Año 6, feb.

2010 № 55 Número Especial

Si no puede visualizar bien este boletín , por favor visítenos aquí

Buscando Representante para el Foro Permanente sobre Asuntos Indígenas en la ONU *
Por: Tarcila Rivera Zea.

A la iniciativa del Consejo Indígena de Centro América - CICA y el Enlace Continental de Mujeres Indígenas Región Sudamérica, presentando la candidatura de la Dra. Mirna Cuninngham Kain, se han sumado otras redes regionales y subregionales indígenas para cubrir el cupo que corresponde a la representación de pueblos indígenas en el Foro Permanente sobre Asuntos Indígenas de la ONU período 2011 - 2013. Los liderazgos que participamos en la creación del Foro Permanente tenemos la sana convicción que los espacios correspondientes a la representación indígena deben ser ocupados por personalidades indígenas que cuenten con amplio respaldo de organizaciones, pueblos, centros de formación y educación; aliados/as para lograr el respeto de los derechos de los pueblos indígenas. Es decir, debemos respaldar candidaturas que luego de haber cumplido sus responsabilidades informen sus logros. Mirna Cunningham, es médica de profesión, política miskita con amplia experiencia legislativa y ejecutiva en Nicaragua. Fue Ministra de Salud, creó la Universidad URACCAN - Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense. Activa en la Universidad Indígena Intercultural, responsable de la Cátedra Indígena. Cuenta con reconocimiento de entidades internacionales como la OPS y otras. Juega un rol muy importante abriendo oportunidades para los pueblos y mujeres indígenas desde los espacios donde se encuentre. Conoce perfectamente el sistema de la ONU y maneja de igual modo el idioma inglés. Lo más importante es su compromiso con los pueblos indígenas con una visión democrática y universal. Por estas razones creemos que debe ser la representante indígena de Consenso por América Latina ante el Foro Permanente. Hermana Mirna, estamos entrando al noveno año de sesiones del Foro Permanente de Naciones Unidas (NNUU) y hay organizaciones regionales en América Latina que ya están preparando candidaturas para integrarlo. ¿Qué es para ti el Foro Permanente? El Foro Permanente es un mecanismo para promover el ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas,

que hemos conquistado después de años de lucha en el sistema de NNUU. Es un mecanismo tripartito que permite un diálogo entre pueblos indígenas, agencias del sistema de NNUU y gobiernos acerca de derechos específicos de los pueblos indígenas, especialmente los consignados en la declaración de la ONU. Después de dar tantas recomendaciones en diversos ámbitos y aspectos de la vida de los pueblos indígenas, ¿qué rol deben jugar los integrantes del Foro Permanente para sentirnos realmente reconocidos y saber que atinamos al crearlo? El rol que le corresponde a los miembros del Foro Permanente es, primero, movilizar a los activistas de derechos indígenas en cada una de las regiones del mundo, para conocer el punto de vista de los pueblos indígenas sobre las demandas puntuales y los temas graves que requieren ser discutidos en el seno del Foro Permanente. Una vez que se tiene definido estos temas, hay que garantizar que los miembros del Foro lleguen a los países, a las comunidades, escuchen a la gente y puedan, a partir de eso, articular las propuestas y recomendaciones para llevarlas al Foro Permanente. Eso permitiría agilizar y potenciar las recomendaciones. Ahora bien, una de las limitaciones del Foro Permanente ha sido que sus miembros no tienen suficiente tiempo para hablar con la gente, y cuando la gente se acerca tampoco está claro cuál es el mecanismo de diálogo. De esta forma, el Foro Permanente no se utiliza para lo que fue creado. El primer papel de sus miembros debe ser educar y capacitar a las organizaciones indígenas sobre en qué consiste el papel del Foro; luego, a través de mecanismos de diálogo como la consulta, estructurar recomendaciones, aun antes de que sesione; y, en tercer lugar, garantizar que el Foro se mantenga sin perder legitimidad ante los gobiernos y las agencias: que funcione como un verdadero mecanismo de diálogo tripartito, que monitoree las recomendaciones y que éstas se formulen mucho más ajustadas a lo que la gente quiere. Mantener en el Foro un representante que sirva de catalizador y al mismo tiempo de articulador de demandas y recomendaciones es pedirle no sólo que participe durante las sesiones y nada más, sino que tenga un rol sostenido de acercamiento con las organizaciones de cada país. ¿Deberíamos pensar en un representante que dedique su tiempo completo al Foro? Los miembros del Foro Permanente necesitan dedicarle más tiempo. El Foro no debe ser una instancia de NNUU que funcione dos semanas al año; todo es un proceso que inicia apenas termina una sesión, y concluye con la siguiente. Es un trabajo casi a tiempo completo porque se necesita que las comunidades, organizaciones, mujeres, hombres, jóvenes, vean que su trabajo está articulado en el Foro, que a su vez está articulado con otros mecanismos de NNUU, para facilitar que se cumplan las recomendaciones. Creo que es un error creer que el Foro Permanente sólo tiene vida esos quince días que la gente está en New York. Esos días son para terminar de articular propuestas que iniciaron a nivel de las comunidades y países y que se van articulando poco a poco hasta llegar a transformarse en recomendaciones concretas. Eso es lo único que le puede garantizar un margen de legitimidad a esta instancia; si no, corremos el riesgo de que el Foro Permanente se vuelva un órgano burocrático del sistema de NNUU, adonde la gente llega una vez al año sin prepararse muy bien ni saber a qué va, y eso es grave para los pueblos indígenas porque perderíamos esta instancia que tanto nos costó crear. Tras estos ocho años, el Foro Permanente se ha posicionado en el sistema de NNUU, pero el reto ahora es posicionarse en las organizaciones y comunidades indígenas para que la legitimidad que ha ganado en el ámbito internacional tenga el respaldo de los pueblos. Hay decepciones en un sector del movimiento indígena en relación al rol que cumple el Foro, mientras otros defendemos ese espacio porque no tenemos otro y representa un reflejo de nosotros ante los estados. ¿Pero cómo superar las decepciones de algunos sectores? En estos primeros ocho años, el Foro ha buscado posicionarse en el sistema de NNUU y en ser reconocido por sus agencias como la instancia que recoge las demandas y planteamientos de los pueblos indígenas, pero en algunas regiones le ha faltado mucho articularse con las organizaciones y comunidades. Esto ha hecho que muchos líderes sientan que su lucha está desarticulada, porque estamos viviendo tiempos difíciles en que hay mucha presión dentro de los países: ha crecido la impunidad y hay mucho escepticismo sobre el concepto de los derechos humanos. En ese contexto muchos tienen razón en decir que el Foro no está sirviendo para promover sus luchas y defenderse. Ése es un enorme desafío, porque el Foro necesita mantener su perfil dentro del sistema de NNUU y, sumado a eso, no debe perder su prestigio ante los gobiernos y ante las mismas organizaciones indígenas. Esto significa que el rol de articulación tripartita no puede jugarse sólo en el ámbito internacional; necesita

acercarse más a la realidad de los países. Los miembros del Foro necesitan asumir un mayor liderazgo como garantes en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas, y esto va a exigir no sólo respaldo institucional del sistema de NNUU sino principalmente de las organizaciones indígenas. ¿Cuáles deberían ser las condiciones mínimas de nuestra representante? Pues, vamos a entrar en una campaña muy competitiva para lograr representantes con amplio respaldo en América Latina con la convicción de que sea tomada por sus capacidades, aportes y no sólo porque sea indígena. El candidato/a debe tener bastante autoridad moral ante los organismos internacionales de NNUU, los gobiernos y las organizaciones indígenas. Debe ser un candidato/a que logre construir consenso para una conducción más colectiva del mismo Foro, cuya riqueza está en ese liderazgo compartido tripartito. Si no lo tiene, pierde legitimidad. Se debe lograr un liderazgo colectivo, articular Asia, África, Estados Unidos, América, y hacer que se vean ocho subregiones que participan dentro del Foro. La crisis global del mundo afecta a los pueblos indígenas de forma muy directa y esto no se va a resolver desde una región u otra; se tienen que enfrentar de una forma común. Y para América Latina se tiene que garantizar la participación dentro del Foro para que se nos vea como un todo, y no dividido el centro del sur. El candidato tiene que ser alguien que conozca la realidad regional y tenga experiencia en la región, más aún en tiempos en que NNUU está evaluando aspectos relativos a mujer, salud sexual y reproductiva y otros, después de reuniones como El Cairo + 15, en donde se ha visto que el liderazgo de las mujeres indígenas ha crecido en los últimos quince años. Tal vez estoy pidiendo mucho, alguien hecho de cerámica y no humano, pero creo que el Foro necesita recuperar ese sentido de dirección colectiva. Las agencias del sistema de NNUU colocan a veces el liderazgo indígena ante desafíos en ese sentido, porque quieren que haya una o dos personas que representen órganos colegiados. El Foro es un órgano colegiado y debería potenciarse más con sus 16 miembros y darles responsabilidades muy específicas a todos. De lo contrario se fortalecen unas regiones sobre otras. ¿No será que Latinoamérica no ha tenido representantes indígenas con las capacidades necesarias para ser ese puente con otras regiones? Me refiero a qué limitaciones tiene un representante que no cuenta con legitimidad, ni conoce bien el sistema pero llega al Foro, además con limitaciones lingüísticas para comunicarse, porque todos los demás son angloparlantes. Si es alguien que sólo ha tenido experiencia local o a duras penas nacional, si no habla siquiera inglés ni conoce cómo funciona el sistema de NNUU, ni los procesos que se han vivido en NNUU en los últimos 30 o 40 años en relación con los pueblos indígenas, llega como dicen “a orinar fuera del guacal” y definitivamente no puede jugar el rol que se espera. Pueden ser miembros muy destacados, pero no se trata de pasar abruptamente de una experiencia local a una global. Uno de los errores del Foro es creer que los expertos llegan por una región para hablar en función de su región; los expertos deben llegar de las regiones, pero una vez que se vuelven expertos del Foro, deben ser globales y no sólo de una región. La gente que se ha desempeñado mejor en el sistema de NNUU es la que conoce cómo funciona, no sólo por hablar de una región sino de todos los temas y desde una visión global. Ésa es una lección que debemos recoger de los que han tenido un papel destacado dentro del Foro en estos nueve años. En la región queremos, tanto en el CICA como en el Enlace Continental de Mujeres Indígenas Región Sudamérica, lograr candidaturas de consenso para América Latina, porque la experiencia de periodos pasados nos ha demostrado que nadie se siente representado en el representante indígena del Foro, y eso lleva a una frustración. En caso de ser tú la representante de consenso, ¿qué harías en el Foro Permanente? Primero, trabajaría por mantener una articulación seria, sistemática y constante con las organizaciones indígenas para que se pongan al tanto de cómo utilizar el mecanismo del Foro. La segunda función sería transformar en una agenda global los temas fundamentales de derechos indígenas que enfrenta la región: temas como minería, concesiones y conflictos sociales no se van a resolver sólo abordándolos desde la región; hay que llevarlos a un espacio que permita implementar políticas públicas globales. Lo otro es transformar el órgano colegiado del Foro en algo más accesible para los pueblos indígenas, que represente legítimamente a las organizaciones. Aprovechar la experiencia no sólo de los 16 miembros del Foro sino la de cientos de hermanos/as indígenas en el mundo sobre distintos temas, aprovecharlos desde el Foro para ponerlos en función de las necesidades de los pueblos.

Luego, fortalecería la visibilización de los temas de mujeres indígenas, pero no sólo desde el aspecto problemático sino desde las potencialidades de las mujeres, y me interesaría articular el trabajo del Foro con otros órganos como el Parlamento Indígena de América y los indígenas que ocupan cargos de dirección en los gobiernos, desde alcaldías o diputaciones, para generar un diálogo fructífero y potenciar los logros que hemos tenido como pueblos indígenas en el continente. ¿El Foro responde a la expectativa política de los pueblos indígenas? Últimamente se habla de presiones de parte de las multilaterales y los temas que se discuten dentro están entrampados o no salen como se espera. En la medida que se democratice más los temas del Foro y que las recomendaciones vengan más desde las organizaciones regionales para que se conviertan en el documento del Foro, hay menos posibilidades de que otros sectores “metan mano” en las recomendaciones. La democracia de todos los aparatos es lo que garantiza que podamos trabajar abiertamente. Que las recomendaciones no vayan a cambiarse dentro del grupo de los 16 y que ese grupo tenga la posibilidad de hablar con todo el mundo y llevar las cosas de forma transparente antes de transformarlas en recomendaciones, es la única opción que tiene para que no sea manoseado por multilaterales o quien sea. Los temas de los pueblos indígenas son muy complejos y la única opción que tiene un mecanismo como el Foro es la de mantenerse abierto. Además, los pueblos indígenas tienen que entender que éste es sólo uno de los mecanismos y que dentro del sistema de NNUU hay muchos otros mecanismos que también deben utilizarse para complementar el trabajo del Foro. Se debe lograr que la actuación del Foro sea coherente con la del Consejo de Derechos Humanos, la Comisión para los Derechos de las Mujeres y todos los otros mecanismos. Los problemas de los pueblos indígenas no los vamos a resolver con sólo un instrumento; tenemos que articularlos todos.

* Carta en apoyo a la candidatura de Mirna Cuningham
ACTUE AHORA. Manifieste su apoyo a Mirna Cuningham en su nominación como representante para América Latina y el Caribe en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas. Envíe esta CARTA DE RESPALDO a su candidatura a indigenous_un@un.org Para solicitar mayor información sobre este proceso puede escribir a fimi@iiwf.org

Archivo virtual
(números anteriores el boletín, documentos institucionales)

Enlaces sobre pueblos indígenas

Si desea afiliarse a nuestra lista de envíos, por favor, escríbanos a yachay@chirapaq.org.pe con el asunto SUSCRIBIR Si desea desafiliarse a nuestra lista de envíos, por favor, escríbanos a yachay@chirapaq.org.pe con el asunto DESUSCRIBIR

Chirapaq, Centro de Culturas Indígenas del Perú
Horacio Urteaga 534-203 Jesús María - Lima 11 Telefax: (511)4232757 www.chirapaq.org.pe ayllu@chirapaq.org.pe yachay@chirapaq.org.pe

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful