You are on page 1of 126

Miserere y guerra

Miserere y guerra
de Georges-Henri Rouault
Miserere y guerra
de Georges-Henri Rouault
Erika Mergruen - Nota introductoria y traducción al español.

Raúl Berea Núñez - edición.

Fernando Robles Otero - producción.

Ciudad de México, 2007


Introducción

Georges-Henri Rouault nació en 1871, en París, durante el último


ataque a la Comuna. A los catorce años inició sus estudios for-
males en la Escuela de Artes Decorativas, donde formó parte del
grupo a cargo de Gustave Moreau con otros alumnos como Ma-
tisse y Marquet.
Sus primeros cuadros tenían tema religioso y en 1894 reci-
bió el premio Chevanard con El niño Jesús entre los doctores. Lue-
go abandonó la escuela y continuó su carrera por su cuenta, aun-
que siguió bajo la tutela de Moreau hasta la muerte del maestro
en 1898.
A inicios del siglo xx, la obra de Rouault se orienta hacia lo
que él llamó “lirismo ofensivo”, enfoque que aborda nuevos te-
mas más allá de lo religioso y captura diversos personajes de la
cotidianidad, en acuarelas y gouaches sobre papel.
En esos años, entabló amistad con León Bloy y Jacques
Maritain, contrajo matrimonio con la pianista Marthe Le Sidaner

7
y expuso con regularidad en el Salón de Otoño, mientras se ha-
cía cargo de la curaduría del recién creado Museo Moreau.
En la segunda década del siglo, Rouault incursionó en el
óleo y desarrolló el oficio de grabador; fue entonces cuando ini-
ció la obra Miserere et Guerre, realizada entre 1914 y 1927.
La temática religiosa ocupó nuevamente un lugar cen-
tral en la obra de madurez de Rouault, quien gozó de prestigio
y montó exposiciones individuales en diversos países hasta su
muerte en 1958.

8
La serie Miserere et Guerre,1 se compone de 58 grabados en los
que Rouault condensa su visión religiosa ante el momento his-
tórico que le tocó vivir. A partir de dibujos originales realizados
en tinta china y trasladados a placas de cobre mediante heliogra-
fía, el autor combinó técnicas de intaglio, punta seca y aguatinta
para atrapar en la infinita escala de grises la esencia de su entor-
no y la vía para su sublimación.
Su arte religioso no es el del pasquín o el de la fatua cele-
bración, sino el de la profunda convicción. En representaciones
sombrías, Rouault muestra distintos estados de la vida terrestre y
recordatorios de un mundo sobrenatural. Cada imagen es acom-
pañada de la palabra escrita a través de citas en latín, pasajes de
la biblia y expresiones coloquiales. Los títulos de cada grabado
hacen eco a la imagen para lograr un golpe certero, violento, en
la consciencia de quien las contempla. La serie es una invitación
a reencontrar el sentido de  “misericordia”.
1
Miserere: canto solemne inspirado en el salmo bíblico 50, que comienza con
esa palabra.

9
Pintar es una manera de olvidar la vida,
es un llanto en la noche,
una risa estrangulada.

G. Rouault

11
“Ten piedad de mí, oh Dios, conforme tu gran misericordia”.

Salmos, 50

12
13
Jesús infamado…

14
15
siempre flagelado…

16
17
se refugia en tu corazón,
mendigo en desgracia.

18
19
Solo, en esta vida de acechanzas y malicias.

20
21
¿No somos nosotros presidiarios?

22
23
creyéndonos reyes.

24
25
¿Quién no se disfraza?

26
27
Y a veces ocurre que el camino es hermoso…

28
29
en el viejo suburbio de las Grandes Penas.

30
31
Mañana será hermoso, decía el náufrago.

32
33
El arduo oficio de vivir…

34
35
sería tan dulce amar.

36
37
Dice ser La hija de la alegría.

38
39
En los labios que fueron lozanos,
sabor a hiel.

40
41
La gran dama cree tener un lugar reservado en el Cielo.

42
43
Mujer emancipada, al atardecer canta como si fuera mediodía.

La expresión original, muy difícil de traducir, alude a un comportamiento que


no corresponde a la situación.

44
45
El condenado se ha ido…

46
47
su abogado, con frases vacías,
argumenta su total inconsciencia…

48
49
bajo un Cristo olvidado en su cruz.

50
51
“Angustiado él, y afligido, no abrió su boca”.

Isaías, 53.

52
53
De muchas maneras, el hermoso oficio
de sembrar en una tierra hostil.

54
55
Calle de los Solitarios.

56
57
“invierno lepra de la tierra”.

58
59
Jean-François jamás canta Aleluya…

60
61
en el país de la sed y el miedo.

62
63
“Hay lágrimas para nuestras desdichas…”

Eneida, I, 462.

64
65
“El que cree en mí, aunque esté muerto vivirá”.

Juan, 11:25.

66
67
Cantad maitines, el día renace.

68
69
“Nosotros… somos bautizados en su muerte”.

Romanos, 6:3.

70
71
“Amaos los unos a los otros”.

Juan, 13:34.

72
73
Señor, eres tú, te reconozco.

74
75
y Verónica, con el suave lino,
aún pasa por el camino…

76
77
“Hasta las ruinas fueron destruidas”.

Lucain, La Pharsale, IX, 966.

78
79
“Jesús estará en agonía hasta el final del mundo…”.

Blaise Pascal, Pensieri.

80
81
¡Es la última vez, Padre!

82
83
El hombre es el lobo del hombre.

Plauto, Asinaria.

84
85
Se dice que los chinos inventaron la pólvora;
nos dieron una dádiva con ello.

86
87
Estamos locos.

88
89
Cara a cara.

90
91
Augurios.

92
93
Las guerras son el espanto de las madres.

Horacio.

94
95
“Debemos morir, nosotros y todo aquello que es nuestro”.

96
97
Mi dulce país, ¿dónde estás?

98
99
La muerte lo tomó, como si él se levantara
de un lecho de ortigas.

100
101
El justo, como la madera de sándalo,
perfuma el hacha que lo hiere.

102
103
Desde lo profundo.

104
105
En el lagar, la uva fue pisoteada.

106
107
“Entre más noble es el corazón, menos rígido es el cuello”.

108
109
“Con uñas y pico”.

Rouault emplea como título la forma francesa de la locución latina Unguibus


et rostro.

110
111
Lejos de la sonrisa de Reims.

112
113
La ley es dura, pero es la ley.

Digesta Iustiniani.

114
115
Virgen de las Siete Espadas.

116
117
“¡Muertos: de pie!”.

Exhortación del adjudant Péricard a los soldados sobrevivientes del 95 regimiento


de infantería del ejército francés, Verdún, abril de 1915.

118
119
A veces, el ciego ha consolado al vidente.

120
121
En estos tiempos oscuros de jactancia y descreimiento,
Nuestra Señora del Fin de las Tierras vigila.

122
123
“Haciéndose obediente hasta la muertes, y muerte de cruz”.

Filipenses, 2:8.

124
125
“Y por su llaga fuimos nosotros curados”.

Isaías, 53:5.

126
127
Misere y guerra, de Georges Rouault
se terminó de imprimir en la Ciudad de México en abril de 2007.

En su composición se usaron tipos de la familia Palatino.

Related Interests