Lecturas Matem´ticas a Volumen 33 (2012), p´ginas 5– a

ISSN 0120–1980

El concepto de seminario en la pr´ctica a moderna de las matem´ticas1 a
Luis Carlos Arboleda

Universidad del Valle, Cali, Colombia

Resumen. Este trabajo es un estudio socio–hist´rico del seminao rio como instituci´n caracter´ o ıstica de la pr´ctica moderna de las a matem´ticas. Se revisan algunos momentos de la vida acad´mica en a e las universidades de Frankfurt, G¨ttingen y Par´ en los siglos XIX y o ıs XX que, en la perspectiva hist´rica, se revelaron decisivos en la constio tuci´n de esta modalidad de trabajo. Se muestra que el establecimiento o del seminario imprime un giro a la tradici´n acad´mica de la c´tedra. o e a Esto responde a las necesidades de encontrar un espacio institucional adecuado a las nuevas realidades de la profesionalizaci´n de la activio dad matem´tica. Igualmente se examinan episodios importantes de la a instituci´n del seminario en la constituci´n aut´noma del campo de la o o o historia de las matem´ticas. a Key words and phrases. Sociology and profession of mathematics, History of mathematics, Seminar of mathematics. 2010 AMS Mathematics Subject Classification. Primary: 01A80

1 Conferencia plenaria en el Coloquio Internacional: Una experiencia de formaci´n de o investigadores. XXV Aniversario del Seminario de Historia de la Ciencia y la Tecnolog´a, ı M´xico, 3 a 5 de octubre de 2011. Universidad Nacional Aut´noma de M´xico, Facultad de e o e Filosof´ y Letras ıa

6

Luis Carlos Arboleda Abstract. This paper is a socio–historical study of seminar as a characteristic institution of the modern practice of mathematics. We review some moments of academic life at the universities of Frankfurt, G¨ttino gen and Paris, in the nineteenth and twentieth centuries, that proved decisive in the constitution of this kind of work in the historical perspective. We show that the establishment of the seminar imposed a shift in the academic tradition of the chair. This responded to the need to find a suitable institutional space to the new realities of the professionalisation of mathematical activity. We also consider important episodes of the seminar in the autonomous constitution of the field of history of mathematics.

1.

Introducci´n o

En su acepci´n m´s familiar la palabra “seminario” designa una reuni´n o a o educativa consagrada a un t´pico particular. O un curso acad´mico avanzado o e que requiere una amplia actividad investigativa con car´cter independiente. O a la modalidad de trabajo empleada en tal curso. Tambi´n puede evocar un lugar e de formaci´n en la carrera sacerdotal dentro de los c´nones de las autoridades o a eclesi´sticas (Concilio de Trento), pero este no es propiamente el uso del t´rmino a e que nos interesa comentar en este trabajo. M´s nos conviene la idea que pueda tener un ciudadano medianamente a ilustrado, por ejemplo, un lector asiduo de Wikipedia, para quien “seminario” puede significar una reuni´n especializada de naturaleza t´cnica y acad´mica o e e cuyo objetivo es realizar un estudio profundo de determinadas materias con un tratamiento que requiere una interactividad entre especialistas”.2 Si esta persona explora los enlaces del art´ ıculo con un poco m´s de curiosidad, se a encontrar´ con toda una red de significados y usos de la palabra: a Generalmente el seminario es una forma de instrucci´n acad´mica, imo e partida en una instituci´n acad´mica u ofrecida por una organizaci´n o e o profesional o comercial. Tiene la funci´n de reunir peri´dicamente a grupos peque˜ os alredeo o n dor de un tema determinado con la intervenci´n activa de todos los o participantes. Por lo general, los participantes no son principiantes en los temas del seminario. Es relativamente informal, al menos si se lo compara con el sistema de cursos de la instrucci´n acad´mica. o e Familiariza m´s ampliamente a los participantes con la metodolog´ a ıa propia a sus temas de trabajo, y les permitir interactuar en situaciones de la pr´ctica investigativa. a
2Entrada Seminar, Wikipedia, http://en.wikipedia.org/wiki/Seminar

editada

el

29

de

octubre

de

2011,

´ El concepto de seminario en la practica moderna . . .

7

Esencialmente es un lugar donde se discuten lecturas previamente asignadas y se debaten otras cuestiones que puedan surgir a ese respecto. El seminario ejercita a sus participantes en el estudio personal y de equipo, los familiariza con medios de investigaci´n y reflexi´n, y los o o forma en el m´todo filos´fico. El seminario es fundamentalmente una e o pr´ctica. a Desde su origen el prop´sito del seminario fue unir la investigaci´n y o o la docencia y contribuir con la sociedad en la realizaci´n de proyectos. o Nuestro inter´s es darle fundamento hist´rico a estas y otras ideas de uso e o com´ n sobre el seminario. En lo que sigue nos proponemos revisar algunos u momentos de la vida acad´mica en las universidades de G¨ttingen y Par´ en e o ıs los siglos XIX y XX que, en la perspectiva hist´rica, se revelaron decisivos en o la constituci´n de esta modalidad de trabajo. Veremos que el establecimiento o del seminario imprime un giro radical a la tradici´n acad´mica de la c´tedra, o e a y responde a las necesidades de encontrar un espacio institucional adecuado a las nuevas realidades de la profesionalizaci´n de la actividad matem´tica. o a Las escenas que vamos a presentar de la vida acad´mica en seminario posie blemente permitir´n refinar la red de representaciones corrientes, y comprena der el seminario como una instituci´n propia de la pr´ctica moderna de los o a matem´ticos. Es decir, una actividad con caracter´ a ısticas como las siguientes: Exploraci´n sistem´tica de problemas en un espacio con autonom´ o a ıa relativa frente a las obligaciones de la ense˜anza. n Exposici´n frecuente a la cr´ o ıtica de pares de los resultados y m´todos e de investigaci´n. Construcci´n de campos conceptuales y comunidades o o de expertos. Movilidad de cient´ ıficos y profesores visitantes. Especializaci´n de relao ciones de cooperaci´n internacional alrededor de intereses investigativos o y de formaci´n avanzada. o Formaci´n de acumulados epist´micos, estilos cognitivos, escuelas de o e pensamiento y filosof´ de la pr´ctica cient´ ıas a ıfica. Consolidaci´n y deo sarrollo de programas de investigaci´n de mediana y larga duraci´n o o alrededor de l´ ıneas y problemas. Concertaci´n de estrategias de divulgaci´n de los trabajos del semio o nario en otros ambitos de las comunidades acad´micas y cient´ ´ e ıficas. Producci´n de publicaciones, organizaci´n de congresos, formulaci´n o o o de pol´ ıticas, etc.

2.

El seminario de G¨ttingen y la renovaci´n de la pr´ctica o o a decimon´nica de las matem´ticas o a

La siguiente descripci´n del seminario de matem´ticas de G¨ttingen en los o a o a˜ os 1920, requiere un comentario previo sobre la relaci´n entre el ideal del n o

8

Luis Carlos Arboleda

rigor, que hab´ movido la indagaci´n matem´tica a lo largo del siglo anterior, ıa o a y la emergencia de un nuevo patr´n de actividad profesional en las matem´ticas. o a Seg´ n la ´poca, las pol´ u e ıticas educativas han orientado el sentido de la profesionalizaci´n de las pr´cticas cient´ o a ıficas y de su ense˜ anza. Cambian la manera n en que se interrelacionan los enfoques epist´micos y las pr´cticas educativas. e a Esto se puede constatar revisando algunas situaciones bien conocidas en la historia de las matem´ticas del siglo XIX. La pol´ a ıtica de la Revoluci´n Francesa de o promover la profesionalizaci´n de las matem´ticas en el marco de la ense˜ anza, o a n transform´ el modo de trabajo anterior de los matem´ticos vinculados con las o a cortes reales. Las necesidades de la ense˜ anza estimularon la indagaci´n sobre n o un problema de gran importancia en la ´poca, los fundamentos del an´lisis. Fue e a ´ en funci´n de la ense˜ anza a estudiantes de ciencias e ingenier´ en la Ecole o n ıa Polyt´chnique de Par´s que Lagrange escribi´ sus tratados de c´lculo con su e ı o a enfoque de algebrizaci´n a ultranza. o La estrategia de fundamentaci´n o rigor del an´lisis de Cauchy (en cierto o a sentido opuesta a la de Lagrange), emerge de la actividad de un matem´tico a en soledad, Cauchy, igualmente en respuesta a las obligaciones que le plan´ teaba la ense˜ anza en la Ecole Polyt´chnique en el contexto de los a˜ os 1820. n e n La aritmetizaci´n del an´lisis fue un programa de investigaci´n adelantao a o do por Weierstrass, Dedekind, Riemann y Cantor en el ultimo tercio ´ del siglo XIX en Berl´ Halle, G¨ttingen, M´nich, Hamburgo, Bonn, etc. De ın, o u nuevo, las exigencias de la ense˜ anza agudizan la indagaci´n sobre los fundan o mentos pero en otro sentido. El programa de aritmetizaci´n correspond´ a o ıa los ideales neo–humanistas de las matem´ticas puras en la Alemania de la era a wilhelmiana3. Las exigencias de industrializaci´n favorecieron la transformaci´n de este ideo o al purista de profesionalizaci´n, y la investigaci´n poco a poco se orient´ hacia o o o problemas matem´ticos y aplicaciones en estrecha relaci´n con otras disciplinas a o cient´ ıficas y tecnol´gicas. o Esta transformaci´n se evidencia en la orientaci´n que le dieron Klein y o o Hilbert al seminario de matem´ticas y f´ a ısica de G¨ttingen a finales del siglo o XIX y comienzos del siglo XX. Los prop´sitos del seminario pueden resumirse o as´ 4 ı: Construir una nueva misi´n de las matem´ticas y de la actividad mao a tem´tica en contrav´ de los ideales neo-humanistas. a ıa Promover una investigaci´n matem´tica menos reduccionista y m´s o a a abierta a la integraci´n de enfoques epist´micos. o e
3Pyenson, L. 1983. Neohumanism and the Persistence of Pure Mathematics in Wilhemian Germany. Philadelphia: American Philosophical Society. 4Rowe, D. E. 1989. Klein, Hilbert, and the Gottingen Mathematical Tradition. Osiris, 2nd series, vol. 5, p´gs. 186–213. a

´ El concepto de seminario en la practica moderna . . .

9

Adelantar una pr´ctica menos centrada en el creador en soledad, y m´s a a abierta a la cooperaci´n entre matem´ticos y otros actores sociales de o a la investigaci´n cient´ o ıfica. 3. Testimonios sobre la vida acad´mica en el seminario de e G¨ttingen o

Siguiendo la costumbre de los j´venes matem´ticos que entonces se iniciaban o a en la investigaci´n, Dirk Jan Struik realiz´ su peregrinaci´n al seminario de o o o Hilbert de G¨ttingen en 1925. En una entrevista con motivo de la celebraci´n o o de su 103 cumplea˜ os, nos dej´ un interesante testimonio sobre el seminario y n o la pr´ctica investigativa como actividad humana.5 a Struik acababa de pasar varios meses en Roma y Bologna en donde hab´ ıa trabajado con Levi-Civita en c´lculo de tensores y geometr´ diferencial, a ıa y con Bortolotti en historia del algebra. Precisamente fue aqu´ en donde ´ ı comenz´ su carrera en historia de las matem´ticas, al interesarse en particular o a en los manuscritos de los algebristas italianos del siglo XVII que se conservan en Bologna. Veamos algunas ideas sumarias de esta entrevista sobre las caracter´ ısticas del seminario de G¨ttingen: o Los participantes constitu´ una verdadera “colmena matem´tica”. ıan a En las sesiones del seminario sobre distintas l´ ıneas de investigaci´n nuo merosos alumnos, colegas y visitantes provenientes de distintos pa´ ıses converg´ alrededor de una gran autoridad (Klein, Hilbert, Herıan glotz, Bernstein, Noether). El entorno local del seminario era propicio a la inmersi´n total en mao tem´ticas. G¨ttingen no ofrec´ al visitante la oferta hist´rica, cultural a o ıa o y tur´ ıstica de un centro acad´mico como Roma o Par´ e ıs. El seminario como centro de legitimaci´n. La exigencia cient´ o ıfica y profesional para un matem´tico de pasar habitualmente por G¨ttingen. a o La autoridad del director en el reparto de la sanci´n meritocr´tica. o a Hilbert se mostraba severo con algunos visitantes (Norbert Wiener, por ejemplo), m´s amable con otros (el propio Struik). a Llama la atenci´n una an´cdota de la entrevista que revela la idiosincrao e sia de Hilbert. Hubo una conferencia a cargo de alg´ n visitante escandinavo. u Hilbert que escuchaba atentamente, intervino de pronto para hacer el siguiente comentario: “Espere un momento. Ese teorema que acaba de mencionar, es un hermoso teorema. En verdad, es un hermoso teorema.” (Hilbert acostumbraba repetirse a s´ mismo, recuerda Struik). Luego continu´: “¿Qui´n ha ı o e inventado ese teorema?” El escandinavo respondi´: “Pero, Herr Professor, ¡si o ´ es su propio teorema” Este era Hilbert, concluye Struik. La an´cdota sobre e
5Powell, A. & M. Frankenstein. 1999. In His Prime: Dirk Jan Struik Reflects on 103 Years of Mathematical and Politic Activities. Harvard Educational Review, vol. 69, no 4, p´gs. 1–30. a

10

Luis Carlos Arboleda

el talante de Hilbert ilustra al mismo tiempo un aspecto organizacional del seminario en tanto lugar de auto legitimaci´n de la autoridad del director. o van der Waerden es otro de los matem´ticos destacados cuyo paso por a G¨ttingen fue decisivo en su carrera, primero como investigador en matem´o a tica, pues ello le permiti´ familiarizarse con el estado del arte en geometr´ o ıa algebraica, teor´ de grupos, teor´ de n´ meros y mec´nica cu´ntica. Luego ıa ıa u a a como profesor, ya que con base en sus notas de los seminarios de E. Artin y Emmy Noether elabor´ su Moderne Algebra, obra que a partir de los a˜os o n 1930 transformar´ de manera radical la ense˜ anza de esta disciplina y se conıa n vertir´ en referente para la exposici´n formal de las matem´ticas en el enfoque ıa o a ´e estructuralista (en particular en el caso de los El´ments de Math´matique de e Bourbaki que examinaremos luego). Fue igualmente en G¨ttingen en donde o se despert´ su vocaci´n por la historia de las matem´ticas y la astronom´ ano o a ıa tiguas y griegas (bajo la influencia de Neugebauer y Gadamer), campo en el cual se convertir´ en autoridad internacional (recordemos b´sicamente su ıa a obra Science Awakening). Los recuerdos de van der Waerden6 ayudan a complementar la perspectiva que hemos venido construyendo sobre la actividad de un seminario en un centro de excelencia (G¨ttingen) en los a˜os 1920: o n Una espl´ndida biblioteca, actualizada, completa y de consulta directa. e La notoriedad del seminario, en gran medida, radicaba en su biblioteca. Una atm´sfera de libertad intelectual: la revisi´n cr´ o o ıtica de teor´ y ıas obras del estado de arte en distintos campos, y la posibilidad de establecer una cr´ ıtica de pares con sus autores. Formaci´n de redes de cooperaci´n con expertos de otros centros (aleo o manes y europeos): fortalecimiento de las coautor´ por problemas ıas disciplinarios e interdisciplinarios. Exploraci´n de nuevos enfoques para la modernizaci´n de la ense˜ anza o o n (el libro paradigm´tico de van der Waerden en ´lgebra). a a El impacto catastr´fico del nazismo y la guerra mundial en la erosi´n o o de masas cr´ ıticas de comunidades, y el debilitamiento de nuevas formas de profesionalizaci´n e institucionalizaci´n como el seminario. o o La lenta recuperaci´n a trav´s de los circuitos de ayuda de la comunidad o e acad´mica internacional. La migraci´n internacional de cient´ e o ıficos, la internacionalizaci´n de estilos y m´todos, la emergencia de nuevos ceno e tros internacionales de excelencia, la explosi´n de publicaciones, etc. o Los testimonios de Struik y van de Waerden permiten constatar hasta qu´ punto participar en el seminario de G¨ttingen era percibido por la comue o nidad matem´tica del per´ a ıodo de entre guerras como todo un acontecimiento. El asunto era motivo de comentarios en las correspondencias cient´ ıficas: ese
6 Dold–Samploius, Y. 1997. Interview with Bartel Leender van der Waerden. Notices a of the American Mathematical Society, vol. 44, no 3, p´gs. 313–320.

´ El concepto de seminario en la practica moderna . . .

11

irremplazable recurso hist´rico del g´nero de las narrativas sobre las pr´cticas o e a matem´ticas. a Por ejemplo, en las correspondencias que varios matem´ticos rusos y polaa cos dirigieron a Maurice Fr´chet en los a˜ os 1920 se encuentran numerosas e n menciones a sus viajes a G¨ttingen.7 Entre sus colegas rusos (Urysohn, Pono tryagin, Gelfond, Lusternik, Kolmogoroff) fue el joven top´logo ruo so Alexandroff quien m´s sinti´ la necesidad de interesar sobre sus frea o cuentes visitas, a alguien con la autoridad y el reconocimiento internacional de Fr´chet. Alexandroff particip´ en las sesiones de verano del seminario de e o G¨ttingen casi invariablemente entre 1923 y 1932.8 o Aparte de los problemas t´cnicos de investigaci´n en topolog´ algebraica, e o ıa las cartas de Alexandroff dan cuenta de diversos aspectos de la pr´ctica a matem´tica en el seminario de G¨ttingen, como los siguientes: a o El Seminario primero y, a partir de su creaci´n en 1929, el Instituto de o Matem´ticas de G¨ttingen fueron referentes para la organizaci´n de la a o o investigaci´n y la formaci´n avanzada en varios pa´ o o ıses. El entusiasmo de Alexandroff y de sus colegas rusos por este modelo los motiv´ a o tratar de aplicarlo inmediatamente en Mosc´ . Ello finalmente no fue u posible debido a restricciones econ´micas y a otros factores del contexto o socio pol´ ıtico del r´gimen sovi´tico en la antesala de la segunda guerra e e mundial. El rigor de las jornadas de trabajo en seminario era normalmente compensado con el esp´ ıritu de distensi´n de “vespertinas de ocio” y exo cursiones al campo. La profesionalizaci´n matem´tica incorporaba las o a bonnes mani`res al mejor estilo de los salones parisinos. Como lo ine formaba Alexandroff: “Muchas animadas discusiones matem´ticas se a llevaron a cabo en tales fiestas, pero tambi´n hab´ jolgorio y bromas, e ıa buen vino del Rin y otras exquisiteces.” El ambiente de simpat´ y amistad de G¨ttingen fue decisivo en el ıa o establecimiento de un cierto estilo humanista de cooperaci´n cient´ o ıfica, basado en la alteridad y el altruismo. Para el caso de Alexandroff, hay que mencionar sus estrechas relaciones de amistad con personajes como Urysohn, Hopf, Noether y Courant que, adem´s del caso notable a de Kolmogorov, dar´ lugar a las m´s fecundas y originales de sus ıan a producciones matem´ticas. a

7 ´ Arboleda, L. C. 1979. Les d´buts de l’Ecole topologique sovi´tique: notes sur les e e lettres de Paul S. Alexandrov et Paul S. Urysohn a Maurice Fr´chet. Archive of history of ` e exact sciences, vol. 20, p´gs. 73–89. a 8 ´ ´ ´ ´ Bevarova, M. & I. Netuka. 2010. Mathematics in G¨ttingen. In: Bevarova, M. o & I. Netuka: Jarn´ note of the lecture course Punktmengen und reelle Funktionen by ık’s P. S. Aleksandrov (G¨ttingen 1928). Praga: Matfypress; p´gs. 33–46. o a

12

Luis Carlos Arboleda

4.

El Seminario de Frankfurt y la constituci´n del campo o aut´nomo de Historia de las Matem´ticas o a

Otro seminario importante para nuestros prop´sitos fue el que dirigi´ Max o o Dehn en Frankfurt en los a˜os 1920. Dehn jug´ un papel determinante en n o la conformaci´n del campo emergente de la topolog´ diferencial. Su seminao ıa rio tambi´n era de visita obligada por los j´venes matem´ticos alemanes y e o a extranjeros de la ´poca. Mencionemos entre ellos a Carl Ludwig Siegel y e a Andr´ Weil. En un art´ e ıculo hist´rico sobre los trabajos del seminario,9 o Siegel recuerda que una regla de Dehn era la lectura cr´ ıtica de los cl´sicos a para comprender mejor los aportes m´s significativos en el desarrollo de las a matem´ticas, y poder as´ situar en contexto los problemas recientes que m´s a ı a interesaban a sus participantes. Estos textos hist´ricos se le´ en su original: o ıan De esta manera estudiamos los matem´ticos antiguos y le dea dicamos varios semestres al estudio individualizado minucioso de Euclides y Arqu´ ımedes. En otra ocasi´n consagramos vao rios semestres a la evoluci´n del algebra y la geometr´ desde o ´ ıa la Edad Media hasta la mitad del siglo XVII. Durante estos estudios llegamos a familiarizarnos bastante con los trabajos de Leonardo Pisano (Fibonacci), Vieta, Cardano, Descartes y Desargues. Nuestro estudio en grupo de las ideas que permitieron el desarrollo del c´lculo infinitesimal fue tambi´n muy a e estimulante. Este nos permiti´ conocer los trabajos de Kepler, o Huygens, Stevin, Fermat, Gregory y Barrow, entre otros. Por su parte, Weil realiz´ varias pasant´ al seminario de Frankfurt conveno ıas cido como estaba de que “la asidua frecuentaci´n de los grandes matem´ticos o a del pasado es una fuente de inspiraci´n no menos f´rtil que la lectura de autores o e o de moda”. En su autobiograf´ 10 recuerda que en la sesi´n del seminario del ıa verano de 1926 consagrada a Cavalieri, Dehn mostr´ una manera de leer el o original teniendo en cuenta el estado del arte de la ´poca y tratando de cape turar las ideas originales que Cavalieri trataba de implementar empleando sus mejores habilidades. La frecuente participaci´n de Weil en el seminario de Dehn permite eno tender el origen de la iniciativa que a˜os m´s tarde propondr´ al grupo Bourn a a ´e baki de incluir las c´lebres noticias hist´ricas en los vol´ menes de El´ments de e o u

Siegel, S. L. 1979. History of the Mathematical Seminar in Frankfurt. Mathematical a Intelligencer, vol. 1, no 4, p´gs. 223-230. 10 Weil, A. 1992. Apprenticeship of a Mathematician. Boston: Birkha¨ser. u

9

´ El concepto de seminario en la practica moderna . . .

13

Math´matique, con el criterio de utilizar la historia como recurso para contrare restar el dogmatismo de la presentaci´n formal de las teor´ Veamos el testio ıas. monio que el propio Weil nos dej´ al respecto en sus Oeuvres Scientifiques11: o [En el seminario de Frankfurt] tuve el sentimiento de estar participando en una incomparable fiesta intelectual. . . Habiendo tenido el privilegio de tal experiencia, naturalmente me encontraba bien situado para proponer, en el momento en que Bourbaki comenz´ sus trabajos, la idea de incluir comentaro ios hist´ricos que le diesen a las exposiciones una justa pero spectiva y evitando que cayeran en un dogmatismo excesivo. Durante cierto tiempo me correspondi´ esta tarea y los proyeco tos que de estas notas somet´ a Bourbaki fueron generalmente ı aprobados con un m´ ınimo de modificaciones, contrariamente a lo que siempre ocurri´ con las redacciones propiamente mateo m´ticas que Bourbaki recib´ de sus colaboradores. . . Poco a a ıa poco, otros colaboradores de Bourbaki adquirieron el gusto por este g´nero de exposiciones y mi propia participaci´n se e o hizo cada vez m´s espor´dica. a a Estas notas fueron publicadas en un solo volumen en 1960.12 En la presentaci´n Bourbaki se refiere a la concepci´n de historia de las matem´ticas o o a del grupo que en lo sucesivo se revelar´ en extremo influyente hasta nuestros a d´ “(. . . ) el lector no encontrar´ pr´cticamente en estas Notas ninguna inıas: a a formaci´n biogr´fica o anecd´tica sobre las matem´ticas en referencia; se ha o a o a buscado ante todo, para cada teor´ hacer aparecer con la mayor claridad posiıa, ble las ideas directrices, y c´mo tales ideas se desarrollaron e intervinieron unas o en otras.” 5. El Seminario Hadamard en la transici´n hacia las matem´ticas o a modernas

´ En su autobiograf´ 13 Weil recuerda que en 1922 el unico seminario que ıa exist´ en Francia y que por muchos a˜ os fue merecedor de llevar ese nombre, fue ıa n el Seminario de Hadamard. Se cre´ en 1913 con el fin de estudiar los trabajos de o Poincar´ en distintas ramas de las matem´ticas. Restableci´ sus actividades e a o despu´s de la guerra en 1920 y se mantuvo a lo largo de m´s de veinte a˜ os. e a n Dada la erudici´n y la competencia de Hadamard en distintos dominios de o la matem´tica, el seminario se convirti´ en un fen´meno unico tanto para los a o o ´ matem´ticos franceses como para la comunidad matem´tica internacional. En a a
11 Citado en: Arboleda, L. C. 1984. Historia y Ense˜anza de las Matem´ticas. Quipu. n a a Revista Latinoamericana de Historia de las Ciencias y la Tecnolog´ vol. 1, no 2, p´gs. 105– ıa, 194. 12 ´e Bourbaki, N. 1960. El´ments d’histoire des math´matiques. Paris: Hermann e 13 Weil, loc. cit., p´gs. 38–40. a

14

Luis Carlos Arboleda

la medida que fue ganando reputaci´n sus participantes llegaron a ser cient´ o ıficos activos m´s que simples estudiantes.14 a Algunas caracter´ ısticas de la organizaci´n del seminario que se desprenden o de la narraci´n de Weil, fueron las siguientes: o El seminario tuvo un funcionamiento regular como espacio institucional. Inicialmente las sesiones eran una vez por semana, luego se normalizaron en dos sesiones por semana. El seminario de Hadamard y la ´ biblioteca de la Ecole Normale Sup´rieure fueron en aquella ´poca los e e factores determinantes en la formaci´n profesional de un matem´tico o a Al comienzo del a˜ o Hadamard reun´ a los participantes en la bin ıa blioteca de su casa y repart´ los art´ ıa ıculos a estudiar. Se escog´ en ıan su mayor´ entre las separatas que recib´ de todo el mundo y que le ıa ıa parec´ m´s importantes para discutir. Tambi´n se consideraban puıan a e blicaciones de otro tipo, y los t´ ıtulos que propon´ los participantes, ıan “puesto que Hadamard siempre estaba abierto a sugerencias”. Los temas del seminario eran representativos del estado del arte de las investigaciones en diferentes campos de las matem´ticas. Su prop´sito a o era dar un panorama lo m´s extenso posible de las matem´ticas cona a tempor´neas. a El Seminario era un espacio de estudio e investigaci´n. Cada que Hadao mard anunciaba un tema solicitaba un candidato, y casi siempre hac´ ıa una breve explicaci´n de por qu´ el art´ o e ıculo despertaba su curiosidad. Una vez se distribu´ los art´ ıan ıculos se fijaban las fechas para su respectiva exposici´n en el grupo. La sesi´n terminaba con un intercambio o o general. El seminario era un dispositivo de formaci´n de comunidad de pares o bajo la autoridad del Director. Weil escribe al respecto: Hadamard se comportaba como si las exposiciones estuvieran dirigidas a informarle a ´l personalmente; era e a ´l a quien nos dirig´ e ıamos, y habl´bamos especiala mente para ´l. Lo entend´ todo a condici´n de que ese ıa o tuviera bien explicado; cuando algo no era claro pod´ ıa solicitar aclaraci´n o incluso muy a menudo ´l mismo o e la proporcionaba. Siempre se reservaba la opci´n de o agregar sus propios comentarios al final, algunas veces en pocas palabras, otras con m´s detenimiento. Nunca a daba la impresi´n de ser consciente de su superioridad: o todo aquel que hac´ su exposici´n (no utilizo la paıa o labra “conferencia” a prop´sito porque era imposible o presentar una conferencia ante Hadamard) era tratado como par.
Mazia, V. & T. Shaposhnikova. 1998. Jacques Hadamard, A Universal Mathematician. Providence, RI: American Mathematical Society.
14

´ El concepto de seminario en la practica moderna . . .

15

El seminario era un medio para sancionar la experticia en determinados temas. Entre los participantes hab´ unos matem´ticos m´s aventaıan a a jados que otros. Entre los m´s asiduos estaba Paul L´vy que hab´ a e ıa sido alumno de Hadamard. Es interesante la carta que L´vy escribe el 19 de febrero de 1921 a Maurice e Fr´chet, otro alumno c´lebre de Hadamard que entonces se desempe˜ aba e e n como profesor en Strasbourg:15 Seguramente conoce usted la existencia del seminario del se˜ or n Hadamard, cuyas reuniones se realizan bajo su direcci´n en el o Coll`ge de France y en el cual cada participante analiza memoe rias de acuerdo con su especialidad. El se˜or Hadamard me n ha solicitado que me encargue de la memoria de Chittenden sobre An´lisis General. Despu´s de revisarla junto con el libro a e de Moore que es uno de sus prerrequisitos obligados, he concluido que no podr´ cumplir el compromiso en este a˜ o. . . Si ıa n todav´ no conoce la memoria de Chittenden que pertenece ıa a su dominio cient´ ıfico, estoy seguro que la leer´ sin dificultad. a ¿Podr´ aprovechar uno de sus viajes a Par´ para pasar por el ıa ıs Coll`ge de France a analizarla un viernes o un s´bado a las 5 e a de la tarde?... Estoy seguro que al auditorio le convendr´ este a cambio, porque no s´ que podr´ decir yo sobre un tema que e ıa no conozco y que usted conoce a fondo. Una reminiscencia hist´rica detallada sobre el Seminario Hadamard se eno cuentra en la entrevista que Szolem Mandelbrojt, matem´tico polaco naa turalizado en Francia, concedi´ a su sobrino Benoˆ creador de la teor´ de o ıt, ıa fractales.16 Szolem Mandelbrojt fue uno de los pilares del seminario desde cuando empez´ a frecuentarlo en 1921 en el marco de la preparaci´n de su o o tesis doctoral sobre an´lisis cl´sico. A˜ os m´s tarde Mandelbrojt suceder´ a a n a ıa a Hadamard en la c´tedra del Coll`ge de France. Veamos algunos extractos a e de la entrevista que permiten ilustrar otras caracter´ ısticas del seminario: El seminario era lugar de encuentro de matem´ticos de distintas procea dencias que estaban compenetrados con los problemas de investigaci´n o de cada uno. (El americano) George Birkhoff ven´ a menudo a Par´ unicaıa ıs ´ ´ mente por participar en el seminario. Polya ven´ igualmente de Zuıa rich. Hab´ matem´ticos franceses como Lebesgue, Borel, Denjoy. ıa a Un d´ un buen matem´tico (Denjoy) estaba exponiendo sus trabajos. ıa a
Barbut, M.; B. Locker; L. Mazliak (ed.). (2004). Paul L´vy, Maurice Fr´chet e e : 50 ans de correspondance math´matique. Paris: Hermann; p´gs. 118–119. e a 16 Mandelbrojt, S. 1985. Souvenirs ` bˆtons rompus de Szolem Mandelbrojt, recueillis a a en 1970 et pr´par´s par Benoˆ Mandelbrot. Cahiers du s´minaire d’histoire des math´mae e ıt e e tiques, tome 6 (1985), p´gs. 1–46. a
15

16

Luis Carlos Arboleda

Lebesgue lo interrumpi´ desde su silla: ’Perm´ o ıtame, d´jeme a m´ exe ı poner sus investigaciones’. Bajo la direcci´n de alguien con una visi´n de conjunto de las mateo o m´ticas como Hadamard, los participantes en el seminario reconoc´ a ıan las relaciones ´ ıntimas entre las distintas ramas de las matem´ticas. a El seminario no era especializado en teor´ de funciones, o c´lculo funıa a cional, o topolog´ o algebra . . . , como en nuestros d´ Era un semiıa, ıas. nario de matem´ticas “. . . Un se˜ or X que trabajaba en un dominio, a n al escuchar una conferencia en otro dominio se dice, caray, yo podr´ ıa aplicar aquello a mi dominio. Era lo que me ocurr´ con frecuencia.” ıa El seminario de Hadamard era un laboratorio de dise˜o y puesta a n punto de estrategias de investigaci´n. o Recuerdo bien las observaciones de Hadamard que transformaban completamente lo que el conferencista hab´ dicho, y cambiaban las cosas que ´l quer´ puıa e ıa blicar. Alguien expon´ una nota, Hadamard hac´ ıa ıa sus comentarios, dos o tres semanas m´s tarde, otro a aportaba la soluci´n del problema, o el mismo confero encista regresaba para mejorar su teorema. Ello ocurr´ ıa muy a menudo. (El seminario) era verdaderamente una cocina –en un sentido no peyorativo del t´rmino–, es e decir un sitio en donde se “cocinaban” las matem´tia cas, en donde se hac´ verdaderamente las matem´ıan a ticas en Francia. Weil expresa esta misma idea en su autobiograf´ ıa: Invert´ buena parte de tiempo en las universidades alemanas ı y muchos de mis amigos siguieron mi ejemplo. Los seminarios jugaban all´ un papel esencial en la educaci´n. El unico semia o ´ nario que nosotros hab´ ıamos conocido hasta la fecha en Francia era el de Hadamard -un modelo que dif´ ıcilmente llegar´ ıamos a imitar. Decidimos organizar uno en Par´ (entre 1933 y 1934) ıs como foro de encuentros regulares. En ese entonces la empresa requer´ un ”patr´n”, as´ fuera para poder tener acceso a una ıa o ı sala en la Sorbonne. Gaston Julia, el m´s joven de nuestros a ´ profesores en la Ecole, estuvo de acuerdo en ayudarnos, por lo cual el seminario se conoce como el Seminario Julia. Weil se est´ refiriendo al grupo Bourbaki y al Seminario Julia, antecesor ina mediato del Seminario Bourbaki, antes de que ´ste se estableciera formalmente e en 1948. Actualmente el Seminario Bourbaki sigue funcionando y se re´ ne cau da tres fines de semana por a˜ o a estudiar los avances m´s recientes de las n a

´ El concepto de seminario en la practica moderna . . .

17

matem´ticas. Estas exposiciones se publican y contin´an siendo un referente a u obligado de la investigaci´n matem´tica.17 o a 6. El Seminario Bourbaki y la emergencia de la escuela francesa de matem´ticas puras a

El Seminario Hadamard es, pues, un antecedente notable en la formaci´n del o Seminario Julia y del Seminario Bourbaki. A partir de 1928 comienza a transformarse la tradici´n investigativa del an´lisis centrada en las grandes figuras o a (Poincar´, Borel, Lebesgue, Fr´chet, Montel. . . ) y caracterizada por e e una actitud refractaria a la utilizaci´n del m´todo axiom´tico y el lenguaje o e a conjuntista que entonces eran dominantes en el trabajo matem´tico en otros a pa´ ıses. Seg´ n J. Dieudonn´, miembro destacado del grupo Bourbaki, fueron u e el Seminario Hadamard y los viajes al exterior de los matem´ticos franceses de a la generaci´n de comienzos del siglo, los que abrieron las puertas a un cambio o radical de orientaci´n en la escuela francesa de matem´ticas.18 o a El seminario Hadamard model´ en buena medida la organizaci´n del trabajo o o matem´tico del grupo Bourbaki. A mediados de 1947 el grupo evaluaba la a experiencia anterior de los seminarios de Hadamard y de Julia, y discut´ el ıa car´cter de las exposiciones, la selecci´n de los temas y la programaci´n de a o o ıa las sesiones que deb´ tener el seminario Bourbaki.19 H. Cartan propon´ ıa el modelo de seminario de Siegel con una serie de exposiciones alrededor de un mismo tema para garantizar un m´ ınimo de coherencia y de profundidad en su comprensi´n. Weil, quien compart´ la importancia de la teor´ de las o ıa ıa formas cuadr´ticas de Siegel, prefer´ sin embargo el modelo de “seminario a ıa Hadamard” con la exposici´n de un n´ mero selecto de memorias alrededor de o u varios “centros de inter´s”. e Dieudonn´ era partidario de no aplicar a la organizaci´n del seminario los e o criterios del programa epistemol´gico de Bourbaki basado en el rigor l´gico o o y la unidad estructural de contenidos. La actividad del seminario ten´ que ser ıa menos perfeccionista y m´s abierta a otros temas. Estaba de acuerdo con Weil a en que el “seminario Hadamard” era la mejor opci´n:20 o El ´xito y la acci´n estimulante del seminario Hadamard cone o sist´ en que todo mundo pod´ encontrar en ´l un tema de ıa ıa e inter´s; el despotismo excesivo en esta materia es perjudicial, e y yo pienso que el unico criterio para excluir una memoria es ´ que sea trivial; en mi opini´n, todo trabajo que comporte una o
17 Ver el sitio web de L’Association des Collaborateurs de Nicolas Bourbaki, http://www.bourbaki.ens.fr/ 18 ´ Dieudonne, J. 1964. L’´cole fran¸aise moderne de math´matiques, Philosophia Mathe c e ematica, vol. 2, pp. 97–106. 19 Audin, M. (ed.). 2011. Correspondance entre Henri Cartan et Andr´ Weil (1928e 1991). Paris: Soci´t´ Math´matique de France. e e e 20 Audin, loc. cit., p´g. 582. a

18

Luis Carlos Arboleda

idea inteligente merece ser analizado, incluso si se concluye que debe dejarse deliberadamente por fuera de Bourbaki. (. . . ) Incluso cuando Hadamard escog´ el tema, al menos una de ıa cuatro exposiciones era totalmente sin inter´s. En todo caso, e Weil y yo no nos oponemos a que cada a˜o una parte del n Seminario sea reservada especialmente a una serie de trabajos sobre un tema determinado. Algunos datos hist´ricos nos permitir´n fijar los aspectos principales sobre el o a grupo Bourbaki, su seminario y su programa de investigaci´n:21 o A finales de 1934 un grupo de j´venes matem´ticos franceses (Chevalo a ley, Dieudonn´, Cartan, Possel, Mandelbrojt, Desarte y e Weil) que estaban al tanto de los avances recientes de la matem´tica a y de las nuevas formas del trabajo investigativo, en parte por sus viajes frecuentes a Alemania, deciden redactar colectivamente un Tratado de An´lisis. La idea surgi´ por la inconformidad de los miembros del grupo a o (inicialmente Weil y Cartan) con la ense˜ anza del c´lculo diferencial n a e integral con el texto de Goursat. En 1940 el proyecto de escribir tal Tratado se transforma completa´e mente y se convierte en la preparaci´n de los El´ments de Math´mao e tique, una obra con la exposici´n sistem´tica y unificada de las “partes o a fundamentales” de las matem´ticas de acuerdo con el m´todo axiom´a e a tico de Hilbert. Este m´todo se articula en el programa bourbakista e con la idea de “estructura”, una apuesta fuerte por la unidad esencial de las matem´ticas en boga en los a˜ os 1930. Igualmente integra el a n enfoque algebraico que Weil y otros miembros del grupo hab´ conoıan cido en los seminarios de E. Noether y E. Artin, y en sus lecturas del libro paradigm´tico Moderne Algebra de van der Waerden. a Este programa era una manera de responder a los esfuerzos de la comunidad matem´tica internacional (entre 1935 y 1965), de organizar a las bases de las matem´ticas para incorporar nuevos instrumentos de a investigaci´n (la topolog´ algebraica y el algebra homol´gica, la teor´ o ıa ´ o ıa de haces, la geometr´ algebraica abstracta y el ´lgebra conmutativa, ıa a la teor´ de distribuciones, las representaciones lineales de grupos, la ıa axiomatizaci´n de las probabilidades y los procesos estoc´sticos, y la o a l´gica y la teor´ de modelos). o ıa ´e El prop´sito estructuralista de los El´ments era subsidiario del princio pio de clasificaci´n de las nuevas teor´ matem´ticas las cuales eran o ıas a expuestas en cada uno de los vol´ menes de la obra. Estas teor´ seg´ n u ıas, u
V´ase el siguiente art´ e ıculo de la conmemoraci´n por la Sociedad Matem´tica de Francia o a o e de los 70 a˜os de Bourbaki: Houzel, C. 2004. Le rˆle de Bourbaki dans les math´matiques n du vingti`me si`cle. Gazette, vol. 100, p´gs. 53–63. Para un estudio m´s completo v´ase: e e a a e Beaulieu, L. 1989. Bourbaki : une histoire du groupe des math´maticiens fran¸ais et de e c ses travaux. Th`se, Universit´ de Montr´al. e e e
21

´ El concepto de seminario en la practica moderna . . .

19

el grupo Bourbaki, ten´ una importancia central tanto para comprenıan der la matem´tica cl´sica como para asegurar el desarrollo moderno de a a las matem´ticas. El resto eran consideradas teor´ perif´ricas y por lo a ıas e tanto no ten´ cabida en el tratado.22 ıan La obra comenz´ a redactarse en 1935 y se public´ por fasc´ o o ıculos a partir de 1940, sin embargo el plan inicial nunca se concluy´. Fue obo jeto de numerosas cr´ ıticas por su incompatibilidad entre el formalismo y la teor´ de categor´ su excesivo rigor, la exclusi´n de las probaıa ıas, o bilidades, la falta de ejemplos, entre otras. Otra cr´ ıtica tiene que ver con las dificultades de comprensi´n de los o estudiantes. En los a˜ os 1950 el estudio de las publicaciones de Bourn baki hac´ parte de las actividades de profesionalizaci´n de la mateıa o ´e m´tica. Los El´ments de Bourbaki empezaron a ejercer una influa encia progresiva en la investigaci´n y la ense˜ anza superior. En los o n a˜ os 1960 se extendi´ a nivel internacional un movimiento de reforma n o de la ense˜ anza secundaria llamado de las ”matem´ticas modernas”. n a Este movimiento, que se reclamaba del enfoque bourbakista, tuvo consecuencias desastrosas en la ense˜ anza, las cuales son actualmente un n objeto privilegiado de estudio en el campo de la historia de la educaci´n o matem´tica.23 a 7. El Seminario de Historia de las Matem´ticas del Instituto a Henri Poincar´ e

Uno de los momentos decisivos en la constituci´n aut´noma del campo de o o la historia de las matem´ticas fue la creaci´n en 1948 de este seminario bajo a o la orientaci´n del matem´tico rumano Pierre Sergescu. Sergescu hab´ o a ıa participado activamente en la creaci´n de la Uni´n Internacional de Historia o o de la Ciencia, junto con Pierre Brunet, Arnold Reymond y Armando Cortesao y, en tanto Secretario de la Uni´n, contribuy´ a la reorganizaci´n o o o y colaboraci´n internacional de la comunidad de historiadores de las ciencias. o Sin embargo esa autonom´ era entonces relativa puesto que estaba tutelada, ıa as´ fuera formalmente, por los matem´ticos. Como recuerda Taton:24 ı a Sergescu hizo crear el seminario de historia de las matem´a ticas por Maurice Fr´chet. La intervenci´n de este ultimo e o ´
22 23

V´anse, por ejemplo, los estudios del volumen 14, no 1, de la Revista Quipu, nueva e ´poca (2012), consagrado a “Historia y Educaci´n Matem´tica en Am´rica Latina”: http: e o a e www.revistaquipu.com 24 Peiffer, J. 1997. Entretien avec Ren´ Taton. NTM International Journal of History e a e and Ethics of Natural Sciences, Technology and Medecine, vol. 5, no 1, p´gs. 65–89. V´ase igualmente: Peiffer, J. 2002. Towards an Autonomous History of Mathematics after the Second World War. En: Dauben, J; C. J. Scriba (eds.). 2002.Writing the History of Mathematics: Its Historical Development. Boston: Birkhauser.

´ e Dieudonne, L’´cole fran¸aise moderne de math´matiques, loc. cit. c e

20

Luis Carlos Arboleda

era necesaria, porque (en la ´poca) todo seminario deb´ estar e ıa obligatoriamente patrocinado por un profesor de la facultad de ciencias. Aunque Fr´chet se interesaba en la historia de e las matem´ticas, no asist´ sino eventualmente a las sesiones a ıa del seminario que se hac´ los jueves cada dos semanas. ıan El grupo de participantes en el seminario estaba conformado por un n´mero u reducido de investigadores (Robert Lenoble, Ren´ Taton, Pierre Costae bel y Francois Russo), por profesores de liceo interesados en historia de ¸ las matem´ticas (Jean Itard, L´on Auger y Charles Naux) y por ala e gunos “amateurs” (el librero Paul-Henri Michel e ingenieros jubilados como Ren´ Dugas). e Los trabajos del seminario se publicaban en la Revue d´histoire des sciences et leurs applications, creada en 1947, dos a˜os antes del seminario. El editor n principal de la revista era Pierre Brunet. El doble prop´sito de la revista o era promover los estudios sobre la g´nesis de los descubrimientos y considerar e las necesidades y efectos de la ciencia en la sociedad. A los art´ ıculos en historia de las matem´ticas siempre se les reserv´ una parte considerable de espacio en a o la revista. A la muerte de Brunet, la edici´n de la revista qued´ en las manos o o de Ren´ Taton y Suzanne Delorme. e El seminario de historia de las matem´ticas contin´a funcionando. Actuala u mente est´ adscrito al Instituto de Matem´ticas de Jussieu. Asegura la coordia a naci´n cient´ o ıfica un equipo interistitucional de investigadores conformado por Marie-Jos´ Durand-Richard (Universit´ Paris 8 et REHSEIS), Christian e e Gilain (Universit´ Paris 6, Institut de math´matiques de Jussieu), H´l`ne e e e e Gispert (Universit´ Paris 11, Orsay, GHDSO), Jeanne Peiffer (Centre e e e e e Koyr´, CNRS-EHESS) y Jo¨l Sakarovitch (Universit´ Paris 5, Math´matiques appliqu´es). e El estado actual de institucionalizaci´n del concepto de “Seminario de Hiso toria de las Matem´ticas”, al menos en Par´ corresponde a la modalidad de a ıs, red de grupos distribuida en varias universidades. Este tipo de organizaci´n o le permite al seminario compartir proyectos, actividades y recursos (cat´logos a de bibliotecas, b´squeda de documentos, archivos y repertorios de archivos, u fuentes primarias y bibliotecas virtuales, diccionarios, enciclopedias y bases de datos, revistas especializadas, instituciones, centros de investigaci´n y soo ciedades, exposiciones virtuales y museos, eventos, repertorios de sitios en la web).25

25 V´ase el sitio web Histoire des Sciences Math´matiques, e e http://hsm.institut.math.jussieu.fr/signets.

´ El concepto de seminario en la practica moderna . . .

21

8.

El Seminario de Historia de las Matem´ticas del Centro a Alexandre Koyr´ e

En Francia la investigaci´n profesional en historia de las matem´ticas tamo a bi´n se ha desarrollado en estrecha relaci´n con la historia de las ciencias. Esta e o tradici´n se origin´ a comienzos de los a˜os 1930 con la creaci´n de una seco o n o ci´n de historia de la ciencia en el Centro Internacional de S´ o ıntesis (CIS). Esta secci´n, dirigida por Aldo Mieli, Pierre Brunet y H´l`ne Metzger, funo e e cion´ a lo largo de los a˜os en el hist´rico ”Hotel Nevers”de la rue Colbert, o n o contiguo a la antigua Biblioteca Nacional. (Sitio de grata recordaci´n para los o investigadores, doctorandos e invitados del Seminario de Taton y Costabel en los a˜ os 1970, sobre todo por su magnifica biblioteca). n El CIS fue un espacio privilegiado para orientar desde Par´ estrategias de ıs internacionalizaci´n e institucionalizaci´n en Historia de las Ciencias. Varios o o reconocidos historiadores de las matem´ticas a nivel internacional (Florian a Cajori , Gino Loria y Quito Vetter), se vincularon como miembros activos. Se organiz´ el primer Congreso Internacional de Historia de la Ciencia en o Par´ en 1929 y se cre´ la Academia Internacional de Historia de las Ciencias. ıs o En 1958 Fernand Braudel cre´ un Centro de Investigaciones en Historia o ´ de la Ciencia y la Tecnolog´ en la Ecole Pratique des Hautes Etudes (EPHE) ıa por recomendaci´n de Alexandre Koyr´. El centro asumi´ el nombre de o e o Koyr´ a partir de 1966, dos a˜ os antes de su muerte. Originalmente historiador e n de la religi´n, Koyr´ se interes´ progresivamente por el estudio del pensamieno e o to cient´ ıfico a partir de los a˜ os 1930. Como escribe Peiffer26: n Koyr´ transform´ radicalmente el marco de referencia de la e o investigaci´n hist´rica mostrando que las historias de la aso o tronom´ y de la mec´nica no solamente comprend´ colecıa a ıan ciones eruditas de hechos “cient´ ıficos”, sino tambi´n concepe ciones religiosas y ontol´gicas, cosmolog´ o ıas, y pensamientos matem´ticos. Tambi´n modific´ las conexiones tradicionales a e o entre epistemolog´ e historia de la ciencia. A partir de enıa tonces estas estar´ en la vanguardia de una teor´ filos´fica ıan ıa o sobre el mundo f´ ısico, la estructura del entendimiento humano o la organizaci´n social. o En los a˜os 1960 y 1970, bajo la direcci´n de Taton, el Centro Koyr´ se conn o e virti´ en lugar importante de reuniones de historiadores de matem´ticas que se o a hab´ asociado a la historia de las ciencias en la tradici´n de Brunet y Mieli. ıan o Taton ense˜aba “Historia de las Ciencias Exactas” (1961-1983) mientras que n Koyr´ ense˜ aba su curso de “Historia de Pensamiento Cient´ e n ıfico” (1954-1962). Por su parte, Pierre Costabel ofreci´ un seminario regular sobre historia de o la mec´nica (1962-1981). a
26

Peiffer, 2002, loc. cit.

22

Luis Carlos Arboleda

Taton y Costabel ten´ ambos una cultura matem´tica suficientemente ıan a s´lida para orientar la formaci´n de la generaci´n siguiente de historiadores de o o o las matem´ticas. Bajo su direcci´n el Centro Koyr´ promovi´ una investigaci´n a o e o o m´s din´mica y profesional a trav´s de proyectos colectivos, incluyendo estudios a a e sobre la historia de la ense˜ anza de la ciencia. De hecho una de las r´ bricas del n u seminario y la formaci´n doctoral fue “historia de los saberes, las culturas y su o ense˜ anza”. n
o (Recibido en marzo de 2012. Aceptado para publicaci´n en abril de 2012) Luis Carlos Arboleda ´ Instituto de Educacion y Pedagog´ ıa Universidad del Valle, Cali, Colombia e-mail: email luis.carlos.arboleda@gmail.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful