DEL YO AL

NOSOTROS
VIAJE HACIA LA PLENITUD DEL SER

Antonio Iván Colín Pichardo

tuvictoria.wordpress.com

INSTITUTO EUROPEO DE ESTUDIOS DE LA EDUCACIÓN MASTERADO EN EDUCACIÓN FAMILIAR

TESINA

“DEL YO AL NOSOTROS: UN VIAJE HACIA LA PLENITUD DE LA PERSONA” Fundamentos científicos, sociales y espirituales del cambio positivo. POR

ANTONIO IVAN COLÍN PICHARDO 2006

ivancolin@hotmail.com

Dedicatoria
Dedico este trabajo a mi familia por ser siempre un apoyo incondicional. A ti, mamá por darme la seguridad de seguir adelante y por estar conmigo aún en la distancia. A mi querida esposa, por tu paciencia y el amor incondicional que me demuestras día con día. Eres el amor de mi vida. A mis hijos, Iván David, Alan Daniel y Joseph Joel por inspirarme a ser mejor padre y mejor persona. Son mi mayor tesoro. Gracias a mis amigos y amigas, y a todas las personas que han compartido conmigo sus experiencias. Los aprecio grandemente. Gracias a todas las personas con las que compartí durante el desarrollo del masterado, en especial a Mariella de Isaías, Maite Mijancos, Elsie Clavijo y a todas mis compañeras.

2

Dedicatoria .........................................................2 INTRODUCCIÓN .............................................5 MARCO TEÓRICO...........................................7 La neurociencia y sus disciplinas. ..................7 Definición de neurociencia.........................7 Definición de neurociencia cognitiva.........8 Definición de neurociencia afectiva...........9 Información general. ..................................9 Avances relevantes de la neurociencia y sus subdisciplinas. ..............................................12 Resonancia Magnética Funcional.............12 Diferencias de género...............................14 Fisiología de las emociones......................17 La plasticidad del cerebro. .......................21 Implicaciones Prácticas. ...............................24 Cada cerebro es único. .............................24 Existen las diferencias de género. ............25 El cambio es posible.................................25 JUSTIFICACIÓN.............................................27 La familia en crisis. ......................................27 Definición de crisis familiar.....................28 El círculo vicioso......................................38 DEL “YO” AL “NOSOTROS”: Un viaje hacia la plenitud de la persona...................................43 Analogía del viaje espacial...........................43 Salir del “YO”. .............................................48 Despertar de la conciencia........................48 Salud Emocional. .....................................51 La espiritualidad.......................................85 Las relaciones humanas............................93 “Nosotros pareja” y “Nosotros Familia”....102 Somos diferentes. Pero no tan diferentes. ................................................................102 3

En nuestras diferencias crecemos...........113 Para lograr la plenitud ............................125 PLANES DE ACCIÓN ..................................135 Plan de Acción 1: Para interrumpir los patrones de la ira. .......................................135 Plan de Acción 2: Para Aprender a Amar. 139 CONCLUSIONES. ........................................150 BIBLIOGRAFÍA............................................154

4

INTRODUCCIÓN
Para poder ser mejor persona, cada

individuo debe comenzar por despertar la conciencia. Esto último significa buscar y darse cuenta de La Verdad.

La ciencia, en su afán por conocer la verdad, nos brinda evidencia que hace posible dicho despertar. Gracias a la

tecnología, ahora podemos “ver” y darnos cuenta cómo funcionamos, lo cual a su vez nos permite conocernos cada vez más.

Hoy, podemos ser testigos del surgimiento de nuevas disciplinas científicas las cuales enmarcarán el contenido del presente trabajo. Las disciplinas a las que se hace referencia son la neurociencia, y sus subdisciplinas, la neurociencia cognitiva y la neurociencia afectiva.

5

Es el primer objetivo de esta tesina, esbozar para el lector los descubrimientos y evidencias producidas hasta el momento por las disciplinas antes mencionadas de manera que se genere en él un despertar de la conciencia y se de cuenta de que cada individuo es único, que cada uno es diferente, y, sobre todo, que tenemos la capacidad de ser mejores.

Como segundo objetivo, se plantea que si bien es de suma importancia estar al tanto del nuevo conocimiento, es mucho más importante saber qué hacer con dicho conocimiento y cómo hacerlo. Pues, si bien el saber hace a la persona más inteligente, es de sabios el aplicar el saber para hacer el bien. Se propone entonces un esquema de trabajo que pueda servir a manera de guía para toda persona que desee alcanzar su plenitud.

6

MARCO TEÓRICO
La neurociencia y sus disciplinas.
Definición de neurociencia.

El diccionario médico ilustrado Dornald’s define neurociencia como cualquiera de las ramas de la ciencia que tratan con la embriología, anatomía, fisiología, bioquímica, farmacología, etc. del sistema nervioso.
(DORNALD’S ILLUSTRATED MEDICAL DICTIONARY [Fecha de consulta: Junio 1 2006] Disponible en: http://www.mercksource.com/pp/us/cns/cns_hl_dorlands.js pzQzpgzEzzSzppdocszSzuszSzcommonzSzdorlandszSzd orlandzSzdmd_n_08zPzhtm#12570816)

Cabe añadir que esta ciencia abarca también el estudio del comportamiento. La neurociencia integra otros procedimientos científicos tradicionales tales como la

anatomía, fisiología, y bioquímica, junto con

7

campos más nuevos como la biología molecular, y ciencias de la computación para entender cómo funciona el cerebro y el sistema nervioso. Definición de neurociencia cognitiva.

En la referencia léxica WORDNET del laboratorio de ciencias cognitivas de la universidad de Princeton se define neurociencia cognitiva como la rama de la neurociencia que estudia los fundamentos biológicos de los fenómenos mentales
(WORDNET versión 2.1 Disponible en: http://wordnet.princeton.edu/perl/webwn?s=cognitive%20n euroscience).

La

neurociencia

cognitiva

apunta

a

entender los mecanismos que delinean las funciones cerebrales de "alto nivel". Estas últimas incluyen lenguaje, aprendizaje,

memoria, atención y emoción.

8

Definición de neurociencia afectiva.

La neurociencia afectiva es el estudio de los mecanismos neurales de la emoción.

Información general.

El campo científico de la neurociencia recibe su nombre a finales de los años setenta acuñado inicialmente por el

sicólogo cognitivo George A. Miller durante una reunión de científicos de las

universidades Rockefeller y Cornell en Nueva York, Estados Unidos.

Dicha reunión tenía como objetivo unir fuerzas para estudiar cómo el cerebro posibilita a la mente.

Para explicar qué significa neurociencia cognitiva, se requeriría mirar atrás no solamente a la historia del pensamiento humano, sino también a la de disciplinas 9

científicas como la biología, sicología y medicina.

Los intentos por entender el mundo y nuestro lugar en él se remontan a tiempos ancestrales. Ejemplo de ello puede ser apreciado en la obra Oedipus Rex de la antigua Grecia la cual trata con la

naturaleza del conflicto padre-hijo. También puede citarse como ejemplo las teorías mesopotámicas y egipcias acerca de la naturaleza de la religión y el universo.

Los mecanismos cerebrales que permiten la generación de teorías acerca de la

naturaleza humana han sido materia de consideración de nuestros antepasados. Sin embargo, ellos tenían un gran

problema:

No tenían la habilidad para

explorar la mente sistemáticamente a través de la experimentación. Más cerca a nuestros días, en el siglo diecinueve comenzó la tradición moderna 10

de observar, manipular, medir, y comenzar a determinar cómo es que el cerebro lleva a cabo su labor.

El pensamiento teórico es maravilloso y ha producido maravillosas ciencias como la física teórica y las matemáticas. Pero, para entender cómo funciona un sistema

biológico, se requiere un laboratorio en donde se puedan llevar a cabo

experimentos. Las ideas derivadas de la introspección pueden ser elocuentes y fascinantes pero, ¿serán verdaderas? La filosofía puede añadir perspectiva pero, ¿será correcta? Sólo el método científico puede mover un tema a lo largo del camino de la certeza.
(Gazzaniga, M. S., Ivry, R. B., & Mangun, G. R. (1998). Cognitive Neuroscience: The Biology of the Mind. New York: W. W. Norton and Company, Inc. (Ch 1, pp 1-21.).

De ahí el y la

surgimiento

de

la

neurociencia

neurociencia cognitiva.

11

Avances relevantes de la neurociencia y sus subdisciplinas.
Resonancia Magnética Funcional

Una de las maravillas tecnológicas que han permitido a la neurociencia lograr avances al punto de poder “ver” qué sucede en nuestro cerebro mientras realiza su trabajo es sin duda la resonancia magnética funcional o fMRI, por sus siglas en inglés (functional magnetic resonance imaging).

La fMRI provee la habilidad de observar tanto las estructuras cerebrales así como su participación en funciones específicas por medio de reportes de alta resolución de la actividad neural detectando una señal dependiente del nivel de oxígeno en la sangre.

12

Esta habilidad

de observar directamente

las funciones del cerebro abre un mar de posibilidades de investigación dirigidas, entre otras cosas, a entender la

organización del cerebro, los procesos de las funciones mentales, las emociones y el comportamiento humano.

En el laboratorio, es posible presenciar “en tiempo real” qué pasa en nuestro cerebro mientras se realizan determinadas tareas como por ejemplo, leer, meditar, realizar cálculos mentales, etc.

Por medio de esta técnica se han realizado un sinnúmero de importantes estudios y descubrimientos de los cuales, para efectos del presente trabajo, se abordan las

diferencias de género, la fisiología de las emociones y la plasticidad del cerebro.

13

Diferencias de género.

Se ha comprobado que el cerebro femenino y el cerebro masculino difieren en la forma de procesar, analizar y organizar

información. Incluso el sentido del humor tiene procesos diferentes en cada género.

Si bien, el hecho que existen diferencias ya lo habían percibido los psicólogos

cognitivos, la neurociencia cognitiva nos ha permitido “ver” tales diferencias en el momento en que suceden gracias al uso de la fMRI. En la actualidad se están llevando a cabo un sinnúmero de estudios en todo el mundo al respecto y a continuación se citan dos de ellos.

En Japón, en la universidad de Hiroshima, se estudiaron las diferencias de género en cuanto a la a actividad estímulos cerebral como

respuesta

desagradables

14

generados por palabras concernientes a la imagen corporal. Al procesar tal tipo de palabras, se observó que sólo en los hombres se activaron la corteza prefrontal izquierda medial más adelante la fisiología de (ver las

emociones) y el hipocampo, mientras que sólo en las mujeres se activó la amígdala izquierda. Igualmente, la activación de la región prefrontal apical fue

significativamente mayor en los hombres que en las mujeres.
(British Journal of Psychiatry, Gender differences in brain activity generated by unpleasant word stimuli concerning body image: an fMRI study [Fecha de consulta: Junio 5 2006] Disponible en: http://bjp.rcpsych.org/cgi/content/full/186/1/48)

Otro

estudio

llevado

a

cabo

en

la

Universidad de Stanford, California, USA, demostró que las mujeres activan las partes del cerebro envueltas en el procesamiento del lenguaje y memoria más que los hombres al mirar tiras cómicas. Así mismo

15

las mujeres también tienen una tendencia mayor a activar con mayor intensidad la parte del cerebro que genera sentimientos de estímulo en respuesta a nuevas

experiencias al realizar la mencionada tarea. Se concluye en este estudio que, en lo que se refiere al humor, las mujeres tienden a ser más analíticas y no asumen que las caricaturas serán o no graciosas. Los hombres, por su lado, demuestran una tendencia a especular y tienen la

expectativa de que las caricaturas sean graciosas.
(STANFORD UNIVERSITY SCHOOL OF MEDICINE, MedNews: Gender Differences Are a Laughing Matter, Stanford brain study shows. [Fecha de consulta: Mayo 23 2006] Disponible en: http://mednews.stanford.edu/releases/2005/november/hum or.html)

A simple vista, los experimentos anteriores no parecen tener una trascendencia mayor, pero sería un error subestimar su

importancia a pesar que estén basados en

16

“cosas pequeñas”. En el caso del primer estudio, gracias a sus resultados se ha podido comprender mejor los desórdenes de alimentación en las mujeres. El segundo estudio aquí mencionado, tiene

implicaciones potenciales en individuos que sufren de cataplexia (desorden en el cual el individuo sufre de pérdida repentina del control motor precipitado por emociones fuertes). De hecho, en el presente trabajo se postula como un principio que el éxito o fracaso de nuestras relaciones, ya sean de pareja, familiares, o sociales depende de la acumulación de “cosas pequeñas”.

Fisiología de las emociones.

Conocer cómo funciona el cerebro humano es una forma de llegar a entender la interrelación de las emociones Si 17 bien, y el

comportamiento.

dicho

conocimiento

tiene

innumerables

implicaciones clínicas, no existe razón para que cualquier persona lo utilice de forma práctica en su vida diaria para crear bienestar y plenitud en su vida. De hecho, debe ser obligación de toda persona que aspire a ser mejor el adquirir el

conocimiento que la lleve a comprenderse más a sí misma. Fue Aristóteles quien dijo que las personas serían “animales

pensantes” y lo que nos hace especiales es la capacidad de sobrepasar las emociones brutas. Rosseau afirmaba que son las emociones lo que nos hace especiales y nos da un motivo para vivir. A continuación se ingresa al campo de la neurociencia afectiva y se presenta de manera

esquemática la fisiología de las emociones.

La emoción no se asienta en una sola región cerebral, sino en conjunción de distintas regiones cerebrales. Las regiones cerebrales que protagonizan el control de 18

las

emociones

son

la

Amígdala,

el

hipotálamo, el lóbulo temporal y el lóbulo frontal.

El lóbulo frontal es una zona importante en la regulación de las emociones. El lóbulo parietal conjuga las representaciones

provenientes de todos los sentidos (visión, audición, tacto). El hipocampo se encarga de adaptar las emociones a su contexto.

Las evidencias también sugieren que cada hemisferio cerebral tiene un papel

relacionado a las emociones. Experimentos realizados por Richard Davidson, director del Laboratorio Para la Neurociencia

Afectiva y uno de los mayores expositores de esta disciplina, han demostrado que el hemisferio derecho se relaciona con las emociones negativas, mientras que el

hemisferio izquierdo se relaciona con las emociones positivas.

19

Uno de los resultados relevantes de estos estudios, para los propósitos del presente trabajo, (diferencias es que el estilo en los afectivo varios

individuales

parámetros que gobiernan la reactividad emocional) no está determinado

exclusivamente por elementos fuera de nuestro control, dejando al comportamiento humano a merced de las funciones, o disfunciones modificar cerebrales, sino el que al

conscientemente

propio

comportamiento es posible modificar los circuitos neurales de la regulación de la emoción. Lo anterior es de suma

importancia a la hora de entender la virtud y de fundamentar sólidamente la

implementación de los planes de acción como trabajo. herramienta primordial de este

20

La plasticidad del cerebro.

Desde el punto de vista del autor, la revelación más grande que ha dado la neurociencia hasta el momento es la increíble capacidad del cerebro de

“reinventarse” a sí mismo.

La

plasticidad

del

cerebro,

o

neuroplasticidad, es la habilidad que el cerebro tiene de reorganizar los circuitos neurales al ser En expuesto otras a nuevas la

experiencias.

palabras,

habilidad de cambiar con el aprendizaje.

Thomas Elbert, profesor de nerurosicología de la universidad de Konstanz en Alemania
(www.clinical-psychology.uni-konstanz.de/member19.html),

afirma: “Hace veinte años la gente

pensaba que la estructura del cerebro se desarrolla durante la infancia y una vez

21

dicha organización se ha desarrollado hay muy poco espacio para cambios y para alteraciones plásticas. Ahora sabemos que hay enorme capacidad.” Efectivamente, una enorme capacidad del hombre la cual, a pesar de todos los avances científicos y tecnológicos de la actualidad, vislumbrar. apenas se comienza a

Hay

cuatro

principios

básicos

de

la

neuroplasticidad que caben mencionar a continuación:

Es

una

habilidad

de

por

vida.

La

neuroplasticidad incluye distintos procesos que ocurren a lo largo de la vida del individuo. Tiene claros determinantes dependientes de la edad. Si bien la neuroplasticidad

ocurre durante toda la vida del individuo, diferentes tipos de plasticidad dominan

22

durante ciertos periodos de la vida y son menos prevalentes durante otros periodos. Ocurre bajo dos condiciones principales. La primera, también llamada plasticidad del desarrollo, que toma lugar durante el desarrollo normal del cerebro desde la inmadurez y hasta la edad adulta. La segunda, como un mecanismo de

adaptación para compensar la perdida de función y / o maximizar funciones

remanentes en el evento de daño cerebral. El ambiente juega un papel crítico influyente en la plasticidad. Adicional a los factores genéticos, el cerebro es moldeado por las características del ambiente y experiencias de la persona y por las acciones de la misma.

23

Implicaciones Prácticas.
Cada cerebro es único.

Entre un individuo y otro existen similitudes de forma. La estructura y componentes básicos del cerebro son comunes a todos. Sin embargo, como lo ha demostrado el concepto de la plasticidad del cerebro, el cerebro se moldea, y continúa haciéndolo toda la vida, de acuerdo con la genética, el ambiente, las experiencias y las acciones de cada uno. Siendo que cada uno de esos elementos es único a cada persona, se concluye persona, que cada cerebro, y cada

es una obra maestra única.

Tomar conciencia de esto permitirá a las personas darse cuenta del respeto que cada uno merece como individuo único y que la armonía sólo se puede lograr al aceptar que cada uno es único y diferente.

24

Existen las diferencias de género.

Podrían ennumerarse una gran cantidad de diferencias entre hombres y mujeres, en todos los niveles, sicológico, fisiológico, y por medio de la neurociencia a nivel neural. Sin embargo, el objetivo es establecer objetivamente que tales diferencias existen. De tal forma poder despertar la conciencia en ese sentido y darnos cuenta que tenemos la capacidad de crecer,

especialmente dentro de la relación de pareja, como individuos por medio de esas mismas diferencias si decidimos dejar a un lado, de una vez por todas, la batalla de los sexos.

El cambio es posible.

Gracias al nuevo conocimiento, la persona puede darse cuenta de la inmensa

capacidad que posee y que es un ser en constante y permanente 25 cambio.

Adicionalmente es un deber de cada individuo darse cuenta que si bien muchos de esos cambios suceden a nivel

inconsciente, lo cual es aprovechado por muchos para manipular a las masas, cada uno tiene la capacidad conciente de

generar cambios positivos y evitar ser manipulado por los medios y el ambiente negativo. Esto implica que cada uno puede tomar la decisión de ser mejor. Después de despertar la conciencia, decidirse a actuar es la segunda condición para alcanzar la plenitud. De ahí la importancia fundamental de educar la voluntad.

26

JUSTIFICACIÓN
La familia en crisis.
Es común escuchar la afirmación “la familia está en crisis”. Pero, ¿En qué consiste realmente dicha crisis? Y, ¿Cuáles son las causas de la misma? Se podría analizar

este tema aduciendo que las causas de la crisis familiar son el divorcio, la migración, las adicciones, la violencia y hasta la liberación de la mujer. Y, de hecho, al analizar las estadísticas el aumento se de podría dichos

correlacionar

fenómenos con la desintegración de la familia. Al hacer esto, sin embargo, se estarían distrayendo los esfuerzos

únicamente en los efectos de la crisis familiar y no en las causas que reales. nuestros

Igualmente,

argumentar

tiempos son peores que en el pasado, no es del todo acertado. Un vistazo a la forma 27

de vida en tiempos del imperio romano nos permitiría llegar incluso a la conclusión de que tal vez sea lo opuesto.

En cierta forma, la familia siempre ha estado en crisis. Para entender esta

afirmación y dar repuesta a las preguntas planteadas al inicio de este aparte será necesario comenzar por el análisis del significado de la palabra misma.

Definición de crisis familiar.

El

diccionario

de

la

Real

Academia

Española define crisis como:

1. f. Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente. 2. f. Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales. 28

3. f. Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese. 4. f. Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes. 5. f. Juicio que se hace de algo después de haberlo examinado cuidadosamente. 6. f. Escasez, carestía. 7. f. Situación dificultosa o complicada.

De igual manera, al estudiar la etimología de la palabra crisis se encuentra que esta palabra proviene del griego krisis que a su vez viene del verbo krinein que significa “decidir” o “separar”. Es interesante

observar que al seguir la trama etimológica de este termino, llegamos a la palabra: “crítica” y también a: “criterio”. La primera significa “someter algo a estudio para emitir un juicio” y la segunda connota: “el razonamiento adecuado”.

29

“Crisis”

denota

una

separación

o

rompimiento; un punto crucial y decisivo; un momento que obliga a pensar, analizar y reflexionar. Una separación de las partes para poder entender el todo por medio del análisis. Curiosamente, esta idea de

“separar” se encuentra en las raíces griegas de “anatomía” y “discutir”.

Los

momentos

de

la

historia

de

la

humanidad se mantienen en constante y permanente cambio. Es comprensible

entonces que los momentos de la historia de la familia también deban transformarse constantemente. Ahora, todo principio o ley natural permanece del tiempo íntegro o las

independientemente

circunstancias humanas. Esto se aplica a los principios y funciones de la familia. Su esencia, permanece y permanecerá por siempre la misma independientemente del momento de la historia que se esté viviendo. 30

De ahí, la crisis familiar. Es un rompimiento, un desfase entre su esencia, sus principios y funciones, y el momento de la historia actual en que se vive.

Retomando los significados de “crisis” anotados anteriormente, del se facilita de la

comprensión

significado

“crisis

familiar” a continuación: • Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente. Analógicamente, si se toma a la familia como el paciente y a la enfermedad como el momento de la historia que se vive

actualmente, se aprecia que hay un cambio brusco, un desfase (tal vez sin precedentes y debido al avance agigantado de la tecnología en nuestros tiempos), 31 entre dicho

momento • Mutación

y

los

principios

y

funciones de la familia. importante en el

desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales. Las circunstancias

actuales demandan tal mutación. La familia requiere transformar el

desarrollo de procesos tanto físicos, como históricos y, en especial, espirituales. • Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la o

continuación,

modificación

cese. Esta claro que la integridad de la familia esta en duda. Este momento de crisis es un momento para “separar” todos los elementos y hacer un análisis que lleve a tomar la decisión de salvar a la familia.

32

• Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias

importantes. Este momento de crisis es un momento para “separar” todos los elementos y hacer un análisis que lleve a tomar la

decisión de salvar a la familia. • Juicio que se hace de algo después de haberlo examinado cuidadosamente. prioridad criterio. cuidadoso dentro de crítica Hacer Es educar un una el

examen desde y tomar

comenzando cada uno

acciones concretas que produzcan efectos positivos dentro del círculo de influencia de cada uno. • Escasez, carestía. La cantidad de conocimiento que el ser humano ha alcanzado y la disponibilidad del mismo a cada vez más personas, contrasta con la escasez de criterio

33

y la carestía de compromiso a nivel individual e institucional. Existe el conocimiento que indica claramente lo que hay que hacer. Lo que falta es la acción. Hace falta gente comprometida anterior a EDUCAR. Lo no

refiriéndose

exclusivamente a maestros sino, especialmente, a padres de familia, clérigo, funcionarios y públicos, empresarios

gobernantes

(particularmente los responsables de los medios de comunicación). • Situación complicada. situación dificultosa o

Así es sin duda la de la familia.

actual

Especialmente ahora cuando los padres de familia se encuentran cada vez más solos en la lucha por hacer familia. La familia demanda apoyo desde todos los sectores sociales. Los padres necesitan

educarse pues ya no es posible ir 34

con la corriente y esperar que la situación cambie para bien.

La crisis de la familia se define entonces como un momento de decisión que requiere un análisis cuidadoso de las circunstancias actuales mas un repaso a los principios y funciones de esta “célula original de la vida social” para tomar acciones concretas que lleven a resultados positivos con el fin de que la humanidad pueda lograr alcanzar su plenitud.

A manera de reflexión, se concluye este aparte con unas palabras de Juan Pablo II dirigidas a la iglesia como preparación para el Jubileo del año 2000:

“Para prepararse adecuadamente al gran Jubileo no puede faltar un serio compromiso para redescubrir el valor de la familia y del matrimonio. Esto es más urgente todavía en estos 35

momentos en que este valor es puesto en tela de juicio por una gran parte de la cultura y de la sociedad. No sólo se discuten algunos modelos de vida familiar. En realidad, se ataca la concepción misma de la familia, como comunidad fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer, en nombre de una ética relativista que se abre camino en amplios sectores de la opinión

pública y de la misma legislación civil.

La crisis de la familia se convierte a su vez en causa de la crisis de la sociedad. Muchos fenómenos

patológicos -desde la soledad hasta la violencia, pasando por la droga- se explican en parte porque los núcleos familiares han perdido su identidad y función. Donde cede la familia, la sociedad pierde su tejido de unión, 36

con consecuencias desastrosas que afectan a las personas, en particular a los más débiles: a los niños, a los adolescentes, a los minusválidos, a los enfermos, a los ancianos...

Es necesario redescubrir el valor del matrimonio y de la familia. En el Catecismo de la Iglesia católica se puede leer: La familia es la «célula original de la vida social». La autoridad, la estabilidad y la vida de relación en el seno de la familia constituyen los fundamentos de la libertad, de la seguridad, de la fraternidad sociedad.” (1-XII-1999) Papa Juan Pablo II en el seno de la

37

El círculo vicioso.

El sistema persona-pareja-familia-sociedad es un sistema donde dichos elementos se interrelacionan íntimamente. Cualquier

cambio o disfunción en uno de ellos tendrá efecto en todos los demás.

Desafortunadamente,

el

ambiente

y

circunstancias que los seres humanos han creado y permitido están teniendo efectos negativos y están convirtiendo a este sistema en un círculo vicioso que lleva a la humanidad en una espiral descendente alejándolo cada vez más de la virtud.

Por la interrelación de los elementos de este sistema, cada efecto negativo en cualquiera tiene consecuencias negativas en los demás.

38

Partiendo desde la persona, el evidente vacío existencial, el egoísmo, la falta de conciencia y de criterio, la poca (o ninguna) espiritualidad, el materialismo y el deseo tienen como consecuencia que cada vez haya menos parejas y cada vez más relaciones en las que dos personas viven juntas pero son incapaces de formar una pareja y, por ende, un matrimonio.

Las falencias antes mencionadas impiden que las personas alcancen la madurez y la salud emocional y que desarrollen la libertad y responsabilidad indispensables para poder lograr un verdadero compromiso con otra persona igualmente madura, sana, libre y responsable.

Lo anterior, a su vez, tiene como resultados que predomine la creencia del amor “a la Hollywood” sobre los fundamentos del amor verdadero y las personas busquen

39

relaciones “sin compromiso” degradando el sublime propósito del matrimonio.

Es inconcebible que de una relación de pareja en donde dos personas inmaduras y “enfermas” emocionalmente, incapaces de ser libres y responsables se produzca una familia realmente funcional.

La crisis familiar es en realidad una crisis de las funciones de la familia proveniente de la crisis del matrimonio. Esta última se puede definir como la perdida del sentido,

significado y propósito del mismo.

Siguiendo la línea de este círculo vicioso, de una familia disfuncional el producto no puede ser otro que personas con

deficiencias (en mayor o menor grado) en su salud emocional, que no gozan de una verdadera libertad y, por tanto, incapaces de asumir su responsabilidad como

miembros de una sociedad. 40

El resultado, una sociedad sin criterio, corrupta, víctima del facilismo y el

consumismo, presa fácil de unos cuántos que aprovechan esa crisis para su propio beneficio alimentando en las personas el deseo de ser lo que no son y de tener lo que no tienen.

La presente tesina pretende ser un punto de partida para romper con el círculo vicioso partiendo desde la conciencia

misma del individuo, invitándolo a asumir sus responsabilidades, vencer el egoísmo y ser mejor persona retomando el valor de las relaciones humanas, creando relaciones de pareja en donde dos personas con madurez emocional viven unidas y a su vez ambas hagan resurgir el valor del matrimonio sobre el cual se pueda fundamentar una familia sana que produzca personas libres y responsables que influyan positivamente en

41

la sociedad, logrando así la creación de un círculo virtuoso.

42

DEL “YO” AL “NOSOTROS”: Un viaje hacia la plenitud de la persona.
Analogía del viaje espacial.
La humanidad, a lo largo de su historia, a alcanzado sus más grandes logros cuando ha tomado conciencia y se ha permitido dejar a un lado creencias limitantes y ha decidido encarar nuevos retos con todo el esfuerzo y empeño que ellos requieren.

Tal es el caso del descubrimiento de la redondez de la tierra, del hecho que ella viaja alrededor del sol e incluso de la posibilidad de viajar al espacio.

A propósito de lo anterior, surge la idea de utilizar la proeza del viaje espacial como

43

analogía para facilitar la comprensión de temas centrales de esta tesina.

Seguramente, la motivación inicial para viajar al espacio fueron una pregunta: ¿Es posible?, y la consecuente búsqueda de la respuesta. Pero el primer paso que permitió los viajes espaciales fue la toma de conciencia y el cambio, o eliminación, de creencias que limitaban tal posibilidad. Se creó conciencia al realizar una innumerable cantidad estudios científicos, comenzando por aquellos que permitieron comprender mejor las leyes de la naturaleza. La

evidencia obtenida nos obligó (y nos sigue obligando) a replantear incluso las más fundamentales creencias.

Se decidió entonces afrontar el reto y, como fruto de un descomunal esfuerzo, se cuenta ahora con una de las más grandes maravillas creadas por el hombre, el transbordador espacial. 44

Esta nave es, sin duda, la máquina más compleja jamás creada por la humanidad. Con sus más de 2.5 millones de partes que incluyen 315 kilómetros de cables, miles de válvulas y conexiones de tubería, 27000 losas de insolación, y un sinfín de sistemas electrónicos probablemente y la mecánicos, suma de todo es el

conocimiento técnico y tecnológico humano.

El motivo de utilizar el transbordador espacial como ejemplo, se centra

principalmente en la forma como es capaz de abandonar la tierra y salir al espacio. Esta nave, es capaz de ir de 0 a 28,000 kilómetros por hora en tan sólo 8.5 minutos. Esa velocidad es nueve veces más rápido que una bala disparada por un rifle y significa que los astronautas a bordo viajan alrededor de 3000 km/h más rápido cada minuto. Sus tres motores principales

producen la energía equivalente a 23 45

presas eléctricas Hoover (una de las más grandes del mundo) y queman combustible a razón de 3700 litros por segundo, lo cual es como drenar una piscina familiar

promedio cada 25 segundos. Durante el lanzamiento, consumen los más dos de 9 cohetes sólidos de

toneladas

combustible por segundo produciendo 44 millones de caballos de fuerza equivalentes a la fuerza de 1400 locomotoras.

Increíblemente, casi toda esa impresionante cantidad de energía es requerida

exclusivamente para la fase de lanzamiento de la nave. En la plataforma de

lanzamiento, el transbordador pesa más de 2 millones de kilos, pero al final de la misión su peso es de sólo 104,326 kilos. Más de millón y medio de kilos de combustible propulsor se consumen totalmente en 8.5 minutos. De hecho, alrededor del 70% de la fuerza de empuje de la nave es requerida tan sólo para levantarla de la plataforma de lanzamiento. En tierra, los viajes espaciales 46

son asistidos por un superordenador, el computador Columbia, capaz de realizar 50 trillones de operaciones por segundo (51.87 teraflops), 100 veces más rápido que el computador personal más avanzado.

Por impresionante que parezca, toda la complejidad y capacidad de estos sistemas, quedan opacadas ante la complejidad y capacidad del ser humano. Sorprendería la capacidad del computador Columbia si no fuera por el hecho que, con un trillón de células y 100 trillones de conexiones entre ellas, el cerebro humano, haciendo un estimado muy modesto, es capaz de procesar 10 cuatrillones de instrucciones por segundo (1 1 trillón = 1012 =1015 =
=

1000.000.000.000.

cuatrillón

1.000.000.000.000.000).

Cada persona también tiene una misión, el viaje hacia el NOSOTROS. Un viaje que requiere de una toma de conciencia y un 47

replanteamiento de las creencias limitantes así como de un masivo esfuerzo en su primera etapa que es salir del “YO”. Este es un viaje que es posible sólo si el individuo decide enfocar toda su capacidad y energía a realizarlo. En este viaje, se pone a prueba la verdadera fuerza del hombre.

Salir del “YO”.
Despertar de la conciencia.

El ser humano encuentra su plenitud sólo cuando logra salir del “YO” y es capaz de llegar al NOSOTROS. Para salir del yo hay que vencer el egoísmo, lograr el bienestar propio y la salud emocional. Lo anterior, a su vez, necesita el desarrollo del dominio propio, un cambio radical de la mentalidad y, ante todo una relación íntima con DIOS.

48

Salir del “YO” se asemeja a un viaje espacial en el cual se requiere una enorme cantidad de energía durante la primera etapa.

Una vez fuera del YO, el viaje hacia el NOSOTROS comienza con el desarrollo de relaciones humanas saludables. Para esto se necesita, por un lado entender el propósito mismo de las relaciones

interpersonales y, por el otro, desarrollar virtudes que permitan cultivar dichas

relaciones. Tal vez la virtud más importante de las que estamos hablando sea la COMPASION.

El desarrollo de las relaciones saludables es prerrequisito para poder llegar al

NOSOTROS PAREJA lo que, a su vez, precede al NOSOTROS FAMILIA (donde el viaje apenas comienza). El amor ensambla y mantiene unidos 49 a todos aquellos

elementos

y

la

descomunal

energía

requerida para iniciar el viaje la proporciona la espiritualidad.

En su turno, los frutos del estudio científico de la mente y el comportamiento humano, que se están conjugando en la

neurociencia, son las bases que confirman la factibilidad del viaje hacia la plenitud.

Se debe hacer conciencia de que es, precisamente, la falta de plenitud la que impide que el hombre sea feliz. La persona que no tiene una conciencia clara y virtudes bien desarrolladas, en su búsqueda de la felicidad acude a medios que no siempre son los apropiados y que la sumergen aún más en la aflicción haciéndole cada vez más difícil el desarrollo de virtudes y actitudes positivas. Sin estas dos últimas, la persona es víctima del facilismo, presa fácil del consumismo y termina desarrollando un

50

tipo de fuerzas opuestas a las virtudes, los vicios.

La sociedad actual sufre a causa de la carencia de principios éticos que sólo pueden ser llevados a la práctica por medio de las virtudes.

Urge un cambio para bien. Sólo se logrará ese cambio cuando el hombre sea

conciente y se responsabilice por buscar y hacer el bien. En otras palabras, cuando se comprometa a amar. El núcleo de “la

sociedad del bien” es la familia. Sin embargo, ese núcleo se está

desintegrando. persona salvar

Es la obligación de cada a la familia ahora.

Comenzando por salir del “YO” e ir en dirección hacia el NOSOTROS.

Salud Emocional.

51

El factor imprescindible para salir del “YO” es la salud emocional. Se entiende aquí

como salud emocional la combinación de madurez emocional, el apercibimiento o inteligencia emocional, y la inteligencia social.

Sin la suficiente salud emocional no es posible desarrollar la virtud que permita vencer al egoísmo. Sólo por medio de la virtud es posible tomar control de las emociones aflictivas, especialmente, de una de las que más daño causan tanto a la persona como a quienes están a su alrededor, familia y sociedad: la ira.

Por madurez emocional se entiende la capacidad de dominar y expresar libre y responsablemente las emociones. Es

indudable el hecho que la mujer alcanza mayores niveles y a una edad más temprana la madurez emocional que el hombre. Lo anterior debido tanto a la 52

determinación biológica como a factores socio-culturales que así lo imponen. Por tal motivo, aunque aplicables a ambos

géneros, los conceptos tratados en esta sección van especialmente dirigidos a los hombres con el objeto de crear conciencia en ellos y motivarlos a acciones positivas que les permitan alcanzar la verdadera salud emocional.

El concepto de inteligencia emocional fue introducido en 1990 por Peter Salowey y John D. Mayer, investigadores que la definieron como la capacidad de percibir los sentimientos propios y de los demás, distinguir entre ellos y servirse de esa información para guiar el pensamiento y la conducta emocional sociales de uno y mismo. las La salud

propia positivas

interacciones de esa

dependen

habilidad llamada también “apercibimiento emocional”. Cabe mencionar que la falta

grave de ella es considerada en psiquiatría 53

como una patología llamada alexitimia consistente en la incapacidad para describir y reconocer emociones. Percibir las

emociones de los demás es la base de la empatía y la clave del desarrollo de la compasión.

Percibir

y

expresar es la

las sólo salud

emociones parte del

apropiadamente compromiso que

emocional

conlleva. Esta última sólo será completa si se pone en práctica lo que el psicólogo Edgard Thorndike llamó en 1920 la

“inteligencia social”. Este concepto puede considerarse un precursor de la idea de la inteligencia emocional y Thorndike lo define como la habilidad para comprender y dirigir a las personas y actuar sabiamente en las relaciones humanas.

Los elementos de la salud emocional reflejan un paralelismo con las etapas del viaje del “YO” al “NOSOTROS”; la madurez 54

emocional y el salir del “YO” requieren conciencia de uno mismo. El “NOSOTROS pareja” y la inteligencia emocional es la puesta en práctica de un trabajo interno con efectos en las demás personas,

especialmente aquellas dentro del círculo de intimidad propio. El “NOSOTROS

familia” y la inteligencia social son el compromiso cúlmen con la sociedad que demanda un liderazgo verdadero. Es el ser libres y responsables para influir

positivamente en la sociedad presente y futura.

En suma, • • •

salud emocional integra varias

capacidades: Percibir e identificar apropiadamente las emociones. Experimentar emociones. Tomar control de las emociones aflictivas. plenamente las

55

• • •

Influir conscientemente en el estado de ánimo propio. Reconocer y controlar el

temperamento emocional. Diferenciar y crear armonía entre lo que se siente y lo que se piensa.

La salud emocional sólo se alcanza por medio del ejercicio constante del dominio propio y de la aplicación de los antídotos para las emociones aflictivas. Así como

para cada vicio hay una virtud opuesta y el primero sólo se vence actuando en

consecuencia a la virtud; por cada emoción aflictiva existe una emoción saludable opuesta la cual es su antídoto.

Para

experimentar hace

las falta

emociones actuar más en se

plenamente consecuencia.

Mientras

experimenten, mayor será el refuerzo en los circuitos neurales que intervienen en la

56

experiencia de tales emociones. Por el contrario, entre más se repriman, más débiles serán. Los principios de la

plasticidad del cerebro indican que tal hecho es posible y, además, que cada persona tiene la capacidad de transformar concientemente su cerebro y las

conexiones neurales. Para ello, la persona debe tener la firme voluntad de querer hacerlo.

Para facilitar la comprensión y la puesta en práctica de los conceptos anteriores es importante hacer un repaso a la definición de emoción y posteriormente analizar en más detalle cómo es posible tomar control de las emociones especialmente de las aflictivas, una de las cuales será también aquí motivo de estudio ya que es una de las más dañinas: la ira.

Al dar un vistazo a distintas fuentes de referencia, se pueden encontrar varias 57

formas de definir el término: “emoción”. En algunas, se define como un sentimiento. Otras, la definen como un estado mental que surge más espontáneamente que por el esfuerzo conciente y que es comúnmente acompañada de cambios fisiológicos. En otras fuentes, se define como un impulso inconsciente que conduce a la acción. Todas ellas aciertan a formar parte de la definición de emoción. Ahora bien, la

emoción ha sido tema de estudio desde tiempos ancestrales y apenas estamos comenzando a “ver” cómo es que la emoción funciona y aún falta mucho estudio antes de poder llegar a acuerdos en cuanto a la definición de emoción y a la

clasificación de las distintas emociones.

Daniel

Goleman,

en

su

libro:

“La un

Inteligencia

Emocional”,

presenta

resumen que define de forma sencilla y apropiada la emoción:

58

“Unas palabras acerca de lo que quiero decir con el término emoción, un termino sobre cuyo significado preciso los psicólogos y filósofos han dicho muchas sutilezas durante más de un siglo. En su sentido más

literal, el Oxford English Dictionary define la emoción la emoción como cualquier agitación y trastorno de la mente, el sentimiento, la pasión, cualquier estado mental vehemente y excitado.” Utilizo el termino emoción para referirme a un sentimiento y sus pensamientos característicos, a

estados psicológicos y biológicos y a una variedad de tendencias a actuar […]”.

El hecho que la emoción pueda ser un estado mental, ventajosamente significa que no necesariamente queda a merced de la espontaneidad, ya que el ser humano tiene la capacidad 59 de influir

conscientemente en sus estados mentales. El hecho que la emoción sea acompañada de cambios fisiológicos también confirma la posibilidad de controlarla, pues cada

persona es capaz de producir cambios fisiológicos conscientemente. Y, el que la emoción sea un impulso que induzca a la acción también significa que hay posibilidad de dominarla pues cada uno tiene la capacidad de ser consciente de sus

acciones lo que implica la posibilidad de influir en ellas. Podría decirse entonces

que cada persona es responsable de sus propias emociones y, sobre todo, de las acciones que decide tomar como respuesta a ellas.

Si hay una emoción que deba como prioridad ser dominada, antes de poder salir del “YO” es la ira. La ira está relacionada al egoísmo en el sentido que generalmente ella es provocada por la percepción,

correcta o no, de la pérdida de poder. Surge 60

como respuesta a un ataque (o lo que se percibe como tal) al Ego. Los antídotos a ejercitar son: para el egoísmo, la compasión y para la ira el dominio propio y la tolerancia. Un estudio más a fondo acerca de esta emoción y sus efectos dañinos permitirá, primero que todo, hacer

conciencia de la imperante necesidad de erradicarla, como si de una enfermedad epidemiológica se tratara. Pero antes, es importante aclarar que no se refiere aquí a la ira por si misma como una emoción negativa, sino más bien a las

consecuencias de la falta de control de la misma y de las acciones que la persona decide, o no, llevar a cabo como

consecuencia de la misma. Se entiende que, sin control, la ira inevitablemente lleva a la agresión y esta a su vez a la violencia.

El hombre por sí sólo es muy difícil que logre alcanzar un dominio total de la ira. La familia es la clave para lograrlo. Desde el 61

seno de la familia es que se debe aprender a dominarla desarrollando las virtudes tales como la compasión y la templanza desde temprana edad.

Desde el punto de vista de la neurociencia, la violencia se debe a la disfunción del circuito neural de la regulación de la emoción. investigaciones Davidson, uno en Así lo demuestran por Richard

realizadas de el los

principales de la

investigadores

campo

neurociencia en la actualidad.

Davidson

explica que en el cerebro humano, la agresividad, es normalmente regulada por un complejo circuito consistente en la corteza frontal orbital, la amígdala y varias otras regiones interconectadas. Tanto los genes como el ambiente contribuyen a la estructura y función de este circuito. La agresión impulsiva y la violencia surgen como consecuencia de una fallida

regulación de la emoción. 62

Se entiende como regulación de la emoción a los procesos que amplifican, atenúan o mantienen la emoción. Y el término

agresión impulsiva se refiere a aquellas formas de agresión espontánea que no son planeadas y que comúnmente terminan en violencia física. La propensión a la

agresión impulsiva está asociada con un bajo umbral de activación de la afectividad negativa (una mezcla de emociones y estados de ánimo que incluyen enojo, agitación, sufrimiento) y con la fallida capacidad para responder apropiadamente ante las consecuencias negativas

anticipadas del comportamiento agresivo. Los estudios de Davidson señalan que la disrupción del sistema de serotonina (5HT) ha sido ligada a la agresión y a la violencia por medio de varios métodos. Se tiene la hipótesis de que la serotonina ejerce un control inhibitorio sobre la agresión

impulsiva. El fluido cerebro-espinal es parte de ese sistema. Se han encontrado niveles 63

reducidos

en

pacientes

siquiátricos

agresivos, hombres impulsivos y violentos e incluso en víctimas de suicidio por medios violentos. Adicionalmente a la influencia de la serotonina en regiones de la corteza prefrontal, están probablemente incluidos otros neuromoduladores testosterona, neurotransmisores, incluyendo la

neropinefrina

dopamina,

corticotropina y el colesterol.

Los estudios también sugieren que las lesiones en la corteza prefrontal producen síndromes caracterizados por la

impulsividad y la agresión. Se reportó, por ejemplo, en dos individuos evaluados a los veinte años de edad que tuvieron daños tempranos a los 3 y 15 meses, a sectores orbital y lateral de la corteza prefrontal. Ambos exhibían una remarcable deficiencia en el razonamiento moral; un historial de abuso físico y verbal e intermitentes

explosiones de furia. Davidson reportó que 64

en otros estudios pacientes con desórdenes de personalidad antisocial quienes exhibían propensión a la agresión impulsiva

mostraron, por medio de la MRI, una reducción del volumen total de materia gris prefrontal. Los episodios de agresión

impulsiva (desorden impulsivo intermitente) que son algunas veces observados en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal, tienen una reducción altamente

significativa (17%) de materia gris prefrontal izquierda al compararse con pacientes con el mismo tipo de epilepsia sin historial de agresión.

El papel de la amígdala en la agresión impulsiva es complejo. En resumen,

demasiada o muy poca activación de la amígdala puede dar lugar tanto a una excesiva afectividad negativa como a una sensitividad reducida a las pistas sociales que regulan la emoción. Cabe mencionar que algunos de los procedimientos en los 65

estudios de la activación de la amígdala incluyen la presentación de fotografías que muestran escenas no placenteras y que las pistas sociales a las que se hace referencia incluyen el reconocimiento de gestos

faciales. Si sólo un gesto o una imagen son suficientes para activar el circuito de la agresión impulsiva, se puede imaginar la influencia y los efectos que tiene en una exposición constante a la violencia

presentada por los medios de comunicación a los niños principalmente.

Davidson resume: “Las evidencias que hemos revisado indican que la corteza frontal orbital y las estructuras con las cuales está interconectada, constituyen los

elementos centrales de un circuito que determina la regulación de la emoción. La corteza frontal orbital a través de sus conexiones con otras zonas de la corteza pre frontal y con 66

la amígdala, juega un papel crucial al contener los estallidos impulsivos. […] Hay muchos factores que tienen influencia en la estructura y función de este circuito. Los factores

genéticos

tienen un papel claro

como lo revela la asociación del polimorfismo del gen THP con

características de ira y agresividad. En individuos en normales, estas las

actividades

regiones

cerebrales que ocurren durante la excitación por la ira y otras

emociones negativas, reprimen la expresión comportamiento impulsiva emocional. del Los

déficits en este circuito incrementan, hipotéticamente, la vulnerabilidad de la persona ante Sin la agresividad estos

impulsiva.

embargo,

factores indudablemente interactúan con las influencias ambientales

tempranas.

Más aún, el mismo 67

circuito identificado aquí como el que tiene un papel de la crucial en la es

regulación

emoción

dramáticamente moldeado por las influencias sociales tempranas.”

Si bien este circuito es moldeado en mayor parte durante la infancia a través de las influencias sociales tempranas, estudios actuales revelan la realidad de la plasticidad del cerebro, cualidad que se mantiene durante toda la vida, siempre y cuando la persona se mantenga saludable y expuesta constantemente Específicamente, a nuevos estímulos. a la

con

respecto

regulación de las emociones, y la ira en especial, se ha descubierto que es posible modificar tanto el circuito neural envuelto en la activacion de la ira por medio de la práctica constante. Esto no es un concepto nuevo pues ya antiguos filosofías como el budismo han tratado por siglos el control de la mente y la regulación de los estados 68

mentales por medio principalmente de ejercicios de meditación. Lo novedoso es que ahora la civilización occidental puede “ver” como dichos cambios se realizan.

Volviendo al tema de la ira, y las emociones aflictivas, y sus efectos en la salud de la persona, se retoma la definición de emoción antes mencionada: “Un estado mental acompañado de cambios fisiológicos.”

Tales cambios son reales y varían de acuerdo con cada emoción que se

experimenta.

Se reitera que se evita

referirse a las emociones como negativas, considerando que cada emoción debe interpretarse como una señal para disponer a la persona a actuar de forma apropiada ante los distintos obstáculos que se

presentan.

Se refiere entonces como

emociones aflictivas ya que, si se dejan fuera de control, causan aflicción a la persona afectando su estado de ánimo, su salud y sus relaciones. El problema no está 69

en las emociones por sí mismas sino en cómo decide cada persona a responder a los impulsos que vienen con ellas. Como refiere Goleman: “ En escencia, todas las emociones son impulsos para actuar,

planes instantáneos para enfrentarnos a la vida que la evolución nos ha dado.”(p.24).

Goleman

equipara

el

riesgo

que

las

emociones aflictivas suponen para la salud con el dañino hábito de fumar. contrario menciona que el Por el equilibrio

emocional puede ayudar a proteger nuestra salud y bienestar. Es un hecho que la persona que está a merced de las

emociones aflictivas verá afectada su salud, su estado de ánimo y su capacidad mental, lo cual tendrá efectos adversos en su entorno social.

Si las emociones están en el centro de las actitudes para vivir, entre menor sea el nivel de salud emocional menor será la calidad 70

de vida de la persona. Goleman comenta: “Quienes están a merced del impulso – los que carecen de autodominio – padecen una deficiencia moral: la capacidad de controlar el impulso es la base de la voluntad y el carácter.”

Por lo anterior, se argumenta que la pobre salud emocional se encuentra en el

epicentro de los problemas sociales que aquejan a la humanidad en la actualidad. La falta de salud emocional, y

especialmente la falta de dominio propio no son sólo un problema personal, son un problema que está afectando al corazón mismo de la sociedad y, más aún, al fundamento Entendiendo de la civilización el corazón misma. de la

como

sociedad a la familia y como el fundamento de la civilización a la mujer.

La ira lleva a la agresividad y esta, a su vez, casi siempre termina en la violencia. 71

Desafortunadamente, es en la mujer en quien es descargada gran parte de la violencia generada por la ira. De acuerdo con estadísticas de la Organización

Panamericana de la Salud, una de cada tres mujeres, en algún momento de su vida, ha sido víctima de la violencia sexual, física o psicológica perpetrada por los hombres. El 33% de las mujeres entre 16 y 14 años han sido víctimas de acoso sexual. menos un 45% ha sido Al

amenazada,

insultada o ha visto la destrucción de su propiedad personal. En Costa Rica el 49 % de las mujeres maltratadas reportaron haber recibido golpes durante el embarazo y 7.5% de ellas sufrieron abortos

espontáneos como resultado. En 1988 la violencia interpersonal fue la décima causa de muerte en mujeres de entre 15 a 44 años. El 95% de las trabajadoras

mexicanas informaron haber sido víctimas de acoso sexual. Entre el 10 y el 50% en

72

cada país han experimentado abuso físico de su pareja.

Otras encuestas realizadas en ciudades como Cuzco, en Perú y Quito, en Ecuador, reportan que el porcentaje de mujeres que eran o habían sido golpeadas por sus esposos o convivientes supera el 60%.

Este problema es de tal magnitud, que es motivo de atención incluso de la ONU, entidad que por medio del Consejo

Económico y Social de 1992, alerta y define la violencia a la mujer como: “Cualquier acto o amenaza de

violencia basada en género que tenga como consecuencia, o tenga posibilidades de tener consecuencia, perjuicio y/o sufrimiento en la salud física, social o psicológica de la mujer.”

73

La violencia intrafamiliar y la violencia contra la mujer son resultado tanto de una extremista sociedad patriarcal como de una pobre capacidad para regular las

emociones. La violencia es un mal social que clama ser atendido con urgencia particularmente en países en vías de desarrollo en donde existe un escenario propicio para que ella se genere por la carencia de recursos, la explotación

económica, la profunda desigualdad social, el hacinamiento (que conlleva violaciones, irritabilidad, golpizas) el desempleo, los bajos salarios y la insatisfacción de las expectativas creadas por los mismos

medios de comunicación, como lo apunta Melba Arias Londoño en su libro: “Cinco Formas de Violencia Contra La Mujer”.

Londoño continúa diciendo en su libro que igualmente son propiciantes de este clima la perdida o resquebrajamiento de los valores positivos que permiten vivir 74 en

sociedad como lo es el respeto a la vida y por las normas, la intolerancia, la ausencia o no aplicabilidad de sanciones legales, la patología social, la anomia, etc.

Sigmund

Freud

coloca

al

instinto

de

agresión como una fuerza destructora, bajo el mismo título que el de la auto

conservación de la vida y el de la reproducción. Para él, es un impulso

negativo nunca positivo que se presenta luego de la frustración. Se concuerda aquí con los psicoanalistas en el sentido que la agresividad es un impulso lamentable que debe ser eliminado.

Londoño acierta a decir en su libro que cualquier problema que afecte a la mujer, incide en la mitad de la población, por lo tanto debe considerársele con la especial atención magnitud. que merece su verdadera

La mujer ocupa un lugar

destacado en toda sociedad, es el pedestal 75

de la familia y quien difunde las mejores virtudes en el hogar. No se concibe la

violencia contra ella y todo concurre a reivindicar su dignidad y derechos como un aporte a la civilización de nuestro tiempo (p7).

Se ha visto hasta ahora cómo afecta la agresión y violencia provenientes de la ira sin control adecuado. La agresión impulsiva y la violencia, parecerían a primera vista un mal que sólo incumbe a la persona que lo experimenta, pero es un mal que aqueja a toda una sociedad, un mal que alimenta el ciclo del círculo vicioso que mientras no se detenga, hará imposible el despegue para salir del “YO”.

¿Cómo podría una persona regular mejor las emociones aflictivas sabiendo que suceden automáticamente y muy por

debajo de nuestro nivel de conciencia? La respuesta puede ser precisamente trayendo 76

dichas emociones a un nivel consciente. Así lo plantea Paul Eckman, renombrado profesor de psicología del departamento de psiquiatría de la Universidad de California, líder en la investigación del reconocimiento de las emociones. Existen tres momentos puntuales en los que aquello es posible. Tres momentos los cuales Eckman llama “conciencia de evaluación”, “conciencia del impulso”, y “conciencia de la acción”.

La conciencia de evaluación consiste en cobrar conciencia al momento de evaluar un evento que activa cierta emoción. fuera posible darse cuenta de Si

dicha

evaluación, dice Eckman, y esta no fuera productiva, podría darse marcha atrás y replantearse. Pero debido a que el proceso de evaluación es prácticamente instintivo y se produce en regiones cerebrales de difícil acceso a nuestro conciente, tal posibilidad es remota.

77

Una

segunda

oportunidad

es

en

el

momento mismo en el que surge un impulso. Aunque no es sencillo, con la

debida práctica se puede desarrollar la conciencia del impulso siendo conscientes de los impulsos que nos llevan a tomar determinada acción al punto en que sea posible reevaluar dichos impulsos y – de ser necesario – elegir las respuestas más apropiadas. La conciencia de la acción

desde el momento mismo en que se origina permite desarrollar la habilidad para

controlar las acciones y poder interrumpir o modificar patrones negativos.

Sin embargo, una emoción que surge puede ser como una oleada que sumerge a todo el ser. Si no fue regulada, una vez que se experimenta plenamente, la emoción toma el control del ser, bloqueando o distorsionando la percepción e impidiendo durante cierto período de tiempo la Al

interpretación objetiva de información. 78

estar desbordada, la emoción solo permite acceso de información que la justifique. Eckman llama a este período – que puede durar unos segundos u mucho más – el período refractario. La emoción solo acaba cuando acaba el período refractario.

No es posible razonar con una persona que está en pleno período refractario. Las

alternativas son, o interrumpir el patrón o apartarse y permitir que “la marea baje” hasta que termine la emoción. Sin

embargo, la persona que tenga la firme voluntad de hacerlo, puede trabajar de tres formas con el período refractario. La primera sería no dejarse llevar por la emoción. La segunda consiste en intentar reducir el tiempo del período refractario. La tercera forma es encauzar más

adecuadamente las acciones aún estando dentro del mismo período refractario. Todo lo anterior requiere voluntad férrea, dominio propio y, nuevamente, consciencia. 79 Es

preciso

identificar

qué

es

lo

que

desencadena la emoción aflictiva. Hay que traer a nivel conciente el origen de la emoción desbordada. Al caer en cuenta de los gatillos que activan determinada

emoción se puede comenzar a poner en práctica distintas formas de respuesta. También es posible entonces anticipar la aparición de determinados episodios y prevenir que ocurran. El grado en el cual el desencadenante puede o no ser eliminado está determinado, a juicio de Eckman por siete factores: 1. La mayor o menor proximidad del evento a la función evolutiva con la que cumple la emoción en cuestión. 2. La época en la que el factor

desencadenante fue aprendida. 3. La intensidad emocional con lo que fue aprendida. 4. La repetición con la cual se consolidó dicha emoción.

80

5. Lo

que

significa

el

evento

desencadenante para la persona (el mismo distintos personas). 6. El estado de ánimo. 7. El temperamento emocional. evento puede en provocar distintas

resultados

Se añade a estos siete un factor adicional que se considera indispensable para la eliminación de los desencadenantes de las emociones aflictivas: la voluntad. Mientras la persona no quiera cambiar por cuenta propia, nadie la hará cambiar. Todo lo anterior ha esbozado un esquema por medio del cual se puede desarrollar estrategias clave para controlar

adecuadamente los aspectos aflictivos de las emociones, si bien requiere un gran esfuerzo, es algo que todo ser humano puede llevar a cabo.

81

Se procede ahora a analizar formas de trabajar la ira. difícil manejar Hay aspectos que hacen la ira como son,

principalmente, el hecho que la ira tiende a generar más ira. Es difícil no responder a un ataque airado con otro igual.

Adicionalmente, es muy fácil e incluso tentador sucumbir ante los efectos que los cambios fisiológicos que acompañan a esta emoción tales como el flujo de adrenalina y la sensación de poder que brinda. Es

natural que para un hombre sea más fácil dejarse llevar por la ira pues las reacciones relacionadas a ella (agresividad) son

culturalmente aceptadas como “masculinas” y es más sencillo enfadarse que confrontar emociones para las cuales no se esta preparado o no se sabe cómo manejar.

Existe

un

umbral

entre

la

ira

y

la

consecuente violencia. Para algunos, dicho umbral es muy bajo permitiendo que casi cualquier evento desborde la ira. Mientras 82

tanto para otros lo contrario es verdad. Inclusive, una misma persona puede tener distintos umbrales, dependiendo de la situación. Por ejemplo: es más fácil explotar violentamente con la esposa o los hijos en casa (territorio seguro) que con el jefe en la oficina. Lo anterior implica que,

concientemente o no, existe un grado de control sobre esta emoción. Si bien existe un porcentaje mínimo de población que ciertamente no tiene ningún control sobre la ira, lo que en psiquiatría se llama trastorno explosivo intermitente y consiste en que la persona, en cualquier situación, presenta episodios de violencia crónica, impulsiva que resulta desmesurada e inapropiada. Dicho trastorno tiene dos causas: Lesión cerebral o un trastorno genético. Pero el hombre común y saludable no tiene excusa para no responsabilizarse de sus actos violentos.

83

Inicialmente, entonces, el trabajo para regular la ira puede centrarse en el manejo del umbral entre la ira y la violencia. Acciones concretas dentro de dicho trabajo son por ejemplo: • Relacionar las circunstancias del momento que genera violencia con otros momentos en los que el umbral es más alto. • Permitir que “la marea baje”

apartándose de las circunstancias que disparan la ira y se tome un momento de enfriamiento fisiológico. • Interrumpir el patrón con

distracciones (caminar, leer, ver una película, escribir los sentimientos que se experimentan en el momento, etc.) • Ejercitar los antídotos, la tolerancia, la paciencia y la compasión.

84

Lo que hay que evitar a toda costa es hacer caso a la falsa creencia de que para dominar la ira hay que darle rienda suelta. Mientras más se experimente esta emoción, más se refuerzan los circuitos neurales que la activan haciendo cada vez más difícil su regulación y reduciendo cada vez más el umbral entre ella y la violencia. La ira sólo genera más ira. El único antídoto para esta emoción aflictiva es la tolerancia y ponerse en el lugar del otro facilita ser tolerante.

La espiritualidad.

Se procede ahora a tratar la espiritualidad como otro elemento esencial para salir del “YO”; no como una forma de impartir dogma alguno o clamar una exacta repuesta a la pregunta: “¿Qué es la espiritualidad?”, sino como un intento de inquietar la conciencia de cada uno y motivar a la respuesta individual de tal pregunta. 85

Volviendo a la analogía del viaje espacial, la espiritualidad sería el combustible de la nave el cual se requiere en cantidades inmensas tan sólo para hacer realidad el despegue. De igual forma se requiere gran cantidad de espiritualidad para poder iniciar siquiera el viaje del “YO” al “NOSOTROS”.

Si bien, se inició este trabajo desde una perspectiva científica, eso no excluye la importancia de la espiritualidad sino, más bien, todo lo contrario. Y es que, en palabras de Carl Sagan: “La ciencia no sólo es compatible con la espiritualidad; es una fuente profunda de espiritualidad”. La

ciencia nos permite ver lo que estaba oculto y, al hacerlo, nos permite comprender lo que no se puede ver. Einstein acertó en decir: “El hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir.”

86

Encasillar el significado de la espiritualidad en una sola definición sería como intentar introducir el universo en un frasco. Si se comprende que la espiritualidad es la relación personal con Dios, desde este punto de vista dar una definición y clamar que es exacta, sería como decir que todas las personas tienen exactamente la misma identidad. No es posible dar una definición satisfactoria para todas las personas, pero cada persona sí puede encontrar su propio significado.

En este aparte, se presentan ideas que faciliten una mayor comprensión de la importancia de la espiritualidad en el viaje del “YO” al “NOSOTROS”. Se aclara aquí que salir del “YO” no significa desasociarse de la verdadera esencia de la persona sino absolutamente todo lo contrario. Significa dejar atrás al “YO” material, que obliga a enfocarse exclusivamente en uno mismo y entrar en contacto con el verdadero YO; la 87

esencia, que nos permite SER para los demás (servir). Esto último se considera aquí sinónimo de espiritualidad.

La importancia de la espiritualidad radica en que nuestra naturaleza no es

exclusivamente humana y material. Somos seres humanos y a la vez seres

espirituales.

Lo anterior obliga a que la

espiritualidad, independientemente de lo que signifique para cada uno, se concrete en acciones humanas. El espíritu puede

ser guía pero es la persona la que ultimadamente decide, o no, actuar en consecuencia. Sin una relación estrecha

con Dios, que se traduzca en hechos concretos en beneficio de los demás es imposible hablar de verdadera

espiritualidad. Tales acciones, guiadas por el espíritu, nunca son egoístas. El espíritu busca siempre el bien común, por lo cual puede se puede aducir otro significado a

88

espiritualidad: servicio. Actuar de acuerdo con el espíritu es servir.

Cambiar

el

comportamiento

propio,

la

actitud, las conexiones cerebrales, regular las emociones, etc. sin buscar al mismo tiempo un contacto más íntimo con Dios (el espíritu), es meramente maquillar el

cascarón. Al final, la podredumbre interna terminará deshaciendo la fachada.

Volviendo al significado de espiritualidad; así como en una pintura cada pincelada es única y la obra final es el producto de todas las pinceladas del artista, cada expresión de lo que significa espiritualidad es una pincelada. Para apreciar la obra hay que percibir todas las pinceladas en conjunto. A continuación se recopilan ideas acerca de la espiritualidad a manera de pinceladas iniciales a partir de las cuales cada uno puede crear su propia obra maestra.

89

El diccionario define espiritualidad como: “Sensitividad o apego a los valores

religiosos y asuntos del espíritu, más que a los intereses materiales.”

También: “la cualidad o estado de ser espiritual.”

A su vez, “espiritual” se define como: “Etimología: Del latín spiritualis, del aliento, del espíritu: relacionado o consistente en el espíritu: de la naturaleza del espíritu más que de lo material: incorpóreo: Procedente de la influencia del espíritu Santo.”

En un sentido estricto, espiritualidad es un interés por los asuntos del espíritu, muy aparte de cómo este último sea definido. Dicho interés por el espíritu, abandonar no el

necesariamente

significa,

mundo y vivir en una cueva viviendo la vida del asceta. La espiritualidad puede tener

tantas formas como hay personas, ya que 90

es la respuesta individual al llamado del espíritu. Esa respuesta puede ser

practicada en todas las tareas de la vida diaria al realizar cada actividad; dedicar cada momento, estando en constante y profundo contacto con Dios. Esa puede ser la expresión más grande de espiritualidad. Adicionalmente espiritualidad puede ser: El sentido interno de un poder o espíritu más grande que uno mismo, que tiene al mundo, al ambiente y a la persona en sus manos. Reconocer que uno tiene una relación con Dios que necesita ser continuamente

alimentada dedicando a Él una parte de la vida propia con oración, alabanza y buenos hechos. Reconocer que los seres humanos son consistentes tanto de materia física como de una dimensión espiritual que necesita cuidado diario para sobrevivir. La actitud sanadora que cada uno puede traer a su vida: Si Dios puede aceptar a cada uno tal como es, con virtudes y defectos, entonces cada uno puede aceptar a los 91

demás de igual forma; ya que Dios perdona nuestras ofensas, uno también puede

perdonar a los que le ofenden. Reconocer que sólo hay un poder lo suficientemente grande como para encargarse de todos los problemas, ansiedades, miedos y

necesidades que es Dios. Reconocer que la voluntad de Dios puede ser diferente a la propia voluntad. El mecanismo por el cual la persona gana fuerza, entendimiento,

confianza y seguridad para “dejar ir” la aflicción, la obsesión y la culpa. La fuerza que permite a la persona arriesgarse a ser vulnerable al dolor para poder sanar, cambiar y crecer.

Al vivir una vida espiritual (centrada en Dios) podemos ser capaces de reconocer la necesidad de abrirnos a nuevas ideas, a nuevas formas de actuar, a nuevas

personas, para poder discernir el plan de Dios en la vida de cada uno. La

92

espiritualidad es, por tanto, el elemento esencial para salir del “YO”.

“No me siento obligado a creer que un Dios que nos ha dado inteligencia, sentido común y raciocinio, tuviera como objetivo privarnos de su uso” – Galileo Galilei

“Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.” – Albert Einstein

Las relaciones humanas.

El propósito de las relaciones.

Al hablar de relaciones humanas se pueden mencionar conceptos tales como

interacción, comunicación, contacto entre

93

unos y otros e incluso el rol que cada individuo juega como miembro de una sociedad. Sin embargo, una definición que genere conciencia, capaz de incitar el cambio, necesita ir mucho más allá. Para entender el significado y propósito de las relaciones humanas se debe comenzar por entender qué es el ser humano. Si bien, un vistazo a cualquier enciclopedia o

diccionario arrojará la conclusión de que el ser humano es, en pocas palabras, un animal pensante, quedar conformes con dicha definición tan limitada sería como aceptar que un iceberg es solamente el pedazo de hielo que puede verse sobre la superficie del mar. En efecto, el ser

humano tiene parte animal y, a diferencia del resto de los animales, tiene uso de razón. Pero estos son sólo dos aspectos del ser; sólo lo que se puede ver en la superficie. El tercer factor que forma al ser humano, es al que menos importancia le da la sociedad actual ya que es la parte que no 94

se ve, pero no por eso deja de ser la más importante, es la esencia del ser: el espíritu.

Muy acertadamente, el jesuita geólogo, paleontólogo y pensador Pierre Teilhard de Chardin concluyó que: “No somos seres humanos espiritual; teniendo somos una seres experiencia espirituales

teniendo una experiencia humana.” Esta afirmación encierra la definición del ser humano necesaria para entender realmente el propósito de las relaciones humanas que es: magnificar la experiencia humana y permitir así el crecimiento espiritual. Toda relación, comenzando por la que tenemos con nosotros mismos, conlleva a aumentar la experiencia de vida. El comunicar, interactuar y compartir no son por sí mismos el fin de las relaciones sino los medios. No es la unión de cuerpos lo que permite el crecimiento sino la unión de espíritus. Un ejemplo muy claro de esa

“magnificación de la experiencia humana” 95

se da en un partido de fútbol. No es lo mismo estar sólo en el estadio frente a las estrellas del mundial que junto con miles de aficionados, espíritu. compartiendo el mismo

Entendiendo el propósito de las relaciones humanas se entiende la suma importancia de la salud emocional. Ya que todas las relaciones magnifican la experiencia

humana sea esta placentera o aflictiva. Entre más pobre sea el estado de salud o madurez emocional con el que se entra en una relación, y entre mayor sea la intimidad que se desarrolle, mayor será la

magnificación de las aflicciones. Lo opuesto también es verdad y es el ideal que hay que perseguir, las relaciones entre personas sanas emocionalmente son altamente

gratificantes. Y, en este caso, entre mayor sea la intimidad, mayor será el placer y el crecimiento espiritual que se generen. Dicha gratificación sobrepasa el ámbito 96

animal

y

racional

y

sólo

se

puede

experimentar en el ámbito espiritual.

Finalmente,

cabe

observar

que

para

magnificar la experiencia humana positiva es imprescindible compartir, darse al otro y servir. Al entrar en una relación con la sola expectativa de recibir, poseer al otro y hacer que le la sirvan tendrá como de las

consecuencia

magnificación

aflicciones. De ahí la importancia de salir del “YO” como requisito para llegar al “NOSOTROS”.

A continuación se tratarán dos herramientas necesarias para mantener positivamente las relaciones humanas dentro del ámbito del “NOSOTROS”, la empatía y la compasión.

La Empatía.

97

En el Merriam Webster’s Dictionary se encuentra empatía: la siguiente definición de

Etimología: literalmente,

Del

griego de

empatheia, empathEs

pasión,

emocional, de em- + pathos sentimientos, emociones.

2 : la capacidad o acción de entender, tener conciencia experimentar de, ser los sensitivo a, y

sentimientos,

pensamientos y la experiencia de otros ya sea del pasado o del presente sin que esos sentimientos pensamientos y experiencia hayan sido comunicados de una manera objetivamente explícita.
(http://www.m-w.com/dictionary/empathy)

En pocas palabras: “ponerse en el lugar del otro”. La empatía es una de las claves para mantenerse dentro del “NOSOTROS” y es el lubricante que suaviza la fricción que es

98

consecuencia natural del hecho ineludible que cada individuo es único y por tanto tendrá diferencias con todos los demás. La práctica de ponerse en el lugar del otro tiene realmente el grado de virtud y, como tal, sólo se desarrollará con la práctica intensiva.

Sin la empatía, las relaciones están prontas a romperse y toda interacción se convierte en una bomba de tiempo esperando explotar. Cada conflicto y desacuerdo sólo añade fricción a los engranajes de la relación hasta que sólo hace falta el más mínimo motivo para que todo estalle.

En este sentido, salir del “YO” significa dejar de ver todo únicamente desde de nuestro punto de vista y obligarse a mirar desde la perspectiva del otro. Y más aún, esforzarse por percibir lo que el otro siente y experimenta en determinado momento.

99

La Compasión.

La sabiduría popular tiende a confundir la compasión como un sentimiento. Sin

embargo, de la misma forma que la empatía y el amor, la compasión no es un sentimiento sino una virtud la cual consiste en tener profunda de los conciencia demás unida del al

sufrimiento

verdadero deseo de aliviarlo; convertir el sufrimiento de los demás en “NUESTRO” sufrimiento.

Ya que al “YO” material no le gusta sufrir, sólo se podrá al ser verdaderamente dominado por

compasivo

haberlo

completo. La compasión será la amalgama que mantendrá fuertes los vínculos sociales y el medio que permitirá la unión espiritual.

100

A su debido tiempo, tanto la práctica de la empatía como la práctica de la compasión, darán paso al desarrollo de la virtud máxima: el amor. Por tanto, se requiere

una buena dosis de práctica de dichas virtudes antes de pasar a la siguiente etapa del viaje: el “NOSOTROS PAREJA”.

Si se ha logrado salir del “YO”, se ha comprendido el propósito de las relaciones y, adicionalmente se ha tenido suficiente práctica de la empatía y la compasión, el resto del viaje será la experiencia más enriquecedora que el ser pueda tener en su faceta humana. Llega la etapa en donde el ser humano encuentra realmente su

plenitud, primero al encontrarse con la pareja que lo complemente y llegue a ser realmente “uno” y posteriormente al ser partícipe, junto con Dios, del milagro de la vida, convirtiéndose así en un educador que transmitirá su sabiduría y dejando un

101

legado

que

se

transmitirá

a

las

generaciones.

Ahora

bien,

aunque

enriquecedora

y

placentera como pueda ser, esta parte del viaje sigue requiriendo esfuerzo constante y formación y educación permanentes. ejercicio de las virtudes es de por vida. El

“Nosotros pareja” y “Nosotros Familia”.

Somos diferentes. Pero no tan diferentes.

En los años setentas surgió la moda de dar muñecas a los niños y carritos de bomberos a las niñas. La idea era que las diferencias de comportamiento entre los sexos eran únicamente el resultado de la crianza. Cambiar los juguetes pondría fin a la división de los géneros. Hoy en día es claro 102

el por qué tal intento no resultó. Cuando los niños y niñas nacen, ya son diferentes, y favorecen juguetes distintos desde el

principio. En la actualidad, la idea más aceptada es que niños y niñas – hombres y mujeres – han sido programados por la evolución para comportarse de forma

diferente unos de otros.

Hoy también se

debate acaloradamente cuáles diferencias entre los géneros son biológicas, en el sentido de que han sido perfeccionadas por la naturaleza, y cuáles son culturales o ambientales y pueden ser más fácilmente alteradas por los cambios de

circunstancias. Las nuevas técnicas de imagen (fMRI) han permitido a los investigadores examinar el interior del cerebro mientras este trabaja, mostrando así que, hasta cierto nivel, el cerebro masculino y el femenino operan de manera diferente. Sin embargo, los

resultados no siempre apoyan los antiguos clichés acerca de las diferencias de género. 103

En el pasado se asumía que una mujer era simplemente un hombre con hormonas, sin embargo, como lo indica la doctora Tracey Shors
(Department of Psychology Rutgers Center for Collaborative Neuroscience University

Piscataway, NJ phone (732) 445-6968 fax (732) 445-2263 shors@rci.rutgers.edu)

la verdad es exactamente

lo opuesto. Por defecto, el cerebro humano es femenino inicialmente. Hasta la octava semana de gestación todo cerebro parece femenino. cuerpo, El cerebro, como el resto del se vuelve masculino como

resultado de las descargas de testosterona durante la gestación y poco después del nacimiento.

Es ese baño de hormonas el que crea el órgano que genera el comportamiento típicamente masculino, como el juego

agresivo. Conclusión: hay diferencias de comportamiento tempranamente. que Tales surgen se

diferencias

104

reflejan por ejemplo al observar que las niñas de un año prefieren fijar su mirada por más tiempo a una cara que a un móvil de juguete mientras que los niños de la misma edad prefieren lo opuesto. Hay dos clases de estudio que sugieren que es la

exposición a la testosterona la que causa tales preferencias. Por una parte, hay

varios estudios de niñas con desórdenes genéticos que las exponen a niveles prenatales anormalmente altos de

testosterona y como resultado desarrollan patrones de juego masculinos. Por otro

lado, y en lo que respecta a los niños, estudios como los de Simon Baron-Cohen, investigador Cambridge, de la universidad de

(Prenatal Testosterone in Mind: Amniotic

Fluid Studies Simon Baron-Cohen, Svetlana Lutchmaya and Rebecca Knickmeyer, MIT Press, ISBN-10:0-26252456-2 ISBN-13: 978-0-262-52456-8)

demuestran

que los niños que fueron expuestos a relativamente altos niveles de testosterona en el vientre materno miraban con menos

105

frecuencia

a

la

cara

de

su

madre,

realizaban menor contacto visual y poseían un vocabulario más reducido que aquellos expuestos a menores niveles.

Al cumplir un año de edad, los niños y niñas demuestran una preferencia por juguetes diferentes. Hay evidencia proveniente del estudio de otras especies que sugiere que los infantes humanos pueden estar

predispuestos a preferir juguetes que tienen un significado adaptativo particular para su sexo. Al respecto se hace referencia en un artículo de la revista Scientific American al estudio realizado por Melissa Hines de la universidad City de Londres y Alexander Gerianne de la universidad de Texas
(http://www.sciam.com/print_version.cfm?articleID=000363 E3-1806-1264-980683414B7F0000)

quienes

al

ofrecer una selección de juguetes, que incluían muñecas de trapo, sartenes, bolas y carros, a monos vervet («Cercopithecus aethiops»), observaron que los monos

106

machos pasaban mucho más tiempo con las bolas y los carros mientras que las hembras muñecas. jugaban más tiempo con las Obviamente, los estereotipos

culturales no son una explicación probable para estos comportamientos. La teoría

expuesta para explicar lo anterior es que los objetos seleccionados por las hembras ofrecen mayores oportunidades de

expresión del comportamiento maternal que les será útil más adelante en su vida. Los jóvenes machos – al igual que los niños humanos – prefieren juguetes que pueden ser utilizados activamente o lanzados por el aire y que proporcionan mayores

oportunidades de juego agresivo.

Las diferencias de comportamiento entre los sexos deben, de alguna forma, ser reflejo de diferencias sistemáticas entre los cerebros masculino y femenino.

Ciertamente, esas diferencias existen pero inferir conclusiones a partir de ellas no es 107

tan fácil como aparenta. Por ejemplo, se solía citar como evidencia de que el hombre poseía mayor inteligencia que la mujer el hecho que el cerebro masculino es en promedio nueve por ciento mayor que el femenino. Pero, en realidad, esa diferencia se debe en gran parte, si no totalmente, al hecho de que los hombres son físicamente más grandes que las mujeres. Visto en mayor detalle, el cerebro femenino tiene un porcentaje mayor de materia gris (la

manifestación, en masa,

de los cuerpos

centrales de células nerviosas), y por tanto un porcentaje menor de materia blanca (la manifestación de filamentos delgados y alargados que conectan a las células nerviosas unas con otras), que el cerebro masculino. Lo anterior añadido al hecho de que en algunas regiones del cerebro femenino las células nerviosas se

encuentran más densamente agrupadas que en el cerebro masculino, significa que, independientemente del tamaño, el número 108

de células nerviosas en los cerebros masculino y femenino puede ser muy similar.

Extrañamente, la conexión principal entre los dos hemisferios del cerebro, conocida como corpus callosum y que está hecha de materia blanca, es proporcionalmente más pequeña en los hombres que en las mujeres. Esto puede explicar por qué los hombres usan solo un lado de su cerebro para procesar problemas para los cuales las mujeres utilizan ambos lados.

Estas diferencias en estructura y “cableado” no parecen tener influencia alguna en la inteligencia medida por las pruebas de coeficiente intelectual. Sin embargo,

parece ser que cada género lleva a cabo cada prueba de diferente manera. Se ha demostrado que en pruebas en las que hombres y mujeres han tenido resultados similares, las mujeres han utilizado ambos 109

lados de su cerebro mientras que los hombres utilizaban únicamente áreas de su lado izquierdo.

En general y en cuanto a coeficiente intelectual se refiere, parece ser que los

hombres tienden a depender más de la materia gris mientras que las mujeres aplican más la materia blanca.

Lo cierto es que es muy arriesgado buscar correlaciones entre el comportamiento y las diferencias en estructura y actividad del cerebro. Inclusive, si se encontrara tal conexión eso no significa que sea innata. El cerebro no es de ninguna manera inmutable, incluso en la edad adulta. En el hipocampo, un área que se piensa está envuelta en el aprendizaje espacial, pueden nacer nuevas células nerviosas en el cerebro adulto y las hormonas influyen en su nacimiento y supervivencia. La doctora Shors afirma que su trabajo ha demostrado 110

que el cerebro femenino es bastante plástico, cambiando dramáticamente

durante la vida de la mujer en respuesta al embarazo, la menopausia y la pubertad. Por su lado, el doctor Baron-Cohen sugiere que las preferencias innatas pueden

también ser llevadas a la edad adulta. El estudia el autismo y el síndrome de Asperger, condiciones que son mucho más comunes en niños que en niñas. Su teoría es que desde el nacimiento el cerebro de las niñas es interconectado para entender emociones (empatizar) y el cerebro de los niños para entender y construir sistemas (sistematizar). Por tanto la diversa

preferencia por los juguetes. La noción es que los niños autistas – y los adultos autistas – tienen cerebros extremadamente masculinos. En otras palabras, son

especialmente buenos para sistematizar y especialmente malos para desarrollar

empatía. Estas condiciones son ejemplos extremos. Pero hay miles de estudios en 111

diferencias sicológicas entre los sexos. Se han enfocado en la personalidad, la memoria el y

comportamiento

social,

habilidades en campos particulares. Si bien las diferencias existen, Todos los estudios referentes al tema pueden ser de gran valor para entender mejor el funcionamiento de cada género y pueden utilizarse de forma práctica por ejemplo dirigidos para diseñar

medicamentos

específicamente

para hombres o para mujeres. Pero ningún estudio demuestra que un género sea mejor que el otro en ningún campo. Incluso en donde se han encontrado diferencias en la habilidad entre los sexos, las

investigaciones sugieren que la escala de esas diferencias es frecuentemente mucho menor de lo que la gente generalmente cree.

En

conclusión,

hay

diferencias

entre

hombres y mujeres pero esas diferencias no hacen mejor o peor a un sexo que al 112

otro. Ambos sexos tienen la capacidad de alcanzar los mismos logros, aunque quizás de manera diferente. Salir del “YO” en este campo significa comprender todo lo anterior y además ser concientes que por esas diferencias los seres humanos se

complementan y pueden llegar a ser uno. Es infantil albergar el rechazo al sexo opuesto o querer amoldarlo como uno quiere o gastar el tiempo criticando o buscando razones para demostrar su

inferioridad. La madurez en este sentido se alcanza cuando se aceptan las diferencias y se entiende que es precisamente en esas diferencias en las que el ser puede crecer.

En nuestras diferencias crecemos.

La aceptación de las diferencias es el fundamento para que la relación de pareja (y cualquier relación) pueda realmente florecer y ambos logren alcanzar la plenitud. 113

A partir de este punto será mucho más claro lo que hay que hacer para seleccionar a la pareja, crecer en la unión de la relación, e incluso saber entender y

manejar el conflicto en la pareja. A estas tres últimas cosas se refieren los siguientes apartes.

En

uno

de

sus

seminarios,

Anthony

Robbins, autor y entrenador personal de desarrollo personal, habla acerca de las relaciones de forma muy acertada y clara. Las enseñanzas del señor Robbins han sido de tal influencia para el autor del presente trabajo, que este ha encontrado imprescindible resumir los conceptos

principales a continuación:

Robbins atina a decir que una relación es un vehículo (y hace énfasis en la partes de la palabra en inglés relationship; relation = relación, ship = nave), una forma de

114

relacionarce y entenderse con el otro, un proceso que es siempre cambiante.

Se hace referencia a dos principios básicos: “Todo en la vida debe crecer.” Y “Debes contribuír.” Como fundamentos para los tres objetivos principales que son: cómo crear una relación extraordinaria, cómo manejar los retos que se presentan en una relación (por ejemplo: los conflictos), y cómo nutrir y expandir la relación.

El punto de partida es que la persona debe preguntarse y responder sinceramente en dónde se encuentra en determinado

momento en lo referente a su relación y luego determinar a dónde quiere llegar. Estos dos puntos de referencia enmarcarán el espacio donde debe la persona enfocar su trabajo; Robbins lo denomina el “vacío” (gap) que hay que cerrar. La respuesta inicial puede ser que la persona se encuentra ya dentro de una relación o que 115

no se encuentra en una. En el primero de los casos, la persona que se encuentra dentro de una relación puede querer dos cosas: querer más de la relación, o no querer más nada y salirse de ella. Esto último debido a que la persona ha

relacionado mucho dolor al hecho de permanecer en la relación. Incluso, lo que es peor, puede estar en una relación en la que realmente no quiere estar pero la persona ha relacionado mucho más dolor al rompimiento creando para sí,

lamentablemente, más y más dolor. En el segundo caso, la persona que no esta en una relación puede querer una o no querer nada que tenga que ver con una relación de pareja. Esto último, igualmente por que la persona relaciona mucho dolor al hecho de estar en una relación. Qué camino quiera seguir la persona dependerá mucho de las asociaciones emocionales que ella decida realizar.

116

A aquellos que dicen no querer una relación porque no quieren sentirse lastimados, Robbins les advierte: “se van a lastimar”. Refiriendose a que es natural que en una relación surjan por naturaleza fricciones y conflictos por el simple hecho de ser diferentes. Y, en efecto, el “YO”, el ego, saldrá lastimado siempre que no se salga con la suya. Y a esto Robbins agrega: “no se puede disfrutar sólo el arcoiris sin haber pasado por la tormenta. El secreto está en disfrutar tanto la tormenta como el arcoiris.”

La naturaleza del ser humano (su espíritu que busca unión) lo lleva a tener una profunda necesidad de intimidad. ¿Cómo vencer al “YO” en este campo? La

respuesta quizá se encuentra en las preguntas mismas que nos hacemos.

Robbins recalca la importancia de tener cuidado en las preguntas que cada uno se hace cotidianamente y sugiere preguntarse:

117

¿No estaré tratando de hacer de esta persona (mi pareja) alguien que no es? ¿No estaré exagerando el significado de lo que hace?

El cerebro siempre esta en búsqueda de significado, siempre desafortunadamente el significado no más

encuentra

positivo de los eventos que se suceden. En lo que respecta a los comportamientos de la pareja que pueden llegar a molestar a uno se sugiere que se pregunte

concientemente: ¿Qué más puede significar esto?

Se sugiere también dejar de pensar que todo lo que hace el otro es para lastimarlo a uno. En la mayoría de los casos, dice

Robbins: “Ni siquiera se trata de ti”. La persona sólo esta tratando, por sus medios y como Dios le da a entender, de satisfacer sus propias necesidades y lidiar con sus propios miedos. 118

En lo que se refiere a vencer al “YO” en el ámbito de la pareja es imprescindible dejar de buscar siempre estar en lo correcto. Robbins pregunta: “¿Quieres estar en lo correcto; o quieres estar ENamorado?” Se invita con esto a la persona a dejar de buscar el momento para corregir los errores del otro y más bien aprovechar los

momentos idóneos para resaltar lo bueno ya que “las personas responden mejor al refuerzo positivo”.

Nuevamente se hace ver la importancia de salir del “YO” cuando se entiende que el propósito de las relaciones (tratado

anteriormente) y se entiende en el se magnifica la experiencia a través del compartir. “La calidad de la relación está determinada en proporción directa a la habilidad que tenga la persona para

compartir.” “Una relación es un lugar al que uno va para dar; no para recibir…Cuando 119

comienzas a medir lo que recibes, la relación se acaba; se convierte en una simple transacción.”

Si el propósito de la relación es magnificar la experiencia humana, entonces ¿Por qué no se magnifica sólo lo bueno? La

respuesta está en que todos los seres humanos tienen necesidades similares pero no todos tratan de satisfacerlas del mismo modo. El secreto de la en relación se

encuentra mutuamente

entonces, sus

satisfacer en

necesidades,

realmente valorar a la pareja, en hacerla sentir especial, aceptada y amada. Eso creará una “relación legendaria”.

Al igual que los seres humanos comparten similares necesidades, también comparten miedos. Dos de ellos en especial: el miedo a no ser suficientes, y el miedo a no ser amados. La razón puede ser que la supervivencia humana se basa casi en su 120

totalidad en la total dependencia de otro ser humano por largos períodos de tiempo. En efecto, clínicamente está comprobado que los recién nacidos que no reciben suficiente contacto físico con otra persona padecen mayores enfermedades y pueden llegar a morir. Esto posiciona al amor como un

instinto de supervivencia. Es de hecho la sustancia de la supervivencia que va incluso más allá de la voluntad. A nivel biológico, por ejemplo, al estudiar los efectos de la oxitocina (llamada la hormona del amor) se concluye que las madres (y en menor grado los padres) están diseñadas para amar y nutrir al recién nacido.

De tal forma que así se entiende que en la mayoría de los casos no es que la pareja intencionalmente quiera herir al otro. Sino más bien que, a causa del miedo a perder el amor, reacciona de la forma que ha aprendido hasta el momento ya sea

causando daño a la pareja o a sí misma o 121

tratando de distraerse con drogas, alcohol o creando mayores problemas. En muchas ocasiones ese miedo no tiene fundamentos y es más bien el resultado de una salud emocional muy pobre que se ve reflejada en una autoestima baja. Bajo tales

circunstancias, es más seguro que la persona entre en una relación buscando más recibir que dar, lo cual es la fórmula para el fracaso de la relación de pareja. De ahí que Robbins afirme que el primer factor más importante a la hora de crear una relación de pareja es desarrollar primero una extraordinaria relación con uno mismo.

El

segundo

factor

importante

es

la

selección. La selección de la pareja que no debe limitarse únicamente al aspecto físico de la persona (muchas veces el único factor que se considera) sino también en las cualidades que se necesitan para la

relación de pareja. Es importante conocer las diferencias de la otra persona y al 122

mismo

tiempo

encontrar

en

ella

una

naturaleza similar a la propia. Siempre habrá diferencias pero la naturaleza de ambos miembros de la pareja debe ser compartida. Debe pensarse en el impacto a largo plazo de todo esto. Preguntarse: ¿Será esta una relación íntima y duradera? Igualmente deben considerarse que el conjunto de valores sea complementario, en otras palabras, que se relaciona lo que más valor tiene para cada uno. Adicionalmente, se debe considerar que hay verdadera compatibilidad sexualidad. en la sensualidad y

Todo lo anterior debe, por supuesto, estar claro antes inclusive de conocer a “la otra mitad”. Porque, una vez en el calor del enamoramiento es más difícil pensar con objetividad.

La selección de las cualidades, ya sea para a la pareja ideal o para llevar la relación 123

actual a un nivel superior, comienza por hacer el ejercicio de descripción de la relación ideal con todo lujo de detalle y en todos los aspectos que se puedan pensar. Hay que describir todo lo que se quiere y también lo que no se está dispuesto a aceptar. De esa lista hay que seleccionar los “absolutos”. Las tres cosas que

absolutamente debe tener la relación y las tres que no se aceptarán en lo absoluto.

Una vez hecho lo anterior también hay que considerar el tipo de persona que uno mismo tiene que ser o en la que se debe convertir para atraer a la persona ideal, o las cualidades que se buscan en ella, recordando que en una relación no se entra sólo a recibir sino a dar. Así que la evaluación debe aplicarse no sólo a la persona que se quiere elegir sino a uno mismo también.

124

En una relación siempre habrá retos (conflictos). Pero los conflictos constantes y permanentes que parecen nunca terminar son el resultado de una mala selección. El proceso de evaluación no debe limitarse al momento de iniciar una relación sino periódicamente mientras ella dure. Debe

responderse con sinceridad en dónde se encuentra uno en la relación y aprender a identificar y entender los patrones de destrucción de la relación a los cuales se refiere John Gray (autor del conocido libro: Las mujeres son de Marte y los hombres de Venus): La resistencia, El resentimiento, El rechazo, La represión. Una mala selección acabará inevitablemente en represión. Y en esta etapa decisiva, desafortunadamente, hay muy poco que hacer y anuncia el final de la relación.

Para lograr la plenitud

125

Todo lo anterior se refiere al aspecto humano de la relación de pareja. Al recordar que el propósito de las relaciones es magnificar la experiencia humana y permitir así el crecimiento espiritual, se da paso a la siguiente etapa. La persona sólo podrá experimentar toda su plenitud

incluyendo a su parte humana su esencia; su parte espiritual. Para trascender a tal

nivel es necesario magnificar el bien de la experiencia humana. Y tal magnificación sólo podrá lograrse dentro del matrimonio y posteriormente dentro de la familia.

El hombre puede llegar a encontrar placer temporal en relaciones basadas meramente en el ámbito material. Pero lograr la

plenitud requiere relaciones que lleven al crecimiento. De estas últimas la más sublime es el matrimonio. Para evitar vagar sin rumbo de relación en relación,

quedando cada vez más y más vacía, la persona debe entender el significado real 126

del matrimonio. Cuando este se entiende, se sabe que va más allá de compromisos sociales y se sabe que vivir juntos no garantiza vivir unidos.

Cuando un hombre y una mujer, ambos libres y responsables, se unen en

matrimonio, ninguno pierde la libertad. Más bien, siguiendo en línea con el propósito de las relaciones, se magnifica su libertad. Cuando se vive “juntos” se está en un permanente estado de “vamos a ver que pasa; si no funciona pues somos libres”. Tal actitud mas que liberar ata con el lazo de la inseguridad y contradice al termino: “unión libre”. La única y verdadera unión libre se da dentro del matrimonio al cual llamaremos en adelante “amor libre y responsable”.

Dentro del amor libre y responsable, no hay espacio para actitudes egoístas, que son sólo intentos de mermar la libertad del otro 127

por el simple miedo de perder la libertad propia.

Ser más libre no depende de que el otro sea menos libre. Por el contrario, mientras más libre es de el cónyuge, hay la más propia

posibilidad libertad.

experimentar

Esta condición, no exige ni espera que el otro sea como uno quiere, o que sea diferente a lo que es. Tal exigencia o

expectativa tan sólo es un intento de poner límites, lo cual es contrario a la libertad. Más bien, en una relación sana, cada uno es conciente que el otro es un individuo, una persona, con sus propios derechos y libertades.

La aflicción dentro de la pareja sucede cuando se intenta traspasar tal libertad y tales derechos.

128

La

persona

libre

y

responsable,

es

conciente que el otro es único y que las virtudes y defectos que lo conforman son igualmente únicos puesto que son el fruto de experiencias, y herencias genéticas, biolóicas y socio-culturales exclusivas de cada persona. Dicha conciencia es el

material del que está hecha la piedra angular, en un matrimonio: La aceptación.

El amor verdadero acepta no sólo las virtudes sino también los defectos. Tener la mínima expectativa de que el otro cambie o sea diferente de lo que realmente es, es una actitud egoísta; es permanecer en el “YO”. El cambiar, o no, es una libertad de cada persona. Sólo uno mismo puede

decidir hacerlo. Esperar, exigir o manipular para que el otro cambie es atentar contra su libertad y no es para nada un gesto de una persona realmente libre y responsable. A la única persona a la que se le puede exigir el cambio es a uno mismo. 129

El amor siempre conlleva a la unión. amor verdadero en una pareja

El

lleva En el

inevitablemente al matrimonio.

matrimonio se unen virtudes y defectos y se magnifica la libertad de ambos. Esta unión verdadera, este amor libre y responsable es la expresión máxima de haber salido del “YO”. En esta unión ya no ata el estar

juntos. Entre más unidos esposo y esposa, más libres se ven.

En este tipo de relación se trasciende el tiempo y todos los puntos de referencia del mundo material, incluyendo la atracción física, la cual, si bien es importante (amor pasional), no debe ser el fundamento del matrimonio. En el nivel del amor libre y

responsable la unión fundamental es la unión del espíritu. Esta unión produce

efectos que parten del espíritu, la esencia de la persona, hacia los sentidos. permite experimentar 130 niveles Esto de

sensualidad mayores, independientemente de cualquier referencia del mundo material, o mundo del ego (edad, apariencia física, defectos, origen, raza, etc.).

El peligro de iniciar un matrimonio sin haber salido del “YO”, es que estará destinado a desvanecerse al igual que se desvanece todo lo material con el paso del tiempo. Inevitablemente llevará a la separación y lo único que se magnificará en tal relación será la aflicción.

El divorcio, al contrario de lo que puedan pensar las personas “modernas”, no alivia la aflicción. Pues, cuando el espíritu se

une, jamás se volverá a separar e intentarlo sólo causará dolor. Por eso, una

separación de una pareja en la que se unió el espíritu será siempre dolorosa y esa aflicción se llevará consigo y corre peligro de ser magnificada al tratar de establecer una nueva relación. 131

Sin embargo, en un matrimonio donde realmente se unió el espíritu, la única separación que puede acontecer es en el plano físico cuando uno de los dos muere. En un matrimonio fundado en el verdadero amor, amor libre y responsable, ni siquiera la muerte parece ser una separación pues el espíritu de los dos se ha vuelto uno y el espíritu es eterno.

La aflicción, la amargura de la separación son fruto de las relaciones construidas en el mundo del “YO” material. Son dolorosas

porque hieren el ego. En el “NOSOTROS” no existe ego que lastimar, no hay

aflicciones, amargura ni dolor. Se aceptan virtudes y defectos, placeres y sinsabores, salud y enfermedad, vida y muerte. Sólo se llegará a este estado si se ha decidido confrontar el dolor de salir del “YO”. A eso se refiere el “volver a nacer” bíblico. Salir del “YO” es como dar a luz. 132

Es ser capaces de parir y dejar que el “VERDADERO YO” salga del “YO” material. Entre más temprano en la vida se realice esto último (de ahí la importancia de que los padres abracen su responsabilidad de educar), menos aflicción, amargura y dolor habrá en el futuro. Por el contrario, entre mayor sea la persona, mucho más difícil será realizar tal proeza y, por tanto, estará más predispuesta a la amargura y el dolor. Sin embargo, el cambio es posible,

fisiológicamente se tiene todo el potencial, pero se requerirá inmensamente más valor, determinación, fortaleza y voluntad para lograrlo.

Toda esta comprensión debe ser previa y es fundamental para entender la misión de ser padres. Como resultado de tal

entendimiento, será más fácil tener siempre presente que la familia es la “célula original de la vida social”, y es, indudablemente, la primera escuela y la primera iglesia y que 133

educar es la misión principal de los padres. Finalmente, se comprenderá que la única manera de demostrar que un hombre realmente lo es, es siendo un buen esposo y un buen padre.

134

PLANES DE ACCIÓN
Los siguientes planes de acción son ejemplos de cómo se han llevado a la práctica los distintos conceptos tratados anteriormente. inventados pero Los nombres han sido las personas y las

experiencias son reales.

Plan de Acción 1: Para interrumpir los patrones de la ira.
OBJETIVO: Aprender en familia a

identificar los momentos en los que la ira comienza a salirse de control e

interrumpirlos a tiempo. MOTIVACIÓN: Es misión de la familia

mantenerse unida. Los desplantes de ira desintegran la unión familiar. Si la ira causa daño a la familia hay que aprender a dominarla. MEDIOS: Técnica del semáforo.

135

HISTORIA:

La familia Ramírez está

formada por un matrimonio joven, Francisco de 33 años, Marcela de 35 y sus hijos, David de 12, Danny de 10 y José de 7. Francisco es profesor y Marcela se dedica a las labores del hogar. Marcela y Francisco tienen un temperamento volátil que,

añadido al estrés del trabajo y de las labores de la casa, fácilmente los hace explotar por cualquier cosa. Francisco se dio cuenta que sus desplantes de ira estaban dañando gravemente a su familia y a la salud emocional de sus hijos. Lo que es peor, se dió cuenta que su hijo más pequeño estaba adoptando los mismos comportamientos airados y agresivos de él. Recordando cierta propaganda televisiva que recomendaba a los padres hacer alto y contar hasta diez antes de maltratar a los niños y viendo a los niños jugando un partido de fútbol, a Francisco se le ocurrió una idea genial. En una reunión familiar, Francisco pidió disculpas 136 por su

comportamiento

hasta

el

momento,

y

aceptó que necesitaba la ayuda de toda la familia para controlar la ira que tanto daño les estaba haciendo. Se acordó que cada uno iba a tener consigo un juego de tarjetas hechas de cartulina; una roja, una amarilla y una verde. Cada vez que uno detectara

que papi, o cualquier otro miembro de la familia, comenzara a enfurecerse, había que “sacarle tarjeta”. “ALTO”, La roja significaría:

la amarilla: “PIENSA LO QUE

ESTAS HACIENDO Y CÓMO DEBES DE ACTUAR” y la verde: “SONRIE Y ACTÚA CON AMOR”.

RESULTADOS:

Dominar

la

ira

a

probado ser un reto muy grande para Francisco. Gracias al amor y apoyo familiar un patrón aprendido y reforzado por

muchos años está siendo reemplazado por comportamientos más apropiados.

Después de seis meses de práctica y uso permanente, las tarjetas se han convertido 137

en parte cotidiana de la familia. Aunque, en su momento, también fueron motivo de debate y discusión, han probado ser de suma utilidad para “desactivar las bombas” que suelen aparecer en la vida diaria de la familia. Todavía Francisco, o Marcela,

explotan de vez en cuando pero ya es una explosión controlada y muy de vez en cuando. El más pequeño de los niños ha demostrado ser un experto para detectar los momentos en los que comienza la ira y es el primero en “sacarle tarjeta” a todos. En ocasiones en las que no se tienen las tarjetas a la mano, se suele escuchar que alguien comienza a enojarse y a lo lejos se oye un “¡ROJO!”.

138

Plan de Acción 2: Para Aprender a Amar.
OBJETIVO: Aprender a poner en práctica el verdadero amor a la pareja en un matrimonio.

MOTIVACIÓN: Amor es buscar y fomentar el bien del otro en el contexto de su situación concreta. Una relación es un

lugar a donde se va a dar, no a recibir. El momento en que comienzas a medir lo que das y recibes, la relación se acaba y se vuelve sólo una transacción.

MEDIOS: “La selección correcta”.

HISTORIA:

Después de diez años de

matrimonio, con tres hijos y mucho por delante, la relación entre Francisco y Marcela, parecía desvanecerse. Francisco tomó la decisión de unirse a Marcela a los

139

20 años dejando atrás su carrera, sus amigos, su país de origen y, lo que el pensaba que era un futuro promisorio. Desde que se casaron, Francisco vivió para proveer a la casa y así, tuvieron 3 hijos. Con cada uno más responsabilidades y más necesidad. Afortunadamente nunca

les faltó trabajo y siempre que Francisco estaba sin empleo Marcela entraba a trabajar como profesora mientras Francisco volvía al mercado laboral. Por supuesto

que Francisco llevaba casi siempre la totalidad de la carga en cuanto a la provisión económica de la familia, o al menos así lo quería creer. Nunca faltaban los pleitos por falta de dinero que realmente eran el reflejo de la frustración de Francisco por no poder mantener el nivel de vida que tenía mientras era soltero. Pese a todo,

Francisco y Marcela permanecían juntos aún después de períodos en los que se separaban después de algún pleito.

Francisco permanecía fiel a su esposa y 140

dedicado a sus hijos y a su trabajo. Aunque, en una época, más dedicado a su trabajo que a más nada, Francisco se dio cuenta que era importante dedicar tiempo a sus hijos. Así transcurrieron los años, manteniendo siempre la relación pendiendo de un hilo. Francisco no entendía por qué Marcela no podía estar contenta si no le hacía falta nada. El se dedicaba a la familia al trabajo y no tenía vicios ni era mujeriego ni gustaba de salir a tomar con los amigos. Ella no tenía por que reclamar nada si no le hacía falta nada.

Cuan equivocado estaba Francisco y qué a tiempo se dio cuenta de ello. En su décimo aniversario la situación se había

desbordado. Marcela no podía tolerar mas los insultos de Francisco quien reclamaba que ella no tenía por que molestarse pues el les daba todo lo que necesitaban y, sintiéndose “merecedor” de hacer lo que le viniera en gana la insultaba y agredía; pues 141

él había dejado todo por ella pero a ella “nunca nada le era suficiente”. Francisco

tenía dudas de haber tomado la decisión correcta al casarse con Marcela, de haber hecho la selección correcta y no quería pensar más en ello. El podía vivir mucho mejor vida en su país viviendo solo. Lo detenía el sentido del deber a sus hijos y, francamente, el miedo a lo desconocido pues su mundo durante esos diez años había sido su familia y su trabajo.

Afortunadamente para Francisco, cuando el alumno está listo aparece el maestro, y el maestro apareció en la forma de un amigo que había estado llevando a cabo un masterado en educación familiar. Era difícil para Francisco aceptar que no podía hacerlo solo. Después de todo, él había logrado todo por sus propios medios. Pero, la desesperación le obligó a aceptar que necesitaba ayuda. El amigo de Francisco le

142

fue compartiendo enseñanzas las cuales algunas se resumen a continuación:

Lo primero es aceptar que no puedes solo. Que necesitamos de algo o alguien más grande que nosotros que nos ayude. Necesitamos de Dios. Así que el primer

paso es una reconciliación profunda con Dios.

El

siguiente

paso

es

comprender

el

verdadero significado de la relación de pareja y sobre todo el significado del amor. Cuando Francisco entendió bien estos dos conceptos, se dio cuenta qué tan

equivocado había estado por tantos años. Si bien había dado a sus hijos y a su esposa casa, vestido y sustento, no les había dado amor. ¡Cómo es posible vivir tantos años tan equivocado! Estaba

esperando recibir de ellos algo a cambio de lo que les daba. Esperaba recibir de

Marcela total pleitesía pues el “había dejado 143

todo” por ella. había dejado

Francisco entendió que todo menos lo más

importante: a sí mismo; a su ego. El había querido a su esposa, la había necesitado, la había deseado, pero no la había amado. Se dio cuenta que había entrado en esa relación esperando recibir, en un estado de salud emocional muy pobre (y ella también) y, por primera vez, sintió el dolor que le había causado. Le pareció que el dolor que el le había causado a su esposa e hijos todos esos años se hubiera acumulado y rasgara ahora su corazón. Como con una cubetada de agua helada, Francisco

despertó, se dio cuenta, y sufrió.

Su amigo sabía que esa era buena señal pues era el ego el que se había debilitado. También sabía que Francisco iba a sufrir mucho más hasta derrotar por completo su ego y estaba dispuesto a acompañarlo hasta lograrlo.

144

En una de sus charlas, surgió el tema de las constantes peleas. El amigo de

Francisco le habló acerca de la “selección correcta”. Al principio la pareció a

Francisco un tema inútil pues él ya estaba en una relación y no tenía oportunidad de seleccionar o elegir nada. Pero luego

entendió que sí podía elegir y así su amigo le sugirió el ejercicio siguiente:

Lo primero es que te sientes y describas tu relación ideal. Debes hacerlo con todo lujo de detalles. Piensa en todos los aspectos posibles, actividades físico, personalidad, gustos, etc.

compartidas,

valores,

Debes detallarlo todo y hacer una lista. Indeciso al principio, Francisco dedicó buen tiempo a hacer este paso. Tenía miedo de encontrar la verdad. Tenía miedo de

encontrar que la verdad era que Marcela no era su pareja ideal.

145

El siguiente paso es hacer lo mismo pero con todas las cosas que no aceptarías en la relación. Tercero, de tus dos Las listas tres elige cosas los que

ABSOLUTOS.

absolutamente debe tener la relación y las tres cosas que no debe tener en lo absoluto. Francisco siguió las instrucciones de su amigo, aunque le parecía que ya había hecho un ejercicio similar anteriormente y de nada le había servido. El cuarto paso es describir el tipo de persona que debes ser o en la que te debes convertir para atraer a la persona ideal o para atraer las cualidades de tu pareja que son ideales para la relación. Francisco se confundió un poco con este cuarto paso y su amigo le explicó que es fácil pensar en todo lo que “merecemos” pero pocas veces pensamos en lo que realmente necesitamos ser para merecerlo. Pasamos la vida exigiendo 146 que las

personas nos traten de una forma pero no nos damos cuenta que es nuestro mismo comportamiento el que hace que surjan de ellas las actitudes que aborrecemos.

Esperamos que los demás cambien y queremos exigiendo obligarlos o a que cambien pero no

manipulando

entendemos que a la única persona a la que le podemos exigir el cambio es a nosotros mismos. Tenemos claro la mujer ideal que queremos pero no nos

comprometemos a ser la persona ideal para ella.

El quinto paso es hacer una evaluación objetiva de en dónde se encuentra la relación con respecto a los puntos listados anteriormente. calificas cada De 1 a 10, en donde uno de los puntos

importantes que seleccionaste en tus listas. De 1 a 10, qué calificación te asignas a ti mismo en las cualidades que anotaste en el cuarto paso. 147

RESULTADO

Contrario a lo que Francisco había pensado al principio, se dio cuenta que no se había equivocado en su selección al haber elegido a Marcela como su compañera. Ellá aún seguía teniendo las cualidades ideales de las cuales el se había

enamorado. Era él quien no ejercitaba las cualidades de las que ella se había enamorado. En su frustración, Francisco

había perdido su optimismo y la seguridad en sí mismo. Se sentía estancado y, por tanto, su salud, y sus aspiraciones se estancaron. Su fuerza espiritual que alguna vez lo había caracterizado, ya no estaba. Su ego había tomado control total de él. Gracias a este ejercicio, Francisco pudo establecer un plan de trabajo para volverse la persona ideal para Marcela. Decidió

recobrar su estado físico con ejercicio y buscó nuevamente 148 desarrollar su

espiritualidad. No fue nada fácil e incluso hoy, en su décimo tercer aniversario, Francisco sabe que hay mucho que seguir haciendo para “salir del YO” pero lo que ha logrado hasta ahora les ha permitido volver a estar juntos en familia y la relación entre él y Marcela verdaderamente se ha

magnificado en todos los sentidos.

149

CONCLUSIONES.
El objetivo de esta tesina ha sido inquietar la conciencia de las personas

principalmente de los hombres para que exista la comprensión de que el cambio para el bien es factible. Es también un

aporte inicial para un trabajo mucho mayor que permita desarrollar estrategias

concretas que faciliten dicho cambio, en otras palabras: El Viaje del YO al

NOSOTROS.

Dicha posibilidad de cambio se ha apoyado desde tres campos: científico, humano y espiritual. Desde el punto de vista

científico, los avances de una ciencia nueva y en desarrollo permiten tener conceptos más objetivos acerca de la capacidad del hombre e, incluso, cambiar viejos

paradigmas que impiden el crecimiento, por ejemplo los obsoletos conceptos acerca de

150

las diferencias y la superioridad de los géneros. En el aspecto humano se

presentaron ejemplos claros sobre cómo llevar a la práctica en la vida diaria de cada uno los conceptos presentados. En el

ámbito espiritual, se enfatizó que ser espiritual no significa ser débil. Más bien, la espiritualidad es la fuerza impulsora del hombre. Adicionalmente, se observó que espiritualidad, ciencia y humanidad no tienen por qué ser excluyentes entre sí, sino al contrario, son las partes de un todo: el ser humano.

Si la persona tiene la voluntad, puede seguir el esquema sugerido por esta tesina, el cual propone llegar a la plenitud de la persona pasando por varias etapas. Dicho proceso comienza con el trabajo para “salir del YO”, que en otras palabras significa vencer al egoísmo. Tal proeza requiere que la persona enfoque toda su energía para lograrlo. Además deben 151 desarrollarse,

practicarse y vivir las virtudes.

Como

objetivo, también se planteó la importancia de lograr la salud emocional. El hombre es responsable de sus emociones y debe desarrollar el dominio propio que le permita madurar emocionalmente. Dicha madurez, o salud emocional, es prerrequisito para construir verdaderas relaciones humanas basadas en el compromiso social y

fundamental para crear relaciones de pareja extraordinarias cimentadas en la unión espiritual.

En tal orden, el proceso continúa de un trabajo interno, desde la esencia de la persona, hacia fuera a las relacione

humanas, y hacia las relaciones de pareja en las cuales el objetivo sea el matrimonio o, lo que es igual, “verdadero amor libre y responsable”. Idealmente, un trabajo arduo en todas estas etapas prepararán mejores personas, libres y responsables, que

puedan llegar a ser verdaderos educadores 152

y así, romper con el círculo vicioso que aqueja a la sociedad actual.

La familia demanda el cambio, el cambio es posible, solo falta que el hombre demuestre la voluntad de cambiar. Dicho de otra

manera, solo falta que el hombre se decida a amar.

153

BIBLIOGRAFÍA
Alcaráz Romero, V. 2001. Texto de neurociencias cognitivas. Guadalajara, México: Manual Moderno. (Instituto de Neurociencias, Universidad de Guadalajara). Arias Londoño, M. 1990. Cinco formas de violencia contra la mujer. Bogotá: ECOE. Caine, R. et al. 1994 Making connections: Teaching and the human brain. USA: Adisson-Wesley. Corominas, F. 2001. Educar en positivo. Madrid: Palabra. Corominas, F. 2003. Cómo educar la vloluntad. Madrid: Palabra. Corominas, F. 2003. Virtudes Humanas. Madrid: Palabra. Covey, S.R. 1998. Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas. México: Grijalbo. Dalai Lama. 2003. El arte de la compasión. España: Random House. Davidson, R.J. 2000. Dysfunction in the neural circuitry of emotion regulation –

154

possible prelude to Sciencemag vol. 289.

violence.

USA:

Davidson, R.J. 2000. The cognitive neurosciences, M.S. Cambridge: MIT Press. Davidson, R.J. 2005. Emotion is not one thing. Laboratory for Affective Neuroscience. University of WisconsinMadison. Goleman, D. 2005. Emociones destructivas: Cómo comprenderlas y dominarlas. Buenos Aires: Vergara. Gotman, J. 2000. Siete reglas de oro para vivir en pareja. Barcelona: Plaza & Janés. Healy, J. 1999. Living together and Christian Commitment. USA: Resources for Christian Living. Isaacs, D. 1981. virtudes humanas EUNSA. La educación de las Tomo I. España:

Linnoila, M. 1999. The neurobiology of mental illness. New York: Oxford University Press. NASA. Marzo http://spaceflight.com.gov 2006.

155

Neuhauser, J. 2001. Lograr el amor en la pareja. Barcelona: Herder. Organización Panamericana de la Salud. 2006. Hoja informativa: Violencia Juvenil. Disponible en: http://publications.paho.org. Organización Panamericana de la Salud. 2006. Hoja informativa: Violencia de género. Disponible en: http://publications.paho.org. Pamersky, A. Febrero 2005. Reaching the Divine. Disponible en: www.pamerskylive.com. Robins, A. 2000. Date With Destiny Seminar. California: Anthony Robbins Co. The Mismeasure of Woman: Differences between the sexes. USA: The Economist. August 5th, 2005. United States Catholic Conference. 1999. Marriage Preparation and Cohabiting Couples. Washington, D.C.: USCCB. Weiner-Davis, M. 1993. Divorce Busting. New York: Fairside.

156