You are on page 1of 4

Expropiación: Estigma y Realidad

Por Francisco L. Ochoa Ochoa 20 de diciembre de 2008 

 

EXPROPIACIÓN: ESTIGMA Y REALIDAD 
El  término  expropiación  genera  un  terrible  impacto  en  quien  lo  escucha.  Es  sencillamente  un 
término  diabólico  que  es  interpretado  como  una  expulsión  violenta,  inesperada  e  injusta.  Para 
muchos conciudadanos el término expropiación significa desalojo, en las mismas condiciones a las 
que nos tienen acostumbrados nuestros tele noticieros: protagonizadas por agentes de la policía 
protegidos con uniformes de marcianos y apoyados por carros blindados lanza‐aguas, en medio de 
una confusión ocasionada por el lanzamiento a diestra y siniestra de gases lacrimógenos. 

Para otros, expropiación  equivale a demonio, a condena. A una  expulsión forzada en la  cual, sin 
aviso ni alerta alguna, lanzan al ciudadano y sus escasas pertenencias a la húmeda calle, en una 
noche fría y lluviosa, desde un tercer piso. Ciudadano y haberes quedan a la deriva, al aire libre. 

No,  no  es  eso.  Debemos  entender  la  expropiación  como  lo  que  realmente  es:  un  proceso  de 
negociación  forzosa  entre  el  Estado  y  los  particulares,  que  tiene  lugar  cuando  no  se  ha  podido 
llegar  a  un  acuerdo  en  el  proceso  de  negociación  que  el  Estado  adelanta  para  adquirir  un  bien 
inmueble que requiere para la ejecución de un proyecto calificado como de interés público. 

Colombia  es  un  Estado  de  derecho;  en  el  país  existen  principios  constitucionales  que  rigen 
claramente las relaciones y determinan los derechos de los ciudadanos. Dentro de la Constitución 
Nacional  se  establece  la  función  social  y  ecológica  de  la  propiedad  privada,  lo  cual  significa  la 
prioridad que tiene el Estado frente a los bienes de los particulares. Se dice en ella que el interés 
particular  debe  ceder  al  interés  general,  lo  cual  significa  que  el  Estado  tiene  derecho  prioritario 
para  adquirir  un  bien  cuando  lo  requiera,  principio  en  el  cual  se  basa  justamente  la  figura  de  la 
expropiación. 

Pero esta figura no puede entenderse como una patente de corso para que el Estado haga lo que 
le venga en gana y pague por los bienes inmuebles valores amañados, arbitrarios, inferiores a los 
que en justicia correspondan. Tampoco para que, por tratarse del Estado, el cual se presume rico y 
poderoso, pague más de lo que justamente valen los inmuebles que requiera adquirir. 

A  través  de  leyes  y  decretos  (e.  g.  Ley  9ª  de  1.989,  Ley  388  de  1.997,  Decreto  1.420  de  1.980  y 
Resolución  del  IGAC  #  620  de  2008)  se  ha  establecido  la  manera  cómo  debe  proceder  el  Estado 
para la adquisición de bienes inmuebles que hayan sido declarados de interés público. También allí 
se  han  establecido  mecanismos  justos de  valoración  de  estos  bienes  inmuebles;  de  acuerdo  con 
estas  leyes  y  decretos,  los    avalúos  de  estos  bienes  pueden  ser  adelantados  por  el  Instituto 

Geográfico  Agustín  Codazzi,  las  oficinas  de  Catastros  (en  los  sitos  en  los  cuales  el  Catastro 
Página   

municipal  sea  administrado  por  la  propia  Alcaldía)  o  por  Peritos  privados  inscritos  en  Lonjas  o 
Asociaciones Profesionales. 

 
Expropiación: Estigma y Realidad

Por Francisco L. Ochoa Ochoa 20 de diciembre de 2008 

 

En tales normas se han fijado no solo quiénes hacen los avalúos, sino además cómo los hacen y 
con  base  en  cuáles  criterios  determinan  los  valores  comerciales  o  de  reposición  que  deban 
pagarse. 

Lastimosamente,  esta  ágil  figura  de  la  expropiación  es  mal  utilizada  por  muchos  funcionarios 
públicos,  quienes  la  manejan  como  una  herramienta  extorsiva,  como  una  amenaza.  Sus  frases 
típicas  a  los  propietarios  son:  “si  no  acepta,  si  no  firma,  lo  expropiamos”,  queriendo  decir  con 
ellos que si el ciudadano no se aviene y firma lo que se le exhibe (que en casi todos los casos no ha 
tenido ni siquiera tiempo de leer y comprender), se irá al infierno de la expropiación, con todos los 
terríficos perjuicios supuestamente derivados de esta acción. 

Estas  actuaciones  de  los  funcionarios  públicos,  apoyadas  en  el  desconocimiento  que  los 
ciudadanos tienen acerca del proceso de la negociación de bienes con el Estado, presionan de una 
manera  indebida  la  decisión  de  los  ciudadanos  a  aceptar  (en  la  mayoría  de  las  veces  a 
regañadientes) las propuestas contenidas en la ofertas de compra, que por lo general hasta hoy no 
incluyen  o  consideran  la  totalidad  de  los  conceptos  económicos  que  se  les  debe  pagar  por  sus 
inmuebles,  dentro  de  los  conceptos  de  indemnización  integral  y  plena  que  considera  nuestra 
legislación. 

Se  encasilla  de  manera  violenta  al  ciudadano,  quien  indefenso  y  desconocedor  de  los  derechos 
que le otorga la Ley, no  encuentra otra opción  que firmar y acogerse a los  supuestos beneficios 
que  el  funcionario  le  plantea  como  única  tabla  de  salvación,  renunciando  en  la  mayoría  de  las 
veces  al  reclamo  de  justas  sumas  de  dinero  que  le  corresponden  y  merece,  en  virtud  de  lo 
contemplado  en  la  legislación  vigente,  pero  que  ante  la  agresividad  de  los  argumentos  del 
funcionario  público,  ante  lo  corto  del  plazo  (generalmente  un  mes)  y  el  desconocimiento  de  los 
términos de pago que le plantean las opciones de expropiación (por vía judicial o administrativa), 
no tiene otra alternativa diferente que acogerse a los términos que en forma casi extorsiva le son 
planteados. 

El año 2007 la Corte Constitucional expidió la Sentencia CC‐476/07 que fijó claros criterios acerca 
del alcance de estas normas y leyes y también aclaró la real cobertura de los valores a indemnizar 
a los ciudadanos cuando se produzcan compras forzadas. Estos valores a pagar deben abarcar algo 
más que el mero valor comercial de los inmuebles. El valor a pagar deberá resarcir todos los daños 
y perjuicios (i. e. daño emergente y lucro cesante) que se ocasione al propietario particular a raíz 
de la compra forzada por parte del Estado. Con respecto a este tema, la sentencia citada dice lo 
siguiente:  

“… Pero ese  daño legítimo debe en  principio ser indemnizado (...), porque la 
Página   

persona expropiada no tiene por qué soportar una carga específica que debe 
asumir toda la sociedad, en razón del principio de igualdad de todos ante las 

 
Expropiación: Estigma y Realidad

Por Francisco L. Ochoa Ochoa 20 de diciembre de 2008 

 

cargas públicas, cuyo fundamento es el derecho de igualdad establecido en el 
artículo  13  de  la  Carta.  Esto  explica  entonces  que  el  ordenamiento  superior 
haya  consagrado  el  derecho  a  la  indemnización  reparatoria  en  cabeza  del 
afectado…”  

En dos considerandos de suma importancia, la Honorable Corte adiciona lo siguiente:  

“Por todo lo anterior, es evidente que la indemnización prevista por el artículo 
58 de la Constitución es reparatoria (...), ya que ella debe comprender el daño 
emergente  y  el  lucro  cesante  que  hayan  sido  causados  al  propietario  cuyo 
bien  ha  sido  expropiado.  Y  en  caso  de  que  no  haya  forma  de  comprobar  el 
lucro cesante, se puede indemnizar con base en el valor del bien y el interés 
causado  entre  la  fecha  de  entrega  del  mismo  y  la  entrega  de  la 
indemnización…  De  lo  anterior  surge  que  la  indemnización  no  se  limita  al 
precio del bien expropiado. Si bien la jurisprudencia reconoce que el particular 
también  sufre  daños  adicionales  a  la  pérdida  patrimonial  del  inmueble,  el 
cálculo  del  resarcimiento  que  deba  recibir  el  particular,  no  se  limita  a 
considerar  el  valor  comercial  del  bien,  sino  que  puede  abarcar  los  daños  y 
perjuicios sufridos por el afectado por el hecho de la expropiación. No puede 
afirmarse entonces que en el caso de la expropiación por vía administrativa el 
único valor que puede tomarse en cuenta por la administración para efectos 
de  determinar  el  precio  indemnizatorio  que  se  pagará  a  los  propietarios  del 
bien expropiado sea el avalúo comercial” 

Deben tener claridad los ciudadanos Colombianos: el Estado tiene la prioridad en la adquisición de 
los  inmuebles  cuando  estos  se  requieran  por  motivos  de  utilidad  pública,  pues  cabe  aplicar  el 
principio constitucional de la primacía del interés general sobre el interés particular, pero también 
es  necesario  que  los  ciudadanos  sean  conscientes  de  que  tal  principio  no  puede  traducirse  en 
pagar  o  compensar  al  ciudadano  con  una  suma  menor  a  la  que  en  justicia  le  corresponde.  El 
ciudadano  tiene  derecho  a  percibir  una  suma  que  debe  abarcar  el  resarcimiento  de  todos  los 
daños, llámese daño emergente y/o lucro cesante, pues es de elemental sentido de justicia que la 
indemnización  que  se  pague  garantice  que  el  ciudadano  quede  al  menos  en  las  mismas 
condiciones en las que se encontraba antes de iniciar el proceso de negociación con el Estado y 
nunca en inferioridad de condiciones. 

La expropiación no deberá entenderse entonces como un abuso o un garrote que El Estado tiene 

para abusar y someter al particular. Es simplemente una etapa de negociación en al cual, ante la 
Página   

imposibilidad de acuerdo entre las partes, el Estado ejerce el derecho prioritario que le concede la 

 
Expropiación: Estigma y Realidad

Por Francisco L. Ochoa Ochoa 20 de diciembre de 2008 

 

Ley  para adquirir los bienes inmuebles que requiera, siempre y cuando previamente se realice el 
pago del valor justo al propietario de dicho bien.  

Debe entenderse también que esta herramienta no puede utilizarse para pagar al propietario una 
suma amañada e injusta. El propietario tiene derecho a que se le indemnice en justicia tanto en el 
daño emergente como en el lucro cesante que realmente se comprueben.  

Los avalúos y las ofertas de compra que realicen las entidades públicas al iniciar los procesos de 
negociación de bienes para El Estado deberán contener un valor que refleje lo que en justicia el 
ciudadano merece, facilitando de esta manera los acuerdos en la etapa de negociación directa y 
evitando que se lastime el patrimonio de los particulares y en consecuencia deban recurrir a los 
estrados judiciales en los procesos de expropiación por vía judicial o por vía administrativa.  

Vale bien la pena que los ciudadanos se ilustren y asesoren de manera adecuada antes de firmar 
en forma servil lo que se les plantea como única opción de sobrevivir, antes de ir a la expropiación 
para así poder lograr una indemnización justa. 

 

 

  


Página