Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán

Asignatura:

Salud y Nutrición
El consumo de las grasas

Catedrático (a):

Lic. Jaime García.

Carrera: Informática Educativa Sección “B” Alumno: Alma Rosa Padilla Carolina Ochoa Oscar Mauricio Flores Helder Baudilio Martínez Norlan Rolando Hernández
Lugar y fecha:

Yoro, Yoro Sábado 28 de Abril de 2012

INTRODUCCION

Uno de los principales nutrientes en los alimentos son las grasas, también conocidas como lípidos, que son esenciales para el buen funcionamiento del organismo, por ser los principales proveedores de energía de los organismos, las grasas son compuestos formados por carbono, oxígeno e hidrógeno y una molécula de glicerol, insolubles en agua, unidos a una, dos o tres moléculas de ácidos grasos, que son sus constituyentes específicos.

OBJETIVOS

Dar a conocer la importancia de las grasas en nuestra alimentación, al igual que las limitaciones que se deben tener en el consumo de estas. Sus requerimientos en nuestra dieta. Mostrar las funciones de las grasas en nuestro organismo. Las recomendaciones en el consumo de grasas.

  

El consumo de grasa en la alimentación Las grasas, también llamadas lípidos, constituyen la mayor fuente de energía de los organismos. Las grasas aportan 9 calorías por gramo, más del doble de lo que le corresponde a los carbohidratos y a las proteínas. Cuando las grasas están unidas a tres moléculas de ácidos grasos constituyen los llamados triglicéridos. Estos constituyen grasa que se va acumulando en las paredes de los vasos sanguíneos y en el hígado, obstaculizando el paso de la sangre, esto trae como consecuencia enfermedades circulatorias.

El Colesterol

Se puede describir el colesterol como una sustancia similar a la grasa y la cera. Es producida en el organismo por el hígado y es necesaria para muchas funciones que se realizan en el cuerpo humano.

El colesterol es beneficioso para el organismo sólo cuando existe en cantidades adecuadas para cumplir sus funciones. Pero es sumamente dañino cuando sobrepasa su nivel normal, porque se almacena en el interior de las arterias y vasos sanguíneos, en forma de placas que se adhieren y van estrechándolas, haciendo cada vez más difícil el flujo de sangre desde el corazón y hacia él. Aunque en algunos casos el exceso de colesterol en la sangre se debe a una deficiencia en el funcionamiento del hígado, generalmente este problema tiene

como base el consumo inadecuado de alimentos que contienen estas sustancia en grandes proporciones. Clasificación de las grasas Las grasas se pueden clasificar en 3 grupos, desde el punto de vista biológico, según su origen y de acuerdo a su presencia en la dieta.

Desde el punto de vista biológico se clasifican según los átomos de carbono que contengan:  En saturadas: Las grasas saturadas se caracterizan por tener todos los átomos de carbono unidos de manera sencilla y formando cadenas bastante largas, además, todos los átomos de carbono están saturados de hidrógeno. Las grasas saturadas aumentan el colesterol en la sangre.

Este es el tipo de grasa más peligrosa. Una de sus características es que se mantiene dura aún cuando se encuentra a temperatura ambiente, es decir, las grasas saturadas sólo se derriten cuando se eleva la temperatura. Al cambiarles la temperatura, estas grasas se vuelven dañinas para el organismo. Las grasas provenientes de la carne, leche, productos lácteos, aceite de coco y palma y algunos productos de repostería son fuente de grasas saturadas.

En no saturadas: también llamadas insaturadas, son aquellas en las que los átomos de carbono se enlazan doblemente, además, no todos los átomos de carbono están saturados de hidrógeno. Estas grasas cumplen una función muy importante en la alimentación humana, pues algunas de ellas no pueden ser elaboradas por el organismo, siendo por tanto

esenciales en la alimentación.Las grasas insaturadas se clasifican a su vez en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Las grasas monoinsaturadas se forman cuando en el ácido graso faltan sólo un par de átomos de hidrógeno, en cambio las grasas poliinsaturadas se forman cuando en el ácido graso faltan varios pares de átomos de hidrógeno. Estas grasas poseen niveles muy bajos de colesterol. Se caracterizan externamente porque se mantienen en estado líquido a temperatura ambiente. El consumo de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas ayuda a disminuir el nivel de colesterol en la sangre, cuando sustituye a las grasas saturadas en la dieta. El aceite de oliva, los aceites vegetales, nueces y pescados son fuente de grasas poliinsaturadas. Las grasas monoinsaturadas están contenidas en el maní, aceite de oliva y aguacates. Se ha comprobado que el consumo de grasas monoinsaturadas prolonga el promedio de vida de la población.

Monoinsaturadas

Poliinsaturadas

De acuerdo a su origen, las grasas se clasifican en grasas animales y vegetales. Las grasas de animales son ricas en grasas saturadas y por lo tanto en colesterol, especialmente las provenientes de mamíferos como el cerdo y la vaca. Las grasas provenientes de otros grupos de animales, como peces, contienen ácidos grasos. Los alimentos lácteos también están cargados de grasas saturadas: leche completa, quesos duros, mantequilla y natilla.

Grasas animales

Los aceites vegetales provenientes de semillas como el maíz, el girasol y el ajonjolí, tienen un alto contenido de ácidos grasos esenciales, por ello es importante y conveniente que se consuman. Grasas vegetales

Funciones de las grasas en el organismo:

      

Las grasas son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo, proporcionan los ácidos grasos esenciales que el cuerpo no puede producir y sólo puede obtener a través de los alimentos. Las grasas ayudan al desarrollo infantil. Controlan la presión, inflamación, y otras funciones del cuerpo. Sirven como almacén para las calorías extras del cuerpo. Son una fuente importante de energía Ayudan a mantener una piel y cabello saludables Mantienen los órganos del cuerpo en su posición. Desempeñan un papel importante en el sabor que dan a las comidas.

Recomendaciones en el consumo de grasa Muchas personas se preocupan por el efecto de las grasas en la salud. La preocupación se basa en la cantidad de grasa que se consume y el tipo de grasa que debe consumirse. Es importante reconocer que el colesterol y otras grasas que se almacenan en las paredes de los vasos sanguíneos pueden tener un efecto negativo en la salud. Estos depósitos bloquean la circulación de la sangre, por lo tanto una medida importante de prevención es el limitar el consumo de colesterol y de grasas.

El cuerpo produce colesterol, además las personas lo ingieren cuando consumen ciertos alimentos, el consumo excesivo de alimentos que contienen colesterol puede aumentar su concentración a niveles preocupantes.

Por esta razón es importante limitar la cantidad total de colesterol en la sangre, controlando el consumo de alimentos que lo contienen. Estos alimentos cuya cantidad se puede reducir son los productos lácteos, huevos (la yema), carnes y aves. Es esencial tener presente que las grasas contienen más del doble de calorías que los carbohidratos. No importa el tipo de aceite, todos contienen el mismo número de calorías, lo importante es seleccionar los aceites monoinsaturados o poliinsaturados y limitar la cantidad de todo tipo de grasa y aceite que se use.

Las grasas saturadas también afectan el buen funcionamiento del corazón. Estas grasas son sólidas y forman parte de las carnes, las aves, y los productos lácteos,

CONCLUCIONES 

Las grasas constituyen la mayor fuente de energía de los organismos. Sin embargo, es importante limitar la cantidad de todo tipo de grasa y aceite que se use. Debemos mantener los triglicéridos y el colesterol en sus niveles normales, para evitar problemas circulatorios.

Es recomendable preferir los alimentos compuestos por grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas. De este modo se debe sustituir las grasas animales por aceites vegetales.