EL DEBATE EN TORNO AL LOCUS DEL LIDERAZGO POLITICO Amparo Martínez y J.

Francisco Morales UNED INTRODUCCION Jesse Jackson es un líder negro estadounidense que ha servido de inspiración a muchos autores recientes interesados por el fenómeno del liderazgo político (véase por ejemplo, Shamir, Arthur y House, 1994). Aunque fracasó en su intento de acceder a la presidencia, sus campañas llamaron poderosamente la atención de los electores y, muy especialmente, de la prensa. Así, el New York Times, para presentarle a sus lectores, se refiere a él como un líder al que la gente "percibe" como persona enérgica, íntegra, con una lengua muy afilada y con un fuerte carisma. Por su parte, el Boston Globe glosó el discurso pronunciado por Jackson en 1988 ante la Convención Demócrata calificándolo de enormemente efectivo y muy emotivo para muchas personas y ampliamente "percibido" como importante e inspirador. El Wall Street Journal recogió las entusiastas reacciones provocadas tanto durante como después de dicho discurso y pronosticó que se seguiría "hablando" de él incluso después de transcurridos 20 años. Por último, Shamir, Arthur y House (1994) atribuyen a Jackson la cualidad de no dejar indiferentes a las personas, de despertar tantas simpatías como antipatías, de ser tan reverenciado como despreciado. Y concluyen con una arriesgada afirmación: sin duda Jackson es un líder carismático. Pero, ¿por qué dicen que es un líder?. Lo único que ha hecho Jackson es ser "percibido" de una determinada manera, que se hable de él en términos admirativos, que la gente no se sienta indiferente ante él. Por tanto, son las personas a las que Jackson se dirige, con sus reacciones, las que permiten que Shamir, Arthur y House (1994) lo consideren líder. Es importante subrayar que no es algo concreto que él haya hecho, sino el cómo ha sido "percibido" en su actuación. En otras palabras, para los redactores de las noticias y comentarios de los periódicos citados y para estos autores, es claro que el locus del liderazgo está en los seguidores. Ahora bien, es preciso definir qué se entiende por liderazgo político. Según Tucker (1981), es dirigir o participar de manera significativa en la dirección de las actividades o actuaciones de una comunidad política. Suele adquirir su máxima relevancia en momentos de inseguridad, es decir, en aquellos periodos en los que el grupo se ve forzado a tomar una decisión importante que implica una elección y va a desembocar en un cambio de la situación. En esa época de incertidumbre el liderazgo político formula un diagnóstico, establece una política o vía de acción grupal y la lleva a la práctica. Durante todo el proceso, el líder cuenta con el apoyo del grupo, ya que es a él hacia el que va dirigida toda su actuación. El trabajo de Zonis (1984) supone un interesante complemento de la concepción de Tucker. Según Zonis el proceso de liderazgo político se desarrolla de manera ordenada y cíclica a partir de unos sentimientos de descontento o malestar en la población que, inicialmente, son vagos, inconcretos y generalizados. Pueden haber surgido de forma espontánea aunque también es posible que hayan sido provocados por el líder deliberadamente. Sin embargo el resultado final es siempre una crisis, en la cual el elemento crucial lo constituyen las dificultades para encontrar sentido a una situación caracterizada por lo que Zonis (1984) denomina "degradación cultural y personal". En otras palabras, el descontento no es un mero sentimiento subjetivo sino una experiencia compartida de pérdida de control del contexto inmediato. Esta es la base sobre la que se asienta el liderazgo que surge cuando alguien (que eventualmente se convertirá en líder, si tiene éxito en su empresa) desplaza ese sentimiento de malestar generalizado a "cuestiones tangibles" y concretas. Es líder según Zonis (1984) quien hace estas tres cosas: a) Traduce los sentimientos inconcretos de malestar en exigencias concretas que se plantean al sistema político; a esto es a lo que el autor denomina "proceso de formulación de exigencias". b) Creación de una "ideología" adecuada a esa formulación;

No puede considerarse como propia de un líder político. líder es una persona que hace que sucedan cosas que no ocurrirían de otro modo. p. constituyen un punto de partida aceptable que no puede hacernos olvidar algunos de los dilemas a los que se enfrenta este concepto del liderazgo político. algunos autores como Hermann (1986) han introducido otros tipos de liderazgo político. 168). Todo ello se puede expresar mediante el esquema gráfico que se presenta a continuación. el líder marioneta y el líder bombero (Hermann. y a cada una de ellas corresponde un determinado tipo de liderazgo.consiste en implantar las exigencias en las mentes de las personas de la población. El segundo dilema se refiere a los tipos de liderazgo político. ambos no pueden pertenecer al mismo tipo. SEGUN ZONIS (1984) SEGUIDORES LIDER LIDER SEGUIDORES DESCONTENTO + CRISIS O FOCO FORMULACION DE APOYO AL LIDER EN EXIGENCIAS O PERDIDA DE SENTIDO "CUESTIONES TANGIBLES" IDEOLOGIA NEGACION DE APOYO VISION Algunos dilemas del liderazgo político La definición de Tucker. A la inversa. En épocas más recientes. c) El resultado de los dos procesos anteriores es la generación de una "visión" en la cual se presenta un futuro más satisfactorio que se contrapone al malestar presente. no apoyarán a aquellas personas que no acierten en la traducción de su sentimiento de malestar. 1986. Otro ámbito en el que no cabe hablar de liderazgo político es el poder "experto" o influencia ejercida en la consecución de una tarea colectiva debido a un conocimiento superior. 1973). Así se explica que Hermann nos hable del líder flautista. GRAFICO 1: LAS FASES DEL LIDERAZGO POLITICO. Es sabido. visitados y revisitados es la contraposición. que influye de un modo perdurable sobre un conjunto de personas. sin duda uno de los más socorridos. porque el experto aporta su conocimiento (superior). entre liderazgo y gestión. la ideología que ha creado y la visión que ha generado son más adecuadas. al igual que la aproximación de Zonis. el líder vendedor. gracias a la aportación de Weber. Es claro que si tanto Churchill como Fidel Castro son líderes políticos. A tenor del contenido del apartado anterior. pero no es él quien decide sobre la distribución de recursos o políticas a seguir por un colectivo o grupo (Katz. hoy ya clásica. A su vez los seguidores colaboran con el líder y le apoyan frente a otros posibles líderes cuando consideran que la formulación de exigencias que ha realizado. que existen tres tipos de autoridad legal. El dilema en este caso consiste en que hay ocasiones en las que no resulta sencillo distinguir la gestión del liderazgo. la función propia de un burócrata. El primero de ellos. .

Willner (1984) proporciona una de las mejores ilustraciones de este dilema. a saber. Un líder carismático. todos estos autores insisten en un hecho. 14) las personas tratan "como si estuviese dotado de cualidades sobrenaturales". Cada uno de estos contextos implican comportamientos diferentes para el líder y distintas pautas interactivas con sus seguidores. constituye uno de los puntos de debate teórico más vivos de la actualidad: el carácter percibido o real del liderazgo. Es muy claro en el caso típico de las características de personalidad. aquel al que. no remite a rasgos psicológicos ya que reside en el "ámbito de las creencias". Por su parte Tucker (1981) explica porqué un líder puede ser carismático para sus seguidores en un momento temporal. desde este punto de vista. y ante otros grupos específicos. con los que debe pactar y negociar para la reducción o la eliminación del conflicto. Así.. Debe responder de sus logros ante el electorado. nosotros nos centraremos en el que. aunque sea en grado elevado. en un sistema o contexto autoritario. En una estructura democrática el líder está obligado a consensuar. Está sometido a continuos procesos de intercambio social con otros grupos y con sus seguidores. que el liderazgo depende de los seguidores. Aunque la diferencia puede parecer sutil a primera vista. Por tanto. el líder parte de una situación de no equidad para el intercambio. sino aquel al que las personas atribuyen características excepcionales. Lo que interesa no son los rasgos de personalidad del líder sino sus radiaciones en las creencias de los otros.Un tercer dilema se refiere al contexto en el que se ejerce el liderazgo. al que ya nos hemos referido en líneas anteriores. Las aspiraciones y necesidades de sus seguidores no son motivo de preocupación para él (Katz. Para estos dos autores el . inteligencia y otros por el estilo sino que es necesario que la persona que va a convertirse en líder sea percibido con esas características. Es una relación entre el líder y sus seguidores. según Willner (1984 p. partido. a nuestro juicio. y dejar de serlo en un momento posterior. para ser correctamente entendida. Lord y Maher (1990) dan un paso más y aseguran que la atribución de características de liderazgo se realiza en función de un patrón preestablecido de características que. en el malestar experimentado por sus seguidores. Dice esta autora que no basta con que una persona posea una característica típicamente asociada al carisma. Lacouture (1971) lo expresa en una forma poética al decir que el liderazgo no remite a "dones innatos". Esta doble vertiente del liderazgo percibido vs real no se circunscribe exclusivamente a un aspecto o dimensión del liderazgo político sino que los abarca a todos. entre las que Willner cita la energía o vitalidad. no es aquel que tiene unas características excepcionales. Lo crucial es que se le atribuya carisma por la posesión de esta característica. etc. Abundando en la misma idea Carlton-Ford (1992) dice que un grupo tiene un líder carismático cuando los componentes de dicho grupo "creen" que esa persona tiene capacidades especiales y excepcionales. Willner (1984) lo especifica claramente en relación con la posesión de carisma. no es que para ser líder se necesiten los rasgos de dominancia. asertividad. En resumidas cuentas. Esto es lo que denominan "teorías implícitas de liderazgo". Liderazgo percibido vs liderazgo real: La doble vertiente del liderazgo y el papel de los seguidores En su discusión del liderazgo carismático. La razón está. Por el contrario. 1973). en su opinión. que es lo mismo que decir su locus. el autocontrol. la aclaración de Willner nos pone en la dirección correcta: no siempre van a coincidir el contenido de las imágenes que el líder intenta proyectar con el de las que los seguidores perciben realmente. cualquier lista de cualidades que configuran el liderazgo. en la mente de los perceptores definen el liderazgo. La mayoría de los estudiosos del liderazgo político señalan la importancia de su análisis en un contexto democrático. El liderazgo no es una propiedad del líder. Dice esta autora que lo que cuenta realmente no es lo que el líder es sino aquello que los seguidores creen que es. tiene que llevar esta coletilla: no se trata de cualidades "objetivas" de los líderes. concreto. la inteligencia. la confianza en sí mismo y la presencia física. La atribución es una consecuencia de la percepción del líder como alguien extraordinario. Pero a pesar de la importancia de estos tres dilemas. en contraposición a un contexto autoritario o totalitario. sino de cualidades que generan en los seguidores la percepción del liderazgo.

tanto conductas como rasgos son atribuidos. Lo que hacen los líderes individuales dentro de la estructura política es. lleven a éstos al convencimiento de que ese contexto. Estos autores creen que la motivación del liderazgo reside en una fuerte necesidad de poder. Arthur y House (1994) ponen el énfasis en los estados psicológicos de los seguidores. Así lo pone de manifiesto Zonis (1984 p. Según estos autores. que se remonta a Weber (1964). al hablar de las categorías elaboradas por este autor para establecer diferencias entre los líderes carismáticos distantes y cercanos se nos dice textualmente: "(nos vimos obligados a ) poner juntos rasgos y conductas.liderazgo es el resultado de un proceso de percepción social. los motivos del liderazgo residen en el líder y deben ser objeto de una socialización que comienza en las primeras etapas de la vida. Frente a estos autores. En el modelo del autoconcepto que proponen estos autores el liderazgo ocurre sólo cuando se atienen o satisfacen estas necesidades. sino "en la angustia psíquica" que esa crisis provoca en los seguidores y que es la que explica que éstos vean en el aspirante a líder y en su doctrina. Cuando el proceso tiene éxito. Otro caso donde se aprecia la importancia de la dimensión real vs percibido es en el papel que juega la crisis. entre otros muchos que se podrían citar. así definido. Spangler y Woycke (1991).30) es muy reveladora del hecho de que la dimensión percibido vs real afecta también a algo tan aparentemente objetivo como la conducta. b) los que apelan a las percepciones de los seguidores acerca de los líderes carismáticos y c) los que recurren a los factores contextuales. al mismo tiempo. el contexto por sí solo no produce emergencia de liderazgo. su necesidad de autoestima. su necesidad de confianza. se apropiarán del espacio político que podrían capturar sus oponentes potenciales o reales. la intensidad con la que buscan determinados valores y objetivos y. Para algunos autores. lo que importa no son los motivos del líder sino los de los seguidores. En otras palabras. 272) cuando afirma que los líderes son necesarios para sacar a la luz el descontento hacia cuestiones tangibles traducibles en exigencias que luego se van a plantear al sistema político. Y esto conecta con el planteamiento de O´Connor y cols. exige imperiosamente la figura de un líder. postula que el origen del liderazgo es una situación objetiva de crisis. El esquema de Weber (objetivo) sería el siguiente: crisislíder+doctrina-liderazgo carismático. Es decir. El de Willner (percibido) sería el siguiente: crisis-angustia psíquica-líder+doctrina-percepción de liderazgo carismático. en unos términos que resulten comprensivos para los seguidores potenciales y que. entre los que destacan de manera muy especial House. Es necesaria la reinterpretación del líder. intentar movilizar ese descontento de tal forma que su potencial se transmite en apoyo hacia ellos en su lucha con los rivales políticos. no reales. Sin embargo. su reformulación. sencillamente. Junto a los rasgos de personalidad se pueden añadir los motivos que subyacen al proceso de liderazgo. Tan en serio se toman sus postulados que tratan de establecer una relación entre las medidas de estos motivos en los presidentes estadounidenses y su rendimiento o desempeño como líderes en el ejercicio de su función presidencial. dado que en muchos casos no nos resultó posible diferenciar de manera fiable entre rasgos atribuidos al líder y conductas atribuidas al líder". en una fuerte necesidad de logro y en una baja motivación de afiliación. Tampoco el contexto es ajeno a la dimensión real-percibido. su disposición a adoptar compromisos fuertes. . la liberación a la que aspiran. Así. Willner (1984) dice que la clave no está sólo en la situación de crisis. En este sentido. La esencia del liderazgo es que los otros consideren a la persona como líder. La visión tradicional. Los líderes reorientan el descontento general de sus pueblos hacia exigencias que se plantean al sistema político. Shamir. (1995) para los que existen tres enfoques en el estudio del liderazgo político carismático: a) el que intenta identificar los repertorios conductuales asociados a líderes carismáticos. el proceso de formulación de exigencias es un proceso de construcción psíquica que requiere la actividad creativa de los líderes políticos. Una cita de Shamir (1995 p.

que unos y otros interpretan el contexto de la misma forma. las ideas expresadas en las líneas anteriores muestran de manera clara la profundidad con la que la dimensión percibido vs real impregna todo el debate en torno al liderazgo político. 29).Motivos El líder tiene la NECESIDAD DE *Poder (+) *Logro (+) *Afiliación (-) Los seguidores tienen NECESIDADES de *autoestima *confianza *compromiso 3. gracias a los cuales las personas pueden dar sentido a los acontecimientos vitales en los que participan. a través de la "angustia psíquica".Características de personalidad REAL: LOCUS EN EL LÍDER El líder ES *excepcional *excepcional *enérgico/vital *enérgico/vital *autocontrolado *autocontrolado *Teorías implícitas de liderazgo 2. con el concepto de "alineación de marco" utilizado por Shamir. . por tanto. Según estos autores los "marcos" son esquemas de interpretación. Es decir. Contexto Una vez establecida la existencia y generalidad de la dimensión percibido vs real en el estudio del liderazgo. (véase Cuadro 1) CUADRO 1: LA DOBLE VERTIENTE DEL LIDERAZGO POLÍTICO ASPECTOS DEL LIDERAZGO 1. En resumen. a grandes rasgos.El planteamiento de Zonis (1984) coincide. A continuación pasamos a exponer de manera resumida los resultados de este trabajo de tematización. genera una necesidad de liderazgo En el estudio del liderazgo. Puede resultar interesante confrontar esas ideas con su representación esquemática. significa que sus orientaciones interpretativas coinciden. no resulta muchas veces posible dierenciar entre rasgos atribuidos al líder y conductas atribuidas al líder El líder reinterpreta el contexto ("alinea el marco") para generar una necesidad de liderazgo PERCIBIDO: LOCUS EN LOS SEGUIDORES El líder ES PERCIBIDO COMO 4.Crisis La crisis explica la aparición de liderazgo Muchos autores intentan identificar los repertorios conductuales de los líderes políticos El contexto saca a la luz el descontento en función del cual surge el líder La crisis. Decir que los marcos de los seguidores y los de los líderes están "alineados". Arthur y House (1984 p. Conductas 5. nuestro siguiente objetivo será mostrar que esta dimensión no es marginal sino que ha sido y está siendo objeto de una tematización por parte de autores destacados de esta área de investigación.

el liderazgo es percibido como prioridad causal en la comprensión y explicación de los acontecimientos organizacionales. la extraen de informaciones de los mass media y de sus comunicaciones con otras personas. la mayoría de las personas tienden a "romantizar el papel de los líderes salientes. c) el énfasis en el liderazgo aumenta cuando aumentan los buenos resultados. f) el nivel del interés colectivo y la importancia que se adjudica al concepto de liderazgo se corresponde con las fluctuaciones económicas generales del país. digno de confianza y motivado para servir y satisfacer legítimamente los intereses de la misión y de la . en la medida en que el líder construye su imagen. por ejemplo. lo que sugiere que éstos son valorados sobre la base de los rasgos que ejemplifican. atribuyéndoles mucha más influencia o incidencia en estos hechos de la que en realidad tienen. Meindl y cols. que se conoce con el nombre de "romance del liderazgo". si algo conocen. dada la complejidad y dificultad de comprensión de los hechos organizacionales. es su situación personal. de rasgos atribuidos y conductas atribuidas y no de rasgos reales ni de conductas reales. Kinder y Fiske (1986) investigan el proceso de valoración o aprecio que conecta a los presidentes norteamericanos con sus electores. La apariencia física también juega. Cuando juzgan a su presidente. Ehrlich y Dukerich (1985) en su noción del "romance del liderazgo" afirman que. e) tanto si los rendimientos son muy buenos como si son muy malos. Kinder y Fiske también subrayan el hecho de que desde Eisenhower la personalización ha constituido una parte medible y estable de las imágenes creadas por los candidatos presidenciales. los efectos del liderazgo en general y los efectos carismáticos en particular están extraordinariamente mediatizados por las percepciones y atribuciones de los seguidores.EL LIDERAZGO PERCIBIDO Meindl. cuando aumentan los precios o el desempleo. La actividad del líder en el liderazgo percibido De acuerdo con Shamir (1995). o mejor dicho. Según estos autores. que aparentan o parecen ejemplificar. creíble. según estos autores. genera una percepción de líder (propia) en los seguidores como alguien competente. el liderazgo tiende a ser enfatizado también cuando los resultados son negativos. por un lado. La situación global la infieren. la deducen. Implica "ir más allá de" lo que el propio fenómeno puede abarcar y extender de manera abusiva (sin poder demostrarlo) la capacidad explicativa del liderazgo. Volveremos más tarde sobre el concepto de "romantización" del liderazgo. Por lo tanto. un papel importante en el juicio de los presidentes y en cómo éstos son percibidos por los ciudadanos. Por el momento basta con enfatizar que se trata. Y ese clima es percibido. es algo consensuado. (1985) afirman: a) que los años en los que las empresas tienen un balance positivo son también los años en los que el liderazgo tiende a ser más enfatizado. g) los retrocesos en el crecimiento económico van seguidos de un interés creciente por el liderazgo y h) los rendimientos extremos conducen a un crecimiento proporcional en la tendencia a ver al líder como explicación causal. d) en algunas ocasiones y empresas. es un clima de opinión. Su argumento. Así. en función de éste. De ahí que el apoyo al presidente disminuya. sin presumir la validez de estos rasgos y conductas más allá de su mera inclusión en las imágenes y percepciones de los observadores y seguidores. b) que cuanto mejores son los resultados en una organización mayor es el énfasis en el liderazgo. sin embargo. los norteamericanos no suelen dar demasiada importancia a su propia situación económica personal. Señalan que este proceso abarca dos aspectos implicados entre sí: la comprensión y el juicio. En el terreno político. sí conceden mucha importancia a los problemas económicos y logros generales de la nación. Esto sería consistente con la función instrumental que según estos autores juegan los juicios presidenciales. los acontecimientos e incidentes organizacionales importantes pero causalmente indeterminados y ambiguos. La concepción romántica o "romantización" del liderazgo es el resultado de una tendencia sesgada a explicar. Se trata claramente de una situación de liderazgo percibido porque los ciudadanos de a pie. afecta principalmente a seguidores y observadores distantes y no parece muy adecuado aplicarlo a los seguidores cercanos quienes tienen la posibilidad de interactuar con los líderes en muy diversas situaciones y durante largos periodos de tiempo.

1977) que obligan al observador a evitar o a resistirse a toda información o evidencia que descarte la importancia del liderazgo para el funcionamiento organizacional. Los resultados de los trabajos de Meindl y cols. Se trata de una especie de metavisión romántica en la que la labor esencial del líder consiste en convencer al resto de que el liderazgo es el motor de la organización. que tiene que estar motivado para percibir el liderazgo. contribuye también a la creación de una relación carismática entre el líder y sus seguidores. tienden a atribuir los éxitos a las personas más que al contexto. Ehrlich y Dukerich (1985) la motivación para el liderazgo no está en el líder sino en el seguidor. . La visión romántica representa así la solución al problema del liderazgo porque reduce y convierte estas complejidades en sencillas y comprensibles expresiones humanas con las que es más fácil vivir y transmitir. Pfeffer (1977).colectividad. o lo que viene a ser lo mismo: el líder manipula la percepción del liderazgo. el motivado tiene que ser el seguidor. Se podría decir que los líderes carismáticos saben cómo formular o cómo traducir las necesidades y aspiraciones de los seguidores. lo cual a su vez. Pfeffer y Salancik (1978) señalan que la tendencia a adscribir un nivel alto de control e influencia a los líderes surge de la "íntima necesidad de encontrar causas humanas a los hechos sociales". "sesgos confirmatorios" y otros procesos (Ross. La actividad de los seguidores en el liderazgo pecibido Desde la perspectiva de Meindl. El liderazgo aquí es el resultado de un proceso de atribución en el que los observadores. generalmente. En el origen de la visión romántica hay dos aspectos: a) el deseo de control y b) la identificación con el líder. Es decir. En el terreno de la evaluación de la actividad organizativa. la identificación de las personas con las posiciones de liderazgo facilita este proceso de atribución. es el líder el que tiene que estar motivado para actuar como líder. naturaleza y consecuencias de las actividades organizacionales. (1985) sugieren que la fe en el liderazgo probablemente excede la realidad de control utilizándose como explicación de una variable que es incontrolable. Es la motivación de los seguidores la que genera una percepción del líder como líder. fuerzas que a menudo son desconocidas e inconcretas y en ocasiones. En la medida en la que las personas (seguidores u observadores) están psicológicamente predispuestos e interesados en la visión romántica del liderazgo. Según Meindl y Ehrlich (1987) la concepción romántica del liderazgo puede ser construida como un supuesto o predisposición a la que recurren interesadamente las personas que desean encontrar una explicación (convincente y precisa desde el punto de vista intelectual y satisfactoria desde el punto de vista emocional) a las causas. con el fin de tener la sensación de que controlan su entorno. Así. la exacerbación de esta necesidad tendería a propiciar y a favorecer el desarrollo de una concepción romántica en la que al liderazgo se le asignaría una importancia crucial. la creación de la percepción del liderazgo es el resultado de la motivación del seguidor para percibirlo. el líder carismático es aquel que es percibido como capaz de representar a los seguidores y de preocuparse de ellos. Cuando el liderazgo se define como real. Cuando el liderazgo se define como percibido. los sesgos o interpretaciones desviadas constituyen también una de las manifestaciones de la existencia de atribuciones. Se atribuye así a la visión romántica del liderazgo una funcionalidad. utilizando su poder. Es la forma que tienen muchas personas de aproximarse a la complejidad cognitiva y ética que conlleva la comprensión de las numerosas interacciones que se producen entre las distintas fuerzas causales que originan y mantienen la actividad organizacional. Consecuentemente. Meindl y Ehrlich (1987) señalan la existencia de numerosos y recientes estudios en los que se documentan intentos bastante coherentes de reflejar el destino de una organización en función del autoensalzamiento. es previsible que se produzcan percepciones selectivas. siendo el autoensalzamiento uno de los sesgos más importantes y frecuentes. censurables. en beneficio de la colectividad antes que en el suyo propio. Salancick y Meindl (1984) han demostrado las maniobras que directivos de alto nivel llevan a cabo para crear una ilusión de control mediante la manipulación de argumentos causales en torno a las cuestiones de rendimiento.

Los seguidores cercanos. las personas archivan mentalmente los prototipos de liderazgo y los utilizan para seleccionar y evaluar la información acerca de un líder concreto. sus procesos de formación de impresión serán más pasivos. leales y entregados seguidores de un líder carismático revolucionario. durante varias décadas. 1990. La comprensión basada en un esquema tiene grandes ventajas pero también tiene algunos riesgos relacionados con el error y la simplificación inherente a toda esquematización. Incidiendo en una idea similar. las fuentes y los efectos de necesidades tales como la necesidad de logro. con lo cual da igual lo que haga el líder. sustituidos. la necesidad de afiliación. están expuestos a una información mucho más rica acerca del líder. Por extensión. Puffer (1990) ha descubierto que el "estilo de toma de decisiones" de un líder puede influir en la atribución de carisma por parte de sus colaboradores. Hunt. si bien este proceso afecta preferencialmente a seguidores distantes. El propio Shamir (1995) afirma que en estos casos las conductas observadas en el líder son reales. al recibir una información escasa e indirecta acerca del líder. No obstante. la maquilla. En consecuencia. es también menos probable que afecte a sus percepciones del líder. Lord. la necesidad de poder y la inhibición de actividad. por el contrario. aunque desde una perspectiva diferente. Tal vez por ello. por lo cual sus procesos de formación de impresión serán más activos y menos esquemáticos. El líder tendrá más posibilidades de ser visto como "un líder" cuando coinciden los actos del líder observado con el prototipo. Las ILTs son estructuras cognitivas y sistemas de categorización que influyen en la percepción y en la interpretación de la información acerca de los líderes. (1958) han estudiado la naturaleza. con quien incluso interactúan directamente. entendida ésta última como el uso del poder individual para alcanzar metas institucionales más que personales. la adorna. etiquetado como "perfil de motivo de liderazgo" está relacionado con el liderazgo real. Dado que esta información es probablemente menos accesible para seguidores distantes. en parte. que reside en la persona del líder. 1994). Según Bass (1985). 1990) han demostrado el papel que juegan las teorías implícitas del liderazgo (ILT) en relación con las percepciones de líderes específicos. EL LIDERAZGO REAL La aceptación por parte de un número cada vez mayor de autores del papel que juegan los seguidores en el proceso de liderazgo no puede hacernos olvidar que la concepción del liderazgo como algo real. La baja necesidad de afiliación que tienen los líderes carismáticos podría explicar. una vez que el líder llega al poder. automáticos y esquemáticos. sigue siendo la predominante. en la medida que el prototipo de líder ayuda a percibir la conducta del líder. El concepto clave está relacionado con los prototipos de liderazgo. quienes. en una palabra."Las Teorías Implícitas del Liderazgo" Varios autores (Bass. la imagen de lo que es el líder típico se corresponde con un conjunto de categorías comunes que describen al líder "prototípico" (Gerstner y Day. su habilidad para tratar con dureza a sus subordinados. Boal y Sorenson. Atkinson y cols. Por su parte. Foti y Phillips (1982) y Lord y Maher (1990) han presentado una teoría de la categorización del liderazgo para articular la estructura cognitiva que subyace a las ILTs. De esta corriente de investigación ha surgido la propuesta de que un determinado perfil de personalidad. Shamir (1995) afirma que las personas de una misma cultura también comparten un prototipo o esquema de lo que es un "líder carismático". pueden llegar a ser degradados. Los esquemas o prototipos conectan también con la visión romántica o "romance" del liderazgo de Meindl (1985). Ya se ha visto que los seguidores cercanos o próximos a un líder se suelen considerar por lo general como incapaces de proyectar sus propias percepciones sobre el líder. Los autores argumentan que para la mayoría de las personas de una misma cultura. el estilo de toma de decisiones es algo que se evalúa con un cuestionario objetivo que normalmente contesta el líder. tenga tanta relevancia en la actualidad el concepto de "distancia social" en el estudio del liderazgo. los fieles. la distorsiona. McClelland. exilados e incluso ejecutados. . lo que realmente importa es el prototipo que se activa en la cabeza del sujeto.

Debido a la conducta carismática y con independencia de todos los efectos y motivos que se produzcan. llamado perfil de motivo de liderazgo.. las relaciones entre el rendimiento presidencial y la necesidad de poder e inhibición de actividad serán positivas. os desafío a que tengáis esperanza y a que soñéis. por el contrario. Jackson utiliza once veces la palabra "esperanza" incluidas cuatro repeticiones de la frase "mantener viva la esperanza" y cuatro veces la palabra "fe". Los efectos de la conducta del líder carismático se pueden explicar a partir de estos tres conjuntos de variables. Pero no os conforméis con las cosas según están. Enfrentaros a la realidad. Las referencias a la esperanza están también implícitas en frases como "Una nueva primavera" y "Algunas veces anochece. House. dependiendo de las circunstancias y de sus variaciones en el tiempo. tendrá una elevada necesidad de poder. Estos motivos son necesidades no conscientes. es más probable que tenga una elevada necesidad de poder. Spangler y Woycke (1991) partieron en primer lugar de la hipótesis de que la conducta carismática de los presidentes guarda una relación positiva con la necesidad de poder y con la inhibición de actividad. Atkinson y cols. y no guardan relación con los motivos. pero siempre amanece"... y tienden a variar de intensidad. Kennedy sobre R. Además. (1958) han demostrado también que cierto perfil de personalidad. Si atendemos ahora a la variable "eficacia". quizás encierre también una connotación de habilidad para trascender las circunstancias normales. de la relación carismática con los subordinados. y una relación negativa con las necesidades de logro y afiliación.para volar) utilizada por Jackson. Spangler y Woycke (1991) afirman que en la medida que la institución presidencial envejece. La metáfora del pájaro (que necesita de las dos alas -derecha e izquierda. McClelland. . "Utilizad la esperanza y la imaginación como armas de supervivencia y progreso". una alta inhibición de actividad y una menor necesidad de afiliación que el líder ineficaz. lo cual implica igualmente el uso de la esperanza y la imaginación. ya se ha visto que éstas favorecen la aparición de conductas carismáticas. Estos son conscientemente mantenidos. También alude al "Sueño Americano" y al "Tengo un sueño" de Martin Luther King. Hay 14 referencias a los sueños y a soñar en su discurso: "En cualquier sitio que os encontréis esta noche. El primero. El rendimiento del presidente depende de los motivos presidenciales. lo que conlleva que el auténtico líder. serán negativas las relaciones entre el rendimiento presidencial y las necesidades de logro y de afiliación. Jackson también se refiere al escaso margen de la victoria de J. La conducta es una función interactiva de tres grupos o conjuntos de variables. queda también reflejado en sus frecuentes referencias a los "sueños" y a "soñar". El carisma tiene una relación positiva con la necesidad de poder y con la inhibición de actividad. afiliación y logro. Por lo que respecta a las crisis. está relacionado con el liderazgo real. especialmente el de la importancia que los individuos conceden a determinadas y específicas actividades. McClelland y Boyatzis. su intento de elevar la moral y transmitir fe a sus seguidores. sí. No se contempla en absoluto la posibilidad de que la percepción de los seguidores juegue papel alguno. 1982). "Hay salida". House. Por su parte..No debéis dejar de soñar nunca. e incluye la creencia en la probabilidad de que el esfuerzo conduce al rendimiento y a la percepción de vínculos entre rendimiento y resultados. Para su estudio de los presidentes americanos. En este discurso indudablemente existe un fuerte énfasis en la esperanza y en la fe. Lo único que interesa son las características personales e idiosincráticas del líder. un líder eficaz. McClelland (1985) describió una teoría general de la conducta que puede ser útil para explicar de qué forma los líderes carismáticos influyen en las creencias y en el rendimiento de los seguidores. y negativa con las necesidades de afiliación y de logro. que puede existir una relación negativa entre la necesidad de afiliación y la conducta carismática. El segundo grupo es el de los valores. soñar con la forma que .. el líder real. incluye motivos tales como necesidades de poder. de las crisis y del periodo institucional.de lo que se deduce también. El tercer grupo hace referencia a las creencias. una alta inhibición de actividad y una necesidad de afiliación menor que la de los líderes ineficaces.. el carisma presidencial aumenta. Arthur y House (1994) señalan como característico de los líderes carismáticos sus reiteradas referencias a la esperanza y a la fe en sus discursos y proponen como ejemplo de su afirmación el discurso que el líder negro estadounidense Jesse Jackson pronunció en 1988 ante la Convención Demócrata. Existen dos investigaciones que demuestran que esta relación entre el perfil de motivo de liderazgo y la eficacia del líder es más probable encontrarla en los niveles más altos de una organización y en puestos de carácter generalista o no especializados que en puestos técnicos especializados (Winter. 1978. Nixon: "Ganó por el margen de nuestra esperanza". Shamir. real.

En efecto. identidades y esperanzas de sus seguidores. etc. os ayudará a sobreponeros al dolor. a los que concibe como una "díada en un campo psicológico compartido".. En esta línea.. aunque podamos. donde por visión se entiende ese estado final hacia el que el líder pretende llevar a su organización. Cualquier relación de liderazgo ha de considerar las fuerzas que influyen en el líder y en los seguidores y que son de tres tipos: a) las fuerzas propias por ejemplo.. encuentra que la distinción entre estos líderes y aquellos que carecen de carisma se produce en cuatro estadios a través de los cuales se va construyendo el liderazgo.etc. sino las figuras del líder y/o de los seguidores por separado. entre otros. las consecuencias son nefastas. construcción de la confianza y consecución de la visión. el entrenamiento y la formación. porque provoca una pérdida casi total de la perspectiva adecuada para el correcto análisis de ciertas cuestiones psicológicas. c) las fuerzas del contexto que afectan tanto a uno como a otro. aislar actos concretos de liderazgo. construcción de la confianza. articulación de la visión. Ello impide de raíz que se pueda comprender estudiando sólo las figuras del líder y/o los seguidores. despojados de su contexto. del nivel de empleo. En esta línea de conceptos encaja también el utilizado por Conger y Kanungo (1988) que cabría traducirse por "encuadrado" y que se define como . en su estudio sobre los líderes carismáticos en empresas estadounidenses. Jackson se presenta a sí mismo como un líder absolutamente carismático que trata de apelar a las emociones. Enfrentaros al dolor. Es a la interacción que se produce entre ellos a donde hay que dirigir la mirada. las necesidades del líder y de los seguidores... su contrincante en las elecciones del 88. Ahora se habla de comunicación. se presentaba como un buen gestor que apela a las consideraciones pragmáticas e instrumentales de sus seguidores. En otras palabras. Son éstos los siguientes: formulación de la visión. Se trata de una postura que es hasta cierto punto comprensible en Psicología. Conger (1989). Kinder y Fiske (1986) consideran que el apoyo a un determinado presidente depende del estado de la economía del país. se va construyendo a través de una cadena de interacciones complejas entre el líder y los seguidores. lo más característico del liderazgo es que es un proceso. En definitiva. lo que en realidad existe es un proceso de liderazgo similar al descrito por Zonis. El liderazgo es un proceso de influencia y como tal ha de ser analizado. se produce un desplazamiento en el tipo de conceptos que parecen claves para estudiar el liderazgo. las que el líder ejerce sobre los seguidores y éstos sobre el líder. Sin ir más lejos el propio Lewin (1947) pone el énfasis en la interdependencia que existe entre líder y seguidor. El liderazgo se consigue poco a poco. etc.. Surge del error. el liderazgo real está vinculado casi con exclusividad al impacto que producen los datos y los hechos objetivos. los recursos. es decir. las características del trabajo. Cuando se acepta la concepción del liderazgo como proceso. la teoría tradicional del liderazgo se centra en el control del líder sobre aspectos del entorno de los seguidores como las recompensas. la fe y soñar. las relaciones de autoridad. Sin embargo. Nunca está completo ni acabado ya que se enfrenta a múltiples riesgos y peligros. con fines analíticos. del crecimiento real de la renta per cápita. Por el contrario Dukakis. entre las que el liderazgo ocupa un papel destacado. EL LIDERAZGO POLÍTICO COMO PROCESO En gran medida el dilema entre liderazgo percibido y real es un falso dilema. claramente infrautilizados capaces de analizar el proceso de liderazgo. ajuste en las relaciones interpersonales y expresión de emociones. Existen en Psicología Social numerosos y conocidos modelos.deberían tener. b) las fuerzas inducidas. Bradley (1987) se refiere al carisma como una característica de la personalidad y como una estructura social.. ya que refleja la tendencia de ésta a centrarse en los individuos. valores. Key (1966) afirma que al presidente se le juzga por las políticas que lleva a cabo. Es fácil percibir la similaridad entre esta propuesta de Conger y el modelo de Zonis que se ha expuesto al principio.". los castigos. Esto es precisamente lo que se transparenta tanto en la definición de Tucker (1981) como en el modelo de fases propuesto por Zonis (1984). En resumen.. de la política de precios. pero amar la esperanza. largamente mantenido en el estudio del liderazgo de no estudiar el liderazgo per se.

San Francisco: Jossey-Bass. W. Katz. y Kanungo. (1982). J. 1. R. R. Nueva York: Free Press. (1985). D.A. A theory of leadership categorization.. The charismatic leader. (1994). y Phillips. 193-218). REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS Bass. 365-387 Conger. Wholeness and Transformation. Key. B. . (1978). (1973). (1987).P.G.. Leadership dynamics: A practical guide to effective relationships.A. D. Hermann (Ed. J. K. Como se puede ver el "encuadrado" es exactamente lo mismo que "la alineación de marco" de Shamir y cols. Bass. J. En J. collective effervescence. San Francisco: Jossey Bass. R. Leadership and Performance beyond Expectations. Kinder. y Woycke. (1990). House. (1992). San Francisco: Jossey-Bass. 203-233).M. 33(3). Charisma and Social Structure: A Study of Love and Power.V. 364-396. The Responsible Electorate. San Francisco: Jossey Bass. (1990). Carbondale: Southern Illinois University Press. R. J.T. ritual. Hunt. (3ª ed.S. Hunt. B. E. Lacouture. C.L. K. and self-esteem. Charismatic Leadership. The Leadership Quarterly. Political Psychology (pp.).G. y Sorenson.J. 36. Boal.B. Administrative Science Quarterly. Bass & Stogdill’s handbook of leadership. M. (1986).G.). Sekaran y C. 41-65. 104-121). S. Vol.A. y Day.). (1989). Schriesheim (Eds. 1-44 Lord.esa estructura de justificaciones que acompañan a la visión y que se utilizan para dotar de interpretación a las acciones de liderazgo. Personality and Charisma in the U.R.. Top management leadership: Inside the black box. G. (1988). (1947). Handbook of Political Psychology (pp. R. The demigods: charismatic leadership in the Third World. Gerstner. 167-192).M.J.R. Cross Cultural comparations of leadership prototypes. y Fiske.L. Knutson (Ed. (1991). Cambridge. (1986). Hermann (Ed. Nueva York: Paragon Carlton-Ford. Nueva York: Free Press. Human Relations. Leadership Quarterly. Harvard University Press.). En M. Foti. 121-134. V. Patterns of Leadership. Presidency: A Psychological Theory of Leader Effectiveness. S. R.G. D. (1966).D. Charisma. J.Nueva York: Free Press. Hermann. (1994). Conger.). U. Ingredients of Leadership. (1971). Frontiers in Group Dynamics. Spangler. (Publicado originalmente en 1969) Lewin. Presidents in the Public Mind. I. Leadership: Beyond establishment views (pp. En M.O. Political Psychology (pp. The Sociological Quarterly.S. Londres: Secker & Warburg. 2.T. Hollander. San Francisco: Jossey Bass. Bradley.G. J.N. En J.

and observer characteristics. Motives.S. Applied Social Psychology in Organizational Settings (pp. L.M.R. Carroll (Ed. The External Control of Organizations: A Resource Dependence Perspective.G. B. 238-254. Shamir. A. Ross.. Gessne. McClelland.C.E. (1990). Puffer. Perceptions of Leadership and their implications in organizations.). Social Distance and Charisma: Theoretical notes and an Exploratory Study.. Hillsdale: L.R. The Romance of Leadership.R. Shamir. M. Mexico: FCE. American Psychologist. skills. Attributions of charismatic leadership: The impact of decision style. 812-825. (1989). y Lowell. Administrative Science Quarterly. outcome... A Case Study. Atkinson. Madrid: 17-22 de Julio. J. Academy of Management Review. XXIII Congreso Internacional de Psicología Aplicada. 5(1). Managing to Be Fair: An Exploration of Values. The Rhetoric of Charismatic Leadership: A Theoretical extension.J. (1981). 129-154). Berkowitz (Ed. y Maher. Leadership Quarterly. M.W. T. 25-42. J. y Ehrlich. McClelland. (1994). 1. and values determine what people do. Social Distance and Charisma . Leadership motive pattern and long-term success in management. and Implications for Research.R. E. Russell. (1958). (Primera Edición alemana de 1922) . (1984). 174220).(1977). The intuitive psychologist and his shortcomings: Distortions in the attribution process. The ambiguity of leadership. (1977). J. and Society (pp.. J. 177-192. Salancik. Pfeffer. G. (1990).M. Mumford. 40(July). R.L. 2ª Ed. Leadership Quarterly. Corporate attributions as strategic illusions of management control. Charismatic Leaders and Destructiveness: An Historiometric Study. Journal of Applied Psychology. J. How motives. 179204). J. 30. The Romance of Leadership and the evaluation of Organizational Performance. Erlbaum.B. Meindl. (1978). Meindl. Shamir. y Connelly. B. y Salancik. (1995). En J. 529-555. Trabajo presentado en el Simposium: Innovative Approches to the Study of Leadership in Organizations: An International Research Agenda. Leadership Quarterly. D. J. M.). G. y Meindl. (1987). 34. (1982).). Nueva York: Academic Press. Administrative Science Quarterly. (1985). K. 6(4). (pp. D. 104-112.B. 67. Meindl. Economía y Sociedad.R. Administrative Science Quarterly.R. Ehrlich. T.Lord. En L. y House. (1985). Advances in Experimental Social Psychology. Leadership Quarterly.L.C. Nueva York: Harper & Row. Weber. En J. Clifton. and Leadership. Columbia: University of Missouri Press. A scoring manual for the achievement motive. R. R. 91-109. Action. 737-743. 10. 252-276. Arthur. 19-47. Academy of Management Journal.Theoretical Notes and an Exploratory Study. 78-102. J. S. y Boyatzis. D. R. B. Motives in Fantasy. (1994). S. Politics as Leadership. Nueva York: Van Nostrand. J.C. 30(1).. 29. M.C. S.B.. (1964). 2. (1995). O´Connor.D. y Dukerich. Tucker.W.C. Pfeffer.C. Atkinson (Ed.. S. 6 (1).J. McClelland.

New Haven and Londres: Yale University Press. A. Zonis. M. Political Psychology. The Spellbinders.G. .Willner. Self-Representation and Sense Making Crises: Political Instability in the 1980s. (1984). Nueva York: Free Press. Self-Objects. D. Winter. 553-571.R. (1978). Charismatic Political Leadership. 5(4). The Power Motive. (1984).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful