VITALISMO

DC SUMARIO: I. Vitalismo y filosofías de la vida.—II. El vitalismo de Nietzsche.—III. Las filosofías de la vida: Dilthey, Ortega y Gasset.—IV. El evolucionismo espiritualista de Bergson.—V. Balance histórico. I. Vitalismo y filosofías de la vida El término vitalismo resulta en sus usos históricos insuperablemente ambiguo. En sentido estricto, pertenece al ámbito de la biología y designa aquellas corrientes que exigen la presencia dentro de los seres vivos de algún principio propio e irreductible a una simple complicación del mundo inorgánico; en este sentido, vitalismo se opone en biología a mecanicismo. Por extensión, es frecuente denominar vitalismo a aquellas corrientes filosóficas que encuentran en los principios constitutivos y elementales de la vida el fundamento último para su visión de la realidad y de la historia, como podrían ser las posiciones de Nietzsche, Spengler o Klages. Otro sentido derivado e impreciso comprende aquellos planteamientos que se centran en la especificidad de la vida humana ("bíos", en tanto que opuesta a mera "zoé") y sus creaciones que conforman el mundo de la cultura; tales serían las posturas de Dilthey con su escuela (Misch, Spranger) o de Ortega y Gasset; estas posturas deberían denominarse más bien filosofías de la vida, las cuales se concretan frecuentemente en actitudes " culturalistas" que no son necesariamente "vitalistas". También se ha utilizado el término para designar aquellas corrientes que destacan dentro del ser humano como fuerza primaria algo irreductible a la racionalidad; así, el evolucionismo espiritualista e interiorista de Bergson, la filosofía de la acción de Blondel o el anti-racionalismo trágico de Unamuno. No es posible establecer ninguna comunidad de temas o de clima intelectual entre pensamientos tan diversos e incluso opuestos, si no es una vaga oposición al racionalismo que, por otra parte, aparece en otras muchas corrientes. Ante esta insuperable incertidumbre, optaremos por referirnos a algún ejemplo destacadodentro de cada uno de los sentidos, prescindiendo

La racionalidad es siempre un camino parcial y derivado que da forma (principio "apolíneo") a algo que ella no crea. esa revolución moral antinatural necesitó para su apuntalamiento una compleja estructura: la metafísica platónica. por ello. Dios es la sublimación de ese mundo moral antinatural y. el pensamiento de nuestro siglo es del todo incomprensible sin la influencia de Nietzsche. dificil fórmula " metafísica" que caracteriza la vida como impulso de "ser más". su pensamiento es una inmisericorde denuncia contra la totalidad de la civilización occidental por su racionalismo enemigo de la vida. El predominio de la razón es una " fábula" que ha inventado un mundo ideal ficticio. la vida es esencialmente voluntad de poder. Nietzsche (1844-1900) es el más radical y el de más vasta influencia de toda la segunda mitad del siglo XIX. una fuerza "organizadora" que nunca es creadora. la consolidación de la primacía de la racionalidad es resultado de un interés malsano en el cual el resentimiento de los débiles invirtió la valoración natural y creó la moral. piedra angular en torno a la cual se ha construido toda nuestra cultura. es constante creación e innovación (principio "dionisíaco") que desborda constantemente cualquier organización sin ninguna meta ni finalidad. un hecho que ya ha tenido lugar) es el síntoma definitivo de la . En una de sus dimensiones (no la única ni la decisiva). el cristianismo o la ciencia moderna son intentos subrepticios por apuntalar ese mundo moral artificioso. en nombre del cual quiere juzgar y someter la indomable imprevisibilidad de la vida. La vida. El vitalismo de Nietzsche El pensamiento de F.del vitalismo biológico por tratarse de un problema interno a la historia de la biología. en cambio. Nietzsche ve en Sócrates al primer gran falsificador que otorgó primacía a la racionalidad constriñendo artificiosamente la originalidad inagotable y creadora de la vida. II. en este proceso multisecular la racionalidad se ha estado alimentando parasitariamente de la fuerza vital y su dominio va debilitando la vida creadora hasta fosilizarla. la muerte de Dios (para Nietzsche. Pero progresivamente ese mundo ideal va mostrando su artificialidad y aparecen distintas grietas que terminarán por desmoronar todo el edificio. Originariamente. como un lujo que desborda las necesidades de la mera supervivencia.

Los objetos de las ciencias del espíritu son expresión objetiva de la dinámica vital y necesitan de una "comprensión" del sentido allí sedimentado. las insinuaciones de Nietzsche —superhombre. el raciovitalismo pretende ser una tercera vía frente a los extremos que significan el racionalismo formalista y el vitalismo irracionalista. Ortega busca huir de un vitalismo de tintes irracionalistas. distinta de la mera "explicación" científica. en este punto. Frente al dominio de la razón pura. cuyo lugar propio son las " ciencias del espíritu". Ortega y Gasset Muy distinta es la postura que mantienen las llamadas filosofías de la vida. eterno retorno de lo igual— no dejan de ser imprecisas y enigmáticas. de la misma manera. Scheler (1874-1928). Las filosofías de la vida: Dilthey. sino de superar un concepto demasiado abstracto y formalista de la razón a fin de flexibilizarla y poder integrarla como una función de la vida humana. Ortega critica constantemente la . Por su parte. pero. encuentran en ciertos sentimientos (la simpatía. Con este planteamiento.quiebra total de ese mundo. al lado de una razón pura que encuentra su expresión en las "ciencias de la naturaleza". Dilthey (1833-1911) al propugnar una "crítica de la razón histórica". III. Ortega y Gasset (1883-1955) invoca la vida como aquella realidad radical en la que están radicadas todas las demás realidades con las que se va haciendo la vida. J. como M. el amor) las claves de los valores y de la vida personal. Ortega buscaba ante todo una alternativa a toda la línea dominante del racionalismo moderno. con Dios caerán todos los valores y se abrirá una época de nihilismo en la que todo carecerá de valor. Esto no deja de tener semejanzas con el objetivo de algunos fenomenólogos que. Esto es lo que se propuso W. El gran desafío que queda pendiente es la posibilidad de superar el nihilismo a fin de que la vida recupere su original fuerza innovadora desde las cenizas del edificio construido sobre los pilares corrompidos del resentimiento. que deja a la vida humana sin ninguna guía intelectual. el cual fracasó en sus pretensiones y en las expectativas que despertó para la humanidad. En ellas no se trata de oponer la vida a la razón. propugna una razón vital en la que la propia vida es la que exige y dirige la racionalidad como un medio para hacer frente a los desafíos con los que se encuentra.

a fin de dotarlos de la flexibilidad necesaria para hacer frente a una realidad radical dinámica. el motivo básico viene marcado por la necesidad de romper con el tradicional intemporalismo ("eleatismo") de los conceptos metafísicos —incluído el propio concepto de "ser"-. Este planteamiento básico exigiría una refundición de todos los conceptos fundamentales de la metafísica occidental. ese perspectivismo no es un relativismo gnoseológico --como termina sucediendo en el historicismo de Diltheypues nunca se refiere a la verdad misma. La circunstancialidad última de la propia vida impone un perspectivismo como horizonte de búsqueda de la verdad. continuidad marcada por un pasado que es vivo al reactualizarse en el presente con vistas al futuro proyectado. Esto permite insertar todas las creaciones culturales en el dinamismo vital y buscar su coherencia dentro de una proceso de continuidad histórica.tendencia moderna por dotar de suficiencia a la subjetividad. La razón vital es ella misma razón histórica y es la historia como creación de la vida quien ofrece el marco privilegiado para la comprensión de la vida. unilateralmente falsificado dentro del pensamiento moderno. así. Su influencia sobre los pensadores españoles y los americanos de lengua española es determinante por . expresión que data ya de 1914 y que se ha popularizado como resumen del núcleo del pensamiento orteguiano. Es cierto que Ortega parece no aceptar ningún fundamento transcendente a ese dinamismo histórico y las religiones son para él creaciones culturales que deben entenderse en función de la vida. sino que tiene historia". cuando en realidad tal subjetividad es una formación de la vida en la que esta se va apropiando las cosas que entran dentro de su círculo vital: "yo soy yo y mi circunstancia". se substituye el antiguo y oscuro concepto de "naturaleza". hasta afirmar con cierta exageración: "el hombre no tiene naturaleza. pues la metafísica es una de las cosas que los hombres hacen en su vida por necesidades de ésta. Ortega llevó a cabo una extraordinaria labor intelectual para dar carta de naturaleza en España a las conquistas del pensamiento y hacer valer las pautas racionales en la vida y en la conflictiva convivencia de los españoles. tarea que Ortega no pudo sistematizar nunca de una manera definitiva. sino que pone de relieve el condicionamiento insuperable del punto de vista en cada perspectiva vital a la hora de elegir el camino para la búsqueda de la verdad. A pesar de múltiples debilidades que pueden encontrarse en su vasta obra.

cuanto de abrirla a un dinamismo creador. marcado por la duración y la libertad. Sólo la intuición puede compenetrarse con el impulso vital (élan vital) que anima a La evolución creadora (título de su obra más celebrada. Bergson encuentra en los grandes místicos los testigos de esta religión abierta que propicia una visión del universo más allá de la evolución creadora y regida por el amor. que desborda toda inteligencia. la inteligencia detiene la duración vital y. ni tampoco su relación con la . de esta manera. El evolucionismo espiritualista de Bergson Muy distintas. No se trata tanto de suprimir esa función. Desde esta perspectiva. un instrumento vital cuya función es construir artefactos para conservar la vida sin poder llegar a su núcleo creador. esa evolución va desbordando siempre los estados provisionales de equilibrio a la búsqueda de mayor riqueza. algo que escapa a cualquier pensamiento analítico. publicada en 1907). Bergson (1859-1941). 1889). dimensión conectada directamente con los poderes intelectuales de la "intuición". Hay un núcleo interno de la vida. en su obra no queda claro el lugar de un posible Dios personal y transcendente. IV. sin embargo. Bergson encuentra que los cuadros positivistas del saber sólo pueden acercarse a la vida de una manera externa y siempre dejan de lado su íntimo núcleo procesual. la moral y la religión estáticas son funciones de la "inteligencia" que terminan por revelarse impotentes en su propósito hasta oprimir al individuo. Desde su primera gran obra (Los datos inmediatos de la conciencia. en ellas la normatividad moral se identifica con la presión social y la religión es resultado de una "función fabuladora" como defensa de la presión de la naturaleza.marcar un nuevo "nivel" dentro del mundo intelectual hispano. son posturas marcadamente espiritualistas como la que encarna de modo ejemplar H. la fosiliza confundiéndola con el desecho que va quedando como materia residual del dinamismo vivo. Las sociedades cerradas sobre sí mismas propician morales y religiones estáticas que son instrumentos de la cohesión social. fundada en una interpretación de la evolución opuesta al evolucionismo positivista. a su vez. En sus últimos años Bergson se aproximó mucho al catolicismo. Bergson afrontó los problemas de la moral y la religión en su tardía obra Las dos ficentes de la moral y de la religión (1932).

en el fragor de esa polémica no siempre pudieron evitar la caída en tenebrosas posturas irracionalistas o el peligro de un radical historicismo que termina por disolver la consistencia del mundo intelectual. sin embargo. Balance histórico Este variopinto ramillete de pensamientos diversos aparece hoy como el producto intelectual de una época que vio caer las ambiciones del racionalismo moderno y tantea nuevos caminos para poner de relieve realidades olvidadas. como la historicidad.] Antonio Pintor Ramos . Filosofía. en este sentido. Las filosofías de la vida han colocado en elprimer plano del pensamiento temas decisivos para el pensamiento contemporáneo. la temporalidad o el sentido. esos temas han sido retomados luego por corrientes con inspiración distinta. Ateísmo.evolución creadora. aunque la mayoría de la veces se trataba de una posición antiracionalista para la cual aportaron valiosos argumentos. más desligadas del racionalismo moderno y con mejores recursos intelectuales. [ -> Amor. aunque ese impulso transcendente convierte el universo en "una máquina de hacer dioses". Religiones. sin embargo. en conjunto estos movimientos parecen todavía dependientes en exceso de aquello que critican. Unamuno. Mística. sobre ellas se cernió la constante sospecha de relativismo e incluso de "modernismo" (recuérdese el caso de Blondel). lo cual dificulta el desarrollo de caminos verdaderamente innovadores. Historia. Las filosofías de la vida han desempeñado un importante papel dentro de la larga y aún no cerrada discusión sobre el racionalismo y sus límites. V.