You are on page 1of 26

Mundialización de la ciencia y cultura nacional

A. Lafuente A. Elena M. L. Ortega
(Editores)

Ediciones Doce Calles

Madrid

Este material se utiliza con fines exclusivamente didácticos

SUMARIO
Un diálogo a tres bandas........................................................................................................................ 15 A. Lafuente, A. Elena y M. L. Ortega.

PRÓLOGO La tradición de la historiografía de la ciencia y su coyuntura actual: los condicionantes de un congreso......................................................................................................... 25 José M. López Piñero.

PARTE I. PERSPECTIVAS DEL NUEVO MUNDO What Columbus «Saw» in 1492 by Bernard Cohen .............................................................................. 53 Victor S. Thomas. Cartografía y cosmografía en la época del descubrimiento ................................................................... 67 Víctor Navarro Brotóns, Cartography and cosmography in the age of Discovery. The Measure of the Earth from Ptolemy to Columbus .......................................................................... 75 Helen Wallis. Projections of maps of fifteenth and sixteenth century European discoveries....................................... 81 Norman J. W. Thrower. La «Academia de Matemáticas» de Felipe II y la enmienda de los instrumentos de marear ................ 89 Mariano Esteban Piñeiro. Los ingenieros y la cosmografía en España en los siglos XVI y XVII.................................................. 97 Nicolás García Tapia. Minería americana y minería europea, 1750-1820: una perspectiva comparada................................. 105 Julio Sánchez Gómez y Guillermo Mira Delli Zotti. Ottoman Views of America and American things in the Ottoman Empire ......................................... 105 Thomas D. Goodrich. La ruta Salvador-Calicut. Un encuentro entre dos mundos ................................................................. 123 Ana María Alfonso-Goldfarb. Colonizing the New World and the roots of modern science .............................................................. 133 Robert Kargon. La configuración de las periferias científicas: Latinoamérica y el mundo islámico............................ 139 Alberto Elena. América y el mundo islámico en las descripciones naturales y políticas en España (siglos XVI y XVII) ............................................................................................. 147 Miguel Angel de Bunes Ibarra. El nuevo mundo en las crónicas de los viajeros árabes ....................................................................... 161 Nieves Paradela Alonso.
2

...... and the «New World» orijins of Freud's fetishes................. 1943-1960...................................................................... Astronomy in the viceroyalty of Peru..... 185 G.............................. 297 Philip C..................... Knoespel................................. science............................................... 269 Emilio Quevedo V....... 363 Thomas F Glick.......................... Introducción de las teorías newtonianas en el Río de la Plata ............................ Omar Moncada Maya.............. 235 Carlos Contreras y Guillermo Mira. J... 259 Virginia González Claverán... González Bueno.............Deciphering the barbarians: Ovid's metamorphoses at the assimilation of the New World.... El conflicto entre tradiciones científicas modernas europeas y americanas en el campo de la medicina en la América Latina colonial .............. Difusión e institucionalización del sistema linneano en España y América........ Introducción del sistema linneano en el virreinato del Perú .................................... FORMACIÓN DE COMUNIDADES CIENTÍFICAS NACIONALES Establishing scientific disciplines in Latin America: genetics in Brazil.............................................................. Las políticas botánicas metropolitanas en los virreinatos de la Nueva España y del Perú......... Matutaray: un hawaino en Nueva España.......................... 173 Kenneth J...................... PARTE III....................... 251 Manuel Lucena Giraldo................................................ 341 Eduardo Estrella........ 307 Celina A....................... ÉLITES COLONIALES E ILUSTRACIÓN Ciencia e independencia en la América española .... Difusión de la mecánica newtoniana en la Nueva España..... Lértora Mendoza....... Política científica y expediciones botánicas en el programa colonial español ilustrado.................. 3 ... Rousseau........... PARTE II............ S........ Magic............. 195 José Luis Peset......................... Los experimentos agrícolas en la Guayana española (1784-1789)......... 331 F........................ 179 Jaime Vilchis..................................................................... 287 Patricia Aceves Pastrana......................... Ciencia en acción: ingeniería y ordenación del territorio en Nueva España en el siglo XVIII.......... 349 Miguel Angel Puig-Samper.. 219 J..... Simbolización e historia natural en la Iberomérica colonial...................... Puerto Sarmiento y A..... Keenan...... Transferencia de tecnología minera de Europa a los Andes ................... 325 María de la Paz Ramos Lara y Juan José Saldaña.................. .............................

....................... o Instituto Histórico e Geográfico Brasileiro como espaço institucional para as ciencias natrurais durante o seculo XIX ............................................ El asociacionismo científico en Iberoamérica................................................................................. Plague........................................ 377 María Amélia M............... 409 Horacio Capel......... La Sociedad de Naturalistas Neogranadinos o la invención de una tradición .......... Dantes... 1840-1860 ........ 545 4 ...... 449 Silvia F de M.................... La Berge................................. Alvarez. La Academia de Ciencias Físicas.. 505 Caroline Hannaway..... 461 Leoncio López-Ocón Cabrera....................................... NATURALEZA........................................................... 429 Leonel Rodríguez Benítez................ La geografía en México independiente. Associativismo científico no Brasil..........Universalismo e ciencia no Brasil no final do seculo XIX ....... 1740-1790.... 391 Antonio Moreno y José M... 539 Ann F....................... La ciencia española contemporánea: del optimismo regeneracionista a la exaltación patriótica .......... 1824-1835........ 527 Joy Harvey....... 495 Nancy Leys Stepan.............................. 483 João Carlos Vítor Garcia............. Cultural nationalism and tropical fevers: models of colonial medicine in the American South........ 471 Yajaira Freites......................... O Brasil e a modernidade cientifica.................................................. Sánchez Ron............................................. 511 John Harley Warner............................. Medio siglo de actividades científicas de la Sociedad Geográfica de Lima ..... La necesidad de un enfoque globafizador....................... 519 Molly Sutpben.... el Instituto Nacional de Geografía y Estadística............ Astronomy in Chile.... Figuerôa.. 399 H.......................................... Matemáticas y Naturales de Venezuela (1917-1979): ¿una realidad aparte de la ciencia?............ 439 Diana Obregón.................. SALUBRIDAD Y CULTURA URBANA Tropical nature as a way of writing ........................................................ 1849-1964 ...................................................... race and segregation: British colonial response to contamination in Cape Town........................................................... Distinctive or derivative? The French colonial medical experience. Comparative perspectives on European science and New-World societies: a comment... PARTE IV........... The conquest of Algeria and the discourse on public health in France ............. Types an races: the politics of colonialism and anthropology in the nineteenth century..............

.................. Entre la modernidad y el estereotipo: visiones norteamericanas de las ciencias médicas latinoamericanas ............. Raza.................. La ciudad higiénica entre España y Latinoaméroica ........................ 1890-1920 ............................. 599 George Basalla................................................................................................ Peard................................James E.................. 707 Owen Gingerich. Swedish science and de New World...... Tropical medicine..................... aspectos de la mundialización de la ciencia........................................................................... 67 Daniel R... McClellan III....... society and race: the case of the Escola Tropicalista Bahiana.. 1881-1927 ........ Vessuri 5 .. Two astronomical jewels from Peru................ British technology in India and Latin America: domination and dependence.................................. 1870-1940........... Intercambios internacionales y estilos nacionales periféricos................................. Harvard College Observatory's Boyden Station in Peru: origin and formative years................................................ 715 Antonio E....................... DINÁMICA MUNDIAL DE LA CIENCIA The spread of western science revisited........ 619 Pär Eliasson & Sverker Sörlin.................. 1879-1898 ....... 573 Eduardo A............ Ciencias puras y prestigio nacional....... c................................... Headrick......................................... Zimmermann............................ medicina y reforma social en la Argentina....................................................................................................... Cultural imperialism in old republic Rio de Janeiro: the urban renewal and public health project................. 659 Karel Davids.......... Evolución de las técnicas de acuñación de moneda en el México colonial... 635 Patrick Petitjean.. Locality and science: myths of centre and periphery... Scientific relations as a crossing of supplies and demands of science: Franco-Brazilian cases............ Brazil....... 605 David Wade Chambers........... PARTE V................................. 651 Ramós Sánchez Flores.............. 689 Howard Plotkin......... 555 Teresa Meade........... Ten............. 1860-89........ siglos XVI-XVII........ 563 Julyan G............................ Sources of technological change in the Dutch Guíana........ 1670-1860 ........ 725 Hebe M................... Astronomía colonial y astronomía republicana en Sudamérica.. 587 Diego Armus........... C.. 679 Marcos Cueto..............................

......................................................................................... 735 Roy MacLeod.................................................... DIRECTORIO ................................... 745 6 ....................................................... 739 PROGRAMA ..............................................................................The worldwide diffusion of science..........................................................

como es lógico. Universidad de Valencia-CSIC INTRODUCCIÓN El congreso «Ciencia. Conviene puntualizar que me estoy refiriendo a un tipo de reunión de características muy determinadas. ya que. Desde este punto de vista. Ambas reuniones deben considerarse como excepcionales por la calidad de sus participantes y la altura media de sus ponencias y comunicaciones.los congresos generales y masivos eran considerados despectivamente como acontecimientos residuales. sino también la más importante que ha tenido lugar en nuestro país desde que tuvo lugar en Barcelona el IX Congreso Internacional de Historia de las Ciencias. tanto si se llaman «symposia» u otras designaciones equivalentes. que ocupan una posición marginal en el proceso de producción y consumo de la información de prácticamente todas las disciplinas. que permanecen olvidadas e intactas en los estantes de las bibliotecas privadas o institucionales. López Piñero Instituto de Estudios Documentales e Históricos sobre la Ciencia. el IX Congreso de la Académie Internationale d'Histoire des Sciences que se celebró en 1959 en Barcelona corresponde al final de una época. La razón de este abandono y la falta de interés que lo motiva reside en el hecho de que los congresos generales y con un gran número de asistentes constituyen una forma obsoleta de comunicación científica. cuidadosamente planificadas y protagonizadas por especialistas invitados por los organizadores. En el polo opuesto están las reuniones monográficas. asociada. Descubrimiento y Mundo Colonial». la organización conjunta por las asociaciones española. Ya durante los años cincuenta y sesenta. en el ambiente historicomédico centrocuropeo donde me formé -uno de los más sólidamente institucionalizados que ha tenido mi especialidad. que convierten sus actas en publicaciones de auténtico interés para los especialistas. los congresos científicos fueron una novedad en el período romántico. Como es sabido. protagonizados por aficionados y personas con afición a viajar. el congreso «Ciencia. Las del congreso de Barcelona han sido citadas con frecuencia a lo largo del tercio de siglo transcurrido y estoy seguro de que otro tanto va a suceder con el presente volumen. desempeñando el «Naturphilosoph» alemán Lorenz Oken el papel de principal promotor inicial.LA TRADICIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA DE LA CIENCIA Y SU COYUNTURA ACTUAL: LOS CONDICIONANTES DE UN CONGRESO José M. la degradación de este tipo de congresos se ha acentuado notablemente hasta llegar a su actual marginalidad. por supuesto. y la situación de la disciplina en la última década del siglo XX. sobre todo cuando está adecuadamente integrado en el conjunto de los mecanismos de comunicación científica actualmente vigente. Su era dorada puede situarse en las décadas de transición del siglo pasado al actual. a comienzos de septiembre de 1959. latinoamericana y norteamericana de historia de las ciencias. Parece oportuno que comentemos brevemente sus tres condicionantes básicos: el encuadre dentro de las actividades en torno al quinto centenario del descubrimiento de América. Ello contrasta con el triste destino de la inmensa mayoría de las actas de los congresos de tipo masivo. No hace falta decir que este segundo tipo sigue desempeñando un notable papel. a partir de la época de entreguerras. a los que solamente en contadas ocasiones acudían los profesionales serios. mientras que el recogido en las presentes actas se ajusta a la realidad actual de la comunidad historicocientífica internacional. a la generalidad de los temas y a la condición masiva. 7 . Descubrimiento y Mundo Colonial» no solamente ha sido la principal reunión científica de nuestra disciplina celebrada con motivo del quinto centenario del descubrimiento de América. Desde entonces. los nuevos medios y patrones de comportamiento de la comunicación científica los ha ido arrinconando y vaciando de utilidad. A él corresponde. como si continúan titulándose congresos. una de las cuales es el acceso abierto a cualquier participante.

tanto en su variante imperialista como en su versión reivindicativa o defensiva.la aportación española en los terrenos de la erudición. Un siglo más tarde. por ejemplo. ¿es tolerable aceptar la imagen mitificada de las culturas indias precolombinas que las presenta como paraísos idílicos? Los ensayistas apegados a los lugares comunes siguen dándole vueltas a la obra de Bartolomé de Las Casas. La conciencia política y cultural de los amerindios. Darwin o Newton. En 1892 -seis años antes de 1898. pero el peso desmesurado que ha alcanzado últimamente invita a una reflexión en torno a sus consecuencias y motivaciones. que recorrió Nueva España desde 1570 a 1577. Su juicio es coherente con su ideología de seguidor del humanismo erasmista. Se trata de un hábito muy antiguo. la conmemoración de los centenarios de personalidades como Copérnico. Hispanoamérica es una expresión reservada a «creyentes». La misma palabra descubrimiento ha dejado de ser cómodamente aceptable. pero dicha imagen aparece también. plumas de aves hermosísimas. que a veces utilizan ocasionalmente. de acumular grandes 8 . las publicaciones de prestigio y la divulgación hizo literalmente el ridículo frente a las de Italia y otros países europeos. o al menos. pulseras y brazaletes sino hechos de flores. por puro compromiso. se ha convertido en una formidable barrera para que se supere de modo general el inmaduro enfoque que reduce la ciencia a las aportaciones de las grandes figuras. Sin embargo. no sería justo desconocer que ha permitido al mismo tiempo la realización de muchas investigaciones importantes y que lleguen a gran número de personas cuestiones antes reservadas a círculos cerrados de especialistas. políticos. protagonista de la primera expedición científica a América. intelectuales y figuras del espectáculo que hablan normalmente de Latinoamérica y se sienten «latinos». El prestigio cultural resultante de la transición democrática y de los intentos de modernización de España no puede hacer olvidar hechos tan significativos como que «hispano» sea un epígrafe inequívocamente vejatorio de algunos impresos de la administración norteamericana. a favorecer los puntos de vista consagrados. por lo que ha sido necesario hablar de encuentro y otros eufemismos semejantes. «Nación Arabe» o «Negritud». ¿Hay alguien que siga manteniendo seriamente la «leyenda rosa» del nacionalismo españolista según la cual la conquista y colonización de América por los españoles fue fundamentalmente una «noble empresa civilizadora y evangelizadora»? De forma paralela. Parece innegable que muchas veces tiende a consolidar los tópicos. si cabe de forma más rotunda y asociada igualmente a una dura denuncia de la colonización española.EL QUINTO CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA Y LOS ESTUDIOS HISTÓRICOS SOBRE LA CIENCIA Las celebraciones de centenarios y otras coincidencias numéricas del calendario están absorbiendo una parte elevada de la actividad relacionada con los estudios históricos y.hasta que llegaron a él nuestros compatriotas traídos por la naves y los vientos. que esta tierra produce copiosa y espontáneamente. telas de algodón y piedras preciosas. sobre todo. resulta mucho más claro el paso a primer plano del nacionalismo. obstaculizando el desarrollo de los nuevos horizontes de la investigación. fecha clave del nacionalismo españolista contemporáneo. rechaza no sólo cualquier perspectiva hispanizante. en el tratado sobre la historia natural mexicana del médico y naturalista Francisco Hernández. que abundaban grandemente. adquiriendo la carga negativa descalificadora que tiene el término colonialismo. y ningún valor tenían las perlas entre ellos. que impusieron de modo perdurable sus imágenes históricas desde los ambientes académicos especializados hasta los lugares comunes populares. congresos. Sin embargo. con su avalancha de miles de publicaciones de todos los niveles. como el descubrimiento de América. Colonización es hoy un vocablo que ha perdido por completo su nube retórica ennoblecedora. tan distante del indigenismo tradicional. No eran para sus habitantes de tanto precio el oro y la plata. a lo largo del tiempo transcurrido. Andaban casi desnudos y llevaban una vida dichosa sin preocuparse del mañana. En el terreno de la historia de la ciencia. la celebración de 1992 parecía ofrecer la ocasión de sacarse la espina. las reglas del juego habían cambiado radicalmente. uno de los motores fundamentales de la manipulación cínica o catatímica de las imágenes históricas. De forma parecida a «Países Catalanes». El fracaso español en la celebración del cuarto centenario del descubrimiento es un precedente negativo que ha influido poderosamente en el planteamiento de la actual conmemoración. No conocía el pueblo los collares. sino también los valores latinoamericanos de raíz criolla. constituían sus más preciadas riquezas. Cuando las celebraciones se refieren a acontecimientos de primer rango. de la difusión social de sus resultados a través de publicaciones. en la línea que conduciría a la idea del «bon sauvage» de Rosseau: «En este Nuevo Mundo no habían penetrado jamás los signos de la avaricia ni había nacido la ambición -dice en su clásico capítulo sobre el árbol del cacao. Galileo. exposiciones y medios de comunicación de masas.

y se siente avergonzado de la inscripción insultante para los musulmanes del monumento a Jaime 1 en la capital valenciana. España y Latinoamérica. 3 Trad. La cuestión es si Izard acepta hablar igualmente de asesinato masivo. 4 Cf. La mayoría de estas víctimas eran prisioneros de guerra. que fue introducida en ellos en fechas tardías. a una oposición semejante frente a la del segundo centenario de la Australia británica. Cf. Sin embargo. vivían al día. ya que los debates y síntesis recientes en torno F. que primero se pasaba por la estatua del dios y después se quemaba. respectivamente. por ejemplo. Madrid. Se enviaban hasta 15.. «La llegada de los castellanos a América en 1492 -afirma el primero.provocada por un determinado estadio en la evolución material europea significará el asesinato de millones de indios y la esclavización de la mayoría de los que sobrevivirán al sadismo de los blancos y a las enfermedades contagiosas»2. pero ello no debe hacer olvidar que exponen realidades históricas innegables. el talante ético de algunas minorías condujo recientemente. Desde este punto de vista puramente pragmático. p. Nature. cocinados y comidos»3. así como sus consecuencias positivas. por R García Carcel. Historia y opinión. y si Harris admite expresiones truculentas para describir las terribles matanzas de pueblos amerindios por sus compatriotas o. aunque también se sacrificaban de vez en cuando jóvenes. Un quinto sacerdote desgarraba el pecho de la víctima con un cuchillo de obsidiana y le arrancaba el corazón aún palpitante. Madrid. ESPAÑA Y LATINOAMÉRICA Resultan evidentes las grandes diferencias de todo tipo que separan las trayectorias de los estudios históricos sobre la ciencia en los Estados Unidos. las tres tienen una característica común: corresponden a países que permanecieron al margen del proceso de constitución e institucionalización de la disciplina. Obras Completas. 197-315.riquezas o de aumentar su patrimonio. entre la «celebración» más o menos triunfalista y la consideración de una efeméride como una ocasión convencional para promover estudios en torno a un importante acontecimiento histórico y difundir socialmente los conocimientos acerca del tema. El segundo describe cómo. aunque sea de forma refinada e inteligente. 2 Cit. La leyenda negra. 9 1 . esclavización y sadismo para referirse a la conquista de la Valencia islámica por catalanes y aragoneses en el siglo XIII y su posterior colonización. suscribe la leyenda rosada de los «pioneros». castellana. La «celebración» del quinto centenario del descubrimiento de América no es la única que ha motivado un duro movimiento de protesta. drogas y alimentos vegetales del Nuevo Mundo. 1992. me temo que los historiadores -entre ellos. un artículo de Miquel Izard publicado en L'Avent. López Piñero. «Las etapas iniciales de la historiografía de la ciencia. M. y la referencia a la religión azteca en Culture. en especial las indagaciones rigurosas que posibilite y su contribución a la educación pública. 1960-1984. Harris. revista de divulgación histórica del nacionalismo catalanista. que tuvo que ser apresuradamente eliminada en la reciente celebración del 450 aniversario del acontecimiento. J. «la víctima era sujetada por cuatro sacerdotes. siguiendo sus inclinaciones y deseos. pp. sin embargo. López Piñero. 303304. 1981. Hay que distinguir. LA CONSTITUCIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA DE LA CIENCIA Y SU INTRODUCCIÓN EN LOS ESTADOS UNIDOS. gozando con gran alegría de los máximos bienes de la naturaleza»1. Alianza. uno por cada extremidad. y tendida boca abajo sobre la piedra sacrificial. pp. 1992. los de la ciencia.. Introducción a la antropología general. por más matizaciones y contextos que necesiten. Como ejemplos extremados de las posiciones opuestas a la «leyenda rosa» de la colonización de América por los españoles y a la imagen idealizada de las culturas amerindias pueden citarse. M. en los sacrificios humanos de los aztecas. An Introduction to General Anthropology. Hernández. Conviene que recordemos sucintamente cómo se produjo el citado proceso de constitución e institucionalización y los países que le sirvieron de escenario4. M. del norteamericano Marvin Harris. en condición modesta pero tranquila y feliz. Lo que carece de sentido es pretender limitar los estudios históricos a los acontecimientos o empresas nobles y positivas. la oportunidad o inoportunidad de la conmemoración deberá estimarse examinando con toda frialdad sus repercusiones negativas. Universidad Nacional Autónoma de México. Si se admitiera este presupuesto. doncellas y niños locales. 288. «Francisco Hernández: La primera expedición científica a América». por el contrario. principalmente el freno que signifique para los estudios sobre otras cuestiones y las iniciativas oportunistas que estimule.000 personas a la muerte por año para aplacar a los dioses sedientos de sangre. J. People. Ministerio de Sanidad y Consumo. II. Puede disgustar el tono panfletario del artículo de Izard y la tendencia a lo truculento de Harris. vol. Por fortuna. Alianza. Arbor (en prensa). en Medicinas. Madrid. Los cuerpos de la mayoría de las personas sacrificadas rodaban por las escalinatas de la pirámide y eran desmembrados. México.nos íbamos a quedar sin trabajo. Invitación a recuperar su internacionalidad y su integración».

se produjo un cambio radical en la forma de enfrentarse con la información científica. Scribner. gracias principalmente a la llamada «aportación clásica alemana» encabezada por Niebuhr. vol.al tema se enfocan a menudo de modo parcial o gravemente erróneo. pp. 1958). pp. ¿Qué utilidad podremos sacar de la exhumación de teorías carcomidas o de observaciones hechas sin medios adecuados de investigación? Ello puede ser. 7 A la historia de la historiografía moderna se ha dedicado una innumerable serie de estudios. no debe ser llevada demasiado lejos. México. 1942. de acuerdo con el enfoque antihistórico de los «antecedentes» de los conocimientos del presente (Príncipes de médecine expérimentale. P. «Rilievi e considerzione sule concezione storico-mediche de Claude Bernard». Ofrecen excelentes revisiones sobre el tema. sin duda. 78. ya que solamente un número reducido de cultivadores del nuevo acercamiento siguió de modo sistemático el pensamiento de Comte. Macmillan. desde sus figuras más destacadas hasta los estudiantes6. de J. UNAM. centrada en la historia general de la ciencia. los capítulos de H. al manifestarse con toda claridad el rápido envejecimiento de la misma. los presupuestos epistemológicos e historiológicos dominantes fueron positivistas en un sentido amplio.. «Geschichte. la tendencia a la caída en desuso de las publicaciones científicas. Presses Universitaires de France. 10 5 . y de F. Historie». Saldaña (dirs. además. Clarendon Press.). de los que citaremos únicamente los libros de R. en una fecha tan significativa como 1848.. casi. junto a la biografía de grandes figuras y la historia institucional. el estudio biobibliográfico y el filológico fueron sus «modelos» iniciales. los científicos interesados por su propio pasado conectaron con la trayectoria anterior y. II. Scholtz. 6 Entre los numerosos ejemplos que pueden aducirse a este respecto citaremos solamente dos muy conocidos y representativos. 1952). La constitución y posterior institucionalización de la disciplina se realizó a través de dos grandes líneas. El pasado científico pasó a ser considerado como un tema carente de utilidad por la práctica totalidad de la comunidad científica. los científicos se habían interesado por la información procedente de cualquier época anterior para aprovecharla directamente a nivel doctrinal o práctico. Alber. Collingwood. The Nature of History. J. Desde la Antigüedad hasta entonces. Butterfield. 464-498. Savigny y Bernheim7. Petit. Oxford. como hemos adelantado. interesante para conocer los errores por los cuales ha pasado el espíritu humano en su evolución.). 21-28. Geschichtswissenschaft. pp. 1966. el comentario filológico de textos científicos clásicos y la exposición de los «antecedentes» de toda una disciplina o sobre un tema determinado5. P. Nuevas tendencias. introducción y notas por el Dr. pp. Nueva York. J. Hager y G. en P. aprovechando para el mismo el método histórico moderno entonces recientemente formulado. III. «Claude Bernard and the History of Science». desconociendo la riqueza y diversidad de los planteamientos y orientaciones que la disciplina ha tenido a lo largo de su desarrollo. 343398. .la de los trabajos modernos a fin de estar al corriente del progreso científico. 125-150. A. Historisches Wörterbuch der Philosophie. en J. Por otra parte. Cf. Medicina nei Secoli. «History and Historiography». París. Durante largo tiempo. G. A. Londres. «Los modelos de investigación historico-médica y las nuevas técnicas». Wiener (dir. 3a ed.. situándolos en el mismo plano que a sus contemporáneos. 1987. M. FCE. F. recogieron datos y expusieron doctrinas de autores que en ocasiones habían vivido muchos siglos antes. La obsolescencia cada vez más acelerada hizo que se abandonara la consulta de textos de otras épocas con el fin de obtener materiales científicos directamente aprovechables y. F. 1947). ya que su punto de partida puede situarse a mediados del pasado siglo.. que en su célebre Introduction a l’etude de la médecine expérimentale (1865) afirmó: «La literatura científica útil es. A pesar de este terminante rechazo. Raspadori. Gooch. El primero de ellos es el motín de los estudiantes de la Facultad de Medicina de Berlín. exigiendo la supresión de la enseñanza obligatoria de la historia de la medicina. Madrid. cast. Basel/Stuttgart. por ello. casi. limitándose la mayoría a defender posturas positivistas o empiristas como «filosofía espontánea». The Idea of History. UNAM. en la conjunción de un cambio radical en la forma de utilizar la información científica en la constitución del método histórico moderno. vol. México. con amplias bibliografías de fuentes y literatura secundaria. 201-219. por supuesto. Ritter (dir. Dictionary of the History of Ideas.. pero es tiempo perdido para la ciencia propiamente dicha» (trad. pp. López Piñero. Schwabe. Marwick. Como es sabido. J. Izquierdo. Wagner. 1951 (trad. Beacon. A mediados del siglo XIX. que en el nuevo contexto comenzaron a basarse en documentos de archivo. Lafuente y J. Sin embargo. G. cristalizó de hecho en torno a los saberes Cf. Historia de las ciencias. México. 1973. 3. en A. CSIC. 305). es decir. Los estudios históricos sobre la ciencia son un tipo de acercamiento al pasado científico relativamente reciente. este último cristalizó al convertirse los instrumentos de erudición que se habían desarrollado a lo largo de los siglos XVII y XVIII en armas de la investigación histórica. El segundo corresponde al gran fisiólogo Claude Bernard. Isis. La primera. Londres. En consecuencia. un crecimiento exponencial de la literatura científica con un tiempo de publicación de diez a quince años sepultó la información anticuada bajo masas de información reciente cada vez más grandes. Bernard dedicó casi un tercio de sus Príncipes de médecíne expérimentale a los «périodes evolutives de la médecine». History and Historians in the Nineteenth Century. Freiburg/München. 1987.). citaron textos. 1946 (trad. Solamente una pequeña minoría consideró interesante el estudio del pasado científico. 1959. porque aridece el espíritu y ahoga la invención y la originalidad científicas. 1974. P. El empleo de la información científica del pasado como «ciencia viva» condujo a tres formas básicas de acercamiento al pasado científico: La bibliografía. Léon Delhoume.

711. Asselin. A. V. 1948. op.. «J. en C. 504-505. Charles». Scribner. 1937. pp. López Piñero. 32. 12 Cf. C. Gíllispie. «Der alte Janus». pp. (nota 9). von Lipmann. Leipzig 1863 (Gustav H. A. X. Sarton. Ostwald. Historia de las teorías biológicas. 21. 1947. y Bibliotheca Mathematica (18841915). 14. de los alemanes Johann Christian Poggendorf y J. III. pp. «Hoefer and Chevreul». 100 vols. 11. VI. O. 188-195. cit. pero cuya contribución. Carrucio. C. Wilhelm». Bordas. E. Lebenslinien. Artelt. G. 11 Cf. en Geschichte der Medizin. M. Schelling and the History of Medicine». vol. J. «Boncompagni Baldassare». E. V. Bussemaker. 49-51. 1054. 1966. Eine Selbstbiographie. Rádl. vol. del italiano Baldassare Boncompagni. p. «Johan Ludvig Heiberg». «Hermann Kopp als Historiker».. Boutaric. La storia della medicina in Italia nel pensiero di Salvatore de Renzi. y Antonio Favaro. Dechambre. pp. Eneström. Scientia. 1970-78. 1931.G. Heischkel. 382-83.). 270. IV.. p. pp. W. 1958. vol. pp. 338-339. Artelt. O. «Abriss der medizinischen Geschichtschreibung». 1941. Archeion. pp. 1851-13) que se editó en Breslau y lego en Gotha bajo la dirección de August W. XI. pp. vol. 665). (nota 9). G. p. 11. C. y los holandeses Zacharias Franz Ermerins y Ulco C. etc. Pisa. vol. (nota 9). E. Emanuel» en C. 1142-1143. como vamos a ver. «Loria. Ranc. Stuttgart. op. hay que contar con ambas de forma equilibrada si se desea tener una perspectiva de conjunto de los estudios históricos sobre la ciencia. Historia de la medicina. cit. 406. 1. No se trataba de una mera yuxtaposición de disciplinas como la Cf. C. «Poggendorf. (nota 9). «Wunderlich versus Haeser: a controversy over Medical History». Su punto de partida suele situarse en las revistas Bulletino de bibliografía e i storia delle scienze matematiche e fisiche ( 1868-87). pp. Raeder. 1988. Gillispie. pp.. Zeuthen». 7 vols. en vol. 357. en vol. Karger. p. J. J. vol. Cantor y H. II. pp. 9. Historian of Chemistry». 1920. Journal of Chemical Education. L. K. Archivi de Storia della Scienza. 1973. 3 -12.físico-matemáticos y durante largo tiempo tendió a marginar o ignorar las peculiaridades de otras áreas. T. Barcelona. ya en la primera década del presente siglo. cit. 1922. Resulta muy reveladora de la trayectoria inicial de la nueva disciplina la polémica que en torno a ella mantuvo Haeser con Carl August Wunderlich. G. Heiberg». Biographisch-literarisches Handwörterbuch zur Geschichte der exakten Wissenschaften. Cf. Einfübrung in die Medizinhistorik. 1978. «Ostwald. «Rádl. Ferdinand Rosenberger. pp. 495-511. 1974. en manos del checo Emanuel Rádl y el sueco Nils Erik Nordenskiöld. Como hito histórico inicial puede considerarse la revista Janus. pp. Enke. incluyó aspectos extracientíficos y tuvo a menudo enfoques abusivamente iatocéntricos. J. Niels Erik». Otras áreas histórico científicas acabaron alcanzando también personalidad propia: la historia de la química. 1-5. Temkin. con la mayor parte de estos autores estuvo en directa relación el francés Paul Tannery. encabezado por Ludwig Choulant y Heinrich Haeser. 1928. 495-503. VI. 31. así como en las obras del alemán Moritz Cantor. en vol. Edelstein. pp. 1951. VIII. IV. op. París. H. 455-467. Dictionary of Scientific Biography. 367-374 10 Cf. 1940. IV. 429. A pesar de su evidente diversidad. 257-259. una de las cabezas de la moderna medicina fisiopatológica y fundador de la termometría clínica. pp. Alianza. pp. los italianos Salvatore de Renzi y Francesco Puccinoti. Gillispie (dir. C. p. III. 1927. inició la moderna investigación histórica de la medicina8. 323-356. con las aportaciones. XV. 1970. y el italiano Gino Loria9. 283-284. Salvat. p. Eneström. vol. G. París. Gillispie. 202-237.. Gillispie. Johann Christian». op.12 A finales del siglo XIX y comienzos del XX se formuló como programa la integración de todas las áreas en una historia general de la ciencia. vol. 447-451. Zeitschrift für Geschichte und Literatur der Medizin (1846-48. 14. 1975. pp. 1975. entre otros. 692-697. Bulletin of the History of Medicine. pp. Medizinische Klinik. L. 419-445. en relación con el francés Charles Daremberg. Gino». «Die Geschichte der Medizingeschtschreibung». pp. 9 Cf. A. 97104. S. pp. Gesnerus. La historia de las matemáticas -área en la que el proceso de obsolescencia no se ajusta a los patrones propios de las ciencias experimentales. Archives Internationales d’Histoire des Sciences. los daneses Hyeronimus Georg Zeuthen y Johan Ludwig Heiberg. A. «Medical Historiography in 1847». y vol. W. C. «Daremberg. Houzeau et Masson. E. la de la física.. vol. «Hieronimus Georg Zeuthen». La segunda. E. Lombardi. Berlín. Giardini. 1932. vol. (nota 9). vol. «Wunderlich. K. 23. Henschel. pp. pp. Bulletin of the History of Medicine. La profesión y la enseñanza médicas reglamentadas habían aparecido con varios siglos de antelación respecto a las del resto de ocupaciones científicas. vol. Gillispie. op. F. F. Castiglioni. A. C. 157-158. Ferdinand Rosenberger y del italiano Antonio Favaro11. «Hermann Kopp. 149.ocupó también una posición adelantada. Matousek. Hiebert y H. París. Marcellin Berthellot. en C. O. O. 1928. Carrucio. Loria. 11 8 . Ruska. cit. «Nordenskiöld. Sarton [Moritz Cantor]. 265-279. Archeion. Klemm. Lindroth. 1. p. Temkin. centrada en la historia de la medicina. Marcellin Berthellot. M sueco Gustav H. Poggendorf et al. pp. Mieli. Körber. Klasing. Temkin y L. 28. 1926-27. en Dictionnaire encyclopédique des sciences médicales. 1864-89. lo que explica en parte que la historia de la medicina ocupara una posición adelantada. cit. gracias principalmente a los franceses Ferdinand Hoefer y Marcellin Berthellot y a los alemanes Hermann Kopp y Wilhelm Ostwald10. Poggendorf et al. 8. pp. 643-645. Sudhoff. desbordó ampliamente un enfoque monográfico. vol. autor de valiosas contribuciones a la historia de las matemáticas. en C. en W. El grupo alemán que se formó en torno suyo. Payot. Nueva York. pp. 4. XXV. Loria. N. la de la biología. 1-XVI. «Deux grands historiens des mathématiques: M. que publicó una Geschichte der Medicin (1859) atenida al enfoque de los «antecedentes». en C. «Emanuel Rádl y su historia de las teorías biológicas» en E. Madrid. Isis. op. Bulletin of the History of Medicine. en C. K. Berlín. 16 vols. G. 1949. cit.

Zeuthen. 260-292. E. la correspondiente cátedra fue creada en 1795 y. cit.que habían ofrecido Juan Andrés (1782-99) y William Whewell (1837) en tratados encuadrables por diversos motivos en la etapa inmediatamente anterior a la constitución de los estados históricos de la ciencia «sensu stricto». Lacer. 1906. dicha cátedra fue ocupada sucesivamente por clínicos sin dedicación seria a la disciplina. La Sociedad Francesa de Historia de la Medicina. del belga George Sarton. de Göttingen. Sigerist y otros autores. 75-82. Fallecido en 1899. G. como había hecho un ambicioso proyecto conjunto de la Universidad y la Sociedad de Ciencias. LXXX-XCII. París. vol. La institucionalización de la disciplina se inició asimismo en los años de transición de la pasada centuria a la actual y se consolidó a lo largo del período de entreguerras. 12 13 . 1959. Daremberg. pp. Lesky. que desempeñó con notable éxito Charles Daremberg. medizinische Wochenschrift. W. 2. 2. vol. Theodorides. fundada en 1902. quien empezó a publicar dos años después el Archiv que hoy lleva su nombre18. 55. C. así como que su exposición sistemática no se hiciera en simples manuales sino en un gran «Handbuch». Pour l’histoire de la science helléne. Coury y P. «La signification et l'importance de l'histoire de la science et l'oeuvre de Paul Tannery». en P. Tal como la planteó Paul Tannery. Huard. el número extraordinario dedicado a Sudhoff del Bulletin of the Institute of the History of Medicine. cuya cátedra pasó a ocupar en 1879 Theodor Puschmann. «Theodor Puschmann und die Puschmann-Stiftung für Geschichte der Medizin».1 serie. Sobre el fracaso de Daremberg en la Facultad de Medicina. 1967. K. principal formulador del nuevo programa. en Revue des Cours Scientifiques. Enriques. Leipzig. pp. Lavier y J. la historia de la medicina era una asignatura del «currículum» médico en muchos países europeos. El escenario original de la línea de institucionalización centrada en la historia de la medicina fue el mundo centroeuropeo de habla alemana o que utilizaba este idioma como «lingua franca». Con diversos enfoques. «Biographie de Paul Tannery». pp. 16 CF. se hicieron realidad durante la década siguiente17. Tannery. C. p. Lettres sur l’histoire de la médecine el sur la necessité de l’enseignement de cette histoire. 2 vols. Loria. 15 Noticia de la fundación de la cátedra del Collége de France. En París. «Raphaël Blanchard (1857-1919). et fondateur de la Société Française d'Histoire de la Médecine». en la historia general de la ciencia. 1-5. lo que explica que no desempeñara papel alguno en su institucionalización. en Karl-Marx-Universität Leipzig 1409-1959. Histoire des sciences médicales. «Paul Tannery et son oeuvre d'historien». Histoire de la Médecine. Sudhoff.. el elevado nivel de su enseñanza hizo que fracasara completamente como profesor15. chez l'auteur.644. escenario central durante la primera mitad del siglo XIX de la renovación de la ciencia y la práctica médicas. Dechambre. En 1905 se creó en Leipzig el primer instituto de investigación historicomédica. 17 Cf. 6. y de los franceses Abel Rey y Pierre Brunet. en P. 14 CF. titular de la cátedra de la Universidad de Berlín. de cuya dirección se encargó Karl Sudhoff. p. Privat et Gauthier Villars. pp. cf. como hemos adelantado. que incluye artículos de H. pero entre sus miembros no hubo profesionales de los estudios historicomédicos16. Graz-Köln. 2a ed. ni tampoco en una visión panorámica de la evolución de todos los saberes. En la etapa anterior a la manifestación clara del proceso de obsolescencia y la constitución del método histórico moderno. a quien ya hemos citado como una de las grandes figuras iniciales de los modernos estudios sobre la materia. 1950. pp. En cambio. Mémoires scientifiques. su programa constituyo el fundamento de las importantes obras del alemán Friedrich Dannemann. 2. médecin. un 19 Jahrhundert. P. 1-49. 1965. Tras su fallecimiento dos años más tarde. XVII. cabeza indiscutible de dicho proceso. «L'oeuvre de Paul Tannery comme historien des mathérnatiques». con el respaldo económico de la fundación creada por su esposa. dirigido por Julius Pagel. 2a ed. 1669-1673. pp. sucesor de Puschman en la de Viena. salvo algunos años de interrupción. que le llevó a plantear la necesidad de que tuviera institutos propios. en Bulletin de la Société Française d'llistoire de la Médicine. Entre 1902 y 1905 apareció el Handbuch der Geschichte der Medizin. 11. la primera de ellas centrada en la historia de la medicina y la segunda. pp. de los italianos Federigo Enriques y Aldo Mieli. Dezeimeris. París. París. cuando en 1870 se volvió a crear la cátedra de la Facultad de Medicina y pasó a ocuparla el propio Daremberg. naturaliste. pueden distinguirse dos líneas claramente diferenciadas. 7. no llego a ver cumplidos ninguno de estos dos proyectos que. 1864. Louis. pp. G. 18 Cf. E. XI-M. 1905. Bajo la directa influencia de Haeser. (nota 8). 1870. Poco antes se había fundado la sociedad alemana de la disciplina (1901) y su repertorio bibliográfico de resúmenes CF. Münchener. pp. Bailliére. Tolouse. Katner. 527-538. París. A finales de 1864 se fundó en el Collége de France una cátedra de historia de la medicina. y Max Neuburguer. desarrolló una notable actividad investigadora. «Introduction». Bibliotheca mathematica. 1-50.. G. Böhlaus. perduró hasta 182014. Die Wiener medizinische Schule. F. J. Su núcleo inicial fue la Universidad de Viena. 617-632. 53.. 1930. En su desarrollo. 1. Tannery. Archeion. H. op. «Theodor Puschmann und die Aufgabe der Geschichte der Medizin». Beiträge zur Universiätsgeschichte. la «historia general de la ciencia» era una síntesis consistente en el estudio del desarrollo conjunto de todas las ramas de la ciencia como parte integrante de la historia general de la humanidad13. E. 1929. que se hizo realidad en los años de transición de la centuria ilustrada al Ochocientos. 1838. París. pp. Puscbmann desarrolló una ambiciosa concepción de la disciplina de amplio y riguroso fundamento metodológico. (1902-1951).

puede verse Poggendorf et al. 3. 351-357. Su primera institución académica fue la cátedra de historia de la ciencia del Collége de France. además de otras muchas publicaciones sobre la materia. 23 Cf. 4. 375-380. F. el más ortodoxo de sus discípulos. pp. 517. pero no existieron durante este período instituciones académicas consagradas a la disciplina22. Q Castiglioni. al menos. 71. D. M. Osiris. op. respectivamente. A falta de un estudio adecuado sobre su obra. pp.. IV. un «Istituto Storico dell'Arte Sanitaria» encabezado por Giovanni Carbonelli y Pietro Capparoni y los institutos de historia general de la ciencia fundados en Florencia por Andrea Corsini (1925) y en Roma por Federigo Enriques (1927). cit. que más tarde se convirtió en instituto. Tras la muerte de Lafitte en 1903. 13 19 . 13. Essays on the History of Medicine presented to Karl Sudhoff. op. 1938. fue preparada por la estrecha relación que a finales del pasado siglo mantuvieron. 259-260. vol. a pesar de su postura contraria a la historia general de la ciencia como disciplina autónoma. fundada en 1942 por el filósofo neoidealista Giovanni Gentile. p.. cinco y dos institutos. la Domus Galilaeana. Overzicht van der eerste 25 Jaren (1913-1938) van de Vereeniging voor Geschiedenis der Genees-Natur. que ocuparon personalidades de tanto relieve como Francesco Puccinoti y Salvatore de Renzi. 349-368. Friedrich Dannemann. A finales del período de entreguerras. Leipzig. pp 829-838. Abbri y P. como en Alemania. que tuvo desde 1918 una cátedra de historia y filosofía de la ciencia en la Universidad de Praga. pp. 382 20 Cf. fue asimismo «voor Geschiedenis der Genees-Natuur. p. Por el contrario. Uno de ellos fue Checoslovaquia. llegaría a convertirse en una importante institución de la misma bajo la dirección de Vicenzo Capelleti21. la institucionalización de la historia general de la ciencia solamente había dado algunos pasos iniciales. fundado el año 1924 en Heidelberg con el apoyo de una fundación privada para Julius Ruska. (nota 37). L. 4 vols. Hasta después de la guerra no se creó el de la Universidad de Frankfurt (1946). el historiador de la biología del que antes nos hemos ocupado23. En cambio. de Pisa. Polonia y Rumania tenían. así como su punto de vista acerca de la relación entre la historia general de la ciencia y la historia de la medicina «Über des Parallelismus in der Entwicklung der Naturwissenschaften und der Heilkunde nebst einigen Vorbemerkungen uber die Einführung der Geschichte der Naturwissenschaften und ihrer Anwendungen in die Hoschschulunterricht». su tratado Die Naturwissenschaften in ihrer Entwicklung und in ihrem Zusammenhange. El primer instituto de historia general de la ciencia. Rossi. A finales del período de entreguerras. Semejante fue la trayectoria en Italia. respectivamente. En Holanda. la sociedad nacional. se Dannemann. 912 115 P. Hubo. La segunda de las líneas citadas. 2a ed. 1924. VI. cit. 1910-13 (2a ed.. (nota 9). pp. cuyo titular fue Emanuel Rádl. ubicado en la famosa Biblioteca Senckberg y dirigido por una personalidad del relieve de Willy Hartner. Engelmann. En los años treinta había en el país siete cátedras.. como Wladijslaw Szumowski (Cracovia) y Victor Gomoiu (Bucarest). Janus. 22 Cf. 1950. 5. pp. 1960. que nació veinticinco años antes que Sarton. Por ello parece obligado citar. 1980. 1902-1943). pero no fue nombrado «Honorarprofessor» hasta una fecha tan tardía como 192719. algunos dirigidos por figuras importantes. «Julius Ruska». Isis. donde la enseñanza de la historia de la medicina se inició en Florencia en 1806. por otra parte. dio cursos anuales en la Universidad de Bonn desde principios de siglo. 1938. 829-838. por el contrario. Amsterdam.. 1920-28). 5-40. es uno de los grandes olvidados a causa de la «tibetización» de la comunidad histórico-científica angloamericana. la primera contaba en el mundo germánico con seis institutos. op. «di storia delle scienze mediche e naturali». vol. aunque el punto de partida de su institucionalización fue la dotación de cátedras en Pisa (1845) y Nápoles (1869). Archives Internationales d'Histoire des Sciences.cit. pero que no se dotó hasta 1892 para Pierre Lafitte. el famoso especialista en alquimia árabe. Con algunas variantes. Burger. autor del primer tratado de historia general de la medicina (1910-11. (nota 12).en WÍskunde. Bologa. cuya creación había sido solicitada en 1832 por el propio Comte. p. maitre de l’historiographie médicale roumaine». como ya hemos dicho. 273277. pp. Kraus. del Gaizo. V. vol. V. 21 Cf. cit. tuvo una azarosa y breve existencia20. además de cátedras o docentes en la mayor parte de las universidades. Dinamarca contaba desde 1893 con una cátedra en la Universidad de Copenhague. Archives Internationales d’histoire des Sciences. pp. pp. (nota 8). A Siggel. algunos países que siguieron más bien el modelo francés que vamos a considerar a continuación. ocupada por Julius Petersen.. Oxford University Press. La sociedad nacional de la disciplina (1907) y su Rivista (1910) fueron. Matousek. fundada en 1913. «L'enseignement de l’histoire de la médecine aux universités italiennes pendant la seconde moitié du dix-neuviéme siécie». principalmente el francés Tannery. el sueco Enestrón y el danés Zeuthen. 1920-28).(Mitteilungen. centrada en la historia general de la ciencia. varios historiadores de las matemáticas y las ciencias físicas. Londres. ningún fruto. «Victor Gomoiu. op. «History of Science in ltaly». 295. vol. «Julius Ruska». 111 a.en Wiskunde». Castiglioni. La incansable actividad de aldo Mieli para institucionalizar la disciplina hasta su exilio en 1928 no consiguió. que asociaron la historia de la medicina con la historia de la ciencia. otros países tuvieron también este tipo de institucionalización centrada en la historia de la medicina. el alemán Cantor.

26 Emil WohlwW es otro autor de gran relieve marginado por la pobreza informativa de los ambientes históricocientíficos angloamericanos. que conducen a las formas que nos permiten aprehender y articular la realidad». Héléne Metzger y Pierre Brunet. «Edmund O. fundado en el mismo París por el historiador Henri Berr. 1387. al principio titulada Archivio di storia della scienza. descriptiva y valorativa de sus métodos frente a la segunda. 10. otro positivista de escasa preparación historicocientífica. A finales del pasado siglo. París. (nota 13). Aunque la peculiaridad de estas últimas ya había sido puesta de relieve por historiadores como Droysen. Wohlwill. La segunda. op. von Lippmann». 93-121. pp. de cuya secretaría se encargó Mieli25. cuyas notas propias serían la universalización. Edmund Oskar von Lippmann26. entre otros. Lynn Thorndike y Karl Sudhoff realizaron en torno a las ciencias físicas. Los principales órganos de expresión de esta segunda línea fueron tres revistas de historia general de la ciencia. Dicha contraposición la expuso igualmente Heinrich Rickert en su difundido libro Kulturwissenschaft und Naturwissenschaft (1899). vol. tras cuya muerte en 1922 se desdotó la cátedra. 1-5. Mieli y Sudhoff. 1459. 328-357. No obstante. que agrupó a los autores del área germánica. «Naturforscher als Historiker der Natur-wissenschaften». Payor. 5-21. Dilthey. 1977. y los difundió en el mundo angloamericano tras su exilio a los Estados Unidos en 1933. los estudios sobre las matemáticas mesopotámicas y egipcias que culminaron en la obra de Otto Neugebauer. que su objeto es la interpretación de los procesos de simbolización. sino como consecuencia de las investigaciones que Pierre Duhem. 11. Osiris. etc. G. la magia y la medicina medievales. 1912. afirmando que el eje de las ciencias de la cultura es la noción de «forma» y. P. 1950. biobibliográficos e institucionales fueron asumidos y superados por los modelos históricoculturales e históricosociales que se desarrollaron bajo la influencia de una compleja red de corrientes de los estudios históricos y de las ciencias sociales y humanas. Partington. 14 . «Auguste Comte. la alquimia. III. perfeccionó sus técnicas de investigación y diversificó sus planteamientos básicos. p. Cassirer aplicó estos presupuestos a varios estudios históricos del pensamiento filosófico y científico. tres años antes se había creado la de la Sorbonne. p. caracterizando a la primera por la condición individualizadora. Sobre Lipmann. Isis. En el mundo germánico fue decisivo el peso del dualismo epistemológico que distinguió entre los métodos y los objetivos de las ciencias de la naturaleza y los de la «ciencias de la cultura» o «del espíritu». se gestó la organización de la Sociedad Internacional de Historia de la Ciencia (1928). Poggendorf et al. figura estimable. op. pp. 1979. autor principalmente de estudios sobre la alquimia medieval. Ernest Cassirer insistió en esta misma línea. la disciplina enriqueció sus contenidos. los trabajos sobre la ciencia en la India y la China clásicas. Revue Internazionale d'histoire des Sciences. Emil Wohlwill. Gusdorf. al que pertenecían también. cit. quien en 1932 fundó el instituto de la disciplina de dicha universidad. Abel Ray tuvo muy buena relación con el Centre International de Synthése. cf J. vol. reducidas a la investigación de «formas» como estructuras con rasgos únicos. entre los que destacan los cuatro volúmenes de Das Erkenntnisproblem in der Philosophie und Wissenschaft der neueren Zeit (1906-1948). no sólo por razones teóricas. y «ciencias ideográficas». La tercera Archeion (1919). Historian of Science». (nota 9). Los enfoques filológicos. Cuando el italiano Aldo Mielli se exilió en 1928 por motivos políticos. Wilhelm Windelband formuló la conocida contraposición neokantiana entre «ciencias nomotéticas».produjo un gran escándalo cuando para sucederle se rechazó la candidatura de Tannery. De l’histoire des sciences á l’histoire de la pensée. V. 3. El historicismo de Dilthey tuvo. la formulación sistemática de dicha distinción fue efectuada principalmente por varios pensadores neokantianos y desde el historicismo encabezado por A. En este ambiente. R. conviene destacar su terminante denuncia de las insuficiencias de los trabajos históricos realizados por científicos sin preparación adecuado: E. Este dejó de ser el presupuesto básico hegemónico. Los esquemas basados en el progresismo vulgar y el eurocentrismo fueron abandonados. 1927-1977. 25 Cf. vol. Sarton. Cf. Después anotaremos su influencia en la obra de Walter Pagel. L’Académie Internationale d’Histoire des Sciences: cinquante ans. se instaló en París como director de la sección de historia de la ciencia del Centro de Berr. editada por Mieli y órgano oficial de la Academia Internacional de Historia de la Ciencia a partir de 1929. Mitteilungen zur Geschichte der Medizin und der Naturwissenschaften. pp. p. de acuerdo con su imagen del hombre como «animal simbólico». Ya en el período de entreguerras. que ocupó Abel Ray.. que desde 1940 pasaría a dirigir Gaston Bachelard24. Costabel y M. cit. la explicación causal y la ausencia de «valores». fundada en Bélgica por George Sarton en 1913. su centro en una 24 Cf. 1937. Vrin. aunque no hay que olvidar que continuó teniendo seguidores tan destacados como Sarton. como es sabido. pp. que formulan leyes con capacidad de predicción. París. Louis. IV. La primera de ellas fue el Archiv für Geschichte der Naturwissenschaften (1903). Grmek. Aparte de sus investigaciones sobre la física medieval y renacentista. 1660. Osiris. El siguiente catedrático fue Pierre Boutroux. Paralelamente a su institucionalización. así como de las concepciones historiológicas y epistemológicas opuestas al positivismo. nombrándose como titular al cristalógrafo Grégoire Wyrobouff.

las comunicaciones presentadas por Boris Hessen y otros autores soviéticos al congreso internacional de Londres de 1931 sirvieron como punto de partida a una amplia serie de trabajos historicocientíficos realizados por los marxistas británicos Para situar adecuadamente los distintos planteamientos del dualismo epistemológico que tan decisivamente han influido en la historiografia de la ciencia. 1979. 1944-48. 29 Cf. «Próleg». 418-500. García Morente. Las ideas de E. vol. fragmentado en esta época en varias tendencias encontradas. Edicions 62. «Jakob Burckhardt. por M. expuesta principalmente en Einleitung in die Geisteswissenschaften (1883). 4 vols. otra versión castellana por E. Tuvo como principal órgano de expresión los volúmenes correspondientes a los años de entreguerras del Archiv für Geschichte der Philosophie. Diccionario de Filosofía. Entre ellos destacan su formulación del concepto de «Weltanschauung» o «cosmovisión». se desarrolló básicamente en torno a los seguidores o los críticos del marxismo. Kragh. Burckhardt. En un terreno más estrictamente filosófico también hay que tener en cuenta el influjo de la fenomenología de Husserl. trad. La cita corresponde a la p. que lo utilizó ya en 1879 en una historia de la química orgánica publicada en Manchester32. como la de J. El modelo históricosocial.. El materialismo dialéctico ortodoxo se convirtió. después desarrollada por Marx Scheler. por «Introducción a las ciencias del espíritu y Teorías de las concepciones del mundo» (que incluye Die Typen der Wettanschauung y Zur Weltanschauungslehre). por J.. pp. 51-73. 30 Cf. Ciencia cultural y ciencia natural. Ferrater Mora.. 28 Cf. el de las distintas vertientes del existencialismo. (nota 27). Cambridge. Laín Entralgo. pp. autor que se ocupó personalmente de cuestiones relacionadas con la filosofía de la ciencia30. 1989. 16. J. pp. 32 H. Cambridge Unversity Press. 1948-1957. 1604 1605. fundado en 194029. en la doctrina oficial de la Unión Soviética y de los militantes del comunismo. Espasa Calpe. 514. Marías y ed. 1987. Su fundamento fue la condición histórica del hombre desde el punto de vista ontológico. FCE. Journal of Thought. 1943 (y varias reediciones). El extraordinario influjo de Dilthey en diversos sectores del pensamiento incluye algunos aspectos que interesan directamente al estudio histórico de la ciencia. Por último. en La historia clínica. vol. pp. «Ideas (Historia de las)». O'Brien. Revista de Occidente. 6a ed. Barcelona.. por otras corrientes. Traducida al castellano con el título incorrecto de Introducción a la historia de la ciencia. Buenos Aires. Ferrater Mora. 4 vols. Imaz de las obras fundamentales de este autor en 8 vols. Kragh da noticia de un químico de origen alemán. amigo personal de Marx y Engels. La orientación neokantiana de la escuela de Baden ha sido principalmente difundida en el mundo de habla castellana por el libro de H. An Introduction to the Historiograpby of Science. La que pesó más directamente en la historia de la ciencia fue la perspectiva humanista que Jacob Brukbardt utilizó en sus célebres obras sobre la cultura clásica griega y la del Renacimiento italiano y expuso teóricamente en Weltgeschichtliche Betrachtungen (1905)28. México. Spranger y Koyré. 24 de esta traducción. en J. ed. y su influjo en las obras de Max Weber y Bernhard Groethuysen27.. Madrid. en México. FCE. Lovejoy sobre todo en el libro The Great Chain of Being (1936). bien manifiesta en una famosa frase («Was der Mensch sei. además. además. Crítica. pp. Las de Dílthey. The Historian as Socratic Humanist». Otra corriente paralela fue la llamada «Geistesgeschichte». Rickert. 1981. 15 27 . pesó asimismo el «holismo». Carl Schorlemmer. II. trad. en cuyo comité editorial figuraban entonces junto a Groethuysen. Consideraciones sobre la historia universal. que tanta influencia ha tenido en el ambiente angloamericano a través del Journal of the History of Ideas. por parte de los promotores de la «Gestalpsychologie». por el neurólogo Kurt Goldstein y otros autores31. Una de ellas fue el movimiento de la «Kulturgeschichte». movimiento que puso en primer plano la consideración como «totalidades» estructuradas de realidades en el campo de la psicología. hay. Especialmente valiosa es la aclaración que este diccionario hace en su artículo «Historicismo» (vol. erfärt er nur durch die Geschichte») que condena su conclusión de que cualquier forma no histórica de estudiar el hombre es una simplificación racionalista y utópica. en 1956 y 1943. en op. respectivamente. Como repiten tan reiteradamente las revisiones historiográficas angloamericanas. encabezada por el discípulo de Dilthey recién citado Bernhard Groethuysen. cit. Roces. Historia y Teoría del relato patográfico. Salvat. aunque tenía otras raíces decimonónicas e incluso en siglos anteriores. Barcelona. P. «Patografía y vida biológica». El modelo históricocultural estuvo condicionado. cit. por supuesto. II. 1531-1534) de los principales significados y tendencias que abarca este término. II. pp. Barcelona. J Ferrater Mora «Husserl (Edmund)» en op. por W. resulta útil asociar los esquemas y la información bibliográfica que ofrecen los estudios sobre historia de la historiografía citadas en la nota 7 con los que contienen obras de consulta históricocientíficas. Eduard Spranger y otros autores. Cassirer.«crítica de la razón histórica». 2a ed. 1576-1583 31 Cf. Afín a esta tendencia fue la formulada por el norteamericano Arthur O. en Madrid. ambas trad. (nota 27). Cassirer. J. Alianza Editorial. y. por El problema del conocimiento en la filosofía y en la ciencia modernas. López Piñero. de modo más indirecto. o en el de la biología. M.

El fundamento sociológico e históricosocial que estos títulos ejemplifican no sólo fue aplicado a la ciencia en el propio mundo cultural alemán. Science. de E. como los de Borkenau y Grossmann34. Scheler. L. más llena de sugestiones fructíferas que sus rígidas obras generales posteriores. En 1904 y 1905 apareció Die protestantische Ethik und der Geist des Kapitalismus. Ideología e utopía. Spiegel Rosing y D. R. I. «Sociología del saber». Aguilar. 2a» ed. de Mannheim. Science al the Crossroads. Península. cuestión a la que después nos referiremos. 1. Buenos Aires. L Manheim. etc33. Legaz. Dentro del «sociologismo» que Schoeck ha descrito como una de las características típicas de esta etapa alemana36. que le condujeron a formular su conocido modelo del condicionamiento social de la ciencia cuando ya estaba exiliado en los Estados Unidos35. Merton. trad. Algo parecido cabe decir de la reformulación del concepto de «ideología» marxista por Karl Mannheim. «A Tribute to Max Neuburger».John D. E. 1958. incorporó las bases de la «sociología del conocimiento». puede señalarse como hito de un profundo cambio en la orientación de la disciplina el año 1925. 1964. trad. Weber rechazó frontalmente el materialismo dialéctico. 4-56. Bukharin et al. 1969. Sigerist asimiló plenamente la perspectiva de Burckhardt. de Weber. apelando a la concepción global de la «Weltanschauung». Londres. Lesky. por J. Barcelona. Karl Mannheim y Max Scheler. Die Wissensformen und die Gesellschaft. Terrón. (con un estudio introductorio de R. No obstante. adaptando incluso a la historia de la medicina los «conceptos básicos de la historia del arte» de su discípulo Heinrich Wölffin. vol. 35 Cf. Weber. 1935. fecha en la que Henry E. pp. K. Con estos últimos se familiarizó al principio por su relación con socialdemócratas como su maestro Fritz von Beust y el N. pp. 1937. y los planteamientos marxistas. Horowitz (dir. 2a ed. no empezó a publicarse hasta después de la contienda. Ein Beitrag zur Ideengeschichte der Antike und des Frühkapitalismus (1926) sus indagaciones en torno a las «leyes históricosociales». los trabajos citados en la nota 40. pero asimiló elementos centrales de la perspectiva marxista en su sociología. trad. En el mundo de habla alemana también se editaron durante el período de entreguerras trabajos con un enfoque materialista dialéctico ortodoxo. Por una parte. pp. así como los presupuestos del historicismo. Isis. en este ambiente. 149-195. 37 Cf. 27. Madrid. el libro de Robert K. 16 33 . Sage. Por otra. Sigerist. la producción de Needham. Price (dirs). «The Sociology of Knowledge». Edgar Zilsel comenzó con Die Entstehung des Geniebegriffes. «Max Neuburger». La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Clio Medica. Bernal. Macleod. Max Scheler declaró igualmente erróneas las interpretaciones marxistas. principalmente a través de Max Scheler. Revista de Occidente. explícitamente enfrentadas al dualismo neokantiano. En cambio. en 1926. ya que fue asimilado por autores de otros países. 39 Cf. aunque Neuburger la asoció a una concepción biologista del cambio histórico39. Gaos. «El problema de las leyes histórico sociales» en I. Benjamín Farrington. Sin embargo. como Fritz von Beust. la corriente dominante fue la encabezada por Max Weber. Madrid. 417-421. Merton. que puso en primer plano la «Wertbezielung» o referencia a los valores vigentes en cada sociedad y momento histórico. 1969. La forma directa en la que la obra de Merton dependió de este ambiente alemán se refleja en el estudio que publicó en 1937 sobre «el surgimiento de una nueva disciplina. Technology and Society in Seventeenth Century England (1938). 1971. que influyeron en los estudios históricos sobre la ciencia37. 1964. Cass. München. Influido por Dilthey y por los neokantianos. en 1925.S. Scheler y Mannheim fueron quienes más directamente contribuyeron a que cristalizara la «sociología del conocimiento». H. pragmatistas e intelectualistas de la sociología de la ciencia positiva. pp. E. 1977. Baste citar. 4.). 304-314. la más importante del grupo con gran diferencia. por J. de Scheler. Bulletin of the History of Medicine. E. proponiendo un acercamiento influido por Dilthey y la fenomenología y basado asimismo en la referencia a los valores y las cosmovisiones. como ejemplo muy destacado. 36 M. Technology and Society. Joseph Needham. 14. Schoeck. 34 Cf. pp. M. Las posibilidades que ofrecían las distintas corrientes del panorama que tan sumariamente hemos recordado fueron aprovechadas ante todo por los estudios históricos y epistemológicos en torno a la medicina. «Changing Perspectives in the Social History of Science» en I. 38 R. la sociología del conocimiento (Wissenssoziologie)»38. Eudeba. Historia y elementos de la sociología del conocimiento.. Suele olvidarse que. Los principales textos que la han difundido en nuestros ambientes son: M. Alber. En 1939 apareció The Social Function of Science. Das Problem einer Soziologie des Wissens. hecho que contrasta con lo que afirman irresponsablemente algunas presentaciones recientes del «descubrimiento» de una monografía de Ludwik Fleck. Puschmann y su sucesor en Viena Max Neuburger se habían apoyado ya parcialmente en el enfoque humanista de la «historia de la cultura» propugnado por Burckhardt. Zilsel. 493-503. Macleod). Die Soziologie und die Gesellschaften. Science. hubo asimismo autores de orientación socialdemócrata. Londres. Por su parte. de Bernal. Sigerist sucedió a Sudhoff como director del instituto de Leipzig.

1966. «El Instituto de Historia de la Medicina de Munich: Werner Leibbrand y Annemarie Wettley». S. 32. que reunió junto a otros en el volumen Medizin und Kultur (1938 )41. 43 Cf. metodológicas y epistemológicas entonces ampliamente debatidas en los ambientes académicos de la medicina alemana40. Journal of the History of Medicine. donde continuó su obra en la misma línea durante la primera mitad de la centuria. Entre éstos hay que destacar a Oswei Temkin que. 17 40 . 11. Además. director del instituto de Berlín desde 1929. 13. que se ocuparon de cuestiones conceptuales. París. entre los que sobresale Paul Diepgen. El fenomenológico y existencialista tuvo como título más destacado Romantische Medizin (1937). Sigerist Autobiographical Writings. pp. Temkin. Montreal. 1972. 1930. J. 465-499. J. H. Nueva York. Junto a Sigerist renovaron la disciplina otros profesores. 147150. 135-139. 44 Cf. pp. que escribió en colaboración con Joseph Needham42.. M. se publicó la mayoría de sus trabajos y los de sus discípulos. Archivos Iberoamericanos de Historia de la Medicina. 1-6. Tecklenburg. pp. Einfübrung in die philosophische Medizin des Barock. Artelt. 46 Cf.. Stuttgart. A. Cf. Medicina Social. Leibbrand (P. 12. «In memorian Karl Eduard Rotschichs» Berichte zur Wissenschaftgeschichte. Sigerist organizó cursos bajo el título de «Bases y objetivos de la medicina actual». 1990. Toellner (dir. 1938. 1958.. en el trabajo titulado Weltanschaulich bedingte Wandlungen in der Medizin (1935). 120-123. que expuso. and Society in the Renaissance. McGill University Press. Karl Eduard Rothschich: Bibliographie 1935-1983. 40. 1904. desde el instituto de Leipzig. Cf. Medizin und Kultur. cuya primera contribución de relieve fue un libro sobre Van Helmont (1930). Además de los importantes estudios sobre las ciencias físicas medievales a los que ya hemos aludido. 42 W. Pierre-Duhem.). V. Van Helmont. 1914. Mooij. «Paul Diepgen (1878-1966). N. principalmente. hoy generalmente recordado por sus importantes investigaciones posteriores sobre historia de la fisiología43. J.higienista Alfred Grotjahn. López Piñero. influido por los estudios de Lippmann en torno a la alquimia y planteado como «introducción a la medicina filosófica del barroco». Archeion. «Recollections of a Former Leipzig Student». E. entre ellas. Rosen. Henry E. Beeson Sigerist (dir. considerándolo como una contribución fundamental que abría nuevos horizontes a la disciplina45. 47 Cf. fundada y dirigida por Sigerist. Enke. 8. A. Debus (dir. «Los estudios histórico-sociales sobre la medicina». J. pp. Duhem publicó trabajos epistemológicos como La théorie physique. G. Springer. París. E. La relation entre philosophie et histoire dans l’oeuvre de Pierre Duhem. Science History Publs. 1958. Más inmediato fue el peso de las obras de León Cf.). Metzger. 1937. Un savant francais: Pierre Duhem.y de Pierre Duhem. 19. son objet. La philosophie des mathematiques de Henri Poincaré. En la revista Kyklos (1928-32). Vrin. sa structure (1906)47. Mittelungen zur Geschichte der Medizin und der Naturwissenschaften. pp. 1958. pp. Rey «La philosophie scientifique de M. 699-744. sería una figura de primer rango de tal disciplina durante la segunda mitad del siglo. 1981 R. quien cuatro años más tarde dedicó en los Mitteilungen un amplio comentario al libro de Pedro Laín Entralgo Medicina e historia (1941). «Toward a Historical Sociology of Medicine: The Endeavor of Henry E. Heischkel y W. Sigerist and Aspects of Medical Historiography». M. Diepgen. «L'opera scientifica de Henri Poincaré e la crisi» della física alla fine del XIX secolo: II significato della sua riflessione epistemologica». pp. 1941). Medicine. Más tarde le influyó su discípulo Erwin H. O. 1966. 1984. Bulletin of the History of Medicine. 230-238. Alcan. 94-98. 357-359. Science. Estudios y testimonios históricos. Volterra et al. la théorie physique et l’histoire des sciences». Clio Medica. Resulta notable que uno de sus primeros trabajos en dicho país fuera el libro Background to Modern Science (1938). pp. Gauthier-Villars. Su producción se basó en presupuestos históricoculturales e historicistas. pp. realité et apparence. Una primera corriente que influyó de manera decisiva en este ambiente fue la tradición contemporánea francesa de estudios filosóficos sobre la ciencia. 500-516. Toellner. Sigerist emigró en 1932 a los Estados Unidos. Ehrenpräsident der Internationale Akademie für Geschichte der Medizin». B. 1959. 1936. 1985. Theoretische Biológie und Medizin (1936). El otro escenario de vanguardia fue Francia y concretamente al ambiente parisino en torno a la cátedra (luego instituto) de historia de la ciencia de la Sorbonne y el Centre International de Synthése. El enfoque «holista» se utilizó en numerosas publicaciones. «Henry E. Petruccioli. J. pp. sobre todo por la tesis que realizó sobre la famosa «Medizinalreform» de 1848 en Berlín (1931). contribuyendo decisivamente a la introducción en dicho país de los nuevos planteamientos. Duhem: science. Plon. pp. Berlín. 4. de Werner Leibbrand44. López Piñero. Madrid. Revue de Metapbysique et de Morale. Bulletin of the History of Medicine. Más acusadamente historicista fue la orientación de Walter Pagel. Pagel. 1966. H. 1972.). Brenner. 45 W. «Pierre Duhem. en E. Sigerist». 1941-42. Burverlag. París. igual que Ackerknecht. que entonces era un activo militante comunista. Su origen puede situarse en las concepciones «convencionalistas» del matemático Henri Poincaré46 -cuya obra emblemática en este terreno fue La science el l’hypothése (1903).). Lesky (dir. 2a ed. 41 P. A. Pagel emigró en 1933 a Gran Bretaña. 9-30. de Karl Eduard Rothschuh. Ackerknecht. L’oeuvre scientifique. Ministerio de Sanidad y Consumo. Laín Entralgo. 1. 14. A. G. Como después recordaremos. Duhem». R. 32. Physis. Ackerknecht. Medicina e Historia. París. Henri Poincaré. H.

209-248. 172-202.305 53 Cf. Delorme. 6870. pp. el centro antes citado. 1950. Su relación con la síntesis general. Estudios para una epistemología actual. G. En Les étapes de la philosophie mathematique (1913) y L'experience humaine el la causalité physique (1922). pp. en consecuencia. 50. en Actes du XI. La síntesis en historia. cit. que la realidad ontológica las conecta con la metafísica49. pp. S. Croom Helm. pp 10-19p S. «Metzger. H. 15. 1932. pp. La integración de cada uno de los aspectos de la actividad humana de todas las épocas y culturas fue expuesta pragmáticamente por Berr en el volumen La synthése en histoire (1911). Almoina. La segunda tendencia presente en el citado ambiente parisino fue el movimiento de la «histoire intégrale» o «historia total». 1987 18 48 . Alcan. Bajo la influencia. vol. criticó el positivismo en todos los frentes. P. Defensor de un «realismo epistemológico» que en su opinión era «patrimonio común de todos los científicos». Christie. «Rey Abel». See. L. Meyerson era de origen polaco y se formó como químico en Alemania. A. conocimiento. Congrés International d´histoire des Sciences (Varsovia-Cracovia. Porter y A. tanto del empirismo de tradición baconiana como del racionalismo idealista. 3. 1975. en La mentalité primitive (1922)52. pp. París. 1934. en Ciencia. C. Wear (dirs) Problems and Methods in the History of Medicine. 49 Cf. J. «Abel Rey». Stahl Boerhaave el la doctrine chimique (1930)54. «Narrative and Rhetoric in Héléne Metzger’s Historiography of Eighteenth-Century Chemistry». «Héléne Metzger (1889-1944)». 223-232 51 Cf. 249. especialmente la de Durkheim. Paris. fundador como sabemos del Instituto de historia de la ciencia de la Sorbonne. Serouya. Brunschvicg defendió ideas afines a los neokantianos alemanes. 157-164. Revue de Synthése. «La philosophie de Lucien Lévy-Bruhl et Nistoire des sciences» Archeion. Berr. pp. (nota 8). «Filosofía. Presses Universitaires de France. H. en especial su teoría de la condición místicoafectiva del pensamiento primitivo. Modes of Thought. op. Gillispie. 1956. 1932. pp. «Hommage á Lucien Lévy-Bruhl (1857-1939)». París. «La philosophie d'Emile Meyerson et l’histoire des sciences». (nota 8). Sarton «Henri Berr (1863-1954): La synthése de l´histoire de la science. Gillispie. El programa tuvo como órgano de expresión la Revue de synthése historique y como institución a su servicio. del que llegó a publicar un volumen (1923) y la monografía titulada Newton. 1961. 1930. La philosophie de León Brunschvicg. Physis. en cuya trayectoria no hay que insistir por ser sobradamente conocida51. que defendió. La méthode philosophique en histoire des sciences. la culminación de este ambiente parisino de entreguerras fue la aportación de Gaston Bachelard. su gran proyecto fue una historia de las doctrinas químicas en Francia. Fayard. vol. elaboró una visión de la ciencia y de sus cambios como acontecimientos históricos de carácter social. II. en C. 1957. XXXII-XLII. 11. Premiers rapports entre Henri Berr et George Sarton». pero fijó su residencia en París. 1947. Berr consideraba que a la síntesis histórica debía incorporarse la sociología.Brunschvicg y de Emile Meyerson. Revue d'Histoire des Sciences et de leurs applications. 12. Delorme. Metzger. Archeion. Finnegan (dirs. 388-389. autor independiente. UTEHA. Marcucci. pp. Une nouvelle philosophie de la connaisance. pp 15-39 52 Cf. «Nouvelles études sur l’áme primitive». Londres. aunque inscrito en la tradición francesa de reflexión sobre la ciencia. vol. Thalés. 195 7. se asociaron elementos epistemológicos de Brunschvicg y Meyerson con el programa de Berr. Metz. París. L. 50 . En la producción de Abel Rey. Londres. ser. T. Meyerson. 1973. Deschoux. En una etapa posterior. 25. que propugnó Henri Berr y luego fue desarrollado por Marc Bloch y Lucien Febvre. 54 . que fundaron en 1929 los Annales d’histoire économique et sociale. XI. 78. «La naissance d’Isis. R. París. para cuyo gran tratado escribió cinco volúmenes con el título general de La Science dans l'Antiquité (193048)53. pp. Faber. por otra parte de Meyerson. 1987. M. C. el programa de Berr fue ampliado y enriquecido por Marc Bloch y Lucien Febvre. entre otros elementos. 1965). Alcan. 465-470. History of Science. por J. Brunschvicg. C. Desde el punto de vista teórico. pp. Cf P. Convencido de la incapacidad. 4. 1045. para explicar la práctica científica real. 1929. op. Horton y R. Delorme. Revue de Deux Mondes. y el libro de M. S. pp. que formaba parte del gran tratado L’evolution de l’humanité por él planteado y dirigido. en R. Metger. IX. «The Annales and Medical Historiography: bilan et perspectives». 15-24. Textes 1914-1939. De orientación más filosófica fue la obra de Héléne Metzger sobrina de Lévyy-Bruhl de quien asimiló el interés por los aspectos irracionales del pensamiento. de quien admiraba su método preciso y comparado50. cit. 5-19. México. Héléne». Gelfand. scienza e storia della scienza in Emilio Meyerson». Metzger. aparte de defender la historia del saber como «laboratorio de la filosofía»48. Brunschvicg. «Emile Meyerson y la inteligibilidad de lo material». Science et philosophie d’aprés la doctrine de Emile Meyerson. donde realizó su obra epistemológica. Cf. 1. Annales de l’Université de Paris.). Brunet. Santiago. Sus artículos de carácter teórico han sido reunidos en el volumen: H. pp. H. 1987. a la que incorporó. que culminó en los libros De l’explicatión dans les sciences (1942) y Du cheminement de la pensée (1931). cuyos núcleos son sus conocidas nociones de «ruptura». afirmando que la base de las teorías científicas no es puramente fenoménica y. 1974. pp. 99-109. Ducasse. 1940. S. pp. enfoques procedentes del psicoanálisis. 4. El número especial dedicado a Brunschvicg de la Revue de Methaphysique et de Morale. trad. Universidad. 340-342. «La vie et l’oeuvre d'Abe1 Rey (1873-1940)». 1961 (versión de la ed de 1952) Cf. Otra influencia procedente de las ciencias sociales fue la que ejerció la obra de Lucien Lévy-Bruhl. en C. 7-8. Centaurus. 1940. entre otros libros. H.

se apartó de los planteamientos de Comte. Gillispie. 1971. Annales de l’Université de París. y también conviene recordar que concepciones próximas a las de Croce. 1947. G. 38. pp. Cappelleti. R. cuya obra historicocientífica más difundida fuera de Italia ha sido su Vita di Galileo Galilei (1930)60. vol. especialmente en su versión lógica y semiótica formulada por Charles S. Cafiero. Los historiadores de la medicina. entre otras muchas publicaciones. París. basado en presupuestos idealistas que concedían gran importancia a la matematización. C. dicha visión ha tenido una influencia directa en la obra de Georges Canguilhem. (nota 2). pp. Como es sabido. Taton y P. societá». Rivista di storia critica della scienza mediche e naturali. 1975 (trad cast.56 Junto al mundo germánico y el francés. P. Isis. 88. F. . pp. «Federigo Enriques. entre los que se encuentra el titulado Sull' importanza delle ricerche relative alla storia della Scienza58. VII. los filósofos neoidealistas Benedetto Croce y Giovanni Gentile se opusieron a los puntos de vista de Enriques y. su peso ha sido de gran importancia en diversos planteamientos. 1974). 19 55 . «Enriques. 1963. 61 Cf. siendo después influido por Meyerson y Lévy-Bruhl. Archives Internationales d’histoire des Sciences. Desde 1911 residió en París. Por último. C. Los trabajos de Vailati fueron reunidos dos años después de su muerte en un volumen de Scritti (1911). cit. Mach». Vignaux. P. 149-156. en los años de entreguerras aparecieron las primeras publicaciones de dos destacados autores de ideología marxista pero de distinta orientación: Antonio Banfi. Corsini. 1962. París. Rivista critica di storia della filosofía. se oponían a la tradición empírica baconiana y valoraban positivamente las «sutilezas» de la tradición escolástica. Cf. «Italo-marxismo. la producción de Alexandre Koyré estrictamente dedicada a la historia de la ciencia corresponde al final de período de entreguerras. 229-247. 13. Florencia. Cf. 1977). Cohen y M. realizaron aportaciones de relieve. Su acercamiento a la historia de la ciencia. pp. 18. pero en general atenidos todavía a los supuestos positivistas57.C. influido por la fenomenología y por el relativismo de Simmel. Una apología della storia della scienza. «Giovanni Vailati». Rossi. 307-323. 1961 (Saggio di cultura moderna. op. Ckagett. 58 Cf A Mieli. 373-375. 58-74 59 . Costabel y C. Gilliespie. Desde el gran ascendiente que tenían entonces en la vida cultural italiana. influyeron más tarde en el desarrollo de los estudios historicocientíficos. rechazando igualmente los de Mach59. pp. 157-166. 1967. y más tarde en las de Louis Althusser y Michel Foucault. Editions Sociales. 17. en el contexto del ambiente en el que fueron escritos. ya hemos visto que Gentile fundó poco antes de su muerte la Domus Galileaeana. pp. 1973. Editions du Seuil. Utilizó el enfoque de la «historia general de la ciencia» pero. pp. Eisele. op. donde comenzó asistiendo a las clases de Bergson y Brunschvicg. en op. pp. a diferencia de Sarton y de su compatriota Mielli. R. Revue de Synthése. pp. y Ludovico Geymonat. «Cinque lettere di Giovanni Vailati a E. 33. IV. Koyré se formó en Göttingen junto a Hilbert y Husserl. 1965. 250-251. L. I. B. 1971. Sus primeros títulos destacados en este campo fueron los reunidos en Etudes galiléennes (1940). contribuyendo a la difusión de la fenomenología en Francia. V. Rivista di storia critica delle scienze mediche e naturali. publicados originalmente entre 1935 y 1939.«obstáculo» y «acto epistemológico». «Pietro Capparoni (1868-1947)». pp. (nota 8). encabezados por Arturo Castiglioni y Pietro Capparoni. 60 Cf. «L’histoire des sciences dans l’oeuvre epistémologique de Gaston Bachelard». 1966. La producción de Giovanni Vailati se basó en el pragmatismo. S. 1-103. cit. Italia ocupó durante este período una posición destacada en los estudios históricos sobre la ciencia. Costabel. vol. pp. y mantuvo después con el segundo una estrecha relación. Navarro Brotóns. Bolonia. el cultivador de la disciplina más importante y de mayor prestigio internacional de la Italia de este período. Expuesta. 1917. El pragmatismo fue también una de las tendencias que pesaron en la producción de Federico Enriques. C. 1954. en el libro La formation de l’esprit scientifique (1938). Delorme. 8. en general. a la historia general de la ciencia como disciplina autónoma. Papi. «Considerazione sulla storiografía della scienza. Vadee. P. en C. C. Gillispie. que publicó ya en 1943 Le normal et le pathologique. artículos necrológicos de P. en I ragni e le formiche. «Koyré Alexandre» en C. defensor de un «neorracionalismo» de estirpe empirista y positivista. Valencia. rileggendo Federigo Enriques» Physis. pp. 482-490 57 Cf. pretextos. como las del británico Collingwood. pp. storico della scienza». Etudes d'histoire el de philosophie des sciences. principalmente conocido por sus monografías y tratados editados en fechas más recientes61. Aunque anteriormente había publicado ya numerosos trabajos de tema filosófico. (nota 8). Peirce. scienza. Il pensiero di Antonio Banfi. 1986. 17. A pesar de ello. Canguilhem. 1964. De origen ruso. II Mulino. I-II y el número especial de esta misma revista dedicado a Arturo Castiglioni. Federigo». su técnica de investigación consistía en un meticuloso análisis de textos cardinales y en la reconstrucción intelectual de su contenido. A.C. Canguilhem. Rossi. Revue de h’istoire des Sciences et de leurs applications. Gillispie. por V. 56 Cf. 129-159. 37). 45. M. 76-69. 24-39 (incluido con otros dos estudios sobre Bachelard en el libro de G. de Pisa. cit. los historiadores generales de la ciencia fundamentaron sus trabajos en diversas corrientes epistemológicas e historiológicas. 211-227. 57. pp. tanto en Francia como en otros países55. Taton. De modo más o menos indirecto. Bachelard ou le nouvel idéalisme epistemologique. Por el contrario.

215. Cohen et al. pp. «On Discipline-Building: The Paradoxes of George Sarton». 577-582. si era en realidad un historiador»66. no ha conseguido todavía ser desarraigada. más en concreto. 23. pp. los Estados Unidos. Kuhn. En el terreno institucional. Bulletin of the History of Medicine. B. respectivamente64. Sobre la American Association of the History of Medicine. sin embargo. 1966. M. A finales de 1914. p. No se tiene en cuenta la obra y el programa de Paul Tannery y tampoco las contribuciones anteriores o coetáneas de autores de similar orientación. pp. tras numerosas ficciones. Hall.. siendo la disciplina introducida en ellos en fechas más o menos tardías. Sarton se convirtió en la máxima autoridad de la misma en el mundo norteamericano. «Notes on the Early Days of the American Association of the History of Medicine». lo mismo que la American Association of the History of Medicine (1925). Isis. 1977. quien empezó en 1923 a publicar su gran tratado A History of Magic and Experimental Science63. Merton y A. Chicago. Greene. Al principio continuó publicando Isis a sus expensas. Multhauf et al. P. A. o los franceses Abel Rey y Pierre Brunet. No obstante. Los citados en la nota 62 65 R. pp. los italianos Aldo Mieli y Federigo Enriques. Para el lector que se limite a la información que ofrecen estos números de Isis. R. Recuérdese que A. Thackray. 57. 67 T. 673-695. 63 Cf. The Sarton Centennial Issue». R. The Essential Tension. 20 62 . Founder of the American Association of the History of Medicine». Thackray. Entre las escasas universidades norteamericanas que tuvieron antes que la de Harvard un profesor de historia de la ciencia se encontraba la de Columbia. J. con cerca de un cuarto de siglo de retraso respecto a sus homólogas europeas y que incluso la japonesa había sido fundada en 1915. Isis. El panorama norteamericano cambió totalmente con la emigración masiva de especialistas europeos en los años anteriores a la segunda guerra mundial. Chicago University Press.Como antes hemos dicho. tras una corta estancia en Londres. A pesar de incluir artículos de primeras figuras de la disciplina y -en el caso del número dedicado a Sarton. 75. mantiene esta perspectiva autística. Historian.abundante documentación. No se dice que la History of Science Society (1924). Selected Studies in Scientific Tradition and Change. es que al citado lector se le oculta la extraordinaria riqueza y variedad que antes de 1940 habían alcanzado los métodos y las técnicas. 1975. Sin relación oficial ni sueldo comenzó poco después a dar un curso semestral en la Universidad de Harvard. como dice Kuhn67. Merton y A. impuso en los Estados Unidos una imagen del estudio histórico de la ciencia que. «Fiftieth Anniversary Celebration of the Society». donde se le considera. el principal acontecimiento fue entonces la importación del modelo alemán de instituto historicomédico. R. no aclaran que están refiriéndose a una repercusión tardía y empobrecida del movimiento histórico científico europeo. S. Sarton emigró a los Estados Unidos. 493-504. «con el propósito de promover el estudio de la historia de la ciencia y. Bulletin of the History of Medicine. I. «Edward Rell Krumbliaar: Pysician. en 1975 y 1984. C. en contraste con las graves limitaciones de Sarton. pp. Isis. E. T. pero en 1924 la revista pasó a convertirse en órgano de la History of Science Society. Krumbhaar. B. cf. 443-482. British Journal for the History of Science. apoyar la publicación de Isis»62. 1957. se creó. K. como el alemán Friedrich Dannemann. 1949. Science and History. «Sarton. los objetivos y los presupuestos historiológicos y epistemológicos de los estudios históricos sobre la ciencia. «Lynn Thorndike (1882-1965)». pero la figura más importante de la disciplina era el medievalista Lynn Thorndike. Esdail. fundada en dicha fecha por un grupo encabezado por el historiador de las matemáticas David Eugene Smith. E. hecho clave para comprender muchas supuestas «revoluciones» de las que después nos ocuparemos. Thackray. Allí fue nombrado investigador asociado de la Carnegie Institution de Washington. 31. Basta consultar los números especiales dedicados por la revista Isis al cincuenta aniversario de la History of Science Society norteamericana y al centenario del nacimiento de Sarton. 7-170. que tan raquítica vida tuvo durante sus primeras décadas de existencia. A. Thackray. On Discipline-Building: The paradoxes of George Sarton. España y las naciones latinoamericanas figuraron entre los países que permanecieron al margen del proceso de constitución de los estudios históricos sobre la ciencia y de la fase inicial de su institucionalización. J. 85-89 64 . de forma que el lector poco avisado llega a la convicción de que se está hablando de la asociación y la figura fundacionales. con motivo de la invasión alemana de su país. Por todo ello. El puesto lo ocupaba el químico Frederick Barry. no fue nombrado profesor hasta 1940. Lo más grave. donde. al fundarse en 1929 el de la Cf. poco menos que su fundador. 1969. «Can the History of Science be History?». Long. Incluso un artículo tan crítico como el de R. pp. 66 A. calificándolo nada menos que como «the first architect of the history of science as an independent and organized discipline»65. 1984. 4. 66. p. Rupert Hall reconoció la «inmensa erudición» de Sarton pero preguntándose «con todos los respetos. 63. 148. Clagett. K.. resultará una tremenda sorpresa saber que Sarton fue nombrado profesor medio siglo después de la primera cátedra europea de historia general de la ciencia y siglo y medio más tarde de la primera de historia de la medicina. Isis.

su labor en este terreno tuvo muy escasa repercusión en la cultura española de su tiempo y no condujo al más mínimo esbozo de institucionalización. La reseña de Eneström. En su comentario a la conocida polémica que ambos mantuvieron en 1935 y 1936 en torno a la relación entre la historia general de la ciencia y la historia de la medicina. 73 A. Brieger. que se había doctorado en Berlín.. William Henry Welch and the Heroic Age of American Medicine. procedían del grupo de Kyklos. La cultura científica española en el siglo XVI. los estudios de estos autores citados en la nota 56. En cierto modo. estuvo ocupada por clínicos sin dedicación a la disciplina ni noticia alguna acerca de las nuevas orientaciones. Algunos autores aislados. por figuras como Cohen. «The History of Medicine and the History of Science». Dicho retraso puede simbolizarse en la aparición en 1803 de la obra de Fernández Vallín Cultura científica española en el siglo XVI. S. El extraordinario influjo que tuvo dicha docencia ha sido expuesto. que Sigerist fundó en 1933. Ernst Cassirer. que puede ser considerada como el resumen «clásico» de los nuevos planteamientos. Dos años más tarde. pp. Madrid. decía: «La interesante obra de Vallín da muchas noticias. En el terreno de la historia general de la ciencia. la inmigración de europeos que eran profesionales de la disciplina o cultivadores de materias afines. punto de partida de otra obra de primera importancia de la historiografía médica posterior69. The Viking Press. o de sus aplicaciones. el norteamericano George Rosen. Clagett. Real Academia de Ciencias. 9. Flexner y J. en la transición del pasado siglo al actual. Eneström. Por su parte. Sigerist trabajó rodeado de colaboradores que. 1941 69 Cf. Stockholm. o de las ciencias físicas en el siglo XVI» (La ciencia 21 . H. 70 G. no solamente de los enfoques del ambiente parisino del que procedía.Universidad John Hopkins. pues. López Piñero. Sigerist. 72. etc. resultaba inevitable que Sigerist y Sarton chocaran a causa de la incompatibilidad de sus presupuestos. 1894. «Luis Comenge y Ferrer (1854-1916) y la historiografía médica catalana». Tip. El investigador histórico y médico valenciano D. «La tradición histórico-médica valenciana». separata de su revista Bibliotheca Mathematica). núm. pero desgraciadamente son más bien bibliográficas que científicas: sus indicaciones son en general demasiado vagas para formar idea del valor científico de estas investigaciones. realizó su investigación acerca de la historia de las enfermedades de los mineros (1943). en la que se impartía un curso obligatorio para los estudiantes de doctorado. de desear que estos escritos fuesen examinados por algún docto español para tener una respuesta definitiva a la pregunta ¿Cuáles han sido los méritos de los matemáticos españoles del siglo XVI?» (C. Medicina e Historia. Moderna. en su mayoría. sobre el estudio de las matemáticas puras. Gert H. J. Su brillante obra sirvió de puente para la introducción en los Estados Unidos. Sería. el principal factor dinamizador fue la docencia que Alexandre Koyré impartió a partir de 1945 en varios centros académicos del paíss. pero aunque realizaron notables contribuciones personales. Brieger70 ha destacado que la postura agresiva de Sarton estaba en parte motivada por el agravio comparativo del que se sintió víctima por la fundación del Instituto de Baltimore. los estudios citados en la nota 40. Thomas. planteada desde los presupuestos de la llamada «polémica de la ciencia española». pero desautorizándola desde los nuevos planteamiento73. 1975. siécle. Otro Neugebauer. como Giorgio Santillana. mantuvieron cierta relación. Bajo la directa influencia de Sigerist. Gómez Ferrer. titulada «La historia de la medicina y la sociología médica». Fernández Vallín. Todavía con mayor retraso se conectó con los formuladores del programa de la historia general de la ciencia. por ejemplo. Isis. como Luis Comenge Ferrer y José Rodrigo Pertegás72. que tres años después pasó a dirigir Hemy E. A pesar de que tenían una antigua y amistosa relación personal. Quelques remarques sur l’histoire des Mathématíques en Espagne au XVI. A. por supuesto. Kuhn y Gillispie71. como antes hemos adelantado. pp. Constituye un grave desenfoque que no se refiera en modo alguno al abismo que existía entre los rudos planteamientos de Sarton y la extraordinaria altura de la renovación encabezada por Sigerist. sino también de elementos muy destacados de los vigentes en la Centroeuropa de entreguerras. 1969. Nueva York. que Eneströn reseñó en su revista con cortesía. pp. Menéndez Pelayo afirmó que «su trabajo no puede por menos de degenerar en inventario o catálogos de autores y de libros» y que hubiera preferido una monografía. Boletín de la Sociedad Española de Historia de la Medicina. J. esta revista fue continuada por el Bulletin of the History of Medicine. M. 7-25. 3-8. José Rodrigo Pertegás. entre otros muchos autores. P. 47. en Baltimore. 72 Cf. con los protagonistas iniciales de la corriente historicomédica. Riera. 68 S. Simon Flexner llegó a calificar la incorporación del gran renovador de los estudios historicomédicos como «uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la Universidad durante muchos años»68. 71 Cf. Edgar Zilsel. En el instituto de Baltimore. Sin embargo. en contraste con las dificultades de su posición en la Universidad de Harvard. Valencia. presentó al congreso internacional de historia de la medicina celebrado en Madrid una comunicación. España también permaneció hasta fechas tardías al margen de las dos grandes corrientes que condujeron a la constitución de los estudios históricos sobre la ciencia. en la renovación del panorama norteamericano influyó. 1893. 375-380. La cátedra de historia de la medicina de la Universidad de Madrid.

La obra de Laín. 76 Asociación Nacional de Historiadores de la Ciencia Española. aparentemente más crítica. La polémica de la ciencia española. 77 F. Fruto sobresaliente de la Asociación fue el volumen Estudios sobre la ciencia española del siglo XVII (1935). 25-33. como ha puesto de relieve Pyenson75. VIII-XX. Claudio Sánchez Albornoz y Américo Castro74. 1988. La tradición científica española fue una mera excusa para la confrontación de la ideología casticista. Vernet. Uno de los exiliados fue Francisco Vera. 2 vols. Librería General de Victoriano Suárez. 473-475. La primera utilizó casi siempre la retórica triunfalista. 22 . Vera. 18-19. Barcelona. 75 Cf. cabeza del grupo. Gráfica Universal. Sánchez Pérez. de Laín Entralgo. Sánchez Ron (dir. En el terreno de la institucionalización. Iberia. «Los estudios históricos sobre la actividad científica en la España de los siglos XVI y XVII» en Coloquio sobre historia de la ciencia hispano-americana. Manuel Artigas. 1977. J. Como hito convencional cabe señalar la fundación en 1934 de la Asociación Nacional de Historiadores de la Ciencia Española por una veintena de estudiosos entre los que figuraban destacados historiadores de las ciencias físico-matemáticas (Francisco Vera. Ya nos hemos referido a la aparición en 1941 de Medicina e historia. sin realizar el menor esfuerzo por aclarar una realidad histórica cuyo desconocimiento era su gran argumento frente a los pintorescos excesos de los apologistas. ha sido desarrollada desde diferentes perspectivas por las varias ramas de su escuela79. pp. edición ordenada y dirigida por D. Estudios sobre historia de la ciencia española. López Piñero. el primero redactado en nuestro país77. barrera que reforzaron con sus desafortunadas incursiones en el tema grandes figuras de la ciencia. Niceto Alcalá Zamora76. 45 1-452).. M.). M. M. 1987. 79 Cf. López Piñero. 1970. que ha enriquecido con importantes contribuciones originales. vol. 229-249. Pyenson. en J. se limitó de hecho a entonar lamentaciones de todos los matices. pp. 74 Cf. Madrid. La segunda. reed. La plena introducción de los estudios históricos sobre la ciencia en la España de la posguerra se produjo a partir de la actividad de José María Millás Vallicrosa y Pedro Laín Entralgo. Estudios sobre la ciencia española del siglo XVII. Ernesto y Enrique García Camarero. clerical y conservadora con la positivista. 1937. que ha pesado decisivamente en los conocimientos en torno a la transmisión de la ciencia árabe medieval al Occidente europeo78. inicio de la línea de investigación que siguió después y continúa cultivando su escuela. y a la pronta repercusión que tuvo fuera de España. facsímil. Madrid. sino un enfrentamiento de posturas ideológicas. de la náutica (Julio F. una organización política y un sistema de valores que la postura pesimista trataba de invalidar. «El pensamiento científico en Al-Andalus: medio siglo de historia de la ciencia árabe en el AlAndalus».Como es sabido. tara que asimismo tiene gran vigor en los Estados Unidos. la citada polémica nunca fue una controversia entre estudiosos del tema. Madrid. pp. Madrid. La postura panegirista ensalzó las «glorias de la ciencia española» intentando justificar unas estructuras socioeconómicas. como julio Rey Pastor y Gregorio Marañón. sobre todo en nuestro grupo de española. Millas Vallicrosa. CSIC. Historia de la Ciencia. «Macondo científico: instituciones científicas en América Latina a principios del siglo XX». 1935. Alianza. centrada en el análisis histórico de los grandes problemas teóricos de la ciencia y la práctica médica. José A. 2 vols. 1907-1987. Aparte de su influjo en otros países. I. 78 Cf. pp. 1. 1966-67. hierro. 1933. La Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones científicas 80 años después. II. CSIC. Se trata de un ejemplo paradigmático del importante freno que supone para nuestra disciplina el nacionalismo. revestida en ocasiones de fáciles alardes de erudición postiza. que prologó el propio presidente de la república. M. Madrid. López Piñero. 231-239. «Pedro Laín Entralgo. negando a cualquier precio todo lo que pusiera en peligro su negra imagen de «látigo. Guillén Tato). por supuesto. vol. J. 133-166. pp. de la farmacia (Rafael Folch Andreu) y de las ciencias biológicas (Agustín J. M. el desarrollo de esta iniciativa. J. Celso Arévalo). La introducción en España del movimiento historicocientífico europeo puede situarse al final del período de entreguerras. «El estudio histórico de la medicina en la obra de Laín Entralgo». J. laica y progresista. Francisco de las Barras de Aragón. Madrid. significó la asimilación rigurosa de los presupuestos epistemológicos e historiológicos de la disciplina.. sangre y rezos». principalmente los de origen centroeuropeo. Real Academia de Ciencias. No resulta nada extraño que los residuos más o menos vergonzantes de esta polémica constituyeran un importante obstáculo para la introducción en España de los modernos estudios históricos sobre la ciencia. a quien la contienda dejó prácticamente sin distribuir su compendio de historia general de la ciencia. Barreiros. La guerra civil frustró. historiador de la medicina» Asclepio. José Ortega y Gasset y Miguel de Unamuno. L. autores de obras de primer rango de amplia repercusión internacional y maestros de sendas escuelas que cuentan ya en la actualidad con cuatro generaciones. en la escuela de Laín. el pensamiento o la historiografía. 1981. Dynamis. en J. y en los países latinoamericanos. bien en sus vertientes criollas o en las indigenistas. pp. Millás había publicado en 1931 su clásico Assaig d'história de les idees físiques i matemátiques a la Catalunya medieval. Armando Cotarelo).

J. Charles C. 82 Actes du IX. C. España y Latinoamérica. el más destacado de su primera generación de discípulos junto a Luis S. René Taton y Jean Thédoridés. O'Malley. La obra. encabezada por el gran Vassili Zotibov. Universidad de Barcelona. 1960. el único latinoamericano fue el brasileño Ladislao Reti. Henry Guerlac. la cátedra era incluso suprimida. Everet Mendelsohn. Sin embargo. contaba con personalidades como Guy Beaujouan. junto a algún veterano como Richard Shryock. Maurice Daumas. Pierre Costabel. Congrés International d’Histoire des Sciences. y la Unión Soviética. Doris Hellmann. World Medical Journal. 81 Cf. Righini Bonelli. Destacaban asimismo Italia. así como de Canadá y australia. pp. Gran Bretaña. El grupo más numeroso era el de los Estados Unidos. 60-62. Lastres en Lima. La comparación de esta distribución con la de los asistentes al presente congreso «Ciencia. donde creó un instituto de Historia y Filosofía de la Ciencia y continuó la edición de la revista Archeion. IX. además de Koyré. Gerald Holton. asiáticos y árabes. S. Bernard Cohen. op. lo que aquí nos importa subrayar es la presencia norteamericana. A la luz de lo que llevamos dicho resulta muy significativa la distribución por países de los participantes en el IX Congreso Internacional de Historia de las Ciencias celebrado en Barcelona el año 1959. Salvador García Franco y Ernesto García Camarero. Fue muy importante el grupo francés que. pero todas ellas ocupadas por clínicos sin dedicación profesional a la disciplina. tras su jubilación o fallecimiento. hubo algunos profesores que realizaron una destacada labor investigadora. entre otros. «Mieli. Derek J. Segescu. figuraba una extraordinaria serie de estudiosos jóvenes o de edad mediana: Marshall Clagget. con los jefes de fila de la orientación internalista y externalista. a pesar de la completa ausencia de historiadores de la medicina. Desde 1940 hasta 1943. Crombie y Joseph Needham. Laín Entralgo también participó en el congreso acompañado de Juan Antonio Paniagua. Ricardo Archila en Caracas y Carlos Martínez Durán en Guatemala. aunque el italiano Francesco Carta dio noticia de una ambiciosa empresa mexicana que entonces se iniciaba: la edición de las obras completas de Francisco Hernández encabezada por Germán Somolinos82. pp. Allí comenzó la redacción de su Panorama general de historia de la ciencia. junto a Buenos Aires. Hermann. por el historiador de la medicina Luigi Belloni y la historiadora de la astronomía Maria Luisa Bortelli. historiador de la filosofía muy interesado en temas científicos. cit. Gillispie. española y latinoamericana. 79-95. pp. en Actes du VI Congrés Internationales d'Histoire des Sciences (Amsterdam. Pierre Huard. 1974. vol. la situación política le obligó a abandonar este puesto y pasó los últimos años de su vida en Florida. yo me encontraba entonces terminando mi segundo año de formación en Alemania. Mieli fue profesor en la Universidad Nacional del Litoral en Santa Fe. M. López Piñero. La única que llegó a organizarse de forma semejante a un instituto fue la de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. en el que. con serias dificultades económicas y mal estado de salud. que bajo la dirección de Fernández del Castillo desarrolló una actividad institucionalizada docente e investigadora80. su discípulo Juan Vernet. También lo era el alemán. 377-379. Sin embargo. (nota 8). se trataba de esfuerzos meramente personales y. Price y Edward Rosen. Guillén Tato. Granjel y Agustín Albarracín. Tampoco los países latinoamericanos participaron en el proceso de constitución y en las primeras fases de la institucionalización de los estudios históricos sobre la ciencia. Aldo». Mientras que hubo asistentes de otros países europeos. como es sabido. Barcelona. R. L. fue terminada por Desiderio Papp y José Babini. quien en su ponencia describía la creación de un seminario sobre cartografía marítima medieval en el que colaboraban. París. Kuhn. ocupaban las vicepresidencias Joaquín Carreras Artau. A pesar de ello. Aníbal Ruiz Moreno en Buenos Aires. Charles D. pero con figuras como Willy Hartner. entre otros. Allistair C.Valencia y en el instituto por él fundado en Madrid. representada. Sin embargo. 23 . el exilio de Aldo Mieli en Argentina a partir de 1939 abrió unas posibilidades en cierto modo paralelas a las creadas por Sarton en los Estados Unidos. En el terreno de la historia general de la ciencia. como Juan B. El presidente de la comisión ejecutiva era Millás y el secretario. 1970. se ha reproducido el modelo de origen centroeuropeo de asociar la historia de la medicina a la historia general de la ciencia. M. respectivamente. Descubrimiento y Mundo Colonial» refleja muy expresivamente la trayectoria de la disciplina en los Estados Unidos. «Teaching the History of Medicine in the Iberian World». 3. 1951). en C. 80 Cf. Barcelona-Madrid 1-7 sepiembre 1959. y el antes citado julio F. Francois Russo. pero el intento de institucionalización de Mieli no tuvo continuidad81. Thomas F. «Aldo Mieli». Rudolph Zaunick y Ernst Zinner. En diversas universidades existieron desde fechas relativamente tempranas cátedras de historia de la medicina. del cual solamente llegó a ver publicados los dos primeros volúmenes y las pruebas de tres siguientes. Gillispie.

A. Isis.nunca pudimos tomárnosla en serio. Routledge. pp. Mucho más grave es la desorientación que ha provocado la ruidosa formulacion en el mundo angloamericano de una supuesta «revolución epistemológica» en torno a los años sesenta. Kuhn.. desconociendo la riqueza y diversidad de los planteamientos y orientaciones que la disciplina ha tenido a lo largo de su desarrollo. 353-35K 85 CF. Emil E. que ignora figuras de primer rango de la historiografía de la ciencia como Pierre Brunet. Londres y Nueva York. Friedrich Dannemann. A. la influencia que en los ambientes académicos oficiales ejercieron varios autores neoidealistas. Kopp. (nota 33) y el estudio introductorio de R. Rupert Hall. Antonio Favaro. de que el especial vigor que el debate en torno a las concepciones «externalista» e «internalista» ha tenido en Gran Bretaña se debe en buena parte a las particulares circunstancias en que la disciplina se introdujo en dicho país.LA COYUNTURA ACTUAL La situación de la disciplina en la última década del siglo XX es el tercero de los condicionantes del presente congreso que nos hemos propuesto comentar. Sin embargo. en mi actividad docente y también en algunas publicaciones que no vale la pena recordar. dio en centros académicos norteamericanos desde 1945. Recordemos. Hermann F. Underwood. el ocupado por A. Benjamin Farrington. Hall. cit.1984. No cabe duda. la segunda. La vigencia del inglés como «lingua franca» internacional de casi todos los saberes conduce a privilegiar. por desgracia. como sabemos. op. «Beginnings at Oxford». fue el interés que en un grupo de científicos marxistas (John D. Isis. modesto seguidor de una orientación similar a la de Sarton84. Eneström. La confrontación desde procedencias tan opuestas dio al debate acerca del «externalismo» y el «internalismo» un sentido y. 75. Crombie. «Beginnings in Cambridge». Wohlwill. Edmund Oskar von Lippmann. del que recientemente se ha publicado R. M. Por otra parte. 1992 pp 8-9. Olby. A las que ya hemos expuesto pueden añadirse otras tan extremadas como la perspectiva provinciana de un reciente Companión to the History of Modern Science (1990)83. trabajo incluido después en su libro I ragni e le formiche. Alexandre Koyré. 1960. G. Hanson. Companion to the History of Modern science. Ya hemos dicho que los debates y síntesis recientes en torno a la historiografía de la ciencia se enfocan a menudo de modo parcial o gravemente erróneo. dicho mundo no figuró entre los escenarios originales de los procesos de constitución e institucionalización de la disciplina. Bukharin et al. que dirigió el médico Charles Singer. 55. (nota 9). FR. «La historia de la ciencia como disciplina». cuya obra fue asimilada a través de los cursos que. 24 83 . 25-28. Esta segunda vía condujo a la dotación de los primeros puestos docentes historicocientíficos: en la Universidad de Cambridge. en ocasiones de modo injustificado. Gustav H. puntos de vista que no eran sino reiteraciones. Los veteranos que iniciamos nuestro aprendizaje en fechas anteriores a esta pretendida «revolución» en ambientes centroeuropeos y en una estrecha relación con los franceses e italianos -que en la España actual parece. Toulmin. que en el mundo británico de entreguerras su institucionalización se redujo prácticamente a la dotación en 1923 de un pequeño departamento en el University College. R. J. Joseph Needham. 75. 1990. ¿Cuáles son las causas de esa deficiente conexión? Mi opinión es que son fundamentalmente dos: la pérdida de una perspectiva auténticamente internacional y la falta de integración de la línea historicomédica y la centrada en la historia general de la ciencia. Crombie86. el «senior university post» creado en 1953 y ocupado el año siguiente por Allistair C. Christie y P. por ejemplo. nombrado en 1950 «assistant lecturer». la producción procedente del mundo angloamericano. haberse perdido. de Londres. Julius Ruska. C. asimilándola de forma tardía y a menudo empobrecida. en el sentido en el que Ortega acuñó esta expresión. 84 Cf. puesto que Paolo Rossi ha analizado brillantemente la cuestión en sus «Appunti intorno a una revoluzione imaginaria». Weindling (dirs. Resulta evidente que existe una deficiente conexión con nuestra propia historia. lo que resulta paradójico en una disciplina que predica constantemente a las demás precisamente lo contrario. Por poca agudeza que tuviéramos. presenta últimamente señales innegables de «tibetización». Así lo vengo diciendo desde hace más de un cuarto de siglo. 22-25. Medical History. J.). Lakatos y Feyerabend. versiones locales o remedos revestidos con especulaciones de variable ingeniosidad. No puede ocultarse que también ha contribuido a la «tibetización» el desigual diccionario biográfico dirigido por Gillispie. C. cuyo precursor sería el «segundo» Wittgenstein y sus principales figuras. op. entre ellos. núm. sobre todo. pp. una transcendencia realmente injustificados. ya citada anteriormente. A.) despertaron las aportaciones de Boris Hessen y otros autores soviéticos al congreso internacional celebrado en el año 193185. 4. R. y en la de Oxford. el inglés Robin George Collinwood y. E. N. Las consecuencias son numerosos desenfoques de diferente gravedad. Cantor. etc. Ha publicado una reseña de cierta extensión sobre esta obra J K López Piñero. 86 Cf. Bernal. etc. «Charles Singer (1876-1960). Saber/Leer. pp. percibimos que la pretendida mutación consistía casi exclusivamente en considerar como aportaciones originales renovadoras. El notable desarrollo que la historiografía de la ciencia ha tenido después en el país partió de dos vías contrapuestas: la primera de ellas. cit. Macleod.

Schnelle. como es sabido. en L. (nota 32). cit. 59-94. en oposición a los casos frecuentemente discutidos de la física y la astronomía. 39. anota sumariamente el importante papel desempeñado por Sudhoff. Lovejoy y la psicología de la «Gestalt». lo mismo que Fleck. muchos de los cuales lo presentan como una contribución aislada y que pasó desapercibido en su ambiente. Lo único que los filósofos podían hacer era hablar de los paradigmas y lo hicieron sin pausa»88. Anneliese Maicr. sin duda el mejor publicado hasta ahora. 729. 77. Algo parecido puede decirse de I ragni e le formiche. Schwabe. Con motivo de su «descubrimiento» por Kuhn. La Theorie und Praxis der medizinischen Forschung (2a ed. 94 Rossi. a la historia del concepto de sífilis. «History of Science in ltaly». En consecuencia. 25 . tengo que decir que cuando me formé en Alemania en los años cincuenta era habitualmente tenida en cuenta en el ambiente de la disciplina. ha sido convertido en un adelantado de la «revolución epistemológica» de los años sesenta. Isis. especialmente entre los que sabían poca historia y carecían de formación en sociología: «La sociología de la ciencia incluida en la obra de Kuhn les pareció que era algo que había que admitir con entusiasmo o rechazar enérgicamente en un terreno filosófico apriorístico. 1944). 89 H. de Karl Kisskalt. Chicago. que «la medicina representa epistemológicamente. 1935. pp. (nota 87). The Structure of Scientific Revolutions. Para clarificar las cosas conviene quizás añadir que me parece acertado el diagnóstico de Wartofski acerca de la auténtica sensación que el libro de Kuhn The Structure of Scientific Revolutions produjo en los filósofos de la ciencia del mundo angloamericano. pp. Boston Studies in the Philosophy of Science. cit. Rossi. VIII-1X. Il Mulino. en mi opinión. Las consecuencias de la inconexión entre las dos ramas de los estudios históricos sobre la ciencia pueden ser tan penosas como las producidas en torno al «descubrimiento» del libro de Ludwik Fleck Enstehung und Entwicklung einer wissenschaftliche Tatsache (1935). (nota 87). Rossi. Emile Meyerson. 1990. Barcelona. utilizando el tosco acercamiento de los «antecedentes». 1986. p. La inconexión que continúa existiendo entre los cultivadores de la historia general de la ciencia y los de la historia de la medicina también puede ejemplificarse en numerosas publicaciones recientes. 91 L. ha sido reeditado en varios idiomas y se le han dedicado numerosos estudios. También se ha puesto de relieve la insignificante influencia de Kuhn en la investigación histórica de la ciencia que.. 213-218. Más sorprendente resulta que. anotando. que publicaron en este idioma y en el propio. dedicado. Basel. así como que la profesionalización en este campo fue anterior a la de la historia general de la ciencia89. grandes figuras del grupo fundacional europeo de los estudios históricos sobre la medicina a mediados del siglo XIX90. en una «guest editorial» de Isis acerca de la historia de la historiografía de la ciencia en Italia (1986). pp. «Fatti scientifici e stili di pensiero apunti intorno a una revoluzione imaginaria» en I ragni e le formiche. que fue uno 87 P. Trad cast. En el firmado por Lothar Schäfer y Thomas Schnelle se afirma. S. p. pp. En cuanto a la supuesta falta de repercusión de la obra de este último entre los historiadores y filósofos de la medicina del área centroeuropea. 92 T. 1976. Dicha producción utilizaba el alemán como «lingua franca» y en ella destacaron otros polacos como Ladislaus Biegartsky y Wladijslaw Szumowski. 93 L. se ha limitado al empleo epidérmico de su terminología con el único móvil de estar «á la mode». La introducción a la historiografía de la ciencia (1987) de la danesa Helge Kragh solamente incluye una breve alusión a la historiografía médica a la que considera «aún una rama autónoma. Kragh. un territorio sin descubrir»93 El de Paolo Rossi. ni siquiera Rossi integra este libro y otros trabajos de Fleck en la copiosa e importante producción del mundo centroeuropeo de su tiempo en torno a la historia y la filosofía de la medicina. 1962. lo encuadra correctamente en las corrientes de la «sociología del conocimiento» vigentes entonces en el mundo centroeuropeo. sin rubor alguno. Abbri y P. Una apologia della storia della scienza. op. y 18. Fleck. «The Relation berween Philosophy of Science and History of Science». Héléne Metzger. además. Madrid. el libro de Paolo Rossi antes citado. 168-169. Sin embargo. cit. 90 F. «Los fundamentos de la visión sociológica de Ludwik Fleck de la teoría de la ciencia». Bolonia. con una serie de problemas e intereses que no comparten exactamente otros campos». Como es sabido. Arthur O.una traducción castellana87.. op. 88 M. quien reconoció la influencia que había ejercido sobre sus ideas en The Structure of Scientific Revolutions (1962)92. Alianza. La génesis y el desarrollo de un hecho científico. Entstehung und Entwicklung einer wissenschaftlichen Tasache. Wartofski. 1986. la fundación de la sociedad alemana de una disciplina y la de la cátedra de Copenhague (1893). Fleck. que algunas de las numerosas reseñas que el libro mereció en las más prestigiosas revistas de la época lo pusieron ya de relieve94. Einfürung in die Lehre von Denkstil und Denkkollektiv. al descubrimiento de la reacción de Wassermann y a reflexiones epistemológicas en torno a ambos temas91. Crítica. también anotó en este contexto el influjo que había recibido de Alexandre Koyré. 26. Ferdinando Abbri y el propio Rossi se limiten tan estrictamente a la historia general de la ciencia que no citan ni siquiera a Salvatore de Renzi y Francesco Puccinoti. Schäefer y T. W. Kuhn. 1986. Sin embargo. University of Chicago Press. op. Rossi.

Kisskalt era bacteriólogo lo mismo que Fleck.. 97 K. Urban & Schwarzenberg. 1255-1259. p. pp. Rothschuh. no cita solamente el libro de Fleck sino también su artículo acerca de «la cuestión de los fundamentos del conocimiento médico aparecido asimismo en 193595. Lehmanns. confundiendo a los que los toman por oráculos epistemológicos.. Theorie des Organismus (1959).de los primeros textos sobre el tema que estudié. su principal obra teórica97. 2a ed. E. 1959. El manual del gran historiador de la medicina Paul Diepgen para la asignatura «Introducción a la medicina». Fleck. 289. 1949. 304. Diepgen. Die Heilkunde und der ärztliche Beruf Eine Einfübrung. 3a ed. E. Klinische Wochensschrift.. Berlín und Mümchen. pp. 1949) el más utilizado entonces por los estudiantes de toda Alemania. München-Berlin. Die Heilkunde und der ärzliche Beruf (3a ed. lo que es mucho peor. Creo que ya no hacen falta más ejemplos demostrativos de que muchos están haciendo el ridículo en esta cuestión y. 192. entre ellas. Urban & Schwarzenberg. Theorie und Praxis der medizinischen Forsebung. pp. K. Theorie des Organismus. München-Berlin. También el historiador de la fisiología y seguidor de la mentalidad «holista» K. El artículo citado es: L. destaca una frase de Fleck procedente de dicho artículo: «No hay más observaciones válidas naturalmente que las válidas culturalmente»96. 26 95 . 188. 271. 96 P. Rothschuh tuvo en cuenta el libro de Fleck en varias publicaciones. 1935. 14. 1944. «Zur Frage der Grundlagen der medizinischen Erkenntnis». Kisskalt.