Francisco Arriaga. Claverinto.

Claverinto.

1

La orla de tu cuerpo: Eso pido. Consumación etérea del fuego Y la sangre, Palpitante muralla que encierra De los olores la quintaesencia [dócil muralla que cede, en el desbordamiento de tiempo y voluntad] Si tú no quieres, No podrás salvarme. Y moriré en el deseo Que también justifica el cítrico presente De tornasolados mínimos Delirantes susurros Atardeciendo cada día. La orla de tu cuerpo: Eso busco. En el tacto que gira sobre la piel Cual encordado rudimento de madera Sostenido en su única pierna metálica, Reconstruyo el pasado que olvidaste [universo autónomo, Jardín perenne gratiam continens]

Todos los derechos reservados. © 2012 Francisco Arriaga.

Francisco Arriaga. Claverinto.

Así, Vuelto giroscopio Escalaré dimensión tras dimensión En la volcánica certidumbre De tu piel que es nuestra piel. Ignoto placer Develado sólo en sueños: La orla de tu cuerpo, El aroma que es tu ser. Claverinto. Hoja por hoja Bordado en la carne Del beso fugaz y eterno. Rito asincopado En la música centrífuga De la complexión elíptica: Dos ejes, Una forma, Una vida. Místico desplazamiento De pétrea sabiduría [Pythia, agónica enamorada Que abjura y no escapa del futuro, Padre, mentor, y verdugo ] Que hunde cual radícea estructura El pretérito de mármol En la hueca exhalación del presente. La orla de tu cuerpo: Sólo eso pido.

2

Todos los derechos reservados. © 2012 Francisco Arriaga.

Francisco Arriaga. Claverinto.

A fuer de mendigar Alcanza el premio sólo el constante. Podrás concederme tus ojos Y no serán lo suficiente Para cejar en la búsqueda Esta que me carcome los huesos. El instante circunflejo, [revístese de presente Cual hierofante que profetiza La destrucción de su casta] Síntesis y clímax Reclama que seas v(b)oca Llamada furiosa a la guerra, Entronización ab initio data. Es justo Que de nombre carezcas. Que nadie pueda asirte En un hilo de voz [fonética, Ciencia afín a la astrología] Que nadie posea del secreto Nombre sin tu esencia La forma inmediata, [cáliz de iniciaciones y misterios] Combinación sucesiva De instantes masacrados En el abrazo nocturno En que se hace la luz. Claverinto.

3

Todos los derechos reservados. © 2012 Francisco Arriaga.

Francisco Arriaga. Claverinto.

Déjame buscar en tu boca [laberinto] Recamada con fruta y miel [claverintus] Del norte inmóvil [labios] Nadir escondido [aliento] Que sostiene el universo [tu cuerpo] Donde sólo alcanzarse puede [la orla] La epifanía El deslumbramiento La exstática revolución de los astros: Boca delineada con polvo de sol Que pronunciando el nombre de mi sombra Transfórmase En premonición y vigilia. Advertencia y súplica [Hécuba, Regina rotæ fortunæ También suspira]: Sea la forma de tu cuerpo la senda, Sea la forma de tus labios la huella, Sea el contacto breve una eternidad sintética Sea el estremecimiento de tu ser La resonancia enarmónica de tu vientre Que se desdobla en el silencio de la noche, Sea la entrega y la exigencia La única salida, Lo único que constante permanece: Tú.

4

Francisco Arriaga. México, Frontera Norte. 06 de Junio de 2012

Todos los derechos reservados. © 2012 Francisco Arriaga.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful