You are on page 1of 2

Con el cambio de nombre de Android Market a Google Play,

vamos a

aprovechar para

revisar

los

modelos

de

negocio

habituales

en

la

comercialización de aplicaciones para los dispositivos Android.

Primero veremos los actores que se benefician de una forma u otra de estos mercados de aplicaciones:

Con el cambio de nombre de Android Market a Google Play, vamos a aprovechar para revisar

Usuario final: Encontraríamos dentro de este grupo a los usuarios de dispositivos personales junto a aquellos smartphone de empresa con aplicaciones corporativas (por ejemplo para comerciales, o aquellos empleados que no trabajan en oficina). Empresas especializadas en publicidad: Existen empresas especializadas en la búsqueda de aplicaciones que incorporen banner publicitarios. Por supuesto, detrás de ellas están las empresas que quieren publicitarse. Empresas que ofrecen servicios como valor añadido a sus clientes:

Cualquier empresa que a través de aplicaciones Android quieren darle un valor añadido a su relación con el cliente. Por ejemplo, un banco puede publicar una aplicación para que sus clientes administren sus cuentas de forma segura desde su móvil. Generalmente estas empresas contratan el desarrollo de las aplicaciones a otras especializadas en software.

Desarrollador independiente: Aquellos desarrolladores que deseen vender sus aplicaciones. Para sacarle rentabilidad tienen dos opciones: distribuir la aplicación de forma gratuita pero con publicidad o prescindir de ella y ponerle un precio. Factorías de software: Empresas especializadas en desarrollo de software. Pueden darse dos casos: empresas consultoras que desarrollen aplicaciones bajo pedido de sus clientes o compañías que construyen productos o juegos. Estás últimas en muchos casos tendrán copias de la misma aplicación en distintas tecnologías y mercados (Por ejemplo, juegos que podemos encontrar en Apple, en PC o en consolas). Tiendas de aplicaciones: Sin duda las entidades que más ganan en el mercado de aplicaciones, ya que se llevan un tanto por ciento considerable del precio de venta de la aplicación. Además también cobran una cuota de alta por registrarse como vendedor/desarrollador.

Invertir en el desarrollo de aplicaciones Android no requiere de ningún esfuerzo económico al tratarse de tecnologías estándar y abiertas, es decir no requiere de excesiva formación y tampoco el pago de licencias, tan solo una pequeña cuenta de alta como distribuidor y esfuerzo humano. Tal y como vemos en los puntos anteriores, existen tres modelos “directos” de negocio relacionados con el desarrollo de aplicaciones:

Vendiendo la aplicación en la tienda: Google o Amazón se quedarán con un tanto por ciento sobre el precio de venta. Una estrategia es vender la aplicación al precio mínimo (0,50$) o por debajo de los 2€ para que sea más fácil su distribución. Aunque sea un precio pequeño, si la aplicación tiene éxito puede conseguir miles o millones de descargas. Distribuyendo la aplicación de forma gratuita: Hay empresas que pagan por añadir sus banner publicitarios a las aplicaciones. Puede ser igual de rentable que el caso anterior, ya que la aplicación estará expuesta a millones de usuarios potenciales. Empresas de consultoría o desarrollo a medida: Desarrollos de aplicaciones para terceros bajo demanda. Tareas de formación a futuros desarrolladores.