You are on page 1of 16

PROMUEVEN ACCIÓN DE AMPARO Y DECLARACION DE IN

-
CONSTITUCIONALIDAD - MEDIDA DE NO INNOVAR CON HABI-
LITACION DE DIAS Y HORAS INHABILES, URGENCIA Y PARA
PROVEER EN EL DIA - RESERVA CASO FEDERAL.
Señor Juez:

Jose Juan Degregorio, Gustavo Adolfo Alvarez y Daniel

Blanco, por derecho propio con domicilio real en las ca-

llesxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx, partido de Avellaneda,

Provincia de Buenos Aires respectivamente, con el patrocinio letrado del

Dr. José Luis España, abogado, Tº X Fº 363 CALZ, constituyendo domi-

cilio legal a los efectos de este proceso conjuntamente con nuestro abo-

gado patrocinante en

_______________________________________ante V.S. comparece-

mos y respetuosamente decimos:

I

OBJETO

1.1.Venimos por este acto, en legal tiempo y forma, a interponer acción

mparo en los términos del artículo 43 de la Constitución Nacional y articulo 20 inciso 2 de la Constitu-

de la Provincia de Buenos Aires, contra la Federación Bonaerense de Asociaciones de Bomberos

untarios de la Provincia de Buenos Aires, con domicilio en la calle Saavedra 50 de Lomas de Za-

a, la Dirección General de Defensa Civil de la Provincia de Buenos Aires con domicilio en la calle

Nº 1079 de La Plata y la Asociación de Bomberos Voluntarios y Hospital Privado de Sarandi con

micilio en la calle Magán 439 de Sarandi, partido de Avellaneda en tanto que la resolución adopta-

en el sumario que se nos instruye iniciado por la Asociación de Bomberos Voluntarios y Hospital

ado de Sarandi, llevado adelante por la Federación Bonaerense de Asociaciones de Bomberos

untarios, en base a la reglamentación dispuesta por la Dirección Gene

ral de Defensa Civil de la Provincia de Buenos Aires, al negarnos el de-

recho a designar abogado defensor, resulta claramente violatoria de los

artículos 18 de la Constitución Nacional, 15 de la Constitución de la

Provincia de Buenos Aires, el Pacto de San José de Costa Rica (art. 8.2,
-2-

inc. e.) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (art. 14.2,

inc. d.).

1.2.Dada la supremacía de la norma constitucional respecto de cualquier

taria, y anticipando las remanidas excusas de índole legal y reglamentaria para vulnerar

al, es pretensión de esta parte que V.S. decrete la inconstitucionalidad de la reso-

rección General de Defensa Civil de la Provincia de Buenos Aires, Reglamento 4 (

ios disciplinarios disposición 02/96 ) y el Código de Ética ( disposición 04/07) for-

ión General de Defensa Civil de la Provincia de Bue nos Aires, decretando la nuli-

o en el sumario con posterioridad a la resolución en que se me impide el ejercicio

a, en razón de que el mismo resulta claramente violatorio de nuestro derecho de defen-

itucionalmente como a través de los pactos internacionales que integran nuestra Carta

II

MEDIDA DE NO INNOVAR CON URGENCIA

Y HABILITACION DE DIAS Y HORAS INHABILES Y PARA PROVEER EN

EL DÍA

Que teniendo en cuenta la grave vulnera-

ción que se esta llevando a cabo y a los fines de tutelar mi derecho, el cual

se tornaría ilusorio de proseguirse con el sumario, y a fin de no provocar

mas daños irreparables, mas teniendo en cuenta que se han fijado au-

diencias para dentro de pocos días, se ordene a la Federación Bonaeren-

se de Asociaciones de Bomberos Voluntarios de la Provincia de Buenos Ai-

res y a la Asociación de Bomberos Voluntarios y Hospital Privado de Sarandi

como medida de no innovar, se suspenda el trámite de las actuaciones hasta

tanto se resuelva la acción impetrada, notificándose a tal efecto con habilita-

ción de días y horas inhábiles al domicilio sedes de las demandadas sito la

primera en calle Saavedra 50 de Lomas de Zamora y la segunda de las

nombradas en la calle Magán 439 de Sarandi, partido de Avellaneda.

III
-3-

LEGITIMACIÓN

Que nos encontramos legitimados activa -

mente para entablar la presente demanda, puesto que nos encontramos ac-

tualmente sumariados por la Asociación de Bomberos Voluntarios y Hospital

Privado de Sarandi y la Federación de Asociaciones de Bomberos de la Pro-

vincia de Buenos Aires utilizando la normativa lesiva anteriormente señala-

da.

Que en este sentido, los artículos 43 de la

Constitución Nacional y 20 inc. 2 de la Constitución de la Provincia de Bue-

nos Aires nos habilitan a interponer acción de amparo ante la configuración

de los requisitos allí establecidos, que se reúnen en este caso.

IV

COMPETENCIA

Que V.S. resulta competente para enten-

der en esta causa en virtud de lo dispuesto artículo 20 inc. 2° de la Constitu-

ción de la Provincia de Buenos Aires dispone en su segundo párrafo que

"...el amparo procederá ante cualquier juez siempre que no pudieren utilizar-

se, por la naturaleza del caso, los remedios ordinarios sin daño grave o irre-

parable y no procediese la garantía del Habeas Corpus...".

Que con similar alcance ya se había esta -

blecido en el artículo 4 de la ley 7.166 (t.o. según decreto 1.067/95) la com-

petencia de "...todo juez o tribunal letrado de primera instancia con jurisdic-

ción en el lugar en que la lesión o restricción tuviere o debiera tener efecto”

para entender en materia de amparos.

Que en el mismo sentido nuestra Supre -

ma Corte de Justicia ha resuelto que los artículos citados consagran una re-

gla amplia de competencia en el sentido de que “cualquier juez” (art. 20.2,

cit.) “de primera instancia” (art. 4º cit.) para conocer y decidir en el ámbito de

la acción de amparo, sin que quepa efectuar distinción alguna en razón de la

materia ni función de la índole del tribunal al que le toque intervenir (doctr.
-4-

causas B.67.530, “Maciel”, res. del 11-II-04 y B.66.059, “Bonetti”, res. 16-VI-

04, entre otras).

V

ANTECEDENTES FÁCTICOS Y JURÍDICOS

Los hechos

Que somos Bomberos Voluntarios de la Asocia-

ción de Bomberos Voluntarios y Hospital Privado de Sarandi, Provincia de

Buenos Aires y actualmente nos encontramos sumariados, en tal carácter,

por parte de la citada Institución y la Federación Bonaerense de Asociacio-

nes de Bomberos de la Provincia de Buenos Aires con motivo de acusarnos

de haber cometido supuestas faltas disciplinarias, a raíz de la denuncia por

irregularidades que efectuáramos oportunamente por ante la Dirección de

Personas Jurídicas de la Provincia de Buenos Aires.

Que fuimos citados a fin de hacernos saber so -

bre la iniciación del sumario en el cuartel central a donde comparecimos

oportunamente con nuestro letrado defensor Dr. Jose Luis España haciendo

entrega, a quien dijo ser el Instructor designado, por parte de la Federación

de Asociaciones de Bomberos Voluntarios de la Provincia de Buenos Aires,

de un escrito titulado “DESIGNA DEFENSOR. SOLICITA PRONTO DESPA-

CHO. SUSPENSION DE TERMINOS. EFECTUA RESERVA DE ACCION DE

AMPARO POR INCONSTITUCIONALIDAD”, que se acompaña al presen-

te.

Que a dicho escrito se resolvió denegarnos el

derecho a designar defensor en base a la reglamentación fijado para el

caso compuesta de la resolución 01/2004 de la Dirección General de Defen-

sa Civil provincial, reglamento 4 sumarios disciplinarios ( Disposición 02/96

de la DGDC ) y Código de Etica Bomberil ( Disp. 4/2007 D.G.D.C.) que en lo

pertinente dicen: “El imputado de infracción podrá solicitar durante la sustan-

ciación sumarial la presencia de un defensor integrante del sistema bomberil
-5-

por el designado. En caso que el incoado no designare al mismo, la instruc-

ción obligatoriamente lo dispondrá de oficio” ( art. 109 Disposicion 01/2004

D.G.D.C.) y “El imputado tiene derecho de designar defensor, quien ineludi-

blemente deberá integrar el sistema bomberil. Si el imputado no designara

defensor, se le deberá designar defensor de oficio” ( I-009 inc. J, Disposición

04/2007 DGDC ).

Que estas disposiciones resultan abiertamente

violatorias de mi derecho de defensa en juicio ( Art. 18 Constitución Nacio-

nal, Art. 15 de la Constitución Provincial y Pactos Internacionales reseñado

mas abajo) por cuanto se me deniega el derecho a designar abogado defen-

sor, lesionando así mi derecho.

Que puede observar V.S. que las disposiciones

aludidas se encuentran redactadas de una manera extremadamente comple-

ja y diríamos nosotros casi inentendible, no contando con la técnica legal ne-

cesaria para interpretarlas y necesitando, por ende, de una representación

letrada para poder ejercer los derechos allí contenidos, los que de no poder

contar con un abogado jamás podríamos ejercitar.

Que el acceso a la justicia y, en especial, la posi-

bilidad de contar con el acceso a la defensa en juicio frente a la acción puni-

tiva del Estado, son elementos esenciales en el marco de un Estado demo-

crático de derecho. En su artículo 18, la Constitución Nacional define la de-

fensa de la persona como inviolable, en tanto en su artículo 114 inciso 6, im-

pone al Estado el deber de asegurar ‘la eficaz prestación de servicios de jus-

ticia’. Por su parte, la Constitución de la Provincia de Buenos Aires esta-

blece en su artículo 15 que la Provincia asegura la asistencia letrada a

quienes carezcan de recursos suficientes y la inviolabilidad de la defen-

sa de la persona y de los derechos en todo procedimiento administrati-

vo o judicial. A nivel internacional, el Pacto de San José de Costa Rica

(art. 8.2, inc. e.), y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

(art. 14.2, inc. d.) reconocen el derecho a la defensa igualitaria de dere-
-6-

chos a través de un defensor provisto por el Estado. La defensa en jui-

cio es indispensable para el ejercicio del derecho a un debido proceso

legal y justo. Sin esa garantía la idea de igualdad ante la ley se fragiliza.

Que en el mismo sentido en la Causa N° 2845

“López, Ramón Ángel s/recurso del art. 445 bis del Código de Justicia Mili-

tar” en la que el Capitán de Intendencia Ramón Ángel López había sido con-

denado por un tribunal militar a cumplir la pena de un año de prisión como

autor del delito de falsedad previsto en el art. 856 del Código de Justicia Mi-

litar se sostuvo que las restricciones a la libre elección del abogado defensor

de un acusado sometido a proceso militar, implicaban una violación al princi-

pio de defensa. En su fallo, la mayoría de la Corte (los jueces Eugenio Zaffa-

roni, Ricardo Lorenzetti, Carmen Argibay y Carlos Fayt) hizo lugar al primero

de los cuestionamientos planteados considerando que se había violado el

derecho de defensa de López, por lo que declararon nulo todo el proceso al

que había sido sometido y lo absolvieron.

Que se pronunció en cuanto al tema la Corte Inte-

ramericana de Derechos Humanos, señalando que “en cualquier mate-

ria, inclusive en la administrativa, «la discrecionalidad de la administra-

ción tiene límites infranqueables, siendo uno de ellos el respeto de los

derechos humanos. Es importante que la actuación de la administra-

ción se encuentre regulada, y ésta no pueda invocar el orden público

para reducir discrecionalmente las garantías de los administrados. Por

ejemplo, no puede la administración dictar actos administrativos san-

cionatorios sin otorgar a los sancionados la garantía del debido proce-

so». Destacando que «...es preciso tomar en cuenta que las sanciones

administrativas son, como las penales, una expresión del poder puniti-

vo del Estado y que tienen, en ocasiones, naturaleza similar a la de és-

tas. Unas y otros implican menoscabo, privación o alteración de los de-

rechos de las personas. Por lo tanto, en un sistema democrático es pre-
-7-

ciso extremar las precauciones para que dichas medidas se adopten

con estricto respeto a los derechos básicos de las personas.”

VI

La normativa aplicable

El artículo 18 de la Constitución Na -

cional expresa que: “Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin jui-

cio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comi-

siones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del

hecho de la causa. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo; ni

arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. Es invio-

lable la defensa en juicio de la persona y de los derechos…”

El art. 15 de la Constitución de la Pro-

vincia de Buenos Aires expresa que:” La Provincia asegura la tutela judicial

continua y efectiva, el acceso irrestricto a la justicia, la gratuidad de los trámi-

tes y la asistencia letrada a quienes carezcan de recursos suficientes y la in-

violabilidad de la defensa de la persona y de los derechos en todo procedi-

miento administrativo o judicial.

Las causas deberán decidirse en tiempo razonable. El retardo en dic-

tar sentencia y las dilaciones indebidas cuando sean reiteradas, constituyen

falta grave”. .

El Pacto de San José de Costa Rica

prevé lo siguiente: “Artículo 8. Garantías Judiciales 1. Toda persona tiene

derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo razona-

ble, por un juez o tribunal competente, independiente e imparcial, establecido

con anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier acusación penal

formulada contra ella, o para la determinación de sus derechos y obligacio-

nes de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro carácter. 2. Toda perso-

na inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras

no se establezca legalmente su culpabilidad. Durante el proceso, toda perso-
-8-

na tiene derecho, en plena igualdad, a las siguientes garantías mínimas: a)

derecho del inculpado de ser asistido gratuitamente por el traductor o intér-

prete, si no comprende o no habla el idioma del juzgado o tribunal; b) comu-

nicación previa y detallada al inculpado de la acusación formulada; c) conce-

sión al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la preparación

de su defensa; d) derecho del inculpado de defenderse personalmente o de

ser asistido por un defensor de su elección y de comunicarse libre y privada-

mente con su defensor; e) derecho irrenunciable de ser asistido por un de-

fensor proporcionado por el Estado, remunerado o no según la legislación in-

terna, si el inculpado no se defendiere por sí mismo ni nombrare defensor

dentro del plazo establecido por la ley; f) derecho de la defensa de interrogar

a los testigos presentes en el tribunal y de obtener la comparecencia, como

testigos o peritos, de otras personas que puedan arrojar luz sobre los he-

chos…”

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

dice en su parte pertinente: “Artículo 14 – inc. 1. Todas las personas son

iguales ante los tribunales y cortes de justicia. Toda persona tendrá dere-

cho a ser oída públicamente y con las debidas garantías por un tribu-

nal competente, independiente e imparcial, establecido por la ley, en la

substanciación de cualquier acusación de carácter penal formulada

contra ella o para la determinación de sus derechos u obligaciones de

carácter civil. La prensa y el público podrán ser excluidos de la totalidad o

parte de los juicios por consideraciones de moral, orden público o seguridad

nacional en una sociedad democrática, o cuando lo exija el interés de la vida

privada de las partes o, en la medida estrictamente necesaria en opinión del

tribunal, cuando por circunstancias especiales del asunto la publicidad pudie-

ra perjudicar a los intereses de la justicia; pero toda sentencia en materia pe-

nal o contenciosa será pública, excepto en los casos en que el interés de

menores de edad exija lo contrario, o en las acusaciones referentes a pleitos

matrimoniales o a la tutela de menores. Inc. 2 Toda persona acusada de un
-9-

delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe

su culpabilidad conforme a la ley. Inc. 3 Durante el proceso, toda persona

acusada de un delito tendrá derecho, en plena igualdad, a las siguientes ga-

rantías mínimas: a) A ser informada sin demora, en un idioma que compren-

da y en forma detallada, de la naturaleza y causas de la acusación formula-

da contra ella; b) A disponer del tiempo y de los medios adecuados para la

preparación de su defensa y a comunicarse con un defensor de su elección;

c) A ser juzgado sin dilaciones indebidas; d) A hallarse presente en el pro-

ceso y a defenderse personalmente o ser asistida por un defensor de

su elección; a ser informada, si no tuviera defensor, del derecho que le

asiste a tenerlo, y, siempre que el interés de la justicia lo exija, a que se

le nombre defensor de oficio, gratuitamente, si careciere de medios su-

ficientes para pagarlo;.”

VII

ANTECEDENTES JURISPRUDENCIALES

La Corte Interamericana de Derechos Huma-

nos en el Caso “Baena, Ricardo y otros c. Panamá”, se expreso en forma

contundente y consolidando una plausible doctrina, en los siguientes térmi-

nos: “Si bien el artículo 8vo de la Convención Americana se titula “Ga-

rantías Judiciales”, su aplicación no se limita a los recursos judiciales

en sentido estricto, “sino al conjunto de requisitos que deben obser-

varse en las instancias procesales” a los efectos de que las personas

estén en condiciones de defender adecuadamente sus derechos ante

cualquier tipo de acto del Estado que pueda afectarlos. Es decir, cual-

quier actuación u omisión de los órganos estatales dentro de un proce-

so, sea administrativo, sancionatorio o jurisdiccional, debe respetar el

debido proceso legal”, (Conf. C- 72- Serie C: Resoluciones y Sentencias

Nº 72- Caso “Baena, Ricardo y otros vs. Panamá”, sentencia del 2 de febrero

de 2001)
- 10 -

Al respecto la Suprema Corte de Justicia

de la Provincia de Buenos Aires dijo: “…Destacó, además que “si bien

el artículo 8 de la Convención Americana se titula 'Garantías

Judiciales', su aplicación no se limita a los recursos judiciales en senti-

do estricto, sino al conjunto de requisitos que deben observarse en las

instancias procesales a efectos de que las personas estén en condicio-

nes de defender adecuadamente sus derechos ante cualquier tipo de

acto del Estado que pueda afectarlos. Es decir, cualquier actuación u

omisión de los órganos estatales dentro de un proceso, sea adminis-

trativo sancionatorio o jurisdiccional, debe respetar el debido proceso

legal” (Caso “Baena” citado, párr. 124).

“Es un derecho humano el obtener todas las garantías que permitan al-

canzar decisiones justas, no estando la administración excluida de

cumplir con este deber. Las garantías mínimas deben respetarse en el

procedimiento administrativo y en cualquier otro procedimiento cuya

decisión pueda afectar los derechos de las personas” (caso “Baena”,

párr. 127).

En suma, para dicho organismo supraestatal “la justicia, realizada a tra-

vés del debido proceso legal, como verdadero valor jurídicamente pro-

tegido, se debe garantizar en todo proceso disciplinario, y los Estados

no pueden sustraerse de esta obligación argumentando que no se apli-

can la debidas garantías del artículo 8 de la Convención Americana en

el caso de sanciones disciplinarias y no penales. Permitirle a los Esta-

dos dicha interpretación equivaldría a dejar a su libre voluntad la apli-

cación o no del derecho de toda persona a un debido proceso” (caso

“Baena”, párr. 129).

4. La reforma de la Constitución nacional del año 1994 al otorgar jerarquía

constitucional al Pacto de San José de Costa Rica (art. 75 inc. 22) le confiere

preeminencia sobre cualquier norma local -y un mismo rango con la Consti-

tución nacional- estando inclusive por encima de todo precepto -aún de las
- 11 -

constituciones provinciales- que se le pueda oponer (art. 31 de aquel cuerpo

supralegal). (S.C.B.A, causa B-56.626, sent. Del 17-Xll-2003).

VIII

PROCEDENCIA DE LA ACCIÓN DE AMPARO

Que la presente acción de amparo resulta pro-

cedente en cuanto el artículo 20 inc. 2 de la Constitución Provincial estable-

ce que la garantía de Amparo podrá ser ejercida por el Estado en sentido

lato o por particulares, cuando por cualquier acto, hecho, decisión u omisión

proveniente de autoridad pública o de persona privada, se lesione o amena-

ce, en forma actual o inminente con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, el

ejercicio de los derechos constitucionales individuales y colectivos. El Ampa-

ro procederá ante cualquier juez siempre que no pudieren utilizarse, por la

naturaleza del caso, los remedios ordinarios sin daño grave o irreparable y

no procediese la garantía de Habeas Corpus. No procederá contra leyes o

contra actos jurisdiccionales emanados del Poder Judicial. La ley regulará el

Amparo estableciendo un procedimiento breve y de pronta resolución para el

ejercicio de esta garantía, sin perjuicio de la facultad del juez para acelerar

su trámite, mediante formas más sencillas que se adapten a la naturaleza de

la cuestión planteada. En el caso, el juez podrá declarar la inconstitucionali-

dad de la norma en que se funde el acto u omisión lesivos.

Que el articulo 43 de la Constitución Nacional pre -

vé que “Toda persona puede interponer acción expedita y rápida de amparo,

siempre que no exista otro medio judicial más idóneo, contra todo acto u

omisión de autoridades públicas o de particulares, que en forma actual o in-

minente lesione, restrinja, altere o amenace, con arbitrariedad o ilegalidad

manifiesta, derechos y garantías reconocidos por esta Constitución, un trata-

do o una ley. En el caso, el juez podrá declarar la inconstitucionalidad de la

norma en que se funde el acto u omisión lesiva.
- 12 -

Que aplicando la conocida jurisprudencia de la

Corte Suprema de Justicia de la Nación, la misión fundamental de los jueces

de la República es hacer efectivos los derechos reconocidos en las constitu-

ciones nacional y locales y en las leyes, con independencia de que los otros

órganos de gobierno hubieran cumplido o no con su obligación al respecto:

“Siempre que aparezca, en consecuencia, de modo claro y manifiesto, la ile-

gitimidad de una restricción cualquiera a alguno de los derechos esenciales

de las personas así como el daño grave e irreparable que se causaría remi-

tiendo el examen de la cuestión a los procedimientos ordinarios, administrati-

vos o judiciales, correspondería que los jueces restablezcan de inmediato el

derecho restringido por la rápida vía del recurso de amparo...” (Caso “Kot”,

Fallos: 241:291).

Que es claro y grave el daño que se nos pro-

voca al negarse nuestro derecho de defensa, el que puede traer apare-

jado no solo nuestro apartamiento de la Institución a la que pertenece-

mos desde hace mas de 40 años, sino la pérdida de nuestra obra social

(IOMA) la que además cubre a nuestras familias, así como de los dere-

chos reconocidos a los Bomberos en la legislación nacional como pro-

vincial .

IX

DERECHO

Fundamos nuestros derechos en los artí-

culos 18, 75 inciso 22 de la Constitución Nacional, artículo 15 de la Constitu-

ción de la Provincia de Buenos Aires y en las demás normas citadas en el

presente escrito.

X

PRUEBA
- 13 -

Se ofrece como prueba en estas actua-

ciones las siguientes:

Documental:

1. copia de las resoluciones en las que se nos deniega el de-

recho a designar defensor

2. copia del escrito en que solicitaremos la designación de

defensor;

3. copia de la reglamentación atacada;

Informativa:

1.- Se libre oficio a la Dirección General

de Defensa Civil de la Provincia de Buenos Aires, a fin de que provea copia

certificada de las resoluciones 02/1996 ( Reglamento 4 procedimiento suma-

rios administrativos ), 01/2004 y 04/2007 ( Código de ética Bomberil C.E.B )

de esa Dirección General.

MEDIDA MUY URGENTE

2.- CON HABILITACION DE DIAS Y

HORAS INHABILES SE OFICIE A ASOCIACIÓN DE BOMBEROS

VOLUNTARIOS Y HOSPITAL PRIVADO DE SARANDI CON DOMICILIO EN

LA CALLE MAGAN 439 DE SARANDI, PARTIDO DE AVELLANEDA A FIN

DE QUE REMITA DE MANERA URGENTE EL SUMARIO SEGUIDO A LOS

ACTORES JOSE DEGREGORIO, RUBEN BLANCO Y GUSTAVO ALVAREZ

CON HABILITACIÓN DE DIAS Y HORAS INHABILES A LA SEDE DEL

JUZGADO O EN SU DEFECTO INDIQUE EN DONDE SE HALLAN LAS

MISMAS.

XI

RESERVA DEL CASO FEDERAL
- 14 -

Para el hipotético y remoto supuesto de

que V.S. y eventualmente la Cámara de Apelaciones rechacen la proceden-

cia de la acción intentada, dejo planteada la reserva de caso federal confor-

me el texto expreso del artículo 14 de la ley 48 a fin de contar con la posibili-

dad de acceder a la Corte Suprema de Justicia de la Nación a través del re-

curso extraordinario federal, por cuestionarse un acto u omisión de autoridad

pública en flagrante contradicción con lo establecido expresamente en la

Constitución Nacional, por encontrarse afectado el derecho de defensa reco-

nocido en los artículos 18 de la Constitución Nacional y 15 de la Constitu-

ción de la Provincia de Buenos Aires, y los demás derechos, normas y princi-

pios constitucionales invocados en el presente.

Tales violaciones me ocasionan un perjui-

cio concreto e irreparable.

XII

PETITORIO

Por todo lo expuesto, a V.S. solicitamos:

1. Nos tenga por presentado y parte

y por constituido el domicilio procesal indicado.

2. Tenga por interpuesta en debido

tiempo y forma la presente acción de amparo e inconstitucionalidad contra la

Dirección General de Defensa Civil de la Provincia de Buenos Aires, Federa-

ción Bonaerense de Asociaciones de Bomberos Voluntarios de la provincia

de Buenos Aires Y la Asociación de Bomberos Voluntarios y Hospital Priva-

do de Sarandi.

3. Se haga lugar a la medida de no

innovar con Urgencia y Habilitación de días y horas inhábiles para proveer

en el día, notificando a la Asociación de Bomberos Voluntarios y Hospital Pri-

vado de Sarandi y a la Federación Bonaerense de Asociaciones de Bombe-

ros Voluntarios de la Provincia de Buenos Aires sobre la suspensión del su-

mario como se solicita.
- 15 -

4. Se libre oficio urgente con habilita -

ción de días y horas inhábiles a fin de que la Asociación de Bomberos Volun-

tarios y Hospital Privado de Sarandi remita las actuaciones sumariales se-

guidas a los actores o en su defecto indique en donde se hallan las mismas.

5. tenga por ofrecida la prueba.

6. tenga por formulada la reserva del

caso federal.

7. oportunamente haga lugar a la ac-

ción de amparo interpuesta, decrete la inconstitucionalidad de la normativa

atacada y la nulidad de todo lo actuado en este sumario por negarsenos el

derecho de defensa haciendole saber a las demandadas sobre nuestro dere-

cho a designar defensor.

Proveer de conformidad

SERÁ JUSTICIA
- 16 -