Sin  duda  alguna  cuando  nos  aprestamos  a  escribir  sobre  cuestiones  de  enjundia,  e  indudablemente,  hablar  de  gestión 

empresarial,  gestión  de  recursos  aunque  estos  sean  humanos,  y  otras  cuestiones  tan  sesudas  como  lo  pueden  ser  las  que  en  estos  momentos nos ocupan, el coaching y el mentoring.  Siempre  nos  asalta  la  necesidad,  o  el  atrevimiento  de  iniciar  estos  tratados,  con  ampulosas  sentencias  o  jaculatorias  de  diferentes  gurús,  o  enormes  dioses  del  management, siento defraudaros, no iniciaré este escrito con definiciones, refranes o  dichos de semejantes ídolos, no estoy a su altura y seguramente tampoco participo de  su entendimiento.  Parto de una base más terrenal, popularmente diríase que “de barrio” y que mejor ,si  no, para comenzar este documento, que contar con un escritor como Lewis Carrol, e  iniciar este esbozo  con su mejor título, o al menos el más conocido, “Alicia en el país  de  las  maravillas”,  en  esta  obra  se  produce  un  interesante  dialogo  entre  Alicia  y  el  gato, dos de los protagonistas, se produce de una forma similar a esta:    “ ¿Me podrías indicar, por favor, hacia dónde debo dirigirme desde aquí?” preguntó  Alicia.  “Eso depende en gran medida de a dónde quieras llegar” dijo el gato.  “No me importa demasiado a dónde” respondió Alicia.  “Entonces, da igual hacia dónde te dirijas”, dijo el gato.    Indudablemente, no se llega a ninguna parte a menos que se sepa a dónde se va.     Y el saber a dónde se va, es un conocimiento que se puede adquirir por dos medios,  bien por la búsqueda individual y la adquisición más la acumulación de experiencias y  vivencias  personales  y/o  profesionales  o  por  medio  de  la  ayuda  de  un  coach,  entrenador o maestro.    ¿Qué es el coaching? Según la Harvard Bussines School, “podíamos definirlo como un  proceso interactivo mediante el cual los Managers tratan de solucionar problemas de  rendimiento o desarrollar la capacidad de sus Colaboradores”. El proceso se basa en la  colaboración y está formado por tres componentes:    • Ayuda técnica.  • Apoyo personal.  • Reto individual.    Como  podemos  y  debemos  imaginar,  el  proceso  se  cimienta  en  el  vínculo  emocional  que debe existir entre el Manager/ Entrenador o Coach y el Colaborador o Pupilo, por  tanto  es  una  relación  persona  a  persona  y  la  misma  se  debe  plantear  desde  el  positivismo. 

                             
Fuente: Susan Alvey 

 

Por tanto una vez definido el término, profundicemos en el mismo y busquemos cuales  son  los  beneficios  que  nos  aporta  o  cuales  las  necesidades  que  satisface,  fundamentalmente  el  coaching  o  entrenamiento  aporta  cuatro  beneficios  fundamentales a las organizaciones o equipos empresariales:    1. Supera los problemas de rendimiento.  2. Incrementa la productividad.  3. Forma y desarrolla las habilidades de los empleados.  4. Aumenta la retención de Colaboradores.   
   

                             
 

   Fuente: by coachville      

 

Superar  los  problemas  de  rendimiento  de  nuestros  Colaboradores.  Sin  duda  alguna  la existencia  de estructuras empresariales  cada  vez  más  horizontales  hace  que  Managers  y  Colaboradores  trabajen  relacionándose  de  una  forma  más  estrecha,  fortaleciendo  los  vínculos  emocionales,  en  este  tipo  de  relaciones  la  formación  se  realiza  en  el  curso  de  la  actividad  diaria,  es  aquí  donde  el  Manager  aprovecha para formar y prestar ayuda a sus recursos humanos, corrigiendo pautas  y  comportamientos  que  permitan  la  mejora  del  Pupilo,  esta  bonanza  debe  adquirirse  en  base  a  diferentes  funciones,  que  pueden  ir  desde  fomentar  el  desarrollo  de  habilidades  directivas,  a  impartir  conocimientos  técnicos  o  inculcar  valores  y  comportamientos  que  ayuden  a  optimizar  el  rendimiento  de  nuestros  Colaboradores. Preparando de esta forma a nuestros equipos y sus componentes al  desarrollo de tareas cada día más exigentes.  Incrementar  la  productividad  de  nuestros  Colaboradores.    Esta  se  consigue  entrenando  y  desarrollando  las  destrezas  de  nuestro  Pupilo,  imbuyéndolo  en  nuestro  saber  hacer  y  haciéndole  partícipe  del  mismo,  comportándonos  como  Entrenadores o Coach del mismo.    Un Colaborador adiestrado en la consecución de los objetivos, con las ideas claras  del  camino  a  seguir,  es  decir,    un  adecuado  aprendizaje  sobre  la  gestión  de  los  resultados y la valoración de la actividad y habiendo sido entrenado en la cultura  del  saber  pensar  y  la  razón,  si  además  es  capaz  de  implementar  con  sentido  común, es un Colaborador con potencial para incrementar de una forma notable su 

  •

productividad,  esta  crecerá  de  forma  proporcional,  al  esfuerzo  y  dedicación  que  prestemos  a  la  enseñanza  y    fortalecimiento  o  corrección  según  lo  positivo  o  negativo de las aptitudes y actitudes  de nuestro Pupilo y a la implantación por su  parte de las mismas.  Formar y desarrollar habilidades directivas o destrezas profesionales.    El coaching es entrenamiento, dedicación, aprender a desarrollar al máximo nuestras  habilidades y adquirir nuevas destrezas.    Cada nuevo paso, cada nueva fase de adiestramiento comporta una nueva habilidad  en nuestro Pupilo, y por tanto una cesión de responsabilidad por nuestra parte como  guía formativo, ello por tanto nos ayuda a delegar en nuestros Colaboradores,  restando tiempo a nuestras tareas rutinarias, y cambiando las mismas por trabajos de  mayor valor añadido para nuestra organización, incrementando por tanto nuestra  eficacia como Manager.    • Aumentar la retención de Colaboradores.    Si  algo  podemos  y  debemos  resaltar  sobre  el  coaching,  es  que  al  tratarse  de  una  técnica  formativa  personalizada,  en  la  cual  participan  activamente  el  Mando  y  su  Colaborador,  la  misma  genera  confianza  y  esta  se  traduce  en  fidelidad,  no  nos  olvidemos que estamos trasladando a nuestro Colaborador, todo nuestro saber hacer,  las claves de nuestro éxito, hay algo más importante e íntimo que pueda generar tanta  confianza y por tanto tal grado de fidelidad.  Nada genera tanto compromiso, y este es el encargado de frenar la rotación, como el  sentimiento  de  ver,  notar  que  creces  personal  y  profesionalmente,  ayudado  por  tu  Mando a desarrollar tus habilidades, y esto indudablemente motiva dado que es una  de las claves para la consecución de tus logros.    La  buena  práctica  del  coaching  con  nuestros  pupilos,  genera  Colaboradores  más  capacitados  técnicamente,  con  mayores  conocimientos  y  habilidades,  por  tanto  formamos futuros líderes que crecerán en la organización, provocando su retención en  el seno de la misma, y generarán su ascenso y sin duda una mayor solidez en nuestra  posición.    Veamos  a  continuación  un  mapa  conceptual  sobre  las  distintas  fases  de  implementación de un programa de coaching del tipo desarrollo directivo:        •

 

 

Modalidades de coaching:     El  coaching  es  hoy  una  práctica  muy  reconocida  y  apreciada  en  la  formación  de  directivos y equipos de alto rendimiento, este reconocimiento produce la existencia de  diferentes escuelas de coach, y diferentes modalidades, son estas, las modalidades las  que analizaremos a continuación.     Las  diferentes  modalidades  de  coaching  se  catalogan  en  base  a  la  tipología  de  las  personas  que  participan  de  su  impartición,  esta  tipología  se  clasifica  por    el  tipo  de  actividad  desarrollada  o  por  realizar  la  misma  de  forma  individual  o  integrado  en  un  equipo  de  trabajo,  si  la  actividad  se  realiza  de  forma  individual  se  identifican  dos  modalidades  el    coaching  personalizado  por  identificarse  con  el  estilo  de  vida  y  centrarse en  los aspectos mentales de la persona y su nivel de conciencia y el coaching  de desarrollo directivo, este se decanta y explora aspectos profesionales,  centrándose  en  elementos  tales  como  la  adquisición  de  habilidades  directivas,  la  toma  de  decisiones o el control del stress.    Cuando el coaching posiciona su centralidad en un equipo de trabajo y se dirige a un  grupo  de  personas  estamos  hablando  de  la  modalidad  grupal,  muy  utilizada  en  aquellas organizaciones que quieren pasar de ser un Grupo de trabajo a un Equipo de  trabajo, el resumen de las modalidades queda como sigue a continuación :    • Personalizado:   o Desarrolla un modelo mental.  o Estilo de vida.  o Nivel de conciencia.  • Desarrollo directivo:  o Control del stress.  o Desarrollo de competencias.  o Toma de decisiones.  o Liderazgo.  • Grupal:  o Paso de Grupo a Equipo.  o Desarrollo de la creatividad.  o Resolución de conflictos.  o Equipos de alto rendimiento. 

        

 

Podemos concluir expresando que la misión del Coach es propiciar sentimientos  muy  ligados  a  la  capacidad  para  la  adquisición  de  destrezas  y  habilidad  en  la  posición  laboral ocupada por el Colaborador  y generar autoconfianza en el mismo. 

                       Si se favorecen sentimientos  de colaboración  y se transmiten expectativas positivas,  se contribuye a incrementar la autoestima de los Pupilos o el equipo de trabajo, lo cual  indudablemente  repercute  de  forma  positiva  en  el  rendimiento  del  individuo  y  por  tanto de la organización. 

                       El  coaching  debe  permitir  que  se  siente  el  refuerzo  a  que  está  siendo  sometido  el  Pupilo por el coach, este propósito  se consigue siempre que el refuerzo se perciba de  forma  • Regular. Debe crear y sentirse como un hábito.  • Inmediata. A cada acción del Pupilo.  • Sincera. Que surja de forma espontánea.  • Específica. Sobre acciones concretas.    Por tanto como vemos el coaching nos exige práctica, y sin duda, cuanto más  practiquemos más éxito tendremos.             

Mentoring, su origen.    El  mentoring  debe  su  nombre  a  la  mitología  griega.  Méntor  era  el  amigo  íntimo  de  Ulises, el protagonista de la Odisea de Homero. Antes de partir para Troya, Ulises pidió  a Méntor que se encargara de preparar a su joven hijo Telémaco para sucederle como  rey de Itaca.   Méntor  tuvo  que  ejercer  de  padre,  maestro,  modelo,  consejero  asequible  y  fiable,  inspirador  y  estimulador  de  retos  de  modo  que  Telémaco  se  convirtiera  en  un  rey  sabio, bueno y prudente.    ¿Qué es el mentoring? El mentoring es un proceso de aprendizaje personal por el que  una persona asume la propiedad y la responsabilidad de su propio desarrollo personal  y profesional.    Con  el  mentoring,    nos  apunta,  el  departamento  de  CC.EE.  de  la  Universidad  de  Deusto, “el Mentor ayuda al profesional a desarrollar las capacidades más acordes con  su  potencial  y  a  conseguir,  con  sus  comportamientos,  aunar  conocimientos  y  habilidades  con  otros  colegas  para  satisfacer  los  requerimientos  globales  de  la  empresa”.  El  mentoring  a  diferencia  del  coaching  está  dirigido  por  el  Mentorizado,    es  una  enseñanza o perfeccionamiento personal y profesional puramente “one to one”, que  es, el Pupilo,  quién, se responsabiliza y gestiona su proceso de aprendizaje, es él quién  marca  los  tempos  de  aprendizaje    y  va  definiendo  las  fases  de  adquisición  de  conocimientos  en  base  a  la  evolución  de  sus  necesidades  y  en  función  de    la  implementación de los conocimientos que va obteniendo del Mentor, este debe tener  una  extensa  formación  intelectual  y  profesional  y  utilizar  grandes  dosis  de  sentido  común  e  intuición,  para  la  formación  del  Mentorizado,  y  el  análisis  de  sus  avances.    No existen a diferencia de la enseñanza tradicional textos cerrados o planes formativos  rigurosamente planificados y muchas veces reñidos con la cruda realidad empresarial,  en  el  mentoring,  los  itinerarios  son  abiertos  en  función  de  las  necesidades  y  los  escenarios reales en que se desenvuelve el Mentorizado.  El  Mentor  invierte  su  tiempo,  comparte  sus  conocimientos  y  dedica  su  esfuerzo.  Se  ocupa  y  preocupa,  es  decir,  se  compromete  personalmente  a  que  el  profesional  se  desarrolle más allá de lo que dice el contrato.  El  profesional  dispone  de  nuevas  perspectivas,  enriquece  su  forma  de  pensar  y  desarrolla  todo  su  potencial  como  persona  y  como  profesional,  dentro  de  un  plan  perfectamente establecido en fases, tal como señalamos a continuación, por medio del  siguiente mapa conceptual. 

Podemos afirmar, por tanto que el mentoring aporta una nueva visión de la formación  y  el  desarrollo  del  talento  y  la  creatividad  en  el  seno  de  las  organizaciones  actuales,  influyendo sobre los cuatro pilares básicos de las mismas: las personas, los procesos, la  estrategia y la cultura, generando en las mismas valor añadido.     Podemos concluir por tanto y afirmar que las organizaciones actuales y futuras basan  su éxito en la capacidad de innovación y adaptación, dados los profundos cambios que  se producen en el mercado, cada día más global,  reflejado en  mutaciones constantes  de las estructuras legales, políticas, culturales y económicas.    Por  ello  es  fundamental  desarrollar  organizaciones  que  aprenden  y  desarrollan  la  imaginación y la creatividad, lideradas por personas partidarias de ayudar a los demás  en su desarrollo profesional y personal, esto implica que la figura del Mentor tendrá,  un  papel  protagonista,  este  mentoring  continuo  conlleva  un  crecimiento  continuo  y  por tanto una mejora continua.    

 

                            Por  ello,  para  crear  o  pasar  a  una  organización  que  aprende,  como  anteriormente  apuntábamos, es necesario, que los individuos que forman estas organizaciones tomen  responsabilidades  no  solo  en  el  ámbito  de  su  trabajo  o  posición  en  el  seno  de  la  organización,  si  no    que  se  responsabilicen  de  su  aprendizaje  y  de  sus  planes  de  mejora.    Hoy  más que nunca es necesario, no solo la figura del Mentor, si no, en función de las  diferentes  realidades  y  complejidades  de  las  organizaciones,  la  creación  de  redes  de  Mentores,  que  ante  la  cultura  predominante  del  individualismo,  la  frustración  y  la  decepción, contrapongan, en lo profesional y lo personal, una cultura verdaderamente 

humanista, en una empresa deshumanizada, donde triunfen los valores de lo bueno, la  verdad, lo ético, que estos y no los anteriores sean el nutriente, en palabras de   J.M. Gasalla, “ De nuestro desarrollo profesional y personal y que integralmente, cada  uno  de  nosotros,  Mentores,  aportemos  nuestras  acciones  a  favor  de  construir  hoy  lo  que queremos que sea mañana.”     En  definitiva  sirvan  para  finalizar  o  como  resumen  de  lo  escrito  sobre  mentoring  y  coaching, unas palabras de Isaac Newton:     “ He sido como un niño pequeño que jugara a la orilla del mar y encontrara de vez  en cuando una piedrecilla más brillante, en tanto que a mi alrededor el gran océano  de la verdad seguía sin descubrir.”    En  definitiva  todos  somos  uno  y  todos  dependemos  de  todos…  para  todo,  pero  sin  duda esto lo siente y lo transmite mejor con sus  palabras  Miguel de Unamuno:    “¿Singularizarme? Vamos… Somos todos de consumo,  Y en la piña que formamos  Yo soy nos‐otro, nos‐uno.”