Daniel Heymann

Licenciado en Economía y en Ciencias Físicas, UBA; Ph.
D. en Economía, Universidad de California, Los Ángeles.
Coordinador del área de Análisis Macroeconómico,
Oficina de CEPAL en Buenos Aires. Profesor titular de
Economía, Universidad de Buenos Aires, Universidad
Nacional de La Plata, Universidad de San Andrés.
Miembro titular de la Academia Nacional de Ciencias
Económicas, Argentina.
Entre sus documentos de investigación, podemos men-
cionar: High Inflation, Clarendon Press, 1995 (en cola-
boración con A. Leijonhufvud), “Business cycles from
misperceived trends”, Economic Notes, N°2, 1998 (en
colaboración con P. Sanguinetti), “Dilemas monetarios
en la Argentina, Desarrollo Económico 165, 2002 (en
colaboración con J. Fanelli).”Great Expectations and
Hard Times: The Argentine Convertibility”, Economia,
Spring 2003 (en colaboración con S. Galiani y M.
Tommasi), "Learning and Imitation: Transitional
Dynamics in Variants of the BAM", Advances in
Complex Systems, No 1, 2004 (en colaboración con R.
Perazzo y A. Schuschny), “Macroeconomics of Broken
Promises”, documento de trabajo, 2006.
Jorge M. Streb.
Economista, obtuvo la Licenciatura en Economía en
la Universidad de Buenos Aires y el Ph.D. en
Economía en la University of California, Berkeley. Es
co- editor del Journal of Applied Economics y Director
de Investigaciones de la Universidad del CEMA.
Antes se desempeñó en varias áreas del Banco
Central de la República Argentina. Profesor
titular en UCEMA y profesor invitado en diversas uni-
versidades, sus intereses incluyen la economía de la
información, la economía política y la influencia de
las instituciones y de la ideología, así como los pro-
blemas de desarrollo económico y financiero. Sus
investigaciones sobre ciclos electorales han sido
publicadas, entre otros, en Economics & Politics, el
Journal of International Economics y el Journal of
Development Economics.
Daniel Heymann
(editor)
Huberto M. Ennis
José María Fanelli
Jorge M. Streb
3
La Asociación Argentina de Economía Política tiene como misión "Promover el análi-
sis económico en el país con miras al adelanto de la ciencia".
Las Reuniones Anuales, de las que este año se cumplirán ya cuarenta ediciones,
han sido siempre nuestro principal medio de contribución científica. Han creado un
ámbito estable para la presentación de nuestros trabajos, para la evaluación crítica e
independiente de la calidad de nuestra producción y para la difusión de nuestros re-
sultados innovadores.
Las Reuniones Anuales nos han permitido también poner a nuestros asociados, en
particular a los jóvenes, en contacto con académicos de primer orden internacional.
A partir de noviembre de 2004 hemos tomado la iniciativa de reforzar los aspectos
de difusión y formación académica incorporando paneles de Progresos en Economía.
Esperamos sean un vehículo eficaz para hacer conocer a toda nuestra comunidad
científica los más recientes y destacados avances en cada una de las especialidades
de nuestra ciencia.
Este libro es el resultado del panel sobre Macroeconomía. Nuestra aspiración al
presentar los textos de la serie Progresos en Economía es que las síntesis y reflexio-
nes de investigadores argentinos contenidas en los ensayos resulten de utilidad para
profesores, estudiantes, y público interesado en el análisis económico.
Consejo Directivo
Huberto M. Ennis
Huberto M. Ennis es Licenciado en Economía de la
Universidad Nacional de La Plata, Master en Economía
del Instituto Torcuato Di Tella y Ph.D. en Economía de
Cornell University en USA. Actualmente es economista
senior en el Departamento de Investigación de la
Reserva Federal de Richmond. Su investigación se con-
centra en temas de macroeconomía y teoría monetaria.
Cuenta con numerosas publicaciones en destacadas
revistas académicas nacionales e internacionales.
José María Fanelli
José María Fanelli es Doctor en Economía por la
Universidad de Buenos Aires. Está especializado en
macroeconomía, moneda y finanzas. EsInvestigador
Titular del Área Economía del Centro de Estudios de
Estado y Sociedad (CEDES) y pertenece al Consejo
Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
(CONICET). Ha dirigido numerosos proyectos que
involucraron investigaciones realizadas en varios paí-
ses en desarrollo y ha publicado extensamente en la
Argentina y el exterior. Ha realizado trabajos para
CEPAL, BID, The G-24, UNCTAD, IDRC y GDN. Es pro-
fesor de Macroeconomía en la UBA y la Universidad
de San Andrés. Dirigió la Carrera de Economía de la
UBA entre 1994 y 1998.
P
R
O
G
R
E
S
O
S

E
N

M
A
C
R
O
E
C
O
N
O
M
Í
A
/



D
a
n
i
e
l

H
e
y
m
a
n
n

(
e
d
i
t
o
r
)

Colección Progresos en Economía Colección Progresos en Economía
PROGRESOS EN
MACROECONOMÍA
PROGRESOS EN ECONOMETRÍA
continúa en la solapa de contratapa
viene de la solapa de tapa
Asociación Argentina
de Economía Política
Tapa Progresos 24/10/07 15:14 Página 1
Prólogo 1
PROGRESOS EN
MACROECONOMÍA
Autores:
Huberto M. Ennis
José María Fanelli
Daniel Heymann
Jorge M. Streb
Serie Progresos en Economía
Asociación Argentina
de Economía Política
2 Progresos en Macroeconomía
Daniel Heymann
Progresos en macroeconomía - 1a ed. - Buenos Aires : Temas Grupo Editorial:
AAEP, 2007.
256 p. ; 15x22 cm.
ISBN: 978-950-9445-47-5
1. Macroeconomía. I. Título
CDD 339
Fecha de catalogación: 24-10-2007
©A.A.E.P. – Asociación Argentina de Economía Política
Avda. Córdoba 637 piso 4to ‘C’
C1054AAF Ciudad de Buenos Aires. Argentina
©TEMAS Grupo Editorial S. R. L. 2007
Bernardo de Irigoyen 972 piso 9no.
1072 Ciudad de Buenos Aires
República Argentina
www.editorialtemas.com
Derechos reservados en el idioma español
1° edición Noviembre 2007
Dirección editorial: Jorge Scarfi
Coordinación General: Julieta Codugnelo
Diagramación interior: Daniel Schapces
Diseño de Tapa: Inés Shute
ISBN: 978-950-9445-47-5
Queda hecho el depósito que marca la Ley 11.723
Impreso en Argentina
Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio
sin permiso escrito de la Editorial.
Prólogo 3
ÍNDICE
Prólogo V
Breve historia de la AAEP VII
Consejo Directivo de la AAEP XI
Complementariedades y política macroeconómica 1
Huberto M. Ennis
Reformas estructurales y macroeconomía 35
José María Fanelli
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas 79
del análisis macroeconómico
Daniel Heymann
Estabilización económica e incentivos políticos 179
Jorge M. Streb
Prólogo 5
La Asociación Argentina de Economía Política tiene como misión “Pro-
mover el análisis económico en el país con miras al adelanto de la ciencia”.
Las Reuniones Anuales, de las que este año se cumplirán ya cuarenta y dos
ediciones, han sido siempre nuestro principal medio de contribución científi-
ca. Han creado un ámbito estable para la presentación de nuestros trabajos,
para la evaluación crítica e independiente de la calidad de nuestra producción,
y para la difusión de nuestros resultados innovadores.
Las Reuniones Anuales nos han permitido, también, poner a nuestros aso-
ciados, en particular a los jóvenes, en contacto con académicos de primer or-
den internacional.
A partir de noviembre de 2004 hemos tomado la iniciativa de reforzar los
aspectos de difusión y formación académica incorporando paneles de Progre-
sos en Economía. Esperamos sean un vehículo eficaz para hacer conocer a
toda nuestra comunidad científica los más recientes y destacados avances en
cada una de las especialidad de nuestra ciencia.
Este tercer libro de Progresos que edita la AAEP, es el resultado del
panel sobre Progresos en Macroeconomía desarrollado en la LX Reunión
Anual que tuviera lugar en la Universidad Nacional de La Plata en No-
viembre de 2005.
PRÓLOGO
Prólogo 7
BREVE HISTORIA DE LA AAEP
La AAEP fue fundada por los Dres. Juan E. Alemann, Roberto Alemann,
Julio Broide, Benjamín Cornejo, Aldo Ferrer, Juan J. Guaresti (h), Carlos C.
Helbling, Carlos Moyano Llerena, Julio H. G. Olivera, Federico Pinedo,
Oreste Popescu, Ovidio Schiopetto, Francisco Valsecchi y el Ing. Francis-
co García Olano.
El origen de la AAEP se remonta a sendas invitaciones cursadas por los
Dres. Adolph Jöhr y Louis Baudin, a mediados de la década de los cincuenta,
a los Dres. Oreste Popescu y Julio H. G. Olivera*. Jöhr y Baudin, por entonces
pertenecientes a la International Economic Association, sugirieron constituir
una asociación representativa de los investigadores en “economía política”.
La convergencia de iniciativas de los Dres. Popescu y Olivera cristalizó, el 26
de setiembre de 1957, con la decisión de crear la AAEP. El Dr. Olivera llevó
adelante la ejecución de la fundación, la que tuvo lugar formalmente el 18 de
noviembre del mismo año.
La historia de la Asociación puede dividirse en tres fases. Durante la pri-
mera etapa (1957-1965) la actividad se tradujo en encuentros periódicos para
la discusión de temas específicos. En 1958 se realizó la primera reunión de
análisis económico. Durante este período la AAEP constituyó varios “centros
regionales”. La segunda etapa (1966-1972) se caracterizó por la incorporación
a la AAEP de representantes de centros e institutos de investigación. A partir
de entonces, las reuniones de centros de investigación económica se realiza-
ron en el marco de la AAEP. Se inició en 1968 la rotación de la sede y de las
autoridades ejecutivas entre los principales centros. En 1972 tuvo lugar la úl-
tima reunión de la AAEP organizada sobre la base de trabajos de los centros e
institutos de investigación. Desde 1973 hasta el presente la AAEP se encuen-
tra en su tercera etapa, con su sede permanente en la ciudad de Buenos Aires.
La AAEP es una institución formada por investigadores y académicos en eco-
nomía y que interactúa en forma directa con los mismos. Pese a ello, el espíritu
8 Progresos en Macroeconomía
VIII
de una amplia representación institucional y regional ha quedado impreso en
la práctica de las Reuniones Anuales.
Desde su fundación, la AAEP fue presidida por Julio H. G. Olivera (1957/
68), Benjamín Cornejo (1968/70), Víctor J. Elías (1970/72 y 1978/80), Miguel
E. Martínez (1972/74), Horacio Núñez Miñana (1974/76), Aldo A. Arnaudo
(1976/78), Rolf R. Mantel (1980/82), Mario L. Szychowski (1982/84), Ana
M. Martirena Mantel (1984/86), Luisa Montuschi (1986/88), Alfredo M. Na-
varro (1988/90), Rinaldo Colomé (1990/92), Juan C. De Pablo (1992/94),
Eusebio C. Del Rey (1994/96) , Enrique A. Bour (1996/98) y José A. Delfino
(1998/00), Hildegart Ahumada (2000/02), José Luis Arrufat (2002/04), Omar
O. Chisari (2004/06) y Alberto Porto (2006/2008).
QUE ES LA ASOCIACION ARGENTINA
DE ECONOMIA POLITICA
La principal actividad de la AAEP es la celebración de una Reunión Anual
de discusión de trabajos realizados en el ámbito de la economía, tanto por
socios como por no socios, la que tradicionalmente se celebra el mes de no-
viembre de cada año en distintas ciudades del país, en consulta y cooperación
con universidades y centros de investigación económica de la Argentina. En
dichas reuniones han participado economistas del país e invitados de otros
países, incluyendo prestigiosos economistas extranjeros como Albert Berry,
Jan K. Brueckner, M. Bruno, V. Corbo, J. Drèze, S. Fisher, R. Guesnerie,
A.C. Harberger, H. Houthakker, Paul Klemperer, Finn Kydland, J.J. Laffont,
A. Leijonhufvud, Andreu Mas Colell, Stan Metcalfe, Sir J. Mirrlees (Premio
Nobel de Economía 1996), F. Modigliani, M. Nerlove, L. Pasinetti, S. Rosen,
P. Spiller, J. Tobin, W. Oates, V. Volsky E. Prescott y T.N. Srinivasan. Los
trabajos son aceptados por una comisión de socios de reconocidos méritos
científicos y académicos, designada por el Consejo Directivo, que en el 2007
estuvo integrada por Jorge Streb (Presidente), Osvaldo Meloni, Alejandro Gay,
José María Fanelli, Leonardo Gasparini, Daniel Heymann, Andrés
Chambouleyrón, Ernesto Rekz, José Luis Arrufat y Mario Szychowski.
Prólogo 9
Sus recursos provienen de las cuotas sociales y de los aportes de entidades
adherentes. Actualmente la AAEP cuenta con 463 socios activos y 19 entida-
des adherentes: Academia Nacional de Ciencias Económicas, Banco Central
de la República Argentina, Universidad del CEMA (UCEMA), Centro de Es-
tudios de Estado y Sociedad (Cedes), Comisión Económica para América La-
tina y el Caribe (CEPAL), DePablo Consult, Estudio Broda & Asoc., Funda-
ción de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Fundación
Capital, Instituto Torcuato Di Tella (ITDT), Universidad Argentina de la Em-
presa (UADE), Universidad de Buenos Aires, Universidad Nacional de Salta,
Universidad Católica de Salta (UCS), Orlando J. Ferreres y Asociados, Uni-
versidad Nacional de Córdoba, Universidad Nacional de Cuyo, Universidad
Nacional de La Plata y Universidad Nacional del Sur.
La AAEP ha llevado adelante 42 Reuniones Anuales desde 1964. En ellas
ya han sido presentados y discutidos, en un marco de total libertad académica,
más de dos mil trabajos de investigación. Los trabajos presentados en cada
Reunión Anual son editados en los Anales de la Asociación Argentina de Eco-
nomía Política. A estos trabajos hay que sumar los trabajos presentados antes
de 1964 y en reuniones científicas, no incluidos en Anales. Los trabajos, co-
mentarios y réplicas están disponibles en el web site de la AAEP en Internet
(www.aaep.org.ar). La AAEP no es responsable ni de las opiniones incluidos
en los Anales, ni de su protección intelectual.
La AAEP también organiza, en forma no sistemática, reuniones científicas
a lo largo del año, en colaboración con otros organismos. Es miembro de la
International Economic Association y mantiene relaciones con instituciones
similares de otros países.
El Consejo Directivo de la AAEP es el órgano de gobierno de la AAEP, y
está compuesto de un presidente, dos secretarios y nueve vocales, provenien-
tes de distintos organismos y regiones del país. En el 2007 el Consejo Directi-
vo estuvo integrado por: Alberto Porto (Presidente), Mariana Marchionni (Se-
cretaria), Walter Cont (Secretario), José M. Bulacio y Miguel Ángel Asencio
(Secretarios Suplentes), Juan Mario Jorrat, Miguel Lliteras, María Luisa
Recalde, Germán Coloma, Alfonso Martínez, Leandro Arozamena, Claudia
Breve historia de la AAEP IX
10 Progresos en Macroeconomía
Nerina Botteon, Federico Weinschelbaum y Andrés López (Vocales). Fueron
vocales suplentes Héctor Benegas Prado, Miguel A. Broda, Gabriel Sánchez,
Daniel Heymann, Laura D’Amato, Ramiro Moya, Daniel Maceira, Jorge Paz y
Graciela María del Carmen García.
Julio H. G. Olivera es Presidente Honorario de la AAEP; Benjamín Corne-
jo, Juan J. Guaresti (h) y Oreste Popescu son Consejeros Honorarios, y los
Profesores Aloisio Araujo, Albert Berry, Jan K. Brueckner, Vittorio Corbo,
Jacques Drèze, Roger Guesnerie, Arnold C. Harberger, Paul Klemperer, Finn
Kydland, Jean-Jacques Laffont, Axel Leijonhufvud, Andreu Mas Colell, Stan
Metcalfe, James Mirrlees, Marc Nerlove, Wallace Oates, Alberto Petrecolla,
Sherwin Rosen, Pablo Spiller y T.N. Srinivasan son Miembros Honorarios.
SEDE DE LA AAEP
Av. Córdoba 637 - 4° piso - (1054) Buenos Aires - Argentina
Tel. (5411) 4314-0246 Fax (5411) 4314-8648 E-mail aaep@fiel.org.ar
Web-Site de la AAEP en INTERNET: http://www.aaep.org.ar
* Para esta sección, véase J. H. G. Olivera, La Asociación Argentina de Economía Política: los Años
Iniciales, Anales de la A.A.E.P. , XXIIa. Reunión Anual, Universidad Nacional de Córdoba, 1987, vol.
1. Se agradecen al Dr. Olivera los comentarios formulados sobre los orígenes de la AAEP.
X
Prólogo 11
CONSEJO DIRECTIVO DE LA
ASOCIACIÓN ARGENTINA DE ECONOMÍA POLÍTICA
2005/2006 2006/2007
Presidente Omar O. Chisari Alberto Porto
Presidente Electo Alberto Porto
Secretaria Cynthia Moskovits Mariana Marchionni
Secretario/a Mariana Marchionni Walter Cont
Vocal Federico Weinschelbaum Federico Weinschelbaum
Vocal Enrique Folcini Alfonso Martínez
Vocal Juan Mario Jorrat Juan Mario Jorrat
Vocal Miguel Lliteras Miguel Lliteras
Vocal María Luisa Recalde María Luisa Recalde
Vocal Ernesto Schargrodsky Leandro Arozamena
Vocal Juan Verstraete Claudia Nerina Botteon
Vocal Lidia Rosignuolo Andrés López
Vocal Germán Coloma Germán Coloma
Secretario Supl. José M. Bulacio J. M. Bulacio
Secretario Supl. Miguel Angel Asencio Miguel Angel Asencio
Vocal Suplente Héctor Benegas Prado Héctor Benegas Prado
Vocal Suplente Miguel A. Broda Miguel A. Broda
Vocal Suplente Gabriel Sánchez Gabriel Sánchez
Vocal Suplente Walter Cont Ramiro Moya
Vocal Suplente José María Fanelli Daniel Maceira
Vocal Suplente Daniel Heymann Daniel Heymann
Vocal Suplente Carlos Rojas Jorge Paz
Vocal Suplente Ernesto Seselovsky Graciela M. García
Vocal Suplente Laura D’Amato Laura D’Amato
1
Complementariedades y política macroeconómica
Este trabajo discute algunos desarrollos teóricos recientes sobre la de-
terminación de la política macroeconómica óptima en situaciones en las
que existen complementariedades estratégicas entre los agentes de la eco-
nomía. Se presentan las ideas utilizando como base un modelo simple que
permite capturar con simpleza los aspectos fundamentales involucrados en
la discusión. En el modelo, los agentes deciden si participar, o no, en activi-
dades de mercado y el beneficio de participar esta asociado con la decisión
de participación del resto de los agentes. Se demuestra la presencia de equi-
librios múltiples y se construyen equilibrios sunspot. Se discute la política
macroeconómica óptima en tales situaciones y el rol de la estructura de
información en la determinación de las propiedades de los equilibrios. Fi-
nalmente, se ilustra la posibilidad de que se produzcan avalanchas anticipa-
das de (no) participación, donde la diseminación limitada de la información
juega un rol fundamental.
*
Este trabajo fue preparado en base al material discutido por el autor en la mesa redonda sobre progre-
sos en macroeconomía que organizó el profesor Daniel Heymann y formó parte del programa de la
Reunión Anual de la Asociación Argentina de Economía Política, La Plata 2005. Muchas de las ideas
desarrolladas en este trabajo se originan en mis colaboraciones con Todd Keister, a quien le estoy muy
agradecido. Las opiniones en este artículo son exclusiva responsabilidad del autor y no representan la
posición oficial del Banco de la Reserva Federal de Richmond o del Sistema de la Reserva Federal de
Estados Unidos.
COMPLEMENTARIEDADES Y POLÍTICA
MACROECONÓMICA
*
HUBERTO M. ENNIS
Research Departement
Federal Reserve Bank of Richmond
2 Progresos en Macroeconomía
1. Introducción
Este trabajo revisa una serie de conceptos y formalizaciones que han
sido desarrollados recientemente en el campo de la macroeconomía. El prin-
cipal objetivo de estos esfuerzos ha sido intentar profundizar nuestro cono-
cimiento sobre el rol de la política económica en situaciones donde las
complementariedades entre las decisiones de los agentes económicos, y su
interacción con las expectativas, juegan un rol preponderante.
Muchos observadores atentos de la realidad económica, y en particular
de las situaciones de crisis, han identificado a los fracasos de coordinación
que se originan en el proceso de formación de expectativas como un factor
determinante de tales eventos económicos. Ya desde los “animal spirits” de
Keynes, el rol de las expectativas autocumplidas en la determinación de los
resultados económicos ha sido sujeto de avivadas discusiones en los círcu-
los de política económica. Estos temas gozan de indiscutible actualidad.
1
La investigación académica ha dedicado un sustancial esfuerzo a pro-
fundizar el entendimiento de los aspectos específicos que cumplen un rol
crucial en este tipo de explicaciones de crisis económicas.
2
Si bien ha habi-
do algunos progresos muy importantes, el esfuerzo continúa aún activa-
mente en la actualidad. El objetivo de este capítulo es presentar una intro-
1
A modo de ejemplo, a continuación transcribimos algunas impresiones del reconocido econo-
mista Guillermo A. Calvo (1996) en relación con la crisis mejicana de 1994: “Because recent
financial crises in Latin America have been unduly deep, given the changes in fundamentals,
they appear to contain critical elements of herd behavior. Changes in fundamentals have prece-
ded many crises. In fact, it is difficult to find examples of crises in which fundamentals have
played no role. However, herd behavior seems to be a key factor in amplifying these crises.
Clearly, heard behavior is at the root of [some banking crises examples], because individual
behavior is predicated not only on what is happening in the banking system but also on how
some participants expect others to act. …It is fair to conjecture that the Mexican debacle (of
1994) may have included an important component of herd behavior.”
2
La teoría de los fracasos de coordinación ha sido utilizada no sólo para explicar fenómenos
macroeconómicos de crisis, sino también, por ejemplo, el estado de subdesarrollo de algu-
nos países. Rodríguez Clare (2005) presenta una introducción al tema, donde se remarca la
relevancia de los fracasos de coordinación en el proceso de desarrollo y se discuten políticas
económicas orientadas a solucionar este tipo de problemas.
3
Complementariedades y política macroeconómica
ducción al tema y discutir algunos de los desarrollos más recientes, hacien-
do particular hincapié en aquellos progresos que nos informan sobre la de-
terminación de políticas económicas óptimas en presencia de tales fracasos
de coordinación.
Para la presentación formal de estas nuevas ideas utilizaremos un ejem-
plo simple que nos permitirá resaltar los aspectos fundamentales del proble-
ma sin distraernos en cuestiones secundarias. La idea fundamental es de-
mostrar como el análisis formal de estas ideas nos permite identificar pro-
piedades esenciales de la política macroeconómica óptima. Este análisis
constituye sólo un primer paso. El objetivo último consiste en delinear
los rasgos fundamentales de las políticas económicas que se beberían
seguir en economías fuertemente influenciadas por la presencia de
complementariedades e inestabilidad de expectativas.
Una de las características más manifiestas del estudio macroeconómico
moderno es el tratamiento cuidadoso de las decisiones individuales de los
agentes en la economía (los micro-fundamentos). De principal interés re-
sulta la identificación de los mecanismos que explican como la interacción
de los comportamientos individuales derivan en los resultados económicos
observados a nivel agregado. En este capítulo haremos un especial esfuerzo
por mantener tal enfoque de estudio. La precisión en este aspecto nos lleva
a elegir tácticas de modelación que, a primera vista, pueden parecer sobre-
estilizadas. Sin duda, muchas cuestiones interesantes quedarán sin investi-
gar. Sin embargo, en principio, la abstracción en términos descriptivos pue-
de ser de gran utilidad. Esto es así en la medida en que nos permite concen-
trarnos exclusivamente en las ideas que son fundamentales para entender
los eventos macroeconómicos que nos interesa analizar. Parte del objetivo
de este capítulo, entonces, es demostrar los posibles beneficios asociados
con la formalización de ideas.
En la siguiente sección presentamos un modelo simple de com-
plementariedades en las decisiones de participación de los agentes en acti-
vidades de mercado (es decir, aquellas actividades que involucran un inter-
cambio entre agentes). Definiremos el concepto de equilibrio de expectati-
4 Progresos en Macroeconomía
vas racionales y de equilibrio sunspot. En la sección 3 discutiremos una
serie de cuestiones relacionadas con la determinación de la política
macroeconómica óptima en contextos de equilibrios múltiples. La sección
4 discute la importancia de la estructura informativa presente en la econo-
mía para la determinación de la existencia de equilibrios múltiples. La sec-
ción 5 discute un caso particular de diseminación de información que resul-
ta en avalanchas anticipadas en el nivel de participación en el mercado.
Finalmente, la sección 6 concluye el trabajo.
2. Un modelo simple
Consideremos una economía poblada por un gran número de agentes y,
para simplificar, supongamos que se trata de un continuo de agentes con
medida igual a la unidad.
3
Supongamos también que los agentes tienen la
posibilidad de interactuar en un espacio común que denominaremos “el
mercado.” Definamos con la variable m la proporción de agentes que deci-
de participar en dicho mercado. Supondremos que los agentes derivan un
beneficio personal por participar en el mercado, pero deben pagar un costo
fijo c para poder participar. Además supondremos que los agentes reciben
un beneficio base ϖ independientemente de su participación (o no) en el
mercado.
El beneficio bruto obtenido por participar en el mercado se supone alea-
torio. Específicamente, supondremos que dicho beneficio bruto puede to-
mar uno de dos posibles valores, a ó h, donde a < c < h, y la probabilidad de
cada valor depende de la cantidad de agentes participando en el mercado; es
decir, depende de m.
4
Definamos p(m) como la probabilidad de que el be-
neficio tome el valor h cuando una proporción m de agentes está participan-
3
En otras palabras, la “suma” (mas precisamente, la integral) del número de agentes en la
economía es igual a un número fijo que normalizamos a la unidad.
4
El conjunto de desigualdades a < c < h implica que el costo de participar en el mercado, c,
es lo suficientemente alto como para que no sea siempre óptimo participar (a < c) y lo
suficientemente bajo como para que no sea siempre óptimo no participar (c < h).
5
Complementariedades y política macroeconómica
do en el mercado. La probabilidad de que el beneficio tome el valor a está
entonces dada por la expresión 1- p(m). Para ser más explícitos supondre-
mos que la función p(m) toma la siguiente forma:
( ) , ) ( m m p
L H L
θ θ θ − + =
con θ
L
< θ
L
= 1. Notemos entonces que p(m) es una función creciente de m,
la proporción de agentes participando en el mercado. Esta característica de
la función p(m) es la que origina las complementariedades estratégicas en
las decisiones de participación de los agentes (ver, por ejemplo, Cooper
[1999]).
5
Supongamos también que en la economía participa un gobierno benevo-
lente que puede cobrar impuestos sobre los beneficios de los agentes y rea-
lizar gastos públicos que benefician a todos los agentes. Denominaremos
con la variable τ a la tasa impositiva. Cada agente deriva un beneficio v(g)
de un nivel dado de gasto público igual a g. La función v se supone estricta-
mente creciente, diferenciable y cóncava.
La restricción presupuestaria del gobierno implica que los valores deτ y
g que son factibles en esta economía satisfacen la siguiente restricción:
[ ]. ) )( ( 1 a h m p a m g − + + ≤ τ ω τ
El lado derecho de la ecuación representa el total recaudado por el go-
bierno vía impuestos. Este total es la suma de lo recaudado por medio de
impuestos al beneficio base de los agentes, τω
1
y de impuestos sobre los
beneficios originados por la participación en el mercado de una proporción
m de los agentes.
Sin implicar una real pérdida de generalidad, en adelante supondremos
que la restricción presupuestaria del gobierno se cumple con igualdad. Como
se verá luego, la secuencia de decisiones del gobierno resultan cruciales en
5
Vives (2005) provee una excelente discusión actualizada del rol de las complementariedades
estratégicas en la teoría de juegos en general.
6 Progresos en Macroeconomía
la determinación del equilibrio. Aunque más tarde en el trabajo considera-
remos casos alternativos, por ahora, supondremos que el gobierno fija la
tasa impositiva τ y luego, de acuerdo con la restricción presupuestaria del
gobierno, se determina el gasto público de equilibrio g. Esta secuencia de
eventos (timing) implica que el gasto puede ser representado como una fun-
ción g(m, τ )
Hasta aquí hemos descripto los rasgos esenciales de la economía.
6
Nos
interesa ahora determinar que podemos esperar que suceda en dicha econo-
mía. Para ello definiremos un equilibrio. En otras palabras, utilizaremos el
concepto de equilibrio como una herramienta para predecir los comporta-
mientos esperables de los agentes de nuestra economía. La idea básica de-
trás del estudio de situaciones de equilibrio es requerir que el conjunto de
comportamientos de los agentes sean (individualmente) óptimos y consis-
tentes entre si. Comenzamos describiendo el comportamiento óptimo de un
agente típico.
El problema del agente
Como en la simple economía estudiada aquí todos los agentes son idén-
ticos, nos concentraremos en el problema de un agente individual (repre-
sentativo) que llamamos i. Definamos con la variable
i
m
~
el valor esperado
que el agente i tiene sobre la proporción m de agentes que deciden partici-
par en el mercado. Si bien esta expectativa es la expectativa del agente
sobre una variable endógena del modelo, por el momento la considerare-
mos como dada. Mas tarde, en la determinación completa del equilibrio nos
aseguraremos que dicha expectativa sea consistente con el comportamiento
efectivo del resto de los agentes (es decir, utilizaremos el concepto de ex-
pectativas racionales).
Definamos también la función como )
~
(
i
m λ el valor esperado neto de
participar en el mercado para un individuo que espera una participación
6
Esta es una versión simplificada de la economía que aparece en Ennis y Keister (2005b)
y que sigue la tradición del trabajo original de Diamond (1982).
7
Complementariedades y política macroeconómica
agregada dada por .
~
i
m Dicho valor obedece la siguiente expresión:
, ) 1 )](
~
( 1 [ ) 1 )(
~
( ) , ;
~
( c a m p h m p c m
i i i
− − − + − = τ τ τ λ
donde hemos agregado como argumentos de la función λ aquellos
parámetros que, como veremos, no se mantendrán fijos durante el resto del
análisis (es decir, τ y c). Definamos también la variable binomial
{ }, 1 , 0 )
~
( ∈
i
m ξ donde 0 )
~
( =
i
m ξ indica que sí ha decidido participar.
7
Luego, podemos resumir la regla de decisión del agente como sigue:
0 )
~
( =
i
m ξ si , 0 ) , ;
~
( < c m
i
τ λ
1 )
~
( =
i
m ξ si . 0 ) , ;
~
( ≥ c m
i
τ λ
Ahora, que hemos determinado como actuará cada agente dependiendo
de sus expectativas con respecto al comportamiento del resto de los agen-
tes, estamos en condiciones de describir un equilibrio.
Equilibrio de expectativas racionales
Concentraremos nuestra atención en los equilibrios simétricos; es decir,
aquellos equilibrios en los que todos los agentes que son idénticos actúan
de la misma manera. Como se ha visto, la decisión de cada agente depende
en forma fundamental de la expectativa que dicho agente tiene sobre las
decisiones del resto de los agentes. En este trabajo restringiremos el estudio
al caso en el que los agentes forman expectativas racionales. Las expectati-
vas racionales, en este modelo, equivalen a aquellas expectativas que se ven
convalidadas por las acciones de los agentes en el equilibrio bajo considera-
ción. La siguiente definición nos permite enunciar este concepto en forma
precisa:
7
Un supuesto (simplificador) implícito en esta especificación es que los agentes no pueden
elegir randomizar sobre la elección de participación (es decir, en la terminología de teoría de
juegos, no permitimos que los agentes jueguen estrategias mixtas).
(R)
8 Progresos en Macroeconomía
Definición: Un equilibrio de expectativas racionales (EER) es una lista de
elementos [ ]
[ ]
[ ]
[ ]
{ }
1 , 0 1 , 0
)
~
( ,
~
,
∈ ∈ i i i i
m m m ξ tal que estos elementos cumplen las
siguientes tres condiciones:
1. )
~
(
i
m ξ satisface la condición (R) para todo i;
2.

=
1
0
; )
~
( di m m
i
ξ
3. m m
i
=
~
para todo i (Expectativas Racionales).
Utilizando esta definición podemos ver que la búsqueda de un EER se redu-
ce a encontrar un punto fijo m* de la función
; ) ( ) (
1
0

= di m m f ξ
es decir, si
m* resuelve la ecuación:
, ) (
1
0

= di m m ξ
luego
[ ]
[ ]
[ ]
[ ]
{ }
1 , 0 1 , 0
*) ( , * *,
∈ ∈ i i
m m m ξ
es un EER. En palabras, cuando los
agentes tienen expectativas *
~
m m
i
= , toman decisiones *) (m ξ , que cuan-
do son agregadas entre todos los agentes, resultan en una tasa de participa-
ción m*, igual a la tasa esperada por los agentes.
Para simplificar la notación, en esta sección y la siguiente supondremos que
θ θ θ = > =
L H
1 ; es decir, la función p(m) esta dada por:
. ) 1 ( ) ( m m p θ θ − + =
Supongamos también que la siguiente condición se cumple sobre los valo-
res de los parámetros:
.
1
) 1 ( h
c
a h <

< − +
τ
θ θ
(EM)
9
Complementariedades y política macroeconómica
Esta condición nos dice que el costo de participar en el mercado no es ni
muy bajo ni muy alto, relativo a los beneficios.
La siguiente proposición establece que cuando la condición (EM) se cum-
ple existen dos EERs; uno en el que los agentes son optimistas con respecto
a los niveles de participación en el mercado y, en consecuencia, todos parti-
cipan; y uno en el que todos los agentes son pesimistas y ninguno participa.
Proposición: Si la condición (EM) se cumple, existen dos EERs: (1) uno en
el que m = 1, al que denominamos optimista; (2) otro en el que m = 0, al que
denominamos pesimista.
Prueba: Para probar que el equilibrio optimista existe, notemos que si 1
~
=
i
m
para todo i, entonces , 0 ) 1 ( ) , ; 1 ( > − − = c h c τ τ λ Por lo tanto, 0 ) 0 ( = ξ para
todo i, luego . 0 ) 1 )( 1 ( ) 1 ( ) , ; 0 ( < − − − + − = c a h c τ θ τ θ τ λ Por lo tanto,
0 ) 0 ( = ξ para todo i, de lo que se deriva que m = 0 y que el equilibrio pesi-
mista existe.
Para fijar ideas, consideremos el caso en el que a = 0 y τ = 0. En este caso,
la proposición nos dice que cuando el costo c toma un valor en el intervalo
) , ( h h θ . la economía tiene equilibrios múltiples. Cuál de los dos equilibrios
se observará está, hasta aquí, indeterminado en el modelo. Es decir, nada de
lo que se ha descripto hasta ahora sobre el modelo nos permite discernir
cuál de los dos equilibrios es una predicción mas adecuada de lo que suce-
derá en una economía de estas características.
En principio, podemos pensar que el nivel observado de participación en el
mercado depende en parte de la habilidad de los agentes para coordinarse y
coincidir en la elección que los lleva a participar. Pero los factores que de-
terminan dicha coordinación no están (hasta aquí) especificados en el mo-
delo. Completar el modelo en esta dimensión es un paso fundamental para
continuar con la discusión que nos concierne en este capítulo.
Estudiar la coordinación de las decisiones es importante porque el bienestar
de los agentes en la economía depende del equilibrio que resulte. Defina-
10 Progresos en Macroeconomía
mos ) , ; ( c m U τ como el bienestar de equilibrio de los agentes en la econo-
mía. Luego, tenemos que:
; )] , ( [ ) , ; ( ) 1 ( ) , ; ( τ τ λ ω τ τ m g v c m m c m U + + − =
y, en particular, tenemos que )] ( [ ) )( 1 ( ) , ; 1 ( h v c h c U + + − + − = ω τ ω τ τ es
el bienestar en el equilibrio optimista, y que ) ( ) 1 ( ) , ; 0 ( ω τ ω τ τ v c U + − = es
el bienestar en el equilibrio pesimista.
Es fácil demostrar que ) , ; 0 ( ) , ; 1 ( c U c U τ τ > y, por lo tanto, que los agentes
obtienen un mayor bienestar en el equilibrio optimista. Sin embargo, como se
ha dicho, el equilibrio pesimista es posible y nada en el modelo nos dice que no
sucederá. Esto es así, aun cuando todos los agentes en la economía preferirían
que se observe el equilibrio optimista. Cuando el equilibrio pesimista suce-
de decimos que la economía ha sufrido un fracaso de coordinación.
8
Equilibrio de manchas solares (o equilibrio sunspot)
Una forma de modelar los determinantes de la coordinación entre agentes
en economías como la aquí presentada es introducir una variable aleatoria
extrínseca, a la cual, en la literatura, se le ha dado el nombre de mancha
solar o sunspot (ver, por ejemplo, la introducción al tema en Shell y Smith
[1992] o el artículo clásico de Cass y Shell [1983]).
Una variable sunspot es una variable aleatoria que, si bien no influencia a
ninguna de las variables o parámetros fundamentales de la economía (es
decir es extrínseca al modelo), sus realizaciones son, en principio, públicas
(es decir, observadas por un grupo o todos los agentes de la economía) y de
conocimiento común (todos los agentes saben que todos los agentes las
8
Es importante remarcar que si bien todos los agentes preferirían que se observe el equili-
brio optimista, cuando cada agente toma como dado que el resto de los agentes decidirá no
participar en el mercado, su elección preferida es, también, no participar. De hecho, esta
lógica es precisamente la que permite que la situación pesimista sea un equilibrio. Para una
introducción interesante, aunque más crítica, al uso moderno del concepto de “fracaso de
coordinación” ver la discusión en Howitt (2003).
11
Complementariedades y política macroeconómica
observan, etc.). La idea general es que, en principio, los comportamientos
de los agentes en la economía pueden resultar coordinados por las realiza-
ciones de dicha variable sunspot. En otras palabras, una variable sunspot es
un posible mecanismo de coordinación.
Consideremos, por ejemplo, una variable aleatoria binomial s con soporte
en el conjunto {0,1} y parámetro π, tal que π = = ] 1 Pr[s y . 1 ] 0 Pr[ π − = = s
9
Luego, utilizando esta variable podemos definir y caracterizar en forma
directa un equilibrio sunspot de la economía.
Proposición: Si la condición (EM) se cumple, existe un Equilibrio Sunspot
dado por una lista contingente
{ }
} 1 , 0 {
)] (
~
[ ), (
~
), (
∈ s
s m s m s m ξ
, donde
0 )] 0 (
~
[ ) 0 ( ) 0 (
~
= = = m m m ξ y 1 )] 1 (
~
[ ) 1 ( ) 1 (
~
= = = m m m ξ .
10
En palabras, este equilibrio predice que la probabilidad de que la economía
se encuentre en el estado optimista es igual a π. Por esta razón, decimos que
el equilibrio sunspot nos provee una predicción probabilística de lo que
sucederá en la economía. Sin embargo, se debe notar aquí que, de acuerdo
con esta definición de equilibrio, cuando cada agente decide si participar o
no en el mercado, dicha decisión se toma bajo certeza. Cada agente actúa
sabiendo cuales serán las acciones del resto de los agentes en la economía.
Por ejemplo, cuando un agente observa que la variable sunspot toma el
valor 1, el agente sabe que el resto de los agentes observarán también el
valor 1 y, por tanto, decidirán participar en el mercado. El agente no enfren-
ta ninguna incertidumbre acerca de este hecho. Luego, y en parte por esta
razón, el agente decide participar (y, de esta manera, la regla de comporta-
9
Podemos interpretar a esta variable como indicando cuándo aparecen manchas en el sol.
Específicamente, podemos decir que si la variable toma el valor 1 es porque hay manchas en
el sol y si toma el valor 0 es porque no hay manchas solares. Si bien esta forma de pensar en
la variable sunspot como una variable extrínseca resulta bastante intuitiva, y de hecho mo-
tiva su nombre, de ningún modo se trata de una interpretación necesaria. Manuelli y Peck
(1992), por ejemplo, discuten el caso por demás interesante en el que una variable intrínse-
ca, pero tal vez de poca relevancia, actúa como una variable sunspot coordinando a los
agentes.
10
La prueba de esta proposición es muy simple y, por ello, no se presenta en el texto del
trabajo.
12 Progresos en Macroeconomía
miento dada por el plan contingente “participar cuando s = 1” es parte de un
equilibrio sunspot). En este sentido, el nivel de coordinación impuesto por
el equilibrio sunspot parece algo extremo y probablemente poco realista.
Aún así, este concepto de equilibrio ha sido utilizado fructíferamente en el
estudio de numerosas situaciones propensas a la existencia de equilibrios
múltiples (ver, por ejemplo, la aplicación en Ennis y Keister (2003) a un
contexto en el que la posibilidad de corridas bancarias afecta la tasa de
crecimiento de la economía).
Otra cuestión importante que vale la pena resaltar es que el concepto de
equilibrio sunspot (como muchos otros conceptos de equilibrio en econo-
mía) solamente se encarga de identificar situaciones en las que los agentes
de la economía, de encontrarse en tal situación, no desearían “desviarse”
(es decir, no desearían, ni tendrían razón alguna, para cambiar sus expecta-
tivas o sus acciones). Pero el concepto de equilibrio nada nos dice sobre la
manera en que los agentes alcanzan dicha situación y, en principio, la res-
puesta a tal interrogante no es para nada obvia (sin embargo, ver las contri-
buciones de Howitt y McAfee [1992] y Woodford [1990], por ejemplo, que
proveen una respuesta a este tipo de pregunta utilizando algoritmos de apren-
dizaje).
Esta claro, entonces, que el concepto de equilibrio sunspot puede conside-
rarse como un tanto rudimentario. Sin embargo, su utilización nos permi-
te una primera aproximación al estudio de algunas cuestiones específicas
relacionadas con el funcionamiento de economías en las que existen fuertes
complementariedades. Una de estas cuestiones que es, sin duda, de especial
relevancia, es la determinación de las decisiones de política económica cuan-
do estamos en presencia de equilibrios múltiples. Recientemente se ha
logrado cierto progreso en esta área de estudio. En la siguiente sección
se presentan, en forma simplificada, algunos de los resultados más signi-
ficativos.
3. Equilibrios múltiples y política macroeconómica
Supongamos que un gobierno benevolente debe elegir la tasa impositiva τ
13
Complementariedades y política macroeconómica
antes de observar la realización de la variable sunspot s. Este supuesto so-
bre la secuencia de eventos nos permite estudiar situaciones en las que el
gobierno debe elegir la política económica sin saber como se resolverá el
proceso de coordinación de expectativas privadas. Si bien es claro que no
todas las decisiones de política se toman bajo este tipo de incertidumbre,
nos parece interesante estudiar esta situación como un primer paso en el
análisis formal.
Para determinar las políticas óptimas de equilibrio comenzamos resolvien-
do el problema del gobierno bajo distintas expectativas en relación con el
comportamiento del sector privado. El concepto de equilibrio, luego, re-
quiere que dichas expectativas sean consistentes con el comportamiento
privado asociado con tal equilibrio.
Dividimos entonces el análisis en el estudio de los distintos casos posibles,
lo que a su vez nos permitirá algunas comparaciones útiles. Primero deter-
minaremos la política económica óptima en el caso en el que el equilibrio
privado optimista sucede con certeza. Luego estudiamos el caso opuesto,
en el que el equilibrio pesimista sucede con certeza; y finalmente el caso
intermedio en el que la probabilidad sobre los distintos equilibrios esta de-
terminada por la variable sunspot s.
Si el gobierno espera que las expectativas de los agentes se coordinen en el
equilibrio optimista, la política económica óptima resuelve el siguiente pro-
blema:
, ) , ; 1 (
] 1 , 0 [
c U Maximizar τ
τ ∈
(PO)
donde )]. ( [ ) ( ) 1 ( ) , ; 1 ( h v c h c U + + − + − = ω τ ω τ τ Denotemos a esta deci-
sión de política con la variable
O
τ
Del problema de optimización (PO)
resulta que
O
τ
resuelve la ecuación
1 )] ( [ ' = + h v
O
ω τ
Para que esta deci-
sión de política sea consistente con el comportamiento de equilibrio de los
agentes privados, el valor de
O
τ
ser menor que
h c / 1−
(esta condición es
una instancia de la condición (EM) discutida en la sección anterior). Si éste
no es el caso, el equilibrio optimista no existe cuando el gobierno fija la
14 Progresos en Macroeconomía
política
O
τ
y, por lo tanto, tal política no es óptima. La condición
h c
O
/ 1− ≡ <τ τ
depende, por supuesto, de los valores de los parámetros y
la forma de la función v. Por ahora, supondremos que la condición se cum-
ple. El caso en el que la condición no se cumple es también potencialmente
interesante y se discutirá mas adelante.
Pasemos ahora al caso en el que el gobierno espera que los agentes tengan
expectativas pesimistas. En tal situación, el gobierno elegirá la política fis-
cal que resuelve el siguiente problema:
, ) , ; 0 (
] 1 , 0 [
c U Maximizar τ
τ ∈
(PP)
donde ). ( ) 1 ( ) , ; 0 ( τω ω τ τ v c U + − = Luego, la política económica óptima
P
τ
resuelve la ecuación
. 1 ) ( ' = ω τ
P
v
Aquí también el valor de
P
τ
debe sa-
tisfacer una condición equivalente a la condición (ME). En particular, para
que el equilibrio pesimista exista bajo la política
P
τ
se necesita que:
.
) 1 (
1
a h
c
P
θ θ
τ τ
− +
− ≡ >
Por el momento supondremos que esta condición también se cumple.
Finalmente, consideremos el caso en el que el gobierno asigna una probabi-
lidad π al equilibrio optimista, de acuerdo con el equilibrio sunspot estu-
diado en la sección anterior. En tal caso, la política óptima resuelve el
problema:
, ) , ; 0 ( ) 1 ( ) , ; 1 (
] 1 , 0 [
c U c U Maximizar τ π τ π
τ
− +

(PS)
es decir, el gobierno tiene como objetivo maximizar el bienestar esperado
(promedio) de los agentes. Llamaremos a la política óptima en este caso
S
τ
. La siguiente proposición caracteriza comparativamente estas políticas
15
Complementariedades y política macroeconómica
y en particular demuestra que la política
S
τ
es una política que podría con-
siderarse como “intermedia.”
Proposición: Las políticas óptimas cumplen la desigualdad
.
P S O
τ τ τ < <
Prueba: Primero notemos que
1 ) ( ' )] ( [ ' = < + ω τ ω τ
P P
v h v
y, por lo tanto,
.
P O
τ τ <
Ahora definamos la siguiente función:
) ( ' ) 1 ( )] ( [ ' ) ( ω τ µ ω τ µ τ v h v f − + + =
donde ] ) 1 ( ) ( /[ ) ( ω π ω π ω π µ − + + + = h h . Es fácil ver que 1 ) ( = τ f es la
condición de primer orden del problema (PS). Notemos también que la fun-
ción ) (τ f es continua y estrictamente decreciente. Es fácil demostrar que
1 ) ( >
O
f τ
y que
1 ) ( <
P
f τ
. De estas propiedades de la función ) (τ f se si-
gue que, de acuerdo con el teorema del valor intermedio, existe un valor
) , (
P O S
τ τ τ ∈
tal que
1 ) ( =
S
f τ
.
De alguna manera, el resultado obtenido en esta proposición expresa for-
malmente una intuición muy simple: un gobierno enfrentando cierto grado
de incertidumbre sobre el estado de las expectativas en la economía, elegirá
una política fiscal intermedia, que podríamos llamar “moderada” o “caute-
losa.” En ella, el gobierno intentará balancear los beneficios asociados a acer-
carse a la política óptima cuando el escenario resulta optimista con los costos
de alejarse de la política óptima cuando el escenario resulta pesimista.
En la discusión anterior asumimos que el valor de las decisiones óptimas
del gobierno se encontraba en un rango específico de los posibles valores
de la tasa impositiva τ. Tales supuestos fueron necesarios para no incurrir
en inconsistencias. En particular, si la tasa impositiva que resulta de la elec-
ción del gobierno es mayor que el valor
τ
el equilibrio optimista no existe
a ese nivel de tasa impositiva y (en el contexto de nuestro modelo) no tiene
sentido sostener que el gobierno espera que dicho equilibrio suceda con
probabilidad positiva. De la misma manera, para tasas impositivas menores
que el valor τ el gobierno no debería esperar que el equilibrio pesimista
16 Progresos en Macroeconomía
suceda, ya que tal situación no constituye un equilibrio. ) (g v . Sin embar-
go, sin necesidad de profundizar en el tema, resulta útil señalar que no es
difícil diseñar ejemplos en los cuales
En un trabajo reciente, Ennis y Keister (2005a) analizan las implicancias de
imponer este tipo de condiciones de consistencia para la determinación de
la política óptima. En el caso que estamos analizando en este trabajo, para
poder avanzar en el estudio de estos temas, es necesario imponer supuestos
más específicos sobre la forma de la función
τ τ >
O
y la política óptima del
gobierno implica elegir una tasa impositiva igual a
τ
(o marginalmente
menor). Eligiendo dicha tasa, el gobierno evita alejarse demasiado de la
política apropiada para el equilibrio optimista y al mismo tiempo, logra
mantener la posibilidad de que dicho equilibrio, en efecto, suceda. Otro
caso importante es aquel en el cual el gobierno decide reducir la tasa
impositiva hasta un valor marginalmente menor que
τ
para, de esa forma,
evitar bajo cualquier circunstancia que el equilibrio pesimista suceda.
Lo que es interesante destacar aquí es que aún cuando existen valores de τ
que le permiten al gobierno evitar completamente las situaciones pesimis-
tas, estas políticas no siempre son óptimas. En particular, si el valor de la
probabilidad π es lo suficientemente alto, el gobierno elegirá convivir con
la probabilidad (relativamente baja), 1-π de terminar en una situación de
escasa (o nula) participación en el mercado (es decir, en la situación pesi-
mista).
Política económica y el proceso de selección de equilibrios
Hasta aquí hemos supuesto que la probabilidad de coordinación de expecta-
tivas π es un número fijo. Sin embargo, parece razonable pensar que, muy
posiblemente, tal probabilidad dependa de los beneficios privados relativos
asociados con tomar cada posible acción (es decir, participar o no participar
en el mercado). En otras palabras, parece razonable pensar que si los be-
neficios de participar en el mercado son mucho mayores que los de no par-
ticipar, es más probable que las expectativas de los agentes se coordinen en
17
Complementariedades y política macroeconómica
el equilibrio optimista (más probable, decimos, relativo a una situación en
la que los beneficios de participar en el mercado son casi los mismos que
los de no participar).
Si este argumento es válido, se deduce formalmente que la probabilidad de
coordinación π debería ser considerada una función de los beneficios relati-
vos asociados a las elecciones privadas. En tal caso, se puede demostrar que
la probabilidad π dependerá, indirectamente, de la tasa impositiva. Ennis y
Keister (2005b) estudian este caso en detalle y demuestran que, en general,
es razonable esperar que la probabilidad π sea una función decreciente en la
tasa impositiva τ. Cuando esto es así, se cumple la siguiente proposición.
Proposición: Cuando π(τ) es una función (diferenciable) decreciente, la
tasa impositiva óptima τ
*
es menor que la tasa τ
S
.
Prueba: Definamos la siguiente función:
donde ) ( ' τ π es la derivada primera de la función π y ) , ; ( c m U τ
τ
es la deri-
vada parcial de la función U con respecto a τ. Claramente, la función F(τ)
representa la derivada con respecto a τ de la función objetivo del gobierno
(la versión del problema (PS) de la subsección anterior cuando la probabili-
dad π es una función de la tasa impositiva). Luego, la tasa impositiva ópti-
ma (asumiendo una solución interior) resuelve la siguiente condición de
primer orden: F(τ
*
) = 0. Notemos, ahora, que si evaluamos la función F al
nivel de tasa impositiva τ
S
tenemos que F(τ
S
) < 0 y por lo tanto la tasa
óptima τ
*
será menor que la tasa τ
S
.
11
La idea detrás de este resultado es clara: si reducciones en la tasa impositiva
tienden a reducir la probabilidad de que el equilibrio optimista ocurra, y
dado que dicho equilibrio está asociado con mayores niveles de bienestar
11
El primer término de la función F(τ ), evaluado a la tasa impositiva τ
S
, es negativo; y la
suma de los otros dos términos es igual a cero por definición de τ
S
.
[ ] ) , ; 1 ( ) ( ) , ; 0 ( ) , ; 1 ( ) ( ' ) ( c U c U c U F τ τ π τ τ τ π τ
τ
+ + − =
), , ; 0 ( )) ( 1 ( c U τ τ π
τ
− +
18 Progresos en Macroeconomía
agregado, el gobierno preferirá elegir una menor tasa impositiva con el ob-
jetivo de explotar su influencia sobre el proceso de selección de equilibrios.
A diferencia del caso en el que π es fija, estudiado en la subsección ante-
rior, cuando la probabilidad π depende de la tasa impositiva τ, la política
óptima no es necesariamente intermedia; es decir, la política óptima puede
encontrarse fuera del intervalo
] , [
O P
τ τ
(Ennis y Keister (2005a)). La ra-
zón por la cual la política óptima puede no ser intermedia es que el gobierno
puede querer elegir una política fiscal “extrema” (es decir, fuera del interva-
lo
] , [
O P
τ τ
) con el objetivo de influenciar, no ya los beneficios de los agentes
en el equilibrio, sino el proceso en sí de selección de equilibrios.
Equilibrios múltiples como resultado de la política económica
Recientemente han aparecido un conjunto de trabajos que investigan la po-
sibilidad de que, en realidad, la política económica del gobierno sea la que
genere equilibrios múltiples. Nuestro modelo nos permite, a través de un
ejemplo, discutir formalmente algunas de estas ideas.
Regresemos entonces al modelo básico y supongamos que los parámetros
de la función p(m) son tales que θ
L

H
= θ. Luego p(m)= θ para todos los
valores de m y las complementariedades, que fueron la fuente de multiplici-
dades en las secciones anteriores, dejan de estar presentes. Sin embargo,
como se demuestra a continuación, dependiendo del proceso de fijación
de la política económica, la posibilidad de equilibrios múltiples aún está
presente.
Hasta ahora hemos supuesto que el proceso de determinación de la política
económica es el siguiente: primero el gobierno fija una tasa impositiva y
luego, de acuerdo con su restricción presupuestaria y la situación de equili-
brio en la economía, el nivel de gasto público se determina endógenamente.
Procedamos ahora de manera distinta. Supongamos que el gobierno desea
realizar un nivel dado de gasto público, g* < ω. Nuevamente concentra-
remos nuestra atención en dos tipos posibles de equilibrio: el pesi-
mista (m = 0) y el optimista (m = 1).
19
Complementariedades y política macroeconómica
Proposición: Supongamos que p(m)= θ y que el gobierno se compromete
a mantener un gasto público fijo g*. Luego, para ciertos valores de g*,
existen equilibrios múltiples.
Prueba: Consideremos primero la situación en la que m = 0. En este caso
tenemos que la tasa impositiva debería cumplir ω τ / * g
P
= y el bene-
ficio neto de participar en el mercado estará dado por
. ] ) 1 ( )[ 1 ( ) , ; 0 ( c a h c
P P
− − + − = θ θ τ τ λ
Ahora consideremos la situación
en la que m = 1. La tasa impositiva será ] ) 1 ( /[ * a h g
O
θ θ ω τ − + + = y el
beneficio neto de participar . ] ) 1 ( )[ 1 ( ) , ; 0 ( c a h c
O O
− − + − = θ θ τ τ λ Note-
mos que las tasas impositivas cumplen la desigualdad
P O
τ τ <
y por lo
tanto, si la condición:
,
) 1 (
1
P O
a h
c
τ
θ θ
τ <
− +
− <
se cumple, la economía presenta equilibrios múltiples (es decir, un equili-
brio optimista y otro pesimista). Recordemos que las tasas impositivas τ
O
y
τ
P
dependen del nivel de gasto g*. Por lo tanto, podemos concluir que, da-
dos los demás parámetros, existen niveles de gasto público g* para los cua-
les ambos equilibrios, el pesimista y el optimista, existen.
En esta economía con la función p(m) = θ , las complementariedades implí-
citas en la implementación de la política fiscal son las que generan la posi-
bilidad de equilibrios múltiples. Básicamente, si los agentes esperan que la
participación en el mercado sea escasa (ó nula), también esperan que las
tasas impositivas sean relativamente altas, y a tales tasas, no les resulta
provechoso participar. De la misma manera, si los agentes esperan que la
participación sea alta, anticiparán tasas impositivas relativamente bajas, y
la participación en el mercado se vuelve más atractiva. Gloom y Ravikumar
(1995) presentan un modelo simple de decisión intergeneracional de educa-
ción que captura efectos inducidos por la política fiscal similares a los dis-
cutidos aquí.
20 Progresos en Macroeconomía
Las ideas discutidas con este ejemplo son útiles al momento de evaluar las
implicancias de la inhabilidad del gobierno para comprometerse creíblemente
a llevar adelante una política fiscal determinada. King (2006) analiza estas
cuestiones con mayor profundidad. En lo que sigue, otra vez aprovechando
la simpleza de nuestro modelo, presentamos una breve introducción al tema.
Supongamos que el gobierno elige la política económica después de que los
agentes hayan decidido sus estrategias de participación. En este caso deci-
mos que el gobierno elige la política fiscal ex post óptima. Como en la
sección anterior, supongamos también que el gobierno es benevolente y,
por tanto, desea maximizar la utilidad de los agentes; es decir, desea
maximizar U(m; τ , c) sujeto a su restricción presupuestaria. Es sencillo
demostrar que, en tal caso, el gobierno elegirá la política fiscal de manera
tal que la ecuación ν’(g
*
) = 1 se cumpla.
12
De hecho, esta condición carac-
teriza a la política fiscal ex post óptima independientemente del equilibrio
que suceda. En otras palabras, el nivel de gasto público, g*, es el mismo en
ambos equilibrios, el pesimista y el optimista.
Por lo tanto, como lo demuestra la proposición anterior, si la función ν (g) y
los demás parámetros de la economía son tales que se cumple la condición:
,
*
) 1 (
1
) 1 (
*
ω θ θ θ θ ω
g
a h
c
a h
g
<
− +
− <
− + +
(ME’)
la economía en la que el gobierno no logra comprometerse a una política
fiscal predeterminada está sujeta a la existencia de equilibrios múltiples.
Supongamos, en cambio, que el gobierno tiene acceso a una tecnología de
compromiso que le permite anunciar y mantener una política fiscal dada
antes que los agentes tomen sus decisiones de participación. En este caso,
aunque la condición (ME’) se cumpla, si el gobierno fija la tasa impositiva
] ) 1 ( /[ * * a h g θ θ ω τ − + + = , es fácil ver que 0 ) *, ; ( > c m τ λ para cual-
quier valor de m y el único equilibrio existente es el equilibrio optimis-
12
Los cálculos son similares a los realizados en los problemas (PO) y (PP) al principio de la
sección.
21
Complementariedades y política macroeconómica
ta.
13
Vale la pena notar también que la política implementada es de hecho
la política óptima. Por lo tanto, un gobierno que logra comprometerse a
una tasa impositiva ex ante τ
*
logra el mejor resultado posible, evitando la
existencia de equilibrios múltiples, y por tanto, fracasos de coordinación.
Un aspecto fundamental del argumento presentado en el párrafo anterior es
el referido a la forma en que especificamos la política fiscal a la que se
compromete el gobierno. Procedimos (al estilo de “Ramsey”) asumiendo
que el gobierno se compromete a la política fiscal (τ
*
, g
*
). Sin embargo, tal
política fiscal es, en realidad, sólo factible cuando las decisiones de partici-
pación de los agentes son tales que m = 1. En un reciente trabajo, muy
interesante, Bassetto (2005) argumenta que la forma correcta de especificar
la política fiscal de compromiso es especificando una regla contingente que
describe las acciones del gobierno, respetando la restricción presupuestaria,
tanto cuando el resto de las variable endógenas (en este caso m) toman los
valores conjeturados de equilibrio, como cuando esto no es así (es decir, en
situaciones que, potencialmente, no constituyen un equilibrio). De hecho,
Bassetto demuestra que cuando la política fiscal está especificada más com-
pletamente, de esta manera (es decir, al estilo de “Schelling”), nuevos equi-
librios pueden surgir.
Como comentario final mencionemos que nuestro modelo se limita a estu-
diar una única interacción en el tiempo entre los agentes y el gobierno.
Extender el modelo para permitir múltiples períodos y, por tanto,
interacciones, nos permitiría discutir aspectos relacionados con la forma-
ción y el mantenimiento de reputación. El deseo por mantener la reputación
ha sido utilizado en la literatura para justificar la posibilidad de que el go-
bierno logre comprometerse a mantener una política económica determina-
da. Estos temas se tratan, por ejemplo, en los trabajos de Stokey (1991) y de
Chari y Kehoe (1990), pero una discusión detallada de los mismos está mas
allá de los objetivos propuestos para el presente trabajo.
13
Se debe notar aquí que, a diferencia de las secciones anteriores, la unicidad de equilibrio
en este caso se debe a que hemos eliminado las complementariedades asociadas con la
forma funcional asumida para p(m).
22 Progresos en Macroeconomía
4. Estructura de información y equilibrios múltiples
Recientemente, en un trabajo influyente, Morris y Shin (1998) argumentan
que en muchos modelos comúnmente utilizados en macroeconomía la exis-
tencia de equilibrios múltiples se origina en la utilización de supuestos ex-
tremos sobre la estructura de información presente en la economía (ver tam-
bién Morris y Shin (2000) para una discusión más general e introductoria).
En particular, Morris y Shin sostienen que en gran parte de estos modelos
existe un nivel poco realista y extremo de conocimiento común sobre los
fundamentales de la economía.
14
Por tal razón, estos autores proponen modificar los modelos de tal manera
que los fundamentales de la economía sean estocásticos e imperfectamente
conocidos por los agentes. En particular, cada agente recibe una señal infor-
mativa imperfecta sobre los fundamentales.
El modelo de las secciones anteriores puede ser modificado para ilustrar el
resultado de Morris y Shin (1998). Para simplificar notación, regresemos al
caso en el que . ) 1 ( ) ( m m p θ θ − + = Sin embargo, supongamos ahora que
el costo de participación en el mercado es en realidad una variable aleatoria
c con distribución uniforme, que toma valores en el intervalo ], , 0 [ c con
. ) 1 ( h c τ − > Supongamos también que los agentes reciben una señal s
correlacionada con el costo c (es decir, una señal informativa sobre el ver-
dadero valor de c). En particular, supongamos que s tiene una distribución
uniforme con soporte ], , [ ε ε + − c c donde
0 > ε
es un valor pequeño. La
señal de cada agente, además, no esta correlacionada con la señal del resto
de los agentes (es decir, las señales están idéntica e independientemente
distribuidas).
En esta extensión del modelo la incertidumbre sobre los fundamentales de
la economía está captada exclusivamente por la aleatoriedad en el costo de
participación c. Un detalle importante de la modelización propuesta por
14
El concepto de conocimiento común sobre los fundamentos de la economía implica que:
cada agente conoce el valor de los fundamentales; cada agente sabe que cada agente co-
noce el valor de los fundamentales; y cada agente, a su vez, sabe esto, ad infinitum.
23
Complementariedades y política macroeconómica
Morris y Shin es que el rango de los posibles fundamentales, ], , 0 [ c puede
dividirse en tres zonas bien delimitadas. Para describir dichas zonas es útil
referirnos al modelo en el que los fundamentales son conocidos por los
agentes de la economía (como lo hiciéramos en las secciones anteriores).
En tal caso, es fácil demostrar que existe un valor posible de c, que pode-
mos llamar c
A
, tal que para valores de c mayores que c
A
tenemos que
. 0 ) , ; 1 ( < c τ λ Cuando esto es así, un agente dado no estará dispuesto a par-
ticipar en el mercado aún si supiera (es decir, si esperara) que todos los
demás agentes participarán en el mercado. En la terminología de las seccio-
nes anteriores, sólo la situación pesimista constituye un equilibrio de ex-
pectativas racionales. En otras palabras, más informalmente, el costo de
participar en el mercado es demasiado alto para que el equilibrio optimista
exista. Con los supuestos que estamos utilizando también se cumple que
existe un valor 0 < c
B
< c
A
tal que, si c < c
B
, luego 0 ) , ; 0 ( > c τ λ y un agente
dado decidiría participar en el mercado aún cuando nadie lo haga. En este
caso, sólo la situación optimista es un equilibrio. Finalmente, para valores
intermedios de c, es decir cuando c
B
< c < c
A
, los fundamentales son consis-
tentes (asumiendo conocimiento común) con equilibrios múltiples.
Dados estos tres rangos de valores de los fundamentales, utilizando las téc-
nicas descriptas por Morris y Shin, se puede demostrar que en el modelo
con conocimiento imperfecto en el que no existe conocimiento común so-
bre los fundamentales se cumple que: (1) para cada valor de c (es decir, los
fundamentales efectivamente observados de la economía) el modelo tiene
un único equilibrio; y que (2) cuando ε se vuelve insignificante, existe un
valor intermedio de c, que llamamos c
T
, tal que para valores de c menores
que c
T
el equilibrio es optimista (m = 1) y para valores de c mayores que c
T
el equilibrio es pesimista (m = 1).
15
La lógica detrás de este resultado es esencialmente la misma que en el tra-
bajo de Morris y Shin (1998). La prueba de unicidad de equilibrio está
15
Los detalles de la prueba son similares a los de la prueba propuesta por Morris y Shin
(1998) y no se presentan en este trabajo.
24 Progresos en Macroeconomía
basada en un argumento de inducción (backward induction) relativamente
complejo. Sin embargo, un indicio de la intuición detrás del argumento se
puede obtener de la siguiente discusión. Cuando el agente recibe su señal
sobre los fundamentales, no sólo debe preocuparse por la información que
dicha señal revela sobre la economía, sino también por predecir, basándo-
se en dicha señal, las posibles señales recibidas por los demás agentes. Y no
sólo esto, sino también debe intentar predecir las inferencias que los demás
agentes harán acerca de las señales de los demás agentes, ya que ellas deter-
minan el comportamiento de dichos agentes y, en principio, el nivel de par-
ticipación en el mercado.
Cuando un agente recibe una señal s sabe que los fundamentales están, como
máximo, a una distancia ε de su señal. Si, de hecho, los fundamentales se
encuentran cercanos a un extremo de tal intervalo, luego el agente en cues-
tión predecirá que algunos de los otros agentes de la economía recibirán
señales que están a una distancia todavía mayor que ε de su señal. Y estos
otros agentes, a su vez, predecirán que es posible que haya en la economía,
agentes observando señales todavía más alejadas de la señal original s del
agente en cuestión. Este tipo de inferencias sobre inferencias, y la proximi-
dad de las señales de los agentes a las áreas donde los fundamentales son
sólo consistentes con un único equilibrio de conocimiento común, es lo que
determina la unicidad de equilibrios.
Política económica y unicidad de equilibrios
Si el gobierno observara el costo c (es decir, los fundamentales) antes de
fijar la tasa impositiva τ, la tasa impositiva puede eventualmente
seleccionarse en función de los fundamentales. Cuando esto es así, la polí-
tica fiscal tiene la posibilidad de actuar como una señal pública que revela a
los agentes el estado de los fundamentales. En tal caso, la unicidad de equi-
librios originada en la ausencia de conocimiento común tiende a desvane-
cerse. Los conceptos estudiados en las secciones anteriores referidos a la
selección de políticas económicas en presencia de multiplicidad de equili-
brios vuelven, entonces, a ser relevantes.
25
Complementariedades y política macroeconómica
En un trabajo reciente, Angeletos y Werning (2006) presentan un resultado
relacionado.
16
Interpretado en el presente contexto, podemos decir que
Angeletos y Werning demuestran que cuando existe una señal pública (aun-
que imperfecta) del valor de c, y la precisión de dicha señal mejora cuando
mejora la precisión de las señales privadas s, los equilibrios múltiples tien-
den a reaparecen. Angeletos y Werning proveen una motivación muy razo-
nable de la existencia de este tipo de asociación entre la precisión de la
señal pública y la precisión de las señales privadas. En particular, los auto-
res modelan la existencia de un mercado de activos en el que los agentes
pueden participar y hacer transacciones. Los agentes, por supuesto, obser-
van el precio que “limpia” dicho mercado. Como las demandas de los agen-
tes por el activo son derivadas en base a la información recibida por ellos,
tal información se ve reflejada (y parcialmente revelada) en el precio de
equilibrio del mercado del activo. Por estas razones, dicho precio se vuelve
una señal pública, aunque imperfecta, del estado de los fundamentales. La
precisión de dicha señal pública depende de manera natural de la precisión
de las señales privadas.
Aún en extensiones directas del modelo estudiado por Morris y Shin (1998)
la unicidad de equilibrios no siempre es automática. Keister (2006), por
ejemplo, estudia una extensión del modelo al caso de dos economías y mues-
tra que una crisis cambiaria en una de las economías puede “contagiarse” a
la otra economía, aún cuando en principio no existe ninguna razón funda-
mental para que los mercados en ambas economías estén económicamente
vinculados. De hecho, Keister demuestra que en su modelo las crisis
cambiarias se originan exclusivamente como consecuencia de la existencia
de equilibrios múltiples y fracasos de coordinación semejantes a los estu-
diados en las secciones anteriores del presente trabajo.
Resumiendo, podemos decir que aunque la metodología de Morris y
Shin ha permitido extender en direcciones interesantes el análisis de las
complementariedades a nivel macroeconómico, no siempre nos permite
16
Ver la introducción en el trabajo de Angeletos y Werning (2006) para una excelente discu-
sión de una serie de trabajos recientes en la misma línea de investigación.
26 Progresos en Macroeconomía
abstraernos completamente de las cuestiones asociadas con la existen-
cia de equilibrios múltiples. En los casos en que los equilibrios múlti-
ples sobreviven, las cuestiones analizadas aquí sobre la interacción de la
política económica y la coordinación de expectativas, continúan siendo
relevantes.
5. Avalanchas anticipadas
Hasta aquí hemos estudiado un modelo macroeconómico simple destinado
a explicar posibles fracasos de coordinación. También hemos discutido al-
gunas consecuencias que surgen de complicar la estructura de información
en el modelo. En esta sección describimos otro caso interesante, presentado
por Jeitschko and Taylor (2001), de interacción entre las
complementariedades y la diseminación de la información en la economía.
17
Interpretado en el contexto de la presente discusión, el trabajo de Jeitschko
and Taylor (2001) estudia fracasos de coordinación que se originan en la
percepción generalizada de que un grupo de agentes con experiencias nega-
tivas resultarán “desalentados” y dejarán de participar en el mercado. Estas
avalanchas de coordinación demuestran como la diseminación parcializada
de la información en la economía puede interactuar con las
complementariedades estratégicas y crear situaciones intrincadas y difíciles
de interpretar que tienen el potencial de resultar en grandes ineficiencias.
Uno de los posibles eventos que podrían desencadenar una avalancha de
este tipo es, por supuesto, un cambio en la política económica. En esta sec-
ción presentamos una primera aproximación formal a estas ideas usando el
modelo discutido previamente, luego de introducir algunas modificaciones
pertinentes.
17
Un caso relacionado, donde la diseminación discontinua de información deriva en resul-
tados macroeconómicos extremos similares a una crisis, es presentado por Caplin y Leahy
(1994). Nuestro modelo es, de hecho, también útil para estudiar dicho caso pero, por razo-
nes de espacio, no presentamos tal ejemplo en el presente trabajo.
27
Complementariedades y política macroeconómica
Consideremos nuevamente nuestro modelo original en el caso en el que
θ θ θ = < =
H L
0 . Supongamos que la economía descripta hasta ahora se
repite consecutivamente en el tiempo y que un nuevo valor de θ se realiza
cada dos períodos (para simplificar, digamos que los valores de θ se reali-
zan al comienzo de los períodos pares). Supongamos también que θ puede
tomar dos valores posibles,θ
1

2
, conθ
1
< θ
2
, y que la probabilidad de cada
valor es igual a ½. Denominaremos con el subíndice e los períodos pares y
con el subíndice o los períodos impares.
El valor esperado de participar en el mercado en un período par esta dado
por:
, ]) [ ) ( )( 1 ( )] , ; ( [ c m E a h a c m E
e e
− − + − = θ τ τ θ λ
donde E
e
indica la expectativa sobre los valores de θ. No es difícil demos-
trar que . 2 / ) ( ] [
2 1
m m E
e
θ θ θ + =
En los períodos impares, el valor esperado de participar en el mercado de-
pende de la experiencia que el agente haya tenido en el período anterior.
Esto es así porque suponemos que el agente utiliza la Regla de Bayes para
actualizar sus expectativas sobre el valor deθ y, potencialmente, de m. En
particular, el valor esperado de participar en el mercado en un período im-
par, para un agente que obtuvo un beneficio bruto igual a h en el período
anterior (es decir, en el período par), esta dado por:
, ]) ¦ [ ) ( )( 1 ( ] ¦ ) , ; ( [ c h m E a h a h c m E
o o
− − + − =
θ θ
θ τ τ θ λ
donde ] ¦ [ h m E
o θ
θ representa el valor esperado de
θ
θ m condicional a que
se haya observado h en el período anterior. Una expresión similar puede
obtenerse para el caso en el que el agente ha observado un beneficio bruto a
en el período (par) anterior. Debe notarse aquí que en estas estimaciones el
valor de m puede depender del valor de θ porque el valor de θ determina la
experiencia de los agentes económicos en el período anterior y, cada agen-
te, al momento de formar sus expectativas, reconoce que las decisiones de
28 Progresos en Macroeconomía
los demás agentes pueden estar influenciadas por dicha experiencia. Esto se
verá más claramente en los párrafos siguientes.
Consideremos primero el caso en el que m = 1. En tal caso, y de acuerdo con
la Regla de Bayes, tenemos que:
), /( ) ( ] ¦ [
2 1
2
2
2
1
θ θ θ θ θ + + = h E
o
y
)]. ( 2 /[ )] ( [ ] ¦ [
2 1
2
2
2
1 2 1
θ θ θ θ θ θ θ + − + − + = a E
o
Utilizando algo de álgebra puede demostrarse que:
, ] ¦ ) , ; ( [ )] , ; ( [ ] ¦ ) , ; ( [ h c E c E a c E
o e o
τ θ λ τ θ λ τ θ λ < <
La intuición detrás de estas desigualdades es importante. La primera des-
igualdad captura la siguiente idea: un agente que tenga una experiencia ne-
gativa en el mercado en un período par actualizará sus expectativas sobre el
valor de θ poniendo más peso en la posibilidad de que dicho valor resulte
ser bajo (es decir, igual a θ
1
). Por tal razón, dicho agente esperará obtener
con menor probabilidad un beneficio bruto alto en el período impar
subsiguiente.
La segunda desigualdad captura el hecho de que un agente que ha tenido
una buena experiencia en el período par será más optimista acerca de los
beneficios de participar en el mercado en el siguiente período (impar). Aquí
es importante recordar que el valor de la variable aleatoria θ se realiza en el
período par y se mantiene constante en el subsiguiente período impar. El
agente entonces utiliza su experiencia durante el período par para estimar el
valor de θ en el período impar.
No resulta difícil encontrar valores de los parámetros tal que las siguientes
desigualdades se cumplen:
, 0 )] , ; ( [ > c E
e
τ θ λ (Pe)
29
Complementariedades y política macroeconómica
y
. 0 ] ¦ ) , ; ( [ < a c E
o
τ θ λ (NPoa)
La primera expresión nos dice que si un agente espera que todos los demás
agentes participen en el mercado en los períodos pares, luego es beneficioso
para este agente participar en el mercado en dichos períodos. En otras pala-
bras, participar en el mercado en períodos pares puede ser parte de un equi-
librio de expectativas racionales. Sin embargo, la segunda expresión nos
dice que un agente que obtuvo un beneficio bruto igual a a por participar en
el mercado en un período par, preferirá no participar en el período impar
subsiguiente aún cuando espere que todos los demás agentes participen en
el mercado en ese período (impar). Por esta razón, esperar que todos los
agentes participen en el mercado en un período impar no puede formar par-
te de un equilibrio de expectativas racionales.
Notemos ahora que la cantidad de agentes que han tenido una experiencia
negativa en el mercado del período par es igual a 1 - θ. Entonces, para
encontrar un equilibrio debemos tener en cuenta que, si las desigualdades
(Pe) y (NPoa) se cumplen, la tasa de participación, m
g
, será menor o igual a
θ en los período impares.
El caso que nos interesa tratar aquí es el caso en el que, además de las
desigualdades (Pe) y (NPoa), se cumple la siguiente desigualdad:
, 0 ] ¦ ) , ; ( [
2
< h c E
o
τ θ λ
(NPoh)
Esta desigualdad nos dice que, aún cuando el agente que ha tenido una
experiencia positiva en el mercado del período par espera que todos los
agentes con una experiencia similar a la suya (y sólo esos agentes) partici-
pen en el mercado del período impar, dicho agente prefiere no participar en
el mercado en el período impar.
La razón por la cual la condición (NPoh) se puede cumplir aún cuando la
condición (Pe) también se cumple es que, si bien el agente ha tenido una
30 Progresos en Macroeconomía
experiencia positiva en el mercado del período par, espera que la participa-
ción se reduzca en el siguiente período. El agente espera que la participa-
ción disminuya porque sabe que una cantidad 1 - θ de los agentes han
tenido una experiencia negativa en el mercado del período par anterior. Por
tanto, de acuerdo con la condición (NPoa), como máximo sólo una propor-
ción θ de los agentes elegirá participar en el período impar. Las
complementariedades en participación, uno de los principales temas de es-
tudio en este trabajo, se encargan del resto: cuando los agentes esperan una
menor participación en el mercado, también espera que la probabilidad de
obtener un alto beneficio bruto h será menor; es decir, un menor valor espe-
rado de m implica un menor valor esperado de p(m) y, por lo tanto, un
menor beneficio esperado de participar.
Si las desigualdades (Pe), (NPoa) y (NPoh) se cumplen, existe un equilibrio
en el cual los agentes participan en el mercado en el período par y no parti-
cipan en el mercado en el período impar. El colapso del mercado en el pe-
ríodo impar es una avalancha de coordinación completamente anticipada.
En el período par, cuando los agentes están participando, todos anticipan
que la participación colapsará el próximo período. Es importante resaltar
que la condición (NPoh), de cumplirse, es independiente del valor actual
realizado de θ. En otras palabras, el colapso del mercado es independiente
del valor corriente de los fundamentales. Esto, en efecto, abre la puerta a la
posibilidad de que existan grandes ineficiencias; por ejemplo, el mercado
puede colapsar aún en los casos en los que el valor realizado de θ es relati-
vamente alto.
Para entender como la política macroeconómica puede desencadenar una
avalancha de coordinación anticipada, notemos que los valores de la tasa
impositiva τ son cruciales en la determinación de las desigualdades (Pe),
(NPoa) y (NPoh). Consideremos, por ejemplo, el caso en el que la política
fiscal τ
L
es tal que 0 )] , ; ( [ > c E
L e
τ θ λ y . 0 ] ¦ ) , ; ( [ > a c E
L o
τ θ λ En tal
caso, existe un equilibrio en el que todos los agentes participan en el merca-
do todos los períodos. Supongamos ahora que, al comienzo de un período
par, la política fiscal cambia de τ
L
a τ
H
, un valor más alto para el cual las
31
Complementariedades y política macroeconómica
desigualdades (Pe), (NPoa) y (NPoh) pasan a cumplirse. ¿Qué sucederá en
este caso? En el mismo período par en el que se produce el cambio de polí-
tica los agentes aún decidirán participar en el mercado; pero también prede-
cirán exactamente que en el siguiente período la participación en el merca-
do colapsará. En otras palabras, como hemos dicho, la avalancha en el nivel
de participación será completamente anticipada.
6. Conclusiones
El presente trabajo ha discutido algunas formalizaciones recientes de los
problemas que pueden surgir en economías con complementariedades y
equilibrios múltiples. En particular, hemos intentado destacar algunas lec-
ciones útiles vinculadas con la determinación de políticas macroeconómicas
óptimas. Si bien muchas otras ideas recientes han quedado sin analizar, la
intención fue que los temas aquí discutidos sirviesen como ejemplo de las
ventajas asociadas con el tratamiento formal de este tipo de cuestiones. En
otras palabras, con este trabajo deseamos destacar que un análisis formal
del problema de fijación de la política económica en situaciones caracteri-
zadas por la volatilidad de las expectativas es efectivamente posible y, de
hecho, puede resultar sumamente instructivo.
Claramente, la fijación de políticas macroeconómicas es un determinante
primordial del bienestar de los habitantes de las economías modernas. En
muchos ámbitos político-económicos existe la percepción de que en situa-
ciones que parecen estar asociadas con equilibrios múltiples nuestro cono-
cimiento sobre la selección de políticas adecuadas es muy limitado, o inclu-
so nulo. Un objetivo de este trabajo fue demostrar que esto no es así. Por el
contrario, la disciplina económica ha desarrollado recientemente numero-
sas técnicas e ideas que nos permiten profundizar en el estudio de los pro-
blemas de política asociados con la existencia de complementariedades y
fracasos de coordinación. Podemos afirmar entonces, con cierta confianza,
que la profesión sigue avanzando en el aprendizaje de nuevas e importantes
lecciones relacionadas a estos temas, algunas de las cuales hemos discutido
aquí, escuetamente, a modo de introducción.
32 Progresos en Macroeconomía
Referencias
Angeletos, George-Marios y Iván Werning. “Crisis and Prices: Informantion
Aggregation, Multiplicity, and Volatility.” American Economic Review
96 (2006): 1720-1736.
Bassetto, Marco. “Equilibrium and Government Commitment.” Journal of
Economic Theory 124 (2005): 79-105.
Calvo, Guillermo A. “Comment.” En Ricardo Hausmann y Liliana Rojas-
Suárez, Banking Crises in Latin America, Inter-American Development
Bank, Washington D.C., (1996): 64-67.
Caplin, Andrew y John Leahy. “Business as Usual, Market Crashes, and
Wisdom After the Fact.” American Economic Review 84 (1994): 548-
564.
Cass, David y Karl Shell. “Do Sunspots Matter.” Journal of Political
Economy 91 (1983): 193-227.
Cooper, Russell W. Coordination Games: Complementarities and
Macroeconomics. Cambridge University Press (1999).
Chari, V. V. y Patrick J. Kehoe, “Sustainable Plans.” Journal of Political
Economy 98 (1990): 783-802.
Diamond, Peter. “Aggregate Demand Management in Search Equilibrium.”
Journal of Political Economy 90 (1982): 881-894.
Ennis, Huberto M. y Todd Keister. “Economic Growth, Liquidity, and Bank
Runs.” Journal of Economic Theory 109 (2003): 220-245.
Ennis, Huberto M. y Todd Keister. “Government Policy and the Probability
of Coordination Failures.” European Economic Review 49 (2005a): 939-
973.
Ennis, Huberto M. y Todd Keister. “Optimal Fiscal Policy Under Multiple
Equilibria.” Journal of Monetary Economics 52 (2005b): 1359-1377.
33
Complementariedades y política macroeconómica
Gloom, Gerhard y B. Ravikumar. “Endogenous Public Policy and Multiple
Equilibria.” European Journal of Political Economy 11 (1995): 653-
662.
Howitt, Peter y Preston McAfee. “Animal Spirits.” American Economic
Review 82 (1992): 493-507.
Howitt, Peter. “Coordination Failures.” en An Encyclopedia of
Macroeconomics, editado por Brian Snowdon y Howard R. Vane.
Cheltenham, UK: Edward Elgar (2003): 140-44.
Jeitschko, Thomas D. y Curtis R. Taylor. “Local Discouragement and Global
Collapse: A Theory of Coordination Avalanches.” American Economic
Review 91 (2001): 208-224.
Keister, Todd. “Expectations and Contagion in Self-Fulfilling Currency
Attacks.” Federal Reserve Bank of New York Staff Report no. 249 (2006).
King, Robert G. “Discretionary Policy and Multiple Equilibria.” Federal
Reserve Bank of Richmond Economic Quarterly 92 (1), Winter 2006: 1-15.
Manuelli, Rodolfo y James Peck. “Sunspot-Like Effects of Random
Endowments.” Journal of Economic Dynamics and Control 16 (1992):
193-206.
Morris, Stephen y Hyun Song Shin. “Unique Equilibrium in a Model of
Self-Fulfilling Currency Attacks.” American Economic Review 88 (1998):
587-597.
Morris, Stephen y Hyun Song Shin. “Rethinking Multiple Equilibria in
Macroeconomic Modeling.” NBER Macroeconomic Annual (2000): 139-
161.
Rodríguez-Clare, Andrés. “Coordination Failures, Clusters, and
Microeconomic Interventions.” Economia (LACEA) 6 (2005): 1-29.
34 Progresos en Macroeconomía
Shell, Karl y Bruce Smith. “Sunspot Equilibrium.” En The New Palgrave
Dictionary of Money and Finance, vol. 3. New York: Macmillan (1992):
601-607.
Stokey, Nancy L. “Credible Public Policies.” Journal of Economic Dynamics
and Control 15 (1991): 627-656.
Vives, Xavier. “Complementarities and Games: New Developments.”
Journal of Economic Literature 53 (2005): 437-479.
Woodford, Michael. “Learning to Believe in Sunspots.” Econometrica 58
(1990): 277-307.
Reformas estructurales y macroeconomía 35
REFORMAS ESTRUCTURALES Y MACROECONOMÍA
JOSÉ MARÍA FANELLI
CEDES
I. Introducción
El objetivo de este trabajo es discutir la relación entre macroeconomía y
reforma estructural. Nos centraremos en cuestiones teóricas y metodológicas.
El propósito es, por un lado, realizar una reflexión ordenada respecto de los
avances analíticos recientes para pensar este problema que consideramos
de mayor interés por su potencial para impulsar la agenda de investigación
sobre macroeconomía en países emergentes y, por otro, señalar algunos pun-
tos dentro de esa agenda que reclaman más elaboración y que, probable-
mente, serán objeto de estudio en los próximos años.
Nuestro interés por esta cuestión se origina en nuestra experiencia de
investigación sobre los problemas macroeconómicos que surgieron en el
marco de las reformas emprendidas por los países “emergentes” y “en tran-
sición” desde fines de los años setenta. Las iniciativas de reforma experi-
mentaron su apogeo durante la década de los noventa. El diseño de las re-
formas se inspiró en una muy rica tradición analítica que nació de la crítica
a las políticas intervencionistas y de regulación de la posguerra tanto en los
países desarrollados como en desarrollo. Las propuestas de reforma que
surgieron de esta tradición fueron sintetizadas, hacia fines de los ochenta,
en las diez recomendaciones del llamado Consenso de Washington (CW),
que luego fueron complementadas con otras en sucesivas versiones o “ge-
36 Progresos en Macroeconomía
neraciones” del CW
1
. Más allá del hecho que las Instituciones Financieras
Internacionales (IFI) y los países desarrollados impulsaron y aportaron buena
parte del contenido específico de políticas del CW, lo cierto es que la urgen-
cia por introducir reformas no fue creada por las IFIs sino que se asoció con
dos fenómenos básicos: la necesidad de amoldar la economía y su estructu-
ra institucional a los desafíos de la “Segunda Globalización” (ver Basu y
Taylor, 1999) y los procesos de transición del socialismo al capitalismo
luego de la caída del muro de Berlín. A poco capandar por el sendero de la
reforma, no obstante, quedó en claro que los fenómenos macroeconómicos
serían parte esencial del proceso por dos razones. La primera es que la falta
de consistencia entre el escenario de la globalización y la estructura econó-
mica nacional tomó en muchos casos la forma de desequilibrios
macroeconómicos recurrentes. La segunda es que los procesos de reforma
por sí mismos generaron desequilibrios macroeconómicos. No sorprende,
en este sentido, que el CW estableciera una estrecha relación entre reformas
estructurales y macroeconomía; de las diez recomendaciones básicas del
CW, tres pertenecen a la macroeconomía por derecho propio (se refieren a
la política fiscal, monetaria y cambiaria) y la mayor parte de las restantes
1
La expresión Consenso de Washington fue acuñada por John Williamson (1989). El nú-
cleo de las recomendaciones de política del CW está constituido por diez medidas: (1) Dis-
ciplina Fiscal; (2) Reasignación del gasto público en contra de subsidios indiscriminados
(que son frecuentemente regresivos) y en favor de la provisión de servicios públicos que
sean pro-crecimiento y pro-pobres como educación primaria, salud e inversión en infraes-
tructura; (3) reforma fiscal orientada a ensanchar la base tributaria adoptando tasas margina-
les moderadas; (4) tasas de interés determinadas en el mercado y (moderadamente) positi-
vas en términos reales; (5) tipo de cambio competitivo; (6) liberalización comercial –libera-
lización de importaciones con énfasis en la eliminación de restricciones cuantitativas (licen-
cias, etc.)-; si subsiste alguna protección, ésta debe estar basada en una ley y debe establecer
tarifas uniformes; (6) liberalización de los flujos de inversión directa extranjera desde el
exterior; (7) privatización de empresas estatales; (8) desregulación –abolir regulaciones que
impiden la entrada o restringen la competencia, excepto en casos justificados por razones de
salubridad, protección del consumidor y el medio ambiente; (9) Supervisión prudente de
las instituciones financieras; y (10) seguridad jurídica para la protección de los derechos de
propiedad. Estas recomendaciones fueron luego complementadas con otras, sobre todo
asociadas con los problemas de cambio institucional y pobreza, dando lugar a versiones de
segunda y tercera generación del CW.
Reformas estructurales y macroeconomía 37
implica cambios en las reglas de juego cuya magnitud induciría desequilibrios
macroeconómicos que ninguna reforma bien diseñada podría ignorar.
Cabe, no obstante, hacer un conjunto de aclaraciones que servirán para
identificar mejor el objeto de estudio. La primera aclaración es que nuestro
interés por la relación entre reformas y macroeconomía es general y abs-
tracto: se centra en comprender la interacción entre, por un lado, cambios
en las reglas de juego inducidos deliberadamente por un ingeniero social
(“reformas”) y, por otro, las fallas de coordinación en los planes a nivel
agregado (“macroeconomía”). Nuestro interés, por lo tanto, no está en dis-
cutir el CW o alguna otra propuesta o experiencia de reforma per se sino en
comprender cómo las reformas estructurales en tanto ejercicios de ingenie-
ría social a gran escala generan y/o son constreñidas por fallas de coordi-
nación agregadas.
La segunda aclaración es que, si bien en este trabajo se utiliza la expre-
sión “reforma estructural” de la manera que habitualmente se lo hace en la
literatura, no se debe pasar por alto que el significado de tal expresión ha
ido cambiando con el uso de manera sutil pero que tiene consecuencias para
nuestro tema de estudio. El concepto de reforma tal como se lo usa en este
trabajo se refiere a un cambio deliberado en las reglas de juego que afecta a
las instituciones que norman la actividad económica. Esta definición está
en línea con la forma en que actualmente se utiliza el concepto (Drazen,
2000, Fanelli y McMahon, 2005). Pero ¿porqué, entonces, hablar de refor-
ma estructural y no de reforma institucional (dado que las reglas de juego
son instituciones) o de reforma a secas? La razón básica es que el uso de la
expresión “reforma estructural” está muy extendido en la literatura y las
discusiones de política.
De cualquier manera, para evitar confusiones vale la pena tener en men-
te que la ambigüedad en el uso de “reforma estructural” tiene que ver con la
historia de las reformas y con la historia de la disciplina. En efecto, cuando
se comenzó a hablar de programas de reforma estructural la idea central era
cambiar los modelos de desarrollo basados en la sustitución de importacio-
nes o en el socialismo soviético por otro más orientado al mercado y más
38 Progresos en Macroeconomía
integrado en las corrientes de comercio y capitales internacionales. Esto
suponía introducir cambios en las reglas de juego como, por ejemplo, redu-
cir los aranceles, eliminar los controles de tasas de interés, o la propiedad
del estado. Como estas alteraciones en las reglas estaban orientadas a trans-
formar la estructura económica, las reformas eran “estructurales”. Nótese
que se asume que existe una relación que podríamos llamar inmediata entre
cambios de políticas o reglas y cambios en la estructura: al cambiar las
reglas cambia la estructura económica. Sin embargo, esta relación de inme-
diatez es una petitio principi: un cambio en las reglas de juego puede no ser
efectivo para cambiar la estructura económica o puede modificar la estruc-
tura en un sentido no deseado. Obviamente, la razón básica de esta afirma-
ción es la observación repetida de instancias en las que las mudanzas en las
reglas de juego no produjeron los cambios esperados en la estructura. Entre
los ejemplos tempranos de esto se encuentran, sin lugar a dudas, los inten-
tos de liberalización y apertura en Argentina, Chile y Uruguay de fines de
los setenta que terminaron en crisis profundas y, entre los más dramáticos,
las transformaciones en Rusia en los noventa. Un punto central para nuestro
objeto de análisis es que, en todos los casos, los desequilibrios
macroeconómicos fueron un componente clave del fracaso de las reformas
estructurales para inducir los cambios esperados.
La tercer aclaración está también relacionada con una falacia de la lite-
ratura temprana: se asumió de manera implícita que si el análisis económico
señalaba claramente qué obstáculos debían removerse para obtener ganan-
cias de eficiencia, lo racional desde el punto de visa del bienestar colectivo
era remover esos obstáculos. La repetida observación de que iniciativas a
todas luces convenientes desde el punto de vista de la eficiencia no eran
implementadas o, si lo eran, generaban suficiente resistencia ex post como
para desnaturalizar o abortar la reforma, llevó a la conclusión de que los
efectos distributivos no podían ignorarse ni, tampoco, los costos de transac-
ción ya que frecuentemente éstos hacían imposible instituir esquemas para
compensar a los perdedores. Se hizo evidente que una reforma bien diseña-
da debía evaluar si el reformador contaba con el conocimiento, el poder y la
Reformas estructurales y macroeconomía 39
autoridad indispensables no sólo para implementar los cambios sino tam-
bién para compensar total o parcialmente a los perdedores o, llegado el
caso, ignorar directamente sus demandas. No podía ignorarse la faceta de
construcción institucional y la capacidad del sistema político para realizar-
la. Las sucesivas generaciones del CW incorporaron las cuestiones asocia-
das con las instituciones, pero rápidamente quedó en claro que para
implementar las reformas estructurales requeridas se necesitaban cambios
en las reglas de juego tan amplias y tanto poder político que las reformas se
asemejaban más a una revolución institucional – de costo económico des-
conocido– que a un mero cambio en las reglas de juego económicas. No
resulta extraño, entonces, que la estrategia de sumar reformas institucionales
ad hoc al WC terminara por producir “fatiga” (Lora et al., 2004) y, en defi-
nitiva, el abandono del WC como fuente de inspiración primaria.
La relación entre reformas y macroeconomía queda implicada en este
cuadro por dos razones. La primera es que muchas de las reformas
institucionales son en sí macroeconómicas; orientadas a modificar situacio-
nes de “equilibrios malos” con fallas de coordinación evidentes cuyas cau-
sas no se erradican aún cuando la teoría macroeconómica señale con relati-
va claridad qué obstáculos deberían eliminarse. La segunda es que las expe-
riencias de reforma han aportado mucha evidencia empírica de que la
implementación de cambios institucionales se asocia con desequilibrios
macroeconómicos, aún cuando las instituciones implicadas no se vinculen
directamente con el manejo macroeconómico. La aparición de estas fallas
de coordinación ex post se vincula con tres causas: ignorancia sobre los
“detalles” del proceso de reforma; control parcial sobre las circunstancias
de ésta; y ocurrencia de perturbaciones aleatorias independientes de la re-
forma. En todos los casos, los errores de expectativa producen fallas en la
coordinación de los planes individuales.
La cuarta aclaración es que, en el enfoque de este trabajo, al tiempo que
el cambio institucional (la reforma) busca cambiar la estructura, se encuen-
tra constreñido por ésta. Esto es así porque la estructura que es objeto de
reforma se concibe como un arreglo complejo de elementos –instituciones,
40 Progresos en Macroeconomía
recursos, organizaciones y agentes– que deben ser consistentes entre sí y
con el resto de los dominios –la política, la sociedad, el marco internacio-
nal– para estar en condiciones de cumplir con las funciones económicas
(Aoki, 1999 y 2001). Las reformas institucionales orientadas a optimizar el
cumplimiento de esas funciones, por ende, deben cumplir con el requisito
de adaptabilidad: las nuevas reglas de juego deben integrarse de manera
armónica con la estructura y el resto de los dominios (ver Greif y Laitin,
2006). Si ello no ocurre, uno de los síntomas posibles de no adaptabilidad
es la aparición de fallas de coordinación a nivel agregado.
Obviamente, las instancias que pueden dar lugar a este tipo de proble-
mas de adaptabilidad son múltiples y, por ello, especificaremos en mayor
detalle en la sección que sigue las vinculaciones entre estructura, cambio
institucional y macroeconomía. La última aclaración es, no obstante, que
los elementos involucrados en tales vinculaciones son tan complejos que no
es posible especificarlas sin hacer referencia al contexto histórico y geográ-
fico. De ahí que la metodología de abordaje que propondremos buscará
integrar los elementos analíticos con los contextuales en la línea de las na-
rrativas analíticas (Bates et al., 1998) y las metodologías de estudios de
caso (Mahoney y Goertz, 2006).
A los efectos de mantener la extensión del capítulo dentro de límites
razonables, en lo que hace a estudios de casos privilegiamos los problemas
de cambio institucional y adaptabilidad estructural asociados con la rela-
ción entre la economía nacional y la economía global y, dentro de estos, los
relacionados con los aspectos financieros. A estos efectos, distinguiremos
entre reformas estructurales “fronteras adentro” y “fronteras afuera”. En el
primer caso, el cambio de reglas de juego implica cambiar la relación entre
la economía nacional y el resto del mundo (por ejemplo, entrar en la OMC);
en el segundo, la necesidad de adaptarse a cambios en el resto del mundo
obliga a realizar cambios en las reglas domésticas (por ejemplo, adoptar
estándares de Basilea para las regulaciones bancarias). En ambos casos,
nuestro interés es analizar la interacción entre ese cambio de reglas y la
esfera macroeconómica.
Reformas estructurales y macroeconomía 41
Las reformas de los noventa han aportado una gran cantidad de eviden-
cia empírica para analizar la relación reformas/macroeconomía desde esta
perspectiva. En particular esto es así porque las reformas, como dijimos,
fueron en gran medida motivadas por la necesidad de adaptarse a la segun-
da globalización y fueron de gran escala, con lo cual muchos de los sínto-
mas de no adaptabilidad tomaron naturalmente la forma de dificultades
macroeconómicas. No sorprenderá, entonces, que en este trabajo buena
parte de los ejemplos se extraigan de reformas implementadas en los no-
venta. Además, la comparación de casos se simplifica en la medida en que
el diseño y el contenido de las reformas se inspiraban en una misma matriz.
Los ejemplos en la década actual, no obstante, también son muy perti-
nentes. Es fácil encontrar cambios en las reglas de juego de gran escala
inducidos por la necesidad de adaptar el funcionamiento de la economía
nacional a los cambios en el escenario internacional. Entre los factores del
escenario actual que generaron esa necesidad se destacan la absorción por
parte de Estados Unidos de una gran proporción de los fondos prestables
disponibles internacionalmente que tiene como contraparte la acumulación
de reservas en el mundo emergente y la creciente importancia de China e
India que está cambiando los fundamentos y el perfil de las ventajas compa-
rativas en el mundo. Estos desarrollos globales generan nuevos requeri-
mientos de adaptación de las reglas de juego internas: la reversión en los
flujos de capital plantea nuevos desafíos al manejo monetario y oportunida-
des de profundización financiera; asimismo, las estrategias de desarrollo
deben adecuarse a los cambios en la competitividad y los precios relativos
internacionales al tiempo que la estrategia de basar el desarrollo en una
moneda local depreciada o, al menos, seguir la quinta recomendación del
CW se hace más difícil.
En realidad, lo cambiante del escenario global hace que más allá de la
decadencia del CW, la necesidad de reformas adaptativas –entendidas como
cambios en las reglas de juego de cierta escala cuyo objeto es adaptar el
funcionamiento de la economía de forma de mejorar el bienestar– no haya
desaparecido. De ahí que hay autores que hablan hoy de reformar las refor-
42 Progresos en Macroeconomía
mas (Ffrench Davis, 2005) o de realizar un diagnóstico de crecimiento como
base para concentrar el esfuerzo en unas pocas reformas de gran impacto
(Hausmann et al., 2005), evitando así caer en propuestas que recomiendan
reformar todo al mismo tiempo, como en las últimas versiones del CW. Lo
que está claro es que cualquier propuesta de reforma no podrá dejar de lado
lo ya aprendido: la implementación requiere de condiciones políticas y de
una ingeniería social para la reforma que incluye desde el diseño (que su-
pone el conocimiento de los elementos estructurales y su funcionalidad)
hasta la ejecución y respuesta flexible a perturbaciones macroeconómicas.
En suma, la visión ingenua que más o menos implícitamente asumía:
identificación de obstáculos a la eficiencia è reforma de reglas de juego è
cambio estructural, cambió radicalmente entre los primeros intentos de los
setenta y la visión actual y, los desequilibrios macroeconómicos de magni-
tud que acompañaron con frecuencia a las reformas, contribuyeron central-
mente a ese cambio visión. Hoy está claro que la inducción deliberada de un
cambio estructural supone más que una mera modificación en las reglas del
juego, justamente porque la relación entre reglas y cambio de estructura no
es inmediata sino que está mediada por una serie de elementos que tienen
que ver con tres factores: primero, la relación entre las reglas formales –que
pueden ser modificadas de manera deliberada por la autoridad– y el resto de
los elementos de la estructura económica que no pueden serlo y cuya
interacción puede dar lugar a fallas de coordinación agregadas; segundo,
las relaciones de poder en una situación históricamente determinada, que
introduce restricciones de economía política; tercero, los problemas especí-
ficos de implementación, que reclaman una tecnología para la ingeniería
social apropiada, capaz de lidiar con errores de política y desequilibrios
macroeconómicos.
La organización del capítulo es la siguiente. Primero, analizamos una
serie de aspectos de la reforma estructural e identificamos sus relaciones
con la macroeconomía. En segundo lugar discutimos una serie de proble-
mas que los vínculos entre reformas y macroeconomía le plantean a la
macroeconomía como disciplina. En tercer lugar analizamos desarrollos
Reformas estructurales y macroeconomía 43
metodológicos y analíticos que jugaron un papel en explicar estos proble-
mas. La última sección plantea las conclusiones con la vista puesta en el
desarrollo de la macroeconomía como programa de investigación.
II. La anatomía de las reformas y la macroeconomía
En esta sección ahondamos conceptualmente en los vínculos entre refor-
ma, estructura económica y macroeconomía. Desarrollaremos un esquema
que nos permitirá identificar mejor los problemas analíticos específicos que
le plantean tales vínculos a la macroeconomía. En las secciones siguientes
usaremos el esquema tanto para ilustrar la relevancia de los problemas
macroeconómicos identificados en casos concretos de reforma como para
discutir los avances que se hicieron en el plano analítico para pensar estos
temas.
La Figura 1 muestra esquemáticamente los factores que, según nuestro
punto de vista, son de relevancia para la comprensión de la anatomía de un
proceso de reforma y su articulación entre macroeconomía y reforma es-
tructural.
En el centro de la figura aparece la estructura económica cuya transfor-
mación es el objeto de la reforma. Obviamente, el objetivo último de la
reforma es la de tener efectos sobre el bienestar de la sociedad, como lo
muestra el óvalo de la derecha. Si no se asume un gobierno benevolente, las
características precisas de los efectos buscados no se pueden definir a-priori.
No necesariamente la meta última será la de maximizar el bienestar de la
población como un todo o a todos por igual. Los resultados que se busquen
serán el fruto de un proceso político y económico complejo que involucra a
grupos con intereses heterogéneos y cuotas de poder diferenciales (Drazen,
2000).
La estructura es un arreglo funcional de elementos donde conviven ins-
tituciones (reglas de juego) formales e informales y que incluye, además,
los agentes económicos –que pueden ser individuos u organizaciones–, los
4
4
















P
r
o
g
r
e
s
o
s

e
n

M
a
c
r
o
e
c
o
n
o
m
í
a

Estructura Económica
•Instituciones Económicas Formales
•Instituciones Económicas
Informales
•Agentes (individuos-organizaciones)
•Recursos Económicos
•Procesos estocásticos
•Contexto (Geografía, Historia)
Burocracia
Pública
Economía e
Instituciones
Internacionales
Sociedad
Clivajes
Conflicto Distributivo
Shocks Externos
Shocks de Política
Políticas Públicas
Consistencia
Macroeconómica
Shocks Macroeconómicos
Ingeniería social: Reforma
Fronteras Adentro
Ingeniería social: Reforma
Fronteras Afuera
Cambios Distributivos
Aprendizaje Colectivo
Calidad de Coordinación de
Planes
Efectos
sobre el
Bienestar
Sistema
Político
Imitación
Seguridad Jurídica
Shocks Distributivos
Legitimidad
Shock Institucional
Sistema
Simbólico
Resultados Observados
Figura 1
Reformas estructurales y macroeconomía 45
recursos disponibles, el contexto geográfico e histórico y los procesos
estocásticos que hacen que los resultados de cualquier acción de los agentes
involucrados –incluyendo los hacedores de políticas públicas– no sea per-
fectamente predecible. Como lo muestran las flechas y los óvalos corres-
pondientes, la estructura económica tiene vínculos con otros tres dominios:
el sistema político (la polity), la sociedad con sus diferentes clivajes (estra-
tos sociales, diferentes sectores y divisiones étnicas y regionales) y la eco-
nomía e instituciones internacionales.
Las instituciones están organizadas en una estructura particular que po-
see una jerarquía de reglas (Acuña y Tommasi, 2000). Las de mayor jerar-
quía son la constitución y los acuerdos internacionales que regulan la polí-
tica, luego están las leyes, y finalmente, las regulaciones y las políticas. Las
instituciones económicas se relacionan, sobre todo, con la parte media e
inferior de esta jerarquía. Sobre esta última base se montan las reglas de
juego que “gobiernan” de manera más inmediata las transacciones específi-
cas, como los contratos y las jerarquías. Para inducir cambios dentro de la
estructura, los reformadores sólo pueden actuar directamente sobre las ins-
tituciones formales y, eventualmente, utilizar algunas organizaciones eco-
nómicas que controlan, como las empresas del estado y segmentos del sec-
tor servicios. Como las reglas del juego están organizadas en una jerarquía,
el conjunto de restricciones estructurales también contiene el requerimiento
de que las nuevas reglas formales introducidas por la reforma sean compa-
tibles con otras reglas formales e informales ya existentes. Hay un gran
número de ejemplos de reformas que no funcionaron debido a que injerta-
ron en la estructura de instituciones económicas existente normas de dere-
cho exóticas o que modificaban, digamos, las reglas de juego del sector
financiero sin modificar de manera acorde la infraestructura jurídica o el
régimen monetario (ver Fanelli, en prensa). El sistema simbólico comparti-
do por la sociedad es muy importante en relación con esto, ya que ese siste-
ma contiene conocimientos que son fundamentales para el funcionamiento
de las instituciones. Aoki (2001) considera que los sistemas de creencias
juegan un rol central para coordinar la conducta de los individuos dentro de
46 Progresos en Macroeconomía
los patrones de una institución. De esto se sigue, naturalmente, que el cam-
bio institucional y, por ende, las reformas, no pueden tener éxito sin influir
de manera apropiada sobre las creencias. De ahí que hemos colocado una
flecha que conecta el sistema simbólico con la polity a través del aprendiza-
je social. En este sentido, el cambio institucional a través de reformas puede
interpretarse como el proceso por el cual la sociedad aprende de los resulta-
dos observados y busca adaptar las creencias de su sistema simbólico para
coordinarse en los equilibrios “mejores”, descartando los equilibrios “ma-
los”. La polity aparece, por supuesto, porque el aprendizaje colectivo impli-
ca acción colectiva. Utilizando una analogía, podría decirse que así como
existe un sistema nacional de innovación para incorporar mejores tecnolo-
gías a la producción, se necesita un sistema similar para incorporar mejores
tecnologías a la ingeniería institucional.
El sistema político queda involucrado en el proceso de reformas econó-
micas por varias razones. En primer lugar, es el encargado de modificar las
reglas de juego económicas y de organizar y comandar una burocracia esta-
tal que debe ser provista de los recursos y la autoridad requeridos para
implementar efectivamente las reformas. Los procesos de reforma mues-
tran instancias en las cuales éstas fallaron debido a que el sistema político
no contaba con poder para imponer y legitimar la autoridad de los agentes
de la reforma. Son casos de “estados fracasados” como en algunos países
del este europeo o en África (v. Fanelli y Mcmahon, 2006). En segundo
lugar, el sistema político debe procesar los conflictos distributivos que se
originan en la heterogeneidad de intereses sociales a través de mecanismos
de agregación que sean percibidos como legítimos por la sociedad (parte
superior de la Figura 1). En tercer lugar, debe establecer y permitir meca-
nismos que hagan posible el aprendizaje colectivo. Este punto es central: si
la racionalidad individual no garantiza que el resultado colectivo sea ópti-
mo y la sociedad en su conjunto no es capaz de aprender, está condenada a
repetir una y otra vez sus errores (Rodrik, 1996). Dos mecanismos clave en
relación con esto son la educación y los valores (ideología). La polity puede
o no favorecer este proceso. Nótese que además del aprendizaje sobre la
Reformas estructurales y macroeconomía 47
base de la propia experiencia, también es posible recurrir a la imitación de
instituciones que resultaron funcionales en otros países; este hecho está re-
presentado en la Figura 1 por la flecha que une a la polity con la esfera
internacional. La imitación jugó un rol fundamental en la ola de reformas
de los noventa, tanto en los países emergentes como en los desarrollados.
Un punto que es importante remarcar es que diferentes estructuras eco-
nómicas expuestas a reformas similares implementadas en base a ingenie-
rías de reforma de las instituciones económicas similares (digamos, el CW)
pueden producir una coordinación de planes de calidad muy diferente debi-
do a que estructuras económicas similares pueden estar vinculadas de ma-
nera muy distinta con el resto de los dominios o éstos pueden diferir. Así,
por ejemplo, un proceso de apertura que sea instrumental para aumentar el
bienestar de todas las etnias pero que aumente relativamente más la riqueza
de una etnia (y por lo tanto la influencia política de la misma) puede ser
resistido por razones políticas y no económicas. O puede ocurrir que los
cambios normativos colisionen con el sistema simbólico que mantiene en
funcionamiento las instituciones sociales. Las reformas de los derechos de
propiedad sobre la tierra en las islas Fiji, por ejemplo, encontraron ambos
tipos de resistencia (ODN, 2006). Cuando se introducen reformas dentro de
este tipo de escenario, la resistencia política de los grupos involucrados
puede dar lugar a desequilibrios macroeconómicos severos y recurrentes.
La consecuencia más significativa es que las reglas del juego específicamente
económico devienen inestables y los comportamientos de los agentes así
como las estructuras de regulación de transacciones específicas se adaptan
consecuentemente. Estos efectos típicamente generan sendero-dependen-
cia, estableciendo una relación entre volatilidad macroeconómica y cambio
estructural.
La dimensión de ingeniería social aparece porque, independientemente
de la viabilidad política de las reformas, las mismas deben ser implementadas
correctamente, lo cual da lugar a dos cuestiones: tecnología de cambio
institucional a utilizar y capacidades que se requieren del agente de cambio
(el estado) para llevar adelante las reformas. Como se hizo notar más arriba,
48 Progresos en Macroeconomía
para simplificar dividimos las reformas en dos categorías las que buscan
transformar instituciones “fronteras adentro” y las que buscan adaptar los
vínculos “fronteras afuera”.
La Figura 1 representa la relación entre macroeconomía y reforma como
de doble vía: así como las reformas pueden afectar a la macroeconomía, los
desequilibrios agregados también pueden influir sobre la marcha de las re-
formas; un shock con consecuencias a nivel agregado puede poner en jaque
una reforma que, quizá, habría funcionado bajo condiciones normales. La
evidencia sobre procesos de reforma marca que esta relación de doble vía es
particularmente relevante en contextos de volatilidad excesiva, como la que
suele observarse en muchos países emergentes (Aizenman y Pinto,
2005,Wolf, 2005, Easterly et al., 2000).
Como indica la flecha descendente entre la estructura y el óvalo de con-
sistencia macroeconómica, la calidad de la coordinación de planes que pro-
duce una determinada estructura puede ser de diferente calidad (la cuestión
de la calidad se discute más abajo). La Figura 1 muestra los shocks de ma-
yor relevancia que pueden producirse cuando se introducen reformas den-
tro de la estructura. Los shocks distributivos se dan porque las reformas
típicamente crean ganadores y perdedores y esto es una fuente de dificulta-
des para la ingeniería de las reformas. Cuando las instituciones para el ma-
nejo de estos conflictos funcionan bien y son percibidas como legítimas las
reformas se facilitan; cuando ello no ocurre el conflicto político puede crear
inestabilidad no sólo económica sino política. En este último caso, serán
afectadas normas pertenecientes a las instituciones económicas y, también,
las ubicadas en la zona más alta de la jerarquía, relacionadas con el sistema
político. La inestabilidad de las normas genera inestabilidad jurídica, con
los consiguientes efectos sobre estructuras de governance y los derechos de
propiedad. De ahí que en la Figura 1 aparecen representados, además, shocks
institucionales. Una característica de los conflictos distributivos es que su
resultado es normalmente difícil de predecir. De esta forma, por la vía de
sus efectos sobre las reglas, la incertidumbre política corroe la posibilidad
de prever los eventos económicos. Los cambios en las reglas económicas
Reformas estructurales y macroeconomía 49
también pueden hacer variar la exposición de la economía a los shocks ex-
ternos en la medida que las reformas fronteras afuera afectan las relaciones
con las instituciones de la arquitectura internacional y regional así como los
flujos internacionales de capital mientras que las reformas fronteras adentro
modifican la capacidad doméstica para cubrirse y amortiguar los shocks
internacionales. Los errores de política son otra fuente de perturbaciones.
Un punto que vale la pena remarcar es que existe la posibilidad de que
agentes oportunistas utilicen los errores del gobierno y ello genere situacio-
nes de insostenibilidad macroeconómica. Los errores pueden generar efec-
tos sendero-dependientes donde pequeñas perturbaciones aleatorias (que el
gobierno se equivoque) pueden dar lugar a situaciones irreversibles o
insostenibles: ejemplo: planes de jubilación que no pueden financiarse pero
crean derechos una vez lanzados; fallas en la supervisión bancaria que ge-
neran transferencias de riqueza al sector bancario o sus clientes, que crean
un conjunto de derechos de propiedad inconsistentes, dada la riqueza de la
sociedad.
La flecha ascendente entre el óvalo inferior y la estructura indica que así
como las reformas pueden generar fallas de coordinación, éstas también
pueden producir perturbaciones que afecten la capacidad de las reformas
para cumplir con el cometido de influir sobre el bienestar. En realidad, es
justamente porque existen fuentes de shocks independientes que pueden
afectar la estabilidad macroeconómica durante el período de reforma, que
los instrumentos de estabilización deben forman parte del herramental de la
ingeniería institucional. Sin embargo, los instrumentos disponibles en los
países emergentes suelen ser limitados y rudimentarios. Este hecho dio lu-
gar a interesantes problemas que los macroeconomistas trataron de resolver
en el plano analítico (ver, por ejemplo, Blanchard, 2004, Taylor, 2005).
En suma, a la luz de la compleja anatomía de la reforma, no sorprende
que las tecnologías de ingeniería institucional exhiban, en la práctica, un
alcance, duración, escala y formas de implementación muy variados y que
los desequilibrios macroeconómicos hayan sido un determinante importan-
te del grado de éxito y el fracaso. Vale la pena echar un vistazo algo más
50 Progresos en Macroeconomía
detallado a la vinculación reformas-macroeconomía y a la forma en la
macroeconomía como disciplina científica respondió a las demandas de las
reformas.
III. Reformas, Fallas de Coordinación e Instituciones
En las últimas dos décadas, el diseño de cada reforma específica así
como el proceso de implementación dio lugar a dificultades de gran enver-
gadura, sobre buena parte de las cuales no se tenía experiencia acumulada;
sea por la enorme escala y alcance, sea por lo novedoso del escenario inter-
nacional de la segunda globlalización. ¿Tienen las reformas el diseño co-
rrecto? ¿Están las contingencias bien modeladas y son las funciones de re-
acción las correctas? ¿Está la burocracia capacitada para ejecutar la refor-
ma? ¿Tiene el estado suficientes recursos para financiar el proceso de refor-
mas? ¿Cuentan los ejecutores de la reforma con las herramientas de política
necesarias para responder de manera flexible ante perturbaciones? Estas
son preguntas muy difíciles de contestar ex ante y, de hecho, la evidencia
respecto de que estas preguntas no fueron correctamente evaluadas en los
procesos de reforma es abrumadora (Fanelli y McMahon, 2006). Por lo
tanto, una teoría de las reformas no podría dejar de lado que el error es un
componente esencial de toda reforma. También es abrumadora la evidencia
empírica que marca que el grado de éxito en la implementación se asocia
con la calidad de la burocracia del estado y su capacidad para reaccionar de
manera flexible, sea para corregir errores, sea para adecuar las reformas
ante la ocurrencia de perturbaciones inesperadas. Esto implica que el proce-
so de aprendizaje tanto individual como colectivo es un segundo compo-
nente esencial de las reformas.
En la medida que existe error y aprendizaje, es natural esperar que los
errores de expectativa tengan un papel en el proceso de cambio institucional
y, con ello, las fallas de coordinación. Más específicamente, por un lado, los
agentes económicos (individuos y organizaciones) deben adaptar su con-
Reformas estructurales y macroeconomía 51
ducta y sus estructuras de regulación de transacciones (governance
2
) a las
nuevas reglas de orden superior. Si el cambio de reglas fue una “sorpresa”
en el sentido que los contratos se habían adaptado a las reglas que están
siendo cambiadas, los errores de expectativas crearán fallas en la coordina-
ción de planes y necesidad de renegociar contratos. Si los agentes aceptan
pasivamente las nuevas reglas como marco para la negociación, el proceso
de adaptación estructural será más rápido. En los procesos de reforma, sin
embargo, se observa frecuentemente que los agentes no aceptan pasiva-
mente las nuevas reglas de juego y se organizan políticamente para intentar
cambiarlas u obtener compensaciones. Los ejemplos de Uruguay y Argen-
tina son paradigmáticos en este sentido (ver los estudios sobre estos países
en Fanelli, 2007a). En estos casos, las fallas de coordinación pueden pro-
longarse en el tiempo. Por otro lado, si las autoridades cometen errores de
diseño o implementación de políticas por la diferencia entre lo planeado y
lo observado también generará inconsistencia de planes (por ejemplo, ma-
yor endeudamiento público o externo que el esperado). Si el gobierno tiene
capacidad para enmendar los errores de política rápidamente, el proceso de
cambio institucional no encontrará mayores obstáculos en el frente
macroeconómico. Pero puede ocurrir que esto no sea así, sea por ignorancia
sobre la tecnología de ingeniería institucional que se debe aplicar, sea por-
que la resistencia de los grupos de interés lleva a una situación de “empate”
(“guerra de desgate”, ver Rodrik 1996 sobre estos modelos) o continuos
cambios de dirección que agravan las fallas de coordinación y convierten
en muchos casos el exceso de volatilidad en un rasgo estructural.
Para comprender este tipo de fenómenos, es útil tener en cuenta la dis-
tinción de Heymann (ver capítulo de este volumen) entre dos tipos de fallas
de coordinación. Un primer tipo de falla de coordinación (la llamaremos de
tipo 1) se da cuando existe más de un equilibrio de Nash y la respuesta
2
Utilizamos el concepto de governance en el sentido de Williamson, como diferente de las
instituciones que son reglas más generales. Ver por ejemplo, Williamson (2005).
52 Progresos en Macroeconomía
óptima de cada individuo (dadas las del resto) lleva a una situación sub-
óptima en la que el equilibrio de Nash que resulta no es el más conveniente
colectivamente. Un segundo tipo de falla de coordinación (tipo 2) ocurre
cuando no hay consistencia entre los planes y la situación que resulta no es
un equilibrio.
En el contexto de las reformas, la falla de coordinación de tipo 2 suele
ser la más dañina o de peor “calidad”. Esto es así porque, mientras en la
situación de tipo 1 no hay ninguna razón para que los actores no cumplan
contratos que son individualmente óptimos, en la situación de tipo 2 los
contratos no pueden cumplirse. Esto implica mayores conflictos y costos de
transacción bajo la forma de re-negociación de contratos y re-diseño de
jerarquías organizacionales. Además, si el conflicto no se soluciona entre
partes privadas y éstas recurren al dominio jurídico o político, ello aumenta
más aún los costos de transacción pudiendo, además, afectar a la porción
superior de la jerarquía institucional que tiene que ver con el dominio polí-
tico. Cuanto más se cuestione la legitimidad de las medidas que dieron lu-
gar a la situación de falla de coordinación, menor será el poder y la autori-
dad de la polity para forzar el cumplimiento de las normas. De esta manera,
la reforma puede terminar afectando la seguridad jurídica y, por ende, la
conducta de los agentes en relación con la inversión.
En lo que hace a las fallas de coordinación de tipo 1, la mayor desventaja
desde el punto de vista de la reforma es que si la situación de sub-optimalidad
es prolongada, las reglas de juego asociadas a ella suelen ser más difíciles
de cambiar, al afirmarse en el sistema simbólico. North (1994) afirma que la
ideología juega un rol importante en la coordinación de los comportamien-
tos dentro de un esquema institucional dado pero que también genera efec-
tos de sendero-dependencia. Por ejemplo, la situación de sub-optimalidad
puede deberse a que los mercados de capital son incompletos y ello estar
originado en que los agentes están acostumbrados a establecer contratos de
corta duración en un contexto altamente volátil. Si el gobierno buscara y
tuviera un gran éxito en reducir la volatilidad de manera muy rápida con el
objeto de coordinar a los agentes en el equilibrio bueno, ello no se reflejaría
Reformas estructurales y macroeconomía 53
en un deseo instantáneo por parte de los agentes de firmar contratos de
mayor duración, ya que los contratos cortos son el reflejo de una situación
óptima, auto-impuesta (self-enforced) y predecible para los jugadores. Si la
reforma induce un cambio de régimen, tanto el gobierno como los agentes
económicos deben aprender cómo fijar las reglas de juego nuevas y cómo
comportarse de tal forma de aprovechar las nuevas oportunidades abiertas
por la reducción en la volatilidad. Uno podría plantear que este es un falso
problema en la medida que es posible imitar las reglas de juego utilizadas
por otros países con menor volatilidad para desarrollar mercados de capital
de largo plazo, que es la visión implícita en el CW y las propuestas sobre
estándares y códigos de instituciones como el Financial Stability Forum.
No obstante, la evidencia empírica sobre reformas muestra que la imitación
no es sencilla. Ya hemos llamado la atención sobre la cuestión de que es
difícil importar instituciones pues éstas deben adaptarse al contexto y las
restricciones del resto de los dominios. Este punto plantea nítidamente dos
problemas, el primero es el de la endogeneidad de las instituciones; el se-
gundo es el de qué instituciones son exógenas y cómo contribuyen a deter-
minar otras instituciones, teniendo en cuenta que no todas las instituciones
pueden explicarse endógenamente. Tanto Aoki (2001) como Greif y Laitin
(2006) sugieren que es necesario recurrir a la historia para elucidar cómo se
produce el cambio institucional y se consolidan las instituciones.
En realidad, al poner la cuestión del cambio de régimen en el centro de
la escena, la reforma plantea una serie de cuestiones analíticas muy comple-
jas a la teoría macroeconómica: primero, cómo aprenden los agentes indivi-
duales ante la ocurrencia de una cambio de régimen?; segundo, ¿cómo
aprende la sociedad sobre la conveniencia de inducir un cambio de régimen y
cómo incorpora los nuevos arreglos institucionales dentro de su sistema simbó-
lico?; tercero, qué tecnología (de ingeniería social) es la que minimiza los
costos de cambiar de régimen? En este capítulo enfatizamos la discusión de
avances en macroeconomía relacionados con el segundo y tercer punto, ya
que el primer punto es tratado de manera muy clara por Heymann en este
volumen.
54 Progresos en Macroeconomía
Una situación de falla de coordinación de tipo 2 plantea cuestiones adi-
cionales de economía política pues bajo ciertas circunstancias es una invita-
ción al oportunismo. En una situación de tipo 1, los planes están coordina-
dos, por lo tanto no hay porqué pensar que la situación cambiará, excepto
que una reforma lo logre. Una situación de falla de coordinación de tipo 2,
en cambio, suele dar lugar a situaciones que no son sostenibles y que llevan
a redefinir las reglas de juego y, con ello los derechos de propiedad. Así,
cuando se observa que, luego de un shock –externo, de puja distributiva– la
evolución de la deuda pública o el nivel de apalancamiento del sector priva-
do son excesivos, los agentes racionales anticiparán que los derechos de
propiedad serán redefinidos. También puede ocurrir cuando el gobierno
implementa una reforma inconsistente (por ejemplo, reglas prudenciales
que funcionan en otra economía pero que son laxas para el contexto de la
economía que se reforma). Ante esta situación, cuando el agente que juega
primero hace una jugada errónea, los agentes que juegan con posterioridad
pueden quedar en una situación que les permite adquirir derechos de pro-
piedad “espurios” (i.e. derechos cuyo ejercicio supone la violación de los
derechos de otros individuos). Esto ocurre, por ejemplo, cuando el gobier-
no juega primero e instituye reglas de supervisión bancaria equivocadas y
los bancos juegan posteriormente realizando préstamos vinculados que de-
jan al gobierno ante la alternativa de dejar quebrar los bancos o proteger los
derechos de propiedad “espurios” de éstos y violar los derechos del deposi-
tante. Las fallas de coordinación a nivel agregado que estas situaciones pue-
den generar son muy significativas y pueden derivar en la necesidad de
redefinir las reglas de juego para una porción considerable de las institucio-
nes económicas existentes con la consiguiente inestabilidad en los derechos
de propiedad. Esta situación es lo que típicamente se denomina “crisis” y
tiene dos características centrales: del lado de los stocks se producen
substanciales transferencias de riqueza y pérdidas y ganancias no esperadas
entre los agentes y del lado de los flujos se observan significativas caídas
del nivel de actividad. Esta segunda característica es lo que llevó a muchos
autores a definir “crisis” en función de un umbral de caída del producto
Reformas estructurales y macroeconomía 55
(Wolf, 2005). Aunque ésta puede ser una buena operacionalización del
concepto, está claro que la misma no puede reemplazar al análisis de
cuál es la anatomía institucional de una crisis. Cualquier intento en este
sentido, seguramente, no podría dejar de investigar la relación entre
cambio institucional (cambio de reglas) y macroeconomía (fallas de
coordinación de tipo 1 y 2).
La literatura sobre reformas y crisis macroeconómicas y financieras ha
puesto de manifiesto que la ocurrencia repetida de fallas de coordinación de
tipo 1 o, peor, de crisis, no es neutral respecto de la optimalidad del equili-
brio. Típicamente, cuando la economía se estabiliza luego de una crisis o de
un tiempo prolongado de inestabilidad, los equilibrios que se observan son
sub-óptimos, en el sentido que producen fallas de coordinación del tipo 1,
asociadas con imperfecciones de mercado inducidas por el deterioro
institucional que la recurrencia de desequilibrios del tipo 2 produce. Por
supuesto, esto también representa oportunidades de crecimiento más rápido
en el caso que nuevas reformas puedan coordinar a los agentes en un equi-
librio superior. Claro que esto plantea, nuevamente, problemas complica-
dos a la ingeniería social. ¿Qué es mejor: atacar a las causas de las imper-
fecciones en su fuente o diseñar intervenciones que permitan compensar-
las? Es muy difícil contestar esta pregunta en abstracto, sin tomar en cuenta
el resto de las dimensiones en las cuales la estructura económica está imbui-
da, y sin sopesar los costos que cada estrategia de construcción institucional
implica.
IV. Las demandas de la ingeniería institucional y los avances en
macroeconomía
Los fenómenos asociados con el vínculo entre macroeconomía y re-
formas que acabamos de discutir ponen de manifiesto que un marco
analítico capaz de explicar esa relación no debería ignorar los factores
asociados con:
56 Progresos en Macroeconomía
3
Con el principal propósito de simplificar la exposición, utilizamos la conocida terminolo-
gía de Lakatos (1976). Así, describimos el programa de investigación de la macroeconomía
en base a un “núcleo duro” e “hipótesis auxiliares” que complementan los postulados del
núcleo y pueden ser eliminadas o reemplazadas. Todo programa tiene una heurística positi-
va que indica cómo desarrollar el programa de investigación
· Los efectos distributivos.
· Los costos de construir instituciones.
· Los errores de expectativa y de política
· Los mecanismos de aprendizaje individual y colectivo.
En esta sección evaluamos los avances realizados en este sentido.
El “núcleo duro” de la macroeconomía teórica y las reformas
Un hecho bastante enigmático de la historia del pensamiento
macroeconómico es que el “núcleo duro
3
” de la teoría macroeconómica
que fuera coetánea al movimiento de reformas pro-mercado probablemente
más impactante de la historia no resultara fácilmente utilizable para expli-
car la vinculación entre reformas y fallas de coordinación. Heymann en este
volumen discute las características fundamentales de los postulados del
núcleo duro y, por lo tanto, remitimos al lector al capítulo correspondiente.
Aquí simplemente señalaremos que un modelo que postula un agente que
optimiza con horizonte amplio, con costos de transacción cero, expectati-
vas racionales y un estándar normativo paretiano no es fácil de aplicar para
elucidar problemas de acción colectiva, conflicto distributivo, fallas de co-
ordinación, instituciones, cambios de régimen y aprendizaje. Analizando la
relación entre reformas estructurales y mercado de trabajo, Solow (2004)
afirma que esta aproximación a la macroeconomía tiene una visión
panglosiana en la cual no hay mucho lugar para reformas: supone un equi-
librio usualmente único con propiedades de bienestar favorables (al menos
relativas a las instituciones implícitas) y que la economía real está usual-
mente cerca de ese equilibrio y retorna al mismo rápidamente.
Las falencias del núcleo duro para abordar cuestiones afines a las que
Reformas estructurales y macroeconomía 57
surgían en el marco de las reformas se salvaron recurriendo a la estrategia
de agregar imperfecciones
4
o fricciones a los postulados del núcleo duro,
con el supuesto implícito de que el objetivo de las reformas debía ser el de
eliminar las fricciones que causaban los desvíos del paradigma de equili-
brio. Solow (2000), sin embargo, plantea una cuestión muy importante en
la relación entre macroeconomía y reformas: si el problema macroeconómico
se puede rastrear hasta una imperfección en los mercados de trabajo o fi-
nancieros, ¿el objetivo de política debe ser el de eliminar tal imperfección
en la fuente o es mejor buscar formas de paliar el mal desempeño
macroeconómico con medidas compensatorias? Un ejemplo concreto: si
las practicas de contratación restringen el empleo al hacerlo más seguro, es
mejor eliminar las regulaciones o tomar medidas para incrementar el em-
pleo? Incluso si la respuesta fuera que lo mejor es eliminar las prácticas que
introducen imperfecciones en el mercado de trabajo, los puntos que hemos
marcado en las secciones anteriores indican que para reformar las institu-
ciones que regulan los mercados se necesita una teoría del cambio
institucional y de la economía política. De lo contrario, la recomendación
de eliminar una imperfección es vacía de contenido práctico.
Desde el punto de vista epistemológico, la estrategia de agregar imper-
fecciones al núcleo duro aumenta el riesgo de convertir el programa de
investigación en degenerativo en el sentido de Lakatos (1976). En general,
las imperfecciones que se introducen en el modelo están hechas a medida
para explicar el fenómeno que contradice al núcleo duro. Esos fenómenos
se clasifican como puzzles y se identifican a partir de estimaciones
econométricas, estudios de caso o, simplemente, observaciones casuales.
Obstfeld y Rogoff, 2000 por ejemplo, identifican seis puzzles para la
macroeconomía abierta. Pero un problema típico es que hay más de una
imperfección que puede racionalizar la anomalía en términos del núcleo
duro. Además es muy difícil discriminar entre modelos con diferentes ano-
4
«Imperfecciones» son desvíos del modelo estándar de competencia perfecta y la estrategia
es ver qué ocurre cuando se relaja algún supuesto (Blanchard, 2000).
malías utilizando métodos econométricos. Las controversias en torno de las
causas y la existencia de un “acelerador financiero” son un buen ejemplo en
este sentido.
Tampoco es sencillo evaluar cómo son las interacciones entre imperfec-
ciones distintas en diferentes contextos: ¿son los puzzles observados con-
texto-dependientes? ¿Interactúan entre ellos? Por ejemplo, ¿por qué incluir
imperfecciones en el mercado de crédito y no, al mismo tiempo, en el mer-
cado de trabajo? Una analogía puede clarificar esto: tiene sentido afirmar
que al operacionalizar un modelo todas las variables se medirán con error;
pero no tiene mucho interés decir que el investigador verá qué ocurre si sólo
un conjunto de variables se mide con error y otras no, si en el mundo real no
existe forma de realizar tal separación debido a problemas de falta de
manipulabilidad del contexto (Mahoney y Goertz, 2006). Utilizando el con-
cepto de exchangeability, Durlauf et al. (2007) iluminan el rol crítico que
tienen las interacciones no controladas con el contexto a la hora de probar
la relevancia empírica de hipótesis alternativas. El problema de la
manipulabilidad es importante a la hora de utilizar los argumentos teóricos
como guía de políticas: mientras la falta de manipulabilidad del contexto de
prueba introduce incertidumbre por el lado analítico, la falta de instrumen-
tos de política por parte de la autoridad para controlar efectivamente la evo-
lución de las reformas ante la ocurrencia de shocks la introduce por el lado
de la implementación. No se conoce cómo es el proceso estocástico que
gobierna el “ruido” que nace de la interacción de estas dos fuentes de error.
Parece algo arriesgado, por lo tanto, no tomar en cuenta el papel del error al
realizar ingeniería institucional así como las fallas de coordinación que po-
drían relacionarse con este hecho. A la luz de esto, Durlauf et al. (2007)
Recomiendan complementar los estudios econométricos con estudios de
casos que permitan identificar mejor el rol de las variables contextuales.
Las debilidades del núcleo duro, no obstante, no impidieron que los
macroeconomistas pudieran contribuir a dar respuesta a ciertos problemas
macroeconómicos planteados por las reformas, contribuyendo a mejorar, al
menos potencialmente, la ingeniería institucional. Un problema que queda
para el futuro es que, justamente debido a las falencias del núcleo duro, se
desconoce bajo qué condiciones muchas de las teorías “parciales” que se
desarrollaron para obtener resultados prácticos son compatibles entre sí.
Asimismo, desde el punto de vista metodológico no se han desarrollado aún
protocolos rigurosos para combinar las distintas fuentes de conocimiento
utilizadas, que van desde los modelos de simulación y la econometría hasta
los estudios de caso y la sabiduría de los hombres prácticos.
Una razón adicional por la cual el núcleo duro de la disciplina no se
focalizó en los vínculos entre macroeconomía y reformas tiene que ver con
la concepción de la relación entre crecimiento y fluctuaciones de corto pla-
zo. Las reformas se hacen para crecer. Si los desequilibrios macroeconómicos
asociados con las reformas tienen efectos de corto plazo que se disipan sin
dejar huella, el análisis de la relación entre macroeconomía y reformas es-
tructurales no es, en última instancia, de alta relevancia.
Tradicionalmente, el análisis macroeconómico se centraba en el equili-
brio de corto plazo. Esto implicaba dejar dentro de la cláusula de ceteris
paribus una serie de variables, que podemos separar en dos grupos: las que
se mencionaban explícitamente y las que no. Dentro de las primeras, se
encontraban típicamente el crecimiento de los factores de producción, (ca-
pital físico y humano y la tasa de crecimiento de la fuerza de trabajo) y,
dentro de las segundas, los determinantes del cambio tecnológico, las es-
tructuras de governance y las instituciones. En ambos casos, se asumía que
el valor de equilibrio de estas variables dependía de determinantes de largo
plazo que no eran afectados por desequilibrios de corto plazo. Los
desequilibrios de corto plazo sólo podían sacar a la economía de su sendero
de largo plazo de manera transitoria. De esto se seguía que, si bien los
desequilibrios macro podían afectar el nivel de bienestar por un tiempo, no
podían aumentar o disminuir el nivel del PBI per cápita de equilibrio de
largo plazo de manera permanente. Una vez procesado el shock de corto
plazo, la economía revertía a su sendero de largo plazo. Las perturbaciones
de corto no inducían nunca efectos de quiebre estructural, asociados a path
dependence.
60 Progresos en Macroeconomía
Esta separación entre corto y largo plazo dio lugar al desarrollo de la
teoría del crecimiento como una especialidad relativamente separada de la
macroeconomía, que presentaba diferencias significativas con la
macroeconomía en su aproximación metodológica. Mientras un objetivo
central de la macroeconomía era explicar el proceso por el cual el ahorro se
igualaba a la inversión, la teoría del crecimiento comenzaba con la hipótesis
de que el ahorro y la inversión ya se habían igualado de alguna forma y, por
lo tanto, no tenía mucho sentido distinguir entre incrementos en la inver-
sión e incrementos en el ahorro, que venían a ser la misma cosa
5
. Asimismo,
el enfoque de la teoría del crecimiento era mucho más afín al enfoque de la
microeconomía tradicional en la medida que el problema del desequilibrio
desaparecía del foco de análisis. Dentro de ese marco, la cuestión de la
existencia de recursos valiosos que no se utilizan no aparecía, los errores de
expectativa no jugaban un rol importante y, en consecuencia, no existían
oportunidades mutuas de comercio desaprovechadas que podrían explotar-
se para lograr un nivel de bienestar más alto. Es sólo natural, en este senti-
do, que la “microfundamentación” de la macroeconomía impulsada por el
núcleo duro se haya nutrido de manera sustancial de lo que tradicionalmen-
te era el enfoque metodológico de la teoría del crecimiento.
Esta concepción de la macroeconomía dio naturalmente lugar a una pre-
gunta: ¿Valdrá la pena ocuparse de la macroeconomía? En el mejor de los
casos, la macroeconomía podría evitar los costos de bienestar pasajeros aso-
ciados con los desvíos fuera de la tendencia inducidos por los shocks; pero
su aporte para mejorar el nivel de bienestar a largo plazo era nulo. Parecía
mucho más rentable invertir en el desarrollo de la teoría del crecimiento
cuyo principal objetivo era dar respuesta a la pregunta de cómo hacer para
ser más rico. Quien con más fuerza planteó este problema fue Lucas (1988)-
ver también Barro y Sala-i-Martin (1995). En suma, si la macroeconomía
no importa para el crecimiento, tampoco importa para las reformas.
5
La introducción de “microfundamentos” para la función de ahorro no cambió demasiado
las cosas en este aspecto.
Reformas estructurales y macroeconomía 61
Respondiendo problemas
Más allá de virtudes y defectos del núcleo duro, lo cierto es que es posi-
ble señalar un conjunto de progresos en macroeconomía que se produjeron
en el marco de los esfuerzos por dar respuesta a los problemas que enfrentó
la ingeniería de las reformas. Los desarrollos analíticos muchas veces im-
plicaron substanciales alejamientos respecto de algunos de los postulados
del “núcleo” duro.
Instituciones y macroeconomía
La necesidad de reformular todo un sistema económico a causa del co-
lapso de los regímenes socialistas generó demandas que hacían imposible
dejar dentro de la cláusula de ceteris paribus a las instituciones y los cam-
bios de régimen. Ya en las propuestas de liberalización de los setenta habían
aparecido tímidamente las reglas de juego como objeto de análisis econó-
mico, pero el análisis de los setenta y ochenta no tenía necesidad de hundir
el cuchillo hasta el hueso. Se trataba de cambiar regulaciones, pero no de
fundar literalmente el capitalismo construyendo sus instituciones desde los
cimientos. En lo que hace a la macroeconomía, la experiencia de Rusia, en
particular, dejó en claro que no era posible construir esas instituciones en un
ambiente de alta volatilidad con inflación y fuertes variaciones en los pre-
cios relativos. Asimismo, la comparación entre Rusia y China sugirió que
las fallas de coordinación de tipo 2 asociadas con el big bang en el primero
de esos países y que estuvieron ausentes en el segundo, podían generar
niveles de volatilidad tan altos como para afectar la capacidad para crecer
por largos períodos y, quizás, poner a la economía en un sendero de conver-
gencia hacia un steady state muy diferente al que habría convergido con el
mismo stock de capital físico y humano (ver Dabrowski, et al, 2006). La
comparación entre la conservadora estrategia China y la audacia Rusa llevó
al convencimiento de los reformadores de que la volatilidad macroeconómica
importa y que el nivel de volatilidad no es independiente de la tecnología
utilizada en la ingeniería de cambio institucional.
62 Progresos en Macroeconomía
Otras experiencias de reforma también contribuyeron significativamente
a establecer una alianza entre análisis institucional y estabilidad. El caso de
Indonesia puede ilustrar este punto. Tanto Indonesia como Corea experi-
mentaron sensibles desequilibrios macroeconómicos con la crisis de 1997.
Sin embargo, Corea se recuperó mejor que Indonesia. Una diferencia crítica
entre Indonesia y Corea es la legitimidad del régimen político. En Indonesia,
la caída del régimen de Suharto abrió una caja de Pandora donde las pujas
distributivas regionales devinieron un obstáculo para la estabilidad y el cre-
cimiento, mientras en Corea el régimen democrático no sufrió un colapso
semejante (Kuncoro, y Resosudarmo, 2006).
En Fanelli y McMahon (2005) se presentan una serie de artículos que
hacen una revisión bastante completa de los avances en el campo de la
economía política y las instituciones en el marco de las discusiones sobre
reforma. Estos avances contribuyeron a cambiar significativamente la aproxi-
mación a la macroeconomía. Nuestra discusión de la Figura 1 no habría
sido posible sin tales avances. Si bien aún está lejos de existir un modelo
generalmente aceptado respecto de cómo se comportan los agentes cuando
existen cambios de régimen y luchas distributivas, sí existe hoy una rela-
ción más estrecha entre instituciones, economía política y macroeconomía.
De manera generalizada, las discusiones en campos específicos de la
macroeconomía muestran el nuevo rol que se le asigna a las instituciones y
la economía política (Drazen, 2000 presenta un tratamiento completo, ver
también Acemoglu et al., 2007). Un avance interesante en este aspecto es la
penetración, dentro de la teoría financiera, de la idea institucionalista de
que las instituciones se determinan endógenamente. Por ejemplo, Merton y
Bodie (2005) argumentan que si bien existe una serie de funciones que un
sistema financiero debe cumplir, no es posible establecer a-priori si será un
sistema basado en bancos o uno basado en mercados de capital el que satis-
fará tales funciones. Para ello hay que tomar en cuenta el contexto y el
hecho que los agentes individuales pueden mostrar desvíos respecto de la
racionalidad completa. Según nuestro punto de vista, esta idea no tardará en
pernear hacia otros campos como el de la política monetaria y los regíme-
Reformas estructurales y macroeconomía 63
nes cambiarios. Por ejemplo, es razonable esperar que dos países que deben
lidiar con procesos estocásticos diferentes desarrollen instituciones mone-
tarias y fiscales distintas a los efectos de cumplir con la función de estabili-
zar el ciclo (Fanelli en prensa). Este movimiento es bastante perceptible en
las discusiones sobre áreas monetarias óptimas, regulaciones prudenciales
en un contexto de volatilidad y la elección de regímenes monetarios (ver,
por ejemplo, Mishkin, 2000 y 2001).
Volatilidad y crecimiento
Algunos eventos de reforma de los ochenta y noventa sugerían que los
fenómenos de corto plazo podían afectar el crecimiento y, al mismo tiempo,
los desarrollos en el plano teórico y metodológico suplían las herramientas
para intentar estudiar cómo es que esto ocurría. Esto sembró dudas respecto
de si la visión de Lucas era apropiada para dar respuesta a las demandas
analíticas de las reformas.
En lo que hace a eventos de significación que contribuyeron a sembrar
tales dudas vale la pena mencionar dos regiones: América latina y el sudes-
te asiático. Los primeros intentos de apertura en América Latina y los fenó-
menos de sobreendeudamiento que desembocan en la crisis de la deuda de
1982 y dan lugar a la “década perdida” colocaron el problema de la relación
volatilidad-crecimiento en primer plano. Durante esta década, las econo-
mías latinoamericanas no crecen y queda bastante claro que los fuertes
desequilibrios macroeconómicos afectaron la capacidad de crecer. Los cos-
tos de bienestar no se limitaron a los ocasionados por los desvíos de corto
plazo. Los casos más salientes en este respecto son los de México y Brasil.
Los desequilibrios externos y fiscales destruyeron la capacidad de crecer de
dos economías que eran las estrellas de América Latina y se habían desarro-
llado significativamente en la posguerra (Fanelli, 2007a). La necesidad de,
al mismo tiempo, estabilizar la economía y recomponer la capacidad de
crecer daría lugar a las recomendaciones del Consenso de Washington. En
la visión del CW, inspirada en buena medida en la experiencia de América
64 Progresos en Macroeconomía
latina, la volatilidad macroeconómica podía erosionar la capacidad de
crecer.
Mientras las economías latinoamericanas y las ex socialistas se debatían
entre la volatilidad y el cambio estructural, los tigres y nuevos tigres asiáti-
cos crecían sin cesar y constituían el ejemplo a seguir. De manera inespera-
da, varias de estas economías sufrieron fuertes crisis financieras y
macroeconómicas desde 1997. Si bien estaba claro que sin restablecer la
estabilidad macroeconómica, estas economías no podrían retomar su senda
de crecimiento, nadie asumía que estos desequilibrios sólo tendrían efectos
transitorios y de corto plazo. La preocupación central en la discusión sobre
los programas de estabilización del FMI no era sólo cómo acortar la dura-
ción de la crisis sino también cómo evitar que la misma tuviera efectos
permanentes sobre la capacidad de crecer (Lee, 2006). Asimismo, no podía
descartarse que la crisis tuviera que ver con errores en la ingeniería de cam-
bio institucional. Corea, por ejemplo, introduce cambios en su normativa
sobre movimientos de capital en gran medida por razones políticas: el de-
seo de integrarse a la OECD, hecho que no tiene demasiada relevancia des-
de el punto de vista económico pero sí es una señal de prestigio político. La
liberalización, sin embargo, no resultó funcional con el resto de las institu-
ciones económicas existentes, en particular el régimen cambiario y el siste-
ma financiero. Ambos regímenes estaban adaptados a un modelo de desa-
rrollo que privilegiaba la estabilidad cambiaria y el financiamiento a los
chaebol, caracterizado por un gran nivel de apalancamiento. El resultado de
la falta de consistencia entre reformas hacia fuera bastante marcadas y el
estatismo en lo que hace a reformas hacia adentro dio como resultado una
crisis macroeconómica inédita para Corea (Lee, 2006). La literatura
macroeconómica desarrolló la noción de twin crises para clasificar eventos
en los que se produjeron, como en este caso, crisis cambiarias y financieras
de manera simultánea (Kaminsky y Reinhart, 1999).
En el plano metodológico y analítico hubo dos conjuntos de desarrollos
importantes. En primer lugar, se cuestionó la posibilidad de identificar cla-
ramente la tendencia y el ciclo, que era inherente a la visión más tradicio-
Reformas estructurales y macroeconomía 65
nal. Los desarrollos en series de tiempo permitieron formular preguntas
mucho más sofisticadas no sólo sobre los shocks transitorios y permanentes
sino también sobre la volatilidad (ver Stock, 2002 y Stock y Watson, 2003).
Muy relacionado con esto surgió la cuestión de que, si identificar un shock
como permanente o transitorio es complicado y no estamos dispuestos a
asumir que los agentes “saben” mucho más que el analista, posiblemente
los agentes cometen errores que no son despreciables y pueden generar efec-
tos de sendero-dependencia. En segundo lugar, un número importante de
autores que investigan los determinantes del crecimiento encontraron que
la volatilidad excesiva afecta negativamente a este último (Ramey y Ramey,
1995, Easterly et al., 2000, Aizenman y Pinto, 2005) al tiempo que otros
presentaron evidencia firme de una asociación entre crecimiento y desarro-
llo financiero (Levine, 2007, Banerjee y Duflo, 2007). Como los estudios
macroeconómicos indican que la falta de profundidad financiera pone lími-
tes estrictos a los grados de libertad para realizar políticas monetarias
anticíclicas (Taylor, 2005; Blanchard, 2004), comenzaron a vislumbrarse
canales concretos de conexión entre fluctuaciones y crecimiento. Por ejem-
plo, muchos investigadores sostienen la hipótesis de que la menor amplitud
y duración de los ciclos en los países desarrollados en la actualidad se de-
ben a las mejoras en las políticas monetarias en un marco de mercados fi-
nancieros más profundos (Stock y Watson, 2003). Asimismo, los trabajos
sobre crisis financieras y cambiarias han revelado que un mayor nivel de
profundización reduce la probabilidad de ocurrencia de éstas al aumentar la
calidad y diversidad de instrumentos para el manejo de riesgos (Fanelli, en
prensa) y otros autores mostraron que la apertura de la cuenta capital en los
países en desarrollo no reduce la volatilidad y afecta al crecimiento (Prasad
et. al, 2003). La literatura que se focalizó en el análisis de la relación entre
reformas y estabilidad macro estableció un nuevo hecho estilizado: se acep-
ta generalmente que un mayor grado de apertura puede incentivar el desa-
rrollo financiero pero, al mismo tiempo, se alerta respecto de los mayores
riesgos que implica la presencia de volatilidad, frenazos (sudden stops) y
contagio, fenómenos que pueden retrasar el desarrollo de los mercados
66 Progresos en Macroeconomía
financieros, especialmente cuando generan crisis gemelas (Kaminsky y
Reinhart, 1999, Prasad et al. 2003, Fanelli, en prensa)
Conflicto distributivo, sustentabilidad y políticas
El enfoque estático de eficiencia se adapta muy poco a la modelización
de los fenómenos que generan los errores
6
del tipo de los que se observan
en un proceso de reforma. Implícitamente, la reforma es diseñada en base a
relaciones de causa-efecto –extraídas de un modelo teórico, quizás apoya-
das por evidencia econométrica– que suponen un grado importante de con-
trol por parte del institucional. Como lo mencionamos más arriba, se asume
que el modelo predice correctamente lo que ocurrirá (más allá de un error
cuyo proceso de generación estocástica se conoce) y que el reformador tie-
ne suficiente control sobre las circunstancias de la reforma; si alguna de las
variables del contexto variara en un sentido no deseado, el ingeniero
institucional tiene instrumentos efectivos para evitar que la perturbación
afecte el resultado de la reforma. Esto asegura que la reforma es sendero-
independiente (SI) y que el futuro es predecible sobre la base de las condi-
ciones fundamentales. Asumir que el ingeniero institucional vive en un
mundo SI supone un grado de conocimiento y de flexibilidad para
implementar políticas que no concuerda con la evidencia empírica sobre
países en desarrollo. Muchos de los fenómenos observados en los procesos
de reforma son más afines al enfoque de la literatura sobre sendero-depen-
dencia donde dos características son clave: la previsión es imperfecta por-
que se basa en información limitada y el agente no necesariamente tiene
control completo sobre las circunstancias; se desempeña dentro de un pro-
ceso sendero-dependientes (SD) en el cual existen perturbaciones y reac-
ciones del sistema que producen fenómenos de retroalimentación positiva.
6
Este punto está muy bien ejemplificado en la discusión sobre la teoría de path-dependence
y su relevancia entre David, 2001 por un lado y Liebowitz y Margolis (1995) por otro.
Reformas estructurales y macroeconomía 67
Bajo estas circunstancias, los procesos estocásticos pueden no ser ergódicos
(David, 2001).
Entre las causas que pueden minar el control de las autoridades sobre las
circunstancias de la reforma y dar lugar a fenómenos SD hay dos factores
relacionados con la macroeconomía que son importantes. El primero es la
interacción entre las restricciones de presupuesto intertemporales y la lucha
distributiva, que muchas veces afecta la sustentabilidad y coloca al gobier-
no, el sistema financiero o el país como un todo en una posición Ponzi. Esto
ocurre normalmente cuando los sectores perdedores se organizan para re-
sistir las reformas (huelgas para obtener aumentos de salarios luego de la
liberación de precios; subsidios a productores que no pueden pagar la tasa
de interés post-liberalización) o el sector bancario aprovecha regulaciones
laxas para inducir transferencias de riqueza a su favor. Dado que la co-
nexión entre la lucha distributiva y las restricciones de presupuesto es difí-
cil de modelar con los postulados del núcleo duro, los economistas aplica-
dos trabajan con definiciones ad hoc de sustentabilidad. Así, distinguen
entre solvencia –cuando la relación futura entre ingresos y gastos genera
recursos financieros suficientes para servir la deuda– y sustentabilidad –
cuando el deudor puede repagar la deuda sin incurrir en correcciones “no
realistas” en su hoja de balance que podrían llevar a reacciones en el campo
político (ver Chalk y Hemming 2000). Así, la solvencia es necesaria pero
no suficiente para la sustentabilidad. Esta última requiere, adicionalmente,
tener en cuenta la capacidad de acción colectiva de los grupos involucrados.
Por ello, la posición es sostenible si el agente sirve la deuda sin generar al
mismo tiempo incentivos para que otros agentes involucrados inviertan en
organizar su acción colectiva para cambiar el status quo. Esta visión de la
sustentabilidad llevó, a su vez, a desarrollar conceptos como el del estado
como asegurador atormentado y formas de medir la vulnerabilidad que pro-
meten abrir nuevas perspectivas para pensar el problema (ver, Mendoza y
Oviedo, 2004, Barnhill y Kopits, 2003, Ferrucci y Peñalver, 2003, García y
Rigobón, 2004).
El segundo factor que pone restricciones al control es la falta de instru-
68 Progresos en Macroeconomía
mentos para el manejo de las fluctuaciones de corto plazo que puede llevar
a que una perturbación aleatoria ponga en marcha un proceso con feed-back
positivo que puede tener consecuencias deletéreas sobre la estructura finan-
ciera y los contratos en general. Los análisis de dominancia fiscal vs. mone-
taria en la línea de Blanchard (2004) sobre Brasil son muy claros en este
aspecto. Este autor analiza cómo un hecho político puede poner en movi-
miento fenómenos de inestabilidad cuando las autoridades no cuentan con
instrumentos adecuados dentro de un esquema de objetivos de inflación.
Más arriba hemos ya mencionado que la falta de profundidad financiera es
un factor que pone límites estrictos a la disponibilidad de instrumentos para
realizar política anti-cíclica. La literatura sobre reformas, al adoptar una
mirada unificada sobre finanzas, instituciones y volatilidad realizó aportes
importantes que permitieron descubrir novedosas interacciones entre
volatilidad y desarrollo financiero que, sin dudas, serán de utilidad para
mejorar nuestra comprensión de los mecanismos de transmisión de la polí-
tica monetaria en condiciones de incompletitud de mercados (ver Fanelli en
prensa).
V. Conclusiones
En este capítulo hemos definido las reformas como ejercicios de cambio
institucional que deben tomar en cuenta las interrelaciones funcionales de
los elementos de la estructura económica entre sí y con otros dominios (la
sociedad, la política y la economía internacional). En ese sentido, la falacia
cometida por la primer literatura sobre reformas y el CW al llamar “estruc-
turales” a reformas que sólo podían modificar directamente las reglas for-
males y, a lo sumo, el comportamiento de ciertos agentes estatales fue, pre-
cisamente, la de identificar el todo con una de sus partes, ignorando las
restricciones impuestas por el resto de los elementos de la estructura. Tam-
bién argumentamos que el vínculo entre reformas estructurales y
macroeconomía es de doble vía. Por una parte, los errores de expectativa
Reformas estructurales y macroeconomía 69
inducidos por las reformas así como los errores de política pueden dar ori-
gen fallas de coordinación agregadas; por otro, desequilibrios
macroeconómicos debidos a shocks independientes de las reformas pueden
afectar el proceso de cambio institucional. También se enfatizó que existen
distintos tipos de fallas de coordinación y que, bajo ciertas circunstancias,
éstas pueden inducir mutaciones estructurales como la desaparición de cier-
tos mercados debido al acortamiento en la duración de los contratos. Estas
mutaciones inducen sendero- dependencia y, en el nivel de los procesos
estocásticos, se reflejan como mutaciones en los parámetros de los procesos
estocásticos y no ergodicidad.
Los problemas que encontraron las reformas en las últimas tres décadas
generaron demandas de conocimiento para mejorar la ingeniería institucional
y esto coincidió con avances muy significativos en relación con nuestra
comprensión de la relación entre cambio en las reglas de juego y estructura
económica y una de las lecciones centrales es que tal relación no es inme-
diata. En cierto sentido, el objetivo fue descubrir cuáles son los eslabones
de la cadena que une un cambio de reglas con un cambio de conducta dentro
de un sistema complejo. Hoy conocemos mucho más no sólo sobre los
factores que ligan el cambio institucional con los cambios estructurales sino
que, adicionalmente, se sabe más sobre los determinantes del cambio
institucional mismo y las fallas de coordinación que pueden producirse en
el proceso. Estos avances representaron pequeñas revoluciones en nuestra
forma de concebir los problemas y vinieron de campos diversos: economía
política e institucional, teoría del crecimiento, organización industrial, teo-
ría de las regulaciones financieras, teoría de procesos estocásticos y, por
supuesto, macroeconomía.
Aunque el trabajo sobre los temas relacionados con las reformas fue
muy intenso y fructífero y hemos dado varios ejemplos de los avances que
se realizaron, ellos se hicieron en buena medida al costado del núcleo duro.
El núcleo duro de la disciplina se siguió desarrollando sobre la base de una
metodología de trabajo inspirada en modelos de equilibrio con costos de
transacción cero y expectativas racionales dentro de la cual es muy difícil
70 Progresos en Macroeconomía
analizar la cuestión del cambio de régimen, sino es de una manera ad hoc,
en base a “imperfecciones”. Este no es un problema menor: la gran ventaja
de contar con un núcleo analítico duro a partir del cual abordar los proble-
mas prácticos es, justamente, que al plantear problemas prácticos dentro del
marco analítico desarrollado por el núcleo duro, quede garantizada la con-
sistencia del análisis aplicado. Si la regla más que la excepción es que es
necesario introducir supuestos ad hoc para “adaptar” la teoría a los hechos,
surgen dos preguntas muy válidas, cuál es la utilidad práctica real del nú-
cleo duro y si el programa de investigación no corre el riesgo de devenir
degenerativo en el sentido de Lakatos.
Una de las consecuencias del trabajo en paralelo al núcleo duro fue la de
agregar confusión a la práctica de enseñanza. Los manuales más vendidos
de economía –como lo afirma Mankiw (2006), autor de uno de ellos– no
enseñan el “núcleo duro”. Según este autor ello ocurre porque los modelos
abstractos del núcleo duro no sirven para que los alumnos entiendan el ci-
clo. En vista de esto, podría pensarse que los manuales–al menos en los
países emergentes reformistas– enseñan modelos útiles para entender fenó-
menos como los relacionados con el vínculo reformas-macroeconomía. Pero
no, el modelo básico de los libros de texto como lo remarca Mankiw y otro
autores es el de la oferta y demanda agregada y el modelo IS-LM, no muy
distinto del que le era familiar a una generación keynesiana anterior. Es
difícil entender, entonces, cómo un estudiante estaría en condiciones de
tener una comprensión más precisa de la macroeconomía de las reformas en
países emergentes en un modelo sin bancos, ni términos del intercambio,
riesgo soberano, problemas de moral hazard, instituciones de regulación, o
descalce y falta de sustentabilidad.
Por supuesto, la evidente diferencia entre las estrategias de investiga-
ción guiadas por puzzles y las guiadas por problemas ha llamado la atención
de los macroeconomistas más brillantes, pero éstos se han limitado las más
de las veces a dejar anotada la diferencia, etiquetando como científica (¿?)
la primer estrategia e ingenieril la segunda (ver Mankiw, 2006). Nuestra
discusión sugiere que esta aproximación al problema es errada: los proble-
Reformas estructurales y macroeconomía 71
mas de la ingeniería institucional, justamente, se originaron en la debilidad
del núcleo duro para explicar –e, incluso, tomar en cuenta– los problemas
que se originaban en el campo de batalla de las reformas. Una de las moti-
vaciones para introducir la Figura 1 al principio de este artículo fue justa-
mente la de mostrar que la anatomía de las reformas y los vínculos con la
macroeconomía involucran elementos y relaciones funcionales que difícil-
mente pueden explicarse sobre la base de un modelo que exige que el in-
vestigador considere los fenómenos asociados a la existencia de institucio-
nes y cambios de régimen, problemas de información, y luchas distributivas
como anomalías a explicar en base a “imperfecciones”. Las analogías del
tipo científicos vs. ingenieros simplemente no reflejan lo que ocurre en la
vida real cuando un macroeconomista es convocado para el análisis de un
problema tal como explicar por qué hubo una crisis en Corea o por qué no
funcionó la convertibilidad en Argentina o por qué los chilenos son tanto
más ordenados en sus políticas que los argentinos o brasileños. Cuando se
argumenta en este sentido se utilizan métodos de análisis que están muy
alejados de la analogía del modelo estándar + fricciones y se utiliza una
mezcla de métodos que se alejan esencialmente de esta concepción. En este
sentido, la macroeconomía debería “blanquear” de manera coherente lo que
hace y cómo lo hace partiendo de los problemas hacia la teoría y no al revés.
Nótese que no estamos haciendo una defensa del empirismo clásico sino
que estamos defendiendo una aproximación que es más cercana a la forma
en que trabajan los macroeconomistas. Esta forma de trabajo parece más
afín al método de las narrativas analíticas y de quienes realizan estudios de
caso combinando teoría y métodos que son propios tanto del enfoque cuan-
titativo como del cualitativo
7
. Quizá los nuevos desarrollos provendrán de
formas rigurosas de combinar la teoría, la econometría y los estudios de
caso. En este sentido, más que una teoría general capaz de explicar dentro
de un marco unificado el rol de todos los elementos que aparecen en la
7
Hemos desarrollado este punto más extensamente en otro artículo. Ver Fanelli, 2007b.
72 Progresos en Macroeconomía
Figura 1, lo que se necesita son protocolos rigurosos para combinar conoci-
mientos de diferente status epistemológico.
En suma, nuestro análisis sugiere que el cambio institucional, la econo-
mía política y la macroeconomía son centrales para mejorar nuestras tecno-
logías de ingeniería institucional. Dado que las necesidades de reforma no
parece que vayan a decaer en el futuro, es de esperar que los vínculos entre
la teoría macroeconómica, la teoría del cambio institucional y la economía
política sean cada vez más estrechos. Esto implica que, de alguna manera,
el modelo del núcleo duro tendrá que sufrir modificaciones importantes,
más allá de la estrategia habitual de ir agregándole imperfecciones. Aunque
no se avizora, por ahora, un paradigma alternativo lo suficientemente desa-
rrollado, aunque sí se observan avances que han sido en gran parte
incentivados por la necesidad de resolver problemas, hemos dado algunos
ejemplos relacionados con el cambio de régimen, la volatilidad
macroeconómica, las crisis y la sustentabilidad.
Referencias
Acemoglu, D.; Johnson S. y Robinson, J. (2007), “Institutions as a Funda-
mental Cause of Long-Run Growth,” en Aghion, P. and S. Durlauf (eds),
Handbook of Economic Growth, Elsevier.
Acuña, C. H. y Tommasi, M. (2000), “Some Reflections on the Institutional
Reforms Required in Latin America”, en Birdsall, N. (Ed) Institutional
Reforms, Growth and Human Development in Latin America, New
Haven: The Yale Center for International and Area Studies.
Aizenman, J. y Pinto, B. (2005), Managing Economic Volatility and Crises.
A Practitioner’s Guide, Cambridge, Cambridge University Press.
Aoki, M. (1999), “Institutional Evolution as punctuated equilibria”, en
Claude Menard (ed.) Institutions, Contracts and Organizations, London:
Edward Elgar.
Reformas estructurales y macroeconomía 73
Aoki, M (2001), Toward a Comparative Institutional Analysis, Cambridge,
Mass.: MIT Press.
Banerjee, A. y Duflo, E. (2007), “Growth Theory through the Lens of
Development Economics,” en Aghion, P. and Durlauf, S. (eds), Handbook
of Economic Growth, Elsevier.
Barnhill, T. M., y Kopits, D. (2003), “Assessing Fiscal Sustainability Under
Uncertainty.” IMF Working Paper WP/03/79.
Barro, R. y Sala-I-Martin, X. (1995), Economic Growth, London, McGraw
Hill.
Basu, S. y Taylor, A. (1999), “Business Cycles in International Historical
Perspective”. Journal of Economic Perspectives Vol. 13 No. 2.
Bates, R. H.; Greif, A.; Levi, M.; Rosenthal, J.L., y Weingast, D. (1998),
Analytic Narratives. Princeton, N.J.: Princeton University Press.
Blanchard, O. (2000), “What Do We Know that Fisher and Wicksell Did
Not?” Quarterly Journal of Economics, Vol. 115, Noviembre, 1375-1409.
Blanchard, O. (2004), “Fiscal Dominance and Inflation Targeting: Lessons
from Brazil”, National Bureau of Economic Research, Working Paper
10389.
Chalk, N., y Hemming, R. (2000), “Assessing Fiscal Sustainability in Theory
and Practice.” IMF Working Paper WP/00/81.
Dabrowski, M., V., Mau, K. Yanovskiy, I., Sinicina, R., Antczak, S.,
Zhavoronkov, y Shapovalov, A. (2006), “Russia: Political and
Institutional Determinants of Economic Reforms”, en Fanelli, J.M.
y McMahon, G. (2006), Understanding Reforms Volume 2.
Motivation, Implementation, and Sustainability, Palgrave, Macmillan,
New York.
74 Progresos en Macroeconomía
David, P. (2001) “Path Dependence, its Critics, and the Quest for ‘Historical
Economics,” en Garrouste, P. y Ioannides, S. (eds) Evolution and Path
Dependence in Economic Ideas: Past and Present. Cheltenham, Glos.,
UK: Edward Elgar.
Drazen, A. (2000), Political Economy in Macroeconomics, Princeton,
Princeton University Press.
Durlauf, S., Johnson, P., y Temple, J. (2007): “Growth Econometrics”,en
Durlauf, S., and Aghion, P. (eds), Handbook of Growth. Elsevier.
Easterly W., Islam R. y J.E. Stiglitz (2000), “Shaken and stirred: Explaining
growth volatility,” Annual World Bank Conference on Development
Economics 2000.
Fanelli, J.M., (en prensa) “Domestic Financial Architecture, Macro Volatility,
and Institutions: The Argentine Case”, en Fanelli, J.M. Macroeconomic
Volatility, Institutions, and Financial Architectures. The Developing World
Experience, Palgrave MacMillan, New York.
Fanelli, J.M. (2007a), Understanding Market Reforms in Latin America.
Similar Reforms, Diverse Constituencies, Varied Results, Palgrave
Macmillan: Basingstoke, Hampshire.
Fanelli, J. M. (2007b), “Methodology for Comparative Analysis”, trabajo
presentado en el Workshop for Comparative Analysis, organizado por el
Global Development Network (GDN) y patrocinado por the Economic
and Social Research Council, UK, Beijing.
Fanelli,J.M. y McMahon, G. (2005), Understanding Reforms Volume 1.
Philosophy, Politics and Stakeholders, Palgrave, Macmillan, New York.
Fanelli,J.M. y McMahon, G. (2006), Understanding Reforms Volume 2.
Motivation, Implementation, and Sustainability, Palgrave, Macmillan,
New York.
Reformas estructurales y macroeconomía 75
Ferrucci, G. y Penalver, A. (2003): “Assessing sovereign debt under
uncertainty”. Financial Stability Review, Bank of England.
Ffrench-Davis, R (2005) Reformas para América Latina después del
fundamentalismo neoliberal, CEPAL, Santiago de Chile.
García, M. y Rigobón, R. (2004) A Risk Management Approach to Emerging
Market’s Sovereign Debt Sustainability with an Application to Brazilian
Data. NBER WP: 10336.
Greif, A. y Laitin, D. (2006), “A Theory of Endogenous Institutional
Change”, American Political Science Review, en prensa.
Hausmann, R.; Rodrik, D. y Velasco, A. (2005), “Growth Diagnostics.”
Cambridge, MA: The John F. Kennedy School of Government, Harvard
University, March.
http://ksghome.harvard.edu/~drodrik/barcelonasep20.pdf
Heymann, D. (2007), “Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del
análisis macroeconómico”, en este volumen.
Kaminsky, G. y Reinhart, C. (1999), “The Twin Crises: The Causes of
Banking and Balance-of-Payments Problems,” American Economic
Review, vol. 89(3), pp. 473-500.
Kuncoro, A. y Resosudarmo, B.P. (2006), “Understanding Indonesian
Economic Reforms: 1983-2000” en Fanelli,J.M. y McMahon, G. (2006),
Understanding Reforms Volume 2. Motivation, Implementation, and
Sustainability, Palgrave, Macmillan, New York.
Lakatos, I. (1976). Proofs and Refutations. Cambridge, Cambridge
University Press.
Lee, K. (2006), “The Washington Consensus and East Asian Sequencing:
Understanding Reform in East and South Asia”, en Fanelli, J.M. y
76 Progresos en Macroeconomía
McMahon, G. (eds.), Understanding Reforms Volume 2. Motivation,
Implementation, and Sustainability, Palgrave, Macmillan, New York.
Levine, R. (2007), “Finance and Growth: Theory and Evidence” en Aghion,
P. y Durlauf, S. (eds), Handbook of Economic Growth, Elsevier.
Liebowitz, S.J. y Margolis, S.E. (1995), “Path Dependence, Lock-in, and
History”, Journal of Law and Economics, vol. 33, 1-25.
Lora, E., Panizza, U. y Quispe-Agnoli, M. (2004), “Reform Fatigue:
Symptoms, Reasons, Implications”, Inter-American Development Bank,
Working Paper # 1005.
Lucas, R. E., Jr. (1988). “On the Mechanics of Development Planning”,
Journal of Monetary Economics, 22, 1 (July), pp. 3-42.
Mahoney, J. y Goertz, G. (2006), “A Tale of two cultures: contrasting
quantitative and qualitative research”, Princeton and University of
Arizona.
Mankiw, G. (2006), “The Macroeconomist as Scientist and Engineer”, NBER
Working Paper 12349.
Mendoza, E. G y Oviedo, P.M. (2004), “Public Debt, Fiscal Solvency and
Macroeconomic Uncertainty in Latin America: The Cases of Brazil,
Colombia, Costa Rica and Mexico”, NBER, Working Paper 10637.
Merton, R. C. y Bodie, Z. (2005), “The Design of Financial Systems: Towards
a Synthesis of Function and Structure”. Journal of Investment
Management, Vol. 3, No. 1, First Quarter.
Mishkin, F. S. (2000), “Inflation Targeting in Emerging Market Countries”,
NBER, Working Paper 7618
Mishkin F. S. (2001), “Financial Policies and the Prevention of Financial
Crises in Emerging Market Countries”, NBER Working Paper 8087.
Reformas estructurales y macroeconomía 77
North, D. C. (1994), “Economic Performance through Time,” American
Economic Review, vol. 84(3), pages 359-68.
Obstfeld, M y Rogoff, K. (2000), “The Six Major Puzzles in International
Economics. Is There a Common Cause?” NBER, Working Paper Nro
7777
Oceania Development Network, (2006), Long-Distance Market Reform:
Understanding Reform in the Oceania Region”, en Fanelli,J.M. y
McMahon, G. (2006), Understanding Reforms Volume 2. Motivation,
Implementation, and Sustainability, Palgrave, Macmillan, New York.
Prasad E., Rogoff K., Wei S., J. y A. Kose (2003), “Effects of financial
globalization on developing countries: some empirical evidence”.
http://www.imf.org/external/np/res/docs/2003/031703.pdf
Ramey, G. y V. Ramey (1995): “Cross-Country Evidence on the Link
between Volatility an d Growth”, American Economic Review, 1995,
vol. 85, issue 5, pp. 1138-51
Rodrik, D. (1998), “Where did All the Growth Go? External Shocks, Social
Conflict, and Growth Collapses”, John F. Kennedy School of
Government.
Rodrik, D. (Ed.) (2003), In Search of Prosperity. Analytic Narratives on
Economic Growth, Princeton University Press, Princeton
Rodrik, D. (1996), “Understanding Economic Policy Reform”, Journal of
Economic Literature, Vol. XXXIV, March, pp. 9-41.
Solow, R. (2004), Structural Reform and Economic Policy, Palgrave
Macmillan for the International Economic Association, New York.
Stock J.H. y Watson, N.W. (2003), “Has the Business Cycle Changed?
Evidence and Explanations”, prepared for the Federal Reserve Bank of
78 Progresos en Macroeconomía
Kansas City symposium, “Monetary Policy and Uncertainty,” Jackson
Hole, Wyoming, Agosto 28 – 30, 2003.
Stock, J. (2002) “The Econometrics Analysis of Business Cycles”, Pre-
parado para el Medium Econometrisch Toepassingen, Rotterdam,
Abril 10-11.
Taylor, J. B. (2005), “Lessons learned from the implementation of Inflation
Targeting”, preparado para el panel de discussion sobre “Design and
Lessons from the Implementation of Monetary Policy under Inflation
Targeting,” en la Conferencia del 80th Aniversario del Banco de Méxi-
co, “Stability and Economic Growth: The Role of the Central Bank,”
Noviembre 14, 2005.
Williamson, J. (1989), “What Washington Means by Policy Reform”, en:
Williamson, John (ed.): Latin American Readjustment: How Much has
Happened, Washington: Institute for International Economics.
Williamson, O., (2005): “The Economics of Governance”, American
Economic Review 95(1).
Wolf, H. (2005), “Volatility: Definitions and Consequences”, World Bank,
en Aizenman, J. and Pinto. B. (2005), Managing Economic Volatility
and Crises. A Practitioner’s Guide, Cambridge, Cambridge University
Press.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 79
1. Introducción
La teoría macroeconómica fue tradicionalmente motivo de intensas con-
troversias. Los cambios de curso de la “corriente principal” a lo largo del
tiempo implicaron no sólo modificaciones en la conformación de los mode-
los usados para representar los fenómenos, sino también en las visiones
acerca del funcionamiento de la economía y de las posibilidades y limita-
ciones de las políticas económicas. Esto está ilustrado vívidamente en títu-
los de trabajos como “Mr. Keynes and the Classics” (Hicks, 1937) “The
Keynesian Revolution” (Klein, 1966), “The Keynesian Counter-Revolution”
(Clower, 1965), “The Monetarist Controversy, or Should We Forsake
Stabilization Policies? (Modigliani, 1977), “After Keynesian
Macroeconomics” (Lucas y Sargent, 1979) o, sin mucha vuelta, “The Death
of Keynesian Economics” (Lucas, 1980). Por contraste, en buena parte de
la literatura reciente no se aprecia la percepción de que existen discusiones
en curso sobre rasgos básicos de la operación del sistema económico: la
macroeconomía “moderna” (en el sentido que le da Leijonhufvud, 2000) se
DESARROLLOS Y ALTERNATIVAS: ALGUNAS
PERSPECTIVAS DEL ANÁLISIS MACROECONÓMICO
DANIEL HEYMANN*
• Oficina de CEPAL en Buenos Aires, UBA y UNLP. Se agradecen los útiles comentarios
de S. Acosta, H. Aguirre, L. Blaum, C. F. Bramuglia, L. D’Amato, M. Guzmán, L. Jaitman,
A. Macaya, P. Mira, N. Magud, A. Ramos, A. Schclarek Curutchet. El autor es responsable
de los errores y opiniones que contiene el texto.
80 Progresos en Macroeconomía
concibe como una elaboración gradual y acumulativa, sobre una raíz de
tipo metodológico dada por modelos simples de equilibrio general
intertemporal (Blanchard, 2000). Con este marco inicial ha habido una gran
variedad de desarrollos conceptuales e instrumentales, y de extensiones y
aplicaciones que, en particular, exploran las consecuencias de diversas fric-
ciones o “imperfecciones”. Sin embargo, no obstante la sistematización
analítica que ha generado esa extensa producción, y sus utilizaciones prác-
ticas, quedan planteadas preguntas centrales en el campo macroeconómico:
hay todavía mucho por entender acerca de la representación de los compor-
tamientos individuales y de las formas y mecanismos de la coordinación de
las actividades económicas de grandes números de agentes en sistemas con
amplia división del trabajo, y sobre el potencial de fallas en esa coordina-
ción. Parece un poco temprano para imaginar un final para la historia de la
macroeconomía.
Este trabajo, sin pretensiones de ofrecer una revisión exhaustiva o deta-
llada, presenta una breve discusión de aspectos de la literatura reciente y de
algunas perspectivas abiertas hacia adelante. En primer lugar, se comentan
los rasgos básicos de los prototípicos modelos de equilibrio general
intertemporal que forman la base analítica de un abundante cuerpo de lite-
ratura reciente. En relación a estos modelos, se comentan algunas de sus
características generales, especialmente en cuanto a las hipótesis sobre los
comportamientos de los agentes y sobre los mecanismos de coordinación
de decisiones individuales; como referencia, se contrasta a ese marco de
análisis con el que está implícito en los tradicionales modelos de ingreso-
gasto. Luego, se tratan brevemente extensiones del esquema de equilibrio
general que consideran el comportamiento de economías abiertas, o intro-
ducen heterogeneidades entre los agentes y/o fricciones en los ajustes de
precios; posteriormente se discuten argumentos sobre problemas de coordi-
nación basados en la posible existencia de equilibrios múltiples, y se los
contrasta con aquellos que pueden derivar de inconsistencias de expectati-
vas y conductas. La sección 3 alude a algunas alternativas analíticas referi-
das a la descripción de comportamientos individuales en contextos
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 81
macroeconómicos, y a la representación de sistemas en que interactúan nu-
merosos agentes heterogéneos.
II. Modelos dinámicos simples de equilibrio general
a. Configuración básica
El modelo básico busca una descripción aproximada de las variaciones
de los volúmenes agregados del producto, el empleo y los grandes compo-
nentes del gasto como resultados de un equilibrio general Walrasiano, en un
contexto intertemporal sujeto a impulsos estocásticos. Salvando considera-
ciones sobre agregación, esas magnitudes se suponen equivalentes a las
acciones derivadas de la optimización de un “agente representativo”, que
decide sobre la cantidad (oferta y demanda, simultáneamente) de trabajo
aplicado a la producción, y sobre la asignación del producto entre consumo
y acumulación de capital. Una formulación típica tiene los siguientes ele-
mentos (Kydland y Prescott, 1982; véase también Plosser, 1989, Ljungqvist
y Sargent, 2004; la descripción siguiente se apoya en Uhlig, 1995):
i) La economía produce un solo bien. Los flujos planeados de consumo y
de oferta de trabajo (o su complemento, la demanda de ocio) desde t = 0 en
adelante resultan de la maximización intertemporal de la utilidad esperada.
(1.1)
donde el operador E
0
representa la esperanza calculada en t = 0, sobre las
distribuciones de probabilidad de las variables generadas por el modelo
(véase más adelante), y L
t
representa el tiempo de trabajo (de modo que la
utilidad marginal de la variable sería negativa, porque un mayor L reduciría
el tiempo de ocio).
ii) El producto depende, a través de una función con propiedades usuales,
del capital acumulado, del insumo de trabajo del período y de un
parámetro, aleatorio, de productividad:
0
max ( , )
t
t t
t
E U C L β

82 Progresos en Macroeconomía
(1.2)
iii) En el esquema simple de economía cerrada en que se hace abstracción
de la actividad del gobierno
1
, el producto generado en un período se
asigna entre consumo e inversión:
Y
t
= C
t
+ I
t
(1.3)
Esta condición de conservación implica que, para el agente representa-
tivo, la acumulación de capital físico es el único mecanismo para aplicar
recursos presentes a la generación de capacidad de consumo futuro.
iv) El stock de capital se actualiza a través de la inversión neta:
K
t
= (1 – δ) K
t-1
+ I
t
(1.4)
conδ la tasa de depreciación.
v) La productividad de los factores evoluciona según un proceso
estocástico que, por ejemplo, puede aproximarse por:
(1.5)
donde Z representa un nivel “normal” de productividad, ε
t
es una variable
aleatoria independiente de sus realizaciones pasadas o futuras, y 0 < Ψ >1
es un parámetro que mide el grado de persistencia de los shocks (un valor
más alto implica una convergencia más lenta a Z tras un desplazamiento).
El parámetro de persistencia juega un papel importante en los resultados del
modelo, dado que el comportamiento de variables como la inversión o la de
1
( , )
t t t t
Y Z F K L

·
1
El modelo admite extensiones simples para incorporar la actividad de un sector público
que realiza gastos en bienes y se financia con impuestos y deuda. En la versión más básica,
de un entorno no estocástico donde todos los agentes tienen vida infinita, no existen limita-
ciones de acceso al crédito o restricciones de liquidez, los impuestos son de suma fija, y los
agentes privados internalizan la restricción intertemporal de presupuesto del gobierno (o
sea, son “ultra- racionales”), valdría la proposición de equivalencia ricardiana (Barro, 1974),
que afirma la irrelevancia de la composición del financiamiento público y, por lo tanto, de la
secuencia de superávit o déficit fiscales.
1
ln (1 ) ln ln
t t t
Z Z Z ψ ψ ε

· − + +
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 83
la oferta de trabajo depende del carácter más transitorio o más duradero de
los movimientos de productividad.
La solución del problema de optimización implica condiciones co-
nocidas:
i) Una ecuación de Euler, que gobierna la elección entre consumo presente
y futuro (y, por lo tanto, la decisión de ahorro) en función de una compa-
ración entre el costo de oportunidad de los recursos no consumidos (la
utilidad marginal presente) y la esperanza de la utilidad futura (debida-
mente descontada) resultante de la aplicación de esos recursos:
(1.6)
Aquí /
C
U U C ≡ ∂ ∂ (bajo hipótesis de separabilidad, esa derivada
parcial dependería solamente del argumento C), y R
t+1
es el retorno
obtenido de una unidad de recursos sacrificados del consumo en t y
“guardados” hasta t + 1. Tanto la utilidad marginal futura como la tasa
de retorno son aleatorios vistos desde el momento t; E
t
representa la
esperanza matemática tomada en t. Esa esperanza, que forma parte de la
determinación de una regla de comportamiento del agente representati-
vo, está formada sobre la distribución de probabilidades que efectiva-
mente genera el modelo. Esa correspondencia entre las distribuciones
que considera el agente genérico al elaborar sus planes de acción y aqué-
lla que define de hecho la evolución de las variables expresa la hipótesis
de expectativas racionales. Se puede notar que, según la ecuación (1.6),
el consumo estaría influido por la covarianza entre el rendimiento y la
utilidad marginal (variables negativamente correlacionadas aquí, por-
que que en períodos de alta productividad y retorno del capital el
consumo sería elevado
2
).
1 1 1
[ ( , )] ( , )
t t C t t C t t
E R U C L U C L β
+ + +
·
2
La correlación entre consumo y rendimiento es relevante porque E(RU
c
) = E(R)E(U
c
) +
cov(R,U
c
). Las expresiones de este tipo se han utilizado extensamente en el análisis de la
determinación de precios de activos (véase por ejemplo Ljunqvist y Sargent, op. cit., cap.
10). En un contexto no estocástico, la ecuación (1.6) se reduce a la forma simple: TMSC
t,t+1
84 Progresos en Macroeconomía
ii) Una condición que iguala el rendimiento marginal del capital al retorno
sobre el ahorro:
donde F
K
= ∂F / ∂K es la productividad marginal del capital (en este caso,
del capital acumulado en t y disponible para la producción en t + 1.
Se ve que, en conjunto, las ecuaciones (1.6) y (1.7) describen comporta-
mientos de ahorro-inversión, según los cuales el costo de oportunidad
de los recursos no consumidos (proporcional a la tasa marginal de sus-
titución entre consumo futuro y presente) se empareja con la rentabili-
dad de la inversión, interpretada como una propiedad física de la función
de producción.
iii) Una expresión que hace equivaler el costo de oportunidad, en términos
de bienes, de una unidad adicional de trabajo ofrecido (la tasa marginal
de sustitución entre ocio y consumo) con la productividad marginal del
trabajo, y define implícitamente un “salario sombra” W
t
:
Las ecuaciones (1.2)-(1.8) definen un sistema de ecuaciones en dife-
rencias, estocásticas y no lineales, en el conjunto de secuencias (C, Y, I,
K, L, R, Z). Dada la dificultad del problema de identificar soluciones
analíticas, a menudo se buscan aproximaciones a partir de la log-
linealización de las ecuaciones (véase nuevamente Uhlig, 1995). Esto
significa desarrollar las ecuaciones alrededor del (único, en este caso)
estado estacionario, caracterizado por la constancia del stock de capital
(o sea por una inversión igual a la depreciación del capital) y por la
1 1 1
1 ( , )
t t K t t
R Z F K L δ
+ + +
· − +
1
( , )
( , )
( , )
L t t
t t L t t
C t t
U C L
W Z F K L
U C L


· ·
= R
t+1
/(1+ρ),donde TMSC (tasa marginal de sustitución del consumo en distintos momen-
tos) es el cociente entre las utilidades marginales del consumo futuro y presente, y ρ la “tasa
de impaciencia”, dada por ρ = (1-β)/β, siendo β el factor de descuento de la utilidad en (1.1).
(1.8)
(1.7)
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 85
igualdad entre retorno del capital y tasa de impaciencia. Denotando por
X al valor estacionario de una variable genérica X:
Si las variables en niveles (denotadas genéricamenteX) se expresan
de la forma: X
t
= Xe
xt
≅ X (1 + x
t
), de manera que en primera aproximación x
t
mide el desvío proporcional de X
t
respecto de su valor de estado estaciona-
rio, cerca de ese estado las ecuaciones del sistema (1.2)-(1.8) se escriben
como expresiones lineales en esos apartamientos x
t
. Al mismo tiempo, es
intuitivamente claro que el comportamiento de las variables endógenas
en t viene determinado por el stock de capital traído del período ante-
rior y el parámetro de productividad del período. Estas dos constituyen
las variables de estado del sistema. Una forma de resolución del sistema
linealizado es a través del método de coeficientes indeterminados, que
implica postular leyes de movimiento lineales en los desvíos proporcio-
nales de las variables de estado:
(1.9)
donde los a
1x
, a
2x
son coeficientes numéricos a determinar (un par para cada
una de las variables endógenas). Aplicando la condición según la que, para
resolver el sistema, esas leyes de movimiento deben satisfacer las ecuaciones
en diferencias para todo estado (o sea para cualquier par (k
t-1
, z
t
)del infinito
conjunto de valores posibles), resulta un conjunto de ecuaciones algebraicas
(no lineales) en los coeficientes a
3
.
La dinámica del sistema se determinaría entonces por las ecuaciones
(1.9), dadas las realizaciones de la variable aleatoria ε que actúa sobre la
productividad. Conviene notar el triple significado de ese conjunto de leyes
( , )
1 ( , ) 1
K
Y ZF K L C K
R ZF K L
δ
δ ρ
· · +
· − + · +
1 1 2 t X t X t
x a k a z

· +
3
La no linealidad de las ecuaciones que determinan los coeficientes a resulta de que, al
escribir los valores esperados de variables futuras que aparecen en el sistema, se requiere
una «doble iteración»: E
t
x
t+1
= E
t
(a
1X
k
t
+ a
2X
z
t+1
) = a
1x
(a
1K
k
t-1
+ a
2K
z
t
) +a
2x
Ψz
t
, donde los a
iK
son los coeficientes de la ley de movimiento del capital.
86 Progresos en Macroeconomía
de movimiento: i) como soluciones del problema de optimización del agen-
te, o sea como presuntas reglas de decisión de los actores económicos; ii)
como soluciones de un modelo postulado y resuelto por un analista, a efec-
tos de operar como descriptores de dinámicas macroeconómicas observa-
das, y iii) como leyes de movimiento que el agente utiliza a efectos de for-
mular expectativas. Estos múltiples roles de las soluciones son relevantes a
efectos de su interpretación.
b) Una comparación con el modelo de ingreso-gasto
Es útil tratar de escribir el sistema de ecuaciones (1.2)- (1.8), una vez
log-linealizado, de una manera más tradicional; eso facilita establecer con-
trastes con el típico modelo básico de ingreso-gasto. Desarrollando alrede-
dor del estado estacionario, resulta el sistema
4
(las ecuaciones están en el
mismo orden que las del sistema original):
Función de producción (de 1.2):
(1.10)
donde, como se mencionó, las letras minúsculas denotan desvíos propor-
cionales respecto del estado estacionario y α es la elasticidad-capital del
producto.
Condición de conservación (de 1.3):
t t t
Y y Cc Ii · +
Dinámica del capital (de 1.4):
1
(1 )
t t t
Kk Ii Kk δ

· + −
1
(1 )
t t t t
y z k l α α

· + + −
4
Por simplicidad, el sistema linealizado contiene algunos supuestos adicionales a los que se
emplearon para escribir (1.2)-(1.8); esas hipótesis corresponden a las planteadas en Uhlig
(1996), que se basa en la especificación de Hansen (1985). Las preferencias se suponen
separables entre consumo y ocio, la desutilidad marginal del trabajo se considera constante,
y es constante el coeficiente relativo de aversión al riesgo.
(1.11)
(1.12)
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 87
Evolución de la productividad (de 1.5):
1 t t t
z z ψ ε

· +
Ecuación de Euler, o “función consumo” (de 1-6):
1 1
( )
t t t t
E r c c η η
+ +
− · −
donde
CC
C
CU
U
η · − es (la inversa de) la elasticidad de sustitución intertemporal
del consumo, o lo que es equivalente aquí, el coeficiente relativo de aver-
sión al riesgo.
La ecuación se puede escribir también:
1
1
( )
t t
t t t
E r
E c c
η
+
+
− ·
Esta expresión indica que el agente elegiría una secuencia creciente de
consumo esperado si y solo si la tasa de retorno (esperada) de los activos
supera a la tasa de impaciencia (dado que la variable r mide, en primera
aproximación, la diferencia entre esas dos magnitudes), y que la elastici-
dad-interés del consumo es 1/η.
También:
1
1
t t
t t t
E r
c E c
η
+
+
· −
Eso describe a la demanda de consumo, como función de expectativas
sobre el consumo futuro (a la manera de la hipótesis de “ingreso permanen-
te”) y de la tasa de retorno sobre los activos.
Arbitraje entre activos, o función de demanda de capital (de 1.7):
1
( )
t t t
Y
Rr y k
K
α

· −
donde se usó la propiedad:
( , )
K
Y
F K L
K
α ·
. Esa ecuación, que relaciona el ren-
dimiento del capital con la relación producto/capital, se puede transformar en:
(1.13)
(1.14)
88 Progresos en Macroeconomía
(1.17)
1 1 t t t t t
k E y E r µ
+ +
· −
con
1
1
RK K
Y Y
δ
µ
α α

· · +
. La ecuación (1.15) expresa la demanda de capi-
tal, dependiendo del producto futuro esperado y del costo de oportunidad
de los recursos, dado por el rendimiento de los activos. Se observa que esa
expresión tiene analogías con el tradicional “acelerador”, en el que la de-
manda de inversión depende de las variaciones previstas en el producto. La
diferencia conceptual reside en que, en el modelo de equilibrio general, ese
producto es una variable endógena decidida en función de precios relativos,
y la acumulación de capital se determina según parámetros tecnológicos y
de preferencias, mientras que en el esquema multiplicador-acelerador la
producción se considera restringida por la demanda, y la inversión es inter-
pretada como función de expectativas de ventas por parte de las firmas.
Oferta de trabajo (de 1.8):
La igualdad entre la tasa marginal de sustitución ocio-consumo y la pro-
ductividad marginal del trabajo (ecuación (1.8)) se reduce a:
t t t
c y l η · −
Demanda agregada de bienes:
Combinando las ecuaciones que describen la demanda de consumo y
capital con la condición de conservación agregada y la dinámica del capital
((1.11), (1.12), (1.14) y (1.15), se puede obtener una “ecuación de demanda
agregada”, análoga a la tradicional “IS”:
1 1 1 1
1
(1 )
t t t t t t t t
K C K K C
y E y E c k E r
Y Y Y Y Y
δ µ
η
+ + − +
1
· + − − − +
1
¸ ]
Es decir: la demanda de bienes depende de expectativas sobre producto
y consumo futuros, y, negativamente, de la tasa de retorno esperada.
(1.16)
(1.15)
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 89
Oferta agregada de bienes
De la función de producción y de oferta de trabajo ((1.10) y (1.16)) se
obtiene una ecuación para la oferta de producto:
1
1 1
t t t t
y z k c
α
η
α α


· + −
Y, usando la ecuación de Euler (1.14):
1 1 1
1 1 1
t t t t t t t
y z k E c E r
α α
η
α α α
− + +
− −
· + − +
La oferta agregada depende del parámetro de productividad y del capital
existente; el impacto negativo del consumo esperado se puede interpretar
como un efecto riqueza sobre la oferta de trabajo, mientras que el término
de la tasa de retorno refleja el efecto de sustitución intertemporal (en el
modelo, un mayor rendimiento esperado de activos induce al ahorro, inclu-
yendo “ahorro de ocio”).
Desde el punto de vista de la lógica del modelo, las ecuaciones (1.17) y
(1.18) forman parte de un sistema dinámico que se resuelve en su conjunto:
por la hipótesis de expectativas racionales (o la del agente representativo
auto-consistente y con capacidad de cálculo suficiente para encontrar las
soluciones de su problema de optimización), las previsiones se forman en
base a las ecuaciones que describen comportamientos futuros. Por lo tanto,
“tomar la instantánea” de la oferta y la demanda agregada considerando a
los valores esperados como paramétricos no permite una descripción preci-
sa del modelo. En todo caso, formalmente es posible representar al par de
ecuaciones de oferta-demanda en un plano producto-tasa de retorno espera-
da, con las expectativas de producto y consumo en el papel de impulsos que
desplazan a las curvas en el espacio (y, r). Dadas esas expectativas, el siste-
ma determina el producto y la tasa de rendimiento presentes. Se podría de-
cir que, para un conjunto de expectativas, el ahorro y la inversión (o la
oferta y la demanda de bienes) se igualan en el nivel de producto de “pleno
empleo”, mediante movimientos en la tasa de interés.
(1.18)
90 Progresos en Macroeconomía
(1.18)
(1.19)
Así, el modelo es una variante (sofisticada y elaborada de varias mane-
ras) del “modelo clásico” que se solía introducir, a modo de contrapunto, en
la presentación del esquema de ingreso-gasto, y donde se expresaban con-
trastes como: “en el modelo clásico, el equilibrio de oferta y demanda de
trabajo determina el producto, y el ahorro-inversión la tasa de interés; en el
modelo de la curva de 45 grados, el ahorro y la inversión determinan el
producto, y la oferta de trabajo no influye sobre el nivel de actividad”.
Ambos modelos, el de ingreso-gasto y el de equilibrio general, enfocan
el mismo conjunto de fenómenos: el comportamiento del ahorro-inversión
en términos reales y su asociación con los movimientos del producto. En su
formulación, los dos hacen abstracción de “cuestiones monetarias”, si bien
ciertamente, la presencia del dinero como activo y como medio de circula-
ción es crucial en el caso de la curva de 45 grados para la irrelevancia de la
tasa de interés en la determinación del gasto, y la respuesta de las cantida-
des producidas frente a movimientos en la demanda. En todo caso, las dife-
rencias entre los modelos reflejan hipótesis distintas acerca de cómo se de-
terminan e interactúan las decisiones intertemporales de acumulación de
capital y de activos financieros. Comentar brevemente este contrapunto puede
ser útil para ilustrar la forma en que en la evolución del análisis
macroeconómico se han dado respuestas muy distintas a preguntas básicas
del tema, y sugerir cómo conjuntos de hipótesis específicas se incorporan
finalmente en modelos asociados con diferentes interpretaciones sobre los
mecanismos y propiedades del comportamiento macroeconómico. El ejer-
cicio consiste en poner en paralelo al sistema (1.17)-(1.18) con el que des-
cribe el más elemental esquema de ingreso- gasto
5
:
d
y cy c i · + +
d
y y ·
5
Un paralelo análogo se podría buscar entre los modelos monetarios asociados con Friedman
(1970), Gordon (1974), y los recientes modelos de equilibrio general con fricciones de
precios, que se comentan más adelante.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 91
Aquí se incorporan los supuestos usuales
6
: la demanda agregada y
d
re-
fleja un gasto de consumo, determinado por un componente autónomo y
una propensión marginal al consumo supuesta constante, y una demanda
de inversión que se considera exógenamente determinada (y, tal vez, va-
riable según movimientos de los “espíritus animales” que influirían sobre
las decisiones de las empresas); el producto realizado iguala a la demanda
de bienes (o, lo que es equivalente, son iguales el ahorro y la inversión
realizados). Es claro que en este sistema no hay referencias a un estado de
equilibrio general, o de pleno empleo, salvo como una posición que la eco-
nomía alcanzaría solo excepcionalmente.
Los dos modelos son de tipo impulso-propagación, porque describen a
los movimientos del nivel de actividad, sea como un sistema sin dinámica
propia, sea con una dinámica convergente: en ausencia de shocks, la econo-
mía permanecería en o convergería a un estado de reposo.
7
Sin embargo,
son netamente diferentes los impulsos que en cada caso harían variar a la
actividad, y los correspondientes mecanismos de transmisión. En el modelo
de equilibrio general, el sistema está gobernado por fluctuaciones en un
parámetro de la función de producción, interpretado como de origen tecno-
lógico; el producto varía de manera directa ante cambios en ese parámetro,
mientras que las variaciones del empleo estarían inducidas por la respuesta
de la oferta de trabajo a movimientos en el salario real (que es pro-cíclico) y
en la tasa de interés.
8
En el esquema de ingreso-gasto, las condiciones de
6
Las variables en las ecuaciones están escritas en minúsculas para facilitar la analogía con
(1.17)-(1.18). Para esta discusión no hace falta precisar una distinción entre variables medi-
das en niveles y desvíos proporcionales respecto de valores centrales.
7
El modelo de ingreso-gasto es “de corto plazo” (en términos marshallianos) porque hace
abstracción del efecto de la inversión sobre la capacidad de producción; en cambio, el siste-
ma de equilibrio general enfoca especialmente el mecanismo de incremento de la oferta a
través de la acumulación de capital, aunque sin buscar una representación del crecimiento
tendencial. En todo caso, ninguno de los dos modelos genera fluctuaciones auto-sostenidas.
8
Desde los comienzos de esta literatura se ha discutido sobre la interpretación de los movi-
mientos cíclicos de la productividad total de los factores (PTF), indicada por el residuo de
Solow en un ejercicio típico de contabilidad de crecimiento. En el modelo básico de “ciclo
92 Progresos en Macroeconomía
oferta no tienen rol, salvo como restricciones que se suponen no operativas
en general, mientras que es la predisposición al gasto lo que regula el nivel
de actividad. Esto es así al punto que se desprende la muy fuerte proposi-
ción (“paradoja de la frugalidad”) según la cual aumentos en la propensión
a ahorrar, en lugar de inducir un mayor crecimiento por su impacto en la
acumulación de capital, darían lugar en lo inmediato a caídas en el producto
porque, mientras que la abstención de consumir que implica el mayor deseo
de ahorro transmite inmediatamente una señal contractiva, la demanda por
bienes futuros asociada con ese ahorro no se llega a manifestar como incen-
tivo para la inversión.
Del “diagrama de 45 grados” surge la noción de multiplicador del gasto
público, tal que si el gobierno incrementa su demanda de bienes y servicios
se genera un efecto inmediato sobre el producto, al que se adiciona un im-
pacto secundario por suba del consumo. Por su parte, en extensiones sim-
ples del modelo de equilibrio, el gasto público resulta también expansivo,
pero por un mecanismo muy distinto: para una disponibilidad de bienes
dada, el gasto desplaza al consumo privado; la mayor escasez de bienes
consumibles, al elevar la utilidad marginal del consumo, induciría una ma-
yor oferta de trabajo, lo que se reflejaría en una suba del producto.
real de equilibrio”, esa variable se trata como una perturbación de índole tecnológica, que
sigue un proceso estocástico conocido. Salvando los casos de economías sujetas a perturba-
ciones naturales o de abastecimiento externo, sin embargo, se ha señalado (Mankiw, 1989)
que las reducciones en la PTF difícilmente parecen identificables con reducciones en la
capacidad tecnológica para aprovechar productivamente a los recursos. En la práctica, si la
medición se efectúa considerando al stock, y no a los servicios, del capital, se incluirían en
la PTF a los cambios en la producción inducidos por variaciones en la utilización, potencial-
mente reflejo de movimientos en la demanda. Por otra parte, en ciertos casos se ha llegado
a interpretar al modo convencional de shocks tecnológicos a los vaivenes de la PTF obser-
vados en episodios de hiperinflación y crisis como los que experimentó la Argentina (por
ejemplo, Kydland y Zarazaga, 2002). Ese criterio resulta poco plausible: las perturbaciones
en las relaciones de crédito y de intercambio, en particular, serían capaces de restringir
fuertemente tanto la demanda como la oferta de bienes, y de repercutir en disminuciones
considerables de la productividad de los factores; esas perturbaciones monetarias y finan-
cieras se determinan endógenamente, y parecen estar visiblemente asociadas con problemas
de coordinación y con inconsistencias en los procesos de decisión de los agentes.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 93
La dinámica del modelo de equilibrio general se establece directamente
según la magnitud de las variables de estado: el stock de capital disponible
y el nivel contemporáneo de productividad. A su vez, la función que deter-
mina a las variables endógenas depende de “parámetros profundos”: el co-
eficiente de sustitución intertemporal y la desutilidad del trabajo (que des-
criben los gustos del agente representativo), los parámetros de la función de
producción, y las características (variabilidad, persistencia) de los impulsos
de productividad, interpretadas en el modelo como rasgos físicos de proce-
sos tecnológicos o naturales. Es decir: la evolución de la economía se defi-
niría exclusivamente por condiciones referidas a la disponibilidad de recur-
sos, las preferencias individuales, y la tecnología. El modelo representa una
transformación automática que llevaría desde esas condiciones exógenas al
sistema económico a las variables observadas, sin que intervengan parámetros
referidos a los procesos de percepción o decisión de los agentes o a las
formas de interacción de las conductas individuales. Esto implica suponer
resuelta la coordinación de planes de los agentes, en el período corriente a
través del mecanismo de precios, y mediante la consistencia de expectati-
vas para las decisiones intertemporales. Así, por ejemplo, en el modelo bá-
sico, la inversión presente (que, en principio, es decidida por las empresas)
dependería de la futura oferta de trabajo, a través de su efecto sobre el retor-
no del capital, mientras que la secuencia de trabajo programada y la oferta/
demanda de crédito presente por parte de las familias sería función de las
expectativas de ingresos futuros y, por lo tanto, de las previsiones acerca de
la acumulación de capital. El esquema analítico presupone, vía el argumen-
to del individuo representativo, que la coordinación de esas decisiones
interdependientes entre los distintos conjuntos de agentes involucrados tie-
ne lugar automáticamente.
En cambio, el modelo de ingreso gasto ofrece una descripción diferente.
La función de comportamiento del consumo no tiene una interpretación
directamente optimizadora, como reflejo de preferencias intertemporales,
sino que supuestamente representa una regla de decisión de tipo heurístico
(consumir una fracción constante de los ingresos incrementales). Los com-
94 Progresos en Macroeconomía
ponentes autónomos del consumo, y en especial, de la inversión reflejan
expectativas y conductas orientadas al futuro, pero no se intenta representar
explícitamente cómo se forman esas previsiones. La alusión a los “espíritus
animales” como motores de las decisiones de inversión a largo plazo, o a las
“oscuras fuerzas del tiempo y de la ignorancia”, que restringirían hasta ha-
cer imposible la identificación objetiva de probabilidades para las condicio-
nes futuras (Keynes, 1936, esp. cap. 12, Leijonhufvud, 1968) expresan
una visión según la cual, por necesidad, las decisiones intertemporales
se realizan “por impulso”, o mediante la aplicación de heurísticas rela-
tivamente simples, más que a través de un cálculo explícito basado en
“expectativas racionales” (véase la discusión más adelante). Esta perspecti-
va no necesariamente ignora por principio la posibilidad de que los agentes
tengan un buen conocimiento de sus oportunidades futuras (Keynes, 1921),
sino que presume que esa posibilidad no es relevante en las situaciones bajo
análisis. La imagen subyacente es la de una economía con gran heteroge-
neidad en términos de bienes y de actores, donde, por caso, la rentabili-
dad futura de una inversión individual depende solo en pequeña parte
de condiciones tecnológicas (y la evolución de estas, por su propia na-
turaleza, tampoco se puede representar fácilmente mediante un proceso
estocástico identificable objetivamente) sino, sobre todo, de futuras accio-
nes de una gran variedad de agentes (potenciales compradores, proveedo-
res, competidores, gobiernos). Esta imagen se complementa con la que pre-
senta a las típicas inversiones en activos reales como el “hundimiento” de
recursos durante períodos prolongados, de manera que las correspondientes
decisiones implican de algún modo estimar probables flujos de retornos en
futuros lejanos (y consecuentemente muy inciertos) y referir la secuencia
de beneficios a una “tasa de interés de largo plazo”, en cuya determinación,
si es que hay mercados de instrumentos de crédito de larga maduración,
intervienen expectativas acerca de las futuras condiciones de los mercados
financieros. En este análisis no hay presunción de que esos planes y expec-
tativas de los agentes sean compatibles entre sí.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 95
Enfrentado al problema de describir la formación de planes inter-
temporales, el modelo de equilibrio general elige simplificar abstrayendo
de complicaciones, y suponer que las expectativas agregadas pueden des-
cribirse según la evolución que tendría un sistema bien coordinado. Una
respuesta alternativa, implícita en el modelo de ingreso-gasto, es enfatizar
esas complicaciones y tratar a las expectativas como exógenas, por la pre-
sunción de que reflejan comportamientos que por su complejidad eluden
una descripción explícita.
De cualquier modo, se podrían buscar representaciones de equilibrio
temporario (Hicks, 1939, Lindahl, 1939, Grandmont, 1977), en las cuales
las expectativas no necesariamente deben ser correctas, ni siquiera en tér-
minos probabilísticos, y sin embargo la economía estaría descripta por un
sistema de equilibrio general en los mercados presentes de bienes, servicios
y activos. Esta sería, por ejemplo, la interpretación del sistema (1.17)-(1.18)
si es que se admite que las expectativas que aparecen en las ecuaciones
pueden estar descriptas por esquemas de diferente tipo. Aun así, la econo-
mía estaría en un estado “de pleno empleo” en que el mecanismo de precios
dado por movimientos en la tasa de interés y en los salarios llevaría a la
igualdad del ahorro y la inversión al nivel de producto y empleo donde se
equilibran oferta y demanda de trabajo
9
.
El modelo de ingreso-gasto niega ese mecanismo. En particular, la ecua-
ción de demanda agregada (1.19) no contiene a la tasa de interés, es decir:
los potenciales factores de ajuste no incluyen movimientos en el rendimien-
to de los bonos. Pero, si esto fuera así y ante, por ejemplo, una reducción de
9
En el modelo del agente representativo, éste posee directamente derechos sobre los flujos
de producción futura; implícitamente, sus activos consisten en acciones de la empresa re-
presentativa. Para hacer la comparación con la típica “curva IS”, que supone la existencia de
un mercado de bonos de rendimiento fijo, correspondería reconocer que “ahorro e inversión
no son llevados a cabo por los mismos agentes”, y obtener ecuaciones como (1.17)-(1.18)
a través de la maximización descentralizada de consumidores-oferentes de trabajo (y reci-
pientes de los dividendos de empresas), y de firmas que optimizan sus flujos de dividendos,
todos los cuales pueden operar en el mercado financiero. Eso resultaría en expresiones para
la oferta y la demanda agregada de bienes en función de la tasa de interés. A la tasa de
interés de equilibrio se haría entonces nulo el exceso de demanda de bienes y bonos.
96 Progresos en Macroeconomía
la predisposición a invertir, si no hubiera una reducción compensatoria de
la tasa de interés, no se generarían señales para recomponer la demanda
agregada a los niveles de equilibrio. En ese caso, que sería como si en
una “IS” se fijara de algún modo la tasa de interés, la producción y la
demanda de trabajo estarían restringidas por la demanda agregada de
bienes, a la manera de la ecuación (1.20), independientemente de que
exista flexibilidad salarial (y a menos que las variaciones de salarios ele-
ven de algún modo la demanda de bienes). Hay una falla en la coordinación
intertemporal, tal que el mecanismo de precios (rendimientos de activos) no
opera para reconciliar las decisiones referidas al futuro de ahorristas e
inversores.
La pregunta se traslada entonces a las razones de la ausencia de ajuste de
la tasa de interés. Un argumento al respecto (Keynes, 1930, Leijonhufvud,
1981) señala la posibilidad de inconsistencias de expectativas en los parti-
cipantes en los mercados financieros. Así, en particular, si por alguna razón
cayeran los retornos esperados de las inversiones y, al mismo tiempo los
oferentes de crédito, como conjunto, tienen percepciones firmes de que la
tasa de interés de largo plazo se mantendrá alrededor de sus niveles históri-
cos, la caída del rendimiento de los bonos podría ser insuficiente para soste-
ner la demanda agregada. Independientemente de la relevancia y del posi-
ble grado de generalidad de ese efecto (la relativa inflexibilidad de las ex-
pectativas sobre tasas de interés frente a volátiles previsiones de beneficios
no parece una hipótesis de validez genérica), lo que destaca desde el punto
de vista analítico es que depende del choque entre percepciones y anticipa-
ciones heterogéneas
1 0
.
El modelo elemental de ingreso-gasto pertenece a otra generación que
aquél de equilibrio general y optimización intertemporal. Su carácter “aproxi-
10
Este modelo trata a la heterogeneidad, heurísticamente, a través de la agregación en una
cantidad reducida de “agentes representativos” de diferentes roles y tipos de decisión. Así,
la imagen es la de una interacción entre trabajadores, consumidores, empresarios y tenedo-
res de activos, con el comportamiento de cada grupo descripto a través de una “conducta
promedio”.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 97
mativo” y de poca elaboración técnica deriva en parte de esa circunstancia,
pero también de razones conceptuales. Ambos modelos se enfrentan a un
problema común, que es el de describir en un conjunto de pocas ecuaciones
y con pocos parámetros el comportamiento de un sistema donde interactúan
numerosos agentes y donde los espacios de bienes y potenciales contingen-
cias tienen de hecho una alta dimensionalidad. El que se hayan podido cons-
truir representaciones razonablemente simples y útiles es, de por sí, un he-
cho importante, y muestra que la búsqueda de regularidades agregadas re-
sulta productiva. Sin embargo, la operación de reducción de grados de li-
bertad que significan esos ejercicios no es en absoluto trivial, y no parece
que se pueda basar en criterios a priori robustos y generales. En esa instan-
cia de elegir representaciones simplificadas, el modelo de equilibrio gene-
ral adopta la imagen de un sistema “tan coordinado que se comporta como
un individuo”, mientras que el de ingreso-gasto enfatiza la posibilidad de
inconsistencias, y la interpretación de los parámetros de funciones de com-
portamiento agregado como cantidades de tipo fenomenológico, cuya in-
terpretación al modo de decisiones individuales sería en todo caso ilustrativa
o metafórica.
c) Algunas características del modelo básico de equilibrio general
i) Optimalidad paretiana y plena coordinación
La versión básica del modelo de equilibrio general que se comentó pre-
viamente tiene la forma de un problema de bienestar social (y el procedi-
miento de solución explota esta característica). Esto implica que las fluc-
tuaciones macroeconómicas resultantes tendrían la interpretación de “me-
jores respuestas” sistémicas ante los impulsos exógenos de productividad.
Se marca ahí un contraste marcado con teorías macroeconómicas previas
(que, en particular, incluyen a mucha literatura pre-keynesiana sobre crisis
y fluctuaciones, y a los esquemas “monetaristas”, basados en fricciones de
precios), en las que las variaciones de la actividad agregada y, especialmen-
98 Progresos en Macroeconomía
te, las recesiones, se veían de un modo u otro como reflejo de patologías o
fallas de funcionamiento de la economía. La imagen de un sistema que en
cada momento implementa un óptimo frente a cambios, de origen extra-
económico, en las oportunidades de producción, se corresponde con la de
economías que se adaptan (perfectamente) a fenómenos naturales aleatorios,
o a la de ciclos estacionales, donde varían la producción y el uso de recurso
sin que esos altibajos sean problemáticos de por sí.
Manteniendo estrictamente el supuesto del agente representativo,
11
la
maximización individual lleva automáticamente a un máximo social. La
naturaleza de óptimo paretiano del resultado no depende estrictamente del
supuesto, sino de la proposición del primer teorema de bienestar, que esta-
blece esa propiedad para el equilibrio competitivo. El modelo simple inten-
ta representar a un sistema de equilibrio general, en el caso específico en
que éste pudiera describirse como si estuviera habitado por un conjunto de
agentes idénticos entre sí, y donde habría “mercados virtuales”, sin transac-
ciones en equilibrio, dada la ausencia de oportunidades de intercambio. Allí,
las condiciones de primer orden del óptimo individual en autarquía (o sea,
donde cada agente interactúa efectiva, si no potencialmente, sólo con la
naturaleza, al producir o invertir, y no con otros individuos) definirían pre-
cios sombra (al modo del salario implícito en (1.8)), que también se pueden
interpretar como precios de equilibrio de esos mercados.
Por hipótesis, las decisiones del agente representativo son auto-consis-
tentes. Las condiciones que permiten una agregación exacta (es decir, la
equivalencia formal entre las cantidades agregadas ofrecidas y demandadas
en los mercados en equilibrio general y las que se derivarían del óptimo de
un agente representativo, el mismo para cualquier configuración de
parámetros exógenos) son estrictas (ver por ejemplo Lewbel, 1989, Kirman,
11
El “agente representativo” marshalliano es una construcción analítica diferente de aquella
hecha en el modelo de equilibrio general. Se ha señalado (Colander, 1995, véase también
Leijonhufvud, 2004) que Marshall usó a la firma representativa como un método para discu-
tir el equilibrio dinámico de una industria; era un uso contextuado y limitado del concepto,
en contraste con un elemento de una estructura formal.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 99
1992, Stoker, 1993). Sin embargo, a costa de complicaciones, aunque tal
vez considerables, en la resolución, es posible construir modelos con algu-
na heterogeneidad de agentes y donde se incorporan efectos distributivos, y
extender el esquema básico para introducir en el modelo hipótesis (como
competencia monopolística, pegajosidad en los precios, externalidades de
algún tipo, o restricciones a los mercados futuros contingentes abiertos) que
eliminan la optimalidad paretiana de los equilibrios. De todos modos, lo
que permanecería inmodificado en la lógica de equilibrio general, es la de-
terminación de acciones individuales como solución de los problemas de
optimización relevantes, y la completa compatibilidad de planes de los agen-
tes, a través del funcionamiento de los mercados existentes en el momento,
y de las “expectativas racionales” sobre variables que no se determinan en
mercados presentes.
La compatibilidad de planes implícita en la representación de equilibrio
general con expectativas racionales significa que, por hipótesis, los com-
portamientos individuales están bien adaptados entre sí: no habría aquí po-
sibilidad de inconsistencias o fallas de coordinación, donde las acciones de
algunos individuos se apoyan en la presunción de que las decisiones de los
demás agentes se determinan de manera diferente de lo que ocurre en los
hechos.
12
Como consecuencia, modelos de este tipo no están, genéricamen-
te, conformados para tratar problemas de sostenibilidad macroeconómica;
el punto se discute con más detalle a continuación.
12
Parece útil diferenciar entre fallas de coordinación de dos tipos: aquellos que co-
rresponden a situaciones de múltiples equilibrios de Nash donde los agentes coordi-
nan sus comportamientos, pero lo hacen en un “estado indeseable” dentro del conjun-
to de equilibrios posibles, y situaciones donde los comportamientos son inconsisten-
tes, y no constituyen equilibrios (el agente 1 aplica la acción X porque imagina que
otro agente 2 va a realizar la acción Y, pero éste hace Z, imaginando que 1 está jugan-
do W....). Los modelos de expectativas racionales dejan de lado la posibilidad de las
fallas de coordinación de esta segunda clase, que parecen relevantes para fenómenos
de perturbación macroeconómica (Heymann, 2002).
100 Progresos en Macroeconomía
ii) Maximización individual y expectativas racionales
Desde la perspectiva de los analistas, las posibilidades instrumentales
para encontrar soluciones a los modelos que formulan limitan el grado de
complicación de las especificaciones que pueden proponer (el punto ha sido
enfatizado, entre otros, por Lucas, 1986). De hecho, el desarrollo de técnicas y
procedimientos computacionales ha estado asociado con una considerable am-
pliación de la sofisticación de los modelos abordados en la literatura.
Al mismo tiempo, la solución explícita de los modelos, aun de los que
hoy constituyen variantes comparativamente simples, como el descrito pre-
viamente sección requiere, como se vio, el uso de métodos no demasiado
triviales para encontrar (o para aproximar localmente) los resultados. Pero
estos modelos son auto-referenciales: se supone que el agente lleva a cabo
la misma resolución que el analista o, al menos, que actúa como si hubiera
aplicado un procedimiento igual. Por este motivo, al interpretar las conclu-
siones, interesa considerar la complicación que representa para el analista
el proceso de encontrar la respuesta al problema planteado, en cuanto al
insumo de instrumental y de ingenio. Frente a un modelo de este tipo cuyo
abordaje requiere técnicas de “última generación”, por ejemplo, la hipótesis
implícita sería que el o los agentes deciden de manera indistinguible de lo
que haría alguien que conoce y utiliza esas técnicas avanzadas, sea porque
las emplean en la práctica, sea porque de algún modo no especificado han
adquirido la habilidad para actuar de esa manera. El argumento “como si”
de que los agentes saben explotar plenamente las oportunidades que les
ofrece el entorno puede tener valor heurístico en casos específicos, pero
ciertamente parece difícil asignarle el rango de axioma o de principio bási-
co para un razonamiento riguroso
13
. La identificación automática del analista
13
De algún modo, la hipótesis de que la adaptación al entorno se determina sin un cálculo
explícito remite a un proceso adaptativo que ha convergido a lo largo del tiempo (véase por
ejemplo Lucas, 1986). Eso requiere un entorno estable, por un período suficientemente
largo como para que ese proceso converja. El argumento perdería validez en transiciones (o
ante “cambios de reglas de juego”: el proverbial campeón de billar friedmaniano, que ejecu-
ta su oficio a la perfección sin preocuparse por las leyes de la física que gobiernan su activi-
dad, tendría posiblemente que empezar de nuevo sin tener grandes habilidades si de repente
se le cambia la mesa por una de ping-pong).
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 101
que identifica soluciones de un problema explícito de optimización con el
agente-implementador en los hechos de esa misma solución parece una hi-
pótesis a considerar en contextos particulares, y posiblemente útil en una
variedad de circunstancias, pero no una proposición teórica fundamental y
necesaria
14
.
Algo similar ocurre con las expectativas racionales. El concepto se in-
troduce a veces de manera imprecisa, sugiriendo que equivale a suponer
que los agentes usan de manera eficiente la información disponible, o “no
cometen errores sistemáticos”. La afirmación sobre el empleo eficiente de
los datos deja abierto si se refiere a que las expectativas se basarían en una
interpretación “razonable” de los procesos económicos (imperfecta, poten-
cialmente cambiante), o bien resultan de una representación óptima, que no
deja queda nada por aprender sobre el sistema relevante. La alusión a los
errores sistemáticos no deja claro si sugiere que a la larga las anticipaciones
se efectúan de manera correcta (“no se tropieza muchas veces con la misma
piedra” requiere detectar a tiempo que la piedra es la misma), o bien que la
optimalidad de las proyecciones de los agentes se verifica desde el primer
momento (lo que se corresponde con expectativas racionales en sentido es-
tricto). En todo caso, esas formulaciones parecen presentar como un su-
puesto de contornos difusos y como simple derivación del sentido común a
lo que es una hipótesis fuerte y específica sobre la correspondencia entre
percepciones incorporadas en las acciones de los agentes y los procesos que
efectivamente generan los fenómenos económicos a los cuales se refieren
esas percepciones.
14
Por otro lado, el propio “avance tecnológico” en la construcción de modelos plantea un
problema a esa identificación entre soluciones de optimización del analista y decisiones efec-
tivas del agente: si se supone que las acciones derivadas como óptimos del “último modelo”
describen el comportamiento previo de los agentes, entonces estos actuaban de manera dis-
tinta de lo que planteaban los modelos anteriores y, dado que el modelo presente es
presumiblemente provisorio, los agentes no estarían maximizando estrictamente: si los com-
portamientos evolucionan a la par del análisis, no hay de hecho maximización absoluta en
ningún momento, sino aprendizaje incremental. Este punto aparece de forma prominente en la
literatura reciente dedicada a la representación de mecanismos de revisión de expectativas.
102 Progresos en Macroeconomía
Interesa distinguir entre las interpretaciones literales y “como si” del
agente representativo. En el primer caso, el individuo actuaría en soledad,
de hecho, y simplemente interactuaría con el mundo físico circundante. Las
únicas expectativas que debe formar se refieren a las condiciones de la na-
turaleza y a sus propias acciones futuras. Suponiendo ausencia de
inconsistencias temporales en la conducta del agente o de incertidumbres
sobre los futuros criterios de decisión, las expectativas sobre acciones se
resuelven en la formulación de los propios planes intertemporales. Lo que
queda entonces es formular esos planes, dadas las distribuciones de proba-
bilidad percibidas de los futuros estados de la naturaleza. En un sistema
de muchos agentes, esa situación se reproduciría en el caso límite de
mercados completos, donde habría un conjunto de mercados y de pre-
cios capaces de equilibrar en el presente las ofertas y demandas de to-
dos los bienes en todos los períodos en todos los estados de la naturale-
za. Cada individuo definiría sus planes (de una vez y para siempre) en
todas las dimensiones de bienes, momentos y potenciales estados del mun-
do sobre la base de los precios observados (que resumen el comportamiento
de los demás agentes) y de probabilidades referidas a fenómenos determi-
nados fuera del sistema económico.
Por contraste, bajo otros supuestos, que parecen cubrir a las situaciones
de interés macroeconómico, los individuos deben formar expectativas so-
bre las conductas de los demás sin que las decisiones estén reconciliadas
por algún mecanismo de mercado operando en el presente (por caso:
una persona que elige una carrera de estudio lo hace sin información
directa sobre sus oportunidades de trabajo futuras ante diferentes con-
tingencias, o sobre la distribución de probabilidades de esas contingen-
cias). Aun suponiendo, a efectos del argumento, de que valga la hipótesis
del agente representativo, en el sentido de que los individuos sean “fun-
damentalmente” idénticos, sigue planteada la cuestión sobre la manera
en que esos individuos anticipan las acciones de los demás. Para que
todos hagan de cuenta que sus planes reproducen a escala los del agre-
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 103
gado, se requeriría que cada uno reconozca que es representativo, lo cual
es una condición no trivial
15
.
De cualquier modo, las expectativas influyen sobre la evolución del sis-
tema que los agentes están tratando de anticipar. La hipótesis de expectati-
vas racionales identifica a las distribuciones de probabilidades de variables
endógenas sobre las cuales se basan las previsiones que, a su vez, inducen
las conductas económicas, con las distribuciones de probabilidades efecti-
vamente generadas por esas conductas, y por los shocks exógenos.
Las expectativas racionales tienen entonces la naturaleza de puntos fijos
de la transformación que va desde los esquemas individuales de formación de
expectativas a las distribuciones observadas de las variables (Sargent, 1993).
Supóngase que, dada una historia h
t
del sistema, los agentes deciden sus
acciones en t + 1 y sus planes para el futuro suponiendo que las variables
endógenas futuras (denotadas por X
t+1
) responden a leyes de movimiento
percibidas que definen una distribución de probabilidades G
e
(X
t+1
/
h
t
). Las
acciones y planes para t+1, denotados por A
t+1
, serían entonces función (A)
de esa distribución de probabilidades. A su vez, las acciones y planes deter-
minan en los hechos, a partir de los comportamientos concretos y su
interacción, la distribución de probabilidades “real” de las variables (indica-
da por G):
1 1 1 1
( / ) ( ) ( ( ( / ))) ( ( / ))
e e
t t t t t t t
G X h F A F A G X h T G X h
+ + + +
· · · . Las distri-
buciones “imaginadas” por los agentes inducen decisiones que inducen dis-
tribuciones efectivamente realizadas. Entonces, a través de mecanismos po-
siblemente intrincados, los comportamientos económicos transformarían
15
Existen encuestas de distinto tipo en las cuales se pregunta a individuos sobre su situación
individual y la de algún agregado. En muchos casos, la descripción media de los estados
individuales difiere apreciablemente de la media de las percepciones sobre el agregado. En
una situación de este tipo es como si el “agente medio” no se reconociera como tal. Un
conocido cuento de Asimov (1955) alude al tema. En el cuento se imagina un futuro (2008…)
en que los desarrollos del análisis social permiten identificar al votante representativo y
decidir las elecciones mediante preguntas efectuadas sólo a ese individuo. El procedimiento
electoral consiste en revelar la identidad del votante, y encuestarlo: en el relato, el individuo
se manifiesta sorprendido y confuso por la designación (por cierto, la sorpresa y la confu-
sión han sido previstas y tomadas en consideración por los encargados de la encuesta).
104 Progresos en Macroeconomía
leyes de movimiento (o distribuciones) percibidas en leyes de movimiento
efectivas. Las expectativas racionales serían distribuciones que se “auto-
validan”, o sea, puntos fijos de la transformación T
16
.
La formulación de las expectativas racionales como coincidencia entre
leyes de movimiento (probabilísticas) percibidas y realizadas facilita preci-
sar características de la hipótesis. Así, el azar incorporado en los compo-
nentes aleatorios de los modelos de predicción que subyacen las decisiones
de los agentes no sería reducible: si esos componentes manifiestan la igno-
rancia por parte del formador de expectativas, las expectativas racionales
presuponen que esa ignorancia ya ha sido acotada lo que es posible y, por lo
tanto, no hay lugar para mejoras en los esquemas de previsión a través del
aprendizaje. El entorno relevante para un agente puede estar influido por
azares de distinto tipo, pero el individuo conocería la distribución de las
realizaciones que pueden resultar, y la contempla al decidir su comporta-
miento. Cualquier shock es una extracción de una distribución conocida, y
su eventualidad ha sido tomada en cuenta en el momento pertinente: todos
los riesgos son (racionalmente) calculados. Si un agente optimiza con ex-
pectativas racionales no hay posibilidad de arrepentimiento, excepto en el
sentido trivial de que alguna información disponible actualmente, pero no
al momento de decidir, habría inducido una conducta diferente a la aplica-
da, que sigue pareciendo óptima dada la información existente en aquel
momento
17
.
16
En este contexto, el aprendizaje se asociaría con una dinámica de variación de las leyes de
movimiento percibidas G
e
como resultado del procesamiento de experiencias y observacio-
nes por parte de los agentes; las expectativas racionales se verían como puntos de reposo de
procesos de aprendizaje a partir de errores. La formulación resalta la analogía con los pre-
cios de equilibrio vistos como valores a los que convergerían procesos (virtuales) de “tan-
teo” en los que los precios se ajustarían en función de excesos de demanda.
17
Conviene distinguir entre información y conocimiento. En el contexto de la especifica-
ción de modelos con fines de predicción, el conocimiento se referiría a los parámetros de
esos modelos, mientras que la información aludiría a los datos que alimentan la previsión.
Con expectativas racionales, el agente actuaría como si supiera los verdaderos parámetros
del modelo; aun así, pueden quedar restricciones “tecnológicas”al alcance y oportunidad de
la información que alimenta a la formación de expectativas.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 105
Es decir que, con optimización y expectativas racionales en sentido lite-
ral no se plantean, por principio, problemas de sostenibilidad de planes o de
decisiones. Puede haber impulsos que lleven a un agente o a un conjunto de
agentes a un nodo indeseable dentro del conjunto de posibilidades abiertas
antes de la realización, pero la probabilidad de esa perturbación estaba in-
corporada en las acciones previas, y su ocurrencia es sorpresiva solo al
modo de “un hecho de mala suerte”. Por otra parte, tomada en considera-
ción la información con que el agente contó en cada instante, no habría nada
que cambiar en las acciones que llevaron a ese nodo, ni al plan contingente
(que define las acciones futuras para cada uno de los estados posibles) del
cual la historia pasada ha formado parte. Por contraste, si un agente está en
un sendero insostenible, significaría que le conviene revisar su conducta.
Eso carece de significado para un optimizador con expectativas racionales
que, por definición, no puede individualmente mejorar el criterio que viene
empleando para definir su programa contingente de acciones En rigor, con
esos supuestos de optimización y expectativas racionales no existirían ins-
tancias donde, por ejemplo, alguien se ve sorprendido por una ruptura con-
tractual: si una promesa explícita no se cumple, la interpretación tendría
que ser que un acontecimiento aleatorio cuya eventualidad reconocían las
partes (tal vez no con probabilidades idénticas, por la posibilidad de infor-
mación asimétrica, pero sí “de la mejor manera”, dadas las circunstancias
de cada individuo) pone en funcionamiento, de un modo previsto, una cier-
ta “cláusula de escape” implícita en el contrato. En algún punto del argu-
mento, preguntarse acerca de la sostenibilidad de un conjunto de comporta-
mientos, planes o compromisos implica necesariamente negar esas hipóte-
sis de optimalidad.
El supuesto de expectativas racionales, tomado literalmente, postula agen-
tes cuyo conocimiento supera en general al del analista (Sargent, 1993, Evans
y Honkapohja, 2001; véase la sección 3 más adelante). El investigador plantea
modelos o esquemas de interpretación de fenómenos como objetos de vali-
dez presuntamente acotada y provisoria, con parámetros que resultan de la
observación de hechos durante un período finito, y que de un modo u otro
106 Progresos en Macroeconomía
están sujetos a revisión o re-estimación a medida que el conjunto de infor-
mación se amplía. El agente con expectativas racionales actuaría como si
contara con un modelo perfectamente especificado y con parámetros no
sujetos a error.
Las características de la hipótesis implican la existencia de problemas
lógicos en diversos ejercicios analíticos que son usuales en la literatura y en
la discusión macroeconómica. Con expectativas racionales no se concibe
que las leyes de movimiento del sistema experimenten cambios paramétricos.
Nociones como cambio de régimen, “variaciones de reglas de juego” y si-
milares están, en rigor, contrapuestas con el conocimiento que se le asigna a
los agentes con expectativas racionales, y que es incompatible con cambios
en el modelo de comportamiento que describe al entorno. En expectativas
racionales, cualquier variación no anticipada debería ser resultado de una
extracción estocástica de una distribución conocida: en todo caso, se conci-
be que los parámetros de un “modelo de primer orden” sean modificables
mediante un proceso con probabilidades definidas en un “meta-modelo”
conocido por los agentes, lo cual no cambia el hecho de que no habría, por
construcción, variaciones arbitrarias en esos parámetros.
Estas cuestiones de lógica tienen repercusiones sobre la interpretación
de modelos que buscan explorar alternativas de política económica emplean-
do la hipótesis de expectativas racionales, y de aquellos que intentan repre-
sentar fenómenos de crisis manteniendo ese supuesto.
3. Extensiones
a) Economías abiertas
El esquema simple de equilibrio general se puede adaptar sencillamente
para generar un modelo afín para economías que participan del comercio
internacional (véase, por ejemplo, Obstfeld y Rogoff, 1996). Una economía
abierta análoga a la economía cerrada que describe el sistema (1.1)-(1.5), y
que produce un único bien, solo puede recibir promesas de pago en contra-
partida de los bienes que exporta. Suponiendo que existe un mercado inter-
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 107
nacional de activos financieros y que la economía es pequeña y sus residen-
tes tienen participación irrestricta en ese mercado de crédito, la diferencia
con el modelo de economía cerrada sería que el agente representativo no
enfrenta período a período la condición de conservación (1.3), sino una
restricción de presupuesto:
1 t t t t t t
Y R B C I B

+ · + + (1.20)
donde B
t
representa la tenencia de bonos del agente al final del período t (el
equivalente de la posición financiera neta de la economía contra el exte-
rior
18
) y R
t
es el rendimiento bruto (en términos de bienes) en t de los
activos en cartera en t-1 (rendimiento que puede ser estocástico visto desde
t-1). Dado que el exceso del producto respecto de la absorción de bienes
(C
t
+I
t
) es el saldo del comercio exterior, es claro que (1.21) equivale, para la
economía en su conjunto, a la igualdad entre el resultado de la cuenta co-
rriente del balance de pagos (exportaciones netas más rentas de activos),
por un lado, y la acumulación de activos contra el resto del mundo, por otro:
la “identidad del balance de pagos” representa de hecho una restricción de
presupuesto agregada
19
. Por su parte, la secuencia temporal de activos y
18
La variable B mide el valor de las deudas de agentes del resto del mundo con el “residente
representativo”. En una economía cerrada, el agente representativo debe necesariamente
tener activos financieros netos (o deudas netas) iguales a cero, porque cualquier obligación
es “consigo mismo”.
19
Una formulación tan simple como la de (1.21) muestra claramente la propiedad evidente,
pero no siempre reconocida, por la cual no existe tal cosa como una entrada o salida de
capitales exógena a las decisiones de los agentes internos. En un esquema de agente repre-
sentativo, aludir a una instancia de entrada de capitales implica emplear una expresión
complicada para indicar que el individuo compra bienes al resto del mundo (o atiende servi-
cios de deuda) recurriendo al crédito: indudablemente, esa es decisión del individuo, su-
puesta la existencia de la oferta de financiamiento. Con muchos agentes, más allá de los
vericuetos que puedan tener las transacciones entre residentes y no residentes, si hay un
ingreso neto de capitales deben existir de todos modos decisiones de agentes locales de
demandar bienes y servicios por encima del ingreso, y como contrapartida, de emitir deuda
que será colocada en el exterior (y, sin duda, tiene que haber también agentes externos
dispuestos a vender los bienes y aceptar los activos). Las condiciones del crédito externo
pueden ciertamente variar con intensidad; el resultado de la cuenta corriente refleja los
comportamientos de los agentes internos bajo esas condiciones cambiantes.
108 Progresos en Macroeconomía
20
La noción de valor presente tiene significado claro en contextos de previsión perfecta y
plena participación de los agentes en los mercados de activos (las cantidades futuras se
descuentan a la tasa de interés, que está definida sin ambigüedad) y en un esquema de
mercados completos (las cantidades futuras en cada posible estado se valúan a los precios de
mercado, definidos para cada momento-estado). Con mercados incompletos, las valuaciones
de distintos agentes en el mismo estado de la naturaleza no se igualan (porque la inexisten-
cia de un menú suficientemente extenso de activos impide la diversificación de riesgos).
Definir las condiciones de transversalidad o de solvencia implicaría usar “factores de des-
cuento contingentes” diferentes para diferentes individuos (véase Magill y Quinzii, 1994).
Por otro lado puede notarse que la condición de que “no quedan deudas impagas” se refiere
a promesas contingentes y admite, de algún modo, la posibilidad de “cláusulas de contin-
gencia implícitas”, no escritas en contratos, pero reconocidas por las partes (e incorporadas
en los arreglos entre ellas a través de instrumentos como sobretasas a modo de compensa-
ción por instancias de repago incompleto). Cuando los pagos en cada posible estado son de
conocimiento común para las partes, aun cuando el valor de cancelación de las obligaciones
difiera según las circunstancias, no hay “promesas rotas” (Leijonhufvud, 2003, Heymann,
2006), porque dadas esas circunstancias las conductas se ajustan a lo esperado. Por supues-
to, con contratos incompletos es difícil imaginar que cada agente que participa en un contra-
to tiene en general una percepción consistente de las acciones futuras del otro en todas las
situaciones posibles; puede haber entonces incumplimientos (frustración de planes), aunque
la definición precisa de tales incumplimientos se complica porque dependería de expectati-
vas individuales (no observables por un agente externo) al momento de contratar.
pasivos está restringida por una condición terminal de solvencia. Esta ex-
presa que no sería posible “pagar deuda con más deuda” indefinidamente y
que, en términos de valor presente, “no quedan deudas impagas’’ al límite
del horizonte posiblemente infinito que contempla el modelo
20
.
Es decir que el esquema de economía abierta es similar al de economía
cerrada, con la diferencia de que el exceso de demanda de bienes sobre la
producción (restringida a cero en el caso cerrado) se determina
endógenamente, y la tasa de interés es exógena (determinada internamente
en una economía cerrada), de manera tal que la restricción de presupuesto
se expresa de manera intertemporal, como igualdad entre valor presente de
gasto y riqueza (en lugar de definirse período a período por la condición de
conservación de producto igual a utilización de bienes). El modelo genera
entonces una dinámica de producto, empleo, volumen y asignación del gas-
to y cuenta corriente (o activos y pasivos externos), dada la secuencia de
tasas de interés determinada en el mercado internacional, y los impulsos de
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 109
productividad. Un resultado típico es que aumentos transitorios de produc-
tividad inducirían subas mayores del producto que del gasto y, por lo tanto,
elevarían el superávit comercial; en cambio, la expectativa de crecimientos
futuros de productividad se asociaría con la toma de crédito externo para
financiar una mayor demanda corriente.
La formulación se puede ampliar de manera sencilla para contemplar la
existencia de bienes no transables internacionalmente. El problema queda-
ría expresado como:
max ( , , )
t T N
o t t t
t
E U C C L β

donde
i
t
C denota el consumo del bien i (i = T,N, transable y no transable,
respectivamente), y
T N
t t t
L L L · + es la oferta total de trabajo, que se reparte
entre los dos sectores. Las restricciones se componen en primer lugar de las
funciones de producción:
1 1,
( , )
T T T TT NT T
t t t t t
Y Z F K K L
− −
·
1 1
( , , )
N N N TN NN N
t t t t t
Y Z F K K L
− −
·
con
i
t
Y la producción del bien i en t y
1
ij
t
K

el capital constituido por bienes
de tipo i que está instalado en el sector productor de j a fines del período t-
1. Las condiciones de balance entre disponibilidad y uso de recursos son
diferentes para los dos bienes:
1
T T TT TN
t t t t t t t
Y R B C I I B

+ · + + +
N N NT NN
t t t t
Y C I I · + +
donde, como antes, R
t
,B
t-1
son, respectivamente, el rendimiento en t (en tér-
minos brutos, o sea incluyendo el repago del capital) de los bonos y el valor
de los activos (netos) contra el resto del mundo a fines de t-
1
, y
ij
t
I es la
inversión que se hace en el sector j en bienes de tipo i. Es decir que el
producto y la utilización de bienes no transables son necesariamente igua-
les período a período, mientras que se pueden generar excesos de oferta o
de demanda de bienes transables intercambiando promesas (activos finan-
(1.21)
(1.22)
(1.23)
(1.24)
(1.25)
110 Progresos en Macroeconomía
cieros) contra el exterior, sujeto a la condición de solvencia. Esta restricción
de solvencia determina, en última instancia, un balance intertemporal entre
generación y utilización de bienes transables, balance que debe satisfacerse
en cada período para los no transables.
El modelo se cierra con ecuaciones para la acumulación de capital y para
los parámetros de productividad:
1
(1 )
ij ij ij ij
t t t
K K I δ

· − +
1
ln (1 ) ln
i i i i
t t t
Z Z ψ ε

· − +
La formulación tiene implícito un “precio sombra” de los bienes, dado
por la tasa marginal de sustitución en el consumo. O sea que, encontrada la
solución del sistema, se puede definir un precio relativo de los no transables
en términos de transables (que se interpreta como la inversa del tipo real de
cambio) como:
( , , )
1
( , , )
T
N
T N
t t t
N
C
t
T N
t t t t
C
U C C L
P
e U C C L
· ·
donde e sería el tipo real de cambio y U
c
indicaría la utilidad marginal del
bien i.
Con esta estructura (que por cierto se puede simplificar o extender de
varias maneras, por ejemplo, introduciendo variables fiscales) se obtiene
una dinámica de producción, cuenta corriente, tipo real de cambio y asigna-
ción del consumo y de la inversión por tipo de bien (los resultados de una
versión sencilla forman parte de la discusión en Heymann, 1994).
Este esquema ilustra características importantes de las construcciones
de equilibrio general, como son la atención precisa sobre las restricciones
de presupuesto y sobre las repercusiones que se generan entre distintos
mercados y conjuntos de decisiones. En todo caso, si se suponen expectati-
vas racionales, los resultados del modelo, cualesquiera sean, representan
secuencias de equilibrio intertemporal, reflejo de respuestas óptimas de la
economía (figurada a través del agente representativo), que aprovechan in-
mejorablemente las oportunidades disponibles dadas las condiciones ini-
(1.26)
(1.27)
(1.28)
i
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 111
ciales (recursos, tecnologías, activos o pasivos externos) y que tienen en
cuenta, también óptimamente, las distribuciones de probabilidades de los
potenciales shocks
21
. Esto implica, necesariamente que, bajo las hipótesis
del ejercicio, el sendero macroeconómico del sistema es siempre “sosteni-
ble”, porque las posibles eventualidades (incluyendo por ejemplo las ins-
tancias de repago parcial de deudas) han sido consideradas con una evalua-
ción correcta de sus implicancias y de sus respectivas probabilidades: el
analista, por definición, no puede informarle nada al agente que el agente
(que actúa como si conociera el modelo) no sepa.
El argumento vale cualquiera sea el estado de la economía que se obser-
ve, si se postula que obedece a un modelo de este tipo: cualquiera sea la
configuración de consumo, inversión, balance comercial, endeudamiento y
tipo real de cambio, la única interpretación que admite el esquema es que
los agentes anticipan racionalmente condiciones futuras que validarán
(probabilísticamente) las decisiones presentes. Si un analista se plantea la
posibilidad de que haya trayectorias insostenibles (por ejemplo, apreciacio-
nes reales y/o déficit en cuenta corriente o subas del endeudamiento exter-
no) que pueden llevar a crisis, es porque de algún modo reconoce que, con-
siderando la información existente, puede haber casos en que la conducta
de los actores económicos sigue una evolución equivocada (desde el punto
de vista de los objetivos de los propios agentes), y que existe el riesgo, no
contemplado plenamente en las decisiones de mercado, de que los planes de
21
Al introducir a los bienes no transables se acoplan los planes de los agentes internos de un
modo que difiere del caso de un solo bien. En este último, se representa a cada agente
interno como alguien que, de hecho, interactúa solo con la naturaleza y con el mercado
internacional de crédito. Con bienes no transables, los ingresos presentes y futuros de cada
individuo que produce el bien N dependen del nivel de gasto de los demás agentes locales
(porque eso influye sobre la demanda de los bienes y, por ende, sobre su precio). Por lo
tanto, cuando forma expectativas, el agente las condiciona, de manera explícita o implícita,
a sus percepciones acerca de la evolución del conjunto de la economía. Esta depende a su
vez de los planes, acciones y resultados de los otros agentes locales. Se plantea entonces la
pregunta sobre la compatibilidad de los planes y expectativas. En este sentido, conviene
recordar que los “fundamentos” macroeconómicos que definen, por ejemplo, la capacidad
de servir deudas, son necesariamente prospectivos, porque se relacionan con las condicio-
nes futuras para la generación de ingresos. Por lo tanto, esos fundamentos no podrían
especificarse simplemente por observación de información presente, sin referencia a algún
esquema de predicción.
112 Progresos en Macroeconomía
los agentes se vean frustrados. Eso equivale a dejar de lado el supuesto de
expectativas racionales. La puesta en duda de la sostenibilidad de una tra-
yectoria macroeconómica significa, por lógica, preguntarse acerca de la
corrección de las percepciones y expectativas incorporadas en los compor-
tamientos económicos.
b) Fricciones de precios y modelos de política monetaria
El modelo básico discutido en la sección anterior supone perfecta flexi-
bilidad de precios y la irrelevancia del dinero. Las extensiones del esquema
de equilibrio general que levantan esas hipótesis, especialmente a efectos
de su utilización para propósitos de política monetaria, típicamente modifi-
can el esquema para incorporar heterogeneidad entre agentes y bienes, de
forma que los mercados de productos se representan como operando bajo
competencia monopólica, e introducen fricciones en los ajustes de precios
nominales. Esto último, a la manera de los más tradicionales modelos de fluc-
tuaciones basadas en la curva de Phillips aumentada por expectativas (Phelps,
1967, Friedman, 1968, Lucas, 1973), genera un canal de transmisión que
induce (transitorios) efectos de impulsos monetarios sobre la actividad real.
Un prototipo de estos modelos (Woodford, 2003, cap. 3, sobre el que se
basan los comentarios siguientes) representa a una economía cerrada que
produce solo bienes de consumo, y que está habitada por un continuo de
agentes. Estos consumen bienes de distinto tipo, y ofrecen trabajo poten-
cialmente diferenciado, que se usa en la producción de esos bienes
22
. Las
preferencias se describen como:
1
0
0
0
( , / , ) ( ( ), )
t
t t t t t t
E u C M P v h i di β ξ ξ

¹ ¹
1
¹ ¹

' ; 1
¹ ¹
¸ ]
¹ ¹


(1.19)
22
Puede haber distintas variantes en las especificaciones (véase Woodford, op.cit.), según,
por ejemplo, que se suponga que cada individuo provee un solo tipo de trabajo o que distri-
buye su trabajo en el conjunto de la economía. En todo caso, se supone que: i) no existen
efectos distributivos en la demanda de bienes o la oferta de trabajo, de manera que las
respectivas funciones solo dependen de variables agregadas (y, por supuesto, de los precios
específicos); ii) las firmas maximizan la esperanza de los beneficios (descontados), actuan-
do como tomadoras de salario, y con demandas de pendiente finita (iso- elásticas) por los
bienes que producen, de manera que cada firma es formadora de precios.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 113
donde C
t
es un índice de consumo (definido más abajo), P
t
es el índice de
precios de los bienes de consumo (también definido luego), M
t
indica las
tenencias de dinero, h
t
(i) es la cantidad de “trabajo de tipo i” ofrecido (los
tipos de trabajo, y las variedades de bienes, forman un continuo en el inter-
valo [ 0,1 ]), y ξ
t
una variable que describe desplazamientos de preferencias.
El agregador de consumo C viene dado por (Dixit y Stiglitz, 1977):
1 1
1
0
( )
t t
C c i di
θ
θ
θ
θ


1
·
1
¸ ]

Aquí c
t
(i) es el consumo del bien i. Esa especificación implica, que,
naturalmente, el índice de consumo es homogéneo de grado 1 en los consu-
mos de las distintas variedades y, si (como se supone), θ>1, se incorpora una
preferencia por “diversidad” en el consumo (si θ →1, el individuo quisiera
consumir variedades en proporciones fijas, y no existiría sustitución en el
consumo; si θ → ∞, habría perfecta sustitución entre los bienes, de manera
que sólo importaría la cantidad agregada). Al determinar las funciones de
demanda que se derivan de esas preferencias, las elasticidades-precio se
igualan al parámetro θ.
El índice de precios P
t
(construido de manera que
1
0
( ) ( )
t t t t
PC p i c i di ·

,
el gasto total en consumo) es:
1
1
1
1
0
( )
t t
P p i
θ
θ


1
·
1
¸ ]

El individuo recibe ingreso de su oferta de trabajo, dados los salarios
( )
t
w i en cada actividad, y de su participación (supuesta idéntica para todos
los agentes) en las utilidades de las firmas (denotadas por ( )
t
i Π ). El ingre-
so no financiero en el período t es entonces:
1 1
0 0
( ) ( ) ( )
t t t
w i h i di i di + Π
∫ ∫
(1.30)
(1.31)
(1.32)
114 Progresos en Macroeconomía
A partir de (1.29)-(1.31), se ve que la asignación del consumo por va-
riedades viene dada por:
( )
( )
t
t t
t
p i
c i C
P
θ −
¸ _
·

¸ ,
Esto implica que la relación entre la demanda de consumo del bien i y el
índice de consumo del individuo es función del precio relativo (al índice de
precios), con una elasticidad θ. Por otro lado, se puede ver que las decisio-
nes intertemporales del agente en cuanto a su consumo y tenencias de dine-
ro serían equivalentes a las de un modelo de un solo bien, siempre que el
consumo se represente por el índice C
t
y el nivel de precios (deflactor de los
saldos monetarios) por P
t
.
La oferta de trabajo del agente iguala la desutilidad marginal de los dis-
tintos tipos de trabajo con la utilidad marginal del consumo posibilitado por
los salarios correspondientes a ese trabajo:
( ( ), ) ( )
( , )
h t t t
c t t t
v h i w i
u C P
ξ
ξ
·
donde se supone separabilidad de las utilidades (los subíndices h,c representan
aquí derivadas parciales respecto de la oferta de trabajo y el consumo).
La producción de cada bien está a cargo de una firma, con una función
de producción:
( ) ( ( ))
t t t
y i A f h i ·
Puede notarse que los impulsos de productividad se suponen iguales
entre los sectores (de manera de mantener la simetría entre ellos).
El costo marginal en la producción del bien i es, claramente, igual al
cociente entre el salario y la productividad marginal del trabajo:
( ) ( )
( ) ( ( ) / )
'( ( ))
t t
t t t
t t t
w i w i
S i y i A
A f h i A
· · Ψ
(1.33)
(1.34)
(1.35)
(1.36)
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 115
La ecuación implica que el costo marginal depende positivamente del
producto. Se puede definir un “costo marginal real”, ( ) ( ) /
t t t
s i S i P · . Te-
niendo en cuenta la ecuación (1.34) que describe la oferta de trabajo, el
costo marginal real viene dado por una función:
( ) ( ( ), , )
t t t t
s i s y i Y χ ·
donde Y
t
es el producto agregado (igual al consumo agregado en este mode-
lo de economía cerrada sin acumulación de capital), y χ
t
es el vector de
impulsos aleatorios (de preferencias y tecnología). Con un mayor producto
(consumo) total, se incrementa el salario real requerido para generar una
determinada oferta de trabajo (porque a mayor consumo se desplaza hacia
atrás la oferta de trabajo, lo que eleva el costo marginal).
La empresa i, que enfrenta una demanda de elasticidad constante, en-
cuentra óptimo fijar precios con un margen (markup) fijo determinado por
esa elasticidad. Es decir, si los precios fueran perfectamente flexibles, en
cada momento:
( ) ( ) ( )
1
t t t t t
p i Ps i Ps i
θ
µ
θ
· ·

De forma que el producto de cada firma vendría dado por (recordan-
do la ecuación de demanda resultante de (1.33)):
( )
( ) ( ( ), , )
t t t t t
y i Y s y i Y
θ
µ χ

·
En equilibrio, por simetría, los niveles de actividad de todos los sectores
son iguales, y resulta el valor “natural” del producto, que corresponde a un
equilibrio general con precios perfectamente flexibles.
( ) ( )
n n n
t t t
y i Y Y χ · ·
El equilibrio “natural” dado por (1.40) es subóptimo, por la ausencia de
competencia plena en los mercados de bienes, y la consecuente aparición de
una brecha entre precios y costos marginales. El nivel de producto Y
n
es más
bajo que el óptimo (porque el poder de mercado de las firmas se expresa
restringiendo la oferta), y también lo es el salario real. Dada esa distorsión,
(1.40)
(1.37)
(1.38)
(1.39)
116 Progresos en Macroeconomía
el estado plenamente coordinado no se corresponde con el “primer mejor”.
Por otro lado, la solución obtenida es independiente de las condiciones
monetarias: con los supuestos empleados, el producto se determina de ma-
nera puramente real, en función de parámetros tecnológicos y de preferen-
cias. Aquí, el dinero es neutral, porque el nivel de la oferta monetaria (y aun
su secuencia temporal) influye exclusivamente sobre variables nominales
(precios, tasa de interés).
Los efectos reales de los impulsos monetarios se introducen en el mode-
lo a través de fricciones en el ajuste de precios. Existen varios mecanismos
empleados en la literatura para representar estas fricciones, como los “cos-
tos de menú” (véase, por ejemplo, Ball y Romer, 1987, 1990, Mankiw, 1985),
que suponen que las firmas enfrentan un costo fijo, de tipo físico, cuando
modifican sus precios nominales;
23
la variación escalonada (staggered) en
que las firmas revisan sus precios a intervalos fijos, pero en distintos mo-
mentos para distintos conjuntos de empresas (Taylor, 1980); o un esquema
de revisiones aleatorias en el que las firmas son “llamadas” a recalcular
precios de acuerdo a la realización de un proceso estocástico de tipo Poisson
(Calvo, 1983).
Con este último tipo de mecanismo, una firma enfrenta una probabilidad
1-α, exógena y constante en el tiempo, de ser convocada a revisar su precio
en el período t. En ese caso, se supone, la firma maximiza el valor presente
esperado de la utilidad mientras que el precio fijado esté en vigencia (la dura-
ción de vigencia es aleatoria, por hipótesis), considerando como dato que debe
necesariamente abastecer a la demanda que se realice al precio vigente:
,
max ( ( ), , , )
j t
t t j t j j j
j t
E Q p i P Y α χ


·
¹ ¹
Π
' ;
¹ ¹

donde a
j-t
representa la probabilidad de que el precio fijado en t continúe
rigiendo en el período j, Q
t,j
es el factor de descuento de los valores en j
(1.41)
23
El calificativo no es trivial, porque sería concebible que los precios se expresen en unida-
des de cuenta alternativas y, por lo tanto los eventuales costos de menú se aplicarían a los
valores en esas unidades. La unidad de cuenta observada en el mercado, de hecho, se define
endógenamente a partir de decisiones de los agentes que fijan precios.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 117
vistos desde t, y Π la función que establece los beneficios en un período en
función del precio de la firma (que ha sido fijado en t), del nivel general de
precios, del producto agregado (a través de su efecto sobre demanda y sala-
rios) y de los parámetros tecnológicos y de preferencias. De ahí surge el
precio óptimo
*
t
p determinado en t. Intuitivamente, es claro que ese precio
será función de los valores futuros esperados del costo marginal real (que,
en la especificación del modelo, depende positivamente del nivel de pro-
ducto agregado) y del nivel general de precios. En primera aproximación,
desarrollando alrededor de los niveles “naturales”, se puede obtener
(Woodford, op.cit., pag.180):
*
( ) log log ( ) 0
n
j t
j j
t t j
j t
E p P Y Y αβ ζ


·
1
− − − ·
1
¸ ]

Aquí, β es un factor de descuento y ,
n
t t Y Y
denotan, respectivamente, los
desvíos proporcionales del producto y del producto natural respecto de va-
lores estacionarios. El precio fijado en t dependería entonces de las “bre-
chas de producto” esperadas. El nivel general de precios en t está confor-
mado por una proporción 1-α de precios “recién revisados”, y una propor-
ción α de precios que se “arrastran” del período anterior y cuyo promedio,
por simetría, iguala al nivel general de precios en t-1. Como aproximación:
*
1
log (1 ) log log
t t t
P p P α α

· − +
La fricción en el ajuste implica persistencia en el nivel de precios
24
, la
que, a su vez, se incorpora en la formación de precios presente, que contem-
pla la evolución anticipada del índice. Por medio de manipulaciones
algebraicas es posible obtener una formulación del tipo de curva de Phillips:
1
( )
n
t t
t t t
Y Y E π κ β π
+
· − +
donde π es la tasa de inflación, y κ es un parámetro. También resulta:
(1.42)
(1.43)
(1.44)
24
Algunas formulaciones suponen que los precios que no se ajustan, en lugar de permanecer
constantes en términos nominales, se indexan a la inflación pasada; entonces habría una
inercia en las tasas de variación de precios, en lugar de los niveles. Esta variante modifica de
hecho la unidad de cuenta en la que “quedan fijos” los precios (véase la nota anterior).
118 Progresos en Macroeconomía
1
t
t t t
s E π υ β π
+
· +
O sea, la tasa de inflación se puede expresar como función, además de la
inflación esperada, sea de la brecha de producto, sea del desvío proporcio-
nal del costo marginal real respecto de su valor estacionario (
t
s ): las
ecuaciones (1.44) y (1.45) representan de manera alternativa el comporta-
miento de la oferta agregada.
Las decisiones intertemporales de consumo-ahorro se representan de
manera similar a lo descripto en la sección anterior. La “función IS”, análo-
ga a la expresión (1.17), y que se deriva de las ecuaciones de Euler, puede
escribirse (en la especificación de Woodford, op.cit., pag. 243, que admite
“impulsos de demanda”, atribuidos por ejemplo a variaciones del gasto pú-
blico o desplazamientos de las preferencias):
( ) ( )
1
1 1
t t t
t t t t t
Y g E Y g i E σ π +
+ +
· + − − −
La demanda agregada depende de un parámetro estocástico g, de expec-
tativas respecto del nivel de ingreso/consumo futuro
25
y de la tasa de interés
real ex ante (i
t
denota la tasa de interés nominal, r
t
sería esa tasa real). La
presencia de las expectativas implica que el nivel de demanda agregada
corriente depende no solo de la tasa de interés real percibida en el presente,
sino también de la secuencia futura de tasas prevista: esto implica que el
efecto de la política monetaria (vía tasas de interés) sobre el gasto operaría
en buena medida a través de su impacto en las previsiones.
Se puede definir una variable que corresponde al concepto de la “tasa
natural de interés” Wickselliana (y que, como se verá enseguida, se vincula
con el “nivel natural” de producto indicado previamente):
( ) ( )
1
1
1
n n n
t t t
t t t
r g Y E g Y σ

+
+
1
· − − −
1
¸ ]
(1.45)
(1.46)
(1.47)
25
En la interpretación de g como gasto público, y si no existe inversión, el término
1
1
( ) t
t t
E Y g +
+
− representaría expectativas de consumo futuro.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 119
Entonces, si x
t
indica la brecha de producto, (
n
t t Y Y −
), las ecuaciones
(1.44) y (1.46) se pueden expresar como:
1 t t t t
x E π κ β π
+
· +
( ) 1 1
n
t t
t t t t t
x E x i E r σ π
+ +
· − − −
Estas dos ecuaciones generarían (junto con la hipótesis de expectativas
racionales para la determinación de valores esperados) secuencias de la in-
flación y del producto, dadas evoluciones (aleatorias) del producto y la tasa
de interés real naturales, en función de la evolución de la tasa de interés
nominal. El sistema se cerraría con una función que determina esta última
variable, y que se interpreta como una descripción de la política monetaria
(o “regla de Taylor”, 1993):
* * *
( ) ( ) t
t t x t
i i x x
π
φ π π φ · + − + −
Esa función de reacción representa una política monetaria que opera
elevando la tasa nominal de interés cuando se incrementan la inflación y/o
la brecha del producto.
El sistema de las tres ecuaciones (1.48)- (1.50) es claramente análogo al
tradicional esquema IS-LM-curva de oferta agregada, con el aditamento de
la dinámica de expectativas.
26
Entre sus implicancias principales está que la
política monetaria tiene efectos reales transitorios (aun cuando sea anticipa-
da, porque la existencia de precios pre-determinados por períodos posible-
mente largos genera una no neutralidad); a la larga, su impacto se concentra
en variables nominales. Una función de reacción como la (1.50) podría ha-
cer converger a la inflación a la tasa “deseada” si es que el banco central
implementara una respuesta suficientemente intensa de la tasa de interés a
la inflación observada.
27
(1.48)
(1.49)
(1.50)
26
Por otro lado, la regla de tasa de interés (1.50) reemplaza a la tradicional función LM: el modelo
no hace referencia a la cantidad de dinero. El punto ha sido discutido por McCallum (2001).
27
Los parámetros de realimentación en la función de reacción tendrían que ser tales que
eliminan senderos divergentes. Las propiedades de distintas reglas de política han generado
numerosa literatura; véase, por ejemplo, Svensson (2003), Buiter (2006), Phelps (2006).
120 Progresos en Macroeconomía
Los modelos construidos alrededor del esquema recién visto han tenido
una amplia aplicación en el análisis y diseño de políticas de los bancos
centrales, al punto de ser contemplados como la base para una “ciencia de la
política monetaria” (Clarida, Galí y Gertler, 1999). Sin embargo, al margen
de su utilidad analítica y práctica, los modelos dejan preguntas abiertas. Las
fricciones en los precios que se postulan son elementos agregados al mode-
lo de equilibrio general para conciliar la optimización por parte de las fir-
mas con la ausencia de plena flexibilidad. Esta ausencia se interpreta como
una falla de mercado respecto de una situación de referencia en que habría
ajustes instantáneos al modo del esquema de intercambios centralizados
con un subastador que brinda el servicio de calcular precios. Sin embargo,
cuando no valen esas condiciones de centralización en los contactos entre
agentes y en la difusión de información, la existencia de firmas que mantie-
nen inventarios y están dispuestas a intercambiar a precios pre- determina-
dos también podría verse como un elemento importante de la organización
de los mercados (véase por ejemplo Clower y Howitt, 2000). La identifica-
ción de los micro- fundamentos de la logística de los intercambios y de las
prácticas de formación de precios parece cuestión complicada, y no resuel-
ta. Entretanto, la discusión sobre los mecanismos concretos que vinculan
demanda y precios agregados no se presenta como capítulo terminado.
Por otro lado, las ecuaciones de comportamiento del modelo dependen
de la evolución de los valores “naturales” del producto y de la tasa de inte-
rés, que son inobservables, y que en todo caso responden a procesos
presumiblemente complicados: son comunes las instancias (especialmente
en economías “emergentes”) donde la identificación de niveles y tenden-
cias de variables como el producto potencial aparece como debatible y suje-
ta a considerable incertidumbre. Esta incertidumbre afecta a las condicio-
nes de sostenibilidad de deudas (cuestión de la que hacen abstracción estos
modelos, concentrados en economías financieramente estables) y dificulta
la aplicación de la hipótesis de expectativas racionales. En la práctica, a
falta de conocimiento acabado sobre el modelo de funcionamiento econó-
mico es uno de los motivos que no permiten reducir a la gestión de política
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 121
monetaria a la implementación de una regla mecánicamente pre-definida
como función de observables (véase King, 2005, para una ilustrativa discu-
sión del empleo de “juicio”, en conjunto con modelos analíticos, en expe-
riencias contemporáneas de política monetaria; Greenspan, 2004 para una
visión de la política monetaria como “gestión de riesgos” bajo incertidum-
bre sobre el comportamiento de la economía; también, Blinder y Reis, 2005).
c) Heterogeneidades y distribución de ingresos
La lógica del modelo de equilibrio general no depende del nivel de agre-
gación en que se describe el sistema: ciertamente, si se mantienen las hipó-
tesis generales, las propiedades de perfecta coordinación valen en un esque-
ma de muchos bienes y multitud de agentes de distintos tipos.
28
Con el desa-
rrollo de técnicas analíticas y computacionales, ha habido un movimiento
hacia la elaboración de modelos más complejos, que contemplan la existen-
cia de agentes heterogéneos, y estudian la dinámica de la distribución de
ingresos.
Un ejemplo de esta literatura (Heckman, Lochner y Taber, 1998) busca
interpretar el patrón de subas observadas en la desigualdad de ingresos la-
borales, en un modelo donde individuos con diferentes habilidades toman
decisiones de inversión en capital físico y humano, y el agregado de esas
decisiones determina las remuneraciones a los factores, en conjunto con
parámetros tecnológicos. Se supone que los individuos están categorizados
según habilidades (indicadas por un parámetro θ), y que un agente activo
(es decir, después de completada la escolaridad) decide sobre su consumo
de bienes y tenencias de capital, y también respecto de la asignación de
28
Por esta razón, las críticas derivadas de la imposibilidad de construir medidas de capital (o
producto, o empleo) agregado independientes de la estructura de precios se aplicarían en
todo caso a versiones simplificadas, pero no harían mella en la construcción de equilibrio
general en sentido genérico: ésta admite en principio tanta heterogeneidad como se quiera
(por ejemplo, funciones de producción con argumentos compuestos por cantidades de insumos
y bienes durables diferenciados físicamente), sin necesidad de recurrir a conceptos agrega-
dos a priori.
122 Progresos en Macroeconomía
tiempo entre trabajo remunerado y “entrenamiento en el trabajo”, teniendo
en cuenta su edad y los precios presentes y esperados de servicios de facto-
res. Expresado como problema de programación dinámica:
{ }
,
1, 1 1, 1 1, 1
( , , ) max ( ) ( , , )
S
at at
S S S S
at at at at a t a t a t
C I
V H K S U C V H K S δ
+ + + + + +
· +
donde V
at
es el valor del plan de consumo del individuo de edad a en el
instante t,
S
at
H es el capital humano del agente at que ha adquirido un grado
de escolaridad S; C
at
, K
at
son respectivamente el consumo del agente en t y
sus tenencias de capital al comienzo del período, y
S
at
I la fracción de su
tiempo que el individuo destina al ‘entrenamiento”. La restricción de presu-
puesto es:
1, 1
(1 ) (1 )
S S S
a t at t t at at at
K K r R H I C
+ +
· + + − −
En esa ecuación se supone que el capital físico no se deprecia, y que el
agente dispone de una “unidad de tiempo” dedicada al trabajo o bien al
entrenamiento (de manera que el costo de oportunidad de éste está dado por
los salarios no percibidos). Las remuneraciones de los factores son r
t
para el
capital físico y
S
t
R por unidad de capital humano para el trabajo con esco-
laridad S. Esa remuneración depende solo de S, pero individuos de igual
escolaridad pueden tener distinto ingreso laboral por diferencias en su capi-
tal humano, que depende a su vez de la edad (por la existencia de deprecia-
ción) y de la inversión en entrenamiento (cuya productividad depende de la
“habilidad” θ). La acumulación de capital humano se describe por:
1, 1
( ) (1 )
S
S S S S S
a t at at at
H A I H H
α
θ σ
+ +
· + −
El individuo, por hipótesis, tiene que retirarse a una edad
r
a a < (la du-
ración de vida); al principio de la vida, en a=0 toma una decisión sobre
escolaridad, de manera de maximizar el valor del plan de consumo:
(1.51)
(1.52)
(1.53)
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 123
max ( )
S S S
S
V D θ ε 1 − +
¸ ]
donde V
s
(θ) es el valor obtenido en la maximización (1.52) sujeta a (1.53) y
(1.54) al comienzo de la vida por un individuo de tipo θ habiendo elegido la
escolaridad S, D
s
es el valor descontado de adquirir S (el modelo asume
que las restricciones de liquidez no son relevantes), y ε
s
es la eventual utili-
dad no pecuniaria (a lo largo del ciclo de vida) de tener ese nivel de educa-
ción. En la solución del modelo se consideran dos valores de escolaridad: S
= 1,2. Dado esto, la función de producción agregada se describe como:
donde
t
Y
es el producto,
i
t H
representa el stock agregado de capital huma-
no de tipo i,
t
Q es una medida del “capital humano total” y
t
K
es el stock de
capital físico agregado. Es decir que el producto se supone una función
CES del capital físico y de un índice de capital humano, formado a su vez a
través de un agregador CES de las cantidades de capital humano con ambos
niveles de escolaridad. Las productividades marginales que resultan de (1.55)
determinan las remuneraciones de los factores.
Las soluciones del modelo están entonces descriptas a través del equili-
brio donde una secuencia de remuneraciones “alimenta” a los problemas de
optimización de los diferentes tipos de agentes, y los senderos de acumula-
ción de capital físico y humano resultantes generan, en el agregado, las
cantidades de capital tales que las remuneraciones son las inicialmente su-
puestas
29
. La solución y estimación-calibración de estos modelos implica
29
En el trabajo de referencia, la solución se obtiene suponiendo una trayectoria creciente
del parámetro 1-a
1
que determina la productividad del trabajo de mayor calificación. El
modelo busca definir las respuestas ante ese impulso de la acumulación de los diferentes
tipos de capital y, de las remuneraciones de los factores y de los salarios (las respuestas de
salarios observados y de remuneraciones de la correspondiente categoría de trabajo pueden
diferir debido a variaciones endógenas en el tiempo que los agentes ocupados dedican al
(1.54)
( )
2
2 2
1/
1 2
3 2 2
( , , ) (1 ) t t t t t
t
Y F H H K a a Q a K
ρ
ρ ρ
· · + −
( ) ( )
( )
2
2 1
1
2
1/
/
1 2
3 2 1 1 2
(1 ) (1 ) t t t a a a H a H a K
ρ
ρ ρ
ρ
ρ ¸ _
¸ _
· + − + −



¸ ,
¸ ,
(1.55)
124 Progresos en Macroeconomía
ciertamente el uso de técnicas y procedimientos sofisticados; el desarrollo
del instrumental respectivo ha contribuido a la difusión de aplicaciones con
un grado creciente de elaboración en cuanto a las heterogeneidades que
admite la especificación y as los fenómenos distributivos o de composición
que busca representar. En todo caso, se puede observar aquí nuevamente la
lógica de la solución de expectativas racionales como punto fijo, en que un
conjunto de “leyes de movimiento percibidas” (aquí, de los precios de fac-
tores) induce comportamientos que validan esas percepciones en las leyes de
movimiento que efectivamente siguen las variables, de modo que por construc-
ción las decisiones de los individuos serían mutuamente consistentes.
d) Crisis y equilibrios múltiples
Los fenómenos de amplios y abruptos movimientos en variables
macroeconómicas (precios de activos, flujos o tenencias de deudas, consu-
mo e inversión agregados, nivel de actividad) han generado ciertamente
interés, especialmente en referencia la evolución de economías “emergen-
tes”. La literatura sobre crisis macroeconómicas (un término que no está
definido con precisión, pero que presumiblemente apunta a rupturas o dete-
rioros apreciables y bruscos en la evolución económica) muestra una ten-
sión entre, por un lado, la visión de esos acontecimientos como problemáti-
cos o fuera de lo común
30
y, por otro, el criterio de buscar interpretaciones
entrenamiento). Para otras instancias de modelos de equilibrio general intertemporal con
desagregación de agentes, enfocados a los movimientos de la distribución de ingresos en
contextos macroeconómicos, véase por ejemplo Galor y Zeira (1993), Castañeda, Díaz-
Giménez y Ríos-Rull (1998), Krussell y Smith (1998), Jeong y Townsend (2003), Giné y
Townsend (2003).
30
La misma semántica empleada en la literatura ( “pecado original” para designar la ausen-
cia de mercados para deuda pública en la moneda del país emisor, “parada súbita” para
interrupciones o reversiones de flujos de crédito, “materia oscura” en alusión a instancias
donde un país con pasivos netos contra el exterior tiene, no obstante, superávit en los flujos
de intereses o utilidades; “muerte súbita” para señalar algunos ataques cambiarios exitosos)
sugiere una imagen de hechos sorprendentes, que no encajan en una lógica de evolución
“normal” y predecible.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 125
y explicaciones de esos fenómenos en el marco convencional de la hipóte-
sis de expectativas racionales. Esa tensión se ha manifestado en una dicoto-
mía entre la imagen cualitativa que transmiten los modelos (aquello “sobre
lo que hablan”) y la que surge al entender literalmente las conclusiones
derivadas formalmente (“lo que dicen” los modelos).
Un ejemplo saliente es el que resulta del clásico modelo “de primera
generación” dirigido a analizar abandonos de sistemas de paridades fijas
derivados de inconsistencias entre políticas monetarias/fiscales e intentos
de fijación de tipos de cambio (Krugman, 1979). Un esquema simple, que
permite obtener una solución analítica (Flood , Garber y Kramer, 1996) se
basa en un modelo básico de oferta-demanda de dinero donde el banco cen-
tral crea oferta monetaria de manera persistente a través de la extensión de
crédito interno para financiar al gobierno. El pasivo del banco central está
formado por la base monetaria (M); su activo se compone de deuda pública
(crédito interno, denotado por D ) y reservas en divisas, medidas en moneda
nacional (R). El modelo es de tiempo continuo; por hipótesis, D se incrementa
a una velocidad constante, exógenamente dada:
S
t t t
t
M D R
D µ
· +
·
&
donde
S
t
M es la oferta monetaria
31
y
t
t
dX
X
dt

&
indica la derivada respecto al
tiempo de la variable genérica X.
Por hipótesis, valen las paridades de poder de compra y de tasas de
interés (hay plena movilidad de capitales, y una oferta/demanda externa de
fondos perfectamente elástica a la tasa internacional de interés expresada
en divisas):
(1.56)
31
Si el tipo de cambio se incrementa con el tiempo, el banco central realiza ganancias
nominales sobre sus reservas en moneda extranjera. La expresión para la oferta monetaria
supone que esas ganancias dan lugar a emisión, por ejemplo vía transferencias al gobierno.
El supuesto no juega un papel importante en el caso comentado en el texto.
126 Progresos en Macroeconomía
Aquí, P,i denotan, respectivamente, el nivel de precios internos y la tasa
de interés local, en moneda nacional (las variables con asterisco son los
equivalentes externos, denominados en divisas), S
t
es el tipo de cambio no-
minal y
e
t
S
&
es la variación esperada del tipo de cambio. El modelo supone
previsión perfecta (con la excepción que se comenta en breve).
Se postula que la demanda nominal de dinero decrece linealmente con la
tasa de interés nominal:
* *
0 1 0 1 0 1
( ) ( ( ))
D
t
t t t t t t t
t
S
M P a a i S P a a i S S
S
β β · − · − + · −
&
&
En la ecuación anterior se utilizó la hipótesis de previsión perfecta (im-
plícitamente, al suprimir la marca de esperada en la variación del tipo de
cambio) y se asumieron constantes las variables externas. Por otro lado, se
supone que en cada momento las tenencias de dinero son las deseadas:
S D
t t
M M · .
El experimento que motiva el modelo es el siguiente. En la situación
original (antes del momento t=0), el banco central sigue una política de
flotación cambiaria, es decir, no interviene en el mercado de cambios. La
oferta monetaria se expande por el crecimiento del crédito interno y las
reservas en divisas (acumuladas en el pasado a través de un proceso no
descripto en el modelo) permanecen constantes. En t=0, el gobierno decide
por algún motivo, y sin previo aviso, fijar el tipo de cambio en un valor S
F
(por ejemplo, el valor de flotación un instante antes de t=0), pero sin modi-
ficar el ritmo µ de creación monetaria por crédito interno. En lo inmediato,
la fijación reduce la tasa de interés, porque interrumpe las expectativas ins-
tantáneas de devaluación, y eso incrementa la demanda de dinero de mane-
ra súbita. El exceso de demanda de dinero se satisface con un aumento
inmediato de reservas. Sin embargo, mientras dura la fijación, S
t
=S
F
y 0
t
S ·
&
,
(1.57)
*
*
t t t
e
t
t t
t
P S P
S
i i
S
·
· +
&
(1.57)
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 127
32
Un procedimiento para encontrar analíticamente el instante T dados los parámetros del
problema (véase Flood , Garber y Kramer, 1996) es definir un “tipo de cambio sombra de
flotación”,
V
t
S como el tipo de cambio que regiría en t si hubiera una flotación y la cantidad
de dinero estuviera dada por el nivel de crédito interno D
t

efectivamente observado en t (lo
que se corresponde con un nivel nulo de reservas). Esto implica que, teniendo en cuenta
(1.58),
V
t
S satisface la ecuación diferencial:
0 1
V V
t t t
D S S β β · −
&
. La ecuación puede resolver-
se por el método de coeficientes indeterminados, postulando
0 1
V
t t
S D λ λ · + , y recordando
que
t
D µ ·
&
, para dar:
1
2
0 0
V t
t
D
S
β µ
β β
· +
. Usando que, por (1.58), mientras dura la fijación
(siendo j un momento de ese lapso):
0
( )
F
j j j T j
M D R D T j R S µ β · + · − − + · , la condición
V F
T
S S · implica:
1
0
j
R
T j
β
µ β
− · − . En cualquier momento de la fijación los agentes podrían
precisar la “duración residual” del régimen cambiario a través de la ecuación: esa duración,
resultaría, de manera intuitiva, creciente con el volumen remanente de reservas, y decrecien-
te con la velocidad de incremento del crédito interno.
de modo que por (1.58) la demanda de dinero es constante, mientras que D
t
continúa creciendo y, por lo tanto (de (1.56)), las reservas disminuyen con-
tinuamente desde ese instante inicial. El modelo es tal que resulta visible-
mente inevitable (para el analista, para el público y, presumiblemente, para
el banco central) que en algún momento se abandone la fijación cambiaria,
por agotamiento de las reservas. El supuesto es que la fijación se termina
cuando las reservas alcanzan un nivel “crítico” (
0 R ·
, para dar un valor
concreto), y que en ese momento el banco central implementa una flotación.
El supuesto de previsión perfecta post-fijación tiene consecuencias defi-
nidas sobre el modo en que se produciría la transición hacia el tipo de cam-
bio flotante. Esa hipótesis sería incompatible con cualquier discontinuidad
en el tipo de cambio nominal en t = T, el momento de la transición. Si al
momento en que el tipo de cambio pasa a flotar hubiera (sea) una deprecia-
ción discreta, las tenencias de moneda nacional tendrían una pérdida real
instantánea, lo que sería anticipado, y evitado por los agentes desprendién-
dose de dinero con anterioridad, lo que haría a su vez que la ruptura de la
fijación se adelantara. Por lo tanto, la previsión perfecta implica que el tipo
de cambio de flotación en t = T sea S
F
, y esa es precisamente la condición
que define la ubicación del instante T
32
. A partir del inicio de la flotación,
128 Progresos en Macroeconomía
dado que el crédito interno seguiría aumentando, el tipo de cambio se
incrementaría gradualmente. En t = T, entonces, no habría discontinuidad
en el nivel del tipo de cambio, pero sí en su tasa de variación, que pasaría
instantáneamente de cero a un valor positivo. Consecuentemente, habría un
aumento discreto de la tasa de interés nominal “instantánea” (o sea, del
costo de oportunidad de mantener dinero) entre “un momento antes” del
abandono de la fijación y el momento inmediatamente posterior. Por (1.58),
en t=T se observaría una reducción discreta en la demanda (real y nominal)
de dinero, que se correspondería con una caída abrupta de la oferta moneta-
ria “inmediatamente” antes de la salida del tipo de cambio fijo, a través de
una disminución discontinua en las reservas del Banco Central.
En la interpretación usual, el abandono del tipo de cambio fijo que des-
cribe el modelo se asimila a una crisis, y el brusco decremento de reservas a
un “ataque especulativo”. La terminología parece aludir a acontecimientos
sorpresivos, que de algún modo perturban los planes de los agentes. Sin
embargo, el modelo dice otra cosa. La caída de reservas se produce en la
magnitud y el momento previstos desde t = 0: el ataque no conlleva ningún
dramatismo, ni tiene elementos especulativos (en el sentido de apuestas de
resultado incierto): todos los agentes actúan sobre seguro, del modo en que
todos siempre supieron que lo harían desde el mismo instante en que co-
menzó la flotación.
Por otro lado, el ajuste de la demanda de dinero vía compra de divisas es
parte del mecanismo que evitaría “saltos” de tipo de cambio y pérdidas de
capital sobre las tenencias de dinero en t = T. La lógica del modelo indica
que, desde el instante de la fijación del tipo de cambio en t = 0, todos los
contratos hechos hacia adelante incorporan la certeza del abandono de la
paridad en el preciso momento T, y la flotación posterior: si hay compromi-
sos acordados antes de T que vencen después de esa fecha, la tasa de interés
relevante tendrá en cuenta la ruptura de la fijación cambiaria tal y como
ocurre. Si esa fuera una crisis, sería una que ni sorprende, ni altera planes, ni
afecta contratos o redistribuye riqueza. Por contraste, esos efectos sí apare-
cen en t = 0, momento que el modelo trata como simple punto de partida del
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 129
experimento, y que no se sujeta a un análisis especial. La modificación
“arbitraria” de la flotación previa y su reemplazo por una fijación cambiaria
implica que, si los agentes venían actuando “como si” tuvieran la previsión
perfecta de que el régimen previo duraría para siempre, sus planes no pue-
den cumplirse: por ejemplo, algunos deudores, que tomaron obligaciones
con vencimiento posterior a t = 0 confiando en que los precios seguirían en
aumento, posiblemente enfrentarían dificultades en atender los pagos ante
la sorpresa de una desinflación, siquiera transitoria.
Desde esta perspectiva, la crisis estaría más en el instante del quiebre
inesperado de políticas al iniciar la fijación que en el momento (plenamente
anticipado desde t = 0 bajo las hipótesis del ejercicio) en el que
“obligadamente” se abandona la fijación. Si un modelo de ese tipo ofrece,
como lo hace, un esquema intuitivo de un fenómeno interesante, es posible-
mente porque en la interpretación de los resultados “no se toma al pie de la
letra” a los supuestos (en este caso, previsión perfecta) que, en ciertas
formulaciones, se presentan como la marca de corrección metodológica de
su construcción, y que de hecho chocan con la descripción de los fenóme-
nos que motivan el análisis.
Los fenómenos de corrida o crisis han sido uno de los campos de aplica-
ción de modelos con equilibrios múltiples, que pertenecen a una amplia
familia de argumentos cuyo punto en común es la existencia de efectos de
“complementariedad estratégica”. Una formulación simple y genérica
(Cooper y John, 1988) parte de considerar derrames e interacciones entre
los problemas de decisión de un conjunto de agentes. Sea, por ejemplo, una
instancia donde la utilidad de un agente depende de la intensidad de una
acción del propio agente (medida como una variable continua), y de las
acciones de los demás (por simplicidad, resumidas en la “intensidad media”
de esas acciones):
( , )
i
i
i
V V e e
− ·
, donde, para tratar un caso simétrico, se
supuso que las funciones de utilidad son iguales para todos los individuos,
V
i
, e
i
denotan respectivamente utilidad y acción del individuo i, y
i
e

es el
valor medio de las acciones de los otros agentes, exceptuando a i. Si V
1
, V
2
indican derivadas parciales respecto de cada argumento,
2
0 V > indica la exis-
tencia de derrames positivos, en que un agente se favorece por un mayor
130 Progresos en Macroeconomía
“esfuerzo” del conjunto de los demás. La optimización individual, que ig-
nora los efectos sobre los otros agentes, viene dada por una condición
1
( , ) 0
i
i i
V e e
− ·
%
, donde
i
e
%
representa la acción óptima, dadas las acciones de
los otros. De esa condición resulta una función de reacción (que se supone
unívoca):
( )
i i
e f e
− ·
%
. Un equilibrio de Nash simétrico es un valor
*
e que
constituye un punto fijo de la función de reacción
33
.
En este contexto, hay complementariedad estratégica en las conductas
de los agentes cuando un individuo tiene incentivos para intensificar si lo
hacen los otros, es decir, si la función de reacción es creciente. Se puede ver
que este es el caso si la derivada parcial cruzada
21
i
i
V
V
e e−
¸ _
∂ ∂


∂ ∂
¸ ,
es positiva, o
sea si la utilidad marginal de la acción de un agente aumenta con la intensi-
dad de la acción de los otros.
34
La existencia de complementariedad estratégica permite (aunque no im-
plica necesariamente de por sí) que haya múltiples equilibrios de Nash si-
métricos. La intuición es que si un incremento de la acción promedio i
e
aumenta en una magnitud apropiada el valor óptimo de la acción
i
e
%
del indi-
viduo remanente, es posible que ese incremento se “auto-valide”, porque
subas simultáneas en la intensidad de la acción de todos los agentes hacen
que cada uno individualmente esté satisfecho con mantener el mayor nivel
de e
i
. Estos diversos equilibrios se corresponden con distintos niveles de
bienestar: por caso, si los derrames son positivos, son preferibles los esta-
dos con mayores niveles de la acción e. Es decir, existen equilibrios
subóptimos (respecto de otros alcanzables aun cuando no se internalicen
los derrames).
33
La existencia de derrames (positivos o negativos) implica que el equilibrio es subóptimo:
el óptimo (simétrico, suponiendo igual ponderación para la utilidad de cada agente) vendría
dado por e
**
que satisface: V
1
(e
**
, e
**
) + V
2
(e
**
, e
**
) = 0, o sea un estado donde en la deter-
minación del valor de e se han internalizado los derrames.
34
La complementariedad estratégica se refiere al efecto de i
e
− sobre la “productividad del
esfuerzo”
i
e , y difiere, formalmente y conceptualmente, del derrame, que refleja el impacto
de i
e
− sobre el nivel de utilidad. En principio, puede haber, por ejemplo complementariedad
estratégica con derrames negativos.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 131
La naturaleza de los equilibrios múltiples es tal que, por construcción,
ningún individuo tiene motivación para cambiar su conducta si el sistema
se encuentra allí, pero hay varios estados en que las acciones son compati-
bles entre sí, y cuya realización depende (para bien o para mal) de algún
tipo de “elección colectiva”, aunque descentralizada. Es decir, hay varios
conjuntos posibles de expectativas racionales, o sea de anticipaciones uná-
nimemente sostenidas por todos los agentes, y que ellos “auto-validan” a
través de sus comportamientos. Cuando, por ejemplo, el sistema admite dos
potenciales equilibrios,
* *
1 2
, e e , si todos los actores creen firmemente que
todos los demás ejecutarán
*
1
e , todos elegirán esa acción. Esto valdría aun-
que el posible equilibrio
*
2
e generara mayor utilidad para todos los agen-
tes. Con las expectativas enfocadas sobre un estado como
*
1
e , el conjun-
to de conductas individualmente racionales y mutuamente consistentes
inducidas por esas previsiones produce resultados indeseables. Se podría
decir que el sistema está en una “trampa”, inducida por un tipo de falla de
coordinación.
35
Estos equilibrios múltiples y esta clase de fallas de coordinación se pue-
de encontrar en contextos muy diferentes, desde la vida cotidiana (dos per-
sonas que tienen interés en encontrarse pueden terminar no haciéndolo si,
por algún motivo, ambas se convencen de que la otra no irá) hasta potencia-
les efectos de “gran empuje” o “trampa de pobreza” en el desarrollo econó-
mico (Rosenstein-Rodan, 1943, Azariadis y Drazen, 1990). En el campo de
la macroeconomía, los argumentos que exploran estas posibilidades han
sido de variado tipo. Por ejemplo, algunos modelos han propuesto a las
“externalidades de mercado denso” (la probabilidad de encontrar una con-
trapartida para un intercambio crece con la cantidad de agentes que partici-
pan en el mercado y, por lo tanto, el incentivo a producir bienes aumenta
35
Como se mencionó (nota 12), el término “falla de coordinación” puede aludir a dos fenó-
menos distintos: uno, como el recién descripto, en que los agentes generan un resultado
colectivamente desfavorable, aunque sus conductas individuales son todas óptimas, dado lo
que hacen los demás; el segundo tipo se referiría a instancias donde los comportamientos
son inconsistentes entre sí, o sea que, en conjunto, no determinan un equilibrio de Nash.
132 Progresos en Macroeconomía
cuanto mayor es el número de agentes que producen, porque así disminu-
yen los costos de búsqueda) como mecanismo que podría racionalizar la
existencia de equilibrios con diferentes niveles de empleo (Diamond, 1982,
Howitt y McAffee, 1992). En un esquema (análogo al comentado en una
sección anterior) de fijación de precios bajo competencia monopolística y
“costos de menú” para variaciones de precios nominales, Ball y Romer (1987)
han sugerido una interpretación de “pegajosidades” de precios como fallas
de coordinación (una firma no tendría incentivos para incurrir en los costos
de menú y modificar precios ante un cambio de demanda si las demás fir-
mas no lo hacen, pero ajustaría si las otras actuaran también así). La posible
multiplicidad de equilibrios de Nash aparece de manera prominente en el
análisis de corridas bancarias (véase por ejemplo, Diamond y Dybvig, 1983,
con un argumento distinto, Allen y Gale, 2000). Asimismo, las multiplici-
dades se han considerado dentro de contextos de “juegos de política econó-
mica” (donde las decisiones públicas se representan como respuestas
optimizadoras, dada una función objetivo), en discusiones de “crisis de li-
quidez” en el financiamiento público (Calvo, 1988) y en “modelos de se-
gunda generación” de rupturas de fijaciones cambiarias.
36
Los modelos de equilibrios múltiples enfatizan efectos de interacción de
conductas y expectativas entre agentes, intuitivamente plausibles y poten-
cialmente relevantes para la interpretación de fenómenos de muy diferente
naturaleza. Al mismo tiempo, esos modelos plantean preguntas de índole
práctica y analítica. Hay una amplia variedad de imaginables
complementariedades estratégicas en contextos macroeconómicos: más que
establecer posibilidades generales de que existan equilibrios múltiples de
algún origen, el problema sería definir en casos específicos los mecanismos
36
Por ejemplo, Sachs, Tornell y Velasco (1996) sugieren la existencia de casos donde expec-
tativas de estabilidad cambiaria tendrían como respuesta del gobierno un mantenimiento de
la paridad mientras que, para un mismo conjunto de “fundamentos” fiscales, expectativas de
devaluación también serían validadas porque, al incorporarse en la tasa de interés nominal,
el gobierno preferiría pagar el costo de devaluar antes de elevar los impuestos tanto como
haría falta para servir su deuda a la muy alta tasa real de interés que se observaría si precios
y tipo de cambio permanecen inalterados.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 133
capaces de tener concretamente consecuencias relevantes. Por otra parte, si
el sistema se ubica en uno de múltiples equilibrios, es que se ha establecido
una unanimidad tal que se concentran en ese estado las previsiones y com-
portamientos de los agentes que, en un contexto macroeconómico, forman
un conjunto numeroso, y actúan sin comunicación directa. Queda por defi-
nir cómo se establece esa unanimidad (en particular, porque la duda de cada
individuo sobre a qué equilibrio apunta el conjunto de agentes parece una
posible fuente de incertidumbre y de error en las decisiones), y por qué, si
hay un “punto focal”, este se fija en uno particular de los equilibrios y no en
otros posibles.
En todo caso, si se postula que los estados alcanzados por el sistema son
siempre equilibrios (o sea, las posibles inconsistencias son irrelevantes) y,
al mismo tiempo, se representa a la selección de un equilibrio como capaz
de definirse o modificarse arbitrariamente (de repente, los agentes estable-
cen o cambian su conducta al mismo tiempo se representa a la selección de
un equilibrio como capaz de definirse o modificarse arbitrariamente (“de
repente, los agentes establecen o cambian su conducta al mismo tiempo de
forma tal que se verifica un determinado equilibrio”) surge una complica-
ción referida a la posibilidad lógica de decisiones “racionales”, si es que
(como ocurriría en variedad de circunstancias) el resultado de esas decisio-
nes depende del estado observado en un momento posterior. Sea, para ilus-
trar, una situación con dos acciones posibles (a
1
, a
2
) y dos estados futuros
posibles
* *
1 2
( , ) e e , con las características de los equilibrios múltiples
descriptos, y donde la utilidad de un agente es
*
( , )
i i
V a e
; la acción 1 (2)
sería optima si se espera que el estado futuro sea
* *
1 2
( ) e e .
37
Ahora bien, si no
existe un conjunto de números que definan “probabilidades objetivas” de
37
Por ejemplo, si se espera que un banco solvente esté (no esté) sujeto a una “corrida auto-
generada” sería conveniente no depositar (depositar); si un gobierno prevé que una eventual
fijación cambiaria será derribada por un ataque como en Sachs et al. (op.cit.), preferiría no
ensayar la política; si un deudor sabe con certeza que si toma una deuda de corto plazo se
enfrentará a una interrupción de crédito y deberá incurrir altos costos por ello, decidiría no
contraer la obligación.
134 Progresos en Macroeconomía
38
El término de mancha solar alude a la hipótesis de Jevons (1875), según la cual los ciclos
de actividad solar influirían sobre la actividad económica a través de sus efectos sobre el
clima. Irónicamente, en esa referencia original, esas variables no son “extrañas” a la estruc-
tura básica del sistema, porque sus efectos se suponen de tipo físicamente fundamental (a la
manera de impulsos de productividad).
39
Una instancia referida al caso cotidiano del encuentro entre dos personas sería aquella en
que, si bien la matriz de pagos del juego (las utilidades derivadas de ir-no ir dependiendo de
que el otro individuo vaya o no vaya) no depende del clima, ambos agentes operen según el
criterio “voy si y solo si llueve”. El hecho, extraño a los “fundamentos” de la interacción, de
que llueva o no llueva, hace que el encuentro ocurra o no. Conviene notar que, ahora, la
probabilidad de encuentro puede establecerse “objetivamente”, y hay una razón específica
por la cual los agentes ejecutan, como de manera concertada, una acción u otra.
ambos estados, no es posible determinar sin ambigüedad una utilidad espe-
rada sobre la cual se efectuaría la maximización de cada agente. En la hipó-
tesis de que no hay un patrón conocido en la futura selección de equilibrios,
los individuos deben decidir en condiciones de ignorancia (el supuesto se
contradice con la posibilidad de expectativas racionales), y no hay manera
de establecer a priori si una acción es o no óptima. Es decir que, interpreta-
da esta forma, no es que la posibilidad de equilibrios múltiples permita re-
conciliar a la racionalidad de decisiones y expectativas en el sentido usual
con fenómenos de ruptura súbita e “inmotivada”, sino que una cosa se opo-
ne categóricamente a la otra.
La literatura ha introducido la noción de “manchas solares” para anclar
la probabilidad de diferentes estados de equilibrio (o senderos de equilibrio
intertemporal). En este contexto, una mancha solar es una variable aleatoria
(tal vez, aunque no necesariamente, una de las variables observables que
determinan “fundamentalmente” la evolución del sistema
38
), que opera como
un elemento de focalización de expectativas (véase, por ejemplo, Cass y
Shell, 1982, Woodford, 1990). La hipótesis es que (todos) los individuos
condicionarían su conducta a la realización de la mancha solar
39
. Esto haría
posible que los agentes, en la medida que conozcan la distribución de pro-
babilidades pertinente, decidan con expectativas racionales; en realidad, una
vez que se establece la mancha solar los procesos que determinan las even-
tuales transiciones entre estados están plenamente especificados, y esas tran-
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 135
siciones no resultan “sorprendentes” salvo como la realización de un shock
entre otros que influyen sobre el sistema. Sin embargo, se genera una pre-
gunta ulterior. En general, el espacio de potenciales manchas solares puede
considerarse enorme (por no decir infinito), porque lo único que hace falta
para que una variable con propiedades adecuadas funcione como tal es que
(todos) los agentes crean firmemente que así operará la determinación del
estado observado. Claramente, surge entonces la cuestión de cómo logran
los agentes “ponerse de acuerdo” (sin comunicación explícita, en principio)
para observar y responder a una en particular dentro del conjunto de varia-
bles aleatorias que podrían elegirse como manchas solares. Esto implicaría
preguntarse cómo ocurre el proceso de interacción social por el que se pro-
pagan y difunden comportamientos y expectativas en una población (véase,
por ejemplo, Brock y Durlauf, 2006a, Epstein, 2001).
Si la aparición de equilibrios múltiples se enfoca como una consecuen-
cia de procesos de razonamiento de los agentes acerca de la conducta de los
demás, surge que se requiere la hipótesis de conocimiento común sobre los
fundamentos del sistema y el equilibrio seleccionado. El agente individual
(i) espera un determinado estado (s) porque espera que los demás actúen de
forma de generar ese estado, pero eso implica que i espera que los otros
agentes anticipen el estado s (o sea, que forma “expectativas de primer or-
den” sobre las expectativas de los demás), pero para que i crea que esos
otros tengan esas previsiones, debe creer que ellos creen que, en conjunto,
las expectativas se forman en s, y así de seguido.
40
Es decir, en el equilibrio,
todos creen que todos creen que todos creen (etcétera) que el sistema se
encontrará en s.
40
La idea de que el comportamiento depende de (expectativas (de expectativas (de expecta-
tivas (de expectativas (…………))))) está asociada con el famoso experimento del “concur-
so de belleza” (votar por una fotografía entre varias, con un premio sorteado entre los votan-
tes de la foto más votada) que Keynes (1936) describía como análogo a lo que ocurre en
mercados financieros. La evidencia experimental (Duffy y Nagel, 1997), sugiere que los
sujetos que participan en juegos de ese formato razonan con una “profundidad” de unas
pocas iteraciones (creo que creen que creen...).
136 Progresos en Macroeconomía
Se ha indicado (Morris y Shin, 1998) que, en el contexto de un modelo
sobre ataques cambiarios, un pequeño grado de incertidumbre “fundamen-
tal” puede inducir unicidad del equilibrio, aunque haya múltiples equili-
brios en la hipótesis de equilibrio común. El supuesto es ahora que cada
agente recibe una señal imprecisa sobre los fundamentos (en el caso men-
cionado de política cambiaria, esos fundamentos se referirían por ejemplo a
la secuencia de variables monetarias y fiscales). Aquí, además de la incerti-
dumbre generada por la señal que recibe personalmente, cada individuo
carece de certeza sobre lo que saben los demás. No hay conocimiento co-
mún sobre los fundamentos. Pero la información propia informa sobre lo
que probablemente creen los demás, y sobre expectativas de orden superior.
Ese tipo de razonamiento conduce a que el agente condicione su conducta
(aquí: comprar divisas o no) unívocamente a su señal, y que exista un valor
definido de la “variable fundamental” que divide el comportamiento del
sistema (en el esquema de referencia, entre “paridad sostenida” y “paridad
abandonada”). El resultado se basaría en un cálculo no trivial por parte de
los actores, que efectúan inferencias acerca de las posibles inferencias (e
inferencias de orden superior) de los demás, en base a la señal que reciben
individualmente, y con conocimiento común (en este punto sí) sobre las
distribuciones de probabilidad relevantes y los procesos de razonamiento
que emplean los agentes.
Aquí nuevamente se plantea la pregunta sobre la representación de los
mecanismos de decisión de los agentes (y de su identificación, o no, con la
lógica que emplea el analista). La existencia de múltiples posibles puntos
focales para conductas y expectativas en instancias de relevancia económi-
ca es una cuestión importante, para el análisis y en la práctica.
41
En todo
caso, parece un tema abierto definir cómo (y hasta qué punto) se establece
la coordinación cuando hay efectos apreciables de interdependencias de
41
Esto vale más allá de la macroeconomía. Por caso, Binmore (2005) argumenta que crite-
rios sociales de equidad (fairness) se pueden interpretar como mecanismos de coordinación
en contextos donde pueden existir multiplicidades de equilibrios.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 137
expectativas; esta es una preocupación tradicional, con un eco en la reciente
literatura sobre esquemas de aprendizaje (véase la sección siguiente). El
reconocimiento de que la coordinación no ocurre de manera automática
(sea en un equilibrio único, sea en uno de los equilibrios posibles si hay
varios) implica reconocer la relevancia de potenciales inconsistencias en
los comportamientos. Esto parece especialmente pertinente para analizar
fenómenos de crisis macroeconómica, una de cuyas características obser-
vables es que, de una manera u otra, grandes conjuntos de agentes perciben
que ha habido “promesas rotas”, que invalidan planes o decisiones formula-
dos previamente, y que se manifiestan en particular en rupturas contractua-
les (véase Leijonhufvud, 2003, Heymann, 2006).
4. Alternativas analíticas
En sus diferentes variantes y extensiones, los modelos intertemporales
de equilibrio general han dado lugar a una extensa literatura. El campo
muestra actividad en la construcción de modelos formales, el contraste con
la evidencia empírica y las aplicaciones con fines de política económica.
Así como esa producción es útil, también existen limitaciones apreciables.
El análisis de equilibrio general con expectativas racionales, por sus pro-
pias hipótesis, difícilmente coexiste con experimentos conceptuales donde
se alude a perturbaciones que modifican parámetros sea por motivos
exógenos, sea por acciones de política económica, salvo que se suponga
que esos desplazamientos resultan de extracciones de distribuciones de pro-
babilidades que los agentes conocen. Si bien en sus orígenes la respuesta de
la economía ante “cambios de régimen” se consideró como una manera de
validar la hipótesis de expectativas racionales (especialmente en relación a
la “crítica de Lucas”, 1976, a los modelos macroeconométricos más tradi-
cionales), cambios de régimen y expectativas racionales parecen contradic-
torios entre sí.
El esquema de optimización con expectativas racionales representa un
sistema que opera como un mecanismo de relojería (estocástico) en el que
138 Progresos en Macroeconomía
los planes contingentes de los individuos se implementan y, si se mantienen
los supuestos, no podría haber lecciones que extraer de la experiencia para
los individuos que habitan la economía, ni decisiones de política económica
que modifiquen funciones de reacción previamente dadas por ciertas y per-
manentes por los agentes. Al mismo tiempo, tanto la identificación de lec-
ciones como la realización de experimentos de política económica son,
naturalmente, parte importante de la motivación para elaborar modelos.
En esos experimentos analíticos sobre alternativas de política, resulta
natural preguntarse cómo funcionaría la economía una vez que las con-
ductas privadas se han adaptado al comportamiento de la política eco-
nómica. Pero esa adaptación significa en algún punto “desaprender” lo
que se tenía antes por sabido, es decir el esquema previo de política. La
tensión suele resolverse “suspendiendo”, informalmente, la hipótesis de ex-
pectativas racionales en algún punto del análisis o de la interpretación de
resultados.
Ese procedimiento puede tener utilidad como heurística, pero no califi-
caría como riguroso. En contraste con la expresión usual, tal vez sea que
expectativas racionales es una hipótesis que en ciertas condiciones resulta
de utilidad en la práctica, pero no funciona en teoría.
Por otro lado, la literatura suele asociar sin discusión los “micro funda-
mentos” con la derivación del modelo a partir de formalismos de
optimización aplicados sobre un número reducido de agentes, en el límite,
uno solo. En todo caso, no es claro que resulte útil y necesario adoptar
esa práctica como criterio metodológico irrestricto. Si en algún grado
de aproximación los agregados macroeconómicos permiten una repre-
sentación de ese tipo, ese sería un fenómeno a explicar, o “micro funda-
mentar”, de modo análogo a la pregunta de por qué a los efectos de ciertos
experimentos un objeto macroscópico se puede considerar como una uni-
dad homogénea, cuando de hecho está compuesto de muchos elementos en
interacción.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 139
a. Aprendizaje y conducta
La proposición de expectativas racionales se puede ver como referida a
estados donde los agentes han completado un proceso de adecuación al en-
torno (entorno que ellos mismos contribuyen a definir), tal que su compor-
tamiento está en correspondencia con la evolución efectiva del sistema don-
de actúan (Lucas, 1986). En todo caso, eso los dejaría generalmente en
mejor situación que un analista, que debe manejarse con inferencias a partir
de un número finito, y tal vez no muy grande, de datos.
42
Sea por ejemplo el
caso simple en que, de algún modo, se sabe que una variable aleatoria viene
dada por un shock no auto- correlacionado sobre un valor medio constante:
t t
x a ε · + . Entonces: por hipótesis, un agente con expectativas racionales
fijaría en el instante t sus expectativas sobre el valor de la variable en t+1
como:
1 1
e
t t t
x E x a
+ +
· · , donde a es el verdadero valor medio de x. Ningu-
na observación futura sobre las realizaciones de la variable modificaría ese
esquema de formación de expectativas, porque el parámetro a es el que
efectivamente describe al proceso generador. El aprendizaje, si lo hubo,
está concluido, y el agente lo sabe.
En cambio, un agente, o analista, que, aunque conozca la forma del pro-
ceso, solo cuente con observaciones a partir del momento j=1, tiene que
basar su expectativa sobre una estimación t
a (donde el subíndice denota
que se trata de una medida tomada en t, en función de los datos entonces
disponibles), que aquí vendría dada simplemente por la media muestral:
1
1
1
t
e
t
t t j
j
x a x
t
+
·
· ·

Esa expectativa depende de los valores observados, y variará con el tiem-
po. Es posible expresar a t
a
de manera recursiva:
( )
1 1
1
t t t
t
a a x a
t
− − · + − (1.60)
(1.59)
40
El punto ha sido señalado con nitidez por Sargent (1993) y Evans y Honkapohja (2001);
los comentarios siguientes se basan en estos trabajos, y especialmente el último mencionado.
140 Progresos en Macroeconomía
La expectativa óptima del agente tiene aquí una forma “adaptativa”, es de-
cir, se actualiza de acuerdo con los errores de previsión, con un “coeficiente
de adaptación” que disminuye proporcionalmente con la longitud de la muestra
de datos. La intuición de esto es que, a medida que transcurre el tiempo, y se
obtienen nuevas observaciones sobre un proceso que (se supone) no se modifi-
ca, va disminuyendo el contenido de información adicional sobre el valor
del parámetro a estimar: en el límite de un número infinito de observaciones,
todo lo que aporta un nuevo dato se refiere únicamente a la realización del
componente aleatorio de la variable. En todo caso, en tiempo finito, el observa-
dor sigue en instancia de modificar adaptativamente su estimación.
Análogamente, en una regresión de cuadrados mínimos,
'
t t t
y x β ε · +
(con β,x vectores de parámetros y variables independientes, respectivamen-
te), la tradicional expresión del estimador
( )
1
' '
t t t t t
X X X y β

·
43
se puede
reformular (Evans y Honkapohja, op. cit., pag. 33) como:
1
'
1 1
'
1 1
1
( )
1
( )
t
t t t t t t
t t t
t t
R x y x
t
R R x x R
t
β β β

− −
− −
· + −
· + −
Se ve que esto también implica revisar los parámetros previamente esti-
mados en función de la discrepancia entre el dato actual de la variable de-
pendiente y el valor “previsto” según la ecuación que utiliza los valores
anteriores de los coeficientes, con una “ponderación” de los sucesivos erro-
res que disminuye linealmente con el período transcurrido desde el inicio
de las observaciones
44
. Es decir que el procedimiento de formular expecta-
43
Aquí, β,x denotan vectores (columna) de parámetros y variables independientes, respecti-
vamente,
µ
t
β
es la estimación del vector de parámetros con datos hasta t y
'
1
( ,...., )
t t
X x x ·
es
la matriz formada por los vectores de observaciones sucesivas de las x.
44
El coeficiente 1/t aplicado a los términos de error hace de este algoritmo una instancia de
los estimadores “con coeficiente de ganancia decrecientes”, en los que esos términos ven-
drían multiplicados por alguna función del tiempo γ
t
. La forma en que el coeficiente de
ganancia depende del tiempo influye sobre el ritmo de “depreciación” de los sucesivos
datos a efectos de su contribución al re-cálculo de los parámetros del modelo de formación
de expectativas.
(1.61)
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 141
tivas a partir de una regresión cuyos parámetros se recalculan al recibir
nueva información sería un tipo de aprendizaje adaptativo, donde ese apren-
dizaje se refiere a coeficientes que miden el impacto de variables indepen-
dientes (mientras que, en el caso de las expectativas adaptativas clásicas, es
el valor esperado que se expresa directamente como función lineal del error,
sin introducir otras variables).
La noción del “agente como econometrista” llevaría a suponer que las
expectativas se determinan a través de la estimación de un modelo especifi-
cado de algún modo. Ese planteo abre preguntas sobre cómo se definirían esas
especificaciones y, en particular, sobre cómo conjeturan los agentes las expec-
tativas de los demás porque, en general, estas influirán sobre la variable que el
individuo pretende proyectar. Sea, por ejemplo, un esquema donde se busca
proyectar una variable p que, en los hechos, es generada por el siguiente
proceso (cuya forma puede resultar como forma reducida de un esquema de
tipo telaraña, en que la oferta de un bien depende de expectativas previamente
formadas sobre el precio; véase Evans y Honkapohja, op.cit., cap.2):
'
1 1
( )
e
t t t t t
p p w µ α δ η
− −
· + + +
donde
1
e
t t
p

es la “expectativa media del mercado” formada en t-1, w
t-1
es
un vector de variables observables en t-1 (que en un contexto de tipo tela-
raña representarían factores de desplazamiento de las curvas de oferta y
demanda) y η
t
es un shock aleatorio. Un individuo, indicado por i, que
conociera la forma de ese proceso, basaría su previsión en el valor esperado
que resulta de (1.64), o sea:
'
1 1 1 1
( ( ) )
i i
e e e
t t t t t t
p p w µ α δ
− − − −
· + +
aquí
1 1 1
, ( )
i i
e e e
t t t t t
p p
− − −
señalan, respectivamente, la expectativa en t-1 del in-
dividuo i acerca de p
t
y la percepción de ese agente sobre la expectativa
media que está siendo simultáneamente determinada por los otros actores
relevantes. En la hipótesis de que existe conocimiento común del modelo (o
sea que, del modo comentado antes, cada individuo sabe con seguridad que
todos demás conocen el modelo y saben con seguridad que los otros cono-
(1.62)
(1.63)
142 Progresos en Macroeconomía
cen el modelo, etc.), el agente representativo (R) supone que sus expectati-
vas coinciden con las expectativas promedio, y resulta la previsión de ex-
pectativas racionales:
( ) 1 1 '
1 1
(1 ) (1 )
e R
t t t
p w α µ α δ
− −
− −
· − + −
donde se ve que cambios en las variables w tienen su efectos “multiplica-
dos” por sus repercusiones sobre las expectativas de expectativas. A su vez,
con esas expectativas, la secuencia de precios definida por (1.62) sería:
1 1 '
1
(1 ) (1 )
R
t t t
p w α µ α δ η
− −

· − + − +
Eso verifica que efectivamente las expectativas (1.64) se corresponden
con el proceso generador de datos (1.65). En todo caso, bajo condiciones de
aprendizaje, aun cuando un individuo conozca la forma general de la fun-
ción (1.62), debe usar algún procedimiento para estimar los valores de los
parámetros “fundamentales” (µ, α, δ) y, además, determinar cómo tratará al
hecho de que los otros agentes están ellos mismos envueltos en la forma-
ción de expectativas y, presumiblemente, también en aprendizaje. El pro-
blema de cómo abordar el “aprendizaje sobre el aprendizaje de los demás”
introduce complicaciones tanto para el analista como para los agentes. Una
manera de representar potenciales esquemas de formación de expectativas
implica suponer una heurística tal que el agente presume que la variable de
interés está determinada unívocamente por los “impulsos fundamentales”
que operan sobre el sistema (postulando que conoce exhaustivamente cuá-
les son esos impulsos), y que usa estimadores para los parámetros. La ley de
movimiento percibida (LMP) sería entonces:
'
1 1 1 1
e
t t t t t
p a b w
− − − −
· +
donde se obvió una referencia a la identidad del individuo que formula la
expectativa porque se supondrá que todos actúan de igual modo. Se ve que
la especificación de (1.66) es similar a la del proceso de expectativas racio-
nales (1.65); ambas coinciden si las previsiones se basan en los verdaderos
(1.64)
(1.65)
(1.66)
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 143
valores de los parámetros. En este contexto, la convergencia a expectativas
racionales se asociaría a una dinámica de actualización de los coeficientes
tal que:
1
1
lim (1 )
lim (1 )
T
T
T
T
a
b
α µ
α δ

→∞

→∞
· −
· −
En todo caso, la LMP dada por (1.66) genera (reemplazando en (1.62))
una ley de movimiento realizada (LMR):
' '
1 1 1
( )
t t t t t
p a b w µ α α δ η
− − −
· + + + +
En general los coeficientes a
t-1
, b
t-1
serán funciones complicadas de valo-
res pasados de las variables p, w
45
;La especificación del esquema de expec-
tativas (1.66), entonces, no refleja bien la LMR mientras el sistema no se
encuentra en un estado de expectativas racionales. Esto vuelve a expresar el
punto acerca de la realimentación del proceso de aprendizaje “colectivo”
sobre la ley de movimiento que se pretende identificar. En la transición, por
lo tanto, esa realimentación haría que, aun cuando se supongan conocidos
por los agentes los determinantes fundamentales de la variable, las expecta-
tivas tendrían “sesgos sistemáticos”, pero de un carácter no trivial, y no
resolubles de manera obvia.
Por otro lado, los modelos “estadísticamente no rechazados” pueden ser
distintos entre sí.
46
La incertidumbre sobre el modelo de funcionamiento
(1.67)
(1.68)
45
Esto se aplicaría, por ejemplo, al caso en que las expectativas se basan en un algoritmo de
mínimos cuadrados aplicado sobre una ecuación especificada como
1
'
t t t
p a b w ς

· + + , en
que el agente operaría como si estuviera estimando coeficientes que se han mantenido fijos
a lo largo del tiempo.
46
Se ha propuesto (Evans y Honkapohja, 2001, Branch y Evans, 2006, Branch, 2006) un
criterio por el cual la consistencia de las expectativas con los datos se definiría a través de un
“equilibrio restringido de percepciones”, tal que el conjunto de modelos admisibles es el
formado por aquellos cuyos errores de estimación no están correlacionados con las varia-
bles independientes, y en el que las expectativas pueden basarse en una especificación erró-
nea, pero la información disponible no lleva a que el respectivo agente lo detecte.
144 Progresos en Macroeconomía
del sistema de interés ha generado atención, particularmente en el análisis
de política económica, por la relevancia de considerar la robustez de las
propiedades de los criterios de administración de instrumentos ante varia-
ciones en la especificación de los modelos de comportamiento
47
(véase, por
ejemplo, Hansen y Sargent, 2001, Brock y Durlauf, 2006b).
Los efectos de aprendizaje introducen de por sí elementos históricos en
el análisis, porque el comportamiento del sistema depende de percepciones
de los agentes, que van variando a medida que ellos interpretan los datos
que reciben y los incorporan en sus esquemas de previsión. El ejemplo re-
cién comentado ilustra esa dependencia temporal a través de la variación de
los coeficientes de la LMP según las observaciones efectivamente registra-
das, y también implícitamente a través de la definición de la muestra de
datos, si es que ésta refleja la presunción de que el proceso generador de los
datos “arranca” en un punto, y que información previa no sería relevante.
48
47
Un tema que surge cuando el analista reconoce que hay diversos modelos potencialmente
utilizables como generadores de expectativas y de experimentos de política es cómo especi-
ficar la noción de consistencia con el modelo al representar las expectativas de los agentes.
Si, por ejemplo, un ejercicio de estudiar alternativas de política económica se lleva a cabo a
partir de varios modelos, en cada uno de los cuales se supone que los agentes basan sus
previsiones en los resultados derivados de extrapolaciones empleando ese modelo indivi-
dual, esos agentes no tendrían expectativas racionales en la medida en que el analista tenga
razón al asignar plausibilidad a los otros modelos. En todo caso, si el agente que habita uno
de los modelos tiene un esquema de previsión óptimo, aquellos que, por hipótesis, “creen”
en que las demás especificaciones tienen alguna perspectiva de validez (incluyendo al analista)
estarían sujetos a sesgos sistemáticos.
48
La posibilidad de cambios estructurales o variaciones de los parámetros en el modelo
empleado para formar expectativas puede motivar la utilización de algoritmos de aprendiza-
je “de ganancia constante” en los que los parámetros se revisan usando el mismo coeficiente
de respuesta al error de pronóstico corriente, independientemente de la cantidad de observa-
ciones anteriores. Se ve que, en comparación con los esquemas con “coeficiente de ganan-
cia decreciente”, los de ganancia constante mantienen la intensidad de aprendizaje, lo cual
permite captar cambios sistemáticos que ocurren a lo largo del tiempo en el sistema a pro-
yectar y, recíprocamente, genera volatilidad excesiva en las previsiones si el proceso no
varía, porque trata como señales significativas a lo que en este caso serían puramente pertur-
baciones aleatorias. Véase Evans y Honkapohja, op.cit., esp. cap. 13.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 145
De cualquier manera, el aprendizaje genera evolución en los comportamien-
tos, y los hace depender del conjunto de experiencias acumuladas y de los
procedimientos que emplean los agentes para procesarlas.
Los esquemas de aprendizaje basados en la especificación de modelos
de proyección, y estimación por cuadrados mínimos o similares, han sido
utilizados en varios contextos analíticos. Uno de ellos ha sido la búsqueda
de condiciones de convergencia a senderos de expectativas racionales. Un
resultado es que, para un conjunto amplio de modelos, las condiciones de
convergencia local están determinadas por la propiedad de “E-estabilidad”
(Evans y Honkapohja, op.cit., cap 6), que se basa en una ecuación diferen-
cial asociada a la función que transforma la LMP en la LMR.
49
Esas condi-
ciones se han utilizado para discutir la relevancia, o no, de determinados
equilibrios de expectativas, al modo del tradicional principio de correspon-
dencia, que postulaba que era válido estudiar equilibrios de mercado como
posibles estados observados (y efectuar los correspondientes ejercicios de
estática comparada) si y solo si esos puntos eran alcanzables a través de un
proceso dinámico (Samuelson, 1941, Evans y Honkapohja, 2003). La dis-
tinción entre puntos o trayectorias estables e inestables frente a aprendizaje
49
En concreto: si φ es el vector de parámetros de la LMP, el sistema genera una LMR que se
expresa como T(φ); una ley de movimiento de expectativas racionales es φ
*
tal que T(φ
*
)=
φ
*
(suponiendo, como se viene haciendo, que la LMP “incluye” al conjunto de las variables
independientes que influirían sobre la LMR de expectativas racionales dada por φ
*
). Enton-
ces, la condición de E-estabilidad equivale a la estabilidad local (o sea, linealizando a T) de
la ecuación diferencial “virtual”: ( )
d
T
d
φ
φ φ
τ
· − . Esto equivale a pedir que los autovalores
asociados con esa ecuación diferencial tengan valores reales negativos. Intuitivamente, la
condición indicaría que el aprendizaje es estable y tiende a un punto fijo de expectativas
racionales si fuera convergente un proceso continuo de

modificación de los parámetros de la
LMP según la discrepancia entre esos parámetros y los de la LMR generada por esa LMP.
En el caso comentado en el texto, de las ecuaciones (1.66) para la LMP y (1.68) para la
LMR, la ecuación diferencial sería:
( , )
( ( 1) , ( 1) )
d a b
a a
d
µ α δ α
τ
· + − + −
, cuya condición de
estabilidad es, simplemente, 1 α <
.
Como en el tradicional esquema de telaraña, la condi-
ción significa que, para que haya convergencia, el sistema debería “amortiguar”, y no am-
plificar, apartamientos de la expectativa respecto del punto fijo de expectativas racionales.
146 Progresos en Macroeconomía
se ha empleado como criterio para reducir el rango de equilibrios de interés
en modelos con potenciales equilibrios múltiples.
50
De todos modos, las propiedades asintóticas de los mecanismos de apren-
dizaje pueden informar sobre las características de sistemas “en reposo” en
cuanto a la actualización de esquemas de expectativas, pero dejan abierta la
cuestión sobre los comportamientos de transición, es decir en instancias
donde la eventual convergencia a expectativas racionales no está cerca de
haberse producido. La relevancia macroeconómica de esos efectos proba-
blemente dependa del tipo de fenómeno y del contexto. Para hechos más o
menos repetitivos, en condiciones de funcionamiento económico que man-
tienen un alto grado de persistencia, sería natural suponer que los agentes
han incorporado en decisiones y expectativas los rasgos principales de los
50
De igual modo que con el principio de correspondencia clásico, los resultados depende-
rían del proceso de aprendizaje que se suponga aplicable al caso. El procedimiento de selec-
ción comentado tiene analogía con el tradicional experimento en el modelo monetario-fiscal
de Cagan (1956) con expectativas adaptativas:
t t t
d m mπ · + & (el déficit fiscal iguala a los
recursos de señoreaje, compuestos de la variación de la cantidad real de dinero y el “impues-
to inflacionario),
e
t
t
m Ae
θπ −
·
(la demanda de saldos reales es función exponencial de la
inflación esperada), ( )
e e
t t t
π β π π · − & (la inflación esperada varía, adaptativamente, en pro-
porción a la diferencia entre inflación realizada y esperada). Como es bien sabido, para un
dado déficit, d, ese sistema admite dos estados estacionarios (donde la inflación es constante
y coinciden variables esperadas y realizadas). El estado estacionario de más baja inflación
resulta dinámicamente estable si β<1, o sea, cualitativamente, si el sistema muestra una
configuración de respuesta moderada de las expectativas ante errores y una reacción no muy
intensa de la demanda de dinero a las expectativas. Puede notarse que, en la variante de
previsión perfecta,
e
t t
π π · , ese equilibrio de inflación resulta dinámicamente inestable (y
el de alta inflación sería estable). Sin embargo, es usual interpretar esa propiedad como una
indicación, no de que ese estado es inalcanzable, sino de que puede servir unívocamente
como punto focal para coordinar expectativas. Esto es análogo al criterio empleado general-
mente en los modelos que admiten soluciones de “senderos de ensilladura” (saddlepaths);
el análisis del “salto” de variables dinámicas que puede implicar ubicarse en esos senderos
ha sido discutido recientemente por Chisari (2005). En todo caso, la distinta manera de
interpretar modelos de previsión perfecta (o de expectativas racionales) y modelos adaptativos
ilustra el hecho de que los primeros tienen una perspectiva “teleológica” (o sea, el presente
es función, de algún modo, del futuro que se realizará, y éste puede ser materia de coordina-
ción entre los agentes), mientras que el aprendizaje tiene perspectiva “causal” (el presente
depende del pasado del sistema, y las expectativas están unívocamente condicionadas por el
pasado). El significado conceptual de las condiciones de estabilidad dinámica es entonces
distinto según el caso (véase Heymann y Leijonhufvud, 1995).
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 147
procesos de interés. Expectativas racionales serían entonces una caracterís-
tica aproximada de instancias “rutinarias”.
Parece difícil, en cambio, suponer sin más que ha habido un aprendizaje
completo de procesos “irreversibles”, como los del desarrollo económico,
en los cuales son cruciales los elementos de innovación, tecnológica y so-
cial, y donde interactúan individuos, grupos y economías nacionales, que
van creando situaciones “novedosas” los unos para los otros. Algo similar
se aplicaría en situaciones donde hay síntomas de que los sistemas cuya
dinámica se busca proyectar están experimentando cambios estructurales
importantes. Es decir que las expectativas de largo plazo (al modo de Keynes,
1936) y los quiebres de patrones previos de comportamiento potenciarían la
influencia de los efectos de aprendizaje, y la posibilidad de errores y con-
ductas inconsistentes entre sí.
A su vez, la sostenibilidad de deudas depende de la correspondencia a lo
largo del tiempo entre ingresos previstos y realizados, y las fluctuaciones
del crédito pueden inducir o amplificar fuertemente a los movimientos del
nivel de actividad (el tradicional argumento de la “deflación de deudas” de
Irving Fisher, 1933, retomado en particular por Bernanke y Gertler, 1986, y
Kiyotaki y Moore, 1997a; véase también Mendoza, 2006
51
). Por lo tanto,
los grandes vaivenes del crédito, que de algún modo están asociadas a
interacciones entre tendencias macroeconómicas (o percepciones acerca de
ellas) y ciclos de la actividad real, y los momentos de “ruptura” o crisis
macroeconómica, serían instancias donde las dinámicas de creencias y ex-
pectativas y las fallas de coordinación entre comportamientos tendrían un
51
El caso de la proposición de deflación de deudas, por el cual en circunstancias recesivas,
bajas de precios nominales pueden agravar una perturbación (en lugar de corregirla, según
la sugerencia usual), por su impacto sobre las condiciones en que las firmas pueden acceder
(o no) al financiamiento de inversión y de producción, ilustra una instancia interesante en
que un argumento vuelve a tener una presencia visible en la literatura, después de un largo
tiempo en que estuvo fuera del centro de atención, salvando excepciones como las de Minky
(1975), o Leijonhufvud (1968). De cualquier modo, la posibilidad de deflación de deudas
emerge cuando los precios declinan respecto del denominador de activos financieros; en
una economía con contratos dolarizados, esto se correspondería con situaciones de devalua-
ción real.
148 Progresos en Macroeconomía
papel especialmente central (Heymann y Sanguinetti, 1998, Heymann, 2006).
Al mismo tiempo, los momentos donde los sistemas experimentan cam-
bios de configuración importantes o muy rápidos son también aquellos que
ponen a prueba la capacidad para formar expectativas. Desde el punto de
vista del análisis, al abordar esos casos se plantea una tensión entre la bús-
queda de modelos e interpretaciones precisos y claramente formulados, y el
reconocimiento de que ahí tanto los mecanismos de funcionamiento de la
economía como los esquemas de previsión de los agentes están en flujo.
Para los agentes económicos, una actuación racional implicaría probable-
mente explorar la relevancia de posibles modelos de interpretación alterna-
tivos, y considerar las posibilidades y restricciones para establecer analo-
gías con otros casos o períodos para los cuales se cuenta con observaciones
potencialmente informativas.
52
En todo caso, a los efectos de la representa-
ción positiva de cómo se comportan los sistemas económicos, lo relevante
es cómo se definen efectivamente las conductas en la práctica.
Aunque no ha llegado a establecer esquemas canónicos incorporados a
la macroeconomía, la “economía del comportamiento” ha mostrado un apre-
ciable desarrollo en los últimos años (el trabajo en ese campo ha sido rese-
ñado en Akerlof, 2002, Camerer y Lowenstein, 2002, Mullainathan y Thaler,
2000, sobre los que se basan los comentarios siguientes). El punto de parti-
da de esa línea de investigación ha sido la evidencia (recurrente, en particu-
lar, en experimentos de laboratorio) de que existen “anomalías” sistemáti-
cas en los criterios de decisión de los agentes respecto del modelo tradicio-
nal de maximización de la utilidad esperada con probabilidades actualiza-
das por procedimientos bayesianos (véase, por ejemplo, los clásicos traba-
jos de Allais, 1953, Kahneman y Tversky, 1979, 1982). Los efectos identi-
ficados son de diverso tipo. En la evaluación de probabilidades, parecerían
52
El término “racionalidad limitada” para describir comportamientos y expectativas que no
han alcanzado una plena adaptación al entorno no resulta particularmente justo y preciso.
En condiciones más o menos estacionarias, puede haber conductas muy bien adaptadas que
no derivan de cálculos o procedimientos racionales, sino de algún tipo de proceso evolutivo
de selección; por otra parte, las limitaciones al conocimiento, y el reconocimiento de esas
limitaciones, son totalmente compatibles con la racionalidad en la búsqueda de identificar
propiedades del entorno y determinar los comportamientos consecuentes (Simon, 1955).
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 149
existir sesgos asociados con la facilidad relativa para evocar eventos, la
secuencia de arribo de información (un peso excesivo de datos recientes,
por ejemplo), sobre-interpretación de observaciones basadas en muestras
pequeñas, y tendencia a prestar excesiva atención a información
confirmatoria de hipótesis. Las decisiones entre alternativas tenderían a es-
tar afectadas por “efectos de encuadre” (framing) según cómo las alternati-
vas se presentan al agente (lo cual puede inducir “reversiones de preferen-
cias”), y por referencias a la situación de partida, con “aversión a la pérdi-
da” (la utilidad marginal asignada a mejoras respecto del estado inicial sería
menor que aquella asociada con desmejoras). Además, los individuos mues-
tran “aversión a la ambigüedad”, o sea a evitar apuestas cuando las probabi-
lidades de eventos no están definidas certeramente.
La hipótesis usual de que las preferencias intertemporales descuentan
exponencialmente las utilidades de consumos más alejados del presente
(como en la ecuación (1.1)) implica una propiedad de consistencia: si el
individuo planea en t= 0 ejecutar una determinada acción en el instante t =
j, el agente volvería a elegir la misma acción para realizar llegado el mo-
mento
53
. Si esa hipótesis no vale, habría una “inconsistencia temporal”
(Strotz, 1955), porque el agente programaría para sí mismo conductas futu-
ras distintas de las que elegirá luego. De hecho, en varios contextos, parece-
ría que los comportamientos se corresponden con descuentos más fuertes
(mayor preferencia por el presente) en el horizonte inmediato, y menor im-
paciencia sobre períodos sucesivos más lejanos en el tiempo
54
. En todo caso,
53
La razón es que el factor de descuento de las utilidades entre j y j +1 definida en t = 0
(que, en la notación de (1.1) está dada por β
j+1

j
, como puede verse de esa ecuación), es
igual a la tasa de descuento entre esos dos períodos vista desde j hacia j+1 (o sea β). Eso
hace, por ejemplo que, puesto en el momento j, el individuo no tenga incentivos para modi-
ficar su comportamiento planeado en t= 0 “adelantando consumo”, con sacrificio del consu-
mo planeado para j+1. Este incentivo a variar su conducta respecto de la decisión original
aparecería si en t= 0 el agente decide en base a un factor de descuento mayor (una “tasa de
impaciencia” menor) para el intervalo j, j+1 que el factor de descuento que percibirá en j
para el futuro inmediato.
52
Para representar esos comportamientos se han sugerido esquemas donde las utilidades
futuras son multiplicadas por un factor del tipo 1/1+κt, o en que las preferencias
intertemporales se describen como:
0
1
( ) ( )
t
t
t
U u c u c δ β
·
· +

, con , 1 β δ < . Véase Phelps y
Pollak (1968), Laibson (1997).
150 Progresos en Macroeconomía
ese tipo de efecto está asociado con la existencia de problemas de auto-
control, y con conductas dirigidas a “comprometer” acciones futuras para
facilitar la implementación en su momento de decisiones presentes.
Las particularidades de comportamiento han sido utilizadas para estu-
diar fenómenos de interés macroeconómico. Se ha sugerido, por ejemplo
(Mullainathan, 2002), que ciertas expectativas se forman definiendo esce-
narios o categorías (por caso: la futura evolución de la economía se clasifica
entre instancias de crecimiento, recesión, o crisis), lo cual puede racionali-
zar la ausencia de reacción ante noticias (que no implican “cambios de es-
cenario”), y fuertes respuestas frente a novedades relativamente pequeñas
(“gotas que rebalsan el vaso”). El argumento puede tener aplicación para el
estudio de situaciones donde se configuran súbitas modificaciones de con-
ducta o “corridas”. En el campo de las “finanzas y comportamiento”
(behavioral finance; véase Schiller, 2000, Barberis y Thaler, 2003, Ritter,
2003) se han señalado efectos como el uso de heurísticas, por ejemplo, for-
mar carteras repartiendo recursos en partes iguales entre colocaciones alter-
nativas, y la existencia de “confianza exagerada”, que puede llevar a insufi-
ciente diversificación de activos y a un excesivo volumen de compraventa
de obligaciones. El efecto de aversión a las pérdidas, unida a miopía por
parte de los agentes, se ha utilizado para interpretar los grandes diferencia-
les de rendimientos de acciones y bonos (el equity premium puzzle, véase
Mehra y Prescott, 2003, Benartzi y Thaler, 1995). En el análisis del consu-
mo y el ahorro, se han utilizado argumentos de “contabilidad mental” según
los cuales los individuos clasifican ingresos y riqueza en distintas catego-
rías que dan lugar a decisiones diferenciadas (restricciones de liquidez
aparte, la respuesta del consumo no sería la misma, por ejemplo, frente
a una revaluación del valor de la vivienda que ante la percepción de un
premio de lotería). También se ha discutido la influencia de efectos de
inconsistencia temporal en la acumulación de activos sobre el ciclo de
vida (Shefrin y Thaler, 1992, Laibson, Repetto y Tobacman, 1998). Por
otro lado, se ha prestado (nuevamente) atención a efectos de tipo psicológi-
co y sociológico para interpretar fenómenos del mercado de trabajo, como
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 151
inflexibilidades descendentes de salarios (Akerlof, 1982, Akerlof y Yelen,
1990, Bewley, 1999).
Si bien existen formalizaciones de aspectos del análisis de la economía
del comportamiento
55
, ésta no ha cuajado (¿aún?) en un modelo general:
sigue en curso la “caza de una teoría descriptiva de la decisión bajo riesgo”
(Starmer, 2000). Por otro lado, existe discusión sobre la relevancia de “ano-
malías” en contextos “no experimentales”, de decisión concreta por parte
de los agentes, y se ha argumentado que la evidencia psicológica no signifi-
ca mucho para el análisis económico, dado que no es del caso buscar des-
cripciones detalladas de los mecanismos de decisión (Gul y Pesendorfer,
2005). Sin embargo, tanto la teoría como la macroeconomía aplicada bus-
can representar, ciertamente de manera aproximada y estilizada, la ac-
ción de individuos como ella ocurre: preferencias metodológicas apar-
te, parece claro que interesa tener en cuenta particularidades de comporta-
miento con sustento empírico, y contemplar avances en otras disciplinas
que puedan ilustrar sobre patrones de conducta de carácter sistemático y
fundamentado.
b) Modelos de múltiples agentes interactuantes
Desde el origen de la economía como disciplina aparece destacada la
importancia de los “efectos de escala”, a través de las repercusiones del
tamaño del sistema sobre la división del trabajo y sobre el potencial produc-
53
Se ha propuesto representar a las decisiones bajo riesgo maximizando una función donde
las utilidades en eventos individuales se ponderan, no proporcionalmente a las probabilida-
des respectivas, sino con pesos que son transformaciones no lineales de las probabilidades:
( ) ( )
i i
V p u x π ·

, donde π es una función y pi la probabilidad del estado i (véase, por
ejemplo, Starmer, 2000, Quigg, 1982, Machina, 1994, Lattimore, Baker y Witte, 1992).
Kahneman y Tversky (1979) formularon la prospect theory. Esta supone que una decisión
se basa en una situación de referencia (como el statu quo), y que la utilidad es cóncava para
ganancias a partir de ese punto, y convexa para pérdidas, y la pendiente en el origen es
mayor para pérdidas que para ganancias (lo cual implica aversión a las pérdidas).
152 Progresos en Macroeconomía
tivo: ”más es diferente”.
56
Algunos fenómenos macroeconómicos están aso-
ciados directamente con la multiplicidad de los agentes que conforman el
sistema, con la alta dimensionalidad del espacio de mercancías, y con pro-
piedades de las interacciones entre agentes en la producción y el intercam-
bio de mercancías. Como sea que se busque representar a los patrones de
circulación y demanda de dinero, la existencia de un medio general de cam-
bio supone que un numeroso conjunto de agentes que ofrecen y deman-
dan una variedad de bienes se encuentran de manera descentralizada
(véanse, por ejemplo, los modelos de Kiyotaki y Wright, 1989, Aiyagari
y Wallace, 1991). Las deficiencias de demanda efectiva se pueden ver
como estados donde están afectados los mecanismos de circulación mo-
netaria, de modo que muchos agentes enfrentan restricciones de liquidez
(Leijonhufvud, 1973).
En el análisis de las contracciones financieras, uno de los problemas que
surge es la representación de las rupturas de cadenas de crédito, y de las
potenciales “cascadas” de incumplimientos, dependiendo de cómo sea
específicamente la estructura del balance de los agentes y las identidades de
sus deudores y acreedores (Minsky, 1975, Kiyotaki y Moore, 1997b,
56
More is different (Anderson, 1972). Un tema recurrente en las ciencias naturales es que,
independientemente de la validez de las hipótesis reduccionistas, según las cuales las pro-
piedades de los fenómenos, cualquiera sea su tipo, derivarían, en última instancia, de un
dado conjunto de leyes fundamentales, no se infiere que la representación de esos fenóme-
nos se obtenga por una aplicación directa e inmediata de esas leyes, especialmente cuando
se estudian sistemas compuestos por muchos elementos en interacción. Así, Anderson argu-
menta que la física del estado sólido obedece a las leyes que gobiernan a las partículas
elementales, la química a las leyes de los sistemas físicos de muchos cuerpos, la biología
molecular a las leyes de la química, la biología celular a la biología molecular, pero “esa
jerarquía no implica que la ciencia [de los fenómenos] X sea ‘solamente la [teoría de] Y
aplicada’. En cada instancia se necesitan enteramente nuevos leyes y conceptos… La psico-
logía no es biología aplicada, ni la biología química aplicada”. En esta misma dirección,
Mayr (2004) argumentó que la biología evolutiva no sería reducible de una manera clara a la
físico-química (vía, por ejemplo, la genética básica), y que sus leyes tendrían un carácter
aproximado e “histórico”, como consecuencia de la naturaleza de los fenómenos y de los
sistemas en consideración.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 153
Lagunoff y Schreft, 1999, Bak, Chen, Scheinkman y Woodford, 1992
57
).
En los sistemas de grandes conjuntos de componentes, el comportamiento
de los agregados “macroscópicos” depende de las propiedades de sus ele-
mentos, y de sus interacciones. La hipótesis implícita en los modelos eco-
nómicos usuales es que los rasgos de funcionamiento bajo estudio derivan
más o menos directamente de conductas individuales, determinadas como
si resultaran de procesos sofisticados de decisión. Sin embargo, eso no es
necesariamente así. Por ejemplo, se ha visto que el aprovechamiento de
oportunidades de intercambio puede establecerse como consecuencia de las
reglas que restringen las acciones, aunque los agentes operen mecánica-
mente, con “cero inteligencia”
58
. En un clásico ejercicio, Schelling (1969)
mostró, a través de simulaciones, que vecindarios segregados por caracte-
rísticas de los agentes pueden surgir por efecto de preferencias, que no tie-
nen que ser intensas, por no ser minoría, y de un comportamiento mecánico
de los agentes, al efectuar cambios de locación siempre y cuando están
“disconformes”y tienen oportunidad de ocupar un nuevo lugar.
57
Este último es un trabajo hecho en colaboración entre economistas y físicos, y representa
a un sistema “críticamente auto-organizado”, que responde a la imagen de una pila de arena:
si se van agregando granos de arena, se conforma una pirámide con la propiedad que, al
arrojar nuevos granos sobre la pila se conforman “avalanchas” cuya intensidad (medida a
través de la cantidad de granos que se ven desplazados hacia abajo) puede ser de distintas
magnitudes, según la “micro- configuración” de la pirámide (la pendiente en los puntos
alcanzados por un grano en caída), con una distribución del tamaño de avalanchas que sigue
una ley de potencias. El carácter “crítico” del sistema se asocia con la declinación lenta (no
exponencial) de la probabilidad de eventos de alta intensidad, lo que implica que existe la
eventualidad de “grandes avalanchas”; la “auto-organización” se refiere a que la ubicación
en un estado crítico resulta de las propiedades del sistema, que se configura de esa manera
sin que sea necesario que los parámetros estén calibrados en valores particulares.
58
Véase Gode y Sunder (1993, también 1997), que estudian un escenario de tipo remate
donde los agentes se limitan a colocar pedidos de un bien a precios por debajo de su valor de
demanda y a realizar ofertas a precios superiores a su valor de tenencia, siguiendo reglas
simples que organizan el mercado, como: i) las ofertas y demandas son voluntarias, y una
vez hechas deben ser ejecutadas si encuentran contrapartida; ii) un pedido es admisible si el
precio mejora un pedido previamente colocado (y lo mismo con las ofertas). Esos autores
concluyen que “reglas simples y observables que definen los mercados pueden ser respon-
sables de la alta eficiencia asignativa… Los comportamientos y motivaciones inobservables
aparentemente tienen efecto limitado”.
154 Progresos en Macroeconomía
Otro ejemplo saliente de modelos esquemáticos de este tipo, en que se
buscan ordenamientos macroscópicos a través del “acoplamiento” de con-
ductas relativamente simples, es el de Arthur (1994). Aquí, hay un conjunto
de agentes, en número N, cada uno de los cuales recibe utilidad en un deter-
minado período si es que forma parte de un subconjunto cuyo tamaño máxi-
mo es k < N (la imagen es la de individuos que tienen interés en reunirse en
un local, cuya capacidad está acotada), pero experimentan incomodidad si
están en un conjunto con un número mayor de integrantes. En este caso, si
N es grande, hay una gran variedad de potenciales equilibrios de Nash en
cada período (las combinaciones de N tomados de a k); la pregunta es si y
cómo el sistema se organiza aproximadamente en una secuencia de equili-
brios de este tipo.
El problema de coordinación se juega aquí en un espacio de muchas
dimensiones. Resulta difícil ver de qué modo se podrían establecer de en-
trada expectativas racionales, y el problema de decisión aparece como ex-
tremadamente complicado si los individuos intentaran determinar conduc-
tas a través de un razonamiento recursivo en base a expectativas sobre las
acciones de los demás basadas en conjeturas de orden superior sobre las
previsiones de los otros agentes. En una situación así, se supondría que los
individuos recurren a procedimientos simplificados, heurísticos, de deci-
sión y aprendizaje a partir de errores, o sea a conductas de carácter adaptativo.
La evolución resultante define una dinámica de “co-adaptación” de las es-
trategias de los diferentes agentes. En el caso del modelo específico, se
verifica, a través de simulaciones, que mediante comportamientos de apren-
dizaje el sistema es capaz de converger a estados donde el “grado de concu-
rrencia” se acerca al máximo aceptable
59
; esto ocurre a partir de un proceso
59
Esos estados pueden ser altamente asimétricos, con patrones de concurrencia y niveles de
utilidad muy distintos para distintos agentes, y variables por efecto de re- configuraciones
ante shocks aleatorios; por otro lado, la forma de convergencia y la robustez de los estados
cercanos al equilibrio pueden estar influidas por la introducción de efectos de imitación en
que los individuos con estrategias poco exitosas copian acciones de vecinos (Heymann,
Perazzo y Schuschny, 2004).
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 155
60
En el mundo natural surgen múltiples ejemplos de ese tipo. Se dice, por caso, que pobla-
ciones de abejas distribuyen sus visitas a distintas áreas plantadas de manera de igualar las
productividades marginales del alimento obtenido en cada una, como consecuencia de
interacciones en que los insectos comunican a los demás a través de sus movimientos adón-
de han buscado alimento y con qué resultado, y en que se inducen respuestas simples a las
señales generadas de ese modo.
colectivo, donde las acciones se van adaptando unas a las otras sin que en el
tanteo deban cumplirse condiciones fuertes sobre la capacidad de previsión
de los agentes o sobre sus mecanismos de decisión.
De alguna forma, estas situaciones son simétricas respecto de aquéllas
dadas por los equilibrios subóptimos de previsión perfecta que se comentó
en una sección anterior. Allí, individuos perfectamente optimizadores se
instalan, como conjunto, en un estado socialmente indeseable. Aquí, agen-
tes que no aplican necesariamente una gran sofisticación cognitiva alcan-
zan a coordinarse en un estado con propiedades paretianas. Es decir que la
conducta optimizadora individual no sería necesaria (ni suficiente) para al-
guna especie de organización u óptimo colectivo
58
. Esta posibilidad abre
una pregunta acerca de los “microfundamentos” de representaciones de sis-
temas cuyo comportamiento macroscópico parece ordenado. No habría ra-
zones para presumir a priori que ese comportamiento deriva de conductas
individuales que se corresponden con la descripción agregada y, al mismo
tiempo, la observación de que, por ejemplo, las acciones de los agentes
tomados de a uno reflejan limitaciones o sesgos cognitivos no necesaria-
mente implicaría conclusiones fuertes sobre fallas en el funcionamiento del
conjunto. Por otro lado, el que en determinadas circunstancias se aprecien
conductas adaptadas al entorno, y que el sistema admita una representación
asimilable a un equilibrio no prejuzgaría acerca del comportamiento, indi-
vidual y colectivo frente a eventuales perturbaciones. Desde este punto de
vista, no habría razones para concentrar la exploración de los “fundamentos
microeconómicos” en la búsqueda de modelos de equilibrio general con
pocos agentes que puedan dar cuenta aproximada de las variaciones de se-
ries macroeconómicas. En todo caso, si es que en ciertas circunstancias la
156 Progresos en Macroeconomía
evolución macroeconómica hace posible una descripción así, la cuestión
estaría en estudiar qué conductas y modalidades de interacción permiten
que ello ocurra, y cuáles son los alcances y límites de esa descripción.
Los modelos de múltiples agentes buscan identificar propiedades
macroscópicas (o “emergentes”) de sistemas a partir de la representación
(en general, a través de simulaciones) de agentes computacionales cuyo
comportamiento se describe a través de ciertos criterios de conducta
61
. Es-
tos criterios incorporan información del entorno (incluyendo en particular a
aquélla que generan otros agentes) según los mecanismos de captación de
datos que se presuman para los individuos, y transforman esa información
en planes individuales. Las consecuentes decisiones interactúan según re-
glas y procedimientos especificados en el modelo; eso produce resultados
(“utilidades”) e información para los agentes, que los procesan (por ejem-
plo, a través de esquemas de aprendizaje o adaptación) para generar nuevas
decisiones y, eventualmente, modificar los criterios que las determinan. La
descripción de cómo co-evolucionan acciones y estrategias está condicio-
nada a los valores de un gran conjunto de parámetros. Esta es una caracte-
rística propia de modelos (y de sistemas) con numerosos agentes y/o bienes
y, al mismo tiempo, implica restricciones a la interpretación de los resulta-
dos. El análisis de la sensibilidad de las conclusiones a cambios paramétricos
dentro de intervalos “razonables” es un tema abierto en el campo de estos
modelos.
Los esquemas de agentes múltiples se han empleado en diferentes ámbi-
tos analíticos (véase, por ejemplo, Epstein, 2006, para diversos ensayos de
“ciencia social generativa”). Las aplicaciones van, por ejemplo, desde mo-
delos que buscan describir comportamientos en el ámbito circunscripto de
un dilema de prisionero en que los agentes juegan con otros “localmente
cercanos” (Zimmermann y Eguiluz, 2005, Epstein, 1998) a intentos de si-
mular “sociedades artificiales” e interpretar con detalle y cualitativamente
61
Véase por ejemplo Tesfatsion (2002), y el material contenido en www.iastate.edu/tesfatsi,
para una introducción a los modelos ACE: Agent-based Computacional Economics.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 157
la trayectoria ecológica, demográfica y económica de una población cuya
historia es conocida a partir de registros ambientales y arqueológicos
62
. Una
de las líneas de investigación ha sido tratar de representar interacciones de
mercado sin la mediación de un “subastador”, es decir, donde los agentes
intercambian descentralizadamente y donde la coordinación, en la medida
que ocurre, emerge a través del conjunto de acciones resultantes de motiva-
ciones, percepciones y cálculos individuales (véase, por ejemplo, Clower y
Howitt, 2000; también Heymann, Schuschny y Perazzo, 1999).
El modelo de Clower y Howitt (2000), por caso, busca representar un
sistema donde, a través de decisiones formuladas mediante reglas adaptativas
simples surge una organización de mercado dada por la aparición de “espe-
cialistas” del intercambio, que intermedian en las transacciones, y por el
surgimiento de un medio general de cambio. Los especialistas, equivalentes
a “negocios” que compra-venden un par de bienes, son agentes que se ubi-
can en una determinada localización, y ofrecen entregar o recibir dos mer-
cancías a precios preanunciados
63
.La disposición a mantener inventarios y
la fijación de precios por parte de estos agentes son aquí aspectos centrales
de la organización del intercambio (por contraste con la imagen de los pre-
cios predeterminados como fricciones o “fallas de mercado”). Mantener un
comercio en operación implica un costo fijo; el negocio se cierra
(probabilísticamente) cuando no puede cubrir esos costos; la entrada tiene
62
Véase Epstein y Axtell (1996), Dean, Gumerman, Epstein, Axtell, Swedlund, Parker y
McCarroll (2000), Axtell, Epstein, Dean, Gumerman, Swedlund, Hamburger, Chakravarty,
Hammond, Parker y Parker (2002). Los dos últimos trabajos son parte de un estudio sobre la
evolución de la población y la actividad económica, sobre un período del orden de un milenio,
de pueblos (los Anasazi) que habitaban valles del sudoeste de los EEUU. La gran cantidad
de autores refleja aportes provenientes de varias ciencias y disciplinas.
63
En la notación del trabajo de referencia, un comercio denotado por k determina los bienes
en los que opera, indicados por g
0k
,
g
1k
, y un par de precios, p
0k
,
p
1k
, que refieren, respectiva-
mente, a las cantidades del bien g
0k
(g
1k
) que el negocio entregará a cambio de cada unidad
de g
1k
(g
0k
) que le sea llevado. En la medida en que p
0k
,
p
1k
< 1 existe un margen entre el
precio de venta y de compra (para ambos bienes), que es la fuente de utilidad para el
negocio.
158 Progresos en Macroeconomía
lugar si se genera (al azar) una “idea” para la instalación en una localidad, y
un “estudio de mercado” entre transactores indica que puede ser rentable.
Los productores- consumidores reciben asignaciones de un bien (genérica-
mente indicado por i) y consumen otro bien (j); pueden realizar intercam-
bios directos (en un negocio ij) o indirectamente, vendiendo i contra un
bien “intermediario” c, y vendiendo c contra j. La decisión de dónde y cómo
comprar y vender ocurre como consecuencia de una búsqueda de oportuni-
dades de intercambio sobre una muestra de negocios (para aquellos agentes
que no están “instalados” como comercios). Esa búsqueda por parte de los
productores-consumidores implícitamente induce en cada momento curvas
de demanda para los comercios; sin embargo, la información sobre esas
curvas no es accesible de manera evidente. El modelo supone que los nego-
cios forman precios adaptativamente, en función de los flujos de compra y
venta que realizan.
Dada la existencia de costos fijos, la supervivencia para un negocio de-
pende de que consiga atraer una suficiente cantidad de clientes. Eso favore-
ce a los comercios ij para los cuales uno de los dos bienes (sea j) es muy
usado en el intercambio (en el sentido que existe gran cantidad de comer-
cios sj). Puede entonces haber un efecto de avalancha que favorece la gene-
ralización de uno de los bienes (m) como “intermediario” en el conjunto de
intercambios (de modo que se observe que los negocios son todos del tipo
sm, y m se constituye como “medio general de cambio”). Eso se verifica
en simulaciones del modelo. Si los costos fijos de operar un negocio
dependen de los bienes que se intercambian, las mercancías con bajo
costo de operación tienen mayor probabilidad de surgir como medio de
cambio, pero la historia del sistema (dada en parte por eventos aleatorios y
por la particular secuencia de acciones que se registre) también tiene in-
fluencia sobre el resultado, por la existencia de efectos de complementariedad
estratégica.
En todo caso, el modelo genera una red de intercambios y una organiza-
ción de mercados. Se pueden considerar propiedades “macroeconómicas”
resultantes del esquema a partir de la simulación del efecto de perturbacio-
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 159
nes. Un ejercicio (Howitt, 2006) consistiría, por ejemplo, en cambiar repen-
tinamente la estructura de la demanda (en una ilustración de un caso simé-
trico, que preservaría las características agregadas del equilibrio, una canti-
dad de individuos que consumían i pasan a consumir j, y un número igual
de gentes hace la transición de j a i). El shock implica una ruptura de rela-
ciones de intercambio antes establecidas. El problema está en re-configurar
las relaciones entre compradores y vendedores, pero esto es materia de en-
sayo y error. En lo inmediato, un vendedor de i recibe directamente la infor-
mación de que “perdió clientes”, pero la existencia de nuevos clientes po-
tenciales (que son aquellos perdidos por los que venden j) no se manifiesta
de manera concreta. Esa asimetría restringe la coordinación. Por otro lado,
aparecen efectos secundarios, porque ante la baja de ventas los comercios
reducen sus precios, lo cual traslada el impacto a otros comercios. Si hay
quiebras (salidas) de algunos comercios, el impacto puede acentuarse, por-
que los agentes que solían vender en esos negocios no pueden realizar las
transacciones, y eso les impide efectuar sus compras. El modelo produce
entonces un efecto del tipo del multiplicador, que propaga y amplifica la per-
turbación, hasta que finalmente se va “descubriendo” otra vez un conjunto
de precios y relaciones de intercambio que acerca al sistema al equilibrio.
La elaboración de modelos de múltiples agentes con propósitos de aná-
lisis macroeconómico es un campo con actividad (véase, por ejemplo, Axtell,
2006, Aoki y Yoshikawa, 2006, Tesfatsion, 2006, Leijonhufvud, 2006), pero
de desarrollo incipiente. La representación de comportamientos y formas
de interacción tiene muchas alternativas posibles. La validación de los
modelos y la determinación de la robustez de sus resultados son cues-
tiones no triviales. De todos modos, existe discusión y experimentación
en curso, que puede llevar en algún momento al desarrollo de “plataformas”
sobre las cuales se pueda basar una expl oraci ón de t emas
macroeconómicos sobre modelos que provean micro- fundamentos para
estudiar concretamente los mecanismos que facilitan o restringen la coor-
dinación de actividades individuales, y cuya operación se refleja en los com-
portamientos agregados.
160 Progresos en Macroeconomía
5. Comentarios finales
La evolución del análisis macroeconómico ha motivado lecturas distin-
tas. Por un lado, hay visiones que perciben continuidad y avance persisten-
te, y avizoran una “nueva síntesis” (Goodfriend y King, 1997) basada en la
incorporación de fricciones en modelos que utilizan y desarrollan métodos
y técnicas de los esquemas de equilibrio general. Más allá de las discusio-
nes acerca de la ponderación que correspondería a ambos elementos de esa
síntesis (el equilibrio general y las “imperfecciones de mercado”), la expec-
tativa es que de esta forma se conjugarán las demandas “científicas y de
ingeniería” (Mankiw, 2006) que se le formulan a la macroeconomía, y se
generarán instrumentos intelectualmente satisfactorios que permitan, mejor
que en el pasado, conducir a aplicaciones prácticas. Al mismo tiempo, la
historia de la macroeconomía muestra una evolución en que proposiciones
consideradas generalmente como fuera de controversia en algún momento
(por ejemplo, sobre la relevancia o no del equilibrio general como herra-
mienta de representación macroeconómica, o sobre la importancia relativa
de impulsos monetarios y “reales” de distinto tipo en el ciclo económico) se
tratan como anómalas o sin validez tiempo después, y en que consensos
analíticos o de política económica aparentemente firmes se diluyen o “en-
tran en crisis”. En alguna medida, esas tensiones reflejan rasgos del campo
de investigación.
Por un lado parece probable que, de una manera u otra, un conjunto
amplio, y diverso, de modelos macroeconómicos potencialmente útiles ad-
mita, como aproximación de “forma semi- reducida” (es decir, intermedia
entre su especificación estructural y la forma reducida de impulso exógeno-
respuesta De variables endógenas) a una descripción análoga a la que resul-
ta de modelos usuales. Por ejemplo, esa descripción podría incluir a una
expresión de la demanda agregada de bienes como función, entre otros ar-
gumentos, de los valores observados y esperados del ingreso agregado y de
la tasa de interés real, con una ecuación para el nivel general de precios
dependiendo de la secuencia pasada y de expectativas de inflación, de pre-
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 161
cios de insumos, y del nivel de actividad, y con la tasa de interés influida
por acciones de política económica. Es posible que esa característica de
“amplio espectro” de construcciones asimilables a variantes de IS- LM-
ecuación de precios esté vinculada con su persistencia en las utilizaciones
pedagógicas y prácticas (notada, por ejemplo, en Mankiw, 2006). Sin em-
bargo, eso no impide diferencias apreciables en la especificación precisa de
los modelos subyacentes, en sus resultados y en su interpretación.
En conjunto, los esquemas de equilibrio general y los análisis de friccio-
nes han generado argumentos relevantes sobre fenómenos de interés
macroeconómico. Al mismo tiempo, dentro del propio marco analítico, la
variedad de efectos potencialmente pertinentes limita la búsqueda por mo-
delos simples capaces de precisión y generalidad para representar hechos
como las fluctuaciones de la actividad
64
. Esta extensión y variedad del con-
junto de explicaciones potenciales en el ámbito “controlado” de un conjun-
to particular de modelos, que lleva a la necesidad de que los analistas em-
pleen argumentos heurísticos para recortar el problema y elegir alguna es-
pecificación manejable, remite a los problemas de decisión de los agentes
que se desenvuelven concretamente en la economía. La estrategia de “agre-
gar fricciones” incrementalmente presupone que el avance de la tecnología
analítica permitirá generalizaciones paulatinas, manteniendo el esquema
básico de equilibrio intertemporal. El desarrollo de instrumentos y de capa-
cidades de procesamiento seguramente permitirá la elaboración de modelos
crecientemente detallados y sofisticados, para agregarse a la numerosa pro-
ducción de investigaciones que muestra la literatura. Pero, tal vez, ese desa-
rrollo mismo contribuya a poner de relieve las preguntas acerca de la co-
64
Véase por ejemplo Blanchard (2000): “Parte de la razón por la cual la investigación con-
temporánea a menudo puede generar confusión proviene de la diversidad de imperfecciones
invocadas al explicar este o aquel mercado. Caricaturizando, pero solo ligeramente: la in-
vestigación acerca del mercado de trabajo se concentra en descentralización y negociación;
la investigación acerca del mercado de crédito se enfoca sobre información asimétrica; la
investigación acerca del mercado de bienes, sobre rendimientos crecientes; la investigación
acerca de los mercados financieros, sobre efectos psicológicos“.
162 Progresos en Macroeconomía
rrespondencia entre las soluciones que genera el analista para sus modelos
y los procesos de decisión de los agentes en la práctica, y también facilite
imaginar e implementar esquemas donde, en lugar de recurrir al anda-
dor del equilibrio general friccionado, se pueda estudiar sistemas con
“microfundamentos” derivados de interacciones descentralizadas.
Los consensos que se aprecian en la corriente principal del análisis
macroeconómico parecen ser en buena medida referidos a métodos y su-
puestos de trabajo. Pero la complejidad de los fenómenos en estudio, y del
propio campo de investigación, restringe la validez de preceptos
metodológicos que plantean como requisito necesario una representación
unívocamente optimizadora de los comportamientos, y como supuesto bá-
sico que los individuos actúan como si contaran con un conocimiento pleno
de las propiedades estadísticas del entorno. La propia evolución de los mo-
delos, y su uso para ejercicios (como los de simular potenciales cambios de
régimen de políticas) que se contraponen a la interpretación literal de los
supuestos implican que no habría razones fuertes para asignar rigurosidad,
generalidad y permanencia a las construcciones analíticas basadas en hipó-
tesis de comportamientos optimizadores, expectativas racionales y meca-
nismos de coordinación de mercado del tipo del subastador. Los argumen-
tos para la elaboración y uso de esos modelos provendrían más bien de su
aplicabilidad práctica y aproximada en contextos específicos, y de su difu-
sión misma como instrumento de trabajo en el campo, que facilita la gene-
ración, presentación y discusión de resultados.
Las altas inflaciones y las crisis macroeconómicas que han experimenta-
do economías “emergentes” plantean preguntas difíciles al análisis, del tipo
que este sea. Resulta natural que se hayan buscado intensamente formas de
incorporar a esos fenómenos dentro de los esquemas usuales. Sin embargo,
quedan problemas que parecen derivar de un contraste entre las grandes
perturbaciones macroeconómicas y las hipótesis básicas de esos modelos.
Parece difícil disociar a las crisis de shocks sobre los mecanismos de deci-
sión de los agentes, que ponen en duda a los esquemas con que ellos orga-
nizaban sus percepciones, y se constituyen en acontecimientos “memora-
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 163
bles”, que generan aprendizajes y cambios en opiniones e interpretaciones.
Al considerar procesos de crecimiento, especialmente en países emergen-
tes, es común aludir a cambios tecnológicos y a reconfiguraciones del co-
mercio internacional, mientras que en discusiones de política económica
son frecuentes las referencias a reformas de distinta clase. Estos son hechos
o acciones que, en principio, modifican irreversiblemente rasgos del fun-
cionamiento de las economías, y las condiciones de generación de in-
gresos y riqueza. Agentes y analistas enfrentan decisiones sobre los “usos
del pasado” (Leijonhufvud, 2006b), o sea sobre cómo utilizar experiencias
previas para anticipar la evolución futura, en un contexto que saben distinto
que en el pasado. La frustración de expectativas sobre ingresos y riqueza
aparece como una posible interpretación directa de rupturas contractua-
les características de crisis como las que experimentaron varias econo-
mías de la región en décadas recientes (Heymann, 1984, Vaz, 1999,
Galiani et al., 2003). En todo caso, estos episodios abren preguntas so-
bre la representación de expectativas y conductas en procesos “históri-
cos” (donde presumiblemente los contextos de decisión varían con el tiem-
po de manera significativa), y que no parecen abordables recurriendo a pre-
ceptos metodológicos pre- definidos. Por otro lado, crisis financieras e
hiperinflaciones perturban mecanismos básicos de coordinación de planes
y actividades, porque dificultan la realización de intercambios y de accio-
nes de arbitraje entre localidades y momentos del tiempo.
Al margen de las dificultades para describir formalmente esos fenóme-
nos con elementos no repetitivos en el tiempo y rupturas y recomposiciones
de redes de relaciones en sistemas con una intrincada división del trabajo,
su análisis parecería demandar atención sobre los procedimientos concretos
de formación de planes y expectativas individuales, y sobre las interacciones
descentralizadas entre numerosos agentes. Avances en esa dirección proba-
blemente permitirían entender mejor la especificación y operación de los
mecanismos de coordinación de actividades, y sus limitaciones, y a deli-
near rangos de validez de modelos simplificados.
La economía ha sido una disciplina “exportadora” de conceptos, méto-
164 Progresos en Macroeconomía
dos y resultados, particularmente hacia otras ciencias sociales (aunque tam-
bién hacia destinos menos tradicionales como la biología; véase, por ejem-
plo, Robson y Kaplan, 2003). Entretanto, ha habido movimientos significa-
tivos en áreas de investigación relevantes. Las ciencias cognitivas han ex-
plorado los mecanismos de formulación de planes y decisiones individua-
les, y sus relaciones con características del funcionamiento cerebral y con
procesos evolutivos biológicos y culturales. El estudio de sistemas comple-
jos, en que cooperan físicos, biólogos y científicos sociales, ha considerado
las propiedades macroscópicas emergentes de conjuntos de numerosos ele-
mentos acoplados. Sigue siendo un problema arduo definir cómo represen-
tar sistemas de muchos elementos con comportamientos vinculados entre sí
y donde cada uno actúa con criterios de decisión dirigidos hacia objetivos a
través de procedimientos sofisticados. De cualquier modo, no parece pro-
bable, ni deseable, que la economía quede aislada de aquella evolución en
áreas de trabajo afines. Por otra parte, los fenómenos macroeconómicos (y
las demandas sociales por interpretación y acción que de ahí surgen) siguen
manteniendo motivaciones visibles para investigar el campo, y para abstener-
se de complacencias sobre el conocimiento alcanzado sobre sistemas que son
de alta complejidad. Por su propia naturaleza, los cambios en la dirección y
resultados de la investigación resultan difícilmente predecibles, sobre todo
en el proverbial largo plazo. En todo caso, el análisis macroeconómico pro-
bablemente seguirá siendo una materia en flujo, y un terreno de discusión y
de búsqueda activa por nuevos instrumentos analíticos y prácticos.
Referencias
Aiyagari, S.y N. Wallace (1991): “Existence of Steady States with Positive
Consumption in the Kiyotaki-Wright Model,” Review of Economic
Studies, 58(5), October, 901-16.
Akerlof, G. (1982): “Labor Contracts as Partial Gift Exchange”, Quarterly
Journal of Economics, 97, 4, November, 543- 69.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 165
Akerlof, G. (2002): “Behavioral Macroeconomics and Macroeconomic
Behavior”, American Economic Review, 92, 3, June, 411- 33.
Akerlof, G. y J. Yellen (1990): “The Fair Wage- Effort Hypothesis and
Unemployment”, Quarterly Journal of Economics, 105(2), May, 255- 83.
Allais, M. (1953): “Le Comportement de l´ Homme Rationnel devant le
Risque: Critique des Postulats et Axiomes de l´ École Américaine”,
Econometrica, 21, 503- 46.
Allen, F. y D. Gale (2000): “Bubbles and Crises”, Economic Journal, 110,
January, 236- 255.
Anderson, P. (1972): “More is Different”, Science, 177, 393- 96.
Aoki, M. y H. Yoshikawa (2006): Reconstructing Macroeconomics: A
Perspective from Statistical Physics and Combinatorial Stochastic
Processes, Cambridge: Cambridge University Press.
Arthur, B. (1994): “Inductive Reasoning and Bounded Rationality,”
American Economic Review, 84(2), May, 406-11.
Asimov. I. (1955): “Franchise”, en Complete Stories, New York: Doubleday,
1990.
Axtell, R., J. Epstein, J. Dean, G. Gumerman, A. Swedlund, J. Hamburger,
S. Chakravarty, R- Hanmmond, J. Parker y M. Parker (2002): Proceedings
of the National Academy of Sciences Colloquium, 99(3): 7275- 79.
Azariadis, C. y A. Drazen (1990): “Threshold Externalities in Economic
Development”, Quarterly Journal of Economics, 104, 501- 26.
Bak, P., K. Chen, J. Scheinkman y M. Woodford (1992): “Aggregate
Fluctuations from Independent Sectoral Shocks: Self-Organized
Criticality in a Model of Production and Inventory Dynamics,” NBER
Working Papers 4241
Ball, L. y D. Romer (1987): “Sticky Prices as Coordination Failure” as
Coordination Failure,” NBER Working Papers 2327.
166 Progresos en Macroeconomía
Ball, L.y D. Romer (1990): “Real Rigidities and the Non-neutrality of
Money,” Review of Economic Studies, 57(2), April, 83-203, April.
Barberis, N. y Thaler (2003): “A Survey of Behavioral Finance”, en G.
Constantinides, M. Harris y R. Schultz, eds.: Handbook of the Economics
of Finance, Boston: Elsevier- North Holland.
Barro. R. (1974): “Are Government Bonds Net Wealth?”, Journal of Political
Economy, 82, 6, (Nov.- Dec.), 1095- 1117.
Bernanke. B. y M. Gertler (1986): “Agency Costs, Collateral, and Business
Fluctuations,” NBER Working Papers 2015.
Benartzi, S. y R. Thaler (1995): “Myopic Loss Aversion and the Equity
Premium Puzzle”, Quarterly Journal of Economics, 110(1), 73- 92.
Bewley, T (1999): Why Wages Don’t Fall During a Recession, Cambridge,
Mass.: Harvard University Press.
Binmore, K. (2005): Natural Justice: Oxford: Oxford University Press.
Blanchard, O. (2000): What Do We Know that Fisher and Wicksell Did
Not?”, Quarterly Journal of Economics, Vol 115, 4, November, 1375-
1409.
Blinder, A. y R. Reis (2005): “Understanding the Greenspan Standard,”
Proceedings, Federal Reserve Bank of Kansas City, August, 11-96.
Branch, W. (2006): “Restricted Perceptions Equilibrium and Learning in
Macroeconomics”, en D. Colander, ed.: Post Walrasian Macroeconomics,
Cambridge: Cambridge University Press.
Branch, W. y P. Evans (2006): “Intrinsic Heterogeneity in Expectations
Formation”, Journal of Economic Theory, 127, 1, March, 264- 95.
Brock, W. y S. Durlauf (2006a): “Social Interactions in Macroeconomics”,
en D. Colander, ed.: Post Walrasian Macroeconomics, Cambridge:
Cambridge University Press.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 167
Brock, W. y S. Durlauf (2006b): “Macroeconomics and Model Uncertainty”,
en Colander, ed.: op. cit.
Brock, W. y C. Hommes (1997): “A Rational Route to Randomness”,
Econometrica, 65, 5.
Buiter, W. (2006): “How Robust is the New Conventional Wisdom? The
Surprising Fragility of the Theoretical Foundations of Inflation
Targeting and Central Bank Independence,” CEPR Discussion Papers
5772.
Cagan, P. (1956): “The Monetary Dynamics of Hyperinflation”, en M.
Friedman, ed.: Studies in the Quantity Theory of Money, Chicago: Chicago
University Press.
Calvo, G. (1983): “Staggered Prices in an Utility- Maximizing Framework”,
Journal of Monetary Economics, 12, 383- 98.
Calvo, G. (1988): “Servicing the Public Debt: The Role of Expectations,”
American Economic Review, 78(4), September, 647-61.
Camerer, C. y G. Lowenstein (2002): “Behavioral Economics: Past, Present
and Future”, Working Paper Caltech.
Cass, D. y K. Shell (1982): “Do Sunspots Matter?”, Journal of Political
Economy, 91, 193- 227.
Castaneda, A., J. Díaz-Giménez y J. Rios-Rull (1998): “Exploring the Income
Distribution Business Cycle Dynamics,” Journal of Monetary Economics,
42(1), June, 93-130.
Chisari, O. (2005): “Speeds of Adjustment, Time and Stability in
Economics”, en D. Heymann y R. Perazzo, eds.: Encuentros entre la
Economía y las Ciencias de la Naturaleza”, Academia Nacional de
Ciencias Económicas y Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas
y Naturales de la Argentina.
Clarida, R., J. Galí y M. Gertler (1999): “The Art of Central Banking: A
New Keynesian Perspective”, Journal of Economic Literature, 37, 1661-
1707.
168 Progresos en Macroeconomía
Clower, R.: “The Keynesian Counter- Revolution”, en F. Hahn y F. Brechling,
eds.: The Theory of Interest Rates, London: Macmillan.
Clower. R. y P. Howitt (2000): “The Emergence of Economic Organization”,
Journal of Economic Behavior and Organization, 41, January, 55- 84.
Colander, D. (1995): “Marshallian General Equilibrium Analysis,” Eastern
Economic Journal, 21(3), Summer, 281-93.
Cooper, R. y A. John (1988): “Coordinating Coordination Failures in
Keynesian Models”, Quarterly Journal of Economics, 113, 441- 464.
Dean, J., G. Gumerman, J. Epstein, R. Axtell, A. Swedlund, M. Parker y S.
McCarroll ( (2000): “Understanding Anasazi Culture Change Through
Agent- Based Modeling”, en T. Kohler y G. Gumerman, eds.: Dynamics
in Human and Private Societies, Agent- Based Modeling of Social and
Primate Societies, New York: Oxford University Press.
Diamond, D. y P. Dybvig (1983): “Bank Runs, Deposit Insurance, and
Liquidity,” Journal of Political Economy, 91(3), June, 401-19.
Diamond, P. (1982): “Aggregate Demand Management in Search
Equilibrium”, Journal of Political Economy, 90, 881- 94.
Dixit, A. y R. Stiglitz (1977): “Monopolistic Competition and Optimum
Product Diversity”, American Economic Review, 67, 297- 308.
Duffy, J. y R .Nagel (1997): “On the Robustness of Behavior in Experimental
‘Beauty Contest’ Games,” Economic Journal, 107, November 1684-1700.
Epstein, J. (1998): “Zones of Cooperation in Demographic Prisoner´ s
Dilemma”, Complexity, 4, 2, 36- 48.
Epstein, J. (2001): “Learning to be Thoughtless: Social Norms and Individual
Computation”, Computational Economics, 18(1), August, 9- 24.
Epstein; J. (2006): Generative Social Science, Princeton: Princeton
University Press.
Epstein, J. y R. Axtell (1996): Growing Artificial Societies: Social Science
from the Bottom Up, Washington: Brookings.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 169
Evans, G. y S. Honkapohja (2001): Learning and Expectations in
Macroeconomics, Princeton: Princeton University Press.
Evans, P. y S. Honkapohja (2003): “The E- Correspondence Principle”,
Discussion Papers No 585: 2003 University of Helsinki.
Fisher, I. (1933): “The Debt Deflation Theory of Great Depressions”,
Econometrica, 1.
Flood, R., P. Garber y C. Kramer (1996): “Collapsing Exchange Rate
Regimes: Another Linear Example,” Journal of International Economics,
41(3-4), November, 223- 34.
Friedman, M. (1968): “The Role of Monetary Policy.” American Economic
Review, 58, March, 1–17.
Friedman, M (1970): “A Theoretical Framework for Monetary Analysis,”
Journal of Political Economy, 78(2), March, 193-238.
Galiani, S., D. Heymann y M. Tommasi (2003): “Great Expectations and
Hard Times: The Argentine Convertibility System”, Economia (LACEA),
Spring.
Galor, O. y J. Zeira (1993): “Income Distribution and Macroeconomics,”
Review of Economic Studies, 60(1), January, 35-52.
Giné, Xavier y R. Townsend (2003): “Evaluation of Financial Liberalization:
a General Equilibrium Model with Constrained Occupation Choice,”
Policy Research Working Paper Series 3014, World Bank.
Gode, D. y S. Sunder (1993): “Allocative Efficiency of Markets with Zero-
Intelligence Traders: Market as a Partial Substitute for Individual
Rationality”, Journal of Political Economy, 101(1), February, 119- 37.
Gode, D. y S. Sunder (1997): “What Makes Markets Allocationally
Efficient?”, Quarterly Journal of Economics, 112(2), May, 603-30.
Goodfriend, M. y R. King (1997): “The New Neoclassical Synthesis and the
Role of Monetary Policy”, NBER Macroeconomics Annual, 231- 283.
170 Progresos en Macroeconomía
Gordon, R., ed. (1974): Milton Friedman’s Monetary Framework: A Debate
with His Critics, Chicago: Chicago University Press.
Grandmont, J. (1977): “Temporary General Equilibrium Theory”,
Econometrica, 45, No. 3, April, 535- 72.
Greenspan, A. (2004): “Risk and Uncertainty in Monetary Policy”, Remarks
by Chairman Alan Greenspan at the Meetings of the American Economic
Association, January 3.
Gul, F. y W. Pesendorfer (2005); “The Case for Mindless Economics”,
Working Paper Princeton University.
Hansen, G. (1985): “Indivisible labor and the business cycle,” Journal of
Monetary Economics, 16(3), November, 309-27, November.
Hansen, G. y T. Sargent (2001): “Acknowledging Misspecification in
Macroeconomic Theory”, Review of Economic Dynamics, 4.
Heckman, J., L. Lochner y C. Taber (1998): “Explaining Rising Wage
Inequality: Explorations with a Dynamic General Equilibrium Model of
Labor Earnings with Heterogeneous Agents,” NBER Working Paper 6384.
Heymann, D. (1984): “Precios Relativos, Riqueza y Producción”, Ensayos
Económicos, Marzo.
Heymann, D. (1994): “Sobre la Interpretación de la Cuenta Corriente”,
Desarrollo Económico, Octubre- Diciembre.
Heymann, D. (2002): “Comportamientos Inconsistentes y Perturbaciones
Macroeconómicas”, Anales de la Academia Nacional de Ciencias
Económicas.
Heymann, D. (2006): “Macroeconomics of Broken Promises”, Documento
de Trabajo CEPAL Buenos Aires.
Heymann, D. y A. Leijonhufvud (1995): High Inflation, Oxford: Oxford
University Press.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 171
Heymann, D. y P. Sanguinetti (1998): “Business Cycles from Misperceived
Trends”, Economic Notes, 2.
Heymann, D., R. Perazzo y A. Schuschny (1999): “Price Setting in a
Schematic Model of Inductive Learning”, en P.Howitt, E. de Antoni y
A. Leijonhufvud, eds.: Money, Markets and Method: Essays in Honor of
Robert W. Clower, Cheltenham: Edward Elgar.
Heymann, D., R. Perazzo and A. Schuschny, 2004. “Learning and Imitation:
Transitional Dynamics in Variants of the BAM”, Advances in Complex
Systems, 7, 1, March, 21-38.
Hicks, J (1939): Value and Capital, Oxford: Oxford University Press.
Hicks, J. (1937): “Mr. Keynes and the Classics: A Suggested Interpretation”,
Econometrica, 5, Abril, 147- 159.
Howitt, P. (2006): “The Microfoundations of the Keynesian Multiplier”,
Journal of Economic Interaction and Coordination, 1, 33- 44.
Howitt, P. y R. McAffee (1992): “Animal Spirits”, American Economic
Review, 82, 493- 507.
Jeong, H. y R. Townsend (2003): Growth and Inequality: Model Evaluation
Based on an Estimation-Calibration Strategy,” IEPR Working Papers
05.10, Institute of Economic Policy Research.
Jevons, W. S. (1875): Money and the Mechanism of Exchange, London:
Macmillan.
Kahneman, D. y A. Tversky (1979): “Prospect Theory: An Analysis of
Decision Under Risk”, Econometrica, 47, 263- 91.
Kahneman, D. y A. Tversky (1982): “On the Study of Statistical Intuitions”,
en D. Kahneman, P. Slovic y A. Tversky, eds.: Judgment Under
Uncertainty: Heuristics and Biases, Cambridge: Cambridge University
Press.
172 Progresos en Macroeconomía
Keynes, J. M. (1930): A Treatise on Money, London: Macmillan.
Keynes, J.M (1936): The General Theory of Employment, Interest and
Money, New York: Macmillan.
Keynes, J.M. (1921): A Treatise on Probability, London: Macmillan.
King, M. (2005): “Monetary Policy: Practice Ahead of Theory”, Mais
Lecture delivered on 17 May 2005 at the Cass Business School, City
University, London.
Kirman, A. (1992): “Whom or What Does the Representative Agent
Represent”, Journal of Economic Perspectives, 6, No 2.
Kiyotaki, N. y J. Moore (1997a) “Credit Cycles,” Journal of Political
Economy, 105(2), April, 211-48.
Kiyotaki, N. y J. Moore (1997b): “Credit Chains,” ESE Discussion Papers
118, Edinburgh School of Economics.
Kiyotaki, N. y R. Wright (1989): “On Money as a Medium of Exchange,”
Journal of Political Economy, 97(4), August, 927-54.
Klein, L. (1966): The Keynesian Revolution, New York: Macmillan.
Krugman, P. (1979): “A Model of Balance of Payments Crises”, Journal of
Money, Credit and Banking, 11, Agosto, 311- 25.
Krusell, P. y A. Smith (1998): “Income and Wealth Heterogeneity in the
Macroeconomy,” Journal of Political Economy, 106(5), October, 867-
96.
Kydland, F. y E. Prescott (1982): “Time to Build and Aggregate
Fluctuations”, Econometrica, 50, November, 1345- 70.
Kydland, F. y C. Zarazaga (2002): “Argentina’s Lost Decade”, Review of
Economic Dynamics, 5(1), January, 152-65.
Lagunoff, R. y S. Schreft (1999): “Financial Fragility with Rational and
Irrational Exuberance”, Proceedings, Federal Reserve Bank of Cleveland,
531- 67.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 173
Laibson, D. (1997): “Golden Eggs and Hyperbolic Discounting”, Quarterly
Journal of Economics, 112, 443- 77.
Laibson, D., A. Repetto, y J. Tobacman (1998): “Self- Control and Saving
for Retirement”, Brookings Papers on Economic Activity, 91- 196.
Lattimore, P., J. Baker y A. Witte (1992): “The Influence of Probability on
Risky Choice: A Parametric Examination”, Journal of Economic
Behavior and Organization, 17, 377- 400.
Leijonhufvud, A. (1968): On Keynesian Economics and the Economics of
Keynes, New York: Oxford University Press.
Leijonhufvud, A. (1973): “Effective Demand Failures”, Swedish Economic
Journal, March.
Leijonhufvud, A. (1981): “The Wicksell Connection: Variations on a Theme”,
en Information and Coordination. Essays in Macroeconomic Theory,
New York: Oxford University Press.
Leijonhufvud, A. (2000): “Mr. Keynes y los Modernos”, Desarrollo
Económico, Enero- Marzo.
Leijonhufvud, A. (2003): “Macroeconomic Crises and the Social Order”,
Working Paper, Universitá di Trento.
Leijonhufvud, A. (2004): “The Metamorphoses of Neoclassical Economics”,
en M. Bellet, S. Gloria- Palermo y A. Zouache, eds.: Evolution of the
Market Process: Austrian and Swedish Economics, London: Routledge
Leijonhufvud, A. (2006): “Episodes in a Century of Macroeconomics”, en
D. Colander, ed.: op. cit.
Leijonhufvud, A. (2006a): Organización e Inestabilidad Económica.
Ensayos Elegidos, Buenos Aires: Editorial Temas.
Leijonhufvud, A. (2006b): “The Uses of the Past”, Invited Lecture, The
European Society for the History of Economic Thought.
Lewbel, A. (1989): “Exact Aggregation and a Representative Consumer,”
Quarterly Journal of Economics, 104(3), August, 621-33.
174 Progresos en Macroeconomía
Lindahl, E. (1939): Studies in the Theory of Money and Capital, Reprinted,
New York: Kelley (1970).
Ljungqvist, L. y T. Sargent (2004): Recursive Macroeconomics, Princeton
University Press.
Lucas, R. (1973): “Some International Evidence on Output-Inflation
Tradeoffs,” American Economic Review, 63(3), June, 326- 34.
Lucas, R. (1976): “Econometric Policy Evaluation: A Critique”, en The
Phillips Curve and Labor Markets, Supplement to the Journal of
Monetary Economics.
Lucas, R. (1980): “The Death of Keynesian Economics”, Issues and Ideas,
University of Chicago, Winter.
Lucas, R. (1986): “Adaptive Behavior and Economic Theory”, en R. Hogarth
y M. Reder, eds.: Rational Choice. The Contrast Between Economics
and Psychology, Chicago: University of Chicago Press.
Lucas, R. y T. Sargent (1979): “After Keynesian Macroeconomics”,
Quarterly Review, Federal Reserve Bank of Minneapolis, Spring.
Machina, M. (1994): “Review of Generalized Expected Utility Theory: The
Rank Dependent Model”, Journal of Economic Literature, 32,
Septiembre, 237- 38.
Magill, M.y M. Quinzii (1994): “Infinite Horizon Incomplete Markets”,
Econometrica, 62, No 4, July, 853- 80.
Mankiw, G. (1985): “Small Menu Costs and Large Business Cycles: A
Macroeconomic Model of Monopoly”, Quarterly Journal of Economics,
100, 529- 39.
Mankiw, G. (1989): “Real Business Cycles: A New Keynesian Perspective,”
Journal of Economic Perspectives, 3(3), Summer, 79-90.
Mankiw, G. (2006): “The Macroeconomist as Scientist and Engineer”, NBER
Working Paper 12349.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 175
Mayr, E. (2004): What Makes Biology Unique?: Considerations on the
Autonomy of a Scientific Discipline, Cambridge: Cambridge University
Press.
Mehra, R. y E. Prescott (2003): “The Equity Premium in retrospect,”
Handbook of the Economics of Finance, in: G. Constantinides, M. Harris
y R. M. Stulz, eds.: Handbook of the Economics of Finance.
Mendoza, E. (2006): “Lessons from the debt- Deflation Theory of Sudden
Stops”, NBER Working Paper 11966.
Minsky, H. (1975): John Maynard Keynes, New York: Columbia University
Press .
Modigliani, F. (1977): “The Monetarist Controversy or, Should We Forsake
Stabilization Policies?, American Economic Review, 67, No. 2, March,
1-19.
Mullainathan (2002): “Thinking in Categories”, Working Paper MIT.
Mullainathan, S. y R. Thaler: “Behavioral Economics”, NBER Working
Paper 7948.
Morris, S. y H. Shin (1998): “Unique Equilibrium in a Model of Self- Fulfilling
Currency Attacks”, American Economic Review, 88, 3, 587- 97.
Obstfeld, M. y K. Rogoff (1996): Foundations of International
Macroeconomics, Cambridge, Mass., MIT Press.
Phelps, E. (1967): “Phillips Curves, Expectations of Inflation and Optimal
Unemployment Over Time”, Economica, 34, August.
Phelps, E. (2006): “The Asset Price Fix for a Rigid Interest Rate Rule in an
Uncertain World”, Working Paper.
Phelps, E. y R. Pollak (1968): “On Second- Best National Saving and Game-
Equilibrium Growth”, Review of Economic Studies, 35, 185- 89.
Plosser, C. (1989): “Understanding Real Business Cycles”, Journal of
Economic Perspectives, 3, 3 (Summer), 51- 77.
176 Progresos en Macroeconomía
Quiggin, J. (1982): “A Theory of Anticipated Utility”, Journal of Economic
Behavior and Organization, 3, 323- 43 .
Ritter, J. (2003) “Behavioral finance”, Pacific-Basin Finance Journal, 11(4),
September, 429- 37.
Robson, A. y H. Kaplan (2003): “The Evolution of Life Expectancy and
Intelligence in Hunter- Gatherer Economies”, American Economic
Review, 93, 1, March, 150- 69.
Rosenstein-Rodan, P. (1943): “Problems of Industrialization of Eastern and
Southeastern Europe.” Economic Journal, 53, June-September, 202- 11.
Sachs, J., A. Tornell y A. Velasco (1996): “The Mexican Peso Crisis: Sudden
Death or Death Foretold?”, Journal of International Economics, 41(3-
4), November.
Samuelson, P. (1941): “The Stability of Equilibrium: Comparative Statics
and Dynamics”, Econometrica, 9, 97- 120.
Sargent, T. (1993): Bounded Rationality in Macroeconomics, Oxford: Oxford
University Press.
Schelling, T. (1969): “Models of Segregation,” American Economic Review,
59(2), May, 488-93.
Shiller, R. (2000): Irrational Exuberance, New York: John Wiley.
Shefrin, H. y R. Thaler (1992): “Mental Accounting, Saving and Self- Con-
trol”, en G. Lowenstein y J. Elster, eds.: Choice Over Time, New York:
Russell Sage Foundation.
Simon, H. (1955): “A Behavioral Model of Rational Choice”, Quarterly
Journal of Economics, 69, 99- 118.
Starmer, C. (2000): “Developments in Non- Expected Utility Theory: The
Hunt for a Descriptive Theory of Choice under Risk”, Journal of
Economic Literature, 38, June, 332- 82.
Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 177
Stoker, T. (1993): “Empirical Approaches to the Problem of Aggregation
Over Individuals,” Journal of Economic Literature, 31(4), December,
1827-74.
Strotz (1955): “Myopia and Inconsistency in Dynamic Utility
Maximization”, Review of Economic Studies, 23, 165- 80.
Svensson, L. (2003): “What Is Wrong with Taylor Rules? Using Judgment
in Monetary Policy through Targeting Rules”, Journal of Economic
Literature, 41(2), June, 426- 77.
Taylor, J. (1980): “Aggregate Dynamics and Staggered Contracts”, Journal
of Political Economy, 88, 1- 24.
Taylor, J. (1993): “Discretion versus Policy Rules in Practice”, Carnegie-
Rochester Conference Series on Public Policy, 39, 195- 214.
Tesfatsion, L. (2002): “Agent-Based Computational Economics: Growing
Economies from the Bottom Up”, Research Papers 5075, Iowa State
University.
Tesfatsion, L. (2006): “Agent- Based Computational Modeling and
Macroeconomics”, en D. Colander, ed.: op. cit.
Uhlig,H. (1995): “A Toolkit for Analyzing Nonlinear Dynamic Stochastic
Models Easily”, Discussion Paper 97, Tilburg University, Center for
Economic Research.
Vaz, D. (1999): “Four Banking Crises: Their Causes and Consequences”,
Revista de Economía, 6, 1.
Woodford, M. (1990): “Learning to Believe in Sunspots,” Econometrica,
58(2), March, 277- 307.
Woodford, M. (2003): Interest and Prices, Princeton: Princeton University Press.
Zimmermann, M. y V. Eguiluz (2005): “Cooperation, Social networks, and
the Emergence of Leadership in a Prisoner’s Dilemma with Adaptive
Local Interactions”, Physical Review E. 72, 056118.
Estabilización económica e incentivos políticos 179
ESTABILIZACIÓN ECONÓMICA E INCENTIVOS POLÍTICOS
JORGE M. STREB

Universidad del CEMA
I. Introducción
Este capítulo ilustra la aplicación del enfoque de economía política a la
macroeconomía. Planteamos la discusión en torno a un modelo simple ba-
sado en Nordhaus (1975), que dio origen a la literatura formal sobre la
influencia de las elecciones en los ciclos económicos. Como en un modelo
para armar, vamos reemplazando luego algunos componentes por otros, para
seguir la evolución de ideas sucesivas que surgieron en esta literatura sobre
ciclos electorales.
Desde una perspectiva más general, la economía política se contrapone
a una tradición arraigada en economía que modela al gobierno como un
actor benevolente que busca maximizar el bienestar social. Esta tradición
de la economía está emparentada con la teoría clásica en política de que la
democracia busca llevar a cabo la voluntad del pueblo para realizar el bien
común.
∗ Agradezco la invitación de Daniel Heymann al panel de progresos de macroeconomía en
la reunión de la AAEP organizada por la Universidad Nacional de La Plata en noviembre
2005, que dio origen a este capítulo. Mis ideas sobre estos temas se enriquecieron a lo largo
de los años a través de conversaciones con George Akerlof, Marco Bonomo, Alessandra
Casella, Walter Cont, Mariana Conte Grand, Alejandro Corbacho, Allan Drazen, Daniel
Heymann, Daniel Lema, Torsten Persson, Alejandro Saporiti, Ernesto Stein, Cristina Terra,
Mariano Tommasi, Gustavo Torrens, Federico Weinschelbaum, Carlos Winograd y Javier
Zelasnik.
180 Progresos en Macroeconomía
Schumpeter (1942, caps. 21 y 22) argumenta que esto pone las cosas
patas para arriba, porque así como las empresas buscan maximizar ganan-
cias, los políticos buscan conseguir el poder. Después de dar una definición
operativa de la democracia aún hoy vigente -un sistema político con libre
entrada de los partidos políticos a la competencia por votos libres-, propone
una teoría alternativa de la democracia según la cuál
“The democratic method is that institutional arrangement for
arriving at political decisions in which individuals acquire power to
decide by means of a competitive struggle for people’s vote.”
Es decir, Schumpeter pone en el centro de la escena el objetivo de los
partidos políticos de ganar elecciones, no de hacer beneficencia. Downs
(1957, cap. 2) describe a esto como partidos oportunistas, en contraposición
a los partidos ideológicos que quieren conseguir el poder para aplicar sus
políticas preferidas:
“Parties formulate policies in order to win elections, rather than
win elections in order to formulate policies.”
Sin embargo, así como la competencia disciplina a los agentes económi-
cos, más allá de su interés propio, a proveer productos a precios razonables,
Schumpeter (1942, cap. 22) indica que la competencia electoral también
disciplina a los partidos políticos. En esta línea, Downs (1957, cap. 8) muestra
un ejemplo extremo del rol disciplinador de las elecciones, adaptando el
modelo de competencia espacial de Hotelling (1929), donde dos partidos
políticos puramente oportunistas convergen en equilibrio al votante media-
no.
1
Sin embargo, Downs (1957, cap. 13) resalta que el rol disciplinador de
las elecciones no es perfecto, por los problemas de información que tienen
los partidos políticos para saber qué quieren los votantes (y, en particular, el
1
Downs (1957) supone que los votantes votan al partido más cercano, dado que tienen
preferencias de un solo tope (single-peaked preferences) que decrecen simétricamente alre-
dedor de su punto ideal. Dado esto, si el votante mediano (que está justo en el percentil 50 y
separa a los votantes en dos mitades) prefiere a uno de los dos partidos, todos los votantes a
su derecha o a su izquierda lo van a preferir también. Por tanto, el votante mediano es el
votante decisivo.
Estabilización económica e incentivos políticos 181
votante mediano que es el votante decisivo), y los problemas de los votan-
tes de saber qué hace (y qué tendría que hacer) el gobierno.
Este capítulo muestra que el mismo mecanismo de selección electoral de
la democracia que disciplina a los partidos políticos (Schumpeter 1942,
Downs 1957) también trae distorsiones de política económica. Al incluir
los incentivos políticos del gobierno, estos modelos de economía política
simplifican drásticamente la estructura de la economía. En términos prácti-
cos, son complementarios al enfoque tradicional de política económica que
se centra en la cuestión normativa de las políticas óptimas de estabilización
usando modelos con una estructura económica mucho más elaborada.
II. William Nordhaus: desestabilización económica
Los trabajos en el campo de los ciclos económicos de origen político
empiezan a tener visibilidad con Nordhaus (1975), que modela la relación
de los ciclos económicos con las elecciones.
2
Fue un proceso lento a partir
de ahí, dado que los modelos iniciales suponían agentes miopes, en el mis-
mo momento en que se estaba dando la revolución de expectativas raciona-
les en macroeconomía. El tratamiento actual llega recién cuando estos pro-
blemas se reanalizan usando herramientas de teoría de juegos e información
asimétrica, aplicadas antes al campo de la economía laboral y la organiza-
ción industrial.
3
Motivado por evidencia anecdótica previa, William Nordhaus formaliza
la tentación del partido político que controla al gobierno de distorsionar la
política macroeconómica por motivaciones electorales en su clásico “The
political business cycle” publicado en 1975. Hay dos partidos, oficialismo
2
Kalecki (1943) analiza las implicancias políticas de los ciclos, donde el pleno empleo
alterna con ajustes económicos que disciplinan a la clase trabajadora. Sin embargo, no rela-
ciona al ciclo económico con las elecciones, dado que considera un sistema político no
representativo que responde a los intereses de las grandes empresas.
3
Si bien entretenidos, para mí los temas de economía y política eran parte de las charlas de
café hasta que me encontré con Persson y Tabellini (1990), que me abrieron una ventana a la
aplicación sistemática del enfoque de economía política a la macro.
182 Progresos en Macroeconomía
y oposición. Para incrementar sus chances electorales, antes de las eleccio-
nes el partido gobernante estimula la economía, y después hace el ajuste,
dando lugar a un ciclo económico electoral o PBC (por political business
cycle). Presenta evidencia de que en tres países –Estados Unidos, Alemania
y Nueva Zelanda – hay un patrón donde el desempleo cae antes de las
elecciones y sube después. En dos países de la OECD la evidencia es
más débil, mientras que en otros tres no hay evidencia alguna de un ciclo
electoral.
A. Los supuestos básicos del modelo
Incorporamos las ideas esenciales del trabajo de Nordhaus (1975) en un
modelo simple que facilita la comparación con la literatura posterior.
Nordhaus formaliza el problema de la desestabilización macroeconómica
en un marco donde los ciudadanos le tienen aversión a la inflación π y al
desempleo u. Fundamenta esta formulación en que una alta tasa de desem-
pleo agregado afecta a una gran proporción de los ciudadanos, tanto vía el
desempleo abierto como a través de un mercado laboral más difícil. Ade-
más, encuestas y estudios de comportamiento electoral revelan que a los
votantes también les disgusta la inflación. Representamos esto con la fun-
ción de pérdidas L en el período t:
4
t
t
t t t
u u L λ
π
π + ·
2
) (
) , (
2
En Nordhaus (1975) la inflación π es una función negativa del desem-
pleo u y positiva de la inflación esperada π
e
. La relación inversa de corto
plazo entre inflación y desempleo es más fuerte que la de largo plazo, cuan-
do π
e
ajusta (en el límite, la relación de largo plazo es vertical). Reordenamos
la curva de Phillips ampliada por expectativas, expresando el desempleo u
4
En Nordhaus la desutilidad es lineal en la inflación y cuadrática en el desempleo.
(1)
Estabilización económica e incentivos políticos 183
como desvíos en torno a la tasa natural
u
por sorpresas inflacionarias
: ) (
e
π π −
) (
e
t t
u
t
u π π − − ·
Nordhaus (1975) supone que el gobierno maneja perfectamente la infla-
ción a través de la política monetaria y puede afectar el nivel de desempleo.
En Nordhaus (1975), las expectativas inflacionarias de los agentes están
determinadas por expectativas adaptativas: en tiempo continuo, supone que
las expectativas se ajustan a la discrepancia entre la inflación y las expecta-
tivas inflacionarias. En nuestro modelo de tiempo discreto, tomamos un
caso particular de expectativas adaptativas, las expectativas estáticas donde
la inflación esperada está dada por la inflación pasada, por lo que ajusta con
un rezago de un período:
1 −
·
t
e
t
π π
Basado en la evidencia proveniente de trabajos de ciencia política,
Nordhaus (1975) supone que la evaluación del partido en el gobierno está
basado en su desempeño corriente y pasado, lo que se conoce como “voto
retrospectivo”. Menciona la posibilidad de que los dos partidos políticos
difieran en sus preferencias relativas por inflación y desempleo (un tema
desarrollado en la literatura posterior sobre partidos con preferencias ideo-
lógicas), pero luego se limita a postular que diferentes votantes tienen dife-
rentes valores de reserva para cada partido político.
En un período electoral, suponemos que cada votante i prefiere al
oficialismo si la función de pérdida ese período es menor o igual a cierta
utilidad de reserva idiosincrática, y vota a la oposición en caso contrario.
5
Como los votantes no observan la inflación al momento de votar, el argu-
(2)
(3)
5
Si un votante está indiferente, le da lo mismo votar al oficialismo o a la oposición. Para
romper el empate, suponemos que vota al oficialismo (sino, el gobierno tendría que estimu-
lar la economía un infinitésimo más para desempatar).
184 Progresos en Macroeconomía
mento que usamos en la función de pérdidas (1) es la inflación esperada (3):
. o oficialism al vota ) , ( i L u L
i
t
e
t t
⇔ ≤ π
Podemos reformular la decisión de voto por el partido oficialista en la
ecuación (4) como: ⇔ ≤ − 0 ) , (
i
t
e
t t
L u L π i vota al oficialismo. Aunque
cada votante tiene idénticas preferencias sobre inflación y desempleo, al
diferir en su valor de reserva los individuos difieren en una constante
i
L
en
su preferencia relativa respecto a los dos partidos políticos. Podemos en lo
sucesivo llamar L
i
a la función de pérdidas específica del individuo i, donde
. ) , ( ) , (
i
t
e
t t t
e
t
i
t
L u L u L − ≡ π π
Podemos analizar el voto agregado enfocándonos en el votante media-
no, que separa al electorado en dos mitades. El votante mediano i=m tiene
un valor de reserva
m
L
tal que la mitad del electorado tiene un valor de
i
L
menor y la otra mitad un valor mayor. Si para una inflación esperada
dada, el nivel de desempleo u
t
es tal que , 0 ) , ( ≤ −
m
t
e
t t
L u L π el votante me-
diano prefiere el oficialismo a la oposición. Entonces, la mitad del electora-
do que tiene
i
L
>
m
L
también va a preferir al partido en el gobierno, ya que
tiene una pérdida relativa aún menor que el votante mediano. Es decir, el
partido que el votante mediano prefiera va a ser apoyado por al menos la
mitad más uno de los votos. Por tanto, la decisión del votante mediano
refleja el resultado global de la elección.
Queda la cuestión de si el partido en el gobierno conoce la identidad del
votante mediano, el caso de “voto determinista” (deterministic vote), o si
sólo conoce la distribución de probabilidad del votante mediano, el caso de
“voto probabilista” (probabilistic vote). Nordhaus (1975) es ambiguo, pero
menciona que su supuesto de que el gobierno quiere el mayor número de
votos posibles se puede justificar por la incertidumbre sobre el voto y que
esta incertidumbre se puede captar con un término aleatorio aditivo. Anali-
zamos entonces este caso de voto probabilista, suponiendo una distribución
uniforme de la posición del votante mediano m alrededor de
, L
en el inter-
valo:
(4)
Estabilización económica e incentivos políticos 185
(5)
]
2
,
2
[
ε ε
+ − ∈ L L L
m
Para cerrar el modelo, Nordhaus (1975) supone que los partidos políti-
cos son puramente oportunistas y, según la celebre definición de Downs
(1957), formulan políticas para ganar elecciones.
6
En contraste, introduci-
mos el supuesto de que cada partido político es un “Leviatán moderado” al
que no sólo le interesa ganar elecciones, sino también (algo) el bienestar de
los ciudadanos. El gobierno benevolente es el caso polar de un partido polí-
tico al que sólo le interesa el bienestar de los ciudadanos.
En consecuencia, a cada partido político le preocupa la inflación y el
desempleo, como a los votantes, y además le interesa el poder que le da una
utilidad K. Designamos con el superíndice of al partido político oficialista
(lo mismo vale para el partido político opositor, que se designa con el
superíndice op). En Nordhaus (1975), la variable
t
z toma valor uno cuando
gana las elecciones y cero cuando las pierde:
. 1 , 0 ,
2
) (
) , , (
2
· − + ·
t t t
t
t t t
of
t
z K z u z u L λ
π
π
Supone además que el oficialismo sólo se preocupa por lo que sucede en
el presente período de gobierno, así que el factor de ponderación δ que
reciben los períodos posteriores a las elecciones es cero. Este supuesto su-
pone un gobierno cortoplacista (Nordhaus habla de un gobierno miope) que
sólo se preocupa por ganar las próximas elecciones.
El marco conceptual de Nordhaus tuvo un impacto inmenso en la litera-
tura posterior, que elabora, amplía y corrige este planteo. Sin embargo, los
supuestos específicos de Nordhaus acerca de que los ciudadanos son mio-
pes tanto en sus decisiones económicas, por las expectativas adaptativas de
inflación en (3), como en sus decisiones políticas, por el voto retrospectivo
6
En Nordhaus (1975), el partido en el gobierno quiere maximizar sus votos, es decir, es un
“Leviatán” al que sólo le interesa su propio bienestar. Sin embargo, este objetivo le lleva a
interesarse en forma indirecta por los objetivos de baja inflación y desempleo, en tanto esto
permite atraer votos y ganar elecciones.
(6)
186 Progresos en Macroeconomía
en (4), van a sufrir un duro embate a partir de la revolución de expectativas
racionales en macroeconomía.
Introducimos estos ingredientes tomados de Nordhaus (1975) en un
modelo simple de dos períodos. El período 1 representa al período electoral
y el período 2 al período postelectoral. La secuencia en cada período apare-
ce en el gráfico 1.
Gráfico 1. Secuencia en Nordhaus
B. La solución del modelo
El modelo se puede resolver por inducción hacia atrás. Por la ecuación
(2), en el período postelectoral el desempleo u
2
está determinado por la
diferencia entre inflación e inflación esperada.
En el período 2 no está en juego el objetivo electoral, así que para el
partido en el gobierno z
2
es una constante igual a 1. La variable de política
que maneja el gobierno es la inflación π
2
, que representa la política moneta-
ria. Sin embargo, lo que observan los votantes es el desempleo. Por tanto,
minimizamos la función de pérdidas (6) con respecto a u
2
usando la restric-
ción (2). La condición de primer orden es:
( ) 0 ) 1 (
2
2
d
d
2
2
2
2 e
e
of
u u
u u
u
L
π λ λ
π
− − · ⇒ · + −
+ −
·
Se cumple la condición de segundo orden para un mínimo, ya que
. 0 1 ) /d( d
2
2 2
2
> · u L
of
Como la política económica se determina bajo certi-
dumbre, el nivel óptimo del objetivo u
2
determina el nivel óptimo del ins-
trumento de política π
2
. De (2) y (7), la inflación óptima es:
π
t
e
π
t
voto si
t
impar
u
t
revelado
(7)
Estabilización económica e incentivos políticos 187

2
λ π ·
Para cerrar el período postelectoral, la expectativa inflacionaria viene
dada por la inflación previa: .
1 2
π π ·
e
Ahora pasamos a resolver el período 1, el período electoral. Si el voto
fuera determinista, es decir, si la identidad del votante mediano L L
m
· fue-
ra conocida, alcanzaría con que el partido de gobierno apuntara a un nivel
de desempleo u
1
tal que
0 ) , ( ) , (
1 1 1 1 1 1
≤ − · L u L u L
e e m
π π
fuera una igualdad.
Esto le permitiría ser reelegido con certeza, ya que conseguiría la mitad más
uno de los votos.
Con voto probabilista, en cambio, lo único que sabe el gobierno es que
la identidad del votante mediano está en el intervalo
],
2
,
2
[
ε ε
+ − ∈ L L L
m
así
que lo que el partido gobernante puede computar es la probabilidad de ga-
nar una elección. Dado el supuesto de distribución uniforme del votante
mediano en este intervalo, esta probabilidad es:
].
2
,
2
[ ) , ( para ,
) , (
2
) 1 Pr(
1 1 1
1 1 1
1
ε ε
π
ε
π
ε
+ − ∈
− +
· · L L u L
u L L
z
e
e
Para valores de
) , (
1 1 1
u L
e
π
menores a ese intervalo, la probabilidad de
ganar es uno, mientras que para valores mayores es cero. Por tanto, para una
expectativa de inflación dada, la probabilidad de ganar la elección es una
función decreciente de la tasa de desempleo.
Bajo incertidumbre, el gobierno minimiza su desutilidad esperada, que
depende de la inflación (π
1
), el desempleo (u
1
) y la probabilidad de ganar la
elección (z
1
):
[ ] ( ) ( ). 0 ) 1 Pr( 1 ) 1 Pr(
2
) (
) , , ( E
1 1 1
2
1
1 1 1 1
· − − · − + · z K z u z u L
of
λ
π
π
La solución óptima se puede representar gráficamente. Manteniendo fija
la pérdida esperada (10) en un nivel constante EL y reemplazando la infla-
(8)
(9)
(10)
188 Progresos en Macroeconomía
ción usando (2), la curva de indiferencia entre desempleo y probabilidad de
ganar la elección es:
K
EL u u u
z
e
− + + −
· ·
1
2
1 1
1
2 / ) (
) 1 Pr(
λ π
La derivada primera de la curva de indiferencia es nula para
( ).
1 1
e
u u π λ − − ·
Como la derivada segunda es positiva, las curvas de indi-
ferencia son convexas y tienen un mínimo ahí. En el gráfico 2 representa-
mos una de las curvas de indiferencia del partido de gobierno. Para una tasa
de desempleo dada, la utilidad sube con la probabilidad de ganar la elec-
ción, así que la utilidad sube a medida que nos desplazamos a curvas de
indiferencia superiores.
(11)
Gráfico 2. Equilibrio en período electoral
0
0.2
0.4
0.6
0.8
1
1.2
1.4
1.6
0
0
.
2
5
0
.
5
0
.
7
5 1
1
.
2
5
1
.
5
1
.
7
5 2
2
.
2
5
2
.
5
2
.
7
5 3
3
.
2
5
3
.
5
3
.
7
5 4
tasa de desempleo
p
r
o
b
a
b
i
l
i
d
a
d

d
e

r
e
e
l
e
c
c
i
ó
n
voto
curva de indiferencia
1
0
Además, en el gráfico 2 se representa la restricción electoral. La proba-
bilidad de ganar las elecciones como función del nivel de desempleo es
decreciente por tramos. El supuesto crucial del gráfico es que, para una
inflación λ π ·
1
que lleva a un desempleo
),
1
(
1
e
u u π λ − − ·
la probabilidad
Estabilización económica e incentivos políticos 189
de ganar una elección es menor a 1 (caso contrario, el gobierno no necesita-
ría estimular la economía para ganar la elección). Para un óptimo interior, la
condición de primer orden viene de diferenciar (10), sujeta a la restricción
(2):
u u K
u
z u u
u
EL
e
of
1
1
1 1 1
1
1
0
d
) 1 Pr( d
) 1 (
2
2
d
d
· ⇒ ·
·
− + −
+ −
· λ
π
De (9),
,
d
/ ) , ( d
d
) 1 Pr( d
1 1 1 1
λ
ε π
− · − ·
·
u
u L
u
z
e
para
( ) K + · 1
1
λ π
Por último, queda especificar la inflación esperada en el período 1. Por
expectativas adaptativas,
.
0 1
π π ·
e
La inflación inicial está dada
exógenamente. Podemos suponer que
λ π ·
0
, ya que es un período no elec-
toral como el período 2 (los períodos impares son los períodos electorales).
Encontramos el mismo patrón básico del modelo original de Nordhaus
(1975) en tiempo continuo: en el período electoral el gobierno tiene un in-
centivo para estimular la economía a través de la política monetaria, empu-
jando la inflación para arriba, y después de las elecciones ajusta, reducien-
do el nivel de inflación. La economía responde a estos estímulos moneta-
rios con una caída del desempleo antes de las elecciones y una suba des-
pués. Esto da lugar a un ciclo sistemático alrededor de las elecciones.
III. La crítica de expectativas racionales
El modelo de Nordhaus (1975) es criticado explícitamente por McCallum
( ) K
u
z
u
e
1
1
1
d
) 1 Pr( d

·
+ − − · π λ
(12)
,
2
[ ) , (
1 1 1
ε
π − ∈
m e
L u L
].
2
,
ε
+
m
L Por tanto, la inflación óptima es mayor a λ en el período electoral:
(13)
du
1
du
1
ε
ε
190 Progresos en Macroeconomía
(1978), quien postula que los agentes económicos tienen expectativas ra-
cionales, y que los votantes comparan los partidos en función de su desem-
peño futuro esperado.
Analicemos qué pasa al reemplazar el supuesto (3) de expectativas
adaptativas por el supuesto de expectativas racionales:
] [
t
E
e
t
t
π π ·
Para calcular la inflación esperada, los individuos computan la esperan-
za matemática de la inflación usando la información de cómo se comporta
la economía. Se supone que los individuos conocen el modelo, al igual que
los políticos, lo que en nuestro caso implica que conocen la función objeti-
vo del partido en el poder (6) y la restricción (2). En un modelo de política
económica no estocástico como el de Nordhaus (1975), expectativas racio-
nales llevan a previsión perfecta.
Con la especificación de la función de pérdidas (6), una inflación igual a
λ es una estrategia dominante sea cuál fuere la expectativa inflacionaria del
segundo período. Aplicando expectativas racionales, la inflación esperada
en el período 2 es λ π ·
e
2
dado por (8): los individuos prevén que el gobier-
no va a elegir ese nivel de inflación ya que es su estrategia dominante. En el
período 1, los individuos también pueden prever la inflación, por lo que en
equilibrio el gobierno no puede afectar el nivel de desempleo con sorpresas
inflacionarias. Al introducir expectativas racionales en el modelo de la sec-
ción anterior, se elimina el efecto de la expansión monetaria sobre el des-
empleo. Esto replica los resultados de Sargent y Wallace (1975) sobre la
irrelevancia de la parte previsible de la política monetaria sobre el producto
en un modelo con tasa natural de desempleo y expectativas racionales.
La otra parte del argumento de McCallum (1978) es igualmente impor-
tante y tiene que ver con que el voto es una decisión prospectiva. Si la
situación actual de la economía no brinda ninguna información sobre el
desempeño futuro del partido en el gobierno, votantes racionales no debe-
rían tomar esta información en cuenta en su decisión electoral. Pero si la
situación económica actual no afecta las chances del oficialismo de ganar
(14)
Estabilización económica e incentivos políticos 191
las elecciones, no hay un incentivo para que el gobierne desestabilice la
economía en primer lugar.
Estas críticas teóricas al modelo de Nordhaus tuvieron un gran impacto
en la literatura posterior. Además, gran parte de la evidencia empírica pos-
terior no encuentra un ciclo sistemático de expansión y recesión económica
alrededor de elecciones en países de la OECD, aunque sí se observan ciclos
donde la inflación sube y luego baja. Esto está relacionado con políticas
monetarias y fiscales expansivas antes de las elecciones (Alesina, Roubini
y Cohen 1997, caps. 6 y 7). Es decir, a diferencia de McCallum (1978), hay
cierta evidencia empírica que apunta a que los políticos crean ciclos oportu-
nistas. Sin embargo, estos ciclos son de una naturaleza distinta a la que
postulaba Nordhaus (1975). Pasamos a esto ahora.
IV. Información incompleta
Nordhaus (1975) supone información asimétrica, por lo que a diferen-
cia del gobierno los individuos no conocen la política monetaria del perío-
do. Sin embargo, complementa esto con el supuesto implícito de que para
los votantes no hay relación entre el desempleo y la inflación en el período
actual, porque las expectativas de inflación están dadas por la inflación del
período previo. Este supuesto de miopía de los votantes, que desaprove-
chan la información contenida en la tasa de desempleo, contrasta con su
supuesto de políticos profesionales que sí conocen y aprovechan la relación
inversa entre desempleo e inflación actual.
Rogoff y Sibert (1988) mantienen el supuesto de información asimétrica
de Nordhaus, pero lo complementan con un supuesto de información in-
completa. Los gobiernos son heterogéneos en su idoneidad y los votantes
no la conocen a priori, sino que tienen que tratar de deducirla del desempe-
ño económico del gobierno.
Además, Rogoff y Sibert (1988) agregan el supuesto de que la idoneidad
del gobierno presenta persistencia en el tiempo, lo que justifica que votan-
tes interesados en las consecuencias futuras de sus decisiones voten retrospec-
192 Progresos en Macroeconomía
tivamente usando como predictor al desempeño actual del gobierno.
7
Esto
se puede retrotraer al punto original de Muth (1960), las condiciones bajo
las cuáles son óptimas las expectativas adaptativas (en Muth 1961 plantea
la idea general de expectativas racionales como las predicciones de la teoría
económica relevante).
A partir de las ideas de Akerlof (1970) y Spence (1973) de las señales
como una manera de resolver la asimetría de información, Rogoff y
Sibert (1988) proponen al propio ciclo electoral como una señal de ido-
neidad. Rogoff (1990) presenta esta lógica en un modelo con una lógica
microeconómica depurada. Como los supuestos de información incom-
pleta y persistencia son compatibles con individuos racionales, esto lle-
va a los modelos de ciclos económicos electorales racionales (rational
PBC).
Nos vamos a concentrar específicamente en Persson y Tabellini (1990),
un modelo de ciclo electoral en la política monetaria al modo de Nordhaus
(1975). Rogoff y Sibert (1988) y Rogoff (1990), en cambio, plantean mode-
los de ciclo electoral en la política fiscal.
A. Los supuestos básicos del modelo
El modelo de Persson y Tabellini (1990: capítulo 5, sección 2) es repro-
ducido en Alesina, Roubini y Cohen (1997, cap. 2). Como este es un mode-
lo de información incompleta donde los votantes no conocen de antemano
el tipo de gobierno, sino sólo la distribución de probabilidades de sus tipos,
es un juego Bayesiano donde las creencias iniciales (priors) afectan el equi-
librio final. El concepto de solución utilizado es equilibrio Bayesiano per-
fecto, una extensión del concepto de equilibrio Nash a juegos de informa-
ción incompleta (ver, por ejemplo, Gibbons 1992, cap. 4). Simplificamos la
7
Cukierman y Meltzer (1986) proponen ideas similares, pero están preocupados por la
existencia de reglas para evitar distorsiones en una democracia, más que por el
comportamiento del ciclo electoral.
Estabilización económica e incentivos políticos 193
presentación original de Persson y Tabellini (1990), al exponer la decisión
del gobierno en términos de curvas de indiferencia entre desempleo y pro-
babilidad de reelección.
8
En el modelo hay dos períodos, el período 1 (electoral) y el período 2
(postelectoral). En cada período t=1,2, la función de pérdidas de cada indi-
viduo está dada por la ecuación (1), dependiendo positivamente de la infla-
ción π y de la tasa de desempleo u.
9
Como todos los individuos son homo-
géneos, pueden ser reemplazados por un individuo representativo. Por tan-
to, es un contexto de voto determinista ya que el gobierno conoce la identi-
dad del votante representativo.
La función de pérdidas intertemporal tiene un factor de descuento δ,
donde 0<δ<1:
) , ( ) , ( (.)
2 2 2 1 1 1
u L u L L π δ π + ·
El desempleo no depende sólo de las sorpresas inflacionarias, como en
la ecuación (2), sino que depende además de la idoneidad del gobierno ε
t
(omitimos el superíndice of de oficialismo, ya que no hay ambigüedad con
op, la oposición):
t
e
t t
u
t
u ε π π −

,
_

¸
¸
− − ·
8
Además de las diferencias en la presentación, el tratamiento difiere por dos cuestiones
técnicas de teoría de juegos. Primero, como el concepto de equilibrio usado es equilibrio
Bayesiano perfecto (un subconjunto de los equilibrios Nash), hay que considerar desvíos
unilaterales del equilibrio tomando como dadas las estrategias de los otros jugadores. Por
eso, el gobierno en particular toma como dadas las expectativas de inflación del sector
privado al considerar desvíos del equilibrio propuesto. Segundo, la aplicación del criterio
intuitivo (Cho y Kreps 1987) lleva a eliminar no solo algunos sino todos los equilibrios con
agrupación, por lo que únicamente quedan equilibrios con diferenciación.
9
Persson y Tabellini (1990) usan el empleo x en lugar del desempleo u, por lo que x tiene un
coeficiente negativo en la función de pérdidas. Por coherencia, seguimos la formulación
original de Nordhaus (1975).
(15)
(16)
194 Progresos en Macroeconomía
El modelo supone información asimétrica, ya que los individuos pueden
observar el nivel de desempleo u, pero no el nivel de inflación π, cuando
tienen que votar. Esta información asimétrica lleva a que exista informa-
ción incompleta, ya que un bajo desempleo se puede deber tanto a alta infla-
ción como alta idoneidad. Si no hubiera información asimétrica, los votan-
tes podrían inferir la idoneidad usando (16).
Los agentes económicos tienen expectativas racionales, tal como se es-
pecifica en la ecuación (14). Los votantes saben que la idoneidad tiene per-
sistencia. El supuesto de Persson y Tabellini (1990), siguiendo a Rogoff y
Sibert (1988), es que sigue un proceso de medias móviles de orden 1, por lo
que la persistencia es parcial:
1 −
+ ·
t t t
µ µ ε
Suponemos que el valor inicial µ
0
= 0. La idoneidad en el primer perío-
do está dada por µ
1
, mientras que en el segundo período está dada por µ
1
+
µ
2
.
Cada período, los shocks de idoneidad pueden tomar dos valores, alto o
bajo. Un valor alto ) 0 ( > · µ µ
t
es un shock de competencia, un valor bajo
) 0 ( < ·

µ µ
t
es un shock de incompetencia. Para simplificar, suponemos que
, µ µ − · y que las creencias previas son que q=0.5, por lo que el valor espe-
rado de la idoneidad es cero:
0 ) 1 ( ) E( ·

− + · µ µ µ q q
t
En el caso del oficialismo, los votantes pueden usar el desempleo obser-
vado y su expectativa de inflación para inferir la idoneidad en la ecuación
(16). En el caso de la oposición, lo único que saben los votantes es que el
valor esperado de su idoneidad es cero.
Los partidos políticos tienen los mismos objetivos que en (6), baja infla-
ción y desempleo, y detentar el poder. Cambia la interpretación de z
t
, que
ahora indica si se controla o no al gobierno en el período t. El partido polí-
tico recibe una utilidad K cuando está en el poder (z
t
= 1) y nada cuando
(17)
(18)
Estabilización económica e incentivos políticos 195
está en la oposición (z
t
= 0). La utilidad K se puede interpretar como la
fuerza del motivo electoral.
La utilidad intertemporal del oficialismo está dada por:
) , , ( ) , , ( (.)
2 2 2 2 1 1 1 1
z u L z u L L
of of of
π δ π + ·
Aunque el partido político en la oposición tiene preferencias similares al
oficialismo, juega un rol completamente pasivo ya que solo accede el poder
en el período 2 si el oficialismo pierde las elecciones (la oposición no puede
mandar ningún tipo de señal en este modelo).
Se supone que el gobierno elige la política monetaria (el nivel de infla-
ción) discrecionalmente, por lo que actúa después que el sector privado. La
secuencia de hechos cada período aparece en el gráfico 3. Los individuos
tienen un rol tanto económico (como sector privado) como político (como
votantes o sociedad civil).
(19)
Gráfico 3. Secuencia en Persson y Tabellini
π
t
e
µ
t
u
t
revelado
π
t voto si
t
impar
El partido en el gobierno observa su shock de idoneidad actual. Luego,
el sector privado formula sus expectativas inflacionarias, conociendo el
modelo y los objetivos del gobierno. A continuación, el gobierno fija la
política monetaria, que se identifica con el nivel de inflación. Los votantes
observan el nivel de desempleo resultante, pero no la inflación. Si es el
período 1, los votantes deciden si reeligen al partido de gobierno. Como
hay un individuo representativo, su decisión representa la de todos los vo-
tantes. Finalmente, se revela la inflación π
t
y la idoneidad µ
t
del partido en
196 Progresos en Macroeconomía
el poder (esto no lo representamos en el gráfico 3, pero es información
disponible para el período siguiente).
B. La solución del modelo
En el período 2 no hay elecciones. Este período se resuelve por induc-
ción hacia atrás. Cualquiera de los dos partidos en el gobierno, con inde-
pendencia de su tipo, fija una inflación π
2
= λ, porque es su estrategia domi-
nante. Como el sector privado prevé esto no hay sorpresas inflacionarias,
por lo que:

2 2
λ π π · ·
e
En consecuencia, en el segundo período el desempleo va a estar deter-
minado por la idoneidad del gobierno, ε
2

1

2
.
Dado que las políticas que aplican en el período 2 tanto el partido
oficialista como la oposición son iguales (una inflación igual a λ), la única
diferencia relevante para los votantes es la tasa de desempleo que va a haber
con cada tipo de gobierno. Sea θ=1 la decisión de reelegir al oficialismo, y
θ=0 la decisión de echarlo, reemplazándolo por la oposición:
( ) [ ]
( ) [ ] u u u L
u u u u u L
op op
λ
λ
µ µ λ λ
π
θ
µ λ λ
λ
µ µ λ λ
π
θ
+ ·
1
1
]
1

¸

+ − + · ·
− + ·
1
1
]
1

¸

+ − + · ·
2
) (
) (
2
) (
E 0 , . E
], [ E
2
) (
) (
2
) (
E 1 , . E
2
2 1
2
2
1 1 2 1
1 1 1
2
1 2 1
2
2
1 1 2 1
En valor esperado, los shocks de idoneidad del segundo período son
cero tanto para el partido de gobierno como para la oposición. Para el
oficialismo, la esperanza del shock de idoneidad del primer período es con-
dicional a la señal observada de desempleo. En el caso de la oposición, esta
(20)
(21)
Estabilización económica e incentivos políticos 197
señal no provee información alguna, así que se aplica la esperanza incondi-
cional de un valor esperado de cero. De (21), es inmediato inferir que los
votantes van a preferir reelegir al partido de gobierno si . 0 ] E[
1 1
> u µ Esto
lleva a que haya una decisión de voto de tipo cero o uno: si la tasa de desem-
pleo lleva a inferir que el gobierno es idóneo, se lo reelige; si no, se lo echa.
Equilibrio con diferenciación
Dado que esto es un modelo de señales (el gobierno elige el nivel de
inflación que afecta al empleo una vez que observa su tipo), es posible que
en el período 1 haya tanto equilibrios con agrupación (pooling equilibria)
como con diferenciación (separating equilibria). La señal que observan los
votantes no son las políticas monetarias π
1
, sino el nivel de desempleo u
1
que resulta con cada tipo de gobierno. El período 1 no se puede resolver por
inducción hacia atrás, ya que hay una circularidad en la solución: la deci-
sión de voto depende de lo que haga antes el gobierno, y lo que hace el
partido en el gobierno depende de la decisión de voto de los ciudadanos que
sigue. Lo analizamos utilizando el concepto de equilibrio Bayesiano per-
fecto.
En un equilibrio con diferenciación, un gobierno idóneo elige una infla-
ción ) (
1
µ π lo suficientemente alta para bajar a la tasa de desempleo a
s
u
1
(s
por separating) y distinguirse de la señal de desempleo de un gobierno
incompetente. Este último elige una inflación λ, su óptimo si no puede afec-
tar sus chances de reelección, produciendo una tasa de desempleo mayor.
Por tanto, en equilibrio la inflación esperada es:
) ( ) 1 ( ) (
) (
) (
1 1 1
1 1 1
1

− + · ⇒
¹
¹
¹
'
¹
− + − ·
·

µ π µ π π
µ π µ π
λ µ π
q q
u u
e
e s
El desempleo resultante es condicional a la política monetaria que elige
cada tipo de gobierno y puede ser usado por los votantes para inferir la
idoneidad del gobierno:
(22)
198 Progresos en Macroeconomía
(23)
( )
( ) µ µ µ π µ π µ
µ µ µ π µ π µ
· ⇒ − − − ·
· ⇒ − − − ·
e e
e e
u u
u u
1 1 1
1 1 1
) ( ) (
) ( ) (
Más abajo determinamos cuál es el nivel
s
u
1
=
) (
1
µ u
que permite que
un gobierno idóneo se diferencie del otro tipo. Queda especificar las creen-
cias fuera de equilibrio, ya que no están determinadas por las señales de
equilibrio en (23). Mientras que las creencias sobre el sendero de equilibrio
son únicas, hay múltiples maneras razonables de especificar las creencias
fuera del sendero de equilibrio.
10
Suponemos que para cualquier tasa de
desempleo mayor a
,
1
s
u
los votantes van a inferir que el gobierno es no
idóneo, y para cualquier tasa menor que es idóneo:
µ µ
µ µ
· ⇒ >
· ⇒ <
e s
e s
u u
u u
1 1
1 1
Usando las soluciones del período 2 en (20) y la restricción (16), si el
gobierno es reelegido con probabilidad θ, en el período 1 la pérdida espera-
da para el tipo µ
1
de elegir u
1
es
[ ] [ ]

,
_

¸
¸
− − + +
1
1
]
1

¸

− +
− + −
·
+ ·
K u K u
u u
L L L
e
of of of
θ θλµ λ
λ
δ λ
µ π
µ δ µ µ
1
2
1
2
1 1 1
1 2 1 1 1 1 1
2
) (
2
) (
(.) E ) . ( ) . ( E
En (25) se toma en cuenta que en el segundo período el gobierno es
reelegido con probabilidad θ, en cuyo caso su idoneidad µ
1
y la utilidad K
de estar en el gobierno disminuye la pérdida esperada, y no es reelegido con
10
Esto hace que no haya un equilibrio único. Todos los equilibrios con diferenciación com-
parten las señales de equilibrio (23), pero las creencias fuera del sendero de equilibrio pue-
den diferir de las especificadas en (24).
(24)
(25)
Estabilización económica e incentivos políticos 199
probabilidad 1-θ, en cuyo caso la idoneidad de la oposición
op
1
µ es cero en
valor esperado y no goza de la utilidad K de estar en el gobierno. Despejan-
do la ecuación (25) en términos de θ, para una pérdida esperada EL la curva
de indiferencia es:
) (
2
) (
2
) (
1
2
1
2
1 1 1
K
EL K u
u u
e
+
− + − +
− + −
·
λµ δ
λ
δ λ
µ π
θ
Diferenciando la curva de indiferencia (que es convexa, dado que la
derivada segunda es positiva), la pendiente está dada por
( )
1 1 1
1
1 1 1
1
en mínimo
) ( d
d
µ π λ
λµ δ
λ µ π θ
− − − · ⇒
+
+ + − + −
·
e
e
u u
K
u u
u
La curva de indiferencia alcanza un mínimo al mismo nivel de inflación
para ambos tipos, ,
1
λ π · que sale de comparar (16) y (27). Sin embargo,
con esta inflación el nivel de empleo es más alto con el gobierno idóneo: el
mínimo de las curvas de indiferencia de ambos tipos de gobiernos difiere en
la distancia .

− µ µ
El supuesto del modelo es que el nivel de oportunismo es lo suficiente-
mente alto para que tanto un gobierno idóneo como uno no idóneo puedan
mandar una señal, es decir, . 0 >

+ µ λ K Si no se cumpliera la condición de
un denominador positivo en (27), trivialmente habría un equilibrio con di-
ferenciación, ya que un gobierno con menos idoneidad no distorsionaría la
política monetaria. Por tanto, alcanzaría con que el gobierno más idóneo
eligiera también λ para que hubiera una diferencia de tasa de desempleo de

− µ µ
entre ambos tipos.
En la región relevante, para tasas de desempleo a la izquierda del míni-
mo del tipo idóneo donde
, 0
d
d
1
<
µ
θ
u
las curvas de indiferencia son más
planas para un gobierno idóneo:
(26)
(27)
(λ)
2
+ λu
2
(
)
200 Progresos en Macroeconomía
·
+


− + +

+ − + −
+
+

·
µ
µ λ δ
µ µ λ µ π
µ λ
µ λ
θ
1 1
1
) (
) ( ) (
d
d
K
u u
K
K
u
e
ya que 1 <
+
+

K
K
µ λ
µ λ
y
. 0
) (
) (
>
+



K µ λ δ
µ µ
La señal que perciben los votantes es la tasa de desempleo de cada tipo
de gobierno. El gráfico 4 muestra la señal de equilibrio que manda un tipo
idóneo en términos de la tasa de desempleo observado por los votantes. Un
equilibrio con diferenciación se va a dar al nivel de desempleo donde la
curva de indiferencia del menos idóneo cruza la línea θ = 1, ya que supone-
mos que si este tipo está indiferente respecto a { , ) ( ) (
1 1
µ π λ µ − − − ·
e
u u
θ ·
0} no manda la señal
.
1
s
u
11
− −
>
1
1
1
]
1

¸

+



+
+
+

·
µ µ
θ
µ λ δ
µ µ
θ
µ λ
µ λ
1 1
d
d
) (
) (
d
d
u K u K
K
(28)
11
Además de este equilibrio con diferenciación, en principio son posibles equilibrios con
una señal de bajo desempleo todavía menor que la del gráfico 4. Estos equilibrios Bayesianos
perfectos más distorsivos se pueden descartar por la aplicación del criterio intuitivo (ver
explicación de criterio intuitivo más adelante en el texto): sólo los gobiernos idóneos están
dispuestos a ir tan lejos, así que por dominancia en equilibrio las creencias tienen que
asignarle peso uno al tipo idóneo en todo este rango. Dada esta restricción a las creen-
cias, el gobierno idóneo prefiere la señal menos distorsiva de todas en términos de bienes-
tar. Esto elimina los equilibrios con diferenciación que son menos eficientes que el explica-
do en el texto.
Estabilización económica e incentivos políticos 201
Gráfico 4. Equilibrio con diferenciación
0
0.5
1
1.5
2
2.5
tasa de desempleo
p
r
o
b
a
b
i
l
i
d
a
d

d
e

r
e
e
l
e
c
c
i
ó
n
gobierno no idóneo
gobierno idóneo
voto
señal idoneidad
1
0
u
1
s
La conducta de los votantes está representada por la función escalonada:
tomando en cuenta la utilidad esperada de los votantes si optan por
oficialismo u oposición en (21), las creencias dadas las señales de equilibrio
(23) y los valores fuera de equilibrio (24), la probabilidad de reelección es
uno si
s
u u
1 1

y cae a cero si
.
1 1
s
u u >
Existe un ciclo electoral si la curva de indiferencia del tipo no idóneo
que pasa por { , ) ( ) (
1 1
µ π λ µ − − − ·
e
u u
θ · 0} y {
,
1
s
u
θ = 1} cruza la recta θ
= 1 más a la izquierda que el mínimo del tipo idóneo. Esto implica
s
u u
1 1
) ( − µ >
( ), µ µ − es decir, que las diferencias de señales son mayores que
las diferencias naturales en la tasa de desempleo cuando eligen la misma
tasa de inflación λ. De las curvas de indiferencia del tipo menos idóneo en
(26), se sigue que la existencia del ciclo electoral depende del grado de
oportunismo K:
( )
( )
µ λ
δ
µ µ
µ λ δ
λ µ µ λ λ
λ µ µ λ


> ⇒
+
− − + −
− − +
>
2
) (
) (
2
) (
1
2
2 2
K
K
(29)
Por (23), la tasa de desempleo con un gobierno incompetente difiere de
uno competente en ) ( ) (
1 1
µ µ u u −

=
( ) .
1

,
_

¸
¸

− + − µ µ λ π
s
Por tanto, si en un equi-
librio con diferenciación hay un ciclo político, se cumple que
λ π >
s
1
y el
gobierno idóneo tiene que producir más inflación en un año electoral para
diferenciarse de un gobierno menos idóneo.
Equilibrio con agrupación
En un equilibrio con agrupación, ambos tipos de gobierno producen la
misma tasa de desempleo
p
u
1
(p por pooling) en el primer período, pero el
menos idóneo lo hace con un nivel más alto de inflación, que solo se obser-
va después de las elecciones. Respecto a lo que sucede fuera de equilibrio,
suponemos que para cualquier tasa de desempleo mayor a ,
1
p
u los votantes
van a inferir que el oficialismo es no idóneo, y para cualquier tasa menor
que es idóneo con probabilidad ½, ya que este equilibrio no revela ninguna
nueva información y se mantienen las creencias previas:
µ µ
µ µ
µ
· ⇒ >
+
· ⇒ ≤
e p
e p
u u
u u
1 1
1 1
2
De las múltiples estrategias de política monetaria posibles en un equili-
brio con agrupación, nos concentramos en el caso donde un gobierno idó-
neo elige una inflación λ, ya que esa es su estrategia óptima si no puede
afectar su probabilidad de reelección. Dadas estas políticas monetarias de
equilibrio, la inflación esperada es:
) ( ) 1 ( ) (
) (
) (
1 1 1
1
1 1 1

− + · ⇒
¹
¹
¹
'
¹
·

− + − ·

µ π µ π π
λ µ π
µ π µ π
q q
u
e
e p
Para determinar el nivel de inflación elegido por un gobierno no idóneo,
(30)
(31)
202 Progresos en Macroeconomía
se puede aprovechar el hecho de que la tasa de desempleo va a ser el mismo
con ambos tipos de gobiernos: ( )

,
_

¸
¸


− · − − − · µ π µ π µ π λ
e e p
u
1 1 1 1
) ( ⇒
. ) (
1

− + ·

µ µ λ µ π En equilibro, el nivel esperado de inflación es
e
1
π
=
) )( 1 (

− + − + µ µ λ λ q q
=
). )( 1 (

− − + µ µ λ q
Para que un gobierno menos idóneo quiera mimetizarse con un gobierno
idóneo, la pérdida esperada en función objetivo (25) de elegir ) (
1

µ π y gozar
de una probabilidad de reelección de θ = 1/2 tiene que ser menor que la
pérdida esperada de elegir una inflación λ y perder las elecciones con segu-
ridad (θ = 0). Evaluando las expresiones de pérdida esperada en ambos
puntos, simplificando términos, y resolviendo en términos de K, se requiere
la siguiente condición:




> µ λ
δ
µ µ
2
) (
K
Esta es una condición más restrictiva que la (29) que asegura que haya
un ciclo político en un equilibrio con diferenciación.
Criterio intuitivo
El equilibrio Bayesiano perfecto no impone restricciones a las creencias
fuera del sendero de equilibrio, más allá de que aseguren que nadie quiera
desviarse de las estrategias de equilibrio. Cho y Kreps (1987) usan la idea
de dominancia en equilibrio para imponer restricciones adicionales a las
creencias fuera de equilibrio como las especificadas en (30).
Supongamos que ocurre un evento con probabilidad cero en el equili-
brio con agrupación, a saber una tasa de desempleo menor que las tasa espe-
rada
p
u
1
. Si a un tipo no idóneo este desvío no puede darle nunca una utili-
dad mayor a la que obtendría en el equilibrio inicial, no importa cuál sea la
estrategia de los otros jugadores (en nuestro caso, todas las probabilidades
de reelección entre cero y uno), pero sí puede dársela a un tipo idóneo,
entonces este desvío esta dominado en equilibrio para el primero, pero no
para el segundo. El criterio intuitivo de Cho y Kreps (1987) impone una
(32)
Estabilización económica e incentivos políticos 203
204 Progresos en Macroeconomía
restricción a las creencias, requiriendo una probabilidad cero para los tipos
para los cuáles el desvío está dominado en equilibrio, y positiva para aque-
llos que no.
Consideremos el máximo desvío
d
u
1

que un incompetente estaría dis-
puesto a hacer respecto al equilibrio con agrupación {
p
u
1
,
θ
= ½} para
aumentar su probabilidad de reelección en
θ ∆
= ½. Esta reducción del
desempleo traería un aumento de inflación de
d d
u
1 1
∆ − · ∆π
. Un gobierno
idóneo puede producir la misma caída del desempleo con el mismo desvío
en términos de inflación. Pero mientras el menos idóneo va a estar indife-
rente entre desviarse o no, el idóneo va a preferir desviarse porque sus cur-
vas de indiferencia son más planas para cada desvío, como muestra (28). El
argumento se ilustra en el gráfico 5.
Gráfico 5. Criterio intuitivo: desvío del equilibrio con agrupación
0
0.5
1
1.5
2
2.5
3
4 4.3333333 4.6666667 5 5.3333333 5.6666667 6 6.3333333 6.6666667 7 7.3333333
tasa de desempleo
p
r
o
b
a
b
i
l
i
d
a
d

d
e

r
e
e
l
e
c
c
i
ó
n
gobierno no idóneo
gobierno idóneo
voto
0.5
1
u
1
p
∆ u
1
d
Como el tipo competente puede aumentar su utilidad con este desvío,
pero no el tipo incompetente, el criterio intuitivo permite descartar las creen-
cias (30) que suponen que es positiva e igual a ½ la probabilidad de un tipo
Estabilización económica e incentivos políticos 205
incompetente para todos los valores menores a la señal
p
u
1
. Una vez que se
restringe a las creencias fuera de equilibrio, imponiendo una probabilidad
igual a uno de que es un tipo competente si se observa una tasa de desem-
pleo
d
u
1
o menor, el tipo competente está dispuesto a elegir
d
u
1
para aumen-
tar sus chances de reelección, pero no así el tipo incompetente (como está
indiferente, suponemos que no se desvía). Por tanto, el criterio intuitivo
permite descartar el equilibrio con agrupación.
Discusión
El modelo de Persson y Tabellini (1990) genera ciclos electorales de las
siguientes características. En períodos electorales, los tipos idóneos gene-
ran una expansión para mandar una señal de su tipo a los votantes, mientras
que los tipos no idóneos no distorsionan la política monetaria, llevando a
una recesión. Después de las elecciones, todos los tipos eligen la misma
política monetaria y no se producen sorpresas inflacionarias. Esto implica
que en promedio no hay ni una expansión sistemática de la economía antes
de las elecciones, ni una contracción después, a diferencia de Nordhaus
(1975).
Como sí hay una tendencia a políticas más expansivas antes de las elec-
ciones por parte de los tipos más idóneos, es compatible con la evidencia
empírica de que las tasas de inflación tienden a subir después de las eleccio-
nes, dados los rezagos en la transmisión de los efectos de la política mone-
taria a los precios.
Este esquema ha sido criticado por Alesina, Roubini y Cohen (1997,
p. 32) porque sólo los gobiernos idóneos distorsionan la política. El
sentido común no indica que el oportunismo y la ingeniería electoral sean
patrimonio exclusivo de los políticos más capaces. Los dos modelos que
siguen resuelven este problema. El primero se basa en Lohmann (1998)
y enfatiza problemas de credibilidad. El segundo se centra en la cues-
tión de información asimétrica en dos dimensiones introducida en Stein
y Streb (2004).
206 Progresos en Macroeconomía
V. Problemas de credibilidad
Kydland y Prescott (1977) plantean que políticas discrecionales pueden
llevar a problemas de credibilidad, porque lo anunciado ahora para el futu-
ro puede no ser la decisión óptima una vez que ese futuro se haga presente.
Para evitar la inconsistencia temporal, proponen recurrir a reglas vinculantes.
Barro y Gordon (1983) desarrollan el ejemplo sobre política monetaria y el
tradeoff entre inflación y desempleo de Kydland y Prescott (1977).
Barro y Gordon (1983) se apoyan además en Calvo (1978). Calvo plan-
tea que la ausencia de impuestos de suma fija que permitan implementar el
óptimo de Pareto (el primer mejor) obliga a aplicar impuestos distorsivos
que llevan a la solución de Ramsey (segundo mejor). Pero esto crea una
tentación para cambiar en el futuro los impuestos planeados inicialmente,
lo que lleva al problema de inconsistencia temporal (tercer mejor). Barro y
Gordon (1983) argumentan que justamente la existencia de impuestos
distorsivos es lo que explica que en su modelo la tasa natural de desempleo
sea mayor a la tasa óptima, y esto va a ser el origen de la inconsistencia
temporal.
El contexto básico para analizar la política monetaria en Barro y Gordon
(1983) está dado por las dos primeras ecuaciones planteadas por Nordhaus
(1975), es decir, la función de preferencias sociales o del individuo repre-
sentativo (1), donde la inflación y el desempleo son vistos como males,
sujeta a la curva de Phillips aumentada por expectativas (2). A esto se agre-
gan las expectativas racionales (14). Por último, plantean un “gobierno be-
nevolente” que se preocupa puramente por el bienestar de los ciudadanos en
(1), por lo que le interesan directamente los objetivos de baja inflación y
desempleo. Dado este contexto, en equilibrio hay un sesgo inflacionario por
la tentación de provocar sorpresas inflacionarias para aumentar el empleo
por encima de su nivel natural: minimizando (1) sujeto a las restricciones (2)
y (12), bajo discreción el equilibrio cada período va a ser
λ π π · ·
e
t
t
.
12
12
En Barro y Gordon (1983), la función de pérdidas es cuadrática en la inflación y en la tasa
de desempleo. Esto lleva a que la inflación óptima sea creciente en la expectativa inflacionaria
y en la tasa natural de desempleo, pero con coeficientes menores a uno. Siguiendo a Persson
y Tabellini (1990, cap. 5), para concentrarnos en el problema electoral mantenemos la función
Estabilización económica e incentivos políticos 207
Este sesgo se evita con una regla monetaria que comprometa al gobierno
a fijar de antemano su política monetaria. Si la secuencia de acciones del
gráfico 1 se alterara y el gobierno pudiera fijar cada período la inflación
antes de que se formularan las expectativas inflacionarias, es fácil mostrar
que al minimizar (1) sujeto a las restricciones (2) y ,
e
t
t
π π · lo óptimo es
fijar . 0 ·
t
π Como enfatizan Barro y Gordon (1983), esto requiere que el
gobierno se pueda comprometer en forma fehaciente a no hacer sorpresas
inflacionarias ex-post. Dado que no puede afectar la tasa de desempleo ex-
ante, lo óptimo es bajar la inflación a cero.
La discusión sobre el sesgo inflacionario de políticas monetarias discre-
cionales en Kydland y Prescott (1977) y Barro y Gordon (1983), al suponer
que el gobierno es benevolente y sólo se preocupa por el bienestar de los
ciudadanos, deja de lado el problema de agencia que plantea Nordhaus
(1975). Sin embargo, los que manejan el gobierno no son ángeles desintere-
sados, sino partidos políticos que buscan su propio provecho, como cual-
quiera de nosotros (Downs 1957, Buchanan y Tullock 1962).
Recién Lohmann (1998) va a hacer el nexo entre los problemas de credi-
bilidad y el ciclo político, al plantear cómo un gobierno oportunista tiene un
sesgo adicional a expandir la política monetaria en períodos electorales para
mejorar su reputación de idoneidad. Ella hace el planteo en un modelo con
un continuo de tipos de idoneidad. Los votantes tratan de inferir la idonei-
dad a partir de la tasa de crecimiento del producto observado, que también
está afectada por shocks aleatorios exógenos. Esto lleva a un problema de
extracción de señal a la Lucas (1973). Vamos a presentar una versión del
modelo de Lohmann (1998) con dos tipos de idoneidad y sin shocks aleatorios
exógenos, para facilitar la comparación con el modelo anterior.
A. Los supuestos básicos del modelo
El modelo sobre problemas de credibilidad está dado por las funciones
de pérdidas (1) que es lineal en la tasa de desempleo, lo que lleva a que la inflación óptima
sea una constante, simplificando el problema de estabilización. El resultado de ambas
especificaciones es similar en cuánto al sesgo inflacionario bajo discrecionalidad.
208 Progresos en Macroeconomía
objetivo (1) y (15) para los ciudadanos, las funciones objetivo (6) y (19)
para el partido de gobierno (con 1 ·
t
z cuando es oficialismo y 0 ·
t
z cuan-
do es oposición), las expectativas racionales (14), y una estructura de la
economía dada por las ecuaciones (16) a (18).
Aunque usamos las mismas ecuaciones del modelo de Persson y Tabellini
(1990), hay una diferencia importante con respecto al timing del gráfico 3.
En Lohmann (1998), el gobierno no conoce su shock de idoneidad
t
µ
al
momento de elegir la política monetaria del período. Como la idoneidad en
el período 1 puede tomar con igual probabilidad valores altos o bajos,
, ,
1
µ µ µ · este cambio informativo implica que el gobierno decide en un
contexto de incertidumbre, porque al elegir una determinada política mone-
taria no sabe qué tasa de desempleo resultará y, por tanto, cuántos votos
recibirá.
Cada período, la secuencia es que el gobierno elige la inflación sin cono-
cer su tipo. Luego, los votantes observan la tasa de desempleo, pero no la
inflación. Si es un período impar, hay elecciones. Al finalizar el período, se
observan la inflación π
t
y la idoneidad µ
t
del partido en el poder (esta infor-
mación está disponible recién para las decisiones del período siguiente).
Gráfico 6. Secuencia en Lohmann
π
t
e
µ
t
u
t
revelado
π
t voto si
t
impar
B. La solución del modelo
En el período 2 no hay elecciones. Este período se resuelve por induc-
ción hacia atrás. Cualquiera de los dos partidos en el gobierno minimiza (6)
en valor esperado, sujeto a (16) y (17). Como el gobierno fija la política
económica bajo incertidumbre, deja de ser equivalente elegir el instrumen-
Estabilización económica e incentivos políticos 209
to de política π
2
o el resultado de política µ
2
. Ahora el gobierno minimiza la
pérdida respecto a su instrumento de política π
2
:
( ) K u
e
− + − − +
1 2 2
2
2
2
) (
µ π π λ λ
π
(33) [ ] ( ) K L
e of
·
1
1
]
1

¸

− + + − − ·
2 1 2 2
2
2
2 1 2 2
2
) (
E ) . ( E µ µ π π λ
π
µ
Las condiciones de primer y segundo orden implican una inflación ópti-
ma de π
2
= λ. Por tanto, la solución bajo incertidumbre es igual a las solu-
ciones de los dos modelos anteriores, donde las decisiones de política
económica se tomaban en un contexto de certidumbre (comparar con 8
y 20). Como el sector privado prevé esto, no hay sorpresas inflacionarias,
por lo que:

2 2
λ π π · ·
e
El desempleo va a estar determinado por la idoneidad del gobierno en el
segundo período, ε
2

1

2
, por lo que es decreciente en µ
1
.
El período 1 no se puede resolver por inducción hacia atrás, ya que se
presenta la circularidad característica de los equilibrios Nash: las decisio-
nes óptimas de los votantes dependen de las acciones del partido político en
el gobierno, que dependen de lo que vayan a votar los ciudadanos. Las
estrategias de equilibrio se caracterizan por el hecho de que ninguno de los
jugadores tiene incentivos para desviarse unilateralmente. Es un juego de
información asimétrica, ya que los votantes no observan la inflación, aun-
que no de señales, ya que el gobierno no conoce su tipo al elegir la política
monetaria.
Por (21), la pérdida esperada de los votantes en el período 2 es más baja
si un gobierno de tipo µ
1
>0 es reelecto, ya que la oposición tiene un valor
esperado de cero. Si µ
1
<0, los votantes prefieren en cambio la oposición.
Como los gobiernos no pueden condicionar la política monetaria a su tipo
(34)
210 Progresos en Macroeconomía
(a diferencia del modelo de Persson y Tabellini 1990), en equilibrio los
votantes saben que todos los tipos van a elegir un mismo nivel de inflación.
Los votantes observan la tasa de desempleo u
1
y saben que es más baja si el
gobierno tiene tipo µ
1
>0 que si tiene µ
1
<0. Más aún, como en equilibrio la
inflación esperada es igual a la inflación efectiva, por (16) los votantes in-
fieren perfectamente si un gobierno es idóneo o no según sea µ
1
< u o µ
1
> u.
El gobierno decide su política en el período 1 minimizando la pérdida
esperada en (15) respecto a π
1
. Usando las soluciones del período 2 y la
restricción (16), si el gobierno es reelegido con probabilidad θ, la pérdida
esperada de elegir π
1
es
[ ] ( ) ( )

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− − − + · 1 (
2
) (
2
) (
(.) E
2
1 1
2
1
1
K K u L
e of
λ
δ π π λ λ
π
Como Lohmann (1998) supone que la decisión del oficialismo se hace
antes de conocer su tipo, el valor esperado tanto de su idoneidad µ
1
como la
idoneidad
op
1
µ de la oposición es cero. Despejando la ecuación (35) en tér-
minos de θ, para una pérdida esperada
EL
la curva de indiferencia es:
( )
.
2
) (
2
) (
2
1 1
2
1
K
EL K u
e
δ
λ
δ π π λ λ
π
θ
− + − − − +
·
Diferenciando la curva de indiferencia (que es convexa, ya que la deri-
vada segunda es positiva), la derivada primera es:
. en mínimo
d
1
1
1
λ π
δ
λ π
π
θ
· ⇒

·
K d
El gráfico 7 representa las curvas de indiferencia del gobierno. Dadas
las expectativas
,
1
e
π
el gobierno tendría que producir una inflación
(35)
(36)
(37)
(λ)
2
2
+ λu - θ Κ
)

(
(λ)
2
2
(
)
+ λu - θ Κ
- EL
Estabilización económica e incentivos políticos 211
e
1
π
= ) (
1
µ µ π − +
e
para asegurar
1
u > u aún si su shock de idoneidad fuera
negativo.
Gráfico 7. Equilibrio con problemas de credibilidad
0
2
4
6
8
10
12
14
16
3 3.5 4 4.5 5 5.5 6 6.5 7 7.5 8 8.5
inflación
p
r
o
b
a
b
i
l
i
d
a
d

d
e

r
e
e
l
e
c
c
i
ó
n
U
U'
voto
λ
1/2
1
) (
*
1
µ µ π − +
*
1
π
0
El gráfico supone que al considerar un desvío de π
1
= λ a
), (
1
µ µ λ π − + ·
d
el gobierno prefiere { ), (
1
µ µ λ π − + ·
d
θ = 1} a
{ ,
1
λ π · θ · ½}. Usando (36), esto implica que:
( )
.
) (
) (
2
) (
2
1
2
2 2
δ
µ µ
δ
λ µ µ λ λ
λ µ µ λ

> ⇒
− − + −
− − +
> K
K
Si el grado de oportunismo K en (38) supera ese umbral, el gobierno está
dispuesto a distorsionar a la economía para ser reelegido (en caso contrario,
no). No sería un equilibrio que la inflación esperada fuera π
1
= λ, ya que el
gobierno tendría un incentivo para desviarse y producir una inflación
), (
1
µ µ λ π − + ·
d
que lo llevara a una curva de indiferencia más alta. Por
tanto, la inflación esperada es más alta en años electorales.
(38)
212 Progresos en Macroeconomía
Si para
,
*
1
π
donde
*
1
π
> λ , el gobierno está indiferente entre {
*
1
π
, θ
=½} y { ) (
*
1 1
µ µ π π − + ·
d
, θ =1}, entonces
*
1
π
sí es un equilibrio (supone-
mos que el gobierno no se desvía si está indiferente). Dada esta estrategia
de equilibrio, las expectativas de inflación de los agentes económicos son
e
1
π
=
*
1
π
> λ .
13
Lo que observan los votantes al momento de la elección no es la infla-
ción de equilibrio, sino los niveles de empleo que resultan de la inflación de
equilibrio. La probabilidad de reelección es un medio porque el partido en
el gobierno es reelegido si tiene un shock positivo de idoneidad, y es reem-
plazado por la oposición si tiene un shock negativo. Ambos estados de la
naturaleza tienen igual probabilidad en el modelo.
La lógica del juego en que se encuentran gobierno y votantes es la si-
guiente. Además del sesgo inflacionario usual del modelo de Barro y Gordon
(1983) debido a problemas de credibilidad cuando la política monetaria es
discrecional, se agrega un sesgo inflacionario adicional debido a la tenta-
ción del partido de gobierno de estimular la economía en años electorales
para aumentar su reputación de idoneidad. Aunque en equilibrio este inten-
to es fútil, si el gobierno no tiene una manera de comprometerse a no distor-
sionar la política en años electorales los votantes van a esperar esta expan-
sión monetaria. El gobierno va a acomodar estas expectativas, ya que si no
lo hiciera daría la impresión de tener baja idoneidad y reduciría sus chances
de reelección por debajo de un medio. Por otro lado, si la expectativa
inflacionaria fuera menor, el gobierno tendría la tentación de producir más
inflación que la esperada.
13
Además de este equilibrio, son posibles equilibrios todavía menos eficientes con tasas de
inflación mayores: la inflación máxima posible es aquella que justo deja indiferente al go-
bierno entre elegir λ y no ser reelegido o elegir la inflación de equilibrio y ser reelegido con
probabilidad un medio; todos los niveles de inflación intermedia entre la solución del texto
y la inflación máxima son equilibrios posibles. Lohmann (1998) evita este problema de
multiplicidad de equilibrios, porque al considerar un continuo de tipos la misma distribu-
ción de probabilidad de tipos de idoneidad determina las creencias para los diferentes valo-
res observados de desempleo. En otras palabras, a diferencia de los modelos con dos tipos,
en los modelos con un continuo de tipos no hay creencias fuera del sendero de equilibrio que
se puedan determinar arbitrariamente, ya que todos los resultados son posibles y están sobre
el sendero de equilibrio, así que el mismo modelo determina las creencias.
Estabilización económica e incentivos políticos 213
VI. Información asimétrica en dos dimensiones
La literatura de ciclos económicos electorales racionales, o PBC racio-
nales, introduce las ideas de que los partidos de gobierno difieren en su
idoneidad y de que esta idoneidad no es directamente observable sino que
tiene que ser inferida a partir del desempeño del gobierno. Este problema de
información incompleta crea un incentivo para que los gobiernos estimulen
la economía en períodos electorales, como vimos en los modelos del ciclo
electoral como una señal (Persson y Tabellini 1990) o como un problema de
credibilidad (Lohmann 1998).
Sin embargo, así como los partidos de gobierno difieren en idoneidad,
también lo hacen en el grado de oportunismo. Estos problemas de diferen-
cias de oportunismo son ubicuos. Por ejemplo, un importante líder político
francés decía: “el presidente es capaz de hacer todo lo que yo soy capaz de
hacer, y yo no soy capaz de hacer todo lo que él es capaz de hacer”.
14
Tufte (1978, cap. 1) da un ejemplo de estas diferencias de oportunismo
en el ciclo electoral. Presenta a Richard Nixon como alguien dispuesto a
acudir a la ingeniería electoral para aumentar sus chances de ganar las elec-
ciones.
15
Esta intención fue frustrada en las elecciones presidenciales de
Estados Unidos en 1960, cuando el presidente Eisenhower no quiso estimu-
lar la demanda agregada como pedía su vice-presidente, pero no en las elec-
ciones de 1972, cuando Nixon se presentó a la reelección y adoptó todo tipo
de medidas electoralistas.
En contraste, Tufte (1978) muestra que Gerald Ford no estuvo dispuesto
a distorsionar la economía en las elecciones presidenciales de 1976. William
Seidman, uno de los consejeros principales de Ford, dijo:
14
Esta frase se la dijo este líder político a Carlos Winograd, quien contó la anécdota en París
en el 2005.
15
Nixon estaba dispuesto a más que la ingeniería electoral, ya que fue forzado a renunciar
por su participación en el espionaje a los demócratas en Watergate. Para mantener la pers-
pectiva, cabe reconocer que en muchos países el uso de los servicios de inteligencia contra
los opositores políticos no conlleva ningún costo político para el presidente.
214 Progresos en Macroeconomía
“I think Mr. Ford’s chances of reelection are very good. As for the
economic lull, we considered the use of stimulus to make sure we
didn’t have a low third quarter, but the president didn’t want anything
to do with a short-term view’’
La visión de corto plazo a la que se refiere Seidman es el ciclo económi-
co electoral.
Si la idoneidad no es conocida de antemano por los votantes, tampoco lo
es el grado de oportunismo. El grado de oportunismo es una característica
de las preferencias de cada individuo que no es observable directamente,
sino que se revela a través de las acciones. Esta idea de información asimétrica
en dos dimensiones, introducida por Stein y Streb (2004) en el contexto de
los modelos de señales a la Rogoff (1990), es aplicada aquí a los problemas
de credibilidad de Lohmann (1998).
A. Los supuestos básicos del modelo
Presentamos la idea de heterogeneidad en dos dimensiones en el marco
de la discusión de la sección anterior. Además de diferir en idoneidad, supo-
nemos que los políticos difieren en su grado de oportunismo.
El modelo está dado por las funciones objetivo (1) y (15) para los ciuda-
danos, las funciones objetivo (6) y (19) para el partido de gobierno (con z
t
=1 cuando es oficialismo y z
t
=0 cuando es oposición), las expectativas
racionales (14), y una estructura de la economía dada por las ecuaciones
(16) a (18). Con el timing de Lohmann (1998), al elegir la política moneta-
ria el partido de gobierno no conoce su shock de idoneidad actual µ
t
, que
puede ser bajo ( 0 <

µ ) o alto (
0 > µ
), por lo que el voto es probabilista.
En cuanto al oportunismo, si bien suponemos que es una característica
permanente de cada dirigente político, es una característica transitoria de
los partidos políticos ya que los líderes van cambiando con el tiempo. Supo-
nemos que el grado de oportunismo puede ser alto, k , o bajo, k . El tipo
k
tiene un oportunismo
k
= K > k ≥ 0. En un extremo, el gobierno tipo
Estabilización económica e incentivos políticos 215
k puede ser no oportunista, k = 0, en cuyo caso sus preferencias son las de
un gobierno benevolente. El siguiente cuadro muestra las creencias previas
(priors) de los votantes sobre los tipos de gobiernos posibles.
Cuadro 1. Creencias sobre tipos posibles
No idóneo Idóneo
(Pr=1-q) (Pr=q)
Menos oportunista (1-s)(1-q) (1-s)q
(Pr=1-s)
Más oportunista s(1-q) sq
(Pr=s)
A diferencia de los votantes, el gobierno sí conoce su nivel de oportunis-
mo k, por lo que esto se transforma en un modelo con señales. Suponemos
que s < ½ para asegurar un equilibrio en estrategias puras, ya que de esa
manera los tipos más oportunistas tendrán un incentivo a mimetizarse par-
cialmente con los tipos menos oportunistas.
La secuencia de cada período es que el gobierno elige la inflación sin
conocer su tipo de idoneidad, pero sí su tipo de oportunismo. Los votantes
observan la tasa de desempleo, pero no la inflación, antes de votar. Hay
elecciones en los períodos impares. Al finalizar el período, se observan la
inflación π
t
, la idoneidad µ
t
del partido en el poder y el oportunismo k (esta
información se dispone recién para las decisiones futuras).
Gráfico 8. Secuencia con heterogeneidad en dos dimensiones
π
t
e
µ
t
u
t
revelado
π
t voto si
t
impar
k
216 Progresos en Macroeconomía
B. La solución del modelo
En el período 2 no hay elecciones. Este período se resuelve por induc-
ción hacia atrás. Cualquiera en el gobierno minimiza (6) en valor esperado,
sujeto a (16) y (17). Esto es similar a la ecuación (33), solo que ahora la
pérdida esperada es condicional al grado de oportunismo además de la ido-
neidad previa:
[ ] ( ) k u k L
e of
− + − − + ·
1 2 2
2
2
1 2 2
2
) (
) , . ( E µ π π λ λ
π
µ
Al minimizar la pérdida esperada respecto a su instrumento de política
π
2
, fija una inflación π
2
= λ. Como el sector privado prevé esto, no hay
sorpresas inflacionarias:

2 2
λ π π · ·
e
El desempleo va a estar determinado por la idoneidad del gobierno en el
segundo período, ε
2
= µ
1
+ µ
2
, por lo que es decreciente en µ
1
.
Equilibrio con diferenciación parcial
El período 1 no se puede resolver por inducción hacia atrás por la
circularidad de las decisiones óptimas. Si cada gobierno condiciona su po-
lítica a su tipo, el equilibrio es de diferenciación (o agrupación) parcial.
Como no conocen ex-ante su idoneidad, el tipo relevante es su grado de
oportunismo. Analizamos las condiciones para un equilibrio con diferen-
ciación parcial en estrategias puras, que requiere que la proporción de los
políticos más oportunistas s no supere un medio. Si no se cumpliera la con-
dición s < ½, el equilibrio sería en cambio con estrategias mixtas (por razo-
nes de espacio no analizamos este caso, que no agrega ninguna intuición
especial).
Dada la incertidumbre sobre la idoneidad, los gobiernos eligen los instru-
(39)
(40)
Estabilización económica e incentivos políticos 217
mentos de política económica y no los resultados de las políticas. Propone-
mos las siguientes estrategias de equilibrio. Un tipo menos oportunista eli-
ge una inflación
*
1 1
) ( π π ·

k
tal como se define en el texto de la sección
anterior, al analizar la solución del gráfico 7.
16
En tanto, un tipo más opor-
tunista elige una inflación
) (
1
k π
tal que tenga en el peor de los casos una
tasa de desempleo igual a un tipo menos oportunista con un shock posi-
tivo de idoneidad:
) (
1
k π
= ) (
*
1
µ µ π − + . En consecuencia, la inflación es-
perada es:
) ( ) 1 ( ) (
) ( ) (
) (
1 1 1 1 1
*
1 1
*
1 1

− + · ⇒
¹
¹
¹
'
¹
− + ·
·

k s k s
k
k
e
π π π
µ µ π π
π π
Reemplazando las políticas monetarias de cada tipo, resulta que
e
1
π
=
) (
*
1
µ µ π − + s . Dadas estas políticas, el desempleo resultante va a depender
tanto de la política monetaria de cada tipo como de su shock ex-post de
idoneidad:
( )
( )
1 1 1 1 1
1 1 1 1 1
) ( ) , (
) ( ) , (
µ π π µ
µ π π µ
− − − ·
− − − ·
e
e
k u k u
k u k u
Las creencias sobre el sendero de equilibrio están determinadas por las
estrategias de equilibrio y las creencias previas sobre distribución de los
diferentes tipos:
µ µ µ
µ µ µ µ
µ µ µ
· ⇒ ·
· ⇒ · ·
· ⇒ ·
e h
e m
e l
k u u
k u k u u
k u u
) , (
) , ( ) , (
) , (
1 1
int
1 1 1
1 1
16
Lo que se menciona en nota al pie 13 de que son posibles equilibrios menos eficientes, con
mayor inflación, se aplica también aquí. El criterio intuitivo no permite eliminar estos otros
equilibrios con diferenciación parcial.
(41)
(42)
(43)
218 Progresos en Macroeconomía
En la ecuación (43), µ
int
representa un promedio ponderado de la idonei-
dad de los tipos oportunistas competentes y los tipos oportunistas incompe-
tentes. Dadas las creencias previas de que q = ½, este promedio ponderado
tiene un valor esperado positivo cuando la proporción de políticos más opor-
tunistas s es menor a ½:
2
1
s ,
2
1
q ra 0
) 1 ( ) 1 (
) 1 ( ) 1 (
int
< · >
− + −
− + −
≡ pa
q s q s
q s q s µ µ
µ
Por tanto, con una proporción s < ½ la señal intermedia
m
u
1
asegura a un
gobierno más oportunista la reelección. Esto se debe a que la pérdida espe-
rada de los votantes en el período 2 es más baja si un gobierno con
0 >
e
µ
es reelecto, ya que la oposición tiene un valor esperado de idoneidad de
cero. Dada una inflación esperada
e
1
π
= ) (
*
1
µ µ π − + s y s < ½, de (42) y (43)
se sigue que
0
1
> −u u
h
, mientras que tanto
0
1
<
m
u
como
0
1
< −u u
l
.
Las creencias fuera de equilibrio de los votantes no están determinadas
por las señales de equilibrio en (43) ni por las creencias previas. Supone-
mos que la idoneidad esperada es decreciente en la tasa de desempleo:
µ µ
µ µ
µ µ
· ⇒ >
· ⇒ > >
· ⇒ <
e m
e l m
e l
u u
u u u
u u
1 1
int
1 1 1
1 1
Queda verificar que las estrategias propuestas en (41), con las señales en
(43), efectivamente forman un equilibrio Bayesiano perfecto. Usando las
soluciones del período 2 en (40) y las restricciones (16) y (17), si el gobier-
no es reelegido con probabilidad θ, la pérdida esperada para el tipo k de
elegir π
1
es
[ ] ( ) .
2
) (
2
) (
) . ( E
2
1 1
2
1
1 1

,
_

¸
¸
− + +

,
_

¸
¸
− − − + · k u k u L
e of
θ λ
λ
δ π π λ λ
π
µ
(44)
(45)
(46)
Estabilización económica e incentivos políticos 219
Esto es como (36) en la sección anterior, sólo que k no es una constante
conocida por los ciudadanos. Despejando la ecuación (46) en términos de
θ, para una pérdida esperada
EL
la curva de indiferencia es:
( )
k
EL k u
e
δ
λ
δ π π λ λ
π
θ
− + − − − +
·
2
) (
2
) (
2
1 1
2
1
Diferenciando la curva de indiferencia (que es convexa, ya que la deri-
vada segunda es positiva), el mínimo no depende del tipo de oportunismo:
λ π
δ
λ π
π
θ
· ⇒

·
1
1
1
en minímo
d
k d
Dado que
k
> , k se sigue de (48) que las curvas de indiferencia de los
tipos más oportunistas son más planas. El gráfico 9 representa las curvas de
indiferencia de ambos tipos.
(47)
(48)
Gráfico 9. Equilibrio con diferenciación parcial
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
5 5.5 6 6.5 7 7.5 8 8.5 9
inflación
p
r
o
b
a
b
i
l
i
d
a
d

d
e

r
e
e
l
e
c
c
i
ó
n
U(oportunismo bajo)
U(oportunismo alto)
voto
*
1
π ) (
*
1
µ µ π − +
λ
1/2
1
0
El gráfico supone que k supera el umbral en (38), llevando a un sesgo en
períodos electorales. La inflación
*
1
π que elige el tipo k es tal que está indi-
(λ)
2
2
( )
+ λu
- EL
220 Progresos en Macroeconomía
ferente entre {
,
*
1
π
θ =1/2} y { ), (
*
1
µ µ π − + θ =1}. Dada su indiferencia,
suponemos que elige la inflación más baja.
La curva del tipo
k
muestran que está dispuesto a ir aún más lejos para
ser reelegido. Como tiene curvas de indiferencias más planas,
k
está dis-
puesto a aumentar la tasa de inflación en ) ( µ µ − para aumentar sus chances
de reelección de ½ a 1 ya que el beneficio es mayor al costo:
( )
k δ
µ µ λ
π µ µ π
− −
− − +
>
2
) ( ) (
2
1
2 * 2 *
Consideramos el equilibrio con diferenciación parcial más eficiente. En
otros equilibrios donde los votantes esperan que el tipo k elija una inflación
más alta, la condición (49) para el tipo
k
se vuelve más restrictiva, exigien-
do que haya una diferencia más substancial entre el grado de oportunismo
de ambos tipos.
Equilibrio con diferenciación
Para que haya un equilibrio con diferenciación donde se distingan los
tipos idóneos de los no idóneos a través de la señal de la tasa de desempleo,
todos los tipos tendrían que elegir la misma política monetaria.
El único rango donde se puede asegurar que sólo existen equilibrios con
diferenciación es cuando ni k ni
k
cumplen la condición (38). Implicaría
que no hay ciclo electoral por la simple razón de que a la mayoría de los
políticos no les interesa la reelección por sí misma.
VII. Pasando todo en limpio: enfoques comparados
A fin de pasar los resultados en limpio, resumimos en el cuadro 2 las
predicciones de los modelos miopes y racionales de política monetaria en
torno a un período electoral.
El modelo de Nordhaus (1975) es el único que predice que el desempleo
(49)
Estabilización económica e incentivos políticos 221
Cuadro 2. Comparación de los patrones cíclicos
Modelo Inflación ( π ) Desempleo ( υ )
Período Período Período Período
electoral postelectoral electoral postelectoral
Nordhaus (1975) λ (1 + K/ε) λ u − λ K/ε u + λ K/ε
McCallum (1978) λ λ
u u
Persson y Tabellini (1990) ) ) ( (
1
λ µ π λ − + q λ
u
µ q u −
Lohmann (1998)
λ π >
*
1
λ
u µ q u −
Heterogeneidad
bidimensional
) (
*
1
µ µ π − + s
λ
u µ ) 1 ( s q u − −
cae ante de las elecciones y sube después. En contraste a este modelo, que
algunos llaman el modelo miope, ninguno de los cuatro modelos racionales
prevé una caída del desempleo antes de las elecciones. Sin embargo, los tres
modelos de información incompleta predicen una caída del desempleo des-
pués de las elecciones. Este efecto positivo es lo que Lohmann (1998) llama
el efecto de selección de las elecciones, ya que los votantes reeligen a los
gobiernos que muestran ser más capaces que el promedio. Este efecto selec-
ción positivo es aminorado cuando hay información asimétrica en dos di-
mensiones.
Este ciclo político en el desempleo a veces se expresa alternativamente
en términos de un ciclo político en el producto. Una caída del desempleo se
asocia a una expansión del producto y un aumento del desempleo a una
caída del producto. En esta línea, la ley de Okun establece una relación
lineal inversa entre desempleo y desvíos del producto en torno al nivel po-
tencial, o entre el desempleo y la tasa de crecimiento del producto.
Por otro lado, el único modelo que no prevé un ciclo electoral en la
política monetaria es McCallum (1978). En cambio, tanto Nordhaus (1975)
como los tres modelos racionales de ciclos electorales bajo información
incompleta prevén una expansión monetaria antes de las elecciones. En es-
222 Progresos en Macroeconomía
tos modelos la política monetaria está representada directamente por la tasa
de inflación. Esto es un atajo simplificador que se basa en la noción de que
la política monetaria mueve a los precios.
Como comentamos antes, la evidencia empírica no ha encontrado un
ciclo claro del producto y del desempleo alrededor de las elecciones, en
contraste a lo que predice Nordhaus (1975). Sí se encuentra en los países de
la OECD evidencia robusta sobre la expansión de la política monetaria an-
tes de las elecciones, algo que se revela en un aumento posterior de la infla-
ción. Esto es consistente con los modelos racionales de ciclos electorales
bajo información incompleta, y también con la intuición original de Nordhaus
(1975) de que los gobiernos pueden estar dispuestos a distorsionar la políti-
ca económica si eso ayuda a sus chances electorales.
Pasamos ahora a poner en perspectiva los resultados los diferentes mo-
delos racionales con información incompleta. Lohmann (1998) se abstrae
de los ciclos como señales de la idoneidad del gobierno, para aislar el pro-
blema fundamental de credibilidad antes de las elecciones. El modelo con
heterogeneidad en dos dimensiones muestra sin embargo que el problema
de interpretar señales sigue presente para los votantes en este contexto. El
problema de credibilidad no es trivial, ya que depende de en quién tenga-
mos que confiar. No todo el mundo es igualmente confiable o desconfiable.
Eso lo aprendemos de la experiencia, no lo conocemos a priori.
Por otro lado, con información asimétrica en dos dimensiones ya no se
cumple que hacer ciclo sea señal de idoneidad, como en Rogoff (1990) o en
Persson y Tabellini (1990). No queda nada de lo que critican Alesina, Roubini
y Cohen (1997) de los ciclos oportunistas racionales, la característica incó-
moda de que sólo distorsionan los más capaces. Acá, hacer ciclo es una
señal del grado de oportunismo.
Una consecuencia importante de la información asimétrica en dos di-
mensiones es que ilustra un problema de selección adversa en política: al
provocar un ciclo, los tipos más oportunistas embarran la cancha, aumen-
tando su probabilidad de reelección, aunque sean incompetentes. Es decir,
en lugar de que los ciclos electorales sean una forma de crear información
Estabilización económica e incentivos políticos 223
sobre la idoneidad, como en Rogoff (1990), o de que no la afecten en abso-
luto, como en Lohmann (1997), aquí los ciclos electorales destruyen infor-
mación valiosa para los votantes.
VIII. Extensiones
A. ¿Ciclos monetarios o fiscales?
Estos modelos de ciclos electorales en la política monetaria se han pre-
sentado por su importancia en el desarrollo de la literatura de ciclos electo-
rales. Sin embargo, tal como plantea Friedman (1961) en su discusión de la
política monetaria, si hay rezagos largos y variables (long and variable lags)
en la transmisión de los efectos de la política monetaria al empleo y al pro-
ducto, la política monetaria no puede ser fácilmente utilizada para producir
efectos de corto plazo. Lindbeck (1976) menciona este problema en el con-
texto específico de los intentos por explotar la política monetaria con fines
electorales, una política inherentemente de corto plazo.
En un trabajo que celebra y resume los veinticinco años de la literatura
de ciclos económicos electorales, Drazen (2001) concluye que una política
monetaria activa no parece ser el canal que explica los ciclos electorales.
Para él la evidencia apunta más a la política fiscal como fuente de los ciclos
electorales. Sin embargo, extrapolando de la experiencia de Estados Uni-
dos, sugiere una variante donde la política monetaria juega un rol pasivo,
pero importante, acomodando los ciclos electorales en las variables fisca-
les. Este es un ángulo interesante para explorar, ya que apunta a la
interrelación entre política monetaria y fiscal.
En Lindbeck (1976) ya aparece el reconocimiento de que la política fis-
cal puede ser un instrumento de corto plazo eficaz para la manipulación
electoral. La literatura empírica de los ciclos electorales en el presupuesto
(political budget cycles) parte del trabajo de Tufte (1978), que encontró
episodios de subas de gasto y bajas de impuestos antes de las elecciones en
países de la OECD. Por su parte, Ames (1987) encontró en países de Amé-
224 Progresos en Macroeconomía
rica Latina un patrón en el cuál el gasto subía antes de las elecciones y caía
después. La literatura teórica sobre ciclos fiscales en el presupuesto arranca
con Rogoff y Sibert (1988) y Rogoff (1990), en una dirección que la litera-
tura reciente ha explorado a fondo.
El modelo de política monetaria planteado por Nordhaus (1975) está
pensado para países estables que tienen precios pegajosos, por lo que las
políticas monetarias expansivas afectan al empleo y el producto antes de
afectar la inflación. Este timing donde el empleo se observa antes que la
inflación no es en cambio un supuesto apropiado para países con alta infla-
ción, como ha sido típicamente el caso de Argentina y América Latina.
A partir de la experiencia de América Latina, Stein y Streb (2004) desa-
rrollan un modelo de ciclo fiscal para contextos de alta inflación con pre-
cios flexibles. La tasa de devaluación es un impuesto y hay un tradeoff entre
devaluación presente y futura. Bajo información incompleta, un gobierno
oportunista puede aprovechar este tradeoff, postergando una devaluación
hasta después de las elecciones para parecer idóneo y aumentar sus chances
electorales.
17
Bonomo y Terra (2005) dan una lógica complementaria a los ciclos
cambiarios en América Latina, la puja distributiva entre sectores transables
con poder de lobby que quieren un tipo de cambio depreciado y los consu-
midores con poder electoral que quieren un tipo de cambio apreciado. Este
conflicto parece ser relevante para los países latinoamericanos con grandes
sectores manufactureros, ya que sólo ahí Blomberg, Frieden y Stein (2005)
encuentran una presión para devaluar y tener un tipo de cambio más depre-
ciado. Esto concuerda con las intuiciones de Downs (1957) y Olson (1965)
sobre acción colectiva, ya que es más facil para grupos pequeños organizar-
se: mientras la agricultura está compuesta de muchos pequeños productores
desperdigados, en la industria hay sectores muy concentrados.
17
Esto coloca la lógica monetarista perversa de Sargent y Wallace (1981) en un contexto de
economía política.
Estabilización económica e incentivos políticos 225
B. Ciclos oportunistas e ideológicos
Mientras los modelos oportunistas predicen una manipulación
(pre)electoral de la política monetaria, los modelos ideológicos de ciclo
electoral predicen diferencias postelectorales en las políticas monetarias.
La lógica se basa en que cuando el gobierno cambia de manos entre la dere-
cha y la izquierda, cambian los objetivos de política: los partidos socialistas
le dan un mayor peso relativo al empleo y los partidos conservadores a la
estabilización (ver por ejemplo Alesina, Roubini y Cohen 1997).
Nos concentramos en los modelos oportunistas porque su lógica es más
básica. El punto central es que a los políticos les interesa la reelección. Este
caso es lo esperable, dada por ejemplo la fuerte evidencia que las reformas
constitucionales dan del interés de los políticos por perpetuarse en el poder.
En este sentido, después de la experiencia con Rosas, la Constitución
Nacional de Argentina de 1853 estipuló que “El presidente y vicepresidente
duran en sus empleos el término de seis años, y no pueden ser reelegidos
sino con intervalo de un período”.
18
Las constituciones provinciales tenían
cláusulas similares. Corbacho (1998) muestra cómo la prohibición de la
reelección del gobernador fue eliminada en una provincia tras otra, en un
proceso que antecedió y contribuyó a la reforma de la Constitución Nacio-
nal de 1994 que posibilitó la reelección inmediata del presidente. Serrafero
(1997) presenta evidencia sobre los límites a la reelección presidencial en
las constituciones nacionales de América, así como de las reformas de va-
rias constituciones para posibilitar la reelección inmediata del presidente.
El proceso muestra que algunos políticos están dispuestos a mover cielo y
tierra para poder ser reelegidos.
En cambio, los ciclos ideológicos dependen mucho de detalles del mo-
mento histórico que no son características permanentes. Las ideas de Alesina
18
Streb (1999) analiza cómo esta cláusula de reelección no inmediata lleva al gobierno a
enfocarse en las consecuencias de largo plazo de sus políticas, en lugar de las consecuencias
de corto plazo. En el modelo no sólo hay diferencias transitorias sino permanentes de
idoneidad, que llevan a que las reputaciones de los líderes políticos sean duraderas.
226 Progresos en Macroeconomía
de que en Europa los partidos socialistas favorecen políticas monetarias
más expansivas que los partidos conservadores, y que en Estados Unidos
hace lo mismo el partido demócrata comparado con el partido republicano,
no es válido hoy en día. El socialismo de Felipe González en España, el
laborismo de Tony Blair en Inglaterra y la administración demócrata de Bill
Clinton en Estados Unidos mostraron gobiernos preocupados por una infla-
ción baja, en contra de lo que predice el modelo ideológico.
Estos ejemplos apuntan a un sentido de diferencias ideológicas entre los
partidos de derecha e izquierda sobre política monetaria que no tiene que
ver con diferencias en las preferencias relativas entre inflación y desem-
pleo. Tiene que ver con diferencias en la manera que se percibe que funcio-
na el mundo. Esto encaja con la idea de Friedman (1953) de que gran
parte de las discusiones económicas no se deben a diferencias normati-
vas profundas, sino a diferencias positivas en las predicciones sobre las
consecuencias de medidas alternativas de política económica. Tal vez la
explicación es que, como dijo Franco Modigliani en 1977, somos todos
monetaristas ahora.
IX. Remedios institucionales
La literatura reciente se ha volcado a investigar remedios institucionales
para frenar la utilización política de los instrumentos de estabilización
macroeconómica. Esto sigue los lineamientos programáticos trazados por
Downs (1957, cap. 15): al abandonar el modelo de planificador benevolen-
te, pasa a ser relevante ver cómo los detalles institucionales afectan a la
política económica.
Nordhaus (1989) reconoce que el ciclo político va mutando a lo largo
del tiempo debido a cambios institucionales. El congreso de los Estados
Unidos, en respuesta a la manipulación electoral de la política monetaria
por el presidente, asumió una supervisión más estricta de la Reserva Fede-
ral a partir de la segunda mitad de la década del 70. Además, se estableció
en 1974 la Congressional Budget Office para un control independiente del
Estabilización económica e incentivos políticos 227
presupuesto. Y algunas partes del presupuesto que estaban bajo la absoluta
discreción del presidente pasaron a estar regulados por ley, por ejemplo la
indexación automática de los beneficios de seguridad social.
Respecto a los arreglos institucionales, los argumentos a favor de un
banco central independiente son muy conocidos. Rogoff (1985) introduce
el tema de la delegación de la política monetaria a un banco central con
preferencias conservadoras como una manera de aliviar el sesgo inflaciona-
rio debido a problemas de credibilidad. Dada nuestra especificación (1),
para evitar el sesgo inflacionario habría que delegar en alguien que sólo se
preocupa por la inflación y tiene un peso λ nulo para la tasa de desempleo.
En un contexto como el modelo de precios pegajosos de Fischer (1977)
donde hay shocks exógenos a la economía que le da al banco central un rol
estabilizador, lo óptimo es la delegación a alguien con preferencias inter-
medias (Persson y Tabellini 1990, cap. 2).
Drazen (2001) plantea que aunque un banco central sea independiente,
puede adoptar una política más permisiva en años electorales. Esto no se
debe a la intención de estimular la demanda agregada, sino que busca aco-
modar la política fiscal expansiva de los gobiernos en años electorales para
evitar que se dispare la tasa de interés. Cuando la tasa de interés sube mu-
cho, el banco central arriesga pasar al centro de la escena política. Una
política monetaria más acomodaticia permite que la política monetaria que-
de en un segundo plano.
Lohmann (1998b) plantea una cuestión política esencial para la inde-
pendencia del banco central, la existencia de actores de veto al poder ejecu-
tivo. Da un ejemplo en el contexto del sistema federal alemán. Cuando el
gobierno federal y los gobiernos regionales no estaban alineados política-
mente, los representantes de los gobiernos regionales frenaban los intentos
de manipulación electoral de la política monetaria del Bundesbank por el
ejecutivo. Controlando por esto, encuentra evidencia rotunda de un ciclo
electoral en la política monetaria alemana.
El tema de información asimétrica es crucial para los modelos raciona-
les de ciclo, ya que sin información asimétrica no debiera haber ciclo. Esto
228 Progresos en Macroeconomía
se ha investigado empíricamente para el caso de los ciclos presupuestarios.
Shi y Svensson (2002) miden el grado de información de los votantes con
una proxy dada por el grado de libertad de prensa y la disponibilidad de
radios por capita. Encuentran que los ciclos presupuestarios en un amplio
grupo de países desarrollados y en desarrollo dependen de su medida de
información asimétrica, combinada con una medida de renta política.
19
Los
denominan ciclos electorales condicionales (conditional PBC).
En un trabajo muy interesante, Alt y Lassen (2006) usan medidas espe-
cíficas del grado de transparencia presupuestaria en países de la OECD para
medir el grado de información asimétrica. Encuentran que los ciclos presu-
puestarios se dan en los países con baja transparencia, lo que corrobora
que la información incompleta es esencial para que pueda darse un ciclo
electoral.
Además de la asimetría de información, es preciso que el ejecutivo tenga
discrecionalidad para que se produzca un ciclo presupuestario. Esta condi-
ción no es trivial, ya que en el proceso presupuestario hay un actor de veto
natural, la legislatura. En años electorales, la legislatura puede bloquear un
presupuesto expansivo si no está alineado con el presidente, siguiendo una
lógica parecida a la de los contrapesos políticos en Lohmann (1998b). En
esta línea, Saporiti y Streb (2003) muestran que una condición necesaria
para un ciclo fiscal es que no haya una legislatura que frene las propuestas
del ejecutivo, o sino que la legislatura no tenga poder para hacer cumplir la
ley presupuestaria. Para que una regla presupuestaria sea creíble, el poder
ejecutivo debe enfrentar un actor de veto efectivo que imposibilite violarla
en años electorales.
Dado que los pedidos de transparencia son un reclamo de los partidos de
oposición, uno puede conjeturar que la transparencia presupuestaria y la
19
Shi y Svensson (2002) combinan su medida de información asimétrica con un índice de
rentas políticas, por lo que no miden el impacto puro de la información asimétrica. Su índice
de rentas políticas es un promedio de cinco índices del ICRG (corrupción de gobierno,
respeto de la ley, calidad de la burocracia, riesgo de expropiación y riesgo de cambios
contractuales).
Estabilización económica e incentivos políticos 229
presencia de fuertes partidos de oposición que constituyen actores de veto
están empíricamente asociadas.
X. La función de preferencias sociales
Junto con un gobierno oportunista interesado en ganar elecciones, el
marco básico para analizar el ciclo han sido las ecuaciones (1) de la función
de preferencias sociales y (2) de la curva de Phillips de corto plazo amplia-
da por expectativas.
Al formalizar una función de pérdida social que depende de la inflación
y del desempleo, Nordhaus (1975) abrió paso a una enorme literatura de
cómo se toman las decisiones de política monetaria en forma endógena. Sin
embargo, esta es una forma reducida. Nordhaus no deriva esta formulación
de un modelo microeconómico ni presenta mucha evidencia empírica al
respecto.
La idea original de la función de pérdidas se asocia a Arthur Okun, que
sumaba la tasa de inflación anual (en valor absoluto) y la tasa de desempleo
para tener una medida de incomodidad (discomfort factor) de la economía
(Lovell y Tien 2000). Este índice de incomodidad económica pasó a llamar-
se a partir de la campaña presidencial de Reagan en 1980 el índice de mise-
ria económica (economic misery index). Además de ser un arma política
efectiva, Lovell y Tien (2000) encuentran que este índice lineal es un buen
predictor del índice del estado de ánimo de los consumidores (index of
consumer sentiment).
Más directamente relevante para el problema del voto es la evidencia de
cómo la popularidad del gobierno cae cuando aumentan el desempleo o la
inflación, según estudios sobre Estados Unidos, Alemania y Reino Unido
reseñados en Frey (1978) que son reproducidos por Nordhaus (1989).
Nordhaus agrega que a pesar de la diversidad de maneras en las cuáles el
gobierno influye en la sociedad, es llamativo cómo en Estados Unidos la
popularidad general del presidente tiene una correlación altísima con su
popularidad específica en temas económicos.
230 Progresos en Macroeconomía
Recientemente se ha desarrollado una literatura sobre el bienestar subje-
tivo. Esta literatura es particularmente relevante, en tanto Nordhaus (1975)
plantea que para decidir sus votos los ciudadanos comparan la utilidad
bajo el actual gobierno con una determinada utilidad de reserva bajo la
oposición.
Di Tella, MacCulloch y Oswald (2001) concluyen que tanto la inflación
como el desempleo son factores empíricamente significativos para explicar
las respuestas de los ciudadanos sobre su nivel de satisfacción personal,
aunque concluyen que el desempleo es más importante que la inflación.
Welsch (2007) encuentra que una vez que se agrega la tasa de crecimiento,
siguiendo la idea del índice de miseria ampliado de Barro, son igualmente
importantes para explicar el bienestar subjetivo el objetivo de estabilidad,
medido por la inflación, y los objetivos combinados de desempleo y creci-
miento, lo que justificaría darle igual peso al desempleo y a la inflación en
los índices tradicionales. Estos resultados empíricos apoyan la intuición bá-
sica de Nordhaus (1975) de modelar en forma reducida la utilidad de los
ciudadanos como dependiente de la tasa de inflación y del desempleo.
Además de los problemas de impuestos distorsivos planteados por Cal-
vo (1978) y Barro y Gordon (1983), en Woodford (2003) se puede encon-
trar una fundamentación microeconómica reciente de la estructura econó-
mica de este capítulo. La tasa natural de desempleo puede ser mayor que la
tasa de desempleo óptima debido a la competencia monopólica. Las friccio-
nes en los ajustes de precios nominales llevan además a que haya una rela-
ción inversa entre inflación y desempleo en el corto plazo (ver Heymann
2007 para una descripción sucinta). El hecho de que la tasa natural de des-
empleo sea mayor que la tasa óptima justifica el conflicto entre los objeti-
vos de baja inflación y bajo desempleo.
XI. Para muestra, un botón
Este capítulo cubre un campo muy específico dentro de las contribucio-
nes de la economía política a la macro. Para ilustrar la lógica del enfoque, se
Estabilización económica e incentivos políticos 231
concentra en un tema acotado, los ciclos electorales. Al modelar los ciclos
oportunistas, deja de lado los ciclos originados en diferencias ideológicas
(partisan business cycles) discutidos entre otros por Alesina, Roubini y
Cohen (1997). Esto se debe a que la lógica de los ciclos oportunistas es más
básica y permanente.
Como el hilo argumental se centra en la contribución original de Nordhaus
(1975) y las modificaciones que sufre a la luz de la literatura posterior, se
restringe a modelar los ciclos de política monetaria (political business cycles),
obviando los modelos de ciclos presupuestarios (political budget cycles)
que surgen a partir de Rogoff y Sibert (1988).
Los modelos más recientes de ciclos electorales racionales no solo in-
cluyen expectativas racionales, sino que demandan complejos razonamien-
tos de teoría de juegos a los votantes. Sin embargo, Downs (1957, cap. 13)
presenta la siguiente paradoja: dado que mi voto individual no puede afec-
tar los resultados en elecciones multitudinarias, ¿qué sentido tiene que in-
vierta en información para votar mejor? Es el problema de los votantes
racionalmente desinformados.
20
Olson (2000) lo marca como el problema
central de acción colectiva en una democracia. En vista de estos problemas
de información, el uso de reglas de votos heurísticas puede ser un área fruc-
tífera a investigar.
Una conjetura es que los problemas de información asimétrica están li-
gados al contexto institucional, en tanto sean partidos fuertes de oposición
los que imponen más transparencia y rendición de cuentas al gobierno.
Aunque Montesquieu, en el libro 11 de El espíritu de las leyes, enfatizaba la
importancia de frenos y contrapesos institucionales como fuente de gobier-
no moderado, esto fue expresamente desechado por los economistas que lo
siguieron.
21
Luego, bajo el supuesto convencional de que el gobierno busca
20
En contraposición a los ciudadanos y consumidores, Downs (1957) apunta que los grupos
de productores tienen no sólo más información sino más incentivos para afectar las políticas
públicas, lo que explica que las políticas públicas no tengan mucho que ver con el votante
mediano.
21
En su estudio de las ideas del siglo XVIII, Hirschman (1976, parte 2) muestra que para los
232 Progresos en Macroeconomía
maximizar el bienestar de la sociedad, estas cuestiones se volvieron invisi-
bles. Downs (1957, cap. 15) retoma esta línea institucional, donde no da lo
mismo el análisis de la política económica en una democracia o en una
dictadura, e importa la estructura constitucional específica que adopta una
democracia. La política económica no es independiente del marco político.
Referencias
Akerlof, George (1970), “The market for ‘lemons’: Quality uncertainty and
the market mechanism”, Quarterly Journal of Economics 84: 488-500.
Alesina, Alberto, Nouriel Roubini, y Gerald D. Cohen (1997), Political
Cycles and the Macroeconomy, Cambridge, MA: MIT Press.
Alt, James E., y David D. Lassen (2006), “Transparency, political
polarization, and political budget cycles in OECD Countries”, American
Journal of Political Science 50: 530-550.
Ames, Barry (1987), Political Survival: Politicians and Public Policy in
Latin America, Berkeley, CA: University of California Press.
Barro, Robert, y David Gordon (1983), “A positive theory of monetary
policy in a natural rate model”, Journal of Political Economy 91: 589-
610.
Blomberg, S. Brock, Jeffrey Frieden, y Ernesto Stein (2005), “Sustaining
fixed rates: The political economy of currency pegs in Latin America”,
Journal of Applied Economics 7: 203-225.
fisiócratas (autodenominados “los economistas”) estos frenos y contrapesos de Montesquieu
eran trabas que llevaban a un gobierno débil e ineficaz. Los fisiócratas confiaban en cambio
en la racionalidad del gobierno, por lo cuál concentraban su esfuerzo en medidas eficientes
de política económica para aconsejar al gobernante, que las adoptaría en tanto redundaran
también en su propio provecho. Sin embargo, como enfatiza una y otra vez Montesquieu en
El espíritu de las leyes, postular racionalidad para explicar la acción concreta de un soberano
único con poder absoluto es discutible.
Estabilización económica e incentivos políticos 233
Bonomo, Marco, y Cristina Terra (2005), “Elections and exchange rate policy
cycles”, Economics and Politics 17: 151-176.
Buchanan, James, y Gordon Tullock (1962), The Calculus of Consent, Ann
Arbor, MI: University of Michigan Press.
Calvo, Guillermo A. (1978), “On the time consistency of optimal policy in
a monetary economy”, Econometrica 46: 1411-1428.
Cho, In-Koo, y David M. Kreps (1987), “Signaling games and stable
equilibria”, Quarterly Journal of Economics 102: 179-221.
Corbacho, Alejandro (1998), “Reformas constitucionales y modelos de
decisión en la democracia argentina, 1984-1994”, Desarrollo Económico
37: 591-616.
Cukierman, Alex, y Allan H. Meltzer (1986) “A positive theory of
discretionary policy, the cost of democratic government, and the benefits
of a constitution”, Economic Inquiry 24: 367-388.
Di Tella, Rafael, Robert J. MacCulloch y Andrew J. Oswald (2001),
“Preferences over inflation and unemployment: Evidence from surveys
of happiness”, American Economic Review 91: 335-341.
Downs, Anthony (1957), An Economic Theory of Democracy, Boston, MA:
Addison-Wesley Publishing Co.
Drazen, Allan, (2001), “The political business cycle after 25 years”, en B.
S. Bernanke y K. Rogoff, eds., NBER Macroeconomics Annual 2000,
Cambridge, MA: MIT Press.
Fischer, Stanley (1977), “Long-term contracts, rational expectations, and the
optimal money supply rule”, Journal of Political Economy 85: 191-206.
Frey, Bruno S. (1978), “Keynesian thinking in politico-economic models”,
Journal of Post Keynesian Economics 1: 71-81.
Friedman, Milton (1953), “The methodology of positive economics”, en
M. Friedman, Essays in Positive Economics, Chicago: University of
Chicago Press.
234 Progresos en Macroeconomía
Friedman, Milton (1961), “The lag in effect of monetary policy”, Journal
of Political Economy 69: 447-466.
Gibbons, Robert (1992), Game Theory for Applied Economists, Princeton,
NJ: Princeton University Press.
Heymann, Daniel (2007), “Desarrollos y alternativas: Algunas perspectivas
del análisis macroeconómico”, en D. Heymann, ed., Progresos en
macroeconomía, Buenos Aires: Temas.
Hirschman, Albert O. (1976), The Passions and the Interests. Political
Arguments for Capitalism before its Triumph, Princeton, NJ: Princeton
University Press.
Hotelling, Harold (1929), “Stability in competition”, Economic Journal 39:
41-57.
Kalecki, Michal (1943), “Political aspects of full employment”, Political
Quarterly 7: 322-331.
Kydland, Finn E., y Edward C. Prescott (1977), “Rules rather than discretion:
The inconsistency of optimal plans”, Journal of Political Economy 85:
473-91.
Lindbeck, Assar (1976), “Stabilization policy in open economies with
endogenous politicians”, American Economic Review Papers and
Proceedings mayo: 1-19.
Lohmann, Susanne (1998) “Rationalizing the political business cycle: A
workhorse model”, Economics and Politics 10: 1-17.
Lohmann, Susanne (1998b), “Federalism and central bank independence:
The politics of German monetary policy, 1957-1992”, World Politics
50: 401-446
Lovell, Michael C., y Pao-Lin Tien (2000), “Economic discomfort and
consumer sentiment”, Eastern Economic Journal 26: 1-8.
Estabilización económica e incentivos políticos 235
Lucas, Robert E. (1973), “Some international evidence on output-inflation
tradeoffs”, American Economic Review 63, 326-334.
McCallum, Bennet T. (1978), “The political business cycle: An empirical
test”, Southern Economic Journal 44: 504-515.
Montesquieu (1989) [1748], The Spirit of the Laws, Cambridge: Cambridge
University Press.
Muth, John F. (1960), “Optimal properties of exponentially weighted
forecasts”, Journal of the American Statistical Association 55: 299-306.
Muth, John F. (1961), “Rational expectations and the theory of price
movements”, Econometrica 29: 315-335.
Nordhaus, William D. (1975), “The political business cycle”, Review of
Economic Studies 42: 169-190.
Nordhaus, William D. (1989), “Alternative approaches to the political
business cycle”, Brookings Papers on Economic Activity 2: 1-68.
Olson, Mancur (1965), The Logic of Collective Action: Public Goods and
the Theory of Groups, Cambridge, MA: Harvard University Press
Olson, Mancur (2000), Power and Prosperity. Outgrowing Communist and
Capitalist Dictatorships, New York, NY: Basic Books.
Persson, Torsten, y Guido Tabellini (1990), Macroeconomic Policy,
Credibility and Politics Chur, Suiza: Harwood Academic Publishers.
Rogoff, Kenneth (1985), “The optimal degree of commitment to an
intermediate monetary target”, Quarterly Journal of Economics 100:
1169-1190.
Rogoff, Kenneth (1990), “Equilibrium political budget cycles”, American
Economic Review 80: 21-36.
Rogoff, Kenneth, y Anne Sibert (1988), “Elections and macroeconomic
policy cycles”, Review of Economic Studies 55: 1-16.
236 Progresos en Macroeconomía
Saporiti, Alejandro D., y Jorge M. Streb (2003), “Separation of powers and
political budget cycles”, Documento de Trabajo UCEMA 251.
Sargent, Thomas J., y Neil Wallace (1975), “Rational expectations, the
optimal monetary instrument and the optimal money supply rule”, Journal
of Political Economy 83: 241-254.
Sargent, Thomas, y Neil Wallace (1981), “Some unpleasant monetarist
arithmetic”, Federal Reserve Bank of Minneapolis Quarterly Review 5:
1-17.
Schumpeter, Joseph A. (1942), Capitalism, Socialism and Democracy, New
York, NY: Harper & Row.
Serrafero, Mario D. (1997). Reelección y sucesión presidencial, Buenos
Aires: Editorial de Belgrano.
Shi, Min, and Jakob Svensson (2002), “Conditional political budget cycles”,
Discussion Paper 3352, CEPR.
Spence, Michael (1973), “Job market signaling”, Quarterly Journal of
Economics 87: 355-379.
Stein, Ernesto H., y Jorge M. Streb (2004), “Elections and the timing of
devaluations”, Journal of International Economics 63: 119-145.
Streb, Jorge M. (1999), “Reelection or term limits? The short and the long
view of economic policy”, Estudios de Economía 26: 187-206.
Tufte, Edward R. (1978), Political Control of the Economy, Princeton, NJ:
Princeton University Press.
Welsch, Heinz (2007), “Macroeconomics and life satisfaction: Revisiting
the misery index”, Journal of Applied Economics, por publicarse.
Woodford, Michael (2003), Interest and Prices, Princeton, NJ: Princeton
University Press.

Prólogo

1

PROGRESOS EN MACROECONOMÍA
Autores: Huberto M. Ennis José María Fanelli Daniel Heymann Jorge M. Streb

Serie Progresos en Economía

Asociación Argentina de Economía Política

2

Progresos en Macroeconomía

Daniel Heymann Progresos en macroeconomía - 1a ed. - Buenos Aires : Temas Grupo Editorial: AAEP, 2007. 256 p. ; 15x22 cm. ISBN: 978-950-9445-47-5 1. Macroeconomía. I. Título CDD 339 Fecha de catalogación: 24-10-2007 ©A.A.E.P. – Asociación Argentina de Economía Política Avda. Córdoba 637 piso 4to ‘C’ C1054AAF Ciudad de Buenos Aires. Argentina ©TEMAS Grupo Editorial S. R. L. 2007 Bernardo de Irigoyen 972 piso 9no. 1072 Ciudad de Buenos Aires República Argentina www.editorialtemas.com
Derechos reservados en el idioma español 1° edición Noviembre 2007

Dirección editorial: Jorge Scarfi
Coordinación General: Julieta Codugnelo Diagramación interior: Daniel Schapces Diseño de Tapa: Inés Shute ISBN: 978-950-9445-47-5

Queda hecho el depósito que marca la Ley 11.723 Impreso en Argentina Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin permiso escrito de la Editorial.

Prólogo

3

ÍNDICE

Prólogo Breve historia de la AAEP Consejo Directivo de la AAEP Complementariedades y política macroeconómica Huberto M. Ennis Reformas estructurales y macroeconomía José María Fanelli Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico Daniel Heymann Estabilización económica e incentivos políticos Jorge M. Streb

V VII XI 1

35

79

179

.

han sido siempre nuestro principal medio de contribución científica. de las que este año se cumplirán ya cuarenta y dos ediciones. .Prólogo 5 PRÓLOGO La Asociación Argentina de Economía Política tiene como misión “Promover el análisis económico en el país con miras al adelanto de la ciencia”. A partir de noviembre de 2004 hemos tomado la iniciativa de reforzar los aspectos de difusión y formación académica incorporando paneles de Progresos en Economía. en particular a los jóvenes. en contacto con académicos de primer orden internacional. Esperamos sean un vehículo eficaz para hacer conocer a toda nuestra comunidad científica los más recientes y destacados avances en cada una de las especialidad de nuestra ciencia. y para la difusión de nuestros resultados innovadores. para la evaluación crítica e independiente de la calidad de nuestra producción. Las Reuniones Anuales nos han permitido. Las Reuniones Anuales. Han creado un ámbito estable para la presentación de nuestros trabajos. también. Este tercer libro de Progresos que edita la AAEP. poner a nuestros asociados. es el resultado del panel sobre Progresos en Macroeconomía desarrollado en la LX Reunión Anual que tuviera lugar en la Universidad Nacional de La Plata en Noviembre de 2005.

.

el 26 de setiembre de 1957. la que tuvo lugar formalmente el 18 de noviembre del mismo año. las reuniones de centros de investigación económica se realizaron en el marco de la AAEP. A partir de entonces. Helbling. Federico Pinedo. Olivera.Prólogo 7 BREVE HISTORIA DE LA AAEP La AAEP fue fundada por los Dres. a mediados de la década de los cincuenta. Aldo Ferrer. Oreste Popescu. sugirieron constituir una asociación representativa de los investigadores en “economía política”. Durante este período la AAEP constituyó varios “centros regionales”. Desde 1973 hasta el presente la AAEP se encuentra en su tercera etapa. el espíritu . Alemann. por entonces pertenecientes a la International Economic Association. Durante la primera etapa (1957-1965) la actividad se tradujo en encuentros periódicos para la discusión de temas específicos. En 1972 tuvo lugar la última reunión de la AAEP organizada sobre la base de trabajos de los centros e institutos de investigación. Olivera*. G. con su sede permanente en la ciudad de Buenos Aires. En 1958 se realizó la primera reunión de análisis económico. Francisco García Olano. Pese a ello. Popescu y Olivera cristalizó. Juan E. G. Oreste Popescu y Julio H. La historia de la Asociación puede dividirse en tres fases. Olivera llevó adelante la ejecución de la fundación. Roberto Alemann. Francisco Valsecchi y el Ing. Adolph Jöhr y Louis Baudin. Guaresti (h). Jöhr y Baudin. La segunda etapa (1966-1972) se caracterizó por la incorporación a la AAEP de representantes de centros e institutos de investigación. Julio Broide. Carlos C. Julio H. a los Dres. El origen de la AAEP se remonta a sendas invitaciones cursadas por los Dres. Benjamín Cornejo. La convergencia de iniciativas de los Dres. El Dr. Se inició en 1968 la rotación de la sede y de las autoridades ejecutivas entre los principales centros. Ovidio Schiopetto. con la decisión de crear la AAEP. Juan J. Carlos Moyano Llerena. La AAEP es una institución formada por investigadores y académicos en economía y que interactúa en forma directa con los mismos.

designada por el Consejo Directivo. Rosen. José Luis Arrufat y Mario Szychowski. Alfredo M. José Luis Arrufat (2002/04). Finn Kydland. Andrés Chambouleyrón. Aldo A. Martirena Mantel (1984/86). Guesnerie. Prescott y T. Daniel Heymann. José María Fanelli. Houthakker.C. Benjamín Cornejo (1968/70). la AAEP fue presidida por Julio H. Mario L. Enrique A. Luisa Montuschi (1986/88). tanto por socios como por no socios. H. la que tradicionalmente se celebra el mes de noviembre de cada año en distintas ciudades del país. S. Srinivasan. Bour (1996/98) y José A. Martínez (1972/74). Tobin. Delfino (1998/00). J. Jan K. En dichas reuniones han participado economistas del país e invitados de otros países. Pasinetti. R. Oates. Horacio Núñez Miñana (1974/76). Arnaudo (1976/78).N. M. Paul Klemperer. Fisher. Eusebio C. Los trabajos son aceptados por una comisión de socios de reconocidos méritos científicos y académicos. Víctor J. Rolf R. Navarro (1988/90). Desde su fundación. Szychowski (1982/84). L. F. Brueckner. Chisari (2004/06) y Alberto Porto (2006/2008). A. QUE ES LA ASOCIACION ARGENTINA DE ECONOMIA POLITICA La principal actividad de la AAEP es la celebración de una Reunión Anual de discusión de trabajos realizados en el ámbito de la economía. Del Rey (1994/96) . S. Leonardo Gasparini. V. M. Modigliani. Sir J. Osvaldo Meloni. De Pablo (1992/94). J. Omar O. Mirrlees (Premio Nobel de Economía 1996). Spiller. que en el 2007 estuvo integrada por Jorge Streb (Presidente). A. Mantel (1980/82). V. Stan Metcalfe. W. Drèze. Elías (1970/72 y 1978/80).J. Volsky E. Alejandro Gay. Leijonhufvud. J. . Rinaldo Colomé (1990/92). Ernesto Rekz. Corbo. Miguel E. Andreu Mas Colell. Olivera (1957/ 68). Bruno. P. Nerlove. Harberger. Juan C. G. en consulta y cooperación con universidades y centros de investigación económica de la Argentina. Laffont. Hildegart Ahumada (2000/02).8 VIII Progresos en Macroeconomía de una amplia representación institucional y regional ha quedado impreso en la práctica de las Reuniones Anuales. Ana M. incluyendo prestigiosos economistas extranjeros como Albert Berry.

Universidad del CEMA (UCEMA). Banco Central de la República Argentina. La AAEP no es responsable ni de las opiniones incluidos en los Anales. y está compuesto de un presidente. Leandro Arozamena. Universidad Nacional de Córdoba. provenientes de distintos organismos y regiones del país. Es miembro de la International Economic Association y mantiene relaciones con instituciones similares de otros países. Los trabajos presentados en cada Reunión Anual son editados en los Anales de la Asociación Argentina de Economía Política. Juan Mario Jorrat. María Luisa Recalde. Ferreres y Asociados.org. Orlando J. La AAEP ha llevado adelante 42 Reuniones Anuales desde 1964. El Consejo Directivo de la AAEP es el órgano de gobierno de la AAEP. Fundación Capital. Miguel Lliteras. Universidad Nacional de La Plata y Universidad Nacional del Sur. Alfonso Martínez. Walter Cont (Secretario). Universidad Nacional de Salta. José M.ar). Universidad de Buenos Aires.Breve historia de la AAEP Prólogo IX 9 Sus recursos provienen de las cuotas sociales y de los aportes de entidades adherentes. Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL). Germán Coloma. Bulacio y Miguel Ángel Asencio (Secretarios Suplentes). Actualmente la AAEP cuenta con 463 socios activos y 19 entidades adherentes: Academia Nacional de Ciencias Económicas. en colaboración con otros organismos. Universidad Católica de Salta (UCS). más de dos mil trabajos de investigación. A estos trabajos hay que sumar los trabajos presentados antes de 1964 y en reuniones científicas. La AAEP también organiza. reuniones científicas a lo largo del año. Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Mariana Marchionni (Secretaria). ni de su protección intelectual. dos secretarios y nueve vocales. Universidad Nacional de Cuyo. en forma no sistemática. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). En el 2007 el Consejo Directivo estuvo integrado por: Alberto Porto (Presidente). Centro de Estudios de Estado y Sociedad (Cedes). no incluidos en Anales. En ellas ya han sido presentados y discutidos. DePablo Consult. Instituto Torcuato Di Tella (ITDT). Los trabajos. Claudia . en un marco de total libertad académica.aaep.. Estudio Broda & Asoc. comentarios y réplicas están disponibles en el web site de la AAEP en Internet (www.

Brueckner. 1.A. Vittorio Corbo.E. Reunión Anual. Miguel A. G. Julio H.X 10 Progresos en Macroeconomía Nerina Botteon. Daniel Heymann. Andreu Mas Colell. Finn Kydland.Argentina Tel. (5411) 4314-0246 Fax (5411) 4314-8648 E-mail aaep@fiel. 1987. Albert Berry. Marc Nerlove. SEDE DE LA AAEP Av. Gabriel Sánchez. . Broda.4° piso . Pablo Spiller y T. Jean-Jacques Laffont. Laura D’Amato. Harberger. Ramiro Moya. H. Anales de la A. Olivera es Presidente Honorario de la AAEP. James Mirrlees. Srinivasan son Miembros Honorarios. Olivera. Roger Guesnerie.aaep. Juan J. vol. Jacques Drèze. G. Córdoba 637 . Universidad Nacional de Córdoba. Wallace Oates. Olivera los comentarios formulados sobre los orígenes de la AAEP. .(1054) Buenos Aires . Stan Metcalfe.ar Web-Site de la AAEP en INTERNET: http://www. Paul Klemperer. Fueron vocales suplentes Héctor Benegas Prado. Federico Weinschelbaum y Andrés López (Vocales).ar * Para esta sección. Daniel Maceira. Benjamín Cornejo. y los Profesores Aloisio Araujo. Alberto Petrecolla.P. Axel Leijonhufvud.N. XXIIa. Jorge Paz y Graciela María del Carmen García. Arnold C. La Asociación Argentina de Economía Política: los Años Iniciales.org. Jan K.org. Se agradecen al Dr. Sherwin Rosen. Guaresti (h) y Oreste Popescu son Consejeros Honorarios. véase J.

Broda Gabriel Sánchez Walter Cont José María Fanelli Daniel Heymann Carlos Rojas Ernesto Seselovsky Laura D’Amato 2006/2007 Alberto Porto Mariana Marchionni Walter Cont Federico Weinschelbaum Alfonso Martínez Juan Mario Jorrat Miguel Lliteras María Luisa Recalde Leandro Arozamena Claudia Nerina Botteon Andrés López Germán Coloma J. Vocal Suplente Vocal Suplente Vocal Suplente Vocal Suplente Vocal Suplente Vocal Suplente Vocal Suplente Vocal Suplente Vocal Suplente Omar O. Bulacio Miguel Angel Asencio Héctor Benegas Prado Miguel A. Chisari Alberto Porto Cynthia Moskovits Mariana Marchionni Federico Weinschelbaum Enrique Folcini Juan Mario Jorrat Miguel Lliteras María Luisa Recalde Ernesto Schargrodsky Juan Verstraete Lidia Rosignuolo Germán Coloma José M. Broda Gabriel Sánchez Ramiro Moya Daniel Maceira Daniel Heymann Jorge Paz Graciela M. García Laura D’Amato . Bulacio Miguel Angel Asencio Héctor Benegas Prado Miguel A. M.Prólogo 11 CONSEJO DIRECTIVO DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE ECONOMÍA POLÍTICA 2005/2006 Presidente Presidente Electo Secretaria Secretario/a Vocal Vocal Vocal Vocal Vocal Vocal Vocal Vocal Vocal Secretario Supl. Secretario Supl.

.

en actividades de mercado y el beneficio de participar esta asociado con la decisión de participación del resto de los agentes. * Este trabajo fue preparado en base al material discutido por el autor en la mesa redonda sobre progresos en macroeconomía que organizó el profesor Daniel Heymann y formó parte del programa de la Reunión Anual de la Asociación Argentina de Economía Política. donde la diseminación limitada de la información juega un rol fundamental. se ilustra la posibilidad de que se produzcan avalanchas anticipadas de (no) participación. Finalmente. ENNIS Research Departement Federal Reserve Bank of Richmond Este trabajo discute algunos desarrollos teóricos recientes sobre la determinación de la política macroeconómica óptima en situaciones en las que existen complementariedades estratégicas entre los agentes de la economía. Se demuestra la presencia de equilibrios múltiples y se construyen equilibrios sunspot. Muchas de las ideas desarrolladas en este trabajo se originan en mis colaboraciones con Todd Keister. Se discute la política macroeconómica óptima en tales situaciones y el rol de la estructura de información en la determinación de las propiedades de los equilibrios. . En el modelo. a quien le estoy muy agradecido. los agentes deciden si participar.Complementariedades y política macroeconómica 1 COMPLEMENTARIEDADES Y POLÍTICA MACROECONÓMICA* HUBERTO M. Las opiniones en este artículo son exclusiva responsabilidad del autor y no representan la posición oficial del Banco de la Reserva Federal de Richmond o del Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos. Se presentan las ideas utilizando como base un modelo simple que permite capturar con simpleza los aspectos fundamentales involucrados en la discusión. o no. La Plata 2005.

they appear to contain critical elements of herd behavior. heard behavior is at the root of [some banking crises examples]. a continuación transcribimos algunas impresiones del reconocido economista Guillermo A. el esfuerzo continúa aún activamente en la actualidad. Estos temas gozan de indiscutible actualidad. Calvo (1996) en relación con la crisis mejicana de 1994: “Because recent financial crises in Latin America have been unduly deep. Ya desde los “animal spirits” de Keynes. . Changes in fundamentals have preceded many crises.1 La investigación académica ha dedicado un sustancial esfuerzo a profundizar el entendimiento de los aspectos específicos que cumplen un rol crucial en este tipo de explicaciones de crisis económicas.” 2 La teoría de los fracasos de coordinación ha sido utilizada no sólo para explicar fenómenos macroeconómicos de crisis. …It is fair to conjecture that the Mexican debacle (of 1994) may have included an important component of herd behavior. herd behavior seems to be a key factor in amplifying these crises. donde se remarca la relevancia de los fracasos de coordinación en el proceso de desarrollo y se discuten políticas económicas orientadas a solucionar este tipo de problemas. In fact. El objetivo de este capítulo es presentar una intro1 A modo de ejemplo. juegan un rol preponderante. por ejemplo. Rodríguez Clare (2005) presenta una introducción al tema. Muchos observadores atentos de la realidad económica. han identificado a los fracasos de coordinación que se originan en el proceso de formación de expectativas como un factor determinante de tales eventos económicos. el rol de las expectativas autocumplidas en la determinación de los resultados económicos ha sido sujeto de avivadas discusiones en los círculos de política económica. y en particular de las situaciones de crisis. Clearly. Introducción Este trabajo revisa una serie de conceptos y formalizaciones que han sido desarrollados recientemente en el campo de la macroeconomía. because individual behavior is predicated not only on what is happening in the banking system but also on how some participants expect others to act. El principal objetivo de estos esfuerzos ha sido intentar profundizar nuestro conocimiento sobre el rol de la política económica en situaciones donde las complementariedades entre las decisiones de los agentes económicos.2 Progresos en Macroeconomía 1. el estado de subdesarrollo de algunos países. However. y su interacción con las expectativas. given the changes in fundamentals. sino también.2 Si bien ha habido algunos progresos muy importantes. it is difficult to find examples of crises in which fundamentals have played no role.

la abstracción en términos descriptivos puede ser de gran utilidad. Una de las características más manifiestas del estudio macroeconómico moderno es el tratamiento cuidadoso de las decisiones individuales de los agentes en la economía (los micro-fundamentos). En la siguiente sección presentamos un modelo simple de complementariedades en las decisiones de participación de los agentes en actividades de mercado (es decir. muchas cuestiones interesantes quedarán sin investigar. De principal interés resulta la identificación de los mecanismos que explican como la interacción de los comportamientos individuales derivan en los resultados económicos observados a nivel agregado. La precisión en este aspecto nos lleva a elegir tácticas de modelación que. Este análisis constituye sólo un primer paso. El objetivo último consiste en delinear los rasgos fundamentales de las políticas económicas que se beberían seguir en economías fuertemente influenciadas por la presencia de complementariedades e inestabilidad de expectativas. La idea fundamental es demostrar como el análisis formal de estas ideas nos permite identificar propiedades esenciales de la política macroeconómica óptima. entonces. en principio. pueden parecer sobreestilizadas. Definiremos el concepto de equilibrio de expectati- . es demostrar los posibles beneficios asociados con la formalización de ideas. Sin duda. Para la presentación formal de estas nuevas ideas utilizaremos un ejemplo simple que nos permitirá resaltar los aspectos fundamentales del problema sin distraernos en cuestiones secundarias. haciendo particular hincapié en aquellos progresos que nos informan sobre la determinación de políticas económicas óptimas en presencia de tales fracasos de coordinación. a primera vista. aquellas actividades que involucran un intercambio entre agentes). Parte del objetivo de este capítulo. Esto es así en la medida en que nos permite concentrarnos exclusivamente en las ideas que son fundamentales para entender los eventos macroeconómicos que nos interesa analizar. En este capítulo haremos un especial esfuerzo por mantener tal enfoque de estudio. Sin embargo.Complementariedades y política macroeconómica 3 ducción al tema y discutir algunos de los desarrollos más recientes.

” Definamos con la variable m la proporción de agentes que decide participar en dicho mercado. a ó h. El beneficio bruto obtenido por participar en el mercado se supone aleatorio. Finalmente. donde a < c < h. es decir. Específicamente. supondremos que dicho beneficio bruto puede tomar uno de dos posibles valores.3 Supongamos también que los agentes tienen la posibilidad de interactuar en un espacio común que denominaremos “el mercado. La sección 5 discute un caso particular de diseminación de información que resulta en avalanchas anticipadas en el nivel de participación en el mercado. la “suma” (mas precisamente. y la probabilidad de cada valor depende de la cantidad de agentes participando en el mercado. para simplificar. la sección 6 concluye el trabajo. 2. En la sección 3 discutiremos una serie de cuestiones relacionadas con la determinación de la política macroeconómica óptima en contextos de equilibrios múltiples. Supondremos que los agentes derivan un beneficio personal por participar en el mercado. depende de m. Además supondremos que los agentes reciben un beneficio base ϖ independientemente de su participación (o no) en el mercado. pero deben pagar un costo fijo c para poder participar. El conjunto de desigualdades a < c < h implica que el costo de participar en el mercado. supongamos que se trata de un continuo de agentes con medida igual a la unidad. c.4 Definamos p(m) como la probabilidad de que el beneficio tome el valor h cuando una proporción m de agentes está participan3 En otras palabras. es lo suficientemente alto como para que no sea siempre óptimo participar (a < c) y lo suficientemente bajo como para que no sea siempre óptimo no participar (c < h).4 Progresos en Macroeconomía vas racionales y de equilibrio sunspot. 4 . la integral) del número de agentes en la economía es igual a un número fijo que normalizamos a la unidad. Un modelo simple Consideremos una economía poblada por un gran número de agentes y. La sección 4 discute la importancia de la estructura informativa presente en la economía para la determinación de la existencia de equilibrios múltiples.

la proporción de agentes participando en el mercado. La función v se supone estrictamente creciente. con θL< θL = 1. Como se verá luego. Denominaremos con la variable τ a la tasa impositiva. Cooper [1999]).Complementariedades y política macroeconómica 5 do en el mercado. Notemos entonces que p(m) es una función creciente de m. τω1 y de impuestos sobre los beneficios originados por la participación en el mercado de una proporción m de los agentes. La probabilidad de que el beneficio tome el valor a está entonces dada por la expresión 1.p(m). diferenciable y cóncava. en adelante supondremos que la restricción presupuestaria del gobierno se cumple con igualdad. Esta característica de la función p(m) es la que origina las complementariedades estratégicas en las decisiones de participación de los agentes (ver. La restricción presupuestaria del gobierno implica que los valores deτ y g que son factibles en esta economía satisfacen la siguiente restricción: g ≤ τ ω 1 + τ m [a + p ( m )( h − a ) ]. la secuencia de decisiones del gobierno resultan cruciales en 5 Vives (2005) provee una excelente discusión actualizada del rol de las complementariedades estratégicas en la teoría de juegos en general. Cada agente deriva un beneficio v(g) de un nivel dado de gasto público igual a g. por ejemplo. Para ser más explícitos supondremos que la función p(m) toma la siguiente forma: p ( m) = θ L + (θ H − θ L )m .5 Supongamos también que en la economía participa un gobierno benevolente que puede cobrar impuestos sobre los beneficios de los agentes y realizar gastos públicos que benefician a todos los agentes. . Este total es la suma de lo recaudado por medio de impuestos al beneficio base de los agentes. El lado derecho de la ecuación representa el total recaudado por el gobierno vía impuestos. Sin implicar una real pérdida de generalidad.

El problema del agente Como en la simple economía estudiada aquí todos los agentes son idénticos. τ ) Hasta aquí hemos descripto los rasgos esenciales de la economía. ~ Definamos también la función como λ (m ) el valor esperado neto de i participar en el mercado para un individuo que espera una participación 6 Esta es una versión simplificada de la economía que aparece en Ennis y Keister (2005b) y que sigue la tradición del trabajo original de Diamond (1982). utilizaremos el concepto de expectativas racionales). Para ello definiremos un equilibrio. Si bien esta expectativa es la expectativa del agente sobre una variable endógena del modelo. de acuerdo con la restricción presupuestaria del gobierno. Esta secuencia de eventos (timing) implica que el gasto puede ser representado como una función g(m. nos concentraremos en el problema de un agente individual (repre~ sentativo) que llamamos i. utilizaremos el concepto de equilibrio como una herramienta para predecir los comportamientos esperables de los agentes de nuestra economía. Aunque más tarde en el trabajo consideraremos casos alternativos. En otras palabras. La idea básica detrás del estudio de situaciones de equilibrio es requerir que el conjunto de comportamientos de los agentes sean (individualmente) óptimos y consistentes entre si.6 Progresos en Macroeconomía la determinación del equilibrio. por ahora. Comenzamos describiendo el comportamiento óptimo de un agente típico.6 Nos interesa ahora determinar que podemos esperar que suceda en dicha economía. se determina el gasto público de equilibrio g. Mas tarde. Definamos con la variable m i el valor esperado que el agente i tiene sobre la proporción m de agentes que deciden participar en el mercado. supondremos que el gobierno fija la tasa impositiva τ y luego. . por el momento la consideraremos como dada. en la determinación completa del equilibrio nos aseguraremos que dicha expectativa sea consistente con el comportamiento efectivo del resto de los agentes (es decir.

como veremos. τ . equivalen a aquellas expectativas que se ven convalidadas por las acciones de los agentes en el equilibrio bajo consideración.7 Luego. Equilibrio de expectativas racionales Concentraremos nuestra atención en los equilibrios simétricos. τ . τ y c). podemos resumir la regla de decisión del agente como sigue: ~ ~ ξ (m i ) = 0 si λ ( m i . que hemos determinado como actuará cada agente dependiendo de sus expectativas con respecto al comportamiento del resto de los agentes. c) < 0. estamos en condiciones de describir un equilibrio. La siguiente definición nos permite enunciar este concepto en forma precisa: 7 Un supuesto (simplificador) implícito en esta especificación es que los agentes no pueden elegir randomizar sobre la elección de participación (es decir.Complementariedades y política macroeconómica 7 ~ agregada dada por m i . ~ ξ (m i i Ahora. donde ξ ( m i ) = 0 indica que sí ha decidido participar. es decir. no permitimos que los agentes jueguen estrategias mixtas). aquellos equilibrios en los que todos los agentes que son idénticos actúan de la misma manera. . (R) ~ ) = 1 si λ ( m .1 }. no se mantendrán fijos durante el resto del análisis (es decir. la decisión de cada agente depende en forma fundamental de la expectativa que dicho agente tiene sobre las decisiones del resto de los agentes. Como se ha visto. Definamos también la variable binomial ~ ~ ξ ( m i ) ∈ {0. c ) = p ( m i )(1 − τ ) h + [1 − p ( m i )](1 − τ ) a − c. Las expectativas racionales. c ) ≥ 0. En este trabajo restringiremos el estudio al caso en el que los agentes forman expectativas racionales. en este modelo. donde hemos agregado como argumentos de la función λ aquellos parámetros que. en la terminología de teoría de juegos. Dicho valor obedece la siguiente expresión: ~ ~ ~ λ ( m i . τ .

8

Progresos en Macroeconomía

Definición: Un equilibrio de expectativas racionales (EER) es una lista de ~ ~ elementos {m, [mi ] i∈[0,1], [ξ (mi )] i∈[0,1]}tal que estos elementos cumplen las siguientes tres condiciones:
~ 1. ξ ( m i ) satisface la condición (R) para todo i;

~ 2. m = ξ (mi )di ; ~ 3. m =0m para todo i (Expectativas Racionales).
i

1

Utilizando esta definición podemos ver que la búsqueda de un EER se reduce a encontrar un punto fijo m* de la función f ( m) = ξ ( m) di ; es decir, si m* resuelve la ecuación:
1 0

1

m = ξ ( m) di ,
0

luego {m*, [m *] i∈[0,1], [ξ (m*)] i∈[0,1 ~ agentes tienen expectativas m i = m * , toman decisiones ξ (m*) , que cuando son agregadas entre todos los agentes, resultan en una tasa de participación m*, igual a la tasa esperada por los agentes. Para simplificar la notación, en esta sección y la siguiente supondremos que θ H = 1 > θ L = θ ; es decir, la función p(m) esta dada por:

∫ ] }es un EER. En palabras, cuando los

p (m) = θ + (1 − θ )m .
Supongamos también que la siguiente condición se cumple sobre los valores de los parámetros:

θ h + (1 − θ ) a <

c < h. 1−τ

(EM)

Complementariedades y política macroeconómica

9

Esta condición nos dice que el costo de participar en el mercado no es ni muy bajo ni muy alto, relativo a los beneficios. La siguiente proposición establece que cuando la condición (EM) se cumple existen dos EERs; uno en el que los agentes son optimistas con respecto a los niveles de participación en el mercado y, en consecuencia, todos participan; y uno en el que todos los agentes son pesimistas y ninguno participa. Proposición: Si la condición (EM) se cumple, existen dos EERs: (1) uno en el que m = 1, al que denominamos optimista; (2) otro en el que m = 0, al que denominamos pesimista.
~ Prueba: Para probar que el equilibrio optimista existe, notemos que si m i = 1 para todo i, entonces λ (1; τ , c) = (1 − τ )h − c > 0, Por lo tanto, ξ (0) = 0 para todo i, luego λ (0 ; τ , c) = θ (1 − τ )h + (1 − θ )(1 − τ )a − c < 0. Por lo tanto, ξ (0) = 0 para todo i, de lo que se deriva que m = 0 y que el equilibrio pesimista existe.

Para fijar ideas, consideremos el caso en el que a = 0 y τ = 0. En este caso, la proposición nos dice que cuando el costo c toma un valor en el intervalo (θ h, h) . la economía tiene equilibrios múltiples. Cuál de los dos equilibrios se observará está, hasta aquí, indeterminado en el modelo. Es decir, nada de lo que se ha descripto hasta ahora sobre el modelo nos permite discernir cuál de los dos equilibrios es una predicción mas adecuada de lo que sucederá en una economía de estas características. En principio, podemos pensar que el nivel observado de participación en el mercado depende en parte de la habilidad de los agentes para coordinarse y coincidir en la elección que los lleva a participar. Pero los factores que determinan dicha coordinación no están (hasta aquí) especificados en el modelo. Completar el modelo en esta dimensión es un paso fundamental para continuar con la discusión que nos concierne en este capítulo. Estudiar la coordinación de las decisiones es importante porque el bienestar de los agentes en la economía depende del equilibrio que resulte. Defina-

10

Progresos en Macroeconomía

mos U (m ; τ , c) como el bienestar de equilibrio de los agentes en la economía. Luego, tenemos que:

U (m ; τ , c) = (1 − τ )ω + mλ (m ; τ , c) + v [ g (m, τ )] ;
y, en particular, tenemos que U (1; τ , c) = (1 − τ )(ω + h) − c + v [τ (ω + h)] es el bienestar en el equilibrio optimista, y que U (0 ; τ , c) = (1 − τ )ω + v (τ ω ) es el bienestar en el equilibrio pesimista. Es fácil demostrar que U (1; τ , c) > U (0 ; τ , c) y, por lo tanto, que los agentes obtienen un mayor bienestar en el equilibrio optimista. Sin embargo, como se ha dicho, el equilibrio pesimista es posible y nada en el modelo nos dice que no sucederá. Esto es así, aun cuando todos los agentes en la economía preferirían que se observe el equilibrio optimista. Cuando el equilibrio pesimista sucede decimos que la economía ha sufrido un fracaso de coordinación.8 Equilibrio de manchas solares (o equilibrio sunspot) Una forma de modelar los determinantes de la coordinación entre agentes en economías como la aquí presentada es introducir una variable aleatoria extrínseca, a la cual, en la literatura, se le ha dado el nombre de mancha solar o sunspot (ver, por ejemplo, la introducción al tema en Shell y Smith [1992] o el artículo clásico de Cass y Shell [1983]). Una variable sunspot es una variable aleatoria que, si bien no influencia a ninguna de las variables o parámetros fundamentales de la economía (es decir es extrínseca al modelo), sus realizaciones son, en principio, públicas (es decir, observadas por un grupo o todos los agentes de la economía) y de conocimiento común (todos los agentes saben que todos los agentes las
8

Es importante remarcar que si bien todos los agentes preferirían que se observe el equilibrio optimista, cuando cada agente toma como dado que el resto de los agentes decidirá no participar en el mercado, su elección preferida es, también, no participar. De hecho, esta lógica es precisamente la que permite que la situación pesimista sea un equilibrio. Para una introducción interesante, aunque más crítica, al uso moderno del concepto de “fracaso de coordinación” ver la discusión en Howitt (2003).

Complementariedades y política macroeconómica

11

observan, etc.). La idea general es que, en principio, los comportamientos de los agentes en la economía pueden resultar coordinados por las realizaciones de dicha variable sunspot. En otras palabras, una variable sunspot es un posible mecanismo de coordinación. Consideremos, por ejemplo, una variable aleatoria binomial s con soporte en el conjunto {0,1} y parámetro π, tal que Pr[s = 1] = π y Pr[ s = 0] = 1 − π . 9 Luego, utilizando esta variable podemos definir y caracterizar en forma directa un equilibrio sunspot de la economía. Proposición: Si la condición (EM) se cumple, existe un Equilibrio Sunspot ~ ~ dado por una lista contingente { m( s ), m( s ), ξ [m( s )]}s∈{0,1} , donde ~ ~ ~ ~ m(0) = m(0) = ξ [ m(0)] = 0 y m(1) = m(1) = ξ [m(1)] = 1 .10 En palabras, este equilibrio predice que la probabilidad de que la economía se encuentre en el estado optimista es igual a π. Por esta razón, decimos que el equilibrio sunspot nos provee una predicción probabilística de lo que sucederá en la economía. Sin embargo, se debe notar aquí que, de acuerdo con esta definición de equilibrio, cuando cada agente decide si participar o no en el mercado, dicha decisión se toma bajo certeza. Cada agente actúa sabiendo cuales serán las acciones del resto de los agentes en la economía. Por ejemplo, cuando un agente observa que la variable sunspot toma el valor 1, el agente sabe que el resto de los agentes observarán también el valor 1 y, por tanto, decidirán participar en el mercado. El agente no enfrenta ninguna incertidumbre acerca de este hecho. Luego, y en parte por esta razón, el agente decide participar (y, de esta manera, la regla de comporta9

Podemos interpretar a esta variable como indicando cuándo aparecen manchas en el sol. Específicamente, podemos decir que si la variable toma el valor 1 es porque hay manchas en el sol y si toma el valor 0 es porque no hay manchas solares. Si bien esta forma de pensar en la variable sunspot como una variable extrínseca resulta bastante intuitiva, y de hecho motiva su nombre, de ningún modo se trata de una interpretación necesaria. Manuelli y Peck (1992), por ejemplo, discuten el caso por demás interesante en el que una variable intrínseca, pero tal vez de poca relevancia, actúa como una variable sunspot coordinando a los agentes. La prueba de esta proposición es muy simple y, por ello, no se presenta en el texto del trabajo.

10

12

Progresos en Macroeconomía

miento dada por el plan contingente “participar cuando s = 1” es parte de un equilibrio sunspot). En este sentido, el nivel de coordinación impuesto por el equilibrio sunspot parece algo extremo y probablemente poco realista. Aún así, este concepto de equilibrio ha sido utilizado fructíferamente en el estudio de numerosas situaciones propensas a la existencia de equilibrios múltiples (ver, por ejemplo, la aplicación en Ennis y Keister (2003) a un contexto en el que la posibilidad de corridas bancarias afecta la tasa de crecimiento de la economía). Otra cuestión importante que vale la pena resaltar es que el concepto de equilibrio sunspot (como muchos otros conceptos de equilibrio en economía) solamente se encarga de identificar situaciones en las que los agentes de la economía, de encontrarse en tal situación, no desearían “desviarse” (es decir, no desearían, ni tendrían razón alguna, para cambiar sus expectativas o sus acciones). Pero el concepto de equilibrio nada nos dice sobre la manera en que los agentes alcanzan dicha situación y, en principio, la respuesta a tal interrogante no es para nada obvia (sin embargo, ver las contribuciones de Howitt y McAfee [1992] y Woodford [1990], por ejemplo, que proveen una respuesta a este tipo de pregunta utilizando algoritmos de aprendizaje). Esta claro, entonces, que el concepto de equilibrio sunspot puede considerarse como un tanto rudimentario. Sin embargo, su utilización nos permite una primera aproximación al estudio de algunas cuestiones específicas relacionadas con el funcionamiento de economías en las que existen fuertes complementariedades. Una de estas cuestiones que es, sin duda, de especial relevancia, es la determinación de las decisiones de política económica cuando estamos en presencia de equilibrios múltiples. Recientemente se ha logrado cierto progreso en esta área de estudio. En la siguiente sección se presentan, en forma simplificada, algunos de los resultados más significativos. 3. Equilibrios múltiples y política macroeconómica Supongamos que un gobierno benevolente debe elegir la tasa impositiva τ

Complementariedades y política macroeconómica

13

antes de observar la realización de la variable sunspot s. Este supuesto sobre la secuencia de eventos nos permite estudiar situaciones en las que el gobierno debe elegir la política económica sin saber como se resolverá el proceso de coordinación de expectativas privadas. Si bien es claro que no todas las decisiones de política se toman bajo este tipo de incertidumbre, nos parece interesante estudiar esta situación como un primer paso en el análisis formal. Para determinar las políticas óptimas de equilibrio comenzamos resolviendo el problema del gobierno bajo distintas expectativas en relación con el comportamiento del sector privado. El concepto de equilibrio, luego, requiere que dichas expectativas sean consistentes con el comportamiento privado asociado con tal equilibrio. Dividimos entonces el análisis en el estudio de los distintos casos posibles, lo que a su vez nos permitirá algunas comparaciones útiles. Primero determinaremos la política económica óptima en el caso en el que el equilibrio privado optimista sucede con certeza. Luego estudiamos el caso opuesto, en el que el equilibrio pesimista sucede con certeza; y finalmente el caso intermedio en el que la probabilidad sobre los distintos equilibrios esta determinada por la variable sunspot s. Si el gobierno espera que las expectativas de los agentes se coordinen en el equilibrio optimista, la política económica óptima resuelve el siguiente problema:

Maximizar U (1; τ , c) ,
τ ∈ [0,1]

(PO)

donde U (1; τ , c) = (1 − τ ) (ω + h) − c + v[τ (ω + h)]. Denotemos a esta decisión de política con la variable τ O Del problema de optimización (PO) resulta que τ O resuelve la ecuación v' [τ O (ω + h)] = 1 Para que esta decisión de política sea consistente con el comportamiento de equilibrio de los agentes privados, el valor de τ O ser menor que 1 − c / h (esta condición es una instancia de la condición (EM) discutida en la sección anterior). Si éste no es el caso, el equilibrio optimista no existe cuando el gobierno fija la

14

Progresos en Macroeconomía

política τ O y, por lo tanto, tal política no es óptima. La condición τ O < τ ≡ 1 − c / h depende, por supuesto, de los valores de los parámetros y la forma de la función v. Por ahora, supondremos que la condición se cumple. El caso en el que la condición no se cumple es también potencialmente interesante y se discutirá mas adelante. Pasemos ahora al caso en el que el gobierno espera que los agentes tengan expectativas pesimistas. En tal situación, el gobierno elegirá la política fiscal que resuelve el siguiente problema:

Maximizar U (0 ; τ , c) ,
τ ∈ [0,1]

(PP)

donde U (0 ; τ , c) = (1 − τ )ω + v(τω ). Luego, la política económica óptima P τ P resuelve la ecuación v' (τ ω ) = 1. Aquí también el valor de τ P debe satisfacer una condición equivalente a la condición (ME). En particular, para que el equilibrio pesimista exista bajo la política τ P se necesita que:

τ P >τ ≡1−

c . θ h + (1 − θ ) a

Por el momento supondremos que esta condición también se cumple. Finalmente, consideremos el caso en el que el gobierno asigna una probabilidad π al equilibrio optimista, de acuerdo con el equilibrio sunspot estudiado en la sección anterior. En tal caso, la política óptima resuelve el problema:

Maximizar π U (1; τ , c) + (1 − π )U (0 ; τ , c) ,
τ ∈ [0,1]

(PS)

es decir, el gobierno tiene como objetivo maximizar el bienestar esperado (promedio) de los agentes. Llamaremos a la política óptima en este caso τ S . La siguiente proposición caracteriza comparativamente estas políticas

Complementariedades y política macroeconómica

15

y en particular demuestra que la política τ S es una política que podría considerarse como “intermedia.” Proposición: Las políticas óptimas cumplen la desigualdad τ O < τ S < τ P . Prueba: Primero notemos que v' [τ P (ω + h)] < v' (τ Pω ) = 1 y, por lo tanto, τ O < τ P . Ahora definamos la siguiente función:

f (τ ) = µ v' [τ (ω + h)] + (1 − µ ) v' (τ ω )
donde µ = π (ω + h) /[π (ω + h) + (1 − π ) ω ] . Es fácil ver que f (τ ) = 1 es la condición de primer orden del problema (PS). Notemos también que la función f (τ ) es continua y estrictamente decreciente. Es fácil demostrar que f (τ O ) > 1 y que f (τ P ) < 1 . De estas propiedades de la función f (τ ) se sigue que, de acuerdo con el teorema del valor intermedio, existe un valor τ S ∈ (τ O , τ P ) tal que f (τ S ) = 1 . De alguna manera, el resultado obtenido en esta proposición expresa formalmente una intuición muy simple: un gobierno enfrentando cierto grado de incertidumbre sobre el estado de las expectativas en la economía, elegirá una política fiscal intermedia, que podríamos llamar “moderada” o “cautelosa.” En ella, el gobierno intentará balancear los beneficios asociados a acercarse a la política óptima cuando el escenario resulta optimista con los costos de alejarse de la política óptima cuando el escenario resulta pesimista. En la discusión anterior asumimos que el valor de las decisiones óptimas del gobierno se encontraba en un rango específico de los posibles valores de la tasa impositiva τ. Tales supuestos fueron necesarios para no incurrir en inconsistencias. En particular, si la tasa impositiva que resulta de la elección del gobierno es mayor que el valor τ el equilibrio optimista no existe a ese nivel de tasa impositiva y (en el contexto de nuestro modelo) no tiene sentido sostener que el gobierno espera que dicho equilibrio suceda con probabilidad positiva. De la misma manera, para tasas impositivas menores que el valor τ el gobierno no debería esperar que el equilibrio pesimista

es más probable que las expectativas de los agentes se coordinen en . 1-π de terminar en una situación de escasa (o nula) participación en el mercado (es decir. es necesario imponer supuestos O más específicos sobre la forma de la función τ > τ y la política óptima del gobierno implica elegir una tasa impositiva igual a τ (o marginalmente menor). resulta útil señalar que no es difícil diseñar ejemplos en los cuales En un trabajo reciente. tal probabilidad dependa de los beneficios privados relativos asociados con tomar cada posible acción (es decir. si el valor de la probabilidad π es lo suficientemente alto. Otro caso importante es aquel en el cual el gobierno decide reducir la tasa impositiva hasta un valor marginalmente menor que τ para. para poder avanzar en el estudio de estos temas. Política económica y el proceso de selección de equilibrios Hasta aquí hemos supuesto que la probabilidad de coordinación de expectativas π es un número fijo. el gobierno evita alejarse demasiado de la política apropiada para el equilibrio optimista y al mismo tiempo. evitar bajo cualquier circunstancia que el equilibrio pesimista suceda. En particular. En el caso que estamos analizando en este trabajo. de esa forma. En otras palabras. sin necesidad de profundizar en el tema. ya que tal situación no constituye un equilibrio. en efecto. participar o no participar en el mercado). Ennis y Keister (2005a) analizan las implicancias de imponer este tipo de condiciones de consistencia para la determinación de la política óptima. Sin embargo. el gobierno elegirá convivir con la probabilidad (relativamente baja).16 Progresos en Macroeconomía suceda. estas políticas no siempre son óptimas. en la situación pesimista). Sin embargo. Eligiendo dicha tasa. logra mantener la posibilidad de que dicho equilibrio. muy posiblemente. suceda. parece razonable pensar que si los beneficios de participar en el mercado son mucho mayores que los de no participar. Lo que es interesante destacar aquí es que aún cuando existen valores de τ que le permiten al gobierno evitar completamente las situaciones pesimistas. v(g ) . parece razonable pensar que.

se deduce formalmente que la probabilidad de coordinación π debería ser considerada una función de los beneficios relativos asociados a las elecciones privadas. τ . τ . donde π ' (τ ) es la derivada primera de la función π y U τ ( m . la tasa impositiva óptima (asumiendo una solución interior) resuelve la siguiente condición de primer orden: F(τ*) = 0. Notemos. c ) + + (1 − π (τ )) U τ (0 . En tal caso. decimos. que si evaluamos la función F al nivel de tasa impositiva τS tenemos que F(τS) < 0 y por lo tanto la tasa óptima τ* será menor que la tasa τS. y la suma de los otros dos términos es igual a cero por definición de τ S. relativo a una situación en la que los beneficios de participar en el mercado son casi los mismos que los de no participar). Si este argumento es válido. c )]+ π (τ ) U τ (1 . de la tasa impositiva. es razonable esperar que la probabilidad π sea una función decreciente en la tasa impositiva τ. en general. τ . Ennis y Keister (2005b) estudian este caso en detalle y demuestran que. se cumple la siguiente proposición.11 La idea detrás de este resultado es clara: si reducciones en la tasa impositiva tienden a reducir la probabilidad de que el equilibrio optimista ocurra. evaluado a la tasa impositiva τ S. c ) es la derivada parcial de la función U con respecto a τ. c ). ahora. . Cuando esto es así. Proposición: Cuando π(τ) es una función (diferenciable) decreciente.Complementariedades y política macroeconómica 17 el equilibrio optimista (más probable. y dado que dicho equilibrio está asociado con mayores niveles de bienestar 11 El primer término de la función F(τ ). la función F(τ) representa la derivada con respecto a τ de la función objetivo del gobierno (la versión del problema (PS) de la subsección anterior cuando la probabilidad π es una función de la tasa impositiva). es negativo. τ . indirectamente. Prueba: Definamos la siguiente función: F (τ ) = π ' (τ ) [U (1 . c ) − U (0 . Luego. la tasa impositiva óptima τ* es menor que la tasa τS. se puede demostrar que la probabilidad π dependerá. Claramente. τ .

Luego p(m)= θ para todos los valores de m y las complementariedades. Nuestro modelo nos permite. en realidad. dependiendo del proceso de fijación de la política económica. sino el proceso en sí de selección de equilibrios. τ O ] (Ennis y Keister (2005a)). g* < ω.18 Progresos en Macroeconomía agregado. el gobierno preferirá elegir una menor tasa impositiva con el objetivo de explotar su influencia sobre el proceso de selección de equilibrios. Regresemos entonces al modelo básico y supongamos que los parámetros de la función p(m) son tales que θL =θH= θ. dejan de estar presentes. estudiado en la subsección anterior. que fueron la fuente de multiplicidades en las secciones anteriores. no ya los beneficios de los agentes en el equilibrio. es decir. como se demuestra a continuación. . cuando la probabilidad π depende de la tasa impositiva τ. Nuevamente concentra- remos nuestra atención en dos tipos posibles de equilibrio: el pesimista (m = 0) y el optimista (m = 1). la política óptima puede encontrarse fuera del intervalo [τ P . la política óptima no es necesariamente intermedia. la política económica del gobierno sea la que genere equilibrios múltiples. Sin embargo. A diferencia del caso en el que π es fija. discutir formalmente algunas de estas ideas. Supongamos que el gobierno desea realizar un nivel dado de gasto público. Procedamos ahora de manera distinta. Hasta ahora hemos supuesto que el proceso de determinación de la política económica es el siguiente: primero el gobierno fija una tasa impositiva y luego. el nivel de gasto público se determina endógenamente. a través de un ejemplo. la posibilidad de equilibrios múltiples aún está presente. La razón por la cual la política óptima puede no ser intermedia es que el gobierno puede querer elegir una política fiscal “extrema” (es decir. Equilibrios múltiples como resultado de la política económica Recientemente han aparecido un conjunto de trabajos que investigan la posibilidad de que. fuera del intervalo [τ P . de acuerdo con su restricción presupuestaria y la situación de equilibrio en la economía. τ O ] ) con el objetivo de influenciar.

podemos concluir que. τ O . Luego. Gloom y Ravikumar (1995) presentan un modelo simple de decisión intergeneracional de educación que captura efectos inducidos por la política fiscal similares a los discutidos aquí. las complementariedades implícitas en la implementación de la política fiscal son las que generan la posibilidad de equilibrios múltiples. existen niveles de gasto público g* para los cuales ambos equilibrios. si los agentes esperan que la participación sea alta. y la participación en el mercado se vuelve más atractiva. c) = (1 − τ O )[θ h + (1 − θ ) a ] − c. La tasa impositiva será τ O = g * /[ω + θ h + (1 − θ ) a ] y el beneficio neto de participar λ (0 . Ahora consideremos la situación en la que m = 1. existen. . el pesimista y el optimista. Recordemos que las tasas impositivas τO y τP dependen del nivel de gasto g*. para ciertos valores de g*. también esperan que las tasas impositivas sean relativamente altas.Complementariedades y política macroeconómica 19 Proposición: Supongamos que p(m)= θ y que el gobierno se compromete a mantener un gasto público fijo g*. Básicamente. τ P . Prueba: Consideremos primero la situación en la que m = 0. un equilibrio optimista y otro pesimista). no les resulta provechoso participar. la economía presenta equilibrios múltiples (es decir. y a tales tasas. En esta economía con la función p(m) = θ . De la misma manera. anticiparán tasas impositivas relativamente bajas. dados los demás parámetros. si la condición: τ O <1− c <τ P. Por lo tanto. θ h + (1 − θ ) a se cumple. si los agentes esperan que la participación en el mercado sea escasa (ó nula). existen equilibrios múltiples. En este caso tenemos que la tasa impositiva debería cumplir τ P = g * / ω y el beneficio neto de participar en el mercado estará dado por λ (0 . c) = (1 − τ P )[θ h + (1 − θ ) a ] − c. Notemos que las tasas impositivas cumplen la desigualdad τ O < τ P y por lo tanto.

otra vez aprovechando la simpleza de nuestro modelo. aunque la condición (ME’) se cumpla. τ *. es fácil ver que λ ( m .20 Progresos en Macroeconomía Las ideas discutidas con este ejemplo son útiles al momento de evaluar las implicancias de la inhabilidad del gobierno para comprometerse creíblemente a llevar adelante una política fiscal determinada. como lo demuestra la proposición anterior. el pesimista y el optimista. Supongamos que el gobierno elige la política económica después de que los agentes hayan decidido sus estrategias de participación. que el gobierno tiene acceso a una tecnología de compromiso que le permite anunciar y mantener una política fiscal dada antes que los agentes tomen sus decisiones de participación. En lo que sigue. 12 . En este caso decimos que el gobierno elige la política fiscal ex post óptima. es decir. Es sencillo demostrar que. En este caso. g*. τ . Por lo tanto. por tanto. el nivel de gasto público. esta condición caracteriza a la política fiscal ex post óptima independientemente del equilibrio que suceda. Como en la sección anterior. es el mismo en ambos equilibrios. King (2006) analiza estas cuestiones con mayor profundidad. Supongamos. en cambio. si la función ν (g) y los demás parámetros de la economía son tales que se cumple la condición: g* g* c . en tal caso. supongamos también que el gobierno es benevolente y. desea maximizar U(m. si el gobierno fija la tasa impositiva τ * = g * /[ω + θ h + (1 − θ ) a ] . <1− < ω + θ h + (1 − θ ) a θ h + (1 − θ ) a ω (ME’) la economía en la que el gobierno no logra comprometerse a una política fiscal predeterminada está sujeta a la existencia de equilibrios múltiples. En otras palabras. presentamos una breve introducción al tema. c) sujeto a su restricción presupuestaria. c ) > 0 para cualquier valor de m y el único equilibrio existente es el equilibrio optimisLos cálculos son similares a los realizados en los problemas (PO) y (PP) al principio de la sección.12 De hecho. el gobierno elegirá la política fiscal de manera tal que la ecuación ν’(g*) = 1 se cumpla. desea maximizar la utilidad de los agentes.

De hecho. al estilo de “Schelling”). g*). evitando la existencia de equilibrios múltiples. en los trabajos de Stokey (1991) y de Chari y Kehoe (1990). tanto cuando el resto de las variable endógenas (en este caso m) toman los valores conjeturados de equilibrio. Procedimos (al estilo de “Ramsey”) asumiendo que el gobierno se compromete a la política fiscal (τ*. nuevos equilibrios pueden surgir. El deseo por mantener la reputación ha sido utilizado en la literatura para justificar la posibilidad de que el gobierno logre comprometerse a mantener una política económica determinada. respetando la restricción presupuestaria. nos permitiría discutir aspectos relacionados con la formación y el mantenimiento de reputación.Complementariedades y política macroeconómica 21 ta.13 Vale la pena notar también que la política implementada es de hecho la política óptima. Un aspecto fundamental del argumento presentado en el párrafo anterior es el referido a la forma en que especificamos la política fiscal a la que se compromete el gobierno. la unicidad de equilibrio en este caso se debe a que hemos eliminado las complementariedades asociadas con la forma funcional asumida para p(m). Bassetto (2005) argumenta que la forma correcta de especificar la política fiscal de compromiso es especificando una regla contingente que describe las acciones del gobierno. Estos temas se tratan. sólo factible cuando las decisiones de participación de los agentes son tales que m = 1. un gobierno que logra comprometerse a una tasa impositiva ex ante τ* logra el mejor resultado posible. Sin embargo. Como comentario final mencionemos que nuestro modelo se limita a estudiar una única interacción en el tiempo entre los agentes y el gobierno. en realidad. tal política fiscal es. por tanto. por ejemplo. En un reciente trabajo. . fracasos de coordinación. muy interesante. de esta manera (es decir. y por tanto. a diferencia de las secciones anteriores. Bassetto demuestra que cuando la política fiscal está especificada más completamente. potencialmente. no constituyen un equilibrio). Extender el modelo para permitir múltiples períodos y. 13 Se debe notar aquí que. pero una discusión detallada de los mismos está mas allá de los objetivos propuestos para el presente trabajo. Por lo tanto. interacciones. como cuando esto no es así (es decir. en situaciones que.

Un detalle importante de la modelización propuesta por 14 El concepto de conocimiento común sobre los fundamentos de la economía implica que: cada agente conoce el valor de los fundamentales. con c > (1 − τ )h. a su vez. . La señal de cada agente. En esta extensión del modelo la incertidumbre sobre los fundamentales de la economía está captada exclusivamente por la aleatoriedad en el costo de participación c. donde ε > 0 es un valor pequeño. una señal informativa sobre el verdadero valor de c). En particular. regresemos al caso en el que p (m) = θ + (1 − θ )m . Para simplificar notación. además. El modelo de las secciones anteriores puede ser modificado para ilustrar el resultado de Morris y Shin (1998). en un trabajo influyente. sabe esto. En particular. estos autores proponen modificar los modelos de tal manera que los fundamentales de la economía sean estocásticos e imperfectamente conocidos por los agentes. c ].14 Por tal razón. c + ε ]. ad infinitum. Morris y Shin (1998) argumentan que en muchos modelos comúnmente utilizados en macroeconomía la existencia de equilibrios múltiples se origina en la utilización de supuestos extremos sobre la estructura de información presente en la economía (ver también Morris y Shin (2000) para una discusión más general e introductoria). cada agente sabe que cada agente conoce el valor de los fundamentales. Sin embargo. cada agente recibe una señal informativa imperfecta sobre los fundamentales. En particular. las señales están idéntica e independientemente distribuidas). no esta correlacionada con la señal del resto de los agentes (es decir.22 Progresos en Macroeconomía 4. Supongamos también que los agentes reciben una señal s correlacionada con el costo c (es decir. supongamos que s tiene una distribución uniforme con soporte [c − ε . y cada agente. Estructura de información y equilibrios múltiples Recientemente. que toma valores en el intervalo [0. Morris y Shin sostienen que en gran parte de estos modelos existe un nivel poco realista y extremo de conocimiento común sobre los fundamentales de la economía. supongamos ahora que el costo de participación en el mercado es en realidad una variable aleatoria c con distribución uniforme.

luego λ (0 . Con los supuestos que estamos utilizando también se cumple que existe un valor 0 < cB < cA tal que. se puede demostrar que en el modelo con conocimiento imperfecto en el que no existe conocimiento común sobre los fundamentales se cumple que: (1) para cada valor de c (es decir. sólo la situación pesimista constituye un equilibrio de expectativas racionales. En la terminología de las secciones anteriores. En tal caso. Cuando esto es así. τ . Para describir dichas zonas es útil referirnos al modelo en el que los fundamentales son conocidos por los agentes de la economía (como lo hiciéramos en las secciones anteriores). el costo de participar en el mercado es demasiado alto para que el equilibrio optimista exista. para valores intermedios de c. c) < 0. los fundamentales efectivamente observados de la economía) el modelo tiene un único equilibrio. un agente dado no estará dispuesto a participar en el mercado aún si supiera (es decir. más informalmente. es fácil demostrar que existe un valor posible de c. [0. En otras palabras. τ . que podemos llamar cA. . La prueba de unicidad de equilibrio está 15 Los detalles de la prueba son similares a los de la prueba propuesta por Morris y Shin (1998) y no se presentan en este trabajo. que llamamos cT. Finalmente. utilizando las técnicas descriptas por Morris y Shin. los fundamentales son consistentes (asumiendo conocimiento común) con equilibrios múltiples. Dados estos tres rangos de valores de los fundamentales. sólo la situación optimista es un equilibrio. existe un valor intermedio de c. si c < cB.15 La lógica detrás de este resultado es esencialmente la misma que en el trabajo de Morris y Shin (1998). tal que para valores de c menores que cT el equilibrio es optimista (m = 1) y para valores de c mayores que cT el equilibrio es pesimista (m = 1). es decir cuando cB < c < cA. c) > 0 y un agente dado decidiría participar en el mercado aún cuando nadie lo haga. tal que para valores de c mayores que cA tenemos que λ (1 . En este caso. puede dividirse en tres zonas bien delimitadas.Complementariedades y política macroeconómica 23 Morris y Shin es que el rango de los posibles fundamentales. y que (2) cuando ε se vuelve insignificante. c ]. si esperara) que todos los demás agentes participarán en el mercado.

el nivel de participación en el mercado. Y no sólo esto. un indicio de la intuición detrás del argumento se puede obtener de la siguiente discusión. a su vez. predecirán que es posible que haya en la economía. las posibles señales recibidas por los demás agentes. sino también debe intentar predecir las inferencias que los demás agentes harán acerca de las señales de los demás agentes. es lo que determina la unicidad de equilibrios. la tasa impositiva puede eventualmente seleccionarse en función de los fundamentales. Cuando esto es así. Este tipo de inferencias sobre inferencias. luego el agente en cuestión predecirá que algunos de los otros agentes de la economía recibirán señales que están a una distancia todavía mayor que ε de su señal. los fundamentales se encuentran cercanos a un extremo de tal intervalo. Cuando un agente recibe una señal s sabe que los fundamentales están. a ser relevantes. ya que ellas determinan el comportamiento de dichos agentes y. entonces. En tal caso.24 Progresos en Macroeconomía basada en un argumento de inducción (backward induction) relativamente complejo. los fundamentales) antes de fijar la tasa impositiva τ . basándose en dicha señal. la unicidad de equilibrios originada en la ausencia de conocimiento común tiende a desvanecerse. en principio. la política fiscal tiene la posibilidad de actuar como una señal pública que revela a los agentes el estado de los fundamentales. y la proximidad de las señales de los agentes a las áreas donde los fundamentales son sólo consistentes con un único equilibrio de conocimiento común. Sin embargo. como máximo. agentes observando señales todavía más alejadas de la señal original s del agente en cuestión. a una distancia ε de su señal. de hecho. Cuando el agente recibe su señal sobre los fundamentales. Si. Política económica y unicidad de equilibrios Si el gobierno observara el costo c (es decir. . sino también por predecir. Los conceptos estudiados en las secciones anteriores referidos a la selección de políticas económicas en presencia de multiplicidad de equilibrios vuelven. Y estos otros agentes. no sólo debe preocuparse por la información que dicha señal revela sobre la economía.

tal información se ve reflejada (y parcialmente revelada) en el precio de equilibrio del mercado del activo.Complementariedades y política macroeconómica 25 En un trabajo reciente. por ejemplo. estudia una extensión del modelo al caso de dos economías y muestra que una crisis cambiaria en una de las economías puede “contagiarse” a la otra economía. observan el precio que “limpia” dicho mercado. los equilibrios múltiples tienden a reaparecen. De hecho. . aún cuando en principio no existe ninguna razón fundamental para que los mercados en ambas economías estén económicamente vinculados.16 Interpretado en el presente contexto. Por estas razones. aunque imperfecta. Keister (2006). podemos decir que aunque la metodología de Morris y Shin ha permitido extender en direcciones interesantes el análisis de las complementariedades a nivel macroeconómico. Angeletos y Werning (2006) presentan un resultado relacionado. y la precisión de dicha señal mejora cuando mejora la precisión de las señales privadas s. los autores modelan la existencia de un mercado de activos en el que los agentes pueden participar y hacer transacciones. por supuesto. Como las demandas de los agentes por el activo son derivadas en base a la información recibida por ellos. podemos decir que Angeletos y Werning demuestran que cuando existe una señal pública (aunque imperfecta) del valor de c. La precisión de dicha señal pública depende de manera natural de la precisión de las señales privadas. En particular. Aún en extensiones directas del modelo estudiado por Morris y Shin (1998) la unicidad de equilibrios no siempre es automática. Resumiendo. Los agentes. dicho precio se vuelve una señal pública. no siempre nos permite 16 Ver la introducción en el trabajo de Angeletos y Werning (2006) para una excelente discusión de una serie de trabajos recientes en la misma línea de investigación. del estado de los fundamentales. Keister demuestra que en su modelo las crisis cambiarias se originan exclusivamente como consecuencia de la existencia de equilibrios múltiples y fracasos de coordinación semejantes a los estudiados en las secciones anteriores del presente trabajo. Angeletos y Werning proveen una motivación muy razonable de la existencia de este tipo de asociación entre la precisión de la señal pública y la precisión de las señales privadas.

Estas avalanchas de coordinación demuestran como la diseminación parcializada de la información en la economía puede interactuar con las complementariedades estratégicas y crear situaciones intrincadas y difíciles de interpretar que tienen el potencial de resultar en grandes ineficiencias. Uno de los posibles eventos que podrían desencadenar una avalancha de este tipo es. En esta sección describimos otro caso interesante. de hecho. es presentado por Caplin y Leahy (1994). En esta sección presentamos una primera aproximación formal a estas ideas usando el modelo discutido previamente.17 Interpretado en el contexto de la presente discusión. 5. . un cambio en la política económica. presentado por Jeitschko and Taylor (2001). continúan siendo relevantes. donde la diseminación discontinua de información deriva en resultados macroeconómicos extremos similares a una crisis. Avalanchas anticipadas Hasta aquí hemos estudiado un modelo macroeconómico simple destinado a explicar posibles fracasos de coordinación. luego de introducir algunas modificaciones pertinentes. por supuesto.26 Progresos en Macroeconomía abstraernos completamente de las cuestiones asociadas con la existencia de equilibrios múltiples. También hemos discutido algunas consecuencias que surgen de complicar la estructura de información en el modelo. Nuestro modelo es. las cuestiones analizadas aquí sobre la interacción de la política económica y la coordinación de expectativas. En los casos en que los equilibrios múltiples sobreviven. no presentamos tal ejemplo en el presente trabajo. de interacción entre las complementariedades y la diseminación de la información en la economía. 17 Un caso relacionado. el trabajo de Jeitschko and Taylor (2001) estudia fracasos de coordinación que se originan en la percepción generalizada de que un grupo de agentes con experiencias negativas resultarán “desalentados” y dejarán de participar en el mercado. también útil para estudiar dicho caso pero. por razones de espacio.

Complementariedades y política macroeconómica 27 Consideremos nuevamente nuestro modelo original en el caso en el que θ L = 0 < θ H = θ . τ . Supongamos también que θ puede tomar dos valores posibles. Una expresión similar puede obtenerse para el caso en el que el agente ha observado un beneficio bruto a en el período (par) anterior. conθ1 < θ2. En particular. c ) ¦ h ] = (1 − τ )( a + ( h − a ) E o [θ mθ ¦ h ]) − c. No es difícil demostrar que E e [θ m ] = (θ 1 + θ 2 ) m / 2. el valor esperado de participar en el mercado en un período impar. El valor esperado de participar en el mercado en un período par esta dado por: E e [λ (θ m .θ1 yθ2. Esto es así porque suponemos que el agente utiliza la Regla de Bayes para actualizar sus expectativas sobre el valor deθ y. Supongamos que la economía descripta hasta ahora se repite consecutivamente en el tiempo y que un nuevo valor de θ se realiza cada dos períodos (para simplificar. de m. cada agente. esta dado por: E o [λ (θ mθ . digamos que los valores de θ se realizan al comienzo de los períodos pares). reconoce que las decisiones de . τ . c )] = (1 − τ )( a + ( h − a ) E e [θ m ]) − c. En los períodos impares. Debe notarse aquí que en estas estimaciones el valor de m puede depender del valor de θ porque el valor de θ determina la experiencia de los agentes económicos en el período anterior y. en el período par). para un agente que obtuvo un beneficio bruto igual a h en el período anterior (es decir. donde Ee indica la expectativa sobre los valores de θ. potencialmente. el valor esperado de participar en el mercado depende de la experiencia que el agente haya tenido en el período anterior. donde E o [θ mθ ¦ h] representa el valor esperado de θ mθ condicional a que se haya observado h en el período anterior. y que la probabilidad de cada valor es igual a ½. Denominaremos con el subíndice e los períodos pares y con el subíndice o los períodos impares. al momento de formar sus expectativas.

La segunda desigualdad captura el hecho de que un agente que ha tenido una buena experiencia en el período par será más optimista acerca de los beneficios de participar en el mercado en el siguiente período (impar). c ) ¦ h] . dicho agente esperará obtener con menor probabilidad un beneficio bruto alto en el período impar subsiguiente. En tal caso. τ . tenemos que: 2 E o [θ ¦ h] = (θ 12 + θ 2 ) /(θ 1 + θ 2 ). c )] < E o [λ (θ . igual a θ1). El agente entonces utiliza su experiencia durante el período par para estimar el valor de θ en el período impar.28 Progresos en Macroeconomía los demás agentes pueden estar influenciadas por dicha experiencia. La intuición detrás de estas desigualdades es importante. Utilizando algo de álgebra puede demostrarse que: E o [λ (θ . y de acuerdo con la Regla de Bayes. No resulta difícil encontrar valores de los parámetros tal que las siguientes desigualdades se cumplen: E e [λ (θ . c )] > 0 . Esto se verá más claramente en los párrafos siguientes. τ . Aquí es importante recordar que el valor de la variable aleatoria θ se realiza en el período par y se mantiene constante en el subsiguiente período impar. Por tal razón. (Pe) . τ . y 2 E o [θ ¦ a] = [θ 1 + θ 2 − (θ 12 + θ 2 )] /[2 − (θ 1 + θ 2 )]. c ) ¦ a ] < E e [λ (θ . Consideremos primero el caso en el que m = 1. τ . La primera desigualdad captura la siguiente idea: un agente que tenga una experiencia negativa en el mercado en un período par actualizará sus expectativas sobre el valor de θ poniendo más peso en la posibilidad de que dicho valor resulte ser bajo (es decir.

Por esta razón. τ . será menor o igual a θ en los período impares. Sin embargo. preferirá no participar en el período impar subsiguiente aún cuando espere que todos los demás agentes participen en el mercado en ese período (impar). τ . c) ¦ h] < 0. dicho agente prefiere no participar en el mercado en el período impar. (NPoa) La primera expresión nos dice que si un agente espera que todos los demás agentes participen en el mercado en los períodos pares. se cumple la siguiente desigualdad: E o [λ (θ 2 . aún cuando el agente que ha tenido una experiencia positiva en el mercado del período par espera que todos los agentes con una experiencia similar a la suya (y sólo esos agentes) participen en el mercado del período impar. La razón por la cual la condición (NPoh) se puede cumplir aún cuando la condición (Pe) también se cumple es que. Entonces. para encontrar un equilibrio debemos tener en cuenta que. esperar que todos los agentes participen en el mercado en un período impar no puede formar parte de un equilibrio de expectativas racionales. Notemos ahora que la cantidad de agentes que han tenido una experiencia negativa en el mercado del período par es igual a 1 . además de las desigualdades (Pe) y (NPoa).Complementariedades y política macroeconómica 29 y E o [λ (θ . luego es beneficioso para este agente participar en el mercado en dichos períodos.θ. participar en el mercado en períodos pares puede ser parte de un equilibrio de expectativas racionales. la tasa de participación. En otras palabras. si bien el agente ha tenido una . si las desigualdades (Pe) y (NPoa) se cumplen. mg. la segunda expresión nos dice que un agente que obtuvo un beneficio bruto igual a a por participar en el mercado en un período par. (NPoh) Esta desigualdad nos dice que. El caso que nos interesa tratar aquí es el caso en el que. c ) ¦ a ] < 0.

abre la puerta a la posibilidad de que existan grandes ineficiencias. Para entender como la política macroeconómica puede desencadenar una avalancha de coordinación anticipada. notemos que los valores de la tasa impositiva τ son cruciales en la determinación de las desigualdades (Pe). Esto.θ de los agentes han tenido una experiencia negativa en el mercado del período par anterior. (NPoa) y (NPoh) se cumplen. τ L . existe un equilibrio en el que todos los agentes participan en el mercado todos los períodos. por ejemplo.30 Progresos en Macroeconomía experiencia positiva en el mercado del período par. como máximo sólo una proporción θ de los agentes elegirá participar en el período impar. el caso en el que la política fiscal τL es tal que E e [λ (θ . un valor más alto para el cual las . en efecto. de cumplirse. espera que la participación se reduzca en el siguiente período. también espera que la probabilidad de obtener un alto beneficio bruto h será menor. c )] > 0 y E o [λ (θ . de acuerdo con la condición (NPoa). Supongamos ahora que. un menor beneficio esperado de participar. por ejemplo. El agente espera que la participación disminuya porque sabe que una cantidad 1 . todos anticipan que la participación colapsará el próximo período. un menor valor esperado de m implica un menor valor esperado de p(m) y. el colapso del mercado es independiente del valor corriente de los fundamentales. el mercado puede colapsar aún en los casos en los que el valor realizado de θ es relativamente alto. la política fiscal cambia de τL a τH. Por tanto. uno de los principales temas de estudio en este trabajo. En tal caso. cuando los agentes están participando. Consideremos. es independiente del valor actual realizado de θ. se encargan del resto: cuando los agentes esperan una menor participación en el mercado. Es importante resaltar que la condición (NPoh). existe un equilibrio en el cual los agentes participan en el mercado en el período par y no participan en el mercado en el período impar. Las complementariedades en participación. τ L . En el período par. por lo tanto. En otras palabras. es decir. Si las desigualdades (Pe). El colapso del mercado en el período impar es una avalancha de coordinación completamente anticipada. (NPoa) y (NPoh). c ) ¦ a ] > 0. al comienzo de un período par.

Complementariedades y política macroeconómica 31 desigualdades (Pe). a modo de introducción. Por el contrario. Un objetivo de este trabajo fue demostrar que esto no es así. o incluso nulo. la intención fue que los temas aquí discutidos sirviesen como ejemplo de las ventajas asociadas con el tratamiento formal de este tipo de cuestiones. la disciplina económica ha desarrollado recientemente numerosas técnicas e ideas que nos permiten profundizar en el estudio de los problemas de política asociados con la existencia de complementariedades y fracasos de coordinación. En particular. de hecho. algunas de las cuales hemos discutido aquí. ¿Qué sucederá en este caso? En el mismo período par en el que se produce el cambio de política los agentes aún decidirán participar en el mercado. la fijación de políticas macroeconómicas es un determinante primordial del bienestar de los habitantes de las economías modernas. En otras palabras. pero también predecirán exactamente que en el siguiente período la participación en el mercado colapsará. Conclusiones El presente trabajo ha discutido algunas formalizaciones recientes de los problemas que pueden surgir en economías con complementariedades y equilibrios múltiples. En otras palabras. Claramente. En muchos ámbitos político-económicos existe la percepción de que en situaciones que parecen estar asociadas con equilibrios múltiples nuestro conocimiento sobre la selección de políticas adecuadas es muy limitado. (NPoa) y (NPoh) pasan a cumplirse. escuetamente. la avalancha en el nivel de participación será completamente anticipada. como hemos dicho. que la profesión sigue avanzando en el aprendizaje de nuevas e importantes lecciones relacionadas a estos temas. con cierta confianza. Podemos afirmar entonces. con este trabajo deseamos destacar que un análisis formal del problema de fijación de la política económica en situaciones caracterizadas por la volatilidad de las expectativas es efectivamente posible y. 6. . puede resultar sumamente instructivo. hemos intentado destacar algunas lecciones útiles vinculadas con la determinación de políticas macroeconómicas óptimas. Si bien muchas otras ideas recientes han quedado sin analizar.

C. Ennis.” American Economic Review 84 (1994): 548564. Cambridge University Press (1999).” Journal of Economic Theory 109 (2003): 220-245. “Economic Growth. Caplin. “Sustainable Plans. Huberto M.32 Progresos en Macroeconomía Referencias Angeletos. and Volatility. y Patrick J. Banking Crises in Latin America.” En Ricardo Hausmann y Liliana RojasSuárez.” American Economic Review 96 (2006): 1720-1736. V. David y Karl Shell. Guillermo A. Market Crashes. George-Marios y Iván Werning. Huberto M. “Business as Usual. “Aggregate Demand Management in Search Equilibrium. Andrew y John Leahy. Liquidity. Chari.” Journal of Monetary Economics 52 (2005b): 1359-1377. V. y Todd Keister. Bassetto. “Do Sunspots Matter. “Optimal Fiscal Policy Under Multiple Equilibria. Russell W. Kehoe. Huberto M.” Journal of Political Economy 98 (1990): 783-802. “Comment. Diamond. and Bank Runs. Ennis. Inter-American Development Bank. y Todd Keister.” European Economic Review 49 (2005a): 939973.” Journal of Economic Theory 124 (2005): 79-105. Coordination Games: Complementarities and Macroeconomics. Cooper. Ennis. (1996): 64-67. Washington D. “Government Policy and the Probability of Coordination Failures. and Wisdom After the Fact.” Journal of Political Economy 91 (1983): 193-227. “Crisis and Prices: Informantion Aggregation. Cass.” Journal of Political Economy 90 (1982): 881-894. Calvo. “Equilibrium and Government Commitment. y Todd Keister. .. Peter. Multiplicity. Marco.

Stephen y Hyun Song Shin.” Journal of Economic Dynamics and Control 16 (1992): 193-206. Gerhard y B. Howitt. “Discretionary Policy and Multiple Equilibria. “Unique Equilibrium in a Model of Self-Fulfilling Currency Attacks. Howitt.Complementariedades y política macroeconómica 33 Gloom. Manuelli.” American Economic Review 88 (1998): 587-597. King. “Animal Spirits. and Microeconomic Interventions. Todd.” en An Encyclopedia of Macroeconomics. “Local Discouragement and Global Collapse: A Theory of Coordination Avalanches. “Rethinking Multiple Equilibria in Macroeconomic Modeling. “Coordination Failures. Cheltenham. Thomas D. Taylor. Jeitschko.” Federal Reserve Bank of New York Staff Report no. “Endogenous Public Policy and Multiple Equilibria. Vane. 249 (2006). “Coordination Failures.” American Economic Review 82 (1992): 493-507. Stephen y Hyun Song Shin. y Curtis R.” Federal Reserve Bank of Richmond Economic Quarterly 92 (1).” American Economic Review 91 (2001): 208-224.” European Journal of Political Economy 11 (1995): 653662. Morris. .” Economia (LACEA) 6 (2005): 1-29. “Expectations and Contagion in Self-Fulfilling Currency Attacks. Rodríguez-Clare. Peter y Preston McAfee. Andrés. “Sunspot-Like Effects of Random Endowments. Rodolfo y James Peck.” NBER Macroeconomic Annual (2000): 139161. Ravikumar. Robert G. Winter 2006: 1-15. Keister. Morris. UK: Edward Elgar (2003): 140-44. Peter. Clusters. editado por Brian Snowdon y Howard R.

3. vol.” En The New Palgrave Dictionary of Money and Finance. “Complementarities and Games: New Developments.” Econometrica 58 (1990): 277-307. Vives.” Journal of Economic Dynamics and Control 15 (1991): 627-656. Stokey. . Michael. “Learning to Believe in Sunspots. “Credible Public Policies. Nancy L. Xavier. Woodford. Karl y Bruce Smith.34 Progresos en Macroeconomía Shell. “Sunspot Equilibrium.” Journal of Economic Literature 53 (2005): 437-479. New York: Macmillan (1992): 601-607.

El diseño de las reformas se inspiró en una muy rica tradición analítica que nació de la crítica a las políticas intervencionistas y de regulación de la posguerra tanto en los países desarrollados como en desarrollo. El propósito es. señalar algunos puntos dentro de esa agenda que reclaman más elaboración y que. Las propuestas de reforma que surgieron de esta tradición fueron sintetizadas. Nuestro interés por esta cuestión se origina en nuestra experiencia de investigación sobre los problemas macroeconómicos que surgieron en el marco de las reformas emprendidas por los países “emergentes” y “en transición” desde fines de los años setenta. Introducción El objetivo de este trabajo es discutir la relación entre macroeconomía y reforma estructural. por un lado. probablemente. hacia fines de los ochenta.Reformas estructurales y macroeconomía 35 REFORMAS ESTRUCTURALES Y MACROECONOMÍA JOSÉ MARÍA FANELLI CEDES I. realizar una reflexión ordenada respecto de los avances analíticos recientes para pensar este problema que consideramos de mayor interés por su potencial para impulsar la agenda de investigación sobre macroeconomía en países emergentes y. en las diez recomendaciones del llamado Consenso de Washington (CW). Nos centraremos en cuestiones teóricas y metodológicas. serán objeto de estudio en los próximos años. por otro. Las iniciativas de reforma experimentaron su apogeo durante la década de los noventa. que luego fueron complementadas con otras en sucesivas versiones o “ge- .

36 Progresos en Macroeconomía neraciones” del CW1 .)-. (5) tipo de cambio competitivo. si subsiste alguna protección. tres pertenecen a la macroeconomía por derecho propio (se refieren a la política fiscal. (2) Reasignación del gasto público en contra de subsidios indiscriminados (que son frecuentemente regresivos) y en favor de la provisión de servicios públicos que sean pro-crecimiento y pro-pobres como educación primaria. Más allá del hecho que las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) y los países desarrollados impulsaron y aportaron buena parte del contenido específico de políticas del CW. . sobre todo asociadas con los problemas de cambio institucional y pobreza. La segunda es que los procesos de reforma por sí mismos generaron desequilibrios macroeconómicos. No sorprende. El núcleo de las recomendaciones de política del CW está constituido por diez medidas: (1) Disciplina Fiscal. etc. dando lugar a versiones de segunda y tercera generación del CW. (9) Supervisión prudente de las instituciones financieras. salud e inversión en infraestructura. (7) privatización de empresas estatales. La primera es que la falta de consistencia entre el escenario de la globalización y la estructura económica nacional tomó en muchos casos la forma de desequilibrios macroeconómicos recurrentes. lo cierto es que la urgencia por introducir reformas no fue creada por las IFIs sino que se asoció con dos fenómenos básicos: la necesidad de amoldar la economía y su estructura institucional a los desafíos de la “Segunda Globalización” (ver Basu y Taylor. excepto en casos justificados por razones de salubridad. Estas recomendaciones fueron luego complementadas con otras. (4) tasas de interés determinadas en el mercado y (moderadamente) positivas en términos reales. quedó en claro que los fenómenos macroeconómicos serían parte esencial del proceso por dos razones. (3) reforma fiscal orientada a ensanchar la base tributaria adoptando tasas marginales moderadas. monetaria y cambiaria) y la mayor parte de las restantes 1 La expresión Consenso de Washington fue acuñada por John Williamson (1989). (6) liberalización comercial –liberalización de importaciones con énfasis en la eliminación de restricciones cuantitativas (licencias. y (10) seguridad jurídica para la protección de los derechos de propiedad. de las diez recomendaciones básicas del CW. protección del consumidor y el medio ambiente. no obstante. en este sentido. ésta debe estar basada en una ley y debe establecer tarifas uniformes. que el CW estableciera una estrecha relación entre reformas estructurales y macroeconomía. (8) desregulación –abolir regulaciones que impiden la entrada o restringen la competencia. (6) liberalización de los flujos de inversión directa extranjera desde el exterior. A poco capandar por el sendero de la reforma. 1999) y los procesos de transición del socialismo al capitalismo luego de la caída del muro de Berlín.

Nuestro interés. 2005). Esta definición está en línea con la forma en que actualmente se utiliza el concepto (Drazen. Fanelli y McMahon. cambios en las reglas de juego inducidos deliberadamente por un ingeniero social (“reformas”) y. De cualquier manera. cuando se comenzó a hablar de programas de reforma estructural la idea central era cambiar los modelos de desarrollo basados en la sustitución de importaciones o en el socialismo soviético por otro más orientado al mercado y más . para evitar confusiones vale la pena tener en mente que la ambigüedad en el uso de “reforma estructural” tiene que ver con la historia de las reformas y con la historia de la disciplina. Cabe. En efecto. por un lado. por otro. entonces. 2000. no se debe pasar por alto que el significado de tal expresión ha ido cambiando con el uso de manera sutil pero que tiene consecuencias para nuestro tema de estudio. si bien en este trabajo se utiliza la expresión “reforma estructural” de la manera que habitualmente se lo hace en la literatura.Reformas estructurales y macroeconomía 37 implica cambios en las reglas de juego cuya magnitud induciría desequilibrios macroeconómicos que ninguna reforma bien diseñada podría ignorar. no obstante. por lo tanto. El concepto de reforma tal como se lo usa en este trabajo se refiere a un cambio deliberado en las reglas de juego que afecta a las instituciones que norman la actividad económica. no está en discutir el CW o alguna otra propuesta o experiencia de reforma per se sino en comprender cómo las reformas estructurales en tanto ejercicios de ingeniería social a gran escala generan y/o son constreñidas por fallas de coordinación agregadas. hablar de reforma estructural y no de reforma institucional (dado que las reglas de juego son instituciones) o de reforma a secas? La razón básica es que el uso de la expresión “reforma estructural” está muy extendido en la literatura y las discusiones de política. La primera aclaración es que nuestro interés por la relación entre reformas y macroeconomía es general y abstracto: se centra en comprender la interacción entre. Pero ¿porqué. La segunda aclaración es que. las fallas de coordinación en los planes a nivel agregado (“macroeconomía”). hacer un conjunto de aclaraciones que servirán para identificar mejor el objeto de estudio.

Como estas alteraciones en las reglas estaban orientadas a transformar la estructura económica. Se hizo evidente que una reforma bien diseñada debía evaluar si el reformador contaba con el conocimiento. los costos de transacción ya que frecuentemente éstos hacían imposible instituir esquemas para compensar a los perdedores. por ejemplo. La repetida observación de que iniciativas a todas luces convenientes desde el punto de vista de la eficiencia no eran implementadas o. Sin embargo. sin lugar a dudas. la razón básica de esta afirmación es la observación repetida de instancias en las que las mudanzas en las reglas de juego no produjeron los cambios esperados en la estructura. llevó a la conclusión de que los efectos distributivos no podían ignorarse ni. esta relación de inmediatez es una petitio principi: un cambio en las reglas de juego puede no ser efectivo para cambiar la estructura económica o puede modificar la estructura en un sentido no deseado. tampoco. La tercer aclaración está también relacionada con una falacia de la literatura temprana: se asumió de manera implícita que si el análisis económico señalaba claramente qué obstáculos debían removerse para obtener ganancias de eficiencia. o la propiedad del estado. Obviamente. eliminar los controles de tasas de interés. Entre los ejemplos tempranos de esto se encuentran. si lo eran. entre los más dramáticos.38 Progresos en Macroeconomía integrado en las corrientes de comercio y capitales internacionales. Esto suponía introducir cambios en las reglas de juego como. las reformas eran “estructurales”. en todos los casos. lo racional desde el punto de visa del bienestar colectivo era remover esos obstáculos. los intentos de liberalización y apertura en Argentina. reducir los aranceles. los desequilibrios macroeconómicos fueron un componente clave del fracaso de las reformas estructurales para inducir los cambios esperados. Chile y Uruguay de fines de los setenta que terminaron en crisis profundas y. Un punto central para nuestro objeto de análisis es que. el poder y la . generaban suficiente resistencia ex post como para desnaturalizar o abortar la reforma. Nótese que se asume que existe una relación que podríamos llamar inmediata entre cambios de políticas o reglas y cambios en la estructura: al cambiar las reglas cambia la estructura económica. las transformaciones en Rusia en los noventa.

Las sucesivas generaciones del CW incorporaron las cuestiones asociadas con las instituciones. el abandono del WC como fuente de inspiración primaria. La segunda es que las experiencias de reforma han aportado mucha evidencia empírica de que la implementación de cambios institucionales se asocia con desequilibrios macroeconómicos. La primera es que muchas de las reformas institucionales son en sí macroeconómicas. pero rápidamente quedó en claro que para implementar las reformas estructurales requeridas se necesitaban cambios en las reglas de juego tan amplias y tanto poder político que las reformas se asemejaban más a una revolución institucional – de costo económico desconocido– que a un mero cambio en las reglas de juego económicas. La cuarta aclaración es que. llegado el caso. La aparición de estas fallas de coordinación ex post se vincula con tres causas: ignorancia sobre los “detalles” del proceso de reforma. La relación entre reformas y macroeconomía queda implicada en este cuadro por dos razones. . aún cuando las instituciones implicadas no se vinculen directamente con el manejo macroeconómico. No podía ignorarse la faceta de construcción institucional y la capacidad del sistema político para realizarla. control parcial sobre las circunstancias de ésta. entonces. y ocurrencia de perturbaciones aleatorias independientes de la reforma. que la estrategia de sumar reformas institucionales ad hoc al WC terminara por producir “fatiga” (Lora et al. No resulta extraño.Reformas estructurales y macroeconomía 39 autoridad indispensables no sólo para implementar los cambios sino también para compensar total o parcialmente a los perdedores o. En todos los casos. se encuentra constreñido por ésta. orientadas a modificar situaciones de “equilibrios malos” con fallas de coordinación evidentes cuyas causas no se erradican aún cuando la teoría macroeconómica señale con relativa claridad qué obstáculos deberían eliminarse. los errores de expectativa producen fallas en la coordinación de los planes individuales. Esto es así porque la estructura que es objeto de reforma se concibe como un arreglo complejo de elementos –instituciones. en definitiva. al tiempo que el cambio institucional (la reforma) busca cambiar la estructura. ignorar directamente sus demandas.. en el enfoque de este trabajo. 2004) y.

no obstante. La última aclaración es. por ende. distinguiremos entre reformas estructurales “fronteras adentro” y “fronteras afuera”. A los efectos de mantener la extensión del capítulo dentro de límites razonables. 1998) y las metodologías de estudios de caso (Mahoney y Goertz. adoptar estándares de Basilea para las regulaciones bancarias). De ahí que la metodología de abordaje que propondremos buscará integrar los elementos analíticos con los contextuales en la línea de las narrativas analíticas (Bates et al. que los elementos involucrados en tales vinculaciones son tan complejos que no es posible especificarlas sin hacer referencia al contexto histórico y geográfico. los relacionados con los aspectos financieros. en lo que hace a estudios de casos privilegiamos los problemas de cambio institucional y adaptabilidad estructural asociados con la relación entre la economía nacional y la economía global y.. En ambos casos. Si ello no ocurre. especificaremos en mayor detalle en la sección que sigue las vinculaciones entre estructura. el cambio de reglas de juego implica cambiar la relación entre la economía nacional y el resto del mundo (por ejemplo. 1999 y 2001). las instancias que pueden dar lugar a este tipo de problemas de adaptabilidad son múltiples y. organizaciones y agentes– que deben ser consistentes entre sí y con el resto de los dominios –la política. nuestro interés es analizar la interacción entre ese cambio de reglas y la esfera macroeconómica. Obviamente. uno de los síntomas posibles de no adaptabilidad es la aparición de fallas de coordinación a nivel agregado. cambio institucional y macroeconomía. Las reformas institucionales orientadas a optimizar el cumplimiento de esas funciones. deben cumplir con el requisito de adaptabilidad: las nuevas reglas de juego deben integrarse de manera armónica con la estructura y el resto de los dominios (ver Greif y Laitin. la sociedad. el marco internacional– para estar en condiciones de cumplir con las funciones económicas (Aoki. en el segundo. dentro de estos. A estos efectos. 2006). por ello.40 Progresos en Macroeconomía recursos. la necesidad de adaptarse a cambios en el resto del mundo obliga a realizar cambios en las reglas domésticas (por ejemplo. 2006). . En el primer caso. entrar en la OMC).

como dijimos. las estrategias de desarrollo deben adecuarse a los cambios en la competitividad y los precios relativos internacionales al tiempo que la estrategia de basar el desarrollo en una moneda local depreciada o. la necesidad de reformas adaptativas –entendidas como cambios en las reglas de juego de cierta escala cuyo objeto es adaptar el funcionamiento de la economía de forma de mejorar el bienestar– no haya desaparecido. que en este trabajo buena parte de los ejemplos se extraigan de reformas implementadas en los noventa. también son muy pertinentes. En realidad. lo cambiante del escenario global hace que más allá de la decadencia del CW. entonces. Además. Entre los factores del escenario actual que generaron esa necesidad se destacan la absorción por parte de Estados Unidos de una gran proporción de los fondos prestables disponibles internacionalmente que tiene como contraparte la acumulación de reservas en el mundo emergente y la creciente importancia de China e India que está cambiando los fundamentos y el perfil de las ventajas comparativas en el mundo. No sorprenderá. seguir la quinta recomendación del CW se hace más difícil.Reformas estructurales y macroeconomía 41 Las reformas de los noventa han aportado una gran cantidad de evidencia empírica para analizar la relación reformas/macroeconomía desde esta perspectiva. Estos desarrollos globales generan nuevos requerimientos de adaptación de las reglas de juego internas: la reversión en los flujos de capital plantea nuevos desafíos al manejo monetario y oportunidades de profundización financiera. Es fácil encontrar cambios en las reglas de juego de gran escala inducidos por la necesidad de adaptar el funcionamiento de la economía nacional a los cambios en el escenario internacional. En particular esto es así porque las reformas. Los ejemplos en la década actual. no obstante. De ahí que hay autores que hablan hoy de reformar las refor- . con lo cual muchos de los síntomas de no adaptabilidad tomaron naturalmente la forma de dificultades macroeconómicas. la comparación de casos se simplifica en la medida en que el diseño y el contenido de las reformas se inspiraban en una misma matriz. fueron en gran medida motivadas por la necesidad de adaptarse a la segunda globalización y fueron de gran escala. al menos. asimismo.

Lo que está claro es que cualquier propuesta de reforma no podrá dejar de lado lo ya aprendido: la implementación requiere de condiciones políticas y de una ingeniería social para la reforma que incluye desde el diseño (que supone el conocimiento de los elementos estructurales y su funcionalidad) hasta la ejecución y respuesta flexible a perturbaciones macroeconómicas. capaz de lidiar con errores de política y desequilibrios macroeconómicos. los problemas específicos de implementación. Hoy está claro que la inducción deliberada de un cambio estructural supone más que una mera modificación en las reglas del juego. que reclaman una tecnología para la ingeniería social apropiada. evitando así caer en propuestas que recomiendan reformar todo al mismo tiempo.. contribuyeron centralmente a ese cambio visión. En segundo lugar discutimos una serie de problemas que los vínculos entre reformas y macroeconomía le plantean a la macroeconomía como disciplina. En suma. la visión ingenua que más o menos implícitamente asumía: identificación de obstáculos a la eficiencia è reforma de reglas de juego è cambio estructural. 2005) o de realizar un diagnóstico de crecimiento como base para concentrar el esfuerzo en unas pocas reformas de gran impacto (Hausmann et al. analizamos una serie de aspectos de la reforma estructural e identificamos sus relaciones con la macroeconomía. Primero. tercero. como en las últimas versiones del CW. la relación entre las reglas formales –que pueden ser modificadas de manera deliberada por la autoridad– y el resto de los elementos de la estructura económica que no pueden serlo y cuya interacción puede dar lugar a fallas de coordinación agregadas. 2005). los desequilibrios macroeconómicos de magnitud que acompañaron con frecuencia a las reformas. La organización del capítulo es la siguiente. cambió radicalmente entre los primeros intentos de los setenta y la visión actual y. En tercer lugar analizamos desarrollos . que introduce restricciones de economía política.42 Progresos en Macroeconomía mas (Ffrench Davis. segundo. justamente porque la relación entre reglas y cambio de estructura no es inmediata sino que está mediada por una serie de elementos que tienen que ver con tres factores: primero. las relaciones de poder en una situación históricamente determinada.

las características precisas de los efectos buscados no se pueden definir a-priori. son de relevancia para la comprensión de la anatomía de un proceso de reforma y su articulación entre macroeconomía y reforma estructural. II. 2000). el objetivo último de la reforma es la de tener efectos sobre el bienestar de la sociedad. los . En las secciones siguientes usaremos el esquema tanto para ilustrar la relevancia de los problemas macroeconómicos identificados en casos concretos de reforma como para discutir los avances que se hicieron en el plano analítico para pensar estos temas. Si no se asume un gobierno benevolente. No necesariamente la meta última será la de maximizar el bienestar de la población como un todo o a todos por igual. La Figura 1 muestra esquemáticamente los factores que. Obviamente. además. En el centro de la figura aparece la estructura económica cuya transformación es el objeto de la reforma. Los resultados que se busquen serán el fruto de un proceso político y económico complejo que involucra a grupos con intereses heterogéneos y cuotas de poder diferenciales (Drazen. La última sección plantea las conclusiones con la vista puesta en el desarrollo de la macroeconomía como programa de investigación. La estructura es un arreglo funcional de elementos donde conviven instituciones (reglas de juego) formales e informales y que incluye. los agentes económicos –que pueden ser individuos u organizaciones–. como lo muestra el óvalo de la derecha. Desarrollaremos un esquema que nos permitirá identificar mejor los problemas analíticos específicos que le plantean tales vínculos a la macroeconomía.Reformas estructurales y macroeconomía 43 metodológicos y analíticos que jugaron un papel en explicar estos problemas. estructura económica y macroeconomía. La anatomía de las reformas y la macroeconomía En esta sección ahondamos conceptualmente en los vínculos entre reforma. según nuestro punto de vista.

Historia) Efectos sobre el Bienestar Ingeniería social: Reforma Fronteras Afuera Shocks Externos Calidad de Coordinación de Planes Shocks Macroeconómicos Economía e Instituciones Internacionales Consistencia Macroeconómica .44 Figura 1 Aprendizaje Colectivo Sistema Político Conflicto Legitimidad Distributivo Sociedad Clivajes Cambios Distributivos Shocks Distributivos Sistema Simbólico Seguridad Jurídica Políticas Públicas Shock Institucional Imitación Progresos en Macroeconomía Resultados Observados Estructura Económica Burocracia Pública Ingeniería social: Reforma Fronteras Adentro Shocks de Política •Instituciones Económicas Formales •Instituciones Económicas Informales •Agentes (individuos-organizaciones) •Recursos Económicos •Procesos estocásticos •Contexto (Geografía.

Las instituciones económicas se relacionan. 2000). como los contratos y las jerarquías. la sociedad con sus diferentes clivajes (estratos sociales. en prensa). los reformadores sólo pueden actuar directamente sobre las instituciones formales y. la estructura económica tiene vínculos con otros tres dominios: el sistema político (la polity). Aoki (2001) considera que los sistemas de creencias juegan un rol central para coordinar la conducta de los individuos dentro de . Sobre esta última base se montan las reglas de juego que “gobiernan” de manera más inmediata las transacciones específicas. ya que ese sistema contiene conocimientos que son fundamentales para el funcionamiento de las instituciones. Para inducir cambios dentro de la estructura. Las instituciones están organizadas en una estructura particular que posee una jerarquía de reglas (Acuña y Tommasi. utilizar algunas organizaciones económicas que controlan.Reformas estructurales y macroeconomía 45 recursos disponibles. el conjunto de restricciones estructurales también contiene el requerimiento de que las nuevas reglas formales introducidas por la reforma sean compatibles con otras reglas formales e informales ya existentes. sobre todo. diferentes sectores y divisiones étnicas y regionales) y la economía e instituciones internacionales. luego están las leyes. el contexto geográfico e histórico y los procesos estocásticos que hacen que los resultados de cualquier acción de los agentes involucrados –incluyendo los hacedores de políticas públicas– no sea perfectamente predecible. las reglas de juego del sector financiero sin modificar de manera acorde la infraestructura jurídica o el régimen monetario (ver Fanelli. con la parte media e inferior de esta jerarquía. las regulaciones y las políticas. digamos. como las empresas del estado y segmentos del sector servicios. El sistema simbólico compartido por la sociedad es muy importante en relación con esto. Las de mayor jerarquía son la constitución y los acuerdos internacionales que regulan la política. y finalmente. Como las reglas del juego están organizadas en una jerarquía. Hay un gran número de ejemplos de reformas que no funcionaron debido a que injertaron en la estructura de instituciones económicas existente normas de derecho exóticas o que modificaban. eventualmente. Como lo muestran las flechas y los óvalos correspondientes.

En tercer lugar. De esto se sigue. el cambio institucional a través de reformas puede interpretarse como el proceso por el cual la sociedad aprende de los resultados observados y busca adaptar las creencias de su sistema simbólico para coordinarse en los equilibrios “mejores”. La polity puede o no favorecer este proceso. por ende. debe establecer y permitir mecanismos que hagan posible el aprendizaje colectivo. Utilizando una analogía. está condenada a repetir una y otra vez sus errores (Rodrik. Este punto es central: si la racionalidad individual no garantiza que el resultado colectivo sea óptimo y la sociedad en su conjunto no es capaz de aprender. descartando los equilibrios “malos”. En este sentido. es el encargado de modificar las reglas de juego económicas y de organizar y comandar una burocracia estatal que debe ser provista de los recursos y la autoridad requeridos para implementar efectivamente las reformas. En segundo lugar. En primer lugar. El sistema político queda involucrado en el proceso de reformas económicas por varias razones. 2006). porque el aprendizaje colectivo implica acción colectiva. 1996). Dos mecanismos clave en relación con esto son la educación y los valores (ideología). Son casos de “estados fracasados” como en algunos países del este europeo o en África (v. por supuesto.46 Progresos en Macroeconomía los patrones de una institución. podría decirse que así como existe un sistema nacional de innovación para incorporar mejores tecnologías a la producción. Nótese que además del aprendizaje sobre la . Los procesos de reforma muestran instancias en las cuales éstas fallaron debido a que el sistema político no contaba con poder para imponer y legitimar la autoridad de los agentes de la reforma. el sistema político debe procesar los conflictos distributivos que se originan en la heterogeneidad de intereses sociales a través de mecanismos de agregación que sean percibidos como legítimos por la sociedad (parte superior de la Figura 1). La polity aparece. no pueden tener éxito sin influir de manera apropiada sobre las creencias. naturalmente. las reformas. De ahí que hemos colocado una flecha que conecta el sistema simbólico con la polity a través del aprendizaje social. Fanelli y Mcmahon. se necesita un sistema similar para incorporar mejores tecnologías a la ingeniería institucional. que el cambio institucional y.

también es posible recurrir a la imitación de instituciones que resultaron funcionales en otros países. tanto en los países emergentes como en los desarrollados. independientemente de la viabilidad política de las reformas. encontraron ambos tipos de resistencia (ODN. Como se hizo notar más arriba. La consecuencia más significativa es que las reglas del juego específicamente económico devienen inestables y los comportamientos de los agentes así como las estructuras de regulación de transacciones específicas se adaptan consecuentemente. Cuando se introducen reformas dentro de este tipo de escenario. la resistencia política de los grupos involucrados puede dar lugar a desequilibrios macroeconómicos severos y recurrentes.Reformas estructurales y macroeconomía 47 base de la propia experiencia. lo cual da lugar a dos cuestiones: tecnología de cambio institucional a utilizar y capacidades que se requieren del agente de cambio (el estado) para llevar adelante las reformas. un proceso de apertura que sea instrumental para aumentar el bienestar de todas las etnias pero que aumente relativamente más la riqueza de una etnia (y por lo tanto la influencia política de la misma) puede ser resistido por razones políticas y no económicas. Así. La dimensión de ingeniería social aparece porque. . 2006). por ejemplo. O puede ocurrir que los cambios normativos colisionen con el sistema simbólico que mantiene en funcionamiento las instituciones sociales. las mismas deben ser implementadas correctamente. Un punto que es importante remarcar es que diferentes estructuras económicas expuestas a reformas similares implementadas en base a ingenierías de reforma de las instituciones económicas similares (digamos. Las reformas de los derechos de propiedad sobre la tierra en las islas Fiji. estableciendo una relación entre volatilidad macroeconómica y cambio estructural. por ejemplo. Estos efectos típicamente generan sendero-dependencia. este hecho está representado en la Figura 1 por la flecha que une a la polity con la esfera internacional. La imitación jugó un rol fundamental en la ola de reformas de los noventa. el CW) pueden producir una coordinación de planes de calidad muy diferente debido a que estructuras económicas similares pueden estar vinculadas de manera muy distinta con el resto de los dominios o éstos pueden diferir.

Easterly et al. las ubicadas en la zona más alta de la jerarquía. Una característica de los conflictos distributivos es que su resultado es normalmente difícil de predecir. La Figura 1 representa la relación entre macroeconomía y reforma como de doble vía: así como las reformas pueden afectar a la macroeconomía. Los shocks distributivos se dan porque las reformas típicamente crean ganadores y perdedores y esto es una fuente de dificultades para la ingeniería de las reformas. La evidencia sobre procesos de reforma marca que esta relación de doble vía es particularmente relevante en contextos de volatilidad excesiva. también. 2005.Wolf.. como la que suele observarse en muchos países emergentes (Aizenman y Pinto. En este último caso. De esta forma. Como indica la flecha descendente entre la estructura y el óvalo de consistencia macroeconómica. serán afectadas normas pertenecientes a las instituciones económicas y.48 Progresos en Macroeconomía para simplificar dividimos las reformas en dos categorías las que buscan transformar instituciones “fronteras adentro” y las que buscan adaptar los vínculos “fronteras afuera”. cuando ello no ocurre el conflicto político puede crear inestabilidad no sólo económica sino política. además. La inestabilidad de las normas genera inestabilidad jurídica. un shock con consecuencias a nivel agregado puede poner en jaque una reforma que. la calidad de la coordinación de planes que produce una determinada estructura puede ser de diferente calidad (la cuestión de la calidad se discute más abajo). De ahí que en la Figura 1 aparecen representados. habría funcionado bajo condiciones normales. La Figura 1 muestra los shocks de mayor relevancia que pueden producirse cuando se introducen reformas dentro de la estructura. por la vía de sus efectos sobre las reglas. Cuando las instituciones para el manejo de estos conflictos funcionan bien y son percibidas como legítimas las reformas se facilitan. relacionadas con el sistema político. 2005. con los consiguientes efectos sobre estructuras de governance y los derechos de propiedad. quizá. shocks institucionales. la incertidumbre política corroe la posibilidad de prever los eventos económicos. Los cambios en las reglas económicas . 2000). los desequilibrios agregados también pueden influir sobre la marcha de las reformas.

dada la riqueza de la sociedad. un alcance. 2004. a la luz de la compleja anatomía de la reforma. Blanchard. éstas también pueden producir perturbaciones que afecten la capacidad de las reformas para cumplir con el cometido de influir sobre el bienestar. los instrumentos disponibles en los países emergentes suelen ser limitados y rudimentarios. escala y formas de implementación muy variados y que los desequilibrios macroeconómicos hayan sido un determinante importante del grado de éxito y el fracaso. Vale la pena echar un vistazo algo más . que crean un conjunto de derechos de propiedad inconsistentes. duración. fallas en la supervisión bancaria que generan transferencias de riqueza al sector bancario o sus clientes. En suma. Los errores de política son otra fuente de perturbaciones.Reformas estructurales y macroeconomía 49 también pueden hacer variar la exposición de la economía a los shocks externos en la medida que las reformas fronteras afuera afectan las relaciones con las instituciones de la arquitectura internacional y regional así como los flujos internacionales de capital mientras que las reformas fronteras adentro modifican la capacidad doméstica para cubrirse y amortiguar los shocks internacionales. La flecha ascendente entre el óvalo inferior y la estructura indica que así como las reformas pueden generar fallas de coordinación. En realidad. Este hecho dio lugar a interesantes problemas que los macroeconomistas trataron de resolver en el plano analítico (ver. Sin embargo. que los instrumentos de estabilización deben forman parte del herramental de la ingeniería institucional. no sorprende que las tecnologías de ingeniería institucional exhiban. es justamente porque existen fuentes de shocks independientes que pueden afectar la estabilidad macroeconómica durante el período de reforma. Taylor. 2005). Un punto que vale la pena remarcar es que existe la posibilidad de que agentes oportunistas utilicen los errores del gobierno y ello genere situaciones de insostenibilidad macroeconómica. en la práctica. Los errores pueden generar efectos sendero-dependientes donde pequeñas perturbaciones aleatorias (que el gobierno se equivoque) pueden dar lugar a situaciones irreversibles o insostenibles: ejemplo: planes de jubilación que no pueden financiarse pero crean derechos una vez lanzados. por ejemplo.

Por lo tanto. las fallas de coordinación. 2006). es natural esperar que los errores de expectativa tengan un papel en el proceso de cambio institucional y. En la medida que existe error y aprendizaje. También es abrumadora la evidencia empírica que marca que el grado de éxito en la implementación se asocia con la calidad de la burocracia del estado y su capacidad para reaccionar de manera flexible.50 Progresos en Macroeconomía detallado a la vinculación reformas-macroeconomía y a la forma en la macroeconomía como disciplina científica respondió a las demandas de las reformas. Esto implica que el proceso de aprendizaje tanto individual como colectivo es un segundo componente esencial de las reformas. una teoría de las reformas no podría dejar de lado que el error es un componente esencial de toda reforma. el diseño de cada reforma específica así como el proceso de implementación dio lugar a dificultades de gran envergadura. por un lado. los agentes económicos (individuos y organizaciones) deben adaptar su con- . Reformas. sea para corregir errores. Fallas de Coordinación e Instituciones En las últimas dos décadas. III. sea por la enorme escala y alcance. de hecho. la evidencia respecto de que estas preguntas no fueron correctamente evaluadas en los procesos de reforma es abrumadora (Fanelli y McMahon. ¿Tienen las reformas el diseño correcto? ¿Están las contingencias bien modeladas y son las funciones de reacción las correctas? ¿Está la burocracia capacitada para ejecutar la reforma? ¿Tiene el estado suficientes recursos para financiar el proceso de reformas? ¿Cuentan los ejecutores de la reforma con las herramientas de política necesarias para responder de manera flexible ante perturbaciones? Estas son preguntas muy difíciles de contestar ex ante y. sobre buena parte de las cuales no se tenía experiencia acumulada. sea para adecuar las reformas ante la ocurrencia de perturbaciones inesperadas. con ello. sea por lo novedoso del escenario internacional de la segunda globlalización. Más específicamente.

sin embargo. los errores de expectativas crearán fallas en la coordinación de planes y necesidad de renegociar contratos. 2007a). las fallas de coordinación pueden prolongarse en el tiempo. Pero puede ocurrir que esto no sea así. si las autoridades cometen errores de diseño o implementación de políticas por la diferencia entre lo planeado y lo observado también generará inconsistencia de planes (por ejemplo. Para comprender este tipo de fenómenos. Si los agentes aceptan pasivamente las nuevas reglas como marco para la negociación. el proceso de cambio institucional no encontrará mayores obstáculos en el frente macroeconómico. es útil tener en cuenta la distinción de Heymann (ver capítulo de este volumen) entre dos tipos de fallas de coordinación. Un primer tipo de falla de coordinación (la llamaremos de tipo 1) se da cuando existe más de un equilibrio de Nash y la respuesta 2 Utilizamos el concepto de governance en el sentido de Williamson. En estos casos. Ver por ejemplo. Williamson (2005). Los ejemplos de Uruguay y Argentina son paradigmáticos en este sentido (ver los estudios sobre estos países en Fanelli. Si el gobierno tiene capacidad para enmendar los errores de política rápidamente. sea porque la resistencia de los grupos de interés lleva a una situación de “empate” (“guerra de desgate”. mayor endeudamiento público o externo que el esperado). sea por ignorancia sobre la tecnología de ingeniería institucional que se debe aplicar. se observa frecuentemente que los agentes no aceptan pasivamente las nuevas reglas de juego y se organizan políticamente para intentar cambiarlas u obtener compensaciones. como diferente de las instituciones que son reglas más generales.Reformas estructurales y macroeconomía 51 ducta y sus estructuras de regulación de transacciones (governance2 ) a las nuevas reglas de orden superior. el proceso de adaptación estructural será más rápido. Si el cambio de reglas fue una “sorpresa” en el sentido que los contratos se habían adaptado a las reglas que están siendo cambiadas. . Por otro lado. ver Rodrik 1996 sobre estos modelos) o continuos cambios de dirección que agravan las fallas de coordinación y convierten en muchos casos el exceso de volatilidad en un rasgo estructural. En los procesos de reforma.

además. Si el gobierno buscara y tuviera un gran éxito en reducir la volatilidad de manera muy rápida con el objeto de coordinar a los agentes en el equilibrio bueno. la situación de sub-optimalidad puede deberse a que los mercados de capital son incompletos y ello estar originado en que los agentes están acostumbrados a establecer contratos de corta duración en un contexto altamente volátil. North (1994) afirma que la ideología juega un rol importante en la coordinación de los comportamientos dentro de un esquema institucional dado pero que también genera efectos de sendero-dependencia. ello no se reflejaría . De esta manera. Un segundo tipo de falla de coordinación (tipo 2) ocurre cuando no hay consistencia entre los planes y la situación que resulta no es un equilibrio. mientras en la situación de tipo 1 no hay ninguna razón para que los actores no cumplan contratos que son individualmente óptimos. En el contexto de las reformas. si el conflicto no se soluciona entre partes privadas y éstas recurren al dominio jurídico o político. ello aumenta más aún los costos de transacción pudiendo. Cuanto más se cuestione la legitimidad de las medidas que dieron lugar a la situación de falla de coordinación. las reglas de juego asociadas a ella suelen ser más difíciles de cambiar. afectar a la porción superior de la jerarquía institucional que tiene que ver con el dominio político. la reforma puede terminar afectando la seguridad jurídica y. al afirmarse en el sistema simbólico. En lo que hace a las fallas de coordinación de tipo 1. en la situación de tipo 2 los contratos no pueden cumplirse. la mayor desventaja desde el punto de vista de la reforma es que si la situación de sub-optimalidad es prolongada. Además.52 Progresos en Macroeconomía óptima de cada individuo (dadas las del resto) lleva a una situación subóptima en la que el equilibrio de Nash que resulta no es el más conveniente colectivamente. por ende. Esto implica mayores conflictos y costos de transacción bajo la forma de re-negociación de contratos y re-diseño de jerarquías organizacionales. menor será el poder y la autoridad de la polity para forzar el cumplimiento de las normas. la falla de coordinación de tipo 2 suele ser la más dañina o de peor “calidad”. la conducta de los agentes en relación con la inversión. Esto es así porque. Por ejemplo.

la reforma plantea una serie de cuestiones analíticas muy complejas a la teoría macroeconómica: primero. Si la reforma induce un cambio de régimen. qué tecnología (de ingeniería social) es la que minimiza los costos de cambiar de régimen? En este capítulo enfatizamos la discusión de avances en macroeconomía relacionados con el segundo y tercer punto. auto-impuesta (self-enforced) y predecible para los jugadores. teniendo en cuenta que no todas las instituciones pueden explicarse endógenamente. que es la visión implícita en el CW y las propuestas sobre estándares y códigos de instituciones como el Financial Stability Forum. ¿cómo aprende la sociedad sobre la conveniencia de inducir un cambio de régimen y cómo incorpora los nuevos arreglos institucionales dentro de su sistema simbólico?. cómo aprenden los agentes individuales ante la ocurrencia de una cambio de régimen?. Uno podría plantear que este es un falso problema en la medida que es posible imitar las reglas de juego utilizadas por otros países con menor volatilidad para desarrollar mercados de capital de largo plazo.Reformas estructurales y macroeconomía 53 en un deseo instantáneo por parte de los agentes de firmar contratos de mayor duración. Tanto Aoki (2001) como Greif y Laitin (2006) sugieren que es necesario recurrir a la historia para elucidar cómo se produce el cambio institucional y se consolidan las instituciones. el segundo es el de qué instituciones son exógenas y cómo contribuyen a determinar otras instituciones. tercero. No obstante. segundo. Ya hemos llamado la atención sobre la cuestión de que es difícil importar instituciones pues éstas deben adaptarse al contexto y las restricciones del resto de los dominios. ya que el primer punto es tratado de manera muy clara por Heymann en este volumen. Este punto plantea nítidamente dos problemas. ya que los contratos cortos son el reflejo de una situación óptima. . tanto el gobierno como los agentes económicos deben aprender cómo fijar las reglas de juego nuevas y cómo comportarse de tal forma de aprovechar las nuevas oportunidades abiertas por la reducción en la volatilidad. el primero es el de la endogeneidad de las instituciones. la evidencia empírica sobre reformas muestra que la imitación no es sencilla. al poner la cuestión del cambio de régimen en el centro de la escena. En realidad.

los agentes que juegan con posterioridad pueden quedar en una situación que les permite adquirir derechos de propiedad “espurios” (i. Así. cuando se observa que. Esta segunda característica es lo que llevó a muchos autores a definir “crisis” en función de un umbral de caída del producto . derechos cuyo ejercicio supone la violación de los derechos de otros individuos). reglas prudenciales que funcionan en otra economía pero que son laxas para el contexto de la economía que se reforma).54 Progresos en Macroeconomía Una situación de falla de coordinación de tipo 2 plantea cuestiones adicionales de economía política pues bajo ciertas circunstancias es una invitación al oportunismo. los agentes racionales anticiparán que los derechos de propiedad serán redefinidos. También puede ocurrir cuando el gobierno implementa una reforma inconsistente (por ejemplo. luego de un shock –externo. los planes están coordinados. cuando el agente que juega primero hace una jugada errónea. Una situación de falla de coordinación de tipo 2. en cambio. Las fallas de coordinación a nivel agregado que estas situaciones pueden generar son muy significativas y pueden derivar en la necesidad de redefinir las reglas de juego para una porción considerable de las instituciones económicas existentes con la consiguiente inestabilidad en los derechos de propiedad. Esta situación es lo que típicamente se denomina “crisis” y tiene dos características centrales: del lado de los stocks se producen substanciales transferencias de riqueza y pérdidas y ganancias no esperadas entre los agentes y del lado de los flujos se observan significativas caídas del nivel de actividad. por lo tanto no hay porqué pensar que la situación cambiará. cuando el gobierno juega primero e instituye reglas de supervisión bancaria equivocadas y los bancos juegan posteriormente realizando préstamos vinculados que dejan al gobierno ante la alternativa de dejar quebrar los bancos o proteger los derechos de propiedad “espurios” de éstos y violar los derechos del depositante. de puja distributiva– la evolución de la deuda pública o el nivel de apalancamiento del sector privado son excesivos.e. excepto que una reforma lo logre. Esto ocurre. con ello los derechos de propiedad. Ante esta situación. suele dar lugar a situaciones que no son sostenibles y que llevan a redefinir las reglas de juego y. por ejemplo. En una situación de tipo 1.

de crisis. Las demandas de la ingeniería institucional y los avances en macroeconomía Los fenómenos asociados con el vínculo entre macroeconomía y reformas que acabamos de discutir ponen de manifiesto que un marco analítico capaz de explicar esa relación no debería ignorar los factores asociados con: . los equilibrios que se observan son sub-óptimos. ¿Qué es mejor: atacar a las causas de las imperfecciones en su fuente o diseñar intervenciones que permitan compensarlas? Es muy difícil contestar esta pregunta en abstracto. 2005). y sin sopesar los costos que cada estrategia de construcción institucional implica. no podría dejar de investigar la relación entre cambio institucional (cambio de reglas) y macroeconomía (fallas de coordinación de tipo 1 y 2). asociadas con imperfecciones de mercado inducidas por el deterioro institucional que la recurrencia de desequilibrios del tipo 2 produce. peor. seguramente. sin tomar en cuenta el resto de las dimensiones en las cuales la estructura económica está imbuida. está claro que la misma no puede reemplazar al análisis de cuál es la anatomía institucional de una crisis. La literatura sobre reformas y crisis macroeconómicas y financieras ha puesto de manifiesto que la ocurrencia repetida de fallas de coordinación de tipo 1 o.Reformas estructurales y macroeconomía 55 (Wolf. en el sentido que producen fallas de coordinación del tipo 1. Cualquier intento en este sentido. nuevamente. esto también representa oportunidades de crecimiento más rápido en el caso que nuevas reformas puedan coordinar a los agentes en un equilibrio superior. Aunque ésta puede ser una buena operacionalización del concepto. cuando la economía se estabiliza luego de una crisis o de un tiempo prolongado de inestabilidad. Claro que esto plantea. no es neutral respecto de la optimalidad del equilibrio. Típicamente. Por supuesto. IV. problemas complicados a la ingeniería social.

conflicto distributivo. Heymann en este volumen discute las características fundamentales de los postulados del núcleo duro y. con costos de transacción cero. utilizamos la conocida terminología de Lakatos (1976). fallas de coordinación. Los errores de expectativa y de política Los mecanismos de aprendizaje individual y colectivo. Aquí simplemente señalaremos que un modelo que postula un agente que optimiza con horizonte amplio. describimos el programa de investigación de la macroeconomía en base a un “núcleo duro” e “hipótesis auxiliares” que complementan los postulados del núcleo y pueden ser eliminadas o reemplazadas. instituciones. Así.56 Progresos en Macroeconomía · · · · Los efectos distributivos. remitimos al lector al capítulo correspondiente. por lo tanto. Solow (2004) afirma que esta aproximación a la macroeconomía tiene una visión panglosiana en la cual no hay mucho lugar para reformas: supone un equilibrio usualmente único con propiedades de bienestar favorables (al menos relativas a las instituciones implícitas) y que la economía real está usualmente cerca de ese equilibrio y retorna al mismo rápidamente. expectativas racionales y un estándar normativo paretiano no es fácil de aplicar para elucidar problemas de acción colectiva. Las falencias del núcleo duro para abordar cuestiones afines a las que 3 Con el principal propósito de simplificar la exposición. cambios de régimen y aprendizaje. Analizando la relación entre reformas estructurales y mercado de trabajo. Todo programa tiene una heurística positiva que indica cómo desarrollar el programa de investigación . El “núcleo duro” de la macroeconomía teórica y las reformas Un hecho bastante enigmático de la historia del pensamiento macroeconómico es que el “núcleo duro3 ” de la teoría macroeconómica que fuera coetánea al movimiento de reformas pro-mercado probablemente más impactante de la historia no resultara fácilmente utilizable para explicar la vinculación entre reformas y fallas de coordinación. Los costos de construir instituciones. En esta sección evaluamos los avances realizados en este sentido.

Desde el punto de vista epistemológico. 2000). los puntos que hemos marcado en las secciones anteriores indican que para reformar las instituciones que regulan los mercados se necesita una teoría del cambio institucional y de la economía política. ¿el objetivo de política debe ser el de eliminar tal imperfección en la fuente o es mejor buscar formas de paliar el mal desempeño macroeconómico con medidas compensatorias? Un ejemplo concreto: si las practicas de contratación restringen el empleo al hacerlo más seguro. sin embargo. las imperfecciones que se introducen en el modelo están hechas a medida para explicar el fenómeno que contradice al núcleo duro. Además es muy difícil discriminar entre modelos con diferentes ano4 «Imperfecciones» son desvíos del modelo estándar de competencia perfecta y la estrategia es ver qué ocurre cuando se relaja algún supuesto (Blanchard. estudios de caso o.Reformas estructurales y macroeconomía 57 surgían en el marco de las reformas se salvaron recurriendo a la estrategia de agregar imperfecciones4 o fricciones a los postulados del núcleo duro. De lo contrario. . es mejor eliminar las regulaciones o tomar medidas para incrementar el empleo? Incluso si la respuesta fuera que lo mejor es eliminar las prácticas que introducen imperfecciones en el mercado de trabajo. En general. observaciones casuales. con el supuesto implícito de que el objetivo de las reformas debía ser el de eliminar las fricciones que causaban los desvíos del paradigma de equilibrio. simplemente. 2000 por ejemplo. la recomendación de eliminar una imperfección es vacía de contenido práctico. la estrategia de agregar imperfecciones al núcleo duro aumenta el riesgo de convertir el programa de investigación en degenerativo en el sentido de Lakatos (1976). plantea una cuestión muy importante en la relación entre macroeconomía y reformas: si el problema macroeconómico se puede rastrear hasta una imperfección en los mercados de trabajo o financieros. Esos fenómenos se clasifican como puzzles y se identifican a partir de estimaciones econométricas. identifican seis puzzles para la macroeconomía abierta. Pero un problema típico es que hay más de una imperfección que puede racionalizar la anomalía en términos del núcleo duro. Solow (2000). Obstfeld y Rogoff.

Parece algo arriesgado. (2007) Recomiendan complementar los estudios econométricos con estudios de casos que permitan identificar mejor el rol de las variables contextuales. contribuyendo a mejorar. no impidieron que los macroeconomistas pudieran contribuir a dar respuesta a ciertos problemas macroeconómicos planteados por las reformas. al menos potencialmente. pero no tiene mucho interés decir que el investigador verá qué ocurre si sólo un conjunto de variables se mide con error y otras no. Durlauf et al. al mismo tiempo. la falta de instrumentos de política por parte de la autoridad para controlar efectivamente la evolución de las reformas ante la ocurrencia de shocks la introduce por el lado de la implementación. A la luz de esto. Las debilidades del núcleo duro. Un problema que queda . no tomar en cuenta el papel del error al realizar ingeniería institucional así como las fallas de coordinación que podrían relacionarse con este hecho. El problema de la manipulabilidad es importante a la hora de utilizar los argumentos teóricos como guía de políticas: mientras la falta de manipulabilidad del contexto de prueba introduce incertidumbre por el lado analítico. Durlauf et al. la ingeniería institucional.malías utilizando métodos econométricos. si en el mundo real no existe forma de realizar tal separación debido a problemas de falta de manipulabilidad del contexto (Mahoney y Goertz. No se conoce cómo es el proceso estocástico que gobierna el “ruido” que nace de la interacción de estas dos fuentes de error. ¿por qué incluir imperfecciones en el mercado de crédito y no. no obstante. Las controversias en torno de las causas y la existencia de un “acelerador financiero” son un buen ejemplo en este sentido. (2007) iluminan el rol crítico que tienen las interacciones no controladas con el contexto a la hora de probar la relevancia empírica de hipótesis alternativas. en el mercado de trabajo? Una analogía puede clarificar esto: tiene sentido afirmar que al operacionalizar un modelo todas las variables se medirán con error. por lo tanto. 2006). Tampoco es sencillo evaluar cómo son las interacciones entre imperfecciones distintas en diferentes contextos: ¿son los puzzles observados contexto-dependientes? ¿Interactúan entre ellos? Por ejemplo. Utilizando el concepto de exchangeability.

Tradicionalmente.para el futuro es que. el análisis macroeconómico se centraba en el equilibrio de corto plazo. de alta relevancia. (capital físico y humano y la tasa de crecimiento de la fuerza de trabajo) y. desde el punto de vista metodológico no se han desarrollado aún protocolos rigurosos para combinar las distintas fuentes de conocimiento utilizadas. en última instancia. Una razón adicional por la cual el núcleo duro de la disciplina no se focalizó en los vínculos entre macroeconomía y reformas tiene que ver con la concepción de la relación entre crecimiento y fluctuaciones de corto plazo. asociados a path dependence. dentro de las segundas. En ambos casos. se asumía que el valor de equilibrio de estas variables dependía de determinantes de largo plazo que no eran afectados por desequilibrios de corto plazo. se encontraban típicamente el crecimiento de los factores de producción. que van desde los modelos de simulación y la econometría hasta los estudios de caso y la sabiduría de los hombres prácticos. Si los desequilibrios macroeconómicos asociados con las reformas tienen efectos de corto plazo que se disipan sin dejar huella. el análisis de la relación entre macroeconomía y reformas estructurales no es. Dentro de las primeras. se desconoce bajo qué condiciones muchas de las teorías “parciales” que se desarrollaron para obtener resultados prácticos son compatibles entre sí. Las perturbaciones de corto no inducían nunca efectos de quiebre estructural. que podemos separar en dos grupos: las que se mencionaban explícitamente y las que no. De esto se seguía que. . Los desequilibrios de corto plazo sólo podían sacar a la economía de su sendero de largo plazo de manera transitoria. Las reformas se hacen para crecer. Esto implicaba dejar dentro de la cláusula de ceteris paribus una serie de variables. no podían aumentar o disminuir el nivel del PBI per cápita de equilibrio de largo plazo de manera permanente. las estructuras de governance y las instituciones. la economía revertía a su sendero de largo plazo. justamente debido a las falencias del núcleo duro. Asimismo. Una vez procesado el shock de corto plazo. si bien los desequilibrios macro podían afectar el nivel de bienestar por un tiempo. los determinantes del cambio tecnológico.

En suma. por lo tanto. Dentro de ese marco. la macroeconomía podría evitar los costos de bienestar pasajeros asociados con los desvíos fuera de la tendencia inducidos por los shocks. Es sólo natural. Esta concepción de la macroeconomía dio naturalmente lugar a una pregunta: ¿Valdrá la pena ocuparse de la macroeconomía? En el mejor de los casos. en este sentido. Mientras un objetivo central de la macroeconomía era explicar el proceso por el cual el ahorro se igualaba a la inversión. . pero su aporte para mejorar el nivel de bienestar a largo plazo era nulo. en consecuencia. la cuestión de la existencia de recursos valiosos que no se utilizan no aparecía. tampoco importa para las reformas. que presentaba diferencias significativas con la macroeconomía en su aproximación metodológica. que la “microfundamentación” de la macroeconomía impulsada por el núcleo duro se haya nutrido de manera sustancial de lo que tradicionalmente era el enfoque metodológico de la teoría del crecimiento. si la macroeconomía no importa para el crecimiento. no existían oportunidades mutuas de comercio desaprovechadas que podrían explotarse para lograr un nivel de bienestar más alto. 5 La introducción de “microfundamentos” para la función de ahorro no cambió demasiado las cosas en este aspecto. Asimismo. que venían a ser la misma cosa5. Quien con más fuerza planteó este problema fue Lucas (1988)ver también Barro y Sala-i-Martin (1995). no tenía mucho sentido distinguir entre incrementos en la inversión e incrementos en el ahorro. la teoría del crecimiento comenzaba con la hipótesis de que el ahorro y la inversión ya se habían igualado de alguna forma y.60 Progresos en Macroeconomía Esta separación entre corto y largo plazo dio lugar al desarrollo de la teoría del crecimiento como una especialidad relativamente separada de la macroeconomía. los errores de expectativa no jugaban un rol importante y. Parecía mucho más rentable invertir en el desarrollo de la teoría del crecimiento cuyo principal objetivo era dar respuesta a la pregunta de cómo hacer para ser más rico. el enfoque de la teoría del crecimiento era mucho más afín al enfoque de la microeconomía tradicional en la medida que el problema del desequilibrio desaparecía del foco de análisis.

Ya en las propuestas de liberalización de los setenta habían aparecido tímidamente las reglas de juego como objeto de análisis económico. Instituciones y macroeconomía La necesidad de reformular todo un sistema económico a causa del colapso de los regímenes socialistas generó demandas que hacían imposible dejar dentro de la cláusula de ceteris paribus a las instituciones y los cambios de régimen. poner a la economía en un sendero de convergencia hacia un steady state muy diferente al que habría convergido con el mismo stock de capital físico y humano (ver Dabrowski. la comparación entre Rusia y China sugirió que las fallas de coordinación de tipo 2 asociadas con el big bang en el primero de esos países y que estuvieron ausentes en el segundo. quizás. Los desarrollos analíticos muchas veces implicaron substanciales alejamientos respecto de algunos de los postulados del “núcleo” duro. Asimismo. 2006). . pero no de fundar literalmente el capitalismo construyendo sus instituciones desde los cimientos. Se trataba de cambiar regulaciones. pero el análisis de los setenta y ochenta no tenía necesidad de hundir el cuchillo hasta el hueso. lo cierto es que es posible señalar un conjunto de progresos en macroeconomía que se produjeron en el marco de los esfuerzos por dar respuesta a los problemas que enfrentó la ingeniería de las reformas. et al. en particular. En lo que hace a la macroeconomía. dejó en claro que no era posible construir esas instituciones en un ambiente de alta volatilidad con inflación y fuertes variaciones en los precios relativos. la experiencia de Rusia.Reformas estructurales y macroeconomía 61 Respondiendo problemas Más allá de virtudes y defectos del núcleo duro. podían generar niveles de volatilidad tan altos como para afectar la capacidad para crecer por largos períodos y. La comparación entre la conservadora estrategia China y la audacia Rusa llevó al convencimiento de los reformadores de que la volatilidad macroeconómica importa y que el nivel de volatilidad no es independiente de la tecnología utilizada en la ingeniería de cambio institucional.

Nuestra discusión de la Figura 1 no habría sido posible sin tales avances. mientras en Corea el régimen democrático no sufrió un colapso semejante (Kuncoro. En Indonesia. Estos avances contribuyeron a cambiar significativamente la aproximación a la macroeconomía. esta idea no tardará en pernear hacia otros campos como el de la política monetaria y los regíme- . 2006). Según nuestro punto de vista. El caso de Indonesia puede ilustrar este punto. no es posible establecer a-priori si será un sistema basado en bancos o uno basado en mercados de capital el que satisfará tales funciones. Merton y Bodie (2005) argumentan que si bien existe una serie de funciones que un sistema financiero debe cumplir. Tanto Indonesia como Corea experimentaron sensibles desequilibrios macroeconómicos con la crisis de 1997. Si bien aún está lejos de existir un modelo generalmente aceptado respecto de cómo se comportan los agentes cuando existen cambios de régimen y luchas distributivas.. En Fanelli y McMahon (2005) se presentan una serie de artículos que hacen una revisión bastante completa de los avances en el campo de la economía política y las instituciones en el marco de las discusiones sobre reforma. Corea se recuperó mejor que Indonesia. dentro de la teoría financiera. y Resosudarmo. la caída del régimen de Suharto abrió una caja de Pandora donde las pujas distributivas regionales devinieron un obstáculo para la estabilidad y el crecimiento. De manera generalizada. Una diferencia crítica entre Indonesia y Corea es la legitimidad del régimen político. las discusiones en campos específicos de la macroeconomía muestran el nuevo rol que se le asigna a las instituciones y la economía política (Drazen. 2007). Sin embargo. Un avance interesante en este aspecto es la penetración. Por ejemplo. Para ello hay que tomar en cuenta el contexto y el hecho que los agentes individuales pueden mostrar desvíos respecto de la racionalidad completa. economía política y macroeconomía. sí existe hoy una relación más estrecha entre instituciones. 2000 presenta un tratamiento completo. de la idea institucionalista de que las instituciones se determinan endógenamente. ver también Acemoglu et al.62 Progresos en Macroeconomía Otras experiencias de reforma también contribuyeron significativamente a establecer una alianza entre análisis institucional y estabilidad.

al mismo tiempo. inspirada en buena medida en la experiencia de América . es razonable esperar que dos países que deben lidiar con procesos estocásticos diferentes desarrollen instituciones monetarias y fiscales distintas a los efectos de cumplir con la función de estabilizar el ciclo (Fanelli en prensa). En lo que hace a eventos de significación que contribuyeron a sembrar tales dudas vale la pena mencionar dos regiones: América latina y el sudeste asiático. Los casos más salientes en este respecto son los de México y Brasil. Mishkin. regulaciones prudenciales en un contexto de volatilidad y la elección de regímenes monetarios (ver. las economías latinoamericanas no crecen y queda bastante claro que los fuertes desequilibrios macroeconómicos afectaron la capacidad de crecer. Por ejemplo. al mismo tiempo. Los costos de bienestar no se limitaron a los ocasionados por los desvíos de corto plazo. Durante esta década. Este movimiento es bastante perceptible en las discusiones sobre áreas monetarias óptimas. Esto sembró dudas respecto de si la visión de Lucas era apropiada para dar respuesta a las demandas analíticas de las reformas. estabilizar la economía y recomponer la capacidad de crecer daría lugar a las recomendaciones del Consenso de Washington. 2007a).Reformas estructurales y macroeconomía 63 nes cambiarios. Los primeros intentos de apertura en América Latina y los fenómenos de sobreendeudamiento que desembocan en la crisis de la deuda de 1982 y dan lugar a la “década perdida” colocaron el problema de la relación volatilidad-crecimiento en primer plano. La necesidad de. Volatilidad y crecimiento Algunos eventos de reforma de los ochenta y noventa sugerían que los fenómenos de corto plazo podían afectar el crecimiento y. En la visión del CW. 2000 y 2001). Los desequilibrios externos y fiscales destruyeron la capacidad de crecer de dos economías que eran las estrellas de América Latina y se habían desarrollado significativamente en la posguerra (Fanelli. los desarrollos en el plano teórico y metodológico suplían las herramientas para intentar estudiar cómo es que esto ocurría. por ejemplo.

sin embargo. En primer lugar. Ambos regímenes estaban adaptados a un modelo de desarrollo que privilegiaba la estabilidad cambiaria y el financiamiento a los chaebol. estas economías no podrían retomar su senda de crecimiento.64 Progresos en Macroeconomía latina. 2006). 1999). crisis cambiarias y financieras de manera simultánea (Kaminsky y Reinhart. Mientras las economías latinoamericanas y las ex socialistas se debatían entre la volatilidad y el cambio estructural. la volatilidad macroeconómica podía erosionar la capacidad de crecer. que era inherente a la visión más tradicio- . caracterizado por un gran nivel de apalancamiento. Asimismo. La liberalización. introduce cambios en su normativa sobre movimientos de capital en gran medida por razones políticas: el deseo de integrarse a la OECD. se cuestionó la posibilidad de identificar claramente la tendencia y el ciclo. 2006). De manera inesperada. por ejemplo. no podía descartarse que la crisis tuviera que ver con errores en la ingeniería de cambio institucional. En el plano metodológico y analítico hubo dos conjuntos de desarrollos importantes. como en este caso. hecho que no tiene demasiada relevancia desde el punto de vista económico pero sí es una señal de prestigio político. los tigres y nuevos tigres asiáticos crecían sin cesar y constituían el ejemplo a seguir. Si bien estaba claro que sin restablecer la estabilidad macroeconómica. La literatura macroeconómica desarrolló la noción de twin crises para clasificar eventos en los que se produjeron. varias de estas economías sufrieron fuertes crisis financieras y macroeconómicas desde 1997. La preocupación central en la discusión sobre los programas de estabilización del FMI no era sólo cómo acortar la duración de la crisis sino también cómo evitar que la misma tuviera efectos permanentes sobre la capacidad de crecer (Lee. no resultó funcional con el resto de las instituciones económicas existentes. Corea. en particular el régimen cambiario y el sistema financiero. El resultado de la falta de consistencia entre reformas hacia fuera bastante marcadas y el estatismo en lo que hace a reformas hacia adentro dio como resultado una crisis macroeconómica inédita para Corea (Lee. nadie asumía que estos desequilibrios sólo tendrían efectos transitorios y de corto plazo.

fenómenos que pueden retrasar el desarrollo de los mercados . Asimismo. Easterly et al. 2004). 1995. Como los estudios macroeconómicos indican que la falta de profundidad financiera pone límites estrictos a los grados de libertad para realizar políticas monetarias anticíclicas (Taylor.. al. si identificar un shock como permanente o transitorio es complicado y no estamos dispuestos a asumir que los agentes “saben” mucho más que el analista. 2000. 2007). 2003).Reformas estructurales y macroeconomía 65 nal. un número importante de autores que investigan los determinantes del crecimiento encontraron que la volatilidad excesiva afecta negativamente a este último (Ramey y Ramey. muchos investigadores sostienen la hipótesis de que la menor amplitud y duración de los ciclos en los países desarrollados en la actualidad se deben a las mejoras en las políticas monetarias en un marco de mercados financieros más profundos (Stock y Watson. se alerta respecto de los mayores riesgos que implica la presencia de volatilidad. 2005. En segundo lugar. 2002 y Stock y Watson. frenazos (sudden stops) y contagio. 2007. La literatura que se focalizó en el análisis de la relación entre reformas y estabilidad macro estableció un nuevo hecho estilizado: se acepta generalmente que un mayor grado de apertura puede incentivar el desarrollo financiero pero. Aizenman y Pinto. 2003). Por ejemplo. 2005) al tiempo que otros presentaron evidencia firme de una asociación entre crecimiento y desarrollo financiero (Levine. comenzaron a vislumbrarse canales concretos de conexión entre fluctuaciones y crecimiento. 2003). Los desarrollos en series de tiempo permitieron formular preguntas mucho más sofisticadas no sólo sobre los shocks transitorios y permanentes sino también sobre la volatilidad (ver Stock. en prensa) y otros autores mostraron que la apertura de la cuenta capital en los países en desarrollo no reduce la volatilidad y afecta al crecimiento (Prasad et. los trabajos sobre crisis financieras y cambiarias han revelado que un mayor nivel de profundización reduce la probabilidad de ocurrencia de éstas al aumentar la calidad y diversidad de instrumentos para el manejo de riesgos (Fanelli. posiblemente los agentes cometen errores que no son despreciables y pueden generar efectos de sendero-dependencia. Banerjee y Duflo. Muy relacionado con esto surgió la cuestión de que. Blanchard. al mismo tiempo.

Asumir que el ingeniero institucional vive en un mundo SI supone un grado de conocimiento y de flexibilidad para implementar políticas que no concuerda con la evidencia empírica sobre países en desarrollo. si alguna de las variables del contexto variara en un sentido no deseado. el ingeniero institucional tiene instrumentos efectivos para evitar que la perturbación afecte el resultado de la reforma. la reforma es diseñada en base a relaciones de causa-efecto –extraídas de un modelo teórico. 2001 por un lado y Liebowitz y Margolis (1995) por otro. Fanelli. Esto asegura que la reforma es senderoindependiente (SI) y que el futuro es predecible sobre la base de las condiciones fundamentales. 2003. Muchos de los fenómenos observados en los procesos de reforma son más afines al enfoque de la literatura sobre sendero-dependencia donde dos características son clave: la previsión es imperfecta porque se basa en información limitada y el agente no necesariamente tiene control completo sobre las circunstancias. 6 Este punto está muy bien ejemplificado en la discusión sobre la teoría de path-dependence y su relevancia entre David.66 Progresos en Macroeconomía financieros. 1999. Como lo mencionamos más arriba. en prensa) Conflicto distributivo. Implícitamente. Prasad et al. se desempeña dentro de un proceso sendero-dependientes (SD) en el cual existen perturbaciones y reacciones del sistema que producen fenómenos de retroalimentación positiva. sustentabilidad y políticas El enfoque estático de eficiencia se adapta muy poco a la modelización de los fenómenos que generan los errores6 del tipo de los que se observan en un proceso de reforma. especialmente cuando generan crisis gemelas (Kaminsky y Reinhart. quizás apoyadas por evidencia econométrica– que suponen un grado importante de control por parte del institucional. se asume que el modelo predice correctamente lo que ocurrirá (más allá de un error cuyo proceso de generación estocástica se conoce) y que el reformador tiene suficiente control sobre las circunstancias de la reforma. .

2003. los procesos estocásticos pueden no ser ergódicos (David. El segundo factor que pone restricciones al control es la falta de instru- . que muchas veces afecta la sustentabilidad y coloca al gobierno. Barnhill y Kopits. 2001). los economistas aplicados trabajan con definiciones ad hoc de sustentabilidad. Entre las causas que pueden minar el control de las autoridades sobre las circunstancias de la reforma y dar lugar a fenómenos SD hay dos factores relacionados con la macroeconomía que son importantes. El primero es la interacción entre las restricciones de presupuesto intertemporales y la lucha distributiva. el sistema financiero o el país como un todo en una posición Ponzi. la posición es sostenible si el agente sirve la deuda sin generar al mismo tiempo incentivos para que otros agentes involucrados inviertan en organizar su acción colectiva para cambiar el status quo. 2004. Ferrucci y Peñalver. distinguen entre solvencia –cuando la relación futura entre ingresos y gastos genera recursos financieros suficientes para servir la deuda– y sustentabilidad – cuando el deudor puede repagar la deuda sin incurrir en correcciones “no realistas” en su hoja de balance que podrían llevar a reacciones en el campo político (ver Chalk y Hemming 2000). subsidios a productores que no pueden pagar la tasa de interés post-liberalización) o el sector bancario aprovecha regulaciones laxas para inducir transferencias de riqueza a su favor. la solvencia es necesaria pero no suficiente para la sustentabilidad.Reformas estructurales y macroeconomía 67 Bajo estas circunstancias. adicionalmente. Dado que la conexión entre la lucha distributiva y las restricciones de presupuesto es difícil de modelar con los postulados del núcleo duro. Esta visión de la sustentabilidad llevó. Esto ocurre normalmente cuando los sectores perdedores se organizan para resistir las reformas (huelgas para obtener aumentos de salarios luego de la liberación de precios. a su vez. Esta última requiere. García y Rigobón. 2003. Mendoza y Oviedo. Por ello. tener en cuenta la capacidad de acción colectiva de los grupos involucrados. Así. a desarrollar conceptos como el del estado como asegurador atormentado y formas de medir la vulnerabilidad que prometen abrir nuevas perspectivas para pensar el problema (ver. 2004). Así.

la política y la economía internacional).68 Progresos en Macroeconomía mentos para el manejo de las fluctuaciones de corto plazo que puede llevar a que una perturbación aleatoria ponga en marcha un proceso con feed-back positivo que puede tener consecuencias deletéreas sobre la estructura financiera y los contratos en general. los errores de expectativa . Los análisis de dominancia fiscal vs. la falacia cometida por la primer literatura sobre reformas y el CW al llamar “estructurales” a reformas que sólo podían modificar directamente las reglas formales y. En ese sentido. precisamente. al adoptar una mirada unificada sobre finanzas. Por una parte. monetaria en la línea de Blanchard (2004) sobre Brasil son muy claros en este aspecto. el comportamiento de ciertos agentes estatales fue. ignorando las restricciones impuestas por el resto de los elementos de la estructura. Más arriba hemos ya mencionado que la falta de profundidad financiera es un factor que pone límites estrictos a la disponibilidad de instrumentos para realizar política anti-cíclica. la de identificar el todo con una de sus partes. Este autor analiza cómo un hecho político puede poner en movimiento fenómenos de inestabilidad cuando las autoridades no cuentan con instrumentos adecuados dentro de un esquema de objetivos de inflación. a lo sumo. También argumentamos que el vínculo entre reformas estructurales y macroeconomía es de doble vía. V. instituciones y volatilidad realizó aportes importantes que permitieron descubrir novedosas interacciones entre volatilidad y desarrollo financiero que. serán de utilidad para mejorar nuestra comprensión de los mecanismos de transmisión de la política monetaria en condiciones de incompletitud de mercados (ver Fanelli en prensa). Conclusiones En este capítulo hemos definido las reformas como ejercicios de cambio institucional que deben tomar en cuenta las interrelaciones funcionales de los elementos de la estructura económica entre sí y con otros dominios (la sociedad. La literatura sobre reformas. sin dudas.

El núcleo duro de la disciplina se siguió desarrollando sobre la base de una metodología de trabajo inspirada en modelos de equilibrio con costos de transacción cero y expectativas racionales dentro de la cual es muy difícil . En cierto sentido. adicionalmente. por supuesto. Estas mutaciones inducen sendero. macroeconomía. ellos se hicieron en buena medida al costado del núcleo duro. éstas pueden inducir mutaciones estructurales como la desaparición de ciertos mercados debido al acortamiento en la duración de los contratos. teoría de las regulaciones financieras. se sabe más sobre los determinantes del cambio institucional mismo y las fallas de coordinación que pueden producirse en el proceso. en el nivel de los procesos estocásticos. Los problemas que encontraron las reformas en las últimas tres décadas generaron demandas de conocimiento para mejorar la ingeniería institucional y esto coincidió con avances muy significativos en relación con nuestra comprensión de la relación entre cambio en las reglas de juego y estructura económica y una de las lecciones centrales es que tal relación no es inmediata. organización industrial. Estos avances representaron pequeñas revoluciones en nuestra forma de concebir los problemas y vinieron de campos diversos: economía política e institucional. Aunque el trabajo sobre los temas relacionados con las reformas fue muy intenso y fructífero y hemos dado varios ejemplos de los avances que se realizaron. teoría del crecimiento. También se enfatizó que existen distintos tipos de fallas de coordinación y que. desequilibrios macroeconómicos debidos a shocks independientes de las reformas pueden afectar el proceso de cambio institucional.Reformas estructurales y macroeconomía 69 inducidos por las reformas así como los errores de política pueden dar origen fallas de coordinación agregadas. el objetivo fue descubrir cuáles son los eslabones de la cadena que une un cambio de reglas con un cambio de conducta dentro de un sistema complejo. se reflejan como mutaciones en los parámetros de los procesos estocásticos y no ergodicidad. por otro.dependencia y. teoría de procesos estocásticos y. bajo ciertas circunstancias. Hoy conocemos mucho más no sólo sobre los factores que ligan el cambio institucional con los cambios estructurales sino que.

el modelo básico de los libros de texto como lo remarca Mankiw y otro autores es el de la oferta y demanda agregada y el modelo IS-LM. instituciones de regulación. cómo un estudiante estaría en condiciones de tener una comprensión más precisa de la macroeconomía de las reformas en países emergentes en un modelo sin bancos. Nuestra discusión sugiere que esta aproximación al problema es errada: los proble- . o descalce y falta de sustentabilidad. surgen dos preguntas muy válidas. Los manuales más vendidos de economía –como lo afirma Mankiw (2006). en base a “imperfecciones”. Según este autor ello ocurre porque los modelos abstractos del núcleo duro no sirven para que los alumnos entiendan el ciclo.70 Progresos en Macroeconomía analizar la cuestión del cambio de régimen. En vista de esto. Es difícil entender. ni términos del intercambio. entonces. cuál es la utilidad práctica real del núcleo duro y si el programa de investigación no corre el riesgo de devenir degenerativo en el sentido de Lakatos. etiquetando como científica (¿?) la primer estrategia e ingenieril la segunda (ver Mankiw. quede garantizada la consistencia del análisis aplicado. problemas de moral hazard. Por supuesto. podría pensarse que los manuales–al menos en los países emergentes reformistas– enseñan modelos útiles para entender fenómenos como los relacionados con el vínculo reformas-macroeconomía. autor de uno de ellos– no enseñan el “núcleo duro”. la evidente diferencia entre las estrategias de investigación guiadas por puzzles y las guiadas por problemas ha llamado la atención de los macroeconomistas más brillantes. Pero no. justamente. Si la regla más que la excepción es que es necesario introducir supuestos ad hoc para “adaptar” la teoría a los hechos. 2006). Una de las consecuencias del trabajo en paralelo al núcleo duro fue la de agregar confusión a la práctica de enseñanza. pero éstos se han limitado las más de las veces a dejar anotada la diferencia. riesgo soberano. no muy distinto del que le era familiar a una generación keynesiana anterior. Este no es un problema menor: la gran ventaja de contar con un núcleo analítico duro a partir del cual abordar los problemas prácticos es. que al plantear problemas prácticos dentro del marco analítico desarrollado por el núcleo duro. sino es de una manera ad hoc.

más que una teoría general capaz de explicar dentro de un marco unificado el rol de todos los elementos que aparecen en la 7 Hemos desarrollado este punto más extensamente en otro artículo. justamente. En este sentido. incluso. Una de las motivaciones para introducir la Figura 1 al principio de este artículo fue justamente la de mostrar que la anatomía de las reformas y los vínculos con la macroeconomía involucran elementos y relaciones funcionales que difícilmente pueden explicarse sobre la base de un modelo que exige que el investigador considere los fenómenos asociados a la existencia de instituciones y cambios de régimen. Cuando se argumenta en este sentido se utilizan métodos de análisis que están muy alejados de la analogía del modelo estándar + fricciones y se utiliza una mezcla de métodos que se alejan esencialmente de esta concepción. y luchas distributivas como anomalías a explicar en base a “imperfecciones”.Reformas estructurales y macroeconomía 71 mas de la ingeniería institucional. En este sentido. Las analogías del tipo científicos vs. Quizá los nuevos desarrollos provendrán de formas rigurosas de combinar la teoría. se originaron en la debilidad del núcleo duro para explicar –e. Nótese que no estamos haciendo una defensa del empirismo clásico sino que estamos defendiendo una aproximación que es más cercana a la forma en que trabajan los macroeconomistas. . Ver Fanelli. la econometría y los estudios de caso. Esta forma de trabajo parece más afín al método de las narrativas analíticas y de quienes realizan estudios de caso combinando teoría y métodos que son propios tanto del enfoque cuantitativo como del cualitativo7 . problemas de información. tomar en cuenta– los problemas que se originaban en el campo de batalla de las reformas. ingenieros simplemente no reflejan lo que ocurre en la vida real cuando un macroeconomista es convocado para el análisis de un problema tal como explicar por qué hubo una crisis en Corea o por qué no funcionó la convertibilidad en Argentina o por qué los chilenos son tanto más ordenados en sus políticas que los argentinos o brasileños. 2007b. la macroeconomía debería “blanquear” de manera coherente lo que hace y cómo lo hace partiendo de los problemas hacia la teoría y no al revés.

Aoki. H. Cambridge University Press. Growth and Human Development in Latin America. Handbook of Economic Growth. y Tommasi. New Haven: The Yale Center for International and Area Studies. Johnson S. “Institutional Evolution as punctuated equilibria”. D. Contracts and Organizations. Esto implica que. J. London: Edward Elgar. C. nuestro análisis sugiere que el cambio institucional. las crisis y la sustentabilidad. más allá de la estrategia habitual de ir agregándole imperfecciones. aunque sí se observan avances que han sido en gran parte incentivados por la necesidad de resolver problemas. “Institutions as a Fundamental Cause of Long-Run Growth. Cambridge. En suma. el modelo del núcleo duro tendrá que sufrir modificaciones importantes.72 Progresos en Macroeconomía Figura 1. lo que se necesita son protocolos rigurosos para combinar conocimientos de diferente status epistemológico. es de esperar que los vínculos entre la teoría macroeconómica. (Ed) Institutional Reforms. A Practitioner’s Guide. Durlauf (eds). (2007). Elsevier. M. J. (2005). Managing Economic Volatility and Crises. la volatilidad macroeconómica. y Pinto. de alguna manera. (2000).. la teoría del cambio institucional y la economía política sean cada vez más estrechos. (1999). .) Institutions. Aizenman. hemos dado algunos ejemplos relacionados con el cambio de régimen. M. “Some Reflections on the Institutional Reforms Required in Latin America”. la economía política y la macroeconomía son centrales para mejorar nuestras tecnologías de ingeniería institucional. Aunque no se avizora. P.” en Aghion. un paradigma alternativo lo suficientemente desarrollado. Dado que las necesidades de reforma no parece que vayan a decaer en el futuro. y Robinson. B. por ahora. en Birdsall. N. Acuña. Referencias Acemoglu. en Claude Menard (ed. and S.

13 No.. Bates. (1995). (2006). Sinicina. (eds). S. Chalk.” IMF Working Paper WP/03/79. R. E. “Growth Theory through the Lens of Development Economics.: MIT Press. M (2001). A.” IMF Working Paper WP/00/81.. Banerjee. Dabrowski. London. Working Paper 10389.: Princeton University Press. Journal of Economic Perspectives Vol. (1999). and Sustainability. A. Implementation. Cambridge. S. Vol. “Fiscal Dominance and Inflation Targeting: Lessons from Brazil”. R.. 1375-1409. N. 115.” en Aghion. Antczak. (1998).J.M. R. H. T. Mau. M. Rosenthal. y Taylor. y Kopits. Motivation. “Assessing Fiscal Sustainability Under Uncertainty. New York. D. Handbook of Economic Growth. (2004). Yanovskiy. Barnhill. (2003). Elsevier. Basu. (2007).Reformas estructurales y macroeconomía 73 Aoki. y Shapovalov. D.. Zhavoronkov. Noviembre. Macmillan. G. N. . Levi. V. Blanchard.. (2000). Palgrave. Princeton. Understanding Reforms Volume 2. “Business Cycles in International Historical Perspective”. (2006).L. 2. y Duflo.. Toward a Comparative Institutional Analysis. (2000). J. McGraw Hill. M. y McMahon. Mass. and Durlauf. Barro.. “Russia: Political and Institutional Determinants of Economic Reforms”. Economic Growth. A. y Sala-I-Martin. A. R. y Weingast. Greif. P... J. M. National Bureau of Economic Research. X. Analytic Narratives. Blanchard. O. O. S. en Fanelli. y Hemming.. “What Do We Know that Fisher and Wicksell Did Not?” Quarterly Journal of Economics.. I. “Assessing Fiscal Sustainability in Theory and Practice. K.

J. S. (2007a). and Aghion. Fanelli. Understanding Reforms Volume 1..M. Palgrave. (2001) “Path Dependence. New York. Diverse Constituencies.74 Progresos en Macroeconomía David. Cheltenham. Handbook of Growth. UK. Beijing. Johnson. (2005). Institutions. A. J. Motivation. G. (eds) Evolution and Path Dependence in Economic Ideas: Past and Present. Drazen.. Palgrave.J. Durlauf.. and Sustainability. y Ioannides. y Temple. P. New York. Understanding Reforms Volume 2. (eds). M. Fanelli.M.” Annual World Bank Conference on Development Economics 2000. S. Princeton. Hampshire. Fanelli. and Institutions: The Argentine Case”. Similar Reforms. J. Elsevier. Political Economy in Macroeconomics. “Methodology for Comparative Analysis”.” en Garrouste. organizado por el Global Development Network (GDN) y patrocinado por the Economic and Social Research Council. . J.en Durlauf. P.. (2006). Easterly W. Macroeconomic Volatility.E. y McMahon. its Critics. Understanding Market Reforms in Latin America.M. G. (2007b). Fanelli.. P. y J. Implementation. P. J. The Developing World Experience. Philosophy. UK: Edward Elgar. Varied Results. Glos.M. Macmillan. trabajo presentado en el Workshop for Comparative Analysis. Fanelli. Politics and Stakeholders. Stiglitz (2000). Palgrave MacMillan. New York. (en prensa) “Domestic Financial Architecture. Palgrave Macmillan: Basingstoke. Macro Volatility. (2007): “Growth Econometrics”.M. Macmillan.. Islam R. y McMahon. “Shaken and stirred: Explaining growth volatility. Princeton University Press. and the Quest for ‘Historical Economics. (2000).J. en Fanelli. and Financial Architectures. S.

“Growth Diagnostics. Implementation. 473-500. (2006). vol. Kuncoro.Reformas estructurales y macroeconomía 75 Ferrucci. “The Twin Crises: The Causes of Banking and Balance-of-Payments Problems. y McMahon. en Fanelli. G. Rodrik. Cambridge University Press. (2006). “The Washington Consensus and East Asian Sequencing: Understanding Reform in East and South Asia”. R (2005) Reformas para América Latina después del fundamentalismo neoliberal. I. Bank of England. (2006). March.J. R. “Understanding Indonesian Economic Reforms: 1983-2000” en Fanelli. A.M. NBER WP: 10336.harvard.edu/~drodrik/barcelonasep20. Hausmann. Harvard University. M. Ffrench-Davis. D. y Reinhart. Lakatos. en prensa. J. 89(3). (2007). Kaminsky. K. Proofs and Refutations.” American Economic Review.P. Santiago de Chile. A. y . (2006). Cambridge.M. “Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico”. American Political Science Review. Understanding Reforms Volume 2. MA: The John F. (1999). Financial Stability Review. Macmillan. http://ksghome. y Velasco. Lee. New York. Motivation. G. and Sustainability. CEPAL.pdf Heymann. (1976). R. García. G. pp. y Laitin. A. “A Theory of Endogenous Institutional Change”. (2005).” Cambridge. Kennedy School of Government.. y Resosudarmo. y Penalver. D. en este volumen. C. B. (2003): “Assessing sovereign debt under uncertainty”. (2004) A Risk Management Approach to Emerging Market’s Sovereign Debt Sustainability with an Application to Brazilian Data. D. y Rigobón. Greif. A. Palgrave.

Inter-American Development Bank. Liebowitz. .. Implications”. Mahoney. “Reform Fatigue: Symptoms. G. Jr. P. Colombia. (1995). M. Working Paper 7618 Mishkin F. NBER. J. 1. Costa Rica and Mexico”. Lucas. (eds). Macmillan. Fiscal Solvency and Macroeconomic Uncertainty in Latin America: The Cases of Brazil. (2006). Mishkin. P. No. Reasons. Journal of Investment Management. Panizza. y Goertz. 1-25. Implementation. “On the Mechanics of Development Planning”. First Quarter. Journal of Law and Economics. vol. Motivation. C. (2006). NBER. Princeton and University of Arizona. 22.76 Progresos en Macroeconomía McMahon. 3-42. pp.E. Working Paper 10637. S. Z. S. 3.. Palgrave. Levine. Vol. (2001). “Finance and Growth: Theory and Evidence” en Aghion. “A Tale of two cultures: contrasting quantitative and qualitative research”. and Sustainability. Handbook of Economic Growth. “Path Dependence. E. E. S.M. Journal of Monetary Economics. “Inflation Targeting in Emerging Market Countries”. NBER Working Paper 8087. S. R. 1 (July). (2004). R. Working Paper # 1005. “The Macroeconomist as Scientist and Engineer”. 33. “The Design of Financial Systems: Towards a Synthesis of Function and Structure”. E.J. “Financial Policies and the Prevention of Financial Crises in Emerging Market Countries”. New York. F. (2004). Mendoza. U. y Quispe-Agnoli. (1988). (2005). Merton. R. (2000). G y Oviedo. Elsevier.). G. and History”. NBER Working Paper 12349. (2007). Understanding Reforms Volume 2. y Margolis. y Durlauf. G. Mankiw. Lock-in. y Bodie. S. “Public Debt. Lora. (eds.

“Understanding Economic Policy Reform”. Wei S. Social Conflict.M. Motivation. 85. (Ed. G.imf. Solow. y McMahon. http://www. prepared for the Federal Reserve Bank of . March. 9-41. (2000). y Watson. “The Six Major Puzzles in International Economics. vol. In Search of Prosperity. D. Implementation. y A. Macmillan. (1996). 1138-51 Rodrik. Long-Distance Market Reform: Understanding Reform in the Oceania Region”. M y Rogoff. Rodrik. (2004). D. (2003).pdf Ramey. “Economic Performance through Time. G. K. (1998). “Where did All the Growth Go? External Shocks. “Effects of financial globalization on developing countries: some empirical evidence”. Kose (2003).org/external/np/res/docs/2003/031703. Journal of Economic Literature. New York. vol. N. Understanding Reforms Volume 2.. Obstfeld. issue 5. Working Paper Nro 7777 Oceania Development Network. (2006). Princeton Rodrik. Kennedy School of Government. Ramey (1995): “Cross-Country Evidence on the Link between Volatility an d Growth”. Analytic Narratives on Economic Growth.. Prasad E. Structural Reform and Economic Policy. J. Vol. D. and Growth Collapses”. “Has the Business Cycle Changed? Evidence and Explanations”. Is There a Common Cause?” NBER.” American Economic Review.. C. Palgrave Macmillan for the International Economic Association.J. pages 359-68. Palgrave. (2006). and Sustainability.W. 84(3). D.) (2003). American Economic Review.H. pp. R. 1995. Stock J.Reformas estructurales y macroeconomía 77 North. en Fanelli. XXXIV. (1994). Rogoff K. Princeton University Press. y V. New York. John F. pp.

B. Abril 10-11. A Practitioner’s Guide. 2003. Cambridge. and Pinto.78 Progresos en Macroeconomía Kansas City symposium. J. en: Williamson. (1989). en Aizenman.): Latin American Readjustment: How Much has Happened. J. Rotterdam. Washington: Institute for International Economics. O. Wolf. 2005. Preparado para el Medium Econometrisch Toepassingen. B.” Noviembre 14. “Lessons learned from the implementation of Inflation Targeting”. Stock.” Jackson Hole. Cambridge University Press. “Volatility: Definitions and Consequences”. “What Washington Means by Policy Reform”. (2002) “The Econometrics Analysis of Business Cycles”. Managing Economic Volatility and Crises. Williamson. (2005): “The Economics of Governance”. “Stability and Economic Growth: The Role of the Central Bank. H. . American Economic Review 95(1). preparado para el panel de discussion sobre “Design and Lessons from the Implementation of Monetary Policy under Inflation Targeting.. (2005). Wyoming. Agosto 28 – 30. “Monetary Policy and Uncertainty. Taylor. J. J. John (ed. (2005). World Bank.” en la Conferencia del 80th Aniversario del Banco de México. Williamson. (2005).

sin mucha vuelta. Bramuglia. Acosta. 1937) “The Keynesian Revolution” (Klein. Aguirre. Macaya. Guzmán. A. . “The Monetarist Controversy. C. en buena parte de la literatura reciente no se aprecia la percepción de que existen discusiones en curso sobre rasgos básicos de la operación del sistema económico: la macroeconomía “moderna” (en el sentido que le da Leijonhufvud. “After Keynesian Macroeconomics” (Lucas y Sargent. Por contraste. 1979) o. 1966). L. Introducción La teoría macroeconómica fue tradicionalmente motivo de intensas controversias. Se agradecen los útiles comentarios de S. D’Amato.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 79 DESARROLLOS Y ALTERNATIVAS: ALGUNAS PERSPECTIVAS DEL ANÁLISIS MACROECONÓMICO DANIEL HEYMANN* 1. or Should We Forsake Stabilization Policies? (Modigliani. El autor es responsable de los errores y opiniones que contiene el texto. L. Magud. P. Blaum. “The Death of Keynesian Economics” (Lucas. 1977). L. UBA y UNLP. Ramos. H. Los cambios de curso de la “corriente principal” a lo largo del tiempo implicaron no sólo modificaciones en la conformación de los modelos usados para representar los fenómenos. “The Keynesian Counter-Revolution” (Clower. sino también en las visiones acerca del funcionamiento de la economía y de las posibilidades y limitaciones de las políticas económicas. 2000) se • Oficina de CEPAL en Buenos Aires. N. Jaitman. M. F. A. Keynes and the Classics” (Hicks. Schclarek Curutchet. Esto está ilustrado vívidamente en títulos de trabajos como “Mr. A. Mira. 1965). 1980).

en particular. no obstante la sistematización analítica que ha generado esa extensa producción. y de extensiones y aplicaciones que. y sus utilizaciones prácticas. Luego. especialmente en cuanto a las hipótesis sobre los comportamientos de los agentes y sobre los mecanismos de coordinación de decisiones individuales.80 Progresos en Macroeconomía concibe como una elaboración gradual y acumulativa. En primer lugar. Con este marco inicial ha habido una gran variedad de desarrollos conceptuales e instrumentales. sin pretensiones de ofrecer una revisión exhaustiva o detallada. quedan planteadas preguntas centrales en el campo macroeconómico: hay todavía mucho por entender acerca de la representación de los comportamientos individuales y de las formas y mecanismos de la coordinación de las actividades económicas de grandes números de agentes en sistemas con amplia división del trabajo. posteriormente se discuten argumentos sobre problemas de coordinación basados en la posible existencia de equilibrios múltiples. exploran las consecuencias de diversas fricciones o “imperfecciones”. se contrasta a ese marco de análisis con el que está implícito en los tradicionales modelos de ingresogasto. y sobre el potencial de fallas en esa coordinación. presenta una breve discusión de aspectos de la literatura reciente y de algunas perspectivas abiertas hacia adelante. Este trabajo. En relación a estos modelos. Parece un poco temprano para imaginar un final para la historia de la macroeconomía. sobre una raíz de tipo metodológico dada por modelos simples de equilibrio general intertemporal (Blanchard. y se los contrasta con aquellos que pueden derivar de inconsistencias de expectativas y conductas. 2000). se comentan algunas de sus características generales. o introducen heterogeneidades entre los agentes y/o fricciones en los ajustes de precios. se tratan brevemente extensiones del esquema de equilibrio general que consideran el comportamiento de economías abiertas. La sección 3 alude a algunas alternativas analíticas referidas a la descripción de comportamientos individuales en contextos . como referencia. se comentan los rasgos básicos de los prototípicos modelos de equilibrio general intertemporal que forman la base analítica de un abundante cuerpo de literatura reciente. Sin embargo.

Una formulación típica tiene los siguientes elementos (Kydland y Prescott. la descripción siguiente se apoya en Uhlig. 2004. que decide sobre la cantidad (oferta y demanda. II. véase también Plosser. a través de una función con propiedades usuales. en un contexto intertemporal sujeto a impulsos estocásticos. Modelos dinámicos simples de equilibrio general a. y sobre la asignación del producto entre consumo y acumulación de capital. Salvando consideraciones sobre agregación. simultáneamente) de trabajo aplicado a la producción. aleatorio. 1995): i) La economía produce un solo bien. Ljungqvist y Sargent. porque un mayor L reduciría el tiempo de ocio).Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 81 macroeconómicos. Configuración básica El modelo básico busca una descripción aproximada de las variaciones de los volúmenes agregados del producto. sobre las distribuciones de probabilidad de las variables generadas por el modelo (véase más adelante). esas magnitudes se suponen equivalentes a las acciones derivadas de la optimización de un “agente representativo”. del insumo de trabajo del período y de un parámetro. y Lt representa el tiempo de trabajo (de modo que la utilidad marginal de la variable sería negativa. de productividad: . ii) El producto depende. y a la representación de sistemas en que interactúan numerosos agentes heterogéneos. la demanda de ocio) desde t = 0 en adelante resultan de la maximización intertemporal de la utilidad esperada. Los flujos planeados de consumo y de oferta de trabajo (o su complemento.1) donde el operador E0 representa la esperanza calculada en t = 0. max E0 ∑ β tU (Ct . el empleo y los grandes componentes del gasto como resultados de un equilibrio general Walrasiano. 1989. del capital acumulado. Lt ) t (1. 1982.

v) La productividad de los factores evoluciona según un proceso estocástico que. para el agente representativo. por ejemplo. εt es una variable aleatoria independiente de sus realizaciones pasadas o futuras. los impuestos son de suma fija. de un entorno no estocástico donde todos los agentes tienen vida infinita.82 Progresos en Macroeconomía Yt = Z t F ( K t −1 . valdría la proposición de equivalencia ricardiana (Barro. El parámetro de persistencia juega un papel importante en los resultados del modelo.3) Esta condición de conservación implica que. que afirma la irrelevancia de la composición del financiamiento público y. En la versión más básica. y los agentes privados internalizan la restricción intertemporal de presupuesto del gobierno (o sea. dado que el comportamiento de variables como la inversión o la de El modelo admite extensiones simples para incorporar la actividad de un sector público que realiza gastos en bienes y se financia con impuestos y deuda. son “ultra.2) iii) En el esquema simple de economía cerrada en que se hace abstracción de la actividad del gobierno1 . de la secuencia de superávit o déficit fiscales. no existen limitaciones de acceso al crédito o restricciones de liquidez.racionales”). iv) El stock de capital se actualiza a través de la inversión neta: Kt = (1 – δ) Kt-1 + It (1. 1 . por lo tanto. 1974). el producto generado en un período se asigna entre consumo e inversión: Yt = Ct + It (1. la acumulación de capital físico es el único mecanismo para aplicar recursos presentes a la generación de capacidad de consumo futuro.5) donde Z representa un nivel “normal” de productividad. Lt ) (1. y 0 < Ψ >1 es un parámetro que mide el grado de persistencia de los shocks (un valor más alto implica una convergencia más lenta a Z tras un desplazamiento).4) conδ la tasa de depreciación. puede aproximarse por: ln Z t = (1 −ψ ) ln Z + ψ ln Z t −1 + ε t (1.

Lt +1 )] = U C (Ct . Esa correspondencia entre las distribuciones que considera el agente genérico al elaborar sus planes de acción y aquélla que define de hecho la evolución de las variables expresa la hipótesis de expectativas racionales.6) se reduce a la forma simple: TMSCt. según la ecuación (1. por lo tanto. cit. la decisión de ahorro) en función de una comparación entre el costo de oportunidad de los recursos no consumidos (la utilidad marginal presente) y la esperanza de la utilidad futura (debidamente descontada) resultante de la aplicación de esos recursos: β Et [ Rt +1U C (Ct +1 .6) Aquí U C ≡ ∂U / ∂C (bajo hipótesis de separabilidad. cap. porque que en períodos de alta productividad y retorno del capital el consumo sería elevado2). Se puede notar que. Lt ) (1. 2 La correlación entre consumo y rendimiento es relevante porque E(RUc) = E(R)E(Uc) + cov(R. Tanto la utilidad marginal futura como la tasa de retorno son aleatorios vistos desde el momento t.t+1 . En un contexto no estocástico. que forma parte de la determinación de una regla de comportamiento del agente representativo. está formada sobre la distribución de probabilidades que efectivamente genera el modelo.Uc). que gobierna la elección entre consumo presente y futuro (y. op. Esa esperanza. y Rt+1es el retorno obtenido de una unidad de recursos sacrificados del consumo en t y “guardados” hasta t + 1. Las expresiones de este tipo se han utilizado extensamente en el análisis de la determinación de precios de activos (véase por ejemplo Ljunqvist y Sargent.. 10).6). esa derivada parcial dependería solamente del argumento C). el consumo estaría influido por la covarianza entre el rendimiento y la utilidad marginal (variables negativamente correlacionadas aquí.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 83 la oferta de trabajo depende del carácter más transitorio o más duradero de los movimientos de productividad. Et representa la esperanza matemática tomada en t. la ecuación (1. La solución del problema de optimización implica condiciones conocidas: i) Una ecuación de Euler.

8) Las ecuaciones (1. Esto significa desarrollar las ecuaciones alrededor del (único. Lt ) U C (Ct . Lt ) = Z t FL ( K t −1 . L. caracterizado por la constancia del stock de capital (o sea por una inversión igual a la depreciación del capital) y por la = Rt+1/(1+ρ). a menudo se buscan aproximaciones a partir de la loglinealización de las ecuaciones (véase nuevamente Uhlig.8) definen un sistema de ecuaciones en diferencias. del capital acumulado en t y disponible para la producción en t + 1. R. Y. iii) Una expresión que hace equivaler el costo de oportunidad. en términos de bienes. K.7) describen comportamientos de ahorro-inversión. I. según los cuales el costo de oportunidad de los recursos no consumidos (proporcional a la tasa marginal de sustitución entre consumo futuro y presente) se empareja con la rentabilidad de la inversión.1). y define implícitamente un “salario sombra” Wt: Wt = −U L (Ct . en este caso) estado estacionario.84 Progresos en Macroeconomía ii) Una condición que iguala el rendimiento marginal del capital al retorno sobre el ahorro: Rt +1 = 1 − δ + Z t +1FK ( K t .7) donde FK = ∂F / ∂K es la productividad marginal del capital (en este caso. y ρ la “tasa de impaciencia”. Lt ) (1. de una unidad adicional de trabajo ofrecido (la tasa marginal de sustitución entre ocio y consumo) con la productividad marginal del trabajo.6) y (1. las ecuaciones (1.donde TMSC (tasa marginal de sustitución del consumo en distintos momentos) es el cociente entre las utilidades marginales del consumo futuro y presente. interpretada como una propiedad física de la función de producción. Lt +1 ) (1. . Se ve que. dada por ρ = (1-β)/β.2)-(1. en conjunto. Z). siendo β el factor de descuento de la utilidad en (1. 1995). en el conjunto de secuencias (C. estocásticas y no lineales. Dada la dificultad del problema de identificar soluciones analíticas.

Denotando por X al valor estacionario de una variable genérica X: Y = ZF ( K . esas leyes de movimiento deben satisfacer las ecuaciones en diferencias para todo estado (o sea para cualquier par (kt-1. cerca de ese estado las ecuaciones del sistema (1. Una forma de resolución del sistema linealizado es a través del método de coeficientes indeterminados. Conviene notar el triple significado de ese conjunto de leyes 3 La no linealidad de las ecuaciones que determinan los coeficientes a resulta de que. Aplicando la condición según la que. al escribir los valores esperados de variables futuras que aparecen en el sistema. es intuitivamente claro que el comportamiento de las variables endógenas en t viene determinado por el stock de capital traído del período anterior y el parámetro de productividad del período. La dinámica del sistema se determinaría entonces por las ecuaciones (1. resulta un conjunto de ecuaciones algebraicas (no lineales) en los coeficientes a3.9). de manera que en primera aproximación xt mide el desvío proporcional de Xt respecto de su valor de estado estacionario. zt)del infinito conjunto de valores posibles).2)-(1. . dadas las realizaciones de la variable aleatoria ε que actúa sobre la productividad. L ) = 1 + ρ Si las variables en niveles (denotadas genéricamenteX) se expresan de la forma: Xt = Xext ≅ X (1 + xt).8) se escriben como expresiones lineales en esos apartamientos xt. L) = C + δ K R = 1 − δ + ZFK ( K .Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 85 igualdad entre retorno del capital y tasa de impaciencia. se requiere una «doble iteración»: Etxt+1 = Et (a1Xkt + a2Xzt+1) = a1x(a1Kkt-1 + a2Kzt) +a2xΨzt. a2x son coeficientes numéricos a determinar (un par para cada una de las variables endógenas). que implica postular leyes de movimiento lineales en los desvíos proporcionales de las variables de estado: xt = a1 X kt −1 + a2 X zt (1. Al mismo tiempo.9) donde los a1x. donde los aiK son los coeficientes de la ley de movimiento del capital. para resolver el sistema. Estas dos constituyen las variables de estado del sistema.

y iii) como leyes de movimiento que el agente utiliza a efectos de formular expectativas. .2).2): yt = zt + α kt −1 + (1 − α )lt (1.11) Kkt = Iit + (1 − δ ) Kkt −1 4 (1. las letras minúsculas denotan desvíos proporcionales respecto del estado estacionario y α es la elasticidad-capital del producto. eso facilita establecer contrastes con el típico modelo básico de ingreso-gasto. Las preferencias se suponen separables entre consumo y ocio. b) Una comparación con el modelo de ingreso-gasto Es útil tratar de escribir el sistema de ecuaciones (1. y es constante el coeficiente relativo de aversión al riesgo. resulta el sistema4 (las ecuaciones están en el mismo orden que las del sistema original): Función de producción (de 1. o sea como presuntas reglas de decisión de los actores económicos. Condición de conservación (de 1. ii) como soluciones de un modelo postulado y resuelto por un analista.3): Y yt = Cct + Iit Dinámica del capital (de 1.86 Progresos en Macroeconomía de movimiento: i) como soluciones del problema de optimización del agente. la desutilidad marginal del trabajo se considera constante.10) donde. una vez log-linealizado.2)-(1. Estos múltiples roles de las soluciones son relevantes a efectos de su interpretación.8). el sistema linealizado contiene algunos supuestos adicionales a los que se emplearon para escribir (1. que se basa en la especificación de Hansen (1985). como se mencionó. de una manera más tradicional. Desarrollando alrededor del estado estacionario.12) Por simplicidad. a efectos de operar como descriptores de dinámicas macroeconómicas observadas.(1. esas hipótesis corresponden a las planteadas en Uhlig (1996).8).4): (1.

la diferencia entre esas dos magnitudes). que relaciona el renK donde se usó la propiedad: FK ( K .13) Et (rt +1 − η ct +1 ) = −η ct donde η = − CU CC es (la inversa de) la elasticidad de sustitución intertemporal UC del consumo. Arbitraje entre activos. La ecuación se puede escribir también: Et (ct +1 − ct ) = Et rt +1 η Esta expresión indica que el agente elegiría una secuencia creciente de consumo esperado si y solo si la tasa de retorno (esperada) de los activos supera a la tasa de impaciencia (dado que la variable r mide. o “función consumo” (de 1-6): (1. L) = α dimiento del capital con la relación producto/capital. y que la elasticidad-interés del consumo es 1/η.5): zt = ψ zt −1 + ε t Ecuación de Euler.14) Eso describe a la demanda de consumo.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 87 Evolución de la productividad (de 1. Esa ecuación. o función de demanda de capital (de 1. se puede transformar en: . el coeficiente relativo de aversión al riesgo. como función de expectativas sobre el consumo futuro (a la manera de la hipótesis de “ingreso permanente”) y de la tasa de retorno sobre los activos. o lo que es equivalente aquí. También: ct = Et ct +1 − (1. en primera aproximación.7): Et rt +1 η Rrt = α Y ( yt − kt −1 ) K Y .

15). mientras que en el esquema multiplicador-acelerador la producción se considera restringida por la demanda. Oferta de trabajo (de 1. (1. y la acumulación de capital se determina según parámetros tecnológicos y de preferencias. análoga a la tradicional “IS”: yt =  K 1 C K C K Et yt +1 + Et ct +1 − (1 − δ ) kt −1 −  µ +  Et rt +1 Y Y Y  Y ηY (1. (1.8): La igualdad entre la tasa marginal de sustitución ocio-consumo y la productividad marginal del trabajo (ecuación (1.17) Es decir: la demanda de bienes depende de expectativas sobre producto y consumo futuros.11). ese producto es una variable endógena decidida en función de precios relativos. negativamente. de la tasa de retorno esperada.15) expresa la demanda de capiα Y αY tal. dado por el rendimiento de los activos.15) RK 1− δ K = 1+ . en el que la demanda de inversión depende de las variaciones previstas en el producto.14) y (1. y la inversión es interpretada como función de expectativas de ventas por parte de las firmas. dependiendo del producto futuro esperado y del costo de oportunidad de los recursos. La ecuación (1. en el modelo de equilibrio general. Se observa que esa expresión tiene analogías con el tradicional “acelerador”.88 Progresos en Macroeconomía kt = Et yt +1 − µ Et rt +1 con µ = (1. se puede obtener una “ecuación de demanda agregada”.12).16) Combinando las ecuaciones que describen la demanda de consumo y capital con la condición de conservación agregada y la dinámica del capital ((1. y. .8)) se reduce a: η ct = yt − lt Demanda agregada de bienes: (1. La diferencia conceptual reside en que.

mientras que el término de la tasa de retorno refleja el efecto de sustitución intertemporal (en el modelo.14): yt = yt = 1 1−α 1−α zt + kt −1 − η Et ct +1 + Et rt +1 α α α (1. formalmente es posible representar al par de ecuaciones de oferta-demanda en un plano producto-tasa de retorno esperada. las previsiones se forman en base a las ecuaciones que describen comportamientos futuros.16)) se obtiene una ecuación para la oferta de producto: 1 1−α η ct zt + kt −1 − α α Y.18) La oferta agregada depende del parámetro de productividad y del capital existente. el impacto negativo del consumo esperado se puede interpretar como un efecto riqueza sobre la oferta de trabajo. con las expectativas de producto y consumo en el papel de impulsos que desplazan a las curvas en el espacio (y.18) forman parte de un sistema dinámico que se resuelve en su conjunto: por la hipótesis de expectativas racionales (o la del agente representativo auto-consistente y con capacidad de cálculo suficiente para encontrar las soluciones de su problema de optimización). el sistema determina el producto y la tasa de rendimiento presentes. usando la ecuación de Euler (1. Desde el punto de vista de la lógica del modelo. incluyendo “ahorro de ocio”).17) y (1. mediante movimientos en la tasa de interés. En todo caso. r). para un conjunto de expectativas. “tomar la instantánea” de la oferta y la demanda agregada considerando a los valores esperados como paramétricos no permite una descripción precisa del modelo. Dadas esas expectativas. el ahorro y la inversión (o la oferta y la demanda de bienes) se igualan en el nivel de producto de “pleno empleo”. Por lo tanto. un mayor rendimiento esperado de activos induce al ahorro. Se podría decir que.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 89 Oferta agregada de bienes De la función de producción y de oferta de trabajo ((1. . las ecuaciones (1.10) y (1.

18) con el que describe el más elemental esquema de ingreso. enfocan el mismo conjunto de fenómenos: el comportamiento del ahorro-inversión en términos reales y su asociación con los movimientos del producto. y los recientes modelos de equilibrio general con fricciones de precios. Comentar brevemente este contrapunto puede ser útil para ilustrar la forma en que en la evolución del análisis macroeconómico se han dado respuestas muy distintas a preguntas básicas del tema. El ejercicio consiste en poner en paralelo al sistema (1. y la respuesta de las cantidades producidas frente a movimientos en la demanda. y el ahorro-inversión la tasa de interés. el de ingreso-gasto y el de equilibrio general.19) Un paralelo análogo se podría buscar entre los modelos monetarios asociados con Friedman (1970). en el modelo de la curva de 45 grados. el ahorro y la inversión determinan el producto. Gordon (1974). y sugerir cómo conjuntos de hipótesis específicas se incorporan finalmente en modelos asociados con diferentes interpretaciones sobre los mecanismos y propiedades del comportamiento macroeconómico. Ambos modelos. a modo de contrapunto.gasto5 : y d = cy + c + i y = yd 5 (1. y donde se expresaban contrastes como: “en el modelo clásico. y la oferta de trabajo no influye sobre el nivel de actividad”. el modelo es una variante (sofisticada y elaborada de varias maneras) del “modelo clásico” que se solía introducir.18) (1. las diferencias entre los modelos reflejan hipótesis distintas acerca de cómo se determinan e interactúan las decisiones intertemporales de acumulación de capital y de activos financieros. En su formulación. En todo caso. el equilibrio de oferta y demanda de trabajo determina el producto. la presencia del dinero como activo y como medio de circulación es crucial en el caso de la curva de 45 grados para la irrelevancia de la tasa de interés en la determinación del gasto.17)-(1.90 Progresos en Macroeconomía Así. en la presentación del esquema de ingreso-gasto. si bien ciertamente. . que se comentan más adelante. los dos hacen abstracción de “cuestiones monetarias”.

lo que es equivalente.7 Sin embargo. aunque sin buscar una representación del crecimiento tendencial. variable según movimientos de los “espíritus animales” que influirían sobre las decisiones de las empresas). y una demanda de inversión que se considera exógenamente determinada (y. o de pleno empleo. Los dos modelos son de tipo impulso-propagación. En el modelo de equilibrio general. El modelo de ingreso-gasto es “de corto plazo” (en términos marshallianos) porque hace abstracción del efecto de la inversión sobre la capacidad de producción. el sistema está gobernado por fluctuaciones en un parámetro de la función de producción.18). Desde los comienzos de esta literatura se ha discutido sobre la interpretación de los movimientos cíclicos de la productividad total de los factores (PTF). sea como un sistema sin dinámica propia. tal vez. el sistema de equilibrio general enfoca especialmente el mecanismo de incremento de la oferta a través de la acumulación de capital. Para esta discusión no hace falta precisar una distinción entre variables medidas en niveles y desvíos proporcionales respecto de valores centrales. la economía permanecería en o convergería a un estado de reposo. Es claro que en este sistema no hay referencias a un estado de equilibrio general. sea con una dinámica convergente: en ausencia de shocks. En todo caso.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 91 Aquí se incorporan los supuestos usuales6 : la demanda agregada yd refleja un gasto de consumo. son iguales el ahorro y la inversión realizados). determinado por un componente autónomo y una propensión marginal al consumo supuesta constante. salvo como una posición que la economía alcanzaría solo excepcionalmente. en cambio. y los correspondientes mecanismos de transmisión. el producto varía de manera directa ante cambios en ese parámetro. indicada por el residuo de Solow en un ejercicio típico de contabilidad de crecimiento. En el modelo básico de “ciclo 7 8 . mientras que las variaciones del empleo estarían inducidas por la respuesta de la oferta de trabajo a movimientos en el salario real (que es pro-cíclico) y en la tasa de interés. interpretado como de origen tecnológico. el producto realizado iguala a la demanda de bienes (o. son netamente diferentes los impulsos que en cada caso harían variar a la actividad.17)-(1. ninguno de los dos modelos genera fluctuaciones auto-sostenidas. las condiciones de 6 Las variables en las ecuaciones están escritas en minúsculas para facilitar la analogía con (1. porque describen a los movimientos del nivel de actividad.8 En el esquema de ingreso-gasto.

mientras que la abstención de consumir que implica el mayor deseo de ahorro transmite inmediatamente una señal contractiva. Salvando los casos de economías sujetas a perturbaciones naturales o de abastecimiento externo. si la medición se efectúa considerando al stock. al que se adiciona un impacto secundario por suba del consumo. Del “diagrama de 45 grados” surge la noción de multiplicador del gasto público. real de equilibrio”. potencialmente reflejo de movimientos en la demanda. esa variable se trata como una perturbación de índole tecnológica. induciría una mayor oferta de trabajo. y no a los servicios. mientras que es la predisposición al gasto lo que regula el nivel de actividad. Esto es así al punto que se desprende la muy fuerte proposición (“paradoja de la frugalidad”) según la cual aumentos en la propensión a ahorrar. esas perturbaciones monetarias y financieras se determinan endógenamente. se ha señalado (Mankiw. el gasto público resulta también expansivo. pero por un mecanismo muy distinto: para una disponibilidad de bienes dada. En la práctica. se incluirían en la PTF a los cambios en la producción inducidos por variaciones en la utilización. al elevar la utilidad marginal del consumo. y parecen estar visiblemente asociadas con problemas de coordinación y con inconsistencias en los procesos de decisión de los agentes. la demanda por bienes futuros asociada con ese ahorro no se llega a manifestar como incentivo para la inversión. serían capaces de restringir fuertemente tanto la demanda como la oferta de bienes. Ese criterio resulta poco plausible: las perturbaciones en las relaciones de crédito y de intercambio. darían lugar en lo inmediato a caídas en el producto porque. salvo como restricciones que se suponen no operativas en general. lo que se reflejaría en una suba del producto. el gasto desplaza al consumo privado. que sigue un proceso estocástico conocido. sin embargo. Kydland y Zarazaga. Por su parte. 1989) que las reducciones en la PTF difícilmente parecen identificables con reducciones en la capacidad tecnológica para aprovechar productivamente a los recursos. y de repercutir en disminuciones considerables de la productividad de los factores. en extensiones simples del modelo de equilibrio.92 Progresos en Macroeconomía oferta no tienen rol. . la mayor escasez de bienes consumibles. en ciertos casos se ha llegado a interpretar al modo convencional de shocks tecnológicos a los vaivenes de la PTF observados en episodios de hiperinflación y crisis como los que experimentó la Argentina (por ejemplo. tal que si el gobierno incrementa su demanda de bienes y servicios se genera un efecto inmediato sobre el producto. 2002). en particular. en lugar de inducir un mayor crecimiento por su impacto en la acumulación de capital. del capital. Por otra parte.

A su vez. vía el argumento del individuo representativo. los parámetros de la función de producción. que la coordinación de esas decisiones interdependientes entre los distintos conjuntos de agentes involucrados tiene lugar automáticamente. El modelo representa una transformación automática que llevaría desde esas condiciones exógenas al sistema económico a las variables observadas. La función de comportamiento del consumo no tiene una interpretación directamente optimizadora. Los com- . la inversión presente (que. En cambio. en el período corriente a través del mecanismo de precios. y mediante la consistencia de expectativas para las decisiones intertemporales.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 93 La dinámica del modelo de equilibrio general se establece directamente según la magnitud de las variables de estado: el stock de capital disponible y el nivel contemporáneo de productividad. las preferencias individuales. interpretadas en el modelo como rasgos físicos de procesos tecnológicos o naturales. y la tecnología. por ejemplo. persistencia) de los impulsos de productividad. y las características (variabilidad. a través de su efecto sobre el retorno del capital. es decidida por las empresas) dependería de la futura oferta de trabajo. el modelo de ingreso gasto ofrece una descripción diferente. en el modelo básico. por lo tanto. sino que supuestamente representa una regla de decisión de tipo heurístico (consumir una fracción constante de los ingresos incrementales). la función que determina a las variables endógenas depende de “parámetros profundos”: el coeficiente de sustitución intertemporal y la desutilidad del trabajo (que describen los gustos del agente representativo). Es decir: la evolución de la economía se definiría exclusivamente por condiciones referidas a la disponibilidad de recursos. en principio. de las previsiones acerca de la acumulación de capital. mientras que la secuencia de trabajo programada y la oferta/ demanda de crédito presente por parte de las familias sería función de las expectativas de ingresos futuros y. como reflejo de preferencias intertemporales. sin que intervengan parámetros referidos a los procesos de percepción o decisión de los agentes o a las formas de interacción de las conductas individuales. Esto implica suponer resuelta la coordinación de planes de los agentes. Así. El esquema analítico presupone.

cap. por necesidad. donde. que restringirían hasta hacer imposible la identificación objetiva de probabilidades para las condiciones futuras (Keynes. sino que presume que esa posibilidad no es relevante en las situaciones bajo análisis. de la inversión reflejan expectativas y conductas orientadas al futuro. o mediante la aplicación de heurísticas relativamente simples. proveedores. en cuya determinación. de futuras acciones de una gran variedad de agentes (potenciales compradores. intervienen expectativas acerca de las futuras condiciones de los mercados financieros. . Esta perspectiva no necesariamente ignora por principio la posibilidad de que los agentes tengan un buen conocimiento de sus oportunidades futuras (Keynes. 1936. sobre todo. esp. las decisiones intertemporales se realizan “por impulso”. si es que hay mercados de instrumentos de crédito de larga maduración. por caso. En este análisis no hay presunción de que esos planes y expectativas de los agentes sean compatibles entre sí. 1921). competidores. Esta imagen se complementa con la que presenta a las típicas inversiones en activos reales como el “hundimiento” de recursos durante períodos prolongados. pero no se intenta representar explícitamente cómo se forman esas previsiones. o a las “oscuras fuerzas del tiempo y de la ignorancia”.94 Progresos en Macroeconomía ponentes autónomos del consumo. La alusión a los “espíritus animales” como motores de las decisiones de inversión a largo plazo. Leijonhufvud. la rentabilidad futura de una inversión individual depende solo en pequeña parte de condiciones tecnológicas (y la evolución de estas. tampoco se puede representar fácilmente mediante un proceso estocástico identificable objetivamente) sino. por su propia naturaleza. y en especial. 1968) expresan una visión según la cual. de manera que las correspondientes decisiones implican de algún modo estimar probables flujos de retornos en futuros lejanos (y consecuentemente muy inciertos) y referir la secuencia de beneficios a una “tasa de interés de largo plazo”. La imagen subyacente es la de una economía con gran heterogeneidad en términos de bienes y de actores. gobiernos). 12. más que a través de un cálculo explícito basado en “expectativas racionales” (véase la discusión más adelante).

si esto fuera así y ante. Grandmont. Aun así. 1939. 1939. ni siquiera en términos probabilísticos. y obtener ecuaciones como (1. la ecuación de demanda agregada (1. Una respuesta alternativa. En particular. Pero. por ejemplo. y de firmas que optimizan sus flujos de dividendos. implícitamente. y suponer que las expectativas agregadas pueden describirse según la evolución que tendría un sistema bien coordinado. se podrían buscar representaciones de equilibrio temporario (Hicks.18) si es que se admite que las expectativas que aparecen en las ecuaciones pueden estar descriptas por esquemas de diferente tipo. por la presunción de que reflejan comportamientos que por su complejidad eluden una descripción explícita. Para hacer la comparación con la típica “curva IS”. es decir: los potenciales factores de ajuste no incluyen movimientos en el rendimiento de los bonos. A la tasa de interés de equilibrio se haría entonces nulo el exceso de demanda de bienes y bonos. El modelo de ingreso-gasto niega ese mecanismo. es enfatizar esas complicaciones y tratar a las expectativas como exógenas. la economía estaría en un estado “de pleno empleo” en que el mecanismo de precios dado por movimientos en la tasa de interés y en los salarios llevaría a la igualdad del ahorro y la inversión al nivel de producto y empleo donde se equilibran oferta y demanda de trabajo9. por ejemplo. sus activos consisten en acciones de la empresa representativa. que supone la existencia de un mercado de bonos de rendimiento fijo. la interpretación del sistema (1. Eso resultaría en expresiones para la oferta y la demanda agregada de bienes en función de la tasa de interés. todos los cuales pueden operar en el mercado financiero. una reducción de 9 En el modelo del agente representativo. servicios y activos. . Esta sería. correspondería reconocer que “ahorro e inversión no son llevados a cabo por los mismos agentes”. en las cuales las expectativas no necesariamente deben ser correctas. Lindahl. y sin embargo la economía estaría descripta por un sistema de equilibrio general en los mercados presentes de bienes. De cualquier modo.17)-(1.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 95 Enfrentado al problema de describir la formación de planes intertemporales. 1977).19) no contiene a la tasa de interés.18) a través de la maximización descentralizada de consumidores-oferentes de trabajo (y recipientes de los dividendos de empresas). el modelo de equilibrio general elige simplificar abstrayendo de complicaciones. éste posee directamente derechos sobre los flujos de producción futura. implícita en el modelo de ingreso-gasto.17)-(1.

no se generarían señales para recomponer la demanda agregada a los niveles de equilibrio. la caída del rendimiento de los bonos podría ser insuficiente para sostener la demanda agregada. Un argumento al respecto (Keynes. consumidores. En ese caso.96 Progresos en Macroeconomía la predisposición a invertir. la producción y la demanda de trabajo estarían restringidas por la demanda agregada de bienes. heurísticamente. . a través de la agregación en una cantidad reducida de “agentes representativos” de diferentes roles y tipos de decisión. que sería como si en una “IS” se fijara de algún modo la tasa de interés. a la manera de la ecuación (1. Independientemente de la relevancia y del posible grado de generalidad de ese efecto (la relativa inflexibilidad de las expectativas sobre tasas de interés frente a volátiles previsiones de beneficios no parece una hipótesis de validez genérica). El modelo elemental de ingreso-gasto pertenece a otra generación que aquél de equilibrio general y optimización intertemporal. en particular.20). como conjunto. la imagen es la de una interacción entre trabajadores. tal que el mecanismo de precios (rendimientos de activos) no opera para reconciliar las decisiones referidas al futuro de ahorristas e inversores. Así. tienen percepciones firmes de que la tasa de interés de largo plazo se mantendrá alrededor de sus niveles históricos. 1930. si no hubiera una reducción compensatoria de la tasa de interés. Leijonhufvud. 1981) señala la posibilidad de inconsistencias de expectativas en los participantes en los mercados financieros. si por alguna razón cayeran los retornos esperados de las inversiones y. al mismo tiempo los oferentes de crédito. lo que destaca desde el punto de vista analítico es que depende del choque entre percepciones y anticipaciones heterogéneas1 0. empresarios y tenedores de activos. Hay una falla en la coordinación intertemporal. independientemente de que exista flexibilidad salarial (y a menos que las variaciones de salarios eleven de algún modo la demanda de bienes). La pregunta se traslada entonces a las razones de la ausencia de ajuste de la tasa de interés. Su carácter “aproxi- 10 Este modelo trata a la heterogeneidad. con el comportamiento de cada grupo descripto a través de una “conducta promedio”. Así.

mientras que el de ingreso-gasto enfatiza la posibilidad de inconsistencias. pero también de razones conceptuales. y no parece que se pueda basar en criterios a priori robustos y generales. cuya interpretación al modo de decisiones individuales sería en todo caso ilustrativa o metafórica. El que se hayan podido construir representaciones razonablemente simples y útiles es. Se marca ahí un contraste marcado con teorías macroeconómicas previas (que. Sin embargo. especialmen- . c) Algunas características del modelo básico de equilibrio general i) Optimalidad paretiana y plena coordinación La versión básica del modelo de equilibrio general que se comentó previamente tiene la forma de un problema de bienestar social (y el procedimiento de solución explota esta característica). y la interpretación de los parámetros de funciones de comportamiento agregado como cantidades de tipo fenomenológico. el modelo de equilibrio general adopta la imagen de un sistema “tan coordinado que se comporta como un individuo”. un hecho importante. basados en fricciones de precios). En esa instancia de elegir representaciones simplificadas. y a los esquemas “monetaristas”. de por sí. Esto implica que las fluctuaciones macroeconómicas resultantes tendrían la interpretación de “mejores respuestas” sistémicas ante los impulsos exógenos de productividad. y muestra que la búsqueda de regularidades agregadas resulta productiva. la operación de reducción de grados de libertad que significan esos ejercicios no es en absoluto trivial. que es el de describir en un conjunto de pocas ecuaciones y con pocos parámetros el comportamiento de un sistema donde interactúan numerosos agentes y donde los espacios de bienes y potenciales contingencias tienen de hecho una alta dimensionalidad. Ambos modelos se enfrentan a un problema común. incluyen a mucha literatura pre-keynesiana sobre crisis y fluctuaciones.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 97 mativo” y de poca elaboración técnica deriva en parte de esa circunstancia. en las que las variaciones de la actividad agregada y. en particular.

de origen extraeconómico. donde varían la producción y el uso de recurso sin que esos altibajos sean problemáticos de por sí. el mismo para cualquier configuración de parámetros exógenos) son estrictas (ver por ejemplo Lewbel. La imagen de un sistema que en cada momento implementa un óptimo frente a cambios. era un uso contextuado y limitado del concepto. Las condiciones que permiten una agregación exacta (es decir. dada la ausencia de oportunidades de intercambio. sólo con la naturaleza. 1989. se corresponde con la de economías que se adaptan (perfectamente) a fenómenos naturales aleatorios. que también se pueden interpretar como precios de equilibrio de esos mercados. en las oportunidades de producción. y donde habría “mercados virtuales”. la equivalencia formal entre las cantidades agregadas ofrecidas y demandadas en los mercados en equilibrio general y las que se derivarían del óptimo de un agente representativo. en contraste con un elemento de una estructura formal. Por hipótesis. Se ha señalado (Colander.98 Progresos en Macroeconomía te. 11 El “agente representativo” marshalliano es una construcción analítica diferente de aquella hecha en el modelo de equilibrio general. Allí. que establece esa propiedad para el equilibrio competitivo. sin transacciones en equilibrio. o a la de ciclos estacionales. Manteniendo estrictamente el supuesto del agente representativo. al producir o invertir. Kirman. donde cada agente interactúa efectiva.11 la maximización individual lleva automáticamente a un máximo social. sino de la proposición del primer teorema de bienestar.8)). El modelo simple intenta representar a un sistema de equilibrio general. las condiciones de primer orden del óptimo individual en autarquía (o sea. las decisiones del agente representativo son auto-consistentes. 1995. se veían de un modo u otro como reflejo de patologías o fallas de funcionamiento de la economía. las recesiones. y no con otros individuos) definirían precios sombra (al modo del salario implícito en (1. en el caso específico en que éste pudiera describirse como si estuviera habitado por un conjunto de agentes idénticos entre sí. si no potencialmente. 2004) que Marshall usó a la firma representativa como un método para discutir el equilibrio dinámico de una industria. . La naturaleza de óptimo paretiano del resultado no depende estrictamente del supuesto. véase también Leijonhufvud.

en la resolución. o restricciones a los mercados futuros contingentes abiertos) que eliminan la optimalidad paretiana de los equilibrios.. los comportamientos individuales están bien adaptados entre sí: no habría aquí posibilidad de inconsistencias o fallas de coordinación.. . 1993). pero lo hacen en un “estado indeseable” dentro del conjunto de equilibrios posibles. donde las acciones de algunos individuos se apoyan en la presunción de que las decisiones de los demás agentes se determinan de manera diferente de lo que ocurre en los hechos. el punto se discute con más detalle a continuación. 12 Parece útil diferenciar entre fallas de coordinación de dos tipos: aquellos que corresponden a situaciones de múltiples equilibrios de Nash donde los agentes coordinan sus comportamientos. y de las “expectativas racionales” sobre variables que no se determinan en mercados presentes. aunque tal vez considerables. a costa de complicaciones. 2002). Sin embargo. pegajosidad en los precios. pero éste hace Z. es la determinación de acciones individuales como solución de los problemas de optimización relevantes. Stoker. y extender el esquema básico para introducir en el modelo hipótesis (como competencia monopolística. que parecen relevantes para fenómenos de perturbación macroeconómica (Heymann.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 99 1992. lo que permanecería inmodificado en la lógica de equilibrio general. y no constituyen equilibrios (el agente 1 aplica la acción X porque imagina que otro agente 2 va a realizar la acción Y. es posible construir modelos con alguna heterogeneidad de agentes y donde se incorporan efectos distributivos. y la completa compatibilidad de planes de los agentes. y situaciones donde los comportamientos son inconsistentes. a través del funcionamiento de los mercados existentes en el momento. externalidades de algún tipo.). De todos modos. genéricamente. por hipótesis. imaginando que 1 está jugando W.12 Como consecuencia. modelos de este tipo no están.. Los modelos de expectativas racionales dejan de lado la posibilidad de las fallas de coordinación de esta segunda clase. conformados para tratar problemas de sostenibilidad macroeconómica. La compatibilidad de planes implícita en la representación de equilibrio general con expectativas racionales significa que.

aun de los que hoy constituyen variantes comparativamente simples. que ejecuta su oficio a la perfección sin preocuparse por las leyes de la física que gobiernan su actividad. tendría posiblemente que empezar de nuevo sin tener grandes habilidades si de repente se le cambia la mesa por una de ping-pong). sea porque las emplean en la práctica. interesa considerar la complicación que representa para el analista el proceso de encontrar la respuesta al problema planteado. en cuanto al insumo de instrumental y de ingenio. El argumento perdería validez en transiciones (o ante “cambios de reglas de juego”: el proverbial campeón de billar friedmaniano. entre otros.100 Progresos en Macroeconomía ii) Maximización individual y expectativas racionales Desde la perspectiva de los analistas. al interpretar las conclusiones. El argumento “como si” de que los agentes saben explotar plenamente las oportunidades que les ofrece el entorno puede tener valor heurístico en casos específicos. La identificación automática del analista 13 De algún modo. Frente a un modelo de este tipo cuyo abordaje requiere técnicas de “última generación”. De hecho. que actúa como si hubiera aplicado un procedimiento igual. Pero estos modelos son auto-referenciales: se supone que el agente lleva a cabo la misma resolución que el analista o. como el descrito previamente sección requiere. la solución explícita de los modelos. Por este motivo. por un período suficientemente largo como para que ese proceso converja. el uso de métodos no demasiado triviales para encontrar (o para aproximar localmente) los resultados. sea porque de algún modo no especificado han adquirido la habilidad para actuar de esa manera. pero ciertamente parece difícil asignarle el rango de axioma o de principio básico para un razonamiento riguroso13 . Al mismo tiempo. la hipótesis implícita sería que el o los agentes deciden de manera indistinguible de lo que haría alguien que conoce y utiliza esas técnicas avanzadas. 1986). como se vio. el desarrollo de técnicas y procedimientos computacionales ha estado asociado con una considerable ampliación de la sofisticación de los modelos abordados en la literatura. las posibilidades instrumentales para encontrar soluciones a los modelos que formulan limitan el grado de complicación de las especificaciones que pueden proponer (el punto ha sido enfatizado. la hipótesis de que la adaptación al entorno se determina sin un cálculo explícito remite a un proceso adaptativo que ha convergido a lo largo del tiempo (véase por ejemplo Lucas. por ejemplo. . por Lucas. Eso requiere un entorno estable. al menos. 1986).

y posiblemente útil en una variedad de circunstancias. 14 Por otro lado.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 101 que identifica soluciones de un problema explícito de optimización con el agente-implementador en los hechos de esa misma solución parece una hipótesis a considerar en contextos particulares. esas formulaciones parecen presentar como un supuesto de contornos difusos y como simple derivación del sentido común a lo que es una hipótesis fuerte y específica sobre la correspondencia entre percepciones incorporadas en las acciones de los agentes y los procesos que efectivamente generan los fenómenos económicos a los cuales se refieren esas percepciones. La alusión a los errores sistemáticos no deja claro si sugiere que a la larga las anticipaciones se efectúan de manera correcta (“no se tropieza muchas veces con la misma piedra” requiere detectar a tiempo que la piedra es la misma). La afirmación sobre el empleo eficiente de los datos deja abierto si se refiere a que las expectativas se basarían en una interpretación “razonable” de los procesos económicos (imperfecta. Este punto aparece de forma prominente en la literatura reciente dedicada a la representación de mecanismos de revisión de expectativas. dado que el modelo presente es presumiblemente provisorio. no hay de hecho maximización absoluta en ningún momento. En todo caso. sugiriendo que equivale a suponer que los agentes usan de manera eficiente la información disponible. el propio “avance tecnológico” en la construcción de modelos plantea un problema a esa identificación entre soluciones de optimización del analista y decisiones efectivas del agente: si se supone que las acciones derivadas como óptimos del “último modelo” describen el comportamiento previo de los agentes. . que no deja queda nada por aprender sobre el sistema relevante. o bien que la optimalidad de las proyecciones de los agentes se verifica desde el primer momento (lo que se corresponde con expectativas racionales en sentido estricto). sino aprendizaje incremental. entonces estos actuaban de manera distinta de lo que planteaban los modelos anteriores y. o bien resultan de una representación óptima. pero no una proposición teórica fundamental y necesaria14 . El concepto se introduce a veces de manera imprecisa. los agentes no estarían maximizando estrictamente: si los comportamientos evolucionan a la par del análisis. o “no cometen errores sistemáticos”. Algo similar ocurre con las expectativas racionales. potencialmente cambiante).

En un sistema de muchos agentes. Suponiendo ausencia de inconsistencias temporales en la conducta del agente o de incertidumbres sobre los futuros criterios de decisión. las expectativas sobre acciones se resuelven en la formulación de los propios planes intertemporales. sigue planteada la cuestión sobre la manera en que esos individuos anticipan las acciones de los demás. de que valga la hipótesis del agente representativo. donde habría un conjunto de mercados y de precios capaces de equilibrar en el presente las ofertas y demandas de todos los bienes en todos los períodos en todos los estados de la naturaleza. Cada individuo definiría sus planes (de una vez y para siempre) en todas las dimensiones de bienes. y simplemente interactuaría con el mundo físico circundante. momentos y potenciales estados del mundo sobre la base de los precios observados (que resumen el comportamiento de los demás agentes) y de probabilidades referidas a fenómenos determinados fuera del sistema económico. bajo otros supuestos.102 Progresos en Macroeconomía Interesa distinguir entre las interpretaciones literales y “como si” del agente representativo. dadas las distribuciones de probabilidad percibidas de los futuros estados de la naturaleza. que parecen cubrir a las situaciones de interés macroeconómico. Para que todos hagan de cuenta que sus planes reproducen a escala los del agre- . En el primer caso. el individuo actuaría en soledad. o sobre la distribución de probabilidades de esas contingencias). esa situación se reproduciría en el caso límite de mercados completos. de hecho. los individuos deben formar expectativas sobre las conductas de los demás sin que las decisiones estén reconciliadas por algún mecanismo de mercado operando en el presente (por caso: una persona que elige una carrera de estudio lo hace sin información directa sobre sus oportunidades de trabajo futuras ante diferentes contingencias. Aun suponiendo. en el sentido de que los individuos sean “fundamentalmente” idénticos. a efectos del argumento. Lo que queda entonces es formular esos planes. Por contraste. Las únicas expectativas que debe formar se refieren a las condiciones de la naturaleza y a sus propias acciones futuras.

El procedimiento electoral consiste en revelar la identidad del votante. La hipótesis de expectativas racionales identifica a las distribuciones de probabilidades de variables endógenas sobre las cuales se basan las previsiones que. En una situación de este tipo es como si el “agente medio” no se reconociera como tal. En muchos casos. la distribución de probabilidades “real” de las variables (indicada por G): G ( X t +1 / ht ) = F ( At +1 ) = F ( A(G e ( X t +1 / ht ))) = T (G e ( X t +1 / ht )) . dada una historia ht del sistema. los comportamientos económicos transformarían 15 Existen encuestas de distinto tipo en las cuales se pregunta a individuos sobre su situación individual y la de algún agregado. la sorpresa y la confusión han sido previstas y tomadas en consideración por los encargados de la encuesta). serían entonces función (A) de esa distribución de probabilidades. el individuo se manifiesta sorprendido y confuso por la designación (por cierto. con las distribuciones de probabilidades efectivamente generadas por esas conductas. Supóngase que. .Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 103 gado. Las distribuciones “imaginadas” por los agentes inducen decisiones que inducen distribuciones efectivamente realizadas. lo cual es una condición no trivial15. A su vez. las acciones y planes determinan en los hechos. Entonces. a partir de los comportamientos concretos y su interacción. 1993). inducen las conductas económicas. y por los shocks exógenos. se requeriría que cada uno reconozca que es representativo. En el cuento se imagina un futuro (2008…) en que los desarrollos del análisis social permiten identificar al votante representativo y decidir las elecciones mediante preguntas efectuadas sólo a ese individuo. a través de mecanismos posiblemente intrincados. denotados por At+1. las expectativas influyen sobre la evolución del sistema que los agentes están tratando de anticipar. los agentes deciden sus acciones en t + 1 y sus planes para el futuro suponiendo que las variables endógenas futuras (denotadas por Xt+1) responden a leyes de movimiento percibidas que definen una distribución de probabilidades Ge(Xt+1/ht). Un conocido cuento de Asimov (1955) alude al tema. Las acciones y planes para t+1. Las expectativas racionales tienen entonces la naturaleza de puntos fijos de la transformación que va desde los esquemas individuales de formación de expectativas a las distribuciones observadas de las variables (Sargent. a su vez. y encuestarlo: en el relato. De cualquier modo. la descripción media de los estados individuales difiere apreciablemente de la media de las percepciones sobre el agregado.

el agente actuaría como si supiera los verdaderos parámetros del modelo. El entorno relevante para un agente puede estar influido por azares de distinto tipo. las expectativas racionales se verían como puntos de reposo de procesos de aprendizaje a partir de errores. pero no al momento de decidir. En el contexto de la especificación de modelos con fines de predicción. el azar incorporado en los componentes aleatorios de los modelos de predicción que subyacen las decisiones de los agentes no sería reducible: si esos componentes manifiestan la ignorancia por parte del formador de expectativas. La formulación resalta la analogía con los precios de equilibrio vistos como valores a los que convergerían procesos (virtuales) de “tanteo” en los que los precios se ajustarían en función de excesos de demanda. no hay lugar para mejoras en los esquemas de previsión a través del aprendizaje. pueden quedar restricciones “tecnológicas”al alcance y oportunidad de la información que alimenta a la formación de expectativas. Las expectativas racionales serían distribuciones que se “autovalidan”. mientras que la información aludiría a los datos que alimentan la previsión. Conviene distinguir entre información y conocimiento. Si un agente optimiza con expectativas racionales no hay posibilidad de arrepentimiento. el aprendizaje se asociaría con una dinámica de variación de las leyes de movimiento percibidas Ge como resultado del procesamiento de experiencias y observaciones por parte de los agentes. las expectativas racionales presuponen que esa ignorancia ya ha sido acotada lo que es posible y.104 Progresos en Macroeconomía leyes de movimiento (o distribuciones) percibidas en leyes de movimiento efectivas. Cualquier shock es una extracción de una distribución conocida. o sea. 16 En este contexto. y su eventualidad ha sido tomada en cuenta en el momento pertinente: todos los riesgos son (racionalmente) calculados. el conocimiento se referiría a los parámetros de esos modelos. Así. pero el individuo conocería la distribución de las realizaciones que pueden resultar. aun así. por lo tanto. Con expectativas racionales. La formulación de las expectativas racionales como coincidencia entre leyes de movimiento (probabilísticas) percibidas y realizadas facilita precisar características de la hipótesis. puntos fijos de la transformación T16 . habría inducido una conducta diferente a la aplicada. que sigue pareciendo óptima dada la información existente en aquel momento17 . y la contempla al decidir su comportamiento. excepto en el sentido trivial de que alguna información disponible actualmente. 17 .

dadas las circunstancias de cada individuo) pone en funcionamiento. y su ocurrencia es sorpresiva solo al modo de “un hecho de mala suerte”. El investigador plantea modelos o esquemas de interpretación de fenómenos como objetos de validez presuntamente acotada y provisoria. no puede individualmente mejorar el criterio que viene empleando para definir su programa contingente de acciones En rigor. de un modo previsto.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 105 Es decir que. y que de un modo u otro . véase la sección 3 más adelante). 2001. la interpretación tendría que ser que un acontecimiento aleatorio cuya eventualidad reconocían las partes (tal vez no con probabilidades idénticas. problemas de sostenibilidad de planes o de decisiones. El supuesto de expectativas racionales. por principio. Por otra parte. 1993. tomada en consideración la información con que el agente contó en cada instante. Puede haber impulsos que lleven a un agente o a un conjunto de agentes a un nodo indeseable dentro del conjunto de posibilidades abiertas antes de la realización. con parámetros que resultan de la observación de hechos durante un período finito. no habría nada que cambiar en las acciones que llevaron a ese nodo. pero sí “de la mejor manera”. ni al plan contingente (que define las acciones futuras para cada uno de los estados posibles) del cual la historia pasada ha formado parte. planes o compromisos implica necesariamente negar esas hipótesis de optimalidad. con optimización y expectativas racionales en sentido literal no se plantean. pero la probabilidad de esa perturbación estaba incorporada en las acciones previas. significaría que le conviene revisar su conducta. con esos supuestos de optimización y expectativas racionales no existirían instancias donde. postula agentes cuyo conocimiento supera en general al del analista (Sargent. Por contraste. Eso carece de significado para un optimizador con expectativas racionales que. si un agente está en un sendero insostenible. tomado literalmente. Evans y Honkapohja. En algún punto del argumento. por la posibilidad de información asimétrica. por definición. una cierta “cláusula de escape” implícita en el contrato. por ejemplo. preguntarse acerca de la sostenibilidad de un conjunto de comportamientos. alguien se ve sorprendido por una ruptura contractual: si una promesa explícita no se cumple.

variaciones arbitrarias en esos parámetros.106 Progresos en Macroeconomía están sujetos a revisión o re-estimación a medida que el conjunto de información se amplía. Las características de la hipótesis implican la existencia de problemas lógicos en diversos ejercicios analíticos que son usuales en la literatura y en la discusión macroeconómica. y de aquellos que intentan representar fenómenos de crisis manteniendo ese supuesto. 3. solo puede recibir promesas de pago en contrapartida de los bienes que exporta. Estas cuestiones de lógica tienen repercusiones sobre la interpretación de modelos que buscan explorar alternativas de política económica empleando la hipótesis de expectativas racionales. lo cual no cambia el hecho de que no habría.5). por construcción. Obstfeld y Rogoff. Una economía abierta análoga a la economía cerrada que describe el sistema (1. contrapuestas con el conocimiento que se le asigna a los agentes con expectativas racionales. cualquier variación no anticipada debería ser resultado de una extracción estocástica de una distribución conocida: en todo caso. “variaciones de reglas de juego” y similares están. se concibe que los parámetros de un “modelo de primer orden” sean modificables mediante un proceso con probabilidades definidas en un “meta-modelo” conocido por los agentes. y que es incompatible con cambios en el modelo de comportamiento que describe al entorno. Nociones como cambio de régimen. Extensiones a) Economías abiertas El esquema simple de equilibrio general se puede adaptar sencillamente para generar un modelo afín para economías que participan del comercio internacional (véase. y que produce un único bien. en rigor. 1996). Con expectativas racionales no se concibe que las leyes de movimiento del sistema experimenten cambios paramétricos. En expectativas racionales. Suponiendo que existe un mercado inter- . El agente con expectativas racionales actuaría como si contara con un modelo perfectamente especificado y con parámetros no sujetos a error. por ejemplo.1)-(1.

esa es decisión del individuo.21) equivale. En una economía cerrada. . más allá de los vericuetos que puedan tener las transacciones entre residentes y no residentes.3). por la cual no existe tal cosa como una entrada o salida de capitales exógena a las decisiones de los agentes internos. la secuencia temporal de activos y 18 La variable B mide el valor de las deudas de agentes del resto del mundo con el “residente representativo”. por otro: la “identidad del balance de pagos” representa de hecho una restricción de presupuesto agregada19 .20) donde Bt representa la tenencia de bonos del agente al final del período t (el equivalente de la posición financiera neta de la economía contra el exterior18) y Rt es el rendimiento bruto (en términos de bienes) en t de los activos en cartera en t-1 (rendimiento que puede ser estocástico visto desde t-1). y la acumulación de activos contra el resto del mundo. Por su parte.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 107 nacional de activos financieros y que la economía es pequeña y sus residentes tienen participación irrestricta en ese mercado de crédito. pero no siempre reconocida. para la economía en su conjunto. sino una restricción de presupuesto: Yt + Rt Bt −1 = Ct + I t + Bt (1. por un lado. la diferencia con el modelo de economía cerrada sería que el agente representativo no enfrenta período a período la condición de conservación (1. y como contrapartida. sin duda. supuesta la existencia de la oferta de financiamiento. En un esquema de agente representativo. Dado que el exceso del producto respecto de la absorción de bienes (Ct+It) es el saldo del comercio exterior. es claro que (1.21) muestra claramente la propiedad evidente. a la igualdad entre el resultado de la cuenta corriente del balance de pagos (exportaciones netas más rentas de activos). de emitir deuda que será colocada en el exterior (y. si hay un ingreso neto de capitales deben existir de todos modos decisiones de agentes locales de demandar bienes y servicios por encima del ingreso. 19 Una formulación tan simple como la de (1. Con muchos agentes. Las condiciones del crédito externo pueden ciertamente variar con intensidad. el resultado de la cuenta corriente refleja los comportamientos de los agentes internos bajo esas condiciones cambiantes. aludir a una instancia de entrada de capitales implica emplear una expresión complicada para indicar que el individuo compra bienes al resto del mundo (o atiende servicios de deuda) recurriendo al crédito: indudablemente. el agente representativo debe necesariamente tener activos financieros netos (o deudas netas) iguales a cero. tiene que haber también agentes externos dispuestos a vender los bienes y aceptar los activos). porque cualquier obligación es “consigo mismo”.

pero reconocidas por las partes (e incorporadas en los arreglos entre ellas a través de instrumentos como sobretasas a modo de compensación por instancias de repago incompleto). en términos de valor presente. la posibilidad de “cláusulas de contingencia implícitas”. y la tasa de interés es exógena (determinada internamente en una economía cerrada). El modelo genera entonces una dinámica de producto. Heymann. de algún modo. Con mercados incompletos. no hay “promesas rotas” (Leijonhufvud. Es decir que el esquema de economía abierta es similar al de economía cerrada. “no quedan deudas impagas’’ al límite del horizonte posiblemente infinito que contempla el modelo20 . de manera tal que la restricción de presupuesto se expresa de manera intertemporal. Cuando los pagos en cada posible estado son de conocimiento común para las partes. aun cuando el valor de cancelación de las obligaciones difiera según las circunstancias. volumen y asignación del gasto y cuenta corriente (o activos y pasivos externos). 2006). y los impulsos de La noción de valor presente tiene significado claro en contextos de previsión perfecta y plena participación de los agentes en los mercados de activos (las cantidades futuras se descuentan a la tasa de interés. porque dadas esas circunstancias las conductas se ajustan a lo esperado. con la diferencia de que el exceso de demanda de bienes sobre la producción (restringida a cero en el caso cerrado) se determina endógenamente. empleo. Esta expresa que no sería posible “pagar deuda con más deuda” indefinidamente y que. con contratos incompletos es difícil imaginar que cada agente que participa en un contrato tiene en general una percepción consistente de las acciones futuras del otro en todas las situaciones posibles. que está definida sin ambigüedad) y en un esquema de mercados completos (las cantidades futuras en cada posible estado se valúan a los precios de mercado. Definir las condiciones de transversalidad o de solvencia implicaría usar “factores de descuento contingentes” diferentes para diferentes individuos (véase Magill y Quinzii. Por supuesto. dada la secuencia de tasas de interés determinada en el mercado internacional. 20 . 2003.108 Progresos en Macroeconomía pasivos está restringida por una condición terminal de solvencia. 1994). no escritas en contratos. las valuaciones de distintos agentes en el mismo estado de la naturaleza no se igualan (porque la inexistencia de un menú suficientemente extenso de activos impide la diversificación de riesgos). aunque la definición precisa de tales incumplimientos se complica porque dependería de expectativas individuales (no observables por un agente externo) al momento de contratar. definidos para cada momento-estado). Por otro lado puede notarse que la condición de que “no quedan deudas impagas” se refiere a promesas contingentes y admite. puede haber entonces incumplimientos (frustración de planes). como igualdad entre valor presente de gasto y riqueza (en lugar de definirse período a período por la condición de conservación de producto igual a utilización de bienes).

N.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 109 productividad. y I tij es la inversión que se hace en el sector j en bienes de tipo i. KtNT LT ) −1 −1. K tNN . Rt. Es decir que el producto y la utilización de bienes no transables son necesariamente iguales período a período. t Yt N = Z tN F N ( K tTN . respectivamente. elevarían el superávit comercial. Las condiciones de balance entre disponibilidad y uso de recursos son diferentes para los dos bienes: Yt T + Rt Bt −1 = CtT + I tTT + I tTN + Bt Yt N = CtN + I tNT + I tNN (1.21) donde Cti denota el consumo del bien i (i = T. y Lt = LT + LtN es la oferta total de trabajo. Lt ) t (1. mientras que se pueden generar excesos de oferta o de demanda de bienes transables intercambiando promesas (activos finan- . por lo tanto.22) (1.24) (1. en cambio. Un resultado típico es que aumentos transitorios de productividad inducirían subas mayores del producto que del gasto y. Las restricciones se componen en primer lugar de las funciones de producción: Yt T = ZtT F T ( KtTT . El problema quedaría expresado como: max Eo ∑ β tU (Ct T .Bt-1 son. que se reparte t entre los dos sectores.23) con Yt i la producción del bien i en t y K tij−1 el capital constituido por bienes de tipo i que está instalado en el sector productor de j a fines del período t1. La formulación se puede ampliar de manera sencilla para contemplar la existencia de bienes no transables internacionalmente. transable y no transable. respectivamente). LtN ) −1 −1 (1.25) donde. la expectativa de crecimientos futuros de productividad se asociaría con la toma de crédito externo para financiar una mayor demanda corriente. el rendimiento en t (en términos brutos. Ct N . o sea incluyendo el repago del capital) de los bonos y el valor de los activos (netos) contra el resto del mundo a fines de t-1. como antes.

un balance intertemporal entre generación y utilización de bienes transables. tipo real de cambio y asignación del consumo y de la inversión por tipo de bien (los resultados de una versión sencilla forman parte de la discusión en Heymann. representan secuencias de equilibrio intertemporal. En todo caso. Ct .28) donde e sería el tipo real de cambio y Uc iindicaría la utilidad marginal del bien i. CtN . si se suponen expectativas racionales. O sea que. como son la atención precisa sobre las restricciones de presupuesto y sobre las repercusiones que se generan entre distintos mercados y conjuntos de decisiones. sujeto a la condición de solvencia. El modelo se cierra con ecuaciones para la acumulación de capital y para los parámetros de productividad: K tij = (1 − δ ij ) K tij−1 + I tij ln Z ti = (1 −ψ i ) ln Z ti−1 + ε ti (1. Lt ) (1.110 Progresos en Macroeconomía cieros) contra el exterior. dado por la tasa marginal de sustitución en el consumo. encontrada la solución del sistema. Lt ) = et U C N (CtT . Con esta estructura (que por cierto se puede simplificar o extender de varias maneras. que aprovechan inmejorablemente las oportunidades disponibles dadas las condiciones ini- . se puede definir un precio relativo de los no transables en términos de transables (que se interpreta como la inversa del tipo real de cambio) como: Pt N = T N 1 U C T (Ct .27) La formulación tiene implícito un “precio sombra” de los bienes.26) (1. los resultados del modelo. Este esquema ilustra características importantes de las construcciones de equilibrio general. cuenta corriente. 1994). reflejo de respuestas óptimas de la economía (figurada a través del agente representativo). balance que debe satisfacerse en cada período para los no transables. en última instancia. cualesquiera sean. Esta restricción de solvencia determina. introduciendo variables fiscales) se obtiene una dinámica de producción. por ejemplo.

inversión. son necesariamente prospectivos. y que existe el riesgo. esos fundamentos no podrían especificarse simplemente por observación de información presente. la única interpretación que admite el esquema es que los agentes anticipan racionalmente condiciones futuras que validarán (probabilísticamente) las decisiones presentes. acciones y resultados de los otros agentes locales. apreciaciones reales y/o déficit en cuenta corriente o subas del endeudamiento externo) que pueden llevar a crisis. por definición. . En este sentido. sin referencia a algún esquema de predicción. el sendero macroeconómico del sistema es siempre “sostenible”. Por lo tanto. bajo las hipótesis del ejercicio. si se postula que obedece a un modelo de este tipo: cualquiera sea la configuración de consumo. Si un analista se plantea la posibilidad de que haya trayectorias insostenibles (por ejemplo. no puede informarle nada al agente que el agente (que actúa como si conociera el modelo) no sepa. de manera explícita o implícita. endeudamiento y tipo real de cambio. porque se relacionan con las condiciones futuras para la generación de ingresos. porque las posibles eventualidades (incluyendo por ejemplo las instancias de repago parcial de deudas) han sido consideradas con una evaluación correcta de sus implicancias y de sus respectivas probabilidades: el analista. de que los planes de 21 Al introducir a los bienes no transables se acoplan los planes de los agentes internos de un modo que difiere del caso de un solo bien. también óptimamente. a sus percepciones acerca de la evolución del conjunto de la economía. cuando forma expectativas. necesariamente que. considerando la información existente. sobre su precio). conviene recordar que los “fundamentos” macroeconómicos que definen. por ejemplo. El argumento vale cualquiera sea el estado de la economía que se observe. interactúa solo con la naturaleza y con el mercado internacional de crédito. de hecho. las distribuciones de probabilidades de los potenciales shocks21. el agente las condiciona. tecnologías. Con bienes no transables. puede haber casos en que la conducta de los actores económicos sigue una evolución equivocada (desde el punto de vista de los objetivos de los propios agentes). balance comercial.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 111 ciales (recursos. Se plantea entonces la pregunta sobre la compatibilidad de los planes y expectativas. Esto implica. se representa a cada agente interno como alguien que. los ingresos presentes y futuros de cada individuo que produce el bien N dependen del nivel de gasto de los demás agentes locales (porque eso influye sobre la demanda de los bienes y. es porque de algún modo reconoce que. Esta depende a su vez de los planes. la capacidad de servir deudas. no contemplado plenamente en las decisiones de mercado. por ende. Por lo tanto. En este último. activos o pasivos externos) y que tienen en cuenta.

En todo caso. genera un canal de transmisión que induce (transitorios) efectos de impulsos monetarios sobre la actividad real.cit. . ii) las firmas maximizan la esperanza de los beneficios (descontados). e introducen fricciones en los ajustes de precios nominales. Lucas. 1967. actuando como tomadoras de salario.112 Progresos en Macroeconomía los agentes se vean frustrados. cap. por supuesto. Eso equivale a dejar de lado el supuesto de expectativas racionales. Esto último. y con demandas de pendiente finita (iso. Friedman. 1973). según. de los precios específicos). de manera que cada firma es formadora de precios. de manera que las respectivas funciones solo dependen de variables agregadas (y. Estos consumen bienes de distinto tipo. 2003. 1968. por lógica. La puesta en duda de la sostenibilidad de una trayectoria macroeconómica significa. Las extensiones del esquema de equilibrio general que levantan esas hipótesis. se supone que: i) no existen efectos distributivos en la demanda de bienes o la oferta de trabajo. preguntarse acerca de la corrección de las percepciones y expectativas incorporadas en los comportamientos económicos. por ejemplo. de forma que los mercados de productos se representan como operando bajo competencia monopólica. M t / Pt . que se suponga que cada individuo provee un solo tipo de trabajo o que distribuye su trabajo en el conjunto de la economía. sobre el que se basan los comentarios siguientes) representa a una economía cerrada que produce solo bienes de consumo. op.). b) Fricciones de precios y modelos de política monetaria El modelo básico discutido en la sección anterior supone perfecta flexibilidad de precios y la irrelevancia del dinero. que se usa en la producción de esos bienes22 . 3. ξ t ) di    0 0     22 (1. especialmente a efectos de su utilización para propósitos de política monetaria.elásticas) por los bienes que producen. Un prototipo de estos modelos (Woodford. y que está habitada por un continuo de agentes. típicamente modifican el esquema para incorporar heterogeneidad entre agentes y bienes. Las preferencias se describen como: 1 ∞ t    E0  ∑ β u (Ct . a la manera de los más tradicionales modelos de fluctuaciones basadas en la curva de Phillips aumentada por expectativas (Phelps. ξ t ) − ∫ v ( ht (i ). y ofrecen trabajo potencialmente diferenciado.19) Puede haber distintas variantes en las especificaciones (véase Woodford.

ht(i) es la cantidad de “trabajo de tipo i” ofrecido (los tipos de trabajo.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 113 donde Ct es un índice de consumo (definido más abajo). se incorpora una preferencia por “diversidad” en el consumo (si θ →1. de manera que sólo importaría la cantidad agregada). forman un continuo en el intervalo [ 0. naturalmente. si (como se supone). dados los salarios wt (i ) en cada actividad. y las variedades de bienes. y ξt una variable que describe desplazamientos de preferencias. θ>1. El agregador de consumo C viene dado por (Dixit y Stiglitz. Pt es el índice de precios de los bienes de consumo (también definido luego). Mt indica las tenencias de dinero. Al determinar las funciones de demanda que se derivan de esas preferencias. 1 El índice de precios Pt (construido de manera que PCt = pt (i )ct (i ) di . t 0 el gasto total en consumo) es: ∫   Pt =  ∫ pt (i )1−θ  0  1 1 1−θ (1. el individuo quisiera consumir variedades en proporciones fijas. y no existiría sustitución en el consumo. El ingreso no financiero en el período t es entonces: ∫ wt (i)ht (i)di + ∫ Π t (i)di 0 0 1 1 (1. las elasticidades-precio se igualan al parámetro θ. si θ → ∞. que. habría perfecta sustitución entre los bienes. Esa especificación implica.30) Aquí ct(i) es el consumo del bien i. el índice de consumo es homogéneo de grado 1 en los consumos de las distintas variedades y.1 ]).31) El individuo recibe ingreso de su oferta de trabajo. y de su participación (supuesta idéntica para todos los agentes) en las utilidades de las firmas (denotadas por Π t (i ) ).32) . 1977): θ −1 1  θ −1 Ct =  ∫ ct (i ) θ di  0  θ (1.

31). con una función de producción: yt (i ) = At f (ht (i )) (1. igual al cociente entre el salario y la productividad marginal del trabajo: S t (i ) = wt (i ) w (i ) = t Ψ ( yt (i ) / At ) At f '( ht (i )) At (1. se ve que la asignación del consumo por variedades viene dada por:  p (i )  ct (i) = Ct  t   Pt  −θ (1. El costo marginal en la producción del bien i es. se puede ver que las decisiones intertemporales del agente en cuanto a su consumo y tenencias de dinero serían equivalentes a las de un modelo de un solo bien. con una elasticidad θ.33) Esto implica que la relación entre la demanda de consumo del bien i y el índice de consumo del individuo es función del precio relativo (al índice de precios). ξ t ) wt (i ) = uc (Ct .35) Puede notarse que los impulsos de productividad se suponen iguales entre los sectores (de manera de mantener la simetría entre ellos). La producción de cada bien está a cargo de una firma.c representan aquí derivadas parciales respecto de la oferta de trabajo y el consumo). Por otro lado.114 Progresos en Macroeconomía A partir de (1. La oferta de trabajo del agente iguala la desutilidad marginal de los distintos tipos de trabajo con la utilidad marginal del consumo posibilitado por los salarios correspondientes a ese trabajo: vh ( ht (i).29)-(1.36) . siempre que el consumo se represente por el índice Ct y el nivel de precios (deflactor de los saldos monetarios) por Pt.34) donde se supone separabilidad de las utilidades (los subíndices h. ξ t ) Pt (1. claramente.

si los precios fueran perfectamente flexibles.40) es subóptimo. Yt . por simetría. Yt . y también lo es el salario real. y χt es el vector de impulsos aleatorios (de preferencias y tecnología). Teniendo en cuenta la ecuación (1. st (i ) = St (i ) / Pt . χ t ) (1. Dada esa distorsión. se incrementa el salario real requerido para generar una determinada oferta de trabajo (porque a mayor consumo se desplaza hacia atrás la oferta de trabajo. el costo marginal real viene dado por una función: st (i ) = s ( yt (i ).38) t θ −1 De forma que el producto de cada firma vendría dado por (recordanpt (i ) = µ Pt st (i ) = do la ecuación de demanda resultante de (1. Es decir.40) El equilibrio “natural” dado por (1.33)): yt (i ) = Yt ( µ s ( yt (i ). y la consecuente aparición de una brecha entre precios y costos marginales. χ t ) ) −θ (1. .37) donde Yt es el producto agregado (igual al consumo agregado en este modelo de economía cerrada sin acumulación de capital).39) En equilibrio. ytn (i ) = Yt n = Y n ( χ t ) (1. por la ausencia de competencia plena en los mercados de bienes. encuentra óptimo fijar precios con un margen (markup) fijo determinado por esa elasticidad. que corresponde a un equilibrio general con precios perfectamente flexibles.34) que describe la oferta de trabajo. los niveles de actividad de todos los sectores son iguales. lo que eleva el costo marginal). en cada momento: θ Pst (i ) (1. que enfrenta una demanda de elasticidad constante. Se puede definir un “costo marginal real”. El nivel de producto Yn es más bajo que el óptimo (porque el poder de mercado de las firmas se expresa restringiendo la oferta). y resulta el valor “natural” del producto. La empresa i.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 115 La ecuación implica que el costo marginal depende positivamente del producto. Con un mayor producto (consumo) total.

Qt. el dinero es neutral. pero en distintos momentos para distintos conjuntos de empresas (Taylor. Ball y Romer. cuando modifican sus precios nominales. por ejemplo.23 la variación escalonada (staggered) en que las firmas revisan sus precios a intervalos fijos. tasa de interés). Por otro lado. como los “costos de menú” (véase.j es el factor de descuento de los valores en j 23 El calificativo no es trivial. j Π ( pt (i). Pj . que suponen que las firmas enfrentan un costo fijo. 1983). por hipótesis). 1987. 1980). o un esquema de revisiones aleatorias en el que las firmas son “llamadas” a recalcular precios de acuerdo a la realización de un proceso estocástico de tipo Poisson (Calvo. en función de parámetros tecnológicos y de preferencias. χ j )   j =t  (1. 1990. Mankiw. Aquí. se define endógenamente a partir de decisiones de los agentes que fijan precios. una firma enfrenta una probabilidad 1-α. exógena y constante en el tiempo. de ser convocada a revisar su precio en el período t. se supone. 1985). considerando como dato que debe necesariamente abastecer a la demanda que se realice al precio vigente: ∞  max Et ∑ α j −t Qt . porque sería concebible que los precios se expresen en unidades de cuenta alternativas y.41) donde aj-t representa la probabilidad de que el precio fijado en t continúe rigiendo en el período j. Y j . de hecho. la firma maximiza el valor presente esperado de la utilidad mientras que el precio fijado esté en vigencia (la duración de vigencia es aleatoria. Con este último tipo de mecanismo. la solución obtenida es independiente de las condiciones monetarias: con los supuestos empleados. La unidad de cuenta observada en el mercado. el producto se determina de manera puramente real.116 Progresos en Macroeconomía el estado plenamente coordinado no se corresponde con el “primer mejor”. porque el nivel de la oferta monetaria (y aun su secuencia temporal) influye exclusivamente sobre variables nominales (precios. En ese caso. Los efectos reales de los impulsos monetarios se introducen en el modelo a través de fricciones en el ajuste de precios. por lo tanto los eventuales costos de menú se aplicarían a los valores en esas unidades. de tipo físico. Existen varios mecanismos empleados en la literatura para representar estas fricciones. .

se indexan a la inflación pasada. Intuitivamente. Y t denotan. desarrollando alrededor de los niveles “naturales”. entonces habría una inercia en las tasas de variación de precios.42) Aquí.. del producto agregado (a través de su efecto sobre demanda y salarios) y de los parámetros tecnológicos y de preferencias. a su vez. en la especificación del modelo. . op. depende positivamente del nivel de producto agregado) y del nivel general de precios. También resulta: 24 Algunas formulaciones suponen que los precios que no se ajustan. El precio fijado en t dependería entonces de las “brechas de producto” esperadas. Como aproximación: log Pt = (1 − α ) log pt* + α log Pt −1 (1. y Π la función que establece los beneficios en un período en función del precio de la firma (que ha sido fijado en t).44) donde π es la tasa de inflación.cit. se puede obtener (Woodford. se incorpora en la formación de precios presente. β es un factor de descuento y Y t . del nivel general de precios. y una proporción α de precios que se “arrastran” del período anterior y cuyo promedio. Esta variante modifica de hecho la unidad de cuenta en la que “quedan fijos” los precios (véase la nota anterior). pag. que contempla la evolución anticipada del índice. De ahí surge el precio óptimo pt* determinado en t. y κ es un parámetro. los desvíos proporcionales del producto y del producto natural respecto de valores estacionarios. en lugar de permanecer constantes en términos nominales.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 117 vistos desde t.43) La fricción en el ajuste implica persistencia en el nivel de precios24. por simetría. la que. respectivamente. Por medio de manipulaciones algebraicas es posible obtener una formulación del tipo de curva de Phillips: π t = κ (Y t − Y t ) + β Et π t +1 n (1. en lugar de los niveles.180): ∑ (αβ ) j =t ∞ j −t n Et log pt* − log Pj − ζ (Y j − Y j )  = 0     n (1. El nivel general de precios en t está conformado por una proporción 1-α de precios “recién revisados”. iguala al nivel general de precios en t-1. En primera aproximación. es claro que ese precio será función de los valores futuros esperados del costo marginal real (que.

. que admite “impulsos de demanda”. Se puede definir una variable que corresponde al concepto de la “tasa natural de interés” Wickselliana (y que.cit. sea del desvío proporcional del costo marginal real respecto de su valor estacionario ( s t ): las ecuaciones (1. y si no existe inversión. sino también de la secuencia futura de tasas prevista: esto implica que el efecto de la política monetaria (vía tasas de interés) sobre el gasto operaría en buena medida a través de su impacto en las previsiones. 243.45) representan de manera alternativa el comportamiento de la oferta agregada. como se verá enseguida. se vincula con el “nivel natural” de producto indicado previamente): n n n r t = σ −1  g t − Y t − Et g t +1 − Y t +1      ( ) ( ) (1. de expectativas respecto del nivel de ingreso/consumo futuro25 y de la tasa de interés real ex ante (it denota la tasa de interés nominal.45) O sea. la tasa de inflación se puede expresar como función. Las decisiones intertemporales de consumo-ahorro se representan de manera similar a lo descripto en la sección anterior. además de la inflación esperada. atribuidos por ejemplo a variaciones del gasto público o desplazamientos de las preferencias): Y t = g t + Et Y t +1 − g t +1 − σ i t − Etπ t +1 ( ) ( ) (1. rt sería esa tasa real).47) 25 En la interpretación de g como gasto público. análoga a la expresión (1. La presencia de las expectativas implica que el nivel de demanda agregada corriente depende no solo de la tasa de interés real percibida en el presente. el término Et (Y t +1 − gt +1 ) representaría expectativas de consumo futuro. sea de la brecha de producto. pag. puede escribirse (en la especificación de Woodford. La “función IS”. y que se deriva de las ecuaciones de Euler.17). .44) y (1. op.118 Progresos en Macroeconomía π t = υ s t + β Etπ t +1 (1.46) La demanda agregada depende de un parámetro estocástico g.

su impacto se concentra en variables nominales. ( Y t − Y tn ).44) y (1.49) Estas dos ecuaciones generarían (junto con la hipótesis de expectativas racionales para la determinación de valores esperados) secuencias de la inflación y del producto.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 119 Entonces. por ejemplo. Phelps (2006).50) podría hacer converger a la inflación a la tasa “deseada” si es que el banco central implementara una respuesta suficientemente intensa de la tasa de interés a la inflación observada.50) es claramente análogo al tradicional esquema IS-LM-curva de oferta agregada.26 Entre sus implicancias principales está que la política monetaria tiene efectos reales transitorios (aun cuando sea anticipada.27 26 Por otro lado. 27 Los parámetros de realimentación en la función de reacción tendrían que ser tales que eliminan senderos divergentes. Buiter (2006). Svensson (2003). dadas evoluciones (aleatorias) del producto y la tasa de interés real naturales. si xt indica la brecha de producto.48). y que se interpreta como una descripción de la política monetaria (o “regla de Taylor”. . a la larga. la regla de tasa de interés (1. 1993): i t = i*t + φπ (π t − π * ) + φx ( xt − x* ) (1. porque la existencia de precios pre-determinados por períodos posiblemente largos genera una no neutralidad). El sistema se cerraría con una función que determina esta última variable. en función de la evolución de la tasa de interés nominal.50) reemplaza a la tradicional función LM: el modelo no hace referencia a la cantidad de dinero.50) Esa función de reacción representa una política monetaria que opera elevando la tasa nominal de interés cuando se incrementan la inflación y/o la brecha del producto.46) se pueden expresar como: π t = κ xt + β Etπ t +1 xt = Et xt +1 − σ i t − Etπ t +1 − r t ( n ) (1. con el aditamento de la dinámica de expectativas. El sistema de las tres ecuaciones (1. Una función de reacción como la (1. véase.(1.48) (1. Las propiedades de distintas reglas de política han generado numerosa literatura. El punto ha sido discutido por McCallum (2001). las ecuaciones (1.

que son inobservables. Esta incertidumbre afecta a las condiciones de sostenibilidad de deudas (cuestión de la que hacen abstracción estos modelos. a falta de conocimiento acabado sobre el modelo de funcionamiento económico es uno de los motivos que no permiten reducir a la gestión de política . la existencia de firmas que mantienen inventarios y están dispuestas a intercambiar a precios pre. La identificación de los micro. Esta ausencia se interpreta como una falla de mercado respecto de una situación de referencia en que habría ajustes instantáneos al modo del esquema de intercambios centralizados con un subastador que brinda el servicio de calcular precios. y no resuelta. Por otro lado. la discusión sobre los mecanismos concretos que vinculan demanda y precios agregados no se presenta como capítulo terminado. Las fricciones en los precios que se postulan son elementos agregados al modelo de equilibrio general para conciliar la optimización por parte de las firmas con la ausencia de plena flexibilidad. concentrados en economías financieramente estables) y dificulta la aplicación de la hipótesis de expectativas racionales. Sin embargo. al margen de su utilidad analítica y práctica. Sin embargo. 2000). los modelos dejan preguntas abiertas.determinados también podría verse como un elemento importante de la organización de los mercados (véase por ejemplo Clower y Howitt. al punto de ser contemplados como la base para una “ciencia de la política monetaria” (Clarida. cuando no valen esas condiciones de centralización en los contactos entre agentes y en la difusión de información.120 Progresos en Macroeconomía Los modelos construidos alrededor del esquema recién visto han tenido una amplia aplicación en el análisis y diseño de políticas de los bancos centrales. y que en todo caso responden a procesos presumiblemente complicados: son comunes las instancias (especialmente en economías “emergentes”) donde la identificación de niveles y tendencias de variables como el producto potencial aparece como debatible y sujeta a considerable incertidumbre. Galí y Gertler.fundamentos de la logística de los intercambios y de las prácticas de formación de precios parece cuestión complicada. Entretanto. En la práctica. las ecuaciones de comportamiento del modelo dependen de la evolución de los valores “naturales” del producto y de la tasa de interés. 1999).

o empleo) agregado independientes de la estructura de precios se aplicarían en todo caso a versiones simplificadas. si se mantienen las hipótesis generales. . Blinder y Reis.28 Con el desarrollo de técnicas analíticas y computacionales. ha habido un movimiento hacia la elaboración de modelos más complejos. y el agregado de esas decisiones determina las remuneraciones a los factores. pero no harían mella en la construcción de equilibrio general en sentido genérico: ésta admite en principio tanta heterogeneidad como se quiera (por ejemplo. funciones de producción con argumentos compuestos por cantidades de insumos y bienes durables diferenciados físicamente). en experiencias contemporáneas de política monetaria. Se supone que los individuos están categorizados según habilidades (indicadas por un parámetro θ). en conjunto con parámetros tecnológicos. que contemplan la existencia de agentes heterogéneos. 2005.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 121 monetaria a la implementación de una regla mecánicamente pre-definida como función de observables (véase King. y también respecto de la asignación de 28 Por esta razón. las críticas derivadas de la imposibilidad de construir medidas de capital (o producto. también. para una ilustrativa discusión del empleo de “juicio”. las propiedades de perfecta coordinación valen en un esquema de muchos bienes y multitud de agentes de distintos tipos. y que un agente activo (es decir. c) Heterogeneidades y distribución de ingresos La lógica del modelo de equilibrio general no depende del nivel de agregación en que se describe el sistema: ciertamente. después de completada la escolaridad) decide sobre su consumo de bienes y tenencias de capital. 2004 para una visión de la política monetaria como “gestión de riesgos” bajo incertidumbre sobre el comportamiento de la economía. Greenspan. y estudian la dinámica de la distribución de ingresos. 2005). en un modelo donde individuos con diferentes habilidades toman decisiones de inversión en capital físico y humano. Lochner y Taber. 1998) busca interpretar el patrón de subas observadas en la desigualdad de ingresos laborales. sin necesidad de recurrir a conceptos agregados a priori. en conjunto con modelos analíticos. Un ejemplo de esta literatura (Heckman.

t +1 = AS (θ ) I atS H at + (1 − σ S ) H at (1. tiene que retirarse a una edad ar < a (la duración de vida). Kat son respectivamente el consumo del agente en t y S sus tenencias de capital al comienzo del período. y que el agente dispone de una “unidad de tiempo” dedicada al trabajo o bien al entrenamiento (de manera que el costo de oportunidad de éste está dado por los salarios no percibidos). H at es el capital humano del agente at que ha adquirido un grado de escolaridad S. La acumulación de capital humano se describe por: α S S H aS+1. por hipótesis.122 Progresos en Macroeconomía tiempo entre trabajo remunerado y “entrenamiento en el trabajo”. teniendo en cuenta su edad y los precios presentes y esperados de servicios de factores.t +1 = K at (1 + rt ) + RtS H at (1 − I at ) − Cat (1.t +1 . de manera de maximizar el valor del plan de consumo: . Las remuneraciones de los factores son rt para el capital físico y RtS por unidad de capital humano para el trabajo con escolaridad S. Cat. K a +1. S ) = max {U (Cat ) + δ VaS+1.t +1 ( H aS+1. en a=0 toma una decisión sobre escolaridad.t +1 . S )} S Cat . pero individuos de igual escolaridad pueden tener distinto ingreso laboral por diferencias en su capital humano. y I at la fracción de su tiempo que el individuo destina al ‘entrenamiento”. La restricción de presupuesto es: S S K a +1.52) En esa ecuación se supone que el capital físico no se deprecia. al principio de la vida. que depende a su vez de la edad (por la existencia de depreciación) y de la inversión en entrenamiento (cuya productividad depende de la “habilidad” θ). K at . I at (1. Esa remuneración depende solo de S.53) El individuo.51) donde Vat es el valor del plan de consumo del individuo de edad a en el S instante t. Expresado como problema de programación dinámica: S S Vat ( H at .

Las soluciones del modelo están entonces descriptas a través del equilibrio donde una secuencia de remuneraciones “alimenta” a los problemas de optimización de los diferentes tipos de agentes. H t .54) donde Vs(θ) es el valor obtenido en la maximización (1. las cantidades de capital tales que las remuneraciones son las inicialmente supuestas29. La solución y estimación-calibración de estos modelos implica 29 (    = a  a  a ( H ) + (1 − a ) ( H )      1 2 3 2 1 1 ρ1 t 1 2 t i Y t = F ( H t . Ds es el valor descontado de adquirir S (el modelo asume que las restricciones de liquidez no son relevantes). la solución se obtiene suponiendo una trayectoria creciente del parámetro 1-a1 que determina la productividad del trabajo de mayor calificación. K t ) = a3 a2 Q t + (1 − a2 ) K t ρ 2 / ρ1 ρ2 ρ2 1/ ρ 2 ) + (1 − a2 ) K t ( ) ρ2     1/ ρ2(1. de las remuneraciones de los factores y de los salarios (las respuestas de salarios observados y de remuneraciones de la correspondiente categoría de trabajo pueden diferir debido a variaciones endógenas en el tiempo que los agentes ocupados dedican al . y εs es la eventual utilidad no pecuniaria (a lo largo del ciclo de vida) de tener ese nivel de educación. El modelo busca definir las respuestas ante ese impulso de la acumulación de los diferentes tipos de capital y. Dado esto.55) En el trabajo de referencia.53) y (1. H t representa el stock agregado de capital humano de tipo i.52) sujeta a (1. Es decir que el producto se supone una función CES del capital físico y de un índice de capital humano. formado a su vez a través de un agregador CES de las cantidades de capital humano con ambos niveles de escolaridad. Las productividades marginales que resultan de (1.2. y los senderos de acumulación de capital físico y humano resultantes generan.54) al comienzo de la vida por un individuo de tipo θ habiendo elegido la escolaridad S. la función de producción agregada se describe como: donde Y t es el producto. Q t es una medida del “capital humano total” y K t es el stock de capital físico agregado.55) determinan las remuneraciones de los factores.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 123 max V S (θ ) − D S + ε S    S (1. En la solución del modelo se consideran dos valores de escolaridad: S = 1. en el agregado.

pero que presumiblemente apunta a rupturas o deterioros apreciables y bruscos en la evolución económica) muestra una tensión entre. de modo que por construcción las decisiones de los individuos serían mutuamente consistentes. véase por ejemplo Galor y Zeira (1993). 30 . nivel de actividad) han generado ciertamente interés. de los precios de factores) induce comportamientos que validan esas percepciones en las leyes de movimiento que efectivamente siguen las variables. la visión de esos acontecimientos como problemáticos o fuera de lo común30 y. d) Crisis y equilibrios múltiples Los fenómenos de amplios y abruptos movimientos en variables macroeconómicas (precios de activos.124 Progresos en Macroeconomía ciertamente el uso de técnicas y procedimientos sofisticados. flujos o tenencias de deudas. en que un conjunto de “leyes de movimiento percibidas” (aquí. Giné y Townsend (2003). el desarrollo del instrumental respectivo ha contribuido a la difusión de aplicaciones con un grado creciente de elaboración en cuanto a las heterogeneidades que admite la especificación y as los fenómenos distributivos o de composición que busca representar. En todo caso. La literatura sobre crisis macroeconómicas (un término que no está definido con precisión. La misma semántica empleada en la literatura ( “pecado original” para designar la ausencia de mercados para deuda pública en la moneda del país emisor. Krussell y Smith (1998). superávit en los flujos de intereses o utilidades. especialmente en referencia la evolución de economías “emergentes”. no obstante. por otro. Para otras instancias de modelos de equilibrio general intertemporal con desagregación de agentes. que no encajan en una lógica de evolución “normal” y predecible. consumo e inversión agregados. “parada súbita” para interrupciones o reversiones de flujos de crédito. Jeong y Townsend (2003). el criterio de buscar interpretaciones entrenamiento). “muerte súbita” para señalar algunos ataques cambiarios exitosos) sugiere una imagen de hechos sorprendentes. “materia oscura” en alusión a instancias donde un país con pasivos netos contra el exterior tiene. por un lado. enfocados a los movimientos de la distribución de ingresos en contextos macroeconómicos. DíazGiménez y Ríos-Rull (1998). Castañeda. se puede observar aquí nuevamente la lógica de la solución de expectativas racionales como punto fijo.

La expresión para la oferta monetaria supone que esas ganancias dan lugar a emisión. por ejemplo vía transferencias al gobierno. exógenamente dada: M tS = Dt + Rt & D =µ t (1. denotado por D ) y reservas en divisas. Un esquema simple. 1979). El modelo es de tiempo continuo. 1996) se basa en un modelo básico de oferta-demanda de dinero donde el banco central crea oferta monetaria de manera persistente a través de la extensión de crédito interno para financiar al gobierno. El pasivo del banco central está formado por la base monetaria (M).56) & donde M tS es la oferta monetaria31 y X t ≡ dX t indica la derivada respecto al dt tiempo de la variable genérica X. D se incrementa a una velocidad constante. . Esa tensión se ha manifestado en una dicotomía entre la imagen cualitativa que transmiten los modelos (aquello “sobre lo que hablan”) y la que surge al entender literalmente las conclusiones derivadas formalmente (“lo que dicen” los modelos). El supuesto no juega un papel importante en el caso comentado en el texto. su activo se compone de deuda pública (crédito interno.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 125 y explicaciones de esos fenómenos en el marco convencional de la hipótesis de expectativas racionales. por hipótesis. valen las paridades de poder de compra y de tasas de interés (hay plena movilidad de capitales. Un ejemplo saliente es el que resulta del clásico modelo “de primera generación” dirigido a analizar abandonos de sistemas de paridades fijas derivados de inconsistencias entre políticas monetarias/fiscales e intentos de fijación de tipos de cambio (Krugman. que permite obtener una solución analítica (Flood . Garber y Kramer. y una oferta/demanda externa de fondos perfectamente elástica a la tasa internacional de interés expresada en divisas): 31 Si el tipo de cambio se incrementa con el tiempo. el banco central realiza ganancias nominales sobre sus reservas en moneda extranjera. medidas en moneda nacional (R). Por hipótesis.

P. La oferta monetaria se expande por el crecimiento del crédito interno y las reservas en divisas (acumuladas en el pasado a través de un proceso no descripto en el modelo) permanecen constantes. St es el tipo de cambio no& minal y Ste es la variación esperada del tipo de cambio. Sin embargo.126 Progresos en Macroeconomía Pt = St Pt* & Se it = it* + t St (1. el gobierno decide por algún motivo. en moneda nacional (las variables con asterisco son los equivalentes externos.57) Aquí. no interviene en el mercado de cambios. y eso incrementa la demanda de dinero de manera súbita. pero sin modificar el ritmo µ de creación monetaria por crédito interno. el nivel de precios internos y la tasa de interés local. En t=0. respectivamente. El experimento que motiva el modelo es el siguiente.i denotan. mientras dura la fijación. la fijación reduce la tasa de interés. el banco central sigue una política de flotación cambiaria. y sin previo aviso. el valor de flotación un instante antes de t=0). fijar el tipo de cambio en un valor SF (por ejemplo.57) En la ecuación anterior se utilizó la hipótesis de previsión perfecta (implícitamente. porque interrumpe las expectativas instantáneas de devaluación. denominados en divisas). St=SF y St = 0 . El modelo supone previsión perfecta (con la excepción que se comenta en breve). En la situación original (antes del momento t=0). Se postula que la demanda nominal de dinero decrece linealmente con la tasa de interés nominal: M tD = P (a0 − a1i) = St P* (a0 − a1 (it* + t t & St & )) = β0 St − β1St St (1. El exceso de demanda de dinero se satisface con un aumento & inmediato de reservas. Por otro lado. . se supone que en cada momento las tenencias de dinero son las deseadas: M tS = M tD . En lo inmediato. es decir. al suprimir la marca de esperada en la variación del tipo de cambio) y se asumieron constantes las variables externas.

El modelo es tal que resulta visiblemente inevitable (para el analista. 1996) es definir un “tipo de cambio sombra de flotación”. lo que haría a su vez que la ruptura de la fijación se adelantara.58). para el banco central) que en algún momento se abandone la fijación cambiaria. resultaría. En cualquier momento de la fijación los agentes podrían µ β0 precisar la “duración residual” del régimen cambiario a través de la ecuación: esa duración. la condición β − 1 . La ecuación puede resolverse por el método de coeficientes indeterminados. para dar un valor concreto). A partir del inicio de la flotación. mientras dura la fijación (siendo j un momento de ese lapso): M j = D j + R j = DT − µ (T − j ) + R j = β0 S F . y recordando βµ D V & que Dt = µ . 32 Un procedimiento para encontrar analíticamente el instante T dados los parámetros del problema (véase Flood . por agotamiento de las reservas. y evitado por los agentes desprendiéndose de dinero con anterioridad. mientras que Dt continúa creciendo y. y esa es precisamente la condición 32 que define la ubicación del instante T .58) la demanda de dinero es constante. Por lo tanto. las reservas disminuyen continuamente desde ese instante inicial. teniendo en cuenta V &V (1. y decreciente con la velocidad de incremento del crédito interno. V ST = S F implica: T − j = Rj . StV como el tipo de cambio que regiría en t si hubiera una flotación y la cantidad de dinero estuviera dada por el nivel de crédito interno Dt efectivamente observado en t (lo que se corresponde con un nivel nulo de reservas).Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 127 de modo que por (1.58). presumiblemente. Esto implica que. y que en ese momento el banco central implementa una flotación.56)). postulando StV = λ0 + λ1 Dt . para el público y. Esa hipótesis sería incompatible con cualquier discontinuidad en el tipo de cambio nominal en t = T. de manera intuitiva. Garber y Kramer. el momento de la transición. StV satisface la ecuación diferencial: Dt = β 0 St − β1St . para dar: St = 1 2 + t β0 β0 . El supuesto es que la fijación se termina cuando las reservas alcanzan un nivel “crítico” ( R = 0 . las tenencias de moneda nacional tendrían una pérdida real instantánea. por (1. lo que sería anticipado. El supuesto de previsión perfecta post-fijación tiene consecuencias definidas sobre el modo en que se produciría la transición hacia el tipo de cambio flotante. por lo tanto (de (1. creciente con el volumen remanente de reservas. Usando que. Si al momento en que el tipo de cambio pasa a flotar hubiera (sea) una depreciación discreta. la previsión perfecta implica que el tipo de cambio de flotación en t = T sea SF.

La terminología parece aludir a acontecimientos sorpresivos. el abandono del tipo de cambio fijo que describe el modelo se asimila a una crisis. el modelo dice otra cosa. Por (1. habría un aumento discreto de la tasa de interés nominal “instantánea” (o sea. que de algún modo perturban los planes de los agentes. desde el instante de la fijación del tipo de cambio en t = 0. que pasaría instantáneamente de cero a un valor positivo. Por otro lado. ni afecta contratos o redistribuye riqueza. todos los contratos hechos hacia adelante incorporan la certeza del abandono de la paridad en el preciso momento T. ni altera planes. entonces. pero sí en su tasa de variación. la tasa de interés relevante tendrá en cuenta la ruptura de la fijación cambiaria tal y como ocurre. Consecuentemente. del modo en que todos siempre supieron que lo harían desde el mismo instante en que comenzó la flotación. del costo de oportunidad de mantener dinero) entre “un momento antes” del abandono de la fijación y el momento inmediatamente posterior. La lógica del modelo indica que. el tipo de cambio se incrementaría gradualmente. esos efectos sí aparecen en t = 0. En la interpretación usual. que se correspondería con una caída abrupta de la oferta monetaria “inmediatamente” antes de la salida del tipo de cambio fijo. Sin embargo. y la flotación posterior: si hay compromisos acordados antes de T que vencen después de esa fecha.128 Progresos en Macroeconomía dado que el crédito interno seguiría aumentando. no habría discontinuidad en el nivel del tipo de cambio. en t=T se observaría una reducción discreta en la demanda (real y nominal) de dinero. Por contraste.58). La caída de reservas se produce en la magnitud y el momento previstos desde t = 0: el ataque no conlleva ningún dramatismo. Si esa fuera una crisis. ni tiene elementos especulativos (en el sentido de apuestas de resultado incierto): todos los agentes actúan sobre seguro. el ajuste de la demanda de dinero vía compra de divisas es parte del mecanismo que evitaría “saltos” de tipo de cambio y pérdidas de capital sobre las tenencias de dinero en t = T. a través de una disminución discontinua en las reservas del Banco Central. sería una que ni sorprende. En t = T. y el brusco decremento de reservas a un “ataque especulativo”. momento que el modelo trata como simple punto de partida del .

algunos deudores. posiblemente enfrentarían dificultades en atender los pagos ante la sorpresa de una desinflación. Si V1. y e− i es el valor medio de las acciones de los otros agentes. es posiblemente porque en la interpretación de los resultados “no se toma al pie de la letra” a los supuestos (en este caso. y de las acciones de los demás (por simplicidad. un esquema intuitivo de un fenómeno interesante. V2 indican derivadas parciales respecto de cada argumento. e −i ) . La modificación “arbitraria” de la flotación previa y su reemplazo por una fijación cambiaria implica que. Los fenómenos de corrida o crisis han sido uno de los campos de aplicación de modelos con equilibrios múltiples. ei denotan respectivamente utilidad y acción del individuo i. V2 > 0 indica la existencia de derrames positivos. se supuso que las funciones de utilidad son iguales para todos los individuos. Sea. siquiera transitoria. 1988) parte de considerar derrames e interacciones entre los problemas de decisión de un conjunto de agentes. una instancia donde la utilidad de un agente depende de la intensidad de una acción del propio agente (medida como una variable continua). Si un modelo de ese tipo ofrece. para tratar un caso simétrico. Vi. en que un agente se favorece por un mayor . y que no se sujeta a un análisis especial. Una formulación simple y genérica (Cooper y John. en ciertas formulaciones. previsión perfecta) que. la crisis estaría más en el instante del quiebre inesperado de políticas al iniciar la fijación que en el momento (plenamente anticipado desde t = 0 bajo las hipótesis del ejercicio) en el que “obligadamente” se abandona la fijación. y que de hecho chocan con la descripción de los fenómenos que motivan el análisis. exceptuando a i. se presentan como la marca de corrección metodológica de su construcción. por ejemplo. sus planes no pueden cumplirse: por ejemplo. si los agentes venían actuando “como si” tuvieran la previsión perfecta de que el régimen previo duraría para siempre. como lo hace. que tomaron obligaciones con vencimiento posterior a t = 0 confiando en que los precios seguirían en aumento. que pertenecen a una amplia familia de argumentos cuyo punto en común es la existencia de efectos de “complementariedad estratégica”. Desde esta perspectiva. resumidas en la “intensidad media” i de esas acciones): V = V (ei .Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 129 experimento. donde.

e**) + V2 (e**. formalmente y conceptualmente. La intuición es que si un incremento de la acción promedio ei % aumenta en una magnitud apropiada el valor óptimo de la acción ei del individuo remanente. del derrame. Se puede ver que este es el caso si la derivada parcial cruzada V21 ≡ ∂  ∂V    ∂ e−i  ∂ei  es positiva. suponiendo igual ponderación para la utilidad de cada agente) vendría dado por e**que satisface: V1 (e**. e**) = 0. hay complementariedad estratégica en las conductas de los agentes cuando un individuo tiene incentivos para intensificar si lo hacen los otros. La complementariedad estratégica se refiere al efecto de e− i sobre la “productividad del esfuerzo” ei . o sea si la utilidad marginal de la acción de un agente aumenta con la intensidad de la acción de los otros. 34 33 . viene dada por una condición % % V1i (ei . y difiere. son preferibles los estados con mayores niveles de la acción e. o sea un estado donde en la determinación del valor de e se han internalizado los derrames. porque subas simultáneas en la intensidad de la acción de todos los agentes hacen que cada uno individualmente esté satisfecho con mantener el mayor nivel de ei. puede haber. La optimización individual.130 Progresos en Macroeconomía “esfuerzo” del conjunto de los demás. es posible que ese incremento se “auto-valide”. e −i ) = 0 . que ignora los efectos sobre los otros agentes. existen equilibrios subóptimos (respecto de otros alcanzables aun cuando no se internalicen los derrames). En este contexto. donde ei representa la acción óptima.34 La existencia de complementariedad estratégica permite (aunque no implica necesariamente de por sí) que haya múltiples equilibrios de Nash simétricos. que refleja el impacto de e −i sobre el nivel de utilidad. dadas las acciones de los otros. Estos diversos equilibrios se corresponden con distintos niveles de bienestar: por caso. si los derrames son positivos. En principio. De esa condición resulta una función de reacción (que se supone % unívoca): ei = f (e − i ) . Un equilibrio de Nash simétrico es un valor e* que constituye un punto fijo de la función de reacción33. si la función de reacción es creciente. La existencia de derrames (positivos o negativos) implica que el equilibrio es subóptimo: el óptimo (simétrico. es decir. por ejemplo complementariedad estratégica con derrames negativos. Es decir.

por algún motivo. inducida por un tipo de falla de coordinación. por construcción.35 Estos equilibrios múltiples y esta clase de fallas de coordinación se puede encontrar en contextos muy diferentes. todos elegirán esa acción. en que los agentes generan un resultado colectivamente desfavorable. o sea de anticipaciones unánimemente sostenidas por todos los agentes. e1 . Cuando. hay varios conjuntos posibles de expectativas racionales. e2 . pero hay varios estados en que las acciones son compatibles entre sí. En el campo de la macroeconomía. aunque sus conductas individuales son todas óptimas. el segundo tipo se referiría a instancias donde los comportamientos son inconsistentes entre sí. en conjunto. Es decir. si todos los actores creen firmemente que * todos los demás ejecutarán e1 . Esto valdría aun* que el posible equilibrio e2 generara mayor utilidad para todos los agen* tes. no determinan un equilibrio de Nash. por ejemplo. los argumentos que exploran estas posibilidades han sido de variado tipo. el sistema admite dos * * potenciales equilibrios. el conjunto de conductas individualmente racionales y mutuamente consistentes inducidas por esas previsiones produce resultados indeseables. por lo tanto. algunos modelos han propuesto a las “externalidades de mercado denso” (la probabilidad de encontrar una contrapartida para un intercambio crece con la cantidad de agentes que participan en el mercado y. el incentivo a producir bienes aumenta 35 Como se mencionó (nota 12). 1943. Se podría decir que el sistema está en una “trampa”. o sea que. desde la vida cotidiana (dos personas que tienen interés en encontrarse pueden terminar no haciéndolo si. ningún individuo tiene motivación para cambiar su conducta si el sistema se encuentra allí. ambas se convencen de que la otra no irá) hasta potenciales efectos de “gran empuje” o “trampa de pobreza” en el desarrollo económico (Rosenstein-Rodan. aunque descentralizada. dado lo que hacen los demás. Azariadis y Drazen. y que ellos “auto-validan” a través de sus comportamientos. como el recién descripto. 1990). y cuya realización depende (para bien o para mal) de algún tipo de “elección colectiva”. Por ejemplo. Con las expectativas enfocadas sobre un estado como e1 . el término “falla de coordinación” puede aludir a dos fenómenos distintos: uno. .Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 131 La naturaleza de los equilibrios múltiples es tal que.

porque así disminuyen los costos de búsqueda) como mecanismo que podría racionalizar la existencia de equilibrios con diferentes niveles de empleo (Diamond. intuitivamente plausibles y potencialmente relevantes para la interpretación de fenómenos de muy diferente naturaleza. Howitt y McAffee. La posible multiplicidad de equilibrios de Nash aparece de manera prominente en el análisis de corridas bancarias (véase por ejemplo. 1988) y en “modelos de segunda generación” de rupturas de fijaciones cambiarias.36 Los modelos de equilibrios múltiples enfatizan efectos de interacción de conductas y expectativas entre agentes. 1982. en discusiones de “crisis de liquidez” en el financiamiento público (Calvo. Asimismo. 2000). Tornell y Velasco (1996) sugieren la existencia de casos donde expectativas de estabilidad cambiaria tendrían como respuesta del gobierno un mantenimiento de la paridad mientras que. 1983. para un mismo conjunto de “fundamentos” fiscales. En un esquema (análogo al comentado en una sección anterior) de fijación de precios bajo competencia monopolística y “costos de menú” para variaciones de precios nominales. 1992). Diamond y Dybvig.132 Progresos en Macroeconomía cuanto mayor es el número de agentes que producen. . Hay una amplia variedad de imaginables complementariedades estratégicas en contextos macroeconómicos: más que establecer posibilidades generales de que existan equilibrios múltiples de algún origen. Sachs. pero ajustaría si las otras actuaran también así). Ball y Romer (1987) han sugerido una interpretación de “pegajosidades” de precios como fallas de coordinación (una firma no tendría incentivos para incurrir en los costos de menú y modificar precios ante un cambio de demanda si las demás firmas no lo hacen. al incorporarse en la tasa de interés nominal. el problema sería definir en casos específicos los mecanismos 36 Por ejemplo. Allen y Gale. esos modelos plantean preguntas de índole práctica y analítica. las multiplicidades se han considerado dentro de contextos de “juegos de política económica” (donde las decisiones públicas se representan como respuestas optimizadoras. el gobierno preferiría pagar el costo de devaluar antes de elevar los impuestos tanto como haría falta para servir su deuda a la muy alta tasa real de interés que se observaría si precios y tipo de cambio permanecen inalterados. Al mismo tiempo. dada una función objetivo). con un argumento distinto. expectativas de devaluación también serían validadas porque.

se representa a la selección de un equilibrio como capaz de definirse o modificarse arbitrariamente (de repente. es que se ha establecido una unanimidad tal que se concentran en ese estado las previsiones y comportamientos de los agentes que. . si no existe un conjunto de números que definan “probabilidades objetivas” de 37 Por ejemplo. decidiría no contraer la obligación. si un deudor sabe con certeza que si toma una deuda de corto plazo se enfrentará a una interrupción de crédito y deberá incurrir altos costos por ello. los agentes establecen o cambian su conducta al mismo tiempo de forma tal que se verifica un determinado equilibrio”) surge una complicación referida a la posibilidad lógica de decisiones “racionales”. con las características de los equilibrios múltiples descriptos. si se espera que un banco solvente esté (no esté) sujeto a una “corrida autogenerada” sería conveniente no depositar (depositar). e* ) . preferiría no ensayar la política. los agentes establecen o cambian su conducta al mismo tiempo se representa a la selección de un equilibrio como capaz de definirse o modificarse arbitrariamente (“de repente. Sea. forman un conjunto numeroso. porque la duda de cada individuo sobre a qué equilibrio apunta el conjunto de agentes parece una posible fuente de incertidumbre y de error en las decisiones).). si es que (como ocurriría en variedad de circunstancias) el resultado de esas decisiones depende del estado observado en un momento posterior. a ) y dos estados futuros 1 2 * posibles (e1* . y actúan sin comunicación directa. la acción 1 (2) * sería optima si se espera que el estado futuro sea e1* (e2 ) . si se postula que los estados alcanzados por el sistema son siempre equilibrios (o sea.37 Ahora bien. si el sistema se ubica en uno de múltiples equilibrios. Queda por definir cómo se establece esa unanimidad (en particular. y donde la utilidad de un agente es V i (a i . este se fija en uno particular de los equilibrios y no en otros posibles. una situación con dos acciones posibles (a .Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 133 capaces de tener concretamente consecuencias relevantes. Por otra parte. y por qué. las posibles inconsistencias son irrelevantes) y. e2 ) . al mismo tiempo.cit. si hay un “punto focal”. para ilustrar. En todo caso. si un gobierno prevé que una eventual fijación cambiaria será derribada por un ataque como en Sachs et al. en un contexto macroeconómico. (op.

que opera como un elemento de focalización de expectativas (véase. la probabilidad de encuentro puede establecerse “objetivamente”. Woodford. en esa referencia original. . y no hay manera de establecer a priori si una acción es o no óptima. por ejemplo. decidan con expectativas racionales. En este contexto. La hipótesis es que (todos) los individuos condicionarían su conducta a la realización de la mancha solar39. porque sus efectos se suponen de tipo físicamente fundamental (a la manera de impulsos de productividad). una acción u otra. sino que una cosa se opone categóricamente a la otra. Conviene notar que. los individuos deben decidir en condiciones de ignorancia (el supuesto se contradice con la posibilidad de expectativas racionales). aunque no necesariamente.134 Progresos en Macroeconomía ambos estados. Esto haría posible que los agentes. Irónicamente. 39 Una instancia referida al caso cotidiano del encuentro entre dos personas sería aquella en que. esas variables no son “extrañas” a la estructura básica del sistema. no es posible determinar sin ambigüedad una utilidad esperada sobre la cual se efectuaría la maximización de cada agente. en la medida que conozcan la distribución de probabilidades pertinente. La literatura ha introducido la noción de “manchas solares” para anclar la probabilidad de diferentes estados de equilibrio (o senderos de equilibrio intertemporal). de que llueva o no llueva. en realidad. Es decir que. si bien la matriz de pagos del juego (las utilidades derivadas de ir-no ir dependiendo de que el otro individuo vaya o no vaya) no depende del clima. 1990). y hay una razón específica por la cual los agentes ejecutan. ahora. hace que el encuentro ocurra o no. como de manera concertada. una mancha solar es una variable aleatoria (tal vez. interpretada esta forma. y esas tran38 El término de mancha solar alude a la hipótesis de Jevons (1875). El hecho. extraño a los “fundamentos” de la interacción. según la cual los ciclos de actividad solar influirían sobre la actividad económica a través de sus efectos sobre el clima. una vez que se establece la mancha solar los procesos que determinan las eventuales transiciones entre estados están plenamente especificados. ambos agentes operen según el criterio “voy si y solo si llueve”. no es que la posibilidad de equilibrios múltiples permita reconciliar a la racionalidad de decisiones y expectativas en el sentido usual con fenómenos de ruptura súbita e “inmotivada”. una de las variables observables que determinan “fundamentalmente” la evolución del sistema38). Cass y Shell. 1982. En la hipótesis de que no hay un patrón conocido en la futura selección de equilibrios.

todos creen que todos creen que todos creen (etcétera) que el sistema se encontrará en s. en el equilibrio. surge entonces la cuestión de cómo logran los agentes “ponerse de acuerdo” (sin comunicación explícita. Esto implicaría preguntarse cómo ocurre el proceso de interacción social por el que se propagan y difunden comportamientos y expectativas en una población (véase. . en principio) para observar y responder a una en particular dentro del conjunto de variables aleatorias que podrían elegirse como manchas solares. Brock y Durlauf. 40 La idea de que el comportamiento depende de (expectativas (de expectativas (de expectativas (de expectativas (…………))))) está asociada con el famoso experimento del “concurso de belleza” (votar por una fotografía entre varias. 1997). Epstein. porque lo único que hace falta para que una variable con propiedades adecuadas funcione como tal es que (todos) los agentes crean firmemente que así operará la determinación del estado observado. en conjunto. pero eso implica que i espera que los otros agentes anticipen el estado s (o sea. Claramente. y así de seguido. debe creer que ellos creen que. La evidencia experimental (Duffy y Nagel. por ejemplo. con un premio sorteado entre los votantes de la foto más votada) que Keynes (1936) describía como análogo a lo que ocurre en mercados financieros. 2001). pero para que i crea que esos otros tengan esas previsiones. el espacio de potenciales manchas solares puede considerarse enorme (por no decir infinito). que forma “expectativas de primer orden” sobre las expectativas de los demás). sugiere que los sujetos que participan en juegos de ese formato razonan con una “profundidad” de unas pocas iteraciones (creo que creen que creen.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 135 siciones no resultan “sorprendentes” salvo como la realización de un shock entre otros que influyen sobre el sistema. surge que se requiere la hipótesis de conocimiento común sobre los fundamentos del sistema y el equilibrio seleccionado. las expectativas se forman en s.40 Es decir. se genera una pregunta ulterior. Si la aparición de equilibrios múltiples se enfoca como una consecuencia de procesos de razonamiento de los agentes acerca de la conducta de los demás. En general.. Sin embargo.).. El agente individual (i) espera un determinado estado (s) porque espera que los demás actúen de forma de generar ese estado. 2006a.

1998) que. entre “paridad sostenida” y “paridad abandonada”). El resultado se basaría en un cálculo no trivial por parte de los actores. esos fundamentos se referirían por ejemplo a la secuencia de variables monetarias y fiscales). un pequeño grado de incertidumbre “fundamental” puede inducir unicidad del equilibrio. El supuesto es ahora que cada agente recibe una señal imprecisa sobre los fundamentos (en el caso mencionado de política cambiaria. aunque haya múltiples equilibrios en la hipótesis de equilibrio común. y con conocimiento común (en este punto sí) sobre las distribuciones de probabilidad relevantes y los procesos de razonamiento que emplean los agentes. No hay conocimiento común sobre los fundamentos.136 Progresos en Macroeconomía Se ha indicado (Morris y Shin. con la lógica que emplea el analista). cada individuo carece de certeza sobre lo que saben los demás. Aquí nuevamente se plantea la pregunta sobre la representación de los mecanismos de decisión de los agentes (y de su identificación. Pero la información propia informa sobre lo que probablemente creen los demás. . además de la incertidumbre generada por la señal que recibe personalmente. Por caso. Ese tipo de razonamiento conduce a que el agente condicione su conducta (aquí: comprar divisas o no) unívocamente a su señal. que efectúan inferencias acerca de las posibles inferencias (e inferencias de orden superior) de los demás.41 En todo caso. y sobre expectativas de orden superior. o no. parece un tema abierto definir cómo (y hasta qué punto) se establece la coordinación cuando hay efectos apreciables de interdependencias de 41 Esto vale más allá de la macroeconomía. Binmore (2005) argumenta que criterios sociales de equidad (fairness) se pueden interpretar como mecanismos de coordinación en contextos donde pueden existir multiplicidades de equilibrios. y que exista un valor definido de la “variable fundamental” que divide el comportamiento del sistema (en el esquema de referencia. en el contexto de un modelo sobre ataques cambiarios. para el análisis y en la práctica. en base a la señal que reciben individualmente. Aquí. La existencia de múltiples posibles puntos focales para conductas y expectativas en instancias de relevancia económica es una cuestión importante.

2003. 2006). esta es una preocupación tradicional. El análisis de equilibrio general con expectativas racionales. El campo muestra actividad en la construcción de modelos formales. de una manera u otra. sea por acciones de política económica. Si bien en sus orígenes la respuesta de la economía ante “cambios de régimen” se consideró como una manera de validar la hipótesis de expectativas racionales (especialmente en relación a la “crítica de Lucas”. Heymann. el contraste con la evidencia empírica y las aplicaciones con fines de política económica. una de cuyas características observables es que. 1976. también existen limitaciones apreciables. Alternativas analíticas En sus diferentes variantes y extensiones. a los modelos macroeconométricos más tradicionales). 4. Esto parece especialmente pertinente para analizar fenómenos de crisis macroeconómica. y que se manifiestan en particular en rupturas contractuales (véase Leijonhufvud.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 137 expectativas. cambios de régimen y expectativas racionales parecen contradictorios entre sí. salvo que se suponga que esos desplazamientos resultan de extracciones de distribuciones de probabilidades que los agentes conocen. El esquema de optimización con expectativas racionales representa un sistema que opera como un mecanismo de relojería (estocástico) en el que . que invalidan planes o decisiones formulados previamente. difícilmente coexiste con experimentos conceptuales donde se alude a perturbaciones que modifican parámetros sea por motivos exógenos. grandes conjuntos de agentes perciben que ha habido “promesas rotas”. Así como esa producción es útil. por sus propias hipótesis. con un eco en la reciente literatura sobre esquemas de aprendizaje (véase la sección siguiente). El reconocimiento de que la coordinación no ocurre de manera automática (sea en un equilibrio único. sea en uno de los equilibrios posibles si hay varios) implica reconocer la relevancia de potenciales inconsistencias en los comportamientos. los modelos intertemporales de equilibrio general han dado lugar a una extensa literatura.

La tensión suele resolverse “suspendiendo”. si se mantienen los supuestos. En esos experimentos analíticos sobre alternativas de política. parte importante de la motivación para elaborar modelos. pero no funciona en teoría. Por otro lado. Si en algún grado de aproximación los agregados macroeconómicos permiten una representación de ese tipo. tal vez sea que expectativas racionales es una hipótesis que en ciertas condiciones resulta de utilidad en la práctica. Ese procedimiento puede tener utilidad como heurística. cuando de hecho está compuesto de muchos elementos en interacción.138 Progresos en Macroeconomía los planes contingentes de los individuos se implementan y. En contraste con la expresión usual. o “micro fundamentar”. resulta natural preguntarse cómo funcionaría la economía una vez que las conductas privadas se han adaptado al comportamiento de la política económica. la literatura suele asociar sin discusión los “micro fundamentos” con la derivación del modelo a partir de formalismos de optimización aplicados sobre un número reducido de agentes. ni decisiones de política económica que modifiquen funciones de reacción previamente dadas por ciertas y permanentes por los agentes. naturalmente. ese sería un fenómeno a explicar. de modo análogo a la pregunta de por qué a los efectos de ciertos experimentos un objeto macroscópico se puede considerar como una unidad homogénea. informalmente. . Al mismo tiempo. la hipótesis de expectativas racionales en algún punto del análisis o de la interpretación de resultados. en el límite. uno solo. En todo caso. no podría haber lecciones que extraer de la experiencia para los individuos que habitan la economía. pero no calificaría como riguroso. tanto la identificación de lecciones como la realización de experimentos de política económica son. Pero esa adaptación significa en algún punto “desaprender” lo que se tenía antes por sabido. es decir el esquema previo de política. no es claro que resulte útil y necesario adoptar esa práctica como criterio metodológico irrestricto.

de algún modo. si lo hubo.correlacionado sobre un valor medio constante: xt = a + ε t . se sabe que una variable aleatoria viene dada por un shock no auto. o analista.60) El punto ha sido señalado con nitidez por Sargent (1993) y Evans y Honkapohja (2001). que. Aprendizaje y conducta La proposición de expectativas racionales se puede ver como referida a estados donde los agentes han completado un proceso de adecuación al entorno (entorno que ellos mismos contribuyen a definir). de datos. donde a es el verdadero valor medio de x. eso los dejaría generalmente en mejor situación que un analista. y el agente lo sabe. .59) Esa expectativa depende de los valores observados. en función de los datos entonces disponibles). El aprendizaje. y variará con el tiempo. Ninguna observación futura sobre las realizaciones de la variable modificaría ese esquema de formación de expectativas. está concluido. tiene que basar su expectativa sobre una estimación a t (donde el subíndice denota que se trata de una medida tomada en t. un agente. que debe manejarse con inferencias a partir de un número finito.42 Sea por ejemplo el caso simple en que. Es posible expresar a a t de manera recursiva: a t = a t −1 + 40 1 xt − a t −1 t ( ) (1. tal que su comportamiento está en correspondencia con la evolución efectiva del sistema donde actúan (Lucas. y tal vez no muy grande. Entonces: por hipótesis. En cambio. porque el parámetro a es el que efectivamente describe al proceso generador. solo cuente con observaciones a partir del momento j=1. 1986). aunque conozca la forma del proceso. los comentarios siguientes se basan en estos trabajos. y especialmente el último mencionado. En todo caso. un agente con expectativas racionales fijaría en el instante t sus expectativas sobre el valor de la variable en t+1 como: xte+1 = Et xt +1 = a . que aquí vendría dada simplemente por la media muestral: t xte+1 = a t = 1 t ∑ xj t j =1 (1.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 139 a.

pag. yt = β ' xt + ε t (con β. en los que esos términos vendrían multiplicados por alguna función del tiempo γt. Es decir que el procedimiento de formular expectaAquí. con un “coeficiente de adaptación” que disminuye proporcionalmente con la longitud de la muestra de datos.x denotan vectores (columna) de parámetros y variables independientes. cit.61) Se ve que esto también implica revisar los parámetros previamente estimados en función de la discrepancia entre el dato actual de la variable dependiente y el valor “previsto” según la ecuación que utiliza los valores anteriores de los coeficientes. En todo caso. a medida que transcurre el tiempo. y se obtienen nuevas observaciones sobre un proceso que (se supone) no se modifica. con una “ponderación” de los sucesivos errores que disminuye linealmente con el período transcurrido desde el inicio de las observaciones44. La intuición de esto es que. 43 44 El coeficiente 1/t aplicado a los términos de error hace de este algoritmo una instancia de los estimadores “con coeficiente de ganancia decrecientes”.140 Progresos en Macroeconomía La expectativa óptima del agente tiene aquí una forma “adaptativa”. se actualiza de acuerdo con los errores de previsión. β t es la estimación del vector de parámetros con datos hasta t y X t = ( x1 ... es decir. en tiempo finito. la tradicional expresión del estimador β t = ( X t' X t ) X t' yt 43 se puede reformular (Evans y Honkapohja. todo lo que aporta un nuevo dato se refiere únicamente a la realización del componente aleatorio de la variable. La forma en que el coeficiente de ganancia depende del tiempo influye sobre el ritmo de “depreciación” de los sucesivos datos a efectos de su contribución al re-cálculo de los parámetros del modelo de formación de expectativas.. en una regresión de cuadrados mínimos. 33) como: 1 −1 β t = β t −1 + R t xt ( yt − xt' β t −1 ) t 1 Rt = Rt −1 + ( xt xt' − Rt −1 ) t (1. xt ) es la matriz formada por los vectores de observaciones sucesivas de las x.. Análogamente. respectivamen−1 te). op... β. respecti' µ vamente.x vectores de parámetros y variables independientes. va disminuyendo el contenido de información adicional sobre el valor del parámetro a estimar: en el límite de un número infinito de observaciones. . el observador sigue en instancia de modificar adaptativamente su estimación.

en el caso de las expectativas adaptativas clásicas. sobre cómo conjeturan los agentes las expectativas de los demás porque. Ese planteo abre preguntas sobre cómo se definirían esas especificaciones y. donde ese aprendizaje se refiere a coeficientes que miden el impacto de variables independientes (mientras que. en los hechos. respectivamente. estas influirán sobre la variable que el individuo pretende proyectar. o sea: t −1 ptei = µ + α (t −1 (t −1 pte ) ei ) + δ ' wt −1 (1. es generada por el siguiente proceso (cuya forma puede resultar como forma reducida de un esquema de tipo telaraña. un esquema donde se busca proyectar una variable p que.63) aquí t −1 ptei .. es el valor esperado que se expresa directamente como función lineal del error. La noción del “agente como econometrista” llevaría a suponer que las expectativas se determinan a través de la estimación de un modelo especificado de algún modo. en que la oferta de un bien depende de expectativas previamente formadas sobre el precio.64). indicado por i. véase Evans y Honkapohja. sin introducir otras variables). del modo comentado antes. wt-1 es un vector de variables observables en t-1 (que en un contexto de tipo telaraña representarían factores de desplazamiento de las curvas de oferta y demanda) y ηt es un shock aleatorio. basaría su previsión en el valor esperado que resulta de (1. en general. Sea.62) donde t −1 pte es la “expectativa media del mercado” formada en t-1. en particular.cit.2): pt = µ + α ( t −1 pte ) + δ ' wt −1 + ηt (1. que conociera la forma de ese proceso. cada individuo sabe con seguridad que todos demás conocen el modelo y saben con seguridad que los otros cono- . la expectativa en t-1 del individuo i acerca de pt y la percepción de ese agente sobre la expectativa media que está siendo simultáneamente determinada por los otros actores relevantes. Un individuo. op. por ejemplo. En la hipótesis de que existe conocimiento común del modelo (o sea que. cap.t −1 (t −1 pte ) ei señalan.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 141 tivas a partir de una regresión cuyos parámetros se recalculan al recibir nueva información sería un tipo de aprendizaje adaptativo.

65). ambas coinciden si las previsiones se basan en los verdaderos . aun cuando un individuo conozca la forma general de la función (1. la secuencia de precios definida por (1.62). con esas expectativas. y resulta la previsión de expectativas racionales: t −1 pte ( R ) = (1 − α ) −1 µ + (1 − α ) −1δ ' wt −1 (1. A su vez.142 Progresos en Macroeconomía cen el modelo. determinar cómo tratará al hecho de que los otros agentes están ellos mismos envueltos en la formación de expectativas y. también en aprendizaje.).65).66) donde se obvió una referencia a la identidad del individuo que formula la expectativa porque se supondrá que todos actúan de igual modo.65) Eso verifica que efectivamente las expectativas (1. además. La ley de movimiento percibida (LMP) sería entonces: t −1 pte = at −1 + bt' −1wt −1 (1. Se ve que la especificación de (1. y que usa estimadores para los parámetros. etc.66) es similar a la del proceso de expectativas racionales (1. debe usar algún procedimiento para estimar los valores de los parámetros “fundamentales” (µ.62) sería: ptR = (1 − α ) −1 µ + (1 − α ) −1δ ' wt −1 + ηt (1. El problema de cómo abordar el “aprendizaje sobre el aprendizaje de los demás” introduce complicaciones tanto para el analista como para los agentes. δ) y. Una manera de representar potenciales esquemas de formación de expectativas implica suponer una heurística tal que el agente presume que la variable de interés está determinada unívocamente por los “impulsos fundamentales” que operan sobre el sistema (postulando que conoce exhaustivamente cuáles son esos impulsos).64) se corresponden con el proceso generador de datos (1. α. bajo condiciones de aprendizaje.64) donde se ve que cambios en las variables w tienen su efectos “multiplicados” por sus repercusiones sobre las expectativas de expectativas. el agente representativo (R) supone que sus expectativas coinciden con las expectativas promedio. En todo caso. presumiblemente.

la LMP dada por (1. Esto vuelve a expresar el punto acerca de la realimentación del proceso de aprendizaje “colectivo” sobre la ley de movimiento que se pretende identificar. 2006) un criterio por el cual la consistencia de las expectativas con los datos se definiría a través de un “equilibrio restringido de percepciones”. esa realimentación haría que. Branch y Evans. aun cuando se supongan conocidos por los agentes los determinantes fundamentales de la variable. 2006.46 La incertidumbre sobre el modelo de funcionamiento 45 Esto se aplicaría.66). pero la información disponible no lleva a que el respectivo agente lo detecte. 2001.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 143 valores de los parámetros.68) En general los coeficientes at-1. por ejemplo. Por otro lado. En la transición. Se ha propuesto (Evans y Honkapohja. la convergencia a expectativas racionales se asociaría a una dinámica de actualización de los coeficientes tal que: T →∞ T →∞ lim aT = (1 − α ) −1 µ lim bT = (1 − α ) −1δ (1. pero de un carácter no trivial. no refleja bien la LMR mientras el sistema no se encuentra en un estado de expectativas racionales. En este contexto. en que el agente operaría como si estuviera estimando coeficientes que se han mantenido fijos a lo largo del tiempo. y en el que las expectativas pueden basarse en una especificación errónea. w45. bt-1 serán funciones complicadas de valores pasados de las variables p. 46 . entonces. y no resolubles de manera obvia.66) genera (reemplazando en (1.67) En todo caso. los modelos “estadísticamente no rechazados” pueden ser distintos entre sí. tal que el conjunto de modelos admisibles es el formado por aquellos cuyos errores de estimación no están correlacionados con las variables independientes.La especificación del esquema de expectativas (1. al caso en que las expectativas se basan en un algoritmo de mínimos cuadrados aplicado sobre una ecuación especificada como pt = a + b ' wt −1 + ς t . por lo tanto.62)) una ley de movimiento realizada (LMR): pt = µ + α at −1 + (α bt'−1 + δ ' ) wt −1 + ηt (1. Branch. las expectativas tendrían “sesgos sistemáticos”.

Los efectos de aprendizaje introducen de por sí elementos históricos en el análisis. “creen” en que las demás especificaciones tienen alguna perspectiva de validez (incluyendo al analista) estarían sujetos a sesgos sistemáticos. lo cual permite captar cambios sistemáticos que ocurren a lo largo del tiempo en el sistema a proyectar y. independientemente de la cantidad de observaciones anteriores. Si. por la relevancia de considerar la robustez de las propiedades de los criterios de administración de instrumentos ante variaciones en la especificación de los modelos de comportamiento 47 (véase.cit. Se ve que. genera volatilidad excesiva en las previsiones si el proceso no varía. los de ganancia constante mantienen la intensidad de aprendizaje. Véase Evans y Honkapohja. op. un ejercicio de estudiar alternativas de política económica se lleva a cabo a partir de varios modelos. porque el comportamiento del sistema depende de percepciones de los agentes. recíprocamente.144 Progresos en Macroeconomía del sistema de interés ha generado atención. y que información previa no sería relevante.. en cada uno de los cuales se supone que los agentes basan sus previsiones en los resultados derivados de extrapolaciones empleando ese modelo individual. en comparación con los esquemas con “coeficiente de ganancia decreciente”. si el agente que habita uno de los modelos tiene un esquema de previsión óptimo. si es que ésta refleja la presunción de que el proceso generador de los datos “arranca” en un punto. 48 La posibilidad de cambios estructurales o variaciones de los parámetros en el modelo empleado para formar expectativas puede motivar la utilización de algoritmos de aprendizaje “de ganancia constante” en los que los parámetros se revisan usando el mismo coeficiente de respuesta al error de pronóstico corriente. aquellos que. cap. porque trata como señales significativas a lo que en este caso serían puramente perturbaciones aleatorias.48 Un tema que surge cuando el analista reconoce que hay diversos modelos potencialmente utilizables como generadores de expectativas y de experimentos de política es cómo especificar la noción de consistencia con el modelo al representar las expectativas de los agentes. por ejemplo. esos agentes no tendrían expectativas racionales en la medida en que el analista tenga razón al asignar plausibilidad a los otros modelos. por hipótesis. y también implícitamente a través de la definición de la muestra de datos. particularmente en el análisis de política económica. 2006b). Hansen y Sargent. El ejemplo recién comentado ilustra esa dependencia temporal a través de la variación de los coeficientes de la LMP según las observaciones efectivamente registradas. En todo caso. que van variando a medida que ellos interpretan los datos que reciben y los incorporan en sus esquemas de previsión. por ejemplo. 2001. Brock y Durlauf. esp. 47 . 13.

Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 145 De cualquier manera. la ecuación diferencial sería: estabilidad es. 1941. cap 6).. o no. y los hace depender del conjunto de experiencias acumuladas y de los procedimientos que emplean los agentes para procesarlas. de determinados equilibrios de expectativas. op. δ + (α − 1)a ) .68) para la LMR. para un conjunto amplio de modelos. las condiciones de convergencia local están determinadas por la propiedad de “E-estabilidad” (Evans y Honkapohja. la condición indicaría que el aprendizaje es estable y tiende a un punto fijo de expectativas racionales si fuera convergente un proceso continuo de modificación de los parámetros de la LMP según la discrepancia entre esos parámetros y los de la LMR generada por esa LMP. cuya condición de dτ dφ = T (φ ) − φ .49 Esas condiciones se han utilizado para discutir la relevancia. Uno de ellos ha sido la búsqueda de condiciones de convergencia a senderos de expectativas racionales. Evans y Honkapohja. como se viene haciendo. 2003). el sistema genera una LMR que se expresa como T(φ). que postulaba que era válido estudiar equilibrios de mercado como posibles estados observados (y efectuar los correspondientes ejercicios de estática comparada) si y solo si esos puntos eran alcanzables a través de un proceso dinámico (Samuelson. α < 1. el aprendizaje genera evolución en los comportamientos. Esto equivale a pedir que los autovalores dτ . que la LMP “incluye” al conjunto de las variables independientes que influirían sobre la LMR de expectativas racionales dada por φ *). la condición significa que. han sido utilizados en varios contextos analíticos. Los esquemas de aprendizaje basados en la especificación de modelos de proyección. Como en el tradicional esquema de telaraña. de las ecuaciones (1. para que haya convergencia. apartamientos de la expectativa respecto del punto fijo de expectativas racionales. En el caso comentado en el texto. simplemente. Entonces. d ( a. la condición de E-estabilidad equivale a la estabilidad local (o sea. y estimación por cuadrados mínimos o similares. al modo del tradicional principio de correspondencia. y no amplificar. una ley de movimiento de expectativas racionales es φ * tal que T(φ *)= φ * (suponiendo. el sistema debería “amortiguar”. linealizando a T) de 49 la ecuación diferencial “virtual”: asociados con esa ecuación diferencial tengan valores reales negativos. que se basa en una ecuación diferencial asociada a la función que transforma la LMP en la LMR.cit. b ) = ( µ + (α − 1)a . Intuitivamente. Un resultado es que.66) para la LMP y (1. La distinción entre puntos o trayectorias estables e inestables frente a aprendizaje En concreto: si φ es el vector de parámetros de la LMP.

las propiedades asintóticas de los mecanismos de aprendizaje pueden informar sobre las características de sistemas “en reposo” en cuanto a la actualización de esquemas de expectativas. Sin embargo. si el sistema muestra una configuración de respuesta moderada de las expectativas ante errores y una reacción no muy intensa de la demanda de dinero a las expectativas. Como es bien sabido. Puede notarse que. 1995). Para hechos más o menos repetitivos. cualitativamente. en la variante de previsión perfecta. La relevancia macroeconómica de esos efectos probablemente dependa del tipo de fenómeno y del contexto. ese equilibrio de inflación resulta dinámicamente inestable (y el de alta inflación sería estable). El estado estacionario de más baja inflación resulta dinámicamente estable si β<1. En todo caso. el presente es función. mt = Ae−θπ t (la demanda de saldos reales es función exponencial de la & inflación esperada). del futuro que se realizará. o sea. adaptativamente.146 Progresos en Macroeconomía se ha empleado como criterio para reducir el rango de equilibrios de interés en modelos con potenciales equilibrios múltiples. El procedimiento de selección comentado tiene analogía con el tradicional experimento en el modelo monetario-fiscal & de Cagan (1956) con expectativas adaptativas: d = mt + mtπ t (el déficit fiscal iguala a los recursos de señoreaje.50 De todos modos. mientras que el aprendizaje tiene perspectiva “causal” (el presente depende del pasado del sistema. para un dado déficit. la distinta manera de interpretar modelos de previsión perfecta (o de expectativas racionales) y modelos adaptativos ilustra el hecho de que los primeros tienen una perspectiva “teleológica” (o sea. ese sistema admite dos estados estacionarios (donde la inflación es constante y coinciden variables esperadas y realizadas). d. en proporción a la diferencia entre inflación realizada y esperada). y las expectativas están unívocamente condicionadas por el pasado). . de algún modo. pero dejan abierta la cuestión sobre los comportamientos de transición. no de que ese estado es inalcanzable. sería natural suponer que los agentes han incorporado en decisiones y expectativas los rasgos principales de los 50 De igual modo que con el principio de correspondencia clásico. π te = β (π t − π te ) (la inflación esperada varía. es usual interpretar esa propiedad como una indicación. compuestos de la variación de la cantidad real de dinero y el “impuese to inflacionario). en condiciones de funcionamiento económico que mantienen un alto grado de persistencia. π te = π t . sino de que puede servir unívocamente como punto focal para coordinar expectativas. es decir en instancias donde la eventual convergencia a expectativas racionales no está cerca de haberse producido. y éste puede ser materia de coordinación entre los agentes). los resultados dependerían del proceso de aprendizaje que se suponga aplicable al caso. Esto es análogo al criterio empleado generalmente en los modelos que admiten soluciones de “senderos de ensilladura” (saddlepaths). el análisis del “salto” de variables dinámicas que puede implicar ubicarse en esos senderos ha sido discutido recientemente por Chisari (2005). El significado conceptual de las condiciones de estabilidad dinámica es entonces distinto según el caso (véase Heymann y Leijonhufvud.

los grandes vaivenes del crédito. como los del desarrollo económico. bajas de precios nominales pueden agravar una perturbación (en lugar de corregirla. según la sugerencia usual). y las fluctuaciones del crédito pueden inducir o amplificar fuertemente a los movimientos del nivel de actividad (el tradicional argumento de la “deflación de deudas” de Irving Fisher. Por lo tanto. y donde interactúan individuos. o Leijonhufvud (1968). Algo similar se aplicaría en situaciones donde hay síntomas de que los sistemas cuya dinámica se busca proyectar están experimentando cambios estructurales importantes. Es decir que las expectativas de largo plazo (al modo de Keynes. serían instancias donde las dinámicas de creencias y expectativas y las fallas de coordinación entre comportamientos tendrían un 51 El caso de la proposición de deflación de deudas. 1936) y los quiebres de patrones previos de comportamiento potenciarían la influencia de los efectos de aprendizaje. esto se correspondería con situaciones de devaluación real. después de un largo tiempo en que estuvo fuera del centro de atención. y la posibilidad de errores y conductas inconsistentes entre sí. salvando excepciones como las de Minky (1975). 1997a. que van creando situaciones “novedosas” los unos para los otros. grupos y economías nacionales. . la sostenibilidad de deudas depende de la correspondencia a lo largo del tiempo entre ingresos previstos y realizados. retomado en particular por Bernanke y Gertler. en una economía con contratos dolarizados. tecnológica y social. en cambio. suponer sin más que ha habido un aprendizaje completo de procesos “irreversibles”. Expectativas racionales serían entonces una característica aproximada de instancias “rutinarias”. 1933.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 147 procesos de interés. y los momentos de “ruptura” o crisis macroeconómica. por el cual en circunstancias recesivas. 200651). ilustra una instancia interesante en que un argumento vuelve a tener una presencia visible en la literatura. que de algún modo están asociadas a interacciones entre tendencias macroeconómicas (o percepciones acerca de ellas) y ciclos de la actividad real. por su impacto sobre las condiciones en que las firmas pueden acceder (o no) al financiamiento de inversión y de producción. en los cuales son cruciales los elementos de innovación. la posibilidad de deflación de deudas emerge cuando los precios declinan respecto del denominador de activos financieros. véase también Mendoza. 1986. Parece difícil. y Kiyotaki y Moore. A su vez. De cualquier modo.

sobre los que se basan los comentarios siguientes).52En todo caso. Camerer y Lowenstein. parecerían El término “racionalidad limitada” para describir comportamientos y expectativas que no han alcanzado una plena adaptación al entorno no resulta particularmente justo y preciso. por ejemplo. en experimentos de laboratorio) de que existen “anomalías” sistemáticas en los criterios de decisión de los agentes respecto del modelo tradicional de maximización de la utilidad esperada con probabilidades actualizadas por procedimientos bayesianos (véase. 1998. y considerar las posibilidades y restricciones para establecer analogías con otros casos o períodos para los cuales se cuenta con observaciones potencialmente informativas. 2006). Los efectos identificados son de diverso tipo. lo relevante es cómo se definen efectivamente las conductas en la práctica. Para los agentes económicos. Mullainathan y Thaler. Heymann. 1955). a los efectos de la representación positiva de cómo se comportan los sistemas económicos. 1979. los clásicos trabajos de Allais. puede haber conductas muy bien adaptadas que no derivan de cálculos o procedimientos racionales. 2000. 2002. 52 . 1953. 1982). la “economía del comportamiento” ha mostrado un apreciable desarrollo en los últimos años (el trabajo en ese campo ha sido reseñado en Akerlof. por otra parte. En la evaluación de probabilidades. una actuación racional implicaría probablemente explorar la relevancia de posibles modelos de interpretación alternativos. En condiciones más o menos estacionarias. El punto de partida de esa línea de investigación ha sido la evidencia (recurrente. sino de algún tipo de proceso evolutivo de selección. y el reconocimiento de esas limitaciones. Al mismo tiempo. Aunque no ha llegado a establecer esquemas canónicos incorporados a la macroeconomía. al abordar esos casos se plantea una tensión entre la búsqueda de modelos e interpretaciones precisos y claramente formulados. las limitaciones al conocimiento. y el reconocimiento de que ahí tanto los mecanismos de funcionamiento de la economía como los esquemas de previsión de los agentes están en flujo. Desde el punto de vista del análisis. 2002. en particular. los momentos donde los sistemas experimentan cambios de configuración importantes o muy rápidos son también aquellos que ponen a prueba la capacidad para formar expectativas. Kahneman y Tversky.148 Progresos en Macroeconomía papel especialmente central (Heymann y Sanguinetti. son totalmente compatibles con la racionalidad en la búsqueda de identificar propiedades del entorno y determinar los comportamientos consecuentes (Simon.

es igual a la tasa de descuento entre esos dos períodos vista desde j hacia j+1 (o sea β). Eso hace. por ejemplo que. Este incentivo a variar su conducta respecto de la decisión original aparecería si en t= 0 el agente decide en base a un factor de descuento mayor (una “tasa de impaciencia” menor) para el intervalo j. en varios contextos. j+1 que el factor de descuento que percibirá en j para el futuro inmediato. 53 La razón es que el factor de descuento de las utilidades entre j y j +1 definida en t = 0 (que. parecería que los comportamientos se corresponden con descuentos más fuertes (mayor preferencia por el presente) en el horizonte inmediato. Las decisiones entre alternativas tenderían a estar afectadas por “efectos de encuadre” (framing) según cómo las alternativas se presentan al agente (lo cual puede inducir “reversiones de preferencias”). La hipótesis usual de que las preferencias intertemporales descuentan exponencialmente las utilidades de consumos más alejados del presente (como en la ecuación (1. con “aversión a la pérdida” (la utilidad marginal asignada a mejoras respecto del estado inicial sería menor que aquella asociada con desmejoras). Laibson (1997). con sacrificio del consumo planeado para j+1. Véase Phelps y t =1 Pollak (1968). 52 Para representar esos comportamientos se han sugerido esquemas donde las utilidades futuras son multiplicadas por un factor del tipo 1/1+ κt. el individuo no tenga incentivos para modificar su comportamiento planeado en t= 0 “adelantando consumo”. la secuencia de arribo de información (un peso excesivo de datos recientes. En todo caso. sobre-interpretación de observaciones basadas en muestras pequeñas. De hecho. el agente volvería a elegir la misma acción para realizar llegado el momento53. como puede verse de esa ecuación). Si esa hipótesis no vale. y tendencia a prestar excesiva atención a información confirmatoria de hipótesis. o en que las preferencias intertemporales se describen como: U = u (c0 ) + δ ∑ β t u (ct ) . Además. y por referencias a la situación de partida. los individuos muestran “aversión a la ambigüedad”. en la notación de (1. δ < 1. puesto en el momento j.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 149 existir sesgos asociados con la facilidad relativa para evocar eventos. .1) está dada por β j+1/β j. con β . porque el agente programaría para sí mismo conductas futuras distintas de las que elegirá luego. por ejemplo). y menor impaciencia sobre períodos sucesivos más lejanos en el tiempo54. o sea a evitar apuestas cuando las probabilidades de eventos no están definidas certeramente.1)) implica una propiedad de consistencia: si el individuo planea en t= 0 ejecutar una determinada acción en el instante t = j. habría una “inconsistencia temporal” (Strotz. 1955).

Ritter. y fuertes respuestas frente a novedades relativamente pequeñas (“gotas que rebalsan el vaso”). por ejemplo. formar carteras repartiendo recursos en partes iguales entre colocaciones alternativas. En el análisis del consumo y el ahorro. y con conductas dirigidas a “comprometer” acciones futuras para facilitar la implementación en su momento de decisiones presentes. recesión. El efecto de aversión a las pérdidas. Repetto y Tobacman. 1995). 2003.150 Progresos en Macroeconomía ese tipo de efecto está asociado con la existencia de problemas de autocontrol. lo cual puede racionalizar la ausencia de reacción ante noticias (que no implican “cambios de escenario”). la respuesta del consumo no sería la misma. Benartzi y Thaler. 2003) se han señalado efectos como el uso de heurísticas. Laibson. 1992. Barberis y Thaler. 2002). que ciertas expectativas se forman definiendo escenarios o categorías (por caso: la futura evolución de la economía se clasifica entre instancias de crecimiento. También se ha discutido la influencia de efectos de inconsistencia temporal en la acumulación de activos sobre el ciclo de vida (Shefrin y Thaler. En el campo de las “finanzas y comportamiento” (behavioral finance. véase Mehra y Prescott. 1998). Se ha sugerido. 2000. se ha prestado (nuevamente) atención a efectos de tipo psicológico y sociológico para interpretar fenómenos del mercado de trabajo. por ejemplo. unida a miopía por parte de los agentes. véase Schiller. se ha utilizado para interpretar los grandes diferenciales de rendimientos de acciones y bonos (el equity premium puzzle. Las particularidades de comportamiento han sido utilizadas para estudiar fenómenos de interés macroeconómico. o crisis). por ejemplo (Mullainathan. El argumento puede tener aplicación para el estudio de situaciones donde se configuran súbitas modificaciones de conducta o “corridas”. se han utilizado argumentos de “contabilidad mental” según los cuales los individuos clasifican ingresos y riqueza en distintas categorías que dan lugar a decisiones diferenciadas (restricciones de liquidez aparte. que puede llevar a insuficiente diversificación de activos y a un excesivo volumen de compraventa de obligaciones. como . 2003. Por otro lado. frente a una revaluación del valor de la vivienda que ante la percepción de un premio de lotería). y la existencia de “confianza exagerada”.

2000. Por otro lado. 2000). Akerlof y Yelen.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 151 inflexibilidades descendentes de salarios (Akerlof. a través de las repercusiones del tamaño del sistema sobre la división del trabajo y sobre el potencial produc- Se ha propuesto representar a las decisiones bajo riesgo maximizando una función donde las utilidades en eventos individuales se ponderan. 1990. y convexa para pérdidas. Esta supone que una decisión se basa en una situación de referencia (como el statu quo). tanto la teoría como la macroeconomía aplicada buscan representar. parece claro que interesa tener en cuenta particularidades de comportamiento con sustento empírico. donde π es una función y pi la probabilidad del estado i (véase. y la pendiente en el origen es mayor para pérdidas que para ganancias (lo cual implica aversión a las pérdidas). 2005). Kahneman y Tversky (1979) formularon la prospect theory. y que la utilidad es cóncava para ganancias a partir de ese punto. la acción de individuos como ella ocurre: preferencias metodológicas aparte. por ejemplo. y se ha argumentado que la evidencia psicológica no significa mucho para el análisis económico. dado que no es del caso buscar descripciones detalladas de los mecanismos de decisión (Gul y Pesendorfer. Baker y Witte. Quigg. Sin embargo. sino con pesos que son transformaciones no lineales de las probabilidades: V = π ( pi )u ( xi ) . y contemplar avances en otras disciplinas que puedan ilustrar sobre patrones de conducta de carácter sistemático y fundamentado. 1994. 53 ∑ . de decisión concreta por parte de los agentes. Bewley. 1992). ciertamente de manera aproximada y estilizada. b) Modelos de múltiples agentes interactuantes Desde el origen de la economía como disciplina aparece destacada la importancia de los “efectos de escala”. Machina. Starmer. Lattimore. 1999). 1982. 1982. no proporcionalmente a las probabilidades respectivas. ésta no ha cuajado (¿aún?) en un modelo general: sigue en curso la “caza de una teoría descriptiva de la decisión bajo riesgo” (Starmer. Si bien existen formalizaciones de aspectos del análisis de la economía del comportamiento55. existe discusión sobre la relevancia de “anomalías” en contextos “no experimentales”.

En esta misma dirección. Un tema recurrente en las ciencias naturales es que. ni la biología química aplicada”. dependiendo de cómo sea específicamente la estructura del balance de los agentes y las identidades de sus deudores y acreedores (Minsky. 1991). 56 Algunos fenómenos macroeconómicos están asociados directamente con la multiplicidad de los agentes que conforman el sistema. 56 . según las cuales las propiedades de los fenómenos. Mayr (2004) argumentó que la biología evolutiva no sería reducible de una manera clara a la físico-química (vía. independientemente de la validez de las hipótesis reduccionistas. por ejemplo. 1972). no se infiere que la representación de esos fenómenos se obtenga por una aplicación directa e inmediata de esas leyes. por ejemplo. con la alta dimensionalidad del espacio de mercancías. y con propiedades de las interacciones entre agentes en la producción y el intercambio de mercancías. Kiyotaki y Moore. de un dado conjunto de leyes fundamentales. 1973). la biología molecular a las leyes de la química. En cada instancia se necesitan enteramente nuevos leyes y conceptos… La psicología no es biología aplicada. 1975. derivarían. Las deficiencias de demanda efectiva se pueden ver como estados donde están afectados los mecanismos de circulación monetaria. En el análisis de las contracciones financieras. pero “esa jerarquía no implica que la ciencia [de los fenómenos] X sea ‘solamente la [teoría de] Y aplicada’. especialmente cuando se estudian sistemas compuestos por muchos elementos en interacción. Como sea que se busque representar a los patrones de circulación y demanda de dinero. la química a las leyes de los sistemas físicos de muchos cuerpos. More is different (Anderson.152 Progresos en Macroeconomía tivo: ”más es diferente”. uno de los problemas que surge es la representación de las rupturas de cadenas de crédito. Anderson argumenta que la física del estado sólido obedece a las leyes que gobiernan a las partículas elementales. como consecuencia de la naturaleza de los fenómenos y de los sistemas en consideración. y que sus leyes tendrían un carácter aproximado e “histórico”. la genética básica). Así. la biología celular a la biología molecular. Aiyagari y Wallace. cualquiera sea su tipo. en última instancia. los modelos de Kiyotaki y Wright. 1989. y de las potenciales “cascadas” de incumplimientos. 1997b. de modo que muchos agentes enfrentan restricciones de liquidez (Leijonhufvud. la existencia de un medio general de cambio supone que un numeroso conjunto de agentes que ofrecen y demandan una variedad de bienes se encuentran de manera descentralizada (véanse.

La hipótesis implícita en los modelos económicos usuales es que los rasgos de funcionamiento bajo estudio derivan más o menos directamente de conductas individuales. lo que implica que existe la eventualidad de “grandes avalanchas”.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 153 Lagunoff y Schreft. al arrojar nuevos granos sobre la pila se conforman “avalanchas” cuya intensidad (medida a través de la cantidad de granos que se ven desplazados hacia abajo) puede ser de distintas magnitudes. y representa a un sistema “críticamente auto-organizado”. 199257). según la “micro. Chen.configuración” de la pirámide (la pendiente en los puntos alcanzados por un grano en caída). Scheinkman y Woodford. por no ser minoría. a través de simulaciones. eso no es necesariamente así. 1999. En un clásico ejercicio. la “auto-organización” se refiere a que la ubicación en un estado crítico resulta de las propiedades del sistema. que responde a la imagen de una pila de arena: si se van agregando granos de arena. aunque los agentes operen mecánicamente. también 1997). El carácter “crítico” del sistema se asocia con la declinación lenta (no exponencial) de la probabilidad de eventos de alta intensidad. 57 Este último es un trabajo hecho en colaboración entre economistas y físicos. Véase Gode y Sunder (1993. Por ejemplo. ii) un pedido es admisible si el precio mejora un pedido previamente colocado (y lo mismo con las ofertas). con una distribución del tamaño de avalanchas que sigue una ley de potencias. al efectuar cambios de locación siempre y cuando están “disconformes”y tienen oportunidad de ocupar un nuevo lugar. En los sistemas de grandes conjuntos de componentes. se ha visto que el aprovechamiento de oportunidades de intercambio puede establecerse como consecuencia de las reglas que restringen las acciones. Bak. que estudian un escenario de tipo remate donde los agentes se limitan a colocar pedidos de un bien a precios por debajo de su valor de demanda y a realizar ofertas a precios superiores a su valor de tenencia. el comportamiento de los agregados “macroscópicos” depende de las propiedades de sus elementos. con “cero inteligencia”58. se conforma una pirámide con la propiedad que. como: i) las ofertas y demandas son voluntarias. que no tienen que ser intensas. determinadas como si resultaran de procesos sofisticados de decisión. que se configura de esa manera sin que sea necesario que los parámetros estén calibrados en valores particulares. que vecindarios segregados por características de los agentes pueden surgir por efecto de preferencias. y de un comportamiento mecánico de los agentes. Sin embargo. siguiendo reglas simples que organizan el mercado. 58 . Schelling (1969) mostró. Esos autores concluyen que “reglas simples y observables que definen los mercados pueden ser responsables de la alta eficiencia asignativa… Los comportamientos y motivaciones inobservables aparentemente tienen efecto limitado”. y de sus interacciones. y una vez hechas deben ser ejecutadas si encuentran contrapartida.

El problema de coordinación se juega aquí en un espacio de muchas dimensiones. 2004). La evolución resultante define una dinámica de “co-adaptación” de las estrategias de los diferentes agentes. .configuraciones ante shocks aleatorios. y el problema de decisión aparece como extremadamente complicado si los individuos intentaran determinar conductas a través de un razonamiento recursivo en base a expectativas sobre las acciones de los demás basadas en conjeturas de orden superior sobre las previsiones de los otros agentes. por otro lado. hay un conjunto de agentes. En el caso del modelo específico. se verifica. si N es grande. Perazzo y Schuschny. con patrones de concurrencia y niveles de utilidad muy distintos para distintos agentes. En una situación así. Resulta difícil ver de qué modo se podrían establecer de entrada expectativas racionales. de decisión y aprendizaje a partir de errores. hay una gran variedad de potenciales equilibrios de Nash en cada período (las combinaciones de N tomados de a k). cada uno de los cuales recibe utilidad en un determinado período si es que forma parte de un subconjunto cuyo tamaño máximo es k < N (la imagen es la de individuos que tienen interés en reunirse en un local. esto ocurre a partir de un proceso 59 Esos estados pueden ser altamente asimétricos. cuya capacidad está acotada). la forma de convergencia y la robustez de los estados cercanos al equilibrio pueden estar influidas por la introducción de efectos de imitación en que los individuos con estrategias poco exitosas copian acciones de vecinos (Heymann. Aquí.154 Progresos en Macroeconomía Otro ejemplo saliente de modelos esquemáticos de este tipo. es el de Arthur (1994). y variables por efecto de re. en número N. a través de simulaciones. que mediante comportamientos de aprendizaje el sistema es capaz de converger a estados donde el “grado de concurrencia” se acerca al máximo aceptable59. en que se buscan ordenamientos macroscópicos a través del “acoplamiento” de conductas relativamente simples. se supondría que los individuos recurren a procedimientos simplificados. la pregunta es si y cómo el sistema se organiza aproximadamente en una secuencia de equilibrios de este tipo. pero experimentan incomodidad si están en un conjunto con un número mayor de integrantes. En este caso. heurísticos. o sea a conductas de carácter adaptativo.

en un estado socialmente indeseable. la observación de que. individual y colectivo frente a eventuales perturbaciones. como consecuencia de interacciones en que los insectos comunican a los demás a través de sus movimientos adónde han buscado alimento y con qué resultado. por caso. Aquí. En todo caso.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 155 colectivo. . como conjunto. Se dice. estas situaciones son simétricas respecto de aquéllas dadas por los equilibrios subóptimos de previsión perfecta que se comentó en una sección anterior. el que en determinadas circunstancias se aprecien conductas adaptadas al entorno. individuos perfectamente optimizadores se instalan. si es que en ciertas circunstancias la 60 En el mundo natural surgen múltiples ejemplos de ese tipo. De alguna forma. No habría razones para presumir a priori que ese comportamiento deriva de conductas individuales que se corresponden con la descripción agregada y. donde las acciones se van adaptando unas a las otras sin que en el tanteo deban cumplirse condiciones fuertes sobre la capacidad de previsión de los agentes o sobre sus mecanismos de decisión. no habría razones para concentrar la exploración de los “fundamentos microeconómicos” en la búsqueda de modelos de equilibrio general con pocos agentes que puedan dar cuenta aproximada de las variaciones de series macroeconómicas. que poblaciones de abejas distribuyen sus visitas a distintas áreas plantadas de manera de igualar las productividades marginales del alimento obtenido en cada una. y en que se inducen respuestas simples a las señales generadas de ese modo. agentes que no aplican necesariamente una gran sofisticación cognitiva alcanzan a coordinarse en un estado con propiedades paretianas. Allí. Desde este punto de vista. al mismo tiempo. Esta posibilidad abre una pregunta acerca de los “microfundamentos” de representaciones de sistemas cuyo comportamiento macroscópico parece ordenado. por ejemplo. Por otro lado. y que el sistema admita una representación asimilable a un equilibrio no prejuzgaría acerca del comportamiento. las acciones de los agentes tomados de a uno reflejan limitaciones o sesgos cognitivos no necesariamente implicaría conclusiones fuertes sobre fallas en el funcionamiento del conjunto. Es decir que la conducta optimizadora individual no sería necesaria (ni suficiente) para alguna especie de organización u óptimo colectivo58 .

61 . La descripción de cómo co-evolucionan acciones y estrategias está condicionada a los valores de un gran conjunto de parámetros. El análisis de la sensibilidad de las conclusiones a cambios paramétricos dentro de intervalos “razonables” es un tema abierto en el campo de estos modelos. desde modelos que buscan describir comportamientos en el ámbito circunscripto de un dilema de prisionero en que los agentes juegan con otros “localmente cercanos” (Zimmermann y Eguiluz. que los procesan (por ejemplo. Las aplicaciones van. eventualmente. Estos criterios incorporan información del entorno (incluyendo en particular a aquélla que generan otros agentes) según los mecanismos de captación de datos que se presuman para los individuos. Esta es una característica propia de modelos (y de sistemas) con numerosos agentes y/o bienes y. 1998) a intentos de simular “sociedades artificiales” e interpretar con detalle y cualitativamente Véase por ejemplo Tesfatsion (2002). por ejemplo. Epstein.edu/tesfatsi. y transforman esa información en planes individuales. para diversos ensayos de “ciencia social generativa”). al mismo tiempo. a través de simulaciones) de agentes computacionales cuyo comportamiento se describe a través de ciertos criterios de conducta61.156 Progresos en Macroeconomía evolución macroeconómica hace posible una descripción así. Epstein. por ejemplo. Las consecuentes decisiones interactúan según reglas y procedimientos especificados en el modelo. a través de esquemas de aprendizaje o adaptación) para generar nuevas decisiones y. la cuestión estaría en estudiar qué conductas y modalidades de interacción permiten que ello ocurra. y cuáles son los alcances y límites de esa descripción.iastate. 2005. y el material contenido en www. eso produce resultados (“utilidades”) e información para los agentes. Los esquemas de agentes múltiples se han empleado en diferentes ámbitos analíticos (véase. para una introducción a los modelos ACE: Agent-based Computacional Economics. implica restricciones a la interpretación de los resultados. 2006. modificar los criterios que las determinan. Los modelos de múltiples agentes buscan identificar propiedades macroscópicas (o “emergentes”) de sistemas a partir de la representación (en general.

en la medida que ocurre. 1999). Schuschny y Perazzo.La disposición a mantener inventarios y la fijación de precios por parte de estos agentes son aquí aspectos centrales de la organización del intercambio (por contraste con la imagen de los precios predeterminados como fricciones o “fallas de mercado”). Gumerman. El modelo de Clower y Howitt (2000). Epstein. son agentes que se ubican en una determinada localización. g1k. Swedlund. percepciones y cálculos individuales (véase. Gumerman. por ejemplo. demográfica y económica de una población cuya historia es conocida a partir de registros ambientales y arqueológicos62. y ofrecen entregar o recibir dos mercancías a precios preanunciados63. Axtell. Una de las líneas de investigación ha sido tratar de representar interacciones de mercado sin la mediación de un “subastador”. p0k. donde los agentes intercambian descentralizadamente y donde la coordinación. En la notación del trabajo de referencia. indicados por g0k. Mantener un comercio en operación implica un costo fijo. 2000. y por el surgimiento de un medio general de cambio. es decir. Hammond. un comercio denotado por k determina los bienes en los que opera. Clower y Howitt. el negocio se cierra (probabilísticamente) cuando no puede cubrir esos costos. Parker y Parker (2002). de pueblos (los Anasazi) que habitaban valles del sudoeste de los EEUU. p1k. que es la fuente de utilidad para el negocio. busca representar un sistema donde. sobre un período del orden de un milenio. a las cantidades del bien g0k (g1k) que el negocio entregará a cambio de cada unidad de g1k (g0k) que le sea llevado. Hamburger. La gran cantidad de autores refleja aportes provenientes de varias ciencias y disciplinas. que refieren. En la medida en que p 0k. a través de decisiones formuladas mediante reglas adaptativas simples surge una organización de mercado dada por la aparición de “especialistas” del intercambio. respectivamente. Dean. emerge a través del conjunto de acciones resultantes de motivaciones.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 157 la trayectoria ecológica. y un par de precios. Epstein. equivalentes a “negocios” que compra-venden un par de bienes. Parker y McCarroll (2000). Dean. Los especialistas. Chakravarty. por caso. Axtell. que intermedian en las transacciones. también Heymann. p 1k < 1 existe un margen entre el precio de venta y de compra (para ambos bienes). Los dos últimos trabajos son parte de un estudio sobre la evolución de la población y la actividad económica. la entrada tiene 62 Véase Epstein y Axtell (1996). Swedlund. 63 .

La decisión de dónde y cómo comprar y vender ocurre como consecuencia de una búsqueda de oportunidades de intercambio sobre una muestra de negocios (para aquellos agentes que no están “instalados” como comercios). y vendiendo c contra j. las mercancías con bajo costo de operación tienen mayor probabilidad de surgir como medio de cambio. Eso se verifica en simulaciones del modelo. Eso favorece a los comercios ij para los cuales uno de los dos bienes (sea j) es muy usado en el intercambio (en el sentido que existe gran cantidad de comercios sj). El modelo supone que los negocios forman precios adaptativamente. y un “estudio de mercado” entre transactores indica que puede ser rentable. la información sobre esas curvas no es accesible de manera evidente. Esa búsqueda por parte de los productores-consumidores implícitamente induce en cada momento curvas de demanda para los comercios. Si los costos fijos de operar un negocio dependen de los bienes que se intercambian. pueden realizar intercambios directos (en un negocio ij) o indirectamente. sin embargo. por la existencia de efectos de complementariedad estratégica. Los productores. Puede entonces haber un efecto de avalancha que favorece la generalización de uno de los bienes (m) como “intermediario” en el conjunto de intercambios (de modo que se observe que los negocios son todos del tipo sm.consumidores reciben asignaciones de un bien (genéricamente indicado por i) y consumen otro bien (j). en función de los flujos de compra y venta que realizan. pero la historia del sistema (dada en parte por eventos aleatorios y por la particular secuencia de acciones que se registre) también tiene influencia sobre el resultado. En todo caso. la supervivencia para un negocio depende de que consiga atraer una suficiente cantidad de clientes.158 Progresos en Macroeconomía lugar si se genera (al azar) una “idea” para la instalación en una localidad. Se pueden considerar propiedades “macroeconómicas” resultantes del esquema a partir de la simulación del efecto de perturbacio- . y m se constituye como “medio general de cambio”). el modelo genera una red de intercambios y una organización de mercados. vendiendo i contra un bien “intermediario” c. Dada la existencia de costos fijos.

por ejemplo. El problema está en re-configurar las relaciones entre compradores y vendedores. existe discusión y experimentación en curso. pero la existencia de nuevos clientes potenciales (que son aquellos perdidos por los que venden j) no se manifiesta de manera concreta. que preservaría las características agregadas del equilibrio. Leijonhufvud. Si hay quiebras (salidas) de algunos comercios. y cuya operación se refleja en los comportamientos agregados. lo cual traslada el impacto a otros comercios. el impacto puede acentuarse. y un número igual de gentes hace la transición de j a i). El modelo produce entonces un efecto del tipo del multiplicador.fundamentos para estudiar concretamente los mecanismos que facilitan o restringen la coordinación de actividades individuales. porque los agentes que solían vender en esos negocios no pueden realizar las transacciones. Esa asimetría restringe la coordinación. 2006. porque ante la baja de ventas los comercios reducen sus precios. 2006.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 159 nes. y eso les impide efectuar sus compras. 2006) consistiría. que puede llevar en algún momento al desarrollo de “plataformas” sobre las cuales se pueda basar una exploración de temas macroeconómicos sobre modelos que provean micro. El shock implica una ruptura de relaciones de intercambio antes establecidas. En lo inmediato. La elaboración de modelos de múltiples agentes con propósitos de análisis macroeconómico es un campo con actividad (véase. Por otro lado. pero de desarrollo incipiente. pero esto es materia de ensayo y error. hasta que finalmente se va “descubriendo” otra vez un conjunto de precios y relaciones de intercambio que acerca al sistema al equilibrio. una cantidad de individuos que consumían i pasan a consumir j. La validación de los modelos y la determinación de la robustez de sus resultados son cuestiones no triviales. en cambiar repentinamente la estructura de la demanda (en una ilustración de un caso simétrico. La representación de comportamientos y formas de interacción tiene muchas alternativas posibles. De todos modos. Un ejercicio (Howitt. que propaga y amplifica la perturbación. 2006. . por ejemplo. un vendedor de i recibe directamente la información de que “perdió clientes”. 2006). Tesfatsion. Aoki y Yoshikawa. Axtell. aparecen efectos secundarios.

conducir a aplicaciones prácticas. esas tensiones reflejan rasgos del campo de investigación. mejor que en el pasado. En alguna medida. y se generarán instrumentos intelectualmente satisfactorios que permitan. como aproximación de “forma semi. Comentarios finales La evolución del análisis macroeconómico ha motivado lecturas distintas. hay visiones que perciben continuidad y avance persistente. entre otros argumentos. Por un lado. intermedia entre su especificación estructural y la forma reducida de impulso exógenorespuesta De variables endógenas) a una descripción análoga a la que resulta de modelos usuales. 1997) basada en la incorporación de fricciones en modelos que utilizan y desarrollan métodos y técnicas de los esquemas de equilibrio general. de pre- . Al mismo tiempo. y diverso. un conjunto amplio. de modelos macroeconómicos potencialmente útiles admita. Por ejemplo.reducida” (es decir. la historia de la macroeconomía muestra una evolución en que proposiciones consideradas generalmente como fuera de controversia en algún momento (por ejemplo. de los valores observados y esperados del ingreso agregado y de la tasa de interés real.160 Progresos en Macroeconomía 5. sobre la relevancia o no del equilibrio general como herramienta de representación macroeconómica. y en que consensos analíticos o de política económica aparentemente firmes se diluyen o “entran en crisis”. 2006) que se le formulan a la macroeconomía. Más allá de las discusiones acerca de la ponderación que correspondería a ambos elementos de esa síntesis (el equilibrio general y las “imperfecciones de mercado”). o sobre la importancia relativa de impulsos monetarios y “reales” de distinto tipo en el ciclo económico) se tratan como anómalas o sin validez tiempo después. de una manera u otra. con una ecuación para el nivel general de precios dependiendo de la secuencia pasada y de expectativas de inflación. la expectativa es que de esta forma se conjugarán las demandas “científicas y de ingeniería” (Mankiw. esa descripción podría incluir a una expresión de la demanda agregada de bienes como función. Por un lado parece probable que. y avizoran una “nueva síntesis” (Goodfriend y King.

y del nivel de actividad. sobre efectos psicológicos“. la investigación acerca del mercado de bienes. en Mankiw. para agregarse a la numerosa producción de investigaciones que muestra la literatura. los esquemas de equilibrio general y los análisis de fricciones han generado argumentos relevantes sobre fenómenos de interés macroeconómico. que lleva a la necesidad de que los analistas empleen argumentos heurísticos para recortar el problema y elegir alguna especificación manejable. Pero.LMecuación de precios esté vinculada con su persistencia en las utilizaciones pedagógicas y prácticas (notada. Al mismo tiempo. En conjunto. la investigación acerca de los mercados financieros. Sin embargo. . La estrategia de “agregar fricciones” incrementalmente presupone que el avance de la tecnología analítica permitirá generalizaciones paulatinas. la investigación acerca del mercado de crédito se enfoca sobre información asimétrica. y con la tasa de interés influida por acciones de política económica. Esta extensión y variedad del conjunto de explicaciones potenciales en el ámbito “controlado” de un conjunto particular de modelos.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 161 cios de insumos. la variedad de efectos potencialmente pertinentes limita la búsqueda por modelos simples capaces de precisión y generalidad para representar hechos como las fluctuaciones de la actividad64. dentro del propio marco analítico. eso no impide diferencias apreciables en la especificación precisa de los modelos subyacentes. en sus resultados y en su interpretación. sobre rendimientos crecientes. Es posible que esa característica de “amplio espectro” de construcciones asimilables a variantes de IS. manteniendo el esquema básico de equilibrio intertemporal. remite a los problemas de decisión de los agentes que se desenvuelven concretamente en la economía. por ejemplo. pero solo ligeramente: la investigación acerca del mercado de trabajo se concentra en descentralización y negociación. tal vez. El desarrollo de instrumentos y de capacidades de procesamiento seguramente permitirá la elaboración de modelos crecientemente detallados y sofisticados. Caricaturizando. ese desarrollo mismo contribuya a poner de relieve las preguntas acerca de la co- 64 Véase por ejemplo Blanchard (2000): “Parte de la razón por la cual la investigación contemporánea a menudo puede generar confusión proviene de la diversidad de imperfecciones invocadas al explicar este o aquel mercado. 2006).

del tipo que este sea. y también facilite imaginar e implementar esquemas donde. presentación y discusión de resultados. Parece difícil disociar a las crisis de shocks sobre los mecanismos de decisión de los agentes. expectativas racionales y mecanismos de coordinación de mercado del tipo del subastador. y su uso para ejercicios (como los de simular potenciales cambios de régimen de políticas) que se contraponen a la interpretación literal de los supuestos implican que no habría razones fuertes para asignar rigurosidad. generalidad y permanencia a las construcciones analíticas basadas en hipótesis de comportamientos optimizadores. quedan problemas que parecen derivar de un contraste entre las grandes perturbaciones macroeconómicas y las hipótesis básicas de esos modelos. que ponen en duda a los esquemas con que ellos organizaban sus percepciones. Las altas inflaciones y las crisis macroeconómicas que han experimentado economías “emergentes” plantean preguntas difíciles al análisis. en lugar de recurrir al andador del equilibrio general friccionado. restringe la validez de preceptos metodológicos que plantean como requisito necesario una representación unívocamente optimizadora de los comportamientos. Los consensos que se aprecian en la corriente principal del análisis macroeconómico parecen ser en buena medida referidos a métodos y supuestos de trabajo. se pueda estudiar sistemas con “microfundamentos” derivados de interacciones descentralizadas. Pero la complejidad de los fenómenos en estudio. que facilita la generación.162 Progresos en Macroeconomía rrespondencia entre las soluciones que genera el analista para sus modelos y los procesos de decisión de los agentes en la práctica. y se constituyen en acontecimientos “memora- . Los argumentos para la elaboración y uso de esos modelos provendrían más bien de su aplicabilidad práctica y aproximada en contextos específicos. y del propio campo de investigación. Resulta natural que se hayan buscado intensamente formas de incorporar a esos fenómenos dentro de los esquemas usuales. Sin embargo. y de su difusión misma como instrumento de trabajo en el campo. y como supuesto básico que los individuos actúan como si contaran con un conocimiento pleno de las propiedades estadísticas del entorno. La propia evolución de los modelos.

su análisis parecería demandar atención sobre los procedimientos concretos de formación de planes y expectativas individuales. Agentes y analistas enfrentan decisiones sobre los “usos del pasado” (Leijonhufvud.. 2003). En todo caso. La economía ha sido una disciplina “exportadora” de conceptos. y que no parecen abordables recurriendo a preceptos metodológicos pre. y sobre las interacciones descentralizadas entre numerosos agentes. que generan aprendizajes y cambios en opiniones e interpretaciones. y a delinear rangos de validez de modelos simplificados. 1984. en un contexto que saben distinto que en el pasado. 2006b). méto- . Al margen de las dificultades para describir formalmente esos fenómenos con elementos no repetitivos en el tiempo y rupturas y recomposiciones de redes de relaciones en sistemas con una intrincada división del trabajo. Vaz. crisis financieras e hiperinflaciones perturban mecanismos básicos de coordinación de planes y actividades. especialmente en países emergentes.definidos. modifican irreversiblemente rasgos del funcionamiento de las economías. La frustración de expectativas sobre ingresos y riqueza aparece como una posible interpretación directa de rupturas contractuales características de crisis como las que experimentaron varias economías de la región en décadas recientes (Heymann.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 163 bles”. es común aludir a cambios tecnológicos y a reconfiguraciones del comercio internacional. Por otro lado. porque dificultan la realización de intercambios y de acciones de arbitraje entre localidades y momentos del tiempo. y sus limitaciones. o sea sobre cómo utilizar experiencias previas para anticipar la evolución futura. Al considerar procesos de crecimiento. en principio. 1999. Estos son hechos o acciones que. Galiani et al. mientras que en discusiones de política económica son frecuentes las referencias a reformas de distinta clase. y las condiciones de generación de ingresos y riqueza. Avances en esa dirección probablemente permitirían entender mejor la especificación y operación de los mecanismos de coordinación de actividades. estos episodios abren preguntas sobre la representación de expectativas y conductas en procesos “históricos” (donde presumiblemente los contextos de decisión varían con el tiempo de manera significativa).

October. El estudio de sistemas complejos. 543. Por otra parte. November. Sigue siendo un problema arduo definir cómo representar sistemas de muchos elementos con comportamientos vinculados entre sí y donde cada uno actúa con criterios de decisión dirigidos hacia objetivos a través de procedimientos sofisticados. ha habido movimientos significativos en áreas de investigación relevantes. particularmente hacia otras ciencias sociales (aunque también hacia destinos menos tradicionales como la biología. De cualquier modo.y N. y para abstenerse de complacencias sobre el conocimiento alcanzado sobre sistemas que son de alta complejidad. En todo caso. . en que cooperan físicos. Akerlof. no parece probable.69. los cambios en la dirección y resultados de la investigación resultan difícilmente predecibles. Las ciencias cognitivas han explorado los mecanismos de formulación de planes y decisiones individuales. 58(5). los fenómenos macroeconómicos (y las demandas sociales por interpretación y acción que de ahí surgen) siguen manteniendo motivaciones visibles para investigar el campo. Entretanto.” Review of Economic Studies. el análisis macroeconómico probablemente seguirá siendo una materia en flujo. ni deseable. Robson y Kaplan. y un terreno de discusión y de búsqueda activa por nuevos instrumentos analíticos y prácticos. 4. biólogos y científicos sociales. 901-16. Referencias Aiyagari. véase. G. Quarterly Journal of Economics. S. (1982): “Labor Contracts as Partial Gift Exchange”. ha considerado las propiedades macroscópicas emergentes de conjuntos de numerosos elementos acoplados. 97. sobre todo en el proverbial largo plazo. y sus relaciones con características del funcionamiento cerebral y con procesos evolutivos biológicos y culturales. Wallace (1991): “Existence of Steady States with Positive Consumption in the Kiyotaki-Wright Model. por ejemplo. que la economía quede aislada de aquella evolución en áreas de trabajo afines. 2003).164 Progresos en Macroeconomía dos y resultados. Por su propia naturaleza.

Arthur. (1994): “Inductive Reasoning and Bounded Rationality. New York: Doubleday. Chen. (1972): “More is Different”.96. R. Gumerman. Akerlof. May. American Economic Review.255. F.46. 393.” NBER Working Papers 2327. P. 99(3): 7275. 236.79. J. January. 21. (1953): “Le Comportement de l´ Homme Rationnel devant le Risque: Critique des Postulats et Axiomes de l´ École Américaine”. R.83. 503. Yoshikawa (2006): Reconstructing Macroeconomics: A Perspective from Statistical Physics and Combinatorial Stochastic Processes. J. (2002): “Behavioral Macroeconomics and Macroeconomic Behavior”. 1990.” American Economic Review. Parker (2002): Proceedings of the National Academy of Sciences Colloquium. Econometrica. Quarterly Journal of Economics. 411. K. B. May. Bak. .Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 165 Akerlof. 84(2). Yellen (1990): “The Fair Wage. June. y J. Science. Chakravarty. M. M. 105(2). Asimov. 92. en Complete Stories. J.. G. J. P. Scheinkman y M. Allais. Azariadis. Gale (2000): “Bubbles and Crises”. A. G. G. y D.Effort Hypothesis and Unemployment”.33. Aoki.Hanmmond. Epstein. Cambridge: Cambridge University Press. Anderson. 3. 177. Swedlund. S.. I. y A. 104. Economic Journal.” NBER Working Papers 4241 Ball. Hamburger. C. Drazen (1990): “Threshold Externalities in Economic Development”. Axtell. Quarterly Journal of Economics. J. 501. 255. Woodford (1992): “Aggregate Fluctuations from Independent Sectoral Shocks: Self-Organized Criticality in a Model of Production and Inventory Dynamics. Allen.26. y H. L. y D. (1955): “Franchise”. 406-11. 110. Parker y M. Romer (1987): “Sticky Prices as Coordination Failure” as Coordination Failure. Dean.

N.95. March. (2006): “Restricted Perceptions Equilibrium and Learning in Macroeconomics”.166 Progresos en Macroeconomía Ball. Colander. W. 264. Federal Reserve Bank of Kansas City. 1095. Cambridge: Cambridge University Press. Gertler (1986): “Agency Costs.” Proceedings. November. en D. 83-203. A. Brock.).: Handbook of the Economics of Finance. 1. Quarterly Journal of Economics. ed. 13751409. Blinder. y R. April. Binmore. en G. 82. Journal of Economic Theory. Bernanke. Harris y R. (2000): What Do We Know that Fisher and Wicksell Did Not?”. W. y M.North Holland.Dec. Bewley. 73. Boston: Elsevier. Cambridge. M. 57(2). 110(1). Mass..92. en D. Blanchard. 4. April. 6.” Review of Economic Studies. Reis (2005): “Understanding the Greenspan Standard. . y S. Barro. Schultz. Collateral. K. Quarterly Journal of Economics. and Business Fluctuations. 11-96. Barberis. Thaler (1995): “Myopic Loss Aversion and the Equity Premium Puzzle”. August. Branch.: Harvard University Press. B. y P.: Post Walrasian Macroeconomics. y R. W. O.: Post Walrasian Macroeconomics. Evans (2006): “Intrinsic Heterogeneity in Expectations Formation”. y Thaler (2003): “A Survey of Behavioral Finance”. L.y D. Colander. Cambridge: Cambridge University Press. 127. S. Benartzi. Durlauf (2006a): “Social Interactions in Macroeconomics”. (Nov. Branch. R. Journal of Political Economy. (2005): Natural Justice: Oxford: Oxford University Press. Vol 115. ed. T (1999): Why Wages Don’t Fall During a Recession. (1974): “Are Government Bonds Net Wealth?”. Constantinides. Romer (1990): “Real Rigidities and the Non-neutrality of Money. eds.” NBER Working Papers 2015.1117.

Working Paper Caltech. Journal of Monetary Economics. Heymann y R.: op. Hommes (1997): “A Rational Route to Randomness”.: Encuentros entre la Economía y las Ciencias de la Naturaleza”. Durlauf (2006b): “Macroeconomics and Model Uncertainty”. 647-61. 12. J.” CEPR Discussion Papers 5772. Academia Nacional de Ciencias Económicas y Academia Nacional de Ciencias Exactas. Calvo. G. (1983): “Staggered Prices in an Utility. Brock.. J. ed. Chisari.: Studies in the Quantity Theory of Money. Físicas y Naturales de la Argentina. Gertler (1999): “The Art of Central Banking: A New Keynesian Perspective”.” Journal of Monetary Economics. G. C. Díaz-Giménez y J. (1956): “The Monetary Dynamics of Hyperinflation”. Lowenstein (2002): “Behavioral Economics: Past. Friedman. y C.98. September. June. Clarida. Time and Stability in Economics”. Buiter. 78(4).Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 167 Brock. 16611707. 193. Galí y M. Journal of Political Economy. (2006): “How Robust is the New Conventional Wisdom? The Surprising Fragility of the Theoretical Foundations of Inflation Targeting and Central Bank Independence. A. y G. 383. Camerer. Calvo. 93-130. (2005): “Speeds of Adjustment. en M. W. Perazzo. R. Cass. ed. O. Present and Future”. P. Shell (1982): “Do Sunspots Matter?”.227. en Colander. Castaneda. 42(1). D. y K. Rios-Rull (1998): “Exploring the Income Distribution Business Cycle Dynamics. y S. Econometrica.” American Economic Review. eds.Maximizing Framework”.. Chicago: Chicago University Press. 65. W. 5. cit. 91. 37. . Cagan. Journal of Economic Literature. W. (1988): “Servicing the Public Debt: The Role of Expectations. en D.

Based Modeling of Social and Primate Societies. John (1988): “Coordinating Coordination Failures in Keynesian Models”. 55. 441. London: Macmillan. Howitt (2000): “The Emergence of Economic Organization”. R. . Epstein. Gumerman. Kohler y G. en F. y P.48. Epstein. New York: Oxford University Press. 18(1). 2.94..: The Theory of Interest Rates.464. J. 9. Dean. Quarterly Journal of Economics. Epstein.168 Progresos en Macroeconomía Clower. Deposit Insurance. Dybvig (1983): “Bank Runs. 4. Princeton: Princeton University Press. en T. McCarroll ( (2000): “Understanding Anasazi Culture Change Through Agent. Colander. Computational Economics. 36. J. June. January. Axtell (1996): Growing Artificial Societies: Social Science from the Bottom Up. R. Journal of Economic Behavior and Organization.Nagel (1997): “On the Robustness of Behavior in Experimental ‘Beauty Contest’ Games. August. 91(3). P. y R . Gumerman. R. Epstein. J. 297. D. A. G. Brechling. A. Cooper. Duffy. Diamond. J. eds. (1998): “Zones of Cooperation in Demographic Prisoner´ s Dilemma”. Parker y S. Summer. 90. M.” Eastern Economic Journal. Complexity. and Liquidity. (1995): “Marshallian General Equilibrium Analysis. November 1684-1700. J. 67. (2001): “Learning to be Thoughtless: Social Norms and Individual Computation”.” Journal of Political Economy. (2006): Generative Social Science. J. Epstein. Washington: Brookings. Diamond. 281-93. y R. Stiglitz (1977): “Monopolistic Competition and Optimum Product Diversity”. 113. y R. Hahn y F. y P. American Economic Review.Revolution”. R. y A. Swedlund. (1982): “Aggregate Demand Management in Search Equilibrium”.Based Modeling”. Dixit.308. 41.: “The Keynesian Counter. Clower. Agent. 881. J. eds.” Economic Journal. D.24. 21(3). Journal of Political Economy. 107. Axtell.84. 401-19.: Dynamics in Human and Private Societies.

Goodfriend. 1. S. 193-238. Townsend (2003): “Evaluation of Financial Liberalization: a General Equilibrium Model with Constrained Occupation Choice. 119. Gode. y S. M. Gode. G. November. M. February. May. March. 78(2). January. M (1970): “A Theoretical Framework for Monetary Analysis. 112(2).” Policy Research Working Paper Series 3014. (1968): “The Role of Monetary Policy.283. Evans. NBER Macroeconomics Annual. 603-30. Galiani. Garber y C. y S. Honkapohja (2001): Learning and Expectations in Macroeconomics. Tommasi (2003): “Great Expectations and Hard Times: The Argentine Convertibility System”. P.” Journal of Political Economy.. . Sunder (1997): “What Makes Markets Allocationally Efficient?”.Correspondence Principle”. 223.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 169 Evans. 58. Heymann y M. Spring. 1–17. World Bank. Zeira (1993): “Income Distribution and Macroeconomics. Friedman. Flood. King (1997): “The New Neoclassical Synthesis and the Role of Monetary Policy”. y S. Sunder (1993): “Allocative Efficiency of Markets with ZeroIntelligence Traders: Market as a Partial Substitute for Individual Rationality”.” Review of Economic Studies. R.37. y R. D.34.” American Economic Review. Xavier y R. Fisher.” Journal of International Economics. 60(1). Journal of Political Economy. I. 101(1). 231. Galor. Friedman. Quarterly Journal of Economics. 35-52. O. Economia (LACEA). Honkapohja (2003): “The E. Giné. (1933): “The Debt Deflation Theory of Great Depressions”. y J. Kramer (1996): “Collapsing Exchange Rate Regimes: Another Linear Example. D. Princeton: Princeton University Press.. March. P. Discussion Papers No 585: 2003 University of Helsinki. Econometrica. 41(3-4). D. y S.

Taber (1998): “Explaining Rising Wage Inequality: Explorations with a Dynamic General Equilibrium Model of Labor Earnings with Heterogeneous Agents. L. D. ed. D. G. 309-27. No. Heckman. Econometrica. F.” NBER Working Paper 6384. Desarrollo Económico. Remarks by Chairman Alan Greenspan at the Meetings of the American Economic Association. D. D.” Journal of Monetary Economics. 535. y T. y W. Greenspan. Hansen. Hansen. “The Case for Mindless Economics”. Heymann. November. Lochner y C. Anales de la Academia Nacional de Ciencias Económicas. January 3. y A. 45. April. 3. 4. Heymann. (1977): “Temporary General Equilibrium Theory”. (1984): “Precios Relativos. Heymann. Documento de Trabajo CEPAL Buenos Aires. J. A. J. (2004): “Risk and Uncertainty in Monetary Policy”. Octubre.72. Ensayos Económicos. Sargent (2001): “Acknowledging Misspecification in Macroeconomic Theory”.. G. Heymann. 16(3). . Gul. (1994): “Sobre la Interpretación de la Cuenta Corriente”. Leijonhufvud (1995): High Inflation. R.. D.170 Progresos en Macroeconomía Gordon. Heymann. (1985): “Indivisible labor and the business cycle. Chicago: Chicago University Press.Diciembre. (2002): “Comportamientos Inconsistentes y Perturbaciones Macroeconómicas”. Working Paper Princeton University. Riqueza y Producción”. Pesendorfer (2005). Review of Economic Dynamics. Marzo. November. Grandmont. Oxford: Oxford University Press. (1974): Milton Friedman’s Monetary Framework: A Debate with His Critics. (2006): “Macroeconomics of Broken Promises”.

44. y A. D. Perazzo and A. Heymann. Tversky.” IEPR Working Papers 05. D. Townsend (2003): Growth and Inequality: Model Evaluation Based on an Estimation-Calibration Strategy. 493. Kahneman. en D. 263. Leijonhufvud. 147. Institute of Economic Policy Research. E. Economic Notes. Howitt. P. 21-38. J.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 171 Heymann. Journal of Economic Interaction and Coordination.: Money. y A. Advances in Complex Systems. eds. eds. Abril. y R. W. Econometrica. Clower. y P. 47.. Econometrica.: Judgment Under Uncertainty: Heuristics and Biases. Tversky (1982): “On the Study of Statistical Intuitions”. S. Cambridge: Cambridge University Press. 82. Howitt. Sanguinetti (1998): “Business Cycles from Misperceived Trends”. Jeong. 7. R. March.91. D. Hicks. 1. (2006): “The Microfoundations of the Keynesian Multiplier”. American Economic Review. 2004. y R. Schuschny. Oxford: Oxford University Press. 33. (1875): Money and the Mechanism of Exchange. Schuschny (1999): “Price Setting in a Schematic Model of Inductive Learning”. Perazzo y A. Kahneman. Slovic y A. London: Macmillan. Markets and Method: Essays in Honor of Robert W. R. Heymann.. Hicks. Kahneman.Howitt. Cheltenham: Edward Elgar. D. D. P. . McAffee (1992): “Animal Spirits”. “Learning and Imitation: Transitional Dynamics in Variants of the BAM”. P. H. J (1939): Value and Capital. 1.10. 2.159. Keynes and the Classics: A Suggested Interpretation”. 5. Tversky (1979): “Prospect Theory: An Analysis of Decision Under Risk”. en P.507. de Antoni y A. Jevons. (1937): “Mr.

1345. April. Lagunoff.” ESE Discussion Papers 118. . Kydland. Journal of Economic Perspectives. y J. J.25. Klein. Federal Reserve Bank of Cleveland. L. J. M. N. R. F. y C. Krusell. Agosto. 531. 927-54. A. 106(5). 211-48.67. 6. P. y S. 50. y A. Schreft (1999): “Financial Fragility with Rational and Irrational Exuberance”. City University. Zarazaga (2002): “Argentina’s Lost Decade”.” Journal of Political Economy. Keynes. J. Econometrica. 86796. Kydland. Smith (1998): “Income and Wealth Heterogeneity in the Macroeconomy. November. M. Wright (1989): “On Money as a Medium of Exchange. Moore (1997a) “Credit Cycles. y R. (1930): A Treatise on Money. Proceedings. King. No 2.M (1936): The General Theory of Employment. 152-65. N. 5(1). 311. Kirman. Kiyotaki. Mais Lecture delivered on 17 May 2005 at the Cass Business School. New York: Macmillan. Kiyotaki. F. Review of Economic Dynamics. Keynes. August. (1992): “Whom or What Does the Representative Agent Represent”. Journal of Money. N. Edinburgh School of Economics. Moore (1997b): “Credit Chains. Prescott (1982): “Time to Build and Aggregate Fluctuations”.” Journal of Political Economy. 97(4). October. 11. 105(2).” Journal of Political Economy. (1979): “A Model of Balance of Payments Crises”. (2005): “Monetary Policy: Practice Ahead of Theory”. Interest and Money. London: Macmillan.70. New York: Macmillan. (1966): The Keynesian Revolution. London. Krugman. Kiyotaki. y J. y E. London: Macmillan. P. January.172 Progresos en Macroeconomía Keynes.M. (1921): A Treatise on Probability. Credit and Banking.

London: Routledge Leijonhufvud. D. Gloria. (1981): “The Wicksell Connection: Variations on a Theme”. (2006): “Episodes in a Century of Macroeconomics”.. 377. cit. (2004): “The Metamorphoses of Neoclassical Economics”. 91. Leijonhufvud. Leijonhufvud. Lewbel. Keynes y los Modernos”. Leijonhufvud. A. Leijonhufvud. Swedish Economic Journal. Invited Lecture. New York: Oxford University Press. 112. 443. March. Witte (1992): “The Influence of Probability on Risky Choice: A Parametric Examination”. (1997): “Golden Eggs and Hyperbolic Discounting”. Leijonhufvud. en M. Laibson. A. Leijonhufvud. D. A. A. Desarrollo Económico. (1989): “Exact Aggregation and a Representative Consumer. ed. (2000): “Mr. A.196. Repetto. Buenos Aires: Editorial Temas. Zouache. A. Baker y A. Leijonhufvud.: Evolution of the Market Process: Austrian and Swedish Economics. en D. A. eds. Tobacman (1998): “Self. 621-33. y J. Enero.Control and Saving for Retirement”. (1968): On Keynesian Economics and the Economics of Keynes. (2003): “Macroeconomic Crises and the Social Order”. (2006a): Organización e Inestabilidad Económica. Essays in Macroeconomic Theory.Palermo y A. .Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 173 Laibson.77. Bellet.: op. Ensayos Elegidos. A. (1973): “Effective Demand Failures”.” Quarterly Journal of Economics. New York: Oxford University Press. Universitá di Trento. Brookings Papers on Economic Activity. A.Marzo. Lattimore. Leijonhufvud. Quarterly Journal of Economics. Colander. S. P. en Information and Coordination. J. Working Paper. 17. 104(3). The European Society for the History of Economic Thought. Journal of Economic Behavior and Organization.400. August. A.. A. (2006b): “The Uses of the Past”.

y M. NBER Working Paper 12349. (2006): “The Macroeconomist as Scientist and Engineer”. y T.” American Economic Review. en R. (1939): Studies in the Theory of Money and Capital. 100. 237.” Journal of Economic Perspectives. Quarterly Review.34. Lucas. (1973): “Some International Evidence on Output-Inflation Tradeoffs. Magill. Mankiw. Machina. (1994): “Review of Generalized Expected Utility Theory: The Rank Dependent Model”. 32. Hogarth y M.: Rational Choice. R. (1985): “Small Menu Costs and Large Business Cycles: A Macroeconomic Model of Monopoly”. R. Septiembre. June. y T. Spring. G. 63(3). Lucas. G. 853. July. Journal of Economic Literature. Lucas. (1989): “Real Business Cycles: A New Keynesian Perspective. Ljungqvist. Quarterly Journal of Economics. R. The Contrast Between Economics and Psychology. Mankiw. M. Reprinted. 529. Sargent (1979): “After Keynesian Macroeconomics”. . Quinzii (1994): “Infinite Horizon Incomplete Markets”. University of Chicago. Summer. Econometrica.39. M. Lucas. Reder. (1976): “Econometric Policy Evaluation: A Critique”. 79-90. Federal Reserve Bank of Minneapolis. R. (1980): “The Death of Keynesian Economics”. Mankiw. en The Phillips Curve and Labor Markets. E. Chicago: University of Chicago Press.38. Sargent (2004): Recursive Macroeconomics. Issues and Ideas. Lucas. 326. L. 62. Winter. Supplement to the Journal of Monetary Economics.174 Progresos en Macroeconomía Lindahl. G. 3(3). No 4. R. Princeton University Press. New York: Kelley (1970). (1986): “Adaptive Behavior and Economic Theory”. eds.80.

3 (Summer). Should We Forsake Stabilization Policies?. Economica. M. R. 2. August. March. Working Paper MIT. New York: Columbia University Press . E. Expectations of Inflation and Optimal Unemployment Over Time”. y E. E. MIT Press. Modigliani. Working Paper. Mass. S. 88. Cambridge: Cambridge University Press. Phelps. Mullainathan. F. 35. Obstfeld. H.” Handbook of the Economics of Finance. Plosser. Phelps.Deflation Theory of Sudden Stops”. Harris y R. Review of Economic Studies. 3.77. E. Pollak (1968): “On Second. (1977): “The Monetarist Controversy or. 1-19. Phelps. Constantinides. Journal of Economic Perspectives.: Handbook of the Economics of Finance. M. American Economic Review.97. S. Rogoff (1996): Foundations of International Macroeconomics. in: G. y K. Cambridge. NBER Working Paper 7948. y R. Thaler: “Behavioral Economics”. 185. Mendoza. y H. Mehra. (1975): John Maynard Keynes. (2006): “The Asset Price Fix for a Rigid Interest Rate Rule in an Uncertain World”.Best National Saving and GameEquilibrium Growth”. E. C.Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 175 Mayr. 34. (2004): What Makes Biology Unique?: Considerations on the Autonomy of a Scientific Discipline. Mullainathan (2002): “Thinking in Categories”. 3. (1967): “Phillips Curves.. E. 67.Fulfilling Currency Attacks”. y R. . NBER Working Paper 11966. 587. M. Morris. American Economic Review. (2006): “Lessons from the debt. Minsky. 51. Shin (1998): “Unique Equilibrium in a Model of Self. (1989): “Understanding Real Business Cycles”. No.89. eds. Stulz. Prescott (2003): “The Equity Premium in retrospect.

: Choice Over Time. Pacific-Basin Finance Journal.” American Economic Review. 202. Simon.82. eds. 9. Journal of International Economics.Control”.69. Journal of Economic Behavior and Organization. (2000): Irrational Exuberance. 332. J. 41(34). Econometrica. 488-93. Ritter.Gatherer Economies”. y R. September. Sachs. T. New York: Russell Sage Foundation. November. Starmer. y H. A. C. (1969): “Models of Segregation.. Saving and Self. May. 323. Kaplan (2003): “The Evolution of Life Expectancy and Intelligence in Hunter. Sargent. Shefrin. June. J. . H. T. (2000): “Developments in Non. P. 1. H. J. (1941): “The Stability of Equilibrium: Comparative Statics and Dynamics”. en G.37. Shiller.Expected Utility Theory: The Hunt for a Descriptive Theory of Choice under Risk”.43 . New York: John Wiley. Samuelson. R. Quarterly Journal of Economics. Journal of Economic Literature. Thaler (1992): “Mental Accounting. (1955): “A Behavioral Model of Rational Choice”. June-September. Tornell y A. Robson. March. (1943): “Problems of Industrialization of Eastern and Southeastern Europe.118. 93. (2003) “Behavioral finance”. 38. Elster. 53. Velasco (1996): “The Mexican Peso Crisis: Sudden Death or Death Foretold?”. Rosenstein-Rodan. American Economic Review. A. 97. (1993): Bounded Rationality in Macroeconomics. 59(2). 99. 69. P.11. Lowenstein y J. (1982): “A Theory of Anticipated Utility”. 150. 3. 429. Schelling. 11(4). Oxford: Oxford University Press.176 Progresos en Macroeconomía Quiggin.” Economic Journal.120.

24. Eguiluz (2005): “Cooperation. (1993): “Discretion versus Policy Rules in Practice”. June.77. M. Discussion Paper 97. Woodford. (2003): Interest and Prices. 1827-74. Strotz (1955): “Myopia and Inconsistency in Dynamic Utility Maximization”. and the Emergence of Leadership in a Prisoner’s Dilemma with Adaptive Local Interactions”. 056118. (1990): “Learning to Believe in Sunspots. 426.” Econometrica. (2003): “What Is Wrong with Taylor Rules? Using Judgment in Monetary Policy through Targeting Rules”. Center for Economic Research. 58(2).Desarrollos y alternativas: algunas perspectivas del análisis macroeconómico 177 Stoker. 23. Revista de Economía. Social networks. March. (1999): “Four Banking Crises: Their Causes and Consequences”.” Journal of Economic Literature.Based Computational Modeling and Macroeconomics”. 41(2). Uhlig. L. Woodford. L. Zimmermann. D.: op. CarnegieRochester Conference Series on Public Policy. M. (1993): “Empirical Approaches to the Problem of Aggregation Over Individuals. Review of Economic Studies.214. Research Papers 5075. T. 165. . 1. 31(4). ed. Svensson. 88. cit. Tilburg University.80. Taylor.H. en D. 277. (1980): “Aggregate Dynamics and Staggered Contracts”. J. (1995): “A Toolkit for Analyzing Nonlinear Dynamic Stochastic Models Easily”. M. Physical Review E. Tesfatsion. Vaz. Princeton: Princeton University Press. L. Taylor. Journal of Political Economy.307. Tesfatsion. Colander. (2002): “Agent-Based Computational Economics: Growing Economies from the Bottom Up”. 72. Iowa State University. J. December. (2006): “Agent. 195. Journal of Economic Literature. y V. 6. 39. 1.

.

Alessandra Casella. Mariana Conte Grand. Desde una perspectiva más general. Torsten Persson. que dio origen a la literatura formal sobre la influencia de las elecciones en los ciclos económicos. Carlos Winograd y Javier Zelasnik. Daniel Heymann. Introducción Este capítulo ilustra la aplicación del enfoque de economía política a la macroeconomía. STREB∗ Universidad del CEMA I. para seguir la evolución de ideas sucesivas que surgieron en esta literatura sobre ciclos electorales. Esta tradición de la economía está emparentada con la teoría clásica en política de que la democracia busca llevar a cabo la voluntad del pueblo para realizar el bien común. Cristina Terra. vamos reemplazando luego algunos componentes por otros. Planteamos la discusión en torno a un modelo simple basado en Nordhaus (1975). ∗ Agradezco la invitación de Daniel Heymann al panel de progresos de macroeconomía en la reunión de la AAEP organizada por la Universidad Nacional de La Plata en noviembre 2005. Alejandro Corbacho. que dio origen a este capítulo. Mariano Tommasi. Walter Cont.Estabilización económica e incentivos políticos 179 ESTABILIZACIÓN ECONÓMICA E INCENTIVOS POLÍTICOS JORGE M. Alejandro Saporiti. la economía política se contrapone a una tradición arraigada en economía que modela al gobierno como un actor benevolente que busca maximizar el bienestar social. Mis ideas sobre estos temas se enriquecieron a lo largo de los años a través de conversaciones con George Akerlof. Federico Weinschelbaum. Allan Drazen. . Gustavo Torrens. Como en un modelo para armar. Marco Bonomo. Daniel Lema. Ernesto Stein.

Downs (1957. cap.180 Progresos en Macroeconomía Schumpeter (1942. en particular.” Sin embargo. 8) muestra un ejemplo extremo del rol disciplinador de las elecciones. cap. donde dos partidos políticos puramente oportunistas convergen en equilibrio al votante mediano. todos los votantes a su derecha o a su izquierda lo van a preferir también. 2) describe a esto como partidos oportunistas. porque así como las empresas buscan maximizar ganancias. Schumpeter (1942. rather than win elections in order to formulate policies. caps. los políticos buscan conseguir el poder. cap. propone una teoría alternativa de la democracia según la cuál “The democratic method is that institutional arrangement for arriving at political decisions in which individuals acquire power to decide by means of a competitive struggle for people’s vote. Schumpeter pone en el centro de la escena el objetivo de los partidos políticos de ganar elecciones. dado que tienen preferencias de un solo tope (single-peaked preferences) que decrecen simétricamente alrededor de su punto ideal. a proveer productos a precios razonables. en contraposición a los partidos ideológicos que quieren conseguir el poder para aplicar sus políticas preferidas: “Parties formulate policies in order to win elections. más allá de su interés propio. 21 y 22) argumenta que esto pone las cosas patas para arriba. por los problemas de información que tienen los partidos políticos para saber qué quieren los votantes (y. . Por tanto. no de hacer beneficencia. el 1 Downs (1957) supone que los votantes votan al partido más cercano. si el votante mediano (que está justo en el percentil 50 y separa a los votantes en dos mitades) prefiere a uno de los dos partidos. Dado esto. 13) resalta que el rol disciplinador de las elecciones no es perfecto. Downs (1957. Después de dar una definición operativa de la democracia aún hoy vigente -un sistema político con libre entrada de los partidos políticos a la competencia por votos libres-. el votante mediano es el votante decisivo. Downs (1957. adaptando el modelo de competencia espacial de Hotelling (1929). así como la competencia disciplina a los agentes económicos. En esta línea. 22) indica que la competencia electoral también disciplina a los partidos políticos. cap.” Es decir.1 Sin embargo.

II. El tratamiento actual llega recién cuando estos problemas se reanalizan usando herramientas de teoría de juegos e información asimétrica. En términos prácticos. son complementarios al enfoque tradicional de política económica que se centra en la cuestión normativa de las políticas óptimas de estabilización usando modelos con una estructura económica mucho más elaborada. Este capítulo muestra que el mismo mecanismo de selección electoral de la democracia que disciplina a los partidos políticos (Schumpeter 1942.3 Moti