El comerciante se sirve para el ejercicio de sus actividades de otras personas. Estas pueden tener facultades amplias o restringidas.

El auxiliar del comerciante con las facultades mas amplias se llama factor y es quien administra por cuenta del dueño. Los demás auxiliares se llaman dependientes y son los empleados subalternos que el comerciante tiene a su lado para que le auxilien en sus operaciones obrando bajo su dirección, o en su caso, bajo la del factor. El primer problema que se le plantea es el de determinar la relación contractual que existe entre el comerciante, llamado, desde este aspecto principal y los factores y dependientes. El Codigo de Comercio parte dela idea de que se trata de un Contrato de Mandato. Para entender esto es necesario tener en cuenta la historia del mandato. En el derecho romano, el mandato tenia por contenido el cuidado de negocios o el desarrollo de cualquiera otra clase de actividad, en principio a titulo gratuito; en cambio, cuando los servicios eran remunerados, se trataba de una locación de servicios. En los primeros códigos latinos, el mandato se caracterizo por el poder de representación del mandatario, o sea, por su facultad de poder obligar por sus actos al mandante frente a terceros, asi el articulo 1984 del Codigo Civil Frances. Durante la segunda mitad del siglo pasado, la doctrina, a partir de Laband, llego a a distinguir entre representación y mandato; en efecto, la representación legal y hay poderes de representación que no se fundan en un mandato sino en otro contrato, verbigracia, en la sociedad. Por otra parte, hay mandato sin representación, en materia mercantil, en particular, el contrato de comisión. E los códigos mas modernos se legisla separadamente acerca de la representación y respeto del mandato y distingue, dentro de los textos sobre este ultimo, entre mandato con y mandato sin representación, asi verbigracia, el código Civil Italiano de 1942. Por otra parte, en la mayor marte de los códigos el mandato ya no es necesariamente gratuito; puede ser gratuito o a titulo oneroso. No obstante, algunos códigos, mantienen la idea romana de la gratuidad del mandato. En relación al factor y a los dependientes de comercio, el problema de determinar la relación contractual entre ellos u el principal se complica en razón del derecho del trabajo. Prescindiendo de él podría calificarse, conforme a la idea de los redactores del código, la relación como Mandato, ya que el factor y los demás dependientes ejecutan negocios por cuenta del principal; y el factos y, en ciertos casos, también los dependientes, actúan, incluso, en nombre del principal, o sea, tienen un poder de representación. Pero en el sentido del derecho de trabajo, existen entre ellos y el principal un contrato de trabajo, ya que ellos prestan servicios en una relación de subordinación, la cual se caracteriza el contrato moderno de trabajo; esto rige también, para el factor. Por lo tanto hay que delimitar el contrato de mandato y el de trabajo En el Código de Obligaciones Suizo, articulo 394, II, el mandato esta configurado como un contrato de trabajo en sentido amplio cuyas normas rigen como reglas generales para todos los contratos sobre prestaciones de trabajo, sobre prestaciones de trabajo, en cuanto no estén sometidas a un tipo contractual especial, verbigracia, el contrato de trabajo o de servicios; de las disposiciones sobre la “procura” y otros apoderamientos comerciales, en particular, del articulo 465, se desprende que entre las partes pueden existir un contrato de trabajo, un contrato de sociedad, un mandato u otra relación similar. En el derecho Aleman, en el cual el mandato tiene carácter gratuito, existe, para el caso de que los servicios tienen carácter remunerado, otro contrato, el de

incluso al Codigo Venezolano. en cuanto se trata de la ejecución de negocios. No solo en materia de factor sino también respecto de los administradores de las sociedades mercantiles. pero a este contrato hay que aplicar ciertas disposiciones sobre el mandato. por el otro. Revocacion de Poder La revocacion del poder del factor o de los dependientes no puede ser opuesta a los terceros de buena fe por operaciones realizadas después de la revocación. . no puede ser limitado frente a terceros. si esta no se hubiere hecho en la misma forma en que se otorgo la autorización se hubiere dado por escritura publica o por circulares. a saber. Debe considerarse el contrato ente el factor y los dependientes.servicios en una relación de subordinación. como contrato de trabajo. resuelven la cuestión de si el factor o los dependientes de comercio pueden obligar al principal frente a terceros. constituye una subespecie. La mayor parte de las disposiciones del Codigo de Comercio se refieren a la relación externa. incluso en Venezuela. determinadas disposiciones sobre el mandato (675). En otros derechos el poder registrado.Gabriel Rodríguez e Ivanova Beirutti Ruiz Universidad Catolica Andres. En el presupuesto de que el contrato de servicios tenga por objeto una gestión de negocios se aplica. por un lado. Esta ultima solución es viable. y el principal. admiten. Los derechos latinos. la posibilidad de limitar el poder de representación frente a terceros. En el caso normal en que la autorización otorgada por documento publico hubiese sido anotada en el registro de comercio y fijada. también la revocación deberá hacerse con las mismas formalidades. también. que por el contrario. además de la publicación en algún periódico Curso de derecho mercantil Escrito por Roberto Goldschmidt. Tampoco pueden limitarse frente a terceros lo poderes del representante de sociedades extranjeras. Con la excepción de las sociedades en nombre colectivo y en comandita.