Trabajo Práctico Nº 1 Perspectivas Pedagógicas del nivel Superior Ledesma Germán / Remundini María Monserrat En esta primera parte

vamos a analizar dos cuestiones que aparecen en el artículo “La polémica que la UBA nos dejó”: la relación de la universidad con el poder político externo a la gestión universitaria (particularmente con el Estado) y la relación de la universidad con el resto de la sociedad, más allá de las políticas específicas de extensión universitaria. En la segunda parte del trabajo trataremos de analizar el artículo en relación a los distintos tipos de crisis planteados por Souza Santos. Universidad y poder político: esta relación implica principalmente la cuestión de la autonomía universitaria. Desde el análisis de la capacidad del Estado para participar en políticas internas de una universidad podemos pensar los distintos grados de autonomía (autonomía económico-política) de dicha universidad. Estas relaciones (las de la universidad con el poder político, y la que hay entre este cruce y la posibilidad de una mayor o menor autonomía) no son nuevas. Desde la Edad Media las dependencias con el Estado y la Iglesia plantean una universidad que de a poco pierde autonomía: “los poderes constituidos del Estado y la Iglesia”, nos dice Morles en relación a este periodo histórico, “interesados en su control y orientación, van progresivamente concediéndole ayuda económica y privilegios sociales a cambio de poder designar sus autoridades y docentes.” (Morles; 1999:205) En el artículo la relación de la universidad con el poder político externo no aparece de una manera tan directa. Pero está, en determinados momentos, esta concepción de una equivalencia política entre el afuera de la universidad y el adentro. En este sentido se piensa la permanencia de Oscar Shuberoff durante 16 años al mando de la UBA, entre 1986 y 2001, como un eslabón importante en el proceso de erosión que está sufriendo la universidad de Buenos Aires, haciendo hincapié justamente en la relación con el sector político gobernante. El artículo retoma palabras de Tulio Halperin Donghi quien sostiene que “el efecto del shuberoffismo en la UBA erigió un sistema clientelar apoyado en Franja Morada, que no encontró difícil prosperar durante la etapa en que Menem reorganizó la política argentina, incluso con criterios análogos; por eso mismo el ex rector Shuberoff no pudo sobrevivir al derrumbe del modelo menemista.” Y si bien aquí la relación con el Estado no es meramente de financiamiento, la cuestión de la autonomía universitaria es afectada, en tanto un modelo de políticas externo a la universidad empieza a influenciar el interior universitario de tal forma que al caer dicho modelo cae también el proyecto de política interna de la universidad. En el articulo Jorge Aliaga, decano de la Facultad de Exactas de la UBA, deja en claro esta relación entre ambos sectores durante la etapa neoliberal: “En esta gestión”, dice, “decidimos que no podíamos seguir siendo autistas. Esto que pasa hoy en la UBA no es independiente de la crisis de los 90, del individualismo, del sálvese quien pueda.” Esto que dice Aliaga hace alusión a toda una serie de impactos que dichas políticas de Estado produjeron en el interior de las universidades, y que Souza Santos analiza. Se relaciona con la pérdida de la universidad como un bien público, y con la perdida general de prioridades en políticas sociales inducida por el modelo de desarrollo económico neoliberalista1. “En los 90”, dice Souza Santos, “la universidad, de creadora de condiciones para la competencia y para el éxito en el mercado, se transformó por sí misma gradualmente en un objeto de competencia, es decir, en un mercado” (Souza Santos; 2005:24) En este contexto, creemos, se encuadran las palabras de Jorge Aliaga, este sálvese quien pueda. Esta relación, (la de las políticas universitarias y las políticas generales del Estado) no es nueva, pero también suele tomar formas
1

