You are on page 1of 4

PRIMO AQUÍ ESTA LA PEQUEÑA EXPLICACIÓN DE LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR, DE TODAS FORMAS SI ES OTRA COSA MANDAS SEÑALES DE HUMO

JAJAJAJ ESPERO TE SIRVA, SALUDOS Y QUE EL SEÑOR TE BENDIGA!!! TQM Efectuar una lectura reflexiva del siguiente texto y anotar las reflexiones personales.

…Y les habló Jesús largamente diciendo en parábolas: <<he aquí que el sembrador salió a sembrar, y al sembrar él, unas simientes cayeron junto al camino, y viniendo las aves del cielo, las devoraron. Otras cayeron en sitio pedregoso, donde no tenían mucha tierra, y al momento brotaron por no tener profundidad de tierra; y saliendo el sol se abrasaron, y por no tener raíz se secaron. Otras cayeron en los espinos y las ahogaron. Otras cayeron en buena tierra y dan frutos, una ciento, otra sesenta, otra treinta>>… -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.Esta parábola habla de un sembrador, ¿quién es el sembrador? El sembrador es el que cree y confiesa que Jesús de Nazaret es el único camino para llegar a Jehová Dios. La semilla es la palabra de Dios; las buenas nuevas de salvación por la fe en el Señor Jesús. Sembrar la palabra es predicar las buenas nuevas de salvación. El creyente (cristiano) tiene la responsabilidad de salir continuamente a sembrar la palabra de Dios. Esta responsabilidad consiste, primeramente, en predicar la palabra y una de las formas más efectivas de hacerlo es a través del modelaje. Se espera que el creyente viva la palabra que predica. La segunda responsabilidad es regarla, en otras palabras, visitar a las personas a quienes se predicó la palabra para instruirlos en el Camino de Dios. Esta segunda fase se conoce como seguimiento. La tercera fase, la de crecimiento, le corresponde a nuestro Dios. Como dice la escritura: “Pablo sembró, Apolos regó, pero el crecimiento la da Dios”. Según la parábola, cuando se siembra la semilla, esta puede caer en cuatro tipos de ambientes: junto al camino, sobre la roca, en medio de los espinos y en tierra buena. ¿Qué representa cada uno de estos ambientes? ¿Qué le sucede a la semilla que es sembrada en cada ambiente?

A continuación se presenta una explicación más detallada de cada uno de estos ambientes para ver qué tipo de corazón o persona representan.
1. Primer Ambiente – Junto al Camino:

La que es sembrada junto al camino, es pisoteada y las aves del cielo se la comen. Sembrar cerca del camino equivale a oír (escuchar) la Palabra. En otras palabras, estas son las personas que escuchan la palabra, pero la misma no halla lugar en el corazón de ellos – se queda fuera en la superficie. El corazón de estas personas está completamente endurecido. El texto indica que estas personas se quedan en la etapa auditiva; de hecho, oyen con dificultad porque su corazón es malo. Ellos no logran entender la palabra. Como consecuencia de sus actitudes, el diablo arrebata la palabra de sus corazones para que no crean y se salven. Estas personas terminan con el entendimiento entenebrecido, ajenos a la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón. OYE CON DIFICULTAD: NO ENTIENDE, NO CREE Los que no pasan de la etapa auditiva es porque su corazón está totalmente endurecido. Ni tan siquiera reciben la palabra con gozo.
2. Segundo Ambiente – Sobre la Roca:

La que fue sembrada sobre la roca, tan pronto creció, se secó, porque no tenía humedad. En ocasiones, sobre las rocas hay capas delgadas de tierra en donde una semilla puede crecer. En este caso la semilla crece por un tiempo, pero cuando las circunstancias del tiempo comienzan a manifestarse (sale el sol), la semilla se seca debido a que no tiene agua. A esta semilla le faltó agua, que es ingrediente de vida. Estos son mas nobles que los anteriores, puesto que no solamente oyen la palabra sino que además la reciben con gozo. De manera que este OYE, ENTIENDE: RECIBE (CREE POR POCO TIEMPO). El problema de estos es que solo “creen por un tiempo“, son de muy corta duración. Tan pronto vienen los problemas (aflicción o persecución por causa de la palabra) y/o las tentaciones abandonan el evangelio. La vida está llena de problemas y de tentaciones. De hecho el Señor Jesús dijo: “En el

mundo tendréis aflicción (problemas), pero confiad yo he vencido al mundo”. El que abandona el evangelio cuando vienen los problemas es porque no ha creído (confiado) como dice la Escritura. Esta semilla se quedó a nivel de la superficie del corazón, no entró al corazón del creyente (no tenía raíces profundas). Las raíces profundas son sinónimo de árboles saludables y fuertes. El creyente es el árbol y sus raíces representan el efecto de la palabra sembrada cuando entra a su corazón. Cuando la palabra no puede penetrar el corazón no se producen las raíces, y al venir la inclemencias del tiempo (sol fuerte, vientos,…) el árbol se seca, muere y se cae. En este caso la semilla crece sin limitaciones por breve tiempo, viene la dificultad y se seca; por lo cual no produce fruto.
3. Tercer Ambiente – Entre los Espinos:

La que fue sembrada en medio de los espinos, los espinos crecieron con ella, y la ahogaron. En este caso la semilla crece junto a otras formas de pensamiento y actitudes que eventualmente la ahogarán, no la dejan que entre al corazón y produzca raíces. De manera que este también OYE: ENTIENDE, CREE - CONTAMINADO. En este creyente, la yerba mala (zorra) crece junto a la semilla. ¿Cuáles son estos espinos? Las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida. Las preocupaciones del mundo: ¿qué habremos de comer?, ¿qué habremos de vestir?, ¿qué dirán de nosotros?, y ¿cuál será nuestro futuro? Él Señor Jesús indicó claramente que no nos preocupásemos por estas cosas. Todos estos estados impiden que la palabra halle espacio en los corazones de los creyentes. De manera que las preocupaciones la van limitando para que no pueda entrar al corazón. Resumiendo lo dicho hasta el momento: Junto al Camino: oye con dificultad, no entiende y no cree. La palabra no haya espacio en su corazón – corazón endurecido. Sobre la Roca: oye, entiende y recibe (cree) con alegría. Pero cree por breve tiempo – cree hasta que llega la dificultad (problemas y tentaciones). No da fruto – indicando que no cree conforme a la Escritura. Su corazón no es bueno.

Entre los Espinos: oye, entiende y cree; simultáneamente permite que otras formas de pensamiento y actitudes crezcan y eventualmente ahoguen la semilla. No da fruto – indicando que no cree conforme a la Escritura. Su corazón no es recto – ama las riquezas y los placeres de la vida.
4. Cuarto Ambiente – En Buena Tierra (mucho fruto):

La que fue sembrada en la tierra buena, creció y produjo una cosecha a ciento por uno, otra a sesenta y otra a treinta. Este es el verdadero creyente. ¿Qué caracteriza a un verdadero creyente?; da fruto. El árbol es conocido por su fruto. De este creyente no se puede decir: lo que haces no me deja oír lo que dices. Este es el creyente que OYE, ENTIENDE, CREE, RETIENE: DA MUCHO FRUTO Note que para dar mucho fruto es necesario retener la palabra (Juan 15:1-5), especialmente donde los otros fallaron; cuando hay conflictos. La persona que retiene la palabra es la que obedece, espera siempre en Dios, de manera que hace morir al viejo hombre. Retener es lo mismo que perseverar – permanecer obediente a la palabra de Dios independiente de cuales sean las condiciones del tiempo (sol caliente, vientos fuertes,…). Para llegar a dar mucho fruto el corazón del creyente tiene que ser recto y bueno.