Con las nuevas reformas de ley realizadas por los legisladores del PRI, PRD y otros partidos en el Distrito

Federal pareciera que las universidades tendrán que realizar cambios en el nombre de la carrera de Medicina de Médico Cirujano y Partero a Médico Cirujano y “Abortero”, ya que hoy con la despenalización del aborto los médicos dejaremos de ser preservadores de vida para convertirnos en “infanticidas confesos”. Antes de las 12 semanas de embarazo.- Aunque pudiera parecer poco la duración de embarazo, a las doce semanas como lo proponen nuestros lúcidos y estudiados legisladores ya está completamente formado el cuerpecito de esa pequeña persona que desea venir al mundo, aunque a la madre no lo crea así, y además crea que tiene “Derecho a decidir sobre su propio cuerpo”. No se puede hablar del aborto como un medio de control de natalidad. No podemos actuar como viles animales, se supone que la raza humana se distingue por el poder de razonar e incluso la forma de actuar de los animales que a los que nos referimos como inferiores al ser humano es mucho superior, pues es poco frecuente poder ver que una hembra abandona a sus crías a su suerte, cosa completamente distinta en el ser humano, ya que vemos día a día como mujeres abandonan a sus hijos en algún basurero o en algún otro lugar sucio e insalubre o recurren al aborto como solución a sus problemas. Al realizarse un aborto las mujeres se exponen a sangrados uterinos, esterilidad, muerte, perforación de útero, desgarros cervicales (cuello del útero), recién nacidos discapacitados en posteriores embarazos, embarazo ectópico (implantación del óvulo fecundado en un lugar inadecuado de la matriz), afección inflamatoria pélvica. En varios estudios realizados se ha demostrado como las mujeres que decidieron hacerse un aborto padecen de secuelas psicológicas que se han tenido que tratar con sacerdotes, religiosas,

psicólogos y psiquiatras; ya que queda en ellas un trauma post aborto de por vida. Si bien es cierto el aborto es algo que está sucediendo y no se puede hacer caso omiso a este asunto tan importante, la solución no está su despenalización, esto conlleva muchas otras cosas como la prevención y la educación sexual principalmente en adolescentes, y sobre todo la toma de conciencia tanto de hombres como mujeres en la prevención de embarazos no deseados mediante la utilización de los diferentes métodos anticonceptivos. Sin lugar a duda la despenalización del aborto traerá consigo un aumento importante en su incidencia, es por ello que les recomiendo a los legisladores del Estado de Sonora, por si se les llegara a ocurrir legislar en esta materia, que no despenalicen el aborto, sino que “despenalicen el infanticidio”, de esta manera cuando la madre dé a luz, sea ella misma quien asesine a su hijo de la manera que a ella le parezca conveniente haber si de esta manera las “psudomadres” continúan recurriendo al aborto como una solución a sus vidas. La principal razón que dan los legisladores del PRD (Pobres Retrogradas Dementes) es principalmente que la mujer no puede cambiar sus planes de vida por un embarazo no deseado, en pocas palabras porque le “estorbe” su hijo y para ello recurra al aborto; es la salida más fácil que encuentran los legisladores, ante su ineptitud para legislar, porque mejor no agilizar el proceso de adopción en nuestro país, destinan mayores recursos para el combate a la pobreza y educación de nuestros jóvenes, hacen campañas de concientización de que la familia es y debe seguir siendo el pilar para una mejor sociedad, que vergüenza señores legisladores y lo peor es que a los médicos nos convierten en asesinos con fuero para que seamos nosotros quienes acabemos con la vida de esos pequeños indefensos. Ya basta de tanta inconciencia, no caigamos, ni nos dejemos llevar por de las ideas de asesinos con poder principalmente del PRD, PRI, PT y Convergencia.