Universidad de Chile Facultad de Filosofía y Humanidades Escuela de postgrado Departamento de Literatura Problemas y Propuestas para una Comparatística Latinoamericana

El desplazamiento por el infierno como una construcción crítica de la ciudad en Adán Buenosayres

Profesora: Irmtrud König Escrito por Manuel Alvarez 28/12/10

abandonad toda esperanza Dante Alighieri El siguiente trabajo tiene por pretensión realizar un análisis de la novela de Leopoldo Marechal Adán Buenosayres publicada en el año 1948. en las partes que de la novela que han sido aludidas se encuentran elementos de La Odisea de Homero. intertextualidades o imitaciones estructurales que pueda haber . La Eneida de Virgilio y La divina comedia de Dante Alighieri. que ha sido profundamente modificada por las oleadas de inmigración y por el surgimiento de una industria cultural masiva. Estos están asociados con el lugar de la tradición criolla decimonónica argentina en el ámbito de la cultura urbana contemporánea. y también como la misma novela lo exige. como un despliegue deambulante por el infierno. De esta manera. como el arrabal– de la topografía urbana. donde el protagonista acompañado de uno de los personajes de la novela transita por un inferno dantesco parodiado y estructurado como el reflejo catártico de la capital argentina. Las Ranas de Aristófanes. mientras dialogan y discuten sobre un conjunto de problemas recurrentes. que se dedican a explorar distintos espacios físicos y sociales –casi siempre liminares. Este recorrido se configura. Sin embargo. a partir de lo referente al descenso al infierno. esta investigación pretende concentrarse en la relación que tiene la novela de Marechal con la obra de Dante. además este recorrido/descenso/despliegue también se observa en el séptimo libro llamado “descenso a la oscura ciudad de Cacodelphia”. Como este trabajo se enmarca dentro de un curso sobre comparatística y el estado de la misma en Latinoamérica. que se observa en los libros II y III de la novela y donde confluyen distintas miradas sobre la realidad social argentina. aunque no tanto por las conexiones.El desplazamiento por el infierno como una construcción crítica de la ciudad Oh vosotros los que entráis. Puntualmente el análisis se centrará en el recorrido y revisión que realiza el protagonista en compañía de sus compañeros generacionales por la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores a principios del siglo XX. pues la trama de la novela está dada por el itinerario del protagonista y su círculo de amigos. hay que señalar que la novela. se encuentra en relación con varios textos literarios que han tratado y construido un imaginario con respecto a este tema o tópico. a mi entender.

por intentar una «catharsis». 1999. momento en el cual varias ciudades latinoamericanas. Leopoldo Adán Buenosayres. figuras mitológicas. surgen nuevas clases sociales y con lo mismo los conflictos entre ellas. una ciudad latinoamericana en pleno proceso de urbanización y modernización. entendió seguir el orden manso de la caridad. tal como en la obra de Dante que hace una crítica de Florencia por medio de su tránsito en compañía de Virgilio. En la novela. el tradicionalismo frente a lo foráneo. por la que se desplazan y dialogan constituyéndose a sí mismos y a su sentir referente a la nación. pues. y Buenos Aires no es la excepción. sufren una serie de cambios en su constitución misma. estos factores o cambios dinámicos que ocurren en la ciudad traen como consecuencia un enfrentamiento o choque de diversas aristas culturales que se mezclan y reflejan. Sino que. al mismo tiempo surge las reflexiones sobre la conformación de la nación y la identidad nacional.entre una y otra (entiéndase figuras como el guía. Santiago de Chile: ALLCA XX. la ciudad y los procesos que estos viven. Lafforgue. “Las claves de Adán Buenosayres”. Edición crítica. lo que se quiere apuntar aquí. Coord. que comparten una misma necesidad de reflexionar sobre una experiencia generacional en el contexto de una gran ciudad. la sociedad y la ciudad misma. la posición frente al extranjero. factores todos que confluyen en lo que se entiende como el proyecto de la Modernidad y la manifestación del mismo por medio del proceso de modernización. la conformación del infierno en círculos o cacobarrios. Jorge y Fernando Colla. 868 . como una construcción crítica de la sociedad. En Marechal. observo en esta novela.”1 (868) Entendiéndola contextualmente la novela representa los años veinte del siglo recién pasado. va hacia el entendimiento del viaje/desplazamiento por el infierno que realizan los personajes. etc. etc). es . p. Se da la expansión de la ciudad en cuanto a su estructura. un intento paródico por plasmar la realidad de un momento determinado bajo la mirada de un personaje y/o un grupo de intelectuales jóvenes de cierto credo estético vanguardista. como es visible. la expansión demográfica debido a los movimientos migratorios desde el campo a la ciudad y desde el extranjero. las ciudades se sumergen en el acelerado movimiento de la producción económica y el desarrollo. De esta forma se observan en Adán Buenoayres temas 1 Marechal.a mi parecer. dotado. Leopoldo. de todo el confort moderno ¿Y para qué? Para que mis alegres conciudadanos tuvieran un pulcro lugar de recreación donde mirarse y mirar bajo la luz de aquel «humorismo angélico» a que me referí en el prólogo de la novela y que. la intención del autor quien señala: “Inventar un inferno humorístico.

la industrialización de la producción. Marshall. autorresponsable y dueño de su propia historia. crecimiento. porque no. Eduardo. que son representado paródicamente a través de intento interpretativo de estos personajes que buscan formar una identidad colectiva que trascienda a un ámbito social más amplio. pues si bien presenta una serie de beneficios para los hombres e incluso un nuevo entendimiento de lo que es el hombre: sujeto autorreflexivo. “Brindis por la modernidad”. un cambio estructurante que apunte a un mejoramiento de la humanidad. alegría. inmensos trastornos demográficos. el tradicionalismo y el espíritu de renovación. etc. entre los hombres y la naturaleza. p. 1995. arroja al mismo a una búsqueda de una nueva vida alejado de una tradición y de un habitat ancestral.67 .como la modernidad europea y la diferencia rioplatentese. por otro lado.”3 2 Subirats. una reconciliación entre los hombres: las elites y las masas subordinadas. genera nuevas formas de poder jurídico y lucha de clases. que cambian las propias imágenes del universo y lugar del hombre en él. acelera el ritmo de vida. En El debate modernidad posmodernidad. Aquel proyecto que se configuraría como una utopía donde prima la idea de libertad como “principio de autonomía individual y como principio constitucional de los derechos republicanos. que transforma el conocimiento científico en tecnología. p. el criollismo y la vanguardia. el abandono metafísico del sujeto y la fe en las ciencias y el progreso. por medio de los grandes descubrimientos en las ciencias físicas. La modernidad la entiendo como el proyecto de perfeccionamiento de la humanidad. que se basaría en la reconciliación entre los hombres y su realidad. Buenos Aires: editorial El cielo por asalto. Edición a cargo de Nicolás Casullo. y. la Modernidad es un remolino de existir donde los sujetos: “[…] en un medio ambiente que nos promete aventura. el proyecto moderno no deja estar exento de contradicciones. En El debate modernidad posmodernidad. [que] estaba indisolublemente unida a la del progreso científicotécnico” 2. lo que somos. o Tal como lo señala Marshall Berman. “transformaciones de la cultura moderna”. poder. crea nuevos medios humanos y destruye los viejos. entre otros muchos fenómenos. es decir. 219 3 Berman. transformación de nosotros mismos y del mundo –y que al mismo tiempo amenaza con destruir todo lo que tenemos. Edición a cargo de Nicolás Casullo. 1995. lo que sabemos. un proyecto donde los hombres y las mujeres no sólo serían los objetos de cambio sino que además pasaran ellos a ser los sujetos que transformen su existir y las formas de aprehender el mundo. Sin embargo. Buenos Aires: editorial El cielo por asalto.

“La diferenciación de la ciencia. y es que si bien lo que se intenta con la modernidad es la accesibilidad y el enriquecimiento de la vida diaria a partir de la acumulación de los conocimientos que la separación de ciencia.Y es que la modernidad se configura a partir de un cambio de perspectiva que hay en la forma de entender la cultura. es decir.”6 Que en definitiva dejan al individuo común como una especie de huérfano víctima de un mundo regulado por lógicas propias. Aunque el proyecto de la modernidad fue pensado por los filósofos del iluminismo como uno que se sustentaría en la esperanza de que el arte y las ciencias promoverían el control de las fuerzas de la naturaleza además de la comprensión del mundo y de la posición del individuo inserto en él. Nicolás. o una concepción global del mundo. y que a partir de la ilustración se configuran como saberes institucionalizados que eran posibles de entender a partir profesiones culturales que enfocaban los problemas con perspectivas de especialistas. las cuales se encuentran fuera de su alcance y que no le permiten tener un sustento desde donde afirmar la propia existencia o su cultura. “Modernidad: un proyecto incompleto”. Pero al mismo tiempo esta separación de los saberes conlleva un distanciamiento entre quienes manejan el conocimiento de cada área. Es ahí donde el papel de los grupos de intelectuales. es decir. En El debate modernidad posmodernidad Casullo. dentro de un pensamiento metafísico y religioso. no pasaría a ser propiedad de la praxis cotidiana. como el Martinfierrismo por ejemplo. toma preponderancia. Jürgen Habermas analizando el pensamiento de Max Weber lo entendió así: “[ Weber] Él caracterizó la modernidad cultural como la separación de la razón sustantiva expresada en la religión y la metafísica en tres esferas autónomas: ciencia. Buenos Aires: editorial El cielo por asalto. el público más amplio. los especialistas y el resto. arte y moral trae y que se expresaría en una “organización racional de la cotidianeidad social”5.”4 Entendido de esta forma. 138 . Jürguen. pues ellos se 4 Habermas. que se diferenciaron por que las visiones del mundo unificadas de la religión y la metafísica se escindieron. o sea. Esta distancia produce un problema. moralidad y arte. 138 6 Ibid. p. la moral y el arte ha desembocado en la autonomía de segmentos manipulados por especialistas y escindidos de la hermenéutica de la comunicación diaria. la esencia de la modernidad se puede ver desde la ruptura de un mundo simbólico donde estas tres esferas unidas constituían un todo coherente. p. 1995. esto no necesariamente pasaría a ser así. p. 137 5 Ibid.

henciclopedia. 9Remedi. entender a los sujetos como actores culturales que contribuyen con sus discursos y prácticas discursivas a la construcción de un texto urbano. Lo que aquí interesa es esta última concepción de la ciudad. estructuras e instituciones específicas que nos preceden y de la que somos un producto. y 3) como una representación imaginaria. pues en la novela de Marechal la ciudad se expresa mediante metáforas. que al mismo tiempo que describen y organizan7 la ciudad. en un comienzo de estilo flaneur. ella se presenta como el cúmulo de interacciones entre las nuevas formas de ordenamiento epistemológico que imperan y los saberes ancestrales y tradicionales de los sujetos. producto de nuestra imaginación y sobre todo del lenguaje. símbolos y relatos que funcionan como claves explicativas de la cultura y se constituyen en mediaciones entre la vivencia que representa de la ciudad y el desplazamiento de los personajes. narrativas. pues la comunidad imaginada. si tienen en mente que viven con ellos en comunión. El centro en el cual estos procesos son evidentes es la ciudad. la configuran como un espacio imaginado por los sujetos que se insertan en ella. aunque no conocen o entran en contacto con la mayoría de sus compatriotas . 2) como un conjunto de prácticas. socialmente construida. ésta se observa a partir de las nociones que Benedict Anderson plantea en su libro Comunidades Imaginadas: reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo. . tratan de desenvolverse y construir un vivir al mismo tiempo que mediante sus prácticas reflejan una interacción urbana representativa. que habitamos y con la que establecemos un relación sensual y simbólica. miembros de una nación. que al verse sumergidos en esta dinámica. 8 En cuanto a la noción de imaginario en la ciudad.8 Es decir.htm. A través del recorrido. es tal en cuanto quienes la conforman.presentan como el mediador entre el conocimiento y las masas en pos de la construcción de una identidad a partir de la interpretación de la realidad. y que a la vez reproducimos. En este sentido la ciudad no es sólo entendida como aquella estructura física de asentamiento de individuos que devienen en colectivo por sólo compartir un espacio en común. Gustavo. que entiende a la ciudad como el resultado de la coexistencia de un orden doble: orden de los signos y el físico. ya que el hecho de que. una construcción simbólico discursiva. “representaciones de la ciudad: apuntes para una crítica cultural” en http://www. en 7 Descriptivo y organizativo entendiéndolo desde a perpsectiva de Ángel Rama en La ciudad Letrada.org. sino que también hay que entender y atender a la ciudad como un espacio de constitución simbólica donde su carácter productivo está expresando o representando en discursos. del protagonista se nos hace evidente la fauna de otros personajes y espacios entre característicos y funcionales al contar paródico propio del relato.uy/autores/Remedi/Ciudad1. Gustavo Remedi9 señala que la ciudad se puede entender de tres formas: 1) como realidad material.

Construcción de identidades urbanas desde el ambulantaje”. pues: una ciudad se autodefine por sus mismos ciudadanos y por sus vecinos o visitantes: sujetos reales e imaginarios que introducen la cuestión de la subjetividad: ciudad vivida. Pero. de manera que nombrar un territorio.”10 Con aquello se comprende la intención de Marechal de mostrar a la ciudad como un infierno humorístico que se recorre y en el que sus personajes se ven representados de manera cabal. y donde la ciudad aparecerá entonces como una densa red simbólica en permanente construcción y expansión donde los fenómenos y procesos como la modernidad y la modernización condicionan la existencia misma. entiendo que hay un doble movimiento en el relato. la función del recorrido por la ciudad abarca no sólo el reflejo de la misma. se presenta como una dinámica particular que genera una diversidad de imaginarios urbanos. una actividad omnipresente en nuestras ciudades latinoamericanas. es asumirla en una extensión lingüística e imaginaria: en tanto que recorrerlo. “Imaginarios e itinerancias en la ciudad. también se la nombra. Estos sirven de mediación en las formas de construir el espacio urbano y las relaciones interpersonales. En http://www. es darle una entidad física que se conjuga con el acto denominativo mismo. con referencia espacio temporales que lo vinculan con una comunidad y con una memoria. se construye la ciudad y finalmente la identidad. pues la condición territorial habita en la ciudad desde sus orígenes. va también más allá. En este sentido. pues en el no sólo se recorre la ciudad de Buenos Aires. Roxana.uca. con una identidad. la mirada constituye un modo de relacionarse que no pasa solo por el acto comunicativo verbal.pdf 10 . hacia un plasmar de la ciudad por medio del lenguaje.edu. además. recorren e interfieren dialógicamente. Martel. una ciudad. en definitiva.la experiencia que se genera en el espacio urbano. interiorizada y proyectada por grupos sociales que la habitan. como también por medio de los diálogos de los personajes mientras se desplazan.sv/deptos/letras/encuentro/memorias/15martel. reconstruyéndola como imagen urbana a partir de ese mismo habitaje/deambulaje. “El ambulantaje. al hacerlo se construyen los personajes como representantes de un grupo inserto en la ciudad. hacer una referencia territorial de ella. ya desde su título. La referencia territorial implica límites tanto geográficos como simbólicos. pero también en el despertar metafísico del protagonista. sino también por la actividad del paseo ambulante y la incertidumbre que ese caminar puede traer. entendiendo al territorio como un espacio donde el hombre habita con los suyos.

Edición crítica. Jorge y Fernando Colla. p. En el primero hay una construcción mitológica de ciertas figuras descritas épicamente como una caracterizacón importante de cada una. Adán Buenosayres. una heroica prolongación de su 11 Marechal. Santos Vega. había dejado en la pampa un retoño doliente. Adán Buenosayres. Jorge y Fernando Colla. 1999. se ilusionara con la posibilidad siquiera remota de sustraerse a su vigilia!11 Lo mismo ocurre en el caso de la figura de Ruth. 902 . 1999. atañía más a la prehistoria que a la historia de los argentinos. poco antes de morir. está en pos de una construcción mítica. Coord. Lafforgue. p. Pero ¡guay del viandante que. según los mitólogos. Esto se ve por ejemplo en la interveción de Del Solar frente a la apología de Bernini cuando se encuentra con el indio por las inmediaciones de Saavedra: “Del solar no justificaba el anacrónico lamento de Bernini por la extinción de una raza que. al fin y al cabo. menospreciando los ojos vacíos de Polifemo. el gaucho. Santiago de Chile: ALLCA XX. Santiago de Chile: ALLCA XX. Leopoldo. Leopoldo. la construcción de los personajes que ahí van siendo encontrados y que también van siendo inscritos por el dialogo de los personajes como el indio. Situación similar ocurre con las denominadas “ninfas del zaguán” que son representadas como las sirenas que distraen y se burlan de los viajeros para que extravíen su camino. Edición crítica. Coord. 61 12 Prieto. Pero […] aquella raza indígena. Adolfo. “Los dos mundos de Adán Buenosayres”. etc. legendaria e histórica de la nación desde su pasado prehistórico pasando por las figuras legendarias y enaltecidas sobre todo por algunos de los mismos caminantes hasta llegar a las expresiones actuales y futuras de la sociedad. En Marechal. en ciertas demasías de sus antepasados. tal es el caso del méndigo Polifemo descendiente del cíclope que cejó Ulises: “Había por ahí cierto asaltante llamado Polifemo el de las orejas agudas […] Polifemo el saqueador de almas padecía una ceguera total originada. la mujer que atiende “la hormiga de oro” cuya construcción la lleva a una configuración de Circe la maga que transforma en cerdos a los compañeros de Ulises y con el cual tiene un amorío y que dentro del relato se sentencia con una expresión como “tentadora como una Circe”. Lafforgue. En palabras de Adolfo Prieto son: “la vulgar realidad cotidiana elevada a categoría de símbolo”12 En cambio en el desplazamiento por el arrabal o las orillas de la ciudad representado en Saavedra. Juan sin ropa.Ejemplificante en este sentido es tanto el recorrido del protagonista por las calles del barrio de villa crespo y la calle Gurruchaga como el desplazamiento del grupo de amigos una vez dejado a atrás la velada en la casa de las Admunsen y ya insertos en los parajes arrabaleros de Saavedra.

919 13Marechal. 154 Sola. criolla y tradicional. un escenario marcado por la velocidad y la experiencia de una nueva trama social con la cual el escritor tiene una relación de identificación o de rechazo por lo que estos procesos han marginado. Lafforgue. “La novela de Leopoldo Marechal: Adán Buenosayres”. Comadres de barrio. el Judío Errante y Finalmente el neocriollo. circulan entre las clásicas figuras de nuestro sainete […] Se da una alternancia de personajes reales y simbólicos. Leopoldo Adán Buenosayres. Y al oír estas observaciones del guía. una sola imagen acudió a la mente de los aventureros y llegó a sus labios en forma de palabra: ¡el Gaucho!”13 Pero donde de mejor forma se ejemplifica esto es en el encuentro de los caminantes con Juan sin Ropa. el cocoliche. 1999. Jorge y Fernando Colla. Cit. Coord.”14 Beatriz Sarlo en su texto Una modernidad Periférica: Buenos Aires 1920 y 1930 relee el discurso estético e intelectual de esos años enmarcado en el escenario de la modernidad y de la modernización que vivió la ciudad. En Marechal. 14 . la tendencia a la tipificación no excluye una captación rigurosa de la realidad. un tipo crucial. el abuelo Sebastián. Santiago de Chile: ALLCA XX. p. Edición crítica. Op. quien en sí mismo y la transfiguración de su cuerpo retrata a un serie de personajes que vienen a desestabilizar el orden mitológico de figuras como el gaucho Santos Vega y con él la concepción nacional. en el intento d configurar una visión directa del fenómenos argentino. etc. Los elementos son manejados en su doble valor. malevos. real y sugestivo. sobre lo argentino. Todo confluye en lo que señala Graciela de Sola: “los planteamientos teóricos propios y ajenos. Puesto que lo observó como foco o centro importante frente a este nuevo escenario urbano. mister Chisholm. flor de la guerra. una concepción vanguardista de la poesía. Producto de este contexto surgen algunos posicionamientos críticos de los cuales me interesan sólo los que son retratados y parodiados dentro de la novela de Marechal respecto a su representación del grupo Martín Fierro como un grupo de avanzada o vanguardia con un programa de producción y revisión literaria ligada hacia una superación del modernismo poético. alternan con la mostración viviente de un enorme cantidad de tipos e individuos. pero también el progreso. De Juan sin Ropa surgen las figuras del demonio. p. la tradición. chicos.sangre. de Graciela. el tío Sam. el lenguaje y lo criollo. un rescate y preocupación por lo propio como temática concerniente a la nación. donde hay una modernización de los medios de comunicación y de otras esferas sociales que Leopoldo.

28 15 . p. 27-28 16 Sarlo. afectando las relaciones tradicionales. señala Sarlo. c . que debían conducir a una fusión entre las esferas del arte y de la vida a partir de la cual se produciría una estetización de la materia de la cotidianidad lo cual es retratado de diversas formas en la novela de Marechal siempre Sarlo Beatriz. se busca en el pasado un espacio perdido o se encuentra en la dimensión internacional una escena más espectacular”16 ejemplo de esto dentro de la narración es la discusión que se gesta respecto del “neocriollo”. no sólo supusieron una crítica a la institución del arte y a la noción de objeto artístico. es a la vez una revisión nostálgica y crítica. “Conflictos sociales extienden su fantasma sobre los debates culturales y estético. del cosmopolitismo (cuál es el internacionalismo legítimo y cual una perversión de tendencias que falsamente se reivindican universales).terminan por impactar como procesos sobre las costumbres. las formas de hacer y difundir cultura. es decir. del criollismo (cuáles formas responden a la nueva estética y cuáles a las desviaciones pintoresquistas o folklóricas) […]”15 Con todo esto. De esta forma. p. y los estilos de comportamiento. uenos Aires : Ediciones Nueva ision. De esta manera. surgen puntos de resistencia donde el intelectual se posiciona ante semejantes cambios y establece cuáles son las directrices válidas y cuáles no. Beatriz. o que por lo menos las promesas que lo fundaron no se cumplieron y como aquello se configura en un problema de orden social que no encuentra el origen mismo de los males que la aquejan a pesar de la dinámica progresista que los rodea. sino que también una crítica a la vida cotidiana moderna. tanto en el salón de los Admunsen en el segundo libro como en el recorrido por Saavedra en el tercer libro. La cuestión de la lengua (quienes hablan y escriben un castellano “aceptable”). que aunque parodiado e incluso ridiculizado. es que se produce un malestar generalizado entre los intelectuales con su presente que lleva a que “La ciudad misma [sea] objeto del debate ideológico-estético: se celebra y se denuncia la modernización. Ibid. la vanguardia y los grupos intelectuales. de ciertos debates sobre la identidad nacional que tuvieron su momento de seriedad y vigencia en los comienzos del siglo XX por parte de los intelectuales argentinos. de las traducciones (quienes están autorizados y por cuáles motivos a traducir). sobre todo los vinculados al Martinfierrismo. con los tópicos instalados en el debate que el presente produce empiezan a surgir los problemas de identidad y constitución de Argentina como una sociedad cohesionada bajo un proyecto emancipador que no ha llegado. Una modernidad Periférica: Buenos Aires 1920 y 1930.

confesó abiertamente que ya estaba de ángeles hasta la coronilla.”17 Con esto se funda una reprobación por parte de Marechal. como es el caso de Pereda y Tesler: “[…] Luis Pereda. la novela Adán Buenosayres. Leopoldo. el lenguaje mismo están atribuidos de un poder generador de intervenir en la realidad urbana moderna para transformarla radicalmente. en último caso. pugna por distinguirse. un modo de inscribir el cuerpo y la voz en el espacio urbano: un gesto de auto-presentación que presupone la presencia de un público del cual el grupo de amigos. es la práctica que define y otorga su identidad diferenciada al círculo de amigos de Adán Buenosayres. a mi entender se sugiere que el acto de dialogar es. En el ámbito de estos colectivos. 142 . muy interesados en preservar una cohesión elitista y excluyente. Todo lo anterior se encuentra en una relación directa con la Divina Comedia de Dante Alighieri la cual no sólo representa el andar del protagonista en busca del sentido de su existencia y el mejoramiento de la misma una vez que se ha extraviado del buen camino. que la literatura nacional venia padeciendo una larga epidemia de ángeles […] A lo que Samuel Tesler. y que esta práctica pone en escena una transfiguración estética de un acto tan rutinario como conversar. La intención de desplegar este marco teórico apunta a entender. p. contestó preguntándole si no era pestífera la literatura de arrabal divulgada por él y sus corifeos. Con voz de trueno. no hacia su grupo intelectual. y aventurando grandes zancadas en la sombra. como ya ha sido planteando. en son de amenaza. como un relato que se configura como una revisión y representación crítica de la dinámica de la ciudad de Buenos Aires a partir del posicionamiento intelectual que surge a partir del dialogo de los personajes representantes de la vanguardia e intelectualidad bonaerense de la época que se retrata en el texto a través del desenso/desplazamiento por el infierno pero que al mismo tiempo lo hacen dialogando por lo que. aunque sea una radiografía de su generación en tono humorístico. Op.gracias al intercambio entre los amigos. Cit. también. la producción discursiva oral simultánea al desplazamiento físico. el intercambio oral y. sino que además se configura como la representación de la decadencia de la ciudad de 17 Marechal. sino hacia la pretensión de fundar un arte nacional en base a ciertos figuras “mítica” o elementos anacrónicos y hasta falsos. y así el discurso oral inscrito en el marco de pequeñas sociedades cerradas se carga de un valor específico de corte revolucionario. Entonces la conversación andariega.

Acorde a lo anterior cabe aquí dar cuenta de la obra de Dante y como es que es entendida en los términos ya señalados. Para salir de tal situación el protagonista deben confiar en Virgilio. lo llevará a la contemplación de los bienaventurados. pues aquellos pecados representados en los animales son los que se ven castigados con distinta fuerza en los círculos del infierno. se castiga a . La pantera sería la alegoría de la lujuria. que ofusca los sentidos y la inteligencia. Pero al sumar aquello con el encuentro con las bestias la interpretación nos lleva hacia un entendimiento del pecado en forma colectiva. la violencia y la malicia. Con sólo este resumen del inicio del relato de Dante es posible apresurar algunas observaciones. Así en el segundo círculo. Lo único que puede variar dentro del infierno y los pecados es el orden en el cual son presentados y deducir la escala de valores con que el autor mide cada una de las expresiones posibles de dichos pecados. Su escape se ve frustrado pues le impiden continuar su camino tres animales: un león. que le explica que no podrá escapar de la loba. pues cada bestia se presenta como la alegoría a un pecado capital que azotan a la ciudad. Señalo que estas bestias llevan a interpretar el inicio del relato basado en la caída en el pecado como una cuestión colectiva. La selva como representación del pecado se puede entender como un proceso personal. desde donde alguien más digno que Virgilio. por ejemplo. lleva a interpretar aquello como la caída en pecado. La conciencia del protagonista de desviarse del camino y encontrarse en una selva. como también en los diferentes recintos del octavo círculo y desde el canto VIII hasta el final del infierno. En la Divina comedia el personaje principal es Dante Alighieri quien al encontrarse a la mitad del camino de la vida adquiere conciencia de haberse apartado del camino recto y se encuentra perdido en una selva oscura de la cual intenta escapar subiendo una colina. Se presentan del segundo al quinto círculo. al paraíso. Beatriz. el león de la soberbia y la loba de la avaricia y que además simbolizan la incontinencia. Al huir de estos tres animales retorna a la selva donde lo detiene el espíritu de Virgilio. pues es solo el sujeto quien se encuentra en ella.Florencia producto del accionar de los sujetos que la conforman. por lo que es imperante dentro del relato dar cuenta de aquello mediante la representación infernal y la jerarquización de faltas de los individuos que junto con el dialogo entre discípulo y maestro/guía conforman un retrato moral. quien lo guiará por un camina más largo a través del infierno y el purgatorio. ético y político de la realidad. una pantera y una loba. es decir.

son atravesados por un golpe de espada. entre muchos otros. cuéntese como se quiera la tal historia. puntualmente en el primer foso se castiga a los rufianes y seductores. Pero también. Sin embargo el verdadero potencial crítico del relato se da en la representación de personajes propios de la sociedad florentina del presente del autor con el fin de adoctrinar y representar el vicio que está presente en la ciudad. España: Espasa Calpe. por lo que es uno de los pecados menos odiosos y uno de los castigos más débiles. Con lo cual se puede entender que para Dante es más pecaminoso aquel que instiga a caer en las bajas pasiones que aquel que lo hizo. ya que cuando Dante los interroga esta es la respuesta: “Leíamos un día por pasatiempo las aventuras de Lanzarote y de qué modo cayó en las redes del amor: estábamos solos y sin abrigar sospecha alguna. Fe de aquello da la historia de Francesca de Remini quién engañó a su marido con el hermano y al ser encontrados por este. para servir a sus propios intereses. quienes se aprovechan de las pasiones de los otros. lo están las interacciones entre el mismo protagonista y los personajes que se encuentran en el infierno. 2002. tales como Aquiles. París. Sin embargo. Ibid. 18 19 Alighieri. Colección austral. en ese sentido. Divina comedia. es también uno que se guió por el amor.los lujuriosos que son arrastrados en un torbellino que representa la pasión por la que se dejaron llevar en vida y aunque puede ser un pecado guiado por la carne. su pecado da la explicación de un enamoramiento ingenuo e incluso hasta trovadoresco. p.”19 A medida que el recorrido de Dante junto a su guía ocurre por el infierno siempre se va mostrando a ciertos personajes representativos de faltas o vicios dentro de la historia de la humanidad. me besó tembloroso en la boca. mas un solo pasaje fue el que decidió de nosotros: cuando leímos que la deseada sonrisa de la amada fue interrumpida por el beso del amante. p.”18 Sin embargo al continuar con la lectura. Dante. Dante. como es el caso de Venedico Caccianimico quien entregó a su hermana por protección un marqués: “Yo fui aquel que obligó a la bella Ghisola a satisfacer los deseos del marqués. Las interacciones entre guía y discípulo están orientadas hacia una enseñanza y configuración de identidad seudonacional negativa de lo que es la ciudad y lo que puede llegar a ser si no se corrige. Y no soy el único boloñes que llora aquí. Aquella lectura hizo que nuestros ojos se buscarán muchas veces y que palideciera nuestro semblante. que jamás se ha de separar de mí. 166 . como la lujuria. Cleopatra. 115 Alighieri. éste. en el octavo círculo.

Por motivos de espacio no puedo explayarme aun más sobre la construcción del infierno a partir de la interacción entre el protagonista. grises y sin nombre. y que se encuentra en el círculo sexto correspondiente a los herejes. que fueron incapaces de tomar partido por Dios o sus enemigos.pues con estas almas no sólo se da fundamento al saber que pasará sino que también al hecho de que ellas. y a la que entiende como “Buenos Aires inteligible”. como ciudad dentro del relato se ve construida por el pecado. “[respecto de cacodelphia y calidelphia] las dos ciudades se unen para formar una sola. Este procedimiento es visible también dentro de la novela de Marechal. recordando lo planteando con anterioridad. Desprecio que se contrasta con el interés. ellos se encuentran desdibujados. es una contrafigura de la Buenos Aires visible. con quien tiene una larga conversación donde hasta se profetiza el exilio del protagonista. aunque no por eso dejan de ser respetados por el autor/personaje. notoriedad dentro de la historia divina. en cuanto a la construcción y presentación que realiza el astrologo Schultze del infierno que ha formado debajo de los cimientos de la ciudad de Buenos Aires. O mejor dicho son dos aspectos de una misma ciudad. aun tienen algo que decir. sólo visible para los ojos del intelecto. y por lo tanto. Notable en este sentido es el desprecio de Dante por aquellos ángeles indecisos en las puertas del infierno. el guía y los condenados. Lo que intento destacar es que la construcción entera del infierno está en pos de su recorrido aleccionador. Entendiéndolo así se puede ver que la ciudad misma se configura en el infierno. y otras ciudades de lo que hoy comprende el territorio italiano. y no exclusivamente por la literariedad de sus palabras sino por el actuar mismo que tuvieron. el odio o incluso la simpatía con que trata a otros condenados que con sus acciones dejaron memoria en el mundo. a pesar de la muerte. castigo y círculo en que se encuentran los personajes que Dante estimó como notables y representativos de los vicios que aquejan a la ciudad. Y esa urbe. con lo que se han llevado el menosprecio de ambas partes. como ocurre en el caso de Farinata degli Uberti líder del partido gibelino. Florencia. ¿Está . respecto una ciudad se entiende no sólo como el espacio físico delimitado sino también como la serie de prácticas que quienes habitan en ella llevan a cabo en la interacción con el espacio y con quienes comparten determinado espacio. el castigo que estén recibiendo o el círculo en el que se encuentren. enemigo de la familia de Dante. Dante los desprecia por su incapacidad de moverse tanto hacia el bien o el mal.

20 Marechal. Coord. de los cuales los visitantes que lo recorran obtengan un aprendizaje. o Ruth. presentados en el primer recorrido de la ciudad por la calle Gurruchaga. Jorge y Fernando Colla. el mendigo de la iglesia de San Bernardo. la lujuria. su interacción y su relación con el paisaje se conformen como sujetos válidos para la intervención dentro de la formación de la ciudad como práctica simbólica e histórica. la soberbia. Respecto a lo primero. p. Leopoldo Adán Buenosayres. adoradora de su cuerpo.claro?”20. por medio del desplazamiento y dialogo en ella. A lo que quiero apuntar con esto entonces es que la construcción infernal que lleva a cabo Marechal imitando al inferno dantesco no obedece solamente a la construcción paródica de un espacio de degradación. pensamiento y espiritualidad que se desarrollan en la ciudad. Adán Buenosayres estudio a los combatientes. […] y los de la tierra vascuence. Lo que queda ahora es dar cuenta de una serie de momentos dentro del relato en que confluyan de alguna forma u otra lo que hasta ahora ha sido presentado. sino también a la construcción espacial crítica de la sociedad en cuanto al actuar individual como representativo de vicios sociales. el petizo Bernini y su estadísticas sexuales. hay que agregar algunos episodios que a mi parecer son significativos. 344 . como en una configuración de los personajes como sujetos discursivos que mediante su posicionamiento intelectual. etc. Edición crítica. 1999. Un momento de gran importancia es la pelea que se genera en los alrededores de la verdulería “La buena fortuna” debido al enojo que una discusión sobre fútbol ocasionó entre los dos niños yuyito y juancho y que deviene en un encuentro de gran magnitud en la que se ven envuelta no sólo las madres de los infantes sino también distintos personajes del barrio que. y que también se verá reflejado en la constitución misma del infierno de Marechal en los cacobarrios donde se encuentran los mismos personajes “reales” de la ciudad visible. Lafforgue. entre otros personajes que están representando ya sea la Gula. Polifemo. la avaricia. la de “la Hormiga de oro”. tanto en los términos de configuración crítica de la ciudad. tales como la señora de Ruiz. Santiago de Chile: ALLCA XX. Allí estaban los iberos de pobladas cegas. de las formas de vida. y los ya mencionados personajes como Polifemo y Ruth que salen al encuentro de Adán Buenosyares por su recorrido en la calle Gurruchaga. además son representados como distintos pueblos históricos que desembocaron finalmente en la tierra del Rio de la Plata: “Ubicado en primera línea del redondel. […] y los que bebieron un día de las aguas del torrentoso Miño.

en la negación de las raíces migratorias por parte de las nuevas generaciones. que se da luego de una discusión sobre el criollismo y el inmigrante que está constituida sobre todo por la lúcida consideración del protagonista sobre el carácter corruptor del país que hace perder las costumbres.[…] y los andaluces matadores de toros. la sociedad y la ciudad por parte de los intelectuales. Otro episodio significativo del segundo libro. quienes dejan el enfrascamiento de sus posicionamientos personales para dar su respuesta colectiva frente a la intervención de inglés. que gracias a la muchedumbre puede dar una panorámica del “campo de batalla”. –¡Ah. 88 Marechal. lo que se entrevé en esta descripción es la heterogeneidad de pueblos o razas que conforman a la ciudad y a la nación argentina en sus prácticas y en la constitución misma del ser. […] y los turcos de bigote renegrido […]”21 Tal como la enumeración y descripción del ejercito en la Iliada y en los cantares de gesta del Medioevo. Leopoldo. p. Atento a esa conversación al inglés interviene y sentencia que Argentina como nación no hubiese sido nada sin la intervención de los ingleses. estilo flaneur. […] y los napolitanos eruditos en los frutos de Pomona. Ibid. […] y los ligures fabriles. lo que genera una reacción inmediata de parte del grupo de intelectuales. p. Samuel Tesler se adelantó de pronto hasta mister Chisholm y tras un profunda reverencia le anunció solemnemente: –Delenda est Britannia! […]22 21 22 Marechal. y pensado siempre en la perspectiva de la construcción crítica de la nación. incluso. ah! –sonrío mister Chisholm complacido–. Leopoldo. y que desemboca. su tradición y su disciplina. 124 . Para nosotros Inglaterra no es el extranjero. Ibid. ¿Qué cosa es entonces? –¡Inglaterra es el enemigo –le respondió Bernini en son de trompeta Fue la señal de asalto. es el intercambio que tienen los jóvenes intelectuales con el inglés Mister Chisholm. Con este episodio se da cuenta primero del posicionamiento de Adán como un observador. Pero al mismo tiempo se da cuenta también del cosmopolitismo que posee la ciudad sólo en cuanto a sus habitantes. la descripción de los personajes metidos en esta pelea es muy extensa. configurado como un enemigo común: “–Creo que mister no ha entendido bien –empezó a decir–. Cada pueblo esta descrito con un epíteto que los caracteriza y refleja su idiosincrasia.

uno de sus trabajadores que sufrió un accidente y al que se negó a pagar indemnización. como también el reconocimiento de la figura del Señor Lombardi. Su temor se basa en la consideración de que a estos trabajadores y todo el resto les robó su tiempo de hombre: “Al afirmar que les robe su tiempo de hombres. personaje presente en el funeral de Juan Robles y cuyo discurso crítico emerge por la lectura del diario La Brecha. como la representación de la ciudad y los sujetos que la habitan. y siguiendo la línea anterior. donde también se le caracterizó por su preocupación. de saber ¡Y aquí viene la gran diablura teológica! Porque. y también al Foguista. hay que señalar un episodio significativo en la oscura ciudad de Cacodelphia. al robarles todo eso. un trabajador que tras llevar muchos años en el aserradero fue despedido por viejo. de reír.De esta forma la novela se encuentra plagada de momentos en que si no es la descripción dada por el recorrido es la discusión dialógica sobre la actualidad social las que van presentando la construcción crítica de la ciudad como una práctica simbólica. pues teme a la represalias de dos personajes: el Manco. En la representación infernal del Schultze. la de oír sin angustia la risa de sus chicos y el canto de sus . planteando siempre la ignorancia e incredulidad del resto frente a las cosas religiosa. El Señor Lombardi se desenvuelve de manera temerosa por los recovecos de su aserradero infernal. quien aparece en el recorrido de Adán por la ciudad. Me refiero al momento en que se Adán y Schultze transitan en el plutobarrio y se encuentran tanto con el cobrador Zanetti. Finalmente. la sola oportunidad a que tiene derecho hasta el hombre más ruin: la oportunidad de mirar sin sobresaltos una flor o un cielo. como también haciendo su denuncia sobre el negocio de las funerarias. como aquel que al sacarse el sombrero frente a la iglesia de San Bernardo. se muestra que es lo que se escondía en el caminar del personaje en la Buenos Aires visible. simulaba rascarse la nuca para no dar a entender que saludaba. de contemplar. digo su tiempo de cantar. y que. les he robado quizás el instante único. se encuentra haciendo una apelación sobre la vida del burgués que afecta a las clases bajas. en Cacodelphia. en la que este grupo de jóvenes va situándose como interlocutores válidos para la comprensión de esa realidad. En Cacodelphia. muy en la tónica de la representación dantesca. se encuentra en el Plutbarrio por su condición de hombres de negocios.

y que ese Dios es bueno…”23 De esta manera. los cuales son obvios y hasta textuales. p. Con estas ejemplificaciones de lo que se presentó teórica y críticamente concluyo este trabajo que se ha perfilado como una lectura más del proceso representacional de la novela Adán Buenosayres de Lepoldo Marechal. la ciudad de Cacodelphia se estructura no como el reflejo.mujeres. 23 Marechal. son complementados con la visión que el recorrido por la ciudad infernal da. La pretensión es entender que los rasgos comparativos. Ibid. donde la caracterización de los personajes y la ciudad que fueron presentados en el desplazamiento del protagonista por ella. no sólo están en pos de una parodización formal del tópico. que la vida es dura pero hermosa. sino apunta mucho más hacia utilización de aquellas formas en pos del potencial representacional y crítico que se puede extraer de ellas. entonces. por lo que estamos frente a las dos caras de la misma moneda. 397 . Es decir. y que permitirían dar cuenta de las dinámicas en las que el hombre y las sociedades se han desenvuelto. la de hallar. se puede entender lo ya antes explicado en cuanto a la representación de la ciudad en el infierno como reflejo de la ciudad visible. sino como el suplemento de la ciudad de Buenos Aires. sobre todo los que giran en torno al descenso al infierno. Leopoldo. que por un Dios les fue dada.

de Graciela. Una modernidad Periférica: Buenos Aires Ediciones Nueva Visión. Sarlo Beatriz. Jorge y Fernando Colla. Adán Buenosayres. . Nicolás. En Marechal.Bibliografía. Colección austral. Jorge y Fernando Colla. Buenos Aires: editorial El cielo por asalto.org. Jorge y Fernando Colla. Gustavo. Lafforgue. Martel. Santiago de Chile: ALLCA XX. “La novela de Leopoldo Marechal: Adán Buenosayres”. Marshall. Edición crítica. Adán Buenosayres. Roxana. 1995 Marechal. En El debate modernidad posmodernidad. 1999 Remedi. En El debate modernidad posmodernidad. Sola. Leopoldo.pdf Prieto. Lafforgue. Edición crítica. En http://www. Edición a cargo de Nicolás Casullo. “Modernidad: un proyecto incompleto”. Edición crítica. En El debate modernidad posmodernidad Casullo. Coord.sv/deptos/letras/encuentro/memorias/15martel. Adolfo. “Imaginarios e itinerancias en la ciudad. y . 2002 Berman. Jürguen. “transformaciones de la cultura moderna”. Eduardo. En Marechal. “Las claves de Adán Buenosayres”.uca. 1999. Buenos Aires: editorial El cielo por asalto. Divina comedia. Edición a cargo de Nicolás Casullo. Buenos Aires: editorial El cielo por asalto. Lafforgue. Santiago de Chile: ALLCA XX. “representaciones de la ciudad: apuntes para una crítica cultural” en http://www. “Brindis por la modernidad”. Jorge y Fernando Colla. Leopoldo.henciclopedia. Dante. 1999 -------------------------. 1995 Habermas. Santiago de Chile: ALLCA XX. Coord.htm. Coord. España: Espasa Calpe. Leopoldo Adán Buenosayres. Leopoldo Adán Buenosayres. Lafforgue. Edición crítica. 1999 . Coord.uy/autores/Remedi/Ciudad1. Alighieri. 1995. Buenos Aires : Subirats. “Los dos mundos de Adán Buenosayres”. Construcción de identidades urbanas desde el ambulantaje”. Santiago de Chile: ALLCA XX. En Marechal.edu.