(véase Souza Santos; 2005:19)

teniendo en cuenta el contexto conflictivo del estado de cosas que se expone. dice Guadilla. a tal punto que cuestionar el proyecto político nacional llevó consigo a cuestionar la universidad pública” (Souza Santos. esencialmente. “Sugerimos”. 2000:269) Desde esta cita vamos a pensar cómo aparece la propuesta de relación con el resto de la sociedad en el articulo. Buenos Aires. Es decir: vemos en las respuestas de Ruben Hallu (nuevo rector de la UBA).Crisis de hegemonía: plantea que la universidad sufre una crisis de hegemonía porque ha perdido su capacidad para desempeñar correctamente sus funciones y esto ha llevado a los grupos sociales más afectados por su déficit a buscar nuevos medios para alcanzar sus objetivos. lo social y lo político en la postmodernidad. UNIVERSIDAD Y CRISIS El artículo seleccionado presenta un panorama de los acontecimientos acaecidos en la UBA en el 2006 en torno a la elección de rector y la problemática previa a esta situación. ONG´s. la población. Él menciona tres crisis: . . viendo sobre todo el contexto de gestión que expone el artículo. “que el mismo énfasis que se ha venido sosteniendo para fortalecer las relaciones universidad/empresa -para lo cual los organismos internacionales han aportado apreciable financiamiento.Crisis institucional: porque la universidad va perdiendo su especificidad 2 3 Estas son palabras del propio rector en el articulo de la Revista Ñ (2006) De Souza Santos. una propuesta algo idealista. nos dice Souza Santos. 1996:52). La idea es que la universidad tiene que tener un contacto más estrecho con la comunidad en su conjunto. Expresiones estas últimas que son fácilmente articulables desde lo discursivo. cualquier organización o conjunto de personas para escuchar las opiniones” (Revista Ñ: 2006:14). . es lo que el nuevo rector de la UBA está proponiendo (al menos desde su discurso): trabajar en forma cerrada y abierta con la comunidad2 para él “significa discutir la reforma del estatuto en forma abierta con entidades de la comunidad. Y esto. 2005:38) Universidad y sociedad: “La universidad sólo puede ser una fuerza para el exterior si posee una fuerza interior y la democratización interna de la universidad es la precondición de la constitución de esta fuerza” (Souza Santos. B. Miño y Dávila.diferentes: “Este compromiso”.debería ser puesto en favorecer y fortalecer las relaciones de la universidad con las ONG y las comunidades” (Guadilla. en lo concerniente a los trabajos con la comunidad. por momentos. un defasaje entre la mirada hacia fuera y el campo de poder (siguiendo la concepción instalada por Bourdieu) existente dentro de la universidad. La amplia crisis que ha sufrido la UBA en los últimos 20 años coincide con las crisis de la universidad destacadas por Boaventura de Souza Santos3. La premisa que se desprende del articulo en este aspecto es la siguiente: “la discusión sobre la universidad debería estar abierta a toda la sociedad” (Revista Ñ: 2006:14). más allá de sus políticas de extensión universitaria. “De la idea de universidad a la universidad de ideas” en De la mano de Alicia. “fue tan profundo que en muchos casos se transformó en una segunda naturaleza de la universidad. y más allá también del mero contacto con el sector productivo: lo que Guadillla llama una ampliación y diversificación del concepto de función social de la universidad. creemos.Crisis de legitimidad: plantea que la universidad está en crisis de legitimidad porque se hace visible socialmente la carencia de objetivos colectivos asumidos. 2000 . lo que hace que la condición social de que la universidad gozaba en otros tiempos deje de ser aceptada. pero de no tan fácil aplicación en la práctica. contexto que llega a nombrarse como desgobierno.

Así. en Díaz Barriga y Pacheco Méndez. dice que los “recortes alteran las posiciones relativas de las distintas áreas del saber y obligan a la universidad a cuestionarse y someterse a criterios de evaluación” y que somete a la universidad a una austeridad difícil de soportar. en el debate acerca de la representación estudiantil. de Economía sostiene que “en una universidad la mayoría de los representantes la tienen que tener los estudiantes. por ejemplo. El tema del presupuesto es planteado por De Souza Santos en relación directa con la crisis institucional. me parece una barbaridad. México. aumentos de matrícula “sin debatir en conjunto la necesidad de reformar los estatutos para afrentar la realidad” y sin organizar reclamos conjuntos frente al gobierno nacional para pedir un mayor presupuesto. Barbieri. Actualmente. la legitimidad de los concursos docentes entre otros cosas. Como dice de Souza Santos. los distintos decanos han reconocido la necesidad de establecer el diálogo entre ellos. pero de cara a afrontar la terrible crisis institucional la universidad debe observarse internamente. Rubén Hallú y se recalca la inexistencia de diálogo y la forma segmentada en que había venido actuando el decanato: cada decano resguardaba su facultad de recortes presupuestarios. que institucionalmente genera dos posiciones encontradas: por un lado la de los grupos conservadores que piensan que con mayor presupuesto se solucionarían los problemas. poniendo en crisis su autonomía. “en ninguna parte del mundo el porcentaje de representación estudiantil es mayor que el 25% que hoy tiene la UBA”. y grupos más progresistas que creen que la crisis no se solucionaría aún con la totalidad del presupuesto reclamado porque observan una crisis de legitimidad. Esto es fundamental en la problemática entorno a la crisis de la UBA. frente a la situación crítica. denuncia a la universidad como un mecanismo de control social. representación y confianza que va más allá de cuestiones económicas puesto que se relaciona con problemáticas de fondo como la necesidad de debatir la cantidad de representantes en la Asamblea Universitaria. “Universidad: idea y racionalidad contemporánea”. porque el objetivo de base es que vienen a estudiar y se supone que los que dan clase son los que más saben y tienen que regir el destino de la universidad”. Y para Boveris (ex vicerrector entre 1994 y 1998) la cuestión de la representatividad estudiantil no es un problema a debatir. organizativos y de oposición entre distintos grupos universitarios. Universitarios: institucionalización académica y evaluación. puesto que pone al descubierto la crisis de autonomía universitaria (tanto por su dependencia del estado como una posible dependencia hacia grupos financieros). la que mayormente se manifiesta en el artículo es la crisis institucional. de la universidad.organizativa y se pretende imponer modelos organizativos vigentes en otras instituciones consideradas como más eficientes. Casanova Cardiel4 señala el papel de la universidad y otras instituciones en la reproducción de las contradicciones sociales y su función de instrumento ideologizador y transmisor de los valores del bloque dominante. Otro punto de tensión se da en la problemática generada por los reclamos de la FUBA con la finalidad de reformar los estatutos para obtener la mayoría representativa. debe ser siempre contextualizado en el nivel sistémico en que tiene lugar”. Se presenta un panorama de los problemas de masificación y económicos de la UBA desde el rectorado de Shuberoff hasta la elección del actual rector. Crisis derivada de problemas económicos. es una parte importante de los mecanismos de control ideológico de la sociedad. y dice que aunque forja en su seno importantes movimientos contrahegemónicos. 1998 . Hugo. gran parte del profesorado se mantuvo reticente a modificar las proporciones. Aquí encontramos un choque con el grupo hegemónico. “El análisis de las contradicciones y de las crisis de un determinado subsistema. la forma de votación. subordinado ante los grupos hegemónicos. Si bien estas tres crisis forman parte de una sola y se autocondicionan. solucionar sus problemas comunicativos internos para poder llegar a un consenso de los pasos a seguir y superar la situación: “la universidad sólo puede ser una fuerza para el exterior 4 Casanova Cardiel. UNAM.

Siglo XXI. Uniandes. Víctor. México. Bogotá.” . (2000).GARCIA Guadilla. B. en Reflexiones sobre la educación superior en América Latina (CadenasHanson-Rodriguez-comp. Lo social y lo político en la posmodernidad. C. CASANOVA Cardiel. UNAM.de SOUZA santos. “Universidad: idea y racionalidad contemporánea”. (1996).----------------------------. Hugo. Conocimiento. 1998 - . . . Clarín. BIBLIOGRAFÍA . “La universidad latinoamericana: necesidad de replantear su mision”. La universidad en el siglo XXI. El mito de la universidad. (1999). (2005). CENDES-UCV/Nueva Sociedad. “La polémica que la UBA nos dejó. .REVISTA de Cultura Ñ.si posee una fuerza interior y la democratización interna de la universidad es la precondición de la constitución de esta fuerza”. en Díaz Barriga y Pacheco Méndez. Universitarios: institucionalización académica y evaluación. México. en De la mano de Alicia. LPP/Miño y Dávila. “De la idea de universidad a la universidad de ideas”. 1999) .MORLES. C. Caracas. Introducción y Parte I. Para una reforma democrática y emancipadora de la universidad. Buenos Aires.BONVECCHIO. 23/12/06. educación superior y sociedad en América latina.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful