualquiera M puede representarse por la primera forma de tal manera u que los valores indeterminados sean primos entre s´ el mismo n´mero podr´ ser ı. entre las clases de formas con determinante 79 se encuentran dos con representantes: (1. (−1. Si en una esto sucede por e valores primos entre s´ de las indeterminadas. Si. 163. (10. que dos formas F y F 0 que provienen de clases diferentes. ellas no ser´n propiamente a equivalentes. −47). A saber. Por esto. −235). forma de K poseer´ una forma opuesta en K 0 y las clases se llamar´n opuestas. (2. M). tambi´n puede ser representado por la otra. −26). Cualquier clase tendr´ esta a a propiedad si contiene una forma ambigua y. o Puede suceder. en este caso toda forma de una de las clases ser´ impropiamente equivalente a todas las formas de la otra clase. de manera que √a cada representaci´n pertenezca al mismo valor de la expresi´n D (mod.230 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. existen clases que son opuestas a s´ mismas. claro est´. Finalmente. o o no obstante. 165). K y K 0 . que sea representable por una de ellas ser´ tambi´n representable por la otra. Por esto le ı llamaremos clase ambigua. 1. As´ en a el primer ejemplo del art´ ıculo precedente. 26). As´ entre las clases con determinante −235 se encuentran ı. rec´procamente. −79) . 5. 5. 0. dos formas pertenecen a diferentes clases. 118). Toda a a ı. la segunda e clase es opuesta a la tercera y la quinta a la sexta. M). u a representado por la otra forma de la misma manera y. existe representaci´n similar√ mismo n´mero por otra forma que pertenezca al o del u e mismo valor de la expresi´n D (mod. en el segundo ejemplo. es f´cil ver que todas las a a formas de esta clase son tanto propia como impropiamente equivalentes a alguna otra y que ellas tendr´n todas sus opuestas en la clase. esto podr´ suceder tambi´n en la otra ı a e pero de tal manera que estas dos representaciones correspondan a valores opuestos √ a o de la expresi´n D (mod. Por otro lado. Adem´s. 0. 168). −118). la tercera clase de formas con determinante −235 es opuesta a la cuarta. sin embargo. la s´tima a la octava. (−2. (−5. ocho clases ambiguas. 0. (5. nada puede u decirse con respecto a si ´ste es representable por la otra. (−10. 0. Sus formas representantes son (1. dadas dos formas cualesquiera de dos clases opuestas.

b. Llamamos primitiva a la forma (a. y tan u u pronto como conozcamos una conoceremos la otra. o o n´meros positivos y negativos pueden representarse igualmente por formas con u ı determinante positivo. a Un n´mero negativo no puede representarse por una forma positiva. y diremos que la clase entera en la cual (a. al investigar formas con determinante negativo es muy a menudo suficiente considerar clases positivas. ni un n´mero u u positivo lo puede ser por una forma negativa. si el m´ximo u a a . para un determinante negativo la forma representante de una clase ambigua ser´ ella a misma ambigua o bien sus t´rminos exteriores ser´n iguales (art. Nosotros demostramos arriba (art. b. as´ no es raro encontrar en este caso las dos formas (a. b. b. Distribuci´n de clases en ordenes. claro est´. c) es la forma representante de una clase positiva. Pero si las formas representadas han sido determinadas de acuerdo con nuestras reglas. c) a o ser´ una forma negativa contenida en una clase negativa si a y c son negativos. para un determinante positivo no cuadrado una clase u ambigua ciertamente corresponde a una forma representante ambigua (art. 225. Si a y c son positivos. Al contrario (a. ya que sus propiedades pueden ser f´cilmente transferidas a clases negativas. (−a. b. en otro caso la llamaremos derivada y. e a para un determinante positivo cuadrado. 231 y (−1. finalmente. 79). c) si los n´meros a. Esto es. b. es una clase positiva. c) con determinante negativo los t´rminos exteriores deben poseer el mismo signo y que e ´ste ser´ el mismo signo que el de los t´rminos exteriores de cualquier otra forma e a e equivalente a ´sta. 194). a Pero esta distinci´n se cumple s´lo para formas con determinante negativo. −c) ser´ la forma representante de una clase negativa. Por lo tanto. b. −c) en la misma clase.DISTRIBUCION DE CLASES EN ORDENES. o ´ 226. b. las clases ambiguas se pueden determinar a partir de ellas sin ning´n problema. 175) que para una forma (a. c) y (−a. 172). c) est´ contenida. 0. podremos llamar positiva a la forma e (a. b. c no poseen u divisores en com´n. b. c). y la cual a est´ compuesta s´lo por formas positivas. Si (a. por el art´culo 210 es f´cil deducir si la ı a forma representante es impropiamente equivalente a s´ misma y as´ si la clase a la ı ı cual representa es ambigua. As´ a ı se sigue que el n´mero de clases positivas es igual al n´mero de clases negativas.

b. Adem´s. c) no a ser´ una forma primitiva). Si (a. 59). Y es claro que. ıa u .. y en el ultimo caso impropiamente primitiva o impropia. m ). Pero si (a. todas las formas de esta clase ser´n propiamente primitivas y que una clase que incluya una forma impropiamente a primitiva estar´ compuesta solamente por formas impropiamente primitivas. si tenemos una forma primitiva en una clase arbitraria dada de formas con determinante D. la forma (a. (5. todas las formas de esa clase ser´n a primitivas. com´n divisor de a. Deseamos prevenir al lector de no buscar alguna conexi´n entre este caso y el del o art´ ıculo 157 porque no existe ninguna. As´ p. c) ser´ la forma derivada de la u a a b c o forma primitiva ( m . entonces evidentemente no s´lo a. A partir de esta definici´n es obvio que cualquier forma cuyo determinante no es divisible por ning´ n cuadrado (excepto 1) es necesariamente u primitiva. 1. 47). 5. 20) y el mismo n´mero de negativas. 2b y c tendr´n el divisor com´n 2 (este ser´ tambi´n el m´ximo divisor) y a u a e a (a. b. En este caso b ser´ necesariamente impar (en otro caso (a. 2b y c no poseen divisores comunes.e. 235). −5. c) se llamar´ una forma impropiamente primitiva o simplemente una forma a impropia*). 4). b. (4. por lo tanto tendremos b2 ≡ 1 (mod. ej. b. c) es una forma primitiva y los n´meros a y c son ambos pares. c es igual a m. o uno es impar o bien ambos son impares). como ac es ıa divisible por 4. 0. A partir del art´ ıculo 161 es obvio que si encontramos una forma propiamente primitiva en una clase dada. b. u Todas las clases de formas con determinante 79 (dado que ellas son de la forma 4n+3) son propias. si cualquier forma F con determinante D se deriva de una forma primitiva f con D a determinante m2 . b. obviamente los n´meros u u a. el determinante b2 − ac ≡ 1 (mod. c) se e dice propiamente primitiva o simplemente una forma propia. y se encuentran dos clases impropias en cada una. en este caso se dice que la clase misma es primitiva. b y c sino o tambi´n a. 4) y. (13. y si las clases en las cuales las formas F y f respectivamente est´n contenidas son K y k. entre ´ ı. b. Por lo que formas impropias corresponder´n solamente a determinantes de la forma 4n + 1 si son positivos o de la a forma −(4n+3) si son negativos. 59). todas las formas de la clase K ser´n formas derivadas de la a clase primitiva k. −1. en el primer caso la clase se llamar´ propiamente primitiva o simplemente a propia. 20) y (13. 0. Por a ende.232 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. m . c) es una forma primitiva y a y c no son ambos pares (i. *) Hemos escogido aqu´ los t´rminos propiamente e impropiamente porque no hay otros m´s ı e a convenientes. En este caso la forma (a. las clases positivas de formas con determinante −235 existen seis propias con formas representantes (1. Pero ciertamente no se deber´ temer la ambig¨edad. por el art´ a ıculo 161. en este caso diremos que la clase K es asimismo derivada de la clase primitiva k. (4.

etc. c) y (a 0 . b0 . . donde D0 denota un factor no cuadrado y a. γ. . etc. 4). y cuando D no es divisible por un cuadrado impar tomamos α. y las clases derivadas de clases impropiamente primitivas del deterD a minante m2 formar´n otro. Si m D clases derivadas de las clases propiamente primitivas del determinante m2 formar´n a un orden especial. c0 ). . 2b y c posean b y c tengan el mismo m´ximo com´n divisor que a a u el mismo m´ximo com´n divisor que a0 . lo que es la misma cosa. . si una u otra de esas condiciones a u falla. b. c. o dos ordenes u o ´ (cuando D ≡ 1 (mod. un orden de clases propiamente primitivas y un orden de clases impropiamente primitivas. No es dif´ establecer la siguiente regla ıcil general con la ayuda de los principios del c´lculo de combinaciones. b. c2γ . b. no habr´ ordenes de clases derivadas. y adem´s (ya que por el art. 161 todas las formas de a una misma clase son las mismas en ese sentido) entre una clase derivada de una clase propiamente primitiva y una clase derivada de una clase impropiamente primitiva. o (μ + 2)(α + 1)(β + 1)(γ + 1) . las mente primitivas otro.DISTRIBUCION DE CLASES EN ORDENES. ´ o ´rdenes cuando D0 ≡ 2 o 3 (mod. 2b. Suponemos que a 0 22μ a2α b2β c2γ . en el ultimo el m´ximo e a u u ´ a com´n divisor ser´ 2m. Dadas dos representaciones o 0 . etc.). m ) esta ultima puede ser o propiamente o bien impropiamente primitiva. A partir de esto podemos hacer una clara distinci´n entre una u a o forma derivada de una forma propiamente primitiva y una forma derivada de una forma impropiamente primitiva. b0 y c0 . las clases ser´n asignadas a ´rdenes diferentes. m . y. las agruparemos en el mismo orden siempre que los n´ meros a. Es claro de inmediato que todas a o las clases propiamente primitivas constituir´n un orden. a. as´ habr´ o (μ + 1)(α + 1)(β + 1)(γ + 1) . 4)). Por medio de estas distinciones hemos obtenido el primer principio fundamental sobre el cual podemos construir la noci´n de distribuci´n de todas las clases o o de formas con un determinante dado en varios ´rdenes. β. c. ı a omitimos los factores a2α . y as´ habr´ o solamente un orden (cuando D ≡ 2 a´ ı a o 3 seg´n m´dulo 4) que es un orden de clases propiamente primitivas. son D=D diferentes n´meros primos impares (cualquier n´mero puede reducirse a esta forma u u tomando μ = 0 cuando D no es divisible por 4. . b2β . u (a. 2b0 y c0 . c) se deriva de la forma primitiva ( m . . y todas las clases impropiaa 2 es un cuadrado que divide al determinante D. Si D es divisible por un no cuadrado (excepto 1). 233 a b c ´ Si la forma (a. . etc. esto es. En el primer caso m ser´ a tambi´n el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. iguales a 0 o.

1. dado que ellas siempre corresponder´n a o a ciertas clases positivas. con representante (3. Dado e que todav´ no hemos alcanzado este muy importante tema.234 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Estas se distribuyen en cuatro ordenes. 25). 2. Las clases positivas del determinante −99 = −11 · 32 se distribuir´ en cuatro ordenes: el orden I incluir´ las siguientes clases propiamente a ´ a primitivas:*) (1. De todos estos diferentes ordenes el orden de las clases propiamente primitivas ´ merece especial atenci´n. se puede a omitir la consideraci´n de clases negativas. 22).. −22) y (−2. 0. −6). 20). la clase derivada de las clases impropias del determinante −11. a saber (3. 1. Observaremos que clases opuestas son siempre asignadas al mismo orden. Clases negativas de este determinante pueden distribuirse en o ´rdenes de exactamente la misma manera. 3. 0. (−1. 22). (2. (3. Para cada clase derivada obtenemos su origen de ciertas o clases primitivas (con un determinante m´ ınimo) y. Pero no demostraremos esta regla. −15). 45) y (−1. 1. (4. (10. (5. 10). 1. −3. (9. 33). 1. lo trataremos desde el ıa principio. 227. (6. (6. −6). . Ejemplo. (4. *) Usando. o ´rdenes cuando D0 ≡ 1 (mod. 0.e. −22). 99). 20). el orden IV. 18). El orden I incluye dos clases propias cuyas ´ representantes son (1. (5. 1. 25). 3. 50). el orden III contendr´ las clases a a derivadas de las clases propias del determinante -11. el orden IV estar´ conformado por una clase derivada de una clase impropia del determinante a 5 con representante (6. Para D = 45 = 5 · 32 tenemos seis clases con representantes (1. las formas representantes en lugar de sus clases. el orden II contendr´ las clases impropias (2. las propiedades e de las clases se har´n claras de inmediato. 1. A fin de entender m´s plenamente la naturaleza de las clases a propiamente primitivas. 4). 0. 0. 45). −15). Mostraremos despu´s que cualquier a e clase impropiamente primitiva se asocia o con una clase propiamente primitiva o con tres (con el mismo determinante). para determinantes negativos. el orden II contendr´ dos clases impropias a cuyas representantes son (2. 11). 1. dado que no es dif´ ni es necesaria aqu´ ıcil ı. −1. 1. 0. 3. debemos primero explicar una cierta diferencia esencial seg´n u la cual el orden completo de clases propias puede subdividirse en varios g´neros. 12). por brevedad. Adem´s. −1. 0. (9. (9. considerando ´stas. −45). el orden III contendr´ una clase a derivada de la clase propia del determinante 5. 45). i. 12). 0. 0. Ejemplo. (−2. 3.

c). c. Si la forma F = ax2 + 2bxy + cy 2 . sin u embargo. finalmente. 32). Q. E. o o e 228. es claro que si elegimos u un n´mero no divisible por p para x . la forma F tendr´ a un valor no divisible por p si damos a ambos x y y valores que no sean divisibles por p. As´ podemos u ı proponer el teorema m´s generalmente: Siempre se puede representar por medio de a cualquier forma primitiva una infinidad de n´meros que sean primos relativos a un u n´mero dado (el cual es impar cuando la forma es impropiamente primitiva). es f´cil notar que los n´meros x e y se pueden determinar de e a u infinitas maneras. el n´mero 2 cuando la forma sea impropiamente primitiva. el u u valor de la forma F no ser´ divisible por p. es claro que p no puede ser divisor o de los tres n´meros a. Existe una infinidad de n´meros no divisibles por un n´mero u u primo p dado. 235 La partici´n de ´rdenes en g´neros. u 229. Sea F = (a. Teorema. cuando c no es divisible por p ocurrir´ lo a a mismo si damos a x un valor divisible por p y a y un valor que no sea divisible por p. Demostraci´n. Teorema. o sea m = ag2 + 2bgh + ch2 . que pueden representarse por una forma propiamente primitiva. resultando que la forma primitiva ax2 + 2bxy + cy 2 adquiera un valor que no es divisible por cualquier cantidad de n´ meros primos. a tal como que el mismo n´mero es divisible por ciertos n´meros primos pero no por u u otros (v´ase art. y para y un n´mero que sea divisible por p. D. Dado que muchas condiciones de este tipo se pueden dar simult´neamente. 2b. cuando ambos a y c son divisibles por p. Ahora si a no es divisible por p.LA PARTICION DE ORDENES EN GENEROS. excluyendo. Entonces tendremos mm0 = [agg0 + b(gh0 + hg0 ) + chh0 ]2 − D[gh0 − hg0 ]2 m0 = ag0 + 2bg 0 h0 + ch0 2 2 . Es obvio que el teorema tambi´n es v´lido para formas que sean impropiamente e a primitivas mientras que no se tenga p = 2. Sea F una forma primitiva con determinante D y p un n´mero u primo que divide a D: entonces los n´meros no divisibles por p que pueden u representarse por la forma F son todos residuos cuadr´ticos de p o todos no residuos. y sean m y m0 dos n´meros cualesquiera no o divisibles por p que pueden ser representados por la forma F . a u Demostraci´n. y 2b no lo es. b.

u por F ser´n todos congruentes a 1. 4). o que ambos no lo son. 1. podr´ o ıamos demostrar f´cilmente a que los n´meros representables por la forma F no guardan tal relaci´n con n´meros u o u primos que no dividan a D. II. D. E. 4). p. De este modo. todos los n´meros primos representables por F son o congruentes a u 1 o congruentes a 3 (mod. 4). y el otro impar. u ıa. si m y m 0 podr´ reducirse a la forma p2 − Dq 2 tal a representables por F . En efecto. todos los n´meros impares u representables por esta forma ser´n congruentes a 1 (mod. Como −3 es representable a por la forma (−3. y por ende uno de los u a ı cuadrados p2 o q 2 ser´ congruente a 0 y el otro a 1 (mod. todos los n´meros no divisibles por 7 que se u pueden representar por esa forma ser´n no residuos de 7. a De la misma manera podemos demostrar que cuando el determinante D es divisible por 4. ej. as´ ambos deben a a ı ser congruentes a 1 o ambos a 3. 17). ej. ya que el n´mero 10 que es un no residuo de 7 se puede u representar por la forma (10. puede representarse por la forma (10. Por el contrario. 4). Ambos residuos y no residuos de un n´mero primo que u no divide a D se pueden representar igualmente por la forma F . e que no podemos atrasar. I. p. el producto de dos de esos n´meros siempre u ser´ un residuo cuadr´tico de 4 y por ende congruente a 1 (mod. As´ p2 − Dq 2 debe 0 deben ser congruentes a ser ciertamente congruente a 1 (mod. uno de u los n´meros p o q es necesariamente par. el producto mm y como hicimos arriba. 49) y es congruente a 1 (mod. o todos congruentes a 3. y ambos m y m 1 o a 3 (mod.236 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. cuando D es divisible por 8. Esto es. todos los n´meros impares representables por la forma F ser´n congruentes u a 0 son dos n´ meros u a 1 o todos congruentes a 3 (mod. i. 3. As´ en este caso los n´meros impares representables ı. 8): todos los n´meros impares representables por la forma F ser´n o u a . 17). el producto de dos n´meros impares u cualesquiera que pueden representarse por F ser´ un residuo cuadr´tico de 8 y por a a tanto congruente a 1 (mod. 4). Luego. 8). ning´n n´mero impar. 4). 3.. 4). con respecto a los n´meros 4 y 8 existe una cierta analog´ en otros casos tambi´n. o todos congruentes a 7 (mod. Cuando cada uno de los n´meros m y m0 es impar. 8). Q. Se sigue por lo tanto que ambos m y m0 son a a mm residuos cuadr´ticos de p. a Si fuese necesario para nuestros prop´sitos. Cuando el determinante D de la forma primitiva F es congruente a 3 (mod. o todos congruentes a a 5. a u o ı e u 0 ser´ un residuo cuadr´tico de p.. Cuando el determinante D de la forma primitiva F es congruente a 2 (mod. 4). y mm0 ser´ congruente a un cuadrado seg´n el m´dulo D y as´ tambi´n seg´n p. 4). Finalmente..e. m´s que aqu´llos de la forma u u a e 4n + 1.

230. asignaremos a ella el car´cter Rp. m a e 3 o a 5. a e Cuando solamente residuos cuadr´ticos de un n´mero primo p pueden representarse a u por la forma F .. por eso. ej. 4) y con 8 siempre que D sea congruente a 0. o bien en parte a 3 y en parte a 5 (mod. Por ejemplo. El lector puede desarrollar el argumento sin ning´n problema. 8 y 7. 8).LA PARTICION DE ORDENES EN GENEROS. todos los n´meros impares representables por la forma (3. Por lo que cuando ambos cuyo producto mm m y m0 son impares. 8). III. u En efecto. q 2 ı 2 a 0 o a 2. a 2 o a 6 (mod. 8. Por lo tanto todos los n´meros que pueden representarse por una forma u primitiva F dada con determinante D guardar´n una estrecha relaci´n con cada uno a o de los divisores primos de D (por el cual ellos no son divisibles). p debe ser impar (porque D es par) y as´ p2 ≡ 1 (mod. 5. 1 o 4 y Dq a ı a 0 ser´ tambi´n a e congruente a 1 o a 7 (mod. solamente aquellos n´meros impares ı. Llamaremos a este tipo de relaci´n con cada uno de estos n´meros el car´cter o o u a el car´cter particular de la forma F . 8) pueden representarse. 1. si m es congruente a 1 o a 7. supongamos que m y m0 son dos n´meros impares representables por F 0 puede reducirse a la forma p2 − Dq 2 . u que son congruentes a 5 o a 7 (mod. 8): los n´meros impares que pueden representarse por esta forma son o todos u congruentes a 1 y a 3. 8). Es exactamente como el argumento u anterior (II). y si m es congruente a 3 o a 5. 4 cuando ning´n otro n´mero puede a u u representarse por la forma F excepto aqu´llos que son congruentes a 1 (mod. 7). 8. 1. 237 congruentes en parte a 1 y en parte a 7. en caso contrario asignaremos a el car´cter Np. a Finalmente. Y n´meros impares u que pueden representarse por la forma F guardar´n tambi´n una estrecha relaci´n a e o con los n´meros 4 y 8 en ciertos casos: a saber. Cuando el determinante D de una forma primitiva F es congruente a 6 (mod. o . y expresaremos ´ste de la siguiente manera. As´ mm0 = p2 − Dq 2 ser´ por lo tanto ser´ congruente a 0. 4. 8. 8)*). 8). 4). si tenemos formas a trav´s de las cuales solamente pueden representarse e aquellos n´meros impares que son congruentes a 1 o a 7 (mod. con 4 siempre que D sea congruente u a 0 o a 3 (mod. 8). o todos congruentes a 5 y a 7 (mod. e Es claro de inmediato cu´les caracteres se denotan por 3. 8). 1. les asignaremos a u *) Si el determinante es divisible por 8 se ignorar´ su relaci´n con el n´mero 4 pues en este a o u caso ya se encuentra contenida en la relaci´n con 8. m 0 ser´ tambi´n congruente a congruente a 1 o a 7. 3. 5) u son congruentes a 3 o a 5 (mod. para la forma (5. As´ p. y ning´n n´mero de la forma 8n + 1 u 8n + 7 u u puede representarse por esta forma. similarmente escribiremos 1.

238

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

ellos el car´cter 1 y 7, 8. Es obvio de inmediato que representamos por los caracteres a 3 y 5, 8; 1 y 3, 8 ; 5 y 7, 8. Los diferentes caracteres de una forma primitiva dada (a, b, c) con determinante D siempre se pueden conocer a partir de al menos uno de los n´meros a o u c (partiendo de que ambos son representables por tal forma). En efecto, siempre y cuando p sea un divisor primo de D, ciertamente uno de los n´meros a o c, no ser´ diu a 2 (= D+ac) visible por p; pues si ambos fueran divisibles por p, p dividir´ tambi´n a b ıa e y por lo tanto tambi´n a b; i.e. la forma (a, b, c) no ser´ primitiva. Similarmente, en e ıa aquellos casos en que la forma (a, b, c) posee una relaci´n fija con el n´mero 4 o el o u 8, al menos uno de los n´meros a o c ser´ impar, y podr´ conocerse la relaci´n de u a a o ese n´mero. As´ p. ej., el car´cter de la forma (7, 0, 23) con respecto al n´mero 23 u ı, a u puede inferirse a partir del n´mero 7 como N23, y el car´cter de la misma forma con u a respecto al n´mero 7 puede deducirse a partir del n´mero 23, a saber R7; finalmente, u u el car´cter de esta forma con respecto al n´mero 4, a saber 3, 4, puede hallarse a a u partir del n´mero 7 o a partir del n´mero 23. u u Dado que todos los n´meros que pueden representarse por una forma F u contenida en una clase K son tambi´n representables por cualquier otra forma de e la clase, queda manifiesto que los diferentes caracteres de la forma F se aplicar´n a a todas las dem´s formas de esta clase y por ende podemos considerar estos caracteres a como representativos de toda la clase. Los caracteres individuales de una clase primitiva dada pueden entonces conocerse a partir de sus formas representantes. Clases opuestas poseer´n siempre los mismos caracteres. a

231. El conjunto de todos los caracteres particulares de una clase o forma dada constituyen el car´cter completo de esta forma o clase. As´ p. ej., el car´cter completo a ı, a de la forma (10, 3, 17) o de la clase completa que ella representa ser´ 1, 4; N7; N23. a a De manera an´loga el car´cter completo de la forma (7, 1, −17) ser´ 7, 8; R3; N5. a a Omitimos el car´cter particular 3, 4 en este caso porque esta se halla contenida a en el car´cter 7, 8. A partir de estos resultados derivaremos una subdivisi´n del a o orden completo de clases propiamente primitivas (positivas cuando el determinante es negativo) de un determinante dado en muchos diferentes g´neros, colocando todas e las clases que poseen el mismo car´cter completo en el mismo g´nero, y en diferentes a e g´neros aqu´llos que poseen diferentes caracteres completos. Asignaremos a cada e e g´nero aqu´llos caracteres completos que poseen las clases contenidas en ellos. As´ e e ı,

LA PARTICION DE ORDENES EN GENEROS.

239

p. ej., para el determinante −161 tenemos 16 clases positivas propiamente primitivas que est´n distribuidas en 4 g´neros de la siguiente manera: a e Car´cter a 4; R7; R23 4; N7; N23 4; R7; N 23 4; N7; R23 Formas representantes de las clases (1, 0, 161), (2, 1, 81), (9, 1, 18), (9, −1, 18) (5, 2, 33), (5, −2, 33), (10, 3, 17), (10, −3, 17) (7, 0, 23), (11, 2, 15), (11, −2, 15), (14, 7, 15) (3, 1, 54), (3, −1, 54), (6, 1, 27), (6, −1, 27).

1, 1, 3, 3,

Se puede decir unas cuantas palabras con respecto a la cantidad de diferentes caracteres completos que son posibles a priori. I. Cuando el determinante D es divisible por 8, con respecto al n´mero 8 u cuatro caracteres particulares son posibles; el n´mero 4 no aportar´ ning´n car´cter u a u a en especial (v´ase el art´ e ıculo precedente). Adem´s, con respecto a cada divisor primo a impar de D existir´n dos caracteres; por lo tanto, si hay m de esos divisores, existir´n a a m+2 diferentes caracteres completos (siendo m = 0 siempre que D sea en total 2 potencia de 2). II. Cuando el determinante D no es divisible por 8 pero s´ es divisible por 4 y ı m+1 caracteres completos diferentes. por m n´meros primos impares, habr´ en total 2 u a III. Cuando el determinante es par y no divisible por 4, este ser´ congruente a a 2 o a 6 (mod. 8). En el primer caso existir´n dos caracteres particulares con a respecto al n´mero 8, a saber 1 y 7, 8 y 3 y 5, 8; y el mismo n´mero en el ultimo u u ´ caso. Por lo tanto, tomando el n´mero de divisores primos impares de D igual a m, u m+1 caracteres completos diferentes. habr´ en total 2 a IV. Cuando D es impar, ser´ congruente a 1 o a 3 (mod. 4). En el segundo a caso existir´n dos diferentes caracteres con respecto al n´mero 4, pero en el primer a u caso esta relaci´n no formar´ parte del car´cter completo. As´ si definimos m como o a a ı m diferentes caracteres completos, en el ultimo ´ antes, en el primer caso existir´n 2 a m+1 . caso 2 Pero hay que se˜alar bien que no se sigue a priori que siempre existir´n tantos n a g´neros como diferentes posibles caracteres. En nuestro ejemplo el n´mero de clases e u o g´neros es solamente la mitad de la cantidad posible. No existen clases positivas e para los caracteres 1, 4; R7; N23 o 1, 4; N7; R23 o 3, 4; R7; R23 o 3, 4; N7; N23. Trataremos este importante tema plenamente m´s abajo. a A partir de ahora llamaremos a la forma (1, 0, −D), que es indudablemente la m´s simple de las formas con determinante D, la forma principal; y llamaremos a la a clase completa en la cual ´sta se encuentra la clase principal ; y finalmente el g´nero e e

240

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

completo en el cual se encuentra la clase principal se llamar´ el g´nero principal. Por a e lo tanto, hay que distinguir claramente entre la forma principal, una forma de la clase principal, y una forma del g´nero principal; y entre la clase principal y una clase del e g´nero principal. Siempre usaremos esta terminolog´ a´n cuando quiz´s para un e ıa, u a determinante en particular no exista otra clase m´s que la clase principal o ning´n a u otro g´nero m´s que el g´nero principal. Esto sucede muy a menudo, p. ej., cuando e a e D es un n´mero primo positivo de la forma 4n + 1. u

232. A´n cuando todo lo que se ha explicado sobre los caracteres de las formas fue u con el prop´sito de encontrar una subdivisi´n para todo el orden de clases positivas o o propiamente primitivas, nada nos impide ir m´s lejos. Podemos aplicar las mismas a reglas a formas y clases negativas o impropriamente primitivas, y bajo el mismo principio podemos subdividir en g´neros tanto un orden positivo impropiamente e primitivo, como un orden negativo propiamente primitivo, como un orden negativo impropiamente primitivo. As´ pues, por ejemplo, despu´s de que se ha subdividido ı e el orden propiamente primitivo de formas de determinante 145 en los dos siguientes g´neros: e R5, R29 N5, N29 (1, 0, −145), (5, 0, −29) (3, 1, −48), (3 − 1, −48)

el orden impropiamente primitivo puede tambi´n ser subdividido en dos g´neros: e e R5, R29 N5, N29 (4, 1, −36), (4, −1, −36) (2, 1, −72), (10, 5, −12)

o, tal como las clases positivas de las formas de determinante −129 se distribuyen en cuatro g´neros: e 1, 1, 3, 3, 4; 4; 4; 4; R3; R43 N3; N43 R3; N43 N3; R43 (1, 0, 129), (10, 1, 13), (10, −1, 13) (2, 1, 65), (5, 1, 26), (5, −1, 26) (3, 0, 43), (7, 2, 19), (7, −2, 19) (6, 3, 23), (11, 5, 14), (11, −5, 14)

LA PARTICION DE ORDENES EN GENEROS.

241

las clases negativas tambi´n se pueden distribuir en cuatro ordenes: e ´ 3, 3, 1, 1, 4; 4; 4; 4; N3; N43 R3; R43 N3; R43 R3; N43 (−1, 0, −129), (−10, 1, −13), (−10, −1, −13) (−2, 1, −65), (−5, 1, −26), (−5, −1, −26) (−3, 0, −43), (−7, 2, −19), (−7, −2, −19) (−6, 3, −23), (−11, 5, −14), (−11, −5, −14)

Sin embargo, puesto que el sistema de clases negativas es siempre muy similar al sistema de clases positivas, resulta superfluo construirlo por aparte. Mostraremos luego c´mo reducir un orden impropiamente primitivo a uno propiamente primitivo. o Finalmente, en cuanto a la subdivisi´n de ordenes obtenidos a partir de otros, o ´ no son necesarias reglas nuevas. Es as´ puesto que cualquiera de estos ordenes tiene ı ´ origen en alg´n orden primitivo (con un determinante menor), y las clases de uno u pueden relacionarse de manera natural con las clases del otro, y entonces es claro que la subdivisi´n de una de estas formas puede obtenerse a partir de la subdivisi´n de o o un orden primitivo.

233. Si la forma (primitiva) F = (a, b, c) es tal que se puede encontrar dos enteros o g y h, tales que g2 ≡ a, gh ≡ b, h2 ≡ c con respecto a un m´dulo dado m, diremos que la forma q un residuo cuadr´tico del n´mero m, y que gx + hy es un valor de es a u 2 + 2bxy + cy 2 (mod. m) o simplemente que (g, h) es un valor de la expresi´n ax o q √ a la expresi´n (a, b, c) o F (mod. m). De manera m´s general, si el multiplicador o M, primo relativo al m´dulo m es tal que tenemos o g 2 ≡ aM, gh ≡ bM, h2 ≡ cM (mod. m)
q

diremos que M ·q b, c) o MF √ un residuo cuadr´tico de m y que (g, h) es el valor (a, es a de la expresi´n M(a, b, c) o MF (mod. m). Por ejemplo, la forma (3, 1, 54) es o un residuo cuadr´tico de 23 y (7, 10) un valor de la expresi´n a o
q

(3, 1, 54) (mod. 23);

similarmente (2, −4) es un valor de la expresi´n 5(10, 3, 17) (mod. 23). El uso de o estas definiciones se demostrar´ despu´s. Anotaremos las siguientes proposiciones: a e I. Si M(a, b, c) es un residuo cuadr´tico del n´mero m, m ser´ un divisor a u a del determinante de la forma (a, b, c). Pues si (g, h) es un valor de la expresi´n o q M(a, b, c) (mod. m) es decir, si g 2 ≡ aM, gh ≡ bM, h2 ≡ cM (mod. m)

242

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

tendremos b2 M 2 − acM 2 ≡ 0 o sea (b2 − ac)M 2 es divisible por m. Pero, puesto que a hemos supuesto que M y m son primos relativos, b2 − ac ser´ divisible por m. II. Si M(a, b, c) es un residuo cuadr´tico de m, donde m es un n´mero primo a u μ de un n´ mero primo, el car´cter particular de la forma (a, b, c) con u a o una potencia p respecto al n´mero p ser´ Rp o Np seg´n M sea un residuo o no residuo de p. Esto u a u se sigue inmediatamente del hecho de que ambos aM y cM son residuos de m o p, y que al menos uno de los n´meros a y c no es divisible por p (art. 230). u Similarmente, si (con todo lo dem´s igual) m = 4, entonces 1, 4 o 3, 4 ser´ a ´ a un car´cter particular de la forma (a, b, c) seg´n M ≡ 1 o M ≡ 3; y si m = 8 o a u ´ una potencia mayor del n´mero 2, entonces, 1, 8; 3, 8; 5, 8; 7, 8 ser´n caracteres u a particulares de la forma (a, b, c) seg´n M ≡ 1; 3; 5; 7 (mod. 8) respectivamente. u III. En cambio, suponga que m es un n´mero primo o una potencia pμ de un u n´mero primo impar y que es divisor del determinante b2 −ac. Si M es un residuo o no u de p seg´n el car´cter de la forma (a, b, c) respecto a p sea Rp o Np respectivamente, u a entonces M(a, b, c) ser´ un residuo cuadr´tico de m. Pues cuando a no es divisible a a por p, aM ser´ un residuo de p y as´ tambi´n de m; por lo tanto, si g es un valor de a ı e √ o a la expresi´n aM (mod. m), h un valor de la expresi´n bg (mod. m), tendremos o 2 ≡ aM, ah ≡ bg. Entonces g agh ≡ bg 2 ≡ abM y finalmente ah2 ≡ bgh ≡ b2 M ≡ b2 M − (b2 − ac)M ≡ acM As´ h2 ≡ cM; i.e. (g, h) es un valor de la expresi´n M(a, b, c). Cuando a es divisible ı o por m es de seguro que c no lo ser´. Entonces√ a obviamente obtendremos el mismo resultado si h asume un valor de la expresi´n cM (mod. m) y g un valor de la o bh expresi´n c (mod. m). o De manera similar se puede mostrar que si m = 4 y es divisor de b2 −ac, y si el n´mero M se toma ≡ 1 o ≡ 3 seg´n 1, 4 o 3, 4 sea un car´cter particular de la forma u ´ u ´ a (a, b, c), entonces, M(a, b, c) ser´ un residuo cuadr´tico de m. Adem´s, si m = 8 o a a a ´ 2 − ac, y si M ≡ 1; 3; 5; 7 (mod. 8) seg´n el u una potencia mayor de 2 y divisor de b car´cter particular de la forma (a, b, c) respecto al n´mero 8; entonces M(a, b, c) ser´ a u a un residuo cuadr´tico de m. a IV. Si el determinante de la forma (a, b, c) es = D y M(a, b, c) es un residuo cuadr´tico de D, a partir del n´mero M pueden conocerse inmediatamente todos a u los caracteres particulares de la forma (a, b, c) respecto a cada uno de los divisores
q

y gh ≡ bM

LA PARTICION DE ORDENES EN GENEROS.

243

primos impares de D y respecto al n´mero 4 u 8 (si dividen a D). Entonces, por u ejemplo, puesto que 3(20, 10,q es un residuo cuadr´tico de 440, es decir, que (150, 9) 27) a o es un valor de la expresi´n 3(20, 10, 27) respecto al m´dulo 440 y 3N5, 3R11, los o caracteres de la forma (20, 10, 27) son 3, 8; N5; R11. Los caracteres particulares con respecto a los n´meros 4 y 8, siempre que no sean divisores del determinante, son los u unicos que no tienen una conexi´n necesaria con el n´mero M. ´ o u V. En cambio, si el n´mero M es primo relativo a D y contiene todos u los caracteres particulares de la forma (a, b, c) (excepto por aqu´llos respecto a los e n´meros 4 y 8 cuando no son divisores de D), entonces M(a, b, c) ser´ un residuo u a cuadr´tico de D. Pues, a partir de III es claro que si D se reduce a la forma a α B β C γ . . . donde A, B, C, etc. son n´ meros primos distintos, M(a, b, c) ser´ u a ±A α , B β , C γ , etc. Ahora supongamos que un residuo cuadr´tico deq a cada uno de los A o el valor de la expresi´n M(a, b, c) respecto al m´dulo Aα es (A, A0 ); respecto al o m´dulo B β es (B, B0 ); respecto al m´dulo C γ es (C, C0 ) etc. Si los n´meros g y h o o u 0 , B0 , C0 etc. respecto a los m´dulos o se determinan tales que g ≡ A, B, C etc; h ≡ A α , B β , C γ , etc. respectivamente (art. 32): es f´cil ver que tendremos g 2 ≡ aM, A a 2 ≡ cM respecto a cada uno de los m´dulos Aα , B β , C γ , etc. y, por lo o gh ≡ bM, h tanto, tambi´n respecto al m´dulo D, que es su producto. e o VI. Por esta raz´n n´meros como M se llamar´n n´meros caracter´ o u a u ısticos de la forma (a, b, c). Muchos de estos n´meros pueden encontrarse f´cilmente mediante u a los m´todos de V, una vez que se conocen todos los caracteres particulares de la e forma. Los m´s sencillos se encontrar´n por tanteo. Claramente, si M es un n´mero a a u caracter´ ıstico de una forma primitiva de determinante D dado, todos los n´meros u congruentes a M respecto al m´dulo D ser´n n´meros caracter´ o a u ısticos de la misma forma. Tambi´n es claro que formas de la misma clase o de diferentes clases del mismo e g´nero tienen los mismos n´meros caracter´ e u ısticos. Como consecuencia, cualquier n´mero caracter´ u ıstico de una forma dada tambi´n se puede asignar a toda la clase e y a todo el g´nero. Finalmente, 1 es siempre un n´mero caracter´ e u ıstico de cualquier forma, clase o g´nero principal; es decir, toda forma de un g´nero principal es un e e residuo de su determinante. q VII. Si (g, h) es un valor de la expresi´n M(a, b, c) (mod. m) y g0 ≡ g y o h0 ≡ h (mod. m), entonces (g0 , h0 ) tambi´n ser´ un valor de la misma expresi´n. e a o 0 , h0 ) son Tales valores se denominar´n equivalentes. Sin embargo, si (g, h) y (g qa valores de la expresi´n M(a, b, c), pero no se cumple que g0 ≡ g, h0 ≡ h o (mod. m), se denominar´n diferentes. Es claro que siempre que (g, h) sea un valor de a una expresi´n como la anterior, (−g, −h) tambi´n ser´ un valor, y estos valores o e a

244

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

siempre ser´n q a diferentes excepto cuando m = 2. Tambi´n es f´cil mostrar que e a a una expresi´n M(a, b, c) (mod. m) no puede tener m´s que dos valores diferentes o opuestos cuando m es un n´mero primo impar, una potencia de un n´mero primo u u impar o = 4; sin embargo, cuando m = 8 ´ una potencia mayor de 2, habr´ cuatro ´ o a en total. Entonces, a partir de VI vemos f´cilmente que si el determinante D de la a μ Aα B β . . . donde A, B, etc. son n n´meros primos impares u forma (a, b, c) es = ±2 diferentes en total, y M es un n´mero caracter´ u ıstico de la forma; entonces habr´, a q n ´ 2n+1 ´ 2n+2 valores diferentes de la expresi´n o o M(a, b, c) (mod. D) en total, 2 o seg´n μ sea < 2 o = 2 o > 2. Entonces, por ejemplo, hay 16 valores de la u ´ ´ q expresi´n 7(12, 6, −17) (mod. 240), a saber (±18, ∓11), (±18, ±29), (±18, ∓91), o (±18, ±109), (±78, ±19), (±78, ±59), (±78, ∓61), (±78, ∓101). Para abreviar, y puesto que no es particularmente importante para lo que sigue, omitiremos una demostraci´n m´s detallada. o a VIII. Finalmente observamos que si el determinante de dos formas equivau ıstico es M y la primera se puede lentes (a, b, c) y (a0 , b0 , c0 ) es D, el n´mero caracter´ transformar en la segunda mediante la sustituci´n α, β, γ, δ; entonces, a partir de o q cualquier valor (g, h) de la expresi´n M(a, b, c) se obtiene un valor (g0 , h0 ) de la o expresi´n M(a0 , b0 , c0 ), a saber (αg + γh, βg + δh). El lector puede demostrar esto o f´cilmente. a
q

Sobre la composici´n de formas. o 234. Ahora que hemos explicado la distribuci´n de formas entre clases, g´neros y o e o ´rdenes, y las propiedades generales que resultan de estas distinciones, pasaremos a otro tema muy importante, la composici´n de formas. Hasta el momento, nadie ha o considerado este punto. Antes de iniciar la discusi´n enunciaremos el siguiente lema o para no interrumpir, m´s adelante, la continuidad de nuestra demostraci´n. a o Lema: Suponga que tenemos cuatro series de enteros. a, a0 , a00 , . . . an ; b, b0 , b00 , . . . bn ; c, c0 , c00 , . . . cn ; d, d0 , d00 , . . . dn

donde cada serie tiene el mismo n´mero (n + 1) de t´rminos y est´n ordenados tal u e a que cd0 − dc0 , cd00 − dc00 etc., c0 d00 − d0 c00 etc., etc.

COMPOSICION DE FORMAS.

245

son respectivamente = k(ab0 − ba0 ), o en general cλ dμ − dλ cμ = k(aλ bμ − bλ aμ ) Aqu´ k es un entero dado; λ y μ son dos enteros distintos cualesquiera entre 0 y n ı inclusive, con μ el mayor de los dos*). Adem´s, no debe haber un divisor com´n a u λ bμ − bλ aμ . Bajo estas condiciones, se pueden encontrar cuatro entre todos los a enteros α, β, γ y δ tales que αa + βb = c, γa + δb = d, o en general αaν + βbν = cν , y tenemos Puesto que por hip´tesis los n´meros ab0 − ba0 , ab00 − ba00 , etc. a0 b00 − b0 a00 o u 1 etc. (el n´mero de ellos ser´ = 2 (n + 1)n) no tienen un divisor com´n, podemos u a u encontrar la misma cantidad de enteros (diferentes) tal que si multiplicamos el primer conjunto por el segundo respectivamente, la suma de los productos ser´ = 1 (art. 40). a Designaremos estos multiplicadores por (0, 1), (0, 2) etc., (1, 2) etc. o en general el multiplicador de aλ bμ − bλ aμ por (λ, μ) y
P X

k(ab00 − ba00 ) etc.,

k(a0 b00 − b0 a00 ) etc., etc.

αa0 + βb0 = c0 , γa0 + δb0 = d0 ,

αa00 + βb00 = c00 etc. γa00 + δb00 = d00 etc.

γaν + δbν = dν

αδ − βγ = k

(λ, μ)(aλ bμ − bλ aμ ) = 1

(Mediante la letra indicamos la suma de todos los valores de la expresi´n cuando o le damos sucesivamente a λ y a μ, todos los valores diferentes entre 0 y n y tal que μ > λ). Ahora si se pone
X X

(λ, μ)(dλ bμ − bλ dμ ) = γ,

(λ, μ)(cλ bμ − bλ cμ ) = α,

X

estos n´meros α, β, γ y δ tienen las propiedades deseadas. u
*) Tomando a como a0 , b como b0 etc. Pero es claro que la misma ecuaci´n es v´lida cuando o a λ = μ ´ λ > μ. o

X

(λ, μ)(aλ cμ − cλ aμ ) = β

(λ, μ)(aλ dμ − dλ aμ ) = δ

246

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

Demostraci´n. I. Si ν es cualquier entero entre 0 y n, tenemos o αaν + βbν = =
X

Y mediante un c´lculo similar se demuestra a

1X (λ, μ)(cλ dμ cν − dλ cμ cν ) k 1 X = cν (λ, μ)(cλ dμ − dλ cμ ) k X = cν (λ, μ)(aλ bμ − bλ aμ ) = cν γaν + δbν = dν . Q. E . P.

(λ, μ)(cλ bμ aν − bλ cμ aν + aλ cμ bν − cλ aμ bν )

II. Entonces, puesto que cλ = αaλ + βbλ , se tiene cλ bμ − bλ cμ = α(aλ bμ − bλ aμ ) aλ cμ − cλ aμ = β(aλ bμ − bλ aμ ) aλ dμ − dλ aμ = δ(aλ bμ − bλ aμ ) dλ bμ − bλ dμ = γ(aλ bμ − bλ aμ ) cμ = αaμ + βbμ

y similarmente

A partir de estas f´rmulas pueden obtenerse los valores de α, β, γ y δ mucho m´s o a λ bμ − bλ aμ no sea 0. f´cilmente, siempre y cuando λ y μ sean escogidos tales que a a Esto de seguro se puede lograr, ya que por hip´tesis no hay un divisor com´n de o u λ bμ − bλ aμ y por lo tanto todos no pueden ser 0. A partir de estas mismas todos los a ecuaciones, si multiplicamos la primera por la cuarta, la segunda por la tercera y restamos, obtenemos (αδ − βγ)(aλ bμ − bλ aμ )2 = (aλ bμ − bλ aμ )(cλ dμ − dλ cμ ) = k(aλ bμ − bλ aμ )2 y necesariamente entonces αδ − βγ = k. Q. E . S .

COMPOSICION DE FORMAS.

247

Si la forma formas

AX 2

235. + 2BXY + CY 2 . . . F se transforma en el producto de dos y a0 x0 + 2b0 x0 y 0 + c0 y 0 . . . f 0
2 2

ax2 + 2bxy + cy 2 . . . f, mediante la sustituci´n o

X = pxx0 + p0 xy 0 + p00 yx0 + p000 yy 0 Y = qxx0 + q 0 xy 0 + q00 yx0 + q000 yy 0 (para abreviar, en lo que sigue expresaremos esta situaci´n de la siguiente manera: Si o 0 mediante la sustituci´n p, p0 , p00 , p000 ; q, q 0 , q 00 , q 000 *)), diremos F se transforma en f f o a simplemente que la forma F es transformable en f f 0 . Si adem´s se construye esta transformaci´n de tal manera que los seis n´meros o u pq 0 − qp0 , pq00 − qp00 , pq000 − qp000 , p0 q 00 − q 0 p00 , p0 q 000 − q0 p000 , p00 q 000 − q00 p000 no tienen un divisor com´n, llamaremos a F una forma compuesta de las formas f y u 0. f Iniciaremos esta discusi´n con la suposici´n m´s general de que la forma F se o o a 0 mediante la sustituci´n p, p0 , p00 , p000 ; q, q 0 , q 00 , q 000 y descubriremos o transforma en ff qu´ es lo que deducimos de ´sto. Claramente las nueve ecuaciones siguientes son e e completamente equivalentes a esta suposici´n (i.e. cuando estas ecuaciones se o cumplen F ser´ transformada, mediante las sustituciones dadas, en f f 0 , y vice-versa): a Ap2 + 2Bpq + Cq 2 = aa0 Ap + 2Bp0 q 0 + Cq = ac0 Ap Ap
0 00 2 02 02

[1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9]

+ 2Bp00 q00 + Cq
000 000 0 0

00 2

= ca0 = cc
0 0

000 2

+ 2Bp q + Cq

000 2 0

App + B(pq + qp ) + Cqq = ab Ap p + B(p q + q p ) + Cq q = bc
00 000 00 000 00 000 00 000 0 000 0 000 0 000 0 000

App00 + B(pq00 + qp00 ) + Cqq00 = ba0
0 0

Ap p + B(p q + q p ) + Cq q = cb

A(pp000 + p0 p00 ) + B(pq 000 + qp000 + p0 q00 + q 0 p00 ) + C(qq 000 + q 0 q00 ) = 2bb0

*) En esta expresi´n debemos poner mucho cuidado en el orden de los coeficientes p, p0 , etc. o y de las formas f y f 0 . Es f´cil ver que si el orden de las formas f y f 0 se cambia tal que la primera a se convierte en la segunda, los coeficientes p0 y q 0 deben intercambiarse con p00 y q 00 y los otros deben permanecer iguales.

2B. [8] por las ecuaciones [2]. respectivamente (suponemos que todos estos n´ meros son positivos). [14] de [10][11]−[6][7]. a. c. Ahora. p00 q000 − q00 p000 A0 a0 + 2B0 b0 + C0 c0 = m0 por P . [10]. T . [11] tal como aparecen. B0 . c0 . pq000 − qp000 . R. [15] de 2[5][8]+[10]2 +[11]2 −[1][4]−[2][3]−2[6][7]. [9]. Podemos deducir las seis ecuaciones restantes por medio de los mismos esquemas. etc. [4]. o . S. Sean D. C0 determinados de modo que sean los seis enteros A.248 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. si reemplazamos las ecuaciones [3]. C. [6]. Por ejemplo. [13] de [5][9]−[1][7]−[2][6]. d y d0 los determinantes de las formas F . U respectivamente y sea k su m´ximo com´n divisor tomado a u positivamente. [17] de [8]2 −[3][4]. 0 . C. a0 . y a u sean M. A Aa + 2Bb + Cc = m. Adem´s u a 2b 0 . B. m y m0 los m´ximos comunes divisores de los n´ meros A. pq 00 − qp00 . f y f 0 respectivamente. p0 q000 − q 0 p000 . la ecuaci´n [18] viene de [6]2 − [1][3]. haciendo App000 + B(pq000 + qp000 ) + Cqq 000 = bb0 + ∆ de la ecuaci´n [9] obtenemos o Ap0 p00 + B(p0 q00 + q0 p00 ) + Cq 0 q00 = bb0 − ∆ A partir de esas once ecuaciones desarrollamos las siguientes*): DP 2 = d0 a2 DP (R − S) = 2d0 ab 0 2 0 2 [10] [11] [12] [13] 2 0 D(R − S)U = 2d0 bc DU 2 = d0 c2 2 D(R − S) = 4d b + 2(∆ − dd ) DP U = d ac − (∆ − dd ) 2 [14] 0 [15] [16] [17] [18] [19] [20] [21] [22] [23] DQ = da 02 0 0 DQ(R + S) = 2da b 02 D(R + S)T = 2db c DT = dc 2 02 D(R + S)2 = 4db + 2(∆2 − dd0 ) 0 0 DQT = da0 c0 − (∆2 − dd0 ) *) El origen de estas ecuaciones es como sigue: [12] de [5]2 −[1][2]. [7] respectivamente y dejamos [1]. [5]. 2b. p0 q 00 − q 0 p00 . Finalmente des´ ıgnense los n´meros u pq0 − qp0 . Q. [16] de [8][9]−[3][7]−[4][6].

[15]. d0 = Dn0 y a partir de esto obtenemos una ´ Primera Conclusion: Los cocientes de los determinantes de las formas F . [13]. Entonces se obtiene P = an0 . B. [17] por los mismos n´meros u 0 . [14] por A. la segunda a partir de las a ecuaciones [14]2 − [12][17]. escribiendo Dn0 2 en vez y sumamos los tres productos. [20] y [21]. [15]. f y 0 necesariamente son cuadrados. Entonces es claro que D. R − S = 2bn0 . 249 Y a partir de ellas deducimos las dos siguientes: 0 = 2d0 a2 (∆2 − dd0 ) 0 = (∆2 − dd0 )2 − 2d0 ac(∆2 − dd0 ) la primera a partir de las ecuaciones [12][15] − [13]2 .COMPOSICION DE FORMAS. Ahora AP + B(R − S) + CU = mn0 A0 Q + B0 (R + S) + C0 T = m0 n (donde n y n0 pueden ser fracciones siempre que mn0 y m0 n sean enteros). a u Multiplicamos las ecuaciones [12]. C respectivamente y similarmente a las ecuaciones [13]. o o Podr´ ıamos haber deducido directamente de las ecuaciones [1] a [11] que 0 = (∆2 −dd0 )2 . A partir de las ecuaciones [12]-[17] se deduce que Dm2 n0 = d0 (Aa + 2Bb + Cc)2 = d0 m2 y de las ecuaciones [18]-[23] Dm0 n2 = d0 (A0 a0 + 2B0 b0 + C0 c0 )2 = dm0 2 2 2 2 Tenemos entonces d = Dn2 . a a . y es f´cil notar que ∆2 − dd0 = 0 tanto si a es igual a cero como si no lo es*). [16]. Divida la suma por Dmn de d0 . [16] y [14]. U = cn0 *) Esta manera de derivar la ecuaci´n ∆2 = dd0 es suficiente para nuestros prop´sitos actuales. Supongamos que se ha cancelado ∆2 − dd0 de las ecuaciones [14]. Este podr´ ıa haber sido un an´lisis m´s elegante pero demasiado prolongado en este punto. d y d0 tienen el mismo signo y que ninguna dm forma puede transformarse en el producto ff 0 si su determinante es mayor que el 2 m´ximo com´n divisor de dm0 y d0 m2 . y una Segunda: D siempre divide a los n´meros u f 0 2 y d0 m2 .

R + S y T y si tomamos la raz´n u o a d como 1 a n. R. De manera semejante. B0 y C0 resulta Q = a0 n. c0 n. a ı Ahora. porque e divide a a0 n. [21]. u e 2b 2R 2S Ahora si e es un n´mero impar. U. 2b. se dice que la forma F est´ compuesta de las dos formas f y f 0 directamente o de a las dos inversamente o de f directamente y de f 0 inversamente o de f inversamente y de f 0 directamente seg´n que n y n0 sean ambos positivos o ambos negativos o u que el primero sea positivo y el segundo negativo o el primero negativo y el segundo positivo. Ya que e divide a los seis P . D. [23] por A0 . multiplicando las ecuaciones [18]. R−S y U . a los n´ meros P . Notamos adem´s que k. todo divisor com´n de mn0 y m0 n u divide a k. 2b0 y c0 son proporcionales a los n´meros Q. a0 n. [22] y [20]. Pero rec´ ıprocamente. [20] y [19]. y Dk 2 ser´ el m´ximo com´n divisor de a a u com´n divisor de los n´meros mn u u 0 2 . su m´ximo com´n divisor. de manera an´loga f 0 se toma directamente o inversamente de a 0 sea positivo o negativo. n0 ser´ la ra´z cuadrada de d0 . T y U.. R + S y T y tambi´n a 2R y 2S. R − S. Q. a 0 n y c0 n. y a 2 Dk 2 divide a d0 m2 y d0 m0 . Sea e un divisor tal: evidentemente este dividir´ a an0 . Este producto es igual e a 4 02 2 2 n0 2 ) = 4 (d0 n2 + a0 c0 n2 − dn0 2 − acn0 2 ) = 4 (a0 c0 n2 − acn0 2 ) y por tanto a e2 (b n − b e2 e2 par. E. R. cn0 . T y U . [22]. 2bn0 . n ser´ la ra´z cuadrada de D . i. Q. As´ 2R es necesariamente par y ambos ı e R y S son divisibles por e. Concluimos que k es el m´ximo a a u a 0 y m0 n. S. pero su uso quedar´ claro en lo que sigue. Por tanto el cuadrado k 2 divide a m2 n0 y m0 n2 . las cantidades n y n0 pueden ser o ra´ positivas o ra´ negativas ıces ıces d d0 ı o e de D y D0 . [19]. Q. an0 y cn0 . T = c0 n ´ A partir de esto obtenemos una Tercera Conclusion: Los n´meros a. as´ haremos una distinci´n que puede parecer est´ril a primera vista. R + S = 2b0 n. de la misma manera los n´meros se toma como 1 a n a ı u D 0 . Dada la condici´n de que k sea igual a acuerdo con que n o 1. Si la raz´n del primero al segundo u o 0 . divide a los n´meros mn u 2 2 que establecimos m´s arriba). el m´ximo com´n divisor de los n´meros P . u y c son proporcionales a los n´meros P . Q.250 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. a a u u 0 y m0 n (como queda claro a partir de los valores S.e. Diremos que en la transformaci´n de la a o 0 la forma f se toma directamente cuando n es positivo e inversamente forma F en ff cuando n es negativo. Ahora es claro ´ los n´meros dm u . tambi´n e dividir´ a k. Esta es nuestra Cuarta Conclusion. e tambi´n debe ser impar (pues la suma y la u e diferencia son pares) y el producto tambi´n deber´ ser impar. Es f´cil notar que estas relaciones no dependen del orden en que se hayan a tomado las formas (v´ase la primera nota de este art´ e ıculo). d0 m2 .

Esto es obvio para los primeros 2bb nueve n´meros. y a menos que uno de los n´ meros a o a0 sea igual a 0. ac0 . Mostramos que ∆ = dd a´n su signo. Ahora. posee el m´ximo determinante posible de todas las formas que a de las formas f y f son transformables en el producto ff 0 . seg´n que n y n0 posean el mismo signo o signos diferentes. 2ba0 . Para tal prop´sito deducimos a partir de las ecuaciones fundamentales u o ı [1] a [11] que DP Q = ∆aa0 (obtenemos esto a partir de [5][6] − [1][11]). tenemos u Daa 0 . 2bc0 . ac0 . 2ab0 . la forma que est´ compuesta o a 0 . Para los otros dos podemos mostrar. As´ 0 nn0 = ∆aa0 . Es f´cil demostrar que a el producto de los cocientes es par. Antes de que continuemos m´s adelante. Por ende. 2b y c ni todos a0 . dado que no todos a. 4bb0 . Exactamente de la misma forma. Lo omitimos en aras de la brevedad. 2bb Ahora a partir de las once ecuaciones fundamentales derivamos las seis siguientes: 2 AP 2 = aa0 q0 − 2ab0 qq0 + ac0 q 2 AQ2 = aa0 q00 − 2ba0 qq00 + ca0 q2 2 2 2 AR2 = aa0 q000 − 2(bb0 + ∆)qq 000 + cc0 q 2 AT 2 = ac0 q 000 − 2bc0 q0 q 000 + cc0 q 0 2 AS 2 = ac0 q 00 − 2(bb0 − ∆)q0 q00 + ca0 q0 2 2 2 2 AU 2 = ca0 q 000 − 2cb0 q00 q 000 + cc0 q00 *) El lector puede verificar este an´lisis f´cilmente. Observamos que los n´meros aa0 . Estas propiedades pudieron tambi´n utilizarse e n´meros dm u como la definici´n de las formas compuestas. ı 0 − 2∆ son divisibles por mm0 . y as´ que cada cociente es par y que 2bb0 + 2∆.COMPOSICION DE FORMAS. D ser´ el m´ximo com´n divisor de los 0 2 y d0 m2 y vice versa. 4d0 por m0 . como hicimos al principio. d y d0 o el opuesto. ca0 . 2cb0 y cc0 *). 251 a a u que siempre que F se componga de f y f 0 . definiremos primero el valor de ∆ m´s a√ a √ 0 = 2 n2 n0 2 . Es claro que 4bb0 + 4∆ y 4bb0 − 4∆ son divisibles por mm0 √ 2 2 (dado que 4∆ = 16dd0 y 4d es divisible por m2 . 2cb0 . 2bc0 . cc0 . a partir de las ecuaciones fundamentales ∆ = Dnn podemos deducir otras ocho en las cuales tenemos Dnn0 a la izquierda y ∆ en la derecha multiplicados por 2ab0 . ca0 . en todos los casos u ∆ = Dnn0 y ∆ posee el mismo signo que D. u 0 + 2∆ y 2bb0 − 2∆ son todos divisibles por mm0 . que u R y S son divisibles por e. 2b0 y c0 pueden ser iguales a 0. y as´ 16dd0 por m2 m0 ı y 4∆ por mm0 ) y que la diferencia de los cocientes es par. 2ba0 . 4bb0 . a a . pero no se ha determinado D exactamente.

de modo semejante se sigue que Ck 2 es divisible por mm0 y Cnn0 = p0 p00 − pp000 . 2b. m ser´ = m ´ = 2 m y m0 ser´ = m0 ´ = 1 m0 . etc. si designamos los m´ximos comunes divisores de los n´ meros a. Ahora. a u u ser´ = M (cuando la forma F es propiamente primitiva o se obtiene a partir de una a forma propiamente primitiva) o = 1 M (cuando F es impropiamente primitiva o se ´ 2 obtiene a partir de una forma impropiamente primitiva). a de am segundos y ultimos tres respectivamente). puesto que Ak 2 . R2 . en este caso. Por lo tanto. Esta es nuestra Quinta Conclusion. ac0 . Se sigue por lo tanto que todos AP 2 . y finalmente que tambi´n es divisor de ´ e 0 . Ahora. 2b0 y c0 sus valores P . son divisibles por mm0 y a u u a dado que k2 es el m´ximo com´n divisor de los n´meros P 2 . P Similarmente. etc. a0 . como en el caso anterior. 2Bk2 y Ck2 son divisibles por mm0 .. ´ = mm Si designamos el m´ximo com´n divisor de los n´meros A. q000 por C y p. 2cb0 y cc0 y por lo tanto tambi´n e 0 . es f´cil ver que a 2 tambi´n debe ser divisible por mm0 . Q2 . a R2 . f 0 . ellos podr´ cambiarse por otras seis ecuaciones en las cuales ıan 1 tendremos. Nuevamente podemos deducir otras seis ecuaciones a partir de los mismos datos: BP 2 = −aa0 p0 q 0 + ab0 (pq0 + qp0 ) − ac0 pq BQ2 = −aa0 p00 q 00 + ba0 (pq 00 + qp00 ) − ca0 pq BR2 = −aa0 p000 q 000 + (bb0 + ∆)(pq000 + qp000 ) − cc0 pq BT 2 = −ac0 p000 q000 + bc0 (p0 q000 + q 0 p000 ) − cc0 p0 q0 BS 2 = −ac0 p00 q00 + (bb0 − ∆)(p0 q 00 + q 0 p00 ) − ca0 p0 q 0 BU 2 = −ca0 p000 q000 + cb0 (p00 q000 + q 00 p000 ) − cc0 p00 q 00 y a partir de esto. el cual es el m´ximo com´n divisor de todos ´stos. q 0 . concluimos que 2Bk 2 es divisible por mm0 y 2Bnn0 = pq 000 + qp000 − p0 q 00 − q 0 p00 . etc. q 00 . tambi´n divisible por mm e n0 1 o n0 (pq 0 − qp0 ). similarmente. 2bm0 y cm0 (los cuales son los m´ximos comunes divisores de los primeros. Para abreviar omitimos los detalles. B y C por M. a u e mm donde la forma F est´ compuesta por las formas f . p0 . b y c. eso es k = 1. Q2 . Ak 2 ser´ 0 . Finalmente. 2bc0 . ca0 . productos de la cantidad nn0 (q 0 q00 − qq 000 ) por P 2 . M necesariamente a 0 .252 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. en el lado derecho. Q2 . AQ2 . 2ab0 . etc. 2ba0 . a partir de las ecuaciones fundamentales podemos obtener otras seis ecuaciones que difieren de las anteriores en que se reemplazan A y q. etc.. 4bb0 . De las ecuaciones fundamentales sabemos e Mk que M es divisor de aa0 . p000 respectivamente. c. Si sustituimos por a. = 0) que Ann0 = q 0 q 00 − qq 000 . a0 . Dejaremos estos sencillos c´lculos al lector. etc. Se sigue (puesto que no todo 2 . p00 . es claro a o a o 2 . b0 y c0 por m y m0 a u 1 respectivamente.

ca0 . a ıa ı. 2 2 253 que m2 es divisor de d. Pero. cm0 y mm0 = 1 mm0 = 1 M. Problema. tomando n y n0 como inc´gnitas pero ninguna = 0. q 00 . an0 = P. 2bb0 . a0 n = Q. De las ultimas seis ecuaciones para BP 2 etc. ba0 . ´ Esta es nuestra Sexta Conclusion. 2cb0 . que ser´ demasiado largo para exponerlo aqu´ lo dejamos al lector. encontramos mediante una sustituci´n sencilla que las ecuaciones fundamentales [1] o a [9] son necesariamente verdaderas. o en el producto de las formas (a. b. B. cc0 son divisibles por M y as´ 0 . ac0 . en este caso M = 1 M y la forma F es tambi´n am e 2 2 2 impropiamente primitiva u obtenida a partir de una forma impropiamente primitiva. p0 . c0 ) mediante la sustituci´n p. o sea. mm0 ser´ divisor de Mk e a 0 son propiamente primitivas u obtenidas a partir de de M. p00 . Por lo tanto m2 m0 es divisor de dd0 o de ∆2 . bc0 . q. m0 es divisor de d0 . q 000 . c)(a 0 . Finalmente observamos que. entonces (si la forma f por ejemplo lo es) a partir de las ecuaciones fundamentales ı se sigue que aa0 . se ´ 0 es divisor de Bk 2 y (puesto que tambi´n es divisor de Ak 2 y de Ck 2 ) e sigue que mm 2 . Por lo tanto. b0 − a0 c0 = n0 (B 2 − AC) 2 2 El c´lculo. cn0 = U c0 n = T Cnn0 = p0 p00 − pp000 2b0 n = R + S. p000 . 2bn0 = R − S. (en lo que sigue. 2ab0 . Tambi´n tendremos q e b2 − ac = n2 (B 2 − AC). designaremos estas condiciones por Ω. ya que las retomaremos o frecuentemente) entonces. si se supone que las siguientes nueve ecuaciones son verdaderas. C) ser´ transformada a 0 .COMPOSICION DE FORMAS. . y mm0 es divisor de ∆. cada vez que F est´ compuesta por f y f 0 . 236. o mm0 = mm0 = M. que la forma (A. entonces M = M ´ F es una forma similar. si bajo las mismas condiciones una o ambas formas f y f 0 son impropiamente primitivas u obtenidas a partir de formas impropiamente primitivas. b0 . Ann0 = q 0 q00 − qq 000 . Dadas dos formas cuyos determinantes son iguales o por lo menos difieren por factores cuadrados: encontrar una forma compuesta por estas dos. bm0 . 2Bnn0 = pq 000 + qp000 − p0 q 00 − q 0 p00 . Y cuando ambos f y f o formas propiamente primitivas.

bn0 + b0 n y bn0 − b0 n son ser fracciones. cn0 . p0 . b0 . o Tomemos ahora cuatro enteros Q. a0 n.254 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. f y (a0 . Q0 . f 0 las formas iniciales. consid´rense las ecuaciones: e Q0 an0 + Q00 a0 n + Q000 (bn0 + b0 n) = μq −Qan0 + Q000 c0 n − Q00 (bn0 − b0 n) = μq 0 Q000 cn0 − Qa0 n + Q0 (bn0 − b0 n) = μq 00 (I) −Q00 cn0 − Q0 c0 n − Q(bn0 + b0 n) = μq 000 tales que q. 2b0 . c0 n. . D y D ser´n cantidades racionales que dejaremos ı 0 y escogeremos para n un valor positivo o negativo dependiendo de si la ser = n. Entonces mn o a ı. q 00 y q 000 son enteros sin un divisor com´n. . Ahora. para los ultimos dos lo probamos tal como se hizo en el ultimo art´ ´ ´ ıculo para probar que R y S son divisibles por e. Soluci´n. c0 ) . 2b. Q00 y Q000 arbitrarios con s´lo una condici´n. por lo tanto cada uno de ellos ser´ un a q a q d d0 a cuadrado (art. Esto se puede lograr tomando u para μ el m´ximo com´n divisor de los cuatro n´meros que est´n a la izquierda de a u u a las ecuaciones. 21). 0 respectivamente. . c) . seg´n el art´ u ıculo 40 podemos encontrar cuatro enteros P. Sean (a.). q 0 . d y d0 sus o a u determinantes. Ahora observamos que an a enteros. Entonces dm y d D ser´n n´meros positivos primos D relativos y su producto ser´ un cuadrado. Esto es obvio para los primeros cuatro (puesto que an0 = m mn0 etc. Ahora. a0 . 0 . b. De manera similar o 0 seg´n la manera en la cual la forma f 0 debe entrar en u determinaremos el signo de n 0 y m0 n ser´n enteros primos entre s´ n y n0 pueden la composici´n. que las cuatro cantidades a la izquierda de las siguientes ecuaciones (I) no o sean todas = 0. m y m0 los m´ximos comunes divisores de los n´meros a. P0 . c. p00 y p000 mediante las siguientes u ecuaciones: P0 an0 + P00 a0 n + P000 (bn0 + b0 n) = p −Pan + P c n − P (bn − b n) = p 0 000 0 00 0 0 0 (II) −P00 cn0 − P0 c0 n0 − P(bn0 + b0 n) = p000 P000 cn0 − Pa0 n + P0 (bn0 − b0 n) = p00 . D el m´ximo com´n divisor de los n´meros dm0 2 y d0 m2 tomados a u u c 02 0 2 m a u con el mismo signo que d y d0 . n forma f debe entrar directa o inversamente en la composici´n. As´ pues. determ´ e ınense los n´meros p. P00 y P000 tales que Pq + P0 q 0 + P00 q00 + P000 q000 = 1 Una vez logrado ´sto. .

B y C ser´n enteros y la forma (A. C. 255 Ahora se hacen las siguientes sustituciones: q 0 q 00 − qq000 = Ann0 . N. p0 p00 − pp000 = Cnn0 Entonces A. B. si dejamos que −q 0 AN0 − q 00 A0 N − q 000 (BN0 + B0 N) = q −q 000 CN0 + qA0 N − q 0 (BN0 − B0 N) = q00 obtendremos q0 an0 + q00 a0 n + q000 (bn0 + b0 n) = q −qan + q c n − q (bn − b n) = q 0 000 0 00 0 0 0 qAN0 − q 000 C0 N + q00 (BN0 − B0 N) = q0 q 00 CN0 + q0 C0 N + q(BN0 + B0 N) = q000 (IV ) −q00 cn0 − q0 c0 n − q(bn0 + b0 n) = q000 q000 cn0 − qa0 n + q0 (bn0 − b0 n) = q00 . B. A partir de (I) obtenemos las siguientes cuatro ecuaciones: o 0 = q0 cn0 − q 00 c0 n − q 000 (bn0 − b0 n) (III) 0 = qcn0 + q 000 a0 n − q 00 (bn0 + b0 n) 0 = q00 an0 − q0 a0 n − q(bn0 − b0 n) 0 = q000 an0 + qc0 n − q 0 (bn0 + b0 n) II. C) . formas f y f Demostraci´n. Ahora supongamos que los enteros A. . A0 . I. . C0 . B0 . F ser´ compuesta por las a a 0. N0 se determinan de modo que Aa + 2Bb + Cc = m A0 a0 + 2B0 b0 + C0 c0 = m0 Nm0 n + N0 mn0 = 1 Entonces tendremos AaN0 n0 + 2BbN0 n0 + CcN0 n0 + A0 a0 Nn + 2B0 b0 Nn + C0 c0 Nn = 1 A partir de esto y las ecuaciones (III).COMPOSICION DE FORMAS. pq000 + qp000 − p0 q 00 − q 0 p00 = 2Bnn0 .

q. todos los t´rminos de 2Bnn0 contienen el factor 2. Y finalmente se sabe que F se compone de est´ compuesta por f y f a u f y f 0 seg´n la forma prescrita puesto que los signos de n y n0 se determinaron correctamente al comienzo. dn0 2 o encontramos que los t´rminos diferentes son productos de enteros por nn e 0 n2 . βq + δq 0 . αp00 + γp000 . S. Para las formas F . b00 . P. c00 ) y sea f 0 transformado en f 00 mediante la sustituci´n o mantienen. Entonces F se transformar´ en ff a o αp + γp0 . Adem´s. que son enteramente an´logas. sea f 00 mediante la sustituci´n α. y u ı 0 . Teorema. p00 y p000 de (II). en su lugar. p0 . el producto de las formas f y f ıculo 235 se Demostraci´n.e. βp + δp0 . q 000 . III. δ. Ahora. q 0 . pq 000 − qp000 − p0 q 00 + q 0 p00 = 2bn0 . . E. q 00 . Si tomamos los valores de p. Q. Las tres restantes son parte de la hip´tesis. 2Bnn0 y Cnn0 (i. utilizamos las ecuaciones (III) y la siguiente: Pq + P0 q 0 + P00 q00 + P000 q000 = 1 encontramos que pq 0 − qp0 = an0 . αq 00 + γq000 . p000 . pq 000 − qp000 + p0 q00 − q0 p00 = 2b0 n. αq + γq 0 . o sea. D. entonces F tambi´n ser´ transformable en e a yf 00 . p00 . γ. Seg´ n la cuarta conclusi´n del art´ u o ıculo anterior esto significa que F dm 0 . y la forma f 0 implica la forma f 00 . de los n´meros q 0 q00 − qq 000 etc. βp00 + δp000 βq 00 + δq 000 Q. β. su o F se transformar´ en ff a determinante ser´ = D. p0 q 000 − q0 p000 = c0 n Estas ecuaciones son id´nticas a las primeras seis (Ω) del art´ e ıculo anterior. Q. ser´ igual al m´ximo com´n divisor de los n´meros a a a u u 0 2 y d0 m2 .) y suprimimos los valores que se anulan entre s´. p00 q 000 − q00 p000 = cn0 pq 00 − qp00 = a0 n. Cuando μ = 1 estas ecuaciones son innecesarias y se pueden utilizar las ecuaciones (I). p0 . Por lo tanto (final del mismo art´ o ıculo) la forma 0 mediante la sustituci´n p. Si la forma F es transformable en el producto de dos formas f 0 .256 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. E. a partir de las a ecuaciones (II) y (IV) determinamos los valores de Ann0 . B y C son enteros (porque dn0 = d0 n2 y por lo tanto dn 0 = d0 nn0 = dd0 son nn enteros). f y f 0 todas las notaciones del art´ o 00 = (a00 . E. Concluimos que a e d √ 02 2 n2 A. 237.

A partir de las ecuaciones Ω. Si la forma F est´ contenida en la forma F 0 y es transformable a 0 . es f´cil ver que. Demostraci´n. e ser´ una ra´ d00 0 implica la forma f 00 propia cuadrada de d0 . f y f 0 se retiene la misma notaci´n que en el o o 0 se transforma en F mediante la caso anterior y si se supone adem´s que la forma F a sustituci´n α. Si para las formas F . δ. Q. y las nueve ecuaciones o impropiamente. implica f 238.COMPOSICION DE FORMAS. γp0 + δq0 . Q00 . P0 . β. es f´cil ver a que PQ000 − QP000 − P0 Q00 + Q0 P00 = 2bn0 e PQ00 − QP00 = α2 a0 n + 2αγb0 n + γ 2 c0 n = a00 n P0 Q000 − Q0 P000 = c00 n P00 Q000 − Q00 P000 = cn0 e PQ0 − QP0 = an0 e PQ000 − QP000 + P0 Q00 − Q0 P00 = 2b00 n Q0 Q00 − QQ000 = Ann0 e PQ000 + QP000 − P0 Q00 − Q0 P00 = 2Bnn0 e P0 P00 − PP000 = Cnn0 e a ız Ahora. La forma f 00 en la primera como se tom´ en la transformaci´n de la forma F en f f o o 0 en la segunda si f 0 implica f 00 propiamente. si designamos el determinante de la forma f 00 por d00 . γp + δq. αp00 + βq00 . γ. P00 . Q000 y sea el n´mero αδ − βγ = e. 257 Para abreviar designaremos estos coeficientes como sigue: αp + γp0 . Q0 . = P. Teorema. βp + δp0 etc. mediante la sustituci´n o a o αp + βq. As´ pues n ı a ız D anteriores ser´n completamente an´logas a las ecuaciones Ω del art´ a a ıculo 235. entonces la forma F 0 ser´ transformable en el a en el producto de las formas f y f mismo producto. positiva o negativa seg´n la forma f u 0 e ser´ una ra´ cuadrada de d00 . αp000 + βq000 γp000 + δq000 . γp00 + δq 00 . αp0 + βq0 . Si f 0 debe tomarse como se tom´ f o 00 impropiamente. debe tomarse de manera opuesta. P000 . La 00 de manera id´ntica a e forma f se tomar´ en la transformaci´n de la forma F en f f a o 0 . art´ u ıculo 235.

cuando F 0 comprobar que F implica F propiamente. si las o 0 implican las formas g y g 0 respectivamente. E. p000 . y por lo tanto a trav´s de esta transformaci´n F e o Mediante un c´lculo similar al del art´ a ıculo anterior tambi´n es posible e 0 es transformable en f f 0 de la misma manera que F . Si la forma F est´ compuesta por las formas f y f 0 . las formas f 239. aparecer´ en la otra de manera inversa. si una forma aparece en una de las transformaciones de las formas f y f directamente. G es transformable en gg Si las formas F . p00 . a los segundos tendr´n los mismos determinantes que los primeros. cualquier a otra forma que sea transformable en el producto f f 0 de la misma manera que F . f 0 . Supongamos que la forma . a Demostraci´n. q 0 . es igualmente f´cil determinar c´mo a o 0. seg´n la cuarta conclusi´n para g y g ı u o 0 si F est´ compuesta por a del art´ ıculo 235 se deduce que G est´ compuesta por g y g a 0 . G ser´ transformable en a formas f . 161). y de hecho la forma g entrar´ en la primera composici´n de igual manera que a o f yf f lo hace en la segunda. As´ pues. a Si combinamos este teorema con el del art´ ıculo anterior obtendremos la siguiente generalizaci´n. p0 . f 0 con respecto a las formas g y g 0 de igual manera que F en ff 0 con respecto a las gg formas f y f 0 . Tambi´n es claro que. Y m y m0 ser´n a 0 los mismos que para f y f 0 (art. Lo mismo es cierto si las tres implicaciones son impropias. seg´n el teorema de ´ste art´ u e ıculo G es transformable en ff 0 y as´ seg´n el ı u 0 y as´ tambi´n en gg 0 . q 00 . Similarmente g 0 debe tomarse en la primera composici´n 0 en la segunda. F 0 se convierte en lo mismo que F mediante la sustituci´n p. Pero cuando F est´ contenida impropiamente en F 0 las a 0 en f f 0 ser´n opuestas respecto a cada una a transformaciones de las formas F y F 0 . si todas las tres ı e e teorema anterior en f g 0 y G implican las formas g. Si una de las implicaciones es diferente de las otras dos. Si mantenemos la notaci´n del art´ o o ıculo 235 para las formas F . g y g0 respectivamente. eso es. Si la forma F es transformable en el producto ff 0 . las ecuaciones Ω tambi´n tendr´n lugar aqu´ y f e a ı. implicar´ a F propiamente.258 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. siempre y cuando F sea equivalente a G de la misma manera o que f lo es a g y vice versa. y si la forma F est´ a formas f y f 0 . g 0 y F propiamente. f y f 0 son equivalentes a las formas G. q 000 o 0 se transforma en ff 0 . Q. En contenida en la forma G: entonces G ser´ transformable en el producto gg a efecto. q. D. seg´ n la equivalencia de u de manera igual u opuesta a como se tom´ f o 0 y g 0 sea similar o no a la equivalencia de las formas F y G. Teorema.

p000 . D a entonces. Q0 = kQ. pq000 + qp000 − p0 q00 − q0 p00 = 2B 0 nn0 . β. q0 . n de Ω y Ω0 obtenemos P 0 = kP. q0 . p0 . P 0. R0 . γ. p0 q00 − q0 p00 . pq00 − qp00 . B 0 . R0 = kR U 0 = kU Seg´n el lema del art´ u ıculo 234 podr´n encontrarse cuatro enteros α. T 0 = kT. U0 p00 q000 − q00 p000 respectivamente por Entonces se tendr´n nueve ecuaciones que son completamente similares a las de Ω. T 0. Las cantidades n y n0 son. δ tales que a αp + βq = p. q. a a saber P 0 = an0 . Designemos los n´meros o pq0 − qp0 . en las ultimas tres ecuaciones de Ω0 ´ 0 = kn0 y las ultimas tres ecuaciones de Ω y utilizando las ecuaciones n = kn. R0 − S 0 = 2bn0 . las d d0 ra´ ıces cuadradas de D0 y D0 . Q0 . p00 . S 0 = kS. pq000 − qp000 . U 0 = cn0 T 0 = c0 n p0 p00 − pp000 = C 0 nn0 R0 + S 0 = 2b0 n. q000 . en este caso. a partir de las primeras seis ecuaciones = k. 259 F 0 = (A0 . si tomamos la ra´ cuadrada positiva de D0 (ser´ un entero) y lo hacemos ız 0 = kn0 . q 0 q00 − qq 000 = A0 nn0 . y αδ − βγ = k Sustituyendo estos valores de p. Designaremos estas ecuaciones por Ω0 . q. p0 . p0 q000 − q0 p000 . C 0 ) cuyo determinante = D0 se transforma en el producto f f 0 mediante u la sustituci´n p. tendremos n = kn. y tienen el mismo signo que n y n0 respectivamente. γp0 + δq 0 = q0 etc. γp + δq = q αp0 + βq 0 = p0 . etc.COMPOSICION DE FORMAS. Q0 = a0 n. n ´ encontramos que A0 α2 + 2B 0 αγ + C 0 γ 2 = A A0 αβ + B 0 (αδ + βγ) + C 0 γδ = B A0 β 2 + 2B 0 βδ + C 0 δ 2 = C . S0. q00 . Entonces.

D. la forma F0 de F 0 y f 0 : entonces las formas F y de F y f a F0 ser´n propiamente equivalentes. β. a a es positivo) F 0 est´ compuesta por las formas f y f 0 (de la misma manera a Por lo tanto si F 0 tendr´n el mismo determinante y ser´n propiamente que F ). I. γ. la forma F a 00 . mediante la sustituci´n α. D0 . las formas F y F a a equivalentes. Puesto que este caso. . De manera m´s general. E. Adem´s. d0 . Sea o f = ax2 + 2bxy + cy 2 f 0 = a0 x0 + 2b0 x0 y 0 + c0 y 0 2 2 2 2 f 00 = a00 x00 + 2b00 x00 y 00 + c00 y 00 F = AX 2 + 2BXY + CY 2 2 F 0 = A0 X 0 + 2B 0 X 0 Y 0 + C 0 Y 0 F = AX2 + 2BXY + CY2 F0 = A0 X0 + 2B0 X0 Y0 + C0 Y0 2 2 2 y sean d. D y D0 los determinantes de las siete formas respectivamente. La misma restricci´n quedar´ impl´ o a ıcita cuando se dice que una forma es transformable en un producto de otras dos. se debe interpretar siempre como si estuviera propiamente compuesta de cada una de ellas*). donde ambas formas a componer entran directamente en la composici´n. δ (que ser´ propia puesto que αδ−βγ = k o a 0 se transformar´ en F i. Por lo tanto. 240. Q. sea m el a a a *) Tal como en una composici´n de razones (la cual es muy similar a la composici´n de o o formas) normalmente entendemos que las razones son tomadas directamente a menos que se indique lo contrario. d00 . Todos tendr´n los mismos signos y diferir´n por factores cuadrados. Entonces si alguna forma se dice estar o e compuesta por otras dos. o a a e s´lo consideraremos ´ste en lo que sigue. si la forma G est´ compuesta por las formas g a a 0 de la misma manera que F est´ compuesta por las formas f y f 0 respectivamente a yg 0 son propiamente equivalentes a f y f 0 : entonces las formas F y y las formas g y g G son propiamente equivalentes. Teorema. es el m´s sencillo y los otros se pueden reducir f´cilmente a ´l. implicar´ la forma F propiamente. Demostraci´n. la forma F 0 de f y f 00 . Si la forma F est´ compuesta de las formas f y f 0 .e. D.260 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

00 ser´n racionales pero no necesariamente enteros. Ahora. D . N. a coeficiente (1) ser´ = pp+qp a Designaremos el n´mero (1)(10) − (2)(9) por (1. Entonces a partir de la cuarta conclusi´n del art´ o ıculo respecto a las formas f 0 2 . D el m´ximo com´ n com´n divisor de los n´meros dm u u a u 00 2 . n0 . pero para abreviar. a u u Por razones similares D0 ser´ el m´ximo com´n divisor de los mismos tres n´meros. El o a 00 y el lector podr´ desarrollar los quince valores restantes. sea F que se transforma en ff 0 mediante la sustituci´n X = pxx0 + p0 xy 0 + p00 yx0 + p000 yy 0 Y = qxx0 + q 0 xy 0 + q00 yx0 + q 000 yy 0 y F en F f 0 mediante la sustituci´n o X = pXx00 + p0 Xy 00 + p00 Y x00 + p000 Y y 00 Y = qXx00 + q0 Xy 00 + q00 Y x00 + q000 Y y 00 d d D y designemos las ra´ positivas de D . puesto que D y D tendr´n el mismo determinante. La o de la forma F en f f 0 − qp0 = an0 . d0 m2 . d0 m2 m00 . Entonces. el n´mero (1)(11) − (3)(9) por u u (1. d00 m2 m0 2 . Concluimos u divisor de los n´meros Dm u 2 2 2 2 que D es el m´ximo com´n divisor de los tres n´meros dm0 m00 . a o II. h) donde g y h son enteros diferentes . M = mm0 . las omitiremos aqu´ Note que las cantidades n. n00 . ı. 2). la mitad de las cuales pertenecen a la transformaci´n a o 0 y la otra mitad a la transformaci´n de la forma F en F f 00 . f 00 y F . D ser´ el m´ximo com´n divisor de los n´meros dm a a u u 0 2 m00 2 . 3) y en general (g)(8 + h) − (h)(8 + g) por (g. mediante esta sustituci´n F se transformar´ en el producto ff 0 f 00 . d00 m2 m0 . seg´n el ıces u D art´ ıculo 235 habr´ 18 ecuaciones. dm2 m00 2 . 2b. Las dem´s se podr´n generar de la misma a a primera de ellas ser´ pq a manera. N. n0 . d por n. Dm00 2 el m´ximo a 235. Si los valores de X e Y se sustituyen en los valores de X e Y obtenemos un resultado de la forma: 0 00 X= Y= (1)xx0 x00 + (2)xx0 y 00 + (3)xy 0 x00 + (4)xy 0 y 00 + (5)yx0 x00 + (6)yx0 y 00 + (7)yy 0 x00 + (8)yy 0 y 00 (9)xx0 x00 + (10)xx0 y 00 + (11)xy 0 x00 + (12)xy 0 y 00 + (13)yx0 x00 + (14)yx0 y 00 + (15)yy 0 x00 + (16)yy 0 y 00 Obviamente. c y sean m0 . 261 m´ximo com´n divisor de los n´meros a. D = D0 y las formas F y F0 Entonces. a n III. m00 y M con el mismo sentido a u u 0 . a a u u 0 tienen el mismo signo. d00 M 2 o de los n´meros Dm00 2 .COMPOSICION DE FORMAS. D .

4) = ac0 n00 (3. 8) = c0 c00 n (4. 6) = ca0 n00 (5. 8) = bc00 n0 + b0 c00 n Designaremos estas ecuaciones por Φ. 5) = a00 b0 n − a00 bn0 (3. d d0 a Ahora si designamos las ra´ cuadradas positivas de D y D por n y n0 (ser´n = nN ıces 0 N) tendremos las siguientes 28 ecuaciones: yn (1. 7) = a00 c0 n (3. 5) = b0 b00 n − bb0 n00 − bb00 n0 + Dnn0 n00 (4. 7) = a00 bn0 + a00 b0 n (1. 7) = b00 cn0 − b0 cn00 (6. 6) = a0 c00 n (2. 7) = b00 c0 n − bc0 n00 (5. 6) = b0 c00 n − bc00 n0 (4. 3) = ab00 n0 − ab0 n00 (2. (10)(11) − (9)(12) = an0 n00 A (2)(3) − (1)(4) = an0 n00 C (14)(15) − (13)(16) = cn0 n00 A . 5) = a0 a00 n (1. 2) = aa0 n00 (1. 7) = bb00 n0 + b0 b00 n − bb0 n00 − Dnn0 n00 (3. 6) = bb0 n00 + b0 b00 n − bb00 n0 − Dnn0 n00 (3.262 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 8) = cc0 n00 (2. entre 1 y 16 con h el mayor de ellos*). de esta manera tenemos 28 s´ ımbolos en total. 4) = ab0 n00 + ab00 n0 (1. 7) = ca00 n0 (5. 8) = cc00 n0 (7. 4) = ac00 n0 (2. 8) = bb0 n00 + bb00 n0 + b0 b00 n + Dnn0 n00 (2. 5) = a0 b00 n − a0 bn00 (2. 8) = b0 cn00 + b00 cn0 (6. 8) = bc0 n00 + b00 c0 n (4. y tendremos otras nueve: (1)(12) − (2)(11) − (3)(10) + (4)(9) = 2an0 n00 B − (9)(16) + (10)(15) + (11)(14) − (12)(13) = 2bn0 n00 A ) (1)(16) − (2)(15) − (3)(14) + (4)(13) = 4bn0 n00 B + (5)(12) − (6)(11) − (7)(10) + (8)(9) − (1)(8) + (2)(7) + (3)(6) − (4)(5) = 2bn0 n00 C (5)(16) − (6)(15) − (7)(14) + (8)(13) = 2cn0 n00 B (6)(7) − (5)(8) = cn0 n00 C *) El significado actual de estos s´ ımbolos no debe confundirse con su significado en el art´ ıculo 234 pues los n´meros que se expresan mediante estos signos aqu´ corresponden m´s bien a los del u ı a art´ ıculo 234 que son multiplicados por n´meros denotados por s´ u ımbolos similares. 6) = a0 bn00 + a0 b00 n (1. 3) = aa00 n0 (1.

a00 . 263 a las que designaremos por Ψ*). Primero observamos que se puede hacer 27 u u productos de tres factores tales que el primero es n. (1. 2b0 . c por a0 . nos conforıa maremos con establecer algunas de ellas como un modelo para las dem´s. c00 . 2b. 3) = (1)(11) − (3)(9) = (pq00 − qp00 )(pq 0 − qp0 ) = a00 Nan0 = aa00 n0 la segunda ecuaci´n o 3) Y tenemos (1. el segundo uno de los n´ meros a. c y el tercero uno de los n´meros a00 . 2b0 . V. no tienen ning´n divisor com´n.COMPOSICION DE FORMAS. pero puesto que no son necesarias para nuestros prop´sitos. 2b00 . a 1) Tenemos (1. 8) = (1)(16) − (8)(9) = (pq0 − qp0 )pp000 + (pq000 − qp000 )pq 000 − (p0 q00 − q0 p00 )qp000 + (p00 q000 − q00 p000 )qq 000 = n00 (App000 + B(pq000 + qp000 ) + Cqq 000 ) + b00 N(pq000 − qp000 ) √ = n00 (bb0 + dd0 ) + b00 N(b0 n + bn0 ) †) = n00 bb0 + n0 bb00 + nb0 b00 + Dnn0 n00 . 2b. u u 00 . u 2b *) Observe que podr´ ıamos deducir otras 18 ecuaciones similares a Ψ reemplazando los factores a. Tomar´ demasiado tiempo deducir todas las 37 ecuaciones. 3) u etc. La cantidad dd0 se hace = Dnn0 = Dnn0 N2 = Dnn0 . 2) = (1)(10) − (2)(9) = (pq0 − qp0 )p2 + (pq000 − qp000 − p0 q00 + q0 p00 )pq + (p00 q000 − q00 p000 )q 2 = n00 (Ap2 + 2Bpq + Cq 2 ) = n00 aa0 que es la primera ecuaci´n. el segundo es uno de los n´meros u 0 . Dejamos al lector la comprobaci´n de las restantes o o ecuaciones. mostraremos que los 28 n´meros (1. o 2) Tenemos (1. o que el primero es n0 . IV. 2b00 . c0 . c00 . las o omitiremos. u a el segundo es uno de los n´meros a. . c00 . la octava ecuaci´n en Φ. √ †) Esto sigue de la ecuaci´n 10 del art´ o ıculo 235 ff. 2). c0 y el tercero es uno de los n´meros a00 . 2b. Mediante las ecuaciones Φ. o finalmente que el primero es n00 .

Q. (1. etc. n0 mm00 . a y las ecuaciones Ψ0 ser´n (10)0 (11)0 − (9)0 (12)0 = an0 n00 A0 etc. el mismo divisor e tambi´n debe dividir los n´meros nm0 m00 . 2)0 = aa0 n00 . (2. 3) = (1. 5). 2na0 b00 = (1. etc. 5) etc. E. etc. pero se les ha puesto primos para distinguirlos). De o manera completamente similar se deriva la transformaci´n de la forma F0 en ff 0 f 00 a o 0 en f f 00 y de la forma F0 en F 0 f 0 : partir de transformaciones de la forma F X0 = (1)0 xx0 x00 + (2)0 xx0 y 00 + (3)0 xy 0 x00 + etc. pues seg´n I el m´ximo com´n divisor de los tres u a u D numeradores es D y as´ estos tres cuadrados no pueden tener un divisor com´n. (1)0 (11)0 − (3)0 (9)0 por (1. (Para abreviar dejamos un estudio m´s detallado de esto al lector. 2). 3)0 = aa00 n0 . Por lo tanto si estos n´meros tuvieran un u divisor com´n. (1. na 4nb0 b00 = (1. Ahora. 2)0 . o a u 0 a00 = (1. Todo esto se refiere a la transformaci´n de la forma F en ff o puede deducir de la transformaci´n de la forma F en f f 0 y de la forma F en F f 00 . a Φ que llamaremos Φ As´ pues si denotamos ı (1)0 (10)0 − (2)0 (9)0 a las ecuaciones Φ0 ser´n (1. (1. necesariamente dividir´ todos estos productos. ı u 0 f 00 . 2b0 . 4)0 . A partir de estas la forma F en ff transformaciones deducimos.). la suma o diferencia de algunos de ellos (ej. 2) = (1. 4) = (1. dm D . (aqu´ los coeficientes son designados de la misma manera que en la transformaci´n de ı o 0 f 00 . Y0 = (9)0 xx0 x00 + (10)0 xx0 y 00 + (11)0 xy 0 x00 + etc. d0 m2 m00 D 2 000 2 02 . . 3) etc. a partir de Φ y Φ a (1. y se VI. n00 mm0 y el cuadrado de este e u 0 2 00 2 m divisor debe tambi´n dividir a los cuadrados de estos n´meros. (1. Entonces mediante u ıa el art´ ıculo 40 y el m´todo utilizado tantas veces anteriormente. 6) + (4. igual que antes. e u . por (1. 5). c y el tercero uno de los n´meros a0 . ser´ igual a uno de los 28 n´meros (1. 3)0 . es decir. el experto no a necesitar´ realizar nuevos c´lculos puesto que hay una analog´ entre ´ste y el primer a a ıa e 0 se sigue inmediatamente que an´lisis).264 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 3)0 . 8) + (2. 3) = (2. d m m . 6) + (2. Cada uno de estos 27 productos. 7) + (3. A. u debido a las ecuaciones Φ. 3)0 . 28 ecuaciones an´logas a las ecuaciones a 0 y otras nueve an´logas a las ecuaciones Ψ que llamaremos Ψ0 . c0 . 2)0 .

etc. Q. γ(3)0 + δ(11)0 = (11) etc. f 000 . 2). aB. f 00 . VII. (y los cocientes de sus determinantes u son cuadrados) y se compone la forma f con f 0 . la forma resultante con f 00 y la ´ o resultante con f 000 . Ahora. y de las tres primeras ecuaciones de Ψ0 los valores de aA0 . con la ayuda del lema del art´ ıculo 234 podemos determinar cuatro enteros α. etc. E. aC0 se confirma f´cilmente que: a a(Aα2 + 2Bαγ + Cγ 2 ) = aA0 a(Aαβ + B(αδ + βγ) + Cγδ) = aB0 a(Aβ 2 + 2Bβδ + Cδ 2 ) = aC0 y a menos que a = 0 se sigue que la forma F se transforma en la forma F0 mediante la sustituci´n propia α. aC. Similarmente. D. δ y las formas ser´n propiamente equivalentes. o forma F necesariamente se transformar´ en la forma F a γ. Queda claro del art´ a ıculo anterior que no importa el orden en el cual se componen las tres formas. f 0 . a 241. etc. γ(2)0 + δ(10)0 = (10). γ(1)0 + δ(9)0 = (9). c pueden ser = 0 simult´neamente. etc. γ. obtendremos tres ecuaciones como las anteriores yΨ excepto que ahora los factores a ser´ reemplazados con b. Si en lugar de las primeras tres ecuaciones de Ψ o 0 utilizamos las tres siguientes. 3). f 000 . 3). diremos o que est´ compuesta por estas tres formas. y la misma conclusi´n ıan o es v´lida siempre y cuando no sea b = 0.: diremos que la ultima forma que se obtiene de esta operaci´n 0 . valores para aA. aB0 . α(2)0 + β(10)0 = (2).COMPOSICION DE FORMAS. si tenemos cualquier n´mero de formas f . (2. si sustituimos de las tres primeras ecuaciones de Ψ. δ. (1. Si tenemos una forma como F o que resulta de la composici´n de una de tres o formas dadas con otra la cual es la composici´n de las dos formas restantes. f 00 . no poseen un divisor com´n (seg´n u u V). Y es f´cil mostrar aqu´ a ı est´ compuesta por todas las formas f . β. la a 0 mediante la sustituci´n α. f a F0 . Finalmente si utilizamos las ultimas tres a ´ 0 las conclusiones son las mismas a menos que c = 0. y αδ − βγ = 1. β. γ. α(3)0 + β(11)0 = (3) etc. δ tales que α(1)0 + β(9)0 = (1). b. β. 265 Y puesto que todos los (1. Y puesto ecuaciones en Ψ y Ψ que ciertamente no todos los factores a.

haremos que las cuatro cantidades Q. q 0 etc. Q000 = −1. por sus valores. p A= aa0 . q. los n´meros P0 . etc. a0 . P00 . o 0 . 0 son todos = 0 simult´neamente. las formas resultantes ser´n propiamente equivalentes. i. Entonces m2 y m0 tambi´n ser´n primos relativos. b + b0 . u si μ es el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. a Ahora. ´ste puede escogerse arbitrariamente. Q0 . y as´ el 0 2 y d0 m2 i. respectivamente. la forma compuesta de las primeras ser´ a propiamente equivalente a la forma compuesta de las ultimas. i. D ser´ = d = d0 y n = n0 = 1.e. tambi´n que el orden de composici´n es arbitrario. P000 (los cuales se pueden determinar de una infinidad de maneras). P000 a u u pueden escogerse tales que P0 a + P00 a0 + P000 (b + b0 ) = μ En cuanto a P. 0.266 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Como resultado.e. g e las formas f .e. 0. etc. d = d0 . Ahora. m y m0 deben ser primos relativos. si sustituimos e 0 . tercero. Las proposiciones anteriores se refieren a la composici´n de formas en toda su o universalidad. tenemos: p. 0 respectivamente. a Q00 . f 0 . segundo. son propiamente equivalentes a Es claro tambi´n que si las formas g. a m´ximo com´n divisor de los n´meros dm a u u Puesto que podemos escogerlos libremente. Esto est´ permitido excepto cuando a. g 00 . en esta soluci´n el valor de A es independiente de los valores de P. P00 . a0 . μ2 B= 1 (Paa0 + P0 ab0 + P00 a0 b + P000 (bb0 + D)) μ y C puede determinarse de la ecuaci´n AC = B 2 − D siempre y cuando a y a0 no o sean simult´neamente = 0. as´ que omitiremos este caso. Ahora pasaremos a aplicaciones m´s particulares que no estudiamos a anteriormente para no interrumpir el orden del desarrollo. Primero retomaremos el problema del art´ ıculo 236 limit´ndolo seg´n las siguientes condiciones: primero las a u formas a componer deben tener el mismo determinante. no importa en qu´ orden e o e se componen estas formas. pero B P tendr´ valores diferentes al asignar valores variados a estos n´ meros. la forma que buscamos debe ser compuesta 2 e a ı directamente por f y f 0 . Claramente esto a ı b+b no puede ocurrir excepto en formas con un determinante cuadrado positivo. Entonces vale a u . f 00 . ´ 242. a 0 .

Supongamos que si u o P = p. 2b0 . pues si lo hubiera. P000 = p000 + d000 tenemos B = B + D P0 = p0 . 267 la pena investigar c´mo est´n interconectados todos estos valores de B. despu´s u o a e de cancelar los t´rminos nulos que e aa0 {μd + ((b0 − b)p00 + c0 p000 )d0 − ((b − b0 )p0 + cp000 )d00 − (c0 p0 + cp00 )d000 } = μ2 D De donde es claro que μ2 D ser´ divisible por aa0 y D por a B ≡ B + D (mod. se pueden encontrar cuatro enteros h. c. P00 . todos los valores de B o son congruentes seg´n el m´dulo A. No importa c´mo se determinan P. c0 y por lo tanto tambi´n de m y m0 que son por hip´tesis y luego de a. P000 hacen B = B. p000 de P. As´ pues. P0 . aa0 d + ab0 d0 + a0 bd00 + (bb0 + D)d000 = μD Multiplicando el primer miembro de la segunda ecuaci´n por ap0 + a0 p00 + (b + b0 )p000 . c u com´n. P0 .COMPOSICION DE FORMAS.e. u u o 0 . a0 . ser´ un divisor de los seis n´meros a. p0 . c. o el segundo miembro por μ. c0 . 2b. h00 y h000 tales primos relativos. Si los valores p. Para esto o a observamos I. P00 = p00 . b + b0 . P00 . b − b0 no pueden tener un divisor Primero observamos que los cuatro n´meros μ. entonces se pueden encontrar otros valores de estos n´meros que har´n que B sea igual a u a cualquier n´mero dado que sea congruente a B seg´n el m´dulo A. b − b0 u ıa u 0 . P00 = p00 + d00 . h ı que hμ + h0 c + h00 c0 + h000 (b − b0 ) = 1 aa0 μ2 i. pero haciendo P = p + d. c y a e o 0 . P000 = p000 tenemos B = B Entonces tendremos ad0 + a0 d00 + (b + b0 )d000 = 0. P0 = p0 + d0 . por A y . P000 . se encontrar´. y restando del primer producto la cantidad (ab0 p0 + a0 bp00 + (bb0 + D)p000 )(ad0 + a0 d00 + (b + b0 )d000 ) lo cual seg´n la primera ecuaci´n anterior es claramente = 0. A) II. a saber B + kA. p00 .

Entonces en este caso no es necesario considerar los las formas (a. C) estar´ compuesta de 0 . E. 243. De las ecuaciones P0 a + P00 a0 + P000 (b + b0 ) = μ. cuando a μ B= 1 (Paa0 + P0 ab0 + P00 a0 b + P000 (bb0 + D)) μ y a0 μ a cuando A es negativo) s´lo un n´mero que ser´ ≡ b (mod. existir´ entre 0 y A−1 (o entre 0 y −A−1 a a0 μ ). ) μ μ Ahora. deducimos a0 a B = b + (Pa0 + P0 (b0 − b) − P000 c) = b0 + (Pa + P00 (b − b0 ) − P000 c0 ) μ μ y por lo tanto a a0 0 B ≡ b (mod. es claro que d. Si −D a dejamos que sea = B y B A = C es claro que (A. P00 y P000 . c) y (a . d0 . valores de P. μ ) y ≡ b0 (mod. k(h0 (b + b0 ) + h000 a) = μd00 . En este caso queda claro que B siempre puede escogerse tal que quede entre 0 y A − 1 inclusive. d00 y d000 son enteros y k(h00 (b + b0 ) − h000 a0 ) = μd0 −k(h0 a0 + h00 a) = μd000 ad0 + a0 d00 + (b + b0 )d000 = 0 aa0 k 0 0 0 0 00 0 000 aa d + ab d + a bd + (bb + D)d = (μh + ch0 + c0 h00 + (b − b0 )h000 ) = μkA μ e A partir de la primera ecuaci´n es claro que p+d. D. ) y B ≡ b (mod. o u a 2 son primos relativos. para A positivo. B. o entre 0 y −A − 1 para A negativo. kh = d. b. b0 . y de la ultima. c0 ). p0 +d0 . que estos valores nos dan B = B + kA. P ´ Q.268 Y si ponemos SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. p00 +d00 y p000 +d000 son tambi´n o 0 .

a0 ). C) propiamente primitiva de determinante D. B. tomando B congruente a b. si se busca u la forma compuesta por las formas (10. c0 ). B se puede tomar = b0 y tendremos C = c0 . b + b0 = 10. 269 ı n´meros P. b. que el m´ximo a com´n mayor que los tres n´meros a. Obviamente la forma (aa0 . B. b0 . a0 . 15. Este encuentra haciendo A = aa A caso siempre ocurrir´ cuando una de las dos formas a ser compuestas es la forma a principal. c es primo relativo al m´ximo com´n divisor de a a u primos relativos: entonces la forma (A. a0 . Es f´cil ver que la forma principal (1. c0 ) con el mismo determinante D y relacionadas tales que el m´ximo com´n divisor de los n´meros a u u 0 . c0 ). c0 y que a y a0 son a. a0 . b + b0 o lo que es lo mismo. P00 y P000 para encontrar la forma compuesta*). la forma (aa0 a00 . primos relativos entre s´ Entonces se puede encontrar e la forma (A. respecto a los m´dulos a. As´ pues. Baa0 ) estar´ compuesta por las dos formas (a. c) y (a0 . c00 ) etc. 2) y ≡ 2 (mod. y haciendo C = A . b00 . B ≡ b (mod. b0 . as´ pues cualquier forma est´ compuesta de s´ misma y de la ı a ı forma principal del mismo determinante. etc. b0 .COMPOSICION DE FORMAS. 2b. b. etc. a00 . 0. C). 3). −D) a est´ compuesta por estas dos. Si se resuelve el t´rmino A en un n´mero cualquiera de factores e u *) Podemos lograrlo siempre utilizando las congruencias ab0 aB ≡ . c). etc. a00 . tendremos μ = a. B. b00 . se o 0 . c00 ). (a ı. Pero la condici´n de que μ y a sean o μ primos relativos es equivalente a pedir que los dos n´meros a y a0 no tengan divisor u 0 . 2 B 2 −D −D etc. P0 . μ μ a0 B a0 b ≡ . b0 . 3. 21) es la forma buscada. tal que A = 6. Por 0 a lo tanto B = 5 y (6. b00 . b. C = B 2 −D . B. A). Luego A = a0 . 2) Si queremos componer dos formas opuestas propiamente primitivas. etc. a) y ≡ b0 (mod.. a 3) Suponga que tenemos un n´mero arbitrario de formas propiamente u 0 . esto es a = 1. 11) y (15. con el mismo determinante y con los primitivas (a. c = −D. respectivamente. μ μ . primeros t´rminos a. 7) tendremos a. c). En cambio a 4) Suponga que tenemos una forma (A. esto es (a. −b. μ = 5. (a00 . C) compuesta por todas ellas fijando A igual al producto de todos los o a. b = 0. B ≡ 3 (mod. Se notan los siguientes com´n divisor de a y a u e u casos particulares. 2. μ μ (b + b0 )B (bb0 + D) ≡ (mod. a00 . c) y (a. Baa0 ) y (a00 . 5 respectivamente. a0 . a u u 0 tambi´n sea divisor del n´ mero b + b0 . B. que es la composici´n de estas dos. b. B −D ) a aa0 a00 2 2 −D estar´ compuesta por las formas (aa0 . B. 1) Suponga que tenemos dos formas (a. c) y (a0 . 2b0 . 5.

Esta ultima condici´n ´ o compuesta si A = h B 2 −D a obviamente puede omitirse. Ahora. B ≡ b (mod. etc. 134). 201). 1. 81) independientemente del orden en el cual se toman. ı (10. etc. el problema se puede reducir a la composici´n de formas cuyos t´rminos iniciales son potencias de n´meros primos o e u (puesto que un n´mero primo se puede considerar como su propia primera potencia). 201). etc. c0 ) siendo a y a0 potencias del mismo u n´mero primo. cualquier forma puede ı. u Por esta raz´n es apropiado considerar el caso especial en el cual se componen dos o formas propiamente primitivas (a. −1.: entonces la c. B. a00 . sean a = hχ . 2. c00 . b0 . P00 y P000 se determinan de modo que P0 hχ + P00 hλ + P000 (b + b0 ) = hν . resolverse en otras con el mismo determinante. a0 = hλ . Si P0 . 134) y (5. 0. todos iguales a B u o por lo menos congruentes a B seg´n los m´dulos a. c forma (A. Ahora hλ ser´ el 0 . ´ As´ pues. C) estar´ compuesta por las formas (a. etc. 134). −2. 3. C) es impropiamente primitiva u o e a obtenida a partir de una forma de tal tipo. la tercera en (3. primos relativos a. c0 ). etc. −2. descomponemos la segunda en (2. a o diremos que se puede descomponer en estas formas. la composici´n de la primera con la cuarta da la forma principal o (1. respectivamente. Si hλ no divide a b+b0 . c00 ). 134) y (5. C) ser´ la forma a χ−λ . a00 . Si adem´s es divisor de b + b0 tendremos m´ximo com´n divisor de los n´meros a.270 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 1. Es claro que la forma compuesta por las cinco formas (3. el m´ximo com´n divisor de estos n´meros ser´ necesariamente una potencia de h. a0 . De la observaci´n anterior es claro que siempre y cuando las formas dadas e o son propiamente primitivas con el mismo determinante. 201) y (5. Es f´cil demostrar que esta a proposici´n es tambi´n v´lida cuando la forma (A. b00 . a0 c0 = b0 2 −D. (5.. (a0 . a00 c00 = b00 2 −D. 1. en las cuales los primeros t´rminos son e n´meros primos o potencias de n´meros primos. c). b0 . a0 . 1. 41) y (15. a a u u a el caso que consideramos al inicio del art´ ıculo y la forma (A. 401). 1. As´ de esta manera.. por ejemplo. son tales que ac = b2 −D. 27). −1. donde h es un n´mero primo y u a vamos a suponer que χ no es menor que λ (lo cual es leg´ ıtimo). 81). y si u o 0 . 81). digamos hν u u a λ y b + b0 son primos entre s´ con ν < λ (donde ν = 0 si h ı). 81). (a00 . o 5) Debido a su utilidad es conveniente describir m´s detalladamente este a m´todo. etc. b. si queremos una forma compuesta de las formas (3. B. c) y (a0 . hχ−λ ) y ≡ b0 (mod. (2. Finalmente C = A . y lo mismo resulta de la composici´n de la tercera con la quinta. Tal descomposici´n en muchos casos u u o puede ser muy util si queremos componer una forma a partir de varias formas dadas. b0 . b. b00 . B. (3. 2. tambi´n ser´ una composici´n de las tres formas e a o originales. 2. 1). Por lo tanto. si se toman los n´meros b. as´ de la o ı composici´n de las cinco obtenemos la forma (2.

7. 21) y (16. 0. la forma buscada es (8. (4. a e 0 = 0 resulta entonces poniendo P = P B = b − P000 chχ−ν o m´s generalmente a B = kA + b − P000 chχ−ν donde k es un n´mero arbitrario (art´ u ıculo anterior). 11). pero nos obligamos a suprimir esta direcci´n para pasar a asuntos m´s dif´ o a ıciles. Esta es la forma que resulta de la composici´n de las seis formas propuestas. 37). de la primera y la quinta resulta (27. B = −1 y C = 37. digamos 1. (5. Por ejemplo. 1. A). As´ se obtienen formas cuyos primeros t´rminos ı e son potencias de n´meros primos diferentes. 35). e que puede omitirse. 7). 35). . 11). 2. la forma (A. o 4 Por esto A = 8 y P000 es un valor de la expresi´n 4 (mod. 7. Entonces. −1. χ = 4. que se reemplaza con la forma propiamente equivalente (4. de donde B ≡ b − ch 0 ≡ b+b hν χ−λ (D+bb0 )/hν (b+b0 )/hν (mod. 0. 244. 271 con P arbitrario. las formas se componen de acuerdo u con las reglas que acabamos de dar. y poniendo k = 9. 0. de la expresi´n o b+b0 hν 1 (mod. si se proponen varias formas cuyos t´rminos iniciales son todos e potencias de n´meros primos. y si la forma F es transformable en ff 0 : no es dif´ ıcil ver que el producto la forma f *) o sea. C= B2 − D A Pero es f´cil ver que en este caso tambi´n P0 puede escogerse arbitrariamente. en este caso. hay que examinar si algunos de estos t´rminos son u e potencias del mismo n´mero primo y. B = b + hχ−ν (Phλ − P0 (b − b0 ) − P000 c). 37). de la segunda y la cuarta (16. 19) y (8. 9). 7) que producen (135. 6. resulta h = 2. o a ´ a Similarmente pueden desarrollarse m´s artificios utiles en la pr´ctica. por ejemplo. La forma compuesta de ´stas puede u e encontrarse por la tercera observaci´n. Si el n´mero a puede ser representado por alguna forma f . 7. y es el valor de la expresi´n b+b0 (mod. λ = 3. −20. 4). C) ser´ compuesta de las formas dadas si se escoge a A = hχ+λ−2ν . 28). 8). Si. ν = 2. hλ−ν ). cuando se proponen las formas o (3. de donde B = 8k − 73. 140). 47). y de ´sta y la sexta (1. 0. h o la forma compuesta de (16. el n´mero a0 por u u 0 . (9.COMPOSICION DE FORMAS. B. (16. se busca muy sencilla. 0. −6. 28) y (27. S´lo P000 entra en esta f´rmula o o hν λ )*). 1. Se quedan (5. 3.

de modo que aa0 puede ser tambi´n representado por a u la forma F de manera que los valores de las inc´gnitas tengan a μ como su m´ximo o a 0 puede ser representado por com´n divisor (art. aa0 ser´ representable por la forma F . m0 con respecto a la forma f 0 y M. a). c) y 0 . al contrario F ser´ negativa si una de las formas a f 0 es positiva y la otra es negativa. B ≡ b. Deteng´monos particularmente en el caso que f yf a hemos considerado en el art´ ıculo previo. b. a Demostraci´n. supongamos que las representaciones de a 0 por las formas f y f 0 se hacen por medio de valores relativamente los n´meros a y a u primos de los inc´gnitas. Luego. Siempre y cuando μ sea 1. c0 ) ser´n propiamente equivalentes a las formas f y f 0 . Adem´s. 2b y c y sea m el m´ximo com´n a u u a u 0 . respectivamente.272 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. y esta representaci´n ı o o √ 0 ). de modo que F estar´ a a (a compuesta por esas dos formas. M con divisor de los n´meros a. la cual es congruente con b y pertenecer´ al valor B de la expresi´n D (mod. Teorema. donde F est´ compuesta por f y f 0 y f . Entonces el orden de la forma . 166). a a u cuando a y a 0 es primo a b + b0 . y = 0 cuyo est´ representado por la forma Ax a e m´ximo com´n divisor es μ. Pero la forma (A. y f 0 es del mismo a orden que g0 . por el art´ ıculo 168. C) estar´ compuesta por las a mismas formas si el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. Seguidamente sea m el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. La condici´n μ = 1 siempre tiene lugar b u o o 0 son primos entre s´ o m´s generalmente cuando el m´ximo com´ n ı. f 0 y F que son = (a. aa u la forma F asignando valores primos entre s´ a las inc´gnitas. b. Sean las formas f . (a0 . B. u o fijan A = μ2 . b0 − D = a0 c0 . b + b0 es μ. b0 . d0 y D. el n´mero aa0 a u 2 + 2Bxy + Cy 2 . a0 . c0 ) y o (A. b0 . aa a o 0 seg´ n los m´dulos a y a0 respectivamente. Si la forma f pertenece al mismo orden que g. y sean sus determinantes = d. a0 ) y o 2 que b2 − D = ac. c). Se sigue inmediatamente que cuando los a determinantes de estas formas sean negativos. C). f 0 y a F tienen el mismo determinante D. AC = B 2 − D. las formas (a. b y c. y que m u respecto a la forma F tengan similares significados. divisor de a y a Composici´n de ´rdenes. a0 respectivamente. Supondremos tambi´n que la primera pertenece al valor b o e √ √ ´ o de la expresi´n D (mod. entonces la forma F compuesta por f y f 0 tendr´ el mismo determinante y ser´ del mismo orden que la forma G compuesta por g y g 0 . B. ≡ b μ μ y esta forma ser´ propiamente equivalente a la forma F . la ultima al valor b0 de la expresi´n D (mod. y si se a u u aa0 0 seg´ n los m´dulos a . o o 245. la forma F ser´ positiva si ambas f y a 0 son positivas o ambas negativas. haciendo x = μ. Ahora bien.

necesariamente dividir´ a d y a d0 . ellos de p (no divisibles por p) pueden ser representados tanto por f como por f f0 . Por esta raz´n diremos que el orden de la forma F est´ compuesto de los o a 0 . g´neros a los cuales pertenecen f y f e Soluci´n. f 0 y F por d. el producto aa0 puede ser representado por F .ej. por el art´ ıculo el mismo rol para la forma g 0 . I. Consideremos primero el caso donde al menos una de las formas o f o (p. por la misma raz´n los n´meros d a a o u 0 como para la forma f 0 . d u a 2 D ser´ el m´ximo com´n divisor de dm0 . la composici´n ser´ impropiamente o a primitiva. M = mm0 (si m = m y a a u ´ o m0 = m0 ) o = 2mm0 (si m = 2m ´ m0 = 2m0 ).COMPOSICION DE GENEROS. M y M est´n determinados por d. Si p es un divisor impar primo de D. dm o u En el primer caso F pertenecer´ a un orden propiamente primitivo. p. m0 y m0 jugar´n a ser´n v´lidos para la forma g. m y m. o e 246. 273 f ser´ determinado por los n´meros d. D ser´ el m´ximo com´n divisor de los n´meros 0 2 y d0 . Ahora bien. Ahora bien. 235.ej. si tenemos dos ordenes propiamente ´ o ´rdenes de las formas f y f primitivos. esto es con respecto a los divisores impares primos individuales de D y tambi´n para algunos casos con respecto a los n´meros 4 e u y 8. Dado que estas propiedades de D. ´ Composici´n de g´neros. y el n´mero a0 por u u 0 . Ser´ conveniente considerar estos casos separadamente. Se debe entender de una manera similar si se dice que un orden est´ a compuesto de varios otros ordenes. Problema. y a 0 se encuentran las relaciones de as´ tambi´n entre los caracteres de las formas f y f ı e F con p. esto es. la primera) es propiamente primitiva. su composici´n ser´ propiamente primitiva. si uno es propiamente o a primitivo y el otro impropiamente primitivo. M a a y M juegan la misma funci´n para la forma G. Ahora bien. Propuestas dos formas primitivas cualesquiera f y f 0 y la forma F compuesta de estas dos: determinar el g´nero al cual pertenece F a partir de los e 0. es f´cil ver que D. en el segundo a a un orden impropiamente primitivo. d0 m2 . a 1. los n´meros D. M y M se siguen del hecho de que F est´ compuesta por f y f 0 . De este modo. D. y designemos los determinantes de a a u u las formas f . M = mm0 . d0 y D. as´ que G es del mismo orden que F . m0 . m. de donde estos n´meros tambi´n a u u e 0 . donde m0 es 1 ´ 2 seg´ n la forma f 0 sea propia o impropiamente primitiva. si el n´mero a puede ser representado por f . E. o ı Q. m y m0 . As´ que si los residuos cuadr´ticos ı a f 0 . el g´nero de la forma F estar´ e a definido por sus caracteres particulares..

la otra 3. 8. de donde f 0 seguramente 0 = 1 y d tambi´n ser´ divisible por 8. 8). . Cuando D ≡ 2 (mod. 8. o una de ellas tiene a ´ F si una de las formas f o f 0 tienen 1. as´ como en (1). 8 si f y f a a a ´ 0 tienen ya sea 1. esto s´lo puede pasar cuando D es ≡ 0 o ≡ 3 (mod. a a e 3. 8 ´ 3. 8). La siguiente tabla determinar´ el car´cter de la forma F . 4 si ambos f y f a a a a o ´ 3. 4. de las formas f o f a a 2. ellos no pueden ser ambos divisibles por 8. 8. y el car´cter en la cabeza de las columnas a pertenece a una de las formas f o f pertenece a la otra. dm 0 no puede ser impropiamante primitiva y as´ m0 = 1. F tendr´ el car´cter 5. a ´ ı 4. o e En efecto. Y as´ uno de e a ı ser´ propiamente primitivo. Entonces en este caso el car´cter a dyd 0 tienen de la forma F s´lo puede ser 1 y 7. 3. Cuando D es o ´ 0 2 y d0 son tambi´n divisibles por 4. 8 ser´ un car´cter de la forma F si f a a a 0 tienen el mismo car´cter con respecto a 8. 8. 4 si una de las formas f o f 0 a a tiene el car´cter 1. es f´cil ver que 1. que 3. 8. 7. 4) y una relaci´n con el n´ mero a ´ o u d y d 0 . 8 y 7. se ı 4 estar´ incluida entre los caracteres de f y f a 0 tienen el car´cter 1. m a los caracteres 1. 4.274 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. y es inmediatamente claro e divisible por 4. 8 cuando ambas formas f y f o ´ uno de estos caracteres y el otro tiene uno de los siguientes: 1. 8. 8 o el car´cter 5. 8 o 3 y 5. 8 y 5. i. 8 aparecer´ entre los caracteres de la forma F s´lo a o 0 . pero dado que D es el m´ximo com´n divisor de a e ´ a u 0 . 8.e. Por una raz´n similar F tendr´ el car´cter Rp a a o a a 0 tienen el car´cter Np. 8. 5. as´ que m0 = 1 y d ser´ tambi´n ≡ 0 o ≡ 2 (mod. d0 ser´ ≡ 0 o ≡ 2 (mod. contrariamente F tendr´ al car´cter Np si una a a a si ambos f y f 0 tiene el car´cter Rp y la otra tiene el car´cter Np. los cocientes ser´n cuadrados y as´ Cuando D ≡ 3 (mod. o a a 0 . 3. Si una relaci´n con el n´mero 4 entra dentro del car´cter total de la forma o u a F . tal relaci´n tambi´n debe entrar dentro de los caracteres de las formas f y f 0 . 4). y F tendr´ el car´cter 7. e a la forma F tendr´ el mismo car´cter. 4). 4 seguir´ que el car´cter de la forma F ser´ 1. 8. pueden ser tambi´n representados por F . 8. D dividir´ a d y a d a a ı 0 ser´n necesariamente ≡ 0 o ≡ 3 (mod. 8 y la otra 7. 8 si f y f a a como caracteres. 7. De la si tal relaci´n con 8 aparece tambi´n en el car´cter de ambas formas f y f o e a misma manera como antes. 8. De este modo. 8 y 7. 8 ser´ un car´cter de la forma a a a yf 0 tiene el car´cter 1. El car´cter en el margen a a a 0 . si ambos f y f 0 tienen el car´cter Rp. 4 y la otra 3. 8 y 5. d0 lo ser´ tambi´n. 5. Cuando D es divisible por 8. 8 o 3. Luego tanto d como d0 ı que f son divisibles por 4 y una relaci´n con 4 entrar´ dentro del car´cter de cada cual. 8). contrariamente el car´cter de la forma F ser´ 3.

1 B. 8 5 y 7. d u 4 F = (A. d0 y 1 D ser´n todos ≡ 1 (mod. El car´cter de la forma F est´ determinado por la siguiente tabla. 8. Se sigue que el car´cter de esta forma con 2 2 2 1 a respecto a cualquier n´mero impar primo p que divida a 4 D ser´ Rp cuando 2Rp u 0 tengan el mismo car´cter con respecto a p y cuando 2Np y los y las formas f . 8 o 1. f a 0 con respecto a p son opuestos. 8 o 5 y 7. puede ser probado que F no puede tener el car´cter a 0 tenga a uno de 1 y 3. 8 1 y 3.COMPOSICION DE GENEROS.8 o 3. entonces la mitad del producto es a representable por la forma ( 1 A. D ser´ el 0 o sea 1 D el m´ximo com´n divisor de m´ximo com´n divisor de los n´meros 4d. 8 a no ser que al menos una de las formas f o f ´ estos caracteres. Ahora todos estos divisores manifiestamente dividen tambi´n a d y a d0 . Se sigue que d. Pero. C ser´ 4. 8. 2 C). 275 1 y 7. su car´cter no implicar´ relaciones con 4 u 8. C ser´ = 2. 3. 4d a u u a u 4 0 . 8 o 3. 1 y 3. 8 1 y 7. De la misma manera. y la forma ser´ Np cuando f y f a cuando f y f 0 tengan caracteres opuestos y se tiene 2Rp. cuyo determinante e a e ser´ 1 D. 8 o 1. 8 1 y 7. Si cada una de las formas f y f 0 es impropiamente primitiva. B. 8 5. 1 C). Los a a 0 de nuevo aparecen en el margen y en la cabeza de las caracteres de las formas f y f columnas. 8 1 y 3. 8 3 y 5. 8 3 y 5. 8 3 y 5. 8 5 y 7. 7. 8. y el a u u a m´ximo com´n divisor de los n´meros A. 8 1 y 3. . 8 o 7.8 o 5. 2 B. Contrariamente el car´cter de a caracteres de f y f 0 tengan iguales caracteres con respecto a p y 2Np. La otra puede tener uno de ellos tambi´n o uno de ´stos: 1. 4). 8 5 y 7. 8 3 y 5. y si los dos factores de un producto e son representables uno por f . C). el m´ximo com´n divisor de los n´meros A. Poniendo a los n´meros d. 8. 8 a II. dado que es a 4 impropiamente primitiva. 8 o 5. Luego F ser´ una forma a u u a a 1 1 1 derivada de la forma impropiamente primitiva ( 2 A. 8 1 y 7. B. 8 5 y 7. sino s´lo a a o 1 con los divisores impares primos individuales de 4 D. y su g´nero determinar´ el g´nero de la forma F . 8 o 7. 2B. el otro por f 0 . e e 5.

Finalmente. siendo otras cosas o e ı 0 es una forma primitiva. f es dos (o incluso varios) g´neros. De la soluci´n del problema precedente. B. el m´ximo com´ n divisor de los n´ meros A. m 0 . Dadas dos formas cualesquiera. ser´ manifiestamente ser´ 2mm a a ıa a A B C e derivada de la forma propiamente primitiva ( 2mm 0 . Y si una forma propiamente primitiva e se compone consigo misma. El g´nero de esta . 247. y por ende F ser´ a u u a A B C e derivado de la forma primitiva ( mm 0 . y la forma F. b0 . e F no puede pertenecer al g´nero principal. 2mm 0 ). C a u u fyf 0 . f 0 = (a0 . de hecho f y f 0 son e a e ambas propiamente primitivas con el mismo determinante pero en distintos g´neros. c0 . su g´nero puede ser determinado por el problema del art´ e ıculo 246. c). m . si f y f 0 son formas propiamente a e primitivas del mismo g´nero.276 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. F ciertamente iguales. que est´ todav´ compuesta por f y f0 . b0 . f y f 0 de las cuales F est´ a compuesta: determinar el g´nero de la forma F a partir de aqu´llos de las formas f e e 0. Adem´s. c y por m0 el ma´imo a u u x 0 . yf Soluci´n. . . c0 ) y F = (A. es manifiesto que si g es una forma o primitiva del mismo orden y g´nero que f . Es as´ como. necesariamente pertenecer´ al g´nero principal. Problema. B. y g 0 es una forma primitiva del mismo e 0 : entonces la forma compuesta por g y g 0 ser´ del mismo g´nero a e orden y g´nero que f e 0 . o des´ ıgnase por m el m´ximo com´n divisor de los n´meros a. Sean f = (a. las que designaremos por f y f0 respectivamente. la forma resultante. si. b. F y es claro que el g´nero de la forma F depender´ del de la forma F. mm 0 . Ahora si al menos una de las formas f o f0 es propiamente primitiva. mm 0 ) . si f y f e a a una forma del g´nero principal. m 0 ). a e 248. de ah´ que el g´nero principal puede siempre ser omitido en la mismo g´nero que f e ı e composici´n de otros g´neros del mismo determinante. si f no est´ en el g´nero principal y f a e estar´ en un g´nero que no es f 0 . la cual tambi´n ser´ propiamente e a primitiva con el mismo determinante. As´ se ve lo que significa un g´nero compuesto por que la forma compuesta por f y f ı e 0 tienen el mismo determinante. de modo que las formas f y f 0 sean derivadas com´n divisor de los n´meros a u u a b c a0 b0 c0 de las formas primitivas ( m . 2mm 0 . de seguido. Pero si ambas fyf 0 son impropiamente primitivas. b. a el m´ximo com´n divisor de los n´meros A. Es f´cil ver que si F es transformado en ff0 por la a a misma sustituci´n que transforma a F en f f 0 y de tal modo que F est´ compuesto por o a 0 . y F est´ compuesta por f y f 0 : entonces F ser´ del e a 0 . B. C ser´ mm0 . F estar´ en el g´nero principal. m ) y ( m 0 . C).

g. esto es. f 0 y g 0 las formas de las clases K. L. esto es si de la composici´n ´ o e o de una clase K propiamente primitiva consigo misma proviene una clase principal H con el mismo determinante. de ah´ yK ı 0 coinciden y la clase es ambigua. la forma compuesta e si f 0 y g 0 ser´ del mismo g´nero que la forma compuesta por f y g. A partir de esta soluci´n es manifiesto que el teorema en el art´ o ıculo precedente. el resultado ser´ a a la clase K misma. la clase compuesta por K y L ser´ opuesta a la a las clases K 0 y L0 . que ha sido restringido a las formas primitivas. a saber: a 0 y g 0 son de los mismos g´neros respectivamente que f y g. es v´lido para cualquier forma. y H y K producen a K). a partir de las ultimas proviene K (dado que K como de las tres clases K. g´neros y clases o e Teorema. a Si cualquier clase K est´ compuesta con una clase principal. Dado que por este motivo cualquier clase ambigua es opuesta a s´ misma. mientras que F est´ compuesto por ambas f y g directamente: F estar´ tambi´n compuesta a a e . y g0 impropiamente equivalente a g. 0 son de los mismos ´rdenes. a e por f Composici´n de Clases. clase que la forma compuesta por g y g De este teorema (cuya verdad se sigue inmediatamente del art´ ıculo 239) es evidente lo que queremos decir cuando hablamos de una clase compuesta por dos (o m´s) clases dadas. K 0 y L0 clase compuesta por K respectivamente. Si las formas f y f 0 respectivamente.COMPOSICION DE CLASES. en composici´n con otras clases del mismo determinante o una clase principal puede ser ignorada. Dado que f 0 es impropiamente equivalente a f . o 249. Puesto que a 0 es una clase opuesta a K. K y K ´ 0 producen a H. y F 0 compuesta por f 0 y g0 . De las primeras obtenemos K 0 . Sean f. y sea F compuesta por f y g. entonces la forma compuesta por f y f 0 ser´ de la misma a que g y g 0. que K y K Ahora se nota la proposici´n siguiente: Si las clases K y L son opuestas a o 0 y L0 respectivamente. la misma clase surgir´ de la composici´n de H y K 0 a o si K 0 . su g´nero ser´ conocido as´ e a ımismo. De la composici´n de dos clases propiamente o primitivas opuestas siempre obtendremos una clase principal del mismo determinante (v´ase art´ e ıculo 243). siempre obtendremos una clase principal del mismo determinante si ı componemos cualquier clase propiamente primitiva ambigua consigo misma. K necesariamente ser´ una clase ambigua. El rec´ ıproco de la ultima proposici´n tambi´n vale. 277 forma puede ser determinado por el art´ ıculo 246 y dado que F est´ derivado de la a misma manera.

0. 239). etc. siempre podemos encontrar una clase M con el mismo determinante tal que L est´ compuesta por M y e K. + . si componemos diferentes clases del mismo determinante con la misma clase propiamente primitiva. De este modo cualquier forma que es impropiamente equivalente a F estar´ compuesta por f 0 y g 0 directamente a 0 (art. ya que estas clases ı son opuestas a s´ mismas. c). a Si D es un n´mero divisible por m2 (suponemos a m positivo). o o 250. a saber. c) + (a e u indicar´ a la forma compuesta por (a.278 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. se producen distintas clases. esto es K + M 0 = L. por f 0 y g 0 pero con cada una de ellas indirectamente. 238. b. 3K lo mismo que K + K + K. Manifiestamente esto puede hacerse tomando por M la clase que est´ compuesta a por L y la clase opuesta a K. c0 ). manifiestamente la forma (m. Ahora. c0 ) tambi´n transferir los mismos signos a formas de tal modo que (a. ella ser´ opuesta a la clase que a es compuesta de las clases opuestas a K y L. − m ) pertenecer´ a aquel orden (el . tenemos K + M = L. habr´ un u orden de formas de determinante D derivado del orden propiamente primitivo D a del determinante m2 (cuando D es negativo habr´ dos de ellos. si se compone una clase ambigua K con una clase ambigua L. siempre se produce una clase ambigua. Podr´ ıamos 0 . Sigue de esto que. Si muchas clases id´nticas son compuestas. as´ que 2K o u ı significa lo mismo que K + K. la clase 3K de la triplicaci´n. a s´ misma. c) y (a0 . a si se toma K 0 + L = M. tendremos M tenemos otra clase M ı e K+K 0 +M 0 = L+K 0 = M y as´ M 0 = M. De ah´ que F y F 0 ser´n ı a y as´ ser´ propiamente equivalente a F ı a impropiamente equivalentes y las clases a las que pertenecen son opuestas. si adem´s de 0 con la misma propiedad. o o y la identidad de clases por el signo de igualdad. Usando estos signos la proposici´n o 0 es opuesta a K. reci´n considerada puede ser enunciada como sigue: Si la clase K e a K +K 0 ser´ una clase principal del mismo determinante. Diremos que la clase 2K surge de la duplicaci´n de la clase K. esto puede indicarse (como en la multiplicaci´n) prefijando su n´mero. b0 . pero para evitar ambig¨edad ıa preferimos no usar esta abreviaci´n. es f´cil ver que esta clase es la unica que disfruta de esta a ´ propiedad. b. de modo que K +K 0 +L = L. Es conveniente denotar la composici´n de clases por el signo de adici´n. ı Finalmente observamos que si se proponen dos clases cualesquiera K y L del mismo determinante y la primera es propiamente primitiva. uno positivo y D a uno negativo). es decir. como se desea. especialmente puesto que ya hab´ o√ ıamos asignado un significado especial al s´ ımbolo M(a. b. b0 . En efecto. etc.

0. hay n´meros primos a 2dm representables u 0 = aα2 + 2bαγ + cγ 2 y supondremos (es leg´ ıtimo por esta forma. c0 ) a o que es propiamente equivalente a ella y tiene la propiedad prescrita. Ahora (a.. Todas estas consideraciones dan lugar a lo siguiente. Observamos que si a y 2dm no son primos entre s´ ciertamente hay ı. 0. −15). la forma m´s simple del mismo orden. 0. 0. −a. tambi´n significar´ que ´l divide a 2dm = 2b2 m − 2acm). 4). (2. (Cuando D es a e a a 2 negativo. bm. γ. Si adem´s tenemos m2 ≡ 1 (mod. c) cuyos primeros t´rminos tienen e esta propiedad. Sea la forma F = (ma. bm a o en el producto de (−m. b. bm. β. si aplicamos esto al caso donde m = 1. −dm) y (a.) As´ e. −b. Cuando de todos modos F es una est´ compuesta por (m. 279 positivo) y puede ser correctamente considerada la forma m´s simple en el orden a D a a (justo como (−m. Debido al art´ ıculo 228. −cm Segundo. siguiente ser´ el m´s simple entre los cuatro ordenes de formas con determinante 45. cm a forma negativa. y la forma a 2 ) y as´ estar´ compuesta por estas dos. ser´ transformada por la sustituci´n 1. b0 . Dada cualquier forma F del orden O. 0. m. m. habr´ de nuevo dos ordenes y en el orden negativo (−2m. La forma (2m. −dm) ser´ la forma m´s simple del orden O. 0. Problema. Es u e ıa e f´cil confirmar que F ser´ transformada en el producto de las formas (m. a a Usando el criterio de la cuarta observaci´n en el art´ o ıculo 235. D−m ) a ´ 2m ser´ la forma m´s simple. −cm. (m. m2 −D 2m ) pertenecer´ a ´ste y ser´ la m´s simple en el orden. b. b. otras formas propiamente equivalentes a (a. habr´ tambi´n un orden de formas a D de determinante D derivado del determinante impropiamente primitivo m2 . 0. bm. c0 m) son propiamente equivalentes es suficiente considerar el a caso donde a y 2dm son relativamente primos. bm. 0. el a a ı. dm). a. ı a positiva (−a. −22). f ser´ transformada por la sustituci´n α. 0. a no ser o y (a. mc) derivada de la forma primitiva o f = (a. Ahora. cm2 tuvieran un divisor com´n. −m. −6). se concluye que F 2 ). dado que F y (a0 m. 0.COMPOSICION DE CLASES. 1. −m. Note que. m ) ser´ la m´s simple en el orden negativo cuando D es D a e negativo). 2bm. a a ´ (1. bm.g. a a Soluci´n. −dm) a a 2 ) por la sustituci´n 1. (3. δ en la forma (a0 . se puede suponer que . (6. cm2 ) ser´ una forma propiamente primitiva del mismo determinante que F (pues si a. c) de determinante d y supondremos primero que f es propiamente primitiva. encontrar una forma propiamente primitiva (positiva) del mismo determinante que produzca F cuando est´ compuesta con la forma m´s simple en O. −cm. si f es una forma impropiamente primitiva. −45). αδ − βγ = 1. 3. mb. 0. Sea tal n´mero a u hacerlo) que α y γ son primos entre s´ Ahora si escogemos β y δ tales que ı. cm que F sea una forma negativa. b0 m.

2 1 0. (b + 1)m 2 donde los signos inferiores deben ser tomados cuando F es una forma negativa y los signos superiores en caso contrario. e . ±2m. ±m. Dadas dos formas F y f del mismo determinante D y pertenecientes al mismo orden O: encontrar una forma propiamente primitiva de determinante D que produzca a F cuando ´sta est´ compuesta con f . Entonces la forma F estar´ compuesta de las tres formas ϕ. ± (m − dm)) y (± a. puede encontrar una forma propiamente equivalente a f que tenga la propiedad. De esto se sigue f´cilmente que ( 1 a. bm. Concluimos que F est´ compuesta por estas dos a formas y la primera es la m´s simple de orden O. Teorema. 2cm2 ) es una forma propiamente primitiva del a 2 mismo determinante que F . ± a. y es igualmente f´cil confirmar que F ser´ transformada a a en el producto de las formas 1 1 (±2m. I.280 1 2a SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Para un determinante dado existe el mismo n´mero de clases en u cada g´nero del mismo orden. ±2cm2 ) 2 2 por la sustituci´n o 1. De ah´ que toda clase de un orden dado puede ser considerada como compuesta ı por cualquier clase dada del mismo orden y otra clase propiamente primitiva del mismo determinante. Q. y 2dm son primos entre s´ pues si esta propiedad no es cierta ya. f a a o y f 0 ´ de las dos formas f y f 0 . Problema. Sea ϕ la forma m´s simple de orden O. 0. y sea f est´ compuesta con f. e 252. bm. E. e e Soluci´n. la ultima es una forma propiamente a ´ primitiva (positiva). de la forma f se ı. −cm . 1 (1 ∓ b). F y f formas propiamente o a primitivas de determinante D que producen a F y f respectivamente cuando est´n a 0 la forma propiamente primitiva que produce a F cuando compuestas con ϕ. Para un determinante dado existe el mismo n´mero de clases u en cada g´nero del mismo orden. 251.

EL NUMERO DE CLASSES EN CADA GENERO.

281

Demostraci´n. Suponga que los g´neros G y H pertenecen al mismo orden, que o e G est´ compuesta por n clases K, K 0 , K 00 , . . . K n−1 y que L es cualquier clase del a g´nero H. Por el art´ e ıculo precedente se encuentra una clase propiamente primitiva M del mismo determinante cuya composici´n con K produce a L, y se designan o 0 , L00 , . . . Ln−1 a las clases que surgen de la composici´n de la clase M con o por L 0 , K 00 , . . . K n−1 respectivamente. Entonces a partir de la ultima observaci´n del ´ o K 0 , L00 , . . . Ln−1 son distintas, y por el art´ ıculo 249, se sigue que todas las clases L, L art´ ıculo 248 que todas ellas pertenecen al mismo g´nero H. Finalmente es f´cil ver e a que H no puede contener ninguna otra clase m´s que ´stas, dado que cada clase a e del g´nero H puede ser considerada como compuesta por M y otra clase del mismo e determinante, y ´ste necesariamente debe ser del g´nero G. De ah´ que H, como G, e e ı contendr´ n clases distintas. Q. E. D. a

Se compara el n´mero de clases contenidas u en g´neros individuales de ordenes distintos. e ´ 253. El teorema precedente supone la identidad del orden y no puede ser extendido a distintos ordenes. As´ por ejemplo para el determinante −171 hay 20 clases positivas ´ ı que son reducidas a cuatro ´rdenes: en el orden propiamente primitivo hay dos o g´neros y cada cual contiene seis clases; en el orden impropiamente primitivo dos e g´neros tienen cuatro clases, dos en cada cual; en el orden derivado a partir del e orden propiamente primitivo de determinante −19 hay s´lo un g´nero que contiene o e tres clases; finalmente, el orden derivado del orden impropiamente primitivo de determinante −19 tiene un g´nero con una clase. Lo mismo es cierto para las e clases negativas. Es util, por ende, inquirir sobre el principio general que gobierna ´ la relaci´n entre el n´mero de clases en ordenes diferentes. Sup´ngase que K y o u ´ o L son dos clases del mismo orden (positivo) O de determinante D, y M es una clase propiamente primitiva del mismo determinante que produce a L cuando est´ a compuesta con K. Por el art´ ıculo 251 tal clase siempre puede ser encontrada. Ahora bien, en algunos casos ocurre que M es la unica clase propiamente primitiva con ´ esta propiedad; en otros casos puede existir varias clases propiamente primitivas con esta propiedad. Supongamos en general que hay r clases propiamente primitivas de a este tipo M, M 0 , M 00 , . . . M r−1 y que cada uno de ellas produce a L cuando est´ 0 otra compuesta con K. Designaremos este conjunto por la letra W . Ahora sea L clase del orden O (distinta de la clase L), y sea N 0 una clase propiamente primitiva

282

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

de determinante D la cual resulta en L0 cuando est´ compuesta con L. Usaremos W 0 a 0 + M, N 0 + M 0 , N 0 + M 00 , . . . N 0 + M r−1 para designar el conjunto de las clases N (todas ´stas ser´n propiamente primitivas y distintas una de la otra). Es f´cil ver e a a 0 si ´sta est´ compuesta con cualquier otra clase de W 0 , y por que K producir´ a L a e a 0 no tienen clases en com´ n; y cada clase propiamente u eso concluimos que W y W 0 cuando est´ compuesta con K est´ contenida en W 0 . De e a primitiva que produzca a L 00 es otra clase de orden O distinta de L y L0 , entonces habr´ la misma manera, si L a r formas propiamente primitivas todas distintas una de la otra y de las formas en W a e y W 0 , cada una de ellas producir´ a L00 cuando est´ compuesta con K. Lo mismo es cierto para todas las otras clases del orden O. Ahora bien, dado que cualquier clase propiamente primitiva (positiva) de determinante D produce una clase de orden O cuando est´ compuesta con K, es claro que si el n´mero de todas las clases de orden a u O es n, el n´mero de todas las clases propiamente primitivas (positivas) del mismo u determinante ser´ rn. De este modo tenemos una regla general: Si denotamos por a K y L dos clases cualesquiera de orden O y por r el n´mero de clases propiamente u primitivas distintas pero del mismo determinante, cada una de las cuales produce a L cuando est´ compuesta con K, entonces el n´mero de todas las clases en el orden a u propiamente primitivo (positivo) ser´ r veces mayor que el n´mero de clases de orden a u O. Dado que en el orden O las clases K y L pueden ser escogidas arbitrariamente, es permisible tomar clases id´nticas y ser´ particularmente ventajoso escoger aquella e a clase que contenga a la forma m´s simple de este orden. Si, por esta raz´n, escogemos a o aquella clase para K y L, la operaci´n se ver´ reducida a asignar todas las clases o a propiamente primitivas que producen a K misma cuando est´n compuestas con K. e Desarrollaremos este m´todo en lo que sigue. e

254. Teorema. Si F = (A, B, C) es la forma m´s simple de orden O y de a determinante D, y f = (a, b, c) es una forma propiamente primitiva del mismo determinante: entonces el n´mero A2 puede ser representado por esta forma siempre u y cuando F resulte de la composici´n de las formas f y F ; y rec´ o ıprocamente F estar´ a 2 puede ser representada por f . compuesta por s´ misma y f si A ı Demostraci´n. I. Si F es transformada en el producto f F por la sustituci´n o o

EL NUMERO DE CLASSES EN CADA GENERO.

283

ıculo 235, tendremos p, p0 , p00 , p000 ; q, q 0 , q 00 , q 000 luego, por el art´ A(aq 00 − 2bqq 00 + cq 2 ) = A3 y por ende A2 = aq 00 − 2bqq00 + cq 2
2 2

Q. E . P.

II. Presumiremos que A2 puede ser representado por f y designaremos los valores desconocidos por medio de los cuales es hecho esto como q 00 , −q; esto es, 2 o A2 = aq00 − 2bqq 00 + cq2 . Seguidamente p´ngase que −q 00 C = Ap000 , q00 a − q(b + B) = Ap, q 00 a − q(b − B) = Aq0 , −qC = Ap0 , q 00 (b − B) − qc = Ap00 q 00 (b + B) − qc = Aq000

Es f´cil confirmar que F es transformada en el producto f F por la sustituci´n a o 0 , p00 , p000 ; q, q 0 , q 00 , q 000 . Si los n´ meros p, p0 , etc. son enteros entonces F estar´ p, p u a 1 compuesta por f y F . Ahora, de la descripci´n de la forma m´s simple, B es 0 ´ 2 A, o a o 2B C e as´ que A es un entero; de la misma manera es claro que A es tambi´n siempre un ı 0 − p, p0 , q 000 − p00 y p000 ser´n enteros y s´lo queda probar que entero. De este modo q a o 00 son enteros. Ahora tenemos pyp q2C 2pqB =a− , p + A A
2

p

00 2

q 00 C 2p00 q00 B =c− + A A

2

Si B = 0 obtenemos q2C p =a− , A
2

p

00 2

q 00 C =c− A

2

y as´ p y p00 son enteros; pero si B = 1 A tenemos ı 2 q2C p + pq = a − , A
2

p

00 2

q00 C +p q =c− A
00 00

2

ı a y en este caso tambi´n p y p00 son enteros. De ah´ que F est´ compuesta por f y F . e Q. E. S.

284

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

255. As´ el problema se ve reducido a encontrar todas las clases propiamente primiı, tivas de determinante D cuyas formas puedan representar a A2 . Manifiestamente A2 puede ser representado por cualquier forma cuyo primer t´rmino es A2 ´ el cuadrado e o 2 puede ser representado por la forma f , f ser´ a de un factor de A; rec´ ıprocamente si A A2 o transformado en una forma cuyo primer t´rmino es e2 por la sustituci´n α, β, γ, δ e siempre y cuando asignemos αe y γe, cuyo m´ximo com´n divisor es e, como los a u valores de las inc´gnitas. Esta forma ser´ propiamente equivalente a la forma f si β o a y δ son escogidas de tal modo que αδ − βγ = 1. As´ resulta claro que en cualquier ı 2 , se puede encontrar formas cuyo clase que tenga formas que puedan representar a A o primer t´rmino es A2 ´ el cuadrado de un factor de A. El proceso entero depende e entonces de encontrar todas las clases propiamente primitivas de determinante D que contengan formas de este tipo. Hacemos esto del siguiente modo. Sean a, a0 , a00 etc. todos los divisores (positivos) de A; ahora encuentre todos los valores de la expresi´n o √ 2 ) entre 0 y a2 − 1 inclusive y ll´melos b, b0 , b00 , etc. Haga D (mod. a a b2 − D = a2 c, b0 − D = a2 c0 ,
2

b00 − D = a2 c00 ,

2

etc.

y des´ ıgnese el conjunto de formas (a2 , b, c), (a2 , b0 , c0 ), etc. por la letra V . Obviamente cada clase de determinante D que tenga una forma con primer t´rmino a2 e tambi´n debe contener alguna forma de V . De un modo similar determinamos todas e 2 e las formas de determinante D con primer t´rmino a0 y segundo t´rmino entre 0 y e 0 2 −1 inclusive y designamos el conjunto con la letra V 0 ; por una construcci´n similar o a 00 el conjunto de formas similares cuyo primer t´rmino es a00 2 etc. Ahora elimine sea V e 0 , V 00 , etc. todas las formas que no sean propiamente primitivas y reduzca el de V, V resto a clases. Si hubiera muchas formas que pertenecen a la misma clase, retenga s´lo una de ellas. De este modo tendremos todas las clases que se buscan, y la raz´n o o de este n´mero con respecto a la unidad ser´ la misma que la raz´n del n´mero de u a o u todas las clases propiamente primitivas (positivas) con respecto al n´mero de todas u las clases en el orden O. Ejemplo. Sea D = −531 y O el orden positivo derivado a partir del orden propiamente primitivo de determinante -59; su forma m´s simple es (6, 3, 90), as´ que a ı 0 , a00 y a000 ser´n 1, 2, 3 y 6, V contendr´ a la forma (1, 0, 531), V 0 a a A = 6. Aqu´ a, a ı 00 a (9, 0, 59), (9, 3, 60) y (9, 6, 63), y V 000 contendr´ a (4, 1, 133) y (4, 3, 135), V a a (36, 3, 15), (36, 9, 17), (36, 15, 21), (36, 21, 27), (36, 27, 35) y (36, 33, 45). Pero de estas doce formas seis deben ser rechazadas, la segunda y la tercera de V 00 , la

EL NUMERO DE CLASSES EN CADA GENERO.

285

e primera, la tercera, la cuarta, y la sexta de V 000 . Todas ´stas son formas derivadas; todas las seis restantes pertenecen a distintas clases. De hecho el n´ mero de clases u propiamente primitivas (positivas) de determinante −531 es 18; el n´mero de clases u propiamente primitivas (positivas) de determinante −59 (o el n´mero de clases de u determinante −531 derivadas de ´stas) es 3, y as´ la raz´n es de 6 a 1. e ı o

256. Esta soluci´n se har´ m´s clara por medio de las siguientes observaciones o a a generales. I. Si el orden O es derivado a partir de un orden propiamente primitivo, A2 dividir´ a D; pero si O es impropiamente primitivo o derivado a partir de un orden a impropiamente primitivo, A ser´ par, D ser´ divisible por 1 A2 y el cociente ser´ a a a 4 ≡ 1 (mod. 4). As´ el cuadrado de cualquier divisor de A dividir´ a D o al menos a ı a 4D y en el ultimo caso el cociente ser´ siempre ≡ 1 (mod. 4). ´ a

√ o II. Si a2 divide a D, todos los valores de la expresi´n D (mod. a2 ) que caen entre 0 y a2 − 1 ser´n 0, a, 2a, . . . a2 − a y as´ a ser´ el n´mero de formas a ı a u en V ; pero entre ellas habr´ s´lo tantas formas propiamente primitivas como hayan a o n´meros entre u D D D D , − 1, 2 − 4, . . . 2 − (a − 1)2 2 a2 a a a

que no tengan un divisor com´n con a. Cuando a = 1, V consistir´ de s´lo una forma u a o (1, 0, −D) que ser´ siempre propiamente primitiva. Cuando a es 2 o una potencia a de 2, la mitad de los a n´meros ser´ par, la mitad impar; por lo cual habr´ 1 a u a a 2 formas propiamente primitivas en V . Cuando a es cualquier otro n´mero primo p o u D una potencia del n´mero primo p, se deben distinguir tres casos: a saber, si a2 no u es divisible por p y no es un residuo cuadr´tico de p, todos estos a n´meros ser´n a u a relativamente primos a a de tal modo que todas las formas en V ser´n propiamente a (p−1)a D a primitivas; pero si p divide a a2 habr´ p formas propiamente primitivas en V ;
D finalmente si a2 es un residuo cuadr´tico de p no divisible por p, habr´ (p−2)a formas a a p propiamente primitivas. Todo esto puede ser demostrado sin ninguna dificultad. En u general, si a = 2ν pπ q χ rρ . . . donde p, q, r etc. son n´meros primos impares distintos,

286

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

el n´mero de formas propiamente primitivas en V ser´ NP QR . . ., donde u a N = 1 (si ν = 0) o N = 2ν−1 (si ν > 0) ´ P = pπ (si P = (p − 1)p
D es a2 π−1 π−1

un no residuo cuadr´tico de p) o a (si (si
D a2 D a2

es divisible por p) o es un residuo cuadr´tico de p no divisible por p) a

P = (p − 2)p

y Q, R, etc. ser´n definidos de la misma manera por q, r, etc. como lo es P por p. a III. Si a2 no divide a D, 4D ser´ un entero y ≡ 1 (mod. 4) y los valores a a2 √ 2 ) ser´n 1 a, 3 a, 5 a, . . . a2 − 1 a. De ah´ que el n´ mero a 2 2 2 ı u de la expresi´n D (mod. a o 2 de formas en V ser´ a y habr´ tantas propiamente primitivas entre ellas como haya a a n´meros entre u µ ¶ D 1 2 D 1 D 9 D 25 − , 2 − , 2 − ,... 2 − a − a2 4 a 4 a 4 a 2 que son relativamente primos a a. Toda vez que 4D ≡ 1 (mod. 8), todos estos a2 n´meros ser´n pares y as´ no habr´ ninguna forma propiamente primitiva en V ; pero u a ı a u a cuando 4D ≡ 5 (mod. 8), todos estos n´meros ser´n impares, de modo que todas a2 las formas en V ser´n propiamente primitivas si a es 2 o una potencia de 2. En a este caso, como una norma general, habr´ tantas formas propiamente primitivas en a V como haya n´meros no divisibles por alg´n divisor primo impar de a. Habr´ u u a ν pπ q χ r ρ . . .. Aqu´ N = 2ν y P, Q, R, etc. ser´n derivados ı a NP QR . . . de ellas si a = 2 a partir de p, q, r, etc. de la misma manera que en el caso precedente. IV. Hemos, por tanto, mostrado c´mo determinar el n´mero de formas o u 0 , V 00 , etc. Podemos encontrar el n´ mero total por propiamente primitivas en V, V u ν Aα Bβ Cγ . . ., donde A, B, C, etc. son medio de la siguiente regla general. Si A = 2 n´meros primos impares distintos, el n´mero total de todas las formas propiamente u u 0 , V 00 , etc. ser´ = Anabc··· donde a 2ABC··· primitivas en V, V n = 1 (si n = 2 (si n = 3 (si
4D A2 D A2 4D a2

es un entero), o
4D ), A2

≡ 1 (mod. 8)), o ≡ 5 (mod. 8)); y o
4D ; A2

a = A (si A divide a

a = A ± 1 (si A no divide a se toma de acuerdo a si
4D A2

el signo superior e inferior

es un no residuo o un residuo de A)

EL NUMERO DE CLASSES EN CADA GENERO.

287

a Finalmente, b, c, etc. ser´n derivados a partir de B, C, etc. de la misma manera que a a partir de A. La brevedad no nos permite demostrar esto m´s completamente. a V. Ahora, con relaci´n al n´mero de clases que resultan de las formas o u 0 , V 00 , etc., debemos distinguir entre los tres casos propiamente primitivas en V, V siguientes. Primero, cuando D es un n´mero negativo, cada una de las formas propiau 0 , etc. constituye una clase separada. Por eso el n´mero de u mente primitivas en V, V clases ser´ expresado por la f´rmula dada en la observaci´n previa excepto por dos a o o 4D ´ casos, m´s exactamente cuando A2 es = −4 o = −3; esto es, cuando D es = −A2 a 3 2 o ´ = − 4 A . Para probar este teorema solamente debemos mostrar que es imposible para dos formas de V, V 0 , V 00 , etc. distintas, el ser propiamente equivalentes. 2 Supongamos, por tanto, que (h2 , i, k), (h0 , i0 , k 0 ) son dos formas propiamente primitivas de V, V 0 , V 00 , etc., y ambas pertenecen a la misma clase. Y supongamos que la primera es transformada en la ultima por medio de la sustituci´n propia α, β, γ, δ; ´ o obtendremos las ecuaciones αδ − βγ = 1, h2 α2 + 2iαγ + kγ 2 = h0 ,
2

h2 αβ + i(αδ + βγ) + kγδ = i0

De esto es f´cil concluir, primero, que γ ciertamente no es = 0 (y se sigue que a 2 = h0 2 , i0 ≡ i (mod. h2 ), y las formas propuestas son id´nticas, contrario α = ±1, h e a la hip´tesis); segundo, que γ es divisible por el m´ximo com´n divisor de los n´meros o a u u 0 (pues si hacemos este divisor = r, manifiestamente tambi´n ´ste divide a 2i, 2i0 e e h, h 2 divide a h2 k − h0 2 k 0 = i2 − i0 2 ; obviamente y es relativamente primo a k; adem´s, r a 2 entonces r debe tambi´n dividir a i − i0 ; pero αi0 − βh0 = αi + γk de modo que γk e 2 ı y γ tambi´n ser´n divisibles por r); tercero, (αh2 + γi)2 − Dγ 2 = h2 h0 . Si de ah´ e a 2 + γi = rp, γ = rq, p y q ser´n enteros y q no ser´ = 0 y tendremos hacemos αh a a 2 2 2 − Dq 2 = h2 h0 . Pero h2 h0 es el menor n´ mero divisible por ambos h2 y h0 2 y, por p u r2 r2 ende, dividir´ a A2 y a 4D. Como resultado a hacemos = −e tenemos p2 − Dq 2 = − 4D o 4 e es necesariamente un cuadrado menor que 4 y as´ ser´ o 0 o 1. En el primer caso ı a´ ´ 2 = 4 y D = −( hh0 )2 y se sigue que 4D es un cuadrado con signo negativo y, por eq rq A2 ello, ciertamente no es ≡ 1 (mod. 4) y de ah´ que O no es un orden impropiamente ı D a primitivo ni derivado de un orden impropiamente primitivo. As´ que A2 ser´ un ı entero, y claramente e ser´ divisible por 4, q2 = 1, D = −( hh )2 y a r
0

4Dr2 ser´ un entero (negativo). Si lo a h2 h0 2 2rp 2 = ( hh0 ) + eq2 , en esta ecuaci´n ( 2rp )2 o hh0

A2 D

es tambi´n e

288

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

un entero. Por esta raz´n, D = −A2 ´ A2 = −1, que es la primera excepci´n. En o o D o 0 0 el ultimo caso eq2 = 3 de modo que e = 3 y 4D = −3( hh )2 . As´ que 3( hh )2 ser´ ´ ı a r rA un entero, y no puede ser otra cosa que 3, dado que cuando lo multiplicamos por el rA o entero cuadrado ( hh0 ) obtenemos 3. Por todo esto, 4D = −3A2 ´ D = − 3 A2 que 4 es la segunda excepci´n. En todos los casos restantes todas las formas propiamente o a primitivas en V, V 0 , V 00 , etc. pertenecer´n a distintas clases. Para los casos de excepci´n es suficiente dar el resultado que puede encontrarse sin dificultad, pero es o demasiado largo para presentarlo aqu´. En el primer caso siempre habr´ un par de ı a 0 , V 00 , etc. que pertenecen a la misma clase; formas propiamente primitivas en V, V en el ultimo caso, habr´ una terna. De modo que en el primer caso el n´mero de ´ a u clases ser´ la mitad del valor dado arriba, en el ultimo caso ser´ un tercio. a ´ a Segundo, cuando D es un n´mero cuadrado positivo, cada forma propiamente u 0 , V 00 , etc. constituye una clase separada sin excepci´n. Pues, primitiva en V, V o 2 , i, k), (h0 2 , i0 , k 0 ) son dos de tales formas distintas propiamente supongamos que (h equivalentes y la primera es transformada en la ultima por medio de la sustituci´n ´ o propia α, β, γ, δ. Obviamente todos los argumentos que usamos en el caso previo, cuando no supusimos a D negativo, valen aqu´ De ah´ que si determinamos p, q, r ı. ı 4Dr2 a ı e como arriba, 2 0 2 ser´ un entero aqu´ tambi´n, pero positivo en lugar de negativo y m´s a´n, ser´ un cuadrado. Si lo hacemos = g 2 tendremos ( 2rp )2 − g2 q 2 = 4. a u a h0 2 Q. E. A. , debido a que la diferencia de dos cuadrados no puede ser 4 a no ser que el menor sea 0; entonces nuestra suposici´n es inconsistente. o
h h

Tercero, adonde D sea positivo pero no un cuadrado no tenemos a´n una regla u general para comparar el n´mero de formas propiamente primitivas en V, V 0 , V 00 , etc. u con el n´mero de clases diferentes que resultan de ellas. S´lo podemos decir que el u o ultimo o es igual al primero o es un factor de ´ste. Tambi´n hemos descubierto ´ e e una conexi´n entre el cociente de estos n´meros y los valores m´ o u ınimos de t y u 2 − Du2 = A2 , pero tomar´ mucho explicarla aqu´. ıa ı que satisfagan la ecuaci´n t o No podemos decir con certeza si es posible conocer este cociente en todos los casos simplemente inspeccionando los n´meros D y A (como en los casos previos). Damos u algunos ejemplos y el lector puede a˜adir algunos suyos. Para D = 13, A = 2 n el n´mero de formas propiamente primitivas en V etc. es 3, todas las cuales son u equivalentes y por ende conforman una clase simple; para D = 37, A = 2 tambi´n e habr´ tres formas propiamente primitivas en V etc. que pertenecer´n a tres clases a a diferentes; para D = 588, A = 7 tenemos ocho formas propiamente primitivas en V etc., y ellas conforman cuatro clases; para D = 867, A = 17 habr´ 18 formas a

EL NUMERO DE CLASSES EN CADA GENERO.

289

propiamente primitivas, y el mismo n´mero para D = 1445, A = 17, pero para el u primer determinante se dividir´n en dos clases mientras que en el segundo habr´ seis. a a VI. De la aplicaci´n de esta teor´ general al caso donde O es un orden o ıa impropiamente primitivo, encontramos que el n´mero de clases contenido en u este orden posee la misma raz´n con respecto al n´mero de todas las clases o u en el orden propiamente primitivo como 1 lo hace con respecto al n´mero de u clases propiamente primitivas distintas producido por las tres formas (1, 0, −D), a o (4, 1, 1−D ), (4, 3, 9−D ). Ahora, cuando D ≡ 1 (mod. 8), habr´ s´lo una clase 4 4 puesto que en este caso la segunda y la tercera formas son impropiamente primitivas; pero cuando D ≡ 5 (mod. 8) estas tres formas ser´n todas propiamente primitivas a y producir´n el mismo n´mero de distintas clases si D es negativo excepto cuando a u D = −3, en cuyo caso habr´ s´lo una; finalmente, cuando D es positivo (de la forma a o 8n+5) tenemos uno de los casos para el cual no hay regla general. Pero podemos decir que en este caso las tres formas pertenecer´n a tres distintas clases o a una sola clase, a nunca a dos; pues es f´cil ver que si las formas (1, 0, −D), (4, 1, 1−D ), (4, 3, 9−D ) a 4 4 pertenecen respectivamente a las clases K, K 0 , K 00 , tendremos K + K 0 = K 0 , ı e e a e K 0 + K 0 = K 00 y as´ si K y K 0 son id´nticas, K 0 y K 00 tambi´n ser´n id´nticas; 00 son id´nticas, K 0 y K 00 tambi´n lo ser´n; finalmente, dado e e a similarmente si K y K 0 + K 00 = K, si suponemos que K 0 y K 00 son id´nticas, se sigue que que tendremos K e 0 coincidir´n. As´ las tres clases K, K 0 , K 00 ser´n o todas distintas o todas a ı a K yK id´nticas. Por ejemplo, hay 75 n´meros de la forma 8n + 5 menores que el n´mero e u u 600. Entre ellos hay 16 determinantes para los cuales el caso anterior se aplica; esto es, el n´mero de clases en el orden propiamente primitivo es de tres multiplicado por u el n´mero de clases en el orden impropiamente primitivo, o sea, 37, 101, 141, 189, u 197, 269, 325, 333, 349, 373, 381, 389, 405, 485, 557, 573; para los otros 59 casos el n´mero de clases es el mismo en ambos ordenes. u ´ VII. Es escasamente necesario observar que el m´todo precedente se aplica e no s´lo a los n´meros de clases en ordenes distintos del mismo determinante, sino o u ´ tambi´n a determinantes distintos, siempre que su cociente sea un n´mero cuadrado. e u 2 , y O0 un orden de determinante Por tanto si O es un orden de determinante dm 2 dm0 , O puede ser comparado con un orden propiamente primitivo de determinante e dm2 , y ´ste con un orden derivado a partir de un orden propiamente primitivo de determinante d; o, lo que viene a ser lo mismo, respecto al n´mero de clases, con este u 0 puede ser comparado con ultimo orden en s´ y en una manera similar el orden O ´ ı; este mismo orden.

290

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

Sobre el n´mero de clases ambiguas. u 257. Entre todas las clases en un orden dado con determinante dado, las clases ambiguas especialmente demandan un tratamiento mayor, y la determinaci´n del o n´mero de clases abre la v´ a varios otros resultados interesantes. Es suficiente u ıa considerar el n´mero de clases en el orden propiamente primitivo solamente, dado u que los otros casos pueden ser f´cilmente reducidos a ´ste. Haremos esto de la a e siguiente manera. Primero determinaremos todas las formas propiamente primitivas ambiguas (A, B, C) de determinante D para las cuales ya sea B = 0 o B = 1 A y, ´ 2 entonces, a partir del n´mero de ´stos podemos encontrar el n´mero de todas las u e u clases propiamente primitivas ambiguas con determinante D. I. Se encuentran todas las formas propiamente primitivas (A, 0, C) de determinante D, tomando por A a cada divisor de D (ambos positivos y negativos) para el cual C = − D es relativamente primo a A. De esta manera cuando D = −1 A habr´ dos de estas formas: (1, 0, 1), (−1, 0, −1); y el mismo n´mero cuando D = 1, a u sean ´stas (1, 0, −1), (−1, 0, 1); cuando D es un n´mero primo o la potencia de e u un n´mero primo (ya sea el signo positivo o negativo), habr´ cuatro (1, 0, −D), u a (−1, 0, D), (D, 0, −1), (−D, 0, 1). En general, cuando D es divisible por n n´meros u primos distintos (aqu´ contamos al n´mero 2 entre ellos), se dar´n en total 2n+1 ı u a formas de este tipo; es decir si D = ±P QR . . . donde P, Q, R, etc. son n´meros u primos diferentes o potencias de primos y si su n´ mero = n, los valores de A ser´n u a 1, P, Q, R, etc. y los productos de todas las combinaciones de estos n´meros. Por u n , pero debe ser doblado la teor´ de combinaciones, el n´mero de estos valores es 2 ıa u dado que cada valor debe ser tomado con un signo positivo y un signo negativo. II. Similarmente es claro que todas las formas propiamente primitivas (2B, B, C) de determinante D ser´n obtenidas si por B tomamos todos los divisores a (positivos y negativos) de D para los cuales C = 1 (B − D ) es un entero y es 2 B relativamente primo a 2B. Dado que de ah´ C es necesariamente impar y C 2 ≡ 1 ı (mod. 8), a partir de la ecuaci´n D = B 2 − 2BC = (B − C)2 − C 2 se sigue que D o o es ≡ 3 (mod. 4) cuando B es impar, o ≡ 0 (mod. 8) cuando B es par; toda ´ vez que, por esto, D sea congruente (mod. 8) con alguno de los n´meros 1, 2, 4, u 5, 6 no habr´ ninguna forma de este tipo. Cuando D ≡ 3 (mod. 4), C ser´ un a a entero e impar, no importa cual divisor de D tomemos por B; pero a raz´n de que o C no tenga un divisor en com´n con 2B, debemos escoger a B de tal manera que u D ı B y B sean relativamente primos; as´ para D = −1 tenemos dos formas (2, 1, 1), (−2, −1, −1), y en general si el n´mero de todos los divisores primos de D es n, habr´ u a

el problema se reduce a encontrar u ´ 2 cu´ntas clases son determinadas por estas formas. donde μ es un exponente mayor que 2. 0. . pues. finalmente ser´ 2 a resultado con lo que encontramos en el art´ ıculo 231 con respecto al n´mero de todos u los caracteres posibles de las formas primitivas con determinante D. en tanto para la otra condici´n. 4) de D para los cuales D y B no tengan un divisor en com´n. etc. cuando D es negativo. son n´meros primos impares diferentes o potencias de n´meros primos. P. Q. 6. D 1 1 a. A ra´ de todo esto vemos que si D es divisible por n n´meros impares primos ız u distintos (siendo n = 0 cuando D = ±1 o ±2 o una potencia de 2). ser´ 2n+2 cuando D ≡ 2. u B n+1 si D es divisible por n El n´mero de ´stos (contando a ambos signos) ser´ 2 u e a n´meros primos impares distintos. a 258. observamos que el primer n´mero es precisamente el doble de ´ste en todos los casos. ser´ 2 n+3 cuando D ≡ 0 (mod. b. Cuando D es divisible por 8. se toma por B a todos los divisores u D u ≡ 0 (mod. 4. 8). Pero es claro u e que. . a saber. se satisfacer´ primero tomando por B a todos los a divisores ≡ 2 (mod. ya sea 0 ´ o 1 n+1 cuando D ≡ 1 o ≡ 5 (mod. R. etc. cada uno con u u un signo positivo o un signo negativo. y los productos de cualquier n´mero de estos n´meros. Por otro lado. De este modo. Por tambi´n ser´ 2 e a esto. a). C ser´ un entero si tomamos por B 1 D o a cualquier divisor par de 2 D. Todas las formas consideradas en el art´ ıculo previo pertenecen manifiestamente a las clases ambiguas. de modo que en este caso tendremos 2n+2 formas en total. ciertamente. a ´ a 2 A. a − 2 4 a ¶ seg´n b sea ≡ 0 o ≡ 1 a (mod. Su n´mero 2 n+1 . c) de determinante D es equivalente a alguna de las formas del art´ ıculo anterior.EL NUMERO DE CLASES AMBIGUAS. P. a . y si el n´mero de u u u 1 D ´stos es n: entonces tanto para 2 B como para 2B se pueden tomar todos los valores e 1. el n´mero de ´ ´ u todas las formas propiamente primitivas (A. o µ a. − D a ¶ o µ a. si D = ±2μ P QR . R. Q. habr´ tantas formas positivas como negativas entre ellas. hay formas ambiguas en tal clase y toda forma ambigua propiamente primitiva (a. 291 a 2n+1 formas en total. al menos una de estas formas debe ser contenida en cada clase ambigua propiamente primitiva de determinante D. C) para las cuales B es. Segundo. 8). de que C = 1 B − 2B 2 sea relativamente primo a 2B. 8). B. Si comparamos este o ´ 7 (mod. 4) de 1 D para los cuales 2B y B son relativamente primos. 3.

y en o √ aqu´llas que restan siempre resulta A < ±D. a) tambi´n aparecer´ y ellas ser´n distintas. Ahora. 0. y rechazaremos aqu´lla cuyo primer t´rmino es mayor que el tercero. por el momento. pues en tal a e forma 2C < 2B + C. e Similarmente. en el caso cuando D es negativo habr´ tantas formas positivas en W como negativas. C) ser´n reducidas. reteniendo s´lo una de cada par. la cual 2 obviamente es equivalente a ´sta. 1). cada una de las formas en W pertenecer´ a una a clase distinta. excepto cuando a = c = ±1 y e a a luego D = −1.c (4c − 2b. c) aparece entre las formas del art´culo precedente. ´ e de estas dos formas. 0.292 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. en el cual B = C = ±1 y por ende D = 1. una a la cual pertenecen las formas (1. C) a la mitad. Designaremos el conjunto con la letra W . eso es B < 2C − B. esto es. C) pueden ser reducidas a la mitad. 0. que hemos omitido. C) se ver´n reducidas. cuyo primer t´rmino es menor que el primer t´rmino de la otra e e (en este caso no pueden ser iguales en magnitud pero diferentes en signo). De modo que todas las formas (2B. Cuando D es negativo. 0. que es el caso que hab´ ıamos dejado de lado). y que 2B < 2C o B sea B < C). De esta manera. C). b. Con respecto al caso exceptuado. ocurre lo mismo por compensaci´n. c) aparece entre las formas del art´ ıculo previo. a I. podemos reducir todas las formas (A. De e B o acuerdo con esto. Pues todas las formas (A. Si la forma (a. B. excepto aqu´llas para las cuales C < 2B. donde c = b = ±1 o D = −1. 2c − b. tambi´n e e e dejaremos a un lado el caso donde a = −c = ±1 y D = 1. pero diferentes entre s´ excepto en el caso a ı. dado que estas formas pertenecen manifiestamente a la misma clase. permanece s´lo la mitad de todas las formas del art´ o ıculo previo. c) = − b b µ ¶ Estas dos ser´n propiamente equivalentes. es suficiente retener una. y todas las formas a (2B. De esta manera habr´ tantas formas reducidas como e a formas haya en W .− . el n´mero de todas las clases ambiguas propiamente primitivas de determinante D u ser´ igual al n´mero de formas en W ´ a la mitad del n´mero de formas en el art´ a u o u ıculo previo. y s´lo resta mostrar cu´ntas clases diferentes o a surgen a partir de estas formas. si la forma (2b. rechazando una √ de cada par. lo siguiente tambi´n aparecer´ e a 2D D . As´ a ı. y dado que cualesquiera dos de ellas no ser´n id´nticas u opuestas a e (excepto para el caso donde C −B = 0. C −B. luego (dado que B < D . cuando D = −1. o . B. un caso que dejaremos a un lado. 0. la forma ı (c. y en aqu´llas que quedan siempre tendremos B < D ´ B < ±D. Es suficiente retener aqu´lla. todas pertenecer´n a clases distintas. hay dos clases. Manifiestamente. 2C −2B < C y C −B < 1 C y la forma reducida es (C.

Cuando A > D. c) es de esta forma. en magnitud. B √ √ 0 > D ∓ A y A > D − B 0 y luego A. el n´mero de clases ambiguas propiamente u primitivas que son positivas ser´ la mitad de ´ste. en el ultimo caso. −1. seg´n sea D ≡ 1. de tal modo que ±A necesariamente caer´ 0 y 0 . el n´mero de clases ambiguas propiamente primitivas ser´ siempre la u a mitad del n´mero de formas consideradas en el art´ u ıculo previo e igual al n´mero de u formas en W . cae entre D + B 0 B√ √ y D − B 0 . Dado que esto es as´ resulta claro que hay tantas clases ambiguas ı. pues si (a. estas formas ser´n propiamente a primitivas y ambiguas de determinante √ todas distintas. a 1 A y de a formas). que est´ entre los l´ −D inferior ser´ usado seg´n sea A positivo o negativo). 1. −1). 4). b. Finalmente W 0 contendr´ a todas las formas entre los l´ ımites D + B D−B a reducidas ambiguas propiamente primitivas de determinante D. A √ D + B 0 . (−2. 293 (2. tomando a √ √ a ımites D y D ∓ A (el signo superior o B 0 ≡ B (mod. el n´mero de estos valores es 2 u h es impar. < a y 2B 0 < D + B√ o bien. Cuando D es un cuadrado positivo = h2 . a partir de cada una de las formas (A. resultar´. no se puede tener B = 0 (hab´ ıamos rechazado estas 1 0 ser´ igual. a e ıcil II. pero B debe ser = 2 A. En general. dependiendo de si Del art´ ıculo 105. todas ser´n D. c) en W 0 . designaremos a u este conjunto con la letra W 0 . no se puede a ´ √2 ı tener b < a. y. por todo esto. a). a formas reducidas. donde a es el valor de la expresi´n 1 (mod. el n´mero de todos los posibles caracteres. b. no es dif´ mostrar que cada forma en W pertenece a una clase diferente. n . C) en W a otras formas (A0 . la otra a la cual pertenecen (−1. Por el art´ a ıculo 210. ± 2 A caer´ entre los l´ a ımites asignados a B 0 y √ ser´ congruente con B seg´n el modulo A. as´ que la forma (a.√ m´s a´n. √ adem´s. o sea. 2n+1 o 2n+2 . h. u De este modo. para un determinante negativo. o ≡ 2 (mod. tomado positivamente. 4) o ≡ 0 (mod. B. u III. debe haber una forma reducida (a. pero este problema puede ser resuelto m´s simplemente de la siguiente manera. esto es. 1). C 0 ). Como resultado B 0 < D a u ı 2 √ √ 0. y C 0 = B A . 0) contenida en cada clase ambigua propiamente primitiva √ o de determinante h2 . A). que cae entre 0 y 2h − 1 inclusive. 0. as´ B 0 = ± 1 A). Manifiestamente.EL NUMERO DE CLASES AMBIGUAS. − D ) ciertamente ´ a ´ estar´ contenida en W y la forma correspondiente (a. −1). deduciremos. De ah´ que B 2 √ ı 1 signo positivo (pues dado que A < 2 D. 8) donde n designa al n´mero de divisores primos impares de h o de D. Pues cuando A < D. ya sea b ≡ 0 o b ≡ 1 a (mod. ni por esto ultimo a > D. a u a 0 ser´ < a D y positivo. B 0 . 2h). Cuando D es un entero positivo no cuadrado. 0. a 02 . En el primer caso. el n´mero de todas las clases ambiguas u propiamente primitivas es igual al n´mero de todos los caracteres asignables de las u formas primitivas de este determinante. ≡ 4 o u ≡ 0 (mod. o propiamente primitivas de determinante h2 como hay valores para esta expresi´n.

L00 . y as´ todas las ı 0 . aqu´lla que contiene a la forma (2. L00 . primitivas. etc. 1 a. existir´ una clase propiamente primitiva a 0 es la clase opuesta a R. la mitad del a u ´ n´mero de todos los caracteres posibles. L0 . (a. p. etc. K II. 187. sea H la clase en la cual aparece la forma u (4. 194). etc. Es claro que el teorema ser´ probado a a 0 . y H 0 aqu´lla en la cual aparece (4. el n´mero de todas las clases ambiguas propiamente primitivas de u determinante D ser´ la mitad del n´mero de formas en W . pues. 9−D ). 1. e o I.294 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. As´ el n´ mero de formas en W es igual al n´ mero ı. o sea una clase ambigua. etc. Si designamos por L a cualquier clase ambigua L. 3. por ende. produce las clases L0 . L a impropiamente primitiva de determinante D. 2H = H 0 . todas ellas pertenecer´n al mismo determinante a y ser´n impropiamente primitivas y ambiguas. supongamos que la composici´n de la clase L con K 0 . distintas entre s´ y de la clase principal K. y L entre las clases L. El n´mero de clases ambiguas impropiamente primitivas de un determinante u D dado es igual al n´mero de ellas propiamente primitivas del mismo determinante. ser´n diferentes. Para este prop´sito. K 00 . K 00 . o respectivamente. las restantes clases ambiguas propiamente primitivas del mismo determinante. sea L una clase ambigua impropiamente primitiva del mismo determinante. Manifiestamente. 1 a − D ) estar´ contenida en W y la forma a 2 4 a 0 . √ ciertamente a < 2 D y. cada una de las primeras resultar´ de la composici´n a o de la clase L con una clase propiamente primitiva determinada. entre las clases K. o bien. dado que cada clase ambigua contiene un par de formas reducidas ambiguas (art. y si L es cualquier clase impropiamente primitiva de determinante D que 2H . u 259. e 2 2 Si componemos la clase L con K. etc. K 00 . resultar´ tambi´n (dado que las a e R tal que R + L = L. de donde necesariamente R y R0 clases L y L son sus propias opuestas) R ser´n id´nticas. Cuando el n´mero de clases impropiamente primitivas es un tercio del u n´mero de clases propiamente primitivas. L00 . Como resultado de ´sto. distinguimos los siguientes casos. L no hay otras clases ambiguas impropiamente primitivas de determinante D adem´s a de ´stas. 1 − 1 D). b. L00 . H y H 0 ser´n propiamante e a 4 4 0 = K. si R 0 + L = L. obtenemos la clase L misma. son diferentes y que tan pronto como probemos que todas las clases L. etc. u u correspondiente (a. u Sea K la clase principal y K 0 . y H + H ı 0 = H. ej. Cuando el n´mero de clases impropiamente primitivas es igual al n´mero u u de clases propiamente primitivas. R se encontrar´ a e e a 0 . c) en W de todas las formas reducidas ambiguas propiamente primitivas de determinante D. etc. 1. 1−D ).

´ bien. resulta K = R + R0 = 2R + H = 2(R + H 0 ) a R y. de tal modo que H es una clase propiamente primitiva o de determinante D (art. R + H 0 es ambigua. si R0 = R + H. Se buscan todas las clases similares cuya duplicaci´n produzca a K. R+H. etc. a . 295 surge de la composici´n de L con la clase propiamente primitiva R. e El n´mero de clases ambiguas en un orden derivado es obviamente igual al u n´mero de clases ambiguas en el orden primitivo a partir del cual es derivado. si R + H y a partir de la suposici´n de que R y R + H o 0 son ambiguas e id´nticas con sus opuestas R0 + H 0 y R0 + H. R0 ser´ necesariamente id´ntica a una de las tres clases. este n´mero siempre puede determinarse. etc. si L es ambigua y R0 es opuesta a R. ambigua y concluimos que L necesariamente se encuentra entre las clases L. similarmente. Ahora bien. s´lo habr´ una clase ambigua propiamente primitiva que produce a L cuando o o a a ´sta es compuesta con L. Pues. por ende. ser´n propiamente primitivas de determinante D y diferentes entre s´ y la clase a ı. La clase propiamente primitiva K de determinante D surge a partir de la duplicaci´n de una clase propiamente primitiva k del mismo determio nante. etc. k 000 . por tanto. y as´ u ı. 2H coincide con la clase principal. Dado que. R + H. id´nticas e R. u 260. k+H 0 . R + H con L. 249). H es ambigua y.EL NUMERO DE CLASES AMBIGUAS. R+H 0 . k. H 00 . Si a e tendremos L + R 0 = R. todas las clases k 0 . etc. Sea H la clase principal de determinante D y sean H 0 . o Soluci´n. la misma conclusi´n resulta ıamos R + H = R + H o a sus opuestas R 0 son ambiguas. K resultar´ de la duplicaci´n de cualquiera de ellas. L00 . R0 + H 0 . ser´n diferentes. H 0 = H. k 00 . k 00 . necesariamente estar´ contenida entre las clases k. por lo tanto. tambi´n se tendr´ o e a 0 . tambi´n ız e 0 = L. a ra´ de esto. k + H 000 . k 000 . entonces 2k + 2H = 2R = K = 2k y. pues si ambas R y R+H fueran ambiguas y. L00 . o etc. Adem´s de las tres clases (propiamente primitivas a L = L+R+H y L = L+R+H 0 no hay otras que produzcan a L cuando se componen y distintas) R. tendr´ R+H e ıamos 0 + H = R0 + H 0 + R + H 0 y as´ 2H = 2H 0 . est´ contenida entre H. finalmente. Es f´cil ver que no puede haber m´s de una clase ambigua entre las tres clases a a 0 . si R0 = R + H 0 . las otras clases ambiguas propiamente primitivas del mismo determinante. Por esta ı o R+H +R raz´n. L0 . tendr´ 0 . todas las L. son las clases que surgen a partir de la composici´n de ´stas con 0 . R ser´ ambigua. H 000 . Problema. y. por lo tanto. k 00 . L etc. Las designaremos como k etc. R + H ser´ a 0 . o e k + H 00 . por lo tanto. Si denotamos por R a cualquier a o clase propiamente primitiva de determinante D que produzca a la clase K cuando sea duplicada. a sup´ngase que R = k + H. k 0 .

y R entre k. entonces el n´mero de todas u las clases propiamente primitivas del mismo determinante que puede ser producido o por la duplicaci´n de una clase similar ser´ n . −1. etc. a Dado que. 3. estas clases dan una soluci´n o completa del problema. si el n´mero de todas las clases propiamente u primitivas de determinante D es r. etc. a ra´ de esto. (5. u e Demostraci´n. finalmente o (9. (6. 2. 27). por todo esto. Es evidente que. cuando D es negativo. de u e tal manera que km es el n´mero de todas las clases propiamente primitivas (positivas). 54). 27). la clase principal (1. −3. H 00 . La misma f´rmula resulta si. el n´mero de todas u primitivas (positivas) ser´ 2 n. (10. (9. la mitad negativas.. Teorema. La mitad de todos los caracteres asignables para un determinante positivo no cuadrado no puede pertenecer a ning´n g´nero propiamente primitivo. k 0 . toda clase propiamente primitiva de determinante ız D que pueda surgir a partir de la duplicaci´n de una clase similar. la mitad de las clases k. 18). es claro que. 18) a partir de la duplicaci´n de las clases (3. para D = −161. por esto. (9. −2. −2. si u e el determinante es negativo. −1. −1. k 00 . 1. De este modo. La mitad de todos los caracteres asignables para un determinante dado no puede estar en un g´nero propiamente primitivo (positivo para un determinante negativo). −1. r y n designan los correspondientes n´meros de clases u positivas.ej. Sea m el n´mero de todos los g´neros propiamente primitivos o u e (positivos) de determinante D. u Entonces. el n´mero de todas las clases positivas u propiamente primitivas es 16. el n´mero de clases ambiguas es 4. por el art´ ıculo 258. as´ que el n´mero u ı u de clases que pueden surgir a partir de la duplicaci´n de cualquier clase debe ser 4. k 0 . (2. encontramos que todas las clases contenidas en el g´nero principal est´n e a provistas de esta propiedad.. 1. 161) resulta a partir de la duplicaci´n de las cuatro clases ambiguas. 2. a ning´n g´nero propiamente primitivo positivo. 1. 15). y si el n´mero de todas las clases ambiguas u propiamente primitivas de este determinante es n. 33). (5. 17). por el art´ a . 15). (10. (11. 18). para o a r un determinante negativo. 54). (11. etc. ser´n positivas. proviene de la o duplicaci´n de tantas clases similares como clases ambiguas propiamente primitivas de o determinante D hubiere. (6.296 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. u sea n el n´mero de todos los caracteres diferentes asignables a este determinante. el n´mero de todas las clases ambiguas propiamente u 1 ıculo precedente. y. 18) duplicando las clases (3. 33). e 261. k 00 . sea k el n´mero de clases contenidas en cada g´nero. 81) a partir de la duplicaci´n o o de las clases (9. 0. 17). 1. 1. H 0 . p. o De hecho.

manifiestamente. o bien. El otro no e e corresponder´ a ninguna forma propiamente primitiva (positiva) de ese determinante. para todas las potencias positivas impares de n´meros primos de la forma 4n + 1. no solamente para el teorema e fundamental. por esto. −4. pero n 2 es cierto que no podemos tener 2km > k ni. pero e luego estableceremos la validez de esta profunda proposici´n concerniente al misterio o m´s rec´ndito de los n´meros. de ninguna manera. a a e Una segunda demostraci´n del teorema fundamental o y de los dem´s teoremas acerca de los residuos −1. +2. Por esto. si. Este m´todo ser´ completamente diferente de aqu´llos usados en la secci´n anterior y. s´lo uno corresponder´ a un g´nero o a e propiamente primitivo (positivo) (´ste tiene que ser el g´nero principal). en el caso donde s´lo dos caracteres diferentes pueden ser asignados ı o a un determinante no cuadrado dado D. m > 1 n. todas estas clases pertenecen una clase similar ser´ n . A partir de u este principio. a 262. −2. que todav´ no se sigue a partir de esto que la mitad de todos los caracteres ıa asignables de hecho corresponden a g´neros propiamente primitivos (positivos). para n´meros positivos primos u de la forma 4n + 1. 297 las clases propiamente primitivas que puedan resultar a partir de la duplicaci´n de o 2km ıculo 247. N´tese. entonces 2km = k. obe servamos que el teorema no se aplica a determinantes cuadrados positivos. no puede ser mayor que la mitad de todos los caracteres asignables. a Esto ocurre para los determinantes −1. todas las clases del e o g´nero principal resultan a partir de la duplicaci´n de alguna clase (mostraremos en e o lo que sigue que esto es siempre cierto). no m´s que la mitad de todos los caraca teres asignables pueden pertenecer a los g´neros propiamente primitivos negativos. −2. para negativos de primos de la forma 4n + 3. menos e o . podemos desarrollar un nuevo m´todo. es f´cil ver que cada car´cter asignable corresponde a un g´nero. e Hablaremos de esto y de g´neros impropiamente primitivos abajo. Pero. +2. −2. al menos la mitad de ellos no puede corresponder con tales g´neros. a o u Dado que. Finalmente. sin e o embargo. Dado n 2 que. por el art´ a al g´nero principal que contiene a k clases. para un determinante negativo hay siempre tantos g´neros nege ativos como positivos. consecuentemente. E. D. el n´mero de todos los g´neros propiamente primitivos (positivos). sino tambi´n para demostrar los otros teoremas de la secci´n previa e o e a que tengan que ver con los residuos −1. u e ciertamente. 2.TEOREMA FUNDAMENTAL. As´ pues. Q. por esta raz´n. m = 1 n. y para potencias u pares positivas o impares negativas de n´meros primos de la forma 4n+3.

p−1 ). 8. demostraremos los teoremas de la secci´n previa de la siguiente o manera. 1 y 3. la forma (1. +2Np y. A ra´ de ´ste. de otro modo. −1Rp. 5 y 7. o e por I. las formas 8 u ı (8. B. habr´ una forma (A. 5 y 7. habr´ una forma (A. a IV. 8. 3. 8. 8. de tal manera que +8Rp. 0. mientras que para el determinante +p. 4. as´ como de todas las formas propiamente primitivas a ı de determinante p. La segunda demostraci´n comienza o con una consideraci´n del determinante +2p. 2p) con el cuarto. Primero. +2 es un no residuo de cualquier n´mero de la forma 8n+3 u 8n+5. Ambos +2 y −2 son residuos de cualquier n´mero primo p de la forma u 1−p 8n + 1. y para el determinante −p. C) de determinante −2 con ıa el car´cter 5 y 7. ıa a II. dado que no nos ense˜ar´ u n ıan nada nuevo. para el a determinante +2 no hay ninguna con el car´cter 3 y 5. 4. y −8Rp. Rp. −2 es un residuo de cualquier n´mero primo p de la forma 8n + 3.298 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. 0. 8. para el determinante −2 no a habr´ forma positiva con el car´cter 5 y 7. a III. a a e VI. Pues u si fuera un residuo de tal n´mero A. 1. e al menos dos no corresponden a ning´n g´nero. Ahora bien. elegante. a V. y son ´stos Rp. la forma (−1. y tambi´n 2Rp. 1 y 3. De ´stos. −2p) u e estar´ de acuerdo con el primer car´cter. omitiremos la consideraci´n del determinante −4 y de los o determinantes que son potencias de n´meros primos. (A. Y dado que el car´cter de la forma a . 3. donde p es a a un n´mero primo de la forma 4n +3. p). al tomar −1 = B 2 − AC. u Pues si −1 fuera un residuo de tal n´mero A. donde p es un n´mero a a u primo de la forma 4n + 1. Np. 8. −1 es un no residuo de cualquier n´mero (positivo) de la forma 4n + 3. 1. necesariamente tenemos −2Rp. B. no hay forma positiva con el car´cter 3. 0. C) de determinante u ıa +2 con el car´cter 3 y 5. −1 es un residuo de cualquier n´mero primo p de la forma 4n + 1. 8 ). C) u ser´ una forma positiva de determinante −1 con el car´cter 3. 8. 8. Similarmente. Np. ser´ Rp y. −2 es un no residuo de cualquier n´mero de la forma 8n+5 u u 8n + 7. B. (−8. por tanto. p−9 ) son propiamente primitivas (seg´n sea n impar o par). de ah´ a a ı que el segundo y el tercero deben ser rechazados. y −2Rp. 9−p ). cuatro caracteres son o ız e e asignables. Pues cualquiera de las formas (8. (−8. De este modo. Para el determinante −1. por IV. dado que. o bien. Sin embargo. Se u muestra esta proposici´n por dos m´todos. Pues el u car´cter de la forma (−1. I. pues. ninguna forma propiamente primitiva (positiva) u tendr´ al car´cter Np. y as´ 8 8 su car´cter ser´ Rp. −1Np. ninguna forma propiamente primitiva tendr´ al car´cter a a Np.

Y. de cualquier otra manera. Pues si q es de la forma 4n + 1. su car´cter ser´ Rp y. −pRq. que pRq y. si un n´mero impar q es un no residuo de un n´mero u u primo p de la forma 4n + 3. 1+p ) o (8. Pues. 0. a a VIII. su car´cter relativo a p debe ser Rp. pero puede ser f´cilmente e a resuelto considerando al determinante +pq. Q. 0. Np. +2 es un residuo de cualquier n´mero primo p de la forma 8n + 7. 9+p ) es una forma a 8 8 propiamente primitiva de determinante −p (dependiendo de si n es par o impar). nos dar´n el teorema fundamental de la secci´n a o previa. si p fuera u un residuo de q. dado que. su car´cter con respecto al u a n´mero q debe ser Rq y. ıa a X. entonces el segundo y el tercero son los caracteres que no corresponden a ninguna forma propiamente primitiva de determinante pq. dado que los caracteres de las formas e (1. pero si q es de la forma 4n + 3. dado que. dado que. junto con X y IX. Segundo. 0. Primero. . −1Np. a partir de VIII. Si un n´mero primo q es un residuo de otro n´mero primo p de la u forma 4n + 3. u e esto se sigue inmediatamente a partir de VIII. este ı. por hip´tesis. respectivamente. por I y V. dos de ellos no pueden corresponder a cualquier g´nero y. a IX. ya sea (8. −q ser´ tambi´n un residuo de p (por II) y. −p ser´ un residuo de q. −2) relativo al n´mero 8 es 1 y 3. −pq) y (−1. Similarmente. Pues. Rq. habr´ una forma propiamente primitiva de determinante p con el ıa car´cter Np. −2Np. VII. y as´ u a ı −2Rp. Nq. a se sigue inmediatamente. 1.TEOREMA FUNDAMENTAL. 8. D. Np. a e ı. Cualquier n´mero primo p de la forma 4n + 1 es un residuo de cualquier u otro n´mero primo q que sea un residuo de p. Nq. Rq. Si q es tambi´n de la forma 4n + 1. E. u XI. u Si en las proposiciones VIII y IX se supone que q es un n´mero primo. Rp. 3. a habr´ una forma propiamente primitiva de determinante −p con el car´cter Np. −p) con respecto al n´mero p es Rp. Esto u puede ser mostrado por dos m´todos. por lo tanto. de los cuatro caracteres asignables para este determinante Rp. as´ (por II) −pRq. por ende. pq) son el primero y el cuarto. estas u proposiciones. −p ser´ un no residuo de q. e tendr´ +2Rp. el car´cter o a de la forma (q. 8Rp y 2Rp. claramente. m´todo no funciona cuando q es de la forma 4n + 3. 299 (p. dado que. as´ pRq (por IX). 0. Cualquier n´mero primo p de la forma 4n + 1 es un no residuo de u cualquier n´mero impar q que sea un no residuo de p.

se da una forma propiamente primitiva (positiva) de determinante D . o bien con los dos caracteres 3. b. 8 y 7. tomado ya sea junto con el car´cter 0 ≡ 2 (mod. de tal modo que D0 no incluye ning´n factor cuadrado. Y. cualquier n´mero u impar positivo relativamente primo a D. Ahora que hemos dado una nueva prueba del teorema fundamental. o por los teoremas que reci´n hemos demostrado en el art´ e ıculo precedente. D0 involucrar´ a un n´mero e 0 y D tambi´n ser´n no e a impar de factores que son no residuos de p. tomado junto a n a con 3. dado que la base para nuestra discusi´n est´ a o a 2 el mayor cuadrado que divide al ya contenida en los art´ ıculos 147—150. u e 263. De a u manera que D0 . por u este motivo. a u u ninguno de los cuales corresponde a alguno de los caracteres rechazados. no puede corresponder a un car´cter cualquiera como tal. sean a. finalmente tomado ya sea junto con el car´cter 5 y 7. a Demostramos esto de la siguiente manera. los cuales expresan una relaci´n con aquellos divisores de D que no dividen a D0 . etc. 8 cuando a 0 ≡ 6 (mod. De ah´ que D ı residuos de p. Podemos tratar esto m´s brevemente. c. el producto de n´meros impares relativamente primos a D. 8) y e es impar. Nc. 8 y 3 y 5. Si. Por los principios de la secci´n o previa. Des´ ıgnese por Ω el conjunto de caracteres particulares Na. 8 cuando D0 ≡ 3 y e ≡ 0 (mod. no contribuyen en nada a la o posibilidad o imposibilidad de los g´neros. D Hecho esto. Se determina m´s exactamente la mitad de los caracteres a que no pueden corresponder a ning´n g´nero. 8 cuando D 5. 8 y 7. excepto quiz´s por su signo. ser´ un producto de estos n´meros o a a u el doble de este producto. rec´ a ıprocamente. tomado junto con ı el car´cter a˜adido 3. ciertamente implica alg´n factor primo de la misma calidad. 8 cuando e es par.. M´s a´n. 4). es claro que si p es un n´mero primo (impar positivo) que no divide a D y que posee a u a u uno de los caracteres rechazados correspondientes a ´ste. 8) y e es impar o con los dos caracteres 5. que corresponda con uno de los caracteres rechazados. En cada caso.300 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. etc. todos los divisores impares primos de D0 . A partir de la teor´ de combinaciones. mostramos como distinguir a la mitad de los caracteres de un determinante no cuadrado dado que no puedan corresponder a ninguna de las formas propiamente primitivas (positivas). sin e ıa embargo. la mitad de todos los caracteres completos a asignables est´n excluidos. es f´cil ver que. y sea D = D0 e2 . 4). 8 cuando e es par. Sea e u determinante dado D. 4 cuando D0 ≡ 3 y e es impar o ≡ 2 (mod. de esta manera. M´s a´n. ning´n g´nero propiamente primitivo (positivo) de determinante D puede u e corresponder a ning´n car´cter completo que contenga un n´mero impar de caracteres u a u particulares Ω. 4). Nb. tomado por s´ mismo cuando D0 ≡ 1 (mod. los caracteres particulares.

0. Para un determinante negativo D. 0. 4). 0. pero todos esos g´neros tendr´n caracteres e e a 0 ≡ 1 (mod. y el lector puede aumentar su n´mero a su gusto. Con a a la ayuda de este teorema. Pero u e esto es evidentemente inconsistente con el teorema del art´ ıculo 154. o bien dos u a u u o cuatro. D ser´ un no residuo de alg´n ıa u n´mero impar positivo relativamente primo a ´ste y representable por tal forma. Pues cuando D y as´ entre los n´meros a. b. cuando D ı a los n´meros a. etc. a u de Q. habr´ un n´mero impar de la forma 4n + 3 y ı. el car´cter resultante pertenecer´ a P . o bien ning´n n´mero de la forma 4n + 3. Se nota especialmente la siguiente proposici´n concerniente a estos tipos de caracteres. D) siempre tendr´ un a car´cter de Q. 301 correspondiente a uno de los caracteres rechazados. b. la cual puede ser o f´cilmente deducida a partir de los criterios concernientes a ellos. pero si se e e a a componen dos caracteres de P o dos de Q. P y Q. se puede excluir tambi´n a la mitad de todos los caracteres e asignables para g´neros negativos e impropiamente primitivos de la siguiente manera. habr´. D) incluir´ un n´mero impar de caracteres particulares a u 0 ≡ 3 (mod. si el car´cter de a Q tambi´n correspondiera a un g´nero) se producir´ un car´cter de Q. En tanto para los caracteres P . a . D). Y. e I. etc. Se sigue en este caso que el car´cter a a completo de la forma (−1. todos los caracteres asignables estar´n equitativamente distribuidos en dos tipos. c. los g´neros negativos ser´n contrarios a e a los g´neros positivos en el sentido de que ninguno de los caracteres de P pertenecer´ a e a un g´nero negativo propiamente primitivo. no hay nada que les impida el pertenecer a formas de esta especie. Se obtiene la misma conclusi´n con igual facilidad para e a o los casos restantes de tal modo que la forma negativa (−1. u 264. 4). dado un determinante no cuadrado. Pero dado que esta forma compuesta con cualquier otra forma negativa a propiamente primitiva del mismo determinante producir´ una forma positiva similar. dado que en este caso 3. u a u −1 ser´ un no residuo de cada uno de ellos. Si se compone a un car´cter de P con un car´cter de Q (como en el art´ a a ıculo 246. de tal manera a que ninguna forma propiamente primitiva (positiva) puede corresponder a uno de los caracteres Q. por una raz´n similar. Las clasificaciones en los art´ ıculos 231 y 232 dan buenos ejemplos de esto. 4 o 3. es claro que el car´cter completo de esta forma a tambi´n pertenecer´ a Q. De este modo. −D0 ser´ un n´ mero positivo de la forma 4n+3.CARACTERES QUE NO CORRESPONDEN A NINGUN GENERO. entre o de Ω y as´ pertenecer´ a Q. c. 8 o 7. de lo que sabemos hasta el momento. etc. 8 ocurrir´n entre los caracteres a particulares de la forma (−1.

b. De este modo. entre los n´ meros u caso tambi´n tendremos D e a. de la misma manera. Se puede probar. b.302 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. los caracteres de P deben tambi´n e e ser excluidos. 8). es obvio que ninguna forma impropiamente primitiva (positiva) puede tener a uno de los caracteres de Q en este caso. De este modo. esto es D0 . etc. c. de nuevo. o bien no habr´ n´meros de la forma 8n + 3 y 8n + 5. y rec´ ıprocamente. En el otro caso. o bien involucrar´ a dos o a cuatro. Un m´todo especial para descomponer primos en dos cuadrados. 1. el car´cter de la a 1−D e a forma (2. ser´ igual a D0 o a −D0 ): u a 1−D a u de este modo. (esto es. Finalmente. cuando los caracteres de Q son excluidos de ´stas. Todo lo anterior est´ basado en las consideraciones de los art´ a ıculos 257 y . ser´ siempre ≡ 3 o ≡ 5 u a (mod.. c. a u o cuatro. a III. contrarios a los g´neros impropiamente e primitivos. con formas negativas impropiamente primitivas del mismo a a determinante. o bien. Ahora bien. etc. etc. e 265. y tambi´n el car´cter de cualquier forma impropiamente primitiva (positiva) de determinante D pertenecer´ a Q y ning´n g´nero propiamente primitivo a u e positivo puede tener a un car´cter en P . el car´cter completo de la forma (2. y el producto de todos los n´meros a. Se deduce esto del hecho de que si componemos la forma (−1. ciertamente involucrar´ un n´mero impar de factores de la forma 8n + 3 y 8n + 5. y se concluye que. 2 ). 8). obtenemos formas positivas impropiamente primitivas. que los g´neros impropiamente e primitivos (positivos) tienen. cuando D ≡ 5 (mod. 0. los g´neros negativos e impropiamente primitivos son. la misma propiedad o la opuesta de los g´neros e propiamente primitivos. 1. el cual tambi´n ser´ ≡ 5. D). Ellos no pueden tener un car´cter que pertenezca a P o a Q. o bien dos de ellos. dado que cualquier forma impropiamente primitiva (positiva) de determinante D puede ser considerada como si estuviera compuesta por (2. 8). 1. dependiendo a a si D ≡ 1 o ≡ 5 (mod. dependiendo de si D ≡ 1 o ≡ 5 (mod. es claro que ninguna forma propiamente primitiva negativa puede tener un car´cter a de P . 1−D ) 2 y por una forma propiamente primitiva (positiva) del mismo determinante. y as´ pertenecer´ a a ı a a P . sucede lo e a a u contrario. dependiendo de si −D es de la forma 8n + 7 u 8n + 3. 2 ) no involucrar´ a ning´n a car´cter particular de Ω. ya sea. para un determinante negativo. 8). Pues en el primer ´ 0 ≡ 1 (mod. II. el producto de cualquier n´mero de enteros impares que incluya u a un n´mero impar de enteros de la forma 8n + 3 y 8n + 5. etc. cuyo car´cter est´ en Q. 8).

b00 . B. a 2 + A2 .. a0000 ). (−a0000 . −13). por a √ este motivo. 13) y 233 = 64 + 169. p. b000 . las cuales. todas las formas ambiguas ı propiamente primitivas de este determinante ser´n propiamente equivalentes. −8). (−8. Si se asigna el ´ ındice 0 a la primera forma en su per´ ıodo. b. −A) ser´ la misma y. Es f´cil ver que. 15. −7). 8. a0 ) ser´n propiamente equivalentes y. −a00 ). concernientes al n´mero de clases ambiguas. b00 . hemos mostrado que s´lo u o hay una clase ambigua propiamente primitiva. (−7. (−13. (−C. por ende. Si. esto o e es. B. 10. 3.. (16. que este ´ndice es = 2m + 1. 2m − 1. Por esta raz´n. 2h) ser´n propiamente equivalentes a . Es claro que A es necesariamente impar (dado que (A.ej.CARACTERES QUE NO CORRESPONDEN A NINGUN GENERO. g. pero no podemos o pasar sobre la siguiente. −A) debe ser una forma propiamente primitiva) y que B es par. a00 ). 5. (a000 . −2h). (−a000 . hacia una forma cuyos t´rminos u e e exteriores son iguales en magnitud pero opuestos en signo. b000 . b es el entero positivo inmediatemente menor que p y p − b2 = a0 . para el determinante positivo p. etc. etc. cualquier n´ mero primo de la forma o u C = −A y p = B 4n + 1 puede ser descompuesto en dos cuadrados (deducimos esta proposici´n a o partir de principios enteramente diferentes en el art´ ıculo 182). que es un n´mero primo de la forma 4n + 1. etc. 16). dado que ambas son formas reducidas. (−a00 . (−2. que es significativa por su elegancia. As´ si la forma de ´ ı. e sup´ngase. −a0 ). b. es claro que. si g es a √ el n´mero impar inmediatamente menor que p y p − g2 = 4h. son respectivamente (−a0 . Hay muchas otras conclusiones u muy dignas de atenci´n. −1). As´ pues. para ser breve omitiremos. para p = 233 tenemos (1. Para un determinante positivo p. el cual es un n´mero primo de la forma 4n+1. mediante el c´mputo del per´ o ıodo de la forma reducida cuyo determinante es aquel n´mero primo y cuyo primer t´rmino es 1. B. si las formas de o ı a ´ ındices 1. a000 ). 9. a las formas (1. (−1. s´lo una u o clase ambigua est´ contenida en el orden impropiamente primitivo. −a000 ). 11. 2m − 2. 303 258. b. una estar´ contenida en el per´ a ıodo de la otra. b0 . b0 . por tanto. Entonces. (a00 . el ´ ındice de la ultima necesariamente ser´ ´ a impar (dado que los primeros t´rminos de estas dos formas tienen signos opuestos). las siguientes formas corresponder´n a los ´ a ındices 2m. C). 19). 2m − 3. Dado que. a0 ). (19. Y podemos encontrar esta descomposici´n por un m´todo muy simple y completamente uniforme. las formas reducidas u impropiamente primitivas (2. g. respectivamente: (a0 .. ındice m es (A. 2. etc.

por tanto. D. −2h). Haremos. etc. ±A. 13. la forma que encontramos por este m´todo ser´ (B. en formas binarias. Los u t´rminos exteriores de esta forma ser´n pares. 15. tercero. E y F son enteros) son llamadas formas ternarias de segundo grado. sin embargo. este tema es s´lo una secci´n del tratado general concerniente a las o o funciones algebraicas racionales enteras y homog´neas con varias inc´gnitas y de e o varios grados.304 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. gracias a esto. seg´n su n´mero de u u inc´gnitas. De este modo. C. Pero hay muchas verdades bellas concernientes a estas formas cuya fuente real se indaga en la teor´ de formas ternarias de segundo ıa grado. cuarto grado. −B) o o e a (−B. ±A. o ıa evidentemente. B). una breve digresi´n dentro de esta teor´ y trataremos o ıa especialmente de aquellos elementos que son necesarios para completar la teor´ de ıa las forma binarias. (−14. con esa esperanza. el de la mitad ser´ impar. De este modo. y as´ sucesivamente. una estar´ contenida en el per´ a ıodo de la otra. cuaternarias. B. Pero las funciones como Ax2 + 2Bxy + Cy 2 + 2Dxz + 2Eyz + F z 2 (donde A. 16). (16. por tanto. 13. por un ı razonamiento similar. −14). As´ pues. las formas o que hemos venido considerando pueden ser llamadas simplemente formas binarias de segundo grado. seg´n su exponente. en nuestro ejemplo para p = 233 tendremos (2. esperando. ternarias. 3. podemos descomponer el n´mero p en dos cuadrados. ser´ ıamos capaces de enriquecer la discusi´n con un o . como arriba. −4). −8) y 233 = 169 + 64. la cual tiene t´rminos exteriores de igual magnitud y signo e opuesto. ıan a Debemos. Hemos dedicado la presente secci´n al tratamiento de ı o formas binarias de segundo grado. 266. UNA DIGRESION CONTENIENDO UN ESTUDIO DE FORMAS TERNARIAS.. Hasta aqu´ hemos restringido nuestra discusi´n a funciones de segundo grado ı o con dos inc´gnitas y no hab´ necesidad de darles a ellas un nombre especial. pueden ser apropiadamente u divididas en formas de segundo. reservar un tratamiento m´s exacto de este importante tema a para otra ocasi´n porque su utilidad sobradamente excede los l´ o ımites de este trabajo y porque. Pero. Por eso. (−4. complacer a los ge´metras quienes se o desilusionar´ si ignoramos esta parte o la trat´ramos de una manera menos natural. y dado e a a que se sabe que un n´mero primo puede ser descompuesto en dos cuadrados de u s´lo una manera. 8). g. Tales funciones. (8. 11. se concluye que se puede encontrar una forma en el per´ ıodo de la forma (2. y. y. etc.

tambi´n designaremos tal forma por e à 2 2 a. siempre que hablamos simplemente acerca de las formas binarias y ternarias. Pero. de tal manera que podamos distinguir las inc´gnitas primera. el doble producto de la segunda por la o o tercera. y a todas las formas de grados o m´s altos*). a00 b00 − bb0 = B 00 b00 − aa0 = A00 2 *) Por esta raz´n. segundo. b00 ! Poniendo b2 − a0 a00 = A. La primera inc´gnita es x. a00 b. los coeficientes a primero. y la Aritm´tica trascendental e seguramente se beneficiar´ con sus esfuerzos. Ser´ de gran ventaja para nuestro entendimiento establecer un orden fijo para a los valores desconocidos de la forma ternaria. etc. segunda y o tercera entre s´ Al disponer las distintas partes de una forma siempre observaremos ı. justo como lo hicimos para formas binarias. ax2 + a0 x0 + a00 x00 + 2bx0 x00 + 2b0 xx00 + 2b00 xx0 ser´ una forma ternaria correctamente ordenada. la a o 0 . b0 − aa00 = A0 . dado segunda x que contribuye mucho a la brevedad. luego el t´rmino que involucra el cuadrado de la segunda o e inc´gnita. Finalmente. a 267. quinto. De este modo. a0 . la tercera x00 . o queremos decir formas binarias o ternarias de segundo grado. y luego el doble producto de la primera por la segunda. En este momento excluiremos completamente a a de la discusi´n a las formas cuaternarias. b0 . 2 ab − b0 b00 = B. Es suficiente dirigir este ancho campo a la atenci´n de los ge´metras. quinarias. cuarto. el cuadrado de la tercera inc´gnita. el siguiente orden. tercero.FORMAS TERNARIAS. en el mismo orden. 305 desarrollo m´s profundo m´s adelante. a o o Hay material amplio para el ejercicio de su genio. el doble producto de la primera por la tercera. el t´rmino que involucra el cuadrado e de la primera inc´gnita. el cuarto es b etc. El primer coeficiente es a etc. . en primer lugar. y sexto. a0 b0 − bb00 = B 0 .. llamamos a los enteros por los cuales estos cuadrados y doble productos est´n multiplicados. si no es siempre necesario denotar las inc´gnitas o de una forma ternaria por letras especiales. fijaremos.

14 ! es à −68. b00 ! . 133 ! y el determinante de cada una es = 1. B 00 . que ´stas son formas ternarias s´lo en ıa e o apariencia. la adjunta de la forma ternaria ı. −181 217... −1. Las propiedades de la forma ternaria f dependen. si denotamos por brevedad al n´mero u ab2 + a0 b0 + a00 b00 − aa0 a00 − 2bb0 b00 tendremos B 2 − A0 A00 = aD. 2 2 2 por D. B 0 − AA00 = a0 D. igual al cuadrado del determinante a de la forma f . de la cual es adjunta. B 00 − AA0 = a00 D 2 A00 B 00 − BB 0 = b00 D y es obvio que la adjunta de la forma F ser´ la forma a à aD. A00 B... A0 . . a00 D bD. cuando tratemos m´s a completamente la teor´ de formas ternarias. B 0 ..ej. à ! obtendremos otra forma A. b00 D ! . b0 . de la naturaleza del n´mero D. el u determinante de la forma F ser´ = D2 . primero. f. AB − B 0 B 00 = bD. b0 D. 9 7. F a la que llamamos la adjunta de la forma à a. A0 B 0 − BB 00 = b0 D. Lo llamaremos el determinante de esta forma. Mostraremos en otro momento. a0 D. a0 . De la misma manera. −111. −260. à 29. As´ p. Ellas son de hecho equivalentes a formas binarias.306 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. a00 b. esto es. De nuevo. Excluiremos enteramente de nuestra siguiente investigaci´n a las formas o ternarias de determinante 0. 13.

en este caso. obtendremos −k. −α00 . β 00 . Podemos conjeturar que. A partir de esta suposici´n a o se seguir´n seis ecuaciones para los seis coeficientes en g.FORMAS TERNARIAS. Si una forma ternaria f de determinante D y con inc´gnitas x. D divide a a E y el cociente es un cuadrado. resultan las siguientes conclusiones: ı. Si por brevedad denotamos al n´mero u αβ 0 γ 00 + βγ 0 α00 + γα0 β 00 − γβ 0 α00 − αγ 0 β 00 − βα0 γ 00 por k encontramos.) es transformada en una forma ternaria g de determinante E e o e inc´gnitas y. x00 (la o primera = x etc. la ra´ cuadrada ız del cociente de los determinantes. el n´mero k es similar al n´mero αδ − βγ del art´ u u ıculo 157 con respecto a las transformaciones de formas binarias. Es claro que. ignoraremos las inc´gnitas y diremos simplemente que f es transformada en g por o medio de la sustituci´n (S) o α. γ 00 y que f implica a g o bien que g est´ contenida en f . De esta o manera. entonces por brevedad. y 0 . −γ −γ 0 −γ 00 . En la ecuaci´n para k. son todos enteros. −β. β. −β 00 . una diferencia del signo de k indica una diferencia esencial entre transformaciones propias e impropias y sus implicaciones. con respecto a las transformaciones de formas ternarias. −α0 . pero es innecesario a transcribirlas aqu´ Y a partir de ´stas. y 00 por medio de una sustituci´n tal como ´sta o x = αy + βy 0 + γy 00 x0 = α0 y + β 0 y 0 + γ 0 y 00 x00 = α00 y + β 00 y 0 + γ 00 y 00 donde los nueve coeficientes α. esta sustituci´n ser´ similar a la sustituci´n S y cualquier forma ternaria o ıa o . que E = k2 D. etc. Pero si examinamos la situaci´n m´s de cerca. De este modo. e I. x0 . β. a saber. −β 0 . etc. poniendo −α por α. vemos o a que f es transformada en g por medio de esta sustituci´n tambi´n o e −α. γ 0.. γ0 α α00 . luego del c´lculo adecuado. 307 268. β0. −β por β.

los coeficientes en G por los valores de los coeficientes de la forma g a partir de la ecuaci´n que es proveida por la sustituci´n S. β0. γα0 − γ 0 α. Designaremos esta forma por F 0 . IV. γα0 − γ 0 α g ser´ transformada en la misma forma que f por medio de la sustituci´n a o k. βγ 0 − β 0 γ α0 β 00 − α00 β 0 . multiplicando a cada coeficiente por k2 . γ 00 la forma G ser´ transformada en la forma que surge a partir de F . αβ 0 − α0 β. k. es f´cil ver que F implica a G y que es transformada en G por medio de la sustituci´n a o 0) (S β 0 γ 00 − β 00 γ 0 . Si expresamos los coeficientes de la o o forma f por letras y comparamos los valores de los coeficientes de las formas F y G. α0 β 00 − α00 β 0 β 00 γ − βγ 00 . a III. α00 β. Por medio de la sustituci´n (S 00 ) o β 0 γ 00 − β 00 γ 0 . u II. βγ 0 − β 0 γ. por medio de la sustituci´n (S 000 ) o α. As´ que abandonaremos enteramente esta distinci´n. no lo escribiremos. Si denotamos por F y G las formas que son adjuntas a f y a g respectivamente. γ 0 α00 − γ 00 α0 . γ 0 α00 − γ 00 α0 . Designaremos esta forma por f 0 . 0. β 00 γ − βγ 00 . 0. que implique a otra de una manera. tambi´n implicar´ la misma forma de la otra e ıa manera. probamos que. . α00 β − αβ 00 Dado que el c´lculo no presenta ninguna dificultad.308 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. αβ 0 − α0 β. γ 0. 0. 0 0 k Esta es la forma que surge de multiplicar cada uno de los coeficientes de la forma f por k2 . γ 00 α − γα00 . los coeficientes en F estar´n determinados por los coeficientes en a f . Exactamente de la misma manera. γ 00 α − γα00 . α00 β − αβ 00 . dado que no es de ı o ning´n uso para formas ternarias. β 00 γ. α0 . 0.

Pues es f´cil observar que si f es transformada e a a 0 por medio de la sustituci´n o en f α. respectivamente. manifiestamente. es id´ntica a o e forma f f y f est´ contenida en g. Estas dos formas. Finalmente. y la sustituci´n S o o 269. entonces f y g se llaman e formas equivalentes. Si la forma ternaria f implica a la forma ternaria f 0 y f 0 implica a la forma f 00 . y. ser´n equivalentes entre s´ y la ultima ser´ transformada en la a ı. Pues. entonces f tambi´n implicar´ a f 00 . . as´ que se concluye que f es transformada ı en g y g en f . si se primera por medio de la sustituci´n S o supone que las formas F y G son equivalentes y que la primera es transformada en la segunda por medio de la sustituci´n T . 309 o Diremos que la sustituci´n S 000 surge a partir de la transposici´n de la sustio tuci´n S. a o adjunta de la sustituci´n S. M´s a´n. β0. vienen de f y de g al multiplicar todos los coeficientes por D. α0 . obtendremos S de nuevo a partir de la transposici´n o o 000 . por estas mismas sustituciones. por o o o estas dos sustituciones. ´ a 000 . las formas f y g tambi´n ser´n equivalentes. sin embargo. 270. de la misma manera. en este caso las formas F y G. En este caso D divide a E. en el sentido contrario. o e a y f ser´ transformada en g por medio de la sustituci´n adjunta a T y g en f por a o medio de la sustituci´n que surge de la transposici´n de la sustituci´n T . Si la forma f implica a g y g tambi´n implica a f . si la forma f implica a una forma g del mismo determinante. la forma adjunta a F ser´ transformada en a la forma adjunta a G y viceversa. Pues (si usamos los mismos s´ a ımbolos del art´ ıculo previo excepto por el caso cuando D = 0) tenemos k = ±1 y as´ la ı 0 . En el sentido contrario. S 00 se de la sustituci´n S o produce de la transposici´n de la otra. Podemos llamar a la sustituci´n S 0 como la o o 00 ser´ la adjunta de la sustituci´n S 000 . respectivamente. β 00 . en la cual g es transformada por medio de la sustituci´n S 00 . las cuales son a a u adjuntas a f y a g. γ γ0 γ 00 .FORMAS TERNARIAS. β. cada una de las sustituciones S 0 . pero E tambi´n divide a D y as´ e ı D = E. α00 . estas formas ser´n equivalentes.

Es aparente. α0 δ + β 0 δ 0 + γ 0 δ 00 . pertenecer´n a clases diferentes a y. Es inmediatamente obvio c´mo estos teoremas funcionan equivalente a la forma f o con una serie de varias formas. al igual que las binarias. ζ ζ0 ζ 00 . x2 + y 2 + z 2 . Las formas a u ternarias de un mismo determinante a veces producen un n´mero grande de clases u y a veces un n´mero peque˜o. entonces f ser´ transformada en f 00 por medio de la sustituci´n a o αδ + βδ 0 + γδ 00 . α0 ε + β 0 ε0 + γ 0 ε00 . e a Y en el caso donde f es equivalente a f 0 y f 0 a f 00 . Antes de que discutamos este teorema importante en detalle. u 2 − y 2 − z 2 . Se llamar´n o u formas positivas.ej. a partir de lo que hemos visto. Las formas con determinantes diferentes. u debemos explicar la siguiente diferencia esencial que se obtiene entre formas ternarias. 271.310 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Las formas positivas y a p. Ahora daremos un criterio general para determinar c´mo distinguir estas propiedades de las formas. Por otro lado. p. δ0. hay formas que no pueden a representar a n´meros negativos sino (excepto por el cero.ej. habr´ un n´mero infinito de clases de formas ternarias. y f 0 en f 00 por medio de la sustituci´n o δ. δ 00 . Estas ser´n llamadas formas negativas. ciertamente por lo anterior. α00 δ + β 00 δ 0 + γ 00 δ 00 . αε + βε0 + γε00 . pero es una propiedad importante de estas formas u n el que todas las formas de un mismo determinante dado siempre constituyen un n´mero finito de clases. la forma f tambi´n ser´ 00 . ε. α00 ε + β 00 ε0 + γ 00 ε00 . pueden ser distribuidas en clases. p. la forma x2 + y 2 − z 2 . Ciertas formas ternarias est´n de tal manera construidas que pueden reprea sentar indistintamente n´meros positivos y negativos. o . Finalmente hay otras que no pueden representar n´meros positivos. por tanto. ε0 . u Se llamar´n entonces formas indefinidas. ε00 . que las formas ternarias. el cual se obtiene haciendo u a cada inc´gnita = 0) solamente n´meros positivos. αζ + βζ 0 + γζ 00 α0 ζ + β 0 ζ 0 + γ 0 ζ 00 α00 ζ + β 00 ζ 0 + γ 00 ζ 00 .ej. asignando formas equivalentes a la misma clase y formas no-equivalentes a clases diferentes. −x negativas son ambas llamadas formas definidas.

obtenemos A0 (ax + b00 x0 + b0 x00 )2 − (A0 x00 − Bx0 )2 + aDx0 = h. x puede ser tomado tan grande como para hacer a g positiva. no importa qu´ valores e 0 y a x00 . uno es positivo y el otro negativo (ninguno = 0). Finalmente. En este caso. o bien. v. u Pero si aD. todos los valores de h ser´n negativos. multiplicando por A0 . As´ pues. y ser´ una forma indefinida. todos sean enteros. o sea el caso excluido). y u a evidentemente la forma f puede representar s´lo n´meros cuyo signo es opuesto al de o u 0 . si se desea. x0 y x00 . A00 . B 00 . y luego x puede ser escogida para hacer de g una cantidad negativa. id´nticos al signo de a u opuestos al signo de D. D´ndole a x0 un valor arbitrario (diferente de 0) y tomando x00 de tal manera que a A00 x0 00 0 2B − x tenga el mismo signo que Bx (esto puede lograrse dado que B no puede ser = 0 pues tendr´ ıamos B 2 − A0 A00 = aD = 0. Si ambos A0 y aD son n´meros negativos. en este caso f puede producir valores a tanto del mismo signo como del signo opuesto a aA0 . 311 Si se multiplica la forma ternaria f = ax2 + a0 x0 + a00 x00 + 2bx0 x00 + 2b0 xx00 + 2b00 xx0 de determinante D por a. 2 2 2 2 2 2 2 . B.. a Finalmente. Manifiestamente todos estos valores pueden ser escogidos de tal manera que. 0 = 0 pero a no es = 0. sean dados a x De modo que en este caso f ser´ una forma indefinida. si a = 0 resulta f = a0 x0 + 2bx0 x00 + a00 x00 + 2x(b00 x0 + b0 x00 ). y D = 0. h puede producir. A0 son ambos positivos. a x0 (A00 x0 − 2Bx00 ) ser´ una cantidad positiva. tenemos (ax + b00 x0 + b0 x00 )2 − A00 x0 + 2Bx0 x00 − A0 x00 = g y. seg´n sea D negativo o positivo. tenemos Para el caso donde A g = (ax + b00 x0 + b0 x00 )2 − x0 (A00 x0 − 2Bx00 ). ya sea. a o bien.g. f ser´ una e a aA forma definida y ser´ positiva o negativa. B 0 . cantidades positivas o negativas mediante ı una escogencia adecuada de x.FORMAS TERNARIAS. A0 . dependiendo de si a es positivo o negativo. y si los coeficientes de la forma que es adjunta a f se denotan como en el art´ ıculo 267 por A.

en formas positivas y formas indefinidas. aD. 272. Se sea definida si ambos aD y A puede. a. o bien a0 D y A00 . b0 . Y es f´cil ver que la adjunta de una forma definida es siempre definida a y negativa. en general. pero de tal manera que b00 x0 + b0 x00 no sea = 0 (obviamente esto puede hacerse a menos que ambos b0 y b00 sean = 0. de modo que la forma f u 00 son negativos. por un m´todo an´logo al que usamos en el caso de las formas binarias. A0 . o finalmente a00 D y A0 . Ahora. en una forma definida. los seis n´meros ız u 00 . es f´cil ver que x puede ser escogido de tal modo que a f tendr´ tanto valores positivos como negativos. A ser´n positivos y D negativo. e a Primero mostraremos c´mo cada forma ternaria puede ser reducida a una forma m´s o a simple y luego mostraremos que el n´mero de las formas m´s simples (que resulta de u a tales reducciones) es finito para un determinante dado. pero entonces tendr´ ıamos D = 0). a0 D y a00 D son todos negativos. De ah´ que todas las formas ternarias con un determinante positivo dado ı pueden ser distribuidas en formas negativas y formas indefinidas.312 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. considerar los n´meros a0 D y A. que à ! a. a. si tomamos x0 y x00 arbitrariamente. b00 . Supongamos. De la misma manera que determinamos la propiedad de la forma f a partir e de los n´meros aD y A0 . Trataremos el teorema propuesto en el art´ ıculo previo. todas aqu´llas con e un determinante negativo. las formas ternarias de la misma clase son todas indefinidas o todas positivas o todas negativas. tambi´n pueden usarse aD y A00 . y la adjunta de una forma indefinida es siempre indefinida. indefinida en todos los otros casos. a00 de determinante D (diferente la forma dada es la forma ternaria f = b. Dado que todos los n´meros que son representables por una forma ternaria u dada pueden tambi´n ser representados por todas las formas que son equivalentes a e ella. o o u 00 D y A. para la forma negativa. As´ es leg´ ı ıtimo transferir estas designaciones tambi´n a clases e enteras. a0 y a00 A. a0 y a00 ser´n negativos y D a a positivo. para el mismo prop´sito. y no hay formas positivas con un determinante positivo ni formas negativas con un determinante negativo. Para la forma positiva. a0 . bien a A ra´ de todo esto se sigue que. el cual dice que todas las formas ternarias de un determinante dado pueden ser distribuidas en un n´mero u finito de clases. Y en este caso tambi´n f ser´ una a e a forma indefinida.

Entonces. Esto tambi´n que αβ a e 00 . α o 0 − βα0 = ±1. Por ello. es evidente que la a a forma binaria (a. etc. β. β0. 2 m00 = a00 n0 = bα0 + b0 α. α0 . a0 ). El n´mero o o u αβ 0 γ 00 + α0 β 00 γ + α00 βγ 0 − α00 β 0 γ − αβ 00 γ 0 − α0 βγ 00 debe ser = +1 o bien = −1. las formas adjuntas a f y g respectivamente. o . β 00 = 0. β. si esto es posible. A0 . β. M 00 . α0 . De esta manera. ser´ transformada por medio de 0 . m0 ) de determinante M 00 y. β 0 en la forma binaria (m. Por tanto. de tal modo que g sea m´s simple que f . y B. (a. podemos determinar α. Le denotaremos por k. n00 ! por resta determinar α. m00 n. Y la forma que es adjunta a ´sta tiene el mismo tercer coeficiente que la forma F que es e adjunta a f . dado la sustituci´n α. y G ser´ transformada en F por o a medio de una sustituci´n derivada de la transposici´n de S. b o la forma m´s simple en esta clase. Nos à β. A partir de la teor´ de la equivalencia que (m. Observamos lo siguiente: I. n00 . en todos los casos el q valor (absoluto) de m puede hacerse menor o igual a ± 4 A00 . β 0 de tal manera a 00 . m0 . no mayor que A00 cuando A00 es positivo o de tal manera que m = 0 cuando A00 = 0. n0 . o bien. γ 0 = 0. M 00 = A00 . n = bβ 0 + b0 β. por ende. a0 ) ya sea puede ser confirmado directamente. por el art´ e ıculo 269. n a ıa de formas binarias. 2 m0 = aβ 2 + 2b00 ββ 0 + a0 β 0 . F ser´ transformada en G a por medio de una sustituci´n que es adjunta a S. n00 = aαβ + b00 (αβ 0 + βα0 ) + a0 α0 β 0 Adem´s αβ 0 − βα0 debe ser = +1 o bien = −1. N 00 design´moslas por F y G. B 00 N. ellas ser´n equivalentes y. m0 ) sea una forma m´s simple. γ 00 = 1 entonces m = aα2 + 2b0 αα0 + a0 α0 . β 00 . la 3 forma f es reducida a otra con un primer coeficiente menor. γ. es f´cil concluir que esto puede hacerse de tal modo que m no a q √ 4 00 sea mayor que − 3 A si A00 es negativo. A menos que. 313 à de cero) y que es transformada en la forma equivalente g = medio de la sustituci´n (S): o α. γ γ0 γ 00 . Sean a ! à ! A. α00 . N 0 . Si tenemos γ = 0. Esta es la primera reducci´n. α00 = 0.FORMAS TERNARIAS. por esta raz´n. cuyo determinante es A00 . B 0 . m. b00 . M 0 . A00 M.

α00 = 0. Esta es la segunda reducci´n. γ 00 en la forma a o 00 . o III. los coeficientes β a determinados de tal manera que (M 00 . A00 2 ser´ a a a 27 3 √ √ 27 16 3 4 00 < o = 4 3 D2 . γ 00 pueden ser ya sea la forma m´s simple de su clase. B. la e a cual es adjunta a f . 0. o a 3 2 bien < o = 4 aD. si es posible. sin distingo de signo.314 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. y A00 ser´. Y esto puede lograrse a q 00 no es mayor que ± 4 Da. (A00 . o bien. sin distingo de signo. por esta raz´n. B. −γ 0 . Pero si α = 1. entonces necesariamente a2 ser´ < o = 4 A00 . n0 = b0 γ 00 + b00 γ 0 . si ni la primera ni la segunda reducci´n es aplicable a la o forma ternaria f . γ = 0. M 0 ) de determinante Dm. resulta k = β 0 γ 00 −β 00 γ 0 = ±1. M 0 ) es m´s simple. −β 00 . β0 y por esta sustituci´n F ser´ transformada en G y tendremos o a m =a. A0 ) o 0 . de nuevo. γ 0. α0 = 0. A0 ). cuyo determinante es Da. a3 < o = 64 D. A menos que. M 3 la forma f es reducida a otra con el mismo primer coeficiente. Pero la forma que es adjunta a ´sta tendr´. es claro que la forma binaria (A00 . N. Ahora bien. As´ a4 ser´ < o = 16 A00 . N. as´ que la sustituci´n que es adjunta a S ser´ ı o a ±1. una u otra de las reducciones previas necesariamente se aplica a la forma f . 2 2 2 2 n00 = b0 β 00 + b00 β 0 m0 =a0 β 0 + 2bβ 0 β 00 + a00 β 00 m00 =a0 γ 0 + 2bγ 0 γ 00 + a00 γ 00 2 n =a0 β 0 γ 0 + b(β 0 γ 00 + γ 0 β 00 ) + a00 β 00 γ 00 M 0 =A0 γ 00 − 2Bγ 0 γ 00 + A00 γ 0 2 2 M 00 =A0 β 00 − 2Bβ 0 β 00 + A00 β 0 N = − A0 β 00 γ 00 + B(β 0 γ 00 + γ 0 β 00 ) − A00 β 0 γ 0 2 De este modo. II. γ 0 . de tal modo que. y. De ah´ que. a 3 9 √ 4 ser´ < o = 64 aD. dado que a menudo ocurre que el primer o . y por tanto (dado que β 0 γ 00 − γ 0 β 00 = ±1. De este manera. (M dado que Da = Dm) es equivalente a ella. de modo que ı. 0 00 . un menor tercer coeficiente que la forma F . β = 0. −γ 0 . Pero esta conclusi´n no puede ser invertida. si f no puede ser transformada por ninguna de ellas hacia 2 a a una forma m´s simple. es decir. y a < o = 4 3 D. −β 00 0. toda vez que a o A00 exceda estos ı < o = 9 D yA 3 l´ ımites. ser´ transformada por medio de la sustituci´n β 0 . β 00 .

3.. 21) es una forma binaria reducida y no hay otra equivalente a ella que tenga su primer t´rmino menor que 19. 7. haciendo a o . podr´ ıamos haber considerado exactamente de la misma manera o el primer coeficiente de la forma y el segundo de su adjunta. −370 y D = −1. es claro que eventualmente arribaremos a una forma a la cual ninguna puede ser aplicada. pero esto no es necesario para nuestros prop´sitos. B. 3 siempre y cuando la forma propuesta no tenga ya estas propiedades. 28. 11. de la equivalencia de formas binarias. si aplicamos la primera o la segunda. 1. tendr´ a ıamos dos series infinitas de n´meros u continuamente decrecientes. y al resultado de esto de nuevo la primera o la segunda. Eventualmente llegaremos a la misma conclusi´n. formas adjuntas se mantienen igual y luego decrecen de modo que la progresi´n o eventualmente parar´. Observamos finalmente que si hubi´ramos separado las formas en definidas e e indefinidas. o el segundo de la forma y el primero o tercero de su adjunta. 573. de otro modo. Ã ! Ã ! 19. la primera reducci´n e o 00 . −166. Estos ejemplos ilustran los principios previos.FORMAS TERNARIAS. 257. Entonces. Tenemos por tanto este notable teorema: Cualquier forma ternaria de determinante D puede ser reducida a una forma equivalente con √ la propiedad de que su primer coeficiente no sea mayor que 4 3 D y que el tercer 3 √ 3 o coeficiente de la forma adjunta no sea mayor que 4 D2 . Dado que (19. habr´ ıamos fijado l´ ımites inferiores para los dos coeficientes que hemos estado tratando. 21. IV. Pues la magnitud absoluta de los primeros coeficientes de las formas en s´ y de los terceros coeficientes de las ı. por la teor´ ıa no es aplicable aqu´ la forma binaria (A ı. entonces al resultado le aplicamos la segunda o la primera. puede ser transformada en una equivalente m´s simple (−2. 50 −825. 1. sin distinci´n de signo. Si ahora aplicamos alternativamente la primera y segunda reducci´n a o una forma ternaria dada de determinante D. sin embargo puede hacerse m´s simple por una u otra de a las reducciones. A0 ) = (−398. o 273. −398 . luego F = Ejemplo 1. 1 257. o el tercero de la forma y el primero o segundo de su adjunta. 315 coeficiente y el tercer coeficiente de la forma adjunta de una forma ternaria est´n ya a por debajo de esos l´ ımites. es decir. 10) por medio de la sustituci´n 2. Sea f = 15. pero es m´s ventajoso usar un m´todo consistente o a e de modo que las operaciones involucradas pueden ser reducidas hacia un algoritmo fijo. etc. −166). En lugar del primer coeficiente de la forma f y del tercer coeficiente de la forma adjunta.

−2) por medio de la sustituci´n 47. −1. o 10. 4 70. 1. 354. . 4769 . El primer 1. 16. 0. −95. 2 puede ser aplicada a y ser´ transformada en a . 0⎪ ⎬ 0. −20. ´sta ser´ transformada en e a . y en este aspecto. . f 00 . 3. −244 . 0. 16 coeficiente de esta forma no puede ser reducido m´s de esto por medio de la primera a reducci´n. ni puede ser el tercer coeficiente de la adjunta reducido m´s por medio de o a la segunda reducci´n. −2 . la sustituci´n o ⎧ ⎪ 13. 47. . f 000 .316 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. ⎨ ⎪ ⎩ 0. β 00 = −3. 0. Aplicando alternativamente la segunda y la primera à ! à ! à ! . β 0 = 2. 1. −4513. . dado que la o forma binaria (19. 4. cuya adjunta o ! −513. 26. as´ que la sustituci´n o ı o ⎧ ⎪ 1. 0 0. 257. −4513) ser´ transformada en a es −95. −28. a La primera reducci´n puede ser aplicada a la forma f 0 . −82 coeficiente de la forma adjunta es −2. 0. El tercer −1299. ⎨ 1. 301. . 0. Esto es. 0. Esto es (−2. −1 ⎪ ⎪ ⎩ ⎭ 0. 354) es transformada en (1. 0 f 00 ⎫ 1. 1. 32. −82. 1. 4769 a la forma f . ⎨ ⎪ ⎩ ! 3. 2. Sea f = 7. cuya adjunta es Ejemplo 2. 1. 1520 (−1. 2 −3. 2. 2) por medio de la sustituci´n o 13. f 0 . γ 0 = −7. γ 00 = 11 y aplicando la sustituci´n o ⎧ ⎪ 1. −95. 0. 8 y cuyo determinante es = 2. f 0 es m´s simple que f . 0. à 0 ⎪ ⎬ −7 ⎪ ⎭ 11 ⎫ 19. 0⎪ ⎬ 0⎪ ⎭ 1 ⎫ à ! puede ser aplicada a la forma à f0 y ser´ transformada en a Puede aplicarse nuevamente la segunda reducci´n a la forma f 00 . −3. 4. .

0. −1 0.FORMAS TERNARIAS. 2. ⎧ ⎨ 1. β 00 = 0. 2 −2. 0. 0 ⎩ ⎭ 0. 1 ⎫ ⎫ = f0 f0 ⎫ = f 00 0. 0 ⎩ ⎭ 0. 1. N = B − A00 γ 0 . 2. 0 ⎬ 1. y luego M 00 = A00 . −1. transformamos a f µ µ µ µ en 10. 0 ⎩ ⎭ 0. 2. 0 = f 000 f 000 = f 0000 La forma f 0000 no puede ser reducida m´s por medio de la primera o de la segunda a reducci´n. donde su primer coeficiente y el tercer coeficiente de la forma adjunta han sido reducidos lo m´s posible por medio de los a m´todos precedentes. 2 −2. 4. 0 ¶ ¶ ¶ ¶ 0. e e a o Usando la misma notaci´n que en el art´ o ıculo 272 y haciendo α = 1. m0 = a0 + 2b00 β + aβ 2 . usando la sustituci´n o 1. 0⎬ 0. α0 = 0. 0. 2. α00 = 0. tendremos m = a. 2 −1. 1. o 274. Cuando se trata de una forma ternaria. 0. −2. N 0 = B 0 − Nβ − A00 γ. n00 = b00 + aβ 2 β. 0. 317 reducci´n o por la sustituci´n o ⎧ ⎨ 1. −1. 0 ⎩ ⎭ 0. β 0 = 1. 1. 2 2. −1. γ 00 = 1. m00 = a00 + 2bγ 0 + 2b0 γ + aγ 2 + 2b00 γγ 0 + a0 γ 0 n0 = b0 + aγ + b00 γ 0 . a saber. 0 ⎬ 1. −1 −1. −4 2. ⎧ ⎨ 1. 2. 1 ⎫ f 00 2. el siguiente m´todo suministrar´ una reducci´n adicional. −2 0. . 0. −1. 0⎬ 0. γ γ0 1 n = b + a0 γ 0 + b0 β + b00 (γ + βγ 0 ) + aβγ. ⎧ ⎨ 0.

1. tambi´n b00 = 0 tendremos e m = 0. los cuales fueron disminuidos o por las reducciones anteriores. ambos o ninguno de e ıa suponer que A 00 ser´n 0. 215). cuya adjunta es . Por una raz´n completamente similar. 0. 32 ⎧ ⎪ 1. n00 . 1 −1. divisor de a sin considerar el signo. m0 = a0 . adecuada de β. γ y γ 0 pueden ser determinados de tal modo que. 2 manera que en el primer ejemplo del art´ ıculo previo la ultima forma ´ . −16. n00 = 0 2 16 ⎪ ⎬ −1 ⎪ ⎭ 1 Ã ⎫ ! n = b + a0 γ 0 + b0 β. Resta. 0 0. −2. m00 = a00 + 2bγ 0 + 2b0 γ + a0 γ 0 n0 = b0 . Si β a 0 son determinados de esta manera. 1. por tanto. 257. Esto. a saber. sin distinci´n de signo. β. 16 Ã ! −513. por supuesto. 0. dado que cualquier o ıa a forma binaria de determinante 0 es equivalente a una forma como (0. 1. . 0. γ y γ Observamos primero que si A00 = 0 podemos suponer tambi´n que a = 0. 0. pero entonces D ser´ 0. 0 En el caso donde a = A00 = 0 y. el cual es el caso excluido. y luego D = a0 b0 = m0 n0 2 2 Es f´cil ver que β y γ 0 pueden ser determinados de tal manera que n ser´ igual al a a residuo absolutamente m´ ınimo de b relativo al m´dulo que sea el m´ximo com´n o a u 0 y b0 . −1. la primera reducci´n ser´ aplicable una vez m´s. 0. 1 A00 respectivamente. −1 en la forma . −16. por tanto. 1 A00 . ⎨ Ã ! ⎪ ⎩ 0. es leg´ e e o ıtimo 00 tambi´n ser´ = 0 si a = 0. pues si a e no fuera = 0. el valor de γ puede ser tomado tal que m00 no yγ ıa sea mayor que b0 sin importar el signo. De o 2 2 2 Ã ! 1. y por tanto. As´ que para la ultima forma en ıa ı ´ . . encontrar una determinaci´n o 0 de tal modo que los coeficientes restantes sean disminuidos. Tal transformaci´n no cambia los coeficientes a y A00 .318 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. ser´ imposible si b0 = 0. f 0000 . 1. 0. de tal modo que n no sea mayor que la mitad de su divisor. N. 0. −1 ser´ transformada por medio de la sustituci´n a o cuya adjunta es 1. ya sea. h) y su primer t´rmino es = 0 (v´ase art. N 0 no son mayores que 1 a. y n ser´ 0 toda vez que a0 y b0 sean relativamente primos. a los n´meros a y A u En el segundo caso.

FORMAS TERNARIAS.

319

el segundo ejemplo del art´ ıculo previo, n = −2 − β + 2γ 0 , y poniendo β = −2, γ 0 = 0, ı tendremos n = 0; m´s a´n m00 = 2 − 2γ, y poniendo γ = 1 entonces m00 = 0. As´ a u tenemos la sustituci´n o ⎧ ⎫ −2, 1⎪ ⎪ 1, ⎨ ⎬ 0, 1, 0⎪ ⎪ ⎩ ⎭ 0, 0, 1 Ã ! 0, 2, 0 mediante la cual aquella forma ser´ transformada en a . . . f 00000 . 0, −1, 0 275. Si se tiene una serie de formas ternarias equivalentes f, f 0 , f 00 , f 000 , etc. y las transformaciones de cada una de estas formas en su sucesor: entonces, a partir de ıculo 270 la transformaci´n de la forma f en f 0 y de la forma f 0 en f 00 , por el art´ o 00 ; a partir de esto y de la podemos deducir una transformaci´n de la forma f en f o 00 en f 000 resultar´ una transformaci´n de la forma f en a o transformaci´n de la forma f o 000 , etc. y por medio de este proceso se puede encontrar la transformaci´n de la forma o f f en cualquier otra forma de la serie. Y dado que, a partir de la transformaci´n de la o forma f en cualquier otra forma equivalente g se puede deducir una transformaci´n de o 00 a partir de S, art. 268, 269), se puede, de esta manera, producir la forma g en f (S una transformaci´n de cualquiera de la serie f 0 , f 00 , etc. en la primera forma f . As´ o ı para las formas del primer ejemplo del art´culo previo encontramos las sustituciones ı 13, 6, 4, 2, −7
¯ 0 ¯ 13, ¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯

6,

por medio de la cual f ser´ transformada en f 00 , f 000 , f 0000 respectivamente y, a partir a de la ultima sustituci´n, podemos derivar ´ o
⎧ ⎪ 1, ⎨ ⎪ ⎩

−9, −3,

11

−9, −130,

188, −4 ¯ 13, −20, ¯ ¯ 87, −2 ¯ 6, −9, ¯ 3
¯ ¯

¯

16 7

−9,

14, −11

3, 3,

mediante la cual f 000 se transformar´ en f . Similarmente, tenemos las siguientes a sustituciones para el ejemplo 2 del art´ ıculo anterior. 1, −3, −1, 1 11 4, −3 2, −3, −1 3, 2, 1, 4, 0 1

4, 1, −2,

4⎪ ⎬ 5⎪ ⎭ 3

10, −14,

320

mediante las cuales la forma

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. ³ ´ ³ ´
10, 26, 2 7, 0, 4

se transforma en

0, 2, 0 0, −1, 0

y vice versa.

276. Teorema. El n´mero de clases entre las cuales se distribuyen todas las u formas ternarias de un determinante dado es siempre finito. Demostraci´n. I. El n´mero de todas las formas o u dado D en las cuales a = 0, b00 = 0, b no es mayor que la mitad del valor del m´ximo a 0 y b0 , y a00 no es mayor que b0 , es obviamente finito. Pues, como com´n divisor de a u 2 ´ ıces debemos tener a0 b0 = D, los unicos valores posibles de b0 son +1, −1, y las ra´ de cuadrados que son divisores de D (si hay otros diferentes de 1) tomadas positiva y negativamente. El n´ mero de ellos es finito. Para cada uno de los valores de b0 , sin u u embargo, el valor de a0 es dado, y por lo tanto el n´mero de valores de b y de a00 es finito. √ 2 II. Suponga que a no√ = 0 ni mayor que 4 3 ±D; que b00 − aa0 = A00 y es 3 3 que no es = 0 ni mayor que 4 D2 ; que b00 no es mayor que 1 a; que ab − b0 b00 = B y 3 2 a0 b0 − bb00 = B 0 y que ninguno es mayor que 1 A00 . En este caso un argumento similar 2 µ ¶ al anterior muestra que el n´mero de todas las formas u
a, a0 , a00 b, b0 , b00

µ

a, a0 , a00 b, b0 , b00

de un determinante

de determinante D

es finito. Pues el n´mero de todas las combinaciones de los valores de a, b00 , A00 , B y u 0 ser´ finito, y cuando se han determinado, los coeficientes restantes de la forma, a a B saber, a0 , b, b0 , a00 y los coeficientes de la forma adjunta b2 − a0 a00 = A, b0 − aa00 = A0 ,
2

a00 b00 − bb0 = B 00

estar´n determinados por las siguientes ecuaciones: a a0 = b= b00 − A00 , a
2

A0 =

B 2 − aD , A00

A=

B 0 − a0 D , A00

2

B 00 =

BB 0 + b00 D A00

Ba0 + B 0 b00 AB − B 0 B 00 =− , D A00
2 00

b0 =

Bb00 + B 0 a A0 B 0 − BB 00 =− D A00

b0 − A0 b2 − A bb0 + B 00 a = = = a a0 b00 Ahora, cuando se han obtenido todas las formas, si escogemos de todas las combinaciones, los valores de a, b00 , A00 , B y B 0 que hacen que a0 , a00 , b y b00 sean enteros, habr´ un n´mero finito de ellos. a u

FORMAS TERNARIAS.

321

III. Por lo tanto, todas las formas en I y II constituyen un n´mero finito u de clases, y si algunas formas son equivalentes resultar´n menos clases que formas. a Por las investigaciones anteriores, cualquier forma ternaria de determinante D es necesariamente equivalente a alguna de estas formas, i.e., pertenece a alguna de las clases definidas por ´stas, o sea, estas clases incluir´n todas las formas e a de determinante D, i.e., todas las formas ternarias de determinante D estar´n a distribuidas entre un n´mero finito de clases. Q. E. D. u

Para las formas II, a y A00 pueden asumir unicamente los valores +1 y −1, y por lo ´ tanto para cada una de las combinaciones resultantes b00 , B y B 0 deben ser = 0 y obtenemos las formas
Ã

277. Las reglas para generar todas las formas en I y II del art´ ıculo anterior siguen en forma natural de su definici´n; por lo tanto basta con dar algunos ejemplos. Para o D = 1, las reglas I generan las siguientes seis (tomando uno de los signos dobles a la vez): Ã ! Ã ! 0, 1, 0 0, 1, ±1 , 0, ±1, 0 0, ±1, 0

1, −1, 1 , 0, 0, 0

!

Ã

−1, 1, 1 , 0, 0, 0
!

!

Ã

1, 1, −1 , 0, 0, 0
!

!

Ã

−1, −1, −1 0, 0, 0

!

Similarmente para D = −1 obtenemos seis formas I y cuatro formas II: 0, −1, 0 0, −1, ±1 , ; 0, ±1, 0 0, ±1, 0 Ã ! Ã ! Ã ! 1, −1, −1 −1, 1, −1 −1, −1, 1 , , , 0, 0, 0 0, 0, 0 0, 0, 0 Para D = 2 tenemos las seis formas I:
à à à à !

1, 1, 1 0, 0, 0

0, 2, 0 , 0, ±1, 0
!

!

à Ã

0, 2, ±1 0, ±1, 0
!

! Ã !

y las ocho formas II: 1, −1, 2 , 0, 0, 0 Ã ! 1, −2, 1 , 0, 0, 0
à ! Ã

−1, 1, 2 , 0, 0, 0 Ã ! −1, 2, 1 , 0, 0, 0

1, 1, −2 , 0, 0, 0 Ã ! 1, 2, −1 , 0, 0, 0

−1, −1, −2 0, 0, 0 Ã ! −1, −2, −1 0, 0, 0

322

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

Pero el n´mero de clases de formas en estos tres casos es mucho menor que el u n´mero de formas. Es f´cil´confirmar que u ³ a I. La forma 0, 1, 0 se transforma en 0, 1, 0
Ã

0, 1, 0 , 0, −1, 0

!

Ã

0, 1, 1 , 0, ±1, 0

!

Ã

0, 1, −1 , 0, ±1, 0

!

Ã

1, 1, −1 0, 0, 0

!

respectivamente mediante las sustituciones
1, 0, 0 0, 1, 0 0, 0, −1 0, 0, 1 0, 1, −1 ±1, 1, 0 0, 0, 1 0, 1, 1 ±1, −1, −1 1, 0, −1 1, 1, −1 0, −1, 1

tomar 1, 0, 0 . Y puesto que la primera forma es indefinida y la segunda definida, 1, 0, 0 es claro que cualquier forma ternaria indefinida de determinante 1 es equivalente a la forma x2 + 2yz y cualquier forma definida es equivalente a −x2 − y 2 − z 2 . II. De manera similar encontramos que cualquier forma ternaria indefinida de determinante −1 es equivalente a la forma −x2 + 2yz y cualquier forma definida a x2 + y 2 + z 2 . III. Para el determinante 2, la segunda, sexta y s´tima de las ocho formas (II) e pueden rechazarse inmediatamente porque pueden obtenerse a partir de la primera por una permutaci´n simple de las inc´gnitas. Similarmente, la quinta se puede o o obtener a partir de la tercera y la octava a partir de la cuarta. Las tres formas ³ ´ restantes, junto con las seis formas I generar´n tres clases; es decir 0, 2, 0 se a 0, 1, 0 transformar´ en a
³
0, 2, 0 0, −1, 0

y que la forma 1, 1, −1 se transforma en 1, −1, 1 y −1, 1, 1 por una permutaci´n o 0, 0, 0 0, 0, 0 0, 0, 0 simple de las inc´gnitas. Entonces, las diez formas ternarias del determinante 1 se o ³ ´ ³ ´ reducen a estas dos: 0, 1, 0 , −1, −1, −1 ; para la primera, si lo prefiere, se puede 0, 1, 0 0, 0, 0
³ ´

³

´

³

´

³

´

´

mediante la sustituci´n o
⎧ ⎪ 1, ⎨

y la forma
Ã

³

1, 1, −2 0, 0, 0

0, 2, 1 , 0, 1, 0

!

´

0, 0⎪ ⎬ 0, 1, 0⎪ ⎪ ⎩ ⎭ 0, 0, −1 se transforma en
à ! à ! à ! à !

0, 2, 1 , 0, −1, 0

0, 2, −1 , 0, 1, 0

0, 2, −1 , 0, −1, 0

1, −1, 2 0, 0, 0

FORMAS TERNARIAS.

323

respectivamente mediante las sustituciones
1,0,1 1,2,0 1,1,0 1,0,−1 1,2, 0 1,1, 0 1,0, 0 1,2,−1 1,1,−1 1,0,0 1,2,1 1,1,1 1,0,0 0,1,2 0,1,1

Por lo tanto, cualquier forma ternaria de determinante 2 es reducible a una de las siguientes tres formas
à ³

0, 2, 0 , 0, 1, 0
´

!

Ã

1, 1, −2 , 0, 0, 0

!

Ã

−1, −1, −2 0, 0, 0

!

y, si lo prefiere, 2, 0, 0 puede reemplazar la primera. Claramente cualquier forma 1, 0, 0 ternaria definida ser´ necesariamente equivalente a la tercera −x2 − y 2 − 2z 2 , puesto a que las dos primeras son indefinidas. Y una forma indefinida ser´ equivalente a la a 2 + 2yz si sus tres primeros coeficientes son todos primera o segunda; a la primera, 2x pares (obviamente tal forma se transformar´ en una forma similar mediante cualquier a sustituci´n y por lo tanto no puede ser equivalente a la segunda forma); a la segunda o 2 + y 2 − 2z 2 , si sus tres primeros coeficientes no son todos pares, sino que uno, forma x dos o todos son impares (pues la primera forma 2x2 + 2yz, no se puede transformar en ´sta). e Seg´n este argumento, pudimos haber predicho a priori en los ejemplos del u ³ ´ ıa art´ ıculo 273, 274 que la forma definida 19, 21, 50 de determinante −1 se reducir´ 15, 28, 1 ıa a x2 + y 2 + z 2 y que la forma indefinida 10, 26, 2 de determinante 2 se reducir´ a 7, 0, 4 2 − 2yz o (lo que es lo mismo) a 2x2 + 2yz. 2x
³ ´

278. Si las inc´gnitas de una forma ternaria son x, x0 y x00 , la forma representar´ o a 0 y x00 y representar´ formas binarias a n´meros dando valores determinados a x, x u mediante las sustituciones x = mt + nu, x0 = m0 t + n0 u, x00 = m00 t + n00 u

donde m, n, m0 , etc. son n´meros a determinar y t y u las inc´gnitas de la forma u o binaria. Ahora, para completar la teor´a de formas ternarias necesitamos una soluci´n ı o de los siguientes problemas. I. Encontrar todas las representaciones de un n´mero u

324

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

dado por una forma ternaria dada. II. Encontrar todas las representaciones de una forma binaria dada por una forma ternaria dada. III. Juzgar si dos formas ternarias dadas del mismo determinante son equivalentes, y si lo son, encontrar todas las transformaciones de una en la otra. IV. Juzgar si una forma ternaria dada implica otra forma ternaria dada de determinante mayor, y si lo hace, asignar toda transformaci´n de la primera en la segunda. Puesto que estos problemas son m´s o a complicados que los problemas an´logos para formas binarias, los trataremos con a m´s detalle en otra ocasi´n. Por el momento, restringiremos nuestra investigaci´n a o o a mostrar c´mo el primer problema puede reducirse al segundo y el segundo al o tercero. Mostraremos c´mo resolver el tercer problema para casos muy simples que o son particularmente ilustrativos del teorema de formas binarias, y excluiremos el cuarto problema del todo.

279. Lema: Dados tres enteros cualesquiera a, a0 y a00 (no todos = 0), encontrar otros seis B, B 0 , B 00 , C, C 0 y C 00 tales que B 0 C 00 − B 00 C 0 = a, B 00 C − BC 00 = a0 , BC 0 − B 0 C = a00

Soluci´n. Sea α el m´ximo com´n divisor de a, a0 y a00 y escoja los enteros o a u 0 y A00 tales que A, A Aa + A0 a0 + A00 a00 = α Ahora escoja arbitrariamente tres enteros C, C0 y C00 con la unica restricci´n de que los ´ o 0 A00 − C00 A0 , C00 A − CA00 y CA0 − C0 A no son todos = 0. Designaremos tres n´meros C u a u estos n´meros por b, b0 y b00 respectivamente y su m´ximo com´n divisor por β. u Entonces, si se pone a0 b00 − a00 b0 = αβC, a00 b − ab00 = αβC 0 , ab0 − a0 b = αβC 00

es claro que C, C 0 y C 00 son enteros. Finalmente si escogemos enteros B, B0 y B00 tales que Bb + B0 b0 + B00 b00 = β poniendo Ba + B0 a0 + B00 a00 = h

FORMAS TERNARIAS.

325 B 00 = αB00 − hA00

y fijando B = αB − hA, B 0 = αB0 − hA0 , los valores de B, B 0 , B 00 , C, C 0 y C 00 satisfar´n las ecuaciones dadas. a En efecto, se encuentra que aB + a0 B 0 + a00 B 00 = 0 bA + b0 A0 + b00 A00 = 0 y por lo tanto bB + b0 B 0 + b00 B 00 = αβ Ahora, a partir de los valores de C 0 y C 00 tenemos αβ(B 0 C 00 − B 00 C 0 ) = ab0 B 0 − a0 bB 0 − a00 bB 00 + ab00 B 00

= a(bB + b0 B 0 + b00 B 00 ) − b(aB + a0 B 0 + a00 B 00 ) = αβa

y as´ B 0 C 00 − B 00 C 0 = a; similarmente encontramos que B 00 C − BC 00 = a0 y ı 0 − B 0 C = a00 . Q. E. F. Pero debemos omitir aqu´ el an´lisis mediante el cual ı a BC encontramos esta soluci´n y el m´todo para encontrar todas las dem´s a partir de o e a una de ellas.

280. Supongamos que la forma binaria at2 + 2btu + cu2 . . . ϕ cuyo determinante = D es representada por la forma ternaria f con inc´gnitas x, x0 o 00 , poniendo yx x = mt + nu, x0 = m0 t + n0 u, x00 = m00 t + n00 u

y que la adjunta de f es la forma F con inc´gnitas X, X 0 y X 00 . Entonces, es f´cil o a confirmar, mediante c´lculos, (designando los coeficientes de f y F por letras) o a por deducci´n a partir del art´ o ıculo 268.II, que el n´mero D es representable por F u poniendo X = m0 n00 − m00 n0 , X 0 = m00 n − mn00 , X 00 = mn0 − m0 n

326

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

Se puede decir que esta representaci´n del n´mero D es la adjunta de la representaci´n o u o 0 y X 00 no tienen un divisor com´ n, para u de la forma ϕ por f . Si los valores de X, X abreviar llamaremos propia esta representaci´n de D, de otra manera, ser´ impropia o a y tambi´n daremos estas mismas designaciones a la representaci´n de la forma ϕ por e o f a la cual la representaci´n de D es adjunta. Ahora, el descubrimiento de todas o las representaciones propias del n´mero D por la forma F se basa en las siguientes u consideraciones: I. No hay ninguna representaci´n de D por la forma F que no se pueda o deducir de alguna representaci´n de una forma de determinante D por la forma f , o i.e. que es adjunta a tal representaci´n. o 0 = L0 , X 00 = L00 una representaci´n cualquiera de D o En efecto, sea X = L, X 0 , m00 , n, n0 y n00 tales que por F ; por el lema del art´ ıculo anterior escoja m, m m0 n00 − m00 n0 = L, m00 n − mn00 = L0 , mn0 − m0 n = L00

y transforme f en la forma binaria ϕ = at2 + 2btu + cu2 por la sustituci´n o x = mt + nu, x0 = m0 t + n0 u, x00 = m00 t + n00 u

Es f´cil ver que D ser´ el determinante de la forma ϕ y que la representaci´n de D a a o por F ser´ la adjunta de la representaci´n de ϕ por f . a o Ejemplo. Sea f = x2 + x0 + x00 y F = −X 2 − X 0 − X 00 ; D = −209; su representaci´n por F ser´ X = 1, X 0 = 8, X 00 = 12; y encontramos que los o a 0 , m00 , n, n0 y n00 son −20, 1, 1, −12, 0 y 1 respectivamente y valores de m, m ϕ = 402t2 + 482tu + 145u2 . II. Si ϕ y χ son formas binarias propiamente equivalentes, cualquier representaci´n de D por F que es la adjunta de una representaci´n de ϕ por f o o ser´ tambi´n adjunta a una representaci´n de la forma χ por f . a e o Sean p y q las inc´gnitas de la forma χ; transforme ϕ en χ mediante la o sustituci´n propia t = αp + βq, u = γp + δq y sea o x = mt + nu, x0 = m0 t + n0 u, x00 = m00 t + n00 u . . . (R)
2 2 2 2

alguna representaci´n de la forma ϕ por f . Entonces si se pone o αm + γn = g, βm + δn = h, αm0 + γn0 = g0 , βm0 + δn0 = h0 , αm00 + γn00 = g00 βm00 + δn00 = h00

FORMAS TERNARIAS.

327

la forma χ estar´ representada por f fijando a x = gp + hq, x0 = g 0 p + h0 q, x00 = g 00 p + h00 q . . . (R0 )

y mediante c´lculos (puesto que αδ − βγ = 1) encontramos a g 0 h00 − g 00 h0 = m0 n00 − m00 n0 , g 00 h − gh00 = m00 n − mn00 , gh0 − g0 h = mn0 − m0 n

i.e. la misma representaci´n de D por F es adjunta a las representaciones R y R0 . o En el ejemplo anterior la forma ϕ es equivalente a χ = 13p2 − 10pq + 18q 2 y se transforma en ella mediante la sustituci´n propia t = −3p + q, u = 5p − 2q; y la o representaci´n de la forma χ por f es: x = 4q, x0 = −3p + q, x00 = 2p − q. A partir o de esto deducimos la misma representaci´n del n´mero −209 que ten´ o u ıamos antes. III. Finalmente, si dos formas binarias ϕ y χ de determinante D cuyas inc´gnitas son t, u; p, q, se pueden representar por f y si la misma representaci´n o o propia de D por F es adjunta a la representaci´n de cada una de ´stas, las dos formas o e deben ser propiamente equivalentes. Supongamos que ϕ se representa por f poniendo x = mt + nu, x0 = m0 t + n0 u, x00 = m00 t + n00 u

y que χ se representa por f fijando x = gp + hq, y que m0 n00 − m00 n0 = g0 h00 − g 00 h0 = L m00 n − mn00 = g00 h − gh00 = L0 mn0 − m0 n = gh0 − g 0 h = L00 n00 l − nl00 = M 0 , x0 = g0 p + h0 q, x00 = g 00 p + h00 q

Ahora escoja los enteros l, l0 y l00 tales que Ll + L0 l0 + L00 l00 = 1 y sea n0 l00 − n00 l0 = M, nl0 − n0 l = M 00

l0 m00 − l00 m0 = N, y finalmente, sea

l00 m − lm00 = N 0 ,

lm0 − l0 m = N 00

gM + g 0 M 0 + g00 M 00 = α, gN + g0 N 0 + g00 N 00 = γ,

hM + h0 M 0 + h00 M 00 = β hN + h0 N 0 + h00 N 00 = δ

328

SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO.

A partir de esto es f´cil deducir a αm + γn = g − l(gL + g0 L0 + g 00 L00 ) = g

βm + δn = h − l(hL + h0 L0 + h00 L00 ) = h

y similarmente αm0 + γn0 = g 0 , βm0 + δn0 = h0 , αm00 + γn00 = g00 , βm00 + δn00 = h00

A partir de esto es claro que mt+nu, m0 t+n0 u, m00 t+n00 u se transformar´ en gp+hq, a 0 p + h0 q, g 00 p + h00 q, respectivamente, mediante la sustituci´n o g t = αp + βq, u = γp + δq . . . (S)

y mediante la sustituci´n S, ϕ se transformar´ en la misma forma que f poniendo o a x = gp + hq, x0 = g0 p + h0 q, x00 = g 00 p + h00 q

es decir, en χ a la cual debe, por lo tanto, ser equivalente. Finalmente, mediante las sustituciones adecuadas se encuentra que αδ − βγ = (Ll + L0 l0 + L00 l00 )2 = 1 Por lo tanto, la sustituci´n S es propia y las formas ϕ y χ son propiamente o equivalentes. Como resultado de estas observaciones se derivan las siguientes reglas para encontrar toda representaci´n propia de D por F : Encontrar todas las clases de o formas binarias de determinante D y de ellas seleccionar una forma arbitraria; encontrar todas las representaciones propias de cada una de estas formas por f (desechando cualquiera que no se puede representar por f ) y de cada una de estas representaciones, deducir representaciones del n´mero D por F . Mediante I y II es u claro que de esta manera se obtienen todas las representaciones propias posibles y que, por lo tanto, la soluci´n es completa; mediante III es claro que transformaciones o de formas de diferentes clases producen representaciones diferentes.

G00 H. ν. los dem´s casos se pueden reducir a ´ste como sigue. la cual es adjunta a otra forma ternaria. no habr´ ninguna representaci´n u a o 2 . h0 . ν 2 . La investigaci´n de representaciones impropias de un n´mero dado D por o u la forma F puede reducirse f´cilmente al caso anterior.FORMAS TERNARIAS. u depende del segundo problema. Sea a e ¶ µ D el n´mero que se quiere representar por la forma u ¶ µ G. μ. no divisibles por μ ı e habr´ representaciones). Es evidente que si D a no es divisible por ning´n cuadrado (excepto 1). cuya adjunta es la forma µ ∆g. μ2 . utilizando principios diferentes. 282. es evidente que todos los coeficientes de la forma F ser´n u a 2 y as´ ∆D tambi´n debe ser divisible por μ2 (de otra manera. etc. ∆g0 . pues en este caso. Y aunque a primera vista esto parece ser un caso muy particular. o Por lo tanto. y representaciones del n´mero D por la forma propuesta ıan u ∆D coincidir´n con representaciones del n´mero μ2 por la forma que resulta de dividir a u cada uno de los coeficientes de F por μ2 . resolveremos posteriormente a u este caso. h00 de determinante = f . depende de las siguientes *) Para abreviar omitiremos un tratamiento del caso en el cual el determinante sea cero. todas las de este tipo. etc. ∆g 00 ∆h. ν 2 . La investigaci´n de las representaciones de una forma binaria dada de o determinante distinto de 0*) por una forma ternaria. cuando todos los coeficientes de la forma f u tienen un divisor com´n μ. ∆h0 . μ2 . puesto que requiere un m´todo un poco distinto. el poder encontrar todas las posibles representaciones de un n´mero dado por una forma ternaria dada. respectivamente. por esta misma u forma y se multiplican los valores de las inc´gnitas por λ. H 0 . pero si λ representaciones impropias de D por F pueden encontrarse si primero encontramos D D D todas las representaciones propias de los n´meros λ2 . etc. e . Entonces la adjunta de f ser´ a = F . las formas binarias del determinante D no est´n distribuidas entre un n´mero finito de clases. y es claro que las representaciones del n´mero ∆D por F u (esta investigaci´n depende de la anterior) ser´n id´nticas a las representaciones del o a e n´mero D por la forma propuesta. son divisores cuadrados de D. g0 . y esta forma ser´ adjunta a la forma que a resulta de dividir cada coeficiente por μ. H 00 ∆. ∆h00 ¶ g. Observamos. G0 . finalmente. 329 281. que la soluci´n del primer problema no es aplicable o en el caso donde D = 0. g 00 h. Pero.

escoja enteros o 0 y γ 00 tales que γ. 41) (mod. o tendremos B = −171. q B 0 ≡ ∆r (mod. un valor de la expresi´n ∆(p. x0 y x00 . x0 = 3t − 4u. A0 . claramente de la forma g. observaciones. A00 b. r) = ϕ de o determinante D por la forma ternaria f de determinante ∆ se pueden deducir enteros B y B 0 tales que B 2 ≡ ∆p. en el caso donde ∆ y D son primos relativos. b00 = g.e. y ∆ el determinante Entonces. B 0 = ∆r + AD 2 2 2 Entonces. A00 = D. a0 = r. B 00 = G. BB 0 = −∆q + B 00 D. t y u designan las inc´gnitas de las formas f y ϕ).330 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. cuya adjunta es B. B 0 = 27 o sea (−171. q. µ ¶ β. De cualquier representaci´n propia de una forma binaria (p. x0 = α0 t + β 0 u. α0 . γ 0 = 1. r) (mod. r) no es un residuo cuadr´tico de D. B 0 . p. x00 = t. Se sigue de esto que si ∆(p. x00 = α00 t + β 00 u (donde x. γ (α0 β 00 − α00 β 0 )γ + (α00 β − αβ 00 )γ 0 + (αβ 0 − α0 β)γ 00 = k con k = +1 o = −1. por lo B 2 = ∆p + A0 D. D) 2 i. T´mese la siguiente repreo o sentaci´n propia de la forma ϕ por f o x = αt + βu. a entonces. Transforme f mediante la sustituci´n o α. −q. ϕ no a podr´ representarse propiamente por ninguna forma ternaria de determinante ∆. BB 0 ≡ −∆q. −q. D). 770). β0. . b0 . −3. γ 00 = 0. la forma 19t2 + 6tu + 41u2 es representada por x2 + x0 + x00 poniendo x = 3t + 5u. γ 00 en la forma resulta a = tanto a. 27) como un valor de la expresi´n q −1(19. b00 = q. I. y fijando γ = −1. a00 A. por ejemplo. a0 . µ γ γ0 ¶ α00 . ∆ tendr´ que ser el n´mero a u caracter´ ıstico de la forma ϕ. β 00 .

ser´n equivalentes u opuestos. B 0 = ζkD + kkB0 y as´ puesto que kk = ±1. γ 0 y γ 00 pueden determinarse de una infinidad de maneras o a diferentes. 0. b 00 = g con adjunta A. η. la o e o transformaci´n de G en G. tales que s´ Suponga que tambi´n hemos escogido δ. tendremos B ≡ B. y por una aplicaci´n de los principios dados en los art´ ı e o ıculos 269 y 270*) encontraremos que si se fijan (β 0 γ 00 − β 00 γ 0 )δ + (β 00 γ − βγ 00 )δ 0 + (βγ 0 − β 0 γ)δ 00 = ζ (γ 0 α00 − γ 00 α0 )δ + (γ 00 α − γα00 )δ 0 + (γα0 − γ 0 α)δ 00 = η la forma G se transformar´ en G mediante la sustituci´n a o k. B 0 ) y (B. B0 ) son equivalentes. Puesto que γ. A 0 . β 00 . 331 II. 0 k 0. resultar´n diferentes valores de B y B 0 . En el primer caso diremos que los valores (B. As´ pues. que son opuestos. D) que puede deducirse mediante el m´todo de I. δ ı. r) o (mod. A 00 B. (mod. 0 ζ. o a *) Obtenemos la transformaci´n de la forma g en la forma f a partir de la transformaci´n o o de la forma f en la forma g. −q. a 0 . B 0 ≡ −B0 ı. β0. y a partir de ´sta. B 00 = G. a 00 b. y diremos que las representaciones q de la forma ϕ pertenecen a cualquiera de los valores de la expresi´n ∆(p. ¶ δ δ0 α00 . B 0 ≡ B0 o B ≡ −B. o .FORMAS TERNARIAS. α0 . en el segundo caso. b 0 . a partir de esto y de la transformaci´n de la forma f en la forma g o obtenemos la transformaci´n de la forma g en la forma g. k. µ ¶ µ β. e (α0 β 00 − α00 β 0 )δ + (α00 β − αβ 00 )δ 0 + (αβ 0 − α0 β)δ 00 = k se hace = +1 o −1 y que la forma f se transforma mediante la sustituci´n o α. D). Entonces g y g ser´n equivalentes y a as´ tambi´n G y G. Veamos que relaci´n tendr´n entre a 0 y δ 00 . B 0 . δ00 en a. Entonces resulta B = ηkD + kkB. por transposici´n. todos los valores e ı a los cuales les corresponde la misma representaci´n.

0. o a . β0.e. δ α0 . α0 ζ + β 0 η ± γ 0 = δ 0 . y si esta representaci´n pertenece al valor (B. η ±1 g se transformar´ en una forma g con determinante ∆. B0 . B0 ) que le es o e a 0 y γ 00 podemos tomar otros enteros δ. δ 0 equivalente u opuesto. γ0 α00 . en lugar de γ. β 00 . γ α0 .. si f se transforma en su forma adjunta mediante la sustituci´n (S): o α. III. En cambio. 0. sea ±B = B + ηD. 1. si fijamos 4 y 5 de la forma adjunta ser´n = B. Q. i. δ0 α00 . β. Es f´cil ver que los coeficientes a a 0 respectivamente. como en I. β0. γ y δ00 para los cuales la ecuaci´n o (α0 β 00 − α00 β 0 )δ + (α00 β − αβ 00 )δ 0 + (αβ 0 − α0 β)δ 00 = ±1 (Ω) tiene lugar y se escogieran tales que. si x = αt + βu etc. β. γ 00 la misma representaci´n tambi´n pertenecer´ a cualquier otro valor (B. es una representaci´n de la o 0 ) del cual se deduce forma ϕ por f . Sin embargo. E. a En efecto. β 00 . B o mediante la transformaci´n o α. α00 ζ + β 00 η ± γ 00 = δ 00 no es dif´ ver que f se transformar´ en g mediante la sustituci´n (S) y que la ıcil a o ecuaci´n (Ω) ser´ satisfecha. ζ 0. δ00 el cuarto y quinto coeficiente de la forma adjunta ser´n respectivamente = B. B a αζ + βη ± γ = δ. 0.332 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. ζ y η ser´n enteros y mediante la a (B. B sustituci´n o 1. ±B 0 = B0 + ζD (aqu´ y m´s adelante tomaremos el signo superior e inferior seg´n los valores de ı a u 0 ) y (B. B0 ) sean equivalentes u opuestos). D.

−q. −83). u II. (269. 2B. no equivalentes) de la expresi´n o q ∆(p. (−171. 127). 237). (−39. Para abreviar no daremos una explicaci´n m´s completa. y ı 2 −∆q = BB 0 − DB 00 . D). por consiguiente ∆ y D no podr´ ıan ser primos relativos. nos quedar´n a 1 (m+n) valores en total. ahora. tienen un divisor com´n. (−269. r) (mod. ∆r = B 0 − DA 2 . (171. q y r.FORMAS TERNARIAS. −27). Pero es evidente que si (B. 2∆q y 2∆r ser´n divisibles por D. (291. Designemos el n´mero de estos valores por m y supongamos que entre u ellos hay n que son opuestos a s´ mismos (fijando n = 0 cuando no los hay). 2B 0 y tambi´n 2∆p. −237). Por lo tanto p. suponiendo ∆p = B 2 − DA0 . tambi´n ´ste ser´ un factor a u e e a 2 . Entonces ı es claro que los restantes m − n valores estar´n compuestos por parejas que son a opuestas entre s´ (puesto que hemos supuesto que se incluyen todos los valores). Se buscan todas los valores diferentes (i. En efecto. ı si de cada par de valores opuestos rechazamos un valor arbitrariamente. la soluci´n fue dada en el art. −3. As´ pues por ejemplo. 41) (mod. B e a opuesto a s´ mismo. (39. A partir de estos principios se deduce el siguiente m´todo para encontrar todas e las representaciones propias de la forma binaria ϕ = pt2 + 2qtu + ru2 de determinante D por la forma ternaria f de determinante ∆. r) no puede ser un residuo cuadr´tico de D a menos que ϕ sea una forma a primitiva. 233. q y de ∆ r no pueden tener un divisor com´n y ϕ es una forma primitiva. 770). −127). −q. y los casos restantes se pueden o reducir facilmente a ´ste. 333 283. a saber. e o a Simplemente indicaremos que siempre que ∆ y D sean primos relativos.e. la expresi´n o ∆(p. 83) y (−291. I. entonces (DB 00 − ∆q)2 = (DA0 + ∆p)(DA + ∆r) y manipulando y sustituyendo D por q 2 − pr tenemos (q 2 − pr)(B 00 − AA0 ) − ∆(Ap + 2B 00 q + A0 r) + ∆2 = 0 y es f´cil concluir que si p. 27). Para el caso en el cual ϕ es una forma primitiva y ∆ y D primos relativos. tenemos ocho valores de la expresi´n ı o 2 q −1(19. Rechazamos los cuatro ultimos ´ 0 ) es un valor que es como opuestos a los primeros.

si ∆ y D son primos relativos. Deber´ o ıamos. para todos los valores de D mayores que 2. α0 .II. Entonces aquella parte del segundo problema que o se refiere a la representaci´n propia se reduce al tercer problema. pero si b. γ 00 Es claro que no puede existir ninguna representaci´n de este tipo que no se pueda o deducir de alguna transformaci´n. no habr´ ninguna representaci´n o a o 0 ). a saber. o ıculo los valores a00 . ab − b0 b00 = B. a0 = r. con la unica excepci´n del caso en el cual el ´ o 0 ) es opuesto a s´ mismo. entonces 2 debe u u ser divisible por D. As´ ı pues. b y b0 se pueden encontrar con la ayuda de la ecuaci´n del art´ 276. x00 = α00 t + β 00 u β. o IV. b0 . por lo tanto. Ahora. x0 = α0 t + β 0 u. A partir de ´stos es f´cil ver que cuando ∆ y D son primos relativos. Ahora. δ00 . por ejemplo o α. β 00 . b0 y e a 00 deben ser enteros (puesto que estos tres n´ meros dan valores enteros cuando son a u multiplicados por D y luego por ∆). por lo tanto. entonces.334 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Al ver esto. 2p. En efecto. tambi´n ser´n divisibles por e a D. b00 a0 b0 − bb00 cuyo α00 . δ0 α00 . B representaci´n. B f y g son equivalentes. b0 y a00 son enteros y las formas de la forma ϕ por f perteneciente a (B. es evidente que cualquier representaci´n propia de la forma o ϕ por f debe pertenecer a uno y s´lo uno de los valores restantes. Esto no puede ocurrir a menos que D sea = ±1 o = ±2. en este caso p. cualquier transformaci´n de f en g. δ α0 . a00 b. transformaciones diferentes de la forma f en la forma g siempre producen representaciones distintas. β 00 . 2q y 2r. siempre resulta n = 0 si ∆ y D son primos relativos. a0 . b. Seg´n I. = B0. En este caso dos transformaciones dan una sola ı valor (B. a o x = αt + βu. β0. β. B 0 ) debemos determinar primero la forma ternaria g = determinante = ∆ y en la cual a = p. si alguno de los coeficientes b. b0 y a00 es una fracci´n o las formas f y g no son equivalentes. b00 = q. suponga que f tambi´n se transforma en g mediante la o e sustituci´n o α. III. revisar cada uno de estos valores en orden para encontrar la representaci´n que o pertenece a cada uno. producir´ tal representaci´n. β0. Para poder encontrar la representaci´n correspondiente a un o µ ¶ valor dado (B. γ γ0 a. q y r no pueden tener un divisor com´n.

Por lo tanto. B 0 = kkB 0 + ζkD Si se supone que ambas k. y que formas binarias negativas no pueden representarse por formas ternarias indefinidas con determinante positivo. cuya adjunta es F . 335 (que da la misma representaci´n que la anterior) y sean k. entonces tenemos B ≡ −B. k = +1 ´ = −1. ζ y η los mismos n´meros o u que en II del art´ ıculo anterior. e0 . positiva) con determinante negativo puede representar unicamente formas binarias positivas. es claro u que ϕ no se puede representar impropiamente por f a menos que D tenga factores cuadrados. encontramos (ya que hemos excluido el o caso de D = 0) que ζ = 0. Similarmente. B 0 ) y el otro −1. 271) sobre los criterios para formas definidas e indefinidas. g ser´ una forma negativa definida. g ser´ una forma indefinida. 284. D) o el valor de (B. y a ϕ es una forma negativa. se sigue f´cilmente que si ∆ es positivo. D es negativo. ´ concluimos que una forma ternaria definida (i. a Ahora. son aqu´llas de las cuales deducimos e representaciones impropias del n´mero D por la forma F . a menos que sean similares en cuanto a esto. B es opuesto a s´ mismo. η = 0 y se sigue que δ = γ. es claro que formas binarias con determinantes positivos y formas positivas no pueden ser representadas propiamente por una forma ternaria negativa. puesto que f y g definitivamente no pueden ser equivalentes. Representaciones impropias de la forma binaria ϕ con determinante D por la forma ternaria f . en la cual los valores de las inc´gnitas tendr´n o u o a . e00 . Tendremos B = kkB + ηkD.FORMAS TERNARIAS. pero una forma ternaria del primer tipo puede representar una forma del segundo tipo. δ 0 = γ 0 . Toda representaci´n impropia de la forma ϕ por f dar´ una o a representaci´n del n´mero D por F . pero si ∆ es positivo y D a es positivo (o bien D es negativo y ϕ una forma positiva). etc. ı V. A partir de lo dicho anteriormente (art. (el n´mero de ellos es finito ya que hemos excluido la posibilidad de tener D = 0). k. δ 00 = γ 00 .e. y una forma ternaria del segundo tipo puede representar una forma del primer tipo unicamente. estas dos transformaciones pueden ser diferentes s´lo cuando uno de los n´meros k o k es +1 o u 0 ≡ −B 0 (mod. y que una forma ternaria ´ indefinida con determinante negativo solamente puede representar formas binarias negativas y formas con determinante positivo. Supongamos que todos los cuadrados (excepto 1) que son divisores de D 2 2 u son e2 .

χ y μ o o enteros positivos (cuyo producto es por lo tanto = e). Por esta raz´n u a u o decimos simplemente que una representaci´n impropia de la forma ϕ pertenece al o 2 . U = μu. a cada uno de los divisores de e tomados e positivamente (incluyendo a 1 y a e) y sea μ = χ . o e as´ se obtendr´n las formas correspondientes a cada una de las transformaciones. y de seguro tendremos todas las transformaciones. para cada uno de los valores enteros χ y μ. pero ser´ f´cil reconstruir el an´lisis que produce o e a a a los resultados. . se pueden encontrar como sigue. etc. x00 = A00 T + B00 U (R) De cada uno de los (R) se deduce una representaci´n o x = αt + βu. supongamos que Φ es una de las formas que se transforma en ϕ mediante la sustituci´n T = χt+λu. Estas formas. Ahora se utilizan las reglas siguientes para divisor cuadrado e encontrar todas las representaciones de la forma ϕ que pertenecen al mismo divisor ız dado e2 (supondremos que su ra´ cuadrada e se toma positivamente). o donde T y U son inc´gnitas de tal forma. Segundo. U = μu. x0 = α0 t + β 0 u.336 SOBRE LAS FORMAS DE SEGUNDO GRADO. Es inmediatamente obvio que para χ necesitamos considerar solamente aquellos divisores o de e cuyos cuadrados dividen el primer coeficiente de la forma ϕ. asigne a λ todos los valores enteros desde cero hasta μ − 1. sucesivamente. Note que podemos deducir de ´l soluciones a e e m´s sencillas de los problemas de los art´ a ıculos 213 y 214. con las transformaciones correspondientes. x00 = α00 t + β 00 u (ρ) *) Si pudi´ramos tratar m´s ampliamente este problema. como m´ximo com´n divisor. en gran medida. e00 . alguno de los n´meros e. podr´ e a ıamos abreviar. investigando la o 1 1 forma en la cual se transforma ϕ mediante la sustituci´n t = χ T − λ U . U = μu. u = μ U. Sea χ igual. t y u inc´gnitas de la forma ϕ. Ahora podemos encontrar la forma que se transforma en ϕ mediante una sustituci´n T = χt + λu. etc. D Primero encuentre todas la formas binarias de determinante e2 que se transforman en ϕ mediante una sustituci´n propia como T = χt + λu. Reservaremos para una ocasi´n m´s o a apropiada un estudio m´s profundo de ´ste problema. Para abreviar daremos una demostraci´n sint´tica. o e0 2 . se investigan todas las representaciones o propias de la forma Φ por f (si existe alguna) y se exhiben en general por la f´rmula: o x = AT + BU. λ un entero positivo menor que μ (puede ser cero). la soluci´n. x0 = A0 T + B0 U. e0 . o e00 2 . ı a pero s´lo aquellas formas en las cuales los tres coeficientes son enteros*) deben ser o retenidas.

Es tan obvio que la forma ternaria f se transforma en ϕ por cada o sustituci´n (ρ) que no necesita de una explicaci´n adicional. αβ 0 − α0 β son = e(A0 B00 − A00 B0 ). que cada representaci´n o o o 2 es claro en vista de que los n´ meros u (ρ) es impropia y pertenece al divisor e 0 β 00 − α00 β 0 . B ser´n enteros. a partir de los valores dados α. α00 β − αβ 00 . Supongamos que los a a A χ 0 y a00 hacen aA + a0 A0 + a00 A00 = 1 y para abreviar escribamos k para tres enteros a. Es inmediatamente claro de las tres primeras ecuaciones de (R) que para χ debemos tomar el m´ximo com´n divisor de a u 0 y α00 con signo positivo (ya que A0 B00 − A00 B0 . De esta manera obtendremos todas las o o representaciones de la forma ϕ que pertenecen al divisor e2 y cada una s´lo una vez. Entonces a partir de las ultimas tres ecuaciones (R) se sigue que 0 β 0 + a00 β 00 = λ + μk y de esto es inmediatamente evidente que se da s´lo un o aβ + a valor de λ entre los l´ ımites de 0 y μ − 1. A00 . as´ que resta s´lo mostrar que siempre e a ı o B.FORMAS TERNARIAS. los valores de 0 y B00 tambi´n se habr´n determinado. α0 = χA0 . A0 . Cuando hemos hecho esto. o II. Mostraremos que a partir de cualquier representaci´n (ρ) de la forma o D ϕ se puede encontrar una representaci´n propia de una forma de determinante e2 o contenida entre las formas encontradas mediante la primera regla. eso es. B. Ahora tenemos a B= ´ 1 1³ β(1 − aA) − A(a0 β 0 + a00 β 00 ) + Ak (β − λA) = μ μ ´ 1 ³ 00 00 = a (A β − Aβ 00 ) − a0 (Aβ 0 − A0 β) + Ak μ ´ 1 ³ 00 00 = a (α β − αβ 00 ) − a0 (αβ 0 − α0 β) + Ak e . α0 . β 0 y β 00 podemos deducir valores enteros χ. β 00 = λA00 + μB00 Al tratar de la misma manera todas las otras formas que encontramos mediante la primera regla (si hay varias). A00 y μ = e (es f´cil ver que necesariamente ser´n enteros). e(A00 B − AB00 ). β. por lo tanto est´n determinados A. α a tienen un divisor com´n. λ y μ con las condiciones prescritas. otras representaciones ser´n obtenidas a partir de a cada representaci´n propia de cada forma. α00 = χA00 (R) β = λA + μB. u 0 . A0 y A00 tampoco). y A. α e(AB0 − A0 B) respectivamente y su m´ximo com´n divisor ser´ e (puesto que (R) a u a es una representaci´n propia). tanto como los valores de A. I. 337 mediante las ecuaciones α = χA. Demostraci´n. a ´ aB + a0 B0 + a00 B00 . α00 . β 0 = λA0 + μB0 . B0 y B00 que satisfacen un´ ıvocamente a las ecuaciones (R). A00 B − AB 00 y AB0 − A0 B no α.

y de la misma manera podemos mostrar que B0 y B00 son enteros. Inmediatamente se concluye que dos formas ternarias cualesquiera de determinante 1 son equivalentes si ambas son definidas o ambas indefinidas. eso es. entonces todas las formas con determinante e2 . Similarmente. o sea respecto a la manera de juzgar si dos formas ternarias dadas del mismo determinante son o no equivalentes y. todas las formas ser´n positivas o negativas seg´n ϕ a u pertenezca a formas positivas o negativas. A partir de esta soluci´n es f´cil deducir que el teorema enunciado al final o a del art´ ıculo anterior para las representaciones propias tambi´n se aplica a las e representaciones impropias. Es claro que B es un entero. una que contiene todas las formas indefinidas. Dos formas definidas con determinante 2 son siempre equivalentes. si una es definida y la otra indefinida.338 SOBRE FORMAS DE SEGUNDO GRADO. etc. y cuando estos determinantes son negativos. no son equivalentes (es claro que la ultima parte de la proposici´n es v´lida para el caso ´ o a general de formas de cualquier determinante). a la otra que contiene todas las formas definidas (negativas). dos . Pues. si lo son. tal como las obtenidas para problemas an´logos de formas binarias. que ϕ implica. D e0 2 etc. Para el determinante +1 mostramos anteriormente que todas las formas ternarias est´n repartidas en dos clases. e Si tratamos los restantes divisores cuadrados de D de la misma manera y desarrollamos las representaciones pertenecientes a cada uno de ellos. o algunos casos particulares pertinentes a esta divagaci´n. 285. Podemos dar aqu´ s´lo algunos detalles respecto al tercer problema (al cual ı o hemos reducido los dos primeros). o I. tampoco podr´ ser representadas propiamente por f . en general ninguna forma binaria positiva con determinante negativo puede ser representada por una forma ternaria negativa. de que manera encontrar todas las transformaciones de una en la otra. o a presentar´ mayores dificultades aqu´ Por lo tanto limitaremos nuestra discusi´n a ıa ı. dos formas cualesquiera con determinante −1 son ciertamente equivalentes si ambas son definidas o ambas indefinidas. si ϕ fuera una forma binaria tal que de acuerdo con el teorema no pudiera ser D representada propiamente por f . tendremos todas las representaciones impropias de la forma ϕ por f . De estos argumentos vemos que no puede haber ninguna representaci´n o 2 que no se pueda obtener impropia de la forma ϕ por f que pertenezca al divisor e un´ ıvocamente por el m´todo que hemos utilizado. La raz´n es que la o soluci´n completa. La raz´n ıan o es que todas estas formas tienen determinante del mismo signo que ϕ.

a0 . de acuerdo con la norma del art´ ıculo 270 para producir transformaciones. el de encontrar todas las f a transformaciones de la forma ternaria f en s´ misma. 339 formas indefinidas no son equivalentes si en una los tres primeros coeficientes son todos pares y en la otra no son todos pares. etc. y repres´ntense las sustituciones e *) Los otros casos en los que f es una forma definida se pueden reducir a ´ste. Pues si f se transforma en s´ ı ı 0 ). Entonces solamente queda demostrar c´mo obtener todas las posibles o transformaciones a partir de una transformaci´n de una forma ternaria f en otra o 0 .FORMAS TERNARIAS. Para todos estos casos se puede encontrar una transformaci´n de una o 0 en la otra. o o etc. y si se transforma en f 0 mediante misma por varias sustituciones (τ ). 0 . que cualquier transformaci´n de la forma f en f o o combinando una transformaci´n dada (t) de f en f 0 junto con una (y s´lo una) o transformaci´n de la forma f en s´ misma. a . Restringiremos nuestra investigaci´n de todas las transformaciones de la forma o f en s´ misma al caso donde f es una forma definida cuyo 4o . Pues en todos los casos. es f´cil probar a a una de las cuales llevar´ f hacia f a 0 puede deducirse de esta manera. por los m´todos dados anteriormente se puede encontrar transformaciones de las formas f y e 0 en F y de la forma F en f y f 0 . de las formas ternarias equivalentes f y f en cualquier clase de forma ternaria hemos encontrado un n´mero suficientemente u peque˜o de formas tales que cualquier forma de la misma clase pueda ser reducida n por m´todos uniformes a una de ellas. y tambi´n hemos mostrado c´mo reducirlas e e o todas a una sola forma. transformaciones de la forma f en f III. As´ a partir de la combinaci´n de una o ı ı o 0 con todas las transformaciones de f en s´ misma. pero si f es una e forma indefinida. a00 0. (τ 00 ). II. (τ 00 ). es claro que se combina la transformaci´n (t) con (τ ). Por lo tanto sea f = a. en los casos restantes (los tres primeros coeficientes de ambas formas son todos pares o alguno de los tres primeros coeficientes de ambas formas es impar) las formas ser´n equivalentes. Mediante c´lculos adicionales. Entonces por el art´ ıculo 270 pueden deducirse las f 0 y de la forma f 0 en f . se ı transformaci´n dada de f en f o 0 . Este problema depende de un problema m´s sencillo. Sea F esta forma de la misma clase que f y f 0 . cada 0 . (τ la sustituci´n (t). (τ 0 ). 5o y 6o coeficientes ı µ ¶ son todos = 0*). Podr´ a ıamos mostrar muchas m´s proposiciones de este car´cter especial si se hubieran desarrollado m´s ejemplos a a a anteriormente (art. debe usarse un m´todo completamente diferente y el n´mero de transformaciones e u ser´ infinito. 277). 0. cada una de ellas s´lo una obtienen todas las transformaciones de la forma f en f o vez.

γ 00 = ±1 o β 0 = 0. a0 y a00 son iguales e. γ 0 = 0 y de la 3. Entonces de la misma manera que en el caso anterior tendremos que α0 = 0. a0 = a00 y el tercero u diferente. supongamos que a < a0 y a0 < a00 (si hay un orden diferente de magnitud. a partir de las ecuaciones 2 y 3 resulta necesariamente β = 0. a ´ 00 = ±1. β 00 = ±1. β. γ = 0 y adem´s a 0 = ±1. α00 = 0 y a partir de la 1. o β 00 = ±1 as´ pues (debido a la ambig¨ edad independiente de los signos) habr´ en ı u a γ total 8 transformaciones. en tenemos β cualquier caso. β 00 = 0.. y a partir de las ecuaciones 2. γ 00 = 0. se obtienen las mismas conclusiones de esta manera. Entonces la primera ecuaci´n a o 0 = α00 = 0. entonces por en (Ω) evidentemente requiere que α las ecuaciones 4 y 5 resulta β = 0. ahora a partir de la ecuaci´n 6. α = ±1. α = ±1. γ 0 = ±1. supongamos: Primero que a < a0 . γ 0 = 0. II. por lo tanto α = ±1. β Pero si. Y as´ para cada caso habr´ 16 transformaciones diferentes. Cuando a. γ 00 as´ que las siguientes ecuaciones se cumplen ı aα2 + a0 α0 + a00 α00 = a aβ 2 + a β + a β 2 0 02 00 00 2 2 2 2 (Ω) = a0 aγ 2 + a0 γ 0 + a00 γ 00 = a00 aαβ + a0 α0 β 0 + a00 α00 β 00 = 0 aαγ + a0 α0 γ 0 + a00 α00 γ 00 = 0 aβγ + a0 β 0 γ 0 + a00 β 00 γ 00 = 0 Ahora deben distinguirse tres casos: I. a partir de las ecuaciones 4 y 5 tendremos α0 = 0. Cuando dos de los n´meros a.340 SOBRE FORMAS DE SEGUNDO GRADO. α0 . a0 y a00 (que tienen el mismo signo) son todos diferentes. γ 00 = 0. β 00 = 0. β0. γ = 0. las mismas conclusiones resultar´n de manera similar). γ 0 = ±1. α00 = 0. similarmente de la ecuaci´n 2 tenemos o 00 = 0 y por lo tanto β 0 = ±1. 3 y 6 es f´cil deducir que o β 0 = ±1. a > a0 . γ = 0. γ 0 = 0. en segundo lugar.g. γ 00 = ±1 o β 0 = 0. Los ı a . γ γ0 α00 . β 00 . β = 0. mediante las cuales f es transformada en s´ misma por ı α.

β 0 . α0 . En el primer caso necesitamos simplemente intercambiar los caracteres α. Cuando todos los a. γ 00 dos de los n´meros sean = 0. Mediante las ecuaciones 4. α00 . Lo mismo es cierto de los o u 0 . γ 0 y α00 .FORMAS TERNARIAS. β 0 . α0 . x00 = δ 00 y + ε00 y 0 + ζ 00 y 00 toda transformaci´n de la forma f en f 0 estar´ comprendida en el siguiente esquema: o a x x0 x0 x0 x00 x00 = ±(δy + εy 0 + ζy 00 ) x0 x00 x x00 x x0 = ±(δ 0 y + ε0 y 0 + ζ 0 y 00 ) x00 x0 x00 x x0 x = ±(δ 00 y + ε00 y 0 + ζ 00 y 00 ) con esta diferencia: que las seis columnas ser´n utilizadas en su totalidad cuando a 0 = a00 . por causa de la ambig¨edad de signos. y el tercero = ±1. Por lo tanto s´lo hay seis posibles combinaciones: o conjuntos α α α α0 α0 α00 α00 = ±1 β 0 β 00 β β 00 β β 0 = ±1 γ 00 γ 0 γ 00 γ γ 0 γ = ±1 Los restantes seis coeficientes ser´n = 0 a y. β 00 respectivamente. 2 2 En resumen. la primera y sexta cuando a = a00 . γ 00 . x0 = δ 0 y + ε0 y 0 + ζ 0 y 00 . pero solamente se debe tomar la e primera columna cuando a. β 0 . el n´mero de transformaciones ser´ 48. la primera y segunda cuando a0 = a00 . tercero y cuarto u a 16. si la forma f = ax2 + a0 x0 + a00 x00 se transforma en una forma o equivalente f 0 mediante la sustituci´n x = δy + εy 0 + ζy 00 . En el primer caso. La u misma tabla tambi´n incluye los casos anteriores. las columnas 1 y 2 cuando a0 = a00 con a distinto. en el segundo caso se tienen que intercambiar con γ. β. hay un total de 48 transformaciones. 2 y 3 requieren u que en cada uno de los tres triples α. la primera y tercera cuando a = a0 . . β 00 . las ecuaciones 1. a0 y a00 son todos diferentes. y en el quinto 8. y la primera sola cuando a. γ 0 . γ 00 respectivamente. β y γ puede ser = ±1. III. 1 y 3 cuando a = a0 . a0 y a00 son todos diferentes. γ 0 . α00 con β. 5 y 6 es f´cil ver que a s´lo uno de los tres n´meros α. a0 y a00 son iguales. en el segundo. β 00 . 341 dos restantes casos donde a = a00 o a = a0 se pueden resolver de manera totalmente similar. a=a 1 y 6 cuando a = a00 . γ.

α00 . β. C) de determinante D que pertenece al g´nero principal: encontrar una forma binaria f cuya duplicaci´n e o nos da F . se transformar´ en el a que F . procederemos a algunas aplicaciones especiales. α. −B = αβ − α0 β 00 − α00 β 0 . Por consiguiente. α. designando los n´meros αβ 0 − α0 β. Entre ellas. Es claro que esto se puede realizar a partir de la teor´ anterior sobre formas ternarias. c a u respectivamente. as´ que hay un valor para la o e ı q expresi´n (A. α00 β − αβ 00 por a. C = β 2 − 2β 0 β 00 adem´s. 2α0 . 2c) con ella misma. se podr´ encontrar a necesariamente equivalente a la forma x una transformaci´n de ´sa a ϕ. el siguiente problema merece el primer lugar. B. y por la sustituci´n β o 0 . Sea F 0 la opuesta de la forma F . 286. a partir del cual se puede encontrar una forma o ternaria ϕ de determinante 1 en la cual (A. Encontrar una forma cuya duplicaci´n produce una forma dada del g´nero principal.342 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. β. β. C) (mod. 2β 00 . Se busca una representaci´n o 0 = AT 2 − 2BT U + CU 2 por la forma ternaria x2 − 2yz. y por lo tanto ser´ o a 2 − 2yz. C) ser´ una parte y todos sus a coeficientes ser´n enteros. mediante la sustituci´n 2β o 0 . o e Puesto que los elementos b´sicos de la teor´ de formas ternarias se han a ıa desarrollado de manera concisa. o Soluci´n. y = α0 T + β 0 U. Es igualmente obvio que ϕ ser´ una forma indefinida a a (pues por hip´tesis F ciertamente no es una forma negativa). −b. B. Dada una forma binaria F = (A. por lo tanto si el n´mero c es a u u u . c) con ella misma. 2b y 2c es 2. I. por hip´tesis. Ahora el α m´ximo com´n divisor de los n´meros 2a. F pertenece al g´nero principal. la cual da una representaci´n propia de la forma F 0 o e o 2 − 2yz. β 00 . ALGUNAS APLICACIONES A LA TEORIA DE LAS FORMAS BINARIAS. en el producto de la forma (a. z = α00 T + β 00 U. −B. β. Problema. e a u II. b. ıa ya que. es f´cil conclu´ a ır 0 . Suponga que es propia de F x = αT + βU. α0 β 00 − α00 β 0 . Con la ayuda de la ultima observaci´n del art´ ´ o ıculo 235. D). Como resultado por la forma x A = α2 − 2α0 α00 . α. 2α00 . ´stos no tendr´n un divisor com´n y D = b2 − 2ac. α. −b. producto de la forma (2a.

Ciertamente uno de estos casos siempre se o cumplir´. −3 c = 20. 2c) (ver conclusi´n 4. 17. similarmente si a es impar (a. 4 11. −2 ⎪ ⎨ ⎬ es transformada en ϕ por la sustituci´n ⎪ 2. k 0 ) . q. i. 0. 2b y c no tendr´n un divisor com´n. 0. 1⎪ ⎪ 2. y con la e a o ⎩ ⎭ 0. −b. 22). F se obtendr´ de la duplicaci´n de la a o forma (11. as´ (2a. −9. −7. 1 ³ ´ 1. art. −1. ayuda de las transformaciones dadas en el art´ ıculo 277 encontramos que −1. 235). Prop´ngase la forma F = (5. As´ pues a = 11. Agregamos las siguientes observaciones sobre el problema que se resolvi´ en o el art´ ıculo anterior. −b. 2c) ser´ una forma a propiamente primitiva. En efecto. 31. o encontramos que la forma ternaria ϕ = Ejemplo. 3. −6. Un o q a e ıculo 272 valor de la expresi´n (5. −b. b ser´ necesariamente impar. c) ser´ una u a u ı a forma propiamente primitiva. 40) y se transformar´ en el producto de esta forma con ella misma por a la sustituci´n −1. Pero puede ocurrir que a y c sean impares. k) y por la sustituci´n p. ahora a ıa 00 a + βb + β 0 c = 0. 0 ⎧ ⎫ 2. −18.APLICACIONES A LA TEORIA DE FORMAS BINARIAS. 2. 343 impar. 0 0. α00 a + αb + α0 c = 0 y se sigue que βb y αb es f´cil confirmar que β a ser´n pares y as´ tambi´n lo ser´n α y β. ⎩ ⎭ 1. q 000 (supongamos que cada una se o toma propiamente) se tendr´n las siguientes ecuaciones que son f´cilmente deducidas a a (h0 . a a o es equivalente a la forma 1. 0. 2. por lo tanto puesto que a es impar. q00 . −7. por los m´todos del art´ o ³ 5. Si la forma F es transformada en un producto de las dos formas (h. −2 ⎪. ⎨ ⎬ y ´sta se transformar´ en ϕ mediante la sustituci´n ⎪ 1. o ı 0 ⎪. De esto seguir´ que A y C son pares pero a ı e a ıa esto contradice a la hip´tesis seg´n la cual F es una forma del g´nero principal y as´ o u e ı de orden propiamente primitiva. p000 . los n´meros 2a. En este caso inmediatamente habr´ dos formas que producir´n F mediante su duplicaci´n. 31) ser´ (55. b = −17. 3. En el primer caso F ser´ obtenida a partir de la duplicaci´n a o de la forma (2a. 2. −2 ´ ³ ´ 287. 31) con determinante −151. 3. 0 ⎧ ⎫ ⎪ 3. −1 0. p00 . i0 . 2. p0 . −b. q 0 . 1. c) y en segundo caso a partir de una duplicaci´n de la forma o (a. −7. I. si ambas a y c fueran pares.

determinantes de las formas (h. p000 y q. 0. n y n0 son las ra´ ıces cuadradas positivas que resultan de la divisi´n de los o q 0 . a e u 00 . asignando a las o o formas (h. p0 . 16) la e a o cual es propiamente equivalente a la forma (11. se encuentran todas (si hay m´s que una) o a aquellas clases con la ayuda del problema 260. −5. 2. 40). Si la forma F se obtiene a partir de una duplicaci´n de la forma f . i = i0 . As´ en el ejemplo del art´ o ı ıculo anterior. a partir de la composici´n o de la unica clase ambigua negativa (−1. i0 . k) y (h0 . entonces F ser´ transformada por la sustituci´n a o T = pt2 + 2p0 tu + p000 u2 . i0 . −151) con la clase (11. h = h0 . de la conclusi´n 3 del art´ o ıculo 235: p00 hn0 − p0 h0 n − p(in0 − i0 n) = 0 (p00 − p0 )(in0 + i0 n) − p(kn0 − k0 n) + p000 (hn0 − h0 n) = 0 p0 kn0 − p00 k0 n − p000 (in0 − i0 n) = 0 y tres m´s que se derivan de ´stas intercambiando los n´meros p. y necesariamente p0 = p00 y similarmente q 0 = q 00 . U = qt2 + 2q 0 tu + q 000 u2 en (ht2 + 2itu + ku2 )2 II. 31). Por lo tanto. la clase de la forma F se obtendr´ a partir de una a duplicaci´n de la clase de la forma f (ver art. n = n0 . q0 . i. i. Puesto que por la soluci´n del problema del art´ o ıculo anterior queda claro que cualquier clase propiamente primitiva (positiva) de formas binarias perteneciendo al g´nero principal se puede obtener de la duplicaci´n de alguna clase propiamente e o primitiva del mismo determinante. q 000 . k) y (h As´ si estas formas son id´nticas. ´sta ser´ la unica clase negativa y de su duplicaci´n resulta la e a ´ o clase (5. k = k0 . 2. −5. 238). (p00 − p0 )kn = 0 (p00 − p0 )hn = 0. −5. p00 . las ecuaciones ı. (5. en nuestro ejemplo no hay ninguna otra clase positiva porque existe s´lo una clase ambigua positiva propiamente primitiva o de determinante −151 (la clase principal). A partir de una clase que por duplicaci´n produce a la clase de la forma F . k 0 ) por el determinante de la forma F . Este ıamos estar seguros de que al menos la mitad de todos los teorema afirmaba que podr´ .344 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. eso es. 16) resulta la ´ clase (−11. y puesto que. podemos ampliar el teorema del art´ ıculo 261. 17. ser´ o a tambi´n obtenida a partir de una duplicaci´n de cualquier otra forma contenida en e o la misma clase que f . III. eso es. e ser´n a (p00 − p0 )in = 0. k 0 ) las mismas inc´gnitas t y u y designando las inc´gnitas de F por T y U. 31) tambi´n se obtendr´ de una duplicaci´n de la forma (11. −16).

la descomposici´n de o o o n´meros y formas binarias en tres cuadrados. . La composici´n de esta forma con f da ra´ a una forma propiamente o ız primitiva negativa de determinante D cuyo car´cter ser´ K. 345 caracteres asignables para un determinante no cuadrado D no pueden corresponder a g´neros propiamente primitivos (positivos). que seg´n los u m´todos de los art´ e ıculos 264 II. Se mostr´ en el e o art´ ıculo 264. I que para un determinante negativo es imposible para P y s´lo posible o para Q el tener miembros en un orden negativo propiamente primitivo. De manera similar se a a prueba que aquellos caracteres en un orden impropiamente primitivo. independientemente de si pertenecen a P o a Q. especialmente a a ıa porque. ı o u Veamos ahora otra aplicaci´n de la divagaci´n anterior. Problema. Se prob´ que o ninguno de los de Q puede corresponder a formas propiamente primitivas (positivas). f una forma arbitraria en el orden de formas negativas propiamente primitivas de a a a determinante D. encontrar los requisitos que u formas binarias primitivas negativas de determinante −M deben satisfacer para que sean residuos cuadr´ticos de M. En el art´ o ıculo 264 distribuimos todos esos caracteres entre dos grupos iguales P y Q. para que tengan 1 como un n´mero a u caracter´ ıstico. Creemos que estos teoremas est´n entre los m´s bellos de la teor´ de las formas binarias. Empezamos con lo siguiente. y K 0 su car´cter. Si K es cualquier car´cter en a Q. son tan profundos que sus demostraciones rigurosas requieren de muchas otras investigaciones. a pesar de ser sumamente simples. A´n se dudaba de si hab´ g´neros que correspond´ a cada uno de los caracteres de u ıa e ıan P . a partir de esto es f´cil 0 (seg´n la norma del art. Ahora la duda se ha aclarado y estamos seguros de que entre el conjunto completo de caracteres de P no hay ninguno que no corresponda a un g´nero. 246) pertenece a u ver que el car´cter compuesto por K y K a P y entonces hay formas propiamente primitivas positivas de determinante D que le corresponden. III resultan ser los unicos posibles. Mostraremos en efecto que todos los miembros de Q son posibles. eso es. Ahora podemos decir que exactamente e la mitad de todos estos caracteres corresponden a tales g´neros y ninguno de los de la e otra mitad puede corresponder a ellos (ver demostraci´n del teorema). entonces K 0 estar´ en Q. La teor´a de la descomposici´n de n´meros y formas binarias en tres cuadrados.DESCOMPOSICION DE FORMAS BINARIAS EN TRES CUADRADOS. u 288. son realmente del ´ todo posibles. Dado un n´mero positivo M.

Ahora distinguimos los siguientes casos. a u IV. Cuando M ≡ 1 (mod. 1. 8 evidentemente pertenecer´n a P y as´ Ω. tiene 1 como n´mero a o ´ u caracter´ ıstico. Cuando M es divisible por 4. 4 pertenecer´ a Q (art. tal como en el siguiente no habr´ ning´n orden impropiamente primitivo. 8 cuando a a ´ M ≡ 2 (mod. 0. 8). Por una raz´n similar. 4) el mismo razonamiento es v´lido con la a excepci´n de que en este caso existe un orden impropiamente primitivo negativo o en el cual los caracteres P ser´n posibles o no seg´n M ≡ 3 o M ≡ 7 (mod. 8 cuando donde p. Rp00 . es claro sin embargo. 8 o 3 y 5. 8) a u ´ (ver art. 1 y 3. habr´ un g´nero propiamente primitivo negativo que le a e corresponde. puesto que no hay formas impropiamente primitivas para este determinante. 4. Rp0 . 8). II. p00 . 3. 4. que Ω debe o u pertenecer al car´cter de una forma cuyo n´mero caracter´ a u ıstico es 1. Cuando M ≡ 3 (mod. 3. 4) debemos agregarle a Ω una relaci´n con 8 o para obtener un car´cter completo. I. por lo tanto. as´ 1 ser´ el n´mero caracter´ ı a u ıstico de todas las formas contenida en ella. 8 o 5 y 7. en el segundo caso no puede haber ninguna forma negativa con esta propiedad. en el segundo caso habr´ un g´nero en el orden o a e . M) y as´ pertenece a P y no puede resultar de una forma propiamente primitiva ı negativa. 4 es claramente el car´cter del g´nero principal que a e pertenece a P y por lo tanto es imposible dentro de un orden propiamente primitivo negativo. 4 cuando 4 divide a M. 264 III). Estas relaciones ser´n 1 y 3. o Ω.346 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. En el primer caso habr´ un g´nero para este orden cuyo car´cter a e a es Ω. 4). 8 a Q. p 8 divide a M. son los divisores primos. pero u a debemos agregarle una relaci´n con el n´mero 4. 1. etc. y o 1 y 7. por la misma raz´n Ω. En este caso. 263).. En el primer ´ ´ caso el car´cter Ω. 1. Designemos por Ω el conjunto de todos los caracteres particulares o que dan las relaciones del n´mero 1 tanto a los divisores primos (impares) de M como u a los n´meros 8 o 4 cuando divide a M. III. y 1. Ω ser´ un car´cter completo. Por esto habr´ o a a un g´nero correspondiente al orden propiamente primitivo negativo de todas aquellas e formas que tendr´n 1 como n´mero caracter´ a u ıstico. a a ı Como consecuencia de esto. u ´ a 0 . Adem´s utilizaremos las letras P y Q con el mismo significado que en a el art´ ıculo anterior y en el art´ ıculo 264. Ahora Ω. etc. Soluci´n. 8 cuando M ≡ 6 (mod. Cuando M ≡ 2 (mod. en este caso no habr´ formas primitivas negativas que sean residuos a de M. y rec´ ıprocamente cualquier forma cuyo car´cter es ´ Ω. Pero es claro que Ω es el car´cter de la forma principal a a (1. Estos caracteres ser´n Rp. Ω a´n no es un car´cter completo. y es claro por a a el art´ ıculo 233 V que 1 puede ser un n´mero caracter´ u ıstico solamente de aquellas formas cuyo car´cter es Ω. 5 y 7.

3. 289. 2. e 4 o 7 (mod. todos los coeficientes de la o forma ternaria g de determinante −1 (art. eso es. −c) es una forma primitiva negativa con n´mero ´ u caracter´ ıstico +1. Por el art´ ıculo 283. la a forma g ser´ definida y as´ equivalente a f (art. 2. En cuanto a las representaciones propias de las formas binarias por la forma ıa ternaria x2 + y 2 + z 2 = f .. b. no hay formas binarias propiamente representables por f . y −1 es un n´mero caracter´ u ıstico de la forma ϕ y tambi´n de la forma opuesta e (p. r). −q. podemos obtener lo siguiente a partir de la teor´ general del art´ ıculo 282.e. De esto es claro que en los cinco casos anteriores (cuando M ≡ 1. 4. I. habr´ una representaci´n propia de la forma ϕ por f que pertenece a a o q cualquier valor de la expresi´n −(p. ıculo 285. 285. −q.III el n´mero de representaciones que pertenecen al u q mismo valor de la expresi´n −(p. Pero si (−a. r) en todos los casos. y es impropio si M ≡ 3. es igual en magnitud al n´mero de transformaciones de la forma f en g. −q. q. 347 propiamente primitivo negativo. Ahora si ϕ = (p. los 47 restantes se pueden obtener a partir de ella permutando los valores de x. y. z en todas las maneras posibles y cambiando sus signos. 6) hay un g´nero primitivo positivo cuyas formas tienen n´mero caracter´ e u ıstico −1. 5. que es impropio cuando M ≡ 3. 283) necesariamente ser´n enteros. . su car´cter es Ω. Eso es. r). as´ si se conoce una representaci´n que pertenece a un ı o valor dado.I). La forma binaria ϕ no se puede representar propiamente por f a menos que sea una forma positiva primitiva y −1 (i. 5 o 6 seg´n el m´dulo 8 y ellos pertenecer´n a s´lo u ´ u o a o un g´nero. 7) ´ no hay tales formas positivas. 3 y 5. r) es una forma positiva primitiva de determinante −M. 8. a ı III. el determinante de la forma f ) sea su n´mero caracter´ u ıstico. cuya forma tiene la propiedad prescrita. 3. c) ser´ una forma primitiva positiva con n´mero caracter´ a u ıstico −1. As´ para un determinante positivo y adem´s para un ı a determinante negativo −M.DESCOMPOSICION DE FORMAS BINARIAS EN TRES CUADRADOS. no hay tales formas cuando M ≡ 0. sin embargo en el ultimo de los tres casos (cuando M ≡ 0. (a. y u as´ por el art´ ı. −b. cuando M es divisible por 4 o es de la forma 8n + 7. como resultado. a A partir de todo eso se sigue que no hay formas primitivas negativas de determinante −M con n´mero caracter´ u ıstico 1 excepto cuando M es congruente con uno de los n´meros 1. = 48. II. excepto cuando M = 1 o y M = 2. 8).

770): (39. seg´ n el art´ a u ıculo 283. no q dif´ concluir del art´ es ıcil ıculo 233 que el n´mero de valores diferentes u μ . −83) dar´ (t + 6u)2 + (3t + u)2 + (3t − 2u)2 . encontramos ternaria 3. cada a una de estas descomposiciones es equivalente a 48 representaciones. Sea ϕ = 19t2 + 6tu + 41u2 . 3 = g. de la expresi´n −(p. Para encontrar las representaciones ´ pertenecen a los valores (39. (291. −83). −127). 2 e ıculos 272 y 275. −3. si consideramos los cuadrados en s´ y no su orden o el signo de sus ra´ ı ıces. −0 ⎪ ⎬ −3. Fuera de estas 192 representaciones o cuatro descomposiciones no hay otras. M) ser´ = 2 o necesitamos considerar s´lo la mitad de ´stos (cuando M > 2). r) (mod. 41) o (mod. u ı Ejemplo. −2. 6. puesto que 770 no es divisible por ning´n cuadrado y por lo tanto no puede haber ninguna representaci´n u o impropia.348 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. z = −3t − u ⎫ Por razones de brevedad no escribiremos las 47 representaciones restantes que pertenecen a ese mismo valor. de todas las representaciones propias de la forma ϕ por f ser´ = 48 · 2 a pero el n´mero de descomposiciones diferentes en tres cuadrados es = 2μ−1 . De manera similar el valor (171. −27). −q. −27) dar´ una descomposici´n en cuadrados a o 2 . (269. t2 . −1 ⎪ ⎪ ⎩ ⎭ −3. Todas las 48 representaciones producen la misma descomposici´n de la forma ϕ en tres cuadrados o t2 − 12tu + 36u2 . de modo que M = 770. −1 y = −3t − 2u. 283) los cuatro valores siguientes de la expresi´n −(19. las cuales resultan de las permutaciones de estos valores y el cambio de signos. Sea μ el n´mero de todos los enteros primos impares diferentes que u dividen a M. 41. 1. 9t2 + 6tu + u2 . IV. −127) dar´ (t + 3u)2 + (3t + 4u)2 + (3t − 4u)2 . (171. donde. aqu´ se debe q considerar (art. Por lo tanto el n´mero o e u μ−1 = 3 · 2μ+3 . las 48 representaciones presentar´n una sola descomposici´n de la forma ϕ en tres a o cuadrados. 9t2 + 12tu + 4u2 . debemos determinar la forma que ³ 19. a (3t + 5u) y finalmente el valor (291. 237). . −1. 237). Mediante los m´todos de los art´ que f se transformar´ en esta forma por la sustituci´n a o ⎧ ⎪ ⎨ y la representaci´n de la forma ϕ por f es: o x = t − 6u. (3t − 4u)2 . −6. el valor (269.

a as´ que diremos un poco sobre ellas como caso particular. De todo esto se sigue que las formas binarias de determinante −1 y −2 en cuanto al n´mero de representaciones por la forma ternaria x2 + y 2 + z 2 son u completamente iguales a las otras formas binarias. a partir de representaciones distintas de ϕ obtenemos representaciones distintas de ϕ0 y si tomamos todas las representaciones de la primera obtendremos todas las representaciones de la segunda. (αt0 + βu0 )2 . . la f´rmula dada en IV del art´ o ıculo anterior dar´ las 24 representaciones. Primero sea ϕ = t2 + u2 y ϕ0 una forma binaria positiva cualquiera de determinante −1. entonces combinando o cualquiera de las representaciones de ϕ por la forma ternaria f con la sustituci´n o 0 por f . Las formas de determinante −1 y −2 est´n sujetas a ciertas excepciones. es obvio que esta descomposici´n es yϕ o equivalente a las 24 representaciones. z = 0. I. y. 349 290. ϕ0 cualquier otra forma binaria positiva de determinante −2. u = γt0 + δu0 . Todo esto se puede comprobar mediante c´lculos a 0 es representable por f de tantas muy sencillos. La forma ϕ se representa por la forma ternaria o 2 + y 2 + z 2 . ϕ en t ´ 0 en (αt0 + βu0 )2 + (γt0 + δu0 )2 + (γt0 + δu0 )2 . o a II. As´ pues habr´ en total 24 representaciones que corresponden a ı a s´lo una descomposici´n en tres cuadrados. a saber. Por lo tanto una de las formas ϕ y ϕ maneras distintas como lo es la otra.DESCOMPOSICION DE FORMAS BINARIAS EN TRES CUADRADOS. en la cual se transforma ϕ mediante la sustituci´n t = αt0 + βu0 . y a partir de cada una de ´stas. u = γt0 + δu0 la sustituci´n que transforma ϕ en ϕ0 . poniendo x = t. z resultan f = x seis representaciones. Sea t = αt0 + βu0 . puesto que en ambos casos tenemos μ = 0. permutando x. La a raz´n para esto es que las dos excepciones a las cuales est´n sujetas estas formas se o a compensan mutuamente. a la cual ϕ es equivalente. Sea ϕ = t2 +2u2 . (γt0 + δu0 )2 y 0. se obtiene una representaci´n de la forma ϕ o representaciones propias de ϕ obtenemos las representaciones propias de la forma ϕ0 . Adem´s a partir de las a (Θ). Y se concluye que la forma ϕ o e tres cuadrados de s´lo una manera. y = u. a saber. o Entonces de manera similar que en el caso anterior concluimos que ϕ y tambi´n ϕ0 se e 2 + u2 + u2 pueden descomponer en tres cuadrados de manera unica. Esta o descomposici´n ser´ equivalente a las 24 representaciones. o (Θ) una transformaci´n dada de la primera en la segunda. Empezamos con la ı observaci´n general de que si ϕ y ϕ0 son dos formas binarias equivalentes cualesquiera. Es f´cil ver que no habr´ ninguna otra o o a a 0 se puede descomponer en representaci´n salvo ´stas. cuatro m´s cambiando los e a signos de t y u.

y cuando M ≡ 3 uno impropiamente primitivo que incluye todas aquellas clases. de estas K representaciones. la suma de dos impares con uno par es ≡ 2 ´ ≡ 6. que designaremos a por Ω. investigue todas las representaciones propias de cada una de a u ´stas por F . y puesto que del art´ e ıculo 280. finalmente a partir de cada una de estas representaciones. 2. z = mn0 − m0 n Todas las representaciones de M est´n contenidas en el conjunto. por los m´todos del art´ e ıculo 280 ´stas se pueden encontrar e −x de la siguiente manera. y = m00 n − mn00 . El problema de encontrar todas las representaciones propias de un n´mero u 2 + y 2 + z 2 se reduce primeramente en el art´ ıculo 281 positivo M por la forma x a la investigaci´n de las representaciones propias del n´mero −M por la forma o u 2 − y 2 − z 2 = f . Z = m00 t + n00 u derivamos la siguiente representaci´n de M por x2 + y 2 + z 2 : o x = m0 n00 − m00 n0 . 4 o 7 (mod. habr´ un g´nero positivo u ´ a e propiamente primitivo.350 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. Y = m0 t + n0 u. 8). 5 o 6. la suma de un impar y o dos pares es ≡ 1 o ≡ 5. por el art´ ´ ıculo 288 no hay tales clases y entonces M no se puede descomponer en tres cuadrados que no tienen un divisor com´n *). I. Por razones de brevedad omitiremos la aplicaci´n. 291.III est´ claro que aquellas representaciones a *) Esta imposibilidad es tambi´n clara por el hecho de que la suma de tres cuadrados impares e debe ser ≡ 3 (mod. donde μ es el n´mero de factores e u a primos (impares) de M.. 8). ϕ00 . o . Ahora escoja arbitrariamente una forma de cada una de estas k clases y ll´melas ϕ. y finalmente la suma de tres pares es ≡ 0 ´ ≡ 4. etc. Pero cuando M ≡ 1. Designemos el n´mero de estas clases por k. El n´mero de ellas ser´ 3 · 2μ+3 k = K. tales como X = mt + nu. Encontramos todas las clases de formas binarias de determinante −M cuyas formas se pueden representar propiamente por X 2 + Y 2 + Z 2 = F (la cual tiene a f como adjunta). ϕ0 . de o la teor´ general respecto a representaciones impropias dada en el art´ ıa ıculo 284. Cuando M ≡ 0. u II. III. S´lo queda determinar si hay algunas representaciones en Ω que sean o id´nticas. a la forma x2 + y 2 + z 2 . pero en el ultimo caso la ´ o ´ representaci´n es claramente impropia.

351 ´ en Ω que se obtienen de diferentes formas. si hacemos que χ = ϕ y si exhibimos todas las transformaciones de la forma propia ϕ en s´ misma ı por t = αt + βu. el n´mero de transformaciones propias u de ϕ en s´ misma. 0. de ϕ y ϕ0 deben ser distintas.. γ. β. propias de M ser´ 2 K = 3 · 2 a En cuanto a los casos que se excluyeron. Z = m00 t + n00 u (r) tambi´n encontraremos entre las mismas representaciones e X = −mt − nu. 0. 0. con base en el art´ ı ıculo 179 ser´n 4 para M = 1 y 6 para M = 3. δ = 1. y el n´mero de representaciones u a a u 1 μ+2 k.III. 0.DESCOMPOSICION DE FORMAS BINARIAS EN TRES CUADRADOS. −1 respectivamente (pues como ϕ es una forma primitiva. y no m´s en Ω. 1) ciertamente ser´ aplicable). excepto cuando M = 1 y M = 3.g. A partir del art´ ıa ıculo 280. ϕ por F pueden dar lugar a representaciones id´nticas del n´mero M por x2 + y 2 + z 2 . Por lo tanto a 0 y cada una de las representaciones propias del (R) puede aparecer s´lo a partir de r. hay s´lo dos transformaciones propias de la forma ϕ es s´ misma. Ahora e u es inmediatamente evidente que si entre las representaciones de ϕ encontramos X = mt + nu. examinemos por lo tanto si la representaci´n (R) puede obtenerse o todav´ de otras representaciones de ϕ. a y es f´cil comprobar que el n´mero de representaciones propias de los n´meros 1 y a u u . se sigue que en todos los casos. 1 y = −1. Y = −m0 t − n0 u. Y = m0 t + n0 u.g. excepto en los casos que se excluyeron. Z = −m00 t − n00 u (r0 ) y a partir de cada una podemos obtener la misma representaci´n de M que o llamaremos (R). a o ı saber. e. u = γt + δu podemos deducir que todas aquellas representaciones de la forma ϕ a partir de la cual se obtiene R ser´n expresadas por a x = (αm + γn)t + (βm + δn)u y = (αm0 + γn0 )t + (βm0 + δn0 )u z = (αm00 + γn00 )t + (βm00 + δn00 )u Pero de la teor´ de la transformaci´n de formas binarias con determinante negativo ıa o como se explic´ en el art´ o ıculo 179. α. el n´mero que designamos en el art´ u ıculo 179 por m ser´ o 1 o 2 y as´ a´ ´ ı.. r o n´mero M se encontrar´ dos veces. la unica pregunta que queda es si diferentes representaciones de la misma forma e.

y que entre u u ellas tenemos e descomposiciones en las cuales un cuadrado es 0. y dos son iguales. Entonces el n´mero de representaciones propias del n´mero M por u u . 0 . y = b0 . en ı. ´ uno = 0 y los restantes iguales entre s´ o todos o ı. 292. As´ el n´mero de representaciones. puesto que para el n´mero 3 las u general. La descomposici´n de ´ o 1 proporciona seis. 8). k = 1). 3 en 1 + 1 + 1. b = b0 . Excluyendo estos tres casos. por lo menos si se quiere que las representaciones sean propias. 5 o 6 (mod. son iguales entre s´ la descomposici´n ser´ equivalente a 6 o 12 o 18 representaciones. k = 1) y para M = 3 tenemos K = 48 ı (aqu´ μ = 1. excepto ´ 3 en el caso de M = 3 (donde k = h = 1). si en la descomposici´n de un n´mero dado en tres o u cuadrados dos de los cuadrados = 0. los en a cuadrados en una son iguales a los cuadrados en la otra. ahora o para M = 1 tenemos K = 24 (aqu´ μ = 0. 1 en 1 + 0 + 0. o a pero esto no puede suceder a menos que tengamos el caso especial de M = 1 o 2 o 3. sin considerar el orden. ı. ı Sea h el n´mero de clases en el g´nero principal. De esto es claro: I. u μ+2 h. As´ consideramos e ıces ı. z = c0 son distintas a que las representaciones x = a. Por art´ u e ıculo 252 ser´ igual al a n´mero de clases en cualquier otro g´nero propiamente primitivo. de n´meros de la forma 8n + 3 es = 2 u dos excepciones se compensan entre s´ ı. Sin embargo. y e0 en las cuales dos cuadrados son iguales. la descomposici´n de 3. ı pero s´lo a 24 si alguno es = 0 y los otros son distintos entre s´ o ninguno es = 0 o ı. de tal manera binarias) en tres cuadrados por representaciones de la forma x que en el primero nos preocupamos unicamente por la magnitud de los cuadrados y en ´ el segundo tambi´n consideramos el orden de las ra´ y sus signos. y tomamos las descomposiciones 2 + b2 + c2 y en a0 2 + b0 2 + c0 2 como la misma si. eso es cada n´mero se puede descomponer en tres u 4 6 cuadrados de una manera unica. z = c y x = a a menos que a = a0 . Hemos distinguido la descomposici´n de n´meros (y tambi´n de formas o u e 2 +y 2 +z 2 . pero k = 1 h para M ≡ 3 (mod. y = b. el primero se puede considerar como descomposiciones en dos cuadrados y el segundo como descomposiciones en un cuadrado y dos veces un cuadrado. respectivamente. 8). supongamos que el n´mero de descomposiciones de un u n´mero M en tres cuadrados (que no tienen un divisor com´n) es E. 2.352 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. c = c0 simult´neamente. 3 es 1 K y 1 K respectivamente. Que la descomposici´n del n´mero M en a2 + b2 + c2 es equivalente a 48 o u representaciones si ninguno de los cuadrados es = 0 y si todos son distintos entre s´. ocho representaciones diferentes. Observamos que u e k = h para M ≡ 1.

E = 2 (k + 1) cuando M ≡ 3 o M ≡ 5. 182. Para encontrar todas las descomposiciones de un n´mero M en tres u cuadrados (sin un divisor com´n) no es necesario obtener todas las representaciones u a propias de todas las formas ϕ. ϕ0 y ϕ00 . 530 y siguientes. u si uno es un residuo y el otro un no residuo. . a o u as´ es suficiente si tenemos una de ellas. eso es. etc. E=2 E=2 μ−2 μ−2 (k + 2). Pues. Lo mismo es cierto para las restantes ϕ0 . porque las excepciones se compensan mutuamente. Estos teoremas especiales fueron descubiertos por el ilustre Legendre por m´todos de inducci´n y e o fueron publicados por ´l en aquel comentario espl´ndido que hemos citado a menudo. (k + 1). En los casos excluidos donde M = 1 y M = 2 esta f´rmula har´ que E = 3 . resulta μ = 1 y as´ E = 1 (k + 2) u ı 2 1 ´ cuando M ≡ 1 (mod. 353 a x2 + y 2 + z 2 ser´ = 24(e + e0 ) + 48(E − e − e0 ) = 48E − 24(e + e0 ) Pero de la teor´ de formas binarias es f´cil ver que e ser´ = 0 o = 2μ−1 . o E = 1. Ahora si ϕ pertenece a una clase no ambigua. Sin embargo. mientras o ıa 4 que debi´ haber sido E = 1. es f´cil comprobar que todas las (48) o q representaciones de la forma ϕ que corresponden al mismo valor de la expresi´n −(p. de l’Ac. si conocemos todas ı las descomposiciones *) diferentes de la forma ϕ en tres cuadrados. ya que es completamente o arbitrario cu´l forma seleccionamos de una clase. r)) dar´n la misma descomposici´n del n´mero M. si ambos −1 y −2 son no residuos de M. para M = 3 obtenemos el valor correcto. si ambos n´meros son residuos. p. es suficiente considerar s´lo una de las dos clases opuestas. Si lo present´ de manera un poco o distinta es porque no distingui´ entre equivalencias propias e impropias y as´ mezcl´ o ı o clases opuestas. De todo esto tenemos ı o a E = 2μ−2 k. y que e a a o u −2 sea o no un residuo de M. seg´n −1 ıa a a ´ u 0 ser´ 2μ−1 ´ = 0 seg´ n sea un no residuo o sea un residuo cuadr´tico de M. Por lo tanto si M es un n´mero primo. ϕ00 . es permitido ignorar la forma que fue escogida de la clase opuesta. q. Aqu´ μ es el n´mero de factores primos (impar) de M ı u (ver art. o lo que es lo mismo.DESCOMPOSICION DE FORMAS BINARIAS EN TRES CUADRADOS. II. supongamos que se escoge la forma a *) Siempre debemos entender la palabra “propia” si queremos transferir esta expresi´n de o representaciones a descomposiciones. omitimos aqu´ una exposici´n m´s completa). e e Hist. de Paris 1785. En efecto. 8). r) (donde ϕ = (p. −q.

8. pero no de la clase principal ni equivalente a u la forma (2. 0. Aqu´ μ = 3. 1. Tambi´n podemos utilizar estas simplificaciones o e cuando queremos todas las representaciones propias de M por x2 + y 2 + z 2 . Similarmente podemos encontrar cuatro descomposiciones de la forma 6t2 + 4tu + 129u2 en (t − 8u)2 + (2t + u)2 + (t + 8u)2 . −2. Todas ellas son propiamente primitivas y u est´n distribuidas entre ocho g´neros de modo que k = 4 y E = 8. 8. r). en el g´nero con car´cter 1 a u e a y 3. 7 y 11. A partir de ´stas obtenemos e las descomposiciones del n´mero 770 en 9 + 361 + 400. 2. 41). 1 (M + 1)) (seg´n M sea par o impar). 3. (6. N7. 129). Puesto que es f´cil ı a tres cuadrados. Finalmente. N11 con respecto a los n´meros 5. (19. 3. Encontramos que o el n´mero de clases positivas es = 32. 81 + 400 + 289. N11 encontramos cuatro clases. −3. 41). En el art´ ıculo 289 dimos cuatro descomposiciones de la forma (19. u 576+169+25. R5. N7. ϕ0 de la clase opuesta a la que contiene ϕ. 16 + 25 + 729. (t − 10u)2 + (2t + 5u)2 + (t + 2u)2 (2t + 7u)2 + (t − 8u)2 + (t − 4u)2 (2t − 5u)2 + (t + 10u)2 + (t + 2u)2 . la cual es opuesta a la forma ϕ. .354 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. es permitido omitir 2 2 q la mitad de los valores de la expresi´n −(p. (19. 129). a Como ejemplo investigaremos todas las descomposiciones del n´mero 770 en u 0 = 0 y as´ E = 2k. Ahora. De ellas escogemos las siguientes como representantes (6. y por el art´ u ıculo 263 concluimos que su car´cter respecto al n´mero 8 debe ser 1 y 3. 1 M) o (2. para el o u a caso en el cual ϕ es de una clase ambigua. El g´nero cuyo a e e n´mero caracter´ u ıstico es −1 claramente tiene los caracteres particulares R5. omitiremos esta operaci´n para brevedad. −q. Entonces no es dif´ mostrar que si se representan las descomposiciones propias de la forma ıcil ϕ por la expresi´n general o (gt + hu)2 + (g 0 t + h0 u)2 + (g 00 t + h00 u)2 todas las descomposiciones de la forma ϕ0 ser´n expresadas por a (gt − hu)2 + (g0 t − h0 u)2 + (g00 t − h00 u)2 y la misma descomposici´n del n´mero M se obtendr´ de ambas. puesto que esto se puede obtener muy f´cilmente a partir de las descomposiciones. 41) y rechazamos la segunda y cuarta puesto que son opuestos de la primera y tercera. pero para brevedad no daremos o los detalles de esta simplificaci´n. e = e ı utilizar las normas del art´ ıculo 231 para clasificar las formas binarias positivas de determinante −770.

1 + 144 + 625. (92. cualquier entero positivo 8M +3 se puede resolver ıa en tres cuadrados que necesariamente ser´n impares (ver nota del art´ a ıculo 291). En cuanto a la descomposici´n de n´meros en tres cuadrados que tienen o u divisores comunes.DESCOMPOSICION DE FORMAS BINARIAS EN TRES CUADRADOS. Los argumentos anteriores tambi´n proveen una demostraci´n de aquel famoso e o teorema: cualquier entero positivo puede descomponerse en tres n´meros triangulares u que fue descubierto por Fermat. hemos supuesto que para cualquier u u valor entero de x el n´mero 1 x(x+1) se ve como un n´mero triangular. −159). 129). 355 Estos provienen directamente de los valores (48. se sigue tan f´cilmente a partir del teorema general del art´ a ıculo 281 que no hace falta recordarlo aqu´ ı. −2. u Y no hay descomposiciones fuera de estas ocho. 16 + 225 + 529. 369). (62. 64 + 81 + 625. y si preferimos u 2 excluir al cero el teorema debe cambiarse como sigue: Cualquier entero positivo es o triangular o resoluble en dos o tres n´meros triangulares. Por la teor´ anterior. Un cambio similar se u tendr´ que realizar en el siguiente teorema si quisi´ramos excluir al cero como un ıa e cuadrado. A partir de los mismos principios se demuestra otro teorema de Fermat que dice que cualquier entero positivo se puede descomponer en cuatro cuadrados. (202. Es claro que cualquier descomposici´n del n´mero M en n´meros triangulares o u u 1 1 1 x(x + 1) + y(y + 1) + z(z + 1) 2 2 2 producir´ la descomposici´n del n´mero 8M + 3 en tres cuadrados impares a o u (2x + 1)2 + (2y + 1)2 + (2z + 1)2 y vice versa. u 293. Como resultado tenemos la descomposici´n del o n´mero 770 en 225 + 256 + 289. Si . Habr´ el mismo n´mero de descomposiciones del n´mero a u u M en tres n´meros triangulares. y el n´mero de resoluciones depende tanto del n´mero de factores primos de 8M + 3 u u como del n´mero de clases entre las cuales est´n distribuidas las formas binarias de u a determinante −(8M + 3). pero cuya prueba rigurosa se deseaba hasta ahora. Sin embargo. −149). Demostraci´n de los Teoremas de Fermat: todo entero o puede descomponerse en tres n´meros triangulares o cuatro cuadrados. 61) q o de la expresi´n −(6.

pero cuando estas a u cuatro condiciones se cumplen. a y el n´mero dado. Ahora supongamos que ap divisor com´n. −ac y −ab respectivamente sean residuos cuadr´ticos de a. en cuatro. r. Si (Ω) es realmente resoluble por enteros. siete heptagonales. a Demostraci´n. a menos que −bc. de un n´mero de la forma 8n + 4 un cuadrado impar y el ız u residuo ser´ resoluble en tres cuadrados. etc. o o 294. ser´ tambi´n resoluble por o a e valores de x. y cuando N est´ resuelto en cuatro cuadrados. de un n´mero de la forma 8n + 7 el cuadrado de un ız u ra´ ≡ 2 (mod. p. la ecuaci´n o ax2 + by 2 + cz 2 = 0 . por lo tanto. Si los n´meros a. b y c y estos n´meros tengan signos diferentes. 4). Podr´ ıamos tambi´n remover de un n´mero de la forma 8n + 3 el cuadrado e u de un ra´ ≡ 0 (mod. pues cualesquiera valores que u satisfacen la ecuaci´n (Ω) tambi´n la satisfar´n si se dividen por su m´ximo com´n o e a a u 2 + bq 2 + cr 2 = 0 y que p. q deben ser primos relativos. pues si q y r tuvieran un u e a ıa ı e divisor com´n μ. un n´mero de la forma 4n u u μ N de tal manera que N pertenezca a una de las tres puede representarse como 4 a e formas anteriores. M´m. 48. 4). . el residuo en todos estos casos ser´ resoluble en tres cuadrados. Pero a´n les hace falta la prueba y parecen u necesitar principios distintos para su resoluci´n. tambi´n ser´n primos relativos dos a dos. (Ω) no se puede resolver con enteros (excepto cuando x = y = z = 0. u ıa contrario a la hip´tesis. 123. de un n´mero de la forma 4n + 3 u u un cuadrado impar. y y z que no tienen un divisor com´n. p. . de l’Ac. u seis hexagonales. Finalmente. similarmente p. Pero este teorema ya ha sido probado por a el ilustre Lagrange. o Soluci´n de la ecuaci´n ax2 + by 2 + cz 2 = 0. lo cual no vamos a considerar). p. ser´ primo relativo a p. (Ω) se podr´ resolver con enteros. II. pero μ2 dividir´ a ap2 y as´ tambi´n a a. Por esto o . q y r no tienen un divisor. b y c son primos relativos y ninguno = 0 ni es u divisible por un cuadrado.356 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. Y el ilustre Euler lo e explic´ mucho m´s completamente (de manera diferente de la nuestra) en Acta Ac. 1770. de Berlin. 4μ N ser´ tambi´n a resoluble. Nouv. Dicen que cualquier entero es resoluble en cinco n´meros pentagonales. restamos de un n´mero de la forma 4n+2 cualquier cuadrado (menor que el n´mero). Teorema. o a Petr. u u de un n´mero de la forma 4n + 1 un cuadrado par. Hay otros teoremas de Fermat que son como continuaciones de los anteriores.

−abRc. si los valores A. a). c) y ≡ aA (mod. B y C de esta manera. B a a y c. −ac (mod. sean todos = 1) y determine A. a) ≡ bB (mod. u a y as´ satisface a todas las condiciones. b y c respectivamente ´ o (e. En cuanto e a la condici´n de que (Ω) no admite una resoluci´n si a. u u Bb y Cc tampoco tendr´n un divisor com´n. a u ´ste necesariamente ser´ primo relativo a a. B y C que no tengan un divisor com´n y u escogidos de tal manera que A sea primo relativo a b y c. f y escogida tal que los coeficientes segundo. Adem´s ı a e a es evidente que A necesariamente es primo relativo a b y c. b y c respectivamente. a) y Entonces resulta B ≡ ca (mod. y segundo. y tambi´n a abc. Ahora. as´ su determinante −bc ser´ un residuo cuadr´tico de ap2 y as´ ı a a tambi´n de a (art. Sean A. c´mo encontrar una forma ternaria que sea o ´ a. B y C resultan tener un (m´ximo) com´n divisor μ. ³mostraremos primero. c equivalente a 0. o o es tan obvio que no necesita una explicaci´n. Ahora escoja tres enteros arbitrarios a a. b y c tienen el mismo signo. b) y −ab (mod. Entonces aA2 + bB 2 + cC 2 ser´ divisible por abc seg´n se ve de lo siguiente. 0 . Se buscan tres enteros A. .g. Pues si tuvieran un divisor com´n μ. B y C respectivamente valores de las u √ √ √ expresiones −bc (mod. de la misma manera tendremos −acRb. los n´meros Aa. B y C tales que A ≡ bc (mod.SOLUCION DE LA ECUACION ax2 + by 2 + cz 2 = 0. tercero y cuarto sean divisibles por abc. b y c con la unica condici´n de que sean primos relativos a a. b. 0. c) que necesariamente ser´n primos relativos a a. deduciremos una soluci´n de la ecuaci´n (Ω) a o o partir de esto. y C a a y b. . 154). o Para demostrar la proposici´n inversa que constituye la segunda parte o del teorema. B sea primo relativo a a a y c y C primo relativo a a y b. Si determinamos los n´meros A. b) aA2 + bB 2 + cC 2 ≡ a2 (bA2 + cb2 ) ≡ a2 (bA2 − A2 b) ≡ 0 (mod. a) As´ ser´ divisible por a y similarmente por b y por c y tambi´n por abc . a u u . 357 −ap2 se representa por una forma binaria by 2 + cz 2 asignando a y y z los valores q y ı r. c) C ≡ ab (mod. I. b y c. b) y ≡ cC (mod. por lo tanto si e a e dividimos estos valores por μ obtendremos nuevos valores que no tienen un divisor u a com´n y que producir´n un valor de aA2 + bB 2 + cC 2 que a´n ser´ divisible por abc. primos relativos. ı II.

n00 γ 0. m00 y n ser´n divisibles a a βγ 0 − γβ 0 = A00 . m0 . n0 . es primo relativo ıa a Bb y Cc) y similarmente a b y c.358 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. seg´n el m´dulo a u o m0 ≡ bcA00 (B 2 b + C 2 c) ≡ 0 2 2 m00 ≡ bcA0 (B 2 b + C 2 c) ≡ 0 n ≡ bcA0 A00 (B 2 b + C 2 c) ≡ 0 . por lo tanto μ tambi´n tendr´ que ser divisor de e ıa A. β 00 y a u 00 tales que γ β 0 γ 00 − γ 0 β 00 = Aa. α0 . γ 0 α00 − α0 γ 00 = Bb. α00 . α0 β 00 − β 0 α00 = Cc Ahora f se transformar´ por la sustituci´n a o α. γα0 − αγ 0 = B 00 . sea β 00 γ − γ 00 β = A0 . β y γ o a tales que αAa + βBb + γCc = 1. m00 n. β 00 γ. Adem´s. b´squense seis enteros α0 . β 0 = C 00 Aa − A00 Cc. γ 00 por abc. Por lo tanto podr´n encontrarse enteros α. α00 β. β 0 . y tendremos α0 = B 00 Cc − C 00 Bb. necesariamente tendr´ que ser primo relativo a a (el cual. αβ 0 − βα0 = C 00 α00 = C 0 Bb − B 0 Cc. β 0 . γ 0 = A00 Bb − B 00 Aa γ 00 α − α00 γ = B 0 . γ 00 = B 0 Aa − A0 Bb Si sustituimos estos valores en las ecuaciones m0 = aα0 + bβ 0 + cγ 0 2 2 2 2 2 2 m00 = aα00 + bβ 00 + cγ 00 n = aα0 α00 + bβ 0 β 00 + cγ 0 γ 00 tenemos. en µ m. α00 β − β 00 α = C 0 ¶ = g (que ser´ equivalente a f ) y digo que m0 . β 00 = A0 Cc − C 0 Aa. Pues. B y C contrario a la hip´tesis. de hecho. γ 0 .

z = ζ 00 . m00 y n ser´n divisibles por a. m0 = M 0 d. γ 00 contenida en f . δ 00 ε00 ¶ ´ = g 00 es necesariamente equivalente ζ. 0 0 ) de g 000 en s´ misma. puesto que debemos tener δε0 ζ 00 + δ 0 ε00 ζ + δ 00 εζ 0 − δε00 ζ 0 − δ 0 εζ 00 − δ 00 ε0 ζ = d Q. n = Nd. ε0 . forma indefinida y f´cilmente se concluye que g ´ a e ³ 000 ser´ equivalente a la forma 1. B y C ser´n 3. N 0 . E. de manera similar es claro que no todos estos valores z=ζ pueden ser = 0 a la vez. E . ζ 00 claramente tenemos una doble soluci´n de la ecuaci´n (Ω). 0. M 00 d Nd.e. de manera similar se muestra que los mismos n´meros son divisibles por b y por c y as´ que son divisibles por abc Q. δ 0 . Es resoluble porque 345R7. m0 . 0. por razones de elegancia. ³ d. Aqu´ los valores A. 0. M 0 d. i. 105R23. o o 0 y x = δ 00 . en la forma ternaria µ Md. Pues es claro que µ M. n00 = N 00 Est´ claro que f se transforma por la sustituci´n (S) a o αd. ı a . 0 d. Pongamos. Por lo tanto g 00 tambi´n estar´ contenida en f y mediante transformaci´n de g o e a 0 ) se deduce una transformaci´n de f o una combinaci´n de las sustituciones (S) y (S o 00 . m00 = M 00 d. y = ε00 .e. −161R15. f ser´ una a o a 0 y g 00 tambi´n deben ser indefinidas. 277). b y c no pueden tener el mismo signo. es claro sin embargo que (S 0 ) dar´ una ı a una transformaci´n (S o 0 en g 00 . α00 βd. Ahora digo que la forma a g0 . M 00 N. ε. 0 (art. u ı III. el n´mero −abc. 359 a i. 7 y 6. Sea 7x2 − 15y 2 + 23z 2 = 0 la ecuaci´n propuesta. β 0 . α0 . Si esta transformaci´n es o en g δ. y = ε0 . N 00 ¶ = g0 de determinante d3 que por lo tanto estar´ a = g 000 es una forma ternaria de determinante 1. o Ejemplo. ζ 0 . β 00 γd. 0. y se podr´ encontrar a a por lo tanto g 1.SOLUCION DE LA ECUACION ax2 + by 2 + cz 2 = 0. N 00 d γ 0. puesto que por hip´tesis a. d igual al determinante de las formas f y g. N 0 d. a saber x = δ 0 . 0 adem´s. n0 = N 0 . M 0 . P. Entonces u md = M. S .

−1246. y = −3. Se busca un entero h tal que ah ≡ C (mod. y = −9. . −28 ⎪ mediante la cual f se transforma o ⎪ ⎪ ⎩ ⎭ 8. esto obtenemos la sustituci´n ⎪ −1.360 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. −7245 = g. 4735 ! La forma g 000 se transforma en ⎧ ⎪ ⎪ ⎨ ⎪ ⎪ ⎩ 1. B = −39 y C = −8. i) . Y como resultado tenemos 4735 (S) = ⎪ −2415. g 000 = Ã 3670800. z = 4 y x = 12. que 0 tales que mostramos sint´ticamente como sigue. −1246. en −2415. ab y ac no pueden o ser positivos simult´neamente). −144 . . 14490. −722. −813 −433. −9. −2440. 11. −28 ³ −7 22 ⎪ ⎪ ´ . e u 295. 25. b) . 1⎪ ⎪ ⎪ ⎪ ⎭ ⎫ ⎬ 3. . Es f´cil ver que i es un entero y que −ab es el determinante de a ah la forma binaria (ac. 0 mediante la sustituci´n o 5. a) y ≡ B (mod. 6. que en el art´ ıculo anterior) y resulta 2 + b = ci. 5. ce0 ≡ A (mod. z = 1. −3 −1. la segunda soluci´n se o simplifica dividi´ndola por su divisor com´n 3 y tenemos x = 4. c) (le asignamos los mismos significados a los caracteres A. z = 3. y = 9. B y C. 22 ⎪ ⎪ ⎪ ⎪ ⎨ ⎬ ⎫ ⎬ ⎪ ⎪ ⎭ 7245. −1. Ciertamente esta forma no ser´ positiva (puesto a que como por hip´tesis a. 0. La segunda parte del teorema de la secci´n anterior tambi´n se puede resolver o e como sigue. 9. 0. b). 19320. Tenemos entonces una soluci´n doble de la ecuaci´n a o o propuesta x = 11. ah. −9 3 12 ⎪ ⎪ ⎪ ⎪ ⎭ ⎫ ⎬ que transformar´ f en g00 . Determine los enteros e y e e e ≡ 0 (mod. 25. 2. 0 1. De = ⎧ 3. a) y ≡ hB (mod. −7 ³ ´ 1520. 2. ⎪ ⎩ ⎧ ⎪ ⎪ ⎨ haciendo a = b = c = 1 encontramos que A ⎫ 98. (S 0 ) Si combinamos esto con (S) obtenemos: ⎧ ⎪ ⎪ ⎨ ⎪ ⎪ ⎩ 9. −4066. b y c no tienen el mismo signo. ϕ. adem´s tendr´ el n´mero caracter´ a a a u ıstico −1. 4. . 5.

0. 0 es ϕ = −(13t − 4u)2 + 2(11t − 4u)(15t − 5u) y = γ.y (e. e0 ) ser´ un valor de la expresi´n a o m´dulo a tenemos o SOLUCION DE LA ECUACION ax2 + by 2 + cz 2 = 0. −63. que √ o el valor de la³expresi´n −ϕ (mod. 24). resultando ab = 0. 0. ah. q 361 −(ac. habr´ una ´ o a soluci´n de la ecuaci´n (Ω) que ser´ satisfecha por o o a x = δc − γh. Pues seg´n el u ee0 ≡ 0 ≡ −ah c2 e0 ≡ A2 ≡ −bc ≡ −c2 i entonces e0 ≡ −i y seg´n el m´dulo b tenemos u o e2 ≡ B2 ≡ −ac. 105) = (7. tendr´ a ıamos tambi´n δ = 0 y e 2 . Entonces. 0 forma ϕ por 1. pues si δc − γh = 0. y = ε. 0. a 1. es f´cil concluir que ϕ es representable por la forma −1. z = αζ − βε Es evidente que no todos los valores en cualquiera de los dos conjuntos puede ser = 0 simult´neamente. 0 . contrario a la hip´tesis y similarmente para los o ϕ = −(αt + βu) otros valores. y que la representaci´n de la o ´ −1. 2 2 e2 ≡ 0 ≡ −ac. por el teorema e a a u o ³ ´ de formas ternarias. 0 Suponga entonces que act2 + 2ahtu + iu2 = −(αt + βu)2 + 2(γt + δu)(εt + ζu) Multiplicando por c obtenemos a(ct + hu)2 + bu2 = −c(αt + βu)2 + 2c(γt + δu)(εt + ζu) Ahora si le damos a t y u valores tales que o γt + δu ´ εt + ζu sea = 0. z = αδ − βγ . 0. −51). − ab). y por x = ζc − εh. i) (mod. γ = 0. 2 c2 e0 ≡ h2 B2 ≡ −ach2 ≡ −c2 i entonces e0 ≡ −i cee0 ≡ hB2 ≡ −ach entonces ee0 ≡ −ah 2 y las mismas tres congruencias que son v´lidas seg´n cada uno de los m´dulos a y a u o b por separado tambi´n ser´n v´lidos seg´n el m´dulo ab. En nuestro ejemplo encontramos que la forma ϕ es (161.

Q. como hicimos en nuestro ejemplo. De o o o esto sigue inmediatamente la proposici´n 7 del art´ o ıculo 131. claramente al poner que 1 = a. si Ω fuera soluble. o dividiendo por 5 e ignorando el signo de z. ı) o Empezamos con la siguiente observaci´n: si los n´meros a. (Ω) no es resoluble. A la vez este ge´metra sobresaliente trat´ de obtener a partir de ello o o una demostraci´n de proposiciones que se ajustan al teorema fundamental de la o secci´n anterior. y lo justific´ con una demostraci´n bella (enteramente diferente de las dos o o nuestras). la ecuaci´n ax o 2 + by 2 + cz 2 necesariamente ser´ o ≡ 1. u no podemos tener pRq y qRp a la vez. el segundo es preferible e o porque utiliza n´meros peque˜os con m´s frecuencia. a´ ´ ver que en este caso el valor de ax o ´ ≡ 3 (mod. b y c. esto no podr´ suceder excepto por valores pares de x. u Sobre el m´todo con el cual Legendre trat´ de demostrar su teorema fundamental. x = 4. es f´cil a (mod. si fuera posible. 507. Hist. En efecto. Ahora se obtienen los diferentes casos del teorema por demostrar mediante las consideraciones siguientes. pero ya hemos dicho en el art´ o ıculo 151 que parec´ no ser apropiado ıa para este prop´sito. . Entonces. todas las condiciones para resolver la ecuaci´n o 2 + by 2 + cz 2 = 0 se cumplir´n (art. el primero.. p. a elegante. Por otra parte. 4). 294). es en el segundo m´todo a e donde tenemos los c´lculos m´s convenientes si dejamos que a sea el menor y c el a a mayor de los tres n´meros. Esto nos da las soluciones x = 7. y = 3. son todos ≡ 1 o u 2 + by 2 + cz 2 = 0 . por lo tanto. ıa puesto que cualesquiera que sean los valores que satisfacen la ecuaci´n Ω la seguir´n o a satisfaciendo al dividirse por su m´ximo com´n divisor. a o ax esta ecuaci´n no tiene soluci´n. excepto si todos los x. u n a que puede acortarse mediante varios artificios que omitiremos aqu´ parece ser m´s ı. −p = b. y y z. o ≡ 2. . z = −5. En efecto. De los dos m´todos para resolver la ecuaci´n (Ω). especialmente porque los n´meros a. −q = c. E. pero mediante la observaci´n anterior. ´ste es el lugar para explicar esta demostraci´n o e o (extremadamente elegante en s´ de manera breve y dar las razones de nuestra opini´n. z = 1. de l’Ac. . e o 296. y = 15. nuestra suposici´n es inconsistente. Si p y q son n´meros primos (diferentes y positivos) de la forma 4n + 3. as´ que por lo menos uno de a u ı los valores debe ser impar. por lo tanto. I. sin embargo. z = −8. 4). x = 20. 1785. de Paris. El elegante teorema que hemos explicado en los art´ ıculos anteriores fue descubierto por primera vez por el ilustre Legendre. b y c se tratan de la misma manera u y los c´lculos no se alteran al permutarlos.362 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. y y z son pares a la vez. A. y = 11.

363 II. Si p y q son n´meros primos de la forma 4n + 1. tenemos −pRq. En efecto. Entonces tendremos u rNp y por lo tanto (suponiendo pRq. as´ pues la ecuaci´n px ı o resoluble. de modo que a nadie puede objetarlos. Q. u tendremos qrRp. Sea r un a n´mero primo de la forma 4n+3 para el cual p sea un no residuo. Esto har´ que la ecuaci´n px2 + qy 2 − rz 2 = 0 fuera resoluble. De esto siguen o o ıa los casos 1 y 2 del art´ ıculo 131. E. Sea r otro n´mero primo de la forma 4n + 3 que sea un a u residuo de q y del cual p sea un no residuo. −prRq. Este caso se puede tratar m´s elegantemente de la siguiente manera. V. no se puede tener pRq y qN p simult´neamente. Si p y q son n´meros primos de la forma 4n + 3. y puesto que su existencia hasta el momento u no se ha comprobado. En efecto. o que la ecuaci´n −px o De esto obtenemos el caso 8 del art´ ıculo 131. III. el m´todo claramente pierde toda su fuerza. prRq. qNp tambi´n e 2 − qy 2 + rz 2 = 0 ser´ ıa tendr´ ıamos prNq. tendr´ a ıamos 2 + py 2 − qz 2 = 0 ser´ resoluble. Por lo tanto. pqNr y luego −pqRr. Aunque estas e . Pero las demostraciones de los casos restantes se apoyan en la existencia de n´meros auxiliares.SOLUCION DE LA ECUACION ax2 + by 2 + cz 2 = 0. Examinando cuidadosamente la demostraci´n anterior cualquier persona o puede ver f´cilmente que los casos I y II son totalmente completos. qNp) qrRp. Entonces tendremos (por II) qNr y (por III) pNr. por lo tanto si pRq. De esto obtenemos los casos ıa −pRq y la ecuaci´n x o 4 y 5 del art´ ıculo 131. Si p es un n´mero primo de la forma 4n + 1 y q es un n´mero primo de la u u forma 4n + 3. prRq. no se puede tener u simult´neamente pRq y qNp. De esto obtenemos los casos 3 y 6 del art´ ıculo 131. Si p es un n´mero primo de la forma 4n + 1 y q un primo de la forma u 4n + 3. y a 2 + py 2 − qrz 2 = 0 ser´ resoluble contrario a la ıa as´ tambi´n −pRqr y la ecuaci´n x ı e o observaci´n anterior. no podemos tener pNq u y qNp simult´neamente. no se puede tener simult´neamente qRp y pNq. y la suposici´n ser´ inconsistente. ıa o contrario a la observaci´n anterior. −pRr. si tenemos pRq y qNp tendr´ ıamos qrRp. Entonces por los casos (II) ya demostrados tendremos qRr y rNp. etc. adem´s (por II) pNr. qNr y por lo tanto pqRr y −pqRr. Sea r un n´mero primo a u auxiliar de la forma 4n + 1 que es un no residuo de ambos p y q. as´ a ı 2 − qy 2 + rz 2 = 0 es posible. contrario a la observaci´n anterior. qrRp. adem´s. o IV. 297. si se supone que esto es posible y se toma un a n´mero primo auxiliar r de la forma 4n + 1 que sea un no residuo de ambos p y q. por lo tanto pqRr. A.

.4. Una de ellas contendr´ los no residuos de p y q y las tres restantes a los residuos de p que son no residuos de q. y aunque o ciertamente dan el m´s alto grado de probabilidad al teorema que estamos tratando a de demostrar. Sin embargo. etc. pero nuestro m´todo no parece u e id´neo para mostrar que existen tales n´meros primos que sean adem´s de la forma o u a 4n+3 (como se requiere aqu´ pero no en nuestra primera demostraci´n). 4pqt + g 0 .. Entre ellos por lo tanto habr´ a 1 4 (p − 1)(q − 1) que son no residuos de p y q de la forma 4n + 1. y los restantes 7 (p − 1)(q − 1) n´meros por h. los no residuos de p que son residuos de q y los residuos de ambos p y q. y en cada clase la mitad de los n´meros ser´n de u a la forma 4n + 1 y la otra mitad de la forma 4n + 3. etc. si queremos rigor geom´trico no podemos simplemente e aceptarlas de manera gratuita. Pero obviamente este razonamiento est´ lejos del rigor geom´trico. p y q). 4pqt+h0 . . Np. h0 . . ı o podemos probar f´cilmente la validez de esta proposici´n como sigue. 129) que ciertamente hay n´meros primos para los cuales p es un no residuo. En cuanto a la suposici´n en IV y V de que existe un o n´mero primo r de la forma 4n + 1 que es un no residuo de los otros primos dados p y u q. etc. g0 . (G) tambi´n u ser´n no residuos de p y q de la forma 4n + 1. 4pqt + g00 . Entonces a ser´ de . Ahora est´ claro que para establecer a a nuestra suposici´n es necesario solamente establecer que las formas (G) contienen o n´meros primos. h00 . Los designaremos por g. . g00 . suposiciones son tan aparentes que parecen no requerir una demostraci´n. . no obstante. Por el art´ a o ıculo 287 existe un g´nero positivo de formas binarias de determinante −p cuyo car´cter e a a es 3. Y esto parece ser muy plausible puesto que estas formas junto con u u las formas 4pqt+h. (H) contienen todos los n´meros que son primos relativos a 4pq y son por lo tanto todos n´meros primos absolutos (excepto 2. b. etc. Sea (a.364 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. es f´cil concluir de la Secci´n IV que todos los n´meros menores que 4pq y primos a o u relativos con ´l (su n´mero es 2(p − 1)(q − 1)) se pueden distribuir equitativamente e u en cuatro clases. Todos los u 4 e n´meros contenidos en las formas 4pqt + g. c) tal forma y a impar (esto es permitido). . u Legendre no agrega nada. El ilustre a e Legendre mismo confes´ que la demostraci´n de un teorema que asegura que n´meros o o u primos ciertamente est´n contenidos en una forma kt + l (donde k y l son n´meros a u primos relativos dados y t indefinido) es bastante dif´ y sugiere un m´todo que ıcil e puede ser util. u y no hay raz´n por la cual pensar que esta serie de n´meros primos no sea distribuida o u equitativamente entre las formas de modo que un octavo pertenezca a (G) y el resto a (H). segundo m´todo) de que existe un n´mero primo r de la forma o e u 4n + 3 del cual otro n´mero primo dado p de la forma 4n + 1 sea un no residuo. En cuanto a la o otra suposici´n (III. Hemos mostrado anteriormente (art. Nos parece que son necesarias muchas investigaciones preliminares ´ antes de poder llegar a una demostraci´n rigurosa por este camino.

0. . pero entonces la tercera ecuaci´n no puede ser consistente. β 0 y β 00 son u impares.SOLUCION DE LA ECUACION ax2 + by 2 + cz 2 = 0. (ω) a Soluci´n. Sin embargo. B y C ser´n a enteros primos relativos entre s´ la ecuaci´n (ω) ser´ resoluble o no seg´n ı. β 2 y γ 2 los m´ximos divisores cuadrados de bc. β. Sean α2 . (Ω) admita o no una soluci´n de acuerdo con las normas del art´ o ıculo 294. Dados tres n´meros cualesquiera a. α00 . la suposici´n del primer m´todo o o e en III es tanto m´s gratuita que no hay raz´n por la cual a˜adir m´s sobre ella aqu´ a o n a ı. ı e Pero debemos notar cuidadosamente que las proposiciones de los art´ ıculos 263 y 287 dependen del teorema fundamental. . y es f´cil verificar que −1 es un n´mero a u caracter´ ıstico de la forma (p. ac y ab o respectivamente y sea αa = βγA. q) que podr´ entonces (seg´n la teor´ de formas ıa u ıa 2 + y 2 + z 2 . tendr´ a ıamos −pRq y −qRp. . βb = αγB. u encontrar las condiciones para la solubilidad de la ecuaci´n o ax2 + by 2 + cz 2 = 0 . Problema. γc = αβC. El caso II se o puede resolver de una manera similar a ´sta. Agreguemos una observaci´n sobre el caso V que verdaderamente no ha o quedado suficientemente comprobado por el m´todo anterior. . Finalmente. 2 2 αβ + α0 β 0 + α00 β 00 = 0 y tendremos de las ecuaciones 1 y 2 que todos los n´ meros α. o a u AX 2 + BY 2 + CZ 2 = 0 . y as´ tendr´ ı ıamos un c´ ırculo vicioso si basaramos alguna parte de esta discuci´n en ellos. tenemos −pRa y as´ tambi´n −pRr y como resultado pNr. Sea ternarias) ser representada por la forma x pt2 + qu2 = (αt + βu)2 + (α0 t + β 0 u) + (α00 t + β 00 u) o α2 + α0 + α00 = p. e 298. 2 2 2 2 β 2 + β 0 + β 00 = q. Si pNq y qNp fueran verdaderos simult´neamente. . b y c diferentes de cero. Entonces A. 365 la forma 4n + 3 y primo en s´ o al menos divisible por un factor primo r de la forma ı 4n + 3. sin embargo ser´ e a resuelto satisfactoriamente por lo que sigue. α0 .

x o de la fracci´n para obtener enteros.366 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. y similarmente. I. a Soluci´n. y = βQ. S. Y = Q. Dada la forma ternaria f = ax2 + a0 x0 + a00 x00 + 2bx0 x00 + 2b0 xx00 + 2b00 xx0 determinar si cero es representable por esta forma (sin que todas las inc´gnitas sean o = 0 simult´neamente). Entonces A = gm. Problema. Puesto que A = BC no tiene factores e a cuadrados. z = γR. A = ±h y por lo tanto son enteros y como consecuencia ı B y C tambi´n ser´n enteros. lo cual es obviamente imposible a menos ı h que g = ±1. Ahora tenemos a 2 m = gA2 A = gBC as´ que g divide a h2 m. Los unicos valores de x0 y x00 que se deben o ´ 0 x00 + b00 x0 = 0 a menos que tambi´n satisfagan e excluir son aqu´llos que hacen que b e 0 x0 2 + 2bx0 x00 + a00 x00 2 = 0. E. As´ A = ±m. Z = R satisfacen la ecuaci´n o (Ω). Pero el caso donde b entonces x no participar´ en la determinaci´n de f . y = q. T. ab = Cγ 2 . ac = Bβ 2 . AA = hm y g ser´ primo u u a relativo a h y (puesto que A est´ libre de factores cuadrados) a m. E. A. cuando obtenemos una fracci´n como a o 0 y x00 por el denominador valor de x. 2 2 2 2 . ı a e Representaciones de cero por formas ternarias cualesquiera 299. la ecuaci´n (ω) ser´ satisfecha por x = αP . B = AC. s´lo debemos multiplicar los valores de x. Q. Y = αγq. B y C ser´n enteros libres o a de factores cuadrados y A = BC. f es una forma binaria ıa o y la posible representaci´n de cero por f debe decidirse a partir de la teor´ de tales o ıa formas. se pueden tomar o arbitrariamente y es claro de la ecuaci´n o a0 x0 + 2bx0 x00 + a00 x00 = −2x(b0 x00 + b00 x0 ) que x tomar´ un valor racional determinado. Q. Sea m el m´ximo ı a com´n divisor de los n´meros A y AA. como resultado ABC = (ABC)2 y as´ ABC = AA = BB = CC es necesariamente un entero. (Ω) ser´ satisfecha por X = βγp. E. z = r. Finalmente si X = P . en cambio si (ω) o a es satisfecha por x = p. P. en cuyo caso x es arbitrario. Q. Cuando a = 0 los valores de x0 y x00 . Demostraci´n. Sean bc = Aα2 . a Z = αβr y as´ si una es resoluble lo ser´ tambi´n la otra. A ser´ primo relativo a a C y a B. C = AB. esto es. As´ se pueden obtener todas a ı 0 = b00 = 0 no se contempla aqu´ pues ı las posibles soluciones. B y C deben ser primos relativos.

propuesta depende de las siguientes (ambas deben cumplirse) x Ser´ apenas necesario notar que el m´todo de I es aplicable cuando a0 o a00 = 0 a e 0 = 0. b0 − aa00 = A0 . la soluci´n de la ecuaci´n o o o 00 = 0 y ax + b00 x0 = 0. pero si A00 no es un cuadrado. pero si (bajo la misma hip´tesis) A0 no es un cuadrado. 2 Ahora. si A00 es un o 2 . Para un valor de x00 . pero el e x 0 se puede tomar con completa libertad y producir´ un valor de x racional. la ecuaci´n propuesta se reduce a ´stas: o e cuadrado = k kax + (kb00 − A00 )x0 + (kb0 + B)x00 = 0. 2 2 2 2 ab − b0 b00 = B. se debe tener ax + b00 x0 + b0 x00 = 0. eso es. x y x0 ser´n n´meros racionales y cuando no son enteros se pueden a u hacer enteros mediante una multiplicaci´n apropiada. Cuando a x 00 y B = 0 simult´neamente. cuando D no es = 0 se nos reduce a la ecuaci´n o A00 t2 − u2 + Dav 2 = 0 . Cuando ni a ni A00 = 0. y el m´todo de II cuando A e III. la ecuaci´n A a o f = 0 se reduce a las siguientes dos ecuaciones lineales (donde una u otra debe tener lugar) ax + b00 x0 + (b0 − k)x00 = 0 ax + b00 x0 + (b0 + k)x00 = 0. la ecuaci´n f = 0 ser´ equivalente a o a A00 (ax + b00 x0 + b0 x00 ) − (A00 x0 − Bx00 ) + Dax00 = 0 donde D es el determinante de la forma f y Da es el n´mero B 2 − A0 A00 . Cuando tenemos a 6= 0. A00 x0 − Bx00 = 0 kax + (kb00 + A00 )x0 + (kb00 − B)x00 = 0 2 2 2 Sin embargo. el valor de ax + b00 x0 + b0 x00 no es arbitrario pero debe ser tambi´n = 0. a saber o 00 = 0. cuando A0 = 0 y B 6= 0 es claro que si tomamos ax + b00 x0 + b0 x00 y x00 arbitrariamente. es claro que si A0 es un cuadrado = k 2 . Cuando u D = 0 tendremos una soluci´n como la del final del caso anterior.REPRESENTACIONES DE CERO POR FORMAS TERNARIAS CUALESQUIERA 367 II. la ecuaci´n f = 0 ser´ equivalente a o a (ax + b00 x0 + b0 x00 ) − A00 x0 + 2Bx0 x00 − A0 x00 = 0 al poner b00 − aa0 = A00 .

γ. una posibilidad que se puede decidir mediante el art´ ıculo anterior. u y v podemos mediante las ecuaciones ax + b00 x0 + b0 x00 = t. si 2 2 f = x2 + x0 + x00 − 4x0 x00 + 2xx00 + 8xx0 . por la sustituci´n a o x = αy + βy 0 + γy 00 . As´ a o ı. x00 = v e obtener por lo menos valores racionales de x. α0 y α00 algunos valores de x. 279) escoja enteros β. z un n´mero cualquiera que puede ser una u 0 e y 00 sean enteros. se tendr´n todas las soluciones de la ecuaci´n f = 0 por enteros. de donde se concluye f´cilmente a a a que todas las soluciones por enteros de la ecuaci´n f = 0 pueden obtenerse (por S) o de todas las soluciones de g = 0. Sean α. γ 0 y γ 00 tales que α(β 0 γ 00 − β 00 γ 0 ) + α0 (β 00 γ − βγ 00 ) + α00 (βγ 0 − β 0 γ) = 1 y la forma f se transformar´. u = 0 y v = 0. en la forma g = cy 2 + c0 y 0 + c00 y 00 + 2dy 0 y 00 + 2d0 yy 00 + 2d00 yy 0 Entonces se tendr´ c = 0 y g ser´ equivalente a f . y por ejemplo. β 0 . pero si tiene como soluci´n o admite ninguna soluci´n salvo x = 0. A00 x0 − Bx00 = u. x00 = α00 y + β 00 y 0 + γ 00 y 00 (S) donde p y q son enteros cualesquiera . podemos hacerlas enteros mediante una multiplicaci´n apropiada. o Tan pronto se encuentra una soluci´n de la ecuaci´n f = 0 por enteros. fracci´n siempre y cuando y. Si sustituimos estos valores de y. Ahora (por art. y 0 = 2z(d00 p2 + d0 pq). x o cualquier otro conjunto de enteros t.368 SOBRE FORMAS TERNARIAS DE SEGUNDO GRADO. Y por I todas las soluciones de la ecuaci´n g = 0 o est´n contenidas en las f´rmulas a o y = −z(c0 p2 + 2dpq + c00 q2 ). el o o problema se reduce al caso I y todas las soluciones se pueden encontrar de la siguiente o manera. Supongamos que no tienen factores comunes. y o 0 e y 00 en (S). y 00 = 2z(d00 pq + d0 q2 ) 2 2 x0 = α0 y + β 0 y 0 + γ 0 y 00 . x0 y x00 que satisfacen la ecuaci´n f = 0. β 00 . 40. x0 y x00 . la ecuaci´n propuesta no o 0 = 0 y x00 = 0. Si ´stas incluyen fracciones. Si esta ecuaci´n o no se puede resolver excepto para t = 0.

As´ pues. x00 = 1. 1. As´ pues. 0.g. haciendo β. y 00 = 12zq 2 2 2 y todas las soluciones de la ecuaci´n f = 0 en las f´rmulas o o x = −z(p2 − 4pq + q 2 ) x0 = 2z(p2 + 2pq + q2 ) x00 = −z(p2 − 4pq − 11q2 ) Soluci´n general por racionales de ecuaciones de segundo grado en dos variables. o 300. 0. β 0 . Ya la hemos resuelto para valores enteros (art. Excluimos s´lo aquellas o soluciones donde v = 0. 221) o x2 + 8xy + y 2 + 2x − 4y + 1 = 0 . β 00 . v u y v son enteros. γ 00 = 0. y 0 = 12zpq.. es claro que la soluci´n de esta ecuaci´n por n´meros ı o o u racionales es id´ntica a la soluci´n por enteros de la ecuaci´n e o o at2 + 2btu + cu2 + 2dtv + 2euv + fv 2 = 0 y esto coincide con la ecuaci´n tratada en el art´ o ıculo anterior. toda soluci´n por n´meros racionales de u ı o u la ecuaci´n (resuelta de modo general por enteros en el art. pero no puede ocurrir ninguna de este tipo cuando b2 − ac es un n´mero no cuadrado. γ g = y 0 + y 00 − 4y 0 y 00 + 12yy 00 Todas las soluciones de la ecuaci´n g = 0 por enteros estar´n contenidas en la f´rmula o a o y = −z(p2 − 4pq + q 2 ). A partir del problema del art´ ıculo anterior se obtiene inmediatamente la soluci´n de la ecuaci´n indeterminada o o ax2 + 2bxy + cy 2 + 2dx + 2ey + f = 0 si se buscan s´lo valores racionales. 0. e. donde t.REPRESENTACIONES DE CERO POR FORMAS TERNARIAS CUALESQUIERA 369 y una soluci´n de la ecuaci´n f = 0 es x = 1. Todo valor racional de x e y puede representarse por v y u . x0 = −2. 1 tenemos γ. o o 0 . 216 o t y siguientes).

o a Del n´mero promedio de g´neros. Tenemos otra soluci´n del problema o del art´ ıculo anterior basada en principios generales. La o u regularidad de esta progresi´n debe entenderse as´ si D0 es un n´mero mucho mayor o ı: . obtenemos el n´mero promedio u u de g´neros. puesto que en una serie de n´meros naturales los n´meros primos est´n mezclados u u a con n´meros m´s o menos compuestos. Ahora. Sin embargo. 2. ±(D + 1). 4 o una potencia mayor de 2 cuyo exponente depende de los factores de D y que se ´ puede encontrar a priori mediante el argumento presentado anteriormente. o e El n´mero de g´neros en los cuales se distribuyen todas las formas (propiau e mente primitivas positivas) de determinante ±D positivo o negativo es siempre 1. sin embargo se tratar´ en otra a ocasi´n puesto que requiere de un estudio m´s profundo de las formas ternarias. Se puede considerarlo como si correspondiera al determinante central e o o ±(D + 1 m) de la serie y establece una progresi´n muy regular. . ±(D + 1). D +m no difiera mucho de la igualdad. p2 − 4pq − 11q 2 y=− 2p2 + 4pq + 2q 2 p2 − 4pq − 11q2 donde p y q son enteros cualesquiera. de modo que e la raz´n de los determinantes extremos D. Regresemos ahora al estudio de las formas binarias de las cuales tenemos a´n muchas propiedades notables que examinar. . etc. Supongamos no s´lo 2 que m es suficientemente grande sino tambi´n que D sea mucho mayor. Pero aqu´ hemos tratado brevemente estos dos ı problemas que est´n ´ a ıntimamente conectados dejando por fuera muchas observaciones pertinentes para no hacernos demasiado prolijos. . si sumamos los n´meros de g´neros correspondientes a u e muchos determinantes sucesivos ±D.370 SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. u e 301. sucede que para muchos determinantes suceu a sivos ±D. ± (D + m) y dividimos la suma por el n´mero de determinantes. el n´mero de g´neros crece y decrece de manera u e desordenada. estar´ contenida en la f´rmula a o x= p2 − 4pq + q 2 . Primero le agregaremos algunas u observaciones sobre el n´mero de clases y g´neros en un orden propiamente primitivo u e (positivo si el determinante es negativo) y para brevedad restringiremos nuestra investigaci´n a ´stas. ±(D + 2).

5772156649 2 2 3 3 . en la centena 25 es u e 4. Entre los cien determinantes de 801 a a 900 hay 7 que corresponden a un unico g´nero. el n´mero promedio de u mayor que alrededor de D. el n´mero promedio de determinantes alrededor de D0 ser´ notablemente u 0 no difieren por mucho.24. cuya explicaci´n ser´ o ıa demasiado larga para presentar aqu´ se encontr´ que el n´mero promedio de g´neros ı. e Los siguientes ejemplos se toman con determinantes negativos. Estas observaciones quedar´n ilustradas a mejor por los siguientes ejemplos tomados de la tabla que clasifica a las formas binarias para m´s de 4000 determinantes.03. m´s cierto ser´ lo anterior mientras que para valores a a peque˜os el n´mero de g´neros correspondiente al determinante positivo ser´ un poco n u e a mayor que el del determinante negativo.4052847346 π2 (π es la mitad de la circunferencia de un c´ ırculo de radio unitario). Los cien determinantes negativos de −801 a −900 producen 360 g´neros. 4. para los 600 determinantes desde −9401 a −10000 es 4.89. 32. 16 g´neros. En la centena 16 (desde −1501 a −1600) el n´mero promedio de g´neros es 3. 8. Hay en total 359 g´neros y un n´mero promedio e e u de 3. y si D y D 0 ser´ aproximadamente igual. pero se busca la ley que describe esta a progresi´n. Mediante una discusi´n te´rica bastante dif´ o o o ıcil.59. en la centena 51 es 4. 8. 371 a que D. Pero el n´mero promedio a u g´neros alrededor de D y D e de g´neros alrededor del determinante positivo +D siempre ser´ aproximadamente e a igual al n´mero de g´neros alrededor del correspondiente determinante negativo y u e entre mayor sea el valor de D.EL NUMERO PROMEDIO DE GENEROS. que corresponden ´ e respectivamente a 2. = 0. o u e alrededor de +D o −D puede calcularse aproximadamente por la f´rmula o α log D + β donde α y β son cantidades constantes y de hecho α= 4 = 0.8830460462 6 donde g es el valor de la serie 1 − log(1 + 1) + 1 1 1 1 − log(1 + ) + − log(1 + ) + etc. 1 β = 2αg + 3α2 h − a log 2 = 0. 52. 1.59. De estos ejemplos es claro que el n´mero promedio de g´neros crece mucho u e m´s lentamente que los determinantes mismos.

Entre mayor sea el determinante central y el n´mero de determinantes u a partir de los cuales se calcula el promedio. ıa Del n´mero promedio de clases. 4. 444) y h es el valor de la serie 1 1 1 log 2 + log 3 + log 4 + etc. . tambi´n o o e se puede encontrar la suma aproximada del n´mero de g´neros que corresponden a u e determinantes sucesivos ±D.86. Esta e suma ser´ a = α (log D + log(D + 1) + etc. ±(D + m) sumando el n´mero promedio u correspondiente a cada uno sin importar que tan separados est´n D y D + m. Diff.6 mientras que el valor real es 7112.339. 5050 1 . 2450 1 . una aproximaci´n mejor de o o lo que se podr´ esperar. Los valores que nos o e 1 1 proporciona esta f´rmula para D = 850 2 . Calc. similarmente desde −1 a −2000 la f´rmula nos da 7116. 4. de −9001 a −10000 el o valor real es 4595 y el aproximado por la f´rmula 4594.9. Con la ayuda de esta f´rmula. menor ser´ la diferencia entre el valor a real y el que se obtiene con la f´rmula. 4.046. En cuanto al n´mero de clases (siempre asumimos que son propiamente primiu tivas positivas) los determinantes positivos se comportan de una manera completamente diferente a los determinantes negativos. mientras que su valor real es 233. ±(D + 1). 4 9 16 que es aproximadamente = 0.9375482543. Concuerdan en el hecho de que para un determinante dado hay igual . A partir de esta f´rmula es claro o que el n´mero promedio de g´neros aumenta en una progresi´n aritm´tica si u e o e los determinantes aumentan en una progresi´n geom´trica. p. + log(D + m)) + β(m + 1) o con bastante exactitud = α ((D + m) log(D + m) − (D − 1) log(D − 1)) + (β − α)(m + 1) De esta manera la suma del n´mero de g´neros para los determinantes −1 a −100 u e resulta ser 234. . 3.372 SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. . 1550 2 .604. los cuales difieren poco de los valores presentados anteriormente. por lo tanto los consideraremos separadamente. Inst.4.617. u 302. (ver Euler. 9700 1 resultan o 2 2 2 ser 3.

el n´mero de clases que u corresponde a varios determinantes sucesivos −D. −(D + 2). −(D + 1).56.29. sin embargo. (no hace falta una definici´n) aumenta de manera muy regular o como se notar´ en los siguientes ejemplos. para la #61.7467183115 = donde e es la suma de la serie 1+ 1 1 1 1 + + + + etc. + D + m − 1 − δm =γ . sin importar la separaci´n de los extremos.50. finalmente para las cinco de 96 a 100 se tiene 73. Los cien determinantes de −500 a −600 a proporcionan 1729 clases y as´ el n´mero promedio es 17. y por lo tanto el n´mero de clases es igual al u e u producto del n´mero de g´neros por el n´mero de clases en cada uno. genera una progresi´n que es tan irregular como el n´mero de g´neros. . −(D + 2).EL NUMERO PROMEDIO DE CLASES. etc. a a u e con una leve atenci´n se puede ver que crece casi exactamente en proporci´n a la o o ra´ cuadrada del determinante central.54. #62 y #63 resulta 58. para la #24 y #25 se calcula u 36. obtenidos seg´n la f´rmula. 373 n´mero de clases en cada g´nero. −(D + m − 1). De hecho hemos encontrado mediante una ız investigaci´n te´rica que el n´mero promedio de clases cerca del determinante −D o o u se puede expresar aproximadamente como √ γ D−δ donde γ = 0. Se u o encuentra una suma ³√ ´ √ √ D + D + 1 + etc. con respecto a los determinantes negativos. Similarmente en la ı u centena #15 el n´mero promedio de clases es 28.26. Con la ayuda de esta f´rmula tambi´n se puede aproximar el n´mero de clases (propiamente primitivas o e u positivas) que corresponden a los determinantes sucesivos −D.28. . sumando los n´meros o u promedios correspondientes a estos determinantes. . u e u Primero. para las cinco centenas de #91 a #95 se encuentra 71. El n´mero promedio o u e u de clases. 8 27 64 125 2 δ = 0. Estos ejemplos muestran que el n´mero promedio de clases crece m´s lentamente que los u a determinantes pero mucho m´s r´pidamente que el n´mero promedio de g´neros.2026423673 = 2 π 2π 7e Los valores promedios obtenidos mediante la f´rmula difieren poco de los valores o tomados de la tabla de clasificaciones mencionada arriba. −(D + 1).

la ´ principal. y seg´n la f´rmula u u o 28585. 10. . 2. 12. el d´cimo milenio posee 72549 seg´n la tabla y 72572 seg´n la f´rmula. 15. 5 . como se puede concluir del art´ ıculo 256. 1.1. . 43. 23. e. mientras que el valor que nos da la f´rmula u o es 15551. 19. 13. . la serie de determinantes e a a que corresponden a una clasificaci´n dada (i. Adem´s. 16. Por razones de brevedad o omitimos el signo negativo. .4. 7 . 1 . Similarmente el tercer milenio realmente tiene 37092 clases. 8. 487 II. por medio de la f´rmula la suma de los cien determinantes −1 a −100 ı o ser´ 481. los mil determinantes entre −1 y −1000 a seg´n la tabla proporcionan 15533 clases. mientras que el valor real es 477. . 3. la f´rmula da o 37074.. (El numeral romano indica el n´mero de g´neros propiamente primitivos u e positivos. . puesto que para estos determinantes hay una unica clase ambigua. luego sigue la a u e serie de determinantes que corresponde a esta clasificaci´n. 103. 3 . e u u o ⎛ 3 3 ⎞ 303. 223. 18. 7 I. 1 .e.7. el numeral ar´bigo el n´mero de clases en cada g´nero. 58 . 71. 163 I. 37. 11. 463. 27. . La tabla de determinantes negativos ordenados seg´n varias clasificaciones u ofrece muchas otras observaciones notables. 47. 67. 31. 2 1 2 1 2 = γ ⎝(D + m − ) − (D − ) ⎠ − δm 3 2 2 As´ pues. el n´mero de clases es a e u siempre impar. en el segundo milenio seg´n la tabla hay 28595 clases. .3. 79. 151. 343. 25. Esta ultima propiedad u ´ es tambi´n v´lida para determinantes positivos. 5. . 4. las restantes clases siempre est´n opuestas en parejas y el n´mero de ellas es a u por lo tanto par.g. Para determinantes de la forma −(8n+3) el n´mero de clases (tanto el n´mero total como el n´mero de clases contenido en cada u u u g´nero propiamente primitivo) es siempre divisible por tres. un n´mero dado de g´neros y de o u e clases) parece siempre finita e ilustramos esta observaci´n notable con los siguientes o ejemplos. VI. 9. 6. 22. . con la unica excepci´n e ´ o del determinante −3.) I.374 o aproximadamente SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. 127 I. 28. Para aquellos determinantes cuyas formas est´n contenidas en un solo g´nero. lo cual hace impar el n´mero total de clases.

−862. 1320. 20. etc. 14. 190. 165. no existen del todo (el determinante menor entre ´stos es −9240 y corresponde a la clasificaci´n XXXII. 1. 1. 120. 1. 1365. de e l’Ac. 210. II. 97. 168. 9. 148. aqu´llos de las e clasificaciones I. 24. I. 57. 1. *) Mientras esto estaba en impresi´n calculamos la tabla hasta -3000 completamente y o tambi´n para todo el d´cimo milenio. 93. IV. 4. IV. 193 IV. 338 ya ha determinado estos 65 n´meros (bajo un aspecto u ligeramente diferente que mencionaremos luego. 240. 11. 39. 760 XVI. 23. . Por ıa o o ejemplo. 3. 31. u e a En este aspecto los 65 determinantes mencionados anteriormente. 72. 21. 64. no hay ninguno que e corresponde a menos de 24 clases. IV. 520. 105. 345. 357. 2. 1848 Similarmente. es muy probable que las clasificaciones I. 17. 5. probar rigurosamente estas observaciones parece ser muy dif´ ıcil. 55. 44 y 69 a determinantes respectivamente. por lo tanto. 48. 78. 177. 11 o o etc. 34. 40. 408. . corresponden no m´s de 48. 1 . se encuentran 20 determinantes (el mayor = −1423) que corresponden a la clasificaci´n I. 130. . 2). 280. p. 232. II. 63. II. 60. . no hay duda de que las series anteriores terminan. y con un criterio que es f´cil de a demostrar). 33. 46. 1 etc. 21. 375 II. Puesto que la tabla de la cual obtuvimos estos valores se ha extendido mucho m´s all´ a a que el mayor determinante que aparece aqu´ y puesto que no proporciona ning´n ı*) u otro que pertenezca a estas clases. El ilustre Euler en Nouv. 385. 85. 52. LXIV. 42. 36. 2 est´n todas completas antes de a llegar al n´mero −9000 o que por lo menos tienen muy pocos determinantes mayores u que −10000. Es tambi´n notable que todo determinante cuyas formas se distribuyen entre e 32 o m´s g´neros tiene por lo menos dos clases en cada g´nero y. 4. 73. 330. 312. VIII. 112. 88. 49. 82. etc. M´m. 1 . 3. . . . a las clasificaciones II. IV. II. 1. XVI. −1318 y −1012. 273. de Berlin. 102. 840. 1 . 10. y parece ser muy e o probable que cuando crece el n´mero de g´neros m´s clasificaciones desaparecen. 142. 5. 133. . 2 . 253 VIII. 45. 32. son bastante excepcionales. donde los mayores son −652.EL NUMERO PROMEDIO DE CLASES. 1. 4 (el mayor = −1303) que corresponden a la clasificaci´n I. II. y por analog´ es permitido extender la conclusi´n a cualquier otra clasificaci´n. 462. 70. IV. y es f´cil a ver que s´lo ellos gozan de dos propiedades notables: todas las clases de las formas o que pertenecen a ellos son ambiguas y todas las formas contenidas en el mismo g´nero e son a la vez propia e impropiamente equivalentes. que las a e e clasificaciones XXXII. para muchas centenas separadas y para muchos determinantes e e individuales cuidadosamente seleccionados. 30. . puesto que en todo el d´cimo milenio de determinantes. 1776. 100. VIII. Sin embargo.

II. que corresponden a las clasificaciones I. 3 ´ n o ´ o II. 3. para determinantes positivos a no cuadrados. entre los 96 determinantes no cuadrados entre 101 y 200.. Se puede agregar a estas observaciones otra que apoya la analog´ entre los determinantes negativos y positivos. 3. Hemos encontrado ıa que para un determinante positivo D. dos tienen II. quince tienen IV. Entre los 197 determinantes de 801 a 1000. 5. Al respecto. 2 que pertenecen a tales determinantes es n´mero promedio de clases alrededor de k u 8k aproximadamente π2 . y la serie termina r´pidamente. investigar la ley que justifique e ıa o el hecho de que los determinantes con una clase por cada g´nero se hacen menos e frecuentes. que satisfacen la ecuaci´n t o de clases para un determinante negativo. sin embargo. 1 respectivamente. 146. hay s´lo un n´mero peque˜o de clases o o u n para determinantes peque˜os negativos o cuadrados. catorce tienen II. 3. 2. 3. 1. tres tienen I. tres (141. Por ejemplo. 189) o tienen II. Es curioso y ser´ digno de un ge´metra. 3. 2. etc. 2. clasificaciones como I. A saber.. 2. la gran mayor´ de ellos proıa ducen clasificaciones en las cuales s´lo una clase est´ contenida en cada g´nero. 1 etc. No podemos explicar esto m´s a fondo. al contrario. 3. e. a pero el valor promedio de ese producto es dado aproximadamente por una f´rmula o . De u e este hecho y siguiendo un razonamiento f´cil. o dos (34 y 82) tienen II. u as´ pues. El n´mero promedio u de clases aumenta por una raz´n ligeramente mayor que la raz´n con que var´ el o o ıa n´mero de g´neros y m´s lentamente que las ra´ cuadradas de los determinantes. seis tienen IV. II. no es el n´mero de clases sino este n´mero u u √ u multiplicado por el logaritmo de t + u D (t y u son los n´meros menores. 194) tienen II. IV. As´ o a e ı pues. 3. 1 o I. 5.376 SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. Los 145 restantes tienen una clase en cada g´nero. Sin embargo. cuatro II. 2. 178. Hasta el momento no podemos asegurar te´ricamente ni conjeturar por o observaci´n si hay un n´mero finito de ellos (esto es poco probable) o si se hacen o u infinitamente raros o que su frecuencia tiende a un l´ ımite fijo. 197) ı tienen la clasificaci´n I. 4. cuatro tienen VIII. 3. El n´mero de clases propiamente primitivas que corresponden a formas binau rias con un determinante cuadrado positivo k2 puede determinarse completamente a priori. entre los 90 determinantes inferiores a 100 encontramos 11. determinantes positivos no cuadrados presentan fen´menos singulares. dos (101. 3. siempre y cuando no sean muy grandes. dos tienen II. s´lo uno (37) tiene I. uno (79) tiene II. que omitimos aqu´ deducimos que el a ı. 2. 1. 304. hay tantas clases como n´meros primos relativos a 2k y menores que ´l. cuatro (145. 148. dos tienen IV. diferentes 2 − Du2 = 1) el que es an´logo al n´ mero a u de 1 y 0. clasificaci´n I. 6. 01. al aumentar los determinantes. II. 48 y 27. aparecen n´meros mayores de clases y lo hacen con mayor frecuencia. IV. I. u e a ıces Entre 800 y 1000 se encuentra 5. son muy raras. 2.g.

3C. Teorema. II. y suponiendo e que mC es la primera que es id´ntica a K y que el n´mero de clases en el g´nero e u e principal = n. rC = sC y r > s. . 3C. e 4C. o o etc. necesariamente o pertenecen al g´nero principal (art. nC no pueden ser todas diferentes. a Demostraci´n. C 0 + (m − 1)C . E. C. las primeras n + 1 clases de la serie K. sino que se aproximan asint´ticamente a una ley anal´ o ıtica. ı a o Algoritmo singular para clases propiamente primitivas. 249) de la duplicaci´n. Q. se tendr´ tambi´n a e (r − 1)C = (s − 1)C. y si 2C. C. K ser´ id´ntica a alguna a e de las clases C. . y C es otra clase cualquiera del g´nero principal del mismo determinante. 305.. etc. nC o al menos dos de ellas ser´n id´nticas entre s´ Sea a e ı. Si se permite llegar a una conclusi´n v´lida con base en la o a comparaci´n de unas cuantas centenas. etc. 3C. a saber o C 0. 3C. o o cuadruplicaci´n. 247). 377 √ o como m D − n. Ahora sea C0 el conjunto de clases que resulta e a de la composici´n de C 0 con las clases individuales de C. Puesto que las clases K. . 2C. Resero 3 vamos para otra ocasi´n una discusi´n m´s completa de los principios detr´s de la o o a a discusi´n anterior sobre los valores promedios de cantidades que no siguen una ley o anal´ ıtica. Pasamos ahora a otra investigaci´n. Entonces. no agotan el g´nero principal. C 0 + 2C. . la comparaci´n de diferentes clases propiamente primitivas de o o un mismo determinante y as´ terminar´ esta larga secci´n. 3C. finalmente obtendremos una clase que es id´ntica a K. . y s´lo e o queda demostrar que en el segundo caso m es un factor de n. . . P. son las clases que resultan (como en art.ALGORITMO SINGULAR PARA CLASES. etc. C 0 + C. lo suficiente. . de la clase C. entonces si continuamos la progresi´n C. parece que m es aproximadamente 2 1 . entonces tendremos que m = n o que m ser´ un factor de n. Puesto que todas las clases K. (m − 1)C las cuales designaremos como C. Pero aun no hemos podido determinar te´ricamente los valores de las constantes m y n. (r − 2)C = (s − 2)C etc. C. etc. 2C. . Tambi´n sigue directamente de esto que m = n o que m < n. 2C. e 2C. I. triplicaci´n. 2C. determinantes regulares. sea C 0 una clase de e este g´nero que no est´ contenida en C. Si K es la clase principal de formas de un determinante dado D. y (r + 1 − s)C = C por lo tanto (r − s)C = K.

de la clase C C 00 . 6C = (1. si no. Q. si C. CyC e e 000 del g´nero e tendremos que n = 3m. . C = (5. 356). obviamente todas las clases en C0 ser´n diferentes entre s´ ser´n diferentes a ı. Sea D = −356. En este caso hay otra clase C 0 . 45) como la clase C cinco clases de C0 ser´n (9. 1. si no. 2m < n. C. 72)*). a 306. (m + 1)C = C. (8. C a n = 4m o n > 4m y as´ sucesivamente. a . De manera similar encontramos que principal que no est´ comprendida en C. E. Si tomamos (8. Ahora. C 00 + (m − 1)C y es claro que todas ´stas son diferentes entre s´ y diferentes de todas las clases en e ı 0 . y pertenecen al g´nero principal. 72). C00 . a a obtendremos las mismas clases de nuevo. . 8. 2. 40). 0.e. 0.378 SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. . −2. 45). . 3C. dejando para otra ocasi´n aquellas demostraciones que o requieren mucho detalle. Si la serie K. Ahora puesto que n y m son finitos. 3C = (4. 2. o m un factor de a u n. a de todas las clases en C y pertenecer´n al g´nero principal. S. −2. C0 y C00 agotan este g´nero. (17. mC = K. i. entonces tendremos n = 2m. −8. La demostraci´n del teorema anterior es an´loga a las demostraciones en los o a art´ ıculos 45 y 49. 21). y de hecho la teor´ de multiplicaci´n de clases es muy af´ con el ıa o ın argumento dado en la secci´n III. I. etc. Ahora. el g´nero ı e principal debe agotarse eventualmente y n ser´ un m´ltiplo de m. 21). . Se encuentra 2C = (20. −2. se extiende m´s all´ de (m − 1)C. C 00 + C. 5C = (5. 2C. 4C = (20. . 40). En el e 00 cualquier clase del g´nero principal que no est´ comprendida ni e a segundo caso sea C 0 y designaremos por C00 el conjunto de clases que resulta de la composici´n o en C ni en C 00 con las clases individuales de C. (m + 2)C = 2C etc. 21). Pero las limitaciones de este trabajo no permiten o proseguir el tratamiento m´s profundo que merece esta teor´ y s´lo agregaremos a ıa o algunas observaciones. 2. −1. n > 3m. Ejemplo. (9. si C y C0 agotan a e completamente este g´nero. Aqu´ m = 6 y ı 0 las restantes para este determinante n = 12. C 00 + 2C. *) Siempre expresamos las clases por las formas (m´s sencillas) que contienen. 21) y (17. 89).

Por lo tanto la clase nC o seg´n g y g u siempre ser´ id´ntica a la clase principal K. Es claro por lo tanto que la composici´n de o cualquier n´mero de clases contenidas en el mismo per´ u ıodo dar´ una nueva clase que a tambi´n estar´ comprendida en el mismo per´odo e a ı gC + g0 C + g00 C etc. la clase ı e 1 a ı ı.ALGORITMO SINGULAR PARA CLASES. e . habr´ e a a ϕn clases en este g´nero cuyos per´ e ıodos incluyen todo el g´nero y ϕe clases cuyos e per´ ıodos son de e t´rminos. de hecho habr´ tantas clases en C de a a per´ ıodo m como n´meros en la serie 0. . El conjunto de clases K.)C III. se tendr´ m0 = m y ambos per´ a pero en orden diferente. Puesto que C + (m − 1)C = K. En general. (m − 1)C que designamos anteriormente como C se llamar´ el per´odo de la clase C. Por lo tanto.. si h y m son ıodos contendr´n las mismas clases a primos relativos. = (g + g0 + g00 + etc. 1. As´ es claro que el n´ mero de clases comprendidas en el per´ ı u ıodo de ser´ m a μ cualquier clase de C ser´ m o un factor de m. 379 a e y en general (tomando K como 0C). Esto no debe confundirse a ı con los per´odos de formas reducidas de un determinante no cuadrado positivo como ı se trat´ en el art´ o ıculo 186 y siguientes. . . a u 0 = m . 2hC. . ıprocamente si en C aparece alguna 2 mC ser´ opuesta a s´ misma y as´ ambigua. las clases C y (m − 1)C ser´n opuestas. m − 1 que son primos relativos a m. 2. tendremos gC = (m − g)C y a as´ g = m − g = 1 m. rec´ clase adem´s de K que sea ambigua. donde e es cualquier divisor de n. . Esta conclusi´n es e o verdadera cuando existe una clase del g´nero principal cuyo per´ e ıodo es de n t´rminos. ninguna excepto K. las clases gC y g 0 C ser´n id´nticas o diferentes 0 sean congruentes o no respecto al m´dulo m. utilizando la simbolog´ del art´ ıa ıculo 39. Es f´cil ver que el n´mero de ellas ser´ ϕ m . 2 IV. a e II. 2. . 2C. a as´ tambi´n 2C y (m − 2)C. si μ es el m´ximo com´n divisor de m y h. 1. Si suponemos que el per´ ıodo de cualquier clase hC contenida en C es K.. . Entonces. por ejemplo gC. a u a u a μ Si por lo tanto m = n o sea el g´nero principal completo est´ contenido en C. si m es impar. Se sigue que si m es par no puede haber una clase ambigua en ı 2 C excepto K y 1 mC. si m es par. 3C y (m − 3)C etc. C. . u o sea ϕm. m − 1 que tienen a μ como el m´ximo com´n divisor de ellos y m. (m0 − 1)hC es claro que m0 h es el menor multiplo de h divisible por m. hC. habr´ tantas clases a m u en C con per´ ıodo μ como n´meros de la serie 0. . . 3hC. y en general.

2. M ser´ divisible por g. y la clase ı. −2. Se sigue que el a que MC mayor n´mero de clases (para un determinante dado) contenido en alg´n per´ u u ıodo es . 21) 21) 89) 21) 8 9 10 11 (20. −8.380 SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. (17. donde tomamos la clase ı (9. 2. VII. (8. V. se puede determinar cual clase resultar´ de la composici´n de cualquiera de las clases del g´nero a o e principal. Para ıa ıa o brevedad llamaremos regulares a aquellos determinantes para los cuales el g´nero e principal completo puede incluirse en un per´ ıodo. Aunque tanto una analog´ con la secci´n III como una inducci´n con ıa o o m´s de 200 determinantes negativos y a´n m´s determinantes positivos no cuadrados a u a parecen justificar que la suposici´n es v´lida para todo determinante. 1 a la que ı tomamos como base y as´ sucesivamente. 2. supongamos que el per´odo de 00 consiste de g t´rminos. De modo semejante ı r0 se encuentra que g ser´ divisible por r y por lo tanto por rr0 = M. Empezaremos con la siguiente relaci´n general. si le asignamos el ´ndice 0 a la clase principal. Resuelva M en dos factores r y r0 primos a e entre s´ donde uno (r) divide a m. 21) ( 8. Podemos ilustrar con s´lo unas pocas observaciones este o asunto. 73). (17. −1. Bajo la misma suposici´n. o e ıodos de m y m0 clases. Pero. puesto a 00 = K. Aqu´ sigue un ejemplo para el determinante −356. e irregulares a aqu´llos para los e que esto no es posible. 40) como la base: 0 1 2 3 (1. 0. 1. tal conclusi´n o a o ser´ falsa y se refutar´ por una extensi´n de la tabla de clasificaciones. m m0 0 00 a ı r C + r0 C = C tendr´ la propiedad deseada. −2. 2. Ahora. 72) ( 9. y el otro (r0 ) divide a m0 (ver art. entonces habr´ clases en el mismo u a g´nero cuyos per´ e ıodos ser´n de M t´rminos. colocando las clases del g´nero principal en el mismo orden con el que aparecen e en este per´ ıodo. Pues. Si C y C 0 son clases del g´nero principal con per´ y si M es el menor n´mero divisible por m y m0 . 8. 40) VI. entonces con s´lo sumar los ´ ı o ındices. −2. 0. 45) ( 5. resultar´ e a la clase C K = grC 00 = gmC + 0 grm0 0 grm0 grm0 0 C = K + 0 C0 = C r0 r r0 de donde grm debe ser divisible por m0 o gr por r0 y as´ g por r0 . ( 4. (5. 356) 40) 72) 45) 4 5 6 7 (20. y necesariamente M = g. la mejor manera de hacer un arreglo de un o sistema de clases del g´nero principal es tomar como base una clase de per´ e ıodo n. el cual depende de los misterios m´s profundos de la aritm´tica superior e a e involucra una investigaci´n dif´ o ıcil. (9.

Cuando se encuentran m´s de dos clases a ambiguas en el g´nero principal. 974 cuyo exponente de irregularidad es 3. Es muy probable que conforme aumenta el tama˜o del determinante. 339. Aqu´ tambi´n puede determinarse un m´todo para encontrar la e ı e e clase que tiene el mayor per´ ıodo (para un determinante regular este per´odo incluye ı todo el g´nero principal). 900 cuyo exponente de irregularidad es 2.. con la excepci´n de −75. Todav´ no podemos decidir si determinantes con exponente ıa de irregularidad mayor que 3 aparecen debajo de −10000. son irregulares y el exponente de irregularidad es divisible por 3. el determinante ser´ e o a regular o al menos el exponente de irregularidad ser´ impar. los irregulares se hacen m´s frecuentes. excepto −27. en el segundo millar hay 13 con exponente de irregularidad 2 y 15 con exponente de irregularidad 3. 755. 675. en todos los otros casos son irregulares. Es s´lo para determinantes o 2 que puede determinarse a priori si son regulares o irregulares. en el d´cimo millar hay 31 con exponente de irregularidad 2 y 32 con exponente e de irregularidad 3. Para determinantes negativos. 307. o por lo u 2 . pero en la pr´ctica puede acortarse el trabajo mediante algunos artificios. y este cociente es apropiado para expresar los diferentes tipos de irregularidades. a entre los primeros mil encontramos 13 irregulares (omitiendo el signo negativo) 576. 891. conforme aumentan los determinantes. la frecuencia de determinantes n negativos irregulares tiende a una raz´n constante respecto a la frecuencia de los o . positivos cuadrados e son regulares si e es 1 ´ 2 o un n´mero primo impar o una potencia de un n´mero o u u primo impar. n ser´ divisible por p a divisor cuadrado.ALGORITMO SINGULAR PARA CLASES.g. Por esta raz´n se llamar´ el exponente de irregularidad. o a VIII. y para una o infinidad de otros. 580. Si el exponente de irregularidad es un n´mero primo p. pero cuando el g´nero tiene s´lo uno o dos. 381 divisible por el n´mero de clases en cualquier otro per´ u ıodo (de una clase del mismo g´nero principal). 884. e. Hasta el momento no hay una regla general mediante la cual puedan distinguirse a priori determinantes regulares de irregulares. a El cociente del n´mero n por el n´mero de clases en el per´ u u ıodo mayor ser´ 1 para a determinantes regulares y un entero mayor que 1 para determinantes irregulares. m´s all´ de este l´ a a ımite puede encontrarse determinantes de cualquier exponente dado. lo mismo es v´lido para los determinantes negativos a de la forma −(1000k + 75) y −(1000k + 675). y 243. Este m´todo es completamente an´logo al de los art´ e e a ıculos 73 y 74. el determinante es de seguro regular. de donde sigue que si n no admite menos divisible por p. en especial porque entre el segundo grupo hay tanto n´meros primos como compuestos. 459. ser´ suficiente entonces u a agregar algunas observaciones particulares. Todos los determinantes a negativos de la forma −(216k + 27). 820. el determinante es irregular y el exponente de e irregularidad es par.

. o u o Es muy deseable por lo tanto determinar la relaci´n general entre este n´mero y o u el determinante al cual pertenece. S´lo queda agregar unos cuantos comentarios e o respecto a los g´neros restantes (propiamente primitivos). 307. aunque debemos confesar que no hemos encontrado ninguno hasta el momento. Pero trataremos este tema en otra ocasi´n con m´s o a detalle. N 0 . Por brevedad. etc. X. IX. regulares. o un g´nero y para determinantes negativos cuando hay s´lo un g´nero positivo si no e o e queremos considerar el g´nero negativo. etc. hay que tomar dos o m´s clases. La determinaci´n de esta raz´n ser´ realmente digna de las habilidades de o o ıa un ge´metra. yL Puesto que es claro que todas las clases L + L0 . e e e I. etc. M. habr´ tantas en ´ste como en G. N + L0 . las de G0 y designe el primer conjunto por A y el segundo por A0 . M 0 . y parece haber sin duda algunos cuyos exponentes de irregularidad es impar. las clases ambiguas en G (entre las cuales estar´ la clase principal K) a 0 . Las investigaciones de los art´ ıculos anteriores s´lo toman en cuenta las clases o del g´nero principal y as´ son suficientes para determinantes positivos cuando hay s´lo e ı. Finalmente hacemos notar que. M + L0 . 302) la f´rmula del valor o promedio del producto de n por el n´mero de g´neros (que puede determinarse a u e priori). los irregulares son mucho o m´s escasos. N. puesto que ya hemos logrado establecer (art. puesto que una base no es suficiente.. As´ nacen o o a ı ´ndices dobles o m´ltiples que tendr´n la misma funci´n que los ´ ı u a o ındices simples en el caso de determinantes regulares. Cuando G0 es un g´nero diferente del g´nero principal G (del mismo determinante) con alguna clase ambigua. Para determinantes positivos no cuadrados. y as´ tambi´n deben estar contenidas en A0 . No debemos desesperarnos para encontrar la respuesta. son ambiguas ı e y diferentes entre s´ y pertenecen a G0 . no se puede tratar aqu´ la disposici´n m´s c´moda del ı o a o sistema de clases contenida en un g´nero principal con determinante irregular.. el cual juega u un papel similar al de p − 1 en la Secci´n III. s´lo e o observamos que. Sean a e L. este n´mero merece atenci´n cuidadosa.g. ı . puesto que todas las propiedades consideradas en este art´ ıculo y el anterior dependen especialmente del n´mero n. a y a partir de su multiplicaci´n y composici´n producir todas las dem´s. por lo menos para determinantes negativos. ciertamente hay un n´mero infinito cuyos exponentes de irregularidad a u son pares (e.382 SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. 3026 para el cual es 2).

etc. a o e e e 0 + H no pertenece a H sino a G. si hay dos clases ambiguas en G. 287. u e *) Esto puede suceder s´lo para determinantes irregulares y a ser´ siempre una potencia de 2. 2E. G0 . el resto no contendr´ ninguna. Puesto que siempre obtenemos una clase ambigua a partir de la composici´n de dos clases ambiguas (art. Puesto que el n´mero de todas las clases ambiguas es igual al n´mero u u de g´neros (art. la composici´n de dos g´neros de H siempre da un a o e g´nero de G. II.e. por lo tanto. 3E. G00 + H. son diferentes entre s´ y ambiguas ı puesto que las clases L y pertenecen a G. e 0 + H.. G0 + H + G0 debe estar en G pues. los e g´neros que contienen dos. etc. y H. G00 . deben ser id´nticos con G y H. H 00 + H.III).ALGORITMO SINGULAR PARA CLASES. e etc. As´ pues. el per´ ıodo de la clase 2E contiene m t´rminos.. H 00 . son todos diferentes G + H. E. H 0 . A. pero por lo que acabamos de ı. y H + H. y ninguna antes que ella. el per´ a e ıodo de la clase E contendr´ 2m t´rminos. En el caso donde G contiene dos clases ambiguas. necesariamente los restantes H + H. el n´mero de t´rminos en el per´ a e ı u e ıodo de cualquier clase de un g´nero que no sea el principal ser´ 2n o un factor de 2n. ıcil o e e Adem´s. pertenecen todos a H y agotan mostrar los g´neros G + H. los g´neros que no contienen ninguna. la a-´sima parte de todos los g´neros contendr´ e e a clases ambiguas. eso es. u 0 + L0 . si por ejemplo G ı e Q. 7E. diferente del g´nero principal G. debe e o haber una clase ambigua en cada g´nero. etc. y similarmente. ser´ id´ntica a K. la composici´n de un g´nero de G con un g´nero de H da un g´nero de H. es claro que si hay s´lo una clase ambigua en G. M 0 + L0 . y por lo tanto est´n contenidas en A. N 0 + L0 etc. Si E es una clase del g´nero V . . Finalmente los g´neros 0 + H. e IV. puesto que G0 + G0 = G y as´ G0 + H + G0 = H. y e designe el primer conjunto por G y el segundo por H.. a V . G y as´ tomados juntos. todos pertenecer´n a G: i. G00 + H.. H 0 + H. 249). sean G. etc. por esto el n´mero de clases en A y A0 son u puede ser menor que el n´mero en A u necesariamente iguales. donde e a n representa el n´mero de clases en todos los g´neros. por lo tanto. la clase 2mE. etc. es claro e e que 2E. H 00 + H. 6E. el n´mero de clases en A no a u 0 . finalmente si hay varias e clases en G. etc. a III. 383 u el n´mero de clases en A0 no puede ser menor que el n´mero en A. no o es dif´ ver que la composici´n de dos g´neros de G siempre da un g´nero de G. etc. todos pertenecen a G y 3E. o a . 5E. etc. H 0 + H. 261. habr´ dos e a en la mitad de todos los g´neros y ninguna en los restantes. es claro que en la serie E. digamos a de ellas*). G e este conjunto. 4E. Si.

K 00 . la mitad coincidir´ e a a totalmente con G ( seg´n el significado planteado en III) y la segunda mitad con H o u vice versa. distribuya las e e clases de estos dos g´neros como se presentan en aquel per´ e ıodo. se tendr´ 2r ≡ 1 (mod. e De aqu´ puesto que (para un determinante regular) hay en total ϕn clases en G con ı. todas las clases de Ω deben distribuirse entre los g´neros H. etc. V. cuando a = 2.g. y V + V 0 = V 00 . eso es 2rC = C. la mitad de todos los e a g´neros contendr´ dos clases de Ω. el resto ninguna. Luego E(= E + K). n) Q. VII. A. E. representando este n´mero e u por a. A. ahora establecemos el siguiente m´todo para e construir el sistema de todas las clases propiamente primitivas para cualquier determinante regular dado (puesto que hemos descartado los determinantes irregulares). ). a E + K 0 . este ultimo conjunto se llamar´ Ω. Cuando a es mayor. Escoja arbitrariamente una clase E con per´ ıodo de 2n t´rminos. El n´mero de estas clases ser´ igual al n´mero de ´ a u a u clases ambiguas o sea el n´mero de g´neros.384 SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. VI. los restantes se tratar´n e a e a 0 uno cualquiera de ellos. puesto que G pertenece a G. Pero cuando hay cuatro o m´s g´neros. o cuando no parece ser necee sario agregar el resto de ellos (e. en cada g´nero habr´ a clases de Ω o bien ninguna. Cuando a = 1 habr´ ϕn de estas clases en cada g´nero excepto e a e el principal. per´ ıodos de n t´rminos. y sean K. art. Sea C una clase dada del g´nero principal G y E una clase del g´nero V que e e 0 . Dadas esas observaciones. ninguna clase de Ω puede pertenecer a G (puesto que esta clase estar´ contenida en el per´ ıa ıodo de la clase C. En V 0 y de la siguiente manera. e Es obvio que en el caso donde a = 2 y n es par. E + K 00 . Habr´ tantas clases en Ω que pertenecen u e a al g´nero V como clases ambiguas en G. Por lo tanto. cada g´nero contendr´ una clase de Ω. para el caso cuando a = 2 habr´ en total 2ϕn clases en cada e a g´nero de H con per´ e ıodos de 2n t´rminos que incluir´n tanto su propio g´nero como e a e el g´nero principal. clases da C cuando se duplica (siempre hay una. etc. K ambiguas (propiamente primitivas del mismo determinante). Como resultado. Por lo tanto. la a-´sima parte de todos los g´neros incluir´ clases e e a de Ω (a clases en cada uno).. de manera arbitraria y es claro que si A se compone con e . De hecho. Este per´ e ıodo incluir´ a tanto su propio g´nero que llamamos V como el g´nero principal G. El trabajo estar´ a terminado cuando no hay otros g´neros salvo estos dos. si fuera ıa = rC. Seleccione una de ´stas. Supongamos ahora que C es una clase cuyo per´ ıodo contiene n t´rminos. Sea V a V 00 habr´ dos clases ambiguas (una en cada uno o dos en uno y ninguna en el otro). 286). cuando e a a = 1. para un determinante negativo que posee s´lo dos o g´neros positivos). ser´n todas las clases que producen C cuando se duplican.

Si hay otros g´neros adem´s de estos cuatro. 17) = A + 7E I. . V 000000 contendr´n cuatro clases ambiguas. 33) = A + 5E −3. (14. contin´e de la misma manera hasta que todos desaparezcan. por lo tanto estos g´neros tambi´n a e e e 000 uno de los se pueden ordenar. N 23 3. (10. Estos cuatro g´neros V 000 . cuatro clases cada uno e G 1. R7. se obtendr´n todas las clases en V 000 . (2. V 0 y V 00 . 27) = 5E −1. R7. (1. (11. (10. V 000000 . (5. Cuatro g´neros positivos.4. . 54) = 7E V 00 1. El determinante −161. 17) = A + E 2. se selecciona y se compone con cada una de las clases en G. . y cada clase de estos g´neros se puede generar mediante una multiplicaci´n e o de la clase E o componiendo una clase que resulta de tal multiplicaci´n con una o o m´s de las clases ambiguas. 81) = 4E −1. N 23 0. (11. (3. Obviamente u si el n´mero de g´neros construidos es 2μ . V 00000 y V 000000 los g´neros que resultan de la composici´n de V 000 con restantes y V e o 0 y V 00 . . (9. Siguen dos ejemplos de este procedimiento. 33) = A + 3E −2. Si a´n hay m´s g´neros a u a e restantes. . 15) = A + 2E 7. (6. 18) = 6E V0 3.ALGORITMO SINGULAR PARA CLASES. y si una de ellas. 385 cada una de las clases en G y V . N 7. 27) = 3E 1. se producen 2n clases distintas que pertenecen a V 0 y V 00 que agotar´n completamente estos g´neros. A V . (6. sea V e a 0000 . V 0 . N 7. R23 0. 18) = 2E 1. 15) = A + 6E V 3. R23 1. (7. 54) = E −1.4. 23) = A −2. (5. necesitaremos μ − 1 clases ambiguas en u e total. 161) = K 1. (3. 4. e a V. 4. no diremos a m´s sobre el uso de tal construcci´n o de los artificios mediante los cuales se puede a o facilitar el trabajo. (9. 15) = A + 4E 2.

8. R13 (23. 33) = A + A0 + 4E V 5 y 7. 26) = 3E (5. 25) = 4E V0 1 y 3. 8. 0. 2. R7. 110) = 5E V 00 5 y 7. 0.386 SOBRE FORMAS BINARIAS DE SEGUNDO GRADO. Ocho g´neros positivos. N 3. 0. R3. 0. 2. 0. 9. R13 (10. El determinante −546 G 1 y 3. 78) = A0 + 3E (15. 8. N 7. N 13 (6. 8. 29) = A + A0 + 5E . N 3. 39) = A + A0 + 3E (23. 0. R13 (3. 0. 2. −2. −2. 37) = A0 + 5E V 000000 5 y 7. N 3. 0. N 3. 8. N 13 (15. 3. N 7. −9. 11. 7. R7. 2. 37) = A0 + E (7. −11. 29) = A + A0 + E (14. 8. 8. 50) = A + 2E (11. R13 (1. N 7. 546) = K (22. 273) = A (11. 182) = A0 (17. N 13 (5. 35) = A0 + 4E V 00000 1 y 3. −2. 91) = A + A0 (19. −2. R3. 110) = E (21. 35) = A0 + 2E (17. 42) = A + 3E (10. −3. R7. tres clases en cada uno e II. N 7. 8. 55) = A + 5E V 0000 5 y 7. 33) = A + A0 + 2E (19. R7. 55) = A + E (13. N 13 (2. R3. 50) = A + 4E V 000 1 y 3. R7. 25) = 2E (22. −7.

Finalmente. Problema. u . Descomponer la fracci´n m . daremos nuevos m´todos reducidos para distinguir n´meros e u primos de n´meros compuestos y para encontrar los factores de estos ultimos. Hasta ahora s´lo los primeros elementos de esta teor´ o ıa han sido conocidos. En esta secci´n a u o trataremos primero de la descomposici´n de fracciones en otras m´s simples y de la o a conversi´n de fracciones comunes en decimales. En particular agregaremos nuevos resultados a la teor´ e ıa de secciones de un c´ ırculo. sin a intentar agotar un tema que puede f´cilmente llenar varios vol´menes. sin embargo. De la descomposici´n de fracciones en otras m´s simples o a 309. cuyo denominador n es el producto o n de dos n´meros primos relativos a y b en otras dos cuyos denominadores son a y b. Explicaremos luego un m´todo de o e exclusi´n que ser´ util para la soluci´n de ecuaciones indeterminadas de segundo o a ´ o grado. 308.Secci´n Sexta o APLICACIONES VARIAS DE LAS INVESTIGACIONES PRECEDENTES. En la u ´ secci´n siguiente estableceremos la teor´ general de una clase especial de funciones o ıa que tiene mucha importancia en todo el an´lisis y que est´ estrechamente vinculada a a con la aritm´tica superior. Por esto vale la pena a discutir algunas aplicaciones que merecen m´s amplio desarrollo. A menudo hemos indicado cu´n fruct´ a ıfera puede ser la aritm´tica superior e para hechos que pertenecen a otras ramas de la matem´tica.

b) y x por la ecuaci´n x = b . etc. c. e o a a a Es claro que la congruencia bx ≡ m tiene infinitas ra´ ıces. n a b c d Evidentemente se pueden tomar los numeradores α. etc. Si se propone la fracci´n m con un denominador n. Soluci´n. todas conguentes relativas a a. se debe tener bx + ay = m. tenemos 77 77 7 391 1 2 1 4 924 = 4 + 3 + 7 + 11 − 1. el cual ya no es arbitrario ´ cuando los restantes han sido determinados. la ultima de ´stas en otras dos y as´ sucesivamente hasta que toda la fracci´n ´ e ı o dada es reducida a la forma m α β γ δ = + + + + etc. 231 en 3 − 38 .. e etc. b. 4 ser´ un valor de la expresi´n 11 (mod.. pueden ser tomados como n´meros primos o como u potencias de n´meros primos. Este puede ser negativo o mayor que su denominador (si no presuponemos que m < n). Por o 58 58 a o ejemplo. primos entre s´ entonces por el art´ u ı. c. Tambi´n es ´ e posible que y sea negativo. el cual es el producto de o n cualquier n´mero de factores a. β. etc. Es apenas necesario hacer notar que podemos tambi´n e m−ay encontrar y por la congruencia ay ≡ m (mod. γ. ıculo precedente se puede primero resolver en dos fracciones cuyos denominadores ser´n a a y bcd. Adem´s y ser´ = m−bx . u Ejemplo. Y finalmente a. a) que puede ser encontrada a ız por los m´todos de la Secci´n II. 310. d.. δ. etc. dada la fracci´n 77 . Sean x e y las fracciones deseadas. En tal caso la mayor´ de las veces ıa ε ser´ ventajoso ponerlo en la forma e ∓ k donde ε es positivo y menor que e y k es un a entero. por tanto o 58 4 2 a 77 se descompondr´ en 7 + 11 . b. 7). . pero hay unicamente una que es positiva y menor que a. La fracci´n 391 cuyo denominador = 4 · 3 · 7 · 11 es resuelta de esta o 924 1 40 40 2 7 4 7 manera en 4 + 231 . positivos y menores que sus denominadores. o a b entonces x ser´ una ra´ de la congruencia bx ≡ m (mod.388 APLICACIONES VARIAS DE LAS INVESTIGACIONES PRECEDENTES. excepto para el ultimo. −38 en 1 − 11 y escribiendo 11 −1 por − 11 . luego la segunda de ´stas en dos fracciones con denominadores b y cd.

a o La conversi´n de fracciones comunes en decimales. c) etc. la mantisa de la fracci´n 16 es 1875. suponiendo que m n m α β γ α0 β 0 γ 0 = + + + etc. La suma de todas las fracciones as´ encontradas ser´ ı a m a igual a la fracci´n n o la diferencia ser´ el entero k. o De la definici´n. Aqu´ hemos tomado una expresi´n. la ı. puesto que es completamente arbitrario cual denominador es tomado primero. b). γ = γ 0 . infinitamente repetida. γ por γabd etc.. de donde inmediatamente k = k0 . etc. son tambi´n positivos y menores que a. β 0 . 1 y 4 correspondientes a los denominadores 4. Porque si multiplicamos necesariamente α = α ı. β por la congruencia βacd etc. etc. 389 311. por n = abc etc. pero puede o u extenderse f´cilmente a cualquiera otro. Si una fracci´n com´n es convertida en un decimal. puede descomponerse de una unica manera. k = k 0 . 7). 7 y 11 y la suma de estas fracciones exceder´ a la fracci´n dada en una unidad. b.. proporcionar´n inmediatamente los numeradores 1. sean positivos y menores que a. etc. 3). etc. 4). o 231 391 391 391 a 308 (mod. 11). que hasta o ı o ahora ha sido usada solamente para logaritmos. ∓ k = + + + etc. ≡ α0 bcd etc. a la serie de o o u cifras decimales *) (excluyendo la parte entera si la hay). . es primo relativo a a. es evidente que todos los numeradores pueden ser investigados tal como se hizo con α en el art´ ıculo precedente. . en la forma ´ La fracci´n o β α a + b + etc. 3. ∓ k0 n a b c a b c y si α0 . As´ e.. β. a . As´ en el art´ a ı ıculo precedente los valores de la expresi´n 391 (mod. necesariamente α ≡ α y entonces β = β 0 . ≡ m (mod. esto es. etc.LA CONVERSION DE FRACCIONES COMUNES EN DECIMALES. Esto nos da un medio de verificar o el c´lculo. tanto si es finita o infinita. 2. 132 (mod. tendremos e 0 .. Ahora. la llamaremos mantisa de la fracci´n. β = β 0 . (mod. a saber. b etc.. es inmediatamente claro que fracciones del mismo denomio l m a nador n y n tendr´n la misma o diferente mantisa de acuerdo con que los numeradores *) Por brevedad restringeremos la discusi´n siguiente al sistema decimal com´n.. ∓ k tal que α. y extendido su uso. tenemos m ≡ αbcd etc. a) y as´ puesto 0 y por lo tanto α = α0 que bcd etc. Definici´n.g. o 312. ≡ m (mod. 84 (mod. 1 35 mantisa de la fracci´n 8 es 125. y la de la o o 2 fracci´n 37 es 054054 ...

o el cociente aumentado en una unidad. las primeras k − 1 cifras de u a 1 l a e a la mantisa de n ser´n ceros y la k-´sima ser´ significativa. si n y m n tienen mantisas diferentes (i. si l y m no son congruentes seg´n n). Comenzamos con una consideraci´n de fracciones cuyos denominadores son o primos o potencias de primos. ser´ evidentemente el n´mero buscado y a u la mantisa dada estar´ completa. Problema. sino que deben diferir al menos en la e k-´sima. asumiendo que es menor que n. o a Ejemplo. despu´s de a e omitir las siguientes cifras decimales. e 313. o Desechando las ultimas dos cifras y agregando una unidad. tenemos el producto 23 · 69 = 1587.390 APLICACIONES VARIAS DE LAS INVESTIGACIONES PRECEDENTES. La raz´n de esta regla se entiende tan f´cilmente o a a partir de lo establecido al final del art´ ıculo precedente que no es necesaria una explicaci´n m´s detallada. Una mantisa finita no cambia si se le agrega u cualquier n´mero de ceros a la derecha. de otra forma el numerador que buscamos ser´ a a el siguiente entero m´s grande. La mantisa de la fracci´n n comienza inmediatamente con una cifra significativa (i. l y m sean o no congruentes seg´n n. 314.e. el n´mero de cifras de las cuales est´ formada es k. a a Observamos inmediatamente que la mantisa de la fracci´n pμ (suponemos que el o numerador a no es divisible por el n´mero primo p) es finita y consiste de μ cifras u . se produce el n´mero 16 ´ u para el numerador buscado. y posteriormente reduciremos las dem´s a este caso. Si el cociente es un entero ´ (o todas las cifras omitidas son ceros). diferente de cero) si n no es > 10. Si se constata que las dos primeras cifras de la mantisa de una fracci´n que tienen un denominador 23. pero si n > 10 y no igual a una potencia de 10. Consideremos las k cifras como un entero. es 69. Dado el denominador de la fracci´n m y las primeras k cifras o n de su mantisa. ellas de hecho u no pueden tener las primeras k cifras id´nticas. encontrar el numerador m. Soluci´n.e. Multiplique por n y o divida el producto por 10k (u omita las ultimas k cifras). Por lo tanto. La mantisa de la fracci´n 10m se obtiene u o n m desechando de la mantisa de la fracci´n n la primera cifra y en general la mantisa o ν de la fracci´n 10nm se encuentra omitiendo las primeras ν cifras de la mantisa de o m o 1 n .

) Obviamente 10e a es el primer e igual al n´mero (p − 1)p u n´mero en la serie 10a.g. As´ junto con el per´ ı.. etc. la mantisa de la fracci´n F = pa debe ser a o μ e es la menor potencia del n´ mero 10 que es congruente infinita. etc. 207) indica el comienzo y el final del per´ ıodo por medio de un punto encima de la primera y de la ultima cifra. tomando de o la izquierda y escribiendo a la derecha tantas cifras como unidades tenga el ´ ındice de *) Robertson (Theory of Circulating Fractions. hasta que se hayan suprimido las e primeras cifras. el per´ o ı. 100a. 391 cuando p = 2 o = 5. lo cual es permisible) despu´s de las restantes o e e − λ. y no antes. . se puede obtener la mantisa o λ a (mod. en el primer caso esta mantisa. de acuerdo con el art´ o ıculo 312.. Secci´n III. pμ suprimiendo la primera cifra de la fracci´n F . ıodo de la fracci´n F . Esto es tan obvio que no necesita explicaci´n. As´ e.LA CONVERSION DE FRACCIONES COMUNES EN DECIMALES. relativos al denominador p 6 (mod. algo que no ´ encontramos necesario aqu´ ı. . ıodo de la 1 3 ıodo de la fracci´n 7 es 428571*). luego las dos primeras cifras. que es congruente a a relativo al mismo u m´dulo. si b ≡ 10 ıodo de la el per´ ıodo para la fracci´n pbμ si se escriben las primeras λ cifras del per´ o fracci´n F (suponiendo que λ < e. donde probamos que e es o o μ−1 o a un divisor de ´l. As´ cuando se conoce el per´ ı ıodo de alguna fracci´n. tendremos al mismo tiempo los o per´ ıodos de todas las fracciones cuyos numeradores sean congruentes a los n´meros u μ . 1000a. ´ o =5 r a nunca ser´ divisible por pμ . Llamaremos a estas primeras e cifras que forman la mantisa por repetici´n a o infinita de ellas mismas el per´odo de esta mantisa o de la fracci´n F . .. 57 y 89) para el ı 1 μ . 1000a. As´ e. ya que 6 ≡ 3 · 102 ı. Philos.. o Por lo tanto. es evidente que unicamente despu´s de las e primeras cifras. del per´ m´dulo p o ıodo de la fracci´n pμ puede deducirse inmediatamente el per´ o ıodo m de cualquiera otra fracci´n pμ (cuyo numerador m no es divisible por p). y por lo tanto. etc. el per´ ıodo de la fracci´n 7 se puede deducir inmediatamente del per´ o ıodo 3 e de la fracci´n 7 . 1769 p. Trans. considerada como un entero ser´ ´ a μ a. 100a.e. obtenemos las mantisas de 10a 100a 10e a o las fracciones pμ . es completamente independiente del u e numerador a y es determinado s´lo por el denominador. pμ ). 10 u a cu´n grande tomemos a r. las mismas se ´ e repetir´n. siempre que 10 es una ra´z primitiva (art.g. Supongamos que 10 u o con la unidad relativo al m´dulo pμ (cf. el n´mero e de cifras en ´l. Ahora. Ahora ya que.. o fracci´n 11 es 09 y el per´ o 315. en el ultimo caso = 2μ a. 7). 10a. podemos conseguir con tantas cifras como queramos. y ´l es 857142.. La magnitud ı o del per´ ıodo. no importa Pero si p es otro n´mero primo. pμ . i.

. etc. del per´ ıodo la fracci´n pμ tendr´n como ´ o r ıodos para fracciones cuyos numeradores 10r. 3f + 1. (1). 316. del per´ ıodo de 2 (cuyo ´ ındice es 2) podemos deducir los per´ ıodos de las la fracci´n con numerador r o fracciones cuyos numeradores tienen ´ ındices f +2. Por ahora damos o como una muestra la Tabla III.392 APLICACIONES VARIAS DE LAS INVESTIGACIONES PRECEDENTES. r. dividiendo por f encontramos i = αf + β. 61. 3f +2. podemos encontrar el per´ ıodo de la fracci´n pμ a partir del per´ o β (es 1 cuando β = 0). El per´ ız ıodo de cualquier . 2f + 1. As´ es claro por qu´ en este caso el u ı. podemos deducir per´ o 100r. y en general. 71). u los numeradores de las fracciones cuyos per´ ıodos pueden ser derivados del per´ ıodo de 1 a ındices f . . Para denominadores que tienen 10 como una ra´ primitiva. 97). r3 . .. (2). que se extiende unicamente hasta 100 y no necesita ´ explicaci´n. u o Cuando 10 no es una ra´ primitiva. la tabla da o ız los per´ ıodos de las fracciones con numerador 1 (a saber. En este sistema. . r2 . poniendo las primeras α cifras la fracci´n cuyo numerador es r o despu´s de la restantes (cuando α = 0 mantenemos el mismo per´ e ıodo). para la base r hemos tomado siempre la misma ra´ primitiva que en la Tabla I. etc. los unicos per´ ız ´ ıodos de fracciones que 1 e pueden ser derivados del per´ ıodo de la fracci´n pμ son aqu´llos cuyos numeradores o μ . etc. similarmente. 2f +2. ef − f . para 7. As´ si unicamente se ı. sea (p−1)pμ−1 = ef y tome como base una 10 que es congruente a la unidad seg´n p u ra´ primitiva r de modo que f sea el ´ ız ındice del n´mero 10 (art. 47. 23. del ıodos de fracciones per´ ıodo de la fracci´n con numerador ri podemos derivar los per´ o cuyos numeradores tengan ´ ındices f + i. . .. 59. correspondan a ´ ındices f + 1. se puede obtener todos los otros por transposici´n sola con la ayuda de la siguiente o m regla: Sea i el ´ ındice del numerador m de una fracci´n dada pμ en un sistema donde o r es tomado como base (suponemos que i es menor que (p − 1)pμ−1 ). rf −1 que se denominan por los n´meros (0). 72). ´ conocen los per´ ıodos de las fracciones cuyos numeradores son 1. 29. . que publicaremos ´ o incluso con extensiones posteriores si una ocasi´n se presenta. da los f per´ a ıodos correspondientes a los numeradores 1. r. 1000r.. para los dem´s. u . De acuerdo con estos principios hemos construido una tabla para todos los ıntegramente denominadores de la forma pμ menores que 1000. . r2 . donde α y β son enteros positivos (´ 0) y β < f . etc. . m cuando el n´mero 10 es tomado como base. 17. 3f + i. rf −1 . etc. Esto explica c´mo en la construcci´n de la Tabla 1 seguimos la regla establecida en el art´ o o ıculo 72. e n´mero 10 se tom´ siempre como base en la Tabla 1 (ver art. de la fracci´n pμ . 2f + i. 19. Sea 10e la m´s peque˜a potencia de son congruentes a alguna potencia de 10 seg´n p u a n μ . . o m ıodo de teniendo esto. 3f . 2f .

ind. 45 = 2 ind. si por divisi´n ordinaria computamos tantas o cifras iniciales de la mantisa. 18) (art. Para el m´dulo 19. Conviene advertir que estas cifras pueden ser separadas de modo que una (o m´s) aparezcan al final de un per´ a ıodo y las otras al comienzo. Es suficiente tomar tantas cifras iniciales de este per´ ıodo como cifras haya en el denominador. por o 19 Tabla I tenemos ind. ıculo 59. que con la ayuda de la Tabla III podemos tambi´n encontrar el n´mero que corresponde a un ´ e u ındice dado para un m´dulo dado (en la tabla el m´dulo se lista como un denominador). que se puede encontrar el per´ ıodo de una fracci´n o a cuyo numerador (si bien desconocido) corresponde el ´ ındice dado. 57). 84. Ahora examinamos todos los per´ a ıodos correspondientes al denominador dado. 3 + ind. 317. para o 53 el m´dulo 53. o Ejemplo. 2 + ind. como sean necesarias para distinguirla de todas las otras del mismo denominador (por la Tabla III no son necesarias m´s de 2). De esto. de lo que precede. est´n separadas a en la tabla. El n´mero de per´ o u ıodos aqu´ es 4 = f y 49 = 12f + 1. Habr´ sido igualmente f´cil encontrar el comienzo del per´ ıa a ıodo por las primeras dos cifras. 5 = 49. Ya que para este caso existe unicamente un per´ ´ ıodo correspondiente al numerador 1. Observaremos aqu´ como prometimos en el art´ ı. Pero. podemos extender el uso de esta tabla m´s all´ e incluir todas o a a las fracciones cuyos denominadores son productos de primos o potencias de primos . de acuerdo con el art´ ıculo 313. las cuales marcar´n a el inicio del per´ ıodo. 393 fracci´n cuyo denominador est´ contenido en esta tabla puede ser calculado por o a las reglas dadas en el art´ ıculo precedente. Por o o esto es claro. la mantisa de cualquier fracci´n cuyo denominador e o es un n´mero primo o una potencia de un n´mero primo dentro de los l´ u u ımites de la tabla. Pero con la ayuda del resultado del comienzo a de esta secci´n. es necesario transponer las primeras tres cifras al final y resulta el per´ ıodo buscado: 631578947368421052. ı del per´ ıodo marcado (1) es necesario transponer las primeras 12 cifras a la posici´n o final y el per´ ıodo buscado es 8490566037735. por el art´ ıculo 313 se encuentra el numerador o el n´mero correspondiente al u ´ ındice dado. Las cifras iniciales. se puede determinar sin c´lculo. 3 = 39 ≡ 3 (mod. para denominadores muy peque˜os n podemos ejecutar lo mismo sin la Tabla 1. B´squese el per´ u ıodo de la fracci´n 12 . Por el m´todo precedente. 12 = 2 ind. De esta forma. Si uno desea el per´ ıodo de la fracci´n 45 . 63.LA CONVERSION DE FRACCIONES COMUNES EN DECIMALES. hasta que encontremos estas cifras iniciales.

el n´mero 1893936. a a para la fracci´n dada. 9.394 APLICACIONES VARIAS DE LAS INVESTIGACIONES PRECEDENTES. cuyo o o 1271808720 denominador es el producto de los n´meros 16. ya que tal fracci´n puede ser descompuesta o en otras cuyos denominadores son estos factores.7958315233 1271954166 17 El error en esta suma es ciertamente menor que cinco unidades en la vig´sima e segunda cifra y as´ las primeras veinte son exactas.1489361702 47 52 = 0.3846153846 13 7 = 0. 17.6875 16 4 = 0. 49. e . Llevando los c´lculos a m´s ı a a cifras. solamente necesitamos combinar u todas ellas en una suma. 13.8 5 4 = 0. Es apenas necesario hacer notar que la ultima cifra de la ´ suma puede evidenciar ser poco menos de lo que debiera. as´ ser´ apropiado computarlas a m´s cifras que las que se buscan ı. 5. consideremos la fracci´n 6099380351 = F *).4444444444 9 22 = 0. estas fracciones 16 9 5 49 59 individuales se convierten en decimales como sigue: 1=1 11 = 0. . ´ u Ser´ obvio para todos que este m´todo de convertir fracciones comunes en decimales a e es especialmente util cuando buscamos una gran cantidad de cifras decimales.4489795918 49 5 = 0. . encontramos en lugar de las ultimas dos cifras. Pues. pero evidentemente los errores no agregan hacia arriba tantas unidades como fracciones individuales hayan sido agregadas. Por ejemplo. cuando ´ *) Esta es una de las fracciones que aproxima la ra´ cuadrada de 23 y el exceso es menor ız que siete unidades en la vig´sima cifra decimal. y ´stas pueden ser convertidas en e fracciones decimales con cualquier n´mero de cifras. .8813559322 59 4444444444 44 3673469387 75 1538461538 46 1276595744 68 0338983050 84 F = 4. 47 y 59. Por las reglas u 5 7 dadas arriba encontramos que F = 1 + 11 + 4 + 4 + 22 + 13 + 47 + 52 . situados dentro de sus l´ ımites.

273). especialmente en lo que se refiere a artificios para la construcci´n de una tabla como la III. llegar´ eventualmente a un t´rmino que es congruente a e a la unidad seg´n el denominador. cit. A la vez el exponente de este t´rmino.) y por Bernoulli (Nouv. de Berlin. α y β n´meros de los cuales al menos uno no es 0. observamos antes (art. porque en este caso la serie 10. ya que la fracci´n es resoluble en otras a o α 5β y N. podemos usar la tabla de ´ a e ındices I (combinada con la III de acuerdo con la observaci´n del art. la mantisa u de la fracci´n llegar´ a ser peri´dica despu´s de las primeras α o β cifras (el que sea o a o e mayor) y los per´ ıodos tendr´n la misma longitud que los per´ a ıodos de fracciones que tienen denominador N. en Secci´n IV (art. p. 1771. donde N designa un n´mero primo relativo a 10. 2 ≡ A (mod. 316) para este prop´sito. ya que hemos reducido la resoluci´n de tales fracciones o con denominador compuesto de varios n´meros primos diferentes al caso en que el u denominador es primo o una potencia de un primo. Sin embargo omitiremos esta discusi´n. M´m de l’Ac. siempre que sea primo relativo al u denominador. o 319.SOLUCION DE LA CONGRUENCIA x2 ≡ A. De esta manera. e e o Soluci´n de la congruencia x2 ≡ A por el m´todo de exclusi´n. 152) que los o m´todos indirectos son preferibles a los directos. la mantisa tambi´n consistir´ de per´ e a ıodos. Podemos f´cilmente agregar muchas otras observaciones a concernientes a este asunto. por o o motivos de brevedad y porque una gran cantidad de esto ha sido ya publicado por Robertson (loc. Si el denominador no contiene los factores 2 y 5. indicar´ el tama˜o a n del per´ ıodo independientemente del numerador. 1000. sin embargo. Si el denominador es de la forma 2α 5β N. o o . 318. 146) hemos tratado su o posibilidad de una manera que no parece requerir ning´n estudio adicional. 395 unas pocas bastan. necesitamos agregar solamente unas pocas notas concernientes a sus mantisas. la cual es equivalente a la Con respecto a la congruencia x o ecuaci´n indeterminada x2 = A + my. la divisi´n ordinaria o los logaritmos pueden ser usados con igual o facilidad. que u e puede f´cilmente determinarse por los m´todos del art´ a e ıculo 92. Si m es un n´mero primo (los otros e u casos pueden ser reducidos f´cilmente a ´ste). Esto es f´cil de ver. Para u encontrar la inc´gnita misma. 100. y la primera de ellas cesa enteramente despu´s de e dos con denominadores 2 las primeras α o β cifras. m). etc.

las ra´ de las congruencias ıces A + my ≡ a. c. todos sus no residuos cuadr´ticos diferentes (i. etc. el valor de y est´ necesariamente contenido dentro de los l´ a ımites − m y 1 m − m . Para un tal valor de e A A x. β 0 . b. o u u Ω 0 apropiado. y a u sean α. c. Por estas razones esperamos que el siguiente m´todo general y conciso placer´ a los aficionados de la aritm´tica. ya que los otros ser´n congruentes m´dulo 2 m a uno de ´stos. del mismo modo se encuenTomando otro n´mero excluyente E u 0 . seg´n el m´dulo E. a Et+β. con todas estas ra´ u o ıces positivas y menores que E. etc. E 0 t + γ 0 . Si y es un valor congruente a uno de los n´meros α. Et+γ. De u de Ω esta manera se puede continuar excluyendo n´meros hasta que aquellos contenidos en u Ω sean reducidos hasta el punto que no haya m´s dificultad en examinar los restantes a que en construir nuevas exclusiones. γ. el n´mero de pruebas u n u es tan peque˜o que apenas se necesita de un atajo. γ. pero el m´todo estar´ e a restringido por los l´ ımites de la tabla. etc. la labor n puede ser acortada tanto como usted quiera por el siguiente m´todo de exclusi´n. .396 APLICACIONES VARIAS DE LAS INVESTIGACIONES PRECEDENTES. 4 Por ende el m´todo obvio consiste en esto. entonces el valor resultante de u ı a V = A + my ser´ congruente a uno de los n´meros a. etc. Sea E un entero arbitrario primo relativo a m y mayor que 2. β. etc. V ) y retenemos solamente aquellos valores para los cuales V es un e cuadrado. no congruentes seg´n E). para cada valor de y contenido dentro de e estos l´ ımites (denotamos al conjunto de ellos por Ω) computamos el valor de A + my (llamamos a ´ste. En esta operaci´n el n´mero E puede llamarse n´mero excluyente. γ 0 . β. A + my ≡ b. e a e Primero observamos que es suficiente conocer solamente aquellos valores de x a o que son positivos y no mayores que 1 m. As´ inmediatamente. abajo de 40). E 0 t + β 0 . Cuando m es un n´mero peque˜o (e. y no a tran tantos n´meros α u 0 .. etc. e o 320. b. etc. pero cuando m es grande. ser´ suficiente examinar a los dem´s y llamaremos a este conjunto a a 0 . y sean a.. como no residuos cuadr´ticos diferentes haya. tomado ya sea positiva o negativamente. Ahora se puede remover de nuevo puede ser congruente a ellos seg´n el m´dulo E u o 0 todos los n´ meros contenidos en las formas E 0 t + α0 . como inservibles todos los valores en Ω que est´n contenidos en las formas Et + α. pueden excluirse a ı.e. y as´ ser´ un no a u residuo de E y no podr´ ser un cuadrado. como lo demostramos m´s generalmente en el art´ a ıculo 60. etc.g. A + my ≡ c.

se obtendr´ en efecto el mismo resultado que usando los dos E y E 0 y su uso es. Si sustituimos y por ´stos. desechamos los n´meros de la u u forma 7t + 2. . residuos de p o de una potencia menor p el ultimo evidentemente puede desechar solamente aquellos valores de V que son al ´ . podemos omitir los n´meros ≡ 2 (mod. La doble operaci´n. 4. superfluo. dan e V = 604. Tomando E = 7. as´ x = ∓33. Ahora. 15. ya que en este caso E y 2E tienen los u mismos residuos y no residuos. b = 3. etc. 18 y 23. los n´meros excluyentes p y p u μ deja solamente sus residuos de entre los valores de V . y as´ α = 0. Como la operaci´n con el n´mero excluyente E desecha de los valores de o u V correspondientes a los valores de y en Ω. 3. 11 y 14. Igualmente. 7t + 3. . ciertamente no habr´ no a p ν . Para E = 3 hay unicamente un no residuo. se deben remover los n´meros de la forma 6t + 1 y 6t + 4. u etc. As´ es permisible omitir todos aquellos n´meros excluyentes ı. y ı debemos desechar los n´meros de la forma 4t y 4t + 1. usando E y E 0 como excluyentes. Dada la ecuaci´n x2 = 22 + 97y. Ω u restantes. As´ (ya que el valor 0 es obviamente in´til) Ω incluir´ los a n´meros 1. ı 321. para E = 4 resulta a = 2. los l´ o 22 1 22 ı u a ser´n − 97 y 24 4 − 97 . Finalmente es e u claro que. ı. As´ si usamos sucesivamente los n´meros 3. por lo tanto. los n´meros desechados son todos no residuos y los que u u permanecen son residuos del producto EE 0 . β = 1. 11. todos aqu´llos que son no residuos e cuadr´ticos de E. como superfluos. es obvio que el efecto a u de usar E y 2E no difiere si E es impar. para E = 5 se debe desechar los n´meros u de la forma 5t y 5t + 3 y se quedan 2. u ´ ı 0 contendr´ los 16 n´ meros a u Excluyendo de Ω todos los n´meros de la forma 3t + 1. ya que primo p. u que pueden ser resueltos en dos factores relativamente primos. despu´s de usar el n´mero excluyente pμ que es una potencia del n´mero e u ν con ν < μ son superfluos.SOLUCION DE LA CONGRUENCIA x2 ≡ A. 7t + 5 y se dejan 6. Unicamente el segundo valor es un cuadrado.. 3. es evidente que. es decir 6. 14. Tomando E = 6. 5. y es suficiente usar aqu´llos que son o primos (no divisores de m) o potencias de primos. . as´ α = 1. como excluyentes. a = 2. 6. 1089 y 1380 respectivamente. pero no toca los residuos del mismo n´mero. 14. remueve o todos aquellos valores de V que son no residuos de ambos E y E 0 o de uno de ellos y deja todos los que son residuos de ambos. 10. Similarmente. 24. Los ocho n´meros restantes u u son 2. 4). usando el excluyente a EE 0 . ya que en el caso en que E y E 0 no tienen un divisor com´n. 2. Pues. 6. 397 ımites de los valores de y Ejemplo. pero ´stos ya hab´ sido removidos (ya que u e ıan son n´meros de la forma 3t + 1). 11 y 14. Si p o pν fueron usados antes que pμ .

2 que son residuos de p. u obtendremos para A. C. si E es una potencia m´s alta u a μ . es suficiente.. unicamente tales no residuos de pμ . correspondientes a cualquier excluyente a u dado E. i. B. Ahora. etc.. o 2 y 3 o 2 y 1. y p ya ha sido usado el 0. β. Como un resultado obtendremos para A. no ser´ m´s corto que el que hemos mostrado antes. 3 seg´n sea m ≡ 1. C. el cual de todas e o formas no importa aqu´ Si en la misma suposici´n m es un no residuo de E. etc. debe ponerse de 2. Si E = 4 y a = 2. i. digamos pμ . b = 3 tenemos para A.. los ı. etc. y todas las potencias menores ya han sido aplicadas. 2p. los valores a b c ı de las expresiones m . En efecto. C. este m´todo e de encontrar α. C. γ ≡ C + k. Si E es el cuadrado de un n´mero primo (impar). los productos de cada uno a excluyentes p y p de los no residuos de p por p2 . 8). aquellos no residuos de p 2 − p (todos los n´ meros menores que p2 que son divisibles por p. C. etc. 7 (mod. si E es un n´mero primo y m es un u u residuo cuadr´tico de E. los n´ meros p. m . B. b = 3 · 2μ−2 cuando μ es par. γ. etc. seg´n sea u u m un residuo o un no residuo de p .. my ≡ b. si se pone E = p 2 . etc. c. o n´meros A. etc. Similarmente. etc. etc. 4). etc. si ız fuera necesario encontrar A.. resolviendo estas congruencias. si no prestamos atenci´n a su orden. o por todos los residuos cuando mNp. debemos obtener exactamente los mismos n´meros pero u 3 despu´s de aplicar los n´ meros e u en diferente orden. (mod. de acuerdo con el art´ ıculo precedente. B. B. etc. b. o por todos los no residuos de p que sean menores que p cuando μ es impar y mRp. β ≡ B + k. 3. u .. ser´ suficiente tomar para a. digamos 2 a = 2μ−1 . etc. Es claro que α ≡ A + k. etc.. cuando μ es par. mismo tiempo residuos de p (o pν ) y no residuos de pμ . C. etc. etc. por lo tanto es suficiente tomar para a. b. γ.398 APLICACIONES VARIAS DE LAS INVESTIGACIONES PRECEDENTES. los productos de pμ−1 por todos los n´meros menores u que p excepto 0. Sean A. puede ser en gran parte abreviado por las siguientes observaciones. ´ 322. B. (mod. tomando para E cualquier potencia e de un n´mero primo. E) y k una ra´ de my ≡ −A. = p u como excluyente. tomar para a. c. ponemos E = 8 tendremos α = 5 y A ser´ 5. etc. pero ıa a esto no es necesario de ning´n modo. e ıa 1. En general