INSTITUTO TECNOLÓGICO DE Chetumal LICENCIATURA EN BIOLOGÍA MICROBIOLOGÍA UNIDAD VII- “APLICACIONES DE LA MICROBIOLOGÍA” “MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL: RESERVORIOS, MECANISMOS DE TRANSMISIÓN

Y ENFERMEDADES DISEMINADAS POR EL AIRE, EL SUELO Y LOS ANIMALES” EQUIPO:  ANGUAS ESCALANTE ABRIL  AVILEZ CETZ EDUARDO DE JESUS  BASTO CAB ALAN JAIR  BATUM MAY GUILLERMO ENRIQUE  GIL GUTIÉRREZ GLORIA ELIANE  HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ REYNA CRISTINA

PROFESOR: BIOL. OSCAR F. RAMÍREZ ROCHA

CHETUMAL, QUINTANA ROO A 04 DE JUNIO DE 2011

INDICE
INTRODUCCIÓN ........................................................................................................................ 3

1.- MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL ............................................................................................. 4

1.1 RESERVORIOS ............................................................................................................................... 6

1.1.2 EL HOMBRE COMO RESERVORIO Y FUENTE DE INFECCIÓN .................................. 6

1.1.3 LOS ANIMALES COMO RESERVORIOS Y FUENTES DE INFECCIÓN ....................... 8

1.1.4 MATERIALES INANIMADOS COMO RESERVORIOS ................................................... 11

1.2. MECANISMOS DE TRANSMISIÓN .......................................................................................... 11

1.3. ENFERMEDADES DISEMINADAS POR EL SUELO, AIRE Y ANIMALES ....................... 14

1.3.1. ENFERMEDADES DISEMINADAS POR EL SUELO ...................................................... 14

1.3.2 ENFERMEDADES DISEMINADAS POR EL AIRE ........................................................... 16

1.3.3 ENFERMEDADES DISEMINADAS POR ANIMALES ...................................................... 19

1.3.4 EL CONTAGIO Y SU PREVENCIÓN .................................................................................. 22

CONCLUSIÓN .......................................................................................................................... 23

LITERATURA CITADA .............................................................................................................. 25

2

INTRODUCCIÓN

El gran espectro metabólico existente entre los distintos microorganismos, los capacitad para colonizar cualquier ambiente por inhóspito que parezca, de tal forma que su presencia nos asegura que la energía entra al ecosistema ya sea a través de la fotosíntesis o del ciclo del detritus (Ingraham e Ingraham, 1998).

Estos microorganismos desempeñan un papel importante, tanto para el suelo, hombre etc. Algunas bacterias ayudan a la desnutrificación del suelo. Otras contribuyen al bienestar del ser humano. De aquí surge la microbiología ambiental, que analiza los microorganismos que hay en el medio ambiente. Uno de sus papeles que tiene también gran importancia es que son indicadores de contaminación. Los seres humanos han usado a los microorganismos como indicadores en un ambiente específico que ha sido contaminado. Para que puedan ser bien usados los microorganismos estos deben pertenecer a especies que representen las características del medio, deben ser

confiables y que se puedan identificar fácilmente (Ingraham e Ingraham, 1998).

La presencia de microorganismos en la atmósfera, sin ser esencialmente un hábitat para ellos, implica dispersión a cortas o largas distancias y colonización de sustratos diferentes al de su fuente de origen, en donde pueden actuar en procesos físicos atmosféricos, como fitopatógenos, alérgenos, colonizadores primarios, etc (Pastor, 2004).

La interacción de los microorganismos con los parámetros ambientales es de gran importancia ya que estos seleccionarán aquellos microorganismos que presenten ciertas habilidades para soportar la pérdida de agua y los efectos de la radiación ultravioleta, entre otros (Pastor, 2004).

La gran diversidad fenotípica de los microorganismos encuentra su respuesta en su exploración genómica y en el conocimiento de los distintos mecanismos de recombinación genética. Todo ello nos permite describir la estructura y función de las

3

comunidades microbianas, de gran importancia en el estudio de los diversos ecosistemas o como agentes etiológicos de diversas enfermedades (Ingraham e Ingraham, 1998).

Por lo anterior, se considera importante realizar estudios sobre el impacto en la estructura y función de las comunidades microbianas de vida libre por el continuo intercambio de microorganismos entre hospedero-ambiente (en gran parte propiciado por los seres humanos), todo ello de gran interés para la microbiología ambiental.

1.- MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL La microbiología ambiental estudia la presencia de los microorganismos en un ambiente determinado; la actividad que éstos desarrollan en interacción con los otros componentes bióticos y abióticos del ecosistema; y correlaciona la microflora existente con las características de este ambiente (Rosas et al., 2004).

Los microorganismos pueden ser transitorios (alóctonos) y encontrarse ocasionalmente en los ambientes; se caracterizan por su mayor vulnerabilidad a los cambios ambientales. En cambio, los que forman parte de la flora residente (autóctonos) se encuentran normalmente en el ambiente que los acoge, y aún cuando pueda disminuir su densidad poblacional por algún motivo drástico en el medio ambiente, son capaces de recuperar su densidad normal una vez pasado el efecto (Rodríguez et al. 2004).

Los microorganismos son por excelencia cosmopolitas. Prácticamente todos los ambientes están poblados por microbios. Por esta distribución tan amplia,

prácticamente no existe material en la naturaleza que no pueda ser degradado por los microorganismos (inclusive los plásticos pueden ser degradados por ellos) (Pastor, 2010).

El suelo es un sistema dinámico en el que los microorganismos desempeñan un rol importante en el reciclaje de los elementos biogeoquímicos, ya sea fijándolos de la

4

atmósfera (N2 a NH4), liberándolos de residuos orgánicos o solubilizándolos de las rocas (Rosas et al., 2004): 

Ciclo del carbono: Los fotoautótrofos y quimioautótrofos incorporan o fijan el dióxido de carbono en compuestos orgánicos. Estos compuestos orgánicos son los nutrientes de los quimioheterótrofos. Los quimioheterótrofos liberan CO 2 que luego utilizan los fotoautótrofo. El carbono se elimina del ciclo cuando se forman CaCO3 y comestibles fósiles (Ingraham e Ingraham, 1998).

Ciclo del nitrógeno: Los microorganismos descomponen las proteínas de las células muertas y liberan aminoácidos. La amonificación de los aminoácidos por los microbios libera amoniaco. Las bacterias nitrificantes oxidan el nitrógeno del amoniaco y producen nitratos. Las bacterias desnitrificantes reducen el nitrógeno de los nitratos a nitrógeno molecular. Las bacterias fijadoras de nitrógeno convierten N2 en amoniaco: incluyen géneros de vida libre como Azotobacter, cianobacterias y las bacterias simbióticas Rhizobium y Frankia (Ingraham e Ingraham, 1998).

Ciclo del azufre: Las bacterias autótrofas utilizan sulfuro de hidrogeno (H 2S); el azufre se oxida y forma S o SO4 2-. Las bacterias Beggiatoa obtienen energía de la oxidación del azufre (H2S y S). Las plantas y los microorganismo son capaces de reducir SO4
2-

para sintetizar ciertos aminoácidos a su vez son empleados por

los animales. La descomposición de estos aminoácidos libera H 2S (Ingraham e Ingraham, 1998). 

Ciclo del fosforo: En las rocas y en el guano de las aves hay fosforo (como PO43-). Los ácidos microbianos solubilizan el PO43- que puede ser utilizado por plantas y microorganismos. En rocas sólidas viven bacterias endolíticas; estas bacterias autótrofas utilizan hidrogeno como fuente de energía (Ingraham e Ingraham, 1998).

5

La naturaleza selecciona a las especies más aptas. Sin embargo, actualmente es el ser humano quien introduce mayores condiciones de selectividad deteriorando la diversidad biológica. (Rosas et al., 2004). 1.1 RESERVORIOS Se denomina reservorio al hábitat natural de un agente infeccioso y fuente de infección al hábitat ocasional a partir del que el microorganismo patógeno pasa rápidamente al huésped (Rosas et al., 2004).

Un reservorio de la enfermedad es aquel lugar donde el microorganismo patógeno se mantiene o perpetua mientras no causa infecciones. Si se eliminan los reservorios de un microorganismo patógeno, este deja de existir. Los reservorios más frecuentes de los patógenos del ser humano son otras personas, los animales y el medio ambiente. En algunos casos el reservorio y la fuente de infección son el mismo organismo, como es el caso del sarampión en el que el hombre es reservorio y fuente; mientras que en otros casos (especialmente en las zoonosis) ambos factores son distintos (por ejemplo: en la peste, el reservorio son las ratas y la fuente de infección las pulgas) (Rodríguez et al., 2004).

Los reservorios y fuentes de infección pueden ser el hombre, animales y materiales inanimados (Ingraham e Ingraham, 1998).

1.1.2 EL HOMBRE COMO RESERVORIO Y FUENTE DE INFECCIÓN Los enfermos infecciosos liberan una gran cantidad de microorganismos durante un periodo llamado periodo de transmisibilidad (o periodo en que la enfermedad es contagiosa) que es característico para cada enfermedad. En muchos casos el periodo de transmisibilidad no coincide con el de la enfermedad con síntomas clínicos y de ahí la poca eficacia de muchas medidas de aislamiento (Pastor, 2004).

6

En relación con su gravedad, se pueden presentar casos mortales, graves, moderados y leves; y en cuanto a sus manifestaciones clínicas los casos pueden ser típicos (con sintomatología clásica), atípicos (con sintomatología no clásica y poco expresiva) e inaparentes (subclínicos con un curso típico de la enfermedad pero sin que se manifiesten los síntomas. Tienen gran importancia epidemiológica porque contribuyen a una mayor difusión de la enfermedad y a la inmunización espontánea). Las formas leves y atípicas suelen ser las más peligrosas desde el punto de vista de la transmisión de la enfermedad porque no llegan a ser reconocidos hasta que ya se ha producido el contagio (Pastor, 2004).

La persona infectada que no muestra síntomas clínicos se llama portador y que, sin embargo, puede eliminar una gran cantidad de microorganismos patógenos. Los portadores pueden clasificarse en (Pastor, 2004): o Portadores precoces o en periodo de incubación. Estos son importantes en casos como los de: Difteria, sarampión, poliomielitis, tos ferina, Hepatitis (Pastor, 2004). o Portadores convalecientes liberan gérmenes durante el periodo de convalecencia de la enfermedad. Pueden ser: • Portadores temporales que liberan gérmenes durante 1-2 meses. Difteria, escarlatina, fiebre tifoidea. • Portadores crónicos. fiebre tifoidea, especialmente en mujeres de entre 40-50 año y VIH

(Pastor, 2004). o Portadores sanos o por contacto que son personas sanas que sin haber padecido la enfermedad de forma aparente liberan microorganismos patógenos.
Meningitis meningocócica, difteria, poliovirus (Pastor, 2004).

7

1.1.3 LOS ANIMALES COMO RESERVORIOS Y FUENTES DE INFECCIÓN Algunos patógenos del ser humano tienen un reservorio animal. Al igual que nosotros, la mayoría de los reservorios animales son animales de sangre caliente, por lo que proporcionan un ambiente muy parecido al del ser humano. Tanto los animales domésticos como los salvajes constituyen el reservorio de algunos patógenos potenciales para el ser humano. Por ejemplo, los gatos, los perros, las mofetas y los murciélagos son todos reservorios de la rabia, una infección mortal del sistema nervioso. La infección humana se produce cuando una persona entra en contacto con el reservorio animal; en el caso de la rabia el contacto normalmente se produce por el mordisco de un animal. Frecuentemente, los patógenos pasan de un reservorio animal a las personas cuando estas ingieren o manipulan animales o productos de animales contaminados, o bien cuando son picados por insectos que previamente han picado a un animal infectado (Rodríguez et al., 2004). Una enfermedad humana causada por un patógeno que se mantiene en un reservorio animal se llama zoonosis. Animales salvajes como el siervo o los ratones son los reservorios primarios de esta enfermedad (Rodríguez et al., 2004). La existencia de un reservorio animal puede influir profundamente en las características típicas de una enfermedad en el ser humano. Así, la multiplicación de los microorganismos en el interior del reservorio animal puede provocar la aparición de nuevas cepas infecciosas o bien puede dificultar aun más el control de dicha enfermedad. Los casos de la gripe o fiebre amarilla constituyen buenos ejemplos de esta (Ingraham e Ingraham, 1998). Aunque la gripe es una enfermedad de tipo respiratorio del ser humano, existe una serie de cepas del mismo virus que están muy relacionados entre sí y que afectan a pájaros, caballos y cerdos. A medida que estas cepas víricas se multiplican en el interior de sus diferentes hospedadores animales (tabla 1), se producen mutaciones que desembocan en una variabilidad genética. Si los virus de estas diversas cepas afectan a un mismo animal se produce una reorganización genética que se traduce en la súbita formación de virus. Si este virus recién formado se transfiere desde su

8

hospedador animal a un ser humano puede propagarse con rapidez hacia las personas (Pastor, 2004).

Tabla 1.- Algunas zoonosis importantes: enfermedades humanas con reservorios animales (Ingraham e Ingraham, 1998). Transmisión Enfermedad Microorganismo Reservorio animal desde el reservorio Bacteria Roedores, Peste Yersinio pestrix incluyendo especies salvajes y ratas Inhalación de Vacas, cabras, Carbunco Bacillus anthracis caballos, cerdos, ovejas esporas desde suelos o productos animales infectados Ingestión de productos lácteos Vacas, cabras, Brucelosis Brucella spp. caballos, cerdos , ovejas de animales infectados o por contacto directo con tejidos infectados Muchos, incluyendo Salmonelosis Salmonella spp. aves de corral, tortugas, ratas Animales salvajes, Tularemia Francisella tularensis especialmente los conejos Ingestión de agua o alimentos contaminados Picadura de insecto o por contacto directo Picadura de pulga

9

con tejido infectado Mamíferos, Leptospirosis Leptospira interrogam incluyendo especies salvajes y perros y gatos domésticos Psitacosis Chlamydia psittaci Muchas clases de pájaros Muchos mamíferos, Borrelia burgdorferi especialmente ciervos y ratones Contacto con orina infectada o agua contaminada con orina infectada Inhalación de la bacteria Picadura de garrapata

Enfermedad de Lyme Fungica

Epidermophyton spp. Tiña Microsporum spp. Trychophyton spp. Histoplasmo sis Protozoaria Castor, marmota, rata almizclera Ingestión de agua contaminada con heces Ingestión de carne poco cocida o por contacto con heces de gatos Hitsoplasma capsularum Muchas clases de pájaros Inhalación de esporas presentes en las heces Perros y gatos Contacto directo

Giardiasis

Giardia lamblia

Toxoplasmo sis

Gatos domésticos, Tosoplasma gontii carnívoros salvajes, pájaros, roedores

Tripanosomi asis (enfermedad del sueño) Vírica Trypanosoma spp. Animales salvajes de caza Picadura de la mosca Tse-tse

10

Gripe Fiebre amarilla

Virus de la gripe Virus de la fiebre amarilla

Cerdos, pájaros, caballos Monos La mayoría de los

Inhalación del virus Picadura de mosquito

Rabia

Virus de la rabia

animales, especialmente los carnívoros

Mordedura de animal

Encefalitis vírica Helmínticas

Virus de la encefalitis spp.

Pájaros, caballos

Picadura de mosquito

Ingestión de carne Teniasis Taenia spp Vacas, cerdos de vaca o cerdo poco cocida Ingestión de carne Triquinosis Trichinella spiralis Cerdos de cerdo poco cocida

1.1.4 MATERIALES INANIMADOS COMO RESERVORIOS

Algunos patógenos son capaces de sobrevivir durante periodos en reservorios inanimados, sobretodo en suelo, el agua y el polvo domestico. Debido a que las condiciones para el crecimiento en este tipo de reservorio son muy diferentes de las existentes en el interior de un ser humano, estos patógenos deben estar adaptados a sobrevivir en dos tipos de ambientes diferentes (Ingraham e Ingraham, 1998). 1.2. MECANISMOS DE TRANSMISIÓN

Las fuentes de contaminación de los alimentos son varias: el propio alimento, la superficie que contacta con éste, el medio ambiente, los propios seres vivos y los productos derivados de éste (Mahecha, 2004).

11

Por el medio ambiente:

o

El suelo: Diferentes bacterias, mohos y levaduras que se asientan, y sustancias químicas de origen agrícola (Warlow et al., 1994).

o

El agua: Contamina diferentes puntos de la cadena alimentaria; los vegetales por las aguas de riego aportando Salmonella, E.coli, en pescados no sólo en la superficie sino también en el aparato digestivo y en los animales productores de alimentos a partir del agua que beben y de los procesos tecnológicos (Warlow et al., 1994).

Por los propios seres vivos:

o

Las plantas y vegetales: Los microorganismos que con mayor frecuencia se encuentran en ellos es poca comparada con la adquirida a partir del agua, suelo, aire, abonos animales y humanos. Esto hace que los vegetales tengan una flora superficial muy elevada, que dependerá del tipo de alimentos (Warlow et al., 1994).

o

Animales: Presentan los microorganismos que se encuentran con mayor frecuencia a la que se le une la adquirida procedente del aire, agua y suelo. Habitualmente se mantienen en equilibrio pero en determinadas condiciones, éste se rompe mediante una contaminación exógena (a partir de piel, manipuladores, ambiente, maquinaria) o una contaminación endógena (ascenso de microorganismos intestinales por vía hemolinfática) (Rodríguez et al., 2004).

o

Pescado: Los microorganismos presentes varían de la zona superficial y la del contenido intestinal y la microflora no es homogénea, y dependerá del ambiente, del lugar y del sistema de captura, de la posibilidad de contaminación con el hielo utilizado para la conservación y de los tratamientos a bordo, así como de la manipulación que se le realice (Warlow et al., 1994).

o

Hombre: Es fuente frecuente de contaminación alimentaria. En la piel, el cabello, y el intestino habitan microorganismos propios. Las heces pueden contaminar nuestros
12

alimentos (Salmonella, C. perfringens, Streptococcus faecalis) por desagües, lavabos, servicios o bien a través de manipuladores que no cumplan normas higiénicas como el lavado de las manos e higiene personal, la contaminación de la superficie que contactan con los alimentos o a través de vectores (Mahecha, 2004).

Por los productos derivados de los seres vivos:

o

Alimentos destinados a los animales. Piensos. Los piensos de origen animal son obtenidos a veces a partir de subproductos no controlados por lo que pueden portar enterobacterias y Clostridium, entre otras (Warlow et al., 1994).

o

Leche: La ubre puede contaminarse por estafilococos coagulasa positivo, micrococos, corynebacterias y éstos pueden incrementarse cuando el ordeño no se realiza con buenas condiciones higiénicas. Las principales fuentes de contaminación son las heces, el suelo, las camas, el pienso, el aire, agua, los equipos de ordeño y de almacenamiento, los manipuladores y los vectores (Warlow et al., 1994).

o

Huevos: Las estructuras internas de los huevos recién puestos procedentes de ponedoras sanas son estériles, a veces se produce contaminación anterior a la puesta en el aparato genital de las ponedoras, por Lactobacillus, Micrococus, Salmonella, Listeria y Pseudomonas. Después de puesto los huevos presentan una flora superficial que asienta en la cáscara y procede del contenido fecal de la

ponedora y esta constituida por gérmenes gram positivos y gram negativos (Warlow et al., 1994).

13

Imagen 1 factores intrínsecos e extrínsecos de los mecanismos de transmisión (Mahecha, 2004).

1.3. ENFERMEDADES DISEMINADAS POR EL SUELO, AIRE Y ANIMALES

1.3.1. ENFERMEDADES DISEMINADAS POR EL SUELO Características del suelo

Muchos de los seres vivientes (plantas, animales y protistas) y sus residuos asociados encuentran su destino en el suelo. Allí, la actividad microbiana transforma este material en las sustancias que constituyen el suelo. Sin esta actividad, los ciclos de nutrientes tales como el de carbono o nitrógeno no podrían ser completados, y la vida en la tierra estaría comprometida (Rodríguez et al., 2004).

Los suelos están compuestos de una delgada película de material sobre la superficie de la tierra. La profundidad del suelo y sus características físicas y químicas son extremadamente variables, pero en general existen cinco componentes principales: partículas minerales inorgánicas, residuos orgánicos, agua, gases, sistemas biológicos (Rodríguez et al., 2004).

Bacterias y hongos constituyen el mayor grupo de microorganismos en el suelo. Bacterias autotróficas y heterotróficas degradan complejas sustancias orgánicas e inorgánicas, algunas bajo condiciones aeróbicas y otras bajo condiciones anaeróbicas. Los hongos descomponen celulosa y otros componentes de los tejidos de plantas (Rodríguez et al., 2004).

En un suelo fértil las actividades de las algas no son tan importantes como las de las bacterias y hongos. Sin embargo, en suelos inorgánicos y rocas ellas son las principales productoras del material orgánico. Los protozoos son abundantes en condiciones aeróbicas (Rodríguez et al., 2004).

14

La importancia y tipo de crecimiento bacteriano en suelos, dependen de: la cantidad de nutrientes, la disponibilidad de humedad, y para organismos aeróbicos, del aire, la temperatura y el pH adecuados (Rodríguez et al., 2004).

Enfermedades

Se ha relacionado a ciertos suelos el predominio de hongos patógenos (Fusarium oxysporum var. cubana, causante de la roña de la banana; e Histoplasma capsulatum causante de la histoplasmosis humana) con los bajos niveles de arcillas de forma que las poblaciones bacterianas estaban desfavorecidas en estos suelos como

consecuencia de la acidificación del microambiente, mientras que en suelos más arcillosos, permite que las poblaciones bacterianas predominen y controlen la proliferación de estos hongos indeseables (Rosas et al., 2004). Los virus que parasitan a los habitantes del suelo son los bacteriófagos. Morfológicamente presentan, por lo general, estructuras semejantes a una cabeza y una cola. Luego de la entrada del bacteriófago a la célula y de su posterior reproducción en su interior, ocurre la lisis (Rosas et al., 2004). Entre los virus que parasitan hongos, se observaron virus que producían enfermedades y eran transmitidos desde el micelio infectado a las hifas cercanas. Se han encontrado virus en especies de Aspergillus, Boletus, Mucor, Fusarium, Penicillum, Rhizopus, y otros. Morfológicamente son distintos a los bacteriófagos, pues no tienen estructuras en forma de cola. Los virus en los hongos pueden no producir daños apreciables o por lo contrario, ocasionar el crecimiento anormal de las hifas e inducir a la formación de cuerpos fructíferos anormales y provocar la pérdida de viabilidad (Rosas et al., 2004). El tétanos es otra grave enfermedad, que se produce por una bacteria llamada, Clostridium tetani. Este bacilo habita en el suelo e infecta las heridas que se han contaminado con tierra (Ingraham e Ingraham, 1998). Las enfermedades transmitidas por el suelo incluyen las causadas por formas latentes (esporas) de agentes infecciosos que pueden provocar infección por contacto con

15

heridas abiertas en la piel (pequeños cortes, arañazos, etc.) (Ingraham e Ingraham, 1998). Puede reducirse el riesgo de infección protegiendo la piel del contacto directo con el suelo en lugares donde es probable que haya presente infecciones. Ejemplos de enfermedades bacterianas transmitidas por este medio son el carbunco y el tétanos. Ciertas infecciones parasitarias intestinales, como la ascariasis y la trichuriasis, son transmitidas a través del suelo y la infección puede ser resultado del consumo de verduras contaminadas. Infecciones por hongos pueden ser adquiridas mediante inhalación a partir del suelo contaminado (Ingraham e Ingraham, 1998). 1.3.2 ENFERMEDADES DISEMINADAS POR EL AIRE Debido a su falta de humedad, la atmósfera no es un ambiente donde los microorganismos puedan vivir y crecer. Sin embargo, ellos pueden sobrevivir en su estado vegetativo dependiendo de su resistencia a la falta de humedad, y en menor medida, a su resistencia a las radiaciones ultravioletas. Aquellas bacterias y hongos que forman esporas pueden existir por un tiempo largo en la atmósfera. Células en estado vegetativo sólo sobreviven por un par de días en el aire, mientras que las esporas pueden permanecer en buen estado por un largo tiempo (Pastor, 2004).

El aire es importante en microbiología porque provee un mecanismo de transferencia de microorganismos que es más eficiente que el agua. Por ejemplo, los microorganismos son una porción importante del material particulado en la atmósfera. Por supuesto que mientras más liviano el microorganismo mayor son las posibilidades de permanecer en el aire (Pastor, 2004).

Las partículas en la atmósfera provienen de causas naturales y humanas. Ejemplos de causas naturales son los incendios forestales, erupciones volcánicas, aerosoles desde el océano y polvo levantado por el viento desde campos abiertos. Fuentes humanas son las partículas creadas por la combustión de hidrocarburos, así como aquellas levantadas por el tráfico en las calles (Rosas et al., 2004).

16

Las partículas de humo, polvo industrial, y polvo desde erupciones volcánicas constituye la mayor parte del material particulado en el aire, pero muy pocos microorganismos están ligados a estas partículas. Existe una mayor probabilidad de que el polvo generado por la acción del viento sobre campos abiertos pueda movilizar esporas a través de la baja atmósfera (Rosas et al., 2004).

El contenido de microorganismos del aire interior es influido por la existencia de ventilación, el grado de hacinamiento, y por los tipos de actividades realizadas al interior de los edificios. En estos lugares las actividades de los ocupantes genera microorganismos de transmisión aérea, los que se distribuyen en un espacio relativamente pequeño. La remoción de estos microorganismos dependerá

fundamentalmente de la eficiencia de los sistemas de filtración y ventilación (Pastor, 2004).

Enfermedades víricas transmitidas por el aire Una vez que los microorganismos se han asentado en un substrato (reservorio) e iniciado su desarrollo (amplificación), su paso al aire (diseminación), estará condicionado por varios factores, como pueden ser: su arrastre provocado por el movimiento del aire, de las personas o de la maquinaria; la alteración del reservorio debido principalmente, a obras de demolición, al movimiento de tierras o a las operaciones de limpieza (Ingraham e Ingraham, 1998).

Tabla 2. Enfermedades bacterianas transmitidas por el aire (Rodríguez et al., 2004). Enfermedades Amigdalitis, faringitis, bronquitis, escarlatina Difteria Neumonía clásica Corynebacterium diphtheriae Streptococcus pneumoniae Staphylococcus aureus Géneros y especies Streptococcus pyogenes

17

Klebsiella pneumoniae Neumonía atípica, bronquitis Mycoplasma pneumoniae Chlamydophila pneumoniae Chlamydophila psittaci Meningitis Meningitis, epiglotis, neumonia Tosferia Tuberculosis Legionelosis Actinomicosis Nocardiosis Fiebre Q Carbunco pulmonary Peste Neisseria miningitidis Haemophilus influenzae Bordotella pertussis Mycobacterium tuberculosis Legionella pneumophila Actinomices israelii Nocardia asteroides Coxiella burnetii Bacillusantharacis Yersinia pestis

Tabla 3. Enfermedades fúngicas transmitidas por el aire (Rodríguez et al., 2004). Enfermedades Neumonías Micosis sistemáticas Hongos Pneumocystis carinii Cryptococcus neoformans Blastomyces dermatitidis Histoplasma capsulatum Coccidioides immitis Aspergillus fumigatus Hipersensibilidad -Alternaría -Aspergillus -Penicillum -Cladosporium Micotoxicosis Aspergillus -Botrytis -Puccinia -Serpula -Mucor

18

Fusarium Stachybotrys

1.3.3 ENFERMEDADES DISEMINADAS POR ANIMALES Se han definido las Zoonosis como aquellas enfermedades que se transmiten de los animales vertebrados al hombre y viceversa. Los mecanismos de transmisión son muy variados y en ocasiones complejos. En función de estos mecanismos, se pueden agrupar en (Ingraham e Ingraham, 1998):  Zoonosis de transmisión directa, a partir del “reservorio animal”, por contacto con el animal vivo, a través de los alimentos de él obtenidos, de sus subproductos o de sus desechos (Ingraham e Ingraham, 1998).  Zoonosis transmitidas por medio de vectores, que mantienen la cadena de transmisión de la enfermedad entre los animales y el hombre (Ingraham e Ingraham, 1998).

Actualmente hay descritas cerca de 200 enfermedades zoonóticas que el ser humano puede padecer. En los países en vías de desarrollo son una importante causa de morbimortalidad y suponen cuantiosas pérdidas económicas. La convivencia con animales, la ausencia de infraestructuras sanitarias y el bajo nivel cultural continúan siendo los principales aliados de estas enfermedades (Rodríguez et al., 2004).

Determinadas

zoonosis

tienden

a

difundirse

en

países

desarrollados

como

consecuencia del aumento de la población humana en zonas urbanas y perturbadas así como del aumento del tráfico de animales a nivel internacional, que conlleva el riesgo de introducir enfermedades exóticas en nuestro entorno (Pastor, 2004).

Las enfermedades causadas por rickettsias dependen de vectores artrópodos para la transmisión de la enfermedad y de huéspedes humanos o animales para su mecanismo (Ingraham e Ingraham, 1998).
19

Algunas enfermedades diseminadas por animales se dan a conocer en las tablas que se muestran a continuación.

Tabla 4. Enfermedades y sus vectores (Rosas et al., 2004). Enfermedad Gangrena gaseosa Fiebre tifoidea Cólera Tuberculosis Agente etimológico clostridium perfrigens. Salmonella Vibrio cólera Mycobacterium tuberculosis Lepra Amibiasis Mycobacterium leprae Endamoeba histolytica Vectores – reservorios Cucaracha. Moscas – cucarachas. Moscas – cucarachas. Reses – moscas – cucarachas –aves. Chiripas - cucarachas. Cucarachas – chiripas – moscas. Toxoplasmosis Toxoplasma gondii Gato – ratas – cucarachas Ascaridiasis Ascaris lumbricoides Tierra – chiripas – cucarachas –moscas. Teníais Taenia sagitana Cucarachas – moscas res, pescado– búfalo. Paludismo Plasmodium Hombre – zancudo – monos. Hepatitis Virus Hombre – zancudo – monos. Transfusiones – contacto sangre, esperma, heridas, ostras y almejas crudas, zancudos, moscas.

20

Tabla 5. Algunas enfermedades infecciosas transmitidas por picadura o mordedura de animales (Rosas et al., 2004). Ecología con Enfermedad respecto hombre El sirve hombre Peste de Tularemia Bacteria Garrapata Bacteria Pulga Ratas y otros roedores Roedores salvajes de también propia garrapata Rabia Virus Perro, zorro y Los otros canidos que vectores Tifus endémico El hombre es Enfermedad uno dos de o los del sueño más Fiebre amarilla Fiebre recurrente Bacteria Piojo Virus Mosquito Protozoo Mosca tse-tse Hombre, animales salvajes Hombre, mono Hombre, garrapata, roedores El hombre es Malaria el único Tifus epidémico Dengue Virus Mosquito Protozoo Riquetsia Mosquito Piojo Hombre Riquetsia Pulga Rata mismos son y la al Tipo de Vector Reservorio

microorganismo

hospedador accidental, no reservorio

reservorios

reservorio

21

1.3.4 EL CONTAGIO Y SU PREVENCIÓN

Muchas enfermedades infecciosas han sido eliminadas o casi eliminadas por inmunización, medidas de la salud pública y mejoras en las condiciones de vida (Pastor, 2004). Es más difícil controlar la dispersión de microorganismos patógenos a través del aire que a través de las otras vías de transmisión. Sin embargo, hay medidas que reducen el nivel de esta transmisión tales como cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar, usar mascarillas cuando se visita a pacientes especialmente susceptibles a microorganismos (niños recién nacidos, etc.). Así mismo, disminuir o evitar la exposición de pacientes inmunodeprimidos a microorganismos patógenos es una medida muy importante para evitar las complicaciones causadas por las enfermedades infecciosas (Pastor, 2004). Deben usarse mascarillas especialmente al tratar a pacientes enfermos de tuberculosis u otras enfermedades pulmonares infecciosas. En estos casos y en los de otras enfermedades transmitidas a través del aire, suele ser recomendable el aislamiento del paciente, sobre todo si se encuentran en lugares concurridos (salas de pediatría y enfermedades de tipo vírico como paperas, sarampión, varicela) (Pastor, 2004). También es importante evitar el contagio y la transmisión por contacto. En este sentido es importante evitar mantener relaciones sexuales con individuos infectados. En cuanto a las manos como vehículos de contagio, es necesario prestar atención a las prácticas de lavado antes y después de tratar a pacientes infecciosos o susceptibles, cuando se vaya a manipular implantes o realizar acciones que rompan la continuidad de piel o mucosas y cuando se participa en actividades quirúrgicas (Rosas et al., 2004). El personal sanitario está especialmente expuesto a situaciones de riesgo de contagio por cualquiera de las vías tratadas en este trabajo. Es necesario extremar las precauciones al manipular no solo a los pacientes sino también al manejar fómites, muestras, residuos y cadáveres (Rosas et al., 2004).

22

CONCLUSIÓN

La microbiología ambiental es una parte de la microbiología que estudia a los organismos dentro de un medio ambiente específico, y su interacción con otros seres vivos. Debido a su capacidad de estar presentes en casi todos los medios, juegan un papel importante en los ciclos biogeoquímicos que tienen lugar en el suelo así como también están presentes en el aire del entorno y dentro de algunos animales.

Sin embargo también al ser cosmopolitas, existen muchos microorganismos patógenos para el ser humano, para los hongos, para las plantas e incluso para las bacterias. Entonces se habla de un reservorio ya que estos microorganismos actúan como agentes infecciosos causando una determinada enfermedad. La fuente de infección es el hábitat que usa el microorganismo para pasar después al huésped. El hombre, los animales y los materiales inanimados son los principales reservorios.

Las enfermedades se pueden diseminar por el aire, por el suelo y por diferentes animales: •El aire es un medio muy eficaz para que los microorganismos se diseminen debido a su amplio alcance que incluye la infección de las diferentes formas de vida. Así las esporas se dispersan por medio del polvo que proviene de campos abiertos principalmente, provocando diversas enfermedades. •Diversos factores interactúan en el suelo como ph, temperatura, nutrientes y humedad. Al ser los sistemas biológicos uno de los principales componentes del suelo están propensos a alguna enfermedad derivada de microorganismos. En el suelo se encuentran principalmente hongos y bacterias patógenos pero también existen virus que infectan bacterias. •Las zoonosis son enfermedades que se transmiten de los animales al hombre o viceversa. Algunos microorganismos tienen un ciclo de vida que incluye

23

diferentes huéspedes de esta manera primero infectan a algún animal y después se lo transmiten al hombre. Existen cerca de 200 enfermedades transmitidas de esta manera.

Utilizando diversas maneras de prevención es posible evitar algunas enfermedades, aun cuando algunas enfermedades que se diseminan por el aire no se pueden erradicar. De hecho se dice que algunas enfermedades se han eliminado o casi eliminado debido a medidas tomadas ya sea por salud pública o por mejorar las condiciones de vida.

24

LITERATURA CITADA

o

Ingraham J. J., Ingraham C. A., Introducción a la microbiología, España, editorial reverte S.A., 1998 354 pp. ISBN: 84-291-1869-1

o

Mahecha P. N., Manejo adecuado de los alimentos. Primera edición, Bogotá Colombia, editorial san pablo,2004, 55 pp., ISBN958-692-511-0

o

Pastor Pérez P. Microbiología del aire, [en línea], Ambisalud, Madrid,Ambisalud ambiente seguro, 2010[fecha de consulta 3 de junio del 2012], Disponible en: http://www.ambisalud.es/boletines/HIA-06%20MICROBIOLOGIA.pdf ISNN 9001:2008

o

Rodríguez D., Muñoz R, Cornejo J., Tema 2.6 a Microbiología ambiental, Universidad de chile, Departamento de ingeniería civil, ingeniería ambiental, 2004, 17 pp.

o

Rosas I., Cravioto A., Ezcurra E., Microbiologia ambiental primera edición, México D. F., Instituto Nacional de Ecología (INE-SEMARNAT), 2004, 124pp., ISBN: 968-817707-5

o

Warlow G.M., Insel P.M., Seller M. F., Contemporany Nutrition. Issues and insights. In Food Safety. Edit. Mosley year Book 1994; p.540-48.

25

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful