Estulticia. Corren raudas las almas flácidas de sustancia, arremetiendo voraces, bestiales, sobre el vacío de su propia nada.

Sin notar siquiera su desnutrido, anoréxico pensamiento engullen felices su propia inanición. Sus bocas tragan con ansia la nulidad mientras posan inútilmente ante la mirada ciega de los demás. Nadie los mira ellos no miran a nadie los sin sustancia sólo tienen ojos para sí mismos. En el paroxismo del suplicio imploran por una mirada; rabiosos muerden, escupen, vomitan, exigen. No se dan cuenta que la prisión la construyen ellos mismos, que desde el principio aceptaron gustosos ser carne de cañón de ambiciones ajenas que los reduce finalmente a despojos. Para construir con ellos los muros de la máquina que se alimenta de las almas flácidas de sustancia que siguen cayendo en la trampa. N. C. S. 2011

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful