You are on page 1of 8
ESTADÍSTICAS Porcentaje de ateos y agnósticos en el mundo en 2007. En términos mundiales, si existen«escepticismo o duda en la existencia del dios judeo-cristiano». El estudio se repitió en 1996, y produjo un porcentaje similar de 61 %. En cambio entre los científicos de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos ese número es de 93 % (según la revista Nature, n.º 386, pág. 435-436). Según el Britannica Book of Year, en 1994 en el mundo había 1.154 millones de ateístas y agnósticos. La World Christian Encyclopedia anunció que en el año 2000 había 262 millones de ateístas y 1.071 millones de agnósticos. Según la obra de J. Baubérot (dir.) Religion et laïcité dans l'Europe ( religión y laicismo en Europa‟) un cuarto de la población europea sería «no religiosa». El 5% de los europeos serían ateístas convencidos. La edición del Eurobarómetro de febrero de 2005 revela que para el conjunto de la Unión Europea (incluidos países en trámite de incorporación) un 18% de la población elige la opción «no creo que exista ningún espíritu, Dios o fuerza vital», frente al 52% que cree que existe un dios, y 27% que cree que existe «alguna clase de espíritu o fuerza vital» (ver mapa). En un extremo se sitúan los franceses, con un 33% de ateístas, los checos, con un 30% o belgas y holandeses con un 27%. En el opuesto están Polonia, Irlanda o Rumania. Se muestran además diferencias por sexos, clases de edad, orientación política y nivel cultural, siendo las mujeres, los mayores, los que se consideran de derecha y los formalmente menos instruidos los que en mayor porcentaje declaran creer en Dios. En España Los resultados del Publiscopio anual sobre creencias realizado en 2010 indican que 26,2% de los jóvenes españoles (entre 18 y 29 años) se declaran no creyentes o ateos, representando estos últimos 13% del total. Para el conjunto de la población española, 9,9% se declaran ateos y 10,4% no creyentes, a saber un total de 20,3%, y 25% no creen que exista Dios. En México Según el Censo de Población y Vivienda del 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el porcentaje de ateos y no creyentes está entre el 4.7 y el 7%, siendo la mayoría de estos personas de entre 15 y 30 años, de los que un 57.4% son hombres y 42.6% son mujeres. " id="pdf-obj-0-2" src="pdf-obj-0-2.jpg">

ESTADÍSTICAS

Porcentaje de ateos y agnósticos en el mundo en 2007.

En términos mundiales, si existen ateos y agnósticos en todos los países del mundo, su número

es más reducido en países pobres

industrializados.

y

menos

desarrollados

que

en

los

países

ricos

e

En 1914, James H. Leuba publicó que el 58% de 1.000 científicos estadounidenses expresaron

«escepticismo o duda en la existencia del dios judeo-cristiano». El estudio se repitió en 1996, y

produjo un porcentaje similar de 61 %. En cambio entre los científicos de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos ese número es de 93 % (según la revista Nature, n.º 386, pág.

435-436).

Según el Britannica Book of Year, en 1994 en el mundo había 1.154 millones de ateístas y

agnósticos. La World Christian Encyclopedia anunció que en el año 2000 había 262 millones de

ateístas y 1.071 millones de agnósticos.

Según la obra de J. Baubérot (dir.) Religion et laïcité dans l'Europe (religión y laicismo en

Europa‟) un cuarto de la población europea sería «no religiosa». El 5% de los europeos serían

ateístas convencidos.

La edición del Eurobarómetro de febrero de 2005 revela que para el conjunto de la Unión Europea (incluidos países en trámite de incorporación) un 18% de la población elige la opción

«no creo que exista ningún espíritu, Dios o fuerza vital», frente al 52% que cree que existe un

dios, y 27% que cree que existe «alguna clase de espíritu o fuerza vital» (ver mapa). En un extremo se sitúan los franceses, con un 33% de ateístas, los checos, con un 30% o belgas y

holandeses con un 27%. En el opuesto están Polonia, Irlanda o Rumania. Se muestran además

diferencias por sexos, clases de edad, orientación política y nivel cultural, siendo las mujeres, los mayores, los que se consideran de derecha y los formalmente menos instruidos los que en mayor porcentaje declaran creer en Dios.

En España

Los resultados del Publiscopio anual sobre creencias realizado en 2010 indican que 26,2% de los jóvenes españoles (entre 18 y 29 años) se declaran no creyentes o ateos, representando estos

últimos 13% del total. Para el conjunto de la población española, 9,9% se declaran ateos y

10,4% no creyentes, a saber un total de 20,3%, y 25% no creen que exista Dios.

En México

Según el Censo de Población y Vivienda del 2010 del Instituto Nacional de Estadística y

Geografía (INEGI) el porcentaje de ateos y no creyentes está entre el 4.7 y el 7%, siendo la

mayoría de estos personas de entre 15 y 30 años, de los que un 57.4% son hombres y 42.6% son

mujeres.

ESTADÍSTICAS Porcentaje de ateos y agnósticos en el mundo en 2007. En términos mundiales, si existen«escepticismo o duda en la existencia del dios judeo-cristiano». El estudio se repitió en 1996, y produjo un porcentaje similar de 61 %. En cambio entre los científicos de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos ese número es de 93 % (según la revista Nature, n.º 386, pág. 435-436). Según el Britannica Book of Year, en 1994 en el mundo había 1.154 millones de ateístas y agnósticos. La World Christian Encyclopedia anunció que en el año 2000 había 262 millones de ateístas y 1.071 millones de agnósticos. Según la obra de J. Baubérot (dir.) Religion et laïcité dans l'Europe ( religión y laicismo en Europa‟) un cuarto de la población europea sería «no religiosa». El 5% de los europeos serían ateístas convencidos. La edición del Eurobarómetro de febrero de 2005 revela que para el conjunto de la Unión Europea (incluidos países en trámite de incorporación) un 18% de la población elige la opción «no creo que exista ningún espíritu, Dios o fuerza vital», frente al 52% que cree que existe un dios, y 27% que cree que existe «alguna clase de espíritu o fuerza vital» (ver mapa). En un extremo se sitúan los franceses, con un 33% de ateístas, los checos, con un 30% o belgas y holandeses con un 27%. En el opuesto están Polonia, Irlanda o Rumania. Se muestran además diferencias por sexos, clases de edad, orientación política y nivel cultural, siendo las mujeres, los mayores, los que se consideran de derecha y los formalmente menos instruidos los que en mayor porcentaje declaran creer en Dios. En España Los resultados del Publiscopio anual sobre creencias realizado en 2010 indican que 26,2% de los jóvenes españoles (entre 18 y 29 años) se declaran no creyentes o ateos, representando estos últimos 13% del total. Para el conjunto de la población española, 9,9% se declaran ateos y 10,4% no creyentes, a saber un total de 20,3%, y 25% no creen que exista Dios. En México Según el Censo de Población y Vivienda del 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el porcentaje de ateos y no creyentes está entre el 4.7 y el 7%, siendo la mayoría de estos personas de entre 15 y 30 años, de los que un 57.4% son hombres y 42.6% son mujeres. " id="pdf-obj-0-108" src="pdf-obj-0-108.jpg">
¿QUE ES EL ATEISMO? El término <a href=ateísmo, en su noción etimológica se refiere a la falta de creencia en la existencia de cualquier dios, que es la definición más aceptada en el ámbito filosófico. Sin embargo existen otras definiciones más o menos amplias del término, en su mayoría surgidas de la cultura popular. El término proviene del a djetivo griego αθεος (azeós), que significaba „sin dios‟ (en cualquiera de los dos sentidos, de no creer en uno o más dioses o de no venerarlos debidamente); siendo a la partícula negativa „no‟ o „sin‟; y theós: „dios‟ (literalmente Zeus). En su sentido filosófico más estricto, el ateísmo incluye a aquellas personas que declaran no creer en ningún dios determinado (como Brahma o Alá) pero creen en lo sobrenatural, como el Ki japonés o la astrología. Es importante distinguir el ateísmo de la falta de religión, ya que existen religiones que niegan o no mencionan la existencia de dios alguno, y que por consiguiente, son ateas. Sin embargo, en el uso popular de la palabra estas personas están excluidas, ya que la cultura popular considera a veces el ateísmo como sinónimo de escepticismo científico. El ateísmo en su noción etimológica se refiere a la falta de creencia en la existencia de cualquier dios, que es la definición más aceptada en el ámbito filosófico. El término proviene del adjetivo griego αθεος (azeós), que significaba „sin dios‟ ( en cualquiera de los dos sentidos, de no creer en uno o más dioses o de no venerarlos debidamente); siendo a la partícula negativa „no‟ o „sin‟ y theós: „dios‟ (literalmente Zeus). Dentro de esta definición son ateístas tanto las personas que niegan la existencia de dioses, como las que sin creer en dios alguno, no niegan su existencia. Sin embargo una noción frecuente de la palabra excluye a éstos últimos, diferenciándolos como agnósticos, y considerando ateístas sólo a quienes niegan explícitamente la existencia de todo dios. Muchos autodenominados agnósticos se niegan a reconocerse como ateístas. CLASES DE ATEISMO Ateísmo agnóstico fuerte Esta forma de ateísmo agnóstico afirma que no sólo es desconocida la existencia de Dioses, sino que es imposible de conocer, debido a lo sobrenatural e inalcanzable de la idea de éstos. Ateísmo agnóstico, débil o escéptico Este ateísmo no niega explícitamente la existencia de los dioses, sino que niega únicamente el conocimiento de su existencia, y la considera posible. Los ateístas agnósticos a menudo argumentan que la carga de la prueba recae sobre quien afirma algo, y no sobre quién deja de creerlo. Ateísmo agnóstico, débil Estas personas afirman que a pesar de la falta de conocimiento sobre la existencia de Dioses, no hay razón para pensar que este conocimiento sea inalcanzable. Este tipo de ateísmo se divide a su vez según se considere que el conocimiento sobre la existencia de Dioses sea interesante. Ateísmo agnóstico débil e interesado Es aquel que considera que el conocimiento sobre la existencia de dios es interesante y relevante. Ateísmo agnóstico débil o apático Que considera que el conocimiento de la existencia de Dios no es interesante ni relevante. Esta forma de agnosticismo puede derivarse de razones filosóficas o de la mera indiferencia del individuo por lo sobrenatural. " id="pdf-obj-1-2" src="pdf-obj-1-2.jpg">

¿QUE ES EL ATEISMO?

El término ateísmo, en su noción etimológica se refiere a la falta de creencia en la existencia de

cualquier dios, que es la definición más aceptada en el ámbito filosófico. Sin embargo existen

otras definiciones más o menos amplias del término, en su mayoría surgidas de la cultura popular.

El término proviene del adjetivo griego αθεος (azeós), que significaba „sin dios‟ (en cualquiera

de los dos sentidos, de no creer en uno o más dioses o de no venerarlos debidamente); siendo a

la partícula negativa „no‟ o „sin‟; y theós: „dios‟ (literalmente Zeus).

En su sentido filosófico más estricto, el ateísmo incluye a aquellas personas que declaran no

creer en ningún dios determinado (como Brahma o Alá) pero creen en lo sobrenatural, como el

Ki japonés o la astrología. Es importante distinguir el ateísmo de la falta de religión, ya que existen religiones que niegan o no mencionan la existencia de dios alguno, y que por

consiguiente, son ateas. Sin embargo, en el uso popular de la palabra estas personas están

excluidas, ya que la cultura popular considera a veces el ateísmo como sinónimo de

escepticismo científico.

El ateísmo en su noción etimológica se refiere a la falta de creencia en la existencia de cualquier dios, que es la definición más aceptada en el ámbito filosófico. El término proviene del adjetivo

griego αθεος (azeós), que significaba „sin dios‟ (en cualquiera de los dos sentidos, de no creer

en uno o más dioses o de no venerarlos debidamente); siendo a la partícula negativa „no‟ o „sin‟

y theós: „dios‟ (literalmente Zeus). Dentro de esta definición son ateístas tanto las personas que

niegan la existencia de dioses, como las que sin creer en dios alguno, no niegan su existencia.

Sin embargo una noción frecuente de la palabra excluye a éstos últimos, diferenciándolos como

agnósticos, y considerando ateístas sólo a quienes niegan explícitamente la existencia de todo dios. Muchos autodenominados agnósticos se niegan a reconocerse como ateístas.

CLASES DE ATEISMO

Ateísmo agnóstico fuerte

Esta forma de ateísmo agnóstico afirma que no sólo es desconocida la existencia de Dioses, sino que es imposible de conocer, debido a lo sobrenatural e inalcanzable de la idea de éstos.

Ateísmo agnóstico, débil o escéptico

Este ateísmo no niega explícitamente la existencia de los dioses, sino que niega únicamente el conocimiento de su existencia, y la considera posible. Los ateístas agnósticos a menudo

argumentan que la carga de la prueba recae sobre quien afirma algo, y no sobre quién deja de creerlo.

Ateísmo agnóstico, débil

Estas personas afirman que a pesar de la falta de conocimiento sobre la existencia de Dioses, no

hay razón para pensar que este conocimiento sea inalcanzable. Este tipo de ateísmo se divide a

su vez según se considere que el conocimiento sobre la existencia de Dioses sea interesante.

Ateísmo agnóstico débil e interesado

Es aquel

que considera que el conocimiento sobre la existencia de dios es interesante y

relevante.

Ateísmo agnóstico débil o apático

Que considera que el conocimiento de la existencia de Dios no es interesante ni relevante. Esta forma de agnosticismo puede derivarse de razones filosóficas o de la mera indiferencia del

individuo por lo sobrenatural.

¿QUE ES EL ATEISMO? El término <a href=ateísmo, en su noción etimológica se refiere a la falta de creencia en la existencia de cualquier dios, que es la definición más aceptada en el ámbito filosófico. Sin embargo existen otras definiciones más o menos amplias del término, en su mayoría surgidas de la cultura popular. El término proviene del a djetivo griego αθεος (azeós), que significaba „sin dios‟ (en cualquiera de los dos sentidos, de no creer en uno o más dioses o de no venerarlos debidamente); siendo a la partícula negativa „no‟ o „sin‟; y theós: „dios‟ (literalmente Zeus). En su sentido filosófico más estricto, el ateísmo incluye a aquellas personas que declaran no creer en ningún dios determinado (como Brahma o Alá) pero creen en lo sobrenatural, como el Ki japonés o la astrología. Es importante distinguir el ateísmo de la falta de religión, ya que existen religiones que niegan o no mencionan la existencia de dios alguno, y que por consiguiente, son ateas. Sin embargo, en el uso popular de la palabra estas personas están excluidas, ya que la cultura popular considera a veces el ateísmo como sinónimo de escepticismo científico. El ateísmo en su noción etimológica se refiere a la falta de creencia en la existencia de cualquier dios, que es la definición más aceptada en el ámbito filosófico. El término proviene del adjetivo griego αθεος (azeós), que significaba „sin dios‟ ( en cualquiera de los dos sentidos, de no creer en uno o más dioses o de no venerarlos debidamente); siendo a la partícula negativa „no‟ o „sin‟ y theós: „dios‟ (literalmente Zeus). Dentro de esta definición son ateístas tanto las personas que niegan la existencia de dioses, como las que sin creer en dios alguno, no niegan su existencia. Sin embargo una noción frecuente de la palabra excluye a éstos últimos, diferenciándolos como agnósticos, y considerando ateístas sólo a quienes niegan explícitamente la existencia de todo dios. Muchos autodenominados agnósticos se niegan a reconocerse como ateístas. CLASES DE ATEISMO Ateísmo agnóstico fuerte Esta forma de ateísmo agnóstico afirma que no sólo es desconocida la existencia de Dioses, sino que es imposible de conocer, debido a lo sobrenatural e inalcanzable de la idea de éstos. Ateísmo agnóstico, débil o escéptico Este ateísmo no niega explícitamente la existencia de los dioses, sino que niega únicamente el conocimiento de su existencia, y la considera posible. Los ateístas agnósticos a menudo argumentan que la carga de la prueba recae sobre quien afirma algo, y no sobre quién deja de creerlo. Ateísmo agnóstico, débil Estas personas afirman que a pesar de la falta de conocimiento sobre la existencia de Dioses, no hay razón para pensar que este conocimiento sea inalcanzable. Este tipo de ateísmo se divide a su vez según se considere que el conocimiento sobre la existencia de Dioses sea interesante. Ateísmo agnóstico débil e interesado Es aquel que considera que el conocimiento sobre la existencia de dios es interesante y relevante. Ateísmo agnóstico débil o apático Que considera que el conocimiento de la existencia de Dios no es interesante ni relevante. Esta forma de agnosticismo puede derivarse de razones filosóficas o de la mera indiferencia del individuo por lo sobrenatural. " id="pdf-obj-1-94" src="pdf-obj-1-94.jpg">
HISTORIA DEL ATEISMO No parece tener mucho sentido hablar de la <a href=historia del ateismo ya que nunca ha existido un movimiento organizado que sustente estas ideas tal como las demás doctrinas religiosas han formado iglesias con el fin de difundir y mantener sus creencias. Pero aunque no ha existido ninguna "iglesia atea", siempre han habido ateos, personas que por una u otra razón creen que no existen los dioses. CREENCIAS Y COSTUMBRES DE LOS ATEOS Se puede decir que los ateos tienen una creencia fundamental: Dios no existe. Esto es algo que nunca se ha podido demostrar "matemáticamente" aunque muchos ateos, Bertrand Russell entre ellos, opinan que la lógica parece confirmar ese asierto. A partir de ese supuesto y de la observación del universo se puede llegar a las siguientes conclusiones: El Universo existe por causas naturales, no ha sido creado ni hay un Ser Supremo que dicte sus leyes. La humanidad ha llegado a existir por causas naturales, evolucionando desde formas de vida inferiores hasta que, merced a las leyes naturales, han dado lugar a la inteligencia humana. La pregunta "¿Cuál es el sentido de la vida?" no tiene sentido en este contexto. Si el hombre no ha sido creado, el hombre tampoco tiene porqué dar cuenta de sus actos a ningún ser superior, así que cada persona es libre de darle el sentido que prefiera a su propia vida. Sin embargo, a pesar de lo que piensan muchos creyentes, el ser ateo no implica carecer de moral, al contrario, muchos ateos opinan que lo que diferencia al Hombre de los animales no es sólo la inteligencia, sino también su sentido de la ética . Y una persona con una ética elevada es tan válida como lo que un cristiano llamaría "un buen cristiano" o un judío llamaría "un buen judío" o un lo que sea llamaría "un buen lo quesea". En resumen, lo que cualquier persona llamaría "una buena persona" ¿QUE ES AGNOSTICISMO? El término 'agnosticismo' fue acuñado por el profesor T.H. Huxley en una reunión de la Metaphysical Society en 1876. El definió a un agnóstico como alguien que niega tanto el ateísmo ("fuerte") como el teísmo, y cree que la cuestión de si existe un poder superior es indeterminable e irresoluble. Otra forma de decirlo es que un agnóstico es alguien que cree que no sabemos ni podemos saber con certeza si Dios existe. Sin embargo desde entonces el término agnóstico ha sido también usado para describir a aquellos que no creen que la cuestión sea intrínsecamente incognoscible, sino que creen que la evidencia a favor o en contra de Dios es no concluyente, y por lo tanto están indecisos sobre el tema. Para reducir la confusión sobre el uso del término agnosticismo, se recomienda que el uso basado en la definición original sea calificado como agnosticismo estricto y que el uso basado en la segunda definición sea calificado como agnosticismo empírico . " id="pdf-obj-2-2" src="pdf-obj-2-2.jpg">

HISTORIA DEL ATEISMO

No parece tener mucho sentido hablar de la historia del ateismo ya que nunca ha existido un

movimiento organizado que sustente estas ideas tal como las demás doctrinas religiosas han

formado iglesias con el fin de difundir y mantener sus creencias.

Pero aunque no ha existido ninguna "iglesia atea", siempre han habido ateos, personas que por

una u otra razón creen que no existen los dioses.

CREENCIAS Y COSTUMBRES DE LOS ATEOS

Se puede decir que los ateos tienen una creencia fundamental: Dios no existe. Esto es algo que nunca se ha podido demostrar "matemáticamente" aunque muchos ateos, Bertrand Russell entre

ellos, opinan que la lógica parece confirmar ese asierto.

A partir

de

ese

supuesto y de

la

observación del

universo se puede llegar a las siguientes

conclusiones:

 

El Universo existe por causas naturales, no ha sido creado ni hay un Ser Supremo que dicte sus

leyes. La humanidad ha llegado a existir por causas naturales, evolucionando desde formas de vida inferiores hasta que, merced a las leyes naturales, han dado lugar a la inteligencia humana.

La pregunta "¿Cuál es el sentido de la vida?" no tiene sentido en este contexto. Si el hombre no

ha sido creado, el hombre tampoco tiene porqué dar cuenta de sus actos a ningún ser superior,

así que cada persona es libre de darle el sentido que prefiera a su propia vida. Sin embargo, a pesar de lo que piensan muchos creyentes, el ser ateo no implica carecer de moral, al contrario,

muchos ateos opinan que lo que diferencia al Hombre de los animales no es sólo la inteligencia,

sino también su sentido de la ética. Y una persona con una ética elevada es tan válida como lo que un cristiano llamaría "un buen cristiano" o un judío llamaría "un buen judío" o un lo que sea

llamaría "un buen lo quesea". En resumen, lo que cualquier persona llamaría "una buena

persona"

¿QUE ES AGNOSTICISMO?

El término 'agnosticismo' fue acuñado por el profesor T.H. Huxley en una reunión de la Metaphysical Society en 1876. El definió a un agnóstico como alguien que niega tanto el

ateísmo ("fuerte") como el teísmo, y cree que la cuestión de si existe un poder superior es

indeterminable e irresoluble. Otra forma de decirlo es que un agnóstico es alguien que cree que no sabemos ni podemos saber con certeza si Dios existe.

Sin embargo desde entonces el término agnóstico ha sido también usado para describir a aquellos que no creen que la cuestión sea intrínsecamente incognoscible, sino que creen que la

evidencia a favor o en contra de Dios es no concluyente, y por lo tanto están indecisos sobre el

tema.

Para reducir la confusión sobre el uso del término agnosticismo, se recomienda que el uso

basado en la definición original sea calificado como agnosticismo estricto y que el uso basado en la segunda definición sea calificado como agnosticismo empírico .

HISTORIA DEL ATEISMO No parece tener mucho sentido hablar de la <a href=historia del ateismo ya que nunca ha existido un movimiento organizado que sustente estas ideas tal como las demás doctrinas religiosas han formado iglesias con el fin de difundir y mantener sus creencias. Pero aunque no ha existido ninguna "iglesia atea", siempre han habido ateos, personas que por una u otra razón creen que no existen los dioses. CREENCIAS Y COSTUMBRES DE LOS ATEOS Se puede decir que los ateos tienen una creencia fundamental: Dios no existe. Esto es algo que nunca se ha podido demostrar "matemáticamente" aunque muchos ateos, Bertrand Russell entre ellos, opinan que la lógica parece confirmar ese asierto. A partir de ese supuesto y de la observación del universo se puede llegar a las siguientes conclusiones: El Universo existe por causas naturales, no ha sido creado ni hay un Ser Supremo que dicte sus leyes. La humanidad ha llegado a existir por causas naturales, evolucionando desde formas de vida inferiores hasta que, merced a las leyes naturales, han dado lugar a la inteligencia humana. La pregunta "¿Cuál es el sentido de la vida?" no tiene sentido en este contexto. Si el hombre no ha sido creado, el hombre tampoco tiene porqué dar cuenta de sus actos a ningún ser superior, así que cada persona es libre de darle el sentido que prefiera a su propia vida. Sin embargo, a pesar de lo que piensan muchos creyentes, el ser ateo no implica carecer de moral, al contrario, muchos ateos opinan que lo que diferencia al Hombre de los animales no es sólo la inteligencia, sino también su sentido de la ética . Y una persona con una ética elevada es tan válida como lo que un cristiano llamaría "un buen cristiano" o un judío llamaría "un buen judío" o un lo que sea llamaría "un buen lo quesea". En resumen, lo que cualquier persona llamaría "una buena persona" ¿QUE ES AGNOSTICISMO? El término 'agnosticismo' fue acuñado por el profesor T.H. Huxley en una reunión de la Metaphysical Society en 1876. El definió a un agnóstico como alguien que niega tanto el ateísmo ("fuerte") como el teísmo, y cree que la cuestión de si existe un poder superior es indeterminable e irresoluble. Otra forma de decirlo es que un agnóstico es alguien que cree que no sabemos ni podemos saber con certeza si Dios existe. Sin embargo desde entonces el término agnóstico ha sido también usado para describir a aquellos que no creen que la cuestión sea intrínsecamente incognoscible, sino que creen que la evidencia a favor o en contra de Dios es no concluyente, y por lo tanto están indecisos sobre el tema. Para reducir la confusión sobre el uso del término agnosticismo, se recomienda que el uso basado en la definición original sea calificado como agnosticismo estricto y que el uso basado en la segunda definición sea calificado como agnosticismo empírico . " id="pdf-obj-2-103" src="pdf-obj-2-103.jpg">
Las palabras son escurridizas, y el lenguaje es inexacto. Cuidado con asumir que puede deducir el"ateísmo débil" y usan la palabra "ateísmo" sólo cuando se refieren al "ateísmo fuerte". También hay que notar que la palabra "ateo" tiene tantos matices en su significado que es muy difícil generalizar acerca de los ateos. De lo único que puedes estar seguro es de que los ateos no creen en Dios. Por ejemplo, ciertamente no es el caso el que todos los ateos crean que la ciencia es la mejor forma de conocer el universo. ¿A CASO CREER EN EL ATEISMO ES UN ACTO DE FE? Primero que nada, no está del todo claro que el ateísmo escéptico sea algo en lo que uno cree. Segundo, es necesario adoptar un cierto número de supuestos o creencias básicas para poder dar sentido a nuestra experiencia sensorial. La mayoría de los ateos tratan de adoptar la menor cantidad posible de estas creencias básicas; e incluso éstas están sujetas a discusión si la experiencia las pone en duda. El ateísmo es la posición que se opone lógicamente al teísmo; en ese sentido, puede decirse que es "anti-religión". Sin embargo, cuando los creyentes religiosos se refieren a los ateos como "antirreligiosos" usualmente quieren significar que los ateos tienen algún tipo de antipatía u odio hacia los teístas. Esta categorización de los ateos como hostiles hacia la religión es bastante errada. De hecho la actitud de los ateos hacia los teístas cubre un amplio espectro. La mayoría de los ateos toma una actitud de "vive y deja vivir". A menos que se les pregunte, generalmente no mencionarán su ateísmo, salvo quizás a amigos cercanos. Por supuesto, esto puede deberse en parte al hecho de que el ateísmo no es "socialmente aceptable" en muchos países. Algunos ateos son bastante expresivos acerca de sus creencias, pero sólo cuando ven a la religión interviniendo en temas que no le incumben -- por ejemplo, el gobierno de los EEUU. Tales individuos son usualmente de la opinión de que la Iglesia y el Estado deben mantenerse separados. " id="pdf-obj-3-2" src="pdf-obj-3-2.jpg">

Las palabras son escurridizas, y el lenguaje es inexacto. Cuidado con asumir que puede deducir el punto de vista filosófico de alguien solo por el hecho de que ese alguien se llama a si mismo

ateo o agnóstico. Por ejemplo, muchas personas usan el término agnosticismo refiriéndose a lo

que aquí hemos definido como "ateísmo débil" y usan la palabra "ateísmo" sólo cuando se refieren al "ateísmo fuerte".

También hay que notar que la palabra "ateo" tiene tantos matices en su significado que es muy difícil generalizar acerca de los ateos. De lo único que puedes estar seguro es de que los ateos

no creen en Dios. Por ejemplo, ciertamente no es el caso el que todos los ateos crean que la

ciencia es la mejor forma de conocer el universo.

¿A CASO CREER EN EL ATEISMO ES UN ACTO DE FE?

Primero que nada, no está del todo claro que el ateísmo escéptico sea algo en lo que uno cree.

Segundo, es necesario adoptar un cierto número de supuestos o creencias básicas para poder dar

sentido a nuestra experiencia sensorial. La mayoría de los ateos tratan de adoptar la menor cantidad posible de estas creencias básicas; e incluso éstas están sujetas a discusión si la

experiencia las pone en duda.

El ateísmo es la posición que se opone lógicamente al teísmo; en ese sentido, puede decirse que

es "anti-religión". Sin embargo, cuando los creyentes religiosos se refieren a los ateos como

"antirreligiosos" usualmente quieren significar que los ateos tienen algún tipo de antipatía u odio hacia los teístas. Esta categorización de los ateos como hostiles hacia la religión es bastante

errada. De hecho la actitud de los ateos hacia los teístas cubre un amplio espectro. La mayoría

de los ateos toma una actitud de "vive y deja vivir". A menos que se les pregunte, generalmente

no mencionarán su ateísmo, salvo quizás a amigos cercanos. Por supuesto, esto puede deberse en parte al hecho de que el ateísmo no es "socialmente aceptable" en muchos países.

Algunos ateos son bastante expresivos acerca de sus creencias, pero sólo cuando ven a la

religión interviniendo en temas que no le incumben -- por ejemplo, el gobierno de los EEUU.

Tales individuos son usualmente de la opinión de que la Iglesia y el Estado deben mantenerse

separados.

Las palabras son escurridizas, y el lenguaje es inexacto. Cuidado con asumir que puede deducir el"ateísmo débil" y usan la palabra "ateísmo" sólo cuando se refieren al "ateísmo fuerte". También hay que notar que la palabra "ateo" tiene tantos matices en su significado que es muy difícil generalizar acerca de los ateos. De lo único que puedes estar seguro es de que los ateos no creen en Dios. Por ejemplo, ciertamente no es el caso el que todos los ateos crean que la ciencia es la mejor forma de conocer el universo. ¿A CASO CREER EN EL ATEISMO ES UN ACTO DE FE? Primero que nada, no está del todo claro que el ateísmo escéptico sea algo en lo que uno cree. Segundo, es necesario adoptar un cierto número de supuestos o creencias básicas para poder dar sentido a nuestra experiencia sensorial. La mayoría de los ateos tratan de adoptar la menor cantidad posible de estas creencias básicas; e incluso éstas están sujetas a discusión si la experiencia las pone en duda. El ateísmo es la posición que se opone lógicamente al teísmo; en ese sentido, puede decirse que es "anti-religión". Sin embargo, cuando los creyentes religiosos se refieren a los ateos como "antirreligiosos" usualmente quieren significar que los ateos tienen algún tipo de antipatía u odio hacia los teístas. Esta categorización de los ateos como hostiles hacia la religión es bastante errada. De hecho la actitud de los ateos hacia los teístas cubre un amplio espectro. La mayoría de los ateos toma una actitud de "vive y deja vivir". A menos que se les pregunte, generalmente no mencionarán su ateísmo, salvo quizás a amigos cercanos. Por supuesto, esto puede deberse en parte al hecho de que el ateísmo no es "socialmente aceptable" en muchos países. Algunos ateos son bastante expresivos acerca de sus creencias, pero sólo cuando ven a la religión interviniendo en temas que no le incumben -- por ejemplo, el gobierno de los EEUU. Tales individuos son usualmente de la opinión de que la Iglesia y el Estado deben mantenerse separados. " id="pdf-obj-3-60" src="pdf-obj-3-60.jpg">
ATEÍSMO Hay tres tipos de ateísmo. *CIENTIFICAMENTE * En primer lugar existe un ateísmo que llamaremos
ATEÍSMO Hay tres tipos de ateísmo. *CIENTIFICAMENTE * En primer lugar existe un ateísmo que llamaremos

ATEÍSMO

Hay tres tipos de ateísmo. *CIENTIFICAMENTE *

En primer lugar existe un ateísmo que llamaremos “científico”. Este tipo de ateísmo tiene

como característica una confianza ciega y casi religiosa en el progreso de la ciencia, de la

filosofía, de las ciencias antropológicas, sociológicas y de las ciencias positivas y como también

de la tecnología. Este ateísmo se alimenta de una seguridad inquebrantable de la razón humana

y está acompañada por una seguridad igualmente inquebrantable respecto a la eficacia de la educación.

El segundo ateísmo que llamaremos “humanístico” tiene su fundamento en el axioma „homo homini Deus - el hombre es el Dios del hombre‟ impulsado hasta las últimas consecuencias. De

hecho Dios no es otra cosa que una proyección de los sueños y de las potencialidades del hombre (Feuerbach). Es hora que este dios ocupe su lugar que le corresponde que es el corazón

del hombre.

Existe también un tercer tipo: el ateísmo “práctico”. Es un ateísmo presente en todos los

tiempos aunque en ciertas épocas se ha visto amainado y controlado por la presión social. En

todos los tiempos este ateísmo ha tenido preferencias por los bienes precarios y pasajeros y tiene

como característica una cierta modorra espiritual, una indiferencia respecto a los problemas

fundamentales con excepción quizás de la propia muerte.

El ateísmo práctico es el más dañino, el más difícil de extirpar. Asfixia la vida espiritual porque

la preocupación por los negocios no deja que la semilla de la Palabra de Dios de fruto.

Valores modernos

Existe un gran número de valores: solidaridad, justicia, paz, dignidad humana. Pero en el fondo

son valores judío-cristianos pero secularizados porque sólo juegan a nivel humano.

Recuerda un mito de la antigüedad griega, el de Narciso. Este joven contempló su hermosura en el espejo de agua de un pozo y quedó tan embelesado de ella que ya no era capaz de

ATEÍSMO Hay tres tipos de ateísmo. *CIENTIFICAMENTE * En primer lugar existe un ateísmo que llamaremos
relacionarse con los demás. Se enamoró de sí mismo. La consecuencia de todo esto es un

relacionarse con los demás. Se enamoró de sí mismo. La consecuencia de todo esto es un relativismo brutal que no es capaz de aceptar la verdad que no existe porque sólo existe mi

verdad y tu verdad.

Todo esto trae como consecuencia algo que a primera vista parece contradictorio. Surge una nueva religiosidad. Las supersticiones, los cultos satánicos, la nueva era con todo lo que

implica de culto a la madre tierra, los poderos

astrales, etc. no son nada más que la prueba de

que el hombre experimenta su finitud y busca

algo en qué creer.

relacionarse con los demás. Se enamoró de sí mismo. La consecuencia de todo esto es un

EL ATEÍSMO Y LA INCREENCIA

El ateísmo es aquella concepción que niega lo divino o lo absoluto de cualquier tipo, que no se identifique con el hombre y con el mundo de nuestra experiencia empírica

y de sus principios inmanentes.

¿Cuál es el Dios negado por los ateísmos?

1) Un ser principio y causa de todo.

2) Un ser trascendente. 3) Un ser inmanente que fundamenta el ser y actuar de todo.

I. EL ATEÍSMO EN EL A.T. Y N. T.:

La Escritura presupone como evidente la existencia de Dios: "Dice el necio para sí: No hay Dios" (cf. Sal 10). Los ateos son necios, porque Dios ya en la creación se revela (cf. Sb 13 y Rm 1, 18-20), por

eso mismo son inexcusables de no reconocer la existencia de Dios trascendente. La doctrina de la creación apunta a la trascendencia de Dios y desdiviniza las criaturas. Sería una suerte de demostración

indirecta del monoteísmo, pese a que en los libros más antiguos sólo se sanciona una monolatría del pueblo de Israel.

II. Fundamentos y dimensiones del ateísmo contemporáneo: (cf. G.s. 20, 21 y 22)

a. Fundamentos del ateísmo contemporáneo:

1) Autonomía de la naturaleza y esferas profanas: El conocimiento de la naturaleza exige cada vez

menos la "hipótesis de Dios", incluso se la descarta abiertamente. Ello se remonta a Descartes quien pone las bases del pensamiento moderno, Dios es el garante del conocimiento humano. Kant sacará por

deducción que Dios no es cognoscible y que sólo es fundamento del actuar humano. El idealismo

alemán reconocerá que en realidad Dios es la proyección del espíritu finito que se desenvuelve hacia lo

infinito en un proceso dialéctico. Finalmente la izquierda hegeliana sostendrá que ese espíritu no es más

que la expresión de la materia (lo inmanente) sublimado en un proceso de enajenación histórica.

2) Autonomía del sujeto, cuya dignidad y libertad excluyen un "supuesto" de Dios todopoderoso. El hombre o Dios. Deducción final de la modernidad. Su expresión máxima es el nihilismo.

relacionarse con los demás. Se enamoró de sí mismo. La consecuencia de todo esto es un
3) Protesta contra el mal, sobre todo las injusticias y las atrocidades de las guerras y

3) Protesta contra el mal, sobre todo las injusticias y las atrocidades de las guerras y la violencia producida por las ideologías. Cobra mucha importancia el existencialismo.

b. Las dimensiones del ateísmo contemporáneo:

1) Más que negar o rechazar a Dios, consiste en afirmar exclusivamente al hombre. El hombre se vuelve

como valor absoluto (humanismo cerrado). Consecuencia de todo un proceso que comenzó con la

modernidad. Frente al mal, rechaza a un Dios creador y providente. 2) El hombre es autor de su propia historia. Dios sería un intruso.

3) La religión deshumaniza o aliena al hombre. Para las ciencias es oscurantismo; para la antropología es una proyección del hombre; para la psicología un desequilibrio inconsciente; para la sociología una

proyección. 4) Se presenta en general como un proceso post-cristiano (hijo del cristianismo occidental).

5) No es un hecho pasajero. Ha tocado la misma conciencia del hombre, su cultura. 6) Sus factores: Auge de las ciencias; creciente autonomía; antropocentrismo; conciencia crítica, etc.

7) Predominio del agnosticismo: Defiende la incognoscibilidad de lo supra sensible. Niega así la

metafísica y todo tipo de conocimiento revelado, en especial, la posibilidad de conocer a Dios. Aparece con el criticismo de Kant, y luego en el positivismo. Su formulación puede resumirse en aquella

fórmula: Puede que Dios exista, pero el hombre es incapaz de conocerlo.

III. EL SECULARISMO ATEO:

Sistema de organización de la vida social y política que niega o prescinde de Dios, ya sea por

sostener que todas las realidades se explican por sí solas, o porque se considera a Dios enemigo, alienante del hombre. No se lo debe confundir con la "secularización" que es el proceso mediante el

cual, las realidades temporales adquieren una legítima autonomía en el respeto de sus propias leyes (cf. GS 19, 20 y 21).

IV. LA CRISIS DE FE: DESAFÍOS DEL ATEÍSMO PARA LOS CRISTIANOS.

Ante el ateísmo los cristianos lejos de considerarlo como sólo un adversario para nuestra vivencia de la fe, debemos preguntarnos en qué medida somos responsables de él (incoherencias,

divorcio fe y vida). Ello nos insta a presentar el rostro auténtico de Dios, no desfigurado en nuestra vida cotidiana y en la participación social. El testimonio cristiano convencido es nuestra primera y mejor

respuesta al ateísmo.

Para el Vaticano II el ateísmo es uno de los fenómenos más graves de hoy, que exige ser

examinado con detención. La palabra ateísmo designa actitudes tan distintas como la indiferencia

religiosa, el positivismo, la protesta contra el mal, etc. Ha de considerarse también la culpa de los

creyentes, pues son corresponsales del ateísmo, toda vez que ellos han ocultado el rostro de Dios con actitudes que no se adecuan a sus creencias. De lo que se deduce que no siempre el ateo sea totalmente

responsable de su increencia. Al mismo tiempo afirmamos que, incluso los que rechazan la existencia de Dios sin culpa propia, y son fieles y honestos a su conciencia, santuario donde el verdadero Dios les

habla, se salvan de un modo misterioso sólo conocido de la misericordia del Padre.

SÍMBOLO DEL ATEÍSMO

3) Protesta contra el mal, sobre todo las injusticias y las atrocidades de las guerras y