4.

4 Control de la efectividad de los desinfectantes Realizado de forma adecuada, teniendo en cuenta las posibles limitaciones de la técnica aplicada en cada caso, el uso cotidiano de los desinfectantes recién estudiados y de otros muchos que pueden ser empleados en el entorno hospitalario no requiere un control específico. No obstante, antes introducir en el hospital una sustancia nueva, conviene recompilar abundante información técnica con objeto de obtener el máximo rendimiento de la misma. Desde el punto de vista del control higiénico, el laboratorio del centro hospitalario puede efectuar pruebas de contaminación de los desinfectantes que se están utilizando. Así es posible comprobar, en todo momento las condiciones de utilización en que se encuentran y poder ser usados cuando aparece algún tipo de brote epidémico, cuando se produce un cambio de alguno de los productos utilizados en el hospital o ante cualquier otra circunstancia especial. 4.5 Régimen de utilización y conservación de los desinfectantes en el entorno hospitalario Una adecuada utilización y conservación de este tipo de sustancias en el medio hospitalario requiere unas normas básicas que debe adoptar todo aquel personal que, de una u otra forma, esta implicado en labores de limpieza y desinfección. Algunas de las mas importantes vienen reflejadas a continuación. Antes de esterilizar, proceder a la limpieza de todo el materia con un detergente con objeto de eliminar los restos de materia orgánica (sangre, pus, moco, etc.). Es conveniente utilizar un cepillo para limpiar aquel material que tenga hendiduras o relieve. También es recomendable la utilización de agua caliente. Si la solución desinfectante a utilizar es comercial(no es elaborada en el propio centro hospitalario), hay que prepararla a las concentraciones indicadas en cada caso. Salvo en el caso de que haya incompatibilidad entre los iones presnete y el detergente, se preparara con agua corriente. A la hora de sumergir el material en la sustancia desinfectante, debe comprobarse que ya ha sido limpiado. De forma general, el tiempo durante el cual la sustancia desinfectante debe permanecer en contacto con el material dependería de : El tipo de microorganismos que vaya a eliminar. La calidad de microorganismos presentes. El nivel de desinfección que se pretende conseguir. Cuando el desinfectante sea un producto irritante, es necesaria aclarar abundantemente con agua la zona que vaya estado en contacto con el. Unas ves concluidas el tiempo de contacto con el desinfectante el material debe almacenarse adecuadamente y completamente seco.

Con objeto de evitar en la medida de lo posible su evaporación si son volátiles y su contaminación. Para ellos. proceder a una estandarización de métodos de valoración microbiológica de estas sustancias. los recipientes que contengan loas disoluciones de detergentes deben poderse tapar. la eficacia de estos productos es necesario poder determinar su capacidad de llevar a cabo la función que les es propia. es necesario someterlos a revisiones periódicas partiendo de los últimos datos disponibles en aspectos tales como su efectividad. preservándolos de la luz. es necesario utilizar una serie de métodos que de alguna forma nos permitan establecer un paralelismo entre resultados obtenidos en el laboratorio y una cierta garantía de seguridad a la hora de utilizarlos en el medio hospitalario. es decir. una serie de técnicas básicas que permitirán valorar los distintos desinfectantes y antisépticos utilizados. Los envases utilizados para contener compuestos derivados de yodo sean opacos. su idoneidad y sus efectos secundarios. nunca deben mezclarse sustancias desinfectantes diferentes. Se intente evitar la utilización de recipientes de mas de 1 L de capacidad. en todo momento.7 Actividad de desinfectantes antisépticos en el entorno hospitalario Es importante elaborar los protocolos para la puesta en práctica de métodos de desinfección y antisepsia en cada situación concreta dentro del medio hospitalario. Se respete el tiempo de actuación y las concentraciones indicadas. Además. evitando así un contacto con el aire. 4. Se consigan evitar las reacciones de hipersensibilidad utilizando antisépticos alternativos. Es necesario. Para garantizar. se requiere un conocimiento profundo de todos aquellos productos utilizados como antimicrobianos (desinfectantes y antisépticos) en el hospital.6 Régimen de utilización y conservación de los antisépticos en el entorno hospitalario La utilización de los antisépticos en el hospital resultara mucho más efectiva cuando: Se proceda a la limpieza de las heridas con agua y detergente para así eliminar la materia orgánica que inactivaría al antiséptico.: La mezcla de alcohol y de yodo). .Salvo que se asegure una potenciación de su efecto. 4. 5 Control de la utilización de desinfectantes y antisépticos en el entorno hospitalario Para que la lucha diaria contra la infección hospitalaria sea efectiva. pues. Se utilicen mezclas de antisépticos en el caso de que produzca una potenciación de su efecto (eje.

Las técnicas del método de “porta . Así pues . fue a partir de 1928 cuando se estandarizaron varias líneas de valoración de estos productos entre las que destacaron.neutralización”. desinfección o esterilización). preparación de los mismos en el hospital Actualmente.gérmenes”. deberá contemplar objetivos tan básicos como: . necesita con una efectiva “política de desinfectantes y antisépticos” la cual. la meta a alcanzar es el uso racional de los desinfectantes y antisépticos utilizados en cada centro hospitalario.1 Política de desinfectantes y antisépticos en el entorno hospitalario Parece necesario que cada centro hospitalario lleve a cabo una adecuada política de desinfectantes antisépticos basada fundamentalmente en las siguientes conclusiones: Los agentes químicos de la desinfección no deben ser usados indiscriminadamente. obligan a considerar también los costes económicos. Para que el servicio de Farmacia pueda abordar con éxito dicha tarea. a priori. para incorporar a la practica diaria hospitalaria un nuevo método de desinfección no basta con argumentar un supuesto avance a la hora de reducir la incidencia de infecciones en el medio hospitalario. Las técnicas de “lavado de manos in vivo”. coordinada por el departamento de medicina preventiva del hospital. 6. una notable rentabilidad económica. Es necesario que cada centro hospitalario ponga en marcha su propia política de desinfectantes y antisépticos capaz de llevar a cabo una selección de los productos en relación con su coste y eficacia. con un factor importante de la evaluación de cualquier actividad sanitaria propuesta. Las técnicas llamadas de “dilución . Cada producto tiene su indicación en la descontaminación (limpieza. ya que esto reduce los costos globales considerablemente. al mismo tiempo. Parece conveniente que el servicio de farmacia de cada hospital se haga cargo de la preparación de algunos productos y de sus disoluciones de uso.Aunque a principios del siglo XX ya se habían puesto en marcha algunas técnicas generales como la del “coeficiente fonológico”. se presenta como muy interesante consiste en implicar al servicio de Farmacia y al de bacteriología del hospital en la elaboración de las distintas disoluciones de los productos mas utilizados según una adecuada normativa de trabajo con el objetivo de conseguir. Dada la abundancia de preparados comerciales de este tipo existentes y la gran variedad de concertaciones que suelen aparece para un mismo producto. Una de las iniciativas que. Imperativos económicos. la labor se complica considerablemente. 6 Coste del uso hospitalario de los agentes químicos de la desinfección.

. difundiendo esta información mediante el envió de circulares cuadros a todos los servicios/unidades de hospitales. Proporcionar una calidad. Evitar en la medida de lo posible los gastos injustificados derivados de una incorrecta utilización de desinfectantes y antisépticos. aspecto y presentación de los productos preparados similar a la ofertada por la industria farmacéutica. Establecer unas indicaciones claras y precisas para cada una de ellas. reservando los más idóneos para aquellas áreas o técnicas de mayor riesgo. Es necesario que vayan siendo eliminados paulatinamente los de dudosa eficacia. Como ejemplo.Racionalizar la utilización de los diferentes preparados o de sus disoluciones que cada centro hospitalario haya seleccionado.12) viene reflejada una posible selección de productos desinfectantes y antisépticos que se ajustaría en gran medida a los objetivos básicos exigidos por cualquier política de desinfección y antisépticos en un centro hospitalario. a continuación (cuadro 13.