CONTENIDO

Informe Especial La Auditoría Financiera como Herramienta para la Inclusión Económica

INFORME ESPECIAL La Auditoría Financiera como Herramienta para la Inclusión Económica
Italo Arbulú Villanueva (*)

Hoy en día el Perú está pasando por un proceso de crecimiento económico admirable (y reconocido a nivel internacional) fruto de un manejo responsable de los fundamentos económicos. Sin embargo, la inclusión a la economía de mercado formal de una gran proporción de peruanos es una tarea pendiente. El crecimiento de las actividades de las empresas del sector formal tiene de alguna manera injerencia en el desarrollo de nuevas empresas, se necesitan de esta forma más proveedores de bienes y servicios así como nuevos productos dentro de cada mercado. Toda esta dinámica abre un campo fértil para los denominados “emprendedores” cuyo accionar es un elemento fundamental para alimentar el círculo virtuoso a través de su creatividad comercial. Sin embargo, la creatividad no es el único elemento necesario para desarrollarse como empresa, es decir, no sólo se requiere del talento sino también de los medios. En este aspecto el acceso a recursos es fundamental. En países en desarrollo, siempre se dice que somos relativamente abundantes en mano de obra pero escasos en capital, por este motivo, conseguir este último recurso es una tarea ardua sobre todo en empresas que inician o que desean pasar de la informalidad a la formalidad. En economía hay una lección básica cuando se analiza el comportamiento de los mercados financieros tradicionales: Se busca la máxima rentabilidad al menor riesgo posible. Bajo esta premisa, se debe entender que las empresas que estén dispuestas a brindar créditos a proyectos riesgosos exigirán una mayor recompensa por asumir dicho riesgo, de esta manera se dice que “mayor riesgo implica mayor tasa de interés”. Muchas veces esta característica en el comportamiento del mercado financiero es criticada por ser considerada socialmente injusta, ya que las empresas más grandes y con más dinero pagan menores tasas que empresas más pequeñas. Esto se traduce en el típico argumento “es injusto que los más ricos paguen menores tasas que la que pagan aquellos que tienen menos”.

Sobre este punto, tal vez una de las mejores explicaciones podría ser la establecida por uno de los principales referentes de la Escuela Austriaca de Economía, Friedrich August von Hayek (18991992) quien explica en su ensayo “EL ATAVISO DE LA JUSTICIA SOCIAL” que el término “justicia social” es usado generalmente hoy como un sinónimo de lo que solía llamarse “justicia distributiva”. Tal como menciona Hayek, nadie ha encontrado si quiera una sola regla general mediante la cual se pueda deducir lo que es “socialmente justo”, en todas las instancias particulares que cabrían bajo ella, salvo la regla de “igual pago por igual trabajo”. Es bajo este precepto que los modelos de libre competencia (que hoy rigen la política económica peruana), tiende a reforzar la regla de igual pago. Si trasladamos entonces esta visión de justicia social o justicia distributiva hacia el campo financiero, podemos traducir que lo “justo” en el mercado de capitales es “igual tasa de interés para el mismo riesgo”. Esto quiere decir que el verdadero concepto de justicia no debe ser evaluado por cuánto dinero tiene el que lo solicita sino cuánto riesgo representa éste para la entidad financiera. ¿Cómo pueden entonces las empresas pequeñas conseguir tasas de interés inferiores en el menor plazo posible? ¿Cómo pueden las empresas incorporarse al mercado financiero formal sin la necesidad de ser “ahogados” por el pago de altas tasas de interés? Pues la respuesta radica en seguir el concepto de justicia que acabamos de revelar, es necesario que las empresas que hoy quieren incorporarse y acceder al mercado financiero peruano puedan transmitir mayor confianza. La segunda pregunta que se enlaza con las anteriores es entonces ¿Cómo hago para transmitir más confianzas? Debe quedar claro que el primer esfuerzo debe ser de la empresa, pero si esto no lo puede hacer la organización, habrá que buscar el apoyo fuera de ella. Es en este punto que la auditoría financiera juega un rol crucial y en las próximas líneas entraré en detalle. Dentro de mi experiencia, he podido apreciar que existen algunas empresas en las cuales los directivos indican que la orga2da. quincena, A B R I L 2012
REVISTA DE ASESORÍA ESPECIALIZADA

Informativo Caballero Bustamante

1

INFORMATIVO AUDITORÍA
nización dispone de información financiera y económica de sus actividades. Sin embargo, muchas veces esta información se utiliza de manera interna y no otorga la confianza necesaria para agentes externos a las operaciones de la misma como puede ser una entidad financiera. Un ejemplo muy interesante lo he podido conocer al realizar trabajos con empresas de transporte urbano para solicitar créditos para renovación de unidades en su flota. Estas empresas mueven una gran cantidad de dinero en efectivo producto de sus operaciones pero lamentablemente no hay instrumentos de gestión financiera que refleje esto. Por otro lado, en este tipo de empresas muchas veces las unidades de transporte se encuentran a nombre de accionistas o vinculados pero no son formalmente parte de los activos de la empresa. De esta manera, la empresa a nivel contable mostraba valores relativamente bajos en sus estados financieros. Si enfrentamos una situación como la descrita anteriormente, ante la necesidad de solicitar créditos este tipo de empresas enfrentan una situación en la que la información sobre sus operaciones sólo proviene de informes internos (que no brindaban la garantía de estar formulada razonablemente) y contablemente sus empresas no son capaces de avalar la operación al no contar con suficiente patrimonio. La solución finalmente pasa por avales solidarios de accionistas a título personal y por el pago de mayores tasas de interés, entre otro tipo de garantías que se pudieran ofrecer. ¿Es entonces que el pago de mayores tasas de interés sea la única solución que puedan enfrentar las empresas que buscan formalizarse o que inician operaciones? Pues la respuesta es NO. Lo importante entonces para conseguir los recursos de manera óptima pasa por atacar los componentes de riesgo y en este aspecto la auditoría financiera juega un rol preponderante. Si consideramos que el estudio y evaluación del sistema de control interno de una empresa es el punto de partida para llevar a cabo una auditoría financiera, entonces podremos permitir al auditor obtener información del giro, proceso, actividades, procedimientos y todos los aspectos del ente auditado. Recordemos que el objetivo básico de la auditoría a los estados financieros de una entidad es determinar si sus estados financieros, presentan razonablemente su situación financiera, los resultados de sus operaciones y flujos de efectivo. La opinión del auditor de esta manera fortalece la credibilidad en los estados financieros y por lo tanto reduce el riesgo. Hasta el día de hoy todavía muchas empresas tienen la idea que la auditoría financiera es una forma de detectar fraudes dentro de la empresa y se enfocaba su necesidad con la misma visión como la de contratar a un investigador privado. Claramente, esta idea no coincide con el verdadero rol que esta actividad tiene hoy en día. El rol de los auditores contables hoy en día es mucho más proactivo. Si bien, toda la auditoría se basa en analizar la información de la empresa, la idea es que sea la misma organización la que pueda verificar si los procesos y los controles administrativos y contables son adecuados para la máxima eficiencia y productividad. De esta manera, el auditor no sólo emite una opinión sobre los estados financieros sino que asesora a la gerencia en los aspectos más importantes detectados en el proceso de su trabajo. De esta manera, si bien la auditoría financiera genera una visión más amplia de la manera cómo se administra la organización y se promueve la eficiencia dentro de ella (generando así una interesante herramienta interna de trabajo), no sólo debe ser vista como un elemento de gestión interna de las empresas sino que también debe ser apreciado como un elemento que refuerza la credibilidad empresarial y por lo tanto le abre las puertas para obtener recursos en mejores condiciones. Es importante entonces dar a entender a los empresarios que la auditoría financiera no es un coste innecesario para la empresa, sino que se trata de una inversión que hará que debe ser vista desde dos frentes: (i) El interno.- Mediante el cual esta herramienta nos permite mejorar la gestión de la organización y a través de ello, generar lo que se denomina innovación en procesos que finalmente se refleja en menores costos. (ii) El externo.- a través del cual los informes de auditoría refuerzan nuestra credibilidad y reducen el riesgo crediticio, lo cual impacta positivamente en el costo financiero que pueda generar un proceso de expansión. Tal como se puede apreciar entonces, la auditoría financiera es una herramienta que, bien aprovechada, puede generar una dinámica virtuosa en la compañía. Por un lado, se pueden tener recomendaciones sobre la mejora en la gestión (optimización de procesos y ordenamiento organizacional) que generará mejores resultados financieros, los cuales brindarán mayor solvencia a la empresa y le permitirá reducir el riesgo ante los ojos de sus proveedores de recursos financieros. Probablemente, esta dinámica pueda sonar muy interesante para muchos empresarios pero siguen considerando a la auditoría financiera más como un costo que como una inversión. El problema de esta visión es que no toma en cuenta que la economía es cíclica y este proceso de crecimiento de la economía peruana tendrá en algún momento que revertirse, generando que el acceso al crédito sea más complicado. Desde esta perspectiva, aquellas empresas que estén mejor preparadas serán menos afectadas. A manera de conclusión entonces, se debe mencionar que el buen manejo de los fundamentos económicos de la economía peruana ha permitido el crecimiento económico sostenible y ha sido uno de los principales pilares del desarrollo de nuevas empresas y la explotación de oportunidades comerciales no sólo podrán mantenerse sobre la base de la imagen corporativa y de las habilidades comerciales. Sin embargo, estas políticas públicas no serán del todo efectivas si no se complementan con esfuerzos promovidos como parte de una estrategia interna que permitan a estas organizaciones llevar a cabo los procesos de manera eficiente. Este trabajo no sólo debe promover la competitividad de la empresa sino que le debe permitir contar con la credibilidad necesaria que consienta desarrollarse de manera sostenible en el tiempo. En este sentido, la auditoría financiera cumple un rol muy importante para incentivar estos cambios en la empresa peruana.
NOTA (*) Gerente en Asesoría Económico-Financiero de Málaga-Webb & Asociados. Estudió la Licenciatura en Economía en la Universidad del Pacífico y es Graduado del Master in Tourism and Environmental Economics (MTEE) de la Universitat de les Illes Balears y del Master en Microfinanzas y Desarrollo Social por la Universidad de Alcalá de Henares. Actualmente es PhD Candidate por la Universitat de las Islas Balears. n

2

2da. quincena, A B R I L 2012
REVISTA DE ASESORÍA ESPECIALIZADA

Informativo Caballero Bustamante