You are on page 1of 5

ACCIDENTE DE TRABAJO. Recolector de residuos. Modificación del criterio respecto del vocablo "cosa" (Art.

1113 del Código Civil): tarea desempeñada por el trabajador como factor de causación del daño

Acuerdo 2078 - "Ferreyra, Gustavo Raúl contra Benito Roggio e Hijos S.A. y otra. Indemnización por daños y perjuicios" - SCBA - 29/09/2004

"Trascendiendo el puro concepto físico del término "cosa", no cabe omitir la ponderación razonada de la incidencia que posea la tarea desempeñada por el trabajador, pudiendo la propia actividad laboral constituirse en factor de causación porque en el ámbito del Art. 1113 del Código Civil no cabe una interpretación estrecha de dicho concepto (ver también causa L. 72.690, sent. del 5-XII-2001; causa L. 81.184, sentencia del 10-IX-2003, etc.)." "A la hora de realizar la interpretación operativa que funcionalmente nos corresponde, atendiendo a la textura abierta que presenta el lenguaje del derecho (al respecto, puede verse especialmente Genaro Carrió, "Notas sobre el derecho y el lenguaje", Abeledo Perrot, 3° Ed. aumentada, Buenos Aires, 1986), he de sostener que el vocablo 'cosa' se extiende para abarcar, en la actualidad, las tareas específicas del trabajador y la actividad laboral toda. Si a ello se agrega que cuando esas tareas pueden generar un resultado dañoso, deben ser incorporadas al concepto de riesgosas, de donde se deriva que deben quedar incluidas en las previsiones del Art. 1113 del Código Civil."

Texto completo

En la ciudad de La Plata, a veintinueve de setiembre de dos mil cuatro, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores de Lázzari, Kogan, Roncoroni, Genoud, Negri, se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa L. 80.406, "Ferreyra, Gustavo Raúl contra Benito Roggio e Hijos S.A. y otra. Indemnización por daños y perjuicios".//ANTECEDENTES El Tribunal del Trabajo N° 1 de Bahía Blanca, por mayoría de sus miembros, rechazó la demanda deducida por Gustavo Raúl Ferreyra contra Benito Roggio e Hijos S.A. y otra en la que pretendía el cobro de indemnización por accidente de trabajo en los términos de los arts. 1109 y 1113 del Código Civil, con costas al actor excepto en los honorarios del perito médico que impuso de manera solidaria.La parte actora dedujo recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley.Dictada la providencia de autos y hallándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte decidió plantear y votar la siguiente CUESTION ¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley?

352 vta. no sólo resultaban disímiles entre sí.al vehículo sobre el lado izquierdo del mismo (del lado del conductor) y a la altura de la rueda delantera" (ver acta de fs. el tribunal dispuso tomarle nueva declaración durante la vista de causa.III.Sin perjuicio de tal acuerdo inicial. causas L. siente. L. Entiendo que el recurso debe prosperar.727. no está probado la actividad de la "cosa" como productora del daño".).III. sino que tampoco servían para ratificar el relato de los hechos efectuado por el actor. y estando el dicente de espaldas al camión y al actor. el señor Juez doctor de Lázzari dijo: I. fs. fs. La mayoría del tribunal. este elemento esencial no ha sido verificado y por lo tanto. 44 inc. próximo -un metro. no hubo discrepancias entre los miembros del tribunal en cuanto a que el día 10 de febrero de 1996. es necesario señalar.VOTACION A la cuestión planteada. Concluyó en sentencia que "la acción instaurada no posee el necesario andamiaje fáctico. 48 vta. en ese mismo momento el camión comenzó a retroceder oblicuamente para penetrar en el pasaje Delfino. 1113 del Código Civil. Sin perjuicio de lo que habré de exponer luego respecto de la responsabilidad objetiva del empleador. fue imputada por el actor a la demandada al promover la acción. en todo caso. sent. del 15-III-2000). En consecuencia consideró que el actor no () demostró "fehacientemente (como era su carga) la mecánica del siniestro de la manera que lo denunciara en el escrito de promoción de la acción" (vered.La mayoría sostuvo. del 18-VI-2003...II.en la causa penal. siente el ruido. 1. avalaban la versión presentada . aproximadamente a las 2:30 hs.III. por sí sola. en los términos del art. imprevistamente. 75. un grave déficit que presenta el pronunciamiento impugnado: a pesar de su expresa alegación en la demanda. a esta altura que cae" (ver fs.. al retroceder para ingresar en la calle Delfino" (vered. para concluir como lo hizo. Ello ocurrió en el cruce de las calzadas de la calle Fitz Roy y el pasaje Delfino. A eso agregó que los dichos de los restantes testigos -arribados al lugar una vez producido el accidente-. por el chofer del camión -Luna-.Considerando que tal declaración no aportaba en demasía a la mecánica del siniestro. a la altura de la puerta de la cabina. Según se desprende del veredicto. tuvo en cuenta los siguientes elementos: a) la declaración testimonial del compañero de tareas del actor cuando ocurrió el accidente -Mellada Troncoso. Sostiene en lo esencial que la mayoría del tribunal incurrió en absurdo al considerar no acreditadas las circunstancias del siniestro y su encuadramiento en el art. 362). 357 vta. quien relató que "al momento que se encontraba maniobrando para ingresar marcha atrás sobre el pasaje Delfino.a la recolección de residuos. sent.). 66. y fs.. un golpe a la altura de la puerta del lado izquierdo de la cabina. de la réplica volcada en el escrito de responde y de la alusión de las normas respectivas en el voto de la mayoría. "d" y 47 de la ley 11. donde explicó que "abocados ambos -el dicente y el actor. las cuestiones tercera y cuarta planteadas. como paso previo e ineludible. de la ciudad de Bahía Blanca. Considero. 358)). mientras caía una copiosa lluvia.Esta falencia. se dirigió el testigo a ingresar a la calle Delfino. cuando Ferreyra quedó sobre Fitz Roy. y al mirar ve a Ferreyra. Allí el nombrado Mellada Troncoso expuso que "el camión se encontraba perpendicular y en ángulo a la calle Fitz Roy encontrándose el actor tirado en el suelo. tuvieron contrarias respuestas. por mayoría de sus miembros. y veredicto. cumpliendo su cometido. 1113 del Código Civil. el actor sufrió un accidente cuando se encontraba abocado al cumplimiento de sus habituales tareas como recolector de residuos. El tribunal del trabajo. La parte actora dedujo recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley en el que denuncia infracción de los arts. también en sede penal. 358 vta. 356 de la presente). entonces. que tales declaraciones resultaban concordantes respecto del lugar en que quedó el cuerpo de Ferreyra luego del accidente: sobre el lateral izquierdo del camión y a un metro de ése. sin embargo. de la causa penal.b) La declaración indagatoria prestada. toda vez que "no se probó que el reclamante cayera detrás del camión recolector de residuos y tampoco que éste le impactara en su cabeza. ante la defección de la acreditación del nexo.653 y 384 del Código Procesal Civil y Comercial. tuvo por no acreditada la mecánica del siniestro tal como había sido relatada en la demanda. desaconsejan acudir a un medio de intervención tan extremo como el señalado. por lo que se da vuelta y observa que Ferreyra estaba tirado en la calzada". que la posibilidad de revisión de la legalidad del fallo y la solución que habré de proponer (situar el conflicto bajo la órbita del art. lo cierto es que en la sentencia atacada se ha omitido una auténtica consideración de la responsabilidad subjetiva que. 2. y mirando por el espejo retrovisor . fs. dispuso el rechazo de la demanda (fs. 1109 del Código Civil. bastaría para disponer la anulación de oficio del pronunciamiento de conformidad con reiterada doctrina de esta Corte (conf.660. 1113 del aquel cuerpo legal).

y escuchó un golpe que le hizo accionar los frenos. cumplía tareas por encargo de su principal.184.Luego.III. a tenor del encuadre dado al reclamo. si el conductor venía mirando hacia el lado opuesto a aquél por el que se desplazaba el trabajador accidentado. y eso fue lo que provocó las lesiones padecidas. He dicho que. sobretodo respecto de la trascendencia que se adjudicó a la ubicación en que quedó. pudiendo la propia actividad laboral constituirse en factor de causación porque en el ámbito del art. apreciadas en conciencia (en los términos del art. además. Las leyes de la mecánica y la física explican en términos apropiados que un cuerpo (como el del actor). . 1113 del Código Civil no cabe una interpretación estrecha de dicho concepto (ver también causa L. 44. si un testigo pudo ver que el cuerpo de la víctima estaba sobre el asfalto a un metro al costado del camión. trascendiendo el puro concepto físico del término "cosa". sin más. 356 vta. hay algo que resulta indudable (en esto. en la mayoría de los casos. Ante ello no puede aseverarse. y a la de éste respecto de la bocacalle. aunque en minoría. en tanto dependiente de la demanda. correspondía concluir en que no existe correspondencia entre el relato volcado en la demanda y los dichos de los testigos presenciales y directos (ver veredicto. la nota del codificador a este artículo es sumamente ilustrativa y anticipa los inconvenientes de tal vocablo. etc. no puede considerarse serio indicio de mendacidad o de inexactitud que no se condiga con lo expresado en la demanda.Esto puede ampliarse con otros aportes. etc./362). resulta notoriamente provocadora de riesgos o peligros. además de las circunstancias de tiempo.). A la parte demandada. no cabe omitir la ponderación razonada de la incidencia que posea la tarea desempeñada por el trabajador.653). 2311. sent. 361 vta. al intentar subir al estribo izquierdo de la cabina.tanto por la parte demandada como por la citada en garantía. 1113 del Código Civil. luego del accidente. En función de todo ello la demanda fue rechazada. 4.Ante ello (siempre según la mayoría del tribunal). como enseguida explicaré) la cual. para terminar asegurando que no se pudo establecer cómo se produjo la mecánica del siniestro. y otras posteriores). sólo resultan disímiles y. luego de dar contra un obstáculo parcial aparecido en su camino (el camión. fs. no puede inferirse de esa declaración que la versión según la cual fue embestido con la parte posterior del mismo móvil sea falsa.De todo ello corresponde inferir. la misma mayoría asentó que la 'cosa' propiedad de la empleadora no ocasionó per se el daño. éste ha recorrido una cierta distancia que lo ha alejado del sitio preciso en que se produjo aquel golpe. resbaló y cayó. ley 11.III. 69.690. Así. 1113 del Código Civil. accionados los frenos y respondido los mecanismos respectivosqueda detenido por completo el camión. sea en su parte posterior o en su lateral).877.Soy de opinión que. hay acuerdo entre los miembros del tribunal). quedando así afectado el nexo de causalidad y fallando el principio de imputación (ver fs. para así disolver el nexo causal. Tal aserto omite evaluar que los móviles (sea el camión o el propio cuerpo del trabajador) no quedan automáticamente detenidos en el instante mismo de ocurrir la embestida y clavados en el lugar en que ella ocurriera. debe considerarse que durante el lapso que va desde la ocurrencia del impacto que llama su atención hasta el momento en que ocurrida la reacción del conductor. y es que el hecho ocurrió mientras Ferreyra. causa L. ya en la sentencia. Así. Llegados a este punto es impostergable reeditar la postura que. como en lo anterior. sufre una serie de desplazamientos que atienden a las nuevas fuerzas actuantes y que lo trasladan hacia otro lugar diferente de aquél donde ocurrió el encontronazo.De similar manera. por cuanto en la provocación del daño ha intervenido una cosa (interpretando este término en toda su extensión. el hecho del propio damnificado). que si el cuerpo quedó al costado es porque la víctima trató de ascender por ese lado. 72. concentrados en ese discurrir. no tiene la misma significación que cuando el mismo lo usa para modificar el art. a fin de extraer el sentido y orientación del razonamiento de la mayoría del tribunal de grado.. he sostenido en anteriores pronunciamientos (conf. el que el cuerpo hubiera quedado a un costado del camión. causa L. En primer lugar. que resultan de aplicación las previsiones del art. cuando se ha asegurado que la víctima fue golpeada con la parte posterior. ni tuvo el carácter activo que se pretendió al demandar. sentencia del 10-IX-2003. Y también es incuestionable -porque las versiones de las partes coinciden en este aspectoque en el hecho acaecido participó un camión perteneciente a la empresa recolectora. el cuerpo del actor con relación al camión. a saber: Ferreyra se encontraba al costado del camión y. le correspondía acreditar la alegada culpa de la víctima (en realidad. con sentencia del 30-V-2001. partiendo de tales bases. atendiendo a las defensas esgrimidas. 3. condiciones climáticas. Precisamente. Y es lógico pensar que esa misma palabra "cosa" tuvo otro significado diferente cuando la usó Vélez Sarsfield en la redacción originaria del Código. tales diferencias resultan explicables. 81.Por confusa que sea la relación de los hechos que se realiza en la demanda y por poco que aporte la prueba producida.). lugar. del 5-XII-2001. d). He considerado apropiado resumir algunos pasajes tanto del veredicto como de la sentencia. el término 'cosa' utilizado por el legislador de la reforma de 1968 en el art. los magistrados que hicieron mayoría consideraron contradictorias declaraciones que.

deberá hacerse lugar al recurso extraordinario interpuesto. López Cabana. Todo esto me lleva a considerar que el recurso extraordinario deducido por el actor debe ser admitido.III. todo lo que lleva a un debilitamiento de las conductas adecuadas.505. 6. de 1968) (no es mala pregunta aquella que plantea si el trabajo es una forma de fuerza natural. del 12-X-1993.es una cosa en el sentido actualmente obvio de la palabra. 61.Siendo esto así. causa L. 1113 y concs. sino todo lo que en la naturaleza escapa a esta apropiación exclusiva: el mar. De la misma manera. de donde se deriva que deben quedar incluidas en las previsiones del art. aplicables al caso de autos. el ruido -carente de entidad corpórea. sent. o que lo habría atropellado al retroceder (esto. 1113 del Código Civil. A. el sol. llevada a cabo en un día lluvioso. fuera necesario ampliar el campo de referencia semántico/jurídico que Vélez había otorgado a la palabra "cosas". la más conspicua doctrina ya considera a ese nuevo significado como demasiado estrecho. sent. ley 17. o la información hipervinculada. como también lo es el ambiente laboral. quedando así equiparadas a las 'cosas' a que esa norma se refiere.esa prohibición hubiera sido comunicada fehacientemente al trabajador.Tanto aquella flexibilidad indefinida como los avances tecnológicos hicieron que. arrojando las bolsas dentro del camión que lo golpeara (o contra el cual golpeara). etc.No probado que existiera prohibición alguna de ascender al estribo lateral. De allí que la presunción de que el daño sufrido es imputable al empleador demandado -titular del vehículo y responsable de disponer la forma en que el trabajo debía ser llevado a caboincline la decisión de este pleito en su contra. puede verse especialmente Genaro Carrió. para incluir en él a la energía y a las fuerzas naturales susceptibles de apropiación (dec. y según ya adelantara: a la hora de realizar la interpretación operativa que funcionalmente nos corresponde. se torna irrelevante). Si cuanto dejo expuesto es compartido por mis colegas -y sin perjuicio de la ya referida ausencia de tratamiento de la atribución de culpa a la demandada-. A partir de tales bases debieron ser considerados los hechos de la causa. entre las que se inscribe. del 24-II-1996. con las presunciones que ello acarrea. debiendo -en consecuencia. del Código Civil. antes de cumplirse cuarenta años de aquella importantísima reforma. con seguridad. 1078. deben ser incorporadas al concepto de riesgosas. etc. una eventual falla o la distracción en el cumplimiento de la labor encomendada (conf. he de sostener que el vocablo 'cosa' se extiende para abarcar. 51.casarse la sentencia recurrida en tanto en ella se desestima el reclamo de indemnización de los daños y perjuicios irrogados por el accidente sufrido por quien demanda. en la actualidad. 1113 (entre muchos. y reconocidos autores se hallan contestes en aceptar que también las actividades riesgosas ingresan en el ámbito del art. 1113 del Código Civil. Abeledo Perrot. a la luz de lo demás. la defensa esgrimida por la demanda queda sin sustento fáctico. en la flexibilidad indefinida de sus acepciones. etc. las tareas específicas del trabajador y la actividad laboral toda. y ello acarrea actitudes maquinales por parte del trabajador. no sólo los objetos que pueden ser la propiedad del hombre. al evaluar la conducta de un trabajador víctima de un accidente de trabajo. causa L. aumentada. Ahora. Es que una tarea. la mecanización de su ejecución. Alterini y R. etc. "Temas de responsabilidad civil". 3° Ed. en los términos de los arts.III. sin lugar a dudas. el aire. declarando la procedencia de la acción y remitiendo las actuaciones al Tribunal de origen . el que debió ser integralmente concedido. ni que -de haber existido.IV. la confianza ganada por el logro repetidamente obtenido. 1995). Tales consideraciones son. provoca un acostumbramiento a los riesgos que implica. 1069. comprende en verdad todo lo que existe. Buenos Aires. A.711. o lo sea la propia actividad llevada a cabo en circunstancias climáticas tales que sólo podían contribuir a aumentar los riesgos inherentes. Dice Vélez: "La palabra 'cosas'. un siglo después. actitud que le había sido prohibida) el demostrar acabadamente la ruptura del nexo causal que se presume entre el daño probado y la actividad (riesgosa) del recolector de residuos. Mas como objeto de los derechos privados. debemos limitar la extensión de la palabra a lo que puede tener un valor entre los bienes de los particulares". lo cierto es que el hecho juzgado cae bajo la órbita del art. que se valora mediante el salario). A ello puede aún agregarse que. Bs. 1986). se tendrá principalmente en cuenta que en ella influye preponderantemente el carácter rutinario de la tarea.). 1068. siendo aquella la normativa cuya utilización correspondía como óptica interpretativa apropiada: sea la cosa riesgosa el camión contra el que habría golpeado el actor.. pesaba sobre la demandada (quien afirmó al contestar la demanda que el accidente ocurrió cuando el trabajador intentó subirse al estribo lateral o pescante. En otras palabras. "Notas sobre el derecho y el lenguaje". repetida una y otra vez.mostrando que tiene una acepción 'común' y otra estrictamente jurídica. 5. Si a ello se agrega que cuando esas tareas pueden generar un resultado dañoso.984. As. atendiendo a la textura abierta que presenta el lenguaje del derecho (al respecto.

: EDUARDO NESTOR DE LAZZARI .Voto. por la afirmativa.LUIS ESTEBAN GENOUD HILDA KOGAN GUILLERMO LUIS COMADIRA.Notifíquese y devuélvase. determine el quantum indemnizatorio de conformidad a las pautas que surgen del veredicto y que se desprenden de este pronunciamiento. Roncoroni. integrado según corresponda. ley 17.C. 118. pues.Con lo que terminó el acuerdo.418). Genoud y Negri.para que. conforme lo determinado en el punto IV de la votación precedente. Las costas de ambas instancias serán a cargo de la demandada y su aseguradora.C. 289. ley 11..653.//Fdo. 19. 19. Costas de ambas instancias a cargo de la demandada y su aseguradora.P. C. ley 17. Secretario . esta última en la medida de la extensión de su responsabilidad (arts. ley 11. dictándose la siguiente SENTENCIA Por lo expuesto en el acuerdo que antecede.. votaron también por la afirmativa.653 y 118.Los señores jueces doctores Kogan.HECTOR NEGRI -FRANCISCO HECTOR RONCORONI . esta última en la medida de la extensión de su responsabilidad (arts.418). se hace lugar al recurso extraordinario traído. por los mismos fundamentos del señor Juez doctor de Lázzari.