You are on page 1of 14

  REQUIEM
PARA
UNA
TIERRA
PERDIDA
/
 REQUIEM
FOR
A
LOST
LAND


   

INTERVENCION
PERFORMATIVA

Violeta
Luna



CREACION
EN
RESIDENCIA
2011
 ELGALPON.ESPACIO.
LIMA,
PERU
 


 

REQUIEM para una tierra perdida / Requiem for a lost land 
PERFORMANCE de VIOLETA LUNA    INTRODUCCIÓN y CONTEXTUALIZACIÓN SOCIAL DEL PROYECTO  Durante el mes de Julio del 2011, realizé una residencia en ElGalpón.espacio, centro  de  investigación  artística  en  Lima,  Perú.    Una  de  las  premisas  de  exploración  para  esta residencia fue investigar las diferentes formas de representación de la violencia  en  el  cuerpo  humano.  Esta  premisa  surgió  a  partir  de  la  súbita  escalada  de  los  acontecimientos de violencia registrados en mi país, México, durante estos últimos 6  años, desde el momento en el que el presidente Felipe Calderón le declara la guerra  al narcotráfico e inicia la masiva militarización del territorio nacional.     Calderón  toma  el  poder  en  el  marco  de  grandes  controversias,  después  de  un  proceso  electoral  plagado  de  profundas  irregularidades.  En  una  serie  de  gestos  diseñados para legitimizarse, por un lado, a través de la construcción de una imagen  de  “líder  de  mano  dura”,  y  por  otro,  para  alinearse  con  los  Estados  Unidos  y  su  modelo  de  “lucha  contra  el  terrorismo”,  Calderón  se  sube  al  tren  de  la  “seguridad  nacional” creando su propia campaña de lucha contra el crímen.    Inmediatamente  apoyado  por  los  Estados  Unidos,  país  de  decidida  actitud  beligerante  durante  la  administración  de  George  W.  Bush,  Calderón  diseña  una  estrategia  que  une  las  narrativas  de  “derecho  por  la  fuerza”  de  las  dos  naciones  norteamericanas,  donde  el  fín  decididamente  justifica  los  medios.  El  fruto  de  esta  asociación  es  la  “Iniciativa  Mérida”  (preocupante  intento  de  réplica  del  “Plan  Colombia”  que  arrasó  con  los  derechos  humanos  de  millones  de  colombianos)  dando marco a una guerra que arroja un saldo altamente trágico: 50,000 muertos,  un  número  incontable  de  heridos  y  damnificados,  y  cientos  de  comunidades  afectadas.    Esta  oscura  realidad,  ha  convertido  a  las  calles  y  espacios  públicos  de  México en escenarios para dramaturgias del horror, donde el cuerpo ‐la mayoría de  veces  desmembrado‐  es  presentado  con  una  gran  dosis  de  performatividad  para 

 

instaurar el miedo y demostrar quien es el más duro en las pugnas internas de los  carteles por el control de rutas y mercados para la droga.    La  investigadora  cubana  residente  en  México  Ileana  Diéguez,  escribiendo  para  la  revista  KARPA,  afirma  que  “En  los  teatros  del  exceso  que  hoy  nos  circundan  ‐ aquellos  que emergen durante  y después  del  acontecimiento violento  de cualquier  calle, especialmente en las ciudades del norte de México‐ lo escénico toma forma no  sólo  por  las  corporalidades  expuestas.  Lo  emblemático  opera  no  únicamente  por  medio  de  fragmentos  corporales,  sino  que  se  produce  toda  una  construcción  espectacular  de  la  muerte  violenta  para  producir  efectos  aterradores.”  (Diéguez,  Ileana,  Grámaticas  Neobarrocas:  Paraperformance  y  teatralidades;  KARPA  4.1~4.2.  2011).  En  estas  estrategias  performativas  que  los  narcotraficantes  utilizan  para  afirmarse en el poder, el cuerpo es el espacio central de construcción de narrativas  macabras  que  dejan  entrever  un  entrenamiento  de  técnicas  aprendidas  en  las  mejores  escuelas  militares,  utilizadas  a  lo  largo  de  la  historia  de  las  dictaduras  Latinoamericanas, y que ahora vuelven a acosarnos pasando a ser parte de nuestra  cotidianeidad, imágenes que van desde Abhu Grahib, a Guantánamo Bay, y terminan  en una calle de Ciudad Juárez.    De  acuerdo  a  Diéguez,  la  violencia  se  instaura  como  “el  nuevo  normal”  y  esta  aberrante normalidad sobrepasa los límites de la presentación, y nos lleva al exceso  de  barbarie,  no  sólo  por  las  imágenes  de  cuerpos  desmembrados,  colgados,  amordazados,  “encobijados”,  sino  además  en la utilización de objetos, como bolsas  de plástico, dinero, rosarios, cinta adhesiva, cobijas, etc., que ayudan a construir una  suerte de sintáxis efectista del terror, lo que Diéguez denomina una gramática neo‐ barroca escrita con partes de cuerpos humanos y los elementos mencionados.     La  generalización  indiscriminada  de  la  violencia  no  solo  beneficia  a  los  grupos  del  poder,  sino  también  a  los  medios  corporativos,  que  encuentran  en  la  constante  letanía  de  asesinatos  y  enfrentamientos  una  oportunidad  para  empaquetar  y  venderle a la población el miedo y la pornográfica imagen diaria del “muerto en la    3 

portada”.  La  violencia  perpetuada  por  la  difusión  de  estas  fuertísimas  imágenes  oculta  la  superficialidad  con  la  que  los  medios  abordan  el  tema  del  narcotráfico,  donde  el  periodismo de  investigación aparece  como  una  de sus primeras víctimas.  Se  habla  únicamente  de  muertos,  acribillados,  o  degollados,  en  una  especie  de  abstracción del horror que no sólo deja de lado la realidad de historias personales  desde las que se puede entender su dimensión social, sino que también deja fuera de  contexto  un  análisis  que  debiera  cuestionar  profundamente  la  responsabilidad  del  gobierno, no sólo de México, sino también de los Estados Unidos. Este último porque  tiene responsabilidad tanto por la demanda de droga, como por el tráfico de armas  que  utiliza  el  crimen  organizado,  las  cuáles  en  su  mayoría  provienen  del  país  del  norte,  y  por  la  clara  conexión  entre  grupos  comando  de  elite  entrenados  en  Fort  Benning,  Georgia,  como  es  el  caso  de  “los  Zetas”,  y  el  primero  por  que  ha  manufacturado  una  guerra  entre  su  propio  pueblo,  militarizando  el  país,  y  transformando sus ciudades en campos de batalla donde los operativos policiales y  militares se asemejan a los realizados en  conflictos como Afganistán e Irak.    Durante  mi  estadía  en  Lima  como  artista  residente  en  ElGalpón.espacio,  tuve  la  oportunidad de acceder a una vasta cantidad de información textual e imágenes, y  también,  ayudada  por  la  distancia  geográfica  con  mi  país,  de  procesar  la  carga  emocional  que  representa  para  mí,  como  Mexicana,  ver  a  mi  país  sumido  en  tan  oscuro  capítulo  de  su  historia.  Aproveché  entonces  para  entablar  diálogos  y  entrevistas con artistas y personalidades locales cuyas profesiones o circunstancias  los llevan a trabajar diariamente con el tema de la violencia y sus consecuencias, y  así,  reflexionar  sobre  la  forma  en  la  que  abordaría  el  tema  desde  mi  perspectiva  profesional,  el  campo  del  performance.  Estas  conversaciones  con  antropólogos  forenses,  víctimas  de  crimen,  artistas,  e  inclusive  con  personalidades  como  el  Dr.  Salomon Lerner‐Febres (presidente de la comisión para la verdad y la reconciliación  del Perú), me asistieron en gran medida para terminar de construir la estructura del  performance.      Decidí que el título estuviera en español y en inglés: Requiem para una tierra perdida    4 

/  Requiem  for  a  lost  land,  aludiendo  a  una  realidad  que  no  respeta  fronteras,  pero  que sobretodo involucra a México y los EEUU, dos naciones con trayectos e intereses  muy  distintos,  pero  unidas  por  su  geografía,  y  por  una  larga  historia  plagada  de  situaciones de poder asimétricas y que paracen siempre resultar injuriosas para el  país Latinoamericano.     Requiem  está  concebido  como  una  intervención  performativa  a  manera  de  ritual,  para recordar a los muertos que fueron despojados de su dignidad, a aquellos que  no  se  les  guarda  luto,  a  los  muertos  anónimos,  a  los  que  el  discurso  oficial  estigmatiza,  a  todos  los  caídos  en  esa  mentada  "guerra  contra  el  narcotráfico".  El  performance  está  concebido  a  manera  de  memorial,  como  el  conmovedor  Ojo  que  llora  de  la  artista  Lika  Mutal  en  el  paisaje  limeño,  pero  en  contraste  con  la  permanencia de la piedra, un santuario de naturaleza efímera, haciendo hincapié en  la fragilidad de la vida humana y de toda una sociedad afectada por la violencia. Una  instalación de duración breve que nos recuerda a esos pequeños altares, a la orilla  de  la  carretera,  o  en  una  esquina  del  barrio,  hechos  por  los  seres  queridos  de  la  victim en el lugar donde ésta perdiera la vida.     Requiem  es  un  intento,  desde  el  foro  performativo,  de  abrir  con  el  cuchillo  del  forense  el  discurso  mismo  de  muerte  enviado  desde  el  poder  disfrazado  de  “protección a los ciudadanos”, para re‐descubrir en sus podridas entrañas el diario  sufrimiento  de  éstos,  los  más  afectados  por  una  atroz  y  patológica  decisión  de  estado que nada tiene que ver con mejorar sus condiciones de vida, y mucho, con los  diseños  más  oscuros  del  poder  que  México  ha  visto  en  sus  200  años  de  historia  como país independiente.                 5 

DESCRIPCION DEL PROYECTO y SECUENCIA DE ACCIONES  Requiem se puede llevar a cabo tanto en espacios abiertos (calles, parques, avenidas,  etc.)  como  en  espacios  cerrados  (galerías,  teatros,  salones,  etc.).  Allí,  la  performer  creará un altar transitable construido con diferentes objetos simbólicos y acciones  contrapunteadas con una narrativa sonora.     La  partitura  de  Requiem  fue  creada  por  el  músico  y  compositor  David  Molina  con  diferentes elementos que en yuxtaposición construyen la dramaturgia textual de la  pieza.  Al inicio escuchamos el discurso que el presidente de México Felipe Calderón  dio ante en el congreso de Estados Unidos en mayo del 2010, con motivo del festejo  del bicentenario de la Independencia. Contrapunteado a este discurso, escuchamos  fragmentos del poema Los muertos de María Rivera, dicho por ella misma durante la  Marcha por la Paz organizada por el escritor Javier Sicilia en la ciudad de México en  abril del 2011. En esta suerte de canto responsal, también resuenan las voces de los  miles  de  manifestantes  de  la  marchas  por  la  paz,  dándole  de  algún  modo  voz  y  presencia  a  los  otros  miles  que  no  sobrevivieron.    Todas  estas  voces  estan  combinadas con una banda sonora de aviones y explosiones, que evocan una guerra.  Esta  partitura  sonora,  se  escucha  atraves  de  dos  pequeñas  bocinas,  adaptadas  a  el  cuerpo  del  accionista,  y  de  acuerdo  a  las  necesidades  determinadas  por  cada  espacio,  también  se  puede  escuchar  por  medio  de  un  equipo  de  sonido  con  amplificadores.    Ni  bien  se  comienza  a  escuchar  la  música,  vemos  entrar  a  la  performer  vestida  de  negro,  evocando  la  neutralidad  del  teatro  negro,  donde  el  actor,  manipulador  o  accionista, no es protagonista, sino solo un medio para que la acción se lleve a cabo.  Lo importante en esta intervención recae en la acción.     La  performer  trae  una  bolsa  de  papel  reciclado,  que  contiene  todos  los  objetos  necesarios  para  la  creación  de  la  pieza,  y  que  al  final  quedarán  en  el  espacio  transformado  por  la  acción,  a  modo  de  instalación.    La  bolsa  tiene  el  símbolo  del  bicentenario de México 2010, una suerte de metáfora del país como contenedor de    6 

los seres humanos quienes en el contexto de la violencia son considerados objetos  desechables, artículos de consumo que solo se utilizan para hacer el “trabajo sucio”  y una vez muertos pueden ser remplazados por otros.             

 
Violeta Luna al comienzo de Requiem. Festival  “City of Women”, Lubliana, Eslovenia, 2011. Foto: Nada Zgank 

    De la bolsa se extraen seis botellas de plástico pintadas de blanco, tres de ellas con el  escudo  mexicano,  las  cuales  representan  los  tres  poderes  del  gobierno:  ejecutivo,  legislativo  y  judicial,  cada  cual  con  su  grado  de  responsabilidad  y  complicidad  en  esta fracasada “guerra contra la droga”.  Las otras tres botellas, sin níngun símbolo,  representan a la sociedad civil. Estas botellas nos recuerdan la forma en la que los  carteles mueven el narcotráfico. Mexico es un país de tránsito hacia el norte, no solo  para los inmigrantes sino también para la droga. Los métodos que se emplean para  mover el producto son vastísimos, desde la sofisticación de túneles superquipados  que atraviesan la frontera, hastas el uso de métodos artesanales como figuras que se  asemejan a la porcelana con iconografía religiosa, como cristos, vírgenes, flores, etc.,  las  que  son  trasladadas  hacia  diferentes  puntos  geográficos  mayoritariamente  del  “primer mundo”, primero también en el consumo de estupefacientes.   

 

Las botellas se colocan en el piso creando un triángulo que evoca al triángulo de la  violencia de Johan Galtung, donde se presentan los tres tipos diferentes de violencia:  La violencia directa, violencia que se manifiesta por lo general como física, verbal o  psicológica;  la  violencia  estructural,  violencia  intrínseca  a  los  sistemas  sociales,  políticos y económicos; y la violencia cultural que son aquellos aspectos de la cultura  que  pueden  utilizarse  para  justificar  o  legitimar  las  dos  primeras  formas.    Sin  embargo, Diéguez nos recuerda que todos estos caminos invariablemente terminan  en el cuerpo humano: “La violencia física es la demostración más intensa del poder,  pues afecta directamente el centro de nuestra existencia: el cuerpo; de allí que sea  tan eficazmente persuasivo el lenguaje del terror y tan eficazmente aglutinante para  cualquier Estado bajo el síntoma del miedo y la promesa de protección.” (Diéguez,  op. cit.) La violencia es como un mar donde el eco de sus olas van marcando huella  cada  vez  más  profunda,  afectando  no  solo  a  la  víctima,  sino  a  sus  familiares  y  vecinos,  erosionando  los  lugares  que  golpea.  Aunque  solo  sea  la  espuma  la  que  llegue a tocarnos, la vida se verá transformada y ya no será la misma.     

 
Violeta Luna saca las botellas de la bolsa. Festival “Passing the Flame,” Dah Teatar, Belgrado, Serbia, 2011. Foto: Roberto Varea 

  En este espacio todos los objetos crean una cartografía de la violencia: las tapas de  las  botellas  simbolizan  las  cabezas  de  los  cuerpos  decapitados  y  los  pequeños  cartoncillos que se usan como marcadores de proyectiles o impactos de bala en las  escenas de crímen, en este caso se ven inscriptos con las estadísticas de las víctimas  caídas desde que se declara la guerra al narcotrafico.      8 

Durante  la  siguiente  secuencia,  el  espacio  se  divide  con  una  línea  de  polvo  blanco,  que  alude  obviamente  a  la  línea  de  cocaína,  pero  también  hace  referencia  a  las  dinámicas  binarias  que  dividen  el  espacio  de  ficción  y  el  espacio  performativo,  el  lugar  del  espectador,  y  el  lugar  del  accionador,  el  aquí  y  el  allá  de  las  borrosas  fronteras entre los pueblos.      

 
Violeta Luna marca la escena del crímen. Festival “City of Women”, Lubliana, Eslovenia, 2011. Foto: Nada Zgank     

La  acción  retorna  su  atención  a  las  botellas.  Una  de  ellas  contiene  pintura  verde,  color  de  la  bandera  Mexicana,  que  en  la  simbología  de  la  bandera,  significa   esperanza  e  independencia,  simbología  que  nos  ayuda  a  crear  la  síntaxis  de  la  dramaturgia de acciones.  En este caso, es un verde que se derrama en el suelo, junto  con  esa  independencia  que  fue  central  para  el  discurso  de  los  festejos  del  bicentenario, donde ironicamente se celebró también el fín de la “colonización.” Sin  embargo,  en  nuestros  días  se  está  dando  una  neocolonización,  no  solo  através  de  políticas  económicas  que  se  implementan  violentamente,  sino  por  medio  de  modelos que justifican el intervencionismo y la militarización, disfrazados de lucha  contra el terrorismo o el narcotráfico. El verde toma así otro significado, el del dólar  estadounidense.          

 

 
Violeta Luna derrama el líquido verde. Requiem, Mission Cultural Center, San Francisco, USA, 2011. Foto: Erika Hannes 

  Posteriormente  la  performer  extrae  de  la  bolsa  diferentes  objetos  con  los  cuales  construirá su nueva identidad. Cubre su cuerpo con un vestido blanco, alusión a los  ritos  de  enterramiento.    Una  botella  de  pintura  blanca,  con  el  escudo  de  Estados  Unidos,  se  vierte  en  un  pequeño  contenedor  de  metal.  Es  una  acción  dual,  integrando el icónico gesto de lavarse las manos de Poncio Pilatos, aludiendo a un  contexto  donde  nunca  nadie  es  culpable,  y  también  una  suerte  de  lavado  ritual,  donde se irán invisibilizando los brazos, para jerarquizar visualmente la cabeza.                                                      

    

 

Violeta Luna lava sus brazos con pintura blanca. Festival “City of Women”, Lubliana, Eslovenia, 2011. Foto: Nada Zgank 

 

10 

Las  acciones  siguientes  se  concentran  en  el  cabello,  donde  con  un  cepillo,  la  performer  crea  diferentes  imágenes  que  evocan  a  las  víctimas  torturadas.  De  manera  cuidadosa  deja  caer  su  cabeza  en  el  suelo  y  dispone  su  cabello  en  el  piso,  donde coloca, una a una, con gran precisión e infinita delicadeza, fotografías de las  víctimas de la violencia. Estas son fotos de documento de identidad, significantes en  todo  el  mundo,  pero  sobretodo  en  Latinoamérica,  de  los  muertos  y  desaparecidos  por mano del estado.     

 
Violeta Luna coloca fotografías en su pelo. Festival “City of Women”, Lubliana, Eslovenia, 2011. Foto: Nada Zgank     

A continuación, la performer realiza una acción de fuerte y evocativo carácter visual:  coge  dos  botellas  que  contienen  sangre  y  las  vierte  sobre  el  pelo  y  las  fotografías.  Con este perturbador gesto hace de su cabeza un escenario, así como esas cabezas  de narcos rivales que se colocan a la vista de todos como instrumento aleccionador,  muestra  de  una  crueldad  ilimitada.  “Las  decapitaciones  convocan  las  teatralidades  corporales,  disparan  los  flujos  del  cuerpo  en  una  incontenible  espectacularidad;  implican  un  acontecimiento  capaz  de  transformar  irreversiblemente  la  disposición  corporal anulando de inmediato la vida y generando un objeto que más allá de ser  un  resto  metonímico  particular  es  también  metáfora  del  des/montaje  de  otro  corpus” (Diéguez, op. cit.)   

 

11 

 
Violeta Luna vierte sangre sobre su pelo, y las fotos de los muertos. Requiem, La Chinampa. México, 2011. Foto: Fidel Ugarte     

Finalmente,  llevando  el  cuerpo  hacia  atrás,  arrastrándose  como  penitente,  la  performer  deja  un  rastro  de  sangre  con  el  cabello,  durante  su  tránsito.  Terminada  esta  acción,  se  despoja  del  vestido  ya  manchado  de  sangre,  que  ubica  dentro  del  espacio,  como  pieza  central  de  la  instalación.  Luego  coge  la  última  botella  que  contiene  tierra  y  la  vuelca  sobre  el  vestido.  Una  vez  terminada  esta  acción,  la  performer abandona el lugar. Su salida, sin embargo, se registra fuertemente como  ausencia,  al  quedar  el  espacio  transformado  por  la  instalación  resultante  de  las  acciones.  Acciones  de  transferencia  de  significado  frente  a  una  violencia  que  precisamente procura anular sentidos, que transforman el espacio mismo en un sitio  de transferencia para la memoria y el rito humanizante.     

 
La instalación resultante de las acciones de Violeta Luna. Requiem, La Chinampa. México, 2011. Foto: Fidel Ugarte 

    12 

APÉNDICE 1: EJEMPLO DE TEXTOS DE LA BANDA SONORA (fragmentos)  Discurso del Presidente Felipe Calderón (traducido del inglés):  “Es  para  mí  un  gran  honor  estar  el  día  de  hoy  frente  a  todos  ustedes.  Quisiera  agradecer al Congreso y al pueblo americano por esta invitación. Quiero expresar mi  gratitud a todos los presentes, quienes han apoyado a México durante tiempos muy  retadores. Asimismo, saludo a todos los mexicanos‐americanos y a todos los latinos  que  todos  los  días  trabajan  por  la  prosperidad  de  esta  gran  nación.  (Aplausos  por  parte del congreso…)    Textos de los participantes en la Marcha Por La Paz (miles de personas):   “¡No más sangre, ni un muerto más..!” ¡Ya basta! ¡Ya basta de tanta matanza!   (Se  repite  varias  veces  en  coro.  Esta  frase  se  escucha  durante  los  siguientes  textos,  combinada con diferentes sonidos metálicos.)                                        Poeta María Rivera, poema Los Muertos (grabado durante la marcha):  “Allá vienen  los descabezados,  los mancos,  los descuartizados,  a las que les partieron el coxis,  a los que les aplastaron la cabeza,  los pequeñitos llorando  entre paredes oscuras  de minerales y arena…”     Coro de manifestantes:  ¡Calderón entiende, eres un frustado!   A partir de este momento durante los siguientes textos se escucha constantemente:   

 

13 

United  State  of  America  (en  inglés),  la  palabra  México  dicha  por  el  presidente  Felipe  Calderón  y  la  palabra  los  muertos,  dicha  por  la  poeta  Maria  Rivera,  en  combinación con sonidos de aviones, cohetes y sonidos bélicos.                                               Presidente Felipe Calderon:  “…México es un país joven, pero una Nación antigua. Nuestras raíces datan de miles  de años atrás. Sin embargo, este año es especialmente significativo para nosotros.  Este año celebramos el Bicentenario de nuestra Independencia, doscientos años de  ser orgullosamente libres y orgullosamente mexicanos. En aquel momento, México  fue la primera Nación de la América continental en abolir la esclavitud.”     Poeta Maria Rivera:  “Allá vienen  los que duermen en edificios  de tumbas clandestinas:  vienen con los ojos vendados,  atadas las manos,  acuchillados, quemados  baleados entre las sienes.    Presidente Felipe Calderon:   “Y  han  transcurrido  exactamente  100  años  de  la  Revolución  Mexicana,  una  revolución en contra de la opresión, una revolución por la justicia y la democracia.  Como pueden observar, México fue fundado en los mismos valores y principios que  los Estados Unidos de América”.      Coro de manifestantes:  ¡No más sangre, ni un muerto más! ¡Ya basta! ¡Ya basta de tanta matanza!...     

 

14