RESEÑA A “LA REGALADA CON TODO” Nuestro análisis considerará la naturaleza doble que posee la obra desde un punto

de vista formal: por un lado, una instalación-escultura (el concepto es sólo para dar una idea de la naturaleza espacial-volumétrica de la obra y no pretende ser una definición estricta); por otro lado, una performance. En tanto obra que funciona como instalación-escultura ubicada en un espacio, la noción más apropiada para esta obra es la de un “espacio agregativo” (desarrollado en la Edad Media y retomado varios siglos después) en oposición a la de “espacio sistemático” (desarrollado durante el Renacimiento con el descubrimiento-invención de la perspectiva). Un espacio sistemático es un espacio que está organizado en referencia a un único punto al cual todo lo demás está ligado (así como un sistema de ideas en el cual todos los conceptos se remiten a un “concepto central”); al contrario, el espacio agregativo es una “suma” de elementos donde no existe ese punto. Para el caso particular, sostenemos la naturaleza agregativa del espacio de la obra por la existencia de los diversos modos de representación que contiene. Es decir, podemos legítimamente preguntarnos: ¿cómo se debe presentar esta obra? ¿la caja debe estar cerrada o abierta? ¿con todos sus aparatos desplegados o algunos cerrados?, etcétera; y luego podemos concluir que no parece haber respuesta posible. La naturaleza agregativa de la obra es lo que la hace inestable e insostenible en el tiempo y es entonces cuando la performance adquiere su importancia. El desarrollo narrativo que va desde un artefacto completamente cerrado a uno completamente abierto es lo que le da su unidad. En ausencia de un punto que sostenga a la obra, se recurre a una línea que no es gráfica sino conceptual: la línea narrativa, una historia a través del tiempo. La referencia inevitable para este proceso de apertura es un clásico tema de la literatura: el “crecimiento”, un movimiento que va de la semilla al árbol, etcétera. Este desarrollo narrativo desprende a los objetos de su función decorativa y les da un sentido. Los objetos que habitan la obra no buscan enfatizar “la materialidad del objeto cotidiano”, ser una “acumulación de cosas aparentemente insignificantes”, etcétera, cayendo en un “fetichismo del objeto”. El Orden, como hemos dicho, es generado por la línea de origen conceptual, narrativo y temporal de la performance de apertura. Los objetos (de los cuales no podemos hacer un estudio pormenorizado por la naturaleza de este breve trabajo) se ordenan en esta línea narrativa: unos parecen ser de la niñez, otros hace referencia a un periodo maduro (de “la mujer” en oposición a “la niña”), otros incluso hacen referencia a estados prenatales (como en el esquema del aparato reproductor femenino). Los objetos, por lo tanto, se convierten en los “soportes de la experiencia”. Son testimonios de una historia, operan como huellas de un proceso que no podemos ver directamente pero sí construir mentalmente uniéndolos con la línea narrativa conceptual que se revela en la performance a través de la apertura de los dispositivos que contiene la obra. JOSE DOMINGO MARTÍNEZ RIPPES

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful