You are on page 1of 1

UNA CARTA PARA EMPEZAR

Autor: Benny Azuaje Marín


Antes que finalice el año, quisiera saludarte con un fuerte abrazo, y poner en él toda mi buena intensión. No
solamente para hacerte saber cuanto te quiero. Me conozcas o no lo suficiente. Seas desconocid@, mi familiar o
amig@, amante o confidente. Seas quien seas para mi eres importante y eso es todo lo quiero hacerte sentir en este
abrazo.
Posiblemente estés lejos de mí, ya sea por la distancia del corazón, del tiempo o simplemente de kilómetros.
Pero aún así quiero que sepas que te quiero. Espero te des cuenta de que estas palabras están escritas pensando en ti
–aunque son muchas las personas que vienen a mi mente en este momento-.
¿Quién no ha perdido a un(a) gran compañer@?,¿Quién no ha sentido la necesidad de alguien?, ¿Quien ¡dime
quien!, no ha probado el amargo sabor de la traición? Todas en mi caso, me han sazonado con un toque de
amargura, con una sensación de pérdida, de luto y soledad. Sin duda antes de darme cuenta de que estas cosas
existían ya conocía el poder del amor, la seguridad de la confianza y la complementariedad de la compañía. Estoy
haciendo mi mejor esfuerzo por aprender a perdonar.
Quiero que sepas muchas cosas, entre ellas que lamento mucho haberte herido si fui quien te dio una rancia
cucharada de dolor, sea cual sea la razón, y la dosis, recibe mi tardía pero oportuna disculpa. Si por el contrario me
heriste, estoy sanando poco a poco. Cuando reflexiono, creo que mucha de las heridas que aun no cicatrizan son
producto de mi propia insistencia. También haré el intento de perdonarme.
Lamento mucho no decirte todo lo que siento, pero también lo estoy haciendo lo mejor que puedo, por hacerte
entender de buenas maneras lo que me incomoda. Se me dificultará un poco, pero haré todo lo necesario por
escucharte, y te invito a que me digas qué piensas de nuestros problemas y apórtame soluciones posibles para los
dos.
Ni te imaginas el sabor de mis lágrimas al escribirte esto, tampoco el ancho de mi sonrisa al imaginar que
TODO PUEDE SER MEJOR. Gracias a Dios que todo pasa y nada es para siempre.
Seas quien seas me viste nacer en tu vida en el momento que nos conocimos. Yo también te vi. El destino nos
parió y aunque sea por este o un momento nos presentó, con el único propósito de entendernos uno al otro, de
amarnos, de escucharnos, de apoyarnos o siquiera de observarnos.
-Donde quiera que estés recibe mi abrazo en estas palabras-
Si estás a mi lado y de mi lado no olvides lo mucho que disfrutamos en algunos momentos juntos.
Si no estás a mi lado, porque no me valoraste o nos devaluamos lo suficiente, quédate donde estás por el bien
de los dos, recibe de igual manera mis mejores deseos de prosperidad y de perdón. Trataré de recordar fielmente
sólo los buenos momentos.
La gente cree en tantas cosas, y no me culpes de no darle tanto significado como ellos a todas esas cosas. Aún
así espero que tú creas en lo que yo creo, en que todos los días son nuevas oportunidades. Antes que finalice un día
más te recomiendo que organices tu vida, tal como me has sugerido. En caso de que necesites hacerlo recuerda:
» Establece metas a cumplir este primer mes, trimestre, semestre y año.
» Defiende y busca tu propia independencia ¿hasta cuando pondrás tus energías en hacer la voluntad de
otro? Te admiro lo suficiente, pero no está de más que trates de innovar aportando tus propias
propuestas e investigaciones. Ni tu libre albedrío, ni tu felicidad son negociables.
» Di lo que sientes siendo ecológico. Posiblemente no soy el mejor en esto pero ya empezaré a revisar el
diccionario de gestos, y de palabras más adecuadas para dirigirme a ti. Así como el espejo refleja mi
corporeidad tal cual es; ayúdame a verme en ti. El espejo de mis maneras y costumbres puedes ser tú.
Trata de ser cruda al mostrar mis virtudes y ecológica al hablar de mis defectos.
» Déjame ser yo, sé tú y seamos nosotros.
» Repite tus deseos y bendice tus metas. La gente llama esto oración. Ora por mí.
» Haz un esfuercito por encontrar tu propio criterio de quien es Dios. Si lo has visto como yo lo he
visto en ti, escribe tu propio evangelio. A lo mejor tu experiencia me ayude a entender quién es ese Ser
Supremo. No me culpes por verlo algunas veces a mi manera, puede ser que Él se me haya revelado de
una forma distinta. Sólo sé que Dios me ha mostrado su amor a través de ti. De todas formas Dios es tal
cual es y por más que yo no lo entienda Él no dejará de amarme.
» Establece normas: marca tus límites.
» Negocia: no impongas tu voluntad sin tomar en cuenta la mía.
» Deja, olvida o bota lo que no te sirva: Date la oportunidad nuevamente de ser tú sin tantos corotos del
pasado. Cierra círculos.
» Escúchame o interprétame: no siempre te digo lo que me pasa con palabras.
» Experimenta: trata de vivir experiencias sanas.
» Bendice a diestra y siniestra: todo se devuelve.
» Independízate del miedo: es la mayor discapacidad.
» Y por último has de cada instante un 31 de diciembre. Renueva tus pactos, siempre hay un punto de
partida.
¡Bueno!, Ya te he abrazado y he puesto toda mi buena intensión en ti. Estoy en esta carta y de alguna forma
estoy a tu lado. ¡Gracias por todo! Si tienes gente a tu lado valóralos demostrando tus afectos con dignidad. Feliz
día y pon tu fe en acción para que prosperes. Como has leído he aprendido mucho de ti.
¡Dios te bendiga!
H bennyazuaje.blogspot.com
ftazuaje@yahoo.es
I