You are on page 1of 2

Lacan

:

“Intervención sobre la trasferencia”

Hay una primacía de la relación de sujeto a sujeto en todas las reacciones del individuo en cuanto que son humanas y la dominancia de esta relación en toda puesta a prueba de las disposiciones individuales, ya se trate de una prueba definida por las condiciones de una tarea o de una situación. Es en esta relación de sujeto a sujeto donde se desarrolla la experiencia psicoanalítica. El sujeto se constituye por un discurso donde la mera presencia del psicoanalista aporta, antes de toda intervención la dimensión del dialogo. El psa es una experiencia dialéctica, y esta noción debe prevalecer cuando se plantea la cuestión de la nat de la trasferencia. En el caso de Dora se presenta por 1era vez la experiencia nueva de la trasferencia, a partir de la cual Freud reconoce que hay una parte de ella en el análisis. Es la 1era vez que Freud da el concepto del obstáculo contra que ha venido a estallarse el análisis bajo el término de la trasferencia. Define en términos de pura dialéctica la trasferencia. Ubica tres momentos de inversión dialéctica que Freud tuvieron lugar durante el tratamiento con Dora, que dieron lugar a sus correspondientes desarrollos de verdad: 1º desarrollo de verdad: Dora queda entregada sin defensas a los galanteos del señor k, ante los cuales su padre hace la vista gorda por su propia relación con la señora k. La convierte así en objeto de intercambio. Dora dice: “estos hechos están ahí, proceden de la realidad y no de mi. Que quiere usted cambiar en ellos?”. A lo cual Freud responde: 1º inversión dialéctica: “mira cuál es tu propia parte en el desorden del que te quejas” 2º desarrollo de la verdad: no es solo por el silencio sino gracias a la complicidad de Dora, bajo su protección vigilante, como pudo dar la ficción que permitió prolongarse a la relación de los 2 amantes. No solo se ve la participación de Dora respecto de los halagos del señor k, sino que sus relaciones con los otros participantes se plasman en una circulación de regalos preciosos (carencias de prestaciones sexuales), las cuales parten de su padre hacia la señora k y retorna a ella por medio de su relación con el señor k. Al mismo tiempo, la relación edíipica se revela constituida en Dora por una identificación con el padre, que ha favorecido la impotencia sexual de este, experimentada además por Dora como idéntica a la prevalencia de su posición de fortuna. Esta identificación se trasparenta en todos los síntomas de conversión presentados por Dora y su descubrimiento inicia el levantamiento de muchos otros. 2º inversión dialéctica: ¿Qué significa los celos manifestados por Dora ante la relación amorosa de su padre?

le sería necesario realizar esa asunción de su propio cuerpo. Frued no vé la determinación de la afonía de Dora durante las ausencias del sr k. al mismo tiempo. K (su cuerpo blanquísimo). En ella. que expresa el violento llamado de la pulsión erótica oral en el encuentro a solas con la sra K. sino que enmascara un interés hacia la persona del sujeto-rival. Para tener acceso a este reconocimiento de su femineidad. sin velos. no un individuo sino un misterio. Freud percibió la pregunta a la que llevaba este nuevo desarrollo:¿Cuál es el motivo de la lealtad de Dora hacia la sra K . De esa matriz imaginaria ya partir de automatismos de repetición desarrollados en su vida. formada a partir de una imagen lejana de su primera infancia. el misterio de su propia femineidad. Es aquí. sin que haya necesidad de invocar la percepción de la fellatio sufrida por el padre. la oreja al hermano. Es decir . en el 2º sueño. de donde surge: 3º desarrollo de la verdad: la atracción fascinada de Dora hacia la sra. tal como aparece. que la lleva a guardarle el secreto de su relación con su padre? Con este secreto se llegará a la siguiente inversión dialéctica: 3º inversión dialéctica: Es la que dá el valor real del objeto. . y tironeándole. que es la sra K para Dora. un año y medio mayor que ella. a falta de la cual permanece abierta a la fragmentación pulsional (referencia con estadio del espejo). donde se presenta la matriz imaginaria. se presenta chupándose el pulgar izquierdo. la mujer y el hombre. con la mano derecha. interés cuya naturaleza se expresa en forma invertida.Freud observa que no es el objeto de los celos el que dá sus verdaderos motivos. devienen lo que significan para ella ahora. que constituye los síntomas de conversión. La mujer es el objeto imposible de desprender de un primitivo deseo oral y en el que sin embargo es preciso que aprenda a reconocer su propia naturaleza genital.