1

REPÚBLICA DE COLOMBIA
Ministerio del Medio Ambiente
Asociación Colombiana de Reforestadores

Organización Internacional de Maderas Tropicales (OIMT)


Proyecto
Aplicación y evaluación de criterios e indicadores
para la ordenación sostenible de los bosques naturales
Pd 8/97 rev 2 (f)



GUÍAS TÉCNICAS PARA LA ORDENACIÓN
Y EL MANEJO SOSTENIBLE
DE LOS BOSQUES NATURALES











Bogotá, D. C., junio de 2002








2





PROYECTO “APLICACIÓN Y EVALUACIÓN DE CRITERIOS E INDICADORES
PARA LA ORDENACIÓN SOSTENIBLE DE LOS BOSQUES NATURALES”
PD 8/97, REV 2 (F)

JUAN MAYR MALDONADO
Ministro del Medio Ambiente

MANOEL SOBRAL FILHO
Director Ejecutivo
Organización Internacional de Maderas Tropicales

JOHN J. LEIGH
Director de Proyectos de Repoblación y Ordenación Forestal
Organización Internacional de Maderas Tropicales

ÁNGELA ANDRADE PÉREZ
Directora Técnica Ecosistemas Ministerio del Medio Ambiente

DAVID RIVERA OSPINA
Coordinador Grupo Ecosistemas Forestales
Ministerio del Medio Ambiente

RODRIGO CID JARAMILLO
Presidente Ejecutivo ACOFORE

EDGAR OTAVO RODRÍGUEZ
Coordinador Nacional Proyecto C&I

Equipo Consultores Guías Técnicas
ÁNGEL MARÍA ROJAS GUTIÉRREZ
JORGE HERNANDO SUÁREZ C.
JOSE OMAR GUAUQUE VALDERRAMA
EDGAR OTAVO RODRÍGUEZ

Colaboradores
LUZ ESTELLA PULIDO PÉREZ
RUBÉN DARÍO GUERRERO USEDA
Ministerio del Medio Ambiente

Edición:
EDGAR OTAVO RODRÍGUEZ


CAROLINA MARCELA IBAÑEZ SERRANO
Asistente


Impreso por: Editorial Gente Nueva
Primera edición: 3000 ejemplares
Fotografias: Edgar Otavo Rodríguez
Bogotá, junio de 2002








3

TABLA DE CONTENIDO
Presentación ....................................................................................................................................................... 4
Agradecimientos ............................................................................................................................................... 5
Breve marco conceptual ................................................................................................................................... 6
PARTE I
GUÍA TÉCNICA PARA LA ELABORACIÓN DEL PLAN DE ORDENACIÓN
FORESTAL ....................................................................................................................................................... 12
José Omar Guauque Valderrama y Edgar Otavo Rodríguez
PARTE II
GUÍA TÉCNICA PARA ELABORACIÓN DEL PLAN DE MANEJO FORESTAL ..................... 32
Ángel M. Rojas Gutiérrez
PARTE III
GUÍA TÉCNICA PARA LA REALIZACIÓN DE INVENTARIOS FORESTALES ...................... 64
Jorge Hernando Suárez Calderón.
PARTE IV
GUÍA TÉCNICA PARA LA ELABORACIÓN DEL INVENTARIO FORESTAL
AL CIEN POR CIENTO ................................................................................................................................ 110
Edgar Otavo Rodríguez
PARTE V
GUÍA TÉCNICA PARA LA REVISIÓN DE INVENTARIOS FORESTALES POR
LAS CORPORACIONES AUTÓNOMAS REGIONALES Y DE DESARROLLO
SOSTENIBLE ................................................................................................................................................... 127
Edgar Otavo Rodríguez
PARTE VI
GUÍA TÉCNICA DE IMPACTO REDUCIDO EN LAS OPERACIONES DE TUMBA,
DESCOPE Y TROZADO DE ÁRBOLES EN BOSQUES NATURALES ........................................ 154
Edgar Otavo Rodríguez
PARTE VII
GUÍA TÉCNICA DE INTERVENTORÍA DE LOS APROVECHAMIENTOS
FORESTALES DE PRODUCTOS MADERABLES Y NO MADERABLES .................................... 167
Edgar Otavo Rodríguez
Glosario…………………………………………………………………………………………….178








4

PRESENTACIÓN
Atendiendo las recomendaciones de las instancias internacionales en materia de bosques y el estado actual
de la ordenación forestal en Colombia, que fue evaluado a través de la aplicación de Criterios e Indicadores
tanto a nivel Nacional como de la Unidad de Ordenación Forestal, se identificó la necesidad de desarrollar una
serie de instrumentos técnicos básicos que sean aplicados por las Autoridades Ambientales Regionales y
usuarios de los bosques con el fin de mejorar los mecanismos o procedimientos que se están aplicando en la
actualidad para el manejo y aprovechamiento del recurso forestal.

El cumplimiento de las pautas básicas de manejo y aprovechamiento sostenible del bosque son
fundamentales para acceder a mercados internacionales los cuales exigen procesos de certificación como
requisito para su comercio. En este sentido las definiciones y conceptos de uso de los bosques han
evolucionado en los últimos años y abordan un enfoque ecosistémico, compatible con los conceptos de la
silvicultura moderna y las características particulares de nuestro país. Así mismo busca reducir los impactos
ambientales negativos, mejorar la eficiencia en el aprovechamiento y transformación de los productos, todo lo
cual redundará en una menor presión sobre los bosques, su conservación y en el mantenimiento de la oferta
de los diferentes bienes y servicios.

Colombia a través de la normatividad expedida inicialmente con el Decreto-Ley 2811 de 1974 inició la
adopción de instrumentos para la ordenación y a partir de la evolución conceptual derivada de iniciativas
internacionales quiere proyectarla como instrumento base para el desarrollo forestal en donde las acciones
relacionadas con la zonificación, los inventarios, la cartografía, entre otros, son básicos para la ordenación
forestal.

La publicación se presenta en siete (7) partes que contienen igual número de guías técnicas a saber: guía
técnica para la elaborción del ordenación forestal; guía técnica para la elaboración del plan de manejo forestal;
guía técnica para la realización de inventarios forestales; guía técnica para la realización del inventario forestal
al cien por ciento; guía técnica para la revisión de inventarios forestales por las Corporaciones Autónomas
Regionales y de Desarrollo Sostenible; guía técnica de impacto reducido en las operaciones de tumba,
descope y trozado de árboles en bosques naturales; guía técnica de interventoría de los aprovechamientos
forestales de productos maderables y no maderables.

Las Guías Técnicas que se presentan en esta publicación, hacen parte del desarrollo del Decreto 1791 de
1996, de la Política de Bosques de 1996; y del Plan Nacional de Desarrollo Forestal de 2000. Están destinadas
a orientar a las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible y a los usuarios de los
recursos forestales en temas relacionadas con la ordenación y el manejo de los bosques naturales que son
objeto de aprovechamiento, así como uniformizar criterios para la preparación de documentos y conceptos
técnicos relacionados con la silvicultura.

JUÁN MAYR MALDONADO
Ministro del Medio Ambiente

5







AGRADECIMIENTOS A:

La Organización Internacional de Maderas Tropicales (OIMT) que motivada por
avanzar en la ordenación sostenible de los bosques naturales, aprobó el Proyecto
“aplicación y evaluación de los criterios para la ordenación sostenible de los bosques
naturales” PD8/97 Rev 2. (F) y al Gobierno del Japón que interesado en apoyar el
desarrollo de la propuesta de criterios e indicadores de la OIMT, aportó los recursos
económicos para su financiación y ejecución, producto de lo cual fue posible realizar esta
publicación.

Los funcionarios y representantes de CORPOAMAZONIA, CVC, CVS, CRC, CRA,
CORPONARIÑO, CORPONOR, CDA, CSB, CORMACARENA, CORPOURABA, CAM,
CAS, CORANTIOQUIA, CAR, CORTOLIMA, CORPOGUAJIRA, CORPOCALDAS,
CORPOBOYACA, CARDER, CORPOCESAR, CORPOCHIVOR y la CDMB, quienes en el
seminario realizado en marzo de 2002 manifestaron sus comentarios que contribuyeron a
enriquecer el contenido de las guías técnicas objeto de la presente publicación.






6


BREVE MARCO CONCEPTUAL



ENFOQUE ECOSISTÉMICO PARA LA ORDENACIÓN, EL MANEJO Y EL
APROVECHAMIENTO SOSTENIBLE DE LOS BOSQUES NATURALES

El enfoque ecosistémico es un concepto moderno para el manejo integral de la tierra, el agua y
los recursos vivos, que propende por la conservación y el uso sostenible. Se fundamenta en
conceptos científicos enfocados sobre los diferentes niveles de la organización biológica que
abarcan la estructura esencial, procesos, funciones e interacciones entre los organismos y el medio
ambiente, reconociendo al hombre, con su diversidad cultural, como parte integrante de los
ecosistemas
1
.
Funcionamiento de los ecosistemas forestales

Por lo general al hablar de bosque en el sector de la actividad forestal, se piensa principalmente
en los árboles que lo componen. Sin embargo, el bosque desde el punto de vista ecosistémico o
ecológico, está implicando todo el conjunto de interrelaciones entre los árboles con otros organismos
del reino vegetal y animal, así como con los factores físicos (como radiación solar, temperatura,
humedad, precipitación, vientos, gases, etc.). Todo el conjunto de los factores que lo integran es un
sistema ecológico conocido como biogeocenosis y más comúnmente como ecosistema, que es un
conjunto de organismos y factores físicos que interactúan entre sí en espacios definidos
2
.

Un cambio en uno de los componentes de los factores biológicos o físicos puede generar
cambios en los ecosistemas, como por ejemplo: la tala total de un bosque puede originar el
reemplazo de un ecosistema por otro; la introducción de una especie herbívora extraña al bosque
natural nativo puede impedir o limitar el crecimiento de una o varias especies debido a la
desaparición de la regeneración natural; el aprovechamiento excesivo de una especie sin dejar
individuos en las diferentes clases diamétricas puede contribuir a su desaparición en ese sitio; la
pérdida de especies faunísticas dispersoras por efectos de la cacería por el hombre puede originar
que algunos árboles no se regeneren; el aprovechamiento intensivo de especies florísticas que
generan frutos comestibles para unas especies faunísticas, puede contribuir a que esas especies se
retiren del bosque debido a la carencia de alimentos; la desecación de humedales o pérdida
excesiva de la humedad del suelo puede generar pérdida de la productividad.

Los ecosistemas forestales actúan como un todo e integralmente, de tal manera que tanto la
parte biológica como la parte física están integradas y no es posible separarlas, lo cual implica que

1
MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE et al. 2001. Plan Nacional de Desarrollo Forestal. Bogotá. 75p.
2
DONOSO Z., Claudio. 1981. Ecología forestal, el bosque y su medio ambiente. Universidad Austral de
Chile. Facultad de Ciencias Forestales. Valdivia, Chile. 369p.
7

están compuestos de dos partes fundamentales denominadas el medio ambiente físico o biotopo
(factores físicoquímicos del hábitat) y la comunidad biológica o biocenosis (organismos vivos)
3
.

Los ecosistemas forestales son más que árboles, son comunidades interconectadas de diversos
organismos, incluyendo bacterias y hongos, árboles gigantes, arbustos, aves, hormigas, peces y
mamíferos, entre otros, pero también los materiales inorgánicos de importancia para los organismos
vivos
4
.

La diversidad biológica de los bosques naturales es el resultado de procesos evolutivos de miles
e incluso millones de años, impulsados por fuerzas ecológicas como los factores físicos y biológicos,
dando como resultados altos niveles de adaptación. En un ecosistema forestal el mantenimiento de
los procesos ecológicos depende del mantenimiento de su diversidad biológica y su pérdida puede
originar menor capacidad de adaptación.

Todavía hay muchas cosas que se desconocen de los ecosistemas forestales pero con
frecuencia se presentan nuevos descubrimientos. Cada especie animal o vegetal tiene un material
genético único que ha estado evolucionando durante miles de años, donde cada planta y cada
animal son singulares y muchos de ellos dependen de los bosques.

Los ecosistemas forestales tienen una estructura y funcionamiento muy complejo que varía de
acuerdo a las particularidades de cada ecosistema, en donde existen una serie de cadenas tróficas,
definidas como una serie de organismos vivos que se alimentan de los que preceden la cadena y
estos a su vez son devorados por quien los sucede.

En la cadena trófica se puede contemplar un conjunto de niveles tróficos (nutricionales). Las
plantas verdes son las primeras productoras de alimentos, pertenecen al primer nivel trófico. Los
herbívoros que son los consumidores de plantas verdes, corresponden al segundo nivel trófico y los
carnívoros que son depredadores que se alimentan de los herbívoros pertenecen al tercer nivel. Los
omnívoros que son consumidores tanto de plantas como animales, integran el segundo y tercer
nivel. Los carnívoros secundarios son depredadores que se alimentan de depredadores, pertenecen
al cuarto nivel trófico
5
.

En un sistema trófico, existen una serie de organismos que intervienen de manera activa y
permanente en los ecosistemas forestales, a saber: a) Autótrofos, que son los organismos capaces
de tomar la energía solar y transformarla en energía de enlace química (plantas verdes), conocidos

3
Ibid.
4
MARCANO, José. 2000. La vida en los bosques. En: Educación ambiental. http/naturalista.vr9.com/
nociones/bosques.vida.html. Santo Domingo.
5
GALDAMES ORTÍZ, Domingo. 2000. Ecología. Universidad Santiago de Chile. Facultad de
INGENIERÍA Ambiental & Medio Ambiente. ww.fortunecity.es/expertos/ profesor/171/ecologia.html.
Santiago. 12p.

8

como organismos fotosintetizadores y también como productores, b) Heterótrofos, que son los
consumidores, debido a que consumen la materia rica en energía elaborada por los productores, ya
sea directa (herbívoros) o indirectamente (carnívoros), c) Descomponedores, que son los
microorganismos (bacterias y hongos) cuya labor es reciclar el material orgánico convirtiéndolo en
materia inorgánica o mineral, la que es devuelta a utilizar por los vegetales
6
.

En las etapas donde un organismo se alimenta y es devorado, fluye energía de un nivel trófico a
otro. Las plantas verdes u otros organismos que realizan la fotosíntesis utilizan la energía solar para
elaborar hidratos de carbono para sus propias necesidades, en donde la mayor parte de esta
energía química se procesa en el metabolismo y se pierde en forma de calor en la respiración. Las
plantas convierten la energía restante en biomasa, sobre el suelo como tejido leñoso y herbáceo y
bajo éste como raíces. Por último, este material, que es energía almacenada, se transfiere al
segundo nivel trófico que comprende los herbívoros que pastan, los descomponedores y los que se
alimentan de detritos. Si bien, la mayor parte de la energía asimilada en el segundo nivel trófico se
pierde de nuevo en forma de calor en la respiración, una porción se convierte en biomasa. En cada
nivel trófico los organismos convierten menos energía en biomasa de la que reciben. Por lo tanto,
cuantos más pasos se produzcan entre el productor y el consumidor final, la energía que queda
disponible es menor. Rara vez existen más de cuatro eslabones o cinco niveles, en una cadena
trófica. Con el tiempo, toda la energía que fluye a través de los niveles tróficos se pierde en forma de
calor. El proceso por medio del cual la energía pierde su capacidad de generar trabajo útil se
denomina entropía
7
.

En el contexto anteriormente descrito, se concluye que todas las especies, incluyendo los
humanos dependen de otras especies para su supervivencia, de ahí que la extinción de cualquier
organismo, por más diminuto que sea, puede generar consecuencias impredecibles para la
existencia de otras.

Funciones principales de los ecosistemas forestales

La imagen actual que se tiene de los bosques ha cambiado en muchos aspectos conceptuales
frente al pasado reciente, debido al avance de las investigaciones y la importancia que la población
humana les concede, razón por la cual, se han generado nuevos conceptos e ideas, originando
criterios contrapuestos que expresan la razón de la existencia de los árboles y los bosques. Así
mismo, ha cambiado la primacía tradicional del aprovechamiento exclusivo de los bosques para la
producción de madera con fines industriales, aspecto que debe evolucionar en la silvicultura
moderna basada en el desarrollo ecológicamente sostenible, incorporando o teniendo en cuenta la
visión ecosistémica, la conservación de la naturaleza, el mantenimiento de la diversidad biológica y
de los servicios ambientales culturales y ambientales, entre otros.


6
Ibid
7
Ibid
9

La mayoría de los bosques naturales se ordenan para la producción de madera, pero está
aumentando el concepto de la ordenación para otros servicios forestales, con una nueva tendencia
que va desde la producción de productos maderables y no maderables hacia la sostenibilidad
ecosistémica forestal. En general, todos los bosques sirven de alguna manera, para la generación de
múltiples servicios, sin embargo, esos bosques debidamente ordenados pueden aumentar los
beneficios sin generar pérdidas económicas. El creciente interés por los ecosistemas forestales no
es únicamente por la producción de la madera, ya que no está amenazada, aún más cuando existen
plantaciones forestales con altos rendimientos y posibilidades de cosecha en el corto tiempo, pero sí
existe preocupación por los servicios ambientales
8
.

Tradicionalmente los servicios generados por los bosques y las tierras forestales se han reflejado
únicamente en el valor tangible, pero debido a la mayor atención que se presta cada vez al medio
ambiente y a la población humana, así como al conocimiento del funcionamiento de los ecosistemas,
el espectro de los servicios ofrecidos por los bosques se ha incrementado con mayor atención. En la
actualidad se destaca y se reconocen otros servicios como el turismo ecológico, servicios culturales
y espirituales especialmente para las comunidades indígenas que habitan al interior de los bosques,
la diversidad biológica que ofrece posibilidades con fines farmacéuticos, la retención de carbono que
ofrece posibilidades de comercialización. Muchos ecosistemas son “paisajes humanos o culturales”
generados por milenios de interacción con los habitantes de las zonas boscosas, con especial
referencia a las comunidades indígenas.

Por consiguiente, los conceptos de la ordenación, manejo y aprovechamiento sostenible de los
bosques deben considerar un análisis apropiado de los servicios ambientales y productos no
maderables de los bosques.

Entre las principales funciones y servicios de los ecosistemas forestales se destacan, entre otros,
los siguientes:

a. Funciones ambientales. En este marco son muchas las funciones y servicios que prestan los
bosques con repercusiones locales, regionales y mundiales, como por ejemplo las funciones
climáticas, oferta regular de agua para consumo humano, las actividades agropecuarias y la
industria, sumideros de CO
2
y regulación del ciclo hidrológico, entre otras.
b. Funciones productoras o socioeconómicas. Se refieren a las funciones de producción generados
por los bosques incluyendo productos maderables y no maderables. También involucra la
generación de empleo.
c. Funciones biológicas y ecológicas. Involucra la biodiversidad, variedad de la flora y la fauna,
refugio de la fauna, soporte de hábitats, desarrollo de procesos ecológicos esenciales y
almacenes de la biodiversidad.

8
ELERS KOCH, Neils. 1997. Bosques, calidad de vida y sistemas de sustento para la población. En: XI
Congreso Forestal Mundial. Documento 25. Antalya, Turquía. FAO. Roma. p. 33-34.

10

d. Funciones protectoras. Los ecosistemas forestales contribuyen significativamente al
mantenimiento de la calidad del agua, los suelos, protección de taludes, protegen las riberas de
los cauces y fuentes de agua, evitan la erosión del suelo y las inundaciones, entre otras
funciones de protección
e. Funciones culturales, espirituales y arqueológicas. Grandes extensiones de bosques naturales
son para muchas comunidades su hábitat permanente, con una serie de valores intangibles en
cuanto aspectos religiosos, valores espirituales y lugares arqueológicos, que son la esencia para
la vida y su existencia.
f. Funciones recreativas. El uso de los bosques con fines de turismo ha aumentado en importancia
como por ejemplo recorridos por transectos, camping y ecoturismo, aspectos que pueden generar
contribuciones económicas para la población rural
g. Funciones estéticas y escénicas, La existencia o ausencia de bosques aumentan o reducen los
valores estéticos y escénicos de un lugar o una región, características que lo hacen atractivo o
desagradable para la población humana.

El enfoque ecosistémico de los ecosistemas forestales “debe partir reconociendo el conjunto de
relaciones y procesos ecológicos que en ellos intervienen, así como su capacidad productiva con el
fin de compatibilizar las características propias de los ecosistemas forestales con el conjunto de
deseos y aspiraciones de la sociedad en términos de bienes, servicios y valores que ésta manifiesta
a través del reconocimiento y valoración de los mismos. La interacción de estas dos dimensiones,
conjuntamente con la dimensión económica y tecnológica, permiten definir un marco de referencia
articulado y de consenso sobre el cual se proyecten la protección y el manejo de los bosques dentro
de las políticas y planes forestales
9
”.

Productos maderables y no maderables

Tradicionalmente se ha considerado la madera como el producto comercial más importante
generado por los bosques naturales, la cual se ha comercializado como madera rolliza, madera
aserrada, madera terciada, astillas de madera, madera para construcción, postes, leña, muebles y
productos de papel, entre los más importantes. De otra parte, de cada tipo de bosque solo se
aprovechan y comercializan entre dos y cinco especies maderables, en las cuales se centra su
conocimiento, quedando por fuera de la investigación las especies remanentes y por consiguiente,
las menos utilizadas y con escasas posibilidades de ser manejadas y comercializadas.

Sin embargo, acontecimientos recientes, dejan de manifiesto la importancia de los productos no
maderables para la medicina, alimentos, artesanías, cestería y para satisfacer las necesidades de
las comunidades rurales tanto de uso doméstico como generación de ingresos para su subsistencia.


9
MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE, Op. Cit

11

Los bosques y su diversidad biológica desempeñan funciones económicas importantes para la
vida de muchas comunidades indígenas y locales. Los sistemas de ordenación, manejo y
aprovechamiento tradicional indígenas se han ocupado principalmente de la conservación de las
especies no leñosas, no domesticadas o semidomesticadas, debido a que proporcionan la mayor
parte de los alimentos, productos medicinales, aceites, esencias, colorantes, repelentes, materiales
para la construcción de viviendas y prendas de vestir, entre otros.
12




13

INTRODUCCIÓN

La sociedad en general depende en mayor a menor grado para satisfacer las necesidades básicas de
los ecosistemas forestales, de las especies y variedades que albergan, de sus valores culturales y
escénicos, de la diversidad biótica que los conforman y de los servicios ambientales que ofrecen, entre
otros beneficios. La ordenación forestal sostenible contribuye a mantener la producción permanente de
bienes y servicios de los cuales depende la población humana, las características y el funcionamiento de
los ecosistemas forestales, orientando sus acciones principalmente al desarrollo económico, la
conservación de la diversidad biológica y del recurso forestal, para beneficio de la sociedad.

El país presenta una creciente pérdida y degradación de los bosques naturales debido al cambio de uso
de las tierras para el establecimiento de cultivos ilícitos, colonización espontánea, agricultura, ganadería,
desarrollo de infraestructuras y explotación minera a cielo abierto, entre otras. De otra parte, el
aprovechamiento de madera no sostenible, los aprovechamientos forestales ilícitos, la obtención de leña,
carbón y madera para la vivienda rural, en muchas regiones han contribuido a la degradación de los
bosques naturales, así como a la pérdida de la biodiversidad.

Para contribuir al desarrollo económico y social del país a partir del sector forestal, tal como se plantea
en los diferentes programas y subprogramas del Plan Nacional de Desarrollo Forestal (Ministerio del Medio
Ambiente et al, 2001), es necesario definir la base de los recursos forestales que están destinados al uso
persistente. En consecuencia se debe contar con áreas boscosas permanentes, debidamente ordenadas
que ofrezcan seguridad de la oferta forestal con el fin de atender la demanda de bienes y servicios de la
población actual y futura.

En la ordenación forestal se pueden distinguir tres fases que han progresado de acuerdo a la dinámi ca
ocurrida a través del tiempo en lo técnico, normativo, social y económico. La “ordenación clásica” originada
de los modelos europeos que perduró hasta los años 70, basada principalmente en el conocimiento de las
existencias de volúmenes maderables con fines de comercialización. A partir de los años 80 se basó en el
conocimiento de la oferta de los recursos y en la elaboración de planes de manejo y aprovechamiento
forestal. En los últimos años, la “ordenación forestal moderna” está orientada principalmente al
conocimiento ecosistémico, al desarrollo económico, la conservación de los recursos forestales y la
biodiversidad y a la participación comunitaria.

Con el fin de planificar la ordenación y el manejo de los bosques naturales, el Decreto 1791 de 1996 en
su artículo 38, estableció que las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible
reservarán, alinderarán y declararán las áreas forestales productoras y protectoras – productoras objeto de
aprovechamiento y que cada área contará con un Plan de Ordenación Forestal elaborado por la respectiva
entidad administradora del recurso.

Con fundamento en lo anterior y en lo señalado en la Ley 99 de 1993, se ha elaborado la presente guía
técnica, con el fin de que todas las CAR como administradoras de los bosques naturales regionales,
cuenten con términos de referencia unificados para la elaboración de los Planes de Ordenación Forestal.
14


MARCO CONCEPTUAL

Existen diferentes definiciones relacionadas con la ordenación y con los planes de ordenación forestal,
sin embargo, todas tienen como elementos comunes la sostenibilidad de las tierras forestales y los
bosques naturales con el fin de atender las necesidades sociales, económicas, ecológicas, culturales y
espirituales de las generaciones presentes y futuras.

La FAO (2001) determina que la ordenación forestal se ocupa de los aspectos administrativos,
económicos, jurídicos, sociales, técnicos y científicos de la conservación y utilización de los bosques y
aspira a lograr que los bienes y servicios obtenidos del bosque cubran las necesidades presentes y
extiendan su disponibilidad y cubrimiento a las necesidades del desarrollo a largo plazo.

La OIMT (1999) define la ordenación forestal sostenible como “el proceso de manejar tierras forestales
permanentes para lograr uno o más objetivos de ordenación claramente definidos con respecto a la
producción de un flujo continuo de productos y servicios forestales deseados, sin reducir indebidamente
sus valores inherentes ni su productividad futura y sin causar indebidamente ningún efecto indeseable en el
entorno físico y social”.

La ordenación forestal sostenible busca garantizar la permanencia de las áreas boscosas en cuanto a
su extensión, composición y características, que permita de una parte, adelantar el manejo y
aprovechamiento forestal sin reducir significativamente la posibilidad económica de producción permanente
de bienes y servicios y de otra, conservar la estabilidad del ecosistema natural, la biodiversidad y el
patrimonio forestal. También permite responder en forma flexible a las variaciones presentes y futuras de
las condiciones físicas, biológicas y socioeconómicas que inciden en el recurso forestal bajo el objetivo
general de asegurar la sostenibilidad del mismo. Implica además de la evaluación científica de los recursos
forestales, de la biodiversidad y del entorno social y económico, procesos de consulta por parte de la
autoridad ambiental con las comunidades y otros actores locales y la adopción de un escenario de
planificación, participación y de responsabilidades de las partes para el logro de los objetivos propuestos.

El Decreto 1791 de 1996 define el Plan de Ordenación Forestal (POF) como el estudio elaborado por
las Corporaciones que, fundamentado en la descripción de los aspectos bióticos, abióticos, sociales y
económicos, con el objeto de asegurar que el interesado en utilizar el recurso en un área forestal
productora, desarrolle su actividad en forma planificada para garantizar el manejo adecuado y el
aprovechamiento sostenible del recurso.

El POF es un instrumento de planificación de los recursos forestales que compendia entre otros
aspectos, la información científica sobre la base de la caracterización y descripción de los aspectos
bióticos, abióticos, socioculturales y económicos de las tierras y los recursos forestales y que sirve de guía
para administrar, manejar y asegurar la adecuada utilización de los bosques naturales de tal manera que
contribuya al desarrollo económico, social y ambiental regional y nacional.

15

Los ecosistemas forestales son dinámicos; los conceptos sobre la ordenación evolucionan de acuerdo
al conocimiento que se obtiene sobre el funcionamiento de los bosques; ocurren cambios a favor y en
contra originados por la acción del hombre y por causas naturales; aparecen y desaparecen conflictos
sociales que inciden en la ordenación, manejo y aprovechamiento de los bosques; y se presentan cambios
en la normatividad nacional y regional. Estos aspectos implican que los POF sean “dinámicos” y
evolucionen de acuerdo a las circunstancias, por consiguiente, se deben someter a procesos de revisión,
análisis y ajustes por lo menos cada cinco (5) años.

La extensión de las UOF es variable y no existe una regla universal para determinar su superficie, la
cual depende de los objetivos de la ordenación, características del bosque, oferta forestal, demanda de
productos, actividades de transformación, influencia humana y dependencia del recurso, accesibilidad y
disponibilidad económica, entre otros factores. La UOF comprende tierras forestales donde la silvicultura
asociada a otras ciencias puede ser aplicada en áreas lo suficientemente extensas, que admita desarrollar
un conjunto de iniciativas y acciones relacionadas con el aprovechamiento y manejo sostenible de los
bosques.

MARCO LEGAL

La Ley 2ª de 1959 y el Decreto 0111 de 1959 por medio de los cuales se declararon siete (7) grandes
Zonas de Reserva Forestal, establecieron que los bosques naturales comprendidos en estas reservas y en
otras áreas que posteriormente reservará el Estado, se deben someter a ordenación forestal.

El Decreto Ley 2811 de 1974 en el artículo 217, determinó que los aprovechamientos forestales deben
hacerse previo estudio y POF, a objeto de garantizar la renovabilidad del bosque.

Posteriormente, el Decreto 1791 de 1996 en el artículo 38, estableció que las CAR asumen la obligación
de elaborar los POF en las áreas forestales productoras (AFP) y protectoras – productoras (AFPP), para lo
cual deben reservar, alinderar y declarar estas áreas, previo el estudio correspondiente y cuya finalidad
consiste en planificar la ordenación y el manejo de los bosques naturales.

Los artículos 6
o
y 24 de la Ley 70 de 1993 (Ley de las Comunidades Negras), establecen que los
aprovechamientos forestales con fines comerciales deben garantizar la persistencia del recurso y
determina que la autoridad administradora de los recursos naturales renovables reglamentará
concertadamente con las comunidades negras el uso colectivo de los bosques en las tierras adjudicadas a
estas comunidades.

Los POF se enmarcan dentro de los procesos de ordenamiento territorial, por lo cual, las instituciones
públicas en especial las que integran el Sistema Nacional Ambiental (SINA) y las privadas asumen
compromisos inherentes a la ordenación sostenible que deben cumplir y adelantar la investigación
necesaria que permita apoyar la ordenación, el manejo y el aprovechamiento racional de los bosques.

16

IMPORTANCIA Y OBJETIVOS DE LA ORDENACIÓN FORESTAL

La ordenación sostenible de los bosques pretende lograr que mediante el manejo apropiado de las
tierras forestales y el aprovechamiento adecuado de sus recursos, los bienes y servicios que ofrecen y se
obtienen de los bosques naturales cubran las necesidades de la población humana presente y además,
aseguren las existencias para las poblaciones futuras. Las necesidades involucran una amplia gama de
productos y servicios individuales y sociales como agua, alimentos, medicinas, productos maderables y no
maderables para la construcción de vivienda, combustible para la cocción de alimentos y como calefacción,
madera, productos de la madera, productos no maderables, empleo, recreación, hábitat para la fauna y
para poblaciones humanas y sumideros de carbono, entre otros.

La ordenación forestal también identifica y caracteriza los factores antrópicos que ponen en peligro la
estabilidad de la dinámica y equilibrio de los componentes bióticos del ecosistema forestal, por
consiguiente, la ordenación forestal debe estar articulada con los planes de desarrollo regionales como
estrategia que contribuya a la permanencia de las tierras forestales.

Lo anterior implica que tierras forestales que se aprovechan sin ordenar, son tierras que difícilmente
mantendrán la oferta de los bosques y por consiguiente, no aseguran o pierden paulatinamente los
servicios que ofrecen para la población humana.

Las tierras forestales y los bosques naturales que se pretenden aprovechar con características de
sostenibilidad, deben contar con un POF, que tiene por objetivo servir de instrumento de planificación para
que las CAR puedan desarrollar la gestión de la ordenación forestal sostenible con base en la información
científica, técnica, física, abiótica, sociocultural y económica obtenida en la evaluación de la UOF y
establecer las directrices y mecanismos para administrar y controlar adecuadamente el manejo y
aprovechamiento por los usuarios del bosque y velar por la seguridad y sostenibilidad del recurso forestal.

METODOLOGÍA

El proceso metodológico para la elaboración del POF comprende entre otras, las siguientes actividades:

a. Identificación y definición por parte de las CAR de las Áreas Forestales Productoras (AFP) o Protectoras
- Productoras (AFPP) que se someterán a ordenación y que serán definidas como Unidades de
Ordenación Forestal (UOF).
b. Delimitación cartográfica de las UOF en mapas a escala apropiada.
c. Conformación del equipo de trabajo con personal capacitado, asignación de funciones y
responsabilidades, planificación operativa y distribución de tareas.
d. Valoración de los recursos económicos, técnicos y operativos para la gestión y asignación de tales
recursos para la elaboración del POF.
e. Desarrollo del plan operativo para la elaboración del POF bajo el siguiente procedimiento secuencial:
17

* Captura de la información secundaria respecto de los temas a tratar (bióticos, abióticos, sociales,
culturales y económicos).
* Levantamiento de la información primaria (cuantitativa y cualitativa) sobre aspectos bióticos,
abióticos, sociales, culturales y económicos, a través de la investigación, encuestas, diseños
estadísticos, registros y consultas con los actores directos e indirectos relacionados con la
ordenación forestal.
* Procesamiento y análisis de la información primaria y secundaria obtenida y conformación de la base
de datos.
* Elaboración final y socialización del POF ante los actores involucrados.

ÁMBITO DE APLICACIÓN

El ámbito de aplicación del Plan de Ordenación Forestal se circunscribe a la Áreas Forestales
Productoras y Protectoras - Productoras debidamente declaradas, alinderadas, reservadas y conformadas
en UOF por las CAR, según lo establece el artículo 38 del Decreto 1791 de 1996 y a las zonas de reserva
campesina de que trata de la Ley 160 de 1994 que tengan por objeto la producción de bienes de
producción y servicios.


CAPÍTULO I
CARACTERIZACIÓN GENERAL

Tiene por objeto conocer, determinar, evaluar y describir integralmente la información científica sobre
los aspectos abióticos, geográficos, bióticos, sociales, culturales y económicos, para soportar y desarrollar
la ordenación, el manejo y aprovechamiento forestal sostenible.

1. Localización geográfica y política

Ubica geográficamente las áreas específicas que se pretenden ordenar, denominadas UOF, sobre las
cuales se realizarán y desarrollarán los POF. Dependiendo de la extensión y con base en la cartográfica a
escala adecuada, por lo general entre 1: 25.000 a 1:50.000, se localiza y delimita la UOF, mediante
coordenadas geográficas y/o planas, con apoyo de mapas, sensores remotos como fotografías aéreas,
imágenes de satélite y de radar, fotomosaicos y del GPS. La localización geográfica y política comprende:

1.1.Departamento, Municipio(s), Corregimiento(s), Inspección(es), Vereda(s)
1.2. Coordenadas planas y geográficas
1.3. Vías de Acceso y Comunicaciones
1.4. Extensión y límites
18

2. Jurisdicción ambiental

Indica la jurisdicción administrativa de la CAR o las CAR en la cual se encuentra la UOF, determinado
además las instituciones que realizan o realizarán investigaciones al interior del área para apoyar la
ordenación, así como la estructura, capacidad y personal de que dispondrá la autoridad ambiental para
desarrollar la ordenación forestal. Comprende:

2.1.Corporación Autónoma Regional y/o de Desarrollo Sostenible responsable de la administración.
2.2. Instituto(s) de Investigación.
2.3. Estructura y capacidad de la CAR para el desarrollo de la ordenación forestal.
2.4. Personal calificado para la administración y manejo de la UOF

2. Derechos de propiedad de los bosques

Determina el estado de la propiedad o dominio, posesión y tenencia de los bosques, para conocer
quiénes tienen su responsabilidad y seguridad que garanticen el desarrollo de la ordenación forestal, la
permanencia de los bosques, el control de las invasiones y el cambio de uso de las tierras forestales. De
otra parte, el conocimiento real de los derechos de propiedad de los bosques, sean públicos, privados
individuales o colectivos, determina la clase de aprovechamiento forestal que la CAR debe otorgar, como
por ejemplo, permisos o autorizaciones, individuales o colectivos, así como los requisitos a exigir. Aborda
los siguientes aspectos:

3.1 Bosques de propiedad pública
3.1.1. Reservas forestales nacionales
3.1.2. Reservas forestales regionales
3.1.3. Bienes rurales del patrimonio de entidades de derecho público

3.2 Bosques de propiedad privada individual
3.2.1. Bienes rurales de propiedad privada

3.3 Bosques de propiedad privada colectiva
3.3.1. Resguardos Indígenas
3.3.2. Tierras de Comunidades Negras
3.3.3. Zonas de Reserva Campesina

4. Bosques bajo otras formas de ocupación
4.1. Posesión y tenencia

5. Características físicas
Detalla las características abióticas relacionadas con la clase de suelos, las corrientes de aguas y las
condiciones climatológicas como factores más importantes, con el fin de relacionar estos factores con el
19

componente biótico y la posibilidad o grado de amenaza o vulnerabilidad por la construcción de vías de
extracción y su influencia en el estado y dinámica de los bosques y de la diversidad biológica. Igualmente,
para determinar la fragilidad de algunos recursos naturales renovables y ecosistemas, su importancia
ambiental, socioeconómica, así como para el diseño de vías y planificación de las actividades de
aprovechamiento y extracción de los productos del bosque. La caracterización física comprende:

5.1 Geología y geomorfología
5.1.1. Geología
5.1.2. Geomorfología

5.2 Edafología
5.2.1. Suelos
5.2.2. Factores de degradación de los suelos.

5.3 Cuencas hidrográficas
5.3.1. Cuenca hidrográfica a la cual se circunscribe la unidad de ordenación forestal
5.3.2. Subcuencas y microcuencas al interior de la unidad de ordenación forestal.

5.4 Hidrografía e hidrología
5.4.1. Importancia ambiental y socioeconómica de los recursos hídricos
5.4.2. Factores de degradación y de reducción de los recursos hidrológicos

5.5 Aspectos Climatológicos
5.5.1. Temperaturas (máximas, medias y mínimas y distribución anual)
5.5.2. Precipitación (anual y distribución mensual)
5.5.3. Humedad
5.5.4. Vientos
5.5.5. Brillo solar
6. Uso actual de las tierras en actividades no forestales
Determina la utilización actual de las tierras en usos diferentes al forestal incluyendo las destinadas a
actividades que tienen incidencia en la economía y sustento de las comunidades locales y su relación con
el componente forestal. Esta información es básica para determinar el cambio de uso de la tierra, el
monitoreo multitemporal para conocer el avance o retroceso de los cambios ocurridos, las áreas
degradadas, y para definir acciones encaminadas a restaurar las áreas degradadas. Aborda los siguientes
aspectos:

6.1. Áreas en cultivos agrícolas y pecuarios.
6.2. Áreas convertidas para usos no forestales permanentes (áreas con asentamientos humanos, cultivos
ilícitos, vías, embalses y otras infraestucturas).
6.3. Áreas en cultivos hidrobiológicos.
6.4. Áreas degradadas.
6.5. Áreas con otros usos.
7. Descripción de los ecosistemas y especies importantes
20

Este capítulo caracteriza y cuantifica los ecosistemas forestales, la oferta, su valoración y las
interrelaciones de los diferentes componentes y cambios de la población vegetal respecto al
comportamiento de los estados sucesionales y la dinámica de los bosques. Incluye también la información
de otros ecosistemas y especies naturales que deben integrarse a la ordenación forestal. Igualmente, la
identificación de las causas que destruyen o alteran los ecosistemas, con el fin de emprender acciones
inmediatas y futuras para mitigar su degradación o desaparición.

Para la clasificación de los ecosistemas y mientras se establecen nomenclaturas avaladas por las
autoridades competentes, se recomienda utilizar las clasificaciones realizadas con fundamento en la
metodología de Holdridge (1953), debido a que es simplificada y ha sido aplicada con éxito en el país.
Para conocer la oferta de los ecosistemas forestales se debe tener en cuenta la cuantificación a través
del inventario forestal al menos a nivel exploratorio.

Con fundamento en la información científica sobre la composición, estructura y dinámica de los
ecosistemas, se establecen las directrices para la ordenación, el manejo y el aprovechamiento forestal, las
necesidades de conservación de la biodiversidad, así como la determinación de los ecosistemas o áreas
naturales que deben ser protegidos y conservados.
Comprende los siguientes componentes:

7.1 Ecosistemas forestales naturales

7.1.1. Tipos de bosque 1
7.1.1.1. Bosques primarios, secundarios e intervenidos
a. Extensión
b. Caracterización
c. Estados sucesionales
d. Análisis estructural
e. Historia del bosque

7.1.1.2. Principales especies forestales
a. Especies y productos
maderables
• Especies comerciales
actuales y potenciales
• Volumen total y
aprovechable por especie
b. Especies y productos no
maderables
• Especies comerciales y de
uso doméstico
• Productos principales por
Especie

7.1.2 Tipo de bosque n

7.2 Plantaciones
7.2.1 Extensión
21

7.2.2 Caracterización
7.2.3 Especies
7.2.4 Importancia ecológica

7.3 Humedales
7.3.1. Extensión
7.3.2. Caracterización
7.3.3. Importancia estratégica

7.4 Otros ecosistemas naturales de particular significancia
7.4.1. Extensión
7.4.2. Caracterización
7.4.3. Uso (turismo, paisajismo, otros)
7.4.4. Problemática actual

7.5 Especies florísticas con particularidades biológicas
7.5.1. Especies endémicas, raras, amenazadas y en vía de extinción
7.5.2. Especies vedadas para el aprovechamiento
7.5.3. Otras especies

7.6 Causas que afectan la oferta de los bosques naturales
7.6.1. Causas antrópicas
7.6.2. Causas naturales
7.6.3. Otras
8. Fauna silvestre
Describe las especies de la fauna silvestre para conocer principalmente la interrelación y el papel que
desempeña en la propagación de la flora silvestre. Muchas especies forestales requieren de los insectos y
de los murciélagos para ser polinizadas. Igualmente, la diseminación de semillas grandes especialmente
por mamíferos y las semillas pequeñas y livianas por las aves. De otra parte, el conocimiento de la fauna
reviste importancia debido a que algunas comunidades y población local sustentan parte de la dieta
alimentaria con la oferta existente en los bosques y en los ecosistemas acuáticos.

Lo anterior permite fijar pautas para establecer directrices a considerar en las actividades del
aprovechamiento para evitar impactos negativos sobre la fauna, conservación de áreas, regulación de la
caza y la pesca, movilización de las especies de la fauna silvestre y para la catalogación de las especies.

Comprende básicamente los siguientes aspectos:

8.1. Especies y hábitats
8.2. Corredores biológicos
8.3. Nichos
8.4. Grado de fragmentación de los corredores biológicos y de los nichos
8.5. Especies endémicas, raras, amenazadas y en peligro de extinción
8.6. Especies vedadas
8.7. Prácticas de cacería
22

8.8. Problemática actual
9. Aspectos sociales y culturales

Determina las particularidades sociales y culturales de la población, así como el entorno y grado de
integración y de participación comunitaria que posibilitan el desarrollo de la ordenación, el manejo y el
aprovechamiento sostenible de los bosques naturales.

Enfoca los procesos de ocupación ancestral del territorio incluyendo la colonización, la caracterización
de las diferentes etnias, el desarrollo sociocultural conjugado con el papel de la población en la dinámica
de apropiación, control, transformación y desarrollo de las potencialidades de los ecosistemas. Igualmente,
identifica los patrones de poblamiento y asentamientos establecidos, el número de usuarios que de manera
permanente o cíclica aprovechan el bosque y dependen de él para su desarrollo económico, subsistencia,
vivienda y costumbres. Incluye las condiciones de vida de la población en función de la atención y
prestación de los servicios básicos y la presencia institucional de las autoridades ambientales y demás
autoridades.

Complementan la planificación territorial y ambiental, incluyendo las áreas con valores arqueológicos,
culturales y paisajísticos y los programas y proyectos de las autoridades gubernamentales y no
gubernamentales que apoyan la ordenación forestal sostenible.

Comprende los siguientes aspectos:

9.1 Procesos de conformación del territorio
9.1.1. Derechos legales y/o tradicionales de la población establecida
9.1.2. Procesos de colonización
9.1.3. Características socioculturales de la región
9.1.4. Áreas de interés arqueológico, cultural y paisajístico

9.2 Población humana
9.2.1. Localización espacial de los asentamientos humanos
9.2.2. Población total y de trabajadores forestales
9.2.3. Movilidad y migraciones de la población
9.2.4. Tasa de crecimiento demográfico

9.3 Servicios e infraestructura social
9.3.1 Salud
9.3.2 Sistemas tradicionales de producción y seguridad alimentaria
9.3.3 Tasa de morbilidad
9.3.4 Educación y analfabetismo
9.3.5 Vivienda
9.3.6 Cultura y recreación
9.3.7 Servicios públicos e infraestructura física
9.3.8 Saneamiento básico
9.3.9 Energía eléctrica
9.3.10 Comunicaciones
23

9.3.11 Índice de necesidades insatisfechas

9.4 Presencia y coordinación institucional
9.4.1 Autoridades nacionales
9.4.2 Autoridades departamentales
9.4.3 Autoridades municipales
9.4.4 Cabildos indígenas
9.4.5 Consejos comunitarios
9.4.6 Otras

9.5 Planificación regional y ambiental
9.5.1 Planes de Desarrollo
9.5.2 Planes de Ordenamiento Territorial (POT)
9.5.3 Planes de Manejo de Comunidades Negras
9.5.4 Planes de Vida de Comunidades Indígenas
9.5.5 Inversión

9.6 Planes, programas y/o proyectos institucionales que apoyan la ordenación forestal sostenible
9.6.1 Instituciones gubernamentales
9.6.2 Instituciones no gubernamentales
9.6.3 Inversión regional
9.7 Organización y participación comunitaria
9.7.1 Formas de organización y participación comunitaria
9.7.2 Mecanismos para la educación y capacitación de las comunidades
9.7.3 Medios y mecanismos de divulgación de la información relativa a la ordenación forestal
sostenible
9.7.4 Mecanismos de integración de las comunidades en los planes de desarrollo

10. Aspectos económicos

Determina el componente productivo maderable y no maderable, identificando la industria existente y
las posibilidades futuras de transformación. La cuantificación de la capacidad instalada y utilizada de la
industria forestal local, asociada con la demanda y el mercadeo de los productos, permite conocer la
demanda de materia prima y calcular posibilidades sostenibles de corta en un lapso de tiempo
determinado.

Enfoca la estructura económica contemplando la producción forestal, las industrias y los sistemas de
transformación y la comercialización de los productos obtenidos y la posibilidad de aprovechamiento de los
residuos madereros. Debido a que la mayoría de las zonas boscosas que pueden ser objeto de ordenación
forestal están pobladas, se incluye también el conocimiento de la producción agropecuaria, hidrobiológica y
artesanal.
Aborda principalmente los siguientes aspectos:
24


10.1 Producción forestal
10.1.1 Industrias forestales de transformación primaria y secundaria existentes.
10.1.2 Capacidad instalada y utilizada
10.1.3 Tecnologías empleadas en la elaboración de los productos primarios y secundarios maderables
y no maderables
10.1.4 Clase y cantidad de productos forestales
10.1.5 Sitios y centros de acopio de los productos forestales
10.1.6 Mercadeo y canales de comercialización de los productos maderables y no maderables
10.1.7 Precios de los productos maderables y no maderables
10.1.8 Posibilidad de aprovechamiento de los residuos maderables
10.1.9 Generación de empleo del sector forestal y seguridad industrial

10.2 Producción agropecuaria e hidrobiológica
10.2.1 Producción agrícola
10.2.2 Producción pecuaria
10.2.3 Producción hidrobiológica y pesquera
10.2.4 Comercialización de los productos

10.3 Producción artesanal
10.3.1 Especies utilizadas
10.3.2 Productos y comercialización


CAPÍTULO II
DIRECTRICES PARA LA PLANIFICACIÓN DE LA UNIDAD DE ORDENACIÓN
FORESTAL SOSTENIBLE


Son los lineamientos a seguir para ordenar el territorio con fundamento en la potencialidad de las
tierras, las aspiraciones deseadas por la población local y las autoridades ambientales de mantener una
oferta de bosques permanente para atender las necesidades de las generaciones presentes y futuras,
sustentados en la planificación y administración del territorio.

Implica establecer en principio la zonificación territorial de los tipos de bosques, determinado las áreas
de producción, de conservación, para propósitos sociales y culturales, así como para posibles desarrollos
de infraestructuras, entre otras áreas de importancia. Involucra además, la organización dasocrática, que
se relaciona con la delimitación del territorio para su adecuado manejo en un unidades administrativas, lo
cual depende de: i) la extensión del área objeto de ordenación, ii) ubicación y accesibilidad, iii) la oferta
potencial del recurso forestal, y iv) la capacidad operativa de la CAR en función de la disponibilidad de los
recursos humanos y económicos, entre otros factores. Sobre este aspecto, las UOF con extensiones
pequeñas, solo se justifica que cuenten con una sola unidad administrativa y las UOF con superficies
extensas, pueden tener más de una (ver Anexo, Figura).
25


De acuerdo con las prescripciones de la organización dasocrática, la división para fines de ordenación,
administración, manejo y aprovechamiento forestal, es como sigue:

a) UOF. Corresponde a la extensión definida por la CAR que se someterá a ordenación. De acuerdo a la
legislación forestal vigente (Decreto Ley 2811 de 1974 y Decreto 1791 de 1996) corresponde a las
Áreas Forestales Productoras y a las Áreas Forestales Protectoras – Productoras.
b) Unidades Administrativas (UA). Son divisiones de la UOF para fines administrativos.
c) Unidades de Manejo Forestal (UMF). Son cada una de las divisiones de las UA que deben contar con
un plan de manejo forestal para un período de aplicación de varios años.
d) Cuarteles de aprovechamiento forestal. Son las unidades específicas en que se subdividen las UMF
para la realización de los aprovechamientos forestales, las cuales deben contar con planes anuales de
corta o de aprovechamiento forestal.

Este capítulo aborda los siguientes aspectos:

1. Zonificación de la UOF
1.1. Áreas destinadas a la producción de productos forestales maderables y no maderables
1.2. Áreas testigos destinadas para la protección y conservación de la biodiversidad, ecosistemas para la
investigación, corredores biológicos y para el monitoreo comparado
1.3. Humedales de particular significancia a proteger
1.4. Áreas con fines de conservación de los suelos
1.5. Áreas protectoras y amortiguadoras de los recursos hídricos
1.6. Áreas protegidas y amortiguadoras de esta áreas
1.7. Áreas arqueológicas, culturales y de recreación
1.8. Áreas para el desarrollo de infraestructuras
1.9. Otras áreas

2. Organización dasocrática
2.1 Unidad administrativa 1
2.1.1 Unidad de manejo forestal 1
Extensión y límites
Descripción y caracterización
2.2 Unidad administrativa n
2.2.1 Unidades de manejo forestal n
Cuartel n
2.3 Demarcación de las unidades administrativas, las unidades de manejo forestal y de los
cuarteles de aprovechamiento forestal.
3. Vías de extracción
3.1 Directrices para el diseño de las vías de extracción terrestres y acuáticas
26

3.2 Directrices para la planificación de las vías de extracción y sitios de acopio
3.3 Sistemas de extracción y transporte de los productos forestales y sitios de acopio

4.Planificación de la administración forestal
4.1. Unidades administrativas
4.2. Unidades de manejo forestal y cuarteles de aprovechamiento forestal
4.3. Supervisión y registro
CAPÍTULO III
PRESCRIPCIONES PARA EL MANEJO SOSTENIBLE


El manejo forestal es la aplicación de los sistemas y labores silviculturales al bosque sujeto de
aprovechamiento, con el objeto de mantener el rendimiento sostenido sin reducir significativamente su
capacidad productiva o causar daño al recurso.

En el manejo forestal inciden diferentes aspectos directos e indirectos, como las características de los
ecosistemas (composición, estructura y función), los diámetros de corta, la intensidad del aprovechamiento,
las operaciones de corta y extracción, las formas propiedad de recurso forestal y todas las acciones del
hombre al interior de los bosques, quien tiene la capacidad suficiente para transformar los bosques a favor
o en contra de la ordenación sostenible.

La prescripciones para el manejo forestal determinan las directrices establecidas por la CAR de las
prácticas silvícolas que deben seguir los interesados en aprovechar los bosques naturales en las
actividades específicas de corta y en el manejo de los bosques, para permitir la extracción de productos
maderables y no maderables en el presente y el futuro.

Igualmente implican la regulación de las operaciones de corta para minimizar el daño que se cause a la
masa residual, el manejo silvicultural que contribuye a la regeneración del bosque y la restauración de la
capacidad productiva del ecosistema boscoso y de otras funciones ambientales.

Este capítulo aborda los siguientes tópicos:

1. Regulación sostenible de la corta
1.1. Capacidad dinámica de crecimiento de las especies aprovechables
1.2. Diámetro mínimo de corta de las especies comerciales
1.3. Posibilidad de corta anual permisible de las especies comerciales
1.4. Fundamento técnico del turno y ciclos de corta de las especies comerciales
2. Operaciones de corta
27

2.1. Disposiciones previas a la corta para minimizar los impactos ambientales
2.2. Técnicas de tala y troceo
2.3. Equipos y herramientas a utilizar en la corta y el troceo
2.4. Nivel de eficiencia mínimo aceptable
2.5. Personal, salud y seguridad industrial
3. Manejo forestal
3.1. Sistemas de manejo forestal y de las especies comerciales
3.2. Diagnóstico y manejo de la regeneración natural
3.3. Tratamientos silviculturales permisibles
3.4. Métodos silvícolas aplicables
3.5. Áreas testigo y rodales o parcelas de árboles semilleros
3.6. Especies susceptibles de aprovechamiento forestal
3.7. Integración de los conocimientos tradicionales en el manejo forestal
3.8. Inversión y/o reinversión económica en el manejo forestal
4. Restauración y reforestación
4.1. Áreas a restaurar
4.2. Áreas a reforestar, tipo de plantación y especies
4.3. Agroforestería

CAPÍTULO IV
DIRECTRICES PARA PREVENIR Y MITIGAR LOS IMPACTOS NEGATIVOS
AMBIENTALES Y SOCIALES


Se refiere a los lineamientos establecidos por las CAR para todas las actividades relacionadas con la
ordenación y el aprovechamiento de los bosques, para prevenir y mitigar los impactos negativos que
puedan afectar la seguridad de los recursos forestales, la población humana y los servicios ambientales.
Estas directrices, deben ser consideradas en los planes de manejo forestal por los interesados en realizar
los aprovechamientos forestales.

El control y seguimiento para prevenir y mitigar los efectos ambientales negativos, implica desarrollar
actividades con fundamento en principios normativos, sociales y éticos para la utilización adecuada de los
bosques, a fin de garantizar el desarrollo económico, la seguridad alimentaria de la población local y
minimizar los efectos sociales y ambientales.

Las directrices para prevenir los impactos ambientales se relacionan principalmente con el
mantenimiento de la oferta forestal, la conservación de la diversidad biológica, los suelos y los recursos
hídricos y el monitoreo sobre los cambios que acontecen en los ecosistemas forestales.

28

Las directrices relacionadas con la industrialización de los productos obtenidos del bosque, buscan
optimizar los procesos de transformación en el empleo de la materia prima, mejorar la calidad de los
productos y reducir significativamente los desperdicios, todo lo cual redunda en menor presión sobre los
bosques naturales e incremento de los beneficios económicos para los propietarios de las industrias
forestales.

El mejoramiento de la producción maderera está asociada a las operaciones de corta, trozado,
extracción y transporte de la materia prima, disponibilidad de recursos económicos y financieros, la
tecnología utilizada en la transformación, el nivel de capacitación de los trabajadores y la demanda de
productos de calidad en el mercado, entre otros aspectos.

Las directrices sobre la industrialización de los productos forestales implican, especialmente, el empleo
de equipos renovados de mayor rendimiento y de tecnologías mejoradas, la eficiencia en la producción, la
integración industrial para optimizar la utilización de la materia prima y el aprovechamiento de los residuos
forestales derivados de la transformación en subproductos.

Las directrices sociales buscan compatibilizar los intereses de las poblaciones locales con el uso y
conservación de los bosques sometidos o en proceso de ordenación y hacer copartícipes a estas
comunidades de la responsabilidad del control y de la sostenibilidad del recurso forestal. Involucra la
participación ciudadana y la capacitación de los usuarios del bosque, la atención a su salud y la protección
de la seguridad industrial o laboral de los trabajadores forestales.

Las directrices para el seguimiento y monitoreo tienen relación con las interventorías y/o auditorías
forestales, que son procesos de verificación sistemática apoyados en evaluaciones y pruebas para
determinar si las condiciones, sistemas de manejo o información, cumplen con los criterios de la
ordenación forestal sostenible.

Este capítulo aborda:

1. Directrices ambientales

1.1 Mantenimiento de la oferta forestal
1.1.1. Control del cambio de uso de la tierra
1.1.2. Control de la introducción de especies exóticas
1.1.3. Control y regulación de acceso al bosque
1.1.4. Prevención y control de incendios forestales
1.2 Conservación de la diversidad biológica
1.2.1. Conservación de las especies florísticas y faunísticas silvestres con particularidades biológicas
(endémicas, raras, amenazadas o en peligro de extinción)
1.2.2. Protección de las especies florísticas y faunísticas silvestres en estado crítico de conservación
1.2.3. Monitoreo de los cambios de las especies con mayor presión de aprovechamiento
29

1.3 Conservación de los suelos y recursos hídricos
1.3.1. Calidad del agua
1.3.2. Conservación y recuperación de los suelos
1.4 Utilización de productos químicos
1.4.1. Almacenamiento y empleo de los productos químicos
1.4.2. Control del uso
1.5 Manejo de residuos
1.5.1. Residuos vegetales
1.5.2. Residuos fósiles
1.5.3. Control
1.6 Monitoreo a los cambios en los recursos forestales
1.6.1. Evaluación del plan de ordenación forestal
1.6.2. Evaluación de la sucesión vegetal posterior al aprovechamiento
1.7 Directrices para la instalación de industrias forestales de transformación primaria y secundaria
1.7.1. Equipos y tecnologías aceptables
1.7.2. Niveles mínimos aceptables de eficiencia en la transformación
1.7.3. Manejo y uso de residuos maderables y de combustibles fósiles
1.7.4. Financiación la integración industrial vertical u horizontal
1.7.5. Productos recomendables y demandados por el mercado
1.7.6. Reducción de la relación insumo - producto
1.7.7. Características, condiciones y prácticas de compra - venta de la madera en bruto (u otra
1.7.8. materia prima forestal) que afecten el aprovechamiento forestal
1.7.9. Situación y características de la oferta y demanda de productos forestales

2. Directrices sociales

2.1 Participación ciudadana
2.1.1. Capacitación y fortalecimiento de las formas organizativas de los trabajadores forestales
2.1.2. Participación de los usuarios del bosque y de las comunidades locales en la ordenación y
manejo forestal
2.1.3. Monitoreo y seguimiento al cumplimiento de las obligaciones asumidas por los usuarios del
aprovechamiento forestal
2.2 Capacitación a los usuarios del bosque
2.2.1. Organización comunitaria
2.2.2. Normatividad forestal vigente
2.2.3. Ordenación, manejo y aprovechamiento forestal sostenible
2.2.4. Transformación de productos de mayor valor agregado
2.2.5. Otros
2.3 Salud y seguridad industrial de los trabajadores forestales
2.3.1. Protección a la salud y de la seguridad industrial o laboral
2.3.2. Herramientas y equipos adecuados de trabajo
2.3.3. Medidas preventivas de accidentes de trabajo
2.3.4. Otras
30


3. Directrices para el seguimiento y control
3.1. Revisión de inventarios forestales para el aprovechamiento y post – aprovechamiento
3.2. Revisión de aplicación de medidas de manejo forestal
3.3. Control a la movilización de productos forestales
3.4. Aplicación de medidas conminatorias y sancionatorias

4. Investigación
4.1. Representatividad de las especies aprovechadas
4.2. Dinámica de crecimiento de las especies residuales aprovechadas
4.3. Comportamiento del bosque intervenido y estado sanitario
4.4. Estructura del bosque respecto de las especies dominantes, codominantes y dominadas
4.5. Regeneración natural
4.6. Otras

ANEXOS

Los principales documentos anexos al POF son entre otros, los siguientes:
1. Mapa de localización geográfica incluyendo los asentamientos humanos rurales y las vías de acceso.
2. Mapa de la(s) unidad (es) de ordenación forestal, de la(s) unidad(es) administrativas, unidades de
manejo forestal y de los cuarteles para el aprovechamiento forestal.
3. Mapa de hidrografía y pendientes.
4. Mapas de suelos y de uso actual de la tierra.
5. Mapa de bosques, incluyendo información básica de los humedales y de otros ecosistemas naturales.
6. Mapa de planificación del aprovechamiento forestal y de las vías de extracción.
7. Mapa sobre la propiedad de la tierra.
8. Registros de campo relacionados con los inventarios forestales y la composición florística.
9. Resultados estadísticos sobre el cálculo de las existencias de la oferta forestal.
10. Tablas de volúmenes del inventario forestal.
11. Otros registros complementarios de la información secundaria y primaria de campo.
12. Sensores remotos.
13. Bibliografía.
Los mapas se deben elaborar a escalas apropiadas, que oscilan entre 1:10.000 a 1:100.000,
dependiendo de la extensión de la UMF, disponibilidad de cartografía, sensores remotos y recursos
económicos.
BIBLIOGRAFÍA

COLOMBIA. CONGRESO DE LA REPÚBLICA. 1993. Ley 99. Por la cual se crea el Ministerio del Medio
Ambiente, se reordena el sector público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente
y los recursos naturales renovables, se organiza el Sistema Nacional Ambiental – SINA - y se dictan
otras disposiciones. Bogotá.
31

________. 1974. Decreto Ley 2811. Por el cual se dicta el Código Nacional de Recursos Naturales
Renovables y de Protección al Medio Ambiente. Bogotá.
________.1993. Ley 70. Por la cual se desarrolla al artículo transitorio 55 de la Constitución Política.
Bogotá.
COLOMBIA. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. 1996. Decreto 1791. Por el medio del cual se establece
el Régimen de Aprovechamiento Forestal. Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá.
FAO. 1991. Ordenación sostenible de bosques naturales y otros terrenos boscosos naturales. Nota
informativa. www. fao.org/forestry/foda/infonote/es/t-smnfs.stm. Roma.3p.
HOLDRIDGE R., Leislie. 1953. Curso de Ecología Vegetal. San José, Costa Rica. 46p.
INDERENA. 1970. Guía para la elaboración del Plan de Ordenación Forestal. Nota técnica Nº4. Bogotá.
10p.
MINISTERIO DEL AMBIENTE et al. 2000. Plan Nacional de Desarrollo Forestal. Bogotá. 74p.
OIMT.1990. Directrices de la OIMT para la Ordenación Sostenible de los Bosques Tropicales Naturales.
Serie Técnica 5. Yokohama, Japón. 19p.
________. 1993. Directrices de la OIMT para la Conservación Biológica en los Bosques Tropicales de
Producción. Serie de Desarrollo de Políticas. Nº 5. Yokohama, Japón. 19p.
________. 1999. Manual sobre la aplicación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de
los Bosques Tropicales Naturales. Parte B/ Indicadores a nivel de Unidad de Ordenación Forestal.
Serie de Políticas Forestales. Nº 9. Yokohama, Japón. 51p.
WIJEWARDAMA, Don; JOYCE, Stephanie y PALMBERG-LERCHE, Christel. 1997. Criterios e Indicadores:
un proceso en evolución. En: Criterios e Indicadores para la Ordenación Forestal Sostenible. XI
Congreso Forestal Mundial. Volumen 6. FAO.www.fao.org/montes/foda/wforcong/publi/v6/tOs/1-
2.htm. Roma.

32




33



INTRODUCCIÓN
La presente guía tiene como objetivo principal orientar a los interesados en el aprovechamiento de bosques
naturales de propiedad pública y privada en la elaboración del Plan de Manejo Forestal que deben
presentar ante las CAR de acuerdo con lo establecido en los artículos 6, 8, 39 y 40 del Decreto 1791 de
1996.

El documento presenta la estructura que debe tener el plan, con los puntos principales a tratar, de manera
que sirva de guía, por una parte, al silvicultor y al usuario del bosque como una herramienta de trabajo para
guiar la acción en el terreno en la realización diaria de las actividades propuestas para garantizar el
rendimiento sostenible del bosque en bienes y servicios, y por la otra, a las CAR para fines de monitoreo y
control de los aprovechamientos (Decreto 1791, Artículos 31 y 41). No se pretende desarrollar en forma
exhaustiva los procedimientos técnicos ni los conceptos científicos del manejo de los bosques, aspectos
que pueden ser revisados en la literatura especializada sobre la materia o en los tratados sobre el manejo
de los bosques.

Cada Unidad de Manejo Forestal (UMF) tiene su propio plan el cual varía según los objetivos propuestos,
las características económicas, sociales, físicas y bióticas de cada zona. Cada plan será entonces único
con respecto a los detalles técnicos específicos que contiene.

El Plan de Manejo tratado en esta guía se soporta en el sistema policíclico con aprovechamientos
selectivos y diámetro mínimo de corta, utilizando el ciclo de corta cuyo tamaño depende del crecimiento de
los árboles, aspectos económicos, intensidad del manejo aplicado y comportamiento de la regeneración
natural, entre otros. Es importante mencionar que los planes de manejo se elaboran para períodos largos
de tiempo y no para el tiempo de vigencia de un aprovechamiento forestal, por lo cual debe ser revisado
con alguna frecuencia, con el fin de realizar los ajustes que se consideren apropiados para su mejor
desarrollo.

El documento presenta las actividades más importantes relacionadas con el aprovechamiento de la
madera y eventualmente otros productos no maderables, las operaciones de corta de los árboles y
transporte de las trozas, los tratamientos silviculturales para la reconstitución del bosque y mejoramiento de
la masa remanente de futura cosecha, la delimitación de los cuarteles anuales de corta, en fin todos
aquellos trabajos y tratamientos orientados a garantizar la permanencia del bosque y por consiguiente de
su oferta en productos maderables y no maderables, efectos ambientales y la biodiversidad, en
consonancia con el buen uso del suelo. Le permite al usuario del bosque seguir día a día las operaciones a
realizar, establecer y organizar las unidades dasocráticas (áreas) que serán objeto de trabajos específicos,
facilita la orientación en el terreno, definir los lotes de aprovechamiento anual, fijar las fechas de aplicación
de los tratamientos silviculturales, etc., es la guía orientadora de todos los trabajos de manejo a realizar
durante el periodo de su aplicación. Sin este documento es prácticamente imposible efectuar en forma
organizada la ordenación forestal sostenible.
34


DEFINICIÓN
El Capítulo I del Decreto 1791 define el Plan de Manejo Forestal como “la formulación y descripción de los
sistemas y labores silviculturales a aplicar en el bosque sujeto a aprovechamiento, con el objeto de
asegurar su sostenibilidad, presentado por el interesado en realizar aprovechamientos forestales
persistentes”.

El plan es una herramienta diseñada para usar en el trabajo diario del bosque y sólo será útil en la medida
en que se aplique. Para este fin debe reunir ciertas características, entre las cuales se resaltan las
siguientes:

a. Suplir las necesidades presentes y prever las del futuro
b. Ser ejecutable, técnica, financiera, social y administrativamente
c. Tener continuidad. Cómo el plan va a ser mantenido en operación y revisado periódicamente, requiere
suficiente cuidado.
d. Ser suficientemente flexible para amoldarse a la dinámica de una situación constantemente cambiante
y circunstancias imprevistas (cualquier cambio en los objetivos del plan debe ser plenamente
justificado ante la entidad administradora del recurso.
e. Debe tener aceptación y uso por parte del beneficiario del aprovechamiento.

ELABORACIÓN

El Plan de Manejo debe ser elaborado por ingenieros forestales titulados y con tarjeta profesional, o por
firmas consultoras constituidas por ingenieros forestales que acrediten experiencia en el tema del manejo
forestal, debidamente registrados ante la CAR de la jurisdicción administrativa correspondiente. Los
aspectos más sobresalientes del Plan de Manejo deben ser definidos en estrecha coordinación con los
propietarios y usuarios del bosque, la participación directa de la comunidad en la definición de opciones de
manejo y la CAR respectiva. La consulta a la comunidad o comunidades y grupos que pueden verse
afectados por el plan constituye un punto de gran importancia para su aceptación y continuidad.

1. INFORMACION GENERAL

1.1. Nombre y período del plan.

Por ejemplo: Plan de Manejo para la Unidad de Manejo Forestal Satinga, departamento de Nariño.
Período 2002 – 2010

1.2. Ubicación geográfica y administrativa

Indicar el Departamento, municipio(s), corregimiento (s), inspección (es) y vereda (s) en donde se localiza
la UMF así como el nombre de las CAR de la(s) cual(es) depende administrativamente. Para esto es
necesario anexar la cartografía correspondiente a escala apropiada según la extensión, con indicación de
las coordenadas planas y/o geográficas.
35


1.3. Unidad de Ordenación Forestal a la cual pertenece la Unidad de Manejo Forestal

Cada Unidad de Ordenación Forestal debe ser identificada por un nombre o un código en la cartografía
general del área o región en la cual se localiza.

1.4. Identificación del solicitante y del responsable técnico

1.4.1. Solicitante. Nombre, persona natural o jurídica, número de la cédula de ciudadanía o del NIT,
según el caso y domicilio.

1.4.2. Responsable técnico. Nombre, persona natural o jurídica número de la cédula de ciudadanía o
del NIT según el caso, tarjeta profesional y domicilio.

1.5. Descripción de la Unidad de Manejo Forestal

1.5.1. Distribución y área. Indicar si la UMF está conformada por uno o varios bloques compactos, lo
cual debe estar claramente reflejado en la cartografía de la UMF elaborada a la escala más
apropiada acuerdo a su extensión, la cual oscila entre 1: 5.000 y 1:50.000, dependiendo de la
extensión y la disponibilidad de sensores remotos. El área en hectáreas de cada una de sus
partes – en el caso de estar seccionada - y de la unidad total deben ser calculadas y
presentadas claramente.

1.5.2. Límites. Con fundamento en la naturaleza de sus características naturales (filos de montaña,
crestas de cordillera, ríos y quebradas, etc.) o artificiales (carreteras, calles, construcciones, etc.),
deben ser registrados en el Plan. Los linderos de la unidad de aprovechamiento deben ser
establecidos de acuerdo a lo indicado en el parágrafo del artículo 23 del Decreto 1791, el cual
indica:

“Los linderos de las áreas solicitadas para aprovechamiento forestal serán establecidos con base
en la cartografía del IGAC, cartografía temática del IDEAM o la adoptada por las CAR, siempre y
cuando sea compatible con las anteriores, determinando las coordenadas planas y geográficas.
En los casos donde no sea posible obtener la cartografía a escala confiable, las CAR, en las
visitas de campo a que hubiere lugar, fijarán las coordenadas con la utilización del Sistema de
Posicionamiento Global (GPS), el cual será obligatorio a partir de enero de 1997”.

1.5.3. Propiedad y derechos adquiridos. Mencionar el tipo de propiedad que corresponde a la UMF
indicando si se trata de: a) bosques públicos, b) bosques de propiedad colectiva c) bosques de
propiedad individual d), otras. Igualmente, acreditar los derechos del predio por medio de
documento público debidamente actualizado y expedido por la entidad competente.

1.5.4. Historia del bosque. Hacer un recuento sobre los tratamientos a que fue sometido el bosque en
el pasado, como extracción de madera de especies definidas, tratamientos silviculturales
aplicados, quemas, etc, lo cual permite comprender aspectos de su estructura actual y dinámica
sucesional.
36


1.5.5. Contexto social. Describir la forma como las comunidades locales están ligadas al bosque que
será objeto de aprovechamiento como: a) Productos maderables, como la madera y como leña
para combustible; b) Productos no maderables, como cortezas, frutos, resinas, fibras y,
medicinas; c) Servicios ambientales, d) Servicios culturales, e) Servicios recreativos, f) Otros.

1.5.6. Fisiografía y drenaje. Describir geomorfológicamente las características del relieve de la unidad
de manejo como por ejemplo terrazas altas o bajas, colinas altas o bajas, zonas planas y
onduladas, entre otras. Esta información, según los suelos predominantes, las condiciones
climáticas y las pendientes, permiten tener una idea sobre la susceptibilidad de los suelos a la
erosión, las facilidades para las operaciones de aprovechamiento del bosque y también para la
toma de decisiones respecto a varios aspectos relacionados con el Plan de Manejo.

1.5.7. Cuerpos hídricos. Caracterizar los ríos, quebradas, nacimientos de agua, humedales
(estacionales o permanentes), etc. localizados dentro de la unidad de manejo, los cuales serán
registrados en el plan y en la cartografía correspondiente.

1.5.8. Clima. Con base en los datos registrados en las estaciones climáticas más cercanas a la unidad
de manejo en un periodo no menor de 10 años, caracterizar el clima imperante en la zona:
temperaturas medias, mínimas y máximas, precipitación y su distribución durante el año,
humedad relativa, evapotranspiración mensual y total en el año, velocidad de los vientos
predominantes y horas de brillo solar. Esta información es de gran valor en la caracterización del
medio para la planificación de operaciones y trabajos de aprovechamiento, definición de las
mejores épocas para ciertas actividades indicadas en el Plan de Manejo: corta y transporte de la
madera, trazado de vías de saca, ejecución de tratamientos silviculturales, etc. La elaboración de
climadiagramas es de mucha utilidad en este punto.

1.5.9. Suelo. El suelo juega un papel determinante en la productividad del bosque, el crecimiento de los
árboles, la cantidad y calidad de la madera a cosechar y la regeneración natural, el estudio debe
incluir: a) composición mineral, b) profundidad efectiva, c) textura, d) estructura, f) porosidad, g)
contenido de materia orgánica y h) grado de humedad. Para fines de clasificación de cada una
de una de estas características se seguirán las normas y estándares establecidos por el Instituto
Geográfico Agustín Codazzi (IGAC).

2. PLANIFICACIÓN DE LA UNIDAD DE MANEJO

2.1. Zonificación

La unidad de manejo, debidamente cartografiada deberá mostrar, describir, cuantificar y delimitar, las
zonas que con base en criterios de accesibilidad y áreas de especial interés conviene destinar para la
producción y protección.

Las áreas para la producción, corresponden al área de la Unidad de Manejo en donde se van a realizar los
aprovechamientos y tratamientos silviculturales. Las áreas ambientalmente susceptibles son las que tienen
pendientes fuertes o son susceptibles a la erosión (más del 40%), donde el aprovechamiento genera
37

impactos ambientales negativos, accidentes o costos elevados. El manejo de cada una de éstas áreas
debe ser objeto de acciones específicas

La zonificación de esta naturaleza debe presentar entre otras las siguientes:

2.1.1. Áreas de producción.
2.1.2. Áreas testigo para la protección de la biodiversidad.
2.1.3. Áreas para la investigación.
2.1.4. Áreas destinadas a corredores biológicos.
2.1.5. Humedales.
2.1.6. Áreas para conservación de suelos y recursos hídricos.
2.1.7. Áreas amortiguadoras de cuerpos de agua y de áreas protegidas.
2.1.8. Áreas arqueológicas, culturales y de recreación.
2.1.9. Áreas para el desarrollo de infraestructuras.
2.1.10. Áreas ambientalmente susceptibles.
2.1.11. Otras.

2.2. Cuarteles de aprovechamiento

La corta anual de los árboles debe efectuarse en el lote de área definida identificado en el plano de la UOF
o de la UMF dependiendo de la extensión de cada una de estas y replanteado en el terreno por medio de
picas, mojones, jalones de madera, estacas transitorias de punto o avisos, entre otros. Dependiendo de la
extensión de la UOF y del número de años del ciclo de corta, el cuartel puede ser igual a una unidad de
manejo o esta puede contener varios cuarteles. En el caso de que la división en cuarteles se realice en la
UOF, el número de estos es igual al número de años del ciclo de corta (CC) y el área de cada cuartel se
calculará de la siguiente manera:

Ac = S/CC
En donde:
Ac: área del cuartel
S : área de la Unidad de Ordenación Forestal (UOF)
CC: ciclo de corta

El ciclo de corta se define como el número de años que transcurren entre dos cortas sucesivas sobre la
misma parcela o lote, o sea, el tiempo necesario para recorrer en cortas todos los lotes o cuarteles de la
UOF. La determinación del número de años del ciclo dependerá del crecimiento diamétrico (DAP) de las
especies, de factores económicos y de la intensidad del manejo. Al establecerlo deben considerarse estos
tres elementos. Con manejo intensivo y altos crecimientos diamétricos, el ciclo de corta es menor, cuando
el manejo es extensivo y los crecimientos diamétricos son bajos, el ciclo de corta es mayor. El número de
años del ciclo de corta será fijado por las CAR con fundamento en las investigaciones que realice en las
UOF.

Antes de iniciar la ejecución del Plan de Manejo, se replantea en el terreno la red de cuarteles,
delimitándola de modo visible y continuo por medio de picas, mojones, jalones de madera, estacas
transitorias de punto, o avisos. En los extremos de estas líneas divisorias y en los puntos de ángulos más
38

acusados se colocan postes indicadores suficientemente sólidos y con una inscripción en letras y números
que designen con claridad los cuarteles separados por la línea.

2.3. Vías de extracción

La extracción de la madera puede hacerse por a) vía fluvial, b) cables aéreos, o c) rutas y caminos de
acceso dentro del bosque.

La extracción fluvial, que bajo ciertas circunstancias puede resultar económica, por lo general se realiza en
condiciones de suelos que no permiten el transporte mecánico, por animales o mediante la fuerza humana.
En ocasiones se requiere la construcción de canales o zanjas con dimensiones variables dependiendo de
las características topográficas, nivel freático, red de drenaje, precipitación, diámetro de las trozas y de la
disponibilidad económica, entre otras.

La extracción por cables aéreos es el método que menos daño causa al bosque y se utiliza en terrenos
donde los tractores de orugas y/o de ruedas no pueden trabajar adecuadamente, como en terrenos
pantanosos o muy quebrados y laderas con pendientes que superan el 50%.

Los caminos representan un factor muy importante de impacto ambiental. Casi toda la erosión provocada
por el aprovechamiento de la madera se relaciona con su construcción. Por esta razón, su diseño y trazado
requieren un estudio riguroso que evalúe entre otros aspectos los siguientes: a) plan de aprovechamiento;
b) frecuencia de uso (orienta el tipo de camino a construir), c) condiciones del terreno, d) tipo de
construcción a utilizar

La red vial se construye no sólo para la extracción de la madera producto de las cortas de
aprovechamiento y de mejora, sino también para permitir el acceso a los cuarteles para fines de manejo y
control (delimitación de cuarteles, operaciones silviculturales y espacios cortafuego, entre otros).

2.3.1. Tipos de vías. Determinar las vías forestales a saber: a) vías principales, b) vías secundarias, y c)
vías de acceso. Las vías principales son las de mayor longitud, tienen mayor tránsito y el arrastre
se hace con máquinas rápidas. Estas vías son de carácter permanente y por lo general cada año
se prolongan para dirigirse a los diferentes cuarteles. Deben permanecer en buen estado durante
varios años.

Las vías secundarias por lo general son trochas cortas de poco tránsito que desembocan en una
vía principal. Son temporales y sólo se utilizan para la explotación de determinada zona y se
abandonan cuando se ha terminado la corta.

Las vías de acceso, generalmente con menos de 1 km. de longitud, permiten a los vehículos que
transportan la madera y que dejan las rutas secundarias, alcanzar los patios de cargue, descargue
o de apilado de la madera.

2.3.2. Diseño de las vías. Para las vías a construir y/o adecuar se deben presentar los diseños y
cálculos correspondientes, con el fin de contribuir a la conservación de los suelos, los recursos
39

hídricos, mantenimiento de la productividad del suelo, funcionamiento de los ecosistemas y
generar ganancias operativas y económicas.

a. Vías acuáticas. Para la construcción de canales abiertos o zanjas se debe presentar entre otras la
siguiente información: perfil del canal, caudal promedio permisible, velocidad máxima permisible,
pendiente máxima permisible, flujo uniforme permanente, sección trapezoidal, coeficiente de
rugosidad, limitación del incremento del caudal aguas abajo de las cunetas, densidad máxima de
la red de canales o de cunetas por unidad de área y captación del agua.

Para la adecuación de vías acuáticas ya existentes, se presentará la siguiente información: red de
drenaje; captación del agua y descripción técnica de las adecuaciones

b. Vías terrestres. Para la construcción de las vías o caminos terrestres, en el Plan de Manejo se
presentará la siguiente información: perfil de la vía, diseño de la vía (ancho de la banca, radio de
las curvas, tangente de las curvas, pendiente máxima y mínima, cunetas, taludes, etc.), red vial,
densidad de las vías o caminos terrestres, movimiento de tierra, área y volumen del bosque a
afectar

2.3.3. Trazado en el mapa. Señalar en los mapas apropiados la red de vías, dirigiendo el trazado por las
zonas de mayor concentración de árboles a extraer.

2.3.4. Trazado en el terreno. El trazado realizado en el mapa, los diseños y cálculos presentados por el
usuario y aprobados por la CAR deberán materializarse en el terreno, haciendo las correcciones
que sean necesarias.

Para la construcción y/o adecuación de vías acuáticas y terrestres se deberán tener en cuenta las
siguientes consideraciones, tendientes a aumentar los rendimientos del aprovechamiento forestal y
minimizar el daño al medio ambiente:

2.3.4.1. Para las vías acuáticas

a. Realización de un mínimo de obras.
b. Utilización mínima de cauces.
c. Evitar las alteraciones del nivel freático que puedan afectar la productividad del suelo y la
hidrobiológica.
d. Longitud mínima con el fin de reducir la erosión y maximizar el área cubierta por bosque
e. Definición de franjas de protección o reservas adyacentes a arroyos y otras áreas “prohibidas”,
que deberán mantenerse intactas excepto cuando se hayan aprobado vías de acceso.
f. Los canales o zanjas temporales deben ubicarse en sitios donde sea posible la restauración
del espacio, utilizando los materiales de ripio que fueron extraídos del sitio para su
construcción.

2.3.4.2. Para las vías terrestres

a. Realización con un mínimo de obras y facilidad de drenaje.
40

b. Construcción de desagües a ambos lados de la vía.
c. Longitud mínima con el fin de reducir la erosión y maximizar el área cubierta por bosque.
d. Movimiento mínimo de suelos.
e. Minimizar los cortes y rellenos con restauración de la vegetación de los taludes.
f. Las vías principales no deben tener pendientes muy fuertes (máxima del 12%) y las
secundarias no deben exceder el 20%.
g. Ubicación de las vías de manera que queden retiradas de las fuentes hídricas y de las zonas
de amortiguamiento a lo largo de las riberas de las mismas.

2.4. Sitios de acopio y campamentos

Describir, cuantificar y mapificar los sitios que se proponen para el descargue, cargue y/o acopio temporal
de los productos forestales en la etapa del transporte menor. Así mismo, los lugares para el alojamiento del
personal que se encargará de las actividades relacionadas con el aprovechamiento forestal

3. CARACTERIZACION ECOLÓGICA Y FLORISTICA

3.1. Tipos de bosque

A partir de un sistema de clasificación de bosques (por ejemplo, según el Mapa de bosques de Colombia
del IGAC, INDERENA y CONIF, 1984), establecer los tipos de bosques, los cuales deben ser registrados
en el Plan de Manejo y representados en el mapa de la unidad, así como la extensión en hectáreas y
características más sobresalientes, tales como especies dominantes, relieve, hidrografía, accesibilidad y
rasgos que afectan el manejo.

3.2. Inventario forestal
El inventario forestal es uno de los estudios más importantes al elaborar el Plan de Manejo, ya que los
registros cuantitativos y cualitativos obtenidos, permiten conocer y describir las especies, ecosistemas y
paisajes en cuanto a composición, estructura y función, determinar la capacidad productiva, conocer las
existencias maderables y no maderables, determinar la capacidad permisible de extracción, con el fin de
asegurar la sostenibilidad de los bosques; aportar información para definir las técnicas de manejo
silvicultural, cuantificar las existencias volumétricas de la oferta del bosque o de un grupo de especies y
disponer de la información necesaria para establecer planes de trabajo. En relación con el inventario
forestal, se debe presentar la siguiente información:

3.2.1. Muestreo forestal

3.2.1.1. Diseño de muestreo.
3.2.1.2. Tamaño la de muestra e intensidad de muestreo, para un error de muestreo no superior al 15% y
una probabilidad del 95%
3.2.1.3. Forma y tamaño de las unidades de muestreo.




41

3.2.2. Registro de la información

Describir el sistema utilizado para el registro de las variables en el bosque (sistemas
computarizados, programas especializados o formularios), presentando la información en medio
magnético o papel, según el caso.

3.2.3. Método de cálculo

Presentar y describir las fórmulas utilizadas para el cálculo del área basal, volumen, abundancia,
frecuencia, dominancia e índice de valor de importancia (IVI).

3.2.4. Precisión del inventario
Presentar e interpretar los resultados de los siguientes estadígrafos

3.2.4.1. Error de muestreo
3.2.4.2. Estimado mínimo confiables (EMC). Determinar la cantidad mínima de madera por hectárea y/o
total en la unidad de manejo con un a probabilidad del 95%.
3.2.4.3. Coeficiente de variación del volumen por hectárea
3.2.4.4. Volumen medio comercial por hectárea.
3.2.4.5. Volumen aprovechable por hectárea.

3.3. Riqueza y diversidad florística

Con base en el inventario estadístico que acompaña el Plan de Manejo, elaborar un listado de las
especies forestales registradas en la UMF, clasificadas por familias botánicas, indicando los géneros y
especies en cada familia, con información sobre densidad, frecuencia, abundancia, índice de valor de
importancia (IVI) para cada especie. Adicionalmente se dará información sobre la abundancia de las
especies en los pisos sociológicos establecidos (por ejemplo, hasta 10 m. de altura total = piso inferior, de
11 a 15 m. = piso intermedio, de 16 a 20 m. = piso superior, más de 20 m. = emergentes).

La información consignada en este punto es útil para la toma de decisiones relacionadas con el manejo
silvicultural.

3.4. Clasificación ecológica de las especies

A partir del análisis de la composición florística de cada uno de los pisos sociológicos establecidos, la
densidad y la frecuencia, se deben clasificar las especies que serán objeto de aprovechamiento, en dos
grupos según sus requerimientos de luz: a) especies exigentes de luz, b) especies tolerantes. El
conocimiento de esta característica permite tener idea del temperamento de las especies y ofrece pautas
para la selección de los tratamientos silviculturales.

3.5. Volumen y estructura diamétrica

Utilizando los datos del inventario estadístico para todas las especies, presentar individualmente para cada
tipo de bosque si es el caso o globalmente para la unidad de manejo (si esta no ha sido estratificada), la
42

información referente a la estructura del bosque. La información se puede registrar en cuadros resumen de
distribución diamétrica por especie, referidos a la hectárea. Para este fin pueden utilizarse clases
diamétricas de 10 cm. de amplitud.

Las variables a indicar en estos cuadros, son: a) número de árboles, b) área basal en m
2
y c) volumen
en m
3
para todas aquellas especies diferentes a las solicitadas para aprovechamiento.

Cuadro 1. Estructura diamétrica y de existencias volumétricas a partir de 10 cm. de DAP

Unidad de Ordenación Forestal______________________________Localidad _____________________________

Unidad de Manejo__________________Cuartel de corta_____Área (ha.)_______ Año de aprovechamiento______

Especie
Clase diamétrica (cm.)
Total
10 - < 20 20 - < 30 30 - < 40 etc.
NA*
Vol*
m
3
NA
Vol
m
3
NA Vol m
3
NA
Vol
m
3

NA Vol m
3

1.
2.
n
* NA: Número de árboles. Vol: Volumen

A partir del inventario forestal estadístico calcular para las especies solicitadas en aprovechamiento el
número de árboles, el área basal y el volumen comercial por clase diamétrica (con amplitud de 10 cm.) por
hectárea y para el cuartel, para cada especie, de todos los individuos con diámetro menor al diámetro
mínimo de corta (existencias potenciales) y árboles con diámetro igual o mayor al diámetro mínimo de corta
(existencias actuales). Esta información permite conocer el volumen aproximado en pie disponible para
aprovechamiento en el cuartel respectivo. Lo mismo se hará para los otros lotes que componen la UMF. La
cubicación de los árboles será realizada utilizando tablas de volumen de alta precisión elaboradas para tal
fin. La información puede organizarse como se presenta en el Cuadro 2.
Cuadro 2. Número de árboles y volumen por hectárea de las especies comerciales a partir del DMC

Especie
DAP mínimo de
corta (cm.)
NA/ha
Volumen /ha
m
3
Volumen total en el
cuartel (m
3
)
1.
2.
n Total Total Total

43

4. PRESCRIPCIONES PARA EL MANEJO

4.1. Objetivos de producción

El manejo no puede ser considerado sin algún objetivo. Por lo tanto, el primer paso que debe dar quien
elabora el plan es considerar las declaraciones de política de la CAR como entidad administradora del
recurso y del usuario (o propietario) en las cuales éste indica claramente el propósito para el cual requiere
el bosque y el esfuerzo que está dispuesto a destinar para alcanzar sus objetivos. Una declaración de
política es entonces el fundamento de un Plan de Manejo a la cual deberá destinarse una sección especial.

Los objetivos generales deben estar en concordancia con las políticas de bosques y los planes nacionales
de desarrollo forestal expedidos por el Ministerio del Medio Ambiente y los objetivos específicos deben
estar fijados en el tiempo, ser realizables, claros y sus resultados cuantificables y medibles.

Para la declaración de los objetivos generales, el planificador del manejo debe basarse en la siguiente
información:

a. Nombre botánico y regional de las especies a aprovechar y productos a los cuales serán
destinadas (madera de aserrío, chapas, entre otros).

b. Diámetro mínimo de corta (DMC) para cada especie a aprovechar el cual debe estar justificado
silviculturalmente por los resultados del análisis de la estructura diamétrica particular y,
económicamente, según los fines del aprovechamiento, las exigencias del mercado y los
requerimientos de la maquinaria empleada para el procesamiento de las trozas.

c. Área forestal (en hectáreas) solicitada para el aprovechamiento y volumen total a obtener en ella.
Este puede estimarse conociendo el volumen por hectárea a partir del diámetro mínimo de corta de
las especies a aprovechar, el cual se multiplica por el área de la unidad de manejo.

d. Número de años que el interesado considera necesarios para realizar el aprovechamiento en la
Unidad de Manejo.

4.2. Orden de las cortas en los cuarteles

Establecida la organización espacial del bosque, requerida para adelantar las actividades de manejo, se
organizarán las cortas en el tiempo y en el espacio, fijando los recorridos dentro de la UMF en un orden
determinado de antemano, tomando en consideración, entre otros criterios, el aspecto sanitario de los
árboles, densidad de árboles aprovechables, requerimiento de tratamientos silviculturales y topografía de
los cuarteles.

44

El plan de cortas, tiene aquí la función básica de indicar el tipo de cortas (aprovechamiento y/o manejo), el
lugar, el volumen a cortar, el tiempo de las actividades en años o meses y el año de su realización. Este
se representa por medio de un cuadro que indica el orden de realización de las cortas en los cuarteles o
subdivisiones de la UMF, adjuntando los datos de las áreas y volúmenes inventariados.

Al establecer el plan de cortas, los cuarteles con un alto porcentaje de árboles enfermos deben
aprovecharse primero, los cuarteles densos que requieren raleo se listan antes que los cuarteles abiertos y
los sobremaduros se programan primero que otros lotes.

Se consideraran dos tipos de planes de corta:

a. Plan de cortas general. Para la UMF, abarcando todo el periodo para el cual fue elaborado el
Plan de Manejo, el cual será igual al número de años del ciclo de corta.

b. Plan de cortas especial. Elaborado para cada año del periodo de manejo, registrando el volumen
previsto en aprovechamiento cada trimestre en el cuartel en turno.

Los planes especiales dentro del plan general cubren una parte concreta de las actividades en la UMF y
pueden referirse por ejemplo al aprovechamiento, los aclareos, la regeneración natural, las vías de
extracción y el plan de desarrollo social, entre otros. Estos deben describir las actividades y operaciones a
realizar cada año, definiendo claramente sus objetivos, estrategias de acción, metas y responsabilidades.
De esta manera se constituyen en planes operativos anuales (POA) en donde se dan las orientaciones
básicas que tienen que ver con las actividades específicas del plan de manejo de la UMF. La información
registrada en estos planes, por ejemplo, para las cortas de aprovechamiento como para las cortas de
mejoramiento puede presentarse en forma tabular como se muestra en los Cuadros 3 y 4.
Cuadro 3. Plan de cortas general para la Unidad de Manejo Forestal ___________________
_________________________________________Período______________________________

Año Cuartel
Área
(ha)
Volumen
m
3

Total aprovechado
Área
(ha)
Volumen
M
3
1 A
2 C
3 B
... ...
CC n


45





Cuadro 4. Plan de cortas especial para el cuartel ______Área (ha)_____UMF____Año_____

Lote
Trimestre 1 Trimestre 2 Trimestre 3 Trimestre 4 Total
Área
(ha)
Vol*
m
3
Área
(ha)
Vol
m
3
Área
(ha)
Vol
m
3
Área
(ha)
Vol
m
3
Área
(ha)
Vol
m
3
A1 x x x x
A2 x x x x
A3 x x x x
a4 X x x x
Total
*Vol: volumen
4.3. Corta anual permisible y capacidad dinámica del bosque

Aunque el Decreto 1791 de 1996 es claro en indicar que los aprovechamientos se otorgarán por área, el
industrial o inversionista en bosques desea siempre conocer el volumen que puede aprovechar anualmente
para fines del manejo de sus finanzas y en general, para los requerimientos de la actividad económica de
su empresa. En este sentido, la regulación de la corta permisible en la UMF usará el método combinado
área-volumen (cortas por área con control de volumen). El área del cuartel de corta anual (posibilidad en
área) se obtiene dividiendo el área de la UOF o de la UMF entre el ciclo de corta:

Ac = S/CC

En donde,

Ac: área del cuartel de corta anual, en ha.
S : área de la UOF o de la UMF, en ha.
CC: ciclo de corta, en años.

El volumen a aprovechar en el cuartel (posibilidad en volumen) durante el primer ciclo de corta se obtiene
conociendo el volumen por hectárea de las especies autorizadas para aprovechamiento a partir del
diámetro mínimo de corta (DMC), el cual se ha obtenido con el inventario. De esta manera:

Vc = V(ha) x Ac

En donde,

Vc : volumen del cuartel, en m
3
46

V(ha) : volumen por ha. a partir del diámetro mínimo, en m
3
Ac : área del cuartel de corta anual, en ha.

La posibilidad en área con control de volumen permite el recorrido de la UMF durante el tiempo fijado
para la realización de las cortas de aprovechamiento y las operaciones culturales (tratamientos) que se
requieren en cada cuartel.

Es indispensable controlar periódicamente la aplicación del manejo y si es el caso, proceder a los reajustes
de la posibilidad que sean necesarios, comparando los resultados del inventario y el volumen
efectivamente obtenido como posibilidad.

A partir del segundo ciclo de corta, la posibilidad se obtendrá como resultado del crecimiento medio anual
en volumen por hectárea de la masa remanente en el cuartel luego de la corta. Un ejemplo ilustra el caso:

Área de la UOF: 2000 ha.
Crecimiento medio anual en volumen por hectárea: 1.5 m
3

Ciclo de corta: 20 años
Área del cuartel de corta anual: 2000/ 20 = 100 ha.
Posibilidad volumétrica del cuartel = 1.5 x 20 x 100 = 3000 m
3


El volumen de 3000 m
3
corresponde al crecimiento acumulado en el cuartel durante el ciclo de corta y es
igual también al crecimiento anual de la UOF:

Área de la UOF: 2000 ha.
Crecimiento volumétrico de la UOF: 2000 x 1.5 = 3000 m
3

Lo anterior significa que el cuartel de corta permite aprovechar anualmente el crecimiento de la UOF
entera.

Al hacer un aprovechamiento integral de los árboles, como lo prescribe el manejo sostenible, aquellas
partes del árbol que generalmente son dejadas en el terreno (ramas, partes no comerciales del fuste, etc.)
pueden ser utilizadas para carbón, utensilios domésticos, postes para cercas, etc., constituyendo así un
ingreso adicional al de la posibilidad anual para el beneficiario del aprovechamiento.

4.4. Labores de aprovechamiento

La corta de árboles debe producir trozas de buena calidad de las especies de interés comercial, lo cual
aumenta la eficiencia y reduce los desperdicios, dejándolas en una posición que facilite su extracción,
causando el mínimo daño a la regeneración natural. El máximo control debe darse a la dirección de caída,
la cual requiere cortes bien realizados de dirección. La limpieza del área alrededor del árbol incluyendo la
corta de lianas y bejucos que envuelven el fuste, construcción de rutas de escape, limpieza de la troza y
división del fuste en trozas de longitud comercial (troceo) facilitan el arrastre y disminuyen los daños.

Describir todas las labores que se realizarán durante el aprovechamiento, como:

4.4.1. Corte de lianas
47

4.4.2. Preparación de los árboles a talar
4.4.3. Operaciones de tumba, descope y trozado.
4.4.4. Sistemas de extracción del transporte menor y mayor de los productos.
4.4.5. Maquinaria, herramientas y equipos a utilizar en las operaciones de aprovechamiento
4.4.6. Otras

4.5. Manejo sostenible y tratamiento silvicultural

El manejo sostenible no debe estar guiado solamente por el aprovechamiento de las especies de interés a
partir de un diámetro mínimo de corta, ya que esto no es suficiente para provocar una reacción positiva que
induzca la regeneración natural o aumentar la tasa de crecimiento de los árboles deseables. El método de
aprovechamiento debe garantizar la menor perturbación o impacto negativo al interior de la UMF, de
manera que se mantenga su potencialidad en bienes y servicios para el beneficio de las comunidades y de
la nación (sostenibilidad ecológica, económica y social).

El manejo sostenible del bosque implica mantener indefinidamente, sin mengua, tanto la capacidad para
producir y renovarse, como las especies y la diversidad del ecosistema. La formulación de los métodos
para este fin exige armonizar las actividades humanas con los aspectos biológicos y físicos del mismo, es
decir, adecuar la demanda socioeconómica a la oferta ambiental. Los siguientes aspectos se consideran
críticos y merecen especial atención:

a. Mantenimiento de la capacidad productiva de la UMF.
b. Capacidad para renovarse naturalmente.
c. Conservación de la diversidad ecosistémica y de especies

De acuerdo con los resultados del inventario estadístico y lo observado en el terreno después del
aprovechamiento, establecer los tratamientos silviculturales orientados a la regeneración y mejoramiento
del bosque con el fin de ajustarlo al modelo planteado como meta, manteniendo su estructura irregular y la
biodiversidad.

La formulación de los tratamientos silviculturales debe orientarse para dos fines: (a) optimizar el
crecimiento y la composición de especies, y (b) mantener la estructura balanceada que garantice la
producción sostenible de la UMF.

4.5.1. Tratamientos silviculturales a aplicar

Los tratamientos silviculturales son las labores más importantes a realizar luego del aprovechamiento
del bosque. Tienen como objetivo general favorecer la vegetación remanente estimulando la
regeneración de las especies valiosas y llevando la masa forestal a un estado ideal que garantice la
continuidad de los futuros aprovechamientos. Sus objetivos específicos se orientan a:

a. Inducir la regeneración natural de las especies comerciales objeto de manejo.
b. Mejorar la regeneración establecida de las especies seleccionadas, estimulando su crecimiento
y desarrollo.

48

Estos objetivos buscan evitar los fracasos de la regeneración natural en la reconstitución del bosque,
atribuidos generalmente a las siguientes causas:

a. Ausencia de plántulas de buen tamaño
b. Falta de semillas por haber talado los árboles semilleros de las especies deseadas
c. Daños causados por la explotación maderera
d. Impedimentos causados por plantas agresivas en crecimiento y plantas trepadoras.

En los cuarteles de aprovechamiento de la UMF debe dejarse una cantidad adecuada de árboles
semilleros por encima del diámetro mínimo de corta, para garantizar que el bosque siga
regenerándose y constituya también una fuente de comida para aves, murciélagos y roedores que son
dispersores de semillas.

Se deberá presentar en el Plan de Manejo las acciones a realizar, indicando las pautas a seguir para
evaluar la regeneración natural en lo relacionado con su calidad, cantidad y distribución (Ver Anexo,
Inventario de Diagnóstico) y el efecto de los tratamientos silviculturales aplicados sobre la dinámica
del bosque y el crecimiento de las especies (parcelas permanentes de control).

4.5.1.1. Inducción y estímulo a la regeneración natural. Tiene como propósito lograr la presencia de
plántulas de la regeneración, al menos de las especies objeto de aprovechamiento forestal y
otras de interés que deben ser manejadas para asegurar su persistencia.

a. Apertura del dosel. Puede incluir los siguientes tratamientos: corta de lianas,
corta de árboles comerciales, eliminación de árboles de los doseles superior e inferior.

b. Limpieza del sotobosque. Tiene por objeto aumentar la iluminación al nivel del suelo,
inducir la germinación de las semillas de especies valiosas y estimular los brinzales y latizales
latentes.

c. Liberación. Tratamiento que tiene como objetivo liberar a una planta joven de la competencia
que enfrenta desde arriba por individuos de especies de los doseles superiores. Establecida
la regeneración natural, este tratamiento permite maximizar las tasas de crecimiento.

4.5.1.2. Mejoramiento del bosque. Tiene como propósito otorgar a las especies objeto de manejo las
condiciones de crecimiento y desarrollo adecuados y lograr la ocupación óptima del sitio.

a. Raleo. Son cortas que se hacen para aumentar el crecimiento diamétrico y mejorar la forma
de los árboles remanentes para evitar la competencia lateral. Cuando los árboles de las
especies valiosas entran en estado de competencia por el espacio algunos años después del
aprovechamiento, se hace necesario aplicar la entresaca o raleo

A través del raleo se dosifica la estructura diamétrica del bosque buscando una distribución
equilibrada y positiva de individuos en las distintas clases diamétricas, con un abundante
ingreso de brinzales, requisito fundamental para manejar los bosques irregulares de manera
sostenible.

49

b. Refinamiento. Este tratamiento silvicultural consiste en la eliminación de árboles, plantas
trepadoras y arbustos indeseables para estimular la utilización completa del sitio por parte de
los individuos más prometedores de la futura cosecha. Puede incluir la eliminación de árboles
gigantes que quedan luego de las cortas de aprovechamiento (árboles relictos), árboles
enfermos, individuos de especies inferiores, corta de fustes dañados, liberación de plántulas
de especies deseables y raleo de árboles jóvenes.

La selección de los tratamientos a aplicar, debe considerar la composición en especies y la
estructura del bosque, buscando promover la regeneración de especies deseables de futura
cosecha después de la tala. Los planes operativos anuales deberán indicar las especies,
tamaños, número de árboles y métodos a usar en las operaciones de corta durante la
aplicación de los tratamientos.

Dos parámetros clave para el manejo sostenible que deben ser evaluados para fines de la
reconstitución y mejoramiento del bosque y que guían en la selección de los tratamientos
silvícolas se refieren al estado de la regeneración natural de las especies comerciales y al
crecimiento volumétrico medio anual que indica la capacidad de producción del bosque.

4.5.2. Investigación

Reconociendo que aún son muchas las incógnitas existentes sobre los bosques naturales, es preciso
realizar y continuar los estudios que permitan determinar en forma confiable aquellos elementos no
bien conocidos tales como: crecimiento de las especies, estado sanitario, mortalidad natural,
regeneración natural, fenología, dispersión de semillas, relación de las especies con la luz y la
humedad y claros en el bosque. Con fundamento en lo anterior y de acuerdo a las prioridades de la
CAR y su capacidad operativa, los usuarios del recurso pueden sugerir la realización de algunos
ensayos o sistemas de investigación forestal.


5. CONSIDERACIONES AMBIENTALES

Esta parte del Plan de Manejo se refiere a las principales medidas a implementar en las diferentes
actividades relacionadas con el aprovechamiento y manejo del bosque con el fin de prevenir y/o mitigar o
corregir los impactos negativos sobre los aspectos abióticos, bióticos y sociales

Existe un impacto negativo cuando una acción o actividad produce una alteración que causa daño al medio
o a alguno de los componentes del medio. En el caso de la UMF, los componentes básicos son el bosque,
el suelo, el agua, el aire, la vida silvestre y la población humana. Dependiendo de la manera como se
realicen las operaciones contempladas en el Plan de Manejo y principalmente las que tienen que ver con el
aprovechamiento, se podrán reducir los efectos negativos sobre ellos. Esto implica: a) planificación antes
del aprovechamiento, b) supervisión técnica y control de las operaciones, y c) evaluaciones posteriores a
la cosecha.

Para garantizar el mantenimiento de los beneficios sociales que ofrece el bosque, deben considerarse los
impactos negativos que el aprovechamiento causa sobre los sistemas naturales, como la deforestación,
50

daño al bosque remanente, la degradación del suelo, la pérdida de nutrientes, el deterioro de la calidad del
agua, la extinción de la vida silvestre y la contaminación del aire, entre otros.

Para minimizar el impacto de las operaciones forestales, estas deberán efectuarse de tal manera que no
degraden los valores no maderables del bosque y que no comprometan su capacidad para continuar
produciendo madera industrial, servicios ambientales, productos no maderables, servicios sociales y
manteniendo la biodiversidad.

Las operaciones de aprovechamiento deben garantizar la rápida recuperación del bosque a su estado
anterior o a algún otro estado deseable en términos silviculturales, ecológicos y sociológicos.

5.1. Medidas para prevenir y mitigar los impactos sobre los recursos bióticos y abióticos

Describir las actividades específicas que con fundamento en las directrices expedidas o señaladas por la
CAR en el plan de ordenación forestal en la cual se circunscribe la Unidad de Manejo, se realizarán para
prevenir y mitigar los impactos negativos.

5.1.1. Mantenimiento de la oferta forestal

Presentar las actividades tendientes a asegurar la oferta del bosque natural y sus recursos asociados,
describiendo los siguientes aspectos:

5.1.1.1. Control del cambio del uso de la tierra.
5.1.1.2. Control de la introducción de especies exóticas
5.1.1.3. Control y regulación de acceso al bosque.
5.1.1.4. Prevención y control de incendios forestales.
5.1.1.5. Control y vigilancia para la protección de la Unidad de Manejo Forestal contra invasiones y usos
no autorizados.


5.1.2. Operaciones de aprovechamiento

El trazado de los caminos y pistas de extracción se debe planificar de antemano utilizando métodos de
construcción apropiados, evitando áreas susceptibles a la erosión y restaurando la vegetación de los
taludes una vez terminada la construcción de las vías. Se ha encontrado que casi toda la erosión
provocada por el aprovechamiento de la madera se relaciona con la construcción de caminos y pistas de
extracción, salvo cuando es posible aprovechar las vías fluviales o el transporte se hace por cables aéreos.
La construcción de caminos, seguida del arrastre y transporte de las trozas, es la operación que más
impacta al bosque y al suelo.

La utilización de maquinaria pesada compacta el suelo y las huellas pueden dar origen a pozos de agua y
favorecer procesos erosivos, reduce la capacidad del aire y el agua aprovechable del suelo y provoca la
sedimentación de cuerpos de agua.

51

El arrastre o extracción de las trozas debe ser adecuadamente controlado, procurando un impacto mínimo
sobre el suelo y el bosque de futuro aprovechamiento.

Describir las diferentes medidas contempladas para las operaciones del aprovechamiento que se deben
realizar con restricciones encaminadas a prevenir y/o mitigar los impactos negativos, considerando:

5.1.2.1. Medidas previstas para prevenir impactos negativos por la construcción de las vías

5.1.2.2. Medidas previstas para prevenir impactos negativos en las actividades del transporte menor y
mayor.
.
5.1.3. Conservación de la diversidad biológica

Describir las medidas a realizar para:
5.1.3.1. Conservación de las especies florísticas y faunísticas silvestres con particularidades biológicas
(endémicas, raras, amenazadas o en peligro de extinción)
5.1.3.2. Protección de las especies florísticas y faunísticas silvestres en estado crítico de conservación.
5.1.3.3. Monitoreo de los cambios de las especies con mayor presión de aprovechamiento.

5.2. Conservación de los suelos y los recursos hídricos

Describir las medidas propuestas para conservar los suelos y los recursos hídricos, así como para
restaurar las áreas afectadas, teniendo en cuenta que algunas se realizan durante el aprovechamiento y
otras al finalizar las actividades.

5.2.1 Medidas de conservación.

5.2.1.1 Conservación de la calidad del agua
5.2.1.2 Conservación de suelos.

5.2.2 Medidas de restauración

5.2.2.1 Restauración de los cauces de quebradas o corrientes de agua afectados por caminos o pistas de
extracción.
5.2.2.2 Rehabilitación de las áreas afectadas por los patios de acopio o carga.
5.2.2.3 Clausura de pistas y canales de extracción.
5.2.2.4 Obras de drenaje para reducir los riesgos de erosión y sedimentación.

5.3. Utilización de productos químicos

En caso de que se vayan a utilizar en las actividades de aprovechamiento y manejo, productos químicos no
derivados del petróleo como herbicidas, plaguicidas y fertilizantes, que por su naturaleza son sustancias
tóxicas para el ambiente, describir las medidas a seguir para almacenar, manipular y controlar estos
productos.

52

5.3.1. Almacenamiento y manipulación.
5.3.2. Empleo de los productos químicos.
5.3.3. Control del uso.

5.4. Manejo de residuos

Presentar los sistemas o tratamientos que se utilizarán para los residuos orgánicos originados por las
actividades de la cosecha y del manejo.

5.4.1. Residuos vegetales. Corresponden al follaje de los árboles, ramas y despuntes de trozas, entre
otros.
5.4.2. Residuos fósiles. Corresponden a los productos derivados del petróleo como lubricantes, aceites,
gasolina, petróleo, kerosene y grasas, entre otros.
5.4.3. Residuos humanos. Son los desechos originados por las actividades fisiológicas del hombre.
5.4.4. Basuras. Corresponden a los desperdicios biodegradables y no biodegradables, producto de los
diferentes productos o elementos utilizados para satisfacer las necesidades humanas y las
actividades del aprovechamiento y manejo forestal.
5.4.5. Control

6. CONSIDERACIONES SOCIALES

Describir las medidas, procedimientos o actividades previstas para abordar los derechos de la población
local propietaria de los bosques naturales y de los trabajadores forestales, respecto a la participación,
capacitación y atención a la salud y la seguridad.

6.1. Participación ciudadana

6.1.1. Capacitación y fortalecimiento de las formas organizativas de los trabajadores forestales.
6.1.2. Participación de los usuarios del bosque y de las comunidades en la ordenación y manejo forestal.
6.1.3. Monitoreo y seguimiento al cumplimiento de las obligaciones asumidas por los usuarios del
aprovechamiento forestal

6.2. Capacitación a las comunidades y trabajadores del bosque

6.2.1. Organización comunitaria.
6.2.2. Normatividad forestal.
6.2.3. Ordenación, manejo y aprovechamiento forestal sostenible.
6.2.4. Transformación de productos.
6.2.5. Otros

6.3. Salud y seguridad industrial de los trabajadores forestales

Mencionar cómo estarán amparados los trabajadores forestales en cuanto:

53

6.3.1. Protección a la salud.
6.3.2. Protección y seguridad industrial o laboral.
6.3.3. Herramientas y equipos adecuados de trabajo.
6.3.4. Medidas preventivas de accidentes de trabajo.
6.3.5. Otras



ANEXOS

Los principales documentos anexos al Plan de Manejo Forestal, son entre otros, los siguientes:

1. Mapa base, incluyendo localización geográfica, hidrografía, asentamientos humanos rurales, vías de
acceso y uso actual de la tierra.
2. Mapa de pendientes
3. Mapa de zonificación de la Unidad de Manejo Forestal.
4. Mapa de bosques
5. Mapa del diseño del inventario forestal
6. Mapa de planificación de la Unidad de Manejo, incluyendo cuarteles de aprovechamiento, vías de
extracción, patios de almacenamiento y campamentos.
7. Registros de campo relacionados con el inventario forestal y la composición florística.
8. Resultados estadísticos sobre el cálculo de las existencias de la oferta forestal.
9. Tablas de volúmenes del inventario forestal.
10. Sensores remotos.
11. Bibliografía

Los mapas se deben elaborar a escalas apropiadas, que oscilan entre 1:5.000 a 1:25.000, dependiendo de
la extensión de la UOF, disponibilidad de cartografía, sensores remotos y recursos económicos.

BIBLIOGRAFÍA

AMARAL, Paulo; VERISSIMO, Adalberto et al. 1998. Bosque para siempre: Manual para la producción de
madera en la Amazonia, Belém: AMAZON. 162p.

BICK, Ulrich; DROSTE, Hans J. Et al. 1998. Assessment and measurement of forestry key parameters for
the evaluation of tropical forest management. En: Plant research and development. Vol. 47/48. Institute for
scientific cooperation. Tubingen. p: 38-61

CARRERA, Fernando. Técnicas de aprovechamiento forestal. Turrialba, C.R. CATIE. s.f. 20 p.

COLOMBIA. MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE. 1996. Decreto Número 1791. Por el cual se establece
el Régimen de Aprovechamiento Forestal. Bogotá
54


COLOMBIA. PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA. 1974. Decreto Número 2811. Por el cual se dicta el
Código Nacional de Recursos Naturales Renovables y de Protección al Medio Ambiente. Bogotá.

DAWKINS, H.C. 1958. The management of natural tropical high-forest with special reference to Uganda.
Institute paper No. 34. Imperial Forestry Institute. University of Oxford. Oxford. 155p.

DE CAMINO, Ronnie y VALERIO, Juvenal. Planes de manejo en bosques tropicales, C.R. Instituto
Tecnológico de Costa Rica. s.f. Cartago. 57 p.

FRANCIA. MINISTERE DE L’AGRICULTURE. 1970. Manuel d’aménagement. 2ª ed. París. 202p.

GAMBOA M., Jhonny Alberto. 1996. Curso Internacional de Silvicultura: Gira Zona Norte de Costa Rica.
Turrialba, C.R. 17p.

HUTCHINSON, Ian D. 1995. Técnicas silviculturales en bosques tropicales latifoliados. RENARM/CATIE.
Turrialba, C.R. 34 p.

LE RAY, Jean. Les routes d’exploitation forestière en régions tropicales: I Caracteristiques générales,
routes en sol compacté et étude du tracé. En : Unasylva. Vol. 17, No. 2 y 3. s.f. Roma. 24 p.

MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE, ACOFORE, OIMT. 2001. Manual sobre Aplicación de Criterios e
Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales a Nivel de la Unidad de Ordenación
Forestal. Proyecto “Aplicación y Evaluación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los
Bosques Naturales” PD 8/97 Rev 2 (F). Bogotá. 132 p.

________. 2002. Guía técnica para la elaboración del Plan de Ordenación Forestal: propuesta de
contenido general, ver. 5. Proyecto “Aplicación y Evaluación de Criterios e Indicadores para la Ordenación
Sostenible de los Bosques Naturales” PD 8/97 Rev. 2 (F). Bogotá. 24 p.

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACION. 1974. La
explotación maderera en el transporte de trozas en el monte alto tropical: Manual sobre producción y
costos. FAO: Cuadernos de fomento forestal No. 18. Roma. 99 p.

OTAVO R. Edgar. 2002. Guía técnica de impacto reducido en las operaciones de tumba, descope y
trozado de árboles en bosques naturales objeto de aprovechamiento forestal. Proyecto “Aplicación y
Evaluación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales” PD 8/97
Rev. 2 (F). Bogotá. 12 p.
55


________.2002. Inventario forestal al cien por ciento. Bogotá. Proyecto “Aplicación y Evaluación de
Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales” PD 8/97 Rev 2 (F).
Bogotá. 11p. + 1 Anexo

PHILLIPS, John. Curso de explotación forestal. S.l. s.f. 78 p.

RODRÍGUEZ E., Henry. 1995. Caminos forestales: Planificación y trazado. CATIE. Turrialba, C.R 24 p.

ROJAS G., Ángel M. 1999. Ordenación forestal práctica. Ibagué. Universidad del Tolima. Facultad de
Ingeniería Forestal. Ibagué. 229 p.
































56

ANEXO

LA REGENERACIÓN NATURAL EN BOSQUE TROPICAL

El conocimiento de la capacidad de regeneración natural de las especies deseables de los bosques altos
tropicales es uno de los principales asuntos de silvicultura a ser considerado al iniciar la ordenación. La
abundancia de preexistentes, su distribución en el bosque y el vigor de las plántulas son aspectos de gran
importancia que deben ser evaluados antes de tomar una decisión sobre el método a emplear para
regenerar el bosque y garantizar la continuidad de la producción de maderas de alto valor comercial.

Los estudios de la regeneración natural tienen un interés a la vez científico y técnico. Permiten comprender
cómo se conserva o transforma la composición florística de los bosques y además, son la base de
problemas prácticos para el mejoramiento de la producción de las poblaciones al permitir el desarrollo de
sistemas silviculturales conducentes a la reconstitución del bosque por medios naturales.

El estudio de la abundancia relativa de las especies en las diferentes clases naturales de edad, del
crecimiento de los árboles durante las etapas sucesivas de su desarrollo y de la etapa en la cual ocurre la
mayor mortalidad (y por consiguiente la más intensa selección natural), son aspectos dinámicos que dan
información de gran valor sobre las posibilidades de contar con la sola regeneración natural para la
reconstitución del bosque o por el contrario, se requiere la regeneración complementaria o la
transformación en un bosque uniforme a través de plantaciones puras.

Al realizar este tipo de estudios es preciso sin embargo tener claro el concepto de regeneración natural, de
manera que los recuentos y evaluaciones incluyan las variables e indicadores más representativos de la
misma. Según Rollet (1971), la regeneración natural puede definirse como “el conjunto de regeneración
pre-existente en los rodales sin intervenciones silviculturales”, pudiendo designar igualmente “el conjunto
de procesos mediante los cuales el bosque denso se restablece por medios naturales”.

En este sentido, la regeneración se refiere a plantas de pequeña dimensión, las cuales pueden
organizarse en clases, por ejemplo individuos con 0.10 a 1.50 m de altura, individuos con altura entre 1.50
a 3.0 m. o DAP menor de 10 cm o el conjunto de pies de 10 cm y más, pudiendo tomarse cualquier
diámetro para separar en forma arbitraria la regeneración del bosque maduro.

Al evaluar la regeneración natural de las especies pueden presentarse dos grados de ineficacia que
requieren diferentes grados de tratamiento (Dawkins, 1958):

 Regeneración natural ausente o rara. Debido a insuficiencia de árboles semilleros o porque la
germinación ocurre raramente, o si ocurre, las plántulas no sobreviven.

57

 Regeneración natural presente pero inadecuada. Debido a una baja supervivencia de las plántulas
luego de la germinación, la cual ocurre sólo en circunstancias limitadas y por lo tanto en una cantidad
inadecuada.

Donde las plántulas de una especie deseable no pueden encontrarse en condiciones típicas o
artificialmente reproducidas, se deben ensayar tres posibilidades:

a. Substitución
b. Inducción
c. Plantación

 Substitución. Si una especie deseable no se regenera naturalmente bien, antes de proceder a la
inducción o a la plantación, deberá investigarse sobre su reemplazo (incluyendo el método) utilizando
alguna de las existentes que actualmente tiene buena regeneración y su madera posee características
tecnológicas similares a aquella a la cual substituye.

 Inducción. Cuando no hay substitutos silviculturalmente adecuados para una especie deseable sin
regeneración, se debe considerar la posibilidad de inducir su germinación, dispersión y sobrevivencia
por medio de tratamientos.

Una disminución de especies en los bosques naturales tropicales no alterados puede indicar que se trata
de especies de luz que exigen más espacio que sus vecinos. Puede ser necesario entonces realizar fuertes
aperturas del dosel y reducir el área basal para inducirlas a regenerarse y permitir que las plántulas
sobrevivan libres de la vegetación competidora que puede llegar a impedir su adecuado desarrollo
sucesional. La regeneración puede fallar también debido a cambios en el piso forestal, en cuyo caso la
limpieza y la remoción del suelo, puede ser todo lo que se requiere.

En general, las operaciones de corta y extracción son suficientes para inducir la regeneración de las
especies deseables. Si la densidad de las plántulas es adecuada, la silvicultura pasa a la fase de los
cuidados. Si es inadecuada, deberán establecerse modificaciones de las técnicas de explotación o de los
tratamientos de preexplotación.

Dawkins (1958) menciona las siguientes condiciones bajo las cuales se justifica la inducción de la
regeneración natural de una especie aún no substituida:

 La producción de semilla debe tener una frecuencia menor de 5 años, preferiblemente anual.

 La semilla debe ser bien distribuida por el viento o por las aves. De lo contrario estará confinada a la
vecindad de los árboles semilleros, haciendo necesaria la distribución artificial por siembra o
plantación.

58

 La semilla que llegue al suelo debe ser suficientemente sana para lograr un alto porcentaje de
especies deseables.

La existencia de estas condiciones implica que la inducción preceda la explotación con el fin de aprovechar
la mayor densidad de los árboles semilleros. La inducción después de la corta sólo se haría fijando altos
límites diamétricos de corta y dejando lotes de reserva de árboles semilleros de suficiente extensión.

Las diferentes especies de los bosques húmedos tropicales difieren ampliamente en la frecuencia y
abundancia de la producción de semilla. Algunas florecen una vez al año mientras que otras lo hacen a
intervalos más largos o más cortos. Según Richards (1976), la mayoría de las especies que forman el dosel
principal, florecen ya sea anualmente, bianualmente o inclusive tres veces al año.

Una gran variedad de tratamientos para inducir la regeneración natural se ha ensayado en el mundo
tropical con grados variables de éxito. Entre ellos, la limpia del terreno con algún tipo de trabajo del suelo y
aperturas drásticas del dosel que conduzcan a una exposición completa pero temporal del piso han
mostrado ser bastante efectivas. La quema sólo deberá emplearse luego de la tala, bajo un sistema de
corta total.

Los dos primeros tratamientos no se han empleado en forma intensiva sino sólo en manchas o fajas y
generalmente bajo o cerca de árboles semilleros seleccionados. La apertura del dosel para inducir la
regeneración se emplea extensivamente en bosque alto tropical utilizando el sistema de corta bajo cubierta
(Tropical Shelterwood System) en donde la combinación de cortas fuertes de árboles de todos los tamaños
(excepto aquellos de las especies seleccionadas para favorecer y árboles semilleros) con el disturbio del
suelo causado por las cortas y la extracción de la madera resulta en una abundante regeneración de
especies deseables en el transcurso de unos dos años, durante los cuales la silvicultura pasa a la etapa de
los cuidados.

Cuando la estructura del bosque es aproximadamente normal y hay una buena cantidad de portagranos de
especies que se desea multiplicar, se puede obtener una regeneración natural exitosa utilizando este
método, el cual tiende a favorecer el desarrollo de las plántulas bajo la cubierta forestal, procediendo luego
a la corta definitiva de ésta (Taylor, 1954).

La mayor parte de los trabajos de regeneración, incluyendo las operaciones iniciales del Sistema Malayo
(Malayan Uniform System), Nigeriano (Tropical Shelterwood System) y el sistema de corta por entresaca
en Ghana (Selection System) son básicamente cuidados y no métodos de inducción. Valga resaltar aquí
que estos tres sistemas junto con el de “Mejoramiento de las poblaciones naturales (APN)” en Costa de
Marfil, ya mencionados antes, son los principales, basados en la regeneración natural que se han
desarrollado en el mundo tropical pero que a excepción del primero, se han venido abandonando
paulatinamente.

59

 Plantación. Dawkins (1958) considera la regeneración artificial como el último recurso de manejo del
bosque alto natural cuando los métodos de inducción parecen o prueban ser ineficientes. Entre los
métodos disponibles, según el grado de alteración del bosque, pueden mencionarse los siguientes:

- Plantación en líneas o grupos (líneas estrechas taladas o en pequeñas parcelas).
- Plantación cerrada (tala total).
- Plantación cerrada sin cultivos agrícolas (tala y quema).
- Método Taungya plantando con cultivos agrícolas (tala y quema).

Una de las principales cuestiones a establecer antes de intentar regenerar los bosques húmedos tropicales
por vía natural es la relativa a la presencia o no de una población suficiente de plántulas que permita
confiar en el futuro bosque. Pero, ¿cómo saber que las plántulas preexistentes son suficientes y qué
método usar para su evaluación?.

Dos métodos son posibles: (a) el censo o (b) el muestreo.

El censo es utilizado para estudiar la regeneración existente en superficies pequeñas dado el gran número
de plántulas que pueden haber por hectárea cuando aumenta la superficie, lo cual incrementaría los costos
y tiempo de ejecución de los estudios.

El estudio de la regeneración por muestreo puede considerar una muestra sistemática cuya intensidad
depende de la extensión del bosque, la diversidad florística y la precisión deseada, usando parcelas de 2 x
2 m, 5 x 5 m y 10 x 10 m.

Los métodos que se han propuesto y que utilizan el muestreo son suficientemente conocidos por los
ingenieros forestales. Estos se han ideado principalmente para los bosques de Diperocarpáceas en
Malasia de donde fueron transportados por los ingleses al África Occidental.

Los dos problemas fundamentales a resolver al utilizar el método malasio han sido los siguientes:

 Asegurarse de que existe una cantidad mínima de plántulas (preexistentes), suficiente para contar en
la madurez con un bosque rico en especies útiles.

 Verificar que los elementos jóvenes preexistentes estén uniformemente repartidos sobre toda la
superficie a regenerar.

Para este fin se idearon los métodos de inventario sistemático de la regeneración, conocidos con los
nombres de: Miliacre survey y Linear regeneration sampling. Los dos métodos no difieren sino en la
superficie de las parcelas de estudio y en las dimensiones de los individuos que se registran.
60



En el método Miliacre Survey se utilizan parcelas de 2 x 2 m registrando en cada una de ellas la especie
(según una lista establecida) con el tallo mejor conformado de menos de 1.50 m de altura y un segundo
tallo mayor de 1.50 m. de altura de la especie más valiosa y mejor conformada. Este muestreo se realiza
18 meses antes de iniciar la explotación utilizando una intensidad del 0.5% con el fin de evaluar la
importancia y repartición de los preexistentes y poder elegir los lotes a aprovechar.

El método Linear Regeneration Sampling utiliza parcelas de 5 x 5 m para el recuento de plántulas, tomando
como antes un sólo tallo con altura igual o superior a 1.50 m pero con menos de 5 cm de diámetro y luego
un segundo tallo. La intensidad de muestreo para este tamaño de parcela está entre el 2.5% y el 5%,
realizando el inventario 3 a 5 años después de la explotación del bosque. Entre 8 y 10 años después del
aprovechamiento se efectúa un muestreo al 5% o 10% de intensidad utilizando parcelas de 10 x 10 m,
registrando la plántula mejor conformada entre las especies de la lista, cuyo diámetro sea igual o mayor de
5cm y luego un segundo tallo. Estos dos inventarios se efectúan para guiar las operaciones silviculturales
(cuidados y manejo futuros).

En la actualidad los dos métodos se han fundido en uno solo, utilizado ampliamente para estudiar la
abundante regeneración de las Dipterocarpáceas y hallar el momento propicio para la explotación.

El método se ha adecuado bien a las condiciones y características de los bosques de Dipterocarpáceas de
Malasia, los cuales contienen un alto porcentaje de especies comercializables en los mercados locales o
europeos y poseen una gran capacidad de regeneración natural. Sin embargo, en las ocasiones en que se
ha aplicado para el estudio de la regeneración natural en otras partes del mundo tropical (África, América
Latina) se ha tropezado con dificultades de tipo técnico y económico debido a las características de los
bosques de estas regiones, un tanto diferentes de aquellas presentadas por los bosques de
Dipterocarpáceas del Sudeste Asiático.

En el caso por ejemplo, de los bosques mixtos naturales de Colombia, solamente un bajo porcentaje de
especies es aceptado en los mercados nacionales con un volumen promedio del orden de 40 m
3
por
hectárea (a partir de 40 cm de DAP), el cual se reduce considerablemente para tipos de bosque muy
mezclados.

Rojas (1975) considera necesario adaptar las técnicas de regeneración utilizadas en Malasia – con
bosques más productivos – a las características económicas y silviculturales propias de los bosques de
Colombia. Los puntos fundamentales son los siguientes: El diseño sistemático en malla se considera el
más adecuado para el muestreo de la regeneración, distribuyendo las parcelas de los tres tamaños en un
mismo punto a intervalos uniformes de 100 m dentro de bloques de 1 x 1 km. (100 ha.).

61

Figura 1. Diseño de muestreo de la regeneración natural

De esta manera resulta un número igual de parcelas para cada uno de los tamaños cuya intensidad de
muestreo será entonces:

Tamaño de parcela 2 x 2 m 5 x 5 m 10 x 10 m
No. de parcelas en 100 ha 100 100 100
Intensidad de muestreo (%) 0.04 0.25 1.0

Estas intensidades aunque relativamente bajas con respecto al método malasio, ofrecen sin embargo una
buena imagen del estado actual de la regeneración natural permitiendo la cartografía de la distribución de
las plántulas de las especies valiosas en el área objeto de estudio. De otra parte, la localización de los tres
tamaños de parcela en un mismo punto y su inventario simultáneo permite apreciar claramente la relación
cuantitativa y cualitativa existente entre las diversas etapas de la regeneración natural o sea, la relación
dinámica entre el bosque maduro circundante y la regeneración presente en los pisos inferiores.

El recuento de las plántulas de regeneración se efectúa simultáneamente en cada punto, registrando en
cada tamaño de parcela todas los individuos existentes de las especies valiosas elegidas para el manejo.
Puesto que se trata de un estudio para tomar decisiones no se anota entonces una sola especie
prometedora de las valiosas elegidas, sino todas las que se encuentren de ellas en el cuadrado.
En el cuadrado de 2x2 m se cuentan todas las plántulas desde 0.10 hasta 1.50 m. de altura. En los
cuadrados de 5x5 m se cuentan todos los ejemplares de las especies valiosas con altura mayor de 1.50 m
y diámetro menor de 5 cm. Todas las plantas de las especies valiosas cuyos diámetros a 1.30 m sean
iguales o mayores de 5 cm serán registrados en los cuadrados de 10x10m.

Detalle de parcela
5 m
2 m
10
m
10 m 5 m 2 m
62


El porcentaje mínimo de ocupación o frecuencia, referida a la proporción de parcelas de cada tamaño en el
bloque de 100 ha, en las cuales está presente una especie y que garantiza que la regeneración natural
existente es la adecuada para constituir un bosque rico en especies valiosas, con capacidad para llegar
hasta el final del turno, deberá establecerse con base en la experiencia y las características ecofisiológicas
de las especies.

Esta evaluación permite determinar las áreas a regenerar por vía natural, por regeneración complementaria
o a través de plantaciones artificiales, o simplemente para guiar las operaciones silviculturales de inducción
de la regeneración.

En este diseño, y mientras se dispone de un mayor conocimiento sobre los mecanismos de la reproducción
y de la regeneración de las especies individuales, una ocupación del 100% para cada uno de los tamaños
de parcela con una planta de las especies valiosas presente en cada una, asegura la presencia de 2500
brinzales, 400 latizos y 100 fustales por hectárea, permitiendo así su regeneración por vía natural
solamente.

El éxito del manejo a través de la utilización de los preexistentes implica contar con plántulas vigorosas, de
buena calidad, con capacidad para sobrevivir a la fuerte competencia en las etapas iniciales de su
desarrollo y de responder adecuadamente a los tratamientos silviculturales. Una evaluación de estas
características debe realizarse como un complemento del estudio cuantitativo de la regeneración natural.
Cada especie podría quedar clasificada en una categoría de calidad entre las siguientes que por ejemplo
podrían establecerse: (a) sana y vigorosa, (b) sana con copa partida o defectuosa, (c) defectos en el
tronco, (d) débil y con follaje amarillo, (e) moribunda o muerta.

La gran mayoría de los inventarios de regeneración natural en bosques densos no intervenidos y en
bosques explotados selectivamente (poco perturbados) se han realizado con un objetivo práctico, tomando
en cuenta solamente un número limitado de especies comerciales y anotando en cada cuadrado la
plántula más prometedora de una cualquiera de las especies con una dimensión fijada previamente. El
interés de los preexistentes de una especie dada se juzga por tres características: (a) abundancia, (b)
frecuencia de ocurrencia, y (c) distribución de las clases de tamaño.

Foury (1956), trabajando en Camerún y Costa de Marfil encontró que los mayores éxitos con la
regeneración natural se obtuvieron con el concurso de ciertas condiciones favorables que resume en las
siguientes:

 Especies naturalmente invasoras.
 Follaje muy característico (plántulas jóvenes fácilmente visibles).
 Crecimiento rápido en el estado juvenil.
 Semillas aladas que permiten una amplia dispersión (lejos de los portagranos).
 Arboles semilleros numerosos.
63

 Medio ya modificado anteriormente por el paso de la explotación forestal.

Hutchinson (1987) resalta la necesidad de entender la reacción ecológica de las especies a la liberación
por la explotación y el raleo para el éxito en la silvicultura y el manejo de la regeneración natural de las
especies de los bosques tropicales. Para este fin clasifica las especies forestales de los bosques húmedos
en tres grupos:

 Especies pioneras, secundarias o que requieren luz.
 Especies completamente tolerantes (de sombra).
 Especies oportunistas de claros.

La elección de los tratamientos de mejoramiento a aplicar puede guiarse mejor por los grupos ecológicos
en que se ubican las especies. Aperturas extensivas del dosel favorecen las especies de luz, mientras que
las especies tolerantes encuentran sus mejores condiciones de desarrollo con un mínimo disturbio del
mismo.

Las especies de sombra (tolerantes) al ser expuestas a la luz persisten como plántulas, detienen su
crecimiento y se estancan pero cuando se incrementa gradualmente la iluminación pueden llegar a tolerar
la luz y crecer rápidamente.

Las especies oportunistas de claros son relativamente intolerantes, su semilla es generalmente de
viabilidad limitada y de producción irregular. Las plántulas son persistentes, con capacidad para sobrevivir
por largos periodos en una condición cercana a la latencia bajo sombra densa pero al abrir el dosel e
incrementar la iluminación, pueden crecer rápidamente en altura.
Este grupo incluye algunas de las especies silviculturalmente valiosas que forman la base para la
ordenación forestal, como por ejemplo las Dipterocarpaceae en Asia; Dacryodes, Tabebuia, Byrsonima,
Hieronyma en América Latina y Entandrophragma, Khaya, Terminalia, Triplochiton y Chlorophora en
Africa.

La formación de claros por la muerte de árboles viejos es una parte normal de la regeneración natural y es
tal vez necesaria para la sobrevivencia de las especies más exigentes de luz, jugando una parte
importante en la composición del bosque clímax.

Las especies pioneras o demandantes de luz (especies serales) colonizan rápidamente las áreas alteradas
por la explotación, el fuego o la agricultura, germinando y desarrollándose bien bajo completa iluminación.
Generalmente son especies de baja talla y de vida corta con un rápido crecimiento en altura y en diámetro,
al menos al comienzo.
64




65


INTRODUCCIÓN

La presente guía técnica hace parte del desarrollo del Decreto 1791 de 1996 y se propone suministrar a los
profesionales y técnicos de las ciencias forestales un documento que sirva de orientación para la aplicación
de diseños de inventarios forestales con especial referencia para los bosques naturales tropicales.

Los diseños propuestos corresponden a los más usados en los bosques naturales del país, sin embargo, la
literatura nacional y mundial reportan una variedad de diseños de muestreo que tienen validez científica y
que pueden ser aplicados en el país, por consiguiente, quien desee ampliar los conocimientos y/o
desarrollar otros diseños que se ajusten a la necesidad u objetivo, deberá recurrir a la consulta y revisión
de dicha literatura.

Un inventario forestal suministra muchos elementos de juicio en relación con el conocimiento de un bosque
no solo para los usuarios, sino para la toma de decisiones por parte de las Corporaciones Autónomas
Regionales y de Desarrollo Sostenible (CAR). De ahí que la información acopiada no solo debe ser
procesada con la única intención de conocer la oferta maderable posible de ser aprovechada del bosque,
sino conocer aspectos fundamentales como la composición, estructura y la función, entre otros, de cuyo
análisis se toman las decisiones en cuanto a la capacidad permisible de aprovechamiento y las técnicas de
manejo o directrices para conservar o proteger las especies.

La elección específica del diseño de inventario forestal obedece a varios factores como se explica en el
desarrollo de la guía, por lo que la aplicación de un diseño que es satisfactorio en un tipo de bosque,
puede ser inadecuado para otro.

La presente guía técnica tiene por objetivo, de una parte orientar a las CAR para la ejecución de los
inventarios forestales generales, con especial referencia para la elaboración de los Planes de Ordenación
Forestal y como elemento de juicio para la toma de decisiones de manejo sostenible sobre los bosques
naturales. De otra parte, suministrar a los usuarios del recurso forestal, directrices para realizar los
inventarios forestales de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 10 del Decreto 1791 de 1996, empleando
conceptos apropiados que cumplan con las directrices de diseños de muestreos y aspectos ambientales,
evitando perdida de tiempo y dinero durante su ejecución.

1. DEFINICIÓN DE INVENTARIOS FORESTALES

1.1. Definición

Es el método usado para conocer la información florística de los bosques naturales tropicales obteniendo
información cualitativa y cuantitativa de acuerdo a los objetivos previstos y a la exactitud requerida. No solo
se refiere a la evaluación individual de los árboles, a su volumen y tamaño, sino a otros elementos que
caracterizan el bosque como la composición, la estructura y la función, los cuales son importantes para la
toma de decisiones.

66

Conforme a la definición, se entiende que el inventario forestal no solo es un registro simplemente
cuantitativo, sino que también considera el aspecto cualitativo a nivel especifico o general de grupo, es
decir, un registro descriptivo completo de la población boscosa.

El inventario forestal no solo se refiere a la evaluación individual de los árboles, sino que se amplía a otros
elementos que lo caracterizan, de acuerdo con el concepto moderno de bosque, según el cual, está
compuesto por el capital (vuelo) o volumen, el tamaño de los árboles a nivel de especie o grupo de
especies sobre unas condiciones edáficas y fisiográficas generales, e igualmente, tiene en cuenta los
elementos o individuos que se desarrollan o viven entre la masa forestal.

1.2. Importancia del inventario forestal

a. Permite conocer y describir la población de especies, ecosistemas y paisajes en cuanto a composición,
estructura y función, entre otros aspectos.
b. Contribuye a determinar la capacidad productiva, determinar las existencias maderables y no
maderables.
c. Proporciona información sobre los bosques que pueden ser objeto de aprovechamiento, manejo,
conservación y protección.
d. Genera información sobre las características cualitativas de cada uno de los individuos que son objeto
de medición, incluyendo el estado sanitario.
e. Sirve de fundamento para determinar la capacidad permisible de extracción, con el fin de asegurar la
sostenibilidad de los bosques.
f. Aporta información para definir las técnicas de manejo silvicultural.
g. Permite cuantificar las existencias volumétricas de la oferta del bosque o de un grupo de especies.
h. Abastece la información necesaria para determinar la capacidad de crecimiento o merma del bosque.
i. Suministra la información necesaria para establecer planes de trabajo.
j. Sirve de base para determinar las decisiones relacionadas con el aprovechamiento forestal como el
plan de cortas y actividades de extracción, entre otras.
k. Permite determinar la viabilidad industrial y proyecciones de producción.

2. CLASIFICACIÓN DE LOS INVENTARIOS FORESTALES

Existen diferentes métodos para clasificar los inventarios forestales, sin embargo la Figura 1 propone una
clasificación orientada a satisfacer las necesidades del país.

2.1 Según la forma de tomar los datos

La clasificación de los inventarios forestales está acorde con la manera como se obtienen los datos, los
cuales se pueden adquirir a través del censo poblacional y de los métodos estadísticos.

2.1.1 El censo

Es el conocimiento y cuantificación de todos los árboles que se pretenden aprovechar en el bosque, para lo
cual es necesario medir en el terreno cada uno de los árboles existentes o algunos individuos de ciertas
especies que interesa evaluar para un propósito determinado.

67

2.1.2 Métodos estadísticos

Se utiliza cuando no es posible estudiar cada uno de los individuos que componen una población, pero se
desea tener un conocimiento sobre ella, recurriendo al análisis de muestras empleando métodos
estadísticos. La ciencia de la estadística permite obtener información correcta, precisa y a bajo costo de
una población basándose en procedimientos de muestreo, con resultados que pueden ser generalizados o
inferidos a la población. Dentro de esta categoría se tienen inventarios por muestreo al azar, sistemático,
estratificado y poliétapico (Bietápico), los cuales se describen en el acápite Diseños de muestreo.



























Figura 1. Clasificación de los inventarios forestales

2.2 De acuerdo al objetivo

Al definirse el inventario forestal éste debe tener necesariamente un objetivo suficientemente claro o
específico que permita su planeamiento y diseño más adecuado, con el fin de recabar el tipo, cantidad y
calidad de la información requerida.

El objetivo del inventario es también un indicador del nivel de detalle que se requiere en cada caso, es
decir, el grado de precisión que debe tener el muestreo y la cantidad de información requerida; las
CLASIFICACION DE INV.
FORESTALES
METODO
ESTADISTICO
AL 100% CENSO
APROVECHAMIENTO FORESTAL
EVALUAR STOCK MADERERO
OBJETIVO
GRADO DE
DETALLE
EXPLORATORIO
SEMIDETALLADO
DETALLADO
PLAN DE MANEJO FORESTAL
GENERAL
ESTRATIFICADO
AL AZAR
SISTEMATICO
BIETAPICO
68

intensidades de muestreo o tamaño de la muestra están en función de la precisión del muestreo o error
estadístico y se fija previamente con los requerimientos de trabajo.

De acuerdo con el objetivo de un inventario forestal, se pueden clasificar en la siguiente forma: a) para
evaluar el potencial maderero o stock anual, b) para un plan de aprovechamiento forestal o de extracción y
c) para plan de manejo forestal, el cual permite el conocimiento de la diversidad florística, el análisis de la
dinámica de la población y su estructura.

2.3 De acuerdo con el grado de detalle

Esta clasificación incluye los siguientes niveles:

2.3.1 Inventario detallado

El error de muestreo está entre 5-10% con el 95% de probabilidad y se emplea en la clasificación de los
tipos de bosque a nivel florístico y estratos bien diferenciados. Ofrece información directa para trabajos de
prefactibilidad o factibilidad en aprovechamiento forestal y programas silviculturales entre otros.

2.3.2 Inventario semidetallado

El error de muestreo no debe ser superior al 15% con el 95% de probabilidad. Permite tener una idea del
bosque en cuanto a sus características morfológicas y de accesibilidad, por lo que su criterio es el
fisiográfico y florístico; igualmente sirve de base para planificar estudios de prefactibilidad y se ajusta a lo
dispuesto en el Decreto 1791 de 1996 para ser presentado por los usuarios del recurso.

2.3.3 Inventario exploratorio

El error de muestreo está entre 15-20% a un nivel de confiabilidad del 95%; se emplea para determinar
biomas y áreas con potencial para desarrollo forestal, lo cual le permite a las CAR conocer la oferta forestal
en su jurisdicción y elaborar los Planes de Ordenación Forestal respectivos.

2.3.4 Inventario de reconocimiento general

Consiste en una evaluación rápida del potencial forestal de una determinada área, con el fin de calificarla
a-priori como apta o no apta para una cierta actividad económica. Se emplea para determinar ecosistemas
forestales y selección de áreas de interés económico.

3. MUESTREO FORESTAL

El bosque tropical está caracterizado por la diversidad de especies frondosas perennifolias, de
dimensiones majestuosas y densidad alta, compuesto de varios estratos de copas y alturas con gran
dinamismo biológico. Debido a su gran extensión, adquiere en primera instancia, un problema de magnitud
que condiciona y limita el proceso, permitiendo trabajar solo con una pequeña parte de la población y
luego, inferir necesariamente los conocimientos así obtenidos al bosque en conjunto.
69


Se define como Universo o población, al conjunto total de todos aquellos individuos u observaciones que
tengan alguna propiedad común o características básicas similares, lo cual permite clasificar las
poblaciones en finitas e infinitas. El valor que caracteriza a una población se conoce como parámetro.

Desde el punto de vista práctico, el muestreo forestal se hace sobre poblaciones finitas y resulta muy difícil
evaluar el valor del parámetro y ante esa imposibilidad, es necesario recurrir a la muestra para hacer una
valoración indirecta, la cual se conoce como estimador y está en función de dos aspectos básicos: primero
el tamaño de la muestra y segundo, en la forma en que esa muestra se haya extraído de la población, que
si se cumplen las premisas descritas, permite tener el grado de confiabilidad requerido del estimador.

3.1 Muestra

La muestra es una parte representativa de la población, con la cual se pueden hacer inferencias correctas
de los valores de la población, con el objeto de estimar alguna propiedad intrínseca de ésta. Las muestras
que se obtienen aleatoriamente, se conocen como muestra al azar o aleatorias y el valor que define la
propiedad de una muestra se conoce como estimador.

En los inventarios forestales, generalmente la muestra es una superficie del bosque que debe cumplir lo
anteriormente dicho. Esto significa que en la muestra seleccionada, la variabilidad de la población se
encuentra representada en ella y sirve para hacer inferencias cuando son escogidas siguiendo los
métodos o procedimientos estadísticos.

3.2 Forma de la muestra

Un aspecto importante en la determinación de las muestras, es lo referente a la forma que éstas deben
tener; la decisión queda a criterio del investigador, quien la escoge de acuerdo a su experiencia o
costumbre y al grado de preparación del personal y al equipo e instrumentos que posee.

La unidad de muestreo tradicional usada en los inventarios forestales es la parcela y su utilización origina
una distribución aproximada de la variabilidad de la población teniendo en cuenta el criterio de área, ya que
el bosque siempre se divide en pequeñas áreas que se constituyen en las unidades de muestreo, lo cuál
permite resultados confiables para inferir sobre la población estudiada.

A continuación se dan las definiciones de las parcelas o unidades de muestreo de uso más común de
acuerdo a la forma:

3.2.1 Parcelas o unidad de muestreo de forma cuadrada

Son unidades de muestreo que tienen sus lados iguales y que en las condiciones de los bosques naturales
tropicales, pocas veces resultan con un tamaño preciso debido a las características topográficas.






70

3.2.2 Parcelas o unidades de muestreo de forma rectangular

Corresponden a unidades de muestreo de diferentes longitudes y anchos variables, siendo las más
prácticas en el campo y empleadas en inventarios forestales en bosques naturales bajo condiciones
tropicales.

3.2.3 Parcelas o unidades de muestreo de forma circular

Corresponde a unidades de muestreo de forma circular con un diámetro fijo. No es muy utilizada para
realizar inventarios en bosques naturales, debido a su complejidad en su localización y toma de datos por
la presencia del sotobosque y la falta de visibilidad. Su empleo es mayor en bosques plantados, debido al
manejo silvicultural y a la escasa presencia de sotobosque.

3.3 Niveles de las unidades de muestreo

En el muestreo se presentan una serie de unidades que van desde la gran unidad de evaluación hasta l a
unidad básica que es individual. La Figura 2 ilustra las unidades que a continuación se describen.

3.3.1 Unidad Básica. Es la unidad más pequeña del muestreo, que no puede ser dividida, sobre la cual se
miden o estiman los parámetros de evaluación como el diámetro, la altura y la copa entre otras variables.
En este nivel, cuando la unidad básica es el árbol, recibe el mismo peso a pesar que las unidades básicas
tengan diferente tamaño.

3.3.2 Unidad elemental de muestreo. Es la unidad estadísticamente individual, dentro de la cual están las
unidades básicas. Normalmente todas tienen un mismo tamaño (área), pero las diferencias en número y
tamaño de las unidades básicas le dan a la unidad de muestreo diferentes pesos basándose en los
parámetros evaluados.

3.3.3 Unidad de evaluación. Es el área especifica donde se registra la información y puede variar en
tamaño o característica, siendo las principales: rodal, tipo de bosque y compartimiento, entre otros.



Unidad Básica o unidad de registro



Unidad Elemental de muestreo

Unidad de Evaluación



Figura 2. Esquema de los diferentes niveles de unidades de muestreo



1
0
1
2
3
4
5
9 10
11
13 12
6
14
71


3.4 Tamaño de la muestra

Definido el tamaño de la parcela, la etapa siguiente es determinar el tamaño de la muestra, es decir, el
número de parcelas a medir en el terreno y para ello el Ministerio del Medio Ambiente a través del Decreto
1791 de octubre 4 de 1996, señala en el artículo 10 que el inventario estadístico para todas las especies se
debe realizar a partir de 10 cm de diámetro a la altura del pecho (D.A.P.), con una intensidad de muestreo
de forma tal que el error de muestreo no sea superior al 15% y una probabilidad del 95%, por tanto, el
tamaño de la muestra (n) se calcula a través del método estadístico, el cual se explica mas adelante; sin
embargo, existen los métodos del área muestreada e intensidad de muestreo que permiten determinar
también el número de parcelas a inventariar, pero bajo condiciones diferentes a las expuestas inicialmente.

El Método estadístico, consiste en determinar el número de parcelas del muestreo tomando como base
la variabilidad del bosque, la cual es una característica de la población, es decir, para bosques
homogéneos la desviación de los individuos respecto a la media es pequeña y en bosques heterogéneos la
desviación es alta con respecto a la media. Para conocer la variabilidad de los bosques se emplea la
desviación estándar y el coeficiente de variación.

Un bosque heterogéneo necesita mayor número de parcelas que un bosque homogéneo, para obtener la
misma precisión en el muestreo. Es posible deducir una fórmula para calcular el número de parcelas a
partir de la definición de la precisión o error de muestreo y para ello se parte de:

E = tSx (1)

Sx = S/ n (2)

Donde:

E : Error de muestreo.
t : Valor tabular (Tabla de t Student).
Sx : Error estándar
Reemplazando en la ecuación (1) Sx por su valor dado en (2), se obtiene:

E = t S/ n y n = t S/E

Luego: n = S
2 2 2
/ E t (3)

Donde :

n : Número de parcelas o unidades de muestreo.
S : Desviación estándar.
E : Error de muestreo deseado en % o como fracción.
t : Valor tabular (Tabla t Student).

Si el error de muestreo (E) es especificado en porcentaje, la fórmula puede ser transformada por el uso del
coeficiente de variación (Cv).
72


n = t
2
(Cv)
2
/(E%)
2


Donde:

n : Unidades de muestreo.
Cv : Coeficiente de variación.
E : Error de muestreo.
t : Valor tabular (Tabla de t Student).

Para poblaciones finitas aplicando el factor de corrección se obtiene:

n= t
2
(Cv)
2
/(E)
2
+ t
2
(Cv)
2
/N

Donde:

n : Número de unidades de muestreo.
E : Error de muestreo.
t : Valor del coeficiente de confianza para una probabilidad dada.
Cv : Coeficiente de variación.
S : Desviación estándar.
N : Total de unidades de muestreo.


3.5 Diseños de muestreos

Un diseño de muestreo se tipifica por una serie de características que unidas dan el nombre completo al
diseño, entre las cuales se consideran las siguientes:

a. La escogencia de la muestra puede ser al azar, o parcialmente al azar o mediante una regla
preestablecida, con lo cual el diseño puede ser al azar, al azar restringido o sistemático.
b. El muestreo puede presentar o no, diversas etapas o fases dependiendo del tamaño de la muestra, de
su disposición, de la heterogeneidad del bosque o a partir la fuente de variación.
c. La forma y tamaño de las unidades de muestreo definen también una característica importante del
diseño.

En el Anexo se presentan las definiciones y fórmulas estadísticas generales empleadas para calcular los
parámetros y estadígrafos en los principales diseños de muestreo utilizados en las distintas regiones del
país en la ejecución de inventarios forestales.

A continuación se describen los principales diseños de muestreos empleados en las distintas regiones del
país en la ejecución de inventarios forestales.


73


3.5.1 Diseño de muestreo al azar en fajas

Este método consiste en inventariar el bosque mediante parcelas o unidades de muestreo de forma
rectangular, cuyo largo es varias veces el ancho; es muy popular en trabajos de inventario en bosques
naturales, debido a que permite una buena distribución de la muestra, una posible estratificación y
elaborar análisis estructurales. Para su diseño se establece sobre el mapa del área una línea base
perpendicular a la topografía predominante, que puede corresponder a una línea imaginaria, a un limite del
área o a un punto arcifinio (curso de agua, cruce de vías, etc.), que atraviese el bosque de evaluación. Este
método contempla fajas de diferente longitud y de igual longitud. Para el diseño y selección de las unidades
de muestreo se requiere:

a. Mapa de bosques a escala adecuada con coordenadas.
b. Tabla de números aleatorios o calculadora que tenga la función de números al azar.
c. Tamaño de la unidad de muestreo o parcela.
d. Número de unidades de muestreo o parcelas localizadas y numeradas en el mapa.

3.5.1.1 Diseño de muestreo al azar en fajas de diferente longitud. Este sistema es empleado en
trabajos de inventarios en bosques naturales tropicales, debido de una parte, a la irregularidad de los
perímetros de las áreas objeto de estudio y de otra a que, permite una distribución de la muestra mediante
cortes perpendiculares a la topografía predominante en el bosque. La base para ello es el concepto de
muestreo sin reemplazamiento que es el más frecuente en los métodos de investigación reportados por
fajas. El ancho de las fajas, por lo general varía de 10 a 50 metros ( Figura 3).


Figura 3. Diseño de un muestreo al azar en fajas de diferente longitud, donde las áreas sombreadas
corresponden a las parcelas seleccionadas

Los estadígrafos y fórmulas utilizadas para los cálculos son:

a. Razón de la estimación

R
y
x
y
x
i
i
n
i
i
n 1
1
1
= =
=
=
¿
¿
74

Donde:
yi : Volumen de cada árbol (m
3
)
xi : Area de cada muestra (ha)
R1 : Razón de la estimación (m
3
/ha)
y : Media del volumen muestreado
x : Media del área muestreada


b. Varianza de la razón





Reemplazando en Sr
2
:


Donde:

Sr
2
: Varianza de la razón (m;/ha)
f : Fracción de muestreo (n/N)
n : Area muestreada (ha)
N : Area total (ha)
R
2
: Razón de la estimación (m;/ha)
y : Media del volumen muestreado (m;)
x : Media del área muestreada (ha)


3.5.1.2 Diseño de muestreo al azar en fajas de igual longitud. El muestreo al azar con fajas de igual
longitud, se recurre a la división del área boscosa en parcelas o unidades de muestreo de igual tamaño de
forma cuadrada o rectangular con una selección al azar y un mínimo de dos muestras en forma de fajas
dentro de cada parcela o unidad de muestreo. Esto acorta las fajas y las vuelve de igual longitud,
aumentando las unidades muestrales y manteniendo constante la intensidad de muestreo, ganando
estadísticamente y económicamente desde el punto de vista logístico ( Figura 4).
( ) Sr S f n
2 2
1 = ÷ /
( )
| |
S R n y y x x y x xy
i i i i
2 2 2 2
1 2 = ÷ + ÷
¿ ¿ ¿
/ / / /
( ) ( )
| |
Sr R f n n y y x x y x xy
i i i i
2 2 2 2
1 1 2 = ÷ ÷ + ÷
¿ ¿ ¿
/ ( ) / / /
75



Figura 4. Diseño de un muestreo al azar en fajas de igual área donde las zonas sombreadas corresponde a
las parcelas seleccionadas al azar

Los estadígrafos y fórmulas utilizadas para los cálculos son:

a. Media del volumen.






Donde:

= y Volumen medio
yi : Volumen de cada árbol (m;)
n : Area muestreada

b. Varianza



Donde:

f : Fracción de muestreo (n/N)
= y Volumen medio
yi : Volumen de cada árbol (m;)
n : Area muestreada




S
f
n
y y
n
y
i
=
÷ ÷
÷

¸

(
¸
(
(
¿
1
1
2
( )
y y n
i
=
¿
/
76


3.5.2 Diseño de muestreo sistemático
Es aquel en el cual la localización de las unidades de muestreo son distribuidas de acuerdo con un patrón
determinado, siguiendo una ley de uniformidad. Se busca cubrir totalmente el área por inventariar,
eliminando los procesos de selección aleatorios y facilitando la ubicación dentro del campo de las unidades
de muestreo o parcelas por su distribución uniforme; se emplea en áreas extensas y las unidades de
muestreo o parcelas distribuidas en forma sistemática, guardando equidistancia y simetría (Figura 5).

Figura 5. Diseño de un muestreo sistemático en fajas de diferente longitud

De acuerdo a la literatura, existen muestreos sistemáticos simples por parcelas o unidades de muestreo y
por fajas de igual longitud; el muestreo por parcelas o unidades de muestreo se vuelve valioso sobre todo
cuando no existen mapas ni sensores remotos de la zona de estudio o cuando se desea preparar un plan
de aprovechamiento.

Generalmente el muestreo sistemático parte de la escogencia de una primera parcela o unidad de
muestreo al azar, a partir de la cual todo el proceso de sistematización de la muestra se consigue,
permitiendo a algunos estadísticos afirmar que dentro de los muestreos sistemáticos se da algún tipo al
azar, lo que permite distribuciones normales de la muestra. La distribución sistemática de las parcelas por
toda el área del bosque con una cuadrícula asegura una buena representación de la población en el
muestreo.

3.5.2.1 Espaciamiento entre unidades de muestreo

a. Área a muestrear (Tm)

Tm = Tp x n

Donde:

Tm : Área a muestrear en m
2
o ha.
Tp : Tamaño de la muestra en m
2
o ha.
n : Número de muestras.
77



b. Intensidad de muestreo (I)

I = Tm/N x 100

Donde:

I : Intensidad de muestreo.
Tm : Área a muestrear en m
2
o ha.
N : Área total en m
2
o ha.

c. Distancia entre unidades de muestreo

Dl = Tp/ B x I

Donde:

Dl : Distancia entre unidades de muestreo en metros.
Tp : Tamaño de la parcela en m
2
o ha.
B : Distancia entre parcelas en metros.
I : Intensidad de muestreo.

3.5.2.2 Análisis estadístico. Las fórmulas estadísticas empleadas en un muestreo sistemático al azar en
un inventario forestal, para calcular los estadígrafos son:

a. Media del área muestreada

x = 3 xi/n

Donde:

x : Media del área muestreada en ha.
3xi : Sumatoria de las áreas de cada muestra en ha.
n : Número de muestras.

b. Media del volumen

y = 3yi/n

Donde:

y : Media del volumen muestreado en m
3
.
3yi : Sumatoria de los volúmenes de cada árbol en m
3
.
n : Número de muestras.
78


c. Razón de estimación (R) m
3
/ha



Donde:

R : Razón de estimación (m
3
/ha)
y : Volumen medio (m
3
).
x : Área media (ha).

d. Varianza de la razón (Sr
2
)

Sr
2
= S
2
/n(1-f)

Reemplazando en Sr
2
:



Donde:


Sr
2
: Varianza de la razón (m;/ha)
S
2
: Varianza
R
2
:Razón de estimación
yi : Volumen de cada árbol (m;)
xi : Area de cada muestra(ha)

y : Media del volumen muestreado.

x : Media del área muestreada.
xiyi : Producto del área de cada muestra por el volumen de cada muestra.

x y : Producto del área media por el volumen medio.
1-f/n : Factor de corrección
f : Área muestreada/área total.
n : Número de muestras.
R y x = /
( )
| |
S R n y y x x y x xy
i i i i
2 2 2 2
1 2 = ÷ + ÷
¿ ¿ ¿
/ / / /
( )
( )
| |
Sr R f n n y y x x x y xy
i i i i
2 2 2 2
1 1 2 = ÷ ÷ + ÷
¿ ¿ ¿
/ / / /
79



e. Cálculo del error de la media (Sr)


f. Error en % o precisión

E = (Sr x t/R)x100

t = Grados de libertad n-1.
Probabilidad del 95%.

g. Volumen medio para todo el bosque (Y)

Y = R + Sr x t

h. Volumen total

Vt = RxA + (Sr x t)A

Donde:

A : Área total en ha..



3.5.3 Diseño de muestreo estratificado

Estratificación es el método que consiste en la diferenciación y delimitación de la población en unidades o
subunidades con características especificas, de acuerdo a parámetros cuantitativos y cualitativos, dentro
de una población; se utilizan imágenes de sensores remotos en la estratificación de bosques tropicales, los
cuales son determinados por la configuración de la topografía, la fisiográfía, las condiciones del suelo y las
características del bosque. El resultado de la interpretación es un mapa temático con diferentes
ecosistemas forestales clasificados por estratos o tipos de bosques presentes en el área de estudio y en él
cual también se localizan las áreas no forestales.

La estratificación es importante e indispensable en la ejecución de los inventarios forestales de bosques
tropicales, especialmente cuando éstos son realizados sobre áreas extensas, debido a la alta
heterogeneidad de los ecosistemas boscosos, lo cual se traduce en una alta variabilidad y por lo tanto el
tamaño de la muestra debe ser relativamente grande. El objetivo fundamental de la estratificación, es el de
disminuir el grado de variabilidad de la población total, dividiéndola en subunidades homogéneas o más o
menos homogéneas, de tal forma que la mayor fuente de variabilidad este entre las subunidades o
Sr Sr =
2
80

estratos, reduciéndose notoriamente la variabilidad dentro de unidades y obtener un mínimo de error de
muestreo al menor costo (Figura 7).

Figura 7. Diseño de un muestreo estratificado según tipos de bosques


Debido al alto valor del coeficiente de variación que tienen los bosques tropicales, una de las principales
características que debe reunir la muestra es el de abarcar la mayor parte de la varianza de la población,
es decir, que la muestra sea verdaderamente representativa y en segundo lugar, la superficie, teniendo en
cuenta que en una población o estrato, el grado de precisión o el tamaño de la muestra dependen de la
varianza y de la proporción ocupada por las poblaciones con respecto al área total. El Decreto 1791 en su
artículo 10, fija unos parámetros que tienen relación con el tamaño de la muestra, especialmente lo
referente con la precisión y el error de muestreo en bosques naturales (poblaciones finitas) y se calcula
de la siguiente manera:


Donde:

n : Número de unidades básicas de muestreo
S
2
: Varianza
Sx : Error estándar

Pero:

Sx = E/t

Luego: E= Sx t

Donde:

E : Error permisible
t = Grados de libertad (n-1)
Probabilidad (95%)
Sx : Error estándar

n S Sx =
2 2
81




Reemplazando el valor de E en:


3.5.3.1 Asignación de la muestra en el muestreo estratificado

De acuerdo con el interrogante acerca del tamaño de la muestra, existen dos procedimientos o soluciones
comunes a este problema conocidos como asignación proporcional y asignación optima.

El muestreo estratificado por asignación proporcional, permite una distribución de las muestras en forma
proporcional al tamaño del área ocupada por cada estrato y la proporción de la muestra que se escoge en
el estrato se hace igual a la proporción de todas las unidades de la población que caen en ese estrato y se
calcula de acuerdo a la fórmula:


n = t
2
¿PjS
2

E
2

Donde:

n : Tamaño total en unidades de muestreo
P j : Proporción del estrato j
E : Error permisible
S : Varianza
t : Grados de libertad (n-1)
Probabilidad (95%)

El muestreo estratificado por asignación óptima permite una distribución de las muestras en forma
proporcional al grado de variación, buscando que el estrato que presente mayor variación, tenga una
muestra mayor, considerando la proporción ocupada con respecto al área total, es decir, que el número de
unidades de muestreo por estrato resulte proporcional al error estándar del estrato ponderado de acuerdo
con el área y se calcula de la siguiente manera:

n = t
2
(¿PjSj)
2

E
2


Donde :
n : Tamaño total de la muestra en unidades de muestreo
( )
n S S x
Tenemos
n S E t
=
=
2 2
2
2
/
:
/ /
n S t E =
2 2 2
/
82

Pj : Proporción del estrato j
E : Error permisible
Sj : Varianza del estrato j
3.5.3.2 Análisis estadístico. Para realizar el análisis estadístico se debe tener en cuenta bien sea el
número de unidades de muestreo o el área ocupada por cada estrato; las fórmulas estadísticas empleadas
en el muestreo estratificado en un inventario forestal, para calcular los estadígrafos se dividen de la
siguiente manera:

a. Dentro de los estratos. En cada estrato se calculan los siguientes estadígrafos: la media, desviación
estándar y el error estándar como se hace en un muestreo simple y se emplean las siguientes
ecuaciones:

La media

Donde:

X : Media de las áreas de los estratos
¿xi : Suma de las áreas de los estratos en ha
n : Tamaño total de la muestra


Desviación estándar

Donde:

S : Desviación estándar
¿x
2
: Suma de las áreas de los estratos al cuadrado
(¿x)
2
: Cuadrado de la suma de todas las áreas de los estratos
n : Tamaño total de la muestra

Error estándar

Donde:
S : Desviación estándar
n : Tamaño de la muestra
N : Tamaño de la población expresada en número de parcelas
1-n/N : Corrector por población finita
X xi n =
¿
/
( ) Sx S n x n N = ÷ / / 1
S x x n n = ÷ ÷
¿ ¿
( ( ) / ) / ( )
2 2
1
83


b. Para la población total. Los estadigrafos a calcular para la población corresponden a
la media estratificada de la población y el error estándar de la media estratificada, los cuales se describen a
continuación:

Media estratificada

Donde:
Pj : Proporción del estrato j
Yj : Media del estrato j
M : Número de estratos

Error estándar de la media total estratificada


Donde:
Nj : Tamaño del estrato j (número de unidades).
Sj : Varianza del estrato j.
N : Tamaño total del área de estudio = 3Nj.

4. REALIZACIÓN DEL INVENTARIO EN EL BOSQUE

4.1 Demarcación de las unidades en el bosque

4.1.1 Ubicación de las unidades de muestreo

El diseño plasmado sobre la base cartográfica, debe realizarse en el bosque, es decir, en el terreno se
ubican las unidades de muestreo o parcelas empleando un GPS o una brújula, de tal manera que
correspondan a las coordenadas estipuladas en la cartografía.

4.1.2 Demarcación

Para efectuar la demarcación, se localiza el vértice de la unidad de muestreo o parcela y a partir de él se
traza el eje central de la unidad de muestreo o parcela, utilizando estacas, jalones, cintas, etc.




Y PjYj
j
M
=
=
¿
1
S N N S n n N
y j j j j j
i
m
= ÷
=
¿
1 1
2 2 2
1
/ / ( / )
84


4.1.3 Abscisado

En cada una de las líneas guías, localizadas en sentido S-N o EW, se va abscisando cada 20 metros,
trazando de esta manera la longitud de la unidad de muestreo y colocando estacas identificadas con
pintura o cintas de colores, marcadas con la nomenclatura alusiva al lugar de ubicación; se sugiere a
manera de ejemplo: U1/25, lo cual significa que la estaca se encuentra en la unidad de muestreo 1 a una
distancia de 25 metros en sentido S-N o EW del punto de inicio de la trocha o línea guía.

4.1.4 Determinación del ancho de la unidad de muestreo

Por las líneas guías se mide y colocan estacas a 0, 20, 30 metros, etc. dependiendo de la forma de la
unidad de muestreo y del diseño utilizado.

4.2 Medición de variables

Las variables más importantes a medir en un inventario forestal son el diámetro y la altura de cada
especie. Con estas variables, automáticamente se determina el número de árboles como una expresión de
la densidad de la unidad de muestreo o parcela y se incluye una valoración de la calidad maderable de los
arboles.

4.2.1 Diámetro

El diámetro es el parámetro cuantitativo más importante en un inventario forestal, por dos razones
fundamentales:

a. Puede ser medido en forma directa y por lo tanto se puede obtener datos precisos.
b. Con base en el diámetro se calcula por relación todos los demás parámetros importantes del árbol
como: volumen, diámetro de copa, área basal y la edad.


La medición del diámetro está normalizada a una altura de 1.30 metros sobre el suelo y se conoce como
D.A.P. (diámetro a la altura del pecho), la cual se hace con cinta diamétrica o forcípula. Se miden todos los
diámetros de los árboles inventariados a partir de 10 cm de acuerdo al Decreto 1791 de 1996. Por esa
razón, se debe tener en cuenta que el diámetro es una variable continua y puede adquirir cualquier valor
dentro de los límites extremos, por lo tanto, se deben establecer clases diamétricas de 10 cm de amplitud.

4.2.2 Altura del árbol

La altura es probablemente uno de los parámetros menos conocidos o estudiados y al mismo tiempo de los
más difíciles de medir o evaluar con exactitud en los inventarios forestales, especialmente en bosques
naturales tropicales debido a la densidad de la vegetación en su componente horizontal y vertical.

85

El cálculo de las alturas requiere mediciones indirectas, ya sea con instrumentos de precisión como el
hipsómetro, nivel abney, Blume Leiss o por el método de estimación empleando varas dimensionadas. La
altura corresponde a una variable continúa y sus límites extremos no corresponden a puntos fijos sino
relativos, de acuerdo al uso y al estado de los árboles.

En bosques tropicales, la medición de la altura total de los árboles es complicada, debido a la presencia en
el sotobosque de vegetación densa y hacia el cenit del cruzamiento de las copas, que no permite
determinar con exactitud la altura del árbol que se está midiendo. En la medición de la altura se distinguen
generalmente la altura total, la altura del fuste limpio y la altura comercial.

4.3 Registro de la información

Durante la realización del inventario, la información básica es la medición de diámetros y alturas de los
árboles medibles dentro de las unidades de muestreo, acompañados de observaciones referentes a los
defectos del fuste y el registro de las mediciones se hace en formularios que deben estar preparados antes
del inicio del trabajo de campo y acordes con el objetivo del inventario (Cuadro 1). El formulario debe ser
simple pero con espacio suficiente para anotar toda la información que se requiera; los registros obtenidos
en campo, cambian dependiendo del tipo de bosque a inventariar, es decir, si es una sola especie o de
varias especies; además, se deben tener en cuenta otros aspectos como: la pendiente del terreno, la
posición del árbol dentro de la parcela y el estrato (dominante, codominante y dominado), la cual debe ir
consignada en hoja anexa.

Cuadro 1. Formulario de campo para el registro del inventario estadístico

Hoja N°______

Parcela______Area_______Interesado _______________________________ Ubicación
_____________________ Azimut____________________ Tipo de bosque_____________________
Fecha __________________________
Distancia
entre
puntos
No.
de
Árbol
Nombre
Especie
Código
DAP
(m)
Altura (m)
Área
Basal
(m
2
)
Volumen
(m
3
)
Defectos*
Total Comercial 1 2 3
1
2
3
TOTAL N
*
1. Árbol sano
2. Árboles con señales de pudrición
3. Árbol sin valor económico



Responsable:________________________________________
___


86


5. RESULTADOS ESPERADOS DEL INVENTARIO

Obtenida la información en campo, se calcula el área básal y el volumen de cada una de las especies y
para lo cual existen métodos manuales y programas de computador. En el método manual, se procesan los
datos de acuerdo a las fórmulas convencionales o por medio de tablas de volumen regionales o de
especies. Con programas computarizados, el inventario se calcula automáticamente, para lo cual algunas
instituciones como el IGAC y Universidades entre otras, han elaborado sus propios software sustentados
en hojas electrónicas del programa Excel.

5.1 Composición florística

Con base en la información colectada durante la realización del inventario estadístico, se elabora el listado
de las especies forestales registradas en las unidades de muestreo, como se presenta en el Cuadro 2, el
cual se elabora determinando en orden alfabético las familias registradas con sus especies y el número de
árboles inventariados. Esta información es importante para determinar y analizar las familias, géneros y
especies que existen en el bosque.

Cuadro 2 Composición floristica del inventario forestal

Familia Nombre científico Nombre común Número de árboles
1 1
2 ..
3
N ..
TOTAL N


5.2 Análisis estructural

El inventario forestal analiza las comunidades forestales desde el punto de vista florístico y estructural, lo
cual permite conocer la composición de especies, la estructura biológica, los rasgos físicos que
combinados con el número de individuos, generan o determinan las características particulares del
bosque, para lo cual se acostumbra analizar la estructura vertical y horizontal. De otra parte, la guía técnica
del “plan de manejo forestal”, da las pautas para realizar el análisis de la regeneración natural bajo las
condiciones propuestas en la guía técnica nombrada y permite complementar el conocimiento del
bosque en sus tres estados sucesionales, es decir, el fustal, latizal y brinzal.

El análisis estructural de los ecosistemas boscosos como resultado del inventario forestal, se analiza bajo
dos aspectos: la estructura horizontal y la vertical, complementada con el análisis sobre regeneración
natural.

5.2.1 Estructura horizontal

87

Determina la distribución espacial de las especies en el bosque, permitiendo conocer el grado en que se
agrupan o se dispersan y la cantidad de individuos existentes por unidad de superficie, para lo cual existen
indicadores que permiten su medición.

5.2.1.1 Densidad

Es el número de árboles registrados por unidad de superficie o área total del muestreo. Su conocimiento
es importante, debido a que la influencia de una especie en un ecosistema depende en gran parte de su
densidad. Se calcula de la siguiente manera:


D = Número de árboles
Area total del muestreo en ha

5.2.1.2 Abundancia

Es el número de árboles por especie registrados en cada unidad de muestreo. Puede ser absoluta y
relativa. La abundancia absoluta se refiere al número total de individuos por especie contabilizados en el
inventario.

Aa = Número de individuos por especie

La abundancia relativa, es la relación porcentual en que participa cada especie frente al número total de
árboles. Para el cálculo se emplea la siguiente ecuación:

Ar = Número de individuos por especie x 100
Número de individuos en el área muestreada

El cuadro 3 presenta la disposición de los datos para el cálculo de la abundancia, con la siguiente
secuencia: a) Se registran todas las especies en orden alfabético y el número de individuos encontrados
por cada unidad de muestreo; b) Se realiza la sumatoria vertical de los individuos registrados por cada
unidad de muestreo; c) Se calculan las abundancias absolutas y relativas utilizando las fórmulas
propuestas.

Cuadro 3 Cálculo de la abundancia absoluta y relativa

Especie Numero de arboles por unidad de muestreo Aa Ar
(%) 1 2 .. .. Total
1
2
3
N
Total 100,00

88

5.2.1.3 Frecuencia

Es la presencia o ausencia de una especie en cada una de las unidades de muestreo. Puede ser absoluta
y relativa. La frecuencia absoluta es la relación porcentual correspondiente al número de unidades de
muestreo en que ocurre una especie entre el número total de las unidades de muestreo; para el cálculo se
emplea la siguiente ecuación:

Fa = Número de unidades de muestreo en que ocurre una especie x 100
Número total de unidades de muestreo

La frecuencia relativa es la relación porcentual de la frecuencia absoluta de una especie entre la
sumatoria total de las frecuencias absolutas de todas las especies registradas en el inventario. Para el
cálculo se emplea la siguiente formula:

Fr = Frecuencia absoluta de una especie x 100
Suma total de frecuencias absolutas

Las frecuencias absolutas se agrupan en cinco clases a saber:

Clases Frecuencia absoluta
I 1 –19.9
II 20– 39.9
III 40- 59.9
IV 60- 79.9
V 80- 99.9

Cuadro 4 Cálculo de la frecuencia absoluta y relativa

Especie Número de unidades de muestreo
en que ocurre la especie
Fa

Fr
(%)
Clases de frecuencias
1 2 .. .. .. .. n Total I II .. N Total
1
2
3
N
Total 100,0
0


El cuadro 4 presenta el arreglo para el cálculo de las frecuencias absolutas y relativas. Para su
diligenciamiento, se sigue el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden
alfabético; b) Tomando como soporte los formularios de campo, se marca con una “x” la presencia de la
especie en la unidad de muestreo donde esta aparece; c) Se totaliza el numero de veces que aparece la
especie en las unidades de muestreo; d) Se calcula las frecuencias absolutas y relativas utilizando las
fórmulas correspondientes; e) Se realizan las sumatorias totales de las frecuencias absolutas y relativas; f)
Con fundamento en los resultados obtenidos de la frecuencia absoluta para cada especie, se clasifica y se
89

escribe este valor en la clase de frecuencia a la cual pertenece; g) Se realizan las sumatorias totales
horizontales y verticales de las clases de frecuencias; h) Las sumatorias totales vertical y horizontal de las
clases de frecuencias deben ser iguales entre si e iguales a la sumatoria total de la frecuencia absoluta.



5.2.1.4 Dominancia

Es el grado de cobertura de las especies como expresión del espacio ocupado por ellas; la dominancia
absoluta (Da) de una especie se define como la sumatoria de las áreas básales de la misma especie
presentes dentro de cada unidad de muestreo expresada en metros cuadrados. La dominancia relativa se
expresa en porcentaje y está dada por la relación entre el área basal de una especie y la sumatoria total de
las dominancias absolutas de todas las especies registradas en el inventario; la ecuación empleada es:

Dr = Área basal de cada especie x 100
Area basal total en el área muestreada

Cuadro 5. Cálculo de la dominancia absoluta y relativa

Especie Areas básales en m² por unidad de
muestreo
Da Dr
(%)
1 2 .. .. .. .. n
1
2
3
N
Total 100,00

El cuadro 5 permite calcular la dominancia absoluta y relativa de cada una de las especies inventariadas,
con el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden alfabético; b) Tomando como
soporte las planillas de campo, se inserta la sumatoria de las áreas basales por especie encontradas por
unidad de muestreo; c) Se realizan las sumatorias verticales de las áreas basales para cada unidad de
muestreo; d) Se calculan las dominancias absolutas y relativas utilizando las fórmulas correspondientes.

5.2.1.5 Estructura del bosque

Tiene por objeto conocer la organización espacial de las especies y el número de individuos en el área
objeto de estudio. Para el conocimiento estructural del bosque, se utilizan indicadores cuantitativos como
el número de árboles por especie, densidad, abundancia, frecuencia, dominancia y el índice de valor de
importancia (IVI).

El IVI está dado por la suma de los parámetros expresados en porcentaje de la abundancia, frecuencia y
dominancia relativa y se utiliza para realizar estudios descriptivos y cuantitativos de la estructura de los
tipos de bosques. El valor máximo del IVI es de 300 y es alcanzado en estratos que presentan una sola
90

especie; los resultados del análisis permiten deducir aspectos importantes como el dinamismo, la
dominancia y las especies más representativas, entre otras características y su formula es la siguiente:

IVI = Ar% + Fr% + Dr%

Donde:

IVI : Índice de valor de importancia.
Fr% : Frecuencia relativa.
Ar% : Abundancia relativa.
Dr% : Dominancia relativa

Cuadro 6: Análisis estructural

Especie N° de
arboles
Densida
d
( D)
Abundancia Frecuencia Dominancia
IVI N°
Orde
n
Nombre Aa Ar Fa Fr Da Dr
1
2
3
n
Total n 100,0
0
100,0
0
100,0
0


El cuadro 6 presenta el modelo para determinar el análisis estructural del bosque natural, con el siguiente
procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden alfabético; b) Tomando como soporte las
planillas de campo, se escribe el número total de individuos encontrados por especie y se realiza la
sumatoria total; c) Se calcula la densidad con fundamento en la fórmula propuesta; d) Se calculan la
abundancia, frecuencia y dominancias para cada especie utilizando las fórmulas correspondientes y se
realizan las sumas totales; e) Se calcula el IVI con la fórmula propuesta y se realiza la suma total.

5.2.1.6 Coeficiente de mezcla

Se expresa como la proporción entre el número de especies encontradas por el total de árboles
inventariados; el resultado obtenido es un número fraccionario que representa el promedio de individuos de
cada especie dentro del tipo de bosque, es decir, da una primera aproximación de la heterogeneidad de los
bosques y proporciona una indicación somera de la intensidad de mezcla. Para el cálculo se emplea la
siguiente relación:

Cm = Número de especies
Número total de individuos



91

5.2.1.7 Grado de agregación de las especies


Determina la distribución espacial de las especies y se calcula a través de la siguiente relación

Ga = Do
De



Donde:
Ga : Grado de agregación
Do : Densidad observada
De : Densidad esperada

La densidad esperada se calcula de la siguiente manera:


Donde:
De : Densidad esperada
Log e : Logaritmo
F : Frecuencia absoluta

La densidad observada (Do) se halla basándose en la siguiente relación:

Do = Número total de árboles por especie
Número total de parcelas muestreadas






D F
e e
= ÷ log ( / ) 1 100
92

Cuadro 8 Cálculo del grado de agregación.

Especie Nº de
unidades de
muestreo en
que ocurre
la especie
Número de
árboles
Frecuencia
absoluta
(%)
Densidad
esperada
(De)
Densidad
observada
(Do)
Grado de
agregación
(Ga)
1
2
3
N 100,00

El cuadro 8 indica la presentación de la información para realizar el cálculo del grado de agregación e
interpretar los resultados, con la siguiente secuencia: a) Se registran todas las especies en orden
alfabético; b)Se escribe el número de unidades de muestreo en que ocurre la especie; c) Se escribe el
número total de árboles de cada especie registrada en el inventario; d) Se registra la frecuencia absoluta
de cada especie con fundamento en los cálculos realizados en el cuadro 4 o se calcula utilizando la fórmula
propuesta; e) Se calcula las densidades esperadas y observadas utilizando las fórmulas propuestas; f) Se
calcula para cada especie el grado de agregación utilizando la fórmula propuesta.

Para interpretar el grado de agregación se tienen los siguientes parámetros:

GA> a 1, indica tendencia al agrupamiento
GA> a 2, indica que la especie tiene una distribución agrupada
GA< a 1, indica que la especie se encuentra dispersa

5.2.1.8 Distribución de las especies por clases diamétricas

Los inventarios se realizan con un fin previsto y previamente se fijan los límites mínimos a medir en el
campo y como el diámetro es una variable contínua que puede adquirir cualquier valor dentro de los límites
extremos, es conveniente establecer clases diamétricas que permitan agrupaciones de diámetros para
facilitar el procesamiento de los datos, como se muestra en el Cuadro 9.

Con fundamento en lo señalado en el articulo 10 del Decreto 1791 de 1996, el inventario estadístico se
realiza a partir de 10 cm de DAP, lo cual indica que las clases diametricas se establecen a partir de este
diámetro. en las siguientes clases:

Clase Rango Clase Rango Clase Rango
1 10-19.9 5 50-59.9 9 90-99.9
2 20-29.9 6 60-69.9 10 100-109.9
3 30-39.9 7 70-79.9 11 110-119.9
4 40-49.9 8 80-89.9 n .....
93

Cuadro 9 Existencias de las especies por clase diamétrica
Nº Espe
cie
Existencia por clases diamétricas Totales
I=10 – 19.9 II= 20 – 29.9 n Area basal Volumen

árbol
es
AB
(m²)
Vol.
(m³)

árbole
s
AB
(m²)
Vol.
(m³)

árbole
s
AB
(m²)
Vol.
(m³)
AB
(m²)
% Vol.
(m³)
%
1
2
3
N
Total

Un bosque natural en condiciones normales, la curva de distribución de frecuencias de clases diamétrica (o
tamaño) de los árboles es semejante a una J invertida (curva exponencial), es decir, un alto número de
individuos por clases diamétrica pequeñas y un bajo número de individuos por clase diamétrica alta, lo cual
indica que en general, existe una regeneración natural alta, pero que por selección o competencia, solo un
bajo número de estas plantas puede llegar al estado adulto

5.2.2 Estructura vertical

Una de las características de los bosques naturales tropicales es la diversidad de especies y tamaños, el
gran número de individuos y sus patrones complejos de distribución de las especies en capas o estratos
entre el suelo y el dosel, dando como resultado la gran variabilidad en el número de individuos de una
especie ubicados a cualquier nivel dentro del bosque.

La estructura vertical se analiza desde el punto de vista de la estratificación, considerando la altura total de
los árboles y realizando la separación en capas o estratos, lo cual se hace extensivo a la separación de las
copas de los árboles de un bosque. Dentro de esta concepción, se contemplan las siguientes definiciones:
a) estratificación de especies: es la agregación de especies con alturas maduras, independiente de la
frecuencia de ocurrencia; b) estratificación de individuos: es la agregación de todas las alturas de los
árboles maduros e inmaduros, teniendo como referencia un diámetro mínimo de medición; c)
estratificación de masa foliar: comprende la agregación de estratos de muchos individuos enfocados
sobre un solo componente de la vegetación.

5.2.2.1 Número de estratos

Se ha discutido frecuentemente el número de estratos que presentan los bosques naturales. Melo (1997),
cita diferentes clasificaciones propuestas por Olberg (1953) quien propone ocho categorías, Richards
(1936) que concibe tres estratos de árboles y uno arbustivo, Taylor (1964) quien identifica cuatro estratos
para los bosques de Ghana, Fashawe (1952} que propone cuatro estratos para los bosques de la Guyana
francesa y otros autores coinciden en que el perfil lo constituye un continuo de vegetación entre el suelo y
el dosel.

La presencia de las especies en los diferentes estratos es de gran importancia fitosociologica,
especialmente si se trata de bosques irregulares y heterogéneos. La posición fitosociológica que ocupan
94

las especies que integran la comunidad forestal, es posiblemente uno de los parámetros de mayor peso
fitosociológico que designan el dinamismo y las tendencias de la comunidad estudiada y para ello puede
decirse que una especie determinada tiene su lugar asegurado en la estructura y composición florística,
cuando está presente en todos sus estratos arbóreos y para ello el inventario forestal permite caracterizar y
establecer tres categorías de estrato, de acuerdo a la altura total de los árboles, como se observa en el
Cuadro 10.

Cuadro 10 Categorías de los estratos en la masa boscosa
Estrato Arbóreo Símbolo Limite de altura (m)
Estrato superior (Dominante) Es >20
Estrato medio (Codominante) Em 15-20
Estrato inferior (Dominado) Ei <15

5.2.2.2 Evaluación de la estructura vertical

Existen dos metodologías de tipo descriptivo para evaluar la estructura vertical de un bosque natural: a)
Cualitativo y b) cuantitativo. También se utilizan modelos matemáticos y estadísticos para describir la
estructura vertical, los cuales no son contemplados en la presente guía.

El método cualitativo, permite elaborar un perfil de la vegetación para ilustrar aspectos estructurales del
bosque, principalmente aquellos que se refieren a la forma de vida como son la altura, cobertura, forma de
copas, estratos y espaciamiento vertical. Esta forma gráfica ayuda a visualizar la estratificación y estado
actual del bosque, aspectos que son difíciles de percibir con la información cuantitativa reportada en el
inventario para el calculo de los volúmenes.

Para la elaboración del perfil y la proyección horizontal del bosque, se realizan transectos o fajas al interior
de las unidades de muestreo seleccionadas para el inventario forestal, con una longitud de 100 m por 10 m
de ancho, cuya determinación se debe hacer de tal manera que represente varios tipos de bosque y
diferentes relieves, lo cual permite tener nociones aproximadas de los estratos que se presentan en el
área objeto de estudio.

Adicionalmente, al registro de la información requerida para la elaboración del perfil, es necesario hacer en
el terreno los dibujos de los árboles teniendo en cuenta la arquitectura del mismo y la proyección de las
copas en sentido horizontal, lo cual facilita posteriormente el trabajo de oficina, empleando papel
milimetrado o dimensionado previamente a escala.

Para representar la cobertura de las copas, se emplea el método denominado “línea de intercepción”, que
se fundamenta en reducir la faja del transecto, que tiene dos dimensiones (ancho y largo), a una
proyección horizontal, para lo cual con una cinta métrica se realizan las mediciones de la proyección de la
copa sobre el terreno y se registran los valores redondeados a 10 cm. Para facilitar la ejecución de las
proyecciones horizontales de las copas de los árboles, las fajas se dividen en cuadrados de 10 m de lado,
como se ilustra en la figura 9.

95




Figura 9 Perfil de vegetación que muestra la estructura vertical y la proyección horizontal del bosque
(parte inferior) Fuente: Melo C Omar. Pag. 26. 1997


Como apoyo para la construcción de los perfiles, el cuadro 11 presenta el arreglo de los datos a registrar
en el campo, realizando el siguiente procedimiento: a) nombre de la especie; b) ubicación de las
coordenadas (x,y) de cada uno de los árboles; c); diámetro de copa (Dc); d) altura total (Ht); e) altura hasta
la base de la copa (Hc); f) observaciones.

Cuadro 11 Formulario de campo para la elaboración del perfil del bosque y la proyección horizontal de las
copas
Hoja N°______

Parcela______Interesado ______________________ Ubicación _____________________
Azimut________ Tipo de bosque_________________ Responsable____________ Fecha
___________
N° Especie Coordenadas Dc
(m)
Ht
(m)
Hc
(m)
Observacio
nes X Y
1
2
3
n



96

El método cuantitativo, propuesto por Ogawa (1965) y citado por Melo (1997), describe el procedimiento
para detectar la presencia de estratos, confeccionando una gráfica con las alturas totales en el eje “y” y las
alturas hasta la base de las copas en el eje “x”. La aparición de enjambres de puntos aislados, indica el
vacío de las copas en los niveles intermedios, sugiriendo un número de estratos diferenciales en el perfil
del bosque y cuando se genera una sola nube de puntos alargada y con pendiente positi va, no se pueden
diferenciar los estratos del bosque ya que existe un continuo desde el sotobosque hasta el dosel. (Figura
11).


Figura 11 Diagrama de dispersión por el método de Ogawa. Fuente: Melo C Omar. Pag. 27. 1997

5.3 Existencias volumétricas totales por clase diamétrica en el área de estudio

El Cuadro 12, presenta el modelo para calcular el número de árboles, área basal y volumen total por
hectárea de cada una de las especies por clases diametricas del inventario forestal. Para realizar los
cálculos se efectúa el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden alfabético; b)
Del cuadro 1, se totalizan número de arboles, áreas básales y volúmenes de cada una de las especies; c)
Se totaliza el tamaño de las unidades de muestreo en hectáreas; d) Se establece la relación entre el
número total de arboles inventariados y el total del área de las unidades de muestreo e igualmente para las
áreas básales y el volumen; e) Con el valor total del número de arboles, área basal y volumen por
hectárea, se procede a calcular los valores totales en el área del estudio, teniendo en cuenta el área total .




97

Cuadro 12 Número de árboles, área basal y volumen por especie/ha

N° Especie Existencias por clase diamétrica TOTALES
1=10 – 19.9 2=20-29.9 Area basal
(m²/ha)
Volumen
(m³/ha)
1 NA AB Vol NA AB Vol AB % Vol %
2
3
n
Total 100,00 100,00


5.3 Diagnostico de la regeneración natural

El éxito del manejo del bosque depende en gran parte de la existencia de suficiente regeneración natural
que asegure la sostenibilidad del recurso a través del tiempo. Los procesos que ocurren al caer un árbol
son especialmente importantes para entender los cambios en la estructura y dinámica de la comunidad
arbórea, debido a la diversidad de tamaños y formas de estas aperturas que producen una diversidad de
microambientes en luz, temperatura, humedad, intensidad y dirección de los vientos, que crean
condiciones favorables para la regeneración natural.

5.3.1 Clasificación de la regeneración natural.

La revisión de literatura, propone diferentes clases y nombres de regeneración natural, las cuales están
directamente relacionados con el tamaño en altura y el diámetro. Tomando como punto de partida lo
señalado en el Decreto 1791, que establece la ejecución de inventarios forestales estadísticos a partir de
10 cm de DAP, se propone la siguiente clasificación de categorías de tamaño (Cuadro 13) para la
regeneración natural, que permite contar con valores numéricos expresados en porcentajes.

Cuadro 13 Categorías de tamaño para la regeneración natural


Nombre de clase
Tamaño de clase o categoría Categoría de tamaño
Renuevo o plántula Altura menor de 30 cm Ct1
Brinzal Altura entre 31 a 150 cm Ct2
Latizal Altura mayor a 150 cm y diámetro
menor a 9.9 cm
Ct3


5.3.2 Realización del inventario.

La “Guía técnica para la elaboración del plan de manejo para el aprovechamiento de bosques
naturales”, da las pautas relacionadas con los materiales y métodos a implementarse en la realización del
inventario, indicando el diseño y metodología para el estudio de la regeneración natural y para su
ejecución en el campo, que se puede ejecutar simultáneamente con el inventario estadístico, realizando el
98

mismo proceso de ubicación, demarcación y medición de variables de acuerdo con las categorías
determinadas previamente.

La metodología expuesta en el anexo de la citada “Guía técnica”, proporciona las especificaciones técnicas
referentes al diseño e intensidad de muestreo, así como también el tamaño de las unidades de muestreo.

5.3.3 Registro de la información
Cuadro 13 Formulario de campo para el registro de la regeneración natural

Parcela N°________ Area________ Interesado__________ Ubicación_________ Hoja
N°______
Azimut_______ Tipo de bosque________ Responsable______________
Fecha_________
Distancia
entre
puntos
No.
de
Árbol
Nombre
Especie
Código
Renuevo o
plántula
Brinzal Latizal
Ct1 Total Ct2 Total Ct3 Total
1
2
3
Total n
Convenciones:
Ct1: altura < a 30 cm Ct2: altura entre 31-150 cm Ct3: altura > a 150 cm y DAP<9.9 cm
Para la realización del diagnóstico de la regeneración natural, se requiere medir las alturas de las plántulas
dentro de las unidades de muestreo propuestas, para lo cual se debe elaborar y diligenciar el cuadro 13,
con el siguiente procedimiento: a) nombre de las especies identificadas y asignación de un código
numérico; b) medición de la altura de las plántulas para clasificarlas en la categoría correspondiente
(renuevo, brinzal o latizal); c) marcar con una “x” la presencia de la especie cuando ocurre en una de las
categorías; d) consignar el numero total de individuos encontrado por especie y por categoría; e) totalizar el
numero de individuos encontrados en los tres estados objeto de estudio (renuevo, brinzal y latizal) para
cada especie

5.3.4 Resultados esperados del diagnóstico

Con los registros de brinzales y latizales, se determina la composición floristica, la densidad, la abundancia
absoluta y relativa, frecuencia absoluta y relativa y el coeficiente de mezcla de la regeneración natural, con
el objeto de conocer la oferta de la regeneración natural de las especies, lo cual servirá de soporte para
determinar las pautas y prácticas de manejo silvicultural.

5.3.4.1 Composición florística

Con base en la información colectada durante la realización del inventario estadístico, se elabora el listado
de las especies forestales registradas en las unidades de muestreo, como se presenta en el cuadro 14, el
99

cual se elabora determinando en orden alfabético las familias registradas con sus especies y el número de
individuos inventariados, conociendo en forma cualitativa la presencia de la regeneración natural.

Cuadro 14 Composición florística de la regeneración natural

Familia Nombre científico Nombre común Número de árboles
1 1
2 ..
3
N ..
TOTAL
N


5.3.4.2. Análisis de la regeneración natural

a. Densidad

Es el número de árboles registrados por unidad de superficie o área total del muestreo. Su conocimiento
es importante, debido a que la influencia de una especie en un ecosistema depende en gran parte de su
densidad. Se calcula de la siguiente manera:


D = Número de árboles
Area total del muestreo en ha

b. Abundancia

Es el número de árboles por especie registrados en cada unidad de muestreo. Puede ser absoluta y
relativa. La abundancia absoluta se refiere al número total de individuos por especie contabilizados en el
inventario.

Aa = Número de individuos por especie

La abundancia relativa, es la relación porcentual en que participa cada especie frente al número total de
árboles. Para el cálculo se emplea la siguiente ecuación:

Ar = Número de individuos por especie x 100
Número de individuos en el área muestreada

El cuadro 15 presenta la disposición de los datos para el cálculo de la abundancia, con la siguiente
secuencia: a) Se registran todas las especies en orden alfabético y el número de individuos encontrados
por cada unidad de muestreo; b) Se realiza la sumatoria vertical de los individuos registrados por cada
unidad de muestreo; c) Se calculan las abundancias absolutas y relativas utilizando las fórmulas
propuestas.

100


Cuadro 15 Cálculo de la abundancia absoluta y relativa
Especie Numero de arboles por unidad de muestreo Aa Ar
(%) 1 2 .. .. Total
1
2
3
N
Total 100,00

c. Frecuencia

Es la presencia o ausencia de una especie en cada una de las unidades de muestreo. Puede ser absoluta
y relativa. La frecuencia absoluta es la relación porcentual correspondiente al número de unidades de
muestreo en que ocurre una especie entre el número total de las unidades de muestreo; para el cálculo se
emplea la siguiente ecuación:

Fa = Número de unidades de muestreo en que ocurre una especie x 100
Número total de unidades de muestreo

La frecuencia relativa es la relación porcentual de la frecuencia absoluta de una especie entre la
sumatoria total de las frecuencias absolutas de todas las especies registradas en el inventario. Para el
cálculo se emplea la siguiente formula:

Fr = Frecuencia absoluta de una especie x 100
Suma total de frecuencias absolutas

Las frecuencias absolutas se agrupan en cinco clases a saber:

Clases Frecuencia absoluta Grado
I 1 –19.9 Muy poco frecuente
II 20– 39.9 Poco frecuente
III 40- 59.9 Frecuente
IV 60- 79.9 Bastante frecuente
V 80- 99.9 Muy frecuente

Cuadro 16 Cálculo de la frecuencia absoluta y relativa
Especie Número de unidades de muestreo
en que ocurre la especie
Fa

Fr
(%)
Clases de frecuencias
1 2 .. .. .. .. n Total I II .. N Total
1
2
3
N
Total
100,00


101

El cuadro 16 presenta el arreglo para el cálculo de las frecuencias absolutas y relativas. Para su
diligenciamiento, se sigue el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden
alfabético; b) Tomando como soporte los formularios de campo, se marca con una “x” la presencia de la
especie en la unidad de muestreo donde esta aparece; c) Se totaliza el numero de veces que aparece la
especie en las unidades de muestreo; d) Se calcula las frecuencias absolutas y relativas utilizando las
fórmulas correspondientes; e) Se realizan las sumatorias totales de las frecuencias absolutas y relativas; f)
Con fundamento en los resultados obtenidos de la frecuencia absoluta para cada especie, se clasifica y se
escribe este valor en la clase de frecuencia a la cual pertenece; g) Se realizan las sumatorias totales
horizontales y verticales de las clases de frecuencias; h) Las sumatorias totales vertical y horizontal de las
clases de frecuencias deben ser iguales entre si e iguales a la sumatoria total de la frecuencia absoluta.

d. Coeficiente de mezcla

Se expresa como la proporción entre el número de especies encontradas por el total de árboles
inventariados; el resultado obtenido es un número fraccionario que representa el promedio de individuos de
cada especie dentro del tipo de bosque, es decir, da una primera aproximación de la heterogeneidad de los
bosques y proporciona una indicación somera de la intensidad de mezcla. Para el cálculo se emplea la
siguiente relación:

Cm = Número de especies
Número total de individuos

En el cuadro 17 se presenta a manera de resumen, la caracterización estructural de la regeneración
natural para cada una de las especies inventariadas y el procedimiento es el siguiente: a) Se registran las
especies en orden alfabético; b) Se transcriben los valores obtenidos para cada una de las especies de
acuerdo al siguiente orden: número de árboles, coeficiente de mezcla, densidad/ha, Abundancia absoluta y
relativa, frecuencia absoluta y relativa.

Cuadro 17 Análisis estructural por especie de la regeneración natural.

Especie N° de
árboles
Coeficiente
de mezcla
Densidad/ha Abundancia Frecuencia Total
Aa Ar% Fa Fr%
1
2
3
n
Total 100,00 100,00


5.5 Representación gráfica

Los resultados del inventario forestal y de la regeneración natural, es una herramienta útil para visualizar
rápidamente los resultados y facilitar su análisis e interpretación, realizando para las especies que serán
objeto de aprovechamiento forestal.


102

5.5.1 Inventario forestal estadístico.

a. Distribución porcentual por clase diamétrica del número de árboles, registrando sobre el eje “X” la
clase diamétrica y en el eje “Y” el número de arboles.
b. Distribución porcentual por clase diamétrica del volumen, registrando sobre el eje”X” las clases
diamétricas y en el eje “Y” la variable volumen total por hectárea.
c. Distribución porcentual por clase de altura de las especies, registrando sobre el eje “X” la clase de
altura y en el eje “Y” la altura de las especies o grupos.
d. Indice de valor de importancia, registrando sobre el eje “X” las especies y sobre el eje “Y” el valor
porcentual del IVI.
e. Clases de frecuencias, registrando sobre el eje “X” las clases de frecuencias y sobre el eje “Y” las
especies en número de árboles.

5.5.2 Regeneración natural

a. Distribución de las frecuencias relativas, registrando sobre el eje “X” las clases de frecuencias y sobre
el eje “Y” el número de árboles por especie.
b. Distribución de la abundancia relativa, registrando sobre el eje “X” el porcentaje correspondiente a la
especie y sobre el eje “Y” el número de árboles por especie.
c. Distribución de la densidad registrando sobre el eje “X” los valores correspondiente a la densidad de
cada una de las especies y sobre el eje “Y” el número de árboles de cada especie.
d. Distribución de las clases de frecuencias, registrando sobre el eje “X” las clases de frecuencias y
sobre el eje “Y” las especies en número de árboles.


6. ORGANIZACIÓN LOGÍSTICA DE LA BRIGADA

6.1 Personal

Contar con personal forestal debidamente capacitado, debe ser uno de los aspectos más importantes que
debe tenerse en cuenta, tanto a nivel de campo como de personal de oficina. La planificación debe ser
realizada invariablemente por un Ingeniero Forestal, quien debe establecer las necesidades de personal,
equipo, material y contactar personas e instituciones para coordinar la labor de campo. El número de
personas que conforman una brigada varía de acuerdo a la intensidad del trabajo, accesibilidad,
disponibilidad económica, entre otros factores.

La Brigada debe estar conformada por:

a. Un jefe de brigada (Ingeniero forestal o Experto forestal).
b. Un brujulero.
c. Dos medidores para medición de diámetros y alturas.
d. Un reconocedor de especies.
e. Dos trocheros.
f. Dos marcadores.
g. Cocinero.
h. Conductor de lancha o carro según el sitio.

103


6.2. Equipos e instrumentos requeridos

Cada Brigada debe tener:

a. GPS.
b. Brújula de bolsillo.
c. Nivel Abney o Hipsómetro manual.
d. Cinta diamétrica o forcípula.
e. Cinta métrica.
f. Cuerda de 25 a 50 metros.
g. Libreta de campo y lápices.
h. Machetes.
i. Equipo de primeros auxilios.
j. Equipo de cocina.
k. Carpas o tiendas de campaña.
l. Bolsas de dormir.
m. Mesas de campaña para trabajar los formularios y mapas.
n. Pintura de color rojo o amarilla para marcar los árboles y las estacas (parcelas).




ANEXOS

Los principales documentos anexos al inventario forestal, son entre otros, los siguientes:

1. Mapa base, incluyendo localización geográfica, hidrografía, asentamientos humanos urbanos y rurales,
vías de accesibilidad y uso actual del suelo.
2. Mapa de bosques.
3. Mapa del diseño de muestreo forestal o inventario.
4. Planillas o registro de campo del inventario forestal.
5. Resultados estadísticos del inventario y cálculo de existencias.
6. Tabla de volumen local o regional empleada en el inventario forestal.
7. Sensores remotos utilizados (fotografías aéreas y/o imágenes).
8. Bibliografía.

Los mapas se deben elaborar a escalas apropiadas (1:10.000 a 1:100.000), acordes con la extensión de la
UOF, disponibilidad de cartografía, sensores remotos y recursos económicos.

BIBLIOGRAFÍA

CABALLERO, M. 1973. Estadística Práctica para Dasónomos. Subsecretaria forestal y de la Fauna.
Dirección General del Inventario Nacional Forestal, México.183p.

CORREDOR de M., Isabel. 1987. Estadística Elemental. IGAC, Bogotá. 239p.
104


COSSIO, Guimbert. 1970. Nota Técnica Nº 3 Diseño de Inventario y Cálculo de Precisión. Instituto
Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente INDERENA División Forestal, Bogotá. 6p.

DAUBER, E. 1995. Guía práctica y teórica para el diseño de un inventario forestal de reconocimiento.
Belfor, Santa Cruz, Bolivia. 54p.

FERREIRA, Oscar. 1990. Manual de Inventarios Forestales. Escuela Nacional de Ciencias Forestales,
Honduras. 99p.

FREESE, Frank.1965. Muestreo forestal elemental. Centro Regional de Ayuda Técnica Agencia para el
Desarrollo Internacional. México. 95p.

GRIJPMA, P. 1984. Producción Forestal. Editorial Trillas, México. 80p

HUSCH, B. 1971. Planificación de un inventario forestal. FAO. Dirección de Recursos Forestales.
Departamento de Montes. Roma. 137p.

INSTITUTO DE LOS RECURSOS NATURALES RENOVABLES Y DEL AMBIENTE-INDERENA, 1973.
Inventario y Mapificación Forestal de la Región de Barbacoas (Nariño). Bogotá. 137p.

JULITZ, T. y PALACIOS, W. 2000. Manual para Inventarios Forestales. Fundación Jatun Sacha, Quito,
Ecuador. 77p.

JUNTA DEL ACUERDO DE CARTAGENA. 1981. Aplicación de los Sensores Remotos en la Clasificación y
Levantamiento de los Bosques Húmedos Tropicales. Bogotá. 124p.

LAMPRECHT, H. 1990. Silvicultura en los Trópicos. GTZ, Eschbom, Alemania. 335p.

LEMA, Álvaro. 1986. Inventarios Forestales Diseños de Muestreo y Planificación. Universidad Nacional de
Colombia - Seccional Medellin. 312p.

MALLEUX Jorge. 1982. Inventarios Forestales en Bosques Tropicales. Universidad Nacional Agraria, Lima,
Perú. 414p.

MARTINEZ, C. 1984 Muestreo: Algunos Métodos y sus Aplicaciones Prácticas. ECOE, Bogotá. 299p.

MELO C, Omar y otros.1997 Curso taller sobre evaluación de la diversidad floristica y análisis estructural
de ecosistemas boscosos tropicales. Ministerio del Medio Ambiente. Buenaventura, 80p.

MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE, 1996. Decreto 1791 de octubre 4 de 1996. Por medio del cual se
establece el Régimen de Aprovechamiento Forestal. Bogotá. 34p.

MOLINA, Luis Carlos. 1987. Levantamientos forestales en zonas Húmedas Tropicales. Instituto Geográfico
Agustín Codazzi, Bogotá. 156p.

105

MORENO, Oscar. 1977. Plan de Ordenación Forestal Río Tapaje. Maderas del Tapaje, El Charco (Nariño).
88p.

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACION. 1974.
Manual de inventario forestal con especial referencia a los bosques mixtos tropicales. Roma. 189p

POSADA, Francisco. 1989. Compilación de Tablas de Volumen para árboles en píe. Instituto Nacional de
los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente, INDERENA. División Forestal. Bogotá. 55p.

ROJAS, Ángel M. 1977. Dasometría práctica. Universidad del Tolima, Ibagué. 140p.

ROGERS, E.1965. Inventarios Forestales. Notas del curso desarrollado en Quintanar de la Sierra, Burgos,
España. Centro Regional de Ayuda Técnica. México. 62p.

SALAMANCA, Luis. 1977. Estudio Técnico Forestal en la Quebrada Timbita. Chapas de Colombia,
Buenaventura. 46p.

SMITH, J. 1965. Diseños de Inventarios Forestales. Compañía DEFORNO. Publicación Preliminar. 26p.

SUÁREZ C., Jorge Hernando. 1996. Inventario Forestal al 100% en el sector Zaragoza-Quebrada San
Antonio. Ecopetrol Distrito de Oleoductos, Buenaventura. 75p.



106

ANEXO

CONCEPTOS BASICOS DE ESTADISTICA PARA LOS INVENTARIOS FORESTALES

Si bien los principios y la base de la estadística son de naturaleza matemática, su aplicación representa
una nueva forma de pensar para los profesionales y técnicos forestales. La variación es una
característica del material biológico, como resultado de múltiples causas genéticas y ambientales que
actúan en diferente grado y número en la formación, estructuración y funcionamiento de los seres vivos. Si
no existiera la variación, no existiría el muestreo. Aceptar que la variación es esencial en lo biológico y
que en su formación intervienen múltiples causas, es dar condiciones suficientes para la aplicación de los
sistemas estadísticos, los cuales giran en torno a inferencias.

En los inventarios forestales se recurre a muestras para caracterizar la población y se emplea el criterio de
área, lo cual permite dividir el bosque en pequeñas áreas que se constituyen en las unidades de muestreo,
hablando estadísticamente, dentro de un marco razonable de probabilidad.

1. Medidas de tendencia central o representativas.

Son aquellos valores típicos promedios que tienden a descansar en el centro de un grupo de datos
arreglados de acuerdo a su magnitud. Dentro de las medidas de tendencia central se encuentran la media
aritmética, mediana y la moda. En los inventarios forestales la más empleada es la Media aritmética.

1.1 Media aritmética. Es la suma de un conjunto de observaciones dividida entre el número total de ellas
y es denotada como equis barra y se representa así:

¿
= n Xi x /

Donde:
Xi : Sumatoria de las observaciones y/o mediciones de una variable
n : Número total de individuos que forman la muestra

Es muy común representar por "n" al número total de individuos que constituyen una muestra y por "N" el
número total de elementos que integran la población.

1.2 Mediana. Es el valor intermedio de un conjunto de observaciones dispuestas en orden decreciente o
creciente de magnitud. Cuando las observaciones se presentan en categorías agrupadas por frecuencias,
se puede calcular en forma aproximada el valor de la mediana con el empleo de la formula:

Mediana = Li + (n/2 – f) *C
f mediana



107

Donde:
Li : Límite inferior de la clase que contiene la mediana
N : Número de observaciones de la muestra
F : Suma de las frecuencias de todas las clases inferiores que contiene la
mediana
C : Tamaño de la clase de intervalo que contiene la mediana
f mediana : Frecuencia de la clase que contiene a la mediana


1.3 Moda. Es el valor más frecuente de un grupo de observaciones y en el caso de que se presenten
dadas en frecuencias, es posible obtener una estimación aproximada de la moda empleando la siguiente
formula:

Moda = Li + (Fh / Fh + Fi)*C

Donde:
Li : Valor del límite inferior de la clase modal
Fh : Frecuencia de la clase inmediatamente más alta que la clase modal
Fi : Frecuencia de la clase inmediatamente más baja que el valor de la
clase modal
C : Tamaño del intervalo

2. Medidas de dispersión y variación.

Es el grado al cuál los datos numéricos tienden a alejarse o acercarse al promedio producto de la
variabilidad de los individuos. Para ello existen algunos estimadores de variación, siendo los más comunes
la varianza, la desviación estándar y los límites de confianza; igualmente, se encuentran la varianza y
desviación estándar de la media y el coeficiente de variación.

2.1. Varianza. Es el valor promedio de los cuadrados de las desviaciones de cada observación con
respecto a la media. Algebraicamente se expresa de la siguiente manera:

) (
¿
÷ ÷ = 1 /
2
2
n x Xi S

Donde:
2
S : Varianza de la muestra
Xi : Valor de la observación i ésima
= x Media de la muestra

n : Número de observaciones en la muestra
2.2 Desviación estándar o desviación típica. La desviación estándar de la muestra es la raíz cuadrada
de la varianza. Por el hecho de emplear valores a la segunda potencia, su interpretación resulta difícil en la
generalidad de los casos.

108

) (
¿
÷ ÷ = 1 /
2
n x Xi S

2.3 Coeficiente de variación. Es la desviación estándar en porcentaje de la media y se calcula según la
formula:



Donde:
Cv : Coeficiente de variación
S : Desviación estándar

2.4 Error estándar. Es una medida de los límites de confianza de una media en una muestra y permite
estimar un rango en el cual se espera encontrar la verdadera media de muestras que conduzca a la media
de la población y se calcula con la siguiente formula:


Donde:
E : Error estándar
S : Desviación estándar
n : Número de unidades de muestreo (tamaño de la muestra)

El error estándar se puede expresar en porcentajes de la media, para lo cuál se reemplaza la desviación
estándar por el coeficiente de variación y se obtiene la siguiente formula:

n Cv E / % % =

Donde:
Cv% : Coeficiente de variación en porcentaje
n : Número de unidades de muestreo

3. Limites de confianza.

Corresponde a los límites superior e inferior en que la media muestral sigue una distribución normal (Curva
normal o de Gauss), empleando el valor de distribución t de Student, el tamaño de la muestra a un nivel
significativo deseado y el valor muestral del error estándar de la media. Su representación es la siguiente:

LM = x ± tS



Donde:
( ) 100 * / % x S Cv =
x = Media de la muestra
n S E / =
109


LM : Límite de confianza
= x Media muestral
t : Valor tabular (Tabla de t Students)
S : Error estándar de la media


110



111

INTRODUCCIÓN

En Colombia las estimaciones de las existencias madereras de los bosques naturales, independientemente
de la intensidad de muestreo, de la precisión y de la clase de nivel exigido, tradicionalmente se han
realizado de acuerdo con los diferentes tipos de inventarios basados en el muestreo, razón por la cual los
resultados obtenidos para una población o parte de ella, son una estimación de los diferentes parámetros,
los cuales siempre están inferidos por un error de muestreo, el cual es definido como la diferencia probable
entre el volumen calculado por medio del muestreo y el verdadero volumen del bosque.

La ejecución del inventario al cien por ciento, denominado también censo forestal, en bosques nativos es
una técnica que a pesar de representar mucha utilidad para el inversionista es poco usada. En el país esta
técnica es conocida desde 1970, pero han sido muy pocos los usuarios del recurso forestal que la han
aplicado, limitándose a unas pocas empresas forestales localizadas especialmente en el Urabá antioqueño
y chocoano, las cuales la han utilizado para cuantificar las existencias de árboles destinados a la
producción de madera para aserrío y para la producción de tríplex.

El Decreto 1791 de 1996, por el cual se regula el régimen de aprovechamiento forestal, establece en el
artículo 10, la realización del inventario al cien por ciento a partir de 10 cm de diámetro a la altura del pecho
(DAP) para todas las especies que se pretenden aprovechar de los bosques naturales con fines
persistentes ubicados en terrenos públicos o privados.

La presente guía tiene por objeto dar conocer a los interesados en realizar aprovechamientos forestales
persistentes, la metodología para realizar los inventarios forestales al cien por ciento, de tal manera que
pueda ser utilizada y aplicada de manera sencilla en los bosques naturales que serán objeto del inventario.

1. DEFINICIÓN

El inventario al cien por ciento o censo forestal, se puede definir como el conocimiento y cuantificación de
todos los árboles que se pretenden aprovechar de un bosque, para lo cual es necesario medir en el terreno
cada uno de los árboles existentes o algunos individuos de ciertas especies que interesa evaluar para un
propósito determinado.

Esta modalidad se aplica en los bosques donde la extracción se realiza selectivamente, por consiguiente,
el inventario solo está referido a unas pocas especies aprovechables que generalmente oscilan entre dos
(2) y seis (6). Cuando el propósito de un inventario es conocer la distribución espacial de ciertas especies
arbóreas para optimizar un aprovechamiento es necesario recurrir a la evaluación de la superficie boscosa
en su totalidad.

La ejecución de un inventario al cien por ciento no constituye ni debe ser la primera etapa para el
conocimiento de las existencias de un bosque y los técnicos antes de llegar a este nivel, que es una fase
de explotación o extracción, primeramente han de realizar como mínimo un inventario de reconocimiento o
de factibilidad, con el propósito de tener una idea de las existencias del bosque y así no perder tiempo ni
dinero.

112

En atención a que la ejecución del inventario al cien por ciento implica tiempo y costos, no necesariamente
para conocer las existencias volumétricas de un área, debe realizarse en una sola fase. A este nivel, la
ejecución puede ocurrir en varias etapas haciéndolas efectivas de acuerdo con la planificación y el avance
de la explotación, tal como lo señala el artículo 10 del Decreto 1791 de 1996. Bajo este esquema, se
determina el área anual que corresponde al cuartel que se va a aprovechar en ese año o al siguiente.

2. ASPECTOS PROPOSITIVOS

a. El inventario al cien por ciento, combinado con el análisis estructural del bosque, se constituye en el
mejor aval para la realización de aprovechamientos forestales selectivos con características de
sustentabilidad, ya que permite conocer las existencias reales del bosque y de esta manera,
determinar e identificar con precisión los individuos que se pueden aprovechar y los que se han de
dejar en el sitio para garantizar la persistencia del recurso.

b. Permite conocer realmente el número de especies e individuos existentes, ya que no se basa en
diseños estadísticos.

c. Contribuye a la conservación de la diversidad biológica, evitando el peligro de agotamiento o
desaparición de una o varias especies forestales en un área determinada, debido a que se tiene el
conocimiento real de la oferta existente.

d. Favorece la planificación acertada del diseño de vías y caminos forestales, sean fluviales o
terrestres, para la extracción de las trozas u otros productos maderables de tal manera que se pueden
diseñar con las distancias apropiadas hacia los sitios donde están localizados el mayor número de
árboles a extraer, contribuyendo de esta manera a minimizar impactos sobre los suelos y las aguas y
a la reducción de costos.

e. Determina las existencias volumétricas reales del bosque, evitando correr riesgos, aspecto
fundamental e importante para las proyecciones de abastecimiento de materia prima, producción y
compromisos comerciales de una empresa forestal.

f. Permite identificar y conocer la presencia de drenajes que en ocasiones no es posible detectar en los
sensores remotos utilizados.

g. Es favorable realizarlo cuando el inventario está destinado a conocer las existencias de unas pocas
especies y donde la extracción y aprovechamiento es selectivo.

h. Favorece la ubicación apropiada de los patios de acopio, los campamentos y el lugar donde se debe
iniciar los frentes de trabajo.

i. En la medida que avanza el aprovechamiento del bosque, se puede conocer en determinado
momento cuál es el remanente real existente en el bosque.

j. Se reducen los tiempos improductivos especialmente en la tala, ya que, de una parte, los operarios no
pierden tiempo buscando los árboles que han de talar y extraer, y, de otra, en el desembosque se
evitan recorridos innecesarios, factores influyentes en los costos.
113


k. Evita el fracaso de una industria o proyecto industrial, debido a que las proyecciones de producción y
comercialización se realizan con fundamento en el conocimiento real de las existencias del bosque.

l. No es recomendable para realizar inventarios nacionales por el tiempo y costos excesivos, donde
resulta más económico aplicar los métodos por muestreo.

m. Cuando el inventario está dirigido a conocer las existencias de unas pocas especies, no proporciona
la información sobre otras especies que pueden tener un valor y utilidad desconocidos.


3. DISEÑO DEL INVENTARIO

Las metodologías varían y se ajustan de acuerdo con las condiciones topográficas y con la densidad de los
bosques, sin embargo, los principios básicos son los mismos y se fundamentan principalmente en el
establecimiento de bloques de igual o diferente longitud. El modelo adoptado en esta guía corresponde a
las técnicas desarrolladas en el país por empresas forestales con resultados exitosos por más de tres
décadas.

Bloque o
Unidad de Muestreo



1


2


3


4


5


6

7

8

Figura 1. División del área boscosa y numeración de los bloques

Inicialmente se cuadricula sobre la base cartográfica existente, cuadrados de 1.000m de lado, o de menor
longitud según la extensión del área, que en adelante se denominarán bloques, correspondientes
estadísticamente a las “unidades de muestreo” o elementos de una misma naturaleza integrantes de la
población, los cuales se identifican con números o letras (Figuras 1 y 3).

Los bloques así configurados de 100 ha, se dividen en sub-bloques de 250 m de ancho y 250 m de
longitud, quedando conformados 16 sub-bloques de 6,25 ha. cada uno, los que se identifican mediante una
combinación consecutiva de números y letras. Para esta subdivisión se numeran de izquierda (oeste) a
derecha (este) desde uno (1) a cinco (5), y de abajo (sur) hacia arriba (norte) con letras del alfabeto desde
A hasta D, para obtener de esta manera la identificación de los 16 sub-bloques, tal como sigue: 1A, 1B, 1C,
114

1D, 2A, 2B, 2C, 2D, etc. (Figuras 2 y 3). La sumatoria de las áreas de los 16 sub-bloques corresponden al
área de la “unidad de muestreo” equivalente a 100 ha.


Sub-bloque



1D



2D


3D


4D


1C




2C


3C


4C


1B


2B


3B


4B


1A




2A


3A


4A

Figura 2. Configuración y numeración de los sub-bloques

Cada sub-bloque se fracciona en cinco (5) fajas de 250 m de longitud por 50 m de ancho equivalentes a
1,25 ha, a partir de las cuales se inicia el inventario (Figuras 3 y 4). Lo importante no es la longitud de las
fajas sino el ancho de la mismas, pues entre más angostas son, más fácil es la identificación y menos
posibilidades existen de omitir el registro de los árboles en el inventario.

Conviene mencionar que al diseñar los elementos o unidades del inventario sobre la base cartográfica (es
decir los bloques, sub-bloques y las fajas), los límites, en lo posible, deben ser líneas con azimutes francos,
es decir 0° o 360°, 90°, 180° y 270°, con el fin de facilitar posteriormente su localización y demarcación en
el bosque utilizando la brújula u otro equipo de precisión.



4. DEMARCACIÓN DE LAS UNIDADES DE MUESTREO EN EL BOSQUE

El diseño plasmado sobre la base cartográfica se realiza en el bosque, es decir, en el terreno. Se ubican
los bloques, sub-bloques y las fajas, de tal manera que cada uno de estos elementos pueda ser

Bloque
1
115

identificado sin inconvenientes. Aparentemente esta labor parece complicada, pero en el bosque resulta
sencillo y simultáneamente se puede ir realizando el inventario.

Para efectuar la ubicación y demarcación, lo más aconsejable es inicialmente localizar, con “jalones de
madera
10
” y “estacas transitorias de punto
11
”, el vértice de un bloque y a partir de él comenzar a trazar con
instrumentos de agrimensura como el teodolito
12
, la brújula
13
, la escuadra de agrimensor
14
o el GPS
15
las
picas límites, que sean fácilmente observables en el bosque. Las picas en el terreno se convierten en las
líneas guías, las cuales han de servir de base para la ubicación de las distintas áreas de manejo y las
demás unidades del inventario.
Las picas se trazan mediante la alineación recta de numerosos jalones de madera. En terrenos planos el
número de jalones es reducido debido a que la visual horizontal se mantiene a distancias apreciables, sin
embargo, en terrenos inclinados o pendientes, el número aumenta considerablemente debido a la
necesidad de conservar permanentemente la visual y por consiguiente el azimut o rumbo, según el caso.
Esta localización debe ser muy aproximada debido que en la realidad corresponden a las coordenadas
estipuladas en el mapa del diseño del inventario.

4.1 Demarcación de los bloques

En cada una de las picas límites de los bloques en sentido S-N, es decir por el eje Y, se va abcisando el
terreno cada 25 m y colocando jalones de madera a los 0 m, 250 m. 500 m, 750 m, y 1000 m, trazando
así el largo de los sub-bloques y un lado del bloque (Figura 3). Los jalones de madera en su parte superior
deben estar marcadas con nomenclaturas alusivas al lugar de ubicación y pueden quedar de la siguiente
manera: B2/x+000m/y+000m; B2/x+000m/y+250m; B2/x+000m/y+500m; B2/x+000m/y+750m;
B2/x+000m/y+1000m; B2/x+1000m/y+000m; B2/x+1000m/y+250m; B2/x+1000m/y+500m;
B2/x+1000m/y+750m; B2/x+1000m/y+000m, etc. Así, por ejemplo, B2/x+1000m/y+1000m indica que el
jalón está situado en el bloque 2 a una distancia de 1000 metros en sentido W-E y a 1000 metros en
sentido S-N de la pica límite entre los bloques, y corresponde además a un vértice de varios bloques.



10
Los jalones de madera son varas que tiene en el extremo inferior una punta que se clava en el terreno. En el extremo
superior se adecúan aproximadamente 20 cm de tal manera que la superficie quede lisa para escribir sobre ella
anotaciones de identificación. Tiene aproximadamente 2m de longitud y una sección circular o rectangular de
aproximadamente 5cm de diámetro.
11
Las estacas o transitorias de punto tienen entre 30 y 50 cm de longitud y una sección circular de aproximadamente 5cm
y se utilizan hasta que perduren los trabajos de ordenación, de manejo y de aprovechamiento forestal. En el extremo
inferior una punta que se clava en el terreno y el extremo superior, se adecúan aproximadamente 10 cm, de tal manera
que la superficie quede lisa para escribir sobre ella anotaciones de identificación. Estas estacas tienen importancia ya que
son “estacas testigos” y sirven para identificar puntos de localización en caso de que desaparezcan los jalones de madera.
12
El teodolito o tránsito de alta precisión sirve para múltiples usos en topografía como por ejemplo trazar visuales
rectas, medir ángulos horizontales y verticales y cálculo de distancias por taquimetría o estadía.
13
La brújula es un instrumento de mediana precisión que sirve de orientación, para medir rumbos y azimutes y para
trazar visuales rectas.
14
La escuadra del agrimensor denominada también tamanúa, es un instrumento que se emplea para dar visuales en líneas
rectas o trazar perpendiculares. Es una especie de jalón de madera que tiene en la parte superior una sección rectangular o
cuadrada que la divide en cuatro cuadrantes iguales a 90 grados cada una.
15
Sistema de posicionamiento global.
116































Figura 3. Demarcación de los bloques y sub-bloques

Por las picas límites de los bloques en sentido W-E, es decir por el eje X, se va abcisando el terreno cada
25 m y se colocan estacas a los 250 m, 500 m, 750 m, y 1000 m, quedando así delimitados el ancho de
los sub-bloques y el otro lado del bloque (Figura 3). Los jalones de madera en su parte superior y pueden
quedar de la siguiente manera: B2/x+000m/y+000m; B2/x+250m/y+000m; B2/x+500m/y+000m;
B2/x+1000m/y+000m; B2/x+1000m/y+000m; B2/x+1000m/y+000m; B2/x+1000m/y+250m;
B2/x+750m/y+000m; B2/x+1000m/y+000m; etc. Así, por ejemplo, B2/x+750m/y+000m indica que el jalón
está situado en el bloque 2, a una distancia de 750 metros en sentido W-E y a cero metros en sentido S-N
de la pica límite entre los bloques.
117

En los vértices de los bloques se sitúan jalones indicando la nomenclatura y si en un punto convergen
cuatro (4) bloques, se colocan cuatro (4) jalones y cuatro (4) estacas transitorias de punto, ubicando cada
una de ellas dentro del respectivo bloque con la nomenclatura distintiva, por ejemplo,
B1/x+1000m/y+000m; B2/x+000m/y+000m; B5/x+100m0/y+1000m; B6/x+000m+y+1000m,etc., lo cual
indica que los 4 jalones están en un vértice donde convergen los bloques 1, 2, 5 y 6.

4.2 Demarcación de los sub-bloques
A partir de los límites externos demarcados para los bloques, en sentido S-N se levantan picas que sirven
para delimitar los sub-bloques (Figuras 3 y 4), y se va abcisando el terreno con jalones cada 25 metros. La
nomenclatura de los jalones puede ser: B1/S3D/x+000m/y+25m; B1/S3D/x+000m/y+50m;
B1/S3D/x+000m/y+75m; B1/S3D/x+000m/y+100m; B1/S3D/x+000m/y+125m; B1/S3D/x+000m/y+150m;
B1/S3D/x+000m/y+175m; B1/S3D/x+000m/y+200m; B1/S3D/x+000m/y+250m; etc. Así, por ejemplo,
B1/S3D/x+000m/y+25m; está indicando la localización del jalón en el bloque 1, sub-bloque3, a cero (0)
metros en sentido W-E y a 25 metros en sentido S-N.

La delimitación de los bloques en sentido E-W, el procedimiento es similar al anterior.




Figura 4. Demarcación de los sub-bloque y las fajas para el inventario forestal

118


4.3 Demarcación de las fajas y líneas del inventario forestal

Por cada una de los límites o picas de los sub-bloques en sentido E-W, partiendo desde los 25 metros y
posteriormente cada 50 metros (es decir 50m, 75m, 100m. 125m, 150m, 175m, 200m, 225m y 250m) se
levantan picas perpendiculares en S-N, con cero grados o norte franco, es decir por el eje de la Y, que
corresponden a las “líneas de inventarios”, que coinciden con el centro de cada faja, la cual se va
abcisando en el terreno con jalones cada 25 metros. Por cada “línea del inventario” se hacen los registros
de las especies florísticas objeto de estudio, hasta una distancia de 25 metros a la izquierda y 25 metros a
la derecha, quedando determinada de esta manera, el ancho de las respectivas fajas (Figuras 4 y 5).

Figura 5. Delimitación de las fajas y de las líneas para el inventario forestal

La nomenclatura de los jalones puede ser de la siguiente manera: B1/S3/F1/x+25m,/y+000;
B1/S3/F1/x+25m,/y+25; B1/S3/F1/x+25m,/y+50; B1/S3/F1/x+25m,/y+75m; B1/S3/F1/x+25m,/y+100;
B1/S3/F1/x+25m,/y+150; B1/S3/F1/x+25m,/y+175m; B1/S3/F1/x+25m,/y+200; B1/S3/F1/x+25m,/y+225m;
119

B1/S3/F1/x+25m,/y+250m. A manera de ejemplo, B1/S3/F1/x+25m,/y+75m, significa que el jalón localizado
está en el bloque 1, sub-bloque 3, faja 1, a 25 metros en sentido W-E y 75 metros en sentido S-N.

4.4 Marcación de los jalones

Los jalones se pueden distinguir con cintas coloridas de plástico, plaquetas de aluminio marcadas con
bolígrafos de tinta a prueba de agua o marcando la parte superior con la respectiva nomenclatura, como se
presenta en la Figura 6.


Figura 6. Nomenclatura de los jalones para delimitar los bloques (1), sub-bloques y fajas (2) y las líneas del
inventario forestal (3)

En las Tablas 1, 2 y 3 se presentan algunos ejemplos de nomenclatura para los jalones que demarcan los
bloques, sub-bloques, las fajas y las líneas de inventario forestal. Los números de los jalones están
relacionados con la numeración que presentan en las Figuras 3, 4 y 5, lo cual facilita su entendimiento y
correlación respectiva.

Tabla 1. Nomenclatura de jalones para la demarcación de los bloques

Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura
1 5A 3 5A 5 5A 11 5A
x+000m x+000m x+000m x+500m
y+000m y+200m y+1000m y+000m
13 5A 15 5ª 25 5ª 23 5A
x+500m x+500m x+1000m x+1000m
y+500m y+1000m y+1000m y+500m
120


Tabla 2. Nomenclatura de jalones para la demarcación de los sub- bloques

Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura
1 5A 2 5A 5 5A 6 5A
S3D S3D S3D S3D
x+000m x+000m x+100 x+100m
y+000m y+250m y+000 y+250m
9 5A 10 5ª 11 5A 12 5ª
S3D S3D S3D S3D
x+200m x+200m x+250m x+250m
y+000m y+250m y+250m y+000m

Tabla 3. Nomenclatura de jalones para la demarcación de las fajas y las líneas de inventario

Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura
1 5A 6 5ª 33 5A 28 5A
S3D S3D S3D S3D
F1 F1 F3 F3
x+25m x+25m x+125m x+125m
y+000m y+125m y+250m y+125m
34 5A 44 5ª 45 5A 55 5A
S3D S3D S3D S3D
F4 F4 F5 F5
x+175m x+175m x+225m x+225m
y+250m y+000m y+000m y+250m

5. RECOPILACIÓN DE LA INFORMACIÓN

La toma de datos en el bosque en todos los casos se efectúa por cada una de las fajas del inventario,
partiendo desde la primera línea, localizada en la parte inferior izquierda y avanzando en forma espiral, con
el fin de ganar tiempo y evitar recorridos innecesarios. De esta manera, al comenzar desde ab se continúa
con el siguiente orden: 1-11, 12-22, 23-33, 34-44 y 45-55 (Figura 5). Con este sistema, se va cuantificando
la masa forestal existente a los 25 m de la izquierda y a 25 m a la derecha del centro de la faja, para cubrir
totalmente el área de la faja.

Los diferentes variables a considerar en el inventario forestal, como son el nombre de las especies,
diámetro a la altura del pecho, altura total, altura comercial y otros de interés, se anotan en el respectivo
formulario de campo (ver Anexo, Formulario 1).



121


6. MEDICIÓN Y NUMERACIÓN DE LOS ÁRBOLES EN EL BOSQUE


Se identifica, con su nombre regional y científico, cada uno de los árboles de las especies que serán objeto
de aprovechamiento forestal, a los cuales se les mide la circunferencia o el diámetro, lo cual se puede
hacer con una cinta métrica, cinta diamétrica o forcípula, según el caso. Los diámetros mínimos de
medición se deben realizar según lo señalado en el artículo 10 del Decreto 1791 de 1996.

Cada árbol identificado y medido debe ser numerado cronológicamente en la medida que avanza el
inventario forestal. La numeración se puede realizar directamente sobre la corteza del árbol, raspando una
parte de ella hasta conformar una superficie y marcando los árboles con pintura o lápiz de cera. Otra
opción es utilizando plaquetas de aluminio que se numeran y se adhieren al fuste del árbol con puntillas
pequeñas, de ¾ de pulgada, para no causar daños al fuste del árbol.

La numeración y la colocación de plaquetas deben ocurrir en lugares visibles y de cara a las líneas del
inventario a una altura que puede oscilar entre 1,50 a 1,70m, dependiendo si los árboles tienen o no
zancos o raíces tablares.

La numeración de los árboles se debe realizar progresivamente y sin interrupciones de una faja a otra, de
un sub-bloque a otro y de un bloque a otro. De esta forma es muy conveniente que la serie numérica para
cada bloque de 100 ha. se inicie en uno (1), de tal manera que el árbol número uno queda ubicado,
registrado y marcado en el sub-bloque 1A. Los árboles se deben marcar en el mismo sentido (norte, sur,
este u oeste), con el objeto de evitar el registro de un árbol dos veces; de esta forma, al observar la
numeración sucesiva de los árboles en el bosque, se facilita su ubicación en el momento de las cortas.


7. MAPIFICACIÓN DE ACCIDENTES FÍSICOS Y DE LOS ÁRBOLES


Simultáneamente con la toma de datos del inventario forestal, se puede realizar un “levantamiento del
bosque”, que consiste en localizar sobre una base cartográfica la ubicación espacial de las especies
forestales en el terreno, así como asentamientos humanos, accidentes fisiográficos y topográficos. Para
ello, se anota la posición de cada árbol en un sistema de coordenadas X e Y utilizando un formulario a
escala de los sub-bloques, con el fin de localizar a mano alzada y aproximada los árboles y demás
aspectos de interés (Formulario 2). La coordenada X corresponde a la distancia entre el árbol y la línea
del inventario y la Coordenada Y a lo largo de la línea del inventario (Figura 7). En la actualidad existen
GPS que permiten determinar la posición bajo del follaje de los árboles y por consiguiente, este
instrumento de alta precisión se puede utilizar en el inventario forestal.






122










y=30m

_

Figura 7. Determinación de las coordenadas planas (X e Y) de un árbol en el bosque

Con esta información se elaboran los diferentes mapas de interés para la extracción y el mapa de
existencias (stock map), en el cual algunos técnicos prefieren dibujar la ubicación de los árboles con
números arábigos y otros con símbolos (Figura 8).

La diagramación con números tiene la ventaja de permitir una numeración consecutiva, facilitando así
conocer a primera vista cuántos árboles existen en determinada área. Tiene la desventaja que cuando se
registre más de una especie, al visualizarlo no se pueden identificar las especies (Figura 8). Por esta
razón, este método de dibujo conviene usarlo en inventarios donde se registran una (1) o dos (2) especies.

En la diagramación con símbolos ocurre lo contrario, es decir, al visualizar el mapa se puede saber qué
especies diferentes existen, pero dificulta conocer a priori el número que puede haber en una zona. Este
método es muy útil cuando se registra más de dos (2) especies forestales.












Figura 8. Mapificación del inventario utilizando números arábigos y símbolos

Sin embargo, la importancia del mapa de existencias, independientemente del método utilizado, radica en
que además de dar la posición aproximada de las coordenadas de los árboles, se constituye en la mejor
base para la planificación de todas las actividades relacionadas con el aprovechamiento forestal.








--------------
x= 20
33
32 31 30
29
28 27 26
25 24 23
22
21 20
19 18 17
16 15
14
13 12 11 10
9 8
7
6 5
4
1 2 1
 
  
  
   
 
  
  
   
  
  
  


123

8. PERSONAL DE TRABAJO

El personal de campo requerido para la realización del inventario al cien por ciento, lo componen:

a. Un (1) ingeniero forestal. Es el responsable de los trabajos de campo y le corresponde, entre otras
funciones, tomar las decisiones, situar en el terreno el punto de origen del área a inventariar, elegir la
ruta a seguir, revisar los formularios y vigilar la ejecución del trabajo.
b. Un (1) brujulero. Es la persona encargada de abrir las trochas y picas y situar en el bosque los jalones
de madera y las estacas transitorias de punto.
c. Un (1) anotador. Le corresponde tomar todas las anotaciones relacionadas con el inventario forestal y
demás datos a registrar en las carteras de campo. En el terreno se caracteriza por ser el auxiliar del
ingeniero.
d. Dos (2) medidores. Son al mismo tiempo los reconocedores de las especies forestales y su función es
informar al anotador las diferentes características de mensura del árbol. En la práctica un medidor va
a la izquierda y el otro a la derecha del anotador, con el fin de hacer más eficiente el trabajo.
e. Dos (2) marcadores. Les corresponde macar o numerar con pintura los árboles registrados, función
que siempre se recomienda realizar en un mismo sentido, para lo cual antes se debe despojar el lugar
del fuste donde se va a colocar la nomenclatura de lianas y bejucos, para que posteriormente la
identificación pueda ocurrir fácilmente. Al igual que los medidores, uno va por la izquierda y otro a la
derecha del anotador.
f. Un (1) cocinero. Se utiliza generalmente cuando por las condiciones de distanciamiento, el equipo de
trabajo ha de pernoctar en el bosque.

Una cuadrilla con los integrantes mencionados anteriormente, realizando inventarios al cien por ciento en
bosques aluviales y de colinas bajas, en época de verano, puede tener un rendimiento aproximado de 15
días para un área de 100 ha., con un registro de 10 a 20 árboles/ha., aproximadamente.

BIBLIOGRAFÍA

AMARAL, Paulo; VERÍSMO, Adalberto; BARRETO, Paulo y VIDAL, Edson. 1998. Bosque para Siempre.
Manual para la Producción de Madera en el Amazonas. WWF, IMASON, USAID. ISBN: 958-95905-1-9.
Belém, Brasil. 162p.

COLOMBIA. CONGRESO DE LA REPÚBLICA. 1996. Decreto 1791. Por medio del cual se establece el
Régimen de Aprovechamiento Forestal. Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá.

DANCE, José; NOVOA, Luis y FRISK, Torsten. 1982. Planificación y ejecución de inventarios para el
abastecimiento oportuno y económico de las industrias forestales. Documento de trabajo No 5. Proyecto
PNUD/FAO/PER81/002, Fortalecimiento de los Programas del Desarrollo Forestal en la Selva Central.
Lima. 70 p.

FAO. 1974. Manual de Inventario Forestal con especial referencia a los Bosques Mixtos Tropicales. Roma.
195 p.

124

JOLITZ, Thorsten y PALACIOS, Walter. 2000. Manual para inventarios forestales. Fundación Jatun Sacha.
Proyecto Subir. ISBN:9978-41-464-9. Quito.77p.

MACEDO, José Natalino. 1996. Manejo Forestal. Segunda Edición. Empresa Brasileira de Pesquisa
Agropecuaria. EMBRAPA. Brasilia. DF. 46p.

OTAVO R., Edgar. 1985. “Realización del Inventario al Cien por Ciento”, en Ecología y
Desarrollo. Asociación Colombiana de Ingenieros Forestales. ACIF. Bogotá. pp. 19-24.

TORRES, Álvaro y VILLATE, Álvaro. 1968. Topografía. Editorial Norma. Bogotá. 298p+anexos.

SUÁREZ C., Jorge Hernando. 1977. Inventario Forestal General, Zona La Balsa, Municipio de Riosucio,
Departamento del Chocó. Pizano S.A. Bogotá. 223 p.
125

Anexo. Formulario 1. Toma de registros del inventario forestal

Hoja N°______

Parcela______Area_______ Interesado_____________________________ Ubicación _____________________
Cuartel __________________ Bloque___________ Sub-bloque __________ Línea_________________________
Azimut__________________ Tipo de bosque________________________ Fecha _________________________
Distanci
a entre
puntos
(m)
No.
del
Árbol
Nombre de la
especie
Código
DAP
(m)
Altura (m)
Área

Basal
(m
2
)
Volumen
(m
3
)
Defectos
*

Total

Comercial
1 2 3
1
2





















Total n
*
1. Árbol sano
2. Árboles con señales de pudrición
3. Árbol sin valor económico



Responsable:____________________________________
_____


126


127



128

INTRODUCCIÓN

Uno de los elementos fundamentales al evaluar los planes de manejo son los inventarios forestales, debido
a que aportan información valiosa para el conocimiento de las características fundamentales del bosque
como especies existentes, estructura (número de especies e individuos, distribución diamétrica,
abundancia, frecuencia, densidad, dominancia y proporción de mezclas), volúmenes por especie, grupo de
especies y totales y dinámica de la vegetación, entre otros, aspectos que a través de su análisis permiten
que las CAR puedan tener elementos de juicio para otorgar o negar un aprovechamiento forestal,
determinar la posibilidad de volumen que se puede extraer del bosque por especie en un determinado
tiempo y por unidad de área y recomendar técnicas de manejo, entre otros aspectos silviculturales de
interés.

La presente guía técnica, se define los principales estadígrafos que se deben calcular, determinando los
rangos permisibles de aceptabilidad y límites de confianza que tienen probabilidad conocida, lo que permite
eliminar la subjetividad sobre la veracidad de la información reportada por el Usuario y que la CAR tome
decisiones con fundamento en los valores de los estadígrafos que tienen relación directa con la dasometría

Si bien es cierto que los estadígrafos que se plantean se pueden calcular a través de la computadora y
calculadoras electrónicas, se presentan varios formularios para realizar los cálculos, en atención a que en
muchas regiones de importancia forestal, los funcionarios de las CAR que trabajan en las zonas rurales no
disponen de estos medios tecnológicos.

En un inventario forestal se registran varias variables como por ejemplo el diámetro a la altura del pecho
(D.A.P), la altura comercial y altura total, que permiten el cálculo de otras como el área basal y el volumen
comercial. Sin embargo, para efectos de comparar la información reportada por el usuario se tienen en
cuenta “variables de nivel de razón” las cuales dan más información sobre las mediciones realizadas, por
consiguiente, se consideran los D.A.P medidos en las unidades de muestreo que sean objeto de revisión y
las áreas basales calculadas a partir de los D.A.P. No se utilizan las alturas ya que estas son objeto de
estimaciones y no corresponden a mediciones precisas. De igual manera, no se consideran los volúmenes
ya que están inferidos por las alturas estimadas.

Otra variable que se puede utilizar para confrontar la veracidad de la información y que permite el cálculo
de estadígrafos y su interpretación es el “número de árboles registrados por unidades de muestreo”, sin
embargo, esta variable aunque es cuantitativa es ante todo de “nivel nominal” y se limita a contar pero no
tiene ningún nivel de medición individual.

El objetivo de la presente guía es presentar una metodología para confrontar técnicamente la veracidad de
la información del inventario forestal presentada por el Usuario a consideración de la CAR, de una parte,
mediante la toma de registros en el bosque en algunas unidades de muestreo seleccionadas al azar y que
fueron objeto de medición por el Usuario, y de otra, mediante el cálculo de estadígrafos que permitan hacer
interpretaciones sustentadas en cálculos matemáticos y apartados de la subjetividad.

129

1. REVISIÓN Y ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN PRESENTADA POR EL INTERESADO
EN OBTENER EL APROVECHAMIENTO FORESTAL

Antes de programar y realizar la visita de campo, el funcionario de la CAR responsable de la revisión del
inventario, verificará y analizará en la oficina toda la información relacionada con el estudio a fin de
determinar si se cumple o no con los requisitos exigidos por la normatividad vigente. En caso de no existir
deficiencias se realizará la visita de campo y en caso contrario, será necesario generar un concepto técnico
y un acto administrativo notificando al Usuario o su representante legal al respecto, presentado las
recomendaciones para mejorar la información. Entre los aspectos más importantes a revisar están los
siguientes:


1.1. Revisión de la cartografía

Con fundamento en la cartografía presentada por el Usuario y en lo señalado en el parágrafo del artículo
23 del Decreto 2811 de 1974, se confrontarán entre otros los siguientes aspectos:

a. Que el mapa o plano presentado se encuentre en la escala apropiada según el área objeto de
estudio, incluyendo el diseño del inventario.
b. Determinación de las coordenadas geográficas y planas.
c. Que el área objeto del inventario se encuentre el interior del área solicitada en permiso o autorización.
d. Localización de las unidades de muestreo según diseño del inventario.
e. Que no exista superposición con otra área solicitada, autorizada o permisionada para
aprovechamiento forestal.
f. Que no se encuentre al interior de un área protegida declarada o por declarar por las autoridades
ambientales, departamentales o nacionales, como Parque Nacional Natural o Reserva Forestal
Protectora.
g. Determinar si el área se encuentra al interior de una de las reservas forestales creadas por la Ley 2ª
de 1959 o una sustracción a las mismas, lo cual sirve para determinar las Clase de Aprovechamiento
Forestal, según la clasificación establecida por la normatividad vigente, como por ejemplo, permisos
persistentes o únicos.
h. Determinar si el área se encuentra al interior de un resguardo indígena o área titulada o en proceso de
titulación de las comunidades negras. En caso afirmativo, se debe revisar que los requisitos de la
solicitud estén de acuerdo con lo señalado en el Artículo 44 del Decreto 1791 de 1996 y otras normas
complementarias.


1.2. Revisión del diseño y cálculo del inventario

Se revisará el diseño definido para la realización del inventario, confrontando que corresponda a los
parámetros establecidos para la clase del inventario seleccionado, como por ejemplo aleatorio simple o
estratificado, entre otros. Igualmente, se verificará que los indicadores de tendencia central como la media
y los indicadores de dispersión como el error estándar, estén correctamente calculados y con las fórmulas
apropiadas.

130

Se comprobará que la intensidad de muestreo y el error de muestreo estén dentro de los rangos
establecidos por la CAR con fundamento en lo señalado en el Artículo 10 de Decreto 1791 de 1996.

Se examinará que los cálculos de los volúmenes se hayan realizado con las fórmulas apropiadas y
encuentren acertados, como por ejemplo el área basal, el volumen por árbol (incluyendo el factor forma), el
volumen por unidad de muestreo y el volumen total.

En caso de que se encuentren inconsistencias no se realizará la visita de campo y se elaborará un
concepto técnico resaltando los errores que se deben corregir o que limitan la aprobación del inventario

1.3. Unidades de muestreo

Las unidades de muestreo corresponden a las líneas o bloques que fueron definidas por el Usuario para la
realización del inventario, a las cuales se les debe identificar la localización geográfica, azimutes o rumbos,
longitud y área. Estas características son fundamentales de una parte, para hacer la revisión del inventario
en el terreno, y de otra, para realizar los cálculos a que haya lugar.

1.4. Hojas de campo o carteras de levantamiento de inventario

Las hojas de campo o carteras de campo del inventario realizado por el Usuario o la información de los
registros del inventario, se revisarán verificando la existencia total de los registros básicos para todas las
unidades de muestreo, como por ejemplo el número de orden de los registros, nombre regional de las
especies, el D.A.P, altura total y comercial, entre otros.

2. DETERMINACIÓN DE LAS UNIDADES DE MUESTREO

Para determinar las unidades de muestreo que serán objeto de revisión en el bosque se seguirá el
siguiente procedimiento:

a. Se sorteará al azar en la oficina de la CAR las unidades de muestreo del inventario que se deben
confrontar en el campo. Este sorteo se realizará al azar, en presencia del jefe y/o funcionario de la
CAR encargado de hacer la revisión del inventario y el representante del Usuario.
b. Las unidades de muestreo a comprobar en el campo, en ningún de los casos deben ser inferiores al
40% (cuarenta por ciento) de las unidades de muestreo registradas por el Usuario.
c. Se realizará y firmará un acta del sorteo realizado, dejando constancia del día, hora y lugar del sorteo
y las unidades de muestreo favorecidas para la revisión de campo.

3. LEVANTAMIENTO DE LA INFORMACIÓN EN EL BOSQUE

La información en el bosque siempre se realizará con la presencia del ingeniero forestal de la CAR y del
asistente técnico del Usuario, desarrollando los trabajos que a continuación se citan y describen. En lo
posible es importante que el representante del Usuario sea el profesional que realizó el inventario forestal

131

3.1. Localización del área y de las unidades de muestreo a revisar

Con fundamento en la cartografía del área objeto de estudio presentada por el Usuario y revisada por la
CAR y utilizando instrumentos de precisión como el GPS y la brújula, entre otros; el funcionario de la CAR
localizará el área objeto de la solicitud de aprovechamiento forestal. Igualmente, determinará en el bosque
cada una de las unidades de muestreo del inventario que se van a comprobar y que quedaron consignadas
en el acta de sorteo, confrontando su localización, la cual debe estar acorde con la presentada en el mapa
de diseño de inventario.

3.2. Toma de registros de las variables

Los variables que se deben tener en cuenta y tomar para la confrontación del inventario en las unidades de
muestreo que pueden ser líneas o bloques que salieron favorecidas en el sorteo, son:

3.2.1. Nombre y número de los árboles aforados

Para cada unidad de muestreo se identificarán y registrarán en hojas de campo todos árboles escribiendo
sus nombres regionales. En ocasiones es importante contar con la ayuda de reconocedores regionales de
la vegetación, que pueden ser nativos con amplio conocimiento de la flora local. El funcionario de la CAR
confrontará que las características de las especies corresponden al género y a la familia reportadas por el
Usuario y, en caso contrario, hará las observaciones pertinentes para aceptar, corregir o impugnar el
inventario forestal.

Puede suceder que al confrontar el número total de individuos registrados tanto por el Usuario como por la
CAR, no sean coincidentes, es decir, en unos casos mayor y en otros menor, sin embargo, todos los
cálculos se deben realizar sin importar este aspecto, ya que justamente se trata de comparar los resultados
de dos mediciones para una misma población.

3.2.2. Diámetro a la altura del pecho

El diámetro a la altura del pecho (D.A.P) es el diámetro que se mide a 1,30 a partir del nivel del suelo.
Cuando se presenten árboles con bambas o raíces tablares, el diámetro se mide en la parte superior del
fuste en donde estas terminan y cuando los árboles se localizan sobre pendiente fuertes el diámetro se
mide a partir de la parte superior de la pendiente.

Se miden los D.A.P de todos los árboles que son objeto de medición de acuerdo a los diámetros mínimos
definidas para el inventario, que se encuentren el interior de las unidades de muestreo. Los diámetros
medidos se consignan en las hojas de campo preparadas para el acopio de la información.

3.2.3. Dimensiones de las unidades de muestreo
132


Para cada unidad de muestreo se determinan sus dimensiones, lo que permitirá calcular el área de cada
unidad y confrontar el grado de “intensidad de muestreo”

Si al revisar una unidad de muestreo se encuentra que fue intervenida o talada por agentes externos al
Usuario, se seleccionará otra unidad elegida a criterio por el funcionario de la CAR. Igualmente, se
cuantificará la extensión del área intervenida y el volumen afectado y se descontarán de la solicitud
presentada por el Usuario.

4. ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN DE CAMPO MEDIANTE INDICADORES
ESTADÍGRAFOS

4.1. Arreglo de la información en tablas

La información registrada por la CAR y por el Usuario en relación con las especies que fueron objeto del
inventario, el número de orden en que fueron identificadas y medidas las especies (ni) y los D.A.P (xi e yi)
correspondientes a las unidades que son objeto de comparación, se llevan a una tabla, lo que en primera
instancia permite hacer una comparación visual y cuantitativa en cuanto a los individuos registrados por
cada una de las partes (Anexo 1, Tablas 1.1, 1.2, 1.3, 1.4, 1,5 y 1.6).

Todas las tablas a elaborar deben ser sencillas, tener títulos generales, encabezamientos con títulos y
subtítulos para cada columna.

4.2. Área basal

Partiendo de los registros de los diámetros (m) se calcula el área basal (m
2
) para cada árbol, utilizando la
siguiente fórmula.

Ab= t d
2
/ 4

Donde:
t = Constante equivalente a 3,1416
d = Diámetro en m
d
2
= Diámetro (m) elevado al cuadrado (m
2
)
Ab= Área basal (m
2
)

4.3. Media muestral

También se le denomina promedio y corresponde al cociente resultante de la suma de los valores de las
variables objeto de análisis (D.A.P o área basal) por el número de observaciones

X= ¿xi/ n
Y = ¿yi/ n

Donde:
133

X = Media de la variable medida o calculada por la CAR (D.A.P o área basal).
Y = Media de la variable medida o calculada por el Usuario (D.A.P o área basal).
xi = Valor de los D.A.P (m) registrados o áreas basales (m
2
) calculadas por la CAR.
yi = Valor de los D.A.P (m) registrados o áreas basales (m
2
) calculadas por el Usuario.
¿xi = Suma de los valores de la variable xi
¿yi = Suma de los valores de variable yi
n = Número de observaciones o número de árboles medidos por la CAR y por el Usuario, según el
caso.

4.4. Error estándar de los diámetros registrados

También se conoce con el nombre de desviación estándar y corresponde a una medida de dispersión que
determina el grado de variabilidad del conjunto de los diámetros medidos o de las áreas basales por
unidad de muestreo registradas tanto por la CAR como por el Usuario, lo cual indica que se hacen cálculos
para analizar la información de manera individual. Para efectos de cálculos se utiliza el área basal.

El error estándar se calcula para todas las unidades de muestreo y como quiera que se midieron todos los
diámetros de los mismos árboles por dos actores diferentes, el error o la variabilidad del área basal debe
ser parecida y por consiguiente, el error estándar calculado para las variables X e Y deben ser muy
similares pero no idénticas (Anexo 1, Tablas 1.1, 1.2, 1.3, 1.4, 1,5 y 1.6).



¿( yi - y)
2


Sy = n-1



¿( xi - y )
2

Sx = n-1

Donde:
SX = Error estándar o desviación estándar de la variable X.
Sy = Error estándar o desviación estándar de la variable Y.
yi = Valor de las áreas basales (m
2
) calculadas a partir de los D.A.P registrados por el Usuario.
xi = Valor de los D.A.P (m
2
) calculadas a partir de los D.A.P medidos por la CAR.
n = Número de registros realizados por la CAR y por el Usuario, según el caso.





134

4.5. Errores no muestrales o sistemáticos

Existen otros errores ajenos al muestreo y que no se pueden medir pero pueden influir en las estimaciones
y cálculos que se realicen, como por ejemplo instrumentos de medición incorrectos, cintas diamétricas y
forcípulas mal calibradas, mala colocación de los instrumentos de medición para medir los diámetros de los
árboles o incorrecta identificación de las especies, entre otros. Por consiguiente, se deben tomar las
precauciones necesarias para prevenir que estos errores se presenten y que por consiguiente influyan
negativamente en los resultados esperados y llegar a conclusiones erróneas. Obviamente que para ello se
requiere conocimiento, experiencia y entrenamiento de las personas que realizan los trabajos de campo.

4.6. Comparación de varianzas

Con el fin de comprobar si las áreas basales calculadas por la CAR (X) y las del Usuario (Y) tienen
mayores variaciones, se realiza el “análisis de la varianza” conocida también como ANOVA, la cual se
sustenta en el análisis de probabilidades mediante la “Distribución F” o de Fisher.

La distribución F tiene las siguientes características:

a. Es una familia de distribuciones F, donde cada miembro se determina por los grados de libertad en el
numerador y denominador.
b. Es una distribución continua.
c. F no puede ser negativa.
d. La distribución F tiene un sesgo positivo.
e. A medida que aumentan los valores la curva se aproxima al eje x, pero nunca se toca.

Los cálculos realizados de las varianzas para cada caso, determinan desviaciones que deben ser similares
debido a que los diámetros fueron medidos dos veces para cada árbol por dos actores diferentes. Sin
embargo, esta similitud no se debe medir subjetivamente, sino corresponder a un método científico, para lo
cual, el “análisis de varianzas” busca probar si las varianzas calculadas para cada unidad de muestreo a
partir de la información suministrada por la CAR y la del Usuario, son iguales o son diferentes. En caso de
que la “Distribución de F” determine que las varianzas sean iguales, quiere decir que no existen diferencias
significativas entre las áreas basales de la CAR (X) y del Usuario (Y), y en caso contrario, significa que
existen diferencias significativas.

Para determinar si existe variación se establece una hipótesis nula, en donde la varianza de las áreas
basales de la CAR (S
2
1) es igual a la varianza calculada para el Usuario (S
2
2), y también, se formula una
hipótesis alterna en donde las varianzas son distintas. El procedimiento a seguir es el siguiente:

a. Se formula la hipótesis nula y la hipótesis alterna.
b. Ho = S
2
1 = S
2
2. Hipótesis nula.
c. H1 = S
2
1 = S
2
2 . Hipótesis alterna.
d. Se selecciona el nivel de significancia, que para el caso de los estudios forestales se establece en
0,10. Debido a que es una prueba de dos colas, el valor de o= 0,10/2=0,05.
135

e. Se determina el estadístico de prueba (¢)= F= S
2
1/S
2
2. El numerador corresponde al mayor valor de S
2

y el numerador al menor de S
2
, por consiguiente al valor de esta relación siempre será mayor que 1.
f. Se determina los grados de libertad para n1-1 y para n2-1
g. Se determina el valor crítico (¢), el cual se encuentra buscando en la Tabla de “Distribución de F” para
el nivel de significancia 0,05 (Tabla 1 del Anexo 2). Se localiza en la parte superior de la Tabla F la
columna con los grados de libertad que corresponden al n con mayor valor de la Desviación Estándar y
se desliza verticalmente hasta hallar el punto de encuentro con los grados de libertad de la fila que
corresponden al n con menor Desviación Estándar. Se comparan el valor de F y los valores críticos (¢).
h. Si F>¢, la hipótesis nula se rechaza y se acepta la hipótesis alternativa, quiere decir, que existen
diferencias significativas entre las áreas basales calculadas a partir de los D.A.P medidos por la CAR
en relación con las áreas basales calculadas a partir de los D.A.P registrados por el Usuario (Ver
Figura 1).
i. Si F<¢, la hipótesis nula se acepta y se rechaza la hipótesis alternativa, significa que no existen
diferencias significativas entre las áreas basales calculadas a partir de los D.A.P medidos por la CAR
en relación con las áreas basales calculadas a partir de los D.A.P registrados por el usuario (Ver
Figura 1).

Figura 1. Regla de decisión para la comparación de varianzas con un nivel de significancia de 0,05 y n
grados de libertad

Para efectos de cálculos se elabora una tabla, tal como se presenta en la Tabla 2 del Anexo 1.

La importancia del análisis de la varianza radica en que se puede comparar para cada unidad de muestreo
las desviaciones del área basal. En caso de que la “Prueba de F” determine que en una de ellas existen
diferencias significativas, los datos reportados de esa unidad de muestreo no se aceptan, y por
consiguiente, esa unidad de muestreo debe ser objeto de un nuevo inventario por parte del Usuario. Lo
anterior puede permitir que en caso de existir deficiencias significativas, no se desapruebe todo el trabajo
sino parte de él. Sin embargo, el grado de aceptación o rechazo del inventario total, se realizan una vez se
calcule el coeficiente de correlación y el coeficiente de determinación.


Región de
aceptación
(Se acepta Ho)
Renglón de rechazo
(Se acepta H1.)

X
Y
136

4.7. Estimadores porcentuales de confianza

Es una medida expresada en porcentaje que sirve para determinar el grado de confiabilidad del inventario
realizado por el Usuario por cada unidad de muestreo mediante la “precisión” y el “error”.

La “precisión” determina el grado de acierto y se obtiene dividiendo la suma del área basal calculada a
partir de los D.A.P registrados por Usuario (Y) para unidad de muestreo objeto de análisis, por el área
basal calculada a partir de los D.A.P medidos por la CAR (X). Para aceptar el inventario, el valor de la
precisión debe ser igual o superior al 80% (Ver Anexo, Tabla 3).

El error determina el grado de desacierto y se obtiene dividiendo la diferencia del área basal calculada por
la CAR con el área basal del Usuario. Para aceptar el inventario, el valor del error debe ser igual o menor al
20% (Ver Anexo, Tabla 3).

La suma de los valores de la precisión y del error debe ser igual a 100.

P = (Yi / Xi) 100
E = (Zi / Xi) 100

Donde:
P = Precisión
E = Error
Xi = Área basal calculada por la CAR
Yi = Área basal calculada a partir de los D.A.P registrado por el usuario del Usuario.
Zi = (Xi – Yi). Diferencia del área basal de la CAR y el área basal del Usuario.

4.8. Regresión lineal simple

Con el fin de precisar la veracidad de la información global presentada por el Usuario y su relación con los
registros del inventario realizado por la CAR, así como determinar si existe una “relación funcional” y
además “cuantificar el grado de la relación” se utiliza la “regresión lineal simple” y el “coeficiente de
correlación”.


Y= ayx + byxX

En esta ecuación a y b son constantes que deben estimarse mediante el desarrollo de las siguientes
fórmulas:

n (EXY) – (EX) (EY)
b =
n(EX
2
) – (EX)
2


EY EX
a = - b
n n
137


Donde:

Y = Es la variable dependiente, que para efectos de cálculo corresponde al área basal calculada
a partir de los D.A.P reportados por el Usuario.
X = Es la variable independiente y corresponde al área basal calculada a partir de los D.A.P
registrados en la revisión del inventario por la CAR
a = Es el coeficiente de posición
b = Es el coeficiente angular
EXY = Suma del producto del área basal calculada por el Usuario (X) por el área basal calculada por la
CAR (Y)
EX = Suma del área basal calculada a partir de los D.A.P registrados por la CAR.
EX
2
= Suma de los cuadrados del área basal calculada a partir de los D.A.P registrados por la CAR.
EY = Suma del área basal calculada a partir de los D.A.P registrados por el Usuario
n = Número de las unidades de muestreo objeto de revisión.

El coeficiente angular b también se denomina pendiente y puede tener varias características (Figura 2), a
saber:

a. Mayor que cero, es decir positiva, indicando que la recta es ascendente.
b. Menor que cero, es decir con pendiente negativa, indicando que la recta es descendente.
c. Igual que cero, indicando que la recta es paralela al eje Y o al eje X.



Figura 2 Diagrama de posibles comportamientos que puede tener la pendiente de acuerdo a sus valores

4.9. Coeficiente de Correlación

Denominado con frecuencia r de Pearson, es la medida que permite cuantificar el grado en que está
relacionada la información de los registros del inventario tomados por la CAR versus los registros del
inventario suministrados por el Usuario o interesado en realizar el aprovechamiento forestal. Para efectos
de cálculo se tiene en cuenta el área basal. Existen varias formas para calcularlo, sin embargo, se utilizará
la siguiente fórmula:
y
y y
x x x
138


n(Exy) –(Ex)(Ey)
r =
V|n(Ex
2
)-(Ex)
2
|| n(Ey
2
)-(Ey)
2
|

Donde:
r = Coeficiente de correlación.
n = Número de las unidades de muestreo objeto de revisión.
Exy = Suma del producto del área basal calculada por el Usuario (x) por el área basal calculada por
la CAR (y).
Ex = Suma del área basal calculada por la CAR.
Ey = Suma del área basal calculada por el Usuario.
Ex
2
= Suma de cada área basa calculada por la CAR elevada al cuadrado.
(Ex)
2
= Suma del área basal calculada por la CAR elevada al cuadrado.

Ey
2
= Suma del área basal calculada por el Usuario elevada al cuadrado.
(Ey)
2
= Suma del área basal calculada por el Usuario elevada al cuadrado.


Se toma el coeficiente de correlación ya que mide el grado de asociación linear entre dos variables, que
está afectada por el tamaño de los valores unitarios.

El coeficiente de correlación puede variar entre –1 y + 1. Un valor positivo indica que una gran cantidad de
las áreas basales con valores grandes registradas por el Usuario (Y) tienden a estar asociadas con las
áreas basales grandes calculadas por la CAR (X). Un valor negativo indica que un gran número de las
áreas basales pequeñas con diámetros pequeños registrados por el Usuario (Y) tiende a esta asociados
con los valores pequeños de las áreas basales medidas por la CAR (X). Cuando el valor de r es igual a
cero (0) no existe ninguna relación entre las áreas basales calculadas por los dos actores. Un valor
próximo a +1 ó a-1 indica una asociación linear considerable entre los dos variables.

Para efectos de evaluar la información, el grado de la correlación se interpretará a través de los siguientes
límites de valoración:

Valoración de la Correlación Rangos de la Correlación
Correlación perfecta r = 1 r = -1
Correlación excelente, cuando 0,90 < r < 0,99 -0,99 < r < -0,90
Correlación aceptable 0,80 < r < 0,89 -0,89 < r < -0,80
Correlación regular 0,60 < r < 0,79 -0,79 < r < -0,60
Correlación mínima 0,30 < r < 0,59 -0,59 < r < -0,30
Correlación inexistente 0 < r < 0,29 -0,29 < r < 0

Para aceptar o rechazar el inventario forestal presentado por el Usuario, no se aceptarán aquellos cuyo
coeficiente de correlación sea regular, mínima o inexistente

En la Figura 3 se presenta gráficamente el comportamiento del coeficiente de correlación


139




y y y






0 x 0 x 0 x

y y





0 x 0 x


Figura 3. Representación gráfica del coeficiente de correlación según sus valores

4.10. Coeficiente de determinación (r
2
)

Se simboliza como r
2
y representa la proporción o porcentaje de la variación total de la información
suministrada por el Usuario (Y) en relación con la información obtenida y calculada por la CAR (X). Se
obtiene elevando al cuadrado el coeficiente de correlación

Un coeficiente de determinación de 0,85 significa que el 85% de la variación de la variación de la
información del inventario suministrada por el Usuario (Y) se encontró asociada con los registros del
inventario tomados por la CAR (X)

4.11. Tablas para la presentación y análisis de la información

En el Anexo 3 se presentan las tablas a elaborar para los respectivos cálculos y toma de decisiones,
aclarando que actualmente, existen posibilidades de sistematizar la información y hacer cálculos a través
de la computadora.

a. Tabla 1. Registros de campo del inventario reportado por el usuario y la CAR por unidades de
muestreo, indicando número de orden, nombre regional, D.A.P (m), área basal (m
2
) y desviaciones
del D.A.P.
b. Tabla 2. Comparación de las varianzas poblacionales de las áreas basales calculadas a partir de los
diámetros medidos por el Usuario y la CAR.
c. Tabla 3. Análisis comparativo de la información reportada por el Usuario y la CAR y estimadores de
confianza, determinando las unidades de muestreo objeto de la revisión, número de árboles, D.A.P
r =1 r = -1 0 < r < 1

-1 < r < 0 r = 0
140

(m), área basal (m
2
) y estimadores porcentuales de confianza (precisión y error) en función de las
áreas basales.
d. Tabla 4. Organización de la información para el cálculo de los indicadores de confianza entre la
información reportada por el Usuario y la verificada por la CAR.

5. PERSONAL Y EQUIPO DE CAMPO REQUERIDO

5.1. Personal técnico

a. Ingeniero forestal de la CAR
b. Responsable técnico del Usuario
c. Un reconocedor de la flora regional
d. Un trochero y medidor
e. Un motorista o conductor (opcional)

5.2. Equipo y materiales

a. Mapa de la zona con el diseño inventario
b. GPS
c. Brújula
d. Libretas de campo
e. Cinta diamétrica ó forcípula
f. Cinta métrica, cuerdas de medición
g. Machetes, limas, lápices.
h. Fotografías aéreas y estereoscopio de bolsillo, en caso de ser necesario

6. CONCEPTO TÉCNICO

Concluido el trabajo de campo y efectuados los cálculos de los estadígrafos, el funcionario de la CAR
responsable de la revisión del inventario forestal, procederá a elaborar un concepto técnico, que constará
de dos partes fundamentales, una de las cuales está relacionada con los antecedentes y, la otra, con la
parte conceptual.

6.1. Antecedentes

En los antecedentes se dejará constancia, entre otras, de las siguientes actuaciones:

a. Actuaciones cronológicas relevantes relacionadas con la solicitud del permiso o autorización del
aprovechamiento.
b. Plan de manejo presentado por el usuario.
c. Inventario forestal. (Diseño; número, dimensiones y área de las unidades de muestreo; precisión, error
y volúmenes obtenidos).
d. Unidades de muestreo seleccionadas para la revisión de campo.
e. Revisión del inventario en el bosque. Citar la fecha de la visita de campo, participantes, unidades de
muestreo revisadas, área revisada, variables medidas y posibles eventos encontrados en el bosque
como áreas intervenidas, entre otros.
141

f. Análisis de la información mediante indicadores estadígrafos. Se hace referencia y se interpretan
todos los estadígrafos que fueron objeto de cálculo como media muestral; error estándar de los
diámetros registrados; comparación o análisis de varianzas; estimadores porcentuales de confianza;
regresión lineal simple; error estándar de la estimación; coeficiente de correlación; prueba de
significancia del coeficiente de correlación y el coeficiente de determinación.

6.2. Concepto

Sustentado en los rangos de aceptación de los valores para cada estadígrafo calculado, se emite el
concepto técnico determinando si el inventario se acepta, se impugna o se debe ser someter a revisión.

BIBLIOGRAFÍA

BEHAR, Roberto y YEPES, Behar. 1985. Estadística, un enfoque descriptivo. Universidad del Valle.
Facultad de Ingeniería. Departamento de Producción e Investigaciones. Oficina de publicaciones de la
Facultad de Ingeniería. Cali. 235 p.

COLOMBIA. 1996. Decreto 1791 de 1996. Por medio del cual se establece el Régimen de
Aprovechamiento Forestal. Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá.

________. 1974. Decreto-Ley 2811. Código Nacional de los Recursos Naturales y de Protección al Medio
Ambiente. Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá.

FREESE, Frank. 1970. Métodos estadísticos elementales para técnicos forestales. Centro Regional de
Ayuda Técnica. Agencia para el Desarrollo Internacional (AID). Traducción de Elementary Stastical
Methods for Forest editada por U.S Department of Agriculture Forest Service. Buenos Aires. 104p.

INDERENA. 1980. Metodología para la revisión de inventarios forestales acoplada a todos los permisos
forestales otorgados por INDERENA. Subgerencias de Bosques, Aguas y Suelos. Bogotá. Sp.

LAMPRECHT, Hans. 1990. Silvicultura en los trópicos. Los ecosistemas forestales en los bosques
tropicales y sus especies arbóreas – posibilidades y métodos para un aprovechamiento sostenido.
Cooperación Técnica República Federal de Alemania. Eschborn. 335p.

LIND A., Douglas, MASON D., Robert y MARCHAL G., William. 1994. Estadística para administración y
economía. Tercera edición. ISBN 0-07-366064-0. México. 578p.

MARTÍNEZ B., Ciro. 2000. Estadística básica aplicada. Eco ediciones. Primera edición. ISBN. 958-648-
216-9. Bogotá. 303p.

________. 1984. Muestreo. Algunos métodos y sus aplicaciones prácticas. Hego Impresores. ISBN. 958-
9074-00-6. Bogotá. 299p.

ROJAS, Ángel María. 1977. Dasometría práctica. Universidad del Tolima. Facultad de Ingeniería Forestal.
Ibagué. 165p.

142

ANEXO 1
MODELO DE EJEMPLO PARA EL CÁLCULO DE LOS ESTADÍGRAFOS REQUERIDOS EN LA
REVISIÓN DE UN INVENTARIO FORESTAL

Tabla 1.2. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO
Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO

Nombre del Usuario: N.N Unidad de Muestreo: No.3

REGISTROS DEL USUARIO REGISTROS DE LA CAR DESVIACIONES
Número DAP Área Número DAP Área DEL
de Nombre (m) Basal de Nombre (m) Basal ÁREA BASAL
Orden Regional m
2
Orden Regional m
2
m
2

(niy) yi Yi (nix) xi Xi

(Yi-Y )
2
(Xi-X)
2

1 Ahumado 0,60 0,2827 1 Caimitillo 0,45 0,1590 0,0493 0,0098
2 Caimitillo 0,45 0,1590 2 Ahumado 0,59 0,2734 0,0097 0,0454
3 Sangretoro 0,17 0,0227 3 Sangretoro 0,17 0,0227 0,0014 0,0014
4 Sapote 0,13 0,0133 4 Morochillo 0,19 0,0284 0,0022 0,0010
5 Morochillo 0,19 0,0284 5 Sapote 0,12 0,0113 0,0010 0,0024
6 Bilibil 0,22 0,0380 6 Bilibil 0,22 0,0380 0,0005 0,0005
7 Uvo 0,16 0,0201 7 Uvo 0,17 0,0227 0,0016 0,0014
8 Bilibil 0,28 0,0616 8 Bilibil 0,28 0,0616 0,0000 0,0000
9 Caimitillo 0,11 0,0095 9 Caimitillo 0,10 0,0079 0,0026 0,0027
10 Sapote 0,18 0,0254 10 Caimitillo 0,11 0,0095 0,0012 0,0026
11 Garrapato 0,60 0,2827 11 Garrapato 0,59 0,2734 0,0493 0,0454
12 Uvo 0,48 0,1810 12 Sapote 0,18 0,0254 0,0145 0,0012
13 Mortecino 0,24 0,0452 13 Uvo 0,48 0,1810 0,0002 0,0146
14 Sapote 0,73 0,4185 14 Sapote 0,72 0,4072 0,1281 0,1204
15 Mortecino 0,28 0,0616 15 Mortecino 0,24 0,0452 0,0000 0,0002
16 Cauchillo 0,40 0,1257 16 Mortecino 0,28 0,0616 0,0042 0,0000
17 Maíz tostado 0,18 0,0254 17 Maíz tostado 0,17 0,0227 0,0012 0,0014
18 Coquindo 0,20 0,0314 18 Cauchillo 0,39 0,1195 0,0009 0,0035
19 Nabueno 0,10 0,0079 19 Coquindo 0,20 0,0314 0,0028 0,0008
20 Copal 0,33 0,0855 20 Copal 0,32 0,0804 0,0006 0,0004
21 Madroño 0,20 0,0314 21 Nabueno 0,10 0,0079 0,0009 0,0027
22 Lechero 0,31 0,0755 22 Maíz tostado 0,40 0,1257 0,0002 0,0043
23 Uvo 0,31 0,0755 23 Lechrero 0,30 0,0707 0,0002 0,0001
24 Brasil 0,16 0,0201 24 Madroño 0,19 0,0284 0,0016 0,0010
25 Maíz tostado 0,17 0,0227 25 Uvo 0,32 0,0804 0,0014 0,0004
26 Bilibil 0,18 0,0254 26 Maíz tostado 0,18 0,0254 0,0012 0,0012
27 Yarumo 0,29 0,0661 27 Brasil 0,16 0,0201 0,0000 0,0016
28 Yarumo 0,44 0,1521 28 Bilibil 0,19 0,0284 0,0084 0,0010
29 Brasil 0,12 0,0113 29 Yarumo 0,43 0,1452 0,0024 0,0072
30 Maíz tostado 0,28 0,0616 30 Yarumo 0,30 0,0707 0,0000 0,0001
31 Brasil 0,19 0,0284 31 Brasil 0,12 0,0113 0,0010 0,0024
32 Mortecino 0,16 0,0201 32 Brasil 0,20 0,0314 0,0016 0,0008
33 Bilibil 0,19 0,0284 33 Maíz tostado 0,27 0,0573 0,0010 0,0000
34 Bilibil 0,17 0,0227 34 Mortecino 0,17 0,0227 0,0014 0,0014
35 Bilibil 0,17 0,0227 35 Bilibil 0,20 0,0314 0,0014 0,0008
36 Bilibil 0,19 0,0284 36 Bilibil 0,17 0,0227 0,0010 0,0014
37 Bilibil 0,30 0,0707 37 Anamuyu 0,37 0,1075 0,0001 0,0022
38 Bilibil 0,12 0,0113 38 Bilibil 0,18 0,0254 0,0024 0,0012
39 Caimitillo 0,10 0,0079 39 Bilibil 0,19 0,0284 0,0028 0,0010
40 Copal 0,11 0,0095 40 Bilibil 0,31 0,0755 0,0026 0,0002
41 Guamo 0,19 0,0284 41 Bilibil 0,11 0,0095 0,0010 0,0026
42 Guamo 0,16 0,0201 42 Bilibil 0,24 0,0452 0,0016 0,0002
43 Guamo 0,32 0,0804 43 Copal 0,11 0,0095 0,0004 0,0026
44 Lechero 0,25 0,0491 44 Caimitillo 0,10 0,0079 0,0001 0,0027
45 Maíz tostado 0,12 0,0113 45 Guamo 0,10 0,0079 0,0024 0,0027
46 Mortecino 0,12 0,0113 46 Guamo 0,16 0,0201 0,0024 0,0016
47 Patevaca 0,10 0,0079 47 Guamo 0,31 0,0755 0,0028 0,0002
48 Pepito 0,14 0,0154 49 Maíz tostado 0,12 0,0113 0,0020 0,0024
49 Sangretoro 0,20 0,0314 50 Lechero 0,25 0,0491 0,0009 0,0001
51 Patevaca 0,11 0,0095 0,0026
52 Mortecino 0,11 0,0095 0,0026
53 Sangretoro 0,22 0,0380 0,0005
Totales 11,79 2,9725 12,66 3,1916 0,3174 0,3074
Media 0,2406 0,0607 0,2389 0,0602
Sx y Sy 0,0813169 0,07688207
*Con base en el reconocimiento dendrológico y la colección de ejemplares botánicos se hará la determinación taxonómica -nombre específico-
de cada especie.
143

Tabla 1.2. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO
Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO

Nombre del Usuario: N.N Unidad de Muestreo: No.3


REGISTROS DEL USUARIO REGISTROS DE LA CAR DESVIACIONES
Número

DAP Área Número

DAP Área DEL
de Nombre (m) Basal de Nombre (m) Basal ÁREA BASAL
Orden Regional m
2
Orden Regional m
2
m
2

(niy) yi Yi (nix) xi Xi

(Yi-Y )
2
(Xi-X)
2

1 Achotillo 0,11 0,0095 1 Algarrobo 0,10 0,0079 0,0036 0,0045
2 Algarrobo 0,11 0,0095 2 Achotillo 0,11 0,0095 0,0036 0,0043
3 Anamuyu 0,25 0,0491 3 Bilibil 0,25 0,0491 0,0004 0,0007
4 Bilibil 0,24 0,0452 4 Anamuyu 0,25 0,0491 0,0006 0,0007
5 Brasil 0,19 0,0284 5 Brasil 0,19 0,0284 0,0017 0,0022
6 Chicle 0,18 0,0254 6 Chuculero 0,16 0,0201 0,0020 0,0030
7 Chuculero 0,14 0,0154 7 Chicle 0,17 0,0227 0,0030 0,0028
8 Copal 0,12 0,0113 8 Coquindo 0,20 0,0314 0,0034 0,0019
9 Coquindo 0,19 0,0284 9 Coquindo 0,11 0,0095 0,0017 0,0043
10 Coquindo 0,11 0,0095 10 Copal 0,10 0,0079 0,0036 0,0045
11 Coquindo 0,10 0,0079 11 Guamo 0,18 0,0254 0,0038 0,0025
12 Guamo 0,19 0,0284 12 Guamo 0,20 0,0314 0,0017 0,0019
13 Guamo 0,19 0,0284 13 Guamo 0,17 0,0227 0,0017 0,0028
14 Guamo 0,17 0,0227 14 Guamo 0,20 0,0314 0,0022 0,0019
15 Guamo 0,19 0,0284 15 Guamo 0,17 0,0227 0,0017 0,0028
16 Guamo 0,17 0,0227 16 Guamo 0,34 0,0908 0,0022 0,0002
17 Guamo 0,34 0,0908 17 Guamo 0,15 0,0177 0,0004 0,0033
18 Guamo 0,15 0,0177 18 Guamo 0,20 0,0314 0,0027 0,0019
19 Guamo 0,19 0,0284 19 Lechrero 0,17 0,0227 0,0017 0,0028
20 Lacre 0,28 0,0616 20 Lacre 0,27 0,0573 0,0001 0,0003
21 Lechero 0,17 0,0227 21 Lechero 0,15 0,0177 0,0022 0,0033
22 Lechero 0,15 0,0177 22 Lechrero 0,14 0,0154 0,0027 0,0036
23 Lechero 0,15 0,0177 23 Lechero 0,32 0,0804 0,0027 0,0000
24 Lechero 0,32 0,0804 24 N.N 0,18 0,0254 0,0001 0,0025
25 Morochillo 0,10 0,0079 25 Sapote 0,32 0,0804 0,0038 0,0000
26 N.N 0,19 0,0284 26 Rusio 0,11 0,0095 0,0017 0,0043
27 Rusio 0,11 0,0095 27 Rusio 0,15 0,0177 0,0036 0,0033
28 Rusio 0,15 0,0177 28 Rusio 0,12 0,0113 0,0027 0,0041
29 Rusio 0,11 0,0095 29 Rusio 0,17 0,0227 0,0036 0,0028
30 Rusio 0,17 0,0227 30 Sapote 0,33 0,0855 0,0022 0,0001
31 Sapote 0,33 0,0855 31 Brasil 0,20 0,0314 0,0002 0,0019
32 Uva 0,17 0,0227 32 Bolo de Puerco 0,54 0,2290 0,0022 0,0237
33 Uva 0,25 0,0491 33 Uva 0,17 0,0227 0,0004 0,0028
34 Uva 0,14 0,0154 34 Uva 0,25 0,0491 0,0030 0,0007
35 Bolo de Puerco 0,53 0,2206 35 Uva 0,14 0,0154 0,0228 0,0036
36 Bilibil 0,10 0,0079 36 Brasil 0,31 0,0755 0,0038 0,0000
37 Brasil 0,32 0,0804 37 Brasil 0,11 0,0095 0,0001 0,0043
38 Brasil 0,10 0,0079 38 Frijolero 1,40 1,5394 0,0038 2,1439
39 Frijolero 1,39 1,5175 39 Bilibil 0,10 0,0079 2,0960 0,0045
40 Morochillo 0,21 0,0346 40 Rusio 0,12 0,0113 0,0012 0,0041
41 N.N 0,10 0,0079 41 Yarumo 0,40 0,1257 0,0038 0,0025
42 Rusio 0,12 0,0113 42 Uva 0,39 0,1195 0,0034 0,0020
43 Uva 0,39 0,1195 43 Uva 0,23 0,0415 0,0025 0,0011
44 Uva 0,23 0,0415 0,0008
45 Yarumo 0,38 0,1134 0,0019
Total 9,99 3,1376 10,04 3,2329 2,2134 2,2683
Media 0,2220 0,0697 0,2335 0,0752


Sx y Sy 0,22429 0,23240

144


Tabla 1.3. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO
Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO
Nombre del Usuario: N.N Unidad de Muestreo: No.4

REGISTROS DEL USUARIO REGISTROS DE LA CAR DESVIACIONES
Número DAP Área Número DAP Área DEL
de Nombre (m) Basal de Nombre (m) Basal ÁREA BASAL
Orden Regional m
2
Orden Regional m
2
m
2

(niy) yi Yi (nix) xi Xi

(Yi-Y )
2
(Xi-X)
2

1 Anamuyu 0,45 0,1590 1 Baco 1,15 1,0387 0,0021 0,7039
2 Baco 1,14 1,0207 2 Anamuyu 0,45 0,1590 0,6658 0,0017
3 Bilibil 0,50 0,1964 3 Bilibil 0,49 0,1886 0,0001 0,0001
4 Brasil 0,55 0,2376 4 Caimitillo 0,41 0,1320 0,0011 0,0046
5 Caimitillo 0,42 0,1385 5 Chocho 0,59 0,2734 0,0044 0,0054
6 Chocho 0,60 0,2827 6 Brasil 0,55 0,2376 0,0061 0,0014
7 Chuculero 0,39 0,1195 7 Copal 0,46 0,1662 0,0073 0,0011
8 Copal 0,47 0,1735 8 Chuculero 0,40 0,1257 0,0010 0,0055
9 Coquindo 0,19 0,0284 9 Coquindo 0,18 0,0254 0,0311 0,0304
10 Fono 0,65 0,3318 10 Fono 0,64 0,3217 0,0161 0,0149
11 Fono 0,80 0,5027 11 Fono 0,59 0,2734 0,0887 0,0054
12 Fono 0,50 0,1964 12 Fono 0,79 0,4902 0,0001 0,0844
13 Fono 0,45 0,1590 13 Fono 0,51 0,2043 0,0021 0,0000
14 Garrapato 0,65 0,3318 14 Fono 0,45 0,1590 0,0161 0,0017
15 Gualanday 0,51 0,2043 15 Gualanday 0,50 0,1964 0,0000 0,0000
16 Guamo 0,34 0,0908 16 Guamo 0,33 0,0855 0,0130 0,0130
17 Guamo 0,53 0,2206 17 Guamo 0,52 0,2124 0,0003 0,0002
18 Guarango 0,80 0,5027 18 Garrapato 0,65 0,3318 0,0887 0,0175
19 Guarango 0,45 0,1590 19 Guarango 0,79 0,4902 0,0021 0,0844
20 Guarango 0,80 0,5027 20 Guarango 0,44 0,1521 0,0887 0,0023
21 Palo diablo 0,15 0,0177 21 Palo diablo 0,35 0,0962 0,0350 0,0107
22 Palo diablo 0,34 0,0908 22 Gurango 0,80 0,5027 0,0130 0,0918
23 Púchico 0,26 0,0531 23 Palo diablo 0,17 0,0227 0,0230 0,0313
24 Quiebra hacha 0,67 0,3526 24 Palo diablo 0,32 0,0804 0,0218 0,0142
25 Sangre toro 0,39 0,1195 25 Quiebra hacha 0,66 0,3421 0,0073 0,0203
26 Sangre toro 0,48 0,1810 26 Púchico 0,26 0,0531 0,0006 0,0215
27 Sapote 0,39 0,1195 27 Sangre toro 0,45 0,1590 0,0073 0,0017
28 Serindo 0,33 0,0855 28 Sangre toro 0,40 0,1257 0,0142 0,0055
29 Soliman 0,33 0,0855 29 Serindo 0,34 0,0908 0,0142 0,0119
30 Uva 0,49 0,1886 30 Soliman 0,35 0,0962 0,0003 0,0107
31 Tachuelo 0,29 0,0661 31 Sapote 0,39 0,1195 0,0192 0,0064
32 Uva 0,53 0,2206 32 Uva 0,45 0,1590 0,0003 0,0017
33 Uva 0,24 0,0452 33 Uva 0,48 0,1810 0,0254 0,0004
34 Brasil 0,55 0,2376 34 Uva 0,50 0,1964 0,0011 0,0000
35 Chuculero 0,14 0,0154 35 Uva 0,24 0,0452 0,0359 0,0239
36 Copal 0,25 0,0491 36 Tachuelo 0,30 0,0707 0,0242 0,0166
37 Laurel 0,34 0,0908 37 Brasil 0,55 0,2376 0,0130 0,0014
38 Copal 0,26 0,0531 0,0215
39 Laurel 0,32 0,0804 0,0142
40 Chuculero 0,13 0,0133 0,0348
Total 17,36 7,5764 18,61 7,9885 1,2906 1,3182
Media 0,4692 0,2048 0,4653 0,1997
Sx y Sy 0,18934 0,183845
145


Tabla 1.4. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO
Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO

Nombre del Usuario: N.N Unidad de Muestreo: No.7

REGISTROS DEL USUARIO REGISTROS DE LA CAR DESVIACIONES
Número DAP Área Número DAP Área DEL
de Nombre (m) Basal de Nombre (m) Basal ÁREA BASAL
0rden Regional m
2
Orden Regional m
2
m
2

(niy) yi Yi (nix) xi Xi

(Yi-Y )
2
(Xi-X)
2

1 Anamuyu 0,45 0,1590 1 Anamuyo 0,44 0,1521 0,0069 0,0051
2 Anamuyu 0,33 0,0855 2 Anamuyo 0,34 0,0908 0,0001 0,0001
3 Anón 0,21 0,0346 3 Arenillo 0,76 0,4536 0,0017 0,1391
4 Arenillo 0,79 0,4902 4 Bilibil 0,54 0,2290 0,1715 0,0220
5 Bilibil 0,54 0,2290 5 Anón 0,22 0,0380 0,0234 0,0018
6 Brasil 0,48 0,1810 6 Brasil 0,48 0,1810 0,0110 0,0101
7 Cacao 0,20 0,0314 7 Caimitillo 0,34 0,0908 0,0020 0,0001
8 Cacao 0,18 0,0254 8 Caimitillo 0,32 0,0804 0,0026 0,0000
9 Cacao 0,17 0,0227 9 Cacao 0,20 0,0314 0,0028 0,0024
10 Caimitillo 0,35 0,0962 10 Cacao 0,18 0,0254 0,0004 0,0030
11 Chuculero 0,25 0,0491 11 Chuculero 0,25 0,0491 0,0007 0,0010
12 Chuculero 0,20 0,0314 12 Chuculero 0,19 0,0284 0,0020 0,0027
13 Chuculero 0,19 0,0284 13 Chuculero 0,19 0,0284 0,0023 0,0027
14 Copal 0,25 0,0491 14 Cacao 0,17 0,0227 0,0007 0,0034
15 Coquindo 0,22 0,0380 15 Coquindo 0,20 0,0314 0,0014 0,0024
16 Coquindo 0,20 0,0314 16 Coquindo 0,22 0,0380 0,0020 0,0018
17 Fono 0,25 0,0491 17 Copal 0,24 0,0452 0,0007 0,0013
18 Fono 0,19 0,0284 18 Fono 0,25 0,0491 0,0023 0,0010
19 Guamo 0,29 0,0661 19 Guarango 0,21 0,0346 0,0001 0,0021
20 Guamo 0,32 0,0804 20 Guamo 0,30 0,0707 0,0000 0,0001
21 Guarango 0,20 0,0314 21 Guamo 0,32 0,0804 0,0020 0,0000
22 Laurel 0,25 0,0491 22 Lechoso 0,17 0,0227 0,0007 0,0034
23 Lechero 0,33 0,0855 23 Lechero 0,19 0,0284 0,0001 0,0027
24 Lechero 0,26 0,0531 24 Lechero 0,33 0,0855 0,0005 0,0000
25 Majagua 0,23 0,0415 25 Lechero 0,25 0,0491 0,0012 0,0010
26 Mortecino 0,33 0,0855 26 N.N 0,21 0,0346 0,0001 0,0021
27 N.N 0,20 0,0314 27 Mortecino 0,34 0,0908 0,0020 0,0001
28 Palo cruz 0,15 0,0177 28 Majagua 0,26 0,0531 0,0034 0,0008
29 Pavacaspe 0,33 0,0855 29 Rusio 0,13 0,0133 0,0001 0,0045
30 Rusio 0,11 0,0095 30 Pavacaspe 0,35 0,0962 0,0044 0,0002
31 Sangretoro 0,45 0,1590 31 Palo cruz 0,13 0,0133 0,0069 0,0045
32 Uva 0,12 0,0113 32 Sangretoro 0,45 0,1590 0,0042 0,0061
33 Bálsamo 0,12 0,0113 33 Uvo 0,51 0,2043 0,0042 0,0153
34 Chuculero 0,14 0,0154 34 Uva 0,12 0,0113 0,0037 0,0048
35 Costillo 0,60 0,2827 35 Brasil 0,53 0,2206 0,0428 0,0196
36 Fono 0,37 0,1075 36 Chuculero 0,14 0,0154 0,0010 0,0043
37 Fono 0,12 0,0113 37 Bálsamo 0,13 0,0133 0,0042 0,0045
38 Guamo 0,10 0,0079 38 Fono 0,35 0,0962 0,0046 0,0002
39 Guamo 0,53 0,2206 39 Fono 0,59 0,2734 0,0209 0,0371
40 Guamo 0,29 0,0661 40 Guamo 0,10 0,0079 0,0001 0,0053
41 Lechero 0,16 0,0201 41 Lechero 0,16 0,0201 0,0031 0,0037
42 Maíz tostado 0,24 0,0452 42 Guamo 0,53 0,2206 0,0009 0,0196
43 Nabueno 0,21 0,0346 43 Guamo 0,27 0,0573 0,0017 0,0005
44 Palo diablo 0,42 0,1385 44 Nabueno 0,21 0,0346 0,0039 0,0021
45 Palo diablo 0,25 0,0491 45 Maíz tostado 0,25 0,0491 0,0007 0,0010
46 Palo diablo 0,15 0,0177 46 Guamo 0,25 0,0491 0,0034 0,0010
47 Palo diablo 0,14 0,0154 0,0043
48 Palo diablo 0,40 0,1257 0,0020
49 Palo diablo 0,23 0,0415 0,0015
Totales 12,72 3,4952 14,08 3,9523 0,3556 0,3548
Media 0,2765 0,0760 0,2873 0,0807


Sx y Sy 0,08889 0,08597

146


Tabla 1.5. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO
Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO

Nombre del Usuario: N.N

Unidad de Muestreo: No.9

REGISTROS DEL USUARIO REGISTROS DE LA CAR DESVIACIONES
Número DAP Área Número DAP Área DEL
de Nombre (m) Basal de Nombre (m) Basal ÁREA BASAL
Orden Regional m
2
Orden Regional m
2
m
2

(niy) yi Yi (nix) xi Xi

(Yi-Y )
2
(Xi-X)
2

1 Achotillo 0,50 0,1964 1 Anamuyu 0,31 0,0755 0,0093 0,0004
2 Anamuyu 0,33 0,0855 2 Anamuyu 0,48 0,1810 0,0002 0,0073
3 Anamuyu 0,26 0,0531 3 Achotillo 0,49 0,1886 0,0022 0,0086
4 Bilibil 0,10 0,0079 4 Bilibil 0,19 0,0284 0,0085 0,0045
5 Bilibil 0,20 0,0314 5 Bilibil 0,20 0,0314 0,0047 0,0041
6 Bilibil 0,20 0,0314 6 Bilibil 0,22 0,0380 0,0047 0,0033
7 Bilibil 0,46 0,1662 7 Bilibil 0,46 0,1662 0,0044 0,0050
8 Brasil 0,40 0,1257 8 Bilibil 0,11 0,0095 0,0007 0,0074
9 Chuculero 0,20 0,0314 9 Chuculero 0,14 0,0154 0,0047 0,0065
10 Chuculero 0,24 0,0452 10 Chuculero 0,25 0,0491 0,0030 0,0022
11 Chuculero 0,13 0,0133 11 Chuculero 0,20 0,0314 0,0075 0,0041
12 Coquindo 0,39 0,1195 12 Frijolero 0,50 0,1964 0,0004 0,0101
13 Coquindo 0,35 0,0962 13 Frijolero 0,66 0,3421 0,0000 0,0607
14 Fono 0,40 0,1257 14 Coquindo 0,34 0,0908 0,0007 0,0000
15 Frijolero 0,50 0,1964 15 Coquindo 0,39 0,1195 0,0093 0,0006
16 Frijolero 0,65 0,3318 16 Fono 0,41 0,1320 0,0538 0,0013
17 Guamo 0,18 0,0254 17 Brasil 0,37 0,1075 0,0055 0,0001
18 Guamo 0,19 0,0284 18 Guarango 0,67 0,3526 0,0051 0,0659
19 Guamo 0,35 0,0962 19 Guamo 0,35 0,0962 0,0000 0,0000
20 Guarango 0,70 0,3848 20 Guamo 0,17 0,0227 0,0813 0,0053
21 Lechero 0,27 0,0573 21 Guamo 0,20 0,0314 0,0018 0,0041
22 Lechero 0,14 0,0154 22 Lechrero 0,13 0,0133 0,0071 0,0068
23 Maíz tostado 0,31 0,0755 23 Lechrero 0,41 0,1320 0,0006 0,0013
24 Maíz tostado 0,30 0,0707 24 Maíz tostado 0,23 0,0415 0,0008 0,0029
25 Maíz tostado 0,24 0,0452 25 Maíz tostado 0,29 0,0661 0,0030 0,0009
26 Mortecino 0,17 0,0227 26 Maíz tostado 0,30 0,0707 0,0059 0,0006
27 Mortecino 0,20 0,0314 27 Palo diablo 0,71 0,3959 0,0047 0,0901
28 Palo diablo 0,75 0,4418 28 Mortecino 0,18 0,0254 0,1170 0,0049
29 Peine mono 0,57 0,2552 29 Mortecino 0,21 0,0346 0,0241 0,0037
30 Polvillo 0,53 0,2206 30 Peine mono 0,55 0,2376 0,0146 0,0201
31 Rusio 0,13 0,0133 31 Rusio 0,14 0,0154 0,0075 0,0065
32 Rusio 0,26 0,0531 32 Rusio 0,25 0,0491 0,0022 0,0022
33 Rusio 0,23 0,0415 33 Rusio 0,22 0,0380 0,0034 0,0033
34 Sangretoro 0,35 0,0962 34 Polvillo 0,55 0,2376 0,0000 0,0201
35 Uva 0,26 0,0531 35 Rusio 0,13 0,0133 0,0022 0,0068
36 Uva 0,17 0,0227 36 Sangretoro 0,33 0,0855 0,0059 0,0001
37 Yarumo 0,21 0,0346 37 Yarumo 0,24 0,0452 0,0042 0,0026
38 Bilibil 0,30 0,0707 38 Bilibil 0,29 0,0661 0,0008 0,0009
39 Chuculero 0,20 0,0314 39 Uva 0,15 0,0177 0,0047 0,0061
40 Chuculero 0,23 0,0415 40 Uva 0,17 0,0227 0,0034 0,0053
41 Fono 0,34 0,0908 41 Fono 0,35 0,0962 0,0001 0,0000
42 Guamo 0,40 0,1257 42 Chuculero 0,20 0,0314 0,0007 0,0041
43 Peine mono 0,49 0,1886 43 Chuculero 0,23 0,0415 0,0079 0,0029
44 Guamo 0,37 0,1075 0,0001
45 Peine mono 0,50 0,1964 0,0101
46 Guamo 0,16 0,0201 0,0057
Totales 13,78 4,2908 14,40 4,4064 0,4285 0,4101
Media 0,3205 0,0998 0,3130 0,0958
Sx y Sy 0,101009 0,095469

147


Tabla 1.6. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO Y LA CAR POR
UNIDADES DE MUESTREO

Nombre del Usuario: N.N

Unidad de Muestreo: No.10
REGISTROS DEL USUARIO REGISTROS DE LA CAR DESVIACIONES
Número DAP Área Número DAP Área DEL
de Nombre (m) Basal de Nombre (m) Basal ÁREA BASAL
Orden Regional m
2
Orden Regional m
2
m
2

(niy) yi Yi (nix) xi Xi

(Yi-Y )
2
(Xi-X)
2

1 Ahumado 0,37 0,1075 1 Anamuyu 0,25 0,0491 0,0000 0,0034
2 Ahumado 0,45 0,1590 2 Ahumado 0,35 0,0962 0,0023 0,0001
3 Anamuyu 0,25 0,0491 3 Anamuyu 0,23 0,0415 0,0038 0,0043
4 Anamuyu 0,23 0,0415 4 Ahumado 0,42 0,1385 0,0048 0,0010
5 Arracacho 0,42 0,1385 5 Arracaho 0,43 0,1452 0,0008 0,0014
6 Bilibil 0,20 0,0314 6 Bilibil 0,22 0,0380 0,0063 0,0048
7 Cacao 0,16 0,0201 7 Caimitillo 0,36 0,1018 0,0082 0,0000
8 Cacao 0,14 0,0154 8 Caimitillo 0,38 0,1134 0,0091 0,0000
9 Caimitillo 0,39 0,1195 9 Caimitillo 0,12 0,0113 0,0001 0,0092
10 Caimitillo 0,36 0,1018 10 Caimitillo 0,10 0,0079 0,0001 0,0099
11 Caimitillo 0,12 0,0113 11 Cacao 0,14 0,0154 0,0099 0,0085
12 Caimitillo 0,11 0,0095 12 Cacao 0,17 0,0227 0,0103 0,0072
13 Canalete 0,39 0,1195 13 Cacao 0,20 0,0314 0,0001 0,0058
14 Chuculero 0,24 0,0452 14 Canalete 0,35 0,0962 0,0043 0,0001
15 Fono 0,28 0,0616 15 Fono 0,28 0,0616 0,0024 0,0021
16 Fono 0,30 0,0707 16 Fono 0,29 0,0661 0,0016 0,0017
17 Golondrino 0,29 0,0661 17 Chuculero 0,22 0,0380 0,0020 0,0048
18 Guamo 0,47 0,1735 18 Golondrino 0,27 0,0573 0,0039 0,0025
19 Guamo 0,40 0,1257 19 Guarango 0,55 0,2376 0,0002 0,0169
20 Guamo 0,33 0,0855 20 Guamo 0,45 0,1590 0,0006 0,0027
21 Guarango 0,57 0,2552 21 Guamo 0,33 0,0855 0,0208 0,0005
22 Laurel 0,42 0,1385 22 Guamo 0,40 0,1257 0,0008 0,0003
23 Maíz tostado 0,31 0,0755 23 Nabueno 0,25 0,0491 0,0012 0,0034
24 Nabueno 0,29 0,0661 24 Nabueno 0,16 0,0201 0,0020 0,0076
25 Nabueno 0,16 0,0201 25 Peine mono 0,42 0,1385 0,0082 0,0010
26 Peine mono 0,45 0,1590 26 Maíz tostado 0,31 0,0755 0,0023 0,0010
27 Púchico 0,70 0,3848 27 Laurel 0,43 0,1452 0,0751 0,0014
28 Púchio 0,44 0,1521 28 Palo diablo 0,45 0,1590 0,0017 0,0027
29 Rusio 0,39 0,1195 29 Rusio 0,45 0,1590 0,0001 0,0027
30 Yarumo 0,40 0,1257 30 Púchico 0,44 0,1521 0,0002 0,0020
31 Yarumo 0,38 0,1134 31 Púchico 0,68 0,3632 0,0000 0,0654
32 Yarumo 0,30 0,0707 32 Ahumado 0,43 0,1452 0,0016 0,0014
33 Ahumado 0,48 0,1810 33 Yarumo 0,39 0,1195 0,0049 0,0001
34 Ahumado 0,41 0,1320 34 Yarumo 0,40 0,1257 0,0005 0,0003
35 Bilibil 0,37 0,1075 35 Yarumo 0,31 0,0755 0,0000 0,0010
36 Caimitillo 0,45 0,1590 36 Ahumado 0,40 0,1257 0,0023 0,0003
37 Chuculero 0,27 0,0573 37 Caimitillo 0,42 0,1385 0,0029 0,0010
38 Chuculero 0,30 0,0707 38 Bilibil 0,37 0,1075 0,0016 0,0000
39 Chuculero 0,12 0,0113 39 Copal 0,21 0,0346 0,0099 0,0053
40 Copal 0,23 0,0415 40 Chuculero 0,27 0,0573 0,0048 0,0025
41 Coquindo 0,36 0,1018 41 Chuculero 0,31 0,0755 0,0001 0,0010
42 Fono 0,37 0,1075 42 Coquindo 0,38 0,1134 0,0000 0,0000
43 Garrapato 0,45 0,1590 43 Copal 0,23 0,0415 0,0023 0,0043
44 Guamo 0,62 0,3019 44 Fono 0,38 0,1134 0,0365 0,0000
45 Guamo 0,51 0,2043 45 Guamo 0,60 0,2827 0,0087 0,0307
46 Guamo 0,48 0,1810 46 Guamo 0,50 0,1964 0,0049 0,0079
47 Guarango 0,62 0,3019 47 Guamo 0,50 0,1964 0,0365 0,0079
48 Lechero 0,28 0,0616 48 Garrapato 0,45 0,1590 0,0024 0,0027
49 Madroño 0,32 0,0804 49 Madroño 0,33 0,0855 0,0009 0,0005
50 Maíz tostado 0,33 0,0855 50 Lechero 0,27 0,0573 0,0006 0,0025
51 Mortecino 0,32 0,0804 51 Maíz tostado 0,30 0,0707 0,0009 0,0014
52 Palo diablo 0,21 0,0346 52 Guarango 0,65 0,3318 0,0058 0,0503
53 Palo cruz 0,37 0,1075 53 Palo diablo 0,19 0,0284 0,0000 0,0063
54 Rusio 0,45 0,1590 54 Mortecino 0,32 0,0804 0,0023 0,0007
55 Púchico 0,40 0,1257 55 Púchico 0,37 0,1075 0,0002 0,0000
56 Sangretoro 0,39 0,1195 56 Palo cruz 0,37 0,1075 0,0001 0,0000
57 Palo cruz 0,30 0,0707 0,0014
58 Rusio 0,45 0,1590 0,0027
59 Sangretoro 0,41 0,1320 0,0006
Totales 19,82 6,2050 20,61 6,3398 0,3143 0,3076
Media 0,3539 0,1108 0,3493 0,1075
Sx y Sy 0,07560 0,0728236

148


Tabla 2. COMPARACIÓN DE LAS VARIANZAS POBLACIONALES DE LAS ÁREAS
BASALES CALCULADAS A PARTIR DE LOS DIÁMETROS MEDIDOS POR EL USUARIO Y LA CAR
UTILIZANDO LA DISTRIBUCIÓN DE F

Unidad Tamaño de la muestra Desviación Estándar S
2
Valor Diferencia
de CAR Usuario CAR Usuario CAR Usuario F=S
2
1/S
2
2 Crítico entre las
Muestreo n1 n2 Sx Sy S
2
x S
2
y & =0,5 Varianzas
1 53 49 0,07688 0,08132 0,0059 0,0066 1,1188 1,59 No existe
3 43 45 0,23240 0,22429 0,0540 0,0503 1,0736 1,69 No existe
4 40 37 0,18385 0,18934 0,0338 0,0358 1,0606 1,59 No existe
7 49 46 0,08597 0,08889 0,0074 0,0079 1,0691 1,59 No existe
9 46 43 0,09547 0,10101 0,0091 0,0102 1,1194 1,59 No existe
10 59 56 0,07282 0,07560 0,0053 0,0057 1,0778 1,59 No existe
S
2
1: Mayor valor de S
2


S
2
2: Menor valor de S
2


Ho: S
2
1 = S
2
2

H1= S
2
1 # S
2
2

Si F=S
2
1/S
2
2 > &, la Hipótesis nula (S
2
1=S
2
2) se rechaza. (Si existen diferencias entre las varianzas)
Si F=S
2
1/S
2
2 < &, la Hipótesis nula (S
2
1=S
2
2) se acepta. (No existen diferencias entre las varianzas)



Tabla 3. ANÁLISIS COMPARATIVO DE LA INFORMACIÓN REPORTADA
POR POR EL USUARIO Y LA CAR Y ESTIMADORES PORCENTUALES DE CONFIANZA

CAR USUARIO DIFERENCIAS Estimadores Porcentuales
Unidad Número Área Número Área Número Área de Confianza
de de DAP Basal de DAP Basal de Basal Precisión Error
Muestreo Árboles m m
2
Árboles m m
2
Árboles m
2
% %
Xi Yi Zi (Yi/Xi)100 (Zi/Xi)100
1 53 0,2389 3,1916 49 0,2406 2,9725 4 0,2191 93,135 6,865
3 43 0,2335 3,2329 45 0,2220 3,1376 -2 0,0953 97,052 2,948
4 40 0,4653 7,9885 37 0,4692 7,5764 3 0,4121 94,841 5,159
7 49 0,2873 3,9523 46 0,2765 3,4952 3 0,4571 88,435 11,565
9 46 0,3130 4,4064 43 0,3265 4,2908 3 0,1156 97,377 2,623
10 59 0,3493 6,3398 56 0,3539 6,2050 3 0,1348 97,874 2,126
Totales 290 29,1115 276 27,6775 14 1,4340
Media 95,074 4,926
Xi: Sumatoria de las áreas basales registradas por la CAR

Yi: Sumatoria de las áreas basales registradas por el Usuario
DAP: Media de los diámetros registrados por la CAR y por el Usuario














149

Tabla 4. ORGANIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN PARA EL CÁLCULO DE LOS INDICADORES DE
CONFIANZA ENTRE LA INFORMACIÓN REPORTADA POR EL USUARIO Y LA VERIFICADA POR LA
CAR

Unidad de
xi yi (xi)
2
(yi)
2
xy
Muestreo
1 3,1916 2,9725 10,1863 8,8358 9,4870
3 3,2329 3,1376 10,4516 9,8445 10,1435
4 7,9885 7,5764 63,8161 57,4018 60,5241
7 3,9523 3,4952 15,6207 12,2164 13,8141
9 4,4064 4,2908 19,4164 18,4110 18,9070
10 6,3398 6,2050 40,1931 38,5020 39,3385
Totales 29,1115 27,6775 159,6842 145,2115 152,2142
b 0,972211
a -0,104169
Syx 0,166150
Y= -0,1042+0,9722X
r 0,996847
r
2
0,993704































150

ANEXO 2
TABLAS DE PROBABILIDADES
GL para
el
denomin
ador

Grados de libertad (GL) para el numerador

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 12 15 20 24 30 40

1
2
3
4
5

6
7
8
9
10

11
12
13
14
15

16
17
18
19
20

21
22
23
24
25

30
40
60
120


161
18.5
10.1
7.71
6.61

5.99
5.59
5.32
5.12
4.96

4.84
4.75
4.67
4.60
4.54

4.49
4.454
.41
4.38
4.35

4.32
4.30
4.28
4.26
4.24

4.17
4.08
4.00
3.92
3.84

200
19.0
9.55
6.94
5.79

5.14
4.74
4.46
4.26
4.10

3.98
3.89
3.81
3.74
3.68

3.63
3.59
3.55
3.52
3.49

3.47
3.44
3.42
3.40
3.39

3.32
3.23
3.15
3.07
3.00

216
19.2
9.28
6.59
5.41

4.76
4.35
4.07
3.86
3.71

3.59
3.49
3.41
3.34
3.29

3.24
3.20
3.16
3.13
3.10

3.07
3.05
3.03
3.01
2.99

2.92
2.84
2.76
2.68
2.60

225
19.2
9.12
6.39
5.19

4.53
4.12
3.84
3.63
3.48

3.36
3.26
3.18
3.11
3.06

3.01
2.96
2.93
2.90
2.87

2.84
2.82
2.80
2.78
2.76

2.69
2.61
2.53
2.45
2.37

230
19.3
9.01
6.26
5.05

4.39
3.97
3.69
3.48
3.33

3.20
3.11
3.03
2.96
2.90

2.85
2.81
2.77
2.74
2.71

2.68
2.66
2.64
2.62
2.60

2.53
2.45
2.37
2.29
2.21

234
19.3
8.94
6.16
4.95

4.28
3.87
3.58
3.37
3.22

3.09
3.00
2.92
2.85
2.79

2.74
2.70
2.66
2.63
2.60

2.57
2.55
2.53
2.51
2.49

2.42
2.34
2.25
2.18
2.10

237
19.4
8.89
6.09
4.88

4.21
3.79
3.50
3.29
3.14

3.01
2.91
2.83
2.76
2.71

2.66
2.61
2.58
2.54
2.51

2.49
2.46
2.44
2.42
2.40

2.33
2.25
2.17
2.09
2.01

239
19.4
8.85
6.04
4.82

4.15
3.73
3.44
3.23
3.07

2.95
2.85
2.77
2.70
2.64

2.59
2.55
2.51
2.48
2.45

2.42
2.40
2.37
2.36
2.34

2.27
2.18
2.10
2.02
1.94

241
19.4
8.81
6.00
4.77

4.10
3.68
3.39
3.18
3.02

2.90
2.80
2.71
2.65
2.59

2.54
2.49
2.46
2.42
2.39

2.37
2.34
2.32
2.30
2.28

2.21
2.12
2.04
1.96
1.88

242
19.4
8.79
5.96
4.74

4.06
3.64
3.35
3.14
2.98

2.852
.75
2.67
2.60
2.54

2.49
2.45
2.41
2.38
2.35

2.32
2.30
2.27
2.25
2.24

2.16
2.08
1.99
1.91
1.83

244
19.4
8.74
5.91
4.68

4.00
3.57
3.28
3.07
2.91

2.79
2.69
2.60
2.53
2.48

2.42
2.38
2.34
2.31
2.28

2.25
2.23
2.20
2.18
2.16

2.09
2.00
1.92
1.83
1.75

246
19.4
8.70
5.86
4.62

3.94
3.51
3.22
3.01
2.85

2.72
2.62
2.53
2.46
2.40

2.35
2.31
2.27
2.23
2.20

2.182
.15
2.13
2.11
2.09

2.01
1.92
1.84
1.75
1.67

248
19.4
8.66
5.80
4.56

3.87
3.44
3.15
2.94
2.77

2.65
2.54
2.46
2.39
2.33

2.28
2.23
2.19
2.16
2.12

2.10
2.07
2.05
2.03
2.01

1.93
1.84
1.75
1.66
1.57

249
19.5
8.64
5.77
4.53

3.84
3.41
3.12
2.90
2.74

2.61
2.51
2.42
2.35
2.29

2.24
2.19
2.15
2.11
2.08

2.05
2.03
2.01
1.98
1.96

1.89
1.79
1.70
1.61
1.52

250
19.5
8.62
5.75
4.50

3.81
3.38
3.08
2.86
2.70

2.57
2.47
2.38
2.31
2.25

2.19
2.152
.11
2.07
2.04

2.011
.98
1.96
1.94
1.92

1.84
1.74
1.65
1.55
1.46

251
19.5
8.59
5.72
4.46

3.77
3.34
3.04
2.83
2.66

2.53
2.43
2.34
2.27
2.20

2.15
2.10
2.06
2.03
1.99

1.96
1.94
1.91
1.89
1.87

1.79
1.69
1.59
1.50
1.39




Tabla 1
Valores críticos de la distribución F
Para un nivel de significancia del 5 por ciento



151

ANEXO 3
ESTRUCTURA DE LAS TABLAS REQUERIDAS PARA EL CÁLCULO DE LOS
ESTADÍGRAFOS DE LA REVISIÓN DE UN INVENTARIO FORESTAL

Tabla 1. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO
POR EL USUARIO Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO

Nombre del Usuario: N.N

Unidad de Muestreo: No.

REGISTROS DEL USUARIO REGISTROS DE LA CAR DESVIACIONES
Número DAP Área Número DAP Área DEL
de Nombre (m) Basal de Nombre (m) Basal ÁREA BASAL
Orden Regional m
2
Orden Regional m
2
m
2

(niy) yi Yi (nix) xi Xi

(Yi-Y )
2
(Xi-X)
2

























Totales
Media
S



152

Tabla 2. COMPARACIÓN DE LAS VARIANZAS POBLACIONALES DE LAS ÁREAS BASALES
CALCULADAS A PARTIR DE LOS DIÁMETROS MEDIDOS POR EL USUARIO Y LA CAR
UTILIZANDO LA DISTRIBUCIÓN DE F

Unidad
Tamaño de la
muestra
Desviación
Estándar S
2
Valor Diferencia
de CAR Usuario CAR Usuario CAR Usuario F=S
2
1/S
2
2 Crítico entre las
Muestreo n1 n2 Sx Sy S
2
x S
2
y & =0,5 Varianzas







Ho: S
2
1 = S
2
2

H1= S
2
1 # S
2
2
Si S
2
1/S
2
2 > &, la Hipótesis nula (S
2
1=S
2
2) se
rechaza


Tabla 3. ANÁLISIS COMPARATIVO DE LA INFORMACIÓN REPORTADA
POR EL USUARIO Y LA CAR
Y ESTIMADORES PORCENTUALES DE CONFIANZA

CAR USUARIO DIFERENCIAS
Estimadores
Porcentuales
Unidad Número Área Número Área Número Área de Confianza
de de DAP Basal de DAP Basal de Basal Precisión Error
Muestreo Árboles m m
2
Árboles m m
2
Árboles m
2
% %
xi yi zi (yi/xi)100 (zi/xi)100








Totales








153



Tabla 4. ORGANIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN PARA EL
CÁLCULO DE LOS INDICADORES DE CONFIANZA ENTRE
LA INFORMACIÓN REPORTADA POR EL USUARIO Y LA
VERIFICADA POR LA CAR

Unidad de
xi yi (xi)
2
(yi)
2
xy
Muestreo
1
2
3
4
5
n
Totales
Resultados
b=
a=
Syx=
r=
r
2=


154



155

INTRODUCCIÓN

La aplicación de las directrices de extracción de impacto reducido en la tala y troceo de los árboles, es la
aplicación de técnicas adecuadas que buscan aumentar la eficiencia en relación con el volumen posible de
aprovechar de un árbol, reducir los desperdicios de madera, prevenir o mermar los impactos negativos
sobre la vegetación, los suelos y las aguas, evitar accidentes sobre los trabajadores forestales, prevenir
impactos adversos sociales asociados con estas actividades y posibilitar el acceso a mercados a través de
la certificación.

Las técnicas de impacto reducido en la tala y troceo de los árboles no es algo nuevo en el país ya que
algunas empresas forestales las han aplicado, pero se requiere hacer extensivas las prácticas en el
territorio nacional.

Con excepción de algunas empresas forestales debidamente organizadas, por lo general los trabajadores
forestales realizan las actividades de tala y troceo como producto del conocimiento tradicional, pero
carentes de capacitación y entrenamiento, originando pérdidas significativas de madera en el bosque,
impactos indeseables y en ocasiones, accidentes con pérdidas de vidas humanas. Generalmente las
actividades de tala y troceo se dejan en las manos de trabajadores forestales con poco o ningún control de
los profesionales y expertos forestales. Sin embargo, la aplicación exitosa de las directrices de extracción
de impacto reducido va más allá de los trabajadores forestales, requiriéndose capacitar a los encargados
de administrar, manejar y supervisar los bosques naturales.

Investigaciones recientes realizadas por el Proyecto “Aplicación y Evaluación de C&I para la Ordenación
Sostenible de los Bosques Naturales”, a Nivel de la Unidad de Ordenación Forestal en las zonas Piloto de
Olaya Herrera y Mecaya-Sencella (Otavo et al., 2001), determinaron que en las actividades de tala y troceo
la eficiencia es del 60%, con una pérdida del 40% que queda sin ninguna posibilidad de uso en el bosque.

Es necesario fomentar la utilización práctica de las actividades de extracción de impacto reducido en la tala
y troceo de árboles, a través de las CAR con el fin de aumentar el desempeño en el aprovechamiento
forestal.

Igualmente, se requiere generar un cambio de actitud frente a las prácticas indeseables utilizadas desde el
pasado, las cuales han originado grandes desperdicios de madera debido a las actividades conexas con la
tala y trozado de árboles, requiriéndose hacer reducciones significativas, lo que es más favorable que las
técnicas de alto impacto.

1. EVALUACIÓN DE LA PRESENCIA Y CORTE DE LIANAS

Los árboles en ocasiones están conectados con trepadoras o lianas que se desarrollan sobre los fustes y
las copas, las cuales cumplen funciones ecológicas de gran importancia como en el ciclo del agua,
nutrientes al suelo, alimento para la fauna y como medio de transporte para algunos animales.

A pesar de los beneficios de las lianas, las actividades del aprovechamiento forestal, cuando las lianas no
son eliminadas, pueden presentar los siguientes problemas:

a. Dificultan la orientación de caída deseada para el árbol a talar.
156

b. El árbol a talar puede quedar enganchado o colgado sobre otros árboles.
c. Aumento de daños sobre la vegetación originando la caída de árboles vecinos que no son objeto de
aprovechamiento y por consiguiente originan claros en el bosque.
d. Cuando el árbol cae, las lianas se rompen y actúan como un látigo golpeando fuertemente hacia los
lados.
e. Aumento de riesgo para la integridad de los trabajadores forestales.

Como medida preventiva para evitar y mitigar los posibles efectos anteriormente citados se recomienda
eliminar las lianas mediante el siguiente procedimiento:

a. Despejar las copas que dominan, únicamente de las especies que se desean aprovechar, por
aspectos económicos y ecológicos.
b. Cortar las lianas en dos partes, uno a nivel del suelo y otro más alto, ya que algunas especies son
capaces de producir raíces aéreas y sobrevivir si llegan a alcanzar el suelo.
c. Realizar el corte de las lianas por lo menos un año antes de la tala con el fin de que puedan morir y
que se desprendan de los árboles.

Además de las lianas, pueden existir ramas muertas y camufladas en el follaje que no son fácilmente
visibles, pero que pueden caer en el momento en que se inician las faenas de apeo o cuando el árbol inicia
los movimientos de caída, razón por la cual es necesario inspeccionar la copa antes de iniciar las labores
de la tala.

2. CALIDAD DE LA COPA

No todas las copas de los árboles tienen igual arquitectura y tamaño en altura y diámetro, características
que están relacionadas con la estructura horizontal y la densidad del bosque. Entre los aspectos a
considerar están, entre otros, los siguientes:

a. Simetría. Algunas copas son “radiales” cuando semejan círculos alrededor del fuste; “bilaterales o
zigomorfas”, cuando dan la sensación de ser ovaladas; y “asimétricas o irregulares”, cuando no tienen
una forma definida.

b. Extensión diametral. Algunos árboles presentan copas con diámetros grandes y otras con diámetros
pequeños.

c. Integridad. Algunas copas son enteras y bien distribuidas alrededor del eje central del árbol y otras
son irregulares con ramas quebradas o con la copa ubicada a un lado del eje del fuste.

3. EVALUACIÓN DEL FUSTE

Las cualidades de los fustes o troncos de los árboles son muy variables, dependiendo de la especie, la
calidad de sitio, densidad de árboles, la topografía y la ecología de las especies, entre otros aspectos de
interés, las cuales determinan características físicas particulares que inciden en la dirección de caída.

Los indicadores a tener en cuenta sobre las cualidades del fuste de un árbol son las siguientes:

157

a. Rectitud. Visualmente se determina si el fuste es totalmente recto o si presenta curvaturas.

b. Bifurcación. Evalúa si existen bifurcaciones del fuste a diferentes alturas sobre el suelo.

c. Inclinación. Determina si el fuste presenta algún grado de inclinación y su dirección.

d. Estado sanitario. Consiste en detectar sin un árbol presenta síntomas de huecos. Existen algunos
síntomas fácilmente identificables como la misma presencia de huecos, casa de termitas y
secreciones oscuras a lo largo del tronco. Dependiendo de la calidad del tronco, en ocasiones estos
árboles se aprovechan y en otras se dejan en el bosque cumpliendo un papel ecológico como refugio
de fauna y como productores de semillas.


4. DIRECCIÓN DE CAÍDA


La dirección de la caída de los árboles es una de las decisiones y prácticas de mayor importancia dentro de
las actividades del aprovechamiento forestal y en la extracción de impacto reducido, debido a que
dependiendo de la dirección dada se reducen o se aumentan los impactos sobre la vegetación remanente
del bosque natural. Los aspectos más importantes a considerar en la dirección de caída son los siguientes:

a. Calidad de la copa de los árboles.
b. Evaluación del fuste.
c. Impacto mínimo sobre la vegetación remanente.
d. Vientos.
e. Obstáculos en la dirección de caída y en el suelo.
f. Ruta de escape segura del trabajador forestal o motosierrista.
g. Sentido de la extracción de las vías de desembosque. La parte inferior del fuste debe quedar próxima
a las pistas de arrastre o caminos de madereo para evitar que la copa del árbol obstaculice las demás
operaciones de extracción (Figura 1).
h. Evitar que el árbol caiga sobre otro derribado para prevenir posibles hendiduras y desperdicios.

En ocasiones es necesario cambiar la dirección de caída para proteger otras especies florísticas, evitar la
formación de grandes claros o para proteger la seguridad de los trabajadores forestales. En estos casos se
deben realizar los ajustes pertinentes, señalizando la caída con cintas coloridas y marcando la dirección en
los mapas del aprovechamiento forestal











158


30 29



28


27
26 25




Figura 1. Dirección de caída de los árboles en sentido opuesto a la ramificación y en el sentido de las vías
de desembosque


5. PREPARACIÓN DE LOS ÁRBOLES A TALAR

Con el fin de asegurar el éxito de la tala, prevenir accidentes de los trabajadores forestales e impactos
sobre la vegetación, los árboles deben ser sometidos a labores de preparación, realizando, entre otras, las
siguientes actividades:

a. Limpiar el fuste de árbol de lianas.
b. Limpiar la base fuste de vegetación arbustiva que puedan dificultar las labores y tránsito de los
trabajadores forestales.
c. Limpiar el fuste de termitas o de nidos de otros insectos, que en el momento de la tala puedan
perturbar al motosierrista.
d. Colocar las herramientas de trabajo en sentido opuesto a la caída del árbol.
e. Constatar que la dirección de caída es la apropiada y que no existen riesgos de accidente.
f. Definir las rutas o caminos de escape.

6. TUMBA

La tumba, apeo o tala de los árboles es una actividad de mucha importancia en el aprovechamiento
forestal, ya que tiene incidencia directa en la seguridad de los trabajadores forestales, impacto sobre la
vegetación remanente, la calidad de del fuste y la eficiencia. Por consiguiente los trabajadores que realizan
esta actividad deben tener capacitación apropiada.

6.1 Corte de caída

En el corte de caída del árbol, entre otras, se debe cumplir con los las siguientes características:
a. La muesca o boca debe estar orientada hacia la dirección de caída del árbol.
159

b. La muesca debe tener forma de v, con un corte horizontal a 90 grados y otro inclinado de
aproximadamente 45 grados, los cuales deben alcanzar aproximadamente un tercio del fuste. El corte
de la muesca puede penetrar hasta aproximadamente un tercio del diámetro del fuste.
c. Debe tener un corte de caída o abatimiento, realizado horizontalmente y localizado en la parte
posterior de la muesca, con una profundidad que debe llegar hasta la mitad del fuste. El corte de
caída puede penetrar hasta aproximadamente la mitad del diámetro del fuste y debe estar un poco por
encima de la base de la muesca, entre 2,5 y 5 cm.
d. Entre los cortes de la muesca y de caída se deja una parte del fuste sin cortar que puede ser
aproximadamente el 10% del diámetro que se denomina “bisagra” y que sirve para apoyar el árbol
durante la caída, mantener el control del árbol para que no se raje, resbale o tuerza el tocón y caiga
en la dirección prevista. La bisagra debe tener las mismas dimensiones a lado y lado del fuste.
e. Es necesario disponer de una cuña que se coloca en el corte de caída y que sirve para ayudar a
empujar el árbol hacia la dirección de caída.
f. En el momento de inicio de la caída del árbol, el motosierrista debe dar voces de alerta a los demás
trabajadores forestales y salir por los caminos de escape.



Bisagra

Corte de caída ===== Muesca Caída del árbol




Figura 2. Cortes para la tala del árbol

6.1 Tala de árboles grandes

En muchas ocasiones ocurre que el diámetro del árbol es superior a la barra o espada de la motosierra,
requiriéndose realizar varias etapas a saber:

a. Se realiza el corte horizontal y vertical de la muesca desde ambos lados del fuste, realizando en
primera instancia el corte horizontal y después el corte oblicuo con el fin de evitar que la cadena de la
espada de la motosierra quede atascada.
b. Se hacen o se terminan los cortes centrales de la muesca.
c. Se efectúa el corte de caída, primero desde ambos lados del fuste y posteriormente el corte central.

6.2 Tala de árboles inclinados

Cuando los árboles están en posición inclinada se sigue las siguientes etapas:

a. Se hace la muesca siguiendo la dirección de inclinación del árbol. Se recomienda que la profundidad
del corte no sea mayor a de un cuarto del diámetro para evitar que la espada de la motosierra quede
atrapada.
b. Se realiza el corte de caída en dos etapas. Primero se efectúa un corte horizontal que se inicia en el
centro del fuste atravesando la espada de un lado al otro. Cuando el árbol es muy grande primero se
160

hace en un costado y luego en el otro, conservando la “bisagra”. En segundo lugar se realiza un corte
oblicuo que se debe juntar con el corte horizontal.







Bisagra
Corte de caída

Muesca Caída del árbol




Figura 3. Cortes para la tala de los árboles inclinados


6.3 Construcción de plataformas

En ocasiones algunos árboles presentan dificultades para la tala en la dirección deseada, especialmente
aquellos que están localizados en terrenos pendientes o aquellos que tienen raíces fúlcreas, dificultando
que el motosierrista pueda pararse de forma segura en el suelo, y por lo tanto, la muesca de corte se
pueda realizar a la altura deseada y en la dirección ideal.

Para solucionar estas limitantes, se requiere edificar plataformas de madera utilizando latizales o madera
de árboles caídos, de tal manera que el motosierrista pueda pararse de forma segura y realizar las
actividades de tala sin ningún grado de dificultad.

7. DESCOPE
El descope consiste en separar la copa del fuste del árbol, siguiendo las siguientes directrices:

a. Valorar hasta que parte del fuste, incluyendo la sección ramificada puede ser aprovechada.
b. Cuando existe una sección ramificada del fuste objeto de aprovechamiento, se empieza separando
las ramas desde la parte inferior hasta el ápice.
c. Las ramas grandes y gruesas se cortan en dos o más partes, iniciando desde la parte externa del
follaje hacia el interior del fuste, lo cual evita accidentes que afecten la integridad física de los
trabajadores forestales, rajaduras de la madera y que se atasque la espada de la motosierra.
d. El motosierrista debe estar siempre ubicado en lugar seguro y a una distancia apropiada, para evitar
que en el momento del descope, parte de la rama o del fuste caiga sobre su cuerpo
161


8. TROZADO

Cuando el fuste del árbol requiere ser seccionado se siguen las siguientes directrices:

a. Se mide y se marcan sobre el fuste cada una de las longitudes deseadas.
b. Se despeja cada uno de los sitios de corte para facilitar el trabajo y evitar accidentes.
c. Se utilizan cuñas para evitar el atasque de la espada de la motosierra o para que gire el fuste hacia
un lado.
d. Cuando los diámetros son muy grandes y la espada de la motosierra es corta, simultáneamente se
realizan cortes a los lados.
e. Si el fuste tiene huecos, se estima la parte afectada, por lo general utilizando una vara que se
introduce en el hueco para definir su longitud, determinar el sitio apropiado de corte y evitar
desperdicios. Cuando este fenómeno se presenta en especies de alto valor comercial que se utilizan
en aserrío, en ocasiones, dependiendo del daño, la parte afectada puede ser aprovechada.



Presión
Tensión




Tensión

Presión

Figura 4. Árboles talados bajo tensión

Cuando los árboles talados quedaron sujetos a tensiones y compresiones, para evitar accidentes en los
trabajadores forestales y pérdida de madera, es necesario seguir las siguientes directrices:

a. Identificar la posición y el sitio de sometido a tensión, el cual puede quedar en la parte superior o
inferior del fuste.
b. Inicialmente realizar cortes no muy profundos en el lugar sometido a tensión y posteriormente el sitio
bajo compresión. Luego se efectúan los cortes profundos laterales.

9. CAMINOS DE ESCAPE

La tala de árboles en los bosques naturales tropicales es altamente peligrosa y las tasas de accidentes de
los trabajadores forestales pueden ser altas si no se previenen los riesgos. El sotobosque, en ocasiones
dificulta la movilización rápida de los trabajadores forestales.



162










Camino de escape
Camino de escape
45
0
45
0












Dirección de caída
Figura 5. Determinación de los caminos de escape para protección de los trabajadores forestales

Los caminos de escape se diseñan hacia los costados y en sentido contrario a la caída del árbol en
ángulos no superiores a 45 grados (Figura 5). Por lo menos dos caminos de escape deben ser despejados
hasta una distancia superior a la longitud total del árbol que puede ser de 20 a 30m.

Los caminos de escape no se pueden trazar en la misma dirección de caída del árbol ya que los
trabajadores forestales pueden quedar atrapados, ni a 180 grados debido a que en ocasiones los árboles
retroceden significativamente.

10. REDUCCIÓN DE DESPERDICIOS

La reducción de los desperdicios es la meta y principal preocupación que se debe tener en las actividades
de tala y troceo de los árboles, ya que los errores que se cometan en estas actividades se traducen en:
163


a. Pérdidas apreciables de volúmenes de madera que se quedan en el bosque sin posibilidades de uso
o transformación.
b. Aumento en el número de tala de árboles para satisfacer las necesidades y por consiguiente, mayor
presión sobre el bosque.
c. Pérdidas económicas para las empresas y trabajadores forestales, debido al gasto de tiempo
improductivo, gasto de combustible y desgaste del equipo utilizado en la tala.

A continuación se presentan los errores más comunes y que se deben evitar en las actividades de tala y
trozado de los árboles:

a. Tocones altos. Los tocones deben ser lo más bajos posible ya que evitan pérdidas significativas
cundo se hace el dimensionamiento de trozas. En ocasiones los operadores prefieren hacer cortes
altos por comodidad o por falta de entrenamiento.
b. Cortes defectuosos en la muesca y corte de caída, originando astillamiento de una parte del fuste
objeto de aprovechamiento.
c. Dirección de caída del árbol hacia otros árboles de grandes dimensiones, ocasionando impactos y
rompimiento del fuste del árbol que se pretende aprovechar.
d. Dirección de caída dirigida hacia obstáculos existentes en el terreno, como árboles caídos o
montículos en sentido perpendicular, que pueden originar fractura del fuste en el momento de caída.

11. EQUIPOS Y MATERIALES

La utilización de los equipos y materiales apropiados son fundamentales para garantizar, de una parte, la
seguridad de los trabajadores forestales, y de otra, para propender por la sustentabilidad del bosque. Entre
otros, se requieren las siguientes herramientas:

a. Mapa de existencias.
b. Maceta para introducir cuñas.
c. Cuñas de metal o de madera para contribuir a la dirección de caída del árbol, para mantener abiertos
los cortes y destrabar la espada de la motosierra cuando esta queda atascada.
d. Machetes con fundas.
e. Ganchos con argollas para girar árboles o trozas.
f. Cinta métrica o regla de medición para el dimensionamiento de trozas que serán objeto de trozado.
g. Motosierra con sus aditamentos.

12. MANTENIMIENTO DEL EQUIPO

La eficiencia en el aprovechamiento de los árboles y la seguridad de los trabajadores forestales, también
está influida por el mantenimiento del equipo utilizado, especialmente de la motosierra, para lo cual es
necesario que el operador tenga conocimiento de su funcionamiento y de cada una de las partes que la
conforman.

Las motosierras con mal mantenimiento originan, entre otras consecuencias las siguientes:

a. Cortes defectuosos.
164

b. Aumento de desperdicios.
c. Pérdida de tiempo en los cortes.
d. Más esfuerzo del trabajador.
e. Más combustible.
f. Pérdida temprana de la vida útil.
g. Repuestos de manera permanente.
h. Incremento en el riesgo de accidentes.
i. Mayores costos económicos

13. SEGURIDAD INDUSTRIAL DEL TRABAJADOR FORESTAL

Las actividades relacionadas con la tala y trozado de los árboles son altamente peligrosas y de riesgo para
la integridad y salud de los trabajadores forestales y el no contar con los dispositivos de seguridad puede
originar consecuencias indeseables en el momento de la acción como a largo plazo.

Con frecuencia los trabajadores forestales, especialmente aquellos que no están vinculados a una empresa
forestal, debido a sus bajos ingresos y falta de equidad en la distribución de las ganancias, trabajan sin
contar por lo menos con el equipo mínimo de seguridad. Sin embargo, la normatividad nacional vigente en
el campo laboral, los criterios e indicadores para la ordenación sostenible de los bosques naturales a nivel
de la unidad de ordenación forestal y la certificación de productos provenientes de los bosques, incluyen
aspectos relevantes relacionados con la seguridad de los trabajadores.

Existen problemas en la salud e integridad física de los trabajadores forestales asociados a la tala y
trozado, sobre los cuales se requiere investigar y llevar estadísticas nacionales, especialmente los
originados por el trabajo físico, por el ruido y vibración de las motosierras y por el aserrín y astillas
provenientes de los cortes que golpean la cara y ojos de los operarios. Los accidentes en ocasiones han
determinado la pérdida de vidas humanas, mutilación de miembros superiores e inferiores y enfermedades,
que conllevan a la reducción de los trabajadores forestales.

Todo accidente o pérdida de una vida humana cuesta dinero, y cuando esta última situación ocurre muchas
familias ha quedado desamparadas debido a que el trabajador forestal, por lo general es cabeza de familia
y no ha contado con sistema de seguridad social. Por consiguiente, el no hacer nada o no utilizar los
equipos apropiados, puede generar altos costos o consecuencias irreversibles.

El operador o motiserrista y los ayudantes deben contar con el siguiente equipo y vestimenta:

a. Casco de seguridad con visera. El casco genera protección a la cabeza del trabajador contra posibles
materiales que puedan caer de las partes altas y la visera protege los ojos y la cara de partículas que
puedan saltar en el momento de usar la motosierra en los cortes del fuste.
b. Protector de oídos. Evita que el trabajador con el transcurso del tiempo pierda la capacidad auditiva
debido al ruido generado por la motosierra.
c. Guantes de protección para las manos. Protegen las manos del trabajador de cortaduras que se
pueden originar por astillas, cortes o por quemaduras de algunas de las partes de la motosierra.
d. Botas con suelas antideslizantes
e. Botiquín de primeros auxilios.
f.
165

14. CAPACITACIÓN DEL TRABAJADOR FORESTAL

Para la aplicación exitosa de las directrices de extracción de bajo impacto se requiere de la capacitación
del personal encargado de dirigir del aprovechamiento en el bosque como de los trabajadores forestales
encargados directamente de las operaciones de tala y troceo.

El personal encargado de dirigir el aprovechamiento debe tener pleno conocimiento de todas las
actividades que se realizan en el bosque, del número de trabajadores forestales y de estar monitoreando
de manera permanente los trabajos, de tal manera que si detectan irregularidades, éstas puedan ser
corregidas oportunamente.

Los trabajadores forestales deben ser capacitados y entrenados en relación con cada una de las siguientes
actividades:

a. Evaluación y presencia de lianas.
b. Corte de lianas.
c. Altura deseada del tocón.
d. Corte de la muesca.
e. Corte de caída.
f. Ancho de la bisagra.
g. Dirección de caída.
h. Disminución de impactos sobre la vegetación remanente.
i. Dimensionamiento y corte de trozas.
j. Movimiento de trozas.
k. Preparación de caminos de escape.
l. Primeros auxilios.
m. Utilización y mantenimiento de equipos.

El éxito de la aplicación de las técnicas de impacto reducido está en la capacitación del personal a todo
nivel relacionado con la administración, manejo, supervisión, tala y troceo de los árboles.


BIBLIOGRAFÍA


AMARAL, Paulo; VERÍSMO, Adalberto; BARRETO, Paulo y VIDAL, Edson. 1998. Bosque para Siempre.
Manual para la Producción de Madera en el Amazonas. WWF, IMASON, USAID. ISBN: 958-95905-1-9.
Belém, Brasil. 162p.

BLATE M., Geoffrey; PUTZ E., Francis y ZWEEDE C., Johan. 2001. Cambios en las prácticas de
extracción en el Amazonas. En: Actualidad Forestal Tropical. Volumen 9, Número 2. OIMT. Yokohama. p8-
9

BLOMBÄCK, Peter. 2001. Ocupándose de los trabajadores forestales. En: Actualidad Forestal Tropical.
Volumen 9, Número 2. OIMT. Yokohama. p13-14

166

DIKSTRA P., Dennis. 2001. Ideas antiguas y nuevas sobre la extracción de impacto reducido. En:
Actualidad Forestal Tropical. Volumen 9, Número 2. OIMT. Yokohama. p3-4

EFRANSJAH, KARTAWINATA Kuswata y SIST P., Manchfudh. 2001. Un cambio de actitud en el bosque.
En: Actualidad Forestal Tropical. Volumen 9, Número 2. OIMT. Yokohama. p10-11.

FAO. 1980. Motosierras en los bosques tropicales. Colección FAO, Capacitación 2. Roma. 98p.

JOLITZ, Thorsten. 2000. Rendimientos de actividades forestales. Fundación Jatun Jacha. Proyecto Subir.
ISBN:9978-41-464-9. Quito.77p.

JOLITZ, Thorsten y PALACIOS, Walter. 2000. Manual para Inventarios Forestales. Fundación Jatun
Sacha. Proyecto Subir. ISBN:9978-41-464-9. Quito.24p.

LAMPRECHT, Hans. 1990. Silvicultura en los Trópicos. Los Ecosistemas Forestales en los Trópicos y sus
Especies Arbóreas. Posibilidades y Métodos para un Aprovechamiento Sostenido. Cooperación Técnica de
Alemania (GTZ). Eschborn. 335p.

OIMT.1993. Directrices de la OIMT para la Conservación de la Diversidad Biológica en los Bosques
Tropicales de Producción. Yokohama. 20p.

________.1999. Directrices de la OIMT para la Ordenación Sostenible de Bosques Naturales. Yokohama.
19p.

________. 1999. Manual sobre la Aplicación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de
los Bosques Tropicales Naturales. Parte B. Indicadores a Nivel de la Unidad de Ordenación Forestal.
Yokohama. 50p.

OTAVO R., Edgar et al. 2001. Aplicación y Evaluación de los Criterios e Indicadores para la Ordenación
Sostenible de los Bosques Naturales a Nivel de la Unidad de Ordenación Forestal en las zonas Piloto de
Olaya Herrera y Mecaya-Sencella. Proyecto “Aplicación y Evaluación de los Criterios e Indicadores para la
Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales”, PD 8/97, Rev. 2 (F) Ministerio del Medio Ambiente,
ACOFORE, OIMT. Bogotá.181p+anexos.

URIBE A., Frank. 1991. Botánica General. Segunda Edición. Editorial Universidad de Antioquia. ISBN: 958-
9021-80-8. Medellín. 264p.
167



168

INTRODUCCIÓN

La interventoría forestal es la verificación de los actos administrativos y de las diferentes actividades
realizadas y sus efectos en relación con los aprovechamientos forestales de productos maderables y no
maderables, en el contexto de los requisitos establecidos por las autoridades ambientales.

El concepto de interventoría se asimila al de auditoría y se define “como un proceso de verificación
sistemático, apoyado en pruebas obtenidas objetivamente y de evaluación para determinar si actividades
específicas, eventos, condiciones, sistemas de manejo o información sobre estos aspectos cumplen con
los criterios de auditoría” (Modificados de ISO 14010, citado por Nsenkyiere y Simula, OIMT, 2000).

El mantenimiento de la base de los bosques naturales se ha convertido en una preocupación permanente
de las autoridades ambientales, de la industria y de la población rural, requiriéndose de garantías para el
suministro de materia prima destinada a la industria nacional, prevenir la degradación de los bosques
debido al aprovechamiento por encima de la capacidad permisible de corta y de una oferta de bosques que
posibilite la oferta de empleo a las comunidades rurales (de la presente y de las futuras generaciones) que
habitan los bosques. La interventoría forestal se constituye en un instrumento que permite evaluar el
cumplimiento de las pautas de manejo y aprovechamiento forestal, conocer los eventos que suceden a
favor o en contra de la ordenación y el manejo sostenible de los bosques y tomar los correctivos, cuando
ellos son necesarios.

El objetivo de la interventoría en las Unidades de Manejo Forestal es verificar que todas las actuaciones
relacionadas con los aprovechamientos forestales de productos maderables y no maderables, se realicen
con fundamento en los requisitos establecidos por las autoridades competentes, y en caso de que se
presenten impactos indeseables sobre los recursos abióticos, bióticos y sociales, tomar las medidas
pertinentes para lograr su restauración.

Las interventorías forestales se sustentan en el artículo 28, 31 y 32 del Decreto 1791 de 1996, al
mencionar que los aprovechamientos forestales de productos maderables y no maderables se deben
evaluar por las CAR, mediante visitas de campo antes de ser otorgados y durante su vigencia. Igualmente
en el artículo 41 del citado Decreto (Ibid.), se establece que las CAR podrán contratar interventorías para
seguimiento y monitoreo a los aprovechamientos forestales.


Todos los aprovechamientos forestales, sean de productos maderables y no maderables, se realizan bajo
requisitos jurídicos y requerimientos técnicos establecidos por el Ministerio del Medio Ambiente y por las
CAR, los cuales se constituyen en los indicadores que deben ser objeto de revisión y monitoreo por las
interventorías forestales.


De acuerdo a lo contemplado en los artículos 31 y 41 de Decreto 1791 de 1996, las interventorías pueden
ser internas y externas. La interventoría interna es realizada directamente por funcionarios competentes de
las CAR. La interventoría externa es realizada por un agente externo a las CAR, con conocimiento,
169

experiencia reconocida y acreditada, en aspectos relacionados con el manejo y aprovechamiento
sostenible de los bosques naturales.

1. ETAPAS DE LA INTERVENTORÍA

Con fundamento en lo señalado en el Decreto 1791 de 1996, las interventorías se deben realizar:

a. Antes de iniciar el aprovechamiento forestal.
b. Cada seis meses, después de otorgado el aprovechamiento forestal.
c. Finalizado el aprovechamiento forestal por vencimiento del término, agotamiento del volumen o
cantidad concedida, por desistimiento o abandono.
d. Cuando la autoridad ambiental lo estime pertinente.

1.1 Antes del otorgamiento del aprovechamiento forestal

Para iniciar el trámite de una solicitud de aprovechamiento forestal, se deben cumplir los siguientes pasos:

a. Verificación de la información presentada en la solicitud por el usuario, según los requisitos
establecidos por la CAR
b. Radicación de la solicitud.
c. Apertura del expediente.
d. Expedición y publicación del auto dando inicio del trámite por parte de la CAR (Artículos 70 y 71 de la
Ley 99 de 1993 y artículo 33 del Decreto 1791 de 1996).
e. Expedición por la CAR de los términos de referencia para la elaboración del plan de manejo o de
aprovechamiento forestal, según el caso.
f. Recepción del plan de manejo o de aprovechamiento forestal, revisión de oficina y de campo.
g. Elaboración del concepto técnico correspondiente, aceptando o haciendo recomendaciones para
mejorar o complementar el plan de manejo o de aprovechamiento forestal.
h. Dependiendo de los procedimientos específicos para algunas CAR, como CORPOAMAZONIA y
CODECHOCO, verificar los procedimientos establecidos por el Ministerio del Medio Ambiente.

1.2 Después del otorgamiento

De acuerdo al artículo 28 del Decreto 1791 de 1996, “cuando se trate de aprovechamientos forestales
persistentes o únicos, una vez recibido el plan de manejo o el plan de aprovechamiento, respectivamente,
las Corporaciones procederán a evaluar su contenido, efectuar las visitas de campo, emitir el concepto
técnico y expedir la resolución motivada”. De otra parte, el artículo 31 del citado Decreto (Ibid.), señala que
“todos los aprovechamientos forestales de bosques naturales o de la flora silvestre deberán ser revisados
por lo menos semestralmente por la Corporación competente”. Con fundamento en lo anterior, los pasos a
seguir, son los siguientes:
a. Expedición de la resolución motivada que otorga el aprovechamiento forestal o haciendo
requerimientos para mejorar o complementar el plan de manejo o de aprovechamiento forestal.
b. Notificación de la resolución al usuario.
170

c. Cuando se trate de aprovechamientos forestales persistentes superiores a 20 hectáreas, presentación
del inventario al 100% para la primera unidad de corta anual.
d. Concepto técnico de la CAR sobre el inventario al 100%.
e. Visita semestral por parte de la CAR al área objeto de aprovechamiento forestal para monitorear lo
señalado en el plan de manejo o de aprovechamiento forestal, según el caso y en las obligaciones
estipuladas en la resolución motivada que otorgó el aprovechamiento forestal.
f. Concepto técnico de la CAR sobre la visita semestral.
g. Expedición de resolución motivada, en caso de que se requieran hacer requerimientos sobre aspectos
que deben ser corregidos o mejorados.
h. Notificación de la resolución al usuario

1.3 Liquidación del aprovechamiento forestal

El artículo 32 del Decreto 1791 de 1996, manifiesta que “cuando se den por terminadas las actividades de
aprovechamiento de bosques naturales o de productos de la flora silvestre, bien sea por vencimiento del
término, por agotamiento del volumen o cantidad concedida, por desistimiento o abandono, la Corporación
efectuará la liquidación definitiva, previo concepto técnico...”. Para lo anterior se deben cumplir los
siguientes pasos:

a. Revisión de todos los antecedentes relacionados con el aprovechamiento forestal.
b. Determinación de la causa de la terminación del aprovechamiento forestal.
c. Visita de la CAR al área objeto de aprovechamiento forestal para monitorear lo señalado en el plan de
manejo o de aprovechamiento forestal, según el caso y en las obligaciones estipuladas en la resolución
motivada que otorgó el aprovechamiento forestal.
d. Concepto técnico sobre liquidación del aprovechamiento forestal.
e. Expedición de la resolución motivada liquidando el aprovechamiento y cerrando el expediente, o
determinando el cumplimiento de las obligaciones no realizadas.
f. Notificación de la resolución al usuario.
i. Publicación de la resolución dando por terminadas las actuaciones (Artículos 70 y 71 de la Ley 99 de
1993 y artículo 33 del Decreto 1791 de 1996).

2. CRITERIOS DE VERIFICACIÓN
Los criterios de verificación de la interventoría se desprenden de los requisitos establecidos por la
normatividad vigente del Ministerio del Medio Ambiente y de las CAR, en relación con los
aprovechamientos forestales de productos maderables y no maderables.

3. PROCEDIMIENTO

3.1 Revisión y evaluación de documentos

3.1.1. Para solicitudes de aprovechamiento

171

Antes de emprender los trabajos de campo, se revisan todos los documentos existentes en el expediente
configurado por la CAR, en el cual deben aparecer cronológicamente y debidamente foliadas, todas las
actuaciones acopiadas en relación con la solicitud del aprovechamiento forestal, sea único, persistente,
permiso o autorización. Entre otros, deben aparecer los siguientes documentos:

a. Solicitud con el nombre del interesado.
b. Ubicación del predio, jurisdicción, linderos y superficie.
c. Régimen de propiedad del área.
d. Especies, volumen, cantidad o peso aproximado que se pretende aprovechar y uso que se pretende
dar a los productos.
e. Mapa del área según la extensión del predio.
f. Plan de manejo y/o aprovechamiento forestal, según se trate de permiso o autorización forestal.
g. Constancia de notificación y publicación, según lo señalado en los artículos 70 y 71 de la Ley 99 de
1993.

En relación con las solicitudes de aprovechamiento forestal sobre las tierras boscosas de comunidades
indígenas y negras, se deben revisar cuidadosamente las solicitudes y/o autorizaciones debidamente
expedidas y legalizadas de acuerdo con los requisitos establecidos por sus formas particulares de
gobierno, sin lo cual no se puede proceder a continuar con ningún tipo de actuación.

Una vez analizado y evaluado por la CAR, que el plan de manejo y/o de aprovechamiento forestal se ajusta
a los requerimientos técnicos, a los conceptos silviculturales y cálculos matemáticos, entre otros, se
procede a realizar la visita de campo, mediante notificación escrita que la CAR realiza al interesado en el
aprovechamiento forestal.

3.1.2. Para aprovechamientos forestales otorgados

Para permisos y/o autorizaciones otorgados por la CAR, antes de emprender los trabajos de monitoreo en
el campo, se procede a revisar y analizar:

a. La resolución motivada que otorgó el aprovechamiento forestal, analizando la localización del área y
linderos, extensión de la superficie a aprovechar, especies a aprovechar, sistemas de
aprovechamiento, obligaciones del usuario y directrices de mitigación, entre otros.
b. El plan de manejo y/o aprovechamiento según el caso.
c. El informe semestral presentado por el usuario.

4. EVALUACIÓN EN EL BOSQUE

Se revisa específicamente lo que se quiere verificar, sea solicitud o monitoreo del aprovechamiento, para lo
cual, el encargado de la interventoría debe llevar definidos, con sustento en lo señalado en los puntos
3.1.1. y 3.1.2, todos los aspectos o criterios previamente identificados y seleccionados.

De todo lo observado, medido y cuantificado en el terreno se tomará nota y se analizará con el interesado o
con su representante técnico o legal. En algunos casos será necesario acopiar y acreditar pruebas como
172

fotografías, videos, entrevistas, consultas y grabaciones, todo lo cual, servirá de soporte para la toma de
decisiones.


5. ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN COMPILADA

La información acopiada en el terreno debe ser organizada, revisada y valorada, de acuerdo a los objetivos
de la visita de la interventoría. En algunos casos se requiere hacer consultas y revisiones jurídicas y
técnicas, así como cálculos especiales para llegar a conclusiones coherentes y debidamente sustentadas,
todo lo cual servirá de soporte para la elaboración del concepto técnico.

6. GUÍA DE LOS CONCEPTOS TÉCNICOS

De acuerdo a lo señalado en el artículo 31 del Decreto 1791 de 1996 “de la visita se elaborará un concepto
técnico en el cual se dejará constancia de lo observado en el área y del cumplimiento o no de las
obligaciones establecidas en la providencia que otorgó el aprovechamiento forestal o de productos de la
flora silvestre”.

El concepto técnico es un juicio profesional escrito por el responsable de la interventoría, ajustado a la
realidad de los documentos revisados y de lo observado en el bosque, apartado de la subjetividad,
consistente y sustentado en evidencias, argumentos técnicos y científicos.

El concepto técnico constará de las siguientes partes:

6.1 Encabezamiento

Tiene por objeto caracterizar de manera sustantiva los aspectos fundamentales que son objeto de
evaluación y consta principalmente de las siguientes partes:

a. Concepto Técnico No---. Se escribe el número de acuerdo al consecutivo cronológico de la CAR.
b. Asunto. Describe cuál es el objetivo de la evaluación, por ejemplo revisión de un inventario forestal,
supervisión semestral de aprovechamiento, etc.
c. Interesado. Es el nombre de la persona natural o jurídica objeto de la evaluación.
d. Localización. Ubicación geográfica (vereda, corregimiento, municipio y departamento).
e. Expediente No---. Se escribe el número del expediente asignado por la CAR.
f. Ciudad y fecha. Se escribe la ciudad y la fecha donde se elabora el concepto técnico.

6.2 Antecedentes

Describe cronológicamente las principales actuaciones relacionadas con el objeto de la interventoría. Cada
elemento o aspecto que se mencione deber ser objeto de una cita (entre paréntesis) correspondiente al
número del folio o folios del expediente, del plan de manejo y/o del aprovechamiento forestal. Se presentan
dos situaciones:

6.2.1 Para solicitudes de aprovechamiento

173

a. En esta parte se dejará constancia, entre otras, de las siguientes actuaciones: i) Fecha de solicitud con
el nombre del interesado; ii) Fecha de aceptación de la CAR; iii) Ubicación geográfica del predio
(vereda, corregimiento, municipio, departamento), jurisdicción, linderos y superficie; iv) Régimen de
propiedad del área; v) Documentos que acreditan la propiedad privada; vi) Especies, volumen, cantidad
o peso aproximado a aprovechar y uso que se pretende dar a los productos; vii) Fecha de notificación
y publicación, según lo señalado en los artículos 70 y 71 de la Ley 99 de 1993; viii) Otras actuaciones
de interés.
b. Plan de manejo y/o aprovechamiento forestal. Fecha de presentación.

6.2.2 Para aprovechamientos forestales otorgados

a. En esta parte se dejará constancia, entre otras, de las siguientes actuaciones: i) Resolución y fecha de
otorgamiento del permiso y/o autorización por la CAR; ii) Ubicación geográfica del predio (vereda,
corregimiento, municipio, departamento), jurisdicción, linderos y superficie; iii) Régimen de propiedad
del área; iv) Extensión, especies, volumen, cantidad o peso permisionado y/o autorizado por la CAR;
v) Principales obligaciones establecidas por la CAR al titular del aprovechamiento forestal.
b. Fecha en que se practica la visita de evaluación, interventoría o revisión al bosque, citando todos los
nombres y cargos de las personas y/o asesores que practicaron las revisiones e inspecciones al
bosque.
c. Otras actuaciones de interés.

6.2.3 Para liquidación definitiva de permisos y/o autorizaciones

Según el artículo 32 del Decreto 1791 de 1996, “cuando se den por terminadas las actividades de
aprovechamiento de bosques naturales o de productos de la flora silvestre, bien sea por vencimiento o por
término, por agotamiento del volumen o cantidad concedida, por desistimiento o abandono, la Corporación
efectuará la liquidación definitiva, previo concepto técnico, en el cual se dejará constancia del
cumplimiento de los diferentes compromisos adquiridos por el usuario”.

a. En esta parte se dejará constancia, entre otras, de las siguientes actuaciones: i) Resolución y fecha
de otorgamiento del permiso y/o autorización por la CAR; ii) Ubicación geográfica del predio (vereda,
corregimiento, municipio, departamento), jurisdicción, linderos y superficie; iii) Régimen de propiedad
del área; iv) Extensión, especies, volumen, cantidad o peso permisionado y/o autorizado por la CAR;
v) Principales obligaciones establecidas por la CAR al titular del aprovechamiento forestal; vi)
Liquidación semestral y/o anual y/o total de los dineros canceladas por aprovechamiento forestal de
acuerdo a los derechos y tasas establecidas por la CAR; vii) Otras actuaciones de interés.
b. Fecha de culminación de las actividades del aprovechamiento forestal, citando la(s) causa(s).
c. Fecha en que se practica la visita final de evaluación, interventoría o revisión al bosque, citando
todos los nombres y cargos de las personas y/o asesores que practicaron las revisiones e
inspecciones al bosque.

6.3 Concepto. Se presentan las siguientes situaciones:

6.3.1. Para solicitudes de aprovechamiento. El concepto está dirigido fundamentalmente a:

174

a. Que todos los documentos presentados por el interesado estén de acuerdo con los requisitos
establecidos por la CAR y la ley.
b. Aprobación y/o recomendaciones y/o impugnación del inventario forestal.
c. Aprobación y/o recomendaciones para mejorar el plan de manejo y/o aprovechamiento forestal.
d. Aprobación y/o negación de la solicitud de aprovechamiento forestal.
e. Si la solicitud es aprobada mencionar: i) Extensión de la superficie a aprovechar; ii) Especies,
número de individuos, volúmenes, peso o cantidad y diámetros de cortas establecidos; iii) Sistemas
de aprovechamiento y manejo, derivados de los estudios presentados y aprobados; iv) Obligaciones
a las cuales queda sujeto el titular del aprovechamiento forestal; v) Medidas de mitigación,
compensación y restauración de los impactos y efectos ambientales; vi) Derechos y tasas; Vigencia
del aprovechamiento; vii) Informes semestrales; viii) Otros.
f. Nombre, firma y cargo de la persona(s) que elabora el concepto técnico y de su jefe inmediato.

6.3.2. Para aprovechamientos forestales otorgados. El concepto está dirigido fundamentalmente a:

a. Evaluar, para un período de tiempo, todas las obligaciones establecidas por la CAR en la resolución
motivada que otorgó el permiso y/o autorización de aprovechamiento forestal.
b. Presentar las conclusiones y recomendaciones a que haya lugar.
c. Nombre, firma y cargo de la persona(s) que elabora el concepto técnico y de su jefe inmediato.

6.3.3. Para liquidación definitiva de permisos y/o autorizaciones. El concepto está dirigido
principalmente a:

a. Evaluar para el período total de la vigencia del aprovechamiento, todas las obligaciones establecidas
por la CAR en la resolución motivada que otorgó el permiso y/o autorización de aprovechamiento
forestal.
b. Dar por terminadas las actuaciones administrativas y/o presentar las conclusiones y
recomendaciones a que haya lugar.
c. Nombre, firma y cargo de la persona(s) que elabora el concepto técnico y de su jefe inmediato.

En el Cuadro 1 se presenta un esquema general de la estructura de un concepto técnico incluyendo
encabezamiento, antecedentes y concepto.

7. RECURSOS HUMANOS Y REQUISITOS

Para efectos de la interventoría interna a cargo de las CAR, el personal que está bajo su cargo por nómina
o por contrato, puede estar dedicado exclusivamente a esta actividad o desempeñando otros trabajos
relacionados con la ordenación, el manejo y el aprovechamiento de los bosques naturales.

Las auditorías externas pueden ser realizadas por personas naturales o jurídicas, que deben contar con
las calificaciones y experiencia necesarias para realizar los trabajos de supervisión. En este caso,
necesariamente se requiere de un ingeniero forestal con conocimiento de la normatividad, la ordenación,
aprovechamiento y manejo de los bosques naturales.

Los equipos para la auditoría se pueden organizar de acuerdo a la extensión del área objeto de evaluación,
características ecológicas, la complejidad de las operaciones forestales, existencia o ausencia de
175

problemas sociales, accesibilidad al área y disponibilidad de recursos económicos, entre otros, de tal
manera que en algunos casos se requiere conformar equipos interdisciplinarios.

Cuadro 1. Esquema general del contenido del concepto técnico

CORPORACION PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE DEL SUR DE LA AMAZONIA
CORPOAMAZONIA

CONCEPTO TÉCNICO No. -----

ASUNTO:
................................................................................................................................................................
INERESADO:
................................................................................................................................................................
LOCALIZACIÓN:
................................................................................................................................................................
EXPEDIENTE:
................................................................................................................................................................
CIUDAD Y FECHA:
................................................................................................................................................................

ANTECEDENTES
1.
2.
n

CONCEPTO
1.
2.
n

------------------------------------ Vo.Bo. -------------------------------------------
Responsable del Concepto Subdirector de Gestión Ambiental


Se recomienda contar con un equipo mínimo de tres asesores que se ajustará, con un incremento en el
número, si así se precisa. Los equipos deberán tener por lo menos un ingeniero forestal que conozca las
prácticas locales de ordenación forestal. Los asesores no deberán tener ningún vínculo directo con la
unidad de la organización que se está examinando.

Entre los requisitos básicos de los interventores está la experiencia práctica, aspecto que debe tener un
peso significativo en la selección. Existen varias áreas temáticas que son difíciles de revisar por los
profesionales forestales, como por ejemplo, los aspectos sociales, requiriéndose de equipos
interdisciplinarios o de profesionales forestales con especialización es esas áreas. Sin embargo, las CAR
pueden definir los requisitos para regiones específicas o para casos puntuales.
176


El asesor deberá contar con las siguientes calificaciones:

a. Grado básico en silvicultura.
b. Experiencia práctica laboral de 5 años.
c. Conocimiento de la normatividad nacional y regional en relación con los aprovechamientos forestales.
d. Conocimiento de las prácticas de aprovechamiento y silvícolas.
e. Conocimiento de los procedimientos de evaluación.

8. PRINCIPALES ELEMENTOS PARA LA VIABILIDAD DE LAS INTERVENTORÍAS

Para que las interventorías sean viables y presenten resultados confiables y propositivos, se requiere:

a. Rigurosidad. Se deben examinar y verificar cuidadosamente todos los aspectos exigidos por las CAR
en relación con el caso objeto de estudio o de evaluación.
b. Ética profesional. Indica transparencia, independencia, confiabilidad y honestidad del interventor frente
al usuario del recurso como ante la Corporación.
c. Profesionales competentes. Los encargados de las auditorías deben ser profesionales competentes y
con la suficiente experiencia y conocimiento en los temas objeto de la evaluación.
d. Conceptos técnicos consistentes. Conceptos técnicos emitidos con fundamento en la realidad
encontrada, lo cual implica que diferentes interventores deben llegar a los mismos resultados.
e. Costos. Valores económicos justos y austeros frente al usuario del recurso (cuando éste asume el
costo) y ante la Corporación.

BIBLIOGRAFÍA


COLOMBIA. CONGRESO DE LA REPÚBLICA 1993. Ley 99. Por la cual se crea el Ministerio del Medio
Ambiente, se reordena el sector público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los
recursos naturales renovables, se reorganiza el Sistema Nacional Ambiental (SINA) y se dictan otras
disposiciones. Bogotá.

COLOMBIA. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. 1996. Decreto 1791. Por medio del cual se establece el
Régimen de Aprovechamiento Forestal. Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá.

GENCAT. 2002. Norma ISO 14001 de gestión ambiental. Departamento de Medio Ambiente.
htp:/www.gencat.es/mediamb/qamb/ciso.htm. Andalucía. 3p.

INTERNATIONAL ORGANIZATION FOR STANDARSIZATION. ISO. 2002. ISO 14000. Meet the whole
family. pue.upaep.mx/tareas/calidad7/.Ginebra.10p.

177

NSENKYIERE, E. O. y SIMULA, Markku. 2000. Estudio comparativo de los sistemas de auditoria de la
ordenación forestal sostenible. Informe final. Organización Internacional de Maderas Tropicales (OIMT).
Yokohama. 95p.
178


GLOSARIO

Abundancia
Grado de participación de una especie en número de individuos con respecto al total de individuos de todas
las especies que se han registrado en un inventario forestal. Se acostumbra a expresar en porcentaje
(abundancia relativa).

Aprovechamiento forestal
Es la extracción de productos del bosque y comprende desde la obtención hasta el momento de la
transformación (Decreto 1791 de 1996). Incluye los métodos de explotación y transporte.

Aprovechamiento forestal sostenible
Es el uso de los recursos forestales maderables y no maderables que se efectúa manteniendo el
rendimiento normal del bosque mediante la aplicación de técnicas silvícolas que permitan la renovación y
persistencia del recurso (Decreto 1791 de 1996).

Área basal
Superficie expresada en cm
2
o m
2
de la sección transversal a la altura del pecho (1.30 m.) de un árbol o de
todos los árboles de una masa. Se debe entender que es sin corteza cuando no se diga lo contrario.

Bejuco
Planta trepadora de largos tallos no leñosos y de diámetro menor de 5 cm. que utiliza otras plantas como
sostén.

Bosque natural
Zona boscosa compuesta de árboles nativos, no plantados por el hombre, que se clasifica utilizando los
criterios de formaciones o tipos de bosque, el grado de alteración o modificación antrópica y la
interferencia humana.

Bosque residual
Masa forestal ideal expresada en volumen o área basal que se deja en crecimiento para futura cosecha
luego de aplicadas las cortas principales y de mejoramiento.

Brinzal
Árbol joven nacido de semilla, desde su germinación hasta alcanzar una altura de 3 m.

Ciclo de corta
Intervalo planeado entre operaciones de corta principal en la misma parcela u otra subdivisión permanente
del bosque.

Corta
Actividad de aprovechamiento forestal que consiste en el alistamiento de las plantas a cosechar o su
recolección y la preparación en bruto de aquellas partes de la planta o de los productos que se extraerán
del bosque hasta el momento previo al desembosque. Puede ser mecánica o manual.


179

Corta permisible (posibilidad)
Cantidad de productos maderables y no maderables que pueden obtenerse de un bosque sin disminuir su
capacidad de producción, buscando la sostenibilidad ambiental y el rendimiento sostenido en productos de
la mejor calidad. Constituye un método regulatorio de la producción para aprovechar el crecimiento del
bosque y normalizar la masa.

Cosecha
Es una de las fases del aprovechamiento forestal que incluye una serie de actividades en su
implementación. Puede ser sinónimo de aprovechamiento forestal

Cuartel
Unidad técnico-operativa de superficie definida en que se divide la Unidad de Manejo Forestal, con una
población vegetal y una oferta de productos maderables y no maderables a cosechar de acuerdo al
inventario forestal y sujeta a un plan de cortas. Su tamaño depende de la extensión de la UOF, del ciclo de
corta y de factores operativos y económicos del aprovechamiento forestal.

Cuartel de corta anual
Unidad de superficie destinada a la corta anual de aprovechamiento en la Unidad de Manejo Forestal. Sus
linderos son bien definidos y basados generalmente en características naturales o artificiales. Su tamaño
depende de la extensión de la UOF, del ciclo de corta y de factores económicos.

Densidad
Término usado frecuentemente en ecología vegetal para indicar el número de individuos (árboles) por
unidades de área (hectárea).

Directriz
Conjunto de instrucciones y medidas relacionadas en una norma expedida o documento aprobado por la
respectiva autoridad ambiental u otra autoridad legalmente establecida, que sirven de soporte para el
desarrollo y/o cumplimento de una actividad específica.

Diversidad biológica
Variedad de organismos vivos que existen en todas la fuentes, inclusive los ecosistemas terrestres y
marinos y otros ecosistemas acuáticos, así como los complejos ecológicos de los cuales son parte. Abarca
así mismo la diversidad de una misma especie, entre las diferentes especies y en los ecosistemas
(Convenio sobre la Diversidad Biológica, 1992). Término usado como sinónimo de biodiversidad.

Ecosistema
Complejo dinámico de ecosistemas vegetales, animales y de microorganismos y su medio no viviente que
interactúan como una unidad funcional (Convenio sobre Diversidad Biológica, 1992).

Ecosistema forestal
Ecosistema en el cual predomina la vegetación de tipo arbóreo, arbustivo y/o palmaceo. Suele asimilarse
más al concepto de selva o bosque natural.

Estructura diamétrica
Distribución de los árboles de un rodal o bosque en clases diamétricas de amplitud definida.

180

Estructura diamétrica positiva
Distribución bien equilibrada de árboles de una especie o de un conjunto de especies en las diferentes
categorías diamétricas, con buena cantidad de individuos en las clases inferiores que garantizan la
reconstitución del bosque o la perpetuación de la especie a partir de la regeneración natural luego de su
aprovechamiento a partir de un diámetro mínimo de corta.

Extracción forestal
Fase del aprovechamiento forestal en la cual se realiza la movilización de los productos en bruto o
semielaborados desde el sitio de corta en el bosque, hasta las vías de transporte terrestre o fluvial. Suele
definirse también como transporte menor o desembosque.

Fenología
Estudio de los fenómenos biológicos acomodados a un cierto ritmo periódico, como la brotación, la
florescencia, la maduración de los frutos, etc., fenómenos que se relacionan con el clima de la localidad en
que ocurren.

Frecuencia
Característica estructural de los bosques que mide la dispersión media o regularidad de la distribución de
cada especie en el terreno.

Guía técnica
Instrumento que contiene los lineamientos o pautas sobre los principios a tener en cuenta y aplicar en las
actividades relacionadas con la ordenación, manejo y aprovechamiento del bosque.

Humedales
Son las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean estas de
régimen natural o artificial o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las
extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis (6) metros (Convención
Ramsar).

Impacto ambiental
Alteración positiva o negativa en el medio o en alguno de sus componentes, producida por una acción o
actividad definida.

Índice de valor de importancia (IVI)
Indicador ecológico utilizado para conocer el grado de participación o dominancia de una especie en la
comunidad vegetal. Se expresa por la suma de la abundancia, frecuencia y dominancia relativas.

Liana
Planta trepadora de tallo leñoso y diámetro mayor de 5 cm. cuyas ramas ocupan principalmente el dosel
del bosque, enlazando unos árboles con otros, haciendo el bosque más denso y en cierta medida más
resistente a los vientos.

Método
Es el instrumento de aplicación para desarrollar del sistema silvicultural seleccionado, a fin de conocer el
estado de la regeneración natural, propiciar el enriquecimiento del bosque según su estado de alteración,
entre otros.
181


Ordenación Forestal Sostenible
Proceso de manejar tierras forestales permanentes para lograr uno o más objetivos de ordenación
claramente definidos respecto a la producción de un flujo continuo de productos y servicios forestales
deseados, sin reducir indebidamente sus valores inherentes ni su productividad futura y sin causar
indebidamente ningún efecto indeseable en el entorno físico y social (OIMT, 1998).

Plan de cortas
Programa ordenado que regula las cortas en la Unidad de Manejo Forestal durante un período determinado
de tiempo, generalmente un año, el cual incluye principalmente el área, los volúmenes y especies
otorgadas a cortar, de acuerdo a lo previsto en el Plan de Manejo Forestal.

Plan de Ordenación Forestal
Es el estudio elaborado por las CAR que, fundamentado en la descripción de los aspectos bióticos,
abióticos, sociales y económicos, tiene por objeto asegurar que el interesado en utilizar e recurso en una
área forestal productora, desarrolle su actividad en forma planificada para garantizar el manejo adecuado y
el aprovechamiento sostenible del recurso (Decreto 1791 de 1996).

Producción forestal
Obtención de productos forestales maderables y no maderables en bruto o trasformados en bosques
ordenados. Puede incluir la generación de servicios ambientales.

Sistema
Es el conjunto de métodos aplicables para lograr una masa forestal de estructura definida.

Sotobosque
Vegetación arbustiva que crece en los pisos inferiores del bosque y alcanza menor altura que el arbolado.

Tierras forestales
Tierras de aptitud forestal que de acuerdo a su ubicación y características físicas y/o bióticas y su
importancia socioeconómica no permiten otro uso y deben permanecer permanentemente con bosque para
fines de protección o de producción.

Tipo de bosque

Unidad cartográfica que agrupa rodales de carácter análogo con respecto a su composición y desarrollo,
debido a ciertos factores ecológicos, por los cuales se puede diferenciar de otros grupos de rodales.



Tratamiento silvicultural
Conjunto de labores silvícolas que provocan la reacción positiva para inducir la regeneración natural o
aumentar la tasa de crecimiento de los árboles o especies vegetales deseables. Tiene por objetivo
favorecer la vegetación remanente, estimulando la regeneración natural de las especies valiosas para
obtener una masa forestal ideal que garantice el aprovechamiento sostenible.


182

Unidad administrativa
Área en la cual se divide la unidad de ordenación forestal para efectos administrativos y de control de las
actividades de manejo y aprovechamiento del bosque. Dependiendo de la extensión de la unidad de
ordenación forestal, pueden existir varias unidades administrativas.

Unidad de Manejo Forestal
Área en la cual se aplican las directrices establecidas por la autoridad ambiental y las técnicas de manejo
silvicultural de acuerdo al Plan de Manejo Forestal aprobado por la CAR, con base en las cuales se
garantiza el aprovechamiento y manejo sostenible del bosque.

Unidad de Ordenación Forestal
Área boscosa claramente definida, manejada sobre la base de una serie de objetivos explícitos y de
acuerdo con un plan de ordenación a largo plazo (OIMT,1999).


PROYECTO “APLICACIÓN Y EVALUACIÓN DE CRITERIOS E INDICADORES PARA LA ORDENACIÓN SOSTENIBLE DE LOS BOSQUES NATURALES” PD 8/97, REV 2 (F)

JUAN MAYR MALDONADO Ministro del Medio Ambiente MANOEL SOBRAL FILHO Director Ejecutivo Organización Internacional de Maderas Tropicales JOHN J. LEIGH Director de Proyectos de Repoblación y Ordenación Forestal Organización Internacional de Maderas Tropicales ÁNGELA ANDRADE PÉREZ Directora Técnica Ecosistemas Ministerio del Medio Ambiente DAVID RIVERA OSPINA Coordinador Grupo Ecosistemas Forestales Ministerio del Medio Ambiente RODRIGO CID JARAMILLO Presidente Ejecutivo ACOFORE EDGAR OTAVO RODRÍGUEZ Coordinador Nacional Proyecto C&I Equipo Consultores Guías Técnicas ÁNGEL MARÍA ROJAS GUTIÉRREZ JORGE HERNANDO SUÁREZ C. JOSE OMAR GUAUQUE VALDERRAMA EDGAR OTAVO RODRÍGUEZ Colaboradores LUZ ESTELLA PULIDO PÉREZ RUBÉN DARÍO GUERRERO USEDA Ministerio del Medio Ambiente Edición: EDGAR OTAVO RODRÍGUEZ CAROLINA MARCELA IBAÑEZ SERRANO Asistente Impreso por: Editorial Gente Nueva Primera edición: 3000 ejemplares Fotografias: Edgar Otavo Rodríguez Bogotá, junio de 2002

2

TABLA DE CONTENIDO Presentación ....................................................................................................................................................... 4 Agradecimientos ............................................................................................................................................... 5 Breve marco conceptual ................................................................................................................................... 6 PARTE I GUÍA TÉCNICA PARA LA ELABORACIÓN DEL PLAN DE ORDENACIÓN FORESTAL ....................................................................................................................................................... 12 José Omar Guauque Valderrama y Edgar Otavo Rodríguez PARTE II GUÍA TÉCNICA PARA ELABORACIÓN DEL PLAN DE MANEJO FORESTAL ..................... 32 Ángel M. Rojas Gutiérrez PARTE III GUÍA TÉCNICA PARA LA REALIZACIÓN DE INVENTARIOS FORESTALES ...................... 64 Jorge Hernando Suárez Calderón. PARTE IV GUÍA TÉCNICA PARA LA ELABORACIÓN DEL INVENTARIO FORESTAL AL CIEN POR CIENTO ................................................................................................................................ 110 Edgar Otavo Rodríguez PARTE V GUÍA TÉCNICA PARA LA REVISIÓN DE INVENTARIOS FORESTALES POR LAS CORPORACIONES AUTÓNOMAS REGIONALES Y DE DESARROLLO SOSTENIBLE ................................................................................................................................................... 127 Edgar Otavo Rodríguez PARTE VI GUÍA TÉCNICA DE IMPACTO REDUCIDO EN LAS OPERACIONES DE TUMBA, DESCOPE Y TROZADO DE ÁRBOLES EN BOSQUES NATURALES ........................................ 154 Edgar Otavo Rodríguez PARTE VII GUÍA TÉCNICA DE INTERVENTORÍA DE LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES DE PRODUCTOS MADERABLES Y NO MADERABLES .................................... 167 Edgar Otavo Rodríguez Glosario…………………………………………………………………………………………….178

3

guía técnica para la elaboración del plan de manejo forestal. El cumplimiento de las pautas básicas de manejo y aprovechamiento sostenible del bosque son fundamentales para acceder a mercados internacionales los cuales exigen procesos de certificación como requisito para su comercio. La publicación se presenta en siete (7) partes que contienen igual número de guías técnicas a saber: guía técnica para la elaborción del ordenación forestal. guía técnica para la revisión de inventarios forestales por las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible. guía técnica para la realización de inventarios forestales. guía técnica de interventoría de los aprovechamientos forestales de productos maderables y no maderables. son básicos para la ordenación forestal. de la Política de Bosques de 1996. así como uniformizar criterios para la preparación de documentos y conceptos técnicos relacionados con la silvicultura. guía técnica para la realización del inventario forestal al cien por ciento. Las Guías Técnicas que se presentan en esta publicación. guía técnica de impacto reducido en las operaciones de tumba. la cartografía. se identificó la necesidad de desarrollar una serie de instrumentos técnicos básicos que sean aplicados por las Autoridades Ambientales Regionales y usuarios de los bosques con el fin de mejorar los mecanismos o procedimientos que se están aplicando en la actualidad para el manejo y aprovechamiento del recurso forestal. En este sentido las definiciones y conceptos de uso de los bosques han evolucionado en los últimos años y abordan un enfoque ecosistémico. entre otros. descope y trozado de árboles en bosques naturales. que fue evaluado a través de la aplicación de Criterios e Indicadores tanto a nivel Nacional como de la Unidad de Ordenación Forestal. compatible con los conceptos de la silvicultura moderna y las características particulares de nuestro país. Así mismo busca reducir los impactos ambientales negativos. JUÁN MAYR MALDONADO Ministro del Medio Ambiente 4 . todo lo cual redundará en una menor presión sobre los bosques.PRESENTACIÓN Atendiendo las recomendaciones de las instancias internacionales en materia de bosques y el estado actual de la ordenación forestal en Colombia. su conservación y en el mantenimiento de la oferta de los diferentes bienes y servicios. y del Plan Nacional de Desarrollo Forestal de 2000. Están destinadas a orientar a las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible y a los usuarios de los recursos forestales en temas relacionadas con la ordenación y el manejo de los bosques naturales que son objeto de aprovechamiento. hacen parte del desarrollo del Decreto 1791 de 1996. los inventarios. Colombia a través de la normatividad expedida inicialmente con el Decreto-Ley 2811 de 1974 inició la adopción de instrumentos para la ordenación y a partir de la evolución conceptual derivada de iniciativas internacionales quiere proyectarla como instrumento base para el desarrollo forestal en donde las acciones relacionadas con la zonificación. mejorar la eficiencia en el aprovechamiento y transformación de los productos.

CAS. CORPOCALDAS. CAR. CORPOGUAJIRA. aprobó el Proyecto “aplicación y evaluación de los criterios para la ordenación sostenible de los bosques naturales” PD8/97 Rev 2. CAM. quienes en el seminario realizado en marzo de 2002 manifestaron sus comentarios que contribuyeron a enriquecer el contenido de las guías técnicas objeto de la presente publicación. CVS. CORPOBOYACA. CRC. CORPONOR. CSB. CORMACARENA.AGRADECIMIENTOS A: La Organización Internacional de Maderas Tropicales (OIMT) que motivada por avanzar en la ordenación sostenible de los bosques naturales. CORPOCESAR. aportó los recursos económicos para su financiación y ejecución. CORANTIOQUIA. CORPONARIÑO. producto de lo cual fue posible realizar esta publicación. CORTOLIMA. CVC. CORPOURABA. CDA. (F) y al Gobierno del Japón que interesado en apoyar el desarrollo de la propuesta de criterios e indicadores de la OIMT. CARDER. CRA. 5 . Los funcionarios y representantes de CORPOAMAZONIA. CORPOCHIVOR y la CDMB.

BREVE MARCO CONCEPTUAL

ENFOQUE ECOSISTÉMICO PARA LA ORDENACIÓN, EL MANEJO Y EL APROVECHAMIENTO SOSTENIBLE DE LOS BOSQUES NATURALES
El enfoque ecosistémico es un concepto moderno para el manejo integral de la tierra, el agua y los recursos vivos, que propende por la conservación y el uso sostenible. Se fundamenta en conceptos científicos enfocados sobre los diferentes niveles de la organización biológica que abarcan la estructura esencial, procesos, funciones e interacciones entre los organismos y el medio ambiente, reconociendo al hombre, con su diversidad cultural, como parte integrante de los ecosistemas1. Funcionamiento de los ecosistemas forestales Por lo general al hablar de bosque en el sector de la actividad forestal, se piensa principalmente en los árboles que lo componen. Sin embargo, el bosque desde el punto de vista ecosistémico o ecológico, está implicando todo el conjunto de interrelaciones entre los árboles con otros organismos del reino vegetal y animal, así como con los factores físicos (como radiación solar, temperatura, humedad, precipitación, vientos, gases, etc.). Todo el conjunto de los factores que lo integran es un sistema ecológico conocido como biogeocenosis y más comúnmente como ecosistema, que es un conjunto de organismos y factores físicos que interactúan entre sí en espacios definidos2. Un cambio en uno de los componentes de los factores biológicos o físicos puede generar cambios en los ecosistemas, como por ejemplo: la tala total de un bosque puede originar el reemplazo de un ecosistema por otro; la introducción de una especie herbívora extraña al bosque natural nativo puede impedir o limitar el crecimiento de una o varias especies debido a la desaparición de la regeneración natural; el aprovechamiento excesivo de una especie sin dejar individuos en las diferentes clases diamétricas puede contribuir a su desaparición en ese sitio; la pérdida de especies faunísticas dispersoras por efectos de la cacería por el hombre puede originar que algunos árboles no se regeneren; el aprovechamiento intensivo de especies florísticas que generan frutos comestibles para unas especies faunísticas, puede contribuir a que esas especies se retiren del bosque debido a la carencia de alimentos; la desecación de humedales o pérdida excesiva de la humedad del suelo puede generar pérdida de la productividad. Los ecosistemas forestales actúan como un todo e integralmente, de tal manera que tanto la parte biológica como la parte física están integradas y no es posible separarlas, lo cual implica que
1 2

MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE et al. 2001. Plan Nacional de Desarrollo Forestal. Bogotá. 75p. DONOSO Z., Claudio. 1981. Ecología forestal, el bosque y su medio ambiente. Universidad Austral de Chile. Facultad de Ciencias Forestales. Valdivia, Chile. 369p.

6

están compuestos de dos partes fundamentales denominadas el medio ambiente físico o biotopo (factores físicoquímicos del hábitat) y la comunidad biológica o biocenosis (organismos vivos)3. Los ecosistemas forestales son más que árboles, son comunidades interconectadas de diversos organismos, incluyendo bacterias y hongos, árboles gigantes, arbustos, aves, hormigas, peces y mamíferos, entre otros, pero también los materiales inorgánicos de importancia para los organismos vivos4. La diversidad biológica de los bosques naturales es el resultado de procesos evolutivos de miles e incluso millones de años, impulsados por fuerzas ecológicas como los factores físicos y biológicos, dando como resultados altos niveles de adaptación. En un ecosistema forestal el mantenimiento de los procesos ecológicos depende del mantenimiento de su diversidad biológica y su pérdida puede originar menor capacidad de adaptación. Todavía hay muchas cosas que se desconocen de los ecosistemas forestales pero con frecuencia se presentan nuevos descubrimientos. Cada especie animal o vegetal tiene un material genético único que ha estado evolucionando durante miles de años, donde cada planta y cada animal son singulares y muchos de ellos dependen de los bosques. Los ecosistemas forestales tienen una estructura y funcionamiento muy complejo que varía de acuerdo a las particularidades de cada ecosistema, en donde existen una serie de cadenas tróficas, definidas como una serie de organismos vivos que se alimentan de los que preceden la cadena y estos a su vez son devorados por quien los sucede. En la cadena trófica se puede contemplar un conjunto de niveles tróficos (nutricionales). Las plantas verdes son las primeras productoras de alimentos, pertenecen al primer nivel trófico. Los herbívoros que son los consumidores de plantas verdes, corresponden al segundo nivel trófico y los carnívoros que son depredadores que se alimentan de los herbívoros pertenecen al tercer nivel. Los omnívoros que son consumidores tanto de plantas como animales, integran el segundo y tercer nivel. Los carnívoros secundarios son depredadores que se alimentan de depredadores, pertenecen al cuarto nivel trófico5. En un sistema trófico, existen una serie de organismos que intervienen de manera activa y permanente en los ecosistemas forestales, a saber: a) Autótrofos, que son los organismos capaces de tomar la energía solar y transformarla en energía de enlace química (plantas verdes), conocidos
3 4

Ibid. MARCANO, José. 2000. La vida en los bosques. En: Educación ambiental. http/naturalista.vr9.com/ nociones/bosques.vida.html. Santo Domingo. 5 GALDAMES ORTÍZ, Domingo. 2000. Ecología. Universidad Santiago de Chile. Facultad de INGENIERÍA Ambiental & Medio Ambiente. ww.fortunecity.es/expertos/ profesor/171/ecologia.html. Santiago. 12p.

7

como organismos fotosintetizadores y también como productores, b) Heterótrofos, que son los consumidores, debido a que consumen la materia rica en energía elaborada por los productores, ya sea directa (herbívoros) o indirectamente (carnívoros), c) Descomponedores, que son los microorganismos (bacterias y hongos) cuya labor es reciclar el material orgánico convirtiéndolo en materia inorgánica o mineral, la que es devuelta a utilizar por los vegetales6. En las etapas donde un organismo se alimenta y es devorado, fluye energía de un nivel trófico a otro. Las plantas verdes u otros organismos que realizan la fotosíntesis utilizan la energía solar para elaborar hidratos de carbono para sus propias necesidades, en donde la mayor parte de esta energía química se procesa en el metabolismo y se pierde en forma de calor en la respiración. Las plantas convierten la energía restante en biomasa, sobre el suelo como tejido leñoso y herbáceo y bajo éste como raíces. Por último, este material, que es energía almacenada, se transfiere al segundo nivel trófico que comprende los herbívoros que pastan, los descomponedores y los que se alimentan de detritos. Si bien, la mayor parte de la energía asimilada en el segundo nivel trófico se pierde de nuevo en forma de calor en la respiración, una porción se convierte en biomasa. En cada nivel trófico los organismos convierten menos energía en biomasa de la que reciben. Por lo tanto, cuantos más pasos se produzcan entre el productor y el consumidor final, la energía que queda disponible es menor. Rara vez existen más de cuatro eslabones o cinco niveles, en una cadena trófica. Con el tiempo, toda la energía que fluye a través de los niveles tróficos se pierde en forma de calor. El proceso por medio del cual la energía pierde su capacidad de generar trabajo útil se denomina entropía7. En el contexto anteriormente descrito, se concluye que todas las especies, incluyendo los humanos dependen de otras especies para su supervivencia, de ahí que la extinción de cualquier organismo, por más diminuto que sea, puede generar consecuencias impredecibles para la existencia de otras.

Funciones principales de los ecosistemas forestales

La imagen actual que se tiene de los bosques ha cambiado en muchos aspectos conceptuales frente al pasado reciente, debido al avance de las investigaciones y la importancia que la población humana les concede, razón por la cual, se han generado nuevos conceptos e ideas, originando criterios contrapuestos que expresan la razón de la existencia de los árboles y los bosques. Así mismo, ha cambiado la primacía tradicional del aprovechamiento exclusivo de los bosques para la producción de madera con fines industriales, aspecto que debe evolucionar en la silvicultura moderna basada en el desarrollo ecológicamente sostenible, incorporando o teniendo en cuenta la visión ecosistémica, la conservación de la naturaleza, el mantenimiento de la diversidad biológica y de los servicios ambientales culturales y ambientales, entre otros.

6 7

Ibid Ibid

8

refugio de la fauna. servicios culturales y espirituales especialmente para las comunidades indígenas que habitan al interior de los bosques. aún más cuando existen plantaciones forestales con altos rendimientos y posibilidades de cosecha en el corto tiempo. En: XI Congreso Forestal Mundial. Funciones biológicas y ecológicas. b. como por ejemplo las funciones climáticas. manejo y aprovechamiento sostenible de los bosques deben considerar un análisis apropiado de los servicios ambientales y productos no maderables de los bosques. Funciones productoras o socioeconómicas. Involucra la biodiversidad. Tradicionalmente los servicios generados por los bosques y las tierras forestales se han reflejado únicamente en el valor tangible. Antalya. También involucra la generación de empleo. Muchos ecosistemas son “paisajes humanos o culturales” generados por milenios de interacción con los habitantes de las zonas boscosas. las actividades agropecuarias y la industria. Por consiguiente. oferta regular de agua para consumo humano. FAO. calidad de vida y sistemas de sustento para la población. el espectro de los servicios ofrecidos por los bosques se ha incrementado con mayor atención. con especial referencia a las comunidades indígenas. c. sumideros de CO2 y regulación del ciclo hidrológico. los siguientes: a. Bosques. variedad de la flora y la fauna. pero está aumentando el concepto de la ordenación para otros servicios forestales. 8 ELERS KOCH. soporte de hábitats. Documento 25. Funciones ambientales. entre otras. En general. En este marco son muchas las funciones y servicios que prestan los bosques con repercusiones locales. la retención de carbono que ofrece posibilidades de comercialización. 33-34. regionales y mundiales. ya que no está amenazada. entre otros. En la actualidad se destaca y se reconocen otros servicios como el turismo ecológico. Se refieren a las funciones de producción generados por los bosques incluyendo productos maderables y no maderables. así como al conocimiento del funcionamiento de los ecosistemas. Neils. esos bosques debidamente ordenados pueden aumentar los beneficios sin generar pérdidas económicas. con una nueva tendencia que va desde la producción de productos maderables y no maderables hacia la sostenibilidad ecosistémica forestal. pero debido a la mayor atención que se presta cada vez al medio ambiente y a la población humana. todos los bosques sirven de alguna manera. Turquía. para la generación de múltiples servicios. la diversidad biológica que ofrece posibilidades con fines farmacéuticos. 9 . sin embargo. El creciente interés por los ecosistemas forestales no es únicamente por la producción de la madera.La mayoría de los bosques naturales se ordenan para la producción de madera. Roma. pero sí existe preocupación por los servicios ambientales8. Entre las principales funciones y servicios de los ecosistemas forestales se destacan. 1997. desarrollo de procesos ecológicos esenciales y almacenes de la biodiversidad. p. los conceptos de la ordenación.

de cada tipo de bosque solo se aprovechan y comercializan entre dos y cinco especies maderables. espirituales y arqueológicas. Funciones estéticas y escénicas. entre otras funciones de protección e. los suelos. Funciones protectoras. El uso de los bosques con fines de turismo ha aumentado en importancia como por ejemplo recorridos por transectos. Cit 10 . dejan de manifiesto la importancia de los productos no maderables para la medicina. 9 MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE. Op. Funciones recreativas. Productos maderables y no maderables Tradicionalmente se ha considerado la madera como el producto comercial más importante generado por los bosques naturales. entre los más importantes. madera terciada. muebles y productos de papel. que son la esencia para la vida y su existencia. la cual se ha comercializado como madera rolliza. permiten definir un marco de referencia articulado y de consenso sobre el cual se proyecten la protección y el manejo de los bosques dentro de las políticas y planes forestales9”. características que lo hacen atractivo o desagradable para la población humana. alimentos. leña. El enfoque ecosistémico de los ecosistemas forestales “debe partir reconociendo el conjunto de relaciones y procesos ecológicos que en ellos intervienen. protegen las riberas de los cauces y fuentes de agua. cestería y para satisfacer las necesidades de las comunidades rurales tanto de uso doméstico como generación de ingresos para su subsistencia. con una serie de valores intangibles en cuanto aspectos religiosos. De otra parte. Funciones culturales. La interacción de estas dos dimensiones. artesanías. madera aserrada. en las cuales se centra su conocimiento. Grandes extensiones de bosques naturales son para muchas comunidades su hábitat permanente. astillas de madera. servicios y valores que ésta manifiesta a través del reconocimiento y valoración de los mismos. acontecimientos recientes. camping y ecoturismo. postes. madera para construcción. conjuntamente con la dimensión económica y tecnológica. aspectos que pueden generar contribuciones económicas para la población rural g. La existencia o ausencia de bosques aumentan o reducen los valores estéticos y escénicos de un lugar o una región. protección de taludes.d. f. quedando por fuera de la investigación las especies remanentes y por consiguiente. valores espirituales y lugares arqueológicos. Los ecosistemas forestales contribuyen significativamente al mantenimiento de la calidad del agua. las menos utilizadas y con escasas posibilidades de ser manejadas y comercializadas. evitan la erosión del suelo y las inundaciones. así como su capacidad productiva con el fin de compatibilizar las características propias de los ecosistemas forestales con el conjunto de deseos y aspiraciones de la sociedad en términos de bienes. Sin embargo.

Los bosques y su diversidad biológica desempeñan funciones económicas importantes para la vida de muchas comunidades indígenas y locales. repelentes. Los sistemas de ordenación. esencias. colorantes. no domesticadas o semidomesticadas. aceites. materiales para la construcción de viviendas y prendas de vestir. entre otros. 11 . debido a que proporcionan la mayor parte de los alimentos. productos medicinales. manejo y aprovechamiento tradicional indígenas se han ocupado principalmente de la conservación de las especies no leñosas.

12 .

ganadería. los aprovechamientos forestales ilícitos. el Decreto 1791 de 1996 en su artículo 38. las características y el funcionamiento de los ecosistemas forestales. de la diversidad biótica que los conforman y de los servicios ambientales que ofrecen. estableció que las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible reservarán. colonización espontánea. de las especies y variedades que albergan. la obtención de leña. agricultura. social y económico. En los últimos años.INTRODUCCIÓN La sociedad en general depende en mayor a menor grado para satisfacer las necesidades básicas de los ecosistemas forestales. La ordenación forestal sostenible contribuye a mantener la producción permanente de bienes y servicios de los cuales depende la población humana. El país presenta una creciente pérdida y degradación de los bosques naturales debido al cambio de uso de las tierras para el establecimiento de cultivos ilícitos. alinderarán y declararán las áreas forestales productoras y protectoras – productoras objeto de aprovechamiento y que cada área contará con un Plan de Ordenación Forestal elaborado por la respectiva entidad administradora del recurso. orientando sus acciones principalmente al desarrollo económico. La “ordenación clásica” originada de los modelos europeos que perduró hasta los años 70. la conservación de los recursos forestales y la biodiversidad y a la participación comunitaria. la “ordenación forestal moderna” está orientada principalmente al conocimiento ecosistémico. para beneficio de la sociedad. Para contribuir al desarrollo económico y social del país a partir del sector forestal. 2001). desarrollo de infraestructuras y explotación minera a cielo abierto. De otra parte. con el fin de que todas las CAR como administradoras de los bosques naturales regionales. En consecuencia se debe contar con áreas boscosas permanentes. el aprovechamiento de madera no sostenible. de sus valores culturales y escénicos. normativo. la conservación de la diversidad biológica y del recurso forestal. es necesario definir la base de los recursos forestales que están destinados al uso persistente. Con el fin de planificar la ordenación y el manejo de los bosques naturales. En la ordenación forestal se pueden distinguir tres fases que han progresado de acuerdo a la dinámica ocurrida a través del tiempo en lo técnico. cuenten con términos de referencia unificados para la elaboración de los Planes de Ordenación Forestal. A partir de los años 80 se basó en el conocimiento de la oferta de los recursos y en la elaboración de planes de manejo y aprovechamiento forestal. carbón y madera para la vivienda rural. 13 . Con fundamento en lo anterior y en lo señalado en la Ley 99 de 1993. así como a la pérdida de la biodiversidad. entre otros beneficios. en muchas regiones han contribuido a la degradación de los bosques naturales. tal como se plantea en los diferentes programas y subprogramas del Plan Nacional de Desarrollo Forestal (Ministerio del Medio Ambiente et al. al desarrollo económico. se ha elaborado la presente guía técnica. basada principalmente en el conocimiento de las existencias de volúmenes maderables con fines de comercialización. entre otras. debidamente ordenadas que ofrezcan seguridad de la oferta forestal con el fin de atender la demanda de bienes y servicios de la población actual y futura.

sin embargo. conservar la estabilidad del ecosistema natural. jurídicos. abióticos. con el objeto de asegurar que el interesado en utilizar el recurso en un área forestal productora. sin reducir indebidamente sus valores inherentes ni su productividad futura y sin causar indebidamente ningún efecto indeseable en el entorno físico y social”.MARCO CONCEPTUAL Existen diferentes definiciones relacionadas con la ordenación y con los planes de ordenación forestal. desarrolle su actividad en forma planificada para garantizar el manejo adecuado y el aprovechamiento sostenible del recurso. adelantar el manejo y aprovechamiento forestal sin reducir significativamente la posibilidad económica de producción permanente de bienes y servicios y de otra. todas tienen como elementos comunes la sostenibilidad de las tierras forestales y los bosques naturales con el fin de atender las necesidades sociales. económicas. La FAO (2001) determina que la ordenación forestal se ocupa de los aspectos administrativos. ecológicas. sociales. composición y características. Implica además de la evaluación científica de los recursos forestales. sociales y económicos. que permita de una parte. También permite responder en forma flexible a las variaciones presentes y futuras de las condiciones físicas. culturales y espirituales de las generaciones presentes y futuras. participación y de responsabilidades de las partes para el logro de los objetivos propuestos. socioculturales y económicos de las tierras y los recursos forestales y que sirve de guía para administrar. manejar y asegurar la adecuada utilización de los bosques naturales de tal manera que contribuya al desarrollo económico. la biodiversidad y el patrimonio forestal. abióticos. biológicas y socioeconómicas que inciden en el recurso forestal bajo el objetivo general de asegurar la sostenibilidad del mismo. técnicos y científicos de la conservación y utilización de los bosques y aspira a lograr que los bienes y servicios obtenidos del bosque cubran las necesidades presentes y extiendan su disponibilidad y cubrimiento a las necesidades del desarrollo a largo plazo. fundamentado en la descripción de los aspectos bióticos. la información científica sobre la base de la caracterización y descripción de los aspectos bióticos. La ordenación forestal sostenible busca garantizar la permanencia de las áreas boscosas en cuanto a su extensión. La OIMT (1999) define la ordenación forestal sostenible como “el proceso de manejar tierras forestales permanentes para lograr uno o más objetivos de ordenación claramente definidos con respecto a la producción de un flujo continuo de productos y servicios forestales deseados. 14 . procesos de consulta por parte de la autoridad ambiental con las comunidades y otros actores locales y la adopción de un escenario de planificación. económicos. El Decreto 1791 de 1996 define el Plan de Ordenación Forestal (POF) como el estudio elaborado por las Corporaciones que. El POF es un instrumento de planificación de los recursos forestales que compendia entre otros aspectos. social y ambiental regional y nacional. de la biodiversidad y del entorno social y económico.

y se presentan cambios en la normatividad nacional y regional. accesibilidad y disponibilidad económica. La UOF comprende tierras forestales donde la silvicultura asociada a otras ciencias puede ser aplicada en áreas lo suficientemente extensas. actividades de transformación. los conceptos sobre la ordenación evolucionan de acuerdo al conocimiento que se obtiene sobre el funcionamiento de los bosques. Estos aspectos implican que los POF sean “dinámicos” y evolucionen de acuerdo a las circunstancias. aparecen y desaparecen conflictos sociales que inciden en la ordenación. análisis y ajustes por lo menos cada cinco (5) años. a objeto de garantizar la renovabilidad del bosque. estableció que las CAR asumen la obligación de elaborar los POF en las áreas forestales productoras (AFP) y protectoras – productoras (AFPP). demanda de productos. Los artículos 6o y 24 de la Ley 70 de 1993 (Ley de las Comunidades Negras). Posteriormente. establecieron que los bosques naturales comprendidos en estas reservas y en otras áreas que posteriormente reservará el Estado. establecen que los aprovechamientos forestales con fines comerciales deben garantizar la persistencia del recurso y determina que la autoridad administradora de los recursos naturales renovables reglamentará concertadamente con las comunidades negras el uso colectivo de los bosques en las tierras adjudicadas a estas comunidades. las instituciones públicas en especial las que integran el Sistema Nacional Ambiental (SINA) y las privadas asumen compromisos inherentes a la ordenación sostenible que deben cumplir y adelantar la investigación necesaria que permita apoyar la ordenación. por consiguiente. MARCO LEGAL La Ley 2ª de 1959 y el Decreto 0111 de 1959 por medio de los cuales se declararon siete (7) grandes Zonas de Reserva Forestal. La extensión de las UOF es variable y no existe una regla universal para determinar su superficie.Los ecosistemas forestales son dinámicos. previo el estudio correspondiente y cuya finalidad consiste en planificar la ordenación y el manejo de los bosques naturales. el Decreto 1791 de 1996 en el artículo 38. por lo cual. ocurren cambios a favor y en contra originados por la acción del hombre y por causas naturales. se deben someter a ordenación forestal. características del bosque. se deben someter a procesos de revisión. entre otros factores. influencia humana y dependencia del recurso. que admita desarrollar un conjunto de iniciativas y acciones relacionadas con el aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques. manejo y aprovechamiento de los bosques. oferta forestal. para lo cual deben reservar. determinó que los aprovechamientos forestales deben hacerse previo estudio y POF. El Decreto Ley 2811 de 1974 en el artículo 217. 15 . la cual depende de los objetivos de la ordenación. Los POF se enmarcan dentro de los procesos de ordenamiento territorial. alinderar y declarar estas áreas. el manejo y el aprovechamiento racional de los bosques.

aseguren las existencias para las poblaciones futuras. son tierras que difícilmente mantendrán la oferta de los bosques y por consiguiente. Conformación del equipo de trabajo con personal capacitado. por consiguiente. productos maderables y no maderables para la construcción de vivienda. combustible para la cocción de alimentos y como calefacción. b. no aseguran o pierden paulatinamente los servicios que ofrecen para la población humana. recreación. la ordenación forestal debe estar articulada con los planes de desarrollo regionales como estrategia que contribuya a la permanencia de las tierras forestales. Identificación y definición por parte de las CAR de las Áreas Forestales Productoras (AFP) o Protectoras . empleo. Delimitación cartográfica de las UOF en mapas a escala apropiada. hábitat para la fauna y para poblaciones humanas y sumideros de carbono. sociocultural y económica obtenida en la evaluación de la UOF y establecer las directrices y mecanismos para administrar y controlar adecuadamente el manejo y aprovechamiento por los usuarios del bosque y velar por la seguridad y sostenibilidad del recurso forestal. Las tierras forestales y los bosques naturales que se pretenden aprovechar con características de sostenibilidad. Valoración de los recursos económicos. La ordenación forestal también identifica y caracteriza los factores antrópicos que ponen en peligro la estabilidad de la dinámica y equilibrio de los componentes bióticos del ecosistema forestal. técnica. las siguientes actividades: a. deben contar con un POF.IMPORTANCIA Y OBJETIVOS DE LA ORDENACIÓN FORESTAL La ordenación sostenible de los bosques pretende lograr que mediante el manejo apropiado de las tierras forestales y el aprovechamiento adecuado de sus recursos. productos no maderables. medicinas. Desarrollo del plan operativo para la elaboración del POF bajo el siguiente procedimiento secuencial: 16 . Lo anterior implica que tierras forestales que se aprovechan sin ordenar. abiótica. técnicos y operativos para la gestión y asignación de tales recursos para la elaboración del POF. e. planificación operativa y distribución de tareas. física. entre otros. c. alimentos. Las necesidades involucran una amplia gama de productos y servicios individuales y sociales como agua. asignación de funciones y responsabilidades.Productoras (AFPP) que se someterán a ordenación y que serán definidas como Unidades de Ordenación Forestal (UOF). los bienes y servicios que ofrecen y se obtienen de los bosques naturales cubran las necesidades de la población humana presente y además. que tiene por objetivo servir de instrumento de planificación para que las CAR puedan desarrollar la gestión de la ordenación forestal sostenible con base en la información científica. METODOLOGÍA El proceso metodológico para la elaboración del POF comprende entre otras. madera. d. productos de la madera.

geográficos. CAPÍTULO I CARACTERIZACIÓN GENERAL Tiene por objeto conocer. fotomosaicos y del GPS.000. * Levantamiento de la información primaria (cuantitativa y cualitativa) sobre aspectos bióticos. se localiza y delimita la UOF. * Procesamiento y análisis de la información primaria y secundaria obtenida y conformación de la base de datos. Localización geográfica y política Ubica geográficamente las áreas específicas que se pretenden ordenar. mediante coordenadas geográficas y/o planas. encuestas.4. Inspección(es). denominadas UOF. bióticos. diseños estadísticos. imágenes de satélite y de radar. abióticos. por lo general entre 1: 25. reservadas y conformadas en UOF por las CAR.2. sociales.1. sociales. para soportar y desarrollar la ordenación. sensores remotos como fotografías aéreas. registros y consultas con los actores directos e indirectos relacionados con la ordenación forestal. a través de la investigación. Vereda(s) 1. Corregimiento(s). determinar. culturales y económicos). sociales. 1.000 a 1:50. sobre las cuales se realizarán y desarrollarán los POF. * Elaboración final y socialización del POF ante los actores involucrados. culturales y económicos.Productoras debidamente declaradas.Departamento. abióticos. el manejo y aprovechamiento forestal sostenible. según lo establece el artículo 38 del Decreto 1791 de 1996 y a las zonas de reserva campesina de que trata de la Ley 160 de 1994 que tengan por objeto la producción de bienes de producción y servicios. ÁMBITO DE APLICACIÓN El ámbito de aplicación del Plan de Ordenación Forestal se circunscribe a la Áreas Forestales Productoras y Protectoras . culturales y económicos.* Captura de la información secundaria respecto de los temas a tratar (bióticos.3. con apoyo de mapas. alinderadas. Vías de Acceso y Comunicaciones 1. Dependiendo de la extensión y con base en la cartográfica a escala adecuada. evaluar y describir integralmente la información científica sobre los aspectos abióticos. Municipio(s). Coordenadas planas y geográficas 1. Extensión y límites 17 . La localización geográfica y política comprende: 1.

así como la estructura. Instituto(s) de Investigación. Derechos de propiedad de los bosques Determina el estado de la propiedad o dominio. Bienes rurales del patrimonio de entidades de derecho público 3. Aborda los siguientes aspectos: 3.2. capacidad y personal de que dispondrá la autoridad ambiental para desarrollar la ordenación forestal.2. De otra parte. Zonas de Reserva Campesina 4.2 Bosques de propiedad privada individual 3.3.Corporación Autónoma Regional y/o de Desarrollo Sostenible responsable de la administración. la permanencia de los bosques. Comprende: 2. Bienes rurales de propiedad privada 3. Estructura y capacidad de la CAR para el desarrollo de la ordenación forestal. posesión y tenencia de los bosques.2.1. el control de las invasiones y el cambio de uso de las tierras forestales. con el fin de relacionar estos factores con el 18 .1 Bosques de propiedad pública 3. determina la clase de aprovechamiento forestal que la CAR debe otorgar. como por ejemplo. Reservas forestales regionales 3. el conocimiento real de los derechos de propiedad de los bosques. para conocer quiénes tienen su responsabilidad y seguridad que garanticen el desarrollo de la ordenación forestal. Reservas forestales nacionales 3.1.3. 2.1.3.3 Bosques de propiedad privada colectiva 3. permisos o autorizaciones. Resguardos Indígenas 3. así como los requisitos a exigir.2. Características físicas Detalla las características abióticas relacionadas con la clase de suelos.3.3. Tierras de Comunidades Negras 3. Jurisdicción ambiental Indica la jurisdicción administrativa de la CAR o las CAR en la cual se encuentra la UOF. 2.1. determinado además las instituciones que realizan o realizarán investigaciones al interior del área para apoyar la ordenación. las corrientes de aguas y las condiciones climatológicas como factores más importantes.3. Personal calificado para la administración y manejo de la UOF 2. individuales o colectivos. privados individuales o colectivos.1.4. 2.1. Bosques bajo otras formas de ocupación 4.2. Posesión y tenencia 5. sean públicos.1.1.

2. Humedad 5.3. vías.3. Descripción de los ecosistemas y especies importantes 19 . Factores de degradación y de reducción de los recursos hidrológicos 5. La caracterización física comprende: 5.2. el monitoreo multitemporal para conocer el avance o retroceso de los cambios ocurridos.1. Brillo solar 6. Importancia ambiental y socioeconómica de los recursos hídricos 5.5.5. embalses y otras infraestucturas). Esta información es básica para determinar el cambio de uso de la tierra. Subcuencas y microcuencas al interior de la unidad de ordenación forestal.4 Hidrografía e hidrología 5.3. Cuenca hidrográfica a la cual se circunscribe la unidad de ordenación forestal 5. Aborda los siguientes aspectos: 6.4. Igualmente.1. Suelos 5. para determinar la fragilidad de algunos recursos naturales renovables y ecosistemas.2. 5.5.1 Geología y geomorfología 5. Geología 5.4. medias y mínimas y distribución anual) 5.5. Áreas con otros usos. 6. cultivos ilícitos.2.4.componente biótico y la posibilidad o grado de amenaza o vulnerabilidad por la construcción de vías de extracción y su influencia en el estado y dinámica de los bosques y de la diversidad biológica. y para definir acciones encaminadas a restaurar las áreas degradadas. 6.5 Aspectos Climatológicos 5. Áreas convertidas para usos no forestales permanentes (áreas con asentamientos humanos. Áreas degradadas.5. socioeconómica. 7. Áreas en cultivos hidrobiológicos. su importancia ambiental.1.1. las áreas degradadas. así como para el diseño de vías y planificación de las actividades de aprovechamiento y extracción de los productos del bosque.5. Factores de degradación de los suelos. Uso actual de las tierras en actividades no forestales Determina la utilización actual de las tierras en usos diferentes al forestal incluyendo las destinadas a actividades que tienen incidencia en la economía y sustento de las comunidades locales y su relación con el componente forestal.2.2. Áreas en cultivos agrícolas y pecuarios. Temperaturas (máximas.1. Vientos 5.3.1.2. Geomorfología 5.1. 5.5. Precipitación (anual y distribución mensual) 5.2. 6.2 Edafología 5.4.1. 6.3 Cuencas hidrográficas 5.

Análisis estructural e.1.Este capítulo caracteriza y cuantifica los ecosistemas forestales. la identificación de las causas que destruyen o alteran los ecosistemas. secundarios e intervenidos a.1 Extensión 20 .1.2 Plantaciones 7.2 Tipo de bosque n 7. Especies y productos no maderables • Especies comerciales y de uso doméstico • Productos principales por Especie 7. se recomienda utilizar las clasificaciones realizadas con fundamento en la metodología de Holdridge (1953). Igualmente. Historia del bosque 7. Para la clasificación de los ecosistemas y mientras se establecen nomenclaturas avaladas por las autoridades competentes.1 Ecosistemas forestales naturales 7. estructura y dinámica de los ecosistemas. Estados sucesionales d.2. Con fundamento en la información científica sobre la composición. Caracterización c. Tipos de bosque 1 7. Incluye también la información de otros ecosistemas y especies naturales que deben integrarse a la ordenación forestal. así como la determinación de los ecosistemas o áreas naturales que deben ser protegidos y conservados. la oferta. con el fin de emprender acciones inmediatas y futuras para mitigar su degradación o desaparición. se establecen las directrices para la ordenación. Principales especies forestales a.1.1.2. el manejo y el aprovechamiento forestal.1. Comprende los siguientes componentes: 7. Especies y productos maderables • Especies comerciales actuales y potenciales • Volumen total y aprovechable por especie b.1. Bosques primarios. su valoración y las interrelaciones de los diferentes componentes y cambios de la población vegetal respecto al comportamiento de los estados sucesionales y la dinámica de los bosques.1. Extensión b. Para conocer la oferta de los ecosistemas forestales se debe tener en cuenta la cuantificación a través del inventario forestal al menos a nivel exploratorio.1. las necesidades de conservación de la biodiversidad. debido a que es simplificada y ha sido aplicada con éxito en el país.

4 Otros ecosistemas naturales de particular significancia 7.5 Especies florísticas con particularidades biológicas 7. Extensión 7.7. Causas antrópicas 7. Importancia estratégica 7. De otra parte.3. Nichos 8. Problemática actual 7. Caracterización 7.4. Muchas especies forestales requieren de los insectos y de los murciélagos para ser polinizadas.7. Causas naturales 7. el conocimiento de la fauna reviste importancia debido a que algunas comunidades y población local sustentan parte de la dieta alimentaria con la oferta existente en los bosques y en los ecosistemas acuáticos.5.2. Lo anterior permite fijar pautas para establecer directrices a considerar en las actividades del aprovechamiento para evitar impactos negativos sobre la fauna. Otras especies 7. Especies vedadas 8.1.6.2.6 Causas que afectan la oferta de los bosques naturales 7. conservación de áreas. Especies endémicas.5.3. raras.4 Importancia ecológica 7.4.2. paisajismo.4. amenazadas y en peligro de extinción 8.3 Humedales 7. regulación de la caza y la pesca.1.2. Extensión 7.3. Especies y hábitats 8.4.6.3.3.3. Comprende básicamente los siguientes aspectos: 8.2. otros) 7.3 Especies 7.1.2 Caracterización 7. Especies vedadas para el aprovechamiento 7.1. Uso (turismo.5. Corredores biológicos 8.4. Fauna silvestre Describe las especies de la fauna silvestre para conocer principalmente la interrelación y el papel que desempeña en la propagación de la flora silvestre.6.1.6. Prácticas de cacería 21 . movilización de las especies de la fauna silvestre y para la catalogación de las especies.4.2. Igualmente. raras. amenazadas y en vía de extinción 7. Grado de fragmentación de los corredores biológicos y de los nichos 8. Caracterización 7. la diseminación de semillas grandes especialmente por mamíferos y las semillas pequeñas y livianas por las aves.5.3.2. Otras 8. Especies endémicas.3.2.

Complementan la planificación territorial y ambiental.5 Vivienda 9.4 Educación y analfabetismo 9. Áreas de interés arqueológico.10 Comunicaciones 22 . Incluye las condiciones de vida de la población en función de la atención y prestación de los servicios básicos y la presencia institucional de las autoridades ambientales y demás autoridades. Igualmente.2. culturales y paisajísticos y los programas y proyectos de las autoridades gubernamentales y no gubernamentales que apoyan la ordenación forestal sostenible.3.3.2.9 Energía eléctrica 9.2.2 Sistemas tradicionales de producción y seguridad alimentaria 9. Tasa de crecimiento demográfico 9.3.3.8.4. Comprende los siguientes aspectos: 9.4.3. el desarrollo sociocultural conjugado con el papel de la población en la dinámica de apropiación.8 Saneamiento básico 9.3. la caracterización de las diferentes etnias.3. así como el entorno y grado de integración y de participación comunitaria que posibilitan el desarrollo de la ordenación.2 Población humana 9.3.7 Servicios públicos e infraestructura física 9.8.2.3.1.3 Servicios e infraestructura social 9. Enfoca los procesos de ocupación ancestral del territorio incluyendo la colonización.1 Salud 9. el manejo y el aprovechamiento sostenible de los bosques naturales. Características socioculturales de la región 9. vivienda y costumbres.6 Cultura y recreación 9.1. transformación y desarrollo de las potencialidades de los ecosistemas.1.2.3 Tasa de morbilidad 9.1 Procesos de conformación del territorio 9. Población total y de trabajadores forestales 9. Problemática actual 9. Aspectos sociales y culturales Determina las particularidades sociales y culturales de la población.3.1. identifica los patrones de poblamiento y asentamientos establecidos. cultural y paisajístico 9.1. Derechos legales y/o tradicionales de la población establecida 9.3. incluyendo las áreas con valores arqueológicos. control. subsistencia.3.2. Localización espacial de los asentamientos humanos 9.1. el número de usuarios que de manera permanente o cíclica aprovechan el bosque y dependen de él para su desarrollo económico. Procesos de colonización 9. Movilidad y migraciones de la población 9.

6 Otras 9. Enfoca la estructura económica contemplando la producción forestal.5.4 Presencia y coordinación institucional 9.6 Planes.7.5 Planificación regional y ambiental 9.5.2 Instituciones no gubernamentales 9. identificando la industria existente y las posibilidades futuras de transformación.3.4.7.1 Autoridades nacionales 9.4.6. Debido a que la mayoría de las zonas boscosas que pueden ser objeto de ordenación forestal están pobladas.4. las industrias y los sistemas de transformación y la comercialización de los productos obtenidos y la posibilidad de aprovechamiento de los residuos madereros.4.3 Autoridades municipales 9.5 Consejos comunitarios 9.5.7 Organización y participación comunitaria 9.2 Autoridades departamentales 9. Aborda principalmente los siguientes aspectos: 23 .5.1 Planes de Desarrollo 9.7.4 Mecanismos de integración de las comunidades en los planes de desarrollo 10. asociada con la demanda y el mercadeo de los productos.3 Planes de Manejo de Comunidades Negras 9.1 Instituciones gubernamentales 9.2 Planes de Ordenamiento Territorial (POT) 9.6.5 Inversión 9. La cuantificación de la capacidad instalada y utilizada de la industria forestal local.3 Inversión regional 9.6. permite conocer la demanda de materia prima y calcular posibilidades sostenibles de corta en un lapso de tiempo determinado. Aspectos económicos Determina el componente productivo maderable y no maderable.4.4 Cabildos indígenas 9.4 Planes de Vida de Comunidades Indígenas 9. programas y/o proyectos institucionales que apoyan la ordenación forestal sostenible 9.2 Mecanismos para la educación y capacitación de las comunidades 9. hidrobiológica y artesanal.7.3 Medios y mecanismos de divulgación de la información relativa a la ordenación forestal sostenible 9.4.5.1 Formas de organización y participación comunitaria 9. se incluye también el conocimiento de la producción agropecuaria.9.11 Índice de necesidades insatisfechas 9.

2.1.1 Producción forestal 10. determinado las áreas de producción.3.1. Figura).1.5 Sitios y centros de acopio de los productos forestales 10.1. la organización dasocrática. solo se justifica que cuenten con una sola unidad administrativa y las UOF con superficies extensas.3 Producción hidrobiológica y pesquera 10. Implica establecer en principio la zonificación territorial de los tipos de bosques.9 Generación de empleo del sector forestal y seguridad industrial Producción agropecuaria e hidrobiológica 10.2 10.3.1.1. entre otros factores.7 Precios de los productos maderables y no maderables 10.1. 10. pueden tener más de una (ver Anexo. y iv) la capacidad operativa de la CAR en función de la disponibilidad de los recursos humanos y económicos. así como para posibles desarrollos de infraestructuras. Involucra además.1 Producción agrícola 10.4 Clase y cantidad de productos forestales 10. las aspiraciones deseadas por la población local y las autoridades ambientales de mantener una oferta de bosques permanente para atender las necesidades de las generaciones presentes y futuras. las UOF con extensiones pequeñas.3 Tecnologías empleadas en la elaboración de los productos primarios y secundarios maderables y no maderables 10. sustentados en la planificación y administración del territorio. entre otras áreas de importancia.1.2. lo cual depende de: i) la extensión del área objeto de ordenación. que se relaciona con la delimitación del territorio para su adecuado manejo en un unidades administrativas. ii) ubicación y accesibilidad.1.10.4 Comercialización de los productos 10.2 Capacidad instalada y utilizada 10.2 Producción pecuaria 10.2 Productos y comercialización CAPÍTULO II DIRECTRICES PARA LA PLANIFICACIÓN DE LA UNIDAD DE ORDENACIÓN FORESTAL SOSTENIBLE Son los lineamientos a seguir para ordenar el territorio con fundamento en la potencialidad de las tierras.6 Mercadeo y canales de comercialización de los productos maderables y no maderables 10.2. de conservación. iii) la oferta potencial del recurso forestal.3 Producción artesanal 10. Sobre este aspecto. para propósitos sociales y culturales. 24 .2.8 Posibilidad de aprovechamiento de los residuos maderables 10.1 Industrias forestales de transformación primaria y secundaria existentes.1 Especies utilizadas 10.

4. las cuales deben contar con planes anuales de corta o de aprovechamiento forestal. 3. es como sigue: a) UOF. Otras áreas 2.1 Directrices para el diseño de las vías de extracción terrestres y acuáticas 25 .1 Unidad administrativa 1 2.1.9. Áreas para el desarrollo de infraestructuras 1. Son cada una de las divisiones de las UA que deben contar con un plan de manejo forestal para un período de aplicación de varios años. Corresponde a la extensión definida por la CAR que se someterá a ordenación.3. Áreas con fines de conservación de los suelos 1. corredores biológicos y para el monitoreo comparado 1.1 Unidades de manejo forestal n Cuartel n 2.2. Áreas destinadas a la producción de productos forestales maderables y no maderables 1. la división para fines de ordenación.1. administración. Este capítulo aborda los siguientes aspectos: 1. ecosistemas para la investigación. Áreas protectoras y amortiguadoras de los recursos hídricos 1.3 Demarcación de las unidades administrativas. manejo y aprovechamiento forestal. Áreas arqueológicas. De acuerdo a la legislación forestal vigente (Decreto Ley 2811 de 1974 y Decreto 1791 de 1996) corresponde a las Áreas Forestales Productoras y a las Áreas Forestales Protectoras – Productoras. Áreas testigos destinadas para la protección y conservación de la biodiversidad. Organización dasocrática 2. Humedales de particular significancia a proteger 1.8. Zonificación de la UOF 1. b) Unidades Administrativas (UA).2. culturales y de recreación 1.6. c) Unidades de Manejo Forestal (UMF). las unidades de manejo forestal y de los cuarteles de aprovechamiento forestal. Áreas protegidas y amortiguadoras de esta áreas 1. Vías de extracción 3.5.2 Unidad administrativa n 2. Son divisiones de la UOF para fines administrativos. d) Cuarteles de aprovechamiento forestal.1 Unidad de manejo forestal 1 Extensión y límites Descripción y caracterización 2. Son las unidades específicas en que se subdividen las UMF para la realización de los aprovechamientos forestales.De acuerdo con las prescripciones de la organización dasocrática.7.

Diámetro mínimo de corta de las especies comerciales 1. con el objeto de mantener el rendimiento sostenido sin reducir significativamente su capacidad productiva o causar daño al recurso.2. estructura y función). Regulación sostenible de la corta 1.3. La prescripciones para el manejo forestal determinan las directrices establecidas por la CAR de las prácticas silvícolas que deben seguir los interesados en aprovechar los bosques naturales en las actividades específicas de corta y en el manejo de los bosques. como las características de los ecosistemas (composición. las formas propiedad de recurso forestal y todas las acciones del hombre al interior de los bosques. Operaciones de corta 26 .2.Planificación de la administración forestal 4.2 Directrices para la planificación de las vías de extracción y sitios de acopio 3. Supervisión y registro CAPÍTULO III PRESCRIPCIONES PARA EL MANEJO SOSTENIBLE El manejo forestal es la aplicación de los sistemas y labores silviculturales al bosque sujeto de aprovechamiento. los diámetros de corta. Este capítulo aborda los siguientes tópicos: 1. la intensidad del aprovechamiento.4. En el manejo forestal inciden diferentes aspectos directos e indirectos.1. quien tiene la capacidad suficiente para transformar los bosques a favor o en contra de la ordenación sostenible. el manejo silvicultural que contribuye a la regeneración del bosque y la restauración de la capacidad productiva del ecosistema boscoso y de otras funciones ambientales.3 Sistemas de extracción y transporte de los productos forestales y sitios de acopio 4. Unidades administrativas 4.3. Capacidad dinámica de crecimiento de las especies aprovechables 1.1. Posibilidad de corta anual permisible de las especies comerciales 1. las operaciones de corta y extracción. para permitir la extracción de productos maderables y no maderables en el presente y el futuro. Fundamento técnico del turno y ciclos de corta de las especies comerciales 2.3. Unidades de manejo forestal y cuarteles de aprovechamiento forestal 4. Igualmente implican la regulación de las operaciones de corta para minimizar el daño que se cause a la masa residual.

Áreas a restaurar 4. Las directrices para prevenir los impactos ambientales se relacionan principalmente con el mantenimiento de la oferta forestal. a fin de garantizar el desarrollo económico. Estas directrices. Técnicas de tala y troceo 2. salud y seguridad industrial 3. los suelos y los recursos hídricos y el monitoreo sobre los cambios que acontecen en los ecosistemas forestales.5.5. sociales y éticos para la utilización adecuada de los bosques. Disposiciones previas a la corta para minimizar los impactos ambientales 2. 27 .3.1. Nivel de eficiencia mínimo aceptable 2. Diagnóstico y manejo de la regeneración natural 3.1. la conservación de la diversidad biológica.3. la población humana y los servicios ambientales. tipo de plantación y especies 4. El control y seguimiento para prevenir y mitigar los efectos ambientales negativos. Agroforestería CAPÍTULO IV DIRECTRICES PARA PREVENIR Y MITIGAR LOS IMPACTOS NEGATIVOS AMBIENTALES Y SOCIALES Se refiere a los lineamientos establecidos por las CAR para todas las actividades relacionadas con la ordenación y el aprovechamiento de los bosques. Especies susceptibles de aprovechamiento forestal 3.2. implica desarrollar actividades con fundamento en principios normativos. Áreas a reforestar.3.8.2. Áreas testigo y rodales o parcelas de árboles semilleros 3.7.2.1. Inversión y/o reinversión económica en el manejo forestal 4. Restauración y reforestación 4. la seguridad alimentaria de la población local y minimizar los efectos sociales y ambientales.4. deben ser consideradas en los planes de manejo forestal por los interesados en realizar los aprovechamientos forestales. Sistemas de manejo forestal y de las especies comerciales 3. Tratamientos silviculturales permisibles 3.4. para prevenir y mitigar los impactos negativos que puedan afectar la seguridad de los recursos forestales. Integración de los conocimientos tradicionales en el manejo forestal 3. Métodos silvícolas aplicables 3.6.2. Personal. Equipos y herramientas a utilizar en la corta y el troceo 2. Manejo forestal 3.

1. la eficiencia en la producción. la atención a su salud y la protección de la seguridad industrial o laboral de los trabajadores forestales. Prevención y control de incendios forestales 1.3.4. trozado. El mejoramiento de la producción maderera está asociada a las operaciones de corta.1. Protección de las especies florísticas y faunísticas silvestres en estado crítico de conservación 1. todo lo cual redunda en menor presión sobre los bosques naturales e incremento de los beneficios económicos para los propietarios de las industrias forestales. Monitoreo de los cambios de las especies con mayor presión de aprovechamiento 28 . Las directrices sobre la industrialización de los productos forestales implican.2 Conservación de la diversidad biológica 1. Directrices ambientales 1. Conservación de las especies florísticas y faunísticas silvestres con particularidades biológicas (endémicas. Control y regulación de acceso al bosque 1. Involucra la participación ciudadana y la capacitación de los usuarios del bosque. Las directrices sociales buscan compatibilizar los intereses de las poblaciones locales con el uso y conservación de los bosques sometidos o en proceso de ordenación y hacer copartícipes a estas comunidades de la responsabilidad del control y de la sostenibilidad del recurso forestal.1 Mantenimiento de la oferta forestal 1.1. especialmente.2. buscan optimizar los procesos de transformación en el empleo de la materia prima. Las directrices para el seguimiento y monitoreo tienen relación con las interventorías y/o auditorías forestales.1. sistemas de manejo o información. mejorar la calidad de los productos y reducir significativamente los desperdicios.3.2.2.Las directrices relacionadas con la industrialización de los productos obtenidos del bosque. que son procesos de verificación sistemática apoyados en evaluaciones y pruebas para determinar si las condiciones. Este capítulo aborda: 1.2.1. la tecnología utilizada en la transformación. raras. entre otros aspectos. Control del cambio de uso de la tierra 1. el nivel de capacitación de los trabajadores y la demanda de productos de calidad en el mercado. la integración industrial para optimizar la utilización de la materia prima y el aprovechamiento de los residuos forestales derivados de la transformación en subproductos. cumplen con los criterios de la ordenación forestal sostenible. amenazadas o en peligro de extinción) 1. disponibilidad de recursos económicos y financieros.1. el empleo de equipos renovados de mayor rendimiento y de tecnologías mejoradas. Control de la introducción de especies exóticas 1. extracción y transporte de la materia prima.2.

1. Financiación la integración industrial vertical u horizontal 1.3. Productos recomendables y demandados por el mercado 1. Evaluación de la sucesión vegetal posterior al aprovechamiento 1.6 Monitoreo a los cambios en los recursos forestales 1. Residuos vegetales 1.4.2.2.2.7.4.1.7 Directrices para la instalación de industrias forestales de transformación primaria y secundaria 1.7. Normatividad forestal vigente 2. Reducción de la relación insumo .3.2.2.4. Transformación de productos de mayor valor agregado 2. Almacenamiento y empleo de los productos químicos 1. Manejo y uso de residuos maderables y de combustibles fósiles 1.2. Conservación y recuperación de los suelos 1.5.1. Herramientas y equipos adecuados de trabajo 2. Calidad del agua 1.3.1. condiciones y prácticas de compra .1. Control 1.2.6.3 Conservación de los suelos y recursos hídricos 1.3.1.3 Salud y seguridad industrial de los trabajadores forestales 2.3.1 Participación ciudadana 2.6.3.producto 1.2.5 Manejo de residuos 1.3.7. Protección a la salud y de la seguridad industrial o laboral 2.4 Utilización de productos químicos 1.2. Niveles mínimos aceptables de eficiencia en la transformación 1. Monitoreo y seguimiento al cumplimiento de las obligaciones asumidas por los usuarios del aprovechamiento forestal 2.venta de la madera en bruto (u otra 1.1. Características. Participación de los usuarios del bosque y de las comunidades locales en la ordenación y manejo forestal 2.7.3. Otras 29 .9.7.5.1.7. materia prima forestal) que afecten el aprovechamiento forestal 1.3.2.2 Capacitación a los usuarios del bosque 2. Capacitación y fortalecimiento de las formas organizativas de los trabajadores forestales 2.1. Residuos fósiles 1.2.6.1.1. Control del uso 1.5. Equipos y tecnologías aceptables 1.5. Otros 2.7.1. Directrices sociales 2.7. Medidas preventivas de accidentes de trabajo 2.2.5.7.7.2.8. manejo y aprovechamiento forestal sostenible 2. Situación y características de la oferta y demanda de productos forestales 2. Ordenación.4. Evaluación del plan de ordenación forestal 1.3.4.3. Organización comunitaria 2.

2. Control a la movilización de productos forestales 3. Otras ANEXOS Los principales documentos anexos al POF son entre otros. 10. Aplicación de medidas conminatorias y sancionatorias 4. Mapas de suelos y de uso actual de la tierra.1. Comportamiento del bosque intervenido y estado sanitario 4. 3. Mapa sobre la propiedad de la tierra. 4. Estructura del bosque respecto de las especies dominantes. 30 . Sensores remotos.1. 1993. sensores remotos y recursos económicos. Ley 99. Regeneración natural 4. Mapa de bosques. se reordena el sector público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables. Mapa de hidrografía y pendientes. 6. 11. Registros de campo relacionados con los inventarios forestales y la composición florística. Representatividad de las especies aprovechadas 4. Mapa de la(s) unidad (es) de ordenación forestal. Tablas de volúmenes del inventario forestal. Los mapas se deben elaborar a escalas apropiadas. 9. codominantes y dominadas 4. se organiza el Sistema Nacional Ambiental – SINA . dependiendo de la extensión de la UMF.6. los siguientes: 1. disponibilidad de cartografía.000. 2. Resultados estadísticos sobre el cálculo de las existencias de la oferta forestal.000 a 1:100.3. Mapa de localización geográfica incluyendo los asentamientos humanos rurales y las vías de acceso. Investigación 4. 13. 7. Revisión de aplicación de medidas de manejo forestal 3. Revisión de inventarios forestales para el aprovechamiento y post – aprovechamiento 3. CONGRESO DE LA REPÚBLICA.y se dictan otras disposiciones. BIBLIOGRAFÍA COLOMBIA.4. unidades de manejo forestal y de los cuarteles para el aprovechamiento forestal. Dinámica de crecimiento de las especies residuales aprovechadas 4. Mapa de planificación del aprovechamiento forestal y de las vías de extracción. Bibliografía. Directrices para el seguimiento y control 3.4.5.3. Otros registros complementarios de la información secundaria y primaria de campo. 5. Por la cual se crea el Ministerio del Medio Ambiente. incluyendo información básica de los humedales y de otros ecosistemas naturales. de la(s) unidad(es) administrativas.2. que oscilan entre 1:10. 8.3. Bogotá. 12.

stm. Leislie. 19p. 31 . Nota informativa. Por el cual se dicta el Código Nacional de Recursos Naturales Renovables y de Protección al Medio Ambiente.3p.fao. ________.. Serie Técnica 5. Japón. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. www. Bogotá. Japón. FAO. ________. Roma.org/montes/foda/wforcong/publi/v6/tOs/12. JOYCE. 1999. Stephanie y PALMBERG-LERCHE. Ordenación sostenible de bosques naturales y otros terrenos boscosos naturales. Nº 5. 2000. Volumen 6.1990. Japón. 19p. 1953. 1974. Ministerio del Medio Ambiente. 10p. OIMT. Plan Nacional de Desarrollo Forestal. Yokohama. INDERENA. Bogotá. 46p. Nº 9. Costa Rica. ________. Parte B/ Indicadores a nivel de Unidad de Ordenación Forestal. Curso de Ecología Vegetal. Bogotá. 1997. 1991. 74p. fao. 1970. Criterios e Indicadores: un proceso en evolución.________. Christel. 51p. Decreto Ley 2811. Por la cual se desarrolla al artículo transitorio 55 de la Constitución Política. MINISTERIO DEL AMBIENTE et al.www. En: Criterios e Indicadores para la Ordenación Forestal Sostenible. 1993. FAO. Decreto 1791. Serie de Desarrollo de Políticas.org/forestry/foda/infonote/es/t-smnfs. Nota técnica Nº4. Guía para la elaboración del Plan de Ordenación Forestal. COLOMBIA. Yokohama. Ley 70. Yokohama.htm. Directrices de la OIMT para la Conservación Biológica en los Bosques Tropicales de Producción. Don.1993. Serie de Políticas Forestales. Directrices de la OIMT para la Ordenación Sostenible de los Bosques Tropicales Naturales. WIJEWARDAMA. 1996. Bogotá. San José. Roma. XI Congreso Forestal Mundial. HOLDRIDGE R. Por el medio del cual se establece el Régimen de Aprovechamiento Forestal. Manual sobre la aplicación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Tropicales Naturales. Bogotá.

32 .

efectos ambientales y la biodiversidad. intensidad del manejo aplicado y comportamiento de la regeneración natural. al silvicultor y al usuario del bosque como una herramienta de trabajo para guiar la acción en el terreno en la realización diaria de las actividades propuestas para garantizar el rendimiento sostenible del bosque en bienes y servicios. aspectos que pueden ser revisados en la literatura especializada sobre la materia o en los tratados sobre el manejo de los bosques. Artículos 31 y 41). y por la otra. entre otros. con el fin de realizar los ajustes que se consideren apropiados para su mejor desarrollo. físicas y bióticas de cada zona. facilita la orientación en el terreno. 39 y 40 del Decreto 1791 de 1996. a las CAR para fines de monitoreo y control de los aprovechamientos (Decreto 1791. las características económicas.INTRODUCCIÓN La presente guía tiene como objetivo principal orientar a los interesados en el aprovechamiento de bosques naturales de propiedad pública y privada en la elaboración del Plan de Manejo Forestal que deben presentar ante las CAR de acuerdo con lo establecido en los artículos 6. de manera que sirva de guía. El Plan de Manejo tratado en esta guía se soporta en el sistema policíclico con aprovechamientos selectivos y diámetro mínimo de corta. El documento presenta las actividades más importantes relacionadas con el aprovechamiento de la madera y eventualmente otros productos no maderables. las operaciones de corta de los árboles y transporte de las trozas. definir los lotes de aprovechamiento anual. Sin este documento es prácticamente imposible efectuar en forma organizada la ordenación forestal sostenible. Cada Unidad de Manejo Forestal (UMF) tiene su propio plan el cual varía según los objetivos propuestos. Le permite al usuario del bosque seguir día a día las operaciones a realizar. 8. Cada plan será entonces único con respecto a los detalles técnicos específicos que contiene. No se pretende desarrollar en forma exhaustiva los procedimientos técnicos ni los conceptos científicos del manejo de los bosques. en fin todos aquellos trabajos y tratamientos orientados a garantizar la permanencia del bosque y por consiguiente de su oferta en productos maderables y no maderables. El documento presenta la estructura que debe tener el plan. etc. por lo cual debe ser revisado con alguna frecuencia. fijar las fechas de aplicación de los tratamientos silviculturales.. utilizando el ciclo de corta cuyo tamaño depende del crecimiento de los árboles. aspectos económicos. los tratamientos silviculturales para la reconstitución del bosque y mejoramiento de la masa remanente de futura cosecha. en consonancia con el buen uso del suelo. es la guía orientadora de todos los trabajos de manejo a realizar durante el periodo de su aplicación. con los puntos principales a tratar. por una parte. Es importante mencionar que los planes de manejo se elaboran para períodos largos de tiempo y no para el tiempo de vigencia de un aprovechamiento forestal. la delimitación de los cuarteles anuales de corta. 33 . establecer y organizar las unidades dasocráticas (áreas) que serán objeto de trabajos específicos. sociales.

con el objeto de asegurar su sostenibilidad. departamento de Nariño. Debe tener aceptación y uso por parte del beneficiario del aprovechamiento. financiera. ELABORACIÓN El Plan de Manejo debe ser elaborado por ingenieros forestales titulados y con tarjeta profesional. Ser suficientemente flexible para amoldarse a la dinámica de una situación constantemente cambiante y circunstancias imprevistas (cualquier cambio en los objetivos del plan debe ser plenamente justificado ante la entidad administradora del recurso.DEFINICIÓN El Capítulo I del Decreto 1791 define el Plan de Manejo Forestal como “la formulación y descripción de los sistemas y labores silviculturales a aplicar en el bosque sujeto a aprovechamiento. c. Cómo el plan va a ser mantenido en operación y revisado periódicamente. 1. o por firmas consultoras constituidas por ingenieros forestales que acrediten experiencia en el tema del manejo forestal. requiere suficiente cuidado.2. Ubicación geográfica y administrativa Indicar el Departamento. INFORMACION GENERAL 1. Por ejemplo: Plan de Manejo para la Unidad de Manejo Forestal Satinga. b. presentado por el interesado en realizar aprovechamientos forestales persistentes”. social y administrativamente Tener continuidad. Suplir las necesidades presentes y prever las del futuro Ser ejecutable. d. técnica. El plan es una herramienta diseñada para usar en el trabajo diario del bosque y sólo será útil en la medida en que se aplique. debidamente registrados ante la CAR de la jurisdicción administrativa correspondiente. entre las cuales se resaltan las siguientes: a. la participación directa de la comunidad en la definición de opciones de manejo y la CAR respectiva. municipio(s). Para este fin debe reunir ciertas características. con indicación de las coordenadas planas y/o geográficas.1. e. inspección (es) y vereda (s) en donde se localiza la UMF así como el nombre de las CAR de la(s) cual(es) depende administrativamente. 34 . La consulta a la comunidad o comunidades y grupos que pueden verse afectados por el plan constituye un punto de gran importancia para su aceptación y continuidad. Período 2002 – 2010 1. Para esto es necesario anexar la cartografía correspondiente a escala apropiada según la extensión. corregimiento (s). Nombre y período del plan. Los aspectos más sobresalientes del Plan de Manejo deben ser definidos en estrecha coordinación con los propietarios y usuarios del bosque.

5. tarjeta profesional y domicilio. b) bosques de propiedad colectiva c) bosques de propiedad individual d). Historia del bosque. etc. 1. etc.4.1. Los linderos de la unidad de aprovechamiento deben ser establecidos de acuerdo a lo indicado en el parágrafo del artículo 23 del Decreto 1791. El área en hectáreas de cada una de sus partes – en el caso de estar seccionada .1. lo cual debe estar claramente reflejado en la cartografía de la UMF elaborada a la escala más apropiada acuerdo a su extensión. 1. Con fundamento en la naturaleza de sus características naturales (filos de montaña. Propiedad y derechos adquiridos.2. crestas de cordillera.4.5.5. Responsable técnico. 1. tratamientos silviculturales aplicados. otras. Nombre. el cual será obligatorio a partir de enero de 1997”. Mencionar el tipo de propiedad que corresponde a la UMF indicando si se trata de: a) bosques públicos. 1. quemas. 35 1. . Nombre. calles. según el caso y domicilio.000.2. fijarán las coordenadas con la utilización del Sistema de Posicionamiento Global (GPS). construcciones. Distribución y área. determinando las coordenadas planas y geográficas. dependiendo de la extensión y la disponibilidad de sensores remotos. Hacer un recuento sobre los tratamientos a que fue sometido el bosque en el pasado. 1. Unidad de Ordenación Forestal a la cual pertenece la Unidad de Manejo Forestal Cada Unidad de Ordenación Forestal debe ser identificada por un nombre o un código en la cartografía general del área o región en la cual se localiza. Identificación del solicitante y del responsable técnico 1. como extracción de madera de especies definidas.5. Igualmente. la cual oscila entre 1: 5. En los casos donde no sea posible obtener la cartografía a escala confiable. lo cual permite comprender aspectos de su estructura actual y dinámica sucesional. deben ser registrados en el Plan.000 y 1:50.4.3. las CAR. Solicitante.) o artificiales (carreteras. persona natural o jurídica. etc. Límites.3. en las visitas de campo a que hubiere lugar. siempre y cuando sea compatible con las anteriores. cartografía temática del IDEAM o la adoptada por las CAR. ríos y quebradas.). Indicar si la UMF está conformada por uno o varios bloques compactos. el cual indica: “Los linderos de las áreas solicitadas para aprovechamiento forestal serán establecidos con base en la cartografía del IGAC. acreditar los derechos del predio por medio de documento público debidamente actualizado y expedido por la entidad competente.5. número de la cédula de ciudadanía o del NIT.y de la unidad total deben ser calculadas y presentadas claramente.4. Descripción de la Unidad de Manejo Forestal 1.1. persona natural o jurídica número de la cédula de ciudadanía o del NIT según el caso.

el estudio debe incluir: a) composición mineral. f) porosidad. según los suelos predominantes.5. etc.1. Describir geomorfológicamente las características del relieve de la unidad de manejo como por ejemplo terrazas altas o bajas. medicinas. cuantificar y delimitar. donde el aprovechamiento genera 36 . la cantidad y calidad de la madera a cosechar y la regeneración natural. quebradas. Las áreas ambientalmente susceptibles son las que tienen pendientes fuertes o son susceptibles a la erosión (más del 40%). nacimientos de agua. 1. Las áreas para la producción. etc. velocidad de los vientos predominantes y horas de brillo solar.5.5. zonas planas y onduladas.5. b) Productos no maderables. humedad relativa. Para fines de clasificación de cada una de una de estas características se seguirán las normas y estándares establecidos por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC). humedales (estacionales o permanentes). PLANIFICACIÓN DE LA UNIDAD DE MANEJO 2. caracterizar el clima imperante en la zona: temperaturas medias. evapotranspiración mensual y total en el año. c) Servicios ambientales. El suelo juega un papel determinante en la productividad del bosque. 2. las condiciones climáticas y las pendientes. describir. localizados dentro de la unidad de manejo. b) profundidad efectiva. La elaboración de climadiagramas es de mucha utilidad en este punto. colinas altas o bajas. Cuerpos hídricos. Zonificación La unidad de manejo.8. Contexto social. mínimas y máximas. Caracterizar los ríos. Esta información. Describir la forma como las comunidades locales están ligadas al bosque que será objeto de aprovechamiento como: a) Productos maderables. d) estructura. precipitación y su distribución durante el año. resinas. las facilidades para las operaciones de aprovechamiento del bosque y también para la toma de decisiones respecto a varios aspectos relacionados con el Plan de Manejo.7. d) Servicios culturales. las zonas que con base en criterios de accesibilidad y áreas de especial interés conviene destinar para la producción y protección. frutos. debidamente cartografiada deberá mostrar. los cuales serán registrados en el plan y en la cartografía correspondiente. definición de las mejores épocas para ciertas actividades indicadas en el Plan de Manejo: corta y transporte de la madera. Clima. 1. ejecución de tratamientos silviculturales. Esta información es de gran valor en la caracterización del medio para la planificación de operaciones y trabajos de aprovechamiento. trazado de vías de saca. Fisiografía y drenaje.9. 1. corresponden al área de la Unidad de Manejo en donde se van a realizar los aprovechamientos y tratamientos silviculturales.6.5.1. f) Otros. g) contenido de materia orgánica y h) grado de humedad. el crecimiento de los árboles. 1. Con base en los datos registrados en las estaciones climáticas más cercanas a la unidad de manejo en un periodo no menor de 10 años. permiten tener una idea sobre la susceptibilidad de los suelos a la erosión.5. c) textura. como la madera y como leña para combustible. fibras y. entre otras. Suelo. como cortezas. e) Servicios recreativos.

jalones de madera. o avisos.8.1. El manejo de cada una de éstas áreas debe ser objeto de acciones específicas La zonificación de esta naturaleza debe presentar entre otras las siguientes: 2.10. Áreas para la investigación. delimitándola de modo visible y continuo por medio de picas. el número de estos es igual al número de años del ciclo de corta (CC) y el área de cada cuartel se calculará de la siguiente manera: Ac = S/CC En donde: Ac: área del cuartel S : área de la Unidad de Ordenación Forestal (UOF) CC: ciclo de corta El ciclo de corta se define como el número de años que transcurren entre dos cortas sucesivas sobre la misma parcela o lote. 2. Áreas arqueológicas.4. Al establecerlo deben considerarse estos tres elementos. Dependiendo de la extensión de la UOF y del número de años del ciclo de corta. el cuartel puede ser igual a una unidad de manejo o esta puede contener varios cuarteles. 2.2.1. 2. 2. Antes de iniciar la ejecución del Plan de Manejo.9.1.1. accidentes o costos elevados. Humedales. 2.1.5. cuando el manejo es extensivo y los crecimientos diamétricos son bajos. jalones de madera. La determinación del número de años del ciclo dependerá del crecimiento diamétrico (DAP) de las especies. el ciclo de corta es mayor. mojones. Áreas para el desarrollo de infraestructuras.2. Áreas amortiguadoras de cuerpos de agua y de áreas protegidas.1. Áreas de producción. Áreas para conservación de suelos y recursos hídricos. 2. mojones.11. Otras.1.1. de factores económicos y de la intensidad del manejo. entre otros. 2. o sea. Áreas ambientalmente susceptibles.1. el tiempo necesario para recorrer en cortas todos los lotes o cuarteles de la UOF. 2.1.3. Áreas destinadas a corredores biológicos. culturales y de recreación. estacas transitorias de punto.impactos ambientales negativos. En los extremos de estas líneas divisorias y en los puntos de ángulos más 37 .1. Cuarteles de aprovechamiento La corta anual de los árboles debe efectuarse en el lote de área definida identificado en el plano de la UOF o de la UMF dependiendo de la extensión de cada una de estas y replanteado en el terreno por medio de picas. estacas transitorias de punto o avisos. el ciclo de corta es menor. se replantea en el terreno la red de cuarteles.6. El número de años del ciclo de corta será fijado por las CAR con fundamento en las investigaciones que realice en las UOF. 2.1. 2.7. Áreas testigo para la protección de la biodiversidad. Con manejo intensivo y altos crecimientos diamétricos. En el caso de que la división en cuarteles se realice en la UOF. 2.

2. como en terrenos pantanosos o muy quebrados y laderas con pendientes que superan el 50%. b) vías secundarias. por lo general se realiza en condiciones de suelos que no permiten el transporte mecánico. generalmente con menos de 1 km. precipitación. sino también para permitir el acceso a los cuarteles para fines de manejo y control (delimitación de cuarteles.3. Diseño de las vías. Por esta razón. Deben permanecer en buen estado durante varios años. o c) rutas y caminos de acceso dentro del bosque. La extracción fluvial. tienen mayor tránsito y el arrastre se hace con máquinas rápidas. permiten a los vehículos que transportan la madera y que dejan las rutas secundarias. descargue o de apilado de la madera. por animales o mediante la fuerza humana. Determinar las vías forestales a saber: a) vías principales.1. de longitud. Tipos de vías. red de drenaje. alcanzar los patios de cargue. operaciones silviculturales y espacios cortafuego. La extracción por cables aéreos es el método que menos daño causa al bosque y se utiliza en terrenos donde los tractores de orugas y/o de ruedas no pueden trabajar adecuadamente. Estas vías son de carácter permanente y por lo general cada año se prolongan para dirigirse a los diferentes cuarteles. con el fin de contribuir a la conservación de los suelos. Los caminos representan un factor muy importante de impacto ambiental. Las vías de acceso.acusados se colocan postes indicadores suficientemente sólidos y con una inscripción en letras y números que designen con claridad los cuarteles separados por la línea. nivel freático.3. 2. c) condiciones del terreno. b) frecuencia de uso (orienta el tipo de camino a construir). Son temporales y sólo se utilizan para la explotación de determinada zona y se abandonan cuando se ha terminado la corta. su diseño y trazado requieren un estudio riguroso que evalúe entre otros aspectos los siguientes: a) plan de aprovechamiento. 2. que bajo ciertas circunstancias puede resultar económica. En ocasiones se requiere la construcción de canales o zanjas con dimensiones variables dependiendo de las características topográficas. Vías de extracción La extracción de la madera puede hacerse por a) vía fluvial. Las vías principales son las de mayor longitud. d) tipo de construcción a utilizar La red vial se construye no sólo para la extracción de la madera producto de las cortas de aprovechamiento y de mejora. 2. entre otras. Para las vías a construir y/o adecuar se deben presentar los diseños y cálculos correspondientes. entre otros). Casi toda la erosión provocada por el aprovechamiento de la madera se relaciona con su construcción. y c) vías de acceso. Las vías secundarias por lo general son trochas cortas de poco tránsito que desembocan en una vía principal. b) cables aéreos. los recursos 38 .3. diámetro de las trozas y de la disponibilidad económica.

flujo uniforme permanente. Para las vías acuáticas a. captación del agua y descripción técnica de las adecuaciones b. c. Para la construcción y/o adecuación de vías acuáticas y terrestres se deberán tener en cuenta las siguientes consideraciones. Para la construcción de canales abiertos o zanjas se debe presentar entre otras la siguiente información: perfil del canal. movimiento de tierra. radio de las curvas. taludes.2. red vial. pendiente máxima y mínima.3. tendientes a aumentar los rendimientos del aprovechamiento forestal y minimizar el daño al medio ambiente: 2. Trazado en el terreno. Para las vías terrestres a. Señalar en los mapas apropiados la red de vías. b. mantenimiento de la productividad del suelo. Utilización mínima de cauces. Trazado en el mapa. 2. Realización con un mínimo de obras y facilidad de drenaje.3. sección trapezoidal. Evitar las alteraciones del nivel freático que puedan afectar la productividad del suelo y la hidrobiológica. a. que deberán mantenerse intactas excepto cuando se hayan aprobado vías de acceso. f. diseño de la vía (ancho de la banca. 39 . Longitud mínima con el fin de reducir la erosión y maximizar el área cubierta por bosque Definición de franjas de protección o reservas adyacentes a arroyos y otras áreas “prohibidas”.4. coeficiente de rugosidad. pendiente máxima permisible.3. limitación del incremento del caudal aguas abajo de las cunetas. en el Plan de Manejo se presentará la siguiente información: perfil de la vía. se presentará la siguiente información: red de drenaje. Vías terrestres.hídricos. dirigiendo el trazado por las zonas de mayor concentración de árboles a extraer. densidad de las vías o caminos terrestres. 2. haciendo las correcciones que sean necesarias. e. los diseños y cálculos presentados por el usuario y aprobados por la CAR deberán materializarse en el terreno.4.3. Vías acuáticas. Realización de un mínimo de obras. cunetas. caudal promedio permisible. etc. funcionamiento de los ecosistemas y generar ganancias operativas y económicas. velocidad máxima permisible. densidad máxima de la red de canales o de cunetas por unidad de área y captación del agua. tangente de las curvas. Para la adecuación de vías acuáticas ya existentes.3. El trazado realizado en el mapa. d. área y volumen del bosque a afectar 2.4.1.). Para la construcción de las vías o caminos terrestres. utilizando los materiales de ripio que fueron extraídos del sitio para su construcción. Los canales o zanjas temporales deben ubicarse en sitios donde sea posible la restauración del espacio.

Construcción de desagües a ambos lados de la vía. Movimiento mínimo de suelos. 3. Diseño de muestreo. Longitud mínima con el fin de reducir la erosión y maximizar el área cubierta por bosque. cuantificar y mapificar los sitios que se proponen para el descargue. hidrografía. estructura y función. permiten conocer y describir las especies.2. ya que los registros cuantitativos y cualitativos obtenidos. se debe presentar la siguiente información: 3.2.1.2. aportar información para definir las técnicas de manejo silvicultural. ecosistemas y paisajes en cuanto a composición.1. 40 . e. Inventario forestal El inventario forestal es uno de los estudios más importantes al elaborar el Plan de Manejo. Tipos de bosque A partir de un sistema de clasificación de bosques (por ejemplo. INDERENA y CONIF. determinar la capacidad productiva. tales como especies dominantes.1. con el fin de asegurar la sostenibilidad de los bosques. relieve. Así mismo. para un error de muestreo no superior al 15% y una probabilidad del 95% 3. f. Forma y tamaño de las unidades de muestreo. según el Mapa de bosques de Colombia del IGAC. Minimizar los cortes y rellenos con restauración de la vegetación de los taludes.1. Muestreo forestal 3. g. conocer las existencias maderables y no maderables.4. cargue y/o acopio temporal de los productos forestales en la etapa del transporte menor. Sitios de acopio y campamentos Describir. En relación con el inventario forestal.1. 2.3.1. c. d.2. Tamaño la de muestra e intensidad de muestreo. accesibilidad y rasgos que afectan el manejo. los lugares para el alojamiento del personal que se encargará de las actividades relacionadas con el aprovechamiento forestal 3.b. CARACTERIZACION ECOLÓGICA Y FLORISTICA 3. Ubicación de las vías de manera que queden retiradas de las fuentes hídricas y de las zonas de amortiguamiento a lo largo de las riberas de las mismas.2. así como la extensión en hectáreas y características más sobresalientes.2. establecer los tipos de bosques. determinar la capacidad permisible de extracción. 3. cuantificar las existencias volumétricas de la oferta del bosque o de un grupo de especies y disponer de la información necesaria para establecer planes de trabajo. los cuales deben ser registrados en el Plan de Manejo y representados en el mapa de la unidad. 1984). Las vías principales no deben tener pendientes muy fuertes (máxima del 12%) y las secundarias no deben exceder el 20%.

presentando la información en medio magnético o papel. frecuencia.2. 3.3.3. más de 20 m. de 11 a 15 m. 3. según el caso. índice de valor de importancia (IVI) para cada especie. El conocimiento de esta característica permite tener idea del temperamento de las especies y ofrece pautas para la selección de los tratamientos silviculturales. 3.4.2.4. hasta 10 m. 3.4.2. Coeficiente de variación del volumen por hectárea Volumen medio comercial por hectárea. con información sobre densidad. se deben clasificar las especies que serán objeto de aprovechamiento.2. Adicionalmente se dará información sobre la abundancia de las especies en los pisos sociológicos establecidos (por ejemplo. 3. de altura total = piso inferior. en dos grupos según sus requerimientos de luz: a) especies exigentes de luz. b) especies tolerantes. Error de muestreo Estimado mínimo confiables (EMC). la 41 . = piso intermedio. dominancia e índice de valor de importancia (IVI). 3. Determinar la cantidad mínima de madera por hectárea y/o total en la unidad de manejo con un a probabilidad del 95%. programas especializados o formularios). Método de cálculo Presentar y describir las fórmulas utilizadas para el cálculo del área basal. 3. presentar individualmente para cada tipo de bosque si es el caso o globalmente para la unidad de manejo (si esta no ha sido estratificada). La información consignada en este punto es útil para la toma de decisiones relacionadas con el manejo silvicultural.4. frecuencia.5. = emergentes). Precisión del inventario Presentar e interpretar los resultados de los siguientes estadígrafos 3.4.2. Riqueza y diversidad florística Con base en el inventario estadístico que acompaña el Plan de Manejo. volumen. Registro de la información Describir el sistema utilizado para el registro de las variables en el bosque (sistemas computarizados.3.3.4.2. 3.2. abundancia. de 16 a 20 m. Clasificación ecológica de las especies A partir del análisis de la composición florística de cada uno de los pisos sociológicos establecidos. elaborar un listado de las especies forestales registradas en la UMF.2.5. Volumen y estructura diamétrica Utilizando los datos del inventario estadístico para todas las especies. abundancia.2. = piso superior. Volumen aprovechable por hectárea. la densidad y la frecuencia.4.1. indicando los géneros y especies en cada familia.4.2. 3. clasificadas por familias botánicas.

) Volumen /ha m3 Volumen total en el cuartel (m3) Especie 1. Para este fin pueden utilizarse clases diamétricas de 10 cm. Cuadro 1. n Vol* m3 20 .< 30 NA Vol m3 30 .< 40 NA etc. Esta información permite conocer el volumen aproximado en pie disponible para aprovechamiento en el cuartel respectivo. b) área basal en m 2 y c) volumen en m3 para todas aquellas especies diferentes a las solicitadas para aprovechamiento.)_______ Año de aprovechamiento______ Clase diamétrica (cm. de DAP Unidad de Ordenación Forestal______________________________Localidad _____________________________ Unidad de Manejo__________________Cuartel de corta_____Área (ha. 2.) por hectárea y para el cuartel. Vol: Volumen A partir del inventario forestal estadístico calcular para las especies solicitadas en aprovechamiento el número de árboles. referidos a la hectárea. La cubicación de los árboles será realizada utilizando tablas de volumen de alta precisión elaboradas para tal fin. Lo mismo se hará para los otros lotes que componen la UMF. n NA/ha Total Total Total 42 .) Especie 10 . de amplitud. 2. son: a) número de árboles. el área basal y el volumen comercial por clase diamétrica (con amplitud de 10 cm. La información se puede registrar en cuadros resumen de distribución diamétrica por especie. para cada especie. Cuadro 2.< 20 NA* 1. Número de árboles y volumen por hectárea de las especies comerciales a partir del DMC DAP mínimo de corta (cm. Vol m3 Total NA Vol m3 Vol m3 NA * NA: Número de árboles.información referente a la estructura del bosque. Estructura diamétrica y de existencias volumétricas a partir de 10 cm. de todos los individuos con diámetro menor al diámetro mínimo de corta (existencias potenciales) y árboles con diámetro igual o mayor al diámetro mínimo de corta (existencias actuales). La información puede organizarse como se presenta en el Cuadro 2. Las variables a indicar en estos cuadros.

densidad de árboles aprovechables. d. Este puede estimarse conociendo el volumen por hectárea a partir del diámetro mínimo de corta de las especies a aprovechar. el cual se multiplica por el área de la unidad de manejo. Área forestal (en hectáreas) solicitada para el aprovechamiento y volumen total a obtener en ella. Para la declaración de los objetivos generales. el primer paso que debe dar quien elabora el plan es considerar las declaraciones de política de la CAR como entidad administradora del recurso y del usuario (o propietario) en las cuales éste indica claramente el propósito para el cual requiere el bosque y el esfuerzo que está dispuesto a destinar para alcanzar sus objetivos. ser realizables. 43 . tomando en consideración. entre otros criterios. PRESCRIPCIONES PARA EL MANEJO 4. Por lo tanto.4. b. chapas. requerida para adelantar las actividades de manejo. c. Diámetro mínimo de corta (DMC) para cada especie a aprovechar el cual debe estar justificado silviculturalmente por los resultados del análisis de la estructura diamétrica particular y. Nombre botánico y regional de las especies a aprovechar y productos a los cuales serán destinadas (madera de aserrío. las exigencias del mercado y los requerimientos de la maquinaria empleada para el procesamiento de las trozas. requerimiento de tratamientos silviculturales y topografía de los cuarteles. Una declaración de política es entonces el fundamento de un Plan de Manejo a la cual deberá destinarse una sección especial.1. económicamente. Orden de las cortas en los cuarteles Establecida la organización espacial del bosque. Los objetivos generales deben estar en concordancia con las políticas de bosques y los planes nacionales de desarrollo forestal expedidos por el Ministerio del Medio Ambiente y los objetivos específicos deben estar fijados en el tiempo. fijando los recorridos dentro de la UMF en un orden determinado de antemano. 4. se organizarán las cortas en el tiempo y en el espacio.2. claros y sus resultados cuantificables y medibles. Objetivos de producción El manejo no puede ser considerado sin algún objetivo. Número de años que el interesado considera necesarios para realizar el aprovechamiento en la Unidad de Manejo. entre otros). el planificador del manejo debe basarse en la siguiente información: a. según los fines del aprovechamiento. el aspecto sanitario de los árboles.

el volumen a cortar. los cuarteles con un alto porcentaje de árboles enfermos deben aprovecharse primero. para las cortas de aprovechamiento como para las cortas de mejoramiento puede presentarse en forma tabular como se muestra en los Cuadros 3 y 4. el lugar. metas y responsabilidades. el cual será igual al número de años del ciclo de corta. CC A C B . los aclareos. b. Elaborado para cada año del periodo de manejo. Plan de cortas general para la Unidad de Manejo Forestal ___________________ _________________________________________Período______________________________ Total aprovechado Área (ha) Volumen M3 Año Cuartel Área (ha) Volumen m3 1 2 3 . registrando el volumen previsto en aprovechamiento cada trimestre en el cuartel en turno.. definiendo claramente sus objetivos. entre otros. Cuadro 3. Para la UMF.. Este se representa por medio de un cuadro que indica el orden de realización de las cortas en los cuarteles o subdivisiones de la UMF. tiene aquí la función básica de indicar el tipo de cortas (aprovechamiento y/o manejo). estrategias de acción. las vías de extracción y el plan de desarrollo social.. Estos deben describir las actividades y operaciones a realizar cada año. n 44 .El plan de cortas.. adjuntando los datos de las áreas y volúmenes inventariados. abarcando todo el periodo para el cual fue elaborado el Plan de Manejo. Los planes especiales dentro del plan general cubren una parte concreta de las actividades en la UMF y pueden referirse por ejemplo al aprovechamiento. Al establecer el plan de cortas. Plan de cortas general. Plan de cortas especial. La información registrada en estos planes. la regeneración natural. el tiempo de las actividades en años o meses y el año de su realización. Se consideraran dos tipos de planes de corta: a. por ejemplo. De esta manera se constituyen en planes operativos anuales (POA) en donde se dan las orientaciones básicas que tienen que ver con las actividades específicas del plan de manejo de la UMF. los cuarteles densos que requieren raleo se listan antes que los cuarteles abiertos y los sobremaduros se programan primero que otros lotes.

área de la UOF o de la UMF. el industrial o inversionista en bosques desea siempre conocer el volumen que puede aprovechar anualmente para fines del manejo de sus finanzas y en general. ciclo de corta. Plan de cortas especial para el cuartel ______Área (ha)_____UMF____Año_____ Trimestre 1 Lote A1 A2 A3 a4 Total Área (ha) x Vol* m3 x x x x x X x Trimestre 2 Área (ha) Vol m3 Trimestre 3 Área (ha) Vol m3 Trimestre 4 Área (ha) Vol m3 Total Área (ha) x x x x Vol m3 x x x x *Vol: volumen 4.Cuadro 4. en ha. El volumen a aprovechar en el cuartel (posibilidad en volumen) durante el primer ciclo de corta se obtiene conociendo el volumen por hectárea de las especies autorizadas para aprovechamiento a partir del diámetro mínimo de corta (DMC). El área del cuartel de corta anual (posibilidad en área) se obtiene dividiendo el área de la UOF o de la UMF entre el ciclo de corta: Ac = S/CC En donde. en años. En este sentido. Corta anual permisible y capacidad dinámica del bosque Aunque el Decreto 1791 de 1996 es claro en indicar que los aprovechamientos se otorgarán por área. Ac: S : CC: área del cuartel de corta anual. Vc : volumen del cuartel. la regulación de la corta permisible en la UMF usará el método combinado área-volumen (cortas por área con control de volumen). en m3 45 . en ha. De esta manera: Vc = V(ha) x Ac En donde. para los requerimientos de la actividad económica de su empresa.3. el cual se ha obtenido con el inventario.

La limpieza del área alrededor del árbol incluyendo la corta de lianas y bejucos que envuelven el fuste.1. Crecimiento volumétrico de la UOF: 2000 x 1. Un ejemplo ilustra el caso: Área de la UOF: 2000 ha. construcción de rutas de escape. proceder a los reajustes de la posibilidad que sean necesarios. Al hacer un aprovechamiento integral de los árboles. aquellas partes del árbol que generalmente son dejadas en el terreno (ramas. dejándolas en una posición que facilite su extracción. en ha. lo cual aumenta la eficiencia y reduce los desperdicios. la cual requiere cortes bien realizados de dirección. etc.) pueden ser utilizadas para carbón. Es indispensable controlar periódicamente la aplicación del manejo y si es el caso. Corte de lianas 46 .5 = 3000 m3 Lo anterior significa que el cuartel de corta permite aprovechar anualmente el crecimiento de la UOF entera. constituyendo así un ingreso adicional al de la posibilidad anual para el beneficiario del aprovechamiento. Describir todas las labores que se realizarán durante el aprovechamiento. limpieza de la troza y división del fuste en trozas de longitud comercial (troceo) facilitan el arrastre y disminuyen los daños. etc.5 m3 Ciclo de corta: 20 años Área del cuartel de corta anual: 2000/ 20 = 100 ha. Posibilidad volumétrica del cuartel = 1. comparando los resultados del inventario y el volumen efectivamente obtenido como posibilidad. a partir del diámetro mínimo. postes para cercas.4.4.V(ha) : volumen por ha. A partir del segundo ciclo de corta. como lo prescribe el manejo sostenible. partes no comerciales del fuste. Crecimiento medio anual en volumen por hectárea: 1. 4. la posibilidad se obtendrá como resultado del crecimiento medio anual en volumen por hectárea de la masa remanente en el cuartel luego de la corta. en m3 Ac : área del cuartel de corta anual. utensilios domésticos. Labores de aprovechamiento La corta de árboles debe producir trozas de buena calidad de las especies de interés comercial.5 x 20 x 100 = 3000 m3 El volumen de 3000 m3 corresponde al crecimiento acumulado en el cuartel durante el ciclo de corta y es igual también al crecimiento anual de la UOF: Área de la UOF: 2000 ha.. La posibilidad en área con control de volumen permite el recorrido de la UMF durante el tiempo fijado para la realización de las cortas de aprovechamiento y las operaciones culturales (tratamientos) que se requieren en cada cuartel. causando el mínimo daño a la regeneración natural. El máximo control debe darse a la dirección de caída. como: 4.

4.4.4. El método de aprovechamiento debe garantizar la menor perturbación o impacto negativo al interior de la UMF.4. Mejorar la regeneración establecida de las especies seleccionadas. establecer los tratamientos silviculturales orientados a la regeneración y mejoramiento del bosque con el fin de ajustarlo al modelo planteado como meta. Preparación de los árboles a talar Operaciones de tumba.6. económica y social). Tratamientos silviculturales a aplicar Los tratamientos silviculturales son las labores más importantes a realizar luego del aprovechamiento del bosque. 4. Sistemas de extracción del transporte menor y mayor de los productos. 4. Maquinaria.4. descope y trozado. Inducir la regeneración natural de las especies comerciales objeto de manejo. c.5. 47 .1.5. La formulación de los métodos para este fin exige armonizar las actividades humanas con los aspectos biológicos y físicos del mismo. El manejo sostenible del bosque implica mantener indefinidamente.4. b. es decir. Manejo sostenible y tratamiento silvicultural El manejo sostenible no debe estar guiado solamente por el aprovechamiento de las especies de interés a partir de un diámetro mínimo de corta. estimulando su crecimiento y desarrollo. Los siguientes aspectos se consideran críticos y merecen especial atención: a. b. ya que esto no es suficiente para provocar una reacción positiva que induzca la regeneración natural o aumentar la tasa de crecimiento de los árboles deseables. La formulación de los tratamientos silviculturales debe orientarse para dos fines: (a) optimizar el crecimiento y la composición de especies.3. Conservación de la diversidad ecosistémica y de especies De acuerdo con los resultados del inventario estadístico y lo observado en el terreno después del aprovechamiento. manteniendo su estructura irregular y la biodiversidad. Tienen como objetivo general favorecer la vegetación remanente estimulando la regeneración de las especies valiosas y llevando la masa forestal a un estado ideal que garantice la continuidad de los futuros aprovechamientos. de manera que se mantenga su potencialidad en bienes y servicios para el beneficio de las comunidades y de la nación (sostenibilidad ecológica. Capacidad para renovarse naturalmente. Sus objetivos específicos se orientan a: a.4.4. adecuar la demanda socioeconómica a la oferta ambiental. 4. sin mengua. 4.5. Mantenimiento de la capacidad productiva de la UMF. y (b) mantener la estructura balanceada que garantice la producción sostenible de la UMF. como las especies y la diversidad del ecosistema.2. tanto la capacidad para producir y renovarse. herramientas y equipos a utilizar en las operaciones de aprovechamiento Otras 4.

se hace necesario aplicar la entresaca o raleo A través del raleo se dosifica la estructura diamétrica del bosque buscando una distribución equilibrada y positiva de individuos en las distintas clases diamétricas. inducir la germinación de las semillas de especies valiosas y estimular los brinzales y latizales latentes. 48 . Ausencia de plántulas de buen tamaño Falta de semillas por haber talado los árboles semilleros de las especies deseadas Daños causados por la explotación maderera Impedimentos causados por plantas agresivas en crecimiento y plantas trepadoras.Estos objetivos buscan evitar los fracasos de la regeneración natural en la reconstitución del bosque. para garantizar que el bosque siga regenerándose y constituya también una fuente de comida para aves.2. Liberación. corta de árboles comerciales. a. eliminación de árboles de los doseles superior e inferior. con un abundante ingreso de brinzales. Establecida la regeneración natural. Cuando los árboles de las especies valiosas entran en estado de competencia por el espacio algunos años después del aprovechamiento. al menos de las especies objeto de aprovechamiento forestal y otras de interés que deben ser manejadas para asegurar su persistencia. atribuidos generalmente a las siguientes causas: a. b. En los cuarteles de aprovechamiento de la UMF debe dejarse una cantidad adecuada de árboles semilleros por encima del diámetro mínimo de corta. Puede incluir los siguientes tratamientos: corta de lianas. d. c.1. indicando las pautas a seguir para evaluar la regeneración natural en lo relacionado con su calidad. 4. Se deberá presentar en el Plan de Manejo las acciones a realizar. Mejoramiento del bosque. Apertura del dosel. Tiene como propósito otorgar a las especies objeto de manejo las condiciones de crecimiento y desarrollo adecuados y lograr la ocupación óptima del sitio. Son cortas que se hacen para aumentar el crecimiento diamétrico y mejorar la forma de los árboles remanentes para evitar la competencia lateral. 4. Inducción y estímulo a la regeneración natural. Tratamiento que tiene como objetivo liberar a una planta joven de la competencia que enfrenta desde arriba por individuos de especies de los doseles superiores. Tiene como propósito lograr la presencia de plántulas de la regeneración. Inventario de Diagnóstico) y el efecto de los tratamientos silviculturales aplicados sobre la dinámica del bosque y el crecimiento de las especies (parcelas permanentes de control). Limpieza del sotobosque. murciélagos y roedores que son dispersores de semillas.5.5. Tiene por objeto aumentar la iluminación al nivel del suelo. requisito fundamental para manejar los bosques irregulares de manera sostenible. a.1. este tratamiento permite maximizar las tasas de crecimiento. c.1. b. cantidad y distribución (Ver Anexo. Raleo.

los usuarios del recurso pueden sugerir la realización de algunos ensayos o sistemas de investigación forestal. Con fundamento en lo anterior y de acuerdo a las prioridades de la CAR y su capacidad operativa.b. buscando promover la regeneración de especies deseables de futura cosecha después de la tala. el aire.5. y c) evaluaciones posteriores a la cosecha. Para garantizar el mantenimiento de los beneficios sociales que ofrece el bosque. los componentes básicos son el bosque. Dos parámetros clave para el manejo sostenible que deben ser evaluados para fines de la reconstitución y mejoramiento del bosque y que guían en la selección de los tratamientos silvícolas se refieren al estado de la regeneración natural de las especies comerciales y al crecimiento volumétrico medio anual que indica la capacidad de producción del bosque. deben considerarse los impactos negativos que el aprovechamiento causa sobre los sistemas naturales. el suelo. corta de fustes dañados. Puede incluir la eliminación de árboles gigantes que quedan luego de las cortas de aprovechamiento (árboles relictos). regeneración natural. La selección de los tratamientos a aplicar. relación de las especies con la luz y la humedad y claros en el bosque. Esto implica: a) planificación antes del aprovechamiento. b) supervisión técnica y control de las operaciones. liberación de plántulas de especies deseables y raleo de árboles jóvenes. dispersión de semillas. tamaños. se podrán reducir los efectos negativos sobre ellos. bióticos y sociales Existe un impacto negativo cuando una acción o actividad produce una alteración que causa daño al medio o a alguno de los componentes del medio. CONSIDERACIONES AMBIENTALES Esta parte del Plan de Manejo se refiere a las principales medidas a implementar en las diferentes actividades relacionadas con el aprovechamiento y manejo del bosque con el fin de prevenir y/o mitigar o corregir los impactos negativos sobre los aspectos abióticos. el agua. fenología. 49 . individuos de especies inferiores. En el caso de la UMF. Dependiendo de la manera como se realicen las operaciones contempladas en el Plan de Manejo y principalmente las que tienen que ver con el aprovechamiento.2. Los planes operativos anuales deberán indicar las especies. Investigación Reconociendo que aún son muchas las incógnitas existentes sobre los bosques naturales. como la deforestación. Refinamiento. estado sanitario. la vida silvestre y la población humana. 4. es preciso realizar y continuar los estudios que permitan determinar en forma confiable aquellos elementos no bien conocidos tales como: crecimiento de las especies. árboles enfermos. plantas trepadoras y arbustos indeseables para estimular la utilización completa del sitio por parte de los individuos más prometedores de la futura cosecha. debe considerar la composición en especies y la estructura del bosque. número de árboles y métodos a usar en las operaciones de corta durante la aplicación de los tratamientos. Este tratamiento silvicultural consiste en la eliminación de árboles. mortalidad natural. 5.

1. 5. el deterioro de la calidad del agua. seguida del arrastre y transporte de las trozas. Se ha encontrado que casi toda la erosión provocada por el aprovechamiento de la madera se relaciona con la construcción de caminos y pistas de extracción. la extinción de la vida silvestre y la contaminación del aire. evitando áreas susceptibles a la erosión y restaurando la vegetación de los taludes una vez terminada la construcción de las vías. Medidas para prevenir y mitigar los impactos sobre los recursos bióticos y abióticos Describir las actividades específicas que con fundamento en las directrices expedidas o señaladas por la CAR en el plan de ordenación forestal en la cual se circunscribe la Unidad de Manejo.1.1.1.2. servicios ambientales. la pérdida de nutrientes. La utilización de maquinaria pesada compacta el suelo y las huellas pueden dar origen a pozos de agua y favorecer procesos erosivos.daño al bosque remanente.4.1. Control y vigilancia para la protección de la Unidad de Manejo Forestal contra invasiones y usos no autorizados. 5. salvo cuando es posible aprovechar las vías fluviales o el transporte se hace por cables aéreos.5.1. 5. Mantenimiento de la oferta forestal Presentar las actividades tendientes a asegurar la oferta del bosque natural y sus recursos asociados. servicios sociales y manteniendo la biodiversidad.1. La construcción de caminos.1. Control del cambio del uso de la tierra. la degradación del suelo. Control de la introducción de especies exóticas Control y regulación de acceso al bosque.2. es la operación que más impacta al bosque y al suelo. 5. 5. 50 . Las operaciones de aprovechamiento deben garantizar la rápida recuperación del bosque a su estado anterior o a algún otro estado deseable en términos silviculturales.1. ecológicos y sociológicos. 5. reduce la capacidad del aire y el agua aprovechable del suelo y provoca la sedimentación de cuerpos de agua.1.1.1. 5.1. Para minimizar el impacto de las operaciones forestales. se realizarán para prevenir y mitigar los impactos negativos.1. entre otros.3. estas deberán efectuarse de tal manera que no degraden los valores no maderables del bosque y que no comprometan su capacidad para continuar produciendo madera industrial. Prevención y control de incendios forestales. describiendo los siguientes aspectos: 5.1. productos no maderables. Operaciones de aprovechamiento El trazado de los caminos y pistas de extracción se debe planificar de antemano utilizando métodos de construcción apropiados.

2. 5.2. 5. 5.1 Medidas de conservación. productos químicos no derivados del petróleo como herbicidas. raras. plaguicidas y fertilizantes.1. manipular y controlar estos productos.1. considerando: 5.1 Conservación de la calidad del agua 5. 5.1. 5.2. Conservación de las especies florísticas y faunísticas silvestres con particularidades biológicas (endémicas.3.3.1.2. 5.4 Obras de drenaje para reducir los riesgos de erosión y sedimentación. Conservación de los suelos y los recursos hídricos Describir las medidas propuestas para conservar los suelos y los recursos hídricos.2. 5.1. Utilización de productos químicos En caso de que se vayan a utilizar en las actividades de aprovechamiento y manejo.El arrastre o extracción de las trozas debe ser adecuadamente controlado.1.1. Medidas previstas para prevenir impactos negativos por la construcción de las vías Medidas previstas para prevenir impactos negativos en las actividades del transporte menor y mayor.2 Medidas de restauración 5. Conservación de la diversidad biológica Describir las medidas a realizar para: 5.1.3.3.1 Restauración de los cauces de quebradas o corrientes de agua afectados por caminos o pistas de extracción.2 Conservación de suelos.2.2 Rehabilitación de las áreas afectadas por los patios de acopio o carga. teniendo en cuenta que algunas se realizan durante el aprovechamiento y otras al finalizar las actividades. 5. describir las medidas a seguir para almacenar.1.2.3.2.2.3 Clausura de pistas y canales de extracción.2. 5.2. Monitoreo de los cambios de las especies con mayor presión de aprovechamiento.2. amenazadas o en peligro de extinción) Protección de las especies florísticas y faunísticas silvestres en estado crítico de conservación. 51 . 5.2. Describir las diferentes medidas contempladas para las operaciones del aprovechamiento que se deben realizar con restricciones encaminadas a prevenir y/o mitigar los impactos negativos. 5.2.2.2. que por su naturaleza son sustancias tóxicas para el ambiente. así como para restaurar las áreas afectadas.2. . 5.1.3. procurando un impacto mínimo sobre el suelo y el bosque de futuro aprovechamiento.

Control del uso.4. petróleo. 6.2. Salud y seguridad industrial de los trabajadores forestales Mencionar cómo estarán amparados los trabajadores forestales en cuanto: 52 . Empleo de los productos químicos. Participación de los usuarios del bosque y de las comunidades en la ordenación y manejo forestal.1. 5. Organización comunitaria.2. 6. Manejo de residuos Presentar los sistemas o tratamientos que se utilizarán para los residuos orgánicos originados por las actividades de la cosecha y del manejo. Otros 6. Control 6.1. Capacitación a las comunidades y trabajadores del bosque 6. Residuos humanos.5.1. Son los desechos originados por las actividades fisiológicas del hombre.1. entre otros. 6. capacitación y atención a la salud y la seguridad.1.5.2.2. procedimientos o actividades previstas para abordar los derechos de la población local propietaria de los bosques naturales y de los trabajadores forestales. CONSIDERACIONES SOCIALES Describir las medidas. 5. Almacenamiento y manipulación.3. Corresponden al follaje de los árboles.3. Basuras.3.1.4. 6.1. Corresponden a los desperdicios biodegradables y no biodegradables. Monitoreo y seguimiento al cumplimiento de las obligaciones asumidas por los usuarios del aprovechamiento forestal 6.4. gasolina.2. Capacitación y fortalecimiento de las formas organizativas de los trabajadores forestales.3.4. 5. producto de los diferentes productos o elementos utilizados para satisfacer las necesidades humanas y las actividades del aprovechamiento y manejo forestal.4. aceites. respecto a la participación.2. Ordenación.3. Residuos fósiles. Residuos vegetales. 6. 6. manejo y aprovechamiento forestal sostenible. 5.2.1. 5.4.3.2. 6.4.5.4. Normatividad forestal. entre otros. kerosene y grasas. 5.3. 5. Participación ciudadana 6. Transformación de productos.3.2.2. Corresponden a los productos derivados del petróleo como lubricantes. 5. ramas y despuntes de trozas.

2. Técnicas de aprovechamiento forestal. Mapa de pendientes 3. Mapa base. Adalberto et al. incluyendo cuarteles de aprovechamiento.3. Institute for scientific cooperation.3. Mapa de bosques 5. 6. Ulrich. Mapa del diseño del inventario forestal 6. Por el cual se establece el Régimen de Aprovechamiento Forestal. 8. son entre otros. C. vías de acceso y uso actual de la tierra. Sensores remotos. Registros de campo relacionados con el inventario forestal y la composición florística.R. que oscilan entre 1:5. COLOMBIA.6. Mapa de planificación de la Unidad de Manejo. sensores remotos y recursos económicos. 7. 9. Herramientas y equipos adecuados de trabajo. 6. Paulo. Resultados estadísticos sobre el cálculo de las existencias de la oferta forestal. 1998.3. Mapa de zonificación de la Unidad de Manejo Forestal. En: Plant research and development. p: 38-61 CARRERA. CATIE. Et al. s.000. Vol. Tablas de volúmenes del inventario forestal. 10. 20 p. VERISSIMO. Belém: AMAZON. Protección a la salud. Fernando. 162p.3. 6. Bosque para siempre: Manual para la producción de madera en la Amazonia. disponibilidad de cartografía. Turrialba.4.2. Medidas preventivas de accidentes de trabajo. Bibliografía Los mapas se deben elaborar a escalas apropiadas. DROSTE. 1996. Hans J. Assessment and measurement of forestry key parameters for the evaluation of tropical forest management.5. 4. Decreto Número 1791. 11. Bogotá 53 . dependiendo de la extensión de la UOF. asentamientos humanos rurales. 47/48. vías de extracción. hidrografía. BIBLIOGRAFÍA AMARAL.3. Protección y seguridad industrial o laboral. BICK. Tubingen. incluyendo localización geográfica.1. MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE. Otras ANEXOS Los principales documentos anexos al Plan de Manejo Forestal.f. los siguientes: 1. 1998. patios de almacenamiento y campamentos.3.000 a 1:25. 6.

Oxford. MINISTERE DE L’AGRICULTURE. ver. Bogotá. DE CAMINO. 54 . Vol. 2 y 3. C.R. Por el cual se dicta el Código Nacional de Recursos Naturales Renovables y de Protección al Medio Ambiente. 12 p. Ronnie y VALERIO. RENARM/CATIE. 17. s. Cartago. Proyecto “Aplicación y Evaluación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales” PD 8/97 Rev.. OIMT. routes en sol compacté et étude du tracé. Proyecto “Aplicación y Evaluación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales” PD 8/97 Rev. 24 p. 1974. En : Unasylva. Roma. ________. s. Curso Internacional de Silvicultura: Gira Zona Norte de Costa Rica. Edgar. Bogotá. 1996. 202p. Ian D. OTAVO R. 24 p.R. 99 p. 18. 1974. 5. The management of natural tropical high-forest with special reference to Uganda.f.C. Juvenal. PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA. 2002. Roma. 1970. descope y trozado de árboles en bosques naturales objeto de aprovechamiento forestal. Guía técnica para la elaboración del Plan de Ordenación Forestal: propuesta de contenido general. 1958. C. Técnicas silviculturales en bosques tropicales latifoliados. H. No. Turrialba. University of Oxford. 34 p. 155p. 2 (F). FAO: Cuadernos de fomento forestal No. 132 p. Turrialba. Jean. ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACION. MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE. 57 p. LE RAY. 1995. París. 2002.f. Decreto Número 2811.COLOMBIA. FRANCIA. Les routes d’exploitation forestière en régions tropicales: I Caracteristiques générales. ACOFORE. Jhonny Alberto. Guía técnica de impacto reducido en las operaciones de tumba. 2 (F). GAMBOA M. Bogotá. Proyecto “Aplicación y Evaluación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales” PD 8/97 Rev 2 (F). 34. Manuel d’aménagement. Imperial Forestry Institute. Manual sobre Aplicación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales a Nivel de la Unidad de Ordenación Forestal. Instituto Tecnológico de Costa Rica. HUTCHINSON.R. Bogotá. Planes de manejo en bosques tropicales. La explotación maderera en el transporte de trozas en el monte alto tropical: Manual sobre producción y costos. DAWKINS. C. 2001. Institute paper No. 2ª ed. 17p.

Henry. John. C. Curso de explotación forestal. Proyecto “Aplicación y Evaluación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales” PD 8/97 Rev 2 (F). 1999. s. Turrialba. Bogotá. RODRÍGUEZ E.R 24 p. Ibagué. 11p. Caminos forestales: Planificación y trazado. Bogotá.l.f..2002. S.. Ibagué. 78 p. 229 p. Inventario forestal al cien por ciento. 1995. Ángel M. CATIE. Ordenación forestal práctica. Facultad de Ingeniería Forestal.________. + 1 Anexo PHILLIPS. Universidad del Tolima. 55 . ROJAS G.

por ejemplo individuos con 0. Los estudios de la regeneración natural tienen un interés a la vez científico y técnico. pudiendo designar igualmente “el conjunto de procesos mediante los cuales el bosque denso se restablece por medios naturales”. Al realizar este tipo de estudios es preciso sin embargo tener claro el concepto de regeneración natural. o DAP menor de 10 cm o el conjunto de pies de 10 cm y más. la regeneración natural puede definirse como “el conjunto de regeneración pre-existente en los rodales sin intervenciones silviculturales”. El estudio de la abundancia relativa de las especies en las diferentes clases naturales de edad. las cuales pueden organizarse en clases. La abundancia de preexistentes. son aspectos dinámicos que dan información de gran valor sobre las posibilidades de contar con la sola regeneración natural para la reconstitución del bosque o por el contrario. las plántulas no sobreviven. pudiendo tomarse cualquier diámetro para separar en forma arbitraria la regeneración del bosque maduro.10 a 1. la regeneración se refiere a plantas de pequeña dimensión.ANEXO LA REGENERACIÓN NATURAL EN BOSQUE TROPICAL El conocimiento de la capacidad de regeneración natural de las especies deseables de los bosques altos tropicales es uno de los principales asuntos de silvicultura a ser considerado al iniciar la ordenación. Al evaluar la regeneración natural de las especies pueden presentarse dos grados de ineficacia que requieren diferentes grados de tratamiento (Dawkins. 56 .0 m. su distribución en el bosque y el vigor de las plántulas son aspectos de gran importancia que deben ser evaluados antes de tomar una decisión sobre el método a emplear para regenerar el bosque y garantizar la continuidad de la producción de maderas de alto valor comercial. o si ocurre. Debido a insuficiencia de árboles semilleros o porque la germinación ocurre raramente. En este sentido.50 a 3.50 m de altura. Según Rollet (1971). Permiten comprender cómo se conserva o transforma la composición florística de los bosques y además. del crecimiento de los árboles durante las etapas sucesivas de su desarrollo y de la etapa en la cual ocurre la mayor mortalidad (y por consiguiente la más intensa selección natural). individuos con altura entre 1. son la base de problemas prácticos para el mejoramiento de la producción de las poblaciones al permitir el desarrollo de sistemas silviculturales conducentes a la reconstitución del bosque por medios naturales. se requiere la regeneración complementaria o la transformación en un bosque uniforme a través de plantaciones puras. de manera que los recuentos y evaluaciones incluyan las variables e indicadores más representativos de la misma. 1958):  Regeneración natural ausente o rara.

Donde las plántulas de una especie deseable no pueden encontrarse en condiciones típicas o artificialmente reproducidas.  Una disminución de especies en los bosques naturales tropicales no alterados puede indicar que se trata de especies de luz que exigen más espacio que sus vecinos. la cual ocurre sólo en circunstancias limitadas y por lo tanto en una cantidad inadecuada. deberá investigarse sobre su reemplazo (incluyendo el método) utilizando alguna de las existentes que actualmente tiene buena regeneración y su madera posee características tecnológicas similares a aquella a la cual substituye. dispersión y sobrevivencia por medio de tratamientos. La semilla debe ser bien distribuida por el viento o por las aves. preferiblemente anual. Dawkins (1958) menciona las siguientes condiciones bajo las cuales se justifica la inducción de la regeneración natural de una especie aún no substituida:   La producción de semilla debe tener una frecuencia menor de 5 años. puede ser todo lo que se requiere. Si la densidad de las plántulas es adecuada. se debe considerar la posibilidad de inducir su germinación. Substitución b. Puede ser necesario entonces realizar fuertes aperturas del dosel y reducir el área basal para inducirlas a regenerarse y permitir que las plántulas sobrevivan libres de la vegetación competidora que puede llegar a impedir su adecuado desarrollo sucesional. De lo contrario estará confinada a la vecindad de los árboles semilleros. La regeneración puede fallar también debido a cambios en el piso forestal. Si es inadecuada. Inducción c. Plantación  Substitución. En general. Inducción. deberán establecerse modificaciones de las técnicas de explotación o de los tratamientos de preexplotación. Debido a una baja supervivencia de las plántulas luego de la germinación. la silvicultura pasa a la fase de los cuidados. Regeneración natural presente pero inadecuada. las operaciones de corta y extracción son suficientes para inducir la regeneración de las especies deseables. Si una especie deseable no se regenera naturalmente bien. 57 . haciendo necesaria la distribución artificial por siembra o plantación. antes de proceder a la inducción o a la plantación. en cuyo caso la limpieza y la remoción del suelo. se deben ensayar tres posibilidades: a. Cuando no hay substitutos silviculturalmente adecuados para una especie deseable sin regeneración.

La quema sólo deberá emplearse luego de la tala. la mayoría de las especies que forman el dosel principal. La apertura del dosel para inducir la regeneración se emplea extensivamente en bosque alto tropical utilizando el sistema de corta bajo cubierta (Tropical Shelterwood System) en donde la combinación de cortas fuertes de árboles de todos los tamaños (excepto aquellos de las especies seleccionadas para favorecer y árboles semilleros) con el disturbio del suelo causado por las cortas y la extracción de la madera resulta en una abundante regeneración de especies deseables en el transcurso de unos dos años. procediendo luego a la corta definitiva de ésta (Taylor. 58 . durante los cuales la silvicultura pasa a la etapa de los cuidados. Las diferentes especies de los bosques húmedos tropicales difieren ampliamente en la frecuencia y abundancia de la producción de semilla. La mayor parte de los trabajos de regeneración. incluyendo las operaciones iniciales del Sistema Malayo (Malayan Uniform System). Cuando la estructura del bosque es aproximadamente normal y hay una buena cantidad de portagranos de especies que se desea multiplicar. ya mencionados antes. bianualmente o inclusive tres veces al año. el cual tiende a favorecer el desarrollo de las plántulas bajo la cubierta forestal. basados en la regeneración natural que se han desarrollado en el mundo tropical pero que a excepción del primero. 1954). se puede obtener una regeneración natural exitosa utilizando este método. La existencia de estas condiciones implica que la inducción preceda la explotación con el fin de aprovechar la mayor densidad de los árboles semilleros. Los dos primeros tratamientos no se han empleado en forma intensiva sino sólo en manchas o fajas y generalmente bajo o cerca de árboles semilleros seleccionados. Nigeriano (Tropical Shelterwood System) y el sistema de corta por entresaca en Ghana (Selection System) son básicamente cuidados y no métodos de inducción. La semilla que llegue al suelo debe ser suficientemente sana para lograr un alto porcentaje de especies deseables. Entre ellos. se han venido abandonando paulatinamente. Algunas florecen una vez al año mientras que otras lo hacen a intervalos más largos o más cortos. florecen ya sea anualmente. Valga resaltar aquí que estos tres sistemas junto con el de “Mejoramiento de las poblaciones naturales (APN)” en Costa de Marfil. la limpia del terreno con algún tipo de trabajo del suelo y aperturas drásticas del dosel que conduzcan a una exposición completa pero temporal del piso han mostrado ser bastante efectivas. La inducción después de la corta sólo se haría fijando altos límites diamétricos de corta y dejando lotes de reserva de árboles semilleros de suficiente extensión. Según Richards (1976). son los principales. bajo un sistema de corta total. Una gran variedad de tratamientos para inducir la regeneración natural se ha ensayado en el mundo tropical con grados variables de éxito.

Dawkins (1958) considera la regeneración artificial como el último recurso de manejo del bosque alto natural cuando los métodos de inducción parecen o prueban ser ineficientes.  Para este fin se idearon los métodos de inventario sistemático de la regeneración. Los dos problemas fundamentales a resolver al utilizar el método malasio han sido los siguientes:  Asegurarse de que existe una cantidad mínima de plántulas (preexistentes). Dos métodos son posibles: (a) el censo o (b) el muestreo. conocidos con los nombres de: Miliacre survey y Linear regeneration sampling. Método Taungya plantando con cultivos agrícolas (tala y quema). Pero. Plantación cerrada (tala total). Plantación cerrada sin cultivos agrícolas (tala y quema). 59 . lo cual incrementaría los costos y tiempo de ejecución de los estudios. Verificar que los elementos jóvenes preexistentes estén uniformemente repartidos sobre toda la superficie a regenerar. El estudio de la regeneración por muestreo puede considerar una muestra sistemática cuya intensidad depende de la extensión del bosque. la diversidad florística y la precisión deseada. El censo es utilizado para estudiar la regeneración existente en superficies pequeñas dado el gran número de plántulas que pueden haber por hectárea cuando aumenta la superficie. Entre los métodos disponibles. según el grado de alteración del bosque. suficiente para contar en la madurez con un bosque rico en especies útiles. ¿cómo saber que las plántulas preexistentes son suficientes y qué método usar para su evaluación?. Los métodos que se han propuesto y que utilizan el muestreo son suficientemente conocidos por los ingenieros forestales. Estos se han ideado principalmente para los bosques de Diperocarpáceas en Malasia de donde fueron transportados por los ingleses al África Occidental. pueden mencionarse los siguientes: Plantación en líneas o grupos (líneas estrechas taladas o en pequeñas parcelas). Plantación. usando parcelas de 2 x 2 m. Los dos métodos no difieren sino en la superficie de las parcelas de estudio y en las dimensiones de los individuos que se registran. Una de las principales cuestiones a establecer antes de intentar regenerar los bosques húmedos tropicales por vía natural es la relativa a la presencia o no de una población suficiente de plántulas que permita confiar en el futuro bosque. 5 x 5 m y 10 x 10 m.

). un tanto diferentes de aquellas presentadas por los bosques de Dipterocarpáceas del Sudeste Asiático. tomando como antes un sólo tallo con altura igual o superior a 1.5% y el 5%.50 m pero con menos de 5 cm de diámetro y luego un segundo tallo. Entre 8 y 10 años después del aprovechamiento se efectúa un muestreo al 5% o 10% de intensidad utilizando parcelas de 10 x 10 m. Este muestreo se realiza 18 meses antes de iniciar la explotación utilizando una intensidad del 0.5% con el fin de evaluar la importancia y repartición de los preexistentes y poder elegir los lotes a aprovechar.50 m. El método Linear Regeneration Sampling utiliza parcelas de 5 x 5 m para el recuento de plántulas. La intensidad de muestreo para este tamaño de parcela está entre el 2.50 m de altura y un segundo tallo mayor de 1. distribuyendo las parcelas de los tres tamaños en un mismo punto a intervalos uniformes de 100 m dentro de bloques de 1 x 1 km. el cual se reduce considerablemente para tipos de bosque muy mezclados. América Latina) se ha tropezado con dificultades de tipo técnico y económico debido a las características de los bosques de estas regiones. registrando la plántula mejor conformada entre las especies de la lista. (100 ha. En el caso por ejemplo. de altura de la especie más valiosa y mejor conformada. los cuales contienen un alto porcentaje de especies comercializables en los mercados locales o europeos y poseen una gran capacidad de regeneración natural. de los bosques mixtos naturales de Colombia.En el método Miliacre Survey se utilizan parcelas de 2 x 2 m registrando en cada una de ellas la especie (según una lista establecida) con el tallo mejor conformado de menos de 1. Sin embargo. En la actualidad los dos métodos se han fundido en uno solo. utilizado ampliamente para estudiar la abundante regeneración de las Dipterocarpáceas y hallar el momento propicio para la explotación. realizando el inventario 3 a 5 años después de la explotación del bosque. solamente un bajo porcentaje de especies es aceptado en los mercados nacionales con un volumen promedio del orden de 40 m 3 por hectárea (a partir de 40 cm de DAP). 60 . El método se ha adecuado bien a las condiciones y características de los bosques de Dipterocarpáceas de Malasia. Los puntos fundamentales son los siguientes: El diseño sistemático en malla se considera el más adecuado para el muestreo de la regeneración. Estos dos inventarios se efectúan para guiar las operaciones silviculturales (cuidados y manejo futuros). en las ocasiones en que se ha aplicado para el estudio de la regeneración natural en otras partes del mundo tropical (África. cuyo diámetro sea igual o mayor de 5cm y luego un segundo tallo. Rojas (1975) considera necesario adaptar las técnicas de regeneración utilizadas en Malasia – con bosques más productivos – a las características económicas y silviculturales propias de los bosques de Colombia.

sino todas las que se encuentren de ellas en el cuadrado. registrando en cada tamaño de parcela todas los individuos existentes de las especies valiosas elegidas para el manejo.50 m y diámetro menor de 5 cm. ofrecen sin embargo una buena imagen del estado actual de la regeneración natural permitiendo la cartografía de la distribución de las plántulas de las especies valiosas en el área objeto de estudio. Puesto que se trata de un estudio para tomar decisiones no se anota entonces una sola especie prometedora de las valiosas elegidas. Todas las plantas de las especies valiosas cuyos diámetros a 1. la relación dinámica entre el bosque maduro circundante y la regeneración presente en los pisos inferiores. El recuento de las plántulas de regeneración se efectúa simultáneamente en cada punto. En el cuadrado de 2x2 m se cuentan todas las plántulas desde 0. la localización de los tres tamaños de parcela en un mismo punto y su inventario simultáneo permite apreciar claramente la relación cuantitativa y cualitativa existente entre las diversas etapas de la regeneración natural o sea. de parcelas en 100 ha Intensidad de muestreo (%) 2x2m 100 0. En los cuadrados de 5x5 m se cuentan todos los ejemplares de las especies valiosas con altura mayor de 1. 61 . Diseño de muestreo de la regeneración natural De esta manera resulta un número igual de parcelas para cada uno de los tamaños cuya intensidad de muestreo será entonces: Tamaño de parcela No.50 m.10 m 5m 2m 10 m 5m 2m Detalle de parcela Figura 1.10 hasta 1.0 Estas intensidades aunque relativamente bajas con respecto al método malasio.04 5x5m 100 0. de altura. De otra parte.30 m sean iguales o mayores de 5 cm serán registrados en los cuadrados de 10x10m.25 10 x 10 m 100 1.

Cada especie podría quedar clasificada en una categoría de calidad entre las siguientes que por ejemplo podrían establecerse: (a) sana y vigorosa. o simplemente para guiar las operaciones silviculturales de inducción de la regeneración. una ocupación del 100% para cada uno de los tamaños de parcela con una planta de las especies valiosas presente en cada una. (d) débil y con follaje amarillo. y mientras se dispone de un mayor conocimiento sobre los mecanismos de la reproducción y de la regeneración de las especies individuales. (c) defectos en el tronco. Foury (1956). Crecimiento rápido en el estado juvenil. La gran mayoría de los inventarios de regeneración natural en bosques densos no intervenidos y en bosques explotados selectivamente (poco perturbados) se han realizado con un objetivo práctico. permitiendo así su regeneración por vía natural solamente. En este diseño. referida a la proporción de parcelas de cada tamaño en el bloque de 100 ha. en las cuales está presente una especie y que garantiza que la regeneración natural existente es la adecuada para constituir un bosque rico en especies valiosas. Esta evaluación permite determinar las áreas a regenerar por vía natural. con capacidad para sobrevivir a la fuerte competencia en las etapas iniciales de su desarrollo y de responder adecuadamente a los tratamientos silviculturales. tomando en cuenta solamente un número limitado de especies comerciales y anotando en cada cuadrado la plántula más prometedora de una cualquiera de las especies con una dimensión fijada previamente. y (c) distribución de las clases de tamaño. 400 latizos y 100 fustales por hectárea. Una evaluación de estas características debe realizarse como un complemento del estudio cuantitativo de la regeneración natural. 62 . El interés de los preexistentes de una especie dada se juzga por tres características: (a) abundancia. Arboles semilleros numerosos. con capacidad para llegar hasta el final del turno.El porcentaje mínimo de ocupación o frecuencia. de buena calidad. por regeneración complementaria o a través de plantaciones artificiales. Semillas aladas que permiten una amplia dispersión (lejos de los portagranos). trabajando en Camerún y Costa de Marfil encontró que los mayores éxitos con la regeneración natural se obtuvieron con el concurso de ciertas condiciones favorables que resume en las siguientes:      Especies naturalmente invasoras. asegura la presencia de 2500 brinzales. El éxito del manejo a través de la utilización de los preexistentes implica contar con plántulas vigorosas. Follaje muy característico (plántulas jóvenes fácilmente visibles). (e) moribunda o muerta. (b) frecuencia de ocurrencia. deberá establecerse con base en la experiencia y las características ecofisiológicas de las especies. (b) sana con copa partida o defectuosa.

jugando una parte importante en la composición del bosque clímax. Las plántulas son persistentes. Las especies de sombra (tolerantes) al ser expuestas a la luz persisten como plántulas. Especies completamente tolerantes (de sombra). germinando y desarrollándose bien bajo completa iluminación. detienen su crecimiento y se estancan pero cuando se incrementa gradualmente la iluminación pueden llegar a tolerar la luz y crecer rápidamente. Este grupo incluye algunas de las especies silviculturalmente valiosas que forman la base para la ordenación forestal. Hutchinson (1987) resalta la necesidad de entender la reacción ecológica de las especies a la liberación por la explotación y el raleo para el éxito en la silvicultura y el manejo de la regeneración natural de las especies de los bosques tropicales. Aperturas extensivas del dosel favorecen las especies de luz. Triplochiton y Chlorophora en Africa. como por ejemplo las Dipterocarpaceae en Asia. su semilla es generalmente de viabilidad limitada y de producción irregular. Las especies oportunistas de claros son relativamente intolerantes. 63 . La formación de claros por la muerte de árboles viejos es una parte normal de la regeneración natural y es tal vez necesaria para la sobrevivencia de las especies más exigentes de luz. secundarias o que requieren luz. Dacryodes. Generalmente son especies de baja talla y de vida corta con un rápido crecimiento en altura y en diámetro. Terminalia. pueden crecer rápidamente en altura. Byrsonima. Especies oportunistas de claros. Para este fin clasifica las especies forestales de los bosques húmedos en tres grupos:    Especies pioneras. Khaya. Hieronyma en América Latina y Entandrophragma. Las especies pioneras o demandantes de luz (especies serales) colonizan rápidamente las áreas alteradas por la explotación. Tabebuia. mientras que las especies tolerantes encuentran sus mejores condiciones de desarrollo con un mínimo disturbio del mismo. Medio ya modificado anteriormente por el paso de la explotación forestal. el fuego o la agricultura. al menos al comienzo. La elección de los tratamientos de mejoramiento a aplicar puede guiarse mejor por los grupos ecológicos en que se ubican las especies. con capacidad para sobrevivir por largos periodos en una condición cercana a la latencia bajo sombra densa pero al abrir el dosel e incrementar la iluminación.

64 .

INTRODUCCIÓN
La presente guía técnica hace parte del desarrollo del Decreto 1791 de 1996 y se propone suministrar a los profesionales y técnicos de las ciencias forestales un documento que sirva de orientación para la aplicación de diseños de inventarios forestales con especial referencia para los bosques naturales tropicales. Los diseños propuestos corresponden a los más usados en los bosques naturales del país, sin embargo, la literatura nacional y mundial reportan una variedad de diseños de muestreo que tienen validez científica y que pueden ser aplicados en el país, por consiguiente, quien desee ampliar los conocimientos y/o desarrollar otros diseños que se ajusten a la necesidad u objetivo, deberá recurrir a la consulta y revisión de dicha literatura. Un inventario forestal suministra muchos elementos de juicio en relación con el conocimiento de un bosque no solo para los usuarios, sino para la toma de decisiones por parte de las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible (CAR). De ahí que la información acopiada no solo debe ser procesada con la única intención de conocer la oferta maderable posible de ser aprovechada del bosque, sino conocer aspectos fundamentales como la composición, estructura y la función, entre otros, de cuyo análisis se toman las decisiones en cuanto a la capacidad permisible de aprovechamiento y las técnicas de manejo o directrices para conservar o proteger las especies. La elección específica del diseño de inventario forestal obedece a varios factores como se explica en el desarrollo de la guía, por lo que la aplicación de un diseño que es satisfactorio en un tipo de bosque, puede ser inadecuado para otro. La presente guía técnica tiene por objetivo, de una parte orientar a las CAR para la ejecución de los inventarios forestales generales, con especial referencia para la elaboración de los Planes de Ordenación Forestal y como elemento de juicio para la toma de decisiones de manejo sostenible sobre los bosques naturales. De otra parte, suministrar a los usuarios del recurso forestal, directrices para realizar los inventarios forestales de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 10 del Decreto 1791 de 1996, empleando conceptos apropiados que cumplan con las directrices de diseños de muestreos y aspectos ambientales, evitando perdida de tiempo y dinero durante su ejecución.

1. DEFINICIÓN DE INVENTARIOS FORESTALES
1.1. Definición Es el método usado para conocer la información florística de los bosques naturales tropicales obteniendo información cualitativa y cuantitativa de acuerdo a los objetivos previstos y a la exactitud requerida. No solo se refiere a la evaluación individual de los árboles, a su volumen y tamaño, sino a otros elementos que caracterizan el bosque como la composición, la estructura y la función, los cuales son importantes para la toma de decisiones.

65

Conforme a la definición, se entiende que el inventario forestal no solo es un registro simplemente cuantitativo, sino que también considera el aspecto cualitativo a nivel especifico o general de grupo, es decir, un registro descriptivo completo de la población boscosa. El inventario forestal no solo se refiere a la evaluación individual de los árboles, sino que se amplía a otros elementos que lo caracterizan, de acuerdo con el concepto moderno de bosque, según el cual, está compuesto por el capital (vuelo) o volumen, el tamaño de los árboles a nivel de especie o grupo de especies sobre unas condiciones edáficas y fisiográficas generales, e igualmente, tiene en cuenta los elementos o individuos que se desarrollan o viven entre la masa forestal. 1.2. Importancia del inventario forestal a. Permite conocer y describir la población de especies, ecosistemas y paisajes en cuanto a composición, estructura y función, entre otros aspectos. b. Contribuye a determinar la capacidad productiva, determinar las existencias maderables y no maderables. c. Proporciona información sobre los bosques que pueden ser objeto de aprovechamiento, manejo, conservación y protección. d. Genera información sobre las características cualitativas de cada uno de los individuos que son objeto de medición, incluyendo el estado sanitario. e. Sirve de fundamento para determinar la capacidad permisible de extracción, con el fin de asegurar la sostenibilidad de los bosques. f. Aporta información para definir las técnicas de manejo silvicultural. g. Permite cuantificar las existencias volumétricas de la oferta del bosque o de un grupo de especies. h. Abastece la información necesaria para determinar la capacidad de crecimiento o merma del bosque. i. Suministra la información necesaria para establecer planes de trabajo. j. Sirve de base para determinar las decisiones relacionadas con el aprovechamiento forestal como el plan de cortas y actividades de extracción, entre otras. k. Permite determinar la viabilidad industrial y proyecciones de producción. 2. CLASIFICACIÓN DE LOS INVENTARIOS FORESTALES Existen diferentes métodos para clasificar los inventarios forestales, sin embargo la Figura 1 propone una clasificación orientada a satisfacer las necesidades del país. 2.1 Según la forma de tomar los datos La clasificación de los inventarios forestales está acorde con la manera como se obtienen los datos, los cuales se pueden adquirir a través del censo poblacional y de los métodos estadísticos. 2.1.1 El censo Es el conocimiento y cuantificación de todos los árboles que se pretenden aprovechar en el bosque, para lo cual es necesario medir en el terreno cada uno de los árboles existentes o algunos individuos de ciertas especies que interesa evaluar para un propósito determinado. 66

2.1.2 Métodos estadísticos Se utiliza cuando no es posible estudiar cada uno de los individuos que componen una población, pero se desea tener un conocimiento sobre ella, recurriendo al análisis de muestras empleando métodos estadísticos. La ciencia de la estadística permite obtener información correcta, precisa y a bajo costo de una población basándose en procedimientos de muestreo, con resultados que pueden ser generalizados o inferidos a la población. Dentro de esta categoría se tienen inventarios por muestreo al azar, sistemático, estratificado y poliétapico (Bietápico), los cuales se describen en el acápite Diseños de muestreo.

CENSO

AL 100%

AL AZAR

SISTEMATICO METODO ESTADISTICO BIETAPICO

CLASIFICACION DE INV. FORESTALES

ESTRATIFICADO

EVALUAR STOCK MADERERO

APROVECHAMIENTO FORESTAL OBJETIVO PLAN DE MANEJO FORESTAL

DETALLADO GRADO DE DETALLE

SEMIDETALLADO

EXPLORATORIO GENERAL

Figura 1. Clasificación de los inventarios forestales 2.2 De acuerdo al objetivo Al definirse el inventario forestal éste debe tener necesariamente un objetivo suficientemente claro o específico que permita su planeamiento y diseño más adecuado, con el fin de recabar el tipo, cantidad y calidad de la información requerida. El objetivo del inventario es también un indicador del nivel de detalle que se requiere en cada caso, es decir, el grado de precisión que debe tener el muestreo y la cantidad de información requerida; las 67

MUESTREO FORESTAL El bosque tropical está caracterizado por la diversidad de especies frondosas perennifolias. inferir necesariamente los conocimientos así obtenidos al bosque en conjunto. Se emplea para determinar ecosistemas forestales y selección de áreas de interés económico. igualmente sirve de base para planificar estudios de prefactibilidad y se ajusta a lo dispuesto en el Decreto 1791 de 1996 para ser presentado por los usuarios del recurso. adquiere en primera instancia. se emplea para determinar biomas y áreas con potencial para desarrollo forestal. se pueden clasificar en la siguiente forma: a) para evaluar el potencial maderero o stock anual.4 Inventario de reconocimiento general Consiste en una evaluación rápida del potencial forestal de una determinada área. el cual permite el conocimiento de la diversidad florística.3. compuesto de varios estratos de copas y alturas con gran dinamismo biológico. 2. b) para un plan de aprovechamiento forestal o de extracción y c) para plan de manejo forestal. Permite tener una idea del bosque en cuanto a sus características morfológicas y de accesibilidad.3 De acuerdo con el grado de detalle Esta clasificación incluye los siguientes niveles: 2. 2. el análisis de la dinámica de la población y su estructura. De acuerdo con el objetivo de un inventario forestal.3 Inventario exploratorio El error de muestreo está entre 15-20% a un nivel de confiabilidad del 95%. 3.3. con el fin de calificarla a-priori como apta o no apta para una cierta actividad económica.intensidades de muestreo o tamaño de la muestra están en función de la precisión del muestreo o error estadístico y se fija previamente con los requerimientos de trabajo. de dimensiones majestuosas y densidad alta. un problema de magnitud que condiciona y limita el proceso. 2.3. Ofrece información directa para trabajos de prefactibilidad o factibilidad en aprovechamiento forestal y programas silviculturales entre otros. permitiendo trabajar solo con una pequeña parte de la población y luego. 2. lo cual le permite a las CAR conocer la oferta forestal en su jurisdicción y elaborar los Planes de Ordenación Forestal respectivos.3.2 Inventario semidetallado El error de muestreo no debe ser superior al 15% con el 95% de probabilidad. por lo que su criterio es el fisiográfico y florístico. 68 . Debido a su gran extensión.1 Inventario detallado El error de muestreo está entre 5-10% con el 95% de probabilidad y se emplea en la clasificación de los tipos de bosque a nivel florístico y estratos bien diferenciados.

El valor que caracteriza a una población se conoce como parámetro. pocas veces resultan con un tamaño preciso debido a las características topográficas. el muestreo forestal se hace sobre poblaciones finitas y resulta muy difícil evaluar el valor del parámetro y ante esa imposibilidad.1 Muestra La muestra es una parte representativa de la población. Las muestras que se obtienen aleatoriamente. generalmente la muestra es una superficie del bosque que debe cumplir lo anteriormente dicho. 69 . es lo referente a la forma que éstas deben tener. La unidad de muestreo tradicional usada en los inventarios forestales es la parcela y su utilización origina una distribución aproximada de la variabilidad de la población teniendo en cuenta el criterio de área. en la forma en que esa muestra se haya extraído de la población. ya que el bosque siempre se divide en pequeñas áreas que se constituyen en las unidades de muestreo. se conocen como muestra al azar o aleatorias y el valor que define la propiedad de una muestra se conoce como estimador. al conjunto total de todos aquellos individuos u observaciones que tengan alguna propiedad común o características básicas similares. Esto significa que en la muestra seleccionada. la cual se conoce como estimador y está en función de dos aspectos básicos: primero el tamaño de la muestra y segundo. lo cuál permite resultados confiables para inferir sobre la población estudiada. con la cual se pueden hacer inferencias correctas de los valores de la población. 3. En los inventarios forestales.2 Forma de la muestra Un aspecto importante en la determinación de las muestras.2. la decisión queda a criterio del investigador. quien la escoge de acuerdo a su experiencia o costumbre y al grado de preparación del personal y al equipo e instrumentos que posee.Se define como Universo o población. permite tener el grado de confiabilidad requerido del estimador. es necesario recurrir a la muestra para hacer una valoración indirecta. lo cual permite clasificar las poblaciones en finitas e infinitas. 3. la variabilidad de la población se encuentra representada en ella y sirve para hacer inferencias cuando son escogidas siguiendo los métodos o procedimientos estadísticos. Desde el punto de vista práctico. que si se cumplen las premisas descritas. con el objeto de estimar alguna propiedad intrínseca de ésta.1 Parcelas o unidad de muestreo de forma cuadrada Son unidades de muestreo que tienen sus lados iguales y que en las condiciones de los bosques naturales tropicales. A continuación se dan las definiciones de las parcelas o unidades de muestreo de uso más común de acuerdo a la forma: 3.

3. siendo las principales: rodal.3 Niveles de las unidades de muestreo En el muestreo se presentan una serie de unidades que van desde la gran unidad de evaluación hasta la unidad básica que es individual. 3. Es la unidad más pequeña del muestreo.2. Es el área especifica donde se registra la información y puede variar en tamaño o característica.2 Unidad elemental de muestreo.3. dentro de la cual están las unidades básicas. La Figura 2 ilustra las unidades que a continuación se describen. pero las diferencias en número y tamaño de las unidades básicas le dan a la unidad de muestreo diferentes pesos basándose en los parámetros evaluados. No es muy utilizada para realizar inventarios en bosques naturales.2. Esquema de los diferentes niveles de unidades de muestreo 70 . que no puede ser dividida.3. entre otros.2 Parcelas o unidades de muestreo de forma rectangular Corresponden a unidades de muestreo de diferentes longitudes y anchos variables. Unidad Básica o unidad de registro 1 0 1 6 11 12 2 3 4 9 13 14 5 10 Unidad Elemental de muestreo Unidad de Evaluación Figura 2.3. 3.3 Parcelas o unidades de muestreo de forma circular Corresponde a unidades de muestreo de forma circular con un diámetro fijo. sobre la cual se miden o estiman los parámetros de evaluación como el diámetro.3 Unidad de evaluación. Su empleo es mayor en bosques plantados. En este nivel. debido a su complejidad en su localización y toma de datos por la presencia del sotobosque y la falta de visibilidad. siendo las más prácticas en el campo y empleadas en inventarios forestales en bosques naturales bajo condiciones tropicales.1 Unidad Básica. Normalmente todas tienen un mismo tamaño (área). cuando la unidad básica es el árbol. tipo de bosque y compartimiento. recibe el mismo peso a pesar que las unidades básicas tengan diferente tamaño. debido al manejo silvicultural y a la escasa presencia de sotobosque. 3. Es la unidad estadísticamente individual. 3.3. la altura y la copa entre otras variables.

pero bajo condiciones diferentes a las expuestas inicialmente. es decir. existen los métodos del área muestreada e intensidad de muestreo que permiten determinar también el número de parcelas a inventariar. la cual es una característica de la población. Un bosque heterogéneo necesita mayor número de parcelas que un bosque homogéneo.3. El Método estadístico.P. Para conocer la variabilidad de los bosques se emplea la desviación estándar y el coeficiente de variación. 71 . es decir.). señala en el artículo 10 que el inventario estadístico para todas las especies se debe realizar a partir de 10 cm de diámetro a la altura del pecho (D. el cual se explica mas adelante. se obtiene: E = t S/ n (2) n y n = t S/E Luego: n = S 2 t 2 / E 2 (3) Donde : n S E t : Número de parcelas o unidades de muestreo. por tanto. Si el error de muestreo (E) es especificado en porcentaje. para obtener la misma precisión en el muestreo. la fórmula puede ser transformada por el uso del coeficiente de variación (Cv).A. : Valor tabular (Tabla t Student). el número de parcelas a medir en el terreno y para ello el Ministerio del Medio Ambiente a través del Decreto 1791 de octubre 4 de 1996. Sx : Error estándar Reemplazando en la ecuación (1) Sx por su valor dado en (2). con una intensidad de muestreo de forma tal que el error de muestreo no sea superior al 15% y una probabilidad del 95%. consiste en determinar el número de parcelas del muestreo tomando como base la variabilidad del bosque. sin embargo. para bosques homogéneos la desviación de los individuos respecto a la media es pequeña y en bosques heterogéneos la desviación es alta con respecto a la media.4 Tamaño de la muestra Definido el tamaño de la parcela. la etapa siguiente es determinar el tamaño de la muestra. el tamaño de la muestra (n) se calcula a través del método estadístico. t : Valor tabular (Tabla de t Student). Es posible deducir una fórmula para calcular el número de parcelas a partir de la definición de la precisión o error de muestreo y para ello se parte de: E = tSx (1) Sx = S/ Donde: E : Error de muestreo. : Desviación estándar. : Error de muestreo deseado en % o como fracción.

n = t 2 (Cv) 2 /(E%) 2 Donde: n Cv E t : Unidades de muestreo. c. : Error de muestreo.5 Diseños de muestreos Un diseño de muestreo se tipifica por una serie de características que unidas dan el nombre completo al diseño. La forma y tamaño de las unidades de muestreo definen también una característica importante del diseño. 72 . con lo cual el diseño puede ser al azar. : Desviación estándar. Para poblaciones finitas aplicando el factor de corrección se obtiene: n= t 2 (Cv) 2 /(E) 2 + t 2 (Cv) 2 /N Donde: n E t Cv S N : Número de unidades de muestreo. : Valor del coeficiente de confianza para una probabilidad dada. 3. : Coeficiente de variación. de la heterogeneidad del bosque o a partir la fuente de variación. : Total de unidades de muestreo. o parcialmente al azar o mediante una regla preestablecida. de su disposición. El muestreo puede presentar o no. : Valor tabular (Tabla de t Student). b. diversas etapas o fases dependiendo del tamaño de la muestra. A continuación se describen los principales diseños de muestreos empleados en las distintas regiones del país en la ejecución de inventarios forestales. entre las cuales se consideran las siguientes: a. : Coeficiente de variación. al azar restringido o sistemático. La escogencia de la muestra puede ser al azar. En el Anexo se presentan las definiciones y fórmulas estadísticas generales empleadas para calcular los parámetros y estadígrafos en los principales diseños de muestreo utilizados en las distintas regiones del país en la ejecución de inventarios forestales. : Error de muestreo.

a un limite del área o a un punto arcifinio (curso de agua. por lo general varía de 10 a 50 metros ( Figura 3). que atraviese el bosque de evaluación. El ancho de las fajas. etc. Mapa de bosques a escala adecuada con coordenadas. donde las áreas sombreadas corresponden a las parcelas seleccionadas Los estadígrafos y fórmulas utilizadas para los cálculos son: a. debido a que permite una buena distribución de la muestra. cruce de vías.3. 3. Diseño de un muestreo al azar en fajas de diferente longitud. Este método contempla fajas de diferente longitud y de igual longitud.5. Este sistema es empleado en trabajos de inventarios en bosques naturales tropicales.1 Diseño de muestreo al azar en fajas Este método consiste en inventariar el bosque mediante parcelas o unidades de muestreo de forma rectangular. c. cuyo largo es varias veces el ancho. Tabla de números aleatorios o calculadora que tenga la función de números al azar. a la irregularidad de los perímetros de las áreas objeto de estudio y de otra a que. Para el diseño y selección de las unidades de muestreo se requiere: a. debido de una parte. una posible estratificación y elaborar análisis estructurales. Para su diseño se establece sobre el mapa del área una línea base perpendicular a la topografía predominante. Figura 3. b.5. Número de unidades de muestreo o parcelas localizadas y numeradas en el mapa.1. permite una distribución de la muestra mediante cortes perpendiculares a la topografía predominante en el bosque. que puede corresponder a una línea imaginaria. La base para ello es el concepto de muestreo sin reemplazamiento que es el más frecuente en los métodos de investigación reportados por fajas.1 Diseño de muestreo al azar en fajas de diferente longitud. d. Razón de la estimación R1  y x i 1 i 1 n n i  y x 73 i . es muy popular en trabajos de inventario en bosques naturales. Tamaño de la unidad de muestreo o parcela.).

Esto acorta las fajas y las vuelve de igual longitud.2 Diseño de muestreo al azar en fajas de igual longitud. se recurre a la división del área boscosa en parcelas o unidades de muestreo de igual tamaño de forma cuadrada o rectangular con una selección al azar y un mínimo de dos muestras en forma de fajas dentro de cada parcela o unidad de muestreo. aumentando las unidades muestrales y manteniendo constante la intensidad de muestreo.5. ganando estadísticamente y económicamente desde el punto de vista logístico ( Figura 4).1. Varianza de la razón Sr 2  S 2 1  f  / n S 2  R2 / n  1  yi 2 / y   xi 2 / x  2 yi xi / x y     Reemplazando en Sr 2 : Sr 2  R2 1  f  / n(n  1)   y 2 i / y   xi 2 / x  2 yi xi / x y Donde: Sr 2 f n N R2 y x : Varianza de la razón (m/ha) : Fracción de muestreo (n/N) : Area muestreada (ha) : Area total (ha) : Razón de la estimación (m/ha) : Media del volumen muestreado (m) : Media del área muestreada (ha) 3.Donde: yi xi R1 y x : Volumen de cada árbol (m3) : Area de cada muestra (ha) : Razón de la estimación (m3/ha) : Media del volumen muestreado : Media del área muestreada b. El muestreo al azar con fajas de igual longitud. 74 .

Varianza 1 f Sy  n Donde: f y yi n   ( yi  y ) 2     n 1    : Fracción de muestreo (n/N) Volumen medio : Volumen de cada árbol (m) : Area muestreada 75 .Figura 4. Media del volumen. Diseño de un muestreo al azar en fajas de igual área donde las zonas sombreadas corresponde a las parcelas seleccionadas al azar Los estadígrafos y fórmulas utilizadas para los cálculos son: a. y   yi / n Donde: y yi n Volumen medio : Volumen de cada árbol (m) : Area muestreada b.

3.2. La distribución sistemática de las parcelas por toda el área del bosque con una cuadrícula asegura una buena representación de la población en el muestreo.3. siguiendo una ley de uniformidad. Figura 5. Generalmente el muestreo sistemático parte de la escogencia de una primera parcela o unidad de muestreo al azar. a partir de la cual todo el proceso de sistematización de la muestra se consigue. existen muestreos sistemáticos simples por parcelas o unidades de muestreo y por fajas de igual longitud. 76 . : Número de muestras. lo que permite distribuciones normales de la muestra.2 Diseño de muestreo sistemático Es aquel en el cual la localización de las unidades de muestreo son distribuidas de acuerdo con un patrón determinado. guardando equidistancia y simetría (Figura 5). : Tamaño de la muestra en m 2 o ha.5.1 Espaciamiento entre unidades de muestreo a. permitiendo a algunos estadísticos afirmar que dentro de los muestreos sistemáticos se da algún tipo al azar. el muestreo por parcelas o unidades de muestreo se vuelve valioso sobre todo cuando no existen mapas ni sensores remotos de la zona de estudio o cuando se desea preparar un plan de aprovechamiento. Área a muestrear (Tm) Tm = Tp x n Donde: Tm Tp n : Área a muestrear en m 2 o ha.5. Se busca cubrir totalmente el área por inventariar. se emplea en áreas extensas y las unidades de muestreo o parcelas distribuidas en forma sistemática. eliminando los procesos de selección aleatorios y facilitando la ubicación dentro del campo de las unidades de muestreo o parcelas por su distribución uniforme. Diseño de un muestreo sistemático en fajas de diferente longitud De acuerdo a la literatura.

3. para calcular los estadígrafos son: a. Distancia entre unidades de muestreo Dl = Tp/ B x I Donde: Dl Tp B I : Distancia entre unidades de muestreo en metros. : Sumatoria de las áreas de cada muestra en ha. : Sumatoria de los volúmenes de cada árbol en m3. : Número de muestras.5. : Área total en m 2 o ha. 77 . Media del área muestreada x =  xi/n Donde: x xi n : Media del área muestreada en ha.2. : Distancia entre parcelas en metros. Intensidad de muestreo (I) I = Tm/N x 100 Donde: I Tm N : Intensidad de muestreo. : Número de muestras. : Intensidad de muestreo. c. : Área a muestrear en m 2 o ha. Media del volumen y = yi/n Donde: y yi n : Media del volumen muestreado en m3. : Tamaño de la parcela en m 2 o ha. Las fórmulas estadísticas empleadas en un muestreo sistemático al azar en un inventario forestal.b.2 Análisis estadístico. b.

: Número de muestras. Razón de estimación (R) m3/ha R  y/x Donde: R y x : Razón de estimación (m3/ha) : Volumen medio (m3). : Factor de corrección : Área muestreada/área total. Varianza de la razón (Sr2) Sr2 = S 2 /n(1-f) S 2  R2 / n  1  yi 2 / y   xi 2 / x  2 yi xi / x y Reemplazando en Sr 2 :    Sr 2  R 2 1  f  / n n  1 Donde: Sr 2 S2 R2 yi xi y x xiyi x y 1-f/n f n  y 2 i / y   xi 2 / x  2 xi yi / xy  : Varianza de la razón (m/ha) : Varianza :Razón de estimación : Volumen de cada árbol (m) : Area de cada muestra(ha) : Media del volumen muestreado. d. 78 .c. : Producto del área de cada muestra por el volumen de cada muestra. : Producto del área media por el volumen medio. : Área media (ha). : Media del área muestreada.

El resultado de la interpretación es un mapa temático con diferentes ecosistemas forestales clasificados por estratos o tipos de bosques presentes en el área de estudio y en él cual también se localizan las áreas no forestales.3 Diseño de muestreo estratificado Estratificación es el método que consiste en la diferenciación y delimitación de la población en unidades o subunidades con características especificas. de tal forma que la mayor fuente de variabilidad este entre las subunidades o 79 . La estratificación es importante e indispensable en la ejecución de los inventarios forestales de bosques tropicales. se utilizan imágenes de sensores remotos en la estratificación de bosques tropicales. g. debido a la alta heterogeneidad de los ecosistemas boscosos. 3. dentro de una población. Error en % o precisión E = (Sr x t/R)x100 t = Grados de libertad n-1. dividiéndola en subunidades homogéneas o más o menos homogéneas. especialmente cuando éstos son realizados sobre áreas extensas. Volumen total Vt = RxA + (Sr x t)A Donde: A: Área total en ha. Volumen medio para todo el bosque (Y) Y = R + Sr x t h. Cálculo del error de la media (Sr) Sr  Sr 2 f. de acuerdo a parámetros cuantitativos y cualitativos. El objetivo fundamental de la estratificación. los cuales son determinados por la configuración de la topografía.. las condiciones del suelo y las características del bosque. lo cual se traduce en una alta variabilidad y por lo tanto el tamaño de la muestra debe ser relativamente grande. la fisiográfía.e.5. es el de disminuir el grado de variabilidad de la población total. Probabilidad del 95%.

especialmente lo referente con la precisión y el error de muestreo en bosques naturales (poblaciones finitas) y se calcula de la siguiente manera: n  S2 Sx 2 Donde: n S2 Sx Pero: Sx = E/t Luego: E= Sx t Donde: E Sx : Error permisible t = Grados de libertad (n-1) Probabilidad (95%) : Error estándar 80 : Número de unidades básicas de muestreo : Varianza : Error estándar .estratos. el grado de precisión o el tamaño de la muestra dependen de la varianza y de la proporción ocupada por las poblaciones con respecto al área total. teniendo en cuenta que en una población o estrato. reduciéndose notoriamente la variabilidad dentro de unidades y obtener un mínimo de error de muestreo al menor costo (Figura 7). Diseño de un muestreo estratificado según tipos de bosques Debido al alto valor del coeficiente de variación que tienen los bosques tropicales. fija unos parámetros que tienen relación con el tamaño de la muestra. Figura 7. una de las principales características que debe reunir la muestra es el de abarcar la mayor parte de la varianza de la población. El Decreto 1791 en su artículo 10. es decir. que la muestra sea verdaderamente representativa y en segundo lugar. la superficie.

considerando la proporción ocupada con respecto al área total. que el número de unidades de muestreo por estrato resulte proporcional al error estándar del estrato ponderado de acuerdo con el área y se calcula de la siguiente manera: n = t 2 (PjSj) 2 E2 Donde : n : Tamaño total de la muestra en unidades de muestreo 81 . existen dos procedimientos o soluciones comunes a este problema conocidos como asignación proporcional y asignación optima.3.Reemplazando el valor de E en: n  S2 / S2 x Tenemos: n  S2 /  E / t n  S 2t 2 / E 2 2 3. permite una distribución de las muestras en forma proporcional al tamaño del área ocupada por cada estrato y la proporción de la muestra que se escoge en el estrato se hace igual a la proporción de todas las unidades de la población que caen en ese estrato y se calcula de acuerdo a la fórmula: n = t 2 PjS 2 E2 Donde: n Pj E S t : Tamaño total en unidades de muestreo : Proporción del estrato j : Error permisible : Varianza : Grados de libertad (n-1) Probabilidad (95%) El muestreo estratificado por asignación óptima permite una distribución de las muestras en forma proporcional al grado de variación.5.1 Asignación de la muestra en el muestreo estratificado De acuerdo con el interrogante acerca del tamaño de la muestra. es decir. buscando que el estrato que presente mayor variación. El muestreo estratificado por asignación proporcional. tenga una muestra mayor.

Pj E Sj : Proporción del estrato j : Error permisible : Varianza del estrato j 3.3. Para realizar el análisis estadístico se debe tener en cuenta bien sea el número de unidades de muestreo o el área ocupada por cada estrato.5.2 Análisis estadístico. las fórmulas estadísticas empleadas en el muestreo estratificado en un inventario forestal. En cada estrato se calculan los siguientes estadígrafos: la media. desviación estándar y el error estándar como se hace en un muestreo simple y se emplean las siguientes ecuaciones: La media X   xi / n Donde: X xi n : Media de las áreas de los estratos : Suma de las áreas de los estratos en ha : Tamaño total de la muestra Desviación estándar S  ( x 2  ( x )2 / n) / (n  1) Donde: S x 2 (x) n : Desviación estándar : Suma de las áreas de los estratos al cuadrado : Cuadrado de la suma de todas las áreas de los estratos : Tamaño total de la muestra 2 Error estándar Sx  S / n x 1  n / N Donde: S : Desviación estándar n : Tamaño de la muestra N : Tamaño de la población expresada en número de parcelas 1-n/N : Corrector por población finita 82   . Dentro de los estratos. para calcular los estadígrafos se dividen de la siguiente manera: a.

N : Tamaño total del área de estudio = Nj. cintas. los cuales se describen a continuación: Y   PjYj j 1 M Media estratificada Donde: Pj Yj M : Proporción del estrato j : Media del estrato j : Número de estratos Error estándar de la media total estratificada Sy  1 / N 2  N j 2 S j 2 / n j (1  n j / N j ) i 1 m Donde: Nj : Tamaño del estrato j (número de unidades). es decir. 83 . 4. utilizando estacas. debe realizarse en el bosque.1 Demarcación de las unidades en el bosque 4.1.b. de tal manera que correspondan a las coordenadas estipuladas en la cartografía. Para la población total.1. en el terreno se ubican las unidades de muestreo o parcelas empleando un GPS o una brújula. se localiza el vértice de la unidad de muestreo o parcela y a partir de él se traza el eje central de la unidad de muestreo o parcela. REALIZACIÓN DEL INVENTARIO EN EL BOSQUE 4. etc. jalones. Los estadigrafos a calcular para la población corresponden a la media estratificada de la población y el error estándar de la media estratificada.1 Ubicación de las unidades de muestreo El diseño plasmado sobre la base cartográfica.2 Demarcación Para efectuar la demarcación. Sj : Varianza del estrato j. 4.

3 Abscisado En cada una de las líneas guías. etc. marcadas con la nomenclatura alusiva al lugar de ubicación.1 Diámetro El diámetro es el parámetro cuantitativo más importante en un inventario forestal. trazando de esta manera la longitud de la unidad de muestreo y colocando estacas identificadas con pintura o cintas de colores. 4.A.2. Por esa razón.P. se debe tener en cuenta que el diámetro es una variable continua y puede adquirir cualquier valor dentro de los límites extremos. 84 . la cual se hace con cinta diamétrica o forcípula. por lo tanto. Con base en el diámetro se calcula por relación todos los demás parámetros importantes del árbol como: volumen. 4. lo cual significa que la estaca se encuentra en la unidad de muestreo 1 a una distancia de 25 metros en sentido S-N o EW del punto de inicio de la trocha o línea guía.2 Altura del árbol La altura es probablemente uno de los parámetros menos conocidos o estudiados y al mismo tiempo de los más difíciles de medir o evaluar con exactitud en los inventarios forestales. diámetro de copa. 4. dependiendo de la forma de la unidad de muestreo y del diseño utilizado. La medición del diámetro está normalizada a una altura de 1.2.4. especialmente en bosques naturales tropicales debido a la densidad de la vegetación en su componente horizontal y vertical.30 metros sobre el suelo y se conoce como D. por dos razones fundamentales: a. Se miden todos los diámetros de los árboles inventariados a partir de 10 cm de acuerdo al Decreto 1791 de 1996. Puede ser medido en forma directa y por lo tanto se puede obtener datos precisos. se va abscisando cada 20 metros.2 Medición de variables Las variables más importantes a medir en un inventario forestal son el diámetro y la altura de cada especie.1.1. 20. área basal y la edad. 30 metros. (diámetro a la altura del pecho). se deben establecer clases diamétricas de 10 cm de amplitud. localizadas en sentido S-N o EW. b.4 Determinación del ancho de la unidad de muestreo Por las líneas guías se mide y colocan estacas a 0. 4. automáticamente se determina el número de árboles como una expresión de la densidad de la unidad de muestreo o parcela y se incluye una valoración de la calidad maderable de los arboles. Con estas variables. se sugiere a manera de ejemplo: U1/25.

además. 4. Blume Leiss o por el método de estimación empleando varas dimensionadas. acompañados de observaciones referentes a los defectos del fuste y el registro de las mediciones se hace en formularios que deben estar preparados antes del inicio del trabajo de campo y acordes con el objetivo del inventario (Cuadro 1). se deben tener en cuenta otros aspectos como: la pendiente del terreno. En bosques tropicales. la altura del fuste limpio y la altura comercial. Cuadro 1. la posición del árbol dentro de la parcela y el estrato (dominante. Árbol sin valor económico Responsable:________________________________________ ___ 85 . Árboles con señales de pudrición 3. En la medición de la altura se distinguen generalmente la altura total. nivel abney. debido a la presencia en el sotobosque de vegetación densa y hacia el cenit del cruzamiento de las copas. de acuerdo al uso y al estado de los árboles. codominante y dominado). cambian dependiendo del tipo de bosque a inventariar. La altura corresponde a una variable continúa y sus límites extremos no corresponden a puntos fijos sino relativos. ya sea con instrumentos de precisión como el hipsómetro. Árbol sano 2. Formulario de campo para el registro del inventario estadístico Hoja N°______ Parcela______Area_______Interesado _______________________________ Ubicación _____________________ Azimut____________________ Tipo de bosque_____________________ Fecha __________________________ Distancia No. la medición de la altura total de los árboles es complicada.3 Registro de la información Durante la realización del inventario. El formulario debe ser simple pero con espacio suficiente para anotar toda la información que se requiera.El cálculo de las alturas requiere mediciones indirectas. los registros obtenidos en campo. Nombre DAP entre de Código Especie (m) puntos Árbol 1 2 3 N Altura (m) Total Comercial Área Basal (m2) Volumen (m3) Defectos* 1 2 3 TOTAL * 1. si es una sola especie o de varias especies. la información básica es la medición de diámetros y alturas de los árboles medibles dentro de las unidades de muestreo. la cual debe ir consignada en hoja anexa. es decir. que no permite determinar con exactitud la altura del árbol que se está midiendo.

es decir. se procesan los datos de acuerdo a las fórmulas convencionales o por medio de tablas de volumen regionales o de especies. lo cual permite conocer la composición de especies.. latizal y brinzal. 5. De otra parte. RESULTADOS ESPERADOS DEL INVENTARIO Obtenida la información en campo.2.5. El análisis estructural de los ecosistemas boscosos como resultado del inventario forestal. da las pautas para realizar el análisis de la regeneración natural bajo las condiciones propuestas en la guía técnica nombrada y permite complementar el conocimiento del bosque en sus tres estados sucesionales.. generan o determinan las características particulares del bosque. el fustal. se calcula el área básal y el volumen de cada una de las especies y para lo cual existen métodos manuales y programas de computador. se analiza bajo dos aspectos: la estructura horizontal y la vertical. géneros y especies que existen en el bosque. .1 Estructura horizontal Nombre científico Nombre común Número de árboles 1 . complementada con el análisis sobre regeneración natural. para lo cual se acostumbra analizar la estructura vertical y horizontal. N 86 .1 Composición florística Con base en la información colectada durante la realización del inventario estadístico.2 Análisis estructural El inventario forestal analiza las comunidades forestales desde el punto de vista florístico y estructural. el cual se elabora determinando en orden alfabético las familias registradas con sus especies y el número de árboles inventariados. la estructura biológica. como se presenta en el Cuadro 2. se elabora el listado de las especies forestales registradas en las unidades de muestreo. para lo cual algunas instituciones como el IGAC y Universidades entre otras. 5. Cuadro 2 Composición floristica del inventario forestal Familia 1 2 3 N TOTAL 5. los rasgos físicos que combinados con el número de individuos. Con programas computarizados. Esta información es importante para determinar y analizar las familias. la guía técnica del “plan de manejo forestal”. En el método manual. el inventario se calcula automáticamente. han elaborado sus propios software sustentados en hojas electrónicas del programa Excel.

. permitiendo conocer el grado en que se agrupan o se dispersan y la cantidad de individuos existentes por unidad de superficie.2.Determina la distribución espacial de las especies en el bosque. . Cuadro 3 Cálculo de la abundancia absoluta y relativa Especie 1 2 3 N Total Numero de arboles por unidad de muestreo 1 2 . b) Se realiza la sumatoria vertical de los individuos registrados por cada unidad de muestreo. c) Se calculan las abundancias absolutas y relativas utilizando las fórmulas propuestas. Total Aa Ar (%) 100.2.00 87 . Puede ser absoluta y relativa.1 Densidad Es el número de árboles registrados por unidad de superficie o área total del muestreo. Su conocimiento es importante. con la siguiente secuencia: a) Se registran todas las especies en orden alfabético y el número de individuos encontrados por cada unidad de muestreo. para lo cual existen indicadores que permiten su medición. 5. Para el cálculo se emplea la siguiente ecuación: Ar = Número de individuos por especie x 100 Número de individuos en el área muestreada El cuadro 3 presenta la disposición de los datos para el cálculo de la abundancia.2 Abundancia Es el número de árboles por especie registrados en cada unidad de muestreo. debido a que la influencia de una especie en un ecosistema depende en gran parte de su densidad. Aa = Número de individuos por especie La abundancia relativa. La abundancia absoluta se refiere al número total de individuos por especie contabilizados en el inventario. Se calcula de la siguiente manera: D = Número de árboles Area total del muestreo en ha 5.1.1.. es la relación porcentual en que participa cada especie frente al número total de árboles.

. se sigue el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden alfabético.3 Frecuencia Es la presencia o ausencia de una especie en cada una de las unidades de muestreo.. d) Se calcula las frecuencias absolutas y relativas utilizando las fórmulas correspondientes.9 Cuadro 4 Cálculo de la frecuencia absoluta y relativa Especie 1 2 3 N Total Número de unidades de muestreo en que ocurre la especie 1 2 .79.. se marca con una “x” la presencia de la especie en la unidad de muestreo donde esta aparece.. n Total Fa Fr (%) I Clases de frecuencias II . . Para el cálculo se emplea la siguiente formula: Fr = Frecuencia absoluta de una especie x 100 Suma total de frecuencias absolutas Las frecuencias absolutas se agrupan en cinco clases a saber: Clases I II III IV V Frecuencia absoluta 1 –19. para el cálculo se emplea la siguiente ecuación: Fa = Número de unidades de muestreo en que ocurre una especie x 100 Número total de unidades de muestreo La frecuencia relativa es la relación porcentual de la frecuencia absoluta de una especie entre la sumatoria total de las frecuencias absolutas de todas las especies registradas en el inventario.9 80. Para su diligenciamiento. e) Se realizan las sumatorias totales de las frecuencias absolutas y relativas.59. La frecuencia absoluta es la relación porcentual correspondiente al número de unidades de muestreo en que ocurre una especie entre el número total de las unidades de muestreo.9 60. N Total 100.1. .99.9 40..5. c) Se totaliza el numero de veces que aparece la especie en las unidades de muestreo.2.9 20– 39. Puede ser absoluta y relativa..0 0 El cuadro 4 presenta el arreglo para el cálculo de las frecuencias absolutas y relativas. se clasifica y se 88 . f) Con fundamento en los resultados obtenidos de la frecuencia absoluta para cada especie. b) Tomando como soporte los formularios de campo.

densidad. la dominancia absoluta (Da) de una especie se define como la sumatoria de las áreas básales de la misma especie presentes dentro de cada unidad de muestreo expresada en metros cuadrados.2. La dominancia relativa se expresa en porcentaje y está dada por la relación entre el área basal de una especie y la sumatoria total de las dominancias absolutas de todas las especies registradas en el inventario. . El valor máximo del IVI es de 300 y es alcanzado en estratos que presentan una sola 89 . se utilizan indicadores cuantitativos como el número de árboles por especie. 5. n Da Dr (%) 100.escribe este valor en la clase de frecuencia a la cual pertenece.00 El cuadro 5 permite calcular la dominancia absoluta y relativa de cada una de las especies inventariadas.. Cálculo de la dominancia absoluta y relativa Especie 1 2 3 N Total Areas básales en m² por unidad de muestreo 1 2 .1. d) Se calculan las dominancias absolutas y relativas utilizando las fórmulas correspondientes. g) Se realizan las sumatorias totales horizontales y verticales de las clases de frecuencias. frecuencia. abundancia. h) Las sumatorias totales vertical y horizontal de las clases de frecuencias deben ser iguales entre si e iguales a la sumatoria total de la frecuencia absoluta..5 Estructura del bosque Tiene por objeto conocer la organización espacial de las especies y el número de individuos en el área objeto de estudio. b) Tomando como soporte las planillas de campo. . dominancia y el índice de valor de importancia (IVI). 5. la ecuación empleada es: Dr = Área basal de cada especie x 100 Area basal total en el área muestreada Cuadro 5.2. se inserta la sumatoria de las áreas basales por especie encontradas por unidad de muestreo.4 Dominancia Es el grado de cobertura de las especies como expresión del espacio ocupado por ellas. . c) Se realizan las sumatorias verticales de las áreas basales para cada unidad de muestreo.. Para el conocimiento estructural del bosque. El IVI está dado por la suma de los parámetros expresados en porcentaje de la abundancia. frecuencia y dominancia relativa y se utiliza para realizar estudios descriptivos y cuantitativos de la estructura de los tipos de bosques. con el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden alfabético.1..

es decir. b) Tomando como soporte las planillas de campo. Para el cálculo se emplea la siguiente relación: Cm = Número de especies Número total de individuos 90 . se escribe el número total de individuos encontrados por especie y se realiza la sumatoria total. frecuencia y dominancias para cada especie utilizando las fórmulas correspondientes y se realizan las sumas totales.especie.2.0 0 100. los resultados del análisis permiten deducir aspectos importantes como el dinamismo. : Dominancia relativa Cuadro 6: Análisis estructural N° Orde n 1 2 3 n Total Especie Nombre N° de Densida arboles d ( D) Abundancia Aa Ar Frecuencia Fa Fr Dominancia Da Dr IVI n 100.1. : Frecuencia relativa.0 0 100. el resultado obtenido es un número fraccionario que representa el promedio de individuos de cada especie dentro del tipo de bosque.6 Coeficiente de mezcla Se expresa como la proporción entre el número de especies encontradas por el total de árboles inventariados. d) Se calculan la abundancia. entre otras características y su formula es la siguiente: IVI = Ar% + Fr% + Dr% Donde: IVI Fr% Ar% Dr% : Índice de valor de importancia. la dominancia y las especies más representativas. e) Se calcula el IVI con la fórmula propuesta y se realiza la suma total. c) Se calcula la densidad con fundamento en la fórmula propuesta. da una primera aproximación de la heterogeneidad de los bosques y proporciona una indicación somera de la intensidad de mezcla. 5. con el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden alfabético.0 0 El cuadro 6 presenta el modelo para determinar el análisis estructural del bosque natural. : Abundancia relativa.

1.5.7 Grado de agregación de las especies Determina la distribución espacial de las especies y se calcula a través de la siguiente relación Ga = Do De Donde: Ga Do De : Grado de agregación : Densidad observada : Densidad esperada La densidad esperada se calcula de la siguiente manera: De  log e (1  F / 100) Donde: De Log e F : Densidad esperada : Logaritmo : Frecuencia absoluta La densidad observada (Do) se halla basándose en la siguiente relación: Do = Número total de árboles por especie Número total de parcelas muestreadas 91 .2.

.9 8 Clase Rango 50-59.9 10 70-79. Especie Nº de unidades de muestreo en que ocurre la especie Número de árboles Frecuencia absoluta (%) Densidad esperada (De) Densidad observada (Do) Grado de agregación (Ga) 1 2 3 N 100. e) Se calcula las densidades esperadas y observadas utilizando las fórmulas propuestas. lo cual indica que las clases diametricas se establecen a partir de este diámetro.Cuadro 8 Cálculo del grado de agregación. b)Se escribe el número de unidades de muestreo en que ocurre la especie.. Rango . Para interpretar el grado de agregación se tienen los siguientes parámetros: GA> a 1. como se muestra en el Cuadro 9. d) Se registra la frecuencia absoluta de cada especie con fundamento en los cálculos realizados en el cuadro 4 o se calcula utilizando la fórmula propuesta.8 Distribución de las especies por clases diamétricas Los inventarios se realizan con un fin previsto y previamente se fijan los límites mínimos a medir en el campo y como el diámetro es una variable contínua que puede adquirir cualquier valor dentro de los límites extremos. indica tendencia al agrupamiento GA> a 2.9 11 80-89.9 5 20-29.9 110-119.00 El cuadro 8 indica la presentación de la información para realizar el cálculo del grado de agregación e interpretar los resultados.9 6 30-39. Con fundamento en lo señalado en el articulo 10 del Decreto 1791 de 1996. indica que la especie tiene una distribución agrupada GA< a 1. c) Se escribe el número total de árboles de cada especie registrada en el inventario.1.9 7 40-49.9 .9 9 60-69. es conveniente establecer clases diamétricas que permitan agrupaciones de diámetros para facilitar el procesamiento de los datos..9 100-109.. el inventario estadístico se realiza a partir de 10 cm de DAP. f) Se calcula para cada especie el grado de agregación utilizando la fórmula propuesta. en las siguientes clases: Clase 1 2 3 4 Rango 10-19.2.9 n 92 Clase 90-99. indica que la especie se encuentra dispersa 5. con la siguiente secuencia: a) Se registran todas las especies en orden alfabético.

considerando la altura total de los árboles y realizando la separación en capas o estratos. lo cual se hace extensivo a la separación de las copas de los árboles de un bosque. AB % Vol. c) estratificación de masa foliar: comprende la agregación de estratos de muchos individuos enfocados sobre un solo componente de la vegetación. el gran número de individuos y sus patrones complejos de distribución de las especies en capas o estratos entre el suelo y el dosel.2. Nº AB Vol.1 Número de estratos Se ha discutido frecuentemente el número de estratos que presentan los bosques naturales. pero que por selección o competencia. Dentro de esta concepción. Richards (1936) que concibe tres estratos de árboles y uno arbustivo. La estructura vertical se analiza desde el punto de vista de la estratificación. Nº AB Vol. b) estratificación de individuos: es la agregación de todas las alturas de los árboles maduros e inmaduros. dando como resultado la gran variabilidad en el número de individuos de una especie ubicados a cualquier nivel dentro del bosque.2 Estructura vertical Una de las características de los bosques naturales tropicales es la diversidad de especies y tamaños. existe una regeneración natural alta. teniendo como referencia un diámetro mínimo de medición. lo cual indica que en general.9 II= 20 – 29. independiente de la frecuencia de ocurrencia.Nº Espe cie Cuadro 9 Existencias de las especies por clase diamétrica Existencia por clases diamétricas Totales I=10 – 19. La posición fitosociológica que ocupan 93 . % árbol (m²) (m³) árbole (m²) (m³) árbole (m²) (m³) (m²) (m³) es s s 1 2 3 N Total Un bosque natural en condiciones normales. La presencia de las especies en los diferentes estratos es de gran importancia fitosociologica. cita diferentes clasificaciones propuestas por Olberg (1953) quien propone ocho categorías. solo un bajo número de estas plantas puede llegar al estado adulto 5. Melo (1997). es decir. 5. la curva de distribución de frecuencias de clases diamétrica (o tamaño) de los árboles es semejante a una J invertida (curva exponencial).2.2. se contemplan las siguientes definiciones: a) estratificación de especies: es la agregación de especies con alturas maduras.9 n Area basal Volumen Nº AB Vol. un alto número de individuos por clases diamétrica pequeñas y un bajo número de individuos por clase diamétrica alta. Fashawe (1952} que propone cuatro estratos para los bosques de la Guyana francesa y otros autores coinciden en que el perfil lo constituye un continuo de vegetación entre el suelo y el dosel. especialmente si se trata de bosques irregulares y heterogéneos. Taylor (1964) quien identifica cuatro estratos para los bosques de Ghana.

principalmente aquellos que se refieren a la forma de vida como son la altura. Esta forma gráfica ayuda a visualizar la estratificación y estado actual del bosque. Cuadro 10 Categorías de los estratos en la masa boscosa Estrato Arbóreo Símbolo Limite de altura (m) Estrato superior (Dominante) Es >20 Estrato medio (Codominante) Em 15-20 Estrato inferior (Dominado) Ei <15 5. como se observa en el Cuadro 10. para lo cual con una cinta métrica se realizan las mediciones de la proyección de la copa sobre el terreno y se registran los valores redondeados a 10 cm. que se fundamenta en reducir la faja del transecto.2. como se ilustra en la figura 9. que tiene dos dimensiones (ancho y largo). También se utilizan modelos matemáticos y estadísticos para describir la estructura vertical. cuya determinación se debe hacer de tal manera que represente varios tipos de bosque y diferentes relieves. Para representar la cobertura de las copas. 94 . cuando está presente en todos sus estratos arbóreos y para ello el inventario forestal permite caracterizar y establecer tres categorías de estrato. es necesario hacer en el terreno los dibujos de los árboles teniendo en cuenta la arquitectura del mismo y la proyección de las copas en sentido horizontal.2 Evaluación de la estructura vertical Existen dos metodologías de tipo descriptivo para evaluar la estructura vertical de un bosque natural: a) Cualitativo y b) cuantitativo. los cuales no son contemplados en la presente guía. Adicionalmente. Para la elaboración del perfil y la proyección horizontal del bosque. se realizan transectos o fajas al interior de las unidades de muestreo seleccionadas para el inventario forestal.las especies que integran la comunidad forestal. permite elaborar un perfil de la vegetación para ilustrar aspectos estructurales del bosque. cobertura. al registro de la información requerida para la elaboración del perfil. es posiblemente uno de los parámetros de mayor peso fitosociológico que designan el dinamismo y las tendencias de la comunidad estudiada y para ello puede decirse que una especie determinada tiene su lugar asegurado en la estructura y composición florística. estratos y espaciamiento vertical. a una proyección horizontal. empleando papel milimetrado o dimensionado previamente a escala. lo cual facilita posteriormente el trabajo de oficina. de acuerdo a la altura total de los árboles. El método cualitativo. Para facilitar la ejecución de las proyecciones horizontales de las copas de los árboles. se emplea el método denominado “línea de intercepción”. con una longitud de 100 m por 10 m de ancho. las fajas se dividen en cuadrados de 10 m de lado. forma de copas.2. aspectos que son difíciles de percibir con la información cuantitativa reportada en el inventario para el calculo de los volúmenes. lo cual permite tener nociones aproximadas de los estratos que se presentan en el área objeto de estudio.

el cuadro 11 presenta el arreglo de los datos a registrar en el campo. b) ubicación de las coordenadas (x. realizando el siguiente procedimiento: a) nombre de la especie.y) de cada uno de los árboles. e) altura hasta la base de la copa (Hc).Figura 9 Perfil de vegetación que muestra la estructura vertical y la proyección horizontal del bosque (parte inferior) Fuente: Melo C Omar. Cuadro 11 Formulario de campo para la elaboración del perfil del bosque y la proyección horizontal de las copas Hoja N°______ Parcela______Interesado ______________________ Ubicación _____________________ Azimut________ Tipo de bosque_________________ Responsable____________ Fecha ___________ N° 1 2 3 n Especie Coordenadas X Y Dc (m) Ht (m) Hc (m) Observacio nes 95 . 26. diámetro de copa (Dc). Pag. d) altura total (Ht). 1997 Como apoyo para la construcción de los perfiles. c). f) observaciones.

confeccionando una gráfica con las alturas totales en el eje “y” y las alturas hasta la base de las copas en el eje “x”. propuesto por Ogawa (1965) y citado por Melo (1997). La aparición de enjambres de puntos aislados. Fuente: Melo C Omar. teniendo en cuenta el área total . e) Con el valor total del número de arboles. Figura 11 Diagrama de dispersión por el método de Ogawa. sugiriendo un número de estratos diferenciales en el perfil del bosque y cuando se genera una sola nube de puntos alargada y con pendiente positiva. área basal y volumen total por hectárea de cada una de las especies por clases diametricas del inventario forestal. 1997 5.3 Existencias volumétricas totales por clase diamétrica en el área de estudio El Cuadro 12. b) Del cuadro 1. (Figura 11). presenta el modelo para calcular el número de árboles. d) Se establece la relación entre el número total de arboles inventariados y el total del área de las unidades de muestreo e igualmente para las áreas básales y el volumen. Para realizar los cálculos se efectúa el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden alfabético. 27.El método cuantitativo. Pag. área basal y volumen por hectárea. 96 . áreas básales y volúmenes de cada una de las especies. c) Se totaliza el tamaño de las unidades de muestreo en hectáreas. no se pueden diferenciar los estratos del bosque ya que existe un continuo desde el sotobosque hasta el dosel. se totalizan número de arboles. indica el vacío de las copas en los niveles intermedios. se procede a calcular los valores totales en el área del estudio. describe el procedimiento para detectar la presencia de estratos.

que crean condiciones favorables para la regeneración natural. Cuadro 13 Categorías de tamaño para la regeneración natural Tamaño de clase o categoría Nombre de clase Renuevo o plántula Brinzal Latizal Altura menor de 30 cm Altura entre 31 a 150 cm Altura mayor a 150 cm y diámetro menor a 9. que permite contar con valores numéricos expresados en porcentajes. realizando el 97 .9 NA AB Vol NA AB Vol TOTALES Area basal (m²/ha) AB % Volumen (m³/ha) Vol % 100. debido a la diversidad de tamaños y formas de estas aperturas que producen una diversidad de microambientes en luz. que se puede ejecutar simultáneamente con el inventario estadístico. 5. las cuales están directamente relacionados con el tamaño en altura y el diámetro. La revisión de literatura.00 5. propone diferentes clases y nombres de regeneración natural.9 cm Categoría de tamaño Ct1 Ct2 Ct3 Existencias por clase diamétrica 1=10 – 19. indicando el diseño y metodología para el estudio de la regeneración natural y para su ejecución en el campo.3. Los procesos que ocurren al caer un árbol son especialmente importantes para entender los cambios en la estructura y dinámica de la comunidad arbórea.1 Clasificación de la regeneración natural.9 2=20-29. humedad.3 Diagnostico de la regeneración natural El éxito del manejo del bosque depende en gran parte de la existencia de suficiente regeneración natural que asegure la sostenibilidad del recurso a través del tiempo. que establece la ejecución de inventarios forestales estadísticos a partir de 10 cm de DAP. temperatura.2 Realización del inventario.Cuadro 12 Número de árboles. área basal y volumen por especie/ha N° Especie 1 2 3 n Total 5. Tomando como punto de partida lo señalado en el Decreto 1791. La “Guía técnica para la elaboración del plan de manejo para el aprovechamiento de bosques naturales”.3. da las pautas relacionadas con los materiales y métodos a implementarse en la realización del inventario.00 100. se propone la siguiente clasificación de categorías de tamaño (Cuadro 13) para la regeneración natural. intensidad y dirección de los vientos.

c) marcar con una “x” la presencia de la especie cuando ocurre en una de las categorías.3. se determina la composición floristica.3 Registro de la información Cuadro 13 Formulario de campo para el registro de la regeneración natural Parcela N°________ Area________ Interesado__________ Ubicación_________ Hoja N°______ Azimut_______ Tipo de bosque________ Responsable______________ Fecha_________ Renuevo o Distancia No.9 cm Para la realización del diagnóstico de la regeneración natural. así como también el tamaño de las unidades de muestreo. el 98 . 5.mismo proceso de ubicación. como se presenta en el cuadro 14. 5.3. demarcación y medición de variables de acuerdo con las categorías determinadas previamente.1 Composición florística Con base en la información colectada durante la realización del inventario estadístico.4 Resultados esperados del diagnóstico Con los registros de brinzales y latizales. e) totalizar el numero de individuos encontrados en los tres estados objeto de estudio (renuevo. b) medición de la altura de las plántulas para clasificarlas en la categoría correspondiente (renuevo. con el siguiente procedimiento: a) nombre de las especies identificadas y asignación de un código numérico. para lo cual se debe elaborar y diligenciar el cuadro 13. la abundancia absoluta y relativa. se requiere medir las alturas de las plántulas dentro de las unidades de muestreo propuestas. brinzal y latizal) para cada especie 5. d) consignar el numero total de individuos encontrado por especie y por categoría. lo cual servirá de soporte para determinar las pautas y prácticas de manejo silvicultural. Brinzal Latizal Nombre plántula entre de Código Especie puntos Árbol Ct1 Total Ct2 Total Ct3 Total 1 2 3 Total n Convenciones: Ct1: altura < a 30 cm Ct2: altura entre 31-150 cm Ct3: altura > a 150 cm y DAP<9.4. brinzal o latizal). frecuencia absoluta y relativa y el coeficiente de mezcla de la regeneración natural. se elabora el listado de las especies forestales registradas en las unidades de muestreo. La metodología expuesta en el anexo de la citada “Guía técnica”.3. la densidad. con el objeto de conocer la oferta de la regeneración natural de las especies. proporciona las especificaciones técnicas referentes al diseño e intensidad de muestreo.

conociendo en forma cualitativa la presencia de la regeneración natural.cual se elabora determinando en orden alfabético las familias registradas con sus especies y el número de individuos inventariados. Cuadro 14 Composición florística de la regeneración natural Familia 1 2 3 N TOTAL Nombre científico Nombre común Número de árboles 1 ..4. Su conocimiento es importante. Puede ser absoluta y relativa. Aa = Número de individuos por especie La abundancia relativa. Abundancia Es el número de árboles por especie registrados en cada unidad de muestreo. con la siguiente secuencia: a) Se registran todas las especies en orden alfabético y el número de individuos encontrados por cada unidad de muestreo. 99 .3. b) Se realiza la sumatoria vertical de los individuos registrados por cada unidad de muestreo. Análisis de la regeneración natural a. Densidad Es el número de árboles registrados por unidad de superficie o área total del muestreo. Para el cálculo se emplea la siguiente ecuación: Ar = Número de individuos por especie x 100 Número de individuos en el área muestreada El cuadro 15 presenta la disposición de los datos para el cálculo de la abundancia. c) Se calculan las abundancias absolutas y relativas utilizando las fórmulas propuestas. es la relación porcentual en que participa cada especie frente al número total de árboles. debido a que la influencia de una especie en un ecosistema depende en gran parte de su densidad. La abundancia absoluta se refiere al número total de individuos por especie contabilizados en el inventario..2. N 5. . Se calcula de la siguiente manera: D = Número de árboles Area total del muestreo en ha b.

.. Frecuencia Aa Ar (%) 100..59. Total 1 2 3 N Total c. para el cálculo se emplea la siguiente ecuación: Fa = Número de unidades de muestreo en que ocurre una especie x 100 Número total de unidades de muestreo La frecuencia relativa es la relación porcentual de la frecuencia absoluta de una especie entre la sumatoria total de las frecuencias absolutas de todas las especies registradas en el inventario. Para el cálculo se emplea la siguiente formula: Fr = Frecuencia absoluta de una especie x 100 Suma total de frecuencias absolutas Las frecuencias absolutas se agrupan en cinco clases a saber: Clases I II III IV V Frecuencia absoluta 1 –19.9 20– 39.Cuadro 15 Cálculo de la abundancia absoluta y relativa Especie Numero de arboles por unidad de muestreo 1 2 . . La frecuencia absoluta es la relación porcentual correspondiente al número de unidades de muestreo en que ocurre una especie entre el número total de las unidades de muestreo.9 80. N Total 100.9 40.. Puede ser absoluta y relativa.79...00 100 .99. .00 Es la presencia o ausencia de una especie en cada una de las unidades de muestreo.. n Total I II .9 Grado Muy poco frecuente Poco frecuente Frecuente Bastante frecuente Muy frecuente Especie 1 2 3 N Total Cuadro 16 Cálculo de la frecuencia absoluta y relativa Número de unidades de muestreo Fa Fr Clases de frecuencias en que ocurre la especie (%) 1 2 .9 60. . .

00 100. realizando para las especies que serán objeto de aprovechamiento forestal. 101 . e) Se realizan las sumatorias totales de las frecuencias absolutas y relativas. d) Se calcula las frecuencias absolutas y relativas utilizando las fórmulas correspondientes. Abundancia absoluta y relativa. es decir. b) Se transcriben los valores obtenidos para cada una de las especies de acuerdo al siguiente orden: número de árboles. el resultado obtenido es un número fraccionario que representa el promedio de individuos de cada especie dentro del tipo de bosque. densidad/ha. es una herramienta útil para visualizar rápidamente los resultados y facilitar su análisis e interpretación. se clasifica y se escribe este valor en la clase de frecuencia a la cual pertenece. b) Tomando como soporte los formularios de campo.5 Representación gráfica 100. la caracterización estructural de la regeneración natural para cada una de las especies inventariadas y el procedimiento es el siguiente: a) Se registran las especies en orden alfabético.00 Los resultados del inventario forestal y de la regeneración natural. f) Con fundamento en los resultados obtenidos de la frecuencia absoluta para cada especie. Para el cálculo se emplea la siguiente relación: Cm = Número de especies Número total de individuos En el cuadro 17 se presenta a manera de resumen. Cuadro 17 Análisis estructural por especie de la regeneración natural. Coeficiente de mezcla Se expresa como la proporción entre el número de especies encontradas por el total de árboles inventariados. Para su diligenciamiento. frecuencia absoluta y relativa. d. se sigue el siguiente procedimiento: a) Se registran todas las especies en orden alfabético.El cuadro 16 presenta el arreglo para el cálculo de las frecuencias absolutas y relativas. h) Las sumatorias totales vertical y horizontal de las clases de frecuencias deben ser iguales entre si e iguales a la sumatoria total de la frecuencia absoluta. g) Se realizan las sumatorias totales horizontales y verticales de las clases de frecuencias. coeficiente de mezcla. da una primera aproximación de la heterogeneidad de los bosques y proporciona una indicación somera de la intensidad de mezcla. se marca con una “x” la presencia de la especie en la unidad de muestreo donde esta aparece. Especie N° de Coeficiente árboles de mezcla Densidad/ha Aa Abundancia Ar% Frecuencia Fa Fr% Total 1 2 3 n Total 5. c) Se totaliza el numero de veces que aparece la especie en las unidades de muestreo.

ORGANIZACIÓN LOGÍSTICA DE LA BRIGADA 6. registrando sobre el eje”X” las clases diamétricas y en el eje “Y” la variable volumen total por hectárea. 5. h. Indice de valor de importancia.1 Personal Contar con personal forestal debidamente capacitado.5. registrando sobre el eje “X” el porcentaje correspondiente a la especie y sobre el eje “Y” el número de árboles por especie.1 Inventario forestal estadístico. La Brigada debe estar conformada por: a. La planificación debe ser realizada invariablemente por un Ingeniero Forestal. b. Distribución porcentual por clase diamétrica del número de árboles. accesibilidad. Distribución de la abundancia relativa. debe ser uno de los aspectos más importantes que debe tenerse en cuenta. Distribución porcentual por clase diamétrica del volumen. Dos medidores para medición de diámetros y alturas. registrando sobre el eje “X” la clase diamétrica y en el eje “Y” el número de arboles. b.5. registrando sobre el eje “X” las clases de frecuencias y sobre el eje “Y” las especies en número de árboles. Distribución de las frecuencias relativas. f. Un brujulero. d. Un reconocedor de especies. entre otros factores. e. g. e. quien debe establecer las necesidades de personal. d. tanto a nivel de campo como de personal de oficina. Cocinero. Distribución porcentual por clase de altura de las especies. Distribución de las clases de frecuencias. Dos marcadores. Distribución de la densidad registrando sobre el eje “X” los valores correspondiente a la densidad de cada una de las especies y sobre el eje “Y” el número de árboles de cada especie. b. Clases de frecuencias. a. equipo. disponibilidad económica. registrando sobre el eje “X” la clase de altura y en el eje “Y” la altura de las especies o grupos. Conductor de lancha o carro según el sitio. registrando sobre el eje “X” las clases de frecuencias y sobre el eje “Y” el número de árboles por especie. c.2 Regeneración natural a. Dos trocheros. material y contactar personas e instituciones para coordinar la labor de campo. El número de personas que conforman una brigada varía de acuerdo a la intensidad del trabajo. registrando sobre el eje “X” las especies y sobre el eje “Y” el valor porcentual del IVI. 6. d. c. registrando sobre el eje “X” las clases de frecuencias y sobre el eje “Y” las especies en número de árboles. Un jefe de brigada (Ingeniero forestal o Experto forestal). c. 102 .5.

BIBLIOGRAFÍA CABALLERO. 4. Pintura de color rojo o amarilla para marcar los árboles y las estacas (parcelas). l. Cinta métrica. Subsecretaria forestal y de la Fauna. Equipo de primeros auxilios. Libreta de campo y lápices. Carpas o tiendas de campaña. Mesas de campaña para trabajar los formularios y mapas. b. 1987. n. 5. Bibliografía. Mapa de bosques.2. Mapa base. IGAC. k. e. Dirección General del Inventario Nacional Forestal. 7. Planillas o registro de campo del inventario forestal. Tabla de volumen local o regional empleada en el inventario forestal. h. c.6. acordes con la extensión de la UOF. Sensores remotos utilizados (fotografías aéreas y/o imágenes). vías de accesibilidad y uso actual del suelo. f.183p. 2. g. GPS. 1973. son entre otros. 103 . sensores remotos y recursos económicos. Equipos e instrumentos requeridos Cada Brigada debe tener: a. 6. 3. m. Los mapas se deben elaborar a escalas apropiadas (1:10. M. Mapa del diseño de muestreo forestal o inventario. Cuerda de 25 a 50 metros. Bogotá. asentamientos humanos urbanos y rurales. Isabel. disponibilidad de cartografía. Estadística Práctica para Dasónomos. j. México. los siguientes: 1. Nivel Abney o Hipsómetro manual. Brújula de bolsillo. 239p. i. CORREDOR de M. incluyendo localización geográfica. Estadística Elemental. Bolsas de dormir. hidrografía.. Resultados estadísticos del inventario y cálculo de existencias. d. ANEXOS Los principales documentos anexos al inventario forestal. 8. Cinta diamétrica o forcípula. Equipo de cocina. Machetes.000).000 a 1:100.

H. 34p.COSSIO. W. INSTITUTO DE LOS RECURSOS NATURALES RENOVABLES Y DEL AMBIENTE-INDERENA. Roma. Luis Carlos. Lima. Manual para Inventarios Forestales. Inventario y Mapificación Forestal de la Región de Barbacoas (Nariño). Por medio del cual se establece el Régimen de Aprovechamiento Forestal. y PALACIOS. 124p. Bolivia. B. 414p. Oscar. Belfor. 1990. Bogotá. México. FERREIRA. Escuela Nacional de Ciencias Forestales. ECOE. Santa Cruz. JUNTA DEL ACUERDO DE CARTAGENA. 1982. Alemania. GRIJPMA. 80p HUSCH. 137p. 1990. Frank. E. FAO. 335p. 1973. Buenaventura. 6p. 1981. Departamento de Montes. Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente INDERENA División Forestal. 1995. Ministerio del Medio Ambiente. Guía práctica y teórica para el diseño de un inventario forestal de reconocimiento. 77p. Perú. Guimbert. Bogotá. MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE. Omar y otros. C. T. 137p. Nota Técnica Nº 3 Diseño de Inventario y Cálculo de Precisión.1997 Curso taller sobre evaluación de la diversidad floristica y análisis estructural de ecosistemas boscosos tropicales. México. MARTINEZ. Aplicación de los Sensores Remotos en la Clasificación y Levantamiento de los Bosques Húmedos Tropicales. Producción Forestal. Bogotá. Dirección de Recursos Forestales. LEMA. Bogotá. 2000. GTZ. 1986. MOLINA. Universidad Nacional de Colombia . Eschbom. Muestreo forestal elemental. 1971. 1970. DAUBER. 80p. 95p. 99p. MALLEUX Jorge. Levantamientos forestales en zonas Húmedas Tropicales. Decreto 1791 de octubre 4 de 1996. Universidad Nacional Agraria. Bogotá. Quito. Bogotá. Inventarios Forestales Diseños de Muestreo y Planificación. Honduras. Centro Regional de Ayuda Técnica Agencia para el Desarrollo Internacional. 1996. Instituto Geográfico Agustín Codazzi. LAMPRECHT. Planificación de un inventario forestal. 156p. FREESE. 299p. Álvaro. Fundación Jatun Sacha. Manual de Inventarios Forestales. JULITZ. Silvicultura en los Trópicos. 54p. 312p. 1987. 1984. Editorial Trillas.1965. Inventarios Forestales en Bosques Tropicales. MELO C. 104 . P. 1984 Muestreo: Algunos Métodos y sus Aplicaciones Prácticas. Ecuador.Seccional Medellin.

Roma. Compañía DEFORNO.. SALAMANCA. 62p. ROJAS. España. Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente. 140p. México. ROGERS. Jorge Hernando. Inventario Forestal al 100% en el sector Zaragoza-Quebrada San Antonio. Plan de Ordenación Forestal Río Tapaje. Estudio Técnico Forestal en la Quebrada Timbita. E. Luis. 189p POSADA.1965.MORENO. Buenaventura. 105 . 1974. Burgos. Maderas del Tapaje. J. Ángel M. Diseños de Inventarios Forestales. 1996. 1977. SMITH. Publicación Preliminar. ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACION. Bogotá. División Forestal. 46p. Universidad del Tolima. Francisco. SUÁREZ C. 1977. Ibagué. Compilación de Tablas de Volumen para árboles en píe. 88p. El Charco (Nariño). 1989. 55p. Oscar. 75p. Buenaventura. 26p. Chapas de Colombia. 1965. Centro Regional de Ayuda Técnica. INDERENA. Notas del curso desarrollado en Quintanar de la Sierra. Dasometría práctica. Inventarios Forestales. 1977. Ecopetrol Distrito de Oleoductos. Manual de inventario forestal con especial referencia a los bosques mixtos tropicales.

1.1 Media aritmética. Es la suma de un conjunto de observaciones dividida entre el número total de ellas y es denotada como equis barra y se representa así: x   Xi / n Donde: Xi : Sumatoria de las observaciones y/o mediciones de una variable n : Número total de individuos que forman la muestra Es muy común representar por "n" al número total de individuos que constituyen una muestra y por "N" el número total de elementos que integran la población. La variación es una característica del material biológico. es dar condiciones suficientes para la aplicación de los sistemas estadísticos. Dentro de las medidas de tendencia central se encuentran la media aritmética. Aceptar que la variación es esencial en lo biológico y que en su formación intervienen múltiples causas. los cuales giran en torno a inferencias. estructuración y funcionamiento de los seres vivos. mediana y la moda.ANEXO CONCEPTOS BASICOS DE ESTADISTICA PARA LOS INVENTARIOS FORESTALES Si bien los principios y la base de la estadística son de naturaleza matemática. no existiría el muestreo. En los inventarios forestales se recurre a muestras para caracterizar la población y se emplea el criterio de área. lo cual permite dividir el bosque en pequeñas áreas que se constituyen en las unidades de muestreo. Cuando las observaciones se presentan en categorías agrupadas por frecuencias. Es el valor intermedio de un conjunto de observaciones dispuestas en orden decreciente o creciente de magnitud. Si no existiera la variación.2 Mediana. Son aquellos valores típicos promedios que tienden a descansar en el centro de un grupo de datos arreglados de acuerdo a su magnitud. En los inventarios forestales la más empleada es la Media aritmética. su aplicación representa una nueva forma de pensar para los profesionales y técnicos forestales. 1. dentro de un marco razonable de probabilidad. como resultado de múltiples causas genéticas y ambientales que actúan en diferente grado y número en la formación. Medidas de tendencia central o representativas. 1. se puede calcular en forma aproximada el valor de la mediana con el empleo de la formula: Mediana = Li + (n/2 – f) *C f mediana 106 . hablando estadísticamente.

Medidas de dispersión y variación. se encuentran la varianza y desviación estándar de la media y el coeficiente de variación. Por el hecho de emplear valores a la segunda potencia.3 Moda.1. la desviación estándar y los límites de confianza. 107 . Es el grado al cuál los datos numéricos tienden a alejarse o acercarse al promedio producto de la variabilidad de los individuos. 2.2 Desviación estándar o desviación típica. Varianza. Para ello existen algunos estimadores de variación. Algebraicamente se expresa de la siguiente manera: S 2   Xi  x / n  1 2   Donde: S 2 : Varianza de la muestra Xi : Valor de la observación i ésima x  Media de la muestra n : Número de observaciones en la muestra 2. siendo los más comunes la varianza. La desviación estándar de la muestra es la raíz cuadrada de la varianza. su interpretación resulta difícil en la generalidad de los casos. es posible obtener una estimación aproximada de la moda empleando la siguiente formula: Moda = Li + (Fh / Fh + Fi)*C Donde: Li : Fh : Fi : C : Valor del límite inferior de la clase modal Frecuencia de la clase inmediatamente más alta que la clase modal Frecuencia de la clase inmediatamente más baja que el valor de la clase modal Tamaño del intervalo 2.Donde: Li N F : : : Límite inferior de la clase que contiene la mediana Número de observaciones de la muestra Suma de las frecuencias de todas las clases inferiores que contiene la mediana Tamaño de la clase de intervalo que contiene la mediana Frecuencia de la clase que contiene a la mediana C : f mediana : 1. igualmente. Es el valor más frecuente de un grupo de observaciones y en el caso de que se presenten dadas en frecuencias. Es el valor promedio de los cuadrados de las desviaciones de cada observación con respecto a la media.

Es una medida de los límites de confianza de una media en una muestra y permite estimar un rango en el cual se espera encontrar la verdadera media de muestras que conduzca a la media de la población y se calcula con la siguiente formula:   E  S/ n Donde: E : Error estándar S : Desviación estándar n : Número de unidades de muestreo (tamaño de la muestra) El error estándar se puede expresar en porcentajes de la media. Es la desviación estándar en porcentaje de la media y se calcula según la formula: Cv%  S / x * 100 Donde: Cv : Coeficiente de variación S : Desviación estándar Media de la muestra x 2.3 Coeficiente de variación. para lo cuál se reemplaza la desviación estándar por el coeficiente de variación y se obtiene la siguiente formula: E %  Cv% / n Donde: Cv% : Coeficiente de variación en porcentaje n : Número de unidades de muestreo 3.S  Xi  x 2 / n 1 2. Limites de confianza. Corresponde a los límites superior e inferior en que la media muestral sigue una distribución normal (Curva normal o de Gauss). empleando el valor de distribución t de Student. Su representación es la siguiente: LM = x ± tS Donde: 108 .4 Error estándar. el tamaño de la muestra a un nivel significativo deseado y el valor muestral del error estándar de la media.

LM : x t : S : Límite de confianza Media muestral Valor tabular (Tabla de t Students) Error estándar de la media 109 .

110 .

por consiguiente. La presente guía tiene por objeto dar conocer a los interesados en realizar aprovechamientos forestales persistentes. DEFINICIÓN El inventario al cien por ciento o censo forestal. denominado también censo forestal. el inventario solo está referido a unas pocas especies aprovechables que generalmente oscilan entre dos (2) y seis (6). por el cual se regula el régimen de aprovechamiento forestal. La ejecución del inventario al cien por ciento. se puede definir como el conocimiento y cuantificación de todos los árboles que se pretenden aprovechar de un bosque. que es una fase de explotación o extracción. establece en el artículo 10. El Decreto 1791 de 1996. para lo cual es necesario medir en el terreno cada uno de los árboles existentes o algunos individuos de ciertas especies que interesa evaluar para un propósito determinado. La ejecución de un inventario al cien por ciento no constituye ni debe ser la primera etapa para el conocimiento de las existencias de un bosque y los técnicos antes de llegar a este nivel. limitándose a unas pocas empresas forestales localizadas especialmente en el Urabá antioqueño y chocoano. razón por la cual los resultados obtenidos para una población o parte de ella. los cuales siempre están inferidos por un error de muestreo. En el país esta técnica es conocida desde 1970. pero han sido muy pocos los usuarios del recurso forestal que la han aplicado. Esta modalidad se aplica en los bosques donde la extracción se realiza selectivamente. de la precisión y de la clase de nivel exigido. Cuando el propósito de un inventario es conocer la distribución espacial de ciertas especies arbóreas para optimizar un aprovechamiento es necesario recurrir a la evaluación de la superficie boscosa en su totalidad. las cuales la han utilizado para cuantificar las existencias de árboles destinados a la producción de madera para aserrío y para la producción de tríplex. en bosques nativos es una técnica que a pesar de representar mucha utilidad para el inversionista es poco usada. de tal manera que pueda ser utilizada y aplicada de manera sencilla en los bosques naturales que serán objeto del inventario. con el propósito de tener una idea de las existencias del bosque y así no perder tiempo ni dinero. tradicionalmente se han realizado de acuerdo con los diferentes tipos de inventarios basados en el muestreo.INTRODUCCIÓN En Colombia las estimaciones de las existencias madereras de los bosques naturales. la realización del inventario al cien por ciento a partir de 10 cm de diámetro a la altura del pecho (DAP) para todas las especies que se pretenden aprovechar de los bosques naturales con fines persistentes ubicados en terrenos públicos o privados. el cual es definido como la diferencia probable entre el volumen calculado por medio del muestreo y el verdadero volumen del bosque. la metodología para realizar los inventarios forestales al cien por ciento. independientemente de la intensidad de muestreo. son una estimación de los diferentes parámetros. 1. 111 . primeramente han de realizar como mínimo un inventario de reconocimiento o de factibilidad.

Es favorable realizarlo cuando el inventario está destinado a conocer las existencias de unas pocas especies y donde la extracción y aprovechamiento es selectivo. sean fluviales o terrestres. e. contribuyendo de esta manera a minimizar impactos sobre los suelos y las aguas y a la reducción de costos. producción y compromisos comerciales de una empresa forestal. ya que no se basa en diseños estadísticos. los campamentos y el lugar donde se debe iniciar los frentes de trabajo. la ejecución puede ocurrir en varias etapas haciéndolas efectivas de acuerdo con la planificación y el avance de la explotación. Contribuye a la conservación de la diversidad biológica. se puede conocer en determinado momento cuál es el remanente real existente en el bosque. i. en el desembosque se evitan recorridos innecesarios. j. ya que. c. ya que permite conocer las existencias reales del bosque y de esta manera. f. Se reducen los tiempos improductivos especialmente en la tala. tal como lo señala el artículo 10 del Decreto 1791 de 1996. Favorece la ubicación apropiada de los patios de acopio. A este nivel.En atención a que la ejecución del inventario al cien por ciento implica tiempo y costos. para la extracción de las trozas u otros productos maderables de tal manera que se pueden diseñar con las distancias apropiadas hacia los sitios donde están localizados el mayor número de árboles a extraer. factores influyentes en los costos. debe realizarse en una sola fase. g. los operarios no pierden tiempo buscando los árboles que han de talar y extraer. evitando correr riesgos. combinado con el análisis estructural del bosque. ASPECTOS PROPOSITIVOS a. de otra. evitando el peligro de agotamiento o desaparición de una o varias especies forestales en un área determinada. Bajo este esquema. de una parte. h. d. . Determina las existencias volumétricas reales del bosque. determinar e identificar con precisión los individuos que se pueden aprovechar y los que se han de dejar en el sitio para garantizar la persistencia del recurso. En la medida que avanza el aprovechamiento del bosque. debido a que se tiene el conocimiento real de la oferta existente. no necesariamente para conocer las existencias volumétricas de un área. 112 b. Permite conocer realmente el número de especies e individuos existentes. se constituye en el mejor aval para la realización de aprovechamientos forestales selectivos con características de sustentabilidad. El inventario al cien por ciento. aspecto fundamental e importante para las proyecciones de abastecimiento de materia prima. se determina el área anual que corresponde al cuartel que se va a aprovechar en ese año o al siguiente. 2. Permite identificar y conocer la presencia de drenajes que en ocasiones no es posible detectar en los sensores remotos utilizados. y. Favorece la planificación acertada del diseño de vías y caminos forestales.

para obtener de esta manera la identificación de los 16 sub-bloques. 1C. Cuando el inventario está dirigido a conocer las existencias de unas pocas especies. 3. quedando conformados 16 sub-bloques de 6. l. cada uno. cuadrados de 1. Los bloques así configurados de 100 ha. los principios básicos son los mismos y se fundamentan principalmente en el establecimiento de bloques de igual o diferente longitud. sin embargo. Bloque o Unidad de Muestreo 1 2 3 4 5 6 7 8 Figura 1. DISEÑO DEL INVENTARIO Las metodologías varían y se ajustan de acuerdo con las condiciones topográficas y con la densidad de los bosques. que en adelante se denominarán bloques. correspondientes estadísticamente a las “unidades de muestreo” o elementos de una misma naturaleza integrantes de la población. El modelo adoptado en esta guía corresponde a las técnicas desarrolladas en el país por empresas forestales con resultados exitosos por más de tres décadas.000m de lado. los cuales se identifican con números o letras (Figuras 1 y 3). División del área boscosa y numeración de los bloques Inicialmente se cuadricula sobre la base cartográfica existente. se dividen en sub-bloques de 250 m de ancho y 250 m de longitud. los que se identifican mediante una combinación consecutiva de números y letras. y de abajo (sur) hacia arriba (norte) con letras del alfabeto desde A hasta D. o de menor longitud según la extensión del área. debido a que las proyecciones de producción y comercialización se realizan con fundamento en el conocimiento real de las existencias del bosque. 1B. no proporciona la información sobre otras especies que pueden tener un valor y utilidad desconocidos. Evita el fracaso de una industria o proyecto industrial. tal como sigue: 1A. 113 . m.25 ha.k. No es recomendable para realizar inventarios nacionales por el tiempo y costos excesivos. Para esta subdivisión se numeran de izquierda (oeste) a derecha (este) desde uno (1) a cinco (5). donde resulta más económico aplicar los métodos por muestreo.

2D. de tal manera que cada uno de estos elementos pueda ser 114 .1D. Configuración y numeración de los sub-bloques Cada sub-bloque se fracciona en cinco (5) fajas de 250 m de longitud por 50 m de ancho equivalentes a 1. es decir. Lo importante no es la longitud de las fajas sino el ancho de la mismas. DEMARCACIÓN DE LAS UNIDADES DE MUESTREO EN EL BOSQUE El diseño plasmado sobre la base cartográfica se realiza en el bosque. pues entre más angostas son. Sub-bloque 1D 2D 3D 4D 1C 2C 3C Bloque 1 3B 4C 1B 2B 4B 1A 2A 3A 4A Figura 2.25 ha. 2B. 180° y 270°. etc. en el terreno. es decir 0° o 360°. Conviene mencionar que al diseñar los elementos o unidades del inventario sobre la base cartográfica (es decir los bloques. los límites. Se ubican los bloques. en lo posible. sub-bloques y las fajas. con el fin de facilitar posteriormente su localización y demarcación en el bosque utilizando la brújula u otro equipo de precisión. La sumatoria de las áreas de los 16 sub-bloques corresponden al área de la “unidad de muestreo” equivalente a 100 ha. sub-bloques y las fajas). 4. 2C. 90°. más fácil es la identificación y menos posibilidades existen de omitir el registro de los árboles en el inventario. a partir de las cuales se inicia el inventario (Figuras 3 y 4). (Figuras 2 y 3). deben ser líneas con azimutes francos. 2A.

B2/x+000m/y+750m. 11 Las estacas o transitorias de punto tienen entre 30 y 50 cm de longitud y una sección circular de aproximadamente 5cm y se utilizan hasta que perduren los trabajos de ordenación.1 Demarcación de los bloques En cada una de las picas límites de los bloques en sentido S-N. B2/x+000m/y+500m. Las picas en el terreno se convierten en las líneas guías. Aparentemente esta labor parece complicada. la escuadra de agrimensor14 o el GPS15 las picas límites. pero en el bosque resulta sencillo y simultáneamente se puede ir realizando el inventario. 4. 12 El teodolito o tránsito de alta precisión sirve para múltiples usos en topografía como por ejemplo trazar visuales rectas. según el caso. 500 m. sin embargo. 13 La brújula es un instrumento de mediana precisión que sirve de orientación. es decir por el eje Y. se adecúan aproximadamente 10 cm. el número aumenta considerablemente debido a la necesidad de conservar permanentemente la visual y por consiguiente el azimut o rumbo. B2/x+1000m/y+750m. 14 La escuadra del agrimensor denominada también tamanúa. Es una especie de jalón de madera que tiene en la parte superior una sección rectangular o cuadrada que la divide en cuatro cuadrantes iguales a 90 grados cada una. B2/x+000m/y+250m. B2/x+1000m/y+000m. Estas estacas tienen importancia ya que son “estacas testigos” y sirven para identificar puntos de localización en caso de que desaparezcan los jalones de madera. B2/x+1000m/y+250m. B2/x+000m/y+1000m. con “jalones de madera10” y “estacas transitorias de punto11”. medir ángulos horizontales y verticales y cálculo de distancias por taquimetría o estadía. Para efectuar la ubicación y demarcación. el vértice de un bloque y a partir de él comenzar a trazar con instrumentos de agrimensura como el teodolito12. Esta localización debe ser muy aproximada debido que en la realidad corresponden a las coordenadas estipuladas en el mapa del diseño del inventario. Así. En el extremo inferior una punta que se clava en el terreno y el extremo superior. y corresponde además a un vértice de varios bloques.identificado sin inconvenientes. B2/x+1000m/y+1000m indica que el jalón está situado en el bloque 2 a una distancia de 1000 metros en sentido W-E y a 1000 metros en sentido S-N de la pica límite entre los bloques. 250 m. se va abcisando el terreno cada 25 m y colocando jalones de madera a los 0 m. En terrenos planos el número de jalones es reducido debido a que la visual horizontal se mantiene a distancias apreciables. es un instrumento que se emplea para dar visuales en líneas rectas o trazar perpendiculares. lo más aconsejable es inicialmente localizar. de manejo y de aprovechamiento forestal. Tiene aproximadamente 2m de longitud y una sección circular o rectangular de aproximadamente 5cm de diámetro. etc. Las picas se trazan mediante la alineación recta de numerosos jalones de madera. 115 . 750 m. y 1000 m. B2/x+1000m/y+500m. en terrenos inclinados o pendientes. Los jalones de madera en su parte superior deben estar marcadas con nomenclaturas alusivas al lugar de ubicación y pueden quedar de la siguiente manera: B2/x+000m/y+000m. las cuales han de servir de base para la ubicación de las distintas áreas de manejo y las demás unidades del inventario. B2/x+1000m/y+000m. 15 Sistema de posicionamiento global. para medir rumbos y azimutes y para trazar visuales rectas. la brújula13. trazando así el largo de los sub-bloques y un lado del bloque (Figura 3). por ejemplo. En el extremo superior se adecúan aproximadamente 20 cm de tal manera que la superficie quede lisa para escribir sobre ella anotaciones de identificación. que sean fácilmente observables en el bosque. 10 Los jalones de madera son varas que tiene en el extremo inferior una punta que se clava en el terreno. de tal manera que la superficie quede lisa para escribir sobre ella anotaciones de identificación.

B2/x+250m/y+000m. Los jalones de madera en su parte superior y pueden quedar de la siguiente manera: B2/x+000m/y+000m.Figura 3. por ejemplo. quedando así delimitados el ancho de los sub-bloques y el otro lado del bloque (Figura 3). B2/x+1000m/y+000m. es decir por el eje X. Así. se va abcisando el terreno cada 25 m y se colocan estacas a los 250 m. 500 m. Demarcación de los bloques y sub-bloques Por las picas límites de los bloques en sentido W-E. B2/x+750m/y+000m indica que el jalón está situado en el bloque 2. B2/x+1000m/y+000m. 116 . B2/x+750m/y+000m. etc. B2/x+1000m/y+000m. a una distancia de 750 metros en sentido W-E y a cero metros en sentido S-N de la pica límite entre los bloques. B2/x+1000m/y+250m. B2/x+500m/y+000m. y 1000 m. B2/x+1000m/y+000m. 750 m.

por ejemplo. y se va abcisando el terreno con jalones cada 25 metros. B1/S3D/x+000m/y+50m.etc. B1/S3D/x+000m/y+150m. B1/S3D/x+000m/y+250m. B5/x+100m0/y+1000m. B1/S3D/x+000m/y+175m.2 Demarcación de los sub-bloques A partir de los límites externos demarcados para los bloques. La nomenclatura de los jalones puede ser: B1/S3D/x+000m/y+25m. Figura 4. B1/S3D/x+000m/y+100m. B1/S3D/x+000m/y+75m. ubicando cada una de ellas dentro del respectivo bloque con la nomenclatura distintiva.. B6/x+000m+y+1000m. se colocan cuatro (4) jalones y cuatro (4) estacas transitorias de punto. 2. está indicando la localización del jalón en el bloque 1. B1/S3D/x+000m/y+200m. Así. el procedimiento es similar al anterior. a cero (0) metros en sentido W-E y a 25 metros en sentido S-N. B2/x+000m/y+000m. sub-bloque3. 5 y 6. lo cual indica que los 4 jalones están en un vértice donde convergen los bloques 1. B1/S3D/x+000m/y+25m. etc. B1/S3D/x+000m/y+125m. La delimitación de los bloques en sentido E-W. por ejemplo. 4.En los vértices de los bloques se sitúan jalones indicando la nomenclatura y si en un punto convergen cuatro (4) bloques. Demarcación de los sub-bloque y las fajas para el inventario forestal 117 . B1/x+1000m/y+000m. en sentido S-N se levantan picas que sirven para delimitar los sub-bloques (Figuras 3 y 4).

225m y 250m) se levantan picas perpendiculares en S-N. el ancho de las respectivas fajas (Figuras 4 y 5). Delimitación de las fajas y de las líneas para el inventario forestal La nomenclatura de los jalones puede ser de la siguiente manera: B1/S3/F1/x+25m. partiendo desde los 25 metros y posteriormente cada 50 metros (es decir 50m./y+50./y+200. 200m. la cual se va abcisando en el terreno con jalones cada 25 metros. 125m. B1/S3/F1/x+25m. Por cada “línea del inventario” se hacen los registros de las especies florísticas objeto de estudio. B1/S3/F1/x+25m. Figura 5. 175m. que coinciden con el centro de cada faja./y+175m. B1/S3/F1/x+25m./y+150.3 Demarcación de las fajas y líneas del inventario forestal Por cada una de los límites o picas de los sub-bloques en sentido E-W./y+225m./y+25. 100m. B1/S3/F1/x+25m. 150m. 75m. B1/S3/F1/x+25m./y+000.4. quedando determinada de esta manera. que corresponden a las “líneas de inventarios”./y+100. con cero grados o norte franco./y+75m. 118 . B1/S3/F1/x+25m. B1/S3/F1/x+25m. B1/S3/F1/x+25m. hasta una distancia de 25 metros a la izquierda y 25 metros a la derecha. es decir por el eje de la Y.

faja 1. A manera de ejemplo. significa que el jalón localizado está en el bloque 1. sub-bloque 3. 2 y 3 se presentan algunos ejemplos de nomenclatura para los jalones que demarcan los bloques. 4.B1/S3/F1/x+25m. sub-bloques. Figura 6. Tabla 1. a 25 metros en sentido W-E y 75 metros en sentido S-N. lo cual facilita su entendimiento y correlación respectiva. como se presenta en la Figura 6. plaquetas de aluminio marcadas con bolígrafos de tinta a prueba de agua o marcando la parte superior con la respectiva nomenclatura. las fajas y las líneas de inventario forestal. 4 y 5. Los números de los jalones están relacionados con la numeración que presentan en las Figuras 3. Nomenclatura de jalones para la demarcación de los bloques Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura 1 5A 3 5A 5 5A 11 5A x+000m x+000m x+000m x+500m y+000m y+200m y+1000m y+000m 13 5A 15 5ª 25 5ª 23 5A x+500m x+500m x+1000m x+1000m y+500m y+1000m y+1000m y+500m 119 . sub-bloques y fajas (2) y las líneas del inventario forestal (3) En las Tablas 1. Nomenclatura de los jalones para delimitar los bloques (1)./y+250m.4 Marcación de los jalones Los jalones se pueden distinguir con cintas coloridas de plástico. B1/S3/F1/x+25m./y+75m.

diámetro a la altura del pecho. Nomenclatura de jalones para la demarcación de los sub. con el fin de ganar tiempo y evitar recorridos innecesarios. Nomenclatura de jalones para la demarcación de las fajas y las líneas de inventario Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura 1 5A 6 5ª 33 5A 28 5A S3D S3D S3D S3D F1 F1 F3 F3 x+25m x+25m x+125m x+125m y+000m y+125m y+250m y+125m 34 5A 44 5ª 45 5A 55 5A S3D S3D S3D S3D F4 F4 F5 F5 x+175m x+175m x+225m x+225m y+250m y+000m y+000m y+250m 5. al comenzar desde ab se continúa con el siguiente orden: 1-11. se anotan en el respectivo formulario de campo (ver Anexo. como son el nombre de las especies. Formulario 1). RECOPILACIÓN DE LA INFORMACIÓN La toma de datos en el bosque en todos los casos se efectúa por cada una de las fajas del inventario. 34-44 y 45-55 (Figura 5). se va cuantificando la masa forestal existente a los 25 m de la izquierda y a 25 m a la derecha del centro de la faja. altura comercial y otros de interés. 12-22. localizada en la parte inferior izquierda y avanzando en forma espiral.Tabla 2. 120 . altura total. De esta manera. partiendo desde la primera línea. Con este sistema. 23-33. Los diferentes variables a considerar en el inventario forestal. para cubrir totalmente el área de la faja.bloques Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura Jalón Nomenclatura 1 5A 2 5A 5 5A 6 5A S3D S3D S3D S3D x+000m x+000m x+100 x+100m y+000m y+250m y+000 y+250m 9 5A 10 5ª 11 5A 12 5ª S3D S3D S3D S3D x+200m x+200m x+250m x+250m y+000m y+250m y+250m y+000m Tabla 3.

al observar la numeración sucesiva de los árboles en el bosque. La numeración se puede realizar directamente sobre la corteza del árbol.70m. así como asentamientos humanos. 7. según el caso. se inicie en uno (1). se facilita su ubicación en el momento de las cortas. raspando una parte de ella hasta conformar una superficie y marcando los árboles con pintura o lápiz de cera.50 a 1. Los árboles se deben marcar en el mismo sentido (norte. se puede realizar un “levantamiento del bosque”.6. con el objeto de evitar el registro de un árbol dos veces. Cada árbol identificado y medido debe ser numerado cronológicamente en la medida que avanza el inventario forestal. de esta forma. cinta diamétrica o forcípula. de tal manera que el árbol número uno queda ubicado. De esta forma es muy conveniente que la serie numérica para cada bloque de 100 ha. dependiendo si los árboles tienen o no zancos o raíces tablares. La numeración de los árboles se debe realizar progresivamente y sin interrupciones de una faja a otra. accidentes fisiográficos y topográficos. Los diámetros mínimos de medición se deben realizar según lo señalado en el artículo 10 del Decreto 1791 de 1996. MAPIFICACIÓN DE ACCIDENTES FÍSICOS Y DE LOS ÁRBOLES Simultáneamente con la toma de datos del inventario forestal. con el fin de localizar a mano alzada y aproximada los árboles y demás aspectos de interés (Formulario 2). En la actualidad existen GPS que permiten determinar la posición bajo del follaje de los árboles y por consiguiente. a los cuales se les mide la circunferencia o el diámetro. este instrumento de alta precisión se puede utilizar en el inventario forestal. este u oeste). lo cual se puede hacer con una cinta métrica. con su nombre regional y científico. 121 . de un sub-bloque a otro y de un bloque a otro. se anota la posición de cada árbol en un sistema de coordenadas X e Y utilizando un formulario a escala de los sub-bloques. Otra opción es utilizando plaquetas de aluminio que se numeran y se adhieren al fuste del árbol con puntillas pequeñas. Para ello. sur. de ¾ de pulgada. MEDICIÓN Y NUMERACIÓN DE LOS ÁRBOLES EN EL BOSQUE Se identifica. La coordenada X corresponde a la distancia entre el árbol y la línea del inventario y la Coordenada Y a lo largo de la línea del inventario (Figura 7). cada uno de los árboles de las especies que serán objeto de aprovechamiento forestal. que consiste en localizar sobre una base cartográfica la ubicación espacial de las especies forestales en el terreno. La numeración y la colocación de plaquetas deben ocurrir en lugares visibles y de cara a las líneas del inventario a una altura que puede oscilar entre 1. registrado y marcado en el sub-bloque 1A. para no causar daños al fuste del árbol.

al visualizarlo no se pueden identificar las especies (Figura 8). Este método es muy útil cuando se registra más de dos (2) especies forestales. radica en 6 que además de dar la posición5aproximada de las coordenadas de los árboles. Determinación de las coordenadas planas (X e Y) de un árbol en el bosque Con esta información se elaboran los diferentes mapas de interés para la extracción y el mapa de existencias (stock map). 1 2 1 122 . pero dificulta conocer a priori el número que puede haber en una zona. independientemente del método utilizado. es decir. En la diagramación con símbolos ocurre lo contrario. al visualizar el mapa se puede saber qué especies diferentes existen. La diagramación con números tiene la ventaja de permitir una numeración consecutiva. facilitando así conocer a primera vista cuántos árboles existen en determinada área. se constituye en la mejor base para la4planificación de todas las actividades relacionadas con el aprovechamiento forestal. Mapificación del inventario utilizando números arábigos y símbolos 12 11 10 9 8 7 Sin embargo.  -------------y=30m _ Figura 7. en el cual algunos técnicos prefieren dibujar la ubicación de los árboles con números arábigos y otros con símbolos (Figura 8). este método de dibujo conviene usarlo en inventarios donde se registran una (1) o dos (2) especies. Tiene la desventaja que cuando se registre más de una especie. Por esta razón. 33 31 28 25 22 21 19 16 18 15 20 17                          x= 20 32 29 30 27 26 23        24  14 13 Figura 8. la importancia del mapa de existencias.

f. CONGRESO DE LA REPÚBLICA. Ministerio del Medio Ambiente. IMASON. Un (1) anotador. 195 p. Les corresponde macar o numerar con pintura los árboles registrados. Proyecto PNUD/FAO/PER81/002. Adalberto. Un (1) brujulero. NOVOA. BIBLIOGRAFÍA AMARAL. Dos (2) marcadores. tomar las decisiones. con el fin de hacer más eficiente el trabajo. Por medio del cual se establece el Régimen de Aprovechamiento Forestal. Documento de trabajo No 5. uno va por la izquierda y otro a la derecha del anotador. En la práctica un medidor va a la izquierda y el otro a la derecha del anotador. Una cuadrilla con los integrantes mencionados anteriormente. Paulo. entre otras funciones. ISBN: 958-95905-1-9. Torsten. Son al mismo tiempo los reconocedores de las especies forestales y su función es informar al anotador las diferentes características de mensura del árbol. e. José. Paulo y VIDAL. 70 p.. para que posteriormente la identificación pueda ocurrir fácilmente. Dos (2) medidores. aproximadamente. PERSONAL DE TRABAJO El personal de campo requerido para la realización del inventario al cien por ciento. En el terreno se caracteriza por ser el auxiliar del ingeniero. el equipo de trabajo ha de pernoctar en el bosque. Bogotá. Se utiliza generalmente cuando por las condiciones de distanciamiento.. Un (1) ingeniero forestal. Bosque para Siempre. para lo cual antes se debe despojar el lugar del fuste donde se va a colocar la nomenclatura de lianas y bejucos. BARRETO. Manual de Inventario Forestal con especial referencia a los Bosques Mixtos Tropicales. Es la persona encargada de abrir las trochas y picas y situar en el bosque los jalones de madera y las estacas transitorias de punto. Al igual que los medidores. FAO. en época de verano. con un registro de 10 a 20 árboles/ha. 162p.8. 1998. Es el responsable de los trabajos de campo y le corresponde. Manual para la Producción de Madera en el Amazonas. revisar los formularios y vigilar la ejecución del trabajo. COLOMBIA. situar en el terreno el punto de origen del área a inventariar. 1982. d. c. 1996. función que siempre se recomienda realizar en un mismo sentido. Belém. lo componen: a. Edson. Planificación y ejecución de inventarios para el abastecimiento oportuno y económico de las industrias forestales. Roma. Un (1) cocinero. puede tener un rendimiento aproximado de 15 días para un área de 100 ha. Le corresponde tomar todas las anotaciones relacionadas con el inventario forestal y demás datos a registrar en las carteras de campo. b. VERÍSMO. elegir la ruta a seguir. Lima. 1974. Decreto 1791. Brasil. Fortalecimiento de los Programas del Desarrollo Forestal en la Selva Central. Luis y FRISK. DANCE. USAID. WWF. realizando inventarios al cien por ciento en bosques aluviales y de colinas bajas. 123 .

Inventario Forestal General. en Ecología y Desarrollo. Walter. Brasilia. ISBN:9978-41-464-9. Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuaria. 1985. Edgar. 124 . “Realización del Inventario al Cien por Ciento”. Álvaro y VILLATE.. 2000. Departamento del Chocó.77p.A. Asociación Colombiana de Ingenieros Forestales. DF. 1996. 19-24. Segunda Edición. Quito. 223 p. 46p.JOLITZ. pp. Bogotá. MACEDO. EMBRAPA. 1968. Proyecto Subir. Bogotá. SUÁREZ C. TORRES. Editorial Norma. Manual para inventarios forestales. Topografía. Thorsten y PALACIOS. Álvaro. Fundación Jatun Sacha. 1977. José Natalino. Zona La Balsa. ACIF. Bogotá. Manejo Forestal. Jorge Hernando. Pizano S. Municipio de Riosucio. OTAVO R. 298p+anexos..

Árbol sin valor económico Responsable:____________________________________ _____ 125 .Anexo. a entre del puntos Árbol (m) 1 2 Nombre de la especie Código DAP (m) Altura (m) Total Defectos * Volumen 3) Basal (m 1 2 3 (m2) Comercial Área Total * n 1. Formulario 1. Árbol sano 2. Árboles con señales de pudrición 3. Toma de registros del inventario forestal Hoja N°______ Parcela______Area_______ Interesado_____________________________ Ubicación _____________________ Cuartel __________________ Bloque___________ Sub-bloque __________ Línea_________________________ Azimut__________________ Tipo de bosque________________________ Fecha _________________________ Distanci No.

126

127

INTRODUCCIÓN
Uno de los elementos fundamentales al evaluar los planes de manejo son los inventarios forestales, debido a que aportan información valiosa para el conocimiento de las características fundamentales del bosque como especies existentes, estructura (número de especies e individuos, distribución diamétrica, abundancia, frecuencia, densidad, dominancia y proporción de mezclas), volúmenes por especie, grupo de especies y totales y dinámica de la vegetación, entre otros, aspectos que a través de su análisis permiten que las CAR puedan tener elementos de juicio para otorgar o negar un aprovechamiento forestal, determinar la posibilidad de volumen que se puede extraer del bosque por especie en un determinado tiempo y por unidad de área y recomendar técnicas de manejo, entre otros aspectos silviculturales de interés. La presente guía técnica, se define los principales estadígrafos que se deben calcular, determinando los rangos permisibles de aceptabilidad y límites de confianza que tienen probabilidad conocida, lo que permite eliminar la subjetividad sobre la veracidad de la información reportada por el Usuario y que la CAR tome decisiones con fundamento en los valores de los estadígrafos que tienen relación directa con la dasometría Si bien es cierto que los estadígrafos que se plantean se pueden calcular a través de la computadora y calculadoras electrónicas, se presentan varios formularios para realizar los cálculos, en atención a que en muchas regiones de importancia forestal, los funcionarios de las CAR que trabajan en las zonas rurales no disponen de estos medios tecnológicos. En un inventario forestal se registran varias variables como por ejemplo el diámetro a la altura del pecho (D.A.P), la altura comercial y altura total, que permiten el cálculo de otras como el área basal y el volumen comercial. Sin embargo, para efectos de comparar la información reportada por el usuario se tienen en cuenta “variables de nivel de razón” las cuales dan más información sobre las mediciones realizadas, por consiguiente, se consideran los D.A.P medidos en las unidades de muestreo que sean objeto de revisión y las áreas basales calculadas a partir de los D.A.P. No se utilizan las alturas ya que estas son objeto de estimaciones y no corresponden a mediciones precisas. De igual manera, no se consideran los volúmenes ya que están inferidos por las alturas estimadas. Otra variable que se puede utilizar para confrontar la veracidad de la información y que permite el cálculo de estadígrafos y su interpretación es el “número de árboles registrados por unidades de muestreo”, sin embargo, esta variable aunque es cuantitativa es ante todo de “nivel nominal” y se limita a contar pero no tiene ningún nivel de medición individual. El objetivo de la presente guía es presentar una metodología para confrontar técnicamente la veracidad de la información del inventario forestal presentada por el Usuario a consideración de la CAR, de una parte, mediante la toma de registros en el bosque en algunas unidades de muestreo seleccionadas al azar y que fueron objeto de medición por el Usuario, y de otra, mediante el cálculo de estadígrafos que permitan hacer interpretaciones sustentadas en cálculos matemáticos y apartados de la subjetividad.

128

autorizada o permisionada para aprovechamiento forestal. b. Que no exista superposición con otra área solicitada. En caso afirmativo. e.2.1. será necesario generar un concepto técnico y un acto administrativo notificando al Usuario o su representante legal al respecto. se verificará que los indicadores de tendencia central como la media y los indicadores de dispersión como el error estándar. Revisión de la cartografía Con fundamento en la cartografía presentada por el Usuario y en lo señalado en el parágrafo del artículo 23 del Decreto 2811 de 1974. Entre los aspectos más importantes a revisar están los siguientes: 1. Que el mapa o plano presentado se encuentre en la escala apropiada según el área objeto de estudio. 129 . Que no se encuentre al interior de un área protegida declarada o por declarar por las autoridades ambientales. según la clasificación establecida por la normatividad vigente. lo cual sirve para determinar las Clase de Aprovechamiento Forestal. Que el área objeto del inventario se encuentre el interior del área solicitada en permiso o autorización. incluyendo el diseño del inventario. el funcionario de la CAR responsable de la revisión del inventario. como Parque Nacional Natural o Reserva Forestal Protectora. En caso de no existir deficiencias se realizará la visita de campo y en caso contrario. Localización de las unidades de muestreo según diseño del inventario. h. se confrontarán entre otros los siguientes aspectos: a. Determinar si el área se encuentra al interior de un resguardo indígena o área titulada o en proceso de titulación de las comunidades negras. Revisión del diseño y cálculo del inventario Se revisará el diseño definido para la realización del inventario. c. como por ejemplo aleatorio simple o estratificado. 1. g. permisos persistentes o únicos. verificará y analizará en la oficina toda la información relacionada con el estudio a fin de determinar si se cumple o no con los requisitos exigidos por la normatividad vigente. departamentales o nacionales. Determinar si el área se encuentra al interior de una de las reservas forestales creadas por la Ley 2ª de 1959 o una sustracción a las mismas.1. presentado las recomendaciones para mejorar la información. entre otros. estén correctamente calculados y con las fórmulas apropiadas. se debe revisar que los requisitos de la solicitud estén de acuerdo con lo señalado en el Artículo 44 del Decreto 1791 de 1996 y otras normas complementarias. Determinación de las coordenadas geográficas y planas. como por ejemplo. Igualmente. confrontando que corresponda a los parámetros establecidos para la clase del inventario seleccionado. f. d. REVISIÓN Y ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN PRESENTADA POR EL INTERESADO EN OBTENER EL APROVECHAMIENTO FORESTAL Antes de programar y realizar la visita de campo.

a las cuales se les debe identificar la localización geográfica. b. 1. dejando constancia del día. DETERMINACIÓN DE LAS UNIDADES DE MUESTREO Para determinar las unidades de muestreo que serán objeto de revisión en el bosque se seguirá el siguiente procedimiento: a. nombre regional de las especies.P. en ningún de los casos deben ser inferiores al 40% (cuarenta por ciento) de las unidades de muestreo registradas por el Usuario. LEVANTAMIENTO DE LA INFORMACIÓN EN EL BOSQUE La información en el bosque siempre se realizará con la presencia del ingeniero forestal de la CAR y del asistente técnico del Usuario. el volumen por unidad de muestreo y el volumen total. altura total y comercial. entre otros. 2.3. como por ejemplo el área basal.Se comprobará que la intensidad de muestreo y el error de muestreo estén dentro de los rangos establecidos por la CAR con fundamento en lo señalado en el Artículo 10 de Decreto 1791 de 1996.A. Estas características son fundamentales de una parte. para realizar los cálculos a que haya lugar. En lo posible es importante que el representante del Usuario sea el profesional que realizó el inventario forestal 130 . hora y lugar del sorteo y las unidades de muestreo favorecidas para la revisión de campo. el D. se revisarán verificando la existencia total de los registros básicos para todas las unidades de muestreo. como por ejemplo el número de orden de los registros. en presencia del jefe y/o funcionario de la CAR encargado de hacer la revisión del inventario y el representante del Usuario. Las unidades de muestreo a comprobar en el campo. Unidades de muestreo Las unidades de muestreo corresponden a las líneas o bloques que fueron definidas por el Usuario para la realización del inventario.4. Hojas de campo o carteras de levantamiento de inventario Las hojas de campo o carteras de campo del inventario realizado por el Usuario o la información de los registros del inventario. longitud y área. c. y de otra. En caso de que se encuentren inconsistencias no se realizará la visita de campo y se elaborará un concepto técnico resaltando los errores que se deben corregir o que limitan la aprobación del inventario 1. 3. azimutes o rumbos. para hacer la revisión del inventario en el terreno. el volumen por árbol (incluyendo el factor forma). Se examinará que los cálculos de los volúmenes se hayan realizado con las fórmulas apropiadas y encuentren acertados. Este sorteo se realizará al azar. desarrollando los trabajos que a continuación se citan y describen. Se realizará y firmará un acta del sorteo realizado. Se sorteará al azar en la oficina de la CAR las unidades de muestreo del inventario que se deben confrontar en el campo.

no sean coincidentes.2.2. Puede suceder que al confrontar el número total de individuos registrados tanto por el Usuario como por la CAR. el diámetro se mide en la parte superior del fuste en donde estas terminan y cuando los árboles se localizan sobre pendiente fuertes el diámetro se mide a partir de la parte superior de la pendiente. son: 3. en caso contrario. es decir.1.2. Toma de registros de las variables Los variables que se deben tener en cuenta y tomar para la confrontación del inventario en las unidades de muestreo que pueden ser líneas o bloques que salieron favorecidas en el sorteo. hará las observaciones pertinentes para aceptar. sin embargo. Cuando se presenten árboles con bambas o raíces tablares. Los diámetros medidos se consignan en las hojas de campo preparadas para el acopio de la información. 3. el funcionario de la CAR localizará el área objeto de la solicitud de aprovechamiento forestal.A. la cual debe estar acorde con la presentada en el mapa de diseño de inventario. Diámetro a la altura del pecho El diámetro a la altura del pecho (D. Nombre y número de los árboles aforados Para cada unidad de muestreo se identificarán y registrarán en hojas de campo todos árboles escribiendo sus nombres regionales.1. ya que justamente se trata de comparar los resultados de dos mediciones para una misma población.3. confrontando su localización. En ocasiones es importante contar con la ayuda de reconocedores regionales de la vegetación.A. todos los cálculos se deben realizar sin importar este aspecto. Igualmente. entre otros. que se encuentren el interior de las unidades de muestreo. Se miden los D. 3. corregir o impugnar el inventario forestal.2. que pueden ser nativos con amplio conocimiento de la flora local. Dimensiones de las unidades de muestreo 131 .P) es el diámetro que se mide a 1.P de todos los árboles que son objeto de medición de acuerdo a los diámetros mínimos definidas para el inventario. 3. determinará en el bosque cada una de las unidades de muestreo del inventario que se van a comprobar y que quedaron consignadas en el acta de sorteo.3. Localización del área y de las unidades de muestreo a revisar Con fundamento en la cartografía del área objeto de estudio presentada por el Usuario y revisada por la CAR y utilizando instrumentos de precisión como el GPS y la brújula. El funcionario de la CAR confrontará que las características de las especies corresponden al género y a la familia reportadas por el Usuario y.30 a partir del nivel del suelo. en unos casos mayor y en otros menor.2.

3. Todas las tablas a elaborar deben ser sencillas. se cuantificará la extensión del área intervenida y el volumen afectado y se descontarán de la solicitud presentada por el Usuario.2. Ab=  d2/ 4 Donde:  = Constante equivalente a 3. 1.4. Arreglo de la información en tablas La información registrada por la CAR y por el Usuario en relación con las especies que fueron objeto del inventario. ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN DE CAMPO MEDIANTE INDICADORES ESTADÍGRAFOS 4. 1. Media muestral También se le denomina promedio y corresponde al cociente resultante de la suma de los valores de las variables objeto de análisis (D. 1. se llevan a una tabla. lo que permitirá calcular el área de cada unidad y confrontar el grado de “intensidad de muestreo” Si al revisar una unidad de muestreo se encuentra que fue intervenida o talada por agentes externos al Usuario. tener títulos generales.2. utilizando la siguiente fórmula.A.P (xi e yi) correspondientes a las unidades que son objeto de comparación.3.Para cada unidad de muestreo se determinan sus dimensiones. 1. encabezamientos con títulos y subtítulos para cada columna. Tablas 1. lo que en primera instancia permite hacer una comparación visual y cuantitativa en cuanto a los individuos registrados por cada una de las partes (Anexo 1.1.1. Igualmente.6).A.1416 d = Diámetro en m d2 = Diámetro (m) elevado al cuadrado (m2) Ab= Área basal (m2) 4. 4. el número de orden en que fueron identificadas y medidas las especies (n i) y los D. Área basal Partiendo de los registros de los diámetros (m) se calcula el área basal (m2) para cada árbol. se seleccionará otra unidad elegida a criterio por el funcionario de la CAR.5 y 1. 4.P o área basal) por el número de observaciones X= xi/ n Y = yi/ n Donde: 132 .

Y = xi = yi = xi = yi = n = 4. el error estándar calculado para las variables X e Y deben ser muy similares pero no idénticas (Anexo 1.2.3. Tablas 1. Valor de los D.4.y) 2 Sy = n-1 ( xi . Valor de las áreas basales (m2) calculadas a partir de los D. Para efectos de cálculos se utiliza el área basal. Suma de los valores de la variable xi Suma de los valores de variable yi Número de observaciones o número de árboles medidos por la CAR y por el Usuario. 1.P (m) registrados o áreas basales (m2) calculadas por el Usuario.A.P o área basal). ( yi .P (m2) calculadas a partir de los D. 1. según el caso. Error estándar de los diámetros registrados También se conoce con el nombre de desviación estándar y corresponde a una medida de dispersión que determina el grado de variabilidad del conjunto de los diámetros medidos o de las áreas basales por unidad de muestreo registradas tanto por la CAR como por el Usuario. El error estándar se calcula para todas las unidades de muestreo y como quiera que se midieron todos los diámetros de los mismos árboles por dos actores diferentes.A.P o área basal). 133 .A. Valor de los D.A. Error estándar o desviación estándar de la variable Y. según el caso. 1. Número de registros realizados por la CAR y por el Usuario. el error o la variabilidad del área basal debe ser parecida y por consiguiente.5 y 1. lo cual indica que se hacen cálculos para analizar la información de manera individual.1.X = Media de la variable medida o calculada por la CAR (D. 1.P (m) registrados o áreas basales (m2) calculadas por la CAR.P medidos por la CAR.A.A.A.P registrados por el Usuario. Valor de los D.6). Media de la variable medida o calculada por el Usuario (D.y )2 Sx = Donde: SX = Sy = yi = xi = n = n-1 Error estándar o desviación estándar de la variable X.4.

La distribución F tiene las siguientes características: a. el “análisis de varianzas” busca probar si las varianzas calculadas para cada unidad de muestreo a partir de la información suministrada por la CAR y la del Usuario. Se selecciona el nivel de significancia. b. determinan desviaciones que deben ser similares debido a que los diámetros fueron medidos dos veces para cada árbol por dos actores diferentes. La distribución F tiene un sesgo positivo. Comparación de varianzas Con el fin de comprobar si las áreas basales calculadas por la CAR (X) y las del Usuario (Y) tienen mayores variaciones. Es una familia de distribuciones F. para lo cual. mala colocación de los instrumentos de medición para medir los diámetros de los árboles o incorrecta identificación de las especies. Por consiguiente. En caso de que la “Distribución de F” determine que las varianzas sean iguales. El procedimiento a seguir es el siguiente: a. Hipótesis nula.5. b. Para determinar si existe variación se establece una hipótesis nula. experiencia y entrenamiento de las personas que realizan los trabajos de campo. H1 = S21  S22 . 4. Se formula la hipótesis nula y la hipótesis alterna. 134 .4. entre otros. sino corresponder a un método científico. Es una distribución continua.10/2=0. F no puede ser negativa. son iguales o son diferentes. d. y también. d. A medida que aumentan los valores la curva se aproxima al eje x. Debido a que es una prueba de dos colas.10. quiere decir que no existen diferencias significativas entre las áreas basales de la CAR (X) y del Usuario (Y). Sin embargo. donde cada miembro se determina por los grados de libertad en el numerador y denominador.6. se deben tomar las precauciones necesarias para prevenir que estos errores se presenten y que por consiguiente influyan negativamente en los resultados esperados y llegar a conclusiones erróneas. que para el caso de los estudios forestales se establece en 0. significa que existen diferencias significativas.05. e. esta similitud no se debe medir subjetivamente. como por ejemplo instrumentos de medición incorrectos. pero nunca se toca. se formula una hipótesis alterna en donde las varianzas son distintas. la cual se sustenta en el análisis de probabilidades mediante la “Distribución F” o de Fisher. Obviamente que para ello se requiere conocimiento. c. el valor de = 0. cintas diamétricas y forcípulas mal calibradas. se realiza el “análisis de la varianza” conocida también como ANOVA. c. en donde la varianza de las áreas basales de la CAR (S21) es igual a la varianza calculada para el Usuario (S22). y en caso contrario. Hipótesis alterna. Los cálculos realizados de las varianzas para cada caso. Errores no muestrales o sistemáticos Existen otros errores ajenos al muestreo y que no se pueden medir pero pueden influir en las estimaciones y cálculos que se realicen. Ho = S21 = S22.

se realizan una vez se calcule el coeficiente de correlación y el coeficiente de determinación. quiere decir.P registrados por el usuario (Ver Figura 1). los datos reportados de esa unidad de muestreo no se aceptan. no se desapruebe todo el trabajo sino parte de él. Si F<. Se localiza en la parte superior de la Tabla F la columna con los grados de libertad que corresponden al n con mayor valor de la Desviación Estándar y se desliza verticalmente hasta hallar el punto de encuentro con los grados de libertad de la fila que corresponden al n con menor Desviación Estándar. el cual se encuentra buscando en la Tabla de “Distribución de F” para el nivel de significancia 0. La importancia del análisis de la varianza radica en que se puede comparar para cada unidad de muestreo las desviaciones del área basal.P medidos por la CAR en relación con las áreas basales calculadas a partir de los D.A. Se determina el estadístico de prueba ()= F= S21/S22.A. Si F>. Sin embargo. Y Región de aceptación Renglón de rechazo (Se acepta H1. y por consiguiente.P registrados por el Usuario (Ver Figura 1). Se determina el valor crítico (). 135 .) (Se acepta Ho) X Figura 1.05 (Tabla 1 del Anexo 2). significa que no existen diferencias significativas entre las áreas basales calculadas a partir de los D. Lo anterior puede permitir que en caso de existir deficiencias significativas. Se comparan el valor de F y los valores críticos (). i.A. la hipótesis nula se acepta y se rechaza la hipótesis alternativa. tal como se presenta en la Tabla 2 del Anexo 1. la hipótesis nula se rechaza y se acepta la hipótesis alternativa. f.P medidos por la CAR en relación con las áreas basales calculadas a partir de los D. En caso de que la “Prueba de F” determine que en una de ellas existen diferencias significativas. h.05 y n grados de libertad Para efectos de cálculos se elabora una tabla. el grado de aceptación o rechazo del inventario total. por consiguiente al valor de esta relación siempre será mayor que 1. Regla de decisión para la comparación de varianzas con un nivel de significancia de 0.A. esa unidad de muestreo debe ser objeto de un nuevo inventario por parte del Usuario.e. El numerador corresponde al mayor valor de S2 y el numerador al menor de S2. que existen diferencias significativas entre las áreas basales calculadas a partir de los D. Se determina los grados de libertad para n1-1 y para n2-1 g.

Y= ayx + byxX En esta ecuación a y b son constantes que deben estimarse mediante el desarrollo de las siguientes fórmulas: n (XY) – (X) (Y) b n(X2) – (X)2 Y n X n 136 a = .4.A. Estimadores porcentuales de confianza Es una medida expresada en porcentaje que sirve para determinar el grado de confiabilidad del inventario realizado por el Usuario por cada unidad de muestreo mediante la “precisión” y el “error”. así como determinar si existe una “relación funcional” y además “cuantificar el grado de la relación” se utiliza la “regresión lineal simple” y el “coeficiente de correlación”. Para aceptar el inventario. Tabla 3).P registrados por Usuario (Y) para unidad de muestreo objeto de análisis. La “precisión” determina el grado de acierto y se obtiene dividiendo la suma del área basal calculada a partir de los D. 4. por el área basal calculada a partir de los D.P registrado por el usuario del Usuario.8. Diferencia del área basal de la CAR y el área basal del Usuario. P= E= (Yi / Xi) 100 (Zi / Xi) 100 Donde: P = Precisión E = Error Xi = Área basal calculada por la CAR Yi = Área basal calculada a partir de los D.A.A. Zi = (Xi – Yi). El error determina el grado de desacierto y se obtiene dividiendo la diferencia del área basal calculada por la CAR con el área basal del Usuario. el valor de la precisión debe ser igual o superior al 80% (Ver Anexo.7. Para aceptar el inventario. Regresión lineal simple Con el fin de precisar la veracidad de la información global presentada por el Usuario y su relación con los registros del inventario realizado por la CAR.P medidos por la CAR (X). el valor del error debe ser igual o menor al 20% (Ver Anexo. La suma de los valores de la precisión y del error debe ser igual a 100. Tabla 3).b .

c.A. y y y x x x Figura 2 Diagrama de posibles comportamientos que puede tener la pendiente de acuerdo a sus valores 4.A. que para efectos de cálculo corresponde al área basal calculada a partir de los D. es la medida que permite cuantificar el grado en que está relacionada la información de los registros del inventario tomados por la CAR versus los registros del inventario suministrados por el Usuario o interesado en realizar el aprovechamiento forestal. Igual que cero. se utilizará la siguiente fórmula: 137 . Mayor que cero. Menor que cero.P registrados por la CAR. indicando que la recta es ascendente.P registrados en la revisión del inventario por la CAR Es el coeficiente de posición Es el coeficiente angular Suma del producto del área basal calculada por el Usuario (X) por el área basal calculada por la CAR (Y) Suma del área basal calculada a partir de los D.A.P registrados por la CAR. indicando que la recta es paralela al eje Y o al eje X.A. b. Suma del área basal calculada a partir de los D. es decir positiva. Para efectos de cálculo se tiene en cuenta el área basal. El coeficiente angular b también se denomina pendiente y puede tener varias características (Figura 2). Coeficiente de Correlación Denominado con frecuencia r de Pearson. Existen varias formas para calcularlo.9. es decir con pendiente negativa. sin embargo.P reportados por el Usuario. a saber: a.A. indicando que la recta es descendente. Es la variable independiente y corresponde al área basal calculada a partir de los D.Donde: Y= X= a = b = XY = X X2 Y n = = = = Es la variable dependiente. Suma de los cuadrados del área basal calculada a partir de los D.P registrados por el Usuario Número de las unidades de muestreo objeto de revisión.

30 0 < r < 0.60 0.29 -0. cuando Correlación aceptable Correlación regular Correlación mínima Correlación inexistente Rangos de la Correlación r=1 r = -1 0.99 -0. que está afectada por el tamaño de los valores unitarios.29 < r < 0 Para aceptar o rechazar el inventario forestal presentado por el Usuario.90 0.89 < r < -0. Suma del área basal calculada por la CAR elevada al cuadrado. Para efectos de evaluar la información. mínima o inexistente En la Figura 3 se presenta gráficamente el comportamiento del coeficiente de correlación 138 .r= n(xy) –(x)(y) Vn(x2)-(x)2 n(y2)-(y)2 Donde: r = Coeficiente de correlación. Suma del área basal calculada por el Usuario. n = Número de las unidades de muestreo objeto de revisión. Suma de cada área basa calculada por la CAR elevada al cuadrado.79 -0.90 < r < 0.79 < r < -0. el grado de la correlación se interpretará a través de los siguientes límites de valoración: Valoración de la Correlación Correlación perfecta Correlación excelente.30 < r < 0. Se toma el coeficiente de correlación ya que mide el grado de asociación linear entre dos variables.59 -0. Cuando el valor de r es igual a cero (0) no existe ninguna relación entre las áreas basales calculadas por los dos actores. El coeficiente de correlación puede variar entre –1 y + 1.59 < r < -0.89 -0. Suma del área basal calculada por el Usuario elevada al cuadrado. xy = Suma del producto del área basal calculada por el Usuario (x) por el área basal calculada por la CAR (y). Un valor próximo a +1 ó a-1 indica una asociación linear considerable entre los dos variables.99 < r < -0.80 0. Un valor negativo indica que un gran número de las áreas basales pequeñas con diámetros pequeños registrados por el Usuario (Y) tiende a esta asociados con los valores pequeños de las áreas basales medidas por la CAR (X). Un valor positivo indica que una gran cantidad de las áreas basales con valores grandes registradas por el Usuario (Y) tienden a estar asociadas con las áreas basales grandes calculadas por la CAR (X).80 < r < 0. x = y = x2 = (x)2 = y2 = (y)2 = Suma del área basal calculada por la CAR.60 < r < 0. no se aceptarán aquellos cuyo coeficiente de correlación sea regular. Suma del área basal calculada por el Usuario elevada al cuadrado.

nombre regional.P. Tabla 1. existen posibilidades de sistematizar la información y hacer cálculos a través de la computadora. aclarando que actualmente.y r =1 y r = -1 y 0<r<1 0 x y 0 -1 < r < 0 x y 0 r=0 x 0 x 0 x Figura 3. Registros de campo del inventario reportado por el usuario y la CAR por unidades de muestreo. D. c.A. determinando las unidades de muestreo objeto de la revisión. número de árboles. Coeficiente de determinación (r2) Se simboliza como r2 y representa la proporción o porcentaje de la variación total de la información suministrada por el Usuario (Y) en relación con la información obtenida y calculada por la CAR (X).A.11. Se obtiene elevando al cuadrado el coeficiente de correlación Un coeficiente de determinación de 0. .P (m). área basal (m 2) y desviaciones del D. Tablas para la presentación y análisis de la información En el Anexo 3 se presentan las tablas a elaborar para los respectivos cálculos y toma de decisiones. Análisis comparativo de la información reportada por el Usuario y la CAR y estimadores de confianza. Comparación de las varianzas poblacionales de las áreas basales calculadas a partir de los diámetros medidos por el Usuario y la CAR. Representación gráfica del coeficiente de correlación según sus valores 4. a.85 significa que el 85% de la variación de la variación de la información del inventario suministrada por el Usuario (Y) se encontró asociada con los registros del inventario tomados por la CAR (X) 4. D. Tabla 3.10. Tabla 2. indicando número de orden.A.P 139 b.

c. lápices. (m). precisión. e. variables medidas y posibles eventos encontrados en el bosque como áreas intervenidas. b. 5.2. c. Citar la fecha de la visita de campo.d. dimensiones y área de las unidades de muestreo. Antecedentes En los antecedentes se dejará constancia. en caso de ser necesario 6. e. g. Unidades de muestreo seleccionadas para la revisión de campo. que constará de dos partes fundamentales. la otra. Personal técnico a. Mapa de la zona con el diseño inventario GPS Brújula Libretas de campo Cinta diamétrica ó forcípula Cinta métrica. participantes. procederá a elaborar un concepto técnico. de las siguientes actuaciones: a. con la parte conceptual. f. Tabla 4. Plan de manejo presentado por el usuario. Fotografías aéreas y estereoscopio de bolsillo. Inventario forestal. PERSONAL Y EQUIPO DE CAMPO REQUERIDO 5. c. entre otras. Revisión del inventario en el bosque. error y volúmenes obtenidos). CONCEPTO TÉCNICO Concluido el trabajo de campo y efectuados los cálculos de los estadígrafos. 140 . Organización de la información para el cálculo de los indicadores de confianza entre la información reportada por el Usuario y la verificada por la CAR. e. el funcionario de la CAR responsable de la revisión del inventario forestal. d. 6. una de las cuales está relacionada con los antecedentes y. h. limas. (Diseño. área basal (m2) y estimadores porcentuales de confianza (precisión y error) en función de las áreas basales. número. b.1. área revisada. Ingeniero forestal de la CAR Responsable técnico del Usuario Un reconocedor de la flora regional Un trochero y medidor Un motorista o conductor (opcional) 5. cuerdas de medición Machetes. d. d. Actuaciones cronológicas relevantes relacionadas con la solicitud del permiso o autorización del aprovechamiento.1. unidades de muestreo revisadas. b. Equipo y materiales a. entre otros.

. error estándar de la estimación. Frank. Facultad de Ingeniería. 1984. ________. ISBN. Estadística básica aplicada. ROJAS. Roberto y YEPES.. 335p. Ibagué. 6. Los ecosistemas forestales en los bosques tropicales y sus especies arbóreas – posibilidades y métodos para un aprovechamiento sostenido.S Department of Agriculture Forest Service. 1985. un enfoque descriptivo. comparación o análisis de varianzas. ISBN. Sp. William. 235 p. Se hace referencia y se interpretan todos los estadígrafos que fueron objeto de cálculo como media muestral.. 141 . Decreto-Ley 2811. LAMPRECHT. Bogotá. 299p. 1994. ________. Métodos estadísticos elementales para técnicos forestales. Hans. Oficina de publicaciones de la Facultad de Ingeniería. Bogotá. Subgerencias de Bosques. 2000. Algunos métodos y sus aplicaciones prácticas. Departamento de Producción e Investigaciones. Robert y MARCHAL G. error estándar de los diámetros registrados. Estadística para administración y economía. 1990. 1974. COLOMBIA. 104p. se emite el concepto técnico determinando si el inventario se acepta. 9589074-00-6. Hego Impresores. Metodología para la revisión de inventarios forestales acoplada a todos los permisos forestales otorgados por INDERENA. MASON D. 165p. Bogotá. Universidad del Tolima. Por medio del cual se establece el Régimen de Aprovechamiento Forestal. 1977. Cali. FREESE. Concepto Sustentado en los rangos de aceptación de los valores para cada estadígrafo calculado.f. Ciro. 1970. Análisis de la información mediante indicadores estadígrafos. Muestreo. Douglas. 303p. Agencia para el Desarrollo Internacional (AID). se impugna o se debe ser someter a revisión. regresión lineal simple. Primera edición. LIND A. Dasometría práctica. Traducción de Elementary Stastical Methods for Forest editada por U. BIBLIOGRAFÍA BEHAR. Ministerio del Medio Ambiente. MARTÍNEZ B. Universidad del Valle. Eschborn. Centro Regional de Ayuda Técnica. Eco ediciones. Tercera edición. Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá. Cooperación Técnica República Federal de Alemania. Buenos Aires. prueba de significancia del coeficiente de correlación y el coeficiente de determinación. Bogotá. Código Nacional de los Recursos Naturales y de Protección al Medio Ambiente. Behar. coeficiente de correlación. 1980. 958-648216-9. ISBN 0-07-366064-0. INDERENA. México.2. Decreto 1791 de 1996. 578p.. Ángel María. Aguas y Suelos. Silvicultura en los trópicos. estimadores porcentuales de confianza. 1996. Facultad de Ingeniería Forestal. Estadística.

11 0.2827 0. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO Nombre del Usuario: N.0095 0.0026 0.0042 0.20 Totales Media Sx y Sy 11.28 0.0026 0.20 0.11 0.9725 0.45 0.0010 0.19 0.0602 DESVIACIONES DEL ÁREA BASAL m2 (Yi-Y )2 0.0452 0.0098 0.0113 0.0804 0.0079 0.12 0.16 0.0707 0.60 0.0004 0.18 0.17 0.0026 0.0573 0.0254 0.17 0.0000 0.0284 0.0014 0.39 0.0001 0.0005 0.0284 0.0227 0.0254 0.20 0.0002 0.10 0.0227 0.1075 0.0707 0.0027 0.0616 0.12 0.16 0.0201 0.17 0.1195 0.0491 0.0010 0.17 0.11 0.18 0.29 0.13 0.10 0.0012 0.0284 0.07688207 yi Ahumado Caimitillo Sangretoro Sapote Morochillo Bilibil Uvo Bilibil Caimitillo Sapote Garrapato Uvo Mortecino Sapote Mortecino Cauchillo Maíz tostado Coquindo Nabueno Copal Madroño Lechero Uvo Brasil Maíz tostado Bilibil Yarumo Yarumo Brasil Maíz tostado Brasil Mortecino Bilibil Bilibil Bilibil Bilibil Bilibil Bilibil Caimitillo Copal Guamo Guamo Guamo Lechero Maíz tostado Mortecino Patevaca Pepito Sangretoro 0.16 0.24 0.0072 0.0095 0.1257 0.0097 0.30 0.0002 0.2734 0.0009 0.2389 Área Basal m2 Xi 0.19 0.0314 0.0000 0.0014 0.16 0.31 0.0010 0.0095 0.0079 0.48 0.0012 0.0201 0.0616 0.0014 0.25 0.0009 (Xi-X)2 0.0314 0.0452 0.0227 0.0113 0.28 0.10 0.12 0.18 0.0024 0.0024 0.0002 0.0027 0.18 0.0254 0.0024 0.3174 0.0380 3.0113 0.17 0.0000 0.18 0.0284 0.1916 0.0113 0.0002 0.0026 0.3 REGISTROS DEL USUARIO Número de Orden (niy) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Yi 0.0201 0.0010 0.44 0.0227 0.31 0.19 0.48 0.1452 0.0004 0.43 0.28 0.32 0.0016 0.20 0.4072 0.0012 0.28 0.0201 0.0014 0.17 0.0146 0.17 0.0008 0.0012 0.1590 0.1281 0.0454 0.0113 0.0284 0.0755 0.0491 0.2406 2.0001 0.0804 0.40 0.0284 0.0028 0.0016 0.0010 0.0008 0.0022 0.0201 0.0004 0.0380 0.0002 0.0016 0.0005 0.2827 0.0084 0.25 0.30 0.0227 0.0454 0.19 0.2.0113 0.0079 0.45 0.0314 0.0005 0.30 0.0010 0.0002 0.31 0.0020 0.27 0.18 0.0755 0.0227 0.10 0.0095 0.0616 0.N Unidad de Muestreo: No.0145 0.0035 0.22 12.0016 0.22 0.32 0.0043 0.0006 0.31 0.0284 0.11 0.0804 0.17 0.0755 0.17 0.24 0.20 0.28 0.0113 0.0607 0.0026 0.0493 0.0001 0.ANEXO 1 MODELO DE EJEMPLO PARA EL CÁLCULO DE LOS ESTADÍGRAFOS REQUERIDOS EN LA REVISIÓN DE UN INVENTARIO FORESTAL Tabla 1.0000 0.0079 0.0012 0.0014 0.0314 Número de Orden (nix) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 49 50 51 52 53 REGISTROS DE LA CAR DAP Nombre (m) Regional xi Caimitillo Ahumado Sangretoro Morochillo Sapote Bilibil Uvo Bilibil Caimitillo Caimitillo Garrapato Sapote Uvo Sapote Mortecino Mortecino Maíz tostado Cauchillo Coquindo Copal Nabueno Maíz tostado Lechrero Madroño Uvo Maíz tostado Brasil Bilibil Yarumo Yarumo Brasil Brasil Maíz tostado Mortecino Bilibil Bilibil Anamuyu Bilibil Bilibil Bilibil Bilibil Bilibil Copal Caimitillo Guamo Guamo Guamo Maíz tostado Lechero Patevaca Mortecino Sangretoro 0.1204 0.0855 0.0079 0.0314 0. 142 .19 0.4185 0.33 0.37 0.40 0.0201 0.0227 0.0014 0.0616 0.24 0.19 0.0095 0.0254 0.59 0.59 0.0133 0.0008 0.12 0.1257 0.11 0.32 0.12 0.0024 0.0009 0.20 0.0022 0.72 0.0314 0.11 0.0010 0.0813169 *Con base en el reconocimiento dendrológico y la colección de ejemplares botánicos se hará la determinación taxonómica -nombre específicode cada especie.0014 0.19 0.1810 0.0079 0.12 0.0014 0.22 0.0095 0.0016 0.0000 0.19 0.14 0.0028 0.60 0.79 0.10 0.0024 0.0254 0.66 0.2734 0.0227 0.0284 0.0661 0.0028 0.0755 0.0012 0.0452 0.0227 0.0024 0.12 0.16 0.10 0.11 0.0002 0.0284 0.0014 0.0010 0.10 0.0254 0.0079 0.16 0.0001 0.0016 0.0027 0.0154 0.3074 0.0024 0.0707 0.0000 0.1521 0.1590 0.73 0.19 0.0001 0.0026 0.0095 0.0010 0.0493 0.1810 0.0380 0.0026 0.0616 0.0027 0.0000 0.

40 0.0022 0.0314 0.99 0.20 0.39 0.0025 0.0041 0.0028 0.0020 0.18 0.0227 0.34 0.23240 143 .0573 0.15 0.10 1.0314 0.0095 0.0036 0.18 0.0001 0.0095 0.0019 0.0346 0.0079 0.17 0.0033 0.0804 0.10 0.0154 0.0855 0.25 0.0113 0.0027 0.27 0.0284 0.0314 0.0003 0.0030 0.0019 0.2329 0.0034 0.0227 0.0177 0.0415 0.0038 0.28 0.32 0.10 0.0113 0.10 0.0045 0.19 0.0036 0.0154 0.12 0.20 0.N Rusio Uva Uva Yarumo yi 0.39 0.0154 0.2134 0.0004 0.14 0.0491 0.0284 0.40 0.0491 0.17 0.0038 2.10 0.0804 0.11 0.14 0.0804 0.0079 0.0095 0.0030 0.0045 0.18 0.19 0.15 0.17 0.0036 0.15 0.1439 0.12 0.0045 0.0028 0.0017 0.0079 0.0004 0.0027 0.12 0.11 0.19 0.0177 0.0006 0.25 0.0007 0.0028 0.11 0.0025 0.0227 0.11 0.0017 0.0002 0.0491 0.0043 0.0201 0.0960 0.32 0.17 0.10 0.0034 0.0019 0.0079 0.0752 2.0036 0.N Sapote Rusio Rusio Rusio Rusio Sapote Brasil Bolo de Puerco Uva Uva Uva Brasil Brasil Frijolero Bilibil Rusio Yarumo Uva Uva 0.20 0.2.0027 0.16 0.0095 0.22429 (Xi-X)2 0.04 0.0007 0.0025 0.38 9.0022 0. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO Nombre del Usuario: N.0227 0.0038 0.0177 0.Tabla 1.1195 0.15 0.0908 0.25 0.0011 Achotillo Algarrobo Anamuyu Bilibil Brasil Chicle Chuculero Copal Coquindo Coquindo Coquindo Guamo Guamo Guamo Guamo Guamo Guamo Guamo Guamo Lacre Lechero Lechero Lechero Lechero Morochillo N.0177 0.0284 0.5394 0.15 0.31 0.0038 0.0284 0.1134 3.0491 0.0254 0.32 0.0314 0.0028 0.2335 3.20 0.33 0.0036 0.0079 0.0113 0.2206 0.0755 0.19 0.0027 0.10 0.0095 0.0079 0.0154 0.0491 0.0284 0.25 0.25 0.0017 0.53 0.0227 0.14 0.0855 0.0314 0.24 0.0177 0.0019 2.0017 0.0017 0.0043 0.0095 1.0028 0.0415 DESVIACIONES DEL ÁREA BASAL m2 (Yi-Y )2 0.32 0.N Rusio Rusio Rusio Rusio Sapote Uva Uva Uva Bolo de Puerco Bilibil Brasil Brasil Frijolero Morochillo N.0004 0.0036 0.0022 0.11 0.0043 2.54 0.0284 0.0000 0.0017 0.0025 0.0001 0.0284 0.19 0.11 0.0017 0.17 0.2220 xi Algarrobo Achotillo Bilibil Anamuyu Brasil Chuculero Chicle Coquindo Coquindo Copal Guamo Guamo Guamo Guamo Guamo Guamo Guamo Guamo Lechrero Lacre Lechero Lechrero Lechero N.0000 0.23 0.20 0.33 0.0237 0.0001 0.0284 0.14 0.0041 0.17 0.0908 0.1257 0.0095 0.0616 0.0254 0.11 1.15 0.0033 0.0113 0.0028 0.0079 0.11 0.0697 Número de Orden (nix) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 REGISTROS DE LA CAR Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Xi 0.0227 0.0177 0.0022 0.0020 0.0804 0.3 REGISTROS DEL USUARIO Número de Orden (niy) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 Total Media Sx y Sy Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Yi 0.0012 0.19 0.0228 0.0019 0.0019 0.0002 0.0227 0.34 0.21 0.5175 0.17 0.17 0.17 0.23 10.2290 0.0001 0.0095 0.0227 0.0452 0.2683 0.0022 0.0036 0.0007 0.0079 1.0008 0.0227 0.39 0.12 0.17 0.0033 0.N Unidad de Muestreo: No.11 0.0254 0.0043 0.0227 0.1376 0.1195 0.15 0.19 0.10 0.0177 0.17 0.0030 0.0227 0.0022 0.0038 0.0000 0.0095 0.19 0.

3526 0.183845 yi Anamuyu Baco Bilibil Brasil Caimitillo Chocho Chuculero Copal Coquindo Fono Fono Fono Fono Garrapato Gualanday Guamo Guamo Guarango Guarango Guarango Palo diablo Palo diablo Púchico Quiebra hacha Sangre toro Sangre toro Sapote Serindo Soliman Uva Tachuelo Uva Uva Brasil Chuculero Copal Laurel 0.0000 0.51 0.6658 0.0021 0.0000 0.59 0.50 0.61 0.1810 0.65 0.0804 0.0908 Número de Orden (nix) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 REGISTROS DE LA CAR Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Xi 1.0054 0.2206 0.0021 0.0215 0.0207 0.0119 0.0962 0.0142 0.1385 0.1590 1.48 0.0014 0.53 0.0003 0.0000 0.2048 1.5027 0.0166 0.0242 0.2734 0.0130 0.1886 0.0452 0.0061 0.0001 0.50 0.0908 0.2376 0.47 0.0044 0.80 0.0003 0.60 0.0011 0.0010 0.5027 0.33 0.59 0.4692 7.0855 0.32 0.36 0.1257 0.67 0.29 0.0133 7.0002 0.0017 0.0054 0.0001 0.0531 0.39 0.0452 0.0311 0.1590 0.0161 0.0918 0.4902 0.17 0.35 0.0130 (Xi-X)2 0.46 0.1964 0.0304 0.49 0.19 0.40 0.0055 0.0006 0.0531 0.25 0.2906 0.0011 0.2124 0.55 0.39 0.45 0.0387 0.0107 0.15 0.26 0.55 0.80 0.45 0.1590 0.1810 0.Tabla 1.1195 0.48 0.1590 0.0491 0.79 0.34 0.1735 0.26 0.0046 0.0021 0.41 0.0011 0.50 0.64 0.0149 0.14 0.0023 0.1195 0.26 0.0175 0.18 0.1964 0.0073 0.0017 0.0142 0.1886 0.2734 0.4653 Total Media Sx y Sy 17.49 0.0707 0.2043 0.7039 0.30 0.45 0.0017 0.0055 0.3.2206 0.0887 0.45 0.80 0.0142 0.52 0.33 0.0254 0.0348 1.0908 0.0142 0.1195 0.1964 0.80 0.3318 0.0017 0.0218 0.0154 0.1195 0.0313 0.3318 0.0908 0.5764 0.0855 0.34 0.53 0.34 xi Baco Anamuyu Bilibil Caimitillo Chocho Brasil Copal Chuculero Coquindo Fono Fono Fono Fono Fono Gualanday Guamo Guamo Garrapato Guarango Guarango Palo diablo Gurango Palo diablo Palo diablo Quiebra hacha Púchico Sangre toro Sangre toro Serindo Soliman Sapote Uva Uva Uva Uva Tachuelo Brasil Copal Laurel Chuculero 1.0962 0.65 0.18934 144 .0130 0.0000 0.0014 0.1320 0.0239 0.0073 0.0359 0.39 0.0073 0.0001 0.5027 0.1521 0.4 REGISTROS DEL USUARIO Número de Orden (niy) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Yi 0.0254 0.0004 0.0215 0.0161 0.0531 0.0107 0.39 0.35 0.33 0.1590 0.24 0.79 0.0887 0.1964 0.3182 0.45 1.0064 0.44 0.2827 0.5027 0.0661 0.0230 0.0130 0.65 0.2376 0.13 18.50 0.1257 0.1590 0.3318 0.3217 0.0192 0.0844 0.3421 0.66 0.0203 0.51 0.0003 0.55 0. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO Nombre del Usuario: N.34 0.45 0.15 0.2376 0.0284 0.24 0.45 0.14 0.2376 0.4902 0.0177 0.0887 0.9885 0.55 0.0804 0.2043 0.0844 0.0227 0.0855 0.40 0.1662 0.0350 0.42 0.1997 DESVIACIONES DEL ÁREA BASAL m2 (Yi-Y )2 0.1590 0.32 0.N Unidad de Muestreo: No.

0154 0.0314 0.2765 3.4536 0.0371 0.0001 0.N Mortecino Majagua Rusio Pavacaspe Palo cruz Sangretoro Uvo Uva Brasil Chuculero Bálsamo Fono Fono Guamo Lechero Guamo Guamo Nabueno Maíz tostado Guamo Palo diablo Palo diablo Palo diablo 0.0154 0.0113 0.0346 0.0095 0.1391 0.0804 0.0007 0.0034 0.0020 0.0069 0.17 0.25 0.40 0.19 0.22 0.0346 0.60 0.0023 0.20 0.16 0.0001 0.0428 0.0018 0.34 0.08 0.79 0.32 0.18 0.0027 0.1521 0.0020 0.25 0.0034 (Xi-X)2 0.0254 0.0110 0.0661 0.0314 0.0046 0.0196 0.0346 0.0807 DESVIACIONES DEL ÁREA BASAL m2 (Yi-Y )2 0.25 0.20 0.76 0.0021 0.0001 0.0010 0.20 0.18 0.0014 0.0001 0.0048 0.37 0.30 0.0284 0.0015 0.14 0.0000 0.0284 0.0346 0.0020 0.27 0.0196 0.0491 0.25 0.20 0.0491 0.0007 0.2043 0.4902 0.20 0.0044 0.25 0.0010 0.17 0.0001 0.0531 0.1810 0.0007 0.0380 0.0034 0.0491 0.0908 0.12 0.0220 0.0001 0.0020 0.0021 0.3556 0.1810 0.0031 0.33 0.14 0.12 0.0415 3.16 0.0001 0.19 0.1590 0.34 0.0007 0.33 0.4.0018 0.0007 0.1257 0.25 0.0069 0.0113 0.0209 0.N Unidad de Muestreo: No.0053 0.0491 0.45 0.0284 0.0415 0.29 0.0024 0.19 0.33 0.0314 0.2290 0.0491 0.08597 yi Anamuyu Anamuyu Anón Arenillo Bilibil Brasil Cacao Cacao Cacao Caimitillo Chuculero Chuculero Chuculero Copal Coquindo Coquindo Fono Fono Guamo Guamo Guarango Laurel Lechero Lechero Majagua Mortecino N.0079 0.20 0.2873 Totales Media Sx y Sy 12.13 0.35 0.54 0.2290 0.0042 0.0962 0.0346 0.13 0.0855 0.0154 0.Tabla 1.0661 0.45 0.19 0.10 0.0020 0.0042 0.35 0.0314 0.1715 0.0314 0.0133 0.25 0.0023 0.3548 0.42 0.0000 0.0004 0.0201 0.0153 0.23 14.0034 0.2206 0.0855 0.10 0.0855 0.72 0.0234 0.0491 0.13 0.25 0.0045 0.0284 0.25 0.34 0.0079 0.0804 0.0227 0.0101 0.0030 0.0491 0.45 0.0380 0.22 0.0707 0.0962 0.1590 0.0855 0.0113 0.24 0.0010 0.0012 0.0908 0.0962 0.25 0.12 0.17 0.0037 0.0113 0.2827 0.0043 0.0133 0.1075 0.32 0.7 REGISTROS DEL USUARIO Número de 0rden (niy) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Yi 0.0380 0.0000 0.0008 0.24 0.44 0.0001 0.0491 0.0284 0.0002 0.0021 0.15 0.0009 0.9523 0.0531 0.21 0.54 0.0017 0.0133 0.0491 0.0039 0.0000 0.4952 0.1590 0.0017 0.12 0.0001 0.0452 0.0452 0.0001 0.0020 0.26 0.2734 0.53 0.2206 0.53 0.21 0. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO Nombre del Usuario: N.33 0.29 0.0013 0.0573 0.0027 0.1385 0.53 0.0028 0.0010 0.0254 0.0010 0.33 0.20 0.48 0.0804 0.51 0.0045 0.0005 0.48 0.N Palo cruz Pavacaspe Rusio Sangretoro Uva Bálsamo Chuculero Costillo Fono Fono Guamo Guamo Guamo Lechero Maíz tostado Nabueno Palo diablo Palo diablo Palo diablo 0.21 0.0491 0.59 0.0037 0.0027 0.35 0.0002 0.0010 0.0227 0.0045 0.0043 0.0177 0.22 0.0201 0.0760 0.0177 Número de Orden (nix) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 REGISTROS DE LA CAR Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Xi 0.11 0.0042 0.21 0.19 0.0061 0.0051 0.32 0.15 xi Anamuyo Anamuyo Arenillo Bilibil Anón Brasil Caimitillo Caimitillo Cacao Cacao Chuculero Chuculero Chuculero Cacao Coquindo Coquindo Copal Fono Guarango Guamo Guamo Lechoso Lechero Lechero Lechero N.0855 0.26 0.23 0.2206 0.0314 0.0227 0.21 0.08889 145 .0314 0.0005 0.14 0.0908 0.0026 0.0024 0.

1662 0.0073 0.0491 0.0154 0.0101 0.0314 0.0079 0.22 0.0033 0.0133 0.0901 0.24 0.0661 0.0855 0.0026 0.0415 0.0095 0.0001 0.095469 yi Achotillo Anamuyu Anamuyu Bilibil Bilibil Bilibil Bilibil Brasil Chuculero Chuculero Chuculero Coquindo Coquindo Fono Frijolero Frijolero Guamo Guamo Guamo Guarango Lechero Lechero Maíz tostado Maíz tostado Maíz tostado Mortecino Mortecino Palo diablo Peine mono Polvillo Rusio Rusio Rusio Sangretoro Uva Uva Yarumo Bilibil Chuculero Chuculero Fono Guamo Peine mono 0.0813 0.3318 0.26 0.2206 0.0065 0.3526 0.33 0.13 0.4285 0.48 0.0538 0.0037 0.22 0.0059 0.0531 0.50 0.39 0.25 0.0227 0.0055 0.40 0.0707 0.0452 0.29 0.0415 0.0034 0.19 0.67 0.0908 0.1320 0.20 0.29 0.2376 0.0007 0.0962 0.0029 0.40 0.0314 0.0314 0.0013 0.15 0.31 0.1886 Número de Orden (nix) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 REGISTROS DE LA CAR DAP Nombre (m) Regional xi Anamuyu Anamuyu Achotillo Bilibil Bilibil Bilibil Bilibil Bilibil Chuculero Chuculero Chuculero Frijolero Frijolero Coquindo Coquindo Fono Brasil Guarango Guamo Guamo Guamo Lechrero Lechrero Maíz tostado Maíz tostado Maíz tostado Palo diablo Mortecino Mortecino Peine mono Rusio Rusio Rusio Polvillo Rusio Sangretoro Yarumo Bilibil Uva Uva Fono Chuculero Chuculero Guamo Peine mono Guamo 0.66 0.40 0.0053 0.0022 0.0022 0.20 0.3130 Área Basal m2 Xi 0.0707 0.25 0.0314 0.0346 0.Tabla 1.0009 0.0074 0.0491 0.0380 0.0227 0.13 0.0154 0.0022 0.13 0.0075 0.0059 0.0041 0.35 0.16 14.0659 0.0314 0.0006 0.0050 0.0607 0.20 0.1964 0.50 0.0004 0.4064 0.20 0.31 0.65 0.70 0.14 0.20 0.24 0.13 0.40 0.39 0.14 0.26 0.0962 0.0000 0.0962 0.0314 0.1075 0.1810 0.0998 0.0001 0.46 0.0314 0.33 0.0133 0.19 0.0227 0.30 0.0006 0.0908 0.0057 0.53 0.0000 0.57 0.46 0.35 0.55 0.0962 0.35 0.20 0.0008 0.10 0.0008 0.0415 0.27 0.0001 0.1320 0.0254 0.0133 0.26 0.0047 0.2376 0. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO Nombre del Usuario: N.0661 0.0755 0.30 0.0007 0.35 0.0065 0.0075 0.0962 0.0093 0.0042 0.17 0.0707 0.0284 0.N Unidad de Muestreo: No.2908 0.1257 0.0755 0.0022 0.0018 0.1170 0.0004 0.3848 0.0041 0.0029 0.0227 0.17 0.0030 0.0041 0.35 0.71 0.0061 0.0346 0.0001 0.0051 0.23 0.0007 0.0314 0.50 0.49 Totales Media Sx y Sy 13.1964 0.0201 0.5.0009 0.37 0.0000 0.1964 0.0855 0.0101 0.23 0.37 0.0201 0.1964 0.0047 0.0573 0.0241 0.0049 0.75 0.18 0.1662 0.0047 0.41 0.21 0.1075 0.0093 0.4101 0.1257 0.0068 0.0000 0.34 0.20 0.0041 0.0071 0.17 0.21 0.0053 0.2552 0.0000 0.4418 0.0047 0.0380 0.0314 0.18 0.0254 0.23 0.20 0.30 0.1886 0.34 0.0045 0.0415 0.41 0.0154 0.0044 0.0146 0.20 0.3959 0.1195 0.3421 0.0030 0.55 0.9 REGISTROS DEL USUARIO Número de Orden (niy) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Yi 0.0452 0.0452 0.0079 (Xi-X)2 0.14 0.0958 DESVIACIONES DEL ÁREA BASAL m2 (Yi-Y )2 0.0284 0.0033 0.0085 0.0006 0.0201 4.1195 0.3205 4.78 0.49 0.0086 0.0022 0.0047 0.0034 0.0177 0.1257 0.11 0.23 0.24 0.17 0.0000 0.0002 0.101009 146 .0133 0.0531 0.50 0.0531 0.0013 0.0068 0.

0855 0.61 0.6.0001 0.0079 0.3143 0.0082 0.0661 0.1018 0.1257 0.40 0.1590 0.1964 0.0002 0.0000 0.30 0.0063 0.0491 0.0038 0.62 0.40 0.35 0.37 0.2050 0.0012 0.1075 0. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO Nombre del Usuario: N.0021 0.43 0.0000 0.1320 0.0962 0.38 0.28 0.1590 0.2376 0.31 0.0099 0.0027 0.45 0.1075 0.0099 0.43 0.0048 0.42 0.0000 0.1590 0.1257 0.65 0.0380 0.36 0.24 0.0010 0.0048 0.0208 0.33 0.1195 0.1075 0.0008 0.45 0.0095 0.30 0.0154 0.48 0.50 0.0009 0.3539 6.0573 0.1385 0.23 0.16 0.0707 0.0091 0.1018 0.0707 0.0002 0.37 0.33 0.0001 0.37 0.1521 0.1385 0.1452 0.39 0.1075 0.0365 0.0654 0.0006 0.0043 0.0003 0.0491 0.44 0.41 20.37 0.44 0.31 0.0014 0.0010 0.0000 0.57 0.23 0.1195 0.0751 0.3848 0.1075 0.25 0.0491 0.0016 0.37 0.1257 0.28 0.17 0.25 0.0707 0.0000 0.0025 0.0023 0.0001 0.1521 0.1257 0.12 0.1452 0.3019 0.12 0.0755 0.0005 0.30 0.27 0.1385 0.1590 0.0006 0.40 0.0707 0.0043 0.1452 0.28 0.39 0.38 0.0027 0.11 0.0000 0.3493 Totales Media Sx y Sy 19.1195 0.1735 0.1075 0.0573 0.1075 0.1134 0.1590 0.21 0.0010 0.40 0.0001 (Xi-X)2 0.3632 0.07560 147 .23 0.0010 0.0076 0.0103 0.45 0.36 0.0043 0.0415 0.0006 0.32 0.0661 0.31 0.1195 0.2552 0.29 0.0000 0.0113 0.0007 0.10 0.0079 0.32 0.0014 0.0034 0.Tabla 1.0227 0.1108 0.0085 0.39 0.0014 0.48 0.0063 0.0728236 xi Anamuyu Ahumado Anamuyu Ahumado Arracaho Bilibil Caimitillo Caimitillo Caimitillo Caimitillo Cacao Cacao Cacao Canalete Fono Fono Chuculero Golondrino Guarango Guamo Guamo Guamo Nabueno Nabueno Peine mono Maíz tostado Laurel Palo diablo Rusio Púchico Púchico Ahumado Yarumo Yarumo Yarumo Ahumado Caimitillo Bilibil Copal Chuculero Chuculero Coquindo Copal Fono Guamo Guamo Guamo Garrapato Madroño Lechero Maíz tostado Guarango Palo diablo Mortecino Púchico Palo cruz Palo cruz Rusio Sangretoro 0.0005 0.0010 0.0003 0.0661 0.0048 0.0573 0.0025 0.0346 0.3318 0.0058 0.0573 0.45 0.0002 0.2043 0.39 REGISTROS DE LA CAR Área Basal m2 Yi 0.45 0.41 0.0380 0.20 0.0307 0.45 0.0008 0.1018 0.38 0.3398 0.0014 0.0314 0.1590 0.0201 0.0029 0.0169 0.10 Número de Orden (niy) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 REGISTROS DEL USUARIO DAP Nombre (m) Regional yi Ahumado Ahumado Anamuyu Anamuyu Arracacho Bilibil Cacao Cacao Caimitillo Caimitillo Caimitillo Caimitillo Canalete Chuculero Fono Fono Golondrino Guamo Guamo Guamo Guarango Laurel Maíz tostado Nabueno Nabueno Peine mono Púchico Púchio Rusio Yarumo Yarumo Yarumo Ahumado Ahumado Bilibil Caimitillo Chuculero Chuculero Chuculero Copal Coquindo Fono Garrapato Guamo Guamo Guamo Guarango Lechero Madroño Maíz tostado Mortecino Palo diablo Palo cruz Rusio Púchico Sangretoro 0.32 0.0855 0.31 0.1320 6.0154 0.45 0.27 0.0201 0.45 0.0024 0.0365 0.0415 0.0039 0.27 0.62 0.43 0.2827 0.19 0.0415 0.1075 DESVIACIONES DEL ÁREA BASAL m2 (Yi-Y )2 0.0017 0.0027 0.0616 0.0034 0.0023 0.0023 0.0049 0.0113 0.N Unidad de Muestreo: No.1134 0.30 0.0027 0.22 0.1257 0.0804 0.0755 0.0804 0.1590 0.33 0.1257 0.0016 0.0503 0.42 0.0048 0.60 0.0755 0.0058 0.40 0.0113 0.0005 0.0082 0.0014 0.1590 0.0000 0.0020 0.0027 0.0087 0.37 0.36 0.0092 0.0314 0.0616 0.3076 0.37 0.39 0.0003 0.38 0.0017 0.0072 0.47 0.0009 0.70 0.0049 0.0000 0.45 0.0020 0.29 0.0099 0.0000 0.1134 0.50 0.21 0.55 0.0415 0.20 0.51 0.0001 0.29 0.1964 0.14 0.16 0.3019 0.0804 0.0023 0.0024 0.0616 0.1590 0.0284 0.23 0.12 0.42 0.22 0.14 0.0707 0.0016 0.1385 0.0001 0.0000 0.42 0.1134 0.0025 0.1590 0.0755 0.0020 0.0855 0.27 0.33 0.0010 0.68 0.30 0.25 0.0001 0.82 0.0000 0.16 0.1810 0.40 0.0452 0.42 0.0053 0.0001 0.0079 0.0962 0.35 0.0855 0.0001 0.0023 0.0201 0.1385 0.45 0.0346 0.1810 0.1195 Número de Orden (nix) 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Xi 0.

59 Diferencia entre las Varianzas No existe No existe No existe No existe No existe No existe S21: Mayor valor de S2 S22: Menor valor de S2 Ho: S21 = S22 H1= S21 # S22 Si F=S21/S22 > &.9523 4.0053 Usuario S2y 0.59 1.4121 3 0.4571 3 0.3493 Área Basal m2 Xi 3.5764 3.926 Xi: Sumatoria de las áreas basales registradas por la CAR Yi: Sumatoria de las áreas basales registradas por el Usuario DAP: Media de los diámetros registrados por la CAR y por el Usuario 148 .0503 0.9885 3. COMPARACIÓN DE LAS VARIANZAS POBLACIONALES DE LAS ÁREAS BASALES CALCULADAS A PARTIR DE LOS DIÁMETROS MEDIDOS POR EL USUARIO Y LA CAR UTILIZANDO LA DISTRIBUCIÓN DE F Unidad de Muestreo 1 3 4 7 9 10 Tamaño de la muestra CAR Usuario n1 n2 53 49 43 45 40 37 49 46 46 43 59 56 Desviación Estándar CAR Usuario Sx Sy 0.0059 0.1376 7.0606 1.2050 27.2191 -2 0.2908 6.0091 0.08889 0. la Hipótesis nula (S21=S22) se acepta.0736 1.0102 0.18934 0.2329 7.948 94.59 1.0066 0.4064 6.126 95.377 2.1156 3 0.59 1.0338 0.23240 0.874 2.69 1.4952 4.3539 Área Basal m2 Yi 2.Tabla 2.18385 0.1194 1.0778 Valor Crítico & =0.22429 0.0057 F=S21/S22 1.07688 0.2220 0.2765 0.565 97.1916 3.865 97.052 2.3398 29.9725 3.1188 1.3130 0.2873 0.0691 1.59 1.074 4. ANÁLISIS COMPARATIVO DE LA INFORMACIÓN REPORTADA POR POR EL USUARIO Y LA CAR Y ESTIMADORES PORCENTUALES DE CONFIANZA CAR Unidad de Muestreo 1 3 4 7 9 10 Totales Media Número de Árboles 53 43 40 49 46 59 290 DAP m 0.6775 DIFERENCIAS Número Área de Basal Árboles m2 Zi 4 0.841 5. (Si existen diferencias entre las varianzas) Si F=S21/S22 < &.135 6.1348 14 1. (No existen diferencias entre las varianzas) Tabla 3.07282 0.1115 Número de Árboles 49 45 37 46 43 56 276 USUARIO DAP m 0.2335 0. la Hipótesis nula (S21=S22) se rechaza.0079 0.09547 0.2406 0.159 88.3265 0.4340 Estimadores Porcentuales de Confianza Precisión Error % % (Yi/Xi)100 (Zi/Xi)100 93.2389 0.435 11.08597 0.07560 S2 CAR S2x 0.08132 0.0358 0.0540 0.0953 3 0.623 97.10101 0.4653 0.0074 0.5 1.4692 0.

1863 10.2329 7.2908 6.1931 159.1376 7.1115 yi 2.8358 9.Tabla 4.4164 40.8141 18.9070 39.8161 15.9722X r 0.6775 (xi)2 10.4952 4.9523 4.4110 38.6207 19.6842 (yi)2 8.972211 a -0.2115 xy 9.2164 18.1042+0.3385 152.5764 3.2050 27.9725 3.996847 2 r 0. ORGANIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN PARA EL CÁLCULO DE LOS INDICADORES DE CONFIANZA ENTRE LA INFORMACIÓN REPORTADA POR EL USUARIO Y LA VERIFICADA POR LA CAR Unidad de Muestreo 1 3 4 7 9 10 Totales xi 3.166150 Y= -0.3398 29.5020 145.104169 Syx 0.4064 6.1916 3.8445 57.9885 3.1435 60.5241 13.2142 b 0.4018 12.993704 149 .4516 63.4870 10.

90 2.64 5.4 8.5 10.51 2.84 1.87 2.59 2.07 3.19 2.59 1.04 4.46 40 251 19.43 2.46 2.71 3.34 2.77 2.57 2.80 2.79 5.11 3.12 3.21 3.11 2.48 2.98 3.23 3.01 2.03 2.10 3.79 3.15 2.46 2.67 20 248 19.66 2.41 4.69 1.4 8.29 3.59 2.32 5.48 3.92 2.70 2.51 2.55 1.74 5.4 8.16 2.09 2.35 2.34 2.01 1.08 1.60 2.23 2.62 2.32 2.37 2.30 2.34 2.59 5.44 3.71 6.53 2.30 2.61 2.10 2.28 2.011 .66 2.76 4.38 4.19 2.16 4.87 3.37 2.76 2.45 2.65 1.27 2.44 3.92 1.54 2.16 2.37 3.18 2.65 2.01 2.98 2.07 3.69 3.26 4.20 2.39 3.03 1.14 4.28 6.27 2.68 2.26 3.19 2.45 2.79 5.00 1.51 2.38 3.32 2.16 3.79 2.01 6.20 2.95 4.51 3.96 1.27 2.46 2.98 1.05 4.3 8.3 9.94 9 241 19.68 2.66 2.37 2.95 2.25 2.84 1.35 4.44 3.17 2.96 1.59 5.60 4 225 19.4 8.75 4.92 1.09 3.31 2.83 12 244 19.00 3.47 3.39 150 .2 9.61 5.89 1.34 3.25 2.86 3.03 2.93 1.25 2.37 5 230 19.01 2.76 2.59 3.96 1.53 2.92 3.97 3.12 4.89 6.35 2.45 2.07 2.05 2.10 7 237 19.54 4.66 5.24 4.90 2.53 2.67 4.40 3.31 2.49 2.74 4.01 1.22 3.04 2.47 2.10 2.58 3.01 8 239 19.34 2.46 4.39 2.84 1.4 8.57 3.21 6 234 19.78 2.67 2.20 3.68 3.81 2.64 3.29 2.71 2.15 2.06 2.94 2.94 5.54 2.91 4.19 4.87 1.05 3.81 6.08 4.56 3.98 1.44 2.18 3.10 3.42 2.75 1.28 2.74 2.24 3.39 5.13 3.73 3.23 3.81 3.57 2.14 3.61 1.32 3.87 3.77 2.94 3.50 3.60 2.96 4.4 8.00 2.13 2.84 2 200 19.32 4.50 3.30 4.72 4.08 2.64 2.54 2.07 2.454 .94 1.82 2.84 3.63 3.182 .35 3.83 1.33 3.94 1.5 8.38 2.90 2.0 9.63 3.02 1.82 4.11 2.04 1.852 .62 2.68 4.23 2.33 2.07 2.38 2.40 2.26 5.57 24 249 19.4 8.18 2.28 3.18 2.12 2.26 4.62 3.09 2.17 4.65 2.99 1.39 2.48 2.00 4.52 3.39 3.85 6.16 2.93 2.49 2.35 2.03 3.49 3.53 2.05 2.38 2.23 2.49 4.92 2.11 3.60 2.36 2.83 2.91 2.77 4.02 2.91 1.96 2.71 2.68 3.79 1.00 3 216 19.79 2.75 2.50 1.85 2.41 4.85 2.61 2.24 2.52 30 250 19.15 2.03 2.07 3.48 3.07 2.36 3.81 3.99 1.75 4.99 2.42 2.06 3.89 3.70 5.12 6.83 2.59 3.51 2.74 4.91 1.80 4.88 10 242 19.59 5.74 2.69 2.14 2.01 2.55 2.29 2.42 2.41 3.ANEXO 2 TABLAS DE PROBABILIDADES Tabla 1 Valores críticos de la distribución F Para un nivel de significancia del 5 por ciento GL para el denomin Grados de libertad (GL) para el numerador ador 1 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 30 40 60 120 161 18.40 2.96 1.70 1.84 2.10 2.94 6.34 2.64 2.77 2.85 2.42 2.77 4.25 2.74 3.04 2.12 2.70 2.86 4.84 3.5 8.91 2.60 2.45 2.20 3.69 2.72 2.152 .35 4.53 2.31 2.85 2.28 3.75 1.20 2.22 3.28 2.66 2.08 2.53 2.55 2.15 3.42 3.74 2.53 3.42 2.49 2.62 5.5 8.27 2.84 4.00 3.71 2.84 2.10 3.61 2.88 4.21 2.54 2.11 2.58 2.09 4.29 3.24 2.99 5.96 2.09 2.34 3.1 7.41 2.49 2.42 2.41 3.55 3.76 2.70 2.92 1.49 3.96 4.90 2.18 3.63 2.01 1.66 1.79 1.06 3.15 3.77 3.75 15 246 19.15 2.80 2.28 4.12 2.60 4.74 1.46 3.40 2.39 3.89 1.53 4.25 2.33 2.86 2.2 9.46 2.55 6.

ANEXO 3 ESTRUCTURA DE LAS TABLAS REQUERIDAS PARA EL CÁLCULO DE LOS ESTADÍGRAFOS DE LA REVISIÓN DE UN INVENTARIO FORESTAL Tabla 1. REGISTROS DE CAMPO DEL INVENTARIO REPORTADO POR EL USUARIO Y LA CAR POR UNIDADES DE MUESTREO Nombre del Usuario: N. REGISTROS DEL USUARIO REGISTROS DE LA CAR Número de Orden (niy) Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Yi Número de Orden (nix) Nombre Regional DAP (m) Área Basal m2 Xi DESVIACIONES DEL ÁREA BASAL m2 (Yi-Y )2 (Xi-X)2 yi xi Totales Media S 151 .N Unidad de Muestreo: No.

Tabla 2. ANÁLISIS COMPARATIVO DE LA INFORMACIÓN REPORTADA POR EL USUARIO Y LA CAR Y ESTIMADORES PORCENTUALES DE CONFIANZA CAR USUARIO DIFERENCIAS Unidad Número Área Número Área Número Área de de DAP Basal de DAP Basal de Basal 2 2 Muestreo Árboles m m Árboles m m Árboles m2 xi yi zi Estimadores Porcentuales de Confianza Precisión Error % % (yi/xi)100 (zi/xi)100 Totales 152 .5 Diferencia entre las Varianzas CAR S2 x F=S21/S22 Ho: S21 = S22 H1= S21 # S22 Si S21/S22 > &. COMPARACIÓN DE LAS VARIANZAS POBLACIONALES DE LAS ÁREAS BASALES CALCULADAS A PARTIR DE LOS DIÁMETROS MEDIDOS POR EL USUARIO Y LA CAR UTILIZANDO LA DISTRIBUCIÓN DE F Tamaño de la Unidad muestra de CAR Usuario Muestreo n1 n2 Desviación Estándar CAR Usuario Sx Sy S2 Usuario S2 y Valor Crítico & =0. la Hipótesis nula (S21=S22) se rechaza Tabla 3.

Tabla 4. ORGANIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN PARA EL CÁLCULO DE LOS INDICADORES DE CONFIANZA ENTRE LA INFORMACIÓN REPORTADA POR EL USUARIO Y LA VERIFICADA POR LA CAR Unidad de Muestreo 1 2 3 4 5 n Totales Resultados b= a= Syx= r= r2= xi yi (xi)2 (yi)2 xy 153 .

154 .

evitar accidentes sobre los trabajadores forestales. requiriéndose hacer reducciones significativas. Dificultan la orientación de caída deseada para el árbol a talar. Con excepción de algunas empresas forestales debidamente organizadas. Es necesario fomentar la utilización práctica de las actividades de extracción de impacto reducido en la tala y troceo de árboles. nutrientes al suelo. se requiere generar un cambio de actitud frente a las prácticas indeseables utilizadas desde el pasado. EVALUACIÓN DE LA PRESENCIA Y CORTE DE LIANAS Los árboles en ocasiones están conectados con trepadoras o lianas que se desarrollan sobre los fustes y las copas.INTRODUCCIÓN La aplicación de las directrices de extracción de impacto reducido en la tala y troceo de los árboles. 155 . pero carentes de capacitación y entrenamiento. Las técnicas de impacto reducido en la tala y troceo de los árboles no es algo nuevo en el país ya que algunas empresas forestales las han aplicado. pero se requiere hacer extensivas las prácticas en el territorio nacional. las actividades del aprovechamiento forestal. pueden presentar los siguientes problemas: a. es la aplicación de técnicas adecuadas que buscan aumentar la eficiencia en relación con el volumen posible de aprovechar de un árbol. A pesar de los beneficios de las lianas. lo que es más favorable que las técnicas de alto impacto. Generalmente las actividades de tala y troceo se dejan en las manos de trabajadores forestales con poco o ningún control de los profesionales y expertos forestales. la aplicación exitosa de las directrices de extracción de impacto reducido va más allá de los trabajadores forestales. impactos indeseables y en ocasiones. las cuales cumplen funciones ecológicas de gran importancia como en el ciclo del agua. 2001). alimento para la fauna y como medio de transporte para algunos animales. a través de las CAR con el fin de aumentar el desempeño en el aprovechamiento forestal.. Sin embargo. a Nivel de la Unidad de Ordenación Forestal en las zonas Piloto de Olaya Herrera y Mecaya-Sencella (Otavo et al. requiriéndose capacitar a los encargados de administrar. Investigaciones recientes realizadas por el Proyecto “Aplicación y Evaluación de C&I para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales”. manejar y supervisar los bosques naturales. determinaron que en las actividades de tala y troceo la eficiencia es del 60%. originando pérdidas significativas de madera en el bosque. prevenir impactos adversos sociales asociados con estas actividades y posibilitar el acceso a mercados a través de la certificación. los suelos y las aguas. prevenir o mermar los impactos negativos sobre la vegetación. accidentes con pérdidas de vidas humanas. 1. cuando las lianas no son eliminadas. por lo general los trabajadores forestales realizan las actividades de tala y troceo como producto del conocimiento tradicional. con una pérdida del 40% que queda sin ninguna posibilidad de uso en el bosque. las cuales han originado grandes desperdicios de madera debido a las actividades conexas con la tala y trozado de árboles. Igualmente. reducir los desperdicios de madera.

2. ya que algunas especies son capaces de producir raíces aéreas y sobrevivir si llegan a alcanzar el suelo. entre otros aspectos de interés. Algunos árboles presentan copas con diámetros grandes y otras con diámetros pequeños. Cuando el árbol cae. pero que pueden caer en el momento en que se inician las faenas de apeo o cuando el árbol inicia los movimientos de caída. Aumento de daños sobre la vegetación originando la caída de árboles vecinos que no son objeto de aprovechamiento y por consiguiente originan claros en el bosque. Además de las lianas.b. cuando no tienen una forma definida. entre otros. d. El árbol a talar puede quedar enganchado o colgado sobre otros árboles. cuando dan la sensación de ser ovaladas. 3. por aspectos económicos y ecológicos. Entre los aspectos a considerar están. Como medida preventiva para evitar y mitigar los posibles efectos anteriormente citados se recomienda eliminar las lianas mediante el siguiente procedimiento: a. características que están relacionadas con la estructura horizontal y la densidad del bosque. Extensión diametral. EVALUACIÓN DEL FUSTE Las cualidades de los fustes o troncos de los árboles son muy variables. b. razón por la cual es necesario inspeccionar la copa antes de iniciar las labores de la tala. las cuales determinan características físicas particulares que inciden en la dirección de caída. Los indicadores a tener en cuenta sobre las cualidades del fuste de un árbol son las siguientes: 156 . Algunas copas son enteras y bien distribuidas alrededor del eje central del árbol y otras son irregulares con ramas quebradas o con la copa ubicada a un lado del eje del fuste. c. c. b. “bilaterales o zigomorfas”. la topografía y la ecología de las especies. Cortar las lianas en dos partes. densidad de árboles. las lianas se rompen y actúan como un látigo golpeando fuertemente hacia los lados. únicamente de las especies que se desean aprovechar. Algunas copas son “radiales” cuando semejan círculos alrededor del fuste. dependiendo de la especie. Despejar las copas que dominan. los siguientes: a. e. CALIDAD DE LA COPA No todas las copas de los árboles tienen igual arquitectura y tamaño en altura y diámetro. Integridad. c. Simetría. y “asimétricas o irregulares”. uno a nivel del suelo y otro más alto. la calidad de sitio. pueden existir ramas muertas y camufladas en el follaje que no son fácilmente visibles. Aumento de riesgo para la integridad de los trabajadores forestales. Realizar el corte de las lianas por lo menos un año antes de la tala con el fin de que puedan morir y que se desprendan de los árboles.

d. casa de termitas y secreciones oscuras a lo largo del tronco. g. Ruta de escape segura del trabajador forestal o motosierrista. Bifurcación. d. 4. evitar la formación de grandes claros o para proteger la seguridad de los trabajadores forestales. En estos casos se deben realizar los ajustes pertinentes. DIRECCIÓN DE CAÍDA La dirección de la caída de los árboles es una de las decisiones y prácticas de mayor importancia dentro de las actividades del aprovechamiento forestal y en la extracción de impacto reducido. Consiste en detectar sin un árbol presenta síntomas de huecos. Existen algunos síntomas fácilmente identificables como la misma presencia de huecos. Inclinación. La parte inferior del fuste debe quedar próxima a las pistas de arrastre o caminos de madereo para evitar que la copa del árbol obstaculice las demás operaciones de extracción (Figura 1). Obstáculos en la dirección de caída y en el suelo. Estado sanitario. b.a. Rectitud. c. Vientos. f. en ocasiones estos árboles se aprovechan y en otras se dejan en el bosque cumpliendo un papel ecológico como refugio de fauna y como productores de semillas. Impacto mínimo sobre la vegetación remanente. e. Determina si el fuste presenta algún grado de inclinación y su dirección. Evalúa si existen bifurcaciones del fuste a diferentes alturas sobre el suelo. Los aspectos más importantes a considerar en la dirección de caída son los siguientes: a. En ocasiones es necesario cambiar la dirección de caída para proteger otras especies florísticas. Dependiendo de la calidad del tronco. Calidad de la copa de los árboles. debido a que dependiendo de la dirección dada se reducen o se aumentan los impactos sobre la vegetación remanente del bosque natural. Sentido de la extracción de las vías de desembosque. Evaluación del fuste. señalizando la caída con cintas coloridas y marcando la dirección en los mapas del aprovechamiento forestal 157 . c. Evitar que el árbol caiga sobre otro derribado para prevenir posibles hendiduras y desperdicios. Visualmente se determina si el fuste es totalmente recto o si presenta curvaturas. h. b.

c. la calidad de del fuste y la eficiencia. realizando. Limpiar la base fuste de vegetación arbustiva que puedan dificultar las labores y tránsito de los trabajadores forestales. 158 . entre otras. Colocar las herramientas de trabajo en sentido opuesto a la caída del árbol.1 Corte de caída En el corte de caída del árbol. Constatar que la dirección de caída es la apropiada y que no existen riesgos de accidente. entre otras. las siguientes actividades: a. Definir las rutas o caminos de escape. La muesca o boca debe estar orientada hacia la dirección de caída del árbol. Limpiar el fuste de termitas o de nidos de otros insectos. Limpiar el fuste de árbol de lianas. prevenir accidentes de los trabajadores forestales e impactos sobre la vegetación. los árboles deben ser sometidos a labores de preparación. f. Dirección de caída de los árboles en sentido opuesto a la ramificación y en el sentido de las vías de desembosque 5. que en el momento de la tala puedan perturbar al motosierrista. ya que tiene incidencia directa en la seguridad de los trabajadores forestales. 6. TUMBA La tumba. PREPARACIÓN DE LOS ÁRBOLES A TALAR Con el fin de asegurar el éxito de la tala.30 29 28 27 26 25 Figura 1. Por consiguiente los trabajadores que realizan esta actividad deben tener capacitación apropiada. b. impacto sobre la vegetación remanente. 6. e. se debe cumplir con los las siguientes características: a. d. apeo o tala de los árboles es una actividad de mucha importancia en el aprovechamiento forestal.

d. Entre los cortes de la muesca y de caída se deja una parte del fuste sin cortar que puede ser aproximadamente el 10% del diámetro que se denomina “bisagra” y que sirve para apoyar el árbol durante la caída. Se realiza el corte de caída en dos etapas. La bisagra debe tener las mismas dimensiones a lado y lado del fuste. realizado horizontalmente y localizado en la parte posterior de la muesca. Se hacen o se terminan los cortes centrales de la muesca. Cortes para la tala del árbol 6. c.b. En el momento de inicio de la caída del árbol. Se realiza el corte horizontal y vertical de la muesca desde ambos lados del fuste. Debe tener un corte de caída o abatimiento. Es necesario disponer de una cuña que se coloca en el corte de caída y que sirve para ayudar a empujar el árbol hacia la dirección de caída. primero desde ambos lados del fuste y posteriormente el corte central. . Cuando el árbol es muy grande primero se 159 b.5 y 5 cm. f. b. resbale o tuerza el tocón y caiga en la dirección prevista. Se efectúa el corte de caída. con una profundidad que debe llegar hasta la mitad del fuste. requiriéndose realizar varias etapas a saber: a. e. Primero se efectúa un corte horizontal que se inicia en el centro del fuste atravesando la espada de un lado al otro. Se hace la muesca siguiendo la dirección de inclinación del árbol. El corte de caída puede penetrar hasta aproximadamente la mitad del diámetro del fuste y debe estar un poco por encima de la base de la muesca. El corte de la muesca puede penetrar hasta aproximadamente un tercio del diámetro del fuste. c. los cuales deben alcanzar aproximadamente un tercio del fuste. mantener el control del árbol para que no se raje.1 Tala de árboles grandes En muchas ocasiones ocurre que el diámetro del árbol es superior a la barra o espada de la motosierra. con un corte horizontal a 90 grados y otro inclinado de aproximadamente 45 grados.2 Tala de árboles inclinados Cuando los árboles están en posición inclinada se sigue las siguientes etapas: a. realizando en primera instancia el corte horizontal y después el corte oblicuo con el fin de evitar que la cadena de la espada de la motosierra quede atascada. el motosierrista debe dar voces de alerta a los demás trabajadores forestales y salir por los caminos de escape. La muesca debe tener forma de v. entre 2. Se recomienda que la profundidad del corte no sea mayor a de un cuarto del diámetro para evitar que la espada de la motosierra quede atrapada. Bisagra Corte de caída ===== Muesca Caída del árbol Figura 2. 6.

rajaduras de la madera y que se atasque la espada de la motosierra. 7. Valorar hasta que parte del fuste. Corte de caída Bisagra Muesca Caída del árbol Figura 3. . para evitar que en el momento del descope. c. b. Las ramas grandes y gruesas se cortan en dos o más partes. y por lo tanto. conservando la “bisagra”. iniciando desde la parte externa del follaje hacia el interior del fuste. El motosierrista debe estar siempre ubicado en lugar seguro y a una distancia apropiada. incluyendo la sección ramificada puede ser aprovechada. la muesca de corte se pueda realizar a la altura deseada y en la dirección ideal. Para solucionar estas limitantes. se empieza separando las ramas desde la parte inferior hasta el ápice. de tal manera que el motosierrista pueda pararse de forma segura y realizar las actividades de tala sin ningún grado de dificultad. especialmente aquellos que están localizados en terrenos pendientes o aquellos que tienen raíces fúlcreas.hace en un costado y luego en el otro. Cuando existe una sección ramificada del fuste objeto de aprovechamiento. lo cual evita accidentes que afecten la integridad física de los trabajadores forestales. se requiere edificar plataformas de madera utilizando latizales o madera de árboles caídos. Cortes para la tala de los árboles inclinados 6. En segundo lugar se realiza un corte oblicuo que se debe juntar con el corte horizontal.3 Construcción de plataformas En ocasiones algunos árboles presentan dificultades para la tala en la dirección deseada. siguiendo las siguientes directrices: a. dificultando que el motosierrista pueda pararse de forma segura en el suelo. DESCOPE El descope consiste en separar la copa del fuste del árbol. parte de la rama o del fuste caiga sobre su cuerpo 160 d.

d. CAMINOS DE ESCAPE La tala de árboles en los bosques naturales tropicales es altamente peligrosa y las tasas de accidentes de los trabajadores forestales pueden ser altas si no se previenen los riesgos. en ocasiones.8. se estima la parte afectada. Se mide y se marcan sobre el fuste cada una de las longitudes deseadas. Identificar la posición y el sitio de sometido a tensión. TROZADO Cuando el fuste del árbol requiere ser seccionado se siguen las siguientes directrices: a. en ocasiones dificulta la movilización rápida de los trabajadores forestales. Inicialmente realizar cortes no muy profundos en el lugar sometido a tensión y posteriormente el sitio bajo compresión. Si el fuste tiene huecos. Se utilizan cuñas para evitar el atasque de la espada de la motosierra o para que gire el fuste hacia un lado. b. Árboles talados bajo tensión Cuando los árboles talados quedaron sujetos a tensiones y compresiones. c. Presión Tensión Tensión Presión Figura 4. 9. 161 . El sotobosque. determinar el sitio apropiado de corte y evitar desperdicios. el cual puede quedar en la parte superior o inferior del fuste. Cuando los diámetros son muy grandes y la espada de la motosierra es corta. simultáneamente se realizan cortes a los lados. dependiendo del daño. Luego se efectúan los cortes profundos laterales. es necesario seguir las siguientes directrices: a. por lo general utilizando una vara que se introduce en el hueco para definir su longitud. para evitar accidentes en los trabajadores forestales y pérdida de madera. e. la parte afectada puede ser aprovechada. Se despeja cada uno de los sitios de corte para facilitar el trabajo y evitar accidentes. b. Cuando este fenómeno se presenta en especies de alto valor comercial que se utilizan en aserrío.

Los caminos de escape no se pueden trazar en la misma dirección de caída del árbol ya que los trabajadores forestales pueden quedar atrapados. Por lo menos dos caminos de escape deben ser despejados hasta una distancia superior a la longitud total del árbol que puede ser de 20 a 30m. REDUCCIÓN DE DESPERDICIOS La reducción de los desperdicios es la meta y principal preocupación que se debe tener en las actividades de tala y troceo de los árboles. ni a 180 grados debido a que en ocasiones los árboles retroceden significativamente.Camino de escape Camino de escape 450 450 Dirección de caída Figura 5. ya que los errores que se cometan en estas actividades se traducen en: 162 . 10. Determinación de los caminos de escape para protección de los trabajadores forestales Los caminos de escape se diseñan hacia los costados y en sentido contrario a la caída del árbol en ángulos no superiores a 45 grados (Figura 5).

A continuación se presentan los errores más comunes y que se deben evitar en las actividades de tala y trozado de los árboles: a. se requieren las siguientes herramientas: a. EQUIPOS Y MATERIALES La utilización de los equipos y materiales apropiados son fundamentales para garantizar. Motosierra con sus aditamentos. c. Las motosierras con mal mantenimiento originan. Machetes con fundas. d. MANTENIMIENTO DEL EQUIPO La eficiencia en el aprovechamiento de los árboles y la seguridad de los trabajadores forestales. Cinta métrica o regla de medición para el dimensionamiento de trozas que serán objeto de trozado. 11. para propender por la sustentabilidad del bosque. Mapa de existencias. debido al gasto de tiempo improductivo. Pérdidas económicas para las empresas y trabajadores forestales. e. Cortes defectuosos. Aumento en el número de tala de árboles para satisfacer las necesidades y por consiguiente. Tocones altos. especialmente de la motosierra. Maceta para introducir cuñas. g. mayor presión sobre el bosque. b. y de otra. ocasionando impactos y rompimiento del fuste del árbol que se pretende aprovechar. Cuñas de metal o de madera para contribuir a la dirección de caída del árbol.a. Cortes defectuosos en la muesca y corte de caída. Pérdidas apreciables de volúmenes de madera que se quedan en el bosque sin posibilidades de uso o transformación. Dirección de caída dirigida hacia obstáculos existentes en el terreno. 12. gasto de combustible y desgaste del equipo utilizado en la tala. también está influida por el mantenimiento del equipo utilizado. Ganchos con argollas para girar árboles o trozas. d. la seguridad de los trabajadores forestales. Los tocones deben ser lo más bajos posible ya que evitan pérdidas significativas cundo se hace el dimensionamiento de trozas. de una parte. c. En ocasiones los operadores prefieren hacer cortes altos por comodidad o por falta de entrenamiento. f. Entre otros. originando astillamiento de una parte del fuste objeto de aprovechamiento. b. para mantener abiertos los cortes y destrabar la espada de la motosierra cuando esta queda atascada. como árboles caídos o montículos en sentido perpendicular. 163 . Dirección de caída del árbol hacia otros árboles de grandes dimensiones. para lo cual es necesario que el operador tenga conocimiento de su funcionamiento y de cada una de las partes que la conforman. que pueden originar fractura del fuste en el momento de caída. c. b. entre otras consecuencias las siguientes: a.

que conllevan a la reducción de los trabajadores forestales. f. Aumento de desperdicios. Mayores costos económicos 13. d. El casco genera protección a la cabeza del trabajador contra posibles materiales que puedan caer de las partes altas y la visera protege los ojos y la cara de partículas que puedan saltar en el momento de usar la motosierra en los cortes del fuste. e. el no hacer nada o no utilizar los equipos apropiados. g. Casco de seguridad con visera. cortes o por quemaduras de algunas de las partes de la motosierra. Por consiguiente. i. f. h. sobre los cuales se requiere investigar y llevar estadísticas nacionales. Pérdida de tiempo en los cortes. especialmente los originados por el trabajo físico. c. Con frecuencia los trabajadores forestales. Repuestos de manera permanente. la normatividad nacional vigente en el campo laboral. El operador o motiserrista y los ayudantes deben contar con el siguiente equipo y vestimenta: a. incluyen aspectos relevantes relacionados con la seguridad de los trabajadores. por lo general es cabeza de familia y no ha contado con sistema de seguridad social. SEGURIDAD INDUSTRIAL DEL TRABAJADOR FORESTAL Las actividades relacionadas con la tala y trozado de los árboles son altamente peligrosas y de riesgo para la integridad y salud de los trabajadores forestales y el no contar con los dispositivos de seguridad puede originar consecuencias indeseables en el momento de la acción como a largo plazo. Todo accidente o pérdida de una vida humana cuesta dinero. los criterios e indicadores para la ordenación sostenible de los bosques naturales a nivel de la unidad de ordenación forestal y la certificación de productos provenientes de los bosques. Más esfuerzo del trabajador. Más combustible. c. d. y cuando esta última situación ocurre muchas familias ha quedado desamparadas debido a que el trabajador forestal. puede generar altos costos o consecuencias irreversibles. Existen problemas en la salud e integridad física de los trabajadores forestales asociados a la tala y trozado. 164 . trabajan sin contar por lo menos con el equipo mínimo de seguridad. debido a sus bajos ingresos y falta de equidad en la distribución de las ganancias. Protector de oídos. mutilación de miembros superiores e inferiores y enfermedades. especialmente aquellos que no están vinculados a una empresa forestal. Pérdida temprana de la vida útil. Incremento en el riesgo de accidentes. Botas con suelas antideslizantes Botiquín de primeros auxilios. Evita que el trabajador con el transcurso del tiempo pierda la capacidad auditiva debido al ruido generado por la motosierra. b. Protegen las manos del trabajador de cortaduras que se pueden originar por astillas. Los accidentes en ocasiones han determinado la pérdida de vidas humanas. e. por el ruido y vibración de las motosierras y por el aserrín y astillas provenientes de los cortes que golpean la cara y ojos de los operarios. Guantes de protección para las manos. Sin embargo.b.

VERÍSMO. Volumen 9. Primeros auxilios. Dimensionamiento y corte de trozas. b. Paulo. Francis y ZWEEDE C. 2001. Utilización y mantenimiento de equipos. d. Yokohama. éstas puedan ser corregidas oportunamente. m. Brasil. En: Actualidad Forestal Tropical. 2001. Peter. p13-14 165 . Preparación de caminos de escape. j. Yokohama. Paulo y VIDAL. Manual para la Producción de Madera en el Amazonas. del número de trabajadores forestales y de estar monitoreando de manera permanente los trabajos. Johan. Número 2. Corte de la muesca. Cambios en las prácticas de extracción en el Amazonas. PUTZ E.. BLATE M. BIBLIOGRAFÍA AMARAL. ISBN: 958-95905-1-9. de tal manera que si detectan irregularidades. Evaluación y presencia de lianas. Dirección de caída. c. USAID. Disminución de impactos sobre la vegetación remanente. h.. En: Actualidad Forestal Tropical. e. OIMT. IMASON. Adalberto. Movimiento de trozas. g. Corte de lianas. tala y troceo de los árboles. l. Bosque para Siempre. Ocupándose de los trabajadores forestales. 1998. manejo. Corte de caída. supervisión.14. El personal encargado de dirigir el aprovechamiento debe tener pleno conocimiento de todas las actividades que se realizan en el bosque. WWF. OIMT.. Edson. El éxito de la aplicación de las técnicas de impacto reducido está en la capacitación del personal a todo nivel relacionado con la administración. i. Los trabajadores forestales deben ser capacitados y entrenados en relación con cada una de las siguientes actividades: a. 162p. Número 2. BARRETO. p89 BLOMBÄCK. k. Geoffrey. Volumen 9. Belém. Altura deseada del tocón. f. CAPACITACIÓN DEL TRABAJADOR FORESTAL Para la aplicación exitosa de las directrices de extracción de bajo impacto se requiere de la capacitación del personal encargado de dirigir del aprovechamiento en el bosque como de los trabajadores forestales encargados directamente de las operaciones de tala y troceo. Ancho de la bisagra.

DIKSTRA P., Dennis. 2001. Ideas antiguas y nuevas sobre la extracción de impacto reducido. En: Actualidad Forestal Tropical. Volumen 9, Número 2. OIMT. Yokohama. p3-4 EFRANSJAH, KARTAWINATA Kuswata y SIST P., Manchfudh. 2001. Un cambio de actitud en el bosque. En: Actualidad Forestal Tropical. Volumen 9, Número 2. OIMT. Yokohama. p10-11. FAO. 1980. Motosierras en los bosques tropicales. Colección FAO, Capacitación 2. Roma. 98p. JOLITZ, Thorsten. 2000. Rendimientos de actividades forestales. Fundación Jatun Jacha. Proyecto Subir. ISBN:9978-41-464-9. Quito.77p. JOLITZ, Thorsten y PALACIOS, Walter. 2000. Manual para Inventarios Forestales. Fundación Jatun Sacha. Proyecto Subir. ISBN:9978-41-464-9. Quito.24p. LAMPRECHT, Hans. 1990. Silvicultura en los Trópicos. Los Ecosistemas Forestales en los Trópicos y sus Especies Arbóreas. Posibilidades y Métodos para un Aprovechamiento Sostenido. Cooperación Técnica de Alemania (GTZ). Eschborn. 335p. OIMT.1993. Directrices de la OIMT para la Conservación de la Diversidad Biológica en los Bosques Tropicales de Producción. Yokohama. 20p. ________.1999. Directrices de la OIMT para la Ordenación Sostenible de Bosques Naturales. Yokohama. 19p. ________. 1999. Manual sobre la Aplicación de Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Tropicales Naturales. Parte B. Indicadores a Nivel de la Unidad de Ordenación Forestal. Yokohama. 50p. OTAVO R., Edgar et al. 2001. Aplicación y Evaluación de los Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales a Nivel de la Unidad de Ordenación Forestal en las zonas Piloto de Olaya Herrera y Mecaya-Sencella. Proyecto “Aplicación y Evaluación de los Criterios e Indicadores para la Ordenación Sostenible de los Bosques Naturales”, PD 8/97, Rev. 2 (F) Ministerio del Medio Ambiente, ACOFORE, OIMT. Bogotá.181p+anexos. URIBE A., Frank. 1991. Botánica General. Segunda Edición. Editorial Universidad de Antioquia. ISBN: 9589021-80-8. Medellín. 264p.

166

167

INTRODUCCIÓN
La interventoría forestal es la verificación de los actos administrativos y de las diferentes actividades realizadas y sus efectos en relación con los aprovechamientos forestales de productos maderables y no maderables, en el contexto de los requisitos establecidos por las autoridades ambientales. El concepto de interventoría se asimila al de auditoría y se define “como un proceso de verificación sistemático, apoyado en pruebas obtenidas objetivamente y de evaluación para determinar si actividades específicas, eventos, condiciones, sistemas de manejo o información sobre estos aspectos cumplen con los criterios de auditoría” (Modificados de ISO 14010, citado por Nsenkyiere y Simula, OIMT, 2000). El mantenimiento de la base de los bosques naturales se ha convertido en una preocupación permanente de las autoridades ambientales, de la industria y de la población rural, requiriéndose de garantías para el suministro de materia prima destinada a la industria nacional, prevenir la degradación de los bosques debido al aprovechamiento por encima de la capacidad permisible de corta y de una oferta de bosques que posibilite la oferta de empleo a las comunidades rurales (de la presente y de las futuras generaciones) que habitan los bosques. La interventoría forestal se constituye en un instrumento que permite evaluar el cumplimiento de las pautas de manejo y aprovechamiento forestal, conocer los eventos que suceden a favor o en contra de la ordenación y el manejo sostenible de los bosques y tomar los correctivos, cuando ellos son necesarios. El objetivo de la interventoría en las Unidades de Manejo Forestal es verificar que todas las actuaciones relacionadas con los aprovechamientos forestales de productos maderables y no maderables, se realicen con fundamento en los requisitos establecidos por las autoridades competentes, y en caso de que se presenten impactos indeseables sobre los recursos abióticos, bióticos y sociales, tomar las medidas pertinentes para lograr su restauración. Las interventorías forestales se sustentan en el artículo 28, 31 y 32 del Decreto 1791 de 1996, al mencionar que los aprovechamientos forestales de productos maderables y no maderables se deben evaluar por las CAR, mediante visitas de campo antes de ser otorgados y durante su vigencia. Igualmente en el artículo 41 del citado Decreto (Ibid.), se establece que las CAR podrán contratar interventorías para seguimiento y monitoreo a los aprovechamientos forestales.

Todos los aprovechamientos forestales, sean de productos maderables y no maderables, se realizan bajo requisitos jurídicos y requerimientos técnicos establecidos por el Ministerio del Medio Ambiente y por las CAR, los cuales se constituyen en los indicadores que deben ser objeto de revisión y monitoreo por las interventorías forestales. De acuerdo a lo contemplado en los artículos 31 y 41 de Decreto 1791 de 1996, las interventorías pueden ser internas y externas. La interventoría interna es realizada directamente por funcionarios competentes de las CAR. La interventoría externa es realizada por un agente externo a las CAR, con conocimiento, 168

g. las interventorías se deben realizar: a. Cuando la autoridad ambiental lo estime pertinente. Notificación de la resolución al usuario. 1. como CORPOAMAZONIA y CODECHOCO. c. Antes de iniciar el aprovechamiento forestal. Expedición de la resolución motivada que otorga el aprovechamiento forestal o haciendo requerimientos para mejorar o complementar el plan de manejo o de aprovechamiento forestal. Cada seis meses. son los siguientes: a. respectivamente.). Radicación de la solicitud. c. b. aceptando o haciendo recomendaciones para mejorar o complementar el plan de manejo o de aprovechamiento forestal. “cuando se trate de aprovechamientos forestales persistentes o únicos. Elaboración del concepto técnico correspondiente. según los requisitos establecidos por la CAR b. b. De otra parte. Apertura del expediente. emitir el concepto técnico y expedir la resolución motivada”.1 Antes del otorgamiento del aprovechamiento forestal Para iniciar el trámite de una solicitud de aprovechamiento forestal. en aspectos relacionados con el manejo y aprovechamiento sostenible de los bosques naturales. según el caso. Expedición por la CAR de los términos de referencia para la elaboración del plan de manejo o de aprovechamiento forestal. e. después de otorgado el aprovechamiento forestal. h. 1.experiencia reconocida y acreditada. agotamiento del volumen o cantidad concedida. señala que “todos los aprovechamientos forestales de bosques naturales o de la flora silvestre deberán ser revisados por lo menos semestralmente por la Corporación competente”. los pasos a seguir. 1. verificar los procedimientos establecidos por el Ministerio del Medio Ambiente. ETAPAS DE LA INTERVENTORÍA Con fundamento en lo señalado en el Decreto 1791 de 1996. efectuar las visitas de campo. Expedición y publicación del auto dando inicio del trámite por parte de la CAR (Artículos 70 y 71 de la Ley 99 de 1993 y artículo 33 del Decreto 1791 de 1996). f. revisión de oficina y de campo. el artículo 31 del citado Decreto (Ibid. d. d.2 Después del otorgamiento De acuerdo al artículo 28 del Decreto 1791 de 1996. Finalizado el aprovechamiento forestal por vencimiento del término. Con fundamento en lo anterior. se deben cumplir los siguientes pasos: a. las Corporaciones procederán a evaluar su contenido. 169 . Recepción del plan de manejo o de aprovechamiento forestal. Dependiendo de los procedimientos específicos para algunas CAR. por desistimiento o abandono. Verificación de la información presentada en la solicitud por el usuario. una vez recibido el plan de manejo o el plan de aprovechamiento.

1. g. Publicación de la resolución dando por terminadas las actuaciones (Artículos 70 y 71 de la Ley 99 de 1993 y artículo 33 del Decreto 1791 de 1996). c. Visita de la CAR al área objeto de aprovechamiento forestal para monitorear lo señalado en el plan de manejo o de aprovechamiento forestal. por desistimiento o abandono.. b. por agotamiento del volumen o cantidad concedida. Expedición de la resolución motivada liquidando el aprovechamiento y cerrando el expediente. según el caso y en las obligaciones estipuladas en la resolución motivada que otorgó el aprovechamiento forestal. Para lo anterior se deben cumplir los siguientes pasos: a. Notificación de la resolución al usuario 1. h.”.3 Liquidación del aprovechamiento forestal El artículo 32 del Decreto 1791 de 1996. Concepto técnico de la CAR sobre el inventario al 100%. la Corporación efectuará la liquidación definitiva. o determinando el cumplimiento de las obligaciones no realizadas. 3. d. Revisión y evaluación de documentos Para solicitudes de aprovechamiento 170 . en relación con los aprovechamientos forestales de productos maderables y no maderables. 2. bien sea por vencimiento del término. e.. Notificación de la resolución al usuario. previo concepto técnico.c. Cuando se trate de aprovechamientos forestales persistentes superiores a 20 hectáreas. CRITERIOS DE VERIFICACIÓN Los criterios de verificación de la interventoría se desprenden de los requisitos establecidos por la normatividad vigente del Ministerio del Medio Ambiente y de las CAR. Concepto técnico sobre liquidación del aprovechamiento forestal. Expedición de resolución motivada.1 3. Determinación de la causa de la terminación del aprovechamiento forestal. PROCEDIMIENTO 3. Visita semestral por parte de la CAR al área objeto de aprovechamiento forestal para monitorear lo señalado en el plan de manejo o de aprovechamiento forestal. manifiesta que “cuando se den por terminadas las actividades de aprovechamiento de bosques naturales o de productos de la flora silvestre. f. en caso de que se requieran hacer requerimientos sobre aspectos que deben ser corregidos o mejorados. presentación del inventario al 100% para la primera unidad de corta anual.1. f. según el caso y en las obligaciones estipuladas en la resolución motivada que otorgó el aprovechamiento forestal. Concepto técnico de la CAR sobre la visita semestral. d. Revisión de todos los antecedentes relacionados con el aprovechamiento forestal. e. i.

se procede a revisar y analizar: a. d. b. según lo señalado en los artículos 70 y 71 de la Ley 99 de 1993. persistente.1. El informe semestral presentado por el usuario. Régimen de propiedad del área. especies a aprovechar. todas las actuaciones acopiadas en relación con la solicitud del aprovechamiento forestal. f. todos los aspectos o criterios previamente identificados y seleccionados. deben aparecer los siguientes documentos: a. Mapa del área según la extensión del predio. jurisdicción. extensión de la superficie a aprovechar. sea solicitud o monitoreo del aprovechamiento.1. medido y cuantificado en el terreno se tomará nota y se analizará con el interesado o con su representante técnico o legal. mediante notificación escrita que la CAR realiza al interesado en el aprovechamiento forestal. sistemas de aprovechamiento. el encargado de la interventoría debe llevar definidos. y 3. según se trate de permiso o autorización forestal. En relación con las solicitudes de aprovechamiento forestal sobre las tierras boscosas de comunidades indígenas y negras. en el cual deben aparecer cronológicamente y debidamente foliadas. con sustento en lo señalado en los puntos 3. para lo cual. EVALUACIÓN EN EL BOSQUE Se revisa específicamente lo que se quiere verificar.1.2. Constancia de notificación y publicación. Una vez analizado y evaluado por la CAR. En algunos casos será necesario acopiar y acreditar pruebas como 171 . Ubicación del predio. analizando la localización del área y linderos. sea único. 4. El plan de manejo y/o aprovechamiento según el caso. b.Antes de emprender los trabajos de campo. c. Plan de manejo y/o aprovechamiento forestal. a los conceptos silviculturales y cálculos matemáticos. se procede a realizar la visita de campo. que el plan de manejo y/o de aprovechamiento forestal se ajusta a los requerimientos técnicos. cantidad o peso aproximado que se pretende aprovechar y uso que se pretende dar a los productos. permiso o autorización.2. antes de emprender los trabajos de monitoreo en el campo. De todo lo observado. se deben revisar cuidadosamente las solicitudes y/o autorizaciones debidamente expedidas y legalizadas de acuerdo con los requisitos establecidos por sus formas particulares de gobierno. c. obligaciones del usuario y directrices de mitigación. entre otros. La resolución motivada que otorgó el aprovechamiento forestal. e. linderos y superficie. entre otros. Especies. Para aprovechamientos forestales otorgados Para permisos y/o autorizaciones otorgados por la CAR. Entre otros. se revisan todos los documentos existentes en el expediente configurado por la CAR. volumen. 3. g.1. Solicitud con el nombre del interesado. sin lo cual no se puede proceder a continuar con ningún tipo de actuación.

5. b. Es el nombre de la persona natural o jurídica objeto de la evaluación. Se escribe el número de acuerdo al consecutivo cronológico de la CAR. consistente y sustentado en evidencias. videos. El concepto técnico es un juicio profesional escrito por el responsable de la interventoría. Asunto. argumentos técnicos y científicos. Se presentan dos situaciones: 6. corregimiento. GUÍA DE LOS CONCEPTOS TÉCNICOS De acuerdo a lo señalado en el artículo 31 del Decreto 1791 de 1996 “de la visita se elaborará un concepto técnico en el cual se dejará constancia de lo observado en el área y del cumplimiento o no de las obligaciones establecidas en la providencia que otorgó el aprovechamiento forestal o de productos de la flora silvestre”.2. Ciudad y fecha. supervisión semestral de aprovechamiento. e. del plan de manejo y/o del aprovechamiento forestal. 6. Localización. En algunos casos se requiere hacer consultas y revisiones jurídicas y técnicas. por ejemplo revisión de un inventario forestal. etc. ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN COMPILADA La información acopiada en el terreno debe ser organizada. servirá de soporte para la toma de decisiones. Se escribe la ciudad y la fecha donde se elabora el concepto técnico. Expediente No---. Cada elemento o aspecto que se mencione deber ser objeto de una cita (entre paréntesis) correspondiente al número del folio o folios del expediente. c.1 Para solicitudes de aprovechamiento 172 .2 Antecedentes Describe cronológicamente las principales actuaciones relacionadas con el objeto de la interventoría. de acuerdo a los objetivos de la visita de la interventoría. d. Interesado. Describe cuál es el objetivo de la evaluación. f. ajustado a la realidad de los documentos revisados y de lo observado en el bosque. Concepto Técnico No---. apartado de la subjetividad. Se escribe el número del expediente asignado por la CAR.1 Encabezamiento Tiene por objeto caracterizar de manera sustantiva los aspectos fundamentales que son objeto de evaluación y consta principalmente de las siguientes partes: a. El concepto técnico constará de las siguientes partes: 6. entrevistas. municipio y departamento). consultas y grabaciones. así como cálculos especiales para llegar a conclusiones coherentes y debidamente sustentadas. Ubicación geográfica (vereda.fotografías. revisada y valorada. todo lo cual. todo lo cual servirá de soporte para la elaboración del concepto técnico. 6.

1. interventoría o revisión al bosque. departamento). b. En esta parte se dejará constancia. Para solicitudes de aprovechamiento. municipio. corregimiento. bien sea por vencimiento o por término. v) Principales obligaciones establecidas por la CAR al titular del aprovechamiento forestal. volumen. ii) Fecha de aceptación de la CAR. c. por desistimiento o abandono. de las siguientes actuaciones: i) Resolución y fecha de otorgamiento del permiso y/o autorización por la CAR. volumen. interventoría o revisión al bosque. citando todos los nombres y cargos de las personas y/o asesores que practicaron las revisiones e inspecciones al bosque.3 Concepto. volumen. ii) Ubicación geográfica del predio (vereda. linderos y superficie. a. jurisdicción. entre otras. Fecha en que se practica la visita final de evaluación. especies. la Corporación efectuará la liquidación definitiva.3 Para liquidación definitiva de permisos y/o autorizaciones Según el artículo 32 del Decreto 1791 de 1996. El concepto está dirigido fundamentalmente a: 173 . especies.2 Para aprovechamientos forestales otorgados a. “cuando se den por terminadas las actividades de aprovechamiento de bosques naturales o de productos de la flora silvestre. en el cual se dejará constancia del cumplimiento de los diferentes compromisos adquiridos por el usuario”. iii) Régimen de propiedad del área.3. Fecha de presentación. previo concepto técnico. vi) Especies. viii) Otras actuaciones de interés. b. municipio.a. municipio. de las siguientes actuaciones: i) Fecha de solicitud con el nombre del interesado. vii) Fecha de notificación y publicación. 6. Se presentan las siguientes situaciones: 6. Plan de manejo y/o aprovechamiento forestal. Otras actuaciones de interés. citando la(s) causa(s). corregimiento. v) Documentos que acreditan la propiedad privada. iv) Extensión. jurisdicción. vii) Otras actuaciones de interés. jurisdicción. Fecha en que se practica la visita de evaluación.2.2. entre otras. iv) Extensión. Fecha de culminación de las actividades del aprovechamiento forestal. c. linderos y superficie. citando todos los nombres y cargos de las personas y/o asesores que practicaron las revisiones e inspecciones al bosque. 6. por agotamiento del volumen o cantidad concedida. departamento). iv) Régimen de propiedad del área. cantidad o peso aproximado a aprovechar y uso que se pretende dar a los productos. iii) Ubicación geográfica del predio (vereda. cantidad o peso permisionado y/o autorizado por la CAR. En esta parte se dejará constancia. iii) Régimen de propiedad del área. v) Principales obligaciones establecidas por la CAR al titular del aprovechamiento forestal. entre otras. linderos y superficie. 6. cantidad o peso permisionado y/o autorizado por la CAR. b. En esta parte se dejará constancia. corregimiento. vi) Liquidación semestral y/o anual y/o total de los dineros canceladas por aprovechamiento forestal de acuerdo a los derechos y tasas establecidas por la CAR. departamento). de las siguientes actuaciones: i) Resolución y fecha de otorgamiento del permiso y/o autorización por la CAR. según lo señalado en los artículos 70 y 71 de la Ley 99 de 1993. ii) Ubicación geográfica del predio (vereda.

Vigencia del aprovechamiento. firma y cargo de la persona(s) que elabora el concepto técnico y de su jefe inmediato. El concepto está dirigido fundamentalmente a: a. e.a. Los equipos para la auditoría se pueden organizar de acuerdo a la extensión del área objeto de evaluación. necesariamente se requiere de un ingeniero forestal con conocimiento de la normatividad.3. puede estar dedicado exclusivamente a esta actividad o desempeñando otros trabajos relacionados con la ordenación. que deben contar con las calificaciones y experiencia necesarias para realizar los trabajos de supervisión. v) Medidas de mitigación. d. compensación y restauración de los impactos y efectos ambientales. 6. En el Cuadro 1 se presenta un esquema general de la estructura de un concepto técnico incluyendo encabezamiento. c. b. Evaluar para el período total de la vigencia del aprovechamiento. ii) Especies. antecedentes y concepto. viii) Otros.2. Aprobación y/o recomendaciones para mejorar el plan de manejo y/o aprovechamiento forestal. todas las obligaciones establecidas por la CAR en la resolución motivada que otorgó el permiso y/o autorización de aprovechamiento forestal. Las auditorías externas pueden ser realizadas por personas naturales o jurídicas. Nombre. RECURSOS HUMANOS Y REQUISITOS Para efectos de la interventoría interna a cargo de las CAR. firma y cargo de la persona(s) que elabora el concepto técnico y de su jefe inmediato. aprovechamiento y manejo de los bosques naturales. Presentar las conclusiones y recomendaciones a que haya lugar. b.3. volúmenes. la ordenación. Para liquidación definitiva de permisos y/o autorizaciones. f. 6.3. Si la solicitud es aprobada mencionar: i) Extensión de la superficie a aprovechar. El concepto está dirigido principalmente a: a. número de individuos. peso o cantidad y diámetros de cortas establecidos. el manejo y el aprovechamiento de los bosques naturales. existencia o ausencia de 174 . todas las obligaciones establecidas por la CAR en la resolución motivada que otorgó el permiso y/o autorización de aprovechamiento forestal. la complejidad de las operaciones forestales. iv) Obligaciones a las cuales queda sujeto el titular del aprovechamiento forestal. En este caso. 7. características ecológicas. firma y cargo de la persona(s) que elabora el concepto técnico y de su jefe inmediato. vii) Informes semestrales. c. Para aprovechamientos forestales otorgados. c. b. Aprobación y/o recomendaciones y/o impugnación del inventario forestal. vi) Derechos y tasas. para un período de tiempo. el personal que está bajo su cargo por nómina o por contrato. derivados de los estudios presentados y aprobados. Evaluar. Aprobación y/o negación de la solicitud de aprovechamiento forestal. Que todos los documentos presentados por el interesado estén de acuerdo con los requisitos establecidos por la CAR y la ley. Dar por terminadas las actuaciones administrativas y/o presentar las conclusiones y recomendaciones a que haya lugar. Nombre. iii) Sistemas de aprovechamiento y manejo. Nombre.

........... EXPEDIENTE: .... Sin embargo........... aspecto que debe tener un peso significativo en la selección........... Los asesores no deberán tener ningún vínculo directo con la unidad de la organización que se está examinando.............................................. requiriéndose de equipos interdisciplinarios o de profesionales forestales con especialización es esas áreas............... ------------------------------------------Subdirector de Gestión Ambiental Se recomienda contar con un equipo mínimo de tres asesores que se ajustará.................... 2............... CIUDAD Y FECHA: .................................................................. Esquema general del contenido del concepto técnico CORPORACION PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE DEL SUR DE LA AMAZONIA CORPOAMAZONIA CONCEPTO TÉCNICO No........................... Existen varias áreas temáticas que son difíciles de revisar por los profesionales forestales.... n -----------------------------------Responsable del Concepto Vo......... los aspectos sociales........................................problemas sociales.......... n CONCEPTO 1. ----ASUNTO: ................................................................................................... Entre los requisitos básicos de los interventores está la experiencia práctica.......................... ANTECEDENTES 1............................................ entre otros............................ las CAR pueden definir los requisitos para regiones específicas o para casos puntuales......... accesibilidad al área y disponibilidad de recursos económicos................................... con un incremento en el número........ Los equipos deberán tener por lo menos un ingeniero forestal que conozca las prácticas locales de ordenación forestal...... 175 ............. INERESADO: .... LOCALIZACIÓN: ..................................................................................... como por ejemplo......................................... Cuadro 1....Bo....... de tal manera que en algunos casos se requiere conformar equipos interdisciplinarios............................................................... si así se precisa............................................................ 2....

Conceptos técnicos emitidos con fundamento en la realidad encontrada. b. Se deben examinar y verificar cuidadosamente todos los aspectos exigidos por las CAR en relación con el caso objeto de estudio o de evaluación. d. Profesionales competentes. lo cual implica que diferentes interventores deben llegar a los mismos resultados. confiabilidad y honestidad del interventor frente al usuario del recurso como ante la Corporación. 1996. Por medio del cual se establece el Régimen de Aprovechamiento Forestal. se reordena el sector público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables. e. se requiere: a. GENCAT. e. COLOMBIA. Bogotá. htp:/www. Ley 99. ISO 14000. CONGRESO DE LA REPÚBLICA 1993. Grado básico en silvicultura.es/mediamb/qamb/ciso. INTERNATIONAL ORGANIZATION FOR STANDARSIZATION. pue.gencat. 176 . Experiencia práctica laboral de 5 años. Rigurosidad.upaep.mx/tareas/calidad7/. c. Conocimiento de la normatividad nacional y regional en relación con los aprovechamientos forestales.htm.10p. Bogotá. independencia.Ginebra. se reorganiza el Sistema Nacional Ambiental (SINA) y se dictan otras disposiciones. Meet the whole family. Conocimiento de las prácticas de aprovechamiento y silvícolas. 3p. b. Conceptos técnicos consistentes. Norma ISO 14001 de gestión ambiental. Conocimiento de los procedimientos de evaluación. PRINCIPALES ELEMENTOS PARA LA VIABILIDAD DE LAS INTERVENTORÍAS Para que las interventorías sean viables y presenten resultados confiables y propositivos. Departamento de Medio Ambiente.El asesor deberá contar con las siguientes calificaciones: a. Costos. Indica transparencia. 2002. BIBLIOGRAFÍA COLOMBIA. Andalucía. 2002. d. 8. Ética profesional. Los encargados de las auditorías deben ser profesionales competentes y con la suficiente experiencia y conocimiento en los temas objeto de la evaluación. c. Valores económicos justos y austeros frente al usuario del recurso (cuando éste asume el costo) y ante la Corporación. Decreto 1791. Por la cual se crea el Ministerio del Medio Ambiente. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. Ministerio del Medio Ambiente. ISO.

E. Yokohama. Estudio comparativo de los sistemas de auditoria de la ordenación forestal sostenible. 177 . 2000. O. y SIMULA. Organización Internacional de Maderas Tropicales (OIMT). Markku. Informe final.NSENKYIERE. 95p.

Área basal Superficie expresada en cm2 o m2 de la sección transversal a la altura del pecho (1. el grado de alteración o modificación antrópica y la interferencia humana. Aprovechamiento forestal sostenible Es el uso de los recursos forestales maderables y no maderables que se efectúa manteniendo el rendimiento normal del bosque mediante la aplicación de técnicas silvícolas que permitan la renovación y persistencia del recurso (Decreto 1791 de 1996). Bosque natural Zona boscosa compuesta de árboles nativos. Incluye los métodos de explotación y transporte.GLOSARIO Abundancia Grado de participación de una especie en número de individuos con respecto al total de individuos de todas las especies que se han registrado en un inventario forestal. que utiliza otras plantas como sostén. Aprovechamiento forestal Es la extracción de productos del bosque y comprende desde la obtención hasta el momento de la transformación (Decreto 1791 de 1996). Bejuco Planta trepadora de largos tallos no leñosos y de diámetro menor de 5 cm. que se clasifica utilizando los criterios de formaciones o tipos de bosque. Bosque residual Masa forestal ideal expresada en volumen o área basal que se deja en crecimiento para futura cosecha luego de aplicadas las cortas principales y de mejoramiento.) de un árbol o de todos los árboles de una masa. Corta Actividad de aprovechamiento forestal que consiste en el alistamiento de las plantas a cosechar o su recolección y la preparación en bruto de aquellas partes de la planta o de los productos que se extraerán del bosque hasta el momento previo al desembosque.30 m. Se debe entender que es sin corteza cuando no se diga lo contrario. 178 . Puede ser mecánica o manual. Se acostumbra a expresar en porcentaje (abundancia relativa). Brinzal Árbol joven nacido de semilla. Ciclo de corta Intervalo planeado entre operaciones de corta principal en la misma parcela u otra subdivisión permanente del bosque. no plantados por el hombre. desde su germinación hasta alcanzar una altura de 3 m.

arbustivo y/o palmaceo. Sus linderos son bien definidos y basados generalmente en características naturales o artificiales.Corta permisible (posibilidad) Cantidad de productos maderables y no maderables que pueden obtenerse de un bosque sin disminuir su capacidad de producción. Término usado como sinónimo de biodiversidad. animales y de microorganismos y su medio no viviente que interactúan como una unidad funcional (Convenio sobre Diversidad Biológica. buscando la sostenibilidad ambiental y el rendimiento sostenido en productos de la mejor calidad. Suele asimilarse más al concepto de selva o bosque natural. Densidad Término usado frecuentemente en ecología vegetal para indicar el número de individuos (árboles) por unidades de área (hectárea). del ciclo de corta y de factores económicos. 1992). Estructura diamétrica Distribución de los árboles de un rodal o bosque en clases diamétricas de amplitud definida. inclusive los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos. Constituye un método regulatorio de la producción para aprovechar el crecimiento del bosque y normalizar la masa. Cuartel de corta anual Unidad de superficie destinada a la corta anual de aprovechamiento en la Unidad de Manejo Forestal. con una población vegetal y una oferta de productos maderables y no maderables a cosechar de acuerdo al inventario forestal y sujeta a un plan de cortas. Ecosistema forestal Ecosistema en el cual predomina la vegetación de tipo arbóreo. 1992). Directriz Conjunto de instrucciones y medidas relacionadas en una norma expedida o documento aprobado por la respectiva autoridad ambiental u otra autoridad legalmente establecida. 179 . Cosecha Es una de las fases del aprovechamiento forestal que incluye una serie de actividades en su implementación. entre las diferentes especies y en los ecosistemas (Convenio sobre la Diversidad Biológica. Abarca así mismo la diversidad de una misma especie. así como los complejos ecológicos de los cuales son parte. Diversidad biológica Variedad de organismos vivos que existen en todas la fuentes. Su tamaño depende de la extensión de la UOF. que sirven de soporte para el desarrollo y/o cumplimento de una actividad específica. Puede ser sinónimo de aprovechamiento forestal Cuartel Unidad técnico-operativa de superficie definida en que se divide la Unidad de Manejo Forestal. del ciclo de corta y de factores operativos y económicos del aprovechamiento forestal. Ecosistema Complejo dinámico de ecosistemas vegetales. Su tamaño depende de la extensión de la UOF.

como la brotación. Índice de valor de importancia (IVI) Indicador ecológico utilizado para conocer el grado de participación o dominancia de una especie en la comunidad vegetal. pantanos y turberas.Estructura diamétrica positiva Distribución bien equilibrada de árboles de una especie o de un conjunto de especies en las diferentes categorías diamétricas.. enlazando unos árboles con otros. propiciar el enriquecimiento del bosque según su estado de alteración. haciendo el bosque más denso y en cierta medida más resistente a los vientos. Guía técnica Instrumento que contiene los lineamientos o pautas sobre los principios a tener en cuenta y aplicar en las actividades relacionadas con la ordenación. Liana Planta trepadora de tallo leñoso y diámetro mayor de 5 cm. entre otros. etc. la florescencia. Frecuencia Característica estructural de los bosques que mide la dispersión media o regularidad de la distribución de cada especie en el terreno. dulces. cuyas ramas ocupan principalmente el dosel del bosque. a fin de conocer el estado de la regeneración natural. Se expresa por la suma de la abundancia. Impacto ambiental Alteración positiva o negativa en el medio o en alguno de sus componentes. incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis (6) metros (Convención Ramsar). frecuencia y dominancia relativas. fenómenos que se relacionan con el clima de la localidad en que ocurren. hasta las vías de transporte terrestre o fluvial. Extracción forestal Fase del aprovechamiento forestal en la cual se realiza la movilización de los productos en bruto o semielaborados desde el sitio de corta en el bosque. Fenología Estudio de los fenómenos biológicos acomodados a un cierto ritmo periódico. Suele definirse también como transporte menor o desembosque. con buena cantidad de individuos en las clases inferiores que garantizan la reconstitución del bosque o la perpetuación de la especie a partir de la regeneración natural luego de su aprovechamiento a partir de un diámetro mínimo de corta. estancadas o corrientes. Humedales Son las extensiones de marismas. la maduración de los frutos. salobres o saladas. sean estas de régimen natural o artificial o temporales. o superficies cubiertas de aguas. producida por una acción o actividad definida. manejo y aprovechamiento del bosque. Método Es el instrumento de aplicación para desarrollar del sistema silvicultural seleccionado. 180 .

181 . Tratamiento silvicultural Conjunto de labores silvícolas que provocan la reacción positiva para inducir la regeneración natural o aumentar la tasa de crecimiento de los árboles o especies vegetales deseables. Tipo de bosque Unidad cartográfica que agrupa rodales de carácter análogo con respecto a su composición y desarrollo. Tierras forestales Tierras de aptitud forestal que de acuerdo a su ubicación y características físicas y/o bióticas y su importancia socioeconómica no permiten otro uso y deben permanecer permanentemente con bosque para fines de protección o de producción. generalmente un año. sociales y económicos. estimulando la regeneración natural de las especies valiosas para obtener una masa forestal ideal que garantice el aprovechamiento sostenible. por los cuales se puede diferenciar de otros grupos de rodales. fundamentado en la descripción de los aspectos bióticos.Ordenación Forestal Sostenible Proceso de manejar tierras forestales permanentes para lograr uno o más objetivos de ordenación claramente definidos respecto a la producción de un flujo continuo de productos y servicios forestales deseados. sin reducir indebidamente sus valores inherentes ni su productividad futura y sin causar indebidamente ningún efecto indeseable en el entorno físico y social (OIMT. Plan de cortas Programa ordenado que regula las cortas en la Unidad de Manejo Forestal durante un período determinado de tiempo. los volúmenes y especies otorgadas a cortar. Producción forestal Obtención de productos forestales maderables y no maderables en bruto o trasformados en bosques ordenados. Tiene por objetivo favorecer la vegetación remanente. Puede incluir la generación de servicios ambientales. desarrolle su actividad en forma planificada para garantizar el manejo adecuado y el aprovechamiento sostenible del recurso (Decreto 1791 de 1996). Sistema Es el conjunto de métodos aplicables para lograr una masa forestal de estructura definida. tiene por objeto asegurar que el interesado en utilizar e recurso en una área forestal productora. 1998). Sotobosque Vegetación arbustiva que crece en los pisos inferiores del bosque y alcanza menor altura que el arbolado. Plan de Ordenación Forestal Es el estudio elaborado por las CAR que. debido a ciertos factores ecológicos. el cual incluye principalmente el área. abióticos. de acuerdo a lo previsto en el Plan de Manejo Forestal.

182 . Unidad de Ordenación Forestal Área boscosa claramente definida. Dependiendo de la extensión de la unidad de ordenación forestal.Unidad administrativa Área en la cual se divide la unidad de ordenación forestal para efectos administrativos y de control de las actividades de manejo y aprovechamiento del bosque. Unidad de Manejo Forestal Área en la cual se aplican las directrices establecidas por la autoridad ambiental y las técnicas de manejo silvicultural de acuerdo al Plan de Manejo Forestal aprobado por la CAR.1999). con base en las cuales se garantiza el aprovechamiento y manejo sostenible del bosque. manejada sobre la base de una serie de objetivos explícitos y de acuerdo con un plan de ordenación a largo plazo (OIMT. pueden existir varias unidades administrativas.