You are on page 1of 5

Construyendo la realidad

Dialogo con el MAESTRO

Maestro…cuál es la REALIDAD? Debéis entender que existen niveles de realidad, puesto que la ¡realidad absoluta! Sólo es propia del ¡Absoluto!...dejadme mostrar esto en “el libro de la naturaleza”; ese que puede enseñarlo todo, si aprendemos a leer en él…ella es el reflejo de la realidad absoluta, por cuanto…”como es arriba, igual abajo; para hacer el milagro de la cosa única”. En la quieta superficie del lago, podéis mirar y contemplar este Universo, que está hecho todo él, de ENERGÍA; manifiesta en distintas formas, más cada forma lleva en si la emanación de la energía electromagnética que es característica al TODO. Si tomáis un pedrusco y lo arrojáis en la quieta superficie del agua, esto provocará una ondulación circular que se propaga mientras no encuentra obstáculo; en presencia de uno, simplemente se refleja y emite otra onda secundaria, distinta a la primera; y así sucesivamente hasta que, teóricamente, siete veces siete ondas se generan del impulso inicial…esa es la LEY y el resultado que observáis, es el espectro completo de manifestación de ese impulso…lo habéis comprendido? Si Maestro…continua. Tengo en mi mano ¡derecha!, ocho pedruscos, los cuales tienen una característica…cada uno es proporcionalmente el doble del anterior, de manera que en total son ¡una octava! de desarrollo, en magnitud…bien. Os daré a ti los siete primeros para que realicéis con

cada uno de ellos el experimento anterior…el octavo, EL MAYOR DE TODOS, lo guardaré para mi exclusivamente. Ahora…iniciando con el más pequeño, comienza arrojándolos a la quieta superficie del lago, uno a uno, esperando a que esté quieta en cada acción. Observaréis como las ondas producidas son proporcionalmente mayores, a medida que el pedrusco es mayor; y así, realizaréis el ¡espectro completo! de manifestación, para los siete impulsos que habéis provocado. Podéis tener una somera idea de la cantidad de manifestaciones que acompañaron este simple acto, haciendo la salvedad, de que esas manifestaciones sólo fueron en el plano horizontal de la superficie del agua. O lo que es lo mismo, su manifestación es circular…no ¡esférica!, como hubiese sido si la propagación se realiza en todas las direcciones del espacio…lo habéis comprendido? Si Maestro…jamás había leído en el “libro de la naturaleza”…continúa. Podéis sacar de esto una primera conclusión que es fundamental… el “espectro” de manifestación del pedrusco inmediatamente mayor, contiene al inmediatamente menor y así sucesivamente; de manera que el que vuestro Maestro se reserva para si, los contendrá a TODOS, puesto que es el mayor de todos. Ahora…partiremos de esta ¡realidad! particular, para comprender la realidad general; en el supuesto de que, las ¡ondas electromagnéticas! con que se propaga la energía que llena todo el espacio del Universo…manifiesto y no, poseen la característica fundamental de obedecer a las mismas leyes de la mecánica ondulatoria que habéis observado en la superficie del lago. Es así que, el espectro de la luz visible, ultravioleta, infrarrojo, la que llaman los humanos rayos X, ondas de la radio, de la TV, telefonía, microondas, etcétera, etcétera; la radiación cósmica, y aquella ¡in abscondito!...sólo percibida por unos pocos…¡la ONDA PRIMORDIAL!, que es el equivalente alegórico a los siete pedruscos que os entregué a ti, mi amado discípulo; y que recuerdas?...sus manifestaciones individuales y colectivas, están contenidas en el pedrusco mayor que vuestro Maestro se ha guardado para si. Cómo debo interpretar todas y cada una de esas manifestaciones… Maestro? La REALIDAD OBJETIVA general, está contenida en la onda primordial, que emana de la FUENTE, alegorizada por el pedrusco mayor que he conservado…Ello es el ¡DO! origen de TODO y que corresponde al ¡ABSOLUTO!...el primer Logos…la causa de todo cuanto existe. Y la onda primordial, que de ÉL emana…las siete realidades objetivas…EL SEGUNDO LOGOS, o el ¡arquitecto! Del Universo manifestado; aquello que los griegos denominaron el Demiurgo o el “segundo” Dios de Platón, que no es otra cosa que el ALMA del Universo en su emanación; del cual emerge todo un universo de subjetividad

en el que se está inmerso, puesto que es ¡REFLEJO! DE LO PRIMORDIAL. Es este universo subjetivo de infinidad de formas y colores, donde la humanidad esta sumergida, como en un océano de ilusiones. Y como hacer para alcanzar la REALIDAD…Maestro?. El HOMBRE es un microcosmos del macrocosmos; o lo que es lo mismo, posee en si mismo el poder de adquirir la emanación primordial del ¡DO! Y con ello, desarrollar dentro de si la escala primordial desde el Do al ¡DO!, de manera que, funcionando de forma inversa a como la recibe, pueda devolverla a su FUENTE, transmutando así su naturaleza humana en naturaleza divina…es el DEVENIR Y RETORNO a la causa de vuestro advenimiento…o como dicen: “ De Él vengo, en Él vivo y a Él regreso”. O también, hacerse acreedor de las virtudes objetivas que emanan de la FUENTE y vivir con ellas en el mundo de lo subjetivo, con conciencia de ello, para cumplir la misión a que ha sido enviado, como ministro del creador. Cuál es el mecanismo mediante el cual, puedo lanzar “pedruscos” al Alma Universal, así como lo he hecho con el Alma de la Tierra…el agua del lago, Maestro? Habéis hecho lo justo en vuestra comparación, mi querido discípulo. Ahora os podré explicar, aquello que es el mayor ARCANO que se “oculta” a los irreverentes…me refiero a las multitudes fascinados por el hedonismo. El sonido, en la forma del VERBO, posee las mismas características que la onda primordial, puesto que siendo una manifestación también electromagnética, puede perfectamente vibrar en cada una de las “notas” que ella se compone. El sonido- verbo conocido desde la antigüedad y que generalmente es usado es ¡A U M!, puesto que este contiene a toda la escala, así como el color blanco, contiene todos los colores del arco iris. Pronunciado interiormente, ahí donde reside la “chispa” de la divinidad del HOMBRE, se produce el “milagro”…un momento hipostático…dícese comúnmente como el momento de unión de la naturaleza humana con el Verbo divino en una sola persona; entonces, la ¡sinergia! De los principios primeros, que hemos alegorizado con aquellos pedruscos tirados al agua, activa al principio de ¡entelequia!, que no es otro que “esa cosa real que lleva en si el principio de su acción y que tiende por si mismo a su fin propio”…la unión con la causa de su advenimiento. Esta es la forma en que debéis lanzar vuestros pedruscos al Alma Universal; y si tenéis la dicha de haber sido ungido con la “chispa” de vuestro creador…Él os dará la respuesta y os guiará por el sendero que habéis descubierto. En cuál grado de realidad subjetiva, vive la humanidad en la Tierra?

La escala primordial se cumple cíclicamente, puesto que todo en el universo es cíclico, como podéis ver por el movimiento de los astros, su formas y por el mismo comportamiento de la LEY, que hemos dicho “lleva en si mismo el principio de su acción y tiende a su fin propio”…el RETORNO. Esto hace que todo se repita, más en diferentes planos de manifestación, sino, no habría EVOLUCIÓN….es como un movimiento helicoidal en el espacio-tiempo. La Tierra se encuentra ahora finalizando el “año platónico”, que la llevará a la culminación de este ¡ invierno! de obscuridad absoluta, a una primavera astral…una etapa de RENOVACIÓN, como consecuencia del fin de una octava de evolución e inicio de la próxima. Se está saliendo de una cuarta escala de realidad objetiva, ¡Fa! Con todas las realidades subjetivas que la acompañan, para ingresar a la inmediatamente superior…¡Sol!. Es así que todo el planeta está armonizado actualmente, a esa escala de vibración ¡Fa!...el viento al correr suena en ¡Fa!, la lluvia al caer suena en ¡Fa!, el océano suena en ¡Fa! y los ríos al correr. Eso hace que todo cuanto en él exista, esté armonizado a esa escala de vibración…de hecho, la humanidad es ¡Fálica!; ahí su afición a la sexualidad, si conocéis el centro de armonía interior de esa nota, como os lo mostré en “El Gran Arcano”. Puesto que la escala en sí es cíclica, ello lleva aparejado un punto de inflexión o ascenso, que es precisamente la cuarta nota de la escala, la cual hace la diferenciación entre la realidad subjetivo y el inicio de la objetiva, para entrar en el Universo “in abscondito” o lo que es lo mismo…más cerca de ÉL…el ORIGEN; si no, no habría evolución. Todo lo anterior que os he dicho, tiene una consecuencia catastrófica para la humanidad, que al no haber descubierto su ¡Sol! Interior…aquel que los indos se marcan en la frente, ya como un ornato; tendrán que ser raídos de la tierra, para que la “nueva cosecha” sea plantada con “semilla” que ha adquirido, por esfuerzo y méritos propios, su “pasaporte” a una “nueva tierra”…es ¡el QUINTO SOL! De la evolución planetaria e interior del Hombre. Maestro…es posible entonces, para el HOMBRE que transita el sendero de la evolución, llegar a unirse con la causa de su origen? Esa pregunta querido discípulo, es muy difícil de contestar en toda su realidad, puesto que así era en un principio, tal como lo podéis concluir intuitivamente; más por una razón, que no podré explicar ahora, tal posibilidad ya no lo es. Sólo se evoluciona en la escala primordial, hasta el mayor grado posible de ella; puesto que el HIJO…el Hombre, ha sido creado para administrar el Universo y es por tanto la “tercera persona” de la trinidad…es así que seguirá por siempre en el lugar que corresponde.

En la obra de Gurdjieff encontraréis un capítulo…”El Santo Planeta del Purgatorio”, que os recomiendo leer, a fin de poder obtener una aproximación a vuestra pregunta. No obstante, objetivamente esa condición es adquirida en el “segundo Logos”…el Alma del Hombre es hecha UNO, con el Alma Universal…esa es la UNIÓN con ÉL y sólo será completada en la forma que has pensado, al llegar la “noche” del Universo…entonces…”no nace cuando hay creación, ni se perturba en la disolución”. Esa es la razón fundamental por la cual el octavo pedrusco lo he reservado para mi, puesto que soy el ¡DO!...EL PRINCIPIO Y EL FIN…EL ALFA Y EL OMEGA… ¡INCONCEBIBLE E INEFABLE! Tom Sawyer