■ MAR DEL PLATA ■ DOMINGO 8 DE ABRIL DE 2012

IDA Y VUELTA: cultura@lacapitalmdq.com.ar

REVELACIONES DE CARLOS MANFRONI, AUTOR DE UN LIBRO SOBRE LOS ‘70

“La eliminación del equipo económico era un objetivo político de Massera”
El autor de “Montoneros. Soldados de Massera” asegura que durante su “contraofensiva”, el grupo guerrillero tuvo las mismas intenciones que el almirante. También dice que la logia Propaganda Due tuvo una influencia decisiva en todo cuanto pasó en esos años.
Por Ramiro Melucci

n base a entrevistas a Jorge Rafael Videla, Jorge Eduardo “el Tigre” Acosta, José Alfredo Martínez de Hoz, Antonio Pernías, Gregorio Dupont, la familia Holmberg y Tomás de Anchorena, entre otros, Carlos Manfroni escribió “Montoneros. Soldados de Massera”, donde concluye que la “contraofensiva” del grupo guerrillero, lanzada entre 1978 y 1980, fue funcional a las aspiraciones del almirante. Manfroni, que desde el inicio del libro avisa que hará una narración “desapasionada” para limitarse a contar los hechos de acuerdo con las pruebas recolectadas, también desnuda el papel de la logia Pro- Carlos Manfroni, autor de “Montoneros. Soldados de Massera”. paganda Due, que a su juicio “dise–Realmente, sí. Y tal vez algo pero las causas verdaderas de la ñó los ‘70”. –Desde el comienzo usted ase- más, porque el mito surge espontá- confrontación no siempre eran las gura que va a contar la verdad so- neamente en un pueblo; pero en que el público y aun los combaeste caso, lo que tientes suponían. Se trata de esas bre la contraoh a b í a e r a u n situaciones en las que la realidad fensiva montoarreglo de cúpu- supera a la ficción y que sólo podenera y la logia “Había un arreglo l a s q u e c o n s - mos imaginar en las películas de que diseñó los de cúpulas que truían una reali- espías y dobles agentes. Lamenta70. ¿Considera dad, como en blemente, sucedieron en nuestro construían una que hay mucho “Matrix”. Por país. mito sobre lo realidad, como en –Usted indica que hubo un cierto, los muerque ocurrió duMatrix” tos eran reales, pacto entre Montoneros y los rante esos años?

E

equipos que respondían a Masse- salió a la luz pública demasiado tarra. ¿Puede explicar, brevemente, de, en 1981, a partir de una investigación sobre fraude bancario en los en qué consistía? —El pacto consistía en varias co- Estados Unidos y otra en Italia, a consecuencia de la sas. El núcleo cual se descubrió del acuerdo era que Emilio Massela denominada “Propaganda Due ra, el general Gui“contraofensiinfluyó muchísimo, llermo Suárez Mava montoneson, José López Rera”, esa operatodo lo que ga y varios argentición por la que caracterizó a esa nos más, entre una multitud década no hubiera cientos de italiade guerrilleros nos, integraban regresaron de existido sin ella” esa organización España y de secreta. La P-2 busMéxico, donde estaban exiliados, con el fin de ma- có y consiguió, por un tiempo, estatar al equipo económico que enca- blecer un triángulo entre lo peor de bezaba Martínez de Hoz. Desde la Italia, la Argentina y Libia, que en óptica de los exiliados, no tenía sen- ese momento y hasta el año pasado, tido que en el momento en el que estaba liderada por Khadafi, quien impulsaban en Europa una campa- por entonces patrocinaba a cuanto ña por los derechos humanos y es- movimiento terrorista había en el taban obteniendo el apoyo de los lí- mundo, con el dinero del petróleo; deres de la socialdemocracia, vol- pero también tenía negocios con vieran al país para emprender una López Rega y con Massera. Los neacción armada que era práctica- gocios de la logia abarcaban armas, mente un suicidio físico y político. petróleo y finanzas, pero además La eliminación del equipo econó- tenían en vista la monopolización de las exportamico era un obciones agropejetivo político cuarias argentidel almirante “La P-2 buscó y nas. Para esos Massera, tanto consiguió planes, por dispor motivos pertintos motivos, sonales como de establecer un necesitaban sala logia a la que él triángulo entre lo car del medio al pertenecía. Hupeor de Italia, la equipo econóbo otros objetimico, que apunvos del pacto, coArgentina y Libia” taba a otros objemo el Mundial tivos más vincu78 –un negocio de 700 millones de dólares– y la lados con el libre mercado. A su vez, imagen de Massera en Europa co- como lo advirtió la Embajada de los mo defensor de los derechos huma- Estados Unidos, Massera no podía nos, imagen que no podría haber llegar a la presidencia si no se proforjado sin la complicidad de los ducía una hecatombe político-ecomontoneros, por motivos que ex- nómica que hiciera perder al Ejército el control de la situación. Hay plico en el libro. Y hay más. –En el entramado de esta rela- también otros hechos, como la misción surge la logia Propaganda teriosa muerte de Aramburu y, años Due. ¿Cómo operaba y hasta qué más tarde, de Perón, que resultan punto influyó en la política ar- escalofriantes en sus detalles. –El principal motivo del engentina? –Propaganda Due influyó mu- frentamiento político entre Vichísimo en la política de los ‘70, a dela y Massera era la aspiración punto tal que todo lo que caracteri- presidencial de éste o había otros zó a esa década no hubiera existido asuntos que los distanciaban? sin ella. Desgraciadamente, la logia (Continúa en página 4)

Las 8 preguntas para Edna Pozzi (*)
¿Qué error le molesta más advertir en un texto literario y cuál es el último que halló en el libro que está leyendo o que acaba de leer? -En general, si el libro es bueno, paso por alto los errores que son casi siempre de impresión. Esto funciona con la prosa, no tiene la misma entidad en el discurso poético. Puede darme un ataque de furia por un error en la línea de un poema.

1

(*) Edna Pozzi es poeta, prosista y novelista nacida en Pergamino. Su obra abarca, entre otros títulos, Tiempo para decir llorando, Señales para Gustavo, La razón más impura, Ella dijo algo fantástico, De mala muerte, Palabras que me salven de la muerte, Ferocidad de la memoria y otros tantos libros. Sus obras fueron reiteradamente galardonadas en el país y en el extranjero. Dos veces Faja de Honor de la SADE, ha recibido también, en España, el Premio Único en Lengua Castellana de la Caja de Ahorro de Galicia y el Premio de Poesía en Lengua Castellana “Blas de Otero”, el Premio de Literatura de la Provincia de Buenos Aires, el Premio Regional de Literatura del Ministerio de Educación y Cultura de la Nación, así como distinción en el otorgamiento de los premios nacionales del mismo organismo. Sus novelas han sido distinguidas con el Primer Premio del Certamen Bienal de Novela de la Unión Carbide Argentina, el Premio Emecé, el Primer Premio de Novela del Fondo Nacional de las Artes y sus cuentos con el Premio Eduardo Mallea de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y el Primer Premio Avon con la mujer en las Letras, 1995. Periodista, conferencista, ha desarrollado una intensa actividad como difusora de cultura y en los movimientos feministas.

2

C U LT U R A DIARIO DE LECTOR

Domingo 8•4•2012

Leer mal
Por Gabriela Urrutibehety www.gabrielaurruti.blogspot.com

Alegorías, o todo lo contrario
“dotor muy projundo” como Fausto haga un trato tan estúpido como el que firma con sangre. Y lo que ninguno de los dos puede creer es que gente tan “projunda” como los puebleros hagan un trato tan estúpido como para sufrir, emocionarse, alegrarse o lagrimear ante lo que están viendo si no es porque se enfrentan con la más pura verdad. Ya lo decía el viejo Aristóteles, cuando hablaba de la catarsis y la purga de pasiones a través del temor y la conmiseración. Entonces, ¿lo que pasa en el escenario es la verdad? ¿Puede ser de otro modo? Menos mal que cada caída del telón es un modo de recuperar el resuello, detenerse a pensar y tomar un trago que ayude a ordenar las ideas. El Pollo relata y Laguna acota, admite, comenta, pide rectificación del curso de la historia, tal como el coro de las tragedias de la época del viejo Ari. Entre los dos examinan minuciosamente un caso, analizan una propuesta, reflexionan y explican. Tal como un científico en su laboratorio, ambos repasan un fenómeno y llegan a sus conclusiones. Porque, entonces, piensa el lector que escribe un diario, de lo que están hablando el Pollo y Laguna no es de otra cosa que la verdad, la elusiva verdad que buscan los filósofos, los científicos, los religiosos, los poetas, y también los lectores, escriban o no diarios, que van convenciéndose de a poco que cada vez leen peor. Y que eso es bueno ■
Por Sebastián Chilano sebastianchilano.blogspot.com

l lector que escribe un diario escucha que alguien muchos- se queja: “los chicos de hoy en día no leen nada y, cuando leen, leen mal”. El lector que escribe un diario no sabe cuánto leen esos sujetos inciertos que aparecen rotulados como “los chicos de hoy en día” pero se queda pensando en la frase “leen mal”. Y se sienta a revisar su diario y se pregunta cuánto de lo que allí escrito será fruto de malas lecturas, de lecturas desviadas, de lecturas perdidas en el bosque donde acecha el lobo feroz. El lector que escribe un diario piensa en los lectores que conoce, lectores en los libros, y cree que casi todos leen mal. ¿Qué pensar, si no, del pobre Alonso Quijano que se dejó devorar por los libros hasta que dejó de leer y se largó a vivirlos? ¿O de la malhadada estirpe de los Buendía que mientras el sentido de los garabatos de Melquíades les era chino básico tuvieron su oportunidad sobre la tierra y la perdieron definitivamente cuando a uno de ellos se le ocurrió leerlos bien? ¿O el pobre lector en el sillón de terciopelo verde al que la novela lo absorbió tanto que terminó muerto frente al ventanal que daba al bosquecillo de robles? Leyendo mal, el lector que escribe un diario revisa su biblioteca y se reencuentra con un ejemplar de sus tiempos escolares del Fausto

E

criollo de Estanislao del Campo. Y ahí nomás cae en la cuenta que los versos gauchescos no hacen más que traerle la visión de dos paisanos que leen mal. Ópera, nada menos, han ido a buscar para leer el Pollo y don Laguna. O mejor dicho, ópera para el Pollo y el relato de la ópera que hace el Pollo para don Laguna. Que de última, piensa el lector que escribe un diario, esta deriva de historias que dicen que dijo uno que había dicho es la forma de vivir que tiene esta actividad que nadie practica y que algunos llaman literatura. Los octosílabos de del Campo están ahí y tienen, para el lector que escribe un diario, la gracia que recuerda tuvieron la última vez que

los dijo en voz alta para sí, hace mucho. ¿Sabe que es linda la mar?, dicho con una sonrisa, la cabeza ladeada y un demorarse degustando la sílaba inicial de “linda”, apoyada en la claridad de la i y la mullida largura de la n. ¿Qué le cuenta el Pollo a Laguna? Que fue al teatro de Colón y que es difícil encontrarle sentido a lo que allí sucedió. Por eso se empeña en contar, para hallar el significado esquivo. Cuenta el Pollo, indignado, que la gente se amontonaba para sacar la entrada, empujaba, se estropeaba la ropa y, como para confirmar la ola de inseguridad en que vivimos, le robaron el facón. Nada nuevo bajo el sol. Pero lo que sí es nuevo es que en el teatro está el diablo. Esto es nuevo, sí, pero no tanto, porque lo nuevo absoluto sería inenarrable. No se puede narrar lo que nunca ha ocurrido antes, lo que no se ancla en un relato previo. No hay narración ex nihilo como tal vez no haya habido nunca experiencia inicial. Que el diablo anda suelto, es cuento viejo, y esta vez, apareció en la ciudad. Laguna, entonces, puede disponerse a escuchar el relato. El Pollo ha estado en el teatro y allí las cosas tienen una lógica diferente. Aparece Satanás, un viejo se transforma en joven, se beben una copa que echa fuego, se parte el piso y aparece una iglesia, alguien se muere, alguien se va al cielo. Y mientras tanto, la banda sigue tocando, como en el Titanic. Laguna no puede creer que un

UNIVERSO Es aquello que los hombres admiran y desconocen, cuya creación les resulta incomprensible e irrepetible, y que para los Dioses equivale lo que para los hombres unir levadura, agua tibia y azúcar, agregar esa mezcla en el centro de la harina, dejar levar la masa en un lugar tibio, cerca de una fuente de calor y luego separar el todo en bollos y dejarlos sobre una mesada. Los hombres llaman a eso torta frita, los dioses le pusieron un nombre más apropiado: universo. UÑAS Lo que menos me gustaba de ella eran sus uñas. Las tenía puntiagudas. Perfectas. Y cada vez que respiraba le crecían un centímetro. O dos, dependiendo de cuán profundo fuera el estertor. Ella pulía sus uñas, y cada vez que lo hacía, se representaba en ellas toda una escena. A veces un presagio. A veces una tragedia. El mundo entraba en el reflejo de sus uñas. Y mi vida también. Mi hermana tenía trece años y mis padres nunca le habían cortado las uñas. De todas partes venían a mirarlas. Las uñas mágicas. Pasen y vean. Algunos se iban contentos. Otros tristes. Algunos lloraban. Otros, de rabia, querían pintárselas. Una noche soñé con tijeras. Soné que alguien le cortaba las uñas mientras ella dormía. Me desperté con la tijera en la mano. Alrededor, y por toda la cama, estaban sus uñas muertas. Ella me miraba. No lloraba. Estaba feliz. USADO: En los últimos 20 ó 30 años, desde grandes best-sellers hasta desconocidos autores noveles se han empeñado en retorcer y confundir argumentos con el único fin de demostrar que una buena parte de la historia de la humanidad fue dirigida por grupos subterráneos, maléficos y conspirativos. Desde templarios a grandes gobiernos. Desde masones a empresas multinacionales. Desde el judaísmo hasta el terrorismo islámico. Basta. Es hora de cambiar. La idea ha sido usada hasta el hartazgo. Por eso es hora de cambiar. A no ser que el lector desconfiado piense que estas palabras son un nuevo intento por mantenerlo engañado, confortable y seguro, leyendo el diario en su casa o en un bar mientras una nueva conspiración domina el mundo ■

NUEVO TEXTO DEL CATALÁN JAUME CABRÉ

Un violín, eje del horror y del Holocausto en “Yo confieso”
l escritor catalán Jaume Cabré dedicó ocho años de su vida a la escritura de “Yo confieso”, una voluminosa novela que traza una genealogía del mal -desde la Inquisición hasta el nazismo- a partir del derrotero de un violín que recorre distintas generaciones y llega a las manos de un niño privado de la felicidad familiar. Cabré (Barcelona, 1947), uno de los escritores más importantes en la lengua catalana, se vale en esta ocasión de una estructura fragmentaria que fusiona tiempos y escenarios muy disímiles, con acento en la posguerra española y el horror de la Alemania nazi, mientras sobrevuela otros enclaves europeos como Amberes, Roma y el Vaticano. “Yo confieso”, editada por Destino, narra en paralelo la historia de Adrià, escritor y descendiente de

E

una familia de la alta burguesía española que en el último tramo de su vida decide escribir una larga carta en la que rinde cuentas con su pasado y la de un violín especial construido en el siglo XVII que atraviesa por distintos dueños hasta llegar a las manos del padre del narrador. La novela plantea una paradoja: un violín, tradicionalmente asociado a la belleza del arte, en este caso aparece vinculado asociado al horror y a los motores del Holocausto: ¿La belleza puede disociarse de los “procedimientos” que han mediado para alcanzarla?, parece preguntarse el escritor de esta obra que a pesar de su volumen se ha convertido en best-seller en Europa. Autor de obras como “La telaraña”, “Libro de preludios” y “Las voces del Pamano”, el escritor llegó a la Argentina para presentar su

más flamante novela, que definió como “una historia sobre la violencia en distintos grados y orígenes”. -En “Yo confieso” construye una suerte de genealogía del mal que uno no puede dejar de vincular a los textos de Hannah Arendt. En esa línea, la novela trabaja sobre la idea de que el mal forma parte de una dimensión ordinaria, una constatación que amplifica el horror de lo que se cuenta... -Efectivamente, el infierno es que el diablo no existe. Esa es un poco la tesis del libro y de la propia Arendt. Son los personajes los únicos responsables de sus actos. No existe el lugar llamado infierno donde se concentra todo el mal. Por el contrario, todos podemos en un momento u otro ser malos. -¿La operación de colocar en

una línea de tiempo distintos episodios de maldad de alguna manera anticipa su mirada sobre el presente y sobre el futuro? -Sí, y remite a ciertos equívocos relacionados con la memoria, como cuando se decía que nunca había que olvidar la Shoah. La idea era recordar para no volver a repetir. “Si no olvidamos esto no se repetirá jamás”, se pensaba. Pero luego de 1945 llegaron guerras muy crueles como la de Ruanda o el conflicto en los Balcanes que nos llevaron a replantear este concepto. ¿No decíamos que habíamos aprendido? En ese sentido avanza la novela: dejando una sensación de tristeza ante la constatación de que el horror siempre se repite. Creo que una de las raíces del mal es la falta de empatía, la falta de compasión por el otro, sea un niño de tres meses o un viejo de 80 años: ahí está la base del horror ■

Las 8 preguntas para Edna Pozzi
¿Qué situación de su vida cotidiana encontró reflejada con sorpresiva exactitud en un libro, una película, una canción o cualquier otra obra de arte?

2

-Indudablemente puedo decir que yo soy el personaje de Paul Auster en el libro “Un hombre en la oscuridad”. Esto no es un “reflejo”, hasta he llegado a pensar que el texto es

mío y Paul Auster lo ha encarnado para mi escándalo y sorpresa.

Domingo 8 •4 •2012

C U LT U R A JORGE HOLOVATUCK, DOCENTE Y ACTOR

3

“El teatro ficcionaliza realidades para reflexionar sobre nuestra propia realidad”
El especialista estuvo en Mar del Plata para brindar capacitación a profesores de teatro que trabajan en escuelas. Cuenta qué aporta el mundo escénico al alumno en formación.
En la medida en que uno siente una carencia trata de completarla. Yo me siento carente en mi formación y trato de completarme, por eso me pongo a investigar y a pensar”, dijo en Mar del Plata el actor y docente de teatro Jorge Holovatuck, quien llevó esta idea a su presente como instructor de teatro. Se vio con una netbook en sus manos, gracias al plan oficial de entrega de computadoras a docentes, y se preguntó cómo hacer para que una netbook se convierta en una herramienta expresiva para la actividad teatral, un enigma que comparte con otros colegas. “Hay un material cocinándose”, anticipa el instructor sobre una futura incursión en el terreno editorial. “Creo que cada vez se reparten más netbooks y cada vez se sabe menos qué hacer con la netbook y la idea es pensar en cómo nos apropiamos de la net como recurso didáctico o como recurso expresivo para enseñar mejor teatro”, agregó, en medio de una capacitación a docentes de esta disciplina que trabajan en escuelas públicas y privadas. El docente, que tiene una amplia experiencia en la labor de capacitación, habló de los beneficios que tiene la enseñanza de la disciplina escénica en las escuelas, instituciones en las que el ingreso del teatro se formalizó hace cerca de veinte años, según indicó, aunque la vinculación del teatro al sistema escolar data del medio siglo. “La sociedad le ha endosado a la escuela una serie de cosas que pertenecen más a la sociedad y a la familia -empezó-, en lo que tiene que ver con el teatro, estamos permanentemente tratando de reconstruirlo para ver qué cosas del teatro aportan a la ciudadanía”. E indicó que la actividad escénica da por resultado “estu- Jorge Holovatuck. diantes más abiertos, con la posibilidad de moverse dentro del pensamiento, con la capacidad siente e investiga teatro, creo que el de interaccionar con otras personas, teatro es un camino de conocimiencon la posibilidd de hablar en nom- to. En la medida en que uno puede bre propio, hasta ahora vamos muy pasar por diferentes roles yo creo que bien pero queremos que se vaya pu- puede tener una vida plena y estar seliendo esta mirada o este aporte que guro que ha transitado por un camihace el teatro en la escuela, por eso to- no feliz y de conocimietno a partir dos los años los profesores de teatro del teatro. -¿El teatro posibilita el conocinos reunimos para pensar sobre eso, existe una Red Nacional de Profeso- miento personal o el conocimienres de Teatro”. En Mar del Plata, esta to de la persona en la sociedad? -En principio el conocimiento sored toma el nombre de “Aulateatro”. Fue por medio de este nodo que brin- bre uno mismo que abre el potencial dó la capacitación en el Colegio Na- hacia un conocimiento más grande, que es el universal, porque el teatro cional Arturo Illia. particularmente trabaja con las pa-¿Quién es el homo dramaticus? -Es un estado evolutivo, está el ho- siones humanas y a partir de ahí se mo faber, el homo ludens y el homo configura toda la historia de la literadramaticus es la persona que hace, tura teatral, tiene que ver con eso donde las ciencias no llegan... el conocimiento de las pasiones humanas y cómo nos relacionamos a partir de eso. Nosotros somos seres racionales pero lo que hacemos en forma racional es ínfimo, generalmente estamos ligados a otros impuslso más... -¿Oscuros? -No sé si oscuros pero sí animales, somos animales encerrados en la parte externa de la jaula, parece que el teatro ofrece una posibilidad para reconfigurarse a uno en este lugar que ocupa no sólo como aninmal político y racional, también como animal, somos animales educados. -Sin embargo todo el arte es una herramienta para el autoconocimiento. ¿Qué es lo particular del teatro? -La finalidad de la educación artística tiene que ver con el desarrollo de la singularidad, nosotros somos únicos e irrepetibles en la historia del universo. En la educación, para que sea funcional, se trabaja más a granel, la educación artística trabaja a granel en cosas generales pero se mete con lo personal, con lo subjetivo, con el campo de opiniones porque intenta colaborar para desarrollar identidad. Es fundmental la educación artística general para el desarrollo de la identidad de las personas y de los pueblos. El aporte que hace el teatro es que genera convivio. Hace más de 2500 años que nos venimos juntando para hacer teatro. Y lo que tiene de bueno el teatro es que tiene la posibilidad de ficcionalizar realida-

Diferencias en lo público y en lo privado
La enseñanza del teatro en las escuelas públicas suele no ser igual que en las escuelas privadas, alertó Holovatuck. “Con un margen de error puedo decir que el teatro en los ámbitos privados puede caer en la tentación de generar algun tipo de producción que sea espectacular, que tienda a la captura de futuros alumnos. En la escuela público, en cambio, se hace hincapié en lo que tiene que ver con lo procesal, con el acopio y la instrumentación y con el reconocimiento de elementos estructurales, poéticos o funcionales de la actuación, porque también se alfabetiza en este sentido con los elementos constitutivos del lenguaje teatral para poder reconocerlos, sino no tendría sentido enseñar teatro si queda sólo en la práctica”, dijo ■ des para reflexionar sobre nuestra propia realidad, hay un teatro que intenta multiplicar cosas y hay un teatro que intenta abrir sentido, hay gente que considera que el arte está al servicio de replicar la realidad y otras piensan que es para darle forma a la realidad. Bertold Bretch decía que el arte más que un espejo es una herramienta para moldear la realidad. -¿Para cambiar la realidad? -Sí. Tenés dos posiciones: o repetís lo que te dijeron que tenés que repetir o te animás a hacer algo distinto, el teatro te ofrece esta posibilidad de hacer algo distinto ■

APARECIERON “TRES NOCHES DE CORBATA “ Y “A TROYA, HELENA”

El peruano Fernando Iwasaki rescata sus cuentos “políticamente incorrectos”
Convencido, como buen latinoamericano, de que el cuento “da prestigio” y es “un arte mayor”, el peruano Fernando Iwasaki rescata sus dos primeros libros de relatos en “Papel carbón”, una obra “predigital” y “políticamente incorrecta” porque en los años ochenta y noventa “todo lo era”. Los relatos reunidos en esa nueva obra, que Páginas de Espuma publica estos días en España y que pronto irá a América latina son los de “Tres noches de corbata” (1987) y “A Troya, Helena” (1993), dos títulos que ya era “absolutamente complicado” conseguirlos. El primero vio la luz en Perú y el segundo, en Bilbao, “en una editorial que cerró”. “Ahora tendrán una segunda vida”, dijo “ilusionado” Fernando Iwasaki (Lima, 1961) en una entrevista en la que habla de estos relatos, escritos a máquina y con copias de papel carbón, que son “las partituras de una forma de escribir que ha sido abolida para siempre”. Esa máquina era de su padre y estaba en su casa de Perú, “arrumbada en un rincón”, e Iwasaki se la ha traído recientemente a Sevilla, la ciudad donde reside desde hace años. Publicar ahora estos cuentos es “como un homenaje a aquel estilo de vida”, y no es porque crea que “el tiempo pasado fue mejor; pero hay que ser justos con la melancolía”, señaló Iwasaki. El escritor hace, en el prólogo, “un guiño” a la era de internet y recuerda que en los correos electrónicos “existe la posibilidad de enviar copia a otros destinatarios haciendo clic sobre las siglas ‘CC’, que vienen de la expresión inglesa ‘Carbon Copy’”. En ese prólogo, cuyo tipo de letra imita al de las antiguas máquinas de escribir, el autor hace hincapié en lo que estos relatos “tienen de arcaicos, vetustos y decadentes”. Y es que cuando los escritores miran hacia atrás y releen sus primeros libros, “lo normal, y lo sano, es verlos así, porque eso quiere decir que se ha cambiado y madurado”. Los de “Papel carbón” son cuentos “sin adherencias cinematográficas y cuyas bandas sonoras remiten a discos de vinilo; donde se fuma y se maltratan animales y -lo admito- con lamparones de prejuicios patriarcales y eurocentristas. Lo peor de mi educación sentimental, caramba”, afirmó este narrador, ensayista e historiador. Y es que esos relatos pertenecen a una época en la que los escritores no se molestaban en ser “políticamente correctos”, y en sus páginas hay “personajes homófobos y machistas”. “Son tus personajes, no el autor, pero retratas a esa sociedad”, comentó. Amante de los relatos desde que descubrió con ellos “la pólvora de la literatura”, Iwasaki señala que todos los escritores hispanoamericanos le dan al cuento “una importancia que a lo mejor en España no se la conceden ni los medios de comunicación”. “Para nosotros el cuento da prestigio. La prueba es que los primeros libros de García Márquez, Borges o Donoso fueron de cuentos, y el prestigio de escritores como Monterroso, Ribeyro o Cortázar está construido sobre ellos”, concluye ■

Las 8 preguntas para Edna Pozzi
¿De qué lugar, personaje común o circunstancia en general que ofrece Mar del Plata se apropiaría para incorporarlo como pasaje central de alguna de sus obras?

3

-Mar del Plata tiene un esplendor inicial –el mar-; sin embargo hay lugares como el asilo Unzué que son extraños y tristones y están tejidos con toda una historia de mi infancia y mis primeros gritos contra la injusticia. Me gustaría escri-

bir sobre ello, antes que las refacciones en el lugar terminen por ahogar los sueños lisiados.

4

C U LT U R A

Domingo 8 •4 •2012

C U LT U R A

5
(fotografía de autor)

“La eliminación del equipo económico era...”
(Viene de página 1) –La confrontación entre Videla y Massera obedece a las aspiraciones presidenciales de Massera, fundamentalmente. Hubo otros motivos, como el Mundial 78, que organizó el almirante Lacoste después del asesinato del hombre designado por Videla, que era el general Actis, quien quería hacer algo mucho más austero. El apoyo de Videla a la política económica también fue motivo de controversia y, finalmente, la pretensión de Mas- prendió durante el desarrollo sera y Suárez Mason de empren- de la investigación? –En términos generales, me der la guerra contra Chile y de tomar las Malvinas, dos objetivos sorprendía a cada paso al verifique Videla detuvo, mientras estu- car que cada una de mis hipótesis se iba confirmando por distintos vo en el poder. –En varios pasajes del libro caminos. Hay docenas de sorpremenciona episodios relaciona- sas. Pero le daré dos hechos como dos con la política exterior ar- ejemplo. Uno, el ataque a la casa gentina. ¿Cómo repercutía en el de la familia Klein por Montonepaís la Guerra Fría durante los ros; algo muy extraño, porque en años en que gobernaba la dicta- 1979 los montoneros no podían reunir a dos de ellos en una esquidura militar? –La Guerra Fría repercutió en na y allí agruparon a más de veintodo el mundo. No hubo un rin- te, que dispararon con ametrallacón del planeta que escapara a esa doras, granadas y accionaron explosivos de tensión. En la enorme poder Argentina, las sin que aparecosas no eran la tan lineales. En “Martínez de Hoz no ciera e s policía, que taba a principio, el tandem Videlase sumó al embargo cinco cuadras, por al menos Martínez de Hoz de Estados Unidos veinte minurepresentaba tos; y los bomuna posición contra la Unión beros, por una cercana a los Eshora y media. tados Unidos, Soviética” No apresaron a pero Martínez uno. Me sorde Hoz no se suprendió ver el mó al embargo de Estados Unidos contra la cable de la Embajada de los EstaUnión Soviética y permitió la dos Unidos que expresa la misma venta de cereales a Rusia. Por otro sospecha. El otro ejemplo, que lado, no se puede decir que Masse- dejo introducido pero da para ra apoyara a los países comunis- otro libro, fue la convicción que tas; al contrario. Pero sí adhería al adquirí respecto de la autoría del Movimiento de Países no Alinea- asesinato de Aramburu, producidos y tenía una muy estrecha rela- do en el momento en que Aramción con Libia y las naciones ára- buru estaba dialogando con Pebes, que en definitiva eran funcio- rón para su regreso a la Argentinales a los planes de la Unión So- na, hecho que no le hubiera perviética. No podemos desconocer mitido a Propaganda Due traerlo que en Libia había miles de solda- condicionado, como lo hizo desdos soviéticos y que ese país enca- pués. Según Montoneros, al debezaba la lista negra del terroris- partamento de Aramburu subiemo islámico. Pero, a su vez, la Ma- ron dos de ellos; pero según me rina cañoneó a los pesqueros so- dijo el hijo de Aramburu, había cuatro. ¿Quiénes eran los otros viéticos. –¿Qué fue lo que más lo sor- dos? ¿Por qué los ocultan? ■

EL FENÓMENO EDITORIAL DE LOS ZOMBIES

Pleno auge de las historias de muertos vivientes
Estos personajes remiten a las prácticas del culto vudú. Recientemente, varios autores dedicaron novelas enteras a narrar aventuras de zombies metidos entre humanos. Las razones por las que crece el género.
na serie de libros sobre zombies publicados en los últimos tiempos en la Argentina, dan cuenta de la irrupción bibliográfica masiva de estos “cadáveres reanimados mediante prácticas de brujería” -tal la definición de la Real Academia Española-, sometidos a la voluntad de la persona que los devuelve a la vida y cuya presencia se remonta a épocas remotas. Esta voz de origen africano occidental, introducida al español a través del inglés y que desembarcó en la literatura fantástica como sinónimo de muerto viviente sin voluntad propia, fue originalmente una figura legendaria de las regiones donde se practica el culto vudú. La palabra tiene también relación con el nombre de una serpiente divina que es objeto de culto en las regiones de lenguas níger-congo (también adorada en el vudú bajo el nombre de Damballa), emparentada con el término kikongonzambi, que significa dios. “Son asquerosos”, dice fascinado un adolescente mientras revuelve un estante de una librería porteña donde aparecen varios títulos: “Zombie Island”, de David Wellington (Timun Mas); “R y Julie”, de Isaac Marion (Mondadori); “Zombi: Guía de supervivencia” (Berenice); y “Guerra Mundial Z” (Almuzara), de Max Brooks. En “Zombie Island”, después de un desastre global, la ciudad de Nueva York es tomada por los zombies que con un hambre insaciable buscan a cualquier ente vivo. Desde Africa un grupo de colegialas-soldado armadas, cuyo jefe es un ex inspector de armamento de la ONU, se dirigen a la ciudad en busca de un medicamento y ensenaturaleza. El escenario del libro es un mundo post apocalíptico, donde humanos y zombies se temen, aunque la fuerza del amor trastoque esa situación. La verosímil “Zombie: Guía de supervivencia” de Max Brooks, es una especie de recetario para sobrevivir a los no muertos; mientras que en “Guerra Mundial Z”, un documento literario falso, también se pueden encontrar consejos para hacer frente a un apocalipsis repleto de seres atontados y peligrosos. El libro contiene desde pequeños trucos para identificar si alguien es un zombi hasta cómo destruirlos en masa, en capítulos muy sugerentes como “Los nomuertos: realidades y mitos”, “Armas y Técnicas de Combate” o “Viviendo en un mundo no-muerto”. A esto se suman recomendaciones para convertir la casa en un bunker, qué vehículos utilizar para huir a través de zonas infestadas y hasta un anexo en el que se documentan todos los encuentros zombis de la historia, incluyendo el primero, situado en Hieracónpolis, Egipto, en el 3000 a.C. En “Guerra Mundial Z”, Brooks recoge -a través del relato de los supervivientes- los detalles tecnológicos, militares, sociales, económicos y políticos de cómo la civilización estuvo al borde de la extinción en la lucha total contra el muerto viviente. Desde otra perspectiva, la editorial Almuzara presenta “Amanecer Zombie. Un viaje al corazón del vudú”, donde Juan José Revenga muestra los rituales vudú que nacieron en Africa y permanecen en la América Antillana contaminados con la religión cristiana. El autor narra, en primera persona, que el término zombie continúa siendo en muchas culturas del mundo sinónimo de ultratumba y sangre, así como aborda la influencia que se deriva de este tipo de creencias mágico-religiosas de orígenes ancestrales. Y la muerte y los muertos como puente de unión y protagonistas en las ceremonias vudú. El fenómeno zombie llega hasta clásicos románticos como “Orgullo y prejuicio”, de Jane Austen, intervenida como “Orgullo y Prejuicio y zombies”, por Seth GrahameSmith; y como “Orgullo y Prejuicios y amanecer marco de las rígidas costumbres de la sociedad británica. Seth Grahame-Smith ha utilizado el texto original y ha incluido su propia versión de la historia en una versión muy friki que ya está siendo requerida para ser llevada al cine-, convirtiendo a las hermanas Bennet en expertas luchadoras contra estos devoradores de carne humana. La historia comienza en la villa inglesa de Meryton, donde una misteriosa plaga está convirtiendo a sus habitantes en zombies. Elizabeth Bennet, la heroína, quiere acabar con lo que pasa aunque la llegada del ya famoso mister Darcy la demora y ambos deberán unirse para enfrentarse a los zombies. En “El amanecer de los zombies” Hockensmith vuelve sobre las hermanas Bennet que pasan sus días sin preocupaciones hasta que los cadáveres surgen por todas partes. El revival de los zombies según opinan distintos autores obedece a varias causas que van desde una alegoría a los muertos en Vietnam, reflejada en la película “La noche de los muertos vivientes”, de George A. Romero; el miedo a las masas de los períodos de crisis; el mundo globalizado; y una sociedad consumista cuyo objetivo es aniquilar los cerebros de los humanos ■

jìåÇçë é~ê~äÉäçë

U

guida descubrirán que todo puede ser más atroz de lo que imaginaban. Isaac Marion logra imprimirle a su novela una cuota de romanticismo insospechada en el rubro ya que R -el protagonista- es un zombi que no recuerda nada de su vida anterior. Durante una cacería comienza a devorar a un joven y de pronto ve a Julie por primera vez, desde ese momento siente que algo está cambiando en su

de los zombies”, de Steven Hockensmith (Umbriel). Esta dupla, que mezcla el clima bucólico de la campiña inglesa con amores contrariados y zombies putrefactos, ha tenido un gran éxito de ventas. La novela original, situada en el siglo XIX, relata la búsqueda del amor de las cinco hijas de la familia Bennet, en el

Por Andrea Juárez

Supe que la ciencia se está tomando en serio esto de los mundos paralelos. Imagino que ese mundo que late al lado de éste tiene que ser así: colores que se derriten adentro de formas que jamás podremos saber qué son.

DEL ESCRITOR SUECO JOHN AJVIDE LINDQVIST

Los terrores cotidianos de los adultos, el trasfondo de “Puerto humano”
Tras los vampiros de “Déjame entrar” y los muertos vivientes de “Descansa en paz”, el escritor sueco John Ajvide Lindqvist ha convertido el insondable mar del Norte en la fuente última de todos los horrores en “Puerto humano”, donde también explora el amor inagotable de un padre por su hija. Linqvist se ha consolidado en los últimos años como uno de los autores nórdicos de referencia en el género del horror con novelas, algunas ya de culto, en las que brillan la psicología humana y los terrores “cotidianos” de cualquier adulto, desde la pérdida de un hijo, al alcoholismo, el maltrato o el pánico escénico. En el caso de “Puerto Humano” (Espasa), el protagonista es el dolor desgarrador de un padre cuya hija de 6 años desaparece un día sin dejar rastro cuando pasean sobre el mar helado en la ficticia isla de Domarö, en un pintoresco archipiélago del mar Báltico. “El horror de esta historia es, en realidad, el de perder a tu hijo. El mío tenía cinco años cuando esta novela tuar en un caso así, reaccionamos y empezó a rondarme la cabeza y está- actuamos de acuerdo a un impulso bamos a punto de mudarnos a la vie- mucho más básico y profundo”, arja casa de mis padres en el archipiéla- guyó. Aunque el mar es un elemento rego. Así que, definitivamente, esta es currente en una historia muy la obra de personal”, seña“El motivo de que los los escritoló el autor en una niños tengan res nórdientrevista. cos, Ajvide Anders, el perimportancia en mis Lindqvist sonaje princinovelas es que aún precisó que pal, no acepta su principal que su hija se hapueden aceptar la fuente de ya desvanecido existencia de lo inspiración en medio del sobrenatural” no han sido hielo y, alcoholimilenarias zado, regresa dos años después al mismo lugar en leyendas vikingas, sino “tal vez” los busca de unas respuestas que pare- relatos “Dagon” y “La sombra sobre cen converger en las oscuras aguas Innsmouth”, de H.P. Lovecraft, que leyó hace 20 años. que rodean la isla. El extendido mito de las misterioSin embargo, el escritor no cree que el horror saque lo mejor de las sas islas “fantasma” que aparecen y personas, por bella que sea esa idea. desaparecen también se encuentra “Prefiero pensar que enfrentar en el trasfondo de “Puerto humacosas que superan el entendimien- no”. La niña que desaparece en esta to humano tiende a hacer aflorar nuestra esencia. Como no tenemos novela se suma a la amplia nómina una noción inculcada de cómo ac- infantil de un autor que no renuncia a dar a los más pequeños un papel protagonista en sus duras novelas, ya sean niños normales, vampiros, resucitados o socialmente excluidos. “Le he dado muchas vueltas a este tema y creo que el motivo principal de que los niños tengan tanta importancia en mis novelas es la apertura de la mente infantil, que aún puede aceptar la existencia de lo sobrenatural”, reflexionó el escritor. A ciertas edades, prosiguió, “empiezas a pensar en el mundo que te rodea pero aún no tienes claro qué es real y qué no”. En esta categoría entran también los adolescentes o, como los define Ajvide Lindqvist, “jóvenes adultos”, que “demuestran la misma apertura respecto a cuestiones morales, porque a esa edad aún no estás seguro sobre quién eres, sobre lo que es correcto y lo que no o sobre qué es el bien y qué es el mal”. Unos adolescentes que en este libro juegan un papel triste pero también fundamental, y que han permitido al escritor colar en el libro un guiño a la música de grupos como The Smiths y Depeche Mode. Ajvide Lindqvist ha hecho asimismo un guiño a su pasada ocupación como mago, ya que uno de los protagonistas del libro tiene este oficio. “Es la persona que quizá yo habría sido si se hubiera materializado mi ambición de convertirme en mago”, confesó. Entre los próximos proyectos del autor permanece, tras el éxito de la versión cinematográfica de “Déjame entrar” (2008), el rodaje de la cinta basada en “Descansa en paz”, retrasado un año por problemas de la compañía que compró los derechos cinematográficos. Mientras, Ajvide Lindqvist trabaja en su próximo libro, “X”, sobre un grupo de personas que, desde un cámping de caravanas, se ve trasladada al medio de la nada. “El trasfondo es la psicología de grupo y cómo los seres humanos nos enfrentamos al vacío. Creo que me va a llevar bastante tiempo terminarla...”, concluyó ■

Las 8 preguntas para Edna Pozzi

Las 8 preguntas para Edna Pozzi
-El de Bebé Rocamadour, con su imposible padre, en la novela “Rayuela” de Cortázar.

4

¿Cuál es el mejor diálogo que recuerda entre dos personajes de ficción?

5

Si le permitieran ingresar en una ficción y ayudar a un personaje, ¿cuál sería y qué haría?

-No leo más los libros en los que todos mueren al final o se van en un barco o en un avión y que Dios los ayude. Podría

ayudar yo por ejemplo a Madame Bovary y dar pie a otra tanda de ensayos sobre el erotismo y la mujer y etcétera.

6
Grandes libros, pequeños lectores

C U LT U R A UNA VIDA DEDICADA A LA LITERATURA INFANTIL

Domingo 8•4 •2012

Dailan Kifki,
Por Rocío Malacarne

de María

Falleció Gustavo Roldán, el escritor que era amigo del monte
los 76 años, falleció el martes último el escritor Gustavo Roldán, conocido como uno de los exponentes de la literatura infantil de Argentina y Latinoamérica. Había nacido en Chaco en 1935 y era el esposo de la escritora Laura Devetach, con quien compartió la nueva corriente de la literatura infantil argentina. Roldán fue también periodista, docente de Letras, editor, y recibió premios en varios países y universidades latinoamericanas. El autor se crió en el monte, en Fortín Lavalle, “cerca del Bermejo, cuando la tierra era plana, la luna se posaba en la copa de los árboles y los cuentos sólo existían alrededor del fogón del asado o en las ruedas del mate”, como relató. “Mi relación con la literatura

Elena Walsh, ilustraciones de Sandra Lavandeira, Buenos Aires, Alfaguara, 2011, 224 p.

A

Integrante de la ong Jitanjáfora “Estimada señorita: Yo me llamo Dailan Kifki y le ruego no se espante porque soy un elefante.” Probablemente ningún lector se espante. Es que Dailan Kifki parece ser un personaje de “alto vuelo” en la literatura infantil argentina: su autora es María Elena Walsh, conoce el famoso bosque de Gulubú, fue editado por primera vez hace más de 45 años, le gusta la sopita de avena y forma parte de una colección especial en la editorial Alfaguara… Tan grande es su fama como él en persona, tanto que, en esta novela de 48 capítulos, hace que miles de personajes vivan aventuras con él: un bombero, una tía, una niña, un hermano, un padre, una madre, un enanito, un embajador y muchos más se cruzan en un espacio donde lo fantástico, lo maravilloso y lo absurdo son posibles. Es un texto ideal para que los chicos que están aventurándose en la lectura lean acompañados, un poquito cada día, conociendo los pasos de este famoso elefante y sean capaces de sorprenderse y esperar, también, lo imposible (aunque como dice Robertito, hermano de la niña que narra la historia, muchas veces es posible que “estemos fritos”) ■

Gustavo Roldán.

es continua y amigable, sobre todo la de lector, con la escritura a veces nos peleamos, pero eso también forma parte de las buenas relaciones”, dijo en una

entrevista. Entre sus obras se destacan “El monte era una fiesta”, “Los sueños del yacaré”, “Historia de Pajarito Remendado”, que

dio lugar a la colección del mismo nombre, y “Prohibido el elefante”. La Sociedad de Escritores y Escritoras de Argentina (SEA) expresó en un comunicado el “dolor por lo que Gustavo era como persona, como ser humano entrañable, culto, piola, rápido, despierto, amigo y por lo que Gustavo era como escritor -narrador, poeta, este chaqueño al cual, recorriendo nuestra Argentina, descubrimos que leían, querían, admiraban y tenía fans juveniles en todo el país”. Roldán, dijo la entidad, “fue un militante de la hora cero de la SEA, integró varias comisiones directivas y fue siempre leal, aportador y solucionador”. El escritor integraba la comisión que evaluaba las candidaturas al Reconocimiento a la Actividad Literaria ■

“El complot”, la nueva novela de José Luis Cuenca
l escritor balcarceño José Luis Cuenca acaba de editar su nueva novela titulada “El complot”, que forma parte de lo que tituló “Serie novelas historicas argentinas“. Las otras novelas que completan la serie llevan por título “Saavedra, el presidente” y “La traición de los lobos”, sobre Dorrego. Las tres están dedicadas a recrear una biografía novelada de tres notables personajes de nuestra historia que se conocieron personalmente en su momento. El autor se inició hace años en los talleres literarios municipales. Ha participado en el libro colectivo “Sábados y Tinta” con una serie de cuentos. Ha publicado además en los diarios locales sus “Relatos de Viajes” y su primera novela por entregas semanales titulada “Mágico Porvenir”. Es autor además de las novelas “El hombre

E

prometido” (2006) y “Agustina” ( 2008). Además, a solicitud de la Cámara de Turismo de Balcarce escribió “Historia del Partido de Balcarce” editada por entregas semanales en El Diario local durante el año 2010. Fragmento de El Complot: “Juan José Castelli iba a recordar ese momento durante toda su vida. Cuando recibió la orden de la junta, y la tenía que hacer cumplir. Ahora era de su exclusiva responsabilidad. Le dolía profundamente cumplirla, pero sabía que no podía evitarla. Las cartas estaban echadas. No había excusa ninguna. La orden estaba escrita y firmada por ellos. Era cortar de raíz la idea de la contrarrevolución. Pero con él la cosa era diferente. Nada más y nada menos que con Don Santiago de Liniers. Casi un mito o algo más que eso “■

José Luis Cuenca .

Editan el manual de estilo de la agencia de noticias EFE
Acaba de publicarse el Libro del estilo urgente de la Agencia EFE, primer manual periodístico con un horizonte multimedia. Contiene instrucciones y consejos no sólo para escribir mejor los textos sino también para cuidar las fotos o, realizar los videos con un lenguaje visual adecuado y una locución coherente y definir los audios (cortes de voz y crónicas). Además ofrece las pautas necesarias para reunir los contenidos de esos cuatro soportes en una sola noticia cuya sintaxis narrativa se sirva de todos ellos y quede lista para su publicación directa en el quinto soporte: internet. Moverse por la red precisa más del discernimiento que de la habilidad y este libro ofrece una guía utilísima para encontrar las joyas entre la basura que alberga internet y aprender a separar la información fiable de los rumores y los bulos. Como tan importante resulta lo que se cuenta como lo que, a veces, se silencia, el Libro del estilo urgente es también el primer manual de estilo que condena la insinuación y la yuxtaposición de hechos que no guardan relación entre sí, un fenómeno de manipulación cada vez más frecuente. Esta obra incluye también una guía muy didáctica para que los periodistas cumplan su trabajo con diligencia y eviten tener problemas con la ley. Asimismo, contiene un apéndice sobre recomendaciones lingüísticas: ortografía, siglas, símbolos, topónimos, gentilicios y transliteraciones (cómo escribir palabras que proceden de otros alfabetos -el hebreo, el árabe o el ruso-, o de otros sistemas de signos -el japonés o el chino-). Cabe destacar que EFE es la primera agencia de noticias en el ámbito del idioma español y la cuarta del mundo. Cuenta con más de 3.000 profesionales distribuidos en 120 países y transmite información a más de 2.000 clientes en todos los soportes: texto, foto, video, audio y multimedia. Desde su red mundial de delegaciones y corresponsalías, Efe ofrece diariamente la visión latina del mundo a través de sus servicios en español, inglés, árabe, portugués (para Brasil), catalán y gallego ■

Presentan la antología “Identidad”
La escritora Esmeralda Longhi Suárez presentará el próximo sábado 14 su nueva antología “Identidad”. Será a las 16.30 en la Biblioteca Leopoldo Marechal (25 de Mayo y Catamarca). Leerá fragmentos poéticos de José Guzmán, Nelly Muñóz, Beatriz Monticelli, Renata Cajelli, Cayetano Bandiera, Norma Aristeguy, Isabel García, Aurora Olmedo, Marta Vega, Daniela Riccioni, Mónica Alonso, Ester Rivadavia, Elena Luna, Alicia Belloso, Teresita Fernández, Luisa Cappelluti, Olga Ferrari, Graciela M.de Núñez y César Arnau Licer. Las lecturas estarán a cargo de Patricia Villarreal y María Angélica de Zeballos. Además, Esmeralda Longhi Suárez. hará referencias al Día de las Américas, que se celebra el 14 de abril ■

Las 8 preguntas para Edna Pozzi

6

¿Recuerda haber robado un libro alguna vez? ¿Cuál o cuáles?

-He sido juez. No puedo dejar de denunciar un delito.

Domingo 8•4 •2012

C U LT U R A GREIL MARCUS Y ESOS OTROS TEMAS QUE LOS ESPECIALISTAS IGNORAN

7

“La historia suelta demandas insatisfechas”
En “El basurero de la historia”, el crítico norteamericano aborda cuestiones como el surgimiento de los thrillers nazis, los filmes clase B, las obras de Peter Handke, la creación del rhytmn and blues, la cultura pop y la filmografía del alemán Win Wenders, entre otros temas.
élebre por sus trabajos sobre la contracultura y en especial por su ensayo “Rastros de carmín”, el norteamericano Greil Marcus circula por estos días en las limo aparece planteado en la cultura cotidiana, resulta estrecho, empobrecedor y aplastante”, según afirma el autor en el prólogo. El ensayista está convencido de que al detenerse en acontecimientos masivos y en la política de los grandes poderes, la “historia oficial” obstruye la circulación de otras miradas posibles que se gestan en las pequeñas manifestaciones y resistencias de la vida cotidiana. “El basurero de la historia” retoma la mirada audaz y ligeramente subversiva de “Rastros de carmín”, la obra que lo instaló como uno de los mejores analistas de la cultura contemporánea: allí, el autor rastreaba un conjunto de movimientos e ideologías que normalmente no aparecen en los manuales escolares pero que resultan certeros a la hora de reclamar un cambio radical en el rumbo de la historia. En la obra, publicada en 1989, entre otras cosas Marcus se ocupaba de dejar en claro que el punk no fue tanto un fenómeno musical como un movimiento social, una corriente de pensamiento espontáneo que atacó las raíces de la sociedad que le había dado origen y cuyo antecedente y disparador se remonta hasta la Europa medieval. El ensayista, cuyo trabajo podría equipararse al de un cartonero por su interés en centrar la mirada en temas y fenómenos que la crítica convencional desecha, aborda en “El basurero de la historia” cuestiones como el surgimiento de los thrillers nazis, los filmes clase B, las obras de Peter Handke, la creación del rhytmn and blues, la cultura pop y la filmografía del alemán Win Wenders. “Este libro es una discusión acerca del modo en que la historia forma parte de la vida cotidiana; acerca de la forma, muchas veces invisible, en que se ha hecho siempre la historia, en gestos y palabras tanto como en los actos no sólo de hombres de Estado y de criminales, sino de nosotros mismos. Es un libro acerca de la persistencia de la historia”, explica Marcus en el prólogo. El crítico -para algunos el más importante de la historia del rock- toma distintos “episodios” de la cultura contemporánea y traza operaciones de lenguaje que permiten entender las transformaciones de la sociedad occidental durante la segunda mitad del siglo XX. “Hasta las sociedades más tradicionales, fieles a sus antepasados, se encuentran con acontecimientos que sus respectivos autorretratos narrativos no pueden asimilar, y que son expulsados como si nunca hubieran existido. Igualmente, las sociedades más educadas, sofisticadas, tecnológicas y, por así decirlo, más archivadas, pueden practicar el mismo truco; hasta que años después, décadas o incluso generaciones o siglos más tarde, la historia nos toma por el cuello”, plantea Marcus. La obra, traducida al castellano por Fermín Rodríguez, tiene prólogo de Pablo Schanton y está estructurada en tres capítulos - “Mapas”, “Territorios” y “Pactos”-, que incluyen escritos como “Dylan como historiador. Sobre ‘Blind Willie McTell’”, “Cuando entras a un lugar. Sobre Robert Johnson” y “La historia de Deborah Chessler”. Otros textos de lectura casi obligada son “Götterdämmerung, veintiún años después” -donde deconstruye el fenómeno de los policiales nazis-, el texto dedicado a “Carta breve para un largo adiós” de Peter Handke, o bien aquel donde crítica la manera en que la ensayista norteamericana Susan Sontag aborda el “pop”. “Para Marcus, la historia no es un pasado cerrado. Suelta demandas insatisfechas que el crítico cultural tiene la responsabilidad de reactivar en su `hoy`. Al basurero de la historia le opone su reciclaje de la histeria, la actualización de las promesas de felicidad y los deseos sin cumplir que laten desde el pasado”, delinea Schanton en la introducción ■

Greil Marcus.

C

brerías locales con “El basurero de la historia”, un conjunto de apuntes que ponen el foco en fenómenos habitualmente ignorados por la crítica tradicional. La nueva obra, editada por el sello Paidós, reúne una serie de textos sobre arte, música, cine y literatura que exponen “la preocupación de que nuestro sentido de la historia, tal co-

La física al alcance de todos
Por Alejandro Manrique “Física manifiesta”, de Miguel Hoyuelos Eudem (190 páginas, 2011)

a obra “Física manifiesta. En la magia, la cocina, el deporte y la música”, Editorial Eudem (190 páginas, Octubre de 2011), Miguel Hoyuelos brinda innumerables ejemplos de leyes en varios campos de la física para explicar actividades, casos y sucesos de la vida diaria. Hoyuelos es físico egresado del Instituto Balseiro de la Universidad Nacional de Cuyo y doctor en física por la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, donde es profesor. Como investigador del Conicet, desarrolla sus tareas en el Instituto de Investigaciones Físicas de Mar del Plata en temas de física teórica en el área de la mecánica estadística. Es autor de trabajos en publicaciones de su especialidad e innumerables artículos de difusión científica, además de ofrecer conferencias y charlas de divulgación en varios ámbitos. El texto de Hoyuelos se propone usar leyes de la física a fin de explicar asiduos fenómenos en diversas actividades humanas: la magia, la cocina, el deporte y la música. Ya en el prólogo, el autor nos advierte que el libro “…está dirigido a todo aquel que tenga curiosidad por la física o por la explicación científica de las actividades o disciplinas mencionadas. Está pensado para alguien

L

que no tenga formación científica, pero que tenga la voluntad de hacer el esfuerzo intelectual para comprender algunos aspectos de la naturaleza…”, en un intento por desmitificar la dificultad inalcanzable del mundo de la física. La obra abunda en figuras del autor, grabados históricos e ilustraciones que dan cuenta e intentan esclarecer las explicaciones de los fenómenos físicos abordados. Y no sólo las imágenes son necesarias para entender esos fenómenos, sino también el formulismo matemático que expresa las ideas en forma simbólica: sobre esto Hoyuelos nos recuerda la frase de Galileo “el libro de la naturaleza está escrito en caracteres matemáticos”, tal vez la metáfora más famosa en la vida del gran astrónomo italiano y que contiene el componente fundamental de la nueva filosofía que explicaría el mundo por venir. Muchos de los temas se basan en charlas dictadas por el autor en diversas oportunidades. Los ejemplos de las actividades escogidas sirven para dilucidar e introducir algunas leyes físicas de los siguientes campos: la estática, la cinemática, la termodinámica, los fluidos, las ondas y la óptica. Leyes de la física que se revelan patentemente por medio de los casos seleccionados en las actividades que constituyen los cuatro capítulos de la obra, cuya comprensión generará un indudable deleite para el intelecto del lector ■

■ Lecturas
FICCION
1 LOS HIJOS DE LOS DÍAS 2 CABALLO DE FUEGO. GAZA. 3 DIARIO DE INVIERNO

Fuente: Cámara de Libreros del Sudeste de la provincia de Buenos Aires.

Los libros más vendidos de la semana
Eduardo Galeano. Florencia Bonelli. Paul Auster. Siglo XXI. $99. Suma. $139. Anagrama. $80

NO FICCION
1 ARTIGAS Pacho O’ Donnell. Aguilar. $89. 2 LÁGRIMAS DE HIELO. TORTURAS Y VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS EN LA GUERRA DE MALVINAS. Natasha Niebieskikwaiat. Norma. $89. 3 EL ABORTO EN DEBATE APORTES PARA UNA DISCUSIÓN PENDIENTE Mariana Carbajal. Paidós. $81.

RECOMENDADOS
1 LA PACHAMAMA Y EL HUMANO 2 BAHÍA BLANCA 3 LAS MUJERES MÁS SOLAS DEL MUNDO Eugenio Zaffaroni. Martín Kohan. Jorge Fernández Díaz. Colihue. $49. Anagrama. $70. Capital Intelectual. $75.

Fragmento de
hay un viento solar que llega cada tanto de él dependen el frío la nieve y el horrendo calor

Resonancias renuentes,
de Hugo Gola (En Danza)
algunos dicen que ese viento proviene de las manchas solares pero esas manchas ¿cómo nacen? llegan señales sacuden arrojan rayos se filtran desde los polos soplan y soplan la tierra toda la tierra está sometida a su furia.

Las 8 preguntas para Edna Pozzi
Un extraño hongo se esparce por su biblioteca y consume de manera irrefrenable los libros. Solo dispone de unos segundos para actuar y salvar a tres de ellos. Lo que usted hace para ganar tiempo es arrojar a la voracidad del hongo a otros tres libros. ¿Cuáles serían los

7

sacrificados y cuáles los salvados? -Podría aprovechar la ocasión para arrojar al horno mucho más de tres libros. La vida que se nos ha ido en esa lectura superflua, es terrible. Pero elijo los “salvados”: “El libro del desasosiego” de Pessoa; “La siete moradas” de Teresa de

Ávila; y un exquisito y breve libro de poesía cuyo nombre de autor debo reservar, pero convierte cualquier exilio en una conversación primaveral con Dios o algunos ángeles que me presta ■

8

C U LT U R A

Domingo 8•4 •2012

La mesa del Premio Nobel
Por Héctor Alvarez Castillo (*)

odos los años, llegado el mes de julio, comenzamos a reunirnos en el viejo bar del tinglado. Somos un grupo de seis, no todos amigos pero sí cómplices en esta empresa. Cada uno tiene su silla o su ubicación alrededor de la mesa principal de lisa y amigable madera. Yo del lado izquierdo de Ramón y desde Ramón hasta el último se ubican Avelino, el doctor, Eustarque y en el cierre Orhan. Desde esa posición él ocupa el extremo que da a la ventana soleada. Ahí es donde llega el sol durante el día, nunca a otro sitio. Así es y así son las cosas en el bar del tinglado. Todos los años repetimos la ceremonia. El objetivo de nuestras reuniones anuales, que jamás superan los dos

T

meses, es el Premio Nobel de Literatura; para ser precisos: el nuevo Premio Nobel. En las tardes de esos meses invernales, desde las dieciséis hasta las veinte horas, fatigamos borgeanamente nuestra erudición y capacidad deliberativa (lo nuestro es un homenaje telúrico). Cada uno elige a un autor. Ese es el paso inicial. Cada uno debe consagrarse a la apología y la hermenéutica de su elegido. No es un mero ejercicio de futurología. Es mucho más que eso. Estamos tras la búsqueda de la esencia literaria, de ahí nuestros esfuerzos de superación año tras año en nuestra tarea de exégetas del presente. En gran medida, sentimos que en nosotros descansa la defensa y el prestigio de quienes con los años serán los

nuevos clásicos. Esta certeza tal vez sea la primordial fuente para energía de nuestra proba y desinteresada empresa. La lectura de los fragmentos, que cada uno escoge del autor preferido, se hace de pie, con voz impostada. El doctor y Avelino tienen la costumbre de realizar sus lecturas con una rodilla flexionada –la derecha Avelino, la izquierda el doctor– apoyando todo el peso sobre la base de la silla de madera que le toca ese día. El hábito –que ya es un rito– lo inició Avelino, aunque el doctor no hace caso a esta evocación e insiste con que él fue quien dio comienzo a esa práctica. Sólo tenemos una condición. Nadie puede a lo largo de la historia de

la mesa repetir a su elegido. Pero otro, cualquiera, puede adjudicarse al año siguiente la defensa de ese derrotado. Ninguno alzará la voz en queja. Lo que es más: cuando uno de nosotros da con el galardonado, en la conferencia de cierre el vencedor cede la voz del discurso central al ganador del año anterior o, en su defecto, al último que se haya hecho con el éxito. La reputación de cada uno de nosotros es defendida gracias al espíritu de cuerpo que se fue creando en el grupo y a la conciencia que vamos teniendo sobre nuestra tarea. Somos secretos guardianes que obran bajo un designio superior. Y si ocurre lo terrible y el premiado por la academia sueca no está entre nuestros seis esco-

gidos –las menos de las veces, por cierto– la reunión posterior a la elección, la última hasta el otro año, nos encuentra a todos en un estado de sumisa decepción. Desolados. No hay nada que nos reconforte. Nos damos la mano, una breve palmada y en silencio bebemos nuestro café y nuestra ginebra; luego nos retiramos hasta el próximo año, hasta que retornemos al bar del tinglado, cada uno a su silla, a su cátedra histórica, y la literatura con su fuego se transforme nuevamente en lo único de valor, don precioso en este triste y opaco mundo ■
(*) Del libro “Naif. Del Juego a la Literatura”, Villa Urquiza, junio de 2008.

Clic
Por Jorge Pittaluga

rimero el clic –botón derecho- y luego eliminar. Así de simple. Con un casi inaudible crunch –producto de su viaje sin escalas a la papelera de reciclaje-, así se fue ella. Pero como nada es realmente definitivo, también aprendió a regresar. Como una película pasada hacia atrás, en donde el papel se “desarruga”, se eleva y vuelve a tomar contacto con el lápiz que rápidamente lo “desescribe” de derecha a izquierda y de abajo arriba, así volvió todo a foja cero una mañana en la que las nubes cubrían la ciudad con un manto de silencio. Quizás fue un movimiento imprevisto del mouse, con otro clic

P

–esta vez en un momento y lugar equivocados-, quizás el regreso a un punto de restauración que Windows inició –como suele suceder- sin consultarme, quizás un virus cruel y maligno. La cosa es que ahí estaba ella –otra vez-, mirándome en silencio desde una pantalla que –a diferencia de lo que me habían asegurado- lastimaba mis ojos y mis recuerdos hasta comenzar a desfigurarlos de a poco. Luego probé con un método que prometía ser más efectivo. Un breve arco entre el pulgar derecho y el dedo anular, ejecutado con un ritmo casi propio de un ballet clásico, me aseguraba –según mis fuentes- una efectiva y eterna liberación de cualquier tipo de problema. Shift –pulgar- y delete –anular- me ofrecieron la ansiada solución que andaba buscando.

Las palabras “eliminar de forma permanente” latían en la pregunta previa a la paz total, y un segundo después de tomar aire como si se acabara el mundo fue otro breve clic el que pareció –de una vez por todas- transportarme hacia un mundo más amplio y primaveral. El silencio que sobrevino a continuación –en mi mente, en el latir de mi corazón, en el murmullo de

la calle- me sorprendió gratamente. Hacía tiempo que no experimentaba tantos segundos de calma sin ser interrumpido por nuevas y variadas luchas que lentamente ponían en evidencia la fragilidad de mi cordura. Experto ya en no festejar antes de tiempo, mis reflejos me permitieron –con otro par de clics y bloqueos- anular ágilmente un par de pop-ups y notificaciones que anunciaban cuán lejos estaba aún la paz. Prometiéndome no tropezar de nuevo con la misma piedra, apagué todo y bajé las escaleras para notificar a quien quisiera saberlo –con un escueto “no vive aquí/mudose”que este refugio ya no sería el blanco en donde nuevos kamikazes de papel descargarían su furia de palabras sin sentido.

Al fin libre, suspiré al volver a la paz del cuarto que ahora me pareció más amplio, más luminoso. Y aunque el brindis conmigo mismo fue interrumpido por el que sería el último de todos los ataques –el timbre y un par de palabras susurradas a través del portero eléctrico-, no pude menos que sonreír al darme cuenta de que por una vez todo estaba saliendo según lo planeado. Con un escueto “ya bajo” anuncié mi respuesta y, luego de tomar el revólver que me esperaba expectante sobre la pequeña mesa que adornaba el centro de la habitación, eché una rápida mirada a la copa que, llena, me aguardaba para el consabido festejo. Ya casi estamos, ya casi estamos, le dije al vacío departamento mientras salía sonriente rumbo a las escaleras, en busca del clic definitivo que abriría las puertas, al fin, de una libertad demasiado postergada ■

Campo de batalla
por Alejandra Zina (*)

Me gustan los concursos musicales. Imagino que por el costado competitivo y por esa conjunción de calma-talento-trabajo-suerte que deben poner a prueba los participantes. No los veo de principio a fin, pero cuando se me cruzan en un zapping freno para mirar al menos un bloque. La edición 2012 de Soñando por cantar es itinerante, la producción convoca a ciudadanos anónimos de distintas localidades del país. Me quedaría viendo un poco más si no fuera por las palancas. Cada miembro del jurado tiene una palanca a su derecha, que baja cuando la interpretación le resulta defectuosa. La palanca activa una luz roja y una bocina chillona. Admiro al concursante que remonta su autoestima y sigue cantando antes miles de espectadores. Ayer fue lunes 2 de abril, feriado nacional en conmemoración por los 30 años de iniciada la guerra de Malvinas. Lo digo y no me dejo de asombrar. Recordar el Día D de esa guerra

por la soberanía que inició la dictadura. Pero no, la conmemoración es por los caídos, por los que volvieron con cicatrices en el cuerpo y el corazón, decía ayer el cardenal Bergoglio. Es decir, por los combatientes y ex combatientes. Pero este no es el punto, o sí. Para mí la guerra de Malvinas consistió en un himno agregado a la liturgia escolar y en las campañas de ropa y alimentos para los soldados que organizó mi escuela. En 1982 yo tenía nueve años y no recuerdo escuchar en mi casa discursos a favor o en contra de la guerra, quizás porque en ese momento mis padres se estaban separando y el conflicto familiar acaparaba más emociones que el conflicto bélico. Ayer, 2 de abril, me tiré en la cama con el mandato de “hago un zapping y apago”. Así me crucé con Soñando por cantar justo en el momento en que Patricia Sosa, Oscar Mediavilla, Alejandro Lerner y Valeria Lynch elogiaban emocionados a Fabio Santa-

na, un ex combatiente de Malvinas que acababa de interpretar el obligado Sólo le pido a Dios (a dúo con Luciano Pereyra, que irrumpió a poco de empezar la canción poniendo en duda la espontaneidad del concurso). Lo que vi y escuché me dejó desencajada. El público agitando banderines celestes y blancos, el conductor Mariano Iúdica conteniendo las lágrimas y clamando -cual pastor evangelista- que ése era el escenario del amor, el jurado unido en un discurso patriótico y falaz. Por supuesto ninguno osó bajar la palanca mientras el ex combatiente entonaba (¿bajar la palanca sería mandarlo al muere otra vez?), al contrario, los cuatro jueces corearon la canción junto con él. Sinceramente, creo que se trata de un jurado honorable, profesionales que hacen su trabajo con responsabilidad y entusiasmo. También creo que el ex combatiente cantaba bien, aunque la andanada de elogios sonó excesiva y condescendiente. Ahí me entero que Fabio Santana,

además de pelear, cantaba para sus compañeros en el frente de batalla. El poder de la televisión es inaudito. Te está pegando, Alejandra. Decilo. Sí, la expresión noble del ex combatiente ovacionado me confunde. Una parte de mí ataja la manipulación; la otra, se rinde a la escena extrañamente triunfalista. Como si ese hombre de cincuenta años fuera en realidad un joven soldado recién llegado de las islas. El concurso se hace eco de la gesta, lo confirma Patricia Sosa cuando le recuerda a Santana (y a todos nosotros) que su voz debió ser la última voz que escucharon muchos jóvenes antes de morir. El poder redentor de la música. Entonces ese escenario de sueños y canciones se transforma en otro campo de batalla. Simbólica, por supuesto. Sin bajas ni mutilaciones. El jurado da las gracias y pide perdón al ex combatiente. Perdón en nombre del pueblo, por no haber estado a la altura de los acontecimientos. Gracias por haber luchado por la

patria y por volver sano y salvo. Como si sobrevivir hubiese dependido de su sola voluntad. Como si pelear hubiese sido el resultado de alistarse en un ejército honroso. Hoy leo en internet un par de entrevistas al conductor Mariano Iúdica donde dice que es un soldado de Marcelo Tinelli y que hacer este programa diario es como el desembarco en Normandía. Me sorprendo en mi prejuicio: ¿un soldado de Tinelli que conoce esos datos de la historia? Me sorprende la comparación grandilocuente: ¿un concurso musical con el desembarco de los aliados? Malvinas ya era mucho. Entonces sí, ese escenario de sueños y canciones se transforma en otro campo de batalla ■
(*) Autora del volumen de cuentos Lo que se pierde y la novela Barajas. En Argentina publica relatos en diarios, revistas y antologías. Este artículo lo escribió el día siguiente de los festejos por los 30 años de Malvinas.

Las 8 preguntas para Edna Pozzi

8

Se le concede la extraordinaria excepción de hacerle una única pregunta a uno de sus tantos escritores

predilectos. ¿Qué le preguntaría? -Le preguntaría a Paul Auster por qué ha plagiado tantos

de mis originales.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful