Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Sesión Especial 03 de mayo de 2012. Proyecto 29-S.

-2012, Declaración de interés público nacional y como objetivo prioritario de la República Argentina el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos, así como la exploración, explotación, industrialización, transporte y comercialización de hidrocarburos público.

Señor Presidente, Mucho se ha dicho ya sobre el pasado, sobre lo que se hizo mal, sobre lo que podría haberse hecho mejor, yo quiero hablar sobre el presente y sobre el futuro. El populismo que hoy nos gobierna es cómplice y ha actuado con desidia provocando la peor crisis energética de las últimas décadas, que hoy sufrimos todos los argentinos. Muchos han caído en la trampa de discutir este tema aceptando que se está hablando de nacionalismo, cuando a todas luces el nacionalismo que se invoca es por lo menos hipócrita. A los dirigentes que valoramos y queremos YPF como empresa estratégica para nuestro país nos parece casi delirante usarla en la coyuntura para tratar de salvar a un vicepresidente seriamente sospechado de haber cometido actos delictivos. A los que plantean el falso dilema entre Repsol o el Estado para manejar los destinos de YPF, les digo ¡por favor no me den a elegir entre una empresa que hizo todo mal y un gobierno que se disfraza de Estado, de Nación, de Patria, y ha sido cómplice de su vaciamiento! Queremos tanto a YPF, para que no queden dudas, que nos paraliza la posibilidad de que se transforme en el nuevo chiche de La Cámpora. Escuchaba ayer un dirigente de la oposición decir que la responsabilidad la tiene el partido que gobierna, yo le digo que la oposición es tan responsable como el gobierno si avala esta medida. Desde la oposición tenemos el deber de plantear alternativas superadoras como lo hemos hecho desde el PRO, que aborda la problemática de la crisis energética ratificando el dominio originario y la administración sobre los hidrocarburos por parte de las provincias, desmintiendo que haya un problema de soberanía. Que pone en evidencia que YPF seguirá siendo sociedad anónima, y por lo tanto que a sus funcionarios públicos no los controlará nadie. Que promueve el desarrollo de mecanismos que garanticen las inversiones públicas y privadas necesarias para el autoabastecimiento nacional, para que los argentinos tengamos energía accesible para trabajar y producir. No me deja de sorprender la contradicción de los dirigentes del radicalismo que abundan en argumentos en contra del proyecto del kirchnerismo y luego votan a favor aduciendo historia y coherencia, como si estuviésemos dándonos el lujo de discutir solo sobre principios, como si pudiésemos escindir la concepción de lo que debe hacer y ser el Estado, del resto de las implicancias que tiene esta medida del gobierno nacional. Estamos entrando en una zona que considero de "alto riesgo" en donde lo más preocupante es la volatilidad en la toma de decisiones que evidencia la falta de una política de Estado de largo plazo, como bien dijo el líder de lo que será la alternativa de poder en el 2015: en Argentina, que no escapa al fenómeno de anestesia latinoamericano, las mismas personas deciden cosas distintas, con absoluta impunidad, sin condena social ni política. Hoy desde el

macrismo, casi en soledad, nos toca ser minoría, y lo hacemos con coraje y firmeza, porque estamos convencidos que sólo desde este lugar en el que hoy estamos parados podremos despertar a esta Argentina.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful