FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

Joel González Castillo Profesor de Derecho Civil

Estos apuntes están hechos sobre la base de los libros “De los Contratos”, de Arturo Alessandri R., Ediar Conosur, y “De las Fuentes de las Obligaciones” de Ramón Meza Barros, Editorial Jurídica de Chile, más agregaciones y actualizaciones hechas por el profesor. Tienen un fin exclusivamente pedagógico y no pueden ser comercializados. Se recomienda la lectura de dichos libros para profundizar las materias tratadas en estos apuntes.

1

FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

Según Abeliuk fuente de la obligación es el hecho jurídico que le da nacimiento, que origina o genera la obligación. El art. 1437 señala cuáles son las fuentes de las obligaciones: "Las obligaciones nacen, ya del concurso real de las voluntades de dos o más personas, como en los contratos o convenciones; ya de un hecho voluntario de la persona que se obliga, como en la aceptación de una herencia o legado y en todos los cuasicontratos; ya a consecuencia de un hecho que ha inferido injuria o daño a otra persona, como en los delitos y cuasidelitos; ya por disposición de la ley, como entre los padres y los hijos de familia". La idea de esta norma está repetida en el art. 2284. La fuente normal y más fecunda de obligaciones es el contrato, esto es, el concierto de voluntades encaminado a crearlas. Doctrinaria y discutiblemente se agregan como fuentes de las obligaciones la declaración unilateral de voluntad y el enriquecimiento sin causa.

LOS CONTRATOS Concepto Acto jurídico es la manifestación de voluntad realizada con la intención de producir efectos jurídicos. El acto puede ser la manifestación de una sola voluntad o el resultado de un acuerdo de voluntades. En este último caso se denomina convención. Convención es, por tanto, una declaración bilateral de voluntad tendiente a producir determinadas consecuencias de derecho. A la convención generadora de obligaciones se la denomina tradicionalmente contrato. El contrato es, pues, la convención destinada a producir obligaciones. El art. 1438 lo define de este modo: "Contrato o convención es un acto por el cual una parte se obliga para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa". En doctrina, contrato y convención son conceptos claramente diferenciados. Y así, por ejemplo, el pago, la remisión, la tradición son convenciones, pero no contratos, pues no generan obligaciones.

2

la permuta.La convención es el género y el contrato la especie. las expresiones son sinónimas. restituir la cantidad recibida en mutuo. que es el único deudor. al definir el contrato. 3) contratos conmutativos y aleatorios. aludiendo a su máxima clasificación en de dar. también. 2) contratos gratuitos y onerosos. Una segunda crítica que se hace a la definición del art. el depósito. En esta clasificación de los contratos no se atiende al número de las obligaciones que se originan. 3 . Tales son. el arrendamiento. Típico ejemplo de contrato unilateral es el mutuo. pero ambas a cargo de una misma parte: el mutuario. como también se le llama. sino a la circunstancia de que se obligue una parte o ambas mutuamente. accesoria. 4) contratos principales y accesorios. es que siguiendo al Código francés que a su vez se inspiró en Pothier. como claramente se advierte de los términos de los arts. hacer o no hacer. cuando las partes contratantes se obligan recíprocamente". de pagar los intereses. el precepto. 1438. en cambio. Ejemplo típico de contrato bilateral o sinalagmático. Contratos unilaterales y bilaterales El art. donación. Por ello es que comúnmente se define el contrato como la convención generadora de derechos y obligaciones. en que una de las partes se obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero. el mutuario se obliga a restituir otras tantas cosas del mismo género y calidad de las que recibió en préstamo. la principal. etc. y bilateral. 1437 y 1438. La distinción entre contratos unilaterales y bilaterales es fecunda en consecuencias jurídicas. solemnes y reales. Y así en el mutuo con interés nacen dos obligaciones: una. la sociedad. más bien da un concepto de obligación. y 8) contratos individuales y colectivos. mientras que el mutuante no contrae ninguna obligación. CLASIFICACIÓN DE LOS CONTRATOS El Código ha formulado una clasificación de los contratos: 1) contratos unilaterales y bilaterales. la prenda. y 5) contratos consensuales. y la otra. A la misma categoría de contratos pertenecen el comodato. Ante la ley positiva. 1439 previene: "El contrato es unilateral cuando una de las partes se obliga para con otra que no contrae obligación alguna. 7) contratos de libre discusión y de adhesión. es la compraventa. A esta clasificación legal pueden agregarse doctrinariamente: 6) contratos nominados e innominados. además de confundir convención y contrato.

el depositante y el deudor prendario. Según los términos de la disposición. que consiste en determinar si la extinción por caso fortuito de la obligación de una de las partes extingue igualmente o deja subsistente la obligación de la otra. 4 . aunque pueden llegar a nacer obligaciones recíprocas. en el criterio del legislador.a) Con arreglo a lo prevenido en el art. Del contrato no nacen obligaciones sino para una de las partes. en los contratos bilaterales va envuelta la condición resolutoria de no cumplirse por una de las partes lo pactado. 1489. entonces. Para apreciar la naturaleza del contrato es necesario situarse en el momento en que se perfecciona. mientras la otra no cumpla o esté pronta a cumplir sus obligaciones recíprocas. Así ocurre en el comodato. Contratos sinalagmáticos o bilaterales imperfectos Son aquellos contratos que generan obligaciones sólo para una de las partes contratantes. sustancialmente. 2235. b) Solamente en los contratos bilaterales se plantea el problema de los riesgos. A posteriori. si. 2396). El Código no conoce esta distinción entre contratos bilaterales o sinalagmáticos perfectos e imperfectos. en otros términos. la condición resolutoria tácita sería inoperante en los contratos unilaterales. pueden resultar obligados el comandante. sólo una de las partes se encuentra obligada. En el momento de perfeccionarse el contrato se obligan únicamente el comodatario. en el depósito. sin embargo. el acreedor prendario. ninguna de las partes está en mora dejando de cumplir lo pactado. especialmente a reembolsar los gastos que haya ocasionado la conservación de la cosa (arts. las obligaciones de la única parte obligada. el contrato es unilateral. En los contratos unilaterales el caso fortuito extingue. como es lógico. pero circunstancias posteriores a su celebración determinan que se obligue también aquella parte que inicialmente no contrajo ninguna obligación. 2191. el depositario. o. en la prenda. 1552 establece que en los contratos bilaterales la mora purga la mora. Los contratos sinalagmáticos imperfectos son. a restituir la cosa que les ha sido entregada. contratos unilaterales. c) La regla del art.

respectivamente (art. 1440. el deudor responde de la culpa leve. 5 . puesto que ambas partes obtienen mutuo beneficio. en perjuicio de los acreedores. Para que sean revocables los actos gratuitos ejecutados por el deudor. Contrato oneroso o a título oneroso es aquel en que cada parte paga la ventaja que reporta del contrato. en cambio. el comodato. etc. los actos onerosos son revocables a condición de que estén de mala fe el otorgante y el adquirente. La clasificación de los contratos en gratuitos y onerosos ofrece. Los contratos unilaterales son generalmente gratuitos. gravándose cada uno a beneficio del otro". Son contratos gratuitos la donación. y oneroso. Procura al vendedor una suma de dinero a cambio de desprenderse de una cosa. Contrato gratuito o a título gratuito. 2468). también. "el contrato es gratuito o de beneficencia 'cuando sólo tiene por objeto la utilidad de una de las partes. al obligarse ambas partes reportan un beneficio y soportan el gravamen que significa la obligación recíproca. oneroso. es aquel en que una de las partes se procura una ventaja sin que ello le demande un sacrificio. la gratuidad es de la esencia del contrato. sufriendo la otra el gravamen. En los contratos gratuitos responderá de la culpa grave o levísima. a) La circunstancia de ser gratuito u oneroso el contrato determina las condiciones en que es atacable por medio de la acción pauliana. por ejemplo. que ambos conozcan el mal estado de los negocios del deudor (art. igualmente. considerable importancia práctica. tal es el caso del mutuo a interés. b) La distinción importa para determinar el grado de culpa de que responde el deudor.Contratos gratuitos y onerosos Conforme al art. según si la gratuidad cede en provecho del acreedor (depósito) o del deudor (comodato). el mandato no remunerado. recibe un beneficio a cambio de una contraprestación actual o futura. basta la mala fe del deudor. De lo dicho resulta que los contratos bilaterales son siempre onerosos. esto es. cuando tiene por objeto la utilidad de ambos contratantes. y al comprador le brinda las ventajas de una cosa a cambio del desembolso de una suma de dinero. La compraventa es un contrato oneroso. el mutuo si no se han convenido intereses. En el comodato. porque no debe suministrar una contraprestación a cambio del beneficio que recibe. En los contratos onerosos. es decir. el depósito. Pero el contrato unilateral puede ser. 1547).

Contratos principales y accesorios El Código distingue entre contratos principales y accesorios.Contratos conmutativos y aleatorios Esta clasificación es una subdivisión de los contratos onerosos. en que de partida se sabe que no hay equivalencia en las prestaciones. El contrato accesorio. se llama aleatorio”. En el contrato aleatorio. pero nunca en los aleatorios. 46). El contrato principal. El art. el juego. cuando cada una de las partes se obliga a dar o hacer una cosa que se mira como equivalente a lo que la otra parte debe dar o hacer a su vez. 6 . sus mutuos beneficios y sacrificios. el beneficio que cada parte persigue se mira como equivalente al gravamen que soporta. el arrendamiento. las partes están en situación de apreciar de inmediato la ventaja o la pérdida que el contrato les acarrea. cauciones (art. Los contratos accesorios se denominan. 1442: "El contrato es principal cuando subsiste por sí mismo sin necesidad de otra convención. la sociedad. y las partes pueden apreciar. el beneficio y el gravamen recíproco de las partes depende de un acontecimiento incierto. de modo que no es posible apreciar su magnitud hasta que el acontecimiento se verifique. como la compraventa. la apuesta. se caracteriza porque su finalidad es garantizar el cumplimiento de una obligación y por su situación de dependencia con respecto a la obligación garantizada. en general. 1441 dispone: "El contrato oneroso es conmutativo. La obligación de pagar el precio que pesa sobre el arrendatario se considera como equivalente de la que el arrendador contrae de procurar el goce de la cosa arrendada. por ejemplo. la cesión de derechos litigiosos. por tanto. Dice el art. y si el equivalente consiste en una contingencia incierta de ganancia o pérdida. Son contratos aleatorios la renta vitalicia. el seguro. y accesorio cuando tiene por objeto asegurar el cumplimiento de una obligación principal. es un contrato conmutativo. En el contrato conmutativo. es el que tiene una vida propia e independiente. La distinción entre contratos conmutativos y aleatorios tiene importancia porque la lesión y la imprevisión pueden tener cabida en los contratos conmutativos. de manera que no pueda subsistir sin ella". por el contrario. desde que el contrato se celebra. El arrendamiento.

La caución puede constituirse para garantizar una obligación futura y. por consiguiente. y es consensual. Nº 1º). 7 . 1443 establece: “El contrato es real cuando. es necesaria la tradición de la cosa a que se refiere. solo consensu. cuando está sujeto a la observancia de ciertas formalidades especiales. solemnes y reales Esta clasificación atiende a la forma en que se perfecciona el contrato. Por esto. existirá la obligación accesoria antes que la principal (véanse los arts. Contratos consensuales. 2434. Tal es el caso de las capitulaciones matrimoniales. 2339 y 2413). pero es inconcebible que sobreviva a la extinción de la obligación principal. para que sea perfecto. las causas que extinguen la obligación principal extinguen igualmente las que provienen del contrato accesorio. de manera que sin ellas no produce ningún efecto civil. el art. es solemne. Contratos dependientes Ciertos contratos no caben en la definición legal de contratos accesorios. no se concibe su existencia independiente. En otros términos. pero necesitan también de otro acto jurídico para su existencia. con prescindencia de todo requisito de forma. 1715). 2381. en tal caso. la fianza se extingue total o parcialmente "por la extinción de la obligación principal en todo o parte" (art. El contrato accesorio no puede subsistir sin una obligación principal. El art. 1536). Igualmente. traspasado por acto entre vivos o por causa de muerte el crédito se traspasan con él sus accesorios. se extingue la hipoteca "junto con la obligación principal" (art. "la nulidad de la obligación principal acarrea la de la cláusula penal" (art. pero puede existir sin ella. que se perfeccionen por el solo acuerdo de voluntades. cuyos efectos sólo habrán de producirse cuando se celebre el matrimonio (art. Por este motivo. 2516 establece que la acción hipotecaria y demás que provienen de obligaciones accesorias. porque su finalidad no es asegurar el cumplimiento de una obligación principal.El interés de esta clasificación deriva de la aplicación del principio de que lo accesorio sigue la suerte de lo principal. se concibe el contrato accesorio sin que exista aún la obligación principal. esto es. La regla general es que los contratos sean consensuales. prescriben junto con la obligación a que acceden. cuando se perfecciona por el solo consentimiento". Al igual que los contratos accesorios. Nº 3º). El contrato accesorio no puede subsistir sin una obligación principal.

y no en todos los contratos reales hay transferencia de él. Ejemplos de contratos solemnes en el Código son la compraventa de bienes raíces y la hipoteca. atrae su atención acerca de la gravedad del contrato que concluyen y les suministra una prueba preconstituida en caso de controversia. dificultará ciertamente la prueba. no basta el consentimiento de las partes para que se repute perfecto. 8 . El contrato solemne requiere la observancia de ciertas formas. y puesto que consiste en la entrega de una cosa se les denomina reales. con la obligación de restituirla. Tal era la opinión de Pothier. el depositario. el acreedor prendario. Por ello es más propio definir el contrato real como el que se perfecciona por la entrega de la cosa. en caso de discusión. la tradición de la cosa que es objeto del contrato. La existencia de esta clase de contratos está subordinada al cumplimiento de una prestación previa de parte del futuro acreedor. además. pues la regla general en los contratos reales es que quien recibe la cosa quede como mero tenedor de ella. Pone a las partes a cubierto de un malentendido. En los contratos reales tampoco es suficiente el solo consentimiento de las partes. indispensable. el comodatario. 1682). y la previa entrega de la cosa que ha de restituirse es. En realidad. La falta de un acto escrito. Así. ello sólo ocurre por excepción. pues la tradición es un modo de adquirir el dominio.. Pero esta concepción del contrato real ha sido muy cuestionada.El otorgamiento de un instrumento que constate el acuerdo de voluntades puede tener importancia desde el punto de vista de la prueba. etc. El consentimiento de los contratantes debe manifestarse o exteriorizarse mediante la observancia de formas legales cuya inobservancia acarrea la nulidad absoluta (art. por lo tanto. cantidad y calidad. y no como dueño ni poseedor. es necesario. el contrato de promesa que debe hacerlo por escrito. el mutuo. son meros tenedores. en el mutuo sí que hay tradición. Los actos de familia son por regla general solemnes. porque el mutuario se hace dueño de las cosas recibidas en mutuo. La obligación de restituir no puede nacer antes de que la cosa se haya recibido. la prenda común. con cargo de restituir otras de igual género. A esta categoría de contratos pertenecen el comodato. El cumplimiento de determinadas formas se justifica por diversos motivos. pero no obsta a que el contrato se encuentre perfecto. pues reconocen el dominio ajeno. etc. y por excepción. Antes por el contrario. Todos estos contratos generan la obligación de restituir. 1443 comete una impropiedad en el uso de los términos. que deben constar por escritura pública. el art. el depósito.

Tales contratos son regidos por las estipulaciones de las partes. En buena lógica. estos contratos deben considerarse como contratos consensuales (o solemnes si así lo exigiera la ley) y bilaterales. fuerce a su favor las estipulaciones del mismo. o sea. menos frecuentes en la práctica. carecen de una especial reglamentación. El arrendamiento es un contrato consensual que genera para el arrendatario la obligación de restituir la cosa arrendada. por la necesidad en que se encuentra la otra. sino la imposición de una de ellas.Así. Son creaciones de las partes que usan de su libertad de contratación. la obligación de restituir se concibe perfectamente sin que preceda la entrega. Junto a este tipo "venerable de contrato". En la práctica. el mayor número de casos de contratos innominados resulta de la combinación de elementos de contratos nominados. Una de las partes formula las condiciones del contrato y la otra se limita a prestar su aprobación o adhesión a dichas condiciones en bloque. pues no habría acuerdo de voluntades. por los principios generales que gobiernan los contratos y por las reglas legales dictadas para los contratos afines. 9 . lo que tiene importancia para la interpretación de los mismos. El contrato verdaderamente resume las voluntades convergentes. el depósito pueden ser concebidos como contratos en que una de las partes se obliga a entregar y la otra a restituir. Contratos nominados e innominados Contratos nominados son aquellos que tienen un una reglamentación legal. el mutuo. La falta de igualdad entre las partes ha permitido que se les niegue a estos contratos la calidad de tales. El comodato. ha adquirido creciente auge el contrato denominado de adhesión. Pero la verdad es que el interesado siempre tiene la relativa libertad de contratar o no y además en cualquier contrato puede presentarse la misma situación en que una de las partes. Los contratos innominados. Contratos de libre discusión y de adhesión El contrato de libre discusión supone que las partes concluyen sus condiciones como resultado de una libre deliberación. no ha cumplido el arrendador su obligación recíproca de entregar. El arrendatario está obligado a restituir antes de que la cosa le sea entregada. naturalmente que no estará obligado a cumplir esta obligación si no ha habido entrega.

señala: "Se distinguen en cada contrato las cosas que son de su esencia. las que son de su naturaleza y las puramente accidentales. Por su parte. ELEMENTOS DE LOS CONTRATOS El artículo 1444 de nuestro Código. ni la naturaleza de los intereses en juego determina que el contrato deba reputarse colectivo. De estas tres cosas. 6 y 11 del C. porque sólo ellas son elementos necesarios para la existencia o perfeccionamiento del contrato. del Trabajo). o degenera en otro contrato diferente. y son accidentales a un contrato aquellas que ni esencial ni naturalmente le pertenecen. son de la naturaleza de un contrato las que no siendo esenciales en él. inspirado en Pothier. teléfonos. el de transporte. el convenio obliga a los acreedores de la minoría disidente o no concurrente (art. sólo son requisitos constitutivos del contrato las de su esencia. etc. Las cosas de su naturaleza no forman parte de la estructura del acto jurídico sino que dicen relación con sus efectos. los de suministros de luz. 190 del Libro IV del Código de Comercio). El contrato colectivo obliga. en cambio. Ni el número de las partes. aun cuando no hayan concurrido o votado en contra. 10 . sin necesidad de una cláusula especial. Otro ejemplo se encuentra en el convenio de acreedores de una quiebra: aprobado con determinada mayoría. los llamados elementos accidentales no son requisitos del acto. en consecuencia. que obliga a todos los trabajadores del sindicato que lo ha celebrado y cuyas estipulaciones se convierten en cláusulas obligatorias para todos los contratos individuales que se celebren durante su vigencia (arts. En la Ley N° 19. Es la regla general. y que se le agregan por medio de cláusulas especiales".537 sobre copropiedad inmobiliaria igualmente se establece que los acuerdos adoptados por cierta mayoría de copropietarios obliga todos los restantes. Contratos individuales y colectivos Contrato individual es aquel en que todos los que se obligan han concurrido a otorgar su consentimiento y el contrato. a personas que no han concurrido con su consentimiento al perfeccionamiento del convenio. en realidad. sino de su eficacia. afecta únicamente a quienes han intervenido en su celebración. agua. Son de la esencia de un contrato aquellas cosas sin las cuales o no produce efecto alguno.Esta forma reviste hoy el contrato de seguro. pues a ellos queda subordinada la producción de los efectos del acto. se entienden pertenecerle. El ejemplo más típico es el contrato colectivo de trabajo.

alterarlas o suprimirlas. 2055 y 2086). por ejemplo. y que se le agregan por medio de cláusulas especiales (art. son cosas de su esencia la cosa y el precio. El contrato de sociedad sin participación en los beneficios y pérdidas no es tal: será otro contrato o no habrá ninguno. le pertenecen sin necesidad de una cláusula especial. Las cosas de la esencia pueden ser comunes a todo contrato. y puede faltar sin que por eso deje de haber compraventa. 2º COSAS DE LA NATURALEZA. y si el precio consiste en otra cosa y no en dinero. Así. 1444). las de la naturaleza no son necesarias para la formación del contrato y para que éste adquiera su fisonomía propia. 11 . según las circunstancias (arts. Son cosas de la esencia de un contrato aquellas sin las cuales o no produce efecto alguno o degenera en otro contrato diferente (art. A ellos deberían agregarse las solemnidades. Son cosas de la naturaleza de un contrato las que. Las partes no pueden. Son. 3º COSAS ACCIDENTALES. en los casos que son exigidas por el legislador en atención a la naturaleza del contrato. pero no existe en otros actos. Son cosas accidentales a un contrato aquellas que ni esencial ni naturalmente le pertenecen. por tanto. capacidad. No es. omitirse sin que el contrato pierda su eficacia o degenere en otro diferente. Pueden. además las que le dan su fisonomía propia y lo diferencian de los otros. 1444). se entienden pertenecerle sin necesidad de una cláusula especial (art. 1444). necesario que las partes las estipulen. Estas cosas se subentienden en el contrato por el solo ministerio de la ley. pero en ningún caso arrendamiento. o especiales a una determinada especie de contrato. podrá haber comodato.1º COSAS DE LA ESENCIA. pues. ésta es una de las limitaciones que tiene la autonomía de la voluntad. el contrato existe aun sin ellas. En la compraventa es cosa de la naturaleza del contrato la obligación de sanear la evicción y los vicios redhibitorios: no es necesario estipularla. el precio es un requisito esencial en la compraventa. Estas cosas son los elementos indispensables para que el contrato se forme. Igualmente. objeto lícito. causa lícita. De ahí que su omisión o alteración acarree o la ineficacia del contrato o su transformación en otro diferente. si en el arrendamiento no hay renta. Si falta el precio no hay venta. no siendo esenciales en él. tales son las que enumera el art. En la compraventa. 1445: consentimiento exento de vicios. habrá permuta. porque la ley la subentiende. por lo mismo. A diferencia de lo que ocurre con las cosas de la esencia.

1489). el contrato constituye una verdadera ley particular. las estipulaciones del contrato se imponen también a los jueces. La ley del contrato El art.Las cosas de la esencia y de la naturaleza de un contrato forman parte del mismo sin necesidad de estipulación. 1545 precisa cuál es la fuerza que el contrato tiene entre las partes: "Todo contrato legalmente celebrado es una ley para los contratantes.). EFECTOS DE LOS CONTRATOS Fundamentalmente son dos los preceptos referentes a los efectos de los contratos: los arts. 12 . la condición o el plazo pasa a ser un elemento de la esencia del mismo (art. Además. la condición resolutoria tácita. es un elemento de la naturaleza (art. a la que deben sujetarse en sus mutuas relaciones del mismo modo que a las leyes propiamente dichas Pero. Por lo mismo. las modalidades pueden no ser elementos accidentales. etc. Tales son: el señalamiento del lugar. y no puede ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por causas legales". el legislador al atribuir al contrato el carácter de una ley. En forma excepcional. no ha querido sólo valerse de una fórmula vigorosamente expresiva de su fuerza. 1545. las modalidades a que las partes subordinen la existencia o el cumplimiento de sus obligaciones (condición. indican de una manera singularmente enérgica la fuerza obligatoria del contrato. una cláusula penal. deja a las partes en libertad para señalar las normas que han de regir sus relaciones y que tales normas tienen para ellas la fuerza de una verdadera ley. Mientras la estipulación de las partes es necesaria para suprimir las cosas de la naturaleza del contrato. quienes deben respetarlo para que sea acatada la voluntad contractual. tratándose de las accidentales. Las expresiones del art. las accidentales. Estas cosas forman parte del contrato cuando así lo convienen aquéllas. Ejemplo: en el contrato de promesa. 1545 y 1546. la estipulación de la solidaridad y de la indivisibilidad cuando la ley no las ha establecido. esta estipulación es necesaria para incorporarlas a él. Así. modo. 1554 Nº 3). Para los contratantes. plazo. forma y época del pago del precio. sino de la naturaleza del acto cuando el legislador las subentiende sin necesidad de estipulación de las partes. o incluso las modalidades pueden ser elementos esenciales en los casos en que el legislador impone a las partes la necesidad de convenirlas. tomadas del Código francés. el pacto comisorio en un contrato unilateral. sólo cuando se estipulan.

PRINCIPIO DE LA AUTONOMÍA DE LA VOLUNTAD El Código consagra el principio de la autonomía de la voluntad. o atribuyéndole un diverso significado del que los contratantes le atribuyeron. por tanto. 1545).El juez no puede. La conclusión de un contrato sería un problema extremadamente complejo si las partes hubieran de prever todos sus efectos y todas las consecuencias de su incumplimiento. sino a todas las cosas que emanan precisamente de la naturaleza de la obligación. Ejecución de buena fe de los contratos El art. reputándolo una ley para los contratantes (art. La buena fe contractual tiene como natural corolario que el contrato no sólo obliga a aquello que fue materia de una expresa estipulación. el contrato debe ser válido para que tenga la fuerza obligatoria de una ley particular entre los contratantes. La regla del art. El contrato válido debe respetarse y cumplirse con dos únicas excepciones: a) que las partes acuerden dejarlo sin efecto. en suma. Las partes son libres de señalar las proyecciones del contrato. en general. aquellas que la ley indica supliendo el silencio de los contratantes y las que la costumbre considera inherentes a la clase de contrato de que se trata. El legislador sanciona el acuerdo de voluntades. 1546 simplifica la tarea de las partes que contratan y hace posible que concreten su atención a las estipulaciones fundamentales del contrato. Por lo tanto. el gran principio de que las leyes relativas a los contratos son supletorias de la voluntad de las partes. 13 . El art. su duración y. sus efectos. alterar lo estipulado en el contrato celebrado legalmente. y b) que la ley autorice expresamente dejarlo sin efecto por determinadas causas (nulidad. se entienden incorporadas al contrato las cosas que son de su naturaleza. 1546 establece. eximiendo a las partes de las obligaciones que les impone. 1546 establece otra regla fundamental relativa a los efectos del contrato entre las partes contratantes: "Los contratos deben ejecutarse de buena fe. por ejemplo). y por consiguiente obligan no sólo a lo que en ellos se expresa. o que por la ley o la costumbre pertenecen a ella". La ejecución de buena fe del contrato significa que debe cumplirse conforme a la intención de las partes y a las finalidades que se han propuesto al contratar. Sin que sea necesario un expreso acuerdo de voluntades. Limitaciones al principio Para los contratantes tiene el carácter de una ley el contrato "legalmente celebrado".

Las partes pueden hacer solemnes aquellos contratos que son naturalmente consensuales y revestirlos de las solemnidades que juzguen convenientes (arts. Esta tendencia. se refleja en múltiples aspectos. el principio ha debido sufrir considerable descrédito. El Código del Trabajo proclama la irrenunciabilidad de los derechos que confiere (art. formularán las normas más adecuadas para satisfacer sus necesidades. En la interpretación de los contratos debe atenderse. a la intención o espíritu de los contratantes (art. que atribuye a la voluntad un vasto poder creador de relaciones jurídicas. la remuneración y demás condiciones generales en que debe realizarse. 5° del C. éstos. independientemente de la observancia de formas externas. Los contratos son generalmente consensuales. aunque no sean de aquellos que la ley ha dotado de una especial reglamentación. en general. una materia de tanta envergadura como el contrato de trabajo escapa a la libre discusión de los contratantes. Así. Limitaciones al principio de la autonomía de la voluntad El orden público y las buenas costumbres son los límites de la autonomía de la voluntad. el solo consentimiento es bastante para que se perfeccionen. 1560). Por de pronto. esto es. libremente. 14 . en primer término.La libertad de contratación no tiene más limitaciones. del Trabajo). conceptos elásticos que permiten a los tribunales controlar los desbordes de una libertad exagerada. que las que imponen las leyes en defensa de las buenas costumbres y del orden público. Las disposiciones legales que rigen los contratos son regularmente supletorias de la voluntad de las partes y pretenden interpretar esta voluntad que no ha llegado a manifestarse. los particulares pueden celebrar toda suerte de contratos. Los ejemplos podrían multiplicarse. El principio de la autonomía de la voluntad descansa en la hipótesis optimista de la igualdad de los contratantes. de contratos innominados. 1802 y 1921). Pero desde que se reconoce que el contrato no es el fruto de un acuerdo de voluntades en que las partes actúan en un pie de igualdad. La ley reglamenta la duración del trabajo. Declinación de la autonomía de la voluntad Se percibe nítidamente una tendencia creciente de la legislación a limitar el poder creador de la voluntad individual.

El concepto de la lesión adquiere un desarrollo creciente y de causal que justifica la invalidación de muy contados actos jurídicos. pero no son partes.La estabilidad del contrato tiende a hacerse más precaria. a virtud de la razón dicha. Estas. personalmente o representadas. denomínense propiamente partes. un acto produce todos sus efectos. que se llaman terceros. y las que con su voluntad forman un acto bilateral. Nótese que las partes son las personas que con su voluntad generan el acto. si todas estas últimas forman un mismo centro de intereses. por ejemplo. Este es el elemento decisivo que sirve para calificarlas. y no aprovechan ni perjudican a las personas que no contribuyeron a generarlos. En general. cuando circunstancias posteriores a su celebración hacen variar las circunstancias vigentes al tiempo de su celebración y originan un grave desequilibrio en las prestaciones de las partes. son extrañas a la formación del acto y. Pero es frecuente en ambos casos emplear indistintamente una expresión u otra. mal podrían quedar ligadas por sus efectos. Por eso dice el Código Civil que “todo contrato legalmente celebrado es una ley para los contratantes y no puede ser invalidado sino por consentimiento mutuo o por causas legales” (art. Es lo que se conoce como el efecto relativo de los actos o contratos. 1545). esto es. figuran en la celebración o en el otorgamiento de los actos. La persona que con su voluntad genera un acto jurídico recibe el nombre específico de autor del acto. Respecto de ellas. Partes son las personas que. Pero entre los terceros hay que distinguir los terceros absolutos y los terceros relativos. por lo cual una parte puede estar constituida no sólo por una persona sino también por varias. concurren a la formación del acto. Cada parte representa un centro de intereses. por lo mismo. El concepto de terceros es negativo y dado por antítesis al de parte. La teoría de la imprevisión plantea la posibilidad de que los tribunales puedan alterar o modificar las condiciones de un contrato. Los testigos y los notarios. 15 . tiende a convertirse en una causal capaz de invalidar toda relación jurídica que ocasione a una de las partes un grave daño pecuniario. se entiende por tercero toda persona que no ha participado ni ha sido válidamente representada en la generación del acto. los actos jurídicos sólo producen efectos. y no el de la concurrencia a la celebración o al otorgamiento del acto. EFECTOS DE LOS CONTRATOS ENTRE LAS PARTES Y FRENTE A TERCEROS En principio. derechos y obligaciones entre las partes.

Posteriormente. como el caso de los legatarios (arts. 671). A los sucesores a título singular pueden afectarlos los efectos de ciertos actos que digan relación con el bien o derecho transferido. 1545 en cuanto a las partes del contrato. Los sucesores a título universal o herederos son aquellos a quienes se transmiten todos o una cuota de los derechos y obligaciones transmisibles del autor (arts. el acto produce los mismos efectos que respecto del autor o de la parte a quienes se sucede y tiene la misma fuerza obligatoria (arts. Por ejemplo. sean relativos o absolutos. por ejemplo. principio que es el reverso del formulado por el art. Pero lo que interesa destacar es que hay diversas hipótesis en que los terceros. en general. Sólo se puede ser sucesor a título universal por causa de muerte y no por acto entre vivos. sea por causa muerte. A vende la casa a C. hipoteca en favor de éste su casa. por excepción. pese a tener la calidad de tercero en relación con el contrato celebrado entre A y B. afectado por dicho contrato de hipoteca. Respecto de los sucesores a título universal. en general. Los sucesores a título singular son aquellos a quienes se transfieren derechos determinados. para garantizar el cumplimiento de una obligación que ha contraído con B. Los terceros relativos o interesados. A y B celebran un contrato de hipoteca en el cual A. Este último. se va a ver. Pueden ser sucesores a título universal o a título singular. Terceros relativos son los que están o estarán en relaciones jurídicas con las partes. no obstante. son los sucesores o causahabientes del autor o de una de las partes. Sería absurdo. Respecto de ellas el acto jurídico no produce efectos. 16 . 951 y 1097). 951 y 1104) o por acto entre vivos. toda vez que adquirirá la casa con la hipoteca que la grava. Excepciones al principio de la relatividad de los actos jurídicos Hay actos que por su naturaleza misma suponen y producen efectos absolutos: los de familia. que un hijo reconocido tuviera la calidad de tal para ciertos individuos y la calidad de no reconocido para otros.Terceros absolutos son las personas extrañas a la formación del acto y que no están ni estarán en relaciones jurídicas con las partes. son afectados por los actos jurídicos. o sea. como ocurre con el que adquiere mediante la tradición (art. las personas a quienes se han transferido o transmitido los derechos de aquellos. sea por su propia voluntad o la de la ley. 951 y 1097). Se mencionan la estipulación a favor de otro y la promesa de hecho ajeno.

Tal es el sistema que adopta nuestro Código (art.INTERPRETACIÓND DE LOS CONTRATOS Concepto Interpretar un contrato es determinar el sentido y alcance de sus estipulaciones. sino que éste debe atenerse a ellas al interpretar un contrato. 1560 a 1566. Tal es el sistema del Código alemán. Estas reglas no son meros sugerencias o consejos del legislador al intérprete. La interpretación del contrato tiene lugar cuando los términos de que las partes se han servido son oscuros o ambiguos. Corresponde al juez interpretar el contrato para asignar a la convención los efectos que las partes han querido atribuirle. cuando. por lo tanto. según el uso corriente. Las partes suelen emplear en la manifestación de su voluntad términos inadecuados. El primero de estos métodos se preocupa de indagar cuál es la voluntad real de los contratantes. Se trata de establecer el verdadero pensamiento de los contratantes que debe prevalecer sobre la voluntad declarada. independientemente de la intención de sus autores. la comparación de las diversas cláusulas. las prácticas admitidas en los negocios. La declaración de voluntad tiene un valor en sí. Métodos de interpretación Dos métodos se conciben para interpretar los contratos: uno subjetivo y otro objetivo. son inconciliables con la naturaleza del contrato o con la evidente intención de las partes. hace surgir dudas acerca de su particular alcance. Carácter de las reglas legales de interpretación Para orientar la labor del juez. 17 . en fin. la forma de la declaración traiciona. a pesar de su claridad. El segundo sistema adopta un criterio radicalmente diverso. las costumbres. cuál ha sido la intención de los contratantes sino el alcance que corresponde atribuir a la declaración. 1560). Para interpretar el contrato no debe indagarse. a menudo. su pensamiento íntimo. tomado del Código francés. cuando. el legislador ha formulado reglas de interpretación de los contratos de los arts. consideradas en conjunto.

Debe admitirse que las palabras. Dicha intención debe ser probada fehacientemente. Interpretación conforme a la naturaleza del contrato Las cláusulas ambiguas de un contrato deben entenderse del modo que esté más acorde con su naturaleza. De este modo. 1562 dispone: "El sentido en que una cláusula puede producir algún efecto deberá preferirse a aquel en que no sea capaz de producir efecto alguno". es razonable suponer que no han querido insertar en el contrato cláusulas inútiles y carentes de sentido. dispone: "Conocida claramente la intención de los contratantes. El art. Interpretación del contrato en el sentido de que cláusulas produzcan efectos En esta investigación del verdadero pensamiento de las partes. aunque estén concebidas en términos amplios o generales. que la voluntad real de los contratantes prevalece sobre los términos en que se ha formulado dicha declaración. El intérprete sólo está autorizado para apartarse del tenor literal del contrato. 19). actual o futura. lo será igualmente la intención de las partes. pues el art. y justamente la inversa a la de la ley (art.”. 1560. Para conocer la intención de los que contratan. sólo se aplicarán a la materia sobre que se ha contratado".Sistema de interpretación de los contratos en la ley chilena Consecuente con su sistema el Código establece. por regla general. el Código ha señalado diversas normas de interpretación. La disposición no significa que el intérprete debe desentenderse de los términos del contrato. como regla fundamental de interpretación. Alcance de los términos generales del contrato El acuerdo de voluntades no puede referirse sino a la materia que es objeto del contrato. debe estarse a ella más que a lo literal de las palabras". 2462 reproduce esta regla). el art. la generalidad de los términos de la transacción no hace que se entiendan transigidas sino las cuestiones planteadas en el juicio (a propósito de la transacción. Si los términos son claros. 1069)... A esta materia debe restringirse el alcance de las cláusulas contractuales. Por este motivo. traducen con fidelidad el pensamiento. 1561 dispone: "Por generales que sean los términos de un contrato. El art. 1560 habla de “conocida claramente la intención de los contratantes. cuando aparece claramente probada la intención de las partes distinta a lo estipulado. el art. si las partes transigen un juicio y expresan que finiquitan toda dificultad entre ellas. en efecto. Es la misma solución para la interpretación de los testamentos (art. 18 .

Aplicación práctica del contrato La aplicación práctica que los contratantes han hecho de las estipulaciones del contrato. Interpretación armónica de las cláusulas del contrato El contrato constituye un todo indivisible. Supóngase que se arrienda un predio rústico por cinco años en $ 1. señala: "Las cláusulas de uso común se presumen aunque no se expresen". 3°. debe entenderse que el precio es de $ 1. inc. Interpretación de un contrato por otro Las cláusulas de un contrato "podrán interpretarse por las de otro contrato entre las mismas partes y sobre la misma materia" (art. dispone: "Las cláusulas de un contrato se interpretarán unas por otras. se entiende que han querido incluir todas aquellas cosas que naturalmente pertenecen al contrato. inc.000 anuales. El juez puede. es decisiva para precisar su genuino sentido y alcance. 1564. El art. porque es de la naturaleza del arrendamiento que el precio se pague por años (art. deberá estarse a la interpretación que mejor cuadre con la naturaleza del contrato". De otros contratos que anteriormente ligaron a las partes puede fluir con claridad cuál ha sido su intención al vincularse por un nuevo contrato. 19 . 1º. establece que las cláusulas contractuales podrán también interpretarse “o por la aplicación práctica que hayan hecho de ellas ambas partes. por lo tanto. inc. 1563. inc. 2º). El art. El art. Sus cláusulas se encadenan unas a otras y es irracional considerarlas aisladamente. o una de las partes con aprobación de la otra". 2º). Las cosas que son de la naturaleza de un contrato se entienden pertenecerle sin necesidad de estipulación si las partes no han expresado lo contrario.El art. antes de que surgieran discrepancias entre ellos. 1563 establece: "En aquellos casos en que no apareciere voluntad contraria. Casos especiales previstos en el contrato Para explicar el alcance de las obligaciones de las partes o para evitar dudas. 2º. suele el contrato prever determinados casos o situaciones. inc. Es clásico el ejemplo de Pothier.000. 1564. dándose a cada una el sentido que mejor convenga al contrato en su totalidad". buscar fuera del contrato mismo que se trata de interpretar elementos para precisar su alcance. 1564. 1944.

Tiene enorme trascendencia esta operación. por ejemplo. 1565 dispone: "Cuando en un contrato se ha expresado un caso para explicar la obligación. Interpretación del contrato y casación en el fondo Tradicionalmente se sostiene que la interpretación de los contratos es una cuestión de hecho que corresponde a los jueces del fondo soberanamente. El art. porque ella permitirá establecer las disposiciones que lo rigen. Hay una norma de calificación que conviene tener presente: la que hayan hecho las partes no obliga al intérprete. esto es. indiscutiblemente. y así aplicar las prohibiciones legales y las normas supletorias que gobiernan lo que las partes no consideraron en sus estipulaciones. decidir si es compraventa. 1º). La ley prevé. 20 . averiguar esta intención es cuestión de hecho. Así lo han resuelto nuestros tribunales generalmente. Pero si la ambigüedad no es imputable a ninguna de las partes. aplicación en nuestro Código del principio pro debitori. 1560 determina que la intención de las partes es lo fundamental en materia de interpretación. u otro (las cosas son lo que son y no lo que se les llama). por último. Las cláusulas ambiguas deben interpretarse en contra de aquel de los contratantes que las dictó y a quien. se interpretarán contra ella. etc. permuta. y escapa. El art. acreedora o deudora. al control de la casación. establece que "las cláusulas ambiguas que hayan sido extendidas por una de las partes. se establezca que no lo es. sino permuta. "se interpretarán las cláusulas ambiguas a favor el deudor" (art. y así. puede imputarse esta ambigüedad. de acuerdo a su contenido. que resulten inaplicables todas las demás reglas de interpretación. aunque se haya calificado el contrato de compraventa. por tanto. 1566. excluyendo los otros a que naturalmente se extienda".Por este solo hecho. 1566. Como el art. en suma. que. innominado. es perfectamente lícito. no se entiende que las partes han querido limitar los efectos del contrato al caso o casos especialmente previstos. inc. no se entenderá por sólo eso haberse querido restringir la convención a ese caso. 2º. Calificación del contrato Calificar un contrato es determinar su naturaleza jurídica. inc. Interpretación de las cláusulas ambiguas cuando son inaplicables otras reglas interpretativas. siempre que la ambigüedad provenga de la falta de una explicación que haya debido darse por ella".

Calificar el contrato es una cuestión de derecho. diferente sólo por circunstancias accesorias o subalternas. Pero los juristas romanos solamente intentaron justificar la fuerza obligatoria y el régimen a que debían estar sujetas estas obligaciones. Aunque voluntario. El hecho que le da origen es lícito y por ello se diferencia del delito y del cuasidelito. el cuasicontrato ha sido objeto de agudas críticas de los juristas. 21 . LOS CUASICONTRATOS Concepto Los arts. La segunda añade que “las obligaciones que se contraen sin convención” pueden tener origen en el “hecho voluntario de una de las partes” que. a) La expresión cuasicontrato sugiere la idea de una institución análoga al contrato. constituye un cuasicontrato. La primera de estas disposiciones establece que las obligaciones nacen “de un hecho voluntario de la persona que se obliga. en cambio. hechos igualmente voluntarios. como en la aceptación de una herencia o legado. la ley impone obligaciones independientemente de la voluntad. si es lícito. 1437 y 2284 dan del cuasicontrato un concepto que es tradicional. Históricamente. y por tanto. entre los que destaca Planiol. la concepción del cuasicontrato es relativamente reciente. que casi es un contrato. La verdad.o como si provinieran de un delito -quasi ex delicto. no convencional y lícito que produce obligaciones. Producto de una equivocada interpretación de las fuentes romanas. De tales disposiciones resulta que el Código concibe el cuasicontrato como un hecho voluntario. es que tienen diferencias capitales. susceptible del recurso de casación en el fondo. Estas obligaciones debían ser consideradas como si resultaran de un contrato -quasi ex contractu. El cuasicontrato es un acto voluntario y se diferencia por este carácter de la ley como fuente de obligaciones. pero ilícitos. circunstancia que lo diferencia radicalmente del contrato. Los jurisconsultos romanos observaron que ciertas obligaciones nacían ex variis causarum figuris esto es. de diversas causas que no eran ni un contrato ni un delito. y en todos los cuasicontratos”. Crítica del cuasicontrato La crítica moderna ha sido implacable con la concepción clásica del cuasicontrato. el cuasicontrato no es el resultado de un acuerdo de voluntades.

el acuerdo de voluntades en el contrato crea las obligaciones y determina sus efectos. a cualquier otro título. existen otros cuasicontratos: a) En efecto. no tiene intención de restituir lo pagado y con mayor razón carece de esta intención si lo recibió de mala fe. también. c) De conformidad a lo prescrito en el art. En el cuasicontrato. 173 del Código de Minería. como porque suele resultar obligado quien no la ha expresado de ningún modo. Principales cuasicontratos El art. El cuasicontrato no es. si estaba de buena fe. por ejemplo. tanto porque no hay una voluntad deliberada que genere la obligación que se impone al autor del acto. 1437 califica de cuasicontrato la aceptación de una herencia o legado. Falta la voluntad del que paga porque el pago indebido es fruto de un error. o por el hecho de que. el pago de lo no debido y la comunidad”. el cuasicontrato no es ni un hecho voluntario ni un hecho lícito. por lo tanto. En todos los cuasicontratos se descubre. Por otra parte. se obliga el gestor y esta obligación puede considerarse como obra de su voluntad. Tal es el motivo porque debe restituirse lo indebidamente pagado o el heredero satisfacer las deudas hereditarias. en el pago de lo no debido. procura reparar un enriquecimiento injusto. por el hecho de que se inscriba un pedimento o una manifestación formulado en común por dos o más personas. el art. 2238 dispone que el depósito necesario de que se hace cargo un incapaz.El contrato supone un concierto de voluntades. 2285 establece que “hay tres principales cuasicontratos: la agencia oficiosa. b) El art. como rasgo común el enriquecimiento sin causa y. tampoco un hecho lícito. la voluntad del que recibe el pago. etc. c) Planiol va más lejos aún. injusto. La disposición pone de manifiesto que. en cambio. no crea la obligación. que se encuentra en su sana razón “constituye un cuasicontrato que obliga al depositario sin la autorización de su representante legal”. Está ausente. En suma. ausente en el cuasicontrato. se inscriba cuota de una concesión 22 . todavía. si de algún modo interviene la voluntad. por su intermedio. b) Planiol niega que el cuasicontrato sea un hecho voluntario. pero también puede resultar obligado el interesado o dueño del negocio. además de los nombrados. ilícito. Más evidente es esta situación. es un hecho involuntario e ilícito y las obligaciones que engendra tienen su origen en la ley que. En la agencia oficiosa.

a) No es otra la razón de ser de las recompensas que. una donación. sin motivo plausible. pero generalmente el incremento de un patrimonio. Tal es el criterio de algunos Códigos modernos. constituye un cuasicontrato.minera que estaba inscrita a nombre de una sola persona. El enriquecimiento sin causa Buena parte de la doctrina encuentra el fundamento de las obligaciones cuasicontractuales en el propósito del legislador de impedir o reparar un enriquecimiento injusto. A menudo una persona se enriquece en desmedro de otra. se opera por un justo motivo. sin duda inspirados en el principio del enriquecimiento sin causa. Pero este fenómeno puede producirse sin causa justificada. una asignación por causa de muerte. se considera el enriquecimiento injusto. a costa del empobrecimiento de otro. ilegítimo o sin causa como una fuente de obligaciones. Aplicaciones del principio Nuestro Código no contiene ninguna disposición que consagre. injustamente. b) Al mismo propósito obedecen las prestaciones mutuas que se deben el reivindicante y el poseedor vencido. análoga a la que ocasiona el delito o cuasidelito. con caracteres de generalidad. por diversas causas. Esta acción se denomina in rem verso. sólo cabe un remedio: dotar a la víctima de una acción para obtener la reparación contra el injustamente enriquecido y reputar el enriquecimiento sin causa como una fuente de obligaciones. Las recompensas tienen por objeto evitar un injusto enriquecimiento de un cónyuge a expensas del otro. que nacen de un hecho. como si una persona paga lo que realmente no debe. Para reparar esta injusta lesión. por el solo ministerio de la ley. 23 . El Código de Minería las regula en el Título XI que trata “De los contratos y cuasicontratos”. por una causa legítima. En tal caso se produce un enriquecimiento sin causa. se deben por la sociedad conyugal a los cónyuges y por éstos a la sociedad. Más aún. El legislador se ha limitado a reglamentar diversos casos particulares. Este tipo de sociedades. forma una persona jurídica. el enriquecimiento sin causa como fuente de obligaciones. El que recibe el pago se enriquece a expensas del que lo efectúa. nace una sociedad minera que. sin un motivo valedero. como una venta.

el enriquecimiento podrá consistir no sólo en la realización de una ganancia. consagran formalmente el enriquecimiento sin causa como fuente de obligaciones. b) Empobrecimiento correlativo del titular de la acción de in rem verso. en caso de nulidad del acto o contrato. a quien prestó servicios propios de un empleado. Es preciso. Legislación comparada Códigos modernos. d) En idéntico principio se funda la regla del art. Así. El enriquecimiento de una persona debe verificarse a expensas de otra. un enriquecimiento de la persona que debe restituir. es obligado a restituir”. 1688. y d) Que la víctima no tenga otro medio que la acción de in rem verso para obtener la reparación. cuando el acto cede en utilidad personal de ésta y hasta concurrencia del beneficio que obtenga. Condiciones del enriquecimiento sin causa La doctrina ha formulado. que la ex concubina puede demandar a su ex amante. 812 del Código Civil alemán. en el pago de lo no debido. las condiciones del enriquecimiento sin causa y los requisitos que hacen procedente la acción de in rem verso. b) Que haya un empobrecimiento correlativo de otra. por ejemplo. por consiguiente. una retribución por el provecho que obtuvo de su colaboración que no le fue retribuida. ilegítimo o sin causa. 62 del Código Federal suizo expresa: “El que sin causa legítima se ha enriquecido a expensas de otro. es preciso que una persona empobrezca y precisamente a consecuencia que otra se ha enriquecido. especialmente. como el alemán y el suizo. Estas condiciones son: a) Que una persona se haya enriquecido. no es indispensable que un valor pecuniario se haya incorporado en el patrimonio. Asimismo. Véase.c) Por análogo motivo los actos ejecutados por el marido dan a los acreedores acción sobre los bienes de la mujer. a) Enriquecimiento de la persona obligada a restituir. que obliga al incapaz. a grandes rasgos. sino en la economía de un gasto o desembolso. 24 . el art. el art. Este enriquecimiento puede ser material y también intelectual o moral. Los tribunales franceses han declarado. a restituir aquello en que se hubiere hecho más rico. c) Que el enriquecimiento sea injusto. e) El principio encuentra una evidente aplicación en la agencia oficiosa y. también. en primer término.

Una persona se ha ausentado sin adoptar las medidas necesarias en resguardo de sus intereses. y la obliga en ciertos casos”. La acción de in rem verso tiene. Tal es la gestión de negocios o agencia oficiosa. El enriquecimiento debe carecer de un título que lo justifique: venta. d) Carácter subsidiario de la acción de in rem verso. experimentará igualmente una pérdida el que ha prestado un servicio o ejecutado un trabajo que no le ha sido remunerado. etc. LA AGENCIA OFICIOSA O GESTIÓN DE NEGOCIOS AJENOS Concepto El art. sin causa. contrata las reparaciones que reclaman ciertos bienes. bajo cuyo amparo podría obtenerse el resultado perseguido. en consecuencia. sin duda. la causa se presume. es un cuasicontrato por el cual el que administra sin mandato los negocios de alguna persona. 2286 dispone: “La agencia oficiosa o gestión de negocios ajenos. en tal caso. De otro modo. c) El enriquecimiento debe ser ilegítimo. el monto no podrá exceder del valor en que el actor se ha empobrecido. El requisito más típico es. la acción entraría en conflicto con la mayor parte de los demás medios. un carácter subsidiario. etc. llamada comúnmente gestión de negocios. Efectos de la acción Es obvio que la acción de in rem verso no puede perseguir sino el reembolso de aquello en que el demandado se ha enriquecido. 25 . Normalmente el enriquecimiento tendrá una causa justificada. otra persona asume la tarea de resguardar los intereses del ausente: paga en su nombre a un acreedor exigente que se disponía a hacer efectivo su crédito.No es necesario una pérdida material. Es preciso que el actor carezca de otro medio para obtener una adecuada satisfacción. puede suceder que el enriquecimiento supere al empobrecimiento que ha sufrido el actor. por otra parte. donación. ilegítimo. una disminución patrimonial. Sin embargo. se obliga para con ésta. que el enriquecimiento sea injusto. Por esta doble razón la falta de causa debe probarse por quien intenta la acción in rem verso.

gracias a su gestión. será necesario que haya podido manifestar su disconformidad y no la haya manifestado. 2122 dispone que “el mandatario que ejecuta de buena fe un mandato nulo o que por una necesidad imperiosa sale de los límites de su mandato. los tutores o curadores. De este modo son extrañas al cuasicontrato de agencia oficiosa las gestiones realizadas en cumplimiento de un mandato legal. El gestor sólo tiene derecho a reclamar aquello en que. Pero el art. Nuestro Código ha seguido en este punto a Pothier. La intrusión del gerente debe ser espontánea La intervención del gerente en el manejo de los negocios de otro debe ser espontánea. se convierte en un agente oficioso”. Pero el simple conocimiento del interesado no convertirá la agencia oficiosa en mandato.Esta intrusión en un patrimonio ajeno se justifica por el fin altruista que la inspira. conocimiento de la gestión. 2286 requiere que la administración se verifique “sin mandato”. El gerente debe obrar sin mandato No constituyen agencia oficiosa las gestiones que se realicen a instancias del interesado. Se entenderá que no hay mandato cuando éste es nulo o el mandatario ha excedido sus límites. contra la prohibición expresa del interesado. El art. Prohibición del interesado La gestión de un negocio ajeno. con tal que esta utilidad exista al momento de demandarle. la persona por cuya cuenta se verifica se denomina interesado. en caso de controversia. 26 . Las circunstancias revelarán si existe mandato o agencia oficiosa y corresponde a los jueces decidir. La aquiescencia del interesado supone. el interesado se haya hecho más rico. 2123 establece que el encargo que constituye el objeto del mandato puede hacerse “aun por la aquiescencia tácita de una persona a la gestión de sus negocios por otra”. En tal caso hay un mandato y el art. La persona que realiza la gestión se denomina agente oficioso o gerente. como las que realicen el padre o madre. por cierto. no constituye un cuasicontrato de agencia oficiosa.

sin embargo. Por este motivo. Falta igualmente la intención de obligar al interesado y no hay. Como ejemplo de gestión útil que autoriza el ejercicio de esta acción. el art. y que existiere al tiempo de la demanda”. los actos del gestor constituyen una mera liberalidad. Intención de obligar al interesado Si la gestión se realiza sin la intención de obligar al interesado y de reembolsarse de los gastos que ocasione. concederá en este caso al interesado el plazo que pida para el pago de la demanda y que por las circunstancias del demandado parezca equitativo”. propiamente. 27 . la equidad requiere que este enriquecimiento no se produzca a expensas del gestor. 2291 dispone: “El que administra un negocio ajeno contra la expresa prohibición del interesado. El art. Este error carece de importancia y. aunque limitada a la utilidad existente al tiempo de la demanda. Pero como de la gestión que contraviene su prohibición expresa puede seguirse un beneficio para el interesado. En cambio.El art. El gestor sólo dispone de la acción de in rem verso para reclamar aquello en que la gestión haya hecho más rico al interesado y con tal que subsista esta utilidad al tiempo de reclamar el reembolso. 2292 dispone: “El que creyendo hacer su propio negocio hace el de otra persona. La solución es muy semejante al caso de que se gestione un negocio ajeno contra la expresa prohibición del interesado. la ley otorga al gestor la acción de in rem verso. que sin ella hubiera debido pagar el interesado”. el gestor ha tenido la intención de obligar y de que se le reembolse. sea como fuere. La intromisión en un patrimonio ajeno no es tolerada contra la expresa voluntad del dueño de ese patrimonio. tiene derecho para ser reembolsado hasta concurrencia de la utilidad efectiva que hubiere resultado a dicha persona. 2291 señala “la extinción de una deuda. agencia oficiosa. y existiere la utilidad al tiempo de la demanda”. hay verdadera agencia oficiosa si alguien cree gestionar los negocios de una persona y gestiona los de otra. no tiene demanda contra él. 2291 concluye: “El juez. La ley prevé el caso de que una persona crea equivocadamente hacer su propio negocio y en verdad gestione un negocio ajeno. El art. sino en cuanto esa gestión le hubiere sido efectivamente útil.

El interesado. previene el art. No ejecuta ningún acto voluntario. sería una flagrante contradicción que un incapaz no pudiera obligarse en virtud de un contrato y que. El agente oficioso debe ser persona capaz de parecer en juicio.Por este motivo. pudiera resultar obligado en razón de un cuasicontrato. no requiere ser capaz. De este modo.120 sobre “comparecencia en juicio”. en conformidad a la Ley N° 18. la gestión de una persona capaz de los negocios de un demente dará lugar al cuasicontrato de agencia oficiosa. La agencia oficiosa en juicio En principio. tiene respecto de ésta los mismos derechos y obligaciones que habría tenido si se hubiese propuesto servir al verdadero interesado”. Para ello es necesario que el compareciente ofrezca garantía de que el interesado aprobará lo que haya hecho en su nombre. 2293: “El que creyendo hacer el negocio de una persona. 28 . no puede parecer en juicio por otra persona sino su mandatario. 6°. las obligaciones derivadas de la agencia oficiosa no pueden afectar a un menor de edad que ha gestionado negocios ajenos. en cambio. sin autorización de su representante. El gerente debe ser capaz.C. Por consiguiente. 3°. El art. 2286 destaca claramente que el agente siempre se obliga para con el interesado. y fijará un plazo para la ratificación del interesado (art. hace el de otra.). El juez calificará las circunstancias que justifican la comparencia y la garantía ofrecida. no se obliga por un acto suyo sino a consecuencia de los actos de otro. pero que el interesado se obliga para con el agente sólo “en ciertos casos”. puede admitirse la comparecencia de una persona que obre sin mandato a beneficio de otro. Sin embargo. Efectos de la agencia oficiosa La agencia oficiosa genera obligaciones para el gerente y puede imponer obligaciones al interesado.P. en cambio. Capacidad de las partes Sustancialmente diversas son las reglas que regulan la capacidad del agente oficioso y del interesado. del C. inc.

2289. inc. inc. según las circunstancias en que se ha hecho cargo de la gestión (art. inc. 1°). debe continuarla hasta que el interesado pueda tomarla a su cuidado o encomendarla a otra persona. impidiendo que otros lo hiciesen. 2°). 2288. pero su responsabilidad puede ser mayor o menor. 1°. el art. el agente “deberá continuar en la gestión hasta que los herederos dispongan” (art. pero una vez que la ha asumido. en otros términos. No es extraño. 2°. debe darle la amplitud que corresponde a la naturaleza del negocio administrado. por consiguiente. sólo es responsable del dolo o de la culpa grave. no puede limitar su gestión. El art. 2287 disponga que “las obligaciones del agente oficioso o gerente son las mismas que las del mandatario”. El cumplimiento de esta obligación de rendir cuenta es previo al ejercicio de toda acción del gerente en contra del interesado. inc 2°). En efecto. 2294 dispone: “El gerente no puede intentar acción alguna contra el interesado. Obligaciones del interesado El interesado no se obliga necesariamente como consecuencia de la gestión. a) El gerente. sin que preceda una cuenta regular de la gestión con documentos justificativos o pruebas equivalentes”. 2288. pues en este caso responderá de toda culpa”. es responsable hasta de la culpa leve. el gerente debe rendir cuenta de su gestión. 29 . salvo que se haya ofrecido a ella. Muerto el interesado. 2289. Por consiguiente. 2289. como ocurre con los que administran intereses ajenos. que la gestión haya sido útil. debe emplear en la gestión el cuidado de un buen padre de familia. b) El agente debe hacerse cargo “de todas las dependencias del negocio” (art. que el art. c) El gerente pudo no haber tomado a su cargo la gestión. dispone: “Si se ha hecho cargo de ella para salvar de un peligro inminente los intereses ajenos. y si ha tomado voluntariamente la gestión.Obligaciones del gerente La agencia oficiosa tiene parentesco íntimo con el mandato. Sus obligaciones para con el gerente están sujetas a una precisa condición: que el negocio haya sido bien administrado o. El art. como regla general. inc. d) Por último. dispone que el agente debe “continuar en la gestión hasta que el interesado pueda tomarla o encargarla a otro”.

no se obliga el interesado ni para con el agente ni para con terceros. c) El interesado no está obligado a pagar ningún salario al gerente (art. Difieren sustancialmente por diversos conceptos. el mandato es un contrato. es la medida en que se obliga. 1°). se obliga independientemente del beneficio que le reporten sus actos. La utilidad de la gestión condiciona las obligaciones del interesado y. sino a hacer cuanto esté de su parte para el buen resultado de su gestión. inc.No es razonable que una persona se obligue como consecuencia de una gestión malintencionada o simplemente torpe. 2290. 30 . suyos los actos del mandatario. el interesado se obliga para con el agente aunque sea incapaz. “el gerente es responsable de los perjuicios” (art. b) Respecto del gerente. inc. c) El mandante debe ser capaz. el gerente obliga al interesado ante terceros. el interesado se obliga a reembolsarle “las expensas útiles o necesarias” que haya efectuado (art. 2°). La agencia oficiosa y el mandato El mandato y la agencia oficiosa se asemejan en que tanto el mandatario como el agente obran en nombre de otro y no por cuenta personal suya. “cumplirá el interesado las obligaciones que el gerente ha contraído en la gestión” (art. inc. El agente carece por completo de tales poderes: la agencia oficiosa es un cuasicontrato. 2290. En otras palabras. a) El mandatario actúa en virtud de poderes que le ha otorgado el mandante. 1°). b) El interesado se obliga sólo a condición de que la gestión le sea útil y en la medida de esta utilidad. a la vez. en consecuencia. El mandante hace. de antemano. inc. a) En este supuesto. Si el negocio ha sido mal administrado. 2290. 3°). puesto que las obligaciones que contrae son ajenas a su voluntad. El mandatario no se obliga a conducir al éxito los negocios del mandante. Al contrario. 2290.

1487). Diversas situaciones pueden presentarse en que no existe la obligación. El pago de lo no debido. el error no puede ser condición de la repetición de lo que. Inaplicabilidad de las reglas del pago de lo no debido en caso de nulidad o resolución. como se comprende. por efecto de la nulidad o resolución. Pero las acciones encaminadas a este propósito no se regirán por las normas del cuasicontrato de pago de lo no debido sino por las que gobiernan la nulidad (art. El que paga por error lo que no debe tiene acción para repetir lo pagado. es un caso calificado de enriquecimiento sin causa. a) b) a) 31 . Requisitos del pago de lo no debido Dos condiciones son necesarias para que exista pago de lo no debido: Que no exista obligación. Las reglas del pago de lo no debido no son aplicables cada vez que exista un pago indebido. En estas hipótesis. En efecto. en un cuasicontrato. una obligación destinada a extinguirse. pero se anuló o resolvió el contrato de que procedía. según nuestro Código. La acción encaminada a tal fin se designa por la doctrina con el nombre que le daban los jurisconsultos romanos: condictio indebiti. La obligación de restituir lo que se ha recibido indebidamente en pago tiene su origen.EL PAGO DE LO NO DEBIDO Todo pago supone una deuda. Anulado o resuelto el contrato. aunque ello parezca paradojal. en verdad. 1687) o la resolución (art. y Que el pago se haya hecho por error. la obligación de restituir es impuesta por la ley para impedir el enriquecimiento injusto del que recibe el pago a expensas de quien lo verifica. Inexistencia de la obligación. las prestaciones de las partes resultarán indebidas y éstas tendrán derecho a ser restablecidas al estado en que se encontrarían como si el contrato no se hubiera celebrado. resulta indebidamente pagado. no son aplicables estas normas cuando la obligación existió en el momento del pago.

2°: “Todo lo que se hubiere pagado antes de efectuarse la condición suspensiva. Tal sería el caso de un heredero que paga una supuesta deuda de su causante. Mientras pende la condición. b) También hay pago de lo no debido cuando la deuda existe realmente.a) Podrá suceder. Una regla totalmente diversa rige para las obligaciones a plazo. una persona paga una deuda ajena creyéndola suya. la ley decide que no está obligado a restituir. que la obligación no se haya contraído jamás. El pago a quien no es el verdadero acreedor deja subsistente la obligación. no tendrá derecho de repetición contra el que a consecuencia del pago ha suprimido o cancelado un título necesario para el cobro de su crédito. la ley consigna una importante excepción: “Sin embargo. pero el deudor la paga equivocadamente a otra persona que el verdadero acreedor. 1495. igualmente. Pero la facultad de repetir lo pagado sólo puede ejercitarse antes que la condición se cumpla. pero podrá intentar contra el deudor las acciones del acreedor” (art. en efecto. a quien creía obligado en virtud de un documento que resulta ser falso. inc. se ignora aún si la obligación llegará a formarse: no hay obligación. en otros términos. subordinada a una condición suspensiva. 2295 inc. pero le asiste el derecho de repetir contra el que recibió indebidamente el pago. podrá repetirse mientras no se hubiere cumplido”. en este caso. c) Hay pago de lo no debido. cuando una persona a consecuencia de un error suyo ha pagado una deuda ajena. Pero. juzgándolo ya innecesario. 1485. 1°). si existe la deuda. Obligaciones condicionales Es también indebido el pago de una obligación condicional. lo pagado antes del plazo no está sujeto a repetición porque realmente se debía (art. Aquel a quien se hace el pago es un verdadero acreedor. El deudor podrá verse en la necesidad de pagar de nuevo al acreedor verdadero. destruye su título o lo cancela. Destruido o cancelado el título. si el verdadero deudor se resiste a pagar. Cumplida la condición con posterioridad al pago. Por este motivo. La perdida debe soportarla el que cometió el error de pagar una deuda de otro. que se verifica pendente conditione. 2º). recibe el pago de lo que realmente se le debe y. inc. pero se paga por otro que el verdadero deudor. Tal es la regla del art. 32 . no puede repetirse lo pagado porque la obligación se ha tornado cierta. le será imposible constreñirle el pago.

es preciso. el que cumple una obligación natural en la equivocada creencia de que el acreedor podía demandarle el cumplimiento. que no dan acción para demandar su cumplimiento. en caso de serlo. no hizo el pago al verdadero acreedor. Las obligaciones naturales. Prueba de los requisitos del pago de lo no debido Para intentar la acción de pago de lo no debido será necesario acreditar: a) el hecho del pago. La acción de pago de lo no debido se justifica por una razón de equidad. pero sabiendo que no era deudor el que la pagó. esto es. el que pagó no era el deudor o. 33 . 1470: “No se podrá repetir lo que se ha pagado para cumplir una obligación puramente natural de las enumeradas en el art. De este modo. 2296 reitera lo antes dicho por el art. es necesario concluir que ha querido pagarla por cuenta del verdadero deudor. Si la deuda no existía. y b) que el pago era indebido. Si el pago se hizo para extinguir una obligación existente. que el pago se haya verificado por error. Este último requisito se encuentra formalmente establecido en el art. b) Error en el pago. 1470”. no puede repetir lo pagado. Error de hecho y error de derecho El error que determina el pago puede ser de hecho o de derecho. El error de derecho no justifica la repetición cuando el pago incide en una obligación natural. autorizan para retener lo que se ha dado o pagado en razón de ellas. 2295. el que pagó a sabiendas no ha podido tener otra intención que donar lo que dio en pago. 2297 dice perentoriamente: “Se podrá repetir aún lo que se ha pagado por error de derecho. además. A propósito del error de derecho. o si existía. el art. ésta no exige que la ley venga en ayuda del que a sabiendas ha pagado lo que no debía.Obligaciones naturales Para que se considere indebido el pago es necesario que no exista siquiera una obligación natural. Uno y otro justifican la repetición de lo pagado. Esta condición está sobradamente justificada. Para que tenga lugar el pago de lo no debido no basta que no exista una obligación. cuando el pago no tenía por fundamento aún una obligación puramente natural”. que no existía una obligación ni aun puramente natural. El art.

Efectos del pago de lo no debido Obligación de restituir y su alcance. quien con esta alegación pretende excusarse de restituir. Probándose que el solvens tuvo cabal conocimiento de que no debía. El art. 2°). debe suponerse ejecutado por error. 1393) y debe probarse por quien pretende que hay donación. no está obligado a probar sino que ejecutó el pago y que era indebido. b) En seguida. tanto en el hecho como en el derecho”. 2299 resume estas ideas: “Del que da lo que no debe. la prueba está sujeta a las reglas generales. Pero la cuantía de la obligación del accipiens está íntimamente ligada a su buena o mala fe. Pero el ánimo de donar no se presume (art. como una justa sanción al que niega haberlo recibido: “Si el demandado niega el pago. Naturalmente que esta prueba corresponde al demandado. 1397 dispone que hace donación “el que paga a sabiendas lo que en realidad no debe”. El actor. el pago importa una donación. no se presume que lo dona. 2298. sino cabal conocimiento de las cosas por quien efectuó el pago. 2298. inc. el hecho del pago. añade: “Si el demandado confiesa el pago. por lo tanto. 1º. El pago de lo no debido genera la obligación de restituir lo indebidamente recibido. Al demandado corresponde probar que no hubo tal error. 34 . a menos de probarse que tuvo perfecto conocimiento de lo que hacía. en primer término. El art. inc. Esta prueba excluye el error y hace inadmisible la acción de pago de lo no debido. y probado. ¿Quién debe probar el error? El pago a sabiendas de una deuda inexistente importa una donación. 2295 exige esta prueba y el art. el demandante debe probar que era no debido”. toca al demandante probarlo. es preciso que el actor acredite que el pago era indebido. Pero la misma disposición establece una presunción de ser indebido el pago. El art. se presumirá indebido” (art. Prueba del error El error es indispensable para que sea admisible la acción de pago de lo no debido. El solo hecho de pagar lo que no se debe no supone el ánimo de donar.a) El actor debe acreditar.

a) Si ha recibido dinero u otras cosas fungibles que no se le debían. la circunstancia de que los terceros hayan adquirido a título gratuito u oneroso y su buena o mala fe. ¿Qué acciones tiene el solvens contra los terceros adquirentes? La solución depende de dos factores. Mala fe del que recibió el pago Más grave es la responsabilidad del accipiens de mala fe. a) Si ha recibido dinero u otras cosas fungibles. b) Si recibió de mala fe una especie o cuerpo cierto. 2°). 2300. inc. es responsable de los deterioros que haya sufrido la cosa por su hecho o culpa. etc. aunque no le hayan aprovechado (art. y a ceder las acciones que tenga contra el comprador que no le haya pagado íntegramente” (art. 35 . 2302. 1°). c) En caso de que haya vendido la especie dada en pago. inc. aunque hayan sobrevenido por negligencia suya” (art 2301. Acciones contra los terceros adquirentes Puede suceder que el accipiens haya enajenado lo que recibió en pago. que ha recibido a sabiendas de que no se le debía. “es obligado como todo poseedor que dolosamente ha dejado de poseer” (art. debe restituir los frutos percibidos y aun los que pudo percibir el solvens con mediana inteligencia y actividad (art.Buena fe del que recibió el pago Reglamenta la ley minuciosamente el alcance de la obligación de restituir del accipiens de buena fe. además de restituir otro tanto del mismo género y calidad. 907). “contrae todas las obligaciones del poseedor de mala fe” (art. “debe también los intereses corrientes” (art. “es sólo obligado a restituir el precio de la venta. 2301. 906). “es obligado a la restitución de otro tanto del mismo género y calidad” (art. inc. 1°). inc. inc. c) Si ha vendido la especie que se le dio como debida. 2301. 2°). inc. esto es. Únicamente es responsable de la pérdida o deterioro cuando se haya hecho más rico (art. 1°). b) No es responsable “de los deterioros o pérdidas de la especie que se le dio en el falso concepto de debérsele. 1°). En consecuencia. 2300. 2302. inc. 2°).

El adquirente a título oneroso y de buena fe. pues. inmediato. Carácter excepcional de estas obligaciones Las obligaciones legales tienen un carácter excepcional: requieren un texto expreso de la ley que las establezca. la fuente mediata de todas las obligaciones. directo. Pero. de acuerdo con los términos del art. las produce el hecho ilícito porque la ley ha dispuesto que se indemnicen los daños dolosa o culpablemente causados. si la especie es reivindicable y existe en su poder”. no puede perseguir la especie poseída por un tercero de buena fe. tradicionalmente. 2303 agrega que el que pagó lo que no debía “tendrá derecho para que el tercero que la tiene por cualquier título lucrativo. Las obligaciones legales. El art. el solvens podrá accionar en su contra. se denomina obligaciones legales aquellas que no reconocen como causa generadora ninguna otra fuente. Las obligaciones no convencionales nacen de un hecho voluntario o de la ley. se la restituya. 2284. El art. No importa la buena o mala fe del adquirente a título gratuito para los efectos de la restitución de la cosa. si el adquirente está de mala fe. Por el contrario. nacen de “la sola disposición de la ley”. 2301”. Este carácter aparece de manifiesto en el art. Adquirentes a título gratuito Distinta es la condición de los adquirentes a título gratuito. 2303 concluye: “Las obligaciones del donatario que restituye son la mismas que las de su autor. sin duda. “las que nacen de la ley se expresan en ella”.Adquirentes a título oneroso El art. escapa a la persecución del que ejecutó el pago indebido. a título oneroso”. LA LEY Concepto de las obligaciones legales La ley es. La ley es un antecedente único. 36 . según el art. 2303 dispone: “El que pagó lo que no debía. El contrato engendra obligaciones porque la ley ha reconocido al acuerdo de voluntades la potestad de generarlas. Forman una especie de residuo en que se comprenden diversas obligaciones que no logran encontrar cabida en otras categorías. 578.

Tales son. Si bien el contrato no puede celebrarse aún. desde luego. son algunos de los múltiples obstáculos que obstan a la celebración inmediata del contrato. la obligación legal de pagar impuestos o contribuciones. entre los padres y los hijos. Tal es el objeto de la promesa y la razón de su considerable importancia práctica. de esperar el fallo de un juicio. Fundamento de las obligaciones legales Las obligaciones legales tienen su fundamento en superiores consideraciones de interés colectivo. a conservar los bienes. de proveerse de los fondos necesarios para pagar un precio.Algunas obligaciones legales El derecho de familia es fuente fecunda de obligaciones legales. de que son simples aplicaciones: neminen laedere. las que median entre cónyuges. cuando sean allanadas las dificultades presentes. Para Planiol. se destaca. Fuera ya del campo del derecho civil. todas las obligaciones legales se resumen en un solo principio. un contrato proyectado. no dañar sin derecho a otro. de practicar un minucioso examen preliminar de la cosa. a procurar educación a una persona que no puede bastarse a sí misma. LOS CONTRATOS EN PARTICULAR CONTRATO DE PROMESA Concepto Diversas circunstancias suelen hacer imposible o inconveniente a las partes celebrar. La necesidad de alzar un embargo que impide la enajenación. por ejemplo. 37 . interesa a menudo a las partes quedar desde ya comprometidas a celebrarlo. los alimentos que se deben por ley a ciertas personas. Según Alessandri el contrato de promesa es aquel por el cual las partes se obligan a celebrar un contrato determinado en cierto plazo o en el evento de cierta condición. de modo que sea necesario postergar su celebración para un futuro próximo o lejano. que tienden a preservar la vida. por su importancia excepcional. Este fundamento se percibe nítidamente en las obligaciones genéricamente denominadas cargas de familia.

salvo que concurran las circunstancias siguientes: 1º Que la promesa conste por escrito. cualquiera que sea el contrato que se prometa celebrar: compraventa. que sólo falten para que sea perfecto la tradición de la cosa. se extinguen. Originalidad del Código Civil El Código Civil reglamenta la promesa. El contrato prometido puede tener los más variados objetos y producir los más diversos efectos. o las solemnidades que las leyes prescriban". 2º Que el contrato prometido no sea de aquellos que las leyes declaran ineficaces. 3º Que la promesa contenga un plazo o condición que fije la época de la celebración del contrato. por ejemplo venta de un bien raíz. se ocupa sólo de la promesa de compraventa (art. francés). Como la ley exige sólo la constancia escrita. La promesa tiene por objeto celebrar otro contrato y produce el efecto de obligar a las partes a celebrarlo. 1598 del C. pues para que se genere es necesario la constancia por escrito. y d) Que el contrato prometido se especifique de tal modo que para su perfeccionamiento falte sólo la tradición de la cosa o las solemnidades legales. 4º Que en ella se especifique de tal manera el contrato prometido. c) Que se convenga un plazo o condición para fijar la época en que el contrato prometido debe celebrarse. Es suficiente una escritura privada aunque el contrato prometido. aunque medie entre ambos una íntima conexión. En este punto el Código ha sido original. De la disposición transcrita resulta que la promesa requiere los siguientes requisitos: a) Que conste por escrito. en consecuencia. La exigencia de 38 . Ambos contratos se suceden.Promesa y contrato prometido La promesa y el contrato prometido son dos actos jurídicos diferentes. mutuo. según su naturaleza. b) Que el contrato prometido sea válido. La promesa debe constar por escrito El contrato de promesa es solemne. 1554 dispone: "La promesa de celebrar un contrato no produce obligación alguna. la celebración del contrato prometido importa el cumplimiento de la promesa cuyos efectos. su habitual modelo. Requisitos de la promesa El art. Las reglas legales son aplicables. en general. sin referirla a un determinado contrato. El Código francés. sociedad. bastará el otorgamiento de una escritura privada. requiera para su perfeccionamiento que se otorgue escritura pública. pues.

importaría crear una solemnidad no exigida por la ley. Alessandri). Nº 3. ¿Es válida la promesa de compraventa de bienes embargados? 39 . que sólo falten para que sea perfecto las solemnidades que las leyes prescriban. es nula la promesa de compraventa entre cónyuges no separados judicialmente (art. por lo tanto. la ley prohibe la celebración de dicho contrato y éste adolece. Exigir escritura pública significaría aceptar que no hay la debida correspondencia y armonía en un mismo artículo. que sea válido. 1796). llegaríamos a la conclusión de que “escrito” es igual a “escritura pública”. 1554 exige que la promesa conste por escrito. con lo cual ha permitido la falta de esas solemnidades en el contrato de promesa. cosa que es contrario a la ley (Claro Solar. 1464. y “escrito” es todo papel o documento.una escritura pública. declara que hay objeto ilícito en la enajenación de bienes embargados y el art. puesto que exigiéndose en el Nº 1 que la promesa conste por escrito. El art. 1801 exige escritura pública sólo para la venta de bienes raíces pero no para la promesa. La autorización es un requisito de forma de la compraventa y deberá cumplirse cuando este contrato se celebre. Pero es válida la promesa de compraventa de bienes de incapaces. el art. que no adolezca de nulidad. lo ha dicho expresamente. Por esto. celebrada sin autorización judicial. 1810 añade que no pueden venderse las cosas cuya enajenación está prohibida por la ley. Se comprende que los requisitos de forma deberán observarse cuando llegue el momento de su celebración. 1787 dispone que las promesas que se hacen los esposos. Si se aceptara que la promesa debe constar por escritura pública. en consideración al matrimonio. Meza Barros agrega que por otra parte. de objeto ilícito. más exactamente. Así el art. Promesa de compraventa de bienes embargados El art. Así. cuando el legislador ha querido que la promesa conste por escritura pública. El contrato prometido debe ser válido La promesa requiere que el contrato prometido no sea de aquellos que la ley declara ineficaces o. La ley se refiere ciertamente a la nulidad del contrato prometido por omisión de requisitos intrínsecos o de fondo. a pretexto de que la requiere el contrato prometido. sería ilógico el Nº 4 del mismo artículo que establece que en el contrato de promesa debe especificarse de tal modo el contrato prometido. "deberán constar por escritura pública".

Pero no es preciso que el plazo o condición marque el instante preciso en que el contrato debe celebrarse. por lo tanto. Este tiempo puede señalarse de dos maneras: mediante la fijación de un plazo o por medio de la estipulación de una condición. Es indispensable. por lo tanto. Se podrá estipular. para obtener que se celebre el contrato prometido.Según Claro Solar la promesa es válida y debe entenderse celebrada bajo la condición de que los bienes puedan ser enajenados en el momento de la celebración del contrato prometido. Estipulación de una condición para fijar la época de la celebración del contrato prometido Puede ocurrir que las partes no estén en situación de prever con certidumbre cuándo se encontrarán en situación de celebrar el contrato que proyectan. en qué momento debe celebrarse el contrato prometido. El plazo posterga la exigibilidad de las obligaciones derivadas de la promesa y es. basta que por medio de estas modalidades se señale la "época" de su celebración. La existencia de un embargo será un motivo frecuente en la práctica para que las partes no puedan celebrar de inmediato la compraventa y se vean obligadas a recurrir a una promesa. por ejemplo. Estipulación de un plazo o condición La promesa supone que las partes no pueden o no quieren celebrar de inmediato el contrato que proyectan y que postergan su realización para un tiempo futuro. El plazo es un hecho futuro y cierto y. esto es. La Corte Suprema ha resuelto. al cabo de tantos meses. que esa condición debe ser determinada. Vencido el plazo. por lo mismo. un plazo suspensivo. establecer cuándo deberán las partes cumplir las obligaciones que la promesa les impone. que deba 40 . en tal caso. los contratantes podrán deducir las acciones pertinentes. Pero la condición debe ser tal que sirva efectivamente para señalar esa época. El contrato prometido deberá verificarse una vez expirado el plazo (Alessandri). pactarán una condición para fijar la época en que debe celebrarse. que el contrato se celebrará el día tal. generalmente. Las obligaciones del contrato de promesa siempre quedarán diferidas para después de su celebración. Estipulación de un plazo para fijar la época de celebración del contrato prometido La fijación de un plazo es la forma más certera para determinar la época de celebración del contrato prometido. por consiguiente. etc. posterga la celebración de1 contrato para un tiempo que necesariamente ha de llegar.

y esta especificación no sería lo cabal que la ley exige si no consta en la promesa el propósito recíproco de obligarse. La doctrina ha discutido largamente sobre la validez de las promesas unilaterales de celebrar un contrato bilateral. La especificación del contrato que se promete se justifica sobradamente. requerir su ejecución compulsiva. deberá individualizarse a los socios. A a vender y B a comprar. por el precio de $ 80. quedaría abierta la puerta para futuras discusiones acerca del alcance de lo estipulado. la promesa requiere que se especifique de tal modo el contrato prometido que sólo falte para que sea perfecto la tradición de la cosa y las solemnidades legales en su caso. el otorgamiento de escritura pública lo que sólo se hará en tres meses más. por el precio indicado. porque el contrato versa sobre bienes raíces y requiere. contrato. Pero el contrato no es compraventa porque A se obligó a vender. La promesa. Sus argumentos son: a) La ley exige que se especifique el contrato prometido de modo que sólo falte para su perfeccionamiento la tradición o las solemnidades legales. El contrato es una promesa unilateral de compraventa. ambas partes se han obligado recíprocamente. por lo tanto.realizarse dentro de cierto plazo. etc. el capital de la misma y cómo debe ser aportado. El contrato es una promesa bilateral de compraventa. de otro modo. la forma de la administración. al cabo del plazo que se señaló.000. Ha negado valor a promesas en que se estipuló una condición indeterminada. no hay compraventa. al cabo de tres meses.000. indicarse el objeto de la sociedad. Barros Errázuriz). La jurisprudencia se ha inclinado resueltamente por la nulidad de tales promesas y parte de la doctrina la acompaña (Alessandri. en su momento. La especificación del contrato garantiza el cumplimiento de la obligación u obligaciones de las partes y hace posible. La especificación del contrato significa que éste se individualice de tal modo que se sepa de qué contrato se trata y se precisen sus características para que no se confunda con otro. pero B no se obligó a comprar. sería prácticamente ineficaz. por consiguiente. Si se promete celebrar un contrato de sociedad. Hay concurso de voluntades y. Pese a que las partes están acordes en la cosa y en el precio. En cambio si B acepta comprar en el precio fijado. Especificación del contrato prometido Por último. si al cabo del plazo decide que le resulta conveniente el negocio. 41 . Promesa unilateral de celebrar un contrato bilateral A propone vender a B su casa. B manifiesta su conformidad con la propuesta y declara que está dispuesto a comprar.

La aseveración del Proyecto contenía. En una promesa unilateral de compraventa.D. Así ocurre. una verdad sólo parcial. Pero ¿para qué preocuparse de la promesa unilateral si. 42 . Su obligación estaría sujeta a una condición potestativa dependiente de su sola voluntad. sería nula conforme al art.J. no se perciben razones morales o jurídicas para prohibir las promesas unilaterales que responden a una sentida necesidad en la vida de los negocios. 1ª pte. XVI. a) La especificación del contrato prometido tiende a individualizarlo y hacerlo inconfundible con otro. importa asumir de antemano las obligaciones de un contrato aún inexistente. No se identifican el contrato prometido consensual y la promesa unilateral de celebrarlo. 1554 concluye que. ciertamente lo habría expresado. 5). pero a condición de que la promesa sea bilateral. el consentimiento recíproco de las partes. 1478. concurriendo los requisitos legales. señalada la cosa y fijado el precio. b) La promesa unilateral en que una de las partes no contrae ninguna obligación y tiene la prerrogativa de aceptar o no la celebración del contrato prometido. la promesa debe expresar que una parte se obliga a vender y la otra a comprar. en concepto del legislador. además de la solemnidad legal. el mutuo acuerdo sobre la cosa y el precio. p. entonces. c) Si el legislador hubiera entendido que era necesario que ambas partes en la promesa contrajeran obligaciones recíprocas.. en efecto. el contrato futuro queda especificado suficientemente y no es posible dudar acerca de la clase de contrato de que se trata y del alcance de sus estipulaciones. d) Es sabido que el Proyecto de 1853 establecía que la promesa y el contrato prometido consensual se identifican. Su eliminación del texto definitivo del Código se ha debido probablemente a la comprobación de esta afirmación. b) La exigencia de que las partes contraigan en la promesa las obligaciones que son propias del contrato prometido. La mayor parte de la doctrina es adversa a esta tesis (Claro Solar. faltaría. como lo hizo el art.. Urrutia Leopoldo: "Promesas unilaterales de venta y de compraventa". “habrá lugar a lo prevenido en el artículo precedente”. individualizadas las partes. esencial en la compraventa. t. La promesa unilateral de compraventa de bienes muebles no puede identificarse con el contrato prometido porque falta el acuerdo sobre la cosa y el precio.Prometida la celebración de un contrato de compraventa de un inmueble. no fuera válida? e) En fin. R. si así no fuera. 98 que define los esponsales como la promesa de matrimonio "mutuamente aceptada". Efectos de la promesa El art.

1439). promete el comprador pagar un precio sin 43 . o a la inversa. Si el vendedor se obliga a dar una cosa y el comprador no contrae la obligación recíproca de pagarle un precio. cuando éste es requerido y "no lo hace dentro del plazo que le señale el tribunal”. 531 del Código de Procedimiento Civil establece que si el hecho debido consiste en la suscripción de un documento o en la constitución de una obligación. El art. La definición legal señala las principales obligaciones que las partes contraen: dar el vendedor la cosa vendida y pagar el comprador el precio. Caracteres del contrato de compraventa El contrato de compraventa es un contrato bilateral. "el principal motor del mundo económico" (BaudryLacantinerie). cual es. facilitando las transacciones. la de celebrar el contrato objeto de la promesa. El contrato de compraventa es. a) Como las partes contratantes se obligan recíprocamente. podrá el juez proceder a nombre del deudor. el trueque primitivo es reemplazado por el cambio de cosas por dinero que. 1793 define el contrato de compraventa: "La compraventa es un contrato en que una de las partes se obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero". La compraventa es. LA COMPRAVENTA Concepto La compraventa encuentra su origen en el primitivo trueque o cambio directo de una cosa por otra que. El art. Por lo tanto. podrá el acreedor instar porque se apremie al deudor para la ejecución del hecho convenido o para que se le indemnicen los perjuicios derivados de la infracción del contrato. regularmente conmutativo. mientras no se conoció la moneda. 1444). principal y normalmente consensual. el contrato de compraventa es bilateral (art. Introducida la moneda como medida de valores. son de su esencia y sin ellas el contrato no produce efectos civiles o degenera en otro contrato diferente (art. en la actualidad. Tales son las obligaciones fundamentales que el contrato genera para las partes. el cambio de una cosa por dinero. oneroso. fue el único medio de que los hombres se sirvieron para suplir sus necesidades. 1553 pone de manifiesto que de la promesa nace una obligación de hacer.Esta referencia al art. ha permitido que el intercambio adquiera las vastísimas proyecciones que exige el desenvolvimiento de la vida contemporánea. en suma.

675 y 703. no se reputan perfectas ante la ley. sino de la tradición subsiguiente. La compraventa no transfiere el dominio. en tales casos. comprador y vendedor son solamente acreedores de la cosa y del precio. Importa solamente que las partes miren o consideren sus mutuas prestaciones como equivalentes. la solemnidad consiste. 1442). por lo general. 1801: “La venta de los bienes raíces. el contrato de compraventa es un contrato oneroso. Las prestaciones a que respectivamente se obligan comprador y vendedor se miran como equivalentes (art. el contrato compraventa es consensual y se perfecciona por el solo sentimiento de las partes (art.que se le ofrezca una cosa en cambio. el carácter un contrato conmutativo. por su naturaleza sirve para transferirlo. servidumbre y censos. no equivalgan. 1º expresa. 1801 inc. la compraventa es un título translaticio de dominio. 44 . El solo consentimiento de las partes no es suficiente. no es de la esencia de la compraventa. pero se espera que existan. Por excepción la compraventa es solemne. La compraventa es un título translaticio de dominio De acuerdo con lo prevenido en los arts. 1443). c) La compraventa reviste. d) La compraventa es un contrato principal porque subsiste por sí mismo. mientras no se ha otorgado escritura pública”. El contrato podría importar una donación de la cosa o del precio. por lo común. e) Salvo las excepciones legales. El art. b) Debido precisamente a las prestaciones mutuas que engendra. porque no hay más modos de adquirir que los señalados en el art. el comprador no se hace dueño de la cosa vendida y el vendedor del precio en virtud del contrato. no hay compraventa. y la de una sucesión hereditaria. Por excepción. que la compraventa se reputa perfecta desde que las partes han convenido en la cosa y en el precio. No obsta para que el contrato tenga este carácter la circunstancia de que las prestaciones. el contrato puede ser aleatorio. la conmutatividad. en efecto. Es aleatoria la compraventa de cosas que no existen. La compraventa no es un modo de adquirir el dominio. 2º del art. en el otorgamiento de escritura pública. 588. a que se refiere el art. como ocurre en los casos que prevé el inc. sin necesidad de otra convención (art. 1813. en el hecho. Mientras la tradición no se efectúe. por tanto. 1441). esto es. Cada parte reporta en el contrato utilidad de la obligación que para con ella se contrae y se grava con la que toma a su cargo. para perfeccionar el contrato.

en un acuerdo de voluntades sobre la cosa y el precio. Tal es el sistema. Pero será preciso estudiar las reglas particulares que el legislador ha dado para el contrato de compraventa. se verifica por medio de dos actos diferentes: el contrato de compraventa que constituye el título de la adquisición y la tradición que es el modo de adquirir. no transfiere ningún derecho real". adoptado por nuestro Código Civil y que el Mensaje sintetiza: "un contrato puede ser perfecto. en general. a considerar la capacidad en relación con el contrato de compraventa. es indispensable detenerse. esencialmente. pretium. ELEMENTOS DEL CONTRATO DE COMPRAVENTA La compraventa consiste. Las normas de carácter general que reglan la formación del consentimiento. res. será necesario examinar sobre qué debe recaer el consentimiento de las partes y las formas que a veces debe revestir. normas peculiares que regulan la capacidad para comprar y vender. pero no transfiere el dominio. desde que se ha convenido en la cosa y en el precio. las normas de los arts. por tanto. 45 . aunque la cosa no haya sido aún entregada ni el precio pagado". Hay en el contrato de compraventa tres elementos esenciales: el consentimiento de las partes. es. 1583 previene que la venta "es perfecta entre las partes y la propiedad es adquirida de derecho por el comprador respecto del vendedor. título y modo de adquirir. Las personas que celebren el contrato de compraventa deben ser legalmente capaces. una cosa y un precio. por de pronto. respectivamente. E1 contrato sólo genera obligaciones En el sistema adoptado por el Código francés el contrato de compraventa es translaticio de dominio. de las obligaciones de vendedor y comprador y les son aplicables. Pero como el legislador ha establecido. de filiación románica. Sin embargo. también. La cosa y el precio constituyen el objeto. los vicios de que puede adolecer y sus consecuencias son aplicables al contrato de compraventa. son incapaces para celebrarlo. consensus.La adquisición del dominio. además. los que carecen de capacidad para celebrar cualquier contrato. puede producir obligaciones y derechos entre las partes. El art. El contrato de compraventa en Francia crea obligaciones y transfiere el dominio. 1460 y siguientes. Es lo que se denomina el efecto real de los contratos. al mismo tiempo.

el deudor ha consentido de antemano en las consecuencias de la obligación. será preciso que una de las partes quiera vender y la otra comprar. dispone: "La venta se reputa perfecta desde que las partes han convenido en la cosa y en el precio. que otorga al acreedor un derecho de prenda general sobre sus bienes e. esto es. c) Finalmente. No existirá acuerdo sobre la cosa vendida cuando los contratantes padezcan de error. Verdad es que el ejecutado vende a su pesar. y se perfecciona. las partes han de estar acordes en que el contrato que celebran es de compraventa. o sobre la sustancia o calidad esencial de la misma (art. Faltará el consentimiento al respecto cuando sean las partes víctimas de un error sobre la especie de acto o contrato que se celebra. 1454). como si una de las partes entiende vender y la otra que se le hace una donación (art. a) El consentimiento debe recaer. por el hecho de obligarse. 46 . debe existir. por tanto. 1801. implícitamente.CONSENTIMIENTO DE LAS PARTES El contrato de compraventa es un contrato consensual. el consentimiento debe recaer sobre la venta misma. salvas las excepciones legales. sobre la cosa que es objeto del contrato. al tiempo de constituirse deudor. El art. salvas las excepciones siguientes". suele ocurrir que el consentimiento en el contrato de compraventa no se manifieste espontánea y libremente. por el solo consentimiento de partes. relativamente a la venta. a instancias de un acreedor. 1453). Pero. 1453). el contrato adolece de nulidad. bien sobre la identidad de la cosa específica de que se trata (art. Consentimiento en las ventas forzadas El consentimiento de las partes debe manifestarse libre y espontáneamente. 1º. Tal cosa ocurre en las ventas forzadas como cuando. en seguida. al decir de Pothier. porque el tribunal le obliga a ello. El ejecutado no consiente en la venta al tiempo en que realiza. El acuerdo de las voluntades debe existir relativamente a la cosa y al precio. en primer término. ha autorizado al acreedor para hacerlos vender. b) El acuerdo de voluntades. además. si la deuda no es pagada. a petición del acreedor. se venden bienes del deudor para pagarse con el producto. inc. ha consentido antes. Sin embargo. esto es. si es el resultado de la fuerza. debe versar acerca del precio y se operará cuando el precio en que una parte entiende comprar sea el mismo en que la otra entiende vender.

Las solemnidades legales ordinarias son aquellas de que por la ley está revestida la compraventa de cierta clase de bienes. entonces. No será suficiente.La venta forzada. el juez inviste la representación legal del deudor. En otros términos. Será necesario. de ordinario consensual. pueden ser legales o voluntarias. que se cumplan las solemnidades o requisitos de forma que la ley prescribe. 671 dispone que. suele ser solemne. 1801. en pública subasta". Las solemnidades voluntarias son las que establecen las partes. 1701 previene que la falta de instrumento público no puede suplirse por otra prueba "en los actos y contratos en que la ley requiere esa solemnidad" y su omisión hará que los actos se miren "como no ejecutados o celebrados". entonces. Diversas clases de solemnidades Las solemnidades de que está revestida la compraventa pueden ser establecidas por la ley o por las partes contratantes. Solemnidades legales Solemnidades legales ordinarias Las solemnidades legales ordinarias consisten en el otorgamiento de escritura pública. por ejemplo. sea añadiéndolas a las que establece la ley. El carácter excepcional de las solemnidades aparece claramente de manifiesto en el art. que las partes convengan en la cosa y en el precio para que el contrato se repute perfecto. a la vez. requisito para el perfeccionamiento del contrato y el único medio de probar su existencia. además. La escritura pública es. es una verdadera compraventa. Las solemnidades legales especiales son aquellas que la ley exige para la compraventa en atención a las circunstancias particulares en que se celebra o a las personas que intervienen. sea para hacer solemne una compraventa que es naturalmente consensual. Casos en que la ley exige escritura pública para la validez de la venta 47 . El art. Por excepción la compraventa es solemne El contrato de compraventa. "en las ventas forzadas que se hacen por decreto judicial a petición de un acreedor. los bienes raíces. El art. Tales son las solemnidades que acompañan la venta de bienes pertenecientes a incapaces.

En verdad. mientras no se ha otorgado escritura pública". De este modo. estos derechos recaen siempre sobre bienes raíces y son. la tradición de los inmuebles vendidos debe verificarse por la inscripción en el Registro del Conservador de Bienes Raíces. 1801 inc. por lo tanto. 2º. 57 del Reglamento del Conservador). importa la exigencia de una solemnidad no prescrita por la ley (Meza Barros. 48 . convenidas en la cosa y en el precio. esto es. como ocurre con el que se otorgue para contraer matrimonio o para parecer en juicio. tal inscripción ha de hacerse mediante la exhibición de un título auténtico (art. inc. del derecho para que una persona reciba en una sucesión todos o una cuota de los bienes que la forman. Compraventa por intermedio de mandatarios ¿Deberá constar por escritura pública el mandato para celebrar el contrato de compraventa de los bienes a que se refiere el art. 2123. servidumbres y censos. c) Es solemne la venta de una sucesión hereditaria. Stitchkin). b) Es también solemne la venta de los derechos de servidumbre y de censo. El contrato está perfecto desde que las partes. que gobierna la materia. previene: "La venta de los bienes raíces. la doctrina generalmente estima que es necesaria la forma pública (Barros Errázuriz) y la jurisprudencia se ha pronunciado sistemáticamente en el mismo sentido. otorgan la correspondiente escritura pública.El art. 2º? El examen de las normas legales pertinentes lleva a la conclusión de que no es necesario que el mandato revista las mismas formas que el contrato encomendado al mandatario. inc. 1801. Por otra parte. Sin embargo. 580). El mandato debe constar de escritura pública cuando la ley exige esta formalidad. no se reputan perfectas ante la ley. La importancia de esta clase de bienes justifica la exigencia de que la compraventa debe revestirse de formas que la constaten fehacientemente. destaca el carácter generalmente consensual del mandato. y la de una sucesión hereditaria. 2º. La inscripción no es requisito de la compraventa de bienes raíces La inscripción del contrato en el Registro de Propiedades del Conservador de Bienes Raíces no es solemnidad de la compraventa. El art. inmuebles (art. la pretensión de que conste por escritura pública el mandato para comprar o vender los bienes que señala el art. a) Es solemne la compraventa de bienes raíces. 1801. y añade que no se admitirá para acreditarlo la escritura privada cuando las leyes requieran un instrumento auténtico.

571). como representante legal del vendedor. en otros términos. los árboles cuya madera se vende. 1754). es meramente consensual la compraventa de bienes muebles por anticipación. no están sujetos a esta excepción". a) Así. también. 3º. en pública subasta. inc. del C. recobran su calidad natural de bienes muebles. para los efectos de constituir un derecho en favor de otra persona que el dueño (art. La escritura deberá ser suscrita por el rematante y por el juez. La venta se hace. cultivo y beneficio del mismo. Para los efectos de la inscripción. Ver art. 495 de dicho Código). a) El art. se someten a formalidades especiales las ventas forzadas ante la justicia. 1801.La inscripción es la manera de efectuar la tradición de la cosa vendida. aun antes de su separación.P. b) En las ventas de bienes pertenecientes a personas incapaces las solemnidades que comúnmente acompañan la venta son la autorización judicial y la subasta pública (arts. 255.C.C. esto es. Solemnidades legales especiales La ley reviste solemnidades especiales la compraventa por las circunstancias en que se celebra el contrato o la calidad de las personas que lo estipulan.). 484. los materiales de un edificio que va a derribarse. bienes que se reputan tales. 394.P. a los bienes muebles. De este modo. b) Es también consensual la venta de los bienes inmuebles por destinación. es la forma cómo el vendedor cumple con la principal obligación que el contrato le impone. 393. Es solemne sólo la venta de inmuebles por naturaleza Únicamente es solemne la compraventa de bienes inmuebles por su naturaleza. como piedras y sustancias minerales de toda clase. los que se encuentran permanentemente destinados al uso. los materiales que naturalmente adhieren al suelo. previene: "Los frutos y flores pendientes. 49 . ante el juez (arts. 489. cultivo y beneficio de un inmueble. si ésta es un bien inmueble. previa tasación del inmueble y la publicación de avisos. Las solemnidades referidas suelen ser aplicables. 488. no admitirá el Conservador sino la escritura definitiva de compraventa (art. 485 y sgtes. Por este motivo es consensual la compraventa de los animales o aperos de labranza de un fundo. Vendidos separadamente del inmueble y puesto que dejan de estar destinados al uso. 497 del C.

importa una tácita derogación de la estipulación que lo hizo solemne. Las arras. 1802 prevé esta situación: "Si los contratantes estipularen que la venta de otras cosas que las enumeradas en el inciso 2º del artículo precedente no se repute perfecta hasta el otorgamiento de escritura pública o privada. Las arras Concepto y clases Las arras consisten en una cantidad de dinero u otras cosas muebles que se dan en garantía de la celebración del contrato. Es necesario que las partes estipulen expresamente que el contrato de compraventa. sin embargo. La facultad de retractación se mantiene hasta que ocurra alguna de las dos circunstancias siguientes: a) Hasta que se otorgue la escritura pública o privada porque. si no se otorga escritura pública o privada. pueden ser de dos clases y tener una doble finalidad: a) sirven como garantía de la celebración o ejecución del contrato. b) se dan como parte del precio o en señal de quedar las partes convenidas. sino que mutuamente se reservan la facultad de desdecirse perdiendo su valor. Prácticamente la solemnidad consistirá en el otorgamiento de escritura pública o privada cuando la compraventa es puramente consensual. el pacto verbal es un simple proyecto. o bien en parte del precio o en señal de quedar convenidos. por lo tanto. dadas en garantía de la celebración o ejecución del contrato. y. perfecto el contrato. o b) Hasta que haya principiado la entrega porque el cumplimiento del contrato. no se repute perfecto. 50 . la facultad de retractarse las partes es una lógica consecuencia de que el contrato no se ha perfeccionado. Las arras como garantía Las arras. significan que las partes no han entendido ligarse definitivamente.Solemnidades voluntarias Las partes pueden someter el contrato de compraventa a las solemnidades que deseen. cuando éste es consensual. sin que se haya otorgado la escritura prevista. podrá cualquiera de las partes retractarse mientras no se otorgue la escritura o no haya principiado la entrega de la cosa vendida". no es lícito a las partes dejarlo unilateralmente sin efecto. El art. Mientras no se otorgue la escritura.

perdiéndolas. esto es. 1805 inc. se entienden las arras dadas en garantía y facultadas las partes para retractarse. 1805 inc. perdiendo las arras. Para que las arras se entiendan dadas en señal de quedar convenidos o como parte del precio es necesario la concurrencia copulativa de estas dos circunstancias: a) que las partes lo convengan expresamente. el art. 51 .En efecto. El art. restituyéndolas dobladas". o como señal de quedar convenidos los contratantes. constituyen un medio de prueba de su celebración (es lo que vulgarmente se llama pie de compra). 1801. el que ha dado las arras. Sólo puede ejercitarse en el plazo fijado por las partes y. 2º”. a menos que requiera el otorgamiento de escritura pública. Si así no fuere. 1803 dispone: "Si se vende con arras. a) La facultad de retractarse. en otras palabras. El art. puesto que no son sino un medio de poner a las partes en situación de desistir de él. a falta de estipulación. y b) que este convenio conste por escrito. Las partes carecen de la facultad de retractarse porque el contrato de compraventa ha quedado perfecto. ni después de otorgada escritura pública de la venta o de principiada la entrega". dando una cosa en prenda de la celebración o ejecución del contrato. Las arras en señal de quedar convenidos o como parte del precio Esta clase de arras constituyen una constancia de la celebración definitiva del contrato. Tiempo en que las partes pueden retractarse La facultad de retractarse no dura indefinidamente. se entiende que cada uno de los contratantes podrá retractarse. no habrá lugar a la retractación después de los dos meses subsiguientes a la convención. 2º establece: "No constando alguna de estas expresiones por escrito. b) Pero la facultad de retractarse puede extinguirse antes de los plazos indicados. se presumirá de derecho que los contratantes se reservan la facultad de retractarse según los dos artículos precedentes". y el que las ha recibido. quedará perfecta la venta. por lo tanto. cuando el contrato se reduce a escritura pública o ha comenzado a efectuarse la entrega. inc. sin perjuicio de lo prevenido en el art. Las arras de esta clase ponen de manifiesto la fragilidad del contrato. que consiste en que las partes no hagan uso de la facultad de retractación. El contrato se celebra bajo una condición negativa y suspensiva. 1º previene: "Si expresamente se dieren arras como parte del precio. 1804 señala el plazo y demás condiciones que limitan esta facultad: "Si los contratantes no hubieren fijado plazo dentro del cual puedan retractarse. El art. tiene un límite en el tiempo. en el plazo de dos meses contados desde la convención.

Debe existir o esperarse que exista. De los artículos 1803. que sólo se reputan perfectas cuando se ha otorgado escritura pública. la obligación del vendedor carecería de objeto. salvo estipulación contraria. 1804 y 1805 resulta que sus disposiciones sólo tienen aplicación cuando la venta es consensual. con tal que la ley no prohíba su enajenación. la cosa se hace ajena por la tradición subsiguiente. La cosa vendida debe ser comerciable Pueden ser objeto del contrato de compraventa. Si falta la cosa vendida. en efecto: "Pueden venderse todas las cosas corporales o incorporales. a menos de pactarse otra cosa". por eso el art. La compraventa no es propiamente un acto de enajenación puesto que no transfiere el dominio. El art. para que pueda atribuírseles otro carácter es preciso un pacto expreso y escrito. La Cosa Vendida La cosa vendida. 1810 dispone. 1806 dispone: "Los impuestos fiscales o municipales. serán de cargo del vendedor. constituyen la regla general. las costas de la escritura y de cualesquiera otras solemnidades de la venta. tal obligación no podría existir y. Requisitos de la cosa vendida La cosa vendida debe reunir los siguientes requisitos: Debe ser comerciable. todas las cosas. en general. Gastos del contrato de compraventa Los gastos son de cargo del vendedor. El legislador supone que los gastos que demande el contrato de compraventa han sido tomados en cuenta en el precio y establece que son de cargo del vendedor. 1805 hace salvedad expresa de este caso. por lo mismo. tanto corporales como incorporales. a) b) c) d) 52 . pues. carecería de causa la obligación del comprador. requisito esencial de la compraventa El contrato de compraventa no se concibe sin que haya una cosa que se vende. cuya enajenación no esté prohibida por la ley". Debe ser singular y determinada. La compraventa consiste esencialmente en el cambio de una cosa por dinero. no sucede así en las ventas solemnes. y No debe pertenecer al comprador. El art.Las arras en garantía.

La cantidad de la cosa vendida puede ser determinable. La cosa vendida debe ser singular No es válida la venta de una universalidad jurídica. El art. inc. De esta manera. a menos que el juez lo autorice o el acreedor consienta en ello. y nula solamente la tradición. los derechos y privilegios que no pueden transferirse a otra persona (art. Cuando la cosa vendida se determina genéricamente. la determinación puede verificarse específica o genéricamente. esto es. 1811 dispone sobre el particular: "Es nula la venta de todos los bienes presentes o futuros o de unos y otros. 2º. sin permiso del juez que conoce del litigio. El art. a lo menos en cuanto a su género". 1464). debe igualmente determinarse la cantidad. con tal que se individualicen o inventaríen en escritura pública. El art. con tal que no comprenda objetos ilícitos". 53 . no ser determinada sino solamente determinable. 1811 añade: "pero será válida la venta de todas las especies. La cosa vendida debe ser determinada y singular Determinación de la cosa La cosa vendida. no podrá quedar entregada a un nuevo acuerdo de las partes. no pueden venderse las cosas embargadas. las especies cuya propiedad se litiga. debe ser determinada. El art. ya se venda el total o una cuota". géneros y cantidades que se designen por escritura pública. 1461 dispone que las cosas que son objeto de una declaración de voluntad es necesario "que estén determinadas. porque adolece de ilicitud en el objeto. etc. especificándolos. de nulidad absoluta.Si no mediara el texto legal citado. 1461. No es posible que una persona venda su patrimonio. podría razonablemente entenderse que la venta de bienes cuya enajenación la ley prohibe sería válida. Pero la cantidad puede ser inicialmente incierta. Todos los bienes de una persona pueden venderse. sin embargo. La compraventa de cosas cuya enajenación está prohibida es nula. Es válida la venta de todos los bienes de una persona. sino que deberá verificarse de acuerdo con las normas señaladas en el contrato mismo. dispone que "la cantidad puede ser incierta con tal que el acto o contrato fije reglas o contenga datos que sirvan para determinarla". reputado un atributo inherente de la personalidad. de acuerdo con los principios generales. aunque se extienda a cuanto el vendedor posea o espere adquirir. La determinación posterior.

la falta total del objeto hace imposible que el contrato se perfeccione. no hay ni puede haber compraventa. o sea. no obstante cualquiera estipulación en contrario. la eficacia de la venta está condicionada a los siguientes requisitos: a) que se especifiquen los bienes vendidos. inc. El art. entendiendo por tal su conocimiento o ignorancia de la inexistencia de la cosa. esto es. Se entienden únicamente vendidos. podrá el comprador a su arbitrio desistir del contrato. pueden venderse las cosas presentes y futuras. Consecuencias de la mala fe del vendedor La buena o mala fe del comprador y vendedor. El contrato existe jurídicamente. según que falte total o parcialmente. "no sólo las cosas que existen pueden ser objeto de declaración de voluntad. Venta de la cosa que dejó de existir al tiempo del contrato La inexistencia de la cosa al tiempo del contrato -sin que se espere que llegue a existirproduce consecuencias diversas. los bienes inventariados. La cosa vendida ha de existir o esperarse que exista Necesidad de la existencia actual o futura de la cosa vendida Conforme al precepto general del art. le asiste el derecho de que se reajuste debidamente el precio. Así. no influye en la validez del contrato. abonando el precio a justa tasación". 54 . 1814 previene: "La venta de una cosa que al tiempo de perfeccionarse el contrato se supone existente y no existe. no produce efecto alguno". 2º. 1461. o darlo por subsistente. b) Si la cosa existe sólo parcialmente. Estos derechos competen sólo al comprador si la cosa faltaba "en una parte considerable". 1811. las que existen al tiempo de celebrarse el contrato y aquellas cuya existencia se espera en el porvenir. Es indiferente que comprador y vendedor supieran o ignoraran que la cosa no existe. y en este último caso. pero toca al comprador decidir si desiste o persevera en él. concluye: "Las cosas no comprendidas en esta designación se entenderán que no lo son en venta: toda estipulación contraria es nula". b) que esta especificación se haga en escritura pública. Pero como no existe íntegramente la cosa vendida y el comprador no podrá obtener probablemente una satisfacción total. a) Si la cosa no existe en absoluto. 2º del art. sino las que se espera que existan". el inc.Por tanto. 1814 le otorga un derecho opcional: "Si faltaba una parte considerable de ella al tiempo de perfeccionarse el contrato. en parte importante o digna de consideración. El art. el contrato es viable. y c) que no se comprendan en la venta objetos ilícitos.

pero se espera que existan. inc. El contrato. sino el azar de la pesca. El art. La venta de la suerte. Por lo tanto. o si se ha vendido la suerte. en tal caso. el comprador debe pagar el precio convenido. en esta hipótesis. 1813 dispone que la venta de cosas que no existen. En caso de duda sobre si el contrato es condicional. Lo vendido. no es la cosa que se espera que exista.Pero tiene considerable importancia para otros efectos. A compra a B 1. entonces. 1813 dice que el contrato será condicional a 55 . 1814. si la cosa no llega a existir. resarcirá los perjuicios al comprador de buena fe". prescribe: "El que vendió a sabiendas lo que en el todo o en una parte considerable no existía. sino la suerte o esperanza. se entenderá hecha bajo la condición de existir". fallida la condición. porque el art. Es clásico el ejemplo de Pothier de esta especie de compraventa. El art. sino en el provecho que las partes reportarán de él. pero se supone que existirá a posteriori. sino que pura y simple. Si un pescador vende por determinado precio los peces que saque en su red. aunque no saque ninguno. se entiende verificada bajo la condición suspensiva de que la cosa llegue a existir. es eminentemente aleatorio. lo vendido no fueron los peces mismos. 3°. la compraventa no se habrá perfeccionado. Si el vendedor supo que la cosa no existía en todo o parte debe reparar los perjuicios al comprador que lo ignoraba. pero se espera que existan. la compraventa existirá a condición de que se coseche trigo y no habrá venta si el fundo nada produce. no obsta para que la venta sea perfecta que la cosa no llegue a existir y que se frustren las previsiones de las partes. en tal caso. Esta especie de compraventa es muy común en la vida de los negocios. Venta de cosa futura o que se espera que exista Cosa futura es aquella que no existe al tiempo del contrato.000 quintales de trigo de la próxima cosecha de su fundo. de modo que si no llega a existir el comprador experimentará sencillamente una pérdida. La compraventa. salvo que se estipule lo contrario o "por la naturaleza del contrato aparezca que se compró la suerte". se entenderá hecha bajo la condición de existir. no es condicional. o sea. 1813 se refiere a la compraventa de cosa futura y dispone que "la venta de cosas que no existen. Venta de la suerte El art. La no existencia de la cosa no influye en la validez del contrato. el juez deberá optar por la primera solución.

Venta de cosa ajena Mientras la compraventa de cosa propia adolece de nulidad. mientras no se extingan por el lapso de tiempo". simplemente productiva de obligaciones. nada obsta para que la convención sea válida. a procurar al comprador la posesión tranquila o. a hacerle propietario de la cosa. Una compraventa que recae sobre una cosa que pertenece al comprador es nula de nulidad absoluta. 1816 dispone: "La compra de cosa propia no vale: el comprador tendrá derecho a que se le restituya lo que hubiere dado por ella". Efectos de la venta de cosa ajena Los efectos de la compraventa de cosa ajena deben considerarse desde el punto de vista del verdadero propietario y desde el punto de vista de las relaciones entre vendedor y comprador. La disposición es la obligada consecuencia de ser la compraventa. El art. Pero será necesario que el comprador tenga sobre la cosa la propiedad plena o absoluta.menos que se exprese lo contrario o por la naturaleza del contrato aparezca que se vendió la suerte. Por esto el propietario fiduciario podrá comprar la cosa al fideicomisario y la compraventa. válida en tal caso. en virtud del contrato de compraventa. Si. sin perjuicio de los derechos del dueño de la cosa vendida. persigue una finalidad útil evidente: evitarse el fiduciario tener que restituir la cosa al tiempo de cumplirse la condición. aún. en forma perentoria: "La venta de cosa ajena vale. 56 . la compraventa de cosa ajena es válida. la ejecución de la obligación será posible en virtud de un arreglo entre el vendedor y el dueño de la cosa. Puede el vendedor contraer la obligación de hacer al comprador propietario de una cosa que no le pertenece. pero nunca al comprador. porque falta la causa de la obligación del comprador. El art. La cosa no debe pertenecer al comprador La compra de cosa propia no vale La cosa objeto del contrato de compraventa puede pertenecer al vendedor o a un tercero. 1815 establece. como lo era en el derecho romano. en nuestro derecho. el vendedor se obliga a entregar la cosa. mediante cierto precio.

683).Efectos con relación al dueño de la cosa El dueño de la cosa es totalmente extraño al contrato y a su respecto no produce efecto alguno. no dará al comprador el dominio de que el vendedor carecía. esto es. en tal caso. b) Como consecuencia de ser ajena la cosa el vendedor podrá verse en la imposibilidad de entregarla. El art. Esta prescripción será ordinaria o extraordinaria. 1852. confiere al comprador. el dueño de ella la reivindica. a defenderle en el juicio y a indemnizarle en caso de producirse una privación total o parcial de la cosa vendida. que será regularmente quien la posea. ratificada después por el dueño. mientras el comprador no haya llegado a adquirirlo por prescripción. adquirirá el comprador el dominio retroactivamente. El dueño no contrae ninguna obligación y conserva incólume su derecho de propiedad. Pero si el dueño de la cosa vendida ratifica el contrato. 3°). c) Si entregada la cosa al comprador. por no poder conseguirla del dueño. Únicamente le transferirá los derechos transferibles del vendedor sobre la cosa (art. mientras no se extingan por el lapso de tiempo". por ejemplo. 682). seguida de la correspondiente tradición. inc. tiene derecho a demandar el cumplimiento del contrato o su resolución. según que el comprador haya estado de buena o mala fe (si el comprador está de buena fe adquirirá por prescripción ordinaria puesto que habrá tradición y la compraventa de cosa ajena es un justo título). El comprador. Venta de cosa ajena ratificada por el dueño El vendedor no puede transferir un dominio de que carece. 57 . El contrato es para él res ínter alias acta. con indemnización de perjuicios. 1815 se cuida de advertir que la validez de la venta de cosa ajena se entiende "sin perjuicio de los derechos del dueño de la cosa vendida. Efectos entre las partes Los efectos de la compraventa de cosa ajena entre los contratantes son: a) La compraventa. Pero el comprador adquirirá la posesión de la cosa y podrá ganarla consecuencialmente por prescripción (art. El comprador no tiene este derecho si compró "a sabiendas de ser ajena la cosa" (art. el vendedor está obligado a sanear la evicción. 1818 dispone: "La venta de cosa ajena. los derechos de tal desde la fecha de la venta". El art. El derecho del dueño consistirá en reivindicar la cosa contra el comprador.

1819 expresa: "Vendida y entregada a otro una cosa ajena. El Precio El precio es esencial en la compraventa Tampoco se concibe el contrato de compraventa sin un precio que. en que el simple contrato es modo de adquirir el dominio. Requisitos del precio a) El precio debe reunir los requisitos o cualidades que siguen: Debe consistir en dinero. francés). cuando el comprador haya ignorado que la cosa fuera ajena (art. como consecuencia. La ratificación solamente hace posible que se transfiera el dominio y. Si falta el precio. obviamente. éste se entiende transferido desde el momento de la tradición y no de la venta. 1599 del C. subsistirá el dominio de ella en el primer comprador". puesto que la venta de cosa ajena es válida. con prescindencia de la ratificación.Nótese que la ratificación no valida el contrato. 58 . La nueva venta que el vendedor hiciere sería de cosa ajena. carecería de causa la obligación del vendedor. carece de objeto la obligación del comprador. se mirará al comprador como verdadero dueño desde la fecha de la tradición". si el vendedor adquiere después el dominio de ella. no puede existir su obligación y. El inc. si el vendedor la vendiere a otra persona después de adquirido el dominio. no puede ser válida la venta de cosa ajena. "es el dinero que el comprador da por la cosa vendida". si el tradente después adquiere el dominio se entenderá éste transferido desde el momento de la tradición. 2º. después de celebrado el contrato. 2º del art. En dicho Código. La disposición concuerda con el art. 1819 señala una consecuencia lógica: "Por consiguiente. la cosa ya no le pertenece y es de propiedad del comprador desde que le fue entregada. 682 inc. el comprador adquiere los derechos de tal desde el momento en que el contrato se celebra. 1793. El art. Adquisición ulterior del dominio por el vendedor Iguales efectos produce la adquisición por el vendedor del dominio de la cosa vendida. Sistema del Código Civil francés El Código Civil francés dispone terminantemente que la venta de cosa ajena es nula y puede dar origen a daños y perjuicios. según previene el art.

el precio en dinero. y venta en el caso contrario".b) c) Debe ser real y serio. El precio debe ser real Realidad y seriedad del precio Que el precio sea real o serio significa que exista efectivamente una suma de dinero que se pague a cambio de la cosa. Es de la esencia del contrato de compraventa que el precio consiste en dinero. La realidad o seriedad del precio debe existir tanto en relación a la voluntad de las partes. pero no es esencial que se pague en dinero. 59 . y las partes pueden acordar que se pague en otra forma. lo esencial es que en el momento de efectuarse el contrato el precio se fije en dinero. no es serio el precio cuando es irrisorio. El precio debe consistir en dinero El precio debe ser en dinero El art. porque después de constituida la obligación del vendedor de pagar el precio. 1794 dispone: "Cuando el precio consiste parte en dinero y parte en otra cosa. se entenderá permuta si la cosa vale más que el dinero. si la cosa vale tanto o menos que el dinero. compraventa. según la relación que exista entre sus respectivos valores. hay permuta. 1793 establece reiteradamente que el precio debe consistir en dinero. puede ser novada. El Código señala el primero y el último de los requisitos enunciados. Cuándo hay compraventa y cuándo permuta Si el precio no consiste en dinero. Si la cosa vale más que el dinero. Pero para que haya compraventa no es necesario que el precio consista íntegramente en dinero. que sea fijado en dinero. No es real el precio simulado o fingido. el contrato será de compraventa o permuta. el segundo resulta de la naturaleza misma del precio y de la aplicación de los principios generales. como en relación con la cosa que se reputa equivalente. Cuando el precio se estipula parte en dinero y parte en otras cosas. el contrato será de permuta. El art. pues. y Debe ser determinado. Si el precio no se estipula en dinero no hay compraventa sino otro contrato diverso. es de la esencia del contrato.

que ocasiona una lesión patrimonial al vendedor. establece: "El precio de la venta debe ser determinado por los contratantes". influye en la suerte del contrato.En relación con la voluntad de las partes. 1°. El art. El a) b) c) 60 . sobre las bases señaladas en el contrato. Precio justo y precio vil Pero si el precio debe ser real y serio. El precio puede también ser determinado por un tercero. cuando es enorme. Gozan las partes de amplia libertad para determinar la manera cómo ha de fijarse el precio. 1808. el precio real y serio significa que se tenga efectivamente la intención de pagarse por el comprador y de exigirse por el vendedor. Precio justo es el que equivale al valor de la cosa. y La determinación del precio no puede dejarse al arbitrio de una de las partes. no es necesario que sea justo. Con relación a la cosa vendida el precio no será real o serio cuando exista entre ambos tal desproporción que resulte puramente ilusorio. en oposición a precio vil que no refleja tal equivalencia. Esta exigencia es el resultado de la aplicación de las reglas generales que requieren la determinación del objeto de todo acto o declaración de voluntad (art. la vileza del precio no excluye la existencia del contrato. 1461). El precio debe ser determinado Determinación del precio La determinación del precio es el señalamiento de la precisa cantidad que el comprador debe pagar por la cosa comprada. El vendedor ha contratado para recibir efectivamente ese precio. Por excepción. El precio vil es un precio serio. inc. la desproporción de valores entre la cosa y el precio. pero no hay inconveniente para hacer la determinación a posteriori. Determinación del precio por las partes La forma normal de determinar el precio es el acuerdo de las partes. El precio vil o insuficiente no importa que la compraventa carezca de precio. Esta determinación se hará regularmente en el contrato. Tres reglas fundamentales rigen la materia: La determinación del precio puede hacerse por acuerdo de las partes.

la capacidad es la regla general y la incapacidad constituye la excepción. a menos de expresarse otra cosa". La determinación del precio no puede dejarse al arbitrio de una de las partes Art. porque es de la esencia de la compraventa que las partes sepan desde el momento de celebrar el contrato a qué se obligan. y no puede. de tal manera que para que el contrato se repute perfecto. 3° del art. 1795. Determinación del precio por un tercero La fijación del precio puede hacerla un tercero. y si el tercero no lo determinare. sujeto a la condición de que el tercero efectúe la determinación del precio. quiere decir que las partes no se han puesto de acuerdo en el precio. el precio no puede quedar al arbitrio de uno solo de los contratantes. El contrato. se considera como si ellas mismas hubieran hecho la determinación. 61 . pero se ha fijado una base para su determinación. y si se deja el precio al arbitrio de uno de los contratantes. 1808 agrega: "Si se trata de cosas fungibles y se venden al corriente de plaza. en tal caso. Dispone el art. es necesario que las partes hayan convenido en el precio o en la manera de determinarlo. haber compraventa. en caso de no convenirse.artículo citado en su inc. el precio no se ha determinado en el contrato. como para todo contrato. no habrá venta". por tanto. El art. puesto que su mandato arranca de la voluntad de las partes. Para la compraventa. es sabido que la venta se reputa perfecta desde que las partes se han puesto de acuerdo en la cosa y en el precio. Capacidad para celebrar el contrato de compraventa Reglas generales El art. se entenderá el del día de la entrega. excepto aquellas que la ley declara incapaces". 1445 establece que para que una persona se obligue a otra por un acto o declaración de voluntad es necesario "que sea legalmente capaz" y el art. 1809 dispone: "Podrá asimismo dejarse el precio al arbitrio de un tercero. podrá hacerlo por él cualquiera otra persona en que se convinieren los contratantes. es condicional. Como una aplicación de esta regla el inc. 1446 añade que "toda persona es legalmente capaz. 2º. 1809 inc. en efecto: "Son hábiles para el contrato de venta todas las personas que la ley no declara inhábiles para celebrarlo o para celebrar todo contrato". Sea determinado determinable. 2° añade que "podrá hacerse esta determinación por cualesquiera medios o indicaciones que lo fijen". Se refiere este inciso al precio determinable. En este caso.

al contrato de compraventa que celebren los cónyuges casados bajo cualquier régimen matrimonial. A ciertas personas les está vedado en absoluto celebrar el contrato de compraventa: se les prohibe comprar y vender. los sordos o sordomudos que no pueden darse a entender claramente. sea voluntaria o forzada. aquellas personas afectas a ciertas incapacidades particulares del contrato de compraventa. mediante una venta simulada. A otras personas les está solamente prohibido comprar o vender. además. 1796 proclama enfáticamente que "es nulo el contrato de compraventa entre cónyuges no separados judicialmente". Solamente es lícito celebrar entre sí el contrato de compraventa a los cónyuges separados judicialmente.a) Son incapaces para celebrar el contrato de compraventa. 62 . pueden ser de comprar. las personas afectas a una incapacidad general para contratar. inc. 1447. 1796 declara igualmente nulo el contrato de compraventa "entre el padre o madre y el hijo sujeto a patria potestad". sea pública o privada. establece que existen incapacidades particulares "que consisten en la prohibición que la ley ha impuesto a ciertas personas para ejecutar ciertos actos". 1447). por tanto. de vender y de comprar y vender. El art. en primer término. 1796 se refiere a toda clase de compraventa. En esta ocasión interesan solamente estas incapacidades particulares o prohibiciones. Compraventa entre los padres y el hijo sujeto a patria potestad El art. La nulidad afecta. pues. Los motivos de esta prohibición es que los cónyuges podrían. 4°. los menores de edad (art. los pródigos interdictos. sustraer sus bienes de la persecución de los acreedores. Las incapacidades. Tales son los dementes. Incapacidades de comprar y vender Compraventa entre cónyuges El art. La prohibición del art. b) Son incapaces. Clasificación de las incapacidades Las incapacidades especiales del contrato de compraventa pueden ser dobles o simples.

con conocimiento de causa. 63 . pero la venta de estos bienes. Prohibición a los jueces y funcionarios del orden judicial El art. es válido entre el hijo sujeto a patria potestad y el padre o madre el contrato de compraventa. esto es. 1798 prohibe comprar "a los jueces. y que se vendan a consecuencia del litigio". si se tratare de inmuebles. 243 y ss. 1798 que "al empleado público se prohibe comprar los bienes públicos o particulares que se vendan por su ministerio". y evitar al padre o madre el conflicto entre el deber de cautelar los intereses del hijo y su propio interés. sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 254". procuradores o escribanos los bienes en cuyo litigio han intervenido. 251 previene que "el hijo se mirará como mayor de edad para la administración y goce de su peculio profesional o industrial. debe ser autorizada por el juez. 1797 dice: "Se prohibe a los administradores de establecimientos públicos vender parte alguna de los bienes que administran. La prohibición rige aunque la venta se verifique en subasta pública. a) La prohibición rige para el contrato de compraventa entre el "hijo sujeto a patria potestad" y su padre o madre. La prohibición rige "aunque la venta se haga en pública subasta". Respecto de los bienes que forman este peculio. b) Sin embargo. el hijo no está sometido a la patria potestad. Para que obre la prohibición es consiguientemente necesario: a) que quien vende sea un funcionario público. cuando verse sobre bienes que forman parte del peculio profesional o industrial del primero. Incapacidades para vender Prohibición a los administradores de establecimientos públicos El art. y b) que la venta se efectúe por su ministerio. salvo el caso de expresa autorización de la autoridad competente". abogados.La disposición tiene por objeto proteger al hijo. La patria potestad está regulada en los arts. Incapacidades para comprar Prohibición a los empleados públicos Prescribe el art. en el ejercicio de sus funciones. regularmente falto de experiencia. El art. y cuya enajenación no está comprendida en sus facultades administrativas ordinarias.

La ley exige para que se aplique la prohibición: a) que el comprador sea alguna de las personas señaladas; b) que las cosas se vendan a consecuencia de un litigio, y c) que las personas referidas hayan intervenido en el litigio. Incapacidad de los tutores y curadores El art. 1799 dispone: "No es lícito a los tutores y curadores comprar parte alguna de los bienes de sus pupilos, sino con arreglo a lo prevenido en el título De la administración de los tutores y curadores". Se ocupa, de esta materia el art. 412. La disposición hace una marcada diferencia entre bienes muebles e inmuebles del pupilo: a) El guardador no puede comprar los bienes muebles del pupilo "sino con autorización de los otros tutores o curadores generales, que no estén implicados de la misma manera, o por el juez en subsidio". b) En cambio, la compra de bienes raíces del pupilo está radicalmente vedada a los guardadores. El art. 412, inc. 2°, dispone que "ni aun de este modo -con autorización de los guardadores o del juez- podrá el tutor o curador comprar bienes raíces del pupilo". La prohibición se hace extensiva al cónyuge del tutor o curador, a sus descendientes, ascendientes, etc. Incapacidad de los mandatarios, síndicos y albaceas Finalmente, el art. 1800 prescribe: "Los mandatarios, los síndicos de los concursos, y los albaceas, están sujetos en cuanto a la compra de las cosas que hayan de pasar por sus manos en virtud de estos encargos, a lo dispuesto en el art. 2144". a) El art. 2144 dispone: "No podrá el mandatario por sí ni por interpuesta persona, comprar las cosas que el mandante le ha ordenado vender, ni vender de lo suyo al mandante lo que éste le ha ordenado comprar, si no fuere con aprobación expresa del mandante". La disposición abarca dos situaciones: El mandatario no puede comprar bienes de propiedad del mandante, cuya venta se le ha encomendado. Por lo tanto, nada obsta para que el mandatario compre bienes del mandante, diversos de aquellos que se le confió vender. Tampoco puede el mandatario vender bienes suyos al mandante que le ha encargado comprar. El objeto de la disposición no es otro que precaver los abusos que pudiera cometer el mandatario; este peligro desaparece si el mandante consiente, de modo expreso. 64

Las prohibiciones impuestas al mandatario no son, pues, absolutas o irremediables; le está permitido comprar para sí lo que se le ha ordenado vender o vender de lo suyo cuando se le ha ordenado comprar, "con la aprobación expresa del mandante". b) En cuanto a los albaceas, si bien el art. 1800 se remite a las reglas antes indicadas del mandato, el art. 1294 establece que "lo dispuesto en los arts. 394 y 412 se extenderá a los albaceas", esto es, hace aplicables las normas de las guardas. Respecto a los bienes muebles no hay contradicción, pues tanto el art. 2144 como el 412 autorizan al albacea para comprarlos, pero la hay en cuanto a los bienes inmuebles porque el art. 2144 autoriza al albacea para comprar bienes raíces con el consentimiento de los herederos y el 412 inc. 2º prohibe su compra aún con autorización judicial. Alessandri sostiene que debe prevalecer la regla del art. 1294 y, en consecuencia, no podrá el albacea, ni las personas ligadas a él, comprar bienes inmuebles de la sucesión en ningún caso; ello porque los arts. 1294 y 412 son normas especiales. Modalidades del contrato de compraventa El contrato de compraventa es susceptible de modalidades y rigen, al respecto, las reglas generales. El contrato, por tanto, puede ser condicional, a plazo, modal, etc. El art. 1807 dice: "La venta puede ser pura y simple, o bajo condición suspensiva o resolutoria. Puede hacerse a plazo para la entrega de la cosa o del precio. Puede tener por objeto dos o más cosas alternativas. Bajo todos estos respectos se rige por las reglas generales de los contratos, en lo que no fueren modificadas por las de este título". Pero existen, además, ciertas modalidades especiales de la compraventa que imprimen al contrato una particular manera de ser. Venta al peso, cuenta o medida La venta de las cosas que se aprecian según su cantidad puede hacerse en i) bloque o ii) al peso, cuenta o medida. La venta es hecha en bloque cuando no es necesario pesar, contar o medir para llegar a determinar, sea la cosa vendida, sea el precio de la venta. Por ejemplo, A vende a B todo el trigo que tiene en su bodega en $ 100.000. La venta será a peso, cuenta o medida cada vez que sea necesario pesar, contar o medir para determinar la cosa o el precio. Pero los efectos de la venta son diversos según que la operación de pesar, contar o medir vaya encaminada a determinar el precio total o la cosa que se vende.

65

a) Imagínese que se venden ciertas cosas determinadas, pero que para establecer su precio total sea necesario pesarlas, contarlas o medirlas. A vende a B todo el trigo que tiene en su bodega, a razón de $ 40 el quintal. La venta se encuentra perfecta; las partes han convenido en la cosa y en la manera de fijar el precio que consistirá en pesar, contar o medir las cosas vendidas. El art. 1821, inc. 1°, dispone: "Si se vende una cosa de las que suelen venderse a peso, cuenta o medida, pero señalada de modo que no pueda confundirse con otra porción de la misma cosa, como todo el trigo contenido en cierto granero, la pérdida, deterioro o mejora pertenecerá al comprador, aunque dicha cosa no se haya pesado, contado ni medido; con tal que se haya ajustado el precio". Como dice Alessandri, en este caso, el vendedor no podrá cumplir su obligación entregando un trigo distinto del enunciado en el contrato; estas ventas de género participan de los caracteres de las obligaciones de especie o cuerpo cierto. Así, si se vende todo el trigo de un granero a razón de $ 40 el quintal y se incendia el granero antes de la entrega, la pérdida es para el comprador, el cual, no obstante no recibir el trigo, queda obligado a pagar el precio. b) Supóngase, ahora, que se vende una cosa que es preciso contar, pesar o medir para determinarla. A vende a B 100 de las 500 toneladas de trigo que tiene en bodega, al precio de $ 1.000 la tonelada. Se conoce el precio que es de $ 100.000; la operación de pesaje va encaminada a determinar la cosa vendida. Puesto que la venta no recae sobre todo el trigo en bodega, dicha operación es indispensable para saber qué parte del trigo es la vendida. La venta se encuentra igualmente perfecta; pero los riesgos serán de cargo del comprador desde que las cosas hayan sido pesadas, contadas o medidas. El art. 1821, inc. 2°, expresa: "Si de las cosas que suelen venderse a peso, cuenta o medida, sólo se vende una parte indeterminada, como diez fanegas de trigo de las contenidas en cierto granero, la pérdida, deterioro o mejora no pertenecerá al comprador, sino después de haberse ajustado el precio y haberse pesado, contado o medido dicha parte". En este segundo caso -dice Alessandri- la pérdida de la cosa es para el vendedor, porque el género no perece; y así, si se venden 50 quintales de trigo de los contenidos en un granero, y se pierden 50 quintales, el vendedor deberá pagar otros 50 quintales, porque el riesgo en este caso es para él, siempre que la pérdida se verifique antes de que las cosas hayan sido pesadas, contadas o medidas, porque desde el momento que lo son, pasan a ser consideradas como especies o cuerpos ciertos y el riesgo es entonces del comprador.

66

"si le conviniere". Como el contrato es bilateral. cuenta o medida. y el vendedor o comprador que no faltó a la cita podrá. EFECTOS DEL CONTRATO DE COMPRAVENTA Los efectos del contrato de compraventa son los derechos y obligaciones que genera para las partes contratantes. y b) cuando las cosas vendidas son de aquellas que se acostumbre vender de este modo. con la lógica consecuencia de que. se entiende no haber contrato mientras el comprador no declara que le agrada la cosa de que se trata. será éste obligado a resarcir al otro los perjuicios que de su negligencia resultaren. Se trata de un contrato condicional en que la condición consiste en que el comprador declare que le gusta la cosa. El art. 1822: "Si avenidos vendedor y comprador en el precio. si no lo desea o no le conviene. 1823 dispone: "Si se estipula que se vende a prueba. Las partes disponen de estas acciones porque el contrato tiene existencia jurídica. podrá obviamente pedir su cumplimiento). 67 . deterioro o mejora pertenece entre tanto al vendedor. señalaren día para el peso. deterioro o mejora pertenece al vendedor. Sin necesidad de estipulación expresa se entiende hacerse a prueba la venta de todas las cosas que se acostumbra vender de ese modo". si le conviniere. la pérdida. entre tanto. se reducen a pedir el cumplimiento del contrato o su resolución. desistir del contrato". La venta es a prueba o al gusto: a) cuando expresamente lo convienen las partes. se perfecciona desde que las partes están acordes en la cosa y en el precio. aunque no medie una expresa estipulación. y el uno o el otro no comparecieren en él. pero el contrato se encuentra perfecto. con indemnización de perjuicios (el art. cuenta o medida en ambos casos del art. 1821 determina solamente de cargo de quién son los riesgos. La venta a prueba o al gusto constituye una excepción. Tales acciones. en suma. y la pérdida. El contrato no se perfecciona sino cuando el comprador encuentra la cosa de su personal agrado. 1822 dispone que el contratante que acudió a la cita "podrá" desistir del contrato. ambas partes contraen obligaciones recíprocas. Esta conclusión es indudable en mérito de lo que dispone el art. Venta a prueba o al gusto La compraventa. en general.La operación de peso.

sin que pierda su peculiar fisonomía. Por medio de un convenio expreso. así. si es necesario que le haga transferencia del dominio. las partes pueden imponerse toda suerte de obligaciones accidentales.La definición del art. Tales son las obligaciones de la esencia del contrato. a proporcionarle. 1824 señala: "Las obligaciones del vendedor se reducen en general a dos: la entrega o tradición. y el comprador podría pedir la resolución del contrato de acuerdo con el art. la vacua possesionis. éste está obligado a poner la cosa a disposición del comprador para que éste se sirva de ella como señor y dueño. no habrá cumplido con su obligación de entregar. En el Derecho Romano. la venta no estaba destinada a hacer propietario de la cosa comprada al comprador. y por eso el derecho romano aceptaba como válida la venta de cosa ajena. como decían los romanos. las partes contraen otras obligaciones. Sin necesidad de una estipulación expresa. y el saneamiento de la cosa vendida". Obligaciones del vendedor El art. La obligación de saneamiento comprende dos aspectos: el saneamiento de la evicción y de los vicios redhibitorios. sino a proporcionarle el goce pacífico y tranquilo de ella. 1793 enuncia cuáles son las obligaciones fundamentales de las partes: dar el vendedor la cosa y pagar el comprador el precio. sin ellas no hay contrato o existe uno diverso. Dichas obligaciones son de la naturaleza del contrato. 1. pero para ello será necesario una cláusula especial. pueden los contratantes abolirlas. para que éste pueda gozarla en los mismos términos que el propietario. el vendedor está obligado al saneamiento de la evicción y de los vicios redhibitorios. el comprador podrá obligarse a levantar en el predio que compra determinadas construcciones. 1489. Alcance de la obligación del vendedor ¿Es de la esencia de la compraventa que el vendedor haga dueño de la cosa al comprador? En virtud de la obligación que pesa sobre el vendedor. por ejemplo. y surge aquí la cuestión de saberse si es o no de la esencia del contrato de venta que el vendedor haga dueño de la cosa vendida al comprador o en otros términos. 68 . Si se resuelve la afirmativa resultará que si el vendedor no hace transferencia del dominio al comprador. La expresión "en general" indica que tales son las obligaciones que normalmente contrae el vendedor. la obligación del vendedor se extiende a amparar al comprador en la posesión pacífica y tranquila de la cosa. Obligación de entregar la cosa vendida.

está obligado a despojarse de su dominio. entonces. porque en este caso. y ello sucede cuando el vendedor es propietario de la cosa. cuando lo tenga. y la prueba de que el vendedor no está obligado a transferir el dominio como una cosa de la esencia del contrato de compraventa. y Juan lo compra creyendo que soy dueño y más tarde llega a descubrir que el verdadero dueño del sombrero era Pedro. la única manera de proporcionar al comprador la posesión pacífica de la cosa vendida es transferirle el dominio. y es por eso que la venta en ciertos casos obliga a transferir el dominio. concluir que en nuestro derecho. se comprende fácilmente que si el vendedor no es dueño de la cosa. Se puede. Juan solamente la tendrá cuando sea despojado del sombrero por actos del dueño en ejercicio de su dominio. aceptó el principio de que los contratos solamente sirven de título para adquirir el dominio. Pero si el vendedor no es propietario de la cosa que vende. Tal es la opinión que sostienen varios jurisconsultos en sus tratados. aunque mediante la inscripción adquiera legalmente el comprador la posesión de la cosa. De esto se desprende una importante conclusión. así. por lo tanto su obligación. la tenemos en primer lugar. por eso en el Derecho francés la venta de cosa ajena no es válida. si el vendedor está obligado a proporcionar al comprador el goce tranquilo y pacífico de la cosa. en el art. el vendedor no está obligado a transferir el dominio al comprador en virtud de la compraventa. pero no son modo de adquirirlo. siendo así. y dentro de la doctrina romana. y no cumpliría. no podrá por eso solo hecho entablar ninguna acción en mi contra. 1815. en otros términos. la compraventa impone al vendedor la obligación de proporcionar al comprador la posesión tranquila y pacífica de la cosa y solamente le impone la obligación de transferir el dominio cuando el vendedor es dueño de la cosa vendida. cumple su obligación entregando lo que sobre la cosa tiene. Obligación de entregar materialmente la cosa La cosa vendida debe ser puesta materialmente a disposición del comprador. que declara válida la venta de cosa ajena. el contrato de compraventa no tiene otro objeto que proporcionar al comprador el goce tranquilo y pacífico de la cosa vendida. no se entiende cumplida la obligación del vendedor por el hecho de inscribirse el título del inmueble en el registro del Conservador. porque de otra manera no proporcionaría el goce tranquilo y pacífico de la cosa. no podría ser válida la venta de cosa ajena. 69 . entre los cuales se pueden citar por vía de ejemplo a Pothier y a Baudry-Lacantinerie. si vendo a Juan un sombrero que pertenece a Pedro. el vendedor se obliga a darle al comprador la plenitud de los derechos que él tiene sobre la cosa. Nuestro Código Civil se separó en este punto del Derecho francés y volvió a la doctrina del Derecho romano. no puede haber transferencia del dominio.El Derecho francés no aceptó la doctrina romana y en él la compraventa es modo de adquirir el dominio. aceptada por el Código Civil. si fuera de la esencia del contrato de compraventa que el vendedor hiciera dueño de la cosa al comprador. si el comprador llega a saber que el vendedor no era dueño de la cosa que le ha entregado no tendrá por ese solo hecho acción alguna en su contra.

Derecho de retención del vendedor Sin embargo. puede resultar de las circunstancias del contrato. dispone: "La tradición se sujetará a las reglas dadas en el título VI del Libro II". 1824. La falta de entrega real o material autoriza al comprador para reclamarla o para pedir la resolución del contrato de compraventa. Así. El art. en la venta de un producto agrícola en verde. no brinda al comprador las ventajas que persigue del contrato. La época de la entrega. es tácito. La tradición de los bienes muebles por anticipación. por lo tanto. El plazo para la entrega. inc.977). se verifica en el momento de la separación del inmueble (art. la servidumbre de alcantarillado en predios urbanos debe inscribirse (Ley Nº 6. si se trata de bienes muebles o inmuebles. Época en que debe efectuarse la entrega La entrega de la cosa vendida debe efectuarse en la época estipulada. 685). en este caso. El art. La regla tiene excepciones. 1º. a entregar la cosa y carece el comprador del derecho de reclamarla: 70 . la entrega no podrá verificarse antes de la cosecha. 2°. como las maderas y los frutos de los árboles. entonces. no está obligado. La tradición del derecho de servidumbre se verifica por escritura pública en que el tradente exprese constituirlo y el adquirente aceptarlo (art. Sin embargo. 684. Será necesario distinguir. Forma de la entrega La entrega de la cosa vendida se efectúa de acuerdo con las disposiciones que rigen la tradición. en general. el vendedor tiene derecho a retener la cosa vendida en ciertas circunstancias. que no es el resultado de una expresa estipulación. si no va aparejada de su tenencia material. a) La tradición de los bienes muebles se verifica significando una de las partes a la otra que le transfiere el dominio y figurando la transferencia de alguna de las maneras que señala el art. 1826. o a la época prefijada en él". se efectúa por la inscripción del contrato de compraventa en el Registro de Propiedades del Conservador de Bienes Raíces. a falta de estipulación. establece: "El vendedor es obligado a entregar la cosa vendida inmediatamente después del contrato. la entrega es exigible inmediatamente de celebrado el contrato. b) La tradición de los bienes raíces. inc. 698).La posesión legal de la cosa.

Si no ha pagado o está llano a pagar el precio en su totalidad. Que el comprador no haya pagado el precio. 1826. no puede el vendedor retener la cosa vendida si aquél está "pronto" a pagarlo. Como la facultad de retener la cosa tiende a asegurar el pago. el vendedor no está obligado a entregar la cosa cuando el comprador no ha pagado o no está dispuesto a pagar el precio. 3º. puede el vendedor retener la cosa cuando se vea en peligro de perderlo como consecuencia de una disminución considerable de la fortuna del comprador. 71 . Para que sea posible al vendedor retener la cosa es obviamente indispensable que la tenga aún en su poder. Como el derecho de retención es una garantía para el vendedor. El pago que el comprador ha hecho o está pronto a verificar debe ser íntegro para que pueda reclamar la entrega de la cosa. 1587. podrá el vendedor retener la cosa vendida.a) En primer término. encaminada a asegurar el pago del precio. o asegurando el pago". inc. 1588 y 1589. El art. aunque el comprador no haya pagado el precio. Si se convino un plazo para el pago del precio. Que no se haya fijado plazo para el pago. 1826. Sin embargo. la falta de pago no autoriza al vendedor para retener la cosa. las partes han postergado voluntariamente el cumplimiento de la obligación del comprador. expresa: "Pero si después del contrato hubiere menguado considerablemente la fortuna del comprador. Para que el vendedor goce de este derecho legal de retención es necesario: . de modo que el vendedor se halle en peligro inminente de perder el precio. 4º. no se justifica que el vendedor resista la entrega.Que la cosa no haya sido entregada. b) Pero aunque se haya convenido un plazo para el pago del precio. cesa esta facultad del vendedor cuando el comprador lo cauciona de alguna manera eficaz. en efecto. no se podrá exigir la entrega aunque se haya estipulado plazo para el pago del precio sino pagando. Lugar de la entrega A falta de disposiciones especiales. si éste ha sido cancelado. El art. dispone: "Todo lo cual se entiende si el comprador ha pagado o está pronto a pagar el precio íntegro o ha estipulado pagar a plazo". inc. rigen para determinar el lugar de la entrega las reglas generales de los arts.

la entrega se hará en el lugar en que se encontraba al tiempo del contrato. El comprador no debe ninguna indemnización al vendedor por los gastos hechos para producirlos: tales gastos se han tenido ciertamente en cuenta para la fijación del precio. pendientes al tiempo de la venta. de común acuerdo. Para la compraventa rige esta regla fundamental que reproduce el art. sino vencido el plazo. 72 . a menos que se haya estipulado entregar la cosa al cabo de cierto tiempo o en el evento de cierta condición. y al comprador los que se hicieren para transportarla después de entregada". por lo tanto. salvo que las partes dispongan. La cosa vendida debe ser entregada con sus accesorios y frutos. serán de cargo del vendedor los que demande la entrega en el lugar debido. tanto naturales como civiles que después produzca la cosa. 1816 señala cuáles son los frutos que pertenecen a uno u otro contratante: "Los frutos naturales. ni aun a pretexto de ser de igual o mayor valor la ofrecida (art. los que se encontraren aún adheridos a la cosa fructuaria (art. incumbirán al comprador los gastos en que sea necesario incurrir para transportar la cosa ya entregada. 1825 prescribe: "Al vendedor tocan naturalmente los costos que se hicieren para poner la cosa en disposición de entregarla. y todos los frutos. 1571). 1828: "El vendedor es obligado a entregar lo que reza el contrato". 645).La entrega. El art. o cumplida la condición. El art. Todo lo dicho en este artículo puede ser modificado por estipulaciones expresas de los contratantes". 1569). pertenecerán al comprador. otra cosa. entonces. Gastos de la entrega Los gastos del pago son de cargo del deudor (art. En defecto de estipulación y si la cosa vendida es una especie o cuerpo cierto. le pertenecen. En cambio. si se trata de cosas genéricas. pues en estos casos no pertenecerán los frutos al comprador. Frutos de la cosa vendida La cosa vendida debe ser entregada al comprador con aquellos frutos que según la ley. a) Pertenecen al comprador los frutos naturales pendientes al tiempo del contrato. esto es. debe hacerse en el lugar convenido. Qué comprende la entrega El pago debe hacerse bajo todos respectos al tenor de la obligación y el acreedor no está obligado a recibir cosa diversa de la que se le debe. en primer término. deben entregarse en el domicilio del deudor al tiempo de la venta.

Esta última disposición establece que "la pérdida. 2) Cuando la cosa debe entregarse cumplida una condición. Por consiguiente. según las normas contractuales. la pérdida de la cosa vendida proveniente de un caso fortuito. 1820 aplica esta norma al contrato de compraventa y pone los riesgos a cargo del comprador. en virtud de la tradición. Riesgos de la cosa vendida De acuerdo con la regla general del art. b) Igualmente pertenecen al comprador los frutos tanto naturales como civiles. en verdad. La regla del art. porque los frutos pertenecerán igualmente al vendedor hasta que la condición prevista se cumpla.Concordante con esta regla y para evitar posibles dificultades. hasta el vencimiento del plazo. 646 y 648. Solamente el art. yegua u otra hembra comprende naturalmente la del hijo que lleva en el vientre o que amamanta. El comprador no hace suyos los frutos desde que. desde el momento de perfeccionarse el contrato. pertenece al comprador. en cambio. El art. 1829 expresa: "La venta de una vaca. 570 y siguientes se reputan inmuebles". pero no la del que puede pacer y alimentarse por sí solo". deterioro o mejora de la especie o cuerpo cierto que se vende. que disponen que los frutos naturales y civiles de una cosa pertenecen a su dueño. se convierte en propietario. y 3) Cuando las partes han estipulado cláusulas especiales. 1816 modifica. El art. que la cosa vendida produzca después de celebrado el contrato. pero el comprador. deberá pagar el precio. en cuyo caso los frutos pertenecerán al comprador o vendedor. que según los arts. Pero la regla es igualmente aplicable a la venta de cosas muebles. sino desde la celebración del contrato. 1816 tiene tres excepciones: 1) Cuando las partes han señalado un plazo para la entrega porque los frutos pertenecen al vendedor. 1830 dispone: "En la venta de una finca se comprenden naturalmente todos los accesorios. extingue la obligación del vendedor de entregarla. las reglas de los arts. 73 . Accesorios de la cosa vendida El Código no establece una disposición de carácter general que disponga que la cosa vendida debe entregarse con sus accesorios (el Código Civil francés en cambio dispone en su art. 1615: "La obligación de entregar la cosa comprende sus accesorios y todo lo que ha estado destinado a su uso perpetuo"). aunque no se haya entregado la cosa". 1550. el riesgo de la especie o cuerpo cierto cuya entrega se debe es de cargo del acreedor. el art. en tal caso.

2º).Si la cosa se ha deteriorado o perecido parcialmente. 74 . La norma tiene excepciones: a) en la venta condicional. La regla es aplicable a la venta de cosas genéricas que se hace en bloque o que deben ser pesadas. Esto significa que la venta puede verificarse tomando en consideración la cabida del predio o desentendiéndose de ella. Si se vende un predio con relación a su cabida o superficie. cuenta o medida en que debe procederse a pesar. pertenecen al comprador. a) En la compraventa subordinada a una condición suspensiva la pérdida fortuita total de la cosa debe soportarla el vendedor. Soporta el vendedor el riesgo porque sufre la pérdida de la cosa. pueden surgir dificultades con motivo de que la cabida real sea mayor o menor que la expresada en el contrato y que tales dificultades no pueden plantearse si la venta se hace sin tomar en cuenta la superficie o cabida del predio. Como justa compensación. sujeta a una condición suspensiva. debe el comprador soportar igualmente el deterioro porque habrá de recibirla en el estado en que se encuentre. contadas o medidas para determinar el precio total. corresponden al vendedor (art. b) En la venta a peso. 1831). c) En la compraventa al gusto. Si falla la condición. sin costo alguno. sin derecho a que se le rebaje el precio. sus frutos. b) en la venta a peso. cuenta o medida en que las operaciones de pesar. cuando ésta sobreviene pendiente la condición (art. La entrega en la venta de predios rústicos "Un predio rústico puede venderse o en relación a su cabida o como una especie o cuerpo cierto" (art. la pérdida. La pérdida fortuita parcial o deterioro pertenece al comprador porque debe recibir la cosa en el estado de deterioro en que se encuentre. La disposición advierte que es necesario que la condición se cumpla. 1823). y e ) en la venta al gusto. no hay ni ha habido contrato y la pérdida o deterioro pertenecerán al dueño de la cosa. deterioro o mejora pertenecen al comprador sólo desde que tales operaciones se verifiquen (art. contar o medir tienen por objeto determinar la cosa vendida. Junto con extinguirse la obligación del vendedor de entregar la cosa. se extingue la del comprador de pagar el precio. 1821 inc. los riesgos son del comprador desde que ha expresado que la cosa le agrada y. como se dijo. contar o medir para determinar la cosa vendida. las mejoras de la cosa y. mientras tanto. sin recibir ninguna compensación. el frustrado vendedor. 1820 segunda parte).

la venta se entiende efectuada con relación a la cabida siempre que: a) la cabida se exprese en el contrato. Efectos de la venta con relación a la cabida En la venta hecha con relación a la cabida pueden plantearse una de estas dos cuestiones: que la cabida real del predio sea mayor o menor que la cabida declarada en el contrato. "siempre que ésta se exprese de cualquier modo en el contrato" y el inciso final añade que "en todos los demás casos se entenderá venderse el predio o predios como un cuerpo cierto". 3°. o que éste se deduzca de la cabida o número de medidas que se expresa. con tal que de estos datos resulte el precio total y la cabida total". Y en el inc. y del precio de cada medida". Luego. y c) las partes no renuncien a las acciones resultantes de que la cabida real sea diversa de la que reza el contrato. de este inciso final la regla general es que los predios rústicos se estiman vendidos como especie o cuerpo cierto. la superficie que realmente mide el predio. expresa: "Es indiferente que se fije directamente un precio total. En líneas generales. 75 . es mayor que la expresada en el contrato. en virtud. 4º añade: "Es asimismo indiferente que se exprese una cabida total o las cabidas de las varias porciones de diferentes calidades y precios que contenga el predio. inc. El art. a) Si la cabida real. si la cabida se indica como un dato meramente ilustrativo. El legislador considera que la cabida real es mucho mayor cuando el precio del sobrante excede de la décima parte del precio de la verdadera cabida. 2º. inc. Pero no es exacto que la venta sea hecha en relación a la cabida cada vez que se exprese en el contrato. esto es.Importa precisar. cuándo se entiende vendido un predio con relación a la cabida y cuándo como especie o cuerpo cierto. un predio se entiende vendido como cuerpo cierto cada vez que: a) la cabida no se exprese en el contrato. pero expresa o tácitamente declaren que es un dato puramente ilustrativo y que no hacen cuestión por los defectos de ella. Comúnmente se expresa en el contrato que la venta se hace ad corpus. por lo tanto. Naturalmente las consecuencias son diferentes. b) el precio se fije con relación a ella. 1831. 1831. podrá ser poco o mucho mayor. El art. En cambio. expresa que se vende con relación a la cabida. o b) las partes mencionen la cabida. la cosa debe entenderse vendida como cuerpo cierto.

una superficie de 950 m2. deberá el comprador aumentar proporcionalmente el precio”.000 y el precio de la cabida real es de $ 1. con arreglo al inc. la cabida real del predio resulta ser de 1. conforme a la misma disposición legal.000.050.Por ejemplo. 1832. En el mismo ejemplo propuesto. se venden 1.000 m2 en $ 1. El art. establece: "Si se vende el predio con relación a su cabida. que la cabida real es de 800 m2. se venden 1.000.000 superior a la décima parte del precio de la cabida declarada que es de $ 1. El exceso es superior a la décima parte. 1º. y si esto no le fuere posible. El art. Considera el legislador que la cabida real es mucho menor cuando el precio de la cabida que falta excede de la décima parte del precio de la cabida declarada. podrá ser poco o mucho menor. o aumentar proporcionalmente el precio o desistir del contrato. Entonces. en el ejemplo propuesto. el precio de la cabida que falta es de $ 200. pues en este caso podrá el comprador. se le resarcirán los perjuicios según las reglas generales”. En esta hipótesis. deberá el vendedor completarla. inc.000 el m2. El precio de la cabida que falta es de $ 50. "si el precio de la cabida que falte alcanza a más de una décima parte del precio de la cabida completa. el vendedor tendrá derecho a que se le aumente proporcionalmente el precio. a su arbitrio. 2º del art. y si desiste. queda al arbitrio del comprador desistir del contrato o aumentar el precio proporcionalmente.000.050 m2. "si la cabida real es menor que la cabida declarada.000. podrá el comprador.000 m2 en $ 1. o aceptar la disminución del precio o desistir del contrato en los términos del precedente inciso”. 1832 previene que la regla de su primera parte no rige en el caso de que “el precio de la cabida que sobre.000 a razón de $ 1. el sobrante no alcanza a la décima parte. o no se le exigiere. Por ejemplo. a su arbitrio. esto es a razón de $ 1.000.000 inferior a la décima parte del valor de la cabida declarada.200 m2.200. el predio tiene. Efectos de la venta de un predio como cuerpo cierto La compraventa de un predio rústico como cuerpo cierto es distinta según se haga o no con señalamiento de linderos.000. b) Si la cabida real es menor que la declarada en el contrato.000. alcance a más de una décima parte del precio de la cabida real. y la cabida real fuere mayor que la cabida declarada. deberá sufrir una disminución proporcional del precio". en verdad. Supóngase.000 y el precio de la cabida real de $ 1. el precio del exceso sería de $ 200. 1832. del mismo modo. En tal caso.000 el m2. supóngase que la cabida real es de 1. En este caso. 76 . El precio del exceso es de $ 50.

se observará lo prevenido en el inc. Así. el comprador podrá pedir que se le entreguen los que faltan. contado desde la entrega". 2º del artículo precedente" (no se concibe prácticamente una venta sin señalamiento de linderos. por ejemplo. estará obligado el vendedor a entregar todo lo comprendido en ellos. inc.Si se hace sin señalamiento de linderos no se plantea ningún problema de cabida. 1832 y 1833 a cualquier conjunto de mercaderías El art. 1833. Aplicación de los arts. El art. 77 . 1835 dispone que las reglas de los arts. 1°. y d) la acción del comprador para desistir del contrato. No podría inscribirse porque el art. 1832 y 1833 prescriben en corto tiempo.000 cada uno y faltan algunos. Las acciones de que se trata son: a) la acción del vendedor para exigir un aumento del precio cuando la cabida real es mayor que la declarada. según los varios casos. será necesario averiguar si la parte que falta dentro de los linderos excede o no de la décima parte de lo que en ellos se comprende. y si no pudiere o no se le exigiere. Este plazo se cuenta desde la entrega real. si excediere. podrá pedir la rebaja proporcional del precio o desistir del contrato con indemnización de perjuicios. En tanto el inc. Si no excede. 82 añade que "la falta absoluta en los títulos de alguna de las designaciones legales sólo podrá llenarse por medio de escritura pública"). 78 del Reglamento del Conservador dispone que en la inscripción se mencione "el nombre y linderos del fundo" y el art. justamente para zanjar toda dificultad al respecto los contratantes realizan la venta ad corpus. porque solamente desde esa entrega puede el comprador cerciorarse de si el predio tiene o no la cabida que le corresponde. b) la acción del comprador para pedir la rebaja del precio cuando la cabida declarada es menor que la cabida real. 1833 establece que "si se vende con señalamiento de linderos. 1834 dispone: "Las acciones dadas en los dos artículos precedentes expiran al cabo de un año. 1832 y 1833 "se aplican a cualquier todo o conjunto de efectos o mercaderías". c) la acción del comprador para exigir la entrega de la cabida que falta en el mismo caso. Por lo tanto. que se rebaje el precio o desistir del contrato. si se vende un rebaño de 100 animales. a razón de $ 20. 2º del art. el comprador podrá reclamarla o pedir una rebaja del precio. o sea. que "no habrá derecho por parte del comprador ni del vendedor para pedir rebaja o aumento del precio sea cual fuere la cabida del predio". establece esta consecuencia. El art. Prescripción Las acciones que otorgan los arts.

Acción rescisoria por lesión enorme Las acciones especiales otorgadas a comprador y vendedor no les privan de la acción rescisoria por lesión enorme, cuando las diferencias de la cabida sean de tal importancia que constituyan una lesión de esta índole. El art. 1836 dice: "Además de las acciones dadas en dichos artículos compete a los contratantes la de lesión enorme en su caso". Consecuencias de la falta de entrega de la cosa vendida El incumplimiento de la obligación del vendedor de entregar la cosa produce las consecuencias que prevé la regla general del art. 1489: el derecho alternativo para el comprador de pedir el cumplimiento o la resolución del contrato, con indemnización de perjuicios. El art. 1826, inc. 2º, reproduce esta regla general: "Si el vendedor por hecho o culpa suya ha retardado la entrega, podrá el comprador a su arbitrio perseverar en el contrato o desistir de él, y en ambos casos con derecho para ser indemnizado de los perjuicios según las reglas generales". La disposición señala las condiciones en que el comprador puede optar por el ejercicio de estos derechos: a) Es preciso que el vendedor retarde la entrega por su hecho o culpa o, más exactamente, que se encuentre en mora de cumplir. b) Es necesario, además, que el comprador haya pagado o esté pronto a pagar el precio o haya estipulado pagarlo a plazo (inc. 3º). 2. Obligación de saneamiento.

El art. 1824 señala como una segunda obligación del vendedor "el saneamiento de la cosa vendida". No basta que el vendedor entregue la cosa vendida; es preciso que la entregue en condiciones tales que el comprador pueda gozar de ella tranquila y útilmente. El comprador no logrará una posesión tranquila o pacífica de la cosa vendida cuando se vea turbado en dicha posesión a consecuencia de los derechos que terceros hagan valer con relación a ella. No obtendrá una posesión útil si la cosa adolece de defectos que la hacen inadecuada para el objeto que tuvo en vista al comprarla.

78

En uno y otro caso el comprador quedaría defraudado en sus justas expectativas, si no dispusiera de recursos para exigir del vendedor que le ampare en la posesión y subsane los vicios o defectos de la cosa. Este recurso es la acción de saneamiento. En virtud del contrato de compraventa, en efecto, el vendedor se obliga a garantizar al comprador la posesión tranquila y útil de la cosa que vende. Se obliga, en otros términos, al saneamiento. El art. 1837 señala este doble objetivo de la obligación de saneamiento: "La obligación de saneamiento comprende dos objetos: amparar al comprador en el dominio y posesión pacífica de la cosa vendida, y responder de los defectos ocultos de ésta, llamados vicios redhibitorios". Caracteres de la obligación de saneamiento La obligación de saneamiento presenta dos caracteres fundamentales: a) La obligación de saneamiento es de la naturaleza del contrato de compraventa; le pertenece sin necesidad de estipulación, pero puede ser modificada, y aun abolida, sin que por ello el contrato deje de existir o degenere en otro diverso. La obligación de entregar la cosa vendida, en cambio, es de la esencia del contrato de compraventa. b) La obligación de saneamiento tiene un carácter eventual. Se hace exigible a condición de que ocurran ciertos hechos que pueden suceder o no. Mientras tanto, la obligación permanece en un estado latente; se concreta y torna exigible si el comprador es turbado en la posesión de la cosa (saneamiento de la evicción) o si el comprador no logra un adecuado provecho de la cosa por los defectos de que adolece (saneamiento de los vicios redhibitorios).

Saneamiento de la evicción Objeto de la obligación de saneamiento de la evicción La obligación de sanear la evicción tiene por objeto, como expresa el art. 1837, "amparar al comprador en el dominio y posesión pacífica de la cosa vendida". Este amparo del comprador se traduce en su defensa cada vez que sea víctima de la agresión de terceros que pretendan derechos sobre la cosa, que embaracen su goce y turben su posesión. Si fracasa en su empresa y sobreviene la evicción, o sea, es privado el comprador de todo o parte de la cosa comprada, está obligado el vendedor a indemnizarle. Por tanto, la obligación de saneamiento de la evicción persigue dos fines o se desarrolla en dos etapas:

79

a) Defender al comprador contra los terceros que reclaman derechos sobre la cosa; b) Indemnizar al comprador si la evicción, no obstante, se produce. En verdad, la obligación de saneamiento tiene como fin primero y esencial defender al comprador; esta obligación de hacer, cuando no puede cumplirse, se convierte en, la de indemnizar perjuicios (Alessandri). Naturaleza de la obligación de saneamiento La obligación de saneamiento de la evicción, en cuanto se traduce en defender al comprador, es una obligación de hacer. El hecho debido consiste en asumir la defensa del comprador. En cuanto la obligación de saneamiento se convierte en la de indemnizar al comprador evicto, es una obligación de dar. El art. 1840 señala las consecuencias de estas características; en suma, consisten en que la obligación, en su primer aspecto, es indivisible y divisible en el segundo. Dice el art. 1840: "La acción de saneamiento es indivisible. Puede por consiguiente intentarse in solidum contra cualquiera de los herederos del vendedor. Pero desde que a la obligación de amparar al comprador en la posesión, sucede la de indemnizarle en dinero, se divide la acción; y cada heredero es responsable solamente a prorrata de su cuota hereditaria. La misma regla se aplica a los vendedores que por un solo acto de venta hayan enajenado la cosa". Si son varios los deudores de la obligación de saneamiento -pluralidad que puede ser originaria o derivativa- la acción del comprador para exigir que se le ampare es indivisible. No se concibe que los deudores defiendan al comprador por partes; el objeto de la obligación no es susceptible de ejecución parcial. Fracasada la defensa y producida la evicción, la obligación de indemnizar al comprador es divisible; su objeto es pagar una suma de dinero. Se divide entre los vendedores por partes iguales y, entre sus herederos, a prorrata de sus cuotas. Requisitos para que sea exigible la obligación de saneamiento Para que se haga exigible la obligación del vendedor de amparar al comprador en el dominio y posesión pacífica de la cosa vendida, es necesario que sea turbado en dicho dominio y posesión. En otros términos, es preciso que el comprador se vea expuesto a sufrir evicción de la cosa. No basta, sin embargo, que el comprador sea turbado en el dominio y posesión de la cosa; es necesario que el comprador haga saber al vendedor la turbación de que es víctima

80

la evicción es la privación que experimenta el comprador de todo o parte de la cosa comprada. el art. para que el vendedor esté obligado al saneamiento se requiere: Que el comprador se vea expuesto a sufrir evicción de la cosa comprada. por causa anterior a la venta. y Que el vendedor sea citado de evicción. b) Necesidad de una sentencia judicial. y parcial si un tercero reclama sobre ella un derecho de usufructo o servidumbre. cuando siendo ajena la cosa vendida. por sentencia judicial". por ejemplo. por lo tanto. a) b) a) b) c) a) Privación total o parcial. en virtud de una sentencia judicial. 1838 dispone: "Hay evicción de la cosa comprada cuando el comprador es privado del todo o parte de ella. Elementos de la evicción De lo anteriormente dicho se desprenden los elementos de la evicción: Que el comprador sea privado de todo o parte de la cosa vendida. y Que la privación provenga de una causa anterior a la compraventa. el dueño la reivindica. 81 . es necesario que el vendedor sea citado de evicción. La privación que sufra el comprador debe provenir de una causa anterior a la celebración del contrato de compraventa. En otras palabras. En efecto. De este modo. Cualquiera que sea la magnitud de la turbación que sufra el comprador tiene derecho al saneamiento. El art. total o parcial. La evicción puede ser.para que acuda en su defensa. Concepto de evicción La evicción es el resultado de una derrota judicial sufrida por el comprador. Pero el concepto que resulta de esta disposición es incompleto. El comprador sufrirá una evicción total. 1839 expresa que "el vendedor es obligado a sanear al comprador todas las evicciones que tengan una causa anterior a la venta. Que esta privación tenga lugar por una sentencia judicial. Lo que constituye esencialmente la evicción es la privación que experimenta el comprador de todo o parte de la cosa. Por lo tanto. salvo en cuanto se haya estipulado lo contrario".

pretendiendo derechos sobre la cosa. El vendedor. acepta dar por evicto al comprador. "si ésta no hubiere llegado a pronunciarse". no obliga al vendedor al saneamiento. pero este temor sólo autoriza para suspender el pago del precio. c) La evicción debe tener una causa anterior a la venta. aunque importen un despojo. 1856. por lo tanto. esto es. sin necesidad de fallo judicial. salvo en cuanto se haya estipulado lo contrario".Puesto que la evicción es una derrota judicial del comprador. 1839 exige. En efecto. en suma. El art. El caso previsto es aquel en que el vendedor. De esto se siguen diversas consecuencias: Los reclamos extrajudiciales que terceros formulen al comprador. El abandono voluntario que haga el comprador al tercero. Dichos reclamos pueden provocar al comprador un justo temor de verse privado del todo o parte de la cosa. de todo o parte de la cosa. 1872 inc. restituye la cosa. citado al juicio. El art. puede darse el caso de que se produzca la evicción sin una sentencia judicial. Las turbaciones de derecho se traducen en el ejercicio de una acción en contra del comprador. aquellas que provengan de derechos que terceros pretendan tener sobre la cosa. El vendedor no debe ninguna garantía en razón de las turbaciones de hecho que sufra el comprador. desde que se restituye la cosa. en los términos que señala el art. debe repeler por sí solo las agresiones que consistan en vías de hecho. cuando se le demanda la cosa "por causa anterior a la venta". 1838). El comprador. como claramente resulta de lo dispuesto en dicho artículo que establece que el plazo de prescripción de la acción de saneamiento se contará desde la fecha de la sentencia de evicción o. El vendedor solamente está obligado al saneamiento de las turbaciones de derecho de que el comprador sea víctima. que la causa de la evicción sea anterior a la celebración del contrato de compraventa: "El vendedor es obligado a sanear al comprador todas las evicciones que tengan una causa anterior a la venta. Esta situación es distinta a la que contempla el art. acepta la demanda y se allana a la evicción y el comprador. 1843 insiste en que el comprador debe citar de evicción al vendedor. perentoriamente. reconociendo igualmente la justicia de las pretensiones del tercero. 2º. supone un proceso y una sentencia que le desposea total o parcialmente de la cosa (art. no está obligado a defenderle y menos a indemnizarle porque tales turbaciones no provienen de una insuficiencia del derecho del vendedor sobre la cosa vendida. no hacen exigible la obligación de saneamiento. 82 .

2°. a) La citación debe solicitarse por el comprador y para que el juez la ordene "deberán acompañarse antecedentes que hagan aceptable la solicitud" (art. e) Practicada la citación. del C. inc. 584. si reside en otro territorio jurisdiccional o fuera del territorio nacional. Citación de evicción Para que el vendedor acuda en defensa del comprador y quede obligado a indemnizarle. 83 . entonces. del C. 1843. por causa anterior a la venta. 584. podrá pedir el demandante que se declare caducado el derecho de aquél para exigirla. El vendedor es por completo extraño a la evicción. b) La citación debe hacerse "antes de la contestación de la demanda" (art. el vendedor no será obligado al saneamiento" (art.C. 1843 dispone: "El comprador a quien se demanda la cosa vendida. sin embargo.Las evicciones motivadas por causas posteriores a la venta las soporta exclusivamente el comprador. el plazo de diez días se aumenta como el término de emplazamiento para contestar demandas (art. Las partes.). 2º. y fuere evicta la cosa.C. reglamenta. la citación de evicción en el título V del Libro III.). inc. inc. 2°. c) Decretada la citación. del C.C. o que se le autorice para llevarla a efecto. el llamamiento que en forma legal hace el comprador a su vendedor para que comparezca a defenderlo al juicio. prescribe que la citación de evicción "se hará en el término señalado por el Código de Enjuiciamiento". La falta de citación exonera totalmente de responsabilidad al vendedor. 586 del C. es necesario que tenga noticia del juicio que amenaza con privarle total o parcialmente de la cosa. El Código de Procedimiento Civil. inc. las personas citadas de evicción dispondrán del término de emplazamiento que corresponda para comparecer al juicio.P.P. 1843. a costa del demandado (art. 1°. d) Vencidos estos plazos sin que el demandado haya hecho practicar la citación. deberá citar al vendedor para que comparezca a defenderla". Forma y oportunidad de la citación El art. 3°). suspendiéndose entre tanto el procedimiento (art. 585. inc.). si el citado reside en el territorio jurisdiccional en que se sigue el juicio. el juicio se paraliza por el plazo de diez días.P.). pueden convenir otra cosa.C. el art. "Si el comprador omitiere citarle. en efecto.C.).P. Por este motivo. 585 del C. La citación de evicción es.P.

La citación de evicción procede en toda clase de juicios La citación de evicción tiene cabida en todo juicio y no solamente en el juicio ordinario. La ubicación en el Código de Procedimiento Civil del título "De la citación de evicción" así lo demuestra; la historia de la ley corrobora este aserto (esta materia figuró en el Proyecto de Código de Procedimiento Civil dentro del juicio ordinario; la Comisión consideró que debía formar un título independiente porque "la evicción no puede estimarse como una incidencia que sea exclusivamente propia del juicio ordinario"). A quién puede citarse de evicción Es obvio que el demandado puede citar de evicción a su vendedor. Pero también puede citar a los antecesores del vendedor. El art. 1841 dispone: "Aquel a quien se demanda una cosa comprada podrá intentar contra el tercero de quien su vendedor la hubiere adquirido, la acción de saneamiento que contra dicho tercero competería al vendedor, si éste hubiese permanecido en posesión de la cosa". El comprador adquiere sobre la cosa todos los derechos de sus antecesores y, entre ellos, la acción de saneamiento de cada comprador contra su vendedor. El último comprador reúne en sus manos todas estas acciones. De este modo se evita la innecesaria pérdida de tiempo en que se incurriría si el comprador tuviera que citar a su vendedor, éste al suyo y así sucesivamente hasta llegar al responsable de que la cosa sea evicta. Efectos de la citación El vendedor citado de evicción debe defender al comprador y apersonarse al juicio con tal objeto; violará su obligación si no comparece. Una vez citado el vendedor, puede presentarse una de las siguientes dos situaciones: El vendedor no comparece, y El vendedor se apersona en el juicio.

a) b)

a) Si el vendedor no comparece, vencido el término de emplazamiento de que dispone para comparecer, ''continuará sin más trámite el procedimiento" (art. 587 del C.P.C.). Su falta de comparecencia acarrea como lógica sanción la responsabilidad del vendedor por la evicción que se produzca. El art. 1843 prescribe que "si el vendedor citado no compareciere a defender la cosa vendida, será responsable de la evicción". Pero esta regla tiene una justa excepción. El comprador debe hacer lo que esté de su parte para impedir la evicción; si deja de oponer alguna de aquellas excepciones que sólo 84

a él competían y se produce como consecuencia la evicción, no será responsable el vendedor, pese a que fue citado y no compareció al juicio. Según el art. 1843, el vendedor no queda obligado al saneamiento cuando "el comprador haya dejado de oponer alguna defensa o excepción suya, y por ello fuere evicta la cosa". Así ocurrirá, por ejemplo, si el comprador omitió deducir una excepción de prescripción adquisitiva que, agregando a la suya la posesión de sus antecesores, habría podido invocar. Corresponde al vendedor, para eximirse de responsabilidad, acreditar que el comprador disponía de una excepción suya que no opuso y que, por esta omisión, la evicción se produjo. b) Si el vendedor comparece, se sigue el juicio con él. La defensa del comprador, en otros términos, se traduce en que el vendedor asume, en lo sucesivo, el papel de demandado en el litigio. El art. 1844 dice que "si el vendedor comparece, se seguirá contra él solo la demanda". El comprador, sin embargo, podrá seguir actuando en el pleito como parte coadyuvante. El mismo art. 1844 le concede esta facultad: "Podrá siempre intervenir en el juicio para la conservación de sus derechos". Aún más, el comprador deberá intervenir en el pleito si dispone de excepciones que no puede oponer el vendedor, so pena de no quedar éste responsable si, a causa de la omisión del comprador, la cosa fuere evicta. Actitudes que puede adoptar el vendedor que comparece al juicio 1. El vendedor que comparece al juicio puede percatarse de la justicia de la demanda, de la esterilidad de sus esfuerzos y allanarse a la evicción. En tal caso, el comprador puede seguir por su cuenta el juicio. Si sobreviene la evicción, el vendedor deberá indemnizarle; pero no se comprenden en la indemnización las costas del pleito, ni los frutos percibidos durante la secuela del litigio, pagados al demandante. El art. 1845 dispone: "Si el vendedor no opone medio alguno de defensa y se allana al saneamiento, podrá, con todo, el comprador sostener por sí mismo la defensa, y si es vencido, no tendrá derecho para exigir del vendedor el reembolso de las costas en que hubiere incurrido defendiéndose, ni el de los frutos percibidos durante dicha defensa y satisfechos al dueño" y ello porque el resultado del juicio mostró que era injustificada la defensa.

85

2. El vendedor, asimismo, podrá considerar injusta la agresión de que se ha hecho víctima al comprador y asumir su defensa en el litigio. El fallo que se dicte en el juicio instaurado por el tercero puede serle adverso o favorable: a) Si la sentencia es adversa para el tercero y favorable al comprador, la defensa del vendedor habrá sido exitosa y la evicción no habrá llegado a producirse. El vendedor habrá cumplido fielmente con su obligación de amparar al comprador; el tercero no tenía los derechos que hizo valer en el juicio, su demanda fue injusta. El vendedor queda aun eximido de indemnizar los daños que la demanda hubiere ocasionado al comprador. El art. 1855 dispone: "Si la sentencia negare la evicción, el vendedor no será obligado a la indemnización de los perjuicios que la demanda hubiere causado al comprador, sino en cuanto la demanda fuere imputable a hecho o culpa del vendedor". b) Si, por el contrario, la sentencia es adversa para el comprador y favorable al tercero, se producirá la evicción. El vendedor no habrá cumplido su obligación de amparar al comprador; a la obligación de defenderle sucede la de indemnizarle de la evicción (art. 1840). Las indemnizaciones que debe el vendedor al comprador son diversas según que la evicción sea total o parcial. Indemnizaciones en caso de evicción total El art. 1847 señala cuáles son las indemnizaciones que debe pagar el vendedor en caso de evicción total, esto es, cuando el comprador es privado íntegramente de la cosa. La indemnización comprende: a) La restitución del precio; b) El pago de las costas del contrato; c) El pago de frutos; d) El pago de las costas del juicio, y e) El pago del aumento de valor de la cosa. Restitución del precio La más importante, sin duda, de las prestaciones a que está obligado el vendedor es la restitución del precio que recibió del comprador. El vendedor debe restituir el precio aunque la cosa haya disminuido de valor, o como dice el art. 1847, N° 1°, "aunque la cosa al tiempo de la evicción valga menos". La regla anterior tiene una justificada excepción; si el menor valor de la cosa proviene de deterioros de que el comprador se ha aprovechado, debe hacerse la correspondiente rebaja del precio.

86

El art. 1848 dispone: "Si el menor valor de la cosa proviniere de deterioros de que el comprador ha sacado provecho, se hará el debido descuento en la restitución del precio". Pago de las costas del contrato La indemnización comprende, asimismo, "las costas legales del contrato de venta que hubieren sido satisfechas por el comprador" (art. 1847, N° 2°). Conviene recalcar que la prestación se refiere sólo a las costas "legales" del contrato y en cuanto el comprador las hubiere pagado. Pago de frutos El vendedor debe indemnizar al comprador "del valor de los frutos, que el comprador hubiere sido obligado a restituir al dueño; sin perjuicio de lo dispuesto en el art. 1845" (art. 1847, N° 3°). El pago de los frutos debe hacerse por el vendedor en la medida en que el comprador deba restituirlos al dueño de la cosa. La obligación del comprador de restituir los frutos depende de su buena o mala fe y se regula por las reglas de las prestaciones mutuas del título De la reivindicación. El vendedor no debe los frutos posteriores a la fecha en que él se allanó a la evicción y percibidos durante la secuela del juicio que el comprador se empeñó en seguir adelante. Tal es el alcance de la referencia al art. 1845. Pago de las costas del juicio La indemnización comprende, también, "las costas que el comprador hubiere sufrido a consecuencia y por efecto de la demanda" (art. 1847, N° 4°). No se incluyen las costas en que el comprador haya incurrido defendiéndose, después que el vendedor se allanó al saneamiento (art. 1845). Pago del aumento de valor de la cosa La indemnización comprende, por último, "el aumento de valor que la cosa evicta haya tomado en poder del comprador, aun por causas naturales o por el mero transcurso del tiempo" (art. 1847, N° 5°). El aumento de valor de las cosas puede provenir: a) de causas naturales o del simple transcurso del tiempo, y b) de mejoras introducidas por el comprador. a) Para determinar en qué términos debe pagar el vendedor los aumentos de valor de la cosa que provienen de causas naturales o del transcurso del tiempo, es preciso distinguir si ha estado de buena o mala fe.

87

inciso 4º. 4°. 1852.Si el vendedor está de mala fe. 88 . El vendedor de mala fe debe reembolsar aun las mejoras voluptuarias. de cualesquiera causas que provenga". El art. 1850 dispone que la antedicha limitación no tiene lugar en caso "de probarse en el vendedor mala fe. De este modo. "el aumento de valor debido a causas naturales o al tiempo. b) En cuanto a los aumentos de valor que provengan de mejoras. . 1849 dispone: "El vendedor será obligado a reembolsar al comprador el aumento de valor que provenga de las mejoras necesarias o útiles hechas por el comprador. en cuyo caso será obligado a pagar todo el aumento de valor. no se abonará en lo que excediere a la cuarta parte del precio de la venta" (art. salvo en cuanto el que obtuvo la evicción haya sido condenado a abonarlas. y b) la parte evicta no es de tanta importancia o el comprador no hace uso del derecho que le acuerda el art. Suponiendo que el precio de la venta haya sido de $ 1. a menos de prueba contraria. el comprador será obligado a restituir al vendedor la parte no evicta. El vendedor de mala fe será obligado aun al reembolso de lo que importen las mejoras voluptuarias". y para esta restitución será considerado como poseedor de buena fe. el art. a) Para el caso de que la evicción sea de considerable magnitud. en caso de que el primero opte por pedir la rescisión del contrato: "En virtud de esta rescisión. y el vendedor. El comprador tiene el derecho opcional de pedir la rescisión de la venta o el saneamiento de la evicción. que sea de presumir que no se habría comprado la cosa sin ella. el art.. El vendedor de buena fe debe abonar el aumento de valor resultante de las mejoras necesarias y útiles que hizo el comprador y que no le hayan sido abonadas por el que obtuvo la evicción. habrá derecho a pedir la rescisión de la venta" (ha de entenderse la resolución). La ley distingue dos situaciones: a) la parte evicta es tal que sea de presumir que sin ella no se habría comprado la cosa.Si el vendedor está de buena fe. Sus consecuencias son diversas según la magnitud de la evicción. y la parte evicta es tal. Evicción parcial La evicción parcial es aquella en que se priva al comprador solamente de parte de la cosa vendida. El art. inc. dispone: "Si la evicción no recae sobre toda la cosa vendida.000 el vendedor sólo estará obligado a pagar el aumento de valor hasta $ 250. 1850). debe abonar el total del aumento de valor de la cosa. es preciso distinguir nuevamente si el vendedor está de buena o mala fe. 1852. 1853 regula las relaciones entre comprador y vendedor.

únicamente libera al vendedor de la obligación de abonar todos los demás 89 . El art. La ley sanciona este fraude con la nulidad de la estipulación. el comprador tendrá derecho para exigir el saneamiento de la evicción parcial con arreglo a los arts. prescribe: “La estipulación que exime al vendedor de la obligación de sanear la evicción no lo exime de la obligación de restituir el precio recibido”. puesto que no exonera por completo al vendedor de la obligación de saneamiento. 1º. 1847 y siguientes". y todo otro perjuicio que de la evicción resultare al comprador". 1842 expresa: “Es nulo todo pacto en que se exima al vendedor del saneamiento de evicción. siempre que en ese pacto haya habido mala fe de parte suya”. Renuncia de la acción de saneamiento La obligación de saneamiento es de la naturaleza del contrato de compraventa. su responsabilidad se limita a ciertas prestaciones únicamente. Esta vez el comprador no puede optar entre el saneamiento y la rescisión de la venta. abonará el valor de los frutos que el comprador hubiere sido obligado a restituir con la parte evicta. A contrario sensu. modificarla y hasta abolirla. 1839 declara que el vendedor es obligado a sanear las evicciones con causa anterior a la venta. Si la extinción es total. por lo tanto. sin darla a conocer al comprador. por la prescripción y en casos especiales previstos por la ley. Y el art. inc. El art. si el vendedor estaba de buena fe. si es parcial. Las partes pueden. Hay mala fe cuando el vendedor conocía la causa de la evicción y. o en el de no pedirse la rescisión de la venta.además de restituir el precio. sólo tiene derecho para pedir el saneamiento de la evicción parcial. la extinción es sólo parcial porque el vendedor debe siempre restituir el precio recibido. Extinción de la acción de saneamiento La obligación de saneamiento puede extinguirse total o parcialmente. b) Para el caso de que la evicción parcial no sea de tanta magnitud o el comprador no quisiere pedir la rescisión del contrato. el art. 1854 dispone: "En caso de no ser de tanta importancia la parte evicta. estipuló su irresponsabilidad. 1852. salvo en cuanto se estipule lo contrario. el vendedor queda por completo liberado. Pero la renuncia no produce sino limitados efectos. es válido el pacto y la consiguiente renuncia. La acción de saneamiento por evicción se extingue por la renuncia.

3º. sea demandado por terceros que aleguen derechos sobre la cosa vendida. de otra manera. es imprescriptible.perjuicios que se indican en el art. sucede la de indemnizarle en dinero”. Solamente en dos casos. aunque se haya deteriorado la cosa o disminuido de cualquier modo su valor. 1847. salvo en cuanto éste haya sacado provecho del deterioro”. 1856 concluye que “se contará el tiempo desde la fecha de la sentencia de evicción. por disposición de la ley. En consecuencia. una vez producida la evicción o para emplear los términos del art. puede citar de evicción al vendedor para que le defienda. habría para el vendedor un enriquecimiento sin causa. de acuerdo al inc. al ser el comprador despojado de la cosa. El art. 1840. El inc. especificándolo”. En determinadas circunstancias la ley declara al vendedor parcial o totalmente liberado de la obligación de saneamiento de la evicción. prescribe según las reglas generales”. ya que él recibiría el precio. “desde que a la obligación de amparar al comprador en la posesión. En cambio. o si ésta no hubiere llegado a pronunciarse. mas por lo tocante a la sola restitución del precio. El art. Casos en que se extingue. 1845. es prescriptible la obligación de saneamiento en cuanto se convierte en la de indemnizar al comprador. aun por hecho o negligencia del comprador. En cualquier tiempo en que el comprador. La última parte se refiere al caso en que el vendedor se hubiere allanado conforme al art. en cuanto se traduce en defender al comprador. la obligación de saneamiento de la evicción. prescriben en cinco años la acción para reclamar la restitución del precio y en cuatro años las acciones encaminadas a reclamar todas las restantes indemnizaciones. y b) “si expresamente tomó sobre sí el peligro de la evicción. la renuncia extingue por completo la obligación del vendedor: a) “si el que compró lo hizo a sabiendas de ser ajena la cosa”. 2º añade: “Y estará obligado a restituir el precio íntegro. 90 . Prescripción de la acción de saneamiento La obligación de saneamiento. y en cambio el comprador no obtendría la cosa que necesitaba. 1856 establece: “La acción de saneamiento por evicción prescribe en cuatro años. La obligación sólo se hace exigible cuando el comprador es demandado. desde la restitución de la cosa”. Se extingue la obligación parcialmente en los siguientes casos: a) En las ventas forzadas la indemnización se limita a la devolución del precio.

1851 dispone: "En las ventas forzadas hechas por autoridad de la justicia. el vendedor no es obligado. b) En caso de que el vendedor se allane al saneamiento y el comprador prosiga por sí solo el juicio. por lo tanto.El art. llamados vicios redhibitorios" (art. N° 2°). Dice Alessandri que. La obligación de saneamiento se extingue por completo: a) En caso de que citado de evicción el vendedor no comparece. por causa de la evicción que sufriere la cosa vendida. sino a restituir el precio que haya producido la venta". en estado de servir para los fines que determinaron su adquisición. a él no le afecta ninguna responsabilidad. en consecuencia. Saneamiento de los vicios redhibitorios Objeto de la obligación de saneamiento de los vicios redhibitorios La obligación de saneamiento pone al vendedor en la necesidad de amparar al comprador en el dominio y posesión de la cosa y de "responder de los defectos ocultos de ésta. b) "Si el comprador y el que demanda la cosa como suya se someten al juicio de árbitros. el comprador pierde la posesión por su culpa cuando no entabla las acciones posesorias que debió haber interpuesto y de ello se sigue la evicción. en cuyo caso el comprador no puede expulsarlo por una querella posesoria. inc. 1846. 91 . 1845). exigiéndole el saneamiento. como si un tercero lo desaloja de la casa y la ocupa por más de un año. por ejemplo. habrá violado el vendedor su obligación. la indemnización no comprende las costas del pleito en que hubiere incurrido defendiéndose. c) "Si el comprador perdió la posesión por su culpa. y los árbitros fallaren contra el comprador" (art. ni los frutos percibidos durante dicha defensa y satisfechos al dueño (art. 1846. y de ello se siguió la evicción" (art. por no haber entablado la correspondiente acción posesoria y que. Si la cosa adolece de vicios o defectos que la hacen inútil o aminoran su utilidad. puesto que la acción para entablarla ha prescrito. 1843. ya que el vendedor puede haberse visto obligado a vender sus bienes contra su voluntad. pero el comprador no opone en el juicio alguna excepción suya "y por ello fuere evicta la cosa" (art. Si en esos casos se dirige contra el vendedor. en términos que dependen de la magnitud de los vicios de la cosa y de la medida en que la hagan inapta para proporcionar las ventajas que perseguía el comprador. éste se excepcionaría alegando que la posesión la perdió por su culpa. N° 1°). sin consentimiento del vendedor. El comprador podrá representarle este incumplimiento. El vendedor debe procurar al comprador la posesión útil de la cosa vendida y entregarla. Dice Alessandri que hay en ello una razón de equidad. 1837). 3°).

o sólo sirva imperfectamente. los defectos de la cosa deben ser: a) contemporáneos de la venta. llamados redhibitorios". "Las partes pueden por el contrato hacer redhibitorios los vicios que naturalmente no lo son".El comprador dispone de la acción redhibitoria. 92 . N° 2°). pero el art. para merecer el calificativo de vicios redhibitorios. 1857: "Se llama acción redhibitoria la que tiene el comprador para que se rescinda la venta o se rebaje proporcionalmente el precio por los vicios ocultos de la cosa vendida. Deben "ser tales. 1858. hacen que ella no sirva para su uso natural o sólo sirva imperfectamente”. dice el art. esto es. El legislador señala cuándo debe entenderse que los vicios revisten caracteres de gravedad para ser considerados redhibitorios. aunque posteriormente se manifieste en toda su gravedad. que por ellos la cosa vendida no sirva para su uso natural. El Código no ha definido lo que se entiende por vicios redhibitorios. las partes pueden atribuir el carácter de redhibitorios a vicios que no reúnan estos requisitos. El vicio debe ser grave El vicio debe ser grave porque no es posible que cualquier defecto de la cosa atente contra la estabilidad del contrato. b) graves. y siendo ocultos. El vicio debe ser contemporáneo a la venta El primer requisito que debe reunir el vicio para ser redhibitorio es "haber existido al tiempo de la venta" (art. 1858. 1858 ha señalado sus características. raíz o mueble. N° 1°). en términos generales. De la enumeración que hace la disposición legal resulta que. Bastará que el vicio exista en germen al momento de la venta. Concepto de los vicios redhibitorios Alessandri los define como: “los vicios o defectos que existiendo en la cosa vendida al tiempo de la venta. 1863. de manera que sea de presumir que conociéndolos el comprador no la hubiera comprado o la hubiera comprado a mucho menos precio" (art. y c) ocultos. cuya finalidad señala el art. No obstante. Se comprende que la responsabilidad del vendedor se limite a los vicios existentes al tiempo del contrato y que no le quepa responsabilidad por los que sobrevengan después pues el vendedor cumplió lealmente su obligación de entregar una cosa apta para su natural destino. no conocidos por el comprador.

esto es. proporcional a la disminución de valor resultante del vicio de la cosa. y c) Cuando el comprador experto. El art. Pero es preciso tener en cuenta las circunstancias personales del comprador. En resumen. pero imperfectamente. y b) la acción que los romanos denominaban aestimatoria o quanti minorís para pedir la restitución de una parte del precio. El mismo vicio puede ser oculto para un lego. 93 . el vicio no es oculto: a) Cuando el vendedor lo dio a conocer al comprador. pero es inaceptable que lo sea para un entendido. renunció a la garantía. N° 3°). En verdad se trata de dos acciones diversas: a) la acción propiamente redhibitoria que no es sino una acción resolutoria del contrato de compraventa. El vicio debe ser oculto El requisito más característico de los vicios redhibitorios es que sean ocultos. Efectos de los vicios redhibitorios Los vicios redhibitorios autorizan al comprador para ejercitar la acción redhibitoria "para que se rescinda la venta o se rebaje proporcionalmente el precio" (art. y ser tales que el comprador haya podido ignorarlos sin negligencia grave de su parte. pudo fácilmente conocerlo. Deberá examinar la cosa vendida y si omite este examen incurrirá en grave negligencia. implícitamente.La gravedad del vicio puede resultar de dos circunstancias: a) que la cosa no sirva para su uso natural. a su arbitrio: "Los vicios redhibitorios dan derecho al comprador para exigir o la rescisión de la venta o la rebaja del precio. b) Cuando el comprador lego lo ha ignorado por grave negligencia suya. 1857). según mejor le pareciere". o tales que el comprador no haya podido fácilmente conocerlos en razón de su profesión u oficio" (art. 1858. Sin embargo. el comprador no habrá de atenerse a lo que el vendedor le exprese. Si el comprador conoció la existencia de los vicios. ignorados por el comprador. y que. sea presumible que no hubiera comprado o hubiera pagado un precio mucho menor. El comprador ignorará los vicios cuando el vendedor no se los haya dado a conocer. conocidos estos hechos por el comprador. en razón de su profesión u oficio. ajustó el precio teniéndolos en cuenta e. 1860 reitera que el comprador dispone de ambas acciones y previene que puede elegir una u otra. Para que los vicios se consideren redhibitorios es necesario "no haberlos manifestado el vendedor. se presume que no les atribuyó importancia. b) que sirva para este uso.

solamente tiene el comprador derecho para pedir una rebaja del precio (art. por la prescripción y en las ventas forzadas. el comprador puede ejercer solamente la acción de rebaja del precio o pedir. no dispone de la acción redhibitoria. En tal caso. Pero si la cosa pereció "por un efecto del vicio inherente a ella". Pero si los ignoró y no eran tales que por su profesión u oficio debiera conocerlos. Pero. en contra del vendedor de mala fe el comprador tiene. "no por eso perderá el comprador el derecho que hubiere tenido a la rebaja del precio" (art. aunque haya perecido en poder del comprador y por su culpa. Pero la regla no es aplicable si aparece "que no se habría comprado el conjunto sin esa cosa. yunta o pareja de animales. Extinción de la obligación de saneamiento por vicios redhibitorios La obligación de saneamiento de los vicios redhibitorios se extingue por la renuncia. 1861). 1868). inc.El art. c) Si la cosa viciosa perece después de perfeccionado el contrato. en este caso. 1864 regla el caso de que sean varias las cosas vendidas conjuntamente y algunas de entre ellas adolezcan de vicios. y si el vendedor está de mala fe además indemnización de perjuicios (art. 1861). inc. 2°). b) Si el vendedor conoció los vicios o debió conocerlos en razón de su profesión u oficio. Renuncia del saneamiento de los vicios redhibitorios Como la obligación de saneamiento de la evicción. sin que por ello el contrato deje de existir o degenere en otro diverso. la acción de perjuicios. "será obligado no sólo a la restitución o la rebaja del precio. a) Si los vicios no revisten los caracteres de gravedad que señala la ley. 1862. además de la resolución o rebaja. Caso en que el objeto vendido se compone de varias cosas El art. podrá el comprador pedir la resolución del contrato o la rebaja del precio. en casos excepcionales. sino a la indemnización de perjuicios" (art. además. la de saneamiento de los vicios redhibitorios es de la naturaleza del contrato de compraventa. 1860 señala la regla general. o un juego de muebles". En otras palabras. Puede suprimirse o renunciarse. como cuando se compra un tiro. Nótese que el comprador. 1°). 94 . que se le paguen los perjuicios sufridos. 1862. "sólo habrá lugar a la acción redhibitoria por la cosa viciosa y no por el conjunto". "sólo será obligado a la restitución o la rebaja del precio" (art.

1858. 1867. no los ignoraba. 1866). 1865 concluye: "Pero si el vendedor. Pero la circunstancia de tratarse de una venta forzada no exonera al vendedor de la obligación de dar a conocer al comprador la existencia de los vicios si. El art. El art. 1869 agrega: "La acción para pedir rebaja del precio. 1865). en todos los casos en que leyes especiales o las estipulaciones de los contratantes no hubieren ampliado o restringido este plazo. El art. el art. o en el del art. sólo entonces el comprador podrá percatarse de la existencia de los vicios (art. estará sin embargo obligado a sanear aquellos de que tuvo conocimiento y de que no dio noticia al comprador". Es necesario tener presente: a) Que el plazo de la prescripción se cuenta desde la entrega real de la cosa. Se entiende que está de mala fe cuando conocía la existencia de los vicios y no los dio a conocer al comprador. el vendedor no está obligado al saneamiento de los vicios redhibitorios en las ventas forzadas: "La acción redhibitoria no tiene lugar en las ventas forzadas hechas por autoridad de la justicia" (art.La renuncia sólo produce efectos si el vendedor está de buena fe. 1859 dispone: "Si se ha estipulado que el vendedor no estuviese obligado al saneamiento por los vicios ocultos de la cosa. subsiste esta acción después de prescrita la acción redhibitoria. no pudiendo o no debiendo ignorar los vicios de la cosa vendida. 1866 dispone: "La acción redhibitoria durará seis meses respecto de las cosas muebles y un año respecto de los bienes raíces. 95 . Prescripción de las acciones que originan los vicios redhibitorios La ley ha señalado plazos de prescripción diversos para la acción redhibitoria propiamente tal y para la acción encaminada a pedir la rebaja del precio o quanti minoris. Como es mayor el plazo de prescripción de la acción quanti minoris. Ventas forzadas En principio. habrá lugar a la acción redhibitoria y a la indemnización de perjuicios". sea en el caso del art. Y el art. no los hubiere declarado a petición del comprador. prescribe en un año para los bienes muebles y en dieciocho meses para los bienes raíces". 1868. b) Que las partes pueden restringir y aun ampliar el plazo de prescripción de la acción redhibitoria (art. por su parte. El tiempo se contará desde la entrega real". y estos plazos varían según sea raíz o mueble la cosa vendida. innecesariamente. Así lo dice. 1866 parte final).

con más el término de emplazamiento. Obligaciones del comprador La compraventa. La regla que fija en un año el plazo de prescripción de la acción para la rebaja del precio. tiene la excepción del art. genera también obligaciones para el comprador. justificada por las dificultades y lentitud de las comunicaciones al tiempo de entrar en vigencia el Código. que corresponda a la distancia". y el vendedor quedará descargado del cuidado ordinario de conservar la cosa. 2°).c) Que la acción de indemnización de perjuicios prescribe según las reglas generales (art. graneros o vasijas en que se contenga lo vendido. no se justifica hoy. Mora en recibir la cosa comprada A la obligación de recibir la cosa el Código dedica solamente la disposición del art. inc. tratándose de bienes muebles. contado desde la entrega al consignatario. tiene igualmente el comprador la obligación de recibirla. sin negligencia de su parte" (art. abonará al vendedor el alquiler de los almacenes. La obligación fundamental del comprador es pagar el precio. como contrato bilateral que es. Pero la regla rige a condición de que "el comprador en el tiempo intermedio entre la venta y la remesa haya podido ignorar el vicio de la cosa. y sólo será ya responsable del dolo o de la culpa grave". La recepción de la cosa puede ser simbólica del mismo modo que puede serlo la entrega. 1870. Pero. Obligación de recibir la cosa comprada En qué consiste esta obligación La obligación del comprador de recibir la cosa comprada consiste en hacerse cargo de la misma. 1870: "Si la compra se ha hecho para remitir la cosa a lugar distante. El art. como lógica contrapartida de la obligación del vendedor de entregar la cosa. La disposición. tomando posesión de ella. la acción de rebaja del precio prescribirá en un año. La manera de cumplirse prácticamente esta obligación variará según la naturaleza de la cosa. 96 . 1827 dispone: "Si el comprador se constituye en mora de recibir. 1867 parte final). 1827 que aborda las consecuencias de la mora del comprador.

Lugar y época del pago del precio Con arreglo a las normas generales. como la de entregar la cosa vendida. en consecuencia. se comprenderá. 1489. 1827 no es taxativa. etc. las obligaciones deben cumplirse de inmediato. La obligación de pagar el precio. etc. 97 . es de la esencia del contrato de compraventa. El art. si las partes no han postergado expresamente su cumplimiento. La enumeración del art. El art. el pago debe hacerse en el lugar señalado por la convención y. sino en el momento y en el lugar de la entrega. Para determinar quién debe pagar el precio. 1871 dispone: "La principal obligación del comprador es la de pagar el precio convenido". los de cuidadores o guardianes. a falta de estipulación. Por otra parte. 1587 y 1588). rigen las reglas generales. en todo caso. obligación fundamental del comprador El art. b) El vendedor queda descargado del cuidado ordinario de la cosa y sólo responde de los estragos que sufra por su culpa lata o dolo. en el domicilio del deudor (arts. 1827 no excluye los derechos del vendedor para pedir el cumplimiento o la resolución del contrato.Dos efectos produce la mora del comprador en recibir la cosa: a) Debe abonar al vendedor los perjuicios que sean consecuencia de la mora. no habiendo estipulación en contrario". Tales derechos resultan. además de los gastos de alquiler de almacenes. rigen. es obvio que el pago debe hacerse en la época y lugar convenidos. cómo y a quién debe pagarse. las reglas generales. el pago no deberá hacerse de inmediato y en el domicilio del deudor. 1872 deroga ligeramente estas normas por lo que toca al lugar y época en que se debe pagar el precio: "El precio deberá pagarse en el lugar y el tiempo estipulados. con indemnización de perjuicios. Sobre esta obligación del comprador el Código consigna unas pocas disposiciones. a) Si las partes han expresado su voluntad.. b) Pero si las partes han guardado silencio. de la aplicación del art. o en el lugar y el tiempo de la entrega. graneros o vasijas. tales reglas generales sufren una derogación. Obligación de pagar el precio Pagar el precio. cuando la obligación es de género.

sin necesidad de estipulación. y b) por el otorgamiento. sin embargo. cuando se ve expuesto a perder la cosa. el vendedor tendrá derecho para exigir el precio o la resolución de la venta. La falta de pago del precio ha de ser imputable al comprador o. podrá depositar el precio con autoridad de la justicia. El depósito termina: a) por la cesación de la turbación. con indemnización de perjuicios. que ha de verificarse en el mismo lugar. El comprador evicto tiene derecho a que el vendedor le restituya el precio. 1873 repite esta norma general: "Si el comprador estuviere constituido en mora de pagar el precio en el lugar y tiempo dichos. puede el juez autorizar al comprador para conservarlo él mismo. inc. b) Que pruebe que existe contra la cosa una acción real de que el vendedor no le dio noticia antes de celebrarse el contrato. Consecuencias de la falta de pago del precio El incumplimiento de la obligación de pagar el precio. por parte del vendedor. excusarse de pagar el precio en la época convenida o fijada por la ley. para el pago del precio. Pero el comprador no queda facultado. pueda suspender el pago para evitar una inútil repetición de lo pagado y el riesgo consiguiente. 1489. conforme al precepto general del art. Debe ser depositado. en otros términos. fijado un plazo para la entrega. y durará el depósito hasta que el vendedor haga cesar la turbación o afiance las resultas del juicio". con resarcimiento de perjuicios". Derecho del comprador para suspender el pago del precio El comprador puede. es preciso que éste se encuentre en mora. 1872. es lógico que si le amenaza una evicción y no ha pagado el precio. por estas circunstancias. en virtud de una autorización judicial.Como consecuencia. el mismo plazo rige. El art. de una caución que asegure las resultas del litigio. en suma. 98 . Dos son las causas que justifican la suspensión por el comprador del pago del precio: a) Que sea turbado en la posesión de la cosa. El art. este convenio se hace extensivo a la obligación de pagar el precio. concede al comprador este derecho: "Con todo. en calidad de depositario. 2°. si el comprador fuere turbado en la posesión de la cosa o probare que existe contra ella una acción real de que el vendedor no le haya dado noticia antes de perfeccionarse el contrato. autoriza al vendedor para pedir la resolución del contrato o su cumplimiento. Convenido el lugar de la entrega. para retener el precio en su poder.

el vendedor tiene derecho "para retener las arras. Los frutos deben restituirse íntegramente si el comprador no pagó ninguna parte del precio o en proporción a la parte insoluta del mismo. cumplida la condición. ya en la proporción que corresponda a la parte del precio que no hubiere sido pagada". en primer término. 1875. Efectos entre las partes Resuelto el contrato. o exigirlas dobladas" (art. salvo que la ley. d) El vendedor tiene derecho para que el comprador le indemnice los deterioros que haya experimentado la cosa. Estos efectos. 1875 establece que el vendedor tiene derecho "para que se le restituyan los frutos. 1°). 99 . Efectos de la resolución del contrato por falta de pago del precio La ley ha reglamentado los efectos entre las partes y respecto de terceros de la resolución del contrato de compraventa por incumplimiento de la obligación del comprador de pagar el precio. son la aplicación de los principios generales que regulan los efectos de la condición resolutoria cumplida. a que se le restituya la cosa. hayan dispuesto lo contrario (art. El art. c) En caso de haberse dado arras. ya en su totalidad. b) El vendedor tiene igualmente derecho a que se le restituyan los frutos que el comprador hubiere percibido mientras tuvo la cosa en su poder. el comprador debe al vendedor determinadas prestaciones: a) El vendedor tiene derecho. no se deben los frutos percibidos en el tiempo intermedio. con algunas importantes modificaciones. Con tal objeto. Por regla general. El art. 1488). según los varios casos. el testador. 1487 previene que cumplida la condición resolutoria deberá restituirse lo que se hubiere recibido bajo tal condición. si ninguna parte del precio se le hubiere pagado. Cuando la resolución tiene lugar por falta de pago del precio. las partes tienen derecho a que se las restituya al estado anterior a su celebración. en gran parte.El comprador no estará en mora cuando el vendedor no ha entregado o estado llano a entregar la cosa. inc. el donante o los contratantes. la regla general se altera y el comprador debe restituir los frutos en la forma indicada.

El art. inc. el comprador será reputado de buena fe si probare que su fortuna. para estos efectos. los terceros deben estar de mala fe. e) El vendedor tiene derecho de demandar la indemnización de los perjuicios que el incumplimiento del contrato le haya ocasionado (art. como poseedor de mala fe. si la cosa vendida es mueble. Si la cosa es inmueble. menoscabos tan grandes que le hayan hecho imposible cumplir lo pactado" (art. Efectos respecto de terceros La resolución del contrato no afecta a terceros de buena fe. Por su parte. 1876 aplica al contrato de compraventa los principios generales de los arts. 908-912). reputándosele. en relación con el ejercicio de la acción resolutoria por falta de pago del mismo. el vendedor debe realizar ciertas prestaciones en favor del comprador: a) El comprador tiene derecho "para que se le restituya la parte que hubiere pagado del precio" (art. por lo tanto. El vendedor debe.Para estos efectos se considerará al comprador como poseedor de mala fe. siempre que pueda separarlos sin detrimento y que el vendedor rehúse pagarle el precio que tendrían una vez separados (arts. "a menos que pruebe haber sufrido en su fortuna. 1875. sino en conformidad a los artículos 1490 y 1491". 1875. En consecuencia. inc. sino en cuanto se hubiere aprovechado de ellos). ha sufrido menoscabos tan considerables que le hicieron imposible cumplir el contrato (art. 3°). Sin embargo. 906. El art. 2°. y podrá llevarse sólo los materiales de dichas mejoras. inscrito u otorgado por escritura pública. inc. 2°). no tiene derecho el comprador ni a las mejoras útiles ni voluptuarias. inc. 1875. 1490 y 1491: "La resolución por no haberse pagado el precio no da derecho al vendedor contra terceros poseedores. 3°) (con arreglo al art. será necesario que en el título respectivo. o sea. conste la existencia de dicho saldo de precio. b) Igualmente tiene derecho para que se le abonen las mejoras. conocer el hecho de que el comprador adeudaba parte del precio. el poseedor de buena fe no es responsable de los deterioros. no se admitirá prueba alguna en contrario sino la de nulidad o falsificación de la 100 . 1876. abonarle las mejoras necesarias. y sin culpa de su parte. Declaración en la escritura de venta de haberse pagado el precio La declaración que las partes hagan en la escritura de compraventa de haberse pagado el precio tiene considerable importancia. establece: "Si en la escritura de venta se expresa haberse pagado el precio. sin culpa suya. 1873).

tachándola de nula o falsificada. haberse declarado en la escritura que éste se pagó: a) Del contexto de los arts. aunque comprador y vendedor convengan en que el precio no fue realmente pagado. la ley veda a las partes la prueba directa de que es inexacta la aseveración de haberse pagado el precio para fundar en esta circunstancia una acción resolutoria y las consiguientes acciones reales contra terceros. no podrá accionar este último contra los terceros. Para que sea posible al vendedor accionar contra los terceros. establece que les afectará en las condiciones previstas en los arts. Si el comprador confiesa que no ha pagado el precio. En suma. deberá atacar la escritura misma en que se contiene la declaración. es decir. b) El art. sería insensato negar al vendedor acción para pedir que se pague o que se resuelva el contrato. y sólo en virtud de esta prueba habrá acción contra terceros poseedores". 1876 señala las condiciones generales en que la resolución del contrato afecta a terceros y prevé. que. Si la ley no distingue nosotros tampoco podemos distinguir. 1875 y 1876 aparece indudable que se refieren. c) La interpretación contraria conduce al absurdo. porque si la escritura pública es nula o falsificada. en seguida. y cabe acción contra terceros. por lo tanto. Alessandri sostiene la postura contraria: “Ese artículo (1876) es terminante en el sentido de no admitir prueba alguna contra esa declaración sin distinguir si es entre las partes o respecto de terceros. como prueba para desvirtuar la aseveración de la escritura. No sería siquiera admisible. a los efectos de resolución del contrato entre las partes y respecto de terceros.escritura. no obstante. a pretexto de que no es admisible otra prueba que la nulidad o falsificación de la escritura. Los casos contemplados en este artículo no son excepciones al principio general. ante una eventual colusión de las partes. La disposición no se justifica sino como una medida de protección a los terceros. no es tal escritura pública. La disposición es un corolario del primer inciso. respectivamente. refiriéndose a las consecuencias de la resolución para los terceros. la situación de los mismos terceros frente a la declaración de haberse pagado el precio. El legislador no admite que se ponga en duda esta buena fe y. La ley no admite ninguna prueba en contra de esa declaración y al decir alguna manifiesta 101 . y entonces ya no consta en el título que el precio haya sido pagado. Cuando en la escritura se declara íntegramente pagado el precio. 1490 y 1491. la confesión del comprador de no haber pagado el precio. que sí es posible que el vendedor demande a su comprador por no pago del precio. ¿Rige la disposición para que el vendedor accione contra el comprador que conserva la cosa en su poder? Meza Barros se pronuncia abiertamente por la negativa. la buena fe de los terceros es indudable. no puede impugnar la veracidad de la declaración de haberse pagado el precio.

2º dispuso que "verificada la entrega por el vendedor. dice el artículo 1700 del Código Civil. se transfiere el dominio de la cosa vendida. a menos de estipularse un plazo para el pago. no obstante su ubicación. el argumento no es de valor decisivo por cuanto el precepto del art 680. 1874. a menos que el vendedor se haya reservado el dominio hasta el pago". El art. mientras el art. quedó abolida. Con arreglo al art. enfáticamente. en efecto. la falta de pago del precio no impide que se haga dueño. la tradición no hará dueño al comprador. Así queda demostrado también por los orígenes de la cláusula) (Claro Solar). Abraham Kiverstein) que en la pugna ha de prevalecer el art. inc. De este modo. Con todo. porque el contenido de una escritura pública hace plena fe entre los otorgantes. 680. no producirá otro efecto que el de la demanda alternativa enunciada en el artículo precedente". si con ella se pretende destruir lo dicho en el contrato. no pueden alterar esa declaración por medio de testigos o de confesiones judiciales”. aunque no se haya pagado el precio. el art. De manera que si en la escritura de venta el comprador declara que ha pagado el precio y el vendedor que lo ha recibido. Pero. se transfiere al comprador. Se ha sostenido (Alessandri. sino que otorga al vendedor el derecho de pedir el cumplimiento del contrato o su resolución. 1874 declara. y contra ella no se admite ninguna prueba que la adicione o modifique. Aunque se aceptara que el artículo 1876 sólo niega esa prueba cuando con ella se quiere alcanzar a los terceros poseedores de la cosa vendida. 1874. parece adecuado solucionar el conflicto a favor del art. 1874 atribuye a la cláusula de no transferirse el dominio sino por el pago del precio un alcance diferente. dispone: "La cláusula de no transferirse el dominio sino en virtud de la paga del precio. 680 inc.que rechaza aun la propia confesión del comprador. que tal reserva no obsta para la adquisición de la propiedad por el adquirente. Sin embargo. sería necesario una expresa reserva. Cláusula de no transferirse el dominio sino por el pago del precio Siguiendo los precedentes romanos. 102 . aplicable precisamente a la compraventa. Somarriva y Vodanovic. en clara contradicción con el texto legal citado. 680 establece que si el vendedor se reserva expresamente el dominio hasta que el precio se pague. que son los términos utilizados allí. 2º. está dada para la compraventa (sólo en ella hay precio. 1874 por ser de carácter particular. Hugo Rosende. vendedor y cosa vendida. según Peñailillo. El sistema fue abandonado y el art. los Proyectos de Código establecían que la tradición de la cosa vendida no transfería el dominio mientras no se pagara el precio o se asegurara a satisfacción del vendedor. tampoco podría aceptarse que es admisible entre las partes. La condición implícita de no transferirse el dominio a pesar de la entrega. El dominio. con indemnización de perjuicios. por no estar pagado el precio. pese a la estipulación. el art.

El pacto comisorio calificado es aquel en que se estipula que el incumplimiento resolverá ipso facto. se dispone de los arts. 1874 concluye que.por las dificultades que puede traer consigo la reserva de dominio. PACTO COMISORIO El pacto comisorio es la condición resolutoria de no cumplirse lo pactado. subsistirán en todo caso las enajenaciones que hubiere hecho de la cosa o los derechos que hubiere constituido sobre ella en el tiempo intermedio". si el comprador no paga el precio. que afectarían al comprador aun luego de pagar todo el precio. pagando dentro de las veinticuatro horas subsiguientes a la notificación judicial de la demanda (art. el vendedor podría en el intertanto gravar con derechos reales la cosa. El art. reservándose el dominio. expresamente estipulado. 1490 y 1491). 1489 (y respecto de terceros. b) el pacto de retroventa. El pacto comisorio simple es aquel en que se estipula. El contrato no se resuelve de pleno derecho. además. que se resolverá el contrato si no se cumple lo pactado. Pero el art. 103 . El Código reglamenta tres de estos pactos: a) el pacto comisorio. especialmente respecto de terceros. y se regirán por las reglas generales de los contratos". el contrato de compraventa. que podría establecerse con frecuencia en las compraventas con pago a plazo. que también se denomina pacto comisorio calificado. expresada en el contrato”: Puede ser simple o con cláusula de resolución ipso facto. 1879). No difiere en sus efectos de la condición resolutoria tácita. 1887 dispone que "pueden agregarse al contrato de venta cualesquiera otros pactos accesorios lícitos. en el acto ó sin más trámite. El comprador y el vendedor tienen el derecho alternativo de pedir el cumplimiento o la resolución del contrato. lisa y llanamente. el vendedor encuentra protección en el art. "pagando el comprador el precio. En materia de compraventa Alessandri lo define como “la condición resolutoria de no pagarse el precio. el acreedor podrá aun pedir el cumplimiento. El deudor podrá enervar la acción resolutoria. PACTOS ACCESORIOS AL CONTRATO DE COMPRAVENTA Pueden agregarse al contrato de compraventa diversos pactos accesorios. y c) el pacto de retracto. Tampoco resuelve el contrato de pleno derecho. Sin recurrir a la cláusula de reserva de dominio. con la consiguiente confusión de propietarios.

Este pago es en el fondo la restitución de la suma prestada. Para el comprador es útil. El pacto de retroventa es una institución que presta muy útiles servicios en la vida de los negocios. o b) en defecto de esta estipulación lo que le haya costado la compra". puede luego recobrarla pagando la suma convenida. reembolsando dicha suma. para garantizar el pago de la deuda – . puede quedarse con la cosa sin trámite de ninguna especie. si el vendedor no le reembolsa el precio. porque depende de la sola voluntad del vendedor. Se trata de una condición pura o meramente potestativa. mientras que en este caso. El dueño de la cosa la vende y obtiene el dinero. PACTO DE RETROVENTA Concepto El art. lo que recibió por ella. como son la prenda pignoraticia. en su defecto.000 y se reserva el derecho de recuperarlo. porque mediante la prenda y la hipoteca no puede quedarse con la cosa. 1881 dispone: "Por el pacto de retroventa el vendedor se reserva la facultad de recobrar la cosa vendida. – hay que respetar los límites de intereses en las operaciones de crédito de dinero – para disfrazar contratos de prenda o de hipoteca que la ley prohíbe. Es útil para el vendedor y para el comprador. Ventajas e inconvenientes del pacto de retroventa El pacto de retroventa es un eficaz medio de procurarse dinero el propietario de una cosa de la que no desea desprenderse definitivamente. Pero si bien el pacto de retroventa presenta estas ventajas. o.Manifestación del principio de supervivencia de los contratos: al legislador le interesa que el contrato sobreviva y surta sus efectos. El pacto de retroventa importa una condición resolutoria del contrato de compraventa. Tal estipulación es un pacto de retroventa. sino con los trámites que el Código señala. en que el acreedor puede 104 . sirve para ocultar préstamos usurarios. y puede obtener el máximum de dinero que la cosa es susceptible de proporcionar (en los créditos hipotecarios hay una serie de gastos asociados y los bancos generalmente tasan la propiedad a un valor un poco menor que el comercial). a) reembolsando al comprador la cantidad determinada que se estipulare. en el plazo de dos años. que va a constituir una prenda o hipoteca según corresponda. es útil para el vendedor porque mediante él puede proporcionarse dinero de una cosa sin los trámites engorrosos de la hipoteca o de la prenda – porque la otra posibilidad es ir al banco. tiene también sus inconvenientes. El contrato está expuesto a desaparecer por el hecho futuro e incierto consistente en que el vendedor haga valer su opción de recobrar la cosa vendida. A vende a B un predio en $ 5.

(Simulación) Prenda pignoraticia: el CC prohíbe la prenda pignoraticia que consiste en que el acreedor prendario puede hacerse dueño por el solo hecho de no pagarse oportunamente la deuda. a los jueces corresponderá resolver si el pacto de retroventa encubre o no un contrato prohibido. El art. prohíbe la estipulación de una cláusula de esta naturaleza en la prenda. Condiciones para ejercitar el derecho que emana del pacto de retroventa.quedarse con la cosa por el solo hecho de no pagarle el deudor. hay justicia hecha por mano propia – autotutela. c) que el derecho se haga valer en tiempo oportuno. La estipulación a posteriori importaría una promesa de compraventa. no puede útilmente pactarse después de su celebración. pues. el acreedor prendario no puede hacerse dueño de la cosa entregada en prenda. es necesario que concurran los siguientes requisitos: a) facultad concedida al vendedor de recobrar la cosa. y c) un plazo concedido al vendedor para ejercitar su derecho. Pero si el comprador se resiste. que era los que los romanos llamaban lex comissoria. el vendedor reembolsa el precio y el comprador restituye la cosa. b) que en el acto de ejercerlo ponga el precio a disposición del comprador. El art. c) Es indispensable un plazo para que el vendedor ejercite su derecho. a) Si las partes se avienen a ejecutar la retroventa. En principio. 1881 previene que el vendedor debe reembolsar al comprador el precio que se estipulare y. salvo que se cumplan varios requisitos legales. señalar un plazo que no exceda de cuatro años. La estipulación de la reserva debe hacerse en el mismo contrato de compraventa. contados desde la fecha del contrato". Las partes pueden. Para el ejercicio de los derechos que el pacto de retroventa genera para el vendedor y para que se opere la resolución del contrato de compraventa. 105 . b) obligación del vendedor de reembolsar al comprador. y d) que se dé el correspondiente aviso al comprador. acudiendo a la justicia. a) Es esencial que el vendedor se reserve la facultad de recomprar la cosa vendida. 1885 dispone: "El tiempo en que se podrá intentar la acción de retroventa no podrá pasar de cuatro años. de lo contrario. 2397. es preciso que concurran las siguientes condiciones: a) que el vendedor haga valer judicialmente su derecho. no pueden suscitarse dificultades. es indispensable que el vendedor ejercite su derecho. b) El art. el mismo precio de la venta. aplicable también a la hipoteca. Requisitos del pacto de retroventa Para que el pacto de retroventa produzca sus efectos. a falta de estipulación.

Efectos del pacto de retroventa Los efectos del pacto de retroventa serán diversos. b) Por la inversa. será necesario examinar los efectos entre las partes y con relación a los terceros. una manifestación extrajudicial de la voluntad del vendedor de ejercitar su derecho. y no diere frutos sino de tiempo en tiempo y a consecuencia de trabajos e inversiones preparatorias. – condición resolutoria fallida. Por este motivo la disposición citada concluye que "si la cosa fuere fructífera. el vendedor debe avisar al comprador con la debida anticipación. 1885 emplea la expresión "intentar la acción" que indica la necesidad de que el derecho del vendedor se ejercite judicialmente (Alessandri). si el vendedor ejercita su acción en la oportunidad debida. Expirado este plazo. 2º. dentro del plazo convenido. fallará la condición resolutoria del contrato de venta. El comprador goza de la cosa y es lógico que anticipadamente se le avise que debe restituirla. no podrá exigirse la restitución demandada sino después de la próxima percepción de frutos". el derecho del vendedor se extingue. Como en el caso de toda condición resolutoria cumplida. el vendedor debe pagar el precio. se habrá cumplido la condición resolutoria. 1881 indica claramente la idea de simultaneidad entre el ejercicio del derecho y el pago. El art. c) El vendedor deberá invocar el pacto de retroventa en tiempo oportuno. b) En el acto de hacer valer su derecho. No es suficiente. Esta regla no tiene lugar cuando la cosa produce frutos. inc. justo es que la restitución no pueda reclamarse del comprador sino después de obtenidos los frutos de su esfuerzo. por lo tanto. según que el vendedor haya o no ejercitado oportunamente su derecho. que no bajará de seis meses para los bienes raíces ni de quince días para las cosas muebles". dispone que "en todo caso tendrá derecho el comprador a que se le dé noticia anticipada. a) Si el vendedor no ejerció su derecho en el plazo convenido o legal. d) Para ejercitar su derecho. Caducarán los derechos del vendedor y los del comprador se consolidarán definitivamente. El término "reembolsando" del art. que no será superior a cuatro años. de tiempo en tiempo. se resolverá el contrato de venta y las cosas volverán al mismo estado en que se encontrarían si no se hubiera contratado.El art. esto es. mediante trabajos e inversiones preliminares. 106 . 1885.

inc. 2º). La disposición merece dos observaciones: a) El plazo para mejorar la compra no puede exceder de un año. 1490 y 1491". a menos que el comprador o la persona a quien éste hubiere enajenado la cosa. El art. y b) debe pagar al comprador las mejoras introducidas en la cosa. Por su parte. con sus accesorios. Según Alessandri. 1884 prohibe la cesión: "El derecho que nace del pacto de retroventa no puede cederse". en un plazo determinado. no se ve la razón que haya tenido el legislador para disponerlo así. 1883. previene: "El vendedor tendrá derecho a que el comprador le restituya la cosa vendida con sus accesiones naturales". 3º). El derecho del vendedor podría. La resolución del contrato de compraventa les afectará a condición de que estén de mala fe. inc. se allane a mejorar en los mismos términos la compra". El art. se presenta un nuevo comprador que ofrezca al vendedor condiciones más ventajosas que el comprador primitivo. El vendedor "tendrá asimismo derecho a ser indemnizado de los deterioros imputables a hecho o culpa del comprador" (art. pero no de las invertidas en mejoras útiles o voluptuarias que se hayan hecho sin su consentimiento" (art. y b) debe indemnizar al vendedor por los deterioros de la cosa. 1883. o a falta de estipulación. 1883. "Será obligado al pago de las expensas necesarias. PACTO DE RETRACTO Se llama pacto de retracto o adictio in diem aquel en que las partes convienen que se resolverá la venta si. sin embargo. El comprador está obligado: a) a restituir la cosa. 1882 dispone: "El pacto de retroventa en sus efectos contra terceros se sujeta a lo dispuesto en los arts. el vendedor: a) debe restituir el precio el precio que se haya estipulado. inc. transmitirse por causa de muerte. 1881). El art. El derecho que nace del pacto de retroventa es intransferible El derecho que nace para el vendedor del pacto de retroventa es intransferible. lo que él haya pagado por la cosa (art. Efectos contra terceros Respecto de los terceros se siguen las reglas generales. se cumplirá lo pactado. El art. 107 . 1°.Efectos entre las partes Comprador y vendedor se deben mutuas prestaciones. 1886 dispone: "Si se pacta que presentándose dentro de cierto tiempo (que no podrá pasar de un año) persona que mejore la compra se resuelva el contrato.

incs. un acto de especulación y que es legítimo que cada contratante trate de obtener un provecho. su consentimiento se encuentra profundamente viciado y la ley acude en su ayuda autorizándole para pedir aun la rescisión del contrato. 1886. Requisitos de la rescisión por lesión enorme La rescisión de la venta por causa de lesión tiene lugar siempre que concurran los siguientes requisitos: 1. no ha debido ignorar que un grave desequilibrio de las prestaciones no ha podido ser consentido sino bajo el imperio de una presión a la que el contratante no ha sido capaz de resistir. 1. 2. Pero. y 5. La rescisión por causa de lesión tiene cabida sólo en los actos que la ley expresamente señala. debe ser enorme. el contrato no se resuelve y la ley hace prevalecer el interés del comprador. Pero la estabilidad del contrato requiere que el desequilibrio de las prestaciones sea de gran entidad para que se justifique la rescisión. 108 . Que la cosa no haya perecido en poder del comprador. 1888 dice: "el contrato de compraventa podrá rescindirse por lesión enorme". Que el comprador no haya enajenado la cosa. RESCISIÓN DE LA VENTA POR LESIÓN ENORME Concepto y fundamento de la lesión enorme La lesión es el perjuicio pecuniario que las partes sufren como consecuencia de la falta de equivalencia de las prestaciones recíprocas de un contrato conmutativo. 3. el art. Una imperiosa necesidad de dinero ha forzado seguramente al vendedor a vender a cualquier precio. por otra parte. el comprador o la persona que hubiere adquirido de él la cosa puede mejorar la compra en los mismos términos que el nuevo comprador. En otras palabras. 2º y 3º). Entre las partes y respecto de terceros. en buena medida. 4. El legislador no ha podido desconocer que la compraventa es. La lesión. en los términos que señala la ley. Venta susceptible de rescindirse por causa de lesión. en igualdad de condiciones. Que la lesión sea enorme. Que la venta sea susceptible de rescindirse por causa de lesión. Por este motivo.b) Para evitar la resolución. Que la acción correspondiente se entable en tiempo oportuno. en otros términos. el pacto de retracto produce los mismos efectos que el pacto de retroventa (art.

1891). es el único en que ha podido venderse. 2. en las ventas de minas (art. 1889 precisa cuándo hay lesión de esta índole para uno y otro. El art. y el precio. 126 del Código de Comercio dispone: "No hay rescisión por causa de lesión enorme en los contratos mercantiles". forzadas o voluntarias. no tiene cabida en las ventas comerciales. b) No hay tampoco lugar a la acción rescisoria en las ventas "que se hubieren hecho por el ministerio de la justicia" (art. Sufre lesión enorme el vendedor cuando recibe un precio inferior a la mitad del precio justo de la cosa.000. cuando el justo precio de la cosa que compra es inferior a la mitad del precio que paga por ella". la ley reputa legítima una diferencia moderada. La venta se hace en pública subasta. sufrirá lesión enorme el comprador si paga $ 1. Como consecuencia. aunque se trate de inmuebles. Por su parte. 1891). Por ejemplo. 1889 expresa: "El vendedor sufre lesión enorme cuando el precio que recibe es inferior a la mitad del justo precio de la cosa que vende". el comprador sufrirá lesión enorme cuando paga un precio superior al doble del justo precio de la cosa. Por ejemplo. El art. 170 del Código de Minería).000. El art. 109 . Pueden sufrir lesión enorme el vendedor y el comprador. sólo tiene cabida en la compraventa de bienes raíces: a) No procede la acción rescisoria por lesión enorme "en las ventas de bienes muebles" (art. si el justo precio de la cosa es de $ 1.000 sufrirá el vendedor lesión enorme si recibe $ 400. cumpliéndose diversos requisitos de publicidad. si no guarda relación con el verdadero valor de la cosa. el art. c) No cabe la rescisión por lesión enorme.000. Las ventas judiciales. Que la lesión sea enorme. La desproporción entre las prestaciones de comprador y vendedor debe ser considerable. En términos generales. 1889 añade que "el comprador a su vez sufre lesión enorme.La rescisión por lesión enorme no tiene cabida en todo contrato de compraventa.000. no son rescindibles por causa de lesión.000 por la cosa cuyo justo precio es de $ 400.

contados desde la fecha del contrato". en caso de que el comprador haya enajenado la cosa "por más de lo que había pagado por ella". inc. la nulidad judicialmente declarada da acción contra terceros (art.500 no tendrá derecho al total de la diferencia porque ésta tiene como límite el justo precio con deducción de una décima parte y que asciende a $ 1.980. con arreglo al art. para que proceda la rescisión por lesión enorme es preciso que se deduzca la acción correspondiente en tiempo oportuno. 5. por regla general. 2524. de la rescisión del mismo contrato por otras causas. inc. no se suspende. Que la acción se entable en tiempo oportuno.000 una cosa cuyo justo precio es de $ 2. Esta restitución se torna imposible cuando la cosa ha perecido. El art. Por ejemplo. la vende en $ 2. 1893 dispone: "Perdida la cosa en poder del comprador no habrá derecho por una ni por otra parte para la rescisión del contrato". Por último. Ninguno de los contratantes podrá pedir la rescisión de la venta "si el comprador hubiere enajenado la cosa" (art. 4. pero sólo hasta concurrencia del justo valor de la cosa. A tiene derecho a reclamar el exceso de $ 300. a su turno. con deducción de una décima parte" (art.200 y B. 3.Para determinar el justo precio debe atenderse al tiempo de la celebración de la venta: "El justo precio se refiere al tiempo del contrato" (art. la prescripción de la acción rescisoria corre contra toda clase de personas. Irrenunciabilidad de la acción rescisoria 110 . Para que proceda la rescisión por lesión enorme es preciso que la cosa no haya perecido en poder del comprador. La disposición se explica porque rescindido el contrato deberá restituirse la cosa. 1689). En efecto. inc. 1896 dispone: "La acción rescisoria por lesión enorme expira en cuatro años. 1893. La prueba de la lesión incumbe a aquel de los contratantes que deduce la acción correspondiente. Como prescripción del corto tiempo. 2º). 2°). "podrá el primer vendedor reclamar este exceso. el art. 2º). Pero si B vende en $ 4. Que la cosa no haya perecido en poder del comprador. Sin embargo.500. 1889. A vende a B en $ 1. pues. La rescisión de la venta por causa de lesión difiere sustancialmente. 1893. Que el comprador no haya enajenado la cosa.

y si por parte del vendedor se expresare la intención de donar el exceso. Si al contrario. la víctima ha sido el comprador. tienen derecho para pedir la rescisión del contrato. Los efectos de la rescisión serán diversos. podrá a su arbitrio consentir en la rescisión o restituir el exceso del precio recibido sobre el justo precio aumentado en una décima parte". El restablecimiento del equilibrio de tales prestaciones desagravia a las partes. podrá el comprador hacer subsistir el contrato aumentando el precio. en primer término. y el vendedor. víctimas de lesión enorme. 111 . Pero la rescisión por lesión enorme tiene una interesante modalidad. y de este modo desaparecen sus motivos de queja. Autorizar la renuncia importaría abolir la acción: "La ley no habría prestado sino un socorro inútil e ilusorio al desgraciado y al oprimido" (expresiones del ilustre Portalis). puede hacer lo mismo el vendedor restituyendo parte del precio excesivo. 1890 establece: "El comprador contra quien se pronuncia la rescisión. podrá a su arbitrio consentir en ella o completar el justo precio con deducción de una décima parte. Pronunciada la rescisión.La ley señala que la acción rescisoria es irrenunciable. 1892 dice: "Si se estipulare que no podrá intentarse la acción rescisoria por lesión enorme. nace para los contratantes el derecho de enervar el fallo. pues. no valdrá la estipulación. Si la víctima de la lesión ha sido el vendedor. se tendrá esta cláusula por no escrita". Debe observarse. El art. en suma. Sus efectos son los propios de la nulidad. La rescisión se funda en la inicua desproporción entre las prestaciones de comprador y vendedor. El art. aumentando el precio el comprador o restituyendo parte del mismo el vendedor. el vendedor recobrará la cosa y el comprador el precio pagado por ella. en el mismo caso. según que el demandado opte por evitar que el contrato se rescinda o por aceptar la rescisión. Efectos si el demandado opta por evitar la rescisión El comprador y el vendedor. Efectos de la rescisión por lesión enorme El objeto de la acción rescisoria es invalidar la compraventa. que la facultad del comprador o vendedor demandados de aceptar o evitar la rescisión pueden ejercerla "a su arbitrio".

400.000 y el comprador ha pagado $ 2. pero sólo desde la fecha de la demanda.El demandante no puede pedir sino la rescisión del contrato. En uno y otro caso. El comprador y el vendedor no están obligados a completar el primero el justo precio ni a restituir el segundo el exceso sobre el precio justo. b) Las partes no están obligadas a pagar las expensas del contrato (art. debe restituir como exceso sólo $ 1. 1890 inc. esto es. el comprador debe completar $ 900. en principio. en el segundo. con intereses y frutos. pero sólo desde la demanda (art. En el primer caso. De este modo.000.000 habrá recibido. $ 1. si el justo precio es $ 1. La disposición añade que no podrá "pedirse cosa alguna en razón de las expensas que haya ocasionado el contrato". 1890 inc. con algunas importantes limitaciones: a) El vendedor debe restituir la cosa y el comprador el precio. Efectos si el demandado consiente en la rescisión del contrato La rescisión de la venta.500. Frutos y expensas El comprador o el vendedor deben abonar frutos e intereses. "No se deberán intereses o frutos sino desde la fecha de la demanda". 2º del art. expresa el inc. da derecho a las partes a ser restituidas al mismo estado en que se hallarían si no se hubiera celebrado el contrato nulo. a la postre. que es el justo precio menos una décima parte. 2º).100. el vendedor por lo que vale $ 1.100. 2º). Y si el justo precio es $ 1. La facultad de optar compete al comprador o al vendedor "contra quien se pronuncia la rescisión". 112 . La ley fija la cantidad que debe pagar el demandado para evitar. no se deben por el tiempo comprendido entre el contrato y la iniciación del juicio.500. La opción del demandado nace una vez fallado el pleito y declarada la nulidad. la rescisión. comprador y vendedor obtienen una ventaja del 10% sobre el justo precio que la ley reputa legítima. El comprador debe pagar y el vendedor restituir una décima parte menos. 1890.000 y el vendedor ha recibido $ 400. el comprador habrá pagado $ 900 por lo que vale $ 1. el vendedor no debe restituir $ 1. como el justo precio debe aumentarse en una décima parte y así aumentado asciende a $ 1.

a) Por regla general. "el cambio se reputa perfecto por el mero consentimiento". 1895 dispone: "El comprador que se halle en el caso de restituir la cosa. El art. 1894 expresa: "El vendedor no podrá pedir cosa alguna en razón de los deterioros que haya sufrido la cosa. "si la cosa vale más que el dinero" (art. dictada para el poseedor vencido de buena fe). d) La rescisión de la venta por lesión enorme no afecta a los terceros adquirentes (excepción al art. c) Las cosas que no pueden venderse tampoco pueden permutarse (art. b) Por excepción la permuta es solemne cuando "una de las cosas que se cambian o ambas sean bienes raíces o derechos de sucesión hereditaria". La permuta se rige por las reglas de la compraventa Se aplican al contrato de permuta las reglas que rigen la compraventa. De acuerdo con el art. no hay derecho para pedir la rescisión del contrato (art. excepto en cuanto el comprador se hubiere aprovechado de ellos" (se aplica al comprador la regla del art. deberá previamente purificarla de las hipotecas u otros derechos reales que haya constituido en ella". "para la perfección del contrato ante la ley.c) El art. No sólo es permuta el contrato en que se cambia una cosa por otra. La definición no es exacta. 1899. 113 . constituye un contrato innominado. 1893 inc. 1689). e) La rescisión no afecta tampoco a los terceros en cuyo favor hubiere constituido el comprador algún derecho real. el contrato de permuta es consensual. 1897 define el contrato de permuta: "La permutación o cambio es un contrato en que las partes se obligan mutuamente a dar una especie o cuerpo cierto por otro". 2º). En tal caso. 906. 1°). La disposición deja en claro que las hipotecas y demás derechos reales no se extinguen de pleno derecho por la rescisión del contrato (Alessandri). 1794). 1898). El trueque de cosas genéricas no es permuta. LA PERMUTA Definición El art. lo es también el cambio de una cosa por otra y dinero. será necesaria escritura pública" (art. inc. Si la cosa se ha enajenado por el comprador. 1898.

2º). El Título XXV del Libro IV trata. Los créditos son necesariamente personales en el sentido de que sólo pueden reclamarse de quienes por un hecho suyo o por disposición de la ley han contraído la obligación correlativa (art. naturalmente. 2) de la cesión del derecho de herencia. 114 . de la cesión de toda clase de derechos. 578). no trata de la cesión de los derechos reales sino sólo del de herencia. denominados. Con la expresión "créditos personales" el legislador quiere significar cierto tipo de créditos en que se encuentra precisamente determinado el acreedor. y el justo precio de ella a la fecha del contrato se mirará como el precio que paga por lo que recibe en cambio". El art. cada permutante será considerado como vendedor de la cosa que da.d) No son hábiles para celebrar el contrato de permuta "las personas que no son hábiles para el contrato de venta" (art. excepto aquellos que tienen un carácter personalísimo. y de la cesión de derechos litigiosos que. de tres materias diferentes: 1) de la cesión de créditos personales. En verdad. De este modo. CESIÓN DE CRÉDITOS PERSONALES Concepto de créditos personales La expresión "créditos personales" es redundante. LA CESIÓN DE DERECHOS La cesión de derechos lato sensu es el traspaso de un derecho por acto entre vivos. todos los créditos son transferibles. "nominativos". inc. por lo mismo. 1899. de un modo general. pueden ser reales o personales. se ocupa de la cesión de ciertos créditos o derechos personales. la denominación del título no es exacta. a la orden y al portador En principio. 1900 concluye: "Las disposiciones relativas a la compraventa se aplicarán a la permutación en todo lo que no se oponga a la naturaleza de este contrato. Créditos nominativos. y 3) de la cesión de derechos litigiosos. sugiere que se tratará. en sucesivos párrafos.

acciones al portador y otras especies de transmisión que se rigen por el Código de Comercio o por leyes especiales". Cesión de créditos nominativos Naturaleza jurídica de la cesión La ubicación en el Libro IV. el crédito del vendedor contra el comprador por el precio de la compraventa. más bien dicho. Tales créditos son pagaderos a la persona designada o a quien ésta ordene o designe. 164 del C. La cesión de los créditos a la orden se verifica mediante endoso (art. Los documentos al portador se ceden "por la mera tradición manual" (art. por ejemplo. Desde este punto de vista los créditos pueden ser nominativos. Razones: a) El art. entre la permuta y el arrendamiento. El Código ha reglamentado únicamente la cesión de créditos nominativos. entre cedente y cesionario. créditos al portador son aquellos en que no se designa la persona del acreedor o llevan la expresión “al portador”. Por último.092). 1908 prescribe: "Las disposiciones de este título no se aplicarán a las letras de cambio. Pero un atento examen conduce a una conclusión diversa. a la orden o al portador. pagarés a la orden. Tal es. sugiere que la cesión de derechos es un contrato. 1901 establece la forma como se perfecciona la cesión. Créditos nominativos son aquellos en que se indica con toda precisión la persona del acreedor y que no son pagaderos sino precisamente a la persona designada.Pero la manera de efectuar la cesión varía según la forma del título de que consta el crédito. El art. 17 de la Ley N° 18. los pagarés y cheques adoptan generalmente esta forma. del crédito de que da constancia (art. De esta clase de créditos son los cheques en que no se han borrado las palabras "al portador". la cesión es la tradición de los derechos personales o créditos. "a cualquier título que se haga". 115 . de Comercio) que es un escrito puesto al dorso de la letra de cambio y demás documentos a la orden por el cual se transfiere el dominio del documento o. Créditos a la orden son aquellos en que al nombre de la persona del titular se antepone la expresión "a la orden" u otra equivalente. de Comercio). 164 del C. En suma. Las letras de cambio.

de aporte en sociedad. a cualquier título que se haga. En virtud de esta entrega del título. por su parte. Como no se concibe la entrega del crédito. 1907. reglamenta la responsabilidad que contrae el cedente en la cesión "a título oneroso". una vez más. de permuta. la donación. etc. Al efectuarse la entrega deberá anotarse en el documento mismo el traspaso del derecho. Formalidades de la cesión Las formas requeridas para la eficacia de la cesión deben ser analizadas desde un doble ángulo: entre las partes y respecto de terceros. con designación del nombre del cesionario y bajo la firma del cedente (art. a título de compraventa. en efecto. la permuta. lo que es igual. En seguida. que habilita al cesionario para adquirir el crédito mediante la tradición. c) El art. que en este caso es la cesión. frente al cedente. que es necesario un título. cuando dice que la cesión no se perfecciona entre el cedente y el cesionario sino mediante la entrega del título. caso en que el cedente no contrae las responsabilidades que señala la disposición citada. aún puede no estarlo respecto del deudor cedido y de terceros. que también puede ser gratuito. Perfeccionamiento de la cesión entre las partes El solo acuerdo de voluntades o. el solo contrato. este título podrá ser la compraventa. 1901 reproduce casi literalmente la regla del art. se refiere aquí al contrato o acto jurídico que sirve de causa a la cesión. Con ello queda en evidencia.La disposición deja en claro que la cesión requiere un título y que éste puede adoptar diversas formas. el legislador la ha reemplazado por la entrega del título. Un crédito puede cederse. el cesionario se convierte. se refiere al documento o instrumento justificativo del crédito). no tendrá efecto entre el cedente y el cesionario sino en virtud de la entrega del título" (este artículo emplea la expresión “título” en dos significados diferentes: habla primeramente de la “cesión de créditos a cualquier título que se haga”. 1901 dispone: "La cesión de un crédito personal. no es suficiente para que se perfeccione la cesión. cosa incorporal. el art. 116 . b) El art. en titular del crédito. 1903). 699: "La tradición de los derechos personales que un individuo cede a otro se verifica por la entrega del título hecha por el cedente al cesionario". Perfecta la cesión entre las partes. Por este motivo. de donación.

la escritura de cesión en que se especifique el crédito servirá de título que habrá de entregarse al cesionario (Barros Errázuriz). Importa destacar que los requisitos que señala el art. 1902 dispone: "La cesión no produce efecto contra el deudor ni contra terceros. Formas de perfeccionarse la cesión respecto del deudor cedido y de terceros El art. se considerará existir el crédito en manos del cedente respecto del deudor y terceros" (art. esto es. mientras no medien la notificación o aceptación. Perfeccionamiento de la cesión respecto del deudor y terceros La entrega del título deja perfecta la cesión entre las partes. en primer término.La entrega del título supone que el crédito cedido conste por escrito. es necesario que se notifique al deudor o éste acepte la cesión. contrariando el espíritu general de la legislación. El art. En suma. 117 . Notificación del deudor La cesión se perfecciona respecto de terceros y del propio deudor. Para que la cesión se perfeccione respecto del deudor cedido y de terceros. la cesión es inoponible al deudor y a terceros. b) Los acreedores del cedente podrán embargar el crédito que se reputa pertenecerle. La misma disposición prevé dos consecuencias particulares de este principio general: a) El deudor podrá pagar válidamente al cedente. por la notificación de éste: a) La notificación del deudor ha de ser judicial. entre el cedente y el cesionario. 1902 no son copulativos. Basta la notificación del deudor o la aceptación del mismo. mientras no ha sido notificada por el cesionario al deudor o aceptada por éste". 1905). En tal caso. previa resolución judicial. 47 del Código de Procedimiento Civil previene que esta forma de notificación se empleará "siempre que la ley disponga que se notifique a alguna persona para la validez de ciertos actos". Mientras no intervenga la notificación o aceptación. ¿La imposibilidad de efectuar la entrega importa que no pueden cederse los créditos que no constan por escrito? Una respuesta afirmativa dejaría sustraídos del comercio una apreciable cantidad de derechos personales. Debe efectuarse personalmente. para el deudor y terceros el titular del crédito continúa siendo el cedente y "en general.

De este modo. El Código no ha rodeado la aceptación de ningún requisito de forma. por la aceptación del primero. 1708 y 1709. Nuestro Código se ha apartado.” (art. 1903: "La notificación debe hacerse con exhibición del título. etc. Efectos de la cesión Los efectos de la cesión deben considerarse en dos aspectos. además. c) La notificación debe practicarse cumpliendo con los requisitos generales de toda notificación personal. además tiene el título del crédito que le ha sido entregado por el cedente. sin provecho. que llevará anotado el traspaso del derecho con la designación del cesionario y bajo la firma del cedente". En primer lugar será necesario examinar el alcance o extensión de la cesión. surgirá el problema de probarla. Para este efecto regirán las limitaciones de la prueba testimonial de los arts. Extensión de la cesión 118 . deberá cumplir con lo dispuesto en el art. de su modelo habitual. El cesionario está primordialmente interesado en que la notificación se practique y. la aceptación no puede hacerse valer contra terceros sino desde que el instrumento adquiera fecha cierta a su respecto. En seguida será preciso considerar la responsabilidad que con motivo de la cesión contrae el cedente. puede ocurrir que el deudor deba considerar como su acreedor al cesionario. El Código francés exige que la aceptación del deudor conste de un acto auténtico. La aceptación del deudor puede ser expresa o tácita. 1703. Respecto de terceros. mientras los terceros pueden continuar reputando tal al cedente. la segunda consiste "en un hecho que la suponga.b) La iniciativa de la notificación del deudor corresponde al cesionario (art. Si la aceptación consta de instrumento privado. Aceptación del deudor La cesión se perfecciona igualmente. Prestada la aceptación verbalmente. La primera consistirá en una explícita declaración del deudor de que aprueba la cesión. es porque implícitamente ha aceptado la cesión. quedará plenamente probada respecto del deudor cuando el documento sea reconocido o mandado tener por reconocido. 1904). el documento no adquirirá fecha cierta sino desde que ocurra alguno de los hechos previstos en el art. un principio de pago al cesionario. como la litis contestación con el cesionario. respecto del deudor y terceros. 1902). Si el cesionario demanda al deudor y éste contesta la demanda.

"se hace responsable de su existencia al tiempo de la cesión. Sin embargo. pueden invocar las personas en cuyo favor la establece la ley y sus cesionarios. Responsabilidad del cedente La responsabilidad que contrae el cedente con motivo de la cesión depende de si el título es gratuito u oneroso. a título oneroso. Cedido un crédito a título gratuito. Es lógico que el deudor no pueda oponer en compensación al cesionario los créditos adquiridos contra el cedente posteriores a la aceptación. El cedente ha dejado de ser acreedor y. privilegios e hipotecas. 1907 se ocupa de la responsabilidad del cedente cuando la cesión es a título oneroso. la cesión no transfiere las excepciones personales del cedente. la situación es totalmente distinta. 1659. el cesionario gozará del crédito en los mismos términos que el cedente. ya que se trata de un acto de mera liberalidad de su parte. El art. El art. inc. no podrá oponer en compensación al cesionario los créditos que antes de la aceptación hubiere podido oponer al cedente".El art. pero no traspasa las excepciones personales del cedente". inc. si no se 119 . Cuando la cesión se perfecciona por la notificación del deudor. En suma. de acuerdo con el art. 2º). Se exceptúa la nulidad relativa que. en suma. El deudor podrá oponer al cesionario "todos los créditos que antes de notificársele la cesión haya adquirido contra el cedente. aun cuando no hubieren llegado a ser exigibles sino después de la notificación" (art. 1º. 1907 dispone que el cesionario de un crédito. esto es. no cabe ninguna responsabilidad al cedente. de que verdaderamente le pertenecía en ese tiempo. pero no se hace responsable de la solvencia del deudor. 1684. La distinción sólo ofrece interés para decidir si puede el deudor cedido oponer al cesionario una compensación que habría podido oponer al cedente. ya no median entre ambos obligaciones recíprocas. El art. 1659. Pero tampoco puede compensar el deudor los créditos que adquirió antes de la aceptación y que hubiera podido oponer al cedente. La excepción de compensación De ordinario es indiferente que la cesión se perfeccione por la notificación o por la aceptación del deudor. La aceptación sin reservas importa una renuncia de la compensación. dispone: "El deudor que acepta sin reserva alguna la cesión que el acreedor haya hecho de sus derechos a un tercero. 1906 establece: "La cesión de un crédito comprende sus fianzas.

CESION DEL DERECHO DE HERENCIA Presupuesto necesario de la cesión La cesión de un derecho de herencia o legado presupone necesariamente que se haya abierto la sucesión. por lo mismo. Las reglas del párrafo 2º del título "De la cesión de derechos" son aplicables sólo cuando falte la especificación de los efectos que integran la herencia o legado. se transfiere el derecho de suceder a título de heredero o legatario. 1463). por ejemplo. de nulidad absoluta. Los pactos sobre sucesión futura adolecen de objeto ilícito y. 120 . La estipulación que hace responsable al cedente de la insolvencia del deudor comprende naturalmente sólo su insolvencia al tiempo de la cesión. Se requiere un pacto especial para que el cedente sea responsable de la solvencia del deudor. 1907 precisa en qué consiste la responsabilidad del cedente: debe reembolsar al cesionario "del precio o emolumento que hubiere reportado de la cesión".compromete expresamente a ello. Maneras de efectuar la cesión La cesión puede hacerse de dos maneras: a) especificando los bienes comprendidos en la cesión. A falta de esta estipulación expresa. El derecho de suceder por causa de muerte a una persona viva no puede ser objeto de un contrato. ni en tal caso se entenderá que se hace responsable de la solvencia futura. Por acuerdo de las partes. el cesionario adquiere todos los derechos y contrae todas las responsabilidades del cedente. por el solo hecho de la cesión onerosa y sin necesidad de especial estipulación. sino sólo de la presente. y b) sin especificar los bienes de que se compone la herencia o legado. el cesionario debe soportar los riesgos de la insolvencia del deudor cedido. De este modo. aunque intervenga el consentimiento de la misma persona (art. el cedente puede asumir otras responsabilidades como. salvo que se comprenda expresamente la primera". la obligación de indemnizar perjuicios al cesionario. el riesgo de la insolvencia futura debe asumirlo el cedente de una manera expresa. Efectos de la cesión Por efectos de la cesión. No se hace cuestión de los bienes que forman la herencia o legado. El art. el cedente responde de que era efectivamente acreedor al tiempo de efectuarse.

b) El cedente debe al cesionario. ni de que formen parte de la herencia o legado. 1910 dispone: "Si el heredero se hubiere aprovechado de los frutos o percibido créditos o vendido efectos hereditarios. 2º). los créditos que haya cobrado. igualmente. el cedente continúa siendo responsable. ante terceros. c) Por su parte. El cedente a título gratuito no contrae ninguna responsabilidad o. etc. 1909 dispone: "El que ceda a título oneroso un derecho de herencia o legado sin especificar los efectos de que se compone.El Código prevé algunas de las consecuencias que derivan de la calidad de heredero o legatario de que el cesionario queda investido. respecto del cedente. el art. inc. El art. 3°. 1910. d) El cesionario se beneficia del derecho de acrecer. desde el momento de la apertura de la sucesión aunque la cesión sea posterior. Responsabilidad del cedente La responsabilidad del cedente depende de que la cesión se verifique a título gratuito u oneroso. no se hace responsable sino de su calidad de heredero o de legatario". salvo que se haya estipulado otra cosa". en otros términos. establece: "Cediéndose una cuota hereditaria se entenderá cederse al mismo tiempo las cuotas hereditarias que por el derecho de acrecer sobrevengan a ella. a menos que así se haya estipulado. Las mismas reglas se aplican al legatario. será obligado a reembolsar su valor al cesionario". El art. sólo garantiza o asegura al cesionario que se encuentra realmente investido del derecho a la herencia o legado. 121 . Los acreedores pueden siempre dirigirse contra el cedente y hacer abstracción de la cesión. inc. Pero. los frutos que haya percibido. 1910. En cuanto a la cesión onerosa. deber tan obvio que el legislador no juzgó necesario señalarlo. Responsabilidad del cesionario ante terceros El cesionario se hace responsable del pasivo de la herencia o legado. a) En primer lugar. no debe ninguna garantía al cesionario. el cedente debe al cesionario todos los elementos activos de la sucesión: debe hacerle entrega de los bienes comprendidos en la herencia o legado. los precios recibidos por la enajenación de bienes sucesorios. el cesionario deberá reembolsar al cedente "los costos necesarios o prudenciales que haya hecho el cedente en razón de la herencia" (art. El cedente no es responsable de la existencia de tales o cuales bienes.

El cedente queda siempre directamente obligado. 122 . la tradición de los inmuebles se verificará por la correspondiente inscripción. Por cierto que los acreedores podrán igualmente accionar contra el cesionario. es excepcional. Baudry-Lacantinerie). Es ésta una razón para concluir que la tradición se efectúa de acuerdo con la naturaleza de los bienes que la integran. no ha señalado una forma especial de tradición de la herencia. en efecto. como pasa en el art. requiere de la inscripción en el Registro Conservatorio de Bienes Raíces? La jurisprudencia se ha inclinado por la negativa. 686 porque allí no se menciona el derecho de herencia. En nada se parece a una tradición la petición de la posesión efectiva o el ejercicio de la acción de partición. La verdad es que esta doctrina merece. los acreedores le aceptarían ciertamente como deudor y se estaría en presencia de una delegación perfecta o novatoria. La herencia ha de ser mueble o inmueble. 580). independiente de las cosas que la componen. Cómo se efectúa la tradición del derecho de herencia La cuestión se ha debatido latamente en un aspecto particular del problema: ¿la tradición del derecho de herencia. sustraerla de esta clasificación para calificarla de una universalidad jurídica. c) La ley. y como ese artículo al establecer una forma simbólica de efectuar la tradición. b) Las cosas corporales se dividen en muebles e inmuebles (art. pero tendrá derecho a que el cesionario le reembolse lo pagado. cuando la integran bienes inmuebles. etc. 566) e igual clasificación es aplicable a las cosas incorporales o derechos (art. es metafísica. la de los créditos hereditarios por la entrega del título. La tradición no requeriría de la inscripción porque la ley no lo ha establecido expresamente (no podría invocarse en este sentido el art. o sea. como la provocación del juicio de partición o la intervención en él. según Meza Barros y otros. exige la inscripción en el Registro Conservatorio. exceptuadas las servidumbres. la petición de la posesión efectiva. d) La doctrina generalmente aceptada importa negar la necesidad de una tradición para adquirir la herencia. y las palabras del Mensaje que dicen que la transferencia de todo derecho real. 1801 al exigir escritura pública para la venta de unos y otros. etc. severas críticas. no puede aplicarse por analogía) y porque la herencia es una universalidad jurídica. Al perseguir al cesionario. Con estas premisas se concluye que la tradición se verifica por cualquier medio que importe ejercicio del derecho de dominio por el cesionario. (Planiol y Ripert. a) La ley ha asimilado el derecho de herencia a los derechos sobre inmuebles.

cargas y divisiones sucesivas". 123 . a pretexto de formar parte de una herencia. y según las disposiciones del Código de Procedimiento Civil son aquellas especies sobre cuya propiedad se litiga.e) La falta de inscripción conservatoria crea una solución de continuidad (interrupción) en el Registro de Propiedades notoriamente contraria al propósito del legislador. conduce a dejar sin aplicación diversas medidas que adopta la ley para proteger a los incapaces. prohibición que debe haberse inscrito en el registro del conservador. La notificación de la demanda marca el momento en que el derecho comienza a ser litigioso. 1911. y son las cosas litigiosas. cuya existencia es discutida en juicio. pasada en autoridad de cosa juzgada. para los efectos de los siguientes artículos. inc. cosas litigiosas según el artículo 1464 del Código Civil. Cuándo hay cesión de derechos litigiosos Hay dos conceptos que en el derecho no deben confundirse en ningún caso. La inscripción conservatoria persigue como finalidad última "poner a vista de todos el estado de las fortunas que consisten en posesiones territoriales". 2°). mostrarla como en un cuadro que represente "instantáneamente sus mutaciones. desde que se notifica judicialmente la demanda" (art. con los derechos litigiosos. f) La sustracción de los inmuebles al régimen a que normalmente está sometida su enajenación. CESIÓN DE DERECHOS LITIGIOSOS Concepto del derecho litigioso Se llaman derechos litigiosos aquellos derechos que son objeto de una controversia judicial. b) En segundo lugar. el derecho litigioso supone dos condiciones: a) En primer lugar. El Código ha precisado cuándo un derecho tiene el carácter de litigioso: "Se entiende litigioso un derecho. si recayere sobre inmuebles. y en cuya enajenación hay objeto ilícito si se ha dictado prohibición de enajenar por el tribunal competente. Se comprende que este carácter subsistirá mientras no se pronuncia una decisión judicial. De este modo. reiteradamente manifestado en las disposiciones del Código y especialmente en el Mensaje. que se litigue sobre la existencia o no existencia del derecho (por eso se ha resuelto que no es litigioso el derecho que se ejerce en un juicio ejecutivo para obtener el cumplimiento forzado de la obligación). es necesario que se haya notificado judicialmente la demanda.

Tanto las cosas litigiosas como los derechos litigiosos pueden ser objeto de un acto jurídico. Diversas circunstancias lo demuestran: a) El art. el juez. 124 . habrá en la venta objeto ilícito y adolecerá de nulidad absoluta. si bien es un acto eminentemente aleatorio. porque su objeto es una contingencia incierta de ganancia o de pérdida. El derecho del cedente. aquellos que son objeto de una discusión judicial. esta cosa es litigiosa ya que concurren en ella los elementos de la definición que dimos de cosa litigiosa. ha de ser el demandante en el juicio porque el que persigue un derecho en un juicio es el demandante. y de ahí que produzcan efectos diametralmente opuestos. en las condiciones determinadas por la ley. Quién puede ceder el derecho litigioso Sólo el demandante en el juicio puede efectuar la cesión de derechos litigiosos. No es aplicable el art. Pero. el evento incierto de la litis. en cambio hay cesión de derechos litigiosos. al demandado. que litiga con el poseedor B la propiedad de la cosa litigiosa. 1913 concede el derecho de rescate al deudor. Prácticamente se entiende hecha la cesión por el hecho de apersonarse el cesionario al juicio. por su parte. lo que se cede es la posibilidad de ganar o de perder el pleito. cuando lo que se cede son las pretensiones que se han sometido a la decisión de los tribunales. Hay venta de cosa litigiosa cuando el contrato recae sobre la cosa corporal misma cuya propiedad se litiga. en todo caso. prohibe a B enajenar o gravar la cosa. La cesión de derechos litigiosos es perfectamente válida. esto es. a menos que se efectúe con autorización del juez que conoce del litigio. no consta de ningún título.Derechos litigiosos. el contrato recae sobre objetos muy diversos. En cambio habrá cesión de derechos litigiosos cuando A. el juicio puede proseguirlo el cedente o el cesionario). Forma de la cesión El Código no ha establecido la forma de efectuar la cesión de derechos litigiosos. cede a un tercero la expectativa que tiene de ganar o de perder el juicio. del que no se hace responsable el cedente”. La venta de cosa litigiosa es nula de nulidad absoluta. 1912. si B la vende. son en cambio. mientras se ventila el juicio. declara que es indiferente que sea el cedente o el cesionario el que persiga el derecho (efectuada la cesión. Ejemplo: A demanda a B para que le entregue una cosa que B posee. en uno y otro caso. acompañando el título de la cesión. 1901 que requiere la entrega del título. Fluye de aquí que el demandante es el cedente de los derechos litigiosos b) El art. aquellos que se debaten ante los tribunales de justicia. por eso el artículo 1911 ha dicho en su inciso primero que “se cede un derecho litigioso cuando el objeto directo de la cesión es el evento incierto de la litis.

La cesión puede igualmente efectuarse a título gratuito. 1911. No obstante. así lo dispone expresamente el art. una vez efectuada la cesión. 1912 expresa que es indiferente "que sea el cedente o el cesionario el que persiga el derecho". Efectos de la cesión entre cedente y cesionario a) El cedente se desprende de los derechos que le correspondían como demandante en el juicio y el cesionario adquiere tales derechos. es necesario que éste sea notificado. La facultad de rescate persigue la doble finalidad de impedir la especulación de los adquirentes de litigios y de disminuir el número de pleitos. Efectos de la cesión Los efectos de la cesión de derechos litigiosos deben analizarse desde un doble punto de vista: a) entre cedente y cesionario. más los intereses de esa suma desde que la cesión le ha sido notificada. 1912 establece que "es indiferente que la cesión haya sido a título de venta o de permutación". el deudor carece del derecho de rescate. Efectos de la cesión respecto del demandado. Título de la cesión La cesión de derechos litigiosos puede hacerse a diversos títulos. reembolsando al cesionario lo que éste hubiera pagado al cedente como precio de la cesión. b) El cedente no debe al cesionario ninguna garantía por la suerte del juicio. el juicio puede proseguirlo el cedente o el cesionario. El derecho de rescate puede definirse como la facultad del demandado de liberarse de la prestación a que ha sido condenado en el juicio. Requisitos para que proceda el derecho de retracto litigioso 125 . De esta manera. 1913 prevé que. El cesionario ha adquirido un derecho dudoso y aceptado las contingencias del litigio. y b) respecto del deudor y demandado. Derecho de rescate o retracto litigioso.Para que la cesión produzca efecto respecto del deudor. El art. El derecho de retracto supone que el demandado esté enterado de la cesión y el art. el art. El art. en tal caso. 1913 se refiere a esta notificación. El más importante efecto de la cesión respecto del demandado es el derecho de rescate o retracto litigioso.

el cesionario no procede como un especulador de litigios porque.Dos requisitos son necesarios para que el demandado pueda ejercitar el derecho de rescate. verificada a título de permuta. deberá el valor de la cosa que el cedente recibió a cambio de los derechos litigiosos. El deudor no puede oponer el beneficio de rescate. El adquirente no persigue un fin especulativo. 1913. la ley lo declara improcedente y en los cuales el demandado está obligado a cumplir la sentencia en su totalidad (art. por otra parte. d) El derecho de retracto no cabe en la cesión que se hace "a un coheredero o copropietario por un coheredero o copropietario de un derecho que es común a los dos". 126 . "después de transcurridos nueve días desde la notificación del decreto en que se manda ejecutar la sentencia". El demandado deberá pagar. la cesión gratuita no puede constituir un acto de especulación. además. b) El derecho de rescate debe invocarlo el deudor en el plazo perentorio que señala el art. la cesión debe efectuarse a un titulo que importe un sacrificio para el cesionario. Casos en que no procede el beneficio de retracto Las circunstancias que justifican el retracto litigioso no se dan en ciertos casos en que. Hecha la cesión a título de venta. 1°). Tal sería el caso de la enajenación de un fundo en que se comprenden derechos de agua actualmente en litigio. 1914. por lo mismo. 1913. inc. adquiere el derecho litigioso porque las aguas son un accesorio indispensable del fundo. 1°). 1913): a) No tiene lugar en las cesiones "enteramente gratuitas". en cierto modo. la justicia le ha invitado a adquirir el derecho. el deudor abonará el precio pagado al cedente. al decir de Pothier. a) Es indispensable que la cesión se haya efectuado a título oneroso. No cabría el reembolso del valor suministrado por el cesionario. En tal caso. El demandado debe pagar al cesionario "el valor de lo que éste haya dado por el derecho cedido" (art. inc. "los intereses desde la fecha en que se haya notificado la cesión al deudor" (art. Por lo tanto. c) Es también improcedente en las cesiones "que van comprendidas en la enajenación de una cosa de que el derecho litigioso forma una parte o accesión". b) Tampoco tiene cabida en las cesiones "que se hagan por el ministerio de la justicia".

es necesario para el goce tranquilo y seguro del inmueble".La ley mira con poco favor la indivisión de las comunidades. de este modo. procurador. por cartas. el art. verbalmente o de cualquier otro modo 127 . que se hace cargo de ellos por cuenta y riesgo de la primera". logra poner fin a un juicio que amenaza su posesión o impide su goce seguro y tranquilo. puede manifestarse tácitamente. Rasgo característico del mandato es que el mandatario actúe por cuenta y riesgo del mandante. e) No tiene lugar tampoco cuando la cesión se hace “a un acreedor en pago de lo que le debe el cedente". 2126). usufructuario o arrendatario. EL MANDATO Definición Define el mandato el art. y como en este caso la cesión tiende a ponerle fin. y en general. Caracteres del mandato El mandato es un contrato generalmente consensual. "Puede haber uno o varios mandantes y uno o más mandatarios" (art. El cesionario. cuando el derecho cedido. La voluntad del mandante de confiar la gestión de un negocio al mandatario y la voluntad de éste de aceptar el encargo. Se perfecciona por el solo consentimiento de mandante y mandatario. El cesionario obtiene en pago de su crédito el derecho litigioso. por su naturaleza onerosa y bilateral. y la que lo acepta apoderado. no otorga al demandado el derecho de retracto. En efecto. mandatario". probablemente porque el deudor carece de otros bienes. 2123 dispone que "el encargo que es objeto del mandato puede hacerse por escritura pública o privada. "La persona que confiere el encargo se llama comitente o mandante. f) El derecho de rescate no tiene lugar cuando la cesión se hace "al que goza de un inmueble como poseedor de buena fe. El mandato es generalmente consensual El mandato es un contrato comúnmente consensual. 2116: “El mandato es un contrato en que una persona confía la gestión de uno o más negocios a otra.

2125 dispone: "Las personas que por su profesión u oficio se encargan de negocios ajenos. y aun por la aquiescencia tácita de una persona a la gestión de sus negocios por otra". sólo de la voluntad del mandante que propone al mandatario la realización de un encargo. En efecto. o de cometerlo a diversa persona" (art. El encargo debe ser aceptado por el mandatario. que éste puede aceptar o rechazar. Importa aceptación tácita "todo acto en ejecución del mandato" (art. es responsable de los perjuicios que ocasione al mandante su retractación. que el mandatario ejecute actos positivos de gestión del mandato. Sería aceptación tácita. interviene a posteriori. su silencio se mirará como aceptación". Pero aunque rechacen el encargo las personas que se encargan habitualmente de negocios ajenos. 2124. su silencio no constituye aceptación. por lo general. inc. La retractación no impone responsabilidad al mandatario si se verifica "mientras el mandante se halle todavía en aptitud de ejecutar el negocio por sí mismo. por ejemplo. por tanto. 2°). inc. regularmente el instrumento deja constancia del consentimiento de ambas partes. generalmente la aceptación será tácita. inc. 2124 previene que "el contrato de mandato se reputa perfecto por la aceptación del mandatario".inteligible. y transcurrido un término razonable. La aceptación del mandatario puede ser expresa ó tácita. aceptando el encargo. están obligadas a declarar lo más pronto posible si aceptan o no el encargo que una persona ausente les hace. En caso contrario. el art. el silencio del mandatario puede importar que acepta el encargo. En el mandato. 3°). 2125. Perfecto el mandato por la aceptación del mandatario. 2°). Es necesario. por excepción. éste puede retractarse. El consentimiento del mandatario. la de la persona a quien se le ha encomendado vender una casa y pone un aviso en el diario indicando que se vende la propiedad y que para la celebración del contrato deberá tratarse con ella. Cuando un contrato se otorga por escrito. La persona ausente que hace el encargo confía en que será aceptado por quien hace su profesión de la gestión le negocios ajenos y que éste adoptará las medidas encaminadas al resguardo de sus intereses. 2124. "deberán tomar las providencias conservativas urgentes que requiera el negocio que se les encomienda" (art. 128 . Sin embargo. el documento deja constancia. Cuando el mandato se otorga por escrito y posteriormente sobreviene la aceptación del mandatario. El art.

N° 4°). La norma concuerda con el art. asimismo.presta su consentimiento. y no vale. en la misma forma debe ser extendido el mandato.Se explica que el mandatario pueda unilateralmente poner fin al mandato porque. Las solemnidades pueden consistir en una escritura pública. el mandato que confiera la mujer casada para expresar su consentimiento para la enajenación de bienes raíces sociales (art. 2123. 1701. el contrato termina por la renuncia del mandatario (art. el mandato para comprar o vender un bien raíz debe otorgarse por escritura pública.808). ya que es en el momento de otorgarse el poder que el mandante -futuro vendedor. 2163. a) Es solemne el mandato judicial. de acuerdo con lo dispuesto en el art. según Meza Barros: a) En primer lugar. 1749) o inmuebles suyos (art. 6° del C. expresa su propio consentimiento y no del mandante. la escritura privada.C. 129 . debido a su peculiar naturaleza. en cuya virtud la falta de instrumento público no puede suplirse por ninguna otra prueba en los actos o contratos en que la ley exige esa solemnidad. 1754). la misma norma establece que se exceptúa el caso en que debe constar de instrumento auténtico. un acta extendida ante un juez de letras o un juez árbitro y suscrita por todos los otorgantes o por declaración escrita del mandante y autorizada por el secretario del tribunal que está conociendo de la causa (art.P. en cumplimiento del encargo. Así. en tal evento. 2123 establece que no se admitirá la escritura privada para acreditar el mandato "cuando las leyes requieran un instrumento auténtico". b) También es solemne el mandato para contraer matrimonio. 15 de la Ley N° 4. que debe constar por escritura pública (art.). el mandante no manifiesta su consentimiento necesario para que se genere el contrato de compraventa cuando encarga al mandatario comprar o vender. Ni una ni otra consideración son valederas. El mandato solemne El art. Dos razones se invocan en apoyo de esta doctrina: a) Habiendo exigido la ley que el consentimiento en esta clase de ventas sea dado por escritura pública. Mandato para ejecutar actos solemnes La generalidad de la doctrina y de la jurisprudencia estima que el mandato para la ejecución de un acto solemne debe estar revestido de las mismas solemnidades que éste. b) Por otra parte. si bien el mandato es regularmente consensual. c) Debe constar por escritura pública. El mandatario que compra o vende.

2117. debidamente facultada. b) Por otra parte. 1709 y 1710. "el mandato puede ser gratuito o remunerado". La remuneración del mandatario.Así resulta de la lectura atenta del art. aludiendo a las limitaciones de los arts. 2151 establece que el mandatario en el desempeño del cargo. No obstante. esta vez. el mandante debe pagar una remuneración al mandatario. Puede determinarse. no cabe duda que es él y no el mandante quien presta su asentimiento. asimismo. "por la ley. haciendo alusión. aunque no medie una expresa estipulación. y tampoco la escritura privada. inc. esto es. 2158. que previene que la falta de instrumento público no puede suplirse por otra prueba. se obliga sólo el mandante. En el primer caso. La disposición establece que es de rigor la forma pública cuando la ley exige que el mandato conste de esta manera. se determina. 130 . da una solución diametralmente contraria). 1701. oneroso. 1448. puede contratar a nombre del mandante o en el suyo propio. Se altera el sentido de la norma cuando se la hace decir que se requiere la forma pública cuando la ley no la requiere para el mandato sino para el acto encomendado (Stitchkin). no es posible cuestionar la validez de la compra porque el mandato no conste de escritura pública. dispone que no se admitirá en juicio la prueba testimonial. en los actos o contratos en que la ley requiere esa solemnidad. El mandato es oneroso por su naturaleza De acuerdo con los términos del art. existe entre ellos un mandato. c) El art. El mandato es generalmente oneroso. a la norma del art. sino conforme a las reglas generales. Ello no obstante. 1708. Tal conclusión resulta claramente del art. por acuerdo de las partes. en el segundo. únicamente el mandatario. Cuando el mandatario contrata nomine proprio. denominada honorario. Quien contrata es el mandatario. en primer término. N° 3° que señala como una de las obligaciones del mandante la de pagar al mandatario la remuneración estipulada o "usual" (El Código francés. Lo que una persona -el mandatarioejecuta a nombre de otra. 2117. en su art. Si obrando de este modo. esto es. anterior o posterior al contrato. produce respecto del mandante iguales efectos que si el mandante hubiese él mismo contratado. 1986. el art. sólo que en virtud de la representación el contrato surte efectos respecto del mandante como si él hubiere contratado. 2123 establece que el mandato es regularmente consensual. la costumbre o el juez" (art. 2°). compra el mandatario un bien raíz para el mandante. Hace falta un texto legal expreso que disponga que el mandato se constituya por escritura pública. cuando las leyes exigen instrumento auténtico. dispone que "el mandato es gratuito si no hay convención contraria".

el mandatario puede obrar a su propio nombre y. para ello es indispensable que lo haga en nombre del 131 . no representa al mandante. además. pues. Se obliga el mandatario a cumplir el encargo y a rendir cuentas de su gestión y el mandante. por ejemplo. personalmente aquél no se obliga para con terceros ni los obliga para con él. sin culpa. No obsta a la unilateralidad del contrato el hecho de que en algunos casos el mandante pueda estar obligado a favor del mandatario. El mandante. el mandato remunerado es. El mandatario obra por cuenta y riesgo del mandante Es rasgo característico y esencial del mandato que el mandatario obre "por cuenta y riesgo" del mandante. "esta responsabilidad recae más estrictamente sobre el mandatario remunerado" (art. La gestión del mandatario convierte al mandante en acreedor o deudor. como sucede. a su vez. Mandato y representación La representación. para considerar a un contrato de uni o bilateral debe atenderse al momento de su gestación y no a las circunstancias posteriores. por causa del mandato. obviamente. en tal evento. Alessandri. El acto ejecutado por el mandatario compromete sólo el patrimonio del mandante. como si tal gestión la realizara personalmente. no es de la esencia del mandato. en los casos en que el mandatario ha efectuado desembolsos para el ejercicio de su mandato. El mandato es un contrato bilateral Según Meza Barros. por ejemplo. como dijimos al tratar de la clasificación de los contratos. un contrato bilateral. impone obligaciones a una sola de las partes. a reembolsar al mandatario los anticipos que haya hecho y los perjuicios que haya sufrido. Responsable de la culpa leve. en cambio. 2129. esto es.La circunstancia de ser el mandato remunerado influye en la responsabilidad del mandatario. puede resultar obligado por circunstancias posteriores. pues impone obligaciones a ambas partes desde un comienzo”. En el desempeño de su cometido. contrae la obligación de proveerle de los medios necesarios para el desempeño de su cometido. en cambio. Pero también es bilateral el mandato gratuito. El mandatario gestiona el negocio encomendado como algo ajeno. Por excepción es bilateral el contrato remunerado. sostiene que “por regla general el mandato es unilateral. 2°). de manera que serán para el mandante los beneficios que la gestión reporte y soportará las pérdidas. con motivo de la ejecución del contrato. inc.

comprar los materiales necesarios para el cultivo o beneficio de tierras. 2151 agrega que obrando nomine proprio no le obliga respecto de terceros. 17 B letra g Requisitos del mandato Objeto del mandato El encargo que constituye el objeto del mandato debe consistir en la ejecución de actos jurídicos. y como dicha facultad no requiere de una especial mención. Pero como pese a las apariencias el mandatario actúa por cuenta ajena. 1448. porque el mandato se basa en la confianza (“se confía”). continúa siendo mandatario. frente al mandante. Se ha discutido su validez. 2132). Se dictó hace un tiempo la ley del Sernac Financiero: establece que el mandato irrevocable en el ámbito financiero está prohibido. El encargo que consiste en la ejecución de un hecho material. se obliga él y no obliga al mandante. ha de concluirse que la representación es de la naturaleza del mandato (Stitchkin). Para los terceros. el mandatario es el titular de los derechos emergentes del acto realizado. interrumpir las prescripciones. La ley no ha calificado la naturaleza de estos servicios. art. Servicios profesionales El art. como construir un camino. o a que está unida la facultad de representar y obligar a otra persona respecto de terceros. La doctrina francesa denomina a este mandatario que es tal pero no aparenta serlo.mandante. se le entiende facultado para obligarle directamente. Se argumenta que de la propia definición del mandato.555. Mandato irrevocable: son muy frecuentes en la práctica bancaria y comercial. con arreglo al art. El mandato confiere al mandatario la facultad de representar al mandante. minas o fábricas que se le hayan confiado (art. mandatario prête nom. no constituye un mandato sino un contrato de arrendamiento de servicios o de confección de obra material. se puede deducir que son inválidos. 132 . levantar un muro. se sujetan a las reglas del mandato". ha dispuesto únicamente que se "sujetan a las reglas del mandato". y el art. Ley 20. sus relaciones con el mandante se rigen por las reglas del mandato. Si el mandatario obra a su propio nombre. contratar las reparaciones de las cosas que administra. 2118 establece que "los servicios de las profesiones y carreras que suponen largos estudios. Esto se comprueba si se examinan las facultades que el mandato confiere naturalmente al mandatario: pagar las deudas y cobrar los créditos del mandante. intentar acciones posesorias.

el art. Por este motivo. la capacidad que requieren uno y otro para celebrar el contrato ha de ser necesariamente diversa. "habrá verdadero mandato”. La regla tiene muy contadas excepciones. 2120). Si el negocio es de mutuo interés para el mandante y el mandatario. Por tanto. o para un tercero exclusivamente. La más calificada de estas excepciones la constituye el testamento. El negocio no debe interesar sólo al mandatario El mandato se celebra comúnmente en interés exclusivo del mandante. 2119. las normas del arrendamiento de servicios o del contrato de trabajo. Dado maliciosamente. basta considerar. es suficiente para llenar este vacío. en su caso. La aplicación de los principios generales. inc. Pero no existe mandato si el negocio interesa solamente al mandatario. En caso de que el mandante obre sin autorización del tercero mediará entre ambos un cuasicontrato de agencia oficiosa (art. que no produce obligación alguna" (art. el mandante debe tener la capacidad necesaria para ejecutar el acto a que el mandato se refiere. Capacidad de las partes El mandante y el mandatario desempeñan un rol totalmente diverso en el contrato de mandato. 1°). 1004 establece perentoriamente que "la facultad de testar es indelegable". Capacidad del mandante La ley no ha señalado normas especiales que regulen la capacidad del mandante. 2°). obliga a la indemnización de perjuicios (art. Capacidad del mandatario 133 . Actos jurídicos a que es aplicable el mandato En principio. semejante mandato "es un mero consejo. sin embargo. o para cualquiera de ellos o para ambos y un tercero. inc. su representante. En efecto. todos los actos jurídicos pueden ser ejecutados por medio de mandatarios.A tales servicios serán igualmente aplicables. 2119. que es jurídicamente el mandante quien celebra el acto y que el mandatario es sólo un instrumento suyo.

"si se da para todos. también. El art. Esta clasificación interesa para conocer en qué clase de negocios puede legítimamente intervenir el mandatario. con una o más excepciones determinadas". es indiferente. La ley ha precisado los conceptos de mandato general y especial. Clases de mandato El mandato puede ser. influye decisivamente en estas relaciones la incapacidad del mandatario “pero las obligaciones del mandatario para con el mandante y terceros no podrán tener efecto sino según las reglas relativas a los menores" (art. La incapacidad es una medida de protección que no se justifica puesto que el mandatario incapaz no compromete su patrimonio. atendida la extensión de los negocios confiados al mandatario. no podrá reclamársele el cumplimiento de las obligaciones derivadas del mandato sino en cuanto se hubiere hecho más rico. Añade la disposición que se denomina general el mandato "si se da para todos los negocios del mandante" y. El art. 2132: "el mandato no confiere naturalmente al mandatario más que el poder de efectuar los actos de administración". Y la disposición concluye que "para todos los actos que salgan de estos límites. en definitiva. 134 .Puede desempeñar las funciones de mandatario una persona incapaz. 2128 dispone: "Si se constituye. La regla se justifica porque es al mandante a quien afectan las consecuencias del acto. Muy distinta es la situación en las relaciones del mandatario con el mandante y terceros. los actos ejecutados por el mandatario serán válidos respecto de terceros en cuanto obliguen a éstos y al mandante”. En las relaciones del mandante con terceros no tiene ninguna influencia la incapacidad del mandatario: se obliga el mandante para con terceros y éstos se obligan para con él. la incapacidad del mandatario. necesitará de poder especial". A menos que en la aceptación del mandato haya intervenido la autorización de representante legal del incapaz. 2130 establece que se llama especial el mandato que comprende "uno o más negocios especialmente determinados". El mandato general no otorga al mandatario otras facultades que las que enumera el art. 2128 segunda parte). general o especial. no serán válidas las obligaciones del mandatario. por lo mismo. mandatario a un menor adulto.

2133 prescribe que la facultad de obrar como mejor le pareciere no autoriza al mandatario para alterar la sustancia del mandato. fábricas. 391 que establece que "el tutor o curador administrará los bienes del pupilo y es obligado a la conservación de estos bienes. sin embargo. podrá también ser ejecutado válidamente por el mandatario general. Pero la acción de administrar no comprende sólo la ejecución de actos puramente conservativos. Concepto de acto de administración La ley no ha definido el concepto de acto de administración. El art. la administración de un fundo facultará al mandatario para vender las cosechas. Los actos conservativos pueden ser materiales o jurídicos. inc. 1629 faculta para novar al mandatario que tiene "la libre administración de los negocios del comitente o del negocio a que pertenece la deuda"). esto es. en lo tocante a dicho giro. a incrementarlos y obtener las ventajas que pueden procurar. perseguir en juicio a los deudores. encaminados a impedir la pérdida o menoscabo de los bienes. 2133. intentar las acciones posesorias e interrumpir las prescripciones. asimismo. 2132 expresa que el mandato confiere naturalmente al mandatario el poder de ejecutar actos de administración. perteneciendo unos y otros al giro administrativo ordinario. es un acto jurídico de conservación la interposición de una querella posesoria. De este modo. la ejecución de actos que tiendan a obtener de los bienes administrativos el provecho o rendimiento que están llamados ordinariamente a brindar. u otros objetos de industria que se le hayan encomendado". "ni para los actos que exigen poderes o cláusulas especiales". Así. La cláusula de libre administración confiere sólo al mandatario la facultad de ejecutar los actos que las leyes designan como "autorizados por dicha cláusula" (art. a su reparación y cultivo". 2°) (las leyes no designan cuáles son las facultades que comprende la cláusula de libre administración. El art. la interrupción de una prescripción que corre contra el mandante. Puede deducirse. "como son pagar las deudas y cobrar los créditos del mandante. Esta enumeración es por vía de ejemplo. del tenor del art. lo que equivale a decir que cualquier otro acto de administración que no aparezca mencionado en este artículo. y comprar los materiales necesarios para el cultivo o beneficio de las tierras. 135 . Es un acto material de conservación efectuar las reparaciones que requiera el edificio que se administra. El art. minas. la administración comprende la ejecución de actos de conservación. abarca.El mandatario solamente queda investido de la facultad de ejecutar actos de administración. Administrar es adoptar las medidas de carácter material o jurídico tendientes a conservar los bienes. la administración de una casa permitirá al mandatario darla en arrendamiento. contratar las reparaciones de las cosas que administra.

con especificación de los bienes. El art. c) La facultad de hipotecar no comprende la de vender ni viceversa (art. No establece la ley que se requiera un poder especial para vender. porque el acto tiende a obtener su provecho o rendimiento normal. como regla general. "sin especial mención". derechos y acciones sobre que debe versar la transacción. La venta de un bien. otorgar a los árbitros facultades de arbitradores. que es de disposición en su esencia.Un límite no muy definido separa los actos de administración de los actos de disposición. b) La facultad de vender comprende naturalmente la facultad de recibir el precio (art. Facultades especiales que el Código reglamenta El Código precisa el alcance de ciertas facultades especiales conferidas al mandatario. renunciar los recursos o los términos legales. aprobar convenios y percibir. las facultades de desistirse en primera instancia de la acción deducida. circunstancia que le convierte en un acto de administración. transigir. pero el acto será simplemente administrativo si lo que se vende son los frutos de un bien. aceptar la demanda contraria. comprometer. b) El art. 136 . 7° del Código de Procedimiento Civil declara que no se entienden conferidas al mandatario. inc. 2141 establece que la facultad de transigir no comprende la de comprometer y viceversa. que para todos los actos que salgan de los límites que señala necesita el mandatario de un poder especial o expreso. 2132. en este último caso pertenece al "giro ordinario" del negocio administrado. establece. a que sigue la correspondiente tradición. Pero se ha cuidado el legislador de señalar algunos casos en que el otorgamiento de un poder especial es indispensable. El acto. 2143). a) El art. La facultad de vender depende de que las cosas vendidas quepan o sean extrañas al giro ordinario del negocio administrado. caracterizados estos últimos porque cambian o alteran la composición del patrimonio. como la cosecha de un fundo. es un acto de disposición. 2142). absolver posiciones. 2°. a) Un poder especial es necesario para transigir. Actos que requieren un poder especial El art. 2448 prescribe que "todo mandatario necesitará de poder especial para transigir".

En consecuencia. conformarse a los términos en que le fue conferido. Ejecución del mandato Aunque el Código no lo haya dicho expresamente. La regla tiene excepciones. bien porque las instrucciones recibidas resultan impracticables. 1°). cumplir un encargo manifiestamente perjudicial para su comitente. es obvio que el mandatario debe cumplir el mandato. El art. 2149 dispone que el mandatario "debe abstenerse de cumplir el mandato cuya ejecución sería manifiestamente perniciosa al mandante". 2160. b) Si el mandatario se encuentra imposibilitado para actuar de acuerdo con las instrucciones del mandante. Solamente los actos que el mandatario ejecute dentro de los límites del mandato obligan al mandante (art.Obligaciones del mandatario El mandatario tiene dos obligaciones fundamentales: a) cumplir el mandato y b) rendir cuentas de su gestión. El art. no está obligado "a constituirse agente oficioso". 2131 establece esta regla: "El mandatario se ceñirá rigorosamente a los términos del mandato. debe emplear los medios que el mandante ha querido que se empleen para lograr los fines del mandato. 2134 dispone: "La recta ejecución del mandato comprende no sólo la sustancia del negocio encomendado. El mandatario debe ceñirse a los términos del mandato El mandatario debe. o sea. a) El art. Toda vez que de la inejecución del mandato se siga un perjuicio para el mandante. Para que se entienda que el mandatario se ciñe a las instrucciones del mandante. 1. fuera de los casos en que las leyes le autoricen para obrar de otro modo". inc. en la ejecución del mandato. bien porque de su rigurosa aplicación se puede seguir un daño al mandante. sino los medios por los cuales el mandante ha querido que se lleve a cabo". a 137 . no puede el mandatario. a pretexto de ceñirse estrictamente a los términos del mandato. ejecutar el encargo que se le ha confiado. tendrá derecho para que el mandatario le indemnice. la ley suele autorizar al mandatario para que no se ciña estrictamente a los términos del mandato. Obligación de cumplir el mandato.

3°). Desde luego si el mandante ha previsto la forma en que debe dividirse la gestión. En tal caso. 138 . Con todo. 2148 consagra una regla justa: "Las facultades concedidas al mandatario se interpretarán con alguna más latitud. podrán los mandatarios dividir entre ellos la gestión. la imposibilidad de obrar según las instrucciones recibidas permite al mandatario excusarse de cumplir el encargo. a menos que el mandante haya dispuesto que deberán obrar de consuno. cuando no está en situación de poder consultar al mandante". Pluralidad de mandatarios La pluralidad de mandatarios plantea la cuestión de averiguar en qué términos dividen entre ellos la gestión del mandato. en tal caso. con tal que adopte las medidas de conservación necesarias para que no sufran menoscabo los intereses del mandante. Pero si el mandante no ha expresado su voluntad. 2150. Pero tales medios pueden resultar inadecuados. pero si les ha prohibido obrar separadamente. El art. que le imposibiliten para llevar a efecto las órdenes del mandante (art. el mandatario tomará el partido que más se acerque a sus instrucciones y que más convenga al negocio". como se dijo. En otros términos. inc. "le basta tomar las providencias conservativas que las circunstancias exijan" (art. constitutivas de fuerza mayor o caso fortuito. inc. 2150. podrán dividirla entre sí los mandatarios. 2127 previene: "Si se constituyen dos o más mandatarios. 2°). Corresponde al mandatario probar las circunstancias. el mandatario deberá cumplir el encargo. si la necesidad obligare a ello y se obtuviere completamente de ese modo el objeto del mandato" (art. c) La recta ejecución del mandato. el mandatario podrá apartarse de sus instrucciones al respecto y "emplear medios equivalentes. y el mandante no ha dividido la gestión. inc. es inoponible al mandante). 2150. 1°). el art. 2134. se estará a la voluntad del mandante. No le bastará. añade: "Pero si no fuere posible dejar de obrar sin comprometer gravemente al mandante. comprende los medios por los que el mandante ha querido que se lleve a cabo.realizar el encargo de una manera equivalente. el art. lo que hicieren de este modo será nulo" (mejor dicho. 2°. d) Por último. con adoptar providencias conservativas. inc.

c) Sin la expresa autorización del mandante. por sí ni por interpuesta persona. 2°). 2146. a) Se prohibe al mandatario comprar para sí lo que el mandante le ha ordenado vender y vender de lo suyo al mandante lo que se le ha ordenado comprar. d) Con tal que no se aparte de los términos del mandato. dispone: "Encargado de tomar dinero prestado podrá prestarlo él mismo al interés designado por el mandante. inc. inc. al interés corriente. La prohibición no es absoluta. ni vender de lo suyo al mandante lo que éste le ha ordenado comprar. al interés fijado o. Responsabilidad del mandatario 139 . 2146. tomar para sí el dinero cuya colocación el mandante le ha confiado. En cambio. a menos que medie la autorización de éste. no es lícito al mandatario "colocar a interés dineros del mandante" (art. inc. le será imputable la diferencia" (art. debe el mandatario abonárselo. "si negociare con menos beneficio o más gravamen que los designados en el mandato. El legislador teme que el mandatario sacrifique el interés del mandante en aras de su propio interés y ha establecido esta prohibición de comprar y vender. b) El mandatario puede prestar dinero al mandante que le ha encargado tomar dinero prestado. 2°). 2145. la compra o la venta son viables con la aprobación del mandante. 2144 dispone: "No podrá el mandatario. en su defecto. el mandatario puede aprovecharse de las circunstancias para realizar el encargo con mayor beneficio y menor gravamen para el mandante. o a falta de esta designación. Pero se le prohibe apropiarse lo que exceda el beneficio o disminuya el gravamen designado por el mandante (art. a la inversa. pero facultado para colocar dinero a interés. 2147. al interés corriente. Pero le está vedado. El art. inc. El art. comprar las cosas que el mandante le ha ordenado vender. en efecto. si no fuere con aprobación expresa del mandante". 1°). 1°). el Código establece importantes prohibiciones impuestas al mandatario. En caso de colocar el dinero del mandante a un interés superior al designado por éste. "salvo que se le haya autorizado para apropiarse el exceso" (art. no podrá tomarlo prestado para sí sin aprobación del mandante".Prohibiciones impuestas al mandatario en la ejecución del mandato En sucesivas disposiciones. 2147.

el mandatario es un simple intermediario y los actos que ejecuta generan obligaciones entre el mandante y terceros. delegar el mandato? La delegación está permitida salvo que el mandante prohiba al mandatario delegar (art. pero los terceros carecen de acción contra el mandante por los actos del delegado. 2° y 3°). y se ha visto en cierto modo forzado a aceptarlo. Sin embargo. 2135). cediendo a las instancias del mandante" (art. incs. como de los suyos propios". Las circunstancias del mandato. 140 . La indicada responsabilidad "recae más estrictamente sobre el mandatario remunerado" y será menos estricta "si el mandatario ha manifestado repugnancia al encargo. en virtud de una expresa estipulación. 2135 dispone que el mandatario "responderá (ante el mandante) de los hechos del delegado. influyen para agravar o atenuar la responsabilidad del mandatario. 2152 previene que. 2152).El mandatario debe emplear en la ejecución del mandato la diligencia de un buen padre de familia. por regla general. a menos que aquel ratifique (art. 2136). Responsabilidad del mandatario por la insolvencia de los deudores El mandatario no es responsable. Es natural que así sea. Delegación del mandato ¿Puede el mandatario confiar a otra persona la ejecución del encargo. en tal caso. puesto que el mandatario no actúa por cuenta y "riesgo" del mandante. y son de su cuenta hasta los casos fortuitos y la fuerza mayor". El art. pero las consecuencias de la delegación son sustancialmente diversas. en otros términos. según que el mandante simplemente no la haya prohibido o bien la haya autorizado de un modo expreso. sin embargo. como consecuencia de este acto especial. El art. 2129 dispone: "El mandatario responde hasta de la culpa leve en el cumplimiento de su encargo". El art. no responde de la insolvencia de los deudores. a) La delegación no ha sido autorizada ni prohibida por el mandante. el mandatario se constituye "principal deudor para con el mandante. 2129. El mandatario puede delegar el mandato. el mandatario puede "tomar sobre su responsabilidad la solvencia de los deudores y todas las incertidumbres y embarazos del cobro" (art. no existe verdadero mandato. esto es. En verdad. del incumplimiento por los terceros de las obligaciones contraídas para con el mandante por su intermedio.

inc. se constituye entre el mandante y el delegado un nuevo mandato que sólo puede ser revocado por el mandante. El art. Rendición de cuentas "El mandatario es obligado a dar cuenta de su administración".b) La delegación ha sido autorizada sin indicación de la persona del delegado. 2°). a menos que haya escogido a una persona "notoriamente incapaz o insolvente" (art. a menos que éste ratifique. Si el mandante autoriza simplemente al mandatario para delegar. y los actos del delegado obligan al mandante. En todo caso. El mandatario judicial puede delegar. En el mandato judicial la situación es diferente. aunque la delegación no haya sido autorizada por el mandante. Delegación del mandato judicial La delegación del mandato. a menos que se le haya negado esta facultad". éste podrá ejercer contra el delegado las acciones del mandatario que le confirió el encargo (art. 2137 dispone: "Cuando la delegación a determinada persona ha sido autorizada expresamente por el mandante. d) La delegación ha sido prohibida por el mandante. no es responsable el mandatario de los actos del delegado. 2138). 2155. que no ha sido autorizada. 141 . c) La delegación ha sido autorizada con indicación de la persona del delegado. a menos que aquél la ratifique en forma expresa o tácita. 7° del Código de Procedimiento Civil dispone que el procurador puede delegar el mandato "obligando al mandante. sino por cuenta del mandante. El art. Obligación de rendir cuentas. El mandatario no responde. 2135. 2. y no se extingue por la muerte u otro accidente que sobrevenga al anterior mandatario". dispone el art. no da derecho a terceros contra el mandante por los actos del delegado. de los actos del delegado porque se entiende constituido un nuevo mandato entre mandante y delegado. Los actos del delegado no obligan al mandante. a menos que se le haya prohibido hacerlo. El mandante debe ser enterado de la forma como se han gestionado sus negocios. La obligación de rendir cuentas se justifica porque el mandatario no obra por su cuenta. El mandatario no puede delegar. en tal caso.

a) El mandatario debe intereses corrientes por los dineros del mandante “que haya empleado en utilidad propia” (art. Toca al mandante decidir la suerte de lo que recibió el mandatario y que no se le debía. por cuenta del mandante. El art. El mandante puede relevar al mandatario de la obligación de rendir cuentas. El mandatario debe restituir al mandante cuanto hubiere recibido por él. La fuerza mayor o caso fortuito no extinguen esta obligación de género o. El mandatario es.Las partidas importantes de la cuenta deben ser documentadas. Intereses que debe el mandatario El mandatario debe intereses sobre los dineros del mandante que haya empleado en su propio beneficio y sobre el saldo que en su contra arroje la cuenta. La restitución comprende aun lo que el mandatario recibió y que no se debía al mandante. deberá restituir lo que haya percibido por este concepto. 2155. inc. Suerte de las especies metálicas que el mandatario tiene por cuenta del mandante El mandatario debe restituir al mandante las especies metálicas que tuviere en su poder. pero no queda por ello exonerado de los cargos que contra él justifique el mandante (art. 2153 señala que tales especies "perecen para el mandatario aun por fuerza mayor o caso fortuito. 1°). 2°). en otros términos. inc. Todavía más. 2221). así como las rentas que dejó de percibir por descuido o negligencia. a menos que se encuentren en sacos o cajas cerradas y selladas. 3°). El art. las cosas perecen para el mandatario. la restitución debe incluir lo que el mandatario "ha dejado de recibir por su culpa". salvo que estén contenidas en cajas o sacos cerrados y sellados sobre los cuales recaiga el accidente o la fuerza o que por otros medios inequívocos pueda probarse incontestablemente la identidad". 2155. 2156. en el desempeño del mandato. si el mandante no ha relevado al mandatario de esta obligación (art. con cargo de restituir otro tanto (art. inc. depositario de los dineros del mandante. Así. 2157 prescribe que el mandatario es responsable "de lo que ha recibido de terceros en razón del mandato". 142 . por tratarse de un depósito irregular. en verdad. se hace dueño de estos dineros. encargado de cobrar las rentas de arrendamiento de bienes del mandante.

produce iguales efectos que si el representado hubiera actuado él mismo. Obligaciones del mandante Las obligaciones del mandante emanan del contrato mismo o de circunstancias posteriores. 1. el mandatario no representa al mandante y no le obliga. sino a condición de obrar en su calidad de tal mandatario. 2. en este caso. serán los que resulten de aplicación de la regla del N° 1 del art. 2160. Proveer al mandatario de lo necesario para cumplir el mandato. Ya lo había dicho el art. y Pagar la remuneración convenida o usual. Estas obligaciones son: Cumplir las obligaciones contraídas por el mandatario. pueden o no llegar a existir. dentro de los límites del mandato El art. 143 . 2156. dispone: "El mandante cumplirá las obligaciones que a su nombre ha contraído el mandatario dentro de los límites del mandato". El mandante debe cumplir las obligaciones que contraiga el mandatario. Indemnizarle de los gastos y perjuicios en que haya incurrido por causa del mandato. a) El mandatario debe obrar a nombre del mandante. 4. Cumplimiento de las obligaciones contraídas por el mandatario. 3. a su nombre. con quienes contrata. Los intereses. La disposición es una lógica consecuencia de la representación que el mandatario inviste. 1°. 1559 y prácticamente los intereses corrientes. inc. Dos condiciones han de reunirse para que el mandante quede colocado en la necesidad de cumplir las obligaciones contraídas por el mandatario: a) que el mandatario obre a nombre del mandante. 2160 es concluyente: el mandante debe cumplir las obligaciones que "a su nombre" contraiga el mandatario. estando debidamente facultada. por consiguiente. estas últimas. desde que haya sido constituido en mora" (art. los actos que ejecute se reputan actos del mandante. 2°). en consecuencia.b) Asimismo el mandatario debe "los intereses del saldo que de las cuentas resulte en contra suya. 1448: lo que una persona ejecuta "a nombre de otra". derivadas de su ejecución. y b) que actúe dentro de los límites del mandato. Ante terceros. 1. inc. El art.

Pero el mandante puede aceptar las obligaciones contraídas por el mandatario. deberá rendir cuentas de su gestión. a ello se obligó al aceptar el mandato. 2154. el art. cabe averiguar si resulta él mismo obligado personalmente. b) Que no haya dado suficiente conocimiento de sus poderes a los terceros (art. 144 . 2154. el mandatario se reputará haber obrado por cuenta de aquél. En cuanto excede de tales límites. sin embargo. Establecido que el mandatario que se extralimita no obliga al mandante para con terceros. "no es responsable a terceros". obligado el mandante si hubiere ratificado expresa o tácitamente cualesquiera obligaciones contraídas a su nombre". Pero en sus relaciones con el mandante. N° 1°). carece de poder y. como dice el art. b) El mandatario debe obrar dentro de los límites del mandato. Para que el mandatario responda ante terceros es necesario que concurra alguna de las dos siguientes circunstancias: a) Que se haya obligado personalmente (art. "no obliga respecto de terceros al mandante". Es tácita la ratificación que resulta de la ejecución de actos del mandante que importen su inequívoco propósito de apropiarse de lo hecho por el mandatario. El mandatario quedará responsable a terceros si ha asumido esta responsabilidad. En consecuencia. mediante una ratificación. En principio. por ejemplo. inc. para el caso de que el mandante no ratifique lo obrado fuera de los límites del mandato. El art. El mandatario que obró a su propio nombre se obliga personalmente a terceros y el mandante no contrae obligaciones. 2151 establece que el mandatario puede obrar a su propio nombre y. fuera de los límites del mandato. en tal caso.Por su parte. 2154. el mandante puede exigirle que le ceda las acciones que le competan contra terceros con quienes contrató en su propio nombre. por lo mismo. Para que el mandante se obligue y deba cumplir las obligaciones contraídas a su nombre por el mandatario es necesario que éste obre dentro de los límites del mandato. 2°. dispone que "será. el mandatario tampoco se obliga personalmente o. no obliga al mandante. Es expresa la ratificación que se hace en términos formales. 2160. Además. N° 2).

La buena fe ha de consistir. El art. Casos en que el mandatario se convierte en agente oficioso En determinadas circunstancias el mandatario se convierte en un agente oficioso. sino en cuanto del cumplimiento del encargo reportare beneficio. se convierte en un agente oficioso". b) Asimismo se convierte en un agente oficioso el mandatario que excede los límites del mandato por causa de una imperiosa necesidad. inc. Ejecución parcial del mandato El mandatario debe ejecutar íntegramente el encargo. 2°). Además. Con arreglo a lo prevenido en el N° 1 del art. a) Se convierte en un agente oficioso el mandatario que ejecuta de buena fe un mandato nulo. El mandatario no está obligado a emplear recursos propios en el cumplimiento del encargo. en la ignorancia del mandatario de que es nulo el mandato. si encarga al mandatario la realización una compra. el mandante es obligado “a proveer al mandatario de lo necesario para la ejecución del mandato". 2158. 2159). El art. 2. la ejecución parcial no obligará al mandante sino en cuanto le aprovechare". ¿Y si lo ejecuta parcialmente? La ejecución parcial del mandato no obliga al mandante. Nada puede reprocharse al mandatario que ha dado a conocer sus poderes. La falta de provisión de fondos autoriza al mandatario para desistir del encargo (art. 2161. 2122 dispone: "El mandatario que ejecuta de buena fe un mandato nulo o que por una necesidad imperiosa sale de los límites de su mandato. Es justo que el mandatario responda de las consecuencias de un error que le es imputable. 2161 dispone: "Cuando por los términos del mandato o por la naturaleza del negocio apareciere que no debió ejecutarse parcialmente. los terceros han tenido ocasión de percatarse de la insuficiencia de los poderes del mandatario y probablemente contrataron en la esperanza de una ratificación del mandante. De este modo.La circunstancia de no dar a conocer debidamente a terceros sus poderes ha podido inducir a éstos a creer que los límites del mandato no eran sobrepasados. deberá el mandante proveerle de los dineros necesarios para pagar el precio. Provisión de lo necesario para cumplir el mandato. 145 . el mandatario deberá indemnizar al mandante los perjuicios que la ejecución parcial le irrogare (art. en este caso.

Obligación de indemnizar al mandatario. inciso final. Ineludibilidad de las obligaciones del mandante ¿Puede el mandante excusarse de pagar honorarios. Es natural que así ocurra. N° 4°). 4. y por causa del mandato" (art. 2158. la remuneración será fijada por el juez (art. anticipos o perjuicios a pretexto de que no resultó exitosa la gestión del mandatario? El art. 2117 inc. por no haber empleado en la gestión el cuidado de un buen padre de familia. N° 3°). y muy especialmente en el mandato gratuito. de reembolsar gastos. alegando que el negocio encomendado al mandatario no ha tenido buen éxito. Obligación de remunerar al mandatario. 2158. y c) El pago "de las pérdidas en que haya incurrido sin culpa. salvo que le pruebe culpa". además. N° 2°). 2158. La indemnización comprende: a) El reembolso de "los gastos razonables causados por la ejecución del mandato" (art. el mandante debe pagar la remuneración acordada. b) El reintegro de "las anticipaciones de dinero con los intereses corrientes" (art. la que se acostumbra pagar por la clase de servicios de que se trate. En caso de desacuerdo de las partes. 2158. Pago de honorarios El mandante tiene. sino a poner lo que esté de su parte para conseguir tal resultado. 2158. No puede hacérsele responsable del fracaso sino a condición de que provenga de su culpa. 146 . La obligación se justifica porque el mandatario obra por cuenta del mandante. la remuneración será la usual. o que pudo desempeñarse a menos costo.3. responde negativamente a esta pregunta: "No podrá el mandante dispensarse de cumplir estas obligaciones. la obligación de pagar al mandatario "la remuneración estipulada o usual" (art. a falta de estipulación. 2º). esto es. El mandante tiene la obligación de procurar que el mandatario quede totalmente indemne de las resultas del desempeño del mandato. el mandatario no se obliga a llevar al éxito el negocio que se le ha confiado. antes o después del contrato. N° 5°). En consecuencia.

Cumplimiento del encargo Obviamente el mandato termina por el cumplimiento del encargo para que fue conferido. en otras circunstancias. Parece obvio que la renuncia del mandatario. 2159 dispone: "El mandante que no cumple por su parte aquello a que es obligado. 147 . El mandato termina: 1° Por el desempeño del negocio para que fue constituido. 4° Por la renuncia del mandatario. no puede ocasionarle ninguna de las responsabilidades que. como se comprende. la ley le otorga el derecho legal de retención. 3° Por la revocación del mandante. De esta manera termina. El art. motivada por este incumplimiento del mandante. 2° Por la expiración del término o por el evento de la condición prefijados para la terminación del mandato. 2163 señala las causales de extinción del mandato. autoriza al mandatario para desistir de su encargo". sólo el mandato que se ha otorgado para un negocio concreto y determinado. Extinción del mandato Causales de extinción del mandato El art. suele acarrear la renuncia.Incumplimiento del mandante La infracción del mandante de las obligaciones que le impone el mandato autoriza al mandatario para excusarse del desempeño del cargo. anticipos. Derecho legal de retención del mandatario Para garantizar al mandatario sus créditos por el concepto de gastos. 8° Derogado. 6° Por la quiebra o insolvencia de uno u otro. 9° Por la cesación de las funciones del mandante. pérdidas y honorarios. El mandatario ha terminado su misión. pagado su obligación. 5° Por la muerte del mandante o del mandatario. 7° Por la interdicción del uno o del otro. si el mandato ha sido dado en ejercicio de ellas. 2162 establece: "Podrá el mandatario retener los efectos que se le hayan entregado por cuenta del mandante para la seguridad de las prestaciones a que éste fuere obligado por su parte". El art.

El art. conocen la existencia del mandato y podrían ser inducidos a contratar nuevamente con él. Pero la revocación. 2°. no puede oponerse a terceros que. En cuanto a sus formas. inc. Revocación del mandato El mandato es un contrato de confianza y. total o parcial. cuando crea convenirle. dispone: "Si el primer mandato es general y el segundo especial. La noticia al mandatario de la revocación puede darse en cualquier forma. El mandante tiene esta facultad aunque el mandato sea remunerado. cede en exclusivo beneficio del mandante. el art. por regla general. La revocación tácita se produce por "el encargo del mismo negocio a distinta persona" (art. la estipulación de un honorario no importa que el mandato ceda. el mandante tiene derecho a reclamar del mandatario la restitución de los instrumentos que haya puesto en sus manos para la ejecución del encargo (art. como consecuencia de sus relaciones con el mandatario. pero será prudente darla por medio de una notificación judicial para que de ella quede constancia auténtica. a lo menos en parte. a favor del mandatario. Será parcial la revocación si ella se refiere sólo a una parte de los negocios confiados al mandatario. Ambas circunstancias justifican que el mandante pueda ponerle unilateralmente fin. La revocación. "produce su efecto desde el día en que el mandatario ha tenido conocimiento de ella" (art. ignorantes de ella. El art. El otorgamiento de un mandato especial después de haberse conferido uno de carácter general importa revocación del primero solamente en aquello sobre que versa el segundo. subsiste el primer mandato para los negocios no comprendidos en el segundo". 2164. Por otra parte. aunque notificada al mandatario. 2165). trataron de buena fe con el mandatario.Llegada del plazo o cumplimiento de la condición prefijados El vencimiento del plazo o el cumplimiento de la condición estipulados ponen término al mandato. 2164. Por este motivo el mandante tendrá interés en notificar también a los terceros que. bien sea expresa o tácita. 148 . por ignorancia de la revocación. inc. 2165 deja en claro que la revocación es una facultad discrecional del mandante: "puede revocar el mandato a su arbitrio". 2166). 1°). Revocado el mandato. El efecto propio de estas modalidades es la extinción de la relación jurídica en que inciden. 2165 no distingue entre mandato gratuito y remunerado. la revocación del mandato puede ser expresa o tácita.

el mandatario es movido a aceptar el encargo por la estimación o afecto que le inspira el mandante. El mandatario que no continúa prestando atención a los negocios que se le encomendaron. junto con el estado del juicio. 2159 autoriza al mandatario para "desistir de su encargo" y es claro que tal renuncia no le acarreará responsabilidad por los perjuicios que experimente el mandante. el mandatario puede unilateralmente poner fin al mandato. El mandante no tendrá la misma confianza en los herederos del mandatario. se cuenta. 2167 expresa: "La renuncia del mandatario no pondrá fin a sus obligaciones sino después de transcurrido el tiempo razonable para que el mandante pueda proveer a los negocios encomendados". deberá indemnizar los perjuicios que la renuncia cause al mandante. por ejemplo. Tal es la causa de que la muerte de una de las partes ponga fin al mandato.Renuncia del mandatario Al igual que el mandante. pero no surte sus efectos sino al cabo de un tiempo prudente para que el mandante pueda adoptar las medidas adecuadas para la atención del negocio que había confiado al mandatario.C. como la de proveerle de los medios adecuados para cumplir el mandato. 149 . Esta responsabilidad del mandatario cesa cuando la renuncia es motivada: a) Por la imposibilidad en que se encuentra de administrar por enfermedad u otra causa. El mandante otorga el mandato en razón de la confianza que le inspira el mandatario.). el incumplimiento de las obligaciones del mandante. en otros términos. Entre las causas que imposibiliten al mandatario para administrar. En el caso del mandato judicial el procurador está obligado a poner la renuncia en conocimiento de su mandante. por cualquier medio. los herederos del mandante no inspirarán probablemente al mandatario los mismos sentimientos de afecto y estimación. De esta manera. y b) A consecuencia de que la gestión le causa "grave perjuicio de sus intereses propios" (art. el mandatario que ha renunciado debe seguir atendiendo los negocios del mandante por un tiempo prudente o. 10 del C. inc. El art. 2167. La renuncia deberá ponerse en conocimiento del mandante. El art. Muerte del mandante o del mandatario La consideración de las personas es decisiva en el mandato. la renuncia no pone término instantáneo al contrato. y se entenderá vigente el poder hasta que haya transcurrido el término de emplazamiento desde la notificación de la renuncia al mandante (art.P. 2°).

La muerte del mandatario pone siempre término al mandato. es lógico que tampoco pueda hacerlo por intermedio de un mandatario. no merece confianza como gestor de negocios ajenos quien no ha sido capaz de gestionar los propios. los albaceas. 2170). 64 del Libro IV del Código de Comercio). los herederos del mandatario que fueren hábiles para la administración de sus bienes. además. los herederos suceden en los derechos y obligaciones del mandante (art. cuando el mandatario es un menor. salvas excepciones. la ley ha adoptado medidas para proveer a que los intereses del mandante no queden abandonados. Interdicción del mandante o del mandatario La interdicción hace incapaz al mandante y al mandatario. art. 396 del C. 2128). como no puede administrar sus bienes personalmente. la muerte del mandante pone fin al mandato. Cesación de las funciones en cuyo ejercicio se otorgó el mandato El mandato termina por el hecho de cesar las funciones del mandante. Quiebra o insolvencia del mandante o mandatario La insolvencia y con mayor motivo la quiebra del mandatario pone fin al mandato. En cuanto al mandante que se encuentra en la misma situación. si el mandato ha sido otorgado en el ejercicio de tales funciones. sufran los negocios del mandante (art. Orgánico de Tribunales). la administración de sus bienes corresponde a un curador. Con este objeto. por tal motivo. 150 . Por lo que toca al mandante interdicto. tampoco podrá administrar los ajenos (recuérdese la excepción que establece la ley. deberán cumplir una doble obligación: a) dar aviso inmediato al mandante de la muerte del mandatario. los tutores o curadores y. Si el mandatario no puede administrar sus propios bienes. en general. y b) hacer en favor del mandante lo que puedan y lo que las circunstancias exijan. Las omisiones en que incurran al respecto los harán responsables de los perjuicios que. 2169) b) Tampoco termina por la muerte del mandante el mandato judicial (art. Pese a que el mandato termina siempre con la muerte del mandatario y que sus obligaciones no pasan a sus herederos. estará impedido para cumplir las obligaciones del mandato y en caso de quiebra la administración de sus bienes pasa al Síndico de Quiebras (art. todos los que sucedan en la administración de los bienes del mandatario difunto. a) No termina por la muerte del mandante el mandato llamado a ejecutarse después de ella.

Falta de uno de los mandatarios conjuntos A las causales que señala el art. hubiere pactado con terceros de buena fe.Si el mandante cesa en las funciones en cuyo desempeño otorgó el poder se extingue el mandato. El art. se obliga igualmente el mandante. inc. por consiguiente. que el mandato subsiste. 1°. los actos que ejecute obligarán al mandante para con los terceros que. El art. 2173. 151 . por su parte. lo que éste haya hecho en ejecución del mandato será válido y dará derecho a terceros de buena fe contra el mandante". no obligan al mandante. después que el mandato ha tenido fin. todas las veces que el mandato expira por una causa ignorada del mandatario. 2172 señala: "Si son dos o más los mandatarios y por la constitución del mandato están obligados a obrar conjuntamente. En consecuencia. lo decisivo es la buena fe de los terceros. Actos ejecutados por el mandatario después de expirado el mandato Los actos ejecutados por el mandatario. pero tendrá derecho a que el mandatario le indemnice". dispone: "En general. se prolongarían en el mandatario. a lo que el mandatario sabedor de la causa que lo haya hecho expirar. que tanto el mandatario como los terceros están de buena fe. la situación del mandante y del mandatario será la misma que si el acto se hubiera realizado antes de la expiración del mandato. a) Si el mandatario ignora que ha expirado el mandato y cree. Este principio tiene excepciones que encuentran su fundamento en la buena fe de los terceros con quienes el mandatario contrata. De otro modo. 2173. Tal es la regla general. En tales circunstancias. en verdad. las funciones en que el mandante cesó. 2163 debe añadirse la falta de uno de los mandatarios cuando éstos son varios y deben obrar de consuno. El art. la falta de uno de ellos por cualquiera de las causas antedichas pondrá fin al mandato". esta buena fe determina que el mandante se obligue "como si subsistiera el mandato". ignoraron la extinción del mandato. en consecuencia. b) Si el mandatario no ignoraba la expiración del mandato. como si subsistiera el mandato. añade: "Quedará asimismo obligado el mandante. inc. Se supone. no le son oponibles. pero esta circunstancia era ignorada por los terceros. 2°.

Existencia de un derecho dudoso. pero tiene derecho a demandar perjuicios al mandatario de mala fe. Toca al juez decidir acerca de la buena o mala fe de los terceros. LA TRANSACCIÓN Concepto En el lenguaje cotidiano. El art. Importa solamente en las relaciones de mandante y mandatario. y Que las partes hagan mutuas concesiones o sacrificios.La mala o buena fe del mandatario es indiferente en l as relaciones del mandante y terceros. En ambos casos debe el mandante cumplir las obligaciones contraídas por el mandatario. transacción es sinónimo de trato. Un viejo adagio expresa que "más vale un mal arreglo que un buen juicio". en tal sentido. Pero. convenio o negocio. 152 . Elementos característicos del contrato de transacción La transacción debe reunir los requisitos o elementos propios de todo contrato y. además. Se habla. el término transacción tiene un significado mucho más restringido porque designa una especie de contrato que las partes celebran para poner fin a una contienda judicial o prevenir un juicio futuro. Por medio de la transacción las partes sacrifican parcialmente sus pretensiones. 2173 concluye: "Cuando el hecho que ha dado causa a la expiración del mandato hubiere sido notificado al público por periódicos. a cambio de vivir en paz. podrá el juez en su prudencia absolver al mandante". en el lenguaje jurídico. algunos que le son particulares. de transacciones bursátiles o de que tales o cuales medidas gubernativas facilitan o entorpecen las transacciones. a) b) a) Sus elementos particulares son dos: Que exista un derecho dudoso. 2446: "La transacción es un contrato en que las partes terminan extrajudicialmente un litigio pendiente. Define la transacción el art. y en todos los casos en que no pareciere probable la ignorancia del tercero. o precaven un litigio eventual".

por el solo consentimiento de las partes. La ausencia de estas mutuas concesiones o sacrificios importaría la renuncia de un derecho.De la definición del art. 2446 resulta claramente que la transacción requiere la existencia de un derecho dudoso. en efecto. actualmente controvertido o susceptible de serlo. y de que las partes o alguna de ellas no haya tenido conocimiento al tiempo de transigir". La definición legal omite consignar un segundo elemento característico de la transacción: es preciso que las partes se hagan mutuas concesiones y realicen sacrificios recíprocos. 2446. se perfecciona. El art. bilateral y oneroso. 2º). no puede ser eficaz la transacción que se celebra en circunstancias de que el litigio a que las partes se han propuesto poner fin ha terminado por sentencia firme. el derecho será dudoso cuando las partes le atribuyen este carácter. Naturaleza del contrato La transacción es un contrato consensual. la remisión de una deuda. que en los demás contratos tienen 153 . Por este motivo. ciertamente.C. a poner fin a la controversia ya producida o a impedir que se plantee en el porvenir. La ley no distingue si la controversia actual o posible es o no fundada. El carácter dudoso del derecho es un concepto puramente subjetivo. a) La transacción es un contrato consensual porque la ley no lo ha revestido de ninguna forma externa. dispone que es nula la transacción si "al tiempo de celebrarse. al tiempo de celebrar la transacción. Por este motivo no importa transacción el desistimiento liso y llano de la demanda. Las obligaciones resultantes. ya que de otra manera no podría practicarse la inscripción de ella en el Registro del Conservador de Bienes Raíces que corresponda. Pero si la transacción versa sobre bienes raíces.P. que extingue las acciones o derechos a que se refiere el art. b) La transacción es un contrato bilateral como consecuencia de las recíprocas concesiones que se hacen las partes. estuviere ya terminado el litigio por sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada. No es necesario. que el sacrificio a que cada parte se somete sea de la misma magnitud o importancia. 150 del C. 2455. por consiguiente. Como lógica consecuencia. inc. deberá constar por escritura pública. b) Mutuas concesiones o sacrificios. La transacción tiende. no es transacción la simple renuncia "de un derecho que no se disputa" (art. justamente.

debiendo someterse la transacción celebrada a la aprobación judicial. Quién puede transigir Capacidad para transigir El art. 2447 formula esta regla: "No puede transigir sino la persona capaz de disponer de los objetos comprendidos en la transacción". sin previo decreto de juez. Cuando se limita a reconocer derechos preexistentes. Es preciso. "todo mandatario necesitará de poder especial para transigir" (art. inc. un acto de disposición y es lógico que el legislador exija la capacidad necesaria para disponer de los objetos comprendidos en ella. la mujer casada no podrá celebrar una transacción relativa a sus inmuebles que administre el marido. 2448. derechos y acciones sobre que se quiera transigir" (art. 4º). Objeto de la transacción 154 . sino en los casos de los arts. 2º). Ello es evidente cuando transfiere el dominio de objetos no disputados y constituye un título translaticio de dominio. Por sus resultados la transacción conduce a una enajenación. 1º). pueden ser de diversa índole y consistir en dar. no se puede transigir sobre los bienes raíces del pupilo. La transacción es. además. que en el poder se especifiquen "los bienes. Pero no es suficiente la expresa manifestación de voluntad del mandante que invista al mandatario de la facultad de transigir. a lo menos parcial. por último. De la prestación a que las partes se obliguen dependerá que el contrato sea conmutativo o aleatorio. inc. c) La transacción.siempre un carácter determinado. por tanto. 2448. hacer o no hacer. En otros términos. so pena de nulidad (art. 400). es un contrato oneroso puesto que cada parte hace sacrificios en provecho de la otra. 138 y 138 bis (art. De este modo. Asimismo. 1754 inc. envuelve siempre la renuncia de un derecho. Poder para transigir La facultad de transigir es de aquellas que no se entienden conferidas a un mandatario sin especial mención.

Otra consecuencia del principio general se consigna en el art. no son susceptibles de transacción las cosas que no están en el comercio. las pensiones forzosas atrasadas y las pensiones alimenticias voluntarias. 2449 dispone: "La transacción puede recaer sobre la acción civil que nace de un delito. no valdrá sin aprobación judicial. cederse o renunciarse (art. que la aplicación de esta norma presenta. es difícil discernir entre el estado civil mismo y los derechos que de él emanan porque media entre ambos una íntima conexión. De este modo. como el derecho de suceder. Tal es la regla general. pero sin perjuicio de la acción criminal". El derecho de alimentos es incomerciable. La disposición claramente significa que no se puede transigir sobre la acción penal derivada del delito. no puede transigirse sobre el estado de matrimonio. a) Transacción sobre acciones que nacen de un delito. a menudo. 336 y 337 dejan en claro que las reglas indicadas son aplicables sólo a las pensiones alimenticias futuras que se deban por ley. Cuando el art. Por consiguiente. ni podrá el juez aprobarla. por tanto. si en ella se contraviene a lo dispuesto en los arts. implícitamente establece que los objetos comprendidos en la transacción deben ser susceptibles de disposición. Es necesario tener presente. Pero los arts. etc. 334 y 335". 2450: "No se puede transigir sobre el estado civil de las personas". 155 . Del delito nace una acción penal para el castigo del delincuente y puede nacer una acción civil para la restitución de la cosa o su valor y para el pago de las indemnizaciones en favor del perjudicado. 334) y la obligación de darlos no es compensable con los créditos que el alimentante tenga contra el alimentario (art.El objeto de la transacción debe ser comerciable. El art. el art. sin embargo. sobre la calidad de hijo matrimonial. No puede transmitirse. la ley hace de ella diversas aplicaciones. 2451 dispone: "La transacción sobre alimentos futuros de las personas a quienes se deban por ley. atrasadas o futuras. c) Transacción sobre el derecho de alimentos. b) Transacción sobre el estado civil. 2447 dispone que para transigir se requiere ser capaz de disponer. 335). Concordante con estas normas. Son comerciables. Pero son susceptibles de transacción las consecuencias pecuniarias resultantes de un determinado estado civil. arduas dificultades.

El juez prestará su autorización a condición de que no encubra una cesión. 156 .D. el Código reproduce esta norma: "El error acerca de la identidad del objeto sobre que se quiere transigir anula la transacción" (art. t.. y en general por dolo o violencia". 178). XV. la transacción sobre derechos ajenos. muy especialmente. el legislador no se ha apartado de los principios generales. Es indudable que no puede ser válida la transacción que recae sobre derechos inexistentes porque carecería de objeto. A propósito del error ha abordado ciertas hipótesis particulares que podrían suscitar dificultades. renuncia o compensación. por error. d) Transacción sobre derechos ajenos o inexistentes.El legislador autoriza la transacción porque es útil poner fin o precaver litigios sobre alimentos. R. pero debe ser autorizada judicialmente. 1453). La disposición es aplicable sólo a los alimentos futuros y forzosos. "Estudio sobre los testamentos". El art. Nulidad de las transacciones La transacción es nula por las causas que generalmente invalidan los contratos. 2457). En cambio. La frase "nula en todas sus partes" significa solamente que es nula íntegramente la transacción y que no adolecen de nulidad sólo aquellas estipulaciones obtenidas por fuerza o dolo (J. vicia el consentimiento el error que recae sobre la identidad de la cosa específica que es materia del acto o contrato (art. solamente no empece al verdadero titular del derecho. Ramón Gutiérrez. 2453 dispone: "Es nula en todas sus partes la transacción obtenida por títulos falsificados.J. A propósito de la transacción. En el título de la transacción el Código se ha ocupado de la nulidad producida por dolo o violencia y. 2452 establece que "no vale la transacción sobre derechos ajenos o sobre derechos que no existen". p. 1ª parte. no es propiamente nula. En verdad. La nulidad que los vicios de dolo y violencia acarrean es relativa. Dolo y violencia El art. Error en el objeto Conforme a los principios generales.

que las partes hayan conocido y tenido en vista la nulidad. entonces. Será nula la transacción aunque las partes hayan conocido el vicio de nulidad del título. Pero la disposición va más lejos. inc. es el acto de que emana el derecho sobre que se transige y no el documento que lo constata. 1º). 2458). La transacción se acepta más por temor a las consecuencias del litigio pendiente o eventual que por consideraciones de afecto. pues. 2º).Error de cálculo El error de cálculo no invalida la transacción. a menos que las partes hayan tratado expresamente sobre la nulidad del título". inc. Transacción obtenida por títulos falsificados 157 . respeto o reconocimiento hacia la otra parte. 2456. el error sobre la persona vicia el consentimiento cuando la consideración de ésta sea la causa principal del contrato. es preciso que las partes hayan abordado expresamente la cuestión. 2454 dispone: "Es nula en todas sus partes la transacción celebrada en consideración a un título nulo. El art. Conforme a las reglas generales. Transacción celebrada en consideración a un título nulo El art. Según Baudry-Lacantinerie esta presunción no se justifica. Error en la persona El error en la persona invalida la transacción. Tal sería el caso de un heredero que transige con un legatario en circunstancia de que es nulo el testamento en que se instituye el legado. resultado de una inadvertencia o falta de atención de los contratantes. entre tanto. es un error de carácter material. 2454 reputa válida la transacción sólo cuando las partes han "tratado expresamente sobre la nulidad del título". para estos efectos. "sólo da derecho a que se rectifique el cálculo" (art. Esta clase de error no muestra una equivocación en el juicio. el error subjetivo vicia siempre el consentimiento porque "se presume haberse aceptado por consideración a la persona con quien se transige" (art. Para la validez de la transacción no basta. El título. podrá rescindirse la transacción" (art. "Si se cree. transigir con una persona y se transige con otra. 2456. En la transacción. En este caso la transacción es producto de un error porque las partes han transigido en la creencia de la validez del derecho.

También la transacción es. de una nueva forma de error. la renuncia de un derecho.Con arreglo al art. "sino sobre toda controversia entre las partes. ¿Y si las partes conocieron la existencia del fallo y. es nula la transacción "obtenida por títulos falsificados". y de que las partes o alguna de ellas no haya tenido conocimiento al tiempo de transigir". no obstante. no hay transacción. 2455. en verdad. al tiempo de celebrarse. no hay duda que si supieron la existencia del fallo firme. La nulidad de la transacción supone: a) Que aparezcan con posterioridad títulos auténticos que demuestren que una de las partes no tenía ningún derecho. 1°). Se trata. En este caso. Transacción sobre objetos que títulos posteriormente descubiertos demuestran que una de las partes no tenía derecho alguno El art. 2453. b) Que fueran desconocidos de la parte cuyos derechos favorecen. posiblemente válido. si. podrá la transacción rescindirse". se ha transigido porque se creía legítimo el documento. "sino en cuanto hubiesen sido extraviados u ocultados dolosamente por la parte contraria" (art. La transacción es nula por falta de objeto. 158 . por otra parte. Aquí la expresión "título" designa el documento en que consta el derecho que se transige. 2459 dispone que "si constare por títulos auténticos que una de las partes no tenía derecho alguno al objeto sobre que se ha transigido y estos títulos al tiempo de transacción eran desconocidos de la parte cuyos derechos favorecen. Con todo. estuviere ya terminado el litigio por sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada. no será nula la transacción que no ha recaído sobre determinados objetos en particular. inc. 2459. el descubrimiento posterior de los títulos no es causa de rescisión. El acto. en este caso. habiendo varios objetos de desavenencia entre ellas" (art. producto de un error. por ejemplo. Pero. importará. 2459. inc. 2455 es claro en el sentido de que no es nula la transacción. transigieron? El art. 2º). para ello es preciso que una de las partes o ambas ignoraran la dictación de la sentencia. Las partes no han podido transigir sino en la equivocada creencia de que su derecho era dudoso. Transacción de un proceso terminado por sentencia firme Según el art. "es nula asimismo la transacción. La existencia de un fallo firme aparta toda duda.

El art. Lo dicho no se aplica a la novación de las obligaciones solidarias (parte final del art. pues la extinción de las obligaciones a favor de uno de los obligados. Es ésta. Relatividad de los efectos de la transacción en cuanto al objeto Los efectos de la transacción se limitan a los derechos sobre que se ha transigido. 2461. El art. b) Si se transige con el poseedor aparente de un derecho. inc. 3º). Dos consecuencias se desprenden de este principio: a) Si son varios los interesados en el negocio sobre el cual se transige. "no puede alegarse esta transacción contra la persona a quien verdaderamente compete el derecho" (art. 2464). acción o pretensión. 1561. 2462). 3º). la transacción consentida por uno no aprovecha ni perjudica a los otros (art. 1519 “la novación entre el acreedor y uno cualquiera de los deudores solidarios. 2461 formula innecesariamente esta regla: "La transacción no surte efecto sino entre los contratantes".Si la transacción comprende varios objetos y el dolo se refiere a alguno de ellos. aprovecha a los demás. El art. inc. liberta a los otros. Efectos de la transacción La transacción. la renuncia a todo derecho. 2459. inc. b) Si una de las partes ha renunciado al derecho que le correspondía por un determinado título y después adquiere a otro título derecho sobre el mismo objeto. 2456. concordante con la disposición general del art. más bien. El Código establece dos consecuencias particulares de esta regla general: a) Si la transacción recae sobre uno o más objetos específicos. a menos que éstos accedan a la obligación nuevamente constituida”. "la transacción no la priva del derecho posteriormente adquirido" (art. acciones o pretensiones relativas al objeto u objetos sobre que se transige" (art. 2°). como todo contrato. 2460 proclama que "la transacción produce el efecto de cosa juzgada en última instancia". "la parte perjudicada podrá pedir la restitución de su derecho sobre dicho objeto" (art. produce efecto sólo entre las partes. La transacción produce el efecto de cosa juzgada La ley equipara los efectos de la transacción a los de un fallo judicial firme. "deberá sólo entenderse de los derechos. 2461). 159 . una regla de interpretación de las transacciones.

en cambio. habrá lugar a la pena. sin perjuicio de llevarse a efecto la transacción en todas sus partes". 2463. El art. entonces. en verdad. La verdad. Por otra parte. No hace falta. conforme al precepto general del art. La sentencia judicial no es susceptible de atacarse por la vía de la nulidad.La transacción es. no puede acumularse con la obligación principal sino cuando se ha estipulado expresamente que por el pago de la pena no se entiende extinguida dicha obligación principal. según Meza Barros. está sometida al régimen propio de los contratos. 1537. las partes juzgan por sí mismas las diferencias que las separan o amenazan separarlas. 2463 consigna una norma peculiar a la transacción cuyo cumplimiento se cauciona con una cláusula penal. dispone: "Si se ha estipulado una pena contra el que deja de ejecutar la transacción. debe impugnarse por medio de los recursos legales. la transacción. El art. en cambio. traerá o no aparejada ejecución según el título de que conste. entre tanto. 160 . Pero entre la sentencia judicial y la transacción hay diferencias notorias. es que la asimilación no se justifica. en conformidad a los artículos precedentes”. la sentencia judicial firme constituye un título ejecutivo. una estipulación expresa para demandar al mismo tiempo la pena y el cumplimiento de la transacción. 2460 se cuida de advertir que la transacción se asimila a la cosa juzgada "pero podrá impetrarse la declaración de nulidad o la rescisión. La pena compensatoria. un sustituto del fallo judicial. La transacción. El pleito que se transigió queda definitivamente terminado y vedado a las partes reabrir el debate. los efectos de la transacción quedan suficientemente explicados con la aplicación de las reglas generales que rigen los contratos. conforme a las reglas generales del Código Civil. Estipulación de una cláusula penal El art. las cuestiones que amenazaban arrastrar a las partes a un litigio quedan igualmente zanjadas y las partes inhibidas de abrir debate a su respecto.

David Stitchkin Branover : “El Mandato Civil” 161 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